Está en la página 1de 3

La sustentabilidad es de gran importancia ya que es la total administración eficiente y

racional de todos los recursos, de manera que sea posible mejorar el bienestar de la
sociedad actual sin comprometer la calidad de vida de las generaciones futuras. Uno
de los principales retos que enfrenta México en materia de desarrollo sustentable es
incluir al medio ambiente como uno de los elementos de la competitividad y el
desarrollo económico y social. El vínculo que existe entre el desarrollo sustentable, la
protección al medio ambiente y el comercio internacional es muy estrecho. La
preservación de la ecología y los avances científicos se han convertido en algunas de
las prioridades de los miembros de la comunidad internacional.

Entre los factores clave del desarrollo sustentable, se encuentra el crecimiento


poblacional, la demanda energética, el cambio climático, la escasez de recursos y del
agua, y el manejo de residuos.

El desarrollo sustentable se remota a los años 50, cuando germinan preocupaciones


en torno a los daños al medio ambiente causados por la segunda guerra mundial. Sin
embargo, es hasta 1987 cuando la Comisión Mundial del Medio Ambiente y del
Desarrollo (CMMAD) de las Naciones Unidas, presidida por la Dra. Gro Harlem
Brundtland, presenta el informe “nuestro futuro común”, conocido también como
“informe Brundtland”, en el que se difunde y acuña la definición mas conocida sobre el
desarrollo sustentable.

El concepto desarrollo sustentable es el resultado de una acción concentrada de las


naciones para impulsar un modelo de desarrollo económico mundial compatible con
la conservación del medio ambiente y con la equidad social.

La situación de la contaminación del medio ambiente en la que se encuentra


el planeta ha hecho que un número considerable de países tomen conciencia
de la necesidad de replantear los conceptos que hasta ahora han servido
para definir crecimiento y desarrollo. En todo el mundo, a nivel de las
instancias públicas, se han creado entidades para enfrentar esta
problemática y desde la sociedad civil también han surgido un sin número
de organizaciones que trabajan en las distintas aristas que conciernen al
medio ambiente. El desarrollo sustentable es un concepto que comenzó a
configurarse afines de la década de los sesenta cuando el Club de Roma
convocó, en el año de 1968, a científicos, académicos y políticos de treinta
países para que analizaran las grandes modificaciones que le estaba
ocurriendo al medio ambiente. Transformaciones que, a su vez, causaban
significativos impactos a la sociedad mundial. El objetivo de aquella
convocatoria consistió no sólo en descubrir métodos para estudiar las
distintas expresiones de los cambios ambientales, sino también en
sensibilizar a los políticos de los países predominantes de la magnitud de la
crisis ambiental global. En 1983 la ONU estableció la Comisión Mundial
sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo, esta Comisión quedó a cargo de la
señora Gro Harlem Brundtland, quien para ese momento fungía como
Primera Ministra Ambiental de Suecia. El grupo de trabajo, conocido como
Comisión Brundtland, inició diversos estudios, debates y audiencias públicas
en los cinco continentes durante casi tres años. Las tareas culminaron en
abril de 1987, con la publicación del documento llamado “Nuestro Futuro
Común”, también conocido como “Reporte Brundtland”, en el cual se
reconoce que la pobreza es la mayor causa y efecto de los problemas
ambientales. Es importante destacar que el desarrollo sustentable no se
refiere a un estado inalterable de la naturaleza y de los recursos naturales,
pero sí incorpora una perspectiva de largo plazo en el manejo de los mismos.
Es decir, ya no se apunta a una “explotación” de los recursos naturales sino a
un “manejo” de éstos. Asimismo, destaca la necesidad de la solidaridad hacia
las actuales y futuras generaciones y defiende la equidad intergeneracional,
es importante destacar que muchos organismos nacionales e internacionales
hacen esfuerzos por avanzar dentro de este nuevo estilo de desarrollo. Los
esfuerzos por lograr el consenso y operacionalización del desarrollo
sustentable involucran a muchos sectores de una manera dinámica, entre los
que se puede destacar el sector educativo. Particularmente en nuestra
Universidad Politécnica de Tulancingo (UPT) se realiza la concientización
del manejo de los residuos, esto se lleva bajo las normas ambientales, como
son ISO 14000, en la que se encuentra certificada la Institución. Hoy en día
en la UPT es una de las instituciones públicas que están preocupadas por el
tema de la sustentabilidad, con el propósito de alcanzar una mayor
compresión del deterioro ambiental que resulta de las actividades humanas
en términos tales como: contaminación, impacto ambiental y evaluación del
impacto ambiental. La formación profesional integral significa el desarrollo
de una cultura que permita interpretar el paradigma de desarrollo vigente y
sus contextos regionales específicos. Además de desplegar capacidades y
actitudes que concedan prácticas profesionales con sentido de respeto y
progreso humano. En la UPT se oferta la maestría en energías renovables,
donde se cuenta con un laboratorio y equipo especializado para el ámbito de
las energías renovables, donde los estudiantes realizan prácticas y
desarrollo tesis en temas de sustentabilidad, generación de energía eólica,
fotovoltaica y otros tipos de generación de energía, teniendo el objetivo de
aplicar y desarrollar los conocimientos adquiridos en estas áreas ya
mencionadas. https://www.milenio.com/opinion/varios-
autores/universidad-politecnica-de-tulancingo/desarrollo-sustentable-en-
mexico