Está en la página 1de 3

Jean Rouch: El cine directo

y la Antropología Visual
Rosa Elena Gaspar de Alba

Jean Rouch fue cineasta y antropólogo fran- lista” si lo comparamos con cualquier otro temáticamente, actividad que ya se efectúa
cés y es reconocido mundialmente como tipo de re g i s t rode las actividades humanas en las principales universidades, institutos ci-
uno de los creadores más importantes del sobre todo las de carácter comunitario, es- nematográficos y centros de estudios antro-
siglo XX en el campo de la cinematografía. pecialmente de tipo ritual. La cámara cine- pológicos del mundo, en los que también se
Sus estudios sobre el continente africano matográfica y otros instrumentos moder- han realizado homenajes en su honor.
han sido considerados como aportaciones nos de registro, a los ojos de Rouch, resultan Las investigaciones y la creación estética
fundamentales al conocimiento de diversos igualmente irremplazables como medios de Jean Rouch se materializan en las ciento
pueblos de esa región. de difusión. veinte películas que durante más de cin-
La obra de Jean Rouch refleja los gran- Jean Rouch sostenía que la antropolo- cuenta años filmó en distintos lugares de
des cambios que vivió África durante el gía, como otros campos del conocimiento África y en el continente europeo, estudian-
siglo XX en su peregrinar del colonialismo social, vive por necesidad en un “espacio do las relaciones entre civilizaciones y los
a la independencia y a su realidad actual. global” que la vincula no sólo a lo económi- procesos de aculturación de las personas ori-
En sus filmaciones se muestran no sólo los co sino también a la producción de sím- ginarias de África que emigran a Europa.
aspectos sociales más generales de esos pue- bolos, gustos, creencias, percepciones cul- Jean Rouch es el creador del “cine dire c-
blos sino también sus particularidades: re l i- turales y estéticas que hoy se “mundializan” to”, que hereda y prolonga la visión cine-
gión y rituales, creencias e imaginación, es traspasando fronteras. Así, mientras por matográfica y documental que fundaron en
decir, sus formas de vivir y morir, sus logro s un lado la imagen audiovisual y su trans- la segunda década del siglo pasado Ro b e rt
y dificultades, incluyendo las migraciones a misión a larga distancia es hoy un efectivo Flaherty y Dziga Vertov y que, en su mo-
que se ven obligadas comunidades enteras. factor de homogeneización universal, por mento, llamaron “cine-verdad”. Esta co-
Sus métodos y técnicas de filmación se otro lado la imagen audiovisual actúa tam- rriente, a la que se suma Jean Rouch otor-
consideran aportaciones esenciales al cine bién como un poderoso instrumento de gándole nuevas amplitudes y experiencias,
del siglo XX como medio del conocimiento conocimiento de lo individual, afirmando asume los principios de autocrítica y de auto-
antropológico, y como una aportación tam- particularismos y reivindicando el valor conciencia, de “observación participante”
bién fundamental al cine como instrumento de la existencia singular. y de re t roalimentación, y también de lo que
de investigación y difusión. Es importante Todavía diremos que, con sus técnicas se ha llamado “antropología compart i d a”.
mencionar que Jean Rouch ingresa al cine de filmación, Rouch rompe con los esque- Para Rouch, era indispensable experi-
como parte de su investigación antro p o l ó- mas clásicos de la investigación antro p o l ó- mentar con la cámara en la vida real y lograr
gica: él es, sin duda, uno de los pioneros del gica, creando una nueva corriente de re g i s- plena espontaneidad, filmando dire c t a-
cine documental etnográfico, y su abun- tro no sólo en la antropología sino en el mente en el campo sin previos arreglos,
dante obra lo convierte en un fundador ilus- cine documental. Rouch sostenía que “los como ocurre en el estudio; obviamente esta
tre de la Antropología Visual. Sin olvidar registros fílmicos de la actualidad tendrán intención cinematográfica pudo realizarse
que ganó varios premios internacionales que ser comparados con los de las próximas cada vez mejor en la medida en que las tec-
por sus documentales. generaciones”. Tal es la urgencia de reali- nologías de filmación y sonido permitían
Rouch sostuvo siempre que la cámara zar documentales hoy, para el público de el fácil transporte de los aparatos y su sin-
tendría que ser reconocida como una insus- mañana. Sin saberlo las comunidades fil- cronización. Al filmar, sostenía Rouch,
tituible herramienta para la investigación madas modifican los estándares de tiempo debe permitirse que la realidad hable por
en ciencias sociales, y consideraba que el y espacio y enriquecen la antropología del sí misma y se “revele”. El “cine directo” se
cine era un prominente instrumento para futuro, que tomará en cuenta centralmente construye entonces sobre la base de la par-
la comunicación científica. Pensaba que el esas películas como arc h i vos audiovisuales. ticipación e incluso de la provocación: de
registro audiovisual, debido a sus caracterís- Jean Rouch, como cineasta y etnólogo, otra manera la “realidad” filmada perma-
ticas específicas, brinda posibilidades únicas utilizó el cine y la etnología en una síntesis nece oculta, disimulada y sin expresar su
para el conocimiento más flexible y “rea- casi única que nos invita a estudiar su obra sis- autenticidad.

96 | REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE MÉXICO


CINE DIRECTO Y ANTROPOLOGÍA VISUAL

Las grandes aportaciones de Jean Rouch La opinión tradicional sostenía que bajo inclusivesobre la voz del narrador, utilizan-
a la historia del cine no se refieren única- condiciones propicias los sujetos se olvi- do también cámaras y grabadoras trans-
mente a la presentación de aspectos de la dan de la presencia de la cámara y se condu- p o rtables a mano en lugar de tripiés y zo o m s.
vida y de la muerte de las comunidades cen normalmente como si los camarógrafos Para Rouch la re t roalimentación del sujeto
que filmó, sino que se refieren también a no estuvieran presentes. Rouch percibió, es un elemento clave en la construcción de
las técnicas cinematográficas que se acer- en cambio, que los sujetos estaban siempre una película etnográfica.
can a la realidad filmada bajo ciertas con- conscientes de la cámara: la distracción Para el cineasta resultaba entonces fun-
diciones: el entendimiento, el intercambio, supuesta no ayudaba sino que en realidad damental, tanto para el conocimiento an-
la convivencia prolongada con los hombres alteraba su conducta. Por lo demás, Rouch tropológico como para la realización de las
y mujeres que captó con su cámara, creando solicitó y promovió la participación de los películas, precisamente lo que él llamó el
así un nuevo género dentro del cine etno- sujetos en el proceso de la filmación preci- feedback o “retroalimentación”, que con-
gráfico, mientras construía, al mismo tiem- samente para evitar, como dijo el cineasta siste en “compartir” sus filmaciones con los
po, las más sólidas bases de la antropología David MacDougall, “...que el observador que han sido los sujetos y actores de las mis-
visual. y el observado se refugien en mundos dife- mas. Esto permite al cineasta-etnólogo me-
Este giro de la obra de Rouch se apre- rentes y aislados..., produciendo películas ditar abiertamente sobre su propia obra e
cia sobre todo en su película Crónica de un que en realidad son monólogos”. intercambiar reflexiones críticas con los
verano (1961), realizada con el filósofo y Rouch solicitaba siempre a los sujetos a c t o res. A esto último Rouch lo llamó tam-
sociólogo Edgar Morin. La película detiene, filmados que mostraran expresamente su bién “etno diálogo”, en que el cineasta puede
acelera y desacelera las acciones, esto es una presencia en la pantalla, que colaboraran ver directamente de qué manera su pre s e n-
distorsión de la realidad cotidiana. Sin em- con el equipo de la filmación y procuraran cia modifica la reacción de los actores. Esto
bargo, decía Rouch, “lo importante no es evitar largas tomas en favor de una o dos lo descubre por casualidad, cuando al re-
buscar la verdad a través del cine sino mos- personas. Asimismo, se propuso incluir la gresar, unos años después, a la aldea de pes-
trar la verdad del cine”. Uno de los aspectos música ambiental y con actores que hicie- cadores donde filmó la película La caza del
mas originales de las técnicas de filmación ran comentarios con sonido sincronizado, hipopótamo,al proyectarla le pregunta a los
de Rouch es que hizo de la cámara el prin-
cipal actor y hasta “director” de sus películas.
Por supuesto, como decíamos, Jean Rouch
necesitaba de cámaras que fueran portáti-
les, requisito indispensable para lograr el
“cine directo” y “participativo”. Sólo así
podía obtenerse el “relato de las historias”
que buscaba. A veces puede pensarse que
Rouch hizo el tipo de películas que hubie-
ran hecho las mismas comunidades africa-
nas de haber contado con los medios para
realizarlas. La “narración de historias” es
otro de los elementos indispensables de la
obra de Rouch. Como él mismo decía: “el
cine, el arte del instante y lo instantáneo es
también, a mi manera de ver, el arte de la
paciencia y el arte del tiempo”.
Rouch tenía una preocupación explí-
cita sobre la presencia e inclusive la inva-
sión de la cámara durante la filmación. Pero
él conjuró este peligro aceptando abiert a-
mente la “participación” de la cámara como
sujeto activo de las películas. En realidad,
Jean Rouch se opuso al mito prevaleciente
de que el cine es un registro “objetivo” de
la realidad, mito que niega la subjetividad
involucrada en la elección del sujeto de la
filmación, del material de arc h i vo seleccio-
nado y hasta del equipo óptico utilizado,
sin excluir la edición posterior.

REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE MÉXICO | 97


participantes, por ejemplo: “¿por qué aña- tiva de sus películas: la “provocación” de pología Visual comenzó a ser desarrollada
dió música a las imágenes durante la cace- Rouch a sus actores se convertía en parte como un campo académico de estudio hasta
ría?”. Rouch les responde que por ser la de la historia misma. los años cincuenta y sesenta, apareciendo
música un aspecto tradicional de la entera Pero la obra de Jean Rouch, además de unos años después sus fundamentos teó-
ceremonia, y ellos le responden: “Sí, pero el sus contenidos de conocimiento, tiene una ricos y metodológicos. En ese momento
hipopótamo la escucha”, lo cual implicaba innegable fuerza estética. Reunió en su Rouch cobra una gran influencia para el
que la ceremonia de la cacería no podría obra el rigor del científico con la imagina- reconocimiento científico de la Antropo-
suceder y que el hipopótamo huiría al escu- ción del artista, la fuerza de la lógica con la logía Visual.
char la música. Rouch establecía así el diá- fuerza de la estética. La imaginación, para La antropología tradicional explica por
logo con los protagonistas, que continúa a él, es un ingrediente sustancial del conoci- escrito las investigaciones hechas a las comu-
través de todas sus películas. miento, y también la construcción artística nidades. Sin embargo, para que realmente
Jean Rouch inició también, con su pe- sin la cual, en materia humana, no puede se muestre el “drama”, la expresión corporal,
lícula Jaguar, lo que se ha llamado el cine lograrse el verdadero saber. por ejemplo de un ritual, es necesario docu-
de “improvisación colectiva, o “ciencia fic- Rouch insistía en que: mentarla visualmente, con una cámara de
ción etnográfica”. Lo que Rouch y Morin imagen en movimiento. Los documentos
lograron en Crónica de un verano fue, de ...somos personas que creemos en el mundo escritos son incapaces de mostrar este
alguna manera, la condensación del pro- del mañana; pero este mundo que ahora efecto. Tal es el aporte esencial de la An-
ceso de la película Jaguar: en lugar de pla- estamos en proceso de construir solamente tropología Visual.
near una improvisación dramática antes de será viable si reconocemos las diferencias Se ha dicho que el cine, los registros so-
filmar, y después grabar el diálogo y los co- entre varias culturas y no si simplemente n o ros, el video y las computadoras son hoy
mentarios de los actores, los caracteres de negamos la existencia de tales diferencias y una fuente de investigación científica indis-
Crónica de un verano fueron creados ins- culturas, transformándolas en imágenes de pensable. Estos medios de registro preser-
tantánea y espontáneamente. nosotros mismos. Debemos conocer otras van para la posteridad la imagen frágil de
culturas como son, y para adquirir tal co- nuestras culturas en transformación. Des-
El drama de las ciencias humanas —decía nocimiento no hay mejor herramienta que pués de siglos de profundos cambios cul-
Rouch— es que debemos considerar a los el cine etnográfico. turales, y también de la pérdida y olvido
seres humanos como “cosas”. Y esto no es de los mismos, nos encontramos hoy con
verdad: el humano es el “otro” y el “otro” También nos dice: instrumentos a nuestro alcance que nos
no es jamás una cosa. otorgan la posibilidad de frenar esta pér-
Mi sueño es mostrar en un filme lo que dida y ese olvido. La idea es que hoy resulta
En tanto que los antropólogos han uti- puede ser entendido directamente sin la indispensable registrar por medio de imá-
lizado frecuentemente la novela y los es- ayuda de la narración. Explicar el conjunto genes y sonidos la amplia riqueza y diver-
critos de ficción para narrar sus experien- pero mediante recursos cinematográficos. sidad de nuestro patrimonio humano y cul-
cias, la mayoría de los cineastas etnólogos tural. Dicho en general, tal es la riqueza y
se han conformado simplemente con pe- Sus películas, por lo demás, significan actualidad de la Antropología Visual.
lículas descriptivas y “realistas”. Rouch en una abierta oposición al colonialismo, re- Se considera, eso sí, como decía Rouch,
cambio, desarrolla el género de “ficción etno- futando la justificación moral de los colo- que cualquier forma de investigación an-
gráfica”. En su trabajo antropológico y nialistas que dicen salvarán a los negros. Es tropológica, la tradicional o la visual y la
como cineasta Jean Rouch le da una vuelta sabido, sin embargo, que en el terreno de grabada:
de ciento ochenta grados a estas tendencias: los hechos ha ocurrido exactamente lo con-
él utilizó ampliamente la ficción para co- trario, al hacer desaparecer sus tradiciones, Ir rumpe en la vida de los observados y resul-
municar sus registros antropológicos, sin su cultura y obviamente al ahondar la ex- ta una interferencia al ritmo y modo de su ser
dejar de utilizar las técnicas del surre a l i s m o plotación de su trabajo y de su vida entera. social. Tal vez sea inevitable —continuaba
y de la interpretación de los sueños y tal vez , El racismo occidental hacia los africanos y diciendo Rouch—, pero en todo caso los
más brillantemente, desvaneciendo la sepa- la oposición a las migraciones son también re g i s t rosde la Antropología Visual, cuando
ración entre los documentales y las películas algunos de los motivos profundos de la re a- se les presentan de regreso para su retroali-
de acción en favor de una integración ima- lización de sus películas. mentación, generalmente originan en ellos
ginativa de ambos conceptos. Decíamos Debe también decirse que hoy la Antro- una reflexión y una toma de conciencia nueva
antes que Rouch llevaba sus películas a las pología Visual incluye un amplio rango de de su propio existir, y eso en todo caso es
comunidades que había filmado, provo c á n- estudios interculturales, con un marcado positivo.
dolos a realizar comentarios y a dialogar en de énfasis en la producción de cine etno-
repuesta a los escenarios ya filmados. Rouch gráfico y en la fotografía. Los antro p ó l o g o s
volvía a filmar y a grabar estas reacciones han utilizado cámaras fotográficas y de cine Las fotografías que acompañan este texto son propiedad
que después integraba a la versión defini- desde finales del siglo XIX, pero la Antro- de Jocelyne Rouch.

98 | REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE MÉXICO