Está en la página 1de 5

PAGINAS 13,14 Y 15

COMUNICACIONES PARA INFLUIR A LOS POLÍTICOS

Muchos formuladores de políticas, agencias gubernamentales y organizaciones internacionales


sostienen que la educación nutricional no es efectiva y que se necesitan cambios en las políticas y
el medio ambiente (McKinley 1974; Dorfman y Wallack 2001 HHS, 2015). Los cambios incluyen
regulaciones y para aumentar la accesibilidad y las oportunidades de acción, por ejemplo, haciendo
que los alimentos ofrecidos en los gramos de comida escolar sean más saludables, empujando a las
personas hacia una elección más saludable a través de principios de economía conductual (Hanks et
al 2012), aumentando la seguridad alimentaria a través de la agricultura o aumentando el número
de supermercados que ofrecen alimentos en comunidades de bajos ingresos. En este caso, los
educadores de nutricion centran sus comunicaciones en educar a los encargados de formular
políticas sobre la importancia de las políticas y el cambio ambiental a fin de involucrarlos para
trabajar en colaboración con educadores de nutrición para mejorar la salud y el bienestar de las
personas.

La educación nutricional generalmente implica la comunicación de


información alimentaria y nutricional de alguna forma. Es qué y
cómo se comunica la información lo que marca la diferencia en
cuanto a si será eficaz para motivar y facilitar el cambio.

Una definición contemporánea de educación nutricional

Teniendo en cuenta estos diversos puntos de vista sobre educación nutricional y promoción de la
salud, se necesita una definición contemporánea. Para los propósitos de este libro, la educación
nutricional se define como cualquier combinación de estrategias educativas, acompañada de
apoyos ambientales, diseñada para facilitar la adopción voluntaria de elecciones de alimentos y
otros comportamientos relacionados con la alimentación y la nutrición que conducen a la salud y el
bienestar y se imparten a través de múltiples lugares, que involucran actividades a nivel individual,
institucional, comunitario y de políticas.

Combinación de estrategias educativas Debido a que muchos factores influyen en el


comportamiento, la educación nutricional necesita emplear una variedad de estrategias y
experiencias de aprendizaje que estén adecuadamente dirigidas a estas múltiples influencias o
determinantes de la elección de alimentos y el comportamiento dietético para motivar y facilitar el
cambio en la dieta. La educación nutricional se centra en mejorar la salud y facilitar soluciones.

La educación no es sinónimo de difusión de información, aunque el público y muchos en los campos


de la ciencia de la nutrición, biomedicina, salud pública y políticas piensan que sí lo es. La palabra
proviene del latín educare, que significa educar o dirigir, y puede verse como un proceso que no
solo proporciona información y habilidades, sino que también fomenta la motivación, el crecimiento
y el cambio. En resumen, la educación nutricional utiliza estrategias que buscan ayudar a las
personas a aprender a comer bien al aumentar la motivación de las personas a través de una
comunicación efectiva, así como al mejorar su capacidad y oportunidades para hacerlo.

Diseñado significa que la educación nutricional es un conjunto de actividades planificado


sistemáticamente. Dicha educación nutricional planificada sistemáticamente puede realizarse a
través de múltiples lugares, como escuelas, comunidades, lugares de trabajo y clínicas, y a través de
los medios de comunicación. Más adelante en este libro se describe un procedimiento paso a paso
para diseñar sistemáticamente la educación nutricional, denominado Procedimiento de DISEÑO de
Educación Nutricional. Tenga en cuenta que la "educación nutricional" informal, a menudo
poderosa, es llevada a cabo por otras instituciones de la sociedad, como familias, empresas,
periódicos, revistas, estaciones de radio y televisión e Internet, donde la información es de diversos
grados de confiabilidad.

Facilitar se utiliza para enfatizar el hecho de que los educadores solo pueden ayudar a las personas
a hacer cambios relacionados con la dieta: las personas hacen cambios cuando ellos mismos ven la
necesidad y quieren hacerlo. En última instancia, la motivación proviene de los individuos, y las
acciones con respecto a los alimentos se eligen voluntariamente a la luz de los valores de los
individuos y las metas y situaciones más importantes de la vida. La educación sobre alimentos y
nutrición y, cuando corresponda, la actividad física, se trata de utilizar estrategias que mejoren las
motivaciones de las personas que implican una comunicación efectiva y fomentan la
autocomprensión y la deliberación. La motivación es la clave. También se trata de utilizar estrategias
para facilitar la capacidad de las personas de actuar a través del aumento de los conocimientos y
habilidades de alimentación y nutrición y el pensamiento crítico y la reflexión, y a través de un mayor
sentido de agencia personal o empoderamiento. Finalmente, se basa en los activos que las personas
aportan al problema, como las prácticas personales y culturales que ya promueven la salud o las
estructuras comunitarias que apoyan los patrones alimentarios sostenibles.

Voluntario significa reconocer y respetar que los seres humanos tienen agencia y libre albedrío y
toman decisiones a la luz de sus propios objetivos y valores personales (Bandura 1997, 2001; Deci y
Ryan 2000; Buchanan 2000). Significa que el programa se lleva a cabo sin coacción y con la plena
comprensión de los participantes sobre el propósito de las actividades de educación nutricional. Los
individuos son "los cambiadores" y "los cambiados". Voluntario no significa que la educación
nutricional se limite a la difusión de información únicamente para informar. Psicólogo de la salud:
St Leventhal (1973) señaló que "la decisión de evitar la coerción no libera (a los profesionales de la
salud) de la obligación de declarar hechos, advertir y argumentar hábilmente.

De hecho, se puede decir que los consumidores pueden tomar decisiones verdaderamente
informadas y voluntarias solo cuando tienen el beneficio de comprender los argumentos de todas
las partes. Sin el beneficio de las comunicaciones de salud de los educadores en nutrición, los
consumidores recibirían solo los argumentos de las otras fuerzas de la sociedad, como la publicidad
y promoción de alimentos, que están proporcionando mensajes persuadiendo a las personas a elegir
alimentos por razones aparte de la nutrición y la salud (Gussow y Contento 1984. Dawson 2014) En
otras palabras, las estrategias de educación nutricional pueden diseñarse de tal manera que
integren la función promotora de la salud de los educadores nutricionales con la noción de libre
albedrío y personal por parte de los individuos.
Los comportamientos son las elecciones alimentarias observables y otras acciones relacionadas con
la alimentación y la nutrición que las personas emprenden para lograr el efecto deseado de su propia
elección y son el foco directo de la educación nutricional. El consumo de frutas y verduras, alimentos
integrales, alimentos producidos de manera sostenible o la lactancia materna pueden denominarse
comportamientos. A veces, los comportamientos se definen de manera amplia, como "alimentación
saludable y vida activa". Los términos prácticos, comportamientos y acciones a menudo se usan
indistintamente. Las acciones generalmente se refieren a acciones o subcomportamientos
específicos que constituyen comportamientos. Por lo tanto, el comportamiento de comer más
frutas y verduras puede implicar las acciones específicas de comprar frutas y verduras, agregar jugo
de naranja en el desayuno, incluida una verdura en el almuerzo, etc. La palabra prácticas también
se usa indistintamente con comportamientos y acciones, aunque el término prácticas tiende a
referirse a patrones de comportamiento más generales y continuos, como las prácticas parentales
relacionadas con los alimentos, comer comidas equilibradas y estar físicamente activo.

El énfasis en los comportamientos procesables está en el corazón del sistema de orientación


dietética My Plate del gobierno de los Estados Unidos. Aquí se recomienda al público que coma de
acuerdo con un patrón de comida en el que la mitad del plato esté compuesto de frutas y verduras,
aproximadamente un cuarto de granos, de los cuales la mitad deben ser granos enteros, y
aproximadamente un cuarto de alimentos ricos en proteínas, acompañados de leche o otros
productos lácteos (vea la FIGURA 1-6). Se han producido pautas similares basadas en el
comportamiento alimentario en otros países (Organización de las Naciones Unidas para la
Agricultura y la Alimentación [FAO] 2014).

Los apoyos ambientales se refieren a los entornos alimentarios, físicos, sociales, informativos y de
políticas externos a una persona que son relevantes para el comportamiento o las prácticas en
cuestión. Tomar medidas y mantener un cambio de comportamiento es mucho más probable si el
entorno relevante es favorable. Promover entornos de apoyo generalmente requiere que los
educadores en nutrición eduquen a una audiencia diferente: proveedores de alimentos y servicios,
tomadores de decisiones clave y otras personas con influencia, y que trabajen en colaboración con
ellos para lograr los objetivos de alimentación y nutrición (y objetivos de actividad física, cuando
corresponda). Estas personas y organizaciones pueden incluir líderes y organizaciones comunitarias,
personal de servicio de alimentos. directores de escuelas, gerentes de lugares de trabajo y
formuladores de políticas a nivel local, estatal y nacional, así como los medios de comunicación,
agencias gubernamentales y organizaciones voluntarias no gubernamentales o privadas.
Los términos salud y bienestar se refieren tanto a la salud nutricional de las personas como a una
sensación general de bienestar, tanto la ausencia de enfermedad como la posesión de atributos
positivos de la salud, como el funcionamiento óptimo o el bienestar de alto nivel. El concepto de
salud y bienestar puede extenderse para incluir la salud del medio ambiente y la sostenibilidad de
los sistemas alimentarios de los que las personas dependen para su alimentación.

Múltiples lugares se refiere al hecho de que la educación nutricional planificada sistemáticamente


se puede ofrecer a través de múltiples canales, como sesiones grupales y otras actividades en
persona y a través de actividades indirectas que incluyen boletines, materiales impresos, correos
electrónicos, visuales y sociales, medios de comunicación en entornos formales, como escuelas y
universidades, o en entornos no formales, como centros comunitarios, bancos de alimentos, lugares
de trabajo, supermercados, oficinas del Programa de Asistencia Nutricional Suplementaria (SNAP),
clínicas de Mujeres, Bebés y Niños (WIC), o clínicas ambulatorias, y a través de los medios de
comunicación, vallas publicitarias, Internet, teléfonos inteligentes y enfoques de marketing social.

Las actividades a nivel institucional, comunitario y de políticas pueden promulgar políticas y


cambios en el sistema que promuevan entornos físicos y sociales que apoyen elecciones saludables
de alimentos y conductas relacionadas con la dieta y la actividad física.

¿ES LA “EDUCACIÓN NUTRICIONAL” UN TÉRMINO EXACTO?

El término educación nutricional se usa ampliamente en los Estados Unidos, aunque no en otras
partes del mundo. El término es problemático. Nutrición es la palabra que se usa para describir la
forma en que las personas se nutren de los nutrientes de los alimentos. La educación nutricional
puede verse como una educación sobre nutrientes. Sin embargo, las personas comen alimentos,
no nutrientes. Entonces la gente necesita educación sobre la comida. Por lo menos, el término
debería ser educación alimentaria y nutricional. Además, sin embargo, es difícil para los
profesionales de la nutrición dejar de lado el significado de la palabra educación, ya que solo se trata
de enseñar o difundir algún conjunto de información, aunque en el contexto de la escolarización, la
palabra significa mucho más que eso, ya que anotado anteriormente. Por lo tanto, el término
educación nutricional es inadecuado e incluso engañoso. Como hemos visto, la educación
nutricional contemporánea va mucho más allá de estas dos palabras e implica mejorar la
motivación, las habilidades y las oportunidades de las personas para actuar. Para capturar este
significado más amplio del término, muchos países y agencias internacionales como la FAO usan los
términos comunicación de cambio social y de comportamiento (SBCC) o comunicación y educación
de alimentos y nutrición (FNCE) (McNulty 2013; Hawkes 2013). Algunos en los Estados Unidos han
utilizado los términos educación alimentaria y nutricional y educación y promoción de nutrición
(Briggs, Fleischhacker y Mueller 2010). Para los propósitos de este libro, continuaremos usando el
término educación nutricional, a pesar de sus considerables limitaciones, porque es muy familiar en
los Estados Unidos, pero seremos conscientes en todo momento de que el término thei But se
refiere a una visión contemporánea de la educación nutricional como una empresa mucho más
grande que la sugerida por estas dos palabras, y es similar al término internacional comunicación
social y de cambio de comportamiento.
Los comportamientos versus los temas de educación nutricional

La investigación en ciencias de la nutrición, estudios de alimentos y sistemas alimentarios y áreas


relacionadas genera información que forma la base de todo el contenido de educación nutricional.
La forma en que se comunica la información es crucial para su impacto en las personas. Cuando los
educadores en nutrición piensan en programas de planificación o sesiones individuales, tienden a
organizarlos inmediatamente en términos de "temas", como la reducción del riesgo de diabetes, la
desnutrición, la suplementación deportiva, la ciencia del equilibrio energético, la seguridad
alimentaria o Agricultura ecológica. ¿Cómo se relacionan estos temas con los comportamientos
como se definen aquí?

Cuando examinamos estos "temas", vemos que muchas son descripciones de temas que son de
interés nacional o local o de interés potencial para la audiencia. Si elige un problema, recuerde que
su audiencia querrá saber qué hacer al respecto. Entonces, ¿qué comportamientos o prácticas va a
recomendar para abordar el tema particular de preocupación? Estos comportamientos se
convierten en el foco de su programa o sesión (es). Tenga en cuenta que algunos comportamientos
pueden servir para más de un propósito o pueden abordar más de un tema de preocupación. Por
ejemplo, consumir menos refrigerios altamente procesados o bebidas endulzadas puede ser bueno
no solo para la salud personal, sino también para reducir la huella de carbono de las personas en el
planeta.

Otros "temas" pueden caer en la categoría de información general: qué alimentos están en qué
grupos de alimentos y qué vitaminas y minerales contienen. Piense cuidadosamente sobre lo que
sirve esta información. Como una actualización para los profesionales, la información general puede
ser bastante apropiada e importante bajo el supuesto de que los profesionales utilizarán la
información en su trabajo con sus audiencias para ayudarlos a mejorar sus comportamientos. Pero
para el público en general, dado el hallazgo de ese conocimiento por sí solo no se ha demostrado
que sea efectivo para el cambio de comportamiento y dado que la mayoría de las personas no tienen
mucho tiempo, ¿es este el mejor uso de su temporizador? ¿Qué harán con esta información? Si su
esperanza no expresada es que comerán mejor, entonces su objetivo es realmente un cambio de
comportamiento después de todo. Es importante establecer sus objetivos de comportamiento no
establecidos.