Está en la página 1de 2

Agricultura

En Guatemala, a pesar de no reconocerse su importancia, la agricultura familiar campesina


produce el 70% de los alimentos que llegan a la mesa, ocupa al 38% de la PEA (1.9 millones de
personas), 1,299,377 familias rurales dependen de la actividad agropecuaria, 890,000 hectáreas
se utilizan en cultivos anuales (maíz, frijol, arroz) y aproximadamente 5 millones de personas
se benefician directamente de esta actividad, contribuye con un 14% a la conformación del PIB
nacional, representa la inversión más importante a nacional, dinamiza el comercio local,
regional e internacional, y al practicarse de forma sustentable favorece el medio ambiente.

La agricultura familiar campesina además se enfrenta a contextos desfavorables. La falta de


acceso y el acaparamiento de la tierra afectan considerablemente la agricultura familiar
campesina en el contexto de expansión de monocultivos (caña de azúcar, palma africana, hule,
teca) que desplazan tierras destinadas a la producción de alimentos, además del acaparamiento
y contaminación del agua.

Ganadería
Los tratados comerciales a los que se ha suscrito Guatemala demandan ciertos
estándares de calidad en la producción productos alimenticios. Para favorecer
a productores de mariscos, carnes, derivados de lácteos y pollo, la Unión Europea
donó al Ministerio de Agricultura un laboratorio que ayudará a que las exportaciones
de estos productos sean más eficientes, ya que al verificar los estándares requeridos
se evitará la devolución de los mismos. Con ello los productores trabajarán de
manera eficiente, sosteniendo e incrementando sus inversiones que conllevan a más
puestos de trabajo.

Esto último cambia con la ganadería, ya que es para consumo interno, y un


pequeño porcentaje que se exporta a Honduras y El Salvador.

PESCA

Guatemala es dichosa por tener abundantes pescados, crustáceos y


moluscos. Estos productos tan nobles ayudan a alimentar a parte importante del país,
activan la economía de los pueblos pesqueros y cuando se preparan bien son un manjar,
que no siempre es caro como a veces se supone. Pero hoy estamos haciendo de menos este
recurso de la peor forma posible: los consumidores mostramos poco interés en convertirlo
en parte de nuestra dieta cotidiana y no lo sabemos valorar, y por otro lado nuestra
industria pesquera, en su mayoría, no está dando productos de suficiente calidad, y está
practicando la pesca de forma irresponsable.

La mayoría de los pescadores artesanales pescan con palangre. Este método consiste en
tirar una línea madre de la cual salen varios reinales, los cuales funcionan como hilos de
pescar individuales. Este método lo utilizan mucho en el Pacífico para atrapar dorado y
tiburón, que se encuentran pasadas las 100 millas náuticas. El atún cola amarilla que
obtienen a veces los pescadores es fauna de acompañamiento del dorado y tiburón, por lo
que se considera como pesca incidental.