Está en la página 1de 1

Universidad Francisco Marroquín Elisa Aguilar – Carné no.

20160383
Facultad de Derecho Ana Isabel Maaz – Carné no. 20160304
Obligaciones y Contratos Mercantiles Sección A

Casos hipotéticos 5 y 6

CASO 5- La vaquita feliz

A la Aseguradora:

Humberto Prieto es un ganadero que tenia un seguro ganadero sobre 70 cabezas de ganado. El día
lunes vendió 40 cabezas que iban a ser trasladadas a El salvador, pero no contrato un contrato de
seguro de transporte. De acuerdo con el artículo 979 del Código de Comercio (Co.Co.), el siniestro
se debe avisarse dentro de las veinticuatro horas siguientes a su realización, lo cual no se cumplió,
porque el reclamo se hizo quince días después. Por ello, se podría considerar que el reclamo de
Humberto es improcedente y se excusen de pagar lo exigido, además, por las siguientes razones:

1. Según el artículo 980 Co. Co, el asegurador queda liberado de sus obligaciones si el siniestro
se debe a que no se tuvo con el ganado el cuidado ordinario y en el presente se puede
observar esa falta de cuidado al momento en que se cambiaron de lugar a las cabezas de
ganado y se pusieron a andar por caminos inadecuados a altas horas de la noche.
2. De acuerdo al artículo 983 Co.Co, el asegurador solo responde por la muerte del ganado en
caso de enfermedad contraída en la época de vigencia del contrato, por lo que se podría
entender que las vacas que murieron a consecuencia de la inhalación de gas estaría
cubierto. Sin embargo, el articulo 984 Co.Co establece que en el caso de enajenación del
ganado, el adquirente no gozara de los beneficios del seguro si dicha transmisión no abarca
el ganado completo. Al haber vendido solo cuarenta cabezas de ganado de las 70 que tenia
y al no haber dado aviso a la aseguradora, no procede el reclamo.

CASO 6- El nene

A la Aseguradora:

Lorenzo Figueroa le regala un carro por haberse graduado de bachiller a Lorencito Figueroa, el cual
tenía seguro de automóviles. Esa noche estuvieron bebiendo y uno de sus amigos lo reta a una
“carrerita” en la Diagonal 6. A las tres de la mañana empezó la “carrerita”, cuando un repartidor los
toma por sorpresa, provocando que colisionen el uno con el otro y que se empotren los vehículos
contra un poste de luz. De acuerdo a lo establecido en el artículo 995 numerales 5º y 9º del Código
de Comercio (Co.Co.), se excluyen los riesgos ocasionados por: embriaguez comprobada legalmente
de la persona que maneja el automóvil asegurado, y los ocasionados por particular ocasionados en
carreras o competencias. Ambos supuestos ocurren en el presente caso, ya que, Lorencito Figueroa
efectivamente estaba sumamente ebrio al momento de participar en la carrera, al punto de
quedarse dormido después de la colisión. Por lo tanto, no procede el reclamo.

También podría gustarte