Está en la página 1de 7

PROFESOR RAMÓN GARCÍA GÓMEZ_____________________________________________________________________________

LA DECLARACIÓN DE LOS DERECHOS


DEL HOMBRE Y DEL CIUDADANO

A.- INTRODUCCIÓN

La Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano (en francés:


Déclaration des droits de l'homme et du citoyen) fue aprobada por la Asamblea
Nacional Constituyente francesa el 26 de agosto de 1789, y es uno de los documentos
fundamentales de la Revolución francesa (1789-1799) en cuanto viene a definir los
derechos personales y colectivos como universales. La Declaración de los derechos del
hombre y el del ciudadano de 1789, inspirada en la declaración de independencia
estadounidense de 1776 y en el espíritu filosófico del siglo XVIII, marca el fin del
Antiguo Régimen y el principio de una nueva era.

Influenciada por la doctrina de los derechos naturales, los derechos del Hombre
se entienden como universales, válidos en todo momento y ocasión al pertenecer a la
naturaleza humana. Aún cuando establece los derechos fundamentales de los
ciudadanos franceses y de todos los hombres sin excepción, no se refiere a la
condición de las mujeres o la esclavitud, aunque esta será abolida por la Convención el
4 de febrero de 1794. Sin embargo es considerado un documento precursor de los
derechos humanos a nivel nacional e internacional.
No fue hasta que Olympe de Gouges, en 1791, proclamó la Declaración de los Derechos de la
Mujer y la Ciudadana que las mujeres entraron, por lo menos a través de un documento no oficial, en la
historia de los derechos humanos.

La Declaración fue el prefacio a la Constitución francesa de 1791. La primera


traducción americana completa de sus 17 artículos al castellano es obra de Antonio
Nariño, publicada en Santa Fé de Bogotá, capital del Virreinato de Nueva Granada.
Una segunda versión ampliada, conocida como Declaración de los Derechos del Hombre de
1793 fue aprobada posteriormente e incorporada a la Constitución francesa de 1793, ambas de muy
breve aplicación. Seguida de la Declaración de los Derechos y Deberes del Hombre y del Ciudadano de
1795 en la Constitución de 1795 que establece el Directorio.

En el derecho constitucional francés, la Declaración de 1789 es parte de la


Constitución francesa de 1946, que agrega los derechos sociales en su preámbulo, y de
la Constitución francesa de 1958 que reitera los mismos derechos de la Declaración y el
preámbulo de 1946.

2.- HISTORIA

Por el Juramento del Juego de Pelota, el 20 de junio de 1789, los diputados


franceses de la Asamblea Nacional se habían fijado como misión principal la de dar por
primera vez una Constitución a Francia, y crearon con este fin un comité que preparase
el "orden de trabajo sobre la constitución del reino".

1
PROFESOR RAMÓN GARCÍA GÓMEZ_____________________________________________________________________________

El mismo día que la Asamblea adoptó el nombre de Asamblea Nacional


Constituyente, el 9 de julio de 1789, Mounier presentó ante la Asamblea el informe del
comité, en el que se recomendaba redactar un preámbulo que enumerase los
derechos fundamentales que la Constitución debía respetar.1 Se llegaron a leer 21
proyectos de declaración, incluido uno de La Fayette, uno de Robespierre y otro de la
ciudad de París. El 19 de agosto, la Asamblea acordó que la declaración sería debatida
por los diputados a partir del proyecto de 24 artículos propuesto por el 6º Bureau, que
fue el proyecto más votado por delante del presentado por el Abad Sieyès. Los
artículos fueron debatidos, redactados y votados uno por uno en los días siguientes
(del 20 al 26 de agosto), modificándose sustancialmente el contenido de la declaración
que quedó en 17 artículos. Se aprobó el último artículo, el 17 relativo al derecho a la
propiedad, el 26 de agosto de 1789.
La Declaración fue promulgada por patente real el 3 de noviembre de 1789,
junto con otros textos aprobados por la Asamblea Nacional desde el 4 de agosto de
1789. Aquella noche se había aprobado la abolición de los privilegios en los que se
basaba la sociedad del Antiguo Régimen, poniendo fin al sistema feudal.

3.- CONTENIDO

La Declaración establece los principios de la sociedad que serán la base de la


nueva legitimidad, acabando con los principios, las instituciones y las prácticas del
Antiguo Régimen: "El principio de toda soberanía reside esencialmente en la nación".
La Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano considera legítima la
revuelta de los diputados en contra de la monarquía absoluta, al declarar como
derecho imprescindible del hombre la "resistencia a la opresión".
La Declaración tiene un alcance general y orientado hacia el futuro. Los
Constituyentes enumeran los "derechos inherentes a la naturaleza humana", que no
son derechos creados por los revolucionarios, sino que son derechos constatados. Es la
consecución de la filosofía del Siglo de las Luces. El artículo 2 enumera los derechos
naturales e imprescriptibles del hombre, que son anteriores a los poderes establecidos
y son considerados como aplicables en cualquier lugar y cualquier época:
- La libertad
- La propiedad
- La seguridad
- La resistencia a la opresión

Numerosos artículos son dedicados a la libertad:


- Artículo 1: "Los hombres nacen y permanecen libres e iguales en derechos"
- Los artículos 4 y 5 intentan definir y circunscribir la libertad. Es definida como
"lo que no perjudica a nadie" y sólo la ley le puede poner límites;
- Los artículos 7, 8 y 9 precisan las características de la libertad individual:
presunción de inocencia e irretroactividad de la ley;
- Los artículos 10 y 11 se refieren a la libertad de opinión, de prensa y de
conciencia.
El principio de igualdad es establecido en el artículo primero, la igualdad ante la
Hacienda Pública en el artículo 13 (en respuesta a la reivindicación más repetida en los

2
PROFESOR RAMÓN GARCÍA GÓMEZ_____________________________________________________________________________

Cuadernos de quejas), y la igualdad frente a la ley en el artículo 6 (igualdad para


acceder a los cargos públicos sólo con base en las capacidades individuales).
La propiedad es un derecho inviolable y sagrado (artículo 17). Según este
artículo "Nadie puede ser privado de ella, excepto cuando la necesidad pública,
legalmente constatada, lo exige con evidencia y con la condición de una indemnización
previa y justa."
Los artículos que definen al ciudadano dentro de la organización del sistema
político son menos precisos y son condicionados por el recelo hacia el Antiguo
Régimen. El artículo 6 afirma que la ley es la expresión de la voluntad general, la
expresión de la soberanía y la fuente de los poderes públicos. Según el artículo 15, los
agentes públicos son responsables de su gestión y la sociedad tiene el derecho de
pedirles que rindan cuenta de ella. No se mencionan sin embargo los derechos
sociales, que proceden de una definición distinta de la palabra "derecho": la
Declaración determina la legitimidad de los actos, mientras que los derechos sociales
definen garantías materiales.

El artículo 16 es el precepto en el cual están consagrados los fundamentos de


todo Estado que se jacte de tener Constitución; el artículo en comento señala que un
Estado que no garantice los derechos humanos y no establezca la división de poderes,
carece de Constitución.

Los miembros de la Asamblea Constituyente manejaban ideas generales y


conceptos teóricos, pero no definieron las condiciones concretas en las que se debía de
establecer el gobierno del pueblo, dado que se trataba de un preámbulo a una
Constitución. Plantearon principios trascendentales cuya aplicación concreta quedó
definida en la propia Constitución. Este texto servirá de base a todos los regímenes
que se inscriben dentro de una tradición republicana. La Declaración de 1789 ha
inspirado un gran número de textos similares. La tradición heredada de la Revolución
francesa está también presente en la Convención Europea de los Derechos Humanos,
firmada en Roma el 4 de noviembre de 1950.

En la primera parte de la declaración los representantes del pueblo francés


exponen como culpables de la situación vivida en Francia hasta la revolución; la
situación feudal, la explotación de la nobleza y la aristocracia frente a los comerciantes
y los campesinos y el olvido de los derechos humanos, y como solución proclama los
derechos propios del hombre por naturaleza para que estén presentes en el proyecto
político liberal iniciado en la revolución francesa que tuvo su éxito en 1789 y no
corrompan los poderes del gobierno y sean la base de la constitución.

En la declaración se censura la separación estamental pasando a un régimen


clasista y de una sociedad del antiguo régimen a un sistema político liberal y la defensa
de los principios de libertad, igualdad, y el respeto a la propiedad y el cambio de poder
de una monarquía de derecho divino en el que el poder lo tiene una persona a una
situación liberal en la que se produce un reparto de poderes. Se declaran derechos tan
fundamentales como la libertad de expresión, culto religioso, el derecho de expresión
y siempre bajo el criterio establecido por la ley. Se crea la constitución posteriormente
que es la que garantiza los derechos del hombre.

3
PROFESOR RAMÓN GARCÍA GÓMEZ_____________________________________________________________________________

Esta declaración se produce tras las primeras victorias de la revolución francesa


que supuso la conquista del poder por parte de la burguesía y el desplazamiento de la
aristocracia. Esta revolución se origina por el desajuste social y las diferencias entre
clases, las causas económicas que supuso el aumento de los impuestos y un malestar
general en el tercer estamento, y un sistema político absolutista con una monarquía de
derecho divino ya envejecida y a todo esto se suma la influencia de otras revoluciones
y las ideas liberales de Voltaire, Montesquieu, Dalambert...
El proceso revolucionario se inicio con la revuelta de los privilegiados que se manifestaron por
la exigencia del rey a colaborar con la maltrecha hacienda pública, pero ante el malestar el rey convocó
las cortes generales. Los estados generales después de 150 años de no ser convocados fueron
suspendidos ante el desacuerdo en la forma de votación, unos querían votar por estamentos (clero,
nobleza) y el pueblo de forma individual. El pueblo se une y se declara Asamblea nacional y comienzan a
tomar algunas decisiones. Se les unieron los clérigos ilustrados y elaboran una constitución (leyes
fundamentales) y la declaración de los derechos del hombre.

Esta constitución se basó en:


- La admisión de la división de poderes (ejecutivo, legislativo, judicial) y
limitación de poderes del rey.
- La Descentralización de administración, se crea los departamentos.
- Se recogía la mayoría de edad de las personas a los 21 años y tenían derechos
políticos.
- Se recurre a la venta de terrenos de la iglesia, creación papel dinero y se
convocan elecciones.
- Constitución civil del clero por la que se les obliga a jurar la constitución, se les
considera funcionarios y se les expropia sus riquezas.

El texto expresa fundamentalmente la definición, según la burguesía, del


estado liberal y la condena del Antiguo Régimen. Además, sobre estos principios la
Asamblea elaboró la Constitución de 1791. Las fuentes que inspiraron la elaboración
de este documento (causas) las tenemos en: las reivindicaciones del Tercer Estado (a
través de los cuadernos de quejas), los postulados derivados de la Ilustración y la
Revolución o independencia americana.

Entrando a comentar el texto, ya en el prólogo del documento, aparece el


objetivo del que los autores buscan para el documento: enunciar los derechos del
hombre y del ciudadano para “todos los miembros del cuerpo social” (es decir,
quedaban abolidos los estamentos); condición básica, junto a la separación de
poderes, para el mantenimiento del nuevo régimen constitucional (que se iba a
imponer en Francia dos años más tarde). Contra ellos habían atentado la monarquía
absoluta y la sociedad estamental del Antiguo Régimen, permitiendo que el Tercer
Estado (burguesía, asalariado urbano y campesinado) fuese la víctima por excelencia
de las desgracias públicas (hambre, paro, bancarrota,...) y la corrupción de los
gobiernos (el “Todo para el pueblo, pero sin el pueblo”), mientras una minoría
privilegiada (nobleza y clero) vivía acomodadamente a su costa. Se trataba, pues, de
poner fin a esta tradicional injusticia social.

Seguidamente, expone cuáles son esos derechos (en 17 artículos, en la versión


íntegra). Inalienables y sagrados, simples e incontestables, naturales e imprescriptibles,

4
PROFESOR RAMÓN GARCÍA GÓMEZ_____________________________________________________________________________

son: la libertad, la propiedad, la seguridad y la resistencia a la opresión [Art.2]. No


obstante, son los conceptos de libertad, igualdad y soberanía nacional los
protagonistas del documento.

Todos los hombres son libres por naturaleza [Art.1]. Se trata de una libertad
individual consistente “en poder hacer todo aquello que no dañe a otro” [Art.4], es
decir, subordinada a la nación, y más concretamente a su expresión: la ley, que es la
que limita y protege; la que, llegado el caso, la confisca [Arts. 7 y 9]. De sus facetas la
Asamblea se limita a señalar: la libertad de opinión y la de culto [Art. 10], con la
primera condenaba la censura, con la segunda la Iglesia perdía su monopolio secular
de las conciencias, y los protestantes y judíos ganaban el estatuto de ciudadanos; así
como la libertad de prensa [Art. 11], que contribuiría al alcance internacional de las
ideas revolucionarias.

Todos los hombres son, también, “iguales en derechos” [Art.1]. Igualdad civil
que encierra una contradicción: pueden darse distinciones sociales; ahora bien,
inspiradas en la utilidad común y no en la cuna como ocurría en la sociedad estamental
(nace, así, la sociedad de clases). Cualquier ciudadano puede, por tanto, “[acceder] a
todas las dignidades, puestos y empleos públicos” [Art.6], éstos ya no son un
monopolio de la nobleza y clero; la burguesía ve cumplida, así, su mayor aspiración: la
participación en la vida política. El baremo que regula esta igualdad de oportunidades
es la capacidad (económica y masculina, entenderá la Asamblea, restringiendo el
alcance de este derecho), las virtudes y talentos de los aspirantes, es decir, la venta y
herencia de cargos oficiales acaba y el trabajo es dignificado socialmente. La igualdad
jurídica [Art.6] es otra conquista del Tercer Estado.

La ley es “expresión de la voluntad general” [Art.6], y no del árbitro del


monarca absoluto (como sucedía en el Antiguo Régimen), porque la soberanía no es
suya, sino de la nación [Art.3]. Por tanto, “todos los ciudadanos tienen derecho a
contribuir personalmente, o por medio de sus representantes a su formación” [Art. 6].
En esta democracia, estos representantes, es decir, el gobierno delegado de la nación,
tendrán que velar por los intereses de ésta [Art.2]. Si no cumplen su cometido, la
sociedad no sólo tienen derecho de exigirle responsabilidades [Art.15], sino también el
derecho de ofrecer “resistencia a su opresión” [Art.2], posibilidad que intrínsecamente
justificaba y legalizaba la Revolución.

El nuevo régimen se caracterizaba, en definitiva, por la “garantía de [estos]


derechos” humanos y civiles, y por la “separación de los poderes” ejecutivo, legislativo
y judicial [Art.16]

4.- NATURALEZA

Se trata de un texto histórico-jurídico y de connotación sociopolítica. Es un


manifiesto de orden político cuya finalidad es la de que no se repitan las desgracias y la
corrupción de los gobiernos. Los autores son los miembros de la Asamblea Nacional el
26 de agosto de 1789 tras el comienzo de la revolución francesa. Esta declaración fue

5
PROFESOR RAMÓN GARCÍA GÓMEZ_____________________________________________________________________________

preámbulo de la constitución de 1791. Sus principios son la libertad, la igualdad y el


respeto a la propiedad. Otra finalidad es organizar una garantía jurisdiccional de las
libertades jurisdiccional de las libertades individuales y es un conjunto de artículos y
preceptos a que están sometidos los hombres en su vida social y un conjunto de
normas que toman en consideración la naturaleza del hombre y su finalidad en el
mundo y en definitiva y primordialmente es un conjunto de derechos y libertades
considerados como inherentes a la naturaleza humana, lo que implica especialmente
su aplicación y respeto por todo el poder político.
Fue publicado el 26 de agosto de 1789 en Francia después de que la Asamblea
Nacional apartara del poder a Luis XVI y se aboliera el feudalismo. Justo después que el
pueblo llano parisino asaltara la Bastilla y el “Gran Miedo” provocara la violencia
campesina antiseñorial.
Este compendio jurídico fue elaborado por un conjunto de intelectuales salidos
de la Asamblea Nacional, entre los que se encontraba Sieyès, y dirigido principalmente
a los miembros del Tercer Estado francés.
El texto plantea los principios sobre los que la Asamblea Nacional, depositaria
de la soberanía popular, se proponía constituir la nueva Francia salida de la gran
revolución, haciendo especial hincapié en los de libertad, igualdad y soberanía
nacional. Además este documento sirvió de preámbulo a la Constitución francesa de
1791 y de inspiración a las revoluciones liberales burguesas de la primera mitad del
siglo XIX.

5.- CONSECUENCIAS

Es sin duda ésta declaración una definición de los derechos naturales del
hombre, entre los que se considera básicos la libertad (individual, de pensamiento, de
prensa y credo), la igualdad (que debía ser garantizada al ciudadano por el Estado en
los ámbitos legislativo, judicial y fiscal), la seguridad y la resistencia a la opresión.

La Declaración de los derechos del hombre y del ciudadano adoptada por la


Asamblea Nacional francesa en 1789 fue uno de los logros más constructivos de la
Revolución Francesa y un modelo para la legislaciones de todo el mundo. Garantizaba
la protección legal del ciudadano contra el poder del Estado y el abuso de lo que
detentan el poder. Constituye pues, para el ciudadano un listado de preceptos que
favorecen al hombre para ser tratado con dignidad, en igualdad de condiciones, y que
debe ser consultado, y recordado para no permitir que se le coarten esos derechos
establecidos ya en las leyes vigentes, y si algunos son conculcados exigir y buscar los
medios para hacerlos valer.

Con ella nace el liberalismo y se produce la separación de poderes, pero tuvo


una consecuencia demográfica tremenda (murieron 40000 personas). Por otro lado, la
revolución no destruyó la nobleza y mantuvo el régimen de propiedad privada. Como
conclusión de este texto podemos decir que es una declaración de derechos humanos
y civiles prudente en sus concesiones y, además, algunas no las llevó a cabo: impuso el
sufragio censitario de ciudadanos activos, en contra de los Arts. 3 y 6; no abolió la
esclavitud, en contra del Art. 1; la aristocracia de sangre fue sustituida por la de dinero,

6
PROFESOR RAMÓN GARCÍA GÓMEZ_____________________________________________________________________________

es decir, la burguesía se reservó el disfrute de los cargos políticos, en contra de la


igualdad de oportunidades del Art. 6, etc.
Esto fue así porque la Asamblea Nacional, o mejor dicho, la burguesía francesa
que la dirigió, pretendía tan sólo asegurar sus intereses de clase (sus propiedades, el
acceso al poder político, etc.) y que no pretendía extender más allá de sus beneficios
particulares. Su alianza con el pueblo fue, pues, interesada y no solidaria: la burguesía
quería sólo emular los roles de la nobleza.
El documento se convirtió en el catecismo de la revoluciones liberales
burguesas del siglo XIX gracias a su carácter universalista y en el principal legado de la
Revolución Francesa a la humanidad.