Está en la página 1de 556

AIRES DE LIBERTAD

HISTORIA INFINITA DE LA CORRUPCIÓN EN BOLIVIA

Luís Carlos Paravicini

Luís Carlos Paravicini Página 1


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

Corrían los alborotados tiempos del gobierno de la Unidad


Democrática y Popular, célebre por haber aprobado una medida
económica, llamada entonces desdolarización, que se constituiría en
uno de los descalabros inflacionarios más agudos en la historia
económica mundial, con índices que parecían de pesadilla.

En Octubre de 1982, asumía la presidencia el doctor Hernán Siles


Suazo. Con él, Bolivia retornaba a la democracia, después de
dieciocho años, casi sin interrupción, de gobiernos de facto, pero
también fue el tiempo propicio para que surgieran infinitas protestas y
conflictos sociales que convirtieron, a partir de entonces, a La Paz en
una ciudad con bloqueos y marchas de todo tipo y calibre durante
prácticamente todo el año.

En este escenario ya se ha visto todo lo imaginable, desde


crucificados en calzoncillos, gente que se cose los labios o se saca
sangre para escribir en las paredes, huelgas de hambre secas o
personas que se hacen tapiar y permanecen así, inexplicablemente,
durante semanas.

Enfrentamientos armados entre policías y militares, piedras y


cachorros de dinamitas, manifestaciones que siempre anuncian ser
hasta las últimas consecuencias y que se originan en asuntos que van
desde pedidos de renuncia, creación de bonos especiales, aumentos
salariales, apoyos a grupos políticos, sindicales y gremiales,
discapacitados o personas con capacidades diferentes, trabajadoras
sexuales, gays y lesbianas o activistas por la preservación ecológica,
exigencias como el retorno al mar con soberanía plena, legalización de
autos chutos, supresión de impuestos y cualquier pedido imaginable.
Las últimas amenazas llegan al anuncio de sacarse los ojos o
inmolarse.

Terrorífico. Para matizar un poco esta cruel realidad social,


transcribimos un ingenioso artículo recibido y publicado en Bolivia
Legal

Luís Carlos Paravicini 2


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

FANTASÍA BOLIVIANA
AL QAEDA INTENTÓ ATENTAR EN BOLIVIA
(Washington/CNN/Enviado Especial)

Documentos mantenidos en secreto por los organismos de


inteligencia, revelaron que Al Qaeda planificó la ejecución de
atentados en La Paz, Bolivia. Bin Laden por medio de dos
experimentados terroristas, ordenó el secuestro de un avión que sería
lanzado contra el Palacio Quemado en repudio a la injerencia
norteamericana.

Los registros de los servicios de informaciones (FBI y Policía


Boliviana) dan cuenta que los dos terroristas llegaron al Aeropuerto
internacional de El Alto el domingo 26 de julio 2009 a las 21:45 en un
vuelo de Air France proveniente de París.

La misión de Al Qaeda comenzó a tener problemas desde que


desembarcaron, ya que su equipaje fue enviado por error a Santiago
de Chile. Después de casi 5 horas de peregrinar por diferentes oficinas
y al no poder comunicarse adecuadamente por su defectuoso dominio
del idioma, salieron del aeropuerto aconsejados por funcionarios de la
línea aérea para volver al día siguiente acompañados por un
intérprete.

Los dos terroristas tomaron un taxi a la salida del aeropuerto, y el


conductor al notar que eran extranjeros los paseó tres horas por la
ciudad, para finalmente abandonarlos en proximidades de El Alto, en
un sector lleno de chicherías, donde tres cómplices del taxista los
asaltaron, les pegaron una buena paliza y les robaron sus efectos
personales.

Los musulmanes quedaron con algunos dólares que traían


escondidos en cinturones especiales para transportar dinero y salieron
de ese lugar gracias a un camionero que los trasladó a un lugar menos
inhóspito. El lunes a las 7:30 de la mañana y gracias a su
entrenamiento de guerrilla en Afganistán logran llegar a un hotel cerca
de El Prado, luego alquilan un auto y se dirigen nuevamente al

Luís Carlos Paravicini 3


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

aeropuerto, determinados a secuestrar un avión -como estaba


planeado- y estrellarlo contra la casa de gobierno.

Al ir hacia el aeropuerto encontraron cortada la ruta debido a


manifestaciones de los mineros, empleados estatales, el movimiento
de Los Sin Tierra y maestros en huelga, por lo que demoraron más de
3 horas y sufrieron roturas de vidrios y abolladuras en el automóvil,
además de recibir puteadas varias.

A las 12:30 deciden volver al centro de La Paz, allí buscan una casa
de cambios para convertir los pocos dólares que les quedaban luego
de los robos. Allí recibieron dinero falso.

Por fin -luego de tantas peripecias- los terroristas llegan a las 15:10 al
Aeropuerto de El Alto para secuestrar el dichoso avión y cumplir
finalmente su misión. Pero el LAB está de huelga por más salario y
menos trabajo. Los controladores de vuelo también están de paro
(quieren equiparar su salario con el de los pilotos).

El único avión que está en la pista es uno del TAM pero no tiene
combustible. Los empleados de las aerolíneas y los pasajeros están
en el hall del Aeropuerto, protestando y gritando cánticos contra el
gobierno. Llega la Policía y reprime a todos a palos, incluso a los
terroristas musulmanes.

Los musulmanes son detenidos y llevados a la delegación de la


Policía, acusados por un cabo potosino de tumulto, destrozos y
resistencia a la autoridad. A las 18:10, en un descuido policial (cambio
de guardia), los terroristas consiguen escapar y entonces discuten
entre sí: No saben si destruir el objetivo será posible.

A las 22:20, sucios, golpeados y con hambre, deciden comer algo en


la calle. Piden sándwiches de chola y choripanes.

Recién a los tres días se pueden recuperar de la intoxicación


producida por la carne en mal estado de los sándwiches que
comieron. Supieron al despertar que fueron llevados al hospital
municipal luego que la ambulancia demorara tres horas en llegar y
otras tantas horas recorriendo hospitales llenos hasta encontrar donde

Luís Carlos Paravicini 4


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

podrían brindarles atención médica. Para pagar la atención médica


tuvieron que lavar la ropa de cama de todo el hospital.

El domingo a las 15:30 los hombres de Al Qaeda salen del hospital y


llegan cerca de la cancha de Bolívar. Los barrabravas los confunden
con hinchas de Oriente Petrolero, porque su ropa tenía color verde y
les dan una paliza impresionante, el jefe de los barrabravas (un sujeto
apodado "Manguera") viola reiteradamente a los dos musulmanes .A
las 19:45 finalmente son dejados en paz, con dolores terribles en todo
el cuerpo, especialmente en la zona esa. Allí cerca hay un kiosco en la
vereda y deciden emborracharse de rabia (aunque para ellos sea
pecado), se toman 2 vinos en cartón marca Uvita, adulterados y tienen
que volver al hospital, esta vez deben limpiar los baños con cepillos de
dientes en desuso para pagar la atención que les dieron.

El día siguiente a las 22:30 siendo presas del pánico los terroristas
huyen de La Paz en dirección a Oruro en un camión de
electrodomésticos, que es asaltado por encapuchados disfrazados de
cholas.

Doloridos, golpeados, hambrientos, sin poder ya caminar ni sentarse,


son levantados por un vehículo de una ONG defensora de los
derechos humanos que los traslada hasta Oruro.

Ya en Oruro, deambulan sin saber qué hacer y terminan durmiendo


en la puerta de un comercio céntrico, de donde los llevan detenidos
como vagos e indocumentados y dado que son extranjeros serán
deportados. Al final de esta odisea, los musulmanes consideran que
no es necesario el terrorismo en Bolivia y a su regreso tratarán de
establecer un convenio para la realización en La Paz de cursos de
entrenamiento especializado en CAOS SOCIAL para el personal de Al
Qaeda.

La dictadura de García Mesa propuso una democracia inédita, Evo


Morales llevó a cabo unas elecciones judiciales inéditas, adjetivos
innecesarios en un país donde casi todo es inédito, no solamente para
la vida interna, sino para todo el mundo.

Hay algunas medidas de presión que, más allá de lo anecdótico,


resultan delictivas y atentatorias contra los derechos humanos

Luís Carlos Paravicini 5


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

fundamentales, como las huelgas de médicos y enfermeras o la


suspensión de servicios públicos básicos tales como energía eléctrica,
agua potable, gas licuado, o esos crímenes sin nombre como son la
exposición y utilización de mujeres embarazadas, lactantes y niños o
discapacitados para hacerlos marchar o permanecer en interminables
vigilias a la intemperie o en huelgas de hambre, en contra de su
voluntad y en contra de leyes pomposas de protección a mujeres y
niños, que son ignoradas por todos los actores sociales públicos y
privados y particularmente por las autoridades, Defensoría del Pueblo,
Derechos Humanos y medios de comunicación social.

Estas movilizaciones se replican en menor escala en Cochabamba y


Santa Cruz, donde los manifestantes prefieren bloquear las carreteras
principales, especialmente en el Chapare, el reino de los cultivadores
de coca excedentaria o en la región de Yapacaní, donde existen
grandes asentamientos de migrantes aymaras y quechuas o en las
rutas del bloqueo por excelencia que principalmente son la carretera a
Oruro y a Copacabana.

Mientras los gobiernos optan por dar tratamientos selectivos, según


las protestas y si los manifestantes estén a favor o en contra, éstos
suelen tornarse agresivos y violentos en tanto transcurra el tiempo y
no se atiendan satisfactoriamente sus exigencias, por lo que pueden
bloquear cualquier carretera troncal durante semanas y sin dejar pasar
ni siquiera ambulancias.

Según denuncias que algo de verdad deben tener, por trescientos


bolivianos diarios por cabeza, más alimentación, se pueden conseguir
personas que marchen o contramarchen indefinidamente por cientos o
miles de kilómetros por selvas, valles y altiplanos, sin especificar si a
las mujeres embarazadas se les paga el doble o lo que se paga por
niño adicional, todos los que serán objeto de una cacería mediática
que se encargará de difundir sufrimientos y penurias extremas por el
país y el mundo.

En tiempos de una galopante desinstitucionalización, los médicos, con


su huelga de casi dos meses, demostraron que la población puede
subsistir, con más o menos muertos, con o sin médicos. Huelguistas
de hambre de toda laya nos asombraron con su resistencia de meses
sin morir de hambre ni de nada parecido.

Luís Carlos Paravicini 6


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

Los policías, con su huelga y amotinamiento general llegaron aún más


lejos, dejaron sin seguridad ni protección a todo el país, pero también
nos permitieron descubrir cosas que hasta el momento eran
insospechadas. Huelga de médicos, amotinamiento violento de
policías, sólo falta la insurrección de los muertos.

Los que pretenden que tengamos la hora suiza, la puntualidad


británica, la disciplina germana, la alegría brasilera, la eficiencia
japonesa o el estilo de vida norteamericano, sencillamente se
equivocaron completamente de país y deben pensar seriamente en
hacer sus maletas y migrar. Pero no la tendrán fácil ni mucho menos.
Si los bolivianos fuéramos puntuales, disciplinados, alegres, eficientes
y soñadores, dejaríamos de ser bolivianos.

En una sociedad plena de mestizaje cultural y social, las cosas no


pueden ser blancas o negras, por lo tanto o sobran o son innecesarios
los adjetivos para calificar los sucesos.

Si bien el motín policial fue contundente, más fue el ruido que las
nueces y el evento concluyó dejando una sensación de algo parecido
a un ensayo fallido, a un convite previo, a algo improvisado, a un
entrenamiento sin público, sin timón ni objetivos específicos claros,
una mera expresión de protesta, algo así como un berrinche policial.
Los simples ciudadanos nunca sabremos que hubo realmente detrás
de este sainete.

Más allá de teorías conspirativas o golpes de Estado, que


seguramente algo de eso también hubo, fue un movimiento tan
inesperado y desconcertante que concluyó con la sensación de que
algo absurdo y casi anecdótico había ocurrido, en el que nadie ganó
nada, pero todos descubrimos bastante.

Lo que en otro país pudo haber sido el origen para desmanes y


saqueos masivos, aquí pareció ser lo contrario, aparte del caos
vehicular y de actos de vandalismo provocados esta vez por policías,
que solo asustaron a la población y a los propios y desconcertados
delincuentes, que quedaron sin protección ni persecución policial por
seis días.

Luís Carlos Paravicini 7


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

Está claro que la tarea policial se sustenta en la actitud y en la


formación de los policías, que no puede ser similar a la de los
pandilleros ni comparables a la de los militares u otros sectores de la
población.

La población sabe que, de tanto usar y abusar de recursos últimos y


heroicos, como las huelgas de hambre blandas, duras, secas,
mojadas, tapiadas y los bloqueos movilizados, vigilias, crucifixiones,
entierros en vida, costura de labios, marchas y contramarchas, éstas
ya son medidas desgastadas, en realidad prostituidas, que hacen que
las autoridades de gobierno las asuman con espíritu deportivo, a puro
trámite burocrático y una pequeña dosis de paciencia. Son temas que
hay que dejar a iniciativa de los reales interesados, cándidos, sádicos
y masoquistas.

Después del carnaval policial, es difícil esperar que se produzca un


nuevo motín. Pero el incidente debe servir para comprender que la
crisis institucional de la Policía es profunda y de larga data y que se la
puede utilizar de una y mil maneras.

El monopolio legítimo de la fuerza pública conferido a la Policía,


supone una entidad con doctrina, fines y objetivos claros, principios y
valores de alto contenido social, dentro de un régimen inevitablemente
vertical y disciplinario. La Policía no es una agencia de caridad ni de
empleo.

La lógica prebendalista y politiquera, siempre al servicio del gobierno y


de los poderosos de turno, se refleja en los constantes e interminables
pedidos de mejoras de todo tipo, aumento de presupuestos, equipos,
salarios y efectivos.

¿Por ventura, será que una policía con gran cantidad de efectivos,
super equipada, con ( ¿buenos?) salarios, resolverá los problemas de
delincuencia e inseguridad pública que son comunes a las sociedades
modernas?. El motín policial, aparentemente, nos dio una respuesta
negativa escalofriante: Con treinta mil policías o sin policías, no se
sintió un impacto real que, para el caso, la verdad es que tampoco se
experimentó mucho con el paro de los médicos y seguramente algo
similar sucedería con un paro de jueces o de maestros.

Luís Carlos Paravicini 8


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

Si bien puede comprenderse que, por incapacidad o comodidad del


gobierno. la Policía se haya convertido en una fuente básica de trabajo
para agricultores migrantes y desempleados urbanos, de ninguna
manera justifica que la policía pueda estar mayoritariamente
compuesta por elementos improvisados, lo que sería peor que darles
navaja a los monos.

Sin que sirva de mucho indagar sobre las motivaciones o implicancias


de la manifestación policial sindical, que como tal no tuvo mayores
diferencias a las protagonizadas periódicamente por diversos sectores
sociales, quedó plenamente corroborada la necesidad básica de
contar con una policía de calidad, bien equipada, con moderna
tecnología, es decir, profesional, y no con una masa de desempleados
y personas de buena voluntad vestida de uniformes y equipada con
laques, mayormente compuesta por cándidos, sádicos y masoquistas.

Ésta, posiblemente, es la cuestión estructural básica que hay que


resolver, para tener una institución modelo dentro de una sociedad en
crisis.

Una Policía científica, profesional y técnica implica una Universidad


Policial de calidad, más allá del título, diferente y mucho más
productiva y eficiente que las casas de estudio públicas que fabrican
cartones, licenciados y frustraciones, pues su misión es formar policías
profesionales de verdad, que no están concebidos para alimentar la
enorme burocracia estatal, sino para servir a la sociedad, darle
seguridad, paz y tranquilidad. En cuanto a la tropa policial, tendría que
responder a un adecuado proceso de selección y capacitación técnica
intensiva para contar con recursos humanos idóneos, pero es
imposible seguir reclutando a voluntarios que hayan hecho el servicio
militar y punto, sólo para hacer número estadístico.

Los amotinados ganaron demasiado poco, el gobierno la sacó barata y


hasta ganó, a costa de poner en tremendo riesgo la paz social y el
orden, En fin, en la mentalidad gubernamental, si la conflictividad es
parte de la democracia, mientras más conflictos sociales existan más
demócratas seremos.

En principio, nadie puede discutir sobre la legitimidad de los


planteamientos de mejoras salariales de los suboficiales y clases de la

Luís Carlos Paravicini 9


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

Policía. Pero, de ahí a los extremos de medidas de tan acentuada


radicalidad, como replegarse totalmente, dejando indefensa y
desprotegida a la población, hay mucha distancia.

Al descubrir la otra cara, la de unos policías totalmente


descontrolados, violentos y realizando actos del mayor vandalismo,
como apedrear, incendiar y saquear inmuebles, no puede menos
que estremecernos. Se pone en evidencia que los policías no son
mejores ni peores que los delincuentes comunes o los vándalos
sociales, el lumpen proletariat al que suelen enfrentarse cuando se
producen conflictos sociales, es decir, con más frecuencia de la
deseada.

Qué pena comprobar que la única diferencia, meramente formal, es la


del uniforme. Tremenda señal de alarma para la sociedad, peor si se
comprueba que los niveles de inseguridad pública no variaron casi
nada a pesar de la ausencia policial..

Desde un punto de vista de roles y funciones, el pedido policial de


nivelación salarial con los suboficiales de las fuerzas armadas
desnuda otras contradicciones y sinsentidos.

Las fuerzas armadas, atoradas en sus obsoletos roles de falso tutelaje


de la patria o de una soberanía decimonónica, inconcebible en el
mundo contemporáneo, han extraviado su rumbo y no encuentran un
rol social adecuado, más allá de reivindicaciones chauvinistas. En esta
perspectiva, siendo un poco cínicos, tal vez más valdría nivelar los
sueldos de los suboficiales de las fuerzas armadas y rebajarlos a los
niveles de los suboficiales y clases de policía, que son inevitablemente
útiles y necesarios para la paz ciudadana y la convivencia social, más
allá de circunstancias eventuales.

Ya no cabe duda de que el golpe maestro a la institucionalidad jurídica


fue dado con las elecciones por voto popular de autoridades del
Órgano Judicial, un inédito disparate en la historia jurídica y judicial de
toda la humanidad. Si se trataba de otorgar una supuesta legitimidad
a los jueces, el resultado no pudo ser peor. Con no más del 15% por
ciento del voto ciudadano, ningún funcionario judicial podía aspirar a
tener razonable legitimidad en el momento de su elección y peor a
medida que se desgastaban en el ejercicio de sus funciones.

Luís Carlos Paravicini 10


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

Designados por dos tercios de los votos del partido de gobierno como
candidatos, fueron la expresión nítida y grosera del aparato
gubernamental para copar y hegemonizar todos los espacios del poder
público.

Ni hablar de idoneidad. Es comprensible que todos los seres humanos


tengamos legítimas aspiraciones y buenas o malas intenciones, pero
ellas no pueden reemplazar los esfuerzos mínimos que se deben
realizar para aprender y capacitarse, adquirir experiencia y
conocimientos imprescindibles para el ejercicio de oficios y
profesiones.

Es obvio que para ocupar cargos de alta responsabilidad social se


deben tener aptitudes. destrezas, vocación, conocimiento, habilidades
y experiencia, que es lo único que no se puede improvisar. Qué decir
de la honestidad y probidad que se deberán demostrar en el ejercicio
de las funciones.

Para los políticos profesionales, en extremo, no se requiere saber leer


ni escribir. Contrariamente, intuición u olfato, carisma, paciencia,
ambición o codicia y resistencia a prueba de todo, serán algunos de
los factores determinantes.

Todos podemos tener el derecho a ser ignorantes, flojos o


indiferentes, es nuestra elección, pero no podemos permitir, ni siquiera
concebir, por ejemplo, que a título de democracia o participación, los
egresados de medicina realicen toda clase de operaciones y
curaciones, mientras aprenden en el camino y ganan experiencia,
pues los resultados serían catastróficos para todos.

En la administración de justicia están en juego la libertad, el trabajo, el


patrimonio, la integridad, la dignidad y la honra de las personas, la
seguridad, la paz y la convivencia pacífica de la sociedad.

Ser abogado no es simplemente aprenderse unos cuantos codiguillos


de memoria, unos latinajos y algo parecido a la oratoria. Hay que leer
y entender las doctrinas, las instituciones jurídicas, las tendencias
filosóficas del derecho, la lógica jurídica y muchas disciplinas teóricas
y prácticas.

Luís Carlos Paravicini 11


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

Formar eso tan importante que se llama criterio jurídico es un proceso


metódico y sistemático que toma tiempo, requiere etapas que no se
pueden ignorar o quemar.

Seguramente hubo las mejores intenciones en el gobierno de Evo


Morales y eran genuinas las expectativas por el experimento que se
iniciaba a tiempo de elegir jueces por voto popular.

Posiblemente casi todos los candidatos concurrieron con espíritu


patriótico y dispuesto a dar su mejor esfuerzo, la mayor parte pudo
haber tenido limitaciones materiales para su educación y formación
profesional, posiblemente no pudieron acceder a cargos y funciones
que les dieran la experiencia necesaria, tal vez sufrieron
discriminaciones y exclusiones, pero estas no son razones suficientes
para que se ponga la vida, la libertad y el patrimonio de las personas
en manos de gente carente de la mínima idoneidad profesional.

Ya no es posible disimular. La gran mayoría de los jueces y


magistrados en funciones carecen de los requisitos mínimos de
capacidad, no es suficiente con su buena voluntad, no alcanzan los
denodados esfuerzos que puedan hacer, carecen de los rudimentos
básicos para administrar justicia.

El costo del experimento es demasiado alto. Sin entrar en detalles y


solo considerando el ámbito de la justicia penal, ya no es admisible la
situación de miles de presos preventivos que están hacinados en las
superpobladas cárceles, en las que cohabitan con niños de toda edad
que nacieron presos, con los que compartirán sentencias
prácticamente perpetuas, sin visos de solución y en condiciones
infrahumanas que se agravan cada día que pasa.

En otras materias como civil, comercial o administrativa las cosas se


han convertido en chacota, el nivel profesional y humano es
demasiado bajo, la corrupción se confunde con la ignorancia y la
arbitrariedad. Más que nunca, se imponen criterios racistas, clasistas o
subjetivos, cargados de resentimiento y odio, que en nada contribuyen
a la paz social y a la seguridad pública, se administra vendetta en
modalidad de subasta al mejor postor.

Luís Carlos Paravicini 12


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

Las leyes y sentencias humanas no pueden modificar el estado, la


calidad ni la cualidad de las cosas. Que el sacerdote Eduardo Pérez
Iribarne tenga un programa de radio que se denomina ”El Hombre
Invisible”, no significa que el hombre sea realmente invisible y que el
SEGIP deba darle un carnet que acredite tal cosa, lo mismo con el
hombre araña, la mujer maravilla o el niño prodigio. Tampoco se
puede definir legalmente si una persona es bonita o fea, tonta o
inteligente, menos es posible, por el momento, cambiar el clima por
ley.

La naturaleza humana sólo reconoce dos géneros: hombre y mujer,


que transitoriamente pueden ser niños, adolescentes, adultos o
ancianos. Hay una sola raza humana. Que existan gustos y dudosos
placeres humanos, en muchos casos depravaciones antinaturales, no
significa que la ley deba reconocer a gays, lesbianas, transexuales,
pedófilos, zoófilos, necrófilos y otras linduras que nos trajo la
modernidad, aunque claro que se salvan sus derechos y obligaciones
en los límites señalados por la propia ley, no como diversos ni
desviados, sino como hombres y mujeres.

Los criterios racistas de clasificación son antinaturales: Ni la ley ni


sentencia humana alguna puede determinar si un individuo es o no
originario, si es blanco o negro, verde o azul, puro o mestizo y
tampoco es posible determinarlo científicamente, lo único que se
puede es señalar la fecha, el lugar de nacimiento y el sexo, que
tampoco son datos totalmente certeros, sino aproximados.

Un gobierno, aquí o en cualquier parte del mundo, tiene el derecho y la


obligación de construir todo tipo de obras y en todo el territorio
nacional, y ya se trate de propiedad individual, comunitaria,
cooperativa o estatal, pero respetando los derechos de los legítimos
titulares de la propiedad.

Lo contrario significaría que los habitantes de una población, de una


ciudad o de un barrio regulen el uso y administración de su propiedad
según sus usos y costumbres, así estuvieran en contra del interés
común.

En consecuencia, puede haber una ley que permita o prohíba la


construcción de una carretera, de un hospital o de un colegio y que las

Luís Carlos Paravicini 13


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

condiciones en que se lo haga deban consultarse para no dañar los


intereses y derechos de los habitantes en el lugar afectado
directamente, pero no es posible, ni jurídica ni materialmente, una ley
que declare a un territorio como intangible, intocable, invisible , aunque
sí se le puede dar otros atributos jurídicos a la propiedad, como
inembargable, inalienable o imprescriptible.

En casos como el TIPNIS, tratándose de una propiedad privada de


tipo comunitario, lo que corresponde aplicar es el precepto
constitucional de expropiación por causa de necesidad y utilidad
pública, lo que implica el pago de un justiprecio en favor de la o las
comunidades originarias propietarias de la Tierra Comunitaria de
Origen. El fondo de todo el lío es éste.

Más allá de la consulta y demás vainas por la carretera, después, el


Estado deberá pagar por hospitales, escuelas y cualquier obra que se
haga en ese extenso territorio.

¿Podrá ingresar alguien para plantar coca o rosas o plátanos?. No.


¿Alguien que no sea originario puro podrá poner un puesto de venta
de pacumutos o de refrescos de mocochinchi?. No. ¿Podrá alguien,
que no sea originario certificado o autorizado por los dirigentes
ingresar a pescar o cazar?. No.

Es, ni más ni menos, una absoluta distorsión al espíritu y a la letra de


los convenios sobre protección de derechos de los pueblos indígenas
en favor de unos cuantos filibusteros con ansias de acaparar riquezas
y poder a costa del sufrimiento de gente ignorante y miserable.

Cuando se parten de premisas falsas, se obtendrán conclusiones


erróneas. Si la Ley humana no puede cambiar el estado natural de
las cosas, una norma de esta clase resulta imposible, ilegal y,
consiguientemente, inconstitucional sin mayores debates ni
elucubraciones leguleyescas (Ley 180). Las cosas, como la madre
tierra, las piedras, los ríos, no pueden ser titulares de derechos
humanos bajo ninguna perspectiva racional.

Una Ley para consultar a determinados pobladores (Ley 222), a más


de ser constitucional, no puede estar condicionada a acontecimientos
futuros, inciertos y de contenido plenamente subjetivo, peor con

Luís Carlos Paravicini 14


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

recomendaciones o exhortaciones que no tienen nada que ver con el


análisis e interpretación constitucional de la norma.

Así, habrá que crear un tribunal de consensos y concertaciones para


que determine si hubo consenso o concertación y cuáles son los
parámetros para que esto sea así. En casos en que hay intereses
contrapuestos, es casi imposible obtener consenso, es decir, un
sentido único, un empate acordado voluntariamente, para lo cual sería
innecesario la consulta y así podríamos llegar hasta la especulación
infinita.

La picardía criolla y la actitud cobarde de unos cuantos dirigentes


políticos con intereses no muy cristianos que se diga, y que a título de
imaginarios originarios se dicen dueños de más de un millón de
hectáreas, mientras millones de bolivianos de quinta clase no tienen ni
un metro cuadrado, que se escudan en una tropa de pobres
ignorantes, mujeres embarazadas, párvulos y niños de toda edad
para inspirar lástima. en una sociedad rebosante de hipocresía y que
cotidianamente convive entre la mayor miseria concebible y el mayor
despilfarro posible.

Utilizar personas tan vulnerables, que son expuestas en su salud y en


su vida sin posibilidad alguna de oponerse o de expresar su voluntad,
no solo es criminal, no tiene perdón.

La clase política y el gobierno deben reflexionar y asignar un


tratamiento serio y profesional a estos delicados asuntos, de lo
contrario podríamos enfangarnos en las pantanosas arenas del
desgobierno y la barbarie jurídica.

Por cierto, políticamente pueden seguir haciendo dibujo libre, cambios


y revoluciones para todos los gustos y tamaños. Las inéditas
elecciones judiciales y la sentencia del tribunal constitucional son un
aporte poco constructivo a la democracia y una vergüenza ajena para
los que tuvimos el infortunio de estudiar derecho en un país plagado
de izquierdos, pues hasta los derechistas más recalcitrantes se
declaran de izquierda.

Luís Carlos Paravicini 15


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

Como resultado de toda la confusión creada por la pugna política de


intereses, quien pierde irremediablemente es la causa indígena, sus
reivindicaciones y derechos. Y eso ya no se repara ni con mil marchas.

Los resultados prácticos de la deficiente formación y gestión de buena


parte de los actuales administradores de justicia, que muy bien se
refleja en la monumental injusticia de las cárceles bolivianas, se
plasma con todo su rigor en la sentencia del Tribunal Constitucional.
Enrevesada, confusa, contradictoria, demandó demasiado papel,
mucha tinta, mucho tiempo.

Los magistrados y sus abogados, que cuesta creer que sean


abogados, han pretendido quedar bien con Dios y con el Diablo y han
quedado mal con el Diablo y con Dios. Sólo se les consultó sobre la
constitucionalidad de dos leyes, por lo que debían limitarse a cumplir
su trabajo y hacer conocer su criterio, es decir, son o no son
constitucionales, pero le adosaron condicionantes, exhortaciones y
buenos deseos que concluyen con que las normas acusadas de
inconstitucionalidad resultan ser y no ser constitucionales al
mismo tiempo y, en el mejor de los casos, su constitucionalidad
está condicionada a consensos y acuerdos.

Es una sentencia de corte netamente colonial, inédita dentro de la


inédita revolución judicial, una pieza de colección, de antología y un
ejemplo de cómo no debe hacerse una sentencia. Está claro,
políticamente puede tratarse de una obra maestra de la astucia
altoperuana, pero jamás una resolución judicial puede obedecer a un
razonamiento o a un interés político.

Los jueces tan penosamente designados por el MAS y luego elegidos


con el voto mínimo de la población boliviana, le han puesto
seguramente mucho empeño, mucho cariño, patriotismo y compromiso
con el proceso de cambio y la revolución democrática y cultural. Pero
con entusiasmo y buena voluntad no basta, tampoco ayuda
disfrazarse de originario, ostentar un apellido ancestral o realizar
rituales atávicos, sería mejor que renuncien antes que el colapso de la
administración de justicia sea irreparable. Se puede vivir sin justicia
formal, pero no es posible hacerlo en perpetua injusticia real.

Luís Carlos Paravicini 16


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

Siles Zuazo comenzó su gobierno con el apoyo de la Unidad


Democrática y Popular (UDP), una coalición constituida por tres
grandes partidos de centro izquierda y de izquierda, el Movimiento
Nacionalista Revolucionario de Izquierda (MNRI), el Partido Comunista
de Bolivia (PCB), el Movimiento de la Izquierda Revolucionaria (MIR),
y un conglomerado de pequeños grupos políticos de escasa
significación. La coalición gubernamental se amplió pocas semanas
después con la inclusión del Partido Demócrata Cristiano.

El nuevo gobierno heredaba una situación muy difícil. Siles Zuazo


tenía que confrontar las secuelas de la inestabilidad interna y el
aislamiento externo de los gobiernos militares de los tres años que le
habían precedido. La crisis económica de la década de los ochenta
había comenzado pocos meses antes de que asumiera el gobierno y,
a mediados de 1982, el deterioro de la economía era ya de gran
magnitud.

La manifestación más visible de la crisis fue la inflación, que alcanzó a


329% en 1983, a 2.177% en 1984, y a 8.170% en 1985. Estas tasas
hiperinflacionarias fueron acompañadas por caídas en el Producto
Interno Bruto (PIB): 4.5% en 1983, 0.6% en 1984 y 1% en 1985.

Una de las principales causas fue la del peso de la abultada deuda


externa, contraída por los gobiernos militares, pero también resultó
muy importante la incidencia del narcotráfico en la economía,
especialmente en la actividad desbocada del mercado negro de
divisas.

Los que entonces radicaban en Bolivia, ya no encontraban explicación,


menos solución, a la espiral diaria de precios de todos los productos y
servicios habidos y por haber, todos eran infelizmente millonarios, la
maquinita del Banco Central no paraba de imprimir billetes y, luego,
cheques de gerencia, el tipo de cambio oficial otorgaba divisas a un
precio preferencial, mediante cupos de divisas otorgados a empresas
importadoras y personas afines a los políticos de gobierno y
particularmente a los vinculados a las autoridades financieras que
otorgaban divisas y al mercado negro en el que los bancos y entidades
financieras desarrollaban sus labores, todos los que obtenían

Luís Carlos Paravicini 17


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

inmensas utilidades al venderlas en el mercado paralelo, en el que el


dólar subía de precio de minuto a minuto.

Por contrapartida, préstamos millonarios en dólares se cancelaban con


pigricias mediante depósitos en moneda nacional y al tipo de cambio
de la fecha de pago, los servicios se pagaban solo en efectivo, había
que cargar paquetes cada vez más grandes para pagar la cuenta de
un almuerzo, los depósitos o retiros simples en la banca eran
trasladados en camiones y camionetas, en carretillas y en bolsones de
yute.

Pocos se podían distraer en contar cantidades mayores de dinero en


pesos bolivianos, por lo que mayormente se optaba por aceptar de
buena fe las cantidades que supuestamente contenían los bultos que
se entregaban y recibían amarrados con pitas y ligas, con billetes que
parecían perejiles, especialmente los que circulaban en el oriente del
país. Con un dólar diario podía sobrevivir decorosamente una familia
corriente y muchas lo hacían con cinco dólares a la semana o veinte al
mes, el drama era conseguir los dólares.

Desde unos años atrás yo ocupaba una oficina en el Edificio


Esperanza, en la Avenida Mariscal Santa Cruz, pleno centro de la
ciudad de La Paz, dentro de un ambiente amplio que estaba dividido,
con mamparas y puertas de madera, en cuatro, una recepción, dos
oficinas y una sala de reuniones. La había tomado en arrendamiento al
poco tiempo de graduarme como abogado.

Logré leer mi tesis de grado: ―La Estructura Jurídica como fundamento


de la Integración Económica‖, faltando apenas unos días para lo que
fuera el golpe de Estado de Luís García Mesa, al filo de la navaja, a
último momento, al borde del colapso nervioso y bregando contra el
mundo, como habían sido y serían los hechos importantes de mi vida.

Aproximadamente un año antes me había casado y mientras cursaba


las últimas materias y trabajaba en el bufete de Mario Hinojosa
Antezana, a invitación de Fernando ―Cotón‖ Gutiérrez, avanzaba por
las noches elaborando la tesis en la máquina IBM eléctrica de color
rojo, que había adquirido para hacer transcripciones de documentos.

Luís Carlos Paravicini 18


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

Entre tales trabajos recuerdo una extensa e interminable obra de


teatro que semanalmente cambiaba de argumento y de protagonistas,
ante nuestra desazón y desesperanza, o un libro de farmacia lleno de
símbolos y caracteres especiales que estuvieron a punto de
enloquecernos. Los trabajos eran muy complicados pues no se podían
cometer muchos errores de transcripción, en realidad casi ningún
error, por el tiempo que apremiaba y por el elevado costo de los
esténciles que acompañaban los desvelos o los fines de semana entre
tesis y transcripciones.

Durante los últimos periodos de la carrera de derecho, intentamos


incursionar en el rentable mundo de los policopiados, pero no tuvimos
mayores posibilidades de competir con el Comegato, un personaje que
no era estudiante pero si enamorado de una influyente catedrática,
quien había conseguido el monopolio de facto y coordinaba con los
catedráticos todo lo que implicaba la producción, distribución y
comercialización de tales textos obligatorios de estudio, para lo cual
tenía a su mando un pequeño ejército de grabadores, redactores y
transcriptores, la calidad era de mala para abajo y los precios eran
discrecionales, generalmente groseros, un negocio redondo,
considerando que para entonces la Facultad tenía más de cinco mil
alumnos, clientes obligados y cautivos de un sistema de mediocridad y
corrupción que se remonta a tiempos difíciles de precisar.

La Facultad de Derecho estaba controlada por el Grupo Tolata, afín al


Movimiento de Izquierda Revolucionaria, enfrentado al Frente Urus, en
la parte estudiantil, mientras el Movimiento Nacionalista
Revolucionaria de Izquierda tenía copada la decanatura y la dirección
de estudios.

Entre los dirigentes destacados del grupo Tolata, llamado así en


alusión a una masacre de campesinos perpetrada en esa localidad de
Cochabamba durante la dictadura de Banzer, estaba Xavier Ferreira,
abogado que luego alcanzaría prosperidad económica como asesor
del movimiento obrero y Germán Monroy Chazarreta, ―El Chaza‖,
quien fue Alcalde de La Paz y protagonista de una de las gestiones
más escandalosas que haya conocido el municipio de esta ciudad.

Con este último habíamos sido amigos del barrio en el que


jugábamos partidos de fútbol, ocasiones en que él ya exhibía un

Luís Carlos Paravicini 19


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

temperamento explosivo, casi histérico, y se hacía dar unos terribles


berrinches cuando las cosas no salían según sus deseos.

A la sombra del Grupo Tolata se desarrolló el llamado Bloque Jurídico


del Movimiento de Izquierda Revolucionaria, que tenía a Luís Vásquez
Villamor, José Luís Paredes y Marco Antonio Oviedo como miembros,
que después se destacarían en la vida política nacional.

El Frente URUS, de orientación nítidamente trotskista, estaba dirigido


por Hugo Salvatierra, ―El Chino‖ quien posteriormente apareció como
funcionario del CEJIS, una ONG con sede en Santa Cruz, vinculada al
movimiento sindical y a los pueblos indígenas de Oriente, quien se
hizo célebre como Ministro de tierras del primer Gobierno de Evo
Morales, en cuya gestión se produjeron grandes hechos de
irregularidades y corrupción, principalmente con la compra y
distribución de una gran cantidad de tractores, negociados que se
hundieron en un escándalo que duró unas semanas y luego fue
archivado y olvidado, como siempre sucede en estos casos que al
país apenas le cuestan unas decenas o centenas de millones de
dólares, lo que ocurre con mayor frecuencia a la deseada y sin
importar el tipo de gobierno.

Un negociado muy similar se produjo con equipos y maquinaria


agrícola en el asunto denominado ―Puerto Norte‖, durante el Gobierno
de Luís García Mesa, quien fue juzgado y condenado por todo, menos
por este tipo de delitos que siempre gozó de un tratamiento
preferencial y de indulgencia por parte del sistema político.

En la facultad de Derecho, Salvatierra tenía un pintoresco


lugarteniente de apellido Arzabe, encargado de inventar y propagar
epítetos contra los opositores, ‗cachorros del fascismo‘, ‗lacayos del
imperialismo‘, ‗sirvientes de la dictadura‘ eran algunas de las lindezas
de su repertorio habitual, que se trocaron en golpes en una gresca
generalizada que una noche se dio entre los dos grupos de dirigentes
en la Asamblea Estudiantil que, por esas cosas curiosas de la vida,
derivó en una tregua y en la decisión de depositar en una persona el
control estudiantil de la Facultad, para buscar una salida democrática
a la crisis de gobernabilidad política que había tocado fondo y no se
les ocurrió nada mejor que hacerlo mediante un estudiante que no
estaba ni con unos ni con otros, desesperado únicamente porque no

Luís Carlos Paravicini 20


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

se derrumben los mecanismos institucionales que le permitieran


egresar e irse a la brevedad y lo más lejos posible de la Ilustre
Facultad de Derecho y Ciencias Políticas.

No puedo negar que, en la Asamblea de la trifulca, tuve una


participación que, involuntariamente, encendió la chispa del conflicto
del que me desentendí y que fue asumido exclusivamente por los
grupos antagónicos, pero jamás hubiera imaginado que derivaría en
un primer y brutal acercamiento al misterio del poder humano.

Tomado de sorpresa con semejante papa caliente que se ponía bajo


mi responsabilidad, opté por dar una solución práctica y rápida
convocando a una Asamblea Estudiantil para el día siguiente, la que
se realizó en el Pabellón A con cerca de mil estudiantes, en un
ambiente de efervescencia y de posiciones contradictorias e
irreductibles, que amenazaban con concluir en una debacle mayor y
hasta con actos violentos.

Más que todo por cansancio y luego de varias horas de debate y


discusión, se acordó convocar a nuevas elecciones facultativas y
designar a un Comité Electoral transitorio, al que se le encomendó
todo lo relativo a la administración en tanto se eligieran a las nuevas
autoridades, con lo que quedé liberado honrosamente del presente
griego que se me había otorgado.

Quedando bien con Dios y con el Diablo, pero con una cosecha más
que positiva en cuanto a mis objetivos personales académicos, yo ya
era un estudiante que se había codeado con los poderosos, por un
día, sólo por un día, pero había sido parte de ellos y eso ya era un
hecho consumado, irreversible y conocido en toda la Facultad.

Pensar que, a tiempo de dar el examen de ingreso a la Universidad, mi


mayor aspiración era simplemente aprobarlo y poder ser universitario
para luego, algún día, concretar mis sueños de niñez: ser futbolista,
abogado y canciller. Con el tiempo conseguí dos de los tres, pero
obtuve otros logros que jamás me hubiera atrevido a imaginar.

Los dirigentes estudiantiles, en medio de sus diferencias políticas


irreconciliables, estaban a punto de acordar la supresión de la tesis de
grado, precisamente la que yo hacía desesperadamente y contra el

Luís Carlos Paravicini 21


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

tiempo, por las noches y fines de semana, para remplazarla por un


difuso seminario de grado con orientación social.

Mi tutor era el doctor Jaime Prudencio Cossio, autor de la más


importante compilación de Tratados de Derecho Internacional Privado
suscritos y ratificados por Bolivia, información que ni en la Cancillería
de la República se podía encontrar, quien entendió mi apuro y el
esfuerzo que realizaba y me brindó toda su cooperación.

Por el contrario, Reynaldo Peters Arzabe, encargado de aprobar el


esquema de la tesis nos tuvo durante más de tres meses acudiendo
infructuosamente, mañana, tarde y noche a su bufete, hasta el
momento que le comunicamos la decisión de no movernos sin antes
obtener alguna respuesta, única manera de lograr el favor del
académico revolucionario, que ingresó al salón de la fama, más que
por haber sido uno de los tantos ministros de estado, por haber
presentado un recurso de habeas corpus escrito a mano en un rollo de
papel higiénico cuando estaba detenido políticamente en la dictadura
banzerista, ingeniosa hazaña que en algunos ámbitos académicos de
España le valieron un reconocimiento y la consagración del
documento en cuestión como monumento jurídico internacional, objeto
de prolijos estudios de juristas y proctólogos.

Más que un alumno destacado, claramente fui un alumno apurado,


urgido por egresar, en general logré vencer rápidamente todas las
materias, excepto dos en las cuales dos catedráticos ordinarios y
libidinosos, de esos que cambian notas por favores de todo tipo, le
habían echado el ojo a María Elena, por entonces mi enamorada, por
lo que, al no obtener lo que mínimamente esperaban, no tuvieron
inconveniente en aplazarme, actitudes habituales y con las que no
había opción ni instancia de queja.

Las incertidumbres, los cambios súbitos, las improvisaciones, los actos


arbitrarios y discrecionales eran las únicas condiciones seguras bajo
las que se podía estudiar y a las que uno tenía que adaptarse si
quería sobrevivir al laberinto de los demás obstáculos.

Después de mucho bregar, había conseguido que se señale día y hora


para la defensa de mi tesis de grado dentro de un clima político
enrarecido que, junto a la ansiedad de un acontecimiento tan

Luís Carlos Paravicini 22


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

importante, me soltaron el estómago y tuve que entrar al baño


reiteradamente, mientras aguardaban en el aula, impacientes y con
intención de retirarse en cualquier momento, los miembros del Tribunal
de Grado, pues era imprescindible la presencia del presidente del
mismo, el doctor Manual Morales Dávila, de quien yo había sido
ayudante en la cátedra de Derecho Constitucional y que entonces
ocupaba el cargo de Contralor General de la República.

En esos momentos cruciales, en los que iban a encontrar sentido los


años de esfuerzos, desvelos y correteos académicos, si bien nadie lo
podía adivinar, yo sí intuía que se trataba de una cuestión de vida o
muerte, de esas pocas y realmente trascendentes que nos toca
afrontar, una postergación pudo haber significado, en el mejor de los
casos, dos o más años al cohete o quedarme simplemente como
egresado, lo que es lo mismo que nada, como sucedió con muchos
egresados que se dedicaron a otras actividades u otros, como el
propio Monroy Chazarreta, que después de más de treinta años
retomó su trámite de defensa de tesis que, por el tiempo transcurrido
ya es de varios y gruesos volúmenes.

Germán Monroy Chazarreta era hijo del dirigente movimientista


Germán Monroy Block que, como la mayor parte de ellos, vivió entre el
poder y el exilio y fue en este último que conoció a su esposa Anita
Chazarreta, nieta de un célebre músico del norte argentino y que daba
clases de guitarra, a quien siguió vocacionalmente su talentoso hijo
Manuel, ―El Papirri‖, cantautor, compositor y concertista.

Cuando parecía que el fin del mundo era inminente, mis tripas
amenazaban con salirse, mientras fumaba un cigarrillo tras otro, en
tiempos en que no había ninguna restricción para ello, aparte de las
que imponía el doctor Huáscar Cajías en su cátedra de Criminología,
con casi dos horas de retraso, apareció el Contralor con María Elena,
que lo había ido a recoger.

Concluido el acto de defensa, no hubo mucho tiempo para


celebraciones, pues los días siguientes los dediqué exclusivamente a
tramitar certificados de notas y aprobación de tesis, concluyendo unas
horas antes del golpe de Estado que cerró por un prolongado tiempo a
la Universidad Boliviana.

Luís Carlos Paravicini 23


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

Con la Universidad cerrada, en el bufete me encargaron que


coadyuvara en la atención de casos de ex autoridades de Yacimientos
Petrolíferos Fiscales Bolivianos, entre ellos de Rolando Prada, que era
cuñado de Banzer, y de Miguel Tejada Velasco, a quienes la
Contraloría General, posiblemente a partir de la gestión anterior, de
Morales Dávila, había girado Notas de Cargo por sumas millonarias, y
en cuya tramitación cooperé con algún éxito en mi calidad de
egresado, aunque para la atención de estos asuntos yo era
presentado y figuraba como abogado, de tal manera que los
ingenieros me trataban de doctor esto, doctor aquello.

Como agradecimiento por el trabajo realizado, el ingeniero Tejada


Velasco nos invitó a una cena en su casa. ¨Por esos azares de la vida,
el destino quiso que precisamente él fuera designado Presidente de la
Comisión de Reordenamiento de la Universidad Boliviana, por lo que,
en tal calidad, le correspondió entregar los títulos profesionales en la
primera colación de grados que se dio en la Universidad Mayor de San
Andrés, más de un año después de su cierre, entre cuyos graduados
acudí a recibir, algo ruborizado ante la curiosa coincidencia, el título
académico de manos de mi ilustre cliente.

Pasaron varios años, ya con mi título en provisión nacional y con el


sagrado registro en varios Ilustres Colegios de Abogados, en la R.
Corte Superior de Distrito, en la excelentísima Corte Suprema de
Justicia y en el temido Ministerio de Gobierno, mis pesadillas más
recurrentes durante mucho tiempo giraban en torno a que me
anulaban materias de colegio o de universidad y que quedaba sin
valor legal el título de Abogado, con todas las consecuencias que ello
implicaba en mi vida.

Luís Carlos Paravicini 24


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

La secretaria abrió la puerta de mi despacho y en medio de la cortina


de humo de cigarrillo que ya formaba parte de mi personalidad, me
indicó que me buscaba un técnico de aviación, quien le había
explicado que se trataba de un compañero de aventura y que lo
reconocería al verlo, lo que efectivamente sucedió apenas ingresó y
nos dimos un afectuoso abrazo. Hombre de mediana edad, algo
gordo, moreno, mientras echaba humo del cigarrillo recién encendido,
me recordó de inmediato que se cumplían ya tres meses del accidente
de aviación en el que milagrosamente salvamos la vida, por lo que
cómo olvidar un día como éste, en que habíamos vuelto a nacer, la
vida nos había dado una segunda vida y por ello debíamos estar
eternamente agradecidos. Además de compañero de aquél viaje, era
amigo de Lucas, quien me lo presentó durante ese vuelo y por quien
había obtenido mi dirección.

Lucas era un mecánico de aviación a quien conocí en el barrio de mi


niñez, trabajaba reparando aviones cargueros de carne, resabios de la
segunda guerra mundial, había sido futbolista en su juventud, en su
Sucre natal, radicó un buen tiempo en el Paraguay, donde había
aprendido algo de guaraní y hecho muchas amistades, por lo que era
muy afecto a todo lo que tenía que ver con lo paraguayo.

Me visitaba con frecuencia en el bufete y en la casa, hablábamos de


fútbol y de sus proyectos alocados, algunos sólo se quedaban en eso
y otros eran caprichosas y disparatadas aventuras que llevaba a cabo
contra viento y marea, por lo general con resultados catastróficos.
Cada que nos veíamos aprovechaba de recomendarme que no fume,
ni tome café, ni los litros de gaseosas que yo consumía en todo
momento y en todo lugar, pero era especialmente crítico con los
cigarrillos.

Una de las más desconcertantes ocupaciones temporales de Lucas


fue la de ayudante de un médico neurólogo que estaba encargado de
los exámenes de salud a los postulantes a pilotos civiles, la mayor
parte de ellos orientales, especialmente benianos.

Lucas se encargaba de intermediar para que, a cambio de dineros


extras, los postulantes observados por supuestos problemas

Luís Carlos Paravicini 25


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

neurológicos obtuvieran el visto bueno del médico para proseguir sus


trámites. Esta es una práctica común en el sistema de salud, en el que
actúan en contubernio médicos, clínicas, laboratorios y hasta
farmacias, para pasarse clientes y cobrar cuotas y comisiones por
análisis, consultas y operaciones, en muchos casos innecesarias o
perjudiciales.

En forma parecida a lo que sucede con jueces y abogados, los


médicos se encargan de realizar tareas administrativas para la
construcción de infraestructura, adquisición de equipos, insumos
médicos y fármacos, negocios en los que se mueven centenares de
millones de dólares y para los que abundan los médicos voluntarios.

En esa época, con el descalabro de la inflación de la UDP, agravada


por el hecho de que el gobierno había decidido controlar la economía
nacional, el comercio y el cambio negro de divisas, nada menos que
con gendarmes municipales cuyo número se multiplicó mágicamente,
la situación en las calles y plazas ya resultaba simplemente
surrealista.

Fumar era un vicio socialmente aceptado y hasta estimulado, casi todo


el mundo fumaba, en ninguna parte faltaban ceniceros, que eran uno
de los regalos predilectos, se fumaba hasta en el cine, en los
dormitorios, en los vehículos, en los aviones, en los trenes, hombres,
mujeres, jóvenes, viejos y hasta habían monos que fumaban en el
zoológico, habían futbolistas profesionales que lo hacían en plena
cancha y en pleno partido.

Tengo en el recuerdo la imagen de Luís Galarza, que estaba de


suplente del otro arquero de The Strongest, René Lafuente con quien
habían acordado alternarse en la titularidad, quien paseaba por el
banco de suplentes y al borde del terreno de juego fumando un
cigarrillo tras otro. Los raros, los extraños, los marginados y hasta
discriminados eran los que no fumaban, así sea socialmente.

Desde que mi mamá murió cuando yo tenía diecisiete años, -mi papá
falleció cuando yo había terminado de cumplir cinco años- y al no
tener familia cercana, las cosas se me hicieron muy complicadas, no
pude continuar regularmente con el fútbol que era mi pasión e hice de
los cigarrillos compañeros inseparables durante gran parte de mi vida

Luís Carlos Paravicini 26


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

a partir de entonces, a veces no tenía para comer o para cosas


elementales, pero nunca podían faltar los cigarrillos, luego, las
gaseosas y, desde colegio, por lo menos leer un periódico diario.

Después me entrarían las pasiones por la lectura de libros y revistas y


por el cine, pero en todo caso según gustos muy personales,
salvando las lecturas industriales que posteriormente tuve que hacer
por obligaciones más bien de tipo profesional.

Las buenas conversaciones, la música en vivo en boliches informales,


jugar raquet y tenis y las guitarreadas fueron mis otros ocios
preferidos. En cambio, siempre le escapé a las reuniones sociales de
compromiso, a farrear por farrear o a las conversaciones superfluas,
de esas que sólo sirven para matar el tiempo que nunca se podrá
recuperar, habida cuenta de que al final es el tiempo el que nos mata.

Lo que evitó mayores calamidades a mi salud fue que muy rara vez
disfrutaba fumando, lo hacía compulsivamente, por ansiedad y los más
perjudicados eran los que me rodeaban, que debían asimilar la mayor
parte del humo.

Consumía días íntegros de domingos y feriados devorando los


periódicos hasta su última letra, lo que era posible porque tenían un
modesto volumen que no se parecía a las monstruosas ediciones con
revistas y suplementos de abundantes y coloridas ilustraciones que
ahora se publican normalmente.

Uno de los milagros de internet, mediante las ediciones digitales,


comunes en todo medio de prensa que se respete, es que hace
posible revisar en pocos minutos no uno, sino varios periódicos,
locales, nacionales o extranjeros, casi siempre en los titulares ya se
condensan las noticias o se puede ver y escoger según la autoría de
las columnas de opinión, obviando publicidades, avisos de cobranza,
solicitadas políticas, requerimientos de empleo, crónicas sociales del
jet set criollo, avisos necrológicos y otras hojarascas, lo que permite
ahorrar mucho tiempo precioso, que se lo puede dedicar a cosas más
edificantes.

Qué más se puede decir de las gigantescas bibliotecas y motores de


búsqueda, como Google, que permiten explorar un universo infinito y

Luís Carlos Paravicini 27


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

encontrar cualquier cosa, sobre cualquier tema o cualquier persona en


milésimas de segundo, conformando una biblioteca virtual,
permanentemente actualizada y de acceso totalmente libre, en un
auténtico proceso de democratización de la información y de la cultura,
en dimensiones colosales jamás imaginadas por el ser humano.

O las videoconferencias vía skype e internet, prácticamente gratuitas y


de duración ilimitada, con voz e imagen incluida y que permiten
comunicarse desde cualquier parte del mundo, pero que la ignorancia,
el temor, la tremenda publicidad de las operadoras telefónicas o
simplemente por flojera y comodidad, hacen que millones de usuarios
gasten grandes sumas de dinero para comunicarse obsesivamente por
celular. Es por demás extraño que, mientras más pobres sean un país
o su gente, más insisten en gastos suntuarios y en despilfarrar
innecesariamente sus recursos.

¿Qué es la ley? Lo que manda el rey. ¿Qué es la costumbre? Lo que


impone la muchedumbre. ¿Los hábitos? Costumbres personales o
familiares. Definiciones simples, populares pero bastante descriptivas.

Los hábitos y costumbres, a diferencia de la legalidad, existen y se


reproducen de manera autónoma e independiente a la voluntad del rey
o del gobernante, es decir, más allá de cualquier legalidad formal, que
tiene que adecuarse a la norma consuetudinaria y no al revés, como
suele suceder en estos tiempos.

Según los valores predominantes en cada época y también


condicionados a las posibilidades del desarrollo material, hábitos y
costumbres pueden ser buenos o malos, necesarios o prescindibles
todo esto mucho más allá de la simple moda.

Hace apenas unas décadas los aparatos telefónicos, radios y


televisores eran cubiertos de primorosas fundas para preservarlos del
polvo y la humedad, los flamantes automóviles, antes de nada, tenían
que retapizar o poner forros de protección a sus asientos que, junto
con la pintura de la carrocería, eran los detalles que más se cuidaban.

Casi todo el mundo fumaba, los ceniceros y encendedores eran los


objetos infaltables en casas y oficinas, era corriente emborracharse en
diversos grados y sin mayores pretextos, los albañiles en La Paz

Luís Carlos Paravicini 28


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

almorzaban marraqueta con gaseosa de papaya y plátano, los mineros


acullicaban coca y fumaban sin importar si comían o no.

En el oriente las verduras y vegetales eran lujos exóticos, había que


ingresar a los caminos para ver el estado en que se encontraban, la
mantequilla, los embutidos, el papel higiénico, las duchas y los obesos
eran curiosidades, los masones eran ateos y comían niños, los ateos
eran comunistas y comían hombres, los homosexuales eran
maricones, las prostitutas eran putas, las lesbianas eran casi
extraterrestres, cosas y la naturaleza estaban al servicio de Dios y del
hombre, la gente no tenía o conocía tantas enfermedades y
generalmente solo atinaba a morirse por muerte natural o por
accidente.

En tiempos en que hay más teléfonos que habitantes, internet es la


sociedad, el realismo del cine y de la televisión le ganó a la
imaginación y se apropia de los sueños humanos, las religiones son
mera formalidad o fanatismo puro e irreflexivo, la tierra pretende
suplantar a la madre biológica, la hoja de coca se proclama sagrada,
los derechos de la naturaleza son más importantes que los derechos
de los hombres y así se lo establece en la propia Constitución Política
del Estado.

Las tribus se vuelven naciones, la nación se vuelve aldea, las aldeas


toman el país y lo convierten en estado y el estado se vuelve
plurinacional, los originarios son separados y confrontados con los
derivados, los carnavales se vuelven política cotidiana de disfraces e
imposturas.

En el proceso de transición hay hábitos perniciosos que tienden a


convertirse en vicios residuales, como sucede con el tabaquismo,
mientras otros cambian las esferas de su consumo y se trasladan a
justificaciones culturales y religiosas, como el alcoholismo y el
masticado de coca, pero dejan paso a la tremenda influencia del
narcotráfico en producción, comercialización y consumo, que resulta la
amenaza más grande a afronta la sociedad democrática, que hoy está
sometida a los intereses de los barones de la coca y de los
narcotraficantes, que provocan el apogeo artificial de una sociedad de
frivolidad y consumo, a la par de un incremento imparable de
corrupción, delitos y crimen organizado.

Luís Carlos Paravicini 29


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

Los hábitos y las costumbres no pueden ser excusas para atentar


contra los valores y principios sociales y no podemos ir tan lejos como
para anteponer derechos inexistentes e imposibles de la naturaleza,
se llame madre tierra o como sea, a los únicos y verdaderos derechos
inherentes a los seres humanos en el planeta tierra, sin cuya
existencia no existiría derecho alguno.

Es necesario y oportuno recuperar el sentido de lo humano, superar


hábitos y costumbres dañinos para el interés común y excluir del
debate público la imposible equiparación con las cosas de la
naturaleza, las que deben estar al servicio de una buena calidad de
vida humana, y no de absurdos cultos e idolatrías atávicas más que
ancestrales.

En este tema, también juegan un papel determinante los medios de


comunicación social, que mantienen como secretos de estado las
opciones gratuitas o baratas, pero también guardan silencio ante
nuevas prácticas mafiosas para engatusar a la gente, como todo el
sistema de mensajes a los que, tramposamente hacen suscribir a las
personas, sin que exista autoridad regulatoria ni defensor del
consumidor que supervise estos lucrativos e inmorales usos de
internet y de telefonía móvil. Sin embargo, hay una autoridad
supervisora y fiscalizadora de los juegos, que cobra desde sorteos de
álbumes de figuritas infantiles hasta los grandes juegos de azar.

Luís Carlos Paravicini 30


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

Por esos días y en esas circunstancias de galopante especulación


comercial, Lucas comenzó a machacarme con la propuesta de un viaje
a su amada Paraguay, hablaba de amistades importantes y la
posibilidad de convenir algunos negocios, además de buscar opciones
que permitan alguna esperanza para dejar temporalmente el escenario
kafkiano que se vivía en Bolivia.

Casi doblegado ante su tenaz insistencia, con la esperanza de


distraerme con el viaje y consiguiente cambio del clima de
incertidumbre y desesperanza que embargaba a todos, se dio la
posibilidad de financiar los pasajes y tramitar los pasaportes antes de
lo que el mismo Lucas esperaba.

El embarque y gran parte del vuelo fueron normales, sólo el propio


Lucas peroraba que el viaje había sido muy precipitado, que debíamos
y podíamos hacer las cosas con más calma, por lo que, conociendo
su carácter, no asigné mayor importancia a sus reclamos, él acomodó
una funda con un terno de tela de alpaca inglesa, colocó la percha en
la parte delantera del avión y luego se sentó atrás, mientras yo lo hice
en la tercera fila, al lado de otro mecánico de aviación, amigo de
Lucas, con un poco de desagrado porque me había tocado un asiento
en el que no se podía fumar, pero me consolé pensando que el asunto
se arreglaría en una hora, llegando a Santa Cruz.

Faltando unos quince minutos del tiempo estimado para aterrizar en el


Aeropuerto de Viru Viru, una fuerte explosión sacudió al Boeing 727,
que alcanzó a agitarse como si hubiera ingresado en una turbulencia.

Una pareja, que estaba en primera fila, se puso a gritar hasta que
salió su pequeña hija que había ingresado a la cabina, lo propio que
había intentado hacer, sin suerte, un desquiciado que entró al baño
delantero, pues milagrosamente la azafata le impidió que pasara a la
cabina, para hacer explotar una granada de guerra contra su cuerpo,
que quedó desparramado por el pasillo.

Cayeron las máscaras de oxígeno, que al parecer tenían algún


pequeño detalle, de esos que uno no presta atención cuando la
tripulación da las instrucciones para casos de emergencia, de esas
Luís Carlos Paravicini 31
AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

emergencias que los pasajeros normalmente juran que no les tocarán


vivir, por lo que en vez de oxígeno, varios pasajeros estaban verdes al
aspirar el humo de la explosión,.

Una mujer gorda se subió al asiento chillando y se sacó las joyas para
envolverlas en un pañuelo mientras escribía en un papel algunos
garabatos, seguramente convencida de que estaba haciendo su
testamento.

Ante el griterío y el pánico que empezaba a cundir, un corpulento


pasajero se levantó con el declarado propósito de darle un sopapo a la
histérica mujer, pero no fue necesario, pues ese momento salió el
sobre cargo bañado en sangre, pidiendo que los pasajeros
mantuviéramos la calma, a la vista de lo cual la mujer cayó
desmayada. La mujer era alta, gorda, usaba anteojos atados al cuello
y se notaba que había ido a la peluquería antes de tomar el vuelo.

Transcurrieron momentos de indescriptible angustia, sólo atiné a poner


mi maletín contra mi pecho, con la imagen de mis hijos instalada en la
mente, sólo esperaba, casi presentía, el momento del impacto fatal y
definitivo, pero, a mi modo de ver, demasiado prematuro en mi caso,
eran muchas las cosas que dejaba sin cumplir, la vida me pareció muy
corta para tanto sufrimiento o como diría en mis tiempos de ejecutivo
empresarial, demasiado costo para muy poco beneficio.

Apenas aterrizamos en Viru Viru, salió al pasillo el comandante de la


nave para dar una breve explicación, al cabo de la cual recibió un
fuerte y espontáneo aplauso de los pasajeros. La mayor parte de éstos
se levantó y pugnaba por salir por la puerta trasera, pues adelante
estaba el cuerpo desparramado del suicida, que recibía los insultos
póstumos de algunos pasajeros, mientras Lucas procuraba avanzar en
contra corriente para recuperar la funda con su traje de alpaca que
había colocado justo al ingreso, lo que finalmente consiguió. La funda
plástica apenas tenía unas pequeñas gotas de sangre.

Ni bien llegamos a la terminal aérea tomé un par de vasos de whisky,


mientras Lucas seguía recriminándome por lo apresurado del viaje. A
los que íbamos al Paraguay nos trasladaron al Hotel Cortez, había
llegado un fuerte surazo y pedí a Lucas que me acompañara a un bar
que estaba frente al Hotel, en el que se encontraba Iván Roncal,

Luís Carlos Paravicini 32


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

compañero de Facultad e hijo del Ministro de Gobierno de Siles Suazo


y que era el encargado de distribuir las divisas preferenciales en Santa
Cruz, por lo que era una de las personas de mayor influencia en ese
momento. Luego de saludarlo le comenté nuestras peripecias y noté
que él y sus amigos, típicos políticos oportunistas e interesados, nos
escuchaban con incredulidad o pensando que estábamos más
entonados de tragos que ellos mismos, de todas maneras, al poco rato
nos dijeron que el boliche se cerraba por lo que retornamos al hotel
para compartir la habitación con Lucas y sus fuertes ronquidos en lo
que restó de la madrugada.

A las seis de la mañana nos despertaron para trasladarnos al


Aeropuerto, donde nos tuvieron incomunicados hasta las once,
momento en que recién pudimos abordar el vuelo a Asunción, ciudad
a la que arribamos con una muy elevada temperatura y en la que nos
fuimos a alojar, nuevamente en un cuarto doble, en un hotel de
propiedad de un amigo de Lucas que estaba ubicado en pleno centro
de Asunción, en el que, entre el ruido del aire acondicionado y sus
ronquidos, creí haber tenido poco tiempo de descanso efectivo.

En La Paz, los parientes de María Elena evitaban que ella lea los
periódicos para que no se preocupe por la noticia de la explosión en el
vuelo del Lloyd, por lo que se enteró recién del asunto al recibir el
télex que le envíe desde Asunción: ‗Pese al percance, llegamos bien‘.
En el aeropuerto de Santa Cruz no nos habían permitido realizar
ninguna llamada y todavía no estaban disponibles los teléfonos
celulares.

Para atenuar un poco las fuertes tensiones acumuladas, hicimos un


corto y agradable viaje a las cataratas de Foz de Iguazú, después de
lo cual sostuvimos algunas reuniones sin mayor importancia con
algunas amistades de Lucas y regresamos a Bolivia en avión, pese a
que, al llegar al Paraguay, yo tenía el propósito de hacerlo por tierra y
nunca más subir a un avión, pero después aprendí por qué nunca hay
que decir nunca.

Me quedó la impresión de que Asunción era algo así como Santa


Cruz más grande y un grato recuerdo por la calidez y amabilidad de
sus gentes.

Luís Carlos Paravicini 33


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

Al poco tiempo de regresar del Paraguay, como resultado de una


cobranza, encomendada al bufete por una deuda que mantenía el
Ministerio de Defensa con un grupo de empresas coreanas por la
provisión de vestuario y equipo militar, formamos una empresa y
sorpresivamente logramos adjudicarnos la provisión de uniformes y
vestuario por varios millones de dólares. Los socios éramos Fernando
Jordán Arce, Luís Vacaflores, Mario Hinojosa Antezana y Marcelo
Sánchez de Lozada, hermano de Maria Elena.

Ante la magnitud de la operación, decidimos viajar con mi cuñado a


Norteamérica y Asia, para ver detalles y la seriedad de los
proveedores, en un periplo que nos demandó cincuenta días.

Pese a mis declaradas intenciones de no volver a treparme a un avión,


el viaje exigió no uno sino varios vuelos de más de catorce horas de
duración, incluida una escala en Anchorage, Alaska, donde poco
tiempo atrás había sido derribado por accidente un avión comercial
coreano de pasajeros.

Cuando un día de esos nos encontramos por un momento solos en el


centro de Seúl, donde nos había dejado el empresario que nos atendía
mientras iba a parquear su vehículo, no pude evitar estremecerme al
pensar en lo que pasaría si por algún motivo me quedara solo o
extraviado en medio de esa multitud de gente apurada, con un idioma
tan distinto, lleno de signos absolutamente incomprensibles para
nuestra cultura, seguramente sería una situación digna de la peor
pesadilla.

Entonces, al solo imaginar una situación de tal naturaleza, comprendí


las penurias y miserias que deben atravesar los asiáticos en Bolivia,
con una cultura totalmente diferente, sometidos a permanentes
exacciones de autoridades de migración, o, en sus actividades
comerciales, con la romería de inspectores tributarios, de sanidad y de
todo tipo, para recabar licencias reales o imaginarias, hacerles toda
clase de inspecciones y sufrir permanentes discriminaciones no sólo
por la peor de ellas, que en Bolivia es la de ser súbdito extranjero, casi
sinónimo de delincuente confeso carente de derechos, y que en su
caso se agrava con el aditivo de chinos o coreanos que se les endilga
por su sola apariencia física y así sean peruanos, rusos o
norteamericanos.

Luís Carlos Paravicini 34


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

El viaje fue alucinante pero el negocio se frustró pues alguien con


influencia consiguió quedarse con las divisas de nuestra adjudicación,
lo que nos imposibilitó abrir el acreditivo y concretar la operación
comercial de altísima rentabilidad.

La experiencia fue muy útil para acercarnos y conocer el privilegiado


mundo de los negocios militares que, solo en rubros como
equipamiento, vestuario, víveres e insumos mueve muchos millones al
año, prácticamente en forma discrecional para los altos mandos de las
fuerzas armadas, con fiscalización apenas formal de la Contraloría,
por lo que en la parte operativa rinde grandes utilidades entre costos
reales y precios de compra.

Los informes oficiales dirán que, previo el cumplimiento estricto de


todos los requisitos de ley, se pagó por tal tipo de uniformes tres
millones de dólares, pero no dirán que el costo real no superaba el
millón de dólares o que se adquirieron 6 helicópteros en ciento treinta
millones de dólares, que también podrían ser doscientos o trescientos,
pero también por ahí apenas llegaban a los sesenta.

Si todo esto es así en la parte civil de los insumos, vaya uno a saber lo
que sucederá con las armas y equipos militares (vehículos, tanques,
aviones), en tiempo de paz, y lo que todo esto será en tiempos de
guerra o de simples revoluciones o conflictos internos.

El negocio de la guerra, en todo tiempo y lugar, es uno de los más


lucrativos, pero es lacerante en países pobres como Bolivia, en el que
el presupuesto de defensa y seguridad interna es más de la mitad,
dejando muy por debajo a salud y educación.

No pudimos menos que sorprendernos cuando, al regreso de un viaje


de Evo Morales a China, el gobierno aprobó un crédito de ese país por
ciento treinta millones de dólares por la compra de 6 helicópteros.

Algún tiempo después, el embajador de Rusia, país con el que se


estaba gestionando otro crédito de cientos de millones de dólares para
aeronaves y equipamiento militar, declaró públicamente que los
helicópteros rusos son los mejores del mundo y mucho más baratos
que los de fabricación china.

Luís Carlos Paravicini 35


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

Esto, ya de por sí desconcertante, debe preocupar por el hecho de


que el gobierno se está acostumbrando a comprar sin ningún tipo de
licitación aeronaves y equipos con el poco creíble argumento de que
no existen en el mercado ofertas estándares y similares, de acuerdo a
los requisitos del gobierno boliviano.

Ya sucedió con el avión presidencial, de más de 38 millones de


dólares, que obliga a olvidar los escándalos de unos cientos de miles
de dólares del avión de Banzer y del de Sánchez de Lozada, como se
diría peanuts al lado del antojo presidencial de Evo Morales.

Más allá de todos los detalles comerciales, cabrá preguntarse qué


necesidad prioritaria existe para seguir comprando aviones y
helicópteros y equipando a las fuerzas armadas, sin que haya la más
remota posibilidad de guerra a la vista. No sería mejor destinar esos
recursos a luchar contra la pobreza y crear empleos?

Siempre tuve la impresión, más allá de prejuicios o discriminaciones,


de que los gorditos y panzones no son buenos políticos, por lo general
son simpáticos y buenos para los negocios. Hay un senador y un
ministro de Evo Morales que cada vez están más gruesos de físico,
aunque eso seguramente no tiene ninguna relación con los autos
chutos o con las célebres computadoras de la revolución tecnológica.

Cincuenta millones de dólares, cuatrocientos sesenta dólares por cada


equipo de computación, no son moco de pavo, más aún cuando se
entregan a todos los maestros del país sin ningún requisito ni control
real y efectivo, pero lo más delicado es la pertinencia y utilidad de este
gasto, más que inversión.

En efecto, por una parte el aprendizaje de computación no es nada del


otro mundo, pero requiere de un proceso ordenado, metódico y
sistemático de absoluta responsabilidad individual, en este caso, de
cada uno de los profesores lo que, conociendo el desastre que es el
sistema educativo y los estragos que puede ocasionar un mal
aprendizaje y uso de la tecnología, podría constituir una peligrosa
bomba de tiempo.

Luís Carlos Paravicini 36


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

En nada, mucho menos en tecnología, se puede improvisar o


encontrar soluciones mágicas, es como darles a los estudiantes de
colegio grandes e ilustradas enciclopedias para que aprendan más y
mejor, tal vez por ósmosis.

En este caso, si tanto apuro y tanta fe tenían en la revolución


tecnológica, se pudo hacer la entrega a todos los maestros que,
mínimamente, demuestren conocimientos básicos para el uso
razonable de los equipos y, además, a los que tengan que ver con
áreas de intensa aplicación, no así, por ejemplo, a educación física o
religión o idiomas.

Sin embargo, ya es tarde para llorar sobre la leche derramada, ya se


infectó al sistema educativo con un nuevo virus pagado con dineros de
todos. Parece que el exceso de dinero incomoda y que el gobierno no
sabe qué más hacer con él.

Cuando me encontraba como asesor de la Cámara Boliviana de la


Construcción se presentó un General e Ingeniero Militar que solicitaba
la inscripción de su empresa unipersonal como empresa constructora
en primera categoría, para lo cual acompañaba los requisitos formales,
el balance y el detalle de la maquinaria y equipo.

Una vez revisada la documentación, quedó en evidencia que la


maquinaria pesada que declaraba como parte de sus activos provenía
de varios remates y adjudicaciones del Comando de Ingeniería en
favor de un palo blanco, al único que se había permitido ingresar a los
predios del Estado Mayor donde se realizó el acto formal de remate.

Los equipos pesados se habían adjudicado por sumas irrisorias y que


luego le fueron retransferidos al general con un ligero aumento, pero
que en ningún caso guardaba relación con el monto que él le asignaba
para justificar el capital declarado.

El general, que era una persona prepotente, impaciente e irascible,


durante más de dos meses insistió en su solicitud, intentó suplir los
requisitos con ofrecimientos de pequeñas sumas de dinero o muchas
llamadas de algunas autoridades de gobierno para recomendar su
caso, pero al no tener resultado, finalmente apareció con un depósito
de doscientos cincuenta mil dólares en efectivo y unos contratos de

Luís Carlos Paravicini 37


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

compra e importación de maquinaria pesada por otros dos millones de


dólares, sumas que en ese entonces eran una fortuna.

Hace pocos días atrás, el presidente Evo Morales, no se sabe si por


candidez o legítima preocupación, decía que en el gobierno aprueban
todo tipo y cantidad de presupuestos y gastos, pero no existe ningún
seguimiento.

Esta situación, definitivamente anómala, se agudiza mientras mayor


concentración del poder exista, en este caso, en el gobierno central,
donde sólo para 2012 el presupuesto corriente es de más de tres mil
millones de dólares.

La deuda pública externa, que ya fue condonada en su totalidad hace


pocos años atrás, por considerarse a Bolivia como la de un país muy
pobre y altamente endeudado, sumada a la deuda interna ya superan
los diez mil millones de dólares mientras las reservas monetarias
están por encima de los doce mil millones de dólares.

Mientras crece frenéticamente el ritmo de endeudamiento, no se


puede disimular el descontrol real en el uso de recursos internos y
externos, obviamente más allá de las formalidades de ley, que,
contrariamente, a más de ser insuficientes, sólo sirven para dilatar las
inversiones y los tiempos de ejecución del presupuesto del Tesoro
General del Estado, que termina con una ejecución real de menos del
60 por ciento, tanto a nivel central, como regional, municipal y
universitario.

La subvención a la importación de gasolina y diesel llegó a más de


tres mil millones de dólares durante los últimos seis años y para el
2012 se han destinado más de setecientos cincuenta millones de
dólares.

El gobierno decidió políticamente acumular poder y copar todos los


espacios públicos y sociales posibles y recién cuando creyó tener una
hegemonía real, a fines de 2010, dictó una ley, que es lo que más le
gusta hacer para todo y por todo, mediante la que aprobó un
gasolinazo, eufemísticamente denominado nivelación de precios de
los carburantes que, ante la reacción popular, fue derogada a los
pocos días. En ese marco, el Presidente Morales ha declarado que

Luís Carlos Paravicini 38


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

esta subvención es una enorme chorrera de plata y que causa un


tremendo daño económico al país. Ha invitado a un debate nacional y
de esta manera jura que ha salvado su responsabilidad como
gobernante, olvidando que fue electo para tomar decisiones, obtener
resultados y no para organizar debates ni dar explicaciones.

Dentro del manejo oscuro de la economía que obviamente favorece a


personajes poco claros, el gobierno modificó los factores para el
cálculo del índice de precios al consumidor y la tasa de inflación que,
según la metodología de cálculo empleada por el Instituto Nacional de
Estadística, el 2011 cerró con casi el 7% anual.

Pero este es un cálculo mentiroso, pues en la canasta de bienes y


servicios considerados para el cálculo, los precios de alimentos,
transportes y servicios básicos, que es donde efectivamente se han
dado los grandes y constantes incrementos de precios, suman menos
del cuarenta y nueve por ciento del total ponderado, mientras el saldo
está en otros rubros como tecnología y electrodomésticos, donde los
precios más bien tienden a bajar, por lo que los únicos felices con la
supuesta jauja económica son los comerciantes, los especuladores,
los jerarcas estatales, las fuerzas armadas que son modernizadas y
equipadas a todo trapo, los banqueros y, en las platas totalmente
negras, los pichicateros y gran parte de los cocaleros.

La economía informal, que absorbe a más del setenta por ciento del
sector económicamente activo, no tiene mayor inconveniente en
acomodarse, el drama lo viven los sectores asalariados,
especialmente la clase media.

Así es como el gobierno del MAS descubrió la alquimia de convertir


billetes de cien bolivianos a veinte, en su real valor adquisitivo,
dejando llenas de indignación y bronca a las amas de casa que no
entienden cómo se puede estar tan mal cuando el país está tan bien.

Luís Carlos Paravicini 39


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

La Guerra del Chaco, entre Paraguay y Bolivia, se libró desde


setiembre del año 1932 hasta junio de 1935, por el control del Chaco
Boreal. La aridez y escasa población de ese territorio hizo que, desde
la época colonial, nunca se definieran sus límites en cuanto a la
dependencia política-administrativa.

Recién después de que Bolivia perdió la salida al océano Pacífico,


como consecuencia de la Guerra del Pacífico (1879), esa región
adquirió un valor estratégico para salir al río Paraguay y tener acceso
al océano Atlántico, pero la causa o el motivo fundamental fue la
supuesta existencia de petróleo en el subsuelo chaqueño insinuada
por la empresa petrolera Standard Oil, que ya explotaba yacimientos
en Bolivia.

Fue la guerra más importante en el continente sudamericano durante


el siglo XX.

Bolivia movilizó 250.000 soldados y Paraguay 150.000, que se


enfrentaron en combates en los que hubo gran cantidad de bajas
(60.000 bolivianos y 30.000 paraguayos), gran cantidad de heridos,
mutilados y desaparecidos.

Los distintos tipos de enfermedades, tanto físicas como psicológicas,


la característica hostil del teatro de operaciones y la falta de agua y
buena alimentación afectaron la salud de los sobrevivientes, a muchos
de por vida.

La guerra consumió ingentes recursos económicos a ambos países,


de por sí muy pobres. El Paraguay sostuvo parte de las necesidades
de su ejército con la gran cantidad de material bélico capturado en
distintas batallas que, una vez terminada la guerra, vendió a España
con motivo de la Guerra Civil Española.

Años después de concluido el conflicto, se constató que no existían


yacimientos petrolíferos, aparte de los que ya se habían descubierto
en la pre-cordillera boliviana lindante con el Chaco.

Luís Carlos Paravicini 40


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

A mediados del siglo XIX, la Guerra de la Triple Alianza o Guerra del


Paraguay llamada por los paraguayos Guerra Grande y por los
brasileños Guerra do Paraguai, fue el conflicto militar en la cual la
Triple Alianza -una coalición formada por Brasil, Uruguay y Argentina-
luchó militarmente contra el Paraguay.

Existen varias teorías respecto de los detonantes de aquella guerra.


En esencia, el revisionismo argentino y la visión tradicional paraguaya
atribuyen un papel preponderante a los intereses del Imperio británico.
La visión alternativa pone el acento en la agresiva política del mariscal
Solano López respecto de los asuntos rioplatenses.

El conflicto se desencadenó a fines de 1864, cuando el mariscal


Francisco Solano López, presidente paraguayo, decidió acudir en
ayuda del gobierno ejercido por el Partido Blanco del Uruguay, en
guerra civil contra el Partido Colorado, apoyado éste militarmente por
el Brasil. López advirtió a los gobiernos de Brasil y la Argentina que
consideraría cualquier agresión al Uruguay "como atentatorio del
equilibrio de los Estados del Plata", pero tropas imperiales invadieron
territorio uruguayo en octubre de 1864.

El 12 de noviembre de 1864, en represalia por la invasión brasileña, el


gobierno paraguayo se apoderó de un buque mercante brasileño y del
gobernador de la provincia brasileña de Mato Grosso, dando inicio a la
Guerra. La primera etapa consistió en la invasión del Mato Grosso, en
diciembre de 1864, durante la cual fuerzas paraguayas ocuparon y
saquearon gran parte de ese estado.

Sin haber recibido aún ayuda externa, y atacado por las tropas de
Venancio Flores, los invasores brasileños, la escuadra imperial y un
importante apoyo logístico del gobierno argentino, el gobierno
uruguayo se vio obligado a rendirse.

Solano López solicitó autorización al presidente argentino Bartolomé


Mitre para atravesar territorio argentino rumbo al Uruguay con sus
tropas, solicitud rechazada por Mitre.

Haber permitido que tropas beligerantes atravesaran por su territorio


hubiese constituido un abandono de la posición hasta entonces
públicamente neutral de la Argentina; por otro lado, el gobierno

Luís Carlos Paravicini 41


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

argentino simpatizaba con el Partido Colorado del Uruguay. En


respuesta, tropas paraguayas ocuparon la ciudad de Corrientes en
abril de 1865, forzando a la Argentina a entrar en la guerra, aliada con
Brasil y el nuevo gobierno uruguayo. A partir de ese momento ya
puede hablarse de ―Guerra de la Triple Alianza‖.

Fuera de Buenos Aires y Rosario, la entrada argentina en el conflicto


fue impopular, hasta el punto de que gran parte de las tropas enviadas
lo fueron forzadamente.

La guerra terminó en 1870 con una derrota total del Paraguay, que
conllevó también un desastre demográfico: según las distintas fuentes,
el país perdió entre el cincuenta por ciento y el ochenta y cinco por
ciento de su población y quizá más del 90% de su población masculina
adulta.

Paraguay perdió gran parte de su territorio -169.174 km²- y fue


obligado a pagar una abultada indemnización de guerra: el préstamo
de £ 200.000 recibido de Inglaterra debió saldarse con sucesivas
refinanciaciones, llevando la suma a £ 3.220.000.

El coronel Luís Paravicini fue uno de los primeros pilotos de la aviación


boliviana y en tal condición participó en toda la campaña de la guerra
del Chaco que enfrento a los ejércitos de Bolivia y Paraguay, volaba
en pequeños aviones de la época con su copiloto y mascota, un perro
bautizado como Chapirulo, un pequeño animal blanco lleno de rulos,
de ahí su nombre.

No fue herido ni cayó en combate, lo cual le impidió que al concluir la


guerra fuera declarado héroe, aunque sí lo fuera en forma póstuma,
pues en Bolivia hay que morir previa y necesariamente para ello.

En Bolivia no hay héroes vivos ni muertos malos, pero tampoco hay


memoria, ni buena ni mala, todo es el momento, la circunstancia, todo
lo pasado no sirve, siempre hay que empezar de nuevo, hay que
refundar todo.

Habían transcurrido más de 15 años desde la conclusión de la


campaña bélica, pero los fantasmas de aquellos heridos que rogaban
para ser subidos y trasladados en el pequeño avión, que previamente

Luís Carlos Paravicini 42


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

había tenido que arrojar todas sus bombas para habilitar espacio para
llevar hasta tres heridos en cada vuelo, se ocuparon de poblar sus
pesadillas por el resto de su vida.

Tenía que aterrizar en improvisadas pistas para recoger solo a unos


cuantos de muchos abatidos en los arenales del chaco, los más
graves o los de más suerte, vaya uno a saber, lograban ser evacuados
y sobrevivir, así sea mutilados o inválidos.

Durante toda la guerra vivió a su manera, volando libre y solo en el


aire, cargando y descargando bombas y heridos, sin tiempo para
reflexiones de vida o de muerte, sólo en el aire se sentía libre.

Otra fue la suerte de una indeterminada cantidad de políticos y


privilegiados de rigor que libraron una guerra administrativa distinta,
lejos del frente y de todo peligro que no fuera alguna picadura de
mosquito y que, al concluir la guerra, resultaron en primera fila para los
homenajes y declaraciones de héroes y beneméritos, -si hasta para
eso hay que tener muñeca, era corriente escuchar-, así la paradoja de
siempre, héroes olvidados y anónimos junto a funcionarios y
burócratas que no habían disparado un solo tiro y resultaron
convertidos en héroes del favor político, de la prebenda.

Como seguramente sucedió en todas las guerras, desde la de la


Independencia, la del Acre y la del Pacífico, muchos combatientes y
héroes auténticos, particularmente indígenas, fueron relegados y
desplazados por legiones de oportunistas y se dio la extraordinaria
paradoja de que, en un país siempre derrotado en batallas, resultaba
que todos sus políticos, generales y oficiales terminaban siendo
héroes.

Y nadie era responsable por los errores, las traiciones o los desastres
políticos y militares en la conducción bélica o en la negociación
diplomática.

Dentro del circo de los homenajes, por lo general póstumos, faltan


avenidas, calles, plazas y parques para homenajear a las
personalidades públicas distinguidas, así como a países, ciudades y
organismos internacionales.

Luís Carlos Paravicini 43


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

Por algunos motivos que no sé precisar, creo que estas nominaciones


son irracionales y discriminatorias, más allá de los méritos o motivos
para distinguir a los homenajeados. Parecería que, en vez de
identificar a un lugar con un nombre o denominación, se produce una
especie de transmigración del alma y de la imagen del homenajeado,
que quedan aprisionadas en una especie de suplantación de
identidad irremediable.

Así tenemos avenidas, como la Arce, o la Ballivián, la Plaza Abaroa o


la Avenida Busch en la Paz que huelen y traen a la mente lugares de
élite, casi aristocráticos, Por el contrario, cuando pensamos en la
avenida Buenos Aires en La Paz, la Naciones Unidas, la Jorge
Carrasco en el Alto, la Busch o Campero en Santa Cruz, no nos
explicamos que se pretende rememorar u homenajear.

A más de implantar a la persona o ciudad en un contexto arbitrario e


inconsulto, en la mayor parte de las veces confinada a oscuros lugares
donde van a orinar y otras cosas los borrachos y se llenan de
cogoteros y perros callejeros, vaya si será una mala manera de
recordar a alguien o a algo.

Los homenajeados posiblemente han descartado la vida después de la


muerte o la existencia de espíritus, de lo contrario no se explicaría que
les coloquen en monumentos y estatuas que, a más de recibir el
excremento de las aves, tienen que contemplar impávidos e
impotentes las caricias y los jadeos de los amantes furtivos o de los
placeres solitarios.

En semejante caos urbanístico, la Plaza Pérez Velasco debería


llamarse Carlos Palenque, la Pérez Velasco debería estar más bien
cerca a la Plaza Riosinho, con otras calles como la Acre, Porvenir,
Puerto Suárez, Cobija, Pando y así hasta el infinito.

Habría que buscar otra forma más lógica y racional de ordenamiento


urbano, tal vez hacer como los gringos que tienen a Wall Street sobre
la Wáter Street o alguna otra modalidad de numeración que no agravie
la memoria ni los fantasmas de ningún prócer y ninguna ciudad como
Buenos Aires tendría que ser presentada con una avenida que no
tiene nada que ver con ella, en ningún aspecto.

Luís Carlos Paravicini 44


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

Claro, esto no solucionará el desorden y la falta de señalización y


ordenamiento de nuestras ciudades que tienen calles con basurero
incluido o basureros con calle propia. Y de esto no puede librarse
ningún prócer ni personalidad pública.

Tal vez por lo mismo, la Plaza Bolivia en París no tiene más de dos
metros cuadrados de superficie, aunque hay que reconocer que se
encuentra muy bien ubicada cerca de los Champs-Élysées, la
principal avenida de París, ciudad carísima en la que solo los muy
millonarios pueden tener garaje privado para sus vehículos y la mayor
parte de las familias viven en departamentos que no exceden los
cincuenta metros cuadrados con ascensores para dos personas
delgadas o una pasada de kilos.

Algo parecido sucede en Tokio, donde hay que ser un ejecutivo de


muy alto nivel para disponer de una pequeñísima oficina privada y esto
se reflejará en la exigencia y producción laboral.

En la Guerra con el Paraguay, el ejército boliviano era el doble del


paraguayo en tropas y equipamiento, pero tuvo el doble de bajas, los
políticos y militares bolivianos se dieron el lujo de seguir haciendo
golpes de estado, complots, confabulaciones, el corralito de
Villamontes, un cambio de gobierno, mientras las tropas en el frente
morían de sed y de hambre. Muchos de los propios paraguayos
combatían descalzos en esas candentes arenas y por eso fueron
bautizados por los altiplánicos, en su enredado español, como ―patas
piladas‖, quedándose con el mote de ―pilas‖

A más de surgir la logia Razón de Patria (RADEPA) que fue el origen


para la formación del Movimiento Nacionalista Revolucionario y la
revolución de 1952, el fracaso boliviano se llenó de héroes de toda
clase, todos fueron beneméritos que cobraron sus rentas vitalicias
junto a batallones de viudas y huérfanos, incluso después de
transcurridos más de setenta y cinco años de la finalización, mientras
en paralelo se declaraban nuevos héroes, según el vaivén de la
política criolla. Prácticamente no hubo ―maloméritos‖.

En un país desvertebrado y desintegrado en su amplia y despoblada


geografía, en todos los conflictos bélicos internacionales y hasta
internos, muchas de sus gentes se miraron las caras y se conocieron

Luís Carlos Paravicini 45


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

por primera vez en plena batalla, la mayor parte de los combatientes


bolivianos descubrían climas y condiciones totalmente distintas a las
que estaban habituados y no lograron adaptarse ni en toda la duración
de cada conflicto.

Tratándose de uno de los países más pobres del mundo, las


pensiones de montepío otorgadas a los beneméritos y sus
beneficiarios siempre fueron modestas, pero eran cobradas
religiosamente por moros y cristianos, muchos de los que
seguramente las merecían y necesitaban, pero otros que ni una ni otra
cosa, gente adinerada que igual hacía filas extensas para cobrar sus
pensiones como beneméritos, además de cobrar como jubilados y
luego para percibir la renta Bonosol o el Bono Dignidad otorgado en
favor de todos los mayores de sesenta años.

Anualmente se realizaban homenajes y desfiles en los que los


excombatientes, cuyo número siempre crecía a medida que se
alejaban los tiempos de guerra, exhibían los pechos orgullosos
cargados de medallas y condecoraciones, ante la consideración,
respeto y afecto de la población. Muchas jovencitas correteaban a los
beneméritos para casarse y así conseguir los beneficios hereditarios
que les correspondían como viudas de excombatientes, en muchos
casos tan postizos como los propios matrimonios de conveniencia.

En las guerras anteriores, con similares fracasos y derrotas, se


concedieron pensiones de montepío a muchos héroes que habrían
asistido a las batallas antes de nacer o que sobrevivieron más de cien
años a las mismas, por lo que no faltaban apoderados de decenas de
beneméritos que cobraban a nombre y a la salud de ellos.

Durante la segunda guerra mundial, los políticos bolivianos hicieron


negocios con pasaportes y visas en la migración de judíos y
japoneses, para luego, cuando el eje Berlín, Roma y Tokio estaba a
punto de caer, el gobierno boliviano, con su poderoso ejército, le
declaró la guerra a los alemanes y sus aliados, cuyos súbditos
sufrieron la confiscación de sus bienes, la persecución y apresamiento
en territorio boliviano, donde además se armaron tongos de supuestos
espionajes y traiciones que habrían cometido algunos militares
opositores durante la contienda mundial.

Luís Carlos Paravicini 46


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

Si hay algo que se le debe agradecer a la pobreza es que Bolivia se


ha visto obligada a declararse un país pacífico pues, como ya lo
demostraron los gobernantes y militares, de haber tenido mejor
economía y fuerzas armadas poderosas no solamente habríamos
expulsado a embajadores o roto relaciones diplomáticas el día que el
presidente despertaba de mal humor, sino que nuestros ejércitos
hubieran salido a conquistar y sojuzgar a todos los países más
débiles, hubiéramos sido la versión altiplánica de las tropas de Atila,
obviamente ataviadas con ponchos rojos.

Porque cuando se trata del mar, siempre que sea con soberanía
plena, de ganar y sólo ganar en el fútbol o de algún boliviano que se
destaque como payaso en algún circo internacional, nos acordamos
de ser patriotas, de encontrar factores de unidad nacional, de
sentirnos orgullosos por el compatriota triunfador.

Nos olvidamos que los pataduras básicamente se representan a ellos


mismos y a su gremio, se ganan la vida con ello, actividad a la que no
se le puede asignar una dimensión ultranacionalista, usualmente para
apuntalar gobiernos de tinte populista. ¿En qué puede contribuir
realmente al desarrollo, al bienestar social o a disminuir la pobreza el
que un equipo, con jugadores profesionales, salga campeón, a más de
elevar la autoestima, o un falso sentido de orgullo nacional.

A partir de ese momento, ¿somos más solidarios o más honestos, por


lo menos tendremos mejores jugadores y mejores deportistas? Por el
contrario, que demoledoras resultan las derrotas, que sumen a todos
en amargura y un pesimismo que invade todas las actividades.

Los hinchas bolivianos no van a ver ni apreciar un espectáculo, donde,


si se da el caso, hay que apreciar y aplaudir al eventual adversario,
más allá de nacionalidades o preferencias, concurren para demostrar
su exitismo e impaciencia, mezcladas con agresividad y mala
educación.

En un juego, por algo es juego y cualquiera que fuere, no están en


cuestión el honor o la dignidad nacional y que patético resulta ver al
Presidente condecorando a Maradona o a Ronaldinho, sólo porque
juegan bien a un deporte profesional.

Luís Carlos Paravicini 47


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

En el fútbol profesional, en realidad comercial, único deporte que


cuenta, a los malos resultados y mediocres espectáculos, se suma el
permanente lamento de los dirigentes para quienes no hay plata que
alcance, ellos tienen que sacrificar de su propio peculio pero son
capaces de matar para llevar adelante tanto sacrificio, siempre en un
marco de reserva y absoluta discrecionalidad.

La mayor parte de los que acompañan a los Presidentes, que son los
únicos que cuentan, ponen y sacan, deciden y hablan, muchas veces
ignoran como es un balón de fútbol y tampoco le hacen muy bien a las
sumas, aunque generalmente todos ellos si conocen de restas y crisis.
Los objetivos, netamente comerciales, se ponen a punto de ebullición
cuando se trata de transferir a algún futbolista al exterior,
especialmente a Europa, no importa si se disminuye drásticamente la
calidad del campeonato local, lo que importan son los euros.

Si los países europeos han restringido drásticamente sus soberanías


nacionales en pos de la integración, si hay equipos italianos que no
tienen ningún italiano en sus filas o la selección de Francia está
compuesta totalmente por gente de raza negra, ¿qué necesidad
tenemos de buscar una inexistente y lejana identidad nacional en
manifestaciones deportivas o culturales?

El país está fracturado en dos bloques claramente diferentes y


antagónicos, un oriente al que se incorporan y asimilan aymaras y
quechuas, adaptándose al clima, a las condiciones geográficas, a la
idiosincrasia de su gente optimista y jaranera, en contraste con un
altiplano que parece obsesionado en permanecer petrificado en
actitudes introvertidas y de una cosmovisión inconmovible y pesimista.

Por supuesto, en ambos estilos de vida existen muchas virtudes y


defectos, pero con seguridad hay factores de complementación y
unidad que hay que estimular antes que exacerbar diferencias y falsos
nacionalismos.

El caso de la sociedad cruceña resulta patético. El desmedido afán


por las apariencias, la frivolidad y el consumismo han ido modelando
un sistema de valores que privilegia la belleza física por sobre toda
otra consideración y han construido una sociedad plagada de artificios
y superficialidades, en la que casi todo lo importante se refiere a

Luís Carlos Paravicini 48


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

concursos de mises, coronaciones de reinas, espectáculos, moda y


estética corporal.

La espiral de banalización de todas las actividades ha llegado a


extremos inauditos y exagerados, las reinas y modelos hacen pasar
vergüenzas ajenas a todos, especialmente cuando anuncian ser
embajadoras de la belleza boliviana o cuando son anunciadas como
las más bellas de la región o del país.

Los líderes cívicos y políticos se han diluido para ceder paso a la


dueña de los concursos de belleza, que es una persona con una
influencia social determinante y que ha opacado incluso a la Academia
de fútbol Tahuichi Aguilera.

Las mujeres son tratadas como carne de ganado, las hacen vestir y
desvestir hasta llegar a diminutas prendas que no ocultan ni sugieren
nada, posiblemente produzcan algo más de lascivia que si estuvieran
completamente desnudas, lo cual ya no tendría nada de novedoso.

Mientras se reproducen los misteriosos mecanismos para la elección


de las más bellas, el anciano Alcalde de la ciudad cumple con su parte
pellizcando los potos de sus bellas colaboradoras, que no se molestan
ni indignan, más bien justifican y defienden al Alcalde y sus travesuras
públicas.

¿Qué tipo de personas y de sociedad se pueden construir bajo estos


paradigmas y ejemplos? La respuesta la tenemos hoy, en vivo y en
directo, en lo que se ha convertido la hospitalaria y bella Santa Cruz.

Dentro de estos dos grandes bloques dominantes se dan una serie de


mosaicos con características, tradiciones, valores y costumbres de
una amplia diversidad, pero que se alinean con uno u otro,
principalmente de acuerdo a su ubicación geográfica en el amplio
territorio nacional..

Nos quejamos de que no hay plata, pero somos capaces de llenar


estadios con artistas internacionales que vienen a esquilmarnos
fortunas, mientras a los nacionales los azotamos con el látigo de la
indiferencia.

Luís Carlos Paravicini 49


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

Con los avances en las telecomunicaciones, cualquier accidente es


noticia de primera plana si hay bolivianos involucrados, los últimos
rincones del mundo son explorados y conocidos si hay algún futbolista
nacional, quien además se convierte en referente y una especie de
dueño y entonces es el equipo de Martins o el equipo de Peña o de
Pedriel, se informa por todos los medios las veces que ellos ingresan
al baño o se los contacta por teléfono para que le cuenten en vivo al
país sobre la evolución del uñero que los afecta.

En lo negativo, parecería que los únicos delitos y accidentes que se


producen en el mundo son los que implican a compatriotas, es decir,
Bolivia y lo boliviano es la medida del mundo en poses de un
desmesurado chauvinismo. Así, no interesa mucho si tres mil
personas murieron en Las Torres, lo importante es que una de ellas
era prima de la cuñada del abuelo de un boliviano.

Antes, Bolivia había tenido actos y muestras de simpatía con Alemania


e Italia, luego se declaró neutral y, finalmente, terminó alineada con
Estados Unidos y sus aliados, a quienes vendió sus reservas de
estaño a precios de gallina muerta.

El propio coronel Paravicini había asistido, en Alemania e Italia, a


encuentros, cargados de la parafernalia fascista, con oficiales y
aviadores de los ejércitos del Fuhrer y del Duce, concluida la, guerra
fue invitado a Estados Unidos y Panamá, él ya sabía que la victoria
tiene muchos padres, la derrota es huérfana.

Bolivia perdió estrepitosamente todas las guerras internacionales en


las que intervino, también perdió más de la mitad de su territorio y
perdió la salida soberana al Océano Pacífico, mientras las autoridades
se embriagaban como mulas celebrando carnavales o cualquier
festividad similar, como sigue sucediendo actualmente.

Pero también se perdieron cosas invalorables e irreparables, decenas


de miles de vidas humanas sacrificadas sin contemplación alguna,
miles de heridos e inválidos, de viudas y huérfanos y, pese a tanta
pérdida y a tantas derrotas, ¿acaso, aparte de tantos héroes y proezas
bélicas, alguna vez hubo algún responsable, algún villano que tuviera

Luís Carlos Paravicini 50


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

que responder por tanto descalabro, por tanto manejo demencial de


los intereses de esa patria a la que juran defender hasta la muerte?

La cuestión es que, desde siempre, el juramento en Bolivia es más


común que el saludo, o como se dice corrientemente, es un saludo a
la bandera, se jura respetar y hacer respetar la constitución y las
leyes, se jura decir la verdad, se jura amor eterno, matrimonio hasta
que la muerte los separe, se jura por Dios, por los héroes, por la
madre, por la mujer y por los hijos, es tan difundida la práctica de jurar
en vano que, por un par de dólares, se pueden conseguir testigos que
juren cualquier cosa que se les requiera o instruya, desde hacer vivir a
los muertos hasta dar por muertos a los vivos.

En los países de tradición anglosajona, posiblemente por la naturaleza


de la formación religiosa de Protestantes, Bautistas, y similares,
sancionan a la mentira como una de las faltas sociales más graves,
qué decir del delito de perjurio o falso juramento, no hay confesión o
arrepentimiento temporal que redima estos pecados o felonías, lo
contrario a lo que sucede con las prácticas y costumbres heredadas
de la colonización española y portuguesa, que al amparo de los
preceptos de la religión católica, apostólica y romana, ofrecen el
perdón divino y la redención a la vida eterna mediante el sólo hecho
de la confesión ante un sacerdote, sin importar la magnitud o gravedad
de los pecados cometidos, lo que ha sido la base para la construcción
de sociedades hipócritas, que viven de las apariencias, de la mentira y
del engaño, pilares fundacionales de la corrupción y su correlato, la
impunidad, en un mundo falso en el que todos son inocentes de todo,
nunca hay culpables ni nadie asume los errores y menos los delitos.
Unos padres nuestros y unas avemarías bastan y sobran para arreglar
todo.

Tal vez ha llegado el momento de cuestionarnos los motivos que nos


impulsan a la vida frívola y consumista que literalmente nos devora.

¿Por qué aspiramos a tener vehículos gigantescos y lujosos, con


todos los accesorios necesarios para ir a una guerra o un safari, será
por comodidad, por funcionalidad, por placer, por seguridad, o
solamente es para aparentar ante los otros, ostentar nuestro éxito,
nuestra riqueza y, si así es, cuál es el motivo para esconderse tras
vidrios polarizados?.

Luís Carlos Paravicini 51


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

Habrá que salvar el caso de los gobernantes, pues al poder y a los


poderosos siempre les atrae la oscuridad, las sombras y la falta de
transparencia en todos los actos y momentos de sus vidas.

La historia boliviana demuestra que nadie tiene la más mínima


intención de disparar a los dignatarios de Estado ni con pistolas de
agua, por el contrario, suelen ser éstos los que embisten a los
pobladores conduciendo en estado inconveniente o haciendo uso y
abuso desmedido de su autoridad, sin que exista ninguna protección
contra ellos.

Tener una vivienda propia, con todos los servicios y comodidades


posibles es una legítima aspiración humana, pero de ahí a coleccionar
mansiones y chalets de excesivo lujo ya no tiene explicación
coherente, salvo el mismo ánimo de ostentar y aparentar ante los
demás.

En lo personal, que decir de las toneladas de dinero que se consume


en gastos superfluos, maquillajes, tinturas (la manía generalizada de
esa gran cantidad de birlochas que se tiñen de rubias o chocas como
les dicen en el oriente), las operaciones de cirugía plástica que suelen
costar más de un ojo de la cara y a veces la cara y todo el cuerpo, la
salud y la vida misma.

Si hasta los ministros originarios se hacen operaciones ni bien asumen


sus cargos, Sacha LLorenti salía con barba, con candado, con bigotes,
sin bigotes, sin barba, con lentes, sin lentes, las ministras se tiñen y
luego se quejan de falta de tiempo y exceso de trabajo. Se pintan
como monos y se llenan de cuantiosas joyas muy impropias de
originarios y originarias.

La primera ministra de gobierno de Evo Morales pasaba más tiempo


en la peluquería y en el espejo que en su despacho, convertido en otro
pequeño salón de belleza, hasta que casi se descalabra de tanto
mirarse al espejo de su baño.

Qué decir de las innumerables celebraciones y festividades públicas y


privadas, los gastos en trajes, disfraces, joyas, desenfrenado consumo
de comidas y bebidas alcohólicas o de la plaga de los concursos de

Luís Carlos Paravicini 52


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

belleza de mujeres de todo tipo y de edad, de magníficas, modelos,


reinas, princesas y damas que se exhiben y son exhibidas como
ganado y tienen adormecida a la sociedad, todo a título de tradiciones
y cultura, ¿Acaso no se puede vivir muy bien sin tanto despilfarro de
tiempo, salud y dinero? ¿Alguien habló de descolonizar?

Cabe preguntarse los motivos, conscientes o inconscientes, por los


que gran parte de la población, especialmente en la zona occidental,
aprovecha cualquier festividad o celebración para disfrazarse y
colocarse máscaras de todo tipo y color, será sólo como parte de las
apariencias del espectáculo o tendrá un trasfondo de complejos,
atavismos, taras o frustraciones.

Sin trago, sin comilonas, sin disfraces a cual más caros y


extravagantes, no se conciben la mayor parte de los festivales y
festividades, lo importante es mostrar y demostrar poderío económico,
diferencia, éxito, prosperidad, ¿para qué y por qué? ¿Alguien habló de
discriminación?

Que se conozca, es imposible que los pobres participen en la entrada


más michi, ellos tendrán que madrugar para ver el desfile de los
poderosos, de los grandemente poderosos, sonrientes y radiantes,
gobernantes incluidos.

Después, con una candidez que conmueve, todos se quejan de los


atracos, asaltos y secuestros, de las violaciones, de los abortos, del
aumento de la delincuencia, de la inseguridad pública. ¿Acaso no
podemos comprender que hacerle cultos y rendirle honores al diablo
originará altísimas facturas que nos llegarán inexorablemente por más
borrachos que estemos?

En la challa, en las Alasitas y otras oportunidades se rinde culto a la


tierra, a los bienes materiales, al dinero y nadie se acuerda de la parte
espiritual, todo es adoración pagana.

¿Qué pasó por la cabeza del Gobernador de Santa Cruz Rubén


Costas en la cálida mañana que le tocó protagonizar un episodio de
violencia urbana?.

Luís Carlos Paravicini 53


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

Un balazo rozó y le provocó una herida superficial en la sien izquierda,


por lo que, presumiblemente, ese día sólo concurrieron a su mente las
imágenes de pinzas, desinfectantes y vendas, junto a un susto mortal
que nadie se lo podrá quitar.

Ese día, mientras se dirigía en vehículo a su oficina, alcanzó a ver que


dos sujetos, en una motocicleta, arrebataban el bolso de una mujer,
por lo que atinó a seguirlos en una reacción espontánea e
impredecible, recibiendo en respuesta varios balazos, uno de los
cuales casi deja a la gobernación sin cabeza, por lo menos entera y
visible.

A partir de ese acto delictivo, que se repite en una y mil variables


todos los días y todas las noches en nuestras ciudades y poblaciones,
que de no haber sido protagonizado, casual e involuntariamente, por la
máxima autoridad de una de las principales ciudades de Bolivia,
hubiera pasado como un incidente más, de los muchos de ajustes de
cuentas, violaciones, asesinatos, atracos, descuartizamientos,
secuestros y un menú muy amplio de hechos de violencia extrema que
se producen, y en algunos casos, se conocen a diario.

Con ese episodio, se reactivó el inagotable debate sobre el


interminable tema de la siempre creciente inseguridad ciudadana, el
propio Presidente del Estado visitó al gobernador en la clínica, deploró
lo sucedido, descubrió, casi azorado, que la delincuencia que flagela al
país no reconoce fueros ni investiduras, es decir, no respeta ni
siquiera a los más poderosos entre los poderosos, ni a jefes ni a
jefazos, por lo cual decidió convocar a los poderosos a una cumbre de
seguridad ciudadana.

El Presidente del Estado Plurinacional cumplió el anuncio y se realizó


la Cumbre sobre seguridad o inseguridad ciudadana, como se prefiera,
en la ciudad de Santa Cruz, en homenaje al heroico incidente
protagonizado por su Gobernador.

Fueron convocadas y reunidas las máximas autoridades de los


órganos ejecutivo, legislativo y judicial, en ambientes confortables y
elegantes, pero, sobre todo, súper seguros, que de eso se trataba el
evento y, por tanto, no podía existir el menor indicio de inseguridad.

Luís Carlos Paravicini 54


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

Los asistentes desarchivaron los viejos discursos con las propuestas


de rigor y de siempre: nuevas leyes y reformas legales drásticas (lo
que menos contribuye a la seguridad pública es la proliferación de
normas de todo tipo y tamaño que se aprueban para ser
religiosamente incumplidas), políticas criminales, incremento de
recursos y presupuestos, campañas de prevención y educación y las
consabidas cantaletas de siempre.

Sin embargo, tuvo que ser el Presidente, con su agudo sentido crítico
de la sociedad, quien se encargó de colocar el problema dentro del
contexto de la realidad social vista desde el poder casi absoluto,
inmune e impune.

Las telenovelas son culpables de los divorcios, las películas con


contenidos de violencia incitan a la delincuencia, el alcoholismo es el
principal factor para la inseguridad ciudadana y matizó su diagnóstico
contando sus experiencias con el alcohol cuando era dirigente
cocalero, pues ahora el único vicio que declara es al trabajo infatigable
a toda hora y en todo lugar.

Sobre el narcotráfico -y derivados- que está corroyendo las entrañas


mismas de la sociedad boliviana y con seguridad es el principal factor
de inseguridad ciudadana, nada de nada (¿curiosa omisión,
inexplicable olvido?).

Pero, después de escuchar semejantes lindezas, uno no puede dejar


de preguntarse ¿en qué país vive o de qué país nos habla Evo
Morales?. No existe, por si acaso, alguna persona piadosa que le
explique al Presidente que, en ninguna parte, menos en Bolivia, los
ciudadanos disponemos de aviones y helicópteros, vehículos
blindados, nutridos cuerpos de seguridad, abundancia de bienes y
servicios, cuenta de gastos ilimitada e irrestricta, empleados y
sirvientes de toda clase?

¿Por qué ningún tira sacos se conmueve y le hace notar que, aparte
de unos miles de poderosos que gozan de similares privilegios, hay
cientos de miles de hombres ancianos, mujeres y niños que se
debaten en las condiciones más miserables de sobrevivencia, en uno
de los países más desiguales del mundo, que nunca se divorciarán
porque nunca podrán ver telenovelas y nunca podrán casarse, que

Luís Carlos Paravicini 55


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

nunca tendrán infancia, mucho menos adolescencia, juventud o


madurez, por lo que de nada valdría restringirles el acceso al alcohol o
a los bares, que su vida es toda ella violencia, desde que nacen, son
explotados, traficados, se reproducen y mueren, sin que las películas
de contenido violento tengan algún tipo de influencia para la violencia
congénita con la que coexisten.

Los desechables, como los llamó José Saramago, que estimaba que
constituyen casi la cuarta parte de los habitantes del mundo, aquellos
seres humanos prescindibles, que nunca tendrán oportunidad de vivir,
de desarrollarse, de acceder a una educación básica, a condiciones
mínimas de salud, es decir, a una vida digna de humanos y no de
animales, son también la mayor parte de la población en Bolivia y su
situación no se aliviará con leyes coloniales de salón, ni con cumbres
de discurseadores sin alma, su violencia es propia de la violencia
estructural de una sociedad injusta, absurda y desigual. Nos creen,
pero no todos somos imbéciles.

Si los problemas y sus soluciones fueran tan simples como se


plantean en semejante discurso presidencial, además de pretender
hacer invisible el problema más serio para la inseguridad pública como
es el narcotráfico, no se puede sobredimensionar y achacar a un
problema de salud pública, como es el consumo excesivo del alcohol,
que ha existido desde siempre, interpretándolo como un elemento que
haya disparado la delincuencia.

Aún en este último extremo, por qué sólo fijarse en restringir el acceso
al alcohol a jóvenes, mediante prohibiciones que ya existen
legalmente, olvidando que hemos construido una sociedad en la que
coca, cocaína y alcohol son productos de consumo masivo y público.

Cientos de miles de personas viven en todo tipo de excesos, los


eventos culturales y religiosos como la Fiesta del Gran Poder,
Carnavales, Urkupiña y muchos otros que se realizan pública y
sucesivamente, exhiben y muestran a multitudes intoxicándose y
cometiendo todo tipo de desmanes en la vía pública, mientras los
medios de comunicación hablan de lujo, señorío, manifestaciones
culturales y religiosas deslumbrantes, colorido, espectáculo
incomparable, descuidando anotar la absurda ostentación, el
despilfarro y embrutecimiento colectivo que se consumen a título de

Luís Carlos Paravicini 56


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

tradiciones culturales, mientras pobreza y miseria crecen


exponencialmente

Sobre estos juegos de cinismo e hipocresía, como olvidar las grandes


recaudaciones que en su momento obtuvo el Vaticano por la venta de
indulgencias, mediante las cuales, por el simple pago de gruesas
sumas de dinero, cualquiera, que tuviera los recursos necesarios,
podía obtener el perdón irrestricto e inmediato del representante de
Dios en la tierra, sin interesar la magnitud o gravedad de los pecados
cometidos.

De esta manera, mientras millones de niños mueren de hambre en el


mundo, miles fueron ultrajados por curas pedófilos que han sido
liberados con el sacramento de la confesión. Y el Vaticano se opone
al control de la natalidad.

De hecho, ya sea desde el punto de vista de Hobbes, con su Leviatán


y el hombre lobo del hombre o desde el de Juan Jacobo Rosseau con
su Contrato Social, el hombre por naturaleza no puede controlar sus
instintos si no existe una sanción social efectiva contra la comisión de
conductas inadecuadas o ilícitas.

Así. la mayor parte de las personas se abstiene de apropiarse de algo


ajeno, no por honradez innata, sino por temor a la sanción, o no viola a
troche y moche por lo mismo, por lo que, al existir sanción pero no
cumplirse, es decir, cuando a las conductas antisociales, ilegales o
ilícitas no le siguen las consecuencias previstas en la ley, se va
construyendo una sólida cultura de impunidad, la corrupción y el delito
se vuelven formas de vida toleradas y los delincuentes y aventureros
se hacen cargo del bien común y del interés social, agrupándose en
pandillas delictivas, en organizaciones políticas o en grupos de fuerza
o presión física o económica (militares, policiales, comerciales,
traficantes de personas, drogas, contrabandistas).

En un sistema de valores invertidos de tal naturaleza, es obvio que


nadie declarará sus intenciones a tiempo de ser elegido o designado
en un cargo público, tampoco nadie reconocerá que sus intereses no
son los intereses de los demás, jamás nadie admitirá sus delitos, sus
limitaciones o sus errores, los delincuentes, los limitados, o los
equivocados son los otros, los que se les oponen, los que les critican.

Luís Carlos Paravicini 57


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

Todos muestran el lado claro de su currículo, jamás los antecedentes


negativos.

De verdad, nuestros políticos y analistas se toman tan en serio el


deporte de eximirse de culpas y responsabilidades que es corriente
escuchar cómo, en la forma más simplista y temeraria, no solo
atribuyen sus males a otros factores, que normalmente son el
imperialismo, el capitalismo, el neoliberalismo, o la izquierda radical,
retrógrada, infantil, sino que se dan el lujo de criticar a las grandes y
complejas economías mundiales, compararlas con la nuestra y hasta
dan recetas.

Por favor, gente que apenas sabe leer y escribir o hablar, que no tiene
idea de los mecanismos de funcionamiento de los mercados y de las
bolsas de valores, que disponen alegremente de millones de dólares
ajenos, no tienen autoridad para criticar lo que no conocen ni por el
forro. Mínima y previamente debieran consultar con asesores y
especialistas, antes de emitir opiniones o juicios de valores.

¿Por qué no aprender del Uruguay, con la tercera parte de la


población boliviana, con un territorio 10 veces menor, sin
hidrocarburos ni minerales pero con índices de desarrollo y bienestar
muy superiores, con educación universal, gratuita y de calidad, un
amplio y eficiente sistema de salud universal, un país modelo en el
que la única riqueza que importa es el capital humano? Un país de
clase media compacta y cuyos políticos son los de un país serio y
estable institucionalmente, declaran y ofrecen poco y de lo poco evitan
hablar disparates e incoherencias.

Luís Carlos Paravicini 58


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

En el caso boliviano el problema mayor no es la ignorancia y su


atrevimiento. Más tiene que ver con el sistema educativo nacional, la
falta de una construcción cultural propia y la ausencia de identidad
nacional. Eso jamás se conseguirá mediante la creación artificial de 36
naciones y culturas.

Si bien es cierto que el problema estructural está en la educación, en


términos prácticos son los medios de comunicación y los periodistas
los autores, por acción o por omisión, de la terrible confusión en que
se debate la sociedad, en un ambiente de Incertidumbre, amenazas,
inseguridad y desesperanza.

En vez del rol de orientación, fiscalización y aporte para la


construcción de una conciencia crítica, son instrumentos de intereses
sectarios o personales, no realizan seguimiento ni investigación, se
venden al mejor postor de turno y deshacen implacablemente
dignidades y honras, plagando todo espacio público de juicios y
prejuicios de valor y de adjetivos por todo o por nada.

En vez de respeto, generan temor y terror y se dedican a lanzarse


recíprocas loas y alabanzas en medio de sus patéticas mediocridades
y, al igual que los políticos, se condecoran y premian entre ellos, por
todo y por nada.

Son ellos los que promueven y tumban a los personajes que se hacen
cargo de la vida política, económica y social.

Son los grandes aliados de la corrupción y de la impunidad, según sus


intereses lapidan a unos y exoneran a otros, no importa si culpables o
inocentes.

Ni bien adquieren algo de notoriedad, se lanzan a la arena política


para hacer lo que poco antes criticaban ácidamente. Son muchos, tal
vez demasiados, los mercenarios de la comunicación.

Para consolidar su enorme y discrecional poder, generalmente se


amparan en interpretaciones sesgadas de normas obsoletas o
caducas, que garantizan la libertad de expresión, generando una
Luís Carlos Paravicini 59
AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

jurisdicción especial y privilegiada mediante los inaplicables e inútiles


tribunales de imprenta.

Con astucia criolla dan a entender que sólo los medios y los
periodistas son titulares de la libertad de expresión, de información y
de opinión, que derivan de la libertad de pensamiento, y que son
derechos inherentes a los hombres y no monopolio de los que se
apropian de los medios de comunicación social, sean estatales,
públicos o privados.

En base a posiciones dogmáticas y el uso abusivo de su poder se


oponen a cualquier forma de control o regulación, a más de la que
ellos mismos se dicen imponer, como jueces y partes en la vida y la
dignidad de todas las gentes.

En principio parecía una broma de inocentes, o de mal gusto, o una


noticia del siglo pasado o proveniente de algún país con un gobierno
exótico y totalitario, ajeno a cualquier principio de convivencia
democrática.

Inicialmente, se conoció que el Presidente Correa de Ecuador


demandó a tres directivos de El Universo (César, Carlos y Nicolás
Pérez – se jodieron los Pérez) y un ex columnista de ese periódico,
Emilio Palacio, fueron condenados a tres años de prisión y a pagar 40
millones de dólares de indemnización a Correa, por un editorial crítico
con el mandatario de Ecuador.

En las dóciles instancias judiciales se aprobó la atrabiliaria denuncia,


monumental y desproporcionada manifestación de abuso de poder e
inédita forma de utilizar al poder judicial para decretar la muerte civil
de la prensa opositora, en un plano de legalidad formal pero de una
concepción ridícula, colérica e insólita.

Aterrorizado por la magnitud de su desaguisado, Correa, ahora que se


ha demostrado y probado su denuncia y una vez conseguido su
objetivo (ante sus dóciles, paniaguados y vergonzantes jueces) y que
El Universo ha sido condenado, decidió renunciar a la demanda para
evitar que afecte al país y a su proyecto de "revolución ciudadana".

Nótese la malicia en el uso, ya no sólo del término revolución, sino en

Luís Carlos Paravicini 60


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

el término ciudadano, que claramente apunta, al igual que en Bolivia


con la seguridad ciudadana, a excluir de derechos a los más débiles, a
los niños e indocumentados no ciudadanos y, por lo tanto, incapaces
de obrar y de opinar en los procesos revolucionarios reservados
exclusivamente para ciudadanos en pleno ejercicio, especialmente
cocaleros, indígenas originarios campesinos y algunos kharas
infiltrados en el gobierno.

Resulta sugestivo e inexplicable, mientras en Irán, Cuba y Venezuela


los niños son obligados a marchar armados en defensa de la
revolución, en Bolivia marchan cientos de kilómetros junto a mujeres y
adultos. Marchan obligados, por supuesto que nunca voluntariamente,
con toda su indefensión, su vulnerabilidad, su miseria y desnutrición.

Ellos no tienen derecho para reclamar pues no pueden protestar por


sí mismos, para eso son incapaces, antes que ellos hasta los
discapacitados tienen derechos y reivindicaciones. Los niños solo
deben obedecer a sus padres o tutores y éstos a sus dirigentes
políticos y sindicales y deberán cuidarse mucho de cometer desacato,
podrían perder la libertad y hasta los juguetes, si es que tienen, que no
tienen punto de comparación con los millonarios juguetes del poder y
de los poderosos, disfrazados de pobrecitos y mártires.

El presidente ecuatoriano ha afirmado que nunca tuvo la intención de


llevar a nadie a prisión, ni de cobrar un solo centavo de indemnización,
por lo que ha insistido en que prepara una carta dirigida al pueblo
ecuatoriano, en la que precisará su decisión en torno a este caso.

Este ensayo totalitario destinado a la anécdota de las cosas insólitas


que se dan aún en los países bananeros, con todo respeto para las
bananas, está firmemente emparentado con medidas parecidas que
se ensayan en Bolivia de un tiempo a esta parte.

El gobierno, en su afán de lograr el acopamiento absoluto del poder


público, objetivo totalmente conseguido mediante el control de todos
los órganos habidos y por haber, procura extirpar de raíz cualquier
intento de oposición política que pudiera amenazar su proyecto
hegemónico etnocentrista y para ello desempolvó la decimonónica
figura penal del desacato, que vuelve intocables a los gobernantes y
autoridades públicas y suprime de un plumazo la libertad de opinión y

Luís Carlos Paravicini 61


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

de fiscalización sanciona con cárcel y muerte civil a los opositores


que originalmente eran perseguidos y encarcelados por supuestos
delitos de terrorismo y separatismo, para lo que creó un campo de
concentración político y judicial en La Paz, inventándose ilegalmente
una jurisdicción antiterrorista especializada.

De prosperar estas penosas iniciativas, queda claro que los bolivianos


que disienten con el gobierno se verán encarcelados por
desacatadores, los gobernantes podrán acusar o insultar
impunemente a cualquier persona y los tribunales masistas se
encargarán de fijar resarcimientos de decenas o centenares de
millones de dólares en favor de las pobres, discretas y honestas
autoridades públicas injuriadas, con lo que habrá entrado en plena
vigencia la confiscación de bienes y la muerte civil que fueran
dificultosamente erradicadas de las constituciones políticas
democráticas.

No importa cuándo empezó, ni quién, ni cómo ni por qué. Si la mayor


parte de la culpa la tienen los oficialistas o los opositores, ni siquiera si
son o no políticos, mucho menos tiene que ver con este o cualquier
gobierno específico.

Lo cierto es que, como diría el reporte de algún accidente de tránsito,


hubo heridos de diversa gravedad, pero afortunadamente y a manera
de consuelo, no se tuvieron que lamentar fallecidos, lo que significa
que habrá muchos tullidos, fracturados, lisiados, ciegos, cojos y
mancos, pero ningún muerto. En estos casos, mejor resultaría todo lo
contrario, todos muertos, ningún herido.

Bajo ninguna circunstancia, en ningún tiempo y lugar es posible


entender, explicar y menos justificar el trato inhumano y degradante de
unos hombres en contra de otros, peor si se lo practica
sistemáticamente y en forma continua, hasta convertirlo en costumbre.

Si el sistema de administración de justicia en Bolivia ha colapsado, la


justicia penal, la más inmediata y sensible al hombre común, se
encuentra podrida y en estado de descomposición acelerada. Ya no es
de mayor interés si los aranceles de los jueces se han elevado
desproporcionadamente, si los cobros ilegales se han multiplicado, si
la subasta al mejor postor es la norma. La publicitada gratuidad de la

Luís Carlos Paravicini 62


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

justicia ha quedado en eslogan publicitario y solamente se concretó a


la supresión de algunos timbres, de unos centavos que no benefician a
nadie. La justicia gratuita de Bolivia se consolida como una de las
más caras del mundo.

En pleno apogeo de la supuesta revolución judicial, el sistema penal


va de mal en peor.

Jurídicamente, el poder desmesurado y la discrecionalidad de los


fiscales distorsionan de inicio el proceso penal. Que el fiscal impute o
acuse o no acuse depende de su voluntad y de las posibilidades
económicas de los procesados, las que luego también determinarán la
actuación de los jueces.

La situación procesal y la aplicación de medidas cautelares y


sustitutivas están diseñadas y concebidas para favorecer a los
poderosos y perjudicar a los débiles, pues hay que ver solamente
quién o quiénes tienen domicilio, trabajo u ocupación conocida,
posibilidades de fianzas, inmuebles a su nombre, detención
domiciliaria y otros requisitos casi aristocráticos.

No resulta pues extraño que sean preferentemente los ladrones de


garrafas los que van engrosando el extraordinario y permanente
crecimiento de los detenidos preventivamente.

Entre pitos y flautas, ya son miles de detenidos preventiva e


indefinidamente sin sentencia, si antes se hablaba del setenta por
ciento, hoy se menciona a un ochenta y cinco por ciento de presos, los
que, a su vez, se han triplicado durante los últimos años, mismos que
pueblan las súper hacinadas cárceles, en las que coexisten con
centenares de niños de toda edad que nacieron y crecerán presos en
la mayor promiscuidad concebible y bajo condiciones infrahumanas.

La falta de adecuación a la idiosincrasia propia mediante la aplicación


de normas elaboradas e impuestas desde afuera, hace que, por
ejemplo, la constitución de Tribunales de Sentencia con la
concurrencia de jueces ciudadanos se haya convertido en una misión
casi imposible, los procesos van peregrinando por diversos juzgados
y los detenidos preventivamente ven transcurrir semanas, meses,
años y décadas en el limbo de la injusticia plena.

Luís Carlos Paravicini 63


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

Prácticamente no hay ciudadanos dispuestos a sacrificar tiempo,


correr riesgos y preocupaciones por el ejercicio de tan delicadas
funciones, peor si consideramos el bajísimo nivel cultural de la
población y su absoluto desconocimiento del inexpugnable y complejo
sistema jurídico boliviano.

Urgen reformas jurídicas. Debe terminarse con la discrecionalidad de


fiscales y jueces y establecer responsabilidades penales e inmediatas
por errores y horrores que cometen en sus labores. Se tiene que
acabar con la farsa de los tribunales ciudadanos, deben ser jueces
profesionales, remunerados y responsables los que juzguen en
procesos orales, públicos y continuos, en un plazo no mayor a los
treinta días de producida la acusación fiscal sustentada con
investigación y pruebas idóneas, investigaciones que no deberían
durar más de dos o tres meses improrrogables.

La detención preventiva, para casos extraordinarios y de gravedad,


debería tener una duración máxima de noventa días a cumplirse en
recintos especiales. Hay que terminar con la mentira de las
detenciones domiciliarias. Es lo menos que se puede hacer.

La situación actual no puede continuar. Que a los detenidos


indefinidos y preventivos se les conceda de una vez la gracia de
fusilarlos en acto público y solemne, con las formalidades de rigor. O
que se dicte una amnistía y se libere a todos los detenidos preventivos
que se encuentren en tal calidad por más de tres meses,
sometiéndolos a medidas sustitutivas democráticas y accesibles,
exceptuándose a los que tengan indicios fundados de haber cometido
delitos graves como asesinatos, violaciones, y narcotráfico.

Las llamadas cárceles, que son amontonamientos de gentes en las


que impera la ley de la selva, no cuentan con la infraestructura ni las
condiciones básicas.

El problema no es la escasez de recursos sino la falta de voluntad


política y la cultura de la corrupción y del abuso que se han
consagrado consuetudinariamente en el sistema.

Luís Carlos Paravicini 64


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

Construir infraestructuras cómodas y modernas no demandaría


mayores sacrificios gubernamentales, apenas con el valor de uno o
dos helicópteros chinos, de esos de veinte millones de dólares cada
uno, que supuestamente están destinados a entrenar pilotos que muy
bien se podrían entrenar en helicópteros de quinientos mil dólares, se
obtendrían recursos más que suficientes, para beneficiar a miles de
personas en todo el país, mientras que los helicópteros solo favorecen
al entrenamientos de unos cuantos pilotos y al traslado de unas
cuantas autoridades que se dedican a inspeccionar y entregar
pequeñas e irrelevantes obras que serán ampliamente publicitadas,
para lo cual ya cuentan con sus múltiples vehículos todo terreno y a
todo lujo, con sirenas, doble tracción, ayudantes y guardaespaldas.

Con el valor de un helicóptero se podrían construir prisiones de cinco


estrellas en todo el territorio nacional, pero así los presos sean
demasiados su voto no tiene peso electoral.

Con un poco de voluntad e inversiones casi insignificantes, en todo el


país se podría construir infraestructura carcelaria adecuada, separar a
los reos rematados de los detenidos preventivamente, construir
campos deportivos y de recreación y talleres productivos.

El castigo que hoy sufren los que tienen la desgracia de ser detenidos
es infinito y demasiado cruel. No solo pierden la libertad en forma
indefinida.

Son sometidos a tratamientos y condiciones denigrantes para


cualquier ser humano, son estigmatizados por la sociedad más allá de
si son inocentes o culpables, se les da muerte civil y lapidación
mediática y así se desintegran familias íntegras irremediablemente.

En una sociedad en la que lo peor que le puede pasar a una persona


es caer en desgracia judicial, los desgraciados pierden amigos, familia,
trabajo, dignidad y esperanza y solo les queda resignarse a convivir
con otros igual o más desgraciados. Su vida ya nunca será la misma,
aunque esto a nadie le interesa.

Las autoridades, ocupadas en importantes temas políticos y


económicos solo acuden para cuando se produce algún motín, para

Luís Carlos Paravicini 65


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

apagar incendios y luego desaparecer discretamente, para negociar


centavos del pre diario y olvidar el diario.

Por su parte, funcionarios nacionales e internacionales que debieran


proteger y garantizar el respeto de los derechos humanos básicos, se
limitan a observar, hacer diagnósticos y exhortar al cumplimiento de
normas y convenios. Están muy ocupados conquistando derechos
para gays, lesbianas, trabajadoras sexuales, pedófilos, zoófilos,
necrófilos, porque son diferentes y diversos en sus gustos y opciones
sexuales, que gustan de dar nuevos usos y funciones a los aparatos
reproductores y digestivos y no paran en su exploración por encontrar
nuevos y sofisticados placeres

A tono con las modernas urbes de las que provienen, se encuentran


ocupados debatiendo sobre el matrimonio gay o sobre los derechos de
la naturaleza, de los peces o de los elefantes, mientras ignoran a esas
miles de personas que carecen de los derechos más elementales.

El maltrato a la naturaleza y a los animales es un tema de primer


orden y convoca simposios, seminarios y talleres, se critica la cruel
manera de matar a vacas, pollos, alacranes, víboras y chulupis. Están
convencidos de que es inadmisible que a las langostas se las cueza
vivas, haciéndolas pasar de colores y calores, de verde a rojo, pero no
hay que hablar de los hombres, mujeres y niños que pasan de seres
humanos a algo peor que bestias carentes de derechos.

Por supuesto, los diversos sexuales son activos y activistas, influyen e


impactan en la opinión pública, gravitan políticamente, forman
colectivos y se movilizan permanentemente para alcanzar sus
reivindicaciones más profundas, en todo el sentido de la palabra
profundidad.

Por el contrario, unos cuantos miles de presos sin sentencia, aún con
su voto, no influyen para nada en la política y en el poder, son como
los ochocientos cincuenta mil niños y adolescentes que trabajan, por lo
general en condiciones precarias e insalubres, o decenas de miles que
subsisten bajo las condiciones de extrema miseria, pero que no
gravitan porque son incapaces, no tienen derechos, no votan y hasta
pueden ser utilizados indiscriminadamente en huelgas y marchas
salvajes para sensibilizar a la opinión pública.

Luís Carlos Paravicini 66


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

Los funcionarios internacionales acreditados para la defensa y


promoción de los derechos humanos se hallan generalmente
ocupados en sus relaciones diplomáticas, eventos y recepciones,
hacen y dicen lo que es políticamente correcto y adecuado
diplomáticamente, son funcionales al gobierno de turno ante quien
hacen todos los méritos necesarios para cumplir con elegancia y sin
manchas su misión.

¿No les dará acaso algo de vergüenza el recibir suculentos sueldos,


gastos de representación, viviendas y vehículos de lujo, con todas las
comodidades del primer mundo, para desviar la mirada y callar ante
tan lacerantes realidades?

¿Por qué son tan hipócritas y cobardes, no tienen conciencia ni


asumen su responsabilidad ni el trabajo por el que tan bien se les
retribuye?

¿Por ventura, creen que son elegidos por un ser superior para venir a
estos lugares olvidados de Dios para tener experiencias exóticas,
conocer el país, ganar suculentas remuneraciones, hacer turismo y
asegurar una vejez dorada, a cambio de no hurgar la conciencia ni el
humor de los gobernantes y poderosos?

¿No pensaron que en algún momento y lugar se les pedirá que rindan
cuentas de los ingentes recursos que manejan, de sus grandes
sueldos y de los raquíticos resultados del trabajo por el cual tan bien
se les paga? Ciertamente, por más talentosos que sean, no fueron
designados para hacer campañas, ni diagnósticos, menos jingles y
spots radiales y televisivos que sólo sirven para alimentar a otros
parásitos locales, deberían trabajar sin miedo y sin pausa para que
deje de suceder lo que hoy sucede en Bolivia con los derechos
elementales de presos y los niños, así se moleste el dueño del
cambio

En los hechos, si se suman los poderosos medios de comunicación


social controlados directamente por el gobierno a los más poderosos
recursos económicos que sirven para digitar a los no menos
poderosos medios de comunicación privados, se vislumbra que el

Luís Carlos Paravicini 67


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

poder total está por echar la noche sobre las sombras de una
democracia errática y raquítica institucionalmente.

Seguramente influido por la adrenalina generada al revisar estas


notas, la otra noche tuve un sueño o pesadilla, depende como se
interprete, en el que el gobierno dictaba amnistía, imponía impuestos a
la exportación de materias primas y liberaba a las exportaciones de
productos con valor agregado, eliminaba el servicio militar obligatorio y
convertía a las Fuerzas Armadas en un servicio profesional y
voluntario, reducía el parque automotor estatal al 10% y le suspendía
el pago de carburantes, prohibía el viaje de servidores públicos a nivel
nacional e internacional, salvo algunos casos de extraordinaria
importancia y debidamente justificados, eliminaba toda formación de
comitivas de más de tres personas (que ya son multitud), la formación
de comisiones y la contratación de todo tipo de préstamo o empréstito,
salvo que se autorizara expresamente por cinco sextas partes de la
Asamblea Legislativa.

Quedaba un parlamento unicameral con veintisiete representantes


nacionales, cada uno con cinco asesores, una secretaria y un ujier,
una pequeña oficina de contabilidad y cuentas fiscales para hacer el
seguimiento permanente a los gastos e inversiones, un padrón
biométrico para todos los beneficiarios de los bonos que realmente
requieran el pago de estos beneficios, lo propio para los estudiantes
universitarios gratuitos, añadiendo requisitos de permanencia máxima
y rendimiento mínimo en la universidad, una instancia permanente de
codificación y depuración legislativa.

Establecía el arancel cero para todos lo que no produce el país,


impuestos internos a la venta y al consumo, eliminando las aduanas,
implantando impuestos a la riqueza para todos los que tengan
inmuebles con un valor superior a los cien mil dólares o vehículos con
valor superior a los cincuenta mil dólares y la declaración jurada de
bienes y rentas obligatoria y universal de todos los ciudadanos.

En el clímax del sueño, todo el mundo procedía a incendiar los


edificios del órgano Judicial con los excelentísimos jueces y
magistrados en su interior, mientras al lado lloraban
desconsoladamente unos gordos de leva y bastón abrazados a unos
cocaleros, cogoteros, violadores y narcos.

Luís Carlos Paravicini 68


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

No puedo negar que desperté más que sobresaltado, pero recién pude
comprender que nuestra problema ha dejado de ser la economía, para
la que basta con administradores honestos y eficientes pues Bolivia
jamás podrá determinar las condiciones del mercado internacional,
para bien o para mal, menos la ideología, que de eso casi nunca
comprendieron nuestros entusiastas y cómodos políticos, se trata de
reeducar a la sociedad, tarea que tampoco es nada imposible pero
que requiere la participación activa de la verdadera sociedad civil no
organizada.

Mucho tiempo antes, con seguridad tuve una pesadilla y no un sueño.


Los políticos, abogados, jueces y corruptos, en magna asamblea,
habían resuelto confiscarme todos mis bienes, incluidas mis cartas de
amor, con lo que perdía definitivamente a mis amores y también a su
recuerdo, cerraban mis cuentas, cancelaban mis tarjetas de crédito,
proscribían la contratación del SILEG y determinaban anticipadamente
que todos los asuntos judiciales me fueran desfavorables, es decir,
me daban una plena y absoluta muerte civil.

Ante la contundencia de las represalias, yo había viajado a un lejano


país petrolero en el Medio Oriente, en el que sólo me enteraba del
mundo a través de internet y, como en la novela El Asesino del
Perfume, al parecer comencé a usar uno para volverme invisible, allí y
en todas partes, nadie podía comunicarse por teléfono conmigo, pues
mis números habían cambiado y yo no podía llamar a nadie pues no
podía obtener crédito de ninguna naturaleza, sólo el correo electrónico
era mi contacto diario.

Para distraerme contestaba hasta los correos no deseados y revisaba


una y otra vez mis documentos digitales, mientras que el único trabajo
real era revisar las actualizaciones al SILEG que disciplinadamente
me hacía llegar mi asistente José Jesús Paz Calderón.

Había llegado, ignoro por cuál vía, con mi compañero más leal, mi
viejo y querido mercedes Benz blanco del año 1981, que me
acompañó en todas mis correrías y campañas y en él que me
desplazaba por esa ciudad, en medio del calor agobiante y la
humedad, que, cuando llovía y hacía frío, calaba hasta los huesos,
llena de vegetación e insectos, plagada de aventureros y aventuras,

Luís Carlos Paravicini 69


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

con disparos aislados casi todos los días, ferias y concursos de todos
los tipos, bares y cantinas desplegados por todo el pueblo.

Aunque hablábamos diferente, nos entendíamos con la gente lo


necesario pero nadie se detenía a conversar conmigo. Las personas
competían por la belleza y la elegancia, por lo que las personas feas
resultaban ser más atractivas, casi todos trabajaban y vivían
intensamente por las noches y descansaban durante el día, lapso en
que la ciudad quedaba desierta y se oían sollozos y gritos que
contrastaban con la alegría general que supuestamente reinaba de
noche.

No existían teléfonos fijos y entre ellos sólo podían hablar


obligatoriamente por celulares, así sea en sus dormitorios o vehículos,
estaba prohibida la conversación directa, salvo alguna ocasional y
básica con extraños como yo.

Los medios de comunicación solo cubrían y daban noticias de los


eventos sociales, los columnistas y analistas opinaban sobre los
mismos, nadie podía hablar de política ni de cultura, los tribunales y
jueces dictaban sus sentencias sólo para el archivo histórico.

Sin que fuera posible establecer el momento exacto, las iglesias


fueron reemplazando paulatinamente sus imágenes con maquetas y
reproducciones de mansiones y edificios, así como con la
reproducción a escala de yates, aviones y vehículos de lujo que
pasaron a ser objeto de culto y veneración en reemplazo de santos,
mientras las vírgenes eran sustituidas por estatuas de modelos o
cantantes de éxito.

Había comenzado con un motel, en el que los dueños instalaron un


sofisticado sistema de filmación para grabar todo lo que sucedía con
los clientes eventuales, luego esta práctica se propagó a los otros
moteles y hasta hoteles de la ciudad, lo que, si bien cuando
inicialmente se conoció fue un escándalo, al poco tiempo fue aceptado
como una práctica corriente y socialmente aceptada y estimulada,
abriéndose una serie de concursos para distinguir lo más destacado,
ya sea por su nivel artístico, por el grado pasional, por lo erótico, por lo
deportivo, por lo ridículo y hasta por lo aburrido.

Luís Carlos Paravicini 70


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

Todos se esmeraban por mostrar sus aptitudes y habilidades en la


práctica sexual, no había límites, colores, modos ni nada que ocultar,
gritos, susurros, alaridos, quejidos, suspiros, muecas, gestos, risas y
lágrimas y hasta chicotazos condimentaban las uniones íntimas, pero
totalmente públicas, de parejas y grupos de toda edad y contextura.

Las parejas, tríos y grupos que asistían preparaban con esmero la


coreografía y se esmeraban al máximo en sus presentaciones, las
mejores de las cuales eran reproducidas por el canal oficial al ritmo de
picarescas coplas. Para evitar incomodidades todas las mujeres
habían sido esterilizadas y todos estaban vacunados contra el SIDA e
infecciones similares.

En las épocas de las dictaduras de mediados del siglo XX, en La Paz,


Cochabamba Y Santa Cruz los moteles tenían espejos de doble fondo,
desde los cuales los agentes de inteligencia y algunos mirones
importantes podían ver y escuchar todo lo que hacían los eventuales
clientes, entre los cuales habían todo tipo de personas y personajes,
desde amantes casuales, maricones insospechados, militares, jueces,
abogados, políticos y hasta curas, eclesiásticos y cómicos.

Saltando tiempos y océanos, aparecí súbitamente en el Mercedes en


la puerta de una clínica, acababa de sufrir un infarto que durante un
periodo indefinido me llenó de una paz inmensa y hasta entonces
desconocida que me suspendió totalmente la consciencia de la
realidad.

Después de esta experiencia, sospecho que si existe el paraíso debe


ser algo parecido y que, por el contrario, el infierno resultaría la
prolongación natural de un estado de desasosiego e intranquilidad.

A partir de entonces, cada vez me seduce más la idea de asumir que


la vida y la muerte son la continuidad de una energía permanente, que
asume formas diversas para manifestarse o expresarse en el mundo
material de los hombres.

Así como la energía toma formas y sonidos que nos permiten ver
imágenes y escuchar voces, ¿por qué no pensar en que se apropia de
cuerpos humanos para llenarlos de vida temporal o dejarlos sin vida,
sin energía, en el mundo de los humanos?

Luís Carlos Paravicini 71


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

Desperté rodeado de un enjambre de sueros y equipos, tenía los pies


congelados y prácticamente debía arrastrarme para llegar al baño, me
caía con frecuencia y tenía serias dificultades en la vista y en el
estómago.

Una enfermera me comunicó,, con tono grave y temeroso, que habían


hablado con mi casa, pero allí les indicaron que no tenían dinero para
ir a verme, por lo que estarían pendientes de mi funeral, así que, de
alguna manera, tenía que conseguir un garante para cancelar los
gastos médicos.

Después de un tiempo de recuperación, me hicieron exámenes a la


vista y me comunicaron oficialmente que era urgente una operación de
emergencia que me costaría unos cuantos buenos miles de dólares si
no quería quedarme ciego. En sueños yo pedía morirme y apareció la
imagen de mi mamá que, con delicadeza, me depositaba en el suelo y
me decía que aún no había terminado mi misión en la vida.

Con mis pies congelados por la diabetes y la consiguiente dificultad


para andar, a plan de caídas y levantadas conseguí llegar a varias
oficinas, hasta entrevistarme con un amigo que, si bien no tenía
posibilidades para prestarme dinero, aceptó garantizarme en la clínica,
en la que había dejado al Mercedes con sus llaves como garantía.

Mientras caminaba y caía por las calles, los conocidos o amigos que
encontraba se hacían los que se amarraban los mocasines o se
tapaban los rostros, me pareció que yo ya no era invisible, pero en
cambio si era visto como una especie de peste. Cuando pasé por la
acera de los tribunales de justicia, las puertas se cerraron
apresuradamente y se suspendió el ingreso del público.

Como ya dije antes, es imposible medir la intensidad y la calidad de


los tiempos, por lo que no supe la duración aproximada de esta terrible
pesadilla, lo cierto es que desperté en la casa, dentro de mi cuarto,
convertido en un durazno al jugo, totalmente mojado por el sudor y
casi envuelto en un solo temblor. Me embargó un inmenso sentimiento
de alivio y esa sensación de confort y seguridad que experimentamos
cuando vemos o sentimos la lluvia bajo techo, desde un vehículo o en
un refugio seguro.

Luís Carlos Paravicini 72


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

Posiblemente traumado por la imaginaria experiencia, a partir de ese


momento recibí un extraño impulso que me hizo modificar inmediata
y radicalmente de actitud, comencé a valorar y ver mis cosas de otra
manera, especialmente mi salud y cambié radicalmente mis hábitos de
vida, lo que me permitió reales y continuas mejoras en mi forma de
vida, abandoné los boliches, todo tipo de gastos innecesarios, me
enfoqué en tener momentos de tranquilidad, óptimo empleo del
tiempo, cambié mis números telefónicos y comencé una rutina diaria
ordenada que combina en forma equilibrada el trabajo, la diversión y el
descanso, refugiándome principalmente en la tecnología, internet y la
televisión por cable, evitando todo tipo de ansiedad y sobresalto y en
base a una sana y nutritiva alimentación, todo lo contrario a lo que
había hecho hasta entonces.

Comprendí claramente que la vida es una carrera de resistencia y no


de velocidad. Las depresiones y desvelos quedaron confinados al
recuerdo vago y difuso de un pasado demasiado intenso. Llegue al
convencimiento de que mi mayor fortuna había sido perder mi fortuna
material.

Luís Carlos Paravicini 73


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

Cuando tenía pocos años como abogado titulado, Eulalio ―Lalo‖


Medina, diplomático con estudios en Montevideo, me invitó a suplirlo
en la Universidad Católica, en la Cátedra de Deontología y Legislación
de la Comunicación Social, en el auge de la Teoría de la
Comunicación Alternativa y las revolucionarias propuestas de Herbert
Marshall Mcluhan, el ―Profeta de Alberta‖. Luego se agregarían las
materias de Relaciones y Organismos Internacionales, Ciencia Política
I y II.

Herbert Marshall McLuhan (21 de julio de 1911 – 31 de diciembre de


1980) fue un educador, filósofo y estudioso canadiense. (Información
obtenida de Wikipedia).

Profesor de literatura inglesa, crítica literaria y teoría de la


comunicación, McLuhan es reconocido como uno de los fundadores
de los estudios sobre los medios, y ha pasado a la posteridad como
uno de los grandes visionarios de la presente y futura sociedad de la
información. Durante el final de los años 60 y principios de los 70,
McLuhan acuñó el término aldea global para describir la interconexión
humana a escala global generada por los medios electrónicos de
comunicación. Es famosa su sentencia "el medio es el mensaje".

Durante los años en la Universidad de Saint Louis (1937-1944),


McLuhan trabajó evidentemente en dos ambiciosos proyectos: su
disertación doctoral y su manuscrito que sería publicado en 1951
como el libro de The Mechanical Bride, que incluía sólo una selección
representativa de los materiales que McLuhan había preparado para
él.

El doctorado de la Universidad de Cambridge, logrado en 1943, revisa


su disertación sobre la historia de las artes verbales (gramática,
dialéctica, lógica y retórica). McLuhan algunas veces utiliza el
concepto en latín de trivium para destacar un orden sistemático de la
visión de ciertos periodos de la historia cultural de Occidente. Sugiere
que la Edad Media, por ejemplo, se caracterizó en gran medida por el
énfasis en el estudio de la lógica. La clave que llevó al Renacimiento
no fue el redescubrimiento de textos antiguos, sino más bien la
renovada importancia que se le dio a la retórica y al lenguaje por sobre
Luís Carlos Paravicini 74
AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

el estudio de la lógica. Este cambio realizado en el Renacimiento


humanista fue un cambio en el énfasis dado no totalmente a la
eliminación del arte verbal. La Edad Moderna está caracterizada por el
resurgimiento de la gramática como su tema más sobresaliente.

McLuhan es el creador de numerosos conceptos hoy muy populares


acerca de los medios de difusión masiva y la sociedad de la
información, tales como la Galaxia Gutenberg, la Aldea global, la
diferenciación entre medios fríos y calientes y la descripción de los
medios de comunicación como extensiones de la persona.

Una investigación de Graciela Paula Caldeiro (2005), relata que


McLuhan saltó a la fama en 1964, cuando publicó Understanding
Media. El libro, sin recursos publicitarios, se trasformó en un best
seller en Harvard y otras universidades.

¿Cuál era el particular enfoque de McLuhan? Esencialmente, podría


decirse que no tenía ninguno. La aproximación de McLuhan a un
determinado problema partía de negar un punto fijo, puesto que la
comprensión requiere siempre, para él, un enfoque multidimensional.
Con total libertad, sus escritos carecen de argumentaciones complejas
o de tesis alguna que se desarrolle linealmente a lo largo de sus
páginas.

Es innegable que McLuhan fue, en efecto, un hombre libre. Su lápida


reza, con tipografía digital:

La verdad nos hará libres. (Cita bíblica: Veritas liberabit nos.) Diarios y
revistas lo recordaron a su muerte con calificativos como Místico de la
Aldea Electrónica o el más hippie entre los académicos y el más
académico entre los hippies.

La perspectiva de McLuhan respecto a los medios de comunicación


social se ha dado en llamar determinismo tecnológico. Aunque es
probable ver en él, también, a un visionario. En efecto, cuando
McLuhan murió, la televisión por cable aún no era una realidad
mundial, los habitantes de la ―aldea global‖ aún poco sabían sobre
interactividad, e-books, multimedia, vídeoconferencias... pero la obra
de McLuhan nos ha dejado un marco teórico que nos permite estudiar

Luís Carlos Paravicini 75


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

y comprender la naturaleza de estos nuevos medios que han


revolucionado la historia de la comunicación de la humanidad.

Cuando McLuhan, a mediados de la década de los 60, llamó por


primera vez la atención del público al redefinir medios y mensajes,
hubo quien interpretó que lo que hacía era promover el fin de la cultura
del libro para propiciar la era de la televisión. Pero, en realidad, lo que
hacía era advertir sobre el poderoso potencial del nuevo medio. Se
sabe que en su vida privada McLuhan rechazaba a la TV hasta tal
punto que le pedía a su hijo que impidiera que sus nietos la vieran. En
efecto, llamó a la TV «el gigante tímido» y pretendía generar
conciencia acerca de su enorme poder.

El pensamiento de McLuhan respecto a los medios de comunicación


se inicia a partir de las siguientes ideas:

1. Somos lo que vemos.


2. Formamos nuestras herramientas y luego éstas nos forman.

En esta línea, podría afirmarse que veía en los medios más agentes
de posibilidad que de conciencia: así, los medios podrían compararse
con caminos y canales, antes que con obras de valor artístico o
modelos de conducta a seguir.

Es habitual que pensemos que los medios no son sino fuentes a


través de las cuales recibimos información, pero la concepción de
McLuhan era que cualquier tecnología (todo medio) es una extensión
de nuestro cuerpo, mente o ser. Los medios tecnológicos son
entendidos como herramientas que extienden las habilidades
humanas, del mismo modo que una bicicleta o un automóvil son una
extensión de nuestros pies... la computadora sería una extensión de
nuestro sistema nervioso central.

El medio es el mensaje. Así como el medio es entendido como una


extensión del cuerpo humano, el mensaje no podría limitarse entonces
simplemente a contenido o información, porque de esta forma
excluiríamos algunas de las características más importantes de los
medios: su poder para modificar el curso y el funcionamiento de las
relaciones y las actividades humanas.

Luís Carlos Paravicini 76


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

McLuhan definirá el mensaje de un medio como todo cambio de


escala, ritmo o letras que ese medio provoque en las sociedades o
culturas. De esta forma, el content se convierte en una ilusión o visión,
en el sentido de que éste se encuentra enmascarando, como La
Máscara, la modificación del medio (la mediatización).

Medio y mensaje funcionan en pareja, comprometidos más o menos,


puesto que uno puede contener a otro: el telégrafo contiene a la
palabra impresa, que contiene a su vez a la escritura, que contiene al
discurso... y así, por lo que el contenido se convierte en el mensaje del
medio continente.

Habitualmente no notamos que existe interacción entre los medios y,


dado que su efecto sobre nosotros, en tanto audiencia, suele ser
poderoso, el contenido de cualquier mensaje resulta menos importante
que el medio en sí mismo.

Las cuatro edades. Una manera de intentar sistematizar algunas ideas


que caracterizan el pensamiento de McLuhan es realizar un breve
recorrido por la historia de la comunicación, de acuerdo con la
concepción que éste tenía de cada etapa.

La historia de la civilización, recorre tres fases, según McLuhan:

1. El estado tribal. Es un periodo que no está asociado con ningún


fenómeno que él ya considera tecnológico: la comunicación verbal.
Para él es tecnología la creación de un medio que no poseemos
cuando nacemos. McLuhan no se refiere a una lengua como una
combinación de fonemas. Él se refiere a las lenguas que cuentan con
series de sonidos asociados a objetos. ¿Por qué hemos desarrollado
un lenguaje donde predomina la funcionalidad sobre la descripción de
las emociones?

2. El estado de destribalización. El momento clave en el que se inicia


un segundo estadio de la civilización es la creación de la escritura. La
abstracción, la separación y distancia de los símbolos respecto de los
objetos llevó a la civilización a un estado más racional y funcional,
donde nacen los conceptos de útil y beneficioso. La exigencia de
racionalización que determina la escritura produce un desarrollo
especial de la vista, porque requiere una organización sistemática,

Luís Carlos Paravicini 77


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

visual, del conocimiento. El concepto de destribalización no es nuevo.


La división que supone la escritura es compartida por el sociólogo Max
Weber o por Northrop Frye.

3. El estado de retribalización. Supone una vuelta atrás y está


marcada por la aparición de los medios tecnológicos en el ámbito de la
comunicación. Los medios electrónicos redescubren las facultades
eclipsadas por la cultura quirográfica e impresa. La radio, como
extensión del oído, y la TV, como extensión del tacto, tienen la
capacidad de romper los equilibrios naturales para restituir al individuo
la totalidad de sus sensaciones. Por un lado, recrean el contacto oral
inmediato que fue típico de la vida arcaica comunitaria y tribal. Por otro
lado, derriban las barreras estatales derivadas a su vez de los efectos
de la escritura y dan cuerpo a los proyectos de mundialización de la
cultura.

La aldea tribal. Es posible que el habla se haya iniciado hace unos


30.000 años, pero la comunicación escrita-alfabética tiene tan solo
unos cuatro milenios de antigüedad. La aldea tribal es pues una aldea
analfabeta y su duración en la tierra habría tenido la extensión de unos
26.000 años.

Durante todo ese tiempo, otros factores (innovaciones tecnológicas


desde el fuego y los metales hasta los medios de transporte y las
armas) hicieron que el hombre dejase de ser cazador y nómada para
aprender los secretos de la agricultura y transformarse en un ser
sedentario. Aparecieron, pues, las aldeas estables, se desarrollaron
recursos defensivos, lo cual abrió el paso para las primeras ciudades
y, más tarde, las civilizaciones, con todo lo que ellas implican: la
formación de clases, jerarquías, estructuras administrativas, etc. La
aldea tribal se caracteriza porque será la palabra oral el único medio
de comunicación del que disponía el hombre.

La palabra oral como medio de comunicación estimulaba el oído antes


que la vista, involucrando sensorial y emocionalmente al oyente e
integrándolo así al grupo de pertenencia (el clan, la tribu). En la aldea
tribal, la única posibilidad de transmitir experiencias y acumularlas era
haciéndolo en un espacio restringido que estaba representado por la
memoria del grupo puesto que aún no existían ni la historia ni las

Luís Carlos Paravicini 78


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

escuelas ni la burocracia... los hombres estaban 'sensorialmente'


integrados.

El hombre alfabético-quirográfico: Esta era se inicia con la invención


de la escritura hasta la difusión de la imprenta en Europa, por lo tanto,
esta etapa se extendería a lo largo de unos 3.500 años. Durante este
período aparecen numerosas 'extensiones del hombre' en el campo de
las máquinas y herramientas. Pero aparecerá también la escritura
alfabética que puede ser considerada el primer medio capaz de
recoger, conservar y transmitir las experiencias humanas, reduciendo
la función nemónica de los individuos, el peso dogmático de los
proverbios e incluso la autoridad de los ancianos, que hasta entonces
eran los depositarios de la historia y la tradición, cargando con la
función de transmitirlas a las élites administrativas religiosas y fiscales.
El alfabeto se concreta en una perspectiva sensorial-visual y posee
una clara función analítico-lineal, en efecto la linealidad es una
característica predominante de la vista si se la compara con otros
sentidos como el oído, el gusto y el tacto.

McLuhan dirá que esto deriva en una disociación entre la sensibilidad


interior del hombre alfabetizado. McLuhan verá, además, que la
disolución de la familia y el clan hacia sociedades más abiertas es una
consecuencia mediata de la alfabetización, en el sentido que ésta
posibilita la homogeneización entre las culturas, la uniformidad de los
individuos ante las leyes escritas y, particularmente, la revolución que
la escritura generó en el pensamiento griego que marcó el paso de lo
'salvaje' hacia la filosofía y la ciencia.

La galaxia Gutenberg o la Aldea Global. En la introducción a The


Gutemberg Galaxy McLuhan dice que la palabra ambiente hubiera
sido preferible para describir el período pero luego reflexiona: El
término galaxia expresa perfectamente al conjunto simultáneo y
recíproco de diversos factores no directamente relacionados entre sí.

Este período comprende los casi cuatro siglos que van desde la
difusión de la imprenta en la Europa de la modernidad hasta las
primeras décadas del siglo XIX, cuando el telégrafo cambiaría para
siempre la historia de la comunicación humana.

Luís Carlos Paravicini 79


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

En el mundo occidental, solo una tercera parte de la historia ha sido


tipográfica, aunque, por cierto, la relación entre esta etapa y la anterior
es interdependiente. Para McLuhan, la civilización es equiparable a la
cultura de la escritura, cultura que, según su opinión, competirá con la
cultura electrónica. Observará, además, que mientras que la escritura
manuscrita destacaba la insignificancia y la torpeza de la imitación
especializada propias del signo visual, en la página impresa,
predominará la linealidad y la repetitividad.

McLuhan divide la historia en cuatro fases:

1. Agrícola.
2. Mecánica.
3. Eléctrica, Mass Media.
4. Tecnológica. Esta es la etapa de mayor relevancia en su
investigación. De hecho, aún pervive el Programa McLuhan en
Cultura y Tecnología de la Universidad de Toronto, centrado en
el estudio de la influencia de las nuevas tecnologías en el
cambio social.

Medios fríos y calientes. La definición de los datos transmitidos a


través de un medio, y el grado de participación de las audiencias para
completar al medio, son los dos criterios fundamentales que propuso
McLuhan para distinguir medios fríos y calientes. Para él, la alta
definición es el estado del ser bien abastecido de datos. En este
sentido, una fotografía es una alta definición y una caricatura es una
definición baja por la sencilla razón de que proporciona muy poca
información visual. La revista latinoamericana de comunicación
Chasqui, hace referencia a un apartado en el cual McLuhan explica
claramente esta diferencia: "El teléfono es un medio frío o un medio de
definición baja debido a que se da al oído una cantidad mezquina de
información, y el habla es un medio frío de definición baja, debido a
que es muy poco lo que se da y mucho lo que el oyente tiene que
completar (…) los medios cálidos son de poca o baja participación,
mientras que los fríos son de alta participación para que el público los
complete".

La Galaxia Marconi o la Aldea Cósmica. McLuhan dijo que el ciclo


histórico entre los medios-mensajes y el hombre-usuario, concluye en
la actual Galaxia Marconi, caracterizada por el medio televisivo.

Luís Carlos Paravicini 80


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

En síntesis, hay una referencia de hecho (aunque probablemente


intuitiva) a tres diferentes órdenes de innovaciones tecnológicas:

1. Un orden eléctrico: el telégrafo y el teléfono, medios que


redujeron el espacio psicosocial en asociación con otras
'extensiones' como los medios de transporte.
2. Un orden electrónico: dispositivos centrados esencialmente en el
uso de válvulas.
3. Tecnologías recientes: estas tecnologías parecen invadir todas
las técnicas convencionales de comunicación haciendo confluir
la comunicación y la información de forma integrada y universal
asociando todos los aspectos de la comunicación humana:
desde la administración pública, hasta los servicios sociales,
desde el entretenimiento hasta la salud y la educación.

Medios fríos y Medios calientes La clasificación que hace McLuhan de


los medios como calientes o fríos surge de significados técnicos como
definición e información y se sustenta más en la experiencia sensorial
que en el significado de las palabras.

En el mundo de la TV, alta definición significa precisión, detalle,


calidad en referencia a cualquier imagen visual. De acuerdo con este
criterio, Mc Luhan explicó que las letras del abecedario, los números,
las fotografías y los mapas son objetos de alta definición.

Un medio de tales características brinda mucha información y un


receptor pasivo. Por el contrario, las formas que no se definen con
tanta calidad como por ejemplo, los dibujos animados, serían de baja
definición porque nuestros ojos se ven en la obligación de completar lo
que falta para obtener una percepción acabada. Este principio de
'completar los espacios en blanco' también se aplicaría a los sonidos.
Al brindar poca información, los medios de baja definición exigen un
receptor activo.

Es necesario aclarar que cuando McLuhan se refiere a la 'información'


que un medio transmite, no se refiere a datos o conocimientos sino al
modo en que nuestros sentidos físicos responden a un medio o
participan en él. En conclusión, los medios de alta definición son
medios calientes y los de baja definición son medios fríos.

Luís Carlos Paravicini 81


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

Servomecanismos

Extensiones del cuerpo. Hombre máquina. Hombre rueda. Hombre


arma. El ser humano se extiende. El sistema puede ser mecánico.
Servomecanismos al servicio del hombre. El término utilizado por
Marshall McLuhan se refiere a los mecanismos que el hombre ha
utilizado a través del tiempo. Cualquiera de nuestras extensiones
resulta de las nuevas escalas de extensiones o nuevas tecnologías.
Uno de los ejemplos utilizados es la luz eléctrica: información pura.
"En la edad eléctrica llevamos a toda la humanidad como nuestra piel".
"Situando nuestros cuerpos físicos en el centro de nuestros sistemas
nerviosos ampliados con la ayuda de los medios electrónicos,
iniciamos una dinámica por la cual todas las categorías anteriores, que
son meras extensiones de nuestro cuerpo, incluidas las ciudades,
podrán traducirse en sistemas de información".

McLuhan alude al mito griego de Narciso que confundió su reflejo en el


agua con otra persona. "Esta extensión suya sensibilizó sus
percepciones hasta que se convirtió en el servomecanismo de su
propia imagen extendida o repetida".

Por ende, si pensamos que una rueda es una extensión de las


piernas, la realidad virtual, la revolución digital ¿Es acaso una
extensión de nuestro cerebro? ¿De nuestra sensibilidad?. La metáfora
de Narciso en el mundo de las redes digitales, parece una visión de un
futuro que ya llegó.

Luís Carlos Paravicini 82


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

No tardé mucho en descubrir que no tenía vocación para la


enseñanza, menos en un sistema en que todo se reduce a una farsa
académica, lo único que interesa es pasar las materias y llegar a ser
profesional.

Ocupado en ganarme la vida en el bufete, sacaba tiempo de donde no


había para preparar las clases, lo que se complicó más cuando ya
eran tres cátedras simultáneas, por lo que comencé a mezclar los
libretos como Pedro Camacho en la Tía Julia y el Escribidor y lo que
percibía como retribución apenas cubría el costo de la gasolina y el
aburrimiento de los alumnos, ávidos de pasar la materia antes que de
aprender.

Lo sabía por experiencia propia, pues yo también hice lo mismo de


estudiante, comprobando que, por lo menos en derecho, la
Universidad sólo es un referente, muy vago y general, que uno mismo
tiene que validar y completar en la práctica profesional, momento en el
que se descubre quienes son abogados de vocación y quienes solo
serán oscuros tinterillos, eso si no terminan de almaceneros,
librecambistas o choferes.

En el mundo de la era tecnológica mientras mayor sea el componente


manual y mecánico, mayor será el nivel de dependencia, los
trabajadores manuales se constituyen en los verdaderos esclavos de
la sociedad tecnológica.

En un entorno que demanda excelencia, el valor agregado de bienes y


servicios y la innovación permanente son la clave del éxito. Así, los
dueños de restaurantes tendrán que ir al mercado para comprar y
luego preparar alimentos que permitan servir y obtener recursos para
pagar sus comunicaciones, internet, televisión, información y
entretenimiento, que son prestados por personas y máquinas invisibles
e intangibles y de quienes poco o nada se sabe o se puede conocer.
Los transportistas quedarán sin riñones para lo propio.

Lalo Medina también me dejó como legado la Cátedra de Derecho


Internacional en la Escuela Superior de Policías, nivel Mayores de
Luís Carlos Paravicini 83
AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

Policía, que también eran bastante mayores a mis 29 años. El primer


día de clases me llevé un susto, cuando al abrir la puerta del aula se
pararon cuarenta oficiales y uno de ellos vino hacia mí para darme el
parte del día, algo que se repetiría con cada día de clase.

Lalo me había recomendado que, por el nivel de los estudios, no se


estilaba ni recomendaba aplazar a nadie, pero de lo que recién me
enteré, a tiempo de tomar exámenes, fue que cada punto, cada
décimo, servía no solo para aprobar el curso, sino que influía
directamente en la antigüedad y carrera de los oficiales, por lo que, en
época de exámenes, el departamento de la avenida Arce se llenaba
de Oficiales de Policía con cualquier pretexto, pues como buenos
policías no habían demorado mucho en conocer mi domicilio.

En la facultad de derecho yo había tenido a otro Mayor de Policía


como compañero, Freddy Chávez, quien ingresó a trabajar en
inteligencia del Ministerio de Gobierno y un buen día me apareció
resplandeciente para mostrarme lo que se suponía era mi ficha
personal, en la que se comenzaba con los antecedentes de un Luís
Paravicini mucho mayor, que había sido militante del Partido
Comunista y que, junto a León Kolle Cueto y otros camaradas había
colocado bombas en el cerro Laikakota, luego ya empalmaban
conmigo y con mis inofensivas actividades políticas en Derecho.

Después de probar con otra cátedra en ciencias políticas en otra


universidad, decidí liberarme de semejante peso y colgar
definitivamente la docencia.

Fue cuando empecé a cuestionarme lo que aprendemos en 12 años


de colegio, la utilidad práctica para la vida real y claro, como muchos,
llegué a la conclusión de que la educación escolar estaba en crisis en
todo el mundo, pero en Bolivia además tenía un correlato y
prolongación a nivel técnico y universitario, cosa que casi en todas
partes se había logrado corregir.

Como agravante, las sucesivas reformas educativas siempre ponen


énfasis en la concepción ideológica de los gobernantes de turno,
cambio de formas y poca profundidad en los contenidos, que son
programados en base a la necesidad de llenar los doscientos días
hábiles de clases, lo que tampoco sucede, por las interrupciones y los

Luís Carlos Paravicini 84


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

constantes paros y huelgas de profesores, especialmente en colegios


fiscales.

Mientras en colegio se obliga a un aprendizaje memorístico, gran parte


de alumnos y profesores dificultosamente balbucean el español, pero
el Estado aprueba en la Constitución Política la obligación de los
servidores públicos de dominar el español y, por lo menos, uno de los
treinta y seis idiomas originarios, a los que se suma el idioma inglés.

O sea, tres idiomas mal hablados a falta de uno más o menos


consistente. Como si el idioma no sirviera para comunicarnos y sí para
crear otras fronteras artificiales para separar y segregar a las
personas, cuando la tecnología permite traducciones simultáneas y de
alta calidad, no entre dos o tres idiomas, sino entre cientos de ellos.

¿Cuantos oficios útiles se podrían aprender en 12 años poco útiles,


desde carpintería, electricidad, comunicaciones, electrónica,
mecánica, música, agricultura, computación? Tal vez deberían
enseñarse los idiomas del amor, de la paz, de la solidaridad y del
respeto mutuo entre hombres y mujeres, más allá de cualquier
distinción o nacionalidad.

Las universidades públicas, plenamente autónomas, antes luchaban


por un presupuesto que siempre era insuficiente, como sucede
absolutamente con todas las actividades públicas en Bolivia, pero
después, con las rentas de hidrocarburos y coparticipación tributaria,
pasaron al otro extremo, reciben tantos recursos que no saben qué
hacer con ellos y no pueden ejecutar satisfactoriamente sus
presupuestos, entonces hay problemas si no hay, pero también hay
problemas si hay.

La diferencia con las Universidades Privadas que no reciben


subvención estatal y que en muchos casos tienen finalidades de lucro
desmedido, es abismal.

En las universidades públicas todo es improvisación, descontrol,


discrecionalidad, no hay investigación, son los mismos colegios, en
otro nivel y espacio, pero los métodos y las limitaciones son iguales.

Luís Carlos Paravicini 85


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

Para muchos, la Universidad es un pasatiempo o una experiencia


más, asumen que al ser gratuita cualquiera tiene el derecho de
permanecer laneando por los siglos de los siglos, sin interesar el alto
costo que significa para la sociedad, que es la que está obligada a dar
mucho para recibir casi nada.

Por lo menos en el caso del Derecho, en el que es muy importante una


sólida formación cultural y un dominio amplio y preciso del lenguaje, la
lógica y de la gramática, pues en el significado de cada palabra o frase
puede estar la diferencia entre la vida o la muerte, la cárcel o la
libertad, el patrimonio o la ruina, no se puede improvisar.

Aunque algunos analistas y periodistas, incluso abogados, no logren o


no quieran entender, las diferencias entre crimen y homicidio o entre
asesinar y matar son demasiado importantes como para ignorarlas o
confundirlas. Si ni siquiera lo hacen al informar, comunicar y opinar al
mismo tiempo.

Cuando uno viaja y conoce lo que es un profesor universitario, un


catedrático, un tratadista de derecho o un simple abogado, en la
mayor parte de los países del mundo, recién entiende la enorme
brecha que nos separa y aísla del conocimiento y del progreso.

Los libros y tratados son profundos como cualquier investigación


académica o profesional, ni pensar en los policopiados o manuales
mugrientos y llenos de horrores que generalmente venden los
profesores en las universidades públicas bolivianas, como una forma
de generar ingresos fáciles a sus muy buenos sueldos que, con el
nivel de vida y gastos que tienen, nunca son suficientes, pero son
demasiado generosos para la mayor parte de charlatanes y fantoches
que se pavonean como catedráticos, en muchos casos solo para
satisfacer sus bajos instintos y frustraciones.

Por lo visto, estos defectos en la formación profesional se extienden a


todos los campos y la única alternativa es la autoformación y
capacitación de los interesados.

Posiblemente consciente de esta cruda realidad, el gobierno del MAS


decidió hacer las designaciones de las máximas autoridades
judiciales, elecciones generales mediante, un inédito disparate en la

Luís Carlos Paravicini 86


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

historia del mundo antiguo y moderno y que terminó en un


mamarracho que no merece mayor comentario.

Sin embargo, tampoco era concebible que se pudiera llegar tan abajo,
con gente que posiblemente no debiera haber vencido la escuela
primaria, que no entiende ni lo que ella misma habla y cuyos únicos
méritos fueron los de disfrazarse de un conjunto multicolor de
originarios, con lo que se llegó a conformar tribunales dominados por
aymaras y otros farsantes e impostores, con votaciones del cinco por
ciento para abajo, con el rechazo de más del setenta por ciento de los
ciudadanos.

Un verdadero régimen de apartheid jurídico nada menos que en un


estado plurinacional. En pleno siglo XXI, en Bolivia se han suprimido
los derechos fundamentales de más de dos terceras partes y se ha
dado fin al estado de derecho, todo a nombre de una incomprensible
revolución judicial.

Para la gran corrupción, el crimen organizado, el narcotráfico y toda


otra forma de organización delictiva no existe mejor ley que la
abundancia y el desorden legislativo, mejor Estado que el que no
existe, mejores tribunales que los constituidos por jueces venales,
improvisados y totalmente sometidos al poder económico y político.

Los principales enemigos de los politiqueros y delincuentes de cuello


blanco son la institucionalidad democrática y la transparencia. Para
una adecuada selección son irrelevantes los aspectos meramente
formales como la militancia o no militancia política, o la colección de
cartones y pergaminos académicos, lo que interesa es la idoneidad y
el desempeño real.

ENTREVISTA JUDICIAL DE FANTASÍA (publicada en Bolivia Legal)

Seleccionamos a un candidato representativo del amplio conjunto de


116 que postulan para las elecciones judiciales del próximo 16 de
octubre, quien respondió al cuestionario especialmente preparado
para la oportunidad.

(P) Nos puede dar un resumen de su trayectoria académica,


profesional y laboral?

Luís Carlos Paravicini 87


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

© Soy de profesión abogado, con 16 años de ejercicio, nacido en el


Chaco, originario del pueblo weenhayek, cursé primaria y secundaria
hasta obtener el título de bachiller en humanidades. En el ciclo
primario fui abanderado del equipo de fútbol y también gané un
concurso de poesía intercolegial a nivel departamental. Licenciado en
Derecho, con título de abogado en provisión nacional, mi tesis de
grado fue en medio ambiente (La importancia del Agua en la
Navegación Marítima, Lacustre y Fluvial) tengo 4 maestrías en
Derecho Penal, Comercial, Relaciones Personales internacionales y
Constitucional, actualmente candidato a PHD en Derecho Social y
Comunitario en la Universidad de Salamandra, diplomado en
Educación Superior, Liderazgo Comercial y de Género, Avance para el
Desarrollo Fronterizo Interior, con cursos en la Universidad de La
Habana, Universidad Central de Caracas, universidades de Estados
Unidos, Europa y Beijing, asistí a más de 200 eventos como
seminarios, cursos y talleres de diferentes temas relevantes del
derecho, hablo perfectamente español, cubano (modismos), buena
comprensión de portugués, inglés, francés, chino mandarín y
weenhayek.

(P) ¿Podría hacer un saludo en el idioma de su pueblo indígena,


originario, campesino?

© De poder, podría, pero no se justifica pues somos muy pocos en la


nación weenhayek que casi fue exterminada por los colonialistas
neoliberales y nos comunicamos principalmente en castellano y otros
idiomas afines como el Guaraní.

(P) En cuanto a su experiencia laboral?

© Ingresé a ocupar cargos subalternos en Juzgados del Chapare,


todos por concurso de méritos, fui productor de coca y miembro de la
federación, incursioné en actividades mineras en Puerto Suárez, Vista
de Aduana en el Desaguadero, trabajé temporalmente como COA (ad
honorem), Profesor de Derecho en Institutos técnicos y secretariales
de Santa Cruz, Beni y Oruro. Catedrático de Universidades Públicas y
Privadas en Cosmovisión Jurídica Andina, Todos los Derechos de
Todos, Artesanía Jurídica y Derechos de la Madre Tierra. Fui asesor
honorario del Colectivo DIFERENTES y orientador en Desarrollo

Luís Carlos Paravicini 88


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

Sexual Reproductivo en personas con Orientación Sexual Diversa.


Admirador del Programa Evo cumple, Bolivia Cambia.

(P) Su opinión acerca de la retardación de justicia

© Justicia que tarda no es justicia, la justicia debe ser pronta,


inmediata, transparente y eficiente, para ello habría que sancionar con
cárcel a los que atrasen la justicia, así como aplicar los principios y
valores establecidos en la Constitución Política del Estado
Plurinacional y según los usos y costumbres de la jurisdicción
originaria en el marco de la ley de deslinde jurisdiccional.

(P) ¿Cómo luchar contra la corrupción en el órgano Judicial?

© La corrupción es un problema grave, que siempre ha existido, pero


se origina principalmente en el sistema capitalista transnacional que
fomenta la explotación de los recursos humanos y naturales,
induciendo a la codicia y la ambición de los ricos, que siempre han
manejado la administración de justicia. Este problema se tiene que
resolver con educación, desde las familias hasta los colegios y
universidades, hay que hacer que todos tomen conciencia del
problema. Se deben dictar más normas para prohibir y sancionar todas
las conductas de corrupción, pero sobre todo la de los corruptores, de
la gente del pueblo, de los ciudadanos que ofrecen y tientan con
ofrecimientos y regalos a los servidores públicos para que agilicen sus
trámites. Si no hubiera corruptores no habría pues corruptos, son
prácticas ancestrales que hay que superar de acuerdo con el proceso
de cambio y la revolución democrática y cultural conducida por el
hermano Evo Morales Ayma. Hay que realizar permanentes auditorías
jurídicas y administrativas. Por todo ello la importancia de este inédito
proceso de cambio en la elección de autoridades que garanticen una
justicia independiente con autoridades idóneas y probas, como será el
caso del que habla,

(P) ¡Puede indicarnos la diferencia entre auditoría jurídica y auditoría


administrativa?

© Como su nombre lo indica, la auditoría jurídica es jurídica y la


auditoría administrativa es administrativa.

Luís Carlos Paravicini 89


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

(P) ¿Cómo puede contribuir la tecnología y la informática a la mejora


de la administración judicial?

© Yo tengo amplios conocimientos de aplicaciones de informática,


especialmente Word, y también navego muy bien en internet. El
acceso a la información es un derecho de todos, el uso de tecnología
permite preservar los bosques y evitar el desperdicio de papel, hay
que dotar de computadoras a todos los jueces y funcionarios
judiciales, sin discriminación de ninguna naturaleza, además que así
se podrán controlar mejor los recursos humanos.

(P) ¿Tiene militancia o afinidad política?

© Es imposible, he presentado certificado de no militancia que me dio


el Tribunal Supremo Electoral, ampliado a mi mujer y a mis 11 hijos,
para evitar cualquier duda. Por otra parte, ya no es mi culpa que yo les
caiga simpático a los movimientos sociales o a honestos militantes del
MAS, algunos que hasta me ofrecieron hacer fabricar urnas de cartón
repletas de votos en mi favor por Cartonbol, las que serán introducidas
legítima y astutamente en los recintos de voto el día de los ansiados
comicios..

(P) ¿Mejorará la Justicia con la elección de sus autoridades


superiores?

© Claro que mejorará, serán autoridades distintas a las anteriores


elegidas y cuoteadas por los Partidos Políticos anteriores al MAS, el
voto de millones de bolivianos será el control social establecido en la
Constitución Política del Estado. En mi caso, el compromiso será
atender personalmente a todos y cada uno de los requerimientos que
hagan mis mandantes, millones de bolivianos que participarán en la
construcción de la nueva justicia, en forma directa y sin intermediarios.
Con este proceso está garantizado el cambio total de la vieja
administración de justicia, dando paso a nuevas generaciones de
abogados patriotas, independientes, imparciales e idóneos, por lo que,
además, seremos ejemplo y envidia del mundo entero. Los que se
oponen a las elecciones populares y democráticas son malos
bolivianos,

Luís Carlos Paravicini 90


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

Por si ya no tuviéramos bastante con la gran cantidad y pésima


calidad de las leyes que aprueba el oficialismo por dos tercios de
votos, ya que la oposición nada de nada, ni propone ni aprueba, o con
los decretos que salen sin pausa y con prisa de Palacio, el Gobierno
ha resuelto que, pese a la gigante mora procesal, con más de ocho mil
expedientes rezagados por años solo en el Tribunal Supremo, con un
ochenta por ciento de presos sin sentencia que pueblan las hacinadas
cárceles, con una inmensa población infantil encarcelada junto a sus
padres, ahora se encomienda a jueces suplentes para que resuelvan
lo que no hicieron los titulares, creando una también curiosa e inédita
interpretación del propio concepto elemental de magistrados
suplentes.

Por lo menos yo no estoy de acuerdo con ser juzgado por jueces


suplentes habiendo los titulares y tampoco podemos admitir que las
causas que llegaron y estuvieron años rezagadas sean resueltas en
simultáneo con expedientes nuevos, para hacernos la ilusión de que
ocultando doce mil quinientos expedientes bajo la alfombra y
habilitando a magistrados con cero carga procesal la retardación de
justicia habría desaparecido, para dar paso a la reforma judicial. Todo
esto es un burdo engaño. Los viejos litigantes son perjudicados en
favor de los nuevos litigantes. Como en más de una oportunidad
dijimos, en Bolivia hay demasiado derecho para tan poca justicia.

Por si no fuera poco, con semejante mora y retardación de justicia, se


decide restituir a los jueces para que administren los recursos
económicos, creando una Dirección Administrativa Financiera
dependiente de la Sala Plena del Tribunal Supremo. Por supuesto que
los jueces felices de construir mamotretos judiciales sobre preciados,
comprar vehículos y equipos, contratar personal y todo lo que siempre
fue más atractivo para los malos administradores de justicia y peores
administradores de la chequera judicial. Este es un retroceso de siglos
que termina de consolidar al Consejo de la Magistratura como una
comisaría de pueblo.

Los resultados de tanta ignorancia aplicada al derecho no se dejaron


esperar mucho. El mismo día de su posesión los flamantes
magistrados se comenzaron a disputar los cargos directivos, acusaron
a sus jefes del MAS de injerencia política en los flamantes tribunales,
se dedicaron a hablar de presupuestos adicionales, plantear compras

Luís Carlos Paravicini 91


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

de vagonetas, designación de guardaespaldas y guardias de


seguridad personal, alguno incluso sugirió la adquisición de aviones y
helicópteros, contratación de personal de confianza, luego
seguramente su propio satélite y, como no, como siempre, a pedir el
incremento indeterminado e infinito de recursos económicos y
humanos para poder cumplir sus delicadas funciones, pese a que aún
no habían tomado posesión de sus despachos.

Entretanto, anunciaron una evaluación de todo el personal judicial en


noventa días, a cuyo término seguro que muchos funcionarios serán
purgados y, otros, los que se sometan incondicionalmente al partido
de gobierno, podrán aspirar hasta a ascensos. ¿Qué nos esperará
cuando se interioricen un poco acerca de lo que se han metido, las
cosas que pedirán?

De propuestas para resolver los problemas estructurales del sistema


jurídico y de la administración de justicia o para introducir urgentes
innovaciones tecnológicas, nada de nada.

Daría la impresión de que existe una insana competencia entre los


órganos del Estado Plurinacional por despilfarrar y gastar los recursos,
que no abundan ni mucho menos, en uno de los países más pobres
del mundo.

Mientras centenares de miles de niños mueren de todo, nacen y


crecen sin infancia, ni comida, ni techo, ni salud, ni educación, los
gobernantes adquieren naves en decenas de millones de dólares, se
llenan de vehículos de lujo, viajan en enormes comitivas por todo
motivo y a todas partes, así se trate de antojitos personales como ir a
ver un partido de fútbol y llevar músicos y bailarines en vuelos
expresos.

Como si fuéramos cretinos, se condiciona la lucha contra el


narcotráfico a la compra de naves y helicópteros, incluyendo radares,
aviones no tripulados y la autorización para que su Fuerza Aérea
dispare primero y pregunte después. Cuando se compren las
aeronaves, seguramente se exigirán buques y submarinos.

¿Por qué los patriotas gobernantes no les dicen a los niños que coman
aviones y helicópteros o satélites o que se abstengan de comer y de

Luís Carlos Paravicini 92


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

llorar para contribuir a que sus ilustres gobernantes construyan más


palacios destinados a sus innumerables colaboradores, para mandar a
hacer satélites para controlar todas las comunicaciones de los
ciudadanos del Estado gendarme y de una vez que expropien todas
las áreas urbanas para colocar a sus hordas de pipiolos
revolucionarios del cambio sin cambio, que conviertan las ciudades en
campos de fútbol de césped sintético, que le declaren la guerra a
Chile, decreten el libre consumo de coca y cocaína y la fiesta
permanente de danzas y borracheras en todo el territorio nacional?.

En esta línea, de pronto sería mejor declarar carnaval permanente


todo el año y señalar días laborables en vez de feriados, que con el
desayuno escolar se reparta cerveza, chicha o chuflay, según la
región, coca para el acullico que tendría que ser obligatorio para todos
los que tengan dientes, condones y, opcionalmente, cigarrillos.

¿De qué sirve que los gobernantes trabajen 16 horas al día?, mejor
que no trabajen y así no gastarán tanto ni hablarán tanto ni
aparentarán, ni ostentarán tanto.

A quien le puede interesar si el Presidente no duerma o tienda el


mismo su cama, si lava, cose o plancha su ropa, si cocina sus
alimentos, total, para nada de eso fue elegido, su horario de trabajo y
sus momentos de ocio sólo le incumben a él.

Por piedad, por amor hacia la humanidad, a la Pachamama, a Manco


Kapac y Mamá Ojllo ,a Tupac Katari y Bartolina Sisa, a sus ancestros,
al sexo de las piedras y a los héroes y mártires, que no se sacrifiquen
más por la patria, que descansen y dejen descansar un poco. Que el
Vicepresidente deje de leer tantos libros para entender los más
importantes.

Si en teoría nadie puede ganar más que el Presidente, estamos


tronados, pues entre aviones y vehículos de lujo, seguridad y
guardaespaldas viajes y condecoraciones el Presidente percibe o
gasta millones de dólares mensuales.

Carreteras millonarias y sobre preciadas para los cocaleros,


aeropuerto internacional en Chimoré para los cocaleros, viaje de
delegaciones de veinticinco personas para defender el acullico de la

Luís Carlos Paravicini 93


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

coca en Viena, delegaciones similares que recorren permanentemente


el mundo, a título de ancestros y tradiciones sagradas, no son
precisamente señales de lucha contra el narcotráfico, menos de un
mínimo de austeridad y uso adecuado de recursos públicos.

Nadie se opone a que los gobernantes tengan vehículos de lujo, de


acuerdo a su dignidad y por la imagen del pobre país al que
representan, pero no interminables caravanas de vehículos que son
renovados mensualmente.

Que tengan seguridad, pero no legiones de guardaespaldas. Muy bien


que viajen, aunque debería ser excepcionalmente por el avance de las
telecomunicaciones, pero además que lo hagan en primera clase y
que siempre se alojen en hoteles de cinco o más estrellas, que se
sacrifiquen en banquetes y comilonas, que condecoren a todos los
futbolistas del mundo que juegan bien pero podrían hacerlo sin
necesidad de aviones o helicópteros de decenas de millones dólares,
sin comitivas gigantescas, sin bandas ni danzarines.

Que el Presidente no apadrine a niños y matrimonios, que no gaste


sus escasos recursos regalando casas y canchas, que no distraiga su
valioso tiempo inaugurando inodoros y urinarios. De ninguna manera,
nadie pretende que los gobernantes se desalienten o desanimen y
renuncien por sus precarias condiciones de trabajo, sólo se les pide un
poco de moderación en sus gastos.

Con gobernantes tan caros, acostumbrados a lujos y despilfarros


desproporcionados incluso para el eventual caso de que fueran súper
eficientes, además de patrioteros y demagogos, sería bueno que se
replieguen a gobernar a los cocaleros y ramas afines, que
seguramente sí están en condiciones de mantener a quienes nos
cuestan más que un hijo opa mantenido en París.

Estudios serios y consistentes del Banco Mundial sobre temas de


institucionalidad y gobernabilidad, corrupción, libertad de expresión,
estado de derecho, seguridad jurídica, colocan al país, para el año
2010 muy por debajo de Estados Unidos, Europa, América Latina y el
África Subsahariana, es decir, en temas de institucionalidad y
gobernabilidad Bolivia ya se ubica, de lejos, en el peor lugar de la
calificación mundial, ya no existe nadie más detrás de quien ubicarnos.

Luís Carlos Paravicini 94


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

(Asuntos Públicos Políticas Públicas para la Libertad N° 124 – Enero


de 2012, populi@populi-bo.org ¿Cómo está la Gobernabilidad en
Bolivia?).

Luís Carlos Paravicini 95


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

9
El conflicto militar del Acre tuvo su punto más álgido entre 1902 y
1903, pero comenzó realmente en 1899 con el primer levantamiento
secesionista en Puerto Acre, mientras el país vivía la guerra civil en
altiplano y valles.

Esta guerra se originó en las diferencias de límites con el Brasil y la


importancia económica de la goma en la región, cuya explotación
alcanzó su auge debido a los altos precios en el mercado
internacional.

El antecedente más crítico fue el tratado de 1867 firmado por


Melgarejo, que marcó los límites binacionales entre la confluencia del
Mamoré y el Beni (cediendo soberanía sobre el río Madera que es
nuestro principal acceso al Atlántico en el norte) y una línea hasta las
desconocidas nacientes del río Yavarí.

Manuel Mariano Melgarejo Valencia (13 de abril, Tarata, Bolivia, 1820


- Lima, Perú, 1871) fue presidente de Bolivia desde el 28 de diciembre
de 1864 al 15 de enero de 1871.

Tomó el poder mediante un golpe de estado, al derrocar a José María


de Achá. De personalidad controvertida, su dictadura se recuerda por
su mala administración y abusos contra la población indígena, y por
haber negociado en 1867 con Brasil la venta de 102.400 km² de
territorio boliviano (principalmente correspondientes entonces al Acre),
a cambio del pago de dos millones de libras esterlinas y del
compromiso de construir el ferrocarril Madeira-Mamoré; además, firmó
tratados desventajosos con Chile y Perú.

Fue derrocado en 1871 por el Comandante del Ejército, general


Agustín Morales, y murió asesinado en Lima, donde se había
autoexiliado. El escritor e historiador Alcides Arguedas lo incluye en su
libro Los caudillos bárbaros (1929) como un tirano irrespetuoso de las
leyes

El valor casi temerario y la terquedad brutal de Melgarejo son los


materiales de los cuales se hacen las leyendas en torno a su

Luís Carlos Paravicini 96


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

personalidad, como en las anécdotas populares, de cosas que


supuestamente hizo o dijo.

Se rumoreaba que Melgarejo había dado una inmensa cantidad de


tierra a Brasil a cambio de lo que él describió como un "magnífico
caballo blanco".

Las historias dicen que un Ministro brasileño se presentó ante


Melgarejo con un caballo blanco llamado Holofermes, una
condecoración y otros regalos. Para mostrar su agradecimiento,
Melgarejo tomó un mapa de Bolivia, lo marcó con el casco del caballo
y dio esa tierra, muy disputada por los indígenas brasileros y
bolivianos, como regalo al gobierno brasileño. Esto y otros incidentes,
como la posesión y venta de tierras en el altiplano (la meseta alta) al
más alto postor, privó virtualmente a todos los indígenas de sus tierras
por unas cuantas décadas.

También se comenta que en 1870, cuando Prusia invadió Francia


(Guerra franco-prusiana), pidió a uno de sus generales de alto rango
enviar tropas del ejército para ayudar en la defensa de París, una
ciudad con la que estaba fascinado por los relatos de sofisticación y
elegancia, pero también una ciudad que ni siquiera sabía localizar en
un mapa. El general le respondió que era imposible, que llevaría
mucho tiempo cruzar el océano Atlántico. Enfurecido, Melgarejo le
respondió No sea tonto! ¡Tomaremos un atajo e iremos por el
deshecho!". Esto suena a algo contemporáneo, ‗le meteremos nomás,
total luego vendrán los abogados para arreglarlo, para eso han
estudiado‘

Cuentan que una vez un guardia notó que Mariano Melgarejo (quien
no sabía leer) tomó un periódico pero al revés. Al informarle el guardia
sobre su error Melgarejo le respondió: "¡Carajo! ¡El que sabe leer, lee
nomás".

La lealtad que le tenían sus subordinados estaba mezclada con el


miedo: en una ocasión, estando en una reunión social en el segundo
piso del Palacio de Gobierno, llamó a su guardia presidencial y les
ordenó marchar de frente. Cuando los soldados llegaron al balcón del
palacio tuvieron que seguir marchando hasta caer al piso de la Plaza
Murillo. Se dice que hubo algunas fracturas, pero ningún muerto. Si

Luís Carlos Paravicini 97


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

desobedecían la orden directa de Melgarejo otra habría sido su suerte.

Pero este hombre noble para unos, y tirano déspota para otros, tenía
grandes arranques de compasión y frialdad; en la mañana podía
ejecutar a un simple soldado y en la tarde podía perdonar la vida de un
traidor, podía humillar y enorgullecer. Era un hombre con una única
virtud indiscutible, su valor; apasionado por las artes y los hechos
bellos de la vida, devoto católico, tanto podía reír a mandíbula batiente
al ver el incendio de un pueblo, como llorar por el llanto de un niño.
Las personas más cercanas conocieron lo inestable de la personalidad
de Melgarejo.

El tratado firmado por Melgarejo en 1867 implicaba una cesión del


territorio que teníamos cuando nacimos a la independencia. En 1896
Pando firmó un acuerdo con Brasil en el límite de los ríos Purus y
Acre. Pero el detonante fue, otra vez, una cuestión económica. La
fundación de Puerto Alonso en 1899 (Puerto Alonso se conoció luego
como Puerto Acre, capital del territorio de colonias a orillas del río
Acre, hoy en territorio brasileño) se hizo para instalar un puesto
aduanero de recaudación de impuesto sobre exportaciones de goma.
Esto molestó a los aventureros que explotaban goma y la
contrabandeaban sin rubor a los estados vecinos de Pará y
Amazonas. Brasil veía así reducidos sus ingresos por ―tránsito‖ de la
goma boliviana por sus puertos.

El 1º de marzo de 1899 el español Luis Gálvez se sublevó y declaró el


estado independiente del Acre, tomando Puerto Acre.
Sorpresivamente, Luis Salinas Vega representante boliviano, pidió el
apoyo brasileño para conjurar el levantamiento. La respuesta inicial
fue positiva, pero muy pronto Brasil se desentendió del problema para
luego declarar el territorio del Acre en litigio.

Entre 1899 y 1900 Bolivia envió tres expediciones: la de Andrés


Muñoz, la de Lucio Pérez Velasco y la de Ismael Montes. En acciones
de armas en Cipueiro, Riosinho, Bagé y Puerto Acre, Bolivia restauró
su soberanía y recuperó Puerto Acre. Allí se destacó Maximiliano
Paredes que murió en el combate de Riosinho, denominación que se
dio a un Parque, ubicado en la zona Norte de La Paz que a fines de
2011 fue restaurado y entregado por la Alcaldía Municipal.

Luís Carlos Paravicini 98


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

La excusa para la intervención brasileña se dio en 1902 con la


propuesta de Félix Avelino Aramayo de crear una sociedad anglo
norteamericana, la Bolivian Syndicate que arrendaría la totalidad del
Acre a Bolivia y lo explotaría de manera privada. El Barón de Río
Branco ministro de exteriores de Brasil, protestó y acusó a Bolivia de
romper las reglas de la soberanía en el continente. Casi
simultáneamente se levantó en el Acre Plácido de Castro declarando
otra vez la secesión, pero esta vez Brasil intervino Puerto Acre con un
contingente armado tomándolo por segunda vez.

El Presidente Pando apremiado por el peligro para la soberanía


nacional se trasladó con un destacamento militar a la zona del
conflicto. Hacerlo demandó un penoso viaje de varias semanas desde
los Andes hasta el llano amazónico. Pando combatió y venció a Castro
en el río Orton (Puerto Rico). En tanto, la columna Porvenir organizada
y financiada por Nicolás Suárez combatió en Bahía (hoy Cobija),
venciendo a los filibusteros y defendiendo esa región del territorio.

Las acciones militares no estaban decididas, pero era evidente que


Brasil estaba dispuesto a una escalada militar que, por su clara
superioridad en todos los órdenes, podía inclinar fácilmente la balanza
en su favor. En La Paz las autoridades prefirieron la negociación
diplomática.

El 21 de marzo de 1903 se declaró un modus vivendi, que era el


preámbulo de la cesión. El 17 de noviembre de 1903 Fernando
Guachalla y Claudio Pinilla firmaron por Bolivia el tratado de Petrópolis
por el que cedían el territorio del Acre a cambio de una compensación
pecuniaria de dos millones de libras esterlinas, el compromiso de
construcción de un ferrocarril en la zona de las cachuelas (rápidos de
los ríos que impedían o dificultaban la navegación) y aspectos
relativos al estatus y derechos de los habitantes de la región en
cuestión. Así Bolivia perdió alrededor de 190.000 km2 más de
territorio.

Como se puede ver, no fue propiamente una guerra internacional,


fueron más bien enfrentamientos con grupos brasileros de filibusteros,
con escasa participación del ejército boliviano, y, afortunadamente,
muy poca del Estado o del ejército brasilero, pero los premiados
resultaron ser ex combatientes y héroes militares bolivianos.

Luís Carlos Paravicini 99


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

Básicamente se jugaron intereses comerciales en la explotación de la


goma, en territorios que hasta hoy están abandonados y
desprotegidos, actualmente sometidos al imperio de contrabandistas,
cazadores furtivos y narcotraficantes.

Luís Carlos Paravicini 100


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

11

La Guerra del Pacífico fue un conflicto armado acontecido entre 1879


y 1883 en el cual se enfrentaron la República de Chile contra las
repúblicas del Perú y de Bolivia. También se la ha denominado Guerra
del Guano y Salitre.

A mediados del siglo XIX, el desierto de Atacama había adquirido un


gran valor económico debido al descubrimiento de valiosos
yacimientos de guano y, posteriormente, de salitre, ambos, entonces,
con buena ley y buen precio en el mercado internacional.

Existen discrepancias entre los historiadores bolivianos y chilenos con


respecto a si el territorio de la Audiencia de Charcas, primero
dependiente del Virreinato del Perú y después del Virreinato del Río de
la Plata, disponía o carecía de litoral. Apoyándose en diversos
documentos, los bolivianos insisten en que lo tenía; por su parte, los
chilenos lo niegan o lo ponen en duda.

Al crearse la República de Bolivia en 1825, Simón Bolívar incluyó la


costa de Cobija (Puerto La Mar) como parte de esta nueva república.
La explotación económica de esa zona costera fue llevada a cabo por
empresarios y pirquineros chilenos.

Antes del inicio de la guerra, los respectivos presidentes eran Hilarión


Daza (en Bolivia), Aníbal Pinto Garmendia (en Chile) y Mariano
Ignacio Prado (en el Perú). Las Repúblicas de Bolivia y de Chile
habían suscrito dos tratados de límites: el primero de ellos en 1866
(Tratado de límites entre Bolivia y Chile) y el segundo en 1874, junto a
un protocolo complementario en 1875 (Tratado de límites de 1874
entre Bolivia y Chile). Ambos tratados fueron ratificados en su
oportunidad y canjeados en Santiago y en La Paz.

De acuerdo con su preámbulo, el tratado de 1866 tenía por finalidad,


―poner un término amigable y recíprocamente satisfactorio a la antigua
cuestión pendiente entre ellas sobre la fijación de sus respectivos
límites territoriales en el desierto de Atacama y sobre la explotación de
los depósitos de huano existentes en el litoral del mismo desierto" [sic],
estableciendo en su artículo I que la frontera de los dos países sería
"en adelante el paralelo 24 de latitud meridional desde el litoral del
Luís Carlos Paravicini 101
AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

Pacífico hasta los límites orientales de Chile". Asimismo, establecía


una medianería en favor de ambos países, entre los paralelos 23 y 25,
sobre los productos provenientes de la explotación de los depósitos de
guano y los derechos de exportación que se percibieran sobre los
minerales extraídos en aquella área.

El gobierno que depuso a Mariano Melgarejo declaró como nulos


todos los actos del gobierno anterior, incluyendo los tratados de límites
firmados con Chile y Bolivia.

Esta declaración tensionó las relaciones con el gobierno chileno hasta


la firma del Tratado de 1874, que reemplazó al de 1866. Este último
tratado volvió a fijar como límite entre las Repúblicas de Chile y Bolivia
"El paralelo del grado 24 desde el mar hasta la cordillera de los Andes
en el divortia aquarum" [sic], estableciendo, además, en el artículo IV,
que los derechos de exportación que se impusieran sobre los
minerales exportados en el territorio comprendido entre los paralelos
23 y 25 de latitud sur "no excederán la cuota de la que actualmente se
cobra, i las personas, industrias y capitales chilenos no quedarán
sujetos a mas contribuciones de cualquiera clase que sean que las
que al presente existen. La estipulación contenida en este artículo
durará por el termino de venticinco años" [sic]. Este tratado
internacional era el vigente hacia 1879.

El 27 de noviembre de 1873, la Compañía de Salitres y Ferrocarril de


Antofagasta, una sociedad chilena formada por capitales chilenos y
británicos, firmó un acuerdo con el gobierno boliviano que le
autorizaba la explotación de salitre libre de derechos por 25 años,
desde la bahía de Antofagasta hasta Salinas, incluyendo el Salar del
Carmen. Dicho acuerdo no fue ratificado por el congreso boliviano,
que en ese entonces se encontraba analizando las negociaciones con
Chile, que darían como resultado el tratado de 1874.

En 1878, el congreso de Bolivia se abocó al estudio del acuerdo


celebrado por el gobierno en 1873. Para Bolivia, el contrato firmado en
1873 con la Compañía de Salitres de Antofagasta aún no estaba
vigente porque, de acuerdo con la Constitución boliviana, los contratos
sobre recursos naturales debían aprobarse por el Congreso. Ello se
hizo por la Asamblea Nacional Constituyente boliviana mediante una
ley, el 14 de febrero de 1878, a condición de que se pagara un

Luís Carlos Paravicini 102


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

impuesto de 10 centavos por quintal de salitre exportado por la


compañía.

―Artículo Único. Se aprueba la transacción celebrada por el ejecutivo


en 27 de noviembre de 1873 con el apoderado de la Compañía
Anónima de Salitres y Ferrocarril de Antofagasta a condición de hacer
efectivo, como mínimo, un impuesto de diez centavos en quintal de
salitre exportado‖. (Asamblea Nacional Constituyente de Bolivia. Ley
de 14 de febrero de 1878).

En lo que respecta a Chile, el cobro del impuesto de 10 centavos


sobre quintal exportado violaba el artículo IV del tratado de 1874. Por
ello, dicho impuesto encontró una gran resistencia por parte de los
propietarios de la empresa afectada y una cerrada defensa de su
causa por parte del gobierno de Santiago, desencadenándose un
conflicto diplomático.

A lo largo de los meses subsiguientes, el gobierno boliviano se


abstuvo de implementar la ley mientras se discutían las objeciones
presentadas por el gobierno chileno.

El 8 de noviembre, el canciller Alejandro Fierro envió una nota al


canciller Martín Lanza indicando que el Tratado de 1874 podría
declararse nulo si se insistía en cobrar el impuesto, renaciendo los
derechos de Chile anteriores a 1866. El 17 de noviembre, el gobierno
de La Paz ordenó al prefecto del departamento de Cobija que aplicara
la ley del impuesto para iniciar las obras de reconstrucción de
Antofagasta.

Aunque ambas partes propusieron la resolución del conflicto por vía de


un arbitraje, tal como lo contemplaba el Protocolo de 1875, este no
llegó a realizarse ya que mientras el gobierno de Chile exigía que se
suspendiera la ejecución de dicha ley hasta que su legalidad fuese
determinada por un árbitro, el gobierno de Bolivia exigía que el
blindado Blanco Encalada y sus fuerzas navales se retiraran de la
bahía de Antofagasta.

El 6 de febrero, ante las protestas por parte de la Compañía de


Salitres por la ley del impuesto y dado que el contrato no había
cumplido con los trámites para declararlo, el gobierno de Bolivia

Luís Carlos Paravicini 103


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

rescindió el contrato con la Compañía de Salitres y Ferrocarriles de


Antofagasta. El prefecto Zapata ordenó rematar sus bienes para
cobrar los impuestos generados desde febrero de 1878.

En Chile, la decisión de impedir el remate se tomó la mañana del 11


de febrero, cuando, en una sesión especial del gabinete chileno, se
recibió un telegrama del norte, conteniendo textualmente un mensaje
del ministro plenipotenciario en Bolivia "Anulación de la ley de febrero,
reivindicación de las salitreras de la compañía".

Este gatilló la decisión del presidente Aníbal Pinto de ordenar la toma


de Antofagasta, que se realizó el 14 de febrero de 1879, ocupando
tropas chilenas el litoral boliviano hasta el paralelo 23. El 14 de
febrero, el día del remate, tres naves chilenas desembarcaron en
Antofagasta, Mejillones, Cobija y Caracoles reivindicándose estos
territorios. El 16 de febrero, llegó a Lima el ministro boliviano Serapio
Reyes Ortíz a fin de exigirle al gobierno peruano que cumpliera con el
tratado de alianza defensiva de 1873. El 27 de febrero, Hilarión Daza
decretó el estado de sitio en Bolivia.

Gracias a los archivos de la Compañía de Salitres y Ferrocarriles de


Antofagasta, se sabe que en Chile no existía interés en ir a la guerra
por salvar a la compañía, a pesar de que muchos políticos importantes
eran accionistas minoritarios de la compañía.. Sin embargo, la decisión
sería otra en el caso de que se remataran efectivamente las salitreras,
lo que, según la visión del presidente de Chile Aníbal Pinto, supondría
la violación efectiva del tratado.

El Perú, que había suscrito el Tratado de Alianza Defensiva con


Bolivia con carácter secreto en 1873 y al que Argentina no se había
adherido, trató de persuadir al gobierno de La Paz para someterse a
un arbitraje con la misión Quiñones, figura que se encontraba
estipulada en el protocolo complementario de 1875, toda vez que se
trataba de un "problema tributario" y no territorial.

El gobierno peruano, para mediar en el conflicto, envió a su ministro


plenipotenciario José Antonio de Lavalle a Chile; la misión del
diplomático fracasó. El canciller chileno Alejandro Fierro preguntó al
plenipotenciario peruano sobre la existencia de un "Tratado Secreto"
firmado con Bolivia en 1873. Lavalle no tenía instrucciones sobre ello y

Luís Carlos Paravicini 104


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

le indicó que en la comisión diplomática del congreso a la que él


pertenecía no se había tocado ese tema. En Lima el 20 de marzo, el
presidente peruano le expuso al representante chileno Godoy que el
tratado existía y que convocaría al congreso peruano para evaluar qué
actitud tomar ante Chile y Bolivia.

El 1° de marzo, el gobierno de Bolivia declaró cortado todo comercio


con Chile, asumiendo que había un estado de guerra. El 15 de marzo,
Chile inició preparativos para ocupar más al norte del paralelo 23. Con
ello, el 23 de marzo, tuvo lugar la batalla de Calama, en la que las
fuerzas chilenas vencieron a un grupo de civiles bolivianos.

La historia boliviana se encargó de rescatar el heroísmo de Ladislao


Cabrera y especialmente de Eduardo Abaroa, quien durante mucho
tiempo fue consignado como el máximo héroe civil boliviano, pero
fueron los militares los que se fueron encargando de darle ascensos
póstumos, el último grado que se conoce fue el de coronel, aunque
posiblemente ningún militar lo haya conocido personalmente ni que
alguien pueda aseverar que hizo defensa de la patria invadida o más
bien de su tierra ocupada por militares chilenos.

Para los militares bolivianos, no hay héroe posible si éste no es militar.


El 5 de abril de 1879, Chile declaró la guerra a Bolivia y Perú.

La revisión y análisis del tratado de 1873 entre Perú y Bolivia, lleva a


historiadores peruanos a la conclusión de que el Perú tenía la opción
de decidir si este tratado estaba vigente, ya que Bolivia había firmado
uno de límites con Chile en 1874 sin consultar al Perú, o si la agresión
a Bolivia era real o si el asunto merecía un arbitraje.

Esta misma interpretación dice que, a raíz de la penetración de tropas


chilenas en territorio boliviano y el poco interés del gobierno de Chile
en "una salida diplomática" y a la declaratoria de guerra que le hace el
gobierno chileno el 5 de abril, Perú se sintió ligado a Bolivia por el
tratado recíproco de defensa y entró, asimismo, en la contienda,
declarando el casus foederis (es una expresión latina que significa
"motivo de la alianza").

Luís Carlos Paravicini 105


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

En términos diplomáticos, describe la situación en la cual entrarán en


juego los miembros de una alianza (por ejemplo, "cuando una nación
(miembro) sea atacada por otra (tercera)").

En cambio, la historiografía chilena afirma que el pacto es defensivo


en la forma, pero ofensivo en el fondo, por lo que considera la
mediación de Perú después de la toma de Antofagasta como una
forma de ganar tiempo, mientras se realizaban preparativos de guerra.
Además declara un motivo de más largo alcance para que la guerra
terminara en un conflicto entre Chile y Perú, que sería, según esta
visión, una enemistad que tendría raíces en la época colonial,
exacerbada en la independencia y en la Guerra contra la
Confederación Perú-Boliviana.

Por su parte, la versión peruana de la historia afirma que las


relaciones coloniales eran de cooperación y comercio entre los puertos
del Callao y Valparaíso. Después de proclamada la Independencia,
ambos gobiernos suscribieron un tratado de Liga, Alianza y
Confederación el 23 de diciembre de 1822, que establecía
principalmente una alianza militar entre el Perú y Chile, el cual se
complementó el 26 de abril de 1823 con un tratado de Auxilios, que
reglamentaba el financiamiento de la campaña libertadora y aunque
posteriormente el gobierno peruano no reconoció dicha deuda, en
1839, con la derrota de la Confederación, el Perú pagó a Chile la
deuda contraída por el servicio prestado por el ejército chileno en la
campaña restauradora y la independencia, así como reconoció las
acciones de los oficiales de Chile otorgándoles premios y
condecoraciones del ejército del Perú por reunificar el Perú y derrotar
a Santa Cruz reconociendo a Chile como aliado del Perú.

Esta alianza volvería a fortalecerse en 1866 durante la Guerra


Hispano-Sudamericana en la cual las escuadras navales de ambos
países combatieron juntas a la Armada Española en el Combate naval
de Abtao. Tras el Combate del Callao y el retiro de la flota europea de
aguas americanas en octubre del mismo año, el ministro chileno en el
Perú Marcial Martínez, en cumplimiento de una ley dada por el
congreso de su país, confirmó al presidente peruano Mariano Ignacio
Prado (el mismo en 1879) los despachos de General de División en el
Ejército Chileno.

Luís Carlos Paravicini 106


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

Esto ha llevado a la historiografía peruana a afirmar la existencia de


intereses económicos y políticas expansionistas en la clase dirigente
chilena de ese entonces como verdadero motivo del estallido de la
guerra.

No queda lugar para dudas, todos los conflictos bélicos y la


consiguiente pérdida de más de la mitad de su territorio se dieron en
un escenario de virtual abandono y ausencia del Estado boliviano, en
base a decisiones erradas, improvisadas e irresponsables asumidas
desde el gobierno central, casi siempre por el caudillo de turno, a miles
de kilómetros de los conflictos, y amparándose siempre en intereses
económicos de la casta gobernante y de las facciones en permanente
pugna interna, unos por conservar el poder y el orden establecido, y
otros por subvertir el orden y acceder al poder, sin interesar para qué,
sólo el poder por el poder.

En todos los casos, intereses y medidas económicas, especialmente


tributarias, ocasionaron confrontaciones bélicas, no hubo estudios
previos, menos planificación o políticas de Estado, previsiones
geopolíticas, ni análisis ni debates, solo el afán de obtener ingresos
económicos fáciles, mediante medidas administrativas aprobadas en
gabinetes improvisados, curiosamente en un país plagado de
impuestos y tributos de toda naturaleza pero que casi nadie cumplía,
pues habían cientos de impuestos a la coca, a la chicha, al pontazgo,
a la minería, al petróleo, prácticamente a todas las actividades habidas
y por haber, todo a ojo de buen cubero, sin mayor fundamento, solo
interesaban las necesidades de los que estaban a cargo del manejo y
administración de la hacienda pública, que en realidad era la hacienda
del grupo gobernante, sumido en una orgía perpetua de festines de
tragos y comidas, de adulaciones y prebendas.

El territorio nacional estaba lleno de estancos, aduanillas internas y


trancas, hoy sustituidos por COAS y encapuchados con
pasamontañas.

Por un quítame unas pajas, se declaraban guerras a gil y mil, se


expulsaban o condecoraban a embajadores, las leyes y decretos
inagotables reiteradamente creaban comisiones y comités para todo lo
que no tenía una fácil solución, las aspiraciones o necesidades de la
población se traducían en innumerables declaraciones de prioridad

Luís Carlos Paravicini 107


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

nacional o regional, se hacían homenajes de todo tipo y jamás


alcanzaron los días del año para las celebraciones y días dedicados a
mujeres, hombres, niños, trabajadores, revoluciones y revolucionarios,
indios, batallas, santos y patronos.

Hasta ahora, las leyes sirven para aprobar todo tipo de convenios y
acuerdos de cooperación, en el que el país invariablemente pone los
pobres y la pobreza y los cooperantes operan en los términos y
condiciones que les conviene.

La otra constante es la de donaciones y la de créditos y préstamos, de


todo tipo y para todo, desde la fundación y pasando por todos los
gobiernos, civiles, militares y mixtos que son la gran mayoría. Estos
compromisos de repente se consignan en las cuentas nacionales, pero
no se sabe nada de su ejecución, menos del destino que corren
ingentes recursos obtenidos por un país con vocación de mendigo.

Los piratas y colonizadores modernos resultan ser componentes de


una extensa fauna de burócratas de organismos internacionales que
no paran de crecer y multiplicarse, como agencias del Programa de
Naciones Unidas para el Desarrollo, Banco Mundial, Banco
Interamericano, CEPAL o miles de organizaciones no
gubernamentales que se disputan a los pobres, en sus distintas
variantes, palmo a palmo, metro a metro, pues la pobreza es su
negocio.

No se sabe exactamente por quién, cómo y porqué sus funcionarios


son designados y destinados a Bolivia, país exótico considerado por
ellos de alto riesgo, no conocen su realidad ni sus necesidades, pero
en los pocos años de su permanencia se ocupan en gestionar
préstamos y donaciones o en intervenir, en favor o en contra, del
gobierno o de la oposición, según las circunstancias, para elaborar
inútiles, cuantiosos y reiterados estudios, consultorías y diagnósticos y
también de dar informes según los requerimientos del cliente de turno,
gozando además de inmunidades y privilegios diplomáticos y con
sueldos del primer mundo pagados con recursos de países del cuarto
mundo.

En cada revolución o cambio de gobierno se dejan sin efecto muchas


normas aprobadas anteriormente, no importa el tiempo o el dinero que

Luís Carlos Paravicini 108


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

haya costado su estudio o aprobación, y se pretende comenzar de


cero, hasta llegar al delirante universo de leyes que se acatan pero no
se cumplen, en el que ya no es posible distinguir lo que está permitido
de lo que está prohibido.

La vigencia de las normas se vincula a la moda política y su


cumplimiento está sujeto a la voluntad del gobernante de turno. Los
huracanes y vendavales legislativos, turnándose con la arrogancia
dictatorial y totalitaria, arrasan permanentemente con la precaria
construcción institucional, sujeta a los vaivenes de los humores de los
poderosos de ocasión. Así fue y así sigue siendo.

Hace pocos años se anunció con bombos y platillos, mediante todos


los medios de comunicación, la entrega de un proyecto de
saneamiento legislativo por encargo de la Vicepresidencia del Estado
Plurinacional, con millones de la cooperación internacional y a través
de una ONG de propiedad del marido de la Ministra de Transparencia
y Lucha contra la Corrupción, según denunciaron legisladores de la
oposición.

El trabajo final, que fue publicado durante un corto tiempo en el portal


de la Vicepresidencia, no podía ser peor y más insulso, casi cincuenta
abogados oscuros, desconocidos o con reputación por lo menos
dudosa, tradicionales doctorcitos todólogos que usan las
computadoras, si las usan, como elementos decorativos o como
máquinas de escribir para sus memoriales y latinajos, entre los que
destacaba el ex colaborador del régimen de García Mesa y ex
presidente de la Corte Suprema Armando Villafuerte.

Estos agiornados jurisconsultos, cobraron suculentos honorarios para


hacer un trabajo rudimentario, ambiguo, manual y que no sirve
absolutamente para nada, - en realidad resultó altamente dañino-
mucho menos para otorgar seguridad jurídica, como presumían
orgullosos sus prósperos promotores. Si llegaron a usar las
computadoras no cayeron en cuenta que si a una máquina se le
introduce basura, no puede hacer otra cosa que procesar y entregar
basura, la tecnología es una valiosa herramienta, pero está supeditada
al criterio de los hombres, a su diseño conceptual, no hace magia ni
milagros.

Luís Carlos Paravicini 109


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

Y vaya que es basura el resultado de esta faraónica consultoría, que


entregó como resultado un mamarracho de dimensiones colosales.
Para llevar a cabo esta titánica labor, los jurisconsultos dividieron la
legislación en materias, luego crearon comisiones para cada una de
ellas, con consultores internos y externos. Como primer paso,
publicaron los currículos de sus integrantes y los buenos deseos de la
Vicepresidencia y de la GTZ, como siempre.

Como seguramente nadie les advirtió que existen bases de datos y


motores de búsqueda, hicieron una clasificación manual y a ojo de
buen cubero de las normas fundamentales que, en su criterio, debían
ser saneadas, como si hubieran estado enfermas y así, con lógica
jurídica impecable, determinaron que la ley de hidrocarburos
correspondía a la materia de hidrocarburos, sin percatarse de que los
hidrocarburos tienen un tratamiento interrelacionado con normas de
otros sectores, como tributarias, administrativas, comerciales, de
medio ambiente, penales, civiles, constitucionales, en realidad con
todas las otras materias, por lo que la tarea que emprendían era de
dimensiones mayores y que más bien tenían que ser realizadas por
una instancia codificadora permanente que haga una depuración
selectiva y un ordenamiento de textos legales progresivo y constante y
que se trate por las instancias competentes previa a cualquier
publicación, pues está en juego nada menos que la fe del Estado y. la.
seguridad jurídica Nadie ni nada facultaba a los letrados a realizar la
disección y manipulación de las normas.

El asunto es más serio de lo que parece a primera vista. No se trata


ya de que se hayan dilapidado unos buenos milloncitos, sino más bien
de la monumental confusión e inseguridad jurídica innecesariamente
provocadas.

Protocolares, solemnes y serios, casi agrios, como son los doctorcitos


altoperuanos asimilados al Estado Plurinacional, su principal afán fue
el de corregir cuestiones de forma, puntos, comas, algunas palabras
erradas o letras omitidas en las versiones oficiales, oficiando a
manera de correctores gramaticales y de estilo.

Como este disparatado trabajo se presentó con bombos y platillos con


abundante publicidad en todos los medios posibles y estuvo
disponible durante varios meses en el portal de culto y adoración a la

Luís Carlos Paravicini 110


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

personalidad del Vicepresidente del Estado Plurinacional, fueron


muchas las personas e instituciones a nivel local e internacional que
pensaron que se trataba de un trabajo serio y responsable, por lo que
asumieron como válidos los disparates presentados a título de
saneamiento, creando una gran confusión dentro de la maraña
legislativa, ya lo suficientemente compleja y complicada, al extremo de
sembrar múltiples dudas acerca de los textos válidos de las normas
fundamentales vigentes en Bolivia.

Cuando se hace este tipo de revisiones, el mover una coma o una


letra puede cambiar totalmente el sentido y el significado de una ley, lo
grave es que con este trabajo se cambiaron no solo puntos y comas,
sino letras, palabras y párrafos.

Los jurisconsultos, usurpando funciones y tareas, sin ninguna


legitimidad ni autoridad para ello, dieron juicios de valor y
determinaron por sí y ante sí la vigencia o no de las normas y la
Vicepresidencia, además de la Cámara de Diputados, a más de pagar
puntualmente todos los honorarios y gastos administrativos, se
ocuparon de publicar, promover y difundir las sesudas disquisiciones.

En lo anecdótico, en el plano de lo increíble y surrealista, ninguno de


los miembros del pequeño ejército de jurisconsultos, se percató que
estaba vigente la nueva Constitución Política e hicieron un trabajo de
relacionar las normas de los Códigos y leyes nada menos y nada más
que …con la anterior Constitución Política del Estado¡¡¡

Los daños ocasionados son enormes e irreparables. Por supuesto que


no habrá responsables y el asunto quedará enterrado bajo la alfombra
roja de la Asamblea Legislativa, cuyos plurinacionales miembros no
han abierto sus locuaces bocas para hacer conocer su opinión,
seguramente satisfechos de que otros hagan mal el trabajo, que ellos
no realizan mejor pero que sin embargo es de su responsabilidad y
competencia

De los medios de comunicación social no podemos esperar nada más


que un conmovedor silencio, hace tiempo que ellos miran a otro lado,
solo les preocupa el juego político de coyuntura, la farándula, el fútbol,
único deporte que importa o la crónica policial.

Luís Carlos Paravicini 111


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

Como hay que justificar lo injustificable, la Ministra de Transparencia y


Lucha contra la Corrupción anunció, muy suelta de cuerpo, que
gracias a su extraordinario trabajo, el Estado había recuperado
noventa y seis millones de dólares de la corrupción.

Tan alentadora afirmación convierte a la ministra en prisionera de sus


palabras, su vanidad o su soberbia, principal pecado capital que es
ampliamente compartido y practicado por los gobernantes, tarde o
temprano tendrá que rendir cuentas para ver dónde se han depositado
y el destino que se les dio a estos milloncitos de dólares, sin que ello
implique dudar de la veracidad de sus aseveraciones.

Se trata de un récord histórico que deja muy mal parados a los


gobiernos neoliberales y obliga a la Contraloría, que es a quien le
correspondía la tarea de recuperar los recursos estatales, fiscalizar y
controlar el uso y destino de estos cuantiosos dineros recuperados de
la corrupción.

Luís Carlos Paravicini 112


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

12
Al final de los años cuarenta y mediados de la década de los sesenta,
el gobierno entendía que Bolivia solo existía en Sucre y La Paz, con
algo de Oruro y Cochabamba, más la minería y la historia de Potosí, el
resto eran apenas referencias lejanas de tierras inexploradas y gentes
más próximas al salvajismo y a la exuberancia de selvas repletas de
vegetación, pantanos, fiebre amarilla y tifoidea, animales e insectos y
múltiples como desconocidas enfermedades, cosas de las que sólo
podían ocuparse algunas misiones de aventureros y exploradores. las
que, además, debían ser autorizadas por gobernantes con resaca y
siempre malhumorados, con gestos agrios y sonrisas falsas.

Una minoría de cholos y criollos gobernaba sobre una mayoría


silenciosa, marginada, excluida e ignorada. Bolivia sólo era el país del
Altiplano.

Políticos y militares, ocupados en banquetes y festines, en


condecorarse unos a otros, veían a la diplomacia como el arte de los
agasajos y la zalamería, el pretexto para las grandes comilonas y
borracherías y las ocasiones más propicias para practicar la célebre
oratoria, casi siempre enrevesada, y la retórica, propias y
características de los doctores de Charcas y Alto Perú.

De nada habían servido las derrotas en tres guerras internacionales, ni


las pérdidas de más de un millón de kilómetros cuadrados de territorio,
todos se concentraban en los centros poblados del occidente, el país
vivía de la explotación y extracción de materias primas, especialmente
minerales y los gobernantes vivían de todo tipo de impuestos y
expoliaciones, como ahora.

Si bien existían formalmente los Departamentos de Santa Cruz, Tarija,


Beni, Pando, así como los territorios y tierras de Colonias, eran meras
referencias geográficas contenidas en mapas que alguien elaboraba
en Europa y que servían para adornar las oficinas del Palacio.

Por su naturaleza agreste y su monumental aislamiento, además de


carecer de las condiciones mínimas de infraestructura de
comunicaciones, salud o educación, se convirtieron en lugares

Luís Carlos Paravicini 113


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

favoritos para desterrar y confinar a enemigos políticos de toda laya,


cuyos viajes casi siempre eran sin retorno.

Sin embargo, no sucedía esto con todos los políticos, sólo con los que
caían en desgracia dentro de un sistema de coexistencia pactado, por
el cual los gobiernos se alternaban en el uso del poder, en una forma
primaria de pasanaku y con la consiguiente repartija de premios y
castigos, de tal manera que era corriente que los grandes caudillos
políticos resultaran a veces magnánimos en el triunfo y con
indulgencia recíproca exiliaran a sus adversarios a la civilizada Europa
o, por lo menos, a Buenos Aires, a Lima, a Santiago o a Bogotá, que
ya entonces eran conocidos como los exilios dorados. Por supuesto,
esto no se aplicaba a las bases, a los sin padrino o a los que estaban
casi condenados a ser carne de cañón.

Hasta ahora, hasta hace unos minutos, del pueblo sólo se acuerdan al
momento de juntar muchedumbres, de arrear personas como si fueran
ganado, darles unos centavos, trago y algo de comida, para que
escuchen a los oradores de plazuela, para que los gobernantes se den
un baño de popularidad, muestren el abrumador apoyo popular, para
llenar sus cogotes de guirnaldas de flores, sus cabezas de llujchus y
sombreros y disimular sus panzas con ponchos multicolores, para que
realicen bloqueos organizados por unos o por otros, para que hagan
estallar cachorros de dinamita o para que practiquen escaramuzas con
los policías, excesivos para la represión política, insuficientes para la
seguridad pública.

El día 6 de enero de 2012 se hizo un acto en Palacio de Gobierno para


hacer conocer la Ley 214 que establece el Año de la No Violencia
contra la Niñez y la Adolescencia,. Unos días atrás, accidentalmente
murió un niño de siete años que marchaba a pie, empujando la silla de
ruedas de su madre, desde Trinidad, Beni hasta La Paz, junto a dos
hermanitos discapacitados.

Otro niño marchante de un año de edad muriór en el Coliseo Cerrado,


¿acaso marchó o murió voluntariamente, o tal vez se suicidó con
cuatro disparos como algún desafortunado policía?

Niños lactantes trabajan y viven en las calles o son voceadores en


minibuses, ayudantes de camión o encargos de noches de burdel sin

Luís Carlos Paravicini 114


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

ningún tipo de seguridad ni protección de nadie. ¿Son hechos


aislados, que ocurren en localidades lejanas o acaso no se dan hasta
en las puertas de Palacio de Gobierno, en las narices del propio
Presidente del Estado Plurinacional, en medio de sus lujosos
vehículos y apartados torpemente por sus innumerables
guardaespaldas? ¿Es así como Bolivia cambia y Evo cumple?

Entretanto, mientras se llenan la boca con avanzadas leyes y


convenios internacionales de protección al trabajador, a las mujeres y
a los menores o contra la violencia doméstica, permiten que mujeres
embarazadas, ancianas y ancianos, discapacitadas y discapacitados,
y niñas y niños, como se diría ahora, por equidad de género, lactantes
y de toda edad, marchen a pie, en el vientre materno o en brazos, por
meses y en las condiciones más inhumanas, sin que nadie se acuerde
de aplicar la ley, así no sea con todo su rigor y ante el silencio de los
medios de comunicación social que sólo están pendientes de su
sagrado derecho a la libertad de expresión y al cuidado de sus
intereses políticos y económicos.

Por supuesto, no se trata del tiempo de marcha o exposición, mujeres


embarazadas y niños no pueden ser utilizados con fines políticos o
similares ni por un segundo, de modo que hay muchos involucrados
en estos delitos de lesa humanidad. Algunas televisoras cubren con
una mancha los rostros de los niños urbanos que protagonizan algún
accidente o evento, pero a los niños obligados a marchar un poco más
y les sacan ecografías y los retratan de cuerpo entero y en diferentes
poses. Y los entrevistan, en vivo y en directo.

Lo que se permite hacer con las embarazadas es un crimen, lo de los


niños y discapacitados no tiene nombre y cómo se debe llamar a la
ausencia de fiscalía, defensores, derechos humanos y demás vainas.

Esto no se daba ni en los peores momentos del capitalismo salvaje,


cuando en las minas de carbón lijaban los dientes de los niños y
mujeres para que coman menos. La corrupción no solamente es dar o
recibir coimas, es hacer lo que no se debe o lo que no está permitido
por ley, o dejar de hacer lo que se debe, por eso la principal forma de
corrupción es la mentira y su mayor expresión es la falta de idoneidad,
que es la más funesta forma de mentir.

Luís Carlos Paravicini 115


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

La Revolución Boliviana de 1952 -periodo histórico en el cual gobernó


el MNR (9 de abril de 1952) hasta el golpe de estado del 4 de
noviembre de 1964, liderado por el entonces Vicepresidente general
René Barrientos Ortuño-, marca el ingreso de Bolivia al Siglo XX.

La Revolución Nacional realizó transformaciones fundamentales en la


participación ciudadana, educación, distribución de tierras, y control
del Estado sobre los recursos naturales y la economía boliviana.

Los orígenes de esta Revolución se encuentran en la Gran Depresión


y la derrota de Bolivia en la Guerra del Chaco.

La Gran Depresión, debilitó a la gran minería y propició el ingreso del


Estado a la economía a través del control de divisas y cupos de
exportación de estaño. A su vez, la derrota sufrida por Bolivia en el
Chaco demostró las limitaciones del modelo político vigente hasta
entonces, agotó a los partidos políticos tradicionales de ese periodo y
puso en evidencia la fragilidad del Estado boliviano.

El año 1951 el MNR obtuvo un triunfo en las elecciones, con una


mayoría parcial, en plebiscitos calificados en los que sólo podían
participar los que sabían leer y escribir y que, además, tuvieran
determinadas rentas.

La Ley electoral establecía que el Congreso Nacional debía elegir al


Presidente de la República de entre los tres partidos políticos más
votados: el MNR, PURS y FSB. Ese año, el Presidente Mamerto
Urriolagoitia entregó el Poder a una Junta Militar de Gobierno para
evitar la llegada al poder del MNR, lo que se conoció como ―El
Mamertazo‖, que motivó una insurrección en su contra.

En La Paz y Oruro se dieron enfrentamientos callejeros entre el 9 y 11


de abril, derrotándose al ejército, pero con un saldo de 490 muertos.
Se formó un gobierno provisional a cargo de Hernán Siles Zuazo junto
a Juan Lechín Oquendo, que asume el mando hasta el regreso de
Víctor Paz Estenssoro desde su exilio en Argentina.

Concluida la Guerra del Chaco, se habían sucedido varios gobiernos


de inclinación nacionalista, entre los que se destacaron los militares de

Luís Carlos Paravicini 116


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

Germán Busch Becerra (1937-1939 ) y Gualberto Villarroel (1943-


1946).

Antes de la Guerra del Chaco, el primer centro civil de entrenamiento


aeronáutico establecido fue la Escuela de Pilotos y Mecánicos de
Aviación del Lloyd Aéreo Boliviano, la cual fue autorizada por
Resolución Suprema del 27 de Mayo de 1927 y entró en operaciones
en Enero del año siguiente. En su periodo fundacional la escuela
estuvo bajo la dirección del profesor Víctor Cabrera L. y el maestro
Ramón C. Prada, tenía carácter gratuito y los ciclos de enseñanza
eran de 3 años para mecánica y 2 años adicionales para pilotaje.

En 1930 el LAB adquirió sus primeras aeronaves exclusivamente de


entrenamiento, se trataba de tres Junkers A.50 Junior, un biplaza en
tándem de ala baja propulsado por un motor Armstrong-Siddeley
Genet de 80 hp. Es probable que recién se comenzase a emplear
este material en cursos prácticos para Marzo de 1931; a falta de
registros numéricos estas aeronaves fueron bautizadas como
―Warnes‖, ―Acre‖, y ―Piray‖.

Por el ritmo de enseñanza de esos años, la Escuela de Pilotos solo


llegó a graduar a una reducida promoción de pilotos, copilotos y
mecánicos civiles bolivianos que participaron activamente en la
contienda.

Entre este personal destacan el primer piloto civil boliviano, Jorge


Wilstermann Camacho, y los copilotos/técnicos Cleómedez
Fernández, Rodolfo Galindo, José Meleán y Juan Balderrama, quienes
continuaron prestando servicios en el LAB durante la campaña, junto a
varios ciudadanos extranjeros asentados en el país y que trabajaban
para la empresa.

Las escasas aeronaves de entrenamiento con que contaba la escuela


fueron llevadas a la zona de operaciones, luego de que el ―Acre‖ se
perdiera en un accidente en 1933, las restantes dos fueron
transferidas a la base de Puerto Suárez; terminada la guerra
retornaron a Cochabamba, donde estuvieron en servicio por algunos
años más. Es curioso anotar que durante el conflicto, Paraguay
también contaba con dos Junkers A.50 fe, los cuales fueron adquiridos
en 1932 de fuentes desconocidas en la Argentina.

Luís Carlos Paravicini 117


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

Posteriormente a la guerra la escuela del LAB mantuvo una relación


estrecha con sus contrapartes militares tanto en Cochabamba con la
Escuela de Aviación Militar ―Mayor Pabón‖ y posteriormente con la
Escuela Militar de Aviación ―Boquerón‖ en Santa Cruz, fundada en julio
de 1943 y que en 1952 fue reemplazada por el Actual Colegio Militar
de Aviación.

El coronel Paravicini llegó para la fundación y puesta en


funcionamiento de la Escuela Militar de Aviación Boquerón, llegó
cargado con su maletín de cuero, en el que guardaba los lentes, el
casco y los guantes que eran los únicos testigos de sus innumerables
vuelos por la selva del Chaco Boreal. Llegó luego de varios días de
afanosa travesía y tomando varios medios de transporte, excepto el
aéreo.

La Escuela fue llamada así en homenaje a la Batalla de Boquerón, que


fue la primera batalla de la Guerra del Chaco, entre Bolivia y el
Paraguay, y se libró en torno al fortín Boquerón y sus alrededores
desde el 9 al 29 de septiembre de 1932. Culminó con la recuperación
del fortín por parte del ejército paraguayo y la retirada de las fuerzas
bolivianas hacia el fortín Arce, después de una heroica, prolongada,
penosa e inútil resistencia.

Santa Cruz de la Sierra no era más que una plaza rodeada de unas
cuantas calles de tierra con construcciones precarias y pahuichis que
se distribuían en terrenos irregulares, sus casas de tejas rojas tenían
horcones en las aceras para guarecerse de las lluvias tropicales y
estaban dispersas en medio de árboles y densa vegetación.

Los vecinos se conocían entre sí y la mayor parte de la escasa


población estaba conformada por criollos que habían sido trasladados
desde el Paraguay en la época de la colonia española, junto a
mestizos y originarios de pueblos guaranís, matacos, chiquitanos,
guarayos y otras etnias originarias o asentadas en esas extensas
tierras orientales.

Con relativa frecuencia, los salvajes incursionaban en las afueras de la


población y atacaban con flechas a los comerciantes que

Luís Carlos Paravicini 118


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

mercadeaban de occidente azúcar, arroz y otros víveres para la


población cruceña y para llevar a las distantes poblaciones del Beni.

La forma más efectiva de repeler los ataques y espantar a los salvajes


era por el ruido de los disparos, que les hacían huir despavoridos y en
estado de pánico, lo que, junto a la caza y al resguardo ante los
ataques de los animales, forzaba a que todas las familias estuvieran
obligadas a portar armas de fuego, especialmente escopetas.

La pista de aviación y la escuela se instalaron en una pampa, en un


lugar llamado El Trompillo, ubicado entonces a más que prudente
distancia de la Plaza y de las casas pero que hoy quedó prácticamente
en el centro urbano, manteniéndose como aeródromo doméstico y
sede del Colegio Militar de Aviación.

El coronel era una persona de baja estatura, no llegaba al metro


cincuenta, de nariz algo aguileña y facciones regulares. Su carácter
amable y educado, así como su buen sentido del humor le granjearon
amistades muy rápidamente en ese vecindario de gentes sencillas y
francas, dedicadas a ver pasar el tiempo de los calores locos desde
las calles en las que se reunían por las noches, para comentar sobre
cualquier cosa, salvo en los surazos, cuando nadie salía de su casa.

Las únicas distracciones estaban en la Plaza principal, su Catedral, el


Club Social, la Prefectura y el correo o algún buri que se organizaba
de cuando en cuando, excepto los días de carnaval en que se jugaba
con cascarones de huevo, barro y agua, se bebía cerveza traída
desde La Paz y aguardiente destilado rústicamente.

Aviador, ex combatiente de la Guerra del Chaco y Director de la


Escuela de Aviación, rápidamente se convirtió en un personaje popular
y respetado y así fue como llegó a conocer a los hermanos Jordán
Suárez, Elma, Hyna y Adriana, Mario y Aquiles, hijos de un abogado
notable, don Aquiles Jordán, nacido en Vallegrande, constituyente por
el Departamento y Rector de la Universidad Pública, dueño de una
casa de tres patios sobre la calle Ayacucho, a dos cuadras de la
Plaza, en la que vivía junto a otros parientes, tal como se estilaba en la
época.

Luís Carlos Paravicini 119


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

Jesús y Montes Claros de los Caballeros del Vallegrande, conocida


simplemente como Vallegrande, es la capital de la provincia de
Vallegrande en el Departamento de Santa Cruz.

Fue fundada el 30 de marzo del año 1612 por mandato del Virrey del
Perú Don Juan de Mendoza y Luna Marqués de Montes Claros el cual
le encomendó a su sobrino, el Capitán Pedro Lucio Escalante de
Mendoza para fundar una ciudad de blancos que sirva de nexo entre
La Plata y Santa Cruz de la Sierra.

En el año 1612 el Capitán sale de Lima con treinta familias de


españoles, las cuales van aumentando a medida que van pasando por
Potosí y Chuquisaca y llegan a sumar unas doscientas familias, cada
una de ellas llevaban su peonada de unos veinte o treinta mestizos e
indígenas quechua parlantes, los cuales dejaron vestigios de esta
lengua en el castellano de la región.

Al llegar a su destino, la ciudad ya contaba con pobladores españoles


y mestizos guaraníes y chanés, y el 30 de marzo del mismo año se
oficializa la fundación mediante el levantamiento del estandarte de
España en la Plaza Principal.

En 1613 el Rey de España, Felipe III, confiere el título nobiliario de


Nobles Hijos Hidalgos del Solar a los habitantes de este pueblo,
elevando su rango social y dándoles tal prebenda, como un estímulo a
la fidelidad con que se mantuvieron y debían mantenerse en esta
ciudad de blancos.

Una gran parte de los primeros habitantes de Vallegrande eran judíos


marranos convertidos al cristianismo (conversos) que escapaban de la
persecución de la inquisición y autoridades locales en España, Perú y
La Plata. La mayor parte de los nuevos cristianos (o judíos conversos)
de Potosí, La Paz y La Plata emigraron a Vallegrande y Santa Cruz de
la Sierra. Después de la independencia, también influyó en la zona de
Vallegrande el asentamiento de árabes, principalmente palestinos,
sirios y libaneses, y de algunos europeos (italianos y croatas).

En Vallegrande, desde 1967, en que fue eliminado por tropas del


ejército boliviano, permanecieron enterrados en una fosa común los
restos del Ché Guevara durante casi 30 años, hasta que fueron

Luís Carlos Paravicini 120


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

encontrados en 1997 para posteriormente ser trasladados a Cuba,


donde le rindieron homenajes como héroe nacional e ícono
internacional de rebeldía y consecuencia, impulsado en gran medida
por la estética de la imagen barbada y con boina que se retrató al
momento de su muerte.

De las hijas del doctor Aquiles Jordán Caballero, Adriana se casó con
un brasilero de fino y recortado bigote, que andaba con un traje de lino
blanco, sombrero del mismo color y un clavel rojo en la solapa, José
Mateus Florenzano, con quien tuvo dos hijas, Ninón y Mónica, y luego
se divorció.

Elma se casó con Gustavo Sánchez Cronembold, quien, muy joven y


por poco tiempo, fue Subgerente Monetario del Banco Central en el
primer gobierno de Víctor Paz Estenssoro, cuando se produjo la
permuta, acusada durante mucho tiempo como fraudulenta, de las
344.961 libras esterlinas "victorianas", que el Directorio del Banco
Central, en la Sesión 172 de 17 de mayo de 1952, aprobó según cursa
en el acta respectiva.

Sánchez Cronembold murió mucho tiempo después, luego de dejar su


lujoso vehículo parqueado en Obrajes, para tomar una movilidad de
servicio público hacia el centro de la ciudad, como lo hacía
regularmente, para cobrar, por última vez, su pensión de ex
combatiente del Chaco. Su vida, llena de lujo y boato, estuvo
aprisionada por los sucesivos infortunios de sus hijos.

Elma y Gustavo tuvieron dos hijos, Fernando y Juan Carlos, éste


último se casó con Aida Valle, hermana de Luís Alberto ―Chito‖ Valle,
yerno del general Banzer y procesado por actos de corrupción
cometidos durante su gestión como Prefecto de La Paz.

El médico Chito Valle fue un destacado deportista en saltos


ornamentales, hábil para cantar y tocar guitarra y fanático de las
motocicletas de colección de alta cilindrada, en las que se paseaba
con sus chamarras de cuero, la barba y el pelo crecidos.

Detenido brevemente en Canadá al inicio del gobierno de su suegro


por acusaciones de tráfico de drogas, el año 2011 recibió una primera
sentencia de la Corte Suprema de Justicia que lo condenó a ocho

Luís Carlos Paravicini 121


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

años de prisión por delitos de corrupción, entre ellos la venta de


vehículos nuevos como chatarra, por lo que el caso se denominó
―chitochatarra‖.

Resulta más que evidente el tratamiento excepcional y político de este


proceso, en el que se llegó a una sentencia después de casi quince
años, cuando posiblemente ya no existían ni vehículos ni chatarra,
pero tampoco hubo otros responsables, como si Chito Valle hubiera
podido hacer todo solo, lo que es inconcebible. Su suegro, el general
Banzer, murió de cáncer de pulmón, libre de juicios y sentencias.

Juan Carlos Sánchez Jordán, rubio, de ojos claros y de una simpatía


natural en el trato personal, que lo hacía muy popular entre las
amistades de su círculo social, era un activo miembro del jet set criollo
y de la vida glamorosa de moda y despilfarro, de esnobismo y
frivolidad, elementos con los que los jóvenes hijos de papá habían
construido una frágil burbuja que asumía formas y estilos de vida
similares a los de la juventud norteamericana.

Participó con su cuñado Chito Valle en un breve y turbio negocio de


exportación de plasma que obtenían de los soldados conscriptos, a la
sombra del omnímodo poder de Banzer, luego formó una empresa
para la construcción de cuarteles militares en forma de domos y purgó
una dura condena de cárcel en el Paraguay, donde le habían
interceptado un importante cargamento de cocaína envasada en latas
de palmito de exportación. Nunca pasó nada con los empresarios
bolivianos involucrados en este narcotráfico.

Consecuente con su vida bohemia, una madrugada llegó a su casa y


se cruzó con un ladrón que apresuradamente salía, aún sin reponerse
de la sorpresa y el susto descubrió que el intruso había dejado sus
zapatos, seguramente para no hacer ruidos en la inspección por lo
que Juan Carlos no tuvo inconveniente en salir detrás suyo para
entregarle los zapatos. Después diría que le dio pena, pues hacía
mucho frío.

El otro hermano, Fernando Sánchez Jordán, más bien moreno y con


anteojos, pero también muy simpático de trato cuando se lo proponía,
quedó a cargo de la Limpieza de ropa Hollywood, según lo acordado

Luís Carlos Paravicini 122


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

en la distribución de casas, vehículos y dinero que el padre otorgó en


favor de los hijos, cuando éstos recién se habían casado.

Tampoco le fue mucho mejor ni mucho menos, la limpieza se incendió


por falta de mantenimiento básico, los trabajadores lo hicieron apresar
por beneficios sociales, perdió todo lo que había recibido y tuvo una
desafortunada y complicada existencia.

Luís Carlos Paravicini 123


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

13

Una fría mañana de invierno de 1973, unas tías que habían llegado
para cuidar a mi madre, me hicieron pasar a la habitación del Hospital
militar donde ella daba sus últimos estertores.

El velorio, en la Unión de Militares en retiro, fue más concurrido de lo


esperado. En la noche, por algún motivo que ignoro, cuando me di
cuenta había quedado sólo y, peor aún, encerrado con llave, el portero
se había marchado. Entumecido por el intenso frío de invierno, de rato
en rato dormitaba y luego quedaba sobresaltado ante la vista del ataúd
y las velas y, en varias ocasiones, me pareció oír ruidos de pasos que
quise atribuirlos a mi estado de tensión emocional, pero que me
indujeron a tener una aprehensión por hospitales y velorios, como que
no pienso asistir ni al mío propio,

Mis aparecidos primos, especialmente Fernando se ocupó de los


trámites y gestiones para el sepelio. Su esposa María Teresa Valda, a
la que le decían ―negrita‖, había estado muy activa en los correteos y,
el mismo día del entierro, me comunicó que mis tíos tenían una
agradable sorpresa, a mí me bastaba con que sea sorpresa y, claro,
habían decidido asignarme un diminuto cuarto del servicio doméstico
en su casa de la calle Campos, junto a la comida y el lavado de ropa,
lo que significó mucho en ese momento, aunque yo dormía sólo de
vez en cuando en la habitación fría y estrecha.

Tres años más tarde, había tomado clases particulares de conducción,


por lo que Fernando decidió encomendarme la administración de la
Limpieza, que es una forma de decir, pues básicamente lo que yo
tenía que hacer era llevar y recoger ropa de las sucursales
conduciendo una furgoneta blanca Volkswagen. También tenía que ir
a comprar gasolina blanca a la planta de YPFB, en la parte trasera del
cementerio general de la Paz, por ese entonces casi el único existente
en la ciudad, pues habían otros pequeños cementerios como el
Alemán o clandestinos en las afueras de la ciudad.

Estas actividades me dejaban tiempo de sobra para dar vueltas por la


ciudad en la vagoneta. Javier Rocha se encargaba de conseguir
algunas amigas para encerrarnos en la furgoneta y revolcarnos sobre
la ropa sucia, cuidando de no tocar aquella recién lavada.
Luís Carlos Paravicini 124
AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

Muchos años después, fue el mismo Fernando el que me hizo llegar


una copia de los periódicos asiáticos en los que se ofertaban
pasaportes bolivianos y visas por diez mil dólares.

Hablé con José Luís Paredes, que era Director de Migración, quien me
respondió que ya estaban en antecedentes y que se había instruido
una investigación internacional, bastante compleja por el ámbito
geográfico y cultural.

Como pasó bastante tiempo sin novedades, redacté un artículo, que


se tituló algo así como Pasaportes, Chinos y Migración. Los artículos
que enviaba eran publicados esporádicamente en Presencia, gracias a
Iván Canelas, quien me hacía el favor de introducirlos, pues, en los
democráticos medios de comunicación bolivianos sin padrino no hay
bautizo. Yo esperaba ansioso la publicación que leía y releía con
fervor casi fetichista.

Una mañana, a primera hora, cuando me aprestaba a abrir los


periódicos, recibí la llamada de José Luís Paredes, quien en tono
tranquilo me avisó sobre la publicación del artículo y me citó a su
despacho.

Con aplomo y sin mayores dramas, me encaró el tema y me ratificó


que había una investigación internacional, de alta complejidad, pero,
con la mayor tranquilidad del mundo me indicó que, durante su
gestión, en el Ministerio de Gobierno se habían aprobado más de
quinientas resoluciones ministeriales de visas de residencia temporal,
principalmente a asiáticos, mostrándome copias de algunas de ellas,
donde todos los favorecidos figuraban como profesionales.

El negocio no es nuevo –añadió- comenzó con mucha fuerza con


Gumucio y Guillermo Bedregal del MNR e incluyó intercambio de
condecoraciones a nivel de cancillerías. Finalmente, entre burlón y
cínico, a tiempo de recomendarme que no me inmiscuya en asuntos
que no me incumbían, me recordó que, en el país, el mayor
escándalo, aquél que involucraba al Presidente de la República, nunca
duraba más allá de unos días y luego pasaba al archivo del yo no fui o
el otro también.

Luís Carlos Paravicini 125


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

Hasta la mañana del día 23 de junio de 1973, día de la muerte de mi


madre, yo tenía 17 años y estaba en Colegio, pocas veces había visto
a mis tíos y a mis primos, las diferencias económicas y sociales entre
ellos y nosotros eran abismales. Un par de años antes nos habíamos
trasladado a un pequeñísimo departamento sobre la Avenida Sánchez
Lima, en el barrio de Sopocachi, que Lucas tenía en alquiler, quien se
había ido a vivir a San Borja, donde mis padres y yo estuviéramos
confinados durante más de un año, que nadie quería o podía recordar.

Habían algunas semejanzas entre los dos cuartos del pasaje Isaac
Eduardo y los tres cuartos pequeños, que incluían como moderno
avance, un baño privado con inodoro de cemento al que había que
echar agua con un balde de agua que se sacaba de la pileta y tenía
ducha, todo junto a una diminuta cocina que colindaba con el
comedor, éste con el dormitorio y el dormitorio con el living, para salir
a una pequeña y empinada escalera de madera.

Yo dormía en el sillón de un metro de ancho o media plaza, en el


living, por lo que si me daba la vuelta me caía, así que aprendí a no
darme la vuelta. Como gran alarde tecnológico tenía la línea
telefónica, el número inolvidable era 29123.

Allí tampoco conocí al Papa Noel, recién pude hacerlo casi a mis
treinta años, pero no me sirvió de mucho, pues entonces ya no creía
en él y se confirmaba mi impresión de que era un viejo impostor, gordo
y ridículo. Para colmo, se me fue acrecentando la sospecha de que no
era más que un peligroso mecanismo para que los niños hagan los
pedidos más groseros sin ningún tipo de carga conciencial, haciendo
que los padres honestos suden tinta mientras los otros generen
dólares en cantidades industriales. .

Al frente y encima de las gradas estaba la ventana, en la que


permanecía vigilante, casi todo el día, la señora Lucha, anciana dueña
de casa que vivía con su hermano, también anciano. Ella se
encargaba de recordarnos frecuentemente y en tono áspero que
Lucas debía un montón de alquileres, además de que había que
convenir un reajuste.

Para salir a la puerta de calle, se tenía que atravesar un largo callejón


al que iban a dar las puertas de otros tres departamentos, en uno de

Luís Carlos Paravicini 126


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

los cuales fue a vivir la familia de Raúl ―Rulo‖ Loayza -quien después
fuera Director de Impuestos y Subsecretario de Gobierno durante el
trágico episodio del secuestro de Jorge Lonsdale- junto a su hermano,
Marcos Loayza, destacado cineasta.

Una noche, al salir de la facultad con Roberto Valdivia, nos


compramos una lata de sardinas y llegamos al departamento con un
apetito caballuno, pero no encontramos alguna herramienta apropiada
para abrir la lata, mientras la ansiedad crecía y tardamos casi una
hora para abrir la lata con un clavo. En esos tiempos, posiblemente
cuando más lo necesitaba, yo no sabía ni freír un huevo, apenas sabía
hacer hervir tallarines con sal y luego les echaba salsa de tomate.

Pasó mucho tiempo, hasta que María Elena viajo a un curso a Estados
Unidos y luego de cada jornada agotadora de trabajo la empleada me
ofrecía huevo con arroz o arroz con huevo, que tuve la necesidad y
oportunidad de aprender a cocinar, con un gusto y placer especial,
todo tipo de comidas, desde asados a mariscos y pasta, pero en
microondas, lo que por un muy buen tiempo se convirtió en un hobby y
en un desafío que no admitía límites para mis experimentos
culinarios..

Tuve oportunidad de comer muchas y varias cosas, pero no olvido


para nada los grillos tostados, que parecían chulupis, o la carne de
mono o perro en Corea, los percebes, crustáceos cirrópodos, que
tienen un caparazón compuesto de cinco piezas y un pedúnculo
carnoso con el cual se adhieren a los peñascos de las costas que se
crían formando grupos y se comen, especialmente en San Sebastián,
España, las pirañas o las colas de yacaré en el Pantanal boliviano o
un atracón de ostras en Houston, además de la exquisita, para mi
gusto, sazón peruana especialmente para la preparación de mariscos.
Sería injusto descuidar las deliciosas cabecitas de cordero en el Alto
de La Paz, las truchas en el Lago Titicaca, el charquicán de llama, los
pejerreyes, y las colas de cordero en Oruro, los cabritos a la cruz en el
Chaco.

Gracias a Marcelo Antezana y con veintiún años ingresé a trabajar


como Secretario de la Presidencia de la Confederación de
Empresarios Privados de Bolivia, que estaba a cargo de Jorge
Lonsdale, luego sucedido por Marcelo Pérez Monasterio, donde era

Luís Carlos Paravicini 127


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

Secretario Ejecutivo el abogado Hugo Saínz Trigo, con quien


posteriormente competí en la elección para Consejero de la Judicatura
y a quien designé como Delegado Distrital del Consejo en La Paz.
También estaba Marujita Artieda, una secretaria muy conocida
socialmente y que era temible cuando se enojaba, por el nivel de sus
contactos.

Hugo Saínz, que había sido subsecretario y funcionario internacional,


no soportó mucho tiempo el ambiente sórdido de los tribunales y
renunció. Él y su esposa habían oficiado de padrinos de mi
matrimonio, ya que mi tía Elma y su marido no aceptaron tal situación,
pero sí asistieron a la fiesta en la casa de los padres de mi esposa, en
Irpavi.

A la Iglesia asistí acompañado de Juan Carlos ―Pocho‖ Salcedo, José


Murillo y Roberto Wayar, quien nos recogió en su enorme automóvil
Dodge verde.

Los cuatro formamos un grupo estable y consistente en la Facultad de


derecho, nos unían genuinas inquietudes más bien culturales,
editamos una revista universitaria que se llamó Satyagraha, en
referencia al movimiento de resistencia pacífica a un sistema
considerado injusto de Gandhi, en la India, e hicimos un cortometraje
como innovador trabajo práctico en derecho constitucional, que en su
introducción mostraba el edificio de la universidad mientras mi voz
decía: ‗La universidad, erguida como un conde en decadencia..‘

José Murillo escribía poesías, ensayos y críticas de cine. Con el


tiempo se convirtió en un cotizado asesor financiero. Cuando atendía
una negociación para uno de sus clientes, Federico Csapek, éste se
presentó en su casa muy temprano en la mañana y luego de un
confuso incidente entre ambos, Csapeck resultó muerto de un disparo
mientras José Murillo fue herido con dos disparos de bala en el brazo
y en la pierna, para luego ser trasladado en un avión ambulancia
hasta Miami, donde se recuperó, para volver a enfrentar un tortuoso
juicio que se prolongó por más de tres años.

De haber sabido lo que le esperaba, posiblemente se hubiera ido a


refugiar a algún lejano país.

Luís Carlos Paravicini 128


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

Al parecer, Csapek tenía un temperamento explosivo, por lo que se


encontraba separado de su esposa y de sus hijos. A tiempo de
enterarse de la tragedia, la esposa retornó a la ciudad de La Paz e
instauró un juicio por asesinato en contra de José Murillo, pero fue el
proceso particular más mediatizado y publicitado que seguramente se
ha conocido en la historia judicial boliviana, por lo menos en el ámbito
privado.

La viuda mandó a colocar gigantografías por toda la ciudad


reclamando justicia con programas televisivos especiales y páginas de
periódicos y revistas que acusaban y también desmentían.
Obviamente, ante semejante despliegue de recursos, nadie se acordó
del debido proceso o de la presunción de inocencia, Murillo ya era
tratado públicamente como asesino.

El proceso se llenó de peritos, testigos, incidentes y de argumentos


de todo tipo, los grandes ganadores fueron los medios de
comunicación social. Los que verdaderamente entraron en juego
fueron dos seguros de vida millonarios que, para poder ser cobrados
por la viuda, tenían que cubrir el requisito de demostrarse, con
sentencia judicial, que se trataba de un asesinato y no de un suicidio.

El principal inculpado resultó ser un humilde trabajador doméstico que


fue inmediata e indefinidamente encarcelado, mientras los jueces
tiraban al río Choqueyapu las llaves de su celda.

Cuando ya todo apuntaba a que el juicio se prolongue por siglos, entró


en vigencia el nuevo Código de Procedimiento Penal y en Palacio de
Gobierno se realizó un acto solemne en el que se condecoraron entre
sí las autoridades de gobierno, desde el Presidente Banzer, el ministro
de Justicia y, como no podía ser de otra manera, hubo una medalla de
oro macizo para Manuel Rocha, embajador norteamericano que junto
a la GTZ alemana habían propiciado la elaboración de la nueva
norma, la que, con su implementación, demandó varias decenas de
millones de dólares.

El nuevo Código establecía una vacatio legis y señalaba un plazo fatal


para que todos aquellos procesos penales que no fueran activados en
ese término de tiempo o que tuvieran más de tres años sin sentencia
ejecutoriada, que eran prácticamente todos, quedaran extinguidos y

Luís Carlos Paravicini 129


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

archivados, como si nunca hubieran existido. Más de noventa mil


procesos dejaron de existir y el Estado, que normalmente no tiene
quien lo defienda, no activó ningún proceso penal y con ello se
evaporaron más de dos mil millones de dólares.

Con José Murillo salieron también beneficiados muchos otros


acusados de diferentes delitos, como Álvaro García Linera que estaba
más de cinco años preso y sin sentencia, junto a su compañera, por
haber participado probadamente en actividades terroristas, pero no
sucedió lo mismo con la mayoría de los detenidos carentes de
recursos económicos que seguramente siguen detenidos y no tendrán
sentencia hasta el próximo milenio.

Roberto Wayar fue miembro de la coral sinfónica, tiene un carácter


reflexivo y sereno, afecto a las tortas, empanadas y masitas, casado
con María Luisa Soux, doctora en Historia. Si bien ejerce como
abogado, sus pasiones están vinculadas con la cultura, la educación,
la literatura, la música y la política, cree absolutamente en la
educación como principio y base de todo cambio y evolución social.

A más de la gran afinidad que nos une, es la persona que mejor


comprendió todo el proyecto del SILEG, Bolivia Legal y sus
desarrollos y contenidos.

Actúa siempre por convicción y es consecuente con sus principios y


valores, por ello tiene un proyecto en una comunidad rural cercana a
Charazani, a 16 horas de viaje desde La Paz, en la que por segunda
vez ejerce el cargo de Secretario General, y en la que pone todo su
empeño en la educación de niños y jóvenes campesinos, sacrificando
sus propios recursos, en muchos casos, arriesgando su integridad
física.

Hace un tiempo fue retenido por más de 12 horas por los miembros de
una comunidad vecina que le comunicaron la decisión de quemarlo
vivo junto a su antigua vagoneta Toyota, bautizada como ―la gringa‖.
Se salvó milagrosamente y yo pensé que con esto escarmentaba, pero
no, no solo que siguió, sino que volvió y fue electo Secretario General.
Hace mucho tiempo que con él somos cómplices, más que socios, y
compartimos intensos y extensos momentos de sueños y reflexiones
que nos alimentan recíprocamente.

Luís Carlos Paravicini 130


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

Pocho Salcedo es hermano de Alberto Salcedo, Anciano de una


congregación cristiana en La Paz, quien durante el gobierno de la UDP
fue propietario de la empresa Amerasia, a la que le iba muy bien en
importaciones de equipos de oficina, hasta que cometieron la
imprudencia de hacer una importación masiva de máquinas de escribir
para darlas a crédito a miles de profesores del magisterio nacional;
con la desdolarización las máquinas y los créditos se evaporaron y por
esos misteriosos caminos del Señor terminó encontrando su
realización personal y comercial en la religión, en la que no hay
desdolarización ni inflación que valga.

Con su hermano Pocho, casado con una enfermera gringa, nos


encontramos también por esa época en Nueva York, él trabajaba con
un pintoresco empresario judío que, aficionado a la radiodifusión, se
compró una radio en Manhattan, en la que tenía su propio programa
diario, libre y sin censuras.

El judío se dedicaba a restaurar maquinaria en diversos países, para


reacondicionarla, repararla, y venderla como nueva, negocio muy
común y rentable en los países atrasados y con elevados grados de
corrupción. Otro de sus ingresos importantes era registrar marcas
similares a otras famosas, como Raterpillar, con lo que empresas
gigantes como Caterpillar terminaban transando para evitar grandes y
morosos procesos judiciales. Cuando nos recibió en su oficina,
amablemente nos pidió apartar las muñecas y juguetes que tenía en
el living, mientras el hacía lo propio con unos patos de goma con pita
que tenía en su escritorio.

Luís Carlos Paravicini 131


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

14

Sin experiencia alguna en la materia, me costó un poco adaptarme a


mi nuevo trabajo, principalmente tenía que redactar las actas de las
maratónicas reuniones y canalizar la correspondencia de Presidencia.
Las invitaciones a cócteles y reuniones sociales eran abundantes.

Después supe que fue una confabulación cuyas ramificaciones nunca


alcancé a conocer del todo, lo cierto es que de pronto empecé a recibir
una gran cantidad de invitaciones con sobres rotulados a mi nombre.

Por entonces, yo tenía dos ternos, pocas camisas, dos pares de


mocasines, un blazer, dos bluyines, un par de zapatos deportivos, un
paraguas, pocas corbatas, buena cantidad de ropa interior, un equipo
de música con discos de vinilo y casetes y la máquina eléctrica de
escribir, lo que no fue impedimento para que me largara a las
reuniones en las que yo conocía de vista o por el periódico a muchos
de los concurrentes, aunque casi siempre eran los mismos con el solo
cambio de decorado. Obviamente, yo era un ilustre desconocido.

Para esa época, ya había empezado a sentir un extraordinario gusto


por las aventuras gastronómicas, que hizo que durante la mayor parte
del resto de mi vida siempre y de algún lado, en cualquier ciudad del
país o del mundo, conseguía recursos para explorar boliches de
comida de toda clase, desde mercados populares a restaurantes del
mayor lujo y sofisticación, en todos los ambientes me desenvolvía con
naturalidad y probé casi todo tipo de comidas, las que después
pasarían duras facturas a mi salud, que por suerte pude cancelarlas
oportunamente y en su totalidad, lo que hizo que mejorara
sustancialmente mi calidad de vida y me volviera el alma al cuerpo.

Hasta poco antes del matrimonio yo había seguido en el departamento


de la Sánchez Lima. Con Javier Rocha y Armando Aguilar, entre otros
amigos, entrábamos a escuchar música, pero teníamos muchas
complicaciones para hacer ingresar a cualquier amiga, pues la señora
Lucha permanecía vigilante a unos metros de las ruidosas gradas de
madera, en las que las mujeres tenían que sacarse los zapatos para
subirlas e ingresar sigilosa y rápidamente al departamento, era todo un
afán que nos hacía traspirar y nos suspendía el pulso, pero las
aventuras resultaban más sabrosas.
Luís Carlos Paravicini 132
AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

En épocas en que empezaba a surgir la crónica roja especializada,


con titulares inolvidables como ―heladero enfrío a una cholita‖, Javier
Rocha me llamó para decirme que debíamos encontrar y recoger a
una ninfómana de la Plaza Abaroa, lo que inicialmente me
desconcertó, pues yo no tenía la más remota idea de qué clase de
bicho era ese, pero igual acudí puntualmente.

Resultó siendo una funcionaria de una línea aérea a la que le gustaba


el sexo sin medida ni clemencia, varios años mayor que nosotros y
que nos visitaba trayendo generosas porciones de comida y trago fino,
sin interesarle lo que pueda decir o hacer la dueña de casa pero
accediendo a sacarse los zapatos para subir la escalera e ingresar al
diminuto departamento.

Siendo la primera y única vez que pudimos oficiar de prostitutos, en el


primer encuentro me llevé un susto, al salir del baño la encontré con
Javier, ambos arrodillados y desnudos sobre sobre la cama, buscando
lo que ella decía su ojo, por lo que pensé que tenía el ojo de vidrio y
me aterraba la sola posibilidad de ver la cuenca vacía, pero todo se
aclaró cuando encontró su lente de contacto, volviendo las aguas a su
cauce natural.

Unas semanas antes del matrimonio, trasladé mis cuatro pilchas locas
a una garzonier en una antigua casa en la avenida Arce, propiedad de
la madre y de los hermanos de María Elena, que quedaba en la parte
trasera de la Corte Nacional Electoral.

Por primera vez en mi vida me libraba de esos espantosos papeles


sellados, nada menos que con el terrorífico nombre de cedulón, que
nos hacía entregar la dueña de casa del Pasaje Isaac Eduardo, una
anciana probablemente afectada de locura senil, que demandaba el
pago de alquileres devengados, desalojo o lanzamiento.

La señora Mercedes Iturralde Chinel, dueña de casa, parecía extraída


del siglo diecinueve, siempre sospeché que tenía más de doscientos
años de edad, el pelo blanco sujeto por un gorro de los años ‘25 y los
ojos celestes y extraviados. Cada que llegaba a cobrar e insultar
provocaba el alboroto de los perros, posiblemente por las pieles de
diverso color y que, según las habladurías, eran de gatos que ella

Luís Carlos Paravicini 133


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

misma cazaba en las noches de luna llena, luego los despellejaba y


curtía en forma personal.

También, fue motivo para terminar con las posteriores y airadas


cobranzas de alquileres devengados, de la señora Lucha y pude
alejarme definitivamente del cuarto de empleadas de mis tíos, con
plena independencia y autonomía para entrar o salir a cualquier hora.
Lo más importante fue que a partir de entonces nunca más me faltó
una cama, compartida o no, en la que podía volcarme y revolcarme a
gusto, desvelarme y también dormir.

Con muy buena intención, Roberto Valdivia, que trabajaba en el Banco


Boliviano Americano, me hizo facilitar un préstamo de diez mil dólares
que me permitió amoblar y equipar la nueva morada. Lo primero que
compramos fue un escritorio y un sillón de L‘Atelier y una línea
telefónica que en esos momentos costaba mil quinientos dólares, pero
para cuya adquisición e instalación había que tener demasiada
influencia en la empresa telefónica, emblema de la mayor e impune
corrupción en la ciudad de La Paz.

Así como pude saborear el gusto de tener muebles propios, a partir de


ese momento me incorporé a la espiral de créditos bancarios que me
producirían infinitas y crueles noches de desvelo y preocupaciones
que atormentaron gran parte de mi vida.

De haberlo sabido, hubiera evitado o restringido al máximo los


préstamos desde un principio. A medida que progresaba
económicamente, también crecían las obligaciones financieras y
quedé impregnado del espíritu de consumismo y frivolidad propio del
mundo moderno y tan distante de las necesidades prácticas para vivir
bien y en armonía con la naturaleza y con la propia vida.

Pese a todo, cuando hago una revisión de esos tiempos, que


aparejaban un generoso consumo de diversas bebidas alcohólicas y
cientos de aventuras de todo tipo, concluyo en que fue una jugosa
inversión y para nada un gasto insulso.

En el consumo de bebidas alcohólicas, al contrario de cigarrillos y de


las gaseosas, tenía un límite que variaba en cada ocasión, del que
nunca pasaba, por lo que una sola vez recuerdo haber perdido

Luís Carlos Paravicini 134


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

brevemente la conciencia y siempre conduje mi vehículo casi


normalmente, bueno, según yo. La comida, aparte de sazón especial,
debía ser abundante, me exasperaban los platos gourmet. Lo que
entonces no sabía era que los ricos comen poco pero bien, mientras
los pobres tienden a comer harto y cualquier cosa.

Respondiendo a una invitación, como lo hacía religiosamente con


todas las que me llegaban a la Confederación de Empresarios
Privados, una noche asistí a un cóctel que daba una delegación de
empresarios de una ciudad norteamericana, en honor del Presidente
de la Confederación de Empresarios Privados en el Hotel Sheraton,
actualmente Radisson.

En esos afanes me encontraba, tenía en la mano un buen montón de


colas de langostinos que había sacado de una cáscara de piña en la
que estaban ofrecidas en todo su esplendor, apenas sujetas por
frágiles mondadientes y con bastantes tragos encima, cuando por
altavoces comenzaron a solicitar la presencia del Presidente de la
Confederación de Empresarios Privado, luego ‗o de su representante‘,
que después de un buen rato alguien me hizo caer en cuenta que era
yo.

Con langostinos en una mano y mi trago en la otra, solo atiné a


acercarme para recibir una distinción de manos de Patricia Banzer de
Valle, que trabajaba como encargada de relaciones públicas del hotel.
Hubo algunas fotos en blanco y negro, pero en las que se notaba
claramente que yo estaba colorado cuando tuve que dirigir unas
breves palabras de agradecimiento en nombre de los empresarios
privados de Bolivia.

Con tanto evento social, durante más de un mes me alimenté casi


exclusivamente de las delicias que se ofrecían, gratuitas y casi sin
límite, con tragos a discreción, el único requisito era poner cara de
circunstancia para hablar en distintos escenarios, casi de los mismos
temas con casi los mismos invitados, ya me sabía de memoria los
agudos análisis, chismes o chistes políticos, por lo que ponía mi mente
en blanco.

Al cabo de un mes y medio, ya estaba saturado de tanto cóctel y tanto


bocadito, al extremo de que en el resto de mi vida asistí a muy

Luís Carlos Paravicini 135


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

contados eventos sociales de esta naturaleza, para los cuales hay que
tener un blindaje estomacal y una infinita paciencia, la única manera
de explicarse el aguante de los habitués, ya sea por obligaciones
diplomáticas o intereses comerciales, pues nunca tienen nada de
romántico ni divertido, como todas las cosas agradables que pierden
su encanto cuando se vuelven rutinarias o se las cumple por
obligación.

Cuando nos fuimos avvivr al departamento de la Sánchez Lima, en el


nuevo barrio, me integré casi de inmediato a un grupo de muchachos
del vecindario.

Un anochecer, mientras estábamos sentados en la acera, pasó el


general Hugo Banzer Suárez, quien había asumido el poder
recientemente, acompañado por su grupo de seguridad y nos saludó,
con su inconfundible voz gruesa ‗hola muchachos‘ e ingresó a su
residencia en la avenida Sánchez Lima esquina Rosendo Gutiérrez.

Ese domicilio le traería muy malos recuerdos, pues allí murió uno de
sus hijos hombres al estar limpiando un arma, según la versión oficial.
Casi al mismo tiempo, su otro hijo había muerto en un accidente de
motocicleta en Estados Unidos, constituyendo los golpes más duros
que recibió en su vida. El único hijo que le sobrevivió, Hugo Banzer
Donoso, había sido extramatrimonial y provocó la furia y el eterno
resentimiento de su esposa, Yolanda Prada.

El coronel Hugo Banzer Suárez asumió el poder luego de un golpe


militar en agosto de 1971, aliándose temporalmente con los dos
partidos antagónicos durante todo el régimen movimientista, el MNR
de Víctor Paz Estenssoro y la Falange Socialista Boliviana (FSB),
fundada por Oscar Únzaga de la Vega.

En los primeros días del nuevo gobierno se produjo la muerte del


coronel Andrés Selich, que resultaba un incómodo rival de Banzer,
cuando estaba de Ministro Alfredo Arce Carpio. En el Ministerio de
Salud fue designado el dirigente falangista Carlos Valverde Barbery.

Junto a Valverde, llegó a la Paz un grupo de jóvenes falangistas, entre


ellos Fernando ―Pichicho‖ Gutiérrez, un alocado y simpático personaje
que yo había conocido en mis viajes de vacaciones a Santa Cruz.

Luís Carlos Paravicini 136


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

También estaba Carlitos Valverde Bravo, que posteriormente fuera


destacado periodista y escritor cruceño, era un muchacho delgado y
lleno de rulos, muy diferente al Carlos Valverde más bien fornido y
totalmente rapado que es conocido a nivel nacional.

A ellos, se sumó un amigo de origen pandino, Lucho ―gringo‖ Saucedo.


Pichicho casi siempre vestía pantalones y una chamarra de bluyín en
la que acomodaba una metralleta corta, un revólver 45 largo y una
bayoneta, con la que practicábamos a lanzarla sobre la cabeza de uno
de nosotros en la parte delantera de un árbol de la Plaza Abaroa.

Próximos a las fiestas de carnaval fui elegido presidente del grupo del
barrio, bautizado como Blue Dolphins, -sin imaginar que muchos años
más tarde la ADN, partido político del general Banzer se dividiría en
pitufos azules y dinosaurios. Acompañado por otros directivos, nos
dirigimos para invitar a sus hijas menores a la fiesta, que se efectuaba
a media cuadra de la residencia presidencial, a la que las dos
concurrieron brevemente.

Hasta poco antes de cumplir los quince años, habíamos vivido en los
dos cuartos de la casa del pasaje Isaac Eduardo, lo más valioso que
teníamos era un piano que mi madre había traído de Santa Cruz,
regalo de mis abuelos, a quienes no llegué a conocer más que por
referencias. Ella, de vez en cuando, sacaba sus partituras y tocaba
tangos.

Al interior, atravesando un largo y estrecho corredor desde la puerta


de calle, vivíamos junto a varias familias, los Sanzetenea, uno de los
cuales trabajaría después en la delegación del Consejo de la
Judicatura de Santa Cruz, los Gallardo, padres de Mario, periodista y
luego abogado que fue uno de los colaboradores más eficientes y
leales que tuve en el Consejo de la Judicatura, en Sucre y que murió
por efectos de una mala praxis médica, -muy común e impune en
Bolivia- y otros inquilininos casi flotantes.

Durante la revolución de 1964 un muchacho de apellido Churata me


hizo disparar algunos tiros desde la ventana de su habitación, con un
viejo fusil Máuser de la Guerra del Chaco, hacia el cerro Laikakota,
donde se habían parapetado los milicianos movimientistas.

Luís Carlos Paravicini 137


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

Creo que la pobreza y la timidez son hermanas gemelas. La timidez es


producto casi ineludible de la inseguridad que se va forjando con la
pobreza.
Durante meses, yo iba a recoger los almuerzos de una pensión en la
avenida 6 de agosto y los traía en un portaviandas blanco, lo que me
diferenciaba nítidamente de los otros chicos del barrio.

Una noche en que casi todos se fueron a una fiesta del Splendid en la
Plaza España, una de las señoras de buen corazón me regaló un
dinero para que también fuera y pagara mi entrada, pero una vez en el
sitio, preferí comprarme comidas y chocolates y regresar a mi casa sin
conocer lo que llamaban bailongo.

Tampoco sabía ni supe aprender a bailar ni a cantar pues era


demasiado desorejado, aunque siempre me gustó la música y las
canciones, al extremo que siempre que puedo, es decir siempre,
trabajo con música, lo que se facilita mucho con las posibilidades de
las computadoras personales.

Antes de llegar a ser un joven antiguo, en La Paz, Rio de Janeiro,


Tarija y Santa Cruz había tenido algunos intensos flechazos de amor
juvenil, pero que, por alguna razón del destino, no pasaron de una
fuerte atracción.

Ya una vez instalado en el poder de la cosa pública, la timidez se


trocó en desconfianza y susceptibilidad crónicas, me espantaba la
sola posibilidad de involucrarme con alguien en base a ventajas o
situaciones de favor envueltas de falsos enamoramientos o
atracciones, pero también siempre me aterró la idea de hacer el
ridículo.

Estas percepciones se confirmaron de diversas maneras. Fui invitado


a la elección de Miss Montero, en esa ciudad distante a ciento diez
kilómetros de Santa Cruz. Mientras esperábamos, se me consultó la
posibilidad de ser jurado, a lo que no tuve inconveniente en aceptar,
sin imaginar el lío al que me estaba metiendo y hoy no aceptaría ser
jurado de nada.

Luís Carlos Paravicini 138


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

Pasamos a ser miembros con un empresario del aceite de apellido


inglés, el ministro de agricultura y amigo Walter Nuñez, el periodista
José Pomacusi y la modelo Carla Morón. Los momentos de las
entrevistas y luego el desfile en diferentes trajes son de alta
intensidad, sobre todo para las candidatas, a quienes parecería que se
les fuera la vida en el intento.

Si bien todas eran bonitas, habían dos candidatas casi naturales, que
eran las que tenían mayor apoyo entre la sociedad montereña, que les
había organizado bullangueras barras de apoyo, en medio de ríos de
whisky y cerveza, cuyo curso era cada vez más creciente.

Como en los juicios, en estos concursos no hay empate, por lo que


gracias a nuestro inevitable voto triunfó la segunda favorita, es decir la
que tuvo más apoyo después de la primera, lo que no estaba en los
planes de los organizadores y que, ni bien se dio el veredicto final,
provocó una lluvia de botellas y una batalla campal. Los jurados con
mayor experiencia desaparecieron rápida y sigilosamente y yo fui
protegido por los miembros de la familia de una de las candidatas que,
ya de madrugada, me invitaron una deliciosa patasca de cabeza de
chancho.

Una vez más comprobaba que hasta para ser la más hermosa se
necesitan influencias, es decir poder, de ninguna manera es suficiente
el poder de la naturaleza y casi todos estos eventos se encuentran
arreglados de antemano y en manos de los poderosos.

En el pasaje Isaac Eduardo, en la casa vecina vivían los Gonzales,


dueños de la Sevillana, un almacén de licores y conservas finas, y al
otro lado estaba la casa de doña María Estenssoro, que vivía en una
casa amplia, rodeada de pinos, con varias hijas, nietos y sobrinos.
Todas las tardes llegaba al callejón otra de sus hijas, en un moderno
automóvil americano verde y ahí se sentaban doña María y sus hijas a
tejer, charlar y tomar el té.

A esa casa llegaba religiosamente yo cada fin de mes a pedir


prestado el teléfono, por encargo de mi mamá, para llamar a la Caja
de Pensiones y Jubilaciones Militares para preguntar cuando iban a
pagar la pensión de viuda de mi mamá, con la que nos íbamos a

Luís Carlos Paravicini 139


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

cobrar y luego a comer en el Círculo Militar, que quedaba en la Plaza


Murillo.

Invariablemente yo me pedía un pollo con puré de papas, adornado


con arvejas, que llamaba chutas, las que separaba cuidadosamente,
siguiendo una inexplicable aversión que prácticamente me acompañó
toda mi vida y que fue heredada de idéntica manera por uno de mis
hijos.

Bajo tales condiciones, el misterioso aparato negro del teléfono que


me infundía un respeto único y extraordinario, pero al mismo tiempo
un temor reverencial, marcaba los tiempos y avisaba el día en que
podríamos saciar ampliamente el hambre que se acumulaba la última
semana de cada mes.

Yo había ingresado al Colegio Don Bosco, aunque inicialmente hice el


primer curso en el Colegio Anglo Americano. Mis estudios primarios y
secundarios los pagaba la Dirección de Huérfanos de Militares del
Ministerio de Defensa.

La única y terrible condición era que no me aplazara, a riesgo de


perder la beca y la vida.

Herman Dullman Estenssoro vivía con su mamá y con sus tías, con
quien compartimos buenos años de niñez, mientras que dos cuadras a
la vuelta, sobre la calle Capitán Ravelo, estaba la casa de Marcelo
Estenssoro, el ―Hueso‖, piloto civil que protagonizó al primer secuestro
aéreo en Bolivia, cuando el avión que conducía fue desviado por unos
disidentes políticos hacia Salta, Argentina.

El Hueso Estenssoro Estaba casado con la señora Lucy Quintanilla,


hija del general Carlos Quintanilla Quiroga, quien fue Presidente de
facto de Bolivia desde agosto de 1939 hasta abril de 1940. Quintanilla
peleó y fue el primer Comandante durante la Guerra del Chaco, logró
ascender los rangos del Ejército de Bolivia hasta convertirse en
Comandante en Jefe de Las Fuerzas Armadas durante la
administración de Germán Busch Becerra.

Luís Carlos Paravicini 140


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

Cuando el presidente Busch se suicidó el 23 de agosto de 1939, el


ejército encomendó el poder a Quintanilla para que llamara a
elecciones.

Durante los años 30, la situación política había sido turbulenta en el


país, con la formación de nuevos partidos que desafiaban al gobierno.
Los partidos tradicionales de ese tiempo decidieron formar una alianza
para contrarrestar los esfuerzos de los otros partidos. El general
Enrique Peñaranda (quien se había alzado a la fama por comandar
las fuerzas bolivianas durante la Guerra del Chaco) fue elegido como
el candidato de esta alianza.

Para asegurar la victoria de Peñaranda, el gobierno de Quintanilla


exilió a varios líderes de la oposición, incluyendo a Bernardino Bilbao
Rioja. Peñaranda ganó las elecciones, por lo que en 1940 el general
Quintanilla abandonó el Palacio Quemado y se trasladó a Roma,
donde sirvió como embajador de Bolivia a la Santa Sede. Quintanilla
murió en Cochabamba el 8 de junio de 1964, a los 75 años.

Hice una buena amistad con el hijo del ―Hueso‖, Pancho Estenssoro.
Con él y su hermana mayor Patricia ―Pato‖ Estenssoro hicimos un
curso corto de dactilografía. Patricia se casó con Luís Ballivián. Su
hija, Patricia Ballivián fue la primera presidenta de la Agencia Boliviana
de Caminos en el gobierno de Evo Morales, luego ministra y
viceministra. La Pato Estenssoro se casó con Ernesto ―Pirulo‖
Aranibar, que fue el ministro de planificación durante el gobierno de
Siles Suazo, responsable visible de la desdolarización de la economía
nacional.

Las familias de la casa del pasaje Isaac Eduardo compartíamos un


pozo ciego como baño común y nadie tenía ducha ni nada parecido,
por lo que cada uno se aseaba en sus cuartos con baldes y
bañadores.

En la parte trasera, cuya salida daba a la Cancha Zapata, vivía


Pancho Sanzetenea, la versión más próxima a Charles Bronson que
he conocido, quien estableció en Santa Cruz el sauna Hipopótamo,
uno de los más tradicionales y exitosos de la ciudad y donde nos
reuníamos, muchos años después, los sábados por la noche, para
jugar cacho, junto a un grupo de amigos y sus hermanos Pocho y el

Luís Carlos Paravicini 141


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

Chavo, un personaje, bastante mayor a nosotros, que atendía el snack


y era una enciclopedia de conocimientos y anécdotas, conocía todo lo
relativo a cocina nacional e internacional, música de todo tipo,
literatura y la vida y milagros de los políticos e intelectuales bolivianos,
especialmente cochabambinos, pues en esa ciudad transcurrió gran
parte de su vida, sabía de todos los detalles y conocía a la mayor
parte de los integrantes de la guerrilla del Che Guevara que fuera
asesinado en 1967 en Vallegrande.

El Chavo se ocupaba de prepararnos unas delicias culinarias, mientras


contaba anécdotas variadas y amenas, tan sabrosas como la comida
que preparaba personalmente.

Luís Carlos Paravicini 142


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

15
Lucas había llevado al Beni un jeep de la segunda guerra mundial,
para venderlo allí, en alguna de sus poblaciones selváticas, sin duda lo
que más le atraía era el afán y la aventura de cada viaje, donde tales
operaciones le demoraban tiempos inciertos pero siempre
prolongados.

Mientras instalaba negocios como la venta de pacumutos, especie de


brochetas de carne con menudencias, yuca y ensalada, al que estuvo
abocado durante varios años, sin que sus iniciales y optimistas
cálculos comerciales se hubieran aproximado a la realidad de San
Borja, en el Departamento del Beni, población de veinte mil habitantes,
dentro de una zona selvática rodeada de estancias ganaderas y con
gran presencia de migrantes aymaras, por su proximidad con La Paz,
aunque con todas las costumbres y tradiciones orientales.

Presumo que mis padres, durante su confinamiento, allí habían hecho


amistad y decidieron tratarse como parientes con Manuelito Jordán y
su esposa Zaida Vaca, quienes tuvieron varios hijos, dos de los cuales
fueron mis compañeros en el Colegio Don Bosco de La Paz.
Manuelito Jordán murió en un avión carguero que recién había llegado
de Estados Unidos y que se estrelló en la estancia Las Nieves, en
Santa Ana del Yacuma, lo que en El Beni es algo casi natural.

Gutenberg, el hijo menor, que estudió derecho y trabajó un buen


tiempo en el bufete, era un muchacho con una extraordinaria habilidad
para hacer gestiones y trámites de toda naturaleza, siempre con
resultados mayores a los esperados.

José, que fue mi compañero de curso durante todo el colegio, estudió


medicina en condiciones muy difíciles, lo hacía mientras atendía, casi
todas las noches del año y durante toda la noche, a los parroquianos
de un bar de mala muerte que estaba en la esquina de la Universidad
y próximo a la Cancha Zapata, a tres cuadras de la calle Capitán
Ravelo y del ingreso al Pasaje Isaac Eduardo.

En la clínica de la Caja Petrolera, donde José trabajaba como cirujano,


tuve la primera y única operación importante, él ya había cooperado

Luís Carlos Paravicini 143


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

sin costo alguno a todos los compañeros de curso que requerían de


servicios quirúrgicos.

Fui operado de emergencia por una peritonitis originada en un


apéndice retráctil atípico, que había dificultado un previo y oportuno
diagnóstico, con una convalecencia prolongada por más de dos
interminables semanas.

El dolor me obligó a permanecer echado de espaldas durante todo el


tiempo que duró mi recuperación. Fue en los últimos días que,
especialmente de noche, un poco clandestinamente, empecé a recibir
la visita de algunos políticos para consultarme acerca de la postulación
al Consejo de la Judicatura, que yo había presentado ante el
Congreso unos meses atrás, pero que en ese momento no me
despertaba mayor interés, prefería pensar en los litros de helado y
gaseosa que tomaría ni bien saliera de mis torturas quirúrgicas y sus
complicaciones.

En febrero de 1998, cuando me interné en la Clínica, acababa de


renunciar al cargo de Director Nacional de Registro Civil, dependiente
de la Corte Nacional Electoral

Un poco más de un año antes, había sido entrevistado por la Sala


Plena de la Corte Electoral, conformada por Alfredo Bocángel, Iván
Guzmán de Rojas, Jorge Lazarte y Alcira Espinoza, pues su
Presidente, Huáscar Cajías, estaba enfermo y murió a los pocos días
de mi posesión. Cajías había sido mi catedrático en Criminología,
materia de la que todos sus alumnos teníamos el mejor recuerdo, por
la forma didáctica y amena de las exposiciones, en cuyo transcurso no
se podía fumar, había que ser puntual en el horario y no podía volar ni
una mosca.

También, junto a Huáscar Cajías y Jorge Lazarte, habíamos sido


designados en febrero del año 1990 por el Congreso Nacional como
miembros de la Comisión de Compatibilización Legislativa y
Modernización del Estado, bajo iniciativa de Luís Vásquez Villamor,
comisión que fue el origen de la Corte Nacional Electoral
independiente y del traspaso del Registro Civil, del Ministerio de
Gobierno a la Corte Electoral.

Luís Carlos Paravicini 144


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

Desde que ingresé a la Universidad fui desarrollando una inclinación


por tener ordenados los documentos y procuraba llevar una agenda
telefónica en orden alfabético.

El negocio de mis sueños era tener una librería y papelería lo más


amplia y surtida posible, en lo óptimo con su propia imprenta.

También desarrollé un agudo sentido de intuición que me permitió


muchas veces adelantarme a los acontecimientos o las reacciones de
determinadas personas.

Mientras trabajaba en el bufete, ya llevaba un fichero manual en el que


iba registrando, por materias, las principales disposiciones legales que
consultaba, pues no me resignaba a absolver consultas o plantear
alegatos de memoria o remitiéndome a uno o dos códigos, como era y
es costumbre para la generalidad de los abogados bolivianos.

Por ello, hice de la información ordenada, selectiva, adecuada y


oportuna una regla de vida fundamental.

En la comisión congresal, me enteré de la existencia de un trabajo de


compilación de normas que, después lo supe, había sido realizado por
un bufete a un costo millonario y por encargo del Congreso.

Al indagar sobre el asunto, fui a dar a la repartición del Congreso en la


que se guardaba celosamente y casi en secreto, el documento que,
después de arduas gestiones, me fue entregado en una copia impresa
en formularios continuos y que consistía en un listado de
aproximadamente 41.000 leyes y decretos aprobados desde la
fundación de la República hasta 1988.

La clasificación era primaria y estaba agrupada en función a criterios


como caciques o tributos y luego se colocaba un resumen muy
escueto del contenido de la norma y su fecha de promulgación, pero
ya era un trabajo computarizado.

El año anterior se había producido la quiebra del Banco del Progreso


SAM, y el bufete había sido consultado y contratado para la defensa
de los intereses de los accionistas privados.

Luís Carlos Paravicini 145


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

Averiguados los antecedentes, el problema de fondo se había


originado en operaciones conocidas en la jerga bancaria como
bicicleteó, que consistían en desembolsos de millonarios montos con
la garantía de cheques girados contra bancos estadounidenses y que
eran cobrados dentro de los siguientes seis meses.

Más allá de los detalles técnicos, lo evidente es que estos dineros eran
utilizados para el tráfico de cocaína, por lo que, al caer un avión con
una gran carga, los narcos no pudieron obtener la liquidez y quedaron
con el cheque en descubierto, todo en complicidad con altos
funcionarios del Banco Central y del propio Banco. El Ministro de
Defensa de ese entonces, Alfonso Revollo, que luego se haría cargo
de todo el proceso de capitalización, como Presidente de la Junta de
Vigilancia de COSSMIL, que era la accionista principal, dispuso que se
procediera a la liquidación del Banco.

Basados en tales antecedentes, preparamos una demanda ordinaria


en contra de las máximas autoridades del Banco Central, de la
repuesta Superintendencia de Bancos, del Ministerio de Finanzas y del
Ministerio de Defensa, pidiendo el resarcimiento de daños y la
devolución de las acciones privadas.

La acción sacudió los cimientos del sistema financiero estatal. Ya se


había conseguido que se admita la demanda y que el juez disponga
anotaciones preventivas sobre cuentas y edificios del Banco Central,
cuando, ante un reclamo aparentemente inocente, el Vocal semanero
de la Corte Superior de La Paz, luego de hablar por teléfono con el
presidente del Banco Central, del que en la misma oportunidad obtuvo
empleo para una sobrina, decidió paralizar la demanda en tanto se
pagaran timbres por una suma astronómica, como si se tratara de una
demanda ejecutiva, que no era el caso.

Dado el procedimiento arbitrario e ilegal, vimos por conveniente hacer


una denuncia pública, la que fue respondida con una solicitada por el
Vocal, en la que en un lenguaje casi ininteligible y enredado ensayaba
alguna especie de explicación y daba loas y alabanzas sobre su
personalidad, su idoneidad y honestidad, a la que respondimos con
otra publicación bajo el título lapidario de ―ALABANZA EN BOCA
PROPIA ES VITUPERIO‖.

Luís Carlos Paravicini 146


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

El asunto derivó en una audiencia de conciliación en la Corte Superior


y otra en el Colegio de Abogados. Me negué a retractarme en tanto no
se demuestre la legalidad del pretendido cobro de timbres y se
explique qué relación había entre nuestra demanda y el empleo en el
Banco Central para la sobrina del Vocal, por lo que esta instancia no
prosperó y fui suspendido en el ejercicio de la profesión, primero por
dos años y en apelación me bajaron a seis meses.

Tratando de asimilar el resultado de mi primer enfrentamiento con la


gran corrupción organizada, devastado y con la moral por los suelos,
me dediqué intensamente a realizar el trabajo de compilación de leyes
y decretos, pero ya en una base de datos que tenía varios campos
como fecha, tipo, materia, resumen de hasta cien caracteres, estatus y
hasta cinco materias relacionadas para vinculación secundaria. Para
ello se organizó un equipo inicial de seis personas y se completó la
colección de leyes y decretos en la biblioteca de la oficina.

Años atrás yo había incursionado en la informática con una de las


primeras computadoras personales que llegó a Bolivia, a la que había
transcrito mi guía telefónica y los ficheros con las normas consultadas
que llevaba desde 1981 y que enriquecía periódicamente con las
nuevas normas aprobadas por el gobierno, incluyendo Códigos y
Resoluciones importantes.

El listado obtenido del Congreso nos fue útil para el control y revisión
de casi 42.000 leyes y decretos, cuyos textos, de extensión variable,
había que revisar uno por uno, para sintetizar y extraer los datos
pertinentes y colocarlos manualmente en los campos de la base de
datos.

Durante varios meses se realizó un trabajo extraordinario que incluía


algunos sábados y domingos y también frecuentes trasnochadas, por
momentos parecía una misión imposible y una total pérdida de tiempo
y de recursos.

Los equipos de computación eran muy inestables y periódicamente se


perdía misteriosamente alguna cantidad de información procesada,
por lo que teníamos que hacer permanentes copias de respaldo.

Luís Carlos Paravicini 147


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

La oficina quedaba en el piso 11 del Edificio Esperanza, once pisos


que tuvimos que subir y bajar a pie durante los varios meses en que
se produjo el cambio y reparación de los ascensores. La demora se
atribuía a problemas de tránsito en puertos chilenos, por lo que, como
siempre y para muchas cosas, los culpables eran los chilenos y
nuestro enclaustramiento marítimo.

En las noches y madrugadas, entumecidos de frío, esperábamos un


buen rato hasta que el portero nos abriera la reja del segundo piso,
que daba a las oficinas y talleres del periódico Presencia.

Para no desaprovechar los feriados, festividades como la entrada del


Gran Poder o los tiempos indefinidos de bloqueos y disturbios
habituales en el centro de la ciudad, opté por trasladar un equipo de
computación a mi casa, donde mis hijos ya habían desarrollado una
alergia por todo lo relativo al Diccionario Legislativo Boliviano.

Muy limitado en salidas a restaurantes y boliches, me sometía a


sesiones de torturas diarias y muy dolorosas con el dentista, pues
siempre tuve una muy mala dentadura, la que se arruinó más con el
estrés, el tabaco, el café, los dulces, las gaseosas que tomaba para
quitarme el amargo sabor del cigarrillo y las pastillas para la garganta
que aliviaban los estragos que producía la mezcolanza en mi garganta
y, frecuentemente, también en mi estómago.

En un determinado momento las cosas en la oficina eran calamitosas


y sin que se avizoren luces en el horizonte, por lo que a alguien se le
ocurrió traer a una especie de bruja.

Después de hacer sus rituales y hacernos fumar cigarrillos Astoria sin


filtro, en la noche apropiada y con la posición de la luna correcta, me
señaló cosas que me impactaron profundamente y que las recordaría
desde entonces.

En momentos en los que lo que menos había era dinero, dijo que veía
mucho en un futuro, tanto como sólo había visto al leerle la suerte a
Max Fernández, lo que sonaba a una cruel broma, luego que muy
pronto me trasladaría a una oficina en un primer piso (seguramente
ella también se fatigó al subir a pie los once pisos) y la enigmática y

Luís Carlos Paravicini 148


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

hasta ahora indescifrable premonición de que sería llamado a la casa


grande de la justicia.

Al poco tiempo, pasé a trabajar en el Registro Civil, en un primer piso,


pero además quise creer que se trataba de la casa grande de la
justicia, pero aún no sabía que llegaría al Consejo de la Judicatura y
tampoco sabía que Bolivia Legal y el SILEG llegarían a asumir
grandes dimensiones. .

En Santa Cruz, ya en el Consejo de la Judicatura, me buscó el


astrólogo Esteban, que publicaba el horóscopo en el periódico El
Nuevo Día, me pidió mis datos, a los días me entregó un par de
casetes en los que me auguraba próximas y muy intensas tormentas
familiares y políticas, reprochándome mi afán desmedido por
intelectualizar el amor, sentimiento natural y espontáneo que no tiene
cabida en el cubículo cerebral a riesgo de desvirtuarse y hasta
desnaturalizarse, por lo que también me sugería abandonar, lo antes
posible, esa dañina tendencia a encontrar la perfección,
particularmente en el plano sentimental, que me había privado de
muchas posibilidades gratas y placenteras.

Con el paso del tiempo, pude comprobar que el tema iba mucho más
allá que el afán de intelectualizar los sentimientos en procura de
perfecciones o ideales imposibles.

Se trataba de rechazos, casi alergias naturales, que se fueron


acentuando paulatinamente. Cosas como el maquillaje exagerado o
los tacos altos de las mujeres o el mal gusto en la ropa, la forma de
hablar o el recurrente uso de peluquerías y salones de belleza pasaron
de la incomodidad a la exasperación y fueron creando barreras
inexpugnables e inexplicables con las mujeres, aunque casi nunca me
atreví a reconocerlo y decirlo abiertamente.

Aunque haya sido inconscientemente, no podía encontrar explicación


válida para entender la manía de las mujeres, especialmente jóvenes,
de dedicar inagotables horas a su arreglo personal, a maquillarse en
las mañanas para despintarse en las noches, a usar artificios como
pelucas, pestañas,, uñas, a teñirse y desteñirse los cabellos, a usar
prótesis y menos el recurso de las cirugías estéticas, casi siempre con

Luís Carlos Paravicini 149


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

resultados calamitosos para la economía familiar y para la propia


salud. Ni qué decir de las joyas y adornos excesivos.

Cada vez entiendo menos la necesidad de usar tacos altos, incluso en


mujeres de muy buena estatura, no solo por el ruido molesto que
ocasionan al caminar, sino por los innecesarios perjuicios a la salud
que provocan aditamentos tan artificiales, groseros y vulgares como
las trabajadoras sexuales que protagonizan películas pornográficas y
que lo único que no se meten ni sacan para nada son los altísimos
tacones.

Y, en todo mi intenso trajinar por la vida mundana, aún sigo


preguntándome para qué o para quién son los artificios y los arreglos.
Si se tratara de discretos retoques, puedo entender a las novias y a las
muchachas casaderas, pero jamás lo que normalmente hacen las
mujeres casadas, que es difícil creer que lo hagan para verse bonitas
ante el esposo, tan diferentes a lo que se ven en la intimidad conyugal
o en la vida cotidiana.

No creo que se trate de machismo, es solo sentido común, más bien


reivindicación hacia el rol humano de las mujeres que no requieren de
grandes disfraces, maquillajes ni afeites, punturas y cosméticos para
ser bellas personas humanas. Tampoco se trata de tacañería, aunque
no deje de lamentar los chorros de dinero que se gastan en estas
sofisticadas y tan comunes formas de impostura. Un pequeño ahorro
en estos gastos insulsos, podría contribuir a una mejor vida, más
sencilla y auténtica.

No puedo olvidar la ansiedad que aún me produce cuando una mujer


comienza a hurgar dentro de su enorme cartera y justo encuentra de
todo, menos lo que busca, lo que me deja un sentimiento de ansiedad,
nerviosismo y hasta frustración, algo así como revisar un expediente
en total desorden buscando una frase o palabra que por ahí ni existe.

Junto a algunas otras experiencias similares, llegué a la conclusión de


que no es posible ver el destino de nadie ni de nada, de lo contrario el
mundo, especialmente el nuestro, ya habría tenido su fin infinidad de
veces, pero también quedé convencido de que existen determinadas
energías y factores que seguramente marcan tendencias,

Luís Carlos Paravicini 150


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

especialmente por influencia de astros y otros misterios nada


sobrenaturales.

Pero también estas experiencias me fueron útiles para adquirir la


certeza de que hay un destino ineludible y predeterminado, al cual le
hacemos ajustes y adecuaciones con nuestra conducta y actitudes,
que es útil y necesario creer en alguien superior, además de aquello
tan cierto de que, con dinero hasta la pobreza es llevadera.

Empecé a creer que todo se trataba de energía, la vida y la muerte, el


cielo y el infierno, una sola, eterna e infinita energía que sólo cambia
de forma.

Aparte de lo pesado del trabajo en sí, éste se complicaba por el


desorden con el que se habían elaborado, publicado y recopilado las
leyes y decretos, que en muchos casos eran denominadas como leyes
o como decretos indistintamente, reflejo de la vida política azarosa y
desordenada del país, con aprobaciones, derogaciones y reposiciones
masivas de normas.

Las cosas se complicaron inesperadamente cuando se trató de


resumir los contenidos de las normas en cien caracteres, varios de los
operarios, optaron por hacer abreviaturas que sólo ellos mismos
podían entender, por lo que tuve que revisar personalmente todos los
registros.

En muy pocos casos era simple, como cuando se trataba de algún


Código, en que bastaba con poner el título, pero en la gran mayoría
había que extraer el resumen del contenido íntegro de la disposición
que, para colmo, en muchos casos hacía referencia a varios temas y
materias distintas.

Embarcados en un trabajo de dimensiones colosales para una


iniciativa particular, cada que avanzábamos un poco era mayor la
tentación de levantar las manos, pero más difícil se hacía tomar la
decisión de abandonar.

De pronto, casi sin darnos cuenta, descubrimos que habíamos


conseguido un resultado satisfactorio.

Luís Carlos Paravicini 151


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

El trabajo denominado Diccionario Legislativo Boliviano (DLB) se


publicó en dos tomos, que fueron presentados por el Vicepresidente
Luís Ossio Sanjinés, entre otros invitados estuvieron Huáscar Cajías y
Jorge Lazarte, así como unos congresistas norteamericanos que se
encontraban casualmente en el país.

Luís Ossio Sanjinés se refirió al inventario de recursos naturales que


hizo Canadá y sobre el que basó su acelerado progreso, mientras
Huáscar Cajías que, contra su costumbre había llegado con unos
minutos de retraso, se abocó a disculparse y a recordar la virtud de la
puntualidad en las personas.

El DLB se complementó durante los siguientes años con la publicación


mensual de la revista de actualidad jurídica y legislativa ―FOLEX‖, que
en cada edición publicaba las nuevas normas aprobadas en el
formato del DLB.

Costaba mucho conseguir artículos de colaboración para la revista,


por lo que tuve que ingeniarme varios nombres ficticios para completar
cada edición, que personalmente me ocupaba de armar y diagramar
para bajar costos de impresión. Para esos momentos comprendí la
diferencia entre los escribidores, que lo hacen por obligación o por
encargo, respecto a los escritores, que escriben por sí y para sí, para
luego compartir con otros.

La situación financiera era desesperante, por lo que no tuve mejor idea


que la de enviar cartas anunciando la próxima publicación y la opción
de reservarla con el pago del cincuenta por ciento por adelantado, a lo
que, inesperadamente, comenzaron a llegar cheques y reservaciones,
al extremo que la edición se agotó y yo me quedé con un solo juego
como recuerdo.

Esta que para muchas personas pudo haber sido una inocente y
meritoria contribución al ordenamiento legislativo, fue en realidad un
golpe demasiado duro e inesperado para el sistema político y jurídico
tradicional, especialmente para sacudir los cimientos mismos de la
cultura de la gran, mediana y pequeña corrupción institucionalizada,
cuya fórmula invariable se basa en ‗a menor transparencia, mayor
discrecionalidad‘.

Luís Carlos Paravicini 152


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

La colonización había tenido mucho cuidado en esconder libros y


leyes, por lo que hasta las misas eran celebradas en latín, lengua que
casi nadie conocía, por lo que funcionaba bien aquello de hacer que
todos los ritos y sacramentos cristianos sólo obedecieran a dogmas y
misterios incuestionables e inexplicables, sumado al hecho más que
natural de que el hombre teme a todo lo desconocido.

Al haberse construido una escabrosa legislación plagada de sobre


posiciones, contradicciones, incoherencia y desorden, sólo unos pocos
abogados y tinterillos conocían, manejaban e interpretaban las leyes
que les parecían adecuadas y la gente común y corriente no sabía ni
la razón, motivo o causa de su fusilamiento.

Era un oscurantismo absoluto en el que incluso los mismos textos


legales eran groseramente adulterados o interpretados según el
capricho y las necesidades prácticas de los jurisconsultos, los que,
además, se cuidaban mucho de presentar copias auténticas de los
textos escritos, usaban simples apuntes o citas de memoria en las que
dejaban volar su imaginación.

Vanos eran los esfuerzos y los grandes debates legislativos, las leyes
se aprobaban y conocían en la élite gobernante por unos días, luego
pasaban al archivo de las curiosidades.

Para evitarse mayores molestias y pérdidas de tiempo, sabiamente y


desde la fundación de la república, se optó por abrogar y derogar
todas las normas contrarias a la nueva ley, las que nadie podía
identificar con alguna precisión.

Las normas y procedimientos judiciales heredados de la colonia no


tuvieron inconveniente en incorporarse y envilecerse aún más dentro
del sistema jurídico nacional.

Los papeles sellados, los timbres y formularios, los expedientes, los


alegatos y sentencias interminables donde se gana en los
considerandos y se pierde en la parte resolutiva, las fojas cosidas con
pita, forman parte de una herencia demasiado pesada, que jamás
pudo ser administrada ni corregida por políticos flojos y demagogos

Luís Carlos Paravicini 153


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

preocupados solo por pasar el momento o hacer proyectos y reformas


al cohete.

Imitando las modas que llegaban del exterior y en la medida del


crecimiento de las principales ciudades, se fueron creando
agrupaciones o colegios de profesionales, supuestamente para
defender los intereses del gremio, pero que, desde un inicio, se
convirtieron en botines políticos y en instrumentos para traficar
influencias y satisfacer intereses personales de sus dirigentes, siempre
elegidos por un número mínimo de sus afiliados.

El Colegio Médico agrupa a los profesionales médicos y, a su nombre,


se ocupa de participar en toda instancia vinculada a la salud pública,
especialmente en directorios y designaciones, lo cual puede ser
comprensible si la entidad actuara con transparencia y
democráticamente, sea cual fuere el régimen de gobierno.

Lo que resulta inaceptable es que aprovechen cualquier conflicto o


inventen algún pretexto para declarar salvajes huelgas indefinidas,
contrariando su propio juramento hipocrático y en francos y públicos
atentados contra la vida humana y la salud pública.

Sus dirigentes, que casi nunca son médicos destacados ni mucho


menos, se sacrifican para así conseguir ítems y cargos dentro del
sistema de salud pública, el mismo que implica para el estado la
obligación der equipar y mantener a hospitales y centros de salud
pública para que, sobre esa base, muchos médicos edifiquen sus
clínicas y consultorios privados.

En el caso de los abogados, al no tener juramento hipocrático que por


lo menos les remuerda la conciencia, la cosa fue peor. Políticos como
son por naturaleza, nunca disimularon los colores y siglas partidarias
en las esmirriadas elecciones colegiadas.

Los cargos generalmente eran ejercidos para realizar tráfico de


influencias en los tribunales y entidades públicas o para servir como
trampolín infalible para acceder a cargos de magistrados y jueces, sea
cual fuera la modalidad de designación o elección en estos cargos.

Luís Carlos Paravicini 154


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

Adicionalmente y como plus percibían grandes sumas de dineros del


presupuesto judicial, de elevadas cuotas de afiliación y autorización
para el ejercicio profesional de abogados, cobraban timbres a
litigantes y podían habilitar o suspender a los abogados contrarios o
afines, constituyéndose en jueces y partes y obviando los principios
más elementales de la legítima defensa.

Sus procesos éticos eran religiosamente secretos, pero sus sentencias


condenatorias eran groseramente públicas, como para dar muerte civil
a cualquier abogado rebelde y contestatario al sistema. En todos los
casos de mala praxis o negligencia los Colegios no asumen ninguna
acción ni responsabilidad y normalmente los soslayan para
convertirlos en problemas entre partes.

Bajo tales condiciones, es comprensible que la publicación del


Diccionario Legislativo Boliviano haya sido una afrenta imperdonable
contra este sistema oscurantista, pero además constituía una
amenaza tecnológica contra el sector más conservador de la sociedad,
precisamente de aquellos que habían estudiado derecho porque no
querían saber nada de números ni de sangre humana, y pensaban
que computación era sinónimo de complicadas fórmulas matemáticas
y cosas por el estilo.

Sin embargo, muy en el fondo se trataba de un asunto de


supervivencia, de un modo de ganarse la vida en el que ellos tenían el
monopolio total de la justicia, era el conocimiento de los iniciados e
ilustrados que podían acceder a la esotérica nomenclatura de leyes,
decretos y resoluciones.

Para todo trámite, hasta para pedir permiso de ingresar al baño, había
que presentar memorial en papel sellado, con firma de abogado, a
quien había que pagar el arancel mínimo, ya que nunca concibieron un
límite máximo, y con los timbres y recaudos de ley, es decir, los
abogados eran los únicos intermediarios para administrar justicia y
aplicar el derecho en Bolivia, sin abogado no se podía ni siquiera
enterrar a los muertos.

A la presentación también había asistido Rodolfo ―Rudy‖ Weisse


Castedo, sobrino del doctor Castedo, director del Registro Civil en
Santa Cruz.

Luís Carlos Paravicini 155


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

Gracias a la publicidad que hacíamos en radio Cristal, se puso en


contacto conmigo y me invitó a visitarlo en la Contraloría General de la
República, donde ocupaba el cargo de Gerente Nacional de Sistemas.

Hombre lúcido y de sólida formación profesional, había captado


rápidamente la importancia y el potencial del DLB, por lo que, después
de coordinar con el Contralor y con Eduardo Rodríguez Veltzé, que era
el Gerente de Asuntos Legales, instalamos la base de datos en
equipos de la Contraloría, con el consiguiente alivio financiero para
nuestra temeraria empresa.

Después de unos meses de la presentación en el Congreso, también


conseguimos hacer otra instalación de la base de datos en el
Ministerio de Industria y Comercio, la que actualizábamos cada dos
meses.

Inesperadamente, recibí la consulta acerca de la posibilidad de ampliar


la base de datos con textos íntegros, específicamente con toda la
legislación nacional vinculada a la Asociación Latinoamericana de
Integración, ALADI, que incluía toda la normativa vigente en
transportes, servicios, turismo y otras y, en su caso, el tiempo en que
podríamos tener listo semejante trabajo.

Agobiado por las fuertes inversiones que había realizado hasta


entonces, aunque con el pánico de retomar el endiablado ritmo de
trabajo, no me quedó otro remedio que jugármela y asumir el nuevo
desafío.

Con la colaboración de los abogados y procuradores que trabajaban


en el bufete, nos pusimos a recopilar los textos de las normas
identificadas. La tarea en cuanto a leyes y decretos se facilitó mucho
por la base de datos del DLB, en el que estaban clasificadas por
materia y estatus.

El primer calvario de este nuevo emprendimiento fue obtener los


textos de resoluciones, reglamentos y normas similares. En el caso de
algunos reglamentos, como los de transportes, de aeronáutica civil o
de elaboración de bebidas y alimentos, no existía más de un ejemplar,

Luís Carlos Paravicini 156


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

generalmente en el cajón con llave del escritorio del asesor legal de un


ministerio.

En el caso del reglamento de transportes, que estaba vigente, era


extenso como la mayoría y muy detallado para regular todo lo relativo
a transportes aéreos, terrestres, ferroviarios y lacustres, a nivel
nacional, departamental, provincial y urbano. Textos que decían
mucho para no decir nada, se pudiera decir. Tuvimos que acudir al
Ministro para que nos permitan fotocopiar este tipo de textos, además
con garantías y tiempos muy limitados, pues lo usual era dar unos
pequeños papelitos con los requisitos para cada tipo de servicio.

El segundo calvario comenzó con la transcripción de las normas. Para


ello, aparte del personal interno, tomamos los servicios externos de
oficinas especializadas de secretarias.

Para este tipo de trabajos se requiere una paciencia infinita, hay que
lidiar con máquinas y con personas, pero además se llega a
desarrollar una compulsiva obsesión perfeccionista, en el fondo y en la
forma. Fue cuando recibí los primeros trabajos externos que me di
cuenta que tenían demasiados errores tipográficos, ortográficos, se
habían comido palabras y párrafos íntegros, por lo que tuvimos que
rehacerlos y corregirlos en la oficina.

Como teníamos un plazo fatal de cuatro meses, comencé a indagar


sobre posibilidades de digitalización, sobre las que algo había oído
hablar.

Las primeras averiguaciones fueron desalentadoras, se referían a la


posibilidad de pasar a micro films o cosas parecidas, pero que no
servían para nuestros propósitos, además de tener costos
astronómicos.

Uno de esos días, cuando ya estaba por resignarme a rescindir el


contrato, recibí la llamada de Rudy Weisse, quien me pidió que le
mandara a alguien para recoger un software para digitalizar textos,
que él consideraba que podría serme de utilidad. De algún lado logré
fabricar unos billetes para comprar el primer escáner de los varios que
luego tuvimos que incorporar.

Luís Carlos Paravicini 157


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

En esos momentos de incertidumbre y ansiedad, cuando parecía que


se caía todo el proyecto con más pena que gloria, consulté con
ingenieros y técnicos en sistemas, quienes admitieron que se podían
escanear las imágenes de los textos, pero sólo como imágenes, las
que podríamos adjuntar a cada norma, para lo que se requería adquirir
gigantescos medios de almacenamiento digital, lo cual ya era un
avance y un alivio, finalmente entregaríamos una gran colección de
fotos digitales.

Como yo había forjado mi espíritu y templado mi carácter en base a


las contrariedades de la vida real, mucho más cercano al pragmatismo
que a la teoría, me puse a explorar el software y, ante la sorpresa de
todos, descubrí el milagro, las fotos se convertían en textos digitales,
con algunos defectos pequeños, pero con resultados sorprendentes.

Al límite del desastre, habíamos conseguido retomar el sendero


adecuado para objetivos tan ambiciosos que parecían no tener
principio ni fin.

La solución, en ese momento, resultó parcial aunque de invalorable


utilidad, pues gran parte de los textos tenían una pésima calidad de
impresión, por lo cual resultaban inescaneables y había que
transcribirlos manualmente, resultando que el trabajo de control de
calidad terminó siendo crucial y agotador.

El trabajo se entregó satisfactoriamente, el Ministro nos agradeció y el


Ministerio ya no tuvo que llevar baúles y maletas con leyes y normas,
todo se instaló en los equipos portátiles de los miembros de la
comisión boliviana.

Para nosotros también se abría un nuevo ciclo, tan o más intenso que
los anteriores.

Simultáneamente y para ayudar a cubrir costos, publicábamos un


folleto denominado SIJE, Servicio de Información Jurídica
Especializada, que contenía la lista de causas nuevas en la Corte
Superior de Distrito, especificando los juzgados a los que habían sido
sorteadas. Era de particular utilidad para bancos y entidades
financieras.

Luís Carlos Paravicini 158


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

De la manera menos pensada y aunque varias personas quedamos


sin huellas dactilares y con mayor medida en los lentes de aumento,
logramos hacer público un inventario temáticamente ordenado de
leyes y decretos, se pudo descubrir que muchas de ellas normaban
sobre lo mismo pero con diferente redacción, que la mayor parte de
las normas eran derogadas en forma genérica, es decir, se derogaban
todas las disposiciones contrarias, como sigue sucediendo ahora,
construyendo una gigantesca y desordenada maraña legislativa, que
cada vez se acrecienta y enreda más, con la aprobación industrial de
normas que pretenden hasta regular el clima, olvidando que las
normas son medios de dar forma pública a las decisiones del gobierno
y no son ni solución ni fines en sí mismas.

Luís Carlos Paravicini 159


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

16
En los ajetreos congresales, tuve la oportunidad de conocer a Iván
Guzmán de Rojas, ingeniero matemático que había desarrollado un
sistema informático de traducción simultáneo a varios idiomas,
usando como herramienta de conversión al idioma aymara, trabajo
que le valió reconocimiento y prestigio, pero ninguna rentabilidad
práctica, como normalmente sucede con este tipo de iniciativas, para
las cuales más valdría repartir cheques antes que medallas o
diplomas. En respuesta a una invitación, tuvo la gentileza de visitarme
en la oficina para ver el trabajo del Diccionario Legislativo Boliviano
que estaba en marcha y sobre el que me dio algunas valiosas
sugerencias.

Cuando me encontraba en una tienda especializada preguntando por


las características técnicas, ante las necesidades de completar y
actualizar equipos, el dueño de la tienda me preguntó si yo era
ingeniero de sistemas, a lo que le respondí que era abogado, pero que
estaba inmerso en trabajos informáticos.

Resultó que él era miembro de la Comisión de Informática de la


Cámara de Diputados, en la que precisamente necesitaban un
abogado con conocimientos de tecnología, por lo que me incorporé a
la Comisión y tuve la oportunidad de dar algunas charlas sobre el uso
de computadoras en el sistema educativo nacional y elaborar el
proyecto de ley de informática, aspectos por entonces totalmente
novedosos, incluso para mí.

La Dirección del Registro Civil estaba en una casa alquilada, en la


calle Corneta Mamani y, fue ahí que recibí la llamada telefónica que
me invitaba a conocer mis nuevas oficinas.

Acudí al encuentro de los vocales de la Corte Nacional Electoral en un


edificio en la avenida 6 de agosto, donde me mostraron dos locales
comerciales de regular tamaño y ubicados en un ambiente ófrico y
cerrado, en la planta baja de un edificio. Como el trato ya estaba
cerrado y se me había dado cuenta con lo obrado, presenté mi primera
carta de renuncia, lo que provocó que se me convocara a una reunión
en la que se me pidió disculpas por no haberme consultado.

Luís Carlos Paravicini 160


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

Luego de inspeccionar conjuntamente las otras opciones de inmuebles


que se habían presentado a la convocatoria pública, se escogió, por
un monto ligeramente superior, ya no dos locales comerciales, sino
toda una casa independiente de dos plantas, con jardín, y garaje,
ubicada en la misma Avenida 6 de agosto, que resultó óptima para el
funcionamiento del Registro Civil y de un proyecto de cartografía
electoral y aun así sobraba espacio y terreno.

Naturalmente que el dueño del edificio donde estaban los dos locales
comerciales aceptó de mala gana que se deshiciera la operación y
seguro echo chispas en mi contra.

Ante la responsabilidad de hacer funcionar adecuadamente el Registro


Civil, usé la base de datos del Diccionario Legislativo Boliviano para
identificar y hacer pública, una compilación de las normas vinculadas
al Registro Civil desde la fundación de la República, pues consideraba
que era fundamental que todos los ciudadanos puedan conocer
normativa de tan vital importancia, la que se publicó íntegramente en
separatas de periódicos de circulación nacional.

Sin embargo, en el Registro Civil no contábamos con equipos de


computación, solo antiguas máquinas de escribir por lo que, luego de
una larga espera, opté por llevar equipos de mi oficina. Como es
natural, casi ningún funcionario sabía operar computadoras, y tampoco
de animaban con equipos particulares, por lo que llevé a un par de
ayudantes.

Con medios rudimentarios que implicaban las confirmaciones de


certificados del interior vía fax, en las ciudades, y radio en las
provincias y poblaciones rurales, las limitaciones del trabajo manual se
disimulaban bastante bien por el trabajo y la voluntad de los
funcionarios.

En la Corte Nacional se hablaba del Proyecto de Digitalización del


Registro Civil, pero, como era un tema demorado, varias Cortes del
interior, Cochabamba, Potosí y Oruro, con muy buen criterio
decidieron empezar y avanzar en la digitalización de certificados,
proceso que, pese a las diferencias de formatos, al ser bases de
datos, posteriormente fueron fácilmente migradas al software que se
usó para el proceso oficial.

Luís Carlos Paravicini 161


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

Sin previo aviso, cuando casi habíamos perdido las esperanzas,


después de unos ocho meses aparecieron funcionarios de la Corte
trayendo equipos de computación que habían sido adquiridos después
de un tortuoso proceso de licitación que se asemeja a una carrera de
obstáculos en la administración pública boliviana.

Estas demoras excesivas, envueltas en formalidades que no


garantizan transparencia ni calidad, tienen efectos fatales en cuanto a
equipos de tecnología, por la dinámica del rubro y por la rápida
obsolescencia en que caen los equipos.

Para el caso, no fue la excepción, con la agravante de que, a tiempo


de firmar las actas de entrega, pude evidenciar que los equipos eran
de calidad inferior a la estándar y sus precios, siendo conservadores,
estaban duplicados en relación a la tienda más cara de la ciudad.

Pero el Director de Informática de la Corte tenía vara alta y su palabra


era ley. Al poco tiempo, ya instalados los equipos y la red interna,
recibí los borradores de la estructura de campos que debía aplicarse
para la digitalización de cada formulario, lo que posteriormente sería el
motivo de mi retiro y alejamiento definitivo del Registro Civil.

En los borradores se contemplaba la transcripción y digitalización de


aproximadamente veinte campos, con datos irrelevantes como
nombres y apellidos de los padrinos o testigos, diversas observaciones
y datos provenientes de un registro de origen colonial, por lo que hice
la sugerencia de reducir a entre doce y ocho campos, lo que
implicaba una gran diferencia de costos y tiempos, pero que, en esta
oportunidad, no se llegó a considerar, pues la decisión ya había sido
tomada y el responsable dijo que cualquier cambio tendría que ser
sobre su cadáver, extremo al que, por supuesto, no tenía ninguna
intención de llegar, por lo que mi renuncia fue aceptada sobre tablas.

Luís Carlos Paravicini 162


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

17

Gustavo Sánchez Cronembold, una vez atenuado el escándalo de las


libras esterlinas y retirado a la vida privada con un importante
patrimonio, estableció la Limpieza de ropa ―Hollywood‖, pionera y con
varias sucursales en la ciudad de La Paz, que terminó incendiada
después de casi treinta años de funcionamiento monopólico. Fue
también el que se encargó de vender la casa de la calle Ayacucho y
distribuir las partes correspondientes a sus cuñados y cuñadas.

El coronel se casó con Hyna, mucho menor que él pero también por lo
menos veinte centímetros más alta, con quien tuvo un hijo, Luís
Carlos, nacido el 9 de agosto de 1955 y con quien se trasladaron a la
ciudad de La Paz antes de que éste cumpla el año de vida.

Llegados a La Paz, se instalaron en un pequeño departamento de la


calle Campos cerca de la Avenida Arce. El año 1956 estaba en su
auge el gobierno de Victor Paz Estenssoro, que luego fue sucedido
por el de Hernán Siles Suazo, ambos del MNR.

Por entonces se iba a producir una crisis con los alimentos y las
divisas, que obligó a establecer un sistema de racionamiento y cupos
para alimentos, en alguna medida comparable a la hiperinflación del
gobierno de la UDP, presidido por el mismo Siles Suazo, un político
que terminó siendo elogiado por la vocación democrática, expuesta
en su segundo gobierno, caracterizado, además de la galopante
inflación, por un caos y conflictos sociales que le obligaron a acortar su
mandato.

Siles Suazo se hizo fama de honesto y austero, al extremo que dicen


que apagaba personalmente las luces de Palacio al salir para ahorrar
energía eléctrica, mientras sus colaboradores se enriquecían con la
especulación de harina y otros alimentos de primera necesidad o con
las divisas del Banco Central de Bolivia.

El coronel Paravicini tenía un hijo de su primer matrimonio, Harry, que


resultó ser fanático falangista, es decir, del partido político opuesto al
MNR, a quien le vaciaron un ojo en una escaramuza política y quedó
con un ojo de vidrio o, como se dice ahora, con una prótesis óptica.
Luís Carlos Paravicini 163
AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

Los militantes de Falange fueron perseguidos, encarcelados,


torturados y en algunos casos, hasta eliminados físicamente o
internados en campos de concentración durante todo el régimen
movimientista, pero él mismo coronel ya había dado señales de
alguna simpatía con los falangistas, todo lo que había provocado que
no se lo haya considerado el año 1953, cuando la Escuela Militar de
Aviación se convirtió en el Colegio Militar de Aviación de Santa Cruz.

Por el contrario, en los hechos, un día de febrero de ese año fueron


convocados a una reunión con una comisión administrativa llegada de
La Paz, a cuya cabeza se encontraba un antiguo funcionario de
aeronáutica y que apareció en pleno proceso revolucionario como un
destacado dirigente sindical del MNR, el que se encargó, sin
preámbulos, de comunicar la decisión de la superioridad de pasar a
retiro y jubilación al teniente coronel Luís Paravicini Gutiérrez, quien
debía entregar en el día su despacho y proceder a realizar sus
trámites de jubilación pertinentes.

Sin opción al pataleo, durante los meses y años que siguieron se tuvo
que dedicar a trámites que empezaban y luego se perdían en alguna
instancia burocrática o en el correo o en el camino, las únicas maneras
de comunicarse con la sede del gobierno en forma más o menos
expedita, pero con demasiadas limitaciones, eran a través de la radio
o del telégrafo, medios insuficientes para poder dar la información y
menos cumplir con los inagotables requisitos que se renovaban y
multiplicaban cada que avanzaba en alguna de las varias instancias
gubernamentales involucradas.

Los envíos por correo eran inseguros e inciertos y no demoraban


menos de quince días en llegar a su destino, si llegaban.
|
En La Paz, obtuvo trabajo como jefe de Personal del Banco Colombo
Boliviano, hasta que le cayó el control político para confinarlo en la
localidad de San Borja en el Beni, junto a su esposa y su pequeño hijo,
quien quedaría con la imagen difusa de aquél camión con varios
detenidos, que llevaba a un grupo de presos políticos parados en la
parte trasera de la carrocería y a él, tomado de la mano de su padre,
vehículo que se detuvo ante la puerta de garaje de un color rojo

Luís Carlos Paravicini 164


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

opaco, como desteñida pero inolvidable, del panóptico nacional de


San Pedro.

Al regreso del destierro forzoso, consiguieron un par de habitaciones


en una casa antigua, amplia y de construcción precaria, podría
decirse improvisada, que albergaba a varias familias, ubicada en el
Pasaje Isaac Eduardo, entrando por la calle Capitán Ravelo, un
barrio casi aristocrático para esa época.

Su trámite de jubilación ya duraba varios años y las apremiantes


necesidades lo forzaron a tener que dedicar los días de semana
íntegros para realizar las gestiones personalmente, siempre mediante
amistades o conocidos con influencia en niveles intermedios de la
jerarquía movimientista, pues su persona y hasta su apellido eran
temas vetados para el régimen de gobierno.

Corroboró su impresión acerca de que todos los trámites, desde los


más sencillos a los más complejos, sólo podían avanzar
personalmente y en la propia sede del gobierno. Resultaba tarea
imposible desde Santa Cruz o cualquier otro lugar que no fuera La
Paz, no solamente para ex militares, sino para todos, incluidos
humildes maestros urbanos y rurales que tenían que tramitar sus
ítems, cargos y jubilaciones viajando necesariamente a la sede de
gobierno.

En las ciudades del interior, incluso y pese a la pequeña cantidad de


vehículos que circulaban por entonces, hasta mucho tiempo después,
los conductores que querían obtener licencia debían esperar a la
comisión especial que llegaba de La Paz, una vez al año y el rato
menos pensado, para a tomar exámenes y vender los valores para
habilitar a los postulantes, además de ser objeto de agasajos y
atenciones para poder cumplir con las funciones que les habían
encomendados sus autoridades centrales.

De la casa en el Pasaje Isaac Eduardo y de ese barrio provienen casi


todos los recuerdos de mi niñez. Desde una madrugada de desvelo en
que era paseado por lo brazos de mis padres, que seguramente
esperaban que así dejara de llorar, o la conversación de mi padre con
otro militar jubilado, en la esquina del callejón mientras se oían los
disparos en el próximo cerro de Laikakota, en un episodio subversivo

Luís Carlos Paravicini 165


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

que no tuvo mayor trascendencia o el viaje a Obrajes en un colectivo


de la línea Uno para visitar a la primera aviadora militar de Bolivia,
Amalia Villa de la Tapia, quien llegó al grado de Coronela, si no me
equivoco. Aún hoy me parece percibir los cuadros del saco plomo
Príncipe de Gales o el olor a la loción de mi padre.

Pasadas unas semanas de haber cumplido cinco años cuando me


encontraba jugando y al oír y ver pasar un avión por el aire alcé mis
manos para saludar y decir que en ese avión mi papá se había ido al
cielo, sin comprender entonces el porqué de las lágrimas de mi mamá
y de mi tía, la hermana de mi padre, que nos visitaba ese día.

En el mismo barrio, el Club de la Unión Árabe estaba situado entre la


Avenida Arce y la calle Capitán Ravelo, al lado del Hospital
broncopulmonar, hoy la plaza Bolivia, en lo que sería luego el Hotel
Sheraton y actualmente el Hotel Radisson.

Había dos canchas de tenis de arcilla, prácticamente abandonadas,


pues las actividades en el club eran algunas fiestas y las mesas de
juegos de cartas que se armaban después de las siete de la noche.

Cuando me incorporé, un grupo de muchachos, mayores en unos seis


a ocho años, habían convertido las canchas de tenis en dos canchas
de fulbito a las que accedíamos trepando el muro posterior, pero con
permiso de los administradores, allí se constituyó el club Racing, por el
cual habrían de pasar una gran cantidad de muchachos del Colegio
Alemán, Instituto Americano, La Salle, San Calixto y de agrupaciones
juveniles como el Splendid, el Saint George, el Shark, los 508, así
como otros que llegaban del interior o exterior del país, era un club con
extraordinaria capacidad de convocatoria deportiva.

Las diferencias, en muchos casos serias y militantes entre los diversos


colegios o agrupaciones, desaparecía en los ambientes del Club, los
partidos y campeonatos se desarrollaban con orden, respeto y lealtad
deportiva, por más que, antes o después, se dieran confrontaciones o
peleas entre los integrantes de las diversas agrupaciones sociales.

Contrariamente al éxito que tendría el club durante muchos años en el


plano deportivo, en lo que hace a lo social, a las fiestas, siempre fue
un soberano fracaso, pese a que muchos de sus componentes eran

Luís Carlos Paravicini 166


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

figuras destacadas en las actividades sociales de sus agrupaciones,


que, a su vez, prácticamente habían renunciado a actividades
deportivas, las que reservaban para el Racing.

En este club pasé gran parte de mi tiempo entre los doce y quince
años, conocí a cientos de amigos y alcancé mis mayores glorias
deportivas como goleador en los campeonatos de fulbito, que pasarían
de las canchas del Club de la Unión Árabe a los terrenos de la YMCA,
frente al monoblock de la Universidad.

En todas las categorías, nos dirigía Jaime Michel, quien era varios
años mayor, fumaba como chino pero tenía una marcada vocación y
paciencia infinita para la dirección técnica. Entre las muy buenas
amistades, quedaron las de Jorge Tórres Obleas y, sobre todo, la de
Carlos Ríos Dabdoub, más conocido como ―Chapu‖, que tendrían una
influencia decisiva a los largo de mi vida futura.

Jorge Torres Obleas era hijo del general Juan José Tórres, quien fuera
derrocado en 1971 por el golpe militar de Hugo Banzer. Vivía en el
edificio Brasilia, frente a la YMCA y allí abordamos al presidente
Torres un día para pedirle fuera padrino de uniformes, para entonces,
el nombre del club había mutado a Die Feldern, cuyo significado no
recuerdo y que probablemente se originó en la fuerte presencia de
alumnos del Colegio Alemán, motivo por el cual el general Tórres nos
rechazó de plano el pedido, con el argumento de que no estaba de
acuerdo con un club con nombre en idioma extranjero, que debiera ser
en español o algún idioma nativo.

Jaime Michel se había hecho cargo de las divisiones inferiores del


Club Mariscal Santa Cruz, que era representante de las Fuerzas
Armadas en la Asociación profesional de fútbol, y nos incorporamos a
la cuarta especial Jorge Torres, el Chapu Ríos, Ramiro ―Chino‖
Soriano‖, quien después haría estudios superiores como Director de
Orquesta en la Unión Soviética y quien fuera el primer y único
futbolista al que vi jugar con montura de lentes de aumento en un
estadio y yo, que, al haberse cerrado el libro de registros, fui habilitado
con el nombre de un ex jugador, Armando Mantilla- no recuerdo lo que
pasó con mis compañeros en este tema-.

Luís Carlos Paravicini 167


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

Fue una inofensiva e inocente aproximación al imperio de las


falsedades y falsificaciones de documentos que eran demasiado
comunes y normales en Bolivia, lo que está disminuyendo gracias a
los modernos recursos tecnológicos, lo que tampoco garantiza la
corrección y fidelidad absoluta de papeles en medio de una cultura de
corrupción institucional y ciudadana.

Una noche en que jugábamos en el estadio Hernando Siles, en un


partido preliminar, el general nos llevó en el auto presidencial. Pese a
esta ilustre concurrencia, recibimos una goleada del Universitario, en
el que jugaba Rodrigo Grisi, que a la postre resultó siendo cuñado del
Chapu Ríos.

Carlos Ríos Dabdoub, ―el Chapu‖, era hijo de Jorge Ríos Gamarra,
político movimientista que se separó para fundar, junto a Walter
Guevara Arze y otros disidentes, el Partido Revolucionario Auténtico,
(PRA), quien había sido Alcalde de La Paz y luego se dedicó a
actividades industriales.

Con el Chapu, que estudiaba en el Colegio Alemán y que luego se


graduó como Ingeniero Químico en Suiza para después llegar a ser
embajador de Bolivia en Bélgica y ante la Unión Europea, tuvimos una
afinidad personal inmediata desde que nos conocimos en el club y que
se prolonga por una invariable y entrañable amistad.

Fue para el cumpleaños de quince años del Chapu que recibí la


primera invitación formal y asistí a la la cena que dieron sus padres en
la casa de la avenida 6 de agosto, en la que años después funcionaría
el canal 9, ATB, de propiedad de Raúl Garafulic. La casa quedaba
próxima a la avenida Arce y a la Corte Nacional Electoral.

Nos recibieron sus padres, Jorge Ríos Gamarra y Blanca Dabdoub,


una dentista cruceña que se quedó a radicar en La Paz, quienes, con
mucha naturalidad, ante el desconcierto de muchachos
acostumbrados a fumar o a beber de ocultas, para burlar las rígidas
prohibiciones y convencionalismos sociales, nos invitaron cigarrillos
que salían de una especie de mundo que se abría en dos por la mitad,
unos buenos whiskies y luego se retiraron discretamente.

Luís Carlos Paravicini 168


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

Cenamos en la mesa junto a Gonzalo Cisneros, Fernando Campero


Prudencio, ―el Monito‖ Valdivia y otros alumnos del Colegio Alemán.
Cada uno de nosotros tenía una tarjeta marcando el lugar asignado en
la mesa, mientras yo quedaba deslumbrado por el ambiente elegante,
pero cálido y sobrio de lo que sería mi primera cena formal y uno de
los tantos encuentros que sostendríamos con el Chapu, en las buenas
y en las malas, para hablar de todo y de nada o para que él aparezca
mágicamente cuando más necesitaba un apoyo.

De hecho, su madre, doña Blanca que, aún con ochenta y tantos años
se mantiene guapa, con una lucidez y fortaleza fuera de lo común,
significó casi una segunda madre para mí.

Unos meses después el Chapu me propuso viajar por vacaciones a


Santa Cruz. Me costó cierto trabajo convencer a mi mamá, que
finalmente resignada, fue a la flota a despedirme y se quedó llorando
mientras partíamos en el vehículo.

Tengo el recuerdo muy vago y difuso de haber viajado con mis padres
a Oruro y Cochabamba, luego con mi madre y la hermana de mi padre
un par de veces a Copacabana, en realidad me acordaba de estos
viajes más por las fotos.

Con el club sólo había estado en Cebollullo, un pueblo indígena en Río


Abajo, a los, pies del Illimani, donde estuvimos un par de días. El viaje
fue en la carrocería de un camión y allí jugamos con un combinado de
campesinos. Algo después, también habíamos estado en Callapa, un
valle cercano a La Paz que hoy ya es parte del radio urbano, donde
pasamos una terrible noche de viernes Santo, pues según las
tradiciones, los campesinos creen que ese día muere Jesucristo y no
puede ver nada, por lo que nos hostigaron y asustaron toda la noche.

El sábado de resurrección retornamos muy temprano a La Paz.

El viaje a Santa Cruz duraba mucho más que ahora, pues había que ir
por la carretera antigua desde Cochabamba, pasando un tramo muy
largo y lleno de neblina conocido como ―La Siberia‖, en un camino muy
angosto y con escasos kilómetros de pavimento.

Luís Carlos Paravicini 169


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

A medida que la flota avanzaba y pasaba de los valles y llanos a la


selva cerrada, crecía mi asombro al descubrir un mundo que no creía
que podía existir.

En las paradas de la flota, en pequeños restaurantes, bajábamos para


descansar y encontrarnos con nubes de mosquitos alrededor de
lámparas de kerosén y que se ocuparon de darnos el bautizo al oriente
boliviano, llenándonos de picaduras y escozores. Todo era tan
diferente a lo que hasta entonces conocía.

En Santa Cruz el Chapu se alojó con los parientes de su madre y yo


con los de la mía. Pasamos unos días hermosos, jugábamos fútbol en
una cancha que quedaba en medio de plena selva, la arena hervía por
el calor y cuando se arrojaba la pelota había que introducirse al monte,
casi con los ojos cerrados esperando no toparse con algún animal o
bicho raro.

Íbamos a la estancia de sus primos, tomábamos café con masaco,


empanadas de queso fritas, tortillas de maíz, pan de arroz, pan distinto
al pan común que se llamaba ―horneao‖, pues la palabra pan tenía otro
significado no muy cristiano, cuñapés, tamales a la olla y al horno,
gelatina de pata, majar blanco con queso, somó, tablillas de leche,
paraguayos.

Su primo Pilincho Dabdoub fue Vocal de la Corte Superior de Distrito y


Consejero de la Judicatura, cuando yo ya había sido suspendido de
esas funciones.

Si bien los desayunos o los cafés de la siesta eran abundantes y


variados, los almuerzos y más aún las cenas eran bastante frugales, la
carne de vaca era mal cortada en pequeños pedazos magros, las
verduras y vegetales eran un lujo exótico, por lo que casi todo giraba
en torno a gallinas criollas y pollos, platos de locro carretero y
majaditos con arroz, charque, plátano de freír y huevo frito.

Un par de noches salimos a una discoteca que se acababa de


inaugurar y no faltaron las serenatas con el calor y la luna tropical. Los
domingos por la noche, como hacía todo el mundo, íbamos a dar
vueltas por la Plaza 24 de septiembre y en las tardes de intenso calor
dormíamos siesta refrescados por pequeños ventiladores de piso.

Luís Carlos Paravicini 170


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

El regreso fue previa escala en Cochabamba, donde nos quedamos a


ver un partido entre Wilstermann y The Strongest, pues el Chapu y yo
somos hinchas del tigre.

El viaje en flota de Cochabamba a La Paz se convirtió en una


verdadera tortura para mí, pues a la par del bus frío y destartalado, se
manifestó la creciente molestia de una picadura en la pierna que me
hacía delirar de fiebre y de dolor y que luego me dejaría una cicatriz
parecida al agujero de una bala. Ya en La Paz, tardé varios días
reponiéndome en base a hojas de llantén que me ponía mi mamá
sobre la picadura.

Luís Carlos Paravicini 171


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

18
En 1985 luego de haber sido asesor de la Comisión de Energía e
Hidrocarburos de la Cámara de Diputados, nos trasladamos para
radicar en Santa Cruz.

En esa ciudad ingresé a trabajar al Banco de La Paz, donde lo más


rescatable fue conocer a Fernando García Eguez, en ese entonces
estudiante de derecho y posteriormente amigo leal y abogado que
ocupó con eficiencia y honestidad el cargo de Director de Régimen
Disciplinario del Consejo Distrital de La Judicatura.

Fernando, hombre alto y fornido, sólo tiene una debilidad conocida, es


un mujeriego irredento y la pinta claro que le ayuda, fue padre a los
dieciocho años y abuelo a los treinta y cinco, cuando su hija mayor
cumplía los quince años.

Con él y un grupo de amigos jugábamos raquet y frontón por lo


menos un par de días a la semana y los fines de semana
emprendíamos todo tipo de aventuras por el rio Piray o en las noches
tropicales de karaoke, guitarreadas y discotecas, además de los
infaltables churrascos de buena carne, harta cerveza y música, en
ambientes alegres pero sosegados.

Ya antes de trasladarme, tenía la costumbre de ir a almorzar y a cenar


al Munich, un restaurante situado en la calle Campero casi esquina
Bolívar, en una tapera restaurada y que era frecuentado
principalmente por europeos.

El administrador era un español, flaco y de ojos grandes de color


violeta, con quien entablamos una relación amistosa. Un día de esos,
lo encontré con la pierna enyesada y me contó que la noche anterior
se había producido una trifulca y se rompió la pierna al golpearla con
una silla. En la misma oportunidad, me ofreció, como al descuido,
hacer cualquier trabajo de ajuste con alguna persona que me hubiera
hecho daño o cosa similar, sin otro costo que el de transporte y
estadía, lo que no terminé de entender bien en ese momento y pensé
que estaba borracho o drogado.

Luís Carlos Paravicini 172


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

Resultó que se trataba de un veterano de la guerra en Argelia, que


había integrado la Legión Extranjera.

En el boliche almorzaba una gringa gorda que andaba junto a otros


dos agentes de la DEA, luego se supo que la gringa, también agente,
le conseguía drogas a Pompeyo a cambio de sexo duro.

Hasta ahí era una cuestión personal, que pasaba fuera de horas de
atención, pues allí mismo vivía Pompeyo, que no salía casi nunca a la
calle.
Un día de esos se publicó con todo el escándalo concebible que
Pompeyo, junto a un gringo y un taxista, había matado a la gringa y la
cortó en pedazos para arrojarla en un turril a la laguna de Tom Hacket
(creo que ese el apellido) , naturalmente fue recluido en la cárcel
pública de Palmasola donde eliminó a dos o tres reos de alta
peligrosidad, incluido uno de la banda de los cachupines, con quien
discutió por el uso de un jaboncillo y a quien mató a golpes con un
ladrillo en la cabeza, sin que incidiera el tamaño o la gran estatura de
su ocasional víctima.

Durante muchos años fue uno de los reos más temidos y casi todos,
incluido alcaides y guardias, respiraron aliviados cuando fue
extraditado a España, donde debía responder por varios otros cueros.

A través del papá de Jaime Michel, Director Técnico en el Racing y por


entonces también egresado de derecho, fui invitado para trabajar
como asesor en CIACRUZ, compañía de Seguros.

En La Paz, había dejado el bufete precisamente a Jaime Michel. Un


día de esos me encontré con Carlos Kruzfeltd Sciaroni, con quien nos
vimos fugazmente unos meses antes en Santiago de Chile, hijo de
padres cruceños, amigos de mi madre.

Él estaba casado con Patricia Monasterio, hija de Osvaldo ―Pato‖


Monasterio, uno de los empresarios más laboriosos y emprendedores
que conocí y con quien trabajé en las empresas de su grupo como
Ceibo Ltda., Mendocina y Canadá Dry. En tal calidad, me encargué de
todos los trámites de constitución de Canal 9, Teleroriente, por
entonces asociado a Canal 9, Illimani de Comunicaciones de La Paz.

Luís Carlos Paravicini 173


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

Eran los primeros pasos de la televisión privada en Bolivia.

En 1989, por recomendación del Chapu conocí a Carlos Dabdoub


Arrien, quien fue designado Presidente de la Comisión de Desarrollo
Regional, Desarrollo e Integración de la Cámara de Diputados, quien
me invitó a asesorarlo.

La agenda política y legislativa estaba marcada por el debate acerca


de la descentralización política, que luego derivaría en el complejo e
inacabado proceso de autonomías.

En este trabajo conocí a Carlos Hugo Molina, quien fue determinante


para la aprobación de la Ley de Participación Popular, sin duda el
avance más importante en la construcción de autonomías. En las
reuniones de trabajo, que no tenían mayores formalidades ni horarios,
yo no me cansaba de aprender.

Fue también Carlos Dabdoub quien escribió el prólogo en el


Diccionario Legislativo Boliviano e hizo la presentación del mismo en
la Universidad Privada de Santa Cruz

Médico neurocirujano de profesión, pero político nato por vocación,


Carlos Dabdoub había sido Presidente del Comité Cívico de Santa
Cruz por varias gestiones. Sereno y reflexivo, sincero, ordenado y
paciente, fue un líder más que regional, un cruceño de talla nacional.

Con la misma lucidez y algunos matices, junto a Jorge Torres Obleas


fueron los líderes políticos, de los que conocí personalmente, que me
impactaron más y mejor y de los cuales procuré tomar su ejemplo y su
modelo.

En el Consejo de la Judicatura conocí a Oscar Hassentouffel, un


jurista analítico, sereno e inteligente y a Guillermo Arancibia, de una
extraordinaria sensibilidad humana.

A nivel de Presidentes tengo demasiadas razones para respetar y


admirar las figuras de Víctor Paz Estenssoro y Jaime Paz Zamora,
muy distantes de la muchedumbre de políticos mediocres y
oportunistas que ocuparon las más altas instancias del poder público
en los tiempos en que me tocó vivir. Es prematuro dar una opinión

Luís Carlos Paravicini 174


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

objetiva respecto a Evo Morales, pero no cabe duda de que también


sea uno de los Presidentes con trascendencia histórica, aunque
supeditado a un balance final para ver si pesa más lo positivo y lo
rescatable antes que lo negativo de su larga gestión.

Los métodos convencionales para medir el transcurso de los tiempos


posiblemente sean temas irresolutos del hombre. Individualmente,
registramos muy pocos de los recuerdos en nuestra memoria, en todo
caso un porcentaje muchísimo menor y menos fidedigno, casi
imaginario, al que puede registrarse en cualquier disco duro de
computadora.

Así, seríamos incapaces de registrar una guía telefónica, hazaña que


tampoco tendría mayor utilidad práctica. Pero, donde podemos
comprobar las terribles limitaciones de nuestros métodos
convencionales que son de bastante utilidad para medir
cuantitativamente el transcurso de años, meses, semanas, horas y
segundos, es en la calidad o intensidad de estos periodos de tiempo,
de manera que estamos lejos de precisar cuánto o qué intensidad hay
en nuestros sueños, dormidos o despiertos, que suelen parecer tan
fugaces, o en nuestras pesadillas por lo general desesperadamente
interminables.

Algo parecido sucede con toda esa inmensa, tal vez infinita, pero
etérea cantidad de información que procesamos y almacenamos en
computadoras y equipos electrónicos, no sabemos en qué estado real,
y qué decir de la otra información, desde las palabras que
pronunciamos, la información que producimos y descartamos
inmediatamente o nuestras ideas y pensamientos que, en mínima
proporción, se registran en algún medio impreso y así podríamos
hablar de imágenes y de mensajes o de comunicaciones en general.

Por este tipo de misterios que la física cuántica procura develar, la


historia suele escribirse e interpretarse casi siempre en términos
relativos y con apreciaciones subjetivas, tomando aquellos hechos de
connotación, trascendencia e impacto social según el o los criterios del
o de los escribidores, muy aparte de registros y testimonios físicos de
determinados episodios temporales, por eso es que la cultura puede
considerarse como la acumulación de bienes y servicios producidos
por el hombre con un sentido de trascendencia.

Luís Carlos Paravicini 175


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

Los tiempos también son medidos de diferente manera según la


situación geográfica y los avances de los grupos sociales. En el caso
de la sociedad boliviana, adquiere diversas y contradictorias
dimensiones hacia afuera y hacia adentro.

Por una parte, inevitablemente inserta en el fenómeno de la aldea


global de la sociedad de la información, arrastrada en el vértigo del
incontenible torbellino tecnológico, se debate también en insuperados
resabios de modos y relaciones de producción arcaicas y hasta
primitivas. Internamente, en otras dimensiones, las contradicciones se
reproducen con mayor extensión, diversidad e intensidad.

Como producto de concepciones propias del siglo diecinueve, tienden


a resurgir posiciones chauvinistas que postulan trasnochados
nacionalismos de tinte populista que pretenden encontrar una
identidad nacional, es decir, una agregación de factores, en la
disgregación de una diáspora de culturas y, a partir de ahí, en una
inédita concepción de estado plurinacional, con naciones de
centenares de personas, que no se sabe bien si son o se hacen, y
que, naturalmente, no tienen ni pueden tener jamás los atributos
mínimos para conformar una nación y, por tanto, para constituir una
nacionalidad diferente dentro de un mismo Estado Plurinacional, es
decir, en forma simultánea con otras naciones similares.

Los ideólogos andinos bolivianos, anclados en supuestos grandiosos


ancestros y tradiciones culturales, hoy pretenden reivindicar una gran
cosmovisión andina que sacraliza a la madre tierra o pachamama, la
hoja de coca, los cultos aymaras y quechuas y, consiguientemente, al
Estado, en los últimos años, como Estado Plurinacional.

De esta manera, se trata de justificar todo lo que no se ha hecho ni se


hace para mejorar las penosas condiciones en que vive la mayor de
parte de la población, fomentándose mitos de prosperidad, cultos que
mezclan lo religioso con lo pagano o dioses de la abundancia que, en
base a fe, podrían producir los milagros que no pueden obtenerse sino
a través del trabajo humano disciplinado y honesto. Por ello se
fomentan vicios, hábitos y malas costumbres.

Luís Carlos Paravicini 176


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

Sólo a título de ser tan tradicional como la pobreza se fomenta y


justifica el masticado de la hoja de coca, materia prima para la
fabricación de cocaína, o las borracheras colectivas y permanentes en
las que se debate gran parte de la población durante todo el año a
nombre de tradiciones folklóricos propias, a las que, además,
pretendemos tenerlas como propiedad exclusiva de una cultura única
en un mundo de infinita variedad cultural. Qué sería de nosotros si los
países patentaran el rock, el tango, el vals, la samba, el jazz o internet
y su contenido.

De esta manera, mediante leyes y decretos vamos consolidando un


gigantesco patrimonio de danzas, bailes, muebles e inmuebles que
nos hacen creer que el resto del mundo se muere de envidia.

Según esta forma sobredimensionada de valoración, los países,


especialmente los vecinos, están al acecho y dispuestos siempre a
apropiarse de lo nuestro, mientras nosotros respetamos
escrupulosamente el patrimonio cultural del resto de la humanidad y
luchamos denodadamente contra toda forma de piratería y plagio.

Para no equivocarnos, somos estrictos en dictar normas de excepción,


por esta primera y única vez y en forma excepcional, excepción que
se repite hasta por veinte veces, total, es parte de nuestra
cosmovisión.

Lo que no queremos admitir es que los extranjeros, los célebres


súbditos extranjeros, que no son ni aymaras, ni quechuas, ni de otras
de las 36 nacionalidades que coexisten en Bolivia, no son marcianos
ni extraterrestres, todos, sin excepción, gringos, chinos, árabes,
africanos, europeos, son también y básicamente seres humanos, con
sus culturas y tradiciones, con virtudes y defectos y, por el momento,
aparte de tener en común esa calidad de ser humano, todos vivimos
en un solo planeta, en un solo mundo, en el que las fronteras físicas y
las soberanías tradicionales, todas artificiales, ya quedaron rezagadas
ante el avance de la ciencia y la tecnología que, a diferencia de la
gigante e inexplorada producción cultural boliviana, es compartida en
todo el mundo casi sin restricciones y sin que nadie declare patrimonio
nacional o héroe al que inventó el teléfono celular, la energía eléctrica,
los inodoros, las computadoras, la penicilina, el telégrafo o los
satélites, que ciertamente no eran conocidos en el Tahuantinsuyo,

Luís Carlos Paravicini 177


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

pues de lo contrario la humanidad entera no hubiera tenido acceso a


estas pequeñas contribuciones y adelantos y que, en el mejor de los
casos, hubieran sido objeto de culto y adoración antes de aplicarse.

Son seguramente factores de esta naturaleza los que hicieron que en


la sociedad boliviana se hayan anclado factores que han impedido que
se avance en procesos de integración cultural y en la construcción de
institucionalidad democrática.

En un medio en el que se privilegia el ritualismo formal y ambiguo, las


leyes son simples enunciados pretensiosos que pretenden que
cambiarán mágicamente las realidades, mientras las instituciones son
reuniones circunstanciales de individuos reunidos por el azar.

Bajo estas condiciones, sólo es posible concebir caudillos y no líderes,


por eso casi toda la historia gira en torno a personalidades, buenas o
malas y las críticas y análisis giran en torno a ideologías y doctrinas
casi personales.

Como los partidos y agrupaciones políticas se forman alrededor de


caudillos militares y civiles, cualquier persona, sin más requisito que
algo de temeridad y sin importar su formación puede incursionar en la
vida política y sindical y luego aspirar a cualquier cargo público,
incluida la presidencia de la República o del Estado.

De esta manera, no existen filtros ni controles democráticos en los


partidos y el ejercicio de la carrera política y de la función pública
están al margen de la institucionalidad democrática básica, carecen de
mecanismos de regulación y no implican forma alguna de rendición de
cuentas sociales.

Aparte del gobierno de Melgarejo y otros caudillos bárbaros que se


pensaban superados y partes de viejas anécdotas, un buen porcentaje
de los gabinetes y colaboradores de Evo Morales destacaron
largamente por sus acentuadas limitaciones personales, pero varios
de sus ministros y ministras mostraron ser de los más imbéciles y
menos idóneos que se hayan conocido en la democracia moderna a
nivel mundial, algo parecido a sus misteriosos asesores que al parecer
son los que realmente toman las decisiones críticas.

Luís Carlos Paravicini 178


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

―Ahora las ministras van por los balcones, pidiendo limosna, para sus
calzones‖ o ―en los carnavales llueven colaciones, las ministras
cambian tangas por calzones‖.

―Este Presidente de buen corazón, a todas las ministras les quita el


calzón‖ o ―Nuestro Presidente muy pícaro es, sólo quiere una y se
come a tres‖.

―Bartolinas Sisa, tienen mucha fama, por eso las llevo directo a mi
cama‖

Así cantaba coplas en domingo de Carnavales el Presidente del


Estado Plurinacional con sus ministras y ministros, al más puro estilo
del que se le achaca a Melgarejo sólo, que más de cien años después.

Cuesta asimilar que tengamos un Presidente con tanta picardía,


ingenio e inteligencia y ni qué decir de la dignidad de sus ministras.

Para todas las actividades laborales y profesionales se deben cumplir


innumerables requisitos y formalidades, pero para político ninguno.

Hay todo tipo de normas para trabajadores y comerciantes, pero


ninguna para la práctica política, en la que cualquiera puede hacer
dibujo libre sin consecuencia alguna.

Lo mismo da que una persona sea ignorante o ilustrada, inteligente o


imbécil, correcta o deshonesta, santa o depravada, todos tienen
cabida en la política boliviana con sólo atreverse a ello y así nos va.

No es necesario estudiar, desvelarse, trabajar, competir, ser evaluado,


postular, ni nada de eso, sólo es suficiente con tener ambiciones
desmedidas y aspirar a posibilidades de ingresos y beneficios
inagotables, sin mayor responsabilidad ni riesgo que el de eventuales
e inofensivos escándalos periodísticos.

Años del tongo mediático contra todo lo que tiene que ver con el
gobierno de Sánchez de Lozada. Mañana, cuando inevitablemente se
termine el poderío humano de Evo Morales, será el turno de los
aviones, los satélites, las masacres y genocidios, el programa Evo
Cumple, el narcotráfico, el TIPNIS, las donaciones venezolanas, la

Luís Carlos Paravicini 179


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

subvención a los carburantes, el contrabando, las empresas estatales


deficitarias.

Será el turno del exilio en Irán, en Cuba o en Venezuela y de una


nueva cantaleta de extradición y ramas afines.

Mucho más allá de actos deshonestos que pueden ser inherentes a la


naturaleza humana y a la mayor o menor permisividad social, dentro
de las peores formas de corrupción está indudablemente la carencia
de requisitos mínimos para el ejercicio de un cargo o función, es decir,
la falta de idoneidad.

Una persona con habilidades para la plomería, por más honesta,


humilde y entusiasta que fuera, jamás debiera improvisar y realizar
una operación de alta cirugía, o un operador de maquinaria pesada no
tendría que hacerse cargo de hacer volar un avión, por más que tenga
el apoyo incondicional y militante de todos los pasajeros y sus
familiares.

Lo que es imposible en la vida diaria, nuestros políticos han


conseguido que sea una feliz realidad, para ellos y le meten nomás a
cualquier cosa. Lo que se pierde por actos de deshonestidad,
malversación, peculados y negociados diversos, resulta ser una
pigricia insignificante al lado de lo que se despilfarra por ignorancia,
por malas prácticas, por impericia, sin que influya el mayor o menor
patriotismo o patrioterismo de los atrevidos y temerarios.

Ciertamente se podrá decir que más o menos sucede lo mismo con los
políticos en todo el mundo, lo que es evidente, pero hay un marco de
institucionalidad diferente.

Los propios partidos políticos, como los factores de control social que
se asientan en los medios de comunicación social, resultan ser
fundamentales para depurar y controlar a los aspirantes a políticos,
haciéndoles seguimiento constante, analizándolos y examinándolos
permanentemente, lo que no sucede para nada en nuestro caso,
donde cualquiera puede proponer y opinar cualquier barbaridad o
disparate que ya no sorprende ni escandaliza, o por resignación o por
indiferencia, en ambos casos de orientación suicida.

Luís Carlos Paravicini 180


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

Además, como agravante, nadie rinde cuentas ante nadie, por lo que
todos siempre serán impunes si cometen delitos y al contrario, los
autores de catástrofes resultarán ser siempre víctimas de revanchas
políticas.

En mis relaciones con las esferas de poder, lo mínimo que pude


rescatar es decepción y hasta alarma por la mediocridad de los
dirigentes políticos.

En mi experiencia del año 2004 como candidato a la Alcaldía de


Sucre, dentro de los principales candidatos estaba uno que, como
después se comprobaría, venía violando regular y sistemáticamente a
una de sus hijas durante años, otra candidata que tenía denuncias por
la comisión de graves hechos de corrupción en su anterior gestión y, la
mayoría de los candidatos, de un nivel personal realmente deplorable
que no puede ser disimulado ni por las millonarias campañas.

No se trata solamente de la falta de luces o de preparación, es el


atrevimiento y la temeridad de personas mediocres o ignorantes, flojas
y deshonestas que aspiran a la vida cómoda y la plata fácil sin riesgos
ni mayor esfuerzo.

Una vez de visita en Lajas Tambo, cuando vi la extrema miseria de


esos habitantes que sólo hablan quechua, comprendí que más
afinidad yo podía tener con un chino o con un ruso antes que con esos
seres tan ajenos, marginados y distantes a lo que se conoce de
Bolivia y del mundo occidental moderno. Recíprocamente, para ellos
los candidatos están muy lejos de representar sus intereses y
necesidades, apenas son una cáfila de charlatanes a los que hay que
soportar a cambio de unos cuantos espejitos de colores.

Cuando fui invitado para ser candidato a la Vicepresidencia de la


República por Johnny Fernández de UCS ya había llegado a la
convicción de que nada podía cambiar en el país con el solo
reemplazo de personas.

Por el contrario, cansados como estamos de los vendedores de


ilusiones y fabricantes de sueños y pesadillas, la única opción es el
cambio absoluto del modelo de comportamiento social, de las pautas,
patrones de conducta y valores de comportamiento.

Luís Carlos Paravicini 181


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

La única salida es recrear una nueva institucionalidad basada en una


sólida cultura de cumplimiento de normas y leyes y una profunda
reforma del sistema jurídico nacional.

Con la creciente cantidad de nuevas constituciones y leyes esta tarea


se hace cada vez más complicada.

Lamentablemente, me temo que los mecanismos de la democracia, tal


como actualmente están planteados, resultan insuficientes para una
transición pacífica y ordenada, más si consideramos que se trata de
un cambio cualitativo radical.

Con esta percepción, mi posición para considerar la candidatura


seguramente fue excesiva, pero era el resultado de mi experiencia
práctica.

No tenía sentido dar curso a mi vanidad o a mi ego para figurar como


candidato, si en la práctica no iba a ser más que un nuevo
componente de la comparsa de politiqueros arribistas, charlatanes,
demagogos y ambiciosos, de esos que besan y alzan a los niños en
elecciones y después los violan de todas formas y de todas las
maneras posibles.

Hasta entonces había conocido los esplendores y miserias ,las


expresiones más profundas de pobreza y riqueza, de fama y de poder,
me había enfrentado, prácticamente solo y valido únicamente de mi
entusiasmo, al gigantesco monstruo de la corrupción y a un sistema
político y jurídico podrido y putrefacto desde sus propias raíces,
aunque debo reconocer que, en esos momentos, tuve un respaldo casi
militante de la mayor parte de los periodistas, especialmente de Santa
Cruz y de Sucre, que se convirtieron, además, en mi principal fuente
de información e inteligencia, ellos sabían que lo mío iba en serio,
incluso cuando afirmé que iba a perseguir a los corruptos hasta su
octava generación, lo que no fue necesario, pues la mayor parte de
ellos terminaron correteados por sus propias miserias y fantasmas y
se crearon su propio infierno en la tierra.

Quedó claro, el crimen no paga, tarde o temprano pasa la factura y


cobra con todo lo que pilla a su paso.

Luís Carlos Paravicini 182


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

Por ello, ante la inconveniencia de rifar toda una lucha que me había
costado sangre, sudor y lágrimas, si no había resignado la
independencia del poder judicial por un plato de lentejas, mucho
menos podía claudicar y pasarme al bando de los arribistas y
pusilánimes, sólo para tener una vida cómoda y un buen pasar
rodeado de llunkus y lacayos, con lo cual la lucha contra la corrupción
judicial se iba a convertir en un evento episódico y aislado, por lo que
hice un planteamiento que ningún político en su sano juicio podría
aceptar, que se me otorgue absoluta independencia y autonomía en
todo lo relativo a la reforma del sistema jurídico nacional y del poder
judicial, desde parlamentarios, colaboradores, plan de gobierno, es
decir, mi propio partido dentro del partido, lo que comprensiblemente
fue rechazado.

Por si no fuera suficiente, públicamente sugerí que Johnny Fernández


debería postergar su candidatura hasta tener una mayor madurez
política, lo que fue considerado como una herejía por los miembros de
UCS.

Las diferencia entre el desarrollo de los países está en su grado de


institucionalidad y el respeto a la misma. El resto son accidentes y
circunstancias.

Luís Carlos Paravicini 183


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

19
REFORMA INTEGRAL DEL SISTEMA JURÍDICO NACIONAL

Luis Carlos Paravicini*

1. CONTEXTO

Las reflexiones expuestas seguidamente tienen su base en las


conclusiones del trabajo de consultoría: ―VICEPRESIDENCIA DE LA
REPÚBLICA – PROGRAMA DE LAS NACIONES UNIDAS PARA EL
DESARROLLO - PNUD – PROYECTO BOL/91/019. FORMULACIÓN
DE UN PROGRAMA NACIONAL DE GOBERNABILIDAD (REFORMA
JUDICIAL). LUIS CARLOS PARAVICINI. INFORME FINAL 6/3/94‖, el
que se contrasta y compara con la experiencia resultante del ejercicio
de funciones como Consejero de la Judicatura a partir de marzo de
1998.

A. DESCRIPCIÓN DEL COMPONENTE

Es un hecho irrefutable, plenamente confirmado por diversas


encuestas y sondeos de opinión, que la justicia, como institución
democrática fundamental, es una de las que menos confianza le
merece a la población y, en todo caso, es uno de los factores que con
más frecuencia se menciona al momento de tratar de reformas o
modificaciones.

Resulta algo más que curioso confirmar que, después de más de 6


años de haber realizado un análisis sobre el mismo tema, podamos
establecer que los avances se han dado principalmente en el plano
formal, aprobando reformas constitucionales que, entre otras cosas,
consagraron la creación del Tribunal Constitucional, el Consejo de la
Judicatura y el Defensor del Pueblo, instituciones que recién hace algo
más de dos años entraron en vigencia y funcionamiento, naturalmente
con diferentes impactos y resultados, pero que todavía dejar percibir la
ausencia de una sustancial mejora en la calidad de nuestro sistema
jurídico nacional y de la propia administración de justicia.

Modernamente se concibe que el ejercicio democrático de la


soberanía radica en el sometimiento de todos, gobernantes y
Luís Carlos Paravicini 184
AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

gobernados, al Estado de Derecho, es decir, al ordenamiento jurídico


positivo.

Por ello, es conveniente hacer una primera gran distinción entre lo


que, en términos globales podemos denominar como SISTEMA
JURÍDICO NACIONAL, respecto a LA FUNCIÓN JURISDICCIONAL,
aquella por la cual el Estado, mediante tribunales y jueces, interpreta
y administra la ley para dirimir conflictos entre particulares o entre
éstos con el propio Estado.

LA FUNCIÓN JURISDICCIONAL es aquella que se le ha confiado al


poder judicial y que en nuestro país encuentra su máxima autoridad en
la Corte Suprema de Justicia, órgano que ejercía en forma simultánea
un rudimentario y limitado control de la constitucionalidad, aspecto
que, al presente, se encuentra plenamente a cargo del Tribunal
Constitucional. En muchos casos olvidando el contexto y las
limitaciones originadas en el SISTEMA JURÍDICO NACIONAL, se
atribuyen a este poder defectos y deficiencias de todo orden y que se
traducen en el convencimiento casi generalizado respecto a que
atraviesa por una crisis cada vez más profunda. En su descargo, hay
que reconocer que la administración de justicia ha venido
desarrollando sus actividades con una serie de limitaciones, la mayor
parte de ellas comunes a nuestras instituciones democráticas, que
parten de la forma de reclutamiento y designación de sus miembros
hasta la escasez de recursos materiales para poder cumplir sus más
elementales tareas.

EL SISTEMA JURÍDICO NACIONAL, dentro del que podríamos


considerar a todos los factores que hacen a la preparación, revisión,
aprobación, interpretación y aplicación de las normas jurídicas, acusa
una debilidad institucional congénita, carece de mecanismos de
coordinación, entre poderes y funciones del Estado, no tiene
elementales sistemas de investigación, información y difusión de leyes
y mucho menos de proyectos o iniciativas legales o reglamentarias,
por lo que no sería exagerado sostener que carecemos de una
memoria histórica y de métodos adecuados para la elaboración y
procesamiento de normas legales que hace que éstas, aun antes de
entrar en vigencia, colisionen o sean motivo de conflictos con las
preexistentes. No existen estrategia ni políticas coherentes respecto al
manejo y administración del sistema y de sus componentes.

Luís Carlos Paravicini 185


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

LA REFORMA DEL PODER JUDICIAL, por lo descrito anteriormente,


pasa necesaria e imprescindiblemente por un fortalecimiento
institucional del SISTEMA JURÍDICO NACIONAL. De igual manera,
cualquier intento de reforma del Poder Judicial debe encarar
integralmente al conjunto de los factores básicos que hacen a las
deficiencias y defectos en el actual modelo de administración de
justicia, ya que, el buscar soluciones a problemas aislados puede
significar una simple e inútil dispersión de esfuerzos cuyo impacto final
será insignificante y hasta contraproducente en el objetivo final.

B. ESTRATEGIAS Y POLÍTICAS NACIONALES

El paulatino proceso de consolidación del sistema democrático de


gobierno permitió también identificar y descubrir debilidades y
deficiencias de fondo en el funcionamiento orgánico del Estado, lo que
indujo y provocó la introducción de reformas políticas y económicas.
Los sucesivos gobiernos democráticos comprendieron que, más allá
de la necesidad social e institucional de emprender un amplio y
profundo proceso de fortalecimiento del Sistema Jurídico Nacional,
junto a una radical reforma del Poder Judicial, la propia viabilidad del
proceso de Reforma y Modernización del Estado Nacional quedaba
supeditada a la credibilidad, seguridad y garantías que pudieran
expresar y ofrecer el Sistema Jurídico Nacional y la Administración de
Justicia.

Conscientes de la gravitación e importancia que asumían un Sistema


Jurídico y una Administración de Justicia mínimamente confiables y
eficientes, gobierno y oposición abrieron una etapa de concertación
para adoptar decisiones de consenso que implicaron significativos
aunque insuficientes avances, debido a una serie de limitaciones
conceptuales y estructurales, entre las que podemos mencionar:

FALTA DE VISIÓN DE CONJUNTO Y SOLUCIONES NO


INTEGRALES. Los instrumentos de creación, vigencia y evaluación de
las instituciones jurídicas creadas bajo el paraguas de las reformas
judiciales ejecutadas hasta el presente, estuvieron marcados por una
acentuada y permanente visión subjetiva y casi exclusivamente
formalista. Es imposible esperar resultados si, de partida, no se
comprende que las deficiencias estructurales de la administración de

Luís Carlos Paravicini 186


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

justicia abarcan, para bien o para mal, a todos y cada uno de los
actores del fenómeno judicial, que, institucionalmente, supone la
concurrencia, en diversos roles y funciones, de la Corte Suprema de
Justicia (justicia ordinaria), Tribunal Constitucional (control de la
constitucionalidad), Consejo de la Judicatura (instancia administrativa
y disciplinaria del Poder Judicial), Ministerio Público (representante de
la sociedad y el Estado), Colegio de Abogados (organización gremial),
Poder Legislativo (a través de sus Comisiones, principalmente de
Constitución y Justicia), Ministerio de Justicia (esencialmente
articulador de políticas y coordinador entre los tres Poderes del
Estado), Policía Nacional (investigación), sin considerar a otros
actores indirectos y a la propia sociedad civil que debería tener un rol
protagónico en el cambio de un sistema del cual resulta ser la gran
víctima. El punto de partida para lograr que las nuevas instituciones,
producto de las reformas judiciales, sean solución antes que problema,
actúen coordinadamente y no sean motivo de traumas y conflictos
innecesarios y artificiales, radica precisamente en complementar,
antes que superponer, roles y funciones que tienen que estar definidos
de tal manera que, cada organismo, asuma, conozca y respete su rol,
pero también lo haga con los roles, funciones, atribuciones y
obligaciones de los otros, evitando personalizar las fortalezas y
debilidades de cada uno en el conjunto.

PERSONALIZACIÓN DE LAS REFORMAS. Las evaluaciones


ensayadas acerca del funcionamiento del sistema, con la inclusión de
las nuevas instituciones, hasta ahora posiblemente con más defectos
que virtudes, por lo general han pecado de un reduccionismo y de una
simpleza que, además de asombrar, hacen inviable cualquier intento
de debate o análisis de mediana seriedad: ha resultado normal
conocer juicios de valor acerca del mejor o peor funcionamiento de
unas instituciones en relación a otras, en función a la calidad de las
personas, antes que a la distinta naturaleza o a los resultados de los
órganos, al extremo ya no sorprendente, pero sí decepcionante, de
conocer repetidas y absurdas analogías, como la formulada por una
alta autoridad gubernamental, que pretende comparar al Poder
Judicial con un carro de 3 (ó 4 si se incorpora al ministerio Público)
ruedas, comparación imposible e inaudita si consideramos las
abismales diferencias constitutivas de cada uno de los órganos, lo que
significaría, en la misma línea metafórica, asumir el diseño de un
vehículo que, simultáneamente, tenga una llanta de tractor, otra de

Luís Carlos Paravicini 187


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

vagoneta, otra de avión y tal vez una de bicicleta, sin que al caso
importe que alguna se encuentre más o menos desinflada en relación
a otras. Para la eventualidad, cabría preguntarse ¿dónde está el motor
y quién sería el piloto de tan inusual vehículo?.

UN ROMPECABEZAS CUYAS PIEZAS NO ENCAJAN. No


pueden menos que causarnos espanto algunas concepciones y
analogías del Poder Judicial, pero el problema es más serio que una
cuestión de ajuste funcional y orgánico que, muy bien y con cierta
coherencia, podría ser de alguna manera resuelto con una criteriosa
Ley Orgánica del Poder Judicial; en efecto, se pueden pulir
divergencias, delimitar roles y funciones, lograr una coexistencia
armónica y pacífica; pero una recomposición y ajuste formal dará
respuestas y soluciones también meramente formales, con lo que
apenas habremos logrado instituciones burocráticas más ‗pacíficas‘ y,
si el término vale, ‗decentes‘ en el comportamiento e interrelación de
sus miembros, estabilizando entes vegetales que no le solucionan, ni
siquiera le alivian, el gran problema de la mala justicia al país y a su
gente.

SE HA EXTRAVIADO EL ESPÍRITU DE LAS REFORMAS AL


SISTEMA JURÍDICO. La experiencia nos demuestra que el hecho de
aprobar una avalancha de disposiciones legales, crear y poner en
funcionamiento nuevas instituciones y organismos, de ninguna
manera, significa disminuir la retardación de justicia, hacerla más
accesible y menos selectiva, garantizar la seguridad jurídica y
ciudadana, disminuir la corrupción en el Poder Judicial y, mucho
menos, brindar un aceptable servicio de administración de justicia. Por
el contrario, cada vez es más firme mi percepción en sentido de que,
mientras más derecho formal generamos, menor es la posibilidad de
justicia para el ciudadano boliviano, haciendo que, a menor grado de
acceso a instancias de poder se tenga, menor es la posibilidad de
justicia, valor que se ha convertido en una especie de mercancía
aristocrática administrada y monopolizada por pequeños grupos de
poder.

REFORMAS HECHAS POR ABOGADOS, PARA SER


EJECUTADAS POR ABOGADOS. Si bien es comprensible que lo
medular de la reforma haya estado orientado a temas jurídicos y
judiciales, incluyendo reformas de sus principales institutos y

Luís Carlos Paravicini 188


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

organismos, queda la percepción de que era inexcusable ir en el


camino de acercar la justicia al ciudadano, lo que supone restarle a la
justicia su excesiva ritualidad y, por qué no, además de despartidizar
su administración, desjudicializar al propio Poder Judicial, por más
contradictorio que esto pudiera parecer, pero no es así, si
consideramos la tendencia mundial a resolver los conflictos y
controversias a través de medios alternativos, jueces de paz, arbitraje
y conciliación y diversos mecanismos que suponen transferir gran
parte de la solución de controversias a la propia sociedad civil,
incluyendo mecanismos eficaces y expeditos de desconcentración y
descentralización. La Ley del Consejo de la Judicatura, sin detenernos
en vicios de inconstitucionalidad o errores formales, es una patética
muestra de la inconveniencia de dejar en manos de abogados la
solución de problemas que, paradójicamente, contribuyeron ellos
mismos a enraizar en el sistema desde la fundación de la República.

PASAR DEL DISCURSO A LA REALIDAD IMPLICA DEJAR EL


ÁMBITO DE LAS SIMPLES APARIENCIAS. Los enunciados
propósitos de despartidizar y despolitizar la designación de Jueces, la
Carrera Judicial y el propio Instituto de la Judicatura, en la práctica han
pasado a constituir ejercicios burocráticos estériles, desde el momento
mismo en que, en la Ley del Consejo de la Judicatura, se introdujeron
mecanismos de administración y selección de personal muy
insuficientes. En la práctica, el Consejo de la Judicatura cumple un
penoso rol de filtro demasiado primario, para efectuar convocatorias y
presentar nóminas, dejando la verdadera designación en manos de
instancias en las que persisten intereses políticos y de otra naturaleza.
Dentro de las luces y sombras de la gestión que hasta ahora ha
cumplido el Presidente de la Corte Suprema de Justicia, merece
considerarse como un aporte muy importante la sugerencia de
encontrar mecanismos más ―sinceros‖ y directos para que este tema
pueda ser manejado con real independencia por el propio Poder
Judicial, creando mecanismos objetivos, participativos y transparentes.
Resulta por demás ilustrativa la percepción de muchos jueces
seleccionados con el ‗nuevo‘ sistema, quienes opinan que,
anteriormente, las gestiones de patrocinio, auspicio o padrinazgo de
algún partido o político influyente eran directas, en contraste con las
nuevas exigencias, que han añadido al componente político,
complicados e intensos ‗lobies‘, condicionamientos y exigencias a
niveles personales de los miembros de órganos colegiados, como el

Luís Carlos Paravicini 189


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

Congreso, la Corte Suprema, el Tribunal Agrario o las Cortes de


Distrito.

PECADO ORIGINAL: INCOHERENCIA ENTRE MEDIOS Y


OBJETIVOS. Para una instancia disciplinaria, pero también
administrativa del Poder Judicial, sin asumir para nada el perfil
profesional o las características personales de los Consejeros
designados por el Congreso, resulta relativamente comprensible que,
para la parte disciplinaria, se nombren a abogados, pero no tiene
justificativo ni explicación alguna, en relación a los propósitos
perseguidos, el dejar que los temas administrativos, que requieren un
alto componente de indispensable y acreditada experiencia en temas
gerenciales y tecnológicos, prosigan bajo la administración, en este
caso, de cuatro Consejeros Abogados, a los que se suma otro
Abogado, el Presidente de la Corte Suprema de Justicia. Si se hubiera
actuado con un criterio más consecuente con el espíritu de las
reformas, lo menos que pudo haberse aprobado fue un Consejo mixto,
con una Sala conformada por Abogados y otra por profesionales
expertos en administración, obviamente bajo una sola y propia
Presidencia. Este es un sabroso ejemplo de cómo se puede cambiar
todo para que nada cambie. Por si no fuera suficiente, el tiempo
parece dar, cada vez más, la razón a quienes proponían una Sala
Constitucional en la Corte Suprema, en lugar de crear un aparatoso y
soberbio Tribunal Constitucional que, además de inflar
desproporcionadamente los costos administrativos, sembró el germen
de divisiones y conflictos de todo orden, rompiendo el principio básico
de unidad jurisdiccional que, en países como el nuestro, que han
adoptado un sistema presidencialista y no parlamentario de gobierno,
le es más apropiado.

LA JUSTICIA AL SERVICIO DEL CIUDADANO Y NO AL


CIUDADANO SIRVIENTE. Muchas autoridades comprometidas con
las reformas y también las opiniones de analistas del proceso, han
comenzado a cuestionar muchos aspectos y no se puede desconocer
la creciente percepción en sentido de que varias o muchas cosas de
las reformas judiciales han sido mal concebidas, están desfasadas o
simplemente están fallando en su aplicación, es decir, no guardan un
adecuado correlato entre un gigantesco, pero disperso y desordenado
esfuerzo intelectual y teórico, respecto a la aplicación y adecuación
efectiva de los cambios en la vida práctica de la organización social y

Luís Carlos Paravicini 190


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

del ciudadano, que, en primera y única instancia, es lo que realmente


importa. En mi opinión, un proceso que nació fragmentado desde su
concepción y que fue acumulando propuestas aisladas, contradictorias
e incongruentes, al presente es un rotundo fracaso y tiene que ser
reformulado de raíz; en otras palabras, hay que juntar los retazos
rescatables y útiles y volver a fojas cero para plantear cambios
estructurales de fondo, estableciendo los lineamientos básicos de una
política judicial que, partiendo de un diagnóstico objetivo, identifique
propuestas de cambio y, básicamente, ejecutores que trabajen en
base a coordinación, unidad de gestión y continuidad, es decir bajo la
premisa de hacerlo como política de Estado y no únicamente como
resultado de medidas coyunturales adoptadas según la conveniencia
de los gobiernos de turno. Solo con medidas de tal profundidad se
podrá revertir el creciente clima de inseguridad e incertidumbre que ya
no solo afecta a los ciudadanos y a la sociedad, sino que inclusive se
ha extendido a los propios operadores de justicia, en sus diversas
jerarquías, que cada vez se encuentran más incómodos y
desasosegados, sin comprender las causas ni encontrar explicaciones
razonables.

ACERCAR UNA JUSTICIA MÁS SIMPLE A UN CIUDADANO


EN IGUALDAD DE CONDICIONES ANTE LA LEY. A estos propósitos,
asume mayor justificación y urgencia diseñar mecanismos de
administración judicial expeditos, mediante trámites sencillos y
accesibles al ciudadano común; de inicio, deberían modificarse
radicalmente los procedimientos judiciales vigentes, al punto de lograr
que el grueso de los litigios se resuelvan y concluyan a nivel de Cortes
Superiores de Distrito; para asuntos de mayor complejidad, se podrían
descentralizar y desconcentrar las funciones del poder judicial
mediante la creación de Cortes Regionales de Casación que tendrían
varias ventajas: i) Reducirían costos y tiempo en los procesos; ii)
Permitirían un mayor control social; iii) Permitirían un acceso más
directo y transparente de los litigantes; iv) Facilitarían la gestión
administrativa de las Cortes Regionales. Finalmente, solo para
asuntos de extraordinaria importancia o complejidad y expresamente a
los fines de Corte de jurisprudencia, deberían ser muy pocos los
asuntos que deben someterse al conocimiento de la Suprema Corte
de Justicia, incluida una Sala Constitucional. Por otra parte, varias de
las tareas que hoy se cumplen en tribunales y juzgados bien podrían
ser delegadas a abogados, notarios, jueces de paz y otros auxiliares

Luís Carlos Paravicini 191


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

de la administración de justicia, como se hizo, por ejemplo, en los


reconocimientos de firmas.

AJUSTES COMPLEMENTARIOS. En un escenario de esta


naturaleza, se hace perentoria la creación de:

a) Una instancia de coordinación, investigación e información


jurídica.
b) Una Comisión Revisora y Codificadora Nacional permanente.
c) Unidades de apoyo administrativo, principalmente en aspectos
de ejecución presupuestaria, escalafón y gestión informática.
d) Unidades de capacitación.

La estrategia planteada implicará un gran esfuerzo nacional, de tal


manera que los programas y proyectos de apoyo y fortalecimiento al
Sistema Jurídico y al Poder Judicial deberán ser canalizados orgánica
e institucionalmente, para así evitar la dispersión de esfuerzos y de
recursos, asegurar la adecuada coordinación entre los Poderes del
Estado y facilitar al Gobierno la adopción de políticas uniformes y
coherentes, contrariamente a lo que sucede con la feudalización
actual, donde coexisten similares instituciones y organismos tanto en
los tres Poderes del Estado, como inclusive al interior del propio Poder
Judicial.

C. MÉTODOS Y MEDIOS PARA EL CAMBIO.

Dada la gran magnitud y complejidad de rehacer una reforma mal


concebida y peor ejecutada, creo que el único mecanismo adecuado,
posible y legítimo para diseñar, debatir y aprobar cambios de tal
magnitud radica únicamente en una Asamblea Constituyente.

D. MARCO INSTITUCIONAL

El Art. 2 de la CPE señala que ―La soberanía reside en el pueblo; es


inalienable e imprescriptible; su ejercicio está delegado a los poderes
Legislativo, Ejecutivo y Judicial. La independencia y coordinación de
estos poderes es la base del gobierno. Las funciones del poder
público: legislativa, ejecutiva y judicial, no pueden ser reunidas en el
mismo órgano‖.

Luís Carlos Paravicini 192


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

El marco institucional del sistema jurídico boliviano está conformado


por la concurrencia de los tres Poderes del Estado, pero en forma
aislada y desarticulada, carece de una estrategia de reforma y
modernización y se caracteriza por varios factores:

a) Sus normas se generan sobre la base de iniciativas completamente


circunstanciales e improvisadas.
b) Carece de una instancia de articulación y coordinación.
c) No cuenta con normas y procedimientos de seguimiento, gestión e
información que permitan la adecuada toma de decisiones.
d) La elaboración y aprobación de normas jurídicas de distinto rango
se supeditan a criterios y decisiones políticas.
e) La falta de información y difusión hace que el cumplimiento de las
normas asuma un carácter siempre relativo y hasta precario.
f) Los procedimientos que se emplean para la consideración de
proyectos y reformas, desde su presentación hasta su debate, son
inadecuados e improductivos. Seminarios, coloquios y otros eventos,
casi siempre, sólo cumplen con aspectos rituales y de formalidad, con
participaciones de simple compromiso, en los que se plantean
opiniones personales y cuyas conclusiones resultan casi siempre
anodinas e intrascendentes, sin que se justifiquen los gastos y el
tiempo que se distrae en su realización. Adicionalmente, estas
reuniones suelen perjudicar las actividades de instituciones y
autoridades de gobierno, pues sucede que es muy corriente oír que
autoridades y jueces se encuentran ausentes en seminarios, en
reuniones o en viajes de capacitación.

El Poder Judicial atraviesa una crisis de credibilidad y confianza cada


vez más aguda. Los índices de retardación de justicia, ineficiencia y
actos de corrupción son crecientes. Es evidente la necesidad de
modificar Códigos y Procedimientos inadecuados para la
administración de Justicia, así como disponer una serie de reformas
administrativas para un mejor funcionamiento. Sin embargo, como lo
dijimos anteriormente, los problemas del Poder Judicial se originan en
las deficiencias del sistema jurídico nacional, involucran a otros
actores y funciones del Estado - la ineficiencia y la corrupción no son
monopolio exclusivo del Poder Judicial ni mucho menos - y, en
general, forman parte de los defectos y limitaciones de la
administración estatal boliviana.

Luís Carlos Paravicini 193


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

Además de estas explicaciones, que podrían atenuar las durísimas


críticas que se formulan en contra de la justicia boliviana, lo cierto es
que, a diferencia de otros órganos y funciones del Estado, el Poder
Judicial afecta intereses concretos e inmediatos de los ciudadanos,
por lo que resulta más vulnerable y sus defectos se hacen más visibles
y notorios.

Las reformas planteadas, por sí solas, no garantizan la recuperación


de niveles básicos de eficiencia, credibilidad y confianza en el sistema
jurídico, factores que son gravitantes incluso para los propios planes
de desarrollo económico. En efecto, ¿cómo se puede estimular la
inversión externa con un sistema jurídico incierto, desordenado e
inseguro?

La falta de un espacio de articulación y coordinación, la debilidad


orgánica e institucional de los factores que intervienen en el sistema
jurídico provoca otros efectos:

Los programas de apoyo y fortalecimiento no encuentran un


interlocutor serio, responsable y válido para canalizar sus esfuerzos.

El Estado nacional no tiene un órgano que fije políticas, prioridades y


objetivos en todo lo que concierne al sistema jurídico y al poder
judicial, por lo que no asume control alguno sobre las iniciativas y los
acontecimientos que se puedan dar en estos campos.

La carencia de una estrategia nacional para el sistema jurídico deriva


en que las decisiones y las prioridades se las adopten en función a
otros intereses y prioridades.

La concurrencia de intereses específicos, la ausencia de políticas


globales y la falta de participación de los organismos estatales y de la
sociedad civil en las grandes tareas de la reforma hace que, hasta
ahora y por lo general, las reformas como los proyectos y programas
de asistencia y fortalecimiento al sector judicial no hayan tenido el
impacto o los resultados esperados.

La falta de coordinación y la dispersión de esfuerzos y objetivos


provocan la inserción de propuestas de reformas judiciales

Luís Carlos Paravicini 194


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

inapropiadas o inoportunas para el sistema jurídico nacional, creando


mayores factores de incertidumbre e inseguridad.

Por lo general, los programas y proyectos de fortalecimiento y apoyo a


las reformas del Poder Judicial, así como las propias reformas que se
vienen introduciendo en aspectos específicos, resultan útiles pero
insuficientes o inadecuados para los requerimientos de fondo del
sector. En algunos casos, se trata de la propia insuficiencia de la
reforma en sí, pero en otros se hace perentoria la necesidad de un
órgano que filtre y determina la conveniencia o viabilidad, dentro del
contexto de los intereses, posibilidades, costumbres y hasta
idiosincrasia nacional, para considerar propuestas de reformas,
seguramente formuladas de buena fe, pero que pueden resultar
inaplicables en lo inmediato o sin un proceso previo.

Por otra parte, tampoco es admisible desahuciar totalmente a nuestro


sistema jurídico y al Poder Judicial. Una cosa es que existan
limitaciones y deficiencias ostensibles, pero también hay muchas
instancias, instituciones jurídicas, principios y factores que funcionan y
tienen una aplicación razonablemente adecuada, que pueden ameritar
procesos de reforma, mejora y modernización no traumáticos ni
devoradores de grandes recursos o de proyectos faraónicos.

Las expectativas desmesuradas, la impaciencia y otras formas de


presión pueden también ser factores decisivos para entorpecer o
impedir una adecuada ejecución.

Un gran riesgo para la ejecución de este tipo de reformas radica en la


posibilidad de reproducir comisiones, comités o consejos de alto grado
de representatividad interinstitucional pero de muy escaso poder de
resolución, decisión y gestión. Tradicionalmente, las administraciones
gubernamentales han acudido a este tipo de mecanismos que, en la
práctica, no han cumplido ni producido más allá del plano protocolar y
formalista con el que se crean y desarrollan.

A veces, sobre todo cuando se usa el sentido común, resultan


innecesarios los grandes discursos, anuncios, inauguraciones,
diagnósticos, seminarios, debates, proyectos y hasta leyes, se ahorran
tiempos y, dineros, pero sobre todo se evitan frustraciones que crean
desaliento e incredulidad.

Luís Carlos Paravicini 195


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

Así como en su momento no nos tembló el pulso para sostener que las
normas referidas al órgano judicial eran un concierto de desaciertos
que implicaban un retroceso de siglos, no podemos descuidar un
acierto que, aparentemente, se traduce en un avance, curiosamente
casi involuntario, en la administración boliviana de justicia y que ojalá
no se quede en simple espejismo.

En lo esencial, se trata de la vigencia y aplicación de la Ley


Anticorrupción Marcelo Quiroga Santa Cruz, Ley N° 004 de 31 de
marzo de 2010 con apenas 40 artículos y con sanciones draconianas
que posiblemente requieran algunos ajustes, particularmente para no
entorpecer las labores administrativas de los servidores públicos o
para evitar algunos abusos en su aplicación sesgada, especialmente
con fines políticos.

Decimos que tiene apenas cuarenta artículos, pues ya estamos


vacunados con las interminables normas que dicen todo y nada,
contradictorias, ambiguas, que antes de ser aprobadas ya resultan
inaplicables y sólo llegan a estar vigentes unos días después de la
fanfarria de su promulgación.

Hemos sostenido que los problemas crónicos de la administración de


justicia en Bolivia no se originaban ni resolvían en base al factor
humano, a la forma de designación o evaluación de sus funcionarios,
lo que puede tener cierta importancia respecto a la deseable, pero
casi utópica, independencia del órgano judicial y a una mayor calidad
en la interpretación y aplicación de las normas, es decir, en fallos de
mejor calidad, lo que no significa necesariamente que sean más o
menos justos. Esto quedó plenamente demostrado con la disparatada
elección de autoridades judiciales por voto universal.

El problema estructural de la justicia boliviana se asienta en el


incumplimiento de las leyes y, muy especialmente, de los plazos
establecidos por ley para seguir los procedimientos. A partir de la Ley
004 que sanciona penalmente la llamada retardación de justicia e
incumplimiento de deberes, se están consiguiendo resultados
interesantes que antes de la aprobación de esta norma no se habían
vislumbrado. Los jueces y tribunales se están ciñendo a los plazos

Luís Carlos Paravicini 196


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

procesales y este es un logro que ninguna reforma judicial había


logrado hasta ahora.

Como por añadidura, las drásticas sanciones penales para otras


formas de corrupción, en este caso judicial, también contribuyen a un
ejercicio más responsable y cuidadoso de la función judicial.
Indudablemente, se trata de buenas noticias, que lamentablemente no
son noticias en nuestros manipulados medios de comunicación social,
atentos únicamente al escándalo de moda, a la polémica politiquera, a
la farándula, a la crónica roja o al fútbol. En el caso que nos ocupa, es
un acierto que el gobierno no haya procedido a efectuar un bombardeo
publicitario, como seguramente se hará para las próximas elecciones,
cuando se termine de entender lo que ha sucedido como efecto
colateral de una norma concebida inicialmente con afán demagógico.
En Bolivia, aunque algunos no lo quieran ver, aunque muy de vez en
cuando y así sea por casualidad, también se pueden esperar cosas
positivas y dignas de mayor realce y difusión.

Si se aplicara una ley de adecuación y plazos procesales, incluyendo


la introducción de sentencias y resoluciones tipo o plantillas
informáticas, con los datos estrictamente útiles y necesarios (cita de
disposiciones legales alegadas, resumen de fundamentos o petición y
parte resolutiva) no solo que la administración de justicia estaría
rápidamente al día en el despacho de las causas, sino que los
magistrados y jueces tendrían tiempo de sobra para actividades de
capacitación y recreación a las que son tan afectos. Más allá de su
formación educativa, las autoridades deben comprender que el papel
está dando paso acelerado a la tecnología digital, es una realidad
inevitable, por lo que hay que despedirse de informes, expedientes y
sentencias de nunca acabar.

Luís Carlos Paravicini 197


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

20
El escándalo de moda tiene relación con la línea aérea AEROSUR.
Impuestos no pagados durante más de ocho años y aportes a la
seguridad social.

El tema de Aerosur, comenzó a develarse con signos inequívocos de


una crisis terminal que se arrastraba de años atrás, pero de cuya
magnitud no se tenía una idea ni siquiera aproximada.

Nadie sospechaba de la monstruosa realidad que poco a poco iríamos


descubriendo hasta cortarnos el aliento y ponernos la piel de gallina.

Aerosur, empresa que inició actividades a mediados de los años


noventa, comenzó a mostrar la hilacha con versiones de deudas
tributarias y sociales por algunas decenas de millones de bolivianos,
luego fueron de dólares, después centenas y por ahí llegamos a miles
de millones. La aerolínea dejó de volar, miles de pasajeros quedaron
colgados y a partir de entonces, se desarrolla una comedia en varios
actos.

Lo que ha sucedido y se conoce hasta ahora resulta inexplicable e


injustificable. Y la historia parece que se prolongará por bastante
tiempo.

Según las informaciones oficiales, sólo por obligaciones tributarias,


aportes laborales y sueldos devengados desde la gestión 2004, la
deuda supera los quinientos millones de dólares.

Como un reflejo exacto y cabal de la debilidad y vulnerabilidad que


aflige a la República desde su fundación, incluidas las nacionalidades
habidas y por haber, durante casi veinte años las autoridades de
control y fiscalización gubernamentales descuidaron sus funciones
básicas y nadie se preocupó mayormente de ver si la empresa
presentaba balances, o cumplía requisitos básicos, licencias y planes
administrativos, financieros, contables y tributarios, es decir, una gran
cantidad de servidores públicos de diverso rango y nivel, optó por
hacerse de la vista gorda, y la memoria estrecha.

Luís Carlos Paravicini 198


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

Durante todos y cada uno de los últimos ocho años, Impuestos


Internos no cobró nada, la ATT no reguló, la ASFI no fiscalizó, la UIF
no investigó y así, el único que miraba con asombro el crecimiento
espectacular de la empresa de puro papel era el varita de la esquina,
seguramente por cándido, porque no sabía lo que casi todos conocían
o sospechaban.

Empresa fundada en 1993 con un crédito impago de dos millones


ochocientos mil bolivianos, otorgado por el Banco Big Beni, luego
BIDESA, sin bienes propios, ni cuentas en bancos locales, tuvo un
crecimiento artificial extraordinario, con ex presidiarios en funciones
directivas y ejecutivas, con aviones alquilados, mampostería colorida y
total cobertura publicitaria y periodística.

Aunque todos lo sabían y veían, junto a los dineros negros del


narcotráfico, la plata de los pasajes hizo que surgieran como hongos
auto ventas con miles de vehículos de lujo y exclusivos, nacieron
inmobiliarias y mansiones, supermercados, farmacias, karaokes,
boutiques, restaurantes y discotecas.

La jauja era creciente, personas que no tenían ni bicicleta aparecerían


como propietarias de centenares de vehículos, las transacciones de
inmuebles de cientos de miles de dólares se volvieron comunes y
corrientes.

Se consolidó una lavandería de platas negras de dimensiones


colosales. En una cabal réplica del consumismo venezolano, las
calles, tiendas y mercados de las principales ciudades se llenaron de
tragos y alimentos importados, ropa de marca y todos los elementos
necesarios para el máximo glamour, la belleza y la moda.

Cerca de 1200 empleados, que por algún motivo jamás se


sindicalizaron, quedaron sin trabajo.

La deuda de quinientos millones de dólares podría ser ejecutada


mediante un proceso de quiebra fraudulenta, pero de cuyo resultado
difícilmente y después de procesar a decenas de personas,
posiblemente no se recuperen ni diez millones.

Luís Carlos Paravicini 199


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

Hay sueldos, beneficios sociales y aportes patronales por pagar y


otros acreedores públicos y privados.

En los últimos días, surgió un pintoresco inversionista norteamericano,


que propuso invertir quince millones de dólares para salvar a Aerosur,
obviamente sin asumir ningún tipo de deuda ni responsabilidad.

Como el Estado no puede condonar ni un centavo de la deuda, la


única opción, de ir a la quiebra fraudulenta, puede entrampar e
involucrar a muchos funcionarios de alto nivel, por acción u omisión,
razones que explican un poco las dilaciones en los trámites de
captura de Humberto Roca Leigue, quien conoce demasiado de
demasiados y muy importantes personajes de la espectacular movida.

Los hechos conocidos y reales pueden ser analizados e interpretados


desde diversos puntos de vista.

Por un lado, es un gran acto de corrupción que se produjo en forma


continua y sucesiva, con un daño económico al Estado superior a los
quinientos millones de dólares, muchas personas públicas y
particulares implicadas y perjudicadas.

Desde otro extremo, los opositores al gobierno verán la manera de


responsabilizarlo por lo que pasó, dejó de pasar y no pasó en el
asunto.

Ya sucedió antes con muchos asuntos similares como el LAB, la


quiebra de Bancos, el FONVIS, y todos esos fraudes públicos que
pasan del escándalo desmesurado al cajón de la impunidad y el
olvido.

El gobierno, con razón o sin razón, ha quedado atrapado en una


situación de extraordinaria complejidad.

Es demasiado dinero para un país pobre y con tantas necesidades y,


lo peor, todo ese dinero que tanta falta le hace al país, salió para no
retornar de forma alguna.

En lo inmediato, sin oposición política significativa, si la situación sale


de control podrían haber consecuencias económicas y sociales,

Luís Carlos Paravicini 200


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

La desaparición de importantes recursos económicos puede tener


efectos depresivos en las economías regionales, especialmente del
eje troncal.

¿Es que acaso es casual la extraña actitud, el prolongado y sepulcral


silencio de autoridades de fiscalización externa e interna, que suelen
ser implacables con el que adeuda pequeñas cantidades por
impuestos y que se muestran tan tolerantes y complacientes respecto
a una empresa de papel que durante años se apropia de los
impuestos cobrados por realizar una actividad empresarial
concesionada por el propio estado?

¿Cómo debemos interpretar la aparición de otro oscuro personaje


como Asbún, esta vez Sergio, quien atribuye a la anterior
administración de la empresa el haberse apropiado de todos los
recursos públicos y privados recaudados a través de los servicios
públicos de una empresa de aviación inexistente en el mundo real?

¿Qué diablos tienen que ver los ciudadanos con los festines de
saqueos de unos pícaros a costa del Estado Plurinacional?

Resulta inaudito que ahora aparezca un grupo de accionistas, incluido


el hermano del anterior Presidente y supuesto responsable del
desmadre, que pide que se les traspase la mamadera previa
deducción del veinticinco por ciento para impuestos y aportes
devengados, en razón a que ellos no son tan malos como los
anteriores y además que les toca, es su turno.

¿Se sacrificarán, asesorados por un ejército de abogados y


contadores, mientras en Bolivia no existen registros contables, tal vez
sólo algunos cuadernos con pagos y contribuciones al estilo mafioso?

¿Cómo es eso de que solo un palo blanco del cerebro del fraude tiene
más de quinientos inmuebles en Santa Cruz, ochenta vehículos de
colección de lujo, que en Miami es un emperador de los bienes raíces
con dineros de los pasajeros de Aerosur y recursos fiscales?

Luís Carlos Paravicini 201


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

Es una estafa casi perfecta a costa de la candidez de los bolivianos y


con la imprescindible complicidad de las autoridades del Estado
Plurinacional de Bolivia.

Junto a otros prominentes banqueros, en medio de gran escándalo,


Humberto Roca Leigue, fue detenido y estuvo preso en la cárcel de
San Pedro.

Ellos habían llevado a la quiebra a varios bancos y se apropiaron de


unos cuantos cientos de milloncitos de dólares de los ahorros del
público, que fueron parcialmente devueltos a través de generosos
créditos gubernamentales del Banco Central.

Pasado el alboroto, concluidos los grandes discursos anticorrupción,


uno a uno los banqueros fueron liberados, quedaron montones de
juicios, liquidadores y abogados para repartirse migajas y los
responsables de las quiebras bancarias retomaron a sus actividades y
a otros emprendimientos de mayor magnitud.

Cientos de millones de dólares, originados en la quiebra del Banco


BIDESA, ex BIG Beni, donde los principales accionistas eran los
narcos arrepentidos

Las autoridades de sucesivos gobiernos fueron estimulando y


avalando una serie de actividades económicas de dudoso origen, para
lo que resolvieron hacer un pacto tácito de borrón y cuenta nueva,
reforzando un esquema de impunidad oficial para los políticos y
delincuentes de cuello blanco, a quienes se les dio todas las ventajas
posibles.

Fue entonces que todo el mundo coincidió en poner un piadoso manto


de olvido sobre los antecedentes del reaparecido ingeniero Humberto
Roca.

Como por obra de magia, desaparecieron los juicios en su contra, la


Superintendencia de Bancos, luego la ASFI, que colocan
inexorablemente en la central de riesgos a quien debe diez centavos,
olvidó que habían desfalcos de millones de dólares, la Unidad de
Investigaciones Financieras fingió que no existían múltiples y
millonarias operaciones de lavado de recursos oscuros, las

Luís Carlos Paravicini 202


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

autoridades de fiscalización de empresas no se molestaron en verificar


el cumplimiento de requisitos mínimos para el funcionamiento de una
empresa de semejante envergadura, impuestos internos contempló
impasible, por años, que la empresa vendiera miles de pasajes con
impuestos incluidos sin pagar ninguno de ellos, los medios de
comunicación social y las agencias de publicidad vivieron uno de sus
mayores momentos de auge en su historia y los pasajeros, ante
semejante respaldo oficial, publicitario y mediático, se dedicaron a
comprar pasajes y a viajar en una línea aérea que hizo olvidar
rápidamente la larga agonía del Lloyd Aéreo Boliviano y que
aparentaba crecer sin límites a nivel internacional.

La Fiscalía sólo se ocupó cuando se trató de averiguar la entrega de


cuatro pasajes a supuestos terroristas.

Como no había políticos para achurar, la Contraloría guardó un


inmutable silencio y la Procuraduría General del Estado se encuentra
haciendo sus papeles de constitución al ritmo de los originarios
plurinacionales.

Los mecanismos utilizados, no exentos de una gran imaginación y


habilidad financiera, fueron tan elementales y simples como para
vulnerar fácil y rápidamente los frágiles mecanismos de fiscalización y
control de las actividades financieras y comerciales.

Seguramente son muy pocos los que conocieron el origen de los


avioncitos arrendados que fueron apareciendo, paulatinamente se
abrieron oficinas y rápidamente la burbuja creció pletórica de colores
malva y verde.

Aerosur no hacía publicidad, era la publicidad misma, jamás se había


visto un apogeo de esta naturaleza, medios de comunicación,
publicistas y periodistas le dedicaban sus creaciones, sus pasiones y
sus esfuerzos para promoverla, nadie cuestionaba absolutamente
nada.

Humberto Roca dejó de ser perseguido, procesado e impedido para el


ejercicio del comercio, no se supo cómo, gracias a quién ni porqué,
pero lo cierto es que rápidamente superó su condición de interdicto y
dejó las sombras de la clandestinidad para asumir públicamente la

Luís Carlos Paravicini 203


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

presidencia de la empresa, que estaba manejada por testaferros como


su hermano, proyectándose como un filántropo, al extremo de que
hasta los medios mercantiles de comunicación social empezaron a
manejar su nombre como futuro candidato a la Presidencia de la
República.

En aplicación de los principios de apalancamiento financiero, Aerosur


se dedicó a imprimir y vender billetes de pasajes de todo tipo, pagaba
por bienes y servicios con pasajes, medio mundo se convirtió en
vendedor a comisión de pasajes con descuentos.

La gente, al ver que este asombroso crecimiento no tenía reparo ni


observación, con el aval del inmenso aparato publicitario montado a su
alrededor se dedicó a viajar con el mayor entusiasmo y patriotismo,
dentro de un mercado aéreo monopolizado por la empresa.

Los funcionarios públicos, clientes por excelencia de este tipo de


servicios, multiplicaron al máximo sus viajes internos e internacionales
y se convirtieron, en forma natural, en los mayores compradores y
vendedores de pasajes.

Cientos de millones de dólares salían de las arcas estatales y de los


bolsillos privados para invertirse en proyectos privados de
infraestructura cuyas utilidades se trasladaban en su totalidad al
exterior del país.

Roca y sus colaboradores adquirían bienes inmuebles y vehículos y


los vendían generando utilidades de exportación neta, mientras los
medios elogiaban su visión y capacidad empresarial.

Era el milagro del flujo de caja.

El mundo y el territorio nacional se vieron plagados de interminables


legiones de burócratas bolivianos que abrumaban con su invalorable
presencia en todo tipo de eventos.

El grueso de las actividades de bienes raíces se concentró en Miami,


donde las inversiones demandaban cada vez más recursos, lo que fue
debilitando paulatinamente el flujo de caja y la liquidez de AEROSUR
para financiar sus propias operaciones, mientras Humberto Roca

Luís Carlos Paravicini 204


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

hacía declaraciones que provocarían la ingenua reacción de


autoridades gubernamentales, pero eran el pretexto adecuado para
irse del país como supuesto perseguido.

Las autoridades cayeron en el juego de quien fuera uno de sus


empresarios mimados y dejaron al descubierto y sin remedio todo el
aparato de corrupción e impunidad creado alrededor de una empresa
aérea fantástica y fantasma.

La complicidad de los gobernantes de turno en todos los casos de


gran corrupción resulta demasiado evidente.

Si bien los principales artífices de esta magistral maniobra financiera


en contra de un Estado indefenso, vulnerable, ineficiente y altamente
contaminado por la corrupción y la impunidad están plenamente
identificados, ¿qué se puede decir de gobernantes, políticos de
oficialismo y oposición, autoridades, algunos ejecutivos de la
empresa, como Carlos Meyer y medios de comunicación que
participaron e hicieron posible una estafa tan burda, permitiendo que
se evaporaran y fugaran del país centenares de millones de dólares a
vista de todo el mundo?

Luís Carlos Paravicini 205


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

21

Cabe acudir e invocar la generosa comprensión de los eventuales


lectores, al expresar que el único propósito que nos anima es el de
contribuir a un sano y respetuoso debate, que no tiene ningún ánimo
de agraviar u ofender a nadie y que, mucho menos, puede ser
interpretado como factor de conflicto o confrontación personal.

En todo caso, debemos asumir que la posibilidad de construir un


Estado Nacional con dignidad, sin discriminaciones de ningún género
y con justicia accesible, confiable y justa estará siempre por encima
de inquinas o rencillas personales, que deben quedarse archivadas en
el tiempo de las cosas pequeñas e intrascendentes que tanto daño le
hizo al país.

Más allá de cualquier estadística econométrica, más lejos aún de


cualquier pronóstico o evaluación de esos fallidos aprendices de
brujos que son los economistas, lo cierto es que la economía boliviana
ha seguido el curso normal sin mayores ni menores cambios
estructurales durante los dos periodos de gobierno del MAS, crece
por inercia hasta quedar casi en piloto automático.

El Producto Interno Bruto superó los veinte mil millones de dólares. El


presupuesto fiscal es de algo más de tres mil millones de dólares, la
deuda externa e interna ya supera los diez mil millones de dólares, la
inflación, según el gobierno, es del siete por ciento anual.

La economía creció a algo más del cinco por ciento durante el último
año y puede ser que este año la balanza comercial sea deficitaria. La
subvención a los carburantes llegará a más de setecientos cincuenta
millones de dólares anuales.

El sector formal de la economía comprende a menos del treinta por


ciento de la población económicamente activa, mientras más del
setenta por ciento conforma la economía informal.

No hay información fidedigna respecto a la población marginal, como


niños trabajadores y otros invisibles. La brecha entre quienes
acaparan la riqueza respecto a los enormes bolsones de pobreza se
acrecienta permanentemente.
Luís Carlos Paravicini 206
AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

El gobierno se declara satisfecho y hasta orgulloso por el crecimiento


económico durante los últimos siete años, pero no menciona que el
mismo fue exclusivamente producto de un aumento sostenido e
importante en los precios de las materias primas que exporta el
modelo extractivo primario en que se halla anclado el país desde su
fundación.

No es que se produzca más y mejor, sólo se trata de un aumento de


precios atribuible a las condiciones variantes del mercado
internacional.

Hace demasiado tiempo, desde que concluyó la etapa del trueque, la


verdadera riqueza radica en el valor agregado de los bienes y
servicios.

La economía boliviana aún no ha ingresado en los albores de la


revolución industrial. El tiempo es el valor intangible más preciado que,
para los bolivianos parece que no transcurre.

En la agenda de gobierno, la propuesta de industrialización se limitó a


un incierto contrato para procesar el hierro, que más parece un
culebrón venezolano, en el que los protagonistas son indios, cholos,
hindúes, hierro, gas natural y política criolla.

Como gran cosa, se habla de una planta separadora de líquidos o una


industria de úrea, por supuesto en el Chapare, además de ridículas e
infames fabriquillas de papel y cartón.

Lo que se llama industria en Bolivia se refiere más bien a pequeñas


ensambladoras y maquiladoras que se alimentan con materias primas
e insumos importados.

Bajo el falso nombre de nacionalización, el gobierno expropia


empresas transnacionales, especialmente cada 1° de mayo, las que
pasan de dueños extranjeros a manos de todos y de nadie, es decir,
del Estado plurinacional.

En tales fechas, las gloriosas fuerzas armadas demuestran su poderío


al tomar, en exitosas operaciones comando, las plantas e

Luís Carlos Paravicini 207


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

instalaciones custodiadas por un par de guardias que, en el mejor de


los casos, cuentan con una escopeta y un revólver.

Aparte de crearse más empleos para los afines al MAS y su valor


simbólico para el gobierno nacional socialista, no se evidencia ningún
impacto real en la gestión gubernamental y menos en el desempeño
económico del país.

La fortaleza de esta débil economía radica sin lugar a dudas en la


agroindustria, en la agropecuaria y la ganadería, que producen y
abastecen ampliamente el mercado nacional y generan excedentes
para exportaciones.

El resto, incluido el gobierno, se dedica a la prestación de diversos


servicios, con mala calidad, ineficiencia y altos costos.

Para maquilar un poco la miseria, el gobierno se dedica a dar bonos


misérrimos a sectores vulnerables de la sociedad, como ancianos,
madres y niños, para lo cual se dedica a conseguir préstamos de todo
tipo y naturaleza, que serán pagados o condonados en veinte o más
años, cuando los que dispusieron de estos dineros ya no estén en el
gobierno, tal vez ya no formen parte activa de este mundo.

Lo que nadie dice es que Bolivia cada vez se consolida más como
uno de los países más pobres y atrasados del mundo.

Con el advenimiento de ilustres ignorantes a un mundo de alta


complejidad tecnológica, genios que respiran política y demagogia por
todos los poros, que ideologizan hasta el desayuno escolar, cientos de
empresas en el mundo producen más que este país de diez millones
de conflictos y consumidores, en el que ya hay más teléfonos celulares
que habitantes, en el que escasean empleos pero existen casi un
millón y medio de vehículos de todo tipo, origen, modelo y, que
congestionan descomunalmente las comunas municipales y derivan
en la formación de un parque automotor que produce chatarra
altamente contaminante y el despilfarro gigantesco de recursos.

Cada multinacional produce y factura más que el Estado Plurinacional,


ellas tienen pequeños y eficientes aparatos administrativos y generan
cada una utilidades muy superiores a las del país.

Luís Carlos Paravicini 208


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

En los hechos, Bolivia ya debe resignarse a no competir con países


sino con empresas internacionales y hasta con clubes de fútbol. De
hecho, una película taquillera puede recaudar más de lo que producen
diez millones de bolivianos en un año.

El narcotráfico mueve más de mil millones de dólares al año creando


islas de prosperidad artificial, de consumismo y frivolidad extrema.

La coca, materia prima de la cocaína, ha sido elevada a la categoría


de sagrada y es defendida contra viento y marea por el propio
Presidente a nivel internacional.

Desde esa perspectiva, la coca es ancestral, cultural, mientras que la


cocaína es un problema exclusivo de los gobiernos extranjeros, Bolivia
es el país de Santa Coca y sus discípulos, los humildes y sacrificados
cocaleros, encabezados por el propio Presidente del Estado
Plurinacional.

Hay un mérito que no se puede negar a los pipiolos revolucionarios


que asumieron el gobierno, han conseguido dividir al país ya no en
dos o tres regiones separadas e independientes, sino que lograron
crear treinta y seis naciones artificiales que hoy se encuentran
plenamente enfrentadas al Estado Plurinacional y en las que se han
refugiado filibusteros y traficantes de toda laya y especie.

Hoy las cosas se deben resolver consultando y decidiendo de


gobierno a gobierno.

En el interminable conflicto entre el gobierno y el TIPNIS lo único que


no importa realmente es la construcción de una carretera, los intereses
políticos y económicos se disfrazan de diversos pretextos, mientras
una mezcolanza de reales y seudo originarios se alistan para provocar
lástima y compasión con mujeres y niños sacrificados salvajemente,
en nombre de la defensa de árboles, plantas y arbustos para las
próximas generaciones, pues a las actuales, que se mueren de todo,
no hay quien las defienda ni atienda.

Sería bueno conocer si serían posibles estas marchas si sólo fueran


protagonizadas por los valientes dirigentes, qué sería de ellas si

Luís Carlos Paravicini 209


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

mujeres embarazadas y abusadas o niños expuestos y explotados se


mantuviesen al margen como legal y humanamente corresponde.

La pulseta por el TIPNIS ya no es una cuestión menor, ya no es un


asunto de gobierno, se ha convertido en cuestión de supervivencia del
Estado Nacional.

Por una parte el gobierno con su recién descubierto afán modernista,


empeñado en reproducir la selva de cemento de las ciudades, los
rascacielos, llenar de asfalto y provocar monumentales congestiones
de tráfico a nombre del progreso, mientras operadores políticos y
oenegistas diseñan desde sus cómodas oficinas, en sus modernos
vehículos o en lujosos hoteles, restaurantes y cafés, los discursos que
deberán manejar los marchistas.

La discusión de unos y otros y los métodos para defender sus


posiciones resultan ya demenciales.

El TIPNIS es Territorio Indígena, Parque y Reserva Nacional y, como


Tierra Comunitaria de Origen, es propiedad de aproximadamente
veinte mil supuestos indígenas originarios que administran más de un
millón doscientas mil hectáreas, personas que, originarias o no,
carecen de absolutamente todo, de escuelas, de hospitales, de
caminos, de energía eléctrica, de agua potable y que viven en
condiciones del más puro salvajismo, acompañadas de toques de gran
modernidad como los inefables teléfonos celulares.

Ni en el más recalcitrante régimen de propiedad privada ésta puede


resultar absoluta, siempre está limitada por el interés común.

Así, ninguna persona natural o jurídica, pública o privada, puede


oponerse a que se construyan calles o instalen servicios básicos a
título de ser propietario de un fundo urbano o rural, nadie podrá alegar
que se respete su hermoso jardín con flores y se evite la construcción
de caminos o la instalación de agua potable y alcantarillado, existiendo
diversas figuras administrativas aplicables a la propiedad privada,
como la expropiación o las servidumbres.

No por el hecho de que a algunos autodenominados originarios les


plazca ser hediondos y sucios la comunidad deberá privarse de

Luís Carlos Paravicini 210


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

servicios básicos. Con el poeta Octavio Campero Echazú, cabe


preguntarse: ¿Quién es el que pone linderos al aire y quién se hace
dueño del agua del río?

En el caso del TIPNIS, a más de ser muy difícil determinar el origen de


los supuestos originarios, resulta insólito, injusto y desproporcionado
que quince mil individuos sean propietarios y puedan disponer, según
el arbitrio y capricho de sus dirigentes, elegidos según sus usos y
costumbres, de más de un millón de hectáreas, ya sea para
explotación irracional de madera, pesca, turismo o para actividades
delictivas como el narcotráfico, mientras hay millones de habitantes
que no poseen ni un metro cuadrado de terreno y que no pueden
darse el lujo de dejar de trabajar cada día para marchar durante
meses en que supuestamente viven a punta de mera limosna y
solidaridad.

Un Estado autónomo e independiente dentro del Estado Plurinacional,


con tres naciones, idiomas, autoridades y normas propias.

Bien asesorados y financiados, organizaron una marcha criminal


incluyendo a una gran cantidad de mujeres embarazadas y niños, los
sometieron durante sesenta días a caminatas forzadas bajo las
inclemencias del tiempo y así lograron provocar la solidaridad y la
caridad nacional e internacional, a la vista de piltrafas humanas que se
asomaron como una caravana de fantasmas a la civilizada ciudad de
La Paz, alentados e impulsados por esnobistas y ambientalistas de
nuevo cuño, la mayor parte de los cuales no sabe ni lo que es una
picadura de mosquito y que, con seguridad, no aguantarían más de
una semana defendiendo la naturaleza en la misma naturaleza, lejos
de sus cómodas locaciones urbanas.

Por su parte, los gobernantes, se dieron cuenta de que el problema no


era una carretera y sus sobrepreciados costos, que son normales en
los negocios estatales, sino que, como resultado de la demagogia y de
sus absurdas construcciones ideológicas populistas y neofascistas,
habían sembrado la semilla para el fraccionamiento del territorio
nacional y de sus habitantes en múltiples y autónomos Estados, que
se apropiaron de facto de todos los recursos naturales, que hacen
inviable al Estado nacional e ingobernable al gobierno del país.

Luís Carlos Paravicini 211


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

Ayer era que la carretera no atraviese el territorio sagrado del


TIPNIS, hoy que no haya consulta previa, luego será que no haya
hospital ni escuelas, que se prohíba el ingreso de extraños sin
pasaporte originario, que no se realicen actividades petroleras ni
mineras, y luego, su propia bandera, su himno, su gabinete de
ministros, su policía y hasta su ejército, más asamblea y justicia
originaria y su mapa, y sus embajadores y su selección de fútbol y sus
mises, su folklor, su cultura, sus festividades y tradiciones.

Sus originarios bailarán todo el año, se llenarán de plumas de aves


exóticas y en peligro de extinción, gastarán cinco mil dólares por
cabeza para disfrazarse, llenarse de joyas y emborracharse con brillo
y esplendor cultural. Las reinas de belleza se exhibirán aún más
desnudas con el aporte generoso de sus progenitores, se irán
mostrando hacia adentro pues hacia afuera ya no hay más que
mostrar, se elegirán mises y señoritas hígado, páncreas, riñones,
intestino grueso, chinchulines.

Explotarán y exportarán madera en bruto e importarán sofisticados


muebles de plástico y cuero sintético, a imagen y semejanza del
Estado Plurinacional.

A los dirigentes de los marchistas no les interesa tumbar al gobierno


de Evo Morales, su propósito es consolidar su propio Estado, su feudo
particular y exclusivo, aún a costa de la salud y la vida de mujeres
embarazadas y niños desvalidos e inermes.

Ya les falta poco, están seguros de que pronto hablarán de Estado a


Estado, de Gobierno a Gobierno y que tendrán relaciones recíprocas
de cooperación y amistad con inagotables nuevos Estados
nacionales, enfrentados entre sí y asentados en la mayor parte del
territorio productivo de lo que antes fuera Bolivia.

Mientras los militares, la única fuerza organizada se encuentra


distraída con sus juguetitos de guerra que les obsequia el Estado
plurinacional a través de préstamos que pagaremos todos, gritando
consignas masistas y concurriendo disciplinada y militantemente a sus
congresos, la policía está súper ocupada reprimiendo a toda
manifestación social contraria al régimen, los jueces son empleados

Luís Carlos Paravicini 212


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

paniaguados del MAS y constituyen la herramienta óptima para


judicializar la política y exterminar a los ya exterminados opositores.

De justicia, absolutamente nada.

Para el MAS y sus movimientos sociales, administrar sin aplicar leyes


ni límites es cuestión de estilo personal, ya no se precisan más reglas
que las instrucciones de los hermanos gobernantes, de esta manera
se ha eliminado la crisis del poder judicial, eliminando la justicia.

Muchos jueces masistas apenas saben leer y escribir, pero no hay que
preocuparse, no lo necesitan para administrar justicia y aplicar leyes
ignotas y coloniales, todo se resuelve leyendo en hojas de coca o en
las entrañas de las ratas y los fetos de las llamas.

La raquítica educación pretende ser alimentada a punta de ideología


barata pura y la salud pública cada vez está más enferma.

Médicos y personal de salud que se niegan a trabajar ocho horas


diarias, tal como quiere imponer el gobierno, para lo que se crea un
monumental conflicto, con huelgas, bloqueos, y enfrentamientos
donde los únicos perjudicados son los enfermos pobres, que son la
mayoría de los pobres enfermos.

Antes de todo, cabría preguntarse qué entiende el gobierno por


trabajar, ya que según lo que muestran sus autoridades, no es
admisible que trabajar sea jugar fútbol, entregar canchas, discursos
maratónicos o debates interminables entre gentes que parecen salidas
de la edad de piedra.

Como los resultados lo demuestran, da lo mismo que gobernantes y


médicos trabajen una hora o veinte al día.

Por otra parte, la desgastada huelga de hambre y las trilladas


consignas ya resultan ridículas y nadie puede creer que los bolivianos
realmente puedan resistir semanas sin comer, incluso sin beber y
luego quedar como si nada.

Luís Carlos Paravicini 213


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

Ya no engañan ni impresionan a nadie, sólo ponen en evidencia a


quienes deberían respetarse un poco más. Todos parecen empeñados
en desconocer la racionalidad, la ley y la convivencia pacífica.

Que los médicos trabajen seis u ocho horas resulta irrelevante, no


supone mejora alguna en la calidad del servicio y en la calidad de los
propios trabajadores en salud, por lo que queda claro que este
conflicto que se acerca a los dos meses, además de mostrar las
miserias del sistema de salud pública y de sus responsables, esconde
otro tipo de intereses antagónicos entre el gobierno y los médicos que,
de ninguna manera, pueden justificar mínimamente los daños
irreversibles ocasionados a la población.

Qué decir de los estudiantes de medicina, obligados o estimulados por


notas para estar al frente de marchas y bloqueos que son ilegales,
porque son mucho más que protestas pacíficas.

Con el contundente éxito de los bloqueos y movilizaciones de apoyo a


sus profesores, todos vencerán el curso con notas de excelencia y
seguramente serán brillantes y prósperos profesionales como sus
mentores.

El único alivio es que, con este panorama desolador, no hay ningún


país extranjero, ningún interés externo deseoso de apropiarse y
aprovecharse de este polvorín de conflictos e inestabilidad crónica.

Un país de la más mínima cuantía.

La Constitución Política del Estado, concebida y diseñada por


chapetones, caribes, criollos y movimientos sociales del MAS, fue
aprobada, jamás debatida, por la mayoría de la población, que solo
puede aspirar a tener los gobernantes que se merece.

La mentira, la hipocresía, la flojera, el emborracharse por todo y por


nada, la danza perpetua, las orgias y los cultos a toda forma posible
de degeneración y depravación, la idolatría a pachamamas, piedras y
bichos, la plata fácil y la riqueza mal habida, el despilfarro y el
desprecio por la vida humana, las mujeres convertidas en objetos de
lascivia y vulgaridad que exhiben sus desnudeces y miserias, el odio,

Luís Carlos Paravicini 214


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

el rencor y la envidia, son vicios y defectos profusamente arraigados


en la sociedad plurinacional.

Ignorantes crónicos que en cincuenta años de vida no han aprendido


a hablar, menos a leer o a escribir, con un mínimo de corrección, se
dan el lujo de imponer, constitucionalmente, que los estudiantes deben
aprender tres idiomas, que los otros servidores públicos deben
dominar el español y uno de los treinta y seis idiomas originarios.

Se imponen símbolos y emblemas patrios carentes de significación o


de sentido, como la Whipala que nadie, salvo algunos resentidos o
comerciantes de telas, la pueden elevar más que a las alturas del
absurdo.

Bajo estas condicionantes, es imposible esperar que exista alguna


institución o actividad que funcione adecuadamente, no es concebible
una policía o una justicia estables e independientes en medio de
semejante sistema de valores predominantes.

El país ha tenido todo tipo y clase de gobernantes, civiles y militares,


demócratas y autoritarios, viejos y jóvenes, letrados e ignorantes, con
barba y lampiños, por eso ahora ya cuesta mucho que surjan nuevos
liderazgos, es muy difícil que la población vuelva a creer en tanta farsa
y tanta mentira.

Aspirantes a salvadores mesiánicos, a predestinados y


revolucionarios auténticos seguirán abundando, pero el país ya no
está para más experimentos y frustraciones. Los políticos, borrachos
de poder, se aferran a las prebendas y canonjías, aún a costa del
sacrificio de la gente, ofreciendo cumbres que solo sirven para crear
mayores abismos.
.

Luís Carlos Paravicini 215


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

22
En un viaje que hice a La Paz en 1989, mientras caminaba por la
avenida 20 de octubre me encontré con Gonzalo Cisneros, que estaba
a cargo del Programa de Vivienda del Ministerio de Asuntos Urbanos,
quien me introdujo como consultor para el diseño del marco jurídico y
administrativo de proyectos de autoconstrucción y construcción
delegada de viviendas, programa dependiente del Programa de
Naciones Unidas para el Desarrollo.

Me encargué de elaborar todos los reglamentos operativos, diseñar los


mecanismos de recuperación de una cartera de préstamos de interés
social de casi cuarenta millones de dólares y viajar por todo el
territorio nacional donde existían proyectos de viviendas,
principalmente dirigidos a personas de bajos ingresos.

En algunos casos, la tarea no fue sencilla, pues se trataba de mineros


relocalizados que no estaban de acuerdo con su situación y
consideraban que la dotación de las viviendas era un obligación del
Estado o hasta una compensación por su despido, pero cuando
explicamos, casi como predicando el evangelio, que el propósito era
reciclar los recursos para llegar a más beneficiarios, invariablemente
estuvieron de acuerdo con cancelar los capitales de los créditos que
prácticamente no tenían intereses.

Convencidos del éxito de las gestiones, se hizo entrega de todos los


documentos y mecanismos que permitirían llevar adelante el proyecto
en forma óptima.

Como de costumbre, toda la parte técnica estaba resuelta, pero faltaba


la decisión política a nivel ministerial para que el FONVIS habilitara
los escritorios de cobranza y recaudación, la que nunca fue asumida.

Años más tarde, se procedió a liquidar al FONVIS, que tenía una


cartera prácticamente irrecuperable de más de cuatrocientos millones
de dólares, anunciándose grandes juicios a ex ministros, directores
patronales y laborales y terceros responsables, lo que naturalmente
nunca prosperó.

Luís Carlos Paravicini 216


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

Se dice que dos tercios de la población boliviana destinan dos tercios


de sus ingresos para el problema de la vivienda, en sus diversas
modalidades.

En todos los programas y planes de gobierno, la vivienda es un tema


central.

Se ofrecen distintas soluciones, generalmente faraónicas y con altos


contenidos esotéricos. Es muy buen negocio político todo lo que se
ofrezca en este rubro.

Las múltiples y repetidas iniciativas gubernamentales, por lo general


abarcan desde la promoción, construcción, dotación, adjudicaciones y
administración de planes habitacionales orientados a las viviendas de
interés social, como si hubiera otras de interés antisocial.

Los planes gubernamentales fracasan una y otra vez, pero resurgen y


se reproducen cíclicamente.

Los desastres son recurrentes y se repiten casi sin variación.

Los recursos generosamente regalados por el gobierno se distribuyen


en negociados sucesivos, desde la compra de terrenos sobre
preciados e inadecuados, adjudicación de obras y contratos, malas
ejecuciones e incumplimientos, favoritismos económicos y políticos en
la adjudicación e imposibilidad de recuperar créditos con recursos
estatales. Son, hasta donde se conoce, un desastre total.

Los únicos problemas de vivienda que se solucionan son las


mansiones de los gobernantes y de los administradores de turno, sean
estatales, patronales o laborales. También algo ganan los abogados y
liquidadores.

Con estas conocidas experiencias, se ha consolidado un exitoso


sistema financiero para la vivienda.

Exitoso, claro está, para el sistema, no para la vivienda.

Los bancos, las entidades especializadas como mutuales y


cooperativas y hasta los tradicionales usureros particulares, destinan

Luís Carlos Paravicini 217


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

la mayor parte de sus carteras a los préstamos inmobiliarios. No se


equivocan para nada.

Los especuladores, loteadores y constructores ganan siempre y muy


bien. Pero no tanto como las entidades financieras, las que nunca
dejan de ganar, por todo y por nada. Ganan formalmente por
formularios, comisiones, intereses simples y compuestos, corrientes y
penales. Sus abogados ganan por los contratos y por las cobranzas.

También ganan las empresas constructoras, los arquitectos, los


valuadores, los tramitadores y los palos blancos. Ganan los jueces y
los funcionarios judiciales. Por supuesto, tienen su tajada los
loteadores y especuladores de tierras.

Pero claro, allí donde hay unos que ganan mucho, hay otros que
pierden mucho, es imposible que en negocios financieros de este tipo
todos puedan ganar.

Es así como un primer efecto devastador para la economía popular y


social se traduce en la espiral inflacionaria, netamente especulativa,
que hace que terrenos y casas multipliquen artificialmente su valor de
diez a cien veces, como si nada.

Entonces dos tercios de la población se incorporan a la trampa de la


casa propia, a plazos largos y bajos intereses.

Tal vez con un optimismo muy humano, más aún si son jóvenes e
inexpertos, se convencen de que mantendrán sus trabajos y sus
ingresos por veinte o más años, que no se enfermarán gravemente y
que no tendrán mayores e imprevistos percances. Entonces destinan
dos tercios de sus ingresos y se ponen a trabajar como negros para
bancos y entidades financieras.

Es posible que muchos de los entusiastas prestatarios sufran


percances tarde o temprano a lo largo de la vigencia del crédito de
ensueño.

Más les vale que sea lo más tarde posible, pues si es muy temprano
se quedarán sin soga ni cabrito, sin préstamo y sin casa y perderán
todo lo que hayan pagado a cuenta, quedaran en la calle o en la vía y

Luís Carlos Paravicini 218


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

entrarán en la central de riesgos para no poder prestarse para nada


más, ni siquiera para salud.

Tampoco es aconsejable seguir los consejos de algún abogado, que


les ofrecerá chicanear y prolongar por años la cobranza, pues durante
todo ese tiempo, el único que ganará será el abogado, pues los
intereses seguirán corriendo implacablemente, el deudor seguirá
trabajando para la entidad financiera y su hogar será inundado por la
incertidumbre, la preocupación, el estrés y los desvelos, no será dueño
más que de una deuda que crece sin parar.

Aquellos deudores que en un acto de rebeldía consigan dinero para


ponerse al día o pagar la totalidad del crédito se verán metidos en
situaciones aún más complicadas, pues difícilmente las entidades
financieras admitirán variar las condiciones contractuales,
obstinadamente irán hacia el trámite de trance y remate, en el que, a
través de palos blancos, adquirirán las viviendas a precio de gallina
muerta para adjudicarlas en préstamos a otros incautos, o sugerirán
complejos mecanismos de refinanciamiento, previo pago al contado
del total adeudado a capital, honorarios y gastos de cobranzas,
comisiones, multas e intereses corrientes y penales.

Lo social es lo que menos importa.

Los banqueros, financiadores y usureros son dueños de todo, ellos


ponen las reglas porque son dueños del oro.

Cobran las comisiones y los intereses a su gusto, condonan intereses


de todo tipo a unos y condenan a pagar todo tipo de intereses a otros.
Aprueban los proyectos y programas de urbanización y construcción a
su gusto y sabor, trabajan con los constructores de su preferencia.

Tienen a sus órdenes y disposición absoluta a las autoridades de la


ASFI, ex superintendencia de bancos, que solo sirve para regular y
proteger los intereses y las decisiones de los banqueros, de quienes
resultan ser los empleados más sometidos e incondicionales.

Los prestatarios no tienen opción a la defensa ni al pataleo, son


sometidos a todo tipo de sanciones y si deben diez centavos y se

Luís Carlos Paravicini 219


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

atrasan una hora, inmediatamente son remitidos a la central de


riesgos, aún si se tratara de un error ajeno.

Las entidades financieras tienen a su servicio a jueces y funcionarios


judiciales, o sea que en esos ámbitos tampoco pierden, por lo que sus
cobranzas, juicios coactivos, ejecutivos y desapoderamientos salen
como por tubo, para ellos no hay retardación de justicia.

Los efectos estructurales de estas distorsiones en la economía son


devastadores.

La especulación que conduce a un permanente y creciente proceso


inflacionario de terrenos, materiales y equipos de construcción y de
precios de viviendas provoca grandes beneficios y acumulación de
recursos para especuladores, banqueros y comerciantes, quienes
relegan a los créditos medianamente productivos, de tal manera que
se configura una economía en torno a la prestación de servicios de
todo tipo, que no pueden ser la base para el crecimiento real de una
economía productiva.

Esta situación se agrava con la reproducción del sistema para la


adquisición de vehículos de lujo y crédito de consumo suntuario.
Queda claro quienes ganan, pero también no hay duda de que el
grueso de la gente pierde energía, plata e ilusiones.

Luís Carlos Paravicini 220


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

23

Ya radicado nuevamente en La Paz, el gobierno acababa de designar


Ministro de Salud a Carlos Dabdoub, motivo por el que el Chapu me
recogió para ir al acto de posesión, luego me llamaría para una
entrevista con el flamante Ministro.

Si bien yo tenía la inmensa satisfacción de haber concluido y


publicado el DLB y los otros trabajos complementarios, me encontraba
en una profunda depresión por el estado financiero plagado de deudas
y compromisos cuya solución no aparecía a la vista.

Como consuelo o estímulo, lo que casi siempre me ocurrió cuando ya


estaba al borde de tirar la toalla, fui convocado por una misión de la
Universidad de Nueva York que se encontraba asesorando al
Congreso.

Durante su visita a la Corte Suprema habían conocido al Director de la


biblioteca, Rudy Miranda, quien les habló maravillas acerca del DLB
que permitía satisfacer en horas los requerimientos de normas de los
Ministros que usualmente demoraban semanas y hasta meses.

Después conocí personalmente a Miranda y me ratificó su apreciación,


aunque lo note algo sorprendido pues seguramente el esperaba
encontrar a un venerable y erudito anciano y no a un abogado
corriente de algo más de 35 años de edad, enemigo de formalismos y
convencionalidades al que le causaban irritación los ridículos títulos de
excelentísimo, ilustres, magníficos, honorables y otras sandeces
similares.

Una vez en el despacho del Ministro de Salud, acompañado por María


Elena y el Chapu, Carlos me propuso asesorarlo a medio tiempo
mediante un programa del Banco Mundial que era la única posibilidad
de lograr una remuneración algo decente, pues el asesor legal
principal, con más de treinta años en el cargo y con un conocimiento
profundo del sector salud y seguridad social, ganaba algo menos de
cuatrocientos dólares mensuales.

Inicialmente y ante la sorpresa e incredulidad de todos, le agradecí


pero le dije que era un ofrecimiento imprudente, pues por mi situación
Luís Carlos Paravicini 221
AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

económica yo era un peligro y podría arrasar con escritorios y cosas


del Ministerio. Por fortuna, me salvó el carácter del Chapu quien pasó
el asunto a broma y terminó la discusión con una de sus sonoras
carcajadas.

La mayor parte del trabajo administrativo tenía relación con


resoluciones para becas y cursos de especialización de médicos en
los lugares más insospechados del planeta, convenios con Ong‘s y
registro de fármacos.

El gran descubrimiento fue el Código de Salud y sus muchos


reglamentos, de órganos, de cadáveres y muchos más, que en la
Facultad de Derecho no habíamos oído nombrar y menos ver ni por el
forro, ciertamente solo habían unos cuantos ejemplares impresos
dentro del Ministerio, a uno de los cuales tuve el privilegio de acceder
y aprovechar para incorporarlo íntegramente al DLB.

Hasta ese instante, sólo habíamos oído hablar del Código de


Seguridad Social y sus interminables reglamentos, al extremo que
hasta ahora la gran mayoría de los abogados, ni qué decir de la
población, ignora que existe un Código de semejante importancia, lo
que no es aislado pues lo mismo sucedía con otros códigos como el
de educación o de aeronáutica.

Uno de los conflictos más serios se presentó con dos grupos de


dirigentes de los no videntes que pugnaban por su reconocimiento,
iban todos los días y en medio de denuncias de secuestros e intentos
de homicidio. ya amenazaban con declarar una huelga de hambre en
mi oficina, que quedaba en un especie de jaula cubierta de ventanales
y con techo de calamina plástica, en un pequeño anexo al último piso.

En vez de pájaros, allí trabajábamos el doctor Gorriti y yo. Ante la


intransigencia de los no videntes, no tuve mejor idea que pedirle a un
viejito asistente, quien no salía ni de vacaciones por temor a que lo
retiren de su trabajo, que fuera a tocar el hombro de uno de los
dirigentes más exaltados con un palo, lo que provocó una reacción en
cadena, se armó una trompeadura que hizo que bajaran los tres pisos
trenzados a golpes, empujones e insultos entre ellos, hasta terminar
en una gresca generalizada en plena Plaza del Estudiante, donde tuvo

Luís Carlos Paravicini 222


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

que intervenir la policía, pero fue la mágica solución al conflicto,


después nos visitaba cada grupo por turno.

Aunque ya tenía una idea más o menos clara, el ministro me pidió que
analizara y verificara si los juegos de azar eran legales en Bolivia, por
ese entonces funcionaban lujosos casinos en el eje troncal y había
inminentes planes de expansión, para lo cual revisé la base de datos
del DLB y, con certeza, pude asegurarle que eran ilegales.

Al día siguiente, me pidió que lo acompañara al Edificio de la Lotería,


donde hizo conocer el decreto de anulación de los juegos de azar, lo
que provocó huelgas y manifestaciones de protesta y el desfile por el
Ministerio de representantes de los juegos con sus padrinos políticos,
sus esbeltas azafatas y sus ofrecimientos de coimas para revertir la
medida, lo que finalmente no sucedió.

Al poco tiempo se hicieron públicas algunas denuncias de lo que se


conocería como la guerra del suero.

Durante años, los Laboratorio Inti y Vita había tenido prácticamente el


monopolio en la producción y comercialización de sueros, con precios
discrecionales y utilidades astronómicas.

El representante de Laboratorios Chile comenzó a importar sueros con


precios muy inferiores, lo que provocó que, Laboratorios VITA iniciara
una acción legal por derechos intelectuales sobre el suero, primero y,
ante su manifiesta improcedencia, por la forma de los envases, lo que
tampoco prosperó.

En esas circunstancias, me visitó el dueño de Laboratorios VITA,


quien radicaba en España y de vez en cuando venía a ver sus
negocios en Bolivia.

Acompañado de sus abogados, trató de convencerme con sus


disparatados argumentos legales, para finalmente acudir al eterno
argumento del patriotismo, del anti chilenismo, del mar y cosas por el
estilo, por las cuales la población tiene que pagar el suero patriótico a
precios de oro, para enriquecer a unos patriotas que viven en Europa
a cuerpo de rey, a costa de la sangre y de la salud de los bolivianos.

Luís Carlos Paravicini 223


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

Es obvio que sus reclamos y amenazas no prosperaron, pero el


incidente me sirvió para corroborar la terrible sospecha de que en la
producción, comercialización y registro de fármacos no solo que no
existen los controles de calidad adecuados, sino que los precios y
condiciones de venta se encuentran sometidos al criterio de los
mercaderes de la salud.

En Bolivia el diablo sabe perfectamente que trabaja para los abogados


y los liquidadores de entidades financieras y estatales.

Muchos funcionarios se aprovechan de ciertas circunstancias y


realizan desfalcos y malversaciones, pero por lo menos arriesgan su
pellejo o su libertad, mientras que los grandes beneficiarios serán los
abogados y los liquidadores, que, con pleno respaldo y sin
obstáculos, cobran suculentos honorarios y liquidan el patrimonio de
las entidades a precio de gallina muerta.

Esto fue descarado en el caso de la quiebra de bancos privados, de


los que no se recuperó ni el veinte por ciento de los más de
seiscientos millones de dólares estafados, hubo unos cuantos
banqueros que estuvieron un par de años de vacaciones en San
Petersburgo, como se conoce al panóptico de San Pedro y luego
fueron liberados para fundar otras empresas que esperan el turno para
quebrar fraudulentamente.

Los bienes de los bancos fueron rematados por valores ínfimos y los
liquidadores salieron como propietarios de gasolineras, edificios,
estaciones de servicio y socios de grandes empresas. Los abogados
privilegiados resultaron cobrando millones de dólares, todo a costa de
los recursos estatales, pues no podía ser de otra manera.

En el caso del Fondo Complementario de la Administración Pública,


FOCSAP, su Gerente Dante Escóbar Plata junto a un grupo de
cómplices realizó un desfalco de decenas de millones de dólares,
hasta hoy no se sabe exactamente el monto total, se fugó del país y
luego de una larga búsqueda fue capturado en Buenos Aires, donde
se había sometido a una operación de cirugía estética y luego
trasladado a La Paz.

Luís Carlos Paravicini 224


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

Uno de los abogados contratados para ver la liquidación, logró que


tres vocales, hermanos fraternos de su logia, le regularan,
transaccionalmente, honorarios por novecientos mil dólares, que
inicialmente habían sido reclamados en un millón trescientos mil, por
corresponder al 10% de unos depósitos de trece millones de dólares
que habían sido recuperados del sistema bancario.

Los honorarios correspondían a un par de memoriales simples que


había presentado el abogado, es decir, cada memorial tendría un
costo de cuatrocientos cincuenta mil dólares a pagarse con fondos de
los estafados afiliados al FOCSAP.

El proceso de liquidación no avanza hace más de veinte años, todos


salieron libres excepto Dante Escóbar, que resultó representante de
los internos del penal y que no pudo salir en cumplimiento a la orden
judicial de libertad por oposición extrajudicial de los damnificados, es
decir, mediante medidas de presión de hecho y hasta las últimas
consecuencias.

El pago de honorarios al abogado fue ágilmente ordenado por los tres


vocales de la Corte Superior del Distrito, quienes además dispusieron
el traspaso de los fondos al Consejo de la Judicatura para su pago.

Los abogados del FOCSAP plantearon un amparo constitucional


contra la resolución de los Vocales, recurso que fue declarado
improcedente en primera instancia, pero luego, en revisión en el
Tribunal Constitucional, en diciembre de 2010, se declaró probado el
recurso, considerando la excesiva desproporción entre el trabajo
realizado por el abogado y el monto de honorarios regulado, pero,
sobre todo, por la aplicación de las normas legales que establecen que
los bienes de la seguridad social y del Estado no pueden ser
embargados, algo tan elemental que fue ignorado por abogados y
Vocales de Corte, desconocimiento expreso de la ley que era y es
corriente en el sistema.

En septiembre de 1992, Jorge Torres me invitó a asesorarlo en la


Comisión de Planeamiento, Política Económica y Financiera de la
Cámara de Diputados.

Luís Carlos Paravicini 225


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

Durante varios años había estado en discusión el proyecto de Ley de


Bancos y Entidades Financieras y se trataba de conformar una
comisión revisora, por lo que en la primera reunión con los
representantes de las entidades involucradas se acordó que, como
asesor de la comisión yo resultaba independiente a los intereses de
entidades públicas y privadas del sector, por lo que fui designado
presidente de la comisión revisora, término que no pareció ser muy del
agrado de Jorge, pero sobre lo que no hizo ningún reparo.

Cambié mi horario de asistencia al Ministerio de Salud y lo pasé a las


tardes, lo que no dejó de tener algún inconveniente, sobre todo
cuando Carlos nos citaba a las siete de la mañana para reunión de su
gabinete.

Fueron acreditados como titulares Miltón Paz por el Banco Central,


Guido Antezana por ASOBAN, Alfredo Arce Carpio por la
Superintendencia de Bancos, además de tres o cuatro diputados
adscritos, representantes técnicos de algunos partidos políticos y
ocasionales técnicos especialistas en determinadas materias.

Teníamos las reuniones todos los días a partir de las nueve de la


mañana hasta cerca a la una de la tarde en las oficinas de la comisión.

En las primeras reuniones, además de las presentaciones de estilo, al


percibir que ya se avecinaba una de esas famosas comisiones a las
que recurren los gobiernos para gastar enormes cantidades de platas
y tiempos y así diferir o eludir compromisos y responsabilidades,
conocedor del carácter práctico y ejecutivo de Jorge Torres, logré que
se me aceptara un sistema de trabajo operativo y expedito, orientado a
obtener resultados dentro del menor tiempo posible.

A manera de conocernos y determinar cuáles eran los planteamientos


doctrinales y los principios rectores que debía contener la nueva
norma, tuvimos las exposiciones técnicas de los delegados del Banco
Central, Superintendencia de Bancos y Asociación de Bancos
Privados de Bolivia, además de alguna complementación
especializada.

Luís Carlos Paravicini 226


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

Por lo menos para mí, que apenas sabía lo que era una cuenta
corriente, el proceso fue de una riqueza extraordinaria, clases
magistrales de alto nivel de finanzas públicas y banca central.

Abstraído en la danza de cifras y porcentajes olvidaba por completo


mis propias penurias económicas, mientras me relamía de gusto y
vanidad cada que se dirigían a mí como Presidente, nada menos que
de semejante comisión técnica.

Antes sólo había sido presidente de mi curso en colegio o de mi club


en el barrio, pero nadie me había dicho presidente, hasta entonces.

Luego de didácticas exposiciones con pizarras y documentos de


apoyo, nos quedó claro a todos que los dos temas cruciales en los que
había que ponerse de acuerdo eran el encaje legal, pero básicamente
el coeficiente de adecuación patrimonial, de acuerdo a las
recomendaciones de la Convención de Basilea, que descubrí que
quedaba en Suiza.

El coeficiente tiene que ver con el patrimonio neto de una entidad


bancaria y el margen de apalancamiento de los recursos obtenidos del
público, es decir, más o menos si un Banco tiene uno, puede prestar
hasta diez, en el patrimonio se considera la calidad de las garantías y
otros aspectos sutiles y más técnicos.

Como las exposiciones eran entre economistas, los debates resultaron


vehementes y las posiciones iban quedando definidas, al extremo que
mientras Guido Antezana hablaba, no se percató que a su lado se
encontraba el mozo, de pie con la charola de mates y refrescos, quien
recibió un involuntario golpe en el bajo vientre producto de la
efusividad de Antezana, a quien le cayó la descarga de mates y
refrescos que se derramaron sobre su cabeza y sus hombros, lo que
pudo ser una tragedia y se convirtió en una anécdota risueña que
sirvió para terminar de distender el ambiente.

Alfredo Arce Carpio aprovechaba cualquier receso para comentar sus


anécdotas de cuando era Ministro de Gobierno de Banzer, como la
detención y exilio a Guillermo Bedregal, quien fue colocado en un
avión y exiliado a Brasil con su sola ropa puesta o me hablaba al oído

Luís Carlos Paravicini 227


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

‗es Mujía, ahora ya no muge‘, mientras Gastón Mujía, de las Mutuales


de Ahorro y Crédito exponía la posición de éstas.

Al inicio del segundo gobierno democrático de Banzer, Arce Carpio fue


filmado en una reunión social con Roberto Suárez Gómez, por
entonces el máximo capo del narcotráfico en Bolivia, por lo que, una
vez pasado de moda el escándalo público, tuvo que bajar su perfil
político y ocupar otros cargos menos notorios, murió en un confuso
incidente y su cadáver fue encontrado en un sórdido callejón de un
suburbio, al que aparentemente había ido a buscar droga para su
consumo.

Fue indudablemente un hombre de mucha confianza del general


Banzer y un político que participó activamente durante el régimen
dictatorial.

Una vez definidos los temas cruciales, fue bastante sencillo avanzar
con los artículos del proyecto, sin mayores dificultades.

Inesperadamente, apareció como adscrito por un partido político Jorge


―Rulo‖ Valdez, un compañero de la Facultad que era poeta y filósofo y
quien fumaba marihuana habitualmente, incluso lo hacía cuando era
juez y resultó ser un juez atípico, conciliador y que desconcertaba a
los eventuales litigantes con conversaciones y reflexiones producto de
sus alucinaciones, en todo caso un juez especial menos malo que la
mayor parte de sus colegas.

A medida que pasaban los días, las reuniones se tornaban más


interesantes e ilustrativas, nadie quería perderse ninguna sesión y a
veces había que aumentar alguna silla a la mesa.

Después de algo más de un mes, el grueso del trabajo estaba


concluido con el acuerdo y satisfacción de todos, sin ningún desvelo ni
mayores discrepancias.

La última reunión se prolongó durante todo el día, al final de la tarde


me recogía Luís del Rio, el Superintendente de Bancos a quien yo
había demandado por el asunto del Banco del Progreso y nos fuimos
al Departamento de Jorge Torres en el Edificio Brasilia, donde junto a
Armando Méndez, Presidente del Banco Central y el propio Jorge,

Luís Carlos Paravicini 228


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

terminaron de concertar los asuntos más delicados del proyecto final


de la ley y concluimos con el borrador final cerca a las cuatro de la
madrugada.

Si bien el trabajo en el proyecto de ley de Bancos y Entidades


Financieras me había distraído o tal vez mejor dicho me había
adormecido, a su conclusión en el Ministerio reasumí las
preocupaciones que se activaban por las cobranzas diarias de varios
acreedores, especialmente de equipos y algunas obligaciones
bancarias.

En Santa Cruz había dejado de fumar por completo, pero ya en las


reuniones de la comisión había aceptado algunos cigarrillos, por lo que
retorné paulatinamente a mi ritmo compulsivo, aunque procuraba no
hacerlo en el Ministerio.

Una de esas mañanas, que había comenzado con llamadas


desagradables y una madrugadora reunión de gabinete que se
prolongó más de lo habitual, se complicó más cuando me anunciaron
la visita del Presidente de la Lucha contra el Tabaquismo, yo estaba
aún con un cigarrillo prendido y el pequeño ambiente estaba
impregnado de humo, por lo que pedí que me esperara un momento,
pese al intenso frío abrí las ventanas, bajé al Despacho del Ministro,
recibí una instrucción y volví a la oficina.

Por supuesto que noté el gesto de desagrado del médico al ingresar a


la oficina pero disimuló y no dijo nada sobre el humo y el inocultable
olor a ese tabaco contra el que él luchaba infatigablemente.

Precisamente se trataba de reglamentar las publicidades y las


advertencias en las cajetillas de cigarrillos sobre los daños a la salud
pública. Posiblemente algo comentó con el ministro, pues a los pocos
días éste apareció por mi oficina, por suerte ese día no estaba
fumando.

En medio de mis cavilaciones, recibí una llamada del Chapu, quien


estaba de Asesor del Presidente de la República y me invitó a ir a
Palacio.

Luís Carlos Paravicini 229


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

Con un entusiasmo que no podía disimular aunque pidiéndome


cautela, me comentó que había incluido el tema del DLB en un
Programa de Fortalecimiento del Banco Mundial a la Presidencia de la
República con un presupuesto de cuarenta y cuatro mil dólares.

Después de realizar los trámites correspondientes, dos semanas


después instalábamos en Palacio de Gobierno el sistema, junto a la
entrega de ciento cincuenta juegos impresos del DLB, que se enviaron
a los ministerios y reparticiones estatales, de donde se recibieron
notas de felicitaciones y agradecimientos.

En esos trajines, surgió algún debate relativo a normas sobre


beneméritos, el que se solucionó inmediatamente consultando al DLB
y descubriendo normas que ni los propios beneméritos sabían de su
existencia.

Por mi parte recibí lo justo para recuperar la tranquilidad económica y


el consiguiente optimismo.

Las cosas seguían según los patrones de conducta que me había


impuesto, especialmente aquello de comenzar a hacer siempre las
tareas más difíciles o desagradables, dejando para lo último lo fácil o
placentero, por eso me corto primero las uñas de los pies, luego las de
la mano derecha y finalmente las de la izquierda..

Las otras reglas eran las de analizar antes de hablar, dar opiniones o
actuar, especialmente cuando recibía alguna noticia áspera, como una
sentencia injusta, dejaba que se asimile la bronca y después
reaccionaba y hacía lo que creía adecuado.

Salvo raras excepciones y en todos los cargos y funciones que ocupé,


el principio era el de afrontar siempre y dar la cara, atender a todo o
todos los que quisieran hablar conmigo, incluso por teléfono, pues
siempre tuve la mala costumbre de hablar de frente y con claridad, sin
necesidad de ofrecimientos o pretextos innecesarios.

A ello le sumaba un obsesivo afán de puntualidad y de privilegiar los


resultados por sobre todas las cosas o explicaciones, pues siempre
creí que el que explica se complica y el que se enoja pierde.

Luís Carlos Paravicini 230


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

Además de prohibir que se me hable de malas noticias, el resto eran


los abundantes defectos que me acompañaron lealmente y cuya lista
sería muy extensa de detallar.

No satisfecho con hacer que mi espíritu retorne a mi cuerpo, el Chapu


me invitó a una cena en su casa, a la que concurrieron algunos
funcionarios internacionales y Carlos Dabdoub.

Ahí me encontré con Fernando Campero Prudencio, que estaba de


Ministro de Exportaciones y Competitividad Económica, quien me
invitó a visitarlo para conversar de un proyecto.

En enero de 1978, al poco tiempo de producirse el cambio de


Directorio de la Confederación de Empresarios Privados de Bolivia y
mientras cursaba las primeras materias de la facultad, entraba en
vigencia el Código de Comercio y, no recuerdo cómo y por quién,
terminé trabajando en el Registro de Comercio y Sociedades por
Acciones como Técnico Jurídico II, oficina que se creó para la
oportunidad y que echamos a andar de cero.

Allí aprendería una lección contundente e inolvidable de lógica


gramatical, pues a requerimiento del Director, el Secretario General
me aclaró que se decía prever y no preveer, agregando ‗?o acaso
usted veye?

En enero de 1993, el ministro Fernando Campero Prudencio me


contrató para formar un equipo consultor pero operativo para la
reestructuración en el Registro de Comercio y Sociedades por
Acciones.

Se introdujeron formularios con criterios informáticos para sistematizar


y resumir la abundante información sobre las empresas que se
procesaba en forma manual y se reordenaron todos los archivos del
RECSA.

Adicionalmente, se propuso crear mediante un decreto supremo un


órgano de prensa complementario a la Gaceta Oficial de Bolivia,
encargada de publicar leyes y decretos gubernamentales, para que
publique, en formatos sencillos y resumidos al máximo, todo lo relativo

Luís Carlos Paravicini 231


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

a constitución y, modificación de empresas, licitaciones y


convocatorias públicas, avisos de remates y edictos judiciales.

A partir de febrero de 1994, para la Vicepresidencia de la República y


el PNUD, mediante Jorge Torres, participé en la Formulación de un
Programa Nacional de Gobernabilidad, haciéndome cargo del
componente de Reforma Judicial.

Entre los planteamientos insertos en el trabajo, básicamente se


proponía dar un tratamiento integral a la Reforma del Sistema Jurídico
Nacional, que va desde la forma en que se desarrolla la parte
legislativa, la aplicación de las leyes y el ordenamiento, pasando por
una necesaria descentralización y desconcentración del Poder
Judicial, eliminando instancias innecesarias y simplificando
radicalmente los procedimientos con el propósito de establecer la
mayor cantidad de procesos orales, mecanismos de resolución
alternativa de conflictos y modernización tecnológica con expedientes
electrónicos y plantillas informáticas que sustituyan a los viejos
expedientes y a las sentencias y resoluciones kilométricas,
enrevesadas y contradictorias, recomendándose que los magistrados
y jueces solo administren justicia y no dediquen su tiempo a tareas
administrativas en las que no tienen formación, recomendando la
aplicación de sanciones severas para casos de corrupción judicial.

En 1995, a través de la Fundación Milenio, y la Secretaria Nacional de


Industria y Comercio hice una nueva consultoría para la simplificación
de trámites en el Registro de Comercio y Sociedades por Acciones.

Al desarrollar el trabajo, no terminaba de sorprenderme con la


cantidad de registros genéricos y específicos, cada uno con sus
requisitos y pago de valores discrecionalmente establecidos, que
hacen que la actividad comercial formal sea poco competitiva y muy
complicada en cuanto a su funcionamiento y fiscalización.

Registros comerciales, tributarios, municipales, laborales, migratorios,


sanitarios, gremiales, prefecturales, de tránsito y vialidad y muchos
otros conforman una nutrida red de obstáculos que tiende a
acrecentarse y a complicar las actividades empresariales, por lo que
se recomendó la paulatina unificación de registros y simplificación de
trámites con el uso de formularios y sistemas informáticos de registro e

Luís Carlos Paravicini 232


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

información. Indudablemente, en estos mecanismos de multiplicidad


de registros se anidan grandes focos de corrupción pública e
inseguridad jurídica, además de incentivar la mentalidad rentista en la
administración de la cosa pública.

En septiembre de 1994 iniciamos la publicación semanal de la Gaceta


Comercial en el periódico ―Hoy‖, en el que Jorge Torres fue designado
Director.

Aparte de un artículo tipo editorial, el resto era información resumida


de constitución y modificación de empresas, remates y edictos
judiciales, licitaciones y convocatorias públicas, para lo cual
revisábamos diariamente todos los periódicos nacionales y locales
para extraer la información y colocarla en los campos de las bases de
datos que luego se publicaban.

El propósito era dar transparencia y brindar información útil para estas


actividades dispersas hasta ahora, lo que no fue visto con mucho
agrado por parte de los periódicos que tienen importantes ingresos por
publicar esta información in extenso y a elevadas tarifas que limitan el
acceso de grandes sectores de la población y encarecen
injustificadamente los trámites.

Luís Carlos Paravicini 233


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

24

Así como actualmente no se concibe la existencia de razas


químicamente puras, salvando algunos residuos de pequeñas etnias,
tampoco existen personas absolutamente feas ni bonitas, desde un
punto de vista estético humano, pero si es válido analizar los
sentimientos intuitivos que las imágenes nos provocan, por lo que el
hombre ha creado signos, además de las palabras, para graficar
gestos de alegría, tristeza, rabia, dolor, asco, pánico, terror, incluyendo
máscaras que representan determinados estados de ánimo inherentes
a la naturaleza humana.

Gestos, muecas y actitudes son los elementos que utilizamos para


ensayar las rebeliones que, de cuando en cuando, intentan los sujetos
de la fealdad social.

Es indudable que, malos hábitos y malas costumbres contribuyen en


gran medida a deformaciones y enfermedades físicas, como la
obesidad.

Lo más feo de todo está en la degradación ética y estética que se


pretende imponer como señales concretas de cambios abstractos y de
difícil percepción.

Para estar a tono con el proceso, parece ser que el mensaje es


mostrarse sucio, desaliñado, hablar mal, ya sea uno o más idiomas
oficiales del Estado Plurinacional.

Lo que no se quiere comprender es que, aquí y en cualquier tiempo y


civilización, los feos siempre serán feos, que no se necesita ser feo
para ser originario ni que todos los originarios tengan que ser
necesariamente feos, sucios mal hablados, desaliñados, hediondos o
groseros.

Hablar mal uno o varios idiomas no nos hará más bonitos, ni más
inteligentes, ni más educados, ni más solidarios, ni más humanos, ni
nos integrará ni nos unirá más, máximo hará que nuestros conflictos
se acentúen, nuestras diferencias crezcan y las posibilidades de
integración se evaporen.

Luís Carlos Paravicini 234


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

Es urgente dejar de lado tanta farsa e impostura.

Basta de construir el mundo de los feos, de los brutos, de los


fracasados, de los frustrados.

Las leyes humanas dicen que los feos deben esforzarse más por
mostrarse simpáticos, los brutos deben esforzarse más por aprender a
hablar, a leer y escribir, a razonar y a expresarse adecuadamente.

Los feos, incluidos los ilustrados ignorantes, tienen los mismos


derechos que todos, pero no tienen derecho para afear al mundo a su
imagen y semejanza, porque el espíritu humano siempre buscará la
belleza, la perfección, estará plagado de valores positivos, valorará lo
bueno sobre lo malo, los gestos sobre las muecas, la humanidad es
luz, jamás sombra.

Los problemas ocasionados por las actitudes y muecas agrias,


amargas, desagradables de algunos resentidos sin causa nos
conducen a una sociedad de disfraces e imposturas, a la costumbre
de alcoholizar toda la vida social y cultural, de patear inclemente el
idioma, de ensuciar todo, de echar basura, de bloquear lo que se
pueda, de cortar cualquier servicio público, de exigir todo y nada,
cuándo, ahora, cuándo, ahora, cuándo carajo, ahora carajo, ¿hasta
cuándo?

Chantajistas, extorsionadores, al servicio de usureros y traficantes de


influencias. No son todos, por supuesto, pero es un secreto a voces
que hay fiscales que se dedican a lucrar con la desgracia humana o
directamente son causantes de ella.

Con una investigación que está abierta a cualquier persona


interesada, se puede identificar la plena vigencia de un auténtico
sistema mafioso en la administración de justicia, con especial
incidencia en el Ministerio Público.

Son una sucesión de casos y hechos que se asemejan a los abusos


de los tribunales de inquisición., en los que se presumía la culpabilidad
de los acusados, con o sin razón, quienes debían realizar esfuerzos
colosales y estériles para demostrar su inocencia, cuando la sentencia
ya estaba dada de antemano.

Luís Carlos Paravicini 235


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

Para el caso, no se trata de identificar las conductas individuales de


algunos fiscales, denunciarlos, procesarlos y darles sanciones, se
requiere la responsabilidad institucional de la Fiscalía para vigilar,
controlar y sancionar las eventuales irregularidades, por decirlo de
algún modo, de sus funcionarios.

No es concebible que la Fiscalía se limite a contemplar cómo se


pisotea la ley y los derechos humanos.

Lo que se está dando resulta simplemente inadmisible, por injusto,


ilegal e inhumano.

Alguien, con astucia, logró convencer a los fiscales que son


absolutamente poderosos e impunes, que pueden actuar según su
discrecional criterio, pasando por encima de leyes y principios.
Interpretan las leyes a su capricho.

Una vez más, podemos comprobar que ni el problema ni la solución


pasan por las leyes, sino por su observancia y cumplimiento.

No es tolerable que algunos administradores de justicia y fiscales


pretendan estar por encima de las leyes, a las que ni siquiera se
dignan consultar, están convencidos de que su criterio y su palabra
son la única ley posible.

En casos concretos y reales, especialmente en delitos patrimoniales,


como estafa, abuso de confianza, estelionato, cualquiera puede
acusar, con pruebas o sin pruebas, con o sin indicios, y ahí empieza a
ejercerse el poder omnímodo e impune del Fiscal, Director Funcional
de la Investigación con el actual Código.

En abierto y descarado contubernio principalmente con usureros y


otros malandrines, no tienen inconveniente en imputar o acusar a
cualquier persona, por más que la obligación sea civil y que se haya
abolido constitucionalmente la prisión por deudas y obligaciones
patrimoniales.

El procedimiento resulta elemental, seguro y altamente lucrativo.

Luís Carlos Paravicini 236


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

Los usureros de hoy, cuando se trata de bienes inmuebles, prestan


con un documento de venta con pacto de rescate, o con prenda con
desplazamiento y muerte súbita en caso de incumplimiento si son
muebles o mediante poderes irrevocables en el caso de vehículos,
naturalmente con intereses elevadísimos que no se detallan en el
documento y, se deducen por adelantado. Hasta ahí la voluntad y la
necesidad de las partes.

La cosa comienza a complicarse cuando los usureros pretenden la


recuperación judicial de sus acreencias, inicialmente acuden a la vía
civil correspondiente, pero si no surte rápido efecto, proceden a
contratar un Fiscal para tramitar un proceso penal.

El Fiscal gana por doble partida, una comisión por los dineros
recuperados mediante esta forma extorsiva y recibe dineros, favores
sexuales y beneficios que obtienen de los querellados bajo diversos
pretextos, con el método infalible de jugar al susto, al miedo que
tienen las personas de ser detenidas indefinidamente y en condiciones
infrahumanas.

Con o sin pruebas, igual el Fiscal imputará a cualquier persona y por


cualquier tipo de acusación penal.

Si el usurero, por negligencia, por ahorrarse unos pesos o por


cualquier otro motivo no constituyó mediante documento público o no
inscribió su hipoteca o gravamen en los registros públicos de acuerdo
a lo dispuesto expresamente por ley, el Fiscal convocará a los
registradores para que atestigüen sobre la existencia de gravámenes o
inscripciones inexistentes.

Bajo este razonamiento, habría que cerrar los registros públicos,


archivar el principio de publicidad y oponibilidad y que sean los fiscales
los que dictaminen sobre la existencia o inexistencia de gravámenes y
anotaciones.

Pero la cosa no termina ahí, se agrava cuando llega el momento de


las fianzas, en el que los usureros pasan a desempeñar un rol aún
más cruel y rentable.

Luís Carlos Paravicini 237


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

Como la mayor parte de los supuestos delincuentes patrimoniales son


pobres, carecen de recursos para cumplir con la presentación de
fiadores que, a más de la dificultad de conseguirlos, deben tener
necesariamente un bien inmueble a su nombre, lo que es virtualmente
imposible para la mayor parte de la gente pobre.

La diabólica maquinaria compuesta por abogados, testigos, jueces y


fiscales, procede a contactar con piadosos usureros, que naturalmente
tienen bienes inmuebles a su nombre, los que, como buenos
samaritanos, se dedican a ser fiadores habituales, no sin antes
garantizarse con una serie de mecanismos para que el afianzado no
huya o desaparezca y, claro, contra una prestación en dinero según la
oportunidad y el pecador.

No es posible que se lucre de esta manera con los más pobres y


necesitados, abusando precisamente de su condición.

Es indudable que gran parte de estos problemas se originan en la


poca comprensión o abierta ignorancia de la población respecto al
proceso acusatorio, público, oral y continuo, que reemplazó al proceso
inquisitivo y también a la falta de adecuación de una norma impuesta y
extraña a la idiosincrasia nacional.

Lo cierto es que cada vez es más común la práctica del linchamiento


físico, mediático o con el clamor social que exige que cualquier
acusado o sospechoso vaya inmediatamente detenido, sea conducido
preso a la cárcel más dura posible.

No es posible seguir ocultando realidades de miseria y degradación


humanas.

Alguien tiene que comenzar a educar y orientar a una población que


aún mantiene la lógica de la inquisición, aquella que exige que un
sospechoso sea inmediatamente apresado y tenga que demostrar su
inocencia.

Debe controlarse la actuación del Fiscal durante la investigación,


evitando interpretaciones o actuaciones discrecionales y arbitrarias y,
en su caso, se deben sanciona de oficio los actos contrarios a la ley.

Luís Carlos Paravicini 238


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

Para nada resulta suficiente el control jurisdiccional de los jueces de


instrucción, nadie puede actuar al margen de la ley y la fase de
investigación no se puede entender como la consulta a la opinión de
algún Fiscal, para luego trasladar procesos viciados de nulidad a la
fase de los juicios propiamente dichos, que se sustancian ante los
Tribunales de Sentencia.

Cuando el Fiscal consigue llegar a esta instancia el acusado ya estará


advertido de que tiene varios años de torturas judiciales por delante y
sobre las cuales nadie le compensará ni indemnizará, por más
inocente que resulte ser, lo más probable es que haya perdido
patrimonio, trabajo, salud y familia y que solo le quede ir a cantarle a
Gardel.

Luís Carlos Paravicini 239


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

25
La reunión convocada por el Presidente contaba con la presencia de
los Ministros de Defensa, de la Presidencia y de Justicia, el Presidente
de Diputados, el Presidente de la Corte Suprema de Justicia, el
coordinador de la reforma judicial y el embajador de Estados Unidos.

El Presidente, luego de agradecer la presencia de las autoridades


asistentes, explicó, a manera de introducción, que deploraba
sinceramente que un asunto casi de índole personal, antes que
institucional, se haya descontrolado provocando una serie de
incidentes que llegaron más allá de lo tolerable, por lo que era
necesario distraer tiempo valioso de autoridades de estado para
amortiguar acciones personales que estaban afectando la
institucionalidad y las propias relaciones entre los Poderes del Estado.

El Consejero Paravicini ha llegado mucho más lejos de lo que él


mismo se imaginó, pero también mucho más lejos de lo prudente y de
lo que podemos permitir, admito que, tal vez por el entusiasmo inicial
que despertó la reforma judicial, todos fuimos sorprendidos y tal vez
fuimos muy contemplativos con sus actitudes rebeldes, irreverentes y
contestatarias que se tradujeron en enfrentamientos prácticamente
con todas las instancias, partiendo de la Corte Suprema de Justicia,
Ministro de Justicia, Tribunal Constitucional, Cortes de Distrito,
Colegios de Abogados, Asociaciones de Jueces, con denuncias,
procesos y sanciones de todo tipo, sin consultar a nadie.

Por si no tuviéramos suficiente con los problemas internos, ante el


requerimiento de detención del Presidente con fines de extradición
formulado por el Juez argentino Canicoba, Paravicini ha tenido el
atrevimiento de declarar públicamente su acuerdo con el pedido y
expuso su criterio en sentido de que la decisión estaba en manos de la
embajada de Estados Unidos, por lo que, según él, probablemente
sería negada.

Prácticamente desde antes de su posesión en el cargo se ha dedicado


a declaraciones y entrevistas casi diarias, siempre denunciando
irregularidades y anunciando procesos, hay que reconocer que en
algunos casos con acierto y pertinencia, pero siempre actuando por su
cuenta y sin coordinar con nadie.
Luís Carlos Paravicini 240
AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

En los hechos, el propio Consejo de la Judicatura, concebido como el


motor de la reforma judicial, ha sido más un factor de conflicto al
interior del Poder Judicial, sus miembros tienen constantes
divergencias y su relación con la Corte Suprema de Justicia es de
conflicto permanente.

Pero lo que rebasó todo límite fue la concurrencia de Paravicini ante la


Comisión Mixta de Constitución del Congreso Nacional, a la que se
presentó enmanillado, se enfrentó a los senadores a los que llamó
ignorantes y corruptos y luego los dejó con la palabra en la boca, sin
dar opción a que los agentes policiales uniformados y civiles que
habían sido desplegados en las oficinas del Congreso tuvieran
oportunidad de actuar.

Muchos pensamos que esta situación se iba a remediar con las


acciones legales que se iniciaron en su contra, pero a medida que
pasaba el tiempo y luego de distraer la atención con una licencia
temporal, de alguna manera logró zafarse de las acciones penales y
retornó como si nada a sus funciones, para proseguir con mayor
empeño, quedando como héroe en la lucha contra la corrupción.

Todo esto ha sido muy grave, un atentado no solo para la Comisión


más importante del Congreso Nacional, para los senadores que la
componen, ha sido un agravio imperdonable al sistema político, a la
concepción democrática del poder y del estado de derecho.

Si así fue con Ministros y Senadores, con el propio Presidente de la


República a quien también acusó por actos de corrupción en el poder
judicial, pues ya no existe instancia legal a la que respete y obedezca
y, todo esto, aunque parezca increíble, no solo es un acto inédito a
nivel nacional, sino que constituye una actitud sin precedentes en la
historia de la democracia mundial, es un cuestionamiento a los
fundamentos mismos del ejercicio del poder, lo que, naturalmente, es
algo que no puede quedar impune y es una invitación para que
después, cualquier diputado, senador, ministro o magistrado interpele
a cualquier autoridad y le falte el respeto a título de independencia de
poderes, es un riesgo mayúsculo para los principios básicos de
gobernabilidad.

Luís Carlos Paravicini 241


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

Por el uno por ciento de lo que hizo en democracia, en un gobierno


militar ya hubiera estado bajo tierra.

Como no podemos seguir perdiendo tiempo con este tema, que ya es


de conocimiento más que detallado de los presentes, pido al
Coordinador de la Reforma Judicial hacernos una breve síntesis de los
antecedentes para luego analizar las medidas que se han adoptado al
respecto.

Complementando lo expuesto por el Presidente, me permito recordar


que el Consejero Paravicini fue designado casi accidentalmente
cuando ADN ya tenía a sus dos representantes, el MIR a uno y el
MNR no contaba con un candidato idóneo, por lo que estuvo de
acuerdo con la elección de Paravicini, previa verificación de que no
tuviera militancia política, especialmente en el MIR.

Cuando se encontraba de candidato, el día previo a la elección en el


Congreso, algún periodista lo descubrió y ahí comenzó su imparable
romance con los medios de comunicación social que comenzaron a
darle permanente, amplia y cada vez mayor cobertura.

Al poco tiempo de su designación como Consejero de la Judicatura,


fue invitado a dar una conferencia en la Cámara Nacional de
Comercio,

En esa oportunidad, la Ministra de Justicia y la Defensora del Pueblo


hicieron una explicación y un análisis mesurado de las reformas
judiciales y de sus objetivos, muy diferente a lo expuesto por
Paravicini, quien comenzó atacando a los mamotretos judiciales (ese
fue el término que utilizó para referirse a los palacios de justicia), de
costos elevadísimos y sobre preciados, poco funcionales para una
adecuada administración de justicia, los procedimientos judiciales
arcaicos ritualistas y de tradición colonial, la falta de institucionalidad e
independencia del Poder Judicial y de los operadores de justicia, la
deficiente formación de abogados y jueces, el centralismo de una
justicia que había que empezar a acercar al ciudadano, a
descentralizar su administración cortando radicalmente los
procedimientos y estableciendo mecanismos alternativos de resolución
de conflictos, hacer que la Corte Suprema de Justicia solo conozca
asuntos de extraordinaria importancia dejando el grueso de los

Luís Carlos Paravicini 242


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

asuntos para resolver en sólo dos instancias y a nivel regional,


establecer una Comisión Codificadora permanente para depurar y
ordenar la abundante producción legislativa, introducir sistemas
informáticos de seguimiento de causas, el expediente electrónico,
notificaciones remotas, plantillas para simplificar sentencias y
resoluciones, acceso irrestricto de los ciudadanos a la información
procesal vía remota, para eliminar los factores reales de retardación
de justicia, proponiendo que los jueces y magistrados se aboquen
exclusivamente a administrar justicia, poniendo así fin al despilfarro de
recursos humanos y materiales y que se sancionen drásticamente los
actos de corrupción judicial, propuestas que causaron revuelo y
abrumaron a un auditorio inadvertido que no esperaba semejante
aluvión de ideas, en eventos que suelen ser más bien protocolares.

Como lo reiteraría en diversas ocasiones, en su criterio, la retardación


de justicia no obedece a limitaciones materiales de infraestructura o de
recursos humanos, sino que resultaría ser producto de un sistema
expresamente diseñado para ello, que va desde el embrollo de los
interminables procesos escriturados y sus voluminosos expedientes
hasta las extensas y contradictorias sentencias en las que, asegura,
cuando se gana en los considerandos es porque se perderá en la
parte resolutiva, por lo que estima que, con un sistema objetivo de
seguimiento de causas, sanciones efectivas para la corrupción judicial
en todos sus niveles y la selección adecuada de recursos humanos, es
perfectamente posible poner al día toda la carga procesal en no más
de un año y sin requerirse recursos adicionales.

A los meses de empezar sus funciones, Teresa Rivero de Cusicanqui


hizo llegar a los medios una supuesta carta de denuncia contra
Paravicini, firmada por unos señores Quispe y Mamani, que
aseguraban que el Consejero había protagonizado una reyerta en la
ciudad de Santa Cruz, en un burdel con mujeres de mala reputación.

Consultado Paravicini por los periodistas, hizo notar la incongruencia


de la acusación, añadiendo que si le mostraban un burdel con mujeres
de buena reputación, así fueran monjas, él inmediatamente se
pensionaba.

Luís Carlos Paravicini 243


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

Por lo demás, al estar precisamente de viaje en Europa, la grotesca


carta cayó por su peso y Paravicini obtuvo licencia para realizar
cualquier tipo de actividad.

Otra fue la suerte de Guido Chávez, a quien la misma Consejera le


agenció una joven y desdichada amante lo que produjo renovados
escándalos incluso a nivel familiar.

El primer conflicto serio del Consejo de la Judicatura se produjo con la


Convocatoria pública que lanzó para Ministros de la Corte Suprema de
Justicia.

De acuerdo a lo convenido expresamente con los Consejeros Guido


Chavéz y Teresa Rivero de Cusicanqui y con el Presidente de la Corte
Suprema de Justicia, como Presidente del Consejo, en el supuesto de
que habían hecho lo propio con los Consejeros Martha Villazón y Luís
Carlos Paravicini, se procedió a confeccionar la lista de postulantes y
a suscribirla por los tres primeros, a lo que los otros dos se negaron
afirmando no haber participado en la elaboración de las nóminas.

Los Consejeros fueron convocados a la Vicepresidencia, en la que se


acordó proceder a una nueva convocatoria pública.

En la segunda oportunidad, si bien ya hubo la participación real de


todos los consejeros, la polémica fue por si se calificaban a los
postulantes según una metodología o si simplemente se elaboraba y
enviaba una lista con los calificados por orden alfabético, tal como
pretendía la Comisión de Constitución.

Después de discusiones y consultas, se aceptó que se elaborara una


metodología para calificar a los postulantes según sus méritos y
deméritos. En ese ínterin, tal como se acostumbra en estos casos,
alguien hizo filtrar una supuesta nómina a través de un periodista de
Sucre, lo que provocó una dura pero breve confrontación con la
prensa y con la Comisión de Constitución que muy a regañadientes
finalmente aceptó que las nóminas tuvieran calificación..

Aunque después se sabría que fue una operación planificada y


cuidada hasta el mínimo detalle, con la participación de elementos de
inteligencia y operaciones especiales, la intervención de las Oficinas

Luís Carlos Paravicini 244


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

de Derechos Reales en la ciudad de La Paz fue un operativo de alta


precisión que permitió descubrir, ante las cámaras de prensa, a los
funcionarios de diverso nivel de esa oficina manejando documentos y
dineros ilícitos, pillados en plena flagrancia y sin lugar a la menor duda
posible. Como consecuencia inmediata, diez y siete personas fueron
detenidas y prestaron sus declaraciones y la oficina fue intervenida por
la Corte Superior de Distrito.

Pasado algún tiempo, el Registrador y los funcionarios plantearon una


serie de recursos legales, con los que además de su restitución,
obtuvieron que se les reponga sueldos y se diluyan procesos y
responsabilidades, por lo que cambiaron los métodos de trabajo y
fueron muy cuidadosos para realizar las transacciones ilegales en
boliches y oficinas particulares cercanas y ya no en sus dependencias.

Cuando los Consejeros llegaron al Consejo de la Judicatura, el manejo


administrativo estaba centralizado en el Tesoro Judicial, que era la
instancia que manejaba y decidía, casi discrecionalmente y con la
mera formalidad de hacer aprobar por Sala Plena de los Ministros,
toda la administración de bienes y recursos humanos y económicos
del Poder Judicial, incluyendo aprobación de planos de construcción,
designación de personal, presupuestos y adjudicaciones que, por su
creciente complejidad y magnitud, comenzaron a consumir gran parte
del tiempo que se debía destinar a la resolución de causas judiciales
propiamente dichas.

Los asuntos relativos a desarrollos tecnológicos estaban virtualmente


estancados. Era el caso anecdótico de la compra de un simple equipo
de fax, que había motivado discrepancias en Sala Plena y que, cuando
fue analizado por el Consejo para su definición, ya estaba
discontinuado.

Dentro del diagnóstico de la consultora Chemonics, cuyos estudios


habían costado millones al poder judicial y se guardaban u ocultaban
como secretos de Estado, se ponía énfasis en las enormes
limitaciones y los grandes perjuicios que resultaban de someter
cuestiones de tecnología a decisiones de la Sala Plena compuesta
exclusivamente por juristas.

Luís Carlos Paravicini 245


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

El sistema de seguimiento de causas penales, IANUS, financiado por


USAID, se encontraba estancado durante años sin ninguna aplicación
práctica.

El Proyecto de Reformas Judiciales del Banco Mundial se limitaba a


realizar consultorías y capacitaciones recurrentes de jueces,
especialmente en Costa Rica, Puerto Rico y España que más eran
circuitos turísticos para favorecer a jueces y abogados amigos y sin
ningún beneficio institucional.

El foro boliviano comenzó a plagarse de masters, algunos doctores de


verdad y la mayoría truchos.

En su conjunto, el Poder Judicial funcionaba como una gran familia, en


el mal sentido de la expresión.

Los Ministros tenían a sus esposas, sobrinas e hijos como Notarios de


Fe Pública, asesores o en cargos administrativos claves. También
eran los que designaban a vocales y jueces en sus Distritos, en los
que tenían directa injerencia para resolver en los asuntos e instruir a
todo el personal de cada Corte, cuyos vocales hacían lo propio con los
jueces de partido y éstos con los de instrucción, por ello había
ministros representantes de cada distrito judicial, que eran los amos y
señores en sus feudos administrativos y jurisdiccionales.

El nepotismo más absoluto era la regla, la forma de trabajo corriente.

Después de años, se pretendía arrancar el sistema de seguimiento de


causas civiles, para lo cual finalmente se había hecho la licitación y
adjudicación millonaria de licencias de software, es decir, primero y
antes se invertía en tecnología que inevitablemente quedaría obsoleta
y después se haría el diseño del sistema propiamente dicho, el que
quedaba condicionado a las licencias y posibilidades del software.

Mundo del revés, en el que los préstamos se invierten en bienes y


servicios del prestamista y el país se queda con la deuda, el trámite y
gastos burocráticos de endeudamiento.

Luís Carlos Paravicini 246


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

Por una casualidad, ante los reclamos de varios litigantes, se


descubrió que todos los depósitos judiciales se habían evaporado y no
existían registros ni control de decenas de millones de dólares.

Con las primeras indagaciones, se estableció que unos cuantos


millones de dólares habían sido retenidos por el Ministerio de
Hacienda y la Contraloría General de la República y, correspondían a
depósitos que hacían los litigantes cuando existían los tribunales
fiscales.

Otros montos habían sido dispuestos por algunas entidades bancarias


y también existían depósitos en cuentas particulares de jueces y en
muebles y gavetas de oficinas judiciales, por lo que, a partir de ese
momento, se fueron recuperando algunos millones de dólares.

Como el diablo no sabe para quién trabaja, una vez que me


renunciaron del Consejo, el Presidente y sus miembros no tuvieron
inconveniente en disponer y autorizar que esos recursos, que eran
depósitos de los litigantes y que legalmente se consolidaban en favor
del Tesoro Judicial después de 3 años de no ser reclamados, se
utilizaran en el pago de 2 bonos, equivalentes a dos sueldos íntegros
sin descuentos de ningún tipo en favor de los funcionarios judiciales.
.
Las situaciones pasaban de irregular a delictivas, pues los depósitos
no podían ser devueltos en el plazo legal porque nadie daba razón a
nadie sobre su ubicación, de ninguna manera era un acto de
liberalidad o generosidad de los litigantes, que deambulaban por
diversas reparticiones judiciales para recuperar sus dineros.

Por otra parte, los bonos eran claramente ilegales y de ninguna


manera podían seguir siendo pagados y validados bajo el argumento
de derechos adquiridos, el mismo que los médicos emplean para
oponerse a las ocho horas de jornada laboral completa, cono rige para
todos los trabajadores del sector público, pues por ley se habían
suprimido expresamente estos beneficios y privilegios.

Abogados como son los miembros del Consejo, no quisieron tener


problemas con los jueces y funcionarios judiciales y no tuvieron
reparo en autorizar el pago de los bonos ilegales con recursos de los

Luís Carlos Paravicini 247


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

depósitos judiciales, lo que les ha generado juicios de


responsabilidades por sumas millonarias.

Hasta ahora es un misterio el total de los depósitos y su


administración.

El presupuesto del Poder Judicial es ínfimo en relación a los otros


órganos y entidades públicas, equivale a menos del 3% del total, que
sumaba alrededor de setenta millones de dólares al año, más del 50%
era cubierto por el Tesoro General de la Nación y el saldo con los
llamados ingresos propios, los que en realidad provienen de derechos
reales y un pequeño saldo correspondiente a timbres y valores
judiciales.

Por tales características, hace mucho tiempo que se pudo establecer


la absoluta gratuidad en la administración de justicia y la eliminación
de timbres y valores judiciales, que eran, además, otro foco de
corrupción en la imprenta judicial y en la red de falsificación que
operaba al interior y en los mismos recintos de justicia, incluso en los
propios juzgados.

Luís Carlos Paravicini 248


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

26

En 1999, mediante una alianza con Comunicaciones El País,


Paravicini & Asociados lanzó al mercado cinco CD‘s que contenían los
textos íntegros de la legislación activa con un éxito insospechado, se
vendieron casi nueve mil juegos en momentos en que no habían
muchos equipos con lectores y se hicieron decenas de miles de
copias piratas, llegando hasta el último rincón del territorio nacional
con lo que, a partir de entonces, sería el SILEG, sistema consolidado
como uno de los mejores a nivel sudamericano.

Los cálculos iniciales de Paravicini no eran muy optimistas, al extremo


que reservó tres juegos en el puesto de revistas para disminuir en algo
el eventual fracaso, pues le parecía muy exagerada para el medio y el
momento la edición de casi diez mil juegos que se mandaron a
fabricar en España y luego en Perú, pero el éxito económico también
fue contundente.

Después vendría el sitio web de Bolivia Legal y la llegada a cientos de


miles de lectores y suscriptores alrededor de todo el mundo,
consolidado como un sitio estable, automatizado, con abundantes
contenidos propios y referentes en cuanto a legislación y derecho en
Bolivia.

Por su experiencia en el campo informático, el Consejero Paravicini


fue designado responsable de coordinar todos los aspectos del
manejo y administración tecnológica. Junto con Guido Chávez fueron
nombrados coordinadores para el proyecto de Reestructuración de
Derechos Reales, financiado por el Banco Mundial y que por entonces
tenía una ejecución presupuestaria bajísima vinculada únicamente al
pago de sueldos y salarios del proyecto.

Después de dos años, el Proyecto de Derechos Reales ejecutó su


presupuesto y algún presupuesto adicional.

Se desarrolló un moderno y eficiente sistema de registro de derechos


reales, con el reconocimiento del propio Banco Mundial y que se
instaló inicialmente en La Paz, Cochabamba y Santa Cruz, luego se lo
fue haciendo paulatinamente en otras ciudades, donde se logró reducir
los tiempos de registro e inscripción que duraba años, meses o

Luís Carlos Paravicini 249


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

semanas a un máximo de cuarenta o setenta y dos horas, el sistema


quedó listo para el acceso remoto de usuarios, se restringió
drásticamente la función de los tramitadores habituales y se
establecieron mecanismos informáticos para la seguridad de los
registros y la detección de irregularidades.

Contrariamente a lo que pasaba anteriormente, los atrasos ya se


originaban más en la burocracia de los organismos internacionales de
financiamiento.

En una oportunidad, ante un claro juego de intereses que se daba al


interior del Banco Mundial, en el que tres proveedores de equipos
pugnaban por una importante adjudicación, y ante las idas y venidas
de las no objeciones que llegaban, el Pleno del Consejo optó por
prescindir de esa parte del financiamiento y adquirir equipos con
recursos propios del Poder Judicial, lo que no sólo sirvió para salvar la
contingencia y agilizar la ejecución del proyecto, sino que fue una
oportuna advertencia para que los burócratas internacionales
comprendieran que no se trataba de un juego o de una mera limosna.

Contra todo lo establecido, el Consejero Paravicini despachaba sus


asuntos con demasiada prisa, más tardaban en entrar que en salir de
su oficina, hacía una delegación excesiva de tareas y
responsabilidades entre los miembros de su equipo de colaboradores,
tenía totalmente al día los asuntos disciplinarios que le correspondía
ver y, aun así, se daba el lujo de tener mucho tiempo libre para dedicar
a entrevistas periodísticas. Inexplicablemente sus colegas tenían
muchos asuntos pendientes y generalmente estaban abrumados de
trabajo.

En el plano disciplinario, en Santa Cruz se llevó a cabo el primer


proceso disciplinario oral y público contra Vocales y Jueces, el que fue
presidido por Paravicini, junto a Hugo Salces, Presidente de la Corte
Superior y el Vocal José Luís Dabdoub.

Con la sala repleta de abogados y periodistas, el proceso contra la


Telaraña de la Corrupción, una supuesta logia vallegrandina, culminó
con la destitución del Vocal Alfredo Rojas Valle y sanciones severas
contra varios jueces y funcionarios, además de remitirse los
antecedentes al Ministerio Público para su procesamiento Penal.

Luís Carlos Paravicini 250


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

Pero Rojas Valle resultó siendo uno de los hombres claves del
Movimiento Nacionalista Revolucionario en la Corte Superior de
Distrito de Santa Cruz, paradójicamente el Vocal José Luís Dabdoub
era otro de ellos y con su proceso no solo se afectó a un partido
político, sino que se alteró de raíz el equilibrio político en la
administración y manejo de la Corte, por lo que el asunto llegó a nivel
de los máximos operadores de los partidos políticos, resultando Carlos
Sánchez Berzaín el más indignado, por lo que se dedicó a denunciar
que el Consejo estaba distribuido entre dos de ADN y dos del MIR y a
procurar la destitución de Paravicini.

Inesperadamente, en un viaje a Trinidad durante dos días, Paravicini


se dedicó a atender asuntos que estaban pendientes durante años y
que habían provocado incluso reyertas con armas de fuego.

En realidad, ya desde su llegada a esa ciudad, nadie le auguraba


mayores posibilidades de éxito, como que varios de los abogados y
jueces denunciados y en conflicto lo esperaron ostensiblemente
armados, a tal extremo que el Consejero les pidió dejar las armas en
la recepción de la Corte y luego de sucesivas audiencias orales, se
esclarecieron todas las denuncias disciplinarias pendientes y se
sancionaron a varios vocales y jueces.

El caso de los ―narcojueces‖ de Cochabamba tuvo un proceso más


largo y complejo.

El periódico Presencia había realizado una serie de publicaciones,


reportajes y entrevistas documentadas y con fotografías,
proporcionadas por la Embajada Americana, que mostraba la ligazón
de Vocales y Jueces de Cochabamba con sentencias favorables e
ilegales en favor de cuarenta y siete peces gordos del narcotráfico.

A la cabeza se encontraba el Vocal Tomás Molina Céspedes, las


pruebas, que también habían sido entregadas a la Fiscalía de Distrito
y al Consejo de la Judicatura, habían sido obtenidas por agentes
norteamericanos utilizando la tecnología más sofisticada y las que
cursaban en las investigaciones eran de tal contundencia que el
tribunal disciplinario conformado por el Presidente de la Corte Superior
de Distrito, un Vocal de la misma y el Consejero Paravicini, en todo

Luís Carlos Paravicini 251


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

caso en situación de minoría, unánimemente encontró probados los


delitos y las faltas muy graves, disponiendo la destitución del Vocal
Tomás Molina Céspedes y sanciones muy drásticas a Vocales, Jueces
y funcionarios que le habían prestado colaboración. En apelación, ya
sin Paravicini, el Pleno del Consejo, ratificó la resolución.

Tomás Molina Céspedes, de Juez, ya había dado señales claras de


favorecer específicamente a gente vinculada con el narcotráfico. Tuvo
cercanía con dirigentes de varios partidos políticos, escribió un libro
sobre el líder falangista Oscar Únzaga de la Vega.

Con el auspicio de todos los partidos políticos presentó un recurso


demandando la inconstitucionalidad del artículo 53 de la ley del
Consejo de la Judicatura que sancionaba la comisión de faltas muy
graves con la destitución.

El Tribunal Constitucional no pudo soportar las tremendas presiones


de los partidos políticos sin excepción y las provenientes del propio
Poder Judicial, incluidos Colegios de Abogados y Jueces, y en una
interpretación forzada dispuso que ningún juez puede ser destituido
sino en base a sentencia ejecutoriada, agregándole al texto
constitucional la palabra penal, de su propia cosecha, para así evitar
que una sentencia administrativa, como era la del Consejo, pudiera
destituir a algún narcojuez, o a algún juez encontrado chuto en su
oficina llenando de caricias judiciales a una litigante, menos a aquél
juez que casualmente era descubierto recibiendo unos cuántos miles
de dólares en su despacho, el que, además y para el Tribunal
Constitucional y el sistema político, era un recinto inviolable, casi
sagrado, que no podía ser allanado por los abusivos del Consejo de la
Judicatura.

Con el rutilante éxito obtenido, una vez anulado el Consejo de la


Judicatura en su función disciplinaria, casi la razón de ser de esta
institución, Tomás Molina fue restituido como Vocal de la Corte de
Cochabamba, terminó de liberar y favorecer a los peces gordos del
narcotráfico que aún permanecían detenidos y luego paso a ocupar el
cargo de Director Nacional de Régimen Penitenciario en todos los
sucesivos gobiernos.

Luís Carlos Paravicini 252


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

Como no podía ser de otra manera, poseedor de un importante


patrimonio, aprovechó su cargo de máxima autoridad penitenciaria
para reunirse diariamente en la cárcel de San Pedro con su amigo, el
ex dictador Luís García Mesa, de quien luego publicó un grueso
volumen con sus memorias.

Seguramente por razones de idiosincrasia, las tareas disciplinarias de


Paravicini tuvieron bastante apoyo en Santa Cruz y en el oriente
boliviano en general, incluso al interior del propio Poder Judicial.

En el caso de la construcción del Palacio de Justicia de Cobija, Pando,


que ya había tenido una compra escandalosa por el precio de un
terreno pantanoso, en una reunión de una hora, logró que se rebajara
más de un millón de dólares del edificio a medio construir, con un
costo de más de siete millones de dólares para una ciudad con menos
de veinte mil habitantes y no más de mil litigantes al año.

Lo que requería Cobija se podía cubrir con no más de quinientos mil


dólares, pero lo mismo sucede con todas las otras construcciones
judiciales, a veces y por el contrario de dimensiones insuficientes, pero
siempre con sobre precios extraordinarios y con materiales y equipos
suntuarios o inapropiados.

El edificio de la Corte de Pando fue entregado solemnemente por el


presidente Carlos Mesa y las gruesas irregularidades quedaron en el
olvido, así como quedaron las de la construcción del Palacio de
Justicia de Santa Cruz, un mamotreto carísimo, o el de Cochabamba
y ni qué decir, del de La Paz, ejemplos de cómo no se deben
construir edificios para administrar justicia.

Mientras en los Distritos Judiciales de Oruro y Potosí no hubo mayores


problemas en la administración de justicia, en La Paz, aparte de la
sorpresiva intervención a la oficina de derechos reales, la contra
reforma judicial hizo su principal bastión, el mismo que de alguna
manera también se replicó en Cochabamba, Chuquisaca y Tarija.

Posiblemente influya la idiosincrasia de la mayor parte de la población


aymara que ocupa la sede de gobierno y El Alto, pero seguramente es
determinante el hecho innegable que ambas son ciudades que
respiran política, que viven en gran medida de la política, en éstas se

Luís Carlos Paravicini 253


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

concentran las decisiones y los que las toman radican donde también
se administran políticamente los conflictos.

La forma de ser, las costumbres y valores de los aymaras y quechuas


que habitan el occidente del país tiene marcadas y propias
características.

Si bien formalmente se sometieron a las reglas impuestas por la


colonización española, mantuvieron sus fuertes principios culturales,
sin perder su identidad y tomaron algunas tradiciones y costumbres
para fusionarlas o combinarlas con su propia evolución cultural, pero
siempre manteniendo la orientación colectivista y práctica en la
solución de sus conflictos internos, totalmente opuesta a la concepción
individualista del derecho formal y artificialmente impuesto por los
conquistadores.

De carácter introvertido, más los aymaras que los quechuas, con


innata vocación para el comercio y una paciencia casi infinita para
soportar agravios y humillaciones, su vida social sólo es concebible
en torno a la comunidad y sus intereses comunes.

Carecen de una construcción jurídica importante, pero sus principios y


valores son sólidos y de plena aplicación.

Por lo mismo, sus ideas de libertad, democracia y justicia son


totalmente diferentes y las designaciones de autoridades obedecen a
sus propios sistemas de gobierno y administración.

Respetan la experiencia y la sabiduría de los ancianos y mayores pero


las reacciones son impredecibles cuando pierden la paciencia.

Todo lo contrario, en el oriente boliviano, sea cual fuere su origen


étnico o nacional, el clima cálido junto a los ambientes amplios y llenos
de colorido contribuyo a forjar el carácter alegre, extrovertido, franco y
hasta jaranero de sus habitantes, carentes de paciencia necesaria
como para hacer política o actividades sindicales,

La gente busca soluciones prácticas e inmediatas a los problemas, no


gusta para nada de los discursos aunque disfruta y aprovecha
cualquier pretexto para la conversación y la tertulia.

Luís Carlos Paravicini 254


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

Por consecuencia, al ser tan predecibles e impacientes, son malos


políticos.

Posiblemente por los rigores del clima sobrellevan con mejor ánimo las
adversidades de todo tipo.

Bajo tales condiciones, el Consejo de la Judicatura no alcanzó a


levantar vuelo, en la parte disciplinaria, en La Paz, escenario complejo
en el que cohabitan castas y clases sociales muy diferentes entre sí,
con valores y principios que llegan a resultar antagónicos en muchos
casos.

Extraña amalgama de indígenas, cholos, birlochas, mestizos,


blancoides y pipiolos revolucionarios o filósofos metafísicos con
cosmovisión andina etnocentrista, la gente de estratos bajos se lanza
en desgarradores e inconsolables alaridos o en imparables e
interminables acusaciones e insultos cuando se les presenta una
desgracia o algún conflicto, lo que los conduce a un excesivo
ritualismo en las formas y en las discusiones..

Son ocasiones que aprovechan para sacar toda la bronca contenida y


guardada por siglos.

En La Paz había varios asuntos de fuerte impacto social que no


avanzaban ni atrás ni adelante, salvo el tema de derechos reales en el
que la corrupción institucionalizada se repuso totalmente y restableció
con creces el viejo sistema mafioso, a lo que contribuyó enormemente
la falta de continuidad y el cambio de autoridades, la mayor parte con
serias limitaciones en el manejo de tecnologías y conceptos de
organización y administración modernas, por lo que optaron por
desmontar los grandes avances y retornar a procesos manuales y
discrecionales, con lo que volvieron los tiempos indefinidos de
tramitación, la inseguridad jurídica y las grandes aglomeraciones y
filas en sus oficinas.

También estaban casos como el FOCSAP, el del banquero rebelde


Roberto Landívar, el caso de los terroristas del EGTK, en el que Alvaro
García Linera y su compañera estaban presos durante más de cinco
años sin sentencia de ninguna naturaleza, casos en los que los jueces

Luís Carlos Paravicini 255


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

se iban excusando de conocer y resolver los asuntos, con o sin motivo


válido. Paravicini no tenía relación ni conocía personalmente a
ninguno, por lo que su actuación no era de favor ni mucho menos, sólo
le preocupaba el trato injusto y abusivo.

Como un tema muy sensible estaba el caso de la violación y asesinato


de la niña Patricia Flores.

Después de varios años, el proceso no avanzaba más allá de la


investigación y había una persona, Odón Mendoza, que fue sindicado
como autor y detenido preventivamente en la cárcel.

Algo o muchas cosas pasaron y llegó un informe encomendado al FBI


en el que se establecía que los autores, según los exámenes
científicos, eran tres y no uno.

Convocado el juez encargado del asunto, Armando Pinilla, que poco


después fue promovido a Vocal de la Corte, declaró que estaba
presionado por un político gubernamental para que no avanzara el
proceso, pero, conminado a hacerlo o a renunciar, se comprometió en
avanzar y concluir la instancia en un plazo no mayor a un mes.

Han transcurrido ya más de 12 años y el único sospechoso detenido


fue liberado pese al informe del FBI, nunca se conocieron
públicamente a los otros dos autores, pero habían suficientes datos e
indicios para identificarlos, no así para procesarlos y menos
sancionarlos debido a la intervención de un poderoso político que,
según las malas lenguas, podría haber sido uno de los coautores del
tremendo crimen. Y hasta hoy, ya nadie volvió a hablar del asunto.

Como el Consejo de la Judicatura ya no tenía facultades disciplinarias


efectivas, Paravicini instruyó que se remitieran los antecedentes de
todos los jueces implicados en estas ilegalidades al Ministerio Público
para su procesamiento Penal.

Luís Vásquez Villamor, quien fuera Ministro de Justicia, del Trabajo y


Presidente de la Cámara de Diputados, una persona dinámica con
sólidos conocimientos profesionales y principal impulsor de las
reformas judiciales, tuvo el defecto estructural de ser
extraordinariamente sumiso y funcional al poder político, lo que

Luís Carlos Paravicini 256


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

virtualmente le privó de una personalidad propia e hizo que, pese a


los importantes cargos que desempeño durante su larga trayectoria
haya pasado con más pena que gloria, casi simbolizando la caída del
viejo sistema político.

La reacción de los jueces al ser procesados fue hormonal e inmediata,


convocaron al primer paro judicial de protesta en La Paz, antes ya lo
habían hecho en Cochabamba con el asunto de los narcojueces.

Como las actividades políticas y sindicales están prohibidas por ser


incompatibles con la función judicial, Paravicini respondió con
memorándums de destitución contra los directivos de la Asociación de
Magistrados quienes, al haber ingresado en el plano político sindical,
habían incurrido en renuncia tácita a sus funciones judiciales.

En la mañana que debía empezar la huelga judicial y conocedores de


la posible destitución en sus cargos, los dirigentes sindicales
dispusieron la suspensión del paro que quedó como un simple acto de
protesta para evitar sanciones a los Jueces que se excusaban por
todo o por nada y que incurrían en retardación y negación de justicia,
en forma pública, inadmisible e indefinida.

El presidente de los magistrados rebeldes, Rigoberto Paredes, a partir


de entonces dedicó el resto de su carrera judicial a averiguar juzgado
por juzgado si había alguna causa contra Paravicini para obtener algo
tan impropio de un administrador de justicia como procurar venganza a
cualquier costo.

Luís Vásquez Villamor tomó la iniciativa, lamentablemente personal,


de arrimarse al carro de las sanciones disciplinarias y, en conferencia
de prensa conjunta con Paravicini anunció una Alianza de los tres
poderes del Estado para luchar contra la corrupción.

A las pocas horas de tan espectaculares anuncios, se retractó de sus


anunciados propósitos y asumió una actitud crítica sobre la actuación
del Consejero Paravicini, a quien convocó a su Despacho del
Ministerio de Trabajo para sugerirle que renuncie al cargo a la
brevedad posible, sumándose a los pedidos ya formulados de dos ex
ministros de justicia, la Comisión Mixta de Constitución, Colegios de
Abogados y Asociación de Magistrados.

Luís Carlos Paravicini 257


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

En la oportunidad, le aseguró que ya no contaba con el apoyo de la


Embajada norteamericana, que efectivamente fue muy importante en
la gestión de la embajadora Dona Hrinak, pero que cambió
radicalmente con la llegada del embajador Manuel Rocha. ‗En una
pelea mínimo vas a salir despeinado, lo mejor es que renuncies‘, le
había dicho en tono enérgico pero amable.

Para ese tiempo, el Ministro de Justicia había culminado los trámites


iniciados por su predecesora Ana María Cortez, para lograr un crédito
de veinticinco millones de dólares del BID, a ejecutarse a través del
Programa de Reforma Institucional (PRI) dependiente de la
Vicepresidencias de la República.

La exposición del representante del proyecto internacional dejó


azorados hasta a los más mojigatos miembros del Consejo de la
Judicatura, se trataba de la contratación masiva de consultores
españoles, con un sueldo mensual de quince mil dólares por cabeza,
para realizar consultorías que ya habían sido realizadas varias veces y
en varios tiempos anteriores y otras inversiones igualmente
desproporcionadas e inconvenientes.

Al hacerse la representación del caso, el Ministro Chaín denunció que


por culpa del Consejero Paravicini el país iba a perder el crédito
millonario del BID y, claro, volvió a pedir su renuncia.

A través del Programa de Reforma Institucional, que pasó a depender


directamente de Palacio de Gobierno, llegó la documentación con la
instrucción para realizar una nueva y millonaria consultoría sobre el
funcionamiento del Poder Judicial.

Al margen del Consejo, se procedió con el proceso, y se adjudicó a


una sociedad accidental compuesta por una empresa norteamericana
que no había hecho ningún trabajo de este tipo en Latinoamérica,
menos en Bolivia, no conocía ni las leyes ni las costumbres, asociada
con una empresa boliviana constituida a tiempo de presentar la
propuesta, representada por Jorge Cavero, hermano de Ramiro
Cavero, Ministro de Jorge ―Tuto‖ Quiroga, Presidente de la República,
quien antes estuviera a cargo del PRI como Vicepresidente.

Luís Carlos Paravicini 258


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

El trabajo que, además de resultar innecesario no debía tener un costo


mayor a los doscientos mil dólares, fue adjudicado por casi un millón
quinientos mil dólares, con la oposición del Consejero Paravicini.

A fines del año 2001 el Ministro de la Suprema Freddy Reynolds había


dirigido una nota al Consejero Paravicini pidiéndole su colaboración
para coadyuvar en los trámites de expropiación de unos terrenos que
habían pertenecido al Fondo Complementario de Trabajadores
Petroleros de Bolivia en favor del Poder Judicial.

Sin mucha diplomacia, Paravicini le respondió que esa una tarea del
Consejo, que él no debía preocuparse por otros asuntos
administrativos, aparte de las delicadas tareas jurisdiccionales que le
correspondían. Reynolds devolvió la respuesta por considerarla
inadecuada y ofensiva para su persona.

El Presidente de la Cámara de Diputados, Luís Vásquez, recibió al


Consejero Paravicini para escuchar los argumentos y amenazas de
Federico Nielsen Reyes, presidente del Comité Cívico paceño,
respecto a la necesidad de concluir con los trámites de expropiación
de terrenos de propiedad de los ex trabajadores petroleros.

Vásquez terminó pasando a broma la cafeteada del Consejero contra


el supuesto líder cívico, a quien explicó que todo lo administrativo y
pese a los deseos del Ministro Reynolds, era atribución del Consejo,
que el avalúo pericial estaba groseramente inflado, que los terrenos
tenían fallas geológicas y que nadie los adquiriría sin un serio estudio
geológico, pero y sobre todo, que esos eran terrenos que habían
pasado a propiedad del Estado y que era imposible que el Poder
Judicial se preste a expropiar terrenos inadecuados e innecesarios de
propiedad del Estado del que el mismo Poder Judicial era parte, es
decir, el Estado no puede expropiarse a sí mismo. Nielsen Reyes tuvo
la hidalguía de pedir disculpas y reconocer que había recibido
información errónea.

En una reunión para considerar el tema de infraestructura del Poder


Judicial que presidía el Ministro Freddy Reynolds, éste creyó que era
la oportunidad propicia para desahogar toda la bronca por sus fallidas
gestiones inmobiliarias acusando a Paravicini de haber interferido e

Luís Carlos Paravicini 259


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

impedido la adquisición de valiosos terrenos en la ciudad de La Paz,


distrito de origen del Ministro y que junto al Presidente de la Corte
Superior de Distrito, Rafael Barrero Martínez, habían tramitado
paciente y tenazmente durante años. Luego de un corto cruce de
palabras, Paravicini abandonó la reunión.

El Consejero tenía la certeza de que las cosas estaban llegando a un


punto de quiebre sin solución ni retorno.

Habían varias opciones a considerarse, una era la de claudicar en


todo lo avanzado, bajar el perfil y volverse total e incondicionalmente
funcional al sistema, manteniendo los privilegios del cargo y allanando
el camino a un modus vivendi del que ya la Consejera Martha Villazón
se había alejado definitivamente, agobiada por las tremendas
presiones políticas del MIR y espantada por el arrollador poder de
facto que habían asumido los consejeros de ADN.

Otra opción, ya extemporánea, era la de buscar el padrinazgo de


algún partido político para proseguir en funciones bajo reglas de juego
pactadas a nivel político. Finalmente , la inevitable, era forzar el
rompimiento para abandonar el Consejo sin concesiones, preservando
los principios de consecuencia y honestidad conciencial con todos y
cada uno de sus actos, consciente del incalculable perjuicio material
que supondría.

Paravicini, que durante bastante tiempo era acusado de payaso y loco,


salió al paso con una extraña declaración en la que aseguró que no le
avergonzaba que le digan payaso, pues ese era un trabajo más digno
que muchos otros y menos loco, pues los locos son los que piensan
diferente y por ello están llamados a cambiar el mundo de los cuerdos
y conformistas.

Respeto a los críticos y a las constantes críticas, aseguró que éstos


son como los impotentes, saben cómo se hace pero no pueden.

Recibió la comunicación de un fallo del Tribunal de Honor del Colegio


de Abogados de La Paz por el cual era suspendido por dos años en el
ejercicio de la profesión de abogado, conforme se había decidido en
un proceso relámpago y secreto, fallo que también se pretendía utilizar
para suspenderlo en el cargo de Consejero, pues según interpretaban

Luís Carlos Paravicini 260


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

los letrados, para ser consejero se requería ser abogado en ejercicio y


la suspensión en el ejercicio de la profesión implicaba la suspensión
en la función pública.

Finalmente se perfilaba un camino para deshacerse del intruso al


sistema.

Casi desde el inicio del Consejo, las relaciones con los colegios de
abogados fueron difíciles.

Se agravaron mucho cuando Paravicini decidió, con el aval de la


Contraloría, exigir que los abogados rindieran cuentas por más de
veinte millones de bolivianos que habían recibido del Poder Judicial, a
lo que ellos se resistían alegando su autonomía institucional.

A medida que transcurrió el tiempo, las discrepancias fueron en


aumento, por lo que los abogados se alinearon francamente en contra
del Consejo y particularmente del Consejero Paravicini, quien no sólo
que los apodó de abogansters, sino que denunció los cobros ilegales
que los Colegios de Abogados efectuaban.

En la práctica, ya sabía que los abogados colegiados estaban


alistando demandas en su contra en casi todas las capitales de
Departamento.

Con esos antecedentes, procurando que no fuera fruto de una


reacción hormonal, dirigió una nota al Pleno del Consejo comunicando
su decisión de no concurrir a ningún acto público en que estuviera
presente el ministro Freddy Reynolds, incluidas las reuniones del
Pleno que eran presididas interinamente por el ministro de bienes
raíces.

Meses antes, los abogados Armando Villafuerte, Eduardo Rodriguez


Veltzé y Carlos Tovar Guttzlaff, en gran medida por la presión de la
Embajada norteamericana, fueron elegidos Ministros sin siquiera
haber postulado a esos cargos.

En febrero de 2002 Armando Villafuerte dirigió una nota comunicando


su elección como Presidente de la Corte Suprema, invocando a
proseguir con la colaboración y el trabajo coordinado entre los órganos

Luís Carlos Paravicini 261


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

del Poder Judicial, la nota fue recibida, leída y contestada de


inmediato, como era su costumbre, por el consejero.

El sábado siguiente, el, Secretario de Cámara se presentó en la casa


de Paravicini para indicarle que había procedido a retirar la nota que le
había dirigido Villafuerte por un error, ya que había sido sellada y
enviada por el propio Secretario de Cámara con el facsímil de la firma
de Villafuerte.

Para esos días ya se habían hecho públicos los penosos antecedentes


profesionales de Villafuerte. Asesor importante durante la dictadura de
García Mesa, llegó a ocupar la Presidencia de la Subcomisión de
Reordenamiento de la intervenida Universidad Boliviana y una de las
principales actividades de su bufete fue la de monopolizar
prácticamente los trámites de adopción de niños bolivianos.

Villafuerte admitió estos extremos asegurando que los abogados no


escogen a sus clientes ni los trabajos que realizan.

A mediados de marzo se reunió el Pleno del Consejo, sin aviso ni


citación a Paravicini, recabaron un falso informe de seguridad por el
que se indicaba que hacía meses que no se veía a Paravicini en las
oficinas del Consejo, consideraron la carta sobre la inasistencia a
actos públicos en los que estuviera el Ministro Freddy Reynolds, que al
haber Presidente titular ya no tenía razón de ser, y en base a tales
antecedentes aprobaron entre Villafuerte, Teresa Rivero y Guido
Chavez ordenar la exclusión de planillas de haberes de Paravicini,
dispusieron la toma de sus oficinas, el cambio de chapas y le
confiscaron hasta sus cartas de amor.

El fundamento de todo era un supuesto abandono de funciones e


incumplimiento de deberes, sin ningún tipo de proceso ni derecho a la
más mínima defensa, lo que luego sería convalidado por la oficiosa
Comisión de Constitución, pero que nunca mereció un
pronunciamiento del órgano competente, el Congreso Nacional.

El 12 de marzo de 2002 el presidente Tuto Quiroga promulgó la ley


2338, conocida como Ley Anti Paravicini, proyectada y gestionada en
tiempo récord por Luís Vásquez Villamor.

Luís Carlos Paravicini 262


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

“Modificase de manera transitoria, hasta que se reconstituya el


Consejo de la Judicatura con todos sus miembros, el Artículo 16º de la
ley 1817 de 22 de diciembre de 1997 con el siguiente texto:
"ARTICULO l6º.- (Quórum, decisiones Y votos)
I. El pleno del Consejo de la Judicatura está conformado por los cuatro
Consejeros más su Presidente, que es también Presidente de la Corte
Suprema de Justicia, quien sesionará, deliberará y votará válidamente.
El quórum mínimo será de cuando menos tres de sus cinco miembros.
La asistencia de los Consejeros es obligatoria, salvo licencia
justificada.
II. Las decisiones serán adoptadas por simple mayoría de los
miembros presentes en sala. Las decisiones en materia administrativa
se denominaran "acuerdos" y en materia disciplinaria "resoluciones".
III. Se levantará acta de las sesiones del Consejo, conforme se
establezca en el reglamento, con especificación de los votos
disidentes". He ahí el texto de esta ley.

Paravicini no pudo participar en el amparo constitucional ´que


interpuso contra sus colegas consejeros, porque se encontraba
suspendido por el Colegio de Abogados, había hecho abandono de
funciones e incumplido deberes, según el informe de los tres
miembros habilitados del Consejo de la Judicatura.

El Tribunal Constitucional consideró lo mismo, por tanto declaró


improcedente el recurso, pero por algún motivo más conciencial de
sus miembros, en el mismo fallo dispuso que, al ser el Congreso
Nacional el que lo había elegido, era la única instancia que debía
pronunciarse sobre si Paravicini mantenía o no la calidad de
consejero, sentencia vinculante que hasta ahora el Congreso se niega
a considerar.

SENTENCIA CONSTITUCIONAL N° 689/2002-R


Sucre, 13 de junio de 2002

Expediente: 2002-04365-09-RAC
Partes: Luis Carlos Paravicini Jordan contra Armando Villafuerte
Claros, Presidente de la Corte Suprema y del Consejo de la
Judicatura, Teresa Rivero y Guido Chávez Méndez, miembros del
Consejo de la Judicatura
Materia: Amparo Constitucional

Luís Carlos Paravicini 263


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

Distrito: Chuquisaca
Magistrado Relator: Dr. Felipe Tredinnick Abasto

Vistos: En revisión, la Resolución 068/02 de 11 de abril de 2002,


cursante a fs. 105-108, pronunciada por la Sala Social y Administrativa
de la Corte Superior de Chuquisaca, dentro del Recurso de Amparo
Constitucional interpuesto por Luis Carlos Paravicini Jordán contra
Armando Villafuerte Claros, Presidente de la Corte Suprema y del
Consejo de la Judicatura, Teresa Rivero y Guido Chávez Méndez,
miembros del Consejo de la Judicatura; los antecedentes que cursan
en el expediente, y

Considerando: Que de la revisión del expediente, se establece lo


siguiente:

1. En 06 de abril de 2002, por memorial cursante a fs. 12-15, Luis


Carlos Paravicini plantea el presente Recurso, expresando que fue
elegido y posesionado por el Congreso Nacional, como Consejero de
la Judicatura del Poder Judicial por un periodo personal de diez años,
pudiendo ser suspendido cuando se dicte en su contra acusación en
juicio de responsabilidades por delitos cometidos en el ejercicio de sus
funciones o cese en sus funciones por las causas previstas en la Ley,
conforme lo disponen los arts. 122 constitucional y 6, 7, 9, 11 y 12 de
la Ley del Consejo de la Judicatura.

En el periodo que le cupo desempeñar la Presidencia interina de la


Corte Suprema y del Consejo de la Judicatura, el Dr. Freddy Reynolds
Eguía, se suscitaron con su persona y los demás miembros del
Consejo de la Judicatura, diferencias propias de sus funciones. Pensó
que las cosas cambiarían, por la elección y posesión del Dr. Armando
Villafuerte Claros, como Presidente de la Corte Suprema y del Consejo
de la Judicatura, quien el 13 de marzo de 2002 le envió una nota en la
que le expresa que esperaba "contar con su decidida colaboración en
el campo específico de sus atribuciones", por lo que su persona
respondió el 20 de marzo de 2002, ofreciéndole su decidida
colaboración.

Sin embargo de ello, el 22 de marzo de 2002, recibió la Nota de


Presidencia 124/2002 de 14 de marzo de 2002 -contra la que recurre
de Amparo Constitucional-, por la que se lo exonera de sus funciones,

Luís Carlos Paravicini 264


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

al señalarse que su persona ya no integra el Consejo de la Judicatura


y que haga entrega de su oficina y documentos que están a su cargo;
decisión arbitraria -dice el recurrente- que no se ampara en ninguna
norma legal sustantiva, menos en la Ley 2338 invocada en la nota
como fundamento de su exoneración.

Su persona -agrega- no ha dejado de ser Consejero de la Judicatura y


su investidura no puede ser desconocida por las autoridades
recurridas, como lo han hecho a través de la Nota de Presidencia
124/2002, infringiendo de esta manera sus derechos y garantías
reconocidos por los arts. 6, 7 incs. b), c), d), h) y j), 14, 16, 29, 32, 35,
122 y 228 de la Constitución Política del Estado y arts. 6, 7, 9, 11 y 12
de la Ley 1817 del Consejo de la Judicatura.

Una vez agotados todos los medios ordinarios y extraordinarios de


defensa, plantea el presente Recurso, pidiendo sea declarado
procedente, y se determine la ineficacia de la Nota de la Presidencia
de la Corte Suprema de Justicia 124/2002, se lo convoque a las
reuniones del Pleno del Consejo, se ordene la cancelación de sus
haberes retenidos y se imponga responsabilidad civil y penal.

2. A fs. 101-104 cursa el acta de audiencia pública realizada el 11 de


abril de 2002, donde el recurrente -a través de su abogado- reiteró los
términos de su demanda y la amplió expresando que: a) no se recurrió
ante el Congreso Nacional, por cuanto nunca fue notificado con
providencia alguna de esa Entidad, referida a una supuesta denuncia
que el Pleno del Consejo habría realizado, b) pese a haber
manifestado que no asistiría a sesiones del Pleno, no es cierto que
hubiera realizado abandono de funciones y c) no se lo puede exonerar
de sus funciones, cuando no ha existido un juicio de responsabilidades
ni un proceso administrativo interno.

A su turno, las autoridades recurridas, por informe que cursa a fs. 22-
26, cuya lectura se dio en audiencia, manifestaron: a) el recurrente,
mediante nota de 17 de enero de 2002, hace conocer su decisión de
no asistir a ninguna reunión del Pleno del Consejo, conducta tipificada
como delitos de incumplimiento de deberes y abandono de funciones,
previstos por los arts. 154 y 156 del Código Penal, causando con esa
actitud un irreparable daño a la institución, b) en los hechos el
recurrente, tácitamente ha renunciado a sus funciones por el

Luís Carlos Paravicini 265


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

abandono realizado, su participación abierta en negociaciones


políticas y su renuncia irrevocable públicamente manifestada, c) en
cuanto a la nota que le hubiera hecho llegar el Presidente pidiéndole
su colaboración, fue remitida erróneamente por el Secretario General
de la Presidencia, d) la Nota de Presidencia 124/2002 no dice nada
respecto a una destitución o exoneración, sólo se le hace saber que la
Ley 2338 le fue aplicada por abandono de sus funciones, e) la
exoneración del Consejero Paravicini, es una facultad privativa de las
autoridades que lo designaron, por lo que en tres oportunidades se
puso a conocimiento del Congreso Nacional la situación en la que se
encuentra el recurrente, para que tome las determinaciones legales
que correspondan, f) sus haberes han sido retenidos como medida
administrativa, debiendo ser la autoridad competente la que confirme o
revoque tal decisión y g) mientras no se pronuncie el Congreso
Nacional, no puede utilizarse el Amparo que se caracteriza por la
subsidiaridad, al no ser sustitutivo de ningún otro recurso.

La Resolución que sale de fs. 105-108, declara IMPROCEDENTE el


Recurso con costas y multa, con los siguientes argumentos: a) si el
recurrente consideraba que el pleno del Consejo realizó actos ilegales,
debió haber solicitado al pleno "reconsideración, revisión o reexamen",
y no limitarse a acusar de actos ilegales, etc., en su respuesta de 26
de marzo de 2002 y b) las autoridades recurridas informaron esta
situación al Congreso Nacional, que es el único competente para
conocer los casos de cesación de funciones y sin que exista respuesta
del Congreso, el recurrente plantea este Amparo que no es sustitutivo
de otras acciones.

Considerando: Que del análisis de los actuados, resumidos en los


puntos que preceden, se concluye:

1. El 17 de enero de 2002, Luis Carlos Paravicini, recurrente,


comunica al Pleno del Consejo de la Judicatura que no asistirá "a
ningún acto oficial ni reuniones convocadas o donde se encuentre
presente el Ministro Freddy Reynolds", en vista a las expresiones
"injuriosas" vertidas innecesariamente por el Ministro Reynolds contra
su persona. (fs. 84).

2. El Presidente en Ejercicio de la Corte Suprema y del Consejo de la


Judicatura, Freddy Reynolds Eguía, en 22 de enero de 2002, cita a los

Luís Carlos Paravicini 266


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

consejeros, entre ellos, al recurrente a la reunión extraordinaria del


Pleno del Consejo, del mismo día, para tratar la audiencia a
Presidentes y vocales de la Corte Superior de La Paz y asuntos varios.
(fs. 27). (sin que exista constancia de que dicha cesión se llevó a cabo
y si el recurrente asistió o no a la misma).

3. El 24 de enero de 2002, mediante memorial dirigido al Presidente


del Congreso de la República, Freddy Reynolds Eguía, solicita se
convoque al Congreso para la designación de un nuevo Consejero, en
vista de que Carlos Paravicini habría renunciado a sus funciones de
Consejero y abandonado su cargo, hecho que supone un
incumplimiento de deberes y abandono de funciones, sancionados
penalmente, llegando a la conclusión de que el mismo ha renunciado a
sus funciones. (fs. 78-79).

4. El 4 de febrero de 2002, Freddy Reynolds Eguía, cita sólo a los


consejeros, Guido Chavez y Teresa Rivero de Cusicanqui a la reunión
ordinaria del Pleno del Consejo, a llevarse a cabo el 5 de febrero, a
objeto de considerar: temas disciplinarios, administrativos y asuntos
varios. (fs. 87).

5. Mediante nota de 12 de marzo de 2002, Freddy Reynolds, reitera al


Presidente del Congreso su pedido de designación de nuevos
consejeros, al mismo tiempo le comunica la participación de Paravicini
en negociaciones políticas partidarias con miras a las próximas
elecciones, lo que confirmaría el alejamiento y cesación de funciones
del recurrente, situación que origina la falta de quórum para que el
Consejo pueda seguir funcionando (fs. 80).

6. Se promulga la Ley 2338, en 12 de marzo de 2002, mediante la que


se modifica de manera transitoria el art. 16 de la Ley 1817, hasta que
se reconstituya el Consejo de la Judicatura con todos sus miembros,
disponiendo que el Pleno del Consejo de la Judicatura esté
conformado por los cuatro consejeros más su Presidente, Consejo que
sesionará, deliberará y votará válidamente. El quórum mínimo será de
cuando menos tres de sus cinco miembros. Las decisiones serán
adoptadas por simple mayoría (fs. 8-9).

7. En 13 de marzo de 2002, Armando Villafuerte Claros le comunica al


recurrente su designación como Presidente de la Corte Suprema de

Luís Carlos Paravicini 267


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

Justicia, solicitándole su colaboración en el campo específico de sus


atribuciones. (fs. 2). En 20 de marzo de 2002, el recurrente acusa
recibo de la nota de Armando Villafuerte y le ofrece su decidida
colaboración. (fs. 3).

8. En 20 de marzo de 2002, Freddy Flores Arce, Secretario del


Presidente de la Corte Suprema, dirige nota al nuevo Presidente,
Armando Villafuerte, refiriéndose a la nota de 13 de marzo de 2002,
que fue enviada a Carlos Paravicini, señala que su persona utilizó su
facsímil de firma y sello para comunicar a las principales autoridades
su designación como Presidente, asumiendo responsabilidad de haber
cometido una acción involuntaria, sin consultarle, por el envío de dicha
nota al recurrente (fs. 77).

9. Fernando Beltrán, Gerente de Recursos Humanos del Consejo de la


Judicatura, en 21 de marzo de 2002, en nota dirigida a Armando
Villafuerte, adjunta el informe presentado por el Jefe de Personal, con
relación a la asistencia del Consejero Paravicini durante los meses de
enero, febrero y marzo, el mismo que fue extraído del Libro de Diario
de Novedades de la Jefatura de Seguridad del Consejo de la
Judicatura. Se constata que el recurrente, no asistió a sus funciones
los siguientes días: a) del mes de febrero: 1, 4, 5, 6, 7, 8, 13, 14, 15,
27, 28 y b) del mes de marzo:1, 4, 5, 6, 7, 8, 12, 13, 14, 15, 18, 19 (fs.
96-100).

10. En 22 de marzo de 2002, el recurrente recibe la nota PRES


124/2002, de 14 de marzo de 2002, mediante la que los recurridos le
solicitan la entrega de su oficina y demás documentos en vista a
haberse sancionado la Ley transitoria 2338 de 12 de marzo de 2002,
en la que se dispone que el Presidente de la Suprema de justicia hará
quórum con dos consejeros en tanto se reconstituya el Consejo de la
Judicatura con cuatro miembros, en vista al abandono de funciones e
incumplimiento de deberes en que habría incurrido el recurrente (fs. 4).

11. Carlos Paravicini, mediante nota entregada el 27 de marzo de


2002, responde a los recurridos, señalando que de acuerdo al tenor de
la Ley 2338, no puede deducirse que la causa de su promulgación
haya sido el abandono de funciones en que habría incurrido, por lo
que los recurridos han interpretado mal dicha ley y arbitrariamente han
dispuesto su destitución. Los acusa de haber allanado su oficina,

Luís Carlos Paravicini 268


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

retirado documentación y archivos de la misma. Señala, que no se


puede sostener abandono de funciones, pues jamás fue citado a
ningún pleno, y no puede presumirse una tácita renuncia,
"invocándoles a reflexionar y adecuar sus actos al estado de derecho
vigente" (fs. 5-7).

12. Mediante memorial enviado el 27 de marzo de 2002, al Presidente


del Consejo, Armando Villafuerte, como nuevo Presidente de la Corte
Suprema., ratifica y reitera la solicitud de Freddy Reynolds de
designación de nuevos consejeros, en vista de la renuncia de Martha
Villazón, y el abandono de funciones, renuncia pública y participación
en negociaciones políticas para postularse al cargo de Vice-Presidente
de la República de Carlos Paravicini (fs. 81-83).

13. En 3 de abril de 2002, Freddy Flores Arce, Secretario General de


la Presidencia de la Corte Suprema, dirige nota al recurrente,
señalándole que la carta de 13 de marzo, fue enviada por error,
habiendo recibido instrucción de recuperar el original. Señala que al
comunicar la nueva designación a las autoridades, tomó los nombres
de una lista anterior y preparó la correspondencia respectiva, en la que
utilizó el facsímil de la firma del Sr. Presidente, habiéndose luego
despachado a sus destinatarios (fs. 76).

CONSIDERANDO: Que conforme se desprende de la lectura del art.


19 constitucional, por su carácter protector, el Recurso de Amparo
Constitucional, es una garantía que se otorga a las personas cuando
existen actos u omisiones ilegales que impliquen una vulneración o
amenaza a sus derechos fundamentales, no siendo este Recurso por
su naturaleza subsidiaria, uno que entorpezca o duplique
procedimientos, consagrados en la Constitución y la Ley.

Que el art. 12-I inc. 3) de la Ley 1817 del Consejo de la Judicatura,


establece que los miembros del Consejo de la Judicatura cesan en sus
funciones por renuncia.

Que en el presente caso, mediante nota de 17 de enero de 2002, el


recurrente, comunica al Pleno del Consejo de la Judicatura su decisión
de no asistir a ningún acto oficial, ni reuniones convocadas, donde se
encuentre el Ministro Freddy Reynolds. Ante esta situación, en 24 de
enero de 2002, Freddy Reynolds solicitó al Congreso, designe nuevo

Luís Carlos Paravicini 269


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

Consejero, bajo la interpretación de que el recurrente habría


renunciado a sus funciones, al haber abandonado a su cargo; con esa
nota, se dio cumplimiento a lo dispuesto por el art. 12-II de la Ley
1817, que establece que en caso de renuncia, el cese de funciones
será conocido por el Congreso Nacional.

Que por la documental adjunta en obrados, se evidencia que el


recurrente dejó de asistir a sus funciones los días 1, 4, 5, 6, 7, 8, 13,
14, 15, 27, 28 del mes de febrero de 2002, así como los
correspondientes a los días 1, 4, 5, 6, 7, 8, 12, 13, 14, 15, 18, 19 del
mes de marzo de 2002, sin considerar que es obligación de todo
funcionario público, asistir en forma ininterrumpida todos los días a su
fuente de trabajo y no sólo asistir a los Plenos cuando se lo cite.

Que los miembros del Consejo de la Judicatura recurridos, no han


lesionado ningún derecho fundamental del recurrente, sino al
contrario, en el entendido de que el Consejero Paravicini hizo renuncia
pública al ejercicio de sus funciones, lo cual fue ratificado con el
abandono de las mismas (11 días del mes de febrero, 12 días del mes
de marzo), han solicitado al Congreso Nacional la designación de un
nuevo Consejero.

Que por Ley 2338 de 12 de marzo de 2002, se modifica


transitoriamente el art. 16 de la Ley 1817, estableciéndose que hasta
que se reconstituya el Consejo de la Judicatura con todos sus
miembros, el pleno del Consejo está conformado por cuatro
consejeros más su presidente, quién votará y deliberará válidamente,
siendo el quórum mínimo de tres de sus cinco miembros. Ante la
referida Ley, los recurridos entendieron que el Congreso había
aceptado implícitamente la renuncia.

Que ante una interpretación distinta del recurrente, corresponde al


Congreso Nacional, pronunciarse de manera expresa sobre la
comunicación de renuncia y abandono del cargo, recibida de parte del
Presidente del Consejo de la Judicatura; conforme prevé el art. 12-III
de la Ley del Consejo de la Judicatura, que señala que el Congreso
Nacional asumirá el conocimiento de las causas de cesación y
designará a un nuevo consejero, si es que así correspondiere.

Luís Carlos Paravicini 270


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

Que con relación a la afirmación del recurrente en sentido de seguir


siendo consejero, porque el nuevo Presidente de la Corte Suprema le
habría comunicado su designación, corresponde manifestar que de
obrados se constata que dicha carta no está firmada por el Presidente,
sino que se trata de un facsímil utilizado por el Secretario General (fs.
77 y 76). Si el recurrente sigue o no siendo Consejero, es un extremo
que no depende de los recurridos, sino del Congreso, como se
expresó en el párrafo anterior.

Que el Tribunal de Amparo al haber declarado improcedente el


Recurso aunque con distinto fundamento ha interpretado
correctamente el art. 19 de la Constitución Política del Estado y las
demás normas aplicables al caso.

Por tanto: El Tribunal Constitucional, en virtud de la jurisdicción que


ejerce por mandato de los arts. 19-IV y 120-7ª de la Constitución
Política del Estado; 7-8ª y 102-V de la Ley 1836, APRUEBA la
Resolución 068/2002 de 11 de abril de 2002, de fs. 105-108,
pronunciada por la Sala Social y Administrativa de la Corte Superior
del Distrito Judicial de Chuquisaca.

Regístrese y devuélvase.

Dr. René Baldivieso Guzmán Presidente Dr. Willman Ruperto Durán


Ribera DECANO

Dra. Elizabeth Iñiguez de Salinas MagistradA Dr. Felipe Tredinnick


Abasto Magistrado

Dr. José Antonio Rivera Santivañez


Magistrado

Con gran eficacia y consecuencia, hasta febrero de 2012 la


presidencia del Congreso Nacional, cuyo actual titular vivió en carne
propia lo que es la retardación de justicia, no ha tenido el tiempo ni la
voluntad para un simple acuse de recibo a las notas que le dirigió
Paravicini pidiendo que, en cumplimiento de la sentencia
constitucional, el Congreso se digne pronunciarse sobre su situación.

Luís Carlos Paravicini 271


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

De no ser el actual Presidente de la Asamblea Legislativa


Plurinacional matemático, jacobino y bolchevique, y si en cambio
hubiera sido magistrado, fiscal o abogado, la retardación de justicia ya
no sería de semanas, meses o años, sería de siglos ya que no puede
o quiere acusar por lo menos recibo de una simple carta en más de
siete años, en una Asamblea tan poco autónoma que su Presidente
decide por su cuenta lo que debe o no debe tratar.

En una entrevista que le concediera, el Vicepresidente Mesa comunicó


a Paravicini, naturalmente en forma extraoficial, que lamentablemente
el sistema político en su conjunto y especialmente el Poder Judicial
había resuelto marginarlo por considerar que había incurrido en
abandono de funciones e incumplimiento de deberes.

La Comisión mixta de Constitución presentó un informe al Presidente


del Congreso, en el que indica que, interpretando la ley anti Paravicini,
se deduce que éste dejó de ser consejero por incumplimiento de
deberes y abandono de funciones, tal como denunciaran los
presidentes de la Corte Suprema y del Consejo de la Judicatura.

El informe fue suscrito disciplinadamente por los miembros y


representantes de todos los partidos políticos.

Sin embargo, queda claro que ni el Tribunal Constitucional, ni


Paravicini ni nadie había pedido el comedido informe interpretativo de
la Comisión de Constitución, instancia totalmente incompetente para
interpretar las leyes, se requería únicamente el pronunciamiento
oficial del Congreso Nacional, el mismo que había designado al
Consejero por dos tercios de voto.

Luís Carlos Paravicini 272


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

Luís Carlos Paravicini 273


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

También firman tan especial informe, los honorables Carlos Sandy


Antezana, Williams Paniagua López, Gonzalo Chirveches Ledezma,
Jhohny Antezana Martínez, Leopoldo Fernández Ferreira, (junto a
Carlos Sánchez Berzaín y Luís Vásquez Villamor) principales
gestores del brulote), Raúl Araoz Velasco, Huáscar Aguilar Jordán,
Oscar Sandoval Morón, Elsa Guevara Aguirre, Manuel Morales Dávila
y Gerardo Rosado Pérez, es decir, el MNR, MIR, MAS, ADN Y MBL no
faltó ninguno de los partidos sistémicos de oficialismo u oposición.

Con seguridad, este es uno de los documentos más infames dentro de


la infame historia legislativa. Pese a todo, este informe nunca fue
considerado por el Congreso Nacional, que me había designado por
dos tercios de votos, que debía pronunciarse al respecto según la
sentencia vinculante del Tribunal Constitucional y que, hasta la fecha,
me mantiene en el limbo.

Una vez presentado ante el Juez, después de haber sido detenido en


la puerta de su oficina en La Paz, se procedió a desarrollar los dos
procesos penales que había presentado el Colegio Nacional de
Abogados, con Eddy Fernández y Erwin Rojas como entusiastas
promotores.

Fernández era hermano de Mónica Fernández, delegada del Consejo


en Cochabamba y destituida por hechos de corrupción. Erwin Rojas
era un movimientista que trabajó con Guido Chávez cuando éste era
Fiscal de Distrito durante la dictadura de Banzer y luego con el
destituido Vocal Alfredo Rojas Valle.

La querella del Colegio de Abogados de Bolivia se fusionó en un solo


cuerpo a la querella del Colegio de Abogados de La Paz, también por
los delitos de difamación, injurias y calumnias

Se decía que la notificación había sido pegada en un poste de luz en


la ciudad de Sucre, pero se determinó procesarlo en La Paz por ser
sede del Colegio Nacional de Abogados..

En el colegio de Abogados de La Paz María Antonieta Pizza, más


conocida como prestamista y representante del Directorio presidido
por Armando Villafuerte hasta antes de su elección como Ministro de

Luís Carlos Paravicini 274


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

la Suprema, era la que ponía más empeño, pues era la principal


responsable de rendir cuentas por los millones recibidos del Tesoro
Judicial y que fueron invertidos en karaokes, bares y viajes de los
directivos.
.
Los abogados, que inicialmente concurrían a las audiencias en grupos,
fueron paulatinamente disminuyendo.

Todo el proceso, que ya tenía una sentencia de culpabilidad a la que


solo le faltaba la fecha y que llegó a ser de conocimiento previo del
propio Paravicini, se sustanció en base a pruebas inéditas e inusuales,
como la transcripción de un programa televisivo originalmente grabado
en Santa Cruz, transcrito a papel por un Notario de Fe Pública en
Cochabamba, en el que se atribuía a Paravicini hasta las opiniones del
periodista Jorge Arias.

El Juez inicial no pudo sostener mucho los absurdos de un absurdo


proceso y se excusó, casi con lágrimas en los ojos.

Una audiencia fue suspendida por dos horas porque en todo el Palacio
de Justicia no existía un diccionario simple para ver si existía el
término aboganster y cuál era su significado.

Cuando concluyeron las audiencias y la nueva jueza debía proceder a


la lectura de la sentencia previamente preparada, él único
representante del Colegio de Abogados que aún proseguía los
trámites de un asunto ya resuelto se presentó con más de una hora de
retraso, por lo que la jueza no tuvo otro remedio que decretar el
abandono de la causa y el archivo de obrados.

Al abogado del Colegio de Abogados, aunque parezca mentira, justo


se le había pinchado la llanta de su vehículo, la de repuesto estaba
desinflada y tuvo dificultades para conseguir el auxilio de un llantero,
pero en realidad alguien arriba había decidido intervenir para evitar el
tremendo abuso.

Después de la conmoción que provocó el descuido, la misma jueza


accedió a la reapertura del proceso, para cuyo momento Paravicini
comunicó que su domicilio real seguía en la ciudad de Sucre, con lo

Luís Carlos Paravicini 275


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

que los abogansters finalmente desistieron de proseguir con las


querellas.

En conclusiones y para finalizar, aparte de una serie de situaciones


imprevistas, lo cierto es que se consiguió apartar al Consejero
Paravicini de sus funciones, las más altas autoridades del Poder
Judicial acordaron bloquearlo definitivamente, en el sistema,
políticamente hubo el acuerdo de todos los partidos políticos, con y sin
representación parlamentaria, para marginarlo de toda actividad
política formal, se acordó con las máximas instancias del Club
internacional vetar y evitar, hasta donde sea posible, que Paravicini
ocupe cualquier cargo o función pública o en la gran empresa privada,
que se prescinda o evite tomar los servicios del SILEG y, como es
lógico suponer, se convino a través de los mecanismos adecuados
para que los principales medios de comunicación social se abstengan
de entrevistas o darle la más mínima cobertura, máximo se toleraría el
aviso necrológico para el día de su muerte, mientras que Manuel
Rocha se encargó de que la embajada norteamericano lo coloque
como persona hostil a los intereses norteamericanos.

Por todo ello, a partir de entonces Paravicini dejó de ser un problema y


las señales quedaron clarísimas para evitar futuros desfases y
atrevimientos parecidos. El que quiera seguir sus pasos deberá
pensarla no una, sino mil veces.

Luís Carlos Paravicini 276


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

27

Cómo recordarán los jóvenes antiguos, más allá de hipocresías, hubo


más de una generación que creció con sueños fabricados por
idealistas que dieron hasta la vida por ellos. Muchos de ellos también
alucinaron al impulso de la mariguana y vainas parecidas.

Hoy, con desencanto, vemos que la posta la han tomado los


vendedores de pesadillas, aquellos facilones que procuran evadir,
esconder y escapar de la realidad, ciertamente dura, que nos toca
vivir.

Son los que buscan refugiarse en el tiempo y en el espacio para


depositar sus impotencias, frustraciones, miedos e incapacidades.

Acuden a fantasmas de un pasado inexistente (los anteriores


gobernantes y sus cómplices) o factores ajenos y externos
(imperialismo, capitalismo, colonialismo, terroristas, extremistas) para
justificar los errores de sus colaboradores y sus propias ineptitudes y
mediocridades.

Hay algunos personajes, más pícaros, astutos o cínicos, vaya el


diablo y escoja, como el anciano Alcalde de Santa Cruz cansado de
intentar hacer entrar en razón a medios de comunicación social y
periodistas ávidos de escándalo y morbosidad, optó por lo más
práctico, insultarlos, decirles caras de dengue y luego pellizcar
públicamente el poto de sus colaboradoras.

Santo remedio, logró que le iniciaran juicios por discriminación, con


proliferación de noticias de escándalo, entrevistas y sesudas
reflexiones y análisis, todo el debate sobre la gestión edil se terminó
de diluir y se transformó en adjetivos encendidos de senilidad,
machismo y otros, que no tienen nada que ver con ineficiencia o
corrupción, en una ciudad en la que todo parece girar en torno a la
dignidad en cueros de las más bellas y magnificas del universo, que a
veces se confunden con las más feas del planeta.

En esta lógica fatalmente práctica, el Presidente canta y hace cantar


picarescas coplas a las ministras sobre sus propios calzones y
entonces ya es cuestión de Estado, casi tan importante como la salida
Luís Carlos Paravicini 277
AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

soberana al Pacífico, entonces Evo ya no es mentiroso o ineficiente, u


otras cosas iguales o peores, sólo es machista y debe enfrentar la
furia de Mujeres Creando.

Mejor que declararle la guerra a otro país, igual se incendia el nuestro.

Muchos, ante su debilidad mental, optaron por atribuirle derechos a la


naturaleza, a las piedras y a los bienes materiales, despojando de
derechos básicos a hombres, mujeres y niños, en un mundo en el que
las piedras tienen sexo.

Así surge una corriente que se ampara en una legítima defensa y


preocupación por el medio ambiente, para postular una intransigente y
férrea defensa de todo lo material, dividiendo a las cosas naturales en
buenas y malas.

Otros, sin quedar satisfechos con los bienes y males acumulados en


su entorno y realidad, buscan cargar con problemas y realidades
ajenas y distantes, sea en Asia, áfrica, en la Luna o en el Universo,
plegándose a las voces que auguran catástrofes y hasta el fin del
mundo.

Hasta donde evolucionó la sociedad organizada, no se la concibe sin


una autoridad reconocida y aceptada, por tanto legítima, en el uso de
la fuerza pública, necesaria para mantener el orden y la paz social.

Por ello, ¿qué respeto elemental a la autoridad podemos esperar si


una institución indispensable para la vida democrática si sus mandos y
sus miembros son irreflexiblemente cuestionados por todo y por nada?

Hay que estar advertidos de que, al quitarle credibilidad a la


institucionalidad y consiguiente autoridad democrática, no solamente
se venden más periódicos, sino que se deslegitima al sistema mismo,
se atenta contra la democracia y la seguridad jurídica, se induce al
incumplimiento sistemático de la ley, base fundamental de la
convivencia social. Debemos hacer un esfuerzo general para devolver
su cabal dimensión a las cosas.

Si el Comandante de la Policía comete un supuesto delito personal,


como conducir un vehículo con placas clonadas, o que resulte robado,

Luís Carlos Paravicini 278


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

o si conduce su vehículo sin licencia, o si algunos miembros pueden


conformar bandas de violentos atracadores o que realicen cobros
indebidos, es algo indeseable pero que ocurre en los órganos y
organizaciones públicas y privadas, puede darse en el gobierno, en los
gremios profesionales, en las empresas privadas, en las
organizaciones sociales, en los medios de comunicación social, en las
iglesias y comunidades y hasta en las mejores familias, sólo
corresponde aplicar las sanciones establecidas por ley para cada
conducta individual, como a cualquier hijo de vecino, por lo que, lo
último que podría aceptarse es que se siga tildando a toda la
institución como corrupta, pues es bueno recordar que ninguna
persona jurídica, es decir ninguna institución, puede cometer delitos
que son de índole personal.

Vaya a saber lo que sucedería si una empresa privada es liquidada


porque un directivo o gerente resulta bígamo o estafador o porque
resulta implicado en el contrabando de uno o dos vehículos o que un
cura haya sido sorprendido en plena iglesia violando a una viejita, por
supuesto no implicará la clausura de la iglesia.

Puede ser que haya médicos homicidas, curas pedófilos, abogados


timadores, periodistas difamadores, pero sólo en Bolivia y a todos los
policías se los responsabiliza por cualquier acto cometido por alguno
de sus miles de integrantes, los ladrones y los periodistas tienen
contra la pared y juzgan permanentemente a los policías.

Pero, cuando se trata de acudir a la policía para reclamar protección o


algún servicio vital, recién nos acordamos de los sacrificados
servidores del orden y la paz pública, que luchan contra todas las
adversidades internas y externas para brindar un poco de seguridad y
tranquilidad.

Con sueldos y privilegios mucho mayores que los policías, los médicos
y el personal de salud ingresan en huelga indefinida, exigiendo no
trabajar ocho horas diarias, con huelgas de hambre y otras medidas
radicales de presión incluidas.

Médicos que, además de sus injustificables huelgas, amenazan con


suicidios masivos, con tapiarse, o costurarse los labios, frente a
millones de pacientes desvalidos e impotentes, niños, mujeres y

Luís Carlos Paravicini 279


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

ancianos que sufren y mueren sin posibilidad alguna de la más mínima


protesta, que no entienden nada ni tienen nada que ver con el
salvajismo de una huelga claramente política.

Si a estos hipócritas galenos, que obviamente no son todos, que no


respetan su juramente hipocrático, no les resulta atractivo trabajar
ocho horas al día y tienen tanta disciplina sindical y política, que se
vayan al estrés de la actividad política abierta y no perjudiquen más a
los más perjudicados de siempre.

Nada más apropiado que recordar aquello de que los médicos


entierran sus errores, los abogados los llevan a la horca y los
periodistas los publican en primera plana.

Como serán de excelencia los servicios médicos, como será de


abnegada su labor profesional que, la mayor parte de la población
acostumbrada a sus tratos y a acudir solo en casos de emergencias,
parece no extrañar mucho la ausencia de los médicos en berrinche
sedicioso.

Si algunos médicos desean genuinamente morir de hambre, habrá que


respetar su voluntad, ya que por falta de atención médica no estirarán
la pata, ni ellos, ni sus parientes, ni sus amigos ni los del gobierno.

En un ambiente plagado de rituales y formalidades, en espacios en los


que desde hace tiempo importan más las formas que los contenidos,
los enunciados, antes que los resultados, todos pugnan por los títulos
y distinciones.

Las enfermeras consiguieron ser licenciadas, antes todos los


abogados se habían consagrado como doctores del embuste y la
malicia, pronto serán los licenciados en plomería, en albañilería, en
panadería los que compitan con los politólogos y con los analistas.

En el universo de la inclusión total, el rubro de las trabajadoras


sexuales, que inexplicablemente no incluye a los varones dedicados a
este oficio, ya obtuvo que el gobierno les reconozca todos los
derechos y garantías, junto a gays, lesbianas y otros diversos, por lo
que no sorprendería a nadie que la vieja práctica, anteriormente
llamada prostitución, pronto se convierta en una respetable profesión

Luís Carlos Paravicini 280


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

académica ejercida por licenciadas y doctoras de la universidad de la


vida.

Siempre en la vanguardia de la picardía criolla, hace años se


inventaron las academias de fútbol, en las que sólo faltó llegar a la
categoría sub cinco, para salir campeones mundiales haciendo
entrenar como adultos a párvulos casi privados de niñez, convirtiendo
a ciudades como Santa Cruz en fábricas de modelos y futbolistas.

No satisfechos con la cacería de elefantes en que se distrae el rey de


una monarquía decadente, los españoles ahora se dedican a plantar
criaderos de futbolistas en los países más miserables, como el
nuestro, por supuesto, así se estimulará la exportación de ganado
humano en pie. Y de pie.

Ahora ya se habla de la Universidad del Fútbol, donde los técnicos, los


árbitros y los jugadores seguramente serán licenciados, con grados
académicos de maestrías y doctorados, especializados como
arqueros, zagueros, mediocampistas, delanteros o goleadores, habrá
que dirigirse a los árbitros como licenciados o doctores, lo propio que a
lo jugadores, lo que creará nuevas jerarquías deportivas burocráticas
que nos harán campeonas de todo por ley o por decreto, pero que no
garantizará que un doctor sea mejor jugador que un simple licenciado
o que un árbitro con estudios superiores universitarios sea mejor que
un empírico.

¿Qué dirán los relatores deportivos, qué adjetivos inventarán para


hablar de los extraordinarios, increíbles, fabulosos, incomparables
futbolistas bolivianos que marcaron historia en el mundo?

Entonces, ya no será deporte ni será fútbol, serán exámenes


burocráticos de competencia y concursos de mérito, sin descartar la
elección por voto universal.

¿Cuánto durarán los estudios, qué materias se cursarán, las


competencias serán teóricas y prácticas, deberán aprender los
idiomas de los países que pagan mejor? ¿Será la forma de mejorar el
nivel de los deportistas?, sólo son algunas de las preguntas que se
nos ocurren para esta inédita ocurrencia boliviana.

Luís Carlos Paravicini 281


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

Al paso que vamos, en cualquier momento tendremos que un equipo


de fútbol boliviano deberá estar compuesto por tres doctores, tres
masters, tres licenciados, un maricón y un discapacitado, la mitad de
los cuales deberán ser interculturales, eso si no se proponen equipos
mixtos de hombres y mujeres.

Por si fuera poco, con la exquisita calidad de los profesionales


formados en las universidades bolivianas, seguro que lograremos
árbitros y deportistas de antología.

En oposición al saber, al conocimiento, a la excelencia, a la


inteligencia, atributos propios del ser humano, la ignorancia y los
ignorantes siempre pretenderán desconocer y descalificar a todo aquél
que conozca un poco más, que sepa algo más, que aspire a
superarse, a aprender, a ser mejor, a descubrir, investigar y explorar
en el infinito mundo de las ciencias y las artes.

El ignorante es atrevido, temerario, soberbio, arrogante, impostor,


mentiroso, defectos de carácter con los que pretende disfrazar sus
carencias morales, sus inseguridades y complejos naturales.

Amante de las multitudes con olor y sabor a chusma, es desprolijo en


las formas, es flojo por definición, amigo de lo fácil y rápido, le cautivan
los adulos y adulones fáciles y simplones, su discurso es errático,
enrevesado, incoherente y contradictorio, suele apegarse a frases mal
hilvanadas o palabras mal pronunciadas, para distraer la
inconsistencia de sus escasos y primitivos argumentos.

Le tiene pavor a la excelencia y al conocimiento, por lo que siempre


se rodeará con mediocres o más ignorantes, así no le harán sombra.

El problema de la ignorancia y de los ignorantes es el que hoy azota,


sin medida ni clemencia, a la sociedad boliviana que afronta una crisis
descomunal de gobernabilidad y convivencia.

Precisamente en un mundo de alta competencia por mejorar los


niveles de educación, conocimiento, información y desarrollo
tecnológico, factores que constituyen la riqueza del mundo
contemporáneo, hemos fabricado caudillos que están empeñados en
conducirnos a un imposible socialismo, entre tribal y feudal, del siglo

Luís Carlos Paravicini 282


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

XV, incluyendo disfraces, dialectos, rituales exóticos o extravagantes


más propios de Idi Amín Dada o Gadafi que de algún ancestro cultural
más o menos propio.

Nuestro mundo ha sido dividido en forma artificial y arbitraria, con un


sentido de absoluta discriminación étnica racial, entre originarios y no
originarios, se han fabricado treinta y seis nacionalidades en un
Estado plurinacional, con sus respectivas lenguas, usos y costumbres
y territorios (mapas mentales e imaginarios).

Nos encontramos confrontados unos contra otros, todos contra todos,


sin saber por qué y para qué.

Hay que admitir que nuestros gobernantes, no por maldad innata ni


por mala fe, sino sólo por ignorantes, en pocos años han conseguido
hacernos retroceder siglos.

La macroeconomía está en alguna constelación inalcanzable y la


economía popular está quebrada.

En vez de industrialización, explotación irracional de recursos


naturales y agotamiento de materias primas no renovables.

Corrupción e impunidad generalizada.

Anomia, injusticia, ilegalidad, abuso, inseguridad e indefensión total


de la población civil.

La pichicata fluye bajo las narices de altas autoridades, que dejen


pasar la que no pueden aspirar personalmente.

Desesperanza, incertidumbre, miedo, indiferencia, impotencia,


resignación, son el pan nuestro de cada día.

¿Para qué hacer las cosas bien si podemos hacerlas mal, para qué
estudiar, esforzarse y sacrificarse, si para ser ministro o asambleísta o
juez hay que ser lo más bruto posible, no hay que saber hablar, menos
pensar, prohibido razonar o debatir?

Luís Carlos Paravicini 283


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

Hay que democratizar la miseria, obviamente hacia abajo, para que


todos seamos más pobres y menos ricos.

Todo el que no está con la ignorancia institucionalizada en los


gelatinosos movimientos sociales está en contra, es racista,
discriminador, imperialista, neoliberal, capitalista, explotador y cosas
por el estilo.

No hay recursos para educación, salud, seguridad ciudadana, salarios,


pero si abundan para estatizar, nacionalizar y crear todo tipo de
mamotretos ineficientes y corruptos, para comprar satélites chinos de
trescientos millones de dólares, cuya fabricación irá a inspeccionar el
Presidente en su modesto avión de 40 millones de dólares (lo más
probable es que, ante la inteligencia natural del líder originario, los
chinos opten por mostrarle algún microondas redondo, métanle
nomás, después vendrán sus abogados para arreglar el entuerto).

Hay que comprar armas, modernizar a las gloriosas fuerzas armadas,


asegurar la soberanía nacional.

Mientras tanto, a las víctimas de desastres naturales hay que tratarlos


peor que a animales, hay que abandonarlos en carpas precarias, en
las que llueve más por dentro que por fuera, sin alimentos, sin
servicios, sin medicamentos, sin esperanza, sin nada, mientras
gobernantes de todo tipo y nivel celebran cumbres y desfilan por
reuniones sociales celebradas en locales de gruesas alfombras y
muchas estrellas, se desplazan en lujosos vehículos último modelo,
cuatro por cuatro, full equipo, con sirenas y toda la parafernalia del
poder en su máxima ostentación.

Los poderosos de turno, no vacilan en capitalizar sus imágenes y sus


bolsillos con las desgracias producidas por la naturaleza, para ellos
todo es ganancia, no hay pierde.

Si un sabio legislador originario sostiene que es necesaria la tortura,


pues sino los delincuentes no confiesan, también se le podría oír decir
que las violaciones son aceptables, pues no siempre los violados
aceptan de a buenas, si los procesos jurídicos se desarrollan
atropellando leyes, razones y derechos, por qué extrañarnos de que,
luego de más de 5 años de amorío clandestino e incestuoso con Chile,

Luís Carlos Paravicini 284


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

de un día para otro el gobierno se haga dar un berrinche, rompa a


medias el romance y, como amante despechada, amenace con juicios
internacionales, en base a tratados inaplicables o acudiendo a
instancias incompetentes.

¿Es que es tan grande la ignorancia, también en este tema, que tal
vez el Presidente pretenda designar por ley corta a los miembros del
Tribunal de la ‗Haiga‘ o encomendar al Fiscal Soza procese al
Canciller chileno por terrorismo en La Paz?.

Ya pues, ya tenemos política de Estado elaborada en 15 días

Para vislumbrar alguna salida al océano de oscuridad al que nos ha


conducido la revolución democrática y cultural y el proceso de cambio,
nos queda claro que, nuestros gobernantes, de aquí en adelante,
deberán ser los mejores hombres y mujeres, los más educados,
experimentados, capacitados y honestos, es decir, idóneos.

Los ignorantes deberán ser despachados a recibir instrucción en los


niveles que les corresponda y, la ignorancia deberá ser el único factor
de discriminación para el ejercicio de la función pública.

Los supuestos grandes avances en equidad de género y en la lucha


contra toda forma de discriminación no son como los queremos
entender en Bolivia.

No se trata de colocar igual número de hombres y mujeres en cargos


públicos, esto no garantiza nada, mucho menos que haya una
consciencia respecto a los derechos y opciones sexuales de los
diferentes, de los diversos, creando categorías imposibles más allá de
hombres y mujeres, turbio amparo legal que podría extenderse a
prácticas como la pedofilia o la zoofilia.

La proliferación de gays y lesbianas y otras diversidades o


desviaciones, es más bien una forma de despenalizar tendencias
degenerativas propias de una sociedad con crecientes grupos de
rebeldes y contestatarios.

Por donde se las mire las uniones entre personas del mismo sexo son
y serán antinaturales.

Luís Carlos Paravicini 285


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

Ya se vio con la prohibición del alcohol, o el movimiento hippie o las


revoluciones políticas, las soluciones no pasan por las prohibiciones y
censuras, más bien apuntan a la libertad de conciencia y a la
capacidad del hombre para distinguir el bien del mal.

Todos y cada uno de los años del actual milenio han sido óptimamente
aprovechados por los políticos y sindicateros para dividir al país y
confrontar al país en treinta y seis nacionalidades postizas, a enfrentar
a médicos con pacientes, a collas con cambas, a vivos con muertos, al
odio de t‘aras con k‘aras, de originarios con no originarios, ladrones
con policías y todo lo que pueda resultar antagónico de alguna
manera.

Se consiguió la discordia total en un país sumergido en un rezago


cultural y tecnológico creciente, que nos ubica en la pre modernidad o
tal vez en épocas anteriores.

Si los políticos originarios y criollos no tienen capacidad ni condiciones


para gobernar que tomen su estrés y se vayan a competir en
desastres con los neoliberales, pero que dejen de jugar y experimentar
con la vida y el destino de millones de personas, que no tienen por qué
pagar el pato de su ignorancia y temeridad.

Luís Carlos Paravicini 286


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

EPÍLOGO PRIMERA PARTE

Conforme a lo que suele suceder en casos de esta naturaleza, es


cierto que, como casi siempre, triunfaron o creyeron ganar los malos,
pero como también de vez en cuando se da, fue la victoria pírrica de
un sistema que fue desnudado y mostró hasta la última hilacha de su
anatomía putrefacta, exhibió sus miserias vestidas de falsas glorias y
de virtudes inexistentes.

Jamás olvidaré la lección aprendida cuando regresaba después de


haber visitado el Poder Judicial en el País Vasco, cargado de maletas
y bolsas y me dirigía en tránsito a una pasantía sobre Kadaster en
Holanda.

En el aeropuerto de Madrid me encontré con el ex Vicepresidente


Víctor Hugo Cárdenas, quien portando un pequeño maletín con
ruedas no pudo evitar sonreír al verme cargando con todos mil bultos y
bolsas y me sugirió, a modo de comentario, que en los viajes había
que ser lo más ligero de equipaje, así se evitaban infinidad de
inconvenientes desde extravíos, robos, problemas con aduanas y
otras calamidades.

Claro que sí, supe que no solo en los viajes, en la vida y en las demás
cosas simples, como el amor, hay que cargar solo con lo
indispensable, sea ropa, dinero, casas, autos y sobre todo, procurar
tener la valija siempre libre de deudas, de cualquier tamaño y
naturaleza, que son las que terminan pesando más.

En una casa, los muebles y utensilios necesarios, pero todo lo que sea
posible de árboles, flores y vegetación, pulmones de la vida.

En algún momento creí que el hombre que no sueña está muerto.

Ahora estoy más seguro que nunca de ello, así a veces los sueños se
queden sin aire y se conviertan en interminables pesadillas, por algo
son sueños.

Soñar es la única manera de alcanzar la libertad, no se puede ser libre


sin soñar y no puede soñar el que no es libre.

Luís Carlos Paravicini 287


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

La juventud es un estado de ánimo, todo es cuestión de actitud y


sentido de oportunidad, el cerebro controla todo pero jamás hay que
desconocer el sentimiento.

Sin riesgo no hay ganancia posible pero puede haber pérdidas. Rico
no es el que más tiene, sino el que menos necesita.

Este mismo afán de soñar y llevar adelante los sueños,


frecuentemente deja a los que lo intentan en situaciones precarias,
maltrechas y muy vapuleadas por los esfuerzos a ratos casi sobre
humanos.

En mi caso, por suerte no fue así, tuve la oportunidad de vivir varias


vidas y morir varias muertes en una sola vida, el privilegio de alcanzar
y conseguir logros que hasta hoy parecen imposibles, no sé si caí
menos o me levante más, pude fabricar espacios propios de
pensamiento y reflexión, prescindir de jefes y horarios, escribir a gusto,
sin condicionamientos y sin censuras externas, hacer que el trabajo
sea placer y pasión, muy distante de la hipocresía, la mentira y las
frivolidades en las que germina la corrupción.

Quedé sumido en la más absoluta riqueza a que puede aspirar el


género humano y mi calidad de vida aumenta cada día que pasa.
Definitivamente, valió la pena.

Luís Carlos Paravicini 288


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

SEGUNDA PARTE

La lógica y el motor mismo del razonamiento jurídico se fundan en la


secuencia de fijar conceptos, luego juicios y finalmente razonamientos.

De ahí la importancia trascendental de comprender los conceptos, el


contenido y el significado de las palabras con la mayor fidelidad y
precisión posibles, lo que, para muchas personas, resulta un esfuerzo
imposible e innecesario.

Sin el proceso de comprender los alcances y significados no se puede


concebir la vigencia del derecho ni de la vida en sociedad.

Si eso se da con el significado común de las palabras, qué decir del


significado técnico o especializado en medicina, ingeniería o derecho.

Así, deposición significa una cosa para los médicos y otra totalmente
diferente para los abogados.

Naturalmente que existen esfuerzos en sentido contrario, es decir,


hablar y definir sobre conceptos cuyo significado se ignora, hablar de
todo y de nada como si tal cosa.

Esos todólogos que se apoderaron de las sociedades culturalmente


rezagadas.

Es a partir de estas improvisadas distorsiones que el mundo social


construye las edificaciones de certezas e incertidumbres que
determinarán el mayor bienestar o malestar de la organización política,
económica y jurídica de una sociedad.

Curiosamente, mientras más certezas creemos definir, será mayor y


creciente la cantidad y variedad de incertidumbres a generar.

Luís Carlos Paravicini 289


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

Ejemplos abundan. ¿Cómo saber si hay o no cárteles de droga en


Bolivia?, la cuestión va más mucho allá de un simple acento
ortográfico, que diferencia a cárteles de los carteles de publicidad.

Si no sabemos lo que es un cártel, con acento, será ocioso que


discutamos si hay o no hay cárteles de droga que operan en Bolivia.

De carteles publicitarios no hay duda, está plagado todo nuestro


entorno. Y nuestra vida.

Pero de ociosos, ignorantes, flojos y temerarios está plagado nuestro


mundo.

En economía se denomina cártel a un acuerdo formal entre empresas


del mismo sector, cuyo fin es reducir o eliminar la competencia en un
determinado mercado.

Los cárteles suelen estar encaminados a desarrollar un control sobre


la producción y la distribución de tal manera que mediante la colusión
de las empresas que lo forman, éstas forman una estructura de
mercado monopolística, obteniendo un poder sobre el mercado en el
cual obtienen los mayores beneficios posibles en perjuicio de los
consumidores.

Por ello, las consecuencias para éstos son las mismas que con un
monopolista.

La diferencia radica en que los beneficios totales (que son los


máximos posibles de conseguir en el mercado) son repartidos entre
los productores.

Sus principales actividades se centran en fijar los precios, limitar la


oferta disponible, dividir el mercado y compartir los beneficios.

En la actualidad, el término se suele aplicar a los acuerdos que


regulan la competencia en el comercio internacional.

Los defensores de los cárteles afirman que estos ayudan a estabilizar


los mercados, a reducir los costes de producción, a eliminar aranceles

Luís Carlos Paravicini 290


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

elevados, a distribuir los beneficios equitativamente y a beneficiar a los


consumidores.

Sus detractores señalan que, cuando no existe competencia, los


precios son mayores y la oferta menor.

Hoy en día se considera que sus inconvenientes son mayores que sus
ventajas y a menudo se establecen límites legales para restringir el
desarrollo de nuevos cárteles.

En la mayoría de países, se encuentra prohibida la formación de


cárteles entre varias empresas del mismo sector.

En otro plano, cártel (aunque también cartel) son los términos con los
que se identifica a una gran organización ilícita o a un conjunto de
organizaciones criminales que establecen acuerdos de autoprotección,
colaboración y reparto de territorios (plazas) para llevar a cabo sus
actividades criminales.

Como se aprecia, claramente, pese a los desesperados esfuerzos de


las autoridades bolivianas por negar la existencia de estas
organizaciones en Bolivia, las evidencias muestran todo lo contrario.

Se trata pues, de algo más que de un esfuerzo semántico para poder


ejercer una autoridad pública sin que le crezca desmesuradamente la
nariz.

En la línea de los ligeros disparates, un periodista oficialista


venezolano, afirmaba que las cosas en su país no podían estar mejor:
un parque automotor moderno, con vehículos de último modelo,
transitando por sus modernas y congestionadas autopistas y
carreteras, restaurantes de lujo llenos de comensales, edificios y
rascacielos que brotan sin parar, tiendas y supermercados con gran
variedad de productos de todas las procedencias imaginables.

Si estos son los parámetros del desarrollo, también en Bolivia


estaríamos muy cerca de obtener el desarrollo ansiado, pronto
podríamos poseer un vehículo por habitante y así proscribimos la
odiada pobreza.

Luís Carlos Paravicini 291


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

De restaurantes, tragos y comilonas, mejor ni hablar.

Esa idea de desarrollo es tan miope y sesgada que no sorprendería


mucho si no proviniera de voceros de regímenes populistas
declarados socialistas, pero de vocación nítidamente totalitaria y
dictatorial.

Venezuela produce y exporta tanto petróleo que puede darse el lujo de


abastecer de carburantes a sus ciudadanos a precios casi gratuitos,
puede exportar su revolución a otros países y subvencionarlos.

Pero, ni con todo el petróleo del mundo puede disimular la pobreza de


las mayorías, las enormes desigualdades y el atraso tecnológico y
productivo.

El chorro de plata que recibe por su petróleo, que no es inagotable, le


permite importar y comprar todo lo que no produce, que en realidad no
produce nada importante aparte del petróleo, por lo que es una
economía artificial y poco sostenible.

En este tipo de países desarrollo es sinónimo de modernidad y ésta se


refleja en edificios, asfalto, aviones, helicópteros, celulares y
vehículos de lujo.

La miseria y la pobreza se ocultan piadosamente bajo la alfombra del


progreso materialista y del crecimiento sostenido de la
macroeconomía.

Como en las ciudades troncales de Bolivia, después de mirar a un


costado, abajo y a la superficie, parecía que el caos vehicular en La
Paz no tenía solución posible a la vista, especialmente en cuanto al
transporte público y es ahí donde surge alguna idea genial, aparece
tímidamente primero y luego adquiere una terrible potencia.

El teleférico como solución al transporte masivo de pasajeros entre La


Paz y el Alto.

Es decir, alguien de tanto mirar al cielo encontró la respuesta su sus


plegarias, lo que era un medio de transporte turístico en algunos
lugares montañosos, podía ser la gran solución.

Luís Carlos Paravicini 292


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

La sola propuesta sedujo inmediatamente al gobierno de Evo Morales


y fue convertida en ley en tiempo récord.

No tiene ni el nivel de pre factibilidad ni estudios serios preliminares,


pero ya se sabe que costará doscientos treinta y cuatro millones de
dólares, también podrían ser quinientos millones o veinte, el tema de
las platas, montos y condiciones es lo de menos en el país, no hay
temas de pobreza, salud o educación que requieran fondos, todas las
necesidades son atendidas oportunamente, aunque no quede claro el
sentido de la oportunidad.

Se adquirirá, según la moda plurinacional, por adjudicación directa a


una empresa austríaca que tiene nombre y apellido.

Este es un proyecto inédito que ha enamorado a moros y hasta


algunos cristianos, ya se lo publicita como si fuera una realidad
aunque no tenga diseño preliminar.

Es la gran idea dentro de un gobierno carente de ideas, de programa y


hasta de agenda.

Sin embargo, las incertidumbres son crecientes y constantes.

Generar un proyecto de tanto impacto para un problema que parecía


no tener solución a un costo excesivo pero razonable, puede provocar
expectativas sobre dimensionadas y resultar un boomerang para el
propio gobierno cuando llegue el momento de las realidades, a más
de una mayúscula frustración para la población de una ciudad que
básicamente produce burocracia y papeleo

A los prósperos y generosos chinos hay que implorarles que no sigan


prestando platas para aviones, helicópteros, barcos, satélites, buses y
otras futuras chatarras.

El régimen de Evo Morales no tiene nada de socialista, menos de


comunista, pero ni los actuales ni los próximos gobernantes de Bolivia
les pagarán un peso por estos préstamos que, en su mayor parte, no
necesitamos en Bolivia.

Luís Carlos Paravicini 293


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

Lo que pasa es que los boliviano, desde siempre, tenemos la


costumbre de endeudarnos y pedir limosna, para enriquecer a ricos y
poderosos. El lema de los gobiernos bolivianos es: gobernar es
endeudarse, vivan las condonaciones.

Señores chinos, por piedad, ya no le presten ni regalen más plata al


gobierno de Bolivia, sus gobernantes son como niños golosos y
gustosos con juguetes nuevos y como niños son absolutamente
irresponsables e insaciables.

Luís Carlos Paravicini 294


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

La base de todo tipo de organización social radica en su diseño y


avance institucional.

Una forma superior como es la construcción de una sociedad


democrática requiere de una mayor y suprema estructura institucional
que haga viable el pacto social constitutivo.

Para fines prácticos, entendemos institucionalidad como un sistema de


procesos permanentes, estables y dinámicos de naturaleza social que
se fundan en normas y principios de orden legal, que tienen un origen
legítimo y legitimado por voluntad expresa de la mayoría, que se
respetan y obedecen por todos los miembros de una comunidad
involucrada, se modifican según los procedimientos previamente
establecidos y aprobados, para garantizar la paz social y la solución
pacífica de los conflictos.

En el desarrollo de la vida social, la institucionalidad y las instituciones


sufren problemas y afrontan crisis de mayor o menor gravedad.

La fortaleza institucional se traduce en enfrentar y solucionar los


problemas y superar las crisis dentro del mismo marco institucional.

Lo contrario significará fractura, ruptura y procesos acelerados de


desintegración social que pueden conducir a escenarios erráticos
hasta caóticos, que implicarán el uso de la fuerza y violencia para
aplacar los conflictos.

En el marco de la economía de las naciones, más allá de tiempos,


dimensiones, tamaños y peculiaridades, no cabe duda de que, a
mayor institucionalidad, mayores ingresos y mayor grado de progreso
y desarrollo.

Esto significa que, mientras más avanzada sea la economía de un


país, resultará más compleja en cuanto a sus mecanismos de
administración, pero siempre priorizará la productividad, el empleo y el
mayor bienestar posible de la población en un contexto de control
social y austeridad fiscal, con el objetivo de lograr la mejor distribución
social posible de la riqueza generada.
Luís Carlos Paravicini 295
AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

Por ello, resulta imprescindible producir, luego generar riqueza y


finalmente distribuirla equitativamente.

El principal mecanismo efectivo de distribución está en los impuestos


y, muy marginalmente, en subvenciones y subsidios.

Para hacer sostenible su modelo, las economías desarrolladas


sancionan con mucha severidad toda forma de evasión impositiva,
pero también utilizan la herramienta de los impuestos para corregir
distorsiones en el sistema de libre mercado.

Así, montos exorbitantes o estrafalario de millones por la compra de


un cuadro o el pase de un deportista, resultan buenas noticias para el
fisco, que se apropia de gran parte de la transacción mediante
impuestos que suelen ser progresivos y que pueden casi equivaler al
monto total de la transacción, con lo que se ejerce un efectivo
mecanismo de distribución equitativa.

Los países desarrollados pueden sufrir depresiones económicas de


magnitud, pero ellas no significan perder lo conseguido, sino realizar
ajustes estructurales para reducir drásticamente los gastos e introducir
políticas de austeridad, junto al estímulo de nuevas inversiones y
creación de mayores empleos, afectando especialmente a los que
tienen ingresos más altos, en muchos casos demasiado altos para su
propia economía. .

En el caso de países que se ubican entre los más pobres y atrasados,


del planeta, como Bolivia, la institucionalidad suele ser
extremadamente débil y tiende a ingresar en periodos cíclicos de
profundas crisis que pueden asumir manifestaciones económicas,
sociales y políticas, generalmente entremezcladas y difíciles de
diferenciar.

Los extraordinarios avances tecnológicos producidos en las últimas


décadas han transformada radicalmente las comunicaciones, el
acceso al conocimiento y la información, hasta conformar una
sociedad global, un mundo globalizado en el que son realidad
cotidiana cosas que parecían de ciencia ficción hace unos pocos años
y aún no imaginamos los límites hasta donde se podría avanzar.

Luís Carlos Paravicini 296


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

Los adelantos y el progreso, traducido a la realidad, implican


beneficios de toda índole, pero básicamente implican un gran valor
agregado que beneficia a toda la actividad humana, más allá de
espacios geográficos, culturales o políticos, permitiendo la
automatización de gran cantidad de funciones y empleos manuales,
pero creando opciones de ocupaciones y uso óptimo de tecnologías
en todos los campos del conocimiento y de la producción.

En los países atrasados, el rezago se refleja nítidamente en la


debilidad, en muchos casos hasta inexistencia, de un adecuado marco
institucional.

En lo político, los partidos e instituciones son suplantados por caudillos


con entornos y caciques regionales, dentro de un contexto de
corporativismo ilimitado.

Todo y todos están corporativizados, en gremios y agrupaciones de


toda naturaleza como obreros, mineros, campesinos, transportistas,
gremiales, cooperativas, asociaciones, federaciones, profesionales,
fraternidades y un amplio espectro de organismos atomizados y
dispersos sectorial y territorialmente a lo largo y ancho del país.

Las agrupaciones políticas y sociales se fundan en caudillos que con


frecuencia ejercen su poder de modo vitalicio y se constituyen en las
únicas y máximas instancias de representación y decisión.

Las experiencia en el nivel político son inequívocas y contundentes:


MNR, MIR, ADN, UCS; MAS, por mencionar algunos, son sinónimo de
Paz Estenssoro, Siles Suazo, Banzer, Fernández, Paz Zamora,
Morales Ayma, más algunos lugartenientes y secundones, con sus
respectivos entornos, constituyen la síntesis de la vida política
contemporánea.

En gobiernos civiles y militares, con diferentes matices y tendencias,


todos los políticos se declaran de izquierda, nadie admite ser de centro
y menos de derecha, todos son revolucionarios a su manera y en el
discurso oficial, todos son patriotas y se sacrifican por el país y su
gente.

Luís Carlos Paravicini 297


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

Es tan predecible y repetitivo el discurso, que en la práctica ya hay


izquierdistas de izquierda, de centro y de derecha, con sus extremos y
radicalidades.

Los planes y programas de gobierno se traducen en propuestas de


buenas intenciones que se transcriben en documentos que nadie lee y
a nadie le interesan.

Basados especialmente en carisma personal, generalmente sus


posiciones son anti todo, anti capitalismo, antiimperialismo,
antiliberalismo es decir, la lógica que se impone es la destructiva, la
belicosa, la del conflicto, de la confrontación mucho antes que la de la
propuesta constructiva, de la integración y de la convivencia pacífica.

Militares o civiles, los gobernantes se afanan en aprobar la mayor


cantidad posible de leyes y normas de todo tipo.

No hay ningún control de calidad ni cantidad, no interesa si son


contradictorias entre sí o con anteriores normas, si son útiles o
perjudiciales.

Normas y papeles son los grandes logros de cada gestión


gubernamental.

El Poder u órgano Ejecutivo es el único poder real, los otros son meros
apéndices formales. Y el Poder Ejecutivo es la voluntad y el humor del
Presidente.

El Poder Judicial ha colapsado.

En materia penal ya estamos próximos a alcanzar más del 90% de


presos detenidos indefinidamente y sin sentencia, hacinados junto a
sus hijos en depósitos infrahumanos.

La retardación de justicia es la norma en todas las materias, hordas de


militantes políticos sin formación jurídica ni experiencia usurpan
funciones de administradores de justicia, los cargos judiciales se
reparten según las instrucciones y requisitos que imponen las
máximas autoridades de gobierno.

Luís Carlos Paravicini 298


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

Ante una debacle de semejante magnitud, la ministra de justicia


sostiene que el sistema acusatorio penal ha fracasado, dejando la
impresión de que habrá que volver al sistema inquisitivo o que se
inventará uno inédito, como las elecciones judiciales o que se
aprobará la nueva ley del notariado para agilizar los trámites de
declaratoria de herederos, que no son cuestión medular ni mucho
menos.

Mientras tanto, se prepara una nueva ley de indulto, para


descongestionar los penales y volverlos a congestionar de inmediato.

Luego se pondrá de moda nuevamente la inseguridad pública, se


dictará otra ley con penas más severas y así, hasta el infinito o la
locura total.

Con la incesante, contradictoria y enrevesada producción legislativa,


que no conoce límites en materias, cantidades, ni cuenta con un
ordenamiento básico, se crean las condiciones para generar un caos
legislativo permanente, lo que imposibilita contar con un marco
normativo estable y accesible para la población.

Un permanente y desordenado cambio en las reglas de juego que no


pueden ser conocidas, aplicadas y mucho menos cumplidas por los
ciudadanos, generando una cultura de mera formalidad y permanente
incumplimiento de las normas legales.

Bajo este panorama de inestabilidad e incertidumbre es imposible


pensar en algún marco de institucionalidad.

Los partidos políticos, las asociaciones de diverso tipo, las


organizaciones sindicales y sociales en general, operan dentro de
contextos de formalidad artificial y superficialidad.

Cuentan con abundantes estatutos y reglamentos, que casi nadie


conoce y menos cumple, las organizaciones giran en torno a un
caudillo o jefe, el resto son de simple relleno protocolar.

Las organizaciones culturales están aisladas y sufren de un total


abandono por parte del Estado y carecen de políticas públicas.

Luís Carlos Paravicini 299


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

Las organizaciones en general no tienen un marco normativo, menos


fiscalizador y realizan sus actividades bajo total arbitrio y
discrecionalidad de sus dirigentes.

El Estado ha suprimido las superintendencias como entes reguladores


en sectores esenciales de la economía, para reemplazarlas por
autoridades de fiscalización y control que son simples entidades
burocráticas dependientes del órgano ejecutivo, constituyéndose en
juez y parte de las actividades económicas esenciales.

Luís Carlos Paravicini 300


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

La quiebra de Aerosur, con una evasión impositiva consumada


superior a las quinientos millones de dólares, las quiebras de
cooperativas financieras cerradas, pero que en la práctica realizaban
todas las actividades financieras que debieran ser controladas,
reguladas y fiscalizadas por el Estado a través de la ASFI, muestran la
absoluta carencia de control y seguimiento por parte de entidades que
solo protegen los intereses de los propietarios y se dedican a implantar
multas por todo y por nada, es decir, con un afán meramente rentista
y recaudador.

El deporte, que en realidad se reduce al fútbol, es la mayor y única


preocupación de los gobernantes, a efectos de afianzar su
popularidad.

El Estado destina importantes recursos para adquirir canchas de


césped sintético por todas partes, como si el fútbol fuera el único
deporte.

No existen iniciativas para dotar de complejos deportivos, que podrían


ser de mucha mayor utilidad y de beneficio social.

El mayor estímulo que se le ocurre al gobierno es condecorar una y


otra vez a los campeones sudamericanos de hace 50 años, o al
equipo que clasificó al mundial en 1994, que ganó un solo punto, no
clasificó a la fase siguiente y no tuvo ningún papel destacado en dicha
competencia.

Para compensar las permanentes frustraciones deportivas, el gobierno


llega a distinguir con medallas a algunos futbolistas que le gustan al
Presidente.

Los clubes de fútbol son manejados por un presidente y un grupo de


dirigentes que velan principalmente por sus intereses personales.

Son empresas de negocios de bagatelas, que mueven escasos


recursos comparados con los miles de millones de dólares que este
deporte genera en el mundo.

Luís Carlos Paravicini 301


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

Sobre esos miserables recursos hincan sus angurrias y se apropian de


dineros, intereses y hasta de los propios jugadores de fútbol, los que
no tienen la culpa por la falta de competitividad o de éxito.

No se avanzará nada mientras tengamos la calidad de dirigentes que


no son controlados por nadie, que no tienen fiscalización ni rinden
cuentas por el manejo administrativo, económico y deportivo, pese a
que se trata de actividades públicas de primera importancia social.

En realidad, entre partidos políticos, asociaciones, sindicatos y clubes


no existe mayores diferencias de fondo, en común tienen un marco
formal y protocolar, un caudillo o cacique que decide todo por sí y ante
sí, y carecen de las mínimas reglas de administración y participación
democrática.

En las condiciones expuestas es imposible pensar en un mínimo


marco de institucionalidad estable, mucho menos en un contexto de
desarrollo democrático y participativo.

Los países son creaciones artificiales y por lo tanto no mueren ni


sufren enfermedades físicas, pero sus habitantes si pueden estar
condenados a vivir permanentemente en un estado de desigualdad,
incertidumbre, injusticia, donde los no pocos que viven demasiado
bien, contrastan con los muchos que casi ya ni viven y que ya han
perdido las esperanzas de reivindicación, pues se hartaron de ser
engañados permanentemente por vendedores de ilusiones y
fabricantes de sueños que ofrecen todo para así acceder y disfrutar
del poder.

El hombre, por más inteligente que sea, si no tiene disciplina, está


condenado a divagar a tropezones y sin sentido por el mundo.

Disciplina es mucho más que el sometimiento a una fuerza externa


aplicada a subordinados y dependientes, se trata más bien de una
autodisciplina, de fuerza de voluntad o de un control mental sobre las
acciones y sus consecuencias respecto a terceros y sobre sí mismo,
implica dominar pasiones, instintos y placeres que forman parte del
libre albedrío humano, de la posibilidad de elegir entre lo bueno y lo
malo más allá de li inmediato y circunstancial.

Luís Carlos Paravicini 302


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

Una sociedad que no se desenvuelva sobre la base de la disciplina


apenas podrá aspirar a conformar un conglomerado de personas,
animales, cosas y acontecimientos que se sobreponen y colisionan
entre sí, más sujetos a la casualidad y al azar que a una organización
racional y productiva.

Las actividades humanas, para ser de provecho general, deben ser


realizadas en las formas más eficientes y más eficaces posibles, no
tiene sentido hacer las cosas sólo por hacerlas, estudiar por estudiar o
vivir por vivir.

Nuestra sociedad no educa para la vida y la universidad termina


educando para la mala vida, para forjar muchos profesionales
mediocres y mañudos, plagados de deficiencias, equipados con altas
cargas subjetivas, prejuicios y consignas.

Estudiantes que estudian por obligación formal, no estarán


preparados ni motivados para la investigación, mucho menos para
crear o desarrollar conocimientos nuevos.

A nombre de la sagrada autonomía universitaria se despilfarran


enormes recursos, se puede enseñar cualquier cosa, cualquiera puede
ser catedrático, el único objetivo realmente importante de los
estudiantes es salir y obtener el cartón, para luego sumar otros
cartones que, de ninguna manera, podrán suplir las profundas
deficiencias de base de la formación académica.

La disciplina implica puntualidad y eso es algo de lo que precisamente


los bolivianos se precian de carecer, de ahí la cínica excusa de la hora
boliviana.

Políticamente, supone el cumplimiento de ofertas y promesas


gubernamentales, sujeción de todos al estado de derecho, honestidad
y consecuencia con principios y programas.

Importan, por sobre todas las cosas, los resultados, los logros y
beneficios producidos por la gestión pública.

Luís Carlos Paravicini 303


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

Los gobernantes, especialmente los elegidos democráticamente,


debieran tener la preparación e idoneidad para un manejo adecuado
de la compleja administración pública.

Más allá de que se declaren como quieran, socialistas, izquierdistas,


capitalistas, ilusionistas, comunistas, anarquistas, sus gestiones
debieran demostrar absoluta coherencia con sus declaraciones y en
ningún caso se puede entender que los dirigentes se limiten a dar
explicaciones o lamentos plañideros sobre los fracasos resultantes de
sus ineptitudes e incapacidades.

Pueden llamarse como quieran, pero sus resultados tendrían que


llamarse eficiencia y satisfacción de la gente.

Rendir cuentas pública y oportunamente, es la base fundamental del


servicio público y de la decencia personal.

Desde lo jurídico, la disciplina supone el sometimiento de todos los


individuos a la ley, en un plano de absoluta igualdad jurídica, es decir,
es la construcción de una sólida cultura de cumplimiento de la ley,
pues se trata del gobierno de las leyes, de su letra y de su espíritu y
no de la dictadura de los hombres, con sus caprichos, falsedades y
veleidades.

Pero no podemos esperar nada bueno de la inmensa y desordenada


maraña legislativa, de la incesante e inclemente profusión de normas
jurídicas de todo tipo y calibre, improvisadas, contradictorias, tan mal
concebidas y elaboradas que parecen exactamente diseñadas para
ser incumplidas o burladas aún antes de su aprobación, por lo general
al calor de la inspiración de bellacos improvisados y atrevidos
aprendices de legisladores, que normalmente conocen muy poco de lo
que aprueban, siempre por instrucciones del partido o del grupo de
poder de turno, como testaferros generosamente paniaguados.

La desmesurada acumulación de normas se constituye en un factor de


incertidumbre e inseguridad, que hace imposible cualquier intento por
construir institucionalidad.

La sociedad no puede vivir en permanente zozobra, en un infinito y


arbitrario cambio de complejas y múltiples reglas de juego, sólo para

Luís Carlos Paravicini 304


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

satisfacer el ego de algún delirante gobernante con aires de grandeza


e inmortalidad.

Ningún deporte que haya encontrado acogida social, con más o


menos adeptos y practicantes activos, podría haber persistido sin
reglas claras y estables.

Desde los deportes más populares como el fútbol, tienen pocas y


sencillas reglas que sufren pequeñísimos ajustes a lo largo del tiempo.

No hay restricciones de edad, de origen, de posición social, de color


de piel, de idioma ni de ninguna otra naturaleza.

Acceso universal y sencillo, estabilidad y certidumbre.

Es lo mismo que hoy sucede con internet, que siendo de magnitud


infinita en cuanto a posibilidades y contenidos, no tiene restricciones ni
condiciones formales para su uso universal y voluntario, no se limita
por idiomas ni fronteras de ningún tipo, pero tampoco se obliga a
nadie y a nadie se intenta persuadir sobre ventajas y desventajas.

Cualquier usuario sabe que debe ser extraordinariamente selectivo


para buscar y usar estrictamente lo útil y necesario dentro de un
universo tal vez más amplio que todo lo concebido por todos los
hombres hasta el presente.

La era tecnológica obliga a ser muy preciso y sintético en todo lo que


se pretende comunicar, descartando los discursos largos plagados de
retórica y de eufemismos.

El costoso y estéril ejercicio legislativo, que en el caso boliviano ya


asume dimensiones dantescas, o ridículas o kafkianas, es cada vez
más utilizado por los gobernantes de turno para tratar de justificar sus
gestiones.

Juran, están seguros de que, mientras más miles de normas nobles y


bien intencionadas hayan aprobado, mejor lo habrán hecho.

Es entonces cuando deciden declarar patrimonio nacional a todo lo


que se mueva, exista o se coma y beba a su alrededor, se declaran

Luís Carlos Paravicini 305


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

infinitas prioridades nacionales y regionales, se prohíbe todo lo que


parece pernicioso o dañino a juicio de sus majestades, se aprueban
incontables créditos y empréstitos, convenios de cooperación, en la
que la única mal operada y damnificada es Bolivia, se declaran
homenajes a legiones de héroes y mártires y se aprueban inagotables
normas de protección a los derechos de todos, especialmente de
niños y mujeres que los propios gobernantes son los primeros en
vulnerar o en incumplir.

Para todo lo que es complicado o incómodo para los gobernantes, se


crean comisiones de todo tipo y se dan plazos perentorios que
invariablemente se incumplen.

Ya van más de veinte constituciones políticas o pactos sociales, pero


la mayor parte de la gente no conoce ni lo básico de alguna de las
constituciones, qué decir de las leyes y reglamentos.

Lo importante de la tecnología, con su asombroso desarrollo, es


conocer, descubrir y, sobre todo, usarla adecuadamente, que es
precisamente lo que no se hace o se hace demasiado mal.

Porque Internet es estatus y también potentes espacios de


entretenimiento y diversión, muchos creen que se trata de un hobby,
un pasatiempo, sin percibir que ya casi es un servicio tan importante
como la energía o el agua potable.

Con las tecnologías de la información ha mejorado sustancialmente la


calidad de vida en todo el mundo, pero es en la actividad política y
social en que se concentraron los mayores efectos, dando lugar al
advenimiento de la era digital, que conjuga tecnología con desarrollo
democrático.

Papeles, libros y bibliotecas están a puertas de convertirse en reliquias


y la comunicación social, la interacción y el acceso pleno y
democrático a la información son manifestaciones de una auténtica
libertad de pensamiento y de expresión, sin intermediarios, censores ni
intérpretes.

Luís Carlos Paravicini 306


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

En la aldea global, la auto regulación es plena y eficaz e internet es


prácticamente el principal medio de comunicación global, con
verdadero contendido social y democrático.

Pero la era digital, a más de permitir el acceso al conocimiento en


niveles ilimitados, permite transparentar y desenmascarar falsedades
e imposturas de todo tipo y naturaleza.

Como los discursos, las ofertas y las mentiras de los políticos.

Gracias a internet, con particular incidencia en las sociedades más


atrasadas, se descubre que las malas prácticas profesionales, la
negligencia o las agudas deficiencias son demasiado amplias y
comunes.

Médicos que diagnostican y recetan cualquier cosa, laboratorios que


fabrican todo tipo de productos que pueden resultar dañinos para la
salud o simplemente mortíferos, abogados que hacen perder la
libertad o el patrimonio de sus clientes y que originan monumentales e
interminables juicios, pleitos y zafarranchos, ingenieros y arquitectos
que pueden ocasionar el colapso de edificios o casas.

Todo ello, en verdad mucho más, queda en evidencia cuando hay la


posibilidad de conocer e investigar directamente, por ejemplo, vía
Google.

La democracia de la era digital no precisa complejas y abundantes


leyes ni requiere de aparatos de artificio y engaño.

Es una manifestación mayor y real de libertad humana que sólo


encontrará su limitación natural en el derecho ajeno y en el interés
general.

Los gobernantes, embelesados con el desarrollo tecnológico, destinan


los mejores esfuerzos y recursos para adquirir lo más moderno, sea o
no de utilidad práctica.

Son tan modernos, que pronto funcionará un satélite, cuyo uso no


está claro aún, todos los profesores públicos han recibido del
gobierno una computadora por cabeza.

Luís Carlos Paravicini 307


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

El Comandante de la Fuerza Aérea ha confirmado algo, que


seguramente llena de unción y orgullo patriótico a patriotas y
patrioteros: sus aviones y helicópteros son los más modernos de la
región.

Seguramente sucederá lo mismo con tanques y misiles y a eso, junto


con rascacielos, vehículos de lujo y pavimento le llaman progreso.

Con diez millones de habitantes, doce millones de teléfonos celulares,


ocho millones de usuarios que consumen más de mil doscientos
millones de dólares al año en este servicio, un millón y medio de
vehículos automotores, Bolivia, uno de los países más pobres y
atrasados del mundo, tiene uno de los índices más elevados de
vehículos por persona, además del mayor promedio de vehículos de
lujo, muy por encima de países como Brasil y Argentina.

La economía es esencialmente terciaria, más del setenta por ciento


del mercado laboral es informal, subempleado o desempleado.

La informalidad está conformada principalmente por vendedores y


comerciantes de todo tamaño, contrabandistas, que son dueños de
fronteras y comercios, choferes, cocaleros con sus derivados, y
mineros cooperativistas.

Propiedad privada totalmente libre de control y exenta de obligaciones,


salvo su pacto de apoyo político al gobierno, bajo el disfraz de
movimientos sociales, choferes y cooperativismo.

Las exportaciones de materias primas como hidrocarburos, minerales


y soya, que suman más del noventa por ciento del total exportado,
han tenido en la última década un explosivo crecimiento cuantitativo
de más de seiscientos por ciento, debido básicamente al aumento
sostenido de los precios en el mercado internacional, pero este
crecimiento, que se suma al generado por el extraordinario desarrollo
tecnológico mundial y a las remesas de los bolivianos que trabajan en
el extranjero, no ha tenido un impacto proporcional en desarrollo y
progreso para el conjunto de la sociedad boliviana.

Luís Carlos Paravicini 308


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

Entre privatizaciones y nacionalizaciones, el Estado tiene la propiedad


sobre los hidrocarburos y, en pequeña proporción, sobre minas
temporalmente estatales aún no mimetizadas bajo el régimen
cooperativo.

La propiedad comunitaria se quedó en un mero e innecesario


enunciado constitucional de ejercicio marginal e irrelevante.

La agroindustria, que en todos sus niveles está a cargo de la iniciativa


y propiedad privada, es la única actividad productiva eficiente.

Por más que el gobierno de turno se prodigue en titularse socialista,


revolucionario, popular, y otras etiquetas, lo cierto es que la economía
es caótica y rabiosamente liberal, propia de modos de producción
feudal o pre capitalistas.

Ni antes ni ahora podría decirse que la economía boliviana se asemeje


a una economía socialista, que en realidad ya no existe en ninguna
parte del planeta.

Aparte de actividades industriales en hidrocarburos, minerales y


agroindustria, la fabricación y producción de mediana o gran
envergadura es incipiente.

En el país no se producen fósforos, ni encendedores de gas ni


bicicletas, se importa prácticamente todo lo que tiene algún valor
agregado.

Lo que vendemos en cien lo compramos en mil, ciertamente un


pésimo negocio.

Por eso es que, así como crecieron extraordinariamente las


exportaciones, sucedió lo propio y en la misma proporción con las
importaciones de todo lo concebible.

Las pocas y pequeñas empresas industriales y comerciales son de


corte familiar, no se ha desarrollado un mercado ni una cultura de
capitales, cuando desaparece el jefe de la familia o del clan,
desaparece la empresa, incluso en actividades profesionales como
consultoras, bufetes o clínicas.

Luís Carlos Paravicini 309


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

Mientras la tecnología ya decretó el uso marginal o residual del papel


como soporte documental, el gobierno compra fabriquillas de papel y
cartón, para colmo en medio de sucios y miserables negociados.

No tendría nada de extraño que se proponga la construcción de


empresas estratégicas para la fabricación de velas o para producir
máquinas de escribir o que se instalen bibliotecas físicas en todas las
escuelas del país.

Sólo así se explica que, en su dinámica política de fomento al fútbol,


deporte favorito del líder, el gobierno se dedique a importar e instalar
canchas de césped sintético, con un costo de trescientos mil dólares
cada una.

Ojalá que la fiebre no llegue a importar vegetación y árboles


artificiales, mientras a nombre del progreso y la modernidad se
extermina la flora y la fauna de los parques y reservas naturales.

A lo largo de la historia, el Estado ha ensayado establecer todo tipo de


empresas, baste recordar a la Corporación Boliviana de Fomento, los
bancos Minero, Agrícola, de Vivienda, del Estado, fábricas de vidrios,
de fósforos, de ácido sulfúrico, de ropa interior, pero todas las
iniciativas concluyeron en estrepitosos fracasos.

La iniciativa privada nacional tampoco ha creado grandes


emprendimientos industriales, lo que significa que, más allá de
ideologías, el real problema es de la administración antes que de la
propiedad de emprendimientos públicos y privados.

Los gobiernos se limitan a inflar a una frondosa burocracia estatal


improductiva, descontrolada, ineficiente, centralista y devoradora de
gigantescos recursos internos y externos, apenas útil para darle
sustento político al gobierno de turno.

La democracia tiene un medio de control fundamental pero insuficiente


que se traduce en el voto ciudadano.

En teoría, los poderes del Estado son independientes y actúan sobre


la base de la coordinación, pero en la práctica, el único poder político

Luís Carlos Paravicini 310


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

real es el ejecutivo, todos los demás, incluyendo a las fuerzas


armadas y la policía, son meros apéndices o dependencias
burocráticas.

Los mecanismos de fiscalización y control existen en el plano formal y


se usan básicamente con fines de represión política hacia opositores
o disidentes.

Contraloría, Asamblea Legislativa, Tribunal Constitucional, Fiscalía


General o Autoridades de Fiscalización y Control sectorial más se
parecen a comisarías políticas con una avidez compulsiva por las
multas y las sanciones administrativas a todos los que no sean del
gobierno.

De fiscalización, control y regulación casi nada, tal vez incluso menos.


Aerosur, cooperativas financieras irregulares, textileras y cientos de
millones de dólares evaporados dan fe fiel del descontrol más
absoluto.

Un gobierno carente de metas claras, posibles y controles objetivos


elementales, será un gobierno carente de calidad.

Cualquier entusiasta, con o sin formación e idoneidad puede


incursionar en política, o en la dirigencia sindical o deportiva,
cualquiera puede acceder a cualquier cargo y ejercer cualquier
función, especializada o no y esto se aplica para partidos políticos,
asociaciones, agrupaciones culturales o deportivas, cuyos
improvisados dirigentes, a más de carecer de controles efectivos, no
tienen obligación de rendir cuentas a nadie.

Pueden manejar las instituciones a su antojo y disponer de diversos


recursos como les venga en gana.

Los medios de comunicación social, mayoritariamente mercantilizados


o al servicio gubernamental, son dependientes, se encuentran sujetos
al poder económico y político, que se encarga de marcarles la agenda
y la línea informativa válida.

Obsesionados con defender su supuesto sagrado derecho a la libertad


de expresión, tal como ellos mismos lo conciben, no pueden ejercer el

Luís Carlos Paravicini 311


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

rol de filtro para orientar a la sociedad respecto a la calidad de los


aspirantes a administrar la cosa pública o el interés común.

La noticia se confunde con la opinión, la opinión suele transformarse


en insulto, calumnia o difamación, no hay seguimiento y menos
investigación.

A título de periodista se puede mentir o engañar sin reparos, y se


pueden lapidar o sepultar honras y dignidades hasta de los más
indignos.

Lo que dicen y escriben está repleto de adjetivos superlativos.

Las actividades culturales y deportivas están libradas a su suerte, que


por lo general es mala, porque malos e improvisados son los
dirigentes, los medios y el público.

Los dirigentes deportivos, en su gran mayoría, encuentran una


cómoda forma de vivir y hasta de obtener importantes ingresos
económicos, posición social y prestigio, no importa su trayectoria
personal ni el nivel de sus conocimientos

La afición boliviana, no asiste a ver un espectáculo, ni a alentar a su


equipo, concurre siempre bajo la expectativa de una victoria lo más
amplia y contundente, sin términos medios.

Es una afición exitista que quiere los máximos resultados al menor


precio posible, pero siempre en lo inmediato.

Muy pocos concurren a disfrutar de un espectáculo deportivo, sólo


interesa el resultado, ganar o ganar, como sea.

Para los eventos internacionales, los jugadores y los técnicos dejan


de ser profesionales, son convertidos en gladiadores de dimensiones
mitológicas, en defensores del honor nacional, ellos representan a
Bolivia, al país, son el equipo de todos, ellos nos llenaran de gloria y
nos permitirán celebrar a lo grande.

En Bolivia, apenas un campeonato sudamericano obtenido hace


cincuenta años y una clasificación al Mundial de 1994, en el que se

Luís Carlos Paravicini 312


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

logró un gol y un punto, son epopeyas que los comentaristas se


encargan de recordarnos todos los días, todas las semanas, todos los
meses y todos los años.

Nadie duda de que el fútbol sea un deporte de multitudes, el más


popular en Bolivia. Pero, con seguridad, hay mucha gente que no es
fanática, tal vez ni siquiera aficionada, por ahí hasta detesta el fútbol.
O le es indiferente. O no le entiende nada.

Entonces, no hay motivo para hacer de cada evento deportivo una


cuestión de Estado, de honor o dignidad nacional.

Aunque nadie puede dudar de que el fútbol sea ante todo un negocio,
un gran negocio, la mayor parte de nuestros dirigentes no pasan de
ser mercachifles y vividores, aventureros badulaques y crápulas de
poca monta y muy precaria formación personal, están ahí para vivir del
fútbol, dependen totalmente de él para comer, para vivir y para existir.

Igual que los políticos.

Carentes de disciplina y formación, se solazan en ignorar procesos,


métodos y reglas.

Las entidades que dirigen viven en déficit permanente, pero cuando


tienen que viajar al extranjero, sólo conciben concentraciones y
alojamientos de cinco o más estrellas, los más caros posibles, pues
está en juego la dignidad nacional.

Los mismos dirigentes que cambian a los técnicos según los


resultados del momento, contratan a los jugadores para ponerlos a
disposición del cuerpo técnico de turno.

Su rol a veces parece ser el de proxenetas e incluso traficantes de


personas.

No les interesa el deporte ni el espectáculo en sí, su sueño es exportar


industrialmente deportistas a todas las partes posibles del mundo.

Luís Carlos Paravicini 313


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

Se procura aprovechar de cualquier ventaja posible, como la altura de


las ciudades del occidente boliviano, factor que termina afectando
más a los propios nacionales y nacionalizados.

Se ha descartado la posibilidad de rotar escenarios en diversas


ciudades, como sucede en otros países.

Se forman academias y escuelas de jugadores, en las que se


entrenan a niños como a profesionales, pero cuando llegan al plano
competitivo profesional resultan ser más de lo mismo.

Los periodistas, para aplacar la furia y la desazón, después de cada


fracaso, buscan culpar al público, al árbitro, a la cancha, a los largos
viajes, al clima o a los astros.

La presentación de equipos bolivianos en el extranjero es sinónimo y


garantía de mal espectáculo, el anti fútbol hecho en Bolivia.

Los jugadores nacionales y foráneos entran derrotados de antemano,


les tiemblan las gambas, les crujen las mandíbulas, se vuelven un
atado de nervios e imprecisiones, para ellos no hay competencia ni
opción de ganar, se trata de defender o disminuir la goleada, en
espera de algún milagroso empate que será una hazaña descomunal
y, por cierto, siempre histórica y memorable.

Por el bien del deporte, alguien debería apiadarse y evitar la presencia


de futbolistas profesionales, por lo menos a nombre de todo el país.

Tal vez con amateurs y menos patriotas podría ir mejor y realmente


ingresar en ámbitos naturales de sana competencia.

Practicar deporte debe ser algo que se haga con gusto, con pasión y
hasta con placer, de ninguna manera un motivo de sacrificio,
sufrimiento y estrés.

Es cierto que el fanatismo, el exitismo, los sentimientos desbordados y


las pasiones extremas existen en todas partes del planeta, pero dentro
de ciertos contextos, dentro de límites razonables que distinguen a la
farándula de la cultura, a la política del deporte.

Luís Carlos Paravicini 314


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

El hecho de ser de una u otra nacionalidad no genera ninguna


obligación, ni moral ni de ningún tipo, que permita aguardar siempre
las victorias más apabullantes. Los argentinos o brasileros no son
buenos deportistas por su nacionalidad, ni los bolivianos son malos
por la suya.

Se trata de que incluso el deporte más popular, suele ser reflejo del
grado de organización y disciplina de una sociedad nacional que no
puede esperar nada si funciona al calor del entusiasmo del momento,
de la permanente improvisación, del fanatismo irracional o de la
borrachera perpetua y ancestral.

El deporte, como la educación, la cultura y la política, implican


esfuerzo, perseverancia y disciplina, aunque no lo quieran admitir los
profesionales de la política criolla.

Mientras no se corrijan los vicios y defectos, que en Bolivia tienden a


ser cada vez más desproporcionados y fuera de toda racionalidad, no
se alcanzarán resultados.

Es imperativo llenar el vacío normativo y hacer que, desde la


sociedad, se pueda controlar y regular la administración y el
funcionamiento de entidades colectivas de interés público, como
partidos políticos, fundaciones, federaciones asociaciones, clubes y
similares que debieran publicar sus estados financieros y los
resúmenes de actividades realizadas en forma permanente mediante
procedimientos gratuitos y sencillos, como sitios web, de acceso libre
para todo el público.

Controlar la calidad consiste en ser mesurados, colocar defectos y


virtudes en su cabal dimensión.

En una competencia habrá ganadores y perdedores, lo máximo que se


puede exigir es la mayor entrega posible, el mejor de los esfuerzos.
Más allá de eso, nacionalismos y chauvinismos están por demás y
resultan ridículos.

En un medio en el que prácticamente no hay investigación, menos


habrá inventos o descubrimientos, hay oficinas para registrar bebidas

Luís Carlos Paravicini 315


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

y alimentos, en su mayoría franquicias o licencias de productos y


servicios extranjeros.

Existen múltiples, demasiados y repetidos registros formales, se


hacen controles discriminados y ocasionales, que se limitan a factores
como componentes o fechas de vencimiento.

Los alimentos y bebidas no aptos para el consumo se detectan antes


que por el olor por el hedor de su flagrante descomposición.

Sin dejar de lado la fundamental importancia que tuvo el contrabando


y la informalidad para que la población de un país pobre como Bolivia
haya tenido un acceso casi masivo a los avances tecnológicos, la falta
de control de calidad en todo tipo de actividades, bienes y servicios es
una constante firmemente arraigada.

La piratería, la falta de respeto a los derechos de autor y propiedad,


la adulteración y falsificación, son prácticamente incontrolables,
forman parte de las tradiciones y del estilo de vida, del paisaje y del
clima.

El problema es que, mucho más allá de los intereses del fisco, con
frecuencia se daña irreparablemente la salud y la economía de la
gente.

La incipiente intención de forjar una identidad nacional, que pudiera


superar los profundos antagonismos entre collas y cambas, quedó
completamente desbaratada con la creación de 36 naciones
artificiales, a lo que se sumó la introducción de una teoría neo racista
para dividir a los bolivianos en originarios y no originarios, en
indígenas, campesinos y distintas nacionalidades y culturas, a título de
una inédita inclusión exclusiva.

Humanamente, es imposible medir la calidad o condición de una


persona para determinar si es o no originaria, peor en una sociedad en
la que no existe prácticamente ningún tipo de control de calidad
efectivo y real.

Con normas incipientes de seguridad industrial que casi nunca se


cumplen, los reglamentos son copias mal plagiadas de otros países.

Luís Carlos Paravicini 316


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

No hay control de calidad en servicios profesionales, las bebidas y


alimentos por lo normal no cumplen con el Reglamento para la
Elaboración de Bebidas y Alimentos y otras normas pertinentes que
son casi absolutamente desconocidas.

Las actividades industriales, mineras, petroleras, de construcción y


servicios se realizan en condiciones inadecuadas.

Las autoridades se dedican a multar y a soluciones ex post, después


de producidos los desastres.

Entonces, a nombre de un insólito socialismo, cuya economía se


desenvuelve bajo las reglas del liberalismo más salvaje, la ley de la
oferta y la demanda se acentúa por el agio y la especulación de bienes
y servicios de todo tipo, los precios y calidad de alimentos y fármacos
de primera necesidad quedan a expensas y arbitrio de comerciantes y
mercaderes.

Nadie ni nada controla la calidad de los políticos, ni de los dirigentes,


ni de los legisladores, ni de los originarios, ni de las leyes, ni de bienes
y servicios, ni de la seguridad industrial, ni de la inocuidad, ni de nada.

Los controles de gendarmería para verificar la expedición de alimentos


o bebidas en mal estado, o con fechas de vencimiento expiradas, o
algunos productos adulterados o dañinos para la salud, son eventos
aislados que se efectúan esporádicamente, por muestreo, casualidad
o algún tipo de vendetta y no alteran para nada las pésimas
condiciones sanitarias de clínicas, consultorios, restaurantes,
comercios y servicios de comidas y bebidas de todo tipo y categoría.

Bajo este total descontrol, bajo la calidad 0, no hay prosperidad


posible.

Es innecesario e injusto echarle la culpa a los gringos o al imperio por


cosas en las que no tienen nada que ver. Si de veras queremos
mejorar, más allá del discurso encendido y hueco, debemos empezar
por mejorar sustancialmente la calidad de lo que hacemos y decimos,
darle valor agregado a nuestras actitudes y a nuestras vidas.

Luís Carlos Paravicini 317


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

La disyuntiva no pasa por mejorar y controlar la calidad o morir,


porque los países y sociedades no mueren ni agonizan ni resucitan,
porque son ficciones.

La cuestión crucial se refiere a que los estándares tienden a alcanzar


más niveles satisfactorios de vida en las sociedades desarrolladas y
organizadas.

Por el contrario, en países rezagados, atrasados y con mala


administración, el desarrollo tecnológico apenas sirve para acrecentar
abismalmente las distancias y las diferencias entre los que tienen
demasiado, nadan en la opulencia y el despilfarro, respecto a los que
carecen de todo, de esas mayorías que resultan prescindibles y
desechables respecto a las minorías del privilegio y de la prebenda
sin medida ni clemencia.

Simplemente eso es lo que pasa con Bolivia.

Gobernantes que reciben y disponen de ilimitados recursos, se dotan


de aviones y helicópteros de alta tecnología, vehículos de lujo,
guardaespaldas, entornos y servicios del primer mundo, pregonan el
socialismo, la igualdad y el progreso social.

La economía, para ellos, no para de crecer exponencialmente, cada


vez hay más millonarios que salen de la nada, que construyen
mansiones o adquieren vehículos de lujo, en sus colecciones de casas
y vehículos no ingresa nada que valga menos de cien mil dólares.

Pero son rehenes de la pobreza que ellos mismos acrecientan, por


eso se cubren y le temen a todo, usan vidrios oscuros, se rodean de
seguridad de todo tipo y, como en la mejor época de la dictadura,
dividen a los bolivianos en dos, los buenos bolivianos y los malos
bolivianos.

Mientras tanto, la corrupción y la impunidad crecen mucho más que la


economía, que se difumina en el uso dispendioso y en el despilfarro de
recursos.

Luís Carlos Paravicini 318


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

La jauja es generosamente compartida con contrabandistas de alto


vuelo, blanqueadores, corruptos y estafadores de cuello blanco y los
cada vez más prósperos cocaleros y ramas afines.

La inflación anual se controla baja, en no más del siete por ciento,


mezclando papas, cebollas y carne con satélites, aviones, cocinas,
lavadoras y celulares.

Desempleados y subempleados viven a la sombre del mayoritario


sector informal de la economía.

Junto al significativo aporte de las remesas que envían los migrantes,


los comerciantes y servicios en general no son afectados por la
inflación, ellos se acomodan automáticamente y actualizan los precios
de los bienes y servicios que importan, venden o prestan, por lo que
cualquier tipo de inflación, por más disfrazada que sea, más que
afectarlos termina dándoles beneficios adicionales.

Los desempleados pueden optar en irse a trabajar como sirvientes en


el extranjero para enviar remesas, sacrificando vidas y familias,
pueden trabajar como empleados domésticos en casas de los
poderosos y ricos, dedicarse a la coca y sus derivados o al comercio
sexual de sus cuerpos, actividades que cuentan con el entusiasta
apoyo del gobierno.

Los políticos la tienen clara, mientras tengan el control del poder


económico, no hay nada que pueda amenazarlos seriamente.

El precio temporal que deberá pagar la sociedad es el de resignarse a


coexistir en medio de profundas diferencias materiales, en que sólo se
proclama que todos son iguales ante una ley pomposa pero
inaplicable.

Es una sociedad en la que, paradójicamente, los ricos y poderosos se


ven cada vez más rehenes de sus opulencias y flatulencias, son
víctimas de temores y terrores imaginarios, perseguidos por fantasmas
y remordimientos que solo ellos entienden.

Luís Carlos Paravicini 319


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

Vacío de espíritu nacional, con la posibilidad cada vez más lejana y


difusa de construir una identidad nacional, el Estado Plurinacional de
Bolivia no tiene nada de plurinacional.

De Estado, apenas aspira a mantener un Estado fallido, que no puede


controlar nada, ni siquiera a los demonios que soltó con sus teorías
racistas o con la multiplicación de etnias y tribus.

Una gigantesca Torre de Babel geográfica y cultural.

La confrontación regional entre cambas y collas pasó al olvido, hoy


cohabitan en el territorio originarios y no originarios, indígenas,
campesinos, blancos, negros, zambos, criollos, mestizos, cholos,
birlochas, cambas, cunumis, millonarios, burgueses y pequeño
burgueses, pobres y miserables, todos y cada uno enfrentados con los
demás.

Políticamente, un país carente de propuestas, planteamientos


ideológicos y programáticos, se divide entre evistas y anti evistas.

Con una ley contra la discriminación y el racismo, los gobernantes son


los que fomentan y promueven discriminaciones y racismos que lindan
con lo absurdo o enfermizo.

Y no se trata de unos gobernantes en particular, se trata de todos los


que compiten por adueñarse del poder a cualquier costa para un
aprovechamiento personal e intensivo.

Junto a valores sociales fundamentales, como la honestidad, el


servicio, la solidaridad, se van perdiendo los valores familiares y
humanos básicos, todos se resignan e ingresan, a su manera, en la
competencia del sálvese quien pueda y el último que salga que
apague la luz, total, con plata hasta la pobreza es llevadera.

De ninguna manera, en ningún caso, se trata de cambiar personas,


sean dirigentes o actores, políticos o deportistas, lo que hay que
construir son sistemas adecuados de administración y control en todos
los ámbitos de actividad.

Eso si se quiere cambiar de verdad, en forma positiva.

Luís Carlos Paravicini 320


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

Por el contrario, si el sentimiento mayoritario es de conformidad, sólo


queda consolidar y profundizar lo existente.

Mientras la gente se resigne a vivir de esta manera, el país podrá


aspirar a una existencia formal, soberana e independiente, pero
ficticia, sin vida propia, un país sin espíritu nacional ni alma social.

Un territorio con gentes que hablan, beben y danzan en exceso y sin


parar, un país de marginales y auto excluidos del mundo moderno, un
país de la perpetua insurgencia, de la protesta, de la lucha hasta las
últimas consecuencias.

Luís Carlos Paravicini 321


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

4
Junto a una delegación de jueces y abogados, tuve oportunidad de
conocer y visitar Cuba.

Reacio a los grupos y paquetes de turismo, me desmarqué


rápidamente del grupo de jurisconsultos bolivianos, que casi siempre
resultan peculiares e inconfundibles, andan en grupo y realizan casi
todas sus actividades de forma colectiva, posiblemente sea una de las
pocas ocasiones en las que se puede establecer algo parecido a la
identidad boliviana, por más diverso que sea el origen regional de sus
miembros.

Todas sus diferencias suelen desaparecer como por arte de magia.

Tuve la misma percepción siempre que visité algún país con una
delegación boliviana.

En Cuba, ya por mi cuenta, visité un Juzgado del Circuito en lo Penal.

En el juicio oral, con una alta temperatura, dentro de la habitación, de


construcción antigua y bajo un ventilador y grandes y ruidosas aspas,
se acomodaban el tribunal, el abogado y el acusado de haber robado
cuatro cabras, que a medida que transcurría pesadamente el tiempo
se volvían chivos, cabritos o hasta cabrones.

Las preguntas lindaban con lo absurdo, si las cabras habían salido


voluntariamente o si fueron forzadas, que pretendía hacer con ellas, si
les dio algún maltrato o si las alimentó adecuadamente y con qué
recursos.

En la parte posterior de la habitación, unas ocho personas éramos el


público que presenciábamos el interminable proceso que ya duraba
más de dos horas.

El tribunal preguntaba si el acusado había tenido la voluntad de


apropiarse indebidamente, si los animales fueron forzados o
maltratados, si habían testigos, con qué propósito había hecho aquello
de lo que se le acusaba, qué pensaba hacer con los animales y así,

Luís Carlos Paravicini 322


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

durante varias horas de preguntas y respuestas que más parecían


propias de alguna obra de teatro del absurdo.

El acusado, un hombre joven, fornido, vestido con ropas sencillas, fue


cambiando su notorio nerviosismo inicial por una especie de
resignación.

Más allá de alguna visita a la Casa de la Revolución o de un almuerzo


con abogados bolivianos y cubanos, me quedó una sensación de
sorpresa y desconcierto al comprobar el altísimo precio que cobró el
proyecto socialista en la realidad y en la vida diaria de los cubanos.

Más allá de los efectos que pudo haber tenido el bloqueo comercial de
Estado Unidos, resulta muy difícil comprender, menos justificar, las
condiciones de vida para la mayoría de los habitantes de la Isla.

Los logros de educación y salud gratuita, no pueden disimular el


atraso y las penosos condiciones de vida de la mayoría de la
población, que no puede ocultar su desencanto, su frustración y
desesperanza por una revolución de grandes ideales, en un ambiente
tenso, resignado y de control policiaco total propio de los regímenes
autoritarios.

Mientras los profesionales, principalmente médicos o profesores,


ganan un equivalente a treinta dólares mensuales, parecería que los
escasos vehículos son antiguos en su mayoría.

Pocas personas tienen teléfono sólo para llamadas locales, comer


carne es un privilegio, como lo es tener más de dos habitaciones para
una familia, el que tiene algún pequeño refrigerador lo tiene casi de
adorno, para agua y alguna pequeña cosa.

El común de las gentes tiene que hacer horas de cola para poder
tomar un camello, un bus que los traslade del trabajo a la casa.

La televisión, la prensa y la radio, totalmente oficiales, casi


exclusivamente sirven para la propaganda gubernamental.

La prostitución, oficialmente prohibida, es la única forma de vida


posible para un amplio sector de la población joven.

Luís Carlos Paravicini 323


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

Resulta difícil de asimilar que el jaboncillo, la pasta de dientes o el


papel higiénico sean artículos de lujo que los cubanos tienen que
guardar y dosificar como tesoros y es que, aparte de azúcar, habanos
y toneladas de discursos, la Isla no produce casi nada más.

La ayuda soviética, en su tiempo, y la que actualmente brinda


Venezuela de Chávez, son la única explicación para entender la
penosa sobrevivencia de los cubanos.

A más del sector hotelero, que merece un trato cuidadoso por parte
del gobierno, los comandantes tienen las comodidades propias de su
tarea revolucionaria.

Vehículos europeos modernos y lujosos, choferes, guardaespaldas,


viviendas cómodas, teléfonos, acceso a celulares e internet, a tiendas
y comercios en los que se encuentran ropa, alimentos y bebidas de
importación, ciertamente inalcanzables para la gente común.

Mientras los policías y las fuerzas de seguridad cuentan con moderna


tecnología que les permite un control permanente y total sobre la vida
de los estantes y habitantes, todo lo demás señala que el precio de la
dignidad y de los ideales socialistas es demasiado alto.

Al regreso y por esa época, en un viaje rutinario a Santa Cruz, me


llegó la noticia del escándalo del momento, que se bautizó con el
nombre del juez chuto.

El día anterior, en un operativo muy bien coordinada, un juez fue


sorprendido al interior de su despacho totalmente desnudo, sólo
llevaba los calcetines puestos, en plena faena de agresión sexual con
una litigante.

Una vez descubierto por funcionarios del Consejo de la Judicatura, se


puso de rodillas y pidió perdón.

Sin embargo, al día siguiente, apareció como si nada, señalando que


todo era una trampa, que era una falsa acusación, lo que no le sirvió
para impedir su destitución.

Luís Carlos Paravicini 324


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

Simultáneamente un juez fue filmado en plena Plaza de Santa Cruz


recibiendo un soborno, mientras otro fue sorprendido en su propia
oficina recibiendo dineros, a lo que ambos reclamaron airadamente
que los juzgados y oficinas judiciales eran inviolables, pero igual
fueron a dar a la cárcel.

Gran parte de las actividades que se desarrollan en el planeta, casi


todas, deslumbran y se llenan de luminosidad por el brillo del sol o de
la energía producida por el hombre.

Es el mismo hombre que acumuló una gran y diversa cantidad de


normas, y reglas, para hacer posible la vida en sociedad.

Pese a la persistencia y proliferación de leyes que han pretendido


regular las actividades humanas y sociales, la compleja naturaleza
desbordó los intentos humanos por regular su propia conducta.

En el plano de las relaciones internacionales, después de múltiples


ensayos y modelos de organización social, económica y política entre
los Estados, el llamado derecho internacional no ha llegado a tener
una vigencia normativa real, estable, aceptable y aplicable con
carácter general.

Se ha transcurrido de la horda primitiva a la tribu y luego a las aldeas y


ciudades hasta llegar a niveles de convivencia civilizada más
avanzados, como la Nación Estado, el Estado Nacional, los bloques
de poder transnacionales, los colonialismos e imperialismos.

Eso de convivencia civilizada es una manera de referirse a la


acumulación histórica de modelos y formas de organización social,
política y económica hasta nuestros días.

Pese a los esfuerzos humanos por racionalizar el fenómeno de la vida


humana en sociedad, la realidad de los instintos y la contundencia de
la fuerza, social, física, económica y política, no necesariamente en
ese orden, se ha impuesto sobre cualquier intento de racionalidad.

Las relaciones internacionales basadas en principios de cooperación,


solidaridad, reciprocidad, autodeterminación, independencia, igualdad
entre los Estados, a más de nobles y loables principios declarados y

Luís Carlos Paravicini 325


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

proclamados en múltiples tratados y convenciones, casi nunca


tuvieron vigencia y eficacia jurídica.

El llamado Derecho Internacional público, al configurar un conjunto


difuso de normas carentes de coerción, para obligar a su cumplimiento
o para sancionar su incumplimiento por parte de los Estados y
organizaciones internacionales, se estancó y quedó enfangado en un
amplio catálogo de buenos deseos y grandes intenciones.

Entonces, como fuera desde un principio, todo queda supeditado al


poderío de la fuerza económica y militar.

Sin el poder real, no hay soberanía nacional que valga, ni ideología y,


consecuentemente, las normas del derecho internacional resultan
formalidades de tono protocolar, con evidentes contenidos éticos, que
solo sirven para relaciones diplomáticas entre burocracias
organizadas que fundan sus actos en la hipocresía y la farsa.

Hoy más que nunca, en la relación entre Estados o bloques


supranacionales, solo existen intereses reales y condiciones
objetivas, nada de amistad, amor ni solidaridad.

Para el desarrollo económico de las sociedades modernas, no es


posible prescindir de modelos productivos y diversificados de bienes y
servicios que satisfagan de la mejor manera y a la mayor cantidad
posible de necesidades sociales, lo que implica un incremento de valor
agregado a los bienes y servicios, es decir, inteligencia, conocimiento,
técnica y tecnología para transformar y aprovechar óptimamente los
recursos naturales.

Hasta mediados del siglo pasado, el mundo estaba dividido en dos


bloques antagónicos, por una parte un modelo de economía liberal
que dio origen al capitalismo industrial, financiero y tecnológico, y por
otra los regímenes socialistas como etapas de transición hacia un
modo de producción comunista, que no pasó de elucubraciones
teóricas y doctrinales.

Con la desintegración de la Unión Soviética, Rusia se convirtió


rápidamente en una economía de libre mercado, mientras China, que
aplica una extraña combinación de ideología comunista con una

Luís Carlos Paravicini 326


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

economía capitalista de mercado, disimulada como un supuesto


pragmatismo económico, junto al bloque de países de la Unión
Europea, Japón, Rusia, y otras potencias emergentes como India y
Brasil, compiten con estados Unidos por el control de la economía
mundial.

Política e ideológicamente, al capitalismo de libre mercado liderado


por el imperio norteamericano,, en el plano formal, se podría oponer el
régimen chino y el de algunos países que se declaran socialistas,
aunque con diferentes matices y características.

En la práctica, los principales antagonistas del liberalismo


norteamericano resultan los fundamentalismos religiosos,
especialmente los musulmanes, seguidos por una variopinta cantidad
de países nacionalistas, populistas, autoritarios y dictatoriales, que
aunque formalmente aparenten ser democráticos, casi invariablemente
se declaran socialistas, revolucionarios, populares y, obviamente, de
izquierda.

En rigor de verdad, hace ya varias décadas que pocos se atreven a


declararse públicamente de derecha.

Lo que sí es común en los países revolucionarios, socialistas y


populares es su exacerbado patrioterismo, su obsesión por una ya
imposible y absoluta soberanía nacional y su quimérico afán por
refundar su país y, por si no fuera poco, el mundo entero.

Es indudable que en el fondo de la confrontación actual, bajo el manto


de la cultura y de la religión, los reales intereses en juego están
referidos al control de los recursos naturales energéticos, básicamente
el petróleo.

Aunque resulte algo difícil de digerir, la gran brecha que separa a los
países desarrollados respecto a los demás, en gran medida tiene
mucho que ver con la llamada maldición de las materias primas.

No sería nada extraño que el petróleo, el gas y los minerales tengan


algo que ver con el diablo, no en vano su explotación suele provocar
efectos infernales en las sociedades que resuelven vivir de la
extracción de materias primas no renovables.

Luís Carlos Paravicini 327


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

Los estilos de vida tienen mucho que ver con la naturaleza de los
hombres y de las sociedades.

Los hombres pobres generalmente envidian a los hombres ricos, los


que su vez los desprecian. Los fracasados detestan a los exitosos y
éstos se solazan en restregarles su éxito y en humillarlos. Las
sociedades pobres se estrellan y echan la culpa de todos sus males a
los países desarrollados y al imperialismo.

A diferencia de países como Japón o Suiza, con pequeños territorios


sin cantidades importantes de recursos naturales, los países atrasados
que viven de la exportación de materias primas y de la importación de
bienes de consumo, suelen ser rabiosamente anti imperialistas, anti
liberales, anti coloniales, y anti todo.

Sus propuestas por lo general son nacionalistas, populares,


revolucionarias y socialistas.

Aunque ofrecen estrategias inéditas y ambiciosos planes de


desarrollo, sus objetivos reales se limitan a la toma y control
hegemónico del poder político y al manejo burocrático y discrecional
de la economía, para consolidar un poder político que dure la mayor
cantidad de tiempo posible.

Sin ir muy lejos, Venezuela demostró cómo se pueden dilapidar


ingresos multimillonarios por la exportación de petróleo, para
conformar una sociedad de plástico, plagada de consumo suntuario
mansiones, vehículos de lujo, asfalto y rascacielos, que asume que la
pobreza se combate con bonos miserables, con discursos incendiarios
interminables e indescifrables o exportando una revolución socialista
bolivariana para posibilitar que la gente cubana siga viviendo en
estado de muerte vegetativa.

Por su parte, Bolivia, a más de su matriz mono productora y


extractivista, se destaca por la exportación de centenares de miles de
personas, migrantes que trabajan en las tareas domésticas o agrícolas
como mano de obra barata, para remitir más de mil millones de
dólares anuales a sus familiares.

Luís Carlos Paravicini 328


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

Bolivia sabe y conoce de la gran generosidad venezolana, por algo ha


recibido donaciones de todo tipo y tamaño, y es Venezuela un im
portante acreedor financiero.

Aunque sea de rebote, también ha recibido la ayuda de Cuba, que con


el programa de alfabetización permitió convertir a los analfabetos en
jueces y fiscales del Estado Plurinacional o el milagro de sanar o
arruinar gratuitamente la vista a miles de pobres bolivianos.

Hay que ser hidalgos y reconocer que Venezuela fue muy


desprendida al transferir algunas fórmulas mágicas, casi de alquimia,
para aplicarlas exitosamente en la Bolivia del cambio.

Junto a una economía, que ha crecido más de seis veces en los


últimos diez años gracias al sostenido incremento en los precios de
las exportaciones de materias primas, con una innegable y positiva
estabilidad macroeconómica, los millones y los millonarios crecen y
aparecen exponencialmente.

Más que humana envidia, sorprende la cantidad de nuevos ricos y el


misterioso origen de sus fortunas.

No es un caso aislado, no son diez, ni cien, ni mil, ni diez mil, son


muchos más los que aparecen comprando u ofertando casas de
trescientos mil o más dólares, al contado, ese es un precio estándar
para las legiones de nuevos millonarios.

Vehículos de cincuenta, cien o doscientos mil dólares que se pagan


billete sobre billete.

Arica e Iquique, en Chile, o Miami reciben un flujo turístico y comercial


de bolivianos que gastan e invierten importantes dineros en turismo,
servicios e inversiones.

A estas distorsiones históricas y estructurales de economías como la


venezolana o la boliviana, hay que añadir un factor administrativo
determinante para el desorden y la mala calidad de la gestión pública,
que repercute intensamente en el atraso institucional del país.

Luís Carlos Paravicini 329


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

Junto a la cómoda actitud de extraer y exportar materias primas y


personas, los países atrasados tienen a gobernantes con la manía
compulsiva de aprobar y dictar leyes y reglamentos de todo tipo, en
forma incesante e indiscriminada.

Es una relación inversamente proporcional, mientras mayor sea el


atraso y la pobreza, más leyes y reglamentos se dictaran, por
supuesto que para ser religiosamente ignoradas e incumplidas.

Es parte de la receta infalible del reino de la corrupción, siempre


apuntando a menos transparencia y más discrecionalidad.

Los países atrasados no superan sus condiciones de vida si carecen


de inversiones y de producción.

Pero, salvo actividades de poca inversión y alta rentabilidad a corto


plazo, nadie invertirá en países que tienen una maraña de normas que
se modifican cada día, con las que se pretenden regular los detalles
más ínfimos de las conductas humanas o de los fenómenos de la
naturaleza.

La obsesiva compulsión de legislar frenética e incesantemente sólo


contribuye a un clima permanente de incertidumbre, inseguridad e
indefensión.

Es de tal magnitud el zafarrancho creado, que resulta imposible


distinguir lo importante de lo irrelevante, lo vigente de lo derogado.

Posiblemente ya no se pueda ordenar o depurar el sistema, por lo que


tal vez habría que recomponer un ordenamiento jurídico elemental,
basado en normas generales y sintéticas recortando generosamente
toda la hojarasca innecesaria, con lo que, siendo muy conservadores,
habría que eliminar o trasladar al pasivo más del noventa por ciento de
la literatura jurídica nacional.

La dinámica social y el avance tecnológico hacen que, incluso la


legislación más moderna, concisa y sintética, quede cada vez más
rezagada y desfasada respecto a la realidad presente, ni hablar de
proyecciones al futuro, por lo que las normas ya no pueden ser
pensadas con detalles, particularidades o casuísticamente.

Luís Carlos Paravicini 330


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

Ninguna sociedad podrá aspirar a superar su atraso refugiándose en


un pasado que ya no existe, pero que tampoco puede ser modificado o
interpretado para explicar o justificar los fracasos del presente.

De nada sirve seguir inventando falsas glorias, héroes de cartón,


triunfos y actos de sublime patriotismo.

Lo que somos hoy es el resultado de lo que se hizo o se dejó de hacer


y, objetivamente, una revisión arroja más fracasos que victorias, más
errores que aciertos, más miserias que esplendores.

Es ocioso y dañino gobernar pretendiendo modificar o interpretar la


historia, tarea que debería estar reservada al ámbito académico de
investigadores e historiadores.

Los aportes que cada civilización haya hecho para contribuir al


progreso económico, científico, social y cultural de la humanidad están
registrados y valen según su uso y utilidad, más allá de orígenes
ancestrales o cósmicos, forman parte del patrimonio de la humanidad
entera.

La vida moderna exige adoptar formas sanas, prácticas y sencillas de


convivencia social.

Los tiempos de la simulación, de la apariencia y del engaño se van


quedando atrás y con ellos se extinguen una infinidad de disfraces e
imposturas. Pelucas, bisoñés, pestañas y uñas postizas son casi una
rara curiosidad.

Disminuye la cantidad de gentes que se tiñen el pelo o que dediquen


horas diarias para maquillarse. Las mujeres van reduciendo el tamaño
o eliminando las grandes carteras en las que encontraban todo menos
lo que buscaban o mejorarán sustancialmente su salud, además de la
paz de los demás, eliminando los altos y ruidosos tacones de sus
zapatos o, por lo menos, dejarán de bañarse y dormir con ellos. Ya
nadie viaja con baúles o grandes maletas.

Así como no es saludable para las sociedades andar hurgando en


verdaderos o falsos pasados, para fundar en fantasmas sus nuevos

Luís Carlos Paravicini 331


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

paradigmas de desarrollo, tampoco podrán levantar vuelo si van


cargadas de lastres como marañas y laberintos legislativos.

Para casos extremos, como el del órgano legislativo boliviano, bien


sería terminar con el circo de la Asamblea legislativa, que no delibera,
legisla ni fiscaliza y, sólo se limita a aprobar por dos tercios de voto lo
que le instruye el Ejecutivo.

Para qué tanto gasto, si lo mismo podría hacerse con tres personas,
dos del oficialismo y una de la oposición, para que aprueben todos los
antojos de los gobernantes, que declaren monumentos nacionales y
patrimonios a las casas, las iglesias, los puentes, los barrios y las
ciudades enteras, que se declaren capitales del folklor, de la comida,
del baile, de las flores, de las piedras, de la chicha, del singani, de la
yuca, de la papa, del tamarindo y del achachairú, que declaren de
prioridad nacional el logro de la felicidad colectiva y el bienestar de
vivos y muertos en todo el territorio del Estado Plurinacional de Bolivia.

La legislación, en países de débil institucionalidad democrática, más


que reflejar el espíritu de legisladores improvisados, suele ser la
expresión más pura de los designios, objetivos y propósitos
verdaderos de los reales poseedores usufructuarios del poder público.

A veces, es tan grande el desconcierto que las normas provocan


resultados que podrían ser cómicos si no fueran trágicos.

Cómo se puede entender que, después de que se hayan hecho


reventar dinamitas y substancias explosivas de todo tipo y naturaleza,
en innumerables manifestaciones sociales, en cantidades suficientes
como para demoler el Cerro Rico, con algunas cabezas, brazos y
piernas mutiladas, al gobierno se le ocurrió aprobar el pintoresco
decreto supremo 1359 de 26 de septiembre de 2012, mediante el cual,
y amparándose en algo que ya está tipificado adecuadamente en el
Código Penal vigente, se prohíbe la tenencia y el uso de explosivos en
manifestaciones sociales.

Es posible que doña Lilly Gabriela Montaño haya encontrado un


motivo para registrar en la historia su paso accidental e interino como
primera mandataria del país, en ausencia temporal del Presidente y

Luís Carlos Paravicini 332


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

del Vicepresidente, ambos de viaje, como sucede con cierta frecuencia


e intensidad.

En temas tan explosivos como éste, ya en la República se dictaron


bastantes normas que prohibían, entre muchísimas otras cosas, la
realización de banquetes y festines o la otorgación incesante de
condecoraciones y distinciones con o sin motivo.

Pero sucede que la costumbre es muy fuerte.

No se entiende el espíritu o la intención del gobierno al prohibir el uso


de explosivos en manifestaciones sociales, supuestamente pacíficas,
que no se distinguen mucho de las violentas.

Es una tremenda y absoluta discriminación y hasta un despropósito,


pues claramente se deduciría que se pueden usar exclusivos para
volar cajeros automáticos, para derribar puentes, para celebrar
entradas folklóricas y presteríos, para hacer volar a enemigos,
opositores o a supuestos terroristas, para atracar bancos y comercios,
avasallar minas y propiedades o para amedrentar a los equipos de
fútbol rivales o para mil y otras cosas.

Sin embargo, precisamente esta disposición resulta inaplicable, pues


en Bolivia no hay manifestación social pacífica.

Es también insuficiente e incompleta, pues en las manifestaciones


pacíficas, además de varios tipos de explosivos, hay balas, balines,
canicas, cohetes, gases de todo tipo, palos, flechas, hondas, piedras,
ladrillos y todo lo que pueda causar la mayor cantidad de daño físico y
sicológico posible, sobre todo a mujeres, ancianos y niños o a
perdonas que no tengan nada que ver con los conflictos, eso sí,
tratando de evitar que se produzcan lamentables e irreparables
pérdidas de vidas humanas.

Por más graves que sean las consecuencias, la Policía detiene a unas
cuantas personas, generalmente transeúntes casuales, que quedan
libres al cabo de un tiempo y después de la chocolateada de rigor.

Una intención como la mencionada podría compararse con una norma


que estipule que los bloqueadores de caminos, calles y plazas se

Luís Carlos Paravicini 333


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

deben abstener de usar piedras, tierra o de cavar zanjas, que sólo se


les permita colocar letreros de papel que anuncien el bloqueo general
e indefinido.

Eso sí, sería ocioso prohibir o impedir que se rompan vidrios de


vehículos y de edificios, que se arrojen piedras y elementos
contundentes entre bloqueadores y bloqueados, además de los
policías, que se rompan cabezas, se saqueen e incendien inmuebles.

Tal vez el gobierno pueda reglamentar el tamaño y consistencia de los


proyectiles que se utilizan en las violentas manifestaciones pacíficas.

Pero el buen humor no se agota con un decreto de tanta profundidad


y sagacidad.

El gobierno ya nos había sorprendido al colocar a sus bases más


cultivadas en todos los cargos del órgano judicial mediante unas
inéditas, costosas y gustosas elecciones judiciales, apropiándose
totalmente de la justicia, de los delitos y hasta de los delincuentes, a
quienes mantiene en el mayor hacinamiento y promiscuidad en
inmundos lugares mal llamados cárceles y penales.

Las autoridades de diferentes gobiernos se encargaron de apropiarse


y hacer desaparecer más de doscientos millones de dólares de bienes
incautados al narcotráfico, en forma pública y a vista y paciencia de
todos.

Tal vez para evitar que cualquier otro pícaro oportunista se apropie de
haciendas, joyas, dinero, casas, muebles o vehículos, se está
analizando una nueva ley para incautar, pasar al dominio del Estado y
rematar los bienes presuntamente originados en narcotráfico,
contrabando o corrupción.

Qué belleza, nadie dice ni dirá nada sobre los doscientos millones de
dólares estafados a presuntos narcotraficantes y al propio Estado.

Que hermosura, ahora ya serán muchos más miles de millones que


desaparecerán mágicamente, confiscados enérgicamente e ipso
pucho a supuestos pichicateros, contrabandistas o corruptos, siempre
y cuando no sean del gobierno.

Luís Carlos Paravicini 334


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

Realmente, la inteligencia y el patriotismo de los legisladores no tienen


límite.

Ahora, ya no será necesario indagar sobre lavado de dineros, las


platas sucias serán trasladadas y depositadas o invertidas afuera, en
los paraísos fiscales, en los negocios inmobiliarios o en las cuentas
donde los políticos y corruptos depositan o invierten sus ahorritos, allí
donde gozan de seguridad jurídica y total discreción.

Y al que se atreva a denunciar, se lo procesará por desacato,


discriminación o se le incautarán y rematarán sus bienes. El crimen
perfecto.

Para comenzar a aplicar la nueva norma con buen pie, tendría que
realizarse una masiva confiscación a los miles de millonarios que
últimamente proliferan como hongos y que difícilmente podrían
explicar el origen de sus súbitas y extraordinarias fortunas.

El entuerto patriótico puede tener otros efectos críticos y perversos.

Más allá de los préstamos, de las donaciones, de los precios altos de


las materias primas, de las remesas provenientes de la exportación
masiva de personas, o de las actividades resultantes del crimen
organizado, para aspirar a un crecimiento real y sostenido se
requieren inversiones que generen empleos; pero no bajo la amenaza
de que, bajo cualquier sospecha o denuncia, el Estado, en realidad
sus funcionarios de privilegio, se apropiarán de bienes muebles e
inmuebles, los rematarán y se distribuirán equitativamente los dineros
obtenidos, como si se tratará del cuoteó entre cuates de juzgados y
notarías.

Es comprensible que gobernantes exultantes de entusiasmo y fervor


patriótico, empeñados en cambiar el país y el mundo, revolucionarios,
populistas y socialistas del siglo XXI como se declaran, no entiendan
mucho la diferencia entre hacer emprendimientos o negocios privados,
que requieren esfuerzo, infinita perseverancia, honestidad, mucha
disciplina y control, respecto a los negocios públicos, en los que los
todopoderosos solo tienen que aprobar y disponer las platas de los
demás, sin mayor esfuerzo ni responsabilidad.

Luís Carlos Paravicini 335


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

Los bolivianos no realizan importantes inversiones en el país, si


invierten y gastan en serio prefieren Arica, Iquique o Miami, donde
existe estabilidad, seguridad jurídica, pero, sobre todo, seriedad.

Los bolivianos, dentro del país, no invierten pero sí gastan todo lo que
pueden y desde la función pública o privada.

El gasto ´permanente y suntuario en realidad es permanente


despilfarro. Con normas ciegas de aplicación discrecional y aleatoria
nadie estará dispuesto a invertir o a trabajar para beneficio de los
entusiastas confiscadores.

En los negocios lícitos, aparte de trabajo honesto, esfuerzo y


disciplina, las fórmulas del éxito son normalmente secretas, no tienen
explicación burocrática o mecánica, de lo contrario todos los que
hacen negocios o invierten serían millonarios, no existirían fracasos.

Cualquier emprendimiento privado implica un alto contenido de riesgo,


a diferencia de las inversiones estatales, generalmente carentes de
riesgo para los ejecutores y de nula rentabilidad para el Estado que
normalmente gasta, casi nunca invierte.

Pero no son los únicos motivos que tiene el gobierno para sentirse
orgulloso de la profundidad de su proceso de cambio.

Replicando a su manera el modelo cubano, que tiene a buena parte de


sus ciudadanos trabajando en Venezuela, Ecuador, Nicaragua y
Bolivia, muy bien pagados por la generosidad del mar de petróleo que
inunda a Venezuela, Bolivia exporta a millones de bolivianos
principalmente a España, Argentina y Brasil, y hasta al corazón mismo
del imperio norteamericano, para que sean explotados y trabajen
como mano de obra barata.

Cuba, que a más de azúcar y habanos casi no produce nada,


encontró la fórmula ideal para dar empleo digno a sus médicos y
profesores fuera del país, pero además para generar importantes
recursos para sostener su régimen socialista.

Luís Carlos Paravicini 336


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

Bolivia exporta a cientos de miles de personas para que trabajen de


sol a sol, sin horarios, en pésimas condiciones, explotadas en
locaciones o talleres clandestinos, sin protección laboral ni social,
indocumentados o ilegales, dedicados a la prostitución o a labores
delictivas.

Ellos sacrifican lo mejor de sus años y de sus vidas para remitir a


Bolivia más de mil millones de dólares anuales.

Algo que debería llenar de vergüenza e indignación, enorgullece a los


soberbios gobernantes de turno, que anuncian emocionados el
permanente incremento de las remesas, pese a las crisis
internacionales.

Algo así como sentirse feliz por los dividendos de la explotación


laboral y sexual de las hijas y nietas.

Con un millón más de bolivianos exportados y degradados,


posiblemente se elimine el problema del desempleo y se termine de
activar el mercado interno y la sólida economía nacional.

Hay iniciativas más imaginativas aún, ya están aquí las escuelas socio
deportivas nada menos que del Real Madrid español, de la más rancia
y aristocrática realeza futbolística mundial, en las que sembrarán
piernas infantiles y juveniles y luego cosecharán y trasladarán al
mundo estelar de los grandes deportes y grandes negocios.

Nada de intermediarios incómodos, ni de pases, ni nada de trámites


engorrosos, directamente del productor al consumidor.

Estas supuestas escuelas más bien debían llamarse algo así como
granjas neocoloniales de crianza y engorde de ganado deportivo
humano.

Y así, dentro de esta lógica liberadora y creativa, es obvio que


mientras existan esquemas de gobierno populistas, a los que solo les
interesa el adoctrinamiento ideológico, el país seguirá exportando
cantidades industriales de mano de obra no calificada, junto a
profesionales y técnicos que salen sobrando y no son necesarios en la
Bolivia del cambio.

Luís Carlos Paravicini 337


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

La salud pública, se encuentra totalmente sometida y en manos de


grandes mafias políticas y sindicales.

No se trata de que los médicos trabajen más o menos horas. Se trata


de que la salud resulta ser el negocio más lucrativo y perverso que se
ha podido concebir y desarrollar al interior del pretendido Estado
plurinacional.

El Estado facilita la infraestructura, la formación, los fármacos y todo lo


necesario para el negocio médico, en el que se encuentran los
grandes intereses de laboratorios, farmacias, clínicas y hospitales y la
legión de mercaderes de la salud.

La gente necesita remedios a sus dolencias y enfermedades, muy


secundariamente a grandes obras de infraestructura y equipamiento,
necesita profesionales en salud que orienten y no conviertan todo en
negocio.

Más allá de cuestiones sindicales o burocráticas, el gobierno debería


garantizar el abastecimiento adecuado, universal y accesible para
todos a fármacos y laboratorios, a precio justo, que es muy distante a
los precios y las ganancias inmorales que obtienen los integrantes de
las mafias médicas.

Pero, claro está, ningún gobierno será tan suicida como para afectar al
núcleo mismo de su sustento político, de sus sindicatos, de sus
movimientos sociales.

Habría que estar loco o no ser político para atreverse a tocar a los
intocables, a los mercaderes de la salud y la educación.

Lo mejor es que sigan regalando computadoras, así mayor cantidad


de gente podrá tener acceso real y gratuito a la salud y a la educación
vía doctor internet y su ayudante el eficiente licenciado Google, con la
cooperación invalorable del señor contrabando.

Dentro del mar de contradicciones administrativas, las mentiras y los


engaños huelen a indeseable reiteración.

Luís Carlos Paravicini 338


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

Hace más de un año alguien intervino brutalmente la marcha indígena


en Chaparina.

No hay duda de que había policías y también aviones de la Fuerza


Aérea, el gobierno deslindó responsabilidades y designó al entonces
ministro de gobierno como embajador en Naciones Unidas, nunca
mejor destino para un hombre que demostró lo que seguramente
entiende por derechos humanos, de esos que no tienen nada que ver
con indígenas y salvajes, con mujeres y niños indefensos.

Hasta el momento las investigaciones no avanzan, el gobierno dice


que se rompió la cadena de mando, nadie sabe en qué momento ni en
qué parte, nadie es responsable y, de a poco, seguro que la versión
oficial concluirá en que se trató de una autoflagelación y victimización
de los marchistas, en un afán conspirativo alentado por el
imperialismo, los neoliberales, la ultraderecha y la oposición, casi
como si se tratara de un motín policial organizado y orquestado desde
el propio gobierno.

El mismo gobierno que aprobó una amnistía para permitir la


legalización de más de ciento cincuenta mil vehículos indocumentados
o chutos, internados ilegalmente de contrabando, decidió movilizar al
repotenciado ejército nacional, para realizar una gigante operación en
la población de Challapata, contra algunos centenares de presuntos
contrabandistas, operación que implicó un importante despliegue de
efectivos armados.

Además de dos muertos por casualidad y algunos heridos, el exitoso


operativo militar tuvo el mérito adicional, según las versiones oficiales,
de haberse efectuado sin uso de armas letales, posiblemente los
tanques de guerra tenían globos de agua, los helicópteros eran a
cuerda y los modernos fúsiles y ametralladoras sólo disparaban
corchos, cosas propias del avance tecnológico.

No hay duda, remedos como los señalados no remedian nada, no


ayudan a nadie, apenas son cortinas de humo para distraer y eludir el
fondo de los verdaderos problemas.

Luís Carlos Paravicini 339


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

5
Ningún grupo humano puede edificar su sistema de valores sobre la
base de autoengaños o autocomplacencias.

Se deben tumbar y retumbar leyendas falsas, medias verdades,


fantasías o mitos carentes de contenido y veracidad.

Más vale tarde que nunca, es preciso desmontar algo de las mentiras,
los engaños y las hipocresías que se han apropiado de gran parte de
la sociedad boliviana.

Basta de onanismo colectivo.

La repetición constante de mentiras llega a producir falsedades


asumidas como verdades, conduce a aceptar y defender
intransigentemente dogmas y deriva naturalmente en fanatismos y
fundamentalismos.

Aunque logren convencer a algunos, los mentirosos son los primeros


en no creerse a ellos mismos.

Los mitos y las leyendas se construyen a partir de creaciones o


recreaciones fantásticas, exageraciones de acontecimientos o
personajes que nunca existieron fuera de la imaginación.

La mentira, de todo tipo y calibre, no solo es tolerada, sino que es toda


una institución arraigada en la sociedad.

Lo raro, lo extraño, es que alguien diga la verdad o, por lo menos, no


mienta.

La mentira, como hábito de vida, con el transcurso del tiempo y la


aceptación generalizada, más allá del ámbito individual de las
personas, invade esferas sociales colectivas y llega a involucrar y
condicionar a la sociedad.

Luís Carlos Paravicini 340


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

Como valor aceptado socialmente, la mentira encuentra un campo


fértil al conjugarse con determinados trastornos patológicos de la
personalidad.

Así, hay personas que van desarrollando conductas compulsivas y


obsesivas, que a más de crear una especie de adicción o dependencia
psicológica, condicionan la vida y las actividades de personas, familias
y grupos.

Aquellos mentirosos compulsivos, que no pueden evitar inventar


falsedades con o sin motivo, llegan a situaciones extremas y se
convierten en mitómanos, que de las mentiras personales pasan a la
creación de mitos o mentiras colectivas.

Hay los que encuentran un placer y una forma de vida en disfrutar de


los litigios, de los tribunales, jueces, abogados y todo lo relativo a los
pleitos, es decir, se vuelven pleitómanos, o los cleptómanos, que no
resisten la tentación de hurtar cosas ajenas, cualquier cosa, siempre
que sea ajena.

Cómo olvidar a los megalómanos, que piensan que el mundo entero


gira en torno a ellos, que son lo más importante, lo más inteligente, lo
más bello o los pirómanos que disfrutan provocando incendios.

Tampoco descuidemos al Licenciado Vidriera, que estaba convencido


de que todos querían hacerle daño, arrojarle objetos, insultarlo, dañar
su honra y su dignidad.

Y, así, con distintos tipos de trastornos y adicciones que en


determinados grupos suelen constituirse en patologías colectivas y
generales, como sucede con buena parte de los políticos bolivianos
que, al impulso de la debilidad institucional de la sociedad, de las taras
y atavismos que anidan en la ignorancia ancestral, acaparan y
concentran las manías habidas y por haber, son mentirosos y
mitómanos, pleitómanos que todo lo quieren solucionar con juicios,
abogados, policías y cárceles, ni bien acceden al poder público se
apropian de todo lo posible o incendian todo lo que encuentren a su
paso y, claro, ellos son los más importantes no sólo del país, sino del
Luís Carlos Paravicini 341
AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

mundo, son iluminados y creen estar predestinados para logros


trascendentales y roles históricos.

Ellos cambiarán el país, el mundo, pero ellos no cambiarán, puesto


que son los mejores, son dueños de la verdad, de la inteligencia y de
la virtud.

De ahí a los extremismos, fanatismos y dogmas, como verdades


absolutas que no admiten cuestionamiento alguno, hay un pequeño y
muy significativo espacio.

Por su naturaleza, los hombres han consagrado múltiples formas de


mitos y leyendas, han ideado dioses y deidades en torno a las cuales
han ido creando una serie de leyendas, que luego son compiladas en
múltiples historias de poder y grandeza, o de inmensas tragedias,
hasta consolidar una serie de tradiciones e historias recogidas y
estudiadas por diversas mitologías culturales y religiosas.

A partir de la separación entre la religión y el poder temporal, las


sociedades crearon una serie de entelequias y ficciones, conceptos
ideales e imaginarios para identificar o fabricar signos y símbolos del
poder político y de la organización jurídica.

Es de ahí que surgen los conceptos de estado, nación, patria, país,


democracia, derecho, entre los principales.

Para que las ficciones surtan efecto real, los políticos acuden a los
sentimientos culturales y religiosos de los hombres y a partir de ese
poderoso expediente se sacraliza todo lo que se pretende hacer
respetar como verdad absoluta por la sociedad.

Entonces el estado se vuelve sagrado, casi divino, las notas del himno
nacional se vuelven sacrosantas, lo mismo que la sagrada naturaleza
o la sagrada hoja de coca.

Si el Estado es sagrado, los gobernantes son casi divinos, son


representantes o herramientas de la voluntad divina en la tierra, todo
lo que deviene en la configuración de una serie de dogmas, cuyo solo

Luís Carlos Paravicini 342


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

cuestionamiento puede implicar traición a la patria, subversión,


terrorismo y otras figuras delictivas penadas con el máximo rigor legal.

Entonces, a la sacralización del Estado se suma la personalización del


poder, generalmente en un líder, caudillo o cacique.

Si al estado, a la patria, a la nación, a la soberanía se les asigna


categorías de cosas sagradas, los gobernantes, que son sus
representantes en la tierra, resultan ser iluminados, elegidos e
intocables, se sitúan casi más allá del bien y del mal.

Como un presupuesto insoslayable para el surgimiento de las


monarquías absolutas, el rey o soberano tenía que estar por sobre
todos los hombres, su autoridad era absoluta e indiscutible, su
voluntad la ley y, por tanto, resultaban intocables, física, moral o
jurídicamente.

De la muchedumbre, surge, se posiciona y rige la costumbre, que


normalmente es más fuerte y consistente que la norma escrita.

Es así como se configuró el delito de desacato, hace poco declarado


inconstitucional en Bolivia, mucho antes ya había sido eliminado de la
mayor parte de las legislaciones.

En un plano de total desigualdad jurídica, de oscuridad y


discrecionalidad, no se podía criticar, acusar, menos insultar a las
autoridades públicas, pero las autoridades si tenían impunidad para
acusar, insultar o maltratar a cualquier común vasallo, es decir, podían
y pueden hacer uso y abuso de su condición de privilegio.

Algo parecido, que sólo cambió de hecho por el crecimiento de los


Estados, era el derecho de pernada, por el cual el rey pasaba la
primera noche con las novias de su reino, seguramente no con todas,
pero sí con las más atractivas para el gusto y posibilidades del
gobernante, era un derecho de ejercicio opcional y exclusivo.

Luís Carlos Paravicini 343


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

Las instituciones ideales, creadas por la mente humana, dieron lugar


al surgimiento de una serie de presupuestos, principios, valores,
dogmas y mitos para hacer posible su comprensión y aplicación social.

Uno de los mitos, casi dogmas, atribuidos a la cualidad de los estados


y países es el de la soberanía como su máxima e irreductible
condición inherente a su naturaleza, que implica la suma total del
poder, antes reservada a la voluntad del rey o soberano, para luego
transferirse al pueblo y a su voluntad soberana, que solo depende del
mismo pueblo social y políticamente organizado, todo mediante otra
ficción, la teoría del mandato o representación popular ejercida a
través del voto.

La soberanía, modernamente concebida como la máxima autoridad


que ejerce un Estado sobre un determinado territorio, sus gentes, sus
bienes y sus usos y costumbres, ya no es más aquella soberanía
tenida como absoluta en los siglos XIX y XX.

El mundo actual basa el funcionamiento y la interrelación entre


hombres, sociedades y Estados en la fuerza material, económica o
bélica, factores sobre los cuales impone los criterios de ordenamiento
y coexistencia, subordinando a valores, ideas e ideologías que van
diluyéndose en el mundo imaginario de los mitos y de las mitomanías.

Los más poderosos subordinan y se imponen a los demás y por eso


constituyen imperios.

Entre los hombres, es inconcebible siquiera pensar en que un


millonario negocie en condiciones de igualdad con un indigente, en
realidad la igualdad jurídica entre los hombres no pasa de ser un noble
ideal plasmado en un precepto legal formal, siempre en términos
demasiado difusos y relativos.

Por ello, no se puede concebir la existencia de una monarquía


absoluta o de un gobierno totalitario y dictatorial si no se coloca una
coraza de intangibilidad sobre las personas de las máximas
autoridades, a las que, en algunos casos, los vasallos, súbditos y
hasta ciudadanos comunes no pueden ni siquiera mirar, menos tocar u
Luís Carlos Paravicini 344
AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

opinar sobre sus personas o personalidades, son la misma


encarnación divina en la tierra.

Todos los hombres, las sociedades y culturas tienen la posibilidad y el


derecho de crear y recrear mitos y leyendas, inventar dioses, héroes,
hazañas épicas y calamidades apocalípticas.

Como cada quien tiene su verdad o su propia versión, desprecia y


niega las verdades de los otros, de donde surgen dogmas,
fundamentalismos y fanatismos.

También, como lo ha ratificado el gobierno boliviano, por ley humana


se pueden convertir a territorios íntegros en intangibles o invisibles y
se le pueden otorgar derechos a la madre tierra, a las casas o a los
autos, pero afortunadamente aún no se les puede imponer
obligaciones y responsabilidades.

Es así que, por ejemplo, desde una cosmovisión étnica andina


originaria, inventos como la rueda, la imprenta, la energía eléctrica, la
penicilina, la radio, el telégrafo, la televisión, internet o tantos otros,
pueden resultar insignificancias, minucias, comparados con la infinita
sabiduría y los logros de los ancestros culturales, de sus dioses o de la
madre tierra.

Pero, por más fuerte que sean sus convicciones o creencias, no


podrán desconocer la realidad del mundo, los logros de la humanidad,
el progreso y el desarrollo, que van mucho más lejos de los mitos de
grandeza y sabiduría creados en torno a culturas y religiones
específicas.

El mundo, que cada vez es más grande y gira con mayor rapidez, no
se detiene a considerar teorías y especulaciones sobre lo que pudo
haber sido y no fue o sobre lo que es y no debiera ser, la realidad
obliga a las personas a ser cada vez más prácticas y objetivas,
ignorando más que desdeñando las cuestiones subjetivas o las
especulaciones metafísicas.

Luís Carlos Paravicini 345


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

Por eso mismo, la soberanía de los estados, como categoría absoluta


e incuestionable, ha dado paso a un concepto mucho más flexible y
realista, el de autonomía funcional, que echa por la borda caducos
principios de nacionalismos decimonónicos y de patriotismos
trasnochados.

Así, resulta patética la pretensión de algunos Estados como


Venezuela, Cuba o Bolivia que aspiran a negociar, en igualdad de
condiciones con potencias que les llevan años luz de adelanto en todo
sentido, basados en un ordenamiento jurídico internacional lírico e
inaplicable,.

El poder y el poderío tienen sus propias esferas y reglas de


gravitación física.

El hombre vuelve a ser el eje, objeto y objetivo del desarrollo y del


progreso, muy por encima de creencias religiosas, culturales, políticas
y hasta sociales y, por supuesto, de entes ficticios como estados,
fronteras, países, naciones, razas y patrias.

La fidelidad y respeto humano hacia el estado, la patria, la nación o


sus símbolos y emblemas es consecuencia lógica del sentido de
pertenencia social a un grupo o a una colectividad, que incluye
familias, valores, tradiciones, historias compartidas en común y, de
ninguna manera, obedece a imposiciones autoritarias o discrecionales.

Es racionalidad y sentimiento humano, en ningún caso se trata de


voluntades o mandamientos sobrenaturales o divinos.

Igual que el amor, es un sentimiento profundo que nace y se cultiva en


el día a día de convivencia con los otros, familia, amigos, vecinos,
ciudadanos.

Por su propia naturaleza, el hombre es básicamente egoísta, el que no


se quiere y respeta a sí mismo no podrá hacerlo con los demás.

Luís Carlos Paravicini 346


AIRES DE LIBERTAD – Historia Infinita de la Corrupción en Bolivia

Trabaja y se esfuerza por su propia supervivencia, por la de su familia,


por la de su grupo, de su ciudad o país, las que se encuentran
totalmente ligadas a la situación del mundo, por lo que carece de
coherencia aquello de trabajar por el engrandecimiento de la patria o
de ficciones similares.

En el plano objetivo y ateniéndonos a la realidad inmediata, la


correlación de fuerzas tan asimétricas, justas o injustas, marca
enormes distancias entre los países desarrollados y los otros, que son
todos los demás.

Racionalidad y sentimiento, aplicados a las reglas que permitan la


coexistencia social, hacen posible y necesaria la creación de
entidades simbólicas que, en su conjunto, pasan a constituir la
institucionalidad jurídica, política y social.

El derecho no tiene vida propia, no existe ni se aplica en forma


autónoma a la voluntad individual o social, no se impone artificialmente
ni se aplica unilateralmente, las reglas solo existen en la medida en
que los hombres las acepten y las cumplan.

Usos y costumbres, simbolizados en normas generales, implican


actitudes, conductas humanas, que adoptan reglas de comportamiento
social y no a la inversa.

De estas complejas construcciones de valores, pautas de


comportamiento y patrones de conducta llegan a nutrirse las formas de
vida y organización social y, en ellas, se identifica el origen y las
consecuencias de diversos grados de progreso y desarrollo o de
atraso y pobreza.

El caso específico de Bolivia es por demás ilustrativo.

Con especial fuerza, a partir de la época de la conquista española, los


colonizadores utilizan masivamente