Está en la página 1de 16

INFECCIONES DE TRANSMISION SEXUAL

Las Infecciones de transmisión sexual (ITS), también son conocidas como


enfermedades de transmisión sexual (ETS) o clásicamente como enfermedades
venéreas, son un conjunto de entidades clínicas infectocontagiosas agrupadas. Se
transmiten de persona a persona solamente por medio de contacto íntimo que se
produce, casi exclusivamente, durante las relaciones sexuales, incluyendo el sexo
vaginal, el sexo anal y el sexo oral.

Los agentes productores de las infecciones de transmisión sexual incluyen bacterias,


virus, hongos y protozoos.

Tradicionalmente han sido clasificadas como de transmisión sexual cinco infecciones:


la sífilis, causada por Treponema pallidum; la gonorrea, por Neisseria gonorrhoeae; el
chancroide, por Haemophilus ducreyi; el linfogranuloma venéreo, por Chlamydia
trachomatis, y el granuloma inguinal, por Calymmatobacterium granulomatis. Sin
embargo, muchas otras se transmiten sexualmente: el herpes genital, la tricomoniasis
producida por Trichomona vaginalis, la hepatitis, el molluscum contagiosum, el piojo
púbico, la sarna y la infección por VIH, que produce el sida. Otras, como la
salmonelosis y la amebiasis (o amibiasis), en ocasiones se transmiten durante la
actividad sexual pero, en general, no se las considera infecciones de transmisión
sexual.

Las infecciones de transmisión sexual generalmente se agrupan según los síntomas y


signos que producen. Tanto la sífilis como el herpes genital y el chancroide producen
úlceras (llagas) sobre la piel o sobre las membranas que cubren la vagina o la boca.
La sífilis tiene 3 estados, y su tiempo de incubación es, desde el momento de la
infección, de 3 semanas, tiempo que tardan en aparecer los síntomas de la sífilis
primaria, que se caracteriza por la aparición del chancro duro, mientras que el chancro
blando aparece en la infección por chancroide. Tanto la gonorrea como las infecciones
clamidiales causan uretritis (inflamación y secreción de la uretra) en los hombres,
cervicitis (inflamación y secreción del cérvix o cuello uterino) e infecciones pélvicas en
las mujeres, e infecciones oculares en los recién nacidos.

Hasta los años 1990, estas aflicciones eran conocidas comúnmente con el nombre de
enfermedades venéreas (de Veneris, genitivo latino del nombre Venus, la diosa
romana del amor). Otro eufemismo usado fue el de "enfermedad social".

Se conocen más de 20 microorganismos transmisibles por contacto sexual, pero se


puede afirmar que las infecciones más comunes son seis: tres consideradas las ITS
clásicas:

 Sífilis
 Gonorrea
 Chancro blando o chancroide
 Clamidia
 Herpes genital
 Infección por VIH
 Virus de Papiloma Humano
 Hepatitis B
FACTORES DE RIESGO

 Tener una pareja sexual infectada.


 El comportamiento sexual de la persona, ya que se relaciona con la
probabilidad de exposición y transmisión de las mismas.
 Tener relaciones coitales sin protección.
 Tener prácticas sexuales de riesgo como anal, vaginal, oral sin condón.
 Uso de alcohol y drogas que promuevan conductas sexuales de alto riesgo.
 Existen infecciones como el VIH y la infección por hepatitis b que se pueden
adquirir con material punzocortante mediante tatuajes y perforaciones y no son
precisamente por contacto sexual.
 Relaciones sexuales sin protección con personas desconocidas.
 Ser víctima de abuso sexual o violación por uno o varios agresores.

CLASIFICACIÓN DE LAS INFECCIONES DE TRANSMISIÓN SEXUAL POR


SÍNDROMES

Los cuatro síndromes más comunes son:

SÍNDROME DE SECRECIÓN URETRAL

La secreción uretral es la molestia más frecuente en hombres con ITS. En estos casos
se observa la salida de secreción a través de la uretra, con frecuencia acompañada de
disuria. (Ardor al orinar). Los agentes más comunes que causan la enfermedad son en
estos casos Neisseria gonorrheae, Chlamydia trachomatis y Ureoplasma urealyticum.

Para fines prácticos la uretritis (inflamación del conducto por donde pasa la orina en el
hombre) se subdivide en gonocócica (causada por Neisseria gonorrhoeae) y no
gonocócica (causada por Chlamydia trachomatis y Ureoplasma uretriculum.

SÍNDROME DE FLUJO VAGINAL

Si bien la presencia de flujo vaginal es la afección ginecológica más común de las


mujeres sexualmente activas, no todos los casos son anormales, ni indican la
presencia de una ITS. La percepción de un flujo anormal depende de la paciente, es
frecuente que exista como parte de la molestia una mayor cantidad de secreción, un
cambio en el aspecto u olor, prurito (comezón), disuria (ardor al orinar), dolor
abdominal bajo, dolor genital o al tener relaciones sexuales. Existen microorganismos
causantes del flujo vaginal que no son necesariamente infecciones de transmisión
sexual (candidiasis y vaginosis bacteriana).

El flujo vaginal que proviene del cérvix (cuello uterino) es, por lo general, causado por
N. gonorrheae y/o C. trachomatis; aquel que proviene directamente de las paredes
vaginales es debido a T. vaginalis, C. albicans o se trata de una vaginosis bacteriana.

Existen también vaginitis químicas por la aplicación de medicamentos, limpieza vaginal


con sustancias abrasivas o la introducción de cuerpos extraños. Es importante
recordar que la paciente con candidiasis vaginal (infección por hongos) recurrente,
puede tener diabetes mellitus o bien infección por VIH.

La elección del tratamiento debe tomar en cuenta la causa más probable, la posibilidad
de embarazo y la historia de contactos sexuales recientes de la o el paciente. Con
excepción de los casos de candidiasis (infección por hongos) y vaginosis bacteriana
(infección vaginal por bacterias) él o los contacto(s) sexual(es) deben incluirse en el
tratamiento.

SÍNDROME DE ULCERACIÓN GENITAL

Los agentes que comúnmente producen úlceras genitales son Treponema pallidum
(sífilis), Heamophilus ducreyi (chancroide), Calmidobacterium granulomatis
(danovanosis), los virus del herpes simplex (HSV-1 y HSV-2) y las variedades de
Chlamidia trachomatis que causan el linfogranuloma venéreo (es una infección de
transmisión sexual que afecta al sistema linfático)

Hoy en día, la importancia de las úlceras genitales está en su capacidad para


aumentar, tanto la susceptibilidad de una persona no infectada al VIH durante una
relación sexual con una persona infectada, como el aumentar la inefectividad de una
persona infectada por VIH con úlcera genital. Por ello, el manejo oportuno y apropiado
de la enfermedad ulcerativa genital debe considerarse como una de las estrategias
para el control de la epidemia del SIDA.

Las úlceras genitales pueden ser dolorosas (chancroide) o sin dolor (sífilis) y, con
frecuencia, se acompañan de crecimiento de los ganglios de la ingle.

SÍNDROME DE DOLOR ABDOMINAL BAJO

Cuando una mujer se presenta con dolor abdominal bajo, es importante descartar que
se trate de alguna emergencia médica, debida a padecimientos como: obstrucción o
perforación intestinal, apendicitis aguda, embarazo ectópico o un aborto séptico. Una
vez excluidos estos diagnósticos, la causa más frecuente de dolor abdominal bajo en
la mujer sexualmente activa, es la enfermedad pélvica inflamatoria

INFECCIONES DE TRANSMISIÓN SEXUAL MÁS FRECUENTES

SÍFILIS

Las características que hacen que sea difícil el diagnóstico de la sífilis, son las
siguientes:

 El chancro sifilítico se cura en forma espontánea, por consiguiente, el paciente


puede no darle importancia y no consulta al médico.
 En las mujeres la lesión inicial (en los labios menores de los genitales
femeninos y/o alrededor del ano), puede pasar inadvertida o puede estar oculta
en el cérvix (cuello uterino).
 Durante el período de latencia, la sífilis no presenta síntomas.
 La sífilis secundaria y tardía se puede parecer a (y confundir con) una gran
variedad de enfermedades.

La sífilis se presenta por lo general en una de las siguientes formas:

 Sífilis primaria (10 a 90 días después del contagio). Se caracteriza por la


presencia de una pápula (lesión tipo roncha) que evoluciona a una úlcera que
no duele con bordes elevados llamada chancro e inflamación de un ganglio
regional.
 En la sífilis secundaria (seis o más semanas después de la infección), se
presenta un malestar, fiebre, cefalea, dolor de garganta, inflamación
generalizada de los ganglios, lesiones cutáneas (varias, por lo general
simétricas, extensas y no producen comezón, a menudo son superficiales y
papuloescamosas; el eritema (coloración rojiza) es bastante marcado en la
palma de las manos y los pies; cuando se encuentra afectada toda la cara las
lesiones tienden a ser anulares), lesiones de la membrana mucosa (Condyloma
latum), hepatitis (inflamación del hígado).
 Sífilis tardía (toda enfermedad sifilítica que sigue a la fase secundaria). Las
manifestaciones más comunes son meningitis aguda, o subaguda, que puede
ocurrir un año después de la infección, accidentes cerebro vasculares (cinco
años después de la infección inicial pueden observarse accidentes cerebro
vasculares debido a artritis sifilíticas).
 Sífilis congénita tardía. Caracterizada por sordera, debido a la lesión del octavo
par craneano, queratitis intersticial, lesiones nasales (periostitis, que se
manifiesta en un hueso frontal prominente y una hendidura del dorso de la
nariz), lesiones de la tibia (periostitis, que se manifiesta en una curva
exagerada en la tibia), artritis de la rodilla (articulación de Clutton)
anormalidades de la dentición permanente (dientes de Hutchinson).

En toda adolescente embarazada, como parte importante del control prenatal (antes
del nacimiento del bebé), se debe realizar una prueba de VDRL(es una prueba de
sangre para detectar si hay infección de transmisión sexual) si pertenece a un grupo
de alto riesgo de contraer ITS, se debe efectuar un segundo análisis de sangre antes
del parto. Cuando hay dudas acerca del diagnóstico, la joven embarazada debe recibir
tratamiento para prevenir una posible enfermedad en el recién nacido. Este estudio es
de bajo costo y se puede realizar en un Centro de Salud o clínica que cuente con
laboratorio de la Secretaría de Salud.

GONORREA

La gonorrea está producida por el diplococo Neisseria gonorrhoeae, (Bacteria).

En la mujer regularmente los signos vulvares (aparecen en la vulva) son los primeros.
La paciente consulta por un edema (inflamación) doloroso de la vulva, acompañado de
una leucorrea verdosa (salida de líquido o flujo vaginal) aparecida entre dos y siete
días después de una relación sin protección (condón). La mayoría de las mujeres
están lejos de presentar este cuadro clínico ya que son casi asintomáticos. En los
hombres, uno de los síntomas iniciales es la disuria (ardor al orinar), así como
aumento en la frecuencia de la micción (orina frecuente) y descarga uretral purulenta
(flujo a través de la uretra, es decir por el pene).

El diagnóstico sólo puede establecerse con seguridad mediante examen vaginal o


uretral en el caso de los hombres.

El tratamiento consiste en la administración intramuscular de 4.8 millones de unidades


de penicilina procaínica y 1 gr. de Probencid por vía oral.

CHLAMYDIA

Una de las razones de la diseminación rápida de la clamidiasis es que un grado


importante de la infección es desconocida. En la mujer las infecciones por Chlamydia
se presentan en endocérvix (tejido interno del cuello uterino) donde el microorganismo
parasita el epitelio columnar de transición. En el hombre, parasita el epitelio uretral
(tejido interno de la uretra, es decir por donde pasa la orina).

El microorganismo se aísla frecuentemente de mujeres cuyos compañeros sexuales


padecen uretritis inespecífica (inflamación de la uretra de causa desconocida).
Algunos de los hombres infectados son asintomáticos. Los que manifiestan
sintomatología, presentan síntomas urinarios como disuria (ardor al orinar), frecuencia
urinaria aumentada (orina frecuente) y descarga uretral de aspecto mucoide o
purulento (flujo a través del pene).

El diagnóstico se hace a través de un examen de cultivo de secreción vaginal.

Para el Tratamiento ambos (la pareja) requieren una sesión de 14 días de tetraciclina
500 mg. cada 6 horas o minociclina 100 mg. cada 12 horas. Al terminar el tratamiento
y para asegurarse que la infección ha sido erradicada, se repiten los cultivos. Cuando
no se dispone para hacer cultivos de chlamydia se iniciará un tratamiento empírico de
21 días. Las embarazadas pueden tratarse con eritromicina 800 mg. c/6 horas, durante
siete días.

HERPES GENITAL

El virus del herpes pertenece a un amplio grupo del cual cinco especies contaminan
habitualmente al ser humano. Hay que distinguir el herpes con manifestaciones en
boca, de transmisión bucofaríngea (a través del contacto de la boca), que puede dar
lugar a lesiones genitales y el Herpes 2, con manifestaciones en las vías urinarias y
genitales.

El herpes del recién nacido es casi siempre de tipo 2, consecuencia de un herpes


genital de la madre. El interés de esta infección va en aumento debido a su papel en la
etiología del contagio del cuello uterino.

Los síntomas son vesículas únicas o múltiples, pruriginosas (que causan comezón) y
aparecen en cualquier lugar en los genitales. La lesión primaria puede persistir de tres
a seis semanas, mientras que los síntomas que reaparecen periódicamente, duran
entre siete y diez días. La infección primaria puede acompañarse de signos generales:
fiebre, cefalea (dolor de cabeza), y falta de apetito. Las lesiones se presentan a nivel
de la vulva en la mujer l (vestíbulo de los labios y de la zona del clítoris)

Debe sospecharse siempre un Herpes genital ante la presencia de vesículas y/o


ulceraciones genitales. El diagnóstico clínico es fácil en una infección primaria y
complejo en casos de recaídas. Deberá hacerse la identificación de las lesiones
características por citología, cultivo, o mediante la preparación de un frotis de Tzank
con raspados de las lesiones.

El tratamiento del herpes genital es sintomático. La región genital debe mantenerse


limpia y seca. A veces, la aplicación de ungüento de xilocaína al 2% alivia las
molestias al producir analgesia local; también pueden administrarse analgésicos
sistémicos (medicamentos para el dolor). En los casos de disuria (ardor al orinar)
severa se recomienda a las pacientes orinar sentadas en una bañera.

Los mejores resultados se han logrado con acyclovir oral, que ha demostrado ser
efectivo para reducir la excreción del virus, acelerar la cura de las lesiones y disminuir
la duración del dolor.
Se sospecha una relación entre el herpes genital y el carcinoma del cuello uterino. La
paciente infectada con herpes debe ser informada de esta relación y de que debe
someterse a la prueba de Papanicolaou una vez al año. Durante el primer trimestre del
embarazo el herpes genital puede provocar aborto espontáneo y posteriormente
graves problemas al recién nacido.

Los pacientes con herpes genital requieren atención especial. La recurrencia


imprevisible de los ataques y el hecho de que la enfermedad es incurable pueden
causar gran ansiedad, pérdida de confianza en sí mismo y disfunción sexual. Por lo
tanto, el paciente debe recibir apoyo psicológico y al mismo tiempo debe ser orientado
en relación con la responsabilidad que tiene por ser portador de virus herpético
durante toda la vida. Además, las lesiones abiertas facilitan la infección con el virus de
la inmunodeficiencia adquirida. Las relaciones sexuales monógamas (una sola pareja),
el uso de condones y la abstinencia sexual ayudan a prevenir nuevas infecciones.

VIRUS DEL PAPILOMA HUMANO (CONDILOMA ACUMINADO)

La infección genital por el virus del papiloma humano, tiene un período de incubación
de pocas semanas a varios meses. La lesión más visible, el condiloma acuminado,
habitualmente es transmitido sexualmente y a menudo se encuentra asociado a otras
infecciones sexualmente transmisibles. En algunos países del mundo es actualmente
la infección de transmisión sexual más frecuente. Existe el potencial de la posible
inducción del cáncer con el pasar del tiempo, los tipos de papiloma humano 16 y 18
han sido asociados a la neoplasia cervical intraepitelial (Cáncer del cuello uterino) l x.

La lesión de condiloma acuminado puede abarcar cualquier parte de la región genital,


incluyendo la vagina, la uretra, la vejiga y el recto y puede hallarse extremadamente
extendido. Las lesiones son más severas en aquellas pacientes que tienen secreción
vaginal, poca higiene personal o perspiración profusa, así como en pacientes
embarazadas. Puede haber lesiones planas e infección subclínica.

No existe un tratamiento satisfactorio. Actualmente el tratamiento local con ácido


tricloracético (50-90%) tiene una buena acogida por tener menos toxicidad. Se aplica
semanalmente, no requiere lavado posterior y duele sólo los primeros 30 minutos.

Otra posibilidad es el uso de tintura de podofilina, que puede usarse en porcentajes


que oscilan entre el 3 y el 25%, aplicada en las lesiones, especialmente en casos en
que el área afectada es menos de 2 cm. Este tratamiento está contraindicado durante
el embarazo. Se debe usar vaselina para proteger los tejidos sanos circundantes y es
importante lavar cuidadosamente la región 2 a 4 horas después de la aplicación de
podofilina. Las aplicaciones pueden ser necesarias semanalmente y son más efectivas
en aquellas lesiones que son húmedas.

HEPATITIS B

El virus de la hepatitis B es la única INFECCIÓN DE TRANSMISIÓN SEXUAL que se


puede prevenir con una vacuna.

Es muy contagioso y representa un peligro grave para la salud de las personas que no
son vacunadas. En 1996 se publicó la recomendación de varias organizaciones
médicas de vacunar en forma universal contra la hepatitis B a cualquier paciente no
vacunado entre 11 y 12 años de edad, y a los mayores con riesgo.
Esta vacuna se administra en forma de varias inyecciones en el músculo deltoides (en
el brazo) y se repite entre un mes y dos meses después y entre cuatro y seis meses
más tarde. Después de tres dosis, más de 90% de las personas vacunadas posee una
concentración protectora de anticuerpos; la tercera dosis es especialmente importante
para la inmunidad prolongada. Si la serie se interrumpe después de la primera o
segunda dosis, la faltante se debe administrar tan pronto como sea posible, aunque no
es necesario comenzar de nuevo la serie. Cuando un paciente no VACUNADO tiene
contacto el virus de la Hepatitis B mediante relaciones sexuales sin protección o el
contacto de líquidos corporales, se le debe administrar profilaxis (tratamiento
preventivo) con inmunoglobulina de hepatitis B, e iniciar la serie de vacunas dentro de
los primeros 14 días después de la exposición.
SINDROME DE INMUNODEFICIENCIA HUMANA

La persona infectada con el retrovirus humano VIH (virus de la inmunodeficiencia


humana) estará infectada por toda su vida. Inicialmente permanecerá asintomática
(SIN SINTOMAS), a veces por muchos años. Sin embargo, cuanto más tiempo dure la
infección más grave será el ataque al sistema inmunitario.

SÍNTOMAS DE VIH

Infección inicial

 Asintomática en la mayoría de los pacientes


 Síndrome viral similar a la mononucleosis infecciosa: fiebre, debilidad y mialgia
(dolor muscular), dos a cinco semanas después de la inoculación

Portador asintomático

 Casi todas las personas infectadas

Complejo relacionado con SIDA

 Linfadenopatía generalizada (inflamación de los ganglios) con o sin sudores


nocturnos, fiebre, diarrea, pérdida de peso, debilidad e infecciones inusuales
(candidiasis oral, candidiasis vaginal crónica, herpes zoster)

SIDA

 La definición de SIDA requiere que se cumplan las cinco condiciones


establecidas por el CDC (Center for Disease Control), es decir, Hongos,
parásitos, bacterias, virus y neoplasias.
 La enfermedad es crónica, progresiva, con periodos de recuperación y
potencialmente fatal.

VÍAS DE TRANSMISIÓN

Aquellos pacientes que son homosexuales, usan drogas endovenosas, sufren de


hemofilia o tienen relación sexual con alguien infectado con el virus, están en mayor
riesgo.

Coito

 Homosexual, entre hombres.


 Heterosexual, del hombre a la mujer y de la mujer al hombre.

Inoculación de sangre

 Transfusión sanguínea y de productos de sangre.


 Agujas compartidas por los consumidores de drogas endovenosas.
 Pinchazo hipodérmico, herida, exposición de membranas mucosas (boca, ano,
vagina) en trabajadores de la salud.
 Inyección con agujas no esterilizadas.
 Perinatal.
 Intrauterino.

MANIFESTACIONES CLÍNICAS

Son muy variadas, van desde el paciente asintomático hasta el que presenta cuadros
febriles, sudores nocturnos, fatiga, cansancio, diarrea, pérdida de peso,
linfoadenopatía generalizada y candidiasis oral. Las infecciones sintomáticas
habitualmente son crónicas. Debe recordarse que las infecciones genitales ulcerosas
(como el herpes y la sífilis), facilitan la infección y también que la tuberculosis y la sífilis
tienen un cuadro clínico más severo en aquellos pacientes infectados con VIH.

DIAGNÓSTICO DEL SÍNDROME DE INMUNODEFICIENCIA ADQUIRIDA

Aunque la mayoría de los casos se ha detectado en adultos jóvenes, se ha observado


un incremento del número de pacientes afectados. Muchos adultos jóvenes
adquirieron la infección durante la adolescencia. La infección debe sospecharse en
toda persona que tiene infecciones oportunistas, tales como: candidiasis recurrente,
infecciones herpéticas recurrentes u otros estados de enfermedad crónica con
presencia de pérdida de peso, diarrea y linfoadenopatía generalizada (GANGLIOS
INFLAMADOS EN CUELLO, AXILAS, INGLES, ETC).

La ceroconversión demora entre dos a cinco meses, por lo tanto, si no han pasado 3
meses entre la fecha de probable infección y la de la prueba del VIH, el resultado no
será confiable. La incubación del SIDA es de dos años promedio en adultos y un año
en niños y jóvenes, pero puede ser más prolongada. Los modelos matemáticos han
estimado que el período de incubación puede ser de cinco años y a veces tan largo
como 15 años.

PRONÓSTICO, TRATAMIENTO Y PREVENCIÓN DE LA INFECCIÓN POR VIH

Para los que se infectan con VIH el pronóstico es grave, pero está mejorando. A veces
pasa mucho tiempo antes de que el paciente desarrolle SIDA y tal vez no todos lo
hagan.

La gente con SIDA actualmente vive más tiempo que al comienzo de la epidemia y su
calidad de vida ha mejorado. Hay varios factores que son responsables de este
progreso: Las infecciones oportunistas que matan a la mayoría de los pacientes con
SIDA son diagnosticadas y tratadas más rápidamente (con antibióticos apropiados,
aerosol de pentamidina, etc.); la terapia antiviral (sidovudina AZT) reduce la frecuencia
y/o severidad de dichas infecciones y finalmente, la calidad de los programas de
atención médica y los sistemas de apoyo han mejorado.

Actualmente se están introduciendo medidas de prevención de las complicaciones. La


prevención de la infección se basa en control de la inoculación de sangre (control de
transfusiones, no compartir agujas, precauciones universales) y la práctica del sexo
protegido y sexo seguro.
PLANIFICACION FAMILIAR
Es el conjunto de prácticas que pueden ser utilizadas por una mujer, un hombre o una
pareja de potenciales progenitores- orientadas básicamente al control de la
reproducción mediante el uso de métodos anticonceptivos en la práctica de relaciones
sexuales. Este control o planificación puede tener como objetivo engendrar o no
descendientes y, en su caso, decidir sobre el número de hijos, el momento y las
circunstancias sociales, económicas y personales en las que se desea tenerlos.

También se incluye dentro de la planificación familiar la educación de la sexualidad, la


prevención y tratamiento de las infecciones de transmisión sexual, el asesoramiento
antes de la concepción y durante el embarazo, así como el tratamiento de la
infertilidad, mediante técnicas de de reproducción asistida como la fecundación in vitro.

MÉTODOS ANTICONCEPTIVOS

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha establecido recomendaciones en


relación a los criterios médicos para elegir el uso de uno u otro método anticonceptivo.
Los criterios han sido desarrollados por la OMS junto con grupos, organizaciones e
individuos de todos los continentes del mundo. Estos criterios pretenden garantizar
que las mujeres y los hombres de todo el mundo tengan acceso a servicios de
planificación familiar seguros y de alta calidad.

Métodos de barrera

Preservativo
El preservativo, profiláctico o condón masculino es una funda fina y elástica para cubrir
el pene durante el coito, a fin de evitar la fecundación -actuando como método
anticonceptivo y el posible contagio de enfermedades de transmisión sexual. Al
preservativo masculino se le ha unido, desde 1993, el preservativo femenino para su
inserción en la vagina.

El preservativo, tanto femenino como masculino, es uno de los métodos


anticonceptivos de barrera que evita embarazos no deseados y previene el contagio
de enfermedades de transmisión sexual. El preservativo retiene el semen e impide
toda posibilidad de unión de los espermatozoides con el óvulo y por tanto la posibilidad
de un embarazo.

El preservativo, inicialmente usado como contraceptivo, se considera básico para la


protección frente a enfermedades de transmisión sexual. Diversos estudios científicos
comprobaron su utilidad en la prevención de la mayoría de las enfermedades de
transmisión sexual (ETS). Su efectividad exacta en la prevención de ETS es discutible,
pues el preservativo masculino más común, el de látex natural, no protege al escroto ni
evita las infecciones producidas por epizoonosis (piojo púbico, escabiosis), las
verrugas genitales o las lesiones por virus del papiloma humano -VPH-. Por esta razón
su efectividad para prevenir una ETS ronda en el 95%, mientras que su efectividad
como método de control natal es más alta, hasta 97%, cuando se usa de forma
apropiada. Un informe del Instituto Nacional de Salud (agencia gubernamental
estadounidense) de 2000, mostró una reducción del 85 % en el riesgo de transmisión
VIH utilizando correcta y sistemáticamente el preservativo de latex.
Diafragma

El diafragma es un implemento que se utiliza como método anticonceptivo. Consiste


en un aro metálico flexible con una membrana de látex, que se inserta en la vagina e
impide el paso de los espermatozoides hacia el útero y, con esto, impide el embarazo.

El anticonceptivo diafragma sólo se puede conseguir con una receta dada por un
ginecólogo, ya que las medidas de la vagina de cada mujer varían y necesitan un
diafragma de diferente tamaño.

El diafragma actual lo inventó un médico alemán en 1880. Se popularizó rápidamente


en Alemania y Holanda (de aquí el nombre de ‘gorro holandés’ que se le da en
algunos países). Sin embargo, la idea de cubrir el cuello del útero para evitar el
embarazo no era nueva. Las mujeres del antiguo Egipto utilizaban un diafragma hecho
de excremento de cocodrilo seco y miel; en el siglo XVIII se usaba con el mismo fin la
mitad de un limón parcialmente vaciado. El ácido del jugo mejoraba la protección, ya
que repele a los espermatozoides.

El diafragma puede insertarse en la vagina hasta seis horas antes del coito. Antes de
cada nuevo coito hay que aplicar más espermicida en el interior de la vagina. También
es necesario comprobar la correcta colocación del diafragma antes de cada acto.
Después del coito, la mujer debe mantener el diafragma en su posición durante al
menos 6 horas, pero nunca durante más de 24 horas.

Con el diafragma sólo se pueden utilizar lubricantes acuosos. Los de base oleosa,
como la vaselina, pueden dañar la estructura del caucho y provocar desgarros y
perforaciones. El diafragma se lava con jabón y agua después de cada uso y a
continuación se aclara escrupulosamente, pues el jabón podría deteriorar el caucho.
Se debe examinar con regularidad mirándolo al trasluz o llenándolo de agua para
comprobar si tiene algún orificio. Hay que cambiarlo cada dos años aproximadamente
y siempre que se ganen o se pierdan más de 9 kg de peso, después de un embarazo y
después de cualquier intervención de cirugía de la pelvis.

Métodos Químicos

Espermicida

Los espermicidas son sustancias químicas que alteran la movilidad o matan los
espermatozoides. Normalmente se utilizan para incrementar la efectividad de métodos
barrera de contracepción, como los condones o el diafragma, o bien solos, en óvulos
vaginales.

El ingrediente activo más frecuente es el nonoxinol-9, al cual algunas personas son


alérgicas. Se ha comprobado que esta sustancia puede incrementar el riesgo de
contraer sida, ya que produce pequeñas abrasiones en las paredes vaginales y anales
que dejan más expuestas estas zonas al ataque de VIH u otras ETS. También se
pueden encontrar realizados a partir de cloruro de benzalconio, clorhexidina, menfegol,
octoxinol-9 y docusato de sodio.

Con una correcta utilización, el grado de efectividad oscila en torno al 82%, por el
contrario, si el usuario comete algún error, su eficacia se reduce al 71%. Además, el
espermicida no protege contra las enfermedades de transmisión sexual.
Métodos Hormonales

Píldora Anticonceptiva

La píldora anticonceptiva o píldora precoital, también conocida como pastilla


anticonceptiva o pastilla, es un contraceptivo hormonal para uso femenino y de
administración oral que tiene como objetivo alterar el ciclo menstrual para impedir la
ovulación y, por tanto, la fecundación del óvulo y un posible embarazo no deseado. La
píldora anticonceptiva es uno de los métodos anticonceptivos femeninos más
utilizados por su alta eficacia que alcanza el 99,9%.

La aparición del anillo vaginal hormonal, cuya comercialización y uso comenzó en


Europa y Estados Unidos en el año 2002, es una alternativa a la píldora
anticonceptiva. El anillo vaginal es de un sólo uso mensual, contiene menor cantidad
de hormonas que la píldora y tiene similar eficacia.

La píldora anticonceptiva no protege contra las infecciones de transmisión sexual


como el VIH (SIDA), clamidia, herpes genital, condiloma acuminado, gonorrea,
hepatitis B y sífilis). Si se desea protección contra las infecciones de transmisión
sexual es necesario utilizar preservativo.

Para lograr la máxima eficacia deben seguirse las indicaciones sobre administración y
uso. Tomar la píldora todos los días en el mismo horario aumenta su eficacia. Según
distintos autores la eficacia de la píldora oscila entre el 95 y el 99,9% considerándose
que su eficacia media es superior al 99%.

La píldora anticonceptiva se administra por vía oral, los comprimidos se deben ingerir
con un poco de líquido una vez al día y aproximadamente a la misma hora.
Dependiendo de las distintas presentaciones y envases (de 21 píldoras o de 28
píldoras) se tomará durante tres semanas, con descanso de 1 semana cuando el
envase sea de 21 píldoras o ininterrumpidamente si el envase es de 28 píldoras. Si se
desea un efecto lo más rápido posible debe comenzar a ingerirse la píldora el primer
día de la menstruación. Si se comienza en cualquier otro momento la píldora no será
efectiva hasta después de un mes.

Norplant
También conocido como pelet o pellet, es un método anticonceptivo hormonal
compuesto por una varilla de pequeño tamaño que se coloca debajo de la piel del
brazo de la mujer, ofreciendo protección anticonceptiva durante tres o cinco años. Una
vez agotada su efectividad el médico debe retirar el implante.

Su eficacia se encuentra en torno al 99%. Como su colocación se realiza para un largo


periodo de tiempo, disminuye el riesgo de olvido que sí tienen otros métodos
anticonceptivos como la píldora o el parche anticonceptivo.

Hormonas Inyectables
Los hormonales inyectables son compuestos químicos sintéticos que contienen una
combinación de hormonas cuya presentación es en caja con una ampolleta para uso
mensual o trimestral.
Se considera su efectividad en alrededor del 99% con el uso correcto; esta cifra
puede modificarse si se aplica en forma incorrecta. No es efectivo contra las
infecciones de transmisión sexual, por lo que para evitarlas deberás utilizar un condón
o preservativo.

La primera inyección se aplica intramuscular en cualquiera de los cinco primeros días


de la menstruación, las subsecuentes inyecciones se aplican cada treinta días o cada
90 días (en caso de la ampolla trimestral)

Parche Anticonceptivo

Es un parche transdérmico plástico, fino, de color beige, que pertenece al grupo de


anticonceptivos hormonales combinados. La parte adhesiva contiene los principios
activos que se liberan de forma continua a través del torrente circulatorio. Al contrario
que con la píldora anticonceptiva oral, los vómitos o diarrea no afectan a la cantidad de
medicamento que se libera del parche.

El anticonceptivo tiene una vida útil de siete días y debe ser renovado durante tres
semanas consecutivas. Debe cambiarse el mismo día de cada semana, ya que está
diseñado para que actúe exactamente durante 7 días. En la cuarta semana, cuando
debe iniciar el periodo de menstruación no debe utilizarse.

El parche tiene una eficacia comprobada del 99.4%. El éxito del parche y otros
anticonceptivos depende del apego del paciente al tratamiento y de la eficacia del
método. Los métodos anticonceptivos bien utilizados son muy eficaces. Sin embargo,
médicos señalan que a mayor olvido o desapego al tratamiento, menor eficacia. Por
ejemplo, el 47-50% de las usuarias de la pastilla anticonceptiva olvida tomar una
píldora por ciclo, mientras que el 22% reporta olvidar 2 o más pastillas. El Parche
Anticonceptivo dice facilitar el cumplimiento del tratamiento y disminuir el riesgo de
olvidos involuntarios porque se pega. Como anticonceptivo hormonal, el Parche
Anticonceptivo tiene una eficacia comprobada mayor del 99%.

Métodos Fisico-Biologicos

Dispositivo Intrauterino

El dispositivo intrauterino o DIU es el método anticonceptivo reversible más


frecuentemente usado en el mundo, por unos 160 millones de mujeres, más de dos
tercios de las cuales están en China, donde es el método anticonceptivo más usado,
incluso por delante de la esterilización.

El dispositivo intrauterino debe ser introducido y extraído del útero por un profesional
de la salud, normalmente un ginecólogo. El DIU permanece en el útero continuamente
mientras que no se desee el embarazo. Dependiendo del tipo de DIU puede tener una
permanencia y duración entre 5 y 10 años (el modelo de cobre T 380A es eficaz hasta
por 12 años)

Todos los DIU de segunda generación de cobre en forma de T tienen una tasa de fallo
menor al 1% cada año y una tasa de fallo acumulado por 10 años entre 2-6%. Un
ensayo a gran escala por la Organización Mundial de la Salud reportó un fallo
acumulativo por 12 años para el T380A del 2.2%, o una tasa de 0.18% de fallos cada
año durante 12 años, un valor equivalente a la ligadura de trompas que tiene un fallo
por 10 años del 1.8%.

Métodos Permanentes

Ligadura de Trompas
La ligadura de trompas es un método anticonceptivo consistente en la sección y
ligadura de las trompas de Falopio, lugar habitual de la fecundación, que comunica los
ovarios con la matriz. Es el método anticonceptivo que más se usa en el mundo: más
de 150 millones de mujeres se han esterilizado.

Entre las ventajas que tiene este método mencionamos que es permanente, pero vale
la pena mencionar que en algunos casos se puede revertir con éxito (50% a 80%).
Elimina el miedo a quedar embarazada y no hay riesgos o efectos secundarios en la
salud.

Vasectomía
La vasectomía consiste en la sección y ligadura de los conductos deferentes. Como
consecuencia, en poco tiempo el semen eyaculado no contiene espermatozoides. Es
un método de control natal que, aunque puede ser reversible en algunos casos,
generalmente es permanente

La vasectomía es un procedimiento muy efectivo para evitar la concepción. La tasa de


fallos no supera el 0.5 por ciento. Después de la operación todavía hay
espermatozoides almacenados, de modo que se debe usar otro método de
anticoncepción hasta que el espermiograma revele que el conteo espermático es igual
a cero.

Este procedimiento no tiene efecto alguno sobre la provisión de sangre y hormonas a


los genitales, de modo que no afecta la erección ni la libido.

Métodos Anticonceptivos Naturales

Método Ogino-Knaus
También conocido como el método del ritmo o el método del calendario, el método
Ogino-Knaus es un método natural de regulación de la natalidad. Fue desarrollado en
1924 por el ginecólogo japonés Kyusaku Ogino, y perfeccionado por el médico
Austríaco Hermann Knaus en 1928. Consiste en contar los días del ciclo menstrual de
la mujer para lograr o evitar quedar embarazada.

Para encontrar la cantidad de días en la fase infértil pre-ovulatoria, se debe registrar


durante 6 meses la duración de los ciclos menstruales, y se procede al cálculo
matemático: Como el día de ovulación es 14 días antes del primer día de
menstruación y se dan "4 días de gracia", se resta 18 al número de días del ciclo más
corto. Para encontrar el inicio de la fase infértil que inicia luego de que haya ovulado,
se dan 3 "días de gracia", por lo tanto se resta 11 al número de días del ciclo más
largo. Ese rango es el periodo fértil y no se puede tener relaciones en estos días.
Para una mujer cuyo ciclo menstrual se extiende entre 25 y 32 días, se estima que es
infértil los primeros 7 días de su ciclo (25 - 18 = 7), es fértil entre los días 8 y 20, y
vuelve a ser infértil el día 21 (32 - 11 = 21). Cuando se trata de evitar el embarazo,
usándose perfectamente, este método tiene un nivel de efectividad de en torno al 80%
(tasa de error del 20-25% según los estudios).

Método Billings

El método de ovulación Billings o método del moco cervical, es un método de


regulación de la natalidad dentro de los llamados métodos anticonceptivos naturales.
Este método consiste en que la mujer monitorea su fertilidad, identificando cuando es
fértil y no en cada ciclo. El flujo de la mujer no siempre es igual, sino que cambia en
cantidad y consistencia en el transcurso del ciclo, volviéndose transparente, viscoso,
como clara de huevo y adquiere mayor elasticidad al aproximarse la ovulación (ver
imagen). En esta transformación se basa el método Billings, para determinar los días
fértiles. Por tanto, la pareja se abstendrá de practicar relaciones sexuales con
penetración en cuanto la mujer note la aparición del moco cervical.

Generalmente la mujer presta atención en la sensación en su vulva, y la apariencia del


descargo vaginal o moco; este conocimiento de los ciclos puede servir para no quedar
embarazada o viceversa, tanto en el ciclo normal, en la lactancia y en la transición a la
menopausia. Entre todos los métodos anticonceptivos la ineficacia de los métodos
"naturales" es del 1-9% al año en uso perfecto, y en uso típico es de 25%.

Método de la Temperatura Basal

El método de la temperatura basal consiste en recoger en tablas la temperatura


corporal a lo largo del ciclo menstrual. De este modo se advierte el desnivel de
temperatura de entre 2 y 5 décimas de grado C, producido por la secreción de
progesterona en el ovario tras la ovulación. Este método sólo diagnostica la fase infértil
post ovulatoria. Es un método anticonceptivo el más efectivo de los llamados
naturales. Cuando se añade un cálculo para determinar una fase relativamente infértil
preovulatoria, al inicio del ciclo, se trata del método ciclo-térmico. Es necesario usar un
termómetro de galio o galinstan respetuosos del medio ambiente y más precisos que
los termómetros digitales. Se empieza a tomar la temperatura el 5º día del ciclo, por
vía rectal o vaginal durante 3 minutos. Se mide al despertar antes de cualquier
actividad, después de haber dormido por lo menos 3 horas. Las variaciones de una
hora en la medición se harán constar ya que tomada una hora más tarde la
temperatura puede elevarse una décima y una hora más pronto de la habitual
disminuir 1 décima. También deberá recordarse lo que pueda afectar la temperatura
como una cena notoriamente más o menos abundante, resfriados, toma de alcohol,
trasnochar, toma de medicación, cambio de termómetro etc. Las que tienen turnos
nocturnos la observan después del mayor descanso.

Cuando una mujer debe levantarse repetidas veces por la noche, deberá descansar
una hora antes de medir la temperatura. En caso de búsqueda de embarazo, el primer
test solicitado por el especialista suele ser una gráfica de temperatura basal ya que
dos niveles de temperatura y la duración del nivel alto son indicativos de ovulación y
de calidad del cuerpo amarillo post ovulatorio. Tiene una tasa de fallos del 0,3 % en
uso perfecto y 3,1 % en el uso típico.
Anticoncepción de Emergencia

La anticoncepción de emergencia (AE), anticoncepción de urgencia, contracepción


poscoital o contracepción preimplantacional es una forma de anticoncepción que
puede ser adoptada por la mujer después de haber tenido relaciones sexuales sin
protección o por el fallo de un método anticonceptivo para evitar un embarazo no
deseado. La contracepción de emergencia no protege contra las infecciones de
transmisión sexual. La eficacia en la reducción del riesgo embarazos no deseados de
las píldoras anticonceptivas de emergencia es, según la OMS, del 60 al 90%. Y en el
caso del dispositivo intrauterino DIU insertado después del coito es, según James
Trussell, de un 99%.

Entre las principales situaciones en las cuales una mujer puede requerir
anticoncepción de emergencia figuran:

 coito voluntario sin protección anticonceptiva


 uso incorrecto o inconsciente del método anticonceptivo habitual
 equivocación en el cálculo del período de fertilidad
 coito durante los días fértiles
 fallas en el coito interrumpido
 ruptura o deslizamiento del condón o en cualquier otro método de barrera
utilizado
 inicio tardío, en el ciclo, del método hormonal inyectable u oral
 violación

También podría gustarte