Está en la página 1de 1

Cataluña es una de las comunidades autónomas de España y desde siempre se ha caracterizado por

resaltar su identidad. Tienen su propio idioma, sus propias tradiciones y símbolos. La cuestión
económica también es parte fundamental en el sentir independentista. Dicen que Cataluña, una de
las regiones autónomas más ricas de España, está transfiriendo un exceso de su recaudación fiscal a
las regiones más pobres y que sus ciudadanos disfrutarían de un mayor grado de prosperidad si
hubiera un Estado independiente.

En 1979, se aprobó finalmente un nuevo Estatuto de Autonomía de Cataluña, netamente superior al


de 1932 en algunos aspectos como enseñanza y cultura, pero inferior en otros como justicia, finanzas
y orden público. En él, Cataluña se define como «nacionalidad», se reconoce el catalán como «lengua
propia de Cataluña» y alcanza la oficialidad junto al castellano. Tras su promulgación, tuvieron lugar
las primeras elecciones catalanas, que dieron la presidencia de la Generalidad a Jordi Pujol, de
Convergència i Unió (gracias a una votación a favor de ERC), cargo que ostentaría, tras seis triunfos
electorales consecutivos, hasta el año 2003.

El 27 de septiembre de 2015 se celebraron unas nuevas elecciones autonómicas que las fuerzas
independentistas denominaron «plebiscitarias». Las consecuencias políticas del proceso
independentista produjeron la ruptura de CiU y la integración de CDC y ERC en una coalición llamada
Junts pel Sí, ganadora de las elecciones pero sin mayoría absoluta. Las dos nuevas fuerzas emergentes
de Cataluña fueron Ciudadanos (primera fuerza de la oposición por delante del PP y PSC) y CUP (llave
de la gobernabilidad en el nuevo Parlament).

Carles Puigdemont se convirtió en presidente de la Generalidad el 12 de enero de 2016.

El presidente del Gobierno Mariano Rajoy aplicó en Cataluña el artículo 155 de la Constitución
española en octubre de 2017.

En las elecciones al Parlamento de Cataluña de diciembre de 2017 convocadas por Mariano Rajoy,
Ciudadanos ganó las elecciones en escaños y votos, pero al no obtener la mayoría no pudo formar
gobierno. Fue investido presidente de la Generalidad Quim Torra, un conservador esencialista e
independentista de línea dura que había sido electo diputado regional por la lista de Junts per
Catalunya.