Está en la página 1de 2

DEFINICIÓN DE AVISO

Del latín ad visum, un aviso es una advertencia que se comunica a


alguien. Puede tratarse de una señal, un consejo o un llamado de
atención. Por ejemplo: “El camino presenta mucha nieve: esté atento a los
avisos de las autoridades”, “Recibí un aviso de la compañía telefónica
indicando posibles cortes en el servicio”, “Voy a poner un aviso en la
cartelera para que nadie use el ascensor que no funciona”.

Establecimiento de objetivos y metas, consiste en tener claro la finalidad


con la cual se va a realizar la planificación, es conocido como el "Para
qué".

Elegir correctamente los conceptos que se quieren transmitir, conocido


como el "Qué".

Armar una estrategia de comunicación, teniendo en cuenta redes,


sociales, medios de comunicación tradicionales y publicidad, es conocido
como el "Cómo".

Planificar el momento en el cual se establecerá la comunicación de los


conceptos "Cuándo".

Definir a las personas a las que estará dirigido el mensaje "a quien".
BENEFICIOS DE UN BUEN PLAN DE COMUNICACIÓN
1. Permite identificar al público objetivo. Sabremos quiénes son las personas a las
que van dirigidos nuestros productos o servicios. Y esto nos permitirá llevar a cabo
una comunicación y un marketing mucho más certero y eficaz.
2. Establece una planificación clara. Todas las personas que forman parte de la
empresa tendrán claros los mensajes clave, los valores y los objetivos a alcanzar.
3. Fortalece el sentimiento de equipo. Ayuda a que todos los empleados puedan remar
en la misma dirección. Además, nos aporta un mensaje coherente, unificado y
claro de lo que la empresa representa.
4. Anticipa posibles oportunidades. Al disponer de tiempo y elaborar el plan con
antelación, podemos estar al tanto de todas las oportunidades.
5. Cuantificar los objetivos. Cuando se finaliza el plan, se pueden medir los
resultados y compararlos con los objetivos marcados.
Conclusión: la comunicación atrae inversión

La importancia de ser lector


Márquez, gran conocedor del mundo de la información además de gran escritor, ha
escrito un bello y clarividente texto sobre el oficio y el trabajo de periodista,
publicado el 20 de octubre en este diario, que está destinado a ser ampliamente
comentado en las escuelas y facultades de periodismo. Lo citó mi predecesor en
estas tareas, Juan Arias, en su columna de despedida del domingo 27 de octubre y no
me resisto a citarlo en la primera de las mías, tan rico es en sugerencias y
enseñanzas para los periodistas. García Márquez apunta a una cuestión clave del
periodismo actual: el riesgo de que los periodistas, por efecto de las enormes
posibilidades que ofrecen las nuevas tecnologías de la comunicación, tiendan a
convertir en guetos las redacciones y se desconecten del sentir y de las
preocupaciones reales de los lectores.