Está en la página 1de 20

Prueba de acceso para mayores de 25 años

Historia e Historia del Arte. Juan Luis Villalobos Cañete

TEMA I. LAS CIVILIZACIOES DEL ORIETE ATIGUO

1
Prueba de acceso para mayores de 25 años
Historia e Historia del Arte. Juan Luis Villalobos Cañete

HISTORIA GEERAL Y DEL ARTE

ITRODUCCIÓ:

Es imposible comenzar un temario de Historia y de Historia del Arte, sin tener


en cuenta una serie de ideas generales:

1. La Historia es una ciencia cuyo objetivo fundamental es el conocimiento del


pasado, tanto para saber los acontecimientos, como para conocer sus causas y
aprender de estas experiencias. Para ello se recurre a las Fuentes Históricas,
fundamentalmente los Archivos, que es donde se guardan los documentos con
los que se construye la Historia.

2. Para abordar el estudio de la Humanidad desde la aparición del hombre hasta


hoy, se han marcado una serie de etapas que se han separado por
acontecimientos importantes. Esta división es puramente práctica y realizada con
posterioridad, de tal manera que los seres humanos que vivieron en el pasado no
sintieron que pasaban de una época a otra. Tal vez notaron grandes cambios,
como nosotros hoy con la Revolución Informática, la Globalización, etc. Esta
estructuración permite dividir la Historia en :

- Prehistoria: Marcada por la aparición del ser humano en la Tierra


(¿5.000.000 años antes de Cristo?) y la aparición de la escritura (3000
a.C.)

- Historia Antigua: Este periodo tiene como marco de inicio la aparición


de la escritura y termina en el año 476 después del nacimiento de Cristo
(d. C.), fecha que se relaciona con la pérdida del poder de Roma en
Europa occidental.

- Historia Medieval: Comienza en el año 476 d.C. y termina en el año


1492, fecha del descubrimiento de América.

- Historia Moderna: Desde 1492 hasta el año 1789, en el que comienza


uno de los acontecimientos históricos más estudiados: La Revolución
Francesa.

- Historia Contemporánea: Desde 1789 hasta la actualidad, teniendo


presente que los fenómenos históricos se estudian cuando ha pasado un
tiempo, suficiente como para poder estudiarlos con cierta objetividad.

La división anterior nos sirve sólo para tener en cuenta que a lo largo del tiempo
cambia la manera de pensar, la forma en la que los seres humanos se relacionan
unos con otros, las fórmulas de dominio político, etc. Así, vamos cambiando,
continuamente, aunque no percibamos esa transformación si no es con el estudio
de la Historia.

2
Prueba de acceso para mayores de 25 años
Historia e Historia del Arte. Juan Luis Villalobos Cañete

3. En cada época de la Historia se pueden distinguir grandes ámbitos que, aunque


están relacionados, se diferencian para poder estudiarlos en profundidad:

- La economía: En cualquier momento, en cualquier siglo, hay una


determinada forma de generar riqueza, se le da valor a una serie de
objetos para que sirvan de elemento de intercambio (oro, monedas, etc.)
y hay una base fundamental para generar esta riqueza: agricultura,
ganadería, comercio, industria, etc.

- La política: En cada época se piensa que hay argumentos diferentes que


hacen posible que cambien los modelos que ejercen el poder en un
territorio: en algunos siglos se va a establecer una Monarquía con poder
absoluto sobre sus súbditos y en otras el poder lo va a tener los
ciudadanos y se los van a dar a la Monarquía, por poner dos ejemplos
muy opuestos.

- La sociedad: A lo largo de la Historia han surgido diferentes grupos


sociales, con distinta capacidad económica (campesinos, artesanos,
caballeros o nobles, por ejemplo), que definen la forma de relacionarse
en un momento y en una zona concreta.

- La cultura: Abarca la forma de entender la religiosidad, la creación


artística (la pintura, la arquitectura o la música) , la explicación de por
qué estamos en el Mundo, etc. Es en suma la forma de pensar y sentir
que ha existido a lo largo del tiempo.

Sería conveniente señalar, también, que nosotros, los europeos, hemos


dominado, para bien y para mal, buena parte del Mundo en una época determinada y
hemos establecido una forma de fechar que relacionamos con el nacimiento de Cristo, el
año 0. Evidentemente antes (en el Egipto antiguo o en la época de Roma) se contaba el
tiempo con otras referencias, pero en Historia, actualmente, utilizamos siempre este
marco cronológico, señalando el tiempo que falta (antes de Cristo) o el que ha pasado
desde nuestro año 0 (después de Cristo). Asimismo utilizamos el milenio (mil años)
para épocas de las que tenemos menos datos y son más lejanas a nosotros (Prehistoria o
Egipto) y el siglo (cien años) para fases más recientes : el siglo XIV o el XIX, poniendo
siempre éstos en números romanos.

3
Prueba de acceso para mayores de 25 años
Historia e Historia del Arte. Juan Luis Villalobos Cañete

TEMA I. LAS CIVILIZACIOES DEL ORIETE ATIGUO

I. EL COCEPTO DE ESTADO. LAS MOARQUÍAS DE ORIGE DIVIO


II. EL TEMPLO Y LA TUMBA EGIPCIA

I. LAS CIVILIZACIOES DEL ORIETE ATIGUO. EL COCEPTO DE


ESTADO. LAS MOARQUÍAS DE ORIGE DIVIO

Tradicionalmente se llaman así, Civilizaciones del Oriente Antiguo, a unos


grupos humanos que se asentaron en los actuales territorios de Egipto, de Irán o de Irak
y que conformaron poderosos Estados, capaces de dominar grandes territorios a su
alrededor. Son los Imperios de Egipto, Mesopotamia y Persia. Aunque nos
centraremos en los dos primeros, todos tienen una serie de características comunes:

1. La economía fue eminentemente agrícola, aunque con gran desarrollo


del comercio y la artesanía, y estaba basada en la fuerza de trabajo que
suponían los esclavos.
2. Su sistema político se conformaba como una Monarquía Teocrática;
es decir que el rey, o el faraón en Egipto, ejercía su poder como un
dios, era considerado propietario de todo el territorio y se ayudaba de
colaboradores (nobles, escribas, etc.) para ejercer este poder.
3. La sociedad estaba jerarquizada; es decir, había diferentes grupos
sociales con diferente poder económico, siendo el grupo mayoritario el
formado por esclavos y campesinos muy desfavorecidos.
4. La religión era animista (es decir se personificaban las fuerzas de la
naturaleza: el sol, por ejemplo) y politeísta (creían en muchos dioses),
creando una explicación religiosa de las diferentes estaciones del año o
del cambio del día y la noche. Estas religiones creen en la existencia
del alma y su perduración después de la muerte.
5. Las creaciones artísticas son el testimonio de esta preocupación
espiritual y reflejan el enorme poder de los monarcas, en particular
las pirámides de Egipto.

4
Prueba de acceso para mayores de 25 años
Historia e Historia del Arte. Juan Luis Villalobos Cañete
MESOPOTAMIA

Su nombre proviene de “entre ríos”, para significar que el territorio donde se van
asentar varios grupos de pueblos está entre los ríos Tigris y Eufrates, en la llamada
Asia Anterior, en algunos territorios de los países actuales de Turquía, Irán, Siria e Irak,
llegando hasta el Golfo Pérsico. En la Historia de Mesopotamia se pueden distinguir
varias fases. Éstas se suceden en el tiempo y son las siguientes:

1. Los Sumerios
2. El Imperio Akadio
3. La época eosumeria
4. El Imperio Asirio
5. El Imperio Babilónico

1. Los Sumerios

Se instalan en torno al año 3000 antes de Cristo, procedentes de los territorios


de la actual India o del Caúcaso, en esta zona de gran potencia agrícola y donde ya
había una población precedente a la que dominaron. Los sumerios se instalan en
ciudades-estado, independientes unas de otras pero con un sustrato de cultura común,
que son regidas por reyes que son a la vez representantes de los dioses y señores de la
ciudad. Se les otorga el título de “ensi”, “lugal” o “patesi” y centralizan un fuerte
poder que permitirá el control del agua para la agricultura y la creación de una gran red
de canales de regadío. Estas ciudades tienen continuas pugnas entre sí por el control de
todo el territorio.

Las ciudades sumerias más importantes fueron Ur, Eridú, Lagash y sobre todo
Sumer, de donde tomó el nombre la civilización sumeria. Estas ciudades estaban
rodeadas por fosos y murallas de ladrillos secados al sol. Las murallas de Uruk, por
ejemplo, se extendían por un perímetro de diez kilómetros y poseía noventa torres. El
dios de cada ciudad tenía un recinto propio amurallado y su templo se alzaba sobre una
colina escalonada artificial llamada “zigurat”. Esto es debido a que creían que la
montaña era el centro de la fuerza de la tierra.

La sociedad sumeria tenía como elemento fundamental al rey, quien creaba a su


servicio una corte de funcionarios y militares para la administración y defensa de la
ciudad; sin embargo, el grupo social más poderoso lo formaban los sacerdotes de los
diferentes templos, debido a que éstos poseían grandes extensiones de tierras que eran
dadas en arriendo o cultivadas por campesinos. Los comerciantes y artesanos formaban
otro grupo destacado en esta sociedad jerarquizada, aunque el grupo más numeroso es el
formado por los campesinos, teniendo en cuenta que el 80 o el 90 % de la población se
dedicaba a la agricultura o a la ganadería de pastoreo. Un último grupo es el formado
por los esclavos. Algunos hombres se convertían en esclavos al verse obligados a
venderse a sí mismos o a sus hijos por deudas y otros llegaban a ser esclavos por ser
prisioneros de guerras. A veces conseguían reconquistar su libertad tras muchos años de
trabajo.

5
Prueba de acceso para mayores de 25 años
Historia e Historia del Arte. Juan Luis Villalobos Cañete
Una de las grandes aportaciones de los sumerios es la escritura. Utilizan signos
lingüísticos (símbolos que representan conceptos o ideas) que tenían forma de cuña y se
grababan en arcillas con un punzón. De aquí que se haya denominado como escritura
“cuneiforme”, en cuña. Esta escritura era utilizada por los escribas profesionales.

Gran importancia tienen también los descubrimientos en Aritmética, resultado


de la necesidad de medir el espacio y el tiempo, así como de llevar la contabilidad de los
bienes. Contaban teniendo como unidad la decena y unidades sexagesimales, e incluso
crearon un sistema de numeración basado en la posición de la cifra, que es el origen de
nuestro sistema decimal. Para cubrir la necesidad de fijar festividades religiosas y
regular actividades agrícolas, contaron el tiempo basándose en el año solar, pero

dividiendo el año en doce meses lunares –contando los ciclos de la luna, de 29 a 30


días- a los que se añadía un mes cada tres o seis años, según dispusiese la autoridad.

La religión, politeísta, tenía como principios la deificación de las fuerzas de la


naturaleza y la consagración de los elementos de esta sociedad de base agrícola-
pastoril. Así, el agua –principio fundamental de la agricultura- y la actividad sexual –
principio generador de seres humanos y ganado- ocupan el primer lugar de las
concepciones religiosas sumerias . Los dioses tenían forma humana y eran
representados en estatuas. Los humanos debían hacer ceremonias para aplacarlos y ellos
enviaban castigos a quienes se rebelaban. La creencia fundamental, como en toda la
Antigüedad, es que los dioses o diosas, a los que se les teme, determinan o marcan todas
las acciones humanas.

Los dioses sumerios eran más de tres mil, organizados en grupos de dos o de
tres. La triada principal estaba formada por An, dios del cielo y padre de los dioses;
Enlil, señor del viento, que determinaba el destino humano y Ea, señor del agua y
benefactor de la humanidad. Otros dioses importantes son, por ejemplo, Babbar, el dios
de la justicia o Inanna, diosa del amor y de la guerra, que será adoptada por los acadios
con el nombre de Ishtar.

El arte sumerio:

Era considerado como una de las grandes “ciencias”, junto a la escritura y las
técnicas agrícolas de irrigación.

Arquitectura:

Tiene como base fundamental las arcillas, dado que se daba en abundancia y era
un material barato, a diferencia de la piedra o la madera. Se emplea como adobe y
ladrillo, elemento fundamental de construcción y se emplea a veces el ladrillo vidriado,
con una doble intención: proteger los muros de las inclemencias del tiempo y
embellecerlos. Una gran novedad fue la bóveda como elemento para cubrir los espacios,
dotando a éstos de una mayor amplitud y de una forma más compleja que las cubiertas
rectas, arquitrabadas.

6
Prueba de acceso para mayores de 25 años
Historia e Historia del Arte. Juan Luis Villalobos Cañete
Como casi en toda la Antigüedad, la
arquitectura más compleja aparecerá en los templos y
en las tumbas.
Los templos estaban formados por una gran
plataforma sobre la que se elevaban tres pisos
rectangulares escalonados. Los dos pisos inferiores
eran para acoger capillas y altares de la divinidad y el
superior tal vez fuese un lugar para observar el
firmamento. Un ejemplo podría ser el Templo
Blanco de Uruk, construido entre el año 2800 y el
2600 a. C. Aparecen también templos de planta oval,
como el de la ciudad de Kafadyi .

Las tumbas se construyen con rampas de acceso en forma de corredor que


descienden hasta un foso con una o varias cámaras cubiertas con bóvedas, en las que se
han podido encontrar hasta 72 esqueletos. Los ejemplos más importantes de estas
tumbas se encuentran en el Cementerio Real de Ur.

La escultura

Los restos que poseemos son muy escasos y tienen una intencionalidad religiosa
o política. Son muy conocidas las llamadas “Tabletas”,que son relieves con un agujero
central y donde las esculturas se disponen en bandas horizontales. Parece que tenían
como finalidad servir en las ceremonias sagradas. Por este orificio se vertería el agua
sagrada o la sangre de los animales sacrificados y después se colgaría en los muros del
templo. Un ejemplo es la Tableta del Patesi Ur-nina, de la ciudad de Lagash, que hoy
se encuentra en el Museo del Louvre de Paris.

Otro ejemplo de escultura son las “Estelas”, son placas rectangulares,


redondeadas en su parte superior, en donde se representaban asuntos históricos, como
hechos bélicos, que eran importantes para la ciudad, como la “Estela de los Buitres”,
que también se conserva en el Louvre, donde se narra la batalla en la que el rey de
Lagash con sus tropas vence al rey de Umma con las suyas.

Un tercer tipo de esculturas lo forman las pequeñas figuras llamadas “Exvotos”.


En estos exvotos aparece siempre un personaje, de pie o sentado, con los brazos
cruzados sobre el pecho y la mirada hacia el frente. A veces aparece en la parte de atrás
una pequeña oración que nos indica su finalidad: dar las gracias por algo concedido por
el dios o bien una petición al mismo. También en el Museo del Louvre se encuentra,
como ejemplo de estos exvotos, el del intendente Ebih-il.

Las artes suntuarias

Se denomina así a los ejemplos de obras artísticas realizadas con materiales


preciosos o semipreciosos (oro, plata, marfil, lapislázuli, etc.) y es aquí donde los
sumerios han realizado tal vez sus obras más sorprendentes. La obra más conocida es el
llamado Estandarte de Ur y está realizada con figuras recortadas en nácar y concha y
pegadas sobre un fondo de lapislázuli. Se supone que pudo ser la insignia de la ciudad

7
Prueba de acceso para mayores de 25 años
Historia e Historia del Arte. Juan Luis Villalobos Cañete
de Ur, pero también podría ser una pieza de mobiliario o la caja de algún tipo de
instrumento. Se realizó en el tercer milenio a.C. y representa, por una cara, la paz –el
rey de Ur con su familia en una fiesta con músicos y servidores- y, por otra, la guerra –
el rey con el ejército de carros y el juicio de los prisioneros-. Se conserva en el Museo
Británico de Londres.

2. El Imperio Acadio

La situación de Mesopotamia ,en el 2340 a..C, es de un continuo enfrentamiento


bélico entre las ciudades- estado sumerias y un levantamiento de los sacerdotes contra el
rey de la ciudad de Uruk, llamado Lugalzagesi. Esta situación es aprovechada por otro
grupo humano, de gran potencial guerrero, que al mando de Sargón, vence al rey de
Uruk y funda la ciudad de Akad, de donde proviene la denominación de “acadio”.

Los acadios imponen su poder por su dominio militar y unen en un solo


territorio a las anteriores ciudades-estado sumerias, creando un imperio. El nieto de
Sargón, aramsín (2196-2160 a.C.), se denominó “rey de las cuatro regiones del

mundo y dios de Akad”, simbolizando este carácter teocrático del poder político. Estas
ciudades muy pronto se comienzan a rebelar contra el sometimiento militar, lo que,
unido a las guerras exteriores y a la ayuda extranjera, hacen que termine este dominio y
que se destruya la capital imperial de Akad.

El arte acadio

El carácter militar de este pueblo va a reflejarse en sus manifestaciones artísticas, si bien


características o normas de los sumerios.

En arquitectura siguen los tipos creados por los sumerios, con muros gruesos de
adobes y altas terrazas. En escultura tenemos un ejemplo muy representativo en la
Estela de aran-sin, que se conserva en el Museo del Louvre. En ella se representa al
rey subiendo hacia una montaña en actitud de triunfo, seguido por sus soldados,
mientras los vencidos caen muertos, heridos o suplicantes. La montaña es coronada por
dos astros, tal vez signo de triunfo o protección de la divinidad solar.

3. La época eosumeria.

Después de la derrota de los acadios, la ciudad de Ur domina y unifica todo el


territorio y consigue un periodo de paz, prosperidad económica y vuelta a la cultura
sumeria, entre las que sobresalen las ciudades de Lagash, Uruk y Ur. En Lagash,
durante los años 2144 a 2124 a.C., reina Gudea quien consigue reconstruir los templos
destruidos y del que se conservan más de treinta esculturas, apareciendo como un rey
piadoso.

8
Prueba de acceso para mayores de 25 años
Historia e Historia del Arte. Juan Luis Villalobos Cañete
Al final de este periodo, entre los siglos XX y XIX antes de Cristo, las luchas
entre los distintos reyes de la zona y la amenaza constante de pueblos exteriores hacen
que se divida todo el territorio en dos partes: el norte, donde se desarrollará el llamado
Imperio Asirio y el sur, donde la ciudad de Babilonia ejercerá un dominio absoluto.

El arte de la época eosumeria

La arquitectura

Es muy importante la creación en estos momentos de un prototipo que tendrá


gran éxito en la posterior arquitectura de Mesopotamia: el Zigurat. Es un templo
construido en altura, a base de rampas y escalinatas, que llega a tener hasta siete plantas
de altura, que va disminuyendo de superficie en altura y que se remata con un pequeño
templete que sirve de observatorio, en el que los sacerdotes observaban los astros. En el
piso inferior existía una capilla donde oficiaba el sacerdote. Los fieles subían en
procesión por las rampas y escalinatas El material que se emplea para su construcción es
el adobe, revestido de ladrillo vidriado para protegerlo. La función simbólica es también
muy importante en este edificio, puesto que su forma significa que los dioses podrían

utilizarlo para bajar desde el cielo a la tierra por sus rampas y escaleras, estableciéndose
por tanto una comunicación espiritual entre dioses y seres humanos.

La escultura

La mejor representación la suponen las más de treinta esculturas conservadas del rey
Gudea de Lagash. Están realizadas en piedra brillante de color azul o negra, diorita o
dolerita. Aparece Gudea, de pie o sedente –sentado-, vestido con una túnica que deja al
aire el hombro y el brazo derecho. Las manos siempre aparecen en actitud de oración y
a veces en la túnica aparece una inscripción con plegarias a los dioses. Dos de los
mejores ejemplos de estas esculturas se conservan en el Museo del Louvre.

4. El Imperio Asirio

Los asirios eran un grupo nómada que se extendía por una región al norte de
Mesopotamia, Asiria, dedicado al comercio, y que había fundado enclaves comerciales
en algunos puntos de la actual Turquía. Aprovechando las luchas internas consiguió
introducirse en el norte del territorio de los sumerios.

La potencia militar de los asirios les permitió, no sólo adueñarse de esta zona,
sino que intentarán extenderse para formar un imperio. Así intentarán conquistar Egipto
y conseguirán, durante algún periodo de tiempo, ser reyes de Babilonia. Son notables
los reyes Sargón I, aran-Sin (con el mismo nombre, pero distintos en el tiempo de los
reyes acadios), Salmanasar, Assur-nasirpal o Assurbanipal . Sin embargo, su historia
está llena de luchas internas e intrigas por conseguir el poder que acabarán, ayudadas

9
Prueba de acceso para mayores de 25 años
Historia e Historia del Arte. Juan Luis Villalobos Cañete
por pueblos exteriores como los medos, con este imperio. Así, en el siglo VII a.C.,
Ciaxares, rey de los medos, saquea la capital del imperio, Assur, y sus habitantes son
asesinados o deportados.

Características del imperio asirio:

La monarquía

El rey se considera el representante del dios Assur, controlando toda la organización


del Estado asirio. Para ello nombra una corte de funcionarios, como el Gran visir de
Assur, supremo juez; el General del ejército; el Gran Intendente; el Heraldo de palacio o
el Copero Mayor. Tras estos altos funcionarios había funcionarios intermedios, como
los gobernadores de provincias. Esta cantidad y diversidad de cargos, junto a las
disensiones en las familias de los reyes, fueron las que dieron lugar a las intrigas para
conseguir el poder que acabarían debilitando el poder central.

El rey era tratado más como un dios que como un ser humano. Estaba
continuamente protegido por servidores y militares y, ante él, los súbditos debían
inclinarse y besar el suelo. Todos los súbditos, desde los más altos generales a los

esclavos, dependían jurídica y religiosamente del rey y se unían a él mediante un


juramento por el que se declaraban, ante los dioses, servidores del rey.

La administración del imperio asirio:

Los asirios fueron expertos guerreros y comerciantes. El dominio militar les


permitió extender sus posesiones que dominaba el rey desde la capital, Assur. Algunos
de estos terrenos conquistados eran administrados por los antiguos reyes locales, a los
que se les permitía seguir reinando a cambio de pagar una cantidad de bienes al rey
asirio, en concepto de vasallaje. En caso de que no pagasen o de que se sublevasen, los
reinos pasaban a depender directamente del rey asirio como una provincia, deponiendo
como castigo al rey local responsable del impago o del levantamiento. La otra forma de
administrar el reino fue la de dividir el reino en provincias (llegaron a ser 117), a las que
se enviaba un gobernador que mandaba en ellas en nombre del rey de Assur. Estos
gobernadores debían recaudar los impuestos, que los súbditos de las provincias debían
pagar al rey y a los templos; debían mantener las fortificaciones de defensa militar y los
caminos, para que el ejército pudiese marchar por ellos.

La sociedad asiria:

Se dividían en dos grandes grupos de seres humanos: los libres o “awilu” y la


población esclava o “ardani”.

Dentro de los “awilu” había grandes terratenientes (poseedores de grandes de


tierras que el rey les había regalado por colaborar con él en el ejército o en la
administración), comerciantes, artesanos (que se unían en corporaciones) y sobre todo
campesinos libres que trabajaban la tierra. Los más pobres de estos grupos de hombres
libres se veían a veces en la necesidad de vender a sus familiares, a solicitar préstamos o
a escoger los peores trabajos para poder sobrevivir.

10
Prueba de acceso para mayores de 25 años
Historia e Historia del Arte. Juan Luis Villalobos Cañete

Los esclavos, “ardani”, eran un grupo numeroso. Su condición de esclavos


estaba causada por la venta por un familiar y ,sobre todo, por ser capturados en las
guerras. Se sabe que los esclavos eran considerados como mercancías, sujetos a la
compra-venta.

Las constantes campañas militares de los asirios dieron lugar a una “ideologización
de la guerra”; es decir, consideraban que la guerra era una lucha del bien (dios Assur)
contra el mal (los enemigos). Esto hizo que contaran con un ejército permanente y que
fuesen la gran potencia militar del momento. El ejército se dividía en cuerpos y
unidades, destacando los de carros, caballería, arqueros e infantería.

La economía:

Los asirios cultivaron en sus tierras cereales, sésamo, vid y productos de la


huerta. Las grandes y medianas superficies fueron trabajadas con mano de obra libre
asalariada o con esclavos. Las pequeñas eran cultivadas por la propia familia
propietaria. La ganadería era fundamentalmente de asnos, vacas y ovejas y caballos.
Estos últimos eran muy importantes, sobre todo por su utilización en el ejército.

El comercio tuvo un gran desarrollo. Los productos con los que comerciaron fueron
metales (bronce, estaño, oro, plata o hierro), lana, lino, cereales y productos de lujo,
como perfumes o piedras semipreciosas, como el lapislázuli.

La religión:

Los dioses, presididos por el dios Assur, eran representados con formas
humanas (antropomorfas). En las distintas ciudades se elevaban templos al dios Assur y
a su esposa, la diosa Isthar, así como a Enlil, dios de las tierras; inurta, dios del rayo
y la tormenta o Sin, el dios luna.

Los cultos eran regulados por los reyes, quienes eran considerados como
representantes del dios superior, Assur, e incluso se titularon como “hijos de los
dioses”. Los templos eran vigilados por sacerdotes o sacerdotisas quienes organizaban
el culto, cuidaban de las estatuas de los dioses o diosas (las lavaban, vestían e incluso
ofrecían alimentos) y controlaban las plegarias, los sacrificios de animales y las grandes
fiestas.

El arte:

Este pueblo conquistador, que será sometido a los babilonios, de los que se
independizarán después, mantiene un carácter guerrero que impregnará sus formas y
manifestaciones artísticas

11
Prueba de acceso para mayores de 25 años
Historia e Historia del Arte. Juan Luis Villalobos Cañete

La arquitectura

La arquitectura tendrá una expresión muy importante en la ciudad de


Khorsabad, levantada por Sargón el Grande. Tenía tres partes: el palacio, la ciudadela
y la ciudad y todo el complejo estaba construido en arcilla sin cocer. El palacio se
elevaba sobre un podio y se articulaba en torno a tres grandes patios, que daban paso a
la parte pública –salón del trono, salón de fiestas, sala de recepciones, etc.-, a la parte
privada –salas privadas para el rey y su familia- y a la parte religiosa –templos y gran
zigurat. Una gran muralla encerraba a la ciudadela, lugar reservado al ejército –
cuarteles, cuadras, etc.-y a las dependencias administrativas. Por fin, la ciudad aparecía
también amurallada. Esta estructura de la ciudad aparecía escalonada en el espacio, de
tal manera que en el lugar más alto estaba el palacio, luego la ciudadela y luego la
ciudad. Así, se ponía de manifiesto la importancia política y social de cada grupo.

Los reyes Senaquerib y Assurbanipal construyeron en ínive otra gran ciudad,


enclavada entre trigales y huertas y adornada con jardines, que se convirtió en otro
ejemplo de la gran complejidad constructiva de los asirios

La escultura:

Las obras conservadas más importantes de la escultura asiria provienen de la


decoración de los grandes palacios . Las de Khorsabad se encuentran en el Museo del
Louvre y son piezas de más de tres metros de altura que decorarían los zócalos de los

palacios de esta ciudad. Los temas son: ceremonias de la corte real, escenas de caza o
toros alados con cabezas humanas, que estarían dando paso al salón del trono.

Los del palacio de Nínive se conservan en el Museo Británico de Londres y


representan escenas de cacería de leones. Aparece en las escenas el rey dando muerte a
los leones - a pie, a caballo y en carro-, protegido por los guardias de palacio. El más
famoso de estos relieves es el conocido como “la leona herida”, debido al realismo
dramático con el que se representa la leona, atravesada por las flechas y arrastrando las
patas traseras.

5. El imperio babilónico

Hacia el año 2200 a.C., aprovechando las derrotas de los sumerios y la


descomposición del reino de Ur, unos grupos nómadas, que procedían de zonas
desérticas, dominaron, a veces de forma pacífica y otras de forma violenta, las ciudades
del sur de Mesopotamia (Isin, Larsa y Babilonia, entre otras) y se instalaron en ellas
tomando el poder. En estas ciudades sus reyes fueron adquiriendo el carácter de dioses y
fueron asumiendo y adoptando las características de los sumerios.

A principios del siglo XIX a.C., una dinastía se instaló en Babilonia y


conseguirá que durante tres siglos esta ciudad se convierta en el centro político y
cultural. La figura más destacada fue el rey Hammurabi (1792-1750 a.C.). Fue

12
Prueba de acceso para mayores de 25 años
Historia e Historia del Arte. Juan Luis Villalobos Cañete
nombrado rey cuando tenía entre 25 y 30 años de edad y, una vez en el poder, se dedicó
a dominar, militarmente o a través de pactos, toda Mesopotamia. Se denominó por ello
“Rey de Sumer y Akkad” y “Rey de las cuatro regiones”, para simbolizar su
dominio de todo el territorio, que llegaba desde el Mediterráneo al Golfo Pérsico. En
todo este territorio impuso un idioma oficial, una religión (la del dios Marduk), una
burocracia centralizada (funcionarios que administraron y gobernaron en nombre del
rey) y la redacción e imposición de un conjunto de leyes (código) por el que pasará a ser
famoso en la Historia: el Código de Hammurabi.
Entre los siglos XVI al XII a.C. se produce una pérdida de poder de los reyes
babilónicos y unas invasiones de otros grupos exteriores (hititas y cassitas) que
terminarán con la destrucción de las ciudades y la cautividad de sus reyes. En el siglo
XII a.C. hay un nuevo resurgir con el rey abucodonosor, pero en el siglo VI el
imperio babilónico es conquistado por Ciro II, rey de Persia.

Características del Imperio babilónico:

La política:

En un periodo inicial siguieron las ciudades-Estado gobernados por reyes


locales, hasta que Hammurabi unificó todo el territorio. Este imperio fue dividido para
ser administrado en distritos o provincias, con gobernadores al frente que mandaban en
nombre del rey. Siguiendo el esquema político de la Antigüedad, el rey era el
representante del dios, Marduk, y se denominó “Gran Rey”. Tenía en sus manos todos
los poderes: la justicia, la vigilancia de los canales de riego (fundamentales en estas
economías de base agraria) y la administración de sus propiedades, teniendo en cuenta
que casi todo el país era propiedad del rey. Esta acaparamiento de funciones crea la
necesidad de que el rey nombre a los jefes militares y a altos funcionarios, a los que
recompensa con bienes o tierras.

La sociedad

Gracias a la recopilación de leyes efectuadas por los reyes, sobre todo el ya


citado Código de Hammurabi, sabemos que había tres clases de personas: awilium
(libres), mushkenum (inferiores) y wardum (esclavos). Los libres eran generalmente
poseedores de algún terreno. Los inferiores no poseían tierras, pero tenían bienes y
esclavos. Los esclavos podían pertenecer al Estado, a los templos o a particulares y
poseían un signo en el pelo que los distinguía.
Por el Código de Hammurabi conocemos también que existía en los matrimonios la
dote, que se podían divorciar, que los hombres podían tener otras mujeres fuera del
matrimonio (concubinas), pero que el adulterio de la mujer estaba muy castigado.

La economía

El palacio del rey y los templos controlaban todos los sectores económicos,
puesto que eran los grandes propietarios de tierra. En éstas se cultivaba cebada y trigo,
sésamo para hacer aceite y palmeras para obtener dátiles.

13
Prueba de acceso para mayores de 25 años
Historia e Historia del Arte. Juan Luis Villalobos Cañete
La artesanía de metales, joyas y tejidos fue muy valorada, así como el comercio.
Éste potenció la creación de fórmulas económicas muy desarrolladas, como la fianza o
la orden de pago.

El Derecho

Estuvo muy desarrollado en esta época y se conocen por las tablillas de arcilla o las
estelas de piedra dura donde se fijaban las leyes. Este derecho emana del rey, quien
ordena disposiciones relativas al matrimonio, alquileres, esclavos, impuestos, robos,
homicidios, etc. El Código de Hammurabi, estela en basalto que se conserva en el
Museo del Louvre de Paris, tiene 282 artículos y ordena sobre materias como
préstamos, negocios mercantiles, familia, aborto, adopción, daños corporales o
compraventa de esclavos.

La religión:

Aunque la religión era de carácter politeísta (se conocen casi 4000), están
regidos por Marduk, dios de Babilonia. Para él se crea el “Poema de la Creación”, en
el que aparece como un dios protector de los hombres. Se le atribuye el poder de curar y
establecer el destino de los seres humanos y se le daba culto en un gran templo en
Babilonia junto a la estatua de su mujer, la diosa Zapanitu.
Los babilonios asumieron los dioses sumerios, como la triada de Anu, Enlil y
Ea, y celebraban fiestas religiosas como las del Año Nuevo, en honor de Marduk, que
duraba doce días y en los que había diversos actos, entre ellos una gran procesión y un
banquete.

Ciencia y técnica:

Destaca el conocimiento matemático. Operaban con las cuatro reglas (suma,


resta, multiplicación y división), así como con cálculos con potencias, radicales y
ecuaciones de diferentes grados.

Los babilonios observaron y estudiaron el cielo, estableciendo conocimientos de


Astronomía. Fueron los sacerdotes los que se dedicaron a este estudio y, observando las
estrellas llegaron a conocer cinco continentes, en particular Venus, aunque no aplican
las matemáticas para estudiar los cuerpos celestes.

En cuanto a la aplicación de los descubrimientos científicos a la práctica, la


técnica, conocieron la fabricación del vidrio, la bóveda (cubiertas curvas en los
edificios) o la elaboración de productos químicos que sacan de minerales o vegetales.

El arte:

La arquitectura

La gran creación de este nuevo imperio será la construcción de Babilonia, sobre


todo las remodelaciones llevadas a cabo en el siglo VI a.C. por abucodonosor. La
ciudad tenía una planta de rectángulo irregular, estaba rodeada de un foso con agua y

14
Prueba de acceso para mayores de 25 años
Historia e Historia del Arte. Juan Luis Villalobos Cañete
dobles murallas y, en su interior, estaba dividida en dos partes separadas por un río: la
Ciudad Antigua y la Ciudad Nueva, comunicadas por un puente.

La Ciudad Antigua, atravesada por la Vía de las Procesiones, contenía el


Palacio Real y el Templo de Marduk y se comunicaba con el exterior a través de la
Puerta de Isthar. Esta Puerta de Isthar , conservada hoy el Pergamun Museum de
Berlín, tiene dos torres cuadrangulares con un arco de medio punto en el centro y mide
unos doce metros de altura. Está revestida de ladrillos vidriados con figuras de animales
sagrados. El Palacio Real estaba construido en torno a patios y en él se construyó una de
las obras más famosas de toda la Antigüedad, considerada en su día como una de las
maravillas: los Jardines Colgantes. Era la única construcción en piedra, no en arcilla, y a
través de terrazas escalonadas se plantaron árboles y flores exóticas que adornaban y
perfumaban esta parte de la Ciudad Antigua.

La Ciudad Nueva era de proporciones más pequeñas y, aunque contenía


templos, estaba formada por casas que constituían las viviendas de los habitantes de
Babilonia.

La escultura:

Las esculturas que se conservan de esta época proceden de la decoración del


Palacio Real y de otros edificios de esta ciudad de Babilonia. Aunque no fue realizado
aquí, sino en Anatolia, se destaca la enorme escultura en basalto conocida como el
“León de Babilonia”. En ella el león somete a una figura humana entre sus patas,
simbolizando el poder de la ciudad de Babilonia sobre sus enemigos.

EGIPTO

Introducción

La Historia del Egipto Antiguo ha sido y es una de las más apasionantes de la


Historia. Este atractivo se debe al gran desarrollo científico y cultural que obtuvieron los
egipcios antiguos y a los restos que nos han legado –pirámides, estatuas, sarcófagos,
etc.- y que aún siguen saliendo, gracias a la Arqueología.

A través del extenso periodo de tiempo en el que se extiende el Imperio de


Egipto en la Antigüedad hay una serie de características:

1. Tradicionalmente se ha dicho que Egipto es un “don del ilo”; es decir, la riqueza de


este país se debe a este largo, más de mil doscientos kilómetros de recorrido, y
caudaloso río. Debido al clima, las lluvias producen un desbordamiento del Nilo y son
estas aguas, que salen fuera del cauce las que inundan los campos y aportan la humedad
necesaria para que fructifiquen las plantas, tanto para la alimentación como para las
fibras vegetales con las que se realizan los textiles, como el lino. Por lo tanto, toda la
existencia del egipcio antiguo depende de este hecho benefactor. El Nilo además es el
vehículo de comunicación, humana y comercial de este país, a través de la navegación.

15
Prueba de acceso para mayores de 25 años
Historia e Historia del Arte. Juan Luis Villalobos Cañete
Egipto está rodeado de desiertos, de tal manera que sólo son cultivables, y por lo tanto
densamente habitables, las tierras que el río inunda. Así, el país adquiere un forma
alargada, cuyo eje es el Nilo, y tiene dos partes diferenciadas: el valle o parte sur,
denominada el Alto Egipto, y el delta, la zona en la que el río se abre para desembocar
en el Mediterráneo, o Bajo Egipto.

2. Desde fines del cuarto milenio antes de Cristo, se produce la unificación de los
territorios del Alto y del Bajo Egipto. Esto conlleva la estructura política de un fuerte
poder ejercido por el faraón quien, desde la capital, dirigirá la administración, el
ejército, los trabajos de canalización de agua o la justicia. Los faraones se suceden
siguiendo la línea familiar, de padres a hijos, formando así dinastías de faraones que
servirán para referenciar cronológicamente los periodos históricos de Egipto.

3. Toda la historia del antiguo Egipto está sujeta a un periodo en los que se suceden
periodos de estabilidad, donde el fuerte poder de los faraones domina a toda la
población, con periodos de inestabilidad producido por rebeliones internas e invasiones
de pueblos que, desde el exterior, aprovechan cualquier debilidad para introducirse en
Egipto y tomar el poder.

4. El arte egipcio será fundamentalmente religioso y funerario. Las tumbas de los


faraones y los templos se convertirán en los ejemplos más representativos y pondrán de
manifiesto el sentido espiritual y las creencias de los egipcios.

Las etapas históricas de Egipto en la Historia Antigua:

El larguísimo periodo histórico, de casi tres mil años, en los que se desarrolla el
Imperio egipcio se subdivide para su estudio en cinco fases:

1. El Imperio Antiguo (2700-2200 a.C.)


2. El primer periodo intermedio (2200-2052 a.C.)
3. El Imperio Medio (2052-1786 a.C.)
4. El segundo periodo intermedio (1786-1575)
5. El Imperio uevo (1575-1087)

A estas fases le sigue después la llamada época postimperial, hasta el siglo IV. a.C.,
en el que Egipto es conquistado por Alejandro Magno, y aún podrían ampliarse hasta la
última época, cuando es conquistados en el siglo I a.C. por Roma, tras la muerte de
Cleopatra.

1. El Imperio Antiguo (2700-2200 a. C.)

En el año 3100 a.C., aproximadamente, se produce un hecho fundamental: la


unificación del Alto y el Bajo Egipto, bajo el rey Menes, quien funda la primera
dinastía y establece la capital en Menfis. Sin embargo, la denominación de Imperio
Antiguo abarcará desde la dinastía III a la VI.

16
Prueba de acceso para mayores de 25 años
Historia e Historia del Arte. Juan Luis Villalobos Cañete
Las características de este periodo son las siguientes:

1. Se conforma la idea de que el faraón es un dios, propietario de todas las tierras de


Egipto, que cede o dona a sacerdotes, militares ,etc. Con este carácter sagrado, el faraón
aseguraba las periódicas inundaciones del Nilo, la riqueza del país, el orden y la paz.
El poder se apoyaba en un fuerte ejército, capaz de mantener el orden interno, el control
de las fronteras y la expansión en el exterior. El faraón dirige también incursiones
exteriores en busca de productos de lujo, como turquesas, en la península de Sinaí,
marfil e incienso, en Somalia, o cedros, en el Líbano.

2. El país es dividido, para su administración, en unidades territoriales llamadas


“nomos”. Los “nomarcas” eran los gobernadores que, nombrados por el faraón,
dirigían la vida pública en estas provincias.

3. En este imperio antiguo se establece una corte que sirve al faraón. Está encabezada
por el visir, encargado de llevar los asuntos del Estado en nombre del faraón. Además la
necesidad de representar al dios, hace que el faraón dirija a los sacerdotes y dote a los
templos de tierras para que éstos puedan vivir. Con el tiempo estos sacerdotes se harán
poderosos, influenciando en los fieles.

4. Las grandes tumbas construidas en esta época reflejan el enorme poder de los
faraones en este periodo. Las más destacadas son la pirámide escalonada de
Zoser,

construida por Imhotep, en la III dinastía y sobre todo las grandes pirámides de
Keops, Kefrén y Micerinos.

2. El primer periodo intermedio (2200-2052 a.C.)

Viene caracterizado por la pérdida del poder central. Las causas son varias, entre
ellas las luchas dentro de la familia real por obtener el poder y la originada por los
nomarcas. Los nomarcas, gobernadores provinciales, van paulatinamente haciéndose
fuertes, consiguen que su puesto sea hereditario y se enfrentan entre sí. Como
consecuencia, el país queda dividido en dos: un Estado al norte, con capital en
Heracleópolis y otro al sur, con capital en Tebas

3. El Imperio Medio (2052-1768 a.C.)

Los reyes de Tebas luchan por conseguir controlar todo el territorio de Egipto,
hasta que Mentuhotep II consigue la reunificación de todos los territorios. Esta
recuperación del poder central conlleva la supresión de los nomarcas, la fortificación de
ciertas fronteras para evitar invasiones externas, la protección del comercio para
aumentar la riqueza del Estado y permite a los faraones extender sus dominios hasta
otras zonas, como el sur de Nubia, rica en minas de oro.

17
Prueba de acceso para mayores de 25 años
Historia e Historia del Arte. Juan Luis Villalobos Cañete
Pero este periodo termina también con la fragmentación del poder central,
debido al creciente poder de los nobles y a las invasiones extranjeras

4. El segundo periodo intermedio (1786-1575 a.C.)

Se produce por la irrupción de un nuevo grupo, los hicsos, que poseían mejores
técnicas militares, como el carro de guerra tirado por caballos y con arqueros. Dominan
el norte de Egipto, aprovechando la pérdida del poder central y fijan su capital en
Avaris, en el delta.

5. El Imperio uevo (1575-1087 a.C.)

El faraón Amosis consigue expulsar a los hicsos y fundar el Imperio Nuevo, con
capital de nuevo en la ciudad de Tebas. Durante toda esta época, Egipto consigue
ampliar sus fronteras, llegando hasta zonas de Asia o norte de África (Fenicia).

En esta época, durante la dinastía XVIII, se erigen, gracias de nuevo al enorme


poder de los faraones, obras de un gran colosalismo, como el templo de Amon en la
ciudad de Karnak. Entre los reyes más conocidos de este periodo podríamos señalar a:

-La reina Hatsepsut, en cuyo reinado se produjo un periodo de paz, se mandan


expediciones militares y se construye el gran templo que lleva su nombre en Der el
Bahari.

-El faraón Amenofis IV. Él realiza una reforma religiosa y administrativa en Egipto. Se
basa en la adopción de una religión monoteísta (un solo dios) y la eliminación del
politeísmo. Este único dios es Atón, el dios del sol, que se venera mediante la adoración
del disco solar. Este cambio le llevó a cambiar su nombre y denominarse Akhenaton, el
amado de Atón, a fundar una nueva ciudad, en la actual Tell-el-Amarna, e incluso a
cambiar el sistema de representaciones en la escultura o la pintura.
Su mujer fue la reina efertiti, cuyas representaciones en escultura reflejan el mundo
espiritual y refinado del cambio efectuado por Akhenaton.

- Uno de los sucesores de Akhenaton será Tutankamon, quien, presionado por los
poderosos sacerdotes de Amón, restablece el culto religioso anterior y pasa a
denominarse como los antiguo faraones, que llevan en su nombre alusiones al dios
Amon.

En la dinastía XIX:

-Ramsés II. Representa el poder militar de esta nueva familia de faraones, los
ramésidas. Ramsés II, para efectuar una muestra de su poder realiza grandes
construcciones, entre las que sobresalen el templo de Abu Simbel, la reconstrucción de
la ciudad de Tebas y la edificación en esta ciudad del templo de Amon.

La Historia de Egipto, durante el primer milenio antes de Cristo, va a


evolucionar hacia una progresiva desintegración, en parte debida al enorme poder de los
sacerdotes de Amón. Terminará su predominio político con la conquista del territorio de

18
Prueba de acceso para mayores de 25 años
Historia e Historia del Arte. Juan Luis Villalobos Cañete
Egipto por otros pueblos: los asirios, con Asurbanipal en el siglo VII a.C.; los griegos,
con Alejandro Magno, en el siglo IV a.C. y los romanos en el siglo I a.C.

Características más importantes del Egipto en la Antigüedad:

La religión:

Los egipcios eran politeístas y la religión estaba presente en todos los aspectos
fundamentales de su vida. No sólo consideraban al faraón como un dios en la tierra, sino
que explicaban los acontecimientos naturales y la justificación de la existencia y el
destino a través de la religión, lo que explicará el enorme poder que llegaron a tener sus
sacerdotes.

Los dioses eran representados con forma humana o con forma de animales y
existía una serie de dioses mayores. Así, Ptah era considerado el creador del mundo;
Horus, representado a veces como un halcón, era el dios del cielo; Ra era el sol y a la
vez una representación de las fuerzas humanas.

Otro de los caracteres de la religión egipcia es la interpretación de la naturaleza


y sus diferentes ciclos –cielo, tierra, invierno, primavera, etc.- que forman un complejo
mundo cuyas fuerzas sobrenaturales marcará el destino de los seres humanos. Tal vez el

mito egipcio que mejor ejemplifica esta idea sea el mito de Osiris. Osiris, dios que
aglutina el carácter fecundo de la agricultura y la fertilidad, fue asesinado por su
hermano Seth, quien parece representar el desierto, y su cadáver fue arrojado al Nilo.
Isis, la mujer de Osiris, lo recuperó y lo resucitó, naciendo un hijo de esta relación,
Horus, quien vengó a su padre y se convirtió en rey de Egipto. Osiris fue enviado al
mundo de los muertos.
Muy importante para la comprensión de la mentalidad y del arte egipcio es la
creencia en la vida después de la muerte. Los egipcios creían que el ser humano estaba
compuesto de tres partes. El cuerpo o parte material; el alma, elemento que le permite
moverse y sentir y el espíritu, por el que los dioses hacían al ser humano inteligente e
inmortal. Cuando sobrevenía la muerte, el cuerpo se convertía en materia inerte, el alma
salía de él y permanecía errante y el espíritu era juzgado por Osiris. Este juicio era
presidido por Osiris y asistían el dios Thot, el notario de los dioses que iba describiendo
las obras del muerto y Amit, dios con forma de hipopótamo que esperaba que el espíritu
fuese condenado para devorarlo. Las obras eran pesadas en una balanza, vigilada por
Horus, con cabeza de halcón y Anubis, con cabeza de chacal. Si el resultado de este
juicio era favorable, el espíritu volvía a la tierra, buscaba al alma, se introducían en el
cuerpo y el difunto resucitaba, subiendo al cielo en una barca.

Este sistema de creencia en una vida inmortal hacía surgir una serie de
necesidades que había que solucionar. En primer lugar se necesitaba que el cuerpo no se
pudriese y pudiese acoger al alma hasta la llegada del espíritu. Para ello crearon un
perfecto sistema de embalsamamiento que ha permitido que los cuerpos momificados
lleguen hasta hoy día. Además necesitaban de un espacio, adecuado a la importancia del
difunto, donde alma y cuerpo esperasen al espíritu, con todas las provisiones para el
viaje final, especialmente la barca. Las tumbas, por lo tanto, serán unas viviendas, o
enormes palacios en el caso del faraón, donde los difuntos esperan la resurrección como
si estuviesen en la vida terrenal.

19
Prueba de acceso para mayores de 25 años
Historia e Historia del Arte. Juan Luis Villalobos Cañete

La escritura

Los egipcios poseían varios tipos de escritura, dependiendo del carácter del
contenido de la misma. Estos tipos son la escritura hierática, demótica y jeroglífica.
Sin lugar a dudas está última es la más representativa por ser usada para contenidos
solemnes, como plegarias a los dioses o inscripciones en las tumbas. La escritura
jeroglífica es usual en los llamados Libros de los Muertos, que son unos rollos de
papiro –material vegetal que servía de soporte en el Antiguo Egipto- que se introducían
con los cuerpos momificados, para indicarles las instrucciones que debían seguir hasta
la resurrección.

BIBLIOGRAFÍA BÁSICA

- Colección Historia Universa. Edt. Siglo XXI, en particular:


Bottero, Cassin y Vercoutter: Los imperios del Antiguo Oriente (3 vol.)

- Colección de Cuadernos de Historia 16, en particular:


Blanco, Elvira y Presedo: “Faraones y pirámides”
Abad, Ibáñez y Rodríguez: “Los asirios”

-Colección Las claves del Arte. Ed. Planeta, en particular:


Perelló, A. Mª: “Las claves de la arquitectura”
Olaguer-Feliu, F. de: “Historia del Arte del Próximo Oriente”

-Colección Historia del Arte de Historia 16, en particular:


Lara Peinado: “El Arte de Mesopotamia”
Blanco Freijeiro: “El Arte Egipcio”

20