Está en la página 1de 1

La literatura

La enseñanza de la literatura se ha revelado como uno de los puntos más sensibles a


la relación entre expectativas educativas y cambios sociales, y entre avances teóricos y
prácticas educativas. Efectivamente, la situación de la literatura en el campo de la
representación social, de sus valores e ideología, así como su participación en la forma de
institucionalizarse la cultura a través de la construcción de un imaginario colectivo, tienen
como consecuencia que los cambios producidos en los mecanismos de producción cultural
y de cohesión social se traduzcan inmediatamente en la visión social de la función de la
literatura en la educación y, por lo tanto, en la definición de objetivos docentes y en las
prácticas en el aula.
En este sentido, cabe señalar que la constitución de una sociedad altamente
alfabetizada y progresivamente escolarizada en todos los sectores sociales y hasta edades
más tardías ha conllevado forzosamente un cambio vertiginoso en la enseñanza de la
literatura, ya que ésta se ha visto desposeída de su identificación secular con el acceso a
la lengua escrita y se ha visto obligada a redefinir la competencia literaria exigible a todos
los ciudadanos y ciudadanas.
Por otra parte, la evolución de las sociedades postindustriales hacia formas cada vez
más complejas de trabajo basado en la capacidad de operar simbólicamente ha venido
acompañada de un interés central por el conocimiento del lenguaje. Así, la reflexión sobre
el lenguaje en sus múltiples funciones y desde las más variadas perspectivas han
caracterizado el pensamiento teórico de nuestro siglo. Los cambios producidos en los
parámetros de las disciplinas interesadas en el fenómeno literario han causado un impacto
evidente en el modo de concebir su enseñanza y en los instrumentos ensayados para
hacerlo.
Puede afirmarse, pues, que la enseñanza de la literatura se halla actualmente ante el
reto de crear una nueva representación estable de la educación literaria que responda a un
acuerdo generalizado sobre la función que la literatura debe cumplir en la formación de los
ciudadanos de las sociedades occidentales en las postrimerías del siglo, especifique los
objetivos programables a lo largo del período educativo y articule las actividades e
instrumentos educativos que mejor puedan cumplirlos.
Para proceder al balance de la situación actual, esbozaremos brevemente, a
continuación, la evolución seguida por la enseñanza de la literatura, deteniéndonos
especialmente en la crisis producida en la década de los setenta de nuestro siglo como
situación inmediata a partir de la cual empieza a reconstruirse un nuevo concepto de
educación literaria.