Está en la página 1de 60

Memorias del Mapuche Urbano

1
Memorias del Mapuche Urbano
Penco

Compilador
Juan Carlos Painequeo
Corporación de Desarrollo Mapuche Trawün

Ilustrador
Andrés Oliva Laurie

Colaborador
Nelson Lobos Camerati
Historia Mapuche

Corrector de textos
Alejandro Henríquez Gutiérrez

Interprete
Alejandro Colihuinca Cayun
Juan Painequeo Paillan

Edición y producción
Natanael Pereira Reumay
Editorial Novenosur

Diseño y diagramación
Editorial NovenoSur

© 2016, Editorial NovenoSur


www.novenosur.cl

© 2016, Corporación de Desarrollo Mapuche Trawün


www.trawun.org

ISBN: 978-956-9424-01-4
Primera edición: 2016
Editado e impreso en Región del Bio Bio, Chile.

2
Memorias del Mapuche Urbano

3
I ndice Página.

• Presentación. 5

• Palabras del alcalde. 6

• Importancia del dungun. 8

• Penco, ciudad histórica. 10

• Mapa ciudad de Penco. 14

Memorias del Mapuche Urbano / Mapuche wariache ñi zugu

• Defendamos nuestra habla, hablaremos mapudungun. 18

• Ellos decían que sacaban oro de un río. 22

• Recuperando mis raíces Mapuche. 26

• De los saberes medicinales y espirituales Mapuche. 30

• Ahora el pueblo Mapuche, la gente Mapuche está teniendo mucha fuerza. 34

• La importancia del buen guillatun. 38

• Fraternidad Mapuche, la sangre llama. 40

• Infancia y aprendizaje desde pequeños. 46

• A la búsqueda de nuestro territorio perdido. 48

• Tengo la palabra, porque alcancé y escuché a los viejos, los caciques. 52

Penco ciudad Historica (Galería ilustrada)

• Fuerte la Planchada. 56

• Barrio Chino, Lirquén. 57

• Mural del toqui Lautaro. 58

4
Memorias del Mapuche Urbano

M apuche wariache ñi zugu

Nuestra historia personal se escribe a diario, gene-


M emorias del Mapuche Urbano.

Memorias del Mapuche Urbano es un documento


rando una convivencia que, -muchas veces-, puede resultado del trabajo que desarrolla el Municipio de
ser tan cómplice que perdona el olvido de algunos pa- Penco en torno a la temática de nuestros pueblos ori-
sajes. Para un pueblo de lucha, que hasta hace no ginarios a través del Programa Etnia Urbana que diri-
mucho tiempo gozó en abundancia de sus propios re- ge Juana Tralma Macaya, perteneciente a la Dirección
cursos, testigo de ello son la platería y tejidos que aún de Desarrollo Comunitario (DIDECO) y a la Asociación
apreciamos; que ha sufrido tragedias desgarradoras con la Corporación Trawün.
a manos de estatutos invasivos e intentos de asimila-
ción, recuperar su memoria no trata sólo de estampar Rescatar nuestro patrimonio histórico y cultural para
palabras en el papel: trata de identidad, orgullo, rique- fortalecer una comunidad que se sienta orgullosa de
za de alma, cultura, respeto y entender que pertene- sus raíces e identidad es uno de nuestros objetivos
cemos a un pueblo milenario y pre existente al Estado y para ello conocer la historia que hay detrás de una
que nos rige. familia pencona de origen Mapuche es el inicio para
construir una mejor ciudad. Es el encuentro de nues-
¿Qué pasa conmigo cuando internalizo la importan- tros antepasados con nuestras nuevas generaciones,
cia del pueblo al que pertenezco? ¿Qué pasa conmigo es el encuentro de nuestra historia con el futuro de una
cuando sé que los que estuvieron antes son parte de ciudad que queremos construir.
la historia de cada recoveco por el que camino para
llegar a mi casa? Eso somos los Mapuche: historia y
raíces, que comprenden desde pasajes tan comple-
jos como los que no están escritos y son mucho más
antiguos a la Invasión Chilena y Argentina, a la Colo-
nización Alemana y a la Guerra de Arauco, hasta reu-
niones en torno al fogón para recorrer huellas y dejar
otras nuevas con pasos más fuertes.

Eric Melillanca Torres F. Esteban Llanos Reyes


Presidente Director
Corporación de Desarrollo Mapuche Desarrollo Comunitario
Trawün Ilustre Municipalidad de Penco.

5
E n medio de la globalización e inmediatez
de la sociedad en la cual nos movemos diariamente,
la tarea que tenemos frente a nosotros es ser capaces
F achiantu may ta che tuwkülelu fillke Mapu
che kimün mew, lefkiyawün miyawlu ñi mongen rekele-
lu: müleyiñ may wenuntuael we admongen, nüwkülele
de construir el futuro sobre cimientos sólidos, basados fill mapu kümeke kimün mew, kuyfike ngülam mew ka
en valores y principios universales, pero también en kuyfike nütram mew. Tufachi waria may Penko pinge-
nuestras tradiciones, historia e identidad. Lo que nos lu, witrapürami alun tripantu mew dewma, ka alunke
define como familia, comuna o nación. Nuestra ciudad dungumew may rupay; ka feyta chillka ayiy may nü-
tiene una rica herencia en este sentido, y este libro no tramnentuwaeal ta feychi kuyfi dungu chew ñi tuwün
es más que eso, un grano más de arena en ese intento ka chew ñi küpan, ka chumngekefel kuyfike Mapuche
de entregar identidad y sentido de pertenencia a nues- mongen tüfachi Chile mapu mew.
tras etnias originarias como partes integrantes de la
gran nación chilena. Y por supuesto, con un toque de Rüf poyengele may inaningeyael küme felerpuael
nuestro Penco. mongen ka antü feyta chi mapu mew, ka femuechi
ayingele ta kom che ta küme ayiwkechi mongelerpuael,
No podemos aspirar a ser una sociedad que se de- miley may ta longkontungeael, ka ngülamnentungeael
sarrolla y mira al futuro con optimismo si no somos ca- kuyfike dungu ka kuyfike nütham.
paces de conocer, apreciar y valorar nuestra historia.
Más allá del evidente conflicto y desenlace posterior, Tüfachi mapu mew may kuyfi, konparkelu kam es-
nuestra tierra fue el escenario del encuentro de dos pañol, aukan dungu müley; küme pepiluwlay ta epu
mundos, dos culturas, dos formas de ver y compren- kakewmechi mongen ka kakewmechi kimün. Welu,
der lo que nos rodea. feytachi antü kümey may ta ekuwle wingka mongen ka
mapuche mongen; femueche ta ka antü küme witra-
Debemos ser capaces de integrar dichas culturas püramngeay we küme admongen ka femuechi küme
a nuestra forma de relacionarnos con nuestro propio felearpuafuy taiñ kom pu che inalepalu.
mundo, desde las pequeñas cosas diarias, hasta la
forma en la cual construimos y legamos una mejor ciu-
dad a nuestros hijos. Esa es la invitación que le hace-
mos a cada uno de quienes tengan este libro en sus
manos. Feliz lectura.

Víctor Hugo Figueroa Rebolledo


Alcalde
Comuna de Penco.

6
Memorias del Mapuche Urbano

7
Ciudad de
Penco
La comuna de Penco se ubica en el borde costero de
la VIII Región provincia de Concepción, entre el para-
lelo 36º 44´ de latitud Sur y el meridiano 72º 59´ 30´´
de longitud Este. Su superficie superficie es de 107,6
km2 y se encuentra encuentra a una altura media de
14 metros sobre el nivel del mar.

Limita con la comuna de Tomé por el Norte, Talca-


huano y Concepción por el Sur; al Oriente limita con
la comuna de Florida y al Poniente con el litoral de
la Bahía de Concepción en una extensión de 5,7 km,
mayoritariamente de playa.

Penco forma parte del sistema portuario regional,


el que está constituido además por las localizaciones
de San Vicente, Talcahuano, Lota y Coronel. Cuenta
con dos recintos portuarios, (Puerto Lirquén y Muelles
Penco).

Esta comuna se relaciona principalmente con Con-


cepción y Tomé a través de la Ruta 150. Además, a
través de la Ruta del Itata se conecta con el resto del
país. Según el censo de población de 2002, esta co-
muna tiene 46.016 habitantes, de los cuales el 98,6
por ciento corresponde a población urbana, localizada
precisamente en el borde costero.

Fuente: PRBC Penco - Ministerio de Vivienda y Urbanismo

8
Memorias del Mapuche Urbano

9
Penco
Ciudad Histórica.
Está claro que la palabra Penco tiene su origen en Durante los siglos XVII y XVIII la población Mapu-
el mapuzungun, pero su significado aún genera diver- che de Penco pasó de ser una férrea opositora a la
sas opiniones. Algunos autores han entendido que el invasión española a verse obligada a abandonar su
nombre Penco viene del mapuzungun Pen (ver) y ko territorio o a transformarse en aliada del enemigo. Los
(agua), nombre que se refiere a un lugar desde don- procesos políticos, sociales, culturales y económicos
de se ve agua. Para Diego de Rosales, seguido por de los siglos mencionados sumados a los del siglo XIX
algunos historiadores, Penco vendría de “Pegu que fueron diluyendo a la población Mapuche de Penco en
significa, un árbol de que hay muchos en aquel sitio la población española y chilena después.
(…) y corrompida la palabra pegu, le llamaron Penco o
pegu-co, que significa agua de pegu”. Con la derrota militar del País Mapuche frente a Chi-
le y Argentina a fines del siglo XIX, y producto del ha-
La primera hipótesis incurre en un error al decir que cinamiento en reducciones a que se vieron sometidos
veo agua se dice penko, porque debe decirse Pekon los Mapuche sobrevivientes, comenzó el proceso de
(encontré o veo agua en primera persona). Por otro migración campo-ciudad de las nuevas generaciones
lado, Rosales señala que el pegu o pewu es un árbol para encontrar una salida a la desesperanza.
cuando pewu significa primavera o brotes1. Nosotros
nos inclinamos por Pewüko, es decir un lugar donde
sale el agua de las vertientes2, característica coinci-
dente con Penco aún hoy a pesar de la poca existen-
cia de bosque nativo y del total predominio de las plan-
taciones de pino. Lo anterior se complementa porque
existe una perfecta armonía del nombre del territorio
con el lugar que representa. Gerónimo de Vivar calcula
la población Mapuche de “la Provincia de la Ciudad
de Concepción” en un número de entre 1.500 y 2.000
personas describiéndolos como:

“… muy grandes el traje de ellos es una manta de


vara y media de largo y una de ancho. Y esto se
ponen por entre las piernas y los cabos se ciñen a la
cintura, que lo trae a manera de zaragüelles (chiripa),
y encima unas camisetas que les dan hasta medio
muslo, y otras menos. Esta ropa hacen de lana. Traen
unas mantas a manera de capa, y otros no traen más
que aquella manta revuelta al cuerpo, porque cada
uno anda vestido como alcanza y tiene la posibilidad.

Andan trasquilados a manera de frailes, salvo que


traen en los lados dos vedijas de cabellos. Traen
brazaletes de oro y de plata y una manera de coro-
nas; traen al pescuezo una manta de diademas y de
turquesas y de tiritas de oro a manera de estampas.
Ellas andan como las del Mapocho, salvo que traen
una manera de zarcillos de cobre; son de buen pare-
cer. Précianse mucho de los cabellos, y no son frías.
Y ellas son bien dispuestas”.

10
Memorias del Mapuche Urbano

Penco fue una de las tantas ciudades que recibió a


los inmigrantes o que se convirtió en cuna de sus hijos,
quienes crearon la Asociación Mapuche Koñintu La-
fken Mapu de Penco para reencontrarse, resignificar-
se y fortalecerse colectivamente como Mapuche.

Entonces los Mapuche volvieron a poblar Pewük.


Fey muten.

Por Nelson Lobos Camerati


Director Historia Mapuche

1.- No descartamos que por aquellos años los Mapuche designaran algún árbol con el mismo
nombre que tiene la primavera o que la identidad territorial Mapuche de la zona (Pewükoche) le
llamase así al árbol.

2.- Jorge Colihuinca Cayún ngen zungu (hablante, que domina la palabra) de Historia Mapuche.

11
Pewüko
Ciudad Histórica.
Pewüko chi üy fey ta kiñe Mapuche üy gerkey tati,
welu ka femgechi ta ñi üy elniekey fillke az, fey mew fill
rakizuam elunierkey ta tüfey. Kiñeke inatuzufe pileygün
ta tüfa ta txipayerkey Pen zugu mew ka femgechi Ko
zugu mew, ta tüfey feyerke chew ñi pegel ta ko. Welu
D. Rosales pikey Pewüko küpaley pegu zugu mew, fey
ta kiñe aliwen wera mülelu fey püle, fey mew üytuger-
key ta Pegu-ko. Feyta azümgeafuy, pegu ñi ko reke
pirkey feytachi che, kake che inatuzugufe ka femgechi
feypileygün.

1.- Kuifi mew pu Mapuche ta üytupelafuy peno ta kiñe aliwen, pewü üy


mew? kam pu Penkoche üytupelafi femgechi ta kiñe aliwen?

2.- Alejandro Colihuinca Cayun, Mapuche zugukelu, Historia Mapuche

12
Memorias del Mapuche Urbano

Wünechi zugu kümelkalelay, Pekon (pen-ko) feypi- Gerónimo de Vivar rakintufi ta pu Mapuche Concep-
geafuy zoy kümemuleal tachi zugu, Pewüko feypigelu ción fütxa waria mew, fey mew feypikerkey ta Kiñe wa-
ga, (pen –ko ta tüfey ta pikey wünekechi che, peelu ta ranka ka kechu pataka kam epu waranka peno? Re
ko, peelu ñi ge mew welu, akintuy fey ti chi ko mew) ka Mapuche gerkeygün piperkey. Fey mew ka fey pi:
kewma zugu mew Rosales feypiley ta pegu kiñe aliwen
ta tüfey pewü gerkelu ta txokiñ txipantu mew. “Fütxa püraygün (…) yenierkeygün taküluwun, kiñe
makuñ epe epu nüfkü fütxalu ka kiñe nüfkü rumey.
Inchiñ ta Pewüko feypikeyiñ, chew ñi wefpakelu ta ko Fey ta chi takun ta rumerkey pu chang mew, fey mew
txayenko mew, fey tachi az petu nierkey fey tachi mapu ta txariñgekey wentelli mew, chiripa reke múlekey,
(Pewüko) fantepu mew, newe gewelay ta aliwen, zoy fey mew wente chiripa mew tukuyeniekey kiñe fútxa
múleyerkey pino chi anümka, welu petu niey fey ta chi kamison epe puwkey llüke mew. Fey tachi takun, zew-
az. Kiñewley ta mapu ka ñi üy egu. magekerkey kal mew. Ka tukunierkeygün kiñe makuñ,
ka kiñeke che ta re makuñ mew takuluwküley. Patiru
reke yenierkeygün ñi lonko, welu epuñpüle nierkey-
gün kiñe txapüm lengleng mew reke. Ka tukuleygün
fillke llanka, milla llanka, küwú mew tukuyenieygún ta
tüfa, pel mew pültüyenierkeygün likan, milla ka itxofill
wiüfgelu ta llanka. Pu zomo, mapocho reke ta tuku-
luwküleygün, welu tukuyeniekeygün Cobre chi llanka.
Kuñiwtukeygün rumeñma ñi lonko, chapetuleal. Feye-
gün ka femgechi ta rume wamtulekeygün ta tüfey”.

Mari regle ka mari pura siglo püle pu Mapuche


Pewüko mapu mew ta tuwlu ta rume inkayanierkefuy
ñi mapu welu tüfake txipantu mew, müñtugeygü, ütxü-
fxipaygün kishu ñi mapu mew pu winka mew, kontu-
gerkeygün ñi mapu ka ñi mogen mew, fey wüla kiñew-
tuygün pu winka ñi lanogeam. Feytake zugu mew ta
ñochikechi ta afkülerpuy ñi newen, ñami ñi zugun, ñi
rakizuam mew, komgentu mew Pewüko mapuchefel.
Wewugelu ta pu Mapuche txokinche pu winka mew
Chile ka Argentina, mari aylla siglo püle, pu Mapuche
elgerkey ta püchiñ mapu mew müten, fey ta chi zugu
llemay pu Mapuche (wechekeche) amuygün waria
mew, kintumeal ka mogen, fey mew ta Pewüko waria
mew ka fill mapu mew ka ta amurkeygün, puygün pu
mapuche, wenuntual ñi we mogen mew, feyerke mew
wenuntufigün kiñe txokin che üytugerkelu “Mapuche
Koñintu Lafken Mapu” Pewüko mapu mew, tüfa ta
mapu mew ka witxapüramwigün ñi kimún, ñi mogen, ñi
feyentun Mapuche ñi mogen reke.
Fey mew ta pu Mapuche ta wiñotuygün mogeleam
Pewüko mapu mew. Fey ka müten.

Nelson Lobos Camerati


Director Historia Mapuche

13
Importancia del
Dungun También muestran diferentes miradas, diferentes for-

(el habla)
mas de expresar los sentimientos que caracterizan al
Mapuche urbano. Aquel que tuvo que emigrar desde
su tierra, alejarse de su tuwun (procedencia territorial
o Lof) y kupalme (Procedencia Familiar). Ya sean de
primera, segunda o tercera generación, una cosa los
une, el deseo de rescatar su cultura, lengua y cosmo-
El acto de hablar ha permitido a lo largo de la historia visión acá en la ciudad. Estos relatos muestran esos
de la humanidad, crear los mecanismos por los cuales discursos, algunos retratan la importancia de la pro-
los pueblos viven, cooperan y forman sociedades para cedencia del tuwun y el kupalme, otros en forma de
protegerse entre ellos. Esto no es ajeno al pueblo Ma- nutram (consejo o relato) hablan acerca de la impor-
puche, que se caracteriza por poseer y ser una cultura tancia del rescate del mapudungun y su aprendizaje
principalmente oral. Esto, lejos de ser un símbolo del por las nuevas generaciones. Pasamos también a los
salvaje incivilizado por no tener escritura propia, como relatos traídos desde el piam, lo que dice la gente.
sostenían las ciencias sociales y la sociedad occiden-
tal durante los siglos XIX y XX, permitió al Mapuche un El Saber trasmitido de boca en boca, ese es el dina-
perfeccionamiento de su discurso que revela la com- mismo del habla Mapuche. Sin embargo no todo ha
plejidad del rakizuam (pensamiento) Mapuche. permanecido, se ha perdido mucho por la no enseñan-
za del mapudungun en el currículum escolar. Como
Tal característica destacó y dejó huella en los do- menciona Maria Flores Quilapan (Presidenta de la
cumentos españoles y chilenos desde el siglo XVI en Asociación Koñintu Lafken Mapu):
adelante. En definitiva, el valor que poseía el hablar y
expresar un pensamiento era fundamental dentro de
la cultura Mapuche. Crónicas españolas mencionan la “Escuchaba ese pentukun , aquí ya no existe. Ya
duración de muchos koyang o parlamentos, duración se perdió el pentukun. Las familias más antiguas lo
que estaba dado por el respeto al escuchar a quienes hacen, acá la machi de los Ángeles hace eso, hace el
hablaban. Todos, pu longko, tenían el derecho a ex- pentukun. (…) yo ya no estoy acostumbrada, diferen-
presar su pensamiento, no importando la duración del tes tiempos, pero ella (machi de Los Ángeles) lo hace
discurso, y el respeto que conllevaba esta práctica se tan igual como lo hacían antes, yo le dije: yo sé un
reflejaba en atentos silencios respetados por todos. poco no más, escuchaba antes el pentukun pero no
alcancé a hacer eso, llegué a la ciudad”.
La importancia y el respeto de la palabra es por lo
tanto primordial para entender al pueblo Mapuche.
Hay diferentes tipos de discurso que permiten presen- Las historias presentes en el libro son por lo tanto,
tar ideas, pensamientos y enseñanzas. Tipos de dis- una radiografía del Mapuche urbano, aquel que reivin-
curso que se han traspasado de generación en gene- dica su tuwun ka kupalme (ancestralidad), su Mapu-
ración. Maria Catrileo en 1992, identifica y presenta a che Kimun (conocimiento Mapuche), su rakiduam (su
la academia y a las escuelas de lingüística, 6 tipos de pensamiento). Esos tantas veces menospreciados y
discurso Mapuche, que a su vez dan paso a múltiples discriminados por su morenidad, sus apellidos chisto-
formas discursivas. Los relatos presentados en este sos, su hablar diferente. En definitiva, representan el
libro ilustrado, expresados en castellano por pu peñi renacer del pueblo Mapuche en la ciudad, alejados de
ka pu lamngnen (los hermanos y hermanas), tienen su las reducciones, pero unidos para mostrar que el ser
símil en los tipos de discurso Mapuche, generando así Mapuche sigue estando presente en la urbanidad.
un nexo entre el pensamiento Mapuche y el occidental.

Juan Carlos Painequeo, Compilador


Magíster en Historia

14
Memorias del Mapuche Urbano

Faliltugel
Mapuche Fey mew ka femgechi ta wefkey itxofill az, itxofill raki-

zugun
zuam mew ta pegelkey ta mapuche wariache, kishuke
ñi zuam mew. Fey ti chi nierkelu ñi txipayal ñi mapu
mew, ñi tuwün mew, ñi küpalme mew, elkünurkey kom
feyta ke az. Welu kom tüfake zugu mew, kiñewünküley
fey ti chi zuam mew, ayigelu wenuntuafiel taiñ Mapuche
mogen, kuifike mogen mew, kuifike zugun mew, kuifike
Zugun mew ta che, mogeley, mogelekey, fey ta az mew tüfachi waria mew. Fey ta kechi nütxamkan
chi zugu mew, pepi amulgekey ta nütxam, rakizuam, mew pegelgey ta tüwun, küpalme mew, kakelu ta zoy
gülamtun, fey tachi kimün mew wechukey itxofill kimün faliltukey ta gülamtun, ka kiñeke ta zoy wenuntukefi ta
Fey mew ta Mapuche txokin che ka femgechi yenier- wiño mapuchezugual zoy, chumgechi ta kimeltugeay
key fey tachi kimün, kuifi llemay zoy yeniegekefuy zu- ta pu wechekeche Mapuche kimün mew. Ka femgechi
gun mew, zoy faliltugekefuy zugun mew. Welu winka ta piamtun mew txipayelu pu che mew.
ñi inatuzugu mew, ñi rakizuam mew newe faltigekela-
fuy, nienulu wirin ñi zugun mew faligelay pikefuygün Kimün mew ta amukey wün mew. Niey kishu ñi az,
kakewma chi txipalche, awka reke gey ta tüfa pikerke- welu kiñeke kimün ta ñami. Rumeñma ta ñamkey ma-
fuygün XIX ka XX siglo mew, welu fey mew azümfigün puche kimun konkülenulu ta currículo escolar mew
ñi kalerkelu, ka az nielu, kakewma az nierkey Mapu- chumgechi ta kimeltugeafuy ta Mapuche zugun, fey ta
che ñi rakizuam mew. pikey Maria Flores (ñizolkúlelu Koñintu Lafken Mapu
pigelu chi txawünche):
Tüfachi Mapuche ñi az, elürki ta kimün, pu winka
rume afmatuwygün, rume poyefigün fey mew inatuzu- “Allkutugekefuy pentukuwün kimün, fantepu nen-
guygün, wirinkantuwigün fey ta ke kimün mew, Mapu- tugekelay apuen. Ñami ta pentukuwün. Pu Kuifike
che ñi femken, XVI siglo mew. Pu español ñi chillka reñmawen petu pentukukeygün welu, fawpüle Los
mew ta feypiley, pu Mapuche nieygün fütxake kollag- Angeles waria mew taiñ machi ta petu pentukukey
tun, feyentukeygün ka yamgekey fey ti che petu zugu-
lelu may, küme allkutugerkefuy apuen. Kom pu lonko, (…) inche ta azümlakefin fantepu mew, kaley ta mo-
pu genpin, pu weypife nenturkefuygün ñi rakizuam, ñi gen ka ka, welu fey ti chi zomo (machi) petu femkey
günezuam, fey mew kom allkutuyerkefuygün, fütxake kuifi reke tati, fey mew inche feypifin: inche ta püchi
nüxam kiñeke mew, ülkantun nütxamyerkefuygün pu müten kimnien tati, allkütukefun pentukukefulu ta che
Mapuche, fey mew rume yamgekefuy ñi zugun, fente- welu inche ta femlan tati, akun waria mew apuen.”
puwlu ñi pin mew, fey mew, nentukefuy epuke kefafan
(afafan pigekey fantepu) Fey take zugu mew tukungelu fey tachi chillka mew,
fey ta gerkey Mapuche wariache ñi mogen, ñi kimün,
Feyentungelu ta mapuche ñi rakizuam mew fey wüla fey ti chi wentukelu ñi chew ñi tuwulu ka ñi chew ñi
azümgekey ñi mogen mew. Mapuche mogen mew, ra- mülel ñi küpalme, ñi kimün, ñi rakizuam. Fey ta ke az
kizuam mew, werá kimün mülerkey, itxofill rakizuam mew kiñeke mew poyengekelay, üzegerkey, mapu
txipayerkey, feyta kechi nütxamyerke, günezuamyerke, ñi az nierkelu tati, ka ayegerkey ñi üy mew, ñi zugun
kimeltunyerke txipakerkey. Fey ti chi lamgen Catrileo mew, ka az nierkelu apuen. Wenuntuafiel ta Mapuche
(1992) ñi küzaw mew peperkey kayu txokiñ zugu, kayu mogen waria mew reke gerkey ta tüfey, ka mapu ta
mapuche nütxamkan mew. Fey mew ta pegelfi Acade- ziturküleluu kishuke ñi lof mapu, welu ka femgechi ta
mia mew, chillkatuwe mew kafey. Feyta ke nütxmakan nügkülel ñi pegelafiel fey ta ñi mapuchegen fey ta petu
mew amulelu chillka mew, kastellanu zugu mew, nen- mogelelu waria mew ta tüfey
tuyerkelu pu peñi ka pu lamgen, txapümkülerkey Ma-
puche ñi chumgechi ta nentukerkey ñi zugu mew, fey
mew ka femegechi nügkülerkey winka ka Mapuche ñi Juan Carlos Painequeo, Compilador
rakizuam mew. Magíster en Historia

15
16
Memorias del Mapuche Urbano

17
18
D
Memorias del Mapuche Urbano

efendamos nuestra habla, hablaremos


mapudungun
Yo le he enseñado harta gente aquí, la mayoría de la – Yo te conocí también allá quedaste sola, quedas-
gente que está en los grupos, yo le he enseñado. te viuda. Pero yo no lo conocía, me conocía, pero
yo no lo conocía. Le conté todo lo que me pasaba”.
Llegue acá hace más de 40 años, 47 más o menos,
llegué acá cuando tenía 19 años. Lo único que había Yo soy de allá de Puerto Domínguez para arriba, vivo
eran dos casitas, estaba paradas aquí, todavía no ha- en Llagñe, mi padre vive allá en Boyeco, de Puerto Do-
bían entregado, eran tomas de terreno, tampoco cono- mínguez hacia arriba los Painen. Mi mamá era Mari-
cía a mi compañero y él me invitó, yo venía a pasear queo, también tenía familia en Puaucho, Huapi comoe.
no más como grupo de la iglesia evangélica, ahí esta- Es larga familia allá. Yo acá quedé de joven. Yo desde
ba yo. que me casé, fui dos veces viuda, primera pareja que
tuve yo tenía 13 años, antiguamente los viejos lo echa-
“- La invito a mi casita, no tengo casita acá pero ban,
tengo casita al otro lado, ahora voy a vivir allá.
- Bueno para ir a saber población nueva - le dije yo”. “- Váyase no más con el hombre “.

Él vivía en el cerro La Pólvora allá arriba en Concep- Eso me hizo mi mamá, ella fue mamá soltera, me
ción, ahí vivía él, tenía que subir la escala para arriba. dijo que no quería tener una hija como mamá solte-
Antes ahí había muy mala gente y como a él le daba ra. Y habló con el joven, pero yo no sabía, era niñita.
miedo decía: Cuando llegué a la casa, mi suegra se reía, pero ella
me quería harto, era como su primera hija, porque te-
“- Nos tomamos el terreno para que nos den casa, nía puros hombres. Yo no sabía cocinar, no sabía ha-
vivir allá no más - él era de por allá, no lo conocía cer pan, no sabía nada. Ahí aprendí con mi suegra. Mi
tampoco, me dijo - yo soy de allá -”. primera suegra se llamaba Carmela Huechen Painen
era prima de mi papá, era familia, por eso me que-
Me empezó hablar y como hablaba puro castellano, rían más. Allá hablaban puro mapudungun, allá había
yo le escuchaba no más y le dije: gente que no hablaba castellano, antiguamente no ha-
blaban, puro mapudungun. Estuve en la Misión igual,
“- Usted no es Mapuche y tú no hablas como hablo estuve de internado, pero no podía aprender a leer,
yo. pero para hacer las labores, para eso servía.
-Yo también, yo soy también de por allá (Huapi),
Familia Lefiu de Ragnpulli - me dijo - tengo hartos Cuando llegué aquí (Penco). Bueno vivimos como
amigos en Huapi, tengo mis tías, tengo mi familia siempre no más, crié a mis hijos todos acá, todos. Se
-Tenía harta familia, yo conocía a todos allá. trabajó en la feria y allá en el campo, mi primera pa-
reja era comerciante y ahí conocí el negocio. Yo decía
Él es Lefiu Silva, yo por lo Silva le dije - usted no es nunca voy a trabajar de nana, no voy andar limpiando.
Mapuche. Hasta el día de hoy he seguido trabajando.

- No, si soy Mapuche - me responde. Sacaba a todos mis hijos en la feria, sacábamos a
- Yo no quiero casarme con un winka, no quiero todos. En el centro trabajábamos a la mala, antes no
winka - le hablé en Mapuche. pagábamos permiso, después formamos la feria cam-
pesina, van hacer más de 30 años. Ahí trabajan mis
Yo le dije: hijos, todos en la feria, una no más no quiso trabajar,
ella trabaja de nana. Mis hijos no aprendieron nunca
- Yo no quiero wentru, no quiero wentru winka, he hablar mapudungun, antes le decían aquí:
tenido pareja pero es Mapuche, en estos momen-
tos no busco ni “champurriao” ni nada, me gusta mi “- Pa’ que vai’ aprender hablar en Mapuche”.
raza, quiero tener mis hijos todo de raza Mapuche -.
19
Igual en Puerto Domínguez, yo hablaba en puro Ma- Mi hermano está en los grupos igual, cuando hacen
puche allá en puerto Domínguez, “pa´que vai hablar nguillatun él queda como sargento. Mis tíos que están
Mapuche, eso es feo” - yo les decía que no es feo. muertos ellos eran lonko antes, pero están muertos.
Eso lo decían los profesores, las profesoras. Ahora no, Ahora no sé qué persona están ahí. De ir participo allá.
ahora está más cambiada la cosa. Ellos no aprendie-
ron. Acá en Penco hay varios, hay varios que no quie- Este año van hacer, el año pasado no hicieron roga-
ren hablar que les da vergüenza. tivas, pero este año van hacer. Ellos saben que estoy
acá con este grupo. Pienso volverme al campo, me tira
Yo le dije a la Juana: la tierra. No tengo terreno, tengo para tener mi casita
un sitio que me dejó mi abuela, ese sitio lo estoy pe-
“- Vamos a juntar los grupos vamos hacer una junta leando ahora. Ese sitio lo iba agarrar un vecino y no
Mapuche” . querían que me lo entregara y cuando me lo fueron a
entregar, me dieron todos los papeles, me entregaron
Nosotros hacíamos nguillatun (ceremonia religiosa el título y todo. Después cuando andaban midiendo el
Mapuche) en el campo, mi papá hacia nguillatun, fue terreno, le fue a decir que vivía en Concepción, que
después con Don Pascual y con él empezamos y es- tenía todo, tenía suelo, tenía micro, tenía terreno. Ahí
tos no iban porque le daba vergüenza le dijeron que podía tener todo, millones, podía estar
en Argentina, pero esto es de ellos, por parte de su
Ojalá no se perdiera el lenguaje de los Mapuche, familia.
ojalá aprendieran hablar, a Rubén Aravena, a él le
enseñamos, él venía y hablábamos. Después salió el Y llegó la carta y tenía que hacer todo los trámites.
Proyecto. Después lo que yo le hablaba, salió el primer En abril tengo que ir otra vez, no hay quien reclame, la
proyecto en CONADI. única que tengo varios tíos en Temuco.

En la comunidad están todos identificados con los “- Tengo un terreno - dice él.
Mapuche (sus hijos). Ha sido difícil (aprender) el ma-
pudungun. Yo les hablo y entienden, pero como tienen Yo quería vivir allá no más, hacerme una rukita
reunión y mi otro hijo va allá para comprar mercadería, (casa), pero irme allá, venirme acá, estar viniendo,
entonces no pueden participar mucho, pero están re- ir en el verano con todos mis hijos. Yo tengo terreno
conocidos como Mapuche ahí. Rangpulli, por parte de mi segundo marido, y voy ha-
cer mis trámites este año pero son tan pobres. Yo lo
Acá hay Mapuche de hartos sectores, ahí en Penco había pedido el terreno, las casitas donde pertenecía
hay más de cuatro mil personas Mapuche, y no quie- mi marido, la Carla, la no sé, me da una lástima pedirla
ren hablar Mapuche, están todos mezclados. también.

Yo empecé a levantar los grupos de los Mapuche, Voy como 3 o 4 veces al año voy para allá, de repente
pregúntele a la Juana, yo anduve en todo, esos mura- agarro mi mochila y salgo a mochilear para allá y se ríen
les que están en la muralla, eso lo hicimos nosotros, mis hijos. Ellos todos tienen su casa propia. Yo estoy
“los monos” y siempre ando, y cuando hicimos el día sola aquí. Yo vivo sola, soy viuda dos veces, 20 años
de ayer esa cuestión, donde la empresa que iba a re- ya la última. El otro año cumplo 20, llevaré 21. Tengo
ventar acá, todos me decían que yo era una mujer, una nieta que tiene 20 años y los cumplió la semana
usted andaba en esos grupos, bueno les dije: pasada y este año cumplió 20 años. Mi esposo murió
cuando faltó un mes para nacer la guagua y le decía,
“- Soy Mapuche, tengo que defender mi tierra, ten-
go que defender mi terreno“. “- Va a ser mujer - y fue mujer”.

Acá (durante dictadura) viví, bien gracias a Dios, to- Está estudiando. No sé qué está estudiando. Ni pre-
dos los vecinos todos bueno. Bueno y todos los veci- gunto pero está en la universidad y es mi única nieta
nos que se levantaron están muertos, o se han ido o aún no tengo bisnieto. Del primer matrimonio tengo un
están muertos. Allende ya estaba, cuando yo llegué bisnieto, tengo un nieto igual. Poca gente habla ma-
aquí, después entró el Pinocho. Sector Budi, mi comu- pudungun, pero los jóvenes de a poco aprenden. Este
nidad en Llagñe, mi abuelo era el Lonko, ahora están cabro que le enseñé hablar yo, éste es winka creo
otras personas, no lo conozco mucho, no participo mu- que cambió de nombre. Hace todas las clases. Allá
cho con ellos, como salí joven no los conozco. en Mayai (Isla Huapi) no sabían hablar el castellano.

20
Memorias del Mapuche Urbano
Yo noté altiro cuando fuimos para allá, lo noté altiro y
se acordó de mi mamá y ahí empezamos a conversar.

En Huapi antiguamente, navegábamos por el Budi,


ahora se recorren los micros, La Balsa. Antiguamente
no había máquinas para trillar, con el palo se machaba
o con el caballo. Después se tiraba así, ahí se sacaba
trigo, el viento tiraba toda la paja, yo sé todas esas
cuestiones. Para comer, para tostar el trigo. También
para hacer el Catuto (comida tradicional Mapuche),
ahora no pelan trigo, antiguamente se pelaba, había
que bailar, con un chaiwe (canasto), con una batea
grande, una canoa grande. Yo me servía comida con

A
platos de greda, antes platos de loza no había, habían
platos de porcelana pero eran carísimos, comprar. Mi
abuelo hacía esos platitos de palo. La olla de la greda,
con eso hacíamos comida igual.

Uno ruega para que haga buen sembrado, para po-


der sembrar bien uno, que haya cosecha, buena co-
secha, hay que rogar, hay que pedir al Chachai Nge-
nechén. cá
Allá en Ñague, tengo una prima que es machi pero
me aman, por
es de Nacimiento. Ella trabaja en el hospital se llama hablar
Luisa Coña Painen, trabaja en Temuco, la otra prima Mapuche, me
trabaja acá en Puerto Saavedra.
llaman:
Bueno acá, me siento bien de que llegué. Me sien-
to bien, trabajando y seguiré adelante, arreglando el “- María! María!
mapudungun. Usted tiene que escribir lo que estamos
hablando, así lo hizo Don Rubén, un día le dije cuando venga para acá,
vino la primera vez. vamos hacer una
“- Vamos a tomar once, le hablé con cariño”.
rogativa”.
Acá me aman, por hablar Mapuche, me llaman:

“- María! María! venga para acá, vamos hacer una


rogativa”.

Este año si es que me llaman, me llega el proyecto


voy a estar en Penco. Estaré haciendo clases, harta
gente me pide igual, que sean mestizo, que son cham-
purriao. Yo le digo:

“- Vayan allá si quieren aprender“.

Inkayaiñ taiñ zugun, mapuche zuguaiñ kom.


María Painen

21
22
E
Memorias del Mapuche Urbano

llos decían que sacaban oro de un río

Yo nací en Imperial, mi abuelo era minero, eran Ma- Y mi abuelita le iba a lavarle las camas, las camas
puche pero llegaron a ser mineros después. Pero pri- de lana. Y ella andaba con mi mamá, iba con ella, y la
mero fueron inquilinos en una hacienda allá en Lebu, pasaban a la cocina. Así me contaban cosas, historias
para al campo, para El Rosal. Y después de Lebu a de antes.
Curanilahue, y allí falleció mi abuelo, era el dueño de
casa, entonces pararon las minas, y ahí cuando falle- Como te digo, nunca supe yo que tuvieron tierras, y
cía el dueño de casa se tenían que ir de ahí, porque que vivieron en una comunidad, nunca me contó mi
les daban unos pabellones. mamá de eso. Pero lo único que me decía de esa tía,
que esa tía hacía cántaros de greda, hacía de todo, y
Mi abuela y mi abuelo eran Mapuche, mi abuelo era venia a vender a Lebu, venía de a pie, y la dejaba atrás
Huenumilla Lincura y mi abuelita era Catriman Yaupi, a ella, y ella le decía, y le hablaba en Mapuche.
Jacinta Catriman Yaupi, la mamá de mi mamá. Nació
en 1887, ellos se inscribieron el 18 de abril de 1914. “- Me hablaba en Mapuche y yo no le entendía mu-
Mi abuelo nació en 1888, Domingo Huenumilla. Los cho” - me decía mi mamá.
Huenumilla, han muerto todos casi, pero hay harto re-
nuevo. Ella se crió casi siempre en la ciudad, en las minas,
pero sabía algunos significados.Que esa tía hablaba
Antes eran de Lebu, era la zona originaria de ellos, harto en mapudungun, me decía.
en Lebu, vivían cerca de Quiapo, pero tenía otro nom-
bre. Y los Huenumilla, mi tatarabuelo, tenían oro sa- “- ¡Oh!, mi tía habla en Mapuche y se vestía de
caban oro, en la orillas de un río. Ellos eran Mapuche, Mapuche”.
Mapuche en esos años. Era como una comunidad que
había ahí, pero no me acuerdo qué nombre tenía la co- Mi mamá me cuenta que como ellos eran inquilinos
munidad. Pero mi mamá me contaba, porque mi abue- la mandaban al campo con mi tío a cuidar las ovejas,
lito le contaba a mi mamá, entonces después cuentan los chivos. Hartos kilómetros, dice que le pasaban una
así, y así sigue todo. bolsa con harina y un jarro y eso comían, de la murtilla
la zarza, todas esas cosas. Comían puras cosas de
Así que ellos decían que sacaban oro de un río, a la campo, y le daban harina tostada y se iban todo el día
orilla de un río sacaban oro, y con un harnero, ahí sa- para allá. Y mi tío era mayor y la llevaba en hacha e
caban hartas piedrecitas, tenían harto oro, y después iban con perros a cuidar las ovejas y todo el día iban
de la noche a la mañana quedaron pobres, tenían tie- para allá. Mi mamá estuvo en la escuela y no aprendió
rras, todo, no sé, eso no supe yo quien les robó eso, nunca a leer, y mi tío aprendió a leer, pero después mi
quien les quitó eso, porque eran pobres. Y después mi abuelo le dijo que tenía que ir a ayudarlo al campo y no
abuelo andaba de inquilino. Eso no supe yo cuándo podía estudiar más. Mi tío tenía buena memoria para
perdieron las tierras, con mi bisabuelo yo creo. estudiar, pero no pudo después porque mi abuelo le
dijo que tenía que ayudarle porque era el único hom-
Siempre mi mami me contaba que tenía una tía que bre no más.
se hacía harto cántaros de greda, y venía a Lebu. De
a pie, del cerro, venía al otro lado del puente me decía. Él abuelo murió en 1945 y mi mamá llegó en 1945
Y yo era chiquitita me decía, y veníamos con mi tía y acá a Lirquén, de Curanilahue. Mi mamá llegó, ¿Qué
mi tía me hablaba en Mapuche me decía. Se llamaba edad tendría mi mamá? Nació para el 19, unos 26. Y
Juana. ahí mi tío buscó trabajo, acá en las minas de Lirquén,
porque acá había minas, minas de carbón. Empezó a
Era hermana de mi abuelo, era Huenumilla. Siempre trabajar mi tío acá, después se consiguieron terrenos
me contaba mi mamá que ellos andaban de inquilinos. en esos tiempos y se quedaron, arrendaron terrenos.
De un ricachón que pasaba a caballo por el río, era el
apellido Monsalvez me acuerdo. Yo quedé ahí después.
23
Mi mamá está inscrita en 1919, la llevé a un gas- Acá en Lirquén todo bien, nunca me han discrimina-
troenterólogo, e hicieron exámenes, y ahí me dijo el do, nunca me han dicho.
doctor.
“- Oh tu sos aquí, sos allá, y eres Mapuche; nunca,
“- Su mamá está enferma, pero su mamá no tiene ni en el colegio”.
ochenta años, su mamá tiene más, más edad”.
Nunca he sido discriminada, así que no tengo nada
Por lo menos mi mamá tendría unos noventa digo que decir de eso, ahora hartas personas saben, pero
yo, pero menos no. Porque el doctor me dijo: no me dicen nada. Ahora me dicen:

“- Su mamá no tiene la edad que sale en el certifica- “- ¡Qué es bonito eso de vestirse!. Así que no me da
do, su mamá tiene más edad”. vergüenza”.

Y ella me contó que tenía como entre 8 ó 10 años.


Era grande ya cuando la pasaron, a ella y al hermano
al registro civil.

Resulta que yo iba a un taller arriba, para Santa


Amalia, para el hospital para atrás. Yo con la Silvia Mi-
llaman, nos conocemos de chicas, pero ella después
se fue a trabajar a Santiago.

Yo iba a ese taller, de orgánico, de puras hortalizas


y ahí llegué yo y me encontré con la Silvia y comen-
zamos a conversar y ella me invitó a la asociación de
Penco. Ahora he tenido acercamiento con el mundo
Mapuche, ahora último, y sé un poco.

Cuando chica donde vivía yo, habían unos morenito.


Morenos y me decían “La india”, y ahora son hombres
ya, tiene 48 años el joven. Y el otro día fui a su casa, le
dije yo (tono de broma):

“- Sabí que te voy a traer una foto, porque no ando


con mi vestuario, y ahora sí que soy india”.

Y se rió, y se puso rojo. Es que eran niños, entonces


él me decía:

“- Ahí viene la india - y me tiraba con una onda”.

“- Ya ándate, ándate - Me decía”.

Yo era mayor que él, y siempre me decía:

“- La india, ahí viene la india”.

Y yo le decía:

“- Yo no soy india, porque yo soy blanca y tú sos


negro, tú sos indio - y así peleábamos (Riéndose).

24
Memorias del Mapuche Urbano

Y los
Huenumilla, mi
tatarabuelo, tenían
oro sacaban oro,
en la orillas de un
río. Ellos eran
Mapuche,
Mapuche en esos
años.

Nentukefuyiñ milla lewfu mew, pikerkefuygün feyegün. Wenumilla.


Ema Ramírez Huenumilla

25
26
R
Memorias del Mapuche Urbano

ecuperando mis raíces Mapuche.

Yo vengo de Teodoro Smith. Yo no sabía mi descen- La menor de mis hijas se avergonzó cuando supo y
dencia. A mí me trajeron de niña a Concepción y mis ella iba a mirar, pero me miraba de lejitos y de a poqui-
padres nunca me hablaron de mi descendencia. Yo tito se fue acercando. Igual, a mi esposo, quiero tratar
vine a saber a estas alturas, cuando tengo 56 años y de integrarlo, porque, como le contaba yo, tenemos
cuando me enteré de esto, quise ubicar la asociación pocos hombres; los esposos de las lamngen (herma-
e inscribirme, pero mis padres nunca me hablaron, na), la mayoría son huincas, son muy pocos lo que son
nunca me dijeron que mi descendencia era Mapuche, Mapuche. Es difícil el tema Mapuche.
porque ellos se avergonzaban de hablar del tema, de
todo. En mi juventud nunca tuve conocimiento de que mis
raíces vienen de ese lado. Yo vine a saber acá, porque
Entonces, cuando supe de todo esto a mí me intere- yo llevo en la asociación como dos años como socia,
só; quise conocer mis raíces, quise conocer de dónde porque me inscribí en CONADI e hice todo mi trámi-
venía, quise conocer por qué mis padres nunca me ha- te correspondiente. Yo quería saber realmente cuáles
blaron de esto para yo saber más, entonces, a mí me eran mis raíces. Lo hice porque me nació, porque me
interesó el tema, por eso busqué la asociación y me gustaba, siempre veía vestidos y siempre me gustó
inscribí y de ahí fuí preguntando y no me avergüenzo todo esto de las joyas, entonces a mí me nace y cuan-
de ser lo que soy, porque no sabía, porque si hubiese do me hablan de que tengo que ir, yo dejo todo tirado,
sabido antes, a lo mejor me hubiera inscrito antes, ha- hasta a mi marido lo dejo tirado y parto no más, porque
bría participado antes. me nace a mí de adentro, igual como me nace que yo
nunca voy a decir que, por el respeto a todos, respeto
El tema me interesó para saber de mis raíces, apren- religiones, respeto todo, yo soy evangélica y me nace
der y después ya fui viendo cómo era el tema, viendo a mí, no voy por gusto, me nace, me aflora, porque
noticias, viendo noticias, viendo lo que pasaba y ahí realmente me hubiese gustado haber conocido lo de
pude saber lo que pudieron haber pasado los abuelos, atrás, pero nunca se me dijo:
los bisabuelos, el sufrimiento, todo eso, entonces, eso
me llamó mucho la atención, he estado participando, “- Mira, hija, nosotros somos descendiente de esta
tratando de interiorizarme más, de aprender más, de raza”.
saber más, me cuesta harto, pero no me avergüenzo
de ser lo que soy. Igual le digo:

Eso le decía a mi mamá, porque ella se escondía, “- Oiga, María, a mi igual me cuesta entenderle
ella se arrancaba, dice, porque nunca vio a sus papás todo, porque hablan de lo ancestral, de esto otro”.
hablar y si ellos hablaban, hablaban calladitos, escon-
diditos. Pero cuando uno quiere no es imposible, se puede,
pero cuesta y ahora, así como estamos, me da lata
Todo era a escondidas, yo no me avergüenzo. Yo voy todo lo que pasa con Mapuche.
donde quiera, voy vestida y no me avergüenzo de esto;
lo he dicho en todos lados y cuando me preguntan, me Entonces, imagínese, si ahora es así, entonces an-
hubiese gustado que de niña me hubiesen enseña- tes fue peor, todo ese sufrimiento, cómo le llevaban los
do a hablar mapudungun, que cuesta harto. Hasta el hijos, cómo no los dejaban que hablaran en mapun-
momento, sé lo primordial y me he sabido defender y dungun y al final hablaban puro inglés, el extranjero,
como estoy en este tema me ha ido ir con autoridades, imagínese hoy al llegar allá me dio una pena que se
he tenido que ir a una reunión importante, he sabido me cayeron las lágrimas, de verdad, porque me nace.
defenderme. Creo que soy la segunda o la tercera ge-
neración, pero con mi mamá no saco mucho, porque Cuando veo en las noticias, digo, yo jamás he es-
no es de hablar mucho de este tema, claro que a ella cuchado que los Mapuche se encapuchan. Entonces,
le gusta ir, pero siempre está como un poquito alejada. igual da rabia, porque tantas cosas que pasan.
27
Tanto que le han quitado a nuestros hermanos en Ellos vivieron en el campo, en Teodoro Schmidt, ahí
todos lados. No hay una atención buena en salud, en- en Barros Arana, Freire, por ahí, esos lados, pero yo
tonces hay que pelear por eso, pero, a lo mejor no se nunca vi una Mapuche hasta cuando llegué acá. Ahora
logrará, pero si peleando pueden salir cosas buenas ya he conocido machis hombres, machis mujeres.
también, porque todas las personas no son iguales.
Esas cosas llaman la atención. Ir a ver a lamienes
Da impotencia. Si yo hubiese sabido de atrás y todo que lo están pasando mal porque, por ejemplo, en
lo que se ve y lo que se enseña en el colegio tampoco Puerto Saavedra les están prohibiendo hartas cosas,
no es lo que corresponde atrás, enseñan diferencia, entonces tienen que estar luchando para lograr lo que
no dicen la verdad, entonces ¿Qué están aprendiendo ellos tenían y que le han quitado.
los de ahora? Mentiras no más.
Es difícil, porque cuántas lamienes han tenido que
Bueno, mi familia, por parte de las hermanas de mi migrar a la ciudad. Estamos nosotros ahora, acá.
mamá, ellas estaban muy contentas, ellas me felicita- Cuántos han migrado por estudios, por necesidad, por
ban y todo. Mi mamá no, porque un día voy entrando trabajo.
y me dice:
Vamos donde se nos llama y si podemos ayudar,
“- Oye, me venís a quemar la casa. Mamá -le digo vamos. Si hay un nguillatún en Coronel o Talcahuano
yo- por favor”. y así vamos viendo y vamos haciendo conexión con
ellos, y si vemos que ellos nos apoyaron bien, cuando
Pero, mis tías contentas y orgullosas, incluso una tía ellos nos necesitan nosotros también estamos. Ahora
me trajo un paño de la mamá que tiene más de 50 estamos tratando de ayudar mucho a Tomé porque el
años. Me dijo: lamngen que está a cargo ahí tiene muy poca ayuda,
así que ahí hacemos hartas cosas.
“- Ya que tú te metiste a esto (la Asociación), esto a
ser tu protección, porque la mamá de mi mamá era No hemos tenido mayores conflictos o problemas
realmente Mapuche, pero nunca se habló, siempre con autoridades, todo lo contrario, hemos tenido harto
se tapó todo ese tema y de a poquito asume que apoyo, no tengo nada que decir en ese sentido porque,
yo tengo que salir vestida, que tengo que hacer lo por ejemplo, el alcalde acá a nosotros nos ha apoyado
que tengo que hacer y mis tías felices, contentas, mucho hasta el momento, demasiado diría yo. Él antes
porque me dicen: “te parecís a mi mamá cuando te no integraba eso, a eso lo hace para el 18, semanas
vestís”. penconas.

Así como me han pasado cosas buenas, me han pa- Tenemos un desfile el 23 y espero que terminemos,
sado cosas feas. Me han gritado cosas feas y a veces pero igual estamos presentes donde él está y yo creo
las respondo y a veces no las respondo. Ahora entien- que a él le hace muy bien. Con otros alcaldes no tu-
do cómo soy, de dónde vengo, porque entiendo, me vimos esa entrada y acá hemos tenido buen trato, si
dicen: se le pide una audiencia nos atiende y antes no era
así, costaba llegar y ahora con este alcalde hemos lle-
“- Sos como india”. gado, entonces hemos tenido la posibilidad de llegar
más alto a otros lugares, se le ha hecho más fácil a la
Y después entendí que ahí está la cosa, tengo de asociación.
donde salir, pero yo me siento orgullosa de ser lo que
soy y si hubiese sabido antes, a lo mejor más orgullosa Eso es lo que pasa, lamngen. A todos no les nace,
me sentiría de haber aprendido, de haber sabido y ha- yo cuando empecé a ver para allá, donde quemaron
ber conocido a todos mis ancestros, a lo mejor si había nuestro rehue, me dio una pena, se me llegaron a caer
alguna lawentuchefe, alguna machi, a lo mejor había, las lágrimas de ver tanta maldad, porque eso es mal-
eso no lo sé. Si habían esas personas, porque de aba- dad. Y a cuántos hermanos les pasa, cosas peores, a
jo va naciendo el resto, pero lamentablemente, tengo lo mejor, cosas peores les pasa; a cuánto los golpean.
recuerdos hasta mi abuelita no más, pero nunca ellos
hablaron, nunca dijeron somos esto, somos esto otro.

28
Memorias del Mapuche Urbano
Para qué estamos con cosas, la envidia existe. Nos
tienen envidia por eso, la machi nos dijo que nos tie-
nen envidia y que nos van a seguir pasando cosas.
Sabe qué, quedamos tranquilos, puede que logremos
ganar la batalla, puede que no. Nosotros somos me-
nos y ellos son más y son poderosos.

Puede que se haga lo que se tenga que hacer o bien


ganemos la batalla nosotros. Quién sabe. Pero sí he-
mos logrado alargar los plazos y hacernos respetar
como Mapuche.

T odo
era a escondidas,
yo no me
avergüenzo.
Yo voy donde
quiera, voy vestida
y no me
avergüenzo de
esto.

Wenuntufiel tañi mapuche folil.


Ana Sanchez Loncon

29
30
D
Memorias del Mapuche Urbano

e los saberes medicinales y espirituales


Mapuche.
Bueno yo provengo de dos partes, mi abuela era de Tuvo que vivir siempre haciendo sus tratamientos
Nueva Imperial, completa de mi abuela, de ahí vienen como a escondidas hacía sus cosas porque el pueblo
todos los Cariqueo Paillao. Y mi abuelo era de Tirúa, la discriminaba, la llamaban la bruja, era bruja como le
los Liencura Llevilao. decían la gente winka. Muchos la aceptaban porque
sanaban, pero muchos no.
Mi abuela fue casada tradicionalmente, mi abuelo
fue a robársela a mi abuela, a la antigua, años atrás, Yo me acuerdo que era niña entonces, ella era muy,
y fue muy bonito lo que ella, cuando ella contaba por muy a sus creencias, yo empecé a usar la medicina
que ella salió escondida de su lugar y llegó a Tirúa por- aun sabiéndola, porque yo me crié con ella yo conocí
que la trajo mi abuelo. Vivía en el campo, entonces ahí todo, yo era quien la ayudaba a buscar plantas, hacer
fue bonito dice ella por que ella ahí vino y como estaba todo, yo viví con mi abuela, crecí hasta que ella falle-
la familia de mi abuelo ahí se quedó, se quedó vivien- ció.
do en Tirúa. Eso tiene que haber sido en 1895 o 1896
más o menos, y ahí llegó y se casó y se quedó vivien- Después estudié en la universidad, soy arsenalera
do y ahí mi abuela tenía mucha espiritualidad. Enton- quirúrgica de profesión, después estudié auditoría,
ces mi abuela muy joven se recibió de machi, ella fue contabilidad todas esas, me tuve que adaptar porque
muy jovencita porque ella tenía una inteligencia muy mi padre fue exiliado político también en esa época,
especial, era muy bonita, la llamaban “la ojo de gato” cuando yo llegaba a estudiar entonces también tenía
porque ella tenía ese color de ojos que le cambiaba que hacer cosas. Mi madre hubo que arreglárselas y
según el día, según el sol, según la luna y según todo yo trabajar y estudiar.
lo que ella decía tenía sus ojos, era preciosísima.
En el año noventa y nueve yo empecé a hacer esto,
Entonces ahí mi abuela llegó a ser machi, en su co- en el noventa y nueve yo tuve una enfermedad súper
munidad la iban a ungir de machi y mi abuelo no qui- grave, yo me enfermé con un cáncer terminal, estando
so, lo que yo he sabido antiguamente ser machi era casada. Me casé conocí a un winka descendiente de
una cosa muy especial para el pueblo Mapuche, que alemán y me casé. Estuve muy enferma, grave, en el
el matrimonio cuando se está, tiene que estar unido, hospital ya no hallaban que hacer conmigo, me hicie-
a que el esposo la siga a la machi de lo contrario no. ron quimioterapias y todas las cosas.

Por lo tanto, mi abuelo fallece muy joven porque Entonces dije yo:
él aun siendo Mapuche Mapuche, no quería que mi
abuela fuera machi, entonces mi abuela quedó con mi “- ¿Pero si mi abuela hacía esto, mi abuela sanaba
mamá que tenía nueve años y otro hermanito. Por lo con hierbitas?, ¡tanta gente que venía a verla!”.
tanto, por familia de mi madre somos muy cortitos, en
este instante solo quedamos dos hermanos y nadie Y uno dice que lo que aprende de niño nunca se ol-
más. vida cómo hacía ella sus hierbas y cómo las mezclaba
y cómo las medía con los puños, ahora las medimos
Como mi abuelo, como no quería que mi abuela fue- en pesas y todo, pero mi abuela un puño de esto y un
ra machi, según las tradiciones la tiene bien claras, sa- puño de esto otro. Y ella me enseñaba que el puño
ber la sabiduría; yo tengo que tomar ciertos caminos, abierto y el puño cerrado era tomar y entonces todas
un camino, o sea seguir yo mi tradición Mapuche con esas cosas que ella manejaba.
mi sabiduría Mapuche que tengo y no he desarrolla-
do bien, porque aquí en la ciudad es muy difícil. Es Y un día dije yo:
muy difícil porque hay poca gente que cree ahora, an-
tiguamente yo me acuerdo cuando mi abuela se vino “- Chuta -estaba con mi esposo y mi nana-, ¡yo cómo
a Concepción, por que ya estaba sola, era muy perse- voy a morirme!”.
guí´a, decían que mi abuela era bruja.
31
Y empecé a ver, a buscar hierbas, a buscar a buscar, Yo sé que voy a contar mi historia, que sé que mi
a conseguirme e ir a comprar. Y empecé a hacerme abuela viene, que mi abuela fue una gran mujer para
el tratamiento, me empecé a mejorar y de esto han mí, que luchó por el pueblo Mapuche, murió luchando
pasado 17 años ya, y yo se que no estoy sana comple- que su pueblo saliera a flote, a ella le costó mucho,
ta, pero yo doy gracias a Dios todos los días que ese sufrió mucho en ser Mapuche, perder su esposo por
remedio que yo me hice me da todos los días el ánimo seguir su credibilidad Mapuche, ser una machi, ser
de levantarme y seguir viviendo un día más. una persona que hacía el bien porque mi abuela hacía
mucho el bien, se llamaba María Teodosia Cariqueo
De Mapuche acá en la ciudad no he tenido mucho Paillao.
contacto. Yo desde que se inauguró la asociación yo
vivo acá en Penco, antiguamente yo vivía en Concep- Mi tío Ignacio Liencura, de la Comunidad de Liencu-
ción. Era más distante en Concepción, no había mu- ra Levinao era el último que yo conocí, fue el último
cha, no estaba asociada, pero yo tenía mi credencial lonko de la comunidad. Yo fui con mi esposo allá, me
de Mapuche, había ido a CONADI, votaba por los con- hicieron una ceremonia ancestral de matrimonio, todo
sejeros, todas esas cosas que se hacían, de repente de eso ya no lo tienen ya, yo le dije que yo estoy casa-
en la municipalidad citaban y yo aparecía con un códi- da ya por el civil por la iglesia católica, por los Mapu-
go y ese me llamaban y me avisaban que tal día había che por todo, porque nos hicieron una ceremonia muy
algo Mapuche, una consulta Mapuche, entonces yo bonita de cómo de unión de Mapuche.
participaba pero sin ser de la asociación, me conocían
que era Mapuche.

Mi motivación era sentirme que yo tenía que ser algo


del pueblo y demostrar que nosotros los Mapuche
existíamos y estábamos, no como ellos decían que
éramos chilenos y que la raza Mapuche se iba a ter-
minar, entonces yo siempre fui la rebelde y me decían:

“- Ya se le va a parar la pluma a esta”

Pero siempre fui bien respetada, yo no puedo decir


que fui discriminada como otras personas, yo siempre
me di mi lugar y siempre estudié. ¿Sabes por qué es-
tudié?, quería demostrarle que nosotros como Mapu-
che también podemos ser algo, porque antiguamente
el Mapuche no sabía leer, no sabía escribir, no sabia
nada, nos decían que éramos,

“- Los borrachos los hediondos, los cochinos”.

Entonces yo dije:

- ¡No pu!, yo soy capaz de estudiar y dar la universi-


dad y hacer todo lo que los winkas hacen”.

Cuando mi abuela falleció en su último minuto me


dijo que lo que yo tenia aquí en la frente no lo podía
desechar y después del 99, cuando empecé en la aso-
ciación comencé a vestirme de nuevo porque antigua-
mente no me vestía, a vestirme. Yo tenía mis cosas,
sabía cómo conocer mi ropa, saber cuándo me la tenía
que poner, cuál era la espiritualidad, de dónde venía,
cómo venía, cuál era mi kimun, lo traía inculcado de
niña.

32
Memorias del Mapuche Urbano

E tenía una
lla

inteligencia muy
especial, era muy
bonita,
la llamaban
“la ojo de gato”
porque ella tenía
ese color de ojos
que le cambiaba
según el día...

Mapuche lawen ñi kimün ka püllu kimün, mapuche mogen mew.


Carmen Sáez

33
34
A
Memorias del Mapuche Urbano

hora el pueblo Mapuche, la gente Mapuche


está teniendo mucha fuerza.
Nosotros los que vinimos del campo igual tenemos Pero después ya me fui adaptando, esta cerquita el
harto, los que vivimos en la comunidad, eso es que le mar, mucho más cerca que allá, me quedaba lejos. Ya
damos valor también. Yo llegué en 1990, 25 años que me quedé acá ya, ya no vuelvo.
estoy acá. Acá vino a nacer mi hija, tiene 25 años, lle-
gué embarazada y a la semana nació ella. Así que me El mapudungun, yo traté de no olvidarme, cuando
llevo bien la fecha con ella. estoy sola siempre me hablaba, no quise olvidarme.
Bueno, pensé que lo había olvidado, pero después lo
Vengo del lago Budi, Puerto Domínguez, de la comu- retomé. Igual algunas cosas se me van sí, me cuesta
nidad Llaguepulli, una comunidad pequeña que hay, pronunciarlo, pero ahí me acuerdo. Cuando me jun-
todavía está la comunidad, todavía existe (risas), yo to con la señora María Painen no más conversamos.
creo que siempre va a seguir existiendo. Porque ahora La única que habla, nadie más. Ella es de la zona del
tomó fuerza igual, porque en esos años cuando esta- Budi, de allá mismo de Ñague, nos entendimos muy
ba no se hacía nada, solamente el nguillatun (risas), bien porque hablamos igual, las mismas costumbre
ahora veo que hacen palin, trabajos en conjunto con (risas), la oración, la ceremonia, la misma. Así que tra-
los chiquillos allá. El antepasado año fui yo. Cuando bajamos muy bien con ella, la Madre.
llegué acá, yo me crié dentro de la comunidad, trabajo
de campo, la siembra, la cosecha, trabajé mucho en el El tema del Mapuche acá en la ciudad lo veo muy di-
telar cuando era niña, el cultivo, el hilar, esas cosas. Y fícil, muy difícil que la gente Mapuche valore su iden-
cuando llegue acá, eso se quedó atrás. Fue olvidando tidad, su cultura, lo que uno hace, no le toman interés
esas cosas y el mapudungun que es lo más importante de saber de aprender, da tristeza eso porque hay tanta
para nosotros, llegue acá y el mapudungun nadie ha- gente Mapuche no le interesa conocer y su costumbre,
blaba Mapuche, y yo también yo dejé de hablar. Hartos su identidad, su cultura, no participan mucho en las
años. actividades.

Yo escuchaba que había organizaciones en la tele, Acá en Penco nosotros tenemos muchísimo apoyo
veíamos organizaciones Mapuche que salían. Y yo de las autoridades, yo lo veo por parte de la misma
siempre les decía, si alguna vez viera Mapuche acá, gente, porque le han dado hartas oportunidades de
yo me meto altiro. Siempre me gustaba estar ahí. Has- hacer actividades, sobre todo el alcalde que tenemos
ta que un día nos llamaron, puras mujeres Mapuche, o ahora, yo me siento que tenemos harto apoyo de parte
sea llegó una carta a la casa. Nos juntó el PRODEMU, de ellos, la gente es la que no quiere, le cuesta mucho
la señora Juanita. Ella la que buscó a todas las mu- asumirse como Mapuche.
jeres con apellido Mapuche, comenzamos con puras
mujeres Mapuche. Y de ahí salió una directiva, para La gente de mismo Penco, nos integraron, yo siento
poder trabajar. que estamos más presente, porque ahora nos hacen
participar en el aniversario de Penco, porque antes
Cuando terminó el curso, quisimos juntar los Mapu- nunca participaban la nación Mapuche, y ahora si nos
che, porque habían hartos acá, y ahí nos organizamos toman en cuenta, nos dan un día para nosotros. Nos
mejor. Al final quedamos como directiva. Seguimos las dan un día para el encuentro Mapuche, nos dan un
mismas. espacio.

El cambio del Budi a acá no fue tan brusco, el primer Por eso yo pienso que no es la comuna, yo siento
tiempo, un año no más que me costó adaptarme, no que hay harto apoyo que la gente igual se acerca a
se me hizo tan difícil vivir acá en la ciudad. Llegué de uno para decirle:
20, estaba jovencita en ese tiempo (risas). El cambio
de vida, el cambio de vivencia más que nada, porque “- Que ahora el pueblo Mapuche, la gente Mapuche
quería irme altiro (risas), quería volver al campo, por- está teniendo mucha fuerza, mucha difusión, que
que estaba acostumbrada a la vida del campo. antes no conocíamos que había una organización”
35
Así que ahora se hace ver la gente Mapuche, debie- Pero para hacer rogativas la hace totalmente diferen-
ran estar orgulloso de eso, no avergonzarse. Yo siento te a nosotros. Las otras chiquillas vienen de Valdivia,
que va más por la vergüenza, todavía algunos sienten de Teodoro Schmidt, diferentes, bueno, todos tenemos
vergüenza. Está muy metido en la sangre el winka, diferentes pensamientos igual.
Awinkaos como se dice, igual ocultan su apellido, tie-
nen dos, no se atreven a dar el segundo. Ese es el Yo nací y me crié en Llaguepulli, estudié en una es-
problema. cuela rural ahí, una escuela católica. Ahí terminé de
estudiar, pero igual ahí nos enseñaban a bailar Choyke
Hay que integrar a los jóvenes, yo siempre le digo a Purrun (danza del ñandú) en esa escuela, me acuerdo
las socias que tienen hijos que tienen nietos, que lle- cuando era chica, jugaba mucho palin (juego ritual),
ven a sus hijos y nietos, que se integren, para que ellos acá no me dejan (risas) Don Oscar no me deja (risas).
no se avergüencen, se acostumbren, para que vayan Pero allá jugábamos con los niños, cuando éramos ni-
aprendiendo cuando hacemos ceremonias, para que ños jugamos mucho, teníamos campeonatos de palin
los jóvenes aprendan. Nosotros no vamos a estar, yo entre hombres y mujeres (risas) y era muy entretenido
a lo mejor ya no voy a estar, que hayan otras personas y se hacía el palin, purrun palin que le dicen igual, palin
que sigan, que no se muera esta asociación, porque con baile con koyong. Ahí participé harto, igual que los
costó tanto formarlo todo, así que no sería bueno que ngillatunes, de chica me llevaba mi abuelo al nguilla-
un día ya no existiera. Ese es mi temor. tun, mi abuelo se llamaba Ramón Quilapan y mi abue-
la era Manuela Huenten, pero ella era de isla Huapi,
Nosotros somos más mujeres en la asociación, eso Huenten Martínez creo. Me decía que mi su papá se
es lo otro, yo pienso que ahí como que perdimos la llamaba Félix Huenten.
fuerza, cuando somos puras mujeres, porque cuan-
do hace uno ceremonias, no solamente las mujeres Todos los chiquillos que vivían ahí eran sus sobri-
pueden hacerlo todo, ahí necesitamos hombres, para nos, Feliciano Huenten que ya debe estar fallecido, me
hacer la rogativa, para jugar al palin, ahí estamos ca- acuerdo de Feliciano, de Moisés, era sobrino de mi
yendo. La mayoría de las chiquillas no tienen hombres abuela, eran primos de mi mamá. Eran sobrinos de mi
mapuches, casi nadie de los que yo conozco, todos abuelita. Feliciano siempre visitaba a mi abuelita.
son winkas, todos.
Mi abuela decía que Feliciano Huenten era hijo de un
¿Y los hombres Mapuche de la comuna? No se in- hermano de ella, porque ella era la menor me decía a
tegran (risas), tenemos socios mapuches pero no van, mí, tenía hartos hermanos menores. Feliciano, Bartolo
por trabajo dicen, no les gusta que seamos señoras. también me acuerdo, esos iban a la casa, a visitar a mi
Falta el complemento, necesitan el valor de hacer co- abuela. Y ahí donde yo escuchaba ese pentukun que
sas. Yo creo que si hubieran más hombres en la Aso- era “taa...n” larguísimo (risas), y me gustaba escuchar,
ciacion, a lo mejor, hace falta un lonko que se encar- más encima cantando y se sentaban frente a frente y
gue de la comunidad. yo no entendía que lo qué era eso, demoraba mucho,
hablaba uno, después hablaba el otro así, como can-
Soy Lafkenche (Mapuche que habitan en zonas cos- tando, le salía tan bonito.
teras), acá hay lamngen de diferentes lugares. Acá
nos reencontramos como Mapuche, pero venimos de Escuchaba ese pentukun, aquí ya no existe. Ya se
diferentes lugares, y tenemos diferentes costumbres, perdió el pentukun. Las familias más antiguas lo ha-
diferentes maneras de hacer rogativas, de hablar tam- cen, acá la machi de los Ángeles hace eso, hace el
bién, se ve mucho eso (risas). Acá se ve en la asocia- pentukun. Cuando fui por primera vez, las chiquillas
ción, diferentes costumbres, hay que adaptarse. Ahora me dijeron:
yo lo entiendo, entiendo cómo hace su nguillatun, su
gegipun (rogativa), pero antes cuando se hizo por pri- “- ya tu vas a saludar y hablar todo a la machi”
mera vez, nosotras totalmente nulas, no le entendía-
mos nada (a Don Oscar, Lonko de la Asociación). Así que tuve que yo preguntarle todo a la machi,
pero no terminaba “nuu...nca” (risas). Me costó un
Después ya entendimos que él viene de otro lugar, poco, porque yo ya no estoy acostumbrada, diferentes
creo que viene de Huentelolen. Contulmo; y él habla tiempos, pero ella lo hace tan igual como lo hacían
diferente a nosotros, pero hay que ir adaptándose, antes, ya le dije:
nos entendemos en mapudungun, ya sé lo que habla,
cambia algunas palabras y nos entendemos.

36
Memorias del Mapuche Urbano
“- Yo sé un poco no más, escuchaba antes el pen-
tukun pero no alcancé a hacer eso, llegué a la ciu-
dad”.

Yo he vivido hartas cosas acá dentro de la Asocia-


ción, llevamos más de seis años, he visto hartas cosas
bonitas, al formarse esta asociación Mapuche para mí
fue algo muy valioso, de que exista una organización
Mapuche que sea reconocida, que rescatemos la cul-
tura, que hagamos cosas nuestras, que sea así, claro
no lo vamos a hacer cien por ciento, pero tratamos
de rescatar la lengua sobre todo, transmitirle la len-
gua a los niños, la vivencia, la comida, la alimentación

A
cómo se alimentaba antes el Mapuche, el trabajo, la
greda, para qué ocupaban la greda, para qué es tan
importante trabajar en greda; antes no había plato no
había loza ni nada, o sea ellos fabricaban sus propias
cosas para poder ocupar. De las plantas, de la medi-
cina, eso nosotros le enseñamos a la gente, las enfer-
medades, los nombres de la enfermedad, la manera
de vivir, como vivían los abuelos, la ruka, todo eso no-
sotros le cuento a los niños, de repente les pasamos sí
videos, dibujos, como vivían nuestros viejitos. El parto
también le vamos a pasar, como nacían las guaguitas,
que ahora se
las cunas, el kupulwe, el nguillatun el baile que cuesta hace ver la gente
todavía, las lamngnen no se sueltan todavía, tratamos Mapuche,
de enseñarle. El significado de algunos instrumentos,
porque son sagrados algunos, el kultrun, el rehue, así
debieran estar
que todas esas cosas las compartimos nosotros, los orgulloso de eso,
niños del colegio nos visitan sobre todo para wetripan- no avergonzarse.
tu, que nos solicitan harto.

Y yo al menos nunca he sentido una discriminación


de que llegué acá, hasta ahora. Nunca he podido decir,

“- Porque me discriminan, por eso me da vergüen-


za, no”.

Al contrario, me han felicitado porque estamos ha-


ciendo cosas que ellos nunca habían visto. Y eso es
de parte de la Asociación, del grupo que tenemos.

Pero igual a mí me gusta, estoy contenta, dejando de


lado el cansancio.

Fewla taiñ mapuchegen, newentuley zoy.


María Flores Quilapan

37
38
L
Memorias del Mapuche Urbano

a importancia del buen Guillatun.

Mi papá llegó a Conce, de Perquenco, queda entre Tenía como 18 años cuando ahí empecé a cachar
Lautaro y Victoria, queda más o menos al medio, a que era ser Mapuche, y como era conocer las ideas de
orilla de carretera. Nosotros nacimos aquí en “Conce”, los Mapuche. Un día fui a Perquenco a ver un herma-
somos todos nacidos aquí en Concepción. no y me invitaron para Selva Oscura, para arriba, ha-
bía un nguillatun, ahí conocí los nguillatun, pero antes
La comunidad Huillipan donde mi viejo nació, él se no tenía idea lo que era un guillatun nada de eso; no
vino joven acá, cabrito tenía como 15 años. Él era del tenía idea de nada y ahí comencé a conocerme bien.
1932. A los 15, en 1947 más o menos se vino, cabrito.
Es que no tenía hermanos, no tenía mamá, no tenía Yo pienso por qué el viejo se sentía discriminado,
papá no tenía nada; él se crió con la abuela. Mi viejo, más que nada. En esos tiempos la gente era al revés,
el que era hermano de él, no tenía el mismo apellido. Y y se sentía discriminado, y no nos enseñaron a hablar
cuando se vino mi viejo, él comenzó a trabajar la tierra. Mapuche a nosotros, y ellos los dos sabían hablar, ni
A la final un día habló conmigo, yo le dije: entre ellos hablaban, por eso nosotros nunca los escu-
chamos. No aprendimos nunca a hablar, ahora como
- Sabí que ma´, estai puro leseando, vende tu tierra que yo estoy agarrando un poquito de vuelo, cinco por
y aprovéchalo en vida”. ciento sabré algo (risas). Los viejos nunca hablaban
entre ellos, mi viejo sí, cuando se encontraba con otro
Y lo vendió, me hizo caso a mí, no le hizo caso a mapuchito, se ponían a hablar los dos, era diablazo el
su hermano, a nadie. Porque lo otros querían que les viejo, no tenia vergüenza nada, se ponía hablar con
dejaran, así que las vendió, eran unas 34 hectáreas, otro mapuchito, con Don Juan Lefio, se hablaban en
pero la vendió en una miseria de plata, en ese tiempo Mapuche, el que era esposo de la señora María.
eran como 2 o 3 millones de pesos no más. Y ahí se
termino la tierra de él. Nada más sé de eso. Y yo nací Cuando se encontraban en la feria, se ponían hablar
aquí en Concepción, en el hospital regional. Mi mamá en Mapuche, y la gente quedaba ¡ahh!.
era de Puerto Domínguez. De los Quillapan, pero no
sé el resto de la familia, es que nosotros nunca fuimos El primer nguillatun fue lindo lindo, y yo estaba ahí, y
para allá tampoco, y nunca teníamos contacto con la yo como no entendía el Mapuche, habían chicas que
gente allá. Quizás cuánta familia tengo para allá y no me iban diciendo, me hice harta amistad en ese gui-
los conozco. La vida para mí ha sido buena acá en llatún, yo pienso que ese fue un nguillatun de verdad
Penco. Como era malo para estudiar, nunca me apli- de verdad, porque había un cacique, un viejito chiqui-
qué a los estudios, no tenía cabeza para estudiar. En tito, mapuchito, de repente empezaron a llegar unos
cuanto a discriminación, yo no me sentí discriminado winkas, y venían cargados con copete esos, y los
aquí en Penco, porque yo era unos de esos que me mando cagando para afuera, le dijo:
hablaban una mala palabra y me iba encima altiro, no
aguantaba, me tenían respeto, no me sentí discrimi- “- Ustedes son winkas, y si vienen, pueden entrar
nado. Bueno, a lo mejor sí me discriminaron pero no pero sin tragos”
estaba ni ahí, por delante al menos no. Por la espalda
tal vez sí. Le dijo así que los mando cagando para fuera, por-
que ahí no se tomaba, ahí nunca se tomó ni un vino ni
Yo era desordenado, era malo (risas). Viví bien, tran- nada, solo muday y nada más que eso, yo pienso que
quilo, me respetan mis amigos, tengo hartos amigos, eso fue un verdadero nguillatun, porque en esa cere-
por todos lados, Lirquén, Penco, Cerro Verde, Conce, monia no debería existir el copete, yo cachando la mo-
San Pedro, por todos lados tengo amigos, pero nunca vida, después fui a otro nguillatun, ¡buta la borrachera
me sentí discriminado, en ese sentido nada que decir. pa grande que había en ese lugar!, hasta de a caballo
se andaban pegando, andaban collereando; eso para
Yo no tenía idea, sé que era Mapuche, pero nunca mí no fue nguillatun -fue en Temuco en un lugar que se
había estado en nada. llama Collao-.
39
Ahí entraban de todo, andaban winkas, a caballo,
huasos, con un rebenque que andaban, meta reben-
que andaban meta pegándole a la gente. No, para mí
eso no era guillatún. Era como una fiesta.

Acá en Penco es bonito lo que se está haciendo,


además que toda la gente nos está reconociendo, ya
acá. La comunidad Mapuche que había aquí se está
reconociendo por todos lados, nos están agarrando
más respeto ahora. Les veo futuro a los cabros de
ahora, tienen que integrarse más, pero sí puede ha-
ber futuro, a pesar de que son algunos que reconocen
que son Mapuche, a los otros le da vergüenza, toda-
vía existe eso. Avergonzarse de ser Mapuche, toda-
vía existe. Cabros, cabras sobre todo la juventud, más
bien deberían tirar para arriba. De la Asociación están
rescatando, pero si no van los cabros, que tienen ape-
llido Mapuche, nunca se van a rescatar. Van a andar
con miedo.

De que se integren es difícil, las lamgnen han salido


a las mismas casas a buscar a las gentes, pero no lle-
gan. No sé, ¿Habrá que pagarle a la gente que vayan?
No se sienten Mapuche, como nacieron aquí, llevan
el puro apellido no más. Pero eso no tiene ni un brillo
tampoco, la idea es que se sientan Mapuche y com-
partan con Mapuche. Pero no así. Esa misma gente
se va a perderse después, ya van a llegar al fin, van a
morir los padres y puf, no van a estar ni ahí. La idea es
que se integren, o que hagan una comunidad aparte y
que sean reconocidos como pueblo Mapuche.

Yo he estado bien aquí, soy nacido y criado acá; si


a lo mejor fuera de afuera, sería de otra onda, mis pa-
dres y nosotros, y soy la segunda generación y mis
hijos son la tercera generación nacida acá en la ciu-
dad. Me hubiese gustado haber nacido en el campo
para poder haber aprendido a hablar, a donde está el
choclón, hubiese sido bonito, pero lamentablemente
nacimos acá. Eso fue lo peor, en cuanto a hablar Ma-
puche, porque nunca aprendimos nada. Pero haber
nacido acá también fue bueno, pero lo único es que
no sabemos hablar Mapuche. Es difícil, a mí como se
entra y sale de vuelo (risas).

40
Memorias del Mapuche Urbano

Mhice harta
amistad en ese
nguillatun, yo
e

pienso que ese


fue un
nguillatun de
verdad de
verdad...

Kúme gillatun, fey ta zoy faliltugerkey.


Daniel Huaquiman

41
42
F
Memorias del Mapuche Urbano

raternidad Mapuche, la sangre llama.

Mis papás eran de Curanilahue, mi mamá era de Fui y llegué sola ahí. Y ahí llegue y me trataron bien,
Lota, creo, y mi papá era de Curanilahue. Ellos vivían ¿sabe?. Llegué, y así como que todo el grupo y yo, me
en Curanilahue, pero se separaron cuando yo tenía miraban como desconocida así, y de ahí me recibieron
como 5 años y de ahí nunca más supimos de mi papá, bien, estaba la Lydia. Y allí me dijo
y mi mamá no era Mapuche. Entonces en mi casa
nunca se habló de cosas de Mapuche, nada, sino que “- ¿Le gustó?
cuando yo crecí, me fui a trabajar a Santiago me em-
pezó a llamar la atención de por qué habían Mapuche - Sí - le dije yo -.
que se vestían y a mí me gustaba eso, y decía cómo
poder llegar a ello y vestirme con esa ropa, porque yo - ¿Vas a venir mañana?
sabía que era Mapuche, me sentía Mapuche, pero lo
que no sabía era cómo llegar y nada. - Sí”.

Cuando era joven, tendría unos 13 o 14 años, me fui Y volví la otra semana y así fue como que empezó a
yo de aquí, pero me llamaba la atención eso. Después atraerme hacia la Asociación. Y la Vide le decía:
ya pasó el tiempo, trabajé y después me vine a los 21
años y me casé, y de ahí hacen como 3 o 4 años me “- Ahí viene su ahijada señora Carmen”.
junté con una señora en Penco y allí me dijo:
Pues decía que la señora Carmen era mi madrina,
“- ¿Tú eres Mapuche?. por el hecho de que ella me acogió, entonces yo me
encariñé con la señora Carmen.
- Sí - le dije yo -.
Entonces le dije:
- ¿Y no estás inscrita?.
“- Ema, ¿por qué no vamos a una Asociación Ma-
- ¿Cómo inscrita?. puche?”.

- Pero si hay una Asociación Mapuche - me dijo -, La Ema me dijo:


y ahí todas las con apellido Mapuche se van a ins-
cribir. “- Pero no sabimos nada”.

- Yo nunca sabía de eso, entonces me dijo: Entonces ahí la Ema me empezó a hablar y partimos
pos, y de ahí no nos despegamos más de la Asocia-
- Anda donde la municipalidad, conversa con la Ani- ción. Así que después ya, me hice de amigas, todas
ta y ella te va a dar la información. me quisieron, y yo las quise a ellas pos, y me sentía
como que era atraída por ellas, porqué antes no me
- Ya! - dije yo-”. sentía con ese cariño, como los Mapuche se quieren.

Un día fui a hacer unos trámites y hablé con ella, y Claro que hay diferencias a veces. Y de ahí quedé
ella me dijo: como amiga, y no me separé más. Solamente sabía
yo, que yo era Mapuche por lo que yo después le em-
“- Si, hay una Asociación, pero hay muchos socios, pecé a contar a mi mamá, cuando volví de Santiago le
… y ya no se reciben más. Pero si usted quiere, van dije a mi mamá:
a hacer un curso de hierbas, vaya usted - me dijo, -
y vea si le interesa. “- ¿Por qué en Santiago hay tanto Mapuche?”.

- Ya! - le dije yo”. Así que eso me llamó la atención, pero después
43
llegué aquí mi mamá me empezó a hablar. No como ahora, todas las cosas que pasaron con los
Mapuche, entonces yo me siento parte de ellos, y eso
“- No, si tu papá es Mapuche - dijo -, y ahí me em- que ellos, yo sufro cuando veo que maltrataban a un
pezó a contar la historia de él”. Mapuche o algo así, como que me sentía yo cuando
niña así, pero yo nunca me sentí discriminada.
Bueno mi papá, no sé por qué murió, yo fui al funeral
no más. Pero la familia, los hijos que tiene él, tenía él La mayoría de la gente incluso como que empiezan
con la otra señora. Incluso los hijos, yo entre mí, yo a decir:
soy más Mapuche que todos los otros hijos, por qué yo
tengo cara de Mapuche, los otros no. Entonces, cuan- “- Yo no tengo el apellido, pero ascendencia es Ma-
do llego al funeral, todos me quedaron mirando, es el puche, mi bisabuelo o mi tatarabuelo era Mapuche”.
espíritu, porque era igual; era igual a mi papá yo, y los
otros hijos nada que ver. Todos tienen el apellido Milla- Entonces yo veo que la mayoría somos Mapuche,
man, pero nada de Mapuche, ni en el velorio, ni en el porque son poquita la gente que dice:
funeral, nada. Era como que era algo oculto que tenían
ellos. No sé si se avergonzarían, no sé. Al final yo era “- No, yo no tengo descendencia, pero la mayoría
la pura única Mapuche que había ahí (risas). Así que, si la tiene”.
por eso digo yo nada, y todo lo que he aprendido aquí,
es todo lo que yo he aprendido en la Asociación. Ayer mismo fui al hospital, y ¡uy!. Toda la gente feli-
citándome por lo que habíamos hecho el sábado, por-
No tuve la dicha de decir: que fueron del hospital. Todas así contentas, fue algo
impresionante, ¿sabe?. Todos contentos:
“- Me junté con Mapuche o viví con algún Mapu-
che”, no nada. No se sabía nada de eso. “- Silvita aquí, Silvita allá”.

Y mis hermanos que ya no están, todos murieron sin Conmigo en el hospital están así, todos.
saber nada de que era Mapuche. Mi único, mi herma-
no mayor, me acuerdo que siempre le gustaba andar “- ¡Yo no conocía esas cosas de los Mapuche!” de-
con un trarilonko aquí, pero él nunca sabía que eso cían”,
lo usaban los Mapuche, pero a él le gustaba, salía a
jugar, a donde iba se ponía un trarilonko, pero él lo “- ¡Cosas tan lindas que hacen!”.
hacía no sé por qué, pero se ponía el trarilonko. Y él
nunca supo por qué se lo puso, incluso tengo una foto, Así que no, me siento mucho más grande ahora, es-
el otro día me la entregó la Ema, donde sale jugando a toy feliz de ser Mapuche.
la pelota y sale con su trarilonko (risas), pero él nunca
supo por qué se lo ponía, ni nada. Yo digo:

“- La sangre llama”.

No, aquí todo ha sido bonito, porque todos están en-


tusiasmados, todos ahora ya reconocen de ser Mapu-
che. Mi misma hija, porque ella nunca supo de nada,
sino que ahora ella se siente bien de ser Mapuche.
Incluso en el jardín la tía, le dice que van a hacer algo
con los niños ahí, donde ella está. Y que van, celebran
el año nuevo, todo Mapuche, y a los niños los visten.

Acá en la casa todos nos sentimos Mapuche, hasta


mi marido (risas). Así que, ellas se sienten Mapuche,
por el hecho de que como yo les transmito aquí, en-
tonces ahora somos todos Mapuche. Mi nieto, mi nieta
también, mi hijo también, pero igual ahora se sienten
Mapuche. Porque yo antes vivía lo que veía no más, lo
que vi cuando crecí.

44
Memorias del Mapuche Urbano

A sí que,
ellas se sienten
Mapuche, por
el hecho de que
como yo les
transmito aquí,
entonces ahora
somos todos
Mapuche.
Mi nieto, mi
nieta también, mi
hijo también, pero
igual ahora se
sienten Mapuche.

Kiñewün mapuchegen, mollfüñ mew ta mütxümkey.


Silvia Millaman

45
46
I
Memorias del Mapuche Urbano

nfancia y aprendizaje desde pequeños.

Yo voy a acompañar a la Asociación. Tengo calidad


indígena si, antes me aburría, pero ahora me gusta
acompañar a mi abuela por ahí, entre medio. Es que
más, ella me alegó que tengo que aprender la lengua
y eso. Pero para eso está mi mamá, yo no sirvo para
aprender otro idioma (risas), yo prefiero irme por la
parte de historia Mapuche.

He estado en telar, hice una cuestión completa, no

Y
sé dónde estará. También he ido a greda, también tuve
clases de mapudungun con ellos, pero después salí,
porque no serví para aprender el idioma. Pero me gus-
ta más la greda y el telar, pero el telar ya no hay. En la
greda me gusta hacer con torno.

Eso es lo que le gusta hacer a la Aillen, y el telar lo


teje bonito ella (risas), a mí se me olvida, pero ella le
hace (Abuela). o
no sirvo para
El primer día del taller de telar, yo estaba ahí, y fue
como que yo estaba mirando, después me lo pasó ella
aprender otro
(mi abuela) y yo lo tejí todo en un ratito, y eso que a mí idioma (risas), yo
no me explicaron, yo solo estaba mirando. ¡Ah!, bien!, prefiero irme por
primero dejaba el hilo muy apretado, después lo fui
soltando.
la parte de historia
Mapuche.
Sobre la lengua Mapuche si nos van a obligar, nadie
va a querer, la cosa es imitar, pero algunos no les da
por aprender el idioma, a otros más le gusta estar es-
cuchando, pero a otros más les gusta estar haciendo
actividades. A la mayoría le gusta hacer algo manual,
y mediante lo manual ir contando historias, y después
esa historia se va contando por chisme (risas), y así
esa historia pasa de oreja a oreja.

Como que en la pubertad me puse toda vergonzo-


sa, incluso me dijeron si quería, me podían inscribir en
una academia de danza, y yo, a mí me gustaba mu-
cho danzar, pero después dije: ¡no!, van a estar todos
mirándome. Sin embargo, a mí nunca me han hecho
bullying en el colegio.

Püchikechegel ka chumgechi ta kimpelu


Aeelen Palma 14 años (Nieta de Silvia Millaman)

47
48
A
Memorias del Mapuche Urbano

la búsqueda de nuestro territorio perdido.

Nosotras nacimos en Concepción. Sí pues, nacida y Íbamos a Toltén no más a visitar, mi mami siempre
criada en Concepción. Los papás de nosotros, era uno nos invitaba para allá a Toltén no más. Mi papi siempre
y uno, mi papi de Puerto Saavedra, mi mami de Toltén. decía en vida que nunca fuéramos ese lugar (piedra
De allá de la costa. De allá de la costa de rubí. Ahí en la alta) porque la gente era muy mala,
isla Huapi más al frente, por al frente. ¡Piedra Alta!, de
allá era mi papi. Las raíces de él, son de allá, la mamá “- La envidia andaba por delante - dijo -, y era ver-
es de Toltén, nacido y criado en el puerto y la mamá dad”.
nacida acá al otro lado, se vinieron a trabajar a Con-
cepción y de ahí se juntaron. Y ahí nacieron los pro- Las tierras de nuestros padres, incluso acá en Tol-
blemas. En Concepción, (risas) los cinco problemas, tén se pueden reclamar todavía porque esas tierras
cuatro mujeres, un hombre, pero él está fallecido. la vendió el nuestro primo Osvaldo con el Carlos, y
esas tierras se pueden recuperar al tener un abogado,
Nosotras cuando mi papi se toma sus traguitos, nos o algo de allá de Toltén, porque son 25 hectáreas que
sentábamos todos y él hablaba en Mapuche, ¿ya?, eran de ellos, más o menos, las vendieron ellos, ellos
nosotras como cabras chicas nos reíamos porque no se repartieron la plata. Entonces ese fue el drama, y
sabíamos que es lo que hablaba por entonces cuando de repente con la Pati nos pusimos a conversar. Igual
mi mami decía, hay que tener un abogado qué se yo, poner plata igual
ya. Supongamos que el abogado no gane el caso, es
“- Está hablando en Mapuche, escúchenlo” plata que se va a perder, pero igual es conveniente ha-
cerlo. Esto del tema de tierras, también genera división
Pero uno lo escucha pero no sabe lo que está dicien- en la familia, eso es lo que va a pasar acá, ese es el
do y con mi mami se entendían los dos. Y ahí mi papi drama que tenemos acá nosotros.
nos contaba así por ser, los números en mapuche, nos
nombraba, qué se yo, la sal, el pan, todas esas cosas Estamos liadas acá en Penco ya, nosotras práctica-
así no más, el pan, el ají, el cigarro. Y así, y nosotros mente con mi hermana estamos asociadas acá, en la
empezamos a grabarnos esos temitas cortos, pero Asociación y por Penco. El asunto del por qué es que
ellos entre conversaban, pero a nosotros nunca nos ahora se está viendo más, y con el alcalde que nos
enseñaron nada. Como que se avergonzaban antes ha prestado cualquier apoyo, entonces ahora se ve la
un poco. Nosotros todo lo que hemos aprendido en los realidad de acá de Penco, porque ahora por donde tu
seis años, por la Asociación. Hemos conocido más la andes ves a la gente vestidos o “que se ven hermosas
cultura, gracias a la Asociación, porque antes no sa- o que son bonitas” y siempre me están preguntando
bíamos nada. hasta las mismas lamngen de Lota, cuando vinieron
a la actividad de la semana de Penco quedaron admi-
Antes en esos lados no había, tampoco había una radas del apoyo del alcalde, que nos dé harto apoyo.
Asociación, como para que participáramos. Llevamos Porque allá tienen que pelear para que las financiaran
quince años más o menos, viviendo en Penco ¿ya?, con un resto de plata. Acá no al alcalde lo citamos o
¿Nosotros?, ¡más! llevamos 20 años en Penco. le decimos algo y el alcalde ni un problema y eso se
dio cuenta acá el alcalde, nos apoya mucho, mucho a
Yo Patricia llegué primero, porque yo me casé, me nosotros.
vine para acá, la Rosita llego después. Mis papis,
cuando fallecieron ellos, ya mi papi en vida le dijo a él, Nosotras somos más serias, nosotras no andamos
al marido de la Pati, con la risa mostrando los dientes a los mismos de ahí,
a los de la municipalidad. No, nosotras llegamos, va-
“- Se van dos pa un lado y dos se van contigo - le mos hacer qué se yo, tenemos que hacer una activi-
dijo así, pero lo dijo en talla” . dad, va la directiva, y sería, ahí nos pasan un lugar y
ahí nosotros conversamos y exponemos la situación.

49
Todo lo contrario, anda pendiente de nosotros, que - Y el profe me dice: ¡ah! eso tiene que ser un don,
si falta algo, o lo otro, en ese lado estamos súper bien. que viene desde la raíz, y le puede caer a usted o
a usted o quien sea pero viene desde abajo, y para
Antes sí me daba vergüenza ponerme la ropa, “¡oh ser dijo eso, tiene que ser una persona”.
las Mapuche!” y así, ahora no, me resigné a eso y
chao, Salí vestida con la Pati, así que no, estamos Sobre la directiva, si acaso hacen renovación. Se
bien nosotras ahí. Nos dan buen apoyo, y ahora con la verá en la asamblea, pero yo creo que no los van a
cuestión de gasoducto también. cambiar porque esta directiva ha sido buena. Así que
ahí vamos a ver, si quedamos otro año o si no nos
Nuestra Asociación tenía 75 personas legalmente vamos cada uno para su lado no más. Igual vamos
inscritas, pero la realidad de las cosas van por interés, a seguir, si hay cambio, bueno trabajamos. La verdad
porque más se inscribían por los proyectos que según nosotros hicimos lo principal, entregamos lo que nos
nosotros todo lo regalaba, pero como vieron que no aportó el alcalde, ahora son ellas las que tiene que
era así la cosa se empezó a alejar de poquitito, y has- seguir. Esa es la idea que vayan participando también,
ta el momento quedamos como 40, 50 que venían, y y hay gente que no quiere, porque quiere que siga la
después ahora son como 20 fijas. misma directiva.

Nos aprecian harto, nos quieren, porque dicen que Es que es mucho compromiso, tenís que darte cuen-
estamos bien catalogadas, sobre todo le admira a la ta que prácticamente uno deja la casa botada para es-
gente que nosotros hemos invitado. El alcalde es con tar todo el día ahí, eso es lo que muchos no pueden
nosotros. hacer. Acá somos nosotros no más como Asociación,
y los otros de la cultura. La Juanita intentó formar otra,
Eso les llama la atención a ellos, porque cuando no- pero no resultó. Así que estamos nosotros no más re-
sotros hicimos el encuentro grande que fue aquí, abajo presentando.
en Penco, llegaron a llorar de emoción como era el
alcalde con nosotros, porque el alcalde de ella no es En Lirquén dicen que hay una pero es bien poquita
igual que el de acá, en eso lo alaban, el alcalde de la gente, por eso el alcalde quiere que participen ha-
nosotros tiene mucha entrega le gusta la cultura ma- cia acá, pero la gente quiere estar en pueblo. El año
puche. Ese es el tema con nuestro alcalde. pasado vinieron de Lirquén, hicimos la actividad, pero
andaban como seis personas.
Hemos trabajadó con una machi sí, pero con la cues-
tión del agua. El Pavel hizo todos los movimientos con En Tome está el Hugo, está solo ahí. El lamngen de
Neftalí, era para que lo ayudaran en cuanto a comi- allá tiene gente, pero él está solo, no tienen apoyo de
da y la actividad para comprar estufa y el motor de la gente. Por eso nosotros estábamos pensando en
agua, cosa que salió el doble. Le compraron el motor ir a hacerle una visita y tratar de juntar un poco de
y el resto a manos para ella, pero dice el Pavel que gente. Hacer una actividad. Dice el Hugo que se aver-
tenemos que esperarlo al menos o menos un año o güenzan allá, en Tomé, les da vergüenza, no son igual
dos años para que ella quede bien, porque está en un como ustedes, abiertas, siempre me dejan ahí solo y
depresión terrible, estuvo súper mal, porque la dejaron ahí ando, por eso nunca anda con su gente y él es el
tirada los hijos, y ella estaba, no tenía nada, dice el Pa- presidente.
vel. Es viejita, así que después cuando esté bien ella,
la quieren traer para acá a Penco. Y yo le dije, Queremos tener una sede, nos ofrecieron allá en la
costanera, Playa Negra. Van a hacer para el adulto
“- Estaría bien”. mayor y el alcalde nos metió a nosotros ahí, porque
aquí ya están haciendo y a nosotros nos dieron sedes
Un día estábamos con el profe de greda, y yo voy y para allá. Donde está la pista de patinaje, para ese
le pregunto: lado. Ahí estarán los adultos mayores, para la activi-
dad de la gimnasia también. Al final a nosotros lo que
“- Profe - le dije yo. más nos importa es que nos den un lugar, queremos
poner una ruka, o un rehue también con canelo, para
“- ¿Le hago una pregunta? que nos respeten, así no vamos a andar pidiendo se-
des. Igual nosotros le habíamos echado el ojo allá en
- Yo le dije - Para ser machi, ¿qué es lo que tiene Coihueco, donde hacemos el palin.
que ser?”

50
Memorias del Mapuche Urbano
Pero no se pudo, así que vamos a esperar que salga
en Playa Negra, ojala que no vaya a pasar nada más,
que se nos venga la mar para afuera. Estamos cerqui-
ta ahí, no ves que es plano. Nos va a llevar hasta el ca-
nelo. Cada 10 años podría pasar según los astrólogos,
eso escuché yo. Solamente el de arriba sabe.

N
sentábamos
todos y él
hablaba en
os

Mapuche, ¿ya?,
nosotras como
cabras chicas nos
reíamos por que
no sabíamos que
es lo que
hablaba por
entonces cuando
mi mami decía:

“- Está hablando
en Mapuche,
escúchenlo”.

Kintuafiyiñ taiñ mapu, müntüñgepelu ta inchiñ.


Rosa y Patricia Nancocheo.

51
52
T
Memorias del Mapuche Urbano

engo la palabra, porque alcancé y escuché a


los viejos, los caciques.
Así es, ese año que llegue yo, llegue joven aquí. Lle- Y después de eso, estaba negociando, tenía abuela,
gé como a los 20 años, yo me vine casado de allá. abuelas médicas, machi, mi mamá era machi. Enton-
Hice el servicio militar el 59 y ese año nos juntamos ces empezaron a morir, murió mi papá, murió mi abue-
con la vieja en el campo y así tuve que conversarlo con la, murió mi mamá.
mi papá. Me paso que a la chiquilla no podía dejarla
botada. Mi papá me dijo: En el campo anterior, los Mapuche hacían un fune-
ral (Eluwun), si no mataba un animal no era funeral
“- Esta bien po´, si usted es hombre y yo no te pue- (risas), tenia que matar un animal, caballo, una vaca
do decir nada, usted va a ir al regimiento” y tenerle harto comestible a la gente que cooperaba.

- Yo le dije, “si, mañana voy, le quiero dejar la chi- Y así me crié, entonces tuve que hacer eso, se-
quilla en mi casa, en mi pieza. pulte mi papá, sepulté mi abuela, un caballo para mi
papá, otro caballo para mi abuela, una vaquilla para mi
- Ni un problema - me dijo -”. mamá. Ya la plata se me fue entre todos los deudos,
y así me crié. Los sepulté bien si. Entonces me quede
Fui a buscar la chiquilla, la tenia encargada donde un medio pensionado, solo, sin mamá, sin abuela, herma-
tío mió. La pasé a dejar en la noche, al otro día me tire nas tenia, la hermanas ya se hizo mujer, se casaron.
a entregarme al regimiento. Yo le dije:
Entonces yo le dije a mi señora, teníamos casa apar-
“- M cama y todo esto es mió, nada más”. te le dije:

Ahí quedo mi señora, en Diádico la comunidad, la re- “- Me quedan dos corderos, dos o tres corderos,
ducción de Didaico Norin, el cacique era Lorenzo No- voy a matar estos corderos y voy a llevarlos”.
rin. Entonces nosotros vivíamos en la pasada, cerca
de un cementerio, antes de llegar al puente. Llegando O sea que cosechamos, teníamos porotos, papas,
a la vega. Tengo tierra allá yo. un montón. Teníamos buena casa, una buena puebla,
criábamos de todo; ave, pavos, cosechábamos seten-
Ahí me crié, yo no tengo mucha educación, no se ta pavos con mi vieja y los traía para vender aquí al
leer mucho, pero tengo la palabra, porque yo alcance pueblo.
y escuche a los viejos, los caciques y así. Entonces,
después de que hice el servicio militar. Después yo me Entonces ¿cómo llegamos a esa ruina?, deje el ne-
vine para acá. Estudie un poco allá, a mi me mandaron gocio, me dije, “mejor voy a buscar pega”. Deje en la
a la escuela a los 15 años. Y ahí me adelantaron el casa a mi señora, con un cabro, con mi hijo. Le dije yo:
curso, 120 días y pase a tercer curso. El profesor me
vino a buscar a la casa, estábamos trillando con mi “- Si no llego ese día, señal que encontré pega”.
papá porotos.
No llegue más. Yo era el secretario de la comunidad,
“- Mira, necesito que mandes al Oscar a la escuela”. pero no tenia sueldo. Y eso lo converse cuando me fui,
y la comunidad Didaico hizo una sesión y ¡me expro-
- Mi finado el viejo, dijo, “si lo voy mandar”. piaron la casa! Fui con mi señora, encargue la casa y
me desarmaron la casa los malditos. Me expropiaron,
Después no me mando mas po´. Entonces después el presidente se llama unos Pichincura. Me desarma-
me indico que me venia a trabajar en un negocio, acá ron la casa, perdí todo, silla, arados, monturas, caba-
a “Conce”. Pasar una plata, empecé a comprar, nego- llos. Me vine para acá.
cio matar un cordero, matar un chancho, traía gansos
para vender. Me venían a dejar a capitán Pastene en Carmelo Pichincura se llamaba el presidente de co-
carreta. Y así me quede para acá. mité de la comunidad Didaico.
53
Como el año 60 era presidente, sesenta y tantos. Falleció mi hijo y quedamos solos, tengo nietos, mis
Hacia reuniones, apoyaba candidatos, todo así y yo nietos son papás ahora, dueños de casa.
también apoya candidatos pero éramos contrarios (ri-
sas). Mas menos, a ver mi hijo nació el año 60, si como Y esa sería mi palabra.
el años 61 más o menos estaba allá. Y así yo iba por
mi partido y ellos iban por su partido, yo siempre he
sido socialista (risas). Yo tuve un tío que también era
político también Isidoro Llanquinao, ese le ponía paga
y así yo me compraba cosas (risas). Pichincura era
liberal parece que era.

Y yo me vine para acá, las tierras las recupere, las


casas también, las entregaron de zinc, una 20 plan-
chas de zinc. Después las vendí porque ya andaba
arrendando, a un gringo de Capitán Pasten. Y de ahí
me arrastre para acá, con mi señora llevamos mas de
50 años de casado ya, sin problemas.

Yo siempre en mi campo hacia palin, torneo de palin


fui deportista Mapuche, invitaban en el campo de Trai-
guen para allá, había reducciones que se llamaban Te-
mulemu, Temulemu Chico, Pantano, Renicos Grande,
Quetrahue, todos esos llegaban, llegaba y le gustaba.
Hacia palin, torneo, corderos, un chancho, un pavo, o
cualquier cosa le ponía. Nada más.

Estuvimos en Chiguayante, estuve como 10 años,


como trabaje en frutos del país en Concepción, trabaje
8 años. Y así en el túnel de cerro Chepi, ahí vine a
arrendar, tenia buenas amistades allá. Me decían:

“- Para que te vai, si acá tenia casa”.

Entonces después hubo toma de terreno en Andalien


y me dijeron:

“- Oscar hay toma de terreno, como lo ves”


- Yo dije, “ya, voy a pensarlo”

Como trabajaba en frutos del país, le dije al patrón

“- ¿Qué problema teni Oscarin?, me dijo.

- Me están invitando, que hay una toma de terreno,


y quiero vivir allá, que me deci”

- ¡Si!, -me dijo- bien po, vaya aproveche, ojala que


te dieran tierra, y no te preocupi acá”.

Y así toque esta tierra, llegamos a Andalien y des-


pués llegamos aquí, esta casa, vinimos 80 de Anda-
lien y aquí quede, como el 70-71 llegamos. Hasta esta
fecha, y me encuentro bien, estoy bien acá, con mi
señora, claro que estamos solos ahora.

54
Memorias del Mapuche Urbano

Y o
siempre en mi
campo hacia
palin, torneo de
palin fui deportista
Mapuche,
invitaban en el
campo de
Traiguen para
allá.

Nien ta zugu, kimpafin pu fütakeche, allkütupafin ta pu kuifikeche, pu fütake ülmen.


Oscar Millan Huenchul

55
P enco ciudad Histórica.
(Galería ilustrada)

El Fuerte La Planchada fue fundado en

F
1687, fue emplazado en la playa para prote-
ger la ciudad de ataque de los corsarios ingle-
ses desde la Bahía.
uerte Se conserva un murallón, cañones y el es-

La Planchada. cudo de Armas del Gobernador José de Garro


y desde 1977 es considerado Monumento na-
cional de Chile.

56
Memorias del Mapuche Urbano

El Secor Barrio Chino deLirquén es una pin-

B
toresca localidad distante3 kms. al norte de
Penco.

arrio Chino, Antigua caleta de pescadores, en sus es-


trechas y sinuosas calles existen numerosas
Lirquén. casas que ofrecen una atractiva variedad de
mariscos y pescados de la zona.

57
El mural compuesto por más de 400 piezas

M
de cerámica es obra del pintor Roberto Zu-
chel, mide más de 6 metros de alto por 4 me-

ural del toqui


tros de ancho aproximadamente, y se ubica
en el frontis de la escuela Isla de Pascua, en
calle Heras.
Lautaro. Hermoso mural en honor al gran Toqui Lau-
taro para conmemorar los 465 años de la co-
muna.

58
Memorias del Mapuche Urbano

59
El libro Memorias del Mapuche Urbano busca ser fiel a la voz de los y las Mapuche que compartieron sus
relatos y experiencia de vida en este libro, por tal motivo se respeto la transcripción original de las entrevistas,
sin intervención del compilador ni del equipo editorial.

60

También podría gustarte