Está en la página 1de 5

CEREMONIA

CELEBRACION DE LA

SANTA CENA
SANTA CENA

(El ministro leerá los siguientes pasajes:) Dios y Padre misericordioso, que nos has llamado para sentarnos juntos
“Despreciado y desechado entre los hombres, varón de en esta fiesta de amor y regocijo, te damos las gracias por el inmenso

dolores, experimentado en quebranto; y como que favor de habernos considerado dignos de participar de Tu santa
comunión. Que este acto simbolice y selle nuestra unión contigo y con
escondimos de él el rostro, fue menospreciado, y no lo
los hermanos, en los días venideros; que nada pueda apartarnos, de tu
estimamos. Ciertamente llevó él nuestras enfermedades, y
divino amor y gracia. Concédenos, te lo suplicamos, que participemos
sufrió nuestros dolores; y nosotros le tuvimos por azotado, por también de la naturaleza misma de nuestro Señor Jesucristo; que Su
herido de Dios y abatido. Más él herido fue por nuestras presencia sea una realidad constante en nuestras vidas; que seamos
rebeliones, molido por nuestros pecados. El castigo de renovados y transformados a su semejanza, y que al fin él pueda

nuestra paz fue sobre él; y por su llaga fuimos nosotros presentarnos delante de Ti coronado de gloria y santidad. Te lo pedimos
en Su nombre. Amén.
curados.” (Isaías 53: 3-5)

“Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a


su Hijo Unigénito para que todo aquel que en El cree, no se
pierda, mas tenga vida eterna”. (Juan 3:16)

“Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados,


que yo os haré descansar.” (Mateo 11:28)
haced confesión humilde de pecado, consagrad vuestras “Y como fue la hora, sentóse a la mesa, y con él los apóstoles. Y les
vidas a la obediencia y servicio cristianos, y orad por la dijo: En gran manera he deseado comer con vosotros esta pascua antes
adquisición del poder espiritual a fin de llevar a cabo la que padezca; porque os digo que no comeré más de ella hasta que se
voluntad de Dios. cumpla en el reino de Dios. Y tomando el vaso, habiendo dado gracias,
dijo: Tomad esto y repartidlo entre vosotros; porque os digo que no
beberé más del fruto de la vid hasta que el reino de Dios venga. Y
(El Ministro puede extender la invitación a miembros de otras iglesias
evangélicas que estuvieren presentes.) tomando el pan y habiendo dado gracias, partió y les dio diciendo: Este
es mi cuerpo que por vosotros es dado; haced esto en memoria de mí.
(La siguiente oración de comunión u otra semejante será hecha por el
Ministro:) Asimismo también el vaso después que hubo cenado diciendo: Este
(El Ministro leerá la institución de la cena.) vaso es el nuevo pacto en mi sangre, que por vosotros se derrama.”
(Lucas 22: 14-20)
“Oigamos las palabras del apóstol San Pablo: Porque yo recibí del
Señor lo que también os he enseñado: Que el Señor Jesús, la noche
que fue entregado, tomó pan y habiendo dado gracias, lo partió y dijo:
Tomad, comed, este es mi cuerpo que por vosotros es partido; haced
esto en memoria de mí. Asimismo tomó también la copa después de
haber cenado, diciendo: Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre;
haced esto todas las veces que bebiereis, en memoria de mí. Porque
todas las veces que comiereis este pan y bebiereis esta copa, la muerte
del Señor anunciáis hasta que venga. De manera que, cualquiera que
comiere este pan o bebiere esta copa del Señor indignamente, será
culpado del cuerpo y de la sangre del Señor. Por tanto, pruébese cada
uno a sí mismo, y coma así de aquel pan, y beba de aquella copa. nuestro Señor Jesús, de amor de Dios y de la comunión del
(1Corintios 11: 23-28) Espíritu Santo. Delante del trono del Padre Celestial,

(La siguiente invitación se hará a la congregación:) (El Ministro puede añadir algunas palabras más de amonestación cariñosa, a fin de
ayudar a los hermanos en su mejor preparación espiritual.)

Vosotros, los que en verdad os habéis arrepentido de (El Ministro, alzando el pan delante de la congregación dirá:)
vuestros pecados y estáis en buenas relaciones con los
Nuestro Señor Jesús, la misma noche que fue entregado, tomó el pan y
hermanos; los que alentáis el propósito de andar en
después de haberlo roto y bendecido, lo dio a los discípulos: -Yo
novedad de vida, guardando los mandamientos de Dios y
ministrando en su nombre lo doy a vosotros: Tomad y comed esto, en
dirigiendo vuestros pasos por sus santos caminos,
memoria de que Cristo murió por vosotros, y que sea salud, para
acercaos con reverencia, fe y acción de gracias a participar
vuestras almas.-
de la Cena del Señor.
“Venid a esta mesa sagrada a testificar, no que sois (Luego se repartirá el pan y a una señal del Ministro, todos lo comerán al mismo
tiempo.)
justos y perfectos, sino que sinceramente amáis al Señor
Jesús y deseáis ser sus verdaderos discípulos; venid, no COMED DE EL TODOS.
porque sois fuertes, sino porque sois débiles; no porque
(El Ministro pondrá en alto la copa delante de la congregación
tenéis derecho a demandar las bendiciones espirituales, diciendo:)
sino porque en vuestra fragilidad y pecado tenéis constante
Nuestro Señor también tomó el vaso y le dio a sus discípulos; -Yo,
necesidad de la misericordia y protección divina; venid
ministrando en su nombre, lo doy a vosotros; y que ella os limpie de todo
finalmente a buscar la presencia de Cristo y a orar por la
pecado.-
plenitud del espíritu.
“Y ahora que la Cena del Señor está delante de (Luego se repartirá el vino, y a señal del ministro, todos lo beberán al mismo
tiempo.)
nosotros, alzad vuestras mentes y corazones por encima
de todos los cuidados y temores egoístas. Haced que este
TOMAD DE ELLA TODOS.
pan y este vino sean testigos y símbolos de la gracia de
(El Ministro hará la siguiente oración de clausura:)