Está en la página 1de 13

Eutanasia en Guatemala

Editar
La eutanasia es derecho del paciente a decidir la forma y momento de su muerte. Tiene
como fin librar a la persona de los sufrimientos causados por la enfermedad que padece.
Por mucho tiempo se ha creado una discusión en torno al tema, si esta debe ser incluida
dentro del ordenamiento legal o no. Muy pocos países la tienen legalizada y Guatemala no
es la excepción.
Etimología
Se deriva del griego "eu" que significa bien y de "thánatos" que significa muerte, es decir
una muerte digna o buena.

Definición
La eutanasia consiste en un acto u omisión cuya responsabilidad recae en personal médico
o en individuos cercanos al enfermo, los cuales ocasiona la muerte inmediata de éste con
el fin de evitarle sufrimientos insoportables o la prolongación artificial de su vida.

También puede definirse como el derecho del paciente a decidir la forma y momento de su
muerte y que tiene como fin librar a la persona de sus intensos sufrimientos causados por
la enfermedad que padece (la cual es terminal o grave).

Para que pueda ser considerada como tal deben existir dos requisitos:

 El enfermo debe padecer una enfermedad terminal


 El personal ha de contar con el consentimiento expreso del enfermo

Relación Jurídica
Actualmente no existe regulación alguna sobre la eutanasia, por lo que esta no puede ser
aplicada, si alguien la práctica sin el consentimiento de la persona se encuadraría en el delito
de homicidio (sería muy difícil comprobar que fue con el consentimiento de la persona) y si
se logra comprobar que fue con su consentimiento se encuadraría en el delito de inducción
o ayuda al suicidio
Noticias 9 de junio de 2016.

Debido a un vacío legal, Canadá se suma a la lista de países que no tienen restricción legal
alguna sobre la eutanasia, aunque la mayoría de estos ha sido porque la aprobaron.

Desde la medianoche del pasado martes, los médicos y otros integrantes de los servicios de
salud podrían ayudar a morir a los pacientes que así lo soliciten sin temor a algún cargo
legal.

Todo comenzó en febrero de 2015, cuando por unanimidad, el Tribunal Supremo de


Canadá revocó la prohibición en todo el país sobre el suicidio asistido y le dio 12 meses al
gobierno federal(encabezado por Stephen Harper) como plazo para presentar una ley de
reemplazo.

Sin embargo, en octubre pasado Canadá eligió nuevo primer ministro y Justin Trudeau, del
Partido Liberal, ganó las elecciones. Trudeau pidió una prórroga de seis meses para
presentar su proyecto de ley; pero el Tribunal Supremo de Canadá solamente le dio cuatro,
plazo que venció en el primer minuto del pasado martes.

En abril pasado el nuevo primer ministro presentó un proyecto de ley que añadiría
a Canadá a la lista de países que permiten a las personas poner fin a su vida con ayuda de
médicos. Sin embargo, la nueva propuesta de Trudeau está siendo bloqueados por la
oposición en la Cámara de los Comunes, lo que ahora ha creado un vacío legal: No hay
nueva ley que ordene cómo debe de ser un suicidio asistido y las leyes que lo prohibían,

fueron derogadas..

Algunos países donde la eutanasia es legal:

Holanda: Según la organización eutanasia.ws, en 2001 se aprobó la "Ley de comprobación


de la terminación de la vida a petición propia y del auxilio al suicidio", que entró en vigor a
partir del 1 de abril de 2002. Entre los requisitos están que la persona sea residente de
Holanda, que el padecimiento sea insoportable, que la persona esté segura y que se hayan
consultado más médicos.

Luxemburgo: La eutanasia se despenalizó en ese país en 2008, según eutanasia.ws.

Suiza: En el caso de este país la eutanasia es delito, pero no el suicidio asistido. De acuerdo
con eutanasia.ws, este proceso no tiene que ser asistido por un médico, ya que al enfermo
le prescriben un medicamento letal.

Estados Unidos: Solo es legal en algunos estados, como Oregon, Washington, Montana y
Vermont; todos con una serie de restricciones a seguir.
08/07/2015 00:01
Cinco países permiten la eutanasia y varios más autorizan el “bien morir”
Holanda, Bélgica, Suiza y Luxemburgo legalizaron la eutanasia. En América latina, sólo
Colombia permite esta polémica práctica.

Por Redacción LAVOZ


Holanda, Bélgica, Suiza y Luxemburgo legalizaron la eutanasia. En América latina, sólo
Colombia permite esta polémica práctica.

La ley holandesa fue aprobada en 2002, seguida por Bélgica, que fue el primer país de
creencias mayoritariamente católicas en hacerlo. Luxemburgo aprobó la eutanasia en 2008

En Suiza, la eutanasia es legal, pero el paciente debe mostrar cierta documentación que es
revisada por profesionales. En Gran Bretaña, la Corte Suprema decidió que los oficiales
sanitarios deben tener en cuenta el deseo “explicito” de un paciente de no prolongar su
vida.

En Navarra, Aragón y Andalucía (España) está permitida la muerte digna. Alemania, Italia,
Francia, Noruega, Dinamarca, Austria, Suecia, Hungría y República Checa también habilitan
esta práctica pero está prohibida la eutanasia.

En EE.UU., sólo cinco estados permiten el suicidio asistido: Washington, Oregón, Montana,
Nuevo México y Vermont. El médico puede prescribir drogas para que los pacientes se las
administren.

Colombia es el único país de América latina que permite la eutanasia. En la Ciudad de


México existen normas que permiten el “bien morir”. En Brasil y Uruguay también existen
leyes sobre muerte digna.

TEMA TABÚ
¿Qué países permiten la eutanasia?
 Se cumplen 15 años de la aprobación, en Holanda, de la primera ley que legalizó la muerte
digna
La anciana belga de 93 años Amelie Van Esbeena murió finalmente a través de un proceso
de eutanasia tras haber hecho una huelga de hambre para que se ejecutara su voluntad.
(Getty)
Comparte en Facebook Comparte en Twitter

JOSEP FITA

10/04/2016 00:01 | Actualizado a 10/04/2016 06:33

Hoy hace 15 años que Holanda legalizó la eutanasia. Lo hizo a través de una ley que
entraría en vigor un año más tarde, en abril de 2002. Tras los holandeses vendrían los
belgas, y más tarde los luxemburgueses. Son los tres únicos países europeos donde la
eutanasia es legal. California y Colombia suponen los otros dos puntos del planeta donde
esta práctica está permitida. Pero, ¿a qué nos referimos cuando hablamos de eutanasia?
Según el Comitè de Bioètica de Catalunya, este concepto “hace referencia a aquellas
acciones realizadas por otras personas, a petición expresa y reiterada de un paciente que
padece un sufrimiento físico o psíquico como consecuencia de una enfermedad incurable y
que él vive como inaceptable, indigna y como un mal, con la finalidad de causarle la muerte
de manera rápida, eficaz e indolora”.
Otra cosa muy distinta es el suicidio asistido, que está legalizado en Suiza y en algunos
estados norteamericanos, como Oregon, Washington, Montana o Vermont –también es
legal en Holanda y Luxemburgo, no así en Bélgica-. “La eutanasia la lleva a cabo una persona
que no es el enfermo, un médico generalmente. Sin embargo, en el caso del suicidio asistido
es la propia persona la que efectúa la acción, estando médicamente asistida”, explica a La
Vanguardia Isabel Alonso, presidenta de la delegación de Catalunya de la Asociación
Derecho a Morir Dignamente (DMD).
La legalización de la eutanasia en los tres países europeos mencionados levantó muchas
ampollas en su momento. Sin ir más lejos, en Luxemburgo, el jefe del Estado, el duque
Enrique, se negó a firmar la ley arguyendo motivos morales y de conciencia (un año más
tarde el parlamento limitaría sus poderes y la norma saldría adelante). Y a día de hoy sigue
siendo un tema tabú. Muchos gobiernos prefieren no pronunciarse al respecto; otros se
muestran ambiguos. Lo que está claro es que esta práctica genera mucha controversia.
“Aunque tengas una enfermedad irreversible, sigues siendo una persona, con tu código
genético que demuestra que formas parte de la especie humana”, esgrime Francisco García-
Faria, expresidente de Metges Cristians de Catalunya (MCC). Este médico se muestra
proclive a interrumpir en un momento dado “una medida extraordinaria como puede ser la
respiración artificial” de un paciente en fase terminal, pero a la vez aboga por mantener
siempre “las medidas no extraordinarias, como son la hidratación y la alimentación”.

Una sociedad que no defiende al débil es una sociedad que no tiene futuro
FRANCISCO GARCÍA-FARIA
Médico y expresidente de Metges Cristians de Catalunya
García-Faria incluso denuncia que en Holanda, país pionero en la legalización de
la eutanasia, “algunos pacientes se van a Alemania por miedo a los médicos”. “Los
enfermos, cuando entran en una situación en la que prevén que pueden estar desprovistos
de la capacidad de decisión, lo que hacen es irse”, añade. Para este facultativo, “la sociedad
ha aceptado que las personas en esta situación gastan recursos, no producen, molestan y
es por eso que cuando antes se vayan mejor”. “Una sociedad que no defiende al débil es
una sociedad que no tiene futuro”, sentencia.
Cabe tener en cuenta que cuando Holanda legalizó la eutanasia determinó claramente en
qué contextos ésta podía llevarse a cabo, indicando que dicha práctica no sería considerada
un delito siempre que el médico actuase respetando criterios muy estrictos. Entre éstos,
que el enfermo estuviera sometido a un sufrimiento insoportable sin que existiera
perspectiva de mejora alguna, y que hubiera expresado de forma inequívoca su voluntad
de morir. Además, el médico que lo asistiera, tendría que haber pedido una segunda opinión
a otro colega.

“La ley holandesa tiene toda una serie de garantías”, señala Alonso. “La persona que quiere
que se le practique la eutanasia en un momento dado no tiene que manifestarlo sólo en
una ocasión, tiene que decirlo una vez, después dejar pasar un tiempo, manifestarlo de
nuevo y ante dos médicos distintos. Si no lo puedes manifestar, porque no te lo permite tu
estado de salud, lo importante es que lo hayas hecho por anticipado”, agrega.

Precisamente, la asociación que preside en Catalunya Isabel Alonso anima a los ciudadanos
a dejar por escrito sus voluntades, lo que vendría a ser un testamento vital. Se trata de un
documento que ofrecen todas las comunidades autónomas en el que la persona puede
indicar qué tratamientos no quiere recibir en caso de padecer una situación irreversible. En
dicho documento el interesado también “puede designar un representante, que lo que hará
es defender su voluntad llegado el momento”, apunta Alonso. El problema es que no hay
costumbre todavía de elaborar lo que, por ejemplo, en Catalunya se denomina el
documento de voluntades anticipadas. “Sólo el 1% de los catalanes lo tiene”, lamenta la
presidenta de la delegación catalana de la DMD.
Muerte digna
En España no existe una ley estatal específica de muerte digna. La norma que está vigente
actualmente es la ley 41/2002 de la autonomía del paciente, que establece que éste “tiene
derecho a decidir libremente” entre las opciones clínicas disponibles y “a negarse al
tratamiento”. Mientras, el profesional sanitario “está obligado”, entre otras cosas, al
cumplimiento de los deberes de información y de documentación clínica y “al respeto en
las decisiones adoptadas libre y voluntariamente por el paciente”.

Ramón Sampedro acabó con su vida con la ayuda de su amiga Ramona Madeiro, que no fue
condenada por falta de pruebas. Una vez prescrito el delito, la mujer confesó haber ayudado
a morir a su amigo
Eso sí, la eutanasia y el suicidio asistido están castigados con prisión. El Código Penal, en su
artículo 143, lo deja claro. “El que induzca al suicidio de otro será castigado con la pena de
prisión de cuatro a ocho años”, dice en su apartado primero. “Se impondrá la pena de
prisión de dos a cinco años al que coopere con actos necesarios al suicidio de una persona”,
apunta en el segundo apartado. “Será castigado con la pena de prisión de seis a diez años
si la cooperación llegara hasta el punto de ejecutar la muerte”, arguye el apartado tercero.
Y en el cuarto y último matiza que la pena sería “inferior en uno o dos grados a las señaladas
en los apartados 2 y 3” si el que causara o cooperara en la muerte de un tercero lo hubiera
hecho “por la petición expresa, seria e inequívoca de éste” y siempre en el caso de que “la
víctima sufriera una enfermedad grave que conduciría necesariamente a su muerte, o que
produjera graves padecimientos permanentes y difíciles de soportar”.

De actualidad
Sólo el tiempo dirá si España elaborará, algún día, una ley sobre la muerte digna. En este
sentido, la presidenta en Catalunya de DMD se muestra esperanzada, ya que asegura que
la cuestión de la eutanasia “ha entrado en la agenda política”. Es por ello que espera que la
resolución a esta cuestión “esté cerca”. Defiende que la ciudadanía reclama soluciones ya
que su asociación no deja de “recibir demandas de información con respecto a Suiza”. “Las
personas que se lo pueden permitir van fuera a morir dignamente. La gente pregunta:
‘¿Cuánto cuesta? ¿Y si no hablo francés, cómo lo haré?’. En una situación tan dramática es
una pena que tengas que estar pendiente de esto. Además, no todo el mundo se lo puede
permitir económicamente”, argumenta.

Para García-Faria, sin embargo, la solución ya existe, y no es otra que los tratamientos
paliativos. “Gracias a la atención paliativa se controlan los síntomas físicos y psíquicos del
paciente y su familia. La persona no sufre, porque la morfina y el midazolam, la primera
para el apartado orgánico y el segundo para el psíquico, reducen y quitan los síntomas”,
apunta. Y remata su argumento con esta afirmación: “El presidente de la asociación para el
derecho a la eutanasia en Inglaterra dijo, cuando se informó, que si la atención paliativa se
extendiera en el mundo su asociación no tendría sentido”.
Comparte en Facebook Comparte en Twitter
La eutanasia es completamente legal en Holanda, Bélgica y Luxemburgo
El suicidio asistido, es decir cuando el paciente se autoadministra un medicamento letal
recetado por un médico para poner fin a su vida, es legal en Suiza y España.


Caracol Radio

La eutanasia y suicidio asistido siguen siendo temas ampliamente controvertidos en


muchos países; hasta ahora ambas prácticas sólo son legales en tres países: Holanda,
Bélgica y Luxemburgo
El suicidio asistido, es decir cuando el paciente se autoadministra un medicamento letal
recetado por un médico para poner fin a su vida, es legal en Suiza y España
Entre tanto hay algunos países en donde estos procedimientos son legales solo en una
parte de su geografía, ese es el caso de Estados Unidos, en donde solo se permite el suicidio
asistido en los estados de Oregon, Montana y Washington, y de Australia en donde la
eutanasia es legal en los estados del norte desde mediados de la década de los noventa
Otros casos particulares están en Canadá, en donde las leyes que prohibían el suicidio
asistido fueron abolidas el 15 de julio de 2011 pero la eutanasia se encuentra en este
momento en un limbo legal, mientras que en Irlanda es ilegal contribuir activamente a la
muerte de alguien, pero no es ilegal remover el soporte vital si la persona o el representante
legal lo solicita
Respecto a países latinoamericanos, en Argentina sancionaron a principios del mes de
mayo la ley de "muerte digna" que otorga a los pacientes con cuadros terminales el
derecho a rechazar procedimientos para prolongar la vida que produzcan sufrimiento, en
México se aplica la ley del "bien morir" en casos de enfermos desahuciados que viven en
la capital pero no tiene aplicación en el resto del territorio y en Venezuela es ilegal pero los
códigos de ética médica autoriza a los especialista la utilización de analgésicos potentes
aunque estos acorten el período vital.

EL KIT PARA LA EUTANASIA SE VENDE A 60 EUROS


Las farmacias de la ultracivilizada Bélgica son noticia en toda Europa porque han comenzado
a vender un kit para practicar la eutanasia en casa por la módica suma de 60 euros (183 mil
pesos colombianos).
Por: VICTOR MANUEL VARGAS Corresponsal de EL TIEMPO
Las farmacias de la ultracivilizada Bélgica son noticia en toda Europa porque han comenzado
a vender un kit para practicar la eutanasia en casa por la módica suma de 60 euros (183 mil
pesos colombianos).

Su objetivo es ayudar a morir a pacientes terminales en su propia cama, y aunque solo lo


pueden comprar médicos debidamente identificados, su puesta en el mercado ha desatado
polémica, porque algunos creen que el kit constituye una promoción del suicidio.

El kit de eutanasia surgió por petición de los llamados Médicos-Leif, Foro de Información
para poner Fin a la Vida (en sus siglas flamencas). Y la filial belga de la multinacional
Multipharma ha decidido coger este nicho de negocio.

La asociación Leif venía pidiendo esta iniciativa debido a que los medicamentos necesarios
para inducir la muerte se encuentran fácilmente en hospitales, pero son de difícil acceso
para los médicos ambulantes que visitan y asisten a pacientes en sus hogares.

Bélgica se convirtió en el segundo país del mundo en despenalizar la eutanasia el 23 de


septiembre de 2002, su-mándose a Holanda, la pionera. Y las autoridades sanitarias belgas
calculan que cada año se practican alrededor de 600 eutanasias en suelo belga.

La razón de ser del kit, según cifras del diario belga La Libre Belgique, es que "de las 259
eutanasias oficialmente declaradas y practicadas en los primeros 15 meses de la ley que
autorizó esta práctica, el 41 por ciento tuvieron lugar en el domicilio de la persona enferma"
y "un 5 por ciento en casas de reposo". Es decir, casi la mitad ocurrió fuera de hospitales.

El contenido.

El kit trae una dosis de Penthotal sódico, un potente somnífero que va parando suavemente
el corazón; Norcuron, un relajante muscular de acción muy rápida; un suero para disolver
la mezcla letal, y todo tipo de medios auxiliares como catéteres, jeringuillas, agujas
normales y de perfusión.

El Penthotal, en la dosis adecuada, es capaz de causar la muerte en un 90 por ciento de los


casos. Con lo cual el Norcuron actúa como un seguro, para garantizar el falle-cimiento del
paciente que ha tomado esta decisión de aplicarse el kit.

Paul Perdieus, portavoz de Multipharma, explicó a la prensa belga que la importancia del
kit radica en que "cada vez hay más pacientes que desean morir en la tranquilidad de sus
casas en vez de en los hospitales, y tenemos que respetar su derecho facilitando la tarea de
los médicos que les asisten".
Y Multipharma recalca que el médico que realiza esta práctica tiene que cumplir estrictos
pasos antes de poder acceder al medicamento, ya que el mismo solo se entrega 24 horas
después de haberse solicitado.

La noticia ha causado alarma en la frontera francesa, pues se teme la posibilidad de un


tráfico de los kits de la muerte desde Bélgica que podría aumentar dramáticamente el
número de suicidios voluntarios.

CUANDO SE PUEDE APLICAR?

La ley belga establece que para que una persona pueda acceder a la eutanasia el paciente
debe ser mayor de edad y solicitarla de manera voluntaria, de forma reiterada y sin
presiones exteriores. Es decir, estar plenamente consciente de lo que quiere hacer.

Y la misma es viable cuando se trata de una persona en fase terminal de una enfermedad
irreversible; o cuando su sufrimiento físico o síquico sea insoportable.

Los enfermos incurables también pueden solicitarla, aunque no estén en fase terminal. En
todos los casos, la demanda del paciente debe ser por escrito.

Eutanasia: un clamor sin respuesta

Hay mayoría social y parlamentaria para regular la muerte digna, pero los políticos
están a otras cosas

17 JUL 2019 - 00:31 CEST

Un miembro de la plataforma Change.org frente al Congreso el pasado


viernes, donde se entregó la petición de despenalizar la eutanasia. VICTOR J
BLANCO GTRES
Esta semana, el Congreso de los Diputados solo registró actividad ayer martes. Se
reunió la Mesa. Hubo junta de portavoces y, por la tarde, unas jornadas informativas
relacionadas con la crisis climática. Los diputados, que cobran sus sueldos como
parlamentarios desde el 21 de mayo, siguen a la espera de que se forme gobierno
para ponerse a trabajar y sacar adelante nuevas iniciativas legislativas. Dulce espera
para muchos de ellos.

El país y las reformas que se necesitan, sin embargo, no pueden esperar, como clama
la mayoría. Hay una que quizá parezca a algunos secundaria, pero que es urgente, no
tiene coste y cuenta con mayoría social y parlamentaria para salir adelante: la
regulación de la eutanasia. Mientras unos aguardan pacientemente a ponerse a
trabajar, enredados en sus negociaciones tacticistas, un millón de ciudadanos ha
reclamado un cambio legislativo que puede ahorrar mucho sufrimiento.

Muchos leerán este artículo (otro más sobre este asunto) mientras asisten impotentes
a la larga y dolorosa agonía de un ser querido o a su encarnizamiento terapéutico. La
ausencia de regulación convierte en papel mojado el testamento vital cuando la
familia se niega a una intervención médica que puede acortar la vida del que ya no
tiene esperanzas de disfrutarla. Esa ausencia facilita el abuso y la eutanasia
clandestina, como demostró Bélgica con un amplio informe antes de regularla. El
acceso a una eutanasia con garantías disolvería quizá muchas de las prevenciones de
aquellos que, como los padres del francés Vincent Lambert, mantuvieron a este
conectado a las máquinas de un hospital y en estado vegetativo durante casi once
años hasta que otra facción de la familia, apoyada en la justicia, logró poner fin a la
pesadilla.

En España, PSOE, Podemos y Ciudadanos están a favor de legislar. Hay incluso una
propuesta de ley de los socialistas que quedó varada en la anterior legislatura. Más
del 80% de la población la respalda y lo hace, según los sondeos, desde hace mucho
tiempo. El PP abrió hace catorce años una injusta y escandalosa persecución contra
el ya fallecido Luis Montes, expresidente de la asociación Derecho a Morir
Dignamente. Le acusó falsamente de “sedaciones ilegales” en el hospital de Leganés
(Madrid). El partido conservador sigue sin apoyar la regulación de la eutanasia, pero
promete, en cambio, un reforzamiento de los cuidados paliativos, lo que ya sería un
avance importante teniendo en cuenta sus antecedentes.

Un millón de españoles han firmado la petición de que se despenalice la eutanasia.


Llevaron la iniciativa al Congreso este viernes pasado, pero sus señorías apenas
aparecen por allí salvo para nombrar presidentes de comisión y ofrecer pequeñas
ruedas de prensa en las que exponer nuevamente sus rencillas.