Está en la página 1de 12

ENFERMEDAD PULMONAR OBSTRUCTIVA CRÓNICA

(EPOC) Y NEUMONIA
INTRODUCCION

Enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) es la denominación que recibe


un conjunto de enfermedades broncopulmonares en las que se ve afectado el flujo
aéreo (circulación del aire) por una limitación crónica.

 La principal causa de la EPOC es la exposición al humo del tabaco


(fumadores activos y pasivos).
 Otros factores de riesgo son la exposición al aire contaminado, tanto
de interiores como de exteriores, así como al polvo y el humo en el
lugar de trabajo.


La EPOC es una enfermedad incurable, pero el tratamiento puede
aliviar los síntomas, mejorar la calidad de vida y reducir el riesgo de
defunción.

CONCEPTO

La enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) es una enfermedad crónica


inflamatoria de los pulmones que obstruye el flujo de aire desde los pulmones. Los
síntomas incluyen dificultad para respirar, tos, producción de mucosidad (esputo) y
silbido al respirar. Es causada por la exposición a largo plazo a gases o partículas
irritantes, en la mayoría de los casos del humo de cigarrillo. Las personas
con EPOC tienen mayor riesgo de padecer enfermedades cardíacas, cáncer de
pulmón y una variedad de otras afecciones.

El enfisema y la bronquitis crónica son las dos afecciones más frecuentes que
contribuyen a desarrollar la EPOC.

 Enfisema. Esta enfermedad de los pulmones destruye las paredes frágiles y


las fibras elásticas de los alvéolos. Las vías respiratorias pequeñas colapsan
cuando exhalas, lo que impide el flujo de aire hacia afuera desde los
pulmones.

 Bronquitis crónica. Si padeces esta enfermedad, los bronquios se inflaman y


se estrechan, y los pulmones producen más mucosidad, lo cual puede
bloquear aun más los bronquios que están estrechos. El paciente puede
presentar una tos crónica por tratar de limpiar las vías respiratorias.

FACTORES DE RIESGO

La principal causa de la EPOC es la exposición al humo del tabaco (fumadores


activos y pasivos). Otros factores de riesgo son:

 la contaminación del aire de interiores (por ejemplo, la derivada de la


utilización de combustibles sólidos en la cocina y la calefacción);
 la contaminación del aire exterior;
 la exposición laboral a polvos y productos químicos (vapores, irritantes y
gases);
 las infecciones repetidas de las vías respiratorias inferiores en la infancia.

SÍNTOMAS

 Dificultad para respirar, sobre todo durante la actividad física

 Silbido al respirar
 Presión en el pecho

 Tener que aclararse la garganta temprano a la mañana, debido al exceso de


mucosidad en los pulmones

 Una tos crónica que puede producir mucosidad (esputo), la cual puede ser
transparente, blanca, amarilla o verdosa

 Color azul en los labios o los lechos ungueales (cianosis)

 Infecciones respiratorias frecuentes

 Falta de energía

 Pérdida de peso involuntaria (en los estadios más avanzados)


COMPLICACIONES

 Infecciones respiratorias. Las personas con EPOC tienen mayor


probabilidad de sufrir resfríos, gripe o neumonía. Cualquier infección
respiratoria puede dificultar mucho la respiración y causar un mayor daño al
tejido pulmonar. La vacunación anual contra la gripe y las vacunaciones
periódicas contra la neumonía neumocócica pueden prevenir algunas
infecciones.

DIAGNOSTICO

Cuando se hace una exploración física el médico puede no hallar nada anormal,
aparte de la respiración sibilante que escucha con el fonendoscopio.
Las radiografías de tórax también pueden dar resultados normales. Además, a medida
que evoluciona la enfermedad, los movimientos del tórax disminuyen durante la
respiración y se hace más difícil escuchar los ruidos de la respiración con el
fonendoscopio.
Por este motivo, para hacer un diagnóstico correcto se requiere un aparato
denominado espirómetro, que mide el volumen espiratorio máximo por segundo y
otros flujos y volúmenes respiratorios. Sólo con esta prueba se puede demostrar la
obstrucción o reducción del flujo de aire que presenta una persona que tenga la
enfermedad.
Esta prueba es inmediata y no produce dolor.
-Analizar el esputo (flemas) para detectar infecciones.
TRATAMIENTO

Debe de saber que la EPOC es incurable pero los tratamientos actuales mejoran
los síntomas y ralentizan la progresión de la enfermedad.

Se debe de dejar de fumar de una manera radical. Con el hecho de dejar de fumar
en ocasiones hemos acabado con el problema y no se precisan mas acciones
terapéuticas.

La mayoría de los pacientes requieren un tratamiento continuo para mantener sus


síntomas bajo control. Aunque es posible que los síntomas no desaparezcan del
todo se puede mejorar la calidad de vida y llevar una vida plena con el tratamiento.

LOS OBJETIVOS DEL TRATAMIENTO SON:

-Aliviar los síntomas.

-Mejorar la capacidad de ejercicio.

-Mejorar la calidad de vida.

-Frenar y mejorar el deterioro de la función pulmonar.

TRATAMIENTO FARMACOLÓGICO:

1.- Fármacos Broncodilatadores:

Son los medicamentos fundamentales de primera línea en el tratamiento de la


EPOC. Los bronquios reciben terminaciones nerviosas de dos sistemas nerviosos
antagónicos; del sistema nervioso simpático y del sistema nervioso parasimpático.
Los fármacos que estimulan el sistema nervioso simpático (betaadrenérgicos)
producen relajación del los bronquios y los dilatan mejorando el paso del aire. Por
otro lado, los fármacos que inhiben el sistema parasimpático (anticolinérgicos)
también producen relajación del músculo liso bronquial y broncodilatación.
Fármacos broncodilatadores betaadrenérgicos:

 Salbutamol
 Terbutalina
 Salmeterol
 Formoterol
 Indacaterol

Fármacos broncodilatadores anticolinérgicos:

 Bromuro de Ipratropio
 Tiotropio
 Bromuro de Aclidinio
 Glicopirronio

Las infecciones respiratorias, tales como la bronquitis aguda, la neumonía y la


influenza, pueden agravar los síntomas de la EPOC. Los antibióticos ayudan a
tratar las reagudizaciones, pero no suelen recomendarse como medida de
prevención. Sin embargo, un estudio reciente muestra que el antibiótico
azitromicina previene las reagudizaciones, aunque no está claro si esto se debe a
su efecto antibiótico o a sus propiedades antiinflamatorias.

Terapias pulmonares

Oxigenoterapia. Si no tienes suficiente oxígeno en la sangre, es probable que


necesites administración de oxígeno.
Cirugía

La cirugía es una opción para algunas personas que padecen determinadas


formas más graves de enfisema pulmonar y no obtienen buenos resultados solo
con medicamentos. Entre las opciones quirúrgicas, pueden mencionarse las
siguientes:

 Trasplante de pulmón. El trasplante de pulmón puede ser una opción para


determinadas personas que cumplen con criterios específicos. El trasplante
puede mejorar la capacidad de respirar y mantenerse activo. Sin embargo, es
una intervención mayor que implica riesgos considerables, como rechazo del
órgano, y es necesario tomar medicamentos inmunosupresores de por vida.

 Bulectomía. Cuando las paredes de los sacos de aire se destruyen, se


forman espacios de aire grandes (bulas) en los pulmones. Las bulas
pueden agrandarse y provocar problemas respiratorios. En una bulectomía,
el médico extrae las bulas de los pulmones para mejorar el flujo de aire.

CUIDADOS de enfermería
 Reposo en cama, mantener posición semifowler.
 Administra el tratamiento indicado, teniendo en cuenta la vigilancia de los
efectos adversos.
 Administrar líquidos o humificadores si no están contraindicados para que
las secreciones sean fluidas y se expectoren.
 Tomar signos vitales frecuentemente o según gravedad y estado actual del
paciente.
 Realizar micro nebulizaciones, para dilatar las vías aéreas y mejorar el
intercambio de gases, realizar preferiblemente antes de las comidas.
 Recomendar al paciente que inhale vapor de agua caliente, para diluir aun
más las secreciones.
 Realizar con el paciente terapias respiratorias (tos, drenaje postural y
respiración diafragmática).
 Realizar drenaje ´postural con vibración y percusión, aprovechando la
fuerza de gravedad para movilizar las secreciones, preferiblemente al
levantase y antes de acostarse.

5) CUIDADOS EDUCATIVOS (hospitalización)


 Instruir al paciente y familiar de cómo evitar alérgenos y explicar la
importancia.
 Obtener antecedentes de algunas reacciones alérgicas anteriores a algún
medicamento antes de administrar algún fármaco.
 Mantener informado al paciente y al familiar sobre los procedimientos.
 Desarrollar una estrategia que le permita al paciente comprender:
 La naturaleza de la enfermedad.
 El propósito y la acción de cada medicamento.
 Los factores desencadenantes que deben evitarse y la forma de hacerlo.
 Uso adecuado de medicamento (inhaladores).
 Cundo buscar asistencia y cuando no.
o Explicarle al paciente que informe sobre exacerbaciones de síntomas (mayor
opresión torácica, incremento de la disnea y fatiga).

5) CUIDADOS EDUCATIVOS EN EL HOGAR


 Educar al paciente y familia sobre.
 Educar sobre la correcta utilización del oxigeno en los pacientes oxigeno
dependientes
 Cumplimiento estricto de medicamentos y no fumar
 Educación sobre consultar de inmediato si hay crisis
 Orientar sobre la utilización de respaldo al dormir
 Educar sobre eliminación de factores de riesgo (humo, contaminación
ambiental)
 Evitar el aire frio
 Educar sobre una buena alimentación
NEUMONIAS

INTRODUCCION

La neumonía es una infección de uno o los dos pulmones. Muchos gérmenes,


como bacterias, virus u hongos, pueden causarla. También se puede desarrollar al
inhalar líquidos o químicos. Las personas con mayor riesgo son las mayores de 65
años o menores de dos años o aquellas personas que tienen otros problemas de
salud.

 La neumonía es una de las causas de muerte más frecuentes en todo el


mundo.
 A menudo, la neumonía es la enfermedad terminal que acaba causando la
muerte en personas que tienen otras enfermedades graves y crónicas.
 Algunos tipos de neumonía se pueden prevenir mediante vacunación.

La neumonía es la causa más común de muerte entre las infecciones que se


desarrollan mientras el paciente permanece hospitalizado y es la causa general de
muerte más común en los países en desarrollo

DEFINICION

La neumonía es un tipo de infección respiratoria aguda que afecta a los pulmones.


Estos están formados por pequeños sacos, llamados alvéolos, que —en las
personas sanas— se llenan de aire al respirar. Los alvéolos de los enfermos de
neumonía están llenos de pus y líquido, lo que hace dolorosa la respiración y limita
la absorción de oxígeno.

CAUSAS

Las neumonías se desarrollan cuando un germen infeccioso invade el tejido pulmonar.


Estos gérmenes pueden llegar al pulmón por tres vías distintas: por aspiración desde
la nariz o la faringe, por inhalación o por vía sanguínea.
Las bacterias constituyen la causa más común de neumonía y, especialmente, la
bacteria Streptococcus pneumoniae, conocida como neumococo. Los virus también
son una causa común de neumonía; por ejemplo, el virus de la gripe,
la varicela, el sarampión o la tosferina.

TIPOS DE NEUMONIA
Distinguimos dos tipos de neumonía:
 Neumonía adquirida en la comunidad: es la neumonía corriente, la que puede tener
cualquier persona simplemente por el hecho de vivir fuera de un hospital.

Las neumonías adquiridas en la comunidad, en general, son las menos graves.


“Podemos encontrar formas leves que suelen ser causadas por virus y bacterias como
la Chlamydia pneumoniae y Mycoplasma pneumoniae y que se tratan de forma
ambulante. Y otras que requieren hospitalización en las que el neumococo es el
germen más frecuente y relevante”
 Neumonía que se puede adquirir en el hospital: es el segundo tipo de
neumonía nosocomial, es decir, aquella que se puede adquirir en el hospital
como complicación de algún proceso que se haya realizado allí, como una
intervención quirúrgica.
 Neumonía por aspiración, que se produce cuando las partículas (por
ejemplo, la saliva, los alimentos o el vómito) de la boca se inhalan y no son
eliminadas de los pulmones. La neumonía por aspiración puede ocurrir en
personas con dificultades para tragar, como las personas que han tenido
accidentes cerebrovasculares, y en las personas con disminución del nivel
de consciencia debido a los fármacos sedantes, alcohol u otras razones

SIGNOS Y SÍNTOMAS:
1. Fiebre, escalofríos y sudoración.
2. Tos productiva, con expectoración mucosa, amarillenta, Y purulenta… (según
el microorganismo causante). Aunque en algunos casos se presenta tos seca.
3. Dolor torácico, dolor de cabeza, musculares y articulares. Falta de apetito,
debilidad y malestar general.
4. Disnea (en algunos casos /Taquipnea)
Los síntomas varían aún más en niños y ancianos. Puede que no aparezca fiebre.
Respecto al dolor torácico, es posible que no aparezca o que los pacientes no
sean capaces de comunicar que lo tienen. A veces el único síntoma es una
respiración rápida o un rechazo del alimento de forma repentina. A veces, la
confusión repentina puede ser el único signo de neumonía en una persona mayor.

COMPLICACIONES DE LA NEUMONÍA
Entre las complicaciones más frecuentes se incluyen

 Los niveles bajos de oxígeno en el torrente sanguíneo


 Estado de tensión arterial baja potencialmente mortal
 Absceso pulmonar o empiema

Una neumonía grave impide que el oxígeno llegue al torrente sanguíneo,


provocando que la persona sienta ahogo. Los niveles bajos de oxígeno son
potencialmente mortales.

El microorganismo que causa la neumonía puede entrar en el torrente sanguíneo,


o la respuesta del organismo a la infección puede ser excesiva, lo que resulta en
una disminución de la tensión arterial que puede ser peligrosa para la vida, una
enfermedad llamada septicemia.
Algunas neumonías pueden derivar en la formación de un absceso pulmonar o un
empiema. Un absceso es una acumulación de pus en los tejidos. Se forma un
absceso pulmonar cuando una pequeña área del pulmón muere y se produce una
colección de pus en su lugar. El empiema es una acumulación de pus entre el
pulmón y la pared torácica.

DIAGNÓSTICO
 Exploración por un médico
 El médico o la enfermera detectan la presencia de neumonía mediante la
auscultación del tórax con un fonendoscopio.

 Análisis de sangre. Los análisis de sangre se usan para confirmar una


infección e intentar identificar el tipo de organismo que está causando la
infección. Sin embargo, la identificación precisa no siempre es posible.

 Radiografía torácica. Esta ayuda al médico a diagnosticar la neumonía y a


determinar la extensión y la ubicación de la infección. No obstante, tu médico
no puede saber por medio de una radiografía qué tipo de germen está
causando la neumonía.

 Pulsioximetría. En esta prueba, se mide el nivel de oxígeno de la sangre. La


neumonía puede hacer que los pulmones no sean capaces de pasar una
suficiente cantidad de oxígeno al torrente sanguíneo.

 Prueba de esputo. Se toma una muestra de líquido de los pulmones (esputo)


que se obtiene haciendo toser profundamente al paciente; luego, se analiza
la muestra para ayudar a identificar la causa de la infección.

TRATAMIENTO
 Los antibióticos y a veces los fármacosos antivirales o antifúngicos
 Tratamiento para apoyar la respiración

ANTIBIÓTICOS
Para elegir un antibiótico, el médico analiza cuál es el microorganismo que con
mayor probabilidad está siendo responsable del trastorno. Hay varios factores que
pueden orientar sobre el organismo causante de la neumonía:

 Tipo de pulmonía (neumonía adquirida en la comunidad, neumonía


adquirida en el hospital, neumonía asociada a la atención de la salud,
neumonía obstructiva o neumonía por aspiración)
 La edad del sujeto
 Si el sistema inmune del sujeto está funcionando correctamente o no, o si el
sujeto tiene otras enfermedades pulmonares
 Gravedad de la neumonía

La neumonía causada por bacterias puede tratarse con antibióticos. El


antibiótico de elección es la amoxicilina en comprimidos dispersables.

. Terapia respiratoria (palmo-percusión) y nebulizaciones.


3. Consumir mucho líquido para ayudar a aflojar las secreciones y sacar la flema.
4. Controlar la fiebre con antipiréticos ( no usar aspirinas en niños)
Los antibióticos más comúnmente utilizados para la neumonía son: penicilinas
y betalactámicos (amoxicilina y amoxicilina/clavulánico, ambos a dosis altas),
quinolonas (levofloxacino, moxifloxacino) y macrólidos (azitromicina,
claritromicina). Se realizará la elección del tratamiento antibiótico en función de
las Guías Clínicas de Tratamiento, de la gravedad del cuadro, y de la
existencia o no de factores de riesgo concomitantes.

FÁRMACOS ANTIVIRALES Y ANTIFÚNGICOS


Los antibióticos no son útiles en las neumonías víricas. Sin embargo, los fármacos
antivirales específicos a veces se administran si se sospechan ciertas infecciones
virales, como la gripe o la varicela. Para la gripe, los medicamentos antivirales
específicos (como el oseltamivir o el zanamivir) pueden reducir la duración y
gravedad de la enfermedad si se inicia el tratamiento dentro de las 48 horas
después de que comiencen los síntomas. Sin embargo, una vez que el sujeto ha
desarrollado una neumonía por gripe, no está claro que estos fármacos antivirales
sean útiles. A veces una neumonía bacteriana puede desarrollarse después de la
infección viral. En este caso, los médicos administran antibióticos a las personas
afectadas.

Otras medidas generales para curar la neumonía aparte del tratamiento


antibiótico:

 Hidratación.

 Reposo.

CUIDADOS DE ENFERMERÍA

 Oxigenoterapia
 Cuidados con la oxigenoterapia
 Posición se mi flower
 Aplicar medidas de confort
 Control de signos vitales
 Explicar todos los procedimientos al paciente y como le ayuda a su
recuperación
 Mantener permeables las vías aéreas.
 -Administración de antibióticos según prescripción médica si fuese
necesario.
 Proporcionar ventilación humedad y temperatura confortable
 Reducir la ansiedad.
 Ejercicios de inspiración y expiración
 Observar el toraz en búsqueda de difilcultad respiratoria
 Canalizar una via para inicio de antibioticoterapia
 Explicar al paciente los beneficios del ejercicio y consensual con él y la
familia un programa progresivo de ejercicio.

BIBLIOGRAFÍA

MÉNDEZ IBARRA, Claudia, SISTEMA RESPIRATORIO: ANATOMÍA, colegio


oficial de enfermería de Barcelona. 2010. www.infermeravirtual.com.

SMELTZERT. S. BARE. B. BRUNER Y SUDDARTH, Enfermería Medico


quirúrgica, 10a edición, Vol. II, Edición Mc Graw Hill, ciudad de México, México.
ISBN 970-10-5577-2. Pág., 2030-2036

www.educare.com Acciones de Enfermeria con paciente con Neumonía según


mgs. Soto, L. (2.003) México, DF.