Está en la página 1de 2

Origen del imperio bizantino

Su nacimiento fue cuando el emperador Teodosio, al darse cuenta de los costoso y


realmente difícil que resultaba mantener seguras las fronteras del imperio romano,
tomo la decisión en el año 395 de dividirlo en dos: El imperio de Oriente y el de
Occidente.

Desarrollo
Las invasiones bárbaras o, de forma más neutra en alemán, el «período de migración
de los pueblos» (Völkerwanderungzeit) tuvieron lugar en un momento de gran debilidad
tanto para el Imperio romano de Occidente como para el Imperio romano de Oriente. El
resultado fue la desaparición del primero y su reemplazo por reinos germánicos; en el
este, el hecho de poseer un imperio más rico, más urbanizado y más estable que su
contraparte occidental permitió a los emperadores comprar la paz y asegurar la
supervivencia del imperio. En ambos casos, la transformación de las tradiciones
políticas, económicas y culturales habrían asegurado la unidad del imperio.
Final
La caída de Constantinopla en manos de los turcos otomanos, ocurrida el 29 de
mayo de 1453 (de acuerdo con el calendario juliano), fue un hecho histórico que, en la
periodización clásica, y según algunos historiadores, marcó el fin de la Edad
Media en Europa y el fin del último vestigio del Imperio romano de Oriente.
Difusión simple:
paso de sustancias a través de la membrana plasmática, como
los gases respiratorios, el alcohol y otras moléculas no polares.
Difusión facilitada:
transporte celular donde es necesaria la presencia de un carrier
o transportador (proteína integral) para que las sustancias
atraviesen la membrana.