Está en la página 1de 5

11) La burguesía vence la crisis por medio de la eliminación obligada de una masa de fuerzas

productivas, y por la conquista de nuevos mercados y explotando más intensivamente los ya


establecidos. Así, según Marx, la burguesía prepara estas crisis cada vez más violentas.

12) La burguesía produce no sólo las herramientas de su propio derrumbe (el desarrollo de las
fuerzas productivas), sino también a sus operarios, la clase proletaria.

13) El proletariado es la clase de los obreros modernos, que, por no poseer los medios de
producción, vende su fuerza de trabajo, y solo puede hallar empleo en tanto acreciente el capital. De
esta manera, constituyen una mercancía en circulación, sujeta a las vicisitudes del mercado y la
libre competencia. Con la división del trabajo y la mecanización de las labores, este obrero se
convierte en un apéndice de la máquina, y su trabajo pierde todo carácter propio y atractivo.
Además, al ser un empleado en tareas de fácil aprendizaje y realización, recibe lo justo e
indispensable para su subsistencia, más aun, cuanto más se automatiza el trabajo ,ya que toda
mercancía vale lo proporcional al trabajo necesario para elaborarla, más bajan los salarios y
aumenta la jornada o el trabajo exigido en un lapso de tiempo más corto . No solo constituye un
esclavo del burgués, sino también de la máquina. Esta clase se compone de pequeños industriales,
pequeños comerciantes y rentistas, artesanos y campesinos, toda la escala inferior de las clases
medias de otro tiempo.

14) El proletariado como clase, pasa por diferentes etapas o momentos en su desarrollo. Al
principio, la lucha es entablada por obreros aislados, después, por los obreros de una misma fábrica,
más tarde, por los obreros del mismo oficio de la localidad contra el burgués individual que los
explota directamente. Dirigen su lucha no contra las relaciones sociales de producción, sino contra
los instrumentos de producción: destruyen las mercancías extranjeras que les hacen competencia,
rompen las máquinas, incendian las fábricas. En esta etapa, están diseminados por todo el país,
debido a la competencia burguesa y dirigen su combate, no contra la burguesía, sino contra los
enemigos de esta, restos de la monarquía absoluta, los propietarios territoriales, los burgueses no
industriales. No obstante la industria, además de acrecentar el número de proletarios, los concentra
en masas a considerar, aumentando su fuerza y su conciencia de la misma. Sus intereses y sus
condiciones materiales de vida se igualan cada vez a medida que la maquina va borrando las
diferencias en el trabajo, y los salarios se reducen a un nivel igualmente bajo; los roces entre el
obrero individual y el burgués individual se igualan cada vez más y, paulatinamente, se van
transformando en conflictos colectivos de clase. Los obreros empiezan a formar coaliciones contra
los burgueses y actúan en común para la defensa de sus salarios. Aquí y allá la lucha estalla en
sublevación. El verdadero resultado de sus luchas no es el éxito inmediato, sino la unión cada vez
más extensa de los obreros. Esta unión, ese contacto propicia que las numerosas luchas locales, que
en todas partes revisten el mismo carácter, se centralicen en una lucha nacional, en una lucha de
clases.

15) Toda lucha de clases constituye un conflicto, un combate político.

16) Los autores afirman que la clase proletaria, debido a los procesos sociales y el desarrollo de
las fuerzas productivas, deriva en una clase revolucionaria, el producto más peculiar del desarrollo
de las fuerzas productivas bajo el régimen de la gran industria moderna.
17) Los estamentos medios, compuestos por el pequeño industrial, el pequeño comerciante, el
artesano, el campesino, etc., luchan contra la burguesía para salvar su posición como estamento
medio, son más bien conservadores que revolucionarios. Son revolucionarios únicamente por
cuanto ven su inminente paso a las filas del proletariado, defendiendo así sus intereses futuros, no
los presentes, adoptando el punto de vista del proletariado.

18) El lumpenproletariado es, según los autores, el producto pasivo de la putrefacción de las
capas más bajas de la sociedad en descomposición. En virtud de todas sus condiciones de vida está
más bien dispuesto a venderse a la reacción para servir a sus maniobras.

19) Los prejuicios burgueses son la moral, la religión, las leyes, en definitiva, toda la
superestructura sobre la cual se asienta la dominación burguesa y sus intereses de clase en la
sociedad actual, aspectos que la revolución del proletariado aboliría.

20) El proletariado no puede conquistar las fuerzas sociales sin abolir su modo de apropiación,
mas precisamente abolir todo modo de apropiación vigente hasta ese momento. Deben destruir todo
lo que hasta ese instante venía garantizando y asegurando la propiedad privada.

21) El proletariado inicia una lucha civil en el seno de la sociedad burguesa, al principio es una
lucha nacional, cada proletariado de cada país debe acabar primero con la burguesía de su país.
Luego se inicia la revolución abierta y el proletariado derroca por la fuerza e implanta su
dominación. La lucha puede ser, en principio, de carácter nacional, no obstante los intereses son de
clase, por lo tanto internacionales, engloban a la totalidad de la clase obrera/proletaria del mundo.

22) En épocas precedentes, como la Edad Media, en la cual el pequeño burgués se elevó al
burgués acaudalado actual, los opresores mantenían a una determinada condiciones de vida para los
oprimidos, aunque sea de subsistencia. El obrero moderno, en cambio, ve sus condiciones
materiales de vida descender con el progreso de la industria, se acrecienta el capital y la riqueza y el
trabajador se ve sumido en la miseria.

23) La consecuencia necesaria del trabajo asalariado, que descansa en la competencia entre
obreros, es el acrecentamiento del capital y el desarrollo de la gran industria, que tiende a romper el
aislamiento del proletariado, haciendo que los proletarios unifiquen sus condiciones de vida y sus
intereses, y se reúnan para la lucha revolucionaria mediante asociación. En palabras de los autores,
la burguesía produce a sus propios sepultureros, y su hundimiento es inevitable.

Parte II. Proletarios y comunistas.

24) Los objetivos inmediatos de los comunistas son, su constitución y la de los proletarios en
clase, derrocamiento de la dominación burguesa, conquista del poder político por parte del
proletariado.

25) Las tesis de los comunistas no se basan en principios inventados o descubiertos por alguien,
por el contrario son expresión de conjunto de las condiciones reales de una lucha de clases existente,
de un movimiento histórico que se está desarrollando ante nuestros ojos. La abolición de las
relaciones de propiedad antes existentes no es una característica propia del comunismo. Todas las
relaciones de propiedad han sufrido cambios históricos, continuas trasformaciones históricas.
26) El objetivo final de la conquista política de los comunistas es, en principio, la abolición de
la propiedad burguesa. No obstante, resulta que la propiedad privada burguesa moderna es la
última y más acabada expresión del modo de producción y de apropiación de lo producido basado
en los antagonismos de clase, por lo que el objetivo podría resumirse en abolir la propiedad privada
de los medios de producción. Las motivaciones son que, según los autores, en la sociedad burguesa
el trabajo vivo (el trabajo asalariado, continuamente producido y explotado) no es más que un
medio de incrementar el trabajo acumulado, (capital, el cual de carácter colectivo, no personal o
individual, por lo que debe cambiarse su carácter social) mientras en la futura sociedad
comunista, el trabajo acumulado sería un medio de ampliar, enriquecer y hacer más fácil la
vida
de los trabajadores. En la sociedad burguesa el capital es independiente y tiene personalidad,
mientras que el individuo que trabaja carece de independencia y está despersonalizado.

27) La relación entre obreros y nación es ambigua. Marx afirma que no poseen
nacionalidad, pero en tanto y en cuanto deben conquistar el poder político, elevándose
como clase nacional, y elevarse como nación, son todavía nacionales. Además podemos
agregar que con el desarrollo del comercio y el mercado mundial en la sociedad burguesa,
estos aislacionismos y antagonismos entre pueblos desaparecen. Marx afirma que el
comunismo los hará desaparecer más rápidamente ya que la emancipación de la clase
obrera tiene como condición la acción común entre naciones. Al mismo tiempo que el
antagonismo de las clases en el interior de las naciones, desaparecerá la hostilidad de las
naciones entre sí.

28) La conciencia y las ideas, según los autores, se modifican al ritmo de los cambios en
las relaciones sociales de producción. Toda ideología dominante en una época es la
expresión ideológica de la clase dominante de dicha época. Cuando se habla de ideas que
revolucionan toda una sociedad, se expresa que se han formado o se están gestando nuevas
condiciones materiales y nuevas relaciones sociales de producción en el seno de la vieja
sociedad, y la disolución de las viejas ideas marcha a la par con la disolución de las
antiguas condiciones de vida. Al ser la sociedad comunista la ruptura más radical posible
con las relaciones de propiedad, no es extraño que en su desarrollo sea extremadamente
rupturista con las ideas de la época.

29) El proletariado se valdría de su dominación política para ir arrancando a la


burguesía el capital, para centralizar todos los medios de producción en manos del Estado,
es decir, del proletariado organizado como clase dominante, y para aumentar con la mayor
rapidez posible la suma de las fuerzas productivas. Esto, naturalmente, no podrá cumplirse
al principio más que por una violación despótica del derecho de propiedad y de las
relaciones burguesas de producción. Las medidas variaran entre país y país, pero en los más
avanzados se pondrán en práctica las siguientes: ‘’1. Expropiación de la propiedad
territorial y empleo de la renta de la tierra para los gastos del Estado. 2. Fuerte impuesto
progresivo. 3. Abolición del derecho de herencia. 4. Confiscación de la propiedad de todos
los emigrados y sediciosos. 5. Centralización del crédito en manos del Estado por medio de
un Banco nacional con capital del Estado y monopolio exclusivo. 6. Centralización en
manos del Estado de todos los medios de trasporte. 7. Multiplicación de las empresas
fabriles pertenecientes al Estado y de los instrumentos de producción, roturación de los
terrenos incultos y mejoramiento de las tierras, según un plan general. 8. Obligación de
trabajar para todos; organización de ejércitos industriales, particularmente para la
agricultura. 9. Combinación de la agricultura y la industria; medidas encaminadas a hacer
desaparecer gradualmente la diferencia entre la ciudad y el campo. 10. Educación pública y
gratuita de todos los niños; abolición del trabajo de éstos en las fábricas tal como se
practica hoy, régimen de educación combinado con la producción material, etc. ’’1

30) Sobre la teorización sobre la disolución del Estado, los autores afirman que al
desaparecer los antagonismos de clases con el ascenso del proletariado, el estado, con el
tiempo, desaparece, ya que este constituye la violencia organizada de una clase para
oprimir a la otra. El proletariado acabaría con los antagonismos, las clases en general, y por
consiguiente, con su propia dominación.

Parte III. Literatura socialista y comunista.

31) Los autores desarrollan agudas críticas contra los movimientos socialistas de su época.
Las críticas a cada uno de ellos se desarrollaran a continuación: en el caso de, lo que los
autores denominan, socialismo reaccionario, le imputan, de manera general, una nostalgia
de tiempos pasados, de antiguas condiciones y relaciones de producción; más
específicamente, al socialismo feudal, propio de la aristocracia, le achacan que no
denuncian a la burguesía por crear al proletariado, sino por producir un proletariado
revolucionario y , además, suelen tomar parte activa en las acciones represivas contra éste;
en cuanto al socialismo pequeño burgués, propios de sectores del artesanado y el
campesinado, agonizante ante el desarrollo de la gran industria, le endosan, que si bien
supieron las dinámicas del desarrollo y conflictos de la gran industria y la sociedad
burguesa, su lucha o sus fines son el restablecimiento de las condiciones medievales de los
medios de producción y cambio, régimen de corporaciones en la producción manufacturera
y el patriarcal para la agricultura; por último, en este grupo, se halla el socialismo
‘’verdadero’’ o socialismo alemán, que se originó por la traducción de ciertos aspectos de
las ideas francesas, pero sin tener sus condiciones materiales, por lo que se adaptó
rápidamente a los postulados filosóficos alemanes, entonces traducían la revolución
francesa en términos no de intereses burgueses sino de realización de la voluntad humana
general, pronto pasó a expresar la reacción de la pequeña burguesía prusiana contra el
movimiento liberal. En cuanto al socialismo conservador y burgués, los autores critican que
quieren 1as condiciones de vida de la sociedad moderna sin las luchas y los daños que de

1
Marx, K. Engels, F. en Marx y Engels, el Manifiesto Comunista; Tesis 11 Grupo Editor; Buenos Aires, 2003;
Pág. 21-22.
ella resultan fatalmente. Quieren eliminar el componente revolucionario, apartando a los
obreros de ello. Para finalizar, nos queda reseñar la parte que los autores dedican al
socialismo/comunismo crítico o utópico, del que destacan que ataca a la sociedad burguesa
en sus bases, pero su carácter reaccionario y su desconsideración de la condición de clase y
la lucha de clases, la hacen dirigirse más que nada a la clase dominante. Sus concepciones y
demandas pertenecen a una etapa muy temprana de la sociedad burguesa.

También podría gustarte