Está en la página 1de 5

TEMA 3: Principios Supremos de la lógica jurídica

Sumario:

1. Principio de identidad

2. Principio de contradicción

3. Principio de tercer excluido

4. Principio de razón suficiente

5. Principios ontológicos y principios lógicos

6. Principios Ontológico-jurídicos y principios lógico-jurídicos

Desarrollo:

Un principio es una ley o regla que se cumple o debe seguirse con cierto propósito, como
consecuencia necesaria de algo o con el fin de lograr cierto propósito. Las leyes naturales son
ejemplos de principios físicos, en matemáticas, lingüística, algorítmico y otros campos también
existen principios necesarios o que se cumplen sin más o que deberían cumplirse si se pretende
tener cierto estado de hechos.

Otra manera de concebir los principios inherentes a un sistema o una disciplina es como un reflejo
de las características esenciales de un sistema, que los usuarios o investigadores asumen, y sin los
cual no es posible trabajar, comprender o usar dicho sistema.

Etimológicamente principio deriva del latín principium 'comienzo, primera parte, parte principal' a
su vez derivado de prim- 'primero, en primer lugar' y cap(i)- 'tomar, coger, agarrar', por lo que
literalmente principium es 'lo que se toma en primer lugar'. Se le puede llamar principio a los valores
morales de una persona o grupo

Los principios de las ciencias son una serie de juicios en las que las ciencias se apoyan, sin ellos sería
imposible construir ciencia alguna. Son el punto de partida del pensamiento y no necesitan ser
demostrados. Significa: comienzo, punto de partida, origen, causa o fundamento.

Los primeros principios son afirmaciones de validez universal y hacen posible el pensamiento.

Se dividen en: principio de identidad, principio de contradicción, principio de tercer excluido y


principio de razón suficiente.

1. Principio de Identidad:

En el orden ontológico (ser): "cada cosa u objeto es idéntico a sí mismo". Se simboliza habitualmente
con la formula A es igual a

En el orden lógico (estructura): "en todo juicio verdadero, el concepto sujeto es idéntico al concepto
predicado"
Sujeto es el ser persona-animal o cosa- mientras que Predicado es el verbo y los complementos.
Ejemplo: Marco subió la montaña.

La identidad lógica del sujeto y predicado puede ser total o parcial. Es total, cuando el concepto
predicado contiene todas las notas del concepto sujeto, ambos conceptos tienen la misma
extensión. La identidad es parcial cuando en el concepto predicado hay menos notas que en el
concepto sujeto, el concepto predicado es más extenso que el concepto sujeto.

Proviene en consecuencia de forma indudable, necesaria, y evidente de la característica de


identidad del ser, ¿por qué? El ser es el ser, y quien negare esta afirmación estaría en contra de lo
expuesto anteriormente, pero decir "lo que es, es lo que es" pareciera como un juicio meramente
analítico, (A = A) pero si nos damos cuenta, en toda oración hay una relación directa, entre el
predicado, y el sujeto, así decir: la tierra es redonda, corresponde a una relación directa, entre el
sujeto, y el predicado, llevando esto a la oración "el ser es el ser" nos damos cuenta del principio de
identidad que posee el ser.

La comprensión del Principio de identidad ONTOLÓGICO es clave para la comprensión del principio
de identidad lógico jurídico:

Significa que un concepto idea u objeto son siempre idénticos a si mismos. Su característica o
naturaleza ( sustancia ) no varía en el tiempo.

Plantea la equivalencia que puede existir entre un concepto y sus elementos constitutivos:

(hombre = animal y racional).

Deriva su verdad y validez objetiva de la estructura ontológica de los objetos (ser iguales a si mismos
).

Identidad del imperativo: Todo mandato en que lo mandado es exactamente idéntico a lo que se
esta realizando, es necesariamente obedecido.

Identidad de lo lógico jurídico: La norma que permite lo que no está jurídicamente prohibido o
prohíbe lo que no está jurídicamente permitido es necesariamente válida.

2. Principio de Contradicción:

En el orden ontológico: "una cosa no puede ser y no ser al mismo tiempo". Pero sí una cosa puede
ser y no ser en tiempos distintos Ej.: Ayer granizó – Anteayer no granizó. Otro ejemplo: No es posible
que en un mismo instante llueva y no llueva (en el mismo lugar).

En el orden lógico dos juicios contradictorios no pueden ser a un mismo tiempo verdaderos.

En el orden ontologico lógico el principio se expresa como contradicción del imperativo: El mandato
sería contradictorio si al mismo tiempo manda hacer y no hacer algo por lo tanto no pueden ser
obedecidos ni válidos.
En el orden de lo lógico jurídico el principio se expresa en que: Dos normas se oponen
contradictoriamente cuando teniendo ámbitos iguales de validez material, espacial y temporal, una
permite y la otra prohíbe a los mismos sujetos la misma conducta.

3. Principio de Tercero Excluido:

En el orden ontológico: "una cosa es o no es: entre ser o no ser no hay término medio" Ej.: esta
mesa es rectangular o no lo es. No hay lugar a una tercera posibilidad.

Dos juicios contradictorios no pueden a un mismo tiempo falsos. Uno de los dos debe ser verdadero
y el otro falso. Se excluye un tercer juicio verdadero entre 2 juicios contradictorios falsos.

Para que tenga vigencia el juicio es necesario que la contradicción sea efectiva; no una mera
oposición. Es necesario que un juicio niegue lo que el otro afirma. Debe haber afirmación y negación
simultanea acerca de lo mismo.

El principio del tercero excluido o principium tertium exclusum es un principio de la lógica tradicional
formulado canónicamente por Leibniz como: o A es B o A no es B. Ahora lo leemos del siguiente
modo: o bien P es verdadera, o bien su negación ¬P lo es. Entre dos proposiciones que juntas forman
una contradicción no hay una tercera posibilidad, la tercera está excluida.

También se conoce como "tertium non datur" ('Una tercera (cosa) no se da'). Clásicamente se
considera que es uno de los principios o leyes fundamentales del pensamiento (junto con el principio
de identidad, de no contradicción y de razón suficiente).

Principio de Tercero excluido en lo ontológico lógico:

Dos mandatos contradictorios no pueden ser ambos desobedecidos. Uno de los dos debe ser
obedecido no existe un tercer mandato.

Principio de Tercero excluido de lo lógico jurídico:

Dos normas de derecho contradictorias no pueden ser al mismo tiempo inválidas o inaplicables, una
de las dos debe ser válida. Se excluye la posibilidad de una tercera norma válida en medio de dos
inválidas.

4. Principio de Razón Suficiente:

En el orden ontológico: "todas las cosas tienen su razón de ser". Este principio fue introducido por
Leibniz. La razón de ser de una cosa es su propia motivación, el porque de su existencia. Se llama
también principio de "Causalidad", suele enunciarse de varios modos: todo lo que deviene debe su
devenir de otro.

Todo tiene su razón de ser.

En el orden lógico: "todo juicio verdadero es tal por alguna razón". Todo juicio tiene la pretensión
de ser verdadero; aquello que le permite verificar su veracidad es la razón suficiente. La razón por
la cual un juicio es verdadero puede hallarse en:

o el mismo juicio,

o en otros juicios o
o en alguna experiencia sensible

• en el orden lógico: dos juicios contradictorios no pueden ser falsos al mismo tiempo y bajo
el mismo aspecto: uno de los dos es el verdadero, y no cabe un tercer juicio intermedio que
contenga la verdad

• en el orden lógico: "Dos juicios contradictorios no pueden ser verdaderos al mismo tiempo
y bajo el mismo aspecto". Son juicios contradictorios aquellos que mientras uno afirma, el otro niega
exactamente la misma cosa

Esta se basa en la verdad o inteligibilidad del ser. El ser es idéntico e inteligible, en virtud de que es.
(La inteligibilidad es la identidad del ser, con la inteligencia) Aquello en virtud de lo cual el ser es
inteligible, es llamado la razón o fundamento del ser, tenemos el principio ontológico: ‘’Todo ser
tiene razón suficiente’’, sin esta razón suficiente, se perdería su identidad consigo mismo, se volvería
no-ser o sea, nada. Si un ser careciera de razón suficiente, de explicación, no sería inteligible, se
concebiría como un no ser, como un absurdo, como la no-realidad.

Principio de razón suficiente lógico:

Hay razón suficiente para que un juicio sea verdadero si el objeto al cual se refiere posee una
identidad propia y sin determinaciones contradictorias.

Principio de razón suficiente ontológico logíco:

La razón de ser suficiente de cualquier imperativo jurídico y de todo el derecho es la conducta


humana, cuya regulación de acuerdo a cierto valor y fines es el objetivo del orden jurídico y también
su principio.

Principio de razón suficiente lo lógico jurídico:

Es un principio lógico y ontológico: logico porque la razón suficiente de las normas de derecho reside
en la norma primaria, cual es nuestro orden jurídico la constitución política.

5. Principios ontológicos y principios lógicos

Principios ontológicos

Aquello en virtud de lo cual el ser es inteligible, es llamado la razón o fundamento de ser, tenemos
el principio ontológico: ‘’Todo ser tiene razón suficiente’’, sin esta razón suficiente, se perdería su
identidad consigo mismo, se volvería no-ser ósea nada. Si un ser careciera de razón suficiente, de
explicación, no seria inteligible, se concebiría como un no ser, como un absurdo, como la no-realidad

Principios lógicos
Los “principios lógicos” constituyen las verdades primeras, “evidentes” por sí mismas, a partir de las
cuales se construye todo el edificio formal del pensamiento, según la Lógica tradicional. Dentro de
una consideración más moderna de la Lógica Formal, los principios lógicos serán los preceptos o
reglas “operantes” que rigen toda forma correcta de pensamiento

6. Principios Ontológico-jurídicos y principios lógico-jurídicos

Es el resultado de la aplicación de lo jurídico de los principios ontológicos y la aplicación de lo jurídico


a los principios lógicos. García Máynez nos presenta el cuadro de los cuatro tipos de principios
indicados como puntos 5 y 6 de nuestro texto. Se recomienda revisar el CUADRO SINÓPTICO de G.
Máynez