Está en la página 1de 7

SOLUCIONES

Mezclas homogéneas de dos o más sustancias, constituidas por un soluto que se encuentra disperso en un
solvente

PROPIEDADES COLIGATIVAS DE LAS SOLUCIONES:

Las propiedades coligativas tienen un mismo origen; esto es, todas ellas dependen del número de partículas
de soluto en la solución sean átomos, moléculas o iones, dependen de la concentración del soluto y no de la
naturaleza de sus moléculas. No guardan ninguna relación con el tamaño ni con cualquier otra propiedad de
los solutos. Son función sólo del número de partículas

1.- Disminución de la presión de vapor


2.- Aumento en el punto de ebullición
3.-Disminución en el punto de congelación
4.- Presión osmótica.

1.- Disminución de la presión de vapor:

La presión de vapor se define como la fuerza ejercida por el número de moléculas que salen de la superficie
del líquido por unidad del área. Se mide en milímetros de Mercurio (mmHg)

La presión de vapor de un disolvente desciende cuando se le añade un soluto no volátil. Este efecto es el
resultado de dos factores:

.-La disminución del número de moléculas del disolvente en la superficie libre.

.-La aparición de fuerzas atractivas entre las moléculas del soluto y las moléculas del disolvente, dificultando su
paso a vapor.

La adición de un soluto no volátil a un disolvente volátil provocará la disminución de su presión de vapor.


Esta observación fue realzada por el químico Francés Francois-Marie Raoultl, quien estableció que la presión
parcial ejercida por el vapor del solvente sobre una disolución (PA ) es igual al producto de la fracción molar del
disolvente en la solución (XA) por la presión de vapor del disolvente puro (P°A)

PA = XA . P°A

Esta fórmula se conoce como Ley de Raoult, la cual plantea que al aumentar la fracción molar de las partículas
de soluto no volátil en una disolución, la presión de vapor sobre esta disminuirá; es decir, la reducción de la
presión de vapor depende de la fracción molar de las partículas de soluto.
En el caso de la disminución de la presión de vapor de un solvente, esto ocurre cuando se le adiciona un
soluto no-volátil para formar una solución. Como se sabe y por definición, una sustancia no-volátil no tiene
tendencia a evaporar.

Por esta razón, mientras más de este soluto sea agregado al solvente volátil, menor será la presión de vapor
y menos solvente podrá escaparse para pasar a estado gaseoso.

De manera que, al evaporarse el solvente de forma natural o forzada, quedará finalmente una cantidad de
solvente sin evaporar junto con el soluto no-volátil.

La presión de vapor varía según sea el líquido utilizado, ya que las fuerzas de
atracción entre sus moléculas tendrás su presión de vapor característica.
Aumento en el punto de ebullición

El punto de ebullición es la temperatura en la cual la presión de vapor de un material líquido iguala a la presión
atmosférica. Otra manera de definirlo, es como la temperatura a la cual un material pasa del estado líquido al estado gaseoso.

Cualquier disminución en la presión de vapor (como al añadir un soluto no volátil) producirá un aumento en la
temperatura de ebullición (Ver Figura de la tabla). La elevación de la temperatura de ebullición es proporcional
a la fracción molar del soluto. Este aumento en la temperatura de ebullición (DT e) es proporcional a la
concentración molar del soluto:

ΔTb = Kb · m
m es mol/kg;
ΔTb es el aumento del punto de ebullición y es igual a T;
Tb, donde T es el punto de ebullición de la solución y Tb es el punto de ebullición del solvente puro;
Kb, es una constante de ebullición del solvente. Su valor, cuando el solvente es agua es 0,52 ºC/m

La constante ebulloscópica (Ke ) es característica de cada disolvente (no depende de la naturaleza del soluto) y
para el agua su valor es 0,52 ºC/mol/Kg. Esto significa que una disolución molar de cualquier soluto no volátil
en agua manifiesta una elevación ebulloscópica de 0,52 º C.
Disminución en el punto de congelación

El punto de congelación es la temperatura a la cual un material pasa del estado líquido al sólido, con un
ordenamiento molecular. Contrario a lo que sucede con el punto de ebullición, las moléculas del soluto, que se
encuentran dispersas en el solvente, miden su solidificación a la temperatura característica y se requiere una
disminución todavía más drástica de la energía, para lograr el ordenamiento de las moléculas.

Si se reduce la temperatura de un disolvente lo suficiente, se producirá la congelación cuando la presión de


vapor del líquido es igual a la presión de vapor del sólido. Por lo que el punto de congelación de un solvente,
será más alto que el de la disolución.
Esto se puede explicar teniendo en cuenta que la presión de vapor del sólido de la disolución, también se verá
afectado por la presencia del soluto, haciendo que tenga una presión de vapor más baja y, por tanto,
necesitando una temperatura menor para que la disolución líquida tenga la misma presión de vapor que su
sólido y se congele.

Este descenso en el punto de congelación del solvente es proporcional al número de partículas disueltas, la
expresión matemática que relaciona los diferentes factores es:

ΔTc = Kc · m

ΔTc = Disminución en el punto de congelación con respecto al solvente puro (°C)


m= Molalidad (moles/kg solvente)
Kc= Constante Crioscópica (°C. Kg/mol).

La constante crioscópica es una propiedad característica del solvente, indica la variación en la temperatura de
congelación de una solución 1 molal, con respecto al punto de congelación del solvente puro.
Presión osmótica

IMPORTANCIA DE LAS PROPIEDADES COLIGATIVAS


Las propiedades colorativas tienen tanta importancia en la vida común como en las disciplinas
científicas y tecnológicas, y su correcta aplicación permite:

A) Separar los componentes de una solución por un método llamado destilación fraccionada.
B) Formular y crear mezclas frigoríficas y anticongelantes.
C) Determinar masas molares de solutos desconocidos.
D) Formular sueros o soluciones fisiológicas que no provoquen desequilibrio hidrosalino en los
organismos animales o que permitan corregir una anomalía del mismo.
E) Formular caldos de cultivos adecuados para microorganismos específicos.
F) Formular soluciones de nutrientes especiales para regadíos de vegetales en general.

Ejemplos:

El proceso de desalinización es utilizado en muchos países, para separar las sales el agua de mar, para
obtener agua pura, ante la escasez de agua dulce y ante la gran cantidad de agua de mar que hay en el
planeta. Para poder hacerlo, se usan dos métodos, basados principalmente en propiedades coligativas:
la destilación y la osmosis inversa.

La destilación, produce el 90% de la capacidad de la capacidad diaria de los sistemas de desalinización


alrededor del mundo, y es proceso que se basa en la vaporización del agua de mar, que luego, es
condensada en forma de agua pura, utilizando para ello energía calorífica.

La osmosis inversa es un método que utiliza altas presiones para empujar el paso del agua desde la
disolución más concentrada a una menos concentrada a través de una membrana semipermeable. Para
lograr el proceso de desalinización se debe aplicar una presión igual a la presión osmótica del agua de
mar, es decir, 30 atm.