Está en la página 1de 4

Diario del Estimador de costos.

Nota 6

Errores comunes en los cómputos

Error N°1: No detenerse a estudiar el proyecto y su documentación.

Para tener una visión clara del proceso de construcción del proyecto es indispensable el
estudio de toda la documentación disponible del proyecto.
Los documentos mínimos indispensables son:
• Planos generales: Plantas, cortes, fachadas.
• Planos estructurales
• Planos de detalles
• Planos de instalaciones
• Especificaciones técnicas
• Listado de ítems

El trabajo de estudio de la documentación sirve también para detectar discrepancias entre los
planos, detalles y especificaciones; poder realizar las consultas necesarias y tomar decisiones
anticipadas sobre cuál documento tendrá prevalencia para los cómputos.

Error N°2: No utilizar las unidades de medida adecuadas para cada ítem

• El metro lineal (“m” o “ml”) se usa para medir elementos lineales.


• El metro cuadrado (“m2”) se usa para elementos de superficie. Grandes áreas pueden
medirse en hectáreas (“Ha”).
• La medición por volumen (“m3”) se usa para movimiento de suelos, estructuras de
hormigón, mamposterías, rellenos, etc. Elementos volumétricos pueden medirse por

Ing. Víctor S. Rodríguez 29/08/2019


Diario del Estimador de costos. Nota 6

superficie cuando el espesor es uniforme, por ejemplo: muros, losas, contrapisos, capas del
paquete estructural de un pavimento.
• La medición por pesos se usa para el acero y perfiles laminados, estructuras metálicas en
general, materiales a granel cuando tienen pago discriminado.
• La “unidad” o “N°” se usa para elementos que son susceptibles de ser contados.
• La unidad “global” se usa para casos en que no es posible establecer una dimensión del
elemento a computar. Se aplica a ítems que se componen de diversas partes cuya unión
conforma un todo. Por ejemplo: un equipo industrial con instalaciones especiales asociadas
(Calderas, Grupos Electrógenos). También se utiliza cuando se presupone que un ítem de la
obra puede sub-contratarse como un paquete o lote, ya sea por el grado de especialización
requerido para su ejecución o por la diversidad de componentes que lo conforman cuyo
computo detallado resultaría poco práctico. Por ejemplo, las instalaciones de un edificio.
• Algunas unidades particulares:
- Hectómetro-metro cúbico (“Hm.m3”): Se utiliza para computar el transporte,
generalmente en grandes movimientos de suelos, cuando no está definida la distancia.
- Tonelada-kilómetro: Se utiliza para el pago del flete de materiales a granel cuando
no está definido el origen o el destino.

Error N°3: No medir con exactitud.

Dentro de los límites razonables de tolerancia se debe de lograr un alto grado de exactitud,
especialmente cuando el material que se está cuantificando es muy costoso.
Por ejemplo no es lo mismo un error de 1 m2 en la medición de un acabado con pintura que 1
m2 de un piso de porcelanato.

Error N°4: Dos o más personas cuantificando el mismo concepto.

La carga de datos en las planillas de cálculo las debe hacer una sola persona ya que se ha
comprobado que, cuando se trabaja en pareja, por ejemplo uno dictando y otro haciendo
operaciones, se incrementa la cantidad de errores.

Error N°5: No poner datos suficientes en cada hoja de cálculo.

Las mediciones deben quedar expuestas en las planillas de cálculo, al igual que las
formulaciones de los cálculos en las que intervengas para facilitar su posterior revisión,
corrección y/o modificación.
Es importante en cada planilla o línea de un cómputo indicar la referencia a:
• Plano (identificación y número de revisión)
• Ubicación del elemento (en qué Local, distancia a Ejes, cuál vista)

Ing. Víctor S. Rodríguez 29/08/2019


Diario del Estimador de costos. Nota 6

• El nombre del computista y del supervisor


• Fecha o número de revisión del cómputo
• En las fórmulas de cálculo, que variables intervienen
• Comentarios que se consideren relevantes para posteriores revisiones

Una organización metódica y prolija ayuda a disminuir la necesidad de repetir operaciones y


mediciones de elementos entre sí.

Por ejemplo: La superficie de los pisos es igual a la de los cielorrasos dentro de la misma
planta si ésta no tiene desniveles.

Error N°6: No usar el orden recomendado para mediciones.

La técnica habitual de cómputo recomienda seguir una secuencia ordenada:


1) Contar con una lista o catálogo de conceptos a cuantificar.
2) Definir las unidades de medida que corresponden a cada concepto, material o unidad de
construcción.
3) Computar la dimensión más relevante de la obra. Por ejemplo: superficie edificada,
longitud de camino o tendido de una red, volumen de terraplén.
4) Computar los ítems del listado.
5) Obtener la información de las características de los materiales a emplear: Dimensión,
peso, rendimiento, comportamiento físico, su envase, forma de comercialización y de
entrega, tiempos de entrega, fletes.
6) Tener actualizado un folleto técnico y comercial de los materiales o tener ubicadas las
direcciones en internet para facilitar su consulta.
7) Realizar el despiece de los rubros que se han establecido, junto con sus partidas, con
planos de detalle, determinado los materiales que conforman cada uno y su cantidad en las
unidades correspondientes.
8) Calcular ratios de los principales ítems y materiales de la obra contra la dimensión más
relevante de la obra, a fin de compararlos con estándares y verificar su razonabilidad. Por
ejemplo, cuantía global de acero dentro de una estructura de hormigón armado.

Error N°7: No conocer la normatividad aplicable

El proceso de medición siempre se debe adaptar a ciertas normas que deben de ser pre-
definidas antes de iniciar el trabajo. Pueden variar según su procedencia, pueden ser: Normas
de organismos públicos, normas de cámaras de construcción o alguna institución privada, o
simplemente la forma en que esté especificada.

Ing. Víctor S. Rodríguez 29/08/2019


Diario del Estimador de costos. Nota 6

Error N°8: No concentrarse en lo que es relevante

En la tarea de establecer prioridades de cómputo es útil usar herramientas como el principio


de Pareto. La ley de Pareto observa que el 20% del esfuerzo genera el 80% de los resultados.
Al trasladar este principio al cómputo de obras se puede decir que todos los ítems o tareas a
computar no son iguales en importancia y que se debería prestar más atención en aquellas
mediciones que tengan mayor incidencia en el presupuesto final.

Error 9: No usar programas para facilitar el trabajo

En la actualidad es inaceptable por antieconómico, computar y presupuestar sin utilizar


alguna herramienta computacional.
La herramienta más común, es el programa Excel del paquete de programas Microsoft Office ,
que permite ordenar la información en tablas y usar un gran número de fórmulas y macros
(que son pequeñas programaciones en lenguaje Visual Basic) para procesar los datos. Se
disminuye mucho el trabajo si solamente se capturan datos como largo, ancho y alto en cada
concepto puede ahorrar mucho tiempo.
Pero si se quiere ahorrar más tiempo y evitar errores de captura entre varias aplicaciones, es
conveniente investigar si el programa que se usa para la realización de los presupuestos tiene
alguna herramienta complementaria para los cómputos.
Programas de presupuestación como OPUS, ARQUÍMEDES (de CYPE) o PRESTO cuentan con
módulos de captura de datos desde AutoCAD o programas BIM.
La ventaja de usar aplicaciones y herramientas ya integradas es que con cada modificación se
actualizan todos los datos sin necesidad de volver a capturar toda la información.

Error N°10: No guardar respaldo de la labor realizada

No solo las planillas de cálculo o archivos generados por los programas computacionales
utilizados deben ser salvados. Todo plano, planilla en papel, croquis, borradores, anotaciones,
debe ser encarpetado ordenadamente para una eventual revisión posterior.
Cuando hay que retomar los cálculos, ya sea para revisar posibles errores o por
modificaciones que se generen, es mucho menor el tiempo a dedicarle si se cuenta con
“memoria” de lo que se hizo.

Créditos: contenidos de la nota gentileza de Mariano Blachich, con algunas adapataciones al


texto de mi parte. Lamentablemente desconozco a quien corresponde la autoría del original.

Ing. Víctor S. Rodríguez 29/08/2019