Está en la página 1de 1

Editorial

¿DÓNDE ESTÁ EL LÍMITE


del mercado?
L
levamos muchos
años asistiendo a un
fenómeno llamati-
vo, unos indignados,
otros creyendo haber
encontrado la panacea del
éxito mercantil, y el resto mudos entre el
asombro, la impotencia e, incluso, la soledad.

Nos estamos refiriendo a las campañas de bajo


precio, apurando márgenes, enseñando las Parece que la última posibilidad de mantener
cartas marcadas a una sociedad agradecida este sistema está en que venda directamente
que recibe, cuan si fueran el amigo invisible, las el que fabrica, pero, al parecer, esto tampoco
ofertas que obtiene de sus proveedores habitua- garantiza nada halagüeño.
les en la plaza del mercado o en el comercio
convencional, aunque mucho menos de los Los independientes, al borde del ataque de
profesionales sanitarios que le prestan servicios: nervios, sobre todo en grandes ciudades, lo
dentistas, médicos de diferentes especialidades, soportan. Y, encima, no se termina de definir
fisioterapeutas, podólogos, psicólogos, etc... el tema de los honorarios profesionales, una
salida honorable y rentable para todos, pero
Al bajo precio se viene uniendo el regalo de más para los primeros.
una segunda o tercera gafa, completa o no,
que viene a consumar una situación compli- Y para que no falte de nada, la venta online
cada, incluso caótica. Algunas asociaciones de sigue perturbando el panorama del mercado
compañeros también se unen al carro de la, lla- con una peligrosa tendencia al alza.
mémosla, beneficencia pública óptica.
Y aquí viene la reflexión inicial y final: ¿a dón-
Esto, si hubiera llevado a una magnífica situa- de queremos llegar? ¿No será que la meta se
ción de los balances de las distintas empresas nos quedó atrás? ¿Podemos retroceder? ¿Está
que conforman el sector “privilegiado”, aun- en nuestras manos hacer algo? Tenemos todas
que no habría merecido perdón, al menos sí las preguntas, pero ninguna de las respuestas.
habría resultado comprensible. Pero casi todo
› J uan Carlos el mundo está en una situación cuanto menos No es la primera vez que desde el Con-
Martínez Moral delicada y, en muchos casos, sejo General se hace una llamada a un
Presidente Consejo General con mal color. diálogo sin ideas prefijadas que inclu-
ya a todos los estamentos que confor-
man el sector: grupos, cadenas, inde-
pendientes, fabricantes, distribuido-
res, sindicatos y patronal.

Estamos abiertos a coordinar un encuentro


sectorial que, si no llega a aportar soluciones,
nos dejará en una situación igual o peor que
la actual. Pero, si hay alguna medida, acuer-
do o pacto que se pueda concertar, habre-
mos dado un paso muy significativo para
racionalizar un sector que, no lo dude nadie,
necesita urgentemente medidas de sensatez y
progreso.

Mayo 2012 ›