Está en la página 1de 1

Patagosaurus

Es uno de los primeros saurópodos de los cuales los científicos tienen unos
restos razonablemente completos. El Patagosaurus perteneció a un grupo de
saurópodos, los cetiosáuridos, que también incluye el Cetiosaurus (“reptil
ballena”), encontrado en unas rocas de Inglaterra de mitad del jurásico. Estos dos
animales nos informan prácticamente de todo lo que sabemos acerca de la biología
de los saurópodos y su evolución durante ese período. Eran saurópodos primitivos,
que carecían de muchas de las características observadas en sus parientes más
avanzados, como el Diplodocus y el Brachiosaurus.

Aunque su cuello era relativamente corto para ser un saurópodo, seguía


siendo considerablemente más largo que el de cualquier otro grupo de dinosaurios,
y probablemente habría permitido al Patagosaurus alimentarse de hojas o brotes
de hasta 5 o 6 m de altura. Todavía no se ha encontrado un cráneo completo, pero
algunos huesos aislados del cráneo demuestran que era ancho y no muy largo, y
que las mandíbulas estaban recubiertas de dientes anchos y cortantes. Los ollares
estaban situados mucho más adelante que en los otros saurópodos. En el
Patagosaurus y el Cetiosaurus el sistema de vértebras perforadas y sacos aéreos
encontrado en muchos dinosaurios saurópodos avanzados estaba muy poco
desarrollado. El Patagosaurus compartió su entorno con el gran dinosaurio
depredador Piatnizkysaurus. Probablemente el gran tamaño ayudaba a los
Patagosaurus adultos a defenderse de su ataque, pero los más jóvenes debían de
ser bastante vulnerables ante cazador tan experto.