Está en la página 1de 318

Ryan Gracin tuvo una buena vida hasta que le dijo a sus padres que

era gay. Desde que le sacaron el apoyo para ir a la universidad, tuvo


que encontrar la manera de pagarla. Poco sabía que unirse al Ejército
iba a cambiar su vida para siempre. Especialmente cuando fue
presentado a un Sargento de Instrucción que fue apodado "Big 2
Daddy".
Phillip Grabowski se había unido al ejército para seguir los pasos de
su padre; cuando Ryan entró, ya se había hecho un nombre por sí
mismo. Él era un soldado de soldados, pero Ryan le estaba haciendo
muy difícil recordar eso. 12/2018
3

12/2018
Nota para los lectores: Aunque esto se lee como nuestro Ejército y
nuestra guerra, esto es puramente ficción. Esto se establece en un
mundo en el que todas las personas reciben el mismo tratamiento
independientemente de su orientación sexual, como debe ser.
4

12/2018
CAPÍTULO UNO

Fort Leonard Wood, Missouri estaba caliente como el infierno en


primavera y aún más caliente en verano, que fue el momento en que
Ryan Gracin llegó para el entrenamiento básico. Lo primero de que se 5
dio cuenta fue que estaba seguro de que ya no estaba en Ohio, y en
segundo lugar, tampoco había un par de zapatillas de color rojo rubí
para llevarlo a casa.
Su llegada fue un asunto bastante discreto para el ejército. Solo dos
Sargentos de instrucción se encontraron con su autobús. Ryan se 12/2018

sacudió de su sueño pacífico por los gritos roncos y sin sentido de


quien más tarde sería conocido como Sargento Robert Beaver.
—¡SACAD VUESTROS JODIDOS CULOS DE ESTE JODIDO AUTOBÚS,
EN MALDITA FILA! —Rugió la voz del Sargento encanecido—. ¿QUÉ
COÑO ESTÁN ESPERANDO, UNA JODIDA INVITACIÓN GRABADA?
Los sonidos de varios reclutas diciendo '¡mierda!' y ‘Creo que en
serio me cagué cuando me inscribí’, se escucharon en coros en todo
el autobús.
Era mediodía y el calor era opresivo. El sol fulminó a los nuevos
hombres alistados, y la mayoría de ellos casi jadeaban. Las bolsas
fueron agarradas, y todas se alinearon. Ryan se tomó ese tiempo para
mirar a los dos Sargentos de instrucción un poco más. Uno era un
hombre mayor, cuyo cabello se estaba volviendo gris, y parecía tener
al menos treinta años más que los veintidós años de Ryan. “Beaver”
fue anunciado con orgullo en la etiqueta con el nombre del hombre,
que Ryan encontró realmente divertido por alguna razón. No fue del
todo sorprendente que se riera.
Para un hombre que parecía ser viejo... mayor, se movía como el
maldito viento.
El Sargento Beaver no solo estaba en la cara de Ryan en un
instante, sino que su sombrero redondeado estaba a centímetros de
la frente de Ryan.
—Oh, mira, Sargento de Instrucción Roach, tenemos un chico
guapo al que le gusta hacer bromas. ¿Hay algún chiste que quieras 6
contarle a la clase, chico bonito? —Beaver llamó a su amigo—.
Cuéntanos el chiste, hombre divertido.
Jeff Roach era más bajo que Ryan por lo menos unos centímetros,
pero cuando el hombre estaba a su lado, Ryan se sintió sincero ante
el temor de Dios. 12/2018

—Demonios, hijo, me encanta un buen chiste, cuéntanos un chiste


—La voz era tan dulce y suave. Parecía que el tipo realmente quería
escuchar una broma.
—Oh, espera, sé un gran chiste, Jeff. Deténme si oíste esto antes.
Había una vez un hombre de Nantucket... —dijo Beaver, sin dejar de
mirar a Ryan.
—Ahora, cuéntame el chiste, hijo. A todos nos encanta un buen
chiste por aquí.
Ryan se congeló. Podía sentir una risita queriendo salir de él. Trató
de imaginarse cualquier cosa que no involucrara a los dos hombres
frente a él, porque se reía cuando se ponía nervioso. Él era el tipo al
que todos miraban con furia en los funerales porque algo le
sorprendía, y no podía dejar de reír. La risita amenazó aún más
cuando el hombre de cabello gris se hinchó.
—Dije que me cuentes un chiste, a menos que yo sea el maldito
chiste. ¿Soy el jodido chiste, soldado? —La saliva vino del hombre
más bajo y aterrizó en el mentón de Ryan.
Eso fue todo lo que necesitó. En un momento contenía la risa, y
luego estalló en una risa histérica.
—Que me jodan; ¡creo que él piensa que eres el chiste, Robert! —
Exclamó Roach—. Este pequeño hijo de puta cree que eres un chiste.
Ryan palideció, incluso mientras se reía aún más fuerte. Oh, mierda,
iban a matarlo y hacer que pareciera un accidente de entrenamiento. 7
—Oh, ¿entonces soy el maldito chiste? ¿Crees que soy el jodido
chiste, soldado? —Preguntó, con aspecto serio.
Ryan intentó hablar, pero esas malditas risitas nerviosas seguían
llegando.
Respiró profundamente y logró un breve: 12/2018

—No, señor. ¡No creo que sea un chiste!


Jeff dejó escapar un suspiro de disgusto.
—Oh, ¿entonces él también es perezoso?
Los ojos de Robert se agrandaron y de repente se veía como si
tuviese tres metros de altura.
—Entonces, piensas que no soy gracioso. Eso es lo que dijo, Jeff. Él
piensa que no soy jodidamente gracioso, y que soy jodidamente
perezoso. Pequeño bastardo.
Ryan parpadeó. Qué... Mierda.
—Es gracioso, señor —agregó, con la esperanza de evitar que el
hombre tenga un ataque al corazón.
—Entonces, ¿soy un maldito chiste? —Gruñó Robert—. ¿Soy yo, un
jodido Sargento del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas Mayores
del mundo, un jodido chiste para un jodido coño cabrón?
¿Qué diablos? Ryan podía sentir que las risas se detenían al
instante. Ahora, ¿qué se suponía que debía decir? Mataría a su puto
reclutador; no mencionaron que nada de lo que dijo sería correcto.
—No, señor, usted no es un chiste, ¿pero es divertido? —Ryan
finalmente respondió, rezando para que fuera lo correcto.
—Oh, ¿entonces ahora quieres ser un hombre divertido? Lo juro
por Dios, el ejército es tan difícil, nos envían hombres jodidamente
divertidos para servir a esta gran nación —dijo el Sargento de
Instrucción Beaver, sacudiendo la cabeza con tristeza. 8
—Estaría más enojado con que me llamaran perezoso que un chiste
—ofreció Jeff.
Robert hizo una pausa para considerarlo.
—Le daré un pase en eso. Viendo que él no sabe que los oficiales se
llaman Señor, y yo soy Sargento de Estado Mayor, así que tal vez no 12/2018

se da cuenta de que trabajo para ganarme la vida.


Y, así ambos se alejaron y comenzaron a hablar de un tipo llamado
Brendon o Michael. Ryan dejó escapar un suspiro de alivio.

***

Una semana más tarde, Ryan finalmente descubrió algo. No quería


estar en el ejército de los Estados Unidos, porque era
descaradamente obvio que los hombres que ya estaban allí estaban
abso-jodidamente locos. Estaba bastante seguro de que eran
perfectamente normales antes de entrar, pero algo sobre este trabajo
que los había enviado directamente a la tierra de Lala. Estaban
terminando con la recepción, y serían distribuidos en sus nuevas
unidades cuando en realidad volvieron a lo básico. Ese fue otro hecho
que su reclutador nunca le contó. Se suponía que esto les debía dar
una idea de la vida militar. En cambio, les pegaron con dos hombres
que podrían haber estado defendiendo a R. Lee Emery durante “Full
Metal Jacket”.
Había conocido y se había hecho amigo de otro hombre, que
procedía de Oklahoma. Patrick Smith era el tipo genial que Ryan
deseaba poder ser. Se tomó todo con calma. Un Sargento de
Instrucción le gritó. Él solo dijo 'sí, Sargento de Instrucción' y eso fue
todo. Él no se reía como una niña cuando le gritaban.
No lloró como Brendon Murray cuando el Sargento de Instrucción 9
Roach le dijo que su chica probablemente estaba follando con un tipo
llamado Jodi. Y él no criticó al Sargento de Instrucción Beaver, solo
porque pensaba que podía salirse con la suya, ya que su padre era un
comandante, como lo hizo Kenneth Roslin. Más tarde lloró peor de lo
que Brendon lo hizo cuando ambos Sargentos de instrucción lo 12/2018

instruyeron sobre los modales militares. El Sargento de Instrucción


Beaver y el Sargento Roach eran jodidos hombres locos que pensaban
que gritar y gritar eran las dos únicas formas de comunicación
disponibles. El primer día, fueron y le afeitaron todo el pelo. El
Sargento Beaver hizo un punto para decirle a Ryan que parecía un
culo de St. Bernard. En el segundo día, consiguieron sus nuevos
uniformes, y se graduaron de jodidos coños a ole coños.
No sorprendió a Ryan en absoluto cuando todos estaban alineados,
con sus uniformes perfectamente planchados, y dijeron que iban a ir
a ver “Big Daddy”.
Mierda, no, dijeron Big Daddy. Patrick incluso le devolvió el nombre
a Ryan.
—Muy bien, chicos. Su estadía con Sargento Beaver y mi pequeño y
acogedor hogar ha concluido. Ahora, se dirigirán a la puta casa más
loca del mundo. Big Daddy ha estado esperando joderles desde que
habéis llegado aquí. Le dije que este era el pelotón más jodido en la
historia de los pelotones jodidos. Él quiere asegurarse personalmente
de que ustedes pequeños jodidos no se maten a sí mismos ni a otros
pobres HDP.
—No puedo esperar hasta que Grabowski les vea orinando
hormigas. Demonios, puedo llevar una cámara de video y un cubo de
cerveza. Él los va a querer pequeños coños hasta la muerte —cantaba
Robert Beaver. Puso un gran énfasis en la muerte.
—Caray, yo pensé que se deshicieron de Grabowski cuando mató a 10
ese otro recluta en la última fase, pero supongo que cuando necesitas
soldados mantienes incluso a los hijos de puta locos —dijo Roach—.
Apuesto a que hará de Gracin su nuevo mejor amigo, lo llevará a
cenas románticas y esa mierda.
Ryan había estado allí el tiempo suficiente para saber que ser el 12/2018

nuevo mejor amigo del Sargento de Instrucción no era algo bueno. Él


hizo una mueca visiblemente. Sí, no quería conocer al nuevo
Sargento. Cuando pudiera abandonar esta granja enloquecida,
encontraría a su reclutador y asesinaría a ese hijo de puta con todas
las nuevas y sofisticadas técnicas de asesinato que el Tío Sam le
estaba enseñando.
El camión de ganado, y sí, era un camión de ganado, para gran
consternación de Ryan, parecía conducir lentamente a su nuevo
hogar. Todos los hombres del camión se veían a todos los efectos,
como los hombres que se dirigen a su muerte. El viaje fue difícil en
circunstancias normales, pero ahora una tranquilidad incómoda
descendió sobre todos y cada uno de los chicos/hombres en la cosa.
El calor era tan opresivo que muchos respiraban profundamente y
algunos parecían desmayarse. Incluso la normalmente tranquila
mirada azul de Patrick iba y venía nerviosamente.
Ryan todavía estaba reflexionando sobre el Sargento de Instrucción
llamado “Big Daddy” Gas-y algo. Estaba bastante seguro de que eso
de matar a un recluta era solo para ponerlos más nerviosos de lo que
ya estaban. Pero, por supuesto, podría ser cierto, lo que hizo que
Ryan quisiera reírse como un loco.
Joder, odiaba seriamente al ejército.
El camión se detuvo bruscamente.
Durante diez largos segundos, no pasó nada. Todos comenzaron a
mirar a su alrededor con expectación, como si pensaran que alguien 11
simplemente aparecería mágicamente en medio de ellos. Cuando
ninguno lo hizo, algunas sonrisas estallaron. Quizás la recepción fue lo
peor de todo. Quizás el entrenamiento real no fue tan malo. Justo
cuando ese esperanzador pensamiento entró en sus mentes, se
desvaneció cuando escucharon el grito. 12/2018

—¡SALID DE MI JODIDO CAMIÓN! ¡Y NO QUIERO UN JODIDO


ARAÑAZO EN LA PINTURA O JODIDAMENTE LES VOY A MATAR!
Esa fue toda la motivación que necesitaban para salir del camión de
ganado, pasando junto a un hombre alto y moreno que parecía ser
Superman o algo así.
Otro Sargento de Instrucción comenzó a señalar los lugares en los
que quería que estuvieran, lo que no estaban haciendo bien, porque
los dejó caer a todos y los obligó a hacer flexiones hasta que la mitad
pensó que iban a vomitar, y la otra mitad lo hizo.
Finalmente se las arreglaron para alinearse alfabéticamente. Ryan
una vez más maldijo su apellido. Preferiría estar detrás de todos los
demás. En cambio, tendría un asiento de primera fila para el infierno
que fue el Sargento de Instrucción Phillip Grabowski.
—Soy el Sargento King. Y este es el Sargento de Instrucción
Connelly. Y, somos vuestra nueva mamá y papá durante las próximas
ocho jodidas semanas. Ahora, sé que todos han oído hablar de
Sargento de Instrucción Grabowski, y él no es tan malo como dicen —
el Sargento King dijo con una sonrisa amistosa. Y esa sonrisa era solo
una pésima noticia, de acuerdo con el golpe que Ryan había
escuchado antes de irse a este lugar olvidado por Dios.
El Sargento de entrenamiento Connelly solo rió malignamente.
—No, él es mucho peor —Eso parecía ser un indicio, porque tan
pronto como se dijo eso, oyeron el azote de una puerta y esperaron a
ver a otro hombre que venía directamente hacia ellos. 12
El hombre más alto que Ryan había visto caminó lentamente por
los escalones del edificio directamente frente a ellos. Tenía el pelo
corto, y el gorro de cuentas redondo estaba firmemente puesto. Su
uniforme parecía hecho a la medida de un hombre de su talla. Las
mangas estaban cuidadosamente dobladas alrededor de los músculos 12/2018

que hacían que Ryan quisiera llorar. Sus botas eran tan brillantes que
reflejaban el sol. Tenía que ser al menos más alto que Ryan. No podía
ver la cara del hombre, pero estaba seguro de que sería feo. Tenía
que ser así, porque el loco HDP, el Sargento Grabowski no sería
guapo. Él no podría ser.
—Mira hacia adelante, Gracin. Este no es un show de desnudos. Sin
embargo, al Sargento de Instrucción Grabowski le encantará saber
cómo lo estabas mirando —El Sargento King le dio un golpe a Ryan y
miró directamente hacia adelante.
Mierda. Buena manera de empezar un maldito día.
Ryan mantuvo sus ojos hacia adelante, y tuvo que aplastar la
necesidad de tragar cuando el misterioso Sargento de Instrucción
Grabowski se paseó sin siquiera detenerse. Por lo tanto, hasta ahora
no había dicho una palabra. Él solo caminó a través de las filas.
Ryan podía sentir a sus compañeros soldados tensarse. Infierno; él
quería correr como el viento. Los otros fueron realmente ruidosos,
pero no el Sargento de Instrucción Grabowski. Continuó su caminata
como si estuviera dando un paseo en el parque.
Una vez que rodeó a todos y cada uno de los hombres, caminó
lentamente hacia el frente. A diferencia de los Sargentos Connelly y
King, nunca levantó la voz.
—Mi nombre es Sargento Grabowski. Bienvenido a Charlie 3/10.
Este será su nuevo hogar durante las próximas ocho semanas, y mi 13
trabajo consiste en ver personalmente que cada uno de ustedes está
en forma y entrenado adecuadamente —Para ser un Sargento de
Instrucción, era notablemente de voz suave. Él no gritó ni chilló. Él
solo habló como si estuvieran pasando el rato—. No prueben mi
paciencia, porque no tengo ninguna. ¿Se entiende esto? 12/2018

—¡Sí, Sargento de Instrucción! —Sonó el grito de respuesta.


—No puedo oírles.
—¡SÍ, SARGENTO DE INSTRUCCIÓN! —Esta vez, fue un grito de
guerra. Cada hombre gritó desde su diafragma.
—Bien —El hombre comenzó a caminar de nuevo. Esta vez se
detuvo frente a Ryan.
Ryan mantuvo su mirada verde directamente, sin mirar al hombre,
lo cual no era difícil, ya que sus ojos estaban al nivel de la fuerte
barbilla del Sargento de Instrucción.
—Gracin. He oído hablar de ti —Realmente, la voz del hombre era
agradable. Era profunda y tenía una agradable cadencia. Sí, Ryan
admitiría que era un poco gay, pero era gay, así que pensó que estaba
bien.
—Sí, Sargento de Instrucción —dijo, tratando de mantener su
postura militar tanto como sea posible.
—Recluta, te agradecería si me miraras mientras hablas —el
Sargento de Instrucción Grabowski dijo.
Esa es toda la instrucción que Ryan necesitaba. Finalmente,
realmente miró al hombre. Sintió que le robaban la respiración de su
cuerpo. El hombre fue absolutamente maravilloso. Su rostro estaba
perfectamente formado, los ojos avellana intensos se encontraron
con los verdes, y por un momento, Ryan se preguntó si se le
permitiría codiciar al hombre. Sintió que podía, debido al hecho de
que las Fuerzas Armadas finalmente superaron la basura de “No 14
preguntes, no digas” y permitieron a los homosexuales en las Fuerzas
Armadas.
El Sargento de Instrucción Phillip Grabowski era sexo en un palo.
Ryan no se había sentido así por nadie desde David, en la escuela
secundaria. Demonios, él ni siquiera había pensado en David de esta 12/2018

manera.
Una sonrisa lenta, perezosa, con hoyuelos se formó en la cara del
Sargento de Instrucción. Una que hizo que Ryan le devolviera la
sonrisa.
En realidad, Ryan lamentaba haber tenido todos esos pensamientos
desagradables sobre el hombre. Parecía... diferente que los otros que
habían tratado hasta ahora.
Esa idea resultó ser tan jodidamente incorrecta, que Ryan ni
siquiera quería entrar en detalles sobre lo equivocado que estaba. No
solo Grabowski estaba tan loco como todos lo creían, sino que era
jodidamente malvado.
—Oh, qué bonito. Mira, William, creo que el soldado Gracin está
enamorado de mí —llamó Grabowski, sin dejar de mirar a Ryan—.
¿Estás enamorado de mí, soldado?
La sonrisa de Ryan se congeló. Mierda. Él podría sentir una risita.
Entonces, en lugar de hablar, negó con la cabeza.
—Recluta equivocado. Me responderás cuando te haga una
pregunta. Entonces dime, ¿estás enamorado de mí?
En este punto, Ryan sabía que decir algo estaría mal, pero no decir
nada sería incorrecto también. Entonces, él respondió.
—No, Sargento de Instrucción Ga... G... Gas...
Sus cejas se alzaron hasta la línea de su cabello.
—Entonces, ¿no soy digno de que estés enamorado de mí? — 15
Preguntó Phillip—. ¿Soy tan jodidamente feo?
—Dios no. Quiero decir no, Sargento de Instrucción —Ryan ni
siquiera intentó decir su nombre otra vez.
—Sargento de Instrucción Grabowski —dijo el otro hombre, y
esperó a que Ryan lo dijera. 12/2018

—Sargento de Instrucción Grabowski.


—Bien, ahora, volvamos a nuestra conversación. Por lo tanto,
¿tienes un enamoramiento conmigo? Vamos, Gracin, decídete —
Gruñó—. ¿Crees que soy fácil, es por eso que me estás entrando?
Ryan se puso colorado, y movió sus ojos hacia adelante.
—No, Sargento de Instrucción Grabowski, no creo que sea fácil.
—Creo que lo hace, Phillip. Demonios eso me enojaría —ofreció
Connelly, acercándose para ponerse al lado de Phillip.
—Sí, él piensa que eres una puta, Phillip —agregó William King,
como si Grabowski necesitara una razón para odiar a Ryan aún más.
—¿Soy una puta? ¿Lo crees? —Preguntó Phillip y con esa maldita
sonrisa de malvado culo firmemente plantada en su rostro—. ¿Soy
fácil, soldado Gracin? ¿Es eso lo que oíste?
No, como punto de hecho, eso no era lo que Ryan había escuchado.
Había oído que el Sargento de Instrucción Grabowski estaba
jodidamente loco, y le gustaba matar a las personas que lo
molestaban.
—¡No, Sargento de Instrucción Grabowski! —Gritó.
—Oh, ahora soy un mojigato. ¿Es eso lo que piensas, soldado
Gracin?
Llega un punto en todo el proceso donde incluso el más fuerte se
rompe.
Ryan pensó que se estaba acercando rápidamente al suyo. Sintió las
risas comenzar. Antes de que pudiera respirar, se estaba riendo como 16
loco... otra vez.
—Oh, joder, abajo, soldado Gracin; cuéntalas por mí —Phillip
exigió.
Ryan cayó al suelo y comenzó a hacer flexiones. Contó en voz alta
entre risitas, rezando para que eso detuviera toda la escena. Él se dio 12/2018

cuenta de dos cosas. Una, él acaba de hacer un amigo 'especial' del


Sargento de Instrucción Grabowski, y dos, tratando de hacer flexiones
de brazos mientras se ríe es casi imposible.
Pareció funcionar, porque Phillip continuó por la fila. Cada vez que
se detenía, el que se ganaba la ira terminaba golpeando su cara
contra el suelo. Golpeando su cara, Ryan quería decir que terminaron
haciendo flexiones. Un montón de putas flexiones.
Continuaron su día y todos se dieron cuenta de que todos los
rumores que escucharon sobre el Sargento de Instrucción Grabowski
eran ciertos. Era un bastardo sádico, cuyo único placer verdadero
llegaba cuando intentaba matar a alguien.

***
La primera semana de base pasó sin problemas. Cada hombre
obtuvo su apodo especial de los tres Sargentos de instrucción.
Actualmente, Ryan respondió a tres nombres. A Sargento de
Instrucción King, “LCP”, acrónimo de “labios chupadores de pollas”,
“Chico guapo”, el sobrenombre “especial” del Sargento Connelly para
él, y jodidamente Pecas. El apodo de Phillip, a causa de las “jodidas
pecas de rubio”.
Acababan de regresar de la cena, y estaban sentados en sus
habitaciones, lamentándose de otro día en el Infierno. 17
Afortunadamente, Ryan terminó en la misma habitación que Patrick,
Brendon y Kenneth. Estaba agradecido por eso porque eran sus
mejores amigos. Al menos, tenían más en común. Todos eran de
algún lugar de Ohio, excepto Patrick, que era de Oklahoma. Y, lo más
importante, todos se habían dado cuenta de que el ejército estaba 12/2018

tan jodido, que todos querían salir.


—Tío, creo que Grabowski está tratando de matarnos. Realmente
lo creo. Esos rumores no eran realmente rumores, él es jodidamente
malo —gimió Brendon, mientras caía sobre su litera.
Patrick suspiró y se apoyó contra la pared.
—Creo que tiene una erección por ti —dijo, mirando a Ryan.
Ryan gruñó al oír eso.
—Sí, bueno, espero que se atragante. Él es el maldito Anticristo.
—Prefiero el término Boy-King, en realidad —La voz salió de la
nada.
Los cuatro hombres gruñeron, y Ryan se preguntó si podría
esconderse en su baúl.
—¡Atención! —Llamó Patrick, que se cruzó de brazos a la espalda.
Sus manos descansaban una sobre la otra, con sus codos
sobresaliendo; sus pies estaban a pocos pies de distancia.
Los otros tres respondieron a la llamada y formaron una formación
regimentada.
—No dejen que pare la conversación, reclutas. Continúen. Me
gustaría escucharlo —dijo el Sargento de Instrucción Grabowski
mientras tomaba asiento en la cama de Patrick.
Kenneth parpadeó y giró una cabeza cautelosa hacia el Sargento de
Instrucción.
Sintió la necesidad de explicar que no dijo una maldita palabra y
que debía excusarse. Pero en su lugar, él solo giró su cabeza hacia 18
adelante. Todos los pensamientos de dejar caer el nombre de su
padre lo abandonaron por completo.
Brendon parecía que hacía lo posible por tragarse la lengua y
estrangularse para poder morir y no tener que participar en ESA
discusión. 12/2018

Patrick había encontrado su lugar feliz y se negó a mirar a ningún


lado, sino al frente.
Eso dejó a Ryan luchando por encontrar algo que decir que no lo
mataría.
—Ahora, estaban hablando bien, antes de entrar —dijo el hombre
en la cama—. Vamos, quiero oírlo.
Ryan estaba bastante seguro de que no quería oírlo, tanto como
quería matarlos por hablar así de él.
Patrick se aclaró la garganta, y finalmente rompió rango.
—Lo siento, el Sargento Grabowski. Estábamos desahogándonos —
afirmó.
Ryan pensó que Patrick tenía grandes bolas.
—Uh huh, desahogándose, Gandhi. Lo entiendo. ¿Bueno, dónde
estábamos? Yo tengo una erección por Pecas y él quería que me
ahogara. ¿Verdad? —Dijo Phillip.
—Y dijo que era el Anticristo —añadió Brendon amablemente.
Ryan pensó que Brendon no tenía pelotas; probablemente estaban
sentadas en el manto de su novia en casa.
—Revisamos eso. Prefiero Boy-King, ¿recuerdas, Peluche?
—Sí, Sargento de Instrucción Grabowski, lo olvidé, —respondió
Brendon.
—Entonces, dime por qué soy el anticristo, Pecas —dijo Phillip
gratamente.
Ryan no quería contarle nada al Instructor. En realidad, no quería ni 19
respirar en la misma habitación que el Sargento de Instrucción
Grabowski, porque sabía sin lugar a dudas que sería el camino
equivocado.
—Umm, pensé... lo dije porque es... difícil de... trabajar —dijo Ryan,
finalmente. Sí, tartamudeó con su explicación, y no era tan cierto, 12/2018

pero eran las palabras que logró reunir en un corto período de


tiempo.
Phillip se levantó de repente y se paró directamente frente a Ryan.
Se quitó la gorra y a Ryan le pareció que era realmente hermoso el
hombre.
—¿Soy difícil? Claro que lo soy. Mi trabajo es entrenarte, y a todos
tus amigos cagados, para luchar. Para salvaguardar esta gran nación.
Mi trabajo es asegurarme de que estén listos para enfrentar todas y
cada una de las amenazas, recluta. Entonces no serán una amenaza
para el hombre al lado suyo. Cuando salgan de aquí, no leeré vuestro
obituario porque fueron mal entrenados. Sabré que hice todo lo que
estaba a mi alcance para entrenarles correctamente. Eso significa
asegurarse de que cuatro cagados se hagan con el programa.
Entonces, pueden continuar su pequeña conversación, lloriqueando
como una chica sobre lo jodidamente malvado que soy, pero no
olviden que el entrenamiento que estoy haciendo va a salvar vuestras
jodidas vidas uno de estos días —Dicho esto, hizo una mueca y salió
de la habitación.
Nadie dijo una palabra, hasta que Brendon dejó escapar un
profundo suspiro.
—Wow, pensé que iba a llevar Full Metal Jacket en nuestros
traseros y matarnos —Se puso de pie y pegó una mirada feroz en su
rostro—. Es algo bueno que se haya ido, de lo contrario, lo hubiera
jodido de la mejor manera. 20
Patrick, parpadeó, y luego se rió.
—Sí, Brendon. Pudimos ver cómo lo ibas a joder, en serio.
Kenneth asintió.
—Agregar sobre el anticristo fue solo para arrullar al tipo grande y
hacerle creer que eras un besaculos, para que pudieras chuparlo, 12/2018

¿no?
—A la mierda, perras. Lo tenía bajo control. —Brendon gruñó.
Ryan solo se quedó callado y tembló.
CAPÍTULO DOS

—Este grupo es el pelotón más retardado que he tenido el disgusto


de entrenar, —les dijo el Sargento Connelly—. Primero, ¿cuántos de
vosotros, jodidos imbéciles, pasaron el jardín de infantes sin la 21
capacidad de saber cuál es su izquierda y cuál es la derecha? —
Escupió con disgusto.
—Aparentemente, Mark, cada uno de ellos —entonó Phillip
secamente.
—Ni siquiera Pecas sabe cuál es su izquierda y cuál es su derecha y 12/2018

aquí lo teníamos identificado como un genio certificado.


El Sargento de entrenamiento Connelly solo rió.
Ryan se estaba acostumbrando a la atención que el Sargento
Grabowski le estaba dando. Acostumbrarse era la palabra clave,
porque estaba seguro de que el Sargento de Instrucción estaba
tratando de volverlo loco, y estaba funcionando.
Estaban afuera en el sol del mediodía tratando de aprender a
marchar. Es como todo lo demás en el ejército. Nada de lo que sabías
antes de básico era correcto. Los cabrones tenían que enseñar a cada
hombre a caminar, a hablar y a respirar bien.
Ryan juró que si escuchaba que 'tu izquierda militar' de nuevo, iba a
dar un giro y mataría todo lo que tenía enfrente.
Para Ryan se convirtió en un juego. No dejaría que Grabowski lo
llevara a renunciar. De modo que cada vez que el temido Instructor lo
destacara, se pararía alto, con los ojos al frente y lo tomaría.
Ryan podría tomar todas las cosas físicas, correr, las flexiones, las
abdominales. Infierno, Adelante, marchen, era más un juego que otra
cosa. Durante su primer día, aprendieron que Adelante, marchen era
el castigo favorito del Sargento de Instrucción Grabowski. Él era
extremadamente aficionado a dejarlos hacer el ejercicio hasta que 'él
estaba cansado' - el bastardo nunca se cansó.
—De acuerdo, he tenido suficiente con esto, —dijo el Sargento de
Instrucción Grabowski.
Giró sobre el grupo y gritó 22
—¡MEDIA VUELTA A LA DERECHA!
Eran las dos de la tarde y habían estado en el campo de instrucción
desde el mediodía. Cada hombre sudaba como un cerdo y todos
tenían que reprimir un gemido.
Ejecutó una vuelta a la derecha y esperó la próxima orden. 12/2018

—¡POSICIÓN DE FLEXIÓN ERGUIDA, YA! —Grabowski gritó la orden,


desafiando a cualquiera a negarlo.
Como si cualquiera en el grupo le diría al gorila de tres metros cien
kilos “no”, Ryan pensó sarcásticamente. Se dejó caer en la posición de
pie de una flexión. Su cuerpo era una flecha recta y estaba mirando
hacia adelante.
—No lo entiendo, reclutas. Estamos explicando esto como si
estuviéramos hablando con un grupo de niños de cinco años y, sin
embargo, los cabrones increíbles no lo están entendiendo. ¿Qué es
exactamente lo que tenemos que hacer para ayudarles con esto? —
Dijo Grabowski. No fue necesario decir que era una pregunta
retórica—. Abajo.
Este fue su llamado para sumergirse con el cuerpo aún recto y la
cabeza aún levantada.
—Es en serio. ¿Qué podemos hacer como sus instructores para
ayudarlos con esto? —Sonaba sincero, pero Ryan sabía que era solo
otra mierda mental.
Desafortunadamente, Brendon no recibió la nota porque eligió ese
momento exacto para decirle al Sargento Grabowski lo que podría
ayudar.
—Bueno, Sargento de Instrucción Grabowski... —comenzó
Brendon.
—¡Santa María, madre de la puta madre de Cristo! —Sargento de 23
Instrucción Connelly gritó—. Peluche, ¿qué mierda crees que estás
haciendo?
Su larga zancada lo tenía delante de Brendon en segundos. Se dejó
caer y estaba de rodillas, de rodillas hasta que pudo mirar a Brendon
directamente a los ojos. 12/2018

—¿Acabas de inferir que el Sargento Grabowski estaba jodiendo?


Si hubieran estado en otro lado, todos los hombres del pelotón
habrían matado a Brendon. El Sargento de Instrucción Grabowski no
habría tenido que mover un dedo.
—¡Abajo! —Ordenó Phillip—. ¿Dijo que estaba jodido, Mark?
—Creo que sí.
—¡Bien, demonios! Recluta Peluche, recuperación. Y SOLAMENTE
recluta Peluche —Grabowski dijo—. ¡Descansa! —Le exigió a
Brendon, que dejó que toda la tensión se le fuera del cuerpo.
El Sargento Connelly estaba detrás de Brendon, que tenía la cara
roja y quería suicidarse, solo para evitarle problemas a los chicos.
—Desde que el soldado Peluche ha decidido que estoy jodido, verá
cómo el resto de vosotros toma mi castigo por mí. Todos deben
agradecer al recluta Peluche por señalar esta grave injusticia —dijo
Grabowski al grupo.
Una ronda de “gracias” y “el camino a seguir, héroe” se abrían paso
entre los soldados.
—¡Arriba! —Dijo Grabowski, mientras comenzaba a caminar a
través de los cuerpos que todavía estaban en el suelo—. Si tuviera
alguna idea de que te estaba jodiendo tan mal, me hubiera sometido
a la Corte Marcial. Quiero decir, demonios, porque si estoy causando
problemas, entonces debería asumir la responsabilidad. Estoy a cargo
de cuidar de vosotros y cuidar vuestros traseros. Entonces, ¿alguien
más quiere decirme cómo estoy jodiendo? 24
Hizo una pausa y pensó por un momento.
—Abajo.
—Ahh, ni siquiera estoy haciendo esto bien. A la mierda —dijo—.
¡DE ESPALDAS! —Dicho esto, todos y cada uno de los hombres se
giraron sobre sus espaldas y levantaron sus piernas a unos 12/2018

centímetros del suelo.


Ya había unos pocos gruñidos y gemidos cuando empezaron a
patear de arriba a abajo. Ryan pensó que las patadas agitadas
chupaban el culo. Parecían engañosamente fáciles de hacer hasta que
tenías que mantener tus pies LEVANTADOS fuera del suelo unos
pocos centímetros y patearlos hacia arriba y hacia abajo como si
fueses una puta animadora.
—Peluche, ¿crees que he aprendido mi lección? —Preguntó Phillip,
volviendo su mirada de ojos color avellana sobre el hombre
“descansado”.
—Sí, Sargento Grabowski —respondió Brendon, rezando para que
el Instructor detuviera esta locura.
—A la mierda, no seas un niño débil de mamá, Peluche. Yo la jodí.
Hazme sufrir tan bien —Phillip tenía una mirada malvada cuando
tomó su botella de agua. Abriendo la tapa, tomó un trago largo y
profundo.
El hijo de puta estaba tratando de matarlos. Ryan quería beber
tanta agua que estaba pensando en lamerse el sudor alrededor de la
boca, solo para humedecerse la lengua.
—¡Arriba! —Llamó Phillip y vio cómo cada uno de ellos se ponía de
pie y comenzaba a correr en su lugar—. ¡De frente! —Todos cayeron
de repente, y aterrizaron en la posición erguida de flexión.
Mientras todos miraban hacia adelante, Phillip tomó otro trago de 25
agua, dejándola caer por su barbilla.
Todos y cada uno de los miembros del pelotón no estaban seguros
de a quién odiaban más: al Sargento de Instrucción que se estaba
burlando de ellos con el agua helada, o al jodido Peluche, que estaba
parado allí relajado. 12/2018

—¡De espaldas! —El Sargento de Instrucción ni siquiera estaba


cerca de terminar.
Lo que parecieron horas después, cuando en realidad solo habían
pasado unos minutos, estaban parados frente a sus Sargentos,
respirando pesadamente mientras el sudor les corría por la cara. Ryan
maldijo sus BCG porque los cabrones se estaban empañando por su
aliento recalentado. BCG significaba gafas anticonceptivas porque las
malditas cosas eran tan feas que nunca echarías un polvo con las
malditas cosas. Para colmo, eran casi imposibles de romper.
—¡Tienen treinta segundos para terminar vuestras cantimploras,
reclutas! —Connelly gritó, mientras él y Phillip caminaban juntos. —
¡Rompan filas!
Ryan resopló. No le tomaría quince terminar al cabrón, mucho
menos treinta segundos. Todos corrieron a su equipo descartado y
agarraron sus cantimploras.
Pero lo que Ryan descubrió fue que treinta segundos no eran lo
suficientemente largos como para terminar una cantimplora llena de
agua. Tenía que admitir que los tres instructores eran buenos para
hacer que bebieran agua y mantener una cantimplora llena, pero
Ryan estaba sintiendo el agua encharcada después de beber la mitad
de la cantimplora.
—¡Formen filas! Traigan sus cantimploras —La orden llegó de
repente cuando Ryan acababa de terminar la cantimplora,
permitiendo que más goteara por su barbilla. 26
Ellos trotaron y se pusieron firmes.
—Control de agua —dijo Grabowski.
Todos los hombres levantaron su cantimplora abierta sobre su
cabeza. Se podía escuchar agua chapoteando en el concreto caliente.
Joder, solo... Ryan suspiró y supo que no debería haber bebido toda 12/2018

su agua.
Siempre había algún idiota que pensaba que no verificaban.
—Culo Rosadito, joder —gritó Connelly, corriendo hacia el húmedo
recluta.
—¿Qué dije yo? ¿No te importa?
—Él piensa que su papá estará sobre el Gran Instructor Malo, Mark.
Eres un suboficial tú, tonto —ofreció Grabowski.
—¿Es así? ¿Crees que le tengo miedo a tu papá, Culo Rosadito? Oh,
maldita sea, no. ¡Tu padre no es más que un oficial gordinflón que no
ha visto el exterior de su oficina desde que su padre derramó su
semilla en el desafortunado coño de tu abuela! —Connelly gritó.
Ryan estaba empezando a sentir que cada Instructor tenía algo que
sostener contra cada uno de sus padres porque era un estándar.
Descubrió a través del Sargento de Instrucción King que su madre
debería haberlo tragado en lugar de permitir que ese maldito chico
Gracin la preñara. Hablando del idiota, actualmente se dirigía hacia
ellos.
Como unidad, los tres instructores se propusieron hacer de su
pelotón el mejor pelotón de marchas en la tierra. Alrededor de las
cinco en punto se dirigían hacia el comedor.
Cada recluta estaba muerto de pie. Habían estado marchando
desde las cuatro de esa mañana.
El comedor estaba fresco y Ryan dejó escapar un suspiro de alivio.
Odiaba el jodido Missouri incluso más de lo que odiaba a Grabowski. 27
En ese momento hubo un revuelo en la fila y Ryan miró hacia atrás.
Estaba a segundos de ser servida su comida. Pero maldición si el
Instructor no se detuviera justo detrás de él. Él retiró sus brazos,
cruzando sus manos cuidadosamente en su espalda y gritó el
requerido 12/2018

—¡EN DESCANSO, DEJEN PASO!


Cada vez que un Instructor se acercaba, el primer soldado que los
veía gritaba “¡En descanso, dejen paso! Para que el Instructor se
pudiera moverse frente a ellos. Ryan estaba feliz porque tenía al
menos cuatro delante de él. Eso significaba que el Sargento de
Instrucción Grabowski se movería muy por delante de él.
—Aww, Pecas, sabía que te importaba —El Instructor se burló y
luego se colocó detrás de Ryan.
Ryan decidió que Dios realmente odiaba a los homosexuales
porque si amaba a los homosexuales, el idiota detrás de él habría ido
demasiado adelante en lugar de justo detrás de él.
—Así que Pecas, ¿cómo estás disfrutando de la hospitalidad del Tío
Sam? —Preguntó Phillip, con esa maldita sonrisa de megavatios suya
con toda su fuerza. Si Ryan no odiara tanto al bastardo, estaría
totalmente duro solo por esa sonrisa.
Esta no era una pregunta retórica. Éste realmente quería que Ryan
respondiera.
—Me gusta, Sargento de Instrucción Grabowski —dijo, satisfecho
de que no se estuviera riendo en absoluto.
—Eso es jodidamente excepcional, Pecas. Jodidamente excepcional
—Exclamó Phillip.
De alguna manera, la fila se redujo a un jodido goteo. Así que Ryan
tuvo tiempo suficiente para descubrir que Phillip, que era un imbécil
confirmado, olía como el maldito cielo. Olía a rayo de sol y almizcle. 28
Fue entonces cuando Ryan decidió que definitivamente podía ansiar a
un tipo al que no podía soportar.
—¿Vas a quedarte ahí de pie todo el maldito día, Pecas? ¿O solo
estás mirando la belleza que soy yo? —Preguntó Phillip. Algo brilló en
su rostro, pero desapareció antes de que Ryan pudiera entenderlo. 12/2018

Hizo que Ryan JODIDAMENTE EN SERIO no pueda soportarlo. De


hecho, se sonrojó cuando se volvió y agarró su bandeja. Él estaba
detrás de Brendon, que estaba tratando como el infierno de parecer
que no estaba escuchando.
Siguió a Brendon a las mesas y vio horrorizado cómo Brendon
pasaba junto a su mesa normal y se sentaba en la mesa personal de
los instructores. Había una regla de “no hablar” en el comedor a
menos que fueran los instructores quienes estaban haciendo la
charla. Así que advertir a Brendon sobre su ENORME error estaba
fuera de discusión. Podía ver a Kenneth y Patrick mirando
horrorizados a su amigo tonto también.
—Bueno, joder. ¡Te dije que a Peluche le gustábamos chicos! —
Phillip llamó mientras los otros dos instructores se acercaban a la
mesa.
—Tenías razón, Phillip —dijo Mark mientras se sentaba al lado de
Brendon.
Phillip se sentó en el otro lado.
—Él piensa que es lo suficientemente bueno para sentarse con
nosotros ahora sabes, porque siente que él puede decirte
exactamente cuánto estás jodiendo.
William solo sonrió y se sentó directamente frente a él.
—Entonces, ¿cómo estás, amigo? —Preguntó, recogiendo su rollo.
Ryan, Patrick y Kenneth observaron, incapaces de apartar los ojos. 29
—Amigo, no puedo mirar hacia otro lado. ¿Por qué no puedo mirar
hacia otro lado? —Patrick gimió suavemente.
—Es un choque de trenes —respondió Kenneth en un susurro.
Hicieron una pausa en su conversación cuando Brendon miró a su
alrededor, y juraron que iba a tener un derrame cerebral y morir allí 12/2018

mismo.
Los tres instructores estaban comiendo y bromeando, esperando
que Brendon participara. Cuando el tipo no lo hizo, empezaron a
pedirle cosas diferentes.
'Pásame la sal'. 'Oye, dame una servilleta extra'. Cada vez que
Brendon lo haría sin una maldita palabra. Diez minutos después,
parecían aburrirse.
—¡¡¡SAL DE MI JODIDO ASIENTO, RECLUTA PELUCHE!!! —El
Sargento King gritó. En una ráfaga de movimiento, se puso de pie y
golpeó la mesa con el puño. Los otros dos Sargentos solo observaron,
ligeramente divertidos.
Brendon se levantó y salió de su asiento antes de que pudiera
decirse nada más.
Ryan, Kenneth y Patrick se alejaron y volvieron a sus bandejas, los
tres empujando la comida a diestra y siniestra.
Brendon casi se había escapado cuando Phillip se puso de pie.
—Entonces, ¿quieres que yo también me encargue de la limpieza,
recluta Murray? —El uso de su apellido causó un miedo frío
arrastrándose por la columna vertebral de Ryan. Para que el Sargento
Grabowski usara un apellido, ya habían aprendido que eso significaba
que estaba realmente enojado.
Brendon se congeló en su retirada, y se volvió lentamente.
—N...N...N... No, S... S... S... Sargento de Instrucción G... Ga...
Grabowski —tartamudeó. 30
El Sargento de Instrucción Grabowski agarró su bandeja y la de
Brendon, luego caminó hacia Brendon con paso lento.
—¿Estoy en este planeta para recogerlo, soldado Murray?
—N...N... No, Sargento de Instrucción —Brendon murmuró, parado
en posición de firme sin que se lo pidieran. 12/2018

Grabowski empujó bruscamente la bandeja de Brendon contra los


brazos del tartamudo soldado, haciendo que el vaso de leche se
derramara sobre los zapatos perfectamente brillantes del Sargento de
Instrucción Grabowski.
La caída de un alfiler habría sido ofensivamente fuerte en el silencio
del comedor.
Patrick pasó a mirar cuando sucedió y el rollo que acababa de
morder se le cayó de la boca. Eso causó que Ryan y Kenneth miraran
nuevamente. Oh, mierda Ryan podía sentir que se sonrojaba por
Brendon.
—Todos arrojan su mierda y salgan a la formación ahora —gruñó el
Sargento de Instrucción.
Por un minuto, nadie se movió. Todos estaban demasiado
aturdidos para moverse.
—¡DIJE QUE SALGAN JODIDAMENTE FUERA DE AQUÍ,
JODIDAMENTE AHORA! —Tronó Phillip.
Era la primera vez que alguno de ellos oía gritar al Instructor de
pelo oscuro y resultó ser lo suficientemente terrorífico como para que
el sonido de las sillas chirriando sobre el linóleo llenara el aire. Las
botas tronaron por el suelo, pero nadie dijo una palabra. No se
pronunció ni una sola palabra.
Una vez afuera, todos se alinearon en una apresurada formación.
Brendon salió el último. Ryan ni siquiera quería saber qué pasó 31
cuando se fueron, pero pudo ver lágrimas en las mejillas de Brendon.
—He sido bastante agradable —¿Lo había hecho? —Pero, parece
que cuando soy jodidamente agradable, aprovechan eso. No más. A la
mierda, Murray —dijo, siseando—. Ahora, todos saben que una mesa
está reservada para nosotros. ¿Cómo se atreven permitir que se 12/2018

siente allí solo? ¿No les importa lo que les pase a sus compañeros de
equipo? ¿Es eso lo que están aprendiendo?
Brendon se dejó caer en la posición de descanso inclinada.
Todos mantuvieron sus ojos en línea recta, pero algunos se
pusieron rojos de vergüenza.
—¿Entonces miran jodidamente embobados cuando está en
problemas? —Siseó—. ¡Arriba!
Brendon levantó su tembloroso cuerpo del suelo.
—¿Es esto lo que tenemos que esperar? ¿A quién diablos le
importa el hombre al lado de él? ¿Qué les joda mientras tu culo esté a
salvo? ¿Es eso lo que este Ejército tiene que esperar? —La voz de
Grabowski estaba aumentando muy ligeramente—. ¡Abajo!
Ryan parpadeó y por primera vez vio a Phillip por lo que era. Era un
hombre que entrenaba a los niños a cuidarse unos a otros, a los que
vivirían y morirían por el hombre que estaba a su lado. Estaba en el
tercer equipo, que incluía a Patrick, Kenneth y normalmente a
Brendon. El líder de su escuadrón era un tipo llamado Justin Smith,
que se quedó parado allí sin hacer nada.
Connelly y King salieron y flanquearon a Grabowski, mirándolos a
todos con implacable disgusto.
Por primera vez en la vida de Ryan, hizo algo que nadie esperaba.
Rompió filas y se unió a Brendon en el suelo. Patrick lo siguió de
cerca, al igual que Kenneth. Los cuatro se enfrentaron a su pelotón en
una demostración de apoyo para su compañero de batalla. No 32
importaba lo jodido que estuviera Brendon, él era de ellos, por lo
tanto, todos los castigos que obtuviera los tomarían también.
Los tres Sargentos se volvieron como uno y observaron a los
compañeros de batalla dispuestos a sufrir el uno por el otro. Una
pequeña sonrisa jugó en la cara de Phillip mientras les ordenaba que 12/2018

se levantaran.
—Tal vez haya esperanza —dijo Phillip, mirando a los demás—. Los
cuatro me informarán mañana por la mañana para entrenamiento
preliminar adicional. Rompieron la formación —dijo, mientras los
despedía para volver a la formación.

***

Esa noche, los cuatro hombres yacían en sus camas pensando en


los acontecimientos del día. Brendon había llorado cuando regresó.
Ryan se sentó en la litera de Brendon e intentó consolarlo, pero no
había nada que hacer.
—Mi padre tenía razón, ¿sabes? No soy más que un cagón. Me dijo
que cuando me uniera no sería más que un gran perdedor que no
podría conseguirlo —sollozó Brendon.
Patrick suspiró y miró al niño.
—Bueno, que se joda, también, Brendon. Ya no necesitas esa
mierda. Tú nos tienes.
De alguna forma, en el lapso de dos semanas, los cuatro habían
forjado un vínculo. No era como el vínculo que habían establecido
con sus amigos en la escuela secundaria. Era más profundo, más
fuerte, uno que duraría la prueba del tiempo.
Ryan asintió.
—Me uní a la mitad de mi segundo año en la universidad — 33
ofreció—. Finalmente les dije a mis padres que era gay. No lo
tomaron bien y me quitaron el apoyo. Así que mis opciones fueron
abandonar la universidad y conseguir un trabajo en un restaurante de
comida rápida o unirme al ejército y obtener mi título de esa manera.
Aquí estoy. 12/2018

Lo dijo en voz baja, esperando la explosión. Cuando nunca llegó,


estaba agradecido por los amigos que había elegido.
Kenneth solo sonrió.
—Me uní porque soy el hijo del mayor Robert Roslin y odio al viejo.
Decidí que en vez de ser un oficial iba a ser un hombre alistado y
enseñarle el dedo a mi padre mientras marchamos —él admitió—.
Eso y que no quería saber que fui promocionado por quién era mi
padre. Sé que dejo que piensen que fue todo acerca de papá, pero no
realmente. No entiendo por qué lo hice el primer día.
Patrick miró a Kenneth.
—Estabas asustado. Es fácil recurrir a las cosas que conocemos
cuando tenemos miedo.
—¿Cuál es tu historia, Patrick? —Preguntó Brendon en voz baja.
—Fue o quedarse, matar a mi padre e ir a prisión, o unirse al
ejército. Elegí el ejército. Matar en el nombre de tu país es mejor que
matar a tu padre porque era un bastardo abusivo.
—¿Eres gay, Ryan? —Preguntó Brendon.
—Sí —Suspiró, esperando que Brendon dijera algo estúpido.
—Eso es genial. Al menos Kenneth y Patrick no tendrán que pelear
contigo por las chicas. Creo que ganarías.
Todos miraron a Brendon y luego estallaron en carcajadas.
—¡LUCES FUERA! 34
Los hombres suspiraron y apagaron las luces. Unos minutos
después de que las luces se atenuaban, se escucharon suaves sollozos
en la cama de Brendon. Nadie dijo nada, pero si iban a chequear a los
otros tres hombres, habrían encontrado que sus ojos estaban tan
húmedos como los de Brendon. 12/2018

***

A la mañana siguiente, los cuatro compañeros de batalla salieron al


campo de ejercicio y se encontraron con el Sargento de Instrucción
Phillip Grabowski. Parecía un poco diferente hoy. Por un lado, estaba
vestido con ropa de entrenamiento y Ryan pensó que no había otro
hombre que llenara la ropa de forma más perfecta. Y, dos, en realidad
estaba sonriendo.
—Entonces, Gandhi, Culo Rosadito, Peluche y Pecas, aparecieron.
Me impresionó malditamente —dijo Phillip.
Él comenzó a guiarlos a través de ejercicios de estiramiento. Una
vez que se imaginó que estaban lo suficientemente calientes, los llevó
a correr. No era tan malo como Ryan pensó que iba a ser. Al final de
la carrera caminaron un poco.
—Lo que los cuatro hicieron fue lo que quería que hiciera todo el
pelotón —dijo Phillip, de repente—. Estoy orgulloso del hecho de que
los cuatro realmente se dieron cuenta de que el hombre a su lado
depende de vosotros para su supervivencia —Se detuvo, haciendo
que los cuatro se detuvieran con él—. Ahora, regresen al cuartel y
vístanse. El pelotón regresará en cuarenta y cinco minutos.
Remanguen sus camisas. Va a estar tan caliente como el infierno —
Dicho esto, se fue hacia el área donde estaba el pelotón y gritó sobre
“Chupando y amándolo”. 35
Los cuatro hombres parpadearon sorprendidos, y ninguno de ellos
habló en el camino de regreso a su barracón.

***
12/2018
Todos estaban parados en la formación cuando el Sargento
Grabowski les llamo la atención.
—Sapo, frente y centro!
Justin miró a su alrededor pero rápidamente hizo lo que le dijeron.
Se paró frente a Phillip y frunció el ceño cuando el Instructor llamó a
Ryan con ellos.
—Después de las últimas noches, por el bajo rendimiento y la
incapacidad de controlar a tu escuadrón eres degradado. Pecas, eres
el nuevo líder de escuadrón. —Tiró de la banda alrededor del brazo
de Justin y la ató a la de Ryan.
—Despedido.
Ambos hombres caminaron de regreso a la formación un poco
aturdidos. Ryan no quería ser el líder del escuadrón, y Justin estaba
enojado porque Ryan era el líder del escuadrón.
—¡FRONTAL DERECHA! —Gritó el Sargento Grabowski. El pelotón
se volvió como uno—. ¡Marcha hacia adelante!
Comenzaron por su izquierda y marcharon a través del patio.
En el segundo paso, Phillip comenzó a llamar la cadencia.
—Mamá, mamá, no puedes ver lo que el ejército me ha hecho
hacer—Su voz era poderosa.
Envió escalofriantes escalofríos por los brazos de Ryan. Se extendió
sobre su formación y en otros. Ryan creía que la voz de Phillip era
mejor para llamar la cadencia que la voz de cualquier Sargento en la 36
base. Quería mirar a su alrededor y ver lo que otros sentían cuando
oían a su Sargento de Instrucción llamar la cadencia, pero no lo hizo.
En cambio, él solo respondió de nuevo, como le habían enseñado.
—Mamá, mamá, no puedes ver lo que el ejército me ha hecho
hacer —Cada voz se levantó al hacerse eco de la llamada del 12/2018

Instructor.
Fue algo hermoso escuchar a todas esas voces unirse como una
sola. Fue ruidoso y orgulloso. Su bandera estaba siendo llevada al
frente, proclamando que todos los que los vieron eran C3/10.
QUERÍAN que la gente supiera quiénes eran.
—Mamá, mamá, no puedes ver lo que el ejército me ha hecho
hacer—repitió Phillip. Sí, Ryan podría escuchar fácilmente las
llamadas cadencias del hombre todo el día.
—Mamá, mamá, no puedes ver lo que el ejército me ha hecho
hacer.
—Mis jeans no puedo llevar, solo verde militar.
Ryan estaba comenzando a cuestionar seriamente su cordura. Él
realmente... Realmente quería escuchar esa voz susurrándole cosas
extremadamente sucias.
—Mis jeans no puedo llevar, solo verde militar.
Cuando llegaron al comedor, fueron despedidos y rompieron filas,
sacándose las suaves gorras de la cabeza cuando entraron al edificio
para el desayuno.

***

Después de la comida de la mañana, fueron llevados a la armería.


Finalmente estaban obteniendo sus M16. Todos estaban mareados
por ese hecho. Estuvieron las primeras dos semanas en las aulas
aprendiendo todo bajo el sol. Aprendieron el protocolo militar, la
37
forma correcta de decir la hora y el alfabeto del Ejército.
Parecía que el Ejército tenía una nueva forma de hacer todo. Ryan
tuvo algunos problemas con todo lo del reloj de veinticuatro horas,
pero con la ayuda de Patrick lo consiguió perfectamente. Brendon 12/2018
tuvo una gran cantidad de problemas con los rangos pero con la
ayuda de Ryan lo alcanzó. Patrick tuvo problemas con la prueba de
entrenamiento preliminar, pero Brendon y Kenneth lo ayudaron con
eso. Descubrieron que podían hacer casi cualquier cosa, siempre y
cuando todos trabajaran juntos. Incluso Grabowski los felicitó por su
trabajo en equipo. Justin se había retirado, justo después de que lo
habían despojado de su escuadrón.
Pero ahora estaban en camino a recoger sus armas y todos estaban
muy emocionados por eso. Cuando llegaron al lugar, King los detuvo y
Connelly entró al sucio edificio gris.
Salió con un M16 y se paró frente a ellos.
—Esto, recluta, es la parte más importante de su uniforme. Se
acostarán con él, comerán con él y cagarán con él. Se llama fusil. No
es tu pieza, y si escucho que cualquiera de vosotros, hijos de puta,
llamarla arma, le patearé el puto trasero tan rápido que hará llorar a
su mamá —Agarró su entrepierna y dijo: —Esta es mi maldita arma —
Luego levantó el M16—. Este es mi maldito fusil. ¿Lo tienen?
Todos respondieron en afirmación. Marcharon un una sola fila en el
edificio. Cuando salieron, cada hombre tenía una gran sonrisa en su
rostro. ¡Tendrían que dispararle a algo!
Ryan sacó su M16 con su kit de limpieza y suspiró feliz. Él realmente
se sentía como un soldado ahora. Patrick salió detrás de él.
—¡Tengo un arma! Nadie creería esto en casa. —Patrick se rió.
Murió en sus labios cuando escuchó un estampido sobrenatural. 38
—¡¿ARMA?!
—Joder —La sonrisa de Patrick cayó mientras giraba lentamente.
De pie a un metro de distancia, el Sargento de Instrucción Connelly
parecía francamente asesino.
—Lo siento, Sargento de Instrucción Connelly. Mi fusil, tengo un 12/2018

fusil.
Eso no fue del agrado de Connelly, ni un poco. Su ronda marrón
llegó peligrosamente cerca de la cabeza de Patrick.
—¿Qué diablos dije sobre tu maldito fusil?
—¡Es un fusil, no mi arma, Sargento de Instrucción Connelly!
—Está bien. ¡Date la vuelta y enfrenta a tu pelotón!
Ryan ni siquiera quería saber qué iba a pasar ahora.
El Sargento de Instrucción Connelly se inclinó hacia Patrick y Ryan
vio que los ojos de Patrick se abrían de par en par.
No tuvo que esperar mucho para ver qué haría Connelly con
Patrick.
Patrick corrió escaleras arriba y se detuvo justo frente a todo el
pelotón.
Él tenía su M16 en una mano, y su pene en la otra.
—¡ESTE ES MI FUSIL! —Gritó, sosteniendo el M16 en alto—. ¡Esta
es mi arma! —Tomó su polla en su mano y la sacudió frente a ellos—.
Esto es para matar —El M16 subió de nuevo, otra vez—. ¡Y esto es
por diversión! —Sacudió su polla de nuevo. Eso sucedió una y otra
vez. Hasta que incluso Ryan se sonrojó como un loco.
Cuando el Sargento de Instrucción Connelly despidió a Patrick, vino
corriendo.
—Amigo, maldita sea, casi me masturbo delante de todos —siseó
disgustado, con la cara roja. 39
Ryan rió disimuladamente pero no dijo nada.
—Ahora, todos somos hombres aquí. Quiero que nombre esta
hermosa pieza de maquinaria. Cuando vaya a ti, será mejor que
tengas un maldito nombre! —Gritó King.
Ryan parpadeó. ¿Un nombre? Santa mierda. Él pensó mucho en 12/2018

eso. Él lo llamaría Phillip, pero eso era demasiado raro.


—Bertha —gritó Kenneth. Jodido Kenneth la llamó “Bertha”. No
podía esperar para escuchar a Brendon. King le dio un poco de mierda
a Kenneth, pero se fue rápidamente.
—Sophia —respondió Brendon. ¿Sophia? ¿Brendon llamó a su
jodida arma “Sophia”?
—Peluche, te das cuenta de que tu chica probablemente esté
follando con tu amiga Jody en lugar de esperar a su novio, ¿verdad?
—King se rió. Habían encontrado el punto débil de Brendon y los tres
se deleitaban en ponerlo sobre el rubio.
Se acercó a Patrick y lo miró seriamente.
—Está bien, Gandhi, déjame escucharlo —Ryan se estaba poniendo
más nervioso por el momento. No estaba seguro de cómo diablos iba
a nombrar la maldita cosa.
—Terminator —respondió Patrick con facilidad.
—Ahora, ese es un jodido nombre. Gandhi, eso es genial. ¡Me
gusta! —King no se quedó mucho tiempo con Patrick.
—Bueno, Pecas, ¿qué va a ser?
Ryan se congeló. Él no había pensado en un nombre todavía. Estaba
entrando en pánico. Luego vino.
—Lo llamaré George —espetó.
King parpadeó un par de veces; su boca se abrió y se cerró. Luego
miró a Connelly, que tenía la boca abierta. Kenneth no fue tan
reservado y se echó a reír, seguido rápidamente por varios hombres 40
más.
—Lo llamarás “George” —dijo el Sargento King—. ¿Jodido
“George”? ¿Como de Loony Toons1?
La cara de Ryan se puso roja brillante.
—Umm, no, Sargento de Instrucción. George. Como... George 12/2018

Patton —recordó a uno la clase de Historia de EE. UU.


William le lanzó a Ryan una mirada escéptica, pero siguió adelante.
Ryan dejó escapar el aliento que estaba conteniendo. Patrick se
inclinó y le susurró al oído.
—De Loony Toons, ¿verdad?
—Joder, sí —murmuró Ryan.

***

Su primer BPF, que representaba la clase Básica de Puntería con


Fusil, era aburrida. Ryan estaba teniendo problemas con todo el
asunto de la limpieza. Había limpiado su fusil al menos cinco putas
veces. Cada vez, el maldito Grabowski jura que vio suciedad en el

1
N.T. En español Jorgito, uno de los sobrinos de McPato
cañón. Ryan no vio nada sucio. Demonios, se veía bastante limpio
para él.
Estaban sentados afuera, al lado de sus barracas, tratando de
limpiar a la perra de la forma que ordenó el Sargento Grabowski, pero
hasta ahora nadie, ni siquiera Patrick, había podido limpiarlos lo
suficiente.
Ryan echó una última mirada y caminó lentamente hacia Sargento
de Instrucción Grabowski.
Grabowski echó un vistazo a Ryan y estalló en una fuerte y 41
desagradable risa.
—Pecas, ¿crees que ya lo tienes? —Preguntó, luciendo muy
divertido.
Esa mirada hizo que Ryan se detuviera. Cuando el Instructor se veía
así, alguien iba a ser fumado. 12/2018

—¡Sí, el Sargento Grabowski! —Respondió. Al menos, esperaba que


estuviera listo. Tenía la sensación de que no sería una escena bonita
si no fuera así.
Phillip lo alcanzó y Ryan accidentalmente lo dejó ir demasiado
pronto. El fusil se estrelló contra el suelo. Sus ojos verdes se abrieron
con horror. Oh, mierda!
Mierda. Mierda. Mierda. Mierda. Ryan podía ver que la tormenta se
estaba gestando en la cara de Grabowski. Estaba tan jodidamente
jodido, que pasaría a la historia como el jodido más jodido del
pelotón. Incluso mientras lo pensaba, quería reírse. ¿Quién sabía que
podrías usar el polvo de muchas maneras creativas?
—¡Qué demonios, recluta Gracin! —Tronó Phillip, elevándose en
toda su altura. Él jodidamente se inclinaba sobre Ryan, y Ryan medía
más de metro ochenta.
—Yo... —Ryan no tenía nada que decir al respecto. En serio, ni una
maldita palabra para decir. ¿Cómo respondes exactamente a una
pregunta como esa, especialmente sabiendo que ibas a ser
asesinado?
—¿Tú qué? ¿Te acabas de dar cuenta de que eras un jodido que
acaba de dejar caer a su puto bebé en el suelo, y ni siquiera ha
recogido al hijo de puta todavía? —Phillip gruñó.
¿Su bebé? ¿El M16 era su bebé? Mierda, cada vez estaba más claro
que Grabowski estaba jodidamente loco. Ryan vio con horror cómo el 42
Instructor recogió el ar...er... fusil y ¡¡¡lo acunó como un jodido
bebé!!!
—Está bien, tigre. Este pequeño polvo no abusará nunca de tan
buena pieza de equipo del Ejército de los Estados Unidos. Entrenen
con el Sargento Connelly, observa el resto de los cachivaches. El 12/2018

soldado Gracin y yo tendremos un poco de tiempo a solas.


El pavor llenó a Ryan. Iba a tener un tiempo SOLO con el Sargento
de Instrucción Grabowski. Y Ryan dudaba mucho de que estuviera
lleno de abrazos y besos. La última vez que Brendon tuvo tiempo
“solo” con Grabowski, el pequeño rubio había regresado llorando y
temblando con tanta fuerza que todo el mundo estaba preocupado
de que tuviera un ataque de nervios.
Patrick y Kenneth estaban mirando. Podía ver a Patrick haciendo
muecas y Kenneth silbando. El bastardo probablemente estaba
silbando “Taps”.
Sabía que era malo porque el Sargento no le había devuelto su
M16. ¡Dios! Grabowski iba a matarlo con su propio jodido fusil.
Ryan estuvo detrás del Instructor de gran tamaño, haciendo
mentalmente su testamento. Le daría los calcetines y la ropa interior
a Brendon porque el chico estaba perdiendo constantemente la suya.
Su desodorante y artículos de tocador irían a Kenneth porque el
bastardo nunca olió bien. Y a Patrick, su mejor amigo obvio, él dejaría
todo su alijo de M&M y otros refrigerios variados que había logrado
esconder.
Cuando estuvieron lo suficientemente lejos como para satisfacer al
bastardo, se volvió de repente. Ryan saltó a 'atención' y miró al
frente. Estaba tan jodido.
Grabowski prácticamente arrojó el arma a las manos de Ryan.
—Sobre tu cabeza, recluta —ladró. 43
Ryan levantó el fusil sobre su cabeza.
—Presiona al cabrón, Gracin. Quiero que sientas el peso. Quiero
que te des cuenta de que esta jodida pieza de metal y plástico es lo
único que se interpone entre ti y la muerte. Cada vez que lo sueltas,
te estás matando a ti mismo o a alguien que dependerá de ti para 12/2018

protegerlos.
Grabowski ladró.
—Cuéntalos, joder.
—¡Uno! —Ryan gritó, mientras tiraba del fusil hacia abajo, y lo
levantaba en una sesión rápida. Hizo una pausa en la posición de
arriba.
—¡Quieto! —Ordenó Grabowski, y rodeó a Ryan—. Tu chico bonito
parece que te hizo pasar por la vida, sin darse cuenta de que hay
cosas más grandes que tu jodido ego. ¡Abajo!
Phillip lo estaba acosando como un puto león entrando por la
matanza. Ryan bajó el arma.
—¡Dos!
—¡Tratas este fusil como si fuera una perra! Un fusil como este no
es de una sola noche, Gracin. Este hijo de puta merece ser acariciado.
¡Bésalo como si lo quisieras de verdad, recluta!
Ryan parpadeó. ¿En serio quería que besara el maldito fusil?
Cuando Phillip lo miró, Ryan decidió que realmente quería que lo
besara. Entonces, se lo llevó a los labios y le dio un casto.
—Dime algo, soldado Gracin, ¿alguna vez has follado? ¿Y es así
como besas cuando lo quieres de verdad? Lo dudo seriamente. Eres
un puto coño virgen, ¿verdad?
Bueno, diciéndolo así, Ryan pensó que sí. Él nunca había estado con
una chica antes. Entonces, él era un coño virgen.
—¡Arriba! —Phillip se movió letalmente. Ryan estaba seguro de 44
que nunca vio a un hombre moverse con tanta gracia y sexo puro en
su vida. Rápidamente agarró el fusil de las manos de Ryan.
—Ahora, presta atención, recluta. Así es como lo besas para que
signifique eso —Phillip se inclinó y dio un beso suave pero igualmente
excitante en la M16 de Ryan. 12/2018

Los ojos de Ryan se agrandaron.


—Tú lo acaricias y lo amas, Gracin. No lo dejes caer en el maldito
suelo —Suspiró con disgusto—. ¡Abajo!
Bueno, para la forma de pensar de Ryan, si lograba que Grabowski
le volviera a mostrar ese beso, cuidaría muy bien a su bebé, porque la
perra había conseguido lo único con lo que había estado soñando
desde que vio al loco bastardo.
Quince minutos después, Ryan estaba arrastrando su trasero detrás
del Instructor, caminando silenciosamente de vuelta a su lugar.
¿Quién sabía que una mierda liviana como el M16 era tan
jodidamente pesada después de que levantara a la perra durante
veinte jodidos minutos seguidos?
—¿Fue bueno para ti? —Preguntó Patrick, con una sonrisa.

***
Iban por su cuarta semana y las cosas parecían ser más fáciles.
Incluso los Sargentos de instrucción retrocedían levemente. Ryan
seguía siendo el blanco de la mayoría de las bromas de Grabowski,
pero no era tan malo. Demonios, él estaba albergando un gran amor
por el hombre.
Patrick fue el primero en descubrirlo. Él simplemente sonrió a
sabiendas a Ryan y no dijo una palabra.
Era domingo por la tarde y tenían un 'día libre'. El Sargento de 45
Instrucción King, estaba adentro, en realidad haciendo el tonto con
algunos de los chicos.
Patrick, Ryan, Brendon y Kenneth salieron y se sentaron debajo de
un árbol.
—¿A dónde vas después de lo básico? —Preguntó Brendon. 12/2018
—Ft. Knox, soy 19D Cav Scout, —contestó Ryan.
—Amigo, yo también —exclamó Patrick. Ambos hombres se dieron
sonrisas.
—¿Qué hay de ti? —Preguntó Ryan.
—¡19D, lo mismo que vosotros! —Exclamó Brendon.
—91W, Ft. Sam Houston —Kenneth sonrió a Brendon—. Amigo,
vamos a necesitar tu mierda cuando estemos en el desierto.
—Ahh, demonios, ¿Kenneth va a ser un médico? —Patrick se rió.
—Demonios, sí, vosotros vais a necesitar a alguien que les arregle el
trasero cuando les disparen al infierno.
—Maldición, me estoy volviendo loco. Me pregunto si tienen
alguna idea de cuánto nos están matando? —Brendon gimió.
—Es su única misión en la vida. Jodidamente matarnos y hacer que
el Tío jodido Sam nos vuelva a armar —respondió Patrick.
—Hay un rumor de que Grabowski es gay —dijo Kenneth—. Es por
eso que es un culo duro. Le pone nuestro sudor.
—Oh, eso es una mierda. De ninguna manera puede ese hombre
ser gay. ¡Se toma demasiado en serio el hecho de ser un hombre! —
Exclamó Brendon—. ¿Qué dice tu gaydar? —Le preguntó a Ryan.
Ryan rodó los ojos.
—Tío, el hecho de que un hombre sea gay no significa que quiera
ser una jodida chica —dijo. Dudaba de que Grabowski fuera
homosexual, pero mierda, eso sería genial. Falló en objetar el 46
comentario de gaydar porque, bueno, para ser sincero, su gaydar
apestaba.
—Oigan, ¿escucharon sobre el Davis Club? Está en el camino y abre
los domingos. ¡Escuché que los Sargentos de instrucción ni siquiera
pueden entrar! —Dijo Kenneth. 12/2018

Los cuatro chicos se volvieron y lo miraron. ¿Sin Sargentos? Santo


cielo.
—Tenemos que ir —dijo Brendon, asintiendo con la cabeza
vigorosamente.

***

Todos decidieron arriesgarse a la ira de King, solo para entrar en un


lugar donde los instructores no podían ir. Usaron cada gramo de
conocimiento entre ellos para encontrar una manera de escabullirse y
dirigirse directamente al club.
Una vez dentro, todos sonrieron.
—¡Esto es jodidamente grandioso! —Gritó Brendon, por encima de
la música.
—Oh, Dios mío, ¿es eso una chica? ¡En serio, amigo! —Kenneth
golpeó a Patrick lo suficiente como para hacer tropezar al hombre
más pequeño—. Oh, jódeme. ¡Esa es una chica con tetas! —Durante
cinco semanas todos los chicos habían estado quejándose de la falta
de mujeres militares, o cómo las hembras que sí vieron daban
jodidamente más miedo que Grabowski, y estaba diciendo en su
conjunto jodidamente mucho.
Patrick estaba mirando a una bonita rubia, y le sonrió.
—Oh, sí, chicos, odio romper esto pero veo a una rubia y ella tiene 47
mi nombre por todas partes.
Dio un paseo, dejando al resto atrás. Poco después, Kenneth se fue
a hablar con otra chica.
Ryan y Brendon aún estaban cerca de la puerta.
—Amigo, ve a bailar. Estaré bien —convenció Ryan. 12/2018

—Nah, tengo a Sophia en casa; ella estaría enojada. Pero voy a


tomar unas copas, ¿vale? —Dijo Brendon, mientras reclamaban una
mesa abandonada. Ryan se sentó y golpeó sus pies con la música.
Tenía la sensación de que alguien lo estaba mirando. Pero pensó
que era su imaginación demasiado activa.
Él decidió que era un buen momento para ir al baño.
Antes de que pudiera llegar, sintió que un brazo fuerte extendía la
mano y lo agarraba. Se encontró contra la pared tan rápido que no
tuvo tiempo de hacer un sonido. Entonces ni siquiera pensó en hacer
un sonido cuando un par de labios duros se cerraron sobre los suyos.
En una situación normal, Ryan habría luchado contra el agarre, pero
había algo vagamente familiar en las manos que lo mantenían en su
lugar.
Una lengua empujó hacia atrás sus labios y lo desafió a responder.
Eso es todo lo que él necesitaba. Se sacudió a la vida y comenzó a
batirse en duelo con la lengua por el dominio. Un duro muslo se abrió
paso entre sus rodillas y las separó. Parecía que el beso nunca
terminaba, pero luego los labios abandonaron los de él y se
arrastraron hasta su cuello. Entonces esos labios encontraron los
suyos y el beso comenzó de nuevo con ambos hombres moliéndose
uno contra el otro.
Ryan gimió cuando la dura polla se frotó contra su pierna. Fuera
quien fuera, estaba colgando como un maldito caballo. Dios, pero él...
sí. Era todo lo que Ryan podía hacer para no suplicarle a su invisible 48
compañero de morreo que lo follara a una pulgada de su vida.
Ryan gimió en esa boca increíble. Esa boca lo estaba haciendo
olvidar todo menos el aquí y ahora. El beso fue caliente, exigente y
constante. El calor enrojeció el cuerpo de Ryan cuando su polla dio un
tirón. Dios, estar desnudo contra ese muslo. Las manos estaban 12/2018

recorriendo su cuerpo, dejando calor a su paso mientras se lanzaban


sobre él. Los labios volvieron a salir y Ryan tardó un segundo en
descubrir quién era el tipo con el que se estaba besando.
Abrió los ojos cargados de pasión y notó una cosa. Los labios
pertenecían nada menos que al Sargento de Instrucción Grabowski. Él
jodidamente se congeló. El objeto de su odio y lujuria estaba
mordisqueando un lado de su cuello y Ryan sabía que esto era todo
un error, pero maldito si lo detenía.
Él no necesitaba hacerlo.
El Sargento de Instrucción Grabowski se apartó y gruñó.
—Consigue a tus compañeros de batalla y regresa al cuartel —
Dicho esto, dejó a Ryan de pie allí, temblando y completamente
confundido. Se apartó tambaleándose de la pared y sacudió la cabeza
para despejarse de las nubes de lujuria que lo amenazaban.
Encontró a los chicos, les dijo que Grabowski estaba en el club, y
todos volvieron corriendo al cuartel. Afortunadamente, King no había
estado fuera para controlarlos.

***

Más tarde ese día, Grabowski llamó a una formación.


—A partir de ahora “Davis Club” está completamente fuera de los
límites. Si les encuentro allí, recibirán un Artículo Quince2. ¿Está
claro? —Ladró.
49
Cuando los chicos le dieron una afirmación los despidió para la
comida del mediodía.
Cuando Ryan se mordió los labios, no pudo evitar mirar al inquieto
Sargento de Instrucción. 12/2018

2
N.T. También conocida como Castigo No Judicial (NJP, por sus siglas en inglés), la
audiencia del Artículo 15 permite que la cadena de mando inmediata del infractor maneje "en
casa" los delitos menores que no requieren un juicio ni rompen otras regulaciones locales o
federales. En la Armada, una audiencia del Artículo 15 se llama Mástil del Capitán (o Mástil
del Almirante) según el rango del oficial al mando del miembro.
CAPÍTULO TRES

Al día siguiente, marcharon en una marcha. Todo el mundo estaba


tratando de ser varonil al respecto. Llevaban mochilas de veinte kilos
y sus relucientes nuevas M16A1. 50
Ryan mantuvo los pensamientos del beso tan lejos de su mente
como pudo. Era una maldita vergüenza que Grabowski pudiera besar
tan bien. Fue el mejor beso de la vida de Ryan. Lo devoró, lo hizo
querer más. Suspiró y volvió al camino.
Patrick parecía un poco incómodo, pero no dijo nada. Él solo asintió 12/2018

y mantuvo el ritmo con todos los demás.


Marcharon durante aproximadamente una milla antes de que Ryan
se diera cuenta de que se estaba poniendo realmente jodidamente
incómodo.
La suave gorra era pesada debajo de la olla de acero en la cabeza
de Ryan. Cuando comenzaron a usar el Kevlar había sido genial,
durante un total de unos veinte segundos, antes de que se dieran
cuenta de que las malditas cosas pesaban una tonelada y era
realmente molesto tenerlas subiendo y bajando sobre sus cabezas
mientras se multiplicaban en cualquier parte. Y la gente en serio no
quería que Ryan hablara sobre la jodida correa de la barbilla. La
maldita cosa no se rompería o se desataría a la menor provocación.
—Amigo, este metal está cavando en mi espalda —Brendon gimió.
Se removió con el equipo que se le pegaba directamente a la espalda
porque estaba en el fondo.
—Brendon, tenemos dos millas más. Si crees que voy a escucharte
quejarte como una perra durante las próximas dos millas, estás
tristemente equivocado —gruñó Kenneth. Él también estaba
incómodo—. ¿Cómo puede este puto fusil sentirse como si pesara
una puta tonelada?
Patrick caminaba lentamente y el sudor le corría por la cara.
—Mis botas de trabajo estaban muy sucias... No podía usarlas.
Estas malditas botas me están matando mis malditos pies —susurró.
Ryan miró a Patrick con simpatía. Uno no quería 'romper' un nuevo 51
par de botas durante una marcha.
Estaban todos en lados separados de la carretera a unos tres
metros de distancia. Mientras los Sargentos de instrucción estaban
muy lejos, se maldecían el uno al otro así.
Estaban completamente desprevenidos por el golpe repentino, 12/2018

explosión que estalló a su alrededor.


Grabowski apareció de la nada.
—Gracin, Smith, Murray, Roslin, están muertos. Acuéstense en el
camino.
Ryan parpadeó y se bajó en el camino. El resto hizo lo mismo.
Podía escuchar el gemido de Patrick desde donde yacía.
—¡RECOGIDA! —Ordenó el hombre más alto.
Todos los soldados comenzaron a llegar lentamente.
—Bien, ¿entonces ven a estos tipos muertos? Lo están porque
estaban demasiado ocupados hablando y no prestando atención a su
jodido entorno. ¡Eso significa que acaban de ser asesinados, junto con
la mitad del jodido pelotón! —Dijo Phillip—. Brodrick, Trainer,
Weatherly, Brody, pongan sus culos aquí y recojan sus armas y sus
mochilas. Esto es lo que sucede cuando estás jodiendo una verdadera
patrulla. Te mueres y luego otro coño tiene que tomar el maldito
relevo —Phillip los miró a los cuatro y exhaló un suspiro de disgusto.
Los otros cuatro soldados llegaron y se llevaron el equipo extra. Las
expresiones en sus cuatro caras eran tan tormentosas como el
infierno. Pagarían por esto, sin duda.
—Esperen a que el camión recoja vuestros culos, jodidos imbéciles.
La próxima vez piensen en el hombre que está a vuestro lado porque
ellos dependen de vosotros tanto como dependen de ellos vuestros
jodidos seres —Él asaltó y luego ordenó a todos que continuaran su 52
marcha.
Los cuatro hombres se miraron y suspiraron.
—Joder —Patrick gruñó y logró levantarse.
—Bueno, el metal ya no me está matando —dijo Brendon, tratando
de aligerar la situación en la que se encontraban. 12/2018

—Weatherly odia mis jodidas tripas de todos modos. Pondrá una


jodida serpiente en mi mochila, lo sé —Kenneth se quejó y se levantó.
Ryan sintió ganas de llorar. Odiaba que Grabowski los pusiera a
todos en el lugar.
Odiaba el hecho de que hubieran dejado que todos en el pelotón
cayeran aún más.
El Hummer militar se detuvo y William King bajó.
—Los cagones están en eso otra vez, ya veo. Entrad en el jodido
Hummer —gruñó mientras todos se arrastraban atrás.

***

Para cuando llegaron al barracón, los cuatro estaban nerviosos.


Ryan se acercó a Jason Trainer y le ofreció una pequeña sonrisa.
—Amigo, lo siento mucho.
—No te preocupes. Si Grabowski hubiera bajado hasta donde
estábamos, vosotros habríais estado llevando nuestras cosas —Jason
lo descartó con facilidad.
Kenneth y Brendon descubrieron que Weatherly y Brody no eran
tan indulgentes. Brodrick se limitó a encogerse de hombros, y le
entregó a Patrick sus cosas.
Una vez que todo se calmó, el Sargento Grabowski se paró frente a
ellos y les explicó lo que estaban haciendo allí. Pasar por la mecánica
del disparo. De nuevo. 53
Ryan estaba empezando a pensar que él, Grabowski, pensaba que
todos eran estúpidos, pero todo era así en el Ejército. Ellos explicaron
todo una y otra vez.
—Brody, Gracin, Smith, Roslin y Murray, sois los primeros —gritó
Connelly. 12/2018

Dejaron sus mochilas en el suelo y caminaron hacia los agujeros de


zorro en silencio. Sus LBE3 estaban apretados contra sus pechos. Era
la primera vez que tenían un “fuego vivo”. Ayer y la mayor parte de la
mañana habían estado practicando con una arandela balanceada en
la punta de sus armas y un juego de Nintendo seriamente jodido. King
dijo que era para ayudar a enseñar todos ellos cómo apretar el gatillo
sin sacudidas.
Se emparejaron con un Sargento de Instrucción y Ryan se encontró
detrás de Grabowski.
Ryan quería sonrojarse o algo así. Había intentado con todas sus
fuerzas olvidar esa pequeña escena en el Davis Club.

3
N.T.
—¿Qué haces antes de saltar al agujero de zorro?
—Explorar y asegurarse de que no haya arañas o serpientes —dijo
Ryan.
Cuando el hombre de cabello oscuro asintió, él hizo exactamente
eso.
Oyeron un grito poco masculino y Ryan supo que era Brendon. Él
estaba arrojando sus manos arriba y abajo animadamente.
Grabowski lo ignoró, pero Ryan casi se estaba riendo. Brendon
parecía y sonaba como una niña. 54
—¿Segundo?
—Me pongo los tapones para los oídos —Ryan los colocó y miró a
Phillip. El Instructor asintió y le hizo un gesto para que saltara.
—¡Carga tu arma! —Gritó Grabowski.
Ryan golpeó el cargador contra su Kevlar y luego lo insertó con un 12/2018

chasquido.
—Los objetivos aparecerán arriba y abajo. No dispares hasta que te
dé permiso —dijo.
El permiso vino rápido. El primer objetivo apareció a cincuenta
metros.
Bajó fácilmente bajo su tiro.
El pop, pop, pop al azar provenía de cada uno de los agujeros de
zorro.
Dispararon los primeros veinte y luego se llamó a un alto el fuego.
—Sal del hoyo y dispara desde la posición de decúbito prono4, —
gritó Phillip.
Ryan salió del agujero y se deslizó sobre su vientre. Usó sus brazos
para sostener el M16 y apuntó hacia el campo.

4
N.T. Posición tumbado boca abajo
—¡Recargar!
Ryan lo hizo de nuevo y dispararon las últimas veinte balas.
—Cesa el fuego —Phillip gritó—. ¡Suelten los cargadores! —Se puso
de pie y luego gritó: —¡Revisen sus balas!
Hicieron lo que les dijeron y luego los pusieron de regreso en la
parte trasera.
Antes de que dejaran el campo de tiro, Grabowski se aseguró de
que no quedaran balas en las armas.
Regresaron al área de preparación y se sentaron. 55
—Murray, ¿por qué demonios gritaste como una niña? —Preguntó
Kenneth.
—Hubo una jodida serpiente en mi agujero. Connelly realmente
quería que yo entrara y la sacara —Brendon se estremeció y los
demás se rieron—. Cogió un puñal y la sacó sin siquiera decir una 12/2018

palabra —Hubo una especie de sobrecogimiento en la voz de


Brendon cuando dijo eso.
Patrick solo sonrió.
—Ahora, eso es gracioso —Resopló, haciendo que los demás se
rieran.
—¿Cómo crees que lo hiciste? —Les preguntó Brendon.
—Como el culo. Tuve un fallo de encendido y no pude terminar las
últimas 15 rondas —dijo Kenneth, sombrío.
—Solía salir a disparar con mi papá a casa. Espero que lo haya
hecho bien —dijo Ryan.
—Creo que disparé bien a los objetivos cercanos, pero fallé por
completo en los 200 metros o más —dijo Brendon.
Patrick solo se encogió de hombros.
—Creo que lo hice bien.
Podían escuchar el pop, pop, pop del siguiente grupo y cayeron en
un cómodo silencio.

***

Después de que todos dispararon, King se levantó y anunció los


puntajes.
—Brody - 25, Gracin - 17, Roslin - 15 Murry - 30, y jodidamente
excepcional, Smith - 40 - una actuación perfecta —King incluso
disparó a Patrick una sonrisa.
56
El nativo de Oklahoma sonrió ampliamente, sus ojos azules
bailando.
—¡Gracias, Sargento de Instrucción!
Ryan felicitó a su amigo y luego hizo un puchero porque parecía 12/2018
que todo ese tiroteo que había hecho con su padre era inútil.
—Es hora de adoctrinarles en la excelente cocina militar llamada
MRE —dijo King, con una sonrisa. Tres cajas se trajeron y se colocaron
enfrente de la formación—. Caminarán hacia la caja en una sola fila y
tomarán la primera que vea. Si veo a alguno de vosotros siendo una
perra y escogiendo lo que quiere, sacaré su trasero de la fila y lo
obligaré a ver cómo todos los demás comen su comida.
Después de que todos agarraron una de las comidas cubiertas de
plástico, todos se sentaron alrededor. Sorprendentemente, los tres
Sargentos de instrucción se unieron a ellos.
Ryan leyó lo que tenía en el sello que tenía delante.
—¿Atún a la King? ¿Tengo jodido atún a la King? ¿En serio?
Brendon soltó una carcajada.
—Pecas, esa es la comida de los dioses —dijo Phillip, con una
pequeña sonrisa burlona en la cara—. Si no lo quieres, siempre
podemos devolverla. No te importa esperar hasta la cena en el
comedor, ¿verdad?
—No hay problemas con el atún para mí, Sargento de Instrucción —
dijo rápidamente Ryan.
Si no comía pronto, estaba seguro de que mataría a Murray y se
comería el bazo. Ni siquiera pensar eso lo hizo detenerse. Bueno,
mierda, Grabowski lo estaba volviendo loco.
—¡Tío! Tengo cerdo —dijo Brendon felizmente. Él comenzó a
abrirlo y descubrió que era mucho más fácil decirlo que hacerlo. 57
Después de dos minutos de pelear con el plástico, se enojó.
Finalmente sintió la elasticidad del plástico. Su bistec de cerdo salió
volando por el aire y aterrizó limpiamente en el suelo.
—¡Ay! Eso apesta —Kenneth se rió. Él tenía su queso abierto y lo
estaba extendiendo a través de la galleta dura. 12/2018

Brendon parpadeó y procedió a recoger la carne de cerdo, limpiar


toda la suciedad, verterla bajo el agua de su cantimplora y luego
comérselo.
—Creo que esto se hizo cuando mi abuelo estaba en el ejército —
Patrick dijo, mirando una sustancia que se parecía a los espaguetis. Él
tomó un pequeño bocado e hizo una mueca—. O tal vez la sea
anterior a la guerra civil.
—Chicos, no sabéis lo fácil que lo tenéis —dijo King—. Tenéis
calentadores. Cuando me uní comíamos este delicioso helado de
comida —Los otros dos Sargentos asintieron con la cabeza.
Brendon dejó escapar un chillido y levantó su tesoro.
—¡Mierda! ¡Tengo M&M!
Todos los hombres del pelotón se volvieron y miraron al rubio.
—Te odio —murmuró Ryan, pensando que ahora sería un buen
momento para cortar el bazo de Brendon y robar los putos M&M.
Miró en su espalda y encontró los dulces difíciles de comer. Eran
como Jolly Ranchers, pero no tan buenos.
Kenneth finalmente abrió su comida y se atragantó.
—¿Qué es? —Lo mantuvo abierto para que los demás pudieran
examinarlo.
—¿Una bola de pelo? —Ryan adivinó.
—Vomito de perro —dijo Patrick.
Phillip se inclinó y tomó la bolsa de Kenneth. Su sonrisa fue amplia
cuando la devolvió. 58
—Tortilla de huevo. El mejor maldito MRE del mundo —al oírlo,
Connelly y King se atragantaron.
Kenneth lo miró fijamente. Ryan podía decir que estaba en guerra
consigo mismo. Él podría sufrirlo o comerlo. Un ruido sordo en el
estómago de Kenneth resolvió el debate para él y se metió dentro. 12/2018

Parecían los M&M de Brendon lo habían vuelto estúpido porque


levantó la mirada hacia los Sargentos y abrió la boca.
—¿Cómo es? El trato real. No todo lo básico y todo eso, sino
cuando realmente estamos haciendo nuestro trabajo.
Se hizo el silencio sobre el pelotón. Ryan se preguntaba si podrían
esconder el cuerpo de Brendon en algún lugar del bosque. A él le
pareció una maldita buena idea.
Connelly se aclaró la garganta, limpiándose la boca al mismo
tiempo.
—Una vez que estés en tu unidad, descubrirás que todo lo que te
enseñen aquí simplemente hará clic en su lugar. CTB5 y EIA6 te
brindarán conocimientos básicos, pero en tu unidad es donde
realmente aprenderás tu trabajo.
5
N.T. Combate Técnico Básico
6
N.T. Entrenamiento Individual Avanzado
—Mi consejo para todos y cada uno de vosotros es mantener la
boca cerrada y aprender de aquellos que han estado allí —agregó
King.
—La cohesión de la unidad es diferente en todas partes. Algunas
unidades se cuadrarán y otras querrás tomar una bazuca y volarlas en
pedazos —dijo Grabowski.
Parecía que Brendon había comenzado algo. Otro hombre hizo otra
pregunta y eso llevó a otra, y a otra. Los Sargentos de instrucción
responderían a cada pregunta y por un momento no se veían como 59
idiotas sádicos que se alimentaban de la miseria de los reclutas, sino
solo hombres regulares.
No duró mucho.

*** 12/2018

En el camino de vuelta fueron recogidos por las cinco toneladas y


conducidos de regreso a sus cuarteles. Patrick cojeaba bastante
cuando llegaron a su habitación.
Su habitación estaba destrozada.
Artículos personales se extendían por todo el suelo.
—¡Oh, mierda! —Exclamó Kenneth—. ¿Cuál de vosotros se olvidó
de cerrar con llave su casillero?
Ryan se sonrojó de un rojo brillante. Echó un vistazo a su cama y
soltó una maldición vil.
—Oh, mierda. Mierda. Mierda. Estoy muerto. Estoy más muerto
que muerto.
Patrick cojeó hasta su cama y se echó a reír.
—TE DIJE que no los escondas en tu casillero.
Sobre su cama había cuatro envoltorios de Three Musketeers, dos
paquetes de Twizzle vacíos, un paquete Gummy Bear y una lata de
refresco que había comprado en el PX. Directamente delante de los
envoltorios había una nota:

Gracias por los bocadillos, Pecas.


Saludos
Tus amistosos Sargentos de instrucción.
60
—¿Dejaste tu casillero abierto con esa mierda dentro? —Brendon
resopló.
Ryan asintió con la cabeza.
—Fue lo bueno también. COMIERON mi comida.
—Tu contrabando te refieres. ¿Cierto, Pecas? 12/2018

Ryan palideció y tragó saliva.


Grabowski entró a la sala y todos fueron al “Descansen”.
—Ahora, ya hemos hablado de esto. Parece que Pecas no lo
entendió la primera vez —afirmó. Caminó lentamente hacia Ryan
hasta que estuvo a centímetros del joven—. Cae, Gracin.
Ryan cayó. Para su sorpresa, Brendon, Kenneth y Patrick hicieron lo
mismo.
—Ahora, no hagan eso, chicos. Me traerá una lágrima a la vista —El
Sargento Grabowski se burló—. ¡Abajo!
Los cuatro bajaron y se mantuvieron allí.
Continuó hasta que los cuatro sudaron y jadearon.
—Tienen quince minutos para terminar con este lío.
Él los levantó y se fue. Su voz en auge anunció que las inspecciones
comenzaron en quince minutos.
***

Esa noche Ryan tenía deber de guardar la puerta de los barrancos.


Su turno fue de 1200 en la mañana a 0100, justo después de Patrick.
Esa noche, Phillip se quedó con los reclutas. Estaba malditamente
nervioso por alguna razón, tal vez porque en la noche, cuando su
cabeza estaba libre de todos los acontecimientos del día, recordaba
ese maldito beso.
El Sargento de Instrucción no lo había mencionado y Ryan estaba
seguro de que no iba a hacerlo.
61
Patrick lo despertó y Ryan se deslizó hasta el escritorio con un
bolígrafo y papel. Podía escuchar conversaciones suaves provenientes
de la oficina y pensó que Grabowski estaba mirando televisión. Ryan
mataría por poder ver algunos minutos de televisión. Demonios, 12/2018
incluso echaba de menos las noticias. La puerta se abrió de repente y
fue confrontado con Grabowski.
—Gracin —fue recibido.
—Sargento de Instrucción, ¿hay algo con lo que pueda ayudarlo? —
Preguntó cortésmente.
—Nah, entra —Grabowski hizo un gesto para que entrara en la
oficina. Estaba sorprendentemente limpia. —¿Cómo va el
entrenamiento? —Preguntó Phillip; mientras se sentaba a pulir sus
botas.
—Está yendo bien, Sargento Grabowski —dijo Ryan, mientras
permanecía de pie. El otro hombre le hizo un gesto para que se
sentara. Los ojos de Ryan se desviaron del Instructor, que se veía
malditamente bien en los shorts negros de entrenamiento preliminar
y la sencilla camisa blanca que llevaba puesta.
La oficina era bastante grande. Al lado del escritorio había un gran
catre. Supuso que era allí donde dormían los tres cuando se quedaron
a pasar la noche.
—Bien —dijo Grabowski con una sonrisa. Desapareció cuando abrió
la boca de nuevo—. Ese beso nunca debería haber sucedido y
lamento ponerte en esa posición.
La boca de Ryan se abrió y miró al hombre de pelo oscuro.
—Umm. Está bien. Lo sé... —dijo, tratando de no parecerse a una
niña de trece años. Si el hombre tenía alguna idea de lo jodido que le 62
había dejado ese beso, no quería saberlo.
—Tienes potencial, Gracin. Potencial real.
—¿Gracias? —Respondió Ryan. Él estaba estupefacto y
simplemente no estaba seguro de qué decir.
Miró hacia el televisor y su boca se abrió. 12/2018

—¡Mierda! ¿Es eso un partido de fútbol?


Phillip rió con voz ronca.
—Sí, mi madre tiene DVR y luego me graba los juegos para poder
verlos.
Ryan sintió ganas de llorar.
—¿Es ese el estado de Ohio? —Siendo un chico de Ohio él, por
supuesto, enraizado para los “Buckeyes”.
—Estado de Ohio contra Texas—. Phillip rió más fuerte cuando
Ryan casi comenzó a babear—. Texas como ganó. Te gusta Texas,
¿no?
Ryan negó con la cabeza.
—Soy de Columbus, Ohio.
—¡Oh Dios, no es de extrañar! Todo tiene perfecto sentido ahora —
Phillip sonrió y tomó un par de pantimedias.
Ryan estaba a punto de preguntar que qué tenía sentido, pero vio
las pantimedias. Él parpadeó y luego miró hacia otro lado.
—Pecas, las pantimedias aplica el mejor brillo del mundo en estas
botas —Phillip le informó—. Ve a buscar tu kit y tus botas. Bien podría
mostrarte cómo se hace.
Ryan corrió escaleras arriba e hizo lo que le dijeron. Cuando regresó
vio que la pantimedia había sido cortada y que una pierna estaba en
el sofá al lado de donde había estado sentado.
Pasó los siguientes cuarenta minutos aprendiendo el valor de un 63
escupitajo y una pantimedia.

12/2018
CAPÍTULO CUATRO

El entrenamiento preliminar de la mañana fue un tormento,


especialmente porque King era quien dirigía el grupo Alpha en el que
estaba Ryan. Empezó a avanzar lentamente y aumentó el ritmo
gradualmente. Su voz era fuerte y enérgica cuando comenzó a llamar
la cadencia. Una milla y el bastardo cambió cadencias. Ryan 64
realmente quería matarlo.
—¡El hombre de acero es Superman!
—El hombre de acero es Superman —llegó el grito de quince voces.
—Pero él no es rival para un Instructor militar.
—¡Pero no es rival para un Instructor militar! —El hecho de que 12/2018

King todavía corriera sin sonar sin viento le demostró a Ryan que el
bastardo probablemente era, de hecho, Superman.
—Si Superman y yo vamos a luchar.
—¡Si Superman y yo vamos a luchar!
—En la cabeza con kriptonita le voy a dar.
—En la cabeza con kriptonita le voy a dar —Ryan apenas pudo
repetir eso. El Sargento King parecía que estaba tratando de matarlos.
Llegaron a un pequeño edificio y Ryan lo miró cautelosamente. Ya
podía ver otros pelotones en fila. Parecía que cada hombre iba a salir
corriendo tan pronto como se girara el Instructor.
Les dieron la orden de estar “descansen”, así que Ryan miró
alrededor y tiró de su uniforme. Odiaba correr en traje completo.
Sentía que sus pies se iban a caer y había sudado en lugares en los
que no se daba cuenta de que podía sudar. Quería pegar a Brendon
porque era todo sonrisas.
—NBQ7 hoy. ¡Estoy un poco emocionado! —Dijo Brendon.
—Oh, chico, así es como quiero pasar un día. Con espuma en la
boca, moqueando y cegado —declaró Patrick.
—¡FORMEN FILAS!
Todos corrieron a la formación y esperaron.
—Hoy reclutas, se están dirigiendo a su propio infierno personal. Se
llama La Cámara de Gas —anunció King y Ryan podría jurar que el
hombre tenía un brillo malvado en sus ojos—. Tratarán mi cámara de
gas si fuera mi maldita casa, ¿entendido? No habrá vómitos, bufidos o 65
llanto en mi casa. ¿Entendido?
Ryan estaba preocupado. Oyó un grito muy poco masculino
proveniente del otro lado del edificio.
—¿Sargento de Instrucción Grabowski, cualquier cosa que quiera
decir? —King llamó. 12/2018

—Una cosa. Solo asegúrense de respirar jodidamente profundo.


Estaré en la habitación con vosotros y me harán feliz o vamos a estar
allí por un buen rato.
—¡GAS, GAS, GAS! —Gritó el Sargento de Instrucción Connelly.
Todos se lanzaron hacia sus máscaras de gas.
Dicho esto, fueron colocados en filas para entrar a la cámara.
Cuanto más se acercaban al edificio, más el gas los afectaba. Ryan
podía sentir su piel picando. Parecía que el sudor que lo embargaba
estaba capturando cada molécula de gas y atrapándolo contra su piel.
—Amigo, esto apesta —le susurró a Patrick. Aunque tuvo que
admitir que todos ellos de pie con máscaras de gas emitidas por los
militares eran bastante graciosos. Todos parecían estar en una
posición para la próxima “Guerra de las Galaxias”.

7
N.T. Nuclear, Biológico, Químico
Los ojos de Patrick lo miraron fijamente.
—Y el puto Brendon está rebotando como un pinball.
—Va a empeorar —dijo sombríamente Kenneth—. Siempre
podríamos matarlo y decir que fue un accidente —Miró a Brendon,
que todavía no se había calmado.
Los cuatro, más Brody y Weatherly, ingresaron juntos. Ryan no
pensó que fuera tan malo hasta que el gas se adhirió a su uniforme,
enterrándose profundamente en su piel. Maldita sea, eso fue
bastante incómodo. Él se estremeció cuando la puerta se cerró y algo 66
se presionó contra ella.
—¡Romped el sello, reclutas! —Él miró hacia arriba y condenado si
Grabowski no estaba caminando por la habitación como si estuviera
respirando aire fresco. Todos se quitaron sus máscaras.
Él bajó la línea lentamente. Ryan maldijo el hecho de que él era el 12/2018

último hombre de mierda en la cámara. Podía oírlos ahogarse y


escupir. Vagamente se preguntó si King podría ver que, de hecho,
escupían en su casa.
Patrick estaba teniendo dificultades para abrir los ojos. Kenneth no
pudo decir “Roslin” para salvar su vida. El maldito Brendon acaba de
pasar a través de esa maldita mierda. Brody estaba realmente
llorando y Ryan estaba seguro de que su muerte estaba en las cartas.
El gas pareció congelarse frente a sus ojos solo para estallar justo
debajo de su jodida nariz. Lo soportó, inclinándose y esperando no
vomitar. Escupir en la casa de King ya era bastante malo. Él no quería
saber qué sucedía si vomitabas.
—Bien héroe, abre los ojos y respira profundo. ¡Fecha de
nacimiento, número de la seguridad social, nombre completo! —
Ladró Phillip. Sonaba como si estuviera afuera, que el gas ni siquiera
lo estaba tocando. Esa mierda no era justa. Ryan abrió violentamente
sus ojos y quiso maldecir. El bastardo ni siquiera tenía una mueca en
la cara.
—Vamos Pecas, te estamos esperando. No quieres que tus amigos
sufran más, ¿verdad? —Preguntó, con una sonrisa irónica firmemente
plantada en su rostro. Cabrón.
Ryan luchó por hacerlo.
—01 de marzo de 1982 —Tosió. Se atragantó con un trozo de saliva
que pareció acumularse en el medio de su garganta. Él repitió su
número de la seguridad social. Después de otra ronda de piratear y 67
toser, finalmente sacó su nombre completo.
Cuando finalmente terminó, Grabowski fue hacia la puerta trasera y
la golpeó.
La puerta se abrió de golpe y todos estaban corriendo para salir.
—¡Jodidamente andando! —Ordenó Grabowski. Entonces, en lugar 12/2018

de una carrera lenta, hicieron una caminata rápida hasta que el aire
los golpeó.
—¡Santo cielo! ¡Esta mierda es una mierda! —Gritó Patrick
mientras trataba de evitar que los mocos golpearan su boca. Su rostro
fue rastreado con lágrimas y otras sustancias que era mejor que
ignoraran. Agitó sus brazos ampliamente como les dijeron que
hicieran más temprano esa mañana.
Kenneth atropelló a Brody, haciendo que el otro hombre cayera al
suelo mientras tropezaba e intentaba frotarse los ojos. Eso fue un
gran error. Una fracción de segundo más tarde, los aullidos de
Kenneth llenaron el pequeño claro.
—¡No te frotes los ojos, idiota! —Ladró Connelly—. ¡Estúpido
jodido recluta! —Connelly agarró a Kenneth con una mano y su
cantimplora con otra. Él comenzó a verter el agua fría sobre los ojos
del otro hombre.
Ryan salió y caminó ciegamente hacia adelante o tan recto como le
pareció a él. Estaba agradecido por sus feos BCG en ese momento,
principalmente porque las lágrimas corrían por su rostro. Espuma
salió de su boca como si fuera un perro rabioso. Él solo oró para que
nadie le disparara.
Escuchó a Brendon maldecir y luego un rápido golpe.
—¡MALDITA SEA! ¡PELUCHE, ACABAS DE CORRER JUSTO EN EL
SARGENTO MAYOR OAK! —gritó King, mientras intentaba levantar a
Brendon del suelo frente a un enorme roble. 68
Brendon estaba tartamudeando y murmurando. Ryan resistió el
impulso de frotarse los ojos. Estaba pensando que tal vez valiera la
pena el dolor al ver de qué demonios estaba haciendo Brendon.
—¡DISCULPATE CON EL SARGENTO MAYOR DERECHO,
JODIDAMENTE AHORA, PELUCHE! 12/2018

Brendon masculló una rápida disculpa al Sargento Mayor.


King luego cambió de tornas.
—Peluche, maldito idiota, ¡es un puto árbol!
La visión de Brendon pareció despejarse porque se volvió y miró al
árbol.
—Es un árbol —repitió tontamente.
—No mierda, héroe. Es un jodido árbol —Dicho esto, King dejó a
Brendon solo para atender a un nuevo grupo de reclutas recién
llegados que salieron de la cámara.
—Gracin, agita tus brazos como un pájaro, vamos. ¡Joder!
Connelly gritó desde su lugar al lado de Kenneth, quien aún
gimoteaba.
Ryan no estaba seguro por qué diablos, pero levantó los brazos y
comenzó a aletear. Instantáneamente se sintió como el idiota más
grande del mundo.
Después, todos estaban sentados a la sombra.
—Santo infierno, que mierda joder —murmuró Brendon.
—Al menos no te frotaste los ojos. Eso realmente duele —gruñó
Kenneth.
—Tampoco te encontraste con el Sargento mayor Oak, Kenneth.
Brendon suspiró.
—¿Y cómo se quedó Grabowski en ese lugar tanto tiempo? Cuando
salió parecía aburrido como el infierno.
—Viven para que parezcamos idiotas —murmuró Ryan. Miró a 69
Patrick y se rió—. ¿Qué pasa?
Patrick tenía una mirada divertida en su rostro.
—Amigo, vomité en la casa de King—, dijo, haciendo reír a todos de
nuevo.
12/2018
***

Esa noche, después de llamar por el correo, el Sargento de


Instrucción Connelly se quedó y charló con ellos. Ryan tuvo que darle
crédito al hombre. Él era gracioso como el infierno.
Él les estaba contando historias de su primera gira en Iraq.
Fue personal. Hizo que cada uno de ellos sintiera que no solo eran
reclutas. Finalmente eran soldados.
Ryan se rió cuando Connelly comenzó a hablar mierda sobre los
“Scouts”.
—Jodidos crujentitos, piensan que son malditamente geniales —
dijo Connelly, usando el término “crujentitos” como un nombre
despectivo para los “Scouts”.
Hubo un resoplido en la puerta y todos los ojos se volvieron hacia
Phillip Grabowski.
—Nosotros somos malditamente geniales —Él sonrió—. Tan
jodidamente geniales que cuando sacas un tanquero de su tanque y
lo metes en un Humvee, se esconden detrás de los chicos grandes y
rezan para que no nos olvidemos de sus traseros.
—Oh, ahora, mira, tienes que venir y cortarle el rollo a uno —dijo
Connelly con tristeza.
—¿Eso es? ¿Eso es todo lo que podrías pensar? —Preguntó Phillip,
su sonrisa se amplió a su brillo más enloquecedor.
Esa jodida sonrisa devolvió a Ryan a su mente. Esa boca debería ser 70
ilegal.
—¡NO! —Llegó un rugido desde su izquierda que lo trajo de vuelta
al presente.
Miró a Brendon que estaba mirando con los ojos muy abiertos una
carta en su mano. El papel revoloteó de sus dedos. Salió corriendo 12/2018

por la habitación, entrando rápidamente en Grabowski sin siquiera


darse cuenta.
Ambos Sargentos parecieron sorprendidos, pero Grabowski se
recuperó primero. Él se fue detrás de Brendon.
Ryan se levantó.
—Siéntate, chico bonito. Big Daddy se ocupará de tu novia —
Connelly ordenó.
Ryan no quería seguir esa orden, pero lo hizo. Él volvió a sentarse y
tomó la carta. La abrió mientras Connelly comenzaba otra historia.

Querido Brendon:
Sé que esta es una manera horrible de hacer esto, pero no tengo
ninguna otra elección. Me enamoré de alguien más. Sé que prometí
que no haría esto, pero no pude evitarlo. Él está aquí y tú no. Necesito
a alguien aquí, Brendon. No a alguien a cientos de millas de distancia.
Espero que entiendas.
Sophia

Ryan mordió una maldición y miró a Patrick.


—¿Rompió? —Patrick articuló.
Ryan lo confirmó con un breve asentimiento de cabeza. Patrick
frunció el ceño y señaló con la cabeza a Kenneth. Todos querían salir
de la habitación para poder ver a su amigo. 71
Connelly suspiró y llamó la atención de Ryan. Él movió su cabeza
hacia la puerta. Ryan se levantó y salió por la puerta.
Aminoró su paso y se paró fuera de la habitación. Se sorprendió al
escuchar a Grabowski hablando.
—Murray, esto sucede todo el tiempo. Cuando fuimos enviados a 12/2018

Iraq, varios tipos tenían esposas solicitando el divorcio. No puedo


decirles cuántos chicos tuvieron chicas rompiendo con ellos durante
la mitad de la gira diciendo que era demasiado difícil de tratar —dijo
Grabowski. Su voz era tan suave y relajante. Ryan no podía creer que
fuera el mismo hombre que les gritaba órdenes todo el tiempo.
—¿Pero por qué ahora? ¿Por qué no pudo hacerlo? —Preguntó
Brendon. Ryan podía escuchar lágrimas en su voz.
—Es mejor ahora, Murray. Créeme. No querrás estar en la caja de
arena y obtener ese tipo de carta —Había algo que tintineaba la voz
de Grabowski que le dijo a Ryan que Phillip había sobrevivido a eso.
Ryan se acercó a la puerta, justo a tiempo para tener una cara llena
de Grabowski.
—Pecas —lo saludó con una pequeña sonrisa en los labios.
Era lo más cercano que Ryan había estado del Instructor desde 'el
beso'.
—Sargento de Instrucción Grabowski —dijo Ryan. Sabía que
debería estar allí con Brendon, y justo después de memorizar el olor
del moreno.
El Instructor se fue sin otra palabra. Ryan entró y miró a Brendon.
—Hola amigo —dijo en voz baja—. Lo siento por tu chica.
—No me importa —dijo Brendon, el sonido amortiguado por la
almohada que estaba sosteniendo sobre su cabeza.
—Apesta, pero después de que te hayas arreglado todo estará
llorando porque no puede tenerte, amigo —dijo Ryan. Realmente 72
apestaba en consolar a alguien.
Patrick y Kenneth entraron a la habitación unos minutos más tarde.
Kenneth apartó a Ryan y se sentó.
—¿Sabes qué? Que se joda. Las chicas como esa chica las hay por
miles. Brendon, saldremos después de lo básico y follaremos a la 12/2018

primera chica que veamos. Entonces vamos a brindar por esa perra ex
tuya —dijo amargamente.
Ryan asintió con la cabeza.
Kenneth resopló hacia Ryan.
—Te encontraremos un hombre.
Ryan lo tiró.
Patrick solo se rió.
—No vale la pena.
Brendon le quitó la almohada de la cara.
—Chicos, no ahora, ¿de acuerdo? Solo... no ahora.
Los tres suspiraron y asintieron. En silencio, todos se prepararon
para la cama.
CAPÍTULO CINCO

Brendon tardó unos días en volver a su yo normal. Los instructores


no se detuvieron hasta que lo único en lo que Brendon podía pensar
era en cuadrarse para librarse de los tacleos. Ryan sintió lástima por 73
el chico, pero bueno, los instructores parecían saber lo que hay que
decir y hacer. Para el segundo día, Brendon ni siquiera volvió a
mencionar a Sophia.
Esa mañana Patrick y él sacaron el servicio de cocina. Para la forma
de pensar de Ryan, fue genial. Se levantaron y se vistieron. Una vez 12/2018

en el comedor, notaron quién estaba a cargo. No era otro que el


Sargento Grabowski.
—Aww, joder. Esperaba a alguien más —dijo Ryan en voz baja.
—Demonios, solo quiero que la gente vea lo jodidamente loco que
está, para que no crean que estoy loco cuando se lo diga —dijo
Patrick, mirando a los demás mientras miraban al Instructor, que
según se dice estaba loco.
—Apuesto a que no tienen idea de lo loco que está —dijo Ryan.
—¡Formen filas! —Gritó Grabowski.
Todos los soldados que informaron para el servicio de cocina
cayeron en formación y esperaron instrucciones.
—Mi nombre es Sargento de Instrucción Grabowski. Sé que a la
mayoría de vosotros les gusta el servicio de cocina porque es muy
divertido. Bueno, estoy aquí para hacerles cambiar de opinión. Hoy
espero que este lugar funcione sin problemas. ¿Se entiende esto?
—¡Sí, Sargento de Instrucción!
Rápidamente todos fueron asignados a diferentes deberes. Ryan
estaba trabajando con un chico de Delta. Era todo lo que podía hacer
para no matar al bastardo. Él era un maldito idiota.
—Entonces, amigo, ¿cómo es ese tipo?
—Es un Sargento de Instrucción —dijo Ryan cansado. Él iba a matar
a alguien. El tipo no se había callado desde que comenzaron a pelar
patatas. Patrick entró con una bandeja de huevos revueltos. Él rió
cuando Ryan hizo contacto visual. 74
—¡No, escuché que mató a un chico! —Dijeron Matt o Mark.
—Creo que es un rumor —murmuró Ryan. Realmente no estaba
seguro de si era un rumor o no, pero le molestaba un poco que otro
soldado de una unidad de mierda completamente diferente estaba
diciendo una mierda sobre SU puto Instructor. 12/2018

—Dicen que es un verdadero bastardo. Tuvimos suerte y obtuvimos


al Sargento Davis. Él es malditamente genial.
Ryan se mordió el labio para evitar defender al tipo que había
convertido su vida en un infierno hasta el momento.
—Odiaría estar atrapado con un cabrón loco como Grabowski.
—¡Tío! —Dijo Ryan, mirando al tipo—. No lo conoces.
No es que Ryan lo hiciera tampoco, pero aún así.
—Así que cierra tu jodida boca.
—¿No hay suficiente trabajo, reclutas?
Jodidamente genial. Ryan suspiró. Ambos chasquearon sus bocas.
—Recluta... ¿Qué mierda? Recluta, responderás por Sin Nombre
porque ese es el nombre más jodido del mundo —dijo Grabowski,
mirando al soldado con el que Ryan estaba hablando—. Todos
quieren decirme de qué estaban hablando.
El recluta Sin Nombre parpadeó y negó con la cabeza. Sus ojos se
abrieron y Ryan sintió ganas de reírse. Su Sargento de Instrucción aún
no se había calentado.
—Pecas, ¿quieres decirme?
Ryan podría decirle o no. Fue una situación sin salida. Por un lado,
podía quedarse con el Sargento de Instrucción y decirle de qué estaba
hablando el soldado o podía mentir.
—Déjame adivinar. ¿Sin Nombre aquí quería hablar de los
instructores? 75
Grabowski dijo a sabiendas.
—¿Has oído que soy un loco, Sin Nombre?
Ryan dejó escapar un soplo de aire. Grabowski no lo hizo responder
la pregunta.
—Sí, Sargento de Instrucción Ga... Gask... 12/2018

—¡Por el amor de dios! Pecas, Sin Nombre suena igual que tú —


Exclamó Phillip—. Gra-bow-ski. Dilo conmigo, Sin Nombre —Repitió
su nombre y el soldado lo dijo con él—. Jodidos reclutadores, envían a
los jodidos más tontos que pueden encontrar aquí —se quejó.
—Sargento de Instrucción Grabowski, después de todo es de la
compañía Delta —dijo Ryan y se congeló por la sorpresa de haber
abierto la boca sin que se lo pidieran.
Phillip estalló en carcajadas.
—Eso es él, Pecas. Solo se envían malditos imbéciles a la Compañía
Delta. ¿Eres un maldito imbécil, Sin Nombre?
El recluta se sonrojó y no respondió.
—Vamos, Sin Nombre. ¿Cuál es la respuesta?
Ryan pensó que esta era una de esas cosas sin respuestas correctas.
—¡No, Sargento Grabowski! ¡No somos idiotas! —El recluta
finalmente respondió.
—Entonces, ¿crees que los de la Compañía Charlie son unos jodidos
imbéciles?
Ryan tuvo que morderse la mejilla para contener la risa. Fue un
perder-perder al responder este tipo de preguntas con el Sargento de
Instrucción Grabowski.
Nada de lo que se dijo fue correcto.
—No, Sargento de Instrucción Grabowski.
—Tus Sargentos de instrucción obtuvieron un jodido salchichas
cuando llegaste, ¿no es así, soldado? —Phillip dejó escapar un suspiro 76
de disgusto. Se dio la vuelta, por lo que solo estaba frente a Ryan y el
otro privado no podía ver su cara. Él guiñó un ojo y luego levantó los
brazos—. ¡Joder! Termina esta mierda —Se fue corriendo.
Ryan miró al desconcertado soldado.
—Sí, está loco pero es nuestro. 12/2018

Terminaron las patatas, y todos estaban sentados alrededor


pasando el rato.
Grabowski era bastante relajado en el servicio de cocina. Ryan lo
miraba furtivamente cuando podía. Fue una maldita vergüenza que
estuviera tan jodidamente loco. Él realmente era un hombre
extremadamente hermoso.
—¿Alguien te ha preguntado sobre Grabowski? —Preguntó Patrick.
—¿Estás loco? Todos preguntan si está loco. Casi tuvo al chico Matt
llorando.
Patrick resopló.
—¿Te molesta cuando la gente habla mierda sobre él?
Para Ryan, esta era una pregunta cargada. Miró a Patrick y pensó
en ello. Lo enojó. No porque él tenía un gran enamoramiento con el
hombre, sino porque no importaba que, era de ellos.
—Sí, supongo que sí. Es como si fuera nuestro para... defender.
Patrick asintió.
—Acabo de engalanar a ese chico de allí. Lo llamó hijo de puta —Él
siseó. Ryan también se enojó un poco. Tal vez él y Patrick se estaban
volviendo locos.
—Lo llamaremos maldito loco nosotros, nadie más —Ryan gruñó.
—¡Exactamente! —Estuvo de acuerdo Patrick. Ambos parecieron
descontentos cuando se les dijo que se levantaran y sirvieran a los
soldados que ingresaban.
Ryan se maravilló de la mentalidad de “Nosotros contra ellos” que 77
ambos apoyaban.

***

Hubo una diferencia en Grabowski durante el servicio de cocina. 12/2018


Velaba por Ryan y Patrick como lo haría un padre. Patrick casi había
tenido una pelea con un tipo que estaba jodiendo. Grabowski
apareció de la nada y lo detuvo.
Ryan estaba casi listo para apuñalar a Sin Nombre con su pelador si
el joven recluta no se callaba. Grabowski vendría y los interrumpiría
solo para evitar que Sin Nombre divagara.
—Sargento de Instrucción Grabowski, ¿puedo usar la letrina? —
Preguntó Ryan para alejarse del recluta que todavía hablaba.
Phillip lo permitió.
Ryan entró al baño, agradecido de estar alejado de ese estúpido
gilipollas que todavía creía tener derecho a hablar mal de Grabowski.
Apenas había estado en el baño por un minuto cuando se abrió la
puerta.
—Pecas —dijo el Sargento de Instrucción.
Ryan decidió que gritarle era una gran mejora sobre sostener su
polla cuando el Instructor habló con él. Levantó la vista y reconoció la
mirada en los ojos de Grabowski. Dios, eso era jodidamente caliente,
como el infierno. Sus ojos avellana estaban llenos de promesas
ahumadas y no expresadas. Ryan no tenía duda de que follar con
Grabowski sería la experiencia de su vida.
Tardó un momento en darse cuenta de que Phillip había entrado en
el baño de los soldados. Por supuesto, como Instructor, tenía derecho
a ir a cualquier parte que quisiera. 78
—Sargento de Instrucción Grabowski —respondió Ryan.
Terminó y se movió para lavarse las manos. Sus cuerpos se rozaron
ligeramente y Ryan pensó con seguridad que escuchó a Grabowski
gemir.
—Lo siento, ¡Sargento de Instrucción! —Dijo Ryan y se dio una 12/2018

retirada apresurada.
Al salir escuchó un susurro entrecortado.
—Yo también.

***

Básico estaba volando. Ryan no podía creer que ya habían estado


allí seis semanas. Las últimas dos semanas habían pasado en un
borrón. En ese momento estaban sentados mirando cómo los
instructores les mostraban diferentes maniobras durante la fase de
entrenamiento mano a mano.
Una vez en el área de entrenamiento, se les dijo que se quitaran
todo el uniforme, vaciaran todos sus bolsillos y se quitaran el
cinturón. Ryan estaba ligeramente preocupado por eso. Su uniforme
no era tan apretado como solía ser; sin el cinturón, le preocupaba que
se cayera por completo.
Si Ryan escuchó a Phillip mencionar 'montar' una vez más, estaba
bastante seguro de que mataría a algo, probablemente a Patrick, que
era su compañero de batalla y su muñeco de práctica. La palabra en sí
era divertida para el cincuenta por ciento de su clase. Pero para Ryan
era divertido en toda una serie de formas, porque realmente podía
ver cómo el montaje sería todo un cojonudo montón de diversión con
cierto Instructor. 79
Patrick le dio un puñetazo en el hombro.
—¡Amigo, ha estado gritando tu nombre por diez minutos! —Siseó.
Ryan levantó la vista y se sonrojó.
—Pecas, vamos. Eres el muñeco honorario —dijo Phillip
arrastrando las palabras. 12/2018

—¡Sí, Sargento de Instrucción! —Apareció y esperaba que su


erección no se notara.
Phillip se inclinó y sonrió.
—No creo que esto signifique que estamos saliendo, Pecas.
Ryan parpadeó pero sabiamente no dijo una palabra.
—Ahora esta es tu oportunidad, Pecas. Obtienes un regalo de
promoción. Si me golpeas, excelente —dijo Grabowski, y esa maldita
sonrisa se le pegó en la cara—. Si no lo haces, bueno, estás en un
mundo de dolor.
¿Un regalo de promoción? ¿En serio? Echó un vistazo alrededor y
supo que todos estaban pensando lo mismo. Si lograba golpear a
Grabowski, ¿lo mataría de inmediato o se tomaría su tiempo y
saborearía la sangre de Ryan cuando tocara el suelo?
Los Sargentos de instrucción Connelly y King parecían medio
divertidos.
—Por los cojones, Pecas, ¿qué estás esperando? ¿Debo enviar
invitaciones grabadas? —Phillip lo atormentó.
Eso fue todo. Ryan se movió más rápido de lo que pensó y logró
llegar hasta el otro hombre justo a tiempo para ver el cielo y el sol
golpeando en su rostro, una posición que debería haber sido
físicamente imposible ya que estaba de pie. Un salto repentino y
tenía la cara llena de astillas de madera y una pesada rodilla en la
espalda.
—Ahora, ¿alguien sabe dónde la jodió Pecas? 80
Ryan sabía dónde la jodió. Él la jodió cuando decidió unirse al
ejército y se le asignó el Sargento de Instrucción jodido Grabowski.
Después de que Phillip repasó todas las cosas que Ryan hizo mal, se
levantó y se acomodó con la espalda en el suelo.
Ryan se levantó lentamente y estiró su espalda. Eso malditamente 12/2018

dolió.
Pero la imagen que Grabowski hizo, causó que la boca de Ryan
babeara. El hombre se armó mejor que la mayoría de los dioses y
Ryan no fue tan estúpido como para negar ese hecho. Acababa de
estar bajo control cuando escuchó a Grabowski hablar.
—De acuerdo, Pecas, móntame —De nuevo con esa estúpida y
maldita sonrisa.
Ryan parpadeó, luego parpadeó de nuevo. No podía creer que
escuchara eso. Por supuesto, la sonrisa en el rostro de Grabowski hizo
que quisiera volver corriendo al cuartel y hacer barricadas.
Se deslizó sobre el cuerpo del hombre más grande hasta que se
asentó contra las caderas y el estómago. ¡Buen Dios! Él no era una
virgen ruborizada de ninguna manera. Él podría hacer esto. Sus
manos estaban agarrando el hombro del otro hombre. Pensó que
probablemente no era una buena idea querer sentir la carne bajo su
mano, pero maldita sea, era firme.
—¿Tienes un buen agarre, Pecas? —Preguntó Phillip.
Ryan no era un hombre pequeño, pero tener su cuerpo encima de
Phillip lo hacía sentir como un camarón. Estaba completamente
molesto con ese hecho. Los ojos verdes se enfrentaron con los
avellana.
—Sí, Sargento de Instrucción.
—¿Estás seguro? —Preguntó de nuevo. Ryan prácticamente podía 81
saborear el escepticismo.
El bastardo estaba jugando con él.
Su agarre se endureció y se agarró fuerte.
—Estoy seguro, Sargento Grabowski —Ryan sonrió. Debería
haberlo sabido mejor. 12/2018

—El objetivo de este ejercicio es alejar a tu oponente de manera


oportuna. Este es el atrapar y rodar —explicó Phillip—. Así que Pecas
me tiene agarrado, está tratando de mantenerme a raya —Sus
caderas se sacudieron hacia adelante y sonrió cuando los ojos de
Ryan se agrandaron.
Este no era el beso, pero podría haberlo sido. Podía sentir cada
plano duro del cuerpo del Instructor. Su agarre era fuerte y el ataque
no causó que sucediera mucho.
—Querrás levantar tu espalda y oponerte tan duro como puedes —
Él procedió a mostrarles. Su espalda se elevó del suelo y Ryan fue
lanzado hacia adelante.
Las manos de Ryan fueron quitadas de Phillip tan fácilmente que se
sintió como si fuera un niño atrapado en el tarro de las galletas.
—Con una mano, agárrenle la muñeca con fuerza —Mientras
explicó, les demostró—. La otra mano subirá al hombro opuesto y lo
agarrará ligeramente. No necesitarás un agarre firme.
Por la forma en que Ryan estaba tendido, podía oler el aroma
almizclado que era únicamente de Phillip. Casi gimió cuando el olor se
fue directamente a su pene. Esto no fue tan bueno. Rodar con el
hombre que secretamente deseaba no hizo que Ryan se sintiera
mejor. Soy un jodido hombre de veintidós años que puede y
controlará su polla. Con ese pensamiento, se armó de valor para los 82
siguientes movimientos.
—Empuja hacia arriba otra vez —Santa puta mierda. Esto iba a
matar a Ryan.
Estaba empezando a pensar que Grabowski lo estaba torturando
solo para ser un imbécil. 12/2018

—Ahora levanta el pie sobre el tobillo en el mismo lado de la


muñeca que estás sosteniendo y atrápalo allí —Lo hizo y Ryan dejó
escapar un suave gemido. No era lo suficientemente fuerte para que
nadie lo oyera, y a juzgar por la expresión de Phillip también lo
escuchó.
¡JODERRRR! Ryan felizmente habría muerto en ese mismo
momento. Tal vez en el próximo movimiento, Phillip realmente lo
mataría. Eso sería genial. O hey, si tuviera suerte, tal vez la tierra se
abriría y se los tragaría a ambos. El hijo de puta estaba disfrutando
esto.
Phillip sonrió y se levantó bruscamente.
—Dóblate hacia delante, tirando más cerca al mismo tiempo y esta
vez gira hacia un lado, llevándolo contigo.
De repente, la posición cambió drásticamente. Phillip estaba entre
los muslos extendidos de Ryan, presionando su cuerpo duro contra
Ryan. Ryan estaba echado sobre su espalda, con la parte inferior del
cuerpo del Sargento empujando hacia la suya y su parte superior del
cuerpo inclinada hacia atrás.
—Mantén tu cuerpo lejos de allí y mantén esta posición —Las
piernas de Ryan se envolvieron alrededor del hombre más grande,
pero la mano que sujetaba su brazo a través de su cuello se tensó,
hasta que pensó que seguramente terminaría sofocado.
Afortunadamente ese agarre lo hizo olvidar su polla por un
momento. 83
Sí, Ryan iba a morir. Tenía que hacerlo porque no había ninguna
posibilidad en el infierno de que Phillip NO PUDIERA sentir su pene.
La diversión entró en los ojos de Phillip.
—Así, reclutas, es cómo lo haces —Se levantó lentamente.
Ryan podría haber jurado que Grabowski dejó que su cuerpo rozara 12/2018

contra el suyo el mayor tiempo posible, el bastardo.


Miró a los soldados.
—Ahora uno más y practicarán estos movimientos con sus
compañeros de batalla.
Aguanta la puta boca. La mente de Ryan se volvió negra. ¿Tenía que
darse la vuelta en el suelo con Patrick mientras él tenía una maldita
erección jodidamente dura?
Eso tenía que ser una broma. Por favor, Dios, que sea una broma.
—Sargento de Instrucción King —Phillip dio un paso atrás hacia
Ryan.
¡Oh, mierda, no! Ryan habría llorado si estuviera solo. No había
forma en el infierno de que demostrara otra posición jodida con King.
—El Sargento Instructor King explicará el próximo —llamó
Grabowski mientras King se acercaba.
Ryan casi saltó de alegría pero, oye, eso había matado su erección.
Ahora ya no era una dura erección como el puto hierro, sino
simplemente una dura erección. Cabrón. Le habría echado una
mirada asesina a Grabowski, pero el bastardo lo estaba mirando con
intensos ojos verdes.
—Reclutas, esto se llama “Choque trasero desnudo” —King
comenzó. Hubo algunas risas y más que unas risitas.
“¡¿Choque trasero desnudo?!” Ryan parpadeó rápidamente.
Maldición, mierda, jodido infierno. ¿No podrían haber llamado
estrangulador, porque bueno, querido Dios, esto lo iba a matar. Su 84
cara se sonrojó y supo que parecía un pez. No pudo obtener
suficiente aire para sus pulmones. Miró a Phillip y vio esa maldita
sonrisa en el rostro del hombre.
—¿Estás listo, Gracin?
Joder no. 12/2018

—Siéntate —ordenó Grabowski.


Ryan se sentó.
Grabowski sonrió.
—¿Todo bien?
Ryan negó con la cabeza rápidamente, absolutamente aterrado de
abrir la boca.
Conociendo su suerte como lo hizo, soltaría algo así como “jódeme”
o “¿puedo tener otro, Sargento de Instrucción?” En lugar de eso, él
negó con la cabeza.
Solo escuchaba a medias lo que King estaba diciendo, pero atrapó:
—Envuelve tus piernas alrededor de la cintura de tu oponente.
Phillip lo hizo y los deslizó hacia abajo, enganchándolos firmemente
detrás de las rodillas de Ryan. Ryan no podía moverse si quería, lo
que realmente no hizo porque maldición... Un fuerte bíceps rodeó su
cuello. Ryan pensó que podría felizmente morir ahora y
probablemente lo haría. Estaba apretado contra el cuerpo duro como
una roca detrás de él. Tardó un segundo en darse cuenta de que no
solo era la parte superior del cuerpo dura y apretada, sino que la
inferior correspondía.
Su mente se puso completamente en blanco. Tendría dificultades
para repetir cualquiera de estos movimientos. Él sabía que lo haría.
Lo levantaron y los bíceps se tensaron, no lo suficiente como para
detener el flujo de sangre, solo lo suficiente como para sentir presión.
Podía sentir el aliento caliente contra su oreja y una pequeña risa 85
llenó sus sentidos. Esto no estaba bien.
—¿Quieres saber qué quería hacerte en el club, Gracin? —La voz
era sedosa. Era oscura, prometedora—. Quería follarte.
Ryan respiró profundamente y se estremeció. Él se estremeció.
Entonces esa voz melosa entró para matar. 12/2018

—Justo contra esa jodida pared.


No tuvo la oportunidad de contestar porque el bíceps alrededor de
su cuello comenzó a tensarse y se retiró con más fuerza contra el
Instructor. Su otra mano se deslizó sobre su cabeza como si le
estuviera dando a la cabeza de Ryan la caricia de un amante. Podría
haberse sentido bien si Ryan no estuviera tratando de no
desmayarse.
Ryan le dio un golpecito en el brazo y no estaba seguro de si era
para tratar de soltarlo o sujetarlo con más fuerza. Más tarde, cuando
todo terminara, culparía a la falta de sangre en su cerebro por pensar
que esto era sexy como el infierno.
Tan pronto como terminó, Grabowski se alejó y Ryan cayó hacia
atrás.
—Ve de nuevo a tu compañero de batalla, Pecas.
El bastardo parecía como si nada hubiera pasado. Ryan estaba casi
inmóvil. Rodó hacia un lado, logró levantarse del suelo y agarró sus
pantalones del uniforme antes de que se deslizaran por sus delgadas
caderas. Sus gafas estaban humeando.
Regresó a Patrick, quien sonreía como el gato que se comió al
canario.
—¡Está bien, comiencen! —Gritó King.
—Maldita sea. ¿Estás bien? —Preguntó Patrick.
—UH Huh. 86
Patrick le dio esa estúpida sonrisa de nuevo.
—¿Tío?
—¿Qué?
—Tienes una erección.
Patrick siguió bromeando sobre el endurecimiento hasta que Ryan 12/2018

se ajustó.
De alguna manera, logró pasar el resto de mano a mano después de
eso.

***

Estaban en sus literas sin prestar atención a Kenneth y Brendon,


que discutían sobre quién era más sexy, Jessica Alba o Jessica
Simpson.
Patrick se arrastró fuera de su litera inferior y miró a Ryan.
—¿Quieres hablar sobre eso? —Preguntó en voz baja.
Ryan negó con la cabeza.
—Podría ayudar.
—¿Y decir qué? ¿Le tengo ganas a Grabowski? Tío, ¿te das cuenta
de lo mucho que sonaría como una chica diciendo eso? —Ryan se
estremeció.
—Él es caliente. Malvado, aterrador y sádico, pero caliente, no
obstante —Patrick le dijo con una sonrisa.

87

12/2018
CAPÍTULO SEIS

Comenzó suficientemente inocente. En un momento estaban justo


en el punto, luego lo siguiente fue que Patrick estaba maldiciendo y
Ryan estaba tropezando con la rama de un árbol. Si no estuvieran en 88
el bosque, Ryan podría haber encontrado la salida. Al menos, eso era
lo que estaba diciéndose a sí mismo. Sin embargo, sabía una cosa:
Navegación Nocturna era una mierda.
—Amigo, acéptalo. Estamos perdidos —Patrick murmuró.
—¡No estamos perdidos! Nunca me pierdo —murmuró Ryan. 12/2018

Bueno, excepto por esta vez.


—Estamos perdidos y vamos a ser comidos por un jodido oso.
—Suenas como Brendon.
—Jódete, Gracin —dijo Patrick mordazmente y luego suspiró—.
¿Alguna pista, oh temerario navegante?
—Um, seguro; está en algún lugar en esta dirección general —dijo
Ryan.
—Espero que mueras —murmuró Patrick.
Continuaron su caminata.
—¡Oye, eso parece familiar! —Dijo Ryan, señalando un árbol.
Patrick miró.
—¡Tienes razón! ¡Lo hace! ¿Dónde he visto eso antes?
Hizo una pausa y pensó en ello.
—¡Oh, es cierto, estamos parados en medio de un JODIDO BOSQUE
donde todos los malditos ÁRBOLES parecen el mismo JODIDO árbol
que ESE! —Siseó Patrick.
Ryan se ruborizó. Sí, sabía que los había perdido. Miró hacia abajo a
su brújula y suspiró por enésima vez.
—Amigo, dudo que los instructores se molesten en buscarnos —
dijo Patrick sombrío.
—Claro que lo harán. Tienen que hacerlo —contestó Ryan. Les
pagaron para asegurarse de que todos sus reclutas sobrevivieran a la 89
parte básica del entrenamiento.
—Está bien, nos sentamos. De esa forma no nos estamos moviendo
y no nos perderemos más de lo que ya lo hicimos. Tal vez uno de los
instructores o posiblemente otros tipos encontrarán nuestros culos —
dijo Patrick, finalmente tomando el control del ejercicio. 12/2018

—Bien —Ryan no discutió. Él simplemente haría lo que Patrick


quería porque él era el que los había perdido tanto.
Se quedaron quietos por un momento y luego Ryan miró a Patrick.
—¿En serio crees que Connelly es mejor que Grabowski? Y más
importante aún, ¿cuándo te volviste gay?
Patrick parpadeó y luego se rió, su estado de ánimo cambiaba tan
rápido como se cambió los calcetines.
—No dije eso y Ryan, no todos tienen que ser heterosexuales u
homosexuales. Estoy como en medio. Puedo apreciar el atractivo en
cualquier sexo.
Pensó que Patrick respondería la pregunta solo para dejar abiertas
más preguntas. A Ryan no le haría ningún bien preguntar de nuevo.
Patrick diría algo así como “las ranas pueden convertirse
espontáneamente en el sexo opuesto”, o algo igualmente
espeluznante.
—Pero no dije que rechazaría a Connelly si alguna vez me entraba.
Ryan apretó los dientes.
—Te odio.
—Ambos saben que ahora no es el momento de salir a buscar
lugares nuevos y guay para follar, ¿verdad? —Una voz profunda salió
de su izquierda. Se volvieron y ambos casi soltaron un chillido de
placer al ver a Connelly.
—¡Sí, Sargento de Instrucción Connelly! —Ryan le disparó a Patrick
una mirada de “te lo dije”. 90
—Idiota —murmuró Patrick en voz baja.
—No escuché eso, Gandhi. ¿Qué dijiste?
—Llamé al recluta Gracin idiota, Sargento de Instrucción —repitió
Patrick.
La mirada que Ryan le lanzó esta vez habría derretido el acero. 12/2018

Connelly se rió entre dientes.


—Vamos, jodidos. Vosotros dos sois el último equipo en regresar.

***

Ryan miró a los hombres al otro lado del camino. Delta había
aparecido para retirar sus armas de la armería al mismo tiempo que
Charlie. Había un profundo odio por los bastardos de la compañía
Delta.
—Se ven tan jodidamente presumidos —se quejó Kenneth.
—Eso es porque nos jodieron la última vez —dijo Brendon, mirando
tan duro como Ryan.
—Amigo, estaban destrozando a Grabowski durante el servicio de
cocina —dijo Patrick.
—¡Nadie dice mierda de Grabowski excepto a nosotros! —La furia
auto-justificada pasó por Brendon.
—¡Eso es jodidamente correcto! —Gruñó Kenneth.
—Bueno, maldita sea, las niñas exploradoras están en la ciudad —
dijo el Sargento Davis.
Phillip solo sonrió.
—Demonios sí; quiero dos cajas de Thin Mints, Davis —dijo,
causando que los chicos de su pelotón se rieran.
—¡Compañía Charlie! ¡Atención! —Los chicos se adelantaron. Lo 91
hicieron como uno.
—¡Maldición eso fue lindo! —Gritó el Sargento King.
—¡MEDIA VUELTA! —Todos pivotaron a su izquierda y giraron para
enfrentar a la compañía Delta.
—¡JODIDAMENTE HERMOSO! —Exclamó Connelly. 12/2018

—¡Bajamos por el río para un poco caminar! Con Delta nos


encontramos y fuimos a charlar! —Su voz se elevó con cada palabra
hasta que todo lo que se pudo escuchar fue su grito de batalla.
—¡Los machacamos! —Era obvio que la compañía Charlie estaba
buscando una nueva perra y Delta les servía.
Los tres Sargentos de instrucción se unieron.
—¡HEY!
—¡Los pateamos! —Todas las voces de los hombres del pelotón se
levantaron juntas. Miraron a través de Delta y directamente a los
instructores. Los instructores de Delta no tenían nada que hacer con
los de Charlie. Les cortarían la garganta si se metieran con alguno de
ellos.
De nuevo Grabowski, King y Connelly se unieron.
—¡HEY!
—¡Al río los arrojamos y nos reímos cuando se ahogaron!
—A DELTA NO NECESITAMOS RASTREAR, ELLOS SOLOS EN SUS
CULOS VAN A RESBALAR! —Llamó Grabowski.
Fue una cosa gloriosa escuchar voces de cuarenta y tantos
uniéndose y haciendo temblar la tierra con su trueno. Las ventanas
temblaron. Incluso algunos de los tipos de Delta estaban haciendo
una mueca.
Habían dejado a sus Sargentos de instrucción antes. No lo harían de
nuevo.
Llamaron a Delta y comenzaron su cadencia. 92
Charlie estalló en carcajadas. Delta sonaba como unos idiotas
completos. No lo entendieron esta vez. El Sargento Davis hizo un gran
espectáculo de suspiros.
—Joder, debería saberlo mejor —gritó, mirando a su propio
pelotón. 12/2018

—¡MEDIA VUELTA DERECHA! —Siguió avergonzando a su pelotón


rebajado.
—Trae esas tres cajas de Thin Mints —llamó Phillip, sonriendo
salvajemente.
Miró a su pelotón con orgullo.
—¡Y dos cajas de esas cosas de Caramel Delight! —King agregó.
—No te olvides de las de mantequilla de maní. Esas son asombrosas
—cacareó Connelly.
En general ese día fue jodidamente genial.

***

El día comenzó con un paseo en camión de ganado. Ryan arrugó la


nariz ante eso. Montar en cualquier cosa que oliera a mierda de vaca
de una semana no era agradable para nadie. Demonios, a las ocho de
la mañana ya estaban a veintisiete grados, así que no solo olía a
mierda sino que estaba más caliente que el infierno. Para cuando
llegaron a su 'campamento de amor', como lo llamaban los
instructores, todos estaban puteando. Brendon llamaba a Kenneth
burro y Kenneth llamaba a Patrick idiota y Ryan los llamaba a todos
niñas. Les dieron veinte minutos para instalar sus tiendas de dos
hombres. Ryan quería reírse de eso.
No había armado una tienda de campaña desde que tenía diez
años. Ahora que lo pensó, su padre lo inventó. Afortunadamente, 93
Patrick estaba con Smith, también conocido como Señor Jodidamente
Perfecto, sabía cómo hacerlo. Sí, está bien, tal vez Ryan estaba
teniendo un mal día también. Fue más que una posibilidad. Cuando
llegó la noche, todos estaban listos para acostarse, pero, oh no, el
Sargento Grabowski quería jugar un juego. 12/2018

Suspiraron mientras se ponían su equipo MILES8. Para Ryan, esto


era una especie de juego de jodidas pistolas láser. Miró al pequeño
receptor y se preguntó si ALGUIEN podría hacer un disparo que
golpearía el pequeño sensor. Les cruzaba el pecho y yacía sobre sus
chalecos Kevlar. Grabowski incluso preparó uno para que escucharan
cómo sonaba.
Ryan pensó que sonaba como un pájaro al que le cortan la cabeza.

8
N.T. El sistema de acoplamiento láser integrado múltiple, o MILES, es utilizado por el
ejército estadounidense y otras fuerzas armadas de todo el mundo para fines de
entrenamiento. Utiliza láseres y cartuchos en blanco para simular la batalla real.
Los soldados individuales llevan pequeños sensores láser dispersos sobre sus cuerpos,
que detectan cuando el soldado ha sido iluminado por un láser de arma de fuego. Cada
transmisor láser está configurado para imitar el alcance efectivo del arma en la que se usa.
Cuando una persona es "golpeada", un médico puede usar la lectura digital para determinar
qué método de primeros auxilios practicar.
Ryan, Patrick, Brendon y Kenneth estaban acechando a través del
bosque, prestando mucha atención a su entorno. Cualquier cosa
pequeña podría ser una trampa explosiva y conocer a su enemigo.
Todos se encorvaron, permaneciendo en sus huellas. Brendon
estaba tirando del punto. Ryan estaba detrás de él. Kenneth siguió a
Ryan y Patrick estaba tirando por la parte posterior. Estaban callados.
Eran mortales. Eran el jodido ejército de los Estados Unidos.
Al menos eso es lo que se estaban diciendo a sí mismos cuando un
disparo salió de la nada, derribando a su médico. 94
BEEP, BEEP, BEEP, BEEP.
—¡ENTRANDO! —Brendon gritó y se tiraron al suelo.
—¿De dónde vino el disparo? —Gritó Patrick, mientras se
arrastraba lentamente hacia Kenneth.
—Tío, estoy muerto y si usas mi cuerpo como un jodido escudo te 12/2018

perseguiré, —advirtió Kenneth.


—¡Viene de la izquierda! —Gritó Ryan.
Una granada explotó a seis metros de Brendon. Luego otro disparo
amortiguado.
—¡Joder! —BEEP, BEEP, BEEP, BEEP.
—¡Hombre abajo! —Patrick gritó.
—¡No, mierda, Sherlock! —Gritó Brendon por encima del pitido
ruidoso.
Ryan miró a Patrick que estaba mirando a su izquierda.
BEEP, BEEP, BEEP, BEEP.
—Estoy muerto —dijo Ryan mientras dejaba caer la cabeza al suelo.
Él odiaba de verdad estos malditos pitidos.
Patrick era el único que quedaba. Si pudiera llegar al árbol - BEEP
BEEP, BEEP, BEEP.
—¡Hijo de puta! —Patrick resopló.
—¡MALDITA SEA, VOSOTROS, MALDITOS, LO HICIERON
DEMASIADO JODIDAMENTE FÁCIL! —Gritó King.
Justo lo que Ryan quería escuchar, el molesto pitido y a King
gritando como un maldito loco.
—¿ALGUNO DE VOSOTROS PRESTA ATENCIÓN A LAS CLASES?
Connelly gritó por encima de los pitidos.
Los cuatro solo agacharon la cabeza. Esto fue jodidamente
lamentable.
Afortunadamente, Grabowski estaba buscando otro grupo. Eso hizo 95
la noche de Ryan, al menos hasta que escucharon más pitidos
dirigiéndose hacia ellos.
—Bueno, joder.
Los cuatro pitidos, se convirtieron en ocho sólidos pitidos. Fue
suficiente para que Ryan quisiera arrancar la mierda y pisotearla. 12/2018

—Por el amor de los Dios. ¿Vosotros cuatro, también? ¿Alguna vez


las hormigas han estado prestando CUALQUIER atención? —Preguntó
Phillip.
—¡Sí, Sargento de Instrucción!
—OCHO MALDITOS MUERTOS. ¡VOSOTROS, HIJOS DE PUTA, NO
DEBÉIS HABER PRESTADO DEMASIADA ATENCIÓN!
Los ocho hombres miraron al suelo.
—¡Malditamente inaceptable! ¿Cuál es vuestra principal falla? —
Gritó Phillip. Una tormenta se formó en sus ojos hasta que estalló en
una furia que hizo que los ocho quisieran dar un paso atrás.
Ryan se dio cuenta de que no tenía que gritar demasiado fuerte
para ser escuchado por encima del ruido. Le demostró a Ryan que tal
vez Grabowski era Dios.
—Moved vuestros traseros de vuelta al campamento. Apagad esa
mierda y luego encuéntreme frente a la letrina. ¡Tenemos un poco de
maldito entrenamiento!
Ryan pensó que los Sargentos de instrucción eran los únicos que lo
apagaron. No fue hasta que estuvieron a mitad de camino que se dio
cuenta de que esta tortura prolongada de pitidos solo era para
hacerlos sentir como gilipollas, como si lo necesitaran de todas
formas.
96
***

Cuando llegaron a la cama, Ryan estaba arrastrando su culo. No


había forma de que él pudiera moverse por la mañana. Él soltó una
risita. Supuso que ya era de mañana. El bastardo los había machacado 12/2018
a puñetazos. Incluso Brendon, que NUNCA se jodió estaba seriamente
arrastrando a un gran culo.
—Amigo, solo te ríes —dijo Patrick con cansancio. Entonces él
también se rió.
—¡Dios! ¡Estoy jodidamente cansado!
Parecía que las risas eran impactantes porque, apenas Patrick soltó
una risita, Big David Brodrick soltó una risita. Si eso no era suficiente,
Brendon echó un vistazo a David y comenzó a aullar de risa. Todos se
detuvieron, riendo tontamente como locos, los ocho.
—¡Jesús! Esa fue una puta pesadilla. No me di cuenta de que estos
bastardos hacían un jodido alboroto —Ryan soltó un bufido.
—¡Yo sí! ¿Cómo te consiguieron tres?
—Él quedó atrapado en su fuego cruzado. Nos alinearon y fue como
disparar a los putos pavos —Patrick soltó un bufido también.
—Nos jodió Grabowski y otros dos que nunca había visto.
Estábamos muertos antes incluso de disparar un tiro.
En esa nota todos se callaron.
—Si eso hubiera sido real habría habido ocho muertos en acción y
alguien entregando las noticias a nuestros padres —dijo Patrick en
voz baja.
Todos y cada uno de ellos se callaron. De repente, supieron la razón
por la que regresaron al campamento con su equipo MILES a todo
volumen. Los instructores estaban haciendo un punto que Phillip 97
había plantado esas largas semanas atrás.

***

El maldito equipo MILES estaba sonando como loco. Ryan estaba a 12/2018
punto de perderlo.
—¿Patrick? ¿Patrick? ¿A dónde diablos fuiste? —El llamó. Tiró del
engranaje para ver si podía golpear a la perra hasta que se sometiera
y descubrió que no podía—. ¿Kenneth? ¿Brendon?
—¡Pecas!
Solo jodidamente estupendo. Tenía sentido que fuera él quien lo
encontrara.
—¡Phillip! —Ryan se congeló. Demonios, todo a su alrededor se
congeló. ¿Acaba de llamar...? ¡Hijo de puta! Él lo hizo. Llamó a su
Sargento de Instrucción por su primer maldito nombre. Podía ver la
tormenta que subía en la cara de Phillip. ¡Diablos!
—¿Así que ahora somos amigos? —Preguntó Phillip. Hubo una
sonrisa terrible en su rostro.
—No, Sargento Grabowski —murmuró.
—Mereces un castigo.
Valeee. ¿Desde cuándo su castigo salió sonando así?
Grabowski NUNCA lo dijo de esa manera. No fue hasta que el
Sargento de Instrucción lo agarró, se dio cuenta de lo realmente
jodido que estaba.
Estaba en el medio del bosque con un hombre del que no estaba del
todo seguro de que estuviera cuerdo, y el brillo de los ojos color
avellana de Phillip no era el típico aspecto de “estás jodido”. ¡Este dijo
'estás tan jodido y lo vas a disfrutar!’.
—Quítate la ropa —ordenó Phillip. 98
—Umm —Ryan comenzó a retroceder. Phillip avanzó hacia él
constantemente.
—O las romperé —La sonrisa de Phillip era lobuna. Oh mierda,
estaba tan jodido.
Pensó en negar lo que sentía y decirle al Sargento que se fuera a la 12/2018

mierda. Pero eso no iba a suceder después de seis semanas de


endurecimiento instantáneo cuando el hombre se rozó contra él,
escuchando la profunda cadencia de su voz y finalmente sentir ese
cuerpo duro contra el suyo. Decidió decir, 'a la mierda'.
Las manos de Ryan se deslizaron hacia la parte superior de su
uniforme y soltaron el primer botón, luego el segundo. Continuó hasta
que pudo quitarse la camisa. Un tirón rápido y la camisa marrón salió
sobre su cabeza.
Vio a Phillip mirarlo. Era tan jodidamente caliente que pensó que
iba a morir solo por esos malditos ojos color avellana.
La mano de Phillip se extendió y tocó a Ryan. Ryan gimió cuando la
mano dura y callosa acarició su pecho. Una mano jugaba con un
pezón mientras que la otra continuaba frotando suaves círculos hacia
abajo con su ombligo.
—Sigue así —ordenó Phillip. Estaba sobre Ryan, sin darle forma de
moverse.
Las manos de Ryan temblaron mientras trabajaba en el cinturón de
los pantalones. Quería a Phillip tan mal que apenas podía quitarse los
pantalones sin caerse.
—No te muevas —gruñó Phillip.
Entonces el Sargento de Instrucción hizo algo que Ryan nunca pensó
posible. Él cayó de rodillas.
Un minuto Ryan estaba respirando y al siguiente su aliento estaba 99
completamente ido. No podría haber respirado si alguien hubiera
tenido un arma en la cabeza.
Phillip colocó besos húmedos en las caderas de Ryan.
Mordisqueando el hueso protuberante como si fuera una especie de
chocolate rico. Su lengua salió disparada y dejó un camino mojado de 12/2018

un lado a otro.
La polla de Ryan se endureció casi al instante, disparando chispas
de placer por todo su cuerpo. ¡Santo cielo! Podía sentir a Phillip
moviéndose más abajo, mordisqueando, chupando y lamiendo a
dondequiera que fuera. La maldita ala de su sombrero evitó que Ryan
pudiese ver. Su mano se movió hacia el sombrero y fue agarrada por
una mano firme.
—Toca el sombrero y nos detenemos —advirtió Phillip.
—Sí, señor —dijo, sin pensar.
Phillip rió con voz ronca.
—Estás tratando de hacerte esto más difícil, ¿no es Ryan?
La forma en que Phillip dijo que su nombre debería ser ilegal,
simplemente era otra razón para codiciar al hombre.
Phillip se hundió y mordió el interior de los muslos de Ryan. Él soltó
las manos de Ryan y continuó su exploración. Se tomó su tiempo, sin
dar tiempo a reagruparse. Para cuando la boca caliente de Phillip
encontró su polla, Ryan estaba listo para herir algo.
La húmeda y cálida boca alrededor de su pene se deslizó
lentamente hacia abajo. Las piernas de Ryan temblaban. No estaba
seguro de cuánto tiempo más podría hacer esto... estaba tan cerca.
Muy jodidamente cerca...

—¡DESPIERTA JODIDO PECAS, ESTAMOS BAJO ATAQUE! —El sonido


de las bombas estalló junto a la tienda. Hubo una réplica de M16s 100
enloqueciendo. Ryan se despertó bruscamente en medio de su
húmedo sueño y Phillip sacudió su tienda.
Para cuando se espabilaron y sacaron sus armas, Grabowski estaba
sacudiendo la carpa de los dos hombres con tanta fuerza que Ryan
pensó que se derrumbaría a su alrededor y el de Patrick. Él 12/2018

automáticamente comenzó a pararse. Patrick todavía estaba sobre


sus manos y rodillas.
—Baja, maldito idiota. Estamos bajo ataque. Arrástrate!
¡ARRÁSTRATE!
Ryan todavía estaba medio duro de su maldito sueño porno sobre
Grabowski. Arrastrándose por el suelo del bosque no estaba en su
lista de cosas divertidas que hacer. De hecho, estaba tan abajo que
tendría que gatear hacia para llegar allí.
Agarrando su arma y acunándola en sus brazos, comenzó a
arrastrarse lentamente por el suelo. Hizo una mueca y lloriqueó cada
vez que su polla entraba en contacto con algo del suelo o
simplemente se quedaba atascada contra el suelo.
Todo este tiempo, Grabowski estaba lanzando granadas de humo,
disparando balas de fogueo con su M16 y gritando qué tan jodido
grupo eran. Ryan no podía creer que hubiera tenido un sueño sexual
sobre este loco.
En el momento en que se arrastraba lentamente hacia su agujero
de zorro, estaba bastante seguro de que su polla nunca volvería a
funcionar. Patrick, el bastardo, estaba sonriendo como un loco.
Rodó sobre su espalda y se ahuecó. La maldita dolía como el
infierno.
Phillip se inclinó hacia abajo hasta que Ryan pudo ver su rostro, a
pesar de que sus BCGs colgaban de la correa alrededor de su cuello. 101
—Si alguna vez te escucho decir mi nombre de nuevo, Pecas, vas a
lamentarlo, ¿me entiendes? —Pero había una mirada en los ojos de
Phillip que decía que realmente le gustaba. Sin embargo, eso no
ayudó cuando Ryan sintió que sus mejillas se ponían rojas. Dicho eso,
el Instructor se alejó. 12/2018

Patrick resopló y se dio la vuelta.


—Amigo, estabas como gimiendo su nombre y creo que también
gimoteaste un par de veces.
—Que te jodan, Patrick —dijo Ryan, girándose finalmente—. Dios,
mi maldito pene duele.

***

Al día siguiente estaban comiendo sus MRE cuando llegaron los tres
instructores y se sentaron en medio del grupo.
Ryan podía sentir la mirada de Phillip sobre él. Tenía cuatro días de
camuflaje en la cara, su uniforme se veía horrible, las botas estaban
incluso peor y sus BCG colgaban de su nariz en un ángulo incómodo
porque Kenneth se había sentado sobre ellos el segundo día.
No sentía calor, pero bajo la mirada de Phillip podía vivir con eso.
Siempre lo hacía sentir bien cuando el otro hombre lo estaba
mirando.
Ryan miró a Phillip a través de sus largas pestañas. El hombre nunca
parecía menos que ordenado. Demonios, incluso su uniforme parecía
recién planchado. Sus dientes blancos brillaron cuando sonrió,
haciendo que Ryan respirara profundamente. No estaba bien lo bien
que se veía el Instructor. Ryan estaba bastante seguro de que el
“enemigo” podía oler a todos y cada uno de ellos. Él apestaba como 102
el infierno. Debería haber sabido que era un sueño cuando en
realidad no podía olerse en él.
—Pecas, después de esto, ¿a dónde vas? —Preguntó Grabowski.
Cada conjunto de ojos estaba sobre él. No se dio cuenta de que
esto era un torneo. 12/2018

—Umm... Ft. Knox. EIA —dijo.


—¿Tanquero o Scout? —Preguntó King.
—¡Scout todo el camino! —Dijo Ryan, con una sonrisa.
—Jodido crujentito —Tanto Connelly como King lo dijeron al mismo
tiempo.
—No nos odies porque no eres así de genial —dijo Phillip
fácilmente, sonriendo ampliamente.
—¿Gandhi?
Patrick levantó la mirada; esa parecía ser su señal para comenzar a
hablar. Ryan ya lo sabía, así que solo mantuvo sus ojos en Grabowski.

***
El camino de regreso a los barrancones apestó tanto que Ryan ni
siquiera quería saber cuánto apestaba. Las 15 millas al final de EST9
fueron brutales. Todos tenían al menos treinta y cinco kilos de
equipamiento. Empezaron a las siete de la tarde y, a medianoche, aún
marchaban. Los chicos se caían a izquierda y derecha.
—Amigo, si camino un paso más, me voy a desmayar —dijo Patrick
desde su derecha.
—Joder, no. Estamos terminando a esta perra, Patrick —dijo
Brendon obstinadamente. 103
Ryan se sintió como Brendon, que acariciaba la culata de su arma.
Había estado canalizando a Richard jodido Simmons durante las
últimas dos horas. Incluso Kenneth, que podría manejar a Brendon
más tiempo de lo que él o Patrick podrían hacerlo, se estaba
volviendo cada vez más gruñón y más gruñón con su amigo. 12/2018

Patrick murmuró algo así como “vete a la mierda”, pero siguió


caminando.
—¡Vamos, reclutas! —La voz de Phillip vino de detrás de ellos. Él
caminaba de manera constante, ni siquiera encorvado. Demonios, el
hombre parecía estar dando un paseo en el maldito parque. Ryan
odiaba al hombre más ahora.
Brendon sonrió.
—Justo con usted, Sargento Grabowski.
Los otros tres hombres miraron a Brendon.
—Si le corto el cuello antes de que regresemos, ¿creen que
podemos descartarlo como homicidio justificable? —Preguntó
Kenneth.
—Nah, Culo Rosadito, lo planeaste mientras yo estaba detrás de ti.

9
N.T. Acrónimo de Ejercicios Sobre el Terreno
Grabowski replicó.
—Peluche es un jodido soldado. Esbelto, malo y listo para matar.
¿Verdad, Peluche?
—¡Sí, Sargento Grabowski!
Esta vez, Ryan y Patrick miraron al rubio y lo fulminaron con la
mirada.
Cuando el Instructor aceleró el paso, Ryan suspiró. El hombre tenía
las piernas más largas del mundo.
—¡Peluche, hijo de puta! ¿Por qué no besas su puto culo un poco 104
más? —Patrick dijo.
—No me odies porque soy joven y estoy en mejor forma que
vosotros viejos pedos —bromeó Brendon.
—Sí, bueno vete a la mierda también, hijo. Cuando regresemos a
los barracones, te ataré a tu cama y dejaré que todos se diviertan — 12/2018

advirtió Patrick.
Ryan resopló. Ese sería el día. La noche después de que Brendon se
hubiera chivado por hablar cuando no debería haberlo hecho, cuatro
tipos entraron a la habitación y le dieron a Brendon su propia llamada
de atención. Patrick había estado despierto y todo el infierno se había
desatado en su habitación. Huelga decir que la fiesta general no
sucedió y que no había habido una amenaza desde entonces.
—¿Puedes creerlo? Amigo, dos semanas más y todos salimos de
aquí.
Brendon sonaba triste.
—Dos semanas de permiso y luego ir a EIA —Kenneth suspiró.
Patrick, Brendon y Ryan resoplaron.
—EIA primero, luego nos vamos durante dos semanas.
—No parece posible, ¿verdad? —Preguntó Ryan. —Hace seis
semanas no nos conocíamos...
—Y ahora moriríamos el uno por el otro —terminó Patrick con una
sonrisa.
—Hablad por vosotros mismos. Reciben un disparo. Voy a curar
vuestros traseros y enviarles de vuelta al frente —Kenneth se rió.
—Maldito malvado.

105

12/2018
CAPÍTULO SIETE

Durmieron por casi doce horas. Después de los 15 kilómetros, los


tres instructores los enviaron a bañarse y finalmente se les permitió
dormir como bebés. 106
Extrañamente, una vez que todos llegaron a la cama, ninguno de
ellos tenía ganas de dormir.
—¿Ya están dormidos? —Preguntó Brendon.
—En realidad no —respondió Kenneth.
—Nah —dijo Ryan. 12/2018

—Yo tampoco.
—¿Pueden creer que nos queda una semana antes de irnos? —
Brendon estaba lleno de preguntas.
—Lo logramos —dijo Kenneth. Todos escucharon la sonrisa en su
voz.
—Aún no. Todavía no he superado esa maldita prueba de
entrenamiento preliminar —se quejó Patrick.
—Vas a pasarla —dijo Brendon con determinación obstinada.
—Esa carrera patea el culo de todos a menos que seas Gracin y seas
monstruosamente arqueado.
—Que te jodan, Kenny —dijo Ryan afablemente—. La pasarás,
Patrick. Correré contigo.
Todos en la sala se rieron de eso. Era un hecho bien conocido que,
de los cuatro, Ryan era el mejor corredor. Tenía una larga zancada y
voló por el camino de dos millas.
—No. Quédate con Peluche. Asegúrate de que llegue al máximo.
Perfecto trescientos.
Patrick asintió.
El objetivo de Brendon era maximizar la prueba de tiro. Los cuatro
hombres trabajaron duro para asegurarse de que Brendon pudiera
hacer eso mismo.
—Si todos piensan que voy a correr en trece minutos dos millas,
han perdido su maldita mente —murmuró Patrick.
107
***

A la mañana siguiente todos estaban en su ropa entrenamiento


preliminar. Sorprendentemente, los tres de sus Sargentos de
Instrucción estaban allí en su equipamiento. 12/2018
Después de estirar, todos le dieron unas palmaditas a Brendon en
la espalda.
—¡Ve a por ello! —Animó Ryan.
—Tienes esto en la bolsa, hombre —dijo Kenneth.
Llegaron frente a King, quien sonrió.
—Está bien, Peluche. Setenta y un flexiones en dos minutos.
¡Puedes hacer esto! —Ordenó—. ¡VAMOS!
Brendon cayó. Fue un borrón para él después de eso. King gritaba
sus números cada vez que volvía.
—Sesenta y seis, —dijo King—. Cuarenta segundos.
Ryan se tensó.
—Él lo tiene. Guarda un estallido para el final —Kenneth dijo,
seguro de que su amigo lo lograría.
—Sip. Nadie va a detener a Murray —dijo Patrick.
—¡Setenta! —King gritó—. Veinte segundos, vamos Peluche. ¡Lo
tienes!
Eso pareció empujar a Brendon más duro que cualquier otra cosa.
Su Instructor sabía que lo tenía. Empujó otras cinco flexiones.
Ryan soltó un grito rebelde. Kenneth aplaudió y Patrick solo sonrió.
Los otros tres pasaron por sus flexiones fácilmente, sin acercarse a
los setenta y cinco de Brendon, pero felices con sus propios puntajes.
Se movieron hacia donde estaba Connelly.
No dijo mucho, solo miró a Brendon y asintió. Eso pareció hacer el 108
truco.
Brendon estaba haciendo sentadillas como un tiro. Kenneth se
sujetó con fuerza, gritando al pequeño rubio.
—Setenta, —llamó Connelly—. Cincuenta y cinco segundos.
—Vamos, Peluche. ¡No puedes renunciar ahora! —Ryan gruñó 12/2018

cuando parecía que a Brendon le iba a costar terminar.


Connelly miró a Brendon y dijo que lo único que habría hecho a
Brendon lo suficientemente loco como para terminar.
—¿Volverás y le dirás a esa chica que no puedes terminar,
Peluche?
Brendon gruñó y empujó las ocho sentadillas restantes con diez
segundos para terminar.
Kenneth odiaba las sentadillas casi tanto como Patrick odiaba la
carrera. Ryan sabía esto. Palmeó a Kenneth en la espalda y asintió.
—Cincuenta y tres, puedes hacerlo, Kenneth. Sabemos que puedes.
Kenneth resopló.
—Gracias, mamá. Si hago esto, ¿tendrías galletas calientes y leche
esperándome?
Ryan lo pegó en la parte posterior de la cabeza con una sonrisa.
Brendon aún respiraba con dificultad cuando agarró los pies de
Kenneth. Sus ojos se encontraron y se hizo un pacto. Nadie,
absolutamente nadie haría fracasar a este hijo de puta.
Kenneth terminó con las mínimas abdominales requeridas. Él no
estaba quejándose, una oportunidad era una oportunidad.
Todos volaban a través de sus abdominales y flexiones. Esa fue la
parte fácil.
La carrera vino después.
Todos odiaban la carrera, hasta el último de ellos. El monótono 109
círculo fue suficiente para volver loco a cualquiera. La actitud
normalmente reservada de Patrick era tensa.
Ryan sabía que era porque esta era su última oportunidad de
graduarse con esta clase. Tenía que pasar esto.
Grabowski fue el clasificador para esta carrera. Miró a Patrick y 12/2018

asintió. Al igual que los otros dos, saludó a Brendon con aliento.
—Trece minutos, Peluche. Eso es todo lo que necesitas. Haz esto y
personalmente te daré una moneda. ¿Vas a hacerlo, Peluche?
Brendon asintió.
—¡Sí, Sargento de Instrucción!
Se fueron con poca fanfarria. Ryan y Brendon estaban en el frente.
Mantuvieron el ritmo el uno con el otro. Kenneth y Patrick estaban
detrás de ellos. Muy detrás de ellos.
—Si Patrick falla todos lo hacemos —dijo Brendon de repente.
—Él no... —Ryan miró a Brendon, por primera vez viendo al hombre
detrás del niño. Él asintió y ambos bajaron la velocidad. La gente los
pasó fácilmente.
—¿Qué diablos estás haciendo? —Gritó Patrick.
—Un perfecto trescientos apestará si no estás a nuestro lado en la
graduación —dijo Brendon, dejando caer al lado de Patrick.
—Estamos terminando esto juntos —dijo Ryan. Sintió la repentina
necesidad de llorar. Comenzó a preguntarse si podrían sonar más
como niñas de lo que lo hicieron en ese momento.
—Este es un maldito cliché —dijo Kenneth, pero sonrió a los otros
dos.
Patrick gruñó y se presionó un poco más fuerte.
—¡Vamos, Smith! —Gritó Grabowski cuando pasaron por su lado.
Ryan pasó a mirar y podría haber jurado que el Sargento de
Instrucción estaba sonriendo. 110
Esto ya no se trataba de Brendon anotando perfectamente. Esto
fue sobre cuatro chicos que crecieron juntos. Si uno fracasa, todos
fracasan, y eso no iba a suceder.
Grabowski gritaba cada vez que pasaba cada soldado. Cuando los
cuatro pasaron, gritó el tiempo. Esta vez, Ryan miró y sonrió cuando 12/2018

Grabowski le sonrió. Se dio cuenta de que los otros dos instructores


se acercaron y se pararon con Grabowski y el cronómetro.
En la última etapa de las dos millas, Patrick jadeaba y solo quería
hacer nada más que sentarse.
—¡No vas a caminar! —Ladró Brendon. Esta carrera fue bastante
fácil para él. —Quince minutos. Podemos hacer esto en quince
minutos.
Ryan había corrido detrás de Patrick.
—¡Disminuye la velocidad y te daré una paliza, Patrick, así que
muévete!
—No vas a dejarlo, Patrick. No te estamos dejando.
Estaban a quince metros de Grabowski cuando otros que ya habían
terminado su carrera comenzaron a gritarle ánimos a Patrick. Incluso
King y Connelly les gritaban.
Llegaron a Grabowski, quien gritó.
—Hecho.
Patrick estaba jadeando aún peor mientras corría fuera de la pista.
Los otros tres estaban justo detrás de él, pero volvieron a mirar a
Grabowski.
—15:12.
Aclamaron y golpearon a Patrick en la espalda.
Después de que el último hombre terminó, Grabowski caminó
felicitando a cada uno de ellos. Cuando llegó a Brendon se quedó más
tiempo. 111
Ryan no pudo escuchar lo que se decía, pero vio que Phillip le daba
la mano a Murray. Notó que las lágrimas brotaban de los ojos de
Brendon. Él preguntaría sobre eso una vez que volvieran al cuartel.
De vuelta en el cuartel, los cuatro hombres estaban reuniendo sus
cosas para darse una ducha. 12/2018

—¿Qué quería Grabowski? —Preguntó Kenneth.


—Me estrechó la mano y dijo que estaba orgulloso de mí —susurró
Brendon y luego le tendió la mano. En su palma había una moneda de
plata.
Conseguir una moneda de alguien como el Sargento de Instrucción
Grabowski fue un gran honor. Significaba aún más porque Brendon
había renunciado a su objetivo de una prueba de entrenamiento
preliminar perfecta para asegurarse de que Patrick terminara la
carrera.

***

Se despertaron a las tres de la mañana siguiente. Ryan no se


sorprendió cuando se les ordenó entrar en su ropa de entrenamiento.
Su entrenamiento básico casi había terminado. En seis días, todos se
dirigirían a sus escuelas individuales. Ya no estarían juntos y Ryan
estaba muy triste por eso. Kenneth. Patrick. Brendon.
Eran todos sus mejores amigos. Eran los que habían tomado todo lo
que el entrenamiento básico les había arrojado y habían regresado
por más. Estaba bastante seguro de que, si bien los amigos de la
escuela secundaria eran fácilmente olvidados, esos tres hombres
seguirían siendo su fuerza motriz.
Estaban en formación y marcharon a un campo claro y abierto. Una
vez allí, se les ordenó entrar en una formación de “rangos abiertos”. 112
El Sargento de Instrucción Grabowski se aclaró la garganta.
—Hace ocho semanas entraron en esto sin saber qué esperar.
Todos eran personas diferentes y actuaban así. Durante estas últimas
ocho semanas tuve el privilegio de verlos a todos crecer y convertirse
en una máquina en funcionamiento. Esta es una de mis mejores 12/2018

clases. Me siento honrado de estar con cada uno de vosotros.


Ryan miró por la fila. Patrick se mordía los labios para no llorar.
Brendon en realidad estaba llorando y Kenneth seguía parpadeando
como si quisiera llorar, pero no delante de ellos.
—Ahora ustedes, hombres, son soldados de los Estados Unidos —
dijo Phillip, su voz fuerte y orgullosa—. ¡Repitan después de mí!
Todos ellos estaban un poco más altos.
—¡Mientras camino por el valle de la Sombra de la Muerte! ¡No
temeré ningún mal!
—¡Mientras camino por el valle de la Sombra de la Muerte! ¡No
temeré ningún mal!
La cara de Phillip se endureció.
—Porque YO soy el más malo de este puto valle!
Lo repitieron en un rugido sordo.
—¡HOOOAH! —Gritó Phillip.
—¡HOOOOAH! —Era la primera vez que se les permitía utilizar el
término. Cada hombre estaba casi mareado que el Sargento de
Instrucción exigió que lo dijeran.
Significó en sus ojos que eran soldados.
Ryan por otro lado estaba llorando como Brendon. Todas esas
semanas lo habían cambiado. De repente, no todo era por él. Se
trataba de los tipos con los que él servía. Los tipos con los que lloraba,
sangraba y sudaba. De esto se trataba todo.
Grabowski, King y Connelly habían hecho su trabajo y lo habían 113
hecho bien.
Rompieron a cada uno de ellos y los convirtieron en hombres que
gustosamente morirían el uno por el otro. A Ryan le pareció extraño
pensar en los Sargentos de instrucción como algo más que malvados
bastardos que no querían nada más que matarlos mientras dormían. 12/2018

Ahora pensaba en ellos como hombres que construyeron personajes


y compañeros de equipo.
Grabowski estaba parado frente a Ryan.
—Felicidades, soldado de primera clase Gracin —dijo, con su voz
suave y sexy. Estiró su mano y Ryan la tomó. Podía sentir la etiqueta
de plástico deslizarse en su mano. Mientras se alejaba sonrió una vez
más a Ryan. King y Connelly felicitaron a Ryan y se movieron por la fila
con Grabowski.
—Felicitaciones, soldado Smith.
Ryan estaba llorando. No le importaba quién lo viera. Lo habían
logrado. Ellos eran soldados. Juntos. Incluso el estoico Patrick estaba
llorando.
Después de la ceremonia fueron enviados de vuelta al cuartel para
limpiar y empacar sus maletas. Tres días después, estaba a punto de
recibir el impacto de su vida durante el “Día de la familia”.
***

El día fue hermoso. Ryan sabía que cada hombre estaba


emocionado de ver novias, padres o hermanos. Angustiaba a Ryan
que nadie viniera por él. Llamó a su casa y les dijo a sus padres que se
iba a graduar, pero dijeron que no tenían tiempo para venir a verlo.
Entonces, a diferencia de sus amigos, Ryan estaría de vuelta en el
cuartel. Afortunadamente él no era el único.
El Sargento de Instrucción King entró sonriendo más de lo normal.
114
Lo seguía un niño de cuatro años y una niña de dos años.
Ryan sonrió. En un momento dado habría jurado que King no era
más que una máquina ensamblada en la Escuela para Sargentos de
Instrucción, pero verlo con sus hijos hacía que el hombre pareciera... 12/2018
humano.
El Sargento de Instrucción se rió de algo que dijo su hija.
—Reclutas, sé que es difícil imaginar que alguien haya tenido hijos
voluntariamente con el Sargento King —dijo Connelly.
—Él es mi papá —dijo el chico, sonriendo ampliamente.
Jamie King se mantuvo a un lado. Ryan pensó que ella era
realmente bonita.
Habían estado en la formación por un tiempo ahora. Los padres y
los miembros de la familia se mezclaron los unos con los otros, sin
decir gran cosa, solo sonriendo a sus seres queridos.
—¡PAPÁ! —Vino el fuerte grito de una niñita morena. Ryan pensó
que ella era la hija de Connelly, a pesar de que no se parecía ni un
poco a él.
Ahí es cuando lo golpeó. La pequeña chica era la viva imagen de...
—¡Smidge! —Dijo Phillip, envolviendo a su hija en sus brazos.
Ryan debió haberse tambaleado o algo así porque Patrick le susurró
“firme” mientras veía a los dos frente a él abrazarse. Vio a una mujer
bonita, menuda y de cabello oscuro de pie a un lado sonriéndole a los
dos. Él quería llorar en serio. Luego quería pegar hasta sacarle la
mierda a Grabowski. ¿Qué pasó con él y encontrar a los malditos
hombres equivocados en cada jodido momento?

***

Ryan no tenía ganas de ir al Davis Club con los otros que no tenían
115
familia, sino que regresó al cuartel. Habían pasado casi ocho horas
desde que vio a Phillip y su familia juntos y era aún malditamente
miserable. Kenneth, Brendon y Patrick casi se quedaron con él hasta
que amenazó con patearles el culo. Él no era una jodida chica, por el 12/2018
amor de Dios. Estaba agradecido de que la graduación fuera mañana.
No podía soportar la idea de ver a Phillip de nuevo.
El hombre, que lo había besado como un infierno, jodía con él y en
general hizo que su vida fuera insoportable. Estaba jodidamente
casado y con un niño.
Notó que la puerta de la oficina del Sargento de Instrucción estaba
abierta pero no entró.
En vez de eso, simplemente regresó a su cama despojada.
Se acostó en la cama que había sido de Patrick y pensó en su vida.
No escuchó los pasos pesados que se detuvieron justo afuera de su
puerta.

***
Phillip estaba justo afuera de la puerta de Ryan. Sonrió para sí
mismo pensando en la primera vez que había visto a Ryan. Había
decidido ir a recepción y ver cómo eran los nuevos reclutas.
Bob se había reído de Ryan, llamando al rubio “pequeño”. Phillip
estuvo de acuerdo, pero Ryan era fácilmente el jovencito más guapo
que jamás haya visto. Incluso si tenía cuatro ojos.
Ryan se había escapado del autobús con su cabello volando. Phillip
recordó cómo se había quedado sin aliento. Nunca había visto un
hombre más hermoso en toda su vida. Justo en ese momento rezó 116
para que Ryan fuera asignado a cualquiera que no fuera él.
Cuando se dio cuenta de que Ryan había sido asignado a su
pelotón, quería matar a alguien, o inclinar al joven recluta sobre el
sofá de la oficina y follarlo sin sentido. Ryan casi hace que su
instrucción tenga una farsa completa. Había terminado desde que 12/2018

Phillip había visto lo hermosos que eran los ojos verdes de Ryan.
Eran tan claros y tan juveniles que casi le dolió a Phillip mirarlo.
King y Connelly se burlaron de él sin piedad por su
“enamoramiento” del recluta. Tenía que asegurarse de que los otros
reclutas no lo descubrieran.
Eso habría sido algo muy malo, pero no le impidió besar a Ryan
cuando lo vio en el Davis Club, un lugar donde no debería haber
estado, pero había seguido a los cuatro como un perro guardián.
Todo puesta a punto durante el caótico combate de Connelly. Ese
maldito bastardo. Una vez que el cuerpo de Ryan tocó el suyo, Phillip
había sido un completo desastre. Después de eso, se trataba menos
de enseñar y más acerca de rozar contra ese cuerpo duro.
Decir que se había aprovechado de su posición sobre Ryan era una
gran subestimación.
—Pecas —dijo.
Vio cómo Ryan se ponía de pie. Después de ocho semanas de
escuchar su voz, Phillip supo que era una respuesta condicionada.
—Tranquilo —dijo en voz baja.
—Sargento de Instrucción Grabowski —Ryan lo saludó, su tono un
poco más helado de lo normal.
—Soldado de primera Gracin —respondió Phillip—. ¿Por qué no
saliste con tus amigos?
—No tenía ganas de ir al Club, Sargento de Instrucción.
Phillip lo pensó un momento y luego asintió. 117
—Ven a mi oficina —Se dio vuelta y entró en la oficina, sin prestar
atención a si Ryan estaba o no en camino. Él quería estar a solas con
el niño.
Quería poder mirarlo sin disimular su mirada, pero sobre todo
quería poder tener el momento a solas con Ryan que había deseado 12/2018

desde la primera vez que lo vio.


Ryan entró detrás de él. Su rostro era difícil de leer.
Para Phillip fue difícil de entender. La cara de Ryan siempre había
sido tan fácil de leer que casi se sintió mal por el niño. Siguió la
mirada de Ryan y vio que descansaba en una foto de Katie.
—Mi hija —dijo sonriendo—. Mi ex la trajo hoy, porque después de
mañana tengo una semana libre —Observó cómo el comportamiento
de Ryan cambiaba rápidamente—. Ella está con mi mamá ahora
mismo. Esta noche trabajo de niñera.
—¿Ex?
—Sí, Gracin. Soy un idiota, pero no me molestaría con un cónyuge.
Phillip mantuvo su tono ligero. Se sentó detrás del escritorio y le
indicó a Ryan que se sentara.
Phillip prácticamente podía sentir la tensión derretirse contra Ryan.
Se sentaron en incómodo silencio antes de que Ryan lo rompiera.
—¿Cuánto tiempo llevas dentro? —Preguntó con cuidado.
Phillip sabía que tenía que matar a Ryan para ser tan informal con
él. Después de haberse graduado de básico, había sido de la misma
manera. De repente, en lugar de ser el jodido nuevo chico, él era el
tipo “he estado allí, hecho eso”. Su Instructor se sentó y bebió una
cerveza con él, a pesar de que no era lo suficientemente mayor.
Todo el tiempo Phillip pensó que estaba solo a una mierda de haber
jodido su vida.
—Me uní cuando tenía diecisiete años. Me gradué temprano de la 118
escuela secundaria y seguí los pasos de mi padre —dijo Phillip con
orgullo—. Eso fue hace nueve años —En cualquier otro lugar del
mundo, él y Ryan habrían sido compañeros, pero no tanto en el
Ejército.
La sorpresa estaba en todo el rostro de Ryan. Phillip sabía cómo fue 12/2018

eso también.
Algo sobre los instructores siempre les hizo pensar en los viejos
veteranos duros con los que su padre andaba, no en un chico joven
que ya había visto demasiada parte del mundo.
—¿Sorprendido? —Preguntó.
Ryan pareció pensar en eso por un segundo.
—Sí, supongo que sí, Sargento de Instrucción.
Phillip se rió entonces.
—¿Qué tal si dejamos de lado las cosas de Sargento de Instrucción
por el momento? —Se rió de nuevo cuando Ryan palideció y parecía
nervioso. —Somos solo nosotros y de todos modos estás
prácticamente fuera de aquí.
Ellos cayeron en el mismo silencio que antes. Phillip nunca había
tenido este momento difícil con alguien a quien se sintiera atraído
antes. Sabía que debería dejar que el chico volviera a su habitación y
olvidarse de él, pero de alguna manera olvidarse de Ryan Gracin iba a
ser mucho más difícil de lo que pensaba.
—Um, debería volver a mi habitación. Tengo que... —Ryan se
levantó y se volvió.
Phillip esperó todo un segundo antes de que él también se
levantara y estuviera alrededor de su escritorio. Cogió la parte trasera
del uniforme de Ryan y lo giró.
—A la mierda —gruñó antes de cerrar los labios sobre los de Ryan.
Algo sobre besar a Ryan debería ser el loco en él. No podía dejar de 119
besarlo si su vida dependía de ello. Su lengua exigía la entrada y Ryan
estaba demasiado dispuesto a dársela. Seguramente se iría al infierno
si no detenía esto.
No sorprendió a Phillip ni un poco cuando Ryan no lo hizo. En su
lugar, simplemente cerró la puerta con el pie, sin romper el beso. 12/2018

Empujó a Ryan contra la puerta y dejó que sus manos vagaran por
los lados del rubio. Apartó sus labios de una boca que debería ser
absolutamente ilegal. Su boca vagó de esos labios a los pómulos bien
tallados, al cuello largo y elegante que desapareció debajo de su
parte superior de su ropa reglamentaria.
Hizo una pausa solo por un segundo.
—Si no quieres esto, ahora sería un buen momento para decirlo.
Por un momento, Phillip pensó que Ryan se iba a ir. La mano de
Ryan se asentó en la puerta por un momento, y luego giró la
cerradura de la puerta.
Se escuchó un suave clic y luego un gruñido profundo. Phillip agarró
al hombre más pequeño más cerca de él, aplastando sus cuerpos
juntos. Esa fue toda la afirmación que él necesitaba.
Bajó los labios otra vez y tiró de Ryan hacia el sofá, luego se detuvo
como si estuviera pensando en algo. Phillip sonrió maliciosamente.
Echó un vistazo a la barra de dominadas en el lado opuesto de la
oficina. Oh sí, él tenía planes, pero eso esperaría.
Se sentó en el sofá y llevó a Ryan con él. Por el momento, quería
besar a Ryan. Quería besarlo por cada vez que el chico lo había
puesto duro, por cada vez que la necesidad de besar a Ryan se volvía
casi demasiado abrumadora para evitar hacerlo.
Estaba deslumbrando por los labios de Ryan, mordisqueándolos
directamente, mordiéndolos cuando Ryan trataría de hacerse cargo
del beso. Una mano se acercó y ahuecó la parte de atrás del cuello de 120
Ryan, inclinándolo para que él tuviera el control. Estuvo a punto de
dejar caer a Ryan cuando las manos del otro hombre se deslizaron
sobre su pecho. Él había querido sentir esas manos para siempre.
Había sido un infierno que Ryan se frotara contra él durante la clase,
pero no lo habría cambiado. No, porque era una forma en que podía 12/2018

sentir las manos de Ryan.


Su otra mano estaba ocupada también. Estaba intentando
desabotonar la parte superior y quitársela a Ryan. No quería que nada
se interpusiera en su camino y TENÍA que tocar a Ryan ahora mismo.
—Mierda —gruñó contra los labios de Ryan.
Los botones comenzaron a volar. Finalmente le quitó la cosa a Ryan
y luego se alejó lo suficiente para quitarse la camiseta marrón.
Finalmente estaba tocando la piel de alabastro.
Con Ryan sobre su regazo, podría burlarse y probar todo lo que
quisiera.
Sus labios rozaron un pequeño pezón y Ryan gimió. Su lengua lo
acarició hasta que fue duro como una piedra. Su aliento era caliente
contra la piel fría de Ryan.
—Eres tan jodidamente caliente, Gracin. Pensé en hacerte esto
todo el tiempo.
Exhaló, dejando besos calientes en el pecho de Ryan hasta que
pudo darle al otro pezón el mismo tratamiento.
Ryan murmuraba cosas que Phillip no podía entender. Se rió con
voz ronca mientras se ponía a trabajar en el cinturón y el pantalón. Su
lengua trazó un camino de regreso a la garganta de Ryan. No le daba
tiempo al hombre para pensar en lo que Ryan quería hacerle.
Simplemente mantuvo el proverbial joder con su cabeza.
Su boca y manos nunca dejaron de moverse, nunca se detuvieron
en su exploración. Una mano salió del cuello de Ryan y la otra se 121
deslizó con confianza sobre su polla que se llenaba rápidamente.
Cuando finalmente le desabrocharon los pantalones, empujó a Ryan
para que se pusiera de pie. Con hábiles manos, empujó los pantalones
y sus calzoncillos de su cuerpo. Se juntaron alrededor de sus botas.
Ryan se dobló por la cintura y trató de quitarse las botas, pero le 12/2018

temblaban las manos tanto que estaba haciendo un lío.


Phillip apartó las manos de Ryan y terminó él mismo. Sonrió
locuazmente cuando Ryan estaba parado allí en absolutamente nada.
—Estás demasiado vestido —dijo Ryan. Fueron las primeras
palabras que pronunció. A Phillip le gustaba lo entrecortada y baja
que era la voz del otro hombre. La polla de Phillip latía
despiadadamente.
La barra de dominadas estaba a metro ochenta del suelo. Phillip
sonrió maliciosamente.
Vio cómo Ryan se volvía y lo miraba.
—No estoy preparado para eso —dijo Phillip con desdén—. Lo que
vamos a hacer es jugar un pequeño juego.
Casi aulló de risa cuando Ryan parpadeó como un búho hacia él.
—Shh, es un juego divertido —Se levantó y llevó a Ryan a la barra
—¿Ves esa barra?
Cuando Ryan asintió, Phillip continuó.
—Vas a agarrarla. Espera con cada onza de control que tengas. Si
tus manos se van en cualquier momento, me detendré —Se rió
cuando Ryan tragó saliva.
Phillip vio cómo las manos temblorosas de Ryan se alzaban y
agarraban la barra.
—¿Tienes un buen agarre? —Preguntó Phillip; su voz era áspera,
grave—. No te sueltes.
122
***

Ryan vio cómo su Sargento de Instrucción se arrodillaba.


Posiblemente fue lo mejor que había visto en su vida: Phillip, con
uniforme completo, cayó de rodillas. Sí, Ryan podría morir ahora y ser 12/2018
un hombre feliz. Al menos pensó eso hasta que la boca caliente que le
había dado muchos sueños húmedos atrapó la punta de su pene. Sus
dedos se flexionaron sobre la fría barra de acero.
Un par de manos grandes se acercaron y ahuecaron su culo.
Entonces esa jodida boca comenzó a descender lentamente por su
dolorida polla. Las manos se flexionaron, amasando su culo hasta que
Ryan quiso llorar. Ambas manos se fueron y Ryan aún podía sentirlas
sobre él.
Miró hacia abajo y vio a Phillip hurgando en su bolsillo. Estaba
vagamente sorprendido de verlo sacar un tubo de lubricante.
—Chico boy scout.
Ryan murmuró. Entonces él no podía hablar en absoluto.
Phillip se rió roncamente alrededor de su pene enviando
vibraciones de placer que recorrían cada nervio en el cuerpo de Ryan.
El hombre de pelo oscuro lenta y tortuosamente deslizó su boca
arriba y abajo a lo largo de la polla de Ryan, moviendo su lengua
alrededor de diferentes puntos tan lentamente que Ryan quería
gruñir.
Ryan no se había sentido tan cachondo desde que estaba en la
escuela secundaria. Sus caderas comenzaron a avanzar pero un fuerte
brazo las atrapó y la boca se fue.
—¿No entendiste el memorando, Gracin? Estoy a cargo aquí —dijo
Phillip con aire engreído—. No se mueve, nada —Las manos que le
habían dejado el trasero regresaron. 123
Ryan podía sentir la humedad sobre ellas. Una mano separó las
mejillas y la otra se deslizó entre ellas, frotando contra su apretado
agujero. Ryan podía contar con una mano cuántas veces estuvo
abajo, pero sabía que esta vez probablemente sería la mejor. Gimió
bajo en su garganta cuando un largo dedo lo rodeó. Entonces, 12/2018

finalmente, esa boca volvió a posarse en su polla. Cuando Phillip


deslizó su boca más abajo, un dedo se hundió en él.
En el momento en que el dedo se frotó contra el pequeño manojo
de nervios, Ryan casi gritó como una niña. La sensación de ser
penetrado junto con el calor húmedo de la boca en su polla
lentamente lo estaba volviendo loco.
Phillip hizo que su tiempo se convirtiera en un bello arte. Cuando su
boca se deslizó por su polla, su dedo se deslizó. Cuando bajó la boca,
su dedo le abrió. Ryan quería rodear con su mano la cabeza del otro
hombre y obligarlo a ir más rápido, pero en el fondo de su mente
sabía que hacerlo lo detendría. Entonces, en cambio, apretó más la
barra.
La mano detrás de él se escabulló y Ryan gritó entonces.
—¡Jodido idiota burlón! —Respiró. Estaba diciendo algo cuando
podía llamar al hombre de rodillas eso.
Phillip levantó una ceja ante eso, pero sus ojos color avellana
estaban calientes con diversión y deseo. Fue una combinación letal.
Cuando la mano regresó, Ryan suspiró. Podía sentir dos dedos
cuidadosamente entrando en él. Phillip se complacía en acariciar
contra la próstata de Ryan. Parecía durar para siempre y no lo
suficiente. Phillip hizo tijeras sus dedos dentro de Ryan,
preparándolo. La boca de Phillip dejó su polla y se deslizó más abajo,
lamiendo y chupando sus bolas. Fue la mejor mamada que Ryan había
recibido. 124
Ryan quería más, mucho más.
—¡Más! —Lo exigió.
Phillip hizo esa baja, vibrante risa alrededor de la polla de Ryan otra
vez y un escalofrío recorrió el cuerpo de Ryan.
Muy pronto, Phillip había hundido sus dedos en él y Ryan estaba a 12/2018

punto de llorar. Cada vez que sentía que estaba cerca, Phillip retiraba
los dedos y la boca. Susurraba cosas tan sucias que el retorcido
pervertido dentro de Ryan rugiría a la vida.
La boca de Phillip dejó su pene y comenzó a mordisquear sus
caderas.
—Sabes muy bien. Podría pasar probándote para siempre y nunca
me cansaré de eso.
Él gruñó. Lentamente comenzó a moverse hacia arriba. Dio un paso
atrás y su mirada ardiente se deslizó arriba y abajo por el cuerpo del
rubio.
—¿Tienes alguna idea de cómo jodidamente como un Dios te ves?
Me estás volviendo loco, demente —Las manos de Phillip agarraron
una de las muñecas de Ryan y luego la otra, tirándolas juntas hasta
que una mano se agarró a otra.
Ryan nunca se había sentido pequeño antes, no antes de este
hombre. Phillip hizo que no solo se sintiera pequeño, sino que se
sintiera casi delicado, por no mencionar que lo ponía más duro que
una maldita piedra.
Phillip se inclinó y besó perezosamente la boca de Ryan.
Finalmente, Phillip permitió que Ryan desabrochara su parte
superior del uniforme. Hasta ese momento, Ryan pensó que Phillip
iba a desabrocharse los pantalones y follarlo así. No es que a Ryan le
hubiera importado. Podría haber lidiado con eso mientras Phillip 125
estuviera dentro de él.
El beso se rompió y la sonrisa de Phillip se volvió malvada.
—Voy a follarte —dijo. Se alejó y él se hizo cargo de quitarse su
propia ropa—. Te voy a follar en cada centímetro de esta oficina así
que cuando te vayas, tendré los malditos recuerdos. 12/2018

Fue una suerte que Phillip se desnudara porque las rodillas de Ryan
eligieron ese momento para debilitarse. Sus manos temblaban más
fuerte que antes. Los ojos verdes se agrandaron y logró una débil
sonrisa.
—Hablar es fácil —dijo, sorprendido de poder decir algo.
Quizás esta fue una de esas ocasiones en las que debería haber
mantenido la boca cerrada. La mirada de Phillip se volvió más cálida,
su boca en una firme línea de determinación. Oh, sí, Phillip iba a
hacerle pagar.
—Mira quién se hizo valiente de repente —dijo Phillip, mientras
avanzaba lentamente hacia Ryan.
Le recordó a Ryan que un lobo que acechaba lentamente a su
presa. El hombre ni siquiera parpadeó.
Ryan dio un paso atrás.
Phillip sonrió.
Ryan decidió que probablemente debería correr, pero recordó que
no podía. Estaba en una maldita oficina cerrada.
Dio otro paso, pero el largo andar del otro hombre lo había
alcanzado.
—¿Sabes lo que pasa ahora, soldado de primera? —Preguntó
Phillip. Su voz era más que caliente. Era el sol, quemando lentamente
a Ryan.
—Um, ¿me pongo la ropa y me voy? —Preguntó. Oh Dios, solo
estaba suplicando por eso. 126
—No, te follo hasta que me suplicas que pare —susurró y luego
tomó la boca de Ryan. Agarró ambas pollas y las frotó la una contra la
otra con despreocupación. Un gemido necesitado se rompió de Ryan.
Phillip se rió y empujó a Ryan hasta que el hombre estaba sentado
en su escritorio. 12/2018

Los papeles y chucherías cayeron cuando Phillip golpeó sus caderas


hacia adelante. Se alejó solo para agarrar sus pantalones. Sacó un
condón y agarró el lubricante.
Ryan apartó sus manos y se hizo cargo allí. Había querido tocar a
Phillip durante ocho jodidas semanas y el hombre no iba a negarlo.
Acarició al hombre varias veces antes de abrir el paquete y sacar el
condón. Rodó hábilmente el condón sobre la impresionante
circunferencia del Sargento de Instrucción. Pensaría que Phillip sería
perfecto. Levantó la parte superior del tubo y lo arrojó
generosamente en sus manos. Lentamente los deslizó hacia arriba y
hacia abajo sobre la polla enfundada del otro hombre.
Ryan sintió un gran placer al oír que el hombre no solo gimió sino
que gruñó cuando las manos de Ryan se movieron sobre él.
Cuando Phillip no pudo tomar más, agarró las piernas de Ryan y las
levantó alrededor de su cintura. Estaban cara a cara y ambos
hombres reflejaban expresiones de necesidad y anhelo.
Phillip pareció tener piedad de él, finalmente. Se retiró y se alineó
con la abertura de Ryan. Lentamente comenzó a empujar dentro, más
allá de los anillos exteriores hasta que la punta se sentó
cómodamente dentro de Ryan. Quemó y fue un poco doloroso. Ryan
siseó, pero se negó a dejar que se detuviera. Phillip hizo una pausa y
lo miró. Ryan le sonrió tembloroso. 127
—No tomes esto de la manera equivocada, pero eres jodidamente
grande —dijo Ryan, sin aliento.
Phillip se rió entre dientes y besó la parte superior de la cabeza de
Ryan. Si Ryan no lo hubiese disfrutado tanto, probablemente se
habría quejado, pero dado que era Phillip, no le dio tiempo. Comenzó 12/2018

a chupar la carne en su cuello y luego volvió a deslizarse hasta los


labios rojos e hinchados de Ryan. Nada de qué quejarse entonces.
La boca de Phillip regresó al cuello de Ryan. Ryan gimió e intentó
empujar su cadera hacia abajo, pero fuertes y poderosas manos lo
detuvieron y dientes picaron cuando Phillip lo mordió. Duro.
Ryan se rindió incluso tratando de fingir que estaba en control. Él
comenzó a menearse y gimotear. Phillip finalmente presionó más
hasta que estuvo dentro de él.
Ambos hombres respiraban con dificultad, tratando de calmarse
antes de continuar.
—Dios, te sientes tan bien —siseó Phillip cuando Ryan se apretó a
su alrededor. Se retiró y volvió a hundirse lentamente.
El dolor y la quemadura comenzaron a desaparecer. Todo lo que
Ryan quería era lo que Phillip le había prometido. Echó la cabeza
hacia atrás y maldijo.
—¿Vas a hacer que te suplique que te detengas? ¿O simplemente
estás lleno de mierda?
Los ojos color avellana de Phillip se convirtieron en rendijas. Su
sonrisa se volvió diabólica.
—No soy el que tiene una polla en el culo y tendrá problemas para
marchar mañana.
Dicho esto, se retiró y luego volvió a entrar.
Ryan aulló. Sus manos se posaron en hombros fuertes y
musculosos. 128
Las uñas bien recortadas rompieron la carne cuando Phillip
comenzó un ritmo que seguramente lo dejaría no solo magullado sino
caminando un poco divertido.
El escritorio se sacudió bajo las embestidas de Phillip. Los papeles
cayeron sobre los lados. Una placa de identificación se estrelló contra 12/2018

el suelo y los gritos de Ryan resonaron en las paredes.


—Eres un jodido buen pedazo de culo —dijo Phillip acaloradamente
y chocó sus labios con los de Ryan.
Ryan se habría sentido ofendido si no hubiera visto el brillo travieso
y complacido en los ojos del otro hombre.
Phillip inclinó el ataque y le clavó la próstata a Ryan una y otra vez,
haciendo que Ryan dejara una raya roja de marcas en la espalda de
Phillip. Eso pareció estimular a Phillip aún más. Esta vez fueron sus
gritos los que llenaron la oficina.
—¡Eres un pedazo de culo ruidoso, Grabowski! —Ryan respiró.
—Phillip. Llámame Phillip —ordenó el hombre.
Puesto así, Ryan no tenía otra opción.
—Phillip —Dios, lo decía de verdad.
—¡Joder! —Gimió Phillip. Su mano fue a la polla de Ryan y
expertamente tiró—. Córrete por mí, Ryan —El ritmo y la fuerza de su
empuje aceleraron y se hicieron más fuertes.
Los ojos de Ryan se abrieron de par en par y luego todo terminó. La
polla chocando contra él, la mano sobre su polla y Phillip diciendo su
nombre por primera vez lo enviaron volando por el borde. Volvió a
gritar el nombre de Phillip y se corrió a chorros por toda la mano del
otro hombre y sobre su propio estómago.
129
***

Cuando los músculos de Ryan se apretaron alrededor de su pene,


Phillip supo que todo había terminado. Se corrió con fuerza en el
condón, cantando el nombre de Ryan como una oración. 12/2018
Salió de su orgasmo y luego se dejó caer sobre el vientre de Ryan.
—Mierda —jadeó.
Ryan no estaba diciendo mucho. Intentaba evitar llorar como una
niña. Nunca antes se había corrido tan duro en su vida. Todavía
estaba viendo estrellas.
Lentamente la realidad regresó. Ryan sabía que esto era un trato de
una vez. La idea de toparse con este hombre en particular era una
idea irrisoria. Ryan no creía en el destino o la suerte. Esto fue solo una
gran jodida, una que cuando creciera, pensaría en el tiempo con
Phillip y sonreiría feliz.
—Creo que rompí unas cincuenta regulaciones del ejército —dijo
Phillip roncamente.
—Está bien. No estás rompiendo las reglas cuando ambos lo
disfrutamos —dijo Ryan, su voz ronca.
Phillip se rió entre dientes y se retiró. Ryan siseó pero no se movió.
—¿Estás bien?
Ryan asintió con la cabeza.
—Umm, sí. Soy lo último en decoraciones de escritorio.
Phillip se rió de eso.
—Entonces tomaré dos: uno para mi escritorio aquí y otro para
casa —Entonces fue como si se hubiera dado cuenta de lo que
acababa de decir y cerró la boca de golpe.
—Afortunadamente para ti hay un especial “compre uno, obtenga
otro gratis” —Ryan abrió sus largas pestañas y miró a Phillip—. Está 130
bien. No soy una chica pegajosa que se volverá loca contigo.
Phillip asintió.
El hombre más joven decidió que nunca había una mejor vista en el
mundo que un Phillip Grabowski post-orgásmico.
—Vamos —Phillip ayudó a Ryan a levantarse y luego acomodó sus 12/2018

cuerpos en el sofá. Los BCG de Ryan estaban por allí.


Miraron el reloj. Se estaba acercando el momento para que los
chicos volvieran.
Phillip miró a Ryan y sonrió. Las manos de Phillip comenzaron a
bajar y le guiñó un ojo.
—Creo que podemos administrar uno para el camino —Y
procedieron a hacer precisamente eso.
Una hora más tarde, Ryan se estaba preparando para irse. Encontró
sus botones dispersos y miró al Sargento de Instrucción, quien
comentó sobre su “uniforme desordenado”.
—No fui yo quien arrancó los botones —Ryan se defendió.
Phillip se chupó el labio inferior en la boca y luego rompió en esa
sonrisa desgarradora.
Al salir, Phillip lo llamó de regreso.
—Ryan, aquí —Ryan se calentó por ser llamado por su nombre y
apenas captó lo que Phillip le había arrojado.
Era un kit de costura.

***

A la mañana siguiente, Ryan se despertó lentamente. Estaba


maravillosamente dolorido en todos los lugares correctos. No se
molestó en cubrir el chupetón cerca de su cuello. Se sintió bien
tenerlo allí, como una señal para mostrarle que no lo había soñado. Él
131
se estiró e hizo una mueca. Había una razón por la que no estaba
abajo y ahora lo sentía.
—¡Amigo, vamos! —Dijo Patrick, mordaz—. Tenemos que
vestirnos. 12/2018
—¿Patrick? —Ryan preguntó roncamente.
El otro hombre rodó los ojos.
—No, soy el Sargento de Instrucción Grabowski —Patrick se rió
cuando los ojos de Ryan se abrieron de golpe.
Kenneth y Brendon entraron en ese punto y mantuvieron la
conversación ligera.
Ryan rodó fuera de la cama y caminó cautelosamente hacia su
casillero de la pared.
—¡Amigo! —Exclamó Patrick—. ¿Estás bien? Quiero decir que
siempre has tenido piernas arqueadas pero... maldita sea, ¿hay algo
peor que esas piernas arqueadas?
Kenneth observó a Ryan durante un minuto y luego declaró:
—Estás caminando como si tuvieras un dos por cuatro en el culo.
Brendon parpadeó y no entendió por qué todos estallaban en
carcajadas.
***

Había algo en marcha frente a los miradores que los hacía a todos
un poco más altos. El Sargento Grabowski los había llevado al campo.
Llamó a una cadencia que era baja y triste. Su voz se ajustaba
perfectamente.
En el campo marcharon. ¡A la llamada de '¡Dere-cha!' todos
excepto el que estaba más cerca de las gradas giraron sus cabezas
hacia la derecha. Fue un saludo sin ser un saludo. La ceremonia
132
pareció ir demasiado rápido para que Ryan la recordara bien.
El Sargento de Instrucción Grabowski en su Clase A fue un
espectáculo para la vista. Parecía absolutamente intocable, lo que
hizo que Ryan fuera un hombre feliz porque ya lo había tocado. 12/2018
Se quedaron quietos para los discursos. En lugar de aburrirse en su
maldita mente por todo el rollo, 'ellos vinieron aquí como niños y se
marchaban como hombres', Ryan realmente escuchó esta vez.
Demonios, pensó que se estaban formando lágrimas.
Su mente se desvió de todas las pruebas a las que habían estado
sometidos desde que llegaron allí. Brendon y estar sentado en la
mesa del Sargento de Instrucción; Ken casi golpeando el sombrero del
Sargento King con el suelo. Patrick siendo llamado “Patricia” por el
Sargento de Instrucción Connelly. Era la pequeña mierda que Ryan
siempre recordaría.
Correr con Patrick para asegurarse de que pasaba su prueba de
entrenamiento preliminar; la mirada de orgullo en los ojos del
Sargento de Instrucción Grabowski cuando Brendon renunció a su
objetivo de una prueba de entrenamiento preliminar perfecta; las
pequeñas cosas que hicieron que todo este lío fuera el mejor de los
casos.
Ser llamado LCP, Pecas, jodido y todos los apodos variados no lo
hicieron sentir menos hombre. En cambio, parecían insignias de algún
tipo.
Luego regresaron al cuartel. Nadie realmente se estaba yendo.
Algunos irían directamente al entrenamiento, mientras que otros
irían a casa por una semana o dos. Ryan decidió dirigirse
directamente a EIA. 133
—Bien. Eso es esto —dijo Ken. Por primera vez sonó brusco.
Brendon, que nunca fue alguien para ocultar sus sentimientos, ya
estaba llorando.
Incluso el estoico Patrick estaba 'goteando'.
—Sí, creo que sí —dijo Ryan, tomando una respiración profunda. 12/2018

—Sin parecer una niña, tenemos que mantenernos en contacto —


dijo Ken con rigidez.
—Sí —dijo Patrick.
—¡Patrick! —Una mujer de mediana edad vino corriendo hacia el
hombre—. ¡Dios, fuiste grandioso!
Los otros chicos solo sonrieron cuando Patrick puso los ojos en
blanco.
—Chicos, mamá... mamá, los chicos —Patrick los presentó.
—Este tiene que ser Ryan. ¡Tiene esos hermosos ojos verdes!
Ryan tuvo que morderse el labio para no reírse de eso.
—Y debes ser Brendon. Tan joven. Así que tú debes ser Ken —La
mujer sonrió a los otros dos chicos.
Ken resopló y luego asintió.
—¿Por qué Patrick, no tenías nada para describirme? —Él señaló
con los ojos a su amigo, quien le sacó el dedo a espaldas de su madre.
—Kenneth —llamó una voz áspera.
Ken suspiró y enderezó los hombros.
—Señor —Ryan pudo ver alivio en la cara de Ken al ver a su padre
sin uniforme.
Incluso la familia de Brendon lo había alcanzado.
Ryan se sentía un poco incómodo y se excusó. Subió los escalones
del cuartel y se dio cuenta de que probablemente era la última vez
que lo haría.
—Soldado de primera Gracin. Tienes invitados —King llamó desde 134
el otro lado del camino.
Ryan parpadeó y se giró. Una sonrisa apareció en su rostro.
—¿De verdad creías que mamá y papá nos mantendrían alejados?
—Preguntó su hermano Josh. Incluso su hermanita Mackenzie estaba
allí. 12/2018

Corrió y abrazó a los dos. No podía creer que vinieran.


—Queríamos llegar aquí anoche, pero mamá se negó a dejar que
Mac salga temprano de la escuela. Así que nos fuimos justo después
de salir de la escuela.
—Pecas.
Ryan se volvió de repente y vio a Phillip. Se quedó sin aliento y se
sonrojó. El hombre se veía demasiado bueno en uniforme.
—Sargento de Instrucción Grabowski, —dijo respetuosamente.
—¡TÍO! ¿Ese es Grabowski? —Josh parpadeó—. No mencionaste
que era jodidamente enorme...
—¡Sí, y caliente! —Mac se hizo eco de su hermano.
Tal vez tener a sus hermanos aquí no era una buena idea.
Grabowski solo sonrió abiertamente con una sonrisa come mierda.
Después de ver la sonrisa post-orgásmica en el hombre más alto,
Ryan no estaba seguro de cuál era la que más amaba.
—Mac, Josh. Este es el Sargento Grabowski. Sargento de
Instrucción, estos son mis hermanos. Normalmente están encerrados,
pero alguien dejó clips de papel por ahí y escaparon.
Se agachó cuando Josh intentó golpearlo.
La sonrisa de Phillip se hizo más profunda.
Mac estaba mirando el sombrero de cuadros marrón en la cabeza
de Phillip. Ryan se mordió el labio cuando su hermana extendió la
mano
—¡Mac! —Siseó Ryan, agarrándola por el medio—. No tocar. 135
—Pero... ¿Por qué no? —Oh perfecto, ella estaba haciendo un
mohín.
Phillip dio un paso atrás y sonrió a Mac.
—Si tocas mi sombrero, tendré que ser malvado con tu hermano.
Ryan frunció el ceño cuando Mac realmente tuvo que considerarlo. 12/2018

—Mocosa.
—Quiero ver los castigos. ¿Te azotaron? —Mac dio su mejor mirada
de “soy inocente”.
—Que te den, Mac —Ryan suspiró.

***

Pasó unas horas con sus hermanos y luego saludó mientras se


marchaban. Patrick y Brendon estaban esperando en el cuartel. Los
tres tenían un autobús de las cuatro a.m. para Fort Knox.
Ken ya se había ido con su padre, con la promesa de mantenerse en
contacto. Ryan levantó la vista y vio al Sargento Connelly caminando
hacia ellos.
—Consigue tus cosas juntas. Es hora de irse.
Los tres echaron una última mirada alrededor de la sala de su
cuartel.
—¿Por qué estoy tan triste? —Preguntó Brendon.
—Porque no importa cuán infernal sea este lugar... Probablemente
fue el mejor lugar en el que hemos estado —dijo Patrick en voz baja.
Ryan asintió.
—¿Cómo es esa cita? Fue el mejor de los tiempos y el peor de los
tiempos.
Salieron silenciosamente de la habitación. Ryan fue el último en 136
salir. Con una última mirada, apagó las luces.
En la estación de autobuses, Connelly los dejó. Les sonrió a todos.
Luego sorprendió tanto a Ryan como a Brendon al inclinarse,
susurrándole al oído a Patrick. Cuando Patrick se dio la vuelta, se
sonrojó. 12/2018

—¡Tío!
—¡No lo hiciste!
Tanto Ryan como Brendon no sabían muy bien qué decir.
—Antes que nada, no me molestes, Ryan... estabas caminando
terriblemente divertido esta mañana por una razón —Se volvió hacia
Brendon, que estaba haciendo su mejor impresión de un pez
dorado—. Brendon, no pienses en eso. Simplemente te derretirás el
cerebro.
El autobús se detuvo y los tres subieron. Ryan estaba un poco
enojado porque Phillip no había venido, pero no creía que lo hiciera.
Miró por la ventana y suspiró.
Fue entonces cuando lo vio. Phillip estaba parado en ropa civil, con
una camisa blanca ajustada que lo proclamaba “Cav Trooper” y jeans
ajustados con botas de vaquero. Sus ojos se encontraron y por una
fracción de segundo Ryan pensó en saltar del autobús.
Phillip sonrió suavemente y levantó su mano en un saludo fingido.
Ryan sonrió y levantó su mano.
Eso fue todo. No más. No menos. El entrenamiento básico
oficialmente había terminado.

137

12/2018
CAPÍTULO OCHO

25 de junio de 2002

A Ryan,
138
Hey, amigo. Estoy en la mierda ahora. No puedo creer que ya haya
pasado más de un año. La unidad a la que estoy asignado es un
montón de mamones. Ojalá hubieran tenido a Grabowski como
Instructor. Quizás se darían cuenta de que esta mierda es seria.
De todos modos fue bueno verte a ti y a Patrick el mes pasado. 12/2018

Buen envío. Escuché que Brendon está pateando culos y tomando


nombres. ¿Quién hubiera pensado que el niño lo tenía en él?
Kenneth
PD, ¿sabías que Patrick y Connelly jodían como conejos a través de
básico?

***

26 de junio de 2002

A Kenneth,

Es bueno saber de ti, hombre. Estamos en CNF10 ahora. Tenemos


nuestras órdenes de visitarnos en unos meses. Supongo que tuve
10
N.T. Acrónimo de Centro Nacional de Formación
suerte en la parte de la unidad. Estos chicos son bastante cuadrados.
Me encontré con un tipo que tuvo a Grabowski. No tenía una opinión
favorable del hombre, pero está jodido, así que lo más probable es
que Grabowski lo montara duro.
Escuché de Brendon la semana pasada. Él ama Corea. Lo odio
jodidamente. Creo que todos sabíamos que iba a ser bueno en esto.
Es tonto, pero siempre fue un jugador de equipo.
¿Que demonios? Amigo, estaban jodiendo? Voy a matar a Patrick.
Ryan. 139
***

5 de julio de 2002
12/2018
A Patrick,

¡Carbón! ¿Cómo demonios lo hicieron tú y Connelly?


Ryan

***

7 de julio de 2002

A Ryan,

¡Es bueno saber de ti también! Se trata de mantener el sexo lejos


del trabajo.
Estás enojado porque a Grabowski le llevó ocho jodidas semanas
meterse en tus pantalones. Mark y yo comenzamos durante la tercera
semana.
Patrick.

***

9 de julio de 2002

A Patrick,
140

¡Chupa culos!
Ryan.
12/2018
***

9 de julio de 2002

A Ryan,

Amigo, si eso es lo que crees que le gusta a un hombre como


Grabowski, no es de extrañar que fuera un trato de una vez.
Patrick (¡quien echó más polvos en básico que tú!)

***

20 de agosto de 2002

A Ryan, Patrick y Kenneth,


¿WTF? Seriamente. ¿Todos, excepto yo, tuvieron sexo en básico?
Brendon

***

21 de agosto de 2002

A Brendon,

Nop. Kenneth tampoco tuvo sexo y su palma no cuenta.


141
Ryan

***
12/2018
22 de agosto de 2002

A Todo el mundo,

A la mierda todos. Rosey y sus chicas lo acosaban en básico.


Kenneth

***

23 de agosto de 2002

A Todo el mundo,

¿Oísteis? Brodrick fue asesinado.


Brendon
***

23 de agosto de 2002

A Brendon,

¿Cuando? ¿Dónde?
Ryan
142
***

24 de agosto de 2002
12/2018
A Todo el mundo,

La semana pasada en Bagdad. Jodidos. Espero que hayan matado a


los bastardos.
Brendon

***

27 de agosto de 2002

A Todo el mundo,

¿Alguien sabe de dónde es?


Patrick

***
28 de agosto de 2002

A Todo el mundo,

California. Él también se casó. Odio esta maldita guerra.


Kenneth

***
143
30 de agosto de 2002

A Todo el mundo,
12/2018
Envié flores a su funeral de nuestra parte. Parece tan jodidamente
estúpido hacer eso.
Patrick
PD: ¿Alguien sabe de Ryan?

***

01 de septiembre de 2002

A Patrick,

Yo sí. Llamó y dijo que lo habían destinado. En Kuwait ahora. Él


intentó llamarte. Sin respuesta.
Brendon
***

05 de octubre de 2002

Hola chicos,

Estoy aquí. Todo es bueno. Salí con mi oficial al mando y comimos


comida Haji. No lo hagas. Ni siquiera si alguien de mayor rango te
ordena. No he podido caminar dos pasos sin cagar. Odio
malditamente estar aquí.
144
Ryan

***
12/2018
02 de febrero de 2004

Hola chicos,

Me estoy yendo. Dos giras y he terminado. No quiero ver sangre


nunca más. Nunca.
Kenneth

***

22 de febrero de 2004

A Kenneth,
No te culpo, hombre. Me has hecho pensar seriamente. Si hago
otra gira de quince meses, puedo decidir salir corriendo.
Aunque es bueno saber tu hogar.
Ryan

***

02 de marzo de 2004

Hola chicos,

Lo hice aquí. Este es el lugar más olvidado de Dios en el que he


145
estado.
Brendon

*** 12/2018

03 de marzo de 2004

A Peluche,

Mantén la cabeza baja y los oídos abiertos.


Grabowski

***

04 de marzo de 2004

Hola chicos,
Nunca adivinarán de quién recibí un correo electrónico.
Brendon
***
04 de marzo de 2004

Brandon,
Grabowski.
Ryan

05 de marzo de 2004 146


Brandon,
Grabowski
Patrick
12/2018
***

05 de marzo de 2004

Brandon,
Grabowski
Kenneth

***

12 de marzo de 2004

A Todo el mundo,
¿Cómo lo sabían?
Brendon
***

13 de marzo de 2004

A Brandon,

El segundo día en el país me envió un correo electrónico. Nunca


respondí un correo electrónico sin embargo.
Ryan
147

***

25 de mayo de 2004 12/2018

A Todo el mundo,

Patrick fue herido hoy. Él está bien. Solo un roce.


Kenneth

***

26 de mayo de 2004

A Patrick,

¿Estás bien? Escuché que fuiste herido. Haznos saber.


Ryan

***
27 de mayo de 2004

A Ryan,

Estoy bien. Como Rosey dijo. Solo un roce. El jodido no podría


golpear el lado ancho de un granero. Mi oficial clavó su culo en la
pared.
Patrick 148
***

10 de junio de 2005
12/2018
Chicos,

Volviendo al décimo. Enviaré un correo electrónico cuando esté en


el campo.
Ryan.

***

11 de noviembre de 2005

A Pecas,

Sé que probablemente odias ese nombre, pero me apegué un poco.


De todas formas he oído rumores de que perdieron su primer
compañero. Es difícil y apesta, pero sigue siendo soldado. No dejes
que eso te deprima, de lo contrario podrías ser el siguiente.
Sargento de Instrucción Grabowski.

***

15 de noviembre de 2005

A Sargento de Instrucción Grabowski,


149

Gracias por la nota. Realmente me ayudó mucho y odio tener que


admitir eso.
Pecas o como me gusta que me aborden ahora, Sargento Ryan 12/2018
Gracin.

***

25 de noviembre de 2005

A Sargento Pecas,

Me gusta Pecas. Suena bien.

Sargento de Instrucción Grabowski. (O como me llaman ahora “el


jodido que es ahora un E511 otra vez”).

11
N.T. E-5 es el 5to nivel de rango de soldados alistados con el título de Sargento. El
rango está representado por tres chevrones que apuntan hacia arriba.
***

26 de noviembre de 2005

A “El jodido”

¡Tío! ¿Cómo perdiste un rango en cinco años? ¿No se supone que


debes ganar rango?
Sargento Gracin.
150
***

11 de diciembre de 2005
12/2018
A Sargento Pecas Gracin

Un jodido de mierda, recién salido del ROTC12, un pequeño idiota


oficial trató de hacer que mis hombres abandonaran el comedor
después de un FRR13 de veinticuatro horas. Fue un mal día. No
reaccioné bien.
Por siempre SU Sargento de Instrucción Grabowski

***

24 de diciembre de 2005

A Phillip (somos del mismo rango supéralo)


12
N.T. ROTC son siglas en inglés de Cuerpo de Entrenamiento de Oficiales de Reserva
del Ejército
13
N.T. Fuerza de Reacción Rápida
¿Has marcado bien al bastardo? Odio a esos chupapollas. Me
cabrean. Deberían haber puesto una maldita medalla en tu pecho.
Apuesto a que el bastardo tiene un corazón púrpura por la patada
en el culo que recibió.
Sargento Gracin

***

01 ene 2006
151

A Sargento Pecas,

Sí, me molestó también, pero estoy fuera de aquí en tres días y un 12/2018
santiamén.
Te veo en el otro lado.
Mantén la cabeza y el culo abajo. Si recibes un disparo, hazlo en la
cabeza. Un culo tan bueno no debería ser estropeado.
Phillip.

***

09 de enero de 2006

A Phillip,

Estás en casa ahora. Es bueno. Tómate una cerveza.


Ryan.
***

Ryan amaba a Fort Hood. El clima le sacudió en su mayoría y fue


muchísimo mejor que Iraq. Él aparcó su camioneta en el lugar de
estacionamiento fuera de la tienda militar principal. Se había
sorprendido gratamente al ver que Patrick ya había estado allí.
Había sido un pequeño milagro que los hubiera apostado en Hood.
Ryan estaba muy agradecido por eso. Patrick tenía dos giras en su
haber y Ryan estaba trabajando en su tercera. Había sido una locura
desde el principio, hace unos cinco años.
152
Brendon todavía estaba pateándolo en Fort Lewis. Ryan extrañaba
un poco al chico. No se habían visto desde antes de que Ryan fuera
enviado a la maldita caja. Había sido bueno llegar a casa después de
quince meses. 12/2018
Kenneth había salido hace unos años. El estrés de ser médico de
combate llegó a él, no es que Ryan lo culpara. Algunos días pensó que
sería un buen momento para salir.
Agarró el Stetson negro en el asiento junto a él, y lo tiró sobre su
cabeza. La banda trenzada de oro estaba sentada en su lugar.
—Ryan, simplemente te gusta usar el sombrero y las espuelas
porque te hace ver como un vaquero —Su mejor amigo Patrick se rió,
mientras se detenía junto a Ryan en su motocicleta.
—Sí, porque el patrón de camuflaje del uniforme de combate del
ejército es lo que todos los vaqueros guapos llevan este año —
respondió secamente Ryan.
—¡Mierda! Pecas, ¿no eres simplemente un espectáculo para mis
ojos doloridos?
Ryan conocería esa voz desde cualquier lugar. Era la única voz que
hizo que un sudor frío le brotara en la piel. Se giró lentamente y
parpadeó. Sentado detrás de la gran camioneta negra que había visto
no estaba otro que el Sargento Phillip Grabowski.
Ryan se consideraba un buen soldado. Tenía una gran influencia
militar y estaba seguro de que no era un jodido chico nuevo. Pero ver
al Sargento de Instrucción nuevamente lo hizo querer permanecer de
pie en “posición de descanso”.
—Sargento de Instrucción Grabowski —dijo, a modo de saludo.
Tenía ganas de meter la cabeza en el camión. Se sentía como un
idiota. 153
—Sigue así, Sargento —Grabowski dijo arrastrando las palabras las
palabras, haciéndolas sonar malditamente mucho más sucias de lo
que eran—. Pecas, podría pensar que te gusta que te domine.
Patrick se mordía el labio para no reírse. Se aclaró la garganta.
—Por lo tanto, Sargento de Instrucción Grabowski, ¿quiere hacer 12/2018

una declaración con esa camioneta suya? ¿Sobre compensar algo…?


—Ryan podría matar a Patrick y probablemente salirse con la suya. De
todos modos, el estrés del combate.
—No sé, quizás deberías preguntarle a tu amigo —dijo Phillip,
riendo.
Ryan suspiró. Por eso se negó a comprar un boleto de lotería. Su
suerte fue mala. Eso solo podría explicar por qué el Sargento Furtivo
Grabowski estaría en Hood al mismo tiempo que él.
—No fue algo para escribirle a mamá —murmuró.
—¡Amigo! —Patrick alzó las cejas y estalló en carcajadas—.
Caminaste como un maldito pato todo el día.
—Ya sabes, Patrick, dicen que el estrés de combate a veces toma
un tiempo para manifestarse. He estado en casa por seis meses y
estoy empezando a sentirme estresado —Ryan habló con
indiferencia.
—¿Sabes cuál es tu problema ? —Cuando Ryan no respondió,
Grabowski terminó de todos modos—. No follas lo suficiente.
Patrick se rió tan fuerte que Ryan pensó que iba a caerse de su
motocicleta.
—Sigo diciéndole eso pero conoces a nuestro Ryan. Está esperando
que venga su príncipe.
—Ambos pueden besarme el culo. Tengo una hora para el almuerzo
y me gustaría comer si no les importa —Ryan dejó a ambos hombres
allí. Escuchó el rugido de la camioneta de Phillip en un lugar de 154
estacionamiento que habría jurado era demasiado pequeño para
caber en esa enorme camioneta, y luego dos pares de pies golpeando
detrás de él.
—Aww, vamos Ryan. Estamos jugando contigo. Sabes que me amas
—dijo Patrick. 12/2018

Ryan se giró y le agradeció al Dios que fuera que le permitía mirar a


Grabowski, con su metro noventa y tres de estatura en uniforme de
combate, Stetson negro y espuelas de oro, y NO hacía el ridículo.
Parecía que el hombre no solo envejeció bien, sino que se veía más
sexy.
Ryan se volvió y arrojó a Patrick.
—Maldición, se ha vuelto algo perra —dijo Phillip con una sonrisa.

***

Se sentaron en el patio de comidas en la tienda. Ryan estaba


felizmente comiendo su Subway Foot mientras Patrick comía su
Popeye. Ambos miraban a Phillip como si le hubiera crecido otra
cabeza.
—¿En serio? Vas a comer todo eso? —Patrick parpadeó.
Phillip había obtenido algo de casi cada lugar de comida rápida en
la tienda.
—Tengo hambre. Tenía que llevar a Katie a la escuela y no
desayuné.
Phillip se defendió mientras rasgaba una hamburguesa con queso
Wendy.
—¿Cómo diablos comes esa mierda y no pesas trecientos kilos? —
Preguntó Ryan.
El ex Sargento de Instrucción se encogió de hombros. 155
—No sé, buenos genes, supongo.
—No puedo mirar. Mis arterias ya están obstruidas por estar tan
cerca de tanta grasa —dijo Patrick mientras se ponía de pie.
—Mark me dijo que estaban teniendo una reunión este fin de
semana —dijo Phillip. 12/2018

—Sí. Kenneth y Brendon se unen. Brendon está de permiso y


Kenneth aparece una vez al mes —Ryan respondió por Patrick—.
Mark dijo que King estaba bien.
—Sí, él y Jamie tuvieron su quinto hijo el año pasado —Phillip
sonrió ampliamente—. Lo llamaron Phillip. ¿Qué tan genial es eso?
Patrick resopló.
—No te sientas tan altanero, nombraron a su hija “Marcy” —le
recordó a Phillip.
Phillip solo sonrió.
—De todas formas los veré a los dos más tarde. ¿Vendrás al bar
esta noche, Phil?
Patrick sonrió cuando Ryan parpadeó.
Ryan deseó poder ser tan fácil con Phillip como Patrick parecía.
Incluso follar al tipo el último día de básico no alivió a Ryan. El
hombre seguía siendo el bastardo que lo había follado con tanta
fuerza que todavía hacía muecas cada vez que alguien decía que era
un Sargento de Instrucción. Tenía veintisiete años, pero en los
alrededores de Phillip había vuelto a los veintidós.
—Probablemente no. Sandy viene a recoger a Katie. Ella vive en la
Ensenada.
Patrick asintió. Sonó su teléfono y sonrió.
—Awww, te digo que Mark es como un maldito reloj de trabajo. Les
veré más tarde —Él abrió el teléfono, llevando su pollo y salió por la
puerta, dejando a Phillip y Ryan solo. 156
Ryan comió en silencio, sin saber qué decir. Esto fue ridículo.
—Entonces, cinco años —dijo estúpidamente. NUNCA tuvo
problemas para hablar con hombres, ni siquiera con hombres con los
que se había acostado en una ocasión.
Phillip sonrió a Ryan. Se limpió la boca y asintió. Ryan pensó que 12/2018

realmente no debería estar mirando la boca del hombre.


—Cinco años.
—¿Qué has estado haciendo? —Preguntó Ryan. ¿Podría ser más
raro de lo que era ahora?
—Aww, Pecas, una pequeña charla? ¿De verdad? —Phillip se rió
entre dientes. —Salí al camino un año después de tu clase. Fui a Lewis
y terminé en Irak dos veces antes de ser asignado aquí. Hice el cambio
permanente de estación hace un mes.
—Guau. ¿Sabías que Mark está cerca?
—Sip. Llamé después de recibir mis órdenes —dijo Phillip.
Ryan sintió ganas de asfixiar a Patrick. Si Phillip hubiera llamado a
Mark, Mark se lo habría contado a Patrick, y le tocó a Patrick que le
contara estas cosas.
—Sabes, me encantaba el hecho de que siempre podía decir lo que
estabas sintiendo. Tu cara siempre lo regalaba. Ya no estoy viendo
mucho —Phillip dijo.
Ryan parpadeó sorprendido y luego se encogió de hombros.
—Los tiempos cambian.
—Sí, supongo que lo hacen. Es triste sin embargo —Phillip agarró su
bebida y tomó un largo trago en la paja. Miró su reloj y suspiró—.
Tengo que volver.
Ryan asintió. 157
—Sí, yo también —Ambos se levantaron y limpiaron su mesa.
—Bueno, fue bueno verte —dijo Ryan. Phillip asintió mientras
salían por la puerta. Ambos hombres estaban deslizando sus Stetsons
negros sobre sus cabezas.
—A ti también, Pecas —Phillip sonrió. 12/2018

Ryan se mordió el labio.


—Ya no soy ese chico —susurró.
Phillip se volvió de repente. Su sonrisa era casi cegadora.
—No —Se acercó—. Estás mucho mejor.
Por un segundo, Ryan pensó que Phillip iba a besarlo allí mismo,
pero entonces el hombre más alto dio un paso atrás.
—Nos vemos más tarde, Pecas —Él silbó “Una cinta amarilla en el
pelo ella llevó” mientras se alejaba.
Ryan negó con la cabeza. Cinco años después, Phillip Grabowski
todavía tenía la capacidad de hacerlo sentir como una niña de
dieciséis años.

***
Esa tarde, en la formación, Ryan estaba hablando con Alexander
Krutz.
Alexander era un chico genial que se había transferido a su unidad
cuando fue dado de baja.
—¿Has oído que están trayendo a un tipo nuevo? Él se está
haciendo cargo de la tercera escuadra —dijo Alexander.
—Estupendo. Justo lo que necesitamos —Ryan puso los ojos en
blanco. La mayoría de los chicos nuevos terminaron siendo gilipollas.
Realmente habían tenido suerte con el Sargento Krutz. Él era un 158
“oficial allí” al que no le gustaba jactarse de sus “hazañas de
guerra”—. La última vez que sacaron un nuevo E6 fue el jodido más
grande que la mayoría de los chicos de básicos —rodó sus ojos un
poco más.
—Lo que escuché es que es un E5. Él se hará cargo de Smith. 12/2018

Supongo que habrá más tiempo en el servicio —dijo Alexander.


—Algunos de los chicos estaban hablando de él. Es como Chuck
Norris.
El chico sonrió.
—Genial, no necesitamos un Chuck Norris —dijo Ryan con
disgusto—. Esos tipos no saben una mierda sobre lo que están
haciendo.
—¡Compañía! ¡Atención! —Llamó su líder de pelotón.
Alexander y Ryan dejaron de hablar y se cuadraron.
El Teniente Kripke miró al pelotón y sonrió.
—No hay mucho que decir, excepto que entrenamiento preliminar
comienza mañana a las cinco de la mañana. Tenemos el diseño de TA-
5014 en dos y me gustaría presentar un nuevo líder de escuadrón

14
N.T. Tabla de asignaciones 50 (equipo individual emitido por el ejército)
hasta que obtengamos otro E6. Caballeros, den una buena bienvenida
comanche al Sargento Phillip Grabowski.
Ryan parpadeó. Lo que el Teniente había dicho era “den una buena
bienvenida al Sargento Phillip Grabowski”. Lo que Ryan escuchó fue
'Bienvenido, Sargento Grabowski, que está aquí para hacer de tu vida
un infierno viviente'.
—Vino del octavo pero tenemos suerte de tenerlo. Él ya ha tenido
tres períodos de servicio en Irak. Aquellos de vosotros que no han
estado en Iraq serían listos en escucharlo —Dicho eso, el hombre en 159
cuestión marchó al frente.
Grabowski saludó al Teniente y luego se dirigió a su posición al
frente del tercer escuadrón. Se inclinó y respiró en la oreja de Ryan.
—¿Podrías tomar una decisión? Yo soy el Anticristo o Chuck Norris.
No puedo ser ambos. 12/2018
CAPÍTULO NUEVE

Cuando la formación fue despedida, Ryan sintió ganas de correr


hacia su camioneta como una niña y largarse. De todas las jodidas
unidades en el Ejército y todos los jodidos pelotones, incluso en Ft. 160
Hood, ¿cómo en jodido infierno asignaron Grabowski al de Ryan?
Alexander estaba hablando con él, pero Ryan estaba ocupado
tratando de esquivar a un hombre de dos metros y medio de altura,
algo ridículo. Ryan había servido en el ejército de los EE. UU. Durante
cinco años. Él no era un novato y no estaba enamorado del hombre. 12/2018

Bueno, no tenía un gran enamoramiento por el hombre, de todos


modos.
—Pecas.
Alexander parpadeó y miró a Ryan.
Ryan suspiró.
—Sargento Krutz, este es el Sargento. Grabowski. Cuando lo conocí,
era el Sargento de Instrucción Grabowski —dijo a modo de
explicación.
Alexander parpadeó y luego parpadeó nuevamente.
—¿Sargento de Instrucción? —Preguntó Alexander y luego
comenzó a reír—. Eso explica tu aspecto de “ciervo a la luz de los
faros”.
—No, Pecas no se parece a un ciervo a la luz de los faros. Lo
entrené mejor que eso. Esa es su mirada de “voy a joderte” —Sonrió
con satisfacción cuando Ryan se sacudió su silencio.
—Sí, sí. Los dos son muy jodidamente divertidos. Sabía que debería
haber salido el año pasado —dijo Ryan.
—Escucha al señor Ohio hablando como un tejano. Me gusta,
Pecas.
—Entonces te va a encantar —Ryan sonrió y arrojó al antiguo
Sargento de Instrucción. No sabía lo que esperaba de Phillip, pero la
risa no era tan alta en su lista de reacciones deseadas.
Ryan estaba convencido de que el Ejército puso algo en el agua de
todos que los hizo actuar como adolescentes una vez que rodearon a 161
sus antiguos Sargentos. Él nunca tuvo un problema con alguien más.
Ni siquiera oficiales.
No como lo hizo con Phillip. Él cambió el tema.
—Alexander, Patrick quería que te preguntara si querías venir al bar
y conocer a algunos de nuestros amigos. Kenneth y Brendon están 12/2018

viniendo —Echó un vistazo a su reloj—. En realidad, necesito salir de


aquí ahora. Tengo que recoger a Brendon en el aeropuerto. Kenny
está llegando.
—Sí, podría hacer eso —dijo Alexander con un pequeño gesto.
Phillip solo sonrió. Siguió a Ryan hasta su auto.
—Así que volvemos a donde empezamos. Soy algo así como tu
superior.
Ryan no dejó de moverse hasta que llegó a su camioneta. Él no dijo
una palabra.
Abrió las puertas y luego se volvió para mirar a Phillip, una amplia
sonrisa se deslizó por sus labios.
—Sí, algo así, pero no realmente.
—Pero admítelo, todavía puedo ordenarte. Eso te excita —Phillip
dijo, acercándose.
Ryan solo sonrió. Él sabía lo que estaba haciendo Phillip. Dos
podrían jugar en ese juego. Él cerró la distancia hasta que estuvieron
a centímetros de distancia.
—Solo recuerda, Sargento Grabowski. Puedes ser capaz de darme
órdenes, pero ambos sabemos quién hace que tus soldados presten
atención —Incluso se humedeció los labios. Dio media vuelta y se
metió en su camioneta. No pudo resistirse a mirar hacia atrás. Valió la
pena. Phillip permaneció inmóvil, sin parpadear siquiera. ¡Sí!
¡Un punto para el Sargento Pecas! 162
Ryan giró la llave en el encendido y su camión rugió a la vida.
Finalmente dejó a Phillip sin palabras. ¡Míralo! Estuvo feliz todo el
camino hasta el aeropuerto de Killeen, al menos hasta que sintió que
su teléfono vibraba. Lo sacó y leyó el mensaje de texto simple.
Pruébalo. 12/2018

¡Hijo de puta! Ni siquiera estaba cuestionando cómo el hijo de puta


obtuvo su número de teléfono móvil. Él era, después de todo, jodido
Dios. Ryan maldijo todo el camino hasta la puerta donde Brendon
estaba parado.

***

Brendon y Ryan ingresaron a Fubar Bar and Grill un par de horas


más tarde.
Fubar en términos de Ejército significa “jodido más allá de toda
reparación”. Era una frase con la que Ryan, Patrick y Brendon estaban
muy familiarizados. Ryan malditamente se meó en los pantalones
cuando Patrick le dijo que ese era el nombre que Mark estaba usando
para su bar.
—¡Fubar, ese es un jodido hombre! Me encanta ese nombre —
Brendon se rió.
Brendon había cambiado mucho desde lo básico. Perdió la grasa de
bebé y desarrolló músculos duros en todos los lugares correctos. Su
cabello rubio era ligeramente más largo, pero no mucho. Él tenía una
camisa apretada, blanca y jeans ceñidos. Se veía bien, pero tampoco
parecía el hombre de veintitrés años que era. Él parecía mayor. Sus
ojos eran más agudos. Ya no había un aire de inocencia a su
alrededor. Era más delgado, más duro y en muchos sentidos más 163
malo.
A veces, Ryan estaba triste de ver a Brendon así, pero ahora era un
hombre adulto. Había visto la guerra y enfrentado dificultades que la
mayoría de los hombres de su edad nunca enfrentaron.
—Jódeme. ¿Es Peluche? —Preguntó Mark Connelly. Una pequeña 12/2018

sonrisa jugó en sus labios.


—¡Oh, mierda! —Brendon chilló—. ¡Sargento de Instrucción
Connelly!
Ryan se rió, feliz de ver que él no era el único con problemas de
Sargento de Instrucción.
—Es solo Mark ahora —Mark sonrió—. Patrick se está arreglando el
piso de arriba. Para un hombre con tan poco cabello, tarda una
eternidad en ser guapo.
—¡Y para un viejo y gordo Sargento de Instrucción, hablas mucho!
—Llegó la respuesta áspera de las escaleras.
—Cuidado, chico amante. Sé dónde estás durmiendo —Mark sonrió
y sirvió tres cervezas.
—No estoy preocupado. Tú duermes allí también. Lo arruinas y
adivina quién está durmiendo en el lugar húmedo... y estoy seguro de
que no soy yo —Patrick respondió con una sonrisa—. Joder, Peluche.
¿Te hiciste más grande? —Le dio a Brendon un abrazo rápido de
palmadas en la espalda
—Nah, simplemente has encogido —Brendon sonrió.
—Sí, vete a la mierda amigo —Patrick sonrió. Agarró la jarra y la
golpeó con fuerza.
Brendon sacó un paquete de cigarrillos y encendió uno.
—¿Nuevo hábito? —Preguntó Patrick, y rebuznó—. Mark es como
una mujer. A él no le importa que fume aquí, pero no puedo fumar en
casa. Idiota. 164
—Sigue así, Patricia y te mostraré yo mujer —dijo Mark, luego
caminó hacia el escenario de sonido.
Los tres chicos se echaron a reír.
—¿Dónde está Ken? —Preguntó Brendon cuando todos se
acomodaron. 12/2018

—Está a una media hora de camino —dijo Patrick. —Llamó, parece


que a los Texas State Troopers no les gustan los inteligentes
habitantes de Ohio.
Ryan sonrió.
—Suena como Ken.
—¿Qué tan rápido esta vez?
—Demonios, Brendon, el límite de velocidad es de setenta y él
empujaba a noventa y cinco. Le dijo al tipo que no lo aceptaba. Cómo,
nunca lo sabré —Patrick sonrió.
—Ha llevado una vida encantadora —dijo Ryan mientras terminaba
su cerveza.
—¿Quién llevó una vida encantada, tú, marica hermoso? —Kenneth
entró en el bar veinte minutos antes de lo que Patrick dijo que lo
haría.
—Kenneth, a cualquier otro tipo le rompería los dientes y los
empujaría por la jodida garganta... —La respuesta de Ryan murió en
su garganta—. ¡Estás jodidamente calvo!
—Lo sé; ¿no es genial? —Kenneth sonrió a Ryan. Deslizó su mano
sobre su brillante cráneo—. Maldita sea, mírenlos a los tres. Brendon,
eres un maldito Dios, Ryan sigue tan bello como siempre. Y jodido
Patrick... ¡Dios, eres más bajo!
Patrick arrojó a Kenneth fuera.
—Tío, todavía estamos adentro y tú eres el único que se volvió todo 165
Kojak.
—Sí, pero estoy en una fase, ¿no lo sé? —Se reclinó contra la barra.
Para Ryan, se veía un poco rudo. Kenneth siempre había sido delgado,
pero ahora era casi demacrado. Conocía esa mirada en los ojos de
Kenneth también. Él hablaría con el otro tipo mañana. No esta noche 12/2018

sin embargo. Esta noche tendrían una buena reunión.


—Maldición, Rosey. Te ves como Lex Luthor —Mark sonrió.
—Sí, sí. ¡Camarero, sírvenos! —Demandó Kenneth.
Parecía que Kenneth tampoco tenía el tema de Instructor. Maldita
sea.
Mark sonrió.
—Pon tu culo detrás de la barra y sirve a tus amigos —le ordenó a
Patrick.
—Perra mandona ¿no es así? —Ryan arrastró las palabras. Había
estado con Mark lo suficiente como para no tener la misma sensación
de 'Oh mierda' que sintió con Phillip.
—Amigo, no tienes idea —dijo Patrick. Saltó por encima del
mostrador y comenzó a repartir cerveza y chupitos.
—¿Qué estás tramando, Kenny? —Preguntó Brendon.
—Tan poco como sea posible. Vivir de papá solo para enojar al
bastardo. Quería que fuera médico —Kenneth arrugó la nariz con
disgusto—. Si fuera a hacer esa mierda, me hubiera quedado para
arreglarlos a todos.
Ryan observó a Kenneth. Hubo una contracción en sus movimientos
que no había estado allí antes. Todos podían tomar lo que llevaría a
un hombre normal a un coma, pero Kenneth estaba tirando la cerveza
como un profesional.
—¿Nuestro Ryan les dijo a todos quién fue transferido aquí? —Dijo 166
Patrick arrastrando las palabras.
—Sí, sobre eso, Patrick. ¿Me estás diciendo por qué lo ACABO de
descubrir? —Ryan preguntó—. ¿Viendo que llamó a Mark antes de su
cambio permanente de estación?
—¿Quién? —Preguntó Kenneth mientras se inclinaba más cerca. 12/2018

—Sí, ¿quién? —Brendon quería saber.


—Espera, si él está llamando a Mark... Y a Ryan le molesta...
entonces solo puede ser Grabowski —dijo Brendon antes de que
Patrick pudiera responder.
—Eres el jodido Sherlock Homes, Brendon. De verdad —respondió
Ryan secamente.
—¡Mierda! —Exclamó Kenneth cuando Patrick estalló en una
amplia sonrisa.
El jodido Brendon no era tan estúpido como pretendía.
—Sí, y el héroe aquí no me lo dijo —gruñó Ryan.
—Alguien tiene todavía un enamoraaaamieeento —Kenneth
canturreó.
—No lo tengo —Ryan lo negó.
—Oh, diablos. Él suena como una niña. ¿Quieres que le envíe una
pequeña nota o hable con él por ti? Querido Sargento de Instrucción
Grabowski, Ryan quería que te preguntara si te gustaba. Marca “Sí” o
“No” —Kenneth soltó un bufido ante su propia broma. Brendon y
Patrick se reían como los bastardos que eran.
—Que os jodan a todos. Me llevo mi cerveza y me voy a casa. —
Ryan los apagó todos.
—Esa es mi cerveza, amigo —Patrick sonrió.
—Estúpido.
—Perra.
—Carbón. 167
—Chupapollas.
—Bien, tú ganas —Ryan levantó sus manos en señal de rendición.
—¿Por qué es que cuando se reúnen vuestras edades regresan a
doce? —Mark preguntó a sus espaldas.
—Aww, bebé. Pensé que amabas a mi yo de doce años —Patrick le 12/2018

hizo una mueca de beso a Mark y todos se rieron de nuevo.


—Esa declaración está más allá de lo correcto y ni siquiera voy a
explicarte por qué —dijo Mark—. Phillip vendrá más tarde esta
noche. Sandy recogió a Katie temprano —comentó casualmente. Se
fue sin esperar respuestas.
Brendon y Kenneth se volvieron y le sonrieron a Ryan.
—No lo digas —gruñó Ryan.
—¡Tío! Si echas un polvo esta noche, no serás toda una perra
mañana. Creo que es un gran plan ya que me quedo con vosotros —
dijo Brendon.
—Mark, echaría a Brendon ahora. Es un dolor conocido en el culo,
lo más probable es que rompa tu bonito bar —llamó Ryan.
—Y eso es diferente de ti y Patrick, ¿cómo exactamente, Ryan? —
Mark gritó—. Estás cantando esta noche, por cierto.
Ryan suspiró.
—Entonces será mejor que esté bien borracho.
Los cuatro hombres se miraron y asintieron.
Patrick sacó cuatro vasos que tenían grabado cada uno de sus
nombres. Luego agarró siete vasos extra y una botella de bourbon.
Antes de irse llenó cuatro jarras de cerveza y luego todos llevaron una
jarra, chupitos y tazas a una mesa de la esquina.
Todos se sentaron. Uno por uno, cuatro chupitos fueron vertidos
hasta que todo lo que quedaba eran los siete vasos extra.
—Brodrick —dijo Patrick, llenando un vaso de chupito—. Davis — 168
dijo, llenando otro. Pasó la botella a Brendon.
—Ackers —Dijo Brendon, llenando uno. Pasó la botella a Ryan.
—Smith —dijo Ryan. Llenó el siguiente—. Marks —Llenó uno más y
le pasó la botella a Kenneth.
Kenneth miró la botella y volvió a los vasos. 12/2018

—Perry —dijo, en voz baja—. Williams —Sirvió los chupitos y dejó


la botella suavemente.
Todos miraron los vasos y lo que representaban. Siete vasos en un
pequeño círculo. Uno por uno, levantaron sus copas.
—Estamos jodidos en la vida y jodidos en la muerte, pero a la
mierda de todos modos. Abajo, Troopers —dijo Ryan.
Arrojaron sus bebidas hacia atrás y luego las colocaron junto a los
vasos de sus amigos muertos.
Durante un largo momento, ninguno de ellos habló. Brendon
rompió el silencio.
—Amigo, ¿recuerdas durante la primera semana de básico cuando
caí en esa carrera? Brodrick se detuvo y me rodeó con su brazo,
levantó mi trasero y me miró directamente a los ojos. Él me dijo que
no podría caerme de la primera jodida carrera de pelotón. Si lo
hiciera, sería un hijo de puta que se iba a caer en todas las jodidas
carreras. Odio muchísimo a ese tipo —Brendon lo dijo con una
sonrisa; todos sabían que no lo hizo. Todos sonrieron.
—Recuerdo cuando Kenneth pegó la pasta de dientes y el cepillo de
dientes del chico juntos. Pensé que tendríamos que enterrar a Kenny
en alguna parte —Ryan se rió. Sus ojos eran brillantes.
Kenneth se rió.
—Estaba tan jodidamente enojado conmigo. Ni siquiera podía decir
mi nombre, estaba tan enojado. Estaba casi asustado. Seguía
apretando y abriendo los puños como si fuera a quitarme la cabeza. 169
—¿Qué fue lo que King lo llamó? —Preguntó Patrick.
—Ángel -porque era tan fanático. Parecía uno de los querubines,
pero incluso King dijo que pensó que sonaba raro llamarlo “Querubín”
—Kenneth resopló—. Maldita sea —murmuró—. Estoy jodidamente
goteando —Se frotó los ojos y se bebió su jarra de cerveza. 12/2018

—Sí. Yo también —admitió Brendon.


—Brendon, malditamente goteando todo el tiempo —dijo Patrick.
Sus ojos también eran sospechosamente brillantes.

***

Unas horas más tarde estaban de humor para la fiesta. Habían


hecho varios viajes de regreso a la barra para rellenar. Patrick sacó el
tequila y Mark los mantuvo con limones y limas.
Kenneth estaba riendo como loco por una historia que Brendon
estaba diciendo y Ryan estaba recostado en su silla mirándolos a
todos. Amaba cuando todos se juntaban. Era un momento en el que
no importaba quiénes eran, qué hicieron. Se entendieron mejor que
la mayoría de las familias. Demonios, no había hablado con sus
padres más de tres veces desde que se unió al ejército, pero habló
con estos tipos al menos una vez a la semana.
Los siete vasos de chupitos permanecieron intactos en su mesa. El
lugar estaba mejorando. Vinieron muchos tipos fuera de servicio y
Patrick estaba en el escenario cantando.
—¡Santa maldita mierda! —Exclamó Brendon—. ¡Está jodidamente
más grande!
Kenneth y Ryan se volvieron para ver de quién estaba hablando
Brendon. 170
Ryan gimió y Kenneth rió de nuevo.
Phillip se había cambiado su uniforme y a la mente llena de bebida
de Ryan parecía bastante comestible.
Esta noche llevaba otra camisa que en el frente ponía Cavalry
Trooper y en la parte posterior, impreso en grandes letras mayúsculas 12/2018

negras decía ‘Si no eres Cav, entonces no eres una mierda'. Era una
camisa que causaría disturbios si los tipos de infantería estuvieran en
el bar. Por supuesto, eso era si se atrevían a atacar a un tipo que tenía
casi dos metros de puro músculo y acero. Ryan suspiró como una
niña.
Él malditamente suspiró. No habría sido tan malo si Kenneth no
hubiera elegido ese momento exacto para mirarlo.
—Amigo... ¡eres una niña! —Se rió—. Gracin suspiiiirooooó —
Señaló a Ryan cuando Brendon se giró para mirarlo.
—¡Tío! ¿Estás pensando en el Sargento Grabowski? —Preguntó
Brendon—. ¡Mierda!
Ryan simplemente los ignoró. La mejor manera de lidiar con
Kenneth y Brendon era ignorándolos. Ambos eran como cachorros. Si
no les prestabas atención, se irían y jugarían con otra cosa.
—Bueno, mierda. ¡Mirad a quién arrastró el gato! —Dijo Kenneth
cuando Phillip se acercó a ellos.
Phillip tenía esa sonrisa perfecta como una foto en su rostro.
—Culito Rosadito y Peluche. Maldita sea, se están poniendo
buenos.
—No me balanceo de esa manera —dijo Kenneth con remilgo.
Arruinó el efecto que estaba buscando al reírse—. Pero nuestro chico
Ryan, ¡ahora lo hace!
—Kenneth, si no cierras tu agujero voy a hacer que Mark te corte — 171
Ryan advirtió.
—¡Ahora, Ryan! No seas perra. ¡Esta noche no es para estar
puteando! —Kenneth le lanzó a Ryan una mirada que desafió a Ryan
a empujarlo más lejos.
Ryan conocía a Kenneth mejor que eso. Incluso el borracho Ryan 12/2018

sabía que no debía presionar. Kenneth simplemente le diría a Phillip


que lo lleve a la trastienda y lo joda sin sentido.
Brendon se levantó y estrechó la mano de Phillip.
—Es bueno saber que regresaste —dijo. Estaba mucho más
relajado ahora que estaba borracho.
Phillip sonrió.
—Es bueno estar de vuelta. Encantado de verlos, chicos. Voy a ir a
pasar el rato con Mark —Se fue en silencio.
Ryan parpadeó. Bueno... eso fue jodido.
—No hagas pucheros, Pecas. Lo traeremos de regreso aquí —dijo
Brendon, dando palmaditas en el hombro al otro hombre.
—No hago pucheros —respondió Ryan, sirviéndose otro trago.
Alexander Krutz entró al bar poco después de Phillip. Le hizo señas
a Patrick y caminó hacia la mesa en la que estaban sentados los
demás.
—Hola, Alexander —dijo Ryan felizmente—. Este es Brendon... ¡y
ese es Kenny! —Él los presentó. —Chicos, este es Alexander, el E-5
más genial del pelotón.
—Excepto por nuestro hombre nuevo —Alexander sonrió.
Ryan solo sonrió. Él no lo negó, pero tampoco dijo que estaba de
acuerdo. No estaba tan borracho. Siguió mirando hacia la esquina del
bar donde Phillip estaba sentado hablando y riéndose con Mark.
Patrick finalmente dejó de cantar y regresó a la mesa.
—Me tenéis que amar —proclamó. 172
—¿Por qué ? —Kenneth arrastró las palabras.
Patrick señaló a las dos chicas al borde del escenario.
—Porque les encontré a todos citas. —Brendon estaba
prácticamente babeando. Kenneth estaba sonriendo como un loco.
—Patrick, te amo hombre. De una manera puramente no gay. Eres 12/2018

como mi puto Dios —anunció Brendon borracho.


—Lo sé. Inclínate y adora la grandeza que es Smith —Patrick se rió.
Kenneth le dio a Patrick una mirada que decía 'gracias y besa mi
trasero' todo al mismo tiempo.
Los dos hombres caminaron, o tropezaron, hacia las mujeres.
—Patrick, eres como el mejor —dijo Ryan, con un suspiro.
—Lo sé. Hola Alexander —Levantando una silla, Alexander se sentó
y tomó la cerveza que Lacey, la camarera a tiempo parcial, le tendió.
—Gracias —le dijo a ella.
Ryan se rió cuando Lacey se estremeció.
—Tío. Deja de hacer la voz de orgasmo. La chica tiene que trabajar
todavía.
Alexander solo sonrió y tomó un trago.
—¿Disfrutando la reunión?
—Sip —dijo Ryan—. ‘Sculpenme. Tengo que orinar —Se levantó y
se tambaleó sobre sus pies—. Whoa. ¡La fiebre de la cerveza! —
Caminó lentamente hacia el baño.
—Ryan, no te desmayes allí —llamó Mark.
Ryan sonrió.
—Todavía no estoy tan mal, Mark.
Phillip sonrió.
Ryan pasó junto a ellos y escuchó a Mark.
—No lo folles en mi baño público, Phillip —Eso fue seguido en voz 173
alta por—, ¡lo digo en serio!
Ryan empujó la puerta para abrirla y malditamente cayó sobre su
trasero cuando lo empujaron más adentro del baño.
—Tenemos que dejar de reunirnos así —dijo Phillip, con voz
sedosa. 12/2018

Dios, pero el hombre tenía una voz jodidamente increíble. Ryan


solo sonrió.
—Ya hicimos esto —dijo y se dejó empujar contra la pared.
—¿Lo hicimos? —Preguntó Phillip.
—Uh huh —dijo Ryan, y esperó hasta que Phillip comenzó a
inclinarse. Se movió rápidamente y dio un grito mental cuando no
cayó de bruces. Empujó a Phillip contra la pared en su lugar—. Creo
que es mi turno —Tiró de la boca de Phillip hacia él y selló sus labios.

***

Phillip se dio cuenta de algo enseguida. Este no era el hombre de


veintidós años que se había dejado dominar. Si Phillip estuviera
dominando, sabía que estaba seguro de que se lo ganaría.
Abrió la boca y casi gimió cuando la lengua de Ryan se deslizó a
sabiendas.
El otro hombre sabía a cerveza y tequila. Fue suficiente para
emborrachar a Phillip solo por su sabor. Él gimió y sus manos se
cerraron sobre caderas fuertes. Tiró de Ryan más cerca y se frotó
contra él.
Ambos gimieron al contacto. Cuando Ryan quitó sus labios de los de
Phillip tomó una respiración muy necesaria.
La boca de Ryan atacó su cuello y Phillip gimió. A la mierda si no 174
tenía cuidado se vendría en sus pantalones como un colegial. Estaban
moviéndose uno contra el otro en un delicioso ritmo.
Pollas cepilladas contra pollas. Muslos presionados uno contra el
otro.
12/2018
***

Ryan levantó la boca y miró a Phillip con sobre sus gafas.


—Bueno —dijo. Su pequeña sonrisa se convirtió en una pequeña y
sexy mueca. —Creo que lo probé —dijo. Su mano se deslizó hacia la
erección de Phillip.
Se rió cuando Phillip parecía que iba a estrangularlo.
—Calientapollas —murmuró Phillip.
Ryan se retiró y sonrió.
—¡Tío! No puedes empujarme al baño y esperar que me ponga de
rodillas.
—Bueno, ¿y mi casa entonces? —Phillip sonrió.
—No puedo irme. Brendon está pasando la noche —dijo Ryan y casi
lamentó que Brendon estuviera en su departamento. Caminó hacia el
cubículo y se ocupó de sus asuntos. El hombre detrás de él dejó
escapar un suspiro de resignación.
—Eso puedo entenderlo —Y Ryan sabía que lo hacía. —Muy bien,
Pecas, vuelve con tus amigos.
—Ya sabes que no les importaría si te unes a nosotros.
Técnicamente eres uno de nosotros. Aunque seas el bastardo que nos
dejó cicatrices de por vida, pero sigues siendo uno de nosotros —
Ryan dijo. No podía creer que hablara francamente con Phillip.
—Lo sé —Phillip sonrió y esperó a que Ryan se lavara las manos—. 175
Pero esta noche es una buena noche para que los viejos compañeros
del Ejército se reúnan y critiquen a sus Sargentos de instrucción.
Éramos bastardos malos.
Ryan sonrió.
—Sí, pero sabemos que tenían nuestros mejores intereses en 12/2018

mente —Puso su mano sobre su corazón y se rió de esa mentira—.


¿Cuántas veces se pararon y se rieron de la mierda que nos hicieron?
—Era una pregunta que él no había tenido las agallas de preguntarle
a Mark.
—Tantas veces que habrías estado muy enojado si supieras —
Phillip respondió con una sonrisa. Acercó a Ryan de nuevo—. Pecas,
un día en un futuro no muy lejano, te llevaré a casa y te mantendré
en la cama toda la noche.
—Hablar es fácil, Sargento Grabowski —Ryan sonrió.
—Ya veremos —dijo Phillip. Y esa fue una maldita promesa. Ryan lo
sabía sin una sola duda en su mente.

***

Resultó que Brendon no fue quien rompió el listón. Fue Phillip.


Comenzó bastante inocentemente. Un tipo de infantería se ofendió
con la camiseta de Phillip. Phillip se ofendió por la ofensa del tipo.
El tipo le dio un puñetazo a Phillip. Debería haber sido risible.
Phillip tenía que tener casi veinte centímetros más que el chico. Sin
mencionar que superó al tipo por unos buenos veinticinco kilos.
Phillip se dobló por la cintura pero bloqueó el puño pesado que venía
hacia él. Envió al tipo al suelo con un corte superior vicioso.
Y, por supuesto, los amigos del tipo se ofendieron por la ofensa de
Phillip. 176
Lo que llevó a Mark a ofenderse. Sacó a un tipo de Phillip y fue
golpeado hacia atrás por su problema. Por supuesto, Alexander se
ofendió porque no estaba dispuesto a dejar a su nuevo Sargento por
su cuenta. Patrick se ofendió por dos razones, una era Mark y la otra
era Grabowski; él también era de ellos. Ryan y Brendon por diversas 12/2018

razones. (Y Ryan estaba usando la lógica de un borracho de que en


algún momento Phillip sería su amante y si tenía que curarse... bueno,
eso no era aceptable.) Y Kenneth solo quería pelear.
Los cinco se levantaron y se dirigieron hacia la refriega. Saltaron y la
pelea fue en serio.
Las sillas fueron volcadas, se arrojaron botellas de cerveza, se llamó
a los policías. Era solo una noche típica en el Fubar.
Phillip, Ryan, Patrick, Brendon, Alexander y Kenneth se sentaron en
la Cárcel de Killeen a la espera de que Mark los sacara a todos.
Cuando llegaron los policías, todos dijeron que comenzaron la
pelea para evitar que Mark se metiera en problemas, y cuando Phillip
trató de echarse toda la culpa nadie lo permitiría. Con todo, Phillip
pensó que era una mierda de grupo y les informó de ello.
En realidad, no importaba, porque al igual que en el básico, si uno
se metía en problemas todos lo hacían.
Ryan no estaba muy seguro de por qué Alexander había sido
arrojado allí. Cuando preguntó, Alexander solo sonrió.
—Sencillo. Estamos en eso juntos. Además, esa fue la primera pelea
de bar en la que he estado por AÑOS —dijo el otro hombre—. Sin
embargo, mi esposa me va a matar. Ella dijo que esto sucedería.
Brendon se rió.
—Bienvenido al club, Krutz.
Alexander y Ryan se sorprendieron al ver al Teniente Kripke entrar
en la cárcel. 177
—Sí, esos son mis hombres —dijo con un suspiro. Él señaló a
Alexander, Ryan y Phillip.
Fueron despedidos, pero Phillip y Ryan negaron con la cabeza.
—Lo siento señor, no dejamos hombres atrás —dijo Phillip
fácilmente. 12/2018

Kripke suspiró de nuevo.


—¿Cuáles?
Phillip señaló a Kenneth, Brendon y Patrick.
—Ellos también.
Una vez que estuvieron fuera de la estación, Eric Kripke les leyó la
cartilla a los tres.
—Ni siquiera quiero saber, pero realmente apreciaría si no hicieran
esto otra vez.
—Lo siento señor —murmuró Alexander.
—Grabowski, si no me gustaras estaría seriamente enojado, pero es
difícil no gustarme el hombre que me instruyó y mantuvo mi trasero
fuera de la mierda. Entonces, diremos que esto fue solo un gran
malentendido y lo dejamos ir. ¡No vuelvas a poner esa camisa en un
bar!
Phillip murmuró 'sí, señor'.
Todos vieron que el Teniente se iba.
—Todos tienen un Teniente malditamente genial —dijo Brendon.
—Tengo hambre —dijo Kenneth, y todos se dieron cuenta de que
todavía tenían hambre y que el Teniente los había dejado solos.
—Vamos, malditos —fue la llamada desde el interior de una
furgoneta—. No puedo creer esta mierda. La próxima vez que me
impidan venir con vosotros, les patearé los traseros. ¿Entendido?
Esta vez, todos le sonrieron a Mark.
—Por supuesto, mamá. Y no nos olvidamos de lavarnos las manos 178
después de usar el urinario de la cárcel —bromeó Phillip. Todos se
amontonaron en la camioneta y se dirigieron hacia un restaurante
abierto toda la noche, si podían acordar uno.

12/2018
CAPÍTULO DIEZ

Decidieron no salir a comer. En cambio, decidieron volver al bar.


Mark los llevó a todos, excepto a Alexander, quien pensó que su
esposa sería feliz si llegaba a casa. Kenneth lo llamó coño 179
domesticado pero dijo que lo entendió. Brendon solo sonrió. Todos
saludaron mientras se retiraban de su camino.
Una vez en el bar, Patrick fue a la cocina para hacerles de comer.
—Está bien, el zumbido se está pasando debo tener más —declaró
Kenneth y se deslizó detrás de la barra, llenando las jarras de nuevo. 12/2018

—¡Maldito Kenny... dale un descanso a un amigo! —Dijo Brendon, y


luego procedió a beber su cerveza.
Tanto Ryan como Phillip se encogieron de hombros y bebieron la
cerveza que les dieron.
—Maldita sea, Pecas, ¿dónde encontraste todo ese lujo de mano a
mano? —Preguntó Phillip, sonriendo al otro hombre.
—Aprendí algunas cosas —respondió Ryan con una sonrisa.
—No jodería demasiado con Ryan, Phillip. Casi puede patearme el
culo ahora —dijo Mark después de tomar un trago.
Una hora más tarde, Patrick entró con sándwiches de bolonia fritos
y patatas fritas.
Miró alrededor de la barra y suspiró.
—Al menos el lugar no se rompió demasiado.
Durante las siguientes dos horas todos bebieron y comieron.
Riéndose de historias tontas.
Nadie notó que Phillip y Ryan se volvieron progresivamente más
cariñosos.
Comenzó con pequeños toques, avanzó hacia manos que corrían
por los lados.
Suaves y pequeños besos y besos seguidos rápidamente. Para
cuando se besaban, todos estaban mirando.
Phillip deslizó su boca sobre la de Ryan y su lengua se deslizó para
probar la boca del joven.
Kenneth y Brendon los miraban atentamente. 180
—¡Amigo, no puedo mirar hacia otro lado! —Exclamó Brendon.
Kenneth asintió con la cabeza borracho.
—¡Yo tampoco puedo!
Patrick soltó una risita.
—Es como un choque de trenes. 12/2018

Mark suspiró.
—¿Cuál de vosotros quiere separarlos? No voy a dejar que tengan
sexo en mi bar frente a nosotros.
Tres pares de ojos se volvieron hacia Mark. Los tres tenían excusas.
—No lo haré; me romperían la cara —anunció Kenneth.
Él ya estaba luciendo moretones de la pelea antes.
—Amigo, eso no está sucediendo, —afirmó Brendon—. ¡Phillip es
como un jodido gigante que podría girarme y escupirme en el culo si
él quisiera!
Patrick asintió con la cabeza ante el anuncio de Brendon.
—Él es tu amigo. ¡Lo haces! —Dijo mientras miraba a Mark.

***
Ryan y Phillip ignoraron lo que sucedía a su alrededor. Ryan estaba
empezando a pensar que Phillip era una especie de bruja o algo así.
Cada vez que se acercaba al hombre, no quería nada más que joderle
los sesos... o dejar que el hombre le joda los sesos. Eso fue extraño
para Ryan. Él era un activo, no estaba abajo a menudo. Nada en
absoluto desde básico. Pero sabía que si le llegaba el turno, volvería a
estar abajo para el hombre que le estaba quitando el aliento con esos
jodidos labios. También sabía que no era si volvían a tener relaciones
sexuales, solo era cuestión de cuándo. 181
Ryan gruñó cuando los labios de Phillip abandonaron los de él y se
arrastraron a través de sus definidos pómulos. Él gimió cuando los
labios se posaron en su cuello. Él debería sentirse como una chica,
pero no lo hizo. Las manos de Phillip fueron ásperas mientras sacaba
a Ryan del taburete y lo llevaba hacia las cabinas en la esquina. 12/2018

Empujó a Ryan hacia atrás y lo siguió. Ambos hacían pequeños


ruidos de necesidad y deseo.
Esos ruidos se convirtieron en gruñidos cuando se roció agua fría
sobre ellos.
—Ahora, sé que tenéis esta cosa loca grande el uno por el otro.
Phil, sé que has querido al chico desde que lo viste, y lo deseabas más
de una vez... Lo entiendo. Demonios, mira al cabeza hueca de allí. No
tuve la paciencia que tuviste... pero maldita sea, chicos. Ninguno de
nosotros quiere ver vuestros traseros paliduchos —dijo Mark con
calma.
Ryan miró a Phillip, que parecía que estaba a punto de matar a
Mark.
—Imbécil —silbó Phillip. Se apartó de Ryan a regañadientes.
Ryan pestañeó a Mark con sus ojos verdes nublados y luego miró a
Phillip. Él realmente no debería estar bebiendo alrededor del hombre.
Phillip le dio esa sonrisa que le paralizaba el corazón, y a Ryan no le
importaba si estaban borrachos o no. Estuvo muy tentado de llevar a
Phillip al baño y no parar hasta que ambos estuvieran contentos o
murieran de agotamiento, lo que ocurriera primero.
Agarró la mano de Ryan y lo llevó de vuelta al taburete. Ambos
lanzaron una mirada sucia a Mark hasta que el hombre levantó los
brazos.
—Si hubieran jodido como dios manda a través básico, como la
gente normal esto no estaría pasando —se quejó. 182
Patrick soltó una risita.
Kenneth resopló.
Y Brendon solo suspiró.
—¿Cómo dios manda? Debería ser gay.
12/2018
***

Ryan estaba teniendo un buen sueño. Phillip estaba acurrucado a


su alrededor sosteniéndolo con fuerza. A pesar de que Ryan no era un
mimoso por el sentido de la palabra, pensó que ser abrazado por
Phillip no sería tan malo. Él se acurrucó en su almohada y suspiró. La
maldita cosa una perra. Empujó y empujó las finas plumas suaves
hasta que se dio cuenta de que su 'almohada' estaba gruñendo. Se
despertó lentamente, solo abriendo sus ojos cuando estaba seguro de
que no explotarían. Él parpadeó. Primero, no estaba durmiendo en su
cómoda cama. En cambio, estaba acostado contra una dura pared de
carne cálida. En segundo lugar, su almohada lo rodeaba con los
brazos, sosteniéndolo con fuerza. Una nariz estaba acariciando su
cabeza mientras los labios salpicaban suaves besos alrededor de la
coronilla de su cabeza.
—Umm... ¿Phillip? —Dijo atontado.
El cuerpo retumbó debajo del suyo.
—¿Qué?
—Tengo que orinar —murmuró Ryan, sin estar seguro de si cada
parte de su cuerpo vendría con él. Estaba demasiado jodido para
dormir en el suelo, incluso si tenía la almohada más malditamente
sexy. Miró a Brendon que estaba apoyado en la espalda de Kenneth.
Ambos estaban profundamente dormidos. Era una pose que Patrick y
él habían hecho... mucho a través de básico. Se apretaban espalda 183
contra espalda y luego se quedaban dormidos así. Cómo Brendon y
Kenneth dormían de esa manera nunca lo sabría. —Vamos, quítate.
Necesito mear.
—Pecas, si eres tan perra por la mañana, no estoy muy seguro de
querer que pases la noche —dijo Phillip bruscamente, pero dejó que 12/2018

el otro hombre se levantara.


Ryan solo sonrió y se dirigió hacia el baño. La mañana/noche
anterior fue un poco confusa. Recordó la pelea principalmente
porque estaba dolido en todos los lugares que lo haría después de
una pelea. Luego agrega el hecho de que había estado tendido en el
suelo con Phillip. Sí, estaba jodidamente dolorido.
Se encontró con Mark, que bajaba las escaleras.
—‘Nos días.
—‘Nos días. ¿Qué hora es? —Preguntó Ryan.
—Diez. Patrick todavía está durmiendo. Él está tendido en el
escenario. Vosotros simplemente os habéis desmayado; no vi ninguna
razón para despertarles —El hombre mayor miró a Ryan por unos
momentos y luego sonrió—. Ese chupetón parece doloroso —dijo
arrastrando las palabras mientras caminaba hacia su amante, que
estaba acurrucado y cubierto en el escenario.
Ryan parpadeó y agarró su cuello. Mierda. Una vez dentro del baño
se dirigió directamente al espejo. Efectivamente, había un enorme
chupetón en el costado de su cuello. Por no mencionar las marcas de
mordiscos. Solo podía rezar para que Phillip también pareciera un
juguete masticable.
Terminó en el baño y salió caminando. Todos estaban en distintas
etapas de vigilia.
—Dios, mi cabeza no parará de golpear —dijo Patrick.
—¡No necesitas gritar! —Se quejó Brendon. 184
—¿Los dos cerrarán la boca? —Gruñó Kenneth, sosteniendo su
cabeza entre sus manos.
—Vosotras, niñas, deben aprender a mantener el licor —dijo Phillip.
Por supuesto, Phillip no tendría resaca. Era el maldito perfecto,
pensó Ryan gruñendo. 12/2018

Incluso Ryan hizo una mueca al oír el sonido.


Kenneth dijo algo que sospechosamente sonó como vete a la
mierda.
—Mi boca sabe a culo —murmuró Brendon.
—Vamos, nos iremos a casa y nos limpiaremos —dijo Ryan,
tratando de encontrar sus llaves.
—Detrás de la barra —llamó Mark.
Ryan agarró sus llaves y se dirigió hacia la puerta, cuando fue
arrastrado hacia atrás.
Un trozo de papel estaba metido en su bolsillo delantero. Ryan
miró a Phillip. Él le sonrió al hombre. Phillip parecía que le habían
estado chupando la cara con un silenciador. La sonrisa se fue cuando
Phillip bajó los labios a los de Ryan.
—Bonito chupetón —susurró antes de inclinarse y plantarle un
beso obscenamente inocente en la mejilla.
Ryan sonrió a Phillip.
—Sí, Fido. Lo sé. Ya sabes, no soy un juguete masticable —Hizo una
pausa—. Y no soy una chica.
Ryan y Brendon se marcharon mientras escuchaban la risa
estruendosa de Phillip.

***

Ryan abrió la puerta de su apartamento y ambos entraron. La


noche anterior, Brendon había visto su departamento. Era un
185
desastre. De hecho, parecía que un camión militar había vomitado en
su habitación delantera. La parafernalia del ejercicio de campo del
mes pasado se extendió por toda la sala principal. Uniformes, placas
de identificación de repuesto, pares de botas adicionales y Dios solo 12/2018
sabía qué más había en el suelo.
—Amigo, realmente deberías ver mi casa. Se ve igual.
Ryan resopló. Dudaba que alguien tuviera una casa más
desordenada que la suya.
—Me gusta pensar que es mi propio polvo privado para el Ejército.
Pero, principalmente cuando llego a casa, simplemente no quiero
moverme —Suspiró.
—Sí, se irá con la primera —dijo Brendon.
—¿Quieres tomar una ducha primero?
—Nah, adelante —Brendon se sentó en el sofá, que Ryan había
pensado destapar antes de llegar allí.
Quince minutos después, cuando Ryan se cepillaba los dientes y se
sentía medio humano de nuevo, sonó su teléfono.
—¿Puedes atender eso, Brendon? —Gritó.
Pensó que Brendon lo consiguió porque dejó de sonar. Se puso los
pantalones cortos y se fue. Brendon todavía estaba hablando por
teléfono y estaba usando esa voz sexy con quienquiera que estuviera
al otro lado de la línea. Ryan sonrió a Brendon.
—Espera, acaba de salir —dijo, entregándole el teléfono.
—Soy Gracin —Ryan ladró al teléfono. De acuerdo, entonces él no
tenía los modales telefónicos que su madre intentó enseñarle. —
¡¿Mac?! —Se atragantó y miró a Murray. Murray estaba haciendo esa
voz sexy a su hermanita? Bueno mierda, parecía que tendría que 186
matar a su amigo—. ¿Whisky Tango Foxtrot Brendon? —Miró al
rubio, quien solo se encogió de hombros. Whisky Tango Foxtrot era
su manera tipo radio de preguntar WTF.
Ryan rodó sus ojos ante la reacción de su hermana.
—No, Mac, no creo que seas estúpida. Sí, Mac, me doy cuenta de 12/2018

que tienes casi veintidós. No, Mac, ya no creo que seas una niña
pequeña —Como el infierno. Ella era su hermanita y aunque él no la
veía tantas veces como debería, todavía era su hermanita—. ¡Mac!
No hables así No, pensé que sabías lo que era Whisky Tango Foxtrot.
Bien. Bien. Sí... soy un bastardo. Por el jod... Bien, Mac. Sí. Bien. ¿Así
que terminamos de jugar a putear a Ryan?
Miró a Brendon cuando el otro hombre comenzó a reírse.
—¡No! No... como en el INFIERNO no —ladró—. ¡No lo haré!
Perdiste la cabeza, Mackenzie. No dejaré que hables con Brendon.
—¡Amigo! No seas idiota. Déjame hablar con tu hermanita —dijo
Brendon perezosamente.
—Brendon, te amo, amigo. Lo hago. Pero, incluso piensas en Mac,
te joderé hasta sacarte la puta mierda, —se quejó Ryan—. Bien. Bien.
Sí. No. Mac... ¡En serio, cállate! Bien. Sí. Yo también te amo —Colgó el
teléfono y miró a Brendon por enésima vez—. Ni siquiera lo pienses,
Murray. Voy a matarte.
—Suena linda... por lo que recuerdo, era linda cuando la vi —
Brendon esperó hasta que Ryan estuvo a unos pasos de distancia y
luego se agachó—. Amigo, vamos. Dame un respiro; no me meteré
con tu hermana.
Ryan quería creerle a Brendon. Pero él conocía al tipo. Brendon no
conocía límites cuando se trataba de mujeres. Ryan ni siquiera pudo
encontrar al chico que Brendon había sido alguna vez. Sophia había 187
hecho un número en Brendon. Después del EIA Brendon regresó a
casa. Sophia lo había mirado y de repente lo quería de vuelta. Dos
días antes de irse otra vez, atrapó a la chica en la cama con otro
hombre. A partir de entonces, Brendon fue ámalas y déjalas.
Pero se conformó con un golpe falso y un gruñido de advertencia, 12/2018

por ahora. Ellos se sentaron.


—Entonces, Kenneth está peor —dijo Brendon.
Eso quitó el vapor de la autocomplacencia de Ryan.
—Sí. Tenemos que hacer algo.
Brendon asintió.
—Diablos, todos estamos mal. Patrick todavía no puede manejar la
cuarta. Mark dijo que Patrick tuvo que medicarse el año pasado.
—Sí, lo hizo. Todavía agarro mi arma cuando un automóvil se
mueve hacia mí demasiado rápido.
Brendon asintió.
—No puedo manejar ruidos fuertes si no estoy preparado —
admitió—. Pero Kenneth está bebiendo la mayor parte del tiempo. La
semana pasada llamó desde la casa de un ligue diciendo que no
recordaba haber llegado allí. Sonaba casi asustado —Suspiró—. Se ve
mal. No creo que él esté comiendo. Y su consumo de alcohol es cada
vez peor.
—Está bebiendo y conduciendo —dijo Ryan. Ambos se miraron el
uno al otro.
—¿Qué vamos a hacer?

***

Patrick estaba a bordo con su plan. Él también notó la diferencia en


Kenneth. Los tres estaban sentados en el bar esperando que entrara
188
Kenneth. Se negó a quedarse con Ryan o Patrick. En cambio, se
estaba quedando en un motel local.
—¿Sabes qué? A la mierda esto. Vamos —Patrick agarró las llaves
de la camioneta de Mark. Todos se amontonaron y fueron a ver a su 12/2018
amigo.
Cuando llegaron, Ryan hizo una mueca. El auto de Kenneth estaba
mal aparcado y parecía que no se había molestado en cerrar la
puerta. El auto ya había sido saqueado.
—Mierda.
—Habitación 231 —dijo Brendon.
Todos llegaron a la puerta de la habitación después de cerrar el
auto de Kenneth. Ryan comenzó a golpear. Cuando eso no sirvió,
Patrick comenzó a llamar en la ventana. Y Brendon comenzó a gritar.
La puerta se abrió lentamente.
—Todos ustedes son peores que una mujer. Mierda —Kenneth
gimió.
Todos entraron y miraron el lugar. Cuatro botellas de whisky barato
estaban sobre la mesa; una ya estaba vacía.
—¡Amigo! —Exclamó Brendon—. ¿Cuándo has tenido tiempo de
beber una botella de Jack?
—Estoy bien así —dijo ásperamente Kenneth.
Los tres se miraron el uno al otro. Patrick fue quien comenzó.
—Kenneth...
—No hagamos esto, chicos. No soy estúpido. ¿Es esta vuestra
versión de una intervención? —Preguntó. Su voz era tan baja que los
tres tuvieron que esforzarse para escucharlo.
—Es nuestra versión de que no queremos verte matándote —dijo 189
Patrick sin rodeos.
Kenneth dejó escapar un sonido que indicaba que no lo había
comprado.
—Sean realistas. Yo... puedo parar en cualquier momento.
—Entonces hazlo ahora —dijo Ryan. Todos se habían sentado con 12/2018

él, para estar a su nivel. Kenneth se sentiría bastante atacado.


—No quiero —Ryan pensó que Kenneth sonaba como un niño. Él
podría decir que todos los demás también lo hicieron.
—Amigo... tienes que buscar ayuda —dijo Brendon suavemente—.
Eres mi compañero de batalla. No dejaré que bebas hasta volverte
estúpido.
—Demasiado tarde —dijo Kenneth, agarrando una de las botellas.
La abrió y los miró mientras tomaba un largo trago—. Estoy bien.
—UH Huh. Kenneth, acabamos de pasar la mayor parte de la noche
borrachos. ¿Cuándo obtuviste la bebida?
—La traje conmigo —dijo Kenneth, encogiéndose de hombros—.
No lo entienden.
—¿Qué no entendemos? —Preguntó Patrick.
—Simplemente no lo entenderíais... chicos, no vamos a... —
Kenneth comenzó y luego se detuvo.
Ryan podía ver que Kenneth se estaba cerrando. Lo hizo tan rápido
que Ryan supo que estaba a punto de volar una junta. Esa era la cosa
acerca de Kenneth. Podía ir de cero a cien en segundos.
—¿Sabes qué? No tengo ganas de hacer esto hoy —siseó Kenneth.
—No tienes otra opción —dijo Brendon tan suavemente como
pudo.
—Que te jodan, Murray. —Gruñó Kenneth—. ¿Queréis saber?
—Sí, queremos saber —respondió Ryan, su voz suave y baja como
si estuviera hablando con un animal herido. 190
—¿De verdad? De acuerdo, ¿cuántos de vosotros estaban allí
cuando golpearon a sus amigos?
Los tres lo hicieron; solo diferentes versiones.
—Bien entonces. ¿A cuántos de vosotros se les pidió que
sostuvieran una herida? ¿Ninguno? Sí, es porque es ahí donde entra 12/2018

un médico de combate. Tenemos que cerrar las heridas. Encuentra


una arteria que pellizcar para que no perdamos un bastardo porque
Ali Baba tuvo un buen día —Kenneth parecía que iba a llorar. —
Tenemos que tratar de salvar extremidades porque no queremos que
nuestros amigos... Joder, la mitad del tiempo ni siquiera podemos
salvarlos.
Ryan hizo una mueca. Los tres habían visto su parte de mierda.
Pero Ryan no podía imaginar lo que Kenneth atravesó.
—Mi amigo en EIA siempre decía que éramos como los reyes.
Nosotros siempre tenemos que unir a Humpty Dumpty junto de
nuevo... ¿pero sabes qué? A veces no puedes volver a juntar a
Humpty Dumpty. A veces simplemente se muere y no hay nada que
puedas hacer al respecto —La voz de Kenneth era alta, demasiado
alta. Sus ojos se veían salvajes.
—Kenneth... —comenzó Brendon.
—No, querías saber. Eso es todo. No importa lo que haga, no puedo
salvar a los que perdí. Esos hombres... Dios, algunos de ellos solo eran
niños... se han ido todos. Ellos simplemente murieron. Yo... no pude...
Dios, es tan difícil —Fue entonces cuando Kenneth comenzó a llorar
—Yo... solo los quiero... vivos. No quiero verlos más.
Kenneth sollozó con fuerza. Tan duro que no podía soportarlo.
Brendon, Patrick y Ryan lo rodearon con sus brazos acunándolo
Mantendrían el mundo a raya para su amigo.
191
***

Al día siguiente, Ryan tuvo que ir a trabajar. Brendon había


decidido dormir con Kenneth. Kenneth todavía estaba al borde y
nadie quería dejarlo solo. Pero Ryan volvió a la formación después de 12/2018
la mañana de entrenamiento preliminar. Estaba agradecido de que
nadie dijera nada acerca del chupetón descolorido en su cuello. Al
menos hasta que Phillip lo haya visto bien después de que terminaron
su carrera.
—Parece que se está desvaneciendo —había comentado Phillip.
—Sí, los chupetones hacen eso —dijo Ryan razonablemente. Miró
al ex Sargento de Instrucción. Si hubiera alguien en el mundo que
supiera qué hacer con Kenneth, sería Phillip. Pero no pudo preguntar.
Aún no. No podía traicionar la confianza de Kenneth.
—Tendré que esforzarme más la próxima vez.
Además, no importaría porque Ryan iba a matar a Phillip. El
hombre era demasiado arrogante para su propio bien. Phillip tenía la
habilidad de ser arrogante y no hacer que todos a su alrededor lo
odiaran. Siempre tuvo esa sonrisa más tonta que el infierno. La que
en ese momento estaba radiante hacia él.
—Eres un idiota, ¿lo sabías? —Preguntó Ryan.
—Lo sé. Es bueno ver que todo el asunto del Sargento de
Instrucción finalmente te está dejando. Me preocupaba tener que
romper tu fascinación por el superior.
La sonrisa de Phil tomó un giro para volverse oscura y seductora.
Ryan realmente lo odiaba.
—Poner tu cara de Instructor no me asustará más, Grabowski —
Ryan casi se atragantó con las palabras. Dios, realmente estaba
jodido. 192
La imagen mental de Phillip en su sombrero marrón redondeado
casi lo hizo gemir.
Si no tenía cuidado, sus gafas se empañarían.
—No, pero te excitará —replicó Phillip.
—Lo que sea. Creo que tienes el mejor maldito ego del mundo. 12/2018

—Aww, Pecas, estás lastimando mis sentimientos. La única forma


en que puedes compensarme es comprándome el almuerzo.
—Vuelve a la realidad —murmuró Ryan, caminando hacia su
camioneta.
—¡No, soy realista! —Phillip se rió entre dientes y siguió a Ryan
hasta su camioneta—. No me digas que no lo sientes. Tengo marcas
de mordiscos para demostrar que lo haces.
—Se llama lujuria. Supéralo.
—Sabes, realmente eres una perra —dijo Phillip, mirando a Ryan.
—Supongo que la perra no es fácil, para ti. Escucha Phillip, lo que
teníamos en básico era... divertido —Caliente. Increíble. Más sexy que
el pecado—. Pero, ambos somos mayores y sabemos que ese tipo de
mierda no dura toda la vida, y estoy un poco acabado con las
relaciones a tiempo parcial —Quería lo que Patrick y Mark tenían.
—¿Quién dice que solo quiero follarte, Pecas?
—Tu cuerpo, Grabowski.
Eso terminó la conversación. Ryan subió a su camioneta y se fue sin
esperar una respuesta. Suspiró cuando su móvil vibró.
El cuerpo te quiere. La mente te necesita. ¿Cenarás conmigo en una
cita?
Ryan iba a decir que no. De verdad. Pero sus dedos se negaron a
escribir lo que quería. Entonces, en cambio, él envió:
Sí. ¿Cuándo?
Mañana. 1700. Te recogeré. 193
Bien.

12/2018
CAPÍTULO DIEZ

Ryan no podía creer que saldría con Phillip. Había tenido la


tentación de rajarse, pero Kenneth había amenazado con atarlo,
mientras que Brendon dijo que lo llevaría a la camioneta de Mark y 194
que Patrick lo iba a llevar a Phillip. De cualquier forma que lo mirara,
estaba jodido. Así que, en cambio, estaba sentado en su sala de estar
con tres papis haciendo todo lo posible para asegurarse de que se
viera 'hermoso' sin parecer sórdido. Al menos eso es lo que todos
estaban diciendo. 12/2018

Brendon lo recogió, mientras palmeaba su trasero y lo llevaba a su


habitación con los otros dos siguiéndolo.
—Amigo, no estás usando solo una camiseta —Brendon chasqueó
la lengua y agarró una camisa.
—Esos jeans están sucios... quítalos. Ryan, saldrás a una cita con el
hombre de tus sueños.
—Los jeans sucios no están bien —Kenneth dijo, yendo a su
armario. Salió con un par de pantalones negros.
Por suerte, Patrick no había dicho nada, a pesar de que estaba
mirando la cabeza de Ryan con ojo crítico. No había tenido la
oportunidad de cortarse el pelo desde que los chicos llegaron allí. La
parte superior había crecido un poco. Pero aún así se veía bien.
Al menos él pensó que sí.
—Realmente deberías haberte peinado —Bueno, ahí se fue la
felicidad de Ryan por el hecho de que Patrick no hablara. El hombre
más bajo se excusó y fue a la habitación delantera.
—¡Amigo, tienes razón! —Murmuró Brendon—. Dios, eres un
desastre jodido.
Kenneth resopló, pero estuvo de acuerdo.
—Ponte esto.
—Asegúrate de tener ropa interior limpia —ordenó Brendon.
Demonios, el rubio fue a su tocador y sacó un par de calzoncillos 195
negros.
—Lástima que no tengas linda ropa interior.
—Por el amor de Dios no verá mi ropa interior. Salimos a cenar —
dijo Ryan.
—Sí, vale. ¿Porque los dos van a una cita y van a terminar antes de 12/2018

las seis de la mañana siguiente? Gracias a Dios que me estoy


quedando con Kenneth ahora.
—Deberías estar feliz, Peluche. De lo contrario, oirías gemidos y
gritos de Ryancito y su novio.
—Si los mato a los dos, ¿creen que iré a prisión, Patrick? —
Preguntó Ryan.
—Sip. Entonces estás jodido de todos modos. Sígueme el rollo.
Patrick realmente no fue de ninguna ayuda en absoluto. Llamaron a
su puerta y Ryan en realidad se estremeció. Miró el reloj en su
muñeca y se preguntó quién podría ser. Eran solo las tres de la tarde.
Patrick fue y respondió. Regresó con Mark siguiéndolo.
—Traje el peluquero —Patrick sonrió.
—Jesús... ya estarás loco —dijo Ryan, mientras se quitaba los
pantalones.
Agarró los pantalones que Kenneth sostenía solo para tener un par
de bóxer metido bajo su nariz.
—Cámbialos —ordenó Brendon.
—No estoy tomando... Kenneth, ¿qué diablos estás haciendo? —
Ryan se sacudió hacia adelante cuando Kenneth bajó sus calzoncillos.
—Ahí, todos hemos visto tu polla, es adorable. Ahora cambia tu
maldita ropa interior —le dijo Kenneth.
Mark se rió entre dientes.
—Aww, Ryan. Te verás hermoso —Se rió cuando Ryan se sonrojó y 196
le sacó el dedo—. ¿Sabes que creo que eres el único hombre que
conozco que piensa que sacar el dedo a alguien es como decir hola?
—Sí, vete a la mierda también, Mark —dijo Ryan, sonriendo.
Sacudió su ropa interior limpia que Brendon le dio y se la puso—.
Debería patearlos a todos. 12/2018

—Ryan, deberías recordar que voy a ser el que tenga un par de


tijeras —murmuró Mark mientras deslizaba su brazo alrededor de su
novio.
—Pero tenemos tus mejores intereses en el corazón —bromeó
Brendon. Ryan parpadeó y no podía creerlo, por un momento vio al
viejo Brendon allí.
—Bien —Él refunfuñó y agarró los pantalones. Se los puso y los
abrochó, solo para que Kenneth le entregara un cinturón.
—Ve y córtate el pelo para que no te veas como un mamut lanudo
—Patrick dijo.
Siguió a Mark hasta su baño y se sentó en el taburete.
—No tienes que hacer esto.
—Sí, lo hago. Patrick me amenazó con cortarme el grifo. Amigo, no
me estoy perdiendo nada de sexo solo por ti —dijo Mark,
sonriendo—. Corto el pelo todo el tiempo. Quita esas gafas.
Mark sonrió todo el tiempo y le cortó el pelo en diez minutos. Se
veía bien.
—¿Por qué estoy pagando cuatro dólares por un corte de pelo
cuando puedes hacerlo gratis?
—Nunca preguntaste —Mark dijo limpiando su equipo—. Pensó en
ti todo el tiempo, ¿sabes?
—¿Perdón?
—Phillip. Él solía preguntar acerca de ti. Incluso ejecutó una
búsqueda sobre ti después de que dejaste básico. Cuando oyó que 197
ese tipo había sido asesinado en tu unidad, se asustó un poco.
Ryan no sabía qué decir. Bueno, lo hizo, pero parecía estúpido, así
que en cambio solo asintió. Phillip lo había buscado. Se había
asustado un poco cuando pensó que habían matado a Ryan.
—Nunca se apegó a nadie antes o después de ti. Es el soldado más 12/2018

profesional con el que he servido. Entonces, si estás pensando que


eligió a un chico en otro momento, estarías realmente equivocado.
No sé de qué se trata, pero a él realmente le importa —Mark lo dijo
sin rodeos. Continuó limpiando las tijeras—. Solo te estoy diciendo
esto para que lo sepas. Si lo lastimas, Ryan, por mucho que me
preocupes por ti, te joderé.
Por la forma en que Mark lo dijo, Ryan le creyó. Se aclaró la
garganta y asintió.
—Entonces, si esto no es lo que quieres, díselo ahora antes de que
se salga de control.
Ryan asintió de nuevo y se preguntó qué quería. Él también había
buscado a Phillip. Él realmente preguntaba por Phillip cuando hablaba
con Patrick, de una manera indirecta.
Regresó a su habitación, feliz de que los otros tres se aburrieran y
lo dejaran. Se puso la camisa que Brendon había elegido. Advirtió un
par de botas al lado de su cama y pensó que también las habían
elegido para él. Él suspiró y se las puso. Tener esos tres tipos era peor
que tener una hermana. Y Mac podría ser un dolor en el culo cuando
ella así lo quisiera.
Cuando entró a la sala, se dio la vuelta y salió de inmediato.
—Phillip va a tener un ataque cuando vea el departamento de
Ryan. Es algo así como un monstruo de la limpieza —decía Mark.
—Es una pocilga —estuvo de acuerdo Brendon.
—No me parece tan malo —ofreció Patrick. 198
—Eso es porque ambos tienen el mismo decorador —Mark rodó los
ojos.
—Demonios —Kenneth suspiró.
Ryan escuchó el sonido de mierda siendo arrojada a su patio; Mark
quejándose de que simplemente hizo una observación; y Patrick 12/2018

diciéndole a Mark que se arregle el culo. Tenían quince minutos antes


de que Phillip llegara allí.
Ryan suspiró por millonésima vez y regresó a la habitación.
—De acuerdo, ya basta. Si él no quiere verme debido a mi falta de
habilidades domésticas, ¿entonces qué?
—Amigo, has pasado los últimos cinco años persiguiendo al tipo —
argumentó Brendon.
—Sí, y pidiéndome que le pregunte a Mark cómo estaba —le
recordó Patrick.
—Siempre suspiras cuando se menciona su nombre —agregó
Kenneth.
—Nunca te pedí que le preguntaras a Mark qué estaba haciendo —
Ryan refutó, mirando a Patrick.
—No con muchas palabras. Pero, amigo cuando preguntas
'Entonces, ¿cómo está Grabowski?'. Me imagino que quieres saber,
así que le preguntaría a Mark —dijo Patrick, sonriendo.
—Y eras una zorra cuando descubriste que Phillip fue a visitar a
Mark mientras estábamos en Lewis.
—Sí, lo recuerdo —coincidió Mark. Los cuatro hombres sonrieron a
Ryan.
—Realmente los odio a todos —dijo Ryan. Hubo un fuerte golpe en
su puerta y la miró como si fuera una serpiente. Él estaba 199
jodidamente nervioso como una chica de dieciséis años esperando su
cita de graduación. No hubiera sido así, excepto que tenía tres papis
que debían asegurarse de ser perfecto.
—Espera. ¡No hay colonia! —Brendon exclamó y trotó de vuelta al
baño. Salió y roció a Ryan, quien tosió. 12/2018

—¡Me echaste en la boca, amigo!


—Cállate.
Hubo otro fuerte golpe y Mark hizo un sonido de disgusto. Fue
hacia la puerta y la abrió.
—Lo siento, Phillip. Las chicas no estaban listas —dijo, sonriendo.
El hombre alto entró a la habitación. Ryan parpadeó y sintió que su
mundo se inclinaba.
Phillip llevaba un par de pantalones grises ajustados. Llevaba una
camisa de botones color rosa suave. Solo Phillip podría usar rosa y
hacer que parezca varonil. Él también había tenido un corte de pelo.
Dios, parecía sexo en un palo, del tipo que te gustaría poner en tu
boca y chupar hasta que se seque.
Kenneth, Brendon y Patrick se quedaron atrás sonriendo.
Ryan miró a Phillip a través de sus pestañas femeninas.
—Hey.
—Hey, a ti también —respondió Phillip. Su voz era más ronca de lo
normal y Ryan de repente se sintió agradecido por el cambio de
imagen extremo que sus amigos le hicieron pasar—. ¿Así que estamos
listos?
—Ahora espera un segundo —Kenneth entró.
—Sí, todavía no te hemos hecho las preguntas —Brendon terminó
por Kenneth.
—Sí, como cuáles son tus intenciones hacia nuestro pequeño Ryan
—añadió Patrick, sonriendo. 200
—¿Qué haces para ganarte la vida? —Agregó Brendon.
—¿Puedes apoyar el fetiche por los zapatos de Ryan? —Kenneth
también lanzó su pregunta al ring.
—No los conozco —dijo Ryan—. Son completos extraños.
Phillip echó la cabeza hacia atrás y se rió. Incluso el taciturno Mark 12/2018

se rió de ellos.
—Hmm, está bien, aquí están mis respuestas. Planeo alimentarlo,
bailar con él y que Dios quiera, follarlo hasta que no pueda caminar
recto. Ayudo a las gallinas infértiles a tener pollitos bebés, y creo que
sí. Espero que sus pies sean de mi talla. Podemos compartir zapatos y
todo —respondió Phillip.
Todos en la sala se rieron... excepto Ryan. No había escuchado
ninguna respuesta más allá de la parte de follar.
—De acuerdo, parece que tienes sus mejores intereses, pero Ryan
no se entrega en la primera cita —dijo Brendon.
—Demonios si no lo hace. Solo recuerda usar un condón y
lubricante. Él tiene que poder sentarse A VECES —replicó Kenneth.
—No tengo nada que decir, excepto que si lo lastimas... sigo siendo
el mejor tirador de mi pelotón —La sonrisa de Patrick no era su
sonrisa divertida. Era la que Mark le había dado ese mismo día.
Phillip asintió.
—¿Estás listo, Pecas?
—Sí. Dios, si. Sácame de aquí.
Kenneth, Brendon y Patrick se inclinaron el uno sobre el otro,
sollozando.
—Nuestro niño pequeño ya ha crecido —gimió Kenneth.
—Mi bebé va a su primera cita. Abrázame, Mark. Míralo todo
crecido. Demonios —Patrick se secó el rabillo del ojo.
Brendon sacó su teléfono y tomó una foto de ellos. 201
—Tengo la foto. Tenemos que hacer un álbum de recortes para que
recordemos este día por el resto de nuestras vidas. ¡Que vuelva a
casa a las diez! —Dicho esto, soltó un gran sollozo y fingió sonarse en
la camisa de Kenneth.
Ryan gimió y alcanzó su gorra de béisbol, pero Mark la agarró al 12/2018

salir.
—Sin gorro —ordenó.
—Los veo a todos más tarde —dijo Ryan.
Phillip le tocó el codo y lo condujo fuera.
—No esperen por nosotros.
Él sonrió cuando la puerta se cerró.
—Tienes algunos amigos geniales, Pecas.
Ryan sonrió.
—Sí, lo hago —dijo en voz baja.
Estaba empezando a pensar que esta cita sería genial.

***
La cita de hecho se había convertido en un desastre. Llegaron al
restaurante y nos condujeron rápidamente. Después de pedir bebidas
y un aperitivo se habían mirado por mucho tiempo.
Ryan no estaba seguro de qué decir. Fue extraño estar con Phillip.
De acuerdo, él tenía algo por el hombre desde básico y sí, estaba un
poco sobrecogido por él desde entonces. Pero ahora estaba en una
cita con él.
—Está bien, este silencio me está matando —dijo Phillip
fácilmente—. Hagamos esto de otra manera —Tomó un trago de su 202
cerveza y le tendió la mano—. Un placer conocerte. Soy Phillip
Grabowski. Sirvo en el ejército, y creo que eres realmente
jodidamente caliente.
Ryan se rió entre dientes, y tomó la mano en la suya.
—Hola. Igualmente. Soy Ryan Gracin. Es curioso, ¡yo también! Y 12/2018

supongo que también eres muy sexy.


Phillip miró a Ryan.
—¿Supones? Estoy como un tren.
—Y también eres modesto. Maldita sea, no debería haber jugado a
ser tan difícil. Buena apariencia, sonrisa sexy, hoyuelos y modestia.
Estás siendo jodidamente perfecto —dijo Ryan secamente, tomando
un trago de su cerveza—. ¿Vas a soltar mi mano pronto?
—Lo sé. Es difícil admitir cuando encuentras la perfección, pero no
te preocupes. Te mantendré demasiado ocupado como para que te
dejes intimidar por mucho tiempo —Phillip sonrió con hoyuelos,
mostrándole a Ryan por qué esa sonrisa era tan peligrosa. Le envió
calor directamente a su polla—. No sé. Me gusta un poco sostener tu
mano —La sonrisa que cruzó la cara de Phillip esta vez fue traviesa.
—Uh huh —Ryan sacó su mano de la de Phillip y se rió del puchero
en su rostro—. Puede que sea una perra, pero tío, en serio tienes una
cara de puchero —Se detuvo de repente como si se diera cuenta de
que acaba de llamar a Phillip tío.
Una parte de él se encogió pero él se negó a permitir que eso se
notara.
—Está bien, tío. No estamos en básico y no soy el bastardo malvado
que va a quemar tu culo sexy por hacer esa mierda —Phillip tomó un
trago y sonrió—. Me encantaba verte haciendo flexiones. Fue
jodidamente malo de mi parte, pero te veías tan jodidamente sexy.
—¡Oh hombre! ¡Eso explica por qué constantemente me hacías 203
caer! —Dijo Ryan, dándose golpecitos en la frente como si todo el
dolor durante básico finalmente tuviera sentido.
—Nah, en serio jodiste mucho. Te quería... nunca dudes de eso.
Pero no podía dejar que mi lujuria se interpusiera entre asegurarme
de que obtuvieras la mejor formación absoluta que pudieras tener. El 12/2018

mundo sería un lugar más triste sin ti en él —dijo Phillip en voz baja.
A Ryan se le ocurrió que esta conversación explicaba la advertencia
de Mark.
Phillip lo quería, pero su primer trabajo fue convertirlo en soldado.
Eso hizo que Ryan respetara un poco más al hombre que tenía
delante.
—¿Cómo está William? Mark dice que no habla mucho con él.
—Él está bien. Hablamos casi cada dos semanas. Él y Mark eran
como el petróleo y el agua. Se desvivían el uno por el otro, pero la
conversación siempre era un poco tensa —respondió Phillip. Se
inclinó hacia atrás cuando llegó el camarero con sus alitas de pollo.
Cuando preguntó si necesitaban algo más, Phillip alzó una ceja
hacia Ryan, que negó con la cabeza.
—Bien, mi nombre es Paul. Cualquier cosa que necesites, házmelo
saber.
El chico estaba empezando a fastidiar seriamente a Ryan. Era obvio
que estaban en una cita y el pequeño cabrón estaba intentando ligar
a Phillip.
—No, gracias —Phillip despidió al tipo, que frunció el ceño.
Ryan estaba agradecido por Phillip. Esa mirada lo volvió loco en
básico, pero ahora solo lo hizo sonreír.
—Amigo, lo digo en serio. Creo que te gustó que te jodiera —
Bromeó Phillip cuando notó la sonrisa.
Ryan se rió. 204
—No sé. Ha pasado un tiempo y era joven...
—Cohibido no te sienta bien, Pecas —dijo Phillip, sonriendo
mientras mordía un ala. Jugo y salsa gotearon de los labios llenos y
sensuales. Ryan quería lamer la salsa de los labios del otro hombre.
—Sí, lo sé, pero pensé que lo probaría —respondió Ryan. 12/2018

—Nah. Si quisiera tímido y falso, le habría preguntado a otro


hombre —dijo Phillip simplemente—. Me gusta un poco perra y
sarcástico.
—Entonces, según mis amigos, me encantará que me saques la
mierda —dijo Ryan, tomando su propia ala.
—Eso es un poco asqueroso.
—Sí, pero soy lo suficientemente lindo como para atraerte con lo
asqueroso —Ryan regresó cuando mordió un ala él mismo.
—Sí, probablemente.
Charlaron durante toda la cena. Fue una conversación fácil. Ryan se
sorprendió de lo fácil que podían hablar una vez que habían cortado
toda la mierda. Ahora le gustaba Phillip mucho más. Phillip fue
gracioso. Inteligente.
Malditamente lindo. Mierda. Si Ryan no tenía cuidado, podría verse
a sí mismo enamorado de este hombre.
Después de la cena, se recostaron y se miraron el uno al otro.
—Eres un hombre muy atractivo, Ryan —dijo Phillip simplemente.
Sonrió cuando Ryan le sonrió.
—Está bien, Phillip. Esto es loco. Tienes que tener fallas en alguna
parte.
Phillip se rió.
—Tengo un temperamento loco. ¿No lo has notado?
—Eh, creo que también tengo un mal temperamento —dijo Ryan.
—No lo he visto. 205
—Eso es porque estamos en una cita... y estaba tratando de ser una
zorra para disuadirte —Ryan sonrió.
—Sí, realmente no funcionó. Deberías esperar y ver si ser perra es
excitante para un hombre —Phillip le dio a Ryan su consejo—. No
debería haberte follado... en ese entonces —Levantó la mano cuando 12/2018

Ryan pareció sorprendido—. Debería haber esperado... eso fue


extremadamente poco profesional de mi parte, pero a veces no sigo
las reglas bien.
—Mira, ahí es donde tú y yo diferimos. Juego demasiado por las
reglas. Patrick dice que soy uno de esos tipos que deberían tatuarse
las reglas y los reglamentos en el pecho. Supongo que al crecer como
hijo de un ministro, uno de dos factores es: el chico malo que rompe
todas las reglas o el chico bueno que intenta seguir todas las reglas.
Probé con el chico bueno... Mi hermano Josh era el chico malo —
Sonrió a Phillip.
—Ahh! Una paradoja. Ser gay y no querer romper las reglas —
Phillip sonrió.
—¡Y que lo digas! ¡Estaba devastado! —Ryan sonrió.
—En realidad tuve mucha suerte. Mi madre me preguntó si era gay
en mi segundo aniversario de bodas. —Phillip sonrió suavemente.
Ryan tosió con la cerveza en la garganta.
—¡Tío! Y pensé que decirle a mi padre era malo... ¿en serio?
Phillip solo se rió.
—Probablemente fue lo más fácil que he hecho. Sandy acababa de
tener a Katie. Tuvimos sexo una vez antes de casarnos. Fue la noche
antes de ser enviado a básico. Ambos éramos jóvenes y estúpidos. De
todas formas, sabía dónde estaban mis gustos y aversiones, pero
Sandy y yo habíamos estado saliendo desde séptimo grado. Era de
conocimiento común que nos íbamos a casar... de todos modos 206
tuvimos sexo... nueve meses después nació Katie. Nos casamos
cuando Sandy tenía dos meses de embarazo.
Ryan asintió, esperando que Phillip continuara.
—Sandy siempre supo que era gay. Yo sabía que era gay.
Aparentemente, todos en mi familia sabían que era gay. Finalmente 12/2018

todos se cansaron de esperar que lo admitiera. Nuestra fiesta de


aniversario se convirtió en mi fiesta de “salida” —Phillip sonrió
suavemente ante el recuerdo.
—Sandy estaba bien con eso? —Ryan parpadeó varias veces. Él no
podía creer eso.
—Ryan, pasó esos dos años diciéndome que podíamos resolverlo,
que Katie nunca conocería el amor, ni a mí. Sandy es mi mejor amiga
fuera del ejército.
Ryan negó con la cabeza y se preguntó cómo Phillip había
encontrado una mujer y familia tan grandiosas.
—Tuviste suerte.
—Lo sé. Doy gracias a Dios por todos ellos.
Ryan asintió. Phillip era ese tipo raro que había caído bajo la señal
de la suerte. Lo tenía todo: buena apariencia, buena familia y maldita
buena suerte.
—Así que cuéntame sobre la familia Gracin —dijo Phillip
suavemente.
Ryan rió entre dientes oscuramente.
—No tuvieron una fiesta de “salida” eso es seguro —Tomó un trago
de su cerveza, suspirando porque estaba vacía. Phillip levantó su
propia botella y asintió hacia el camarero, levantando dos dedos.
—Descubrí que era gay al mismo tiempo que ingresé a la
universidad. Primera fiesta de la fraternidad. Fui con un tipo que me
entró. Terminamos besándonos en su dormitorio, y me di cuenta de 207
que era gay. Intenté ignorarlo porque, como dije, mi padre es pastor.
Crecí pensando que era un pecado y que ardería en el infierno —dijo
con gravedad—. El tipo terminó siendo el primero y me llevó a
algunas reuniones y una nueva iglesia. Cuando me instalé a ser yo...
decidí que iba a contarle a mis padres. Cuando lo hice, mi padre me 12/2018

gritó que iba a arder en el Infierno a menos que cambiara mis


costumbres. Les dije que era yo y que podían amarme o no. Ambos
me dijeron que me fuera. Me repudiaron, así de simple.
La cara de Phillip se volvió sombría y en realidad parecía enfadado
en nombre de Ryan.
—Dos semanas después me dijeron que tenía que abandonar la
escuela si no encontraba la forma de pagarla. Una semana más tarde
me uní al ejército. Y el resto, como dicen, es historia.
—A la mierda. Ya sabes, Ryan, si no pueden ver al hombre que eres,
entonces que se jodan. Ellos no merecen conocerte. Supongo que tus
hermanos no lo vieron así —Phillip recordó el Día de Graduación,
cuando Ryan se sorprendió al ver a su hermano y hermana allí.
Eso trajo una sonrisa a la cara de Ryan. Se sorprendió al ver que
Phillip se inclinaba hacia adelante. El hombre tenía una sonrisa suave
en su rostro. No era una sonrisa que Ryan hubiera notado. Sabía que
Phillip era un hombre de muchas sonrisas, pero esta sonrisa era algo
que nunca había visto. Era suave, cálida y acogedora.
—Ryan, voy a besarte. Si no quieres que lo haga en cinco segundos,
será mejor que me lo digas ahora.
Ryan tendría que ser un idiota para no querer el beso de Phillip. Él
solo sonrió más profundo.
Casi en cámara lenta, Phillip se inclinó hacia adelante, le quitó las
gafas y besó a Ryan con ternura. Fue un agudo contraste con sus
otros besos. Este fue lento. Pidió permiso. Phillip no empujó su 208
lengua entre los labios de Ryan; en cambio, los rastreó suavemente.
Esperó a que Ryan abriera la boca. Cuando se otorgó el permiso,
Phillip deslizó su lengua en el cálido hueco de la boca de Ryan,
explorando lentamente y luego alejándose. Le sonrió al hombre más
joven y le besó los labios otra vez. 12/2018

—Ryan Ross Gracin. Vale la pena las bolas azules que me diste a
través de básico —Él sonrió a Ryan y retrocedió. Sonó su teléfono
móvil y maldijo—. Si es un mensaje, voy a matar a alguien —gruñó—.
Sí, Sargento Grabowski —Rodó los ojos—. Sí... sin duda... sí puedes...
sí estaré allí... ¿Austin? Sí... Lo tengo. No te preocupes —Cerró el
teléfono de golpe. —Entonces, ¿cómo te sientes acerca de Austin?
—¿Tienes un par de idiotas? —Ryan sonrió.
—Oh, sí. Me van a odiar...
—Oh, oh, ¿significa esto que el Sargento Grabowski se está
preparando para hacer una aparición?
—Nah, es Phillip quien estaba teniendo una cita increíble,
interrumpida por un par de cabezas huecas. Desearían haber tenido
suerte con el Sargento Grabowski —Sonrió—. ¿Quieres ir conmigo?
Ryan sonrió.
—Creo que debería quedarme atrás.
—Creo que deberías venir conmigo. Después de acostarlos, iremos
a bailar.
Ryan ajustó sus especificaciones y se rió.
—Amigo... ¿qué tal si conseguimos tus partes privadas y luego
veremos después?
—Sabes, creo que esa es probablemente la mejor idea de la historia
—Phillip le lanzó una mirada burlona a Ryan.
—Vamos, culo listo. Vamos —Ryan le tiró sobre hombro y Phillip
dejó en la mesa un billete de cien. 209
—Están seriamente jodidos. No conseguí mi bistec. —Su teléfono
volvió a sonar y contestó—. Sargento Grabowski, —ladró. Ni siquiera
habían llegado al camión todavía —¿Qué? Mierda. ¿Se encuentra ella
bien? Sí. Bien, joder. Escucha Sandy, necesito llamar al Sargento
Almonz. Sí. Estaré allí. Solo dame media hora —Cerró el teléfono y 12/2018

maldijo—. Katie trepó a un árbol y se cayó —Maldijo de nuevo.


Ryan parecía alarmado.
—¿Se encuentra ella bien?
—Se rompió el brazo. Necesito...
—Llama al Sargento de pelotón. Dile que iré a buscar a los chicos a
Austin —Ryan respondió fácilmente.
—Tú…
—No lo hagas. Solo hazlo. Llamaré a Patrick para que traiga mi
camión —Ryan dijo mientras marcaba—. Hola Patrick, tenemos una
emergencia. Necesito que alguien me traiga mi camioneta. Estamos
en el Roadhouse. Sí. Gracias —Colgó y sonrió a Phillip, que lo miró
fijamente—. Él está trayendo mi camioneta. Ahora llama al Sargento
Almonz y dile que iré a por ellos. No estoy de guardia esta noche.
Alexander lo está, entonces nuestros hombres serán atendidos. Y el
Sargento Veas no tendrá que ser llamado. Creo que su hijo tiene un
recital o algo así.
Phillip asintió y llamó al Sargento de pelotón, que estuvo de
acuerdo.
—Ryan, solo estás... gracias —Phillip se inclinó y besó a Ryan
suavemente—. Llámame cuando vuelvas a tu puesto.
—Lo haré —Dijo Ryan. Hizo un gesto con la mano a Phillip, quien
subió a su camioneta. En lo que se refiere a las primeras citas, esta
era una mierda, pero estaba dispuesto a ayudar a Phillip. 210

12/2018
CAPÍTULO ONCE

Patrick trajo su camioneta y él se fue. Una vez que llegó a Austin,


fue fácil encontrar la estación de policía. No era extraño para ellos
tener que ir a buscar al errante soldado borracho. Llegó y saludó a 211
Paul. Fue un hecho triste que él estaba en una base de primer
nombre con el chico.
—Maldición, Sargento Gracin, ¿quieres que te demos un escritorio?
—Diablos, no. Solo dame a mis chicos y me quitaré de tu chepa.
¿Conducir borrachos? 12/2018

—Intoxicación en público.
—Imagínate —Ryan suspiró. Cuando dos de los chicos más nuevos
fueron sacados, suspiró—. No es el mejor “hola” chicos —les dijo.
Firmó la documentación y los llevó a su camioneta.
Ryan llamó al Sargento de pelotón y le hizo saber que estaban en
camino. Treinta minutos después de que Phillip llamara.
—Oye, puedo hacer esto, ya sabes —dijo Ryan a modo de
respuesta.
—¿Tu mamá no te enseñó a saludar? Malos, malos modales,
Sargento. Gracin.
—Soy un hombre malo, rudo —Ryan sonrió—. Fueron Smith y
Welson. Pensaron que sería divertido beber y luego dar un paseo.
Nah, todo está bien; tienen una multa que pagar, pero de lo contrario
están bien.
—¿Sí? ¿Necesitas que te encuentre allí?
—Descuida. ¿Cómo está la señorita Katie?
—Fractura limpia. Dolorida pero no tan malo como podría haber
sido. Sandy dice que lamenta haber interrumpido nuestra cita. Te hará
el mejor sándwich de carne del mundo cuando regreses. Se
mantendrá por un tiempo hasta que sepamos cómo le afectará la
medicación a Katie.
Ryan escuchó una pelea y luego una voz suave y arrastrada
apareció en el teléfono.
—Oh, Dios mío, Ryan... no te importa si te llamo así ¿verdad? De 212
todos modos, perdón por toda la interrupción. Los niños son los
mejores corta-rollos del mundo. Así que... te debo un bocadillo.
Cuando termines, ve a casa de Phillip. No me quedaré mucho tiempo,
el tiempo suficiente para asegurarme de que Katie no tenga una mala
reacción a sus medicamentos para el dolor... y todo lo de la 12/2018

conmoción cerebral... Dios, lo siento mucho.


Ryan parpadeó y luego se rió con voz ronca.
—Es genial, lo juro. Debes ser Sandy.
—¡Phillip! No dijiste que tenía una voz asesina. Él habla de ti
constantemente. ¡Phillip! Si me golpeas de nuevo, patearé tu enorme
culo.
Esta tenía que ser la conversación más extraña que Ryan haya
tenido.
—De todos modos, insistí en que vinieras para poder alimentarte.
Tienes la dirección de Phillip, ¿verdad?
Él hizo. Phillip se la había dado en el papel que se metió en el
bolsillo.
—Sí. Estaré ahí en alrededor de una hora.
—Está bien, los haré.
La mujer lo colgó. Sonrió y silbó mientras conducía a los dos de
vuelta.
Una vez de vuelta en el Cuartel, él los inscribió.
—Están bajo arresto domiciliario. No beben, no van de fiesta. Y no
van a ninguna parte sin las órdenes del Sargento Grabowski.
El chico asintió y los ayudó a arrastrar los ruidosos culos hacia su
habitación.
—Soldado de primera Welson, su mejor opción es mantener la
boca cerrada. El Sargento Grabowski les hablará a los dos por la 213
mañana —Advirtió y se fue.

***

Quince minutos más tarde estaba parado afuera de la puerta 12/2018


principal de Phillip. Ni siquiera tocó antes de que la puerta se abriera.
Una pequeña morena le sonrió ampliamente.
—Eres Ryan. Dios, has crecido. Phillip te señaló el día de la
graduación —Ni siquiera se detuvo mientras lo abrazaba con fuerza
—Venga. Puedes ayudarme a terminar. Phillip está con Katie. Ella no
está cómoda.
No podía creer lo fácilmente que Sandy lo había dejado entrar.
Demonios, se sentía como si hubiera caído en un agujero de conejo.
Ella lo condujo a la cocina y señaló hacia la nevera.
—Saca la salsa de carne... y unas cervezas.
Ryan hizo lo que ella le ordenó y sonrió cuando Phillip entró en la
cocina.
—¿Cómo te fue? —Preguntó Phillip cuando se apoyó contra el
mostrador.
—No tan mal. Me dieron ganas de noquearlos.
—¿Por qué?
—Me cabrearon.
—Realmente, ¿cómo te cabrearon?
—Interrumpieron nuestra cita —Ryan sonrió.
—Espera, no me estás golpeando, ¿verdad? —Sandy se rió.
Como no. Ryan le sonrió.
—De ninguna manera. Phillip es mucho más grande que yo.
Sandy se rió más fuerte y sacó tres platos. Les colocó sándwiches
grandes de carne y los puso sobre la mesa. 214
—Realmente lamento que hayan salido tan mal.
—No, ella no lo hace. Ella todavía está colada por mí —dijo Phillip
mientras rompía su sándwich.
—Por favor. Phillip, te amo. Lo sabes, pero el sexo y tú... —Sandy
arrugó su nariz. 12/2018

—Probablemente es porque tienes partes de chica —dijo Ryan,


sonriendo.
Ella rió y asintió.
—Me ofrecí obtener una falsa. Se puso muy zorrino al respecto.
Creo que estaba preocupado por todo el tamaño.

***

Hablaron durante otra hora, con controles ocasionales de la


condición de Katie. Sandy Grabowski fue una de las mujeres más
divertidas que Ryan conoció.
Ella le contó todo sobre Phillip y, para gran consternación de Phillip,
se lanzó a una historia de Halloween que hizo que Ryan lo sintiera por
él.
—Está bien, creo que puedo cargarla e irme a casa. Ella está
actuando normal —Sandy finalmente declaró.
Una chica alta y morena salió con un brillante elenco verde neón.
Parecía pálida y adormilada, pero por lo demás parecía estar bien.
—Hola papá, te amo, —susurró. Phillip se levantó y la abrazó.
—Katie, quiero que conozcas a Ryan. Con suerte, un día, cuando no
estés dolorida, podrás salir con él.
Ryan saludó con la mano a la chica que saludó tímidamente a
cambio. 215
—‘Cantada de conocerte, Ryan. Noches papá.
—Encantado de conocerte también, Katie —Ryan sonrió
cálidamente. Phillip tenía que ser el hombre más afortunado del
planeta.
Sandy sonrió y besó la mejilla de Ryan, luego lo repitió con Phillip. 12/2018

—Está bien, llama si necesitas algo. Voy a seguir adelante y llevarla


a casa.
Phillip las ayudó al automóvil, preguntando dos veces si Sandy no
quería quedarse allí y dormir en la habitación de Katie. Ella se
despidió y le guiñó un ojo a Ryan.
—No hagas nada que yo no haría —La puerta se cerró, dejando a
Ryan y Phillip solos.
—Tienes la mejor ex —dijo Ryan con una sonrisa.
—Así es. Realmente lo creo —murmuró Phillip—. ¿Quieres ver
ESPN?
—¿Por qué no? —Llevaron su cerveza a la sala de Phillip. Ambos se
sentaron y comenzaron a mirar 'Sportscenter'.
—Hay rumores de que volveremos —dijo Ryan.
—Sí, no me sorprendería —coincidió Phillip—. Todos van a tener
dos o tres giras antes de que salgan. Jodido ejército. Me encanta pero
maldita sea. Tienen que darnos un poco de espacio para respirar.
Demasiados de nosotros llegaremos a casa, para ser enviados
nuevamente.
Ryan estuvo de acuerdo con eso.
—William regresa a su cuarta gira en marzo.
—Dios. Estás en el cuarto lugar, ¿no? —Preguntó Ryan.
—Sí —Durante su pequeña conversación se acercaron más y más
hasta que estuvieron prácticamente uno encima del otro. —Ryan... —
advirtió Phillip. 216
—Uh huh —Ambos se inclinaron hacia delante al mismo tiempo.
Intercambiaron suaves besos castos.
—Todos con los que hablo me dicen que fuiste malo conmigo en
básico... —Ryan respiró contra los labios de Phillip.
—Fui malo. Eras tan jodidamente sexy. Y tenías ese pequeño y 12/2018

lindo... Dios, Ryan, te quería tanto que estaba caminando duro la


mitad del maldito tiempo —Su boca se arrastró ardientemente desde
su boca hasta su cuello.
—Te contaré un secreto —susurró Ryan—. Pensé que eras la cosa
más sexy que había visto en mi vida —Ryan inclinó su cabeza
permitiendo que Phillip accediera a su cuello—. Soñé contigo...
muchas veces.
—Lo sé. Podrías gemir mi nombre mientras dormías —Phillip gruñó
y convirtió el beso dulce y casto en sucio y duro. Sus labios se
cerraron sobre los de Ryan y sus bocas se devoraron mutuamente
mientras ambos se arqueaban más cerca. Ninguno de los dos pudo
obtener suficiente. Las manos rasgaron mutuamente la ropa.
En la mente cubierta de niebla de Ryan, esta no era exactamente la
forma en que veía la cita. Claro, en sus sueños húmedos lo habían
hecho, pero esta era la realidad. Phillip pareció sentir la renuencia de
Ryan. Él se alejó bruscamente.
—Tú... Dios Ryan, ¿cómo sabes siempre tan bien? —Dijo sin aliento.
Ambos se deslizaron, tratando de frenar sus líbidos furiosas.
—Buenos genes —dijo Ryan lentamente. Pero luego deslizó su
mano de su bolsillo y le mostró a Phillip las pastillas de menta que
había empezado a llevar desde que Phillip volvió a su vida.
Phillip se rió entre dientes y deslizó un brazo alrededor de Ryan,
acercándolo. 217
Ryan nunca había sido un mimoso, pero le encantaba que Phillip lo
sostuviera. Fue la única vez en su vida que se sintió pequeño.
—Esto es algo agradable.
—Sí, lo es. Ryan... —Phillip lo soltó y lo miró a los ojos—. Quiero...
ver a dónde va esto... 12/2018

Ryan estaba a punto de responder cuando su celular sonó.


—Mierda —Lo miró y juró de nuevo. —Tengo que responderlo.
Patrick no llamaría a menos que fuera importante —Miró su reloj y
notó que iba a la ser 1 a.m.
Esta había sido la cita más jodida de la historia. Ellos habían sido
interrumpidos por todos y su hermano.
Phillip asintió mientras Ryan respondía.
—¿Patrick?
—Kenny está desaparecido. No podemos encontrarlo en ningún
lado.
Ryan maldijo y se levantó.
—Terminaré en veinte minutos —Colgó y miró a Phillip—. Tengo
que irme.
—¿Qué pasa?
—Kenny ha despegado.
—Supongo que tiene algunos problemas.
—Sí, está bebiendo demasiado... no está bien.
—¿Quieres que vaya y ayude?
Ryan pensó en eso por un momento. Si alguien supiera cómo tratar
con Kenneth, sería Phillip. No sabía cómo lo sabía, pero podía sentirlo
en lo más profundo de sus huesos.
—Por favor.
—Vámonos. Toma tu camioneta, te encontraré en casa de Mark.
¿Brendon va a estar allí? 218
—Sip. Te veo allí.

***

Media hora más tarde estaban todos en Fubar. 12/2018


—Bonito nombre, Mark —dijo Phillip arrastrando las palabras.
—Lo sé. Se escapó de Brendon —dijo Mark sombríamente.
—Tío, me pegó y salió corriendo —bregó Brendon, sosteniendo una
bolsa de hielo en su barbilla.
—Bien, conocemos esta área. Nos separamos —dijo Ryan.
—Brendon, puedes llevar la camioneta que usamos para llevar a las
personas a casa —dijo Mark.
—Busca en cada bar, cada lugar que incluso sirve alcohol —agregó
Patrick.
—Encuentra lugares apartados. Él va a pensar que vas a ir a los
grandes clubes. Querrá un margen de maniobra suficiente como para
no interrumpirlo hasta que sea demasiado tarde —dijo Phillip en voz
baja—. Incluso iría a Belton.
—¿Tan lejos? —Preguntó Ryan.
—Se trata de ir tan lejos como sus antojos lo dejarán ir.
***

Todos se separaron. Ryan se dirigía hacia Belton, buscando en cada


bar que encontraba. No fue hasta que estuvo completamente de los
nervios que se encontró con Kenneth.
El hombre estaba sentado en un banco del parque. Dos bolsas
yacían a su alrededor. Estaba balbuceando incoherentemente.
—¿Kenny? —Susurró caminando hacia el hombre calvo.
—¡Ryan! ¿Qué hay de tu cita? ¿Tuviste sexo? Espero que lo hayas
219
hecho —Kenneth balbuceó.
—¿Por qué no vienes a casa conmigo? —Preguntó Ryan en voz
baja.
—No quiero. No tienes un hogar. Solo quiero quedarme aquí. 12/2018
Envió un mensaje de texto a los chicos y rezó para que pudieran
llegar antes de que Kenneth se escabullera de él.
—¿Puedo quedarme?
—Sí, quédate. A todo el mundo le gusta quedarse —Kenneth no
tenía ningún sentido. Ryan ni siquiera estaba por tratar de hacerlo. En
lugar de eso, simplemente se quedó allí quieto, dejando que el otro
hombre balbuceara.

Parecieron horas. Horas de balbuceo de Kenneth, y bebiendo una


bebida tras otra. Ryan persuadió a Kenneth para que le permitiera
tomar un trago de vez en cuando. Ryan inclinaría la botella hacia atrás
y en lugar de beberla la dejó caer por su barbilla.
Patrick se acercó y se sentó junto a Ryan.
—¿Vas a compartir, hermano? —Preguntó causalmente.
Kenneth parpadeó y entregó la botella vacilante.
—¿Qué estás haciendo? —Preguntó Kenneth. Sus ojos iban y
venían entre los hombres y la oscuridad.
—Ellos vienen —susurró.
Brendon llegó unos minutos más tarde. Se apoyó causalmente
contra un árbol.
—No es agradable no compartir después de lo que pasamos.
Kenneth parpadeó y se alejó de los tres.
Parecía que iba a correr. Los tres se tensaron. Kenneth no tuvo 220
oportunidad.
—¡MALDICIÓN! Les dije a los cuatro que volvieran al cuartel. ¿Qué
me han dado los militares? Cuatro jodidos que no pueden hacer una
sola cosa, ¿verdad? —Salió una voz profunda de la nada—.
Jodidamente abajo, los cuatro. 12/2018

Ryan parpadeó y cayó sin dudarlo. Brendon y Patrick lo siguieron


rápidamente.
Kenneth miró a Phillip, quien apareció detrás de él con ese maldito
sombrero marrón del Sargento de Instrucción. Kenneth parpadeó
borrosamente hacia Phillip, y luego se dejó caer lentamente en una
lagartija.
—Encantado de que te unas a nosotros, Culo Rosadito. Estaba
grabando tu invitación —Phillip ladró.
Fue entonces cuando Ryan lo entendió. Phillip estaba llevando a
Kenneth a un lugar donde estaba realmente a salvo. Lo empujaron
hasta que Kenneth colapsó. Sus hombros temblaban y sabían que no
era por esfuerzo.
—Todos arriba. ¡ATENCIÓN! —Todos ellos, incluso Kenneth lo
hicieron. Sus mejillas estaban húmedas y todos esperaban.
—¡FLANCO IZQUIERDO!
Giraron a la izquierda y Phillip comenzó a llevarlos hacia la
furgoneta.
—Todos entran y vuelven al cuartel —ordenó. Ryan vio que
Brendon le deslizaba las llaves a Phillip. Todos subieron a la
camioneta sin decir una palabra.
Phillip los llevó de vuelta al apartamento de Ryan y asintió a Ryan
lentamente. Todos salieron, ayudando a Kenneth a subir las escaleras.

*** 221
Horas después, Brendon, Patrick y Ryan comenzaron a salir de la
habitación de Ryan. Encontraron a Phillip y Mark en la sala principal.
Café y sándwiches se sentaron en la mesa.
La cara de Ryan estaba pálida y las lágrimas se habían secado antes 12/2018
en su rostro. Brendon y Patrick tenían el mismo aspecto. No fue
necesario ser un genio para darse cuenta de que todos estaban
sacudidos hasta su núcleo. La mano de Ryan tembló cuando tomó una
taza de café.
Phillip deslizó un brazo alrededor de él, sin preguntar qué pasó.
Sabía que estaba entre los cuatro, pero ahora podía apoyar a Ryan.
—Está durmiendo —dijo Ryan. Su voz se tambaleó ligeramente.
Patrick se metió en el pecho de Mark, sollozando en silencio.
Y Brendon se sentó en el borde del sofá de Ryan mirando a la nada.
—Se está mudando conmigo. Necesito ver si puedo tomarme una
semana de descanso. Voy a ayudarlo a empacar.
Mark negó con la cabeza.
—No importa si no lo hace. Iré con él —dijo.
Ryan miró alrededor de la habitación. Cada vez que sintió una ola
de tristeza por no tener una familia, se acordó de esta. Ahora Phillip y
Mark también fueron parte de eso. Le hizo sentir agradecido por
unirse al ejército.
Brendon sollozó.
—Sabes... cuando salí de casa... tenía miedo. Odiaba a mi padre,
pero él era el mal conocido. Pero no les cambiaría a todos vosotros
por nada.
Patrick resopló su acuerdo.
Mark se rió entre dientes.
—¿Estás seguro de que no eres gay? Porque, Peluche, hombre... 222
eso fue un poco gay.
Todos ellos soltaron una risa sin aliento.

***
12/2018
Unos días más tarde todos dijeron adiós a Brendon. Kenneth abrazó
a Brendon con fuerza y luego se detuvo en el costado.
—Hágannos saber cuando llegues a casa, —ordenó Ryan.
—Siempre lo haré —dijo Brendon. Él caminó hacia las puertas y se
dio la vuelta—. ¿Ryan?
—¿Sí?
—Voy a llamar a tu hermana cuando llegue a casa —Dicho esto, se
fue por el pasillo antes de que Ryan pudiera ir tras él.
—¡Tío! Voy a matarlo.
—No, no lo harás —dijo Kenneth suavemente.
—No puedes. Él es familia —dijo Patrick.
—¡Mi hermana! —Gimió, para la risa general.

***
Durante los siguientes dos meses, las cosas se convirtieron en una
rutina. Ryan iría a EIA y coquetearía con Phillip, quien coquetearía con
él. Alexander los molestaría a los dos. Saldrían después del trabajo.
Cena. Pasar el rato con los chicos.
Phillip había comenzado a pasar mucho tiempo con Kenneth. Ellos
irían a correr. Entonces Phillip lo llevaría al puesto.
Ryan nunca preguntó qué hicieron y nunca se lo dijeron.
Mark llevó a Kenneth a casa y empacaron sus cosas. Dos semanas
más tarde, Kenneth era un accesorio permanente en la casa de Ryan. 223
Pasaron dos semanas antes del comienzo de la primavera que
recibieron la noticia. En agosto volvían a Irak.

***
12/2018
Entre el entrenamiento y el ir a CNE15 en California pasaron tiempo
el uno con el otro. Phillip y Ryan salieron un par de veces más, pero
pasaron mucho tiempo en su casa o en el apartamento de Ryan. Ryan
conoció a Katie, quien lo amaba. Sandy se había convertido en un
elemento fijo en su vida, así como Phillip. Era tan probable que la
encontrara en su departamento como a Kenneth.
Acababa de salir del trabajo y entraba en su apartamento cuando
Sandy entró irrumpiendo.
—Katie quiere que tú y Phillip la lleven a ver a John Cena —dijo.
—Uh huh, y viniste aquí, ¿por qué? —Dijo Ryan, mientras se
quitaba las botas.
—Porque ella me está volviendo loca. Ella tiene su primer
enamoramiento: está con Phillip hablándole sobre eso. Pensé que

15
N.T. Acrónimo de Centro Nacional de Entrenamiento
debería advertirte —Sandy sonrió y entró a su cocina. Ella agarró un
refresco cuando Kenneth salió de la ducha.
—Oye, Kenny. ¿Sigues dentro para esta noche? —Preguntó ella.
Ryan parpadeó y se preguntó si estaba en el apartamento correcto.
—Sí, solo tengo que limpiar mi auto —Kenneth estaba mejor, pero
aún así no estaba ‘arreglado’. Ryan sabía que probablemente nunca
sería reparado. Pero él estaba funcionando mucho mejor. Todavía
bebía, pero solo estaba en Fubar y solo cuando todos podían estar
atentos a él. Iba a reuniones de alcohólicos anónimos y hablaba con 224
otros médicos de combate.
Con todo, Ryan estaba contento con lo que estaba pasando,
excepto por la parte en la que parecía que Kenneth tenía una cita con
la ex esposa de Phillip.
—Entonces, ¿alguien le dice a Phillip sobre esto? —Preguntó—. No 12/2018

quiero mear en el desfile de nadie pero... en serio...


Sandy estalló en carcajadas y Kenneth le lanzó a Ryan una sonrisa
engreída.
—Vamos al Ball. Phillip me está “llevando” y estás “llevando” a
Kenny —Ella sonrió. —Pero Kenneth y yo vamos a llegar juntos.
Ryan sintió alivio. No estaba seguro de cómo Phillip tomaría a
Kenny y Sandy saliendo.

***

Esa noche Ryan se vistió con su uniforme azul. Se estaba arreglando


los puños cuando oyó sonar la campana. Maldijo cuando se golpeó el
dedo en el camino para abrir la puerta. Phillip estaba detrás, luciendo
como un pecado andante.
Su uniforme estaba ajustado impecablemente a su cuerpo. El
Stetson negro en su cabeza solo lo hacía lucir como la perfección.
Ryan sintió que se le hacía la boca agua. Siempre había pensado que
Phillip era caliente, pero en su uniforme azul, parecía... como el sexo
personificado.
—¿Ves algo que te gusta?
Ryan asintió lentamente con la cabeza.
—Siempre podríamos no ir...
—De ninguna manera. Sandy estará enojada. Ella está loca por 225
Kenny.
Bueno, eso respondió la otra pregunta de Ryan. No es que ya se
preocupara por eso.
—Dame un minuto. Necesito encontrar mis zapatos.
—Cómo encuentras algo aquí nunca lo sabré —bromeó Phillip. Él se 12/2018

complació en darle a Ryan el infierno por su falta de habilidad para


limpiar.
—Oye, he mejorado. ¿Quién sabía que Kenneth era un bicho raro?
—Gritó mientras entraba en su habitación.
—¡Es algo bueno! —Replicó Phillip.
Cuando regresó, Phillip estaba sentado en su sofá. Ryan todavía
quería saltear el baile.
—Pecas, te ves lo suficientemente bueno como para comerte —
Phillip le lanzó una mirada.
Ryan sonrió y se puso los zapatos.
—No nos dejarás quedarnos aquí... así que supera eso —Se puso su
Stetson y sonrió a Phillip.
—Venga. No queremos llegar tarde. Alexander se reunirá allí con su
esposa. Mark y Patrick también.
***

Llegaron al hall, encontrándose con Kenneth y Sandy afuera.


Entraron y obtuvieron sus etiquetas de muñeca. Todos miraron al
fotógrafo.
—Mierda. Vamos, Pecas —Phillip lo agarró del brazo y se lo llevó.
Ryan fue arrastrado a los brazos de Phillip y ambos sonrieron para
la cámara.
Sandy declaró que era una lástima que fueran homosexuales. Las
mujeres de todo el mundo llorarían después de tomar esa foto.
226
Sandy le pidió a Kenneth que se tomara una foto con ella y luego
todos caminaron hacia el pasillo.
Kenneth y Mark llevaban esmoquin negros. Patrick también se puso
su uniforme azul. 12/2018
Era el único momento en que podían continuar usando sus Stetson
en el interior, por lo que ninguno de ellos se los quitó.
Tuvieron que cambiar las etiquetas de lugar para que todos
pudieran sentarse juntos, pero lo hicieron con un mínimo de
problemas. Alexander y su esposa Victoria ya estaban adentro.
—Tory, si alguna vez quieres hacerme recto, házmelo saber.
Podemos hacer desaparecer a Alexander —dijo Phillip, sonriendo.
—Phillip, si hubiera un hombre por el que dejaría a Alexander serías
tú, pero veo que viniste con Ryan. ¿Lo haremos desaparecer
también? —Ella se rió.
Phillip miró a Ryan de arriba a abajo con vehemencia.
—¿No puedo mantenerlo?
—No.
Suspiró anhelante.
—Lo siento, cariño. Debo dejarte ir —dijo.
Sandy resopló.
—No es bueno en el sexo hetero. Le pica.
Ryan comenzó a reír.
Alexander solo se encogió de hombros.
—Eso está bien. Me conectaré con Ryan. Estoy bien con el sexo de
chico-chico.
Todos comenzaron a reírse de eso.
Kenneth negó con la cabeza al camarero y pidió un refresco. Todos
lo miraron con una sonrisa. 227
—Oh, por el amor de Dios, no es como si hubiera creado la cura
para el cáncer.
—Nah, pero estoy orgulloso de ti hombre —dijo Phillip.
Algún tiempo después de la escena en el parque, Phillip se convirtió
en el tipo de Kenneth. Ryan podía ver la felicidad en la cara de 12/2018

Kenneth, sabiendo que Phillip estaba orgulloso de él.


Después de ordenar las bebidas, todos se sentaron. El comandante
de la compañía llamó a todos a “atención”. Las sillas chirriaron y
todos se levantaron.
Después del ceremonial “Llevar los colores” tuvieron un momento
de silencio, luego hicieron el “Cav grog”16. Los cinco hombres
sonrieron. Iba a ser una buena noche.

16
N.T. The Cav grog o La ceremonia del tazón de ponche del Regimiento es una tradición
consagrada de la Caballería. La historia de la ceremonia del "Punch Bowl" se ha oscurecido
con el tiempo. La leyenda dice que durante los años de la expansión hacia el oeste, los
Caballeros de Caballería compartirían sus bebidas espirituosas entre sí asegurándose de
que todos los compañeros de la tropa tuvieran algo de beber.
Esas bebidas generalmente consistían en lo que fuera tuviera cada soldado individual, y
cuando se mezclaba con otro alcohol, se creaba una poderosa bebida conocida como
"GROG".
La camaradería se desarrolló a lo largo de las décadas, y las diversas guerras y
campañas brindaron la rara oportunidad de compartir espíritus “liberados” entre sí. La
ceremonia de hoy "GROG" o ponche es un reflejo simbólico de esta antigua tradición.
Las ceremonias terminaron y la comida se colocó frente a ellos.
Luego se presentó a un hombre pequeño que era un viejo soldado. Él
habló sobre ir a la batalla en Vietnam. Habló de las acciones que se
llevaban a cabo antes de que naciera la mayoría de los asistentes,
pero eso no impidió que se inclinaran hacia adelante para escuchar
más sobre eso.
Después de la cena y el discurso, todos se soltaron. Las chaquetas
salieron. Las corbatas de aflojaron. Phillip tenía su brazo sobre el
hombro de Ryan mientras hablaban con casi todos los que estaban 228
allí.
Ryan levantó la vista y sonrió. Kenneth y Sandy bailaban al ritmo de
un country lento. Él no estaba al tanto de lo que estaba haciendo
Phillip hasta que se unieron a la pista de baile también.
—Incluso te dejaré guiar, Pecas. 12/2018

Ryan se rió, porque Phillip ya los estaba guiando al baile.


Sintió el brazo de Phillip apretarse alrededor de él y suspiró. En
realidad nunca habían llegado a bailar. Era deprimente que solo bailar
con el hombre hiciera a Ryan ridículamente feliz.
Phillip se inclinó y besó el costado de la garganta de Ryan.
—Hueles muy bien —susurró.
—¿Verdad? —Ryan se apoyó en los labios de Phillip—. Te sientes
realmente bien.
Phillip se rió entre dientes y suspiró.
—Dios mío, dejen de hacer eso. ¡Me están calentando! —Sandy se
rió abrazando a Kenneth con fuerza.
Mark y Patrick incluso se unieron a ellos.
—Si se desnudan en esta pista de baile, los voy a matar a ambos —
advirtió Mark.
—Los dos tienen una cosa acerca de besarse en público.
—Las leyes de indecencia pública están vigentes, chicos, pero sigan
haciendo eso. A Tory le gusta —se ofreció Alexander—. Hará que
echar un polvo esta noche sea mucho más fácil.
Dejó escapar un suspiro cuando su esposa lo golpeó en el brazo.
Ryan se rió y tiró a Phillip con más fuerza.
—¡No mires! Voy a besarlo —Se inclinó y besó a Phillip
suavemente. Sí, las cosas progresaban lentamente, pero Ryan estaba
satisfecho, realmente contento con los resultados. Al menos hasta
que vio a Phillip vestido con su uniforme azul y decidió que se estaban 229
moviendo muy lento.
La canción terminó y tocaron algo más rápido. Todas las parejas
salieron y fueron a tomar otra copa. Phillip y Ryan lucían mejillas
sonrosadas.
La nariz de Patrick también era rosada. Se recostaron en sus sillas y 12/2018

suspiraron felizmente.
—Ya sabes que esta puede ser nuestra última reunión... antes de la
fiesta —dijo Patrick. Levantó su bebida y brindó por los hombres en la
mesa.
—¡Amigo! —Se levantó y corrió hacia el frente.
Unos minutos más tarde, vieron que saltaba al escenario con un
micrófono.
—Está bien... Está bien. Todos consiguen su copa de ponche. Es
hora de cantar una canción —Miró hacia los demás y los hizo
avanzar—. Ryan, Mark, Phillip... Alexander, ¡venid aquí!
Los chicos sabían que era una mala idea, pero se fueron de todos
modos.
—Esto es para nuestros estimados caballeros Airbo y para todos
nosotros los Troopers. ¡Si lo saben cantarán!
La banda dio un paso atrás y sonrió. Las copas se pasaron al resto
de los chicos mientras subían al escenario.
La voz de Patrick se hizo más profunda cuando comenzó a cantar.
—Solo era un soldado novato y seguramente temblaba de miedo.
Revisó su equipo y se aseguró de que su mochila estuviera apretada;
Tuvo que sentarse y escuchar rugir a esos horribles motores: “¡No vas
a saltar más!”.
La cara de Phillip estalló en una sonrisa tan pronto como escuchó la
primera nota. Levantó su copa y el resto hizo lo mismo. Los cuatro 230
comenzaron a cantar el estribillo:
—Sangrienta gloria, qué forma tan fantástica de morir. Sangrienta
gloria, ¡qué forma tan fantástica de morir! Sangrienta gloria, ¡qué
forma tan fantástica de morir! ¡No va a saltar más!
Saludos llenaron el pasillo. Los viejos paracaidistas saltaron a cantar 12/2018

con los chicos. Se arrojaron los brazos alrededor de los hombros y


parecía que todo el salón se balanceaba con la canción. Ryan pensó
que era apropiado que Patrick cantara “Blood on the Risers”17. Phillip
pensó que era una elección valiente ya que se trataba de los
paracaidistas.
Pero Patrick hizo su elección al comenzar su segunda canción.

—Una cinta amarilla en el pelo ella llevó,


Y en primavera ella la usó,
Y si le preguntas por qué diablos la está llevando,
Te dirá que es por su soldado
Su soldado que muy lejos está

17
N.T. No estoy segura de haberle hecho justicia al traducir la letra, lo traduje lo mejor
que supe. Si quieren escuchar la canción original aquí el enlace. También existe una versión
en castellano que se usa en varios países de Latinoamérica, aquí el enlace.
Su soldado que muy lejos está.

Los otros cuatro cantaron el coro.


—Muy lejos, muy lejos. La usaba por su soldado que muy, muy lejos
está.
Al final del improvisado canto de Patrick, todos estaban sonriendo.
Los chicos saltaron y caminaron hacia su mesa. Kenneth sostenía a
Sandy entre sus brazos, y Tory se reía de una broma que estaba
contando. 231
—Hemos regresado. Soné increíble, ¿verdad, cariño? —Alexander
se rió, acurrucándose a su esposa.
—Lo hiciste... lo hiciste. Muy sexy, bebé. Si no estás demasiado
borracho definitivamente conseguirás tu polvo —Tory se rió.
Alexander aplaudió y los otros chicos se rieron. 12/2018

—¿Cuándo van a liberarse el uno al otro de su miseria y ponerse en


marcha? —Preguntó Sandy, mirando a Phillip y Ryan frotándose uno
contra el otro.
—No sé. Ryan está sobre tomarlo todo despaaaaciiiio —se quejó
Phillip.
—Chorradas. Phillip dijo: ‘Ryan, quiero hacer esto bien' —Ryan se
rió cuando Sandy resopló.
Phillip rodó sus ojos y ahuecó la parte posterior de la cabeza de
Ryan. Tiró de Ryan contra él y le dio un beso en los labios que hizo
que todos gritaran y aullaran.
—¡Está bien, ahora eso es de lo que estoy hablando! —Gritó Tory.
Sandy chocó con ella los cinco y dejó escapar un agudo silbido.
Kenneth hizo ruidos de náuseas.
Alexander estaba aplaudiendo por el hecho de que definitivamente
estaba teniendo sexo.
Patrick estaba sonriendo y aplaudiendo.
Mark solo rodó sus ojos.
—Ya, ya, terminen con eso o tendré que echar agua sobre ellos. No
me está gustando esto. La ley de promedios dice que en algún
momento me van a golpear el culo.

***

Se deslizaron en la casa de Phillip, sin quitarse las manos el uno al


otro.
232
Manos arañando botones y hebillas de cinturón. Sus Stetson ya
habían sido quitados tan pronto como entraron en la camioneta de
Phillip. No se habían molestado con ellos porque estaban demasiado
ocupados tratando de memorizar el sabor del otro. 12/2018
La mano de Phillip se deslizó bajo el abrigo sobre la impecable
camisa blanca de algodón.
—Joder, estás demasiado vestido —murmuró.
—Culpa al Ejército —dijo Ryan mientras le quitaba la chaqueta.
Quitó la chaqueta azul de Phillip a medio camino antes de atacar la
garganta del hombre más grande. Su lengua y sus dientes estaban
haciendo igual tiempo para desgarrar el cuello de Phillip. Empujó al
hombre mayor contra la pared con un gruñido. Las manos
temblorosas se deslizaron hasta la hebilla del cinturón dorado y lo
desabrocharon. Cayó de rodillas, bajando los pantalones de Phillip
fácilmente. Phillip gimió cuando la boca de Ryan comenzó a
mordisquear y lamer la carne que lentamente estaba desnudando.
Las manos de Phillip se desgarraron la corbata de moño, y
trituraron la camisa blanca que llevaba hasta que colgaba en harapos
alrededor de sus enormes hombros.
—Joder, Ryan. Vamos —siseó.
—No, vamos a jugar un juego —dijo Ryan, sonriéndole al hombre
—¿Ves esa pared? —Él asintió con la cabeza hacia la pared contra la
que Phillip estaba apoyado—. Vas a poner tus manos sobre tu cabeza
y contra la pared. Si las mueves, Phil, me detendré. Créeme cuando te
digo que no quieres que me detenga —Ryan se levantó con facilidad y
besó la manzana de Adán de Phillip—. Oh, Phillip, las cosas que
quiero hacerte. Voy a chuparte y hacerte gritar —Se rió cuando la
polla contra sus pantalones azules saltó—. ¿Quieres que te chupe la 233
polla, bebé? —Su voz era mucho más profunda de lo normal. Estaba
duro y Ryan podía decir que estaba volviendo loco a Phillip.
—No juego bien según las reglas, Ryan. Pero te daré diez minutos
—Phillip dijo bruscamente—. Diez minutos y luego te follaré duro.
Ryan se rió. 12/2018

—No estás al mando aquí, Sargento Grabowski —Se dejó caer de


rodillas y jugó con los calzoncillos blancos y sexy que llevaba Phillip.
Hizo una pausa sobre la polla del otro hombre, soplando su aliento
caliente directamente sobre el calor ya caliente de Phillip.
Deslizó sus pulgares entre la carne y el algodón. Los tiró,
moviéndose solo para llevarlos hasta los tobillos de Phillip. Mientras
se movía hacia el centro de Phillip, besó desde pantorrillas apretadas
hasta rodillas fuertes, hasta muslos musculosos. Besó en todas partes
excepto en el único lugar que Phillip quería que él hiciera.
—Juro por Dios que si no me chupas, voy a... —Phillip se cortó con
un grito ahogado cuando una boca húmeda rodeó su pene.
Miró a Ryan y los cálidos ojos color avellana atraparon los destellos
verdes.
Ryan solo chupó la punta de su pene en su boca, lamiendo
alrededor de la punta y sumergiéndose en la ranura. Ryan ya podía
saborear el pre-semen de Phillip; lo hacía sentir como un demonio.
Sus manos se deslizaron hacia arriba y hacia abajo por esos muslos
bien musculosos alrededor de un culo tan apretado que podías
rebotar un cuarto y tener dos monedas de diez centavos y una
moneda de cinco centavos. Con una lentitud agonizante, Ryan se
hundió, permitiendo que la polla avanzara más y más en su garganta.
No se detuvo hasta que su nariz fue enterrada en los pequeños vellos
ásperos.
Phillip dejó escapar un sonido que casi sonaba como si estuviera 234
sufriendo.
—Joder... Jesús... joder... ¡Cristo! —Jadeó cuando Ryan comenzó a
balancearse arriba y abajo en su polla—. Joder... William... tenía...
jodidamente... razón... Tienes labios chupadores de pollas... mierda
santa... 12/2018

Ryan gruñó cuando Phillip mencionó el nombre de William. Sabía


que la vibración alrededor de Phillip haría gemir al hombre, pero aun
así, los modales chupadores de pollas no le permitían a un hombre
decir el nombre de otro hombre mientras su amante lo estaba
chupando. Él dejó de moverse y le dio una palmada en el muslo a
Phillip.
—Ry... maldita sea —Phillip hizo una mueca. Sus manos aún
permanecían sobre su cabeza—. Lo siento... pero tienes la puta boca
más bonita que he visto.
Ryan ronroneó y volvió a su lenta tortura a la polla de Phillip. Él
deslizó su boca y chupó dos dedos. Él sonrió cuando Phillip negó con
la cabeza.
—Mi mamada... a mi manera —dijo Ryan remilgadamente y luego
no le dio a Phillip ninguna oportunidad de pensar. Deslizó su boca
sobre él otra vez, tragándole profundamente hasta que Phillip
hubiera aceptado vestirse con el vestido rojo que Sandy había usado
en el baile. Una mano se deslizó detrás de Phillip y le separó las nalgas
con dedos mojados. Otra alcanzó bajo la pesada polla y ahuecó sus
bolas suavemente.
Cuando Phillip se relajó, Ryan deslizó su dedo medio alrededor de
la carne arrugada hasta que pudo empujar la punta en el otro
hombre. Él masajeó la carne y continuó balanceando su cabeza.
Arriba y abajo fue tan lento que las caderas de Phillip comenzaron a
moverse, exigiéndole ir más rápido. Mientras Phillip le follaba la cara, 235
Ryan le jodía el culo con tanta lentitud.
Fue jodido el cielo.
Empujó un poco más profundo hasta que Phillip comenzó a gemir y
emitir pequeños sonidos que advertían al hombre más pequeño que
se detuviera, pero que en realidad no quería que lo hiciera. Todo se 12/2018

detuvo cuando Ryan acarició la próstata de Phillip.


Phillip soltó un grito que sacudió las ventanas. Él maldijo y se lanzó
hacia adelante. Si Ryan no hubiera estado listo, seguramente se
habría ahogado.
Cuando todo se volvió demasiado pesado para soportar, Phillip se
apartó de la pared y tiró de Ryan fuera de su pene e hizo una
pequeña mueca cuando le quitó el dedo.
—Mierda. Esa boca debería ser jodidamente ilegal —Él gruñó
mientras cambiaban sus posiciones. Ryan estaba duro como una roca.
No pudo evitarlo, pero el olor, el sabor y los sonidos que hizo Phillip lo
tenían casi corriéndose en sus propios pantalones.
—No terminé —dijo Ryan, su voz extrañamente calmada.
—Oh, sí lo hiciste —Una gran mano se inclinó y lo tomó por los
pantalones—. Ahora te voy a follar bien.
Una mano firme atrapó la suya. Ryan sonrió.
—¿Quién dijo que estabas a cargo?
Se rió cuando Phillip le gruñó. Era como reírse de un tigre cuando
tienes un bistec ensangrentado frente a él. Pero a Ryan no le importó.
Apartó a Phillip y el otro hombre rugió de vuelta, empujándolo y
manteniendo a Ryan aprisionado contra la pared con su cuerpo.
—Phil, ¿quieres parar? —Preguntó Ryan, sonriendo.
—¿Qué mierda dices? —Gruñó Phillip.
—Me vas a follar... Pero yo soy el maldito conductor —gruñó Ryan.
Phillip realmente suspiró. Miró a Ryan a través de los ojos velados. 236
—Te odio.
—No, no lo haces —Ryan comenzó a quitarse la ropa y señaló la
ropa que aún se acumulaba alrededor de los tobillos de Phillip—.
Deberías deshacerte de esas.
El hombre mayor se quitó la ropa y miró al más joven. 12/2018

Ryan agarró a Phillip de la mano y los llevó a los dos al dormitorio


de Phillip.
—Dime que tienes lubricante y condones.
Phillip sonrió.
—Debería ser un idiota y decirte que no. Pero entonces no echaría
un polvo y me eso me molestaría seriamente —Señaló el tocador—.
Estante superior.
Ryan caminó desnudo hacia él como el día en que nació, después
de haber dejado su ropa en el suelo en el pasillo de Phillip. Se giró y
miró a Phillip. Abrió el cajón de la cómoda, sacando tanto el
lubricante como los condones. Lentamente caminó hacia la cama
donde el hombre se había extendido como una especie de jodido Dios
sexual. Se detuvo solo para apoyar un pie contra la cama. Con
agonizante lentitud deslizó una mano detrás de él. Jugó con su propio
agujero, gimiendo al tacto.
Phillip gimió.
Ryan vio cómo la mano de Phillip avanzaba y comenzaba a acariciar
su propia polla. No había nada más atractivo que ver a un hombre
manejarse solo. Ryan estaría feliz de ver a Phillip masturbarse en otro
momento, sin embargo.
Él tenía planes.
Dejó su culo solo para poder verter lubricante en dos de sus dedos.
Los devolvió a su entrada y comenzó a empujar uno dentro de sí
mismo. Gimió ante la presión balanceando sus caderas hacia atrás 237
para encontrarse con su propio toque. Cuando ya no pudo soportarlo,
sacó su dedo. Lubricando nuevamente, esta vez metió dos dedos.
La respiración de Phillip era errática. Sus sacudidas se hicieron más
lentas... más duras... como si estuviera tratando de evitar su orgasmo.
—Mierda. Tú. Eres. Malditamente. Hermoso —gruñó. Ryan podía 12/2018

decir que esto estaba probando la paciencia de Phillip, pero aún así
lentamente se toqueteó. Su mano libre fue a su polla y comenzó a
acariciarla.
Los gemidos de Ryan se hicieron eco de los de Phillip. Ambos
estaban en el borde. Ambos necesitaban más. Cuando Ryan
finalmente tuvo suficiente juego, se arrastró hasta la cama y capturó
los labios de Phillip, exigiendo que el otro hombre abriera la boca a su
lengua inquisitiva. Cuando lo hizo, Ryan plantó sus piernas a cada lado
de los muslos de Phillip. Cuando el beso ya no fue suficiente, Ryan
agarró el condón y lo abrió. Lo deslizó sobre la polla palpitante de
Phillip y lo lubricó completamente. Una mano se inclinó y agarró la
polla de Phillip.
Él no se tomó su tiempo esta vez. Se estrelló contra Phillip.
Él gimió y se lamentó en dolor y placer.
—Jodida mierda... maldita mierda... ¡JODER Phillip! —Jadeó contra
los labios firmes del hombre.
—Joder... Alucinante infierno. Ryan... Dios, no te muevas. ¡No te
muevas! —Exigió Phillip.
Ambos hombres se detuvieron lo suficiente para controlarse. Ryan
volvió a besar a Phillip y sintió que su erección se balanceaba
pesadamente. Él comenzó a moverse lentamente. Ambos gimieron.
Sus caderas empujaron hacia adelante y luego tiraron hacia atrás.
—Dios... Ryan... Se siente tan bien —respiró Phillip. 238
Ryan inclinó sus caderas y empujó hacia abajo, sintiendo a Phillip
frotándose contra su próstata.
—¡Joder! —Siseó Ryan—. He estado esperando muuucho tiempo.
Quiero que me llenes —Él gimió.
Sus movimientos fueron espasmódicos hasta que se acomodaron 12/2018

en un ritmo que los hizo gemir, gimotear y suplicar entre ellos para
completarlos.
Las manos de Phillip se deslizaron y acariciaron la polla de Ryan.
Resultó ser su perdición. Estaba golpeando contra su próstata con
cada embestida. La mano de Phillip estaba caliente y pesada contra
él. Él no tenía ninguna posibilidad. Se vino con un grito. Phillip se
lanzó hacia adelante, envolviendo su brazo alrededor de la cintura de
Ryan. Él se hizo cargo de empujar. Se sentó, trayendo a Ryan hacia
adelante. Ryan trató de mantener el ritmo que había establecido,
pero Phillip se estremeció y sacudió. Llenó el condón con un fuerte
grito.
Momentos después, ambos hombres colapsaron uno contra el otro.
Phillip se recostó y tiró de Ryan sobre su pecho.
—Pecas... ya no puedes hacer eso. Creo que estás tratando de
matarme.
Ryan se rió entre dientes y exhaló un profundo suspiro.
—Sí, fuiste jodidamente duro conmigo también, amigo.
—Uh huh. Y te encantó cada jodido segundo.
—Sip —Ryan estaba demasiado jodido para mentir.
—Aférrate. Déjame quitarme esta goma —Phillip empujó a Ryan y
se sentó para quitarse el condón. Atándolo, lo tiró al cubo de la
basura junto a su cama.
—Valió la pena la espera —Ryan bostezó.
—Y esta vez tenemos que despertar y hacerlo nuevamente por la 239
mañana —Phillip dijo sonriendo. Se recostaron acurrucados el uno
contra el otro.
El sueño los encontró más temprano que tarde.

*** 12/2018

Esa mañana Ryan se despertó con suaves besos. Phillip salpicó su


rostro y su cuello con ellos. Un largo y duro muslo se incrustó entre
los suyos.
Una polla ya dura empujó contra la suya.
—‘Nos días —Ryan arrastró las palabras.
—Buenos días —dijo Phillip perezosamente—. Levántate y brilla —
Él murmuró—, Acabo de darme cuenta de algo.
—¿Qué es? —Preguntó Ryan.
—Nunca hemos intentado “lento”.
Phillip procedió a mostrarle a Ryan que podía hacerlo lentamente y
despacio muy bien.

***
Phillip dejó a Ryan en su apartamento más tarde esa tarde. Cuando
Ryan abrió la puerta, lo primero que vio apoyado contra la pared fue
un dos por cuatro con una cinta roja brillante que lo decoraba.
—¡Kenny, imbécil! —Gritó, y fue respondido con una risa muy
masculina y una risita femenina definida.

***

Unos días más tarde, Ryan recibió la sorpresa de su vida. Phillip le


pidió que fuera a una barbacoa. Ryan estaba nervioso porque
240
primero, sabía que Sandy y Katie estarían allí. Y en segundo lugar, lo
presentaban como “el novio”. Vestía sus mejores jeans y una camisa
casual que Phillip le había comprado. Era otra de esas camisas “Cav” a
las que Phillip parecía tan aficionado. 12/2018
Cuando tocó el timbre, esperaba que Phillip abriera. En cambio, era
una chica de su edad.
—¡Oh, Dios mío! Debes ser Ryan. Sandy dijo que estabas caliente
pero guau. Mi hermano tiene mucha suerte. —Ella suspiró—. Soy
Meghan, por cierto. ¡Adelante! —Abrió la puerta y Ryan se
sorprendió al escuchar no solo la voz de Phillip sino varias que no
reconoció.
—Um, encantado de conocerte, Meghan —murmuró, entrando.
—Él no te dijo que era una barbacoa familiar, ¿o sí? Él no le dice a
la gente una mierda.
—¡Meghan! No asustes al pobre hombre. ¡Vamos, Ryan! —Oyó
otra voz suave que no era la de Sandy.
—¿No es caliente, Meg? Juro que deberías haberlo visto antes.
¡Estaba realmente guapo, pero ahora, de repente, se está volviendo
loco! ¡Ay! Phillip, ¡voy a contarle a tu mamá sobre ti! —Llamó Sandy
desde la sala de estar.
Phillip salió de la sala de estar, sonriendo a Ryan. Golpeó la nariz de
su hermana y luego le dio un suave beso a Ryan en los labios.
—Bienvenido a mi locura —susurró, riéndose de la mirada atónita
en la cara de su amante—. Meg, conoce a Ryan. Ryan, esta es mi
hermana increíblemente malcriada.
Meg le sacó la lengua a Phillip y le sonrió a Ryan.
—No lo escuches. Él es un idiota. 241
Phillip deslizó un brazo por los hombros de Ryan y lo condujo a la
sala de estar.
—Mamá, papá, quiero que conozcan a mi novio, Ryan. Ryan, estos
son Sherri y Gerry, mis padres.
—Encantado de conocerles, señor y señora Grabowski —dijo Ryan, 12/2018

aclarando su garganta.
—¡Pfft, llámame Sherri! —Dijo la mujer mayor. Ella tenía la misma
sonrisa asesina que su hijo y su hija.
—Cortés. Me gusta eso —dijo Gerry con una sonrisa.
¡Mierda! Estaba tan jodido. Ryan parpadeó e intentó sonreír, pero
todavía no estaba allí. El hermano era Jeff.
—¿Así que este es el tipo que los puso a todos nerviosos por tanto
tiempo? Demonios, como un hombre casado, estoy impresionado.
Muy lindo, hermanito.
Ryan realmente se sonrojó. Miró a Phillip, que sonrió.
—¿Caliente, no es así?
—¡Ryan! —Katie entró corriendo y envolvió a Ryan en un abrazo—.
Papá dijo que ibas a llevarme a ver a John Cena porque él y mamá no
podían soportarlo. ¿Lo harás?
—Sip. ¿El próximo sábado, verdad? —Dijo Ryan, abrazando a la
chica.
—Molas... ¡De verdad! —Katie chilló y lo abrazó con más fuerza—.
Verás. John Cena es como caliente... Más caliente que mi padre.
—¡Ahora! ¡Él es mío y te aseguras de que el fanático de los
esteroides lo sepa! —Dijo Phillip, mirando a su hija y luego
sonriendo—. ¡Volveremos enseguida!
Llevó a Ryan a su habitación y parpadeó tímidamente hacia él.
—¿Barbacoa familiar? ¡Tío! ¡Me tendiste una emboscada! —Ryan 242
dijo.
—Lo hice pero tuve que hacer algo. Todo el mundo estaba
empezando a pensar que eras un producto de mi imaginación. Bueno,
excepto Sandy, pero ella estaba jurando que nunca te había visto. ¡Así
que tuve que hacer algo! —Phillip se rió cuando Ryan frunció el 12/2018

ceño—. Te lo compensaré... esta noche... después de que todos se


vayan a casa.
Ryan fingió pensar en ello y luego sonrió lentamente.
—Oh, me lo compensarás bien —Se inclinó y besó a Phillip. No
perdieron el tiempo en probarse la boca el uno al otro. Estaban
arañando la ropa cuando oyeron un fuerte golpe en la puerta.
—Nada de eso, ustedes dos. ¡No hasta que todos nos hayamos ido!
—Dijo la voz de Sherri.
Ryan se sonrojó una vez más, causando que Phillip se riera.
—Oh cariño, te van a querer —Phillip se apartó del camino antes de
que Ryan pudiera golpearlo.

***
Sorprendentemente, Ryan se divirtió. Él ya había sido aceptado en
la familia Grabowski sin haberlos conocido. Sherri exigió que la
llamara “Momma Sherri”. Ella hizo su plato y habría cortado su carne
si él no la hubiera detenido.
Meg había decidido que iban a ser grandes amigos. Sintió el
impulso de recordarle que era homosexual, que no era una chica.
Pero afortunadamente Phillip hizo ese deber.
Jeff decidió que les podía gustar incluso teniendo en cuenta su mal
gusto en los equipos de fútbol, principalmente porque Ryan era el 243
único que sabía que podía aguantar a su hermano sin querer matar a
alguien. Ryan argumentó fuertemente ese punto porque a veces estar
con Phillip hizo que Ryan quisiera matar a alguien.
Pero solo a aquellos que los interrumpieron, una verdad que Sandy
señaló a toda la familia. 12/2018

Gerry rompió a reír mientras Phillip les contaba todas las historias
de entrenamiento básico. Ryan solo se encogió de hombros. Ya no era
ese chico y demonios, tenía que admitir que muchas de ellas eran
malditamente divertidas.
Sherri resultó ser fotógrafa. También parecía pensar que Ryan
merecía un lugar en cada fotografía familiar que tomaba, además de
varias fotos de Phillip y él. Ella prometió enviarle todas las fotos por
correo electrónico. Prometió escribirle a ella y a la familia mientras
estaba en Iraq.
Antes de irse, Sherri lo arrinconó en la cocina.
—Sabes, Phil no habla de los hombres con los que ha salido antes.
Eres el primero del que ha hablado —Ella sonrió—. Sabía que eras
especial. Sandy dijo que te presentó a Katie y así es como todos
sabíamos que eras el único.
Ryan parpadeó. Él no había pensado en eso. No creía que los
sentimientos de Phillip pudieran discutirse, y bueno, podrían ser
homosexuales, pero aún eran lo suficientemente hombres como para
no hablar de sus sentimientos. Él sabía lo que sentía por el hombre.
Se estaba enamorando de Phillip Grabowski y estar cerca de la familia
del hombre no impedía que esos sentimientos se fortalecieran.
—Solo quería que supieras que ahora eres familia, Ryan. Si alguna
vez necesitas algo o necesitas a alguien para poner a mi hijo en línea,
llama. 244
Ella le sonrió y lo sorprendió al darle su número de casa y número
de teléfono móvil. Ella lo abrazó con fuerza.
—Bienvenido a la familia.

*** 12/2018

Cuando se marcharon, Ryan se sentó en el sofá de Phillip.


—Tu familia es genial —susurró.
—Mi madre cree que eres el “no va más”. Ella me dijo que si nos
separamos, pueden mantenerte en mi lugar.
Ryan se rió.
—Creo que los mantendré... y a ti, si no te importa.
—Esperaba que dijeras eso —Phillip sonrió y se deslizó a su lado—.
Así que te debo.
Ryan parpadeó y miró a Phillip casi tímidamente.
—Creo que quizás te debo algo.
Ambos perdieron sus sonrisas y hablar se volvió inútil. Sus bocas
tenían otras cosas que hacer además de hablar.

***
Las semanas pasaron volando. Brendon había llamado todos los
días, hablando por horas con todos ellos. Todos sabían lo que venía.
La implementación nunca fue fácil. Era casi agosto y todos estaban
sentados en el Fubar antes de que se abriera al público durante el día.
Ryan estaba agradecido de que Phillip fuera a ir con él. Odiaba que
Patrick estuviera en otro lugar, pero conocía la unidad del hombre
más pequeño. Se sintió bien con ellos.
Sandy, Mark y Kenneth estaban ansiosos por todo el asunto. Fue 245
difícil para ellos ver a sus amigos y amantes irse. Pero podrían
hacerlo.
—¡Tío! Estaré bien. No he tenido un episodio en mucho tiempo —
dijo Kenneth, levantando su mano. —Además, tengo a Sandy y Mark
para mantenerme en tierra. 12/2018
—Aún así —se quejó Ryan—. Promete que seguirás yendo a las
reuniones.
—Promesa —dijo Kenneth, suspirando—. Brendon quería venir a
verles a todos, pero no puede escapar.
—Sí; me lo imaginé —dijo Phillip. Estaba sentado en una cabina con
Ryan apretado contra él.
Sandy se sentó en el regazo de Kenneth y vio hablar a dos de sus
tres hombres favoritos en el mundo.
—Espero cartas —dijo—. Y no te preocupes. Katie y yo
mantendremos a Kenneth demasiado ocupado como para
preocuparnos —Sonrió a su hija.
—Papá, ¿me enviarías cartas para que pueda ponerlas en mi álbum
de recortes? —Katie preguntó.
—Por supuesto, dulzura —dijo Phillip de manera tranquilizadora.
—Tú también, Ryan —dijo Katie. Ella había aceptado a Ryan antes
de que alguien le dijera que su padre estaba saliendo con el otro
hombre. Fue perfecto para ella. Ella adoraba tanto a Kenneth como a
Ryan. Agregarlos a su pequeña familia impar fue fácil.
—Por supuesto, señorita Katie —dijo Ryan con una sonrisa.
Patrick se acercó y arrimó una silla.
—Me voy en dos días —dijo sin rodeos.
—¿Dos días? ¿Cuándo lo oíste?
—Esta mañana —Patrick estaba triste. Mark entró detrás de él. El 246
hombre mayor estaba acostumbrado a las implementaciones, pero
eso no hizo que fuera más fácil decir adiós.
—¿Los dos tienen todo empacado? —Preguntó Mark.
—Sí. Lo revisamos el otro día. Me encanta tener a un antiguo
Sargento de Instrucción como novio. 12/2018

Phillip se rió y mordió el cuello de Ryan.


—¡¡OH DIOS MÍO!! Paaapiiiii eres tan asqueroso! —Katie emitió
sonidos que sonaron como arcadas.
—Guárdalo, mocosa —dijo Phillip, riendo. Todos se sentaron en
silencio por un largo tiempo, cada uno contemplando sus despliegues
futuros.
Tres días después, Patrick estaba en Kuwait. Una semana después
de eso Phillip, Ryan y Alexander tenían sus botas en el suelo.
CAPÍTULO DOCE

22 de agosto de 2006

A Mark, 247
Vamos a estar en el campo. Escuché que Ryan y los demás han
llegado a Kuwait.
Creo que este lugar ha empeorado desde mi último despliegue.
Maldición, te extraño como el infierno. Estar lejos me hace darme 12/2018

cuenta de cuánto te amo. Creo que tienes razón. Deberíamos


casarnos.
Patrick.

***

22 de agosto de 2006

A Patrick,

¿Decides esto mientras estás en el arenero? Has elegido mal


momento, gilipollas. Y tienes mucha suerte, te amo tanto como tú a
mí.
Mark
PD. ¿Qué hay de cuando estés de licencia?
***

24 de agosto de 2006

A Patrick y Mark,

Los dos se parecen tanto a las chicas que da miedo. De todos


modos Sandy dijo que se iban a casar cuando esté de licencia.
Felicidades. Pero, pregunta rápida ¿quién lleva el vestido?
248
Phillip

***
12/2018
24 de agosto de 2006

A Phillip,

Tú lo llevarás. Vamos a esperar hasta que puedas ser nuestra dama


de honor. Lástima que no seas virgen, entonces realmente podrías ser
la “doncella”. Ryan tendrá el fajín a juego. Tengo un hermoso vestido
de chiffon ya elegido. Es azul cielo y tiene flores. Te encantará. Si
quieres, puedo cambiar el color a rosa...
Mark
PD: ¿Cómo está Ryan? Nadie ha tenido noticias suyas.

***
27 de agosto de 2006

A Patrick,

Amigo, ¿te casas? ¿En serio? WTF. No se supone que debemos


casarnos, es demasiado... maldita sea. Estaba pensando que Ryan y
Phillip lo harían. Pensé que la razón por la que se frustraban
sexualmente era para poder guardarse hasta que se casaran. Ahh, 249
bueno. Estoy feliz por ti. Infierno, habéis estado juntos por qué?
¿Cinco años, casi seis?
Brendon

*** 12/2018

29 de agosto de 2006

A Brendon,

Sí, casarse. Amigo, no te quedas con ellos. Si finalmente no


hubieran tenido sexo, los iba a “drogar” y a asegurarme de que
tuvieran relaciones sexuales.
Phillip es un maldito cabrón cuando no está teniendo sexo. Seis
años. Amo al hombre. Quería casarme antes, pero no quería arruinar
lo que tenemos... Ahora desearía haberme casado con él tan pronto
como salí de EIA.
Patrick

***
01 de septiembre de 2006

A Kenneth,

Sandy dijo que tuviste un mal día ayer. Ellos pasan. ¿Conseguiste a
Fred? Recuerda que todos nuestros días malos son solo polvo en el
viento, hombre.
Mañana será la perra. Asegúrate de llamar a Fred si todavía no lo 250
has conseguido. Si él no está, Sandy te dejará entrar a mi casa. Hay un
Rolodex con el número de teléfono de Bob Beaver, llámalo. Dile que
Phil te envió a él. Dirige un hogar para veteranos que tienen
problemas relacionados con la sociedad. Mantén la cabeza en alto.
Phillip 12/2018

***

02 de septiembre de 2006

A Phillip,

¡Tío! ¿Beaver? ¿En serio? Eso me asustó en la recepción. Lo


siguiente que me harás hacer es llamar a Roach. Beaver me hizo
llorar... Espera ahora que lo pienso, demonios, a ti y a King les
gustaba hacerme llorar... ¿Dime otra vez por qué soy tu amigo?
Kenneth

***
02 de septiembre de 2006

A Kenneth,

Eres su amigo porque me está jodiendo.


Ryan

***

03 de septiembre de 2006
251

A Ryan,

¿WTF? Nadie ha tenido noticias tuyas en semanas y cuando lo 12/2018


hacemos es para decirle a Kenny que es el amigo de Phillip porque
Phillip te está follando. ¿Has perdido la cabeza? ¿Demasiada arena en
tus oídos? Cabrón. No puedes hacer esa mierda. ¡Tienes familia
ahora! Será mejor que reciba una carta larga que diga cuánto nos
amas y cómo nunca volverás a hacer esa mierda.
Sandy
¡PD Kenneth dice que él también te ama!

***

04 de septiembre de 2006

A Sandy,
¡Dile que es un bebé! Intenté que él enviara un correo electrónico,
pero él me dijo: 'Por qué debería hacerlo, ella no puede hacerme
nada'. No bromeo. Deberías patearle el culo cuando lleguemos a casa.
Phil

***

05 de septiembre de 2006

A Phillip, Sandy, Kenneth, Brendon, Patrick, Mark,


252

ESTOY AQUÍ AHORA. TODO ES GUAY. SI OYES DE PHILLIP ENTONCES


SABES QUE ESTOY PERFECTAMENTE SEGURO SÓLO OCUPADO. LES
AMOOOOOOO A TODOS 12/2018
Ryan.
PD, feliz ahora?

***

05 de septiembre de 2006

A Ryan,

¿Con síndrome premenstrual?


Mark
PD: ¿Por qué fui el último en tu lista?

***
05 de septiembre de 2006

A Phil,

¡Eres tan gilipollas! No es de extrañar que nos casáramos. Era


demasiado joven para darme cuenta de todas las tonterías que
colgaste. Solo quieres que alguien azote a Ryan para que puedas
mirar. Si te enciende tanto, ¿por qué no lo haces?
Kenneth dijo que te dijera que llamó a Beaver. No voy a preguntar 253
qué significa eso, porque si descubro que le has estado diciendo a mi
novio que busque un castor, es posible que tenga que matarte. Katie
estaría molesta... Pero bueno, ya que Ryan está en la foto, puedo
cambiarlo. A ella le gusta Ryan más que tú de todos modos. (Bromeo.
Katie quería que te dijera que te ama y te extraña). 12/2018

Sandy

***

Se comunicaron a través de correos electrónicos, llamadas


telefónicas y ocasionales vídeo chats. Para Mark se convirtió en
rutina. Se despertó a las tres de la mañana por si Patrick le enviaba un
mensaje instantáneo a través de Yahoo. La mayoría de las veces tenía
varios correos electrónicos esperándolo en su bandeja de entrada. Él
podría o no volver a la cama después. Todo dependía de lo que
estaba sucediendo ese día, o si sus amigos estaban nerviosos por
algo. En una zona de guerra, todo estaba sujeto a cambios y lo hacía a
diario.
Lo habían desplegado y conocía el simulacro. Cuando no recibió
ningún mensaje por un tiempo, supo que era normal. Podrían estar
en apagón debido a una muerte o Internet podría estar caído.
Entonces el hecho de que no había tenido noticias de nadie durante
una semana no lo puso nervioso. Lo que lo puso nervioso fue el dolor
frío que lo invadió. Fue el escalofrío del presentimiento. Como,
inconscientemente, él sabía que algo estaba mal.
Incluso saber eso no detuvo los tentáculos del miedo cuando
escuchó un golpe en la puerta. Patrick le había nombrado como su
POC, punto de contacto, si algo le sucedía a él. Siempre se detenía
cuando oía que mataban a un soldado. Sabía que el Ejército se 254
pondría en contacto con él antes de que se filtraran las noticias, al
menos rezaba para que lo hicieran.
Eran las siete de la mañana y estaba haciendo café cuando
comenzaron los golpes persistentes. La taza en su mano resonó en el
fregadero. Él nunca tuvo compañía tan temprano. A pesar de que el 12/2018

sol ya se asomaba por las cortinas, todavía era demasiado temprano


para las personas que lo visitaban. Solo había un golpe que llegaría
tan temprano.
Caminó lentamente hacia la puerta, mirándola, sin querer creer que
estaba sucediendo. Su cerebro comenzó a trabajar a toda marcha,
diciéndole que sabía que esto podría suceder. Sabía que esta podría
ser su realidad, pero no quería pensar en eso. Quería recordar que él
y Patrick se casaban cuando Patrick llegó a casa de licencia. Eso...
observó cómo su mano se extendía hacia la perilla de la puerta. Era
como si estuviera en cámara lenta y era la mano de otra persona que
intentaba alcanzarlo.
La puerta se abrió lentamente. En la mente de Mark, detrás de él
iban tres oficiales del ejército: el CO, un capellán y otro tipo atrapado
en la parte trasera. Mark solo rezaba para que no fuera Branding Jam.
Patrick odiaba al hijo de puta. Él no sería responsable por lo que le
hiciera a ese bastardo homofóbico.
Cuando estuvo abierto, se sorprendió al ver a Kenneth y Sandy. Al
principio, la ira corría por su cuerpo. Ellos sabían mejor que hacer esta
mierda. Casi se lo dice, pero tan pronto como abrió la boca notó la
expresión de sus rostros.
—Oh. Oh —dijo Mark, dando un paso atrás. Se sentía como si una
piedra estuviera sentada en su rostro—. Yo... No deberías...
Sandy temblaba y lloraba, llorando demasiado para hablar. Ella alzó 255
las manos y miró a Kenneth, que era de un blanco antinatural. Él
también estaba temblando, pero las lágrimas no caían. Simplemente
se juntaron en sus ojos azul oscuro.
—Es Phillip —graznó Kenneth.
—Mierda. No —Mark tropezó hacia atrás. Él no podía creerlo. No 12/2018

Phillip. Phillip era más grande que la vida. De todos ellos, él era el tipo
que podía sobrevivir a cualquier cosa.
—¿Qué? ¿Cuándo? —Preguntó Mark, aclarando su garganta seca.
—Un... terrorista suicida... Ellos estaban limpiando las calles... él no
estaba en el Brad... Ellos... Trató de... La bomba explotó a cinco
metros de él. Le dieron en la espalda... Ellos... uhh. No sé si lo logrará.
Lo transportan en avión a Landstuhl... Si... cuando está estable.
Mark se volvió, no deseoso de mirarlos. Los suaves sollozos de
Sandy llenaron la habitación, haciéndolo tragar con fuerza.
Luego agarró a Kenneth y lo empujó hacia un lado.
—¿Cuál es tu opinión profesional, Kenneth? ¿Qué piensas tú que
sucederá?
Kenneth tragó saliva y negó con la cabeza.
—No se ve bien, Mark. Sus dos piernas estaban rotas por la
explosión. Dijeron que tiene múltiples fracturas. Los músculos y los
tendones estaban rotos. Tuvieron que inyectarle cinco pintas de
sangre. Su espalda... dijeron que tiene que tener injertos de piel si
sobrevive. Tuvieron que apagar el... fuego. Tiene conmoción cerebral,
lo arrojó a seis metros de distancia. Dijeron que fue pura suerte que
no se rompiera la espalda. Si... Si estuviera allí... lo etiquetaría de rojo
y posiblemente me inclinaría hacia la etiqueta negra. Él se rompió,
Mark. Mal —Kenneth tragó con fuerza
—Entonces, cuáles son... las... joder... —Mark sintió una lágrima
rodar por su mejilla. —¿Posibilidades? 256
—Cuarenta a sesenta si tenemos suerte —dijo en voz baja
Kenneth—. Pero no lo he visto y no he tenido en cuenta su tendencia
obstinada.
Mark asintió y no dijo nada.
—¿Han avisado a su familia? 12/2018

—Vamos a dirigirnos ahí. No necesitan que les cuenten esto por el


jodido teléfono. Llamaron a la policía esta mañana y le dijeron TODO
a Sandy por teléfono. Tenía que tomar el teléfono y hablar con ellos
—Kenneth dijo amargamente.
—¿Qué hay de Ryan? ¿Cualquier palabra?
—No. Si conozco a Ryan, está listo para matar a todos los que se
interpongan en su camino. ¿Ha llamado Patrick?
—No, no he tenido noticias suyas en un par de días —dijo Mark—.
¿Quieres que vaya a San Antonio con vosotros dos?
—No, queríamos saber si podrías quedarte a Katie un tiempo.
Vamos a decírselo. Ella necesita saber.
Mark asintió. Son los niños los que más sufrieron durante los
despliegues.
Ellos fueron los que tuvieron que prepararse para esta mierda.
—Ella puede quedarse conmigo todo el tiempo que necesites.
—Tenemos que contactar a Brendon. Umm y William, si él está
cerca de Phil.
—Haré las llamadas —dijo Mark—. Vosotros se lo vais a decir a los
padres de Phil. ¿Sabes dónde será enviado después de... después de
Alemania?
—El Intrepid Center —adivinó Kenneth. Era un hospital militar en
Ft. Sam Houston en San Antonio, en el Brooke Army Medical Center.
Mark sabía que Kenneth odiaba a su padre, pero para Phillip y
todos los interesados, él tiraba de cada cuerda que podía. 257
—Le dije que lo mataría —dijo Sandy de repente, con lágrimas en la
cara—. Le dije que estaría bien... porque teníamos a Ryan. Oh Dios.
Esa fue la última... —Ella estalló en lágrimas y Kenneth rápidamente
envolvió sus brazos alrededor de ella.
—Shhh, bebé, él sabe que fue una broma. Está bien. Lo prometo. 12/2018

Probablemente se rió de eso —Kenneth se tranquilizó—. Tenemos


que ir a buscar a Katie. Vamos, cariño. Iremos a buscar a Katie y luego
veremos a los Grabowski —Miró a Mark, quien los despidió.
Después de irse, Mark se quedó en el medio de su sala de estar,
preguntándose qué debería hacer primero. Tomó su teléfono
temblorosamente y marcó el número de Brendon. Era viernes.
Brendon debería levantarse para entrenamiento preliminar.
—¡Hola, Mark! ¿Cómo te va?
Mark tragó saliva y se aclaró la garganta.
—¿Brendon?
—Amigo... ¿qué pasa? ¿Cuál?
Podía escuchar la voz de Brendon cambiar de amigable a intrépida.
—Es Phillip. Él... Brendon, es malo.
Escuchó a Brendon comenzar a maldecir, y escuchó algo golpear
contra la pared.
—¿Qué pasó? ¿Cuándo? ¿Qué hay de Ryan? Él va a…? No... Joder.
—Estaban despejando el camino. Phillip estaba fuera del tráfico de
Bradley o algo así. Un terrorista suicida. Él estaba mirando hacia otro
lado. Está bastante roto. No estamos seguros de lo que está pasando,
pero si lo estabilizan lo envían a Landstuhl en Alemania.
Mark podía oír a Brendon respirando con dificultad. Podía escuchar
lágrimas en la voz del otro hombre.
—No puede... Simplemente no puede, Mark. Él es el jodido
Superman. Superman no muere. 258
—Es de carne y hueso, Brendon. Él puede y tenemos que-
—Que te jodan, Mark. No, él no puede. Él y Ryan... Esto no está
sucediendo.
Dicho esto, Brendon colgó el teléfono.
Todos tenían formas de tratar con eso. La forma de Mark era 12/2018

hacerse cargo y hacer el trabajo duro. Para Kenneth fue para ser
clínico. Sandy se puso emocional. Pero Brendon lidió con eso como si
hubiera salido de básico. Ilimitado culto al héroe. Mark sabía que el
hombre más joven había admirado a Phillip y a sí mismo como si no
pudieran hacer nada malo. Nada podría sucederles porque estaban
con los Sargentos de instrucción. Ellos eran indestructibles.

***

Cuando el teléfono sonó de nuevo, Mark respondió en piloto


automático.
—¿Qué demonios está pasando?
Mark no pudo evitar sentir la oleada de alivio a través de él. Se
sentía culpable por eso, pero lo dejó de lado.
—Te amo, Patrick. Te amo muchísimo —Mark se atragantó.
—Lo sé, cariño. Lo hago, pero ¿qué diablos está pasando? Tuvimos
un apagón y escuché que un par de chicos del séptimo fueron
asesinados y unos cuantos muy jodidos. ¿Qué está pasando?
Mark le dio a Patrick la historia sin gilipolleces. A diferencia de
Brendon, no lo cubrió con el saco de azúcar. Eso haría que Patrick
diera por culo sin parar.
Hubo silencio por unos momentos antes de escuchar a Patrick
olfatear.
—¿Qué hay de Ryan? 259
—No hay noticias. Todavía no se ha contactado con nadie —
respondió Mark.
—No se parece a él —dijo Patrick.
—Lo sé. Le envié un correo electrónico pero todavía no recibí nada.
—Te amo, Mark. Yo... joder —El sollozo provocó el de Mark. 12/2018

Comenzó a llorar y ni siquiera intentó detenerlo.


La llamada duró quince minutos exactamente. Mark lo sabía
porque contaba el tiempo libre en su cabeza. Dijeron que se amaban.
Mark prometió enviarle un correo electrónico si escuchaba algo.

***

Katie estaba sentada en su habitación viendo televisión. Ella no


había dicho mucho desde que llegó allí. La observó de cerca y notó
que ella no estaba viendo la televisión, solo mirando la pantalla con
gran desinterés.
—¿Tío, Mark? —Llamó vacilante.
—Sí, Katie corazón?
—¿Mi papá va a morir?
Cinco pequeñas palabras dichas tan bajo que Mark tuvo que
esforzarse para escucharlas.
—Katie corazón... —comenzó; ella se giró y lo miró.
—¿Mi papá va a morir? —Esta vez su voz era dura. Ella estaba
exigiendo una respuesta.
Mark sabía que tanto Phillip como Sandy habían sido muy honestos
con ella.
Si bien era poco probable, todavía estaba allí.
—Él podría, Katie. Pero nunca he conocido a un hombre más 260
obstinado o con tanta lucha como tu padre —dijo, aclarando su
garganta. Las niñas de trece años no deberían lidiar con esta mierda.
—¿Le duele?
Mark tragó saliva.
—Probablemente no, él está en coma. 12/2018

—Está bien —Sus pequeños hombros se sacudieron cuando las


lágrimas comenzaron a correr por su rostro.
Mark se acercó a ella y la sentó en su regazo.
—Shh, bebé. Él... va a estar bien.
—No me mientas, tío Mark. Él podría no estarlo.
Le dolió escuchar esas palabras de una chica cuya mayor
preocupación debería ser '¿qué me pongo hoy?'.

***

15 de septiembre de 2006

Hey gente,
Le envié una carta a mi esposa. Si están leyendo esto significa que
se la envió. No pude entrar en detalles a través de mi correo
electrónico, pero ella puede.
La semana pasada fuimos a patrullar a Route Whiskey. Los iraquíes
tenían una gran mierda en ciernes pasando. Tuvimos que desmontar.
Phillip salió porque su jefe de batallón lo estaba volviendo loco. Ryan
y yo acabamos de salir. Cualquier cosa mejor que quedarse en ese
infierno. Tuvimos suficientes hombres para cubrir con las armas
grandes de todos modos. 261
Phillip casi había sido golpeado por un idiota. A quién alguna vez
pensó que a cada iraquí se le debería dar una licencia de conducir, se
le debe disparar. Era la quinta vez que alguien casi es atropellado.
Estaba gritando y golpeando la capota del hombre con su M16. Ryan
estaba a unos quince metros de él, sonriendo. Ya conocen a Ryan. 12/2018

Unos minutos más tarde escuché a alguien gritar sobre un tipo que
caminaba entre automóviles. Sucedió tan rápido que nadie incluso
disparó un tiro. El tipo lo detonó. Después de que el humo se aclaró
corrimos hacia los tipos que estaban abajo. Además de Phillip,
consiguió a Gregg, Mercer y Hawk. Gregg fue asesinado al instante.
Los otros dos todavía están en el centro de trauma.
Ryan no lo está haciendo nada bien y están tratando de hacerle
tomar algo para dormir, pero él no lo hará. El Teniente lo llevó a ver a
Phillip antes de que Phillip fuera enviado a Alemania. Él todavía no ha
hablado de eso.
Todo lo que puedo decir es gracias a Dios por el Teniente Kripke. Él
ha estado arrastrando a Ryan a su oficina. Ryan normalmente sale
con nueva información y el Teniente intenta hacer que le den la
licencia a Ryan.
Alexander
***

Después del correo electrónico de Alexander, Mark llamó a Tory


para agradecerle. Ella rompió a llorar y Mark malditamente casi
comenzó a llorar.
—Me siento horrible. Cuando Sandy llamó, todo lo que pude decir
fue gracias a Dios que Alexander estaba a salvo. Dios, soy horrible —
Ella sollozó.
—No, es normal. Hice lo mismo con Patrick —dijo Mark,
262
aclarándose la garganta—. Todavía me siento como una mierda —
estuvo de acuerdo.
No hablaron mucho. Cuando colgó, se sentó en el sofá.
Kenneth y Sandy volvían de San Antonio de nuevo. Mark había 12/2018
conseguido que Katie empacara una pequeña bolsa. Todos
regresaban por allí a primera hora de la mañana.
Kenneth había tirado de cada cuerda que tenía para llevar a Phillip
al Intrepid Center en el Brooke Army Medical Center. Lo traían
mañana. Todos se estaban preparando para irse y dirigirse ahí. Patrick
sabía que Mark estaría allí. Con suerte, podría dejar mensajes de voz
o mensajes de texto.

***

El hospital estaba frío; estéril; olía mal. Y a Mark le costó respirar.


Sandy estaba estrechando su mano cuando entraron a la sala de
espera familiar de la UCI.
Los padres y hermanos de Phillip ya estaban allí.
—Sandy —Gerry la saludó, tomando a la joven mujer en sus brazos.
Katie se acercó y también la rodeó con un brazo.
Meghan estaba pálida y fue directamente hacia Mark. Ella lo abrazó
con fuerza.
—Me alegra que estés aquí.
—Gracias —susurró Mark.
Una enfermera salió y frunció el ceño a Mark y Kenneth.
—Lo siento, solo la familia puede estar aquí.
Sharon se aclaró la garganta.
—¿No puedes ver? Ellos son Mark y Kenneth. Primos de Phillip. Han 263
sido mejores amigos desde la escuela primaria —mintió.
Mark parpadeó y asintió a Sharon, agradecido por la mujer.
—¿Podemos…? ¿Está él...?
Kenneth estaba temblando. Mark sabía lo que quería porque Mark
quería ir allí de la peor manera. 12/2018

—Dos a la vez —Sharon asintió.


Kenneth miró a Mark y a Sandy.
—Ambos deberían entrar —dijo, dispuesto a esperar su turno.
Mark sintió ganas de besar al tipo. Tanto Sandy como Mark
entraron en la unidad de cuidados intensivos del brazo. Mark no
estaba seguro de quién estaba sosteniendo a quién. Todo lo que sabía
era que le temblaban las piernas y que si se detenía en cualquier
momento oirían sus rodillas golpeándose juntas.
La habitación estaba cerrada desde el exterior y la cortina estaba
cerrada. La empujó hacia atrás mirando al suelo. Él no estaba listo
para mirar a su amigo todavía.
Tomando una respiración profunda levantó la vista.
Sandy respiró hondo y salió como un sollozo.
Mark se quedó sin aliento. Sintió que la bilis se elevaba y quería
vomitar.
El hombre acostado en la cama no era su amigo.
No era Phillip quien siempre fue la imagen de la buena salud.
—Phil —Sandy gimió.
Este Phillip tenía tubos que sobresalían de todas partes. Un
ventilador estaba conectado para mantenerlo respirando. IVs
colgadas por todo el lugar. Plasma, medicamentos fluidos, todos se
bombeaban a su cuerpo demasiado quieto. Las máquinas pitaban y
gruñían detrás de él.
Pero lo que hizo que Mark muriera un poco más fue su amigo. 264
Phillip estaba demasiado blanco. Lo tenían acostado sobre su
estómago para que las quemaduras en su espalda sanaran pero su
rostro era visible. La cara de Phillip estaba más pálida que blanca.
Estaba hundida y demacrada.
Lo que sorprendió a Mark fue lo pequeño que parecía Phillip en la 12/2018

cama del hospital.


Eso lo lastimó en más de un sentido. No dijo nada, escuchó los
pitidos de las máquinas y los suaves lloros de Sandy.
—No puede estar tan herido —susurró Sandy—. Phillip... Oh, Dios,
Mark, él no puede estar así.
—Lo sé —dijo roncamente, su voz áspera por las lágrimas no
derramadas.
Se quedaron de pie al lado de la cama recordando a Phillip como
era. No como estaba ahora.
—La primera vez que lo vi, pensé que era el hijo de puta más
travieso que jamás haya visto —dijo Mark, rompiendo el silencio—.
Él... Dios, él usaba este maldito sombrero de paja... llevaba un pollo
de goma alrededor. Él les decía a todos que le besaran el pajarito.
Sandy emitió un sonido entre risa y sollozo.
—De todos modos, él llega a mí y me dice que le bese el pajarito.
Me empuja el pollo de goma en la cara. Luego beso la maldita cosa y
él sonríe.
Mark se interrumpió porque la necesidad de llorar era tan fuerte
que tuvo que reunirse de nuevo.
—Él dijo 'Bueno, eso lo soluciona. Tú y yo, Connelly. Vamos a ser
buenos amigos’.
Sandy se estaba riendo a pesar de que todavía había lágrimas en su
rostro. 265
—Me rompió la nariz —dijo de repente—. Yo era animadora en el
quinto grado. El jugó al baloncesto. Fue divertido porque era muy
bajo. Bueno, le tiró la pelota a alguien y yo estaba parada allí. La
atrapé con mi nariz —Ella sonrió tristemente—. Al día siguiente, me
trajo flores y me pidió perdón. 12/2018

Ambos caminaron más cerca de la cama. Sandy le pasó la mano por


la cabeza y soltó una risita.
—Estaría enojado porque nadie le cortara el pelo.
Mark tuvo que sonreír. Phillip estaría enojado por eso. Le gustaba
su cabello corto.
Kenneth les había dicho que, si bien las otras heridas de Phillip eran
graves, los médicos tendrían miedo a las infecciones por las
quemaduras. Eso es lo que mató a la mayoría de las víctimas de
quemaduras. Mark estaba aterrado de tocar a Phillip.
—Lo va a lograr —dijo Sandy—. Él ha desafiado las probabilidades
hasta ahora. No pensaron que lograría salir de Iraq... y luego salieron
de Alemania. No conocen a Phillip como nosotros.
Mark quería compartir su optimismo. Pero él era un realista.
Muchos chicos llegaron a casa. Simplemente no salieron del maldito
hospital.
Habían pasado sus quince minutos.
Sandy se inclinó.
—Phil... será mejor que te mejores. Demasiadas personas cuentan
contigo —susurró. Ella besó la parte superior de su cabeza y comenzó
a sollozar otra vez.
Mark se inclinó y susurró:
—Grabowski, si mueres, ayúdame Dios, encontraré el camino al
Infierno y te arrastraré pateando y gritando de vuelta.
266

12/2018
CAPÍTULO TRECE

Después de tres semanas sin cambios Mark estaba convencido de


que estaban atascados en “lo mejor” que Phillip obtendría. Phillip
cada vez era más pequeño. Para Mark era difícil regresar y verlo así 267
porque el hombre en la cama no era su amigo. No era el hombre
quien aterrorizó a los jóvenes reclutas.
Para su sorpresa, William y Jamie King fueron a visitar a la familia
durante unos días. Bob Beaver y Jeff Roach se habían convertido en
elementos permanentes en todo el hospital. La hermana y el 12/2018

hermano de Ryan entraron y se quedaron con los Grabowski.


Brendon no había podido irse, pero llamó todos los días para ver
cómo estaba Phillip. Kenneth estaba teniendo más episodios desde
que Phillip fue transferido a Texas. Sandy estaba haciendo todo lo
posible, pero ella no era lo que Kenneth necesitaba. Así que Jeff y
Robert se hicieron cargo cuando Kenneth se fue a la hora de Bagdad.
Había pasado casi un mes después del accidente antes de que
Patrick finalmente obtuviera su licencia. Mark tuvo que ir a buscarlo a
Dallas a las dos de la madrugada de un sábado por la mañana.
Ryan finalmente llamó a Sandy. Mark había retenido a Sandy
durante horas después de la llamada telefónica. Ella dijo que Ryan
sonaba horrible y completamente derrotado. Ella estaba preocupada
de que su cabeza no estuviera en Irak. No querían enterrar a Ryan
además de lidiar con la condición de Phillip. Pero ninguno dijo eso en
muchas palabras.
Alexander les envió un correo electrónico regularmente. Él quería
actualizaciones. Y él les hablaría sobre Ryan. Mark no se sorprendió
cuando recibió una llamada del Sargento fresco como un pepino.
—Hola, Mark. Lo siento, te estoy despertando.
—Hola, Krutz. No te preocupes por eso.
—Solo quería que supieras: Ryan está de vuelta en el juego —dijo
Alexander—. Algunos de los muchachos y yo tuvimos que usar un
poco de amor. Pero él ha vuelto.
Mark parpadeó y una pequeña sonrisa se dibujó en sus labios. 268
—Bueno. ¿Alguna palabra del Teniente?
—No es que lo sepa, pero el Teniente está presionando para que
obtenga su licencia en el siguiente grupo.
—Bien.
—Bueno, debo irme. Solo quería que supieras que está viniendo. 12/2018

—Bien. Mantén la cabeza baja —dijo Mark. Bostezó y colgó el


teléfono.

***

Mark esperó ansiosamente junto a la puerta. El aeropuerto Dallas-


Ft. Worth hizo que los chicos pasaran por la aduana. Tenía que
dárselo a la gente de USO. Ellos siempre estuvieron ahí. Ningún avión
fue recibido en silencio. Nunca. Eran las tres de la madrugada y
seguían vitoreando y gritando por cada soldado que bajaba por la
pasarela.
Su mirada se lanzó a cada cara. Cara a cara pasaron junto a él. Uno
a uno los revisó como si no fueran Patrick.
Estaba empezando a preocuparse de que había llegado en el
momento equivocado. Incluso las agradables damas de la USO
estaban empezando a pensar que había llegado en el momento
equivocado.
Dos hombres más salieron juntos y Mark los despidió a los dos.
El más pequeño de los dos parpadeó y levantó su mano.
—Sé que me veo duro, pero maldita sea.
Esa voz era innegable, inconfundible.
—¡Patrick! —Mark saltó la barandilla y tiró de Patrick en sus
brazos—. ¡BEBÉ! —Levantó al tipo más bajo, que se rió e intentó
escabullirse. 269
—Mark, bájame, no soy una jodida chica, Mark, voy a patear...
No pudo terminar porque Mark le dio un beso que hizo que casi
todos se desmayaran.
Fue una sensación extraña para Mark. Nunca estuvo en lo de las
demostraciones públicas de afecto. NUNCA. Ese fue un trato de 12/2018

Phillip y Ryan. Pero no pudo dejar de besar a Patrick. Sus manos se


deslizaron sobre el cálido cuerpo debajo de él. Él tenía que tocar. Él
tenía que probar. Cuando se separaron, Patrick respiraba
pesadamente.
—Mark, bebé... ¿Qué diablos fue eso? —Patrick sonrió.
Mark echó un vistazo a Patrick y comenzó a llorar. Él culpaba al
estrés.
Estaba culpando al hecho de que había pasado la mayor parte del
mes preocupado por su mejor amigo. Patrick abrazó a su novio y lo
tranquilizó.
Mark era el hombre al que recurrir. Mark fue relajado, lo
suficientemente fuerte como para manejar todo y algo más. Pero
incluso él tenía un punto de quiebre. Y esto fue todo.
Patrick estaba a salvo. Ya no tenía que ser fuerte.
Patrick los condujo fuera del edificio y bajo la llovizna.
—Te extrañé —susurró.
—También te extrañé.
—¿Cómo está él?
Mark se aclaró la garganta y se encogió de hombros.
—Ningún cambio. No está peor, y no está mejor —dijo—. Es la
misma mierda.
Patrick hizo una mueca.
—¿Ningún cambio? Mierda.
—Sí. Las quemaduras en su espalda y piernas están sanando. Los 270
doctores dijeron que tuvo suerte de que no hubiera ninguna
infección.
Patrick asintió.

*** 12/2018

Condujeron a casa en silencio, solo mirándose el uno al otro.


Bueno, Mark estaba lanzando miradas rápidas y pequeñas cuando el
tráfico lo permitía.
Una vez que llegaron a casa, Mark ya estaba sobre Patrick. La
puerta se abrió de golpe y Patrick prácticamente cayó sobre sus
propios pies mientras lo empujaban adentro. La ropa fue dejada de
camino al dormitorio. Mark fue el agresor, lo que hizo que Patrick se
burlara de él.
—Aww, ¿sentiéndote solo? —dijo Patrick.
—Jódete, Smith, y desnúdate o juro por Dios que volverás con un
uniforme menos.
Patrick se rió entre dientes, pero sabía que Mark hablaba en serio.
Él descartó sus botas, pantalones y la camiseta. Mark estaba casi
ronroneando de felicidad cuando Patrick estaba desnudo frente a él.
Cuidadosamente Mark hizo un inventario de cada golpe. Cada
corte. Cada pequeño hematoma. Besó y lamió su camino por todo el
cuerpo de Patrick.
Patrick no dijo nada. Permitió que Mark lo mirara. Él entendió. Era
la forma en que Mark se aseguraba de que estaba bien.
—Lo sé —murmuró Patrick. Y, sí, lo sabía. No tenía dudas de que
Mark lo amaba.
Se acostaron juntos en la cama. Suaves te amo fueron
intercambiados. 271
Las manos se deslizaron sobre la piel seca. Incluso lágrimas.
Intentaban desesperadamente mantener a raya a los fantasmas. Los
¿y si…?
Mark fue el activo, por segunda vez en toda su relación. La única
otra vez fue una vez en básico cuando Patrick se olvidó de que Mark 12/2018

era el suboficial. Patrick nunca había olvidado esa lección.


Pero esta noche Mark se tomó su tiempo con su amante. Acarició a
Patrick hasta que Patrick suplicaba. Su lengua encontró todos los
rincones escondidos que tenía el cuerpo de Patrick. Cuando
finalmente se hundió en el cuerpo del otro hombre, Mark gimió largo
y bajo.
Patrick gimió ante el dolor desacostumbrado, pero quería más. El
dolor le hizo saber que estaba vivo. El amor que palpitaba a través de
él le hizo saber que sin Mark... sí, ni siquiera quería pensar en eso.
—Te amo, Patrick. Te amo tanto —susurró Mark mientras
comenzaba a deslizarse dentro y fuera de su amante—. Te quiero... te
necesito... eres mi todo —Su aliento sopló en la parte posterior del
cuello de Patrick. Él estaba tan cerca. Patrick estaba apretado como
un virgen. Su polla se sentía como si estuviera siendo estrangulada
hasta la muerte. Sus golpes se hicieron más duros. Más demandantes.
Los gritos de Patrick se volvieron fuertes y agudos hasta que el
hombre más pequeño se acercó a la cama y se corrió sobre su propio
estómago.
Mark no duró mucho después de eso. Tan pronto como Patrick
llegó, el agarre como torno que lo sostenía se tensó. Eso envió
oleadas de placer corriendo por su vientre, directo a sus bolas. Él se
vino con un rugido, derramándose profundamente en el cuerpo de su
amante.
272
***

Patrick y Mark fueron a San Antonio al día siguiente. Mark estaba


agradecido por Marko y Collie, quienes estaban dirigiendo el bar para
poder estar aquí. No había estado en su propio bar en más de dos 12/2018
semanas. Si no fuera por ellos, estaría fuera del negocio.
Patrick se atragantó con la limpieza del hospital. Mark conocía la
sensación.
Phillip aún estaba en la unidad de cuidados intensivos, había
codificado dos veces desde que había estado allí. Los doctores no
corrían riesgos, especialmente con el grupo que lo atendía en la sala
de espera.
Mark tuvo que sonreír cuando Patrick parpadeó hacia los dos viejos
y grises Sargentos.
—¿Roach y Beaver? Wow —Patrick los saludó simulando saludos
militares y Kenneth lo envolvió en un gran abrazo de oso. Lo pasaron
por la habitación hasta que estuvo frente a Robert Beaver.
—No estoy tan feliz de verte hijo, pero sacudiré cualquier mano de
HDP que haya estado en ese infierno —resonó el Sargento de
Instrucción. Parecía completamente fuera de lugar, pero no.
Patrick extendió su mano y el hombre mayor la sacudió con fuerza.
—Bienvenido a casa —dijo Jeff, sacudiendo su mano y palmeando
su espalda.
Sandy sacó a Patrick a un lado y le informó que él era el
hermanastro de Phillip, si alguien preguntaba.
—Están siendo idiotas. Sin embargo, Sherri y Gerry hicieron entrar
a todos. La familia de Phillip se está volviendo loca ahora.
—¿Cómo está Katie?
—Ella se queda con Tory hoy. Tuvieron una prueba importante. Ella 273
está bien. Asustada, y no sabe cómo decir lo que siente —dijo Sandy
con tristeza.
—No ha venido a ver a Phil desde la primera vez que la trajimos.
Ella no puede soportar verlo así.
—Sí —Patrick asintió, comprendiendo por completo. A Mark le 12/2018

costó mucho ver a Phillip como estaba.


—Mark, ¿por qué no te llevas a Patrick? —Dijo Sherri
suavemente—. Envía a Mac y Meghan.
Mark asintió. Mientras conducía a Patrick de vuelta a la habitación,
respiró hondo.
—No se ve como lo hacía —susurró.
Entraron a la habitación. Patrick pensó que se había preparado,
pero obviamente no. Un sollozo arrancó de su garganta y tragó saliva.
Duro.
—Oh, mierda. Oh, Dios.
Phillip se recostó contra la fría y blanca almohada y casi se mezcló
con ella.
Su piel era casi translúcida. Su rostro una vez completo estaba
demacrado y hundido.
Parecía una especie de zombie. Patrick no podía creer que este
fuera el mismo hombre que estaba lleno de vida hace solo un mes.
Mark deslizó sus brazos alrededor de Patrick y lo abrazó con fuerza.
Ambos avanzaron.
—Hola, amigo —dijo Patrick en voz baja cuando estaban al lado de
la cama. —Estarás muerto de hambre cuando te despiertes. Y
malditamente mejor que despiertes.
Mark sintió a Patrick temblar y supo que el hombre apenas lo
estaba guardando todo. 274
El ventilador se había eliminado cuando Phillip comenzó a luchar
contra él. Estaba respirando solo con un poco de ayuda del oxígeno
que se bombeaba a través de tubos en su nariz.
—¿No se ha despertado?
—No. Tiene actividad cerebral, por lo que los doctores son 12/2018

optimistas, pero cuanto más tiempo se queda así... simplemente no lo


saben, Patrick.
Patrick asintió.
—Ryan envía su amor. Lo dijo exactamente de esa manera en su
correo electrónico. Está realmente jodido, Phillip. Él realmente
necesita que lo hagas bien. Alexander dijo que está volviendo loco a
todo el mundo, pero creo que también se está volviendo un poco
loco. No lo he visto, solo de boca en boca a través de Alexander.
Apenas envía correos electrónicos a nadie. Llama a Sandy de vez en
cuando. Pero escuché que él llama mucho aquí. Dios, Phil, debes
mejorar. No podemos mantenerlo con vida si no lo haces.
Mark parpadeó y se preguntó cuán ciertas eran las palabras de
Patrick. Él conocía a Ryan. El tipo era fuerte. Podía manejar casi
cualquier cosa que se arrojó en su camino. Pero creía que sobrevivir
sin Phillip podría no ser aceptable para Ryan.
Permanecieron el tiempo asignado y luego ambos se fueron.

***

Una semana después, todos estaban sentados en la sala de espera.


Patrick, Mark, Sandy, Kenneth, Bob, Jeff y todos los demás, sentados
allí riéndose de las historias de Phillip que se estaban pasando.
Fue la primera vez en tres semanas que todos se rieron.
—La primera vez que salió en ese uniforme suyo pensé que me iba
a mear los pantalones. Yo sabía que los reclutas se iban a mear
275
encima. Se veía francamente malvado. Si pudieran haberlo visto
durante su básico, se hubieran reído de él —Jeff se echó a reír.
—Me llamó a las dos semanas y me exigió que fuera a buscarlo —
Sherri soltó una risita—. Momma, estos chicos son tan jod… lo siento 12/2018
momma… locos. Tienes que venir y recogerme jod... lo siento
momma… ahora.
Todos se rieron mucho.
—Esos dos lo hicieron sonar como el Anticristo. Todos estábamos
asustados de muerte del hombre —Patrick resopló. Señaló a Robert y
Jeff.
—Y eso fue antes de que realmente lo veamos —Kenneth se rió—.
Cuando salió, juro por Dios que casi todos comenzaron a llorar. No
solo estaba loco sino que era un gigante. Habló tan suavemente que
todos tuvimos que esforzarnos para escucharlo.
—Nos enviaron de vuelta al cuartel y estamos sentados en nuestras
literas preguntándonos qué coño… disculpe señora… habíamos hecho
cuando nos alistamos. Ryan me mira y dice 'Amigo, no creo que nos
estuvieran engañando. Yo creo que realmente mató a ese tipo'. Todos
lo miramos y Brendon se echó a llorar —Patrick se rió histéricamente.
—Quería llorar pero tenía miedo de que si lo hubiera hecho, Phillip
me hubiera arrancado la cabeza. Así que, en cambio, viví a través de
Brendon —admitió Kenneth, sonriendo.
Mark sonrió.
—Una vez Brendon estaba debajo de su litera metiendo las
sábanas. Estaban tratando de poner todo en forma antes de las
inspecciones. Está cantando... Ahora Brendon no puede cantar. Ni
una sola nota... Estaba cantando “Amazing Grace” o algo así.
Patrick comienza a reírse ya. 276
Kenneth gimió.
—De todos modos, Phillip entra silenciosamente a la habitación.
Para ser un hombre grande, es muy silencioso. Nadie lo nota. Y los
cuatro comienzan a cantar. Los únicos dos decentes... y estaban
luchando... eran Ryan y Patrick. Phil rugió '¡Les ordeno que se 12/2018

detengan!' O algo. Kenneth casi se golpea contra el poste de acero de


su cama. Ryan giró tan rápido que tropezó con Patrick y cayó de
bruces. Y Brendon se levantó bruscamente y golpeó el poste inferior,
gritando 'Oh, mierda, ¿es Dios?' —La cara de Mark se convirtió en una
sonrisa.
Todos aullaron.
Eso fue cuando Ryan entró.
—¿Qué diablos? —Gruñó—. ¿Por qué coño os estáis riendo?
Todos se pusieron sobrios al instante.
Ryan parecía harapiento. Su uniforme estaba arrugado y
polvoriento y su rostro estaba cubierto de tierra. Su lenguaje corporal
fue duro. No podía creer que todos se estuvieran riendo cuando
Phillip estaba en la otra habitación... muriendo.
Ryan sabía en su corazón que su amante no iba a salir de esto.
—¿Esto es gracioso para vosotros? Alguien que me diga cuál es el
maldito chiste. ¡No veo una maldita broma!
Patrick se levantó y levantó su mano.
—Ryan...
—¡Ryan Ross Gracin! —No necesitó decir nada. Sherri estaba sobre
él—. Deja esto ahora. NECESITAMOS un descanso del estrés —dijo,
tan firmemente pero tan suavemente como pudo—. ¡Ven aquí! —Los
hombros de Ryan se hundieron y él se deslizó en los brazos de la
mujer. 277
Nadie dijo una palabra cuando Ryan estalló en lágrimas.

***

La enfermera discutió con Ryan. Ella no lo dejaba entrar, tan sucio 12/2018
como estaba. Él no saldría del hospital y ella estaría loca si creyera
que lo haría. Lo resolvieron permitiéndole ducharse en la ducha del
médico y ponerse un uniforme nuevo.
Sandy tomó a Ryan de vuelta. Ella sostuvo su mano con fuerza y
rezó para que él pudiera manejarlo.
Una vez en la habitación, Ryan tropezó hacia atrás. Las lágrimas se
deslizaron por la cara de Sandy viendo la reacción del otro hombre.
Ryan terminó de rodillas junto a la cama de Phillip.
—Te amo. Dios, te amo, Phillip. Tienes que mejorar. No puedo
hacer esto por mi cuenta.
Sandy se sintió como un voyeur.
Se quedaron durante los quince minutos y Sandy intentó que Ryan
se moviera. Pero él no lo haría. Ella no discutió con él.

***
Mark entró lentamente a la habitación. Había sido elegido para que
Ryan comiera. El otro hombre no parecía haber comido por mucho
tiempo.
—Hola, Ryan —Habían pasado casi veinticuatro horas desde la
llegada de Ryan. No había dejado el lado de Phillip. Ni una sola vez.
Ryan no levantó la mirada.
—No me voy a ir —dijo.
—Tienes que comer. 278
—No me voy a ir.
—¡Maldita sea Ryan! ¿Quieres enfermarte? Hazlo en la vigilancia de
otra persona. Phil es mi amigo también, y siento que me muero cada
vez que lo miro. ¡Pero se enojaría si supiera lo que estabas haciendo!
—Mark gruñó. 12/2018
—Vete a la mierda Mark. Tú no sabes una mierda... a la mierda
todos... jodidamente riendo... ¡Malditos bastardos! —Ryan se levantó
y parecía que se dirigía hacia Mark.
—Debes. Comer —El suave estruendo vino detrás de ellos,
haciendo que Ryan y Mark retrocedieran hacia la figura pálida en la
cama.
—¿Phil? —Ryan derribó la silla mientras corría hacia la cama.
Los párpados pálidos temblaron. Lentamente lo levantaron sobre
brillantes ojos color avellana.
—Ry-an.
Phillip estaba teniendo dificultades para hablar. Su voz era débil y
temblorosa, pero estaba allí.
—¡Oh, Dios! Sí, bebé. Soy Ryan. ¡Oh, Dios!
Mark salió corriendo de la habitación y se escucharon pasos que se
acercaban a la habitación.
—¡Los dos necesitan salir! —Ordenó una enfermera.
Ryan estaba a punto de darle a la enfermera su propio “Jódete”
cuando Phillip hizo lo único que lo calmó al instante - la comisura de
sus labios se curvó. No era una sonrisa, pero estaba lo
suficientemente cerca.
Mark sacó a Ryan.
—¡Vamos! —Arrastró al joven fuera de la unidad de cuidados
intensivos y en la sala de espera. Todos podían ver lo nervioso que
estaba Ryan. 279
Sherri se levantó con Gerry a su lado.
—Él... ¡Oh, jódeme! Él habló... abrió los ojos —Ryan farfulló.
Una ovación pasó por la sala de espera. No les importaba si
molestaba a alguien.
—¿Qué dijo? ¿Está él... podemos volver? 12/2018

—Me dio jodidas órdenes —dijo Ryan con una risa ahogada. Estaba
llorando otra vez, pero esta vez fue un buen tipo de llanto.

***

Parecía que Ryan era la medicina que a Phillip le había faltado.


Lentamente comenzó a mejorar. No estaba despierto por mucho
tiempo ni era un conversador, pero se despertaba y les daba una
pequeña y extravagante media sonrisa. Él solo levantó las comisuras
de su boca. Pero todos sabían lo que estaba haciendo.
Lo transfirieron a otra habitación. Ryan dormiría en el sillón
reclinable que le trajeron cuando era obvio que no iría a ninguna
parte.
Pasó unas pocas horas al día con sus hermanos, que regresaron
cuando Ryan llegó a casa. Él habló con sus amigos. Abrazó a Patrick y
pasó mucho tiempo caminando por los pasillos con el otro hombre. Él
y Kenneth se mantuvieron unidos junto con Sandy. Llamó a Tory para
hacerle saber que Alexander estaba bien.
En ese momento estaba sentado en la habitación de Phillip leyendo
Maximum.
—Estás mirando a los hombres, ¿verdad? —Dijo la voz áspera.
Ryan levantó la vista y sonrió a Phillip.
—Lo hago. Todos se ven mejor que tú —bromeó.
—Golpe bajo, golpe bajo —Phillip tomó una respiración profunda 280
—Te pagaré un buen dinero por bajar mis piernas —Señaló el
artilugio que sostenía sus piernas más arriba que su corazón.
—No, es por tu propio bien —dijo Ryan. Dejó la revista y se levantó,
estirándose.
—Sádico. Esto es un reembolso por básico —se quejó Phillip. 12/2018

Ryan se rió y se inclinó sobre él. Le dio un suave beso a Phillip en la


frente.
—Si vas a besarme, será mejor que lo hagas bien —dijo Phillip.
Ryan felizmente obedeció. Se inclinó, trazó los labios de Phillip y
luego deslizó su lengua en la boca del hombre mayor.
Rompieron el beso cuando alguien aclaró su garganta.
—Buenos días —dijo la enfermera, sonriendo.
—Buenos días —dijo Ryan.
Revisó los signos vitales de Phillip y lo ayudó a girar levemente.
—Entonces, ¿hamburguesa con queso? —Preguntó Phillip
esperanzado.
—Acabas de despertar de casi un mes en coma. Tienes que
tomártelo con calma.
Phillip gruñó y miró a Ryan.
—No me mires. Estoy de acuerdo.
—Los odio a los dos. Llévalo contigo, por favor.
La enfermera rió.
—Cariño, me sería más fácil mover el Monte Rushmore de lo que
sería sacarlo de aquí —Señaló con su pulgar hacia Ryan.
Ryan sonrió a la enfermera.
Phillip los miró a los dos con odio.

***

Ryan no estaba seguro de qué lo había despertado, pero se


281
despertó de un profundo sueño. No fue hasta que sintió que la
segunda bola de saliva le golpeó en la cara que se dio cuenta de que
su amante estaba tratando diligentemente de despertarlo.
—¡Tío! 12/2018
—Duermes como un bebé —Phillip sonrió a medias.
—Estabas arrojándome bolas de saliva —dijo Ryan incrédulo—.
¿Tienes doce años?
—Traté de susurrar dulces palabras en tu oreja, pero eres muy
jodido por ahí y estoy muy jodido por aquí.
Phillip era bastante adorable cuando estaba haciendo un puchero.
Ryan se preguntó cómo demonios su madre logró disciplinarlo
cuando tenía... ESA expresión en su rostro. Él se levantó y se estiró. Se
inclinó y besó suavemente los labios de Phillip.
—Ryan, empiezas a tratarme como a una chica, ahora patearé tu
trasero —siseó Phillip.
—Phil, te estoy besando. Si piensas que besarte te convierte en una
chica, entonces tenemos problemas porque recuerdo que soy el
pasivo —admitió descaradamente.
—Y uno bastante bueno también —dijo Phillip, echándose hacia
atrás.
—¿Recuerdas algo de... ese día?
Phillip negó con la cabeza.
—Realmente no. Recuerdo mirarte... y recuerdo que te estás
riendo. Pero después de eso, no mucho.
Ryan se sentó en la silla al lado de la cama de Phillip.
—Phillip yo te a... —No llegó a terminar. En cambio, los dedos de
Phillip tocaron sus labios. 282
—No estamos haciendo esta gran escena gay de “te amo” en un
maldito hospital, Ryan —dijo Phillip con una leve sonrisa.
Ryan rodó los ojos, pero asintió. Confía en él para encontrar al
único hombre en el mundo que se negó a hacer la escena de amor
gay en un hospital. 12/2018

—Si y cuándo lo hagamos, será en nuestros términos. No porque un


bastardo nos haya asustado.
—¿Si y cuándo? Phil... No necesito “si y cuándo”. Solo necesito
“cuando” —Ryan dijo en voz baja.
—Oh, lo sé... pero no lo quiero para hoy. Hoy o mañana. ¿Vale?
Prométeme... No habrá gran revelación hasta que lo diga —Phillip
parecía absolutamente serio. Volvió a Ryan loco, pero finalmente
estuvo de acuerdo.
—No hasta que lo digas. Mientras no sea uno de esos “me estoy
muriendo, así que te voy a decir que te amo”. Eso rompe las reglas y
te patearé el trasero —bromeó Ryan.
—No te haría eso, Ryan —Phillip sonrió—. Mi culo va a estar
marcado de por vida —dijo de repente—. Y la parte de atrás de mis
piernas.
—¡Dios mío, eres un idiota! Bueno, afortunadamente para ti eres
siempre un idiota, así que no estoy preocupado por eso —Ryan puso
los ojos en blanco. Como si le importara una cicatriz o dos, o dos
millones. Él había pensado que su amante iba a morir. Que iba a ver
morir a Phillip, y eso lo volvía loco. Él podría manejar las cicatrices.
Podría haber manejado la cara de Phillip con cicatrices. Lo que no
podía manejar era que Phillip estuviera muerto. Sí, él no podía
manejar eso en absoluto.
—Solo detente, ¿está bien? —Dijo Ryan—. Cuando... Phil, no lo 283
entiendes. Me quedé allí y vi... Dios, pensé que estabas muerto. Yo
quería morir... quería morir. Entonces... sabes... ¿cicatrices? No estoy
realmente preocupado por ellas —Se inclinó y besó suavemente los
labios de Phillip.
Phillip parpadeó y asintió. 12/2018

—Bien. Bien. Me olvidé de lo malditamente afortunado que era de


tener al pequeño y viejo tú.
—Te olvidas de lo perra que soy. De lo contrario, no estarías
jugando conmigo —Los labios de Ryan se curvaron en una sonrisa.
—Estás gastando licencia en un hospital, Ryan. No me importa si
eres perra —Phillip parecía cansado. Ryan sostuvo la mano del
hombre.
—Ve a dormir, Phillip. Estaré aquí cuando te despiertes.
CAPÍTULO CATORCE

Patrick y Mark llegaron al hospital tarde al día siguiente. Cuando


aparecieron, lucían sonrisas a juego y anillos a juego.
—Ya era hora de que hicieras una pareja honesta de él —Kenneth 284
sonrió. Ryan estaba sentado en la sala de espera mientras un doctor
miraba a Phillip.
Ryan sonrió a los dos hombres. Él se sorprendió cuando Patrick se
sonrojó.
—Vete a la mierda con Kenny —dijo Patrick—. ¿Cómo está él? 12/2018

—Está bien. Él está hablando más. Maldiciendo en realidad —Ryan


sonrió entonces.
—Phillip está maldiciendo —Mark sonrió—. Eso significa que está
mejorando.
—¿Dónde está todo el mundo?
—Mac y Josh fueron a casa. Los Grabowski fueron a almorzar.
Sandy llevó a Katie al Riverwalk —dijo Ryan—. El doctor está con
Phillip. Phillip me echó, el bastardo.
—Él se preocupa por ti... pero tiene que lidiar con los médicos él
mismo. Es difícil para él... ¿sabes? —Dijo Mark mientras se sentaba al
lado de Ryan.
—No me importa, Mark. Dios... lo sigo viendo... sí, nunca quiero
volver a pasar por eso.
—Es probable que obtenga un estado no desplegable. Eso lo va a
molestar de inmediato.
—Sí, no tengo dudas sobre eso. Asegúrate de que todos le digan
que se casaron.
—¿Insinuándote Ryan? —Dijo Patrick arrastrando las palabras.
—Diablos, no —Bueno, en realidad no. Si no conseguía que Phillip
dijera “Te amo” dudaba seriamente de que pudiera lograr que el
hombre hablara sobre el matrimonio—. ¿Cuándo vuelves, Patrick? —
—Dos días —Patrick suspiró.
—Sí, no parece posible, ¿verdad? —Mark deslizó sus brazos
alrededor del estómago de Patrick. 285
—Regresaré unos días después de eso —Ryan suspiró.
—Está bien perras, tengo tres horas —Una voz áspera y ronca sonó
detrás de ellos. Todos se volvieron y parpadearon.
—Hijo de pu... ¿Brendon?
—No te fuiste sin permiso, ¿verdad? 12/2018

—¡Estúpido hijo de puta!


Brendon parpadeó ante todos y señaló al Policía Militar parado
detrás de él.
—Reportado a ellos... les dije lo que estaba pasando... me trajeron
aquí.
Los Policías Militares solo se encogieron de hombros.
—No puedo culparlo, y él se entregó a sí mismo. No es como si
fuera a Canadá.
—Solo déjame ver a mi amigo y volveré. Lo prometo —dijo
Brendon.
El Policía Militar asintió.
—Sigue. Tienes tres horas. Entonces tenemos que llevarte de
vuelta.
Brendon asintió.
Ryan llevó a Brendon de vuelta y ambos escucharon a Phillip antes
de que lo vieran.
—Te lo estoy diciendo Doc. Estoy bien. Tengo hambre y quiero una
hamburguesa con queso. ¡Si me das una maldita hamburguesa con
queso haré lo que quieras!
—Sargento Grabowski, por mucho que me gustaría darle una, no
puede comer eso todavía. Ha pasado casi un mes en coma. Ahora ha
estado despierto dos días. SI su progreso continúa, entonces el
viernes, dentro de dos días, probaremos algunos alimentos sólidos. 286
El doctor hablaba en voz baja como si estuviera hablando con un
niño de cinco años.
Eso solo enojó a Phillip aún más.
—No soy un maldito niño, Doc. Lo entiendo. Sí, pero quiero algo de
comida de verdad. No caldo de pollo y gelatina que probablemente se 12/2018

hizo antes de la Primera Guerra Mundial —siseó Phillip.


—Buen, Dios. Se supone que debes estar en tu lecho de muerte no
canalizando a tu Sargento de Instrucción interno, hombre —dijo
Brendon mientras entraban.
Eso pareció callar a Phillip. El doctor sonrió a Brendon y Ryan,
agradecido de que hubieran interrumpido la discusión.
—¡Peluche! ¿Qué diablos estás haciendo aquí? —Phillip ladró
roncamente.
—Escuché que este tipo que conocía estaba atrapado aquí. Tuve
que visitarlo —dijo Brendon fácilmente. El doctor se fue
silenciosamente mientras ambos hombres se miraban.
—¿Estás loco? Le dijiste a mi mamá que no podías salir. Dime que
no acabas de joder tu carrera para verme.
—Ya me entregué. Suerte que obtuve los mejores Policías Militares.
Me trajeron aquí.
—¡Culo tonto! —Phillip suspiró y se recostó en su cama. Él sonrió
levemente y suspiró de nuevo.
—Sí, lo se. Pero deberías ser amable con tus visitantes —Brendon
sacó una bolsa de Gummy Bears—. ¡Traemos regalos!
Los ojos de Phillip se iluminaron.
—Lo tomo todo de vuelta. Eres mi favorito. Diablos, Ryan, tenemos
que romper. No me pasará una hamburguesa con queso de
contrabando —informó a Brendon, quien sonrió.
El rubio entregó los Gummy Bears y Phillip hizo un sonido feliz, 287
justo antes de que Ryan entrara y se los llevara.
—No hasta que digan que estás listo —dijo Ryan remilgadamente.
—Perra.
—Imbécil.
—Ambos son tan estúpidos —Brendon puso los ojos en blanco y 12/2018

agarró los ositos de goma de la mano de Ryan. Él abrió la bolsa y


tomó un puñado. Luego arrojó la bolsa de vuelta a Phillip y no le dio
tiempo a Ryan antes de que él también tuviera un bocado.
—¡Maldición, Brendon! —Gruñó Ryan.
—Deja de ser una perra, Ryan. Él se lo merece.
—Deja de ser un besa culos. Ya no es tu Sargento de Instrucción.
—Niños, si no pueden comportarse los voy a expulsar a todos —les
dijo la enfermera Kely. A Ryan le gustaba, incluso a Phillip le gustaba.
—Él ALIMENTÓ a Phillip con GUMMY BEARS.
La enfermera se sonrojó ligeramente y escondió la bolsa detrás de
su espalda.
—Oh... Mi... Joder... ¡Dios! Es una hamburguesa con queso...
Amigo, esa es una maldita hamburguesa con queso —Phillip
parpadeó y sonrió a la enfermera pelirroja.
—UH Huh. ¿Ella no lo haría? —Ryan inspiró profundamente y
maldijo—. Lo hiciste, ¿no?
Kelly suspiró y le entregó a Phillip la hamburguesa con queso.
—¡Si lo cuentas, perderé mi trabajo!
—Tu secreto está muy seguro conmigo. Brendon, cinta adhesiva, la
boca de Ryan cerrada.
Phillip rasgó la bolsa y suspiró feliz cuando el olor a grasa de la
hamburguesa con queso llenó la habitación.
—Oh, Dios. Oh, Dios, he muerto y me he ido al cielo. ¡Gracias, Dios! 288
—Su mano tembló mientras se llevaba la hamburguesa a la boca y sus
dientes blancos se hundían en ella. Su gemido fue orgásmico.
Brendon se sonrojó.
Ryan tuvo que sonreír.
Y Kelly suspiró. 12/2018

—Pensar que el tipo más guapo de esta sala es gay... y que tiene un
novio más sexy que el pecado... Juro por Dios que me convertiré en
un hombre. Es la única forma —Miró a Phillip mientras disfrutaba de
su hamburguesa con queso—. Sólo la mitad. Guardaré la otra mitad y
te la traeré luego.
Phillip parpadeó, pero no iba a discutir con su ángel que le había
traído una hamburguesa con queso. El asintió.
—Así que no deberías haber comido eso. Si te enfermas, no te
quejes —Ryan se quejó, pero no pudo negar la felicidad en la cara de
su amante.

***

Los siguientes días fueron una oleada de actividad. Primero Patrick


regresó a Iraq. Fue un asunto lloroso. Todos prometieron reunirse
después de sus despliegues para celebrar el matrimonio de Mark y
Patrick.
Segundo, Brendon fue a la cárcel pero terminó porque todo el
mundo entendía de dónde venía el Sargento. Aun así, se escribió y
perdió su rango. Él no iba a ser una perra. Podría haber sido mucho
peor.
Ryan estaba en silencio preparándose para regresar. Pasó cada
momento con Phillip. Nunca hablaron de sentimientos o incluso del
incidente de los primeros días. Pero las cosas fueron fáciles entre 289
ellos. Phillip convenció a Ryan para que le diera un baño de esponja y
Ryan se tomó un “descanso” en la sala de descanso. Phillip se aseguró
de que Ryan estuviera malditamente duro, y luego le dijo que se
aliviará porque él (Phillip) quería escucharlo venirse... Eso hizo que
Ryan gimiera ruidosamente. La enfermera Kelly decidió entrar a la 12/2018

habitación en ese momento exacto.


—¡Oh, por el amor de...! ¡Ryan! ¿El hombre no está mejor todavía y
estás ahí masturbándote?
Ryan se atragantó y rápidamente perdió su erección.
—¡Jesús, mujer! ¡No es de extrañar que el cuarenta y cinco por
ciento de la población masculina haya pensado en hacerse gay en
algún momento!
—¿Me estás diciendo que el sonido de mi voz femenina mató tu
erección? Te das cuenta de que estoy certificada para darte las
vacunas: ¡Eso puede morderte el culo! Y confía en mí cuando digo
que puedo hacer que duela y no en el buen sentido.
Phillip se rió entre dientes.
Ryan salió sonrojado como un niño de escuela.
—¿No podemos no hablar de mi erección?
—La has mencionado —dijo burlonamente—. Te ves bien, Sargento
Grabowski. Tu color regresa y te ves mucho más saludable —Kelly
continuó, sonriéndole al hombre.
—Bebé, siempre me veo bien. ¿Cuándo alguien va a cortarme el
pelo? —Preguntó.
Ella puso los ojos en blanco.
—Luego. Ahora chupa esto —Ella le metió un termómetro en la
boca, luego tomó su presión arterial. Después de que ella terminó,
sonrió ampliamente—. Todo parece normal. 290
Ella se fue poco después de eso. Aparte de la interrupción, a él le
gustaba la enfermera. Ella era amigable y tenía un sentido del humor
perverso.
Ryan se sentó en la silla junto a la cama y suspiró.
—Tres días más, ¿eh? 12/2018

—Sí. Tengo suerte de que Kripke me haya puesto en esta rotación,


supongo. No quiero volver.
—Oye, nada de eso. Tienes amigos que cuentan contigo —dijo
Phillip suavemente—. Puedes decirles que estoy despierto y estoy
mejor. Hará toda la diferencia.
Ryan asintió. Apoyó la cabeza en la cama mirando a su amante.
—Yo…
Se detuvo cuando los dedos de Phillip tocaron sus labios.
—Todavía no —susurró el hombre mayor.
Ryan asintió y cerró los ojos. Fue suficiente estar con Phillip;
escuchar su voz; sentir su toque.
Phillip tiró del pelo del joven hasta que estuvo a centímetros de él.
Se besaron suavemente, vertiendo cada gramo de sentimiento en su
suave beso.
***

25 de noviembre de 2006

A Phil,

Volví. Todos dicen hola. Ellos te echan de menos. Bueno en realidad


no. Fuiste un poco idiota pero saben que lo hiciste para que todos
puedan llegar a casa, pero te echo de menos. Mucho.
Alexander dijo que estaba siendo una perra, pero creo que ya que
291
no estás aquí alguien tiene que hacerlo. LOL.
Hablé con tu mamá. Ella dijo que te quitarían el yeso pronto. Los
médicos se sorprenden de lo bien que te estás curando. Pero ellos no
te conocen. No como nosotros. 12/2018
Bueno, necesito irme. Solo quería que supieras que he vuelto.
Pecas

***

27 de noviembre de 2006

A Pecas,

Vamos, admítelo. Ellos me aman. Es mi personalidad encantadora


¿no?
Me alegra que hayas vuelto a salvo. Entiendo por qué Mark
siempre está tan malhumorado cuando despliega Patrick. Las noticias
apestan y la mayoría de las veces brindan los detalles suficientes para
que una persona se vuelva loca.
Sí, van a quitar el yeso y comenzaré la terapia pronto. Me dijeron
que no podría desplegar más. Eso en serio apesta. No puedo dejar ir a
mis chicos y no estar allí. Bastardos. Pero probablemente sería más
un problema que una solución, especialmente si estás conmigo. Eres
una chica lo suficientemente grande como para arriesgarte.
Estoy contando los días hasta que llegues a casa. Cuando lo hagas...
tenemos que hablar.
Phil.
PD Sabía que te encantaba que te llamaran Pecas. Es tan adorable 292
como tú. ¡Sí, lo eres!

***

Pasaron los meses rápidamente para Phillip. Finalmente fue dado 12/2018
de alta después de seis meses. Sus padres querían que él volviera a
casa con ellos, pero regresó a Hood. Tenía que volver al trabajo. Su
padre sabía por qué. Ellos tenían un entendimiento. Él no se
presionaría a sí mismo y no le harían de niñera.
Fisioterapia apestaba, Phillip la odiaba. Él siempre se sintió tan
débil pero estaba dando sus frutos. Podía caminar unos pocos pasos
con la ayuda del pasamanos. Pero principalmente estaba atrapado en
la silla de ruedas. Él hizo su objetivo personal estar de pie cuando
Ryan llegó a casa.
También tenía varios proyectos que quería terminar antes de que
su novio llegara a casa, es decir, cambiar toda la mierda de Ryan a su
casa. Kenneth, Sandy y Mark lo ayudaron con eso. Iba a ser una
sorpresa para Ryan, pero Phillip no pensó que le importaría.
Su último proyecto fue hacer que los padres de Ryan abrieran los
ojos a quién y qué era su hijo. Obtuvo el número de teléfono de Mac
y miró el teléfono.
Sabía que eso lastimaba a Ryan. Ryan siempre había estado cerca
de sus padres.
Cuando él había “salido” sus padres le arrancaron el corazón y
Phillip no quería nada más que patearles el culo y hacerles ver qué
clase de hombre era su hijo.
Marcó el número con un propósito. 293
—¿Hola?
Phillip se aclaró la garganta.
—Um, hola. Mi nombre es Phillip Grabowski —comenzó y puso los
ojos en blanco—. Soy un amigo de su hijo.
—¿Josh? ¿Está bien? —Dijo una voz suave y suplicante. 12/2018

—No... Ryan —Respiró hondo—. Servimos juntos. Él está en Iraq en


este momento.
—Oh. Ryan —La voz se volvió más fría y Phillip quiso gritar—. Lo
siento. Ryan está muerto para nosotros.
—Sí. Ryan —Phillip resistió el impulso de gruñir a la mujer. Ryan no
estaba muerto. Pero él estaba en un lugar que podía conseguir
estarlo. Maldita perra ni siquiera pensó en lo que estaba diciendo—.
Sé que no… aprueban… sus opciones de vida, sino que debería estar
orgullosa de él. Él es un gran hombre.
Phillip dijo en voz baja.
—Lo siento, no hablamos de Ryan. Él... rompió el corazón de su
padre.
Bien, porque rompieron el corazón de Ryan.
—Señora, creo que debería conocer a su hijo. Él es asombroso.
—Sabemos todo lo que necesitamos saber. Él se burló de todo lo
que su padre y yo tratamos de enseñarle. Arderá en el infierno por
sus pecados.
Phillip respiró hondo y se obligó a sí mismo a no perder los estribos.
—Señora, algunos estarían en desacuerdo con usted. Ryan es muy
respetado. Él es inteligente y se ocupa de los hombres que están
debajo de él. Él salva vidas. Es un héroe para muchos hombres.
—Eso solo te dice lo mal que ha llegado este mundo. Él es un
marica. Es un pecado en los ojos de Dios y solo un sodomita lo 294
consideraría un héroe.
Eso lo hizo. Phillip apretó la mandíbula y resopló.
—Bien, sabes que traté de ser amable. Lo hice. Pero, señora, acabas
de ir allí. Ahora cállate la puta boca... —La mujer comenzó a
farfullar—. Cierra el MALDITO PICO y escúchame. Primero, tu hijo es 12/2018

un BUEN hombre. Dios no lo ha olvidado. Dios lo ama con todos sus


defectos, que es un infierno mucho más de lo que sus padres han
hecho. Pensaría que siendo los buenos cristianos que sois, sabrían
que solo Dios juzga. No es un humano hipócrita de mente cerrada —
Respiró profundamente y continuó—. Él arriesga su vida para que tú y
tu marido puedan sentarse y llamarlo a él y a los demás como él un
pecador. Entonces puedes condenarlo al fuego del infierno porque no
se ajusta a tu idea de lo que el pecado es o no es. Déjame decirte
esto, señora, he estado en el ejército mucho más tiempo que él.
Puedo decir con seguridad que si quisiera una persona a mi espalda,
sería su hijo. Ryan es el mejor soldado con el que he tenido el placer
de servir. ¡Sería un gran hijo si tú y tu esposo se quitaran la cabeza del
culo y lo mirasen!
La mujer estaba en silencio. Luego dejó escapar un suspiro suave.
—Lo siento, señor Grabowski. Él ya no es nuestra preocupación.
Phillip gruñó al oír eso.
—No te preocupes, señora Gracin. Él nunca tendrá que
preocuparse por ser su preocupación. Él es MI familia ahora. Solo
deseé que unos malditos buenos cristianos abrieran los ojos y dejaran
de juzgarlo. Le encantaría tener a sus padres en su vida. ¿Pero sabes
qué? Fui un jodido idiota por pensar que podría hablar contigo.
Espero que tengas una gran vida. No te preocupes por Ryan. Tienes
razón, él no es tu preocupación. Él es mío. ¿Y sabes qué más? Él
realmente ya no necesita una madre y un padre. Él tiene personas 295
que lo aman y lo respetan muchísimo —Cerró el teléfono y lo arrojó
al otro lado de la habitación.
—¿Mi teléfono te enojó? —Preguntó Mark perezosamente.
—No.
—Entonces, ¿por qué abusaste? 12/2018

—Porque los padres de Ryan son unos idiotas. ¿Quieres ir a Ohio


conmigo?
—No, matarlos solo molestaría a Ryan —dijo Mark.
—Idiota —Phillip se reclinó en la silla y suspiró.
—Realmente ya no importa; Phil. Ryan tiene tanta familia ahora
que esos dos ni siquiera se registran.
—Sí, lo hacen. Durante veintidós años lo amaron. ¿Cómo demonios
van de amarlo a...? Dios, esa mujer era tan jodidamente fría que me
gustaría arrancarle la cabeza —Phillip gruñó.
—La insultaste. Sus pobres y pequeñas orejitas vírgenes aún
sangran. Vamos a dejarlo. Además, si vas a la cárcel antes de que
Ryan pueda regresar, estará muy malhumorado. No me gusta Ryan
malhumorado.

***
16 de diciembre de 2006
A Phillip,
Gracias.
Ryan.

***

Phillip estaba medio dormido cuando el teléfono comenzó a sonar.


No fue anormal que el teléfono sonara tan tarde. Phillip tuvo varios
296
amigos que llamaron tan tarde para asegurarse de que estaba bien o
que Ryan llamaría. Su mano tocó el teléfono y él lo recogió.
—¿Hola? —Respiró.
—Suenas tan jodidamente sexy cuando te despiertas. 12/2018
Phillip sonrió soñoliento.
—Sigue así y me escucharás gemir. Sé que eso es lo que quieres.
—Sí, y cincuenta de los chicos detrás de mí también quieren
escuchar eso —Ryan se rió entre dientes—. ¿Adivina quién me envió
un correo electrónico hace unos días?
—Umm, Mac?
—No. Bueno, supongo. Mi madre me envió un correo electrónico.
Ella dijo que habló con un tipo... Grabba una cosa u otra. Imagina mi
sorpresa.
—¿Sí? Bueno, mierda, parece que alguien fingía ser yo.
—Uh huh, lo único que se supone es que este tipo usó un lenguaje
'grosero' con ella. ¿Sabes algo sobre eso?
Phillip resistió el impulso de reírse.
—Um... ¿Algún gilipollas usó un lenguaje grosero con la esposa de
un predicador? ¿Qué mierda, hombre? Eso es horrible.
—Eso es lo que dije. Pero, parece que lo que sea que este tipo
dijo... realmente la hizo pensar. Ella quería decirme que todavía no le
gustaba mi 'opción de vida', pero respetó el hecho de que estoy
luchando en la batalla —Ryan resopló—. Ella se aseguró de decirme
que este sería su único correo electrónico y mi 'padre' nunca lo
sabría. Pero, a su manera, estaba orgullosa de mí.
—Guau. Entonces este tipo ayudó a lubricar su trasero para que
pudiera mover la cabeza un poco. Este tipo suena jodidamente
increíble. 297
—Sí, él es bastante jodidamente increíble. De hecho, cuando
regrese voy a perseguirlo. Yo le debo. Voy a sacudir su mundo.
—¿Sí? —Phillip se puso rígido y sonrió. Su polla ya estaba medio
dura.
Ryan era la única persona en el mundo que podía ponerlo duro solo 12/2018

diciendo hola.
—Oh, sí. Tengo este nuevo juego. Se llama dejarlo follar mi boca
hasta que él se venga. Creo que le gustará —dijo Ryan lentamente.
Phillip gruñó.
—Oh, sí. Sé que a él le encantará. Me gusta mucho.
—¿Tú crees? Puede que incluso... —Su voz bajó aún más—. Deje
que me folle el culo. Ha pasado mucho tiempo desde que alguien me
folló. Apuesto a que estoy muy jodible.
Phillip estuvo de acuerdo con eso.
—¿Qué pasa si no puedes encontrarlo? —Preguntó, acariciando
lentamente su dolorida polla.
—No sé. Creo que lo encontraré. ¿No es así?
—Oh, sí —respiró Phillip.
—Amigo, ¿te estás masturbando? —Ryan se rió.
—Te odio.
—No, no lo hagas. Me quieres. ¿Y Phil?
—¿Sí?
—Cuando llegue a casa... voy a sacudir tu mundo. Mi culo es todo
tuyo. Solo para ti.
Phillip gruñó.
—Recuerda eso, Ryan. Porque cuando llegues a casa... oh, diablos...
La respiración de Ryan se volvió irregular. Se inclinó hacia la cabina
telefónica, agradeciendo a Dios por el que inventó el muro de
privacidad. 298
—¿Vas a venirte por mí, cariño? Realmente me encantaría escuchar
eso —Ryan ronroneó. Podía oír a Phillip gimiendo—. Por favor.
Necesito escucharte.
Phillip gimió. Su mano se acarició más rápido. Se sacudió más
fuerte y más rápido hasta que estuvo a punto de perderlo. Entonces 12/2018

la voz de Ryan lo empujó al borde:


—Vente por mí, Phil. ¡Por favor!
Eso es todo lo que necesitó. Phillip gruñó y se corrió en su mano y
barriga.
—Joder... Ryan... en serio apestas.
—Uh huh, yo soy el que tiene que alejarse de aquí con una polla
dura como una roca. No tú.
—Te sirve bien —dijo Phillip medio dormido—. ¿Te tienes que ir?
—Oh, sí. Me están mirando sucio —Ryan se rió—. Hablaremos
pronto.
—Uh huh.
CAPÍTULO QUINCE

25 de diciembre de 2006

A Ryan, 299
He pensado mucho sobre qué regalarte en Navidad. Pero ya que
estás jodidamente allí y estoy jodidamente aquí no podría darte lo
que quería. En cambio, te estoy dando esto.
Pienso en ti todo el tiempo. Eres lo primero en mi mente cuando 12/2018

me despierto y lo último que pienso cuando duermo. Tu nombre es


una constante en mi lengua. Me pregunto cómo estás; lo que estás
haciendo; e incluso si comiste lo suficiente ese día.
Me gusta que te conozca tan bien porque cada vez que follamos sé
exactamente dónde, cuándo y qué tan duro para empujarte.
Te conozco, cariño. Sé lo que te hace temblar. Te encanta cuando
me masturbo. Especialmente cuando te dejo mirar. Te encanta
cuando paso la mano por tu pecho. Tus pezones son tan sensibles que
un aliento simple puede ponerlos tan duros como piedras.
Te encanta follarme la boca. Te amo seriamente cuando te entierro
profundamente y luego hago esos pequeños ruidos que hacen que mi
garganta vibre a tu alrededor. Puedo escuchar tus pequeños gemidos
y súplicas, Ryan. Es lo más sexy y jodido que he escuchado en mi vida.
Pero lo que me hace darme cuenta de lo cerca que estoy del cielo
es la forma en que respondes cuando estoy enterrado dentro de ti. La
última vez que hicimos el amor me rompiste la espalda. Me encantó.
Tu marca estaba sobre mí. Nadie sería capaz de acercarse tanto a mí.
Nunca.
La próxima vez, cuando estés en casa, te tomaré, Ryan. Voy a
inclinarte sobre el sofá y follarte hasta que no puedas caminar. Esta
vez, tampoco voy a usar condón. Quiero una parte de mí dentro de ti
que no puedas lavar.
Entonces, cuando apenas podamos soportar, comenzaremos de
nuevo, excepto que esta vez vas a tener las bolas en MÍ. Quiero que 300
lo hagas. Te necesito. No tengo que decirte cuánto placer obtendrás
de esto, pero sé esto. Estaré tan feliz. Tendré tanto placer de que
estés dentro de mí como lo hago por estar dentro de ti.
Ahora, para obtener este regalo tienes que mantenerte alerta.
Mantén tu cabeza abajo. 12/2018

No seas un héroe a menos que tengas que hacerlo. Todo lo que


tienes que hacer es sobrevivir. Sé que puedes.
Siempre,
Phil

***

26 de diciembre de 2006

Chicos,

¡FELIZ NAVIDAD! Todos estamos aguardando ansiosamente su


llegada a casa. Aunque sabemos que no es por mucho tiempo
todavía. Katie le dice a Ryan que se apure y llegue a casa porque su
papá realmente lo extraña y ella también.
Ken está sentado aquí riéndose de mí por destrozarme, pero no
puedo evitarlo. Los extraño mucho a todos.
Phil lo está haciendo bastante bien, Ryan. Excepto que te extraña y
el entrenamiento preliminar ha estado pateándole el culo. Jura que
estará de pie y caminando antes de llegar a casa. Él se niega a estar
en la silla de ruedas para saludarte. Creo que está más preocupado
por no tener sexo si no puede caminar. Pero, esa soy solo yo.
Sandy
301
***

1 de enero de 2007

A Phillip, 12/2018

Tú, maldito. Lo hiciste a propósito, ¿verdad? He estado caminando


duro desde que leí el correo electrónico. Llegaré a casa. No hay forma
de que deje pasar la oportunidad de follarte. De ninguna manera.
Voy a follarte hasta dejarte sin sentido. Joder, ya puedo sentirlo.
Voy a devorarte, Phil. Te voy a chupar como nunca lo hice.
Eres mi jodido todo. Quiero saborearte. Quiero que pruebes en mis
labios.
Luego voy a tocarte bien y me deslizaré tan profundamente como
pueda.
Estoy tan caliente por ti en este momento que podría estallar.
Septiembre, solo espera hasta septiembre. Voy a follarte hasta que
camines raro.
Estaré en casa, Phillip. No lo dudes nunca.
Ryan
***

1 de enero de 2007

A Ryan,

Sabes, siempre os he encontrado a ti y Phil terriblemente calientes,


pero siempre vi a Phil como el activo. Probablemente porque es tan
dominante. Alex dice que necesito encontrar un nuevo pasatiempo.
302
Lo enloquece pensar que los dos tienen relaciones sexuales... ahora
creo que entienden de lo que estoy hablando, todos. Eso fue un poco
caliente...
Tory 12/2018

***

1 de enero de 2007

A Gracin,

Te lo agradezco. Seriamente. Gracias. Eres el mejor.


Alex

2 de enero de 2007

Querido Ryan Gracin:


Su carta ha sido enviada y estará en nuestra edición de julio de
'Saludo a nuestras Tropas' de Penthouse.
Gracias por su presentación
Editores Penthouse. (AKA Brendon)

***

3 de enero de 2007

A Ryan,
303

Cuando revises tu correo electrónico, asegúrate de que estás


respondiendo al correcto, y no hagas clic, en “responder a todo”.
Patrick 12/2018

***

3 de enero de 2007

A Ryan,

Guau. ¿Puedo decir que fue el mejor regalo de Navidad? Si quieres


escribirle a Phil otro así, por favor hazlo. Incluso voy a reenviar un
buen rumbo para ti. Algo así como “Demasiado caliente para
manejar”. O algo igual de cursi. ¿Qué tal “Sé todo lo que puedas
JODIDAMENTE ser - ¡En la armaaadaaa!
¿Tory? ¿Crees que podríamos ganar dinero con eso?
Sandy.
***

3 de enero de 2007

A Sandy,

¡Totalmente! Creo que deberíamos convertirlo en un libro... espera,


¿y si nos dejan ver? Santo infierno, los dos. Estoy todo por eso. Estoy
investigando para un nuevo libro.
Sexo anal: Ámalo o déjalo. Los dos podrían ser mis musas. ¡Vamos
304
chicos!
¡Trabajen conmigo en esto!
Tory
12/2018
***

3 de enero de 2007

Todos, ¡vamos chicos! Trabajen con mi esposa. Será grandioso. Ella


puede desacreditar todos los desagradables rumores sobre el sexo
gay. ¡Lo harán por el bien mayor!
Alexander

***

3 de enero de 2007

A Alexander,
Solo quieres que se caliente y moleste para tener sexo.
Patrick

***

3 de enero de 2007

A Patrick,

¡Duh!
305
Alexander

***
12/2018
3 de enero de 2007

A Ryan,

¡Por el amor de los jodidos! Ryan hazme un favor... nunca más me


envíes un correo electrónico.
Mark

***

3 de enero de 2007

A Ryan,
Wow, cariño, no sabía que eras tan exhibicionista. Cuando llegues a
casa nos encargaremos de ese fetiche.
¿Chicas? ¿Quieren ver? ¿Tal vez vender palomitas de maíz?
Phillip.

***

4 de enero de 2007

A Ryan,
306

Bueno, esto es para Phillip también. Si quieres puedo configurar


una cámara, podríamos ser un éxito completo. El porno gay es
ENORME. Y los dos son bastante bonitos. 12/2018
Bueno, Ryan lo es de todos modos. No te preocupes, lo haré todo
de buen gusto y esa mierda. Estoy leyendo sobre cómo grabar los
ángulos correctos.
Incluso tengo buenos nombres porno para ambos. Podemos llamar
a Phillip: Phillip Mástil Largo. Y para Ryan: Ryan Toma-Por-el-Culo.
Vamos, admítelo. ¡Es genio puro!
Incluso los cortaré en 50/50. ¡Vamos Phil, hazlo por tu familia,
hombre! Serás rico. Y piensa de esta manera, Ryan. Si lo haces,
estarás rodando en efectivo para que no tengas que volver a
implementarlo.
Kenneth (necesito un nombre porno genial)

***
4 de enero de 2007

A Kenneth,
¿qué hay de Imbécil McGilipollas?
Phillip.

***

5 de enero de 2007
307
A Todos,

Los odio a todos. 12/2018


Ryan.

***

El despliegue fue lento. Mark odiaba eso. Estaba trabajando en su


rutina y lidiando con Phillip de mal humor casi todos los días. Él pudo
manejarlo sin embargo. Estaba feliz de que Phillip estuviera despierto
y lidiando con todo a su manera. Mark sabía que Phillip tenía
pesadillas... muchas. El hombre de cabello oscuro nunca habló de
ellas, pero Mark conocía los signos.
Estaba rodando su carrito por el supermercado local, tratando de
mantener su lista. Era un punto doloroso entre él y Patrick. Cada vez
que Patrick iba de compras, nunca se desviaba de la lista. Mark, por
otro lado, gastó una cantidad de dinero incalculable en cosas que
simplemente 'sonaron' bien.
Normalmente odiaba el supermercado, a saber, debido a todas las
esposas del ejército. Sabía que había algunas buenas por ahí.
Demonios, Tory era malditamente genial.
Pero, su trato con ellas se limitó a su bar y al supermercado. Las
que vinieron a su bar eran generalmente “viudas de guerra". El tipo
que se emborrachó el viernes por la noche cuando su marido estaba
en el extranjero y se rascó la comezón que tenían. O las que pensaban
que desde que estaban en el ejército (cuando en realidad era su
marido el que estaba en el ejército) sabían todo sobre lo que estaba 308
pasando.
No soportaba ninguno de los tipos. Estaba agarrando un paquete
de queso cheddar cuando escuchó a dos de ellas hablando.
—¡Envían a nuestros hombres allá y los convierten en monstruos!
—Dijo una. 12/2018

Mark sintió que se ponía nervioso.


—¡Lo sé! Y esperan que Estados Unidos los mejore a todos. ¡Larry
casi intentó estrangularme mientras dormía! —Dijo la otra.
Mark apretó fuertemente su mandíbula.
—Ejército de mierda —la primera se quejó.
—¡Deberíamos escribirle al presidente! Esto tiene que parar. ¿Qué
pasa si llegan a casa e intentan matar a nuestros hijos?
Mark pensó que se parecía a uno de esos dibujos animados: el
vapor le brotaba de las orejas y tenía el rostro enrojecido. Por eso no
le gustaba ir al supermercado.
Cuando dobló la esquina allí estaban. Él conocía a una. Ella vino a su
bar. Ella era del tipo “libre” cuando su esposo estaba desplegado.
—Bueno, si vuelven a casa y nos matan, QUIZÁ alguien preste
atención.
—Solo tendríamos suerte si él llega a casa y te mata —murmuró
Mark.
Pensó que lo mantuvo bajo, pero ambas mujeres se quedaron sin
aliento y lo miraron fijamente.
—¿Disculpe? —Sus cejas se clavaron directamente en sus
mechones rubio platino.
—Dije —repitió en su beneficio, girándose para mirarlas
directamente—, solo tendríamos suerte si él te matara —Él señaló
con el dedo directamente hacia ella—. Escucha, no necesitan que los 309
hagas mejor. Necesitan que entiendas jodidamente.
Ambas mujeres lo miraron.
—Nuestros chicos, están allí para que te sientes en tu culo y comas
bombones o qué mierda comes cada vez que no estás con la maldita
cerveza quejándote a un bastardo estúpido acerca de cuán sola estás 12/2018

y consiguiendo ser follada en el maldito baño. Puede que no les guste


lo que dices, pero defenderán tu derecho a decir lo que sea que esté
jodido como una mierda inimaginable. ¡Así que demuéstrales un
maldito respeto! —Mark estaba temblando mientras su ira corría a
través de él.
Ambas mujeres jadearon.
—¿Cómo te atreves ?
Mark le sonrió maliciosamente.
—Perra, por favor. Me atrevo a mucho más, pero estoy siendo muy
bueno ahora. No quieres que sea malo. Toma tu mierda y lárgate de
aquí —Patrick diría que estaba canalizando a su Sargento de
Instrucción.
Ambas mujeres lo miraron y decidieron que no era alguien con
quien joder. Se fueron, murmurando para sí mismas. Oh, sí. Estaba
tan jodidamente listo para que Patrick llegara a casa. Se estaba
poniendo tan malhumorado como Ryan.

***

Después del viaje de Mark al supermercado, Sandy decidió que ella


conseguiría sus compras cuando comprara las suyas propias. Su
razonamiento fue simple. Podía patearles el trasero mientras Mark
solo podía destrozar su dignidad.
Mark levantó el teléfono en el segundo timbrazo. Estaba cerca de la
310
fecha de volver a casa de Patrick. Él no podía esperar.
—¡Oye, bebé!
Mark sonrió. Patrick nunca lo llamó “bebé” a menos que tuviera
buenas noticias. 12/2018
—¿Cómo está Fido?
Era la forma en que Patrick decía que estaba volviendo a casa.
Elaboraron su propio código durante el primer despliegue de Patrick.
—Bastante bien, pero creciendo cada día —Mark respondió con
facilidad, lo que significaba “¿cuándo vienes a casa?”
—Ahora lo sabes mejor. Él es solo un cachorro. Tres días y nuestro
bebé tendrá un año de edad.
Mark se quedó sin aliento, y no pudo evitar la sonrisa de su voz.
—¿Oh, en serio? Siempre te ha gustado el perro más que yo —Eso
significaba: “Te amo y no puedo esperar hasta que llegues a casa”—.
Tres días, ¿en serio?
—Sip. De todos modos, no puedo quedarme mucho tiempo. Solo
quería que supieras que estaba pensando en Fido.
—Uh huh. Entendido, bebé. Incluso le daré a Fido una gran fiesta
de cumpleaños.
—Bien. Te amo, Mark.

***

Después de que Patrick llegó a casa, todo comenzó a suceder a la


vez. Ryan y Alexander se dirigían a casa una semana después.
Brendon había recibido órdenes de regresar la misma semana. Estaba
viniendo a Hood antes de embarcarse.
Phillip estaba nervioso. Fue realmente estúpido, al ver cómo había
estado en varios de estos. Por supuesto, él siempre fue el que regresó
311
a casa, pero aún así. Se había pasado casi un año desde que habían
visto a Ryan visto por última vez. Las cartas, los correos electrónicos,
las fotos y los vídeo chats estaban bien, pero no era lo que realmente
quería. 12/2018
Ahora, en uno de esos seis autobuses estaba lo único que quería
más que su propia vida, y estaba jodidamente nervioso como una
virgen de dieciséis años en su noche de graduación.
La banda estaba tocando una especie de canción cursi sobre cintas
amarillas, y todos parecían tan nerviosos como él. Tory estaba
mordiéndose el labio tanto que le preocupaba que se hiciera sangrar.
—Les gusta hacer esto —refunfuñó—. SABEMOS que están ahí y
quieren que trabajemos en frenesí. No lo haré esta vez —dijo
obstinadamente.
—Uh huh —dijo arrastrando las palabras, riendo.
—Oh, vete a la mierda, Patrick —murmuró Tory—. ¡Mira! —Golpeó
a Phillip en el brazo cuando notó que los chicos se levantaban de sus
asientos en el autobús—. ¡Ellos vienen!
Phillip no podría culparla. Tuvo la tentación de atrapar a Patrick,
quien lo miró como si supiera lo que el hombre más alto estaba
pensando. La mano más pequeña de Tory se deslizó hacia la suya y
ambos observaron mientras los autobuses comenzaban a descargar
su cargamento.
Lo que parecía ser para siempre más tarde, todos los autobuses
estaban vacíos. Uno por uno, comenzaron a alejarse.
El pandemónium estalló. Hombres, mujeres y niños estaban de pie
gritando y gritando hasta quedarse roncos.
Él todavía se quedó sentado sin embargo. No quería cansarse hasta
que realmente pudiera ver a Ryan. Así que se sentó, gritando a todo 312
pulmón.
Sandy y Katie estaban detrás de él gritando lo suficiente como para
que toda la multitud desapareciera y todavía sonaría como un millón
de personas que estaban aplaudiendo.
La Guardia de Color se paró al frente y lentamente los soldados 12/2018

comenzaron a avanzar. Los Stands iban a reventar. La gente estaba


parada, golpeando y en general haciendo más ruido que en un juego
de fútbol de “Dallas Cowboys”. Phillip se levantó lentamente,
apoyándose pesadamente en el bastón que había traído con él.
—Señoras y señores, voy a mantener esto corto y dulce. Estamos
de vuelta. Tuve el mayor placer de servir con todos y cada uno de
estos hombres. Lo haría de nuevo en un abrir y cerrar de ojos.
¡Charlie Troop!
—¡ROMPAN FILAS!
—¡SCOUTS, LIDEREN EL CAMINO!
La voz suave y sexy de Etta James llenó el área.
Al fin, mi amor ha llegado. Mis días solitarios han terminado y la
vida es como una canción.
Patrick ayudó a Phillip a caminar hacia el pelotón. Phillip sonrió
cuando escuchó el grito agudo y chillón de Tory.
—¡Alexander!
Observó cómo la mujer corría hacia su esposo y se arrojaba a sus
brazos. Había algo que decir para ese primer abrazo y beso. Fue como
enamorarse una vez más.
Miró a su alrededor y todavía no había visto a Ryan. Esta vez fue él
quien se mordió los labios.
Oh, sí, finalmente los cielos de arriba son azules. Mi corazón estaba
envuelto en tréboles...
Parpadeó mientras escaneaba a cada soldado. ¿Dónde diablos 313
estaba Ryan?
Sintió que Patrick lo golpeó en el hombro. Levantó la vista hacia el
hombre y vio que estaba señalando.
La noche en que te miré, encontré un sueño con el que podía hablar.
Un sueño que puedo llamar mío. Encontré una emoción para 12/2018

descansar mi mejilla. Una emoción que nunca he conocido.


Los ojos color avellana de Phillip cayeron sobre lo que había estado
soñando desde que se despidió de Ryan después de su licencia... Su
mirada engulló al otro hombre. Se quedó quieto, apoyado en su
bastón. Él no podía moverse. Ryan estaba justo enfrente de él. Fue en
cámara lenta. Fue poesía. Era cada cosa, maldita y cursi de la que
había oído hablar. Él comenzó a llorar.
Oh, sí, cuando sonríes, sonríes... Oh, y luego el hechizo fue lanzado.
Una sonrisa lenta y feliz comenzó a florecer en la cara de Ryan.
Phillip comenzó a caminar lentamente hacia él. Ryan comenzó a
moverse también. Dejó caer su bolsa de lona y lentamente, pulgadas
a la vez que se encontraban hasta que estuvieron a un aliento de
distancia. La mano de Phillip se acercó y acarició la mejilla áspera y
peluda de su amante. Ryan se apoyó en el toque.
—Te amo, Ryan —dijo Phillip, su voz áspera por la emoción.
—Yo también te amo, Phillip —respondió Ryan.
Sus labios se encontraron y por una fracción de segundo todo en el
mundo estaba bien.
Todos los demás desaparecieron. Eran los únicos dos que existían
en el mundo.
Y aquí estamos en el cielo. Porque tú eres mío... Por fin.

314

12/2018
EPÍLOGO

Carol Harris se quitó el flequillo de la cara. Le dijeron que


Shakedown era una mierda y estaba empezando a creerlo. Todavía no
conocían a todos sus Sargentos de instrucción, pero ella sabía que iba 315
a llegar.
Hasta ahora había sido capaz de controlarse, sobre todo porque los
instructores eran más temibles que el infierno.
El Sargento de Instrucción Krutz los llamó a atención. Algo estaba
pasando. 12/2018

Ella pensó que tal vez el Sargento Grabowski estaba por llegar.
Todos habían sido advertidos sobre él. Estaba malditamente loco. Se
mordió el labio inferior cuando oyó que se abría una puerta.
Ella lo escuchó antes de que lo viera.
Rocas suaves crujían bajo pasos seguros y sabía que era alguien
importante. Ella miró hacia adelante y rezó para que el hombre no se
pareciera a Igor.
Pero ella casi rezó para que lo hiciera. De lo contrario, alteraría su
creencia en el delicado equilibrio de la justicia y la injusticia.
—Buenas tardes, reclutas. Mi nombre es Sargento de Instrucción
Ryan Grabowski y durante las próximas nueve semanas soy el maldito
Dios al que adorarán.
¡Mierda! Su nuevo Instructor tenía una voz adecuada para el
pecado.
—Cuando recen, será a mí. Cuando coman, será solo porque les he
concedido alimento. Por la noche, cuando estén dormidos, vuestros
sueños serán controlados por mí.
Mierda. Doble mierda. Y a echar un polvo allí también.
—Les diré cómo caminar, cuándo hablar y cómo usar el baño. Sin
mí, vuestra jodida vida es inútil. Acostúmbrense a mis nuevos
mandamientos, señoras. ¡Solo tendrán los favores que yo les doy!
Carol parpadeó varias veces cuando el crujido de piedras se detuvo
frente a ella. 316
—¡Mírame, recluta!
Ella miró y sintió que iba a desmayarse. Santa María Madre de Dios.
El Sargento de Instrucción era hermoso. Incluso con la sonrisa en su
rostro. Esos ojos verdes eran fríos como el hielo, pero enviaban calor
a su cuerpo. 12/2018

—¿De dónde eres?


—¿California? —Estaba temblando, sabía que lo estaba.
—¿Me preguntas o me lo dices? ¡Jodidos reclutas del ejército
estadounidense! Me pegan con los hijos de puta más tontos que
pueden encontrar. ¿Cuál es?
Y con eso comenzó el viaje de Carol a la entidad conocida como la
experiencia del ejército de EE. UU.

FIN
SOBRE EL AUTOR

Llevo catorce años casada con mi maravilloso esposo. Tenemos dos


chicas hermosas que me enorgullecen cada día.
Bastante aburrido para ser honesta, pero la mente aburrida deja 317
paso a las tenencias creativas... ¡no voy a quejarme de eso!

12/2018
Traducción y Corrección
CRISS
Diseño y Edición
IPHI

EPUB
318
MARA

12/2018

NO
FACEBOOK
ni ninguna
red social

Es de fans para fans y no recibimos ninguna compensación


económica por las traducciones que realizamos.
Espero que les guste.
Y no olviden comprar a los autores, sin ellos no
podríamos disfrutar de estas maravillosas historias