Está en la página 1de 2

La comunicación de los animales

Cuando hablamos de comportamiento animal, la comunicación puede ser cualquier proceso en el


que se transmite información de un animal a otro, lo que provoca un cambio o una respuesta en el
animal receptor.
La mayoría de las veces, la comunicación ocurre entre miembros de una especie, aunque también
puede ocurrir entre especies diferentes. Por ejemplo, tu perro puede ladrarte para pedir un premio.
Algunas especies son muy sociales, viven en grupos e interactúan todo el tiempo; la comunicación
es esencial para mantener estos grupos cohesionados y organizados. Sin embargo, incluso animales
que suelen ser relativamente solitarios tienen que comunicarse al menos un poco, aunque sea solo
para encontrar pareja.

¿Qué formas pueden adoptar los comportamientos de comunicación? Bueno, los sistemas
sensoriales de los animales varían bastante. Por ejemplo, el olfato de un perro es ¡40 veces más
agudo que el nuestro!^22squared. Debido a esta diversidad sensorial, diferentes animales se
comunican con una amplia gama de estímulos, conocidos colectivamente como señales.

A continuación se presentan algunos tipos comunes de señales:

 Feromonas—sustancias químicas (comunicación química)


 Señales auditivas—sonidos (comunicación auditiva)
 Señales visuales (comunicación visual)
 Señales táctiles (comunicación táctil)
En algunos casos, ¡las señales pueden ser incluso eléctricas!

Feromonas

Una feromona es una señal química que se secreta con el fin de activar una respuesta en otro
individuo de la misma especie. Las feromonas son especialmente comunes entre los insectos
sociales como las hormigas y las abejas. Las feromonas pueden atraer al sexo opuesto, activar una
alarma, marca un rastro de comida o activar otros comportamientos más complejos.

El siguiente diagrama muestra senderos de feromonas trazados por hormigas para dirigir a otras
hormigas de la colonia hacia fuentes de alimentos. Cuando una fuente de alimento es abundante, las
hormigas depositarán feromonas en el tramo de ida y en el de regreso de su viaje, y se fortalece el
sendero para atraer más hormigas. Cuando la fuente de alimento está a punto de agotarse, las
hormigas dejarán de añadir feromonas en el camino de regreso, con lo que el sendero se desvanece.

Señales auditivas

La comunicación auditiva —comunicación basada en sonidos— se usa ampliamente en el reino


animal.

La comunicación auditiva es particularmente importante en las aves, que utilizan sonidos para
transmitir advertencias, atraer parejas, defender territorios y coordinar comportamientos grupales.
Algunas aves también producen cantos, vocalizaciones relativamente largas y melódicas que
tienden a ser similares entre los miembros de una especie.

Muchas especies que no son aves también se comunican mediante el sonido:

 Los monos gritan una advertencia cuando hay un depredador cercano, lo que da oportunidad de
escapar a otros miembros de la manada. Los cercopitecos verdes tienen incluso diferentes gritos
para indicar diferentes depredadores.
 Las ranas toro croan para atraer ranas hembra como parejas. En algunas especies de rana, los
sonidos pueden escucharse ¡a más de un kilómetro de distancia!

 Los gibones utilizan gritos para marcar su territorio y mantener lejos a posibles competidores. Una
pareja de macho y hembra, e incluso su descendencia, puede producir los gritos en conjunto.

Señales visuales

La comunicación visual consiste en señales que pueden verse. Ejemplos de estas señales son gestos,
expresiones faciales, posturas corporales y coloración.

Los gestos y la postura son señales visuales que se usan ampliamente. Por ejemplo, los chimpancés
comunican una amenaza cuando levantan sus brazos, golpean el suelo o miran directamente a otro
chimpancé. Los gestos y las posturas se usan mucho en rituales de apareamiento y pueden poner
otras señales, como colores brillantes, a la vista.

Las expresiones faciales también se utilizan para transmitir información en algunas especies. Por
ejemplo, lo que se conoce como una sonrisa temerosa, que se muestra a continuación en la cara del
joven chimpancé, indica sumisión. Esta expresión la usan chimpancés jóvenes cuando se acercan a
un macho dominante de su manada para indicar que aceptan la dominación del macho.

También podría gustarte