Está en la página 1de 4

13 de nov.

de 19
DURA PELEA CONTRA LAS PANDILLAS EN BOGOTÁ
LA HISTORIA DETRÁS DE LOS EMPRENDIMIENTOS JUVENILES QUE BUSCAN INCLUSIÓN Y
MEJORA EN LA CALIDAD DE VIDA DE LOS JÓVENES EN BOGOTÁ

FUENTE: EL ESPECTADO / AFP

La inseguridad en Bogotá es una de las problemáticas más notables en la agenda política


actual. Los atracos y homicidios han mostrado un elevado número en los últimos años y
algo aún más preocupante, la población que se encuentra más susceptible a ser las victimas
son los jóvenes. Fueron 402 homicidios cometidos contra esta población para el año 2018.
Así lo demuestra las estadísticas presentadas por SIEDCO (Secretaría Distrital de Seguridad,
Convivencia y Justicia). Entre los homicidios presentados durante lo corrido del año pasado,
el 38,62% de las victimas fueron jóvenes entre los 20 y los 29 años. Frente a las causas, son
varias las que se presentan, pero son pocos los informes que realmente ahondan sobre uno
de los fenómenos más violentos que se encuentran en Bogotá y en varias partes del país: El
pandillismo.

Algunas instituciones en distintos informes y estudios han buscado analizar la cantidad de


pandillas que hay en Bogotá, pero son varias las contradicciones que pueden verse al
analizar las cifras. Por un lado, en 2013, en un informe presentado por CEACSC de la Alcaldía
Mayor de Bogotá se “registró la existencia de 120 de estas agrupaciones”. Por otro lado, en
2015, según información de la Seccional de Investigación Criminal del Departamento de la
Policía Metropolitana de Bogotá “en la ciudad existen tan solo quince pandillas juveniles
que afectan a ocho de las 20 localidades, y las más afectadas son Usme (5) y Ciudad Bolívar
(3).”
En un promedio de los últimos informes, las pandillas rondan entre las 80 y 150 en la ciudad,
teniendo una gran incidencia en las localidades Ciudad Bolívar, San Cristóbal, Bosa, Rafael
Uribe Uribe, Suba y Usme. Los más destacas son Suba y Ciudad Bolívar, con 118 y 186
respectivamente. Esto se evidencia en el mapa, donde se muestra el número de pandillas
por localidad presentado el 2013.

FUENTE: CARACOL RADIO (2013)

Para toda esta problemática han nacido varios emprendimientos que buscan que ya no sean
más lo jóvenes que caen en este tipo de ambientes violentos. Así lo afirma Jhonatan Murillo,
uno de los creadores de la Fundación Universidad para la vida. Jhonatan fue un trabajador
de IDIPRON que, junto a un gran grupo, se encargo de ayudar a cientos jóvenes que se
encontraban en la drogadicción en lo que se conoció como el Bronx. “Cuando yo empezaba
a recoger a estos jóvenes, iba a mi localidad, y me encontraba que muchos de esos jóvenes
que yo recogía en el centro pues eran de mi barrio, entonces decidí hacer una fundación
que se llama La Universidad de la vida, donde se manejan principios, valores y se les enseña
a los jóvenes a tomar decisiones bajo presión y que decir NO también es una respuesta.”

Esta propuesta de la Universidad de la vida nace en el 2018 y se concentra en crear


actividades y espacios en donde los niños, niñas y adolecentes puedan utilizar su tiempo
libre en actividades útiles y acordes a su edad. Está ubicada en la localidad de Ciudad Bolívar
y su principal visión es buscar alejar a los niños y jóvenes de ambientes de drogadicción y
pandillismo, fenómenos que atacan fuertemente a la localidad. “A veces la violencia es
estigmatizada en Ciudad Bolívar porque hay cosas aparte del pandillismo que marcan
mucho a las personas. Como por ejemplo (…) hay niños que tienen a su papá cuando se
caen, y él los levanta. Muchos niños en ciudad Bolívar no tienen a ese papá al lado para que
lo puedan levantar, entonces, de pronto llegan terceros que sí lo pueden hacer.”
A esto también le apuesta Mayerli Peña,
quién es una de las mujeres que se
encuentra en cabeza de un proyecto en
la misma localidad. El Transmicable, al
ser un sistema de transporte nuevo para
la ciudad, dio una nueva oportunidad a
Ciudad Bolívar. Ella, junto con varios
lideres, buscaron explotar esa
oportunidad por medio del proyecto
“Amigos del Turismo” y hasta el
momento han logrado dar un giro
FOTO: ANA RODRÍGUEZ / RECORRIDO POR BARRIO trascendental a la vida de cientos de
EL PARAÍSO DE CIUDAD BOLÍVAR. personas por medio del turismo. “Todo
para decirles: oigan, vengan, Ciudad Bolívar es otra cosa. Somos gente normal” cuenta
Mayerli. Ella lidera varias actividades de integración entre adultos mayores, jóvenes, niños
y turistas. Todo con el fin de resignificar los espacios y encontrar la manera de que todos se
reconozcan y se unan como barrio.

Por otro lado, está el barrio Egipto, en la localidad de La Candelaria. Es uno de los barrios
más antiguos y, en su momento, uno de los más peligrosos de la ciudad. Las bandas
delincuenciales se apropiaron del territorio, dividiendo el lugar en cuatro, de forma
arbitraria a finales de los 80’ y principios de los 90’. Eran ellos los que controlaban y
determinaban los limites de las distintas zonas del barrio.

De toda está situación de violencia, en donde se discutía y peleaba por unas fronteras
invisibles que determinaban los limites de los territorios, en donde la delincuencia tenía
unos índices altos y los prejuicios en torno a la zona aumentaban, es donde nace Breaking
Borders. Este proyecto, que junto con la ayuda de la Universidad del Externado y la agencia
de turismo Impulse Travel, busca “lograr una intervención en este barrio por medio de la
educación, para así aportar y brindar a la comunidad oportunidades lejos de la delincuencia.
Nuestra misión es transformar el barrio
Egipto en oportunidades”, afirma Juan
Carlos Henao, director de la Universidad
del Externado.

Son varios los recorridos, que con


preparación sobre Turismo y con algunas
clases de ingles, dan distintos
expandilleros del barrio Egipto. “Aquí se
cuenta la historia real, contada y vivida
por nosotros mismo. Yo comencé a
cambiar, dando esa imagen de que, si
cambié yo, la gente podía cambiar.” FUENTE: DELIA ALICIA PIÑA / LA NACIÓN.
Relata uno de los integrantes y lideres del
proyecto Breaking Borders llamado Jaime Roncancio. “Comenzamos cinco. Hoy en día
somos 22 en el proyecto.”.

Por parte del gobierno, existen algunos proyectos que le han apostado a mejorar la
situación. Entre los programas que se han creado están: En la Juega, Va jugando y uno que
aplicó a nivel nacional, Paz a la Joven. Estos programas tienen el objetivo de ayudar a que
los jóvenes aproveches las alternativas y oportunidades que se ofrecen en diferentes
campos como el deporte, el arte o la formación académica, para evitar caer en actos
ilegítimos y violentos. Al igual que se ha buscado hacer un acompañamiento a los jóvenes
en la formación de temas de paz y reconciliación. Sin embargo, ha habido poca eficacia
sobre estos proyectos por varias razones.

Karen Cerón, profesora de la Universidad del Rosario de la Facultad de Ciencia Política,


Gobierno y Relaciones Internacionales, participó en una mesa de dialogo junto con el
Ministerio de Defensa, ICBF Y Policía Nacional, para hablar temas relacionados con la
violencia de pandillas. Tras el seguimiento y estudio de las políticas publicas vigentes, ella
explica que “en materia de pandillas ha habido una gran dificultad la política publica, porque
uno, no tenemos una definición consensuada sobre lo que es y no es una pandilla. (…) Eso
hace que no se sepa hasta donde llega la política, hasta dónde cubre, hasta donde no, si es
adecuada o no. (…) No hay estrategias focalizadas, normalmente hay sólo estrategias para
jóvenes en riesgo, o con conflictos con la ley, que en general, es una categoría muy amplia.
(…) Hay muchas cosas poco pensadas, muchas muy desarticuladas.” Algo que resalta la
Dirección de Seguridad Ciudadana de la Policía es que “este fenómeno hay que intervenirlo
con un enfoque social, identificar qué necesitan los jóvenes para abordar la situación de
una manera integral que contenga un componente social y de justicia.”

La situación en general de las pandillas en Bogotá es relevante por analizar y profundizar.


Aunque si bien las cifras en cuestión a cantidad no son elevadas, el contexto que los está
rodeando vuelve alarmante el tema. La defensoría del Pueblo, el pasado primero de junio
emitió una alerta por la presencia y relación de grupos armados ilegales con algunas
pandillas juveniles en Ciudad Bolívar. “El aumento histórico del número de pandillas no es
dramático, pero cada vez se vinculan más a los mercados ilegales” dice Ariel Ávila,
subdirector de la Fundación Paz y Reconciliación.

Es por eso por lo que la mayoría de los emprendimientos juveniles barriales buscan
apostarle a la formación y datación de oportunidades a los niños y adolecentes, alejándolos
de espacios agitados previniendo así más violencia en sus territorios. Y por eso también es
preciso anotar y resaltar la importancia y necesidad de ayuda y presencia del gobierno tanto
en apoyo a estas actividades como para nuevas alternativas. “La fundación fue algo lindo
para nosotros porque crea algo que contagia a todos los muchachos del territorio. (…) Un
legado bien bonito a las nuevas generaciones sin necesidad de pensar en dinero poder y
fama, sino más bien pensar en cosas humanas para decir que chimba que esto que hice se
comience a ver reflejado en las nuevas generaciones para un futuro mejor de los territorios
marginados de la ciudad.” Afirma un integrante de Breaking Borders.