Está en la página 1de 1033

SOCIEDAD ESPAÑOLA DE PERIODÍSTICA

XVII CONGRESO INTERNACIONAL

“PERIODISMO POLÍTICO:
NUEVOS RETOS, NUEVAS PRÁCTICAS”

Actas de las comunicaciones presentadas en el


XVII Congreso Internacional de la SEP
5 y 6 de mayo de 2011
Universidad de Valladolid
Edita: Sociedad Española de Periodística
Universidad de Valladolid

ISBN: 978-84-694-9397-7
XVII CONGRESO INTERNACIONAL DE LA SOCIEDAD ESPAÑOLA DE PERIODÍSTICA

Valladolid, 5 y 6 de mayo de 2011


Universidad de Valladolid

Comité organizador:

Dirección del Congreso:


Dra. Dña. Salomé Berrocal Gonzalo
Profª Titular de Periodismo. Universidad de Valladolid

Dirección Académica:
Dra. Dña. Carmen Herrero
Profª Titular de Periodismo. Universidad de Valladolid

Dirección Comité Técnico-Científico:


Dra. Dña. Eva Campos Domínguez
Profesora de Periodismo. Universidad de Valladolid

Coordinación del Congreso:


Dña. María Monjas Eleta
Profª de Periodismo. Universidad de Valladolid
Profª. Dña. Marta Redondo
Profª de Periodismo. Universidad de Valladolid

Secretaría Técnica:
Dra. Dña. Virginia Martín
Profª de Periodismo. Universidad de Valladolid
Dña. Patricia Durántez
Investigadora del área de Periodismo, Universidad de Valladolid
Dña. Raquel Martínez
Investigadora del área de Periodismo, Universidad de Valladolid

Comité Científico:
Prof. Dr. D. Manuel Martín Algarra. Catedrático de Periodismo. Universidad de Navarra
Profª Dra. Dña. Dra. Salomé Berrocal. Profesora Titular de Periodismo. Universidad de Valladolid
Profª Dra. Dña. Ofa Bezurnatea. Catedrática de Periodismo. Universidad de Sevilla
Prof. Dr. D. Josep Mª Casasús. Catedrático de Periodismo. Universidad Pompeu Fabra de Barcelona
Profª Dra. Dña. Mª Pilar Diezhandino. Catedrática de Periodismo. Universidad Carlos III de Madrid
Profª Dra. Dña. Concha Edo. Profesora Titular de Periodismo. Universidad Complutense de Madrid
Prof. Dr. D. Fermín Galindo. Profesor Titular de Periodismo. Universidad de Santiago
Profª Dra. Dña. Teresa Gema Martín. Profesora de Publicidad y Relaciones Públicas. Universidad de
Valladolid
Profª Dra. Dña. Llanos Gómez. Profesora de Periodismo. Universidad de Valladolid
Profª Dra. Dña. Carmen Herrero. Profesora Titular de Periodismo. Universidad de Valladolid
Profª Dra. Dña. Nereida López. Profesora de Comunicación Audiovisual y Publicidad. Universidad de
Valladolid
Profª Dra. Dña. Mercedes de Miguel. Profesora de Comunicación Audiovisual y Publicidad.
Universidad de Valladolid
Prof. Dr. D. Miguel Vicente Mariño. Profesor Contratado Doctor. Universidad de Valladolid
Prof. Dr. D. Luis Núñez Ladevéze. Catedrático de Periodismo. Universidad San Pablo-CEU
Valladolid, mayo de 2011
 

Prólogo

Este XVII Congreso de la Sociedad Española de Periodística (SEP) no es uno


más para nuestra sociedad. Y por tres circunstancias importantes que merece la
pena destacar. La primera es su carácter internacional que, a partir de ahora, será
lo habitual en nuestras reuniones científicas. Con la presencia del profesor Silvio
Waisbord, de la George Washington University, como primer ponente y con la
participación de profesores de Chile, Colombia y Perú se ha abierto un cauce
académico más ancho que beneficiará a todos los socios de la SEP. En segundo
lugar hemos dado mayor relevancia al Comité Científico, que se ha encargado de la
revisión de todas las comunicaciones presentadas y con su evaluación ha
garantizado la calidad de las participaciones. Y, finalmente, este congreso de
Valladolid ha sido el escenario en el que se ha puesto en marcha la Sociedad
Española y Americana de Periodística (SEAP), como prolongación necesaria de la
SEP, y de la que ya forman parte profesores de distintos países americanos. Esta
nueva vía de participación se consolidará en el congreso que se celebrará en
Santiago de Chile en el último trimestre de 2012, y probablemente sea Colombia el
país que acogerá el siguiente.

Junto a todo esto, se puede comprobar la calidad de las ponencias y de las


comunicaciones en esta publicación que ahora presentamos. Ha sido, pues, una
convocatoria académica que ha mejorado las expectativas de las próximas
reuniones y en la que ha tenido un papel decisivo la profesora Salomé Berrocal,
profesora titular de la Universidad de Valladolid, directora del congreso y miembro
de nuestra Junta de Gobierno. Con su trabajo y el apoyo de su equipo ha sabido
plasmar lo que hemos querido promover desde la SEP.

Concepción Edo
Presidenta de la SEP

 
Introducción

Con el título: “Periodismo Político: Nuevos Retos y Nuevas Prácticas” la


Sociedad Española de Periodística celebró su XVII Congreso Internacional en la
Universidad de Valladolid, los días 5 y 6 de mayo de 2011.

El Congreso reunió a más de un centenar de teóricos de la periodística y de


la comunicación de España, Europa y América Latina, con el objeto de reflexionar
sobre el estado del Periodismo Político, uno de los campos de la Comunicación más
prolífico y riguroso, desde que se iniciaran las primeras investigaciones a principios
del siglo XX en Estados Unidos.

A lo largo del encuentro científico se abordaron distintas cuestiones


vinculadas a la comunicación en la sociedad actual como: las dificultades
comunicativas que surgen entre políticos y ciudadanos, los retos que plantean las
nuevas tecnologías a la hora de comunicar, el posible nacimiento de nuevos
géneros periodísticos en el apartado de la transmisión informativa de la política, la
personalización y la “espectacularización” de la política, la presencia de un
periodismo cada vez más “opinativo” en el apartado informativo de los medios, la
omnipresencia de lo conflictivo en el tratamiento de la información política y el
distanciamiento en el que puede terminar el ciudadano de la vida política, como
consecuencia de lo anterior.

La participación de los científicos a través de la exposición de sus


investigaciones, en la distintas mesas de comunicaciones, permitieron lograr el
intercambio de conocimientos conceptuales en el Periodismo Político, conocer las
nuevas metodologías de investigación en el campo de estudio, renovar los saberes

6
vinculados a la transmisión del periodismo político en el nuevo entorno tecnológico
y contribuir a mejorar la calidad investigadora en el campo objeto de estudio.

En el Congreso se abordaron cinco áreas temáticas. La primera, titulada


“Periodismo Político: del tradicionalismo a la era de la democracia, pretendió reunir
a todos aquellos estudios vinculados a la presencia de las nuevas tecnologías en
los medios de comunicación y sus repercusiones concretas en el periodismo
político: cómo han afectado a las fuentes informativa a las hora de trasmitir su
mensajes o cómo lo han hecho con los periodistas a la hora de investigar y difundir
sus informaciones. La segunda, denominada “Campañas electorales. De la
información al espectáculo”, tuvo como objeto mostrar una de las tendencias más
importantes que se manifiesta en las democracias occidentales en los últimos
años: la conversión de la política en espectáculo, ante un tratamiento periodístico
de la política cada vez más frívolo y superficial. La tercera área temática, “El
framing en el periodismo político” acogió una de las líneas investigadoras de mayor
presencia y relevancia en los últimos años en los estudios sobre la comunicación,
el framing o enfoque que puede acompañar tanto a la noticia, como al trabajo del
periodista o a su propio medio de comunicación. La cuarta línea de análisis, se
título “Las nuevas tecnologías y los nuevos géneros en el periodismo político”, en
ella se reunieron aquellos trabajos que establecen el nacimiento de nuevos
géneros periodísticos vinculados a la presencia de las nuevas tecnologías en los
distintos medios: prensa, radio y televisión, así como el surgimiento de portales de
comunicación informativos o nuevos medios de comunicación digitales. La sexta
área temática, designada “Libertad de expresión y democratización mediática”,
analizó el papel de los medios como garantes de la libertad, impulsores de la
democracia, siempre que actúen desde el equilibrio, la imparcialidad y la pluralidad
informativa.

En definitiva, el conjunto de trabajos presentados, y que se pueden


consultar en esta publicación, da cuenta del interés del tema abordado en el
Congreso y de la necesidad de seguir renovando su conocimiento a través de

7
futuros encuentros, ya que el periodismo político se encuentra en plena
transformación, afectado por la evolución de la Red y de las nuevas tendencias en
la comunicación audiovisual, y así, trató de expresarlo el título del mismo:
Periodismo Político: Nuevos Retos, Nuevas Prácticas, con el afán de manifestar que
nos encontramos en un estadio de renovación del periodismo, que supone el
aprendizaje de nuevos métodos de trabajo en la Redacción de la noticia, el uso de
nuevas fuentes informativas, la adaptación de los contenidos a los nuevos
formatos y medios y, por ende, las transformaciones sociales que produce esta
nueva forma de comunicar y de informar.

Salomé Berrocal
Directora del Congreso

8
MESA 1 |
Periodismo político:
del tradicionalismo a la era de la ciberdemocracia
La ciberdemocracia de proximidad en los ayuntamientos
Cyber – democracy in the vicinity in the local municipalities

María José Cavadas Gormaz


Profesora asociada UCM. Facultad de Ciencias de la Información.
Departamento de Periodismo III
cavadasgmj@munimadrid.es

Palabras clave | Gobierno local, ciudades, municipio, comunicación, transparencia,


cercanía, Internet, on line, ciberdemocracia, e-administration

Keywords | Local government, cities, local municipalities, communication,


transparency, closeness, Internet, on line, Cyber – democracy, e-administration

Resumen | La comunicación ejercida desde los gobiernos locales ha


experimentado en los últimos años un salto sin precedentes. El peso demográfico
de las ciudades ha alentado las aspiraciones políticas de sus gobernantes quienes
encuentran en la comunicación una herramienta esencial para difundir los logros
de su gestión y aumentar su notoriedad entre el electorado. Las direcciones de
comunicación de los municipios se han adaptado a las demandas informativas de
los ciudadanos, y al funcionamiento de los medios de comunicación. La inmediatez
del on line ha obligado a revisar las estrategias de comunicación.

Internet ha transformado el modo de relación entre administradores y


administrados. Los gobiernos hacen bandera de transparencia y cercanía
manteniendo líneas de comunicación permanente a través de los portales de
Internet. Pero son las webs de los municipios la auténtica plaza pública donde
todos se encuentran. La red ha traído la ciberdemocracia y los municipios están en
las mejores condiciones para ejercer su baza política más seductora, la proximidad.

La presente comunicación tiene como objetivo estudiar el papel de Internet en


este nuevo escenario. Por un lado ha incrementado el flujo informativo con los

10
medios a través de los canales on line y, por otra parte, ha introducido la e-
administration.

La metodología ha consistido en el estudio de las webs municipales de una docena


de municipios, once europeos y uno norteamericano, desde los aspectos formales y
de diseño (texto, fotos) a los contenidos.

Entre otras conclusiones, se ha comprobado que los gobiernos locales han


convertido la información en una herramienta estratégica para afianzar su
notoriedad y que el cien por cien de la información recogida en la web es de
utilidad práctica y entra de lleno en la definición del Periodismo de Servicio.

Abstract | In recent years, Communication strategies led by local governments have


experienced an unprecedented leap. The demographic weight of cities has
encouraged the political aspirations of its rulers, who find in Communication an
essential tool to spread the achievements of their administrations, as well as to
increase their visibility among the electorate. Communication Cabinets in the
municipalities have adapted themselves to the informative needs of citizens and
the functioning of the media. The immediacy of online has forced to revise the
communication strategies.

Internet has transformed the relationship between city managers and citizens.
Governments enhance their transparency and closeness by keeping up permanent,
direct communication lines through their Internet portals. But City Websites still
remain the true public forum where everyone meets. The Net has brought cyber
democracy and municipalities are in the best position to exercise their most
seductive political card,: proximity.

This communication is aimed at studying the role of Internet in this new scenario.
On the one hand, it has increased the flow of information in the Media through
online channels and, moreover, has introduced the e-administration.

The methodology consisted in studying the websites of a dozen local municipalities,


eleven European and one American, from their formal aspects and design (text,
photos) to their content.

Among other findings, it was found that local governments have turned the
information into a strategic tool to enhance their reputation and that hundred
percent of the information collected on the web is of practical use and fulfils the
definition of Journalism Service.

11
Introducción
La web local se ha convertido en sentido literal en el portal de acceso a la ciudad.
De ella depende la primera impresión que recibe el visitante. También es la tarjeta
de visita de los gobernantes locales ante sus electores. El portal municipal refleja
el modelo de gestión pública, la calidad de los servicios, la amplitud de la red
educativa, los equipamientos deportivos, la atención sanitaria, la red de bibliotecas
o la preocupación por el medio ambiente. Expresa cuales son las prioridades de los
gobernantes a la hora de dirigir la ciudad. Pero también la actitud de los alcaldes
en su trato con el vecindario.
La web aúna las características de proximidad, propias de la información local, y del
periodismo de servicio, lo cual la convierte en el medio más adecuado para la
información municipal. Internet ha potenciado el valor estratégico de la
comunicación y de los gabinetes de prensa por el papel que juegan en la
proyección de la imagen de la institución local.
La transparencia en el modo de gobierno se encuentra entre las prioridades del
movimiento ciudadano y ha estimulado el desarrollo de organizaciones locales
internacionales como Ciudades y Gobiernos Locales Unidos (CGLU) principal
organismo supranacional que reúne ciudades de los 191 estados miembros de la
ONU. El propósito de transparencia está directamente ligado al desarrollo de las
Tecnologías de la Información (TIC´s) otro de los compromisos de las autoridades
locales, incluido en las directrices de Naciones Unidas. Las TIC´s permiten acercar
la administración local a cada barrio, cada calle y a cada domicilio a través de lo
que se conoce como la e-administration. Un ciudadano puede realizar desde su
ordenador trámites burocráticos que normalmente requieren mucho tiempo y
desplazamientos a la oficina municipal.
Este escenario político se ha visto potenciado por el desarrollo de Internet que
permite un alto grado de interacción con los administrados. La tecnología permite
al gobierno local realizar consultas populares sobre algunos aspectos de la gestión
pública. Por ejemplo, durante la presentación de la candidatura de Madrid como
sede olímpica para los Juegos de 2016, se invitó a los madrileños a elegir el
logotipo representativo. En Bruselas los vecinos opinan sobre la remodelación de

12
una plazuela o sobre el nombre de un futuro centro cultural. La red permite estos
ejercicios que suponen profundizar en la práctica de la democracia.
Estas iniciativas forman parte del nuevo concepto de comunicación que va más allá
de la distribución de noticias, pero que, a su vez, constituyen una parte importante
de la estrategia comunicativa.
La dirección de Comunicación o gabinete de Prensa gestiona esta parcela, lo cual
hace que su papel sea más relevante que nunca. Si bien continúa cumpliendo la
función clásica de servir de vehículo de conexión entre el gobierno local y los
medios de comunicación, ahora se ha convertido en proveedor de contenidos de
los portales municipales.
Sandra Pérez Vera relata la experiencia del Ayuntamiento de Córdoba en el
proyecto de Capital Europea de la Cultura 2016 y señala que para mantenerse en
el poder hay que tener a la sociedad contenta. “Pero para ello no basta con mostrar
resultados más o menos satisfactorios. Hay que hacer que la sociedad, los
ciudadanos de a pie, se sientan valorados, entendidos y escuchados, pero no de
una manera representativa como en las elecciones, sino de una manera directa y
participativa” (Pérez Vera: 2005,346)

Metodología
El triple aspecto del portal municipal: plaza pública, plataforma política y conexión
con medios de comunicación, ha inspirado la presente comunicación basada en el
estudio de la estrategia de comunicación de doce municipios a través de sus
páginas web.
Para ello se han seleccionado las capitales de los países más poblados de la Unión
Europea (UE), según datos de población publicados por la agencia europea Eurostat
en el año 2007.
De acuerdo a dicha agencia, los once países de la UE con mayor densidad de
población son Alemania, Francia, Reino Unido, Italia, España, Polonia, Rumania,
Países Bajos (NL) Grecia, Portugal y Bélgica. El bloque de capitales europeas
estudiadas lo forman Berlín, París, Londres, Roma, Madrid, Varsovia, Bucarest,

13
Ámsterdam, Atenas, Lisboa y Bruselas. Se ha incluido Nueva York, porque esta
ciudad aporta el contrapunto de ciudad global al otro lado del Atlántico.
Para realizar el análisis comparativo de las home page se tomó al azar los días 10
y 11 de agosto de 2008 por tratarse de jornadas carentes de sesgo informativo.
Fechas neutras de gran estabilidad informativa, favorecidas por la etapa estival.
Durante este espacio de tiempo las ciudades compiten entre sí por captar el
torrente de turistas que se desplazan en vacaciones y los portales cuidan muy
especialmente la información que reclama el visitante ocasional, sobre todo de
interés cultural y de ocio.
Los contenidos de prensa corresponden a la primera quincena de septiembre de
2008, un periodo uniforme desde el punto de vista informativo. Coincide con la
reanudación de la vida política y del curso escolar, pero no se producen picos que
podrían distorsionar el volumen de información.
Se ha hecho un estudio cuantitativo de las notas de prensa emitidas desde las
oficinas de prensa de los ayuntamientos en esos quince días y un análisis más
específico de la información referida a la actividad de los alcaldes.

El peso de las ciudades


El 23 de mayo de 2007 representó un hito demográfico: por primera vez en la
historia de la humanidad la población urbana superaba a la rural, según un estudio
de la Universidad de Georgia y de Carolina del Norte, 3.303.992,253 las personas
se agrupan en urbes, frente a las 3.303.866,404 repartidos en el mundo rural.
El bloque europeo de ciudades seleccionadas agrupa a 47.895 millones de
personas y Nueva York, la más poblada de Estados Unidos, aporta 8,5 millones.
Entre las doce suman 56.395 millones de habitantes y de ellas Nueva York y
Londres, son dos de las tres ciudades globales del planeta. Las decisiones que allí
se toman repercuten en la vida de los más de 6.500 millones de personas que
habitaban el planeta en esa fecha.
España sigue los mismos pasos que el resto del mundo. En 1950 la población
urbana representaba del 29% y en 1999 la cifra alcanzaba el 50%. En 2025 se

14
llegará al 75%. Las ciudades reflejan y concentran los valores, problemas y
alternativas del conjunto de la sociedad escribe Joan Subirats. “Por qué no
hablamos de las ciudades?, (El País, 24 de enero 2008).
El avance del agrupamiento de la población en las ciudades es imparable y este
crecimiento demográfico busca su equiparación en el reparto de poder en el
terreno político
Muchas de las ciudades, continúa Subirats, se han ido convirtiendo en growth
machines en las que se juegan los “equilibrios de poder entre élites económicas,
locales, nacionales y globales que compiten por determinar usos y apropiarse de
las plusvalías de sus crecimiento y reestructuraciones”.
Convertidas en palanca imprescindible para ejercitar los juegos de poder, las
ciudades se convierten en activadoras y destinatarias de los más importantes
impulsos económicos y del cambio social.
Los gobernantes locales asumen como propios asuntos generalmente
considerados de competencia nacional, por ejemplo, el cambio climático, la
defensa de los derechos humanos o las relaciones pacíficas entre los pueblos.
Reclaman mayores presupuestos porque consideran que, al fin y al cabo,
cualquier asunto que afecte a las personas se desarrolla en la esfera local. Entre
los planes para contrarrestar los efectos del cambio climático se había previsto
que 16 grandes ciudades recibieran 3.700 millones de euros para frenar las
emisiones de de CO2. Tokio, Roma, Nueva York, Melbourne, Johannesburgo,
Bangkok, Berlín, Mumbai (antigua Bombay) Chicago, Houston, Karachi, Londres,
Ciudad de México, Sao Paulo, Seúl y Toronto recibirían asistencia técnica y
préstamos de las entidades Citigroup, JPMorgan Chase, ABN Amor, UBS y el
Deutsche Bank para mejorar la eficacia energética de los edificios.
El ex presidente estadounidense, Bill Clinton, patrocinador del proyecto, recordó
que los núcleos urbanos generan tres cuartas partes de los gases de efecto
invernadero y del consumo energético. Nueva York, con 950.000 inmuebles aporta
el 1% del total de emisiones de los Estados Unidos. La lucha contra el
calentamiento del planeta requiere “una acción local”, según Clinton, y el alcalde

15
de la ciudad de los rascacielos, Michael Bloomberg, propuso reducir los gases un
30% para 2030.
Ninguna cuestión es ajena a la agenda de un responsable local. Mientras que un
ministro se concentra exclusivamente en los asuntos exclusivos de su cartera, un
alcalde debe responder a la demanda sanitaria, educativa, de seguridad, comercio,
turismo, promoción económica, deportivas, inmigración, tercera edad, jóvenes,
vivienda o medio ambiente, por nombrar algunos.
El gobernante local debe hacer frente a estas cuestiones, aunque estén fuera de
sus competencias, de ahí la eterna reclamación de vías de financiación y
transferencias de dinero público. Los movimientos municipalistas han cobrado
fuerza y se han convertido en organizaciones globales cada vez más activas.

Motor de transformación
Las ciudades son motores de cambio social, los urbanitas están bien dispuestos a
experimentar novedades y esto motiva a los poderes públicos y a los creadores
El desarrollo de la sociedad de la información y la inversión en I+D constituye la
apuesta prioritaria de las grandes ciudades para aumentar sus niveles de riqueza.
Según un estudio realizado en 2008 por Greater Paris Investment Agency, en
colaboración con Ernst & Young, París y Londres son los destinos más atractivos
para hacer negocios. Fuera del ámbito europeo la palma se la lleva Nueva York y
por algún tiempo se mantendrán las expectativas, según el informe en el que se
consultaron 508 directivos, el 53% europeos occidentales, el 12% de Estados
Unidos y el resto de otros países. Sin embargo, los encuestados admitían que el
protagonismo europeo entrará en fuerte competición con ciudades orientales como
Pekín o Shangai.
Los gobernantes locales son conscientes del valor determinante de las
comunicaciones y de las ventajas fiscales para atraer negocios y por ello se
afanan por reunir las condiciones exigidas por los inversores. Incluso en ocasiones
reclaman a los gobiernos nacionales mayores competencias para estimular el
desarrollo de valores como la mejora medio ambiental, sostenibilidad y otros

16
criterios que repercuten en la mejora de la calidad de vida y en una imagen
acogedora.
El estudio de Ernst & Young reflejaba la enorme distancia que aún existe Madrid y
Barcelona con respecto a París. Mientras preveía que la capital del Sena atraería
el 9% de los proyectos de implantación previstos en los tres años siguientes, en
Madrid se quedarían el 4%.
La actividad municipal en los últimos años se ha dirigido en buena medida a crear
un marco favorable para atraer negocios. Este objetivo ha provocado una intensa
actividad política y diplomática para dotarse de los instrumentos legales que
permitan el despegue y toda esta actividad aparece recogida en los contenidos de
los portales digitales.

Proximidad y servicio
Los ayuntamientos se enfrentan a la paradoja de de ir más allá de sus propios
límites para competir y atraer inversión exterior, pero, al mismo tiempo, se vuelcan
en la comunicación con cada vecino. Esta doble vocación se refleja en los portales
digitales.
En la carrera por atraer inversiones a las ciudades e impulsar el turismo como
fuente de ingresos, los ayuntamientos refuerzan sus políticas de comunicación.
www.esmadrid.com constituye un caso ejemplificador de cómo una web
institucional se convierte en una ventana al mundo para mostrar los encantos de
una ciudad.” Los proyectos municipales se exhiben como ejemplos de calidad de
vida y profundizan en ofrecer una imagen de las ciudades como un lugar atractivo”,
(Cancelo San Martín y Salaiza Rodríguez: 2005,349). Las autoras reconocen que
existe una auténtica fiebre por ofrecer las ventajas competitivas en materia de
infraestructuras, transportes, fiscalidad, preparación profesional, oferta hotelera,
educación y ocio.
“Las noticias locales son el tejido de la democracia”, (Gomis:1974,127). Con esta
frase afirma que esta sección periodística recoge las vivencias directas de los
ciudadanos, sus aspiraciones, necesidades y experiencias cotidianas. El ciudadano
no puede controlar la gestión política del Gobierno ni opinar en cuestiones

17
internacionales, sin embargo, puede realizar un seguimiento diario a la gestión
municipal y criticar sus resultados.
La información local es la de la localidad donde el periódico tiene su base,
(Aguinaga: 1965,149). La definición de Aguinaga subraya especialmente el carácter
geográfico de la información local, situando su centro de interés en la zona de
influencia de la publicación. Por exclusión, se puede decir que entran a formar
parte de esta sección todas aquellas noticias que no son de carácter nacional o
internacional.
El contenido temático de esta sección “suele incluir noticias y comentarios sobre la
gestión municipal, vida de sociedad, actos y públicos”, (López Zuazo: 1976,12) .
De la misma manera que se realiza un esfuerzo de comunicación hacía el exterior,
los gobernantes locales se afanan en mantener el contacto con los residentes,
futuros electores, ofreciendo una imagen de ciudad amigable, “friently”, según la
terminología introducida por el marketing municipal. El espacio donde se despliega
esta intensa labor de comunicación es Internet que, entre otras cualidades,
impone un lenguaje directo que se ajusta como anillo al dedo al estilo de la
comunicación oficial y a los hábitos de lectura de los ciudadanos de hoy en día.

Regreso a lo básico
Cabe preguntarse ¿qué decir?, ¿cómo captar la atención de un ciudadano que
recibe más de dos mil impactos publicitarios al día?, ¿Qué ofrecer a una persona
saturada de mensajes? La respuesta es simple: información básica, de utilidad,
noticias sobre asuntos que les afectan directamente; el corte de tráfico, el desvío
del autobús, un nuevo jardín junto a su casa, cómo empadronarse o conseguir una
licencia para reformar la vivienda. Información básica, de siempre.
La comunicación ofrecida por los gobiernos locales a través de sus portales
oficiales entra de lleno en el Periodismo de Servicio, “Se trata de aquella
información, ofrecida oportunamente que pretende ser del interés personal del
lector-oyente-espectador, que no se limita a informar sobre sino para facilitar la
vida, (Diezhandino: 1994,89)

18
“La proximidad de las noticias locales facilita al lector la posibilidad de valorarlas”(
Esteve Ramírez y Fernández del Moral:1999,75). Los criterios de proximidad y de
servicio público, según ambos autores, configuran la esencia de la información
distribuida a través de la red y ahí radica la clave del atractivo que ejerce sobre los
consumidores. Una información sin fronteras y pegada a lo cotidiano.
La eficacia de Internet como herramienta de comunicación es apreciada por los
gobernantes locales, incluso en aquellas localidades donde la red de
comunicaciones es deficiente. “A pesar de la escasa implantación de Internet en la
comarca de Estepa, los ayuntamientos de los municipios de mayor tamaño de la
zona muestran interés por la creación de páginas institucionales como forma de
creación de una imagen corporativa positiva“, (Cascajosa:2005, 122).

Suministradores de información
Internet ha alterado también el papel tradicional de los medios de comunicación
como único vehículo para informar sobre la actualidad de la ciudad. Hoy día, un
madrileño o un parisino puede conocer aquellos asuntos que le afectan en su día a
día sin tener que leer el periódico, escuchar el informativo de radio, de televisión,
sin recurrir siquiera a los medios digitales porque en el portal municipal encontrará
las noticias que busca. Internet permite a las webs municipales ejercer el doble
papel de suministradoras de información a los medios de comunicación
(tradicionales y on line) y a los ciudadanos. Y con la misma inmediatez.
José Manuel Gómez y Méndez y Sandra Méndez-Muros analizan la incidencia de las
nuevas tecnologías en los medios y en la sociedad. Aseguran que “en esta
revolución digital , también los medios de comunicación sufren transformaciones
tecnológicas y, en consecuencia, conceptuales” , (Gómez y Méndez y Méndez-
Muros:2009,62)
El éxito de Internet merece otras explicaciones. “Los nuevos consumidores,
jóvenes de entre 18 y 35 años de edad, son nativos digitales”, ( Blanco Castilla
:2009, 69 )
La cara menos seductora la aporta el informe realizado por la consultora
tecnológica Biko en 2008, publicado por El País el 3 de abril de 2008. Según el

19
estudio, las administraciones autonómicas están perdiendo oportunidades de
hacer más cómoda la vida de los más de veinte millones de españoles con acceso
a internet que pueden realizar gestiones burocráticas desde sus domicilios.
El informe de Biko afirma que una de las lacras generalizadas es la falta de
interacción con el ciudadano. Las consultas por correo electrónico pocas veces
reciben contestación y cuando llega es para decir que el asunto planteado no es de
su competencia, lo cual produce frustración en el administrado. Reconocía que casi
todos los portales deben mejorar la facilidad para resolver trámites on line, un
sueño generalizado que de momento sigue siendo difícil y engorroso.
Aunque casi todas las comunidades permiten realizar distintos trámites
burocráticos, muy pocos se pueden completar enteramente a través de Internet y
en la mayoría de los casos el ciudadano termina por acudir a la ventanilla.

Nuevas tecnologías
La era digital ha cambiado los hábitos de los lectores de prensa, según el II Estudio
de la Fundación BBVA sobre Internet en España realizado en 2008 para medir la
evolución natural sufrida por los usuarios y el aumento de las preferencias por los
medios on-line frente a la prensa tradicional a la hora de informarse.
Los datos del informe del departamento de Estudios Sociales de la Fundación
BBVA, concluyen que un 21,2 % prefiere informarse a través de la Red, lo que
supone un incremento de 6,6 puntos respecto al anterior informe. Además, un 10
% ya se informa sólo a través de las ediciones digitales.
Los usuarios que se decantan por los medios digitales lo hacen por la gratuidad del
medio (28 %) y por su continua actualización de la información (7,5 %). También les
resulta más fácil encontrar la información que buscan (37,8 %), además de poder
guardar las noticias buscadas (9,2 %).
Por estas razones, casi el 27 % de usuarios de Internet combina ambas ediciones.
Dentro de este porcentaje, el 68 % suele leer la edición impresa de una cabecera y
la digital de otras, mientras que el 27 % es fiel a un sólo periódico, tanto en papel
como en Internet.
Desde que Internet se ha instalado en el día a día de los españoles, el 17,6 % dice
dedicar menos tiempo a la lectura de los periódicos en papel. Aunque para más del

20
78 % las cosas no han cambiado y dedican el mismo tiempo que en 2005 a esta
actividad.
El afán por proyectar una imagen competitiva obliga a los gobiernos locales a
reforzar los servicios de comunicación que se han convertido en gestores de
contenidos on line y abastecedores de información de los medios digitales. Las
capitales analizadas disponen de un gabinete de prensa on line muy accesible. O
bien aparece en la home page nada más abrirla o está a un solo click, casi siempre
alojado en el bloque del alcalde. Su presencia se deja sentir a lo largo del portal
por la importancia cuantitativa y cualitativa que las homepages otorgan a las
noticias de actualidad.

Tipos de portales
Cada ciudad vive de diferente forma la presión por mantener una oferta informativa
renovada y asimilar el ritmo frenético que impone la tecnología digital. Desde este
punto de vista pueden clasificarse tres tipos de portales:

1. Aquellos donde lo prioritario es mantener al ciudadano informado de cuanto


pueden afectarle sin sucumbir a la presión de los medios de comunicación.
La mayoría de las noticias se refieren a contenidos culturales o
administrativos de larga vigencia, y donde verse replicado en los media es
secundario.
2. Aquellos donde la estrategia informativa está pensada mirando al
ciudadano como elector y, por tanto, cuida especialmente la imagen del
alcalde. Este tipo de web denota una especial predilección por contenidos
muy “mediáticos”, es decir, aquellos que con toda seguridad serán
reproducidos por los medios de comunicación social con las enormes
posibilidades de multiplicarse que ello significa.
3. Un nivel intermedio donde las informaciones destacadas cumplen la
finalidad de servicio al ciudadano, y, por tanto, gozan de cierta
atemporalidad, pero, al mismo tiempo, participan del concepto de
“perecedero”, propio de las noticias de prensa.

21
En el primer bloque estarían Bruselas y Lisboa. En el segundo Nueva York, Londres,
Madrid y París. En el último apartado se incluyen Berlín y Ámsterdam, Varsovia y
Roma.
La urgencia por renovar los contenidos informativos de actualidad divide en dos
mitades a las webs estudiadas. El 50 % de los municipios renuevan diariamente la
portada de actualidad y suelen incorporar una media de seis noticias diarias, el
otro 50% mantiene el criterio de ofrecer novedades siempre que se hayan
producido cambios los servicios públicos. Pero en el cien por cien de las webs el
contenido de las noticias se refiere a la gestión de los gobiernos locales.
La labor del gabinete de prensa ha ido ganando terreno a medida que las
aplicaciones tecnológicas permiten acompañar las noticias escritas con
documentos sonoros, vídeos, infogramas y dossieres, lo cual ha convertido las
versiones on line en fuente imprescindible para alimentar los medios digitales.
Los portales oficiales y los medios de comunicación han encontrado en Internet la
herramienta que les conecta y el espacio donde comparten un lenguaje común.
El 91,7 % de las webs incorporan gabinetes on line. El esquema de trabajo es una
réplica milimétrica de las oficinas tradicionales, aunque las ventajas técnicas de
Internet las privilegia respecto a las convencionales. En el 100 por 100 de los
casos estudiados sus funciones consisten en redactar y enviar noticias, preparar
documentos gráficos y sonoros, gestionar entrevistas, convocar ruedas de prensa y
organizar visitas y presentaciones con los medios. El tráfico de información que
generan les convierten en fuente constante de suministro de los medios de
comunicación, lo cual ha revalorizado su papel.
El 90% de los portales alojan el servicio de prensa entre los contenidos destacados
de la home page o cuentan con acceso directo desde la página principal. En el
83,3% de las web estudiadas la Dirección de Comunicación está situada junto al
alcalde en primera línea del organigrama. Solamente Bruselas y Lisboa carecen de
un Gabinete de prensa centralizado y tanto el alcalde como las consejerías
disponen de su servicio de prensa por separado. El gobierno local de Bruselas
aloja las convocatorias de prensa dentro de la consejería de gobierno que las
convoca. En el lado opuesto está el Ayuntamiento de Nueva York que incluye un

22
Secretario de Prensa entre los miembros del Gobierno, subrayando el papel
estratégico que concede a la política de comunicación.
El 80% de las webs analizadas priorizan la actualidad dentro del conjunto de sus
contenidos. El 100% de dichas informaciones se alojan en el centro del portal , de
manera que es lo primero que percibe el visitante.
Cabe reseñar el cambio operado en la información gráfica. Las fotos de los
alcaldes en los actos oficiales están más cerca del reporterismo que de las poses
hieráticas de otros tiempos. Hoy día el gobernante local, sonríe, saluda a los
vecinos, aparece plantando un árbol o subiendo en bicicleta, ofreciendo un
lenguaje gestual dinámico y próximo al vecino. Nada que ver con las fotos oficiales
que distribuían los gabinetes de prensa hace tan solo una década en la que los
alcaldes rara vez gesticulaban y solo se captaban instantáneas hieráticas de
entrega de premios o inauguraciones. La rigidez institucional ha dado paso al
reporterismo.

Márketing y democracia
Además de los bloques de noticias de actualidad, los gobiernos locales sacan
partido a Internet difundiendo servicios administrativos que sin el canal digital
pasarían desapercibidos. Entre otros ejemplos de estos nuevos recursos de
comunicación, se encuentran el “Consiglio in linea”, una aplicación del
Ayuntamiento de Roma a través de la cual los ciudadanos pueden seguir en directo
la actividad del Ayuntamiento. La web neoyorkina dispone de una pestaña, City
Offices que reúne a mas de un centenar de oficinas encargadas de desarrollar
parcelas de gestión más directamente relacionadas con los ciudadanos. En el caso
madrileño Línea Madrid es el canal administrativo más accesible al ciudadano.
Algunos de estos servicios se han convertido en auténtica imagen de marca
municipal como el número 1585 de la oficina de información pública de Atenas o
sus homólogos 010 madrileño, 311 neoyorkino o el 060606 romano. Estamos
ante ejemplos donde el concepto de servicio municipal ha dado un salto y se ha
convertido en un icono de alto valor simbólico en la estrategia de comunicación.

23
Por otra parte, el 100 por 100 de las administraciones están inmersas en el cambio
tecnológico, dentro de lo que Naciones Unidas ha definido en su informe “From E-
Governmente to conected governance” y desarrollan formas de e-adminstration,
aunque en más del 90% de los casos requieren la presencia física del
administrado.
Se trata, en resumen, de un conjunto de posibilidades que han contribuido al
desarrollo de la e-democracia gracias a la asociación de Internet y un nuevo
concepto de comunicación alentado por los medios y los poderes locales.

Conclusiones
1.-El estudio de las webs oficiales de doce municipios relevantes ( once capitales
europeas correspondientes a los países más poblados del continentes y Nueva
York) demuestran que los portales son una herramienta política de primera
magnitud a la que dedican importantes recursos.
2.-Los gobiernos locales utilizan el portal tanto para ganar competitividad en el
plano internacional con el fin de atraer inversores como para acercarse a los
vecinos con un interés claramente electoral.
3.-Estos objetivos son unánimes en las ciudades y ello da lugar a unas webs muy
similares tanto en el diseño como en los contenidos.
4.-Las noticias de actualidad son el alma de los portales, están alojadas en un lugar
destacado y se refieren a asuntos de la gestión municipal en el cien por cien de los
casos.
4.-La mayoría de las informaciones se refieren a asuntos prácticos, dentro de lo
que se conoce como Periodismo de Servicio.
5.-La diferencia más relevante sobre la estrategia informativa en los diferentes
municipios se refieren a la atención que dispensan a la figura del alcalde. El
protagonismo del regidor gana terreno en las webs. El alcalde acapara el 80% de la
información institucional en la mitad de las webs estudiadas. Nueva York, Londres,
París, Madrid y Atenas son las que más espacio dedican a sus gobernantes locales.
Además, las informaciones se destacan con un tratamiento gráfico diferenciado:
cintillos de color, links. Las noticias van acompañadas por fotografías en el 100%

24
de los casos. El alcalde dispone también de recursos adicionales para aproximarse
al ciudadano, webscam, vídeos y blogs que se convierte asimismo en fuente
informativa consultada por los medios
6-Internet permite a las webs municipales ejercer el doble papel de
suministradoras de información para los medios de comunicación tradicionales y
los on line y a los ciudadanos. Con la misma inmediatez

Bibliografía
AGUINAGA, Enrique de (1965): “La información local en AA.VV”, Las secciones de
la información de actualidad. II Semana de Estudios para Periodistas. Pamplona.
Instituto de Periodismo de la Universidad de Navarra.
BIKO, Consultora Tecnológica (2008): “Informe de usabilidad en las webs de las
comunidades autónomas”, El País, 3 abril,2008.
BLANCO, Elena (2009): “Nuevos hábitos en el consumo de medios y demanda de
contenidos. El protagonismo de la información Local”, en Blanco, E, y Esteve, F.:
Tendencias del periodismo especializado. Universidad de Málaga.
CANCELO, M. de las M, SALAIZA, Z.K (2005): “Detrás de una pequeña puerta se
esconden habitaciones sorprendentes: www.esmadrid.com, el portal de una capital
europea” en López Lita, R, Fernández Beltrán, F y Durán Mañas, A (eds): La
comunicación local por Internet. Castelló de la Plana, Universidad Jaume I.
CASCAJOSA, Concepción Carmen (2005):“Desarrollo social y comunicación
institucional en el ámbito local: El caso de la comarca de Estepa ( Sevilla)” en López
Lita, R., Fernández Beltrán, F y Durán Mañas, A ( eds): La comunicación local por
Internet. Castelló de la Plana, Universidad Jaume I.
DIEZHANDINO, Pilar (1994) : Periodismo de Servicio, Barcelona, Bosch.
ESTEVE RAMÍREZ, Francisco. y FERNÁNDEZ DEL MORAL,Javier (1999): Áreas de
especialización periodística. Madrid, Fragua.
ERNST & YOUNG (2008): Informe Greater Paris Investment Agency, en colaboración
con Ernst & Young sobre las mejores ciudades de negocios.

25
EUROSTAT (2008).Indicador de Hogares con acceso a Internet
<http://epp.eurostat.ec.europa.eu/tgm/>[ Consulta: 16 abril 2008]
EUROSTAT (2008).Indicador de Población de Euroestat
<http://epp.eurostat.ec.europa.eu/tgm/table >[Consulta: 14 abril 2008]
GOBIERNOS LOCALES UNIDOS (CGLU) (2008) Acuerdo de Transparencia
Ciudades<http://www.kgovernment.com/2008/07/30/ndice_de_transparencia_/
> [Consulta: 25 abril 2008]
FUNDACIÓN BBVA (2008): II Estudio de la Fundación BBVA sobre Internet .
GÓMEZ Y MÉNDEZ, JM. y MÉNDEZ MUROS, S. (2009): “El periodismo y la web al
servicio del ciudadano” en Blanco,E. y Esteve, F, Tendencias del periodismo
especializado. Universidad de Málaga.
GOMIS, Lorenzo (1974): El medio media. La función política de la prensa. Madrid,
Seminarios y Ediciones D.L.
LOPEZ ZUAZO, Antonio (1976): Diccionario de periodismo, Madrid, Pirámide.
PÉREZ VERA, Sandra (2005): “La importancia de la comunicación local a través de
Internet: en busca de una comunicación compartida. El caso de Córdoba, capital
Europea de la Cultura 2016” en López Lita, R, Fernández Beltrán, F y Durán Mañas,
A ( eds): La comunicación local por Internet. Castelló de la Plana, Universidad
Jaume I.
SUBIRATS, Joan (2008): “Por qué no hablamos de las ciudades?” El País, el 24 de
enero de 2008 .

Webgrafía
http://www.cities-
http://www.eurocities.eu/main.php
http://www.amsterdam.nl/
http://www.berlin.de/
http://www.brucity.be/
http://www.cm-lisboa.pt/
http://www.london.gov.uk/
http//:munimadrid.es/

26
http://www.nyc.gov/portal/site/nycgov/?front_door=true
http://www.paris.fr/portail/accueil/Portal.lut?page_id=1
http://www.cityofathens.gr/en
http://www.um.warszawa.pl/en
http://www.pmb.ro/

27
Políticos con bitácora. El caso de los miembros
del Congreso de los Diputados
Politicians’ Blogs. The Case of the Deputies in the Congress

Koldo Meso Ayerdi


Facultad de Ciencias Sociales y de la Comunicación
Universidad del País Vasco. Profesor titular
koldo.meso@ehu.es

Bella Palomo
Facultad de Ciencias de la Comunicación
Universidad de Málaga. Profesora contratada doctora
bellapalomo@uma.es

Palabras clave | político – congreso – web 2.0 – bitácora

Keywords |politician – congress – web 2.0 - weblog

Resumen | Partidos políticos y candidatos despliegan en la Red páginas de


información y propaganda, con especial énfasis en los periodos de campaña
electoral, símbolo de la innovación en ciberdemocracia y de los efectos que las
nuevas tecnologías generan en la comunicación política. En este contexto se
plantea el presente estudio, centrado en un análisis de contenido de los 81 blogs
de los miembros del Congreso de los Diputados, para tratar de comprobar si estos
políticos los emplean como expresión personal y/o como comunicación de partido.
Para alcanzar dicho objetivo se ha analizado, utilizando como muestra el listado de
blogs facilitado por el propio Congreso de los Diputados a través de su página web,
la temática que abordan, cuándo se fundaron, si emplean elementos multimedia,
cuándo actualizan contenidos y el nivel de interacción que ofrecen con su público.
Los resultados revelan que estos blogs se encuentran aun en una fase primitiva en

28
la que predomina la conversación lineal, vertical y jerárquica, en la que los políticos
hablan a los ciudadanos, no con ellos.

Abstract | Political parties and candidates deploy information and propaganda on


the web, with special emphasis on campaign periods, symbol of innovation in
cyberdemocracy and of the effects of emerging technologies in political
communication. In this context the present study is presented, focused on an
analysis of content of the blogs of members of the Congress, targeting at
determining whether these politicians use them as personal expression and / or
means of party communication. In order to achieve this objective, the 81 blogs
listed in the Congress website are analyzed, assessing the topics they address,
when they were founded, whether they use multimedia, when the content is
updated, and the level of interaction with the public. The results reveal that these
blogs are still in a primitive stage in which a linear, vertical and hierarchical
conversation predominates; in which politicians talk to the citizens, rather than
dialoging with them.

Introducción

En la actualidad para un político resulta difícil gobernar sin el concurso de los


medios de comunicación de masas. Es importante que el político cuente con los
canales de comunicación adecuados. Ahora bien, esta incorporación de los medios
de comunicación a la vida política se produjo en nuestro país en plena transición,
durante la campa electoral de las Elecciones Legislativas de 1977, imitando el
modelo americano. Los candidatos estaban obsesionados por aparecer en
televisión, al tiempo que cuidaban los espacios ocupados en prensa, así como la
atención que recibían.

29
“Desde muy pronto se percibió que los medios de comunicación eran parte, y han
llegado a serlo muy importante, del proceso de construcción política y agentes de
cambio político” (Muñoz y Rospir, 1995).

Desde esos momentos, los partidos políticos vieron en la comunicación política un


recurso aceptado por la ciudadanía y que sería un canal idóneo para la difusión de
sus mensajes (Paniagua, 2003).

El tener buena imagen y por tanto presencia en los medios era una obsesión para
la clase política, ya que veían en ello un elemento para captar la atención y el apoyo
del electorado.

Poco a poco los políticos aprendieron nuevas técnicas de comunicación y


persuasión, en detrimento, incluso, de los propios partidos políticos, dando paso a
la popularidad e imagen de sus líderes. La importancia de la imagen mediática ha
contribuido según José Luis Dader (2000) a que la mayoría de los presidentes del
Gobierno en España, por ejemplo, hayan sido hasta ahora personajes carismáticos
con ciertas dotes y un atractivo televisivo.

Ahora bien, la dependencia de los medios por parte de los políticos españoles ha
sido constante, siempre en la búsqueda de la opinión pública favorable; y en este
sentido, los medios por excelencia han sido los audiovisuales y han recurrido a la
personalización de sus políticas a través de los medios (Paniagua, 2003). De
hecho, parece obvio reconocer que los partidos políticos que carecen de recursos
mediáticos resultan arcaicos e ineficaces.

Pero si algo cabe destacar como aspecto novedoso es la utilización electoral de las
nuevas tecnologías como herramientas. Hasta no hace mucho, las campañas
electorales se circunscribían a los anuncios, las vallas publicitarias, entrevistas a
los líderes y, sobre todo, a los numerosos actos y mítines celebrados a contrarreloj.

La creciente influencia de las nuevas tecnologías e Internet han propiciado que los
partidos políticos aprovechen el tirón de estas novedades técnicas para movilizar al

30
electorado. Las formaciones rivalizan por ocupar los mejores puestos en las
búsquedas de Google o en Youtube, poseer los mejores blogs, y aprovechar los
recursos que la telefonía móvil y que el marketing viral pone a su disposición para
conseguir adeptos y votantes. Según datos de abril de 2011, Technorati, uno de los
directorios de blogs de referencia mundial, incluye en su listado más blogs políticos
(12.010) que aquellos dedicados a los deportes (10.183), los viajes (8.643), la
familia (11.728), la ciencia (7.188), la música (7.027), los libros (9.654) o el cine
(5.685).

Hay quienes reconocen que, en el caso español, el uso político de Internet es un


fenómeno creciente, impulsado por los jóvenes y utilizado tanto por la derecha
como por la izquierda (Resina de la Fuente, 2010). Coincidiendo con la campaña
electoral de 2000, los partidos comenzaron a lanzar sus estrategias a través de
Internet, creando sitios específicos para las elecciones. Se trataba de páginas web
unidireccionales en las que apenas se posibilitaba la comunicación entre el político
y el ciudadano, reducida al correo electrónico.

Hoy día, Internet es un recurso fundamental en el conjunto de herramientas de


comunicación que emplean los partidos políticos en nuestro país. “De ser, en un
comienzo, espacios destinados a la mera presencia en la Red, el desarrollo de los
sitios web de los partidos políticos españoles refleja la asunción de la importancia
de este medio en la estrategia comunicativa de la política actual” (Ramírez, 2009).
Hay quienes, como Dader y Campos (2006), dan un paso más y hablan de
“ciberdemocracia” como término descriptivo del nuevo escenario de interacción
que aflora como consecuencia del uso de las nuevas tecnologías de transmisión de
mensajes para la comunicación política. A su entender, en dicho término es donde
mejor se condensa el requisito de una comunicación política multilateral y
pluridimensional.

Poco a poco se van intuyendo los avances que las nuevas tecnologías ofrecen y las
organizaciones políticas son cada vez más conscientes de que las nuevas
generaciones son generaciones para las que Internet no es un medio de

31
comunicación más, sino el más importante. Los partidos políticos promueven
iniciativas basadas en plataformas interactivas digitales y audiovisuales con el
objetivo de captar votantes de otros perfiles de edad familiarizados con entornos
digitales, entre los que destacan los jóvenes. Y es que el escenario de Internet
confiere una imagen de progresismo, dinamismo y un espíritu innovador, en
consonancia con las tendencias sociales más actuales. Tal y como recoge David
Caldevilla, “saber comunicarse con los jóvenes con su propio lenguaje y sus propias
herramientas es simplemente vital para crear un nicho de nuevas generaciones de
votantes” (Caldevilla, 2009: 40).

Ahora bien, el uso de la persuasión como arma para convencer a la opinión pública
no es algo actual en comunicación política. Sin embargo, sí parece claro que con la
aparición de los nuevos medios de comunicación personalizada, como la telefonía
móvil e Internet, se ha producido un gran impacto en el proceso informativo que ha
influido de forma determinante en la comunicación política, tal y como se puso de
manifiesto tras los atentados terroristas de marzo de 2004 en Madrid (Yanes,
2007).

Partidos políticos y candidatos despliegan en la Red páginas de información y


propaganda, con especial énfasis en los periodos de campaña electoral, expresión
de la innovación en ciberdemocracia y escaparate de lo que las nuevas tecnologías
de comunicación llegan a ofrecer en la transformación de la comunicación política.

Pocos son los que ponen reparos al beneficio de imagen electoral que las páginas
web pueden suponer tanto para los propios partidos como para sus candidatos, si
bien, tal y como afirma Richard Davis (1999), “esta nueva tecnología no
revolucionará el resultado electoral, pero sí cambiará la forma de hacer campaña”.

Internet supone una gran oportunidad para los políticos: estos pueden darse a
conocer y recabar a su vez en primera persona y de forma automática lo que
opinan los electores de sus decisiones políticas, además de tener multitud de
herramientas para difundir sus mensajes de manera fácil y efectiva.

32
Con independencia del eco mediático que conocieron determinadas acciones de la
actividad virtual de partidos políticos y sus líderes (chat virtuales, cibermítines o
pegadas de carteles convencionales sustituidas por campañas en Second Life), el
propio fenómeno de la actividad comunicativo-propagandística en la Red de los
partidos acabó acaparando gran atención periodística y algunos profesionales
terminaron por acudir a la fuente cibernética para convertirla en punto de partida
de su propia labor de seguimiento y análisis.

1.1. La comunicación 2.0 en política

Con la aparición del fenómeno Web 2.0 se está produciendo un cambio en la Red y
en sus canales de comunicación. Los usuarios no sólo reciben información sino que
ahora la pueden compartir y gestionar, convirtiéndose de esta forma en los
auténticos protagonistas del proceso comunicativo.

Estas nuevas opciones, unidas a la obvia importancia numérica que ya tiene el


público de Internet, implican que la clase política ya no pueda vivir a espaldas de
Internet. Así, mientras la actividad política oficial sigue los mismos cauces de hace
siglos, algunos políticos, aún unos pocos, están ya utilizando las herramientas que
ofrecen las nuevas tecnologías para hacer política.

La incorporación de la web 2.0 en el ámbito de la política no se ha hecho esperar,


observando cómo su aplicación en las distintas campañas ha ido aumentando, en
especial, tras su uso en las elecciones a la Presidencia de Estados Unidos de 2008.

Paralelamente, el modo de aplicación de estas herramientas ha provocado al


escepticismo de una parte de los teóricos que veían en la Red la posibilidad de
alcanzar una verdadera “democracia directa” y que han visto sus expectativas
reducidas al marketing político. Tal y como recoge David Caldevilla (2009: 35), “el
entorno participativo en sí mismo no es signo de éxito político. Hace falta aunar una
buena planificación de medios y una buena gestión de estos para obtener
resultados satisfactorios”.

33
La Web 2.0 tiene muchas implicaciones en el ámbito de la política. La primera es la
eliminación de intermediarios entre políticos y ciudadanía, apartando así a los
medios de comunicación de masas tan ideologizados. Por otro lado, los líderes
políticos van a ser más estrechamente controlados por un mayor número de
personas, las cuales, a su vez, van a poder organizarse por sí mismas al margen de
los partidos. Nos referimos a la capacidad de los ciudadanos de movilizarse ante un
determinado acontecimiento revulsivo que puede cambiar el panorama político de
un país (las movilizaciones antes del 13-M serían un buen ejemplo de esto último).

Y es que además de los sitios web oficiales de los distintos partidos y sus líderes, la
Red incluye también, entre otros, las redes sociales, el microblogging o incluso los
blogs personales de políticos que desempeñan su trabajo en diferentes contextos
del ámbito público nacional. Y es precisamente aquí donde incluimos la presente
comunicación, en el análisis de los blogs de los miembros del Congreso de los
Diputados, para tratar de comprobar si los políticos los emplean como expresión
personal y/o como comunicación de partido. Este estudio se enmarca
fundamentalmente en dos disciplinas diferentes del mundo de la comunicación.
Por un lado, se circunscribe al campo de la comunicación política, y todo lo que
supone el hecho de comunicar con fines electorales. Por otro lado, el presente
análisis tiene sus bases en las nuevas tecnologías de la información y la
comunicación, concretamente Internet y, dentro de ésta, los blogs.

Comunicación política

Tal y como recoge Luis Isla (2002), los inicios de la comunicación política los
encontramos en los orígenes de la civilización, cuando la vida social de las
comunidades dependía de líderes y pensadores con grandes facilidades para el
manejo de la retórica, la elocuencia y otras habilidades para comunicar sus ideas y
sus propósitos. Desde ese primer momento, el dominio de las técnicas para la
transmisión del mensaje persuasivo es la cualidad que distingue a quienes logran
gobernar una colectividad (Yanes, 2007).

34
A lo largo de la historia, han existido varios intentos de definición de comunicación
política, desde diversas perspectivas, y que han generado importantes debates
entre los distintos investigadores.

Entre los autores que intentaron definir la comunicación política se encuentran Dan
Nimmo y Keith Sanders (1981), quienes datan su origen como campo diferenciado
en los años cincuenta. Ellos definen la comunicación política como “uno de los tres
procesos (junto con liderazgo político y las estructuras del grupo) de intervención
por medio del cual se movilizan y transmiten las influencias políticas entre unas
instituciones gubernamentales formales y el ciudadano-votante”.

Para Dominique Wolton (1992), la comunicación política es el espacio en el que se


intercambian los discursos contradictorios los tres actores que tienen legitimidad
para expresarse públicamente sobre la política, y que son los políticos, los
periodistas y los ciudadanos.

Por su parte, María José Canel (2006) define la comunicación política como el
campo de estudio que comprende la actividad de determinadas personas e
instituciones -políticos, comunicadores, periodistas y ciudadanos- en la que se
produce un intercambio de información, ideas y actitudes en torno a los asuntos
públicos.

Sin embargo, tal y como recoge Francisco Javier Paniagua, estas definiciones están
quedando algo anticuadas en los últimos años con la llegada de la política
mediática, que se podría definir como la actividad política en la que los medios de
comunicación ejercen de canal entre los políticos y los ciudadanos (Paniagua,
2003).

Para Jordi Xifra (2008), la comunicación política es “una comunicación integral, en


el sentido de que incorpora diferentes técnicas, tácticas y estrategias de las
diferentes disciplinas que integran la comunicación social y del marketing”.

35
Meadow la define como “el intercambio de símbolos o mensajes que con un
significativo alcance han sido compartidos por, o tienen consecuencias para, el
funcionamiento de los sistemas políticos” (Monzón, 1996).

Sin embargo, para este artículo utilizaremos el planteamiento de Óscar Ochoa


(2000), el cual define la “comunicación política como el proceso de transmisión y
recepción de mensajes, desde y hacia los componentes del sistema político”.

Aunque las definiciones de comunicación política son diversas y han generado


fuertes polémicas entre los distintos investigadores del campo, existe un relativo
consenso en que ésta cumple un papel fundamental en el funcionamiento de los
sistemas políticos (Isla, 2002).

Ahora bien, en la actualidad las sociedades modernas han desarrollado más


medios de comunicación que la prensa, la radio o la televisión. Han desarrollado
una comunicación online que ha supuesto una verdadera revolución en los
procesos de transmisión informativa. La comunicación política se transforma y se
adapta a los cambios de la sociedad. El debate planteado sobre si la incorporación
de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación supone verdaderos
cambios en las democracias occidentales o si, por el contrario, simplemente
supone una modificación de los instrumentos utilizados ha proliferado en el ámbito
de la comunicación política principalmente desde principios de siglo XXI.

Estado de la cuestión

Tanto autores americanos como europeos han contribuido a la formación de esta


área interdisciplinar de la comunicación política y así algunos de ellos han
publicado investigaciones, propuestas teóricas y metodológicas.

En España, desde hace ya unas cuantas décadas, también hay buenas e


interesantes aportaciones entorno al estudio de la comunicación política. Sin
embargo, que se hayan centrado en los cambios que se han dado en esta área

36
como consecuencia de la inclusión de las nuevas tecnologías, en general, y de
Internet, en particular, son más recientes.

Según recuerda Campos Domínguez (2010), fue el documento Pautas para el


contenido y estructura de los sitios web parlamentarios (UIP, 2000) el punto de
partida de diversas investigaciones empíricas realizadas con posterioridad por
diferentes autores con la finalidad de establecer un diagnóstico de los sitios web
parlamentarios, destacando, en nuestro país, los casos de Ramos Vielba (2003),
Ayuso García y Martínez Navarro (2005), y Marcos y Rovira (2006), entre otros.

Por su parte, Anunciación Ramírez (2009) plantea, a través de una investigación,


una aproximación al fenómeno de los blogs en la política municipal valenciana, a
partir de la cual aportar algunas conclusiones con respecto a la pregunta siguiente:
¿contribuyen las bitácoras de partidos políticos municipales a la información y
desarrollo democrático en la Red?

La propia Ramírez tiene otra investigación sobre la promoción política online en


España, en general, y la desarrollada con motivo de las elecciones autonómicas de
mayo de 2007 celebradas en Valencia (2008). Y también analiza en otro artículo el
uso de las bitácoras por parte de los políticos valencianos (Álvarez y Ramírez,
2006).

El ya mencionado José Luis Dader, junto con Eva Campos (2006), se centran en la
descripción de una investigación empírica propia sobre las posibilidades de
cibercomunicación en España entre los parlamentarios y ciudadanos de a pie, en
comparación con las parcialmente detectadas por ellos mismos en las asambleas
legislativas de varios países europeos como Francia, Italia y Gran Bretaña.

Más reciente es la aportación del también citado Rey Morato (2007), quien nos
acerca a los mundos de la comunicación política y de las campañas electorales.
Nos hace sabedores de la celeridad con la que Internet se ha introducido en este
universo: páginas webs, foros, videos, blogs y correo electrónico forman parte de
este “nuevo mundo”; de cómo toda esta tecnología, de la cual desconocemos su

37
alcance, está cambiando las formas de comunicación y las relaciones entre los
políticos y los ciudadanos, a la vez que crea nuevas formas de socialización.

Guillermina Franco y David García (2008), por su parte, centran su investigación en


los efectos y herramientas que son utilizadas por los partidos políticos con mayor
representación parlamentaria. Para ello, repasan algunas de las tecnologías
empleadas durante la campaña electoral del 9-M y su repercusión en el espacio
digital.

En su último libro, Diezhandino (2008) reflexiona sobre la influencia de los medios


y, para ello, realiza un completo repaso a algunas teorías que han incidido en los
efectos de estos y en cómo determinados sectores de la sociedad, como los
políticos, y los agentes sociales y económicos viven pendientes del sondeo y de la
toma de posiciones de los periodistas ante sus resultados.

Una mención especial merece la investigación de Jordi Xifra (2008), quien valida la
hipótesis de que tanto en los periodos de gestión u oposición como en los
electorales, la forma comunicativa más aplicada (al menos en Cataluña) por los
partidos políticos se estructura de acuerdo con los modelos tradicionales de las
relaciones públicas.

Conviene destacar también la aportación de F. Xavier Peytibi, José A. Rodríguez y


Antoni Gutiérrez-Rubí (2008), quienes analizan el papel que la Red ha tenido en la
campaña electoral de las elecciones del 9 de marzo de 2008 en España. A su
entender, Internet entró en campaña y lo hizo de forma diferente a como lo había
hecho hasta entonces en cualquier elección en nuestro país.

El ya mencionado Yanes (2009) resume toda su investigación teórica en el campo


de la comunicación política, destacando un enfoque eminentemente práctico
basado en su larga experiencia como político en activo durante más de veinte años.

Uno de los estudios más recientes es el de Eva Campos (2010) a través del cual
pretende conocer qué tipo de información difunden los parlamentos en España a

38
través de sus espacios en Internet y qué herramientas de intercambio de
información ofrecen las mismas sedes virtuales a los ciudadanos para contactar
con la institución y con sus representantes en los parlamentos.

Los políticos españoles descubren el blog

Las elecciones del 9 de marzo de 2008 fueron las primeras elecciones generales
en España donde la Red tuvo un papel importante en la campaña electoral, si bien
ésta se siguió impulsando por medios de comunicación convencionales como la
televisión y la prensa.

De cualquier manera, Peytibi, Rodríguez y Gutiérrez-Rubí (2008) reconocen que


Internet entró en campaña, y lo hizo de forma diferente a como lo había hecho
hasta ese momento, observando cinco cambios claros en la forma de hacer
campaña a través de la Red.

1) Incremento de la interactividad entre el partido y la ciudadanía. La gente


interactúa con el partido político y el candidato, mediante el uso de diferentes
herramientas, participa, se crean vínculos entre ellos y el mensaje se difunde a
mucha más gente.

2) Búsqueda de métodos de crowdsourcing. Mediante el logro de captar voluntarios


a través de la Red, se consigue que estos realicen tareas que antes costaban
mucho dinero y esfuerzo (realizar llamadas, participar en actos, segmentar más la
campaña…)

3) Intercambio de formatos. Si bien hasta ese momento el mensaje del partido


estaba ‘estático’ en su web, a partir de ese momento éste es ‘usable’ y lo es por
todo el mundo y en todos los formatos, navegando por infinidad de webs y blogs,
dándoselo a conocer a un público exponencial.

39
4) Redes sociales. El auge de las redes sociales posibilita que sea fácil encontrar
una red de personas que tiene la misma ideología; crear campañas, acciones y
grupos de apoyo;…

5) i-campañas personales. Ya no es necesario que un partido político o un


candidato cree una campaña sobre cualquier tema y la dé a conocer. Cualquier
persona puede impulsar una iniciativa, una campaña determinada o generar
contenidos que favorezcan a un determinado partido o candidato y lo puede
difundir en su web, en su blog, logrando, incluso, una mayor difusión.

Sea cuales sean los cambios que se han producido en los últimos tiempos en la
forma de hacer campaña política, no cabe duda que Internet se ha consolidado
como el medio de una nueva forma de intervención política, en tanto que espacio
social global, con la libertad de expresión como único horizonte y que se expresa en
su forma más visible en el mundo de los blogs. La ciberdemocracia encuentra su
hábitat natural en la blogosfera.

Ahora bien, por lo que al uso de los blogs re refiere, si bien hasta las elecciones de
marzo de 2008 su utilización por parte de los partidos políticos y sus candidatos
parecía estar estancado (Peytibi, Rodríguez y Gutiérrez-Rubí, 2008), en aquella
campaña electoral se notó un importante incremento.

Con anterioridad, ya en 2003 los políticos comenzaron a interesarse por el


fenómeno de los blogs. Tal y como recuerda Fages-Ramio (2008) aquellos primeros
blogs estaban en toda su pureza, permitiendo los comentarios de los usuarios que
accedían a ellos. Poco a poco empezaron a integrar algunos aspectos que les
daban una apariencia más moderna: fotografías, vídeos…

Pese a todo ello, por aquella época pocos eran los políticos que entendían los blogs
como una manera de conversar con la ciudadanía y muchos los que los
consideraban como una forma más de estar en la Red.

40
A raíz de los efectos del uso de estas nuevas tecnologías como armas electorales
en el panorama internacional (cuyo máximo exponente son las últimas elecciones
presidenciales de Estados Unidos) y otros acontecimientos ocurridos anteriormente
en España (13-M), fueron bastantes los políticos que entendieron que un mayor y
mejor empleo del poder comunicativo de Internet, y más concretamente el de los
blogs, les colocaría ante unas mayores posibilidades de éxito, sobre todo porque
estas herramientas dotan de transparencia a las instituciones que las utilizan. Así
se explica el incremento y la notoriedad que cobraron los blogs de nuestros
políticos en España.

Metodología, objetivos e hipótesis

Objetivo

A finales de 2010, 81 diputados disponían de un blog según se recogía en la propia


página web del Congreso, que en junio de 1997 se convirtió en la primera
asamblea española en contar con un espacio en la Red (Ramos Vielba, 2003;
Campos Domínguez, 2009 y 2010). El objetivo de este estudio es analizar todos y
cada uno de estos blogs para conocer qué tipo de información ofrecen, qué
temática abordan, cada cuánto tiempo se actualizan, así como el empleo de
contenidos multimedia, de enlaces y qué herramientas de participación e
intercambio de información entre representantes y ciudadanos recogen, entre otras
cuestiones.

Concretamente, la investigación partió con los siguientes objetivos:

a) La utilización que los políticos del Congreso de los Diputados hacen de los blogs
como herramienta comunicativa en política, si le conceden relevancia y si este uso
está generalizado entre los partidos políticos más representativos.

b) El tipo de gestión del blog como vía de comunicación habitual; es decir, se trata
de saber si es una utilización regular y constante o si bien se utiliza sólo en
momentos puntuales.

41
c) Cuál sería el modelo ideal de blog atendiendo a los buenos y malos usos que los
políticos hacen del mismo.

Hipótesis

Partimos de la premisa de que el empleo de los blogs por parte de los políticos del
Congreso de los Diputados aún no está muy extendido y que no se trata de una
herramienta de comunicación habitual, sino que los políticos lo utilizan
fundamentalmente en momentos puntuales como la época de precampaña y en
otro tipo de coyunturas, como puede ser formar parte de la oposición o no tener
mucha repercusión mediática. Asimismo, y pese a que cada vez está más
extendida entre los políticos la idea de que los blogs constituyen una excelente
oportunidad para poder expresarse libremente y para poder interactuar con el
público en general, en líneas generales los blogs no están muy trabajados y
aparecen muy alejados del paradigma de blog político ideal.

Metodología

Para obtener un panorama preciso de la utilización de los blogs que están haciendo
en la actualidad los diputados del Congreso, se ha llevado a la práctica un análisis
exhaustivo de todos y cada uno de los 81 blogs. Para ello, en primer lugar, se ha
elaborado una ficha en la que se recogen dieciséis variables que analizan las
características antes mencionadas presentes en un blog. De esta manera, se ha
estudiado no sólo el contenido, sino también el aspecto formal que tienen los blogs,
de donde se obtiene mucha información. Este análisis se ha completado,
inicialmente, mediante el método de la observación y, paralelamente, poniéndonos
en contacto a través del correo electrónico con algunos de los responsables de los
mismos, para tratar de solventar posibles dudas o ‘desencuentros’ que pudieran
surgir durante la investigación; todo ello durante el mes de diciembre de 2010.

42
Resultados del estudio

En la comunicación política intervienen factores de tiempo, lugar, acontecimientos


y, lo más importante, las intenciones de quienes participan en ella dentro de un
orden político establecido (Isla, 2002).

El primer objetivo de la investigación consistía en cuantificar la oferta, a finales de


2010, de blogs personales entre los miembros del Congreso de los Diputados. A
través de la página web de la propia cámara obtuvimos la visión presentada en la
Tabla 1, donde se observa que, desde un punto de vista de la representación
política, el mayor número de blogs se da en las filas del PSOE, seguido del PP.

Tabla 1: Total de blogs por partidos políticos

Fuente: Congreso de los Diputados. Elaboración propia

Por el momento son pocos (81) los casos de políticos involucrados con este tipo de
herramientas si lo comparamos con el total de miembros del Congreso de los
Diputados (350), lo que representa un 23,1% de los políticos.

43
De entre los dos partidos políticos con mayor representación en la Cámara Baja,
señalaremos que en el PSOE ha creado un blog un 27% de sus diputados, frente a
un 15% del PP. Por lo que respecta al resto de formaciones políticas, un 60% de los
políticos de CiU disponen de blog y un 33% de los del EAJ/PNV. Ahora, si se
premiara la motivación de los partidos a la hora de animar a sus políticos a crear un
blog, el galardón se lo llevarían Esquerra, UPD e Iniciativa per Catalunya Verds, ya
que el total de sus miembros disponen de un blog.

La eclosión de los blogs ha tenido un impacto discreto entre sus señorías. Se


observa aún que la política española tiene una asignatura pendiente con las
nuevas tecnologías de la información y la comunicación; una dificultad en el uso de
las nuevas tecnologías para el ejercicio de la democracia.

Pero quizás también conviene tener en cuenta que si bien el empleo de las nuevas
tecnologías por parte de los políticos resulta un cambio de paradigma que asusta a
bastantes de ellos (y atrae a muchos menos), el partido político puede perder el
control sobre el mensaje que quiera transmitir su político, dotándole de un mayor
protagonismo a éste.

Ello podría explicar el hecho de que trece de los blogs de nuestros diputados en el
Congreso estén albergados en las páginas oficiales de sus respectivos partidos:
nueve son del PP, tres de Esquerra Republicana y uno del PSOE.

Por el contrario, dieciséis políticos emplean una URL propia y 44 de ellos alojan sus
blogs en servicios como Blogger (36) o Wordpress (8). El resto de los blogs están
albergados en páginas de diarios digitales.

No dejan de ser significativas las ausencias de los líderes de los dos principales
partidos políticos en España, ya que ni José Luis Rodríguez Zapatero ni Mariano
Rajoy disponen de blog.

44
Una muestra de lo que estas herramientas suponen para los políticos es la gran
cantidad de blogs que se crearon (Tabla 2) justo antes de las últimas elecciones
municipales (mayo de 2007) y generales (marzo de 2008) en España y que a día de
hoy no se actualizan, lo hacen de manera irregular (retomando su labor de escribir
en el blog más en época de campaña o precampaña) o con muy pocas
aportaciones (Tabla 3). Se trata de datos muy parecidos a los recogidos por Peytibi
et al (2008) quienes concluyeron que el 60% de los cabeza de listas que lanzaron
un blog de cara al 9 de marzo de 2008 abandonó el blog cuatro meses más tarde.

Dos pueden ser las conclusiones que obtengamos de la lectura de estos datos. Por
un lado, los políticos perciben que el uso de Internet en general y de los blogs en
particular puede tener relevancia de cara a mejorar sus resultados electorales en
las urnas. Lo utilizan como un mero instrumento de marketing. Por otra parte, sus
señorías no ven los blogs como una herramienta de comunicación con su
electorado a largo plazo, lo que puede resultar una mala idea, ya que la creación y
posterior abandono de estos blogs puede restar crédito al político.

Tabla 2: Año de creación de los blogs

Fuente: Elaboración propia.

45
Tabla 3: Actualización de contenidos de los blogs

Fuente: Elaboración propia.

Si de lo que se trata es de llegar a audiencias menos significadas en lo ideológico el


político ha de saber hacer uso de estas herramientas Web 2.0, siempre que tenga
ocasión, para parecer, paradójicamente, menos político.

Sin embargo, los contenidos de la inmensa mayoría de los blogs son muy
partidistas. Así los hay que reflexionan sobre la actualidad política del país; los que
se centran casi exclusivamente en atacar al rival y loar las virtudes de su partido;
los que aprovechan para hacer pública su agenda de trabajo; etc. Pocos son los
blogs que están abiertos al diálogo con el electorado, desaprovechando el gran
potencial comunicativo que les brindan estas herramientas, al no interactuar con
sus seguidores. No son capaces de crear comunidad a su alrededor con la que
mantienen cierto contacto. Una muestra de esto último es el hecho de que 37 de
las bitácoras no incluyen comentarios (45,7%) y un 32% (26) sólo recogen entre
uno y tres comentarios por entrada.

Asimismo, sólo 36 diputados del Congreso facilitan una dirección de correo


electrónico para que sus potenciales electores puedan comunicarse con ellos, lo

46
que demuestra, nuevamente que no sólo la estructura del partido dificulta el
contacto directo, sino que ni siquiera los propios políticos han sabido utilizar la
tecnología como cauce de profundización democrática, de intercambio de
opiniones con los ciudadanos.

Poco son los blogs de diputados que se pueden poner como ejemplo, que marquen
diferencia en la red, con un diseño aceptable, contenidos variados, vídeos y
múltiples enlaces, tanto a contenidos que enriquezcan lo allí expresado, como a
otros blogs.

De hecho, sólo 18 de los blogs analizados (22%) emplean vídeos, destacando de


sobremanera el uso de la información puramente textual, aunque se acompaña
ésta del uso de fotografías, presente en un 58% de los blogs.

Del mismo modo, sólo un 22% de los blogs presentan links que contribuyan a
enriquecer los contenidos expresados, si bien, un 62% de los políticos del Congreso
agregan otros blogs en sus bitácoras.

Por último señalar que aunque son varios los casos recientes de políticos que han
abierto su blog en el último año, y los de aquellos que se están planteando si crear
uno o no, hay quienes ya pronostican una superación de los blogs tradicionales,
ante el auge de nuevas herramientas como el microblogging y más aún con las
redes sociales. De hecho, cada vez son más los políticos (ya no sólo del Congreso)
que se deciden a contar con un perfil en Facebook, Twitter o MySpace, si bien son
pocos los diputados que incluyen en sus blogs enlaces a sus perfiles en las redes
sociales.

Conclusiones

En contra de quienes opinan, como Jorge Resina de la Fuente (2010), que el


espacio digital podría abrir una nueva vía de participación que, en paralelo y en
contacto con las antiguas, supondría una oportunidad para la ciudadanía, en

47
términos de activismo y deliberación sobre los asuntos públicos, se ha podido
comprobar que este nuevo formato aún no se ha adaptado a la vida cotidiana de
nuestros políticos. Lejos estamos de los buenos deseos y las muchas esperanzas
abiertas de “llegar al ciudadano de forma directa” o “una nueva herramienta de
comunicación política” que rezaban muchas de las páginas web de los partidos en
las elecciones generales de marzo de 2008. O de la proclama más reciente del
PSOE en la presentación de su campaña electoral para las municipales de mayo de
2011: “situaremos la campaña 2.0, la campaña virtual, por primera vez, al mismo
nivel que la tradicional”.

Ahora bien, conviene congratularse por el hecho de que el uso de los blogs
comience a ser ya una realidad de la que cada vez más políticos se están
beneficiando. No son una mera anécdota sino que su continuidad resulta patente.

Sin embargo, la sensación que nos provoca este análisis es que estos blogs
aportan un óptimo nivel de mantenimiento de contenidos, así como de promoción
del activismo político, pero están aún lejos de convertirse en espacios
auténticamente horizontales. Nos atreveríamos a decir que aún seguimos en una
fase de contemplación de la web, más que de participación.

Bibliografía

ÁLVAREZ, A. y RAMÍREZ, A. (2006): “Políticos valencianos en la blogosfera. La


bitácora: entre la expresión personal y la comunicación de partido”. Comunicación
presentada al I Congreso Internacional Nuevo Periodismo. Valencia, octubre de
2006 (inédita).

AYUSO GARCÍA, M.D. y MARTÍNEZ NAVARRO, V. (2005): “Gobierno electrónico.


Contenido y organización de las sedes web de los parlamentos autonómicos”. En
Revista Española de Documentación Científica, vol. 28, núm. 4, 462-478.

48
CALDEVILLA, D. (2009): “Democracia 2.0: La política se introduce en las redes
sociales”. En Pensar la Publicidad, vol. III, núm. 2, 31-48.

CAMPOS DOMÍNGUEZ, E. (2009): El desarrollo de la ciberdemocracia en el


Congreso de los Diputados. La comunicación e interacción entre ciudadanos y
parlamentarios a través de Internet (2004-2008). Tesis doctoral inédita. Director
José Luis Dader García. Facultad de Ciencias de la Información. Universidad
Complutense de Madrid.

CAMPOS DOMÍNGUEZ, E. (2010): “Información e interacción en las sedes virtuales


de los parlamentos españoles (2004-2008)”. En, Textual & Visual Media, 3, 43-62.

CANEL, M. J. (2006): Comunicación Política, una guía para su estudio y práctica.


Madrid: Tecnos.

DADER, J. L. (2000): “La retórica mediática frente a la cultura política autóctona: la


encrucijada de la comunicación política española entre la ‘americanización’ y el
pluralismo democrático tradicional”. En CIC, 4.

DADER, J. L. y CAMPOS, E. (2006): “Internet parlamentario en España (1999-2005):


los recursos para el contacto ciudadano y su uso, con una comparación europea”.
En Zer. Revista de Estudios de Comunicación, 20, 105-132.

DAVIS, R. (1999): The Web of Politics. The Internet's Impact on the American
Political System. New York: Oxford University Press.

DIEZHANDINO, M. P.(2008): Periodismo y poder. Madrid: Pearson.

FAGES-RAMIÓ, R. (2008). “Actitud 2.0: la política más allá de los blogs”. En: “IV
Congreso Internet, Derecho y Política (IDP). Software social y Web 2.0:
Implicaciones jurídico-políticas”. IDP. Revista de Internet, Derecho y Política, 7, 19-
25. En [http://www.uoc.edu/idp/7/dt/esp/cuartocongresoidp.pdf] (consultado el
04/04/2011).

49
FRANCO, G. y GARCÍA, D. (2008): “Los efectos de las redes ciudadanas en la
campaña electoral del 9-M”. En Ámbitos, 17, 25-36.

ISLA, L. (2002): “Desarrollo de la comunicación política”. En Razón y Palabra, 27.


Disponible en [http://www.razonypalabra.org.mx/anteriores/n27/lisla.html]
(consultado el 19/01/2011).

MARCOS, Mª C. y ROVIRA, C. (2006): “Las webs parlamentarias: funciones y


elementos de su interfaz en el acceso a la información”. En Revista Española de
Documentación Científica, vol. 29 – 1: 13-35.

MONZÓN, C. (1996). Opinión pública y comunicación política. Madrid: Editorial


Tecnos.

MUÑOZ ALONSO, A. y ROSPIR ZABALA, J.I. (editores) (1995): Comunicación Política.


Madrid: Universitas.

NIMMO, D. y SANDERS, K. (1981): Handbook of Political Communication. Londres:


Sag.

OCHOA, O. (2000): Comunicación política y opinión pública. México: McGraw-Hill.

PANIAGUA, F. J. (2003): Comunicación política electoral. Elecciones Autonómicas


de Andalucía en 2000. Tesis doctoral presentada en la Facultad de Ciencias de la
Comunicación de la Universidad de Málaga.

PEYTIBI, F. X.; RODRÍGUEZ, J. A. y GUTIÉRREZ-RUBÍ, A. (2008): “La experiencia de


las elecciones generales de 2008”. En: “IV Congreso Internet, Derecho y Política
(IDP). Software social y Web 2.0: Implicaciones jurídico-políticas”. IDP. Revista de
Internet, Derecho y Política, núm. 7, pp. 26-37. En
[http://http://www.uoc.edu/idp/7/dt/esp/peytibi_rodriguez_gutierrez.pdf]
(consultado el 04/04/2011)

50
RAMÍREZ, A. (2009): “Las bitácoras de partidos políticos municipales: ¿un recurso
para la información y el desarrollo democrático en la red?”. En actas de las
conferencias y comunicaciones del XI Congreso de la Sociedad Española de
Periodística, Murcia, 24 y 25 de abril de 2009, Universidad Católica San Antonio de
Murcia, pp. 217-226.

RAMÍREZ, A. (2008): “¡Elecciones a la vista! De la presencia testimonial de los


políticos españoles en Internet a la web como recurso al alza en la estrategia
electoral”. En MARTÍN, M; SEIJAS, L. y CARRILLO, M.V. (coord.) Nuevos escenarios
de la comunicación y la opinión pública. Madrid: Universidad Complutense

RAMOS VIELBA, I. (2003): La política de comunicación del Congreso de los


Diputados (1990-2002). El uso de las nuevas tecnologías de la información y la
comunicación (TIC) y la percepción social. Tesis Doctoral inédita. Directora: Paloma
Román Marugán. Facultad de Ciencias Políticas y Sociología. Universidad
Complutense de Madrid.

RESINA DE LA FUENTE, J. (2010): “Ciberpolítica, redes sociales y nuevas


movilizaciones en España: el impacto digital en los procesos de deliberación y
participación ciudadana”. En Mediaciones Sociales 7, 2010: 143-164. Disponible
en [http://www.ucm.es/info/mediars] (consultado el 19 de enero de 2011).

REY MORATÓ, J. (1996): “¿De qué hablamos cuando hablamos de comunicación


política?”. En Zer. Revista de Estudios de Comunicación, 1.

REY MORATÓ, J. (2007): Comunicación política, Internet y campañas electorales.


De la teledemocracia a la ciberdemocracia. Madrid: Tecnos.

WOLTON, D. (1992): “Communication et Democratie”. En Medias Pouvoir, 30.

XIFRA TRIADÚ, J. (2008): “Modelos de las relaciones públicas políticas: Análisis de


la situación en Cataluña”. En Revista Latina de Comunicación Social, 63.
Disponible en

51
[http://www.ull.es/publicaciones/latina/08/32_789_50_Girona/Jordi_Xifra.html]
(consultado el 19/01/2011).

YANES MESA, R. (2007): “La comunicación política y los nuevos medios de


comunicación personalizada”. En Ámbitos, 16, 2007: 355-365.

YANES MESA, R. (2009): Comunicación política y periodismo. Madrid: Fragua.

52
El uso de las tecnologías de la información y la comunicación
en la relación directa entre ciudadanos y representantes
políticos. El caso de las Cortes Valencianas 2010

Using new technologies of communication to set up a direct


relationship between politicians and citizens. A case focused
on Valencian Regional Parliament 2010

Francisco Javier Puchades Arce


Universidad Cardenal Herrera-CEU Valencia
puarfr@alumnos.uchceu.es
javierpuchades@hotmail.com

Palabras clave |interacción, comunicación política, ciudadanos, internet, Cortes


Valencianas

Keywords | interaction, political communication, citizens, internet, Cortes


Valencianas

Resumen | La aparición de las tecnologías de la información sitúa la relación entre


ciudadanos y políticos en un escenario nuevo que plantea abundantes retos para
ambos actores. La distancia que tradicionalmente se ha mantenido entre los
ciudadanos y los políticos fuera de los períodos exclusivamente electorales se
estrecha para dar paso a un contexto en el que la interacción y la relación
continuada se hacen posibles a través de las herramientas que ofrece internet. Hoy
en día, la clase política ha colonizado el entorno digital a través de su presencia en

53
blogs, páginas webs o perfiles en las redes sociales. Su existencia desde el punto
de vista numérico y descriptivo es evidente, sin embargo convendría averiguar si, a
través de esos espacios, los políticos están explotando la interactividad que aporta
internet para escuchar las quejas, sugerencias o propuestas de la ciudadanía, y
abrir un debate constructivo con ellos. Con este objetivo se ha planteado la
presente investigación, centrada en el marco del Parlamento Autonómico de la
Comunidad Valenciana. Entre los meses de febrero y junio de 2010 el investigador
ha dirigido un grupo de direcciones de correo electrónico pertenecientes a un grupo
de ciudadanos valencianos que, en tres oleadas diferentes, han remitido correos
electrónicos a aquellos diputados autonómicos que hacían pública su cuenta de
correo en el sitio web del Parlamento. Les han interpelado sobre un amplio
conjunto de temas que, en ese momento, eran actualidad en el ámbito de la
Comunidad Valenciana. La metodología se ha completado con un análisis de
contenido sobre las respuestas obtenidas, y con una serie de entrevistas
personales con diputados de todos los grupos parlamentarios. Las conclusiones
indican que sólo los diputados de las formaciones minoritarias están utilizando el
correo electrónico para mantener una relación directa e interactiva con la
ciudadanía.

Abstract | The advent of new forms of communication technology has given rise to
a new kind of relationship between citizens and their politicians, one that poses
challenges for both. The gap that traditionally separated politicians and citizens
outside a specific election period has been narrowed and now, more interactive and
continuous relationships have become possible by means of various
communication tools using Internet. Nowadays politicians have invaded the internet
with their own blogs, websites and profiles in social networks. Judging by the
number of blogs, websites and profiles created by them, the weight of their
presence in Internet is indisputable. However, it is interesting to understand
whether they are using the interactivity provided by Internet to listen to all
complaints, suggestions and proposals being voiced by citizens, and to enter into
constructive debate with them. This has been the purpose of this research which

54
has focused on the Valencian Parliament. A set of e-mail accounts belonging to a
group of Valencian citizens was monitored between the months of February and
June 2010. These citizens, in three separate attempts, sent e-mails to those MP’s
whose e-mail addresses were posted on the Parliament’s website. In those e-mails,
citizens questioned MP’s about various topics that were of current relevance in the
Valencia Region at the time. The methodology applied also included a content
analysis of the answers received, as well as a series of personal interviews with MPs
of all the groups represented in Parliament. Conclusions suggest that only the MPs
from the minority groups in Parliament are using e-mail to establish a direct and
interactive relationship with citizens.

1.- Introducción.
El avance de las tecnologías de la información (TIC) a lo largo de las últimas
décadas ha sido de tal magnitud que son pocos los espacios de la esfera social
que, de una manera u otra, no se han visto influenciados por su irrupción. La
actividad política no ha sido ajena a este movimiento de transformación que, ya
desde el principio, ha dibujado un nuevo escenario de relación entre las
instituciones, los gobiernos, los políticos y los ciudadanos. Internet ha roto la
distancia que separaba a los ciudadanos de sus representantes políticos fuera de
los períodos estrictamente electorales.

La red, junto a todas las herramientas que forman parte de ella, ha dispuesto las
bases para conseguir una mayor profundización de la democracia a través del
establecimiento de una relación directa y permanente entre estos dos eslabones de
la cadena (Del Rey: 2007, 302-305; Dader: 2003, 311-316; Rubio: 2000, 290;
García Costa: 2007, 7-10). Su implantación, en las condiciones adecuadas,
permitiría abrir la vida política y la gestión pública a la participación de la
ciudadanía, en un proceso enriquecido que se acercaría al concepto de democracia
deliberativa que planteaba John Elster (Elster: 2001, 139). Se trataría, en otras
palabras, de revitalizar la democracia a partir de la revalorización del tándem
político-ciudadano (Muñoz Alonso: 1999, 31).

55
El movimiento es necesario para aquellos autores que consideran que la
democracia se encuentra afectada por un proceso de crisis de legitimidad,
acuciada por los males de la falta de confianza y el alejamiento de los ciudadanos
respecto a sus instituciones, en un movimiento provocado por la mala actuación de
los gobiernos, la pérdida de protagonismo de los parlamentos y la implantación de
un discurso simplificado impuesto por los medios de comunicación, especialmente
la televisión (Putnam: 2003, 623-652; Newton y Norris: 2000, 53-73; Sanmartí:
2003, 82-84).

La relación que mantienen los representantes políticos con los ciudadanos a través
de las tecnologías de la información ha sido objeto de estudio de diversas
investigaciones que han aportado claves acerca de los patrones y los parámetros a
partir de los cuales se produce esa interacción. A nivel nacional destaca la
investigación conducida por José Luis Dader y Eva Campos en el marco del
Congreso de los Diputados y el Senado en los años 1999, 2001 y 2005. Sus
resultados revelan una escasa evolución en cuanto al uso que los parlamentarios
realizan del correo electrónico para responder a la interacción ciudadana (Dader y
Campos: 2005, 105-132).

Víctor Sampedro advierte de las limitaciones del potencial deliberativo de las TIC
aplicadas a la política a través de una investigación desarrollada en el contexto de
las elecciones generales de marzo de 2004. Al escaso uso que los partidos
desarrollaron del correo electrónico como vía de comunicación con la militancia se
une el limitado grado de deliberación de los foros electrónicos del PP, el único
partido que los puso en práctica durante la campaña. Los temas de debate más
participados coincidieron con los temas más duros exhibidos por el partido durante
la campaña. Además, sus gestores se encargaron de eliminar del foro cualquier
mensaje altisonante o crítico con los intereses del partido (Sampedro, Tucho y
Vizcaíno-Laorga: 2008, 2002-234).

56
El escenario sobre el cual advierte Sampedro ya fue dibujado por Wilhelm en 1996
a través del análisis de contenido de varios grupos on-line de discusión política en
Estados Unidos durante el último tramo de la campaña presidencial de ese año. El
autor concluye que los foros funcionan como espacios de autoafirmación personal y
que los participantes apenas responden a las aportaciones de los otros
participantes. El debate, el diálogo y el intercambio de puntos de vista quedan
reducidos a la mínima expresión en esos espacios (Wilhelm: 2000, 86-104).

Kalnes se centra en la realidad política noruega analizando la actividad en los


blogs, Youtube, Facebook y Twitter de los siete partidos con representación
parlamentaria y de otras cuatro formaciones minoritarias. Aunque los partidos han
incorporado algunas de las herramientas de la web 2.0, su estudio apunta que el
uso que hacen es todavía muy limitado y sometido a un férreo control por parte de
las organizaciones políticas (Kalnes: 2009, 1-26).

Mucho más localizada es la investigación de Álvarez y Ramírez, que se centran en


el fenómeno de los blogs dentro de la política municipal valenciana. El análisis
incluye varias categorías, entre las que figura el nivel de interacción de las
bitácoras. Sobre este punto, las autoras apuntan que la interacción con el lector es
escasa y que la palabra sigue estando en el lado del político (Álvarez y Ramírez:
2006, 10).

Aunque es complicado abarcar todo el acervo investigador existente sobre esta


materia, tanto el marco teórico como las investigaciones que se han referenciado
indican que aquella democracia en la que ciudadanos y políticos interactúan de
manera permanente a través de las tecnologías de la información está todavía lejos
de ser realizable. La investigación que a continuación se presenta parte de esa
realidad y se formula, precisamente, con el objetivo de analizar la interacción que
mantienen los políticos con sus conciudadanos a través del correo electrónico
durante un período de tiempo determinado. Se ha escogido el escenario de las
Cortes Valencianas por su carácter inédito e inexplorado con esos objetivos hasta el

57
momento, si bien las conclusiones de la investigación no tienen por qué ser
extrapolables a otras autonomías. Asimismo, sus conclusiones no deben ser
extraídas de su contexto. Los resultados del trabajo aportan una visión sobre el
grado de actividad de los políticos en el uso del correo electrónico dentro de su
relación con la ciudadanía. Su mayor o menor atención hacia esta herramienta
electrónica no debe guardar ninguna relación con su grado de preocupación e
implicación hacia los problemas ciudadanos.

2.- Metodología y diseño de la investigación.

Para cumplir con los objetivos planteados en la investigación se diseñó una


triangulación metodológica basada en la combinación de técnicas cualitativas y
cuantitativas. En primer lugar, se procedió a diseñar un experimento a través del
envío de correos electrónicos a todos los diputados valencianos que facilitan su
cuenta de correo en su ficha persona del sitio web de las Cortes Valencianas. El
objetivo era analizar si responden a la interacción ciudadana. Las respuestas
obtenidas se sometieron a un análisis de contenido a partir de la aplicación de una
serie de categorías e indicadores construidos por el propio investigador. Por último,
se concertaron una serie de entrevistas en profundidad con una muestra de 10
diputados (cuatro del Partido Popular, cuatro del Partido Socialista y dos de la
Coalición Compromís) del universo de los 99 diputados que conforman la Cámara
Autonómica. Los encuentros se mantuvieron entre los meses de marzo y junio de
2010. El objetivo, además de conocer de primera mano el uso diario que los
parlamentarios realizan de las tecnologías de la información en su relación con la
ciudadanía, era la obtención de controles cruzados que permitiesen verificar los
datos recogidos en el trabajo de campo.

La puesta en práctica de esta combinación metodológica pretendía aportar un


criterio cualitativo a la investigación. Es decir, no quedarse únicamente en el nivel
descriptivo a partir del número de respuestas obtenidas, sino entrar a analizar la

58
calidad de esas respuestas y el grado de implicación de los diputados en las
contestaciones.

Para remitir los correos electrónicos a los diputados se procedió, en primer lugar, a
revisar las fichas personales de cada uno de los parlamentarios alojadas en el sitio
web de las Cortes Valencianas. Conviene puntualizar que la propia institución, en el
apartado de Preguntas Frecuentes (FAQ), invita a todos los usuarios a dirigirse a los
parlamentarios de la Cámara. A la pregunta “¿Cómo puedo contactar con un
diputado?” se adjunta la siguiente respuesta: “Podéis encontrar la dirección de
correo electrónico accediendo a la ficha correspondiente del diputado/a. También
podéis hacer llegar vuestro mensaje a través del grupo parlamentario”1. Sin
embargo, y a pesar de esta aparente apertura electrónica, el análisis inicial
efectuado por el investigador indica que menos de la mitad de los diputados
autonómicos hacen pública su cuenta de correo a través de esta vía. Tal como
indica el cuadro número 1, sólo 42 de los

Cuadro 1.- Diputad@s que publican su dirección de correo electrónico en la ficha


personal de la página web de las Cortes Valencianas.
Grupo Diputados que Diputados que no Total
parlamentario publican su dirección publican su dirección de Parlamento
de correo electrónico correo electrónico
PP 23 (42’5 %) 31 (57’5 %) 54
PSPV 14 (36’8 %) 24 (63’1 %) 38
Conpromís 4 (100 %) 0 4
No adscritos 1 (33’3 %) 2 (66’6 %) 3
Total (número de 42 (42’4 %) 57 (57’6 %) 99 (100 %)
diputados)
Fuente:http://www.cortsvalencianes.es/Diputados?id_nodo=4012&accion=1&orden=1&&keyword=
&auditoria=F. Fecha de consulta: 14/02/2010, 15/04/2010 y 28/03/2011.

1
http://www.cortsvalencianes.es/ConsultaPFrecuentes?accion=2&respuesta=53&id_nodo=4008 Fecha de
consulta: 27/12/2009

59
99 diputados facilitan su e-mail a través de la ficha personal. A partir de esta
observación inicial, el universo de 99 diputados se redujo a muestra de 42 que se
convirtieron en materia de estudio de la investigación a través del envío de los
correos electrónicos.

El envío se realizó desde 22 direcciones de correo electrónico de un grupo de


ciudadanos valencianos. El investigador gestionó tanto el grupo de direcciones
como cada uno de los envíos para evitar cualquier reiteración o repetición. Así,
cada individuo se dirigió en cada una de las tres oleadas a un diputado diferente
con la intención de no despertar suspicacias.

Se establecieron tres oleadas de envíos espaciadas en el tiempo (primera oleada


entre el 22 de febrero y el 24 de marzo de 2010; segunda oleada entre el 19 de
abril y el 4 de mayo de 2010 y tercera oleada entre el 6 y el 31 de mayo de 2010)
para obtener una perspectiva y un recorrido más amplios sobre el objeto de
estudio. De esta manera se superaban los sesgos que podían derivarse, bien de
posibles fallos en el servidor, bien de las ausencias de los diputados por motivos
laborales o de salud.

La ejecución de cada una de las oleadas se efectuó siguiendo una serie de pautas
de redacción fijadas de antemano. En esta tarea, el investigador separó las oleadas
1ª y 2ª de la 3ª, a través de una serie de criterios específicos basados en el
contenido y la personalización de cada uno de los correos.

En los envíos de las dos primeras oleadas se interpelaba a los parlamentarios


acerca de asuntos de actualidad aparecidos en los medios de comunicación de la
Comunidad Valenciana en las semanas previas a los envíos. Por ejemplo, la
liberalización de los peajes en la autopista AP-7, los robos de cobre en los pozos de
riego de las instalaciones agrícolas o la sustitución de las bajas de profesores en
algunos colegios de la provincia de Alicante. La selección de temas fue aleatoria y
corrió a cargo del propio investigador. Ahora bien, a cada diputado se le interpeló

60
por una cuestión relacionada con la comisión a la que pertenecen en la Cámara.
Partiendo de la propia división de las Cortes en comisiones o áreas de trabajo
especializado (Comisión de Medio Ambiente; Comisión de Seguridad Nuclear;
Comisión de Nuevas Tecnologías y Sociedad del Conocimiento etc.), y de la
adscripción de los diputados a cada una de ellas, se apostó por personalizar al
máximo el contenido de cada uno de los correos. La utilización de este recurso,
junto con la identificación de cada parlamentario con su nombre y apellidos en el
encabezamiento del correo, se pusieron en práctica con el objetivo de evitar el
rechazo inicial de los diputados, ante la posibilidad que confundiesen el correo con
una cadena de envíos masivos. Asimismo, el remitente le estaba dando a su
destinatario una prueba clara de que se había dirigido a él no por casualidad, sino
en calidad de responsable o conocedor de esa materia en la Cámara. A
continuación se reproduce uno de los envíos remitidos en la primera oleada a uno
de los integrantes de la Comisión de Cultura. Se omiten, por motivos de privacidad,
el nombre del diputado y de su interlocutor:

Hola. En estos últimos meses se han anunciado modificaciones en el


sistema de funcionamiento del Circuito Teatral Valenciano que pueden
afectar a los que disfrutamos de esta oferta de ocio y cultura. Por lo que he
podido leer, ahora será cada una de las localidades interesadas la que
deberá concurrir a una orden de subvenciones para poder después
contratar a las compañías. No dudo de las mejoras de funcionamiento que
pretende esta modificación, pero me preocupa la reacción que han
mostrado los programadores y las compañías. Me preocupa que los que
acudíamos a ver teatro a pueblos y salas más pequeñas dejemos de hacerlo
porque estas no tienen dinero para pagar a las compañías. Me gustaría
saber si esto va a modificar el circuito y el calendario de las salas tal como
lo conocemos hasta ahora. ¿Qué va a pasar con las salas más pequeñas?
Sería bueno que continuaran programando obras de la misma calidad, tal
como lo han hecho en estos últimos años, ya que creo que el circuito ha
funcionado relativamente bien.

61
Para la ejecución de la 3ª oleada de envíos se decidió prescindir del criterio de
personalización que se había empleado en las oleadas 1ª y 2ª. Los remitentes
continuaron dirigiéndose a los diputados por su nombre y apellidos en el
encabezamiento, pero en el contenido se decidió interpelarles acerca de
cuestiones sencillas y directas, relacionadas con el funcionamiento cotidiano de la
Cámara y, a priori, accesibles al conocimiento de cualquiera de los diputados. Se
trataba de cuestiones acerca de qué hay que hacer para consultar los diarios de
sesiones de las Cortes o cómo se pueden seguir en directo los plenos a través de
internet.

Hola. Me interesa saber si los plenos de las Cortes Valencianas se


retransmiten en directo a través de Internet y de qué manera los puedo
seguir. ¿Se puede acceder también a los plenos y las intervenciones de
fechas pasadas? He visto que algunas webs como la del Congreso o la del
Senado sí lo permiten, pero no he encontrado esa opción en la web de las
Cortes.

Las cuestiones de la 3ª oleada nada tenían que ver con asuntos de actualidad
relacionados con la comisión a la que pertenecen los diputados. Eran más rápidas y
sencillas de leer por parte de sus destinatarios, ya que apenas ocupaban 3 ó 4
líneas en comparación con las extensiones más abultadas que se habían exhibido
en las oleadas 1ª y 2ª. El objetivo era comprobar si el volumen de respuestas se
incrementaba cuando las cuestiones formuladas eran, a priori, más sencillas y
requerían una dedicación y un tiempo de lectura menor por parte de los diputados.

A pesar de estas diferencias en el contenido, el estilo de redacción se mantuvo


invariable en cada una de las tres oleadas. Los remitentes obviaron cualquier
posible referencia a ideologías políticas o cuestiones internas de cada uno de los
partidos. Los correos tampoco contenían burlas o críticas hacia el partido en el
Gobierno o los grupos de la oposición. Se redactaron de la manera más neutra

62
posible para evitar cualquier sesgo en las respuestas. En otras palabras, los
remitentes estaban solicitando la respuesta o pronunciamiento del diputado a
partir de una cuestión concreta (en forma de queja, sugerencia o solicitud de
información) que le habían planteado en su correo electrónico.

La estructura de los correos también se mantuvo inalterada en cada una de las tres
oleadas. Tras una breve presentación acerca del contexto que envolvía la cuestión,
el remitente formulaba al diputado una pregunta clara y perfectamente
identificable. Después de ello se despedía agradeciendo la atención prestada y
dejando patente su interés por una pronta respuesta. Es importante remarcar esta
estructura, especialmente en lo que se refiere a la cuestión concreta que contenían
todos los correos, porque se considera básica para el análisis de contenido que se
aplicó a cada de las respuesta recibidas.

La ejecución del análisis de contenido tenía como objetivo, una vez obtenidos los
porcentajes de respuestas arrojados por la investigación cuantitativa del envío de
los correos, conocer el nivel de calidad y el grado de implicación y dedicación de los
diputados en las respuestas. Para ello, tal como refleja el cuadro número 2, se
construyeron un conjunto de categorías e indicadores que permitieron al
investigador agrupar y analizar los elementos significativos del mensaje.

Cuadro 2.- Categorías e índices aplicados en el análisis de contenido.


Categoría Indicador Descripción
RESPUESTA Respuesta Contesta al envío
No respuesta No contesta al envío
ACCIÓN Respuesta Generada de forma automática por un sistema
automática para dar cuenta de la recepción
Respuesta Redactada personalmente por el diputado o, en
personalizada su defecto, por un asesor
CONTENIDO Respuesta El diputado responde, pero no resuelve la
sucinta cuestión que le formula su interlocutor
Respuesta El diputado no resuelve la cuestión planteada. Su
disociada respuesta no tiene nada que ver con el tema
planteado por su interlocutor
Respuesta El diputado responde y resuelve la cuestión

63
argumentada planteada por su interlocutor
TIEMPO Respuesta Se recibe dentro de los tres días posteriores al
inmediata envío del correo inicial
Respuesta Llega a partir del cuarto día tras el envío del
demorada correo inicial

3.- Análisis de resultados.

3.1.- Análisis de la disponibilidad de los diputados de las Cortes Valencianas a la


hora de publicar su cuenta de correo electrónico en la página web de la institución.

A pesar de haberse convertido en el servicio más utilizado dentro del abanico de


posibilidades de comunicación que ofrece internet en España (lo emplean
diariamente el 86’5 por ciento de los internautas) (AIMC: 2011), el correo
electrónico goza de una penetración muy limitada entre los diputados de las Cortes
Valencianas. Tal como refleja el cuadro número 1, más de la mitad de los diputados
valencianos (concretamente el 57’6 por ciento) no hace pública su cuenta de
correo a través de la ficha personal alojada en el sitio web de la institución. Sólo
son accesibles a través de esta vía 42 de los 99 parlamentarios. De las entrevistas
personales mantenidas con los diputados se deduce que esta situación viene
provocada por la actitud de los propios diputados. Los 10 parlamentarios con los
que conversó el investigador confirmaron que la Cámara les proporciona al inicio de
la legislatura una cuenta de correo, entre otras herramientas, y que la decisión de
hacerla pública o no depende de los propios diputados.

El análisis de los porcentajes de publicación de las cuentas de correo electrónico


indica que el grupo parlamentario Compromís es el único en el que todos sus
integrantes hacen pública su cuenta de correo de electrónico. La facilitan sus
cuatro diputados. Partido Popular y Partido Socialista no llegan al 50 por ciento. Es
decir, más de la mitad de los integrantes de sus bancadas son inaccesibles a
través de esta vía. Los dos grupos mayoritarios en la Cámara contravienen de esa
manera las recomendaciones de la Unión Interparlamentaria, que señala la
importancia de poder contactar con los legisladores mediante mensajes de correo

64
electrónico no estructurados o formularios que “permitan a los diputados, las
comisiones o los funcionarios recibir, administrar y responder de manera eficiente
a los correos electrónicos de los ciudadanos y la sociedad civil” (Unión
Interparlamentaria: 2009, 27).

Tal como señala el cuadro número 3, el nivel de desarrollo de las Cortes


Valencianas en este apartado es todavía mejorable si se compara con otras
instituciones parlamentarias. Las Cortes Valencianas presentan mejores
porcentajes respecto a los parlamentos de Madrid y Cataluña (las dos regiones
españolas con mayor nivel de penetración de internet entre su población, con un
60’5 y un 61’6 por ciento, respectivamente), pero se sitúan muy por detrás de los
niveles que marca el Parlamento Gallego donde, a pesar de ser una de las regiones
españolas con un menor grado de penetración de internet (el 46’8 por ciento de la
población es internauta), más del 90 por ciento de sus diputados hace pública su
dirección de correo electrónico (AIMC: 2011).

Cuadro 3.- Comparación de las Cortes Valencianas con otras instituciones


parlamentarias nacionales e internacionales en cuanto a la disposición de sus
diputados para hacer pública su cuenta de correo electrónico.
Institución Número total Diputados que Diputados que no
Parlamentaria de diputados publican su dirección publican su dirección
de correo electrónico de correo electrónico
Cortes 99 42 (42’4%) 57 (57’6%)
Valencianas2
Parlamento 75 68 (90’7%) 7 (9’3%)
Gallego3
Asamblea de 120 0 120 (100%)
Madrid4
Parlament de 135 26 (19’3%) 109 (80’7%)
Catalunya5

2
Fuente:http://www.cortsvalencianes.es/Diputados?id_nodo=4012&accion=1&orden=1&&keyword=&audit
oria=F. Fecha de consulta: 14/02/2010, 15/04/2010 y 28/03/2011.
3
Fuente:http://www.parlamentodegalicia.com/sites/ParlamentoGalicia/Contenidogal/pargal_btc_directorio.a
spx Fecha de consulta: 17/09/2010 y 20/03/2011.
4
Fuente:http://www.asambleamadrid.es/AsambleaDeMadrid/ES/QueEsLaAsamblea/ComposicionAsamble
a/RelacionDiputados/RelacionAlfabeticaDiputados.htm Fecha de consulta: 18/09/2010 y 20/03/2011.
5
Fuente: http://www.parlament.cat/web/composicio/grups-parlamentaris. Fecha de consulta: 16/09/2010 y
20/03/2011.

65
Senado Español6 263 245 (93’1%) 18 (6’9%)
Congreso de los 350 297 (84’9%) 53 (15’1%)
Diputados7
Parlamento 735 724 (98’5%) 11 (1’5%)
Europeo8

La constatación de que un mayor nivel de desarrollo y de implicación de los


diputados es posible se obtiene a partir de la comparación con las instituciones
parlamentarias soberanas a nivel nacional y europeo. Los porcentajes que arrojan
el Congreso de los Diputados, el Senado y el Parlamento Europeo muestran la
accesibilidad de la amplia mayoría de sus integrantes a la hora de facilitar una
cuenta de correo electrónico. En el caso del Congreso este compromiso es todavía
mayor ya que 37 de sus integrantes (el 10’5% de los que componen la cámara)
añaden una segunda dirección de e-mail personal como vía de contacto, mientras
que 85 de los diputados (el 24’2% de los que forman la institución) incluyen en su
ficha personal el enlace a su blog o página en internet.

Los patrones del Congreso de los Diputados se repiten, con mayor intensidad si
cabe, en el Parlamento Europeo, donde más de la mitad de los sus diputados (el
58’5 por ciento) incluyen, junto a la cuenta de correo electrónico, un enlace a su
blog o página persona de internet. Se trata de una vía de contacto adicional que en
ningún caso se observa en las fichas personales de los diputados de las Cortes
Valencianas donde la única información se limita, cuando existe, a una cuenta de
correo electrónico. Ninguno de los 99 parlamentarios incluye los enlaces a su blog
o página personal, a pesar que alguno de ellos sí que dispone de estos recursos.
De esta manera, los 57 diputados que no facilitan su cuenta de correo se
convierten en unidades aisladas en el ejercicio de la comunicación directa con la
ciudadanía a través de internet, ya que sus direcciones de correo tampoco se
encuentran a través de los sitios web de sus respectivos partidos, según ha podido

6
Fuente: http://www.senado.es/legis9/senadores/index.html. Fecha de consulta: 04/09/2010 y 20/03/2011.
7
Fuente: http://www.congreso.es/portal/page/portal/Congreso/Congreso/GruPar. Fecha de consulta:
12/09/2010 y 20/03/2011.
8
Fuente:http://www.europarl.europa.eu/members/expert/groupAndCountry.do?language=ES. Fecha de
consulta: 09/09/2010 y 20/03/2011.
 

66
comprobar este investigador. De las entrevistas personales mantenidas con los 10
diputados se deduce, asimismo, que las redes sociales tampoco se articulan como
un canal de comunicación efectivo con la ciudadanía. A pesar que nueve de los 10
entrevistados disponen de un perfil personal en la red social Facebook, sólo dos
reconocen hacer un uso profesional de él para responder a cualquier clase de
interacción ciudadana. El resto emplea su perfil para comunicarse exclusivamente
con su familia y amigos, o bien filtra con criterios muy estrictos las solicitudes de
amistad que recibe.

3.2.- Análisis de la disponibilidad de los diputados de las Cortes Valencianas a la


hora de publicar su dirección de correo electrónico a partir de las variables sexo,
edad, grupo parlamentario y responsabilidad política fuera del Parlamento.

El análisis anterior ofrece una perspectiva amplia sobre la disponibilidad de los


diputados valencianos para facilitar su cuenta de correo que se concreta si se
aplican una serie de variables al análisis.

Conviene recordar que el análisis de la disponibilidad a partir del grupo


parlamentario al cual pertenece el diputado indica una clara diferencia de
comportamiento entre los parlamentarios de las formaciones mayoritarias y
minoritarias. Tal como revelaba el cuadro 1, sólo 37 de los 92 diputados
pertenecientes a los dos grupos mayoritarios de la Cámara (PP y PSPV) publican su
cuenta de e-mail, con un porcentaje que apenas llega al 40 por ciento. La cifra
queda muy por debajo de la que obtienen los dos grupos minoritarios de las Cortes
(Compromís y No adscritos) en los que cinco de sus siete integrantes (el 71’4 por
ciento) incluyen esta dirección de contacto dentro de su ficha personal.

El análisis a partir del resto de variables aplicadas aparece resumido en los


cuadros 4 y 5. La variable sexo arroja sólo diferencias muy ligeras en cuanto al
comportamiento de los

67
Cuadro 4.- Diputad@s de las Cortes que publican su dirección de correo electrónico
en la ficha personal de la página web de la institución en función de las variables
responsabilidad política fuera del Parlamento, sexo y edad.

Grupo Responsabilid Sexo Edad


parlamentar ad política
H M 25 - 35- 45 - 55 - 65
io fuera del
34 44 54 64 -
Parlamento
74
G.P Popular 7 11 12 2 3 13 5 0
G.P 1 6 8 1 4 5 4 0
Socialista
G.P 0 2 2 1 1 1 1 0
Compromís
No adscritos 0 0 1 1 0 0 0 0
Total 8 (36’4%) 19 23 5 8 19 10 0
(número de (36’5 (49% (71’4 (40% (50% (33’3
diputados) %) ) %) ) ) %)

Cuadro 5.- Diputad@s de las Cortes que no publican su dirección de correo


electrónico en la ficha personal de la página web de la institución en función de las
variables responsabilidad política fuera del Parlamento, sexo y edad.

Grupo Responsabili Sexo Edad


parlamenta dad política
H M 25 - 35- 45- 55 - 65-
rio fuera del
34 44 54 64 74
Parlamento
G.P Popular 13 20 11 1 8 9 9 4
G.P 1 12 12 1 4 9 10 0
Socialista
G.P
Compromís
No 0 1 1 0 0 1 1 0
adscritos
Total 14 (63’6%) 33 24 2 12 19 20 4
(número de (63’5 (51 (28’6 (60 (50 (67’7 (100
diputados) %) %) %) %) %) %) %)

diputados y su disponibilidad para hacer pública su cuenta de e-mail. El 49 por


ciento de las mujeres de la Cámara opta por publicarlo frente al 36’5 por ciento de

68
los varones. Sucede todo lo contrario si se aplica la variable edad, que sí arroja
diferencias significativas y permite apreciar la existencia de una brecha digital en la
Cámara. El 70’6 por ciento de los diputados mayores de 55 años no incluye su
cuenta de e-mail dentro de la información de su ficha personal. Los porcentajes
muestran la reticencia de los parlamentarios más mayores hacia esta herramienta,
algo que se observa con una intensidad mucho menor en el caso de los
parlamentarios más jóvenes. De hecho, el 71’4 por ciento de los diputados entre
25 y 34 años sí hace pública su cuenta de e-mail. Las Cortes Valencianas, en
consecuencia, no son ajenas a la existencia de una de las dimensiones de la
divisoria digital que se manifiesta en la sociedad de la información, y según la cual
los segmentos poblacionales de mayor edad presentan tasas de acceso a internet
mucho más bajas respecto a las generaciones más jóvenes o los llamados nativos
digitales.

Por último, la responsabilidad política de los diputados fuera del Parlamento (es
decir, aquellos que ocupan el cargo de conseller del Gobierno Autonómico,
Presidente de la Generalitat, presidente del Parlamento Autonómico o alcalde
alguno de los 542 municipios o ciudades de la Comunidad Valenciana) también se
revela como un factor determinante en su decisión de mantener una cuenta de
correo electrónico pública. Tal como muestran los cuadros 4 y 5, el 63’3 por ciento
de los que desempeñan esta responsabilidad fuera de la institución parlamentaria
opta por no incluir ninguna dirección de contacto. Entre ellos se encuentran el
presidente de la Generalitat, el vicepresidente primero y conseller de Industria, o
los alcaldes de ciudades como Valencia, Castellón o Torrevieja. De los 22
diputados con esta clase de responsabilidad sólo hay ocho (es decir un 36’4 por
ciento) que sí ofrecen esta vía de contacto. Entre ellos figuran los vicepresidentes
segundo y tercero de la Generalitat, además de los consellers de agricultura y
cultura.

Sobre este punto, todos los diputados entrevistados destacaron la dificultad que
tienen los parlamentarios con mayor carga de trabajo para atender el correo

69
electrónico, así como los blogs y perfiles en las redes sociales. Según sus
compañeros, aquellos que ejecutan alguno de estos cargos disponen de un asesor
que, entre otras funciones, gestiona su correo electrónico. La actividad, insistieron,
se puede mantener porque el número de interacciones que llegan de parte de la
ciudadanía es relativamente bajo, pero convendría plantearse la necesidad de
destinar personal específico a esa función en el caso que ese volumen de
interacciones se incremente en el corto plazo.

3.3.- Análisis de los porcentajes y análisis de contenido de las respuestas


obtenidas.

El trabajo de campo realizado hasta el momento aporta información acerca de qué


diputados hacen pública esta vía de contacto y qué perfil presentan en cuanto a las
variables aplicadas al estudio. El siguiente paso, que resulta de la ejecución de la
metodología descrita en su vertiente cualitativa y cuantitativa, se convierte en
fundamental para la consecución de los objetivos planteados en la investigación.
Estos objetivos pasan por averiguar si los diputados responden a la interacción
ciudadana que les llega a través del correo electrónico, además de conocer qué
clase de respuesta ofrecen. Conviene puntualizar que el análisis de los porcentajes
de respuestas obtenidos parte de un escenario cercenado ya que, en el mejor de
los casos, sólo sería posible obtener contestaciones de los 42 diputados de la
Cámara que sí hacen pública su cuenta de correo electrónico. En otras palabras,
más de la mitad de la Cámara es, ya desde el inicio, inaccesible al trabajo de
campo de los envíos ciudadanos.
El cuadro 6 muestra los porcentajes de respuestas obtenidos en cada una de las
tres oleadas. Tal como se observa, los niveles se han mantenido estables a lo largo
de todo el trabajo de

70
Cuadro 6.- Porcentajes de respuestas por grupo parlamentario en cada una de las
tres oleadas.

Grupo 1ª oleada (22 febrero 2ª oleada (19 abril- 3ª oleada (6 – 31


Parlamentari - 24 marzo) 4 mayo) mayo)
o (G.P)
Facilita Responde Facilita Respond Facilita Responde
n@ n n@ e n@ n
G.P. Popular 23 1 (4’3%) 23 0 (0%) 23 0 (0%)
G.P Socialista 14 2 (14’2%) 14 2 (14’2%) 14 2 (14’2%)
G.P 4 3 (75%) 4 2 (50%) 4 2 (50%)
Compromís
G.P. No 1 0 (0%) 1 0 (0%) 1 1 (100%)
adscritos
Total 42 6 (14’2%) 42 4 (9’5%) 42 5 (11’9%)
(42’4%) (42’4%) (42’4%)

campo con resultados que, en ningún caso, han superado las seis respuestas. Es
decir, en el mejor de los casos sólo ha sido posible comunicar electrónicamente
con seis de los 42 diputados de la Cámara Autonómica (el 14’2 por ciento) que
hacen pública su cuenta de correo electrónico o, lo que es lo mismo, sólo seis de
los 99 diputados autonómicos han sido accesibles electrónicamente. La obtención
de porcentajes de respuesta tan bajos indica que los diputados de las Cortes
Valencianas no están utilizando el correo electrónico para mantener una relación
directa e interactiva con el ciudadano. En términos generales, y sumando las tres
oleadas, se enviaron un total de 126 correos electrónicos. De las 126 respuestas
que se podían haber obtenido sólo llegaron 15 (un 11’9 por ciento).

La comparación de los resultados de las oleadas 1ª y 2ª con la 3ª indica que la


concreción y la sencillez en las cuestiones planteadas por los remitentes no se
traducen en una tasa de respuesta mayor por parte de los diputados. En otras
palabras, los diputados no responden más cuando los correos que les envían sus
interlocutores son más cortos, rápidos y sencillos de leer y contestar, tal como
sucedía en las cuestiones planteadas en la 3ª oleada. Más bien ocurre lo contrario

71
porque los porcentajes de respuesta de la 3ª oleada (11’9 por ciento) son incluso
inferiores a los de la 1ª (14’2 por ciento).

El análisis de los porcentajes de respuesta por grupo parlamentario muestra un


patrón claramente diferenciado entre las formaciones mayoritarias y minoritarias,
con una mención especial para los diputados del grupo Compromís.

En el caso de las formaciones mayoritarias se observa una absoluta falta de


atención al correo electrónico como vía de contacto con la ciudadanía. En el PP
ninguno de los 23 diputados con cuenta de e-mail pública ha respondido durante
las oleadas 2ª y 3ª. Sólo uno de los integrantes de su bancada ha contestado al
envío remitido en la 1ª oleada, lo que le otorga una tasa de respuesta del 4’3 por
ciento. Curiosamente, este diputado, que ostenta un cargo de responsabilidad
fuera del Parlamento, responde a través de uno de sus asesores personales, que
se identifica como tal.

El PSPV, principal grupo en la oposición, sólo mejora ligeramente los resultados del
partido en el gobierno, con lo que cabe hablar de un escaso aprovechamiento del e-
mail en su tarea de oposición como vía para entrar en contacto con los problemas,
quejas o sugerencias de la ciudadanía. Obtiene una tasa de respuesta del 14’2 por
ciento que se mantiene estable a lo largo de las tres oleadas (responden siempre
dos de los 14 integrantes del grupo que facilitan la cuenta de correo electrónico).
Conviene destacar la actitud de uno de sus diputados, que ha contestado de forma
permanente a los tres correos que le han llegado en cada una de las tres oleadas.

Tal como muestran los resultados del cuadro 6, los diputados del grupo Compromís
son los que más responden a esta clase de interacción ciudadana electrónica. Es
necesario partir del reconocimiento que se trata del único grupo en la Cámara en el
que todos los integrantes facilitan su cuenta de e-mail. A partir de aquí, su tasa de
respuesta es del 75 por ciento en la 1ª oleada (responden tres de los cuatro
integrantes del grupo), aunque baja hasta el 50 por ciento en las oleadas 2ª y 3ª.

72
Tal como ocurría con el grupo socialista, hay uno de sus integrantes que ha
respondido de forma permanente a lo largo de las tres oleadas. Estos resultados
confirman aquello que afirmaron sus representantes durante las entrevistas en
profundidad mantenidas con el investigador. Insistieron en la importancia de cuidar
y explotar el correo electrónico, junto con el resto de herramientas de internet,
dentro de su tarea de oposición y como alternativa ante la escasez de recursos
económicos para ejecutar otras acciones de comunicación. Su actitud, sin
embargo, no se ve reflejada en el otro grupo minoritario de la Cámara (No
adscritos) que únicamente ha respondido a la interacción ciudadana en la tercera
oleada a través del único diputado que facilita su cuenta de correo.

A pesar del escaso porcentaje de respuestas obtenido, el análisis de contenido


aplicado sobre las contestaciones recibidas revela la implicación y el interés de los
diputados a la hora de responder. Todas las contestaciones fueron redactadas
personalmente por los parlamentarios, o por alguno de sus asesores, que no
recurrieron en ningún caso a sistemas de respuesta automática. Asimismo, tras
aplicar la categoría de ‘contenido’, se observó que 13 de los 15 correos recibidos
(el 86’7 por ciento) contenían respuestas argumentadas que resolvieron la cuestión
que había planteado el interlocutor.

En una de esas interacciones, un diputado respondió de la siguiente manera a la


cuestión planteada por su interlocutor sobre el estado de la Ley contra la violencia
de género en la que estaba trabajando la Cámara, y acerca de las medidas que
incluía para evitar que las víctimas volviesen con sus agresores. Se adjunta un
fragmento.

Hay previstas 42 comparecencias de especialistas en la materia (…) Tenga


la seguridad de que apoyamos totalmente buscar fórmulas que faciliten
viviendas a las mujeres víctimas de los malos tratos, pues de lo contrario
muchas de ellas prefieren convivir con un maltratador antes que carecer de
una vivienda.

73
Otro compañero de escaño contestó de la siguiente manera a un ciudadano que,
en la 3ª oleada de envíos, le había interpelado sobre las posibilidades de las
personas sordas para presenciar un pleno de las Cortes in situ.

Lo que sí te puedo asegurar es que todas las sesiones plenarias se traducen


al lenguaje de signos desde un circuito interno para las televisiones de
Cortes, que se puede ver desde una sala de invitados que habilitan cuando
no hay suficiente espacio en el pleno, con lo que debo suponer que, en el
caso que se demande una visita, será la opción que ofrezcan.

Algunos diputados llegaron más allá de la simple contestación y adjuntaron


proposiciones de ley que su grupo había defendido en la Cámara recientemente.
Otros se mostraron dispuestos a conversar más detenidamente con su interlocutor
para intercambiar impresiones.

Si usted quiere que hablemos del tema, remítame a través del correo su
teléfono. Le llamaré en tal caso la próxima semana y cambiaremos
opiniones. Un saludo.

Sólo dos de las contestaciones obtenidas se consideraron ‘respuestas sucintas’


porque el diputado no resolvió la cuestión que le había planteado su interlocutor.
En el siguiente ejemplo, el parlamentario en cuestión no volvió a retomar el
contacto a pesar de dejar la puerta abierta a ello.

Le haré llegar la pregunta a la consellera y en cuanto la obtenga se la haré


llagar a usted. Gracias.

Por último, la categoría ‘tiempo’ indica que 13 de las 15 contestaciones obtenidas


fueron ‘respuestas inmediatas’, es decir, llegaron dentro de los tres días
posteriores al envío del correo inicial. Este hecho denota, tal como confirmaron

74
algunos diputados durante las entrevistas personales, el deseo de dar respuesta
cuanto antes a las peticiones de la ciudadanía para evitar que se acumulen en la
bandeja de entrada y queden sin contestar, generando así una sensación de
malestar y desatención por parte del ciudadano.

En términos generales, el análisis de contenido confirma que, además de obtener


las tasas de respuesta más elevadas, los diputados de Compromís también son los
más implicados en la gestión y atención del correo electrónico en su relación con la
ciudadanía. Todas las contestaciones que han llegado desde su grupo
parlamentario responden a los indicadores de ‘respuesta personalizada’,
‘respuesta argumentada’ y ‘respuesta inmediata’, lo que denota el interés y la
dedicación que han puesto sus diputados en la elaboración de las respuestas. En
otras palabras, sus diputados responden más, responden antes y siempre
resuelven las cuestiones planteadas por sus interlocutores. En el caso del PSOE, el
único de los grupos que junto a Compromís ha mantenido cierta continuidad en las
respuestas, los indicadores muestran que dos de sus contestaciones fueron
‘respuestas sucintas’, es decir no resolvieron la cuestión planteada, mientras que
otra de las contestaciones se consideró como ‘respuesta demorada’ porque llegó
más allá de los tres días posteriores al envío inicial.

4.- Conclusiones.

Los resultados de la investigación indican que los diputados de las Cortes


Valencianas no están utilizando el correo electrónico para mantener una relación
directa e interactiva con la ciudadanía, si bien los parlamentarios del grupo
minoritario Compromís muestran un nivel de atención, dedicación e implicación
hacia esta herramienta mucho mayor que la del resto de grupos parlamentarios.
Aun así, conviene remarcar que los resultados obtenidos en este caso de estudio
concreto no necesariamente han de ser válidos para el resto de Comunidades
Autónomas. El caso analizado no representa más que una fotografía fija tomada en

75
un momento determinado del eje temporal. Nada indica que, obtenida en otro
momento, esa fotografía pueda arrojar resultados distintos. Asimismo, es
interesante insistir acerca de la necesidad de no llevar las conclusiones de este
trabajo más allá de sus límites. Aquello que el presente trabajo de investigación
está midiendo es el grado de actividad de los diputados valencianos para
relacionarse con los ciudadanos a través del correo electrónico. El hecho de que se
hayan registrado porcentajes de respuesta tan bajos no significa falta de atención
de los diputados respecto a los problemas de la gente, sino un bajo grado de
modernidad para comunicarse con la ciudadanía a través del e-mail.

Bibliografía.

- ÁLVAREZ, A. y RAMÍREZ A. (2006): “Políticos valencianos en la blogosfera. La


bitácora: entre la expresión personal y la comunicación de partido”. Comunicación
presentada al I Congreso Internacional de Nuevo Periodismo. Valencia, octubre de
2006.

- ASOCIACIÓN PARA LA INVESTIGACIÓN DE LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN. AIMC


(2011): “Audiencia de internet. Febrero/Marzo 2011”, EGM. (Fecha de consulta:
15/04/2011) (en línea) http://www.aimc.es/-Audiencia-de-Internet-en-el-EGM.html.

- DADER, José Luis (2003): “Ciberdemocracia y comunicación política virtual: el


futuro de la ciudadanía electrónica tras la era de la televisión”, en BERROCAL,
Salomé (coord.) Comunicación política en televisión y nuevos medios, Barcelona,
Ariel Comunicación.

- DADER, José Luis y CAMPOS, Eva (2005): “Internet parlamentario en España


(1999-2005): los recursos para el contacto y su uso, con una comparación
europea”. ZER, Nº 20: 105-132 (Fecha de consulta: 13/11/2009) (en línea)
http://www.ehu.es/zer/zer20/zer20_10_dader.pdf

76
- DEL REY, Javier (2007): Comunicación política, internet y campañas electorales.
De la teledemocracia a la ciberdemocracia, Madrid, Tecnos.

- ELSTER, John (2001): La democracia deliberativa, Barcelona, Gedisa Editorial.

- GARCÍA COSTA, Francisco Manuel (2007): “Participación y democracia en el


Estado Representativo”, en COTINO, Lorenzo (coord.) Democracia, participación y
voto a través de las nuevas tecnologías, Granada, Editorial Comares.

- KALNES, Oyvind (2009): “Political Parties on the Web 2.0: The Norwegian case”.
Paper for the 5th ECPR General Conference. Potsdam, 10-12 September 2009: 1-
26. (Fecha de consulta: 01/04/2011) (en línea) http://internet-
politics.cies.iscte.pt/spip.php?article262

- MUÑOZ ALONSO, Alejandro (1999): “La democracia mediática”, en MUÑOZ


ALONSO, Alejandro y ROSPIR, Juan Ignacio (eds.) Democracia mediática y
campañas electorales, Barcelona, Ariel Comunicación.

- NEWTON, Keneth y NORRIS, Pippa (2000): “Confidence in public institutions: faith,


culture or performance?” en PHAR, Susan J. y PUTNAM, Robert (eds.) Disaffected
democracies. What’s troubling with trilateral countries? Princeton, Princeton
University Press.

- PUTNAM, Robert (2003): “Conclusiones”, en PUTNAM, Robert (ed.) El declive del


capital social. Un estudio internacional sobre las sociedades y en sentido
comunitario, Barcelona, Galaxia Gutemberg.

- RUBIO, Rafael (2000): “Internet en la participación política”, en Revista de


estudios políticos (Nueva Época), Nº19. Julio-septiembre 2000: 285-302.

77
- SAMPEDRO, Víctor; TUCHO, Fernando y VIZCAÍNO-LAORGA, Ricardo (2008): “Las
webs de los partidos: virtualidad y propaganda, censura y desinformación”, en
SAMPEDRO, Víctor (ed.) Medios y elecciones 2004. La campaña electoral y las
otras campañas: 202-233 (Fecha de consulta: 10/03/2011) (en línea)
http://www.ciberdemocracia.net/victorsampedro/

- SANMARTÍ, José María (2003): “Los nuevos agentes políticos en la comunicación


televisiva”, en BERROCAL, Saslomé (coord.) Comunicación política y nuevos
medios, Barcelona, Ariel Comunicación.

- UNIÓN INTERPARLAMENTARIA INTERNACIONAL (2009): “Directrices para sitios


web parlamentarios”. Ginebra: 7-32 (Fecha de consulta: 10/06/2010) (en línea)
http://ipu.org/PDF/publications/web-s.pdf

- WILHELM, Anthony G. (2000): Democracy in the digital age: challenges to political


life in ciberspace, New York: Routledge.

78
A la caza del voto joven: el uso de las redes sociales en las
nuevas campañas 2.0

In search of young vote: the use of social networks in new


campaigns 2.0

María José García Orta


Universidad de Sevilla. Profesora Asociada
mjorta@us.es

Palabras clave | Web 2.0., campaña electoral, redes sociales, periodismo político

Keywords |Web 2.0., Electoral campaign, social networks, political journalism

Resumen | La carrera a la Casa Blanca de Barack Obama, en 2008, supuso el


gran salto de lo que se conoce como la política 2.0, basada en la interactividad de
Internet. Desde entonces, el uso de la Red ha sido determinante a la hora de
presentar a los candidatos ante la ciudadanía e intentar captar el voto de los más
jóvenes.

Dado que este fenómeno toma cada día mayor trascendencia, nuestro principal
objetivo es dar a conocer las estrategias de comunicación on line utilizadas en las
denominadas campañas 2.0. Para ello, partiremos del término Web 2.0.,
comúnmente asociado con un fenómeno social, basado en la interacción que se
logra a partir de diferentes aplicaciones web. Son precisamente estas nuevas
herramientas, sobre todo las redes sociales, las que centrarán todo nuestro
análisis.

Asimismo, demostraremos que el uso de las redes sociales se ha convertido en un


efecto dominó desde la utilización que hiciera Obama en las elecciones
presidenciales. Y ese efecto se ha extendido a países de regímenes políticos muy
diversos, que han querido diversificar sus mensajes para captar el voto joven. Por
este motivo, se presentan los resultados de un estudio de cuatro casos: el ya

79
mencionado de Barack Obama, las elecciones presidenciales de Irán, los comicios
en Colombia y las elecciones catalanas en España. En todos ellos, se analizan las
herramientas on line usadas para acercarse a los electores y generar más adeptos.
Comprobaremos que a pesar del uso generalizado de Facebook o Twitter, las
últimas campañas 2.0 no han influido tan positivamente en los resultados
electorales, aunque todos candidatos tienen la necesidad de estar en la Red para
conseguir un mejor posicionamiento de cara a sus oponentes.

Abstract | The race to the White House of Barak Obama, in 2008, supposed the
great leap of what is known as 2.0. policy, based on the interactivity of Internet.
Since then, the use of the Net has been crucial when introducing candidates to
citizens and trying to attract the youth vote.

Since this phenomenon takes every day more significance, our main aim is to
release online communication strategies used in campaigns so called 2.0. To do
this, we will depart from the term Web 2.0., commonly associated with a social
phenomenon, based on the interaction that is achieved from different web
applications. Precisely these new tools are, mainly social networks, which will focus
all our analysis.

In addition, we will demonstrate that the use of social networks has become a
domino effect since the use that Obama did in the presidential elections. And that
effect has been spread to countries with very different political regimes, who have
wanted to diversify their messages to capture the youth vote. For this reason, we
present the results of a study of four cases: the aforementioned of Barak Obama,
Iran presidential elections, the elections in Colombia and the Catalan elections in
Spain. In all of them, they are analyzed the on line tools used to approach to voters
and generate more support. We can see that in spite of the widespread use of
Facebook or Twitter, the latest 2.0 campaigns have not influenced so positively on
the election results, although all the candidates have the need to be on the Network
to get a better position towards their opponents.

80
1. Introducción

Internet ya es imprescindible en las campañas electorales. Aunque los comicios no


se ganan con un perfil en Facebook, actualmente ningún candidato se puede
permitir el lujo de no tenerlo. Así lo demostraron las elecciones presidenciales de
2008 en Estados Unidos, que sentaron un precedente que se ha extendido al resto
del planeta, tanto en regímenes democráticos como dictatoriales. Los políticos y
partidos han apostado por las herramientas de la Web 2.0., principalmente redes
sociales, para estar en contacto con militantes y ciudadanos, y así poder captar el
voto de los más jóvenes.

Con redes como Facebook, se ha trascendido la esfera personal y se ha pasado a


una participación política colectiva. Internet está creando un espacio virtual
paralelo al mundo físico y la política no ha podido obviar esta realidad. Los
ciudadanos recurren a la Red en busca de participación, proponiendo una
comunicación más activa y dinámica. De hecho, lo que diferencia
fundamentalmente a la Web 2.0 de su predecesor, la Web 1.0, es un cambio en el
paradigma comunicativo, donde el internauta pasa de ser un consumidor de
contenidos a participar en la construcción y elaboración de los mismos. Por tanto,
la implicación de la sociedad en los asuntos políticos es ahora más fácil que nunca,
basta apostar por Internet.

Y eso es precisamente lo que hizo Barack Obama en la campaña presidencial de


2008. Apostó si tatubeos por las redes sociales y la blogosfera para comunicarse
con los votantes de forma bidireccional, creando una red social propia con millones
de ciudadanos inscritos.

“Internet y un extraordinario movimiento social le permitieron llegar al poder,


y la juventud fue el motor de su victoria. Cualquiera que hubiese visto a
Obama el 20 de enero de 2009, satisfecho con el trabajo bien hecho y
presidiendo diez bailes de investidura diferentes, podía comprender que lo
que más le vigorizaba era el público del Baile de la Juventud. Hablando para
7.000 jóvenes, dio las gracias a una generación y explicó que los chicos y

81
chicas de todo el país eran los que habían inspirado y dado energía a su
campaña” (Harfoush: 2010, 13).

Desde entonces, la irrupción de la política en Internet no ha hecho más que crecer,


en algunas ocasiones con bastante éxito y, en otras, con políticos que abandonan a
la primera de cambio su identidad digital al finalizar el periodo electoral.

En el presente artículo vamos a analizar las estrategias comunicativas on line


usadas en las elecciones presidenciales de Estados Unidos, Irán, Colombia y en los
comicios catalanes en España. Comprobaremos qué herramientas han facilitado el
acercamiento a los lectores y han permitido un mejor posicionamiento de los
políticos de cara a sus oponentes.

2. Internet: eje de la acción política estadounidense

Nixon solía decir que nada era relevante en Estados Unidos hasta que no salía por
televisión. En la actualidad, esta máxima es aplicable al ciberespacio. Revueltas
como las de Túnez o Egipto han trascendido a los medios de comunicación
convencionales gracias al uso de redes sociales como Facebook y Twitter. Sin
embargo, los antecedentes de esta comunicación participativa están en los
warblogs, bitácoras escritas por corresponsales de guerra, al margen de los medios
para los que trabajaban, que querían reflejar con mayor exactitud lo que realmente
sucedía en los conflictos que cubrían.

En este sentido, la guerra de Irak de 2003 será un claro ejemplo de la importancia


informativa que adquiere la blogosfera como fuente complementaria y crítica frente
a los medios convencionales. Relevancia que se repetirá en 2004, en pleno
proceso electoral entre Bush y Kerry en Estados Unidos. En aquel momento se vivió
una guerra on line entre las movilizaciones del partido demócrata y el conservador.
Entre otras estrategias, el equipo republicano creó un programa para responder a
todos los temas que sacaba Kerry en los debates televisados y, mediante correos
electrónicos, el demócrata pedía a sus simpatizantes que votaran en todas las
encuestas posibles por Kerry como ganador del debate.

82
No obstante, la auténtica revolución de Internet en las campañas electorales
llegaría con la figura de Barack Obama, uno de los pioneros en la denominada
Política 2.0, “un nuevo modelo en el que los ciudadanos participan en la vida
pública y contribuyen con sus ideas en el proceso de deliberación y toma de
decisiones” (Harfoush: 2010, 15).

El presidente norteamericano no sólo ha utilizado los nuevos medios para


acercarse a los jóvenes, subir sus videos en YouTube, crear su espacio en
Facebook (www.facebook.com/barackobama) o publicar mensajes en Twitter
(http://twitter.com/BARACKOBAMA), sino que le ha sacado provecho a todas estas
herramientas para cambiar la forma de hacer política y conseguir que la gente
corriente se involucrase en el proceso democrático, con una participación masiva
del segmento juvenil, y obligando a sus adversarios a innovar en las estrategias
comunicativas.

Desde el principio Obama tuvo que vérselas con la poderosa pareja de Hilary y Bill
Clinton, para lo cual su equipo examinó con detalle el contexto político
estadounidense (crisis económica, desgaste del gobierno de George Bush, tropas
en Afganistán…) y creó un mensaje, Yes we can, que quería erradicar el
inconformismo generalizado. Comienza así a aumentar el número de admiradores
hacia el primer político afroamericano que aspira a la Presidencia de los Estados
Unidos. Admiradores que existían antes de conocerse su candidatura, cuando aún
era senador de Illinois. De hecho, en 2006 se había creado en Facebook el grupo
“Estudiantes a favor de Obama”, iniciativa de la universitaria Meredith Segal con el
fin de pedirle que se presentase a presidente.

Conscientes del éxito inicial de Obama en las redes sociales1, contrataron a uno de
los fundadores de Facebook, Chris Ughes, para dirigir el departamento de Nuevos
Medios de Comunicación durante la campaña, logrando un éxito sin precedentes: 6
millones de usuarios que se identificaron como “Amigos o fans de Obama”.
“Estudiantes a favor de Barack Obama” contaba con más de 62.000 miembros en

1“Aún no habían transcurrido 24 horas después de anunciar su candidatura y ya había seguidores


que habían creado un millar de grupos de base utilizando las herramientas online y que querían
utilizar la página para su propia organización” (Harfoush: 2010, 24).

83
Facebook y divisiones en más de 80 campus universitarios de Estados Unidos, por
lo que se convirtió en la organización de estudiantes oficial (Harfoush: 2010, 27).

El sitio web del candidato ofrecía un blog oficial, un programa de la campaña, una
canal de vídeo (BarackTV) y una red social denominada MyBarackObama.com. Su
equipo de comunicación se encargó en todo momento de subir vídeos, contestar e-
mails y hacer un debate diario a través de Internet, para que el ciudadano de a pie
dejara sus opiniones en la página oficial. Además, sus seguidores podían crear
páginas web personalizadas directamente en el portal del candidato a través de
MyBarackObama.com. Con estas webs se organizaron más de 200.000 eventos
locales por todo el país, y se formaron más de 35.000 grupos de voluntarios que
colectivamente hicieron más de 3 millones de llamadas durante los últimos cuatro
días de la campaña para alentar el voto, captando unos 30 millones de dólares en
donaciones. En total, el sitio My Bo consiguió recaudar cerca de 300 millones de
dólares con donaciones que iban desde los 4 dólares. Estos seguidores enviaron
correos electrónicos a amigos con el objetivo de enganchar a más personas a
actividades de la campaña. Estamos ante un idílico caso de crowdsourcing, es
decir, externalizar un servicio a voluntarios para hacer labores que antes costaban
mucho dinero en trabajadores (hacer llamadas, participar en actos, etc.).

Nunca antes se había producido una movilización de recursos humanos y


económicos de esta índole y utilizando, simplemente, las nuevas tecnologías. A
diferencia de sus oponentes, se había usado una estrategia sofisticada de creación
de marca, o branding, reforzada con mensajes simples, emotivos y con un punto de
vista positivo en medio de una coyuntura complicada y difícil (Yes we can). Por
primera vez el foco de atención se centraba en los americanos corrientes, que a
pesar de sus diferencias de opiniones, “se sentían unidos en su deseo de participar
en un proceso político transparente y accesible” (Harfoush: 2010, 30).

3. El efecto Obama: los casos de Irán y Colombia

Después del triunfo de Barack Obama, expertos en marketing político sostenían


que las futuras campañas electorales tendrían que centrar su mensaje en Internet.

84
Pero lo cierto es que no se ha registrado todavía un caso tan especial como el
estadounidense, aunque sí un incremento de iniciativas on line para conseguir el
voto de los más reacios en la participación política: los jóvenes.

Inspirándose en la campaña norteamericana, el presidente chileno, Sebastián


Piñera, supo revertir la imagen deteriorada en décadas, para ofrecer un aspecto de
modernidad y cambio. Utilizó para ello YouTube, donde subió cerca de 160 videos
durante su campaña, Facebook (con unos 52.000 amigos o fans) y Twitter
(204.618 seguidores). Desde Facebook tiene enlace directo con Flickr, un canal
con fotos que actualiza frecuentemente.

Al igual que Sebastián Piñero, muchos candidatos latinoamericanos, y del resto del
mundo, han promovido sus proyectos políticos a través de la Web 2.0. Por ejemplo,
la popularidad de la presidenta argentina, Cristina Fernández de Kircher, ha
aumentado gracias al uso de Twitter (75.000 seguidores) y Facebook (36.207
fans). Y Hugo Chávez, bastante reacio a la libertad que representa Internet, ha
creado una cuenta de usuario en Twitter (@chavezcandanga) para contrarrestar la
presencia de la oposición en las redes sociales, desde las cuales los disidentes
chavistas difunden sus ideas y convocan movilizaciones contra la llamada
“revolución bolivariana”.

Significativos son los comicios de Irán y Colombia, regímenes dispares donde


finalmente salieron elegidos los candidatos que menos éxito tuvieron en Internet,
pero que se vieron obligados a modificar sus estrategias comunicativas digitales
para impedir el ascenso de sus oponentes.

En el caso de las elecciones presidenciales de Irán del 12 de junio de 2009, las


redes sociales jugaron un papel protagonista. En un país con alrededor de 23
millones de internautas y una comunidad virtual con más de 6.000 blogs, la Red se
ha convertido para los votantes iraníes en una herramienta esencial para
informarse e implicarse en los comicios. Entrevistas on line de los candidatos,
Facebook, Twitter o los blogs irrumpieron en la vida política de una de las regiones
geoestratégicamente clave para el futuro de Oriente Medio.

85
La disputa electoral giraba en torno a dos candidatos: el conservador Mahmud
Ahmadineyad, en el poder desde 2005, y el líder reformista Mir-Hossein Mousavi,
que contaba con un gran apoyo de la población juvenil. Ambos candidatos no
dudaron en utilizar Internet para promocionarse durante la campaña electoral. Con
respecto a Mahmud, además de su blog personal y de varios vídeos colgados en
YouTube, algunos a mitad de camino entre la propuesta política y la propaganda, se
creó un grupo de usuarios en Twitter y un grupo pro Ahmadineyad en Facebook.
Paradójicamente, justo antes de las elecciones, las autoridades prohibieron
durante días el acceso a Facebook, ya que Mousavi había superado los 5.000
amigos.

Este incidente benefició el líder reformista. De hecho, en Facebook, una aplicación


permitía colorear de verde la foto del perfil en señal de apoyo al candidato de la
oposición. Para los seguidores de Ahmadineyad se utilizaba el rojo, mientras que
los partidarios de boicotear las elecciones coloreaban su perfil de azul.

Mousavi también usaría las redes sociales para sus campañas, incluyendo
imágenes del líder reformista en diarios y canales de televisión digital. Incluso uno
de los partidarios del candidato, el ex presidente Mohamad Khatami, participó en el
programa de televisión por Internet Mowj4, donde respondió preguntas lanzadas
por bloggers, miembros de Facebook y Twitter.

A pesar de los esfuerzos y de tener los sondeos a su favor, finalmente salió


reelegido Ahmadineyad. Miles de personas salieron a las calles de Teherán para
protestar ante el presunto fraude electoral y exigir la repetición de las votaciones.
Las movilizaciones recibieron distintos nombres: ‘Revolución Verde’, debido al color
usado durante la campaña electoral por Mousavi; y ‘Revolución de
Facebook/Twitter’, en referencia al importante papel que jugaron las redes sociales
en las protestas y en la libre transmisión de información, sin censuras, sobre lo que
en realidad estaba ocurriendo en el interior de la región.

El color verde y la fuerza de las redes sociales son el nexo de unión entre las
elecciones de Irán y Colombia. En este país, varios eran los candidatos para los
comicios del 30 de mayo de 2010: Juan Manuel Santos (Partido de la U), la

86
conservadora Noemí Sanín, Gustavo Petro (Polo Alternativo Democrático), el liberal
Rafael Pardo y Antanas Mockus (Partido Verde y ex alcalde de Bogotá), entre otros.
Mockus pasó de ser el último en intención de voto, a convertirse en el principal
opositor de Santos gracias al uso de las redes sociales.

Todos los candidatos, incluidos los que ni siquiera aparecían en las encuestas,
tenían web personal y cuentas en Facebook, Twitter, Sonico o Hi5. Santos tenía
incluso un "’Muro de la vergüenza’, en el que se pueden "denunciar contenidos
abusivos en la web... material falso, degradante o abusivo" contra el candidato”
(Eluniversal.com: 2010).

Por su parte, Mockus consiguió en doce días subir 12 puntos en las encuestas,
gracias al apoyo joven propiciado por las redes sociales
(www.facebook.com/a.mockus; twitter.com/antanasmockus). Un sector que
convocaba por Internet marchas a favor del Partido Verde, elaboraban piezas
publicitarias para su campaña y lanzaban todo tipo de proclamas para alentar el
voto.

“Se llegó a registrar un fan cada 6 segundos, llegando a 400 mil seguidores,
un efecto mediático tan fuerte que hasta un importante sector de actores
representativos de la vida nacional se suman a tal acontecimiento, y
producen y publican a través de YouTube un video por iniciativa propia, al
margen del partido pero apoyándolo directamente. […]

Sin embargo, y para sorpresa de muchos, la creciente oleada mediática


distorsionó las encuestas nacionales y, hasta los propios medios de
comunicación nacionales y extranjeros se vieron enceguecidos por esta ola
virtual que registraba casi un empate técnico entre los dos candidatos”
(Gamboa: 2010), cosa que no sucedió: ni en la primera ni en la segunda
vuelta, donde salió vencedor Juan Manuel Santos, con casi un 70% de
apoyo.

Para algunos analistas la derrota del Partido Verde era la derrota de las redes
sociales, pero hay que resaltar que se trataba de un partido que se consolidó en
sólo cuatro meses y se convirtió rápidamente en la nueva fuerza política, gracias a

87
las herramientas 2.02. Si en Colombia hubieran votado sólo los internautas,
seguramente hubiera ganado Mockus

Los casos de Irán y Colombia revelan la increíble fuerza de las redes sociales, pero
también demuestran que las redes por sí solas no aseguran votos reales. Si no se
consolida una estructura fuerte, con objetivos claros y concretos que tengan un
seguimiento constante y dinámico, Internet será sólo un vínculo virtual donde se
generen grandes discusiones sin llegar al objetivo primordial, que es el voto real
(Gamboa: 2010).

4. España se suma a las campañas 2.0.

En España, un informe sobre política y Redes Sociales elaborado por Intelligence


Compass3, agencia estratégica de geomarketing y comunicación, revela que el
esfuerzo de los políticos por tener presencia en Internet es cada vez mayor, pero el
país no está preparado para una campaña 2.0 al estilo de Barack Obama
(Expansion.com: 2010).

El estudio concluye que pocos políticos españoles siguen de forma continuada


estas redes. "Saben que en el futuro las redes sociales van a jugar una importante
baza en la relación con el ciudadano y a la postre en las elecciones, pero
mantienen cierto escepticismo y distancia, como demuestra el hecho de que el
79% de los encuestados les otorgue un notable, y no un sobresaliente, a la hora de
valorarlas como eje central de la campaña" (Expansion.com: 2010).

Daniel Ureña, socio director de Mas Consulting, aventura que Internet será una de
las grandes protagonistas en los comicios de mayo de 2011. Incluso considera “un

2 Según el portal de estadísticas Facebakers.com, Mockus es el séptimo personaje del mundo con

684.341 fans en la red social. Es el único latinoamericano entre los 15 nombres iniciales de esta
lista, que tiene a la cabeza a Barack Obama. “Además obtuvo un crecimiento del 60% en el último
mes en su página de Facebook, lo que equivale a 255.322 nuevos seguidores, ubicándolo en
segundo lugar en la lista de los grupos de dicho portal con más usuarios a nivel mundial” (Gamboa,
2010).
3El estudio se basa en 1.500 entrevistas a internautas, entre políticos y particulares, a través de las
Redes Sociales (Facebook, Twitter, LinkedIn y Xing). Las entrevistas se realizaron entre el 23 de
agosto y el 15 de septiembre de 2010.

88
error” tratar de copiar al cien por cien lo que se hace en otras campañas, sobre
todo la de Obama, “ya que cada campaña es diferente, y en el caso de Estado
Unidos y España la principal diferencia es el papel que tiene la recaudación de
fondos" (Expansion.com: 2010).

A la espera de lo que pase en mayo, sí podemos analizar cómo se han gestionado


las herramientas de la Web 2.0 en las últimas elecciones, las catalanas del 28 de
noviembre de 2010. Gemma Varela y Pilar Enériz (2010, 2-3) publicaron en +digital
un reportaje exhaustivo sobre los candidatos on line, del que nos hemos hecho eco
en los siguientes párrafos4.

El presidente de la Generalitat, José Montilla, contaba con una web personal


(www.presidentmontilla.cat), 646 imágenes en Flikr, 6.380 seguidores en su
página de Facebook y 16.988 reproducciones en YouTube. Era el único candidato
sin blog, pero organizó el concurso “Desayuno con Montilla”, en el que diez
contactos de su Facebook tuvieron la oportunidad de reunirse con él y charlar,
principalmente, de la importancia de las nuevas tecnologías en la campaña
electoral. Se trata de una estrategia para reforzar los vínculos emocionales y
aumentar la participación y el ciberactivismo durante la campaña.

El equipo de Artur Mas (CiU) contrató una empresa especializada para la gestión
del contenido, estrategia y acción on line. Crearon una web (www.arturmas.cat),
obtuvieron 40.600 reproducciones en YouTube, fueron los primeros en lanzar una
aplicación para smartphones, crearon su propia red social (http://cativistes.cat),
además de contar con un videoblog y una página y perfil en Facebook. El motivo de
esta duplicidad es que la red social establece un tope de 5.000 amigos para los
perfiles personales y el líder de CiU ya había alcanzado ese límite, así que se vio
forzado a abrir una página. Lo mismo les ha pasado a Alicia Sánchez Camacho (PP),
Joan Puigcercós (ERC) y Joan Herrera (ICV), que en el transvase de perfil a página
han perdido buena parte de sus seguidores (Varela y Enériz: 2010, 2).

4Para más información, véase el sitio web del asesor de comunicación Antoni Gutiérrez-Rubí:
www.gutierrez-rubi.es, con un especial dedicado a los comicios catalanes.

89
El dirigente republicano Joan Puigcercós (www.puigcercos.cat) publicó durante la
campaña mensajes cortos y concisos en Facebook. Se extiende más en su blog,
que casi no actualiza. Además, crearon la red Gen Valenta. Por su parte, la
conservadora Alicia Sánchez-Camacho era la única candidata sin una web con
dominio propio. De hecho, sólo disponía de un blog, que actualizaba
esporádicamente, y de Facebook (4.181 seguidores en su página).

Uno de los candidatos más activos en las redes sociales fue el ecosocialista Joan
Herrera. En Facebook compartía vídeos y enlaces relevantes para sus
simpatizantes. Con un lenguaje directo y ameno, mucho más acorde con el medio
que el resto de sus rivales, contestaba habitualmente los comentarios de su muro,
cosa que sus rivales políticos no acostumbraban a hacer (a excepción de Albert
Rivera). Herrera actualizaba su blog, en catalán, hasta cuatro veces por semana
(Varela y Enériz: 2010, 3).

El presidente de Ciutadans, Albert Rivera, era el candidato más joven y el que tenía
más redes sociales abiertas, aunque con menos contactos en Facebook. Incluso el
partido de Joan Laporta, Solidaritat Catalana, sin representación parlamentaria,
tenía más seguidores.

Después de este recorrido por los candidatos, es necesario destacar otras


acciones, como el primer debate electoral on line en Twitter, realizado el pasado 18
de octubre. En él participaron los principales candidatos, pero “los fallos técnicos y
las intervenciones acartonadas de los dirigentes marcaron un debate sin apenas
interacción, ya que los candidatos se limitaron a responder las preguntas de los
internautas, sin relacionarse entre ellos” (Varela y Enériz: 2010, 3).

En definitiva, todos los partidos han utilizado algunos de estos elementos de la Web
2.0: noticias multimedia, foros, descargas de documentos, accesos a blogs, redes
sociales, enlaces recomendados y canales creados ex profeso para la campaña,
asociados sobre todo a YouTube.

Facebook ha adquirido un lugar privilegiado en las relaciones entre políticos y


ciudadanos, ya que se ha convertido en la principal herramienta de conversación
con la ciudadanía. Sin embargo, aunque intentan tener la máxima presencia en la

90
Red, la mayoría se sienten más cómodos difundiendo sus mensajes a través de la
televisión o con métodos tradicionales (Fernández: 2010), ya que así emplean un
lenguaje más institucional, que no tendría sentido en las redes sociales, que exigen
un mensaje más desenfadado y orientado a la acción.

5. ¿Y el futuro?

La campaña 2.0 de Barack Obama marcó un antes y un después en la


comunicación política electoral. Si bien es cierto que a partir de ahí, políticos de
todo el mundo han empleado estrategias comunicativas on line, queda un largo
camino por recorrer. De hecho, se puede afirmar que las herramientas digitales se
han usado de forma analógica, es decir, con mensajes unidireccionales que no
aprovechan la interactividad o retroalimentación tan característica de Internet.

El salto definitivo consistirá en situar la Web 2.0 en el centro de la estrategia


política, recoger el debate que se genera en Internet para adaptar los mensajes
políticos a las necesidades de los ciudadanos, al estilo de lo que hizo en su día el
actual presidente de los Estados Unidos. Una tarea ardua en regímenes
democráticos, pero inconcebible en gobiernos dictatoriales, donde la censura mina
cualquier participación ciudadana que se oponga al régimen establecido.

Asimismo, la diferenciación se ha vuelto cada vez más importante y se consigue


añadiendo un toque personal, como agradecer por correo electrónico el comentario
de un ciudadano en el blog del candidato, pues de esta manera se crea una
relación positiva entre ambos.

En el caso de España, encontramos el hándicap de que la política apenas suscita


interés, por lo que el modelo Obama, que se basa fundamentalmente en la
creación del interés ciudadano, está aún lejos. El futuro de las campañas (y de la
política) pasa por generar movimiento y una red social. Mejor una idea compartida,
que una consigna repetida. Esa es la clave. (Gutiérrez-Rubí (b): 2010). Por esta
razón, el uso adecuado de las redes sociales será una herramienta fundamental en
las próximas elecciones, interactuando de manera directa con los usuarios, por
ejemplo a través de charlas o “quedadas” on line que hagan un contacto más real,

91
continuando con el vínculo después de lograr el objetivo, innovando y atendiendo
de la misma manera a los ciudadanos.

Parafraseando al analista Joaquim Mach, “el 2.0 no te hará ganar las elecciones,
pero si las quieres ganar necesitas el 2.0".

6. Referencias bibliográficas

- Libros:

HARFOUSH, Rahaf (2010): Yes We did. Cómo construimos la marca Obama a través
de las redes sociales, Barcelona, Gestión 2000.

PISANI, Francis y PIOTET, Dominique (2008): La alquimia de las multitudes. Cómo


la web está cambiando el mundo, Barcelona, Paidós Comunicación.

- Artículos:

ELUNIVERSAL.COM (2010): “Redes sociales revolucionan la campaña electoral


colombiana”, en http://www.eluniversal.com/2010/05/16/col10_ava_redes-
sociales-revol_16A3885581.shtml [Consulta 6 de abril de 2011]

EXPANSION.COM (2010): “España no está preparada para una campaña electoral


2.0 al ‘estilo Obama’”, en
http://www.expansion.com/2010/10/08/economia/politica/1286536309.html?a
=04eab8c71fea12cc0c504159601ca8ce&t=1303236393 [Consulta 15 de
febrero de 2011]

FERNÁNDEZ, Carmen (2010): “Los políticos no se la juegan en Internet”, en


http://www.adn.es/politica/20101126/NWS-0244-candidatos-generalitat-internet-
redes-sociales.html [Consulta 15 de febrero de 2011]

GAMBOA, Jhonnatan (2010): “La utilización de las redes sociales y sus


herramientas para campañas electorales”, en http://alainet.org/active/39263
[Consulta 11 de enero de 2011]

GARCÍA ORTA, María José, ALONSO GONZÁLEZ, Marián y CARRERA ÁLVAREZ, María
del Valle (2010): “Redes sociales y herramientas 2.0 en las elecciones

92
presidenciales de Irán”, en
http://www.gabinetedecomunicacionyeducacion.com/files/adjuntos/Redes
sociales y herramientas 2.0 en las elecciones presidenciales de Irán.pdf [Consulta
11 de enero de 2011]

GUTIÉRREZ-RUBÍ, Antoni (a) (2010): “Fans y electores”, en http://www.gutierrez-


rubi.es/2010/11/13/fans-y-electores/ [Consulta 6 de abril de 2011]

GUTIÉRREZ-RUBÍ, Antoni (b) (2010): “Redes sociales y campañas”, en


http://www.gutierrez-rubi.es/2010/11/09/reses-sociales-y-campanas [Consulta 6
de abril de 2011]

GUTIÉRREZ-RUBÍ, Antoni; PEYTIBI, Xavier; RUBIO, Rafa (2009); “La campaña


electoral española en Internet, un año después y a un año vista”; en
http://www.gutierrez-rubi.es/wp-
content/uploads/2009/03/la_campana_electoral_espanola_un_ano_despues_gut
ierrez_peytibi_rubio.pdf [Consulta 6 de abril de 2011]

LUGILDE, Anxo (2010): “Los candidatos lanzan la campaña en Facebook pero no


asumen la interactividad”, en
http://www.lavanguardia.es/ciudadanos/noticias/20101010/54021952901/los-
candidatos-lanzan-la-campana-en-facebook-pero-no-asumen-la-interactividad.html
[Consulta 8 de abril de 2011]

VARELA, Gemma y ENÉRIZ, Pilar: “La campaña electoral asalta las redes sociales”,
en +digital de El Periódico de Catalunya, 9 de noviembre de 2010, 2-3. Disponible
en http://masdigital.elperidico.com

93
Nuevos medios de comunicación política: sitios web, blogs,
redes sociales, videopolítica y microblogging

The new means of political communication: websites, blogs,


social networks, video and microblogging

Lidia Valera Ordaz


Investigadora en Formación, Departamento de Teoría de los
Lenguajes y Ciencas de la Comunicación, Universitat de València
lidia.valera@uv.es

Palabras clave | cibercampaña, sitios web, blogs, redes sociales, microblogging

Keywords | online campaigning, websites, blogs, social networks, microblogging

Resumen | Las campañas actuales desarrollan una cada vez más notable apuesta
cibernética. Desde la creación de la World Wide Web, los partidos políticos se han
afanado por diseñar cibercampañas creando desde los primeros sitios web
estáticos hasta redes de blogs afines, cuentas en las redes sociales más conocidas
(Facebook) y en servicios de microblogging (Twitter), o canales propios en portales
de Internet (Youtube) para distribuir sus vídeos por la Red.

En el presente trabajo me propongo analizar mediante rastreo bibliográfico


la evolución de la cibercampaña prestando especial atención a los que considero
los cinco principales instrumentos del marketing político online: a) enclaves web de
partidos y candidatos, b) redes sociales, c) vídeo en la Red, d) microblogging y e)
blogs.
Este estudio, circunscrito a la experiencia norteamericana y española con
especial énfasis en las últimas elecciones de 2008, registrará la evolución de

94
estos nuevos medios como instrumentos de comunicación política a través de sus
principales innovaciones norteamericanas y su correlato español, así como las
funciones que ha asumido la estrategia electoral online (recaudación de fondos,
movilización del electorado, activismo, refuerzo ideológico).

La revisión bibliográfica muestra cómo la cibercampaña se está


consolidando como forma de comunicación electoral, pues las primeras apuestas
cibernéticas de alcance limitado (websites estáticas, blogs afines) han dado paso a
estrategias multimediales coordinadas que integran varias formas comunicativas:
páginas web de candidatos y partidos como centro neurálgico de la campaña,
medios sociales (redes sociales, microblogging) que fomentan la autoorganización
de los votantes y permiten el contacto permanente entre candidato y electorado,
distribución viral de vídeos, agrupación de blogs afines y nuevas formas de
activismo.

Abstract | The current electoral campaigns develop an increasingly important online


strategy. Since the emergence of the World Wide Web, political parties do their best
to design cyber campaigns creating websites, blog networks with common
ideological interests, opening accounts in social networks like Facebook or
MySpace, as well as in microblogging platforms like Twitter, or developing tv online
channels on Youtube to distribute their videos.

In the present work, I will analyze through a literature review the evolution of
the online campaigning, paying special attention to five tools, that I consider the
most important online political marketing means: a) websites, b) social networks, c)
video on the Internet, d) microblogging and e) blogs.
This study, which is limited to the US and Spanish experience and specially
based on the last elections in both countries in 2008, will register the evolution of
these new online media as political communication tools describing the US
innovations and the Spanish equivalent, as well as the functions that online
strategy has so far assumed (fund-raising, voters mobilization, activism, ideological
reinforcement).

95
The literature review shows how online campaigning is consolidating as a
central form of political communication, since the first limited online strategies
(static websites, blogs) have evolved to coordinated multimedia strategies
integrating different communicative forms: candidates’ and parties’ websites
serving as headquarters of the cyber campaign, social media (social networks,
microblogging) encouraging voters to organize and allowing permanent contact
between candidate and electorate, viral distribution of video, aggregation of blogs
and new forms of activism.

0. Introducción
Los partidos y candidatos políticos se han lanzado a generar contenido en la
Red desde que Internet revolucionara el panorama mediático y comunicativo de las
democracias occidentales. De este modo, los nuevos instrumentos de la Web 2.0
se han convertido en armas de marketing político de primer orden, a través de las
cuales las formaciones partidistas tratan de seducir a su electorado, ofreciendo
una imagen de cercanía y transparencia y creando canales de comunicación directa
con los votantes.
Las primeras incursiones en la Web de los noventa fueron, sin embargo, muy
limitadas, pues consistieron en la creación de páginas web estáticas en las que se
volcaban contenidos políticos reproduciendo la lógica unidireccional del flujo
comunicativo de masas. Fue la campaña del demócrata Howard Dean en 2004 por
la nominación de su partido la que supuso un despegue de la cibercampaña en
varios aspectos: gran recaudación de fondos a través de donaciones electrónicas,
uso intensivo de blogs como forma de contacto permanente con sus seguidores,
organización de actividades de campaña a través de meetups.
Por su parte, la campaña online de Obama, orquestada en torno a su sitio
web mybarackobama.com, ha constituido una estrategia multimedia coordinada
que ha sabido aprovechar el potencial de las nuevas aplicaciones Web 2.0: website
como centro neurálgico enlazado al resto de aplicaciones, blog oficial del candidato
con un poderoso ritmo de publicación, fuerte presencia en redes sociales y creación

96
de aplicaciones para la movilización y autoorganización ciudadana, uso intensivo
del vídeo, actualizaciones constantes en Twitter, etc.
El caso español es más modesto. El verdadero despegue de la estrategia
online puede situarse en las pasadas elecciones generales de 2008, en las que se
ha consolidado entre las principales formaciones políticas el uso de páginas web,
así como de blogs, si bien de forma más limitada, la creación de canales de vídeo
ad hoc en Internet, y la presencia en las redes sociales, cuyo potencial, sin
embargo, no ha sido plenamente desarrollado.

1. Webs de partidos y candidatos


Los primeros usos de Internet por parte de políticos y candidatos se
remontan a los años noventa en un contexto en el que los medios de comunicación
tendían a enfatizar los aspectos más competitivos de la campaña electoral,
presentándola como una horserace (carrera de caballos), reduciendo los espacios
informativos y prestando poca atención a los programas electorales en
profundidad. Ante este panorama de falta de control por parte de los responsables
de campaña sobre el mensaje que se publicaba y distribuía ante los electores, “la
Web ofrecía la oportunidad de eludir a los periodistas y dirigirse directamente a los
votantes, manteniendo al mismo tiempo el control sobre el mensaje” (Bimber y
Davis, 2003: 21).
Los primeros lanzamientos de páginas web emergen en 1994 durante las
elecciones al Congreso estadounidense (Gibson y Römmele, 2007: 23). Hacia
1998, el uso de Internet se consolida entre los candidatos estatales. Estos
primeros esfuerzos de comunicación política online consistían básicamente en
páginas de inicio estáticas con unos pocos contactos de correo electrónico. En los
años noventa, por lo tanto, las páginas web de los candidatos y los partidos
asumían una función estrictamente informativa, que reforzaba los temas de
campaña desplegados en los canales tradicionales de comunicación.

97
En el caso español, las primeras incursiones en el ciberespacio se
retrasaron un poco más. El primer partido político que lanzó un sitio web fue
Convergència Democràtica de Catalunya (CDC) en septiembre de 1995 (Dader,
2009: 49). Pero con el cambio de siglo, el uso de Internet se intensifica en las
campañas, coincidiendo con la conversión de la red en una plataforma más abierta
e interactiva, la Web 2.0, con toda una serie de aplicaciones sencillamente
programables, así como con el aumento significativo de la velocidad de conexión, el
abaratamiento notable de la tecnología informática, y su mejora en términos de
almacenamiento y procesamiento.

1.1. Contenidos de las páginas web


Según el estudio Bimber y Davis (2003) sobre las websites en la contienda
electoral presidencial del año 2000, los contenidos presentes en las webs
analizadas se dividen en varías categorías: la presentación del aspirante en clave
biográfica y de su trayectoria política (self-presentation)1; la explicación de políticas
concretas y de la postura del candidato frente a diversos temas (issue-
presentation); y la presentación de los apoyos institucionales que le avalan: partido,
grupos sociales, asociaciones, etc. (support, affiliations and endorsement).
De acuerdo con sus resultados, el website demócrata aventajaba a Bush en
el ritmo de actualización y en la cantidad de información disponible en la página de
inicio. Además, “sólo la página de Gore incluía un enlace con el correo electrónico
del candidato” (Bimber y Davis, 2003: 85) y su sitio web contenía una sección bajo
el nombre Town Hall que invitaba a los visitantes a expresar sus opiniones o
preguntas al aspirante por correo electrónico. Se trataba de los primeros pasos
hacia la interactividad, ya que las respuestas se publicaban en la sección para
ofrecer a los usuarios la impresión de accesibilidad y cercanía buscada por la
campaña, si bien aquello constituía más bien una ilusión de comunicación directa

1 A diferencia de las democracias parlamentarias en las que la organización de la campaña recae


enteramente sobre la organización del partido, los sistemas presidencialistas como el
estadounidense se caracterizan por organizar y ejecutar la campaña alrededor del líder de la
formación política, con lo que el personalismo adquiere mayores proporciones. En España, el peso
de la campaña sigue recayendo en el partido, por lo que las páginas personales de candidatos se
sitúan en un segundo plano con respecto a las websites de los partidos políticos.

98
entre candidato y votantes, puesto que el equipo de Gore seleccionaba los
mensajes que respondía y los que no obtenían respuesta no llegaban a publicarse.
Por lo tanto, en el año 2000, las interacciones reales entre candidatos y
votantes a través de la Red fueron poco comunes, pues los responsables de
campaña la entendían en clave de amenaza y pérdida del control sobre el mensaje.
En este sentido, la interactividad desplegada por los responsables de campaña en
las páginas web de los años 90 era una versión edulcorada de la limitada
interactividad desplegada por los medios tradicionales revestida de la novedad
tecnológica de Internet. Otro buen ejemplo de este recelo contra la interactividad
fueron las primeras experiencias de candidatos en servicios de chat. Durante las
primarias de 2000, John McCain ofreció la posibilidad de conversar con él a través
de esta herramienta, pero con la condición de donar previamente 100 dólares a la
campaña.
En España, las elecciones legislativas del 2000 presenciaron la eclosión de
la comunicación electoral virtual, y los partidos de ámbito estatal se incorporaron a
las actividades de una cibercampaña, si bien en las elecciones autonómicas
catalanas de 1999 ya se había producido un despliegue general de websites por
parte de las formaciones políticas concurrentes (Dader, 2009).
En cuanto a la interactividad, destaca de estos comicios una iniciativa del
Partido Popular, a saber, la creación de “Foros 2000” en su página web, un espacio
dividido en cinco grandes áreas temáticas que pretendían recabar propuestas de la
ciudadanía y estimular el debate plural de ideas, con el compromiso por parte del
partido de mantener abierto el archivo de consulta de todos los mensajes. “El
mantenimiento, desde luego, de mensajes que atacaban a su partido y
denunciaban haber sido censurados antes, prueba –aunque no pueda establecerse
en qué grado-, ese ejercicio de pluralismo a través de una plataforma partidaria”
(Dader, 2001: 201).

1.2. Funciones de las webs


Las webs de partidos políticos y candidatos persiguen una serie de
funciones de persuasión ideológica, movilización, activismo y captación de fondos,

99
que en último término se inscriben en la estrategia de marketing político general de
la campaña con el fin de obtener un buen rendimiento electoral. La audiencia a la
que las páginas web de los candidatos políticos tratan de dirigirse estratégicamente
está compuesta básicamente por los siguientes colectivos: los simpatizantes, que
constituyen el mercado real del partido y los indecisos o el mercado potencial
(Barranco Saiz, 2010). A estos podríamos añadir los periodistas, a los que va
dirigida mucha información de las páginas web. Con respecto a los simpatizantes,
la cibercampaña persigue cuatro objetivos fundamentales con el fin de granjearse
nuevos apoyos.

Refuerzo ideológico
Los responsables de la campaña asumen esta nueva herramienta en los
años noventa ante todo como un excelente sistema de fidelización de sus
seguidores manteniendo un contacto estable y permanente con ellos mediante
diversos mecanismos: la acumulación de listas de correo electrónico (una opción
generalizada que ofrece al usuario suscribirse y recibir un flujo de información
constante sobre el candidato). Pero además, los sitios web sirven de espacios para
mantener el interés del electorado afín por dos vías: la actualización permanente
de la información relativa a la campaña y la respuesta rápida a las críticas vertidas
por el oponente (Bimber y Davis, 2003).
Esta estrategia de fidelización de simpatizantes sigue plenamente vigente,
tal como lo atestigua la campaña de Obama que, a través de
my.barackobama.com, recopiló más de 1.400.000 direcciones de correo
electrónico (Montero, 2009). El sitio web se erigió como una vía de comunicación
abierta y constante entre seguidores y candidato que sirvió para solicitar
contribuciones económicas, distribuir copias de discursos o intervenciones del
candidato, notificar eventos de campaña o sugerir formas de participación
voluntaria.
En definitiva, el refuerzo ideológico es uno de los pilares esenciales de la
comunicación política online, puesto que la mayor parte de usuarios de las

100
websites de partidos tienden a buscar información de campaña por estar
ideológicamente predispuestos.

Activismo
Otro eje esencial de la estrategia desplegada por los sitios web gira en torno
a la expectativa de convertir a los usuarios pasivos e interesados en activistas
comprometidos con el candidato y su programa. Este punto es fundamental, ya que
la centralidad de los medios de comunicación en la comunicación política moderna
había implicado tradicionalmente para la audiencia masiva un consumo
eminentemente pasivo de los mensajes electorales.
Así, la campaña Bush-Gore trató de conseguir que algunos de los visitantes
esporádicos de sus páginas web asumieran alguna actividad offline:
proporcionando propaganda del partido (panfletos, pancartas, carteles) para invitar
a los usuarios a que las imprimieran y distribuyeran (Bimber y Davis, 2003: 56);
animándoles a ponerse en contacto con los medios de comunicación mediante
cartas al director, llamadas telefónicas a programas de radio; o proponiendo que
enviaran correos electrónicos a otros electores para difundir las propuestas de los
candidatos y ganar adeptos.
No parecen precisamente iniciativas revolucionaras, especialmente cuando
se contemplan desde la actualidad, pero son ilustrativas de cómo los partidos van
apropiándose las nuevas tecnologías de acuerdo con los usos tradicionales de las
campañas, y empiezan a descubrir su potencial de movilización por medio de
distintas aplicaciones. “Todas estas innovaciones sugieren que las campañas
buscaban convertir a los usuarios de los sitios web en organizaciones de campaña
en miniatura” (Bimber y Davis, 2003: 59).
Muchas de las iniciativas puestas en marcha en esta contienda electoral, si
bien centradas en las páginas web como principal novedad tecnológica y con
limitadas capacidades de interactividad entre usuarios, serán desarrolladas en
campañas posteriores con la ayuda de nuevos instrumentos: redes sociales,
Youtube, blogs y Twitter. De hecho, como se ha insinuado, los mecanismos para
fomentar el activismo político se han perfeccionado a través de nuevas

101
aplicaciones 2.0, especialmente gracias al potencial de las redes sociales para la
autoorganización de grupos de voluntarios.

Captación de fondos
Ésta función está especialmente presente en las campañas electorales de
los Estados Unidos que, históricamente, se han nutrido de contribuciones privadas
en mayor medida que las campañas de las democracias europeas. Pues bien, en el
año 2000, todos los candidatos incluyeron secciones para las contribuciones
monetarias en sus sitios web, configurándose la captación de fondos como la
tercera actividad de las cibercampañas. No obstante, Bimber y Davis concluyen que
el volumen de donaciones obtenido a través de la Red estuvo directamente
relacionado con la visibilidad general del candidato en los medios de comunicación
(Bimber y Davis, 2003: 62), y que, por lo tanto, Internet constituyó como mucho un
medio complementario de financiación.
Esta tendencia se ha disparado con la evolución de la comunicación política
en Internet. La rápida evolución de los sitios web de los partidos y candidatos
políticos, convertidos en auténticas plataformas multimedia con todo tipo de
contenidos y soportes, ha permitido concitar la atención de audiencias cada vez
más amplias, y ha servido como creciente fuente de financiación de las campañas.
De hecho, las campañas de Dean y Obama sí han recaudado gran cantidad de
fondos exclusivamente a través de su presencia cibernética. Tanto es así que más
de la mitad del volumen total ingresado por el actual presidente de los Estados
Unidos se puede atribuir directamente a la solicitud por email, un método que se ha
demostrado extremadamente sencillo y eficaz.

Registro del votante y movilización electoral


Las páginas web de los partidos políticos también han servido como motor
de movilización electoral. Las listas de correo electrónico acumuladas por los
candidatos permiten insistir a los simpatizantes en la importancia de acudir a las
urnas de forma diaria y con un coste reducidísimo en comparación con otros
métodos de movilización: llamadas telefónicas, cartas, panfletos. Con todo, la

102
interacción cara a cara sigue siendo el mejor método para fomentar la
participación, tal como sugieren los resultados de Nickerson (2007): el uso del
correo electrónico no aumenta por sí mismo de modo observable las tasas de
registro de votantes ni incentiva la participación electoral (Nickerson, 2007: 9).

1.3. Evolución de las websites hasta la actualidad


Desde los años 90, en los que las páginas electrónicas de partidos y
candidatos constituían principalmente folletos virtuales con contenidos
eminentemente estáticos, que ofrecían sobre todo una coartada de vanguardismo
a la imagen del partido, se han producido modificaciones sustanciales.
Los primeros cambios significativos surgen en torno a las citadas elecciones
Bush-Gore del 2000, en las que conviven todavía una concepción limitada y arcaica
de las posibilidades del nuevo medio y un uso tímido y receloso de algunas nuevas
iniciativas. Pero las transformaciones de mayor calado coinciden con la celebración
de las elecciones primarias en el seno del Partido Demócrata estadounidense en
2004, que suponen los primeros pasos hacia la integración de distintos formatos
en los sitios web y una experiencia pionera multiplataforma. “Howard Dean mostró
una nueva forma de utilizar su ‘website’ electoral, fundamentalmente para
contactar de manera directa con los internautas a través de un diario de campaña
(‘weblog’), convocar a simpatizantes en encuentros virtuales y reales de
movilización y producir un incremento espectacular en la financiación de su
campaña (…), mediante la recaudación de pequeñas aportaciones económicas de
cientos de miles de internautas” (Dader, 2009: 46).
Desde entonces, cada proceso electoral ha supuesto un enriquecimiento de
nuevas apuestas cibernéticas y una exploración de herramientas aplicadas a la
comunicación política con éxito variable: comunidades virtuales, canales propios de
vídeo, uso de Youtube, redes sociales (Facebook, MySpace), asociación de blogs,
formas de crowdsourcing, etc. La transformación del sector es espectacular,
merced al aumento del número de ciudadanos con conexiones a Internet, que
oscila entre la mitad y tres cuartas partes de la población en las democracias
tecnológicamente avanzadas (Dader, 2009: 47), al aumento de la velocidad de

103
conexión, así como al desarrollo apabullante de todo tipo de nuevas aplicaciones
en el entorno Web 2.0.
Actualmente, los sitios web de los partidos y candidatos se han convertido
en centros neurálgicos de las campañas virtuales, aglutinando todo tipo de
formatos, servicios y herramientas comunicativas, cuyo máximo exponente es sin
lugar a dudas my.barackobama.com, la página web central del candidato del
Partido Demócrata a las elecciones presidenciales de EEUU de 2008 y actual
presidente del país. En efecto, my.barackobama.com constituye el ejemplo pionero
de integración multimedia, pues estaba concebida como una red social por la que
circulaban regularmente todo tipo de información relativa a la campaña por
múltiples canales digitales (Facebook, blogs, Twitter, Youtube), y desde la cual los
usuarios podían establecer contacto y organizarse para llevar a cabo actividades
voluntarias.
En este sentido, los sitios web se están convirtiendo en plataformas
multimedia desde las cuales se integran las distintas formas comunicativas y se
facilita el acceso de los usuarios a distintos contenidos digitales: canales de vídeo
(propios o canales de Youtube), perfiles de redes sociales (Facebook),
microblogging (Twitter), redes de blogs de representantes políticos, periodistas y
ciudadanos afines, etc.
En el caso español, las pasadas elecciones generales de 2008 mostraron
avances significativos en términos de nuevas aplicaciones y recursos desplegados
por los grandes partidos nacionales en sus sitios web. Tanto el PSOE como el PP
avanzaron en la proliferación de formatos complementarios y plataformas
multimedia en la línea dibujada por las elecciones francesas del 2007 y las
primarias norteamericanas. Surgieron innovaciones como ciberplataformas de
voluntarios, propuestas de elaboración ciudadana de videos electorales (PP: “Tu
propuesta en 30 segundos”), apertura de perfiles en las redes sociales más
populares (Facebook, Tuenti), distribución de vídeos a través de Youtube,
agregadores de blogs, etc. No obstante, los partidos políticos españoles están a la
cola de la experiencia estadounidense, en tanto que no han sido capaces de
emplear sus enclaves electrónicos a pleno rendimiento, y todavía están

104
experimentando las posibilidades de un uso integrado, sincronizado y multimedia
de distintos contenidos digitales en combinación con los canales tradicionales de
los medios de comunicación.

2. Redes sociales y estrategias de marketing viral


El salto de los partidos y candidatos a las redes sociales es naturalmente
posterior a su creación de enclaves electrónicos, principalmente porque estas
herramientas son creadas a partir de 2003 (MySpace) y 2004 (Facebook) y
alcanzan visibilidad pública masiva muy recientemente.
El primer ejemplo que salta a la vista es la campaña de Obama, pues sus
responsables se fijaron como objetivo primordial de la estrategia online establecer
su presencia en varias comunidades electrónicas. En efecto, la campaña llegó a
mantener perfiles oficiales en quince redes sociales diferentes, y llegó a acumular
cinco millones de “amigos” en total (Delany, 2009: 9). Asimismo, el equipo del
senador empleó estas plataformas para redirigir a los usuarios al sitio web central:
my.barackobama.com, desde el cual pudieran canalizarse los distintos grados de
implicación de los ciudadanos en distintas actividades.
En el caso de Facebook, Obama cosechó tres millones de simpatizantes
desde su perfil oficial, a los que se sumó la creación de infinidad de grupos de
apoyo en función de su localización geográfica, su actividad profesional o su
campus universitario. La campaña creó, además, una aplicación específica en esta
red social para que los seguidores pudieran instalarla en sus perfiles personales.
La aplicación generaba un nuevo elemento en el menú de navegación (Ilustración
2, primera parte) que contenía vídeos, noticias, y actividades de toda índole
relacionadas con el candidato.

105
Ilustración 2: Aplicación de Obama incorporada en el menú de navegación de Facebook (1)
y opción de la aplicación que animaba a enviar propaganda del candidato a los amigos de
determinados estados (2).

1 2

Fuente: http://tins.rklau.com/2007/05/obama-facebook-app.html

De este modo, los responsables de la campaña difundían su mensaje a través de


los cauces naturales de la red social: mediante el contacto normal entre amigos.
Permitían del mismo modo publicar todo el material de campaña facilitado por la
aplicación en sus páginas personales, de manera que cada usuario se convertía en
un perfecto agente de propaganda dentro de su propia comunidad social. Se
trataba, en definitiva, de una exitosa estrategia de marketing viral, por la cual el
ciudadano difundía el mensaje político del senador de Illinois a sus conocidos y
amigos como recomendación personal, lo que aumenta la credibilidad y efectividad
del mensaje (Barranco Saiz, 2010: 239).
Por último, la aplicación animaba a los usuarios a ponerse en contacto
especialmente con los amigos residentes en aquellos estados que celebraban las
elecciones antes que el resto (early states) para recomendar al candidato
demócrata.
Por otra parte, el equipo de Obama también invirtió en otra herramienta muy
popular: MySpace. Se trata de un sitio web de interacción social lanzado en 2003,
constituido por perfiles personales de usuario que contienen blogs, grupos,
fotografías, redes de amigos, música, así como un servicio interno de mensajería

106
instantánea que les permite comunicarse dentro del mismo website. MySpace
ofrece a los internautas más libertad para personalizar su página personal que
Facebook, con lo que los responsables de la estrategia online crearon insignias,
chapas, y distintos símbolos virtuales para proporcionar a los usuarios material que
pudieran anunciar en sus perfiles (Delany, 2009).
En conclusión, la campaña de Obama supo rentabilizar sus esfuerzos en el
ámbito de las redes sociales online, principalmente porque comprendió su
arquitectura, su funcionamiento habitual y supo emplear los cauces naturales de
interacción entre usuarios en su propio beneficio. De este modo, cada simpatizante
del senador de Illinois se convirtió en un agente de primera línea de acción de la
campaña en su comunidad.
Además, según los datos del Pew Internet & AmericanLife Project, en 2008
las redes sociales se convirtieron en espacios para la actividad política para un
10% del electorado estadounidense, especialmente en el caso de adultos jóvenes
por debajo de los treinta años, mientras que en las elecciones legislativas de 2010,
el 21% de internautas estadounidenses utilizó las redes sociales para involucrarse
en la campaña de algún modo, lo que equivale al 35% del total de usuarios de
estas plataformas.
Por su parte, el caso español dista mucho de parecerse al estadounidense.
Si bien las elecciones de 2008 han constituido el escenario de la entrada virtual de
partidos y líderes políticos en estas nuevas herramientas de interacción social, su
impacto es deplorable en términos de cifras y no resiste comparación con el éxito
norteamericano.
Facebook parecía ser la estrella de la campaña electoral española, pues fue
la red social más explotada por parte de las formaciones políticas españolas.
Surgieron grupos de apoyo de los principales partidos políticos (PSOE, PP, CiU y
ERC). El primer grupo apareció en torno a la figura de Zapatero el día 11 de
noviembre de 2007, llegó a contar con 2.300 seguidores (Peytibi, Rodriguez y
Gutiérrez-Rubí, 2008) y sirvió principalmente para enviar información de la
campaña.

107
Mariano Rajoy, por su parte, fue el primer candidato en crear su propio perfil
personal en Facebook, desde el cual publicaba su agenda de campaña y enviaba
vídeos y noticias actualizadas, lo que en el fondo constituye una reproducción de la
verticalidad inherente al flujo comunicativo de los medios. De hecho, ésta es una
carencia muy patente en el uso de las redes sociales por parte de los partidos
políticos españoles. El grueso de las actividades de campaña sigue circulando por
los circuitos mediáticos tradicionales que son los que todavía definen la agenda de
la discusión electoral de la opinión pública (Dader, 2009), con lo que la apuesta por
las nuevas herramientas de comunicación es todavía tímida e incipiente.
La contabilización más exacta de los partidarios de las dos grandes
formaciones políticas españolas en Facebook es atribuible a Dader, que registró el
mismo día de los comicios los datos siguientes: 5730 seguidores de José Luis
Rodríguez Zapatero, y 9304 simpatizantes de Mariano Rajoy (Dader, 2009).
Por otra parte, el empleo de las redes sociales no estuvo suficientemente
integrado y complementado con otros soportes, como sugiere el hecho de que ni el
sitio web del PP ni en el del PSOE contuviera enlaces a Facebook. Los vínculos sólo
podían encontrarse en las páginas personales de cada candidato, que no
constituían el núcleo principal de la estrategia de la cibercampaña de los partidos,
sino más bien un lugar de segundo orden con respecto a los websites del partido
con detalles sobre la biografía y personalidad de los líderes.
Curiosamente, frente a la selección de Facebook por parte de los dos
grandes partidos españoles como el principal espacio de interacción social online,
el líder de Izquierda Unida, Gaspar Llamazares, sorprendió con un perfil en
MySpace, donde alcanzó 1063 amigos, y se sumó bastante más tarde a Facebook,
en febrero de 2008, cosechando 100 amistades.
Tal como se desprende de las cifras, el potencial de las redes sociales no ha sido
plenamente explotado, puesto que ningún partido español ha aprovechado
realmente la horizontalidad que caracteriza a la comunicación entre usuarios de
estas plataformas, y su presencia se ha limitado a varios perfiles y grupos de apoyo.
Para algunos, la estrategia política española en la red está aportando más dosis de
confrontación y de estructura jerárquica por medio de los mensajes partidistas

108
centralizados y repetitivos que se despliegan en las redes sociales, lo que pone de
manifiesto la poca predisposición por parte de las organizaciones de partido de
abrir canales de horizontalidad en la comunicación entre ciudadanos y políticos
(Peytibi, 2010).
En este sentido, parece que en España las primeras incursiones partidistas
en las redes sociales lejos de promover un foro de participación e interacción
política entre los ciudadanos y los partidos, constituyen nichos cerrados, en los que
se reproduce la verticalidad comunicativa de los medios de comunicación de
masas.

3. Videopolítica
La importancia del video en las campañas electorales es coetánea al
advenimiento y a la consolidación de la televisión como medio imprescindible de
comunicación social. Pero el lugar preeminente que ocupa el vídeo en las
campañas políticas actuales no sólo se explica por la privilegiada centralidad que
ocupa la televisión como intermediario de la opinión pública, sino que responde a la
multiplicación de la oferta televisiva, la fragmentación de las audiencias, el
desarrollo de las tecnologías digitales y la notable mejora de las condiciones de
acceso a Internet (López, 2011:191-192), que han propiciado un aumento muy
considerable de contenidos audiovisuales de campaña que se distribuyen
directamente a través de Internet de dos formas principales: sitios web de los
partidos políticos o espacios creados con ese mismo fin (como los canales
específicos de Youtube o los canales televisivos propios de determinados partidos).
Además, el vídeo es una herramienta con un gran potencial persuasivo, lo
que ha favorecido que los partidos hayan adoptado la tecnología digital y se hayan
lanzado a distribuir contenido audiovisual a través de Internet, una tendencia
especialmente visible en las últimas elecciones generales de 2008.
La Red ha supuesto un gran avance para que los partidos y candidatos
políticos puedan eludir la intermediación de los medios de comunicación de masas
y sus estrictas regulaciones legales en materia electoral, y, de este modo, puedan
dirigirse directamente a los ciudadanos con sus mensajes persuasivos. La vieja

109
dependencia de unos pocos medios de comunicación con audiencias masivas
como únicos canales para llegar a la ciudadanía ha dado lugar a un panorama
fragmentario y más democratizado de medios (comunidades virtuales, redes
sociales, portales de vídeo, blogs) en los que publicar y difundir los mensajes
políticos, hasta el punto de que el propio usuario tiene la capacidad de contribuir a
su distribución (López, 2011: 195-196).

3.1. La utilización del vídeo electoral en Internet


Según datos del Pew Internet & American Life Project (2008), un 35% de los
adultos estadounidenses consumieron contenidos online de vídeo relacionados con
la campaña en las pasadas elecciones presidenciales de 2008. Con la mejora del
ancho de banda de conexión a Internet y el perfeccionamiento de Flash Video para
insertar los clips de vídeo en las páginas web, así como el aumento significativo del
número de hogares con acceso a Internet, el consumo de información política en
formato vídeo ha experimentado un incremento muy significativo.
En concreto, la campaña de Obama utilizó esta herramienta como forma de
vehicular su mensaje de cambio de forma muy intensiva. De hecho, su equipo
contó con profesionales del audiovisual (productores, guionistas, cámaras) desde
los inicios más tempranos de la batalla por la presidencia. Tanto es así que en la
jornada del 4 de noviembre, el día previo a los comicios, se habían colgado 1800
clips de vídeo en Youtube por parte de los organizadores de la campaña (Delany,
2009). Algunos de los más populares fueron el vídeo sobre el célebre discurso del
senador de Illinois A More Perfect Union en Filadelfia en marzo de 2008, que tuvo
lugar en un momento de alta tensión política por las declaraciones del pastor
radical Jeremiah Wright, o el vídeo musical de apoyo al candidato demócrata Yes
we can, en el que aparecían actores, cantantes y otras celebridades repitiendo
frases pronunciadas por Obama en distintas ocasiones, que recibió 14 millones de
visitas a lo largo de todo el período de campaña (Costa, 2009).

110
En este sentido, la campaña de Obama hizo un uso masivo e innovador de la
difusión audiovisual por Internet, pues creó dentro del portal Youtube un canal
específico para seguir los documentos audiovisuales del candidato, Obama TV
Channel, que incluía todo tipo de contenidos: grabaciones de actos en directo,
minidocumentales, anuncios electorales, fragmentos de discursos, etc. El éxito que
cosechó esta iniciativa fue notable en términos de afluencia de usuarios en
comparación con su rival republicano. “El día antes de las votaciones los vídeos de
McCain habían sido vistos 488.093 horas en contraste con las 14.548.809 horas
que fueron vistos los de Obama” (Costa, 2009: 38).
Pero, además, la campaña de Obama se caracterizó por aprovechar al
máximo el apoyo de sus simpatizantes para que éstos pusieran en marcha
iniciativas por sí mismos que aumentaran la proyección pública del líder demócrata.
Y el vídeo no fue una excepción. Muy al contrario, desde el cuartel general virtual,
my.barackobama.com, se animaba a los activistas a generar contenidos de
campaña y propagarlos por la red. Pues bien, los simpatizantes crearon más de
400.000 videos a favor del candidato, que fueron distribuidos principalmente a
través de Youtube (Delany, 2009).
Además, las elecciones primarias del Partido Demócrata de 2007 fueron el
escenario de un nuevo género. La CNN, junto con Youtube, propuso una iniciativa
pionera durante los debates entre los candidatos demócratas: las preguntas de
ciudadanos a los candidatos. YouChoose consistía en animar a los ciudadanos a
grabar preguntas para los líderes y colgarlas en el portal de Internet, para
posteriormente ser planteadas a los dirigentes en el transcurso del cara a cara
televisado.
De hecho, desde el 2007, el portal de Youtube, creado en febrero de 2005 y
posteriormente adquirido por Google, se ha convertido en una plataforma de
referencia en lo que se refiere a la distribución y el consumo de vídeos de
contenido político. La explicación es sencilla. Las organizaciones partidistas
contemplan estos nuevos espacios de intercambio de contenidos, en los que
millones de usuarios comparten información de todo tipo, como escenarios
perfectos para lanzar sus mensajes persuasivos y alcanzar a grandes audiencias de

111
internautas. De este modo, Youtube se ha convertido en un arma muy poderosa a
la que recurren partidos y candidatos de forma sistemática (Varela, 2011).
Los partidos españoles comenzaron a abrir sus propios canales en Youtube
en torno al año 2007, “al objeto de ir preparando una plataforma electoral desde la
que difundir sus vídeos de publicidad o propaganda electoral” (Dader, 2009: 56).
En España, las elecciones de 2008 podrían bautizarse como las elecciones del
vídeo por muchos motivos (López, 2011; Varela, 2011; Peytibi, Rubio y Gutiérrez
Rubí 2009). Por una parte, las propuestas de los partidos fueron muy distintas y
originales en general, y por otra, fue la primera vez que el uso del vídeo y su
transmisión a través de la Red se generalizó a todos los partidos con peso
parlamentario. Además del empleo de plataformas como Youtube, Dailymotion o
Tu.tv, los spots electorales fueron publicados en infinidad de webs y blogs afines,
con lo que adquirieron una difusión extraordinaria. Estos nuevos soportes
permitían, a su vez, la suscripción y la valoración por parte de los usuarios a través
del sistema de comentarios.
El PSOE lanzó muchos vídeos electorales, cuatro de ellos dirigidos por
la cineasta Isabel Coixet, que se emitieron no sólo por televisión, sino también a
través de la plataforma específica de Youtube y del canal socialista iPSOE TV. Su
mensaje, como es un clásico en la política española, giraba fundamentalmente en
torno a la movilización de su electorado, con vídeos apelando a diversos sectores
de la población en función de su edad (López, 2011). Destacaron, asimismo, dos
vídeos generados por la Plataforma de Apoyo a Zapatero (PAZ): Defender la alegría
y Apoyo a Zapatero en los que un colectivo de actores y músicos defendieron la
candidatura del líder socialista. Éste es un buen ejemplo de cómo la comunicación
digital permite a un grupo de ciudadanos generar y difundir contenidos de en la
batalla electoral.
El Partido Popular, por su parte, se lució menos en su retórica audiovisual, a
juzgar por el número de visitas que obtuvieron los vídeos de uno y otro partido en
Youtube: “conforme a las cifras registradas en las propias páginas de Youtube al
finalizar el día previo a las elecciones, el vídeo más visto del PSOE (“Con Zapatero
vuelve a creer en la política”) obtuvo 110.671 reproducciones, y el más visto del PP

112
(“La gran mentira de Zapatero”) registró 104.576 reproducciones” (Dader, 2009:
58).
Los espacios populares estuvieron enfocados en gran medida como ataque
al gobierno socialista (Varela, 2011), y teniendo en cuenta que el PSOE también
lanzó algunos documentos audiovisuales contra la oposición, la videocampaña tuvo
un componente importante de descrédito del enemigo. Además, el PP sorprendió
con una propuesta de vanguardia, “Tu propuesta en 30 segundos”, que proponía a
los simpatizantes realizar un spot electoral en su página web. La novedad consistió
en que se pedía al usuario su nombre y su número de teléfono, y se mostraba un
vídeo en el que Rajoy, junto con otros miembros de su partido, decía que faltaba
alguien. En este momento, el usuario recibía una llamada con un mensaje de voz
de Rajoy que pedía su colaboración de la forma siguiente: “Hola, soy Mariano Rajoy,
¿dónde te has metido? Te estamos esperando pero si no puedes llegar, yo lo que te
pido es que nos mandes tus ideas a mi página ‘web’. Un saludo y un fuerte abrazo”.
La iniciativa, pese a que tuvo un gran eco mediático, murió de éxito por falta
de previsión del propio equipo popular, ya que su promoción y visibilidad agotó el
presupuesto previsto para estas llamadas en tan sólo 48 horas (Dader, 2009).
Además, la página web del partido, que prometía publicar las propuestas finalistas,
nunca llegó a conceder un espacio donde aparecieran los videos ciudadanos.
Cabe hacer referencia a un elemento de esencial importancia en la
contienda electoral: los debates televisados. Después de quince años y múltiples
desacuerdos entre las formaciones partidistas sobre la posible celebración de
estos eventos, se celebraron en España en unas elecciones generales dos cara a
cara entre los dos principales aspirantes a la presidencia del gobierno: José Luis
Rodríguez Zapatero, por el PSOE, y Mariano Rajoy, por el PP. Ambos debates fueron
organizados por TVE, pero también pudieron seguirse en La Sexta, Cuatro,
Elmundo.es, VeoTV, etc. “Los 50 sitios de Internet que emitieron la señal recibieron
un total de 400.000 visitas. Con respecto a las visitas simultáneas, la cifra es
también bastante espectacular: 140.000 clicks. En Youtube más de 625 vídeos se
refieren a los debates electorales de 2008 en España” (Berrocal, 2011: 160).

113
Finalmente, merece la pena llamar la atención sobre el hecho de que la
iniciativa estadounidense de crear un formato combinado televisión-Internet
gracias a la colaboración entre la CNN y Youtube tuvo su correlato español por
medio de la colaboración entre RTVE y este mismo portal: Elecciones 2008 permitía
a los ciudadanos enviar sus preguntas a los candidatos, que serían planteadas en
diversos espacios de la cadena. Además, las cadenas privadas LaSexta y Antena3
imitaron la propuesta y solicitaron preguntas a sus espectadores por medio de
Internet, la primera desde una página web ad hoc, tuspreguntas.com, y la segunda
a través del mismo portal.

4. Microblogging político
Twitter es un servicio de microblogging que nace en 2006 y adquiere un
desarrollo extraordinario en muy pocos años. A través de una cuenta en esta
aplicación, cualquier usuario puede publicar contenido en forma de mensajes de
texto con menos de 140 caracteres, bien a través de la Red, bien por medio de
dispositivos móviles; y además, cualquiera puede convertirse en seguidor de las
personas que twittean, recibir los mensajes que éstas publican y comentarlos.
En el ámbito de la comunicación política, Twitter todavía es una herramienta
incipiente, pues sus usos empiezan a ser explorados por parte de los actores
políticos. Con todo, esta plataforma constituye “un complemento magnífico para
organizar mítines, seguidores y a los militantes del propio partido, gracias a su
capacidad de retransmisión y gestión de la viralidad en tiempo real” (Varela, 2011:
178). Twitter ha estado presente en algunas campañas electorales, pero alcanza
una visibilidad notable con la campaña de Obama, en la que es utilizada con
intensidad por parte de su equipo organizador, no tanto por parte del propio
candidato, pues éste reconoció públicamente en una conversación en China que
nunca había usado tal herramienta.
El actual presidente de los Estados Unidos alcanzó un buen número de
seguidores, 125.639 concretamente, hasta el día previo de los comicios (Montero,
2009). La fórmula del éxito de esta herramienta radica en un interesante conjunto
de elementos. Por una parte, la actualización frecuente de mensajes breves pero

114
directos genera un sentimiento de proximidad hacia el candidato entre los
seguidores, que resulta muy atractivo en términos de rendimiento electoral.
Contribuye así a reforzar la imagen de cercanía y familiaridad del candidato, algo
que los equipos de campaña buscan obsesivamente con el fin de humanizar a los
líderes. En este sentido, la estrategia desplegada se basó en el principio de
reciprocidad, es decir, Obama seguía prácticamente al mismo número de personas
que le seguían a él a través de esta plataforma, y si bien esta simetría no era
sostenible hacia el final de la campaña, lanzó un mensaje de contacto permanente
con las bases y de igualdad en la red que le granjearon una reputación positiva
entre los usuarios más activos de la Red. De este modo, Obama siempre contó con
más seguidores que McCain.
Además, la campaña de Obama trataba de reclutar a simpatizantes
potenciales y de redirigir a la página web central de la campaña (que aparecía
adecuadamente señalada en la parte superior derecha de su cuenta) con el fin de
emplear estas fuerzas de apoyo en múltiples actividades electorales.
Desde entonces, el uso de Twitter se ha extendido a otros procesos
electorales como vehículo de comunicación entre candidatos, partidos y
ciudadanos. Un ejemplo de ello son las elecciones noruegas de 2009, en las que
las organizaciones partidistas adoptaron una actitud muy activa y participativa en
esta plataforma. En un estudio sobre la campaña a través de la Web 2.0 de los
partidos noruegos en las elecciones parlamentarias de 2009, Kalnes destaca la
pronta adopción de Twitter. “En mayo de 2009, nueve de los once partidos
estudiados ya estaban presentes con un perfil oficial del partido, del líder del
partido o de los dos, y seis tenían enlaces al sitio web del partido” (Kalnes, 2009:
73).
Con todo, el uso de Twitter para actividades políticas por parte del
ciudadano medio es todavía residual. Según datos del Pew Internet & American Life
Project (2011) en las pasadas legislativas estadounidenses de 2010 sólo el 2% de
los internautas utilizó esta herramienta con fines políticos, bien para obtener
información de campaña, seguir las elecciones, seguir a un candidato o publicar
contenido político.

115
En el caso español, Twitter hizo su estreno en campaña en las pasadas
elecciones legislativas de 2008, si bien su uso no ha sido precisamente
generalizado, sino más bien anecdótico y muy limitado. Mediante esta plataforma,
los ciudadanos podían seguir al candidato o al partido y hablar directamente con
éste. Pero fueron muy pocos los líderes que se lanzaron a explorar esta
herramienta: Jordi Sevilla (PSOE), Carme Chacón (PSOE), Dolors Nadal (PP), Rosa
Díez (UPyD) y Jordi Xuclà (CiU) (Peytibi, Rubio y Gutiérrez-Rubí, 2009). En este
sentido, si bien el microblogging ha sido empleado por algunos candidatos de
forma importante, como es el caso del candidato socialista por Castellón, Jordi
Sevilla, en general su uso no ha constituido una prioridad de la campaña si
observamos el panorama de conjunto de los partidos políticos. Estamos, más bien,
ante las primeras exploraciones del terreno. De hecho, formaciones como Izquierda
Unida o Esquerra Republicana de Catalunya ni siquiera lo utilizaron. Pero lo que sí
que es cierto es que una vez finalizada la campaña, el uso de esta aplicación ha ido
en aumento. “Podemos ver ejemplos de uso de canales de Twitter en los congresos
del PP y del PSOE el pasado mes de junio de 2008, e incluso el propio canal de
partido del Partido Popular, en Twitter desde el pasado 11 de febrero de 2009”
(Peytibi, Rubio y Gutiérrez-Rubí, 2009: 3).
Además, según estos mismos autores, esta plataforma de microblogging
también ha constituido un canal de comunicación directa entre ciudadanos y
cargos políticos, concretamente a través del seguimiento de plenos parlamentarios
locales y autonómicos mediante el diálogo directo con los diputados presentes en
el pleno o en las comisiones.
Si bien los usos de esta nueva herramienta han sido moderados hasta la
fecha en nuestro país, todo parece indicar que su presencia aumentará en la senda
emprendida por los actores políticos de otras democracias tecnológicamente
avanzadas, como Estados Unidos o los países escandinavos.

5. Los blogs en campaña electoral


Existe un consenso tácito entre los académicos que reconoce el creciente
poder que está concitando la blogosfera en el debate de los asuntos de interés

116
general (Drezner y Farrell, 2007), pues en él encuentra expresión el descontento de
parte de la ciudadanía frente a los actores políticos, las rutinas periodísticas y el
sistema de funcionamiento democrático (Jenkins, 2008: 217-219). De hecho, el
influjo real de los cuadernos de bitácora sobre el espacio público parece
concretarse en los marcos interpretativos que ofrecen a los profesionales de la
comunicación, y que éstos se apropian en sus contenidos informativos y de opinión
(Drezner y Farrell, 2007: 22).
El clásico estudio de Adamic y Glance (2005) sobre la blogosfera
norteamericana en las elecciones de 2004 demuestra que el panorama de
bitácoras está altamente segmentado en sus afiliaciones ideológicas, confirmando
las tesis de polarización, aislamiento social y fragmentación del espacio público
que algunos autores atribuyen al ciberespacio (Sunstein, 2003).
En este sentido, si bien no contamos con estudios análogos en el caso
español, López y Lara sí que han podido registrar en las últimas elecciones
legislativas a través de un doble análisis cuantitativo y cualitativo algunas
importantes características de estas herramientas comunicativas y su papel en el
contexto electoral. Mediante un corpus de 16 blogs de periodistas y ciudadanos,
ponderado en cuanto a sus adscripciones ideológicas, observan que los diarios
digitales funcionan en muchas ocasiones como cajas de resonancia de la retórica
ideológica de determinados partidos o candidatos. “El análisis cualitativo ha
puesto de manifiesto que, con escasas excepciones, los blogs de éxito en el campo
de la política tienden a competir con sus mentores ideológicos en su radicalismo.
Muchos blogs funcionan como mera herramienta de reverberación de los líderes de
opinión políticos y mediáticos. De hecho, muchos nacen ya directamente con ese
objetivo” (López y Lara, 2009: 49).
Establecidas estas premisas, veamos qué trayectoria han recorrido los blogs
como instrumento de comunicación en distintos procesos electorales. Si bien su
origen data de los inicios de Internet, y ya en los albores de la década de los
noventa surgieron diarios digitales de índole variada, adquieren visibilidad en
campaña en las primarias demócratas que precedieron a las elecciones
presidenciales de 2004. Concretamente, los blogs fueron un poderoso instrumento

117
de interacción con la ciudadanía en la batalla de Howard Dean por ser nominado
candidato a la presidencia del Partido Demócrata. A través del blog de campaña,
Dean enviaba por primera vez en una contienda electoral mensajes e informes
constantes a sus seguidores, desplegando una exitosa estrategia de contacto
permanente con sus bases (Adamic y Glance, 2005).
Durante las elecciones de 2004 entre Bush y Kerry, los blogs personales de
ambos líderes desempeñaron un papel menos relevante que en el proceso anterior.
De hecho, el diario digital de campaña de George W. Bush fue duramente criticado
por constituir un espacio muy secundario, en el que sólo se volcaban las notas de
prensa. Con todo, ambos contendientes desarrollaron estrategias online para
animar a sus bases sociales por medio de la Red, y los bloggers liberales y
conservadores se movilizaron activamente en torno a su candidato. Merece la pena
destacar la atención cuidadosa que prestaban los responsables de campaña de
uno y otro candidato a la blogosfera como termómetro de la situación electoral.
Ambos trataban de atraer a estos creadores de diarios digitales a su terreno para
granjearse su simpatía y así obtener un valioso apoyo en el ciberespacio (Jenkins,
2008: 219). Tanto es así que ambos partidos, demócrata y republicano,
acreditaron a un buen número de bloggers para que cubrieran sus respectivas
convenciones como periodistas (Adamic y Glance, 2005). Lo que confirma, en
última instancia, la influencia de estas herramientas en la esfera pública y su
citada imbricación con los medios de comunicación de masas.
Sin embargo, con la revolucionaria cibercampaña de Obama, los blogs se
verían parcialmente desplazados en su inicial protagonismo por otros medios
sociales (redes sociales, microblogging, vídeo distribuido a través de Youtube).
Naturalmente, el blog fue utilizado como instrumento comunicativo por parte del
equipo del senador de Illinois. De hecho, el blog personal del candidato ocupaba un
lugar central en la página web y mostraba un seguimiento constante con
respuestas que indicaban que el contacto con el candidato era un eje de la
campaña (Dader, 2009).
Pero lo cierto es que Obama no necesitó recurrir a la blogosfera política tan
intensamente como Kerry y Bush en 2004, porque se ocupó de construir su propia

118
base sólida de simpatizantes a través de otros medios sociales (Delany, 2009). De
este modo, los responsables de la campaña apostaron por el contacto directo con
la ciudadanía, por animar a sus seguidores a organizarse y contribuir en la batalla
electoral, en lugar de fijar más el foco de su atención en los bloggers influyentes
como agentes de intermediación. Así, puede afirmarse que el boom de los blogs
como nuevas herramientas de comunicación política ha dado paso, a raíz de las
últimas presidenciales norteamericanas, a la explosión de los medios sociales
como instrumentos de movilización y comunicación política.
El caso español, por su parte, tiene unas características propias que
merece la pena destacar. López y Lara sitúan el auge de la blogosfera española
como espacio relevante de debate político en torno al año 2004, cuando se
celebraron unas elecciones legislativas sacudidas por el atentado terrorista del 11
de marzo y el posterior clima de desconcierto y enfrentamiento (López y Lara,
2009). En cualquier caso, los blogs se convirtieron a raíz de estos dramáticos
sucesos en un destacado espacio de deliberación, así como de expresión de
posturas radicales, ajeno a los cauces consagrados de los medios de comunicación
de masas (Sampedro y López, 2005).
De esta forma, los actores políticos empiezan a prestar creciente atención a
este nuevo medio, a crear sus propios cuadernos de bitácoras y a generar
discusiones de relevancia política. Pero es en el año 2008 cuando se fortalece el
uso de blogs por parte de ciertos segmentos de la clase política durante la
campaña. De hecho, un 27% de candidatos número uno por provincia dispusieron
de estas herramientas durante la campaña electoral de 2008, un 13% más que
antes de los comicios. (Gutiérrez-Rubí, Rodríguez y Peytibi, 2008). Desde estos
espacios cibernéticos, los aspirantes a diputados pudieron establecer contacto
directo con la ciudadanía a través de artículos y de comentarios.
Pero “resultó inaudito, por ejemplo, que ninguno de los dos principales
candidatos a la presidencia (José Luis Rodríguez Zapatero por el PSOE, y Mariano
Rajoy por el PP) contaran con un ‘blog’ personal en su página” (Dader, 2009: 55).
La ausencia de blogs por parte de los líderes que realmente se disputaban la
presidencia del gobierno delata el descuido por parte de sus organizaciones de

119
campaña, así como la incapacidad de aprovechar las funciones persuasivas y el
potencial de movilización y de comunicación directa político-ciudadano de estas
herramientas comunicativas.
Por otra parte, también surgieron en las elecciones generales de 2008 los
agregadores de blogs, es decir, herramientas que permiten crear una plataforma de
lectura de todos los diarios digitales afines a determinado partido o candidato, y al
mismo tiempo contribuyen a crear un sentimiento de comunidad entre los autores y
los lectores. El PSOE creó la Blogosfera Progresista2, una plataforma con alrededor
de 826 cuadernos de bitácoras con inclinaciones ideológicas progresistas (que
aún funciona), IU mantuvo ILoveIU como agregador de sus blogs afines y obtuvo
cierta visibilidad, y el PP, por su parte, que podría haber contado con el apoyo de la
amplia red de blogs ideológicamente próximos, como lo son Red liberal y
liberalismo.org, no presentó sin embargo ningún vínculo con ninguna de éstas, sino
que sencillamente “en una sección de su ‘web’ oficial titulada “Blogs y páginas
personales” – a la que sólo se accede en un tercer nivel de entrada –, se ofrecía un
listado de páginas personales y blogs de diversos militantes, responsables
secundarios del partido y autoridades locales pertenecientes a él” (Dader, 2009:
56).
Esta herramienta experimentó un aumento en términos de audiencia con
respecto a elecciones anteriores. De hecho, un número significativo de internautas
siguieron la campaña a través de la Red, y en concreto, por medio de los blogs: “un
23,4% de los usuarios de la Red acudió a las páginas de partidos y candidatos
mientras algo menos, un 22,2%, siguieron la campaña en blogs y foros” (Varela,
2011: 169).
En definitiva, las elecciones de 2008 supusieron un aumento significativo en
la utilización de blogs por parte de los actores políticos, si bien faltó el compromiso
directo de los líderes del PSOE y PP a través de diarios personales, los partidos
movilizaron a los segmentos de la blogosfera que les eran afines en plataformas
virtuales, y, de este modo, el blog se consolidó como medio de información y
propaganda política.

2 http://www.blogosferaprogresista.es/portada/cronologico/default.php

120
6. Conclusiones
La revisión bibliográfica muestra que tras el éxito de la marca Obama existe
una tendencia general de las cibercampañas a perfilarse como estrategias
multimediales coordinadas, que combinan múltiples herramientas de la Web 2.0 y
aglutinan diversos soportes, contenidos y formas comunicativas en torno a la web
del candidato o partido, que se convierte en el cuartel general de la campaña
online y ofrece diversas formas de participación a los usuarios en función de su
grado de implicación: desde la recepción de noticias actualizadas, a la participación
en actividades convocadas en las redes sociales, pasando por la elaboración de
contenidos publicitarios propios (cartas al director, blogs, Twitter, etc.) o la
distribución de vídeos electorales.
El protagonismo de los blogs como voces influyentes del espacio público
virtual y los intentos de los partidos por granjearse su apoyo se ha visto desplazado
por los nuevos caballos de batalla de la comunicación electoral: los medios
sociales, que permiten acciones de marketing político viral o relacional a través de
la participación activa de los usuarios en sus entornos sociales cibernéticos
creando comunidades de seguidores activos en la Red. De este modo, el
simpatizante se convierte en un agente publicitario de primer orden difundiendo el
mensaje de la campaña por los medios electrónicos, ahorrando costes a la
campaña y contribuyendo a aumentar la credibilidad y efectividad del mensaje ante
el resto del electorado. Twitter, por su parte, experimentará un desarrollo
considerable en próximos comicios, pues su potencial no ha sido plenamente
desarrollado y se trata de un medio cuya implantación social está en pleno proceso
de despliegue.
Por otra parte, el vídeo mantiene su centralidad como forma de
comunicación política en la Red, principalmente a través de portales como Youtube
pero también mediante canales creados ad hoc. Además, la posibilidad de
elaboración de vídeos ciudadanos ha aumentado enormemente, y el coste de su
distribución ha disminuido notablemente.

121
Si bien Estados Unidos ha sido el escenario de los avances más
significativos en materia de campaña online, y en España las estrategias no
resisten la comparación estadounidense, las pasadas elecciones constituyeron la
consolidación de la cibercampaña española como parte irrenunciable del marketing
electoral del partido, en tanto en cuanto los partidos desplegaron estrategias
originales y obtuvieron una presencia digna en Internet.

Bibliografía

-Libros:
BARRANCO SAIZ, Francisco Javier (2010): Marketing político y electoral, Madrid,
Pirámide.
BIMBER, Bruce; DAVIS, Richard (2003): Campaigning Online. The Internet in U.S.
Elections, Nueva York, Oxford University Press.
JENKINS, Henry (2008): Convergence Culture: La cultura de la convergencia en los
medios de comunicación, Barcelona, Paidós.
SUNSTEIN, Cass (2003): Republica.com. Internet, democracia y libertad,
Barcelona, Paidós.

-Artículos:
ADAMIC, Lada y GLANCE, Natalie (2005): “The Political Blogosphere and the 2004
U.S. Election: Divided They Blog”. Disponible en Internet:
http://www.blogpulse.com/papers/2005/AdamicGlanceBlogWWW.pdf [19 de
marzo de 2011]
ANDUIZA, Eva (2009): “Internet, campanyes electorals i ciutadans: l’estat de la
qüestió”, en Quaderns del CAC, 33, 2009:
http://www.cac.cat/pfw_files/cma/recerca/quaderns_cac/Q33.pdf [19 de marzo
de 2011]
COSTA, Pere-Oriol (2009): “La utilització d’internet per part de Barack Obama
transforma la comunicació política”, en Quaderns del CAC, 33, 2009:

122
http://www.cac.cat/pfw_files/cma/recerca/quaderns_cac/Q33.pdf [19 de marzo
de 2011]
DADER, José Luis (2009): “Ciberpolítica en los websites de partidos políticos: la
experiencia de las elecciones de 2008 en España ante las tendencias
transnacionales”, en Revista de Sociología e Política V. 17, 34, 2009: 45-62.
DELANY, Colin (2009): “Learning from Obama: Lessons for Online Communicators
in 2009 and Beyond”. Disponible en Internet: http://www.epolitics.com/learning-
from-obama/ [19 de marzo de 2011]
DREZNER, Daniel; FARRELL, Henry (2008): “The Power and Politics of Blogs”, en
Public Choice, 134, 2008: 15-30.
KALNES, Oyvind (2009): “E-ruptura en la política dels partits? El cas del Web 2.0 i
els partits noruecs”, en Quaderns del CAC, 33, 2009:
http://www.cac.cat/pfw_files/cma/recerca/quaderns_cac/Q33.pdf [19 de marzo
de 2011]
LÓPEZ, Guillermo; LARA, Tíscar (2009): “Weblogs y procesos electorales: la
blogosfera política española ante las elecciones generales de 2008”, en Quaderns
del CAC 33, 2009: 43-51.
MONTERO, Mª Dolores (2009): “E-mobilització i participació polítiques en les
campanyes electorals de Ségolène Royal (2007) i Barack Obama (2008)”, en
Quaderns del CAC, 33, 2009: 27-34.
NICKERSON, David (2007): “Does Email Boost Turnout?”, en Quarterly Journal of
Political Science, 2, 2007: 369-379.
RAINIE, Lee; SMITH, Aaron (2008): “The Internet and the 2008 Election”. Pew
Internet & American Life Project: http://www.pewinternet.org/Reports/2008/The-
Internet-and-the-2008-Election.aspx [19 de marzo de 2011]

PEYTIBI, X.; RUBIO, R.; GUTIÉRREZ-RUBÍ, A. (2009): “La campaña electoral


española en Internet, un año después y a un año vista”: http://www.gutierrez-
rubi.es/2009/03/18/la-campana-electoral-espanola-en-internet-un-ano-despues-y-
a-un-ano-vista/ [19 de marzo de 2011]

123
PEYTIBI, X.; RODRÍGUEZ, J.A.; GUTIÉRREZ-RUBÍ, A. (2008): “La experiencia de las
elecciones generales del 2008”, en Revista de Internet, Derecho y Política, 7,
2008: 26-37.

SMITH, Aaron (2011): “22% of online Americans used social networking or Twiter
for politics in 2010 campaign”. Pew Internet & American Life Project:
http://www.pewinternet.org/Reports/2011/Politics-and-social-media.aspx [19 de
marzo de 2011]
TURIERA-PUIGBÒ, Teresa (2009): “Què està canviant l’ús d’internet en la manera
de fer i comunicar l’acció política?”, en Quaderns del CAC, 33, 2009:
http://www.cac.cat/pfw_files/cma/recerca/quaderns_cac/Q33.pdf

-Capítulos de libro:
BERROCAL, Salomé (2011): “Los debates electorales en televisión. Un estudio del
caso español en las elecciones 2008”, en LÓPEZ GARCÍA, Guillermo (ed.) Política
binaria y Spam Electoral. Elecciones generales 2008: nuevas herramientas, viejas
actitudes, Valencia, Tirant Lo Blanch.
GIBSON, R.; RÖMMELE, A. (2007): “Political Communication", en CARAMANI, D.
(eds.) Comparative Politics, Oxford, Oxford University Press.
LÓPEZ GARCÍA, Guillermo (2011): “Videopolítica e Internet”, en LÓPEZ GARCÍA,
Guillermo (ed.) Política binaria y Spam Electoral. Elecciones generales 2008:
nuevas herramientas, viejas actitudes, Valencia, Tirant Lo Blanch.
VARELA, Juan (2011): “Los politicos en campaña: uso instrumental de las NTIC y
control de la información”, en LÓPEZ GARCÍA, Guillermo (ed.) Política binaria y
Spam Electoral. Elecciones generales 2008: nuevas herramientas, viejas actitudes,
Valencia, Tirant Lo Blanch.

124
¿Democracia digital?
Usos sociales para la tecnopolítica

Digital Democracy?
Social uses for the techo-political

José Manuel Sánchez Duarte


Universidad Rey Juan Carlos
maguduarte@gmail.com
Bruno Carriço Reis
Universidade de Cabo Verde
bruno.reis@docente.unicv.edu.cv

Palabras clave |Ecosistema comunicativo, sistema mediático, públicos, sociedad


en red

Keywords | Communicative ecosystem; the media system; public; network society.

Resumen | El ecosistema clásico de información, unidireccional y dirigido por las


elites (políticas, económicas, mediáticas), fue siempre previsible. La participación
de la sociedad civil en el debate público se produjo de manera escasa y atendiendo
a un modelo caracterizado por la simplificación y el sensacionalismo de la
información política. Ante este panorama, la irrupción de las tecnologías de la
información y la comunicación (TIC) provocaron el destierro de las audiencias y el
surgimiento de los públicos. Públicos en creciente proceso de autonomía que
cuestionan la propia pasividad que le atribuyen los medios de comunicación y
pueden activarse de manera crítica ante el ejercicio del poder.

Abstract | The ecosystem of classical information, unidirectional and directed by

125
elites (political, economic, media), it was always predictable. The participation of
civil society in public debate has produced is so scarce and given a model that
excels in simplifying and carnivalization of political information. Given this scenario,
the outbreak of information technology and communication (ICT) led to the
banishment of the audience and the emergence of the public. Public process of
increasing autonomy, which question the very passivity that give it the media
critically and are activated before the exercise of power.

1. ¿Estructuras comunicativas en decadencia?

La definición de ecosistema se centra en identificar un conjunto formado por


comunidades que interactúan entre sí y cuyos procesos derivados de esa actividad
producen efectos en su propio funcionamiento. Los complejos procesos de
comunicación en red (Castells: 2001) son el último upgrade en un sistema que
postula sociabilidades por descubrir (tanto desde el punto de vista de su
potencialidad, como desde la medición de sus posibles efectos). Más que en red,
parece que estemos enredados en la perplejidad de una mudanza. Cambios
generados por los procesos comunicativos cibernéticos abordados desde múltiples
lecturas sociopolíticas.

Por ello atendemos a las posibilidades del uso de la tecnología en los procesos
discursivos de la opinión pública. Derivadas del trayecto de un modelo elitista e
institucionalizado por las sinergias entre medios de comunicación y poder(es),
hasta procesos comunicativos más plurales y abiertos (Sampedro: 2000). Este
recorrido cuestiona el cierre del debate público y en última instancia convoca y
moviliza a la ciudadanía ante abusos de la actividad política.

De igual modo esta dinámica desafía los modelos clásicos del periodismo
convencional más idealista erigido como “vigilante del poder”. La imagen del
periodista que fiscaliza el funcionamiento de las elites políticas forma parte de un
contexto comunicativo en declive y muy cuestionado por los sectores más activos

126
de la sociedad civil. Debido en parte a la conversión de los profesionales que
fiscalizaban el ejercicio del poder en personal amordazado por la precariedad
laboral, así como por las alianzas político-partidistas de los grupos mediáticos
(Sampedro: 2009). La búsqueda continua de maximizar beneficios, ha derivado en
una pauperización de la información y en la proliferación de contenidos triviales y
sensacionalistas.

La lógica económica ha deslocalizado a la informativa. Sin atender siquiera a


lecturas marcadamente ideológicas, es visible que las múltiples crisis han
aumentado la dependencia económica de las instituciones comunicativas. La
solución a esta situación pasó por multiplicar canales y plataformas mediáticas en
busca de nuevas áreas de negocio. Esta abundancia de soportes y contenidos ha
degenerado en una saturación mediática pobre de contenidos y con la única meta
de maximizar audiencias. Pues como concluye la politóloga Alison Dagnes (2010),
en una interesante investigación acerca del sistema mediático norte americano; la
proliferación de más medios de comunicación no han diversificado los contenidos
informativos.

Los bloques noticiosos, en particular los televisivos, cristalizaron en una progresiva


tabloidización informativa. Como indica Peter Dahlgren, se presta una menor
atención a noticias importantes en el contexto de confusión mediática
generalizada. Lo “importante” no se corresponde necesariamente con lo que es
considerado “interesante”. Y en buena medida lo que se presenta como interesante
puede no ser de importancia para la democracia (2010, 32). La información,
atendiendo a esta lógica, reproduce cada vez más un modelo descontextualizado
de noticias por la utilización recurrente de discursos fragmentados, primando lo
anecdótico sobre la complejidad informativa (Carriço Reis: 2009). Un lenguaje
calcado del entretenimiento, formatos donde la fidelización de los públicos es
mayor.
La actualidad política se entremezcla con la crónica social reproduciendo un
modelo de infoentrenimiento. Jonh Tulloch (1990, 31-57) propone reinterpretar las

127
noticias y la ficción superando la dicotomía de sus respectivas funciones de
información y entretenimiento. La expansión de los géneros y subgéneros de ficción
acabaron por constituir espacios “informativos” propios fundiéndose con los
informativos convencionales en los irrumpen las denominadas “noticias blandas”
(soft news). Los estudios que analizan el impacto de este modelo simbiótico de
información y entretenimiento, muestran que estos formatos producen contenidos:
cínicos, negativos, críticos, parciales (Berrocal et al: 2003; Valhondo: 2011) y que la
información vehiculada lleva a “un desconocimiento generalizado de los actuales
asuntos políticos y genera desconfianza” (Dagnes: 2010, 126).

Ante este panorama, los periodistas han perdido parte de su potencial de acción
social, al depender de las empresas mediáticas y sus lógicas de maximización de
beneficios. El periodismo está fuertemente condicionado por factores de orden
neoinstitucional para la elaboración de su discurso. En primer lugar por la relación
que los grupos mediáticos establecen con el mercado y el sistema político. Y en
segundo lugar por la cultura política de la audiencia, condicionada por las
tradiciones y convenciones sobre los formatos de los programas y el rol de los
profesionales de los medios (Sampedro: 2000).

En este contexto, dominado por discursos tecnocráticos y especializados, apenas


sobra un espacio residual para la ciudadanía. El modelo comunicativo se convierte
en un constante monólogo donde se suceden portavoces que se presentan, en
nombre de la opinión pública, pero que sólo se representan, delante de sus propios
intereses.

Sin embargo, en muchas ocasiones las instituciones mediáticas proyectan este


modus operandi, como un proceso de democratización plena. Frente al bien escaso
del tiempo/espacio comunicativo, el debate y la participación quedan
institucionalizados según los parámetros del orden social establecido (Curran:
2005). La información asimétrica, donde la sociedad civil está infrarepresentada en

128
relación al peso que tiene el poder político (Sampedro, Carriço Reis e Reis, 2008)
denota una cobertura mediática oficialista y parcial.

Además, el registro de espectacularización ya descrito (que privilegia lo emocional)


impide que la esfera pública sea concebida como arena política. Los discursos de
los medios trivializan lo cotidiano, apropiándose de las historias de la ciudadanía.
Su acceso a la información depende, en muchas ocasiones, de su participación en
algún suceso extraordinario o violento que acaba por interpretarse de acuerdo a las
“necesidades” de la audiencia (Sánchez Duarte: 2008). Esta personalización de la
información (Dayan and Katz 1992; Zelizer 1992), a la hora de dar portavocía al
“pueblo”, limita y condiciona el debate público. En particular por unas narrativas
mediáticas descafeinadas, que no nutren las audiencias de herramientas
explicativas para la interpretación y decodificación de la complejidad social (Allan:
2004).

El tratamiento informativo convencional, empático con un gran público, suele


vender una ilusión reflexiva (Thompson, 1998), de que las decisiones de todo lo
que ocurre tras la cobertura mediática dependen de la propia audiencia. Las
informaciones en directo, la expulsión de los concursantes de un reality show, los
estudios de opinión, los foros de discusión (que no de deliberación) son los
ejemplos más sintomáticos. Como destaca James Curran (2005, 124) “los medios
de comunicación influyen en las percepciones y los puntos de vista del público,
estructurando la comprensión de los asuntos públicos, aunque parezcan libres e
independientes”.

La supervivencia del ecosistema clásico de comunicación juega a legitimar las


acciones participativas como si estas obedeciesen a principios de soberanía
popular y no a pautas de consumo (share, sms etc.) (Sampedro: 2007). Sin
embargo, cada vez más se refuerza la idea de que la ciudadanía no debe ser
representa solo en términos de cuotas de mercado, sino que tiene que concebirse
como públicos con valores sociales diferenciados. Los recientes estudios de

129
consumo y recepción retoman el concepto de audiencias asociado a usos
masificados para refutarla de manera crítica, a la luz de las tendencias de
segmentación. Véase, en especial, los trabajos del Daniel Dayan (1992, 1998,
2001, 2005, 2006) que postulan sistemáticamente la diferencia entre audiencia y
públicos, (respondiendo a lógicas de segmentación, especialización y diferenciación
en la recepción de los consumos culturales e informativos (particularmente en
televisión).

Como señala García Canclini (2007, 23) los estudios sobre los medios de
comunicación “abandonaron las generalizaciones apocalípticas sobre la
homogeneización del mundo”. Esta pauta desemboca en la necesidad de
resignificar los papeles atribuidos a los actores sociales por el ecosistema clásico
en lo relacionado a la socialización mediática. Ya que las nuevas generaciones
comenzaron a ser socializadas en un contexto sin precedentes (sociabilidades
virtuales) y las generaciones de antes, están siendo resocializadas para combatir el
anafabetismo funcional digital. Lo que tenemos ahora que desenredar es el
sentido y los usos sociales dados a las TIC en la construcción de la discusión
política. Un recorrido más allá de los mecanismos tradicionales de comunicación y
con públicos socializados en otros modelos.

2. Potencialidades de la ciudadanía en una democracia enredada

El monopolio de la información que bloquea la esfera pública como espacio de


discusión política es un modelo cada vez más criticado en las democracias y
contestado en las sociedades con regimenes autoritarios. La ciudadanía se conecta
a través de redes sociales, desarrollando tareas no sólo de consumo de
información de modo instantáneo, sino también como de producción y difusión de
nuevos contenidos.
La utilización de las tecnologías de información ha permitido, en muchas
ocasiones, superar la censura gubernamental y favorecer la participación activa de

130
la ciudadanía1. Ante una socialización mediática/política fuertemente
institucionalizada, característica del ecosistema tradicional y que controlaba el
timing y los contenidos de la información, asistimos a una era de transición
informativa que desemboca en públicos activos (Sartori, 2000). La interpretación
simbólica de los contenidos mediáticos que hacen los públicos es producto de un
contexto social determinado (superando la pertenencia a una determinada clase
social). Por eso, “la idea de que los medios de comunicación socializan a su
audiencia aceptando esta de forma pasiva su posición subordinada en la sociedad,
quedó definitivamente desacreditada con el redescubrimiento de la audiencia
activa (Curran: 2005, 134).

La descentralización de la información y la construcción de la sociedad en red


generaron un sentido de movilización con otras posibilidades comunicativas2. Un
número creciente de la ciudadanía dispone de espacios autónomos para compilar,
publicar y difundir la información. Frente a las lógicas institucionales, aumenta el
espacio para poder introducir nuevos temas y protagonistas en la agenda pública3.
El público activo cuestiona el carácter unidireccional de la comunicación de manera
crítica y superando su atomización clásica al ser concebidos como masa. El filósofo
Daniel Innerarity (2004) para indicar la pérdida del monopolio de la vigilancia por
parte de los gobernantes, indica la derivación del panópticum al synópticum. Esto
es: “el Gran Hermano se enfrenta hoy a una pluralidad de pequeños grandes
hermanos, en los que no sólo unos pocos observan a muchos, sino que son
muchos lo que observan a unos pocos”.

El creciente número de usuarios y el aumento de la velocidad de la estructura red,


parece estar produciendo una cierta inversión en los mecanismos de control. La
idea de que el poder ejercido por los expertos de los sistemas técnicos tiene su

1 Para profundizar en los usos de las TIC en la movilización de la ciudadanía ver: Sampedro, Víctor (2005) 13-
M. Multitudes online. Madrid: Los libros de la Catarata.
2 Si bien no podemos obviar que más de la mitad del planeta no está conectada a Internet, la mitad restante
puede ver condicionada sus vidas de forma determinante.
3 En particular por parte de los públicos más politizados; Pippa Norris e John Curtice (2008) “Getting the
Message Out: A two-step model of the role of the Internet in campaign communication flows during the 2005
British General Election”. The Journal of Information Technology and Politics, 4 (4), pp. 3-13.

131
correlato en el contrapoder operando desde otras geografías de lo social por los
legos y las redes sociales (Sádaba y Gordo: 2008: 11). Las TIC proporcionan
racionalización en la opinión pública para poder cuestionar activamente las zonas
de opacidad creadas por las alianzas político-mediáticas. Lo que en cierta medida
es una alerta para los procesos de gestión política basados en imposiciones
verticales y que realizan una comunicación política sin tener en cuenta “la voz de la
ciudadanía”.

Wikileaks vino a cuestionar de forma activa el ejercicio del poder. El torrente de


documentos publicados desveló lo que los sectores más críticos denunciaban como
juego de favores entre medios de comunicación y política. Pero la revelación de
informaciones parecer haber producido efectos contrarios al propósito inicial:
incrementar el debate en torno a la transparencia de los gobiernos. El sector
político obvió las críticas e interpretó como acoso tal procedimiento, accionando de
manera rápida los mecanismos de autodefensa. Gobiernos como el de EEUU
manifestaron la necesidad de endurecer las leyes de libertad de prensa. Aunque
“no estaba en juego la seguridad de los estados (nada de lo revelado pone en
peligro la paz mundial ni era ignorado en los círculos del poder), lo que se debate
es el derecho de la ciudadanía a saber lo que hacen y piensan sus gobernantes”
(Castells: 2010)

Lo que se evidenció es que diseminar la información secreta acerca de escándalos


políticos no consigue, por sí solo, crear fisuras que obliguen a la propia
regeneración de la organización política. Estés eventos mediáticos solamente
asumen un sentido “transformativo” (Dayan y Katz, 1992) si son capaces de
generar una “intensa reflexividad” colectiva, que construya un problema social
capaz de cuestionar el status quo (Ryfe: 2001). Convirtiendo la audiencia en
público, esto es, una ciudadanía activa posteriormente movilizada, que discuta los
procedimientos del gobierno. Este hecho levanta una interesente paradoja en
relación a las TIC y la participación política y que suelen concentrarse en lecturas (a
veces excesivamente simples) ciberoptimistas y ciberpesimistas. Las primeras

132
destacan que las TIC se configuran como un instrumento de socialización capaz de
activar políticamente a los públicos (participando de comunidades críticas,
vigilantes y participativas). Sin embargo, las investigaciones acerca del uso
tecnopolítico de Internet (en particular durante las campañas electorales) matizan
esta aproximación acercándose más a posturas entre el realismo y el pesimismo.

Al estudiar los perfiles de los cibernautas en relación a su implicación y


motivaciones para realizar prácticas políticas en red, la gran mayoría apenas
realizaba reenvíos de correos electrónicos. Solamente un porcentaje mínimo
realizaba prácticas políticas intensivas4 (Sampedro: 2011). Esta investigación
confirma en parte que la ciberpolítica sigue “la regla 90-9-1 enunciada por Jacob
Nielsen (…) que se cumple en todas las comunidades creadas: 90% son audiencia
pero no generan contenidos: 9% son editores o modificadores y opinan sobre lo que
los otros generan y solamente un 1% son creadores (Mozoncillo: 2010)

Superando idealizaciones y fatalismos interpretativos acerca de las TIC, debemos


indagar qué mecanismos de implicación política desencadenan flujos continuos en
la correa de transmisión de las redes. Hasta ahora, y como indica Pippa Norris
(2000) la exposición a los medios y la participación política forman un “círculo
virtuoso”. Aquellos ciudadanos con mayor interés en cuestiones públicas y más
compromiso cívico son los que consumen más información reafirmando su interés
e implicación política. La clave para la existencia de verdaderos públicos
autónomos, críticos y activos residirá en la implicación de los desafectos (no sólo
en relación a la política, sino también a la información). Mucho falta por desenredar
en los actuales ecosistemas comunicativos.

4 Para más información sobre esta investigación consultad: www. ciberdemocracia.es

133
Bibliografía:

ALLAN, S. (2004) News Culture. New York, Open University Press.

BERROCAL, S.; ABAD, L.; CEBRIÁN, E. y PEDREIRA, E. (2003). “El


‘Infoentretenimiento’ televisivo. Las Elecciones Legislativas de 2000 en El Informal,
Caiga quien Caiga y Las Noticias del Guiñol”. In: BERROCAL, S. (Coord.).
Comunicación Política en Televisión y Nuevos Medios. Barcelona, Ariel.

CANCLINI, N. (2007). Lectores, espectadores e internautas. Barcelona, Gedisa.

CARRIÇO REIS, B. (2009). De la dictadura a la democracia; recuerdos y olvidos de


la transición política española. Medios de comunicación y reconstrucción de la(s)
memoria(s) colectiva(s) en España. Tesis doctoral defendida en la Pontifícia
Universidade Católica de São Paulo y Universidad Rey Juan Carlos de Madrid.

CASTELLS, M. (2001). La galaxia internet. Barcelona, Plaza & Janés.

______ (2010). La ciberguerra de wikileaks. La Vanguardia. Disponível em:


http://www.lavanguardia.es/opinion/articulos/20101211/54086305259/la-
ciberguerra-de-wikileaks.html. [consultada 13/11/11]

CURRAN, J. (2005). Medios de Comunicación y Poder. Barcelona, Hacer.

DAGNES, A. (2010) Politics on demand: the effects of 24-hour news on American


politics. Santa Barbara, Prager.

DAHLGREN, P. (2010) “Trazando la evolución del periodismo. El horizonte de la


democracia” en Infoamérica. Iberoamerican Communication Review, nº 21 (2).

DAYAN, D. (1992). Les mystères de la rèception. Le Débat, nº 71, pp.146-162.

134
______ (1998). “Le double corps du spectateur”. In: BOURDON, J. e JOST, F. (Eds.).
Penser la télévision. Paris, Nathan.

______ (2001). The peculiar public of television. Media, Culture and Society, V. 23,
n. 6, pp. 743-765.

______ (2005). Mothers, midwives and abortionists: genealogy, obstetrics,


audience and publics. In: LIVINGSTONE, S. (ed.). Audience and publics: when
cultural engagement matters for the public sphere. Bristol, Intellect Books.

______ (2006). Televisão, o quase-público. In: ABRANTES, J. C. e DAYAN, D. (org.).


Televisão: das audiências aos públicos. Lisboa, Livros Horizonte.

DAYAN, D. y KATZ, E. (1992) Media Events. Cambridge, Harvard University Press.

INNERARITY, D. (2004) La sociedad invisible. Madrid, Espasa.

MONZONCILLO, J. (2010). Incertidumbres de la 'web' 2.0. El País. Disponible en:


http://www.elpais.com/articulo/opinion/Incertidumbres/web/elpepiopi/20100108
elpepiopi_5/Tes?print=1. [Consultado el 10/10/11]

NORRIS, P, (2000): A Virtuous Circle: Political Communications in Post-industrial


Societies, Cambridge, Cambridge University Press.

ROSEN, J. (2006) “The People Formerly Known as the Audience”. Disponible en:
http://journalism.nyu.edu/pubzone/weblogs/pressthink/2006/06/27/ppl_frmr.ht
ml. [Consultado el 12/10/11]

RYFE, D. (2001) From media audience to media public: a study of letters written in
reaction to FDR's fireside chats. Media, Culture and Society, V. 23, 767-781.

135
SÁDABA, I y GORDO, A. (2008) Cultura digital y movimientos sociales. Madrid,
Libros de la Catarata.

SAMPEDRO, Víctor (coord.) (2011) Cibercampaña. Cauces y diques para la


participación. Las elecciones generales de 2008 y su proyección tecnopolítica.
Madrid, Editorial complutense.

SAMPEDRO, V. (2009) “Periodismo ciudadano, precariedad laboral y depauperación


de la esfera pública” en PÉREZ HERRERO, P. RIVAS NIETO y GELADO MARCOS, R.
(Coords) Estudios de Periodística XIV - posibilidades y riesgos para el discurso
informativo. Salamanca, Ed. Universidad Pontificia de Salamanca.

SAMPEDRO, V. (2000). Opinión pública y democracia deliberativa. Medios, sondeos


y urnas. Madrid, Istmo.

SAMPEDRO, V.; CARRIÇO REIS, B. e REIS, A. (2008). “`Las otras campañas ́.


Ciudadanía y acción colectiva en periodo electoral”. In: SAMPEDRO, V. (ed.). Medios
y elecciones 2004. La campaña electoral y “las otras campañas”. Madrid, Editorial
Ramón Areces.

SÁNCHEZ DUARTE, J. (2008). La construcción mediática de las víctimas del


terrorismo: el caso español. Tesis doctoral defendida en Pontifícia Universidade
Católica de São Paulo/Universidad Rey Juan Carlos de Madrid.

SARTORI, G. (2000) Homo Videns. Lisboa, Terramar.

THOMPSON, J. (1998) Los media y la modernidad. Una teoría de los medios de


comunicación. Barcelona, Paidós.

TULLOCH, J. (1990). Television Drama. Agency, Audience and Myth. London/ New

136
York, Routledge.

VALHONDO, J. (2011). Sátira televisiva y democracia en España. La popularización


de la información política a través de la sátira. Barcelona, Editorial UOC.

ZELIZER, B. (1992) Covering the Body: The Kennedy Assassination, the Media, and
the Shaping of Collective Memory. Chicago, University of Chicago Press.

137
Los blogs parlamentarios. Un nuevo espacio para el
periodismo político

Parliamentary blogs. A new space for political journalism

Luis Izquierdo Labella


Universidad Carlos III de Madrid. Profesor Asociado
Diario La Vanguardia. Redactor
Asociación de Periodistas Parlamentarios: Presidente
luis.izquierdo@uc3m.es; lizquierdo@lavanguardia.es

Palabras clave | política, blogs, redes sociales, géneros periodísticos, parlamento

Keywords | politics, blogs, social networks, journalistic genres, parliament

Resumen | La utilización de las herramientas que proporciona Internet también


han llegado al mundo de la política. Los blogs han proliferado y, con cierto retraso
frente a otros ámbitos, también se han apoderado de los espacios del periodismo
político de la red. De forma aún más reciente han surgido los primeros blogs
parlamentarios; cuadernos de bitácora de los cronistas del Congreso o el Senado,
también de parlamentos autonómicos, donde narrar cosas que antes no tenían
cabida en los medios de comunicación tradicionales que, además, abren un
espacio a la reflexión del cronista, antes tan solo testigo y narrador.

La comunicación se focaliza en los que hoy por hoy son los dos blogs
parlamentarios más destacados: el de Fernando Garea, cronista del diario El País, y
el de Mariano Calleja, cronista del diario ABC. Ambos han sido entrevistados para la
realización de esta comunicación. Son ellos quienes tratan de definir en un primer
momento los contenidos y la utilidad de sus blogs. Por ellos sabemos el uso que
hacen de las redes sociales y su visión de hacia dónde evolucionará el uso de todas
esas herramientas.

138
La comunicación también realiza un análisis objetivo de muchos de los post que
contienen ambos blogs y concluye que éstos suponen el nacimiento de un nuevo
género que camina a medio camino entre los clásicos utilizados en los medios
hasta ahora y los que están por llegar. Un nuevo género que se va creando día a día
y que también atrae el interés de los lectores. Los blogs, lejos de perjudicar a la
información, son una fórmula para profundizar en el conocimiento de determinadas
informaciones, un camino útil para aproximarse a algunas claves y un sendero
hasta ahora poco habitual de conocer mejor a quienes han sido y son los
narradores de la actualidad del Parlamento.

Abstract | The use of the Internet tools have arraived to politics world. The blogs
have spread to different fields and have taken some journalistic spaces on the Net.
Recently It has appeared the Parliamentary blogs; they are logbooks of Senado and
Congreso de los Diputados reporters. They tell in those logbooks topics that have no
space in traditional media. In addition they offer a new space for the reporter
reflexion who were only wittness in the past.

We focus on the two main parliamentary blogs: Fernando Garea, El País newspaper,
and Mariano Calleja, ABC newspaper. We have interviewed both journalists for this
research.They try to explain the content and target of their blogs. We will know how
they use social networks and their opinion about the evolution of all these tools.
The research analyse the post of both blogs. It concludes that it means the birth of
a new journalistic genre. A new way that is still in creation phase but It is interesting
for readers. The blogs are a new way to get deep in some information, a useful way
to some keys of the politic actuallity and a good path to know better the reporters of
the Parliament.

139
OBJETIVOS
El principal objetivo de esta comunicación es conocer la aparición de nuevas
fórmulas periodísticas vinculados al mundo de la política que han surgido en el
marco de la introducción de las nuevas tecnologías. Los blogs han sido hasta ahora
la herramienta de difusión de carácter personal que se ha utilizado con una mayor
profusión y que, como es lógico, también han extendido sus tentáculos al mundo
del periodismo político.
Por lo que se refiere a blogosfera hispana, según los resultados que la edición del
estudio Informe realizado por Bitácoras.com en 2004, fueron estimados 417.317
blogs. De ese total, en 38.088 fueron publicadas nuevas entradas durante el último
mes previo al trabajo. En 13.381 blogs fueron publicadas entradas en los últimos
siete días y en 6.354 fueron publicadas entradas en las últimas 24 horas y en 625
fueron registradas entradas en la última hora. En España fueron estimados
218.285 blogs y 158.178 bloggers. (Ivoskus:2004,262)
Las cifras, de hace ya siete años, son absolutamente abrumadoras y nos llevan a
pensar hasta qué punto el fenómeno tiene actualmente dimensiones inabarcables.
El subsector de los blogs de periodismo político es mucho más reducido. Y, sin
embargo, sigue siendo tan extenso que pretender realizar un trabajo sobre estos
blogs que se publican de forma cotidiana en España sería en sí mismo una labor
tan interesante como titánica.

Por eso el objetivo de esta comunicación es más específico y tiene un carácter en


donde predomina lo cualitativo sobre lo cuantitativo. Pretendemos introducirnos en
la existencia de los principales blogs periodísticos de temática parlamentaria y,
después de tomar contacto con sus autores, tratar de entresacar cuál es el
contenido de un blog tan concreto.
A través del diálogo con los periodistas y del análisis de sus post trataremos de
conocer qué es exactamente un blog parlamentario, qué géneros predominan sobre
otros en esta nueva presentación periodística y qué valor tiene para sus autores la
interacción que proporcionan los comentarios. Por último, tratando de extraer
conclusiones intentaremos valorar si la aparición de esta nueva fórmula

140
periodística supone un enriquecimiento de la información política que se
proporciona al ciudadano o se limita a ser un nuevo espacio donde se reproducen
informaciones o comentarios ya conocidos por la audiencia.

METODOLOGÍA

La metodología de análisis de contenido que vamos a utilizar está basada en el


libro El análisis de contenido de Laurence Bardin. En líneas generales consiste en
cuatro pasos. En el primero, realizamos la recogida del material de análisis. En este
caso, este material lo componen los post de los blogs parlamentarios El Patio del
Congreso, cuyo autor es el corresponsal parlamentario del diario El País Fernando
Garea, y El Escritorio, realizado por el corresponsal parlamentario del diario ABC,
Mariano Calleja. A los textos de ambos periodistas se añadirán sendas entrevistas
realizadas a los autores de forma concreta para la realización de esta
comunicación y cuya versión resumida reproduciremos por su interés. El segundo
paso viene definido por la lectura del material específico recogido para la
investigación. El tercer paso consiste en la formulación de una hipótesis elaborada
de forma intuitiva en base al contenido de los materiales. El cuarto y último paso
consiste en la contrastación de esa hipótesis trabajando de forma concreta con
ciertos criterios de análisis más específicos.

ANÁLISIS

Antes de comenzar el trabajo de campo consideramos oportuno realizar, siquiera


brevemente, un abordaje descriptivo de qué son exactamente los blogs tal y como
fueron concebidos. Eso nos ayudará a comprender mejor si existe una continuidad
de ese concepto y si los blogs parlamentarios se adaptan a él.
Siguiendo un trabajo de la profesora Almirón, podríamos decir que los elementos
que generan un mayor consenso como característicos de un Weblog han sido hasta
ahora los siguientes:

141
a) En primer lugar les caracteriza la autoría: son páginas de autoría personal,
realizadas a título individual por usuarios de Internet quienes, abiertamente (con
nombre y apellidos) o anónimamente (mediante un apodo, por ejemplo), publican
contenidos en ellas.
b) En segundo lugar les caracteriza el formato: todos ellos publican online en forma
de bloc de anotaciones o cuaderno de bitácoras; esto es, introduciendo registros
fechados como si de un diario se tratara.
c) En tercer lugar les caracteriza su contenido: se trata de una mezcla, en
proporciones variables (esto es lo que les dota de personalidad diferenciada), de
enlaces a otros sitios web, comentarios de contexto, opiniones y artículos o
ensayos.
d) Por último, les caracteriza el estilo: el tono acostumbra a ser desenfadado o,
cuanto menos, muy subjetivo. Los autores escriben sin encorsetamientos
estilísticos (como los clásicos del periodismo escrito) y no persiguen la objetividad
ni la neutralidad. Muchos de ellos destilan un considerable narcisismo.
(Almirón:2005)

Una vez repasados los dos blogs objeto de este trabajo de forma pormenorizada
podemos tener la certeza de que cumplen con los criterios aquí expuestos, pues
son de autor, siguen una secuencia de diario con su correspondiente fecha,
incorporan muchos tipos de géneros diferentes y acostumbran a utilizar un tono
muy ligero, muy subjetivo y desenfadado.
Veamos ahora cómo los ven los propios autores. Por cuestiones de espacio,
reproducimos únicamente un cuestionario resumido de las dos conversaciones que
mantuvimos con los mencionados periodistas.

El Patio del Congreso


Entrevista a Fernando Garea
P-¿Qué es un blog?
R-Una forma nueva y distinta de contar las cosas que no es ni información pura ni
opinión. Con un lenguaje más simple, rápido e inmediato.

142
P-¿Cuándo comenzó a funcionar el suyo?
R-En enero de 2009
P-¿Alguien le orientó sobre cómo hacerlo?
R-Sí, alguien de la empresa que estaba en elpais.com.
P-¿Cada cuánto tiempo sube un post?
R-Depende. El que funcione sin periodicidad fija es parte del carácter blog. Es mejor
que lo haga en función de acontecimientos. Hay días con dos y semanas con uno.
P-¿Cómo describiría su contenido?
R-Creo que es una mezcla de contracrónica y de lo que no cabe en el papel.
P-¿Cree que podría ser considerado como un blog parlamentario?
R-Sí, aunque también tratamos de otras coas de la política que no son
estrictamente parlamentarias.
P-¿Qué valor le otorga a los comentarios que se incorporan a su blog?
R-Sirven para ver qué temas tienen más aceptación y, en el caso de que haya
ironía, sirve para comprobar si se ha entendido. Siempre hay que relativizarlos
porque son anónimos.
P-¿Recibe feedback de las personas aludidas en sus post?
R-Sí, incluso hay quien hace aportaciones a lo que cuento, enriqueciendo más el
producto.
P-¿Tiene usted perfil en facebook?
R-Sí y lo uso con frecuencia diaria. A veces demasiada.
P-¿Y en twitter?
R-Sí, pero no lo utilizo casi
P-¿Qué futuro le ve usted al blog, a Facebook y a twitter?
R-Creo que mucho pero todavía no sé cual. El futuro de la comunicación política en
parte está ahí pero todavía está por descubrir y canalizar en qué forma se utiliza.
P-¿Qué encuentran sus lectores en su blog que no esté en las páginas de su
periódico?
R-Impresiones de los pasillos del Congreso, el avance de cosas que se pueden
producir y que aún no están en la vida oficial del Congreso y también opiniones

143
anónimas de diputados que sirven para formar el ambiente sobre un tema
determinado.
P-¿Opina que los blog otorgan mayor protagonismo a los redactores?
R-Sí, porque personalizan el contenido.
P-¿Recibe usted una retribución adicional?
R-No.
P-¿Cree que una retribución adicional mejoraría el resultado del blog?
R-No, no es cuestión de dinero. Llego hasta donde llego.

El Escritorio
Entrevista a Mariano Calleja

P-¿Qué es un blog?
R-No es fácil de definir. Una especie de bitácora especializada en algún asunto y
con un toque muy personal donde cabe un poco de todo y hay una relación
interactiva con los lectores que es lo más importante.
P-¿Cuándo comenzó a funcionar el suyo?
R-El 6 de octubre de 2009
P-¿Alguien le orientó sobre cómo hacerlo?
R-No, pero creo que cuando empezó la gente tampoco tenía mucha idea de para
qué servía. Te dicen que puedes escribir de lo que quieras y te buscas la vida. Hay
mucha libertad. El mío está centrado en el Congreso. Complementa las
informaciones que publicamos sobre lo que sucede aquí.
P-¿Cada cuánto tiempo sube un post?
R-Intento hacer dos o tres a la semana
P-¿Cómo describiría su contenido?
R-Es un poco de contracrónica y de complemento de informaciones del papel y de
internet.
P-¿Cree que podría ser considerado como un blog parlamentario?

144
R-De contenido parlamentario. Intento no salirme del Congreso. Creo que si se
pierde la especialización, se pierde en el ciberespacio. Pero esto no es más que
una decisión de intenciones.
P-¿Qué valor le otorga a los comentarios que se incorporan a su blog?
R-Algunos son inteligentes otros insultantes, otros críticos y por ello destacables y
otros sólo son de delegados de partidos políticos que se dedican a reventar blogs.
Se ve especialmente cuando se acercan unas elecciones.
P-¿Recibe feedback de las personas aludidas en sus post?
R-De vez en cuando. Hay algunos fijos y seguidores fieles.
P-¿Tiene usted perfil en facebook?
R-Sí y lo uso con frecuencia diaria
P-¿Y en twitter?
R-Sí, también a diario
P-¿Qué futuro le ve usted al blog, a Facebook y a twitter?
R-En el blog veo más un contenido informativo. Si no, no se sostiene. Bien gráfica o
literaria. Facebook es más un red para estar en contacto y al día de lo que ocurre
en el grupo. Twitter lo veo más de última hora. A Facebook le veo poco futuro a
medio plazo. Sin embargo twitter es más útil si te interesa un tema concreto. Creo
que se visualizó muy bien en la crisis de los controladores aéreos de diciembre de
2010. Twitter arrasó. Ahí Facebook no tiene nada que hacer.
P-¿Qué encuentran sus lectores en su blog que no esté en las páginas de su
periódico?
R-Complemento de la información parlamentaria. Se puede encontrar esa
contracrónica, anécdotas y aquellas informaciones que no han tenido cabida en el
papel ni en la web. Además, se le puede dar un toque de opinión personal que no
tiene cabida en el papel.
P-¿Opina que los blog otorgan mayor protagonismo a los redactores?
R-Ese fue un importante debate, sobre todo al principio. A algunos redactores no
les gustaba el protagonismo que se creaba en un blog. Allí parece tu nombre, tu
foto, tu perfil. Desde el punto de vista del periodismo clásico chirriaba un poco. Yo
creo que es un género nuevo que está por descubrir. Abre muchísimas

145
posibilidades y permite un contacto directo entre quien tiene la información y el
lector. En este caso y género creo que está bien.
P-¿Recibe usted una retribución adicional?
R-No.
P-¿Cree que una retribución adicional mejoraría el resultado del blog?
R-Tampoco, forma parte del trabajo tal y como está planteado.

El testimonio y opinión de los autores es de gran valor para la realización de este


trabajo, pero ¿responden sus blogs a lo que ellos mismo opinan?
Sí, en su mayor parte. En este caso, aunque su elaboración no responda a un
proceso especialmente reflexivo sobre cuál debe ser el contenido, lo cierto es que
son muy conscientes de lo que de una forma muy intuitiva es una nueva
experiencia periodística.
Sin embargo, la obligación de la investigación es realizar también un análisis
externo objetivo de los textos. Para ello hemos llevado a cabo un estudio detallado
de los post publicados durante los meses de noviembre y diciembre de 2010.
Por lo que se refiere al caso de Fernando Garea, son 5 los post de noviembre y 6
los de diciembre. En ellos encontramos de todo un poco. Hay varios de análisis
político puro como “Candidatos aterrorizados” y “Negros augurios para el PSOE”,
ambos del 28 de noviembre, día electoral en Cataluña. También es
fundamentalmente un texto de análisis “Estado de alarma”, de 5 de diciembre, y
“Efecto rebote y mal menor”, del 15 de diciembre. Otros como “Debate sobre el
Estado de Alarma”, de 16 de diciembre, o “Alternativa sin criterio (el Gobierno de la
abstención)”, de 20 de diciembre son descriptivo el primero y reflexivo el segundo,
pero ambos con un formato muy esquemático, plagado de guiones que rompen con
el sentido habitual de los textos periodísticos.
Del análisis de esos once post extraemos las principales características generales:
heterogeneidad de géneros, tanto en cuanto al formato como en cuanto a su
contenido, pues los hay muy extensos pero también muy breves; hay información,
pero también análisis crítico, reflexiones, comentarios sin profundidad…No hay

146
pues un criterio que uniformice los post, lo que deja entrever la intuición y el criterio
variable del autor como el único que dirige los designios del blog.
Sí existe homogeneidad en otros aspectos: lenguaje muy sencillo y directo, lo que
parece anticipar una mayor despreocupación en la redacción; no importa tanto el
formato como el contenido. También hay una alternancia entre la información y la
opinión, en un claro género mixto que sólo justifica la ausencia de criterios rígidos,
al contrario de lo que sucede en las piezas de las ediciones impresas.
Apuntar también la completa ausencia de fotografías, vídeos o cualquier otro
elemento gráfico explicativo. Pocos links y, por tanto, infrautilización del hipertexto y
de las otras ventajas de Internet frente a la edición impresa.

Por lo que se refiere a El Escritorio, Mariano Calleja publicó 5 entradas o post en


noviembre y 7 en diciembre. Aunque tampoco parecen obedecer a un patrón
concreto, sí se observa en el blog El Escritorio un criterio más diáfano en cuanto a
su misión de complementar la información que proporciona la edición impresa del
diario ABC. Hay en El Escritorio, sobre todo, informaciones que no tienen ninguna
oportunidad de conseguir espacio en la edición impresa, bien por anecdótico –se
apartan demasiado de lo realmente sustancial-, como por lo extenso –ningún diario
dedicaría tanto espacio a ofrecer tantos detalles-.
Sucede, por lo que se refiere a lo anecdótico, en algunos post como “Aquel talante
de Zapatero”, de 19 de noviembre, en que el autor recoge el descuido del
presidente del Gobierno al dejar sin responder la intervención del portavoz del BNG,
o en “Bono y las taquígrafas del Congreso”, de 16 de diciembre, en donde se
comentan las frases del presidente de la institución sobre cuestiones sin incidencia
política. O cuando en “La Navidad existe en el Congreso” se reproducen las
felicitaciones digitales del propio Bono. O, por último, cuando cuenta en “Bono
quita la bandera de la UE”, cómo la tercera autoridad del Estado ha suprimido la
bandera azul de la presidencia del hemiciclo.
También por lo que se refiere a la extensión. Así, en “Así paga Zapatero al PNV”, del
10 de noviembre, se reproduce casi íntegro del documento del acuerdo
presupuestario Gobierno-PNV. Los diarios impresos e inclusos sus versiones on-line

147
se limitaban a poner resúmenes de lo más importante. En “Así se cumple la
Memoria Histórica”, de 1 de diciembre, el autor reproduce una a una todas las
acciones emprendidas por el Gobierno con su importe exacto.
También en El Escritorio hay lugar para el análisis más sosegado, como en el post
“Rubalcaba se merienda un faisán”, de 23 de noviembre, en el que Calleja sostiene
que el vicepresidente está ganándole la partida al PP.
De lo aquí expuesto podemos extraer como características generales un elevado
grado de heterogeneidad pero al tiempo una cierta apuesta por la
complementariedad. También observamos un lenguaje sencillo, muy directo.
Muchas veces incluso parco, pues se ofrecen al lector los documentos originales
sin mayor explicación ni filtro. En otros vemos textos muy cortos. Como si adivinase
el autor que sus lectores no están dispuestos a dedicar mucho más de un minuto y
medio a la lectura del post.
En definitiva, el mensaje informativo predomina sobre la forma en una gran
proporción a favor del primero. Todo ello a pesar del interés por incorporar
fotografías, la mayoría de las cuales no aportan información adicional al post, por lo
que pueden ser consideradas como de recurso. Prácticamente no hay links y, por
tanto, infrautilización del hipertexto.

Hasta aquí por lo que se refiere al contenido. Pero ¿qué hay de las motivaciones?
¿Cuál es el interés de aportar una información más exhaustiva sobre lo que sucede
dentro del Parlamento?

“Periodistas y políticos coinciden en que los medios de comunicación influyen en la


política, especialmente cuando se trata de establecer la agenda política y durante
las elecciones… Después del primer ministro, la radio y a la televisión son los más
influyentes sobre la agenda política, según los políticos. El 75 por ciento de los
políticos piensa que la prensa escrita es a menudo, o muy a menudo, capaz de
introducir nuevos temas en la agenda política. Mientras que los políticos
consideran a la radio y a la televisión como los medios de comunicación más
poderosos, los periodistas consideran a la prensa escrita más poderosa que a los

148
medios de comunicación audiovisuales. El poder de los medios para manejar la
agenda política contrasta con las posibilidades que los miembros del Congreso
tienen de plantear nuevos problemas a la cabeza del orden del día político. Sólo el
22 por ciento de los políticos cree que es capaz de hacerlo con alguna frecuencia”.
(Van Dalen:2009)

La reflexión forma parte de un estudio sobre las relaciones entre los políticos y los
periodistas parlamentarios. Un estudio que se centra más en la opinión de los
implicados, pero en el cual resulta decisivo el reflejo que la actividad política tiene a
través de las diferentes formas de comunicación.

Aportamos por su interés una de las tablas de ese estudio.

¿Con qué frecuencia logran las siguientes personas plantear un nuevo problema a
la cabeza del orden del día político? (% que dice "a menudo" o "con mucha
frecuencia")

Políticos /Periodistas
El presidente del Gobierno 90 89
La radio y la televisión 77 38
La prensa escrita 75 65
Los ministros 74 68
Los partidos 64 84
Los grupos de interés 41 23
Los miembros del parlamento 22 60
El departamento de investigación 10 17

Prosigue el trabajo realizado a iniciativa de la Universidad del Sur de Dinamarca:


“Los miembros del Congreso critican el enfoque que los periodistas eligen cuando
cubren política. Más de dos tercios de los políticos encuestados creen que los

149
periodistas con frecuencia expresan su opinión personal, van tras noticias
sensacionalistas y se centran más en el juego político que en temas sustanciales.
Más de la mitad de los periodistas se une a la crítica de los políticos. Cerca de la
mitad de los políticos piensa que los periodistas políticos se centran demasiado en
los incidentes y son demasiado cínicos. Sólo una minoría de periodistas está de
acuerdo”. ((Van Dalen:2009)

Es todavía pronto para saber qué papel juegan los blogs parlamentarios en el
conjunto de factores que inciden en esa opinión que unos tienen de otros y
viceversa, pero todo parece apuntar que están llamados a jugar mucho mayor
protagonismo. Aunque tal vez el proceso sea más lento de lo que podemos esperar,
tal y como demuestra lo sucedido en los últimos años.

Hace más de seis años podíamos leer: “Las elecciones autonómicas de este año
son el despegue de los blogs políticos en España. Si los comicios generales del 14
de marzo de 2004 vieron el nacimiento político de las multitudes inteligentes con
las manifestaciones de la jornada de reflexión, la emergencia de la Política 3.0 y el
triunfo de los teléfonos móviles como herramienta de movilización, 2005 es el año
de los blogs políticos”. (Varela:2005)

Puede que Juan Valera tuviera razón entonces en términos comparativos, pero lo
cierto es que en 2011 todavía son minoría los políticos o periodistas que, teniendo
un blog, lo utilizan con una continuidad razonable durante un largo periodo de
tiempo. Tal vez los blogs han sido atropellados por las redes sociales. Algunos
políticos como el profesor gaditano Francisco Piniella tienen ya la vista en éstas
últimas.
“Para mí la verdadera dimensión de las redes a nivel político puede estribar en que
los partidos puedan organizar equipos dinámicos que contesten a los ciudadanos
sobre sus problemas y que tengan capacidad para informar on-line de lo que al
vecino le ocurre y de lo que le puede interesar. Por eso es importante ver, en cada
página de Facebook de las agrupaciones, el nivel de contestación a los

150
comentarios, el nivel de post cargados y que el internauta encuentre un tono
menos oficial y más desenfadado en su interlocutor en el partido”. (Piniella:2010)

Pero, regresando sobre los blogs y específicamente los de temática parlamentaria


nacidos en el seno de grandes diarios de papel, es importante aludir a un aspecto
muy relevante por lo que se refiere a su difusión: la credibilidad.
Afirma la profesora Almirón que “a pesar de todo lo anterior, la credibilidad no es
una exigencia tan insoslayable para los bloggers como lo es para las cabeceras
tradicionales. La desaparición de intermediarios entre fuente y lector es valorada
como una ventaja tan positiva que eclipsa el punto más débil de los blogs: ¿de
dónde proviene su credibilidad? La respuesta podría ser esta: de la confianza,
legítima pero muchas veces infundada, de los lectores (infundada porque nadie,
salvo el propio autor, da fe de la capacitación del autor para afirmar lo que afirma);
o de la confianza, también legítima pero igualmente infundada, de los mismos
lectores en su capacidad para detectar (y neutralizar por tanto el efecto de) el
sesgo que afecta a cada blog”. (Almirón:2005).

En el caso de los blogs que forman parte de nuestro análisis, su credibilidad


procede de su identidad como redactores de dos diarios nacionales de reconocido
prestigio. Esa identidad les traslada el valor que los lectores confieren al propio
rotativo. Una identidad que, lejos de perder valor con la explosión de creadores de
contenido, continúa siendo muy necesaria.
“La necesidad de una palabra competente y autorizada aumenta a medida que
crece a su vez el número de los que se expresan. Dicho de otro modo, cuanta más
expresión hay, más se necesitan los expertos” (Wolton,1999,p178). La aseveración
de hace más de diez años tiene especial valor por cuanto lo que se ha producido es
un impensable explosión del número de quienes se expresan.

151
CONCLUSIONES

En los últimos años han nacido y se han consolidado, dentro del amplio espectro de
los blogs periodísticos sobre política, los blogs parlamentarios. Éstos cuentan a su
favor con que, por su temática, sólo pueden realizarse por periodistas acreditados
de forma permanente en el Congreso de los Diputados o en el Senado.
Los blogs realizados por los corresponsales parlamentarios de los diarios El País y
ABC tienen por objetivo incrementar la información que procede principalmente del
Congreso para ayudar a la comprensión de la realidad política de los lectores de
ambos rotativos. En ambos casos no queda duda de que ese objetivo se consigue,
pues en ningún caso se publican textos redundantes con la información que ofrece
la edición impresa, en la que ninguno de los dos tiene un espacio propio.
En ambos casos son espacios muy abiertos y totalmente heterodoxos en todos los
sentidos: de periodicidad imprevisible, espacio más que variable, estilos
absolutamente dispares y evolución impredecible.
De las conversaciones con sus autores y del análisis de los post podemos llegar a
la conclusión de que ambos blogs son todavía algo así como criaturas periodísticas
en evolución, cuyo resultado final es aún imposible de anticipar, pero sin duda
enriquecedor tanto para sus creadores como para los públicos a los que están
destinados.

BIBLIOGRAFIA

ALMIRON, Núria (2005): La verdad en Internet: la contribución de los Weblogs (el


caso de los Warblogs en la guerra contra Iraq), comunicación presentada al VIII
Congreso de la Sociedad Española de Periodística celebrado en Barcelona los días
21 a 23 de abril de 2004 bajo el título El periodismo, motor de cultura y de paz,
Revista Antrhopos. Huellas del Conocimiento.

152
BARDIN, Laurence (1991): El análisis de contenido, Akal, Madrid

IVOSKUS, Daniel (ed)(2010): Cumbre mundial de comunicación política, Libros del


Zorzal, Buenos Aires

PINIELLA, Francisco (2010): el rol político en las redes sociales


http://piniella.blogspot.com/2010/01/el-rol-politico-en-las-redes-sociales.html

VAN DALEN, Arjen; Albæk, Erik; Vreese, Claes, Berganza Rosa (2009): Informe sobre
el periodismo parlamentario español
http://www.sdu.dk/Om_SDU/Institutter_centre/C_Journalistik/Forskning/Forskning
sprojekter/Igangvaerende_forskning/Politisk%20journalistik.aspx

VARELA, Juan (2005): El año de los blogs políticos


http://periodistas21.blogspot.com/2005/03/el-ao-de-los-blogs-polticos.html

WOLTON, Dominique (1999): Sobre comunicación, Acento, Madrid, citado por


ARROYAS LANGA, Enrique (2006) en el Global Media Journal, Volumen 3, número
6/ Otoño de 2006
http://gmje.mty.itesm.mx/arroyas.htm

153
El community manager en los gabinetes de las instituciones
políticas: nuevas competencias del periodista de fuente para
una gestión eficaz de los medios sociales

Community manager at the communication department of


political institutions: new skills of the cabinet’s journalist for an
effective management of social media

Patricia Durántez Stolle


Universidad de Valladolid. Personal Investigador
patriciadurantez@hotmail.com

Raquel Martínez Sanz


Universidad de Valladolid. Personal Investigador
raquelms2002 @yahoo.es

Palabras clave | Comunicación política, medios sociales, gabinete, community


manager, Web 2.0.

Keywords | Political communication, social media, cabinet, community manager,


Web 2.0.

Resumen | El imparable auge de herramientas digitales como redes sociales


virtuales, blogs, wikis, micro y miniblogs obliga a los actores del panorama político a
adaptar el discurso y lenguaje de su comunicación a estos nuevos escenarios y sus
públicos.

Los cibernautas modifican la imagen de los políticos con sus conversaciones y les
exigen respuestas a través de los medios sociales. Para localizar y gestionar
correctamente los flujos de comunicación en la Red referentes a una institución o
partido político surge una nueva figura, el community manager (CM). Actualmente,

154
el modelo ideal a seguir se encuentra en el exitoso y continuado trabajo en
comunicación a través de medios sociales del equipo de Barack Obama.

La hipótesis de trabajo principal de esta investigación es que los Dircom de


entidades políticas están obligados a adoptar las competencias del perfil
profesional del community manager para mejorar su trabajo, de acuerdo a las
consideraciones teóricas actuales de que la comunicación organizacional debe ser
global y coherente por parte de los distintos departamentos, pero siempre bajo el
control y dirección del gabinete.

A través del estudio y análisis comparativo de diferentes trabajos de investigación


desarrollados en este campo por varios autores se ofrece una visión de la evolución
y el estado actual de la comunicación política a través de Internet en España,
examinando a sus actores, herramientas y escenarios.

El objetivo final del trabajo será:


1. demostrar que el trabajo de los gabinetes de comunicación política
españoles está bastante lejos de aprovechar eficazmente los recursos que
brindan los medios sociales para contactar con sus públicos
2. ofrecer una serie de pautas para enmendar esta situación, incorporando
primero los conocimientos del CM a los gabinetes y, en segundo, a todos los
miembros de la organización que generan comunicación pública, incluidos los
propios políticos

Abstract | The unrelenting rise of digital tools like social network sites, blogs, wikis,
micro and miniblogs is forcing all the players of political communication to adapt
their discourse and language to these new scenarios and their audiences.

Netizens take part on the construction of politician’s public image and demand
them answers through the tools known as social media. To locate and properly
managing the flow of online communication relating to a political institution or party,

155
it comes a new figure, the community manager (CM) or social media manager
(SMM). Currently, the ideal model to be followed is the continued and successfully
work in communication through social media developed by Barack’s Obama team in
recent years.

The main working hypothesis of this paper is that those responsible for the
cabinets of political communication are required to take the skills of CM profile in
order to improve their job, according to the actual theories that teach the
organizational communication has to be developed by all its departments and
members, in a global and coherent way, but always under the direction of the
cabinet.

This investigation provides an overview of the evolution and current state of political
communication by Internet in Spain, making a review of the actors, tools, and
scenarios trough the study and comparative analysis of different research projects
developed in this field by several authors.

The final objective is:


1. Show that the work of Spanish political communication cabinets is quite far from
effectively exploit the resources offered by social media to contact their audience.
2. Provide a guideline to redress this situation by incorporating the CM’s knowledge
in first place to the press office and, secondly, to all of the members of the
organization that generate public communication, including the politicians
themselves.

1. Introducción: La necesidad de comunicar

El siglo XXI está viviendo un proceso de cambios estructurales que afectan a la


composición y el funcionamiento de los sistemas económico, político, social,
cultural y comunicativo.

156
Las transformaciones históricas en curso no se limitan al ámbito
tecnológico y económico: afectan también a la cultura, a la
comunicación y a las instituciones políticas, en un sistema
interdependiente de relaciones sociales. (Borja y Castells: 1997, 28)

Una de las consecuencias de esta situación es que la comunicación se ha


convertido en un factor determinante en todo tipo de relaciones, ya que incide
sobre el estado de opinión de las personas, en la toma de decisiones y en la
imagen que éstos tienen de las instituciones (Cervera: 2006, 105).

Todas las organizaciones, ya sean de índole político, económico o social, generan


flujos de comunicación con su mera existencia. De la eficacia de su política y
actividad comunicativa depende en gran medida que se alcancen los objetivos de
cada entidad.

Ante la necesidad de gestionar correctamente la información generada por las


instituciones surgen los gabinetes de comunicación, fuentes informativas
legitimadas por la entidad que tratan de influir en la opinión de la sociedad
mediante la creación y el mantenimiento de una imagen pública positiva para la
organización que representan.

Las instituciones políticas no escapan de esta premisa, porque, aunque su objetivo


final es la gestión de los asuntos públicos, necesitan que los ciudadanos les
otorguen previamente su confianza en las urnas. Por tanto, han de planificar una
estrategia comunicativa en firme, dirigida a construir una imagen que inspire
credibilidad en la ciudadanía, y que englobe al mensaje persuasivo, soporte de los
planteamientos ideológicos (Yanes: 2007). Además, las iniciativas en comunicación
generadas y mantenidas en el tiempo por parte del gabinete contribuyen a modelar
el perfil del líder político y/o de la organización política, creando una imagen
acorde.

157
La incorporación de nuevas herramientas digitales –los medios sociales de la Web
2.0– en las estrategias comunicativas ha demostrado la capacidad de éstas para
acercar la política a los ciudadanos. Estos nuevos canales fomentan el feedback1,
los foros de debate con conversaciones en tiempo real y la posibilidad de compartir
contenidos, entre otras muchas aplicaciones. La campaña electoral de Barack
Obama de 2008 y su posterior desarrollo durante el mandato presidencial han
evidenciado que la correcta utilización de los social media puede movilizar al
electorado y fomentar la participación ciudadana en los asuntos públicos.

La presente investigación establece dos objetivos principales:


1. Demostrar que el trabajo de los gabinetes de comunicación política
españoles está bastante lejos de aprovechar eficazmente los recursos
que brindan los medios sociales para contactar con sus públicos. Esto
justifica la necesidad de incorporar a los gabinetes de comunicación el
perfil adjudicado al community manager. El gestor de comunidades
virtuales es el nexo de unión entre la entidad y sus públicos en la Red y
sus competencias pueden ser asumidas por una o varias personas, pero
sus habilidades y conocimientos deben extenderse al conjunto de
profesionales de la comunicación del departamento, con el fin de realizar
una estrategia de comunicación global y coherente. Para demostrar la
validez de esta hipótesis, se plantea un análisis y la comparación de
diversas investigaciones y estudios recientes en el campo de las
instituciones políticas que apoyan dicha premisa.

2. Establecer un decálogo para el gabinete de una institución política 2.0.


fundamentado en las conclusiones extraídas de dicho análisis.

1 Las autoras de la presente investigación consideran oportuno que, con el fin de favorecer el
proceso de lectura y debido a la sobreabundancia de palabras de origen anglosajón vinculados al
tema de estudio, se utilice letra redonda en los nombres propios de redes sociales y otras
herramientas digitales, tales como Facebook o Google, así como en los términos “web”, “blog” y
derivados, pues el primero ya está recogido y aceptado por la RAE y el segundo en el diccionario de
la FUNDEU. Para el resto de extranjerismos (social media, feedback o wiki), así como para los
nombres propios de institutos, asociaciones o fuentes bibliográficas anglosajonas, se utilizará letra
cursiva cumpliendo con la normativa exigida a los textos científicos.

158
2. El trabajo tradicional del gabinete de comunicación de una institución política

La participación de los partidos políticos en el debate público les exige una


respuesta comunicativa contundente y precisa. La presión que la ciudadanía ejerce
sobre ellos, no sólo para que trasladen información a los medios de comunicación
de forma puntual y regular como prueba de transparencia, sino también para que
establezcan verdaderos canales bidireccionales donde las quejas, sugerencias u
opiniones sean escuchadas y contestadas, les ha obligado a delegar en equipos de
trabajo cualificados la tarea de gestionar el caudal informativo que se desea
compartir con el electorado.

Estas exigencias contribuyen a crear y dar un verdadero sentido a la idea de


comunicación como servicio público, puesto que ya no sólo se cubren las
necesidades de los medios y sus profesionales, sino que se apuesta por tomar en
cuenta a los ciudadanos que piden respuestas.

Por norma general, el partido político centra su atención en obtener el voto,


movilizar a sus afiliados y difundir y dar a conocer unos planteamientos ideológicos
plasmados en su programa político, para alcanzar, en última instancia, el objetivo
de llegar o permanecer en el poder.

Por su parte, las instituciones políticas de la Administración pública se esfuerzan en


potenciar al máximo las relaciones con los ciudadanos, para reforzar el
conocimiento que éstos tienen de la misma y buscar el consenso sobre su gestión,
ofreciendo la máxima transparencia posible (García Orosa: 2006, 118).

El afán por conseguir esos objetivos de calidad y excelencia ha convertido a la


comunicación en una herramienta de primer orden, que bien gestionada ha
demostrado tener una gran efectividad en la consecución de los mismos. Las
instituciones han pasado de ser meras fuentes pasivas a asumir el papel de
emisores, introduciéndose de lleno en el proceso de la comunicación y

159
condicionando las diferentes fases del proceso de producción de mensajes. Es lo
que los expertos denominan “fenómeno de los nuevos emisores” (Ramírez: 1995,
2) y, aunque siguen haciéndose valer de los medios de comunicación tradicionales
para difundir su mensaje, han optado por desarrollar sus propios canales de
comunicación con el resto de sus públicos, para evitar mediadores y entablar una
relación más fluida con su entorno. Esto otorga a las instituciones más autonomía y
capacidad de decisión.

El interés del gabinete por ocupar el tiempo y el espacio mediático con sus
informaciones les ha obligado a poner en práctica una serie de técnicas
informativas atrayentes en sintonía con los criterios de noticiabilidad, de
presentación formal y de los ritmos propios de los medios de comunicación que se
han constituido como fundamentales para toda agrupación política que pretenda
tener presencia en el ámbito comunicacional (Canel: 1999, 71-72).

La mayoría de los autores consultados coinciden en señalar que las tareas


principales del gabinete de comunicación de toda institución política son:
 El mantenimiento de una estrecha relación con los medios de comunicación
tradicionales. Éstos valoran especialmente la accesibilidad a la información,
la cordialidad y buen trato, además de la rapidez de respuesta. Este clima
facilita esa colaboración interesada, pero necesaria entre los periodistas de
fuente y los periodistas de medio (Fernández y De la Torre: 2009, 105).
 La regularización en el envío de información sobre el desarrollo de las
actividades más destacadas de la institución. En el caso de los partidos
políticos, especialmente en época de campaña. Para lograr que los medios
prioricen los contenidos generados por el gabinete es fundamental
convertirse en fuente legitimada de información a través de un trabajo
riguroso y profesional asentado sobre sólidos principios deontológicos
(Fernández y De la Torre: 2009, 28).
 La elaboración de material propio como memorias, revistas, informes,
vídeos o soportes multimedia teniendo en cuenta que todos los mensajes

160
que se emitan deben estar perfectamente coordinados dentro de un plan
estratégico de comunicación, previamente definido por el Dircom (Álvarez y
Caballero: 2004, 92), dirigido a lograr que la institución perfile una imagen
de confianza ante la sociedad y de cohesión en su interior.
 La mediación para facilitar y agilizar entrevistas, declaraciones y/o
contactos directos con los principales representantes de la institución
política (Canel: 1999).
 La organización de convocatorias, ya sean ruedas de prensa,
comparecencias, actos electorales o debates públicos en los diferentes
medios (Canel: 1999).
 El permanente seguimiento, control y registro de las informaciones,
investigaciones, sondeos, u opiniones publicadas que afecten directamente
a la institución (conocido como clipping) para que con su análisis se
establezca el estado de la opinión pública sobre aspectos concretos afines a
la organización (Álvarez y Caballero: 2004, 173; Elizalde: 2009, 49).

Este tipo de acciones son las que debe crear, coordinar y potenciar el gabinete de
comunicación político ante los medios y ante la opinión pública a la que se quiere
dirigir y captar electoralmente.

Al frente del gabinete se sitúa el Dircom o responsable de comunicación encargado


de establecer la estrategia comunicativa más acorde a los objetivos marcados. El
perfil profesional del director de comunicación es muy variable, tanto que todo
depende del tipo de institución, de las circunstancias y de los objetivos que se
persigan. Es frecuente que el cargo sea desempeñado por personas que procedan
del ámbito de la comunicación, ya sea periodismo, marketing o relaciones públicas,
o bien del ámbito de la gestión con una capacitación en dirección de empresas,
finanzas o recursos humanos ya que los diferentes cometidos del departamento de
comunicación son de naturaleza muy variada y requieren de metodologías también
distintas (Álvarez y Caballero: 2004; García Orosa: 2009).

161
La variedad de funciones que se atribuyen al gabinete de comunicación de una
institución política recomienda que buena parte de los profesionales que trabajen
en él tengan una formación en Periodismo o afines, puesto que la necesidad de
mantener una relación constante y de calidad con los medios de comunicación
implica, no sólo conocer a la perfección su estructura y organigrama, la forma de
trabajar o la configuración de la agenda de todos aquellos medios a los que se
desea dirigir, sino de dotar de calidad y uniformidad al contenido de sus mensajes
(Vázquez Burgos: 2004).

En síntesis, el gabinete debe centralizar la estrategia de comunicación,


previamente definida por la dirección de la organización, mantener una relación
con los medios y velar por tender puentes a todo tipo de públicos relevantes, sin
olvidar la monitorización constante de medios y opinión pública, con el objetivo de
lograr el mejor posicionamiento.

Para muchos autores (García Orosa: 2009; Cotino Hueso: 2011) el trabajo de los
gabinetes de comunicación actuales se desarrolla en el marco de la sociedad 2.0,
lo que condiciona y revoluciona el desarrollo de su labor.

3. La comunicación política 2.0. Cambios, beneficios y riesgos

La Web 2.0, también llamada colaborativa o participativa, se produce con el


nacimiento y auge de diversas herramientas que posibilitan al ciudadano, entre
otras funciones, crear, compartir y editar contenido, generar conversaciones o
participar en comunidades con similares intereses. Algunas de estas herramientas,
denominadas medios sociales o social media a raíz de la tendencia anglosajona
son, según la taxonomía propuesta por Sonia Ruiz Blanco (2010):
- Medios sociales colaborativos: wikis, marcadores sociales, sitios de noticias,
lectores y agregadores de información
- Medios sociales multimedia: plataformas para compartir todo tipo de archivos:
música, imágenes, vídeo…

162
- Medios sociales para el entretenimiento: juegos online y mundos virtuales
- Medios sociales de comunicación: sindicadores de contenidos, foros, blogs,
redes sociales virtuales, videoblogs, podcasts, microblogs y miniblogs

El concepto de política 2.0 se sustenta en la participación e interacción entre


votantes y políticos que utiliza a los social media como punto de apoyo,
permitiéndoles un feedback de pregunta/comentario-respuesta que conlleva
escuchar y ser escuchado. Por ello, mientras que la comunicación política 1.0 se
dirigía básicamente a los medios de comunicación tradicionales mediante
herramientas como la nota de prensa, la entrevista o la rueda de prensa, la
comunicación política 2.0 se puede considerar como una nueva actitud ante los
públicos y las tecnologías que centra su estrategia en las necesidades e
inquietudes de los ciudadanos y que para lograrlo emplea los medios sociales que
ofrece la Web 2.0 dependiendo de las especificidades de cada plataforma.

Los blogs, Facebook y Twitter se han convertido en los últimos tiempos en los
escenarios web en los que mayor y más rápido crecimiento ha experimentado la
presencia de perfiles políticos, constituyendo, hoy día, la base de cualquier
estrategia de comunicación política en la Red. Sin embargo, el hecho de “estar” no
es suficiente. El desafío consiste en saber explotar todo su potencial, creando
comunidad, participando y generando conversaciones. Para ello es clave
comprender en toda su magnitud estas herramientas, su lógica de interacción y el
estilo de comunicación que generan.

Entre las ventajas políticas que se pueden derivar de la correcta utilización y


gestión de los medios sociales destacan:
- Un mayor grado de acercamiento entre los candidatos y el electorado.
- Un aumento de la credibilidad y fortalecimiento de la imagen de la
organización si se comunica de forma coherente y constante.
- Un elemento diferenciador de primer orden con respecto al resto de la
competencia, al potenciar la visibilidad y la interacción con el ciudadano.

163
- La movilización de públicos tradicionalmente poco interesados en la política.
- La fácil localización de líderes de opinión con gran capacidad de persuasión
e influencia, lo que unido a la alta viralidad de los procesos en Internet
puede favorecer el contagio de la intención de voto (Christakis y Fowler:
2010).

Además, la dinámica de los medios sociales exige bidireccionalidad, transparencia


y asumir que la participación en el entorno digital ha de mostrar una continuidad,
un interés real, no fingido, por estar presente en los debates generados al hilo de
los intereses, preocupaciones o sugerencias ciudadanas, más allá de los días de
campaña2.

La marca Obama
Icono de la comunicación política 2.0, Barack Obama fue el precursor en otorgar a
la Red una relevancia significativa en la configuración de su campaña electoral y en
articular en torno a los medios sociales una propuesta comunicativa y de conexión
real con el electorado que obtuvo unos resultados visibles, cuantificables, que para
muchos autores resultaron fundamentales para su victoria electoral de 2008
(González: 2010, 30-31), gracias a lo cual se constituyó como un referente digital a
nivel internacional.

Obama se rodeó de un importante número de expertos en nuevas tecnologías –


entre los que se encontraba Chris Hughes, co-fundador de Facebook–, que
exprimieron al máximo todas las posibilidades que estas nuevas herramientas,
tradicionalmente más arraigadas en los jóvenes, podían ofrecer.

La estrategia de comunicación digital planteada, lejos de quedarse en la fase de


apertura de perfiles, logró establecer una fuerte vinculación con el electorado, que

2 Conclusiones obtenidas de la entrevista realizada por Asela Viar de la agencia EFE al profesor de

la Facultad de Comunicación de la Universidad de Navarra y autor del blog eCuaderno.com, José


Luis Orihuela. Disponible en:
<http://www.expansion.com/agencia/efe/2011/04/16/16064798.html> Última consulta en abril
de 2011.

164
respondió involucrándose de lleno en la campaña a través de diferentes acciones
de voluntariado y la aportación de fondos para la financiación de la misma.

La novedad radicaba en que por primera vez se pusieron al alcance del ciudadano
los mecanismos necesarios para hacerle partícipe del proyecto político planteado y
facilitar que éste sintiera que formaba parte de él con herramientas como la
creación de la propia red social del candidato, mybarackobama.com, el diseño de
aplicaciones para seguir la campaña en otros dispositivos como el iPhone, el envío
de mensajes de texto con alertas e informaciones relevantes del transcurso de la
campaña o de correos electrónicos personalizados (Novick: 2009).

Sin embargo, la vinculación con los internautas no finalizó ahí y Obama continuó
interactuando con los ciudadanos durante los años de su mandato. Este afán por
involucrar al electorado ha estado también muy presente en su nueva campaña
para las elecciones de 2012 con el lema “It begins with us”, que confirma que los
medios digitales tendrán nuevamente un papel predominante.

4. El community manager en la comunicación organizacional

El escenario actual descrito obliga a empresas e instituciones a realizar un esfuerzo


de integración en el mundo virtual, no sólo para ofrecer nuevos servicios (como, por
ejemplo, la venta online), sino también para conocer su reputación digital y crear y
participar consecuentemente en nuevos canales de comunicación, informando y
conversando con sus públicos en la Red, todos ellos, potenciales clientes. La
profesora Araceli Castelló expone:

Los Social Media, como canales no sólo de información y


comercialización, sino también de conversación, han traído consigo la
eclosión de nuevos perfiles profesionales, en tanto en cuanto la web
social está transformando la forma en que las empresas se relacionan
con sus clientes, actuales y potenciales. (Castelló: 2010, 15)

165
Uno de estos perfiles profesionales emergentes tiene especial vinculación con la
comunicación organizacional: se trata del Community Manager (CM) o Social Media
Manager, traducido al castellano como gestor de comunidades virtuales o gestor de
medios sociales3.

El community manager es el encargado de establecer y potenciar los vínculos con


los públicos a través de las redes sociales virtuales y otras herramientas de la Web
2.0. Esta figura tiene sus raíces en el administrador o moderador de webs de
comunidades online como foros, aunque en la actualidad se entiende como el
gestor de la comunicación corporativa en las comunidades de los medios sociales:
sitios de redes sociales (SRS), foros, blogs y microblogging.

Según la Asociación Española de Responsables de Comunidades Online (AERCO y


Territorio Creativo: 2009), el CM debe constituir el nexo de unión entre las
necesidades de los clientes y las posibilidades de la empresa, para lo que necesita
ser un verdadero experto en el uso de los medios sociales. Esta tarea ha de
realizarse a partir del conocimiento de los planteamientos estratégicos de la
organización y los intereses de los clientes (Castelló: 2010). Para Connie Bensen
(2009), reconocida estratega y gestora de comunidades en medios sociales, el CM
debe ser la voz de la empresa puertas afuera y la voz del cliente puertas adentro.

3 Al tratarse de un fenómeno relativamente reciente y en constante cambio, no existe aún consenso


a la hora de denominar dicho perfil o establecer sus competencias. Bajo las siglas CM actualmente
se engloban perfiles que en el futuro probablemente se tratarán de forma individual, como Social
Media Manager (SMM), Social Media SEO (SMS) o Social Media Analyst (SMA). En España ya se
realizan intentos por distinguir entre el Community Manager y el Social Media Manager. Se
considera que el segundo tiene un punto de vista más corporativo y se encarga de definir la
estrategia general de la organización en el campo de los medios sociales y adecuar la web
consecuentemente, mientras que el CM tendría un enfoque más centrado en el público,
relacionándose de forma sencilla y cercana con las comunidades de cibernautas en nombre de la
entidad, como señala Gemma del Arco en el artículo “¿Community Manager o Social Media
Manager?”, disponible en: <http://www.e-communica.info/2011/02/community-manager-o-social-
media.html> Última consulta en abril de 2011.

En la presente investigación, debido a su mayor extensión en la sociedad española actual, se opta


por emplear la denominación Community Manager (CM) en su faceta más amplia, que incluye las
funciones del Social Media Manager.

166
El gestor de comunidades online tiene un perfil multidisciplinar, que precisa de
conocimientos en comunicación corporativa, marketing, publicidad y nuevas
tecnologías. Además, como cualidades deseables para el community manager de
un partido o institución política destacan: el conocimiento del sector; la creatividad,
interés e identificación con la cultura 2.0; el ser un buen conversador y redactor; y
tener un carácter accesible y empatía hacia los públicos, pero también capacidad
de movilización y credibilidad.

Para conseguir credibilidad ante las comunidades online, resulta de gran


importancia que el CM desarrolle una actitud abiertamente sincera, honesta,
participativa, transparente, coherente y continuada en el tiempo.

Las funciones más importantes del community manager son (AERCO y TC: 2009,
7):
‐ Escuchar: monitorizar constantemente la Red en busca de conversaciones
sobre el producto-marca-persona (clipping online).
‐ Hacer circular esa información dentro de la entidad a las personas que
corresponda.
‐ Explicar la posición de la organización a la comunidad, en función de sus
características y de la plataforma utilizada, con un lenguaje inteligible, una
actitud honesta y contenidos de interés.
‐ Buscar líderes de opinión.
‐ Encontrar vías de colaboración entre la comunidad y la institución.

Los dos últimos puntos resultan de especial interés para la comunicación política.
En el caso de la búsqueda de líderes de opinión, porque el poder de las personas
influyentes en la Red es mucho mayor que en la vida offline (hay personas con
decenas de miles de lectores-seguidores) y, además, resultan fácilmente
identificables. En cuanto a la última de las funciones, el hecho de ofrecer
información veraz y transparencia para crear una reputación online positiva en los

167
social media repercutirá en beneficio de la organización política, tradicionalmente
con una imagen lejana o negativa para los públicos.

Como herramientas para desarrollar este trabajo, la AERCO y Territorio Creativo


(2009: 12-15) diferencian:
‐ Servicios 2.0 o medios sociales virtuales, como blogging, lisvestreaming
(Tumblr), microblogging, redes sociales virtuales, o servicios de publicación
de todo tipo de contenidos (vídeos, podcasts, imágenes, powerpoints…).
‐ Herramientas de productividad: aplicaciones para gestionar la información
de clientes, o el perfil de la organización o persona en diferentes
plataformas de medios sociales. Por ejemplo, Tweetdeck, que integra
Twitter, MySpace y Facebook y permite gestionar grupos y varias cuentas al
mismo tiempo; o UserVoice, para rastrear y manejar el feedback de usuarios
y consumidores.
‐ Herramientas de monitorización para seguir las conversaciones en la Red y
medir la visibilidad de productos, marcas o personas, como Google
Blogsearch, Socialmention o Radian6.

Obviamente, no resulta necesario participar en todos los medios sociales virtuales


o utilizar todas las herramientas digitales mencionadas, sino que el CM debe
seleccionar los más adecuados a los objetivos y estrategias de comunicación
definidos por el gabinete y la dirección de la organización y emplearlos teniendo en
cuenta las especificidades de cada medio o plataforma y los deseos de la
comunidad.

Respecto a qué departamento de la organización debe estar adscrita esta figura,


Sira Coll, community manager de varios sellos de Planeta, afirma que se trata de
“la evolución de jefes de prensa y relaciones públicas, que gestionan los medios

168
dentro y fuera de la Red” y considera que sólo las empresas grandes pueden tener
responsable de medios y CM por separado4.

Aunque no existe aún una convención respecto a qué departamento de la


organización debe estar adscrita la figura del community manager, lo habitual es
que pertenezca al departamento de comunicación o marketing, y en caso de que
sean independientes, resulta razonable que se adscriba al primero de ellos, puesto
que las funciones y responsabilidades del CM están ligadas a las tareas de los
relaciones públicas y los directores de comunicación (AERCO y Territorio Creativo:
2009, 6).

Si se unen las observaciones anteriores a las teorías de comunicación corporativa


actuales, que consideran que debe existir una estrategia global y coherente bajo la
dirección y supervisión del gabinete de comunicación (Álvarez y Caballero: 2004),
se llega al establecimiento de una primera conclusión para la presente
investigación: la existencia en la organización de otros trabajadores con
conocimientos o competencias de CM no exime a los miembros del departamento
de comunicación de realizar un reciclaje formativo que les dote de ese mismo perfil
para mejorar el desarrollo de su trabajo.

Otra consideración a valorar por toda institución política que incorpore las
funciones del community manager a su estrategia comunicativa es que resulta
necesario un cambio de mentalidad: pasar del gabinete de prensa al gabinete de
comunicación, relegando la información unidireccional tradicional –en muchas
ocasiones, el cambio de nombre no se acompaña por un cambio real de
comportamiento, como advierten Celaya (2008) o García Orosa (2009)–. Esta
conclusión se deriva del propio perfil y sentido de ser del CM, que busca crear una
comunidad que genere feedback útil para públicos y organización, confianza y
credibilidad. Por esta razón deben abandonarse en la medida de lo posible las

4Declaraciones recogidas por el diario El País en “Se necesita ‘community manager’”, disponible en:
<http://www.elpais.com/articulo/Pantallas/necesita/community/manager/elpepirtv/20110327elp
epirtv_1/Tes> Última consulta en abril de 2011.

169
estrategias comunicativas de opacidad, manipulación y silencio informativo que se
puedan producir en el seno de los gabinetes de instituciones políticas y ser capaz
de gestionar de forma eficaz las críticas empleando las herramientas de la Web
2.0.

En resumen, la adopción de las competencias del perfil de community manager por


parte de los gabinetes de comunicación de las organizaciones políticas proporciona
los conocimientos para una gestión eficaz de los medios sociales, cuyas ventajas se
describen en el apartado 3 de la presente investigación. Políticos como Barack
Obama o James Cameron ya han descubierto sus beneficios y conceden una gran
importancia al perfil del CM en sus equipos de comunicación5 .

Las preguntas que se deben plantear ahora son: ¿en qué punto se hallan las
figuras e instituciones políticas españolas en la concienciación de la importancia de
los medios sociales en sus estrategias comunicativas? ¿Su implicación en dichos
medios demuestra la existencia de los conocimientos de un community manager
en sus equipos de trabajo? ¿Bajo qué forma o herramientas se realiza la
adaptación al escenario digital?

5. Estudios e investigaciones

Para dar respuesta a las cuestiones planteadas, se ha realizado un análisis


comparativo de varios estudios desarrollados en el campo de la comunicación
política 2.0 en España por diversos autores, examinando las herramientas y los
escenarios de su desarrollo. Los resultados, que se ofrecen a continuación, se
estructuran según los actores principales de la actividad: partidos, instituciones y
públicos.

5No hay más que ver las ofertas de empleo publicadas por ambos gobiernos que demandan un CM,
en: <http://alphaver.wordpress.com/2010/02/17/barack-obama-busca-un-community-
manager/#more-128> y <http://www.libertaddigital.com/internet/david-cameron-busca-un-
community-manager-con-sueldo-de-primer-ministro-1276419918/> Última consulta en abril de
2011.

170
5.1. Aproximación de los partidos políticos a los entornos digitales
Sobre la incorporación de los partidos a los entornos de la Web 2.0, las
investigaciones del catedrático José Luis Dader (2009) sobre la campaña electoral
de 2008 demostraron que las agrupaciones y sus candidatos no aprovechaban las
posibilidades de los servicios 2.0. La mayoría de partidos sólo disponía de websites
al servicio del marketing político sin ofrecer posibilidades de diálogo; mientras que
los líderes nacionales más relevantes tenían webs pero no las enlazaban con la
página del partido. Como puntos positivos destaca el comienzo de una batalla por
los vídeos en Youtube con canales temáticos propios de los partidos, o los inicios
de vinculación con blogueros afines, aunque tardía. Como datos negativos,
sorprende la ausencia de blogs personales de los principales candidatos y un débil
y erróneo uso de redes sociales virtuales como Facebook o Tuenti.

Según Albert Medrán, experto consultor en comunicación política online, PP y PSOE


ya disponían en 2009 de páginas públicas de Facebook, que funcionaban como
remezcla de varios perfiles y centro emisor de mensajes. Otros partidos no
contaban con páginas de perfil en la plataforma, pero sí sus candidatos. En el caso
de Twitter, hubo un crecimiento espectacular durante el periodo de campaña de las
elecciones europeas, pero fueron pocos los políticos que lo emplearon más allá del
fin publicitario o que contestaron al resto de cibernautas (Medrán: 2009).

En la actualidad, muchos políticos tienen blogs propios o perfiles en Facebook o


Twitter, pero en su mayoría poco actualizados, con contenidos de escaso atractivo y
un lenguaje no adaptado a la plataforma. Muchos parecen activos sólo durante la
campaña y olvidan la interacción y conversación, según indican el profesor José
Luis Orihuela y el experto en política estadounidense Diego Beas6. En comparación

6 En declaraciones a David Yagüe recogidas en el marco del reportaje en profundidad “Los políticos

españoles no siguen el ejemplo 2.0 de Obama, ni tres años más tarde”, en:
<http://www.20minutos.es/noticia/1030324/2/obama/politicos/internet/> Última Consulta en
abril de 2011.

171
con los políticos europeos, los españoles se encuentran “a años luz” en el uso de
estas herramientas7.

Mención aparte merecen los casos de uso erróneo de medios sociales en


comunicación política que han recibido críticas por parte de los cibernautas y cuya
gestión de crisis tampoco ha sido adecuada a estas nuevas plataformas por parte
de los gabinetes, lo que produce un resultado multiplicador conocido como ‘efecto
Streisand’8.

Estos aportes muestran las carencias en la formación en medios sociales virtuales


no sólo de los políticos, sino de los responsables de su comunicación, y respaldan
la hipótesis de la necesidad de contar con los conocimientos del perfil de un CM en
el gabinete que ayude a planificar las acciones a desarrollar en estas plataformas y
a definir el lenguaje adecuado a cada una de ellas y los pasos a seguir en
comunicación digital en situaciones de crisis.

5.2. Instituciones de la Administración Pública con carácter político


Las administraciones públicas del Estado, obligadas legalmente a mantener
informados a los electores sobre su actividad, están realizando en los últimos años
un esfuerzo de transparencia y de comunicación con los ciudadanos posibilitado
por Internet, apreciable en los inicios de apertura al público de datos
gubernamentales (open data government).

Entre los estudios sobre las instituciones de la Administración Pública con carácter
político y las herramientas de la Web 2.0 que emplean para contactar y

7 Un artículo de El Mundo titulado “El PP gana en Facebook; el PSOE en Twitter” señala que los
políticos europeos emplean entre 15 y 20 veces más las redes sociales virtuales que sus homólogos
españoles <http://www.elmundo.es/elmundo/2011/03/31/galicia/1301601508.html> Última
consulta en abril de 2011.
8 Según Wikipedia, el ‘efecto Streisand’ es un fenómeno de Internet que se produce por un intento

de ocultación o censura de una determinada información, que tiene como resultado una mayor
divulgación de lo que se quería ocultar. Pueden verse ejemplos en:
<http://es.wikipedia.org/wiki/Efecto_Streisand> Última consulta en abril de 2011.

172
comunicarse con los ciudadanos, destacan aquellos sobre parlamentos y
gobiernos, nacionales y regionales, llevados a cabo en los dos últimos años.

La investigación sobre los parlamentos españoles autonómicos y de las Cortes


Generales realizada por la profesora Eva Campos en 2010 mostró que la gran
mayoría de sus gabinetes de comunicación no empleaba aún ninguno de los
medios sociales virtuales para difundir contenidos a la ciudadanía, dirigiéndose de
modo casi exclusivo a periodistas de medios tradicionales a través de un esquema
clásico de información vertical. Además, reconocieron no contar con una persona
dentro del gabinete que se dedicara a “labores específicas de gestión y
actualización de las herramientas de la web 2.0” (Campos: 2011, 128). Sin
embargo, mostraban su intención de remediar ambas situaciones.

Un estudio similar, realizado en enero de 2011 por el profesor Rafael Rubio, sobre
la incorporación de los parlamentos regionales a los entornos digitales revela que
no se han producido grandes cambios: existe una ligera incorporación a la Web 2.0
en forma de sindicación de contenidos, podcasts, e incluso blogs por parte de los
parlamentos, pero prácticamente ninguno está presente en redes sociales y Twitter.
La única excepción significativa se encuentra en el caso catalán, con una inmersión
plena en social media (Rubio: 2011a, 27).

En cuanto a la gestión de la presencia virtual de los gobiernos autonómicos y sus


líderes, otro trabajo del mismo autor muestra la existencia de un gran contraste
entre las diferentes comunidades. Entre los más rezagados se encuentran Castilla y
León, Murcia y Extremadura, ya que sólo tienen página web del gobierno regional, y
ningún perfil digital de sus presidentes. En el lado opuesto se hallan los gobiernos
de Madrid y Valencia, o el perfil del presidente de la Generalitat de Cataluña, con
un empleo extenso de las nuevas tecnologías sociales (página web, blog, Facebook,
Twitter, Youtube, Flickr) (Rubio: 2011b).

173
Entre los casos más representativos de instituciones políticas de la Administración
con una buena estrategia de comunicación 2.0 destaca la Consejería de Turismo
de la Generalitat valenciana, con una amplia red social, contenido interactivo y de
interés, perfiles en diferentes sitios de redes sociales y blogs temáticos9. También
los gobiernos locales encuentran en la Web 2.0 la posibilidad de comunicarse con
los ciudadanos y crear comunidad, y cada vez más ayuntamientos incorporan blogs,
foros, redes sociales, wikis o microblogging en sus estrategias de comunicación10.

5.3. El electorado en la Red: actitudes y anhelos


Un estudio de Intelligence Compass concluyó en 2010 que, a pesar de que los
políticos españoles manifiestan claros deseos o intenciones de participar en redes
sociales, muchos se muestran escépticos ante la posibilidad de atraer públicos al
estilo de Barack Obama, justificándose en la idea de que a los ciudadanos
españoles no les atrae la política. Este razonamiento se ve respaldado por el
escaso número de seguidores que tienen la mayoría de políticos con perfiles en la
Red y que en su mayoría pertenecen al mismo partido o al círculo íntimo de la
persona (Intelligence Compass: 2010).

Sin embargo, un informe de 2008 indica que ya entonces al menos uno de cada
cuatro españoles realizaba búsquedas de información política en Internet frente al
15% de 2005 (Fundación BBVA: 2008). Con este dato, cabe preguntarse si la
escasa aceptación de los perfiles online de los políticos españoles no se deberá
más al hecho de que sus comunicaciones en los medios sociales resultan poco
atractivas, útiles y/o cercanas a los públicos que a la actitud desinteresada del
ciudadano hacia lo público. Hay que recordar que, precisamente, el éxito de Obama

9 Ver datos completos en <http://www.zonacommunitymanager.com/2010/06/community-


manager-en-la-administracion.html> Última consulta en abril de 2011.
10 Destacan, por ejemplo, los casos de Twitter del Ayuntamiento de El Prat de Llobregat, los blogs de

la Generalitat de Cataluña o Parla, los perfiles en Facebook de Seu de Urgel y de Tona, y el Flickr del
Ayuntamiento de Copons, como se indica en el siguiente artículo:
<http://happyuser.xperienceconsulting.com/articulos-de-xperience/participacion-ciudadana-en-las-
webs-de-las-administraciones-publicas-metodologia-de-control-de-riesgos/> Última consulta en abril
de 2011.

174
radicó en movilizar a los ciudadanos tradicionalmente apáticos hacia cuestiones
políticas.

Estos mismos estudios (Intelligence Compass: 2010, 9 y BBVA: 2008, 33)


evidencian que los usuarios esperan encontrar en la Red información fiable en
todos los temas, incluida la política, y consideran que el empleo de las redes
sociales por parte de los políticos debe tener como objetivo primordial establecer
una relación o comunicación real con el ciudadano y no un uso meramente
propagandístico.

6. Conclusiones. Decálogo de la institución política 2.0

A partir de las investigaciones consultadas y las deducciones expuestas


anteriormente, se establecen una serie de conclusiones que se resumen en el
siguiente decálogo de toda institución política 2.0:

1. La Web 2.0 y sus herramientas crean un espacio de participación y


colaboración que deja obsoleta la comunicación política
tradicionalmente unidireccional.

2. Su uso posibilita movilizar nuevos públicos, el conocimiento directo de


sus opiniones y una mejora de la imagen de la entidad.

3. Para ello hay que estudiar el ciberespacio y comprender y compartir el


funcionamiento y filosofía de los social media. Nace la figura del
community manager como enlace entre público y organización en la Red.

4. La existencia explícita en la institución política de personas que


desarrollen el perfil del community manager no exime, ni a los propios
políticos, ni a sus gabinetes, de adquirir competencias en este campo
para poder desarrollar una comunicación global y coherente on y offline.

5. Estas nuevas competencias permiten:

175
o Rastrear, crear y mantener conversaciones con los públicos en la
Red.
o Localizar y utilizar de forma eficaz las herramientas más adecuadas a
cada situación y objetivo.
o Crear un plan de comunicación online con directrices de uso para
todos los miembros de la organización, incluyendo la previsión de
crisis de reputación.

6. El gabinete político 2.0 debe comprometerse con una comunicación en


la Red constante, fluida, transparente y sincera que responda a las
demandas ciudadanas.

7. Un uso erróneo de los nuevos medios, o la falta de interés por los


mismos, daña la imagen de la institución, pero si además no se
gestionan correctamente las críticas recibidas, esto puede derivar en una
crisis mayor (‘efecto Streisand’).

8. El uso electoral de las redes sociales carece de credibilidad si no se


mantiene más allá del periodo de campaña o si se trata de engañar
sobre la autoría de los contenidos generados.

9. Diversos estudios corroboran que los políticos españoles y sus equipos


de comunicación, o bien se muestran reticentes a implementar planes
de comunicación 2.0., o bien lo están efectuando de un modo incorrecto
o incompleto.

10. Todo esto se resume en que el periodista de fuente de instituciones


políticas debe adquirir nuevas competencias, las de gestor de
comunidades, para poder elaborar las guías de actuación de la
organización en la Red, especialmente de sus portavoces oficiales, y
erigirse como un referente en la comunicación 2.0.

176
7. Bibliografía

AERCO y TERRITORIO CREATIVO (2009): “La función del Community Manager”, en


<http://www.slideshare.net/comunicasinpapeles/community-manager-manual-
aerco> Consultado en abril de 2011.

ÁLVAREZ, T. y CABALLERO, M. (2004): Vendedores de imagen: los retos de los


nuevos gabinetes de comunicación, Barcelona, Paidós.

BENSEN, C. (2009): “Community Manager Job Description”, en ConnieBensen


<http://conniebensen.com/2008/07/17/community-manager-job-description/>
Consultado en abril de 2011.

BORJA, J. y CASTELLS, M. (1997): Local y global: la gestión de las ciudades en la


era de la información, Madrid, Taurus.

CAMPOS DOMÍNGUEZ, EVA (2011): “El papel del informador en la era de la


ciberdemocracia parlamentaria. El ejemplo de los gabinetes de prensa de las
asambleas españolas”, en COTINO HUESO, Lorenzo (ed.) (2011), Libertades de
expresión e información en Internet y las redes sociales: ejercicio, amenazas y
garantías, Valencia, Publicaciones de la Universidad de Valencia, 125-130.
Disponible en <http://www.derechotics.com/congresos/2010-libertades-y-20/e-
libro-elibertades-2010> Consultado en abril de 2011.

CANEL, M. J. (1999): Comunicación política. Técnicas y estrategias para la sociedad


de la información, Madrid, Tecnos.

CASTELLÓ MARTÍNEZ, A. (2010): “La figura del Community Manager”, en


<http://rua.ua.es/dspace/bitstream/10045/16656/1/La%20figura%20del%20Co
mmunity%20Manager_Araceli%20Castell%C3%B3.pdf> Consultado en abril de
2011.

177
CELAYA, J. (2008): La empresa en la Web 2.0, Barcelona, Gestión 2000.

CERVERA FANTONI, A.L. (2006): Comunicación total, Madrid, ESIC.

CHRISTAKIS, N. A. y FOWLER, J. H. (2010): Conectados. El sorprendente poder de


las redes sociales y cómo afectan nuestras vidas, Madrid, Taurus Pensamiento.

COTINO HUESO, L. (ed.) (2011): Libertades de expresión e información en Internet y


las redes sociales: ejercicio, amenazas y garantías, Valencia, Publicaciones de la
Universidad de Valencia. Disponible en
<http://www.derechotics.com/congresos/2010-libertades-y-20/e-libro-elibertades-
2010> Consultado en abril de 2011.

DADER, J. L. (2009): “Ciberpolítica en los websites de partidos políticos. La


experiencia de las elecciones de 2008 en España ante las tendencias
transnacionales”, en Revista de Sociologia e Politica, vol. 17, nº 34. Curitiba:
Universidade Federal do Paraná, 2009: 45-62. Disponible en:
<http://www.scielo.br/pdf/rsocp/v17n34/a05v17n34.pdf> Consultado en abril de
2011.

ELIZALDE L. H. (2009): Gestión de la comunicación pública, Barcelona, Bosch


comunicación.

FERNÁNDEZ ASENJO, G. y DE LA TORRE, N. (2009): Gabinetes de comunicación en


mínimos, Madrid, Fragua.

FUNDACIÓN BBVA (2008): “Estudio Fundación BBVA: Internet en España”,


disponible en: <http://www.fbbva.es/TLFU/dat/Estudio_Internet_2008.pdf>
Consultado en abril de 2011.

178
GARCÍA OROSA, B. (2006): "Poder y comunicación: conflicto contenido.
Aproximación histórica a la institucionalización de actores de la opinión pública", en
Revista Latinoamericana de Ciencias de la Comunicación, nº 5, 2006: 114-123.
Disponible en <http://www.alaic.net/portal/revista/r5/ccientifica_02.pdf>
Consultado en abril de 2011.

GARCÍA OROSA, B. (2009): Gabinetes de comunicación on line. Claves para generar


información corporativa en la red, Sevilla, Comunicación Social.

GONZÁLEZ, J. L. (2010): "La base electoral de Obama, redes sociales virtuales y


reales: los casos de generation engage y moms for Obama", en Revista
Mediterránea de comunicación, nº1, 2010: 25-35.

INTELLIGENCE COMPASS (2010): “Informe sobre política y Redes Sociales”,


disponible en:
<http://intelligencecompass.com/images/Informe%20Pol%C3%ADticos%20y%20R
edes%20Sociales.pdf> Consultado en abril de 2011.

MEDRÁN, A. (2009): “Convencer participando más de 15 días cada 4 años”, en E-


Campanya, el blog de comunicación política de Albert Medrán. Disponible en:
<http://albertmedran.com/bloc_cast/2009/06/17/convencer-participando-mas-
de-15-dias-cada-4-anos/> Consultado en abril de 2011.

NOVICK, J. (2009): “Marketing político: La campaña de Obama en Internet”, en El


blog de negocios y marketing digital. Disponible en:
<http://www.joshuanovick.com/2009/06/19/marketing-politico-la-campana-de-
obama-en-internet/> Consultado en marzo de 2011.

RAMIREZ, T. (1995): "La influencia de los gabinetes de prensa. Las rutinas


periodísticas al servicio del poder" en Telos. Cuadernos de comunicación,
tecnología y sociedad, nº 40 diciembre-enero, 1995: 47-57. Disponible en:

179
<http://www.catedraa.com.ar/lecturas-
recomendadas/articulos/archivos/gabinetes-ramirez.pdf> Consultado en febrero
de 2011.

RUBIO, R. (2011a): “Nuevas tecnologías y transparencia parlamentaria”, en


Cuadernos de comunicación Evoca nº 4: Comunicación política 2.0, 2011: 23-27.
Disponible en: <http://www.evocaimagen.com/cuadernos/cuadernos4.pdf>
Consultado en abril de 2011.

RUBIO, R. (2011b): “Las redes sociales en las administraciones ¿Periodo de


pruebas?”, en COTINO HUESO, Lorenzo (ed.) (2011), Libertades de expresión e
información en Internet y las redes sociales: ejercicio, amenazas y garantías,
Valencia, Publicaciones de la Universidad de Valencia, 149-159. Disponible en:
<http://www.derechotics.com/congresos/2010-libertades-y-20/e-libro-elibertades-
2010> Consultado en abril de 2011.

RUIZ BLANCO, S. (2010): Del blog al microblog: el devenir del receptor en


generador y emisor de contenidos en la web 2.0 (tesis doctoral - Universidad de
Málaga). Disponible en: <http://www.slideshare.net/sblanco/del-blog-al-microblog-
el-devenir-del-receptor-en-generador-y-emisor-de-contenidos-en-la-web-
20> Consultado en marzo de 2011.

VÁZQUEZ BURGOS, M.A. (2004): El profesional de las relaciones externas,


Barcelona, Bosch comunicación.

YANES, R. (2007): “La nota de prensa como género de comunicación política”, en


Espéculo. Revista de estudios literarios, 36, 2007. Disponible en:
<http://www.ucm.es/info/especulo/numero36/notapre.html> Consultado en abril
de 2011.

180
Acción política, fuentes de información periodística
y conocimiento ciudadano
Political action, sources in journalism and citizen knowledge

Pedro Molina Rodríguez-Navas


Departamento de Periodismo y de Ciencias de la Comunicación de la
Universidad Autónoma de Barcelona
pedro.molina@uab.cat
Marta Corcoy Rius
Departamento de Periodismo y de Ciencias de la Comunicación de la Universidad
Autónoma de Barcelona
marta.corcoy@uab.cat
Antonio Aguilar Pérez
Laboratorio de Comunicación Pública de la Universidad Autónoma de Barcelona
antonio.aguilar@correos.com

Palabras clave | democracia participativa, perspectiva de género, fuentes de


información, gobierno local, gestión de la información

Keywords | participatory democracy, gender perspective, information sources, local


government, information management

Resumen | La participación ciudadana requiere de un periodismo que centre la


atención en las mujeres y los hombres como sujetos agentes de la democracia. Los
medios digitales ofrecen hoy posibilidades para hacer visibles a los seres humanos
de cualquier condición como protagonistas activos, facilitando tanto su
participación en la construcción de conocimiento sobre el pasado como su
intervención en la definición del presente y del futuro colectivo.

161
Desde esta perspectiva planteamos elaborar infoparticip@, un conjunto de
herramientas para aprovechar las posibilidades de las tecnologías digitales con dos
propósitos fundamentales: facilitar que la ciudadanía pueda hacer seguimiento de
la acción de los gobiernos locales y proveer a los y las periodistas de instrumentos
con que mejorar sus trabajos sobre la actualidad.
Hasta ahora, hemos creado una herramienta de gestión de la información que
permite hacer visibles las políticas públicas con perspectiva de género en los
municipios que han recibido subvenciones de la llamada Llei de Barris de la
Generalitat de Catalunya y las aportaciones de las mujeres en la mejora de los
barrios.
En primer lugar, analizamos la citada Ley, la normativa y los documentos que la
desarrollan. A continuación, estudiamos los medios de comunicación locales de los
municipios con proyectos subvencionados e hicimos una encuesta al personal
técnico de dichos municipios para contar con sus conocimientos e impresiones
respecto a la aplicación efectiva de las políticas de género en la utilización de los
recursos provenientes de la subvención recibida.
A la vista de los resultados de este análisis, hemos elaborado una herramienta
online, disponible para personal técnico municipal, políticos, periodistas y
ciudadanía, que permite visibilizar las actuaciones realizadas en los municipios y
hacer comparaciones que destacan las buenas prácticas.
Hacemos así una contribución desde una perspectiva no-androcéntrica, plural y
horizontal, que permite construir un conocimiento en red.

Abstract | The citizen participation requires a journalism that focuses its attention
to women and men as agent subjects of the democracy. Digital media nowadays
offer possibilities in order to make human beings of all conditions visible as active
protagonists, facilitating their participation in the construction of knowledge of the
past, as well as in the definition of the present and the collective future.

From this point of view, we consider to elaborate infoparticip@, a group of tools to


be used in order to take advantage of the possibilities of digital technologies. There
are two fundamental purposes: to facilitate the possibility that the citizens can do a

162
follow-up the local governments’ actions and to give the journalists some
instruments to improve their work on the news.
Up to now, we have created a management tool of the information that allows
making visible the public politics with perspective of gender in the municipalities
that received subsidies from the law called Llei de Barris of the Generalitat de
Catalunya (Catalonia’s Government) and the contributions of women in the
improvement of the neighbourhoods.
First of all, we analysed the quoted law, the rule and the documents that develop it.
Secondly, we studied the local media of the municipalities with subsidized projects
and we did a survey among the technicians of the mentioned municipalities in order
to know their knowledge and impressions with regard to the effective application of
the politics of gender in the utilisation of the resources from the received subsidy.
Having seen the results of such analysis, we elaborated an on-line tool, available for
municipal technicians, politicians, journalists and citizens, that makes the
performances carried out in the municipalities visible and enables comparisons
among the best practices.
With this work we contribute from a non-androcentric, plural and horizontal
perspective to the building of a knowledge network.

1. INTRODUCCIÓN Y DEFINICIÓN DE LA INVESTIGACIÓN

1.1. Conceptualización y antecedentes: democracia, participación de mujeres y


hombres y periodismo

Los equipos del Feminario Mujeres y Cultura de Masas y del Laboratorio de


Comunicación Pública de la Universidad Autónoma de Barcelona han hecho
numerosas investigaciones en los últimos años analizando la representación de
mujeres y hombres en la prensa. El diagnóstico resultante de dichos trabajos es
que la mayoría de las mujeres y de los hombres son relegados de las informaciones
de los medios de comunicación como protagonistas de la actividad política y que se

163
ha producido una deshumanización de la información (Moreno, Rovetto y Buitrago:
2007).
Estos resultados nos han llevado a trabajar para desarrollar nuevos criterios,
metodologías y recursos capaces de generar nuevas formas de conocimiento sobre
el pasado y la actualidad. Se trata, fundamentalmente, de utilizar los recursos
digitales, especialmente Internet, para hacer visibles las experiencias, las
necesidades y las aportaciones de las mujeres y de los hombres, para que el
periodismo juegue el papel central que le corresponde en democracia.
Con la voluntad de mejorar específicamente las explicaciones periodísticas sobre la
actualidad, desde 2007 hemos planteado elaborar Infoparticip@ como un conjunto
de herramientas de periodismo digital. El objetivo fundamental es facilitar que las
mujeres y los hombres puedan hacer seguimiento y evaluar la acción de los
gobiernos de las administraciones locales y supralocales, facilitando así su
participación efectiva y la progresiva implantación de formas democráticas
participativas.

Estos antecedentes constituyen el marco de la investigación Periodismo para hacer


visible la participación de las mujeres en los proyectos de mejora de barrios
subvencionados por la Generalitat de Cataluña. Tanto el recorrido investigador
descrito como este trabajo en concreto han sido dirigidos por la Dra. Amparo
Moreno Sardà. En la investigación han participado componentes de los grupos
mencionados, además de los autores de este texto las Dras. Beatriz Marín Ochoa y
Núria Simelio Solà y el Dr. José Luis Valero Sancho. La investigación pudo realizarse
gracias a una ayuda del Institut Català de les Dones (ICD) de la Generalitat de
Cataluña.

1.2. Interés de la investigación

Con esta investigación se da respuesta a diversos planteamientos que se hacen


desde las posiciones más innovadoras de las políticas de mujeres.

164
En Cataluña, el Plan de acción y desarrollo de las políticas de mujeres (2005-
2007), elaborado por el ICD, definió, como primer objetivo, establecer las políticas
de mujeres como un eje transversal en el diseño y desarrollo de las políticas del
Gobierno (Generalitat de Catalunya: 2006, 20). Este criterio ha implicado incorporar
la perspectiva de género en los diferentes ámbitos de actuación y en todas las
políticas del Gobierno de la Generalitat, y promover medidas específicas dirigidas a
las mujeres desde todas las áreas. En esta línea, consideramos de especial
relevancia el urbanismo, ya que constituye el marco físico en el que se desarrolla la
vida cotidiana de las personas1. Concretamente, la Ley de mejora de barrios, áreas
urbanas y villas que requieren una atención especial2, impulsada por el
Departamento de Política Territorial y Obras Públicas, conocida como Ley de
Barrios, establece que los proyectos deben prever intervenciones que tengan en
cuenta la equidad de género en el uso del espacio y los equipamientos3 y que, una
vez finalizada la actuación, el comité de evaluación y seguimiento debe elaborar un
informe de los resultados obtenidos contemplando, entre otras cuestiones, la
equidad de género en el uso del territorio4.

La vida cotidiana en los barrios, tanto si tienen una existencia histórica prolongada
como si son de nueva creación, depende en muy buena parte de las actividades y
la participación de las mujeres. Su aportación resulta fundamental en el caso de
barrios que se han deteriorado o degradado y que hay que revitalizar y recuperar.
La memoria cotidiana de las mujeres resulta imprescindible para conocer cómo
diferentes colectivos han ido construyendo el barrio a lo largo del tiempo y cómo
quieren mejorarlo5.

1 Sobre urbanismo y género ver: Arcarons: 2009; Bofill: 2005 y 2008; Muxí: 2009 a-b-c.
2 Llei 2/2004, de 4 de juny, de millora de barris, àrees urbanes i viles que requereixen una atenció
especial. Texto publicado en DOGC 4151-10/06/2004, disponible en
http://www.gencat.cat/eadop/imatges/4151/04154100.pdf, consultado el 15/03/2011.
3 Artículo 7, 2-f.
4 Artículo 12-3.
5 Sobre la historia y la memoria de las mujeres en relación a su participación en los procesos de

construcción de barrios y ciudades ver: Molina: 2007 y Segura: 1995 y 1998.

165
Las actuaciones desarrolladas o previstas en los proyectos de mejora de los barrios
que han recibido ayudas de esta Ley desde 20046, ofrecen la posibilidad de
evaluar los resultados obtenidos en relación a la voluntad de la Generalitat de
Cataluña de promover la participación política de las mujeres. Pero también se
debe evaluar el papel que han jugado los medios de comunicación locales para
hacer visibles a las mujeres de diferentes edades, condiciones sociales y
procedencias como protagonistas activas, ciudadanas de pleno derecho, en los
municipios y barrios subvencionados, en relación a su contribución en la definición
y valoración de las actuaciones previstas.
Así mismo, se da la posibilidad de experimentar nuevas herramientas digitales que
faciliten el seguimiento ciudadano de las actuaciones de los gobiernos locales,
promoviendo la participación en red, en cada localidad, para la construcción de
conocimiento personal y colectivo sobre el pasado, el presente y los proyectos de
futuro. Estas herramientas de gestión de la información y del conocimiento plural
han de ser útiles también a los periodistas, pues dispondrán así de información de
las administraciones públicas contrastada con otras fuentes. El papel de los medios
de comunicación social como agentes de la democracia se refuerza así, merced a
la utilización de las nuevas posibilidades digitales orientadas al servicio público y la
construcción de ciudadanía.
Con esta investigación también hacemos aportaciones para llevar a cabo diversos
objetivos y actuaciones definidos en el Plan de política de mujeres del gobierno de
la Generalitat de Cataluña 2008-2011 (Generalitat de Catalunya: 2008), como:

 Reducir la presencia del androcentrismo y erradicar el sexismo en los


medios de comunicación
 Reducir la presencia del androcentrismo en el imaginario social
 Hacer visibles las aportaciones creativas de las mujeres en la cultura y
potenciar y difundir la creatividad femenina

6 7 convocatorias, 148 proyectos subvencionados. Pueden consultarse los detalles en la Web del

Departament de Territori i Sostenibilitat, consultada el 15 de marzo de 2011


http://www20.gencat.cat/portal/site/ptop/menuitem.dbf7b17bb47cda345f13ae92b0c0e1a0/?vg
nextoid=975e275785fa7210VgnVCM1000008d0c1e0aRCRD&vgnextchannel=975e275785fa721
0VgnVCM1000008d0c1e0aRCRD&vgnextfmt=default

166
 Dinamizar y apoyar el tejido asociativo femenino

1.3. Destinatarios

Los destinatarios finales de los resultados de este proyecto los agrupamos en tres
colectivos: ciudadanos y ciudadanas, periodistas y cargos electos.

- Ciudadanas y ciudadanos, primeros interesados por participar en la vida


democrática y colaborar en mejorarla; especialmente, habitantes de municipios con
proyectos subvencionados por la Ley de Barrios y, más concretamente, las mujeres
residentes en los barrios y aquellas que individualmente o a través de asociaciones
u otras entidades han participado en las actuaciones con perspectiva de género
previstas en los planes aprobados.

- Periodistas de las administraciones locales, responsables de elaborar y ofrecer


información pública, clara y significativa sobre el funcionamiento de la
administración y sobre el cumplimiento de los compromisos adquiridos por los
cargos electos. También al resto del colectivo profesional que, trabajando en
medios de comunicación privados o de titularidad pública, deben disponer de
información veraz procedente de las fuentes públicas para contrastarla con otras
fuentes y que han de poder elaborar explicaciones plurales sobre cómo afectan las
actuaciones políticas a la vida de las personas, y sobre como las mujeres y
hombres pueden intervenir en el ejercicio de sus derechos.

- Cargos electos, que tienen que realizar su trabajo con las máximas garantías para
la colectividad, haciendo una buena planificación y facilitando el seguimiento de su
actividad a lo largo del mandato, así como por su responsabilidad en la necesidad
de que se haga efectiva la equidad entre mujeres y hombres. Junto a estos, el
personal técnico municipal que ha de llevar a la práctica las políticas establecidas.

167
2. OBJETIVOS GENERALES Y ESPECÍFICOS

Esta investigación tiene dos objetivos generales:

Primer objetivo: evaluar si los medios de comunicación locales y supralocales han


hecho visibles a las mujeres de diferentes edades, condiciones sociales y
procedencias como protagonistas activas de los proyectos de mejora de barrios
subvencionados por la Generalitat de Cataluña desde 2004, de acuerdo con lo que
estableció la Ley, y si han colaborado o no lo han hecho en el fomento del papel de
las mujeres como ciudadanas de pleno derecho.

Las investigaciones que hemos realizado previamente, sobre la prensa desde la


transición, (Simelio: 2007 y Rovetto: 2010) nos llevan a formular la hipótesis de
que los medios de comunicación no favorecen la participación de las mujeres y los
hombres de diferentes edades, condiciones sociales y procedencias en los
proyectos de mejora de los barrios, ni han potenciado la equidad de género que
propugna la normativa legal.
La investigación específica sobre los medios de comunicación de cada localidad
nos permitirá validar esta hipótesis en relación con este caso concreto.

Segundo objetivo: desarrollar nuevos criterios, metodologías y herramientas


periodísticas digitales, para generar una nueva noción de lo que es noticia, que dé
a conocer los objetivos establecidos en los proyectos que han desarrollado los
ayuntamientos para cumplir con los requisitos de la Ley de Barrios y los
procedimientos que se han seguido para su ejecución.

De esta manera nos proponemos favorecer el desarrollo de un periodismo que


colabore en hacer visibles las aportaciones que han hecho las mujeres a los
proyectos y que fomente la creación de redes de mujeres que puedan compartir
estas experiencias y desarrollar otras nuevas.
Estos objetivos generales se concretan en otros objetivos específicos:

168
1. Identificar, en el conjunto de los proyectos que han recibido subvención del
Departamento de Política Territorial y Obras Públicas (DPTOP) de la Generalitat de
Cataluña, las propuestas de intervención que se han realizado desde la perspectiva
de género. Comparar el presupuesto de cada proyecto, y de las diferentes acciones,
con el presupuesto atribuido a las acciones específicas con perspectiva de género,
evaluando finalmente lo que se ha ejecutado.
2. Evaluar si los medios de comunicación, escritos y audiovisuales, locales y de
alcance supralocal, han hecho visibles estas actuaciones o bien si las han
silenciado; en consecuencia, si han reconocido a las mujeres como protagonistas y
sujetos agentes en la construcción de nuevos espacios para su participación en las
mejoras de los barrios o, por el contrario, si han excluido sus aportaciones.
3. Identificar las actuaciones que se puedan considerar como buenas prácticas,
para contrastarlas con el tratamiento que han recibido en los medios de
comunicación, evaluar si estos han colaborado y que circunstancias externas han
influido en sus decisiones (como por ejemplo, la existencia de entidades de
mujeres).
4. Utilizar los resultados de estos análisis como punto de partida para desarrollar
nuevos criterios, metodologías y herramientas periodísticas digitales para generar
una noción de noticia que dé a conocer de forma clara los objetivos establecidos en
los proyectos que han desarrollado los ayuntamientos para cumplir con los
requisitos de la Ley de Barrios, y los procedimientos que se han seguido para su
ejecución.
5. Hacer visibles de este modo las aportaciones que han hecho las mujeres a la
mejora de los barrios que han recibido las ayudas de la Generalitat de Cataluña.
6. Utilizar herramientas Web2.0 (interactivas, participativas, colaborativas) para
fomentar la creación de redes de mujeres en Cataluña que puedan compartir estas
experiencias, y desarrollar otras nuevas.

169
3. METODOLOGÍA: BLOQUES DE TRABAJO DE LA INVESTIGACIÓN Y ACTUACIONES
REALIZADAS
Hemos realizado diferentes actuaciones que expondremos organizadas en dos
bloques de trabajo, ordenados no en orden cronológico sino de acuerdo con los
objetivos generales y específicos definidos en el proyecto, modificados por el
desarrollo de la investigación, que comportó nuevos planteamientos y necesidades,
adaptados al presupuesto con que hemos contado.

3.1. Primer bloque: evaluación de los medios de comunicación

En el primer bloque orientamos nuestro trabajo al primer objetivo general, es decir,


evaluar si los medios de comunicación han hecho visibles a las mujeres como
protagonistas activas de los proyecto de mejora de barrios subvencionados por el
Departamento de Política Territorial de la Generalitat, desde 2004.
Para ello identificamos los 47 proyectos aprobados en las tres primeras
convocatorias y realizamos los siguientes trabajos:

- Análisis de las Webs municipales y del Departamento de Política Territorial, para


determinar si ofrecían información sobre los planes de barrio, de qué tipo y si
constaba como parte de la intervención la equidad de género y la participación
ciudadana en la preparación del proyecto. La falta de información detectada en las
Webs nos llevó a contrastar estos resultados con otras fuentes, concretamente los
boletines y otras publicaciones municipales, análogas o específicas, sobre los
proyectos subvencionados.
- Análisis de boletines municipales y de otras publicaciones relevantes y/o
relacionadas: registramos las noticias publicadas sobre los planes de barrio,
identificando si estas visibilizan a las mujeres, en general, y las actuaciones con
perspectiva de género. Revisamos todas estas publicaciones, ejemplar por
ejemplar, desde la concesión de cada plan hasta julio de 2009.

170
3.2. Segundo bloque: criterios, metodologías y herramientas digitales

A continuación, abordamos el objetivo general 2 para desarrollar nuevos criterios,


metodologías y herramientas periodísticas digitales. Especialmente en lo referente
a hacer visibles las aportaciones de las mujeres y las actuaciones con perspectiva
de género desarrolladas en cada uno de los proyectos subvencionados en el marco
de la Ley de Barrios. En esta fase hemos realizado las siguientes actuaciones:

- Definición de los nuevos criterios, metodologías y herramientas periodísticas a


desarrollar para generar una noción de noticia que haga visibles las aportaciones
de las mujeres, y de las actuaciones con perspectiva de género promovidas por los
ayuntamientos. En este sentido, se estableció la necesidad de facilitar el acceso a
la información utilizando herramientas que hagan posible su comprensión
ofreciendo distintas escalas de dificultad adaptadas a diferentes necesidades,
incorporando material documental y audiovisual y mostrándolo utilizando
referencias espaciales, como los mapas, o cronológicas, como líneas de tiempo.
- Para poder desarrollar y rellenar con la información adecuada las bases de datos
de la herramienta digital prevista, elaboramos un cuestionario que enviamos a los
ayuntamientos perceptores de subvenciones de la Ley de Barrios hasta la
convocatoria de 2008. Teniendo en cuenta lo que incluyen y excluyen las Webs y
publicaciones municipales analizadas en el primer bloque, elaboramos ese
cuestionario para disponer de los datos fundamentales necesarios para poder
hacer visibles tanto las aportaciones que han hecho las mujeres como las
actuaciones con perspectiva de género que se han realizado en los proyectos de
mejora de barrios, así como para contar con los conocimientos e impresiones del
personal técnico municipal respecto a la aplicación efectiva de las políticas de
género en la utilización de recursos provenientes de las subvenciones recibidas.
Finalmente, obtuvimos 30 cuestionarios con los datos que pedíamos, de 29
ayuntamientos y sobre 32 planes de barrio, aproximadamente una tercera parte de
los que enviamos.

171
Las fichas recogen los datos de identificación y 15 preguntas (que se relacionan en
el apartado de resultados 4.3).
De las respuestas que proporcionaron las personas responsables de los
ayuntamientos, seleccionamos los datos cuantitativos o booleanos (sí/no), que se
introdujeron en la base de datos disponible en línea. El resto de informaciones
facilitadas se han utilizado para seleccionar buenas prácticas (modelos para el
resto de los ayuntamientos) y para confeccionar recomendaciones útiles para el
conjunto de municipios implicados.
- Elaboración de una herramienta en línea, disponible para el personal técnico
municipal, políticos, periodistas y ciudadanos, que muestra los planes de barrio que
se han ejecutado o se están ejecutando, en los municipios con subvenciones
aprobadas por la Ley de Barrios, visibilizando las actuaciones realizadas con
perspectiva de género. La herramienta se nutre de la base de datos realizada,
permite hacer comparaciones y destaca las buenas prácticas en la realización de
los proyectos y en la comunicación local, mostrando datos y facilitando el acceso a
las informaciones. Incorpora los criterios que se establecieron para resultar
comprensible y accesible.

4. RESULTADOS

4.1. Resultados del análisis de las Webs

- En las Webs municipales y del DPTOP la información sobre los proyectos


aprobados es muy básica y desigual.
- Solo en 3 casos se hace referencia a otras publicaciones sobre los proyectos.
- En otras 2 se habla también de que se han publicado materiales promocionales
del proyecto de la Ley de Barrios.
- En 8 casos se proporciona información sobre la historia del barrio afectado por el
plan.
- En más de la mitad de las páginas municipales, se ofrece un diagnóstico sobre la
situación del barrio, pero no se encuentra en 15 casos.

172
- En la mayoría de casos aparece una breve descripción del proyecto salvo en,
igualmente, 15 ocasiones.
- Los presupuestos totales de cada proyecto se pueden identificar en todos los
casos.
- En ningún caso encontramos datos sobre los presupuestos de las actuaciones con
perspectiva de género,
- Se alude actuaciones con perspectiva de género en 10 casos.
- Solo se hace referencia a la participación ciudadana en dos casos.

Por tanto, estos resultados evidencian un desigual tratamiento de la información


general sobre el proyecto una deficiente comunicación sobre las actuaciones con
perspectiva de género.

4.2. Resultados del análisis de los boletines municipales

Se analizaron tres tipos de publicaciones:


- En primer lugar, los boletines municipales que se editan generalmente de forma
mensual. Se distribuyen en papel a domicilio, en tiendas y establecimientos y
también puede encontrarse en la Web municipal en formato pdf; por lo tanto,
tienen un alcance informativo muy importante en el municipio.
Casos excluidos:
- Hay ayuntamientos que no editan boletín municipal.
- No en todas las Webs de los ayuntamientos con proyectos de Plan de
Barrios se encuentra el boletín municipal en formato pdf; en los
ayuntamientos donde no se puede consultar en línea no se ha revisado.
- En algunos casos, el boletín municipal actual sustituye a otro boletín
anterior que no se puede consultar en línea. Por tanto, en unos pocos casos
podemos encontrar que la fecha en que se empiezan a revisar los boletines
no coincide con el mes de enero del año siguiente a la aprobación del Plan,
como se hizo en el resto de casos.

173
De este tipo de boletín se han revisado un total de 1.760 ejemplares. De este total,
en 696 ejemplares se han encontrado 1.199 noticias que tratan el Plan de Barrios
(puede haber más de una noticia por ejemplar) y dentro de este total de noticias,
solo 110 hacen visibles a las mujeres y/o las actuaciones con perspectiva de
género, es decir un 9,17% de las noticias publicadas.

- En segundo lugar, se analizaron los boletines específicos del Plan de Barrios, que
se han editado en las Webs de los ayuntamientos y se han distribuido en papel a
los domicilios del ámbito. Los ayuntamientos que han editado este tipo de boletín
son 12, algunos con una única publicación y otros con varias hasta un máximo de
8. En total se revisaron 45 ejemplares de este tipo de boletines específicos y se
encontraron 583 noticias de las que 51 hacen visibles a las mujeres o las
actuaciones con perspectiva de género, es decir, un 8,7% de las noticias.

- Finalmente, dos publicaciones específicas de mujeres. Una editada por el


Ayuntamiento de Terrassa, la revista Terrassenques, de la que se ha revisado un
ejemplar correspondiente al mes de marzo del 2009, donde hay dos noticias que
tratan el plan de barrio de La Maurina y ambas hacen visibles a las mujeres o las
actuaciones con perspectiva de género, es decir, un 100% de las noticias. La otra,
editada por el Ayuntamiento de Sant Boi de Llobregat, el boletín del Consejo
Municipal de las Mujeres, del que se han revisado 2 ejemplares (marzo y mayo de
2009), con cuatro noticias que tratan el plan de barrios de Casablanca y las cuatro
hacen visibles a las mujeres o las actuaciones con perspectiva de género, es decir
un 100% de las noticias.

Del análisis de los boletines municipales, publicaciones municipales dirigidas a las


mujeres y boletines específicos del Plan de Barrios, podemos concluir que la
visibilidad de las mujeres y de las actuaciones con perspectiva de género es
reducida y marginal, exceptuando en las publicaciones específicas de mujeres.

174
4.3. Cuestionarios contestados por el personal técnico municipal

Tras de los apartados de identificación, el personal técnico contestó a las


siguientes preguntas:

1. ¿Hay un Plan de comunicación específico para el Plan de Barrios?


2. En caso negativo, ¿el Plan de Barrios está integrado en un Plan de
Comunicación general?
3. ¿Qué concejalías y asociaciones participan en el Comité de evaluación y
seguimiento de Plan de Barrios?
4. ¿Qué acciones y presupuestos se han hecho específicamente en el punto 6
<<Equidad de género en el uso del espacio urbano y de los equipamientos>>?
5. ¿Cómo han participado las mujeres en los proyectos?
6. Cantidad de mujeres que han participado en los proyectos (total y en porcentaje,
hombres y mujeres)
7. ¿Con el Plan de Barrios se ha revitalizado el movimiento de mujeres en el barrio,
por ejemplo, creándose nuevas asociaciones de mujeres?
8. ¿El género se ha tenido en cuenta de manera sistemática, como tema
transversal, en todas las intervenciones hechas en el Plan de Barrios?
9. Nombres de mujeres en calles, plazas, jardines, etc., que se han hecho con
motivo del Plan de Barrios
10. ¿A través de qué medios de comunicación municipal se ha informado a la
población de las acciones realizadas en el Plan de Barrios?
11. ¿Con qué periodicidad?
12. ¿Se ha hecho alguna publicación específica para informar del Plan de Barrios?
13. ¿En caso afirmativo, tiene continuidad?
14. ¿Como se ha distribuido?
15. Medios de comunicación locales privados donde se hayan recogido
actuaciones del Plan de Barrios y a través de qué sistema: publicidad,
publirreportaje...

175
De las respuestas a los cuestionarios extrajimos algunas conclusiones que
pretenden, fundamentalmente, destacar buenas prácticas y herramientas útiles
para ayuntamientos y ciudadanos y ciudadanas.

1. Es esencial que los municipios cuenten con un plan de comunicación específico


para el desarrollo de la Ley de Barrios, que contemple la utilización de los medios
de comunicación habituales en el municipio, así como de otros específicos para
comunicar el plan y para hacer el seguimiento, que defina mecanismos de
participación, contemplando recursos específicos dirigidos a las mujeres y de
intervención para resolver las dificultades de las personas afectadas por la llamada
"brecha digital".
2. Es fundamental que los equipos técnicos trabajen transversalmente, contando
con la presencia de especialistas en cuestión de género.
3. Hay que medir la participación de las mujeres en todas las actuaciones y
comunicarla.
4. Se ha de propiciar la participación de asociaciones y de grupos de mujeres en los
órganos de decisión y seguimiento.

Añadimos a estas conclusiones, dos recomendaciones sobre las informaciones:


 Han de redactarse teniendo en cuenta la perspectiva de género, es decir, se
debe dar voz a las mujeres y hacer visibles las situaciones de discriminación
que se viven o se han vivido.
 Debe utilizarse un lenguaje inclusivo sin que ello afecte el principio
periodístico de economía del lenguaje; se han de buscar formulas que no
prioricen el genérico masculino sin que ello dificulte la lectura.

4.4. Periodismo para hacer visible la participación de las mujeres:


http//www.infoparticipa.cat/icd

Como resultado final de este proyecto hemos desarrollado una herramienta de


periodismo para hacer visible la participación de las mujeres en los proyectos de

176
mejora de barrios subvencionados por la Generalitat de Cataluña. Esta Web se
puede consultar en http://www.infoparticipa.cat/icd.
El sistema representa los datos de que disponemos hasta este momento,
referentes a los proyectos aprobados entre las convocatorias de 2004 y 2008:
comarcas y poblaciones que cuentan con planes de barrios, proyectos que incluyen
acciones sobre equidad de género y buenas prácticas registradas.
Con esta herramienta pretendemos hacer una exploración de las posibilidades de
los recursos digitales para presentar y gestionar las fuentes de información
públicas, de forma que a través de elementos cartográficos, infográficos y de
cualquier otra índole (documentos, fotografías, audiovisuales…) se pueda presentar
la información contenida en bases de datos de forma accesible e inteligible. Las
diferentes funciones que contempla la herramienta posibilitan el acceso a la
información de diferentes maneras, de forma que usuarios y usuarias pueden
escoger el grado de complejidad de documentos y presentaciones, adecuándolo a
sus necesidades y posibilidades.
Se contemplan dos parámetros imprescindibles, cronología y espacio, para hacer
seguimiento de actuaciones que se dan en el territorio y que requieren para su
finalización de procedimientos transparentes conforme a procesos administrativos
que determinan un tiempo de ejecución.
También se utiliza el hipertexto para propiciar lecturas no lineales y
complementariedades reticulares que enlazan con otras bases de datos e
informaciones disponibles en línea.
La información que se puede consultar, relativa a 144 proyectos aprobados entre
las convocatorias de 2004 y 2008, es la siguiente:

a. Una ficha resumen de cada Plan recoge los siguientes datos

a.1. Datos generales:


 Nombre del proyecto
 Año de convocatoria
 Comarca

177
 Población
 Extensión geográfica del ámbito del proyecto
 Total de habitantes en la población
 Habitantes en el ámbito del proyecto
 Mujeres en el ámbito del proyecto
 Hombres en el ámbito del proyecto
 Presupuesto
 Ayuda aprobada
 Presupuesto para proyectos de equidad de género

a.2. Descripción
 Sinopsis

a.3. Cuestiones relativas al género:


 ¿Hay concejalía de la mujer en el ayuntamiento?
 ¿Participa la concejalía de la mujer en el Comité de Evaluación
y Seguimiento del Plan de Barrio?
 ¿Participa alguna asociación de mujeres en el Comité de
Evaluación y Seguimiento del Plan de Barrio?
 ¿Se han creado nuevas asociaciones de mujeres en el barrio
con este Plan de Barrio?
 Asociaciones de mujeres creadas
 Trabajo transversal
 Buenas prácticas

a.4. Comunicación
 Número de boletines publicados en la web municipal y consultados
desde que se aprobó el Plan de Barrio
 Boletines municipales consultados que tratan el Plan de Barrio
 Número de boletines que tratan el Plan de Barrio y equidad de
género

178
 Número de noticias que tratan el Plan de Barrio en los boletines
consultados
 ¿Hay un Plan de comunicación específico para el Plan de barrios?
 ¿Consta el Plan en la Web del Ayuntamiento?
 Boletines consultados (datos, enlaces y posibilidad de descarga de
un documento con el detalle de los datos)

b. En la misma ficha, un botón permite visualizar un mapa en que se destaca el


área afectada por el plan.
c. Seleccionando una comarca en el menú, la herramienta permite identificar en el
mapa todos los municipios de la misma, destacando los que tienen un plan de
barrios y aquellos que presentan actuaciones de equidad de género. Clicando sobre
la marca correspondiente aparece la ficha con la información relativa al municipio
explicada en el anterior apartado “a”.
d. También se pueden hacer búsquedas por municipios, por convocatorias de
subvenciones o por planes de barrio concretos. En todos los casos se diferencian
los municipios que tienen plan de barrios y aquellos que presentan actuaciones con
equidad de género.
e. Línea de tiempo: se puede escoger una comarca o un municipio y ver la línea de
tiempo que nos indica el momento de inicio del plan y de finalización. Esta línea de
tiempo se puede modificar agregándole cualquier información digitalizada sin límite
de cantidad. Actualmente presenta la duración del proyecto, la ficha del municipio y
enlaza con la primera información publicada sobre el plan de barrios en los
boletines municipales.
f. En el centro de la página se abren los gráficos, de barras o diagramas de
sectores, que ofrecen respuestas a todas estas cuestiones:
 Poblaciones con Planes de Barrio y presupuesto para intervenciones
de equidad de género
 Planes de Barrio con presupuesto para intervenciones de género
 Presupuestos para intervenciones de equidad de género
 Planes de Barrio con Concejalía de la Mujer Ayuntamiento

179
 Planes de Barrio con asociaciones de mujeres en el Comité de
Evaluación y Seguimiento
 Planes de Barrio con Plan de comunicación específico
 Planes de Barrio que han comunicado intervenciones de género en la
web municipal
 Boletines municipales consultados que tratan el Plan de Barrio
 Boletines municipales consultados que tratan intervenciones de
género
 Noticias que tratan el Plan de Barrio y mujeres en los boletines
consultados
g. Un último apartado destaca las buenas prácticas, organizadas por municipios
(10 municipios, cada uno de los cuales puede presentar una o varias prácticas),
registradas en cuanto a las actuaciones con perspectiva de género, la participación
de las mujeres en los proyectos y sobre la comunicación local que ha tratado
adecuadamente esta cuestión.

5. CONCLUSIONES

La investigación Periodismo para hacer visible la participación de las mujeres en


los proyectos de mejora de barrios subvencionados por la Generalitat de Cataluña,
ha aprovechado la oportunidad que ofrece el desarrollo de la Ley de Barrios en los
diferentes municipios de Cataluña para impulsar el proyecto Infoparticip@. Dicha
Ley, además de una gran herramienta de desarrollo, es un instrumento y una
oportunidad para instaurar una nueva perspectiva tanto sobre el urbanismo como
sobre la construcción de nuevos modelos de ciudadanía y de democracia
participativa que precisan de un periodismo de calidad para su consecución. Los
proyectos elaborados, por acogerse a las subvenciones de esta Ley, resultan
especialmente interesantes, dado que las experiencias se hacen en barrios que
durante los últimos años o décadas han sufrido transformaciones importantes que
requieren de soluciones adecuadas. Que se busquen con la participación de todos
los intereses sociales afectados es una propuesta que debe ser apoyada

180
firmemente. De las prácticas actuales dependerá que se consoliden nuevas formas
de relación entre las administraciones y la ciudadanía que permitan desarrollar un
urbanismo de carácter social que mejore los espacios y que resuelva las carencias
en equipamientos, considerando las diversidades sociales existentes, lo cual no se
puede conseguir sin atender a las cuestiones de género. Pero también se precisa
de herramientas de comunicación que acompañen y hagan contribuciones a ese
proceso facilitando la información y la participación de todos los agentes
implicados.

En la primera fase del proyecto nos propusimos evaluar si los medios de


comunicación habían hecho visibles a las mujeres como protagonistas de los
proyectos de mejora de barrios. El resultado de los análisis de las Webs del DPTOP
y de los ayuntamientos que habían recibido subvenciones y de los boletines
municipales de estos ayuntamientos, nos permitió concluir que la información que
se había ofrecido sobre los planes era poca y desigual. En cuanto a las actuaciones
con perspectiva de género, la comunicación había sido marginal y deficiente,
excepto cuando se ofrece a través de publicaciones específicas dirigidas a las
mujeres. En consecuencia, corroborada la hipótesis planteada, resultaba evidente
que había que profundizar y modificar el criterio de lo que es noticia.
El segundo objetivo del proyecto fue desarrollar Infoparticip@ para proporcionar
información sobre la aplicación de la Ley de Barrios y las actuaciones de equidad
de género. Esto quería decir formular criterios y metodologías para hacer visibles
las contribuciones de las mujeres y apoyar su participación en la mejora de los
barrios. Este objetivo se ha concretado en la creación de una herramienta de
gestión de la información, que visibiliza las aportaciones de las mujeres y las
políticas públicas con perspectiva de género, desde una perspectiva no-
androcéntrica, plural y horizontal. La herramienta permite compartir y contrastar
información, así como evidenciar las experiencias y buenas prácticas que se han
realizado.
Hemos organizado la información disponible mostrando las posibilidades que
ofrece su presentación utilizando las tecnologías digitales en línea para visualizar

181
los proyectos en el territorio, utilizando mapas, y cronológicamente, a través de las
líneas de tiempo. Para aprovechar la capacidad de estos recursos, se ha
organizado la información de forma clara pero permitiendo diversos grados de
complejidad y de exhaustividad, de forma que cualquier persona interesada puede
acceder, escogiendo, en función de sus intereses, diversas formas de presentación
y lectura: numérica, documental, gráfica, cartográfica, temporal, reticular-
hipertextual, etc.
De esta forma cumplimos con la voluntad de dirigirnos tanto a la ciudadanía en
general como a las personas directamente implicadas en los proyectos y en la
comunicación pública:
 cargos electos y personal técnico municipal, que disponen de la herramienta
para informar, contrastar sus proyectos con los de otros municipios y
conocer buenas prácticas que les ayuden a mejorar su gestión, tanto en el
ámbito de la comunicación como en el resto de aspectos tratados
 profesionales de la comunicación, ya que se pone a su disposición la
información y cuentan con un modelo que muestra las posibilidades de
gestión que facilitan las herramientas digitales, utilizando diferentes fuentes
y recursos que permiten hacer seguimiento de las actuaciones de las
instituciones públicas e impulsando así un periodismo de calidad
 ciudadanía en general, especialmente las personas implicadas en los
proyectos de mejora de barrios y específicamente las mujeres de los barrios
con proyectos integrales, que pueden conocerlos mejor, hacer seguimiento
de los mismos y reconocerse en la información que sobre su participación
se da o actuar a partir de la visibilidad/invisibilidad que se desprende de las
actuaciones e informaciones publicadas

A pesar de estos avances, nos proponemos continuar completando la herramienta


para cumplir plenamente con todos los objetivos específicos, desarrollando nuevas
posibilidades de participación ciudadana, plural y en red.
También estamos completando el análisis ya realizado con un examen minucioso
de las rutinas y recursos que utilizan los gabinetes de comunicación de las

182
administraciones públicas para definir lo que consideran noticia e información
política. Nos proponemos proporcionar, en un libro de estilo, nuevos criterios y
procedimientos para valorar como noticias las actuaciones de las mujeres.

6. BIBLIOGRAFÍA
ARCARONS I RABADÀ, Marta [et al.] (2009): Document Base. Propostes recollides
durant el procés participatiu previ (de l’abril al juliol de 2009). II Congrés de les
Dones de Barcelona. Barcelona, Ajuntament de Barcelona. Consultado el 15 de
marzo de 2011, http://www.bcn.cat/congresdones09/pdf/ca/document_base.pdf.

BOFILL LEVI, Anna (2008): Guia per al planejament urbanístic i l’ordenació


urbanística amb la incorporació de criteris de gènere. Barcelona, Generalitat de
Catalunya, Institut Català de les Dones, Departament de Política Territorial i Obres
Públiques.

BOFILL LEVI, Anna (2005): Planejament urbanístic, espais urbans i espais interiors
des de la perspectiva de gènere. Barcelona, Generalitat de Catalunya, Institut
Català de les Dones, Departament de Política Territorial i Obres Públiques;
Quaderns de l’institut 6.

GENERALITAT DE CATALUNYA. INSTITUT CATALÀ DE LES DONES (2008): Pla de


polítiques de dones de la Generalitat de Catalunya (2008-20011). Institut Català de
les Dones. Consultado el 15 de marzo de 2011,
http://www20.gencat.cat/docs/icdones/Institut/Documents/pla_accio/pub_eines1
2.pdf
GENERALITAT DE CATALUNYA. INSTITUT CATALÀ DE LES DONES (2006): V Plan de
acción y desarrollo de las políticas de mujeres en Cataluña (2005-2007). Institut
Català de les Dones. Consultado el 15 de marzo de 2011,

183
http://www20.gencat.cat/docs/icdones/Documents%20web%20antiga/Arxius/pub
_eines2cast.pdf

MOLINA RODRÍGUEZ-NAVAS, P. (2007): Encontrarse en la Historia. Fuentes,


protagonistas y espacios: metodologías para una historia de la comunicación no-
androcéntrica. Bellaterra, Universitat Autònoma de Barcelona. Consultado el 15 de
marzo de 2011 de http://www.tesisenxarxa.net/TDX-1213107-105836

MORENO SARDÀ, A., ROVETTO, F. y BUITRAGO, A. (2007): ¿De quién hablan las
noticias? Guía para humanizar la información. Barcelona, Icaria.

MORENO SARDÀ, A. (1998): La mirada informativa. Barcelona, Bosch.

MUXÍ MARTÍNEZ, Zaida (2009-a): Recomanacions per a un habitatge no jeràrquic ni


androcèntric. Barcelona, Generalitat de Catalunya, Institut Català de les Dones,
Departament de Medi Ambient i Habitatge - Secretaria d’Habitatge, Eines 13.

MUXÍ MARTÍNEZ, Zaida (2009-b): Urbanisme i gènere. Aplicació de la visió de


gènere en la revisió de l’espai públic. Consell de les dones del districte de Sants
Montjuïc. Documents de treball del Procés de Participació des dels Consells de
Dones dels Districtes de Barcelona. Gener 2006-febrer 2007. II Congrés de les
Dones de Barcelona. Barcelona, Ajuntament de Barcelona.

MUXÍ MARTÍNEZ, Zaida y CASANOVAS, Roser (2009-c): Eix temàtic 4: Les dones
transformem els espais de la ciutat per a la vida quotidiana. Presentació. II Congrés
de les Dones de Barcelona. Apunts pel debat. Barcelona, Ajuntament de Barcelona.

ROVETTO, F. (2010): La representación del trabajo de las mujeres en la prensa:


Análisis comparativo y cualitativo de la información de actualidad. Bellaterra,
Universitat Autònoma de Barcelona. Consultado el 15 de marzo de 2011,
http://www.tdx.cat/TDX-1222110-182743.

184
SEGURA, Isabel (1998): Dones de L’Hospitalet. Itineraris històrics. Hospitalet de
Llobregat, Ajuntament de l’Hospitalet.

SEGURA, Isabel (1995): Guia de dones de Barcelona. Recorreguts històrics.


Barcelona, Ajuntament de Barcelona.

SIMELIO, N. (2007): Prensa de información general durante la transición política


(1974-1984): pervivencias y cambios en la representación de las relaciones
sociales. Bellaterra, Universitat Autònoma de Barcelona. Consultado el 15 de marzo
de 2011, http://www.tdx.cat/TDX-0327107-160534.

185
 

EL DECLIVE DEL PAPEL MEDIADOR DEL PERIODISMO


Y SUS REPERCUSIONES EN EL DEBATE PÚBLICO

Enrique Arroyas
earroyas@pdi.ucam.edu
Pedro Luis Pérez Díaz
plperez@pdi.ucam.edu

Palabras clave | Periodismo, comunicación política, periódicos, redes sociales,


ciberdemocracia.

Resumen | Una de las principales funciones del periodismo en una sociedad


democrática es vigilar a los poderes por medio de la investigación sobre los
intereses públicos. A lo largo del siglo XX ha sido el periódico el medio que más
eficazmente ha desempeñado esa tarea. El peso que los periódicos han tenido en
la formación de la opinión pública contribuyó a que mediante su labor de vigilancia
se reforzara el sistema democrático.

No obstante, la decadencia de los periódicos, consecuencia de su pérdida de


credibilidad y de los nuevos hábitos de consumo de información, puede contribuir a
deteriorar más el debate público ya que con la desaparición de los periódicos se
debilitaría al periodismo como institución con capacidad de contrarrestar los
discursos del poder. Partimos, pues, de la siguiente pregunta: ¿Cómo afecta la
descentralización de las noticias y el auge del periodismo ciudadano a la función
del periodismo de vigilar al poder teniendo en cuenta la pérdida de peso de los
periódicos en el debate político?

186
 
 

Esta comunicación tiene el propósito de analizar un aspecto importante de la crisis


del periodismo relacionada con su papel de configurador de la agenda política a la
luz del contexto cultural de la posmodernidad y del auge de las redes sociales en la
comunicación política. Desde la observación de la transformación actual del mundo
mediático, reflexionamos en nuestra comunicación sobre si sobrevivirá la
verificación como un fundamento imprescindible del periodismo cuando se
extingan los periódicos y sus salas de redacción. En este escenario, es preciso
conocer quién hará el esfuerzo de investigación que garantice al ciudadano una
información completa e independiente sobre el poder y cómo afecta la
sobreabundancia de información, la inmediatez y la fugacidad de Internet a la labor
de jerarquización de los temas que ha realizado hasta ahora la prensa.

El objetivo de este trabajo consiste, por tanto, en analizar, desde un punto de vista
teórico, las repercusiones que tiene para el debate político la progresiva
degradación de la función mediadora del periodismo. Se trata de un trabajo de
carácter reflexivo y normativo, que aspira a ofrecer una argumentación rigurosa que
enriquezca el conocimiento del objeto de estudio. El trabajo aporta una reflexión
teórica sobre las consecuencias que la transformación actual del periodismo,
impulsada por las nuevas tecnologías, están teniendo en la función social de vigilar
al poder que hasta ahora han desempeñado los periódicos con un papel
protagonista.

Entre las conclusiones de este trabajo, destacan dos características que están
transformando el debate político: la pérdida de peso de los periódicos como
mediadores y su valor al alza como catalizadores del discurso de actores, antes
secundarios, que adquieren mayor protagonismo amparados en el auge de las
redes sociales como factor de influencia en la política. Los medios, cada vez más
aliados con una ciudadanía crítica con la labor periodística, se ubican en la medular
de una evolución que ya está cambiando el propio debate político.

187
 
 

1. La dimensión política del periodismo ante el desafío de la revolución tecnológica

En una sociedad democrática, el periodismo desempeña un papel crucial como


mediador entre los hechos, las fuentes y la ciudadanía. Así ha sido, al menos, hasta
el tránsito de una sociedad de masas a la sociedad fragmentada de la
posmodernidad. La nueva sociedad globalizada se caracteriza por el enorme
desarrollo de las tecnologías de la comunicación, que cambian tanto la transmisión
de información como su tratamiento. Los cambios políticos y sociales que ha
experimentado la sociedad reciben su impulso de la revolución de las tecnologías
de la información y a su vez colocan a la comunicación mediática ante nuevos
escenarios. Como explica Álvarez Pousa (2004), las tecnologías de la comunicación
han sido el principal agente globalizador, pero, a la inversa, la globalización de la
información pone a prueba la operatividad del sistema de medios.

Con los últimos adelantos tecnológicos en comunicación, esta tarea periodística de


mediación se ha puesto en entredicho. El aumento del volumen de información
disponible, la facilidad para acceder a ella y la capacidad para establecer contactos
directos entre las fuentes y el público son tres consecuencias de la nueva
tecnología que han contribuido a desplazar al periodista del lugar privilegiado que
tradicionalmente ha ocupado en el debate público. No cabe duda de que el
ensanchamiento de los ámbitos informativos ha reducido la capacidad de
influencia de los periodistas en la configuración de la opinión pública.

A partir de esta revolución del sistema de medios, la vigencia del periodismo como
institución democrática está siendo objeto de debate, estudios e investigaciones
tanto en el ámbito académico como en el profesional. Desde los periódicos se
asiste diariamente a un debate sobre su propia supervivencia como instrumentos
relevantes en la sociedad hipermoderna de las redes sociales (Herrera de Noble,

188
 
 

2005). Y desde la academia, la adaptación del periodismo al nuevo contexto


comunicativo es un objeto de estudio que ha cobrado un gran interés.

Desde sus orígenes, la relevancia social del periodismo se ha basado en el valor de


su aportación a la vida pública y en su capacidad para satisfacer necesidades de
las personas relacionadas con su condición de ciudadanos. Por eso es interesante
volver a pensar en lo que el periodismo puede seguir aportando en los nuevos
contextos comunicativos generados en la sociedad actual. No cabe duda de que la
preocupación teórica sobre el papel del periodismo en la sociedad cobra una nueva
dimensión a la luz de los nuevos desafíos que plantea la revolución tecnológica y la
globalización.

Teniendo en cuenta además que una de las consecuencias de la revolución


tecnológica y los cambios culturales que la acompañan está siendo la disolución
del periodismo en un contexto mediático marcado por el entretenimiento y el
consumo, un replanteamiento de sus prioridades será fundamental si se quiere
defender la vigencia del periodismo. Las nuevas condiciones comunicativas que
está imponiendo Internet, y que se suman al clima cultural y de valores de la
posmodernidad, ha deteriorado de una forma evidente la función periodística de
mediación, que es el papel social que cumple el periodismo más vinculado a su
dimensión política. Frente a esa tendencia, que analizaremos en las siguientes
páginas, la hipótesis que planteamos es que si el periodismo impreso quiere
mantener su relevancia social un camino posible consistirá en una apuesta por
reforzar el valor de su función política, y que pasa por defender su papel de
mediador entre los hechos, los discursos que se cruzan en los medios, las acciones
de los políticos y las opiniones de los ciudadanos.

Rapidez en la transmisión de información, promoción del debate e influencia en la


política han sido cualidades que situaron a los medios impresos en una posición
central en la vida pública. El desarrollo tecnológico ha provocado que otros medios

189
 
 

(audiovisuales y ahora digitales) aumenten el alcance de esas cualidades con la


instantaneidad, la facilidad de acceso, la apertura del mundo mediático a más
fuentes y ciudadanos, e incluso democratizando la participación a través de la
gratuidad. Si a esto añadimos la pérdida de importancia del periódico como
catalizador del gusto del público, teniendo en cuenta el envejecimiento de sus
lectores, parece que la función que con más vigencia conserva es la de
configurador de la opinión pública, sobre todo en su calidad de agente que influye
en la vida política.

“Los periódicos pueden dejar de ser el principal protagonista del espacio


público, pero mantenerse como la referencia más cualitativa de la
función social del periodismo, que les debe el nombre, como el único
medio nacido y debido exclusivamente a la información, el único cuyo
pleno desarrollo ha ido ligado íntimamente a la vida en democracia”
(Guillamet, 2011).

2. La función del periodismo como mediador en el ámbito político

La forma que tiene el periodista de concebir su profesión tiene una clara influencia
en los contenidos de sus informaciones (Canel, 1999). Desde un punto de vista
normativo, la teoría liberal ha entendido que forma parte de las funciones del
periodismo el control del poder dentro de un juego de contrapesos que evite en la
medida de lo posible que los derechos de los ciudadanos se vean violados por
cualquier tipo de abuso de poder. Esta propuesta liberal se vio matizada a lo largo
del siglo XX por la teoría de la responsabilidad social, según la cual la libertad de
prensa debe ir acompañada de un compromiso de responsabilidad de manera que
también el informador debe ajustarse en el ejercicio profesional a derechos
ciudadanos que son tan prioritarios como la libertad de expresión, por ejemplo el
derecho a recibir información veraz y completa, e incluso superiores, como la
defensa del honor, la intimidad o el ejercicio de las libertades en la comunidad.

190
 
 

Esta corrección de la teoría liberal incluía la exigencia de una intervención del


Estado como garantía de que los derechos y las libertades no estuviera en manos
únicamente de quien tiene el poder económico, es decir, que la libertad de prensa
no quedara reducida a libertad de empresa, de modo que la libertad de los
ciudadanos más desprotegidos quedara menoscabada por el abuso de poder de
grupos privados o del poder político.

De estas dos formas de entender el ejercicio del periodismo en su relación con los
derechos ciudadanos, dos concepciones que en la práctica aparecen siempre
reajustándose mutuamente, se derivan algunas de las funciones que
tradicionalmente se han atribuido al periodismo en su relación con la política:

 Proporcionar al ciudadano toda aquella información relevante y veraz que


necesita para tomar decisiones en su condición de actor en la vida política.
 Construir interpretaciones que desde la independencia y con contexto e
inteligencia ofrezcan discursos alternativos a las versiones de las fuentes.
 Promover el debate plural y abierto sobre los asuntos públicos abriendo
foros de discusión.

A partir de la clasificación que estableció Laswell en 1948 sobre las funciones del
periodismo, en el ámbito de la mediación en la sociedad el periodismo ha sido
considerado como un actor político más en el espacio público, con múltiples
vertientes vinculadas a este papel: transmisor de información, constructor de
realidad social, creador de opinión, agente de movilización y, en última instancia o
como resultado de todo ello, control del poder. Los medios dan visibilidad a los
actos de protesta de la ciudadanía, canalizan los intereses de los distintos actores
políticos y clarifican los temas que entran en conflicto.

Según los estudios de la teoría de las funciones de agencia y el framing, los medios
de comunicación tienen una influencia decisiva en cuestiones políticas, sobre todo
191
 
 

en la construcción de imágenes de candidatos y partidos, en la relevancia atribuida


a ciertos temas y cuestiones en los debates (McCombs y Shaw, 1972; D’Adamo,
García Beaudoux y Freidenberg, 2000) y en la creación de un cierto clima político.
Las teorías más recientes sobre los efectos de los medios han incidido en la
influencia que tienen a la hora de seleccionar los temas a los que se presta más
atención en los debates políticos y que influirán en el comportamiento electoral
(priming) y los distintos enfoques desde los que son interpretados los asuntos, el
modo en que se explican sus causas y sus repercusiones sociales y éticas
(framing). En el ámbito político, gracias a la cobertura que dan a ciertos temas los
medios funcionan como fuertes conectores entre los líderes y los ciudadanos
interesados.

Desde los años 70 los estudios se centraron en los efectos negativos que la
influencia de los medios tienen en la comprensión de la política y la participación
ciudadana en los procesos democráticos. Las desviaciones observadas en la
práctica del periodismo y las negativa imagen que proyectan del juego político
serían causas del descenso del compromiso cívico en una sociedad caracterizada
por la desconfianza hacia el sistema político y sus protagonistas. No solo los
comportamientos poco edificantes de la clase política provocaban la desafección
de la ciudadanía, sino que también el alejamiento del periodismo de sus valores de
servicio público contribuía a la desmovilización del público (Entman, 1989). De
cualquier forma, explicar de esta manera el desencanto de la ciudadanía con
respecto a la política implica un reconocimiento del enorme poder y
responsabilidad que los medios tienen en la vitalidad de una democracia.

Esta función mediadora es el “valor añadido” que puede aportar el periodismo a la


industria de la comunicación. Y, como explica Guillamet (2011), es en el ámbito de
la política donde esta función mediadora adquiere mayor relevancia. En unos
medios de comunicación contaminados de propaganda y entretenimiento, “la
intermediación del periodismo se agradece, especialmente, cuando los medios se

192
 
 

aplican a denunciar problemas ocultos tras la agenda, el protocolo y los rituales


políticos, a descubrir la realidad latente tras las pantallas deslumbrantes de la
sociedad del espectáculo”.

3. El declive de la acción mediadora del periodismo en un espacio informativo


fragmentado

Con esta acción mediadora, el periodismo sujeta la democracia en uno de sus


aspectos donde históricamente ésta se ha jugado su fortaleza: en la integración de
la ciudadanía en las dinámicas de discusión y toma de decisiones. Como agente de
control, foro de debate y constructor de discursos informativos independientes, los
periódicos han favorecido el diálogo republicano, al margen de sus efectos
distorsionadores.

En el contexto actual se asiste a un aumento de la información disponible junto a


un incremento del número de personas con capacidad para intervenir en los
procesos informativos. Se trata de dos factores que han afectado directamente a la
posición privilegiada del periodista en la esfera pública, hasta el extremo de que
hayan proliferado las propuestas que apuntan a un declive irreversible de la
profesión periodística. También se aprecia, sin embargo, un refuerzo del periodista
como un eslabón fundamental de la cadena informativa. Algunos casos recientes
muestran esa tendencia.

La intervención de medios periodísticos amplificó el impacto político de las


filtraciones de documentos secretos por parte de WikiLeaks. Al actuar como
traductores de los informes y como plataforma de publicación, los periódicos 1
situaron estos temas en la agenda de la discusión pública en condiciones de que
pudiera ser comprendida por el público y con poder de influencia en el poder
político, de modo que con ambos factores el periodismo convirtió un tema complejo

                                                      
1
El País, The New York Times, Der Spiegel, Le Monde y The Guardian
193
 
 

en algo asumible en un debate abierto. Los propios responsables de WikiLeaks


comprendieron en la práctica lo indispensable que resulta la mediación periodística
en el ámbito político: Cuando publicaron directamente en internet el vídeo en el que
un helicóptero del ejército estadounidense abría fuego contra civiles en un barrio
de Bagdad, la denuncia tuvo muy poca repercusión, a pesar de la gravedad política
de los hechos. En el caso de las filtraciones de los documentos secretos de la
diplomacia americana ocurrió lo contrario: los hechos eran menos graves y el eco
fue mayor.

“Fuimos los medios tradicionales los que dimos forma y orden a una
cantidad ingente de material. Cribamos la información, dividimos la que
era trascendente y la que no, porque en los cables de WikiLeaks
también había temas que era insignificantes y no aportaban nada”
(Leigh, 2011).

No obstante, a pesar de este ejemplo, es evidente que se ha producido un declive


en la acción mediadora de los periodistas motivada fundamentalmente por la
creciente autonomía de los actores que participan en los procesos informativos.

Ha cambiado el sentido de la mediación periodística. Conscientes de la importancia


de la comunicación, las fuentes (grupos de poder políticos y económicos) han
encontrado formas eficaces de hacer llegar sus mensajes directamente a sus
públicos a través de sus gabinetes de comunicación y sus propias webs. A su vez, la
ciudadanía dispone ahora de capacidad para actuar como emisor y fuente. La
linealidad del proceso mediador desaparece. Aunque podemos pensar que el valor
añadido del periodismo sigue siendo el mismo: aportar recursos informativos que
ayuden al público a comprender la actualidad, sin embargo, el nuevo contexto
comunicativo transforma el tipo de recursos y la forma en que se elaboran. Esta
nueva dimensión del flujo informativo tiene efectos en la agenda temática. Cuanto
más fuerza tienen las fuentes y más débil es el filtro mediático, más amenazado de

194
 
 

contaminación propagandística estará el menú diario de los medios. Porque como


bien señala Muro Benayas (2010) tras analizar un estudio de Diezhandino, la
mirada desinteresada o interesada sobre la realidad es la verdadera barrera que
separa los comportamientos informativos de medios periodísticos y fuentes, y “lo
que sitúa a unos y a otros actores en posiciones divergentes, a un lado u otro de la
trinchera informativa. Aunque el pensamiento cínico equipara la parcialidad de los
medios a la de las fuentes, la realidad es que los medios solo son parciales cuando
transgreden sus fines, como los jueces o los notarios, mientras que las fuentes son
parciales porque son congruentes con sus fines, como los abogados, defensores de
parte”.

Y era esa mirada desinteresada, o al menos el esfuerzo en conseguirla, lo que


justificaba la función periodística más anclada en la vida política de las
democracias. Desde esa mirada desinteresada, el periodismo construía cada día el
paisaje de la actualidad, aportando orden en el caos y jerarquía valorativa en un
flujo informativo incesante y conflictivo, donde diferentes intereses pugnaban por
imponer sus puntos de vista. De esta forma, lo esencial del periodismo, más que la
transmisión de información, era su empeño por aportar sentido a la información, un
sentido que en política se construía fundamentalmente a través de la influencia de
la jerarquía de los titulares y la profundidad de las coberturas periodísticas. Por eso
David Simon decía que los periodistas eran unos profesionales cuyo valor residía en
el criterio, es decir, en su inteligencia, su formación y su entrenamiento en el
desinterés. Y es esta jerarquía, esta capacidad de establecer un orden racional en
el desorden de los hechos, el valor periodístico que más rápidamente empieza a
diluirse (Espada, 2009).

Si al creciente poder de las fuentes le añadimos la acción fragmentadora de


Internet, nos encontramos con una desintegración del flujo noticioso tradicional. Al
contrario que en los medios convencionales, en Internet los discursos fluyen,
cambian de lugar, se descomponen y, sobre todo, se desconectan de sus medios

195
 
 

de origen, pierden su anclaje inicial donde se comprendía su relevancia por el


contexto:

“Si antes el medio actuaba de contenedor y puerta de entrada exclusiva


de las noticias a las que había dado el espacio y el enfoque que las
singularizaba, ahora la noticia aparece en primera instancia
descontextualizada de su matriz ideológica (…). Esta ruptura en la
cadena de valor provoca una quiebra de la mediación que afecta a la
esencia misma de los mecanismos de legitimación del poder y de
cohesión social” (Muro Benayas, 2010).

El análisis cultural de las razones de esta disolución de la capacidad mediadora del


periodismo como agente que aporta sentido y orden a los sucesos y, en última
instancia, influencia política, desbordan el propósito de esta comunicación. Por ello
dejamos solo apuntado que algunas características de las formas de comunicación
posmodernas han contribuido decisivamente a dificultar esta tarea periodística.
Nos referimos a la puesta en entredicho del concepto de objetividad, la resignación
ante la imposibilidad de ordenar el sinsentido de la vida moderna, la tendencia a la
mezcla de realidad y ficción o, como resultado de todo ello, la renuncia desde los
medios a la búsqueda de la verdad que vaya más allá de las meras perspectivas
individuales (Lash, 2005).

Con esto queremos apuntar también que la labor mediadora del periodismo va
unida a una serie de valores tradicionales del periodismo, entre los cuales la
objetividad es de vital importancia. Frente a una verdad objetiva entendida como
adecuación a la realidad, la objetividad como método de verificación facilita el
acceso a una verdad moral como una aspiración del periodista en la que se pone a
prueba un método riguroso y eficaz que le permita mitigar el efecto de sus
limitaciones personales a la hora de aprehenderla y representarla.

196
 
 

“De esa manera, se da por superada la confrontación entre los hechos y


los juicios de valor, por cuanto que los hechos no dan significación por sí
mismo, y nunca se podría conseguir el objetivo de la verdad informativa
sin un cuidadoso proceso de interpretación y valoración de los mismos,
es decir, sin juicios de valor. Lo que presupone reintroducir los
mediadores a los que hacía mención Wolton, recuperando los
periodistas la autoría perdida. Aparte de rehabilitar los valores que
fundamentan la función social y política del periodismo, también se
rehabilitan a sí mismos” (Álvarez Pousa, 2004, 83).

De esta forma, si es evidente que la fragmentación del discurso informativo está


devaluando el trabajo periodístico tal y como se ha concebido hasta ahora, no
menos cierto es que esa misma fragmentación ofrece una oportunidad al
periodismo de revalorizar su intervención en los flujos informativos a través de su
función mediadora, siempre que se piense en ésta no como un control de aduanas
sino como un catalizador de los discursos que aparecen en el universo mediático.
Selección de temas y profundización sobre ellos pueden volver a ser las tareas que
requieran de criterio periodístico desde una posición desinteresada y reconectada
con las inquietudes de la ciudadanía.

Y por último nos encontramos con la irrupción del público como agente
protagonista en la negociación de la agenda temática. Este último factor es al que
dedicamos los siguientes epígrafes con la intención de analizar tanto sus efectos
positivos como negativos en la construcción de un debate político desde los medios
que pueda enriquecer y revitalizar la tarea mediadora del periodismo y su
capacidad de controlar la acción de los políticos.

4. La emancipación de quien vigila al vigilante: del blog político al watchblog

197
 
 

En los últimos años, Internet se ha convertido en canal preferente de gran parte de


la ciudadanía para obtener información de actualidad. En cuanto a su penetración,
en 2010, más de 15 millones de españoles utilizaron la Red a diario, y ya son cerca
de 27 millones las personas mayores de 10 años que han accedido a ella en
alguna ocasión (ONTSI, 2011). Paralelamente, en Estados Unidos el 41% de los
ciudadanos citan Internet como el lugar del que obtienen “la mayoría de las noticias
sobre los asuntos nacionales e internacionales” (Pew Center, 2011a), casi un 17%
más que el año anterior. El 46% de la gente dice que consume noticias digitales al
menos tres veces a la semana, cifra que supera a la de la prensa en papel por vez
primera (40%).

La información a la que se refiere el mencionado estudio no hace distinción sobre


si la información proviene de redacciones de medios digitales o de los medios de
publicación de los que la ciudadanía empezó a dotarse tras la eclosión de la Web
2.0 y la popularización de las bitácoras. Fue entonces cuando nacieron los primeros
blogs políticos cuyos autores, como su nombre bien indica, se especializan en
cubrir la actualidad política, que tratan desde una –casi siempre– reconocida
inclinación ideológica. En ellos, todo tenía cabida: desde el punto de vista que no
encontraba espacio en el medio tradicional, a sesudos análisis o reportajes,
pasando por el libelo más sectario.

Desde su génesis, la existencia intrínseca de algo como los blogs políticos ya tenía
mucho de crítica y reivindicación a unos medios tradicionales que no estaban
dando una adecuada respuesta a las necesidades de parte de la ciudadanía, que sí
las veía satisfechas acudiendo a canales alternativos a los planteados por el
stablishment mediático.

Esta independencia de la mediación periodística había sido heredada de medios


digitales que años atrás protagonizaron los primigenios scoops de algunas de las
noticias políticas más sonadas de finales de los noventa. Por ejemplo, la que tuvo

198
 
 

por protagonista a un ciudadano cualquiera, llamado Matt Drudge, autor de The


Drudge Report 2 , que ganó gran popularidad cuando desveló que el semanario
Newsweek estaba ocultando una historia del reportero de investigación Michael
Isikoff, que exponía la relación extramatrimonial que el entonces presidente
estadounidense Bill Clinton había mantenido con la becaria Monica Lewinsky. El
escándalo podía sacar a Clinton del despacho oval y ése había sido el principal
motivo para enterrar la noticia, pero tras la publicación de ésta, nada pudo librar al
presidente de un calvario que incluyó la negación de los hechos, el perjurio, la
posterior confesión y un empeachment que no llegó a prosperar.

Años más tarde, con la irrupción de la Internet social, y gracias y la multiplicación


de las fuentes informativas, nacía un nuevo nivel de independencia en el consumo
de información política que empezó a adquirir forma de “exploración”:

“¿Por qué depender de una empresa informativa de cuyo sesgo


sospechas cuando puedes obtener noticias por ti mismo? Y en cuanto a
la política, ¿por qué confiar en un político que crees que es manipulador
cuando puedes examinar innumerables fuentes por ti mismo para
verificar alegaciones y otros asuntos de investigación?” (Seib, 2008:
182)

La menor dependencia de los medios tradicionales y mayor confianza en medios


“no mediados” implicaba que los antes receptores pasivos de información
buscaban ahora nuevos proveedores de ésta, de modo que ellos mismos se
pueden convertir más tarde en diseminadores de nuevos productos informativos.
Estos cambios en el flujo informativo afectaron a la globalización, en tanto
infundieron poder a la diversidad intelectual en detrimento de la uniformidad
establecida (Seib, 2008).

                                                      
2
http://www.drudgereport.com/
199
 
 

El ciudadano ya no lidiaba entre unas decenas de periódicos, radios y televisiones.


Tenía la opción de decidir qué medio merece su atención entre una oferta de
millones. Esa fue la mayor consecuencia del “efecto Al Jazeera”, identificado con la
creciente conectividad de los nuevos medios que reemplaza las conexiones
políticas tradicionales (Seib, 2008). Esta conectividad cambia la forma en la que los
estados y los ciudadanos interactúan entre ellos y ofrece a los públicos una
autonomía desconocida hasta el momento, gracias a una mayor disponibilidad de
información.

Buen ejemplo de estas nuevas formas de interconexión es la capacidad de los


gobernados para influenciar la antes inaccesible agenda política o las facilidades
que encuentran los activistas políticos para diseminar información y movilizar a sus
conciudadanos como multitudes “inteligentes” (Rheingold, 2002) u “on line”
(Sampedro, 2005). Del mismo modo, los gobernantes emplean esta conectividad
para involucrar al electorado en sus campañas, como atestiguan los casos de
Howard Dean en las primarias demócratas de 2002 y Barack Obama en todo su
recorrido hasta la Casa Blanca en 2008.

Si la vigilancia del poder ha sido, tradicionalmente, una función del periodismo, los
libres comentadores de la Red, como los bloggers, comenzaron a estar pendientes
del poder mediático, del que muchas veces confiaban al tomar sus contenidos
como punto de partida para elaborar publicaciones. Los ciudadanos se arrogaron la
potestad para vigilar a quienes tradicionalmente habían ejercido otra vigilancia –la
de los poderes públicos–, convirtiéndose en watchdogs de los watchdogs. Hasta la
actualidad, y de formas muy diferentes, los ciudadanos han hecho responsables a
los periodistas de las informaciones que éstos elaboran, por lo que se puede
afirmar que la relación entre unos y otros no es enfrentada, sino complementaria y,
de alguna manera, simbiótica.

200
 
 

A nuestro juicio, Cooper (2006) sintetiza de forma acertada todas las áreas en las
que se ha desarrollado esta crítica mediática desde la web social. Éstas son la
precisión, el framing, el gatekeeping y establecimiento de la agenda y las prácticas
periodísticas, propiamente dichas. Un ejemplo ya clásico de corrección del
gatekeeping o cómo el público puede llegar a desaprobar una cobertura debido a la
escasa permanencia de un tema que interesa y que no ha sido tratado con la
suficiente profundidad, se produjo en 2002, tras los alegatos racistas del entonces
senador republicano Trent Lott, que desaparecieron de los medios tradicionales 48
horas después de producirse. Un grupo de bloggers siguieron investigando y dando
cobertura a los hechos, hasta que la historia volvió a los grandes medios,
provocando la consecuente dimisión de Lott (Lessig, 2004).

En cuanto al framing, no son pocos los blogs políticos de referencia y warblogs que
en 2003 ofrecieron un encuadre de la guerra de Irak muy diferente a la visión
institucionalizada de los periodistas “empotrados” que acompañaban a las tropas
aliadas que invadieron este país. Un ejemplo ampliamente citado es el del
arquitecto iraquí escondido bajo el seudónimo de Salam Pax, que durante la Guerra
de Irak empleó su blog, Where is Raed?3, como un repositorio de reportes de la vida
en Bagdad antes, durante y después de los bombardeos aliados. Pax conjugó con
habilidad estos testimonios propios y de miembros de su familia con las noticias
que se podían encontrar en los principales medios árabes y occidentales.

Los nativos digitales también fueron los encargados de dejar expuesta la


imprecisión o poca diligencia profesional en el llamado caso “Memogate”. En
septiembre de 2004, durante una emisión del noticiario de la CBS 60 Minutes II. En
este programa, el veterano y legendario presentador de informativos Dan Rather
dio cuenta de una información que cuestionaba el servicio militar que el presidente
George W. Bush prestó en la Guardia Nacional de Alabama. Rather alegó que Bush
abandonó de forma improcedente sus obligaciones castrenses para trabajar en una

                                                      
3
http://dear_raed.blogspot.com/
201
 
 

campaña política. La acusación estaba fundamentada en una serie de documentos,


que incluían evaluaciones escritas por los supervisores militares de Bush y
supuestamente demostraban estos hechos.

Después de la emisión de este programa, muchos bloggers, especialmente en el


foro conservador Free Republic 4 , comenzaron a deslegitimar las pruebas que
Rather había mostrado en antena, apuntando la posibilidad de que fueran falsas.
Scott W. Johnson y John H. Hinderaker demostraron este extremo en un famoso
post titulado “The Sixty-first Minute” de su blog, Powerlineblog5.

A la sazón, este descubrimiento le valdría el reconocimiento como “Mejor blog del


año”, otorgado por la revista Time. Dan Rather, tras más de medio siglo de exitosa
carrera profesional –de los cuales 40 años fueron al servicio de la CBS– fue
despedido poco después. A pesar de que las razones para esta destitución fueron
polifacéticas, se admite que el activo papel de la blogosfera fue determinante en la
erosión de la imagen de este venerable presentador. Todo ello a pesar de que las
posibles faltas del ex presidente de EE.UU. a sus responsabilidades militares nunca
se han demostrado falsas. Sólo se pusieron en duda las principales pruebas sobre
las que se asentaba la acusación: los memorandos de los superiores de Bush.

5. De la integración tecnológica a la colaboración ciudadana

De algún modo, por verdadera fe o al amparo de la impostura de la moda, los


medios de comunicación digitales acabaron abriéndose a la participación
ciudadana. Haciendo honor a los argumentos esgrimidos por Fidler en su teoría de
la mediamorfosis (1997), según la cual la alteración de los medios se produce en
virtud de los cambios sociales y tecnológicos, las permutas no tardaron y los
medios tradicionales no hicieron más que absorber las ventajas diferenciales de

                                                      
4
http://www.freerepublic.com/home.htm
5
http://www.powerlineblog.com/archives/2004/09/007699.php
202
 
 

sus nuevos competidores. La prensa digital adoptó, por ejemplo, prácticas


asociadas a los blogs, como los comentarios, para combatir esa competencia
originada en la abundancia de la web social (Tuchman y Ostertag, 2008: 61). Como
sostienen Kovach y Rosenstiel (2001), cualquier gran cambio social, económico o
tecnológico produce una transformación en la noticias e, interpretada así, la
revolución asociada a la llegada de las plataformas colaborativas de Internet
tendría un calado similar o aún mayor a la llegada del telégrafo en el siglo XIX, la de
la radio en el primer tercio del siglo XX o la de la televisión en plena Guerra Fría.

Dado el éxito de las blogs, los grandes medios decidieron incorporar blogs firmados
por columnistas o redactores (j-blogs), dedicados a un nicho muy específico del
público o, directamente, escritos por un usuario cualquiera del medio. Con las
redes de blogs ya integradas en muchos medios, se produjo la transición hacia
secciones participativas en las que los profesionales publicaban piezas de valor
periodístico remitidas por la antaño audiencia pasiva, como crónicas, imágenes o
vídeos. Este periodismo participativo surgido en el seno de medios establecidos ha
convivido hasta hoy con actos espontáneos de periodismo ciudadano en canales
ajenos al medio (foros, blogs, redes sociales…) y “medios ciudadanos” gestionados
íntegramente por no profesionales que se encargan de cubrir la actualidad de una
determinada comunidad.

En el ámbito del periodismo político, la apertura de la prensa a la participación se


ha visto beneficiada por la colaboración de las multitudes (crowdsourcing), sobre
todo en aspectos tan vitales como la investigación, la determinación de los hechos
y el enriquecimiento de las fuentes. En los últimos años, algunos medios
establecidos han experimentado con el crowdsourcing para facilitar la labor
periodística mediante herramientas colaborativas en Internet (como Crowdmap6 y
Geocommons7), bases de datos (Freebase8, Google Refine9 y Dollars for Docs10), el

                                                      
6
http://www.crowdmap.com/
7
http://www.geocommons.com/
8
http://www.freebase.com/
203
 
 

software de ordenación de datos (Timelinesetter 11 ), los buscadores de


conversaciones (Open Facebook Search 12 , Radian6 13 o Spredfast 14 ) o las
herramientas de seguimiento web (You Get Signal15). Se puede afirmar que los
periodistas especializados en política disponen de herramientas que han impulsado
la implicación cívica de la ciudadanía, completando una verdadera transición “de
los muckrakers de Roosevelt a los muckhackers de WikiLeaks” (Rodríguez, 2010).

A este respecto, en junio de 2009 la edición digital del diario The Guardian tuvo la
exitosa idea de solicitar ayuda a sus lectores para la titánica labor de cotejar los
datos de una ingente cantidad de documentos sobre los gastos de los miembros
del parlamento: “Únete a nosotros en el escrutinio de los 700.000 documentos de
gastos de los parlamentarios para identificar reclamaciones individuales, o
documentos que crees que merecen una investigación más profunda. Puedes
trabajar en los gastos de tu propio parlamentario, aprieta el botón para empezar a
revisar”16. La iniciativa no hizo sino poner de manifiesto que la colectividad y el libre
acceso a la información tienen un enorme potencial como aliados del periodismo
político.

Más recientemente, con el advenimiento de las redes sociales, determinadas


plataformas se han mostrado como herramientas de referencia para la cobertura
de hechos de difícil o vetado acceso para los periodistas. Especialmente en
situaciones de crisis como las revueltas sociales y políticas de medio mundo, que
han puesto a prueba a las redacciones de los grandes medios de comunicación
internacionales: desde las protestas electorales de Irán en 2009 a las revueltas en
Libia en 2011, allá donde era complicado (y arriesgado) llegar o donde la censura

                                                                                                                                                            
9
http://code.google.com/p/google-refine/
10
http://projects.propublica.org/docdollars/
11
http://propublica.github.com/timeline-setter/ 
12
http://www.openfacebooksearch.com/
13
http://www.radian6.com/
14
http://www.spredfast.com/ 
15
http://www.yougetsignal.com/
16
http://mps-expenses.guardian.co.uk/
204
 
 

se imponía como un método para mantener el status quo, “un flujo constante de
tweets y entradas de blog, así como de fotos y vídeo del teléfono móvil, ha
proporcionado al menos alguna orientación sobre la rápida evolución de la
situación” (Lister y Smith, 2011). Las coberturas ciudadanas de estas situaciones
críticas han sido de inestimable ayuda para la labor periodística, a pesar de la
infoxicación, la velocidad a la que fluye la información y la dificultad para verificar
los hechos y contrastar las fuentes.

Así pues, estos entornos digitales se han erigido en una herramienta valiosísima
para las noticias de última hora y la reconstrucción de sucesos y la facilitación del
acceso a fuentes a priori poco accesibles. Un caso evidente de esta última ventaja
se ha producido reiteradas veces en el ámbito de la política, donde Twitter se ha
convertido en un vehículo de transparencia como diario personal, que ha sido
acogido por numerosos parlamentarios de todo el mundo, tanto en la Unión
Europea como en los Estados Unidos17. Y claro, la incomprensión de estas nuevas
herramientas ha surgido en un entorno atávico como es el político, en el que
todavía se pone en cuestión si las NTIC son aliadas o enemigas.

Así sucedió hace unos años en la Asamblea de Madrid, cuando su presidenta


prohibió a Reyes Montiel, diputada de Izquierda Unida, actualizar su cuenta de
Twitter para comentar los avances de la Comisión de Investigación sobre una
presunta trama de espionaje político en el PP. La perpleja diputada lo explicaba así
en su blog:

“Bueno, ya veis. Podria hacerlo a traves de blog. Podria enviar sms por
doquier. Podria incluso radiarla por telefono. Pero no, el problema es el
twitter. No puedo usarlo en la sala de la comision hasta tanto la mesa
regule y por lo tanto prohiba el uso de esta herramienta tan peligrosa.

                                                      
17
Sitios como http://www.tweetminster.co.uk/ (Reino Unido), http://www.europatweets.eu/ (Unión Europea) o
http://www.tweetcongress.org/ (Estados Unidos) demuestran esta tendencia recogiendo los feeds de las cuentas de
estos políticos.
205
 
 

Reconocen que no hay razon legal alguna para prohibirlo. Reconocen


que no pueden evitar que lo use. Incluso reconocen que yo lo puedo
hacer fuera de la sala. ¿Que diferencia hay que me siente en la sala de
al lado y twittee por el canal interno?
Este es el gobierno de la transparencia, de la libertad de expresion. Lo
peor es que no es solo intolerancia, es tambien IGNORANCIA” (Montiel,
2009)

Esta herramienta también plantea desafíos para el periodista, que radican en su


pericia a la hora de separar el grano de la paja, la información veraz y significativa
de la que no lo es. Reyes Montiel era una usuaria reconocida de la herramienta, y
los periodistas podían emplear sus tweets con la confianza de saber que era ella
quien escribía. Pero, ¿qué sucede cuando la información es igualmente interesante
pero su procedencia no es tan cristalina?

Twitter ha enmendado parcialmente el problema de las suplantaciones mediante


Twitter Verified Account, un sello presente en el feed de determinadas cuentas que
garantiza su autenticidad a sus seguidores y ahorra negligencias a muchos
comunicadores. Músicos, actores, políticos y otras personalidades cuentan con
este marchamo que asegura que son quienes dicen que son.

Pero incluso así, nada garantiza que un usuario derive a terceros la gestión de su
cuenta, rompiendo un tácito pacto de confianza y atribución. Tal es el caso de la
portavoz nacional de UPyD, Rosa Díez, que mantenía una cuenta en Twitter
(@rosa_diez) en la que actualizaba regularmente y en tono personal su sentir y
parecer sobre la agenda política española. Así fue hasta que el periodista Juan Luis
Sánchez descubrió que la política simultaneaba una entrevista en directo en “Los
Desayunos de TVE” con sus actualizaciones en Twitter. Sólo dos días después del
hallazgo y tan solo tres después de los comicios, la cuenta era cerrada (Sánchez,
2009).

206
 
 

Figura 1. Capturas de Rosa Díez en La 1 de TVE y en Twitter. El reloj marca la


misma hora.

(Imágenes: Juanlu Sánchez)

Incluso cuando las fuentes son bien conocidas y los hechos probados obran en
manos del periodista, éste puede estar atado de pies y manos por la acción de
grupos de presión o intereses privados. La socialización de la información parece
en estas situaciones seguir beneficiando a la verdad y sus consecuencias para el
conjunto de la ciudadanía. Así sucedió en octubre de 2009, cuando la compañía
petrolera Trafigura obtuvo un mandato judicial para evitar que los medios
publicaran cualquier información sobre la pregunta de un miembro del parlamento
británico del partido laborista que incidió en una sesión de la cámara sobre la
exportación por parte de la petrolera de residuos tóxicos. Estos desechos fueron
vertidos en Costa de Marfil provocando una quincena de muertos y miles de
envenenamientos. Alan Rusbridger, director de The Guardian, tan perplejo como
irritado publicó un críptico mensaje en Twitter que él mismo recuerda del siguiente
modo: “Lo siento, no podemos publicar la historia de una compañía que no puedo
nombrar por razones que no os puedo decir” (El País).

207
 
 

En realidad, el tweet decía: “Prohíben a The Guardian informar sobre el Parlamento


por razones que no pueden decirse. ¿Vivió John Wilkes en vano?”18. La mención al
parlamentario que luchó en el s. XVIII por que los periodistas pudieran informar y
hacer públicas las sesiones de los Comunes surtió efecto. Tan solo 24 horas
necesitaron los usuarios de Twitter para desvelar de qué compañía se trataba,
cuáles eran los documentos comprometedores y qué era exactamente lo que
estaba silenciando el reportaje de The Guardian. Stephen Fry (@stephenfry),
conocido actor británico y seguidor de Rusbridger, había “retuiteado” el mensaje a
sus 830.000 seguidores, que comenzaron a desvelar la historia en colaboración
hasta que la historia saltó a los medios.

6. Desintermediación e influencia de los actores públicos en la agenda

Como ya se ha comentado, es cada vez más frecuente que los políticos prescindan
de las redacciones para hacer públicos sus comunicados, que llegan al público
objetivo que más le interesa (sus seguidores), al tiempo que se garantizan el eco
mediático. En esta actividad, al pionero Obama se han unido mandatarios y
estadistas como Dmitri Medvédev o Benjamín Netanyahu. La incorporación más
reciente ha sido la de la canciller alemana Angela Merkel, cuyo jefe de prensa
anunció el 22 de marzo de 2011 exclusivamente a través de Twitter que la jefa de
gobierno viajaría a Estados Unidos a recoger un galardón: “La canciller viajará a
inicios de junio en una visita oficial a Washington, para hablar con el presidente
Obama y recibir el premio de la Medalla de la Libertad”19. Como era previsible, los
periodistas germanos se molestaron con la acción y así lo hicieron constar en rueda
de prensa.

Es necesario señalar que, a pesar del creciente declive de este papel de mediador,
la más reciente evidencia empírica parece demostrar que los medios siguen siendo

                                                      
18
http://twitter.com/#!/arusbridger/status/4816133140
19
http://twitter.com/#!/RegSprecher/status/50215217665286144
208
 
 

altamente influyentes en la tematización informativa de la Red. Tal y como


atestigua el informe The State of the News Media 2011 (Pew Center, 2011b), la
agenda de los blogs se es casi idéntica a la de los medios de comunicación. De
hecho, bitácoras y medios comparten nueve de sus diez temas principales, lo que
indica la notable influencia que los medios de comunicación conservan en la
blogosfera, aportando contenidos que sirven de punto de partida para posts y
conversaciones de amplio rango. No obstante, cuando se da el salto hacia el
ámbito social, encontramos una agenda diferenciada e independiente, en la que
las marcas tecnológicas tienen un papel preponderante, por delante de algunos
asuntos de importancia en la esfera internacional:

Tabla 1. Las historias más populares de 2010 en prensa, blogs y Twitter.

LAS HISTORIAS MÁS POPULARES: PRENSA VS. BLOGS VS. TWITTER


Prensa Blogs Twitter
Economía 14% Economía 10% Apple 13%
Elecciones 2010 10 Elecciones 2010 5 Google 9
Derrame de crudo 7 Administración 4 Twitter 7
de BP Obama
Asistencia 5 Asistencia sanitaria 3 Facebook 2
sanitaria
Afganistán 4 Afganistán 3 Economía europea 2
Administración 2 Amenazas 3 Terremoto en Haití 2
Obama terroristas /
Seguridad nacional
Terremoto en Haití 2 Derrame de crudo 2 Afganistán 2
de BP
Amenazas 2 Educación 2 WikiLeaks 1
terroristas /
Seguridad
209
 
 

nacional
Inmigración 2 Inmigración 2 Economía 1
Educación 2 Tea Party 2 Educación 1
Elecciones en 1
Reino Unido

Fuente: The State of the News Media 2011 (Pew Center, 2011b)

Esta teoría de la vigente influencia de la agenda mediática en la Red se ve


respaldada por el reciente estudio llevado a cabo por la multinacional Hewlett-
Packard, que durante 40 días del otoño de 2010 analizó una muestra de 16,32
millones de tweets. Entre ellos, se identificó las 22 cuentas que más “retuiteos”
generaban, de las cuales el 72% pertenecían a medios de comunicación como CNN
(@cnnbrk), The New York Times (@nytimes), El País (@el_pais) o la BBC
(@bbcworld). Se puede afirmar, por tanto, que los medios de comunicación
determinan las tendencias (trends) de esta red social de microblogging, por encima
incluso de usuarios que tienen mayor número de followers, celebridades del mundo
del espectáculo como Ashton Kutcher o Lady Gaga.

Asimismo, no se puede olvidar que la clásica agenda propuesta por los medios
tradicionales también ha encontrado competencia con otra alternativa surgida del
crowdsourcing presente en lugares como los gestores sociales de noticias, esto es,
en agregadores como Menéame 20 , Digg 21 o Newsvine 22 . Estos espacios son
repositorios de prácticas merecedoras del nombre de auténtico metaperiodismo,
que permiten a la ciudadanía hacer una (re)utilización de la información,
etiquetándola, comentándola y dándole visibilidad con un sistema de ranking
basado en el voto y un sistema de reputación, con independencia de que su factura
provenga de medios sociales o tradicionales. Este tipo de plataformas se han
                                                      
20
http://www.meneame.net/
21
http://www.digg.com/news/
22
http://www.newsvine.com/
210
 
 

convertido en un lugar de deseada presencia para los cibermedios y en una fuente


periodística relevante para profesionales de medios digitales y tradicionales.

Ahora bien, el auge de las listas y rankings favorece a la tecnología frente a la labor
intelectual que requiere el periodismo. ¿Es un algoritmo todopoderoso como el de
Google News –que se promociona como libre de cualquier elemento de juicio
humano– más acertado u objetivo a la hora de valorar el peso informativo de una
noticia que la concienzuda labor de una redacción? ¿Se deben dejar
responsabilidades como ésta en manos de “la máquina”? Como afirma Doctor
(2010: 157), puede que una solución razonable para la ecuación humano-máquina
sea aplicar la “regla del 10 por ciento”. La idea es: “Dejemos que la tecnología haga
el trabajo pesado –ése es el 90 por ciento– y que los humanos vayan y trabajen por
encima de la tecnología, añadiendo la habilidad, la inteligencia y el juicio”.

Lo cierto es que, en muchos casos, este afán por crear listas de todo ha
perjudicado la seriedad y credibilidad de los medios digitales, por cuanto éstas
destacan, muy a menudo, cuestiones banales que, en cualquier caso, no dejan de
emanar de la propia redacción del periódico. Los periodistas que tradicionalmente
incluían en su rutina profesional la determinación de aquello que le interesaba a la
gente (o lo que ellos creían honestamente que podía interesarle) pueden estar en
desacuerdo con los temas que más gustan, a tenor de secciones del tipo “Lo más
visto”.

Sólo hay que observar cuáles son las noticias más leídas del día en un periódico
digital en una jornada cualquiera para encontrarnos con las noticias más
sensacionalistas, truculentas o, directamente, banales de la oferta informativa del
diario. El número de clics de los usuarios sólo puede ser considerado aquí como un
indicativo de la mercantilización de la información en el contexto de la empresa
informativa más que como la información que el público necesita conocer –y la
prensa le debe brindar– para aumentar su autonomía democrática. Esto constituye

211
 
 

un ejemplo de cómo el empleo del crowdsourcing “en bruto” puede ser


contraproducente y estar limitado a la hora de establecer una agenda útil para la
sociedad.

7. Hacia la catalización mediática y la rendición de cuentas

El 6 de abril de 2011 se publicó en muchos medios el rechazo en votación de los


eurodiputados a aplicarse a ellos mismos medidas de austeridad, como la
congelación de sus salarios y dietas, así como su negativa a tomar vuelos en clase
turista en lugar de en primera clase. Jorge Martínez, un joven de 26 años en paro
que vive en casa de su padre en Luarca (Asturias), indignado, escribió: “Porque [sic]
no hacemos TT [por trending topic] #eurodiputadoscaraduras ????”23 . En aquel
momento, Jorge no tenía muchos followers (alrededor de 200), pero con el hashtag
consiguió llamar la atención de algunos nombres conocidos del periodismo
deportivo español, que en la Twitteresfera tiene gran influencia. Juanma
Castaño (@juanmacastano, 60.000 seguidores), Juan Carlos
Crespo (@jcarloscrespo, 8.000) o Gaby Ruiz (@gabyruizplus, 12.500) fueron el
vector de propagación de este meme, que “retuitearon” hasta que llegó a otros
periodistas como Ignacio Escolar (@iescolar, autor del blog político español más
relevante, estaba siguiendo el asunto toda la jornada y compartiendo
actualizaciones con sus seguidores).

Figura 2. Captura de pantalla del mensaje que originó el hashtag


#eurodiputadoscaraduras y su repercusión, representada de forma visual como
tema del momento en la geografía española.

                                                      
23
http://twitter.com/#!/cokeluark/status/55716025014038528
212
 
 

El mensaje también llegó al corresponsal de El Mundo en Londres, Eduardo Suárez


(@eduardosuarez), que había creado paralelamente un documento de texto que
listaba a los eurodiputados que habían votado a favor de seguir viajando en
bussiness a cuenta del erario público. También se acabó publicando un montaje
con sus caras 24 , se creó un vídeo humorístico 25 y una decena de grupos en
Facebook, la mayoría de ellos en tono satírico.

Fueron influyentes periodistas los que prendieron la mecha de este elocuente


meme, que no tardó demasiado en ser uno de los temas del momento en Twitter a

                                                      
24
http://twitpic.com/4hpqoa
25
http://www.youtube.com/watch?v=8MYat5RZtqQ 
213
 
 

escala global. Un hashtag replicado por la ciudadanía se convirtió en un titular con


consecuencias. Los medios, especialmente los digitales, se hicieron eco y
catalizaron de inmediato la pequeña revolución se estaba viviendo en Twitter. Fue
entonces y sólo entonces cuando las cuentas de los partidos comenzaron a dar
explicaciones a los ciudadanos. PSOE y UPyD cambiaron su voto por escrito del “no”
a la abstención, mientras que PP mantuvo su postura por entender que la
propuesta era una ocurrencia “extemporánea” de la izquierda europea. La pregunta
cuya respuesta nunca conoceremos es: ¿habrían matizado su voto los
europarlamentarios si la presión hubiese provenido únicamente de la cobertura y
vigilancia mediática? Parece poco probable.

La clase política pudo palpar el sentir popular de una forma hasta hace poco
inimaginable, algo que fue calificado como “un ataque de histeria progre colectiva”
por Carlos Martínez Gorriarán (Público, 2011) o como “infecto populismo” a manos
de “#los tontos del pueblo” por el periodista Arcadi Espada (2011). Una forma más
“wikipopulismo”, que diría Juan Luis Cebrián (2011). Sin duda, la mensurabilidad
del suceso fue determinante para la reacción ante lo que la ciudadanía consideró
un desmán, dada la coyuntura económica y fue clave para el viaje de vuelta de la
historia a las primeras planas mediáticas.

Es probable que la mediación del periodismo tradicional esté dejando paso a una
suerte de catalización en la que el periodista sigue actúe como caja resonante de la
sinfonía informativa. El periodista ha aceptado guardar la batuta en el cajón, para
pasar a formar parte de la orquesta. Ahora, cuando se difunde una historia, el
público renegocia el valor periodístico de esa noticia: emite un voto involuntario
cuando hace clic para visualizarla y facilita UGC (contenido generado por el usuario)
al medio de comunicación, la comparte, la valora y la emplea para interpelar
directamente a quienes participan en ella, desde el redactor que la escribió a los
actores que la protagonizan.

214
 
 

Las nuevas formas de participación digital han originado una verdadera revolución
en la cadena de valor industrial y en la cultura de la producción informativa, que
deja de ser tal al no existir separación entre producción, distribución y consumo,
sino una fluida co-creación de “artefactos sociales” siempre inacabados pero
infinitamente aumentables a causa de la colmena informativa de las comunidades,
que pueden ser o no alternativas a los “productos” industrialmente creados (Bruns,
2008).

Como afirma el periodista británico y emprendedor digital Nick Denton: “Creo que la
gente está dándose cuenta de ello ahora, de cómo probablemente el mayor cambio
de los medios en Internet no es la inmediatez o los bajos costes, sino la
mensurabilidad” (en McGrath, 2010). La mensurabilidad como horizonte en el que
la información cristaliza y se convierte en opinión pública de forma tangible, abierta
y visible para todos. Los periodistas atienden a cómo una noticia surge, evoluciona
y se enriquece con las aportaciones del público, lo que se ve reflejado en un
contexto mediático que, a su vez, revierte en la consideración que la ciudadanía y
los protagonistas de la historia otorgan a dicha cuestión.

8. A modo de conclusión

La hipótesis que estaba en el origen de esta comunicación era que la relevancia


social del periodismo pasa por reforzar el valor de su función política, que reside
fundamentalmente en su papel de mediador entre los hechos, los discursos que se
cruzan en los medios, las acciones de los políticos y las opiniones de los
ciudadanos. De este modo, aunque los periodistas cedan cierto espacio en la
esfera pública, pueden mantenerse como la referencia más cualitativa en el
espacio político, que es donde esta función mediadora adquiere mayor relevancia.

Con esta acción mediadora, el periodismo sujeta la democracia en uno de sus


aspectos donde históricamente ésta se ha jugado su fortaleza: en la integración de

215
 
 

la ciudadanía en las dinámicas de discusión y toma de decisiones. El descuido de


esta entendida obligación de la prensa ha originado, entre otras circunstancias
coadyuvantes, la falta de credibilidad de los medios y la consecuente búsqueda por
parte del ciudadano de una alternativa no mediada, la que posibilitan las nuevas
tecnologías. Gracias a ellas, los públicos tienen más posibilidades que nunca antes
de comunicarse directamente con los actores relevantes de la vida pública, influir
en la agenda temática y conformar una alianza con los periodistas con el fin de
deliberar e intervenir en la toma de las mejores decisiones y reprobación de las
peores, fortaleciendo la llamada accountability (“rendir cuentas” o “responder
por”), un término anglosajón que en el ámbito de la política tiene un profundo
significado, como principio de la vida pública y máxima democrática de
transparencia e información al servicio de cualquier mecanismo de control que
exige responsabilidades al poder –político o mediático–.

Asimismo, es evidente que el declive producido en la acción mediadora de los


periodistas está motivado fundamentalmente por esa creciente autonomía de los
actores que participan en los procesos informativos. Autonomía que, por otro lado,
no ha hecho más que potenciar otra de las funciones tradicionales del periodismo,
la vigilancia de los poderes públicos (a través de la crítica a la labor periodística).
Esta participación e implicación de múltiples públicos condiciona la dimensión del
flujo informativo y tiene efectos ambiguos en la agenda temática, en lo referente a
que cuanta más fuerza poseen las fuentes y más débil es el filtro mediático, mayor
amenaza existirá de contaminación propagandística en el menú diario de los
medios.

En todo caso, y a pesar del creciente declive de este papel de mediador, la más
reciente evidencia empírica parece demostrar que los medios siguen siendo
altamente influyentes en la tematización informativa de la Red, y los periodistas,
figuras clave en la diseminación de las historias relevantes, verdaderos nodos de
las actuales retículas informativas. Es probable que la mediación del periodismo

216
 
 

tradicional esté dejando paso a otro tipo de intervención, más cercana a facilitar el
eco de las voces que merecen ser escuchadas en el debate.

De esta forma, la apertura y expansión del espacio público ofrece una oportunidad
al periodismo de revalorizar su intervención en el ecosistema comunicativo a través
de su función mediadora, como un catalizador de los discursos que discurren en el
universo mediático. La selección de temas y la profundización en ellos pueden
volver a ser las tareas que requieran de criterio periodístico desde una posición
desinteresada y, ya por siempre, reconectada con las inquietudes de la ciudadanía.

Bibliografía

ÁLVAREZ POUSA, L. (2004): “La especialización en el tiempo de la globalización”. En


Fernández del Moral, J. Periodismo especializado. Barcelona: Ariel.

BRUNS, A. (2008): Blogs, Wikipedia, Second Life and Beyond: From Production to
Produsage. Nueva York: Peter Lang.

COOPER, S. D. (2006): Watching the watchdog: bloggers as the fifth state. Spokane,
WA: Marquette Books.

CEBRIÁN, J. L. (2011): “Wikiperiodismo”.


http://www.elpais.com/articulo/sociedad/Wikiperiodismo/elpepusoc/2011
0224elpepusoc_10/Tes. Acceso: 08/04/2011.

D’ADAMO, O., GARCÍA BEADOUX,V. y FREIDENBERG, F. (2007): Medios de Comunicación y


opinión pública. Madrid: McGraw Hill, 2007.

DOCTOR, K. (2010): Newsonomics: Twelve New Trends That Will Shape the News You
Get. Nueva York: St. Martin’s Press.

ENTMAN, R. (1989): Democracy without citizens: media and the decay of American
politics. Oxford: Oxford University Press.

217
 
 

ESPADA, A. (2011): “Los #tontos del pueblo”.


http://www.elmundo.es/blogs/elmundo/elmundopordentro/2011/04/07/lo
s-tontos-del-pueblo.html. Acceso: 08/04/2011.

ESPADA, A. y HERNÁNDEZ BUSTO (eds.) (2009): El fin de los periódicos. Barcelona:


Duomo.

FIDLER, R. (1997): Mediamorphosis: Understanding New Media. Thousand Oaks, CA:


Pine Forge Press.

GUILLAMET, J. (2011): “El periodismo como valor añadido”.


http://www.elpais.com/articulo/opinion/periodismo/valor/anadido/elpepiop
i/20110329elpepiopi_11/Tes. Acceso: 31/03/2011.

HERRERA DE NOBLE, E. (2005): “Prensa escrita, un instrumento esencial para el bien


común”. http://edant.clarin.com/diario/2005/07/07/sociedad/s-
00320.htm. Acceso: 30/03/2011.

KOVACH, B. y ROSENSTIEL, T. (2003): Los Elementos del Periodismo. Madrid: Santillana


Ediciones Generales.

LASH, S. (2005): Crítica de la información. Buenos Aires: Amorrortu.

LASSWELL, H. (1948): “The structure and function of communication in society”. En


Bryson, L. (Ed.). The communication of ideas. New York: Harper and Brothers.

LEIGH, D. (2011): “Assange quería publicidad a cualquier precio”.


http://www.larazon.es/noticia/851-assange-queria-publicidad-a-cualquier-
precio. Acceso: 15/04/2011.

LESSIG, L. (2004): Free Culture: How Big Media Uses Technology and the Law to
Lock Down Culture and Control Creativity. Nueva York: Penguin.

LISTER, T. Y SMITH, E. (2011): “Social media @ the front line in Egypt”.


http://articles.cnn.com/2011-01-
27/world/egypt.protests.social.media_1_social-media-twitter-entry-muslim-
brotherhood?_s=PM:WORLD. Acceso: 20/03/2011.

218
 
 

MCGRATH, B. (2010): “Search and destroy: Nick Denton’s blog empire”.


http://www.newyorker.com/reporting/2010/10/18/101018fa_fact_mcgrat
h. Acceso: 25/03/2011.

MCQUAIL, D. (1991): Introducción a la teoría de la comunicación de masas.


Barcelona: Paidós.

MONTIEL, R. (2009): “Me acaban de prohibir usar el twitter en la Comisión”.


http://elblogdereyesmontiel.blogspot.com/2009/03/me-acaban-de-prohibir-
usar-el-twitter.html. Acceso: 02/02/2011.

MURO BENAYAS, I. (2010): “La deconstrucción de la mediación informativa”. Revista


de Economía Política de las Tecnologías de la Información y Comunicación,
Vol. XII, nº2, Mayo-Agosto.

ONTSI (2011): “Perfil sociodemográfico de los internautas - Análisis de datos INE


2010” informe del Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones y de la
Sociedad de la Información. http://www.ontsi.red.es/hogares-
ciudadanos/articles/id/5141/perfil-sociodemografico-los-internautas-
analisis-datos-ine-2010.html. Acceso: 15/11/10.

PEW CENTER (2011a): “Key Findings”. http://stateofthemedia.org/2011/overview-


2/key-findings/. Acceso: 02/04/2011.

— (2011b): “The State of News Media 2011: A Year in the News”.


http://stateofthemedia.org/2011/mobile-survey/a-year-in-news-narrative/.
Acceso: 02/04/2011.

PÚBLICO (2011): “El PSOE y UPyD cambiarán su voto sobre los vuelos en primera
clase”. http://www.publico.es/espana/369986/el-psoe-y-upyd-cambiaran-
su-voto-sobre-los-vuelos-en-primera-clase. Acceso: 08/04/2011.

RHEINGOLD, H. (2000): Rethinking Virtual Communities (Postscript). In The Virtual


Community: Homesteading on the Electonic Frontier. Cambridge: The MIT
Press.

219
 
 

RODRÍGUEZ, E. (2010): “El periodismo de investigación en la era digital”.


http://www.labrujuladeicaro.org/pidigital.pdf. Acceso: 20/04/2011.

SAMPEDRO, V. F. (2005): 13-M Multitudes on line. Madrid. Los Libros de la Catarata.

SÁNCHEZ, J. L. (2009): “La ubicuidad de Rosa Díez”.


http://www.juanlusanchez.com/archivos/2009/03/02/la-ubicuidad-de-
rosa-diez/. Acceso: 25/03/2011.

SEIB, P. (2008): The Al Jazeera Effect: How the new global media are reshaping
world politics. Washington, DC: Potomac Books.

SEMETKO, H. (1979): “Investigación sobre tendencias de la agenda-setting de los


noventa”. En Shaw E.: Agenda-setting and mass communication theory.
International Journal for Mass Communication Studies), XXV, nº. 2: 96-105.

TUCHMAN, G. y OSTERTAG, S. (2008): “Blogs and News Processes: Net Neutrality and
Digital Inequality”. En Carpentier, N. y De Cleen, B.: Participation and Media
Production: Critical Reflections on Content Creation. Newcastle: Cambridge
Scholar Publishing, pp. 57-67.

220
 
Periodismo político en la ficción
Cine, periodismo y narración política

Political journalism in the fiction.


Cinema, journalism and political narration

Mª Rosa Pinto Lobo


Facultad de Comunicación de la Universidad Pontificia de Salamanca
Catedrática de Teoría de la Comunicación
mrpintolo@upsa.es

Palabras clave |Periodismo político, cine, ficción, narración política, realidad

Keywords | Political journalism, cinema, fiction, political narration

Resumen | La comunicación tiene como objetivo relacionar la transformación del


ejercicio del periodismo político del siglo XX al siglo XXI y comprobar si esta
modificación ha sido mostrada también en el cine. En esta comunicación se
contempla y completa el estudio sobre la ficción del periodismo en la sociedad 2.0.
(Trabajo presentado en el último congreso de la SEP en Valencia) En la anterior
comunicación se estudiaba cómo el periodista no transforma hoy la información en
periodística sino en relato creativo de ficción. En la comunicación que ahora
presento se plantea cómo la ficción cinematográfica presenta la realidad sobre la
relación mantenida por el periodismo y la política. La metodología empleada es
inductiva, con un estudio seleccionado de casos. El análisis lo constituyen las
narraciones audiovisuales que abordan cómo son las relaciones de poder y las
relaciones profesionales ejercidas por políticos y periodistas. Las conclusiones

221
corroboran la correlación entre realidad y ficción, entre el periodismo político como
contrapoder de la década de los cincuenta y setenta, y su plasmación
cinematográfica desde Buenas noches,y buena suerte o Todos los hombres del
presidente, por citar algún ejemplo, hasta la primacía del espectáculo y la
banalización de ambos mundos en películas como El precio de la verdad, y el
protagonismo de las fuentes en la actualidad, con Wikileaks y su fundador como
figura principal de un próximo film de venganza, intriga y sexo. El exhaustivo
recorrido cinematográfico permite conocer la historia del periodismo político. Se
inicia este recorrido en la ficción pero es tan preciso como el mejor tratado escrito.
Encierra la verdad moral o su ausencia a partir de hechos e historias reales. Verdad
que se exige a quienes ejercen el periodismo en el ámbito de la política aunque a
veces no parezca real.

Abstract | The communication has as an objective to relate the transformation of


the exercise of the political media from XX century to XXI century and to verify if this
modification has also been shown in the cinema. In this communication the study is
contemplated and completed on the fiction of the media in society 2.0. (Work
presented/displayed in the last congress of the SEP in Valencia) In the previous
communication was studied how the journalist today does not transform the
information journalistic but into creative fiction story. In the communication that
now I present/display it plants how the cinematographic fiction presents/displays
the reality on the relation maintained by the media and the policy. Methodology
employee is inductive, with a selected study of cases. Analysis they constitute the
audio-visual narrations that approach how they are the relations of being able and
the professional relations exerted by politicians and journalists. Conclusions they
corroborate the correlation between reality and fiction, the political media like
contrapoder of the Fifties, and Seventy, and its cinematographic shape from Good
night, and good luck or All the men of the president, to mention some example, until
the first place of the spectacle and the triviality of both worlds in films like The price
of the truth, and the protagonism of the sources at the present time, with Wikileaks
and its founder like main figure of a next film of revenge, intrigues and sex. The

222
exhaustive cinematographic route allows to know history the political media. This
route in the fiction begins but it is as precise as the best written treaty. It locks up
the moral truth or its real absence from facts and histories. Truth that is demanded
to those who exert the media in the scope of the policy although sometimes it does
not seem real.

1. Periodismo Político

Si el lector de esta comunicación es un estudiante de periodismo que no ha


cumplido los veinte años es casi seguro que no conozca a los periodistas
Woodward y Bernstein del Washington Post y el caso Watergate. No tendrán sin
embargo problema para reconocer a Julian Assange, fundador de Wikileaks, y la
repercusión que ha tenido en la opinión pública la revelación de cientos de
documentos secretos puestos a disposición de cinco periódicos. Si a esto añadimos
que los derechos cinematográficos de la historia de Assange han sido comprados
por la productora de Hollywood DreamWorks, debemos pararnos a pensar por qué
en los últimos decenios se ha producido una profunda transformación en el
periodismo político. A esta reflexión le acompaña una pregunta: ¿ha reflejado el
cine este cambio? La cuestión no es baladí. Si en la actualidad encontramos
numerosos periodistas que convierten en relato creativo de ficción el ejercicio de la
profesión, véase El nuevo orden narrativo: la ficción del periodismo en la sociedad
2.0, también los creativos del cine se han fijado en el periodismo político real para
subrayar la ficción y el espectáculo como características cada vez más acusadas de
la política y el periodismo, que hoy trazan sus coordenadas en mundos virtuales.
Periodistas como Bastenier hablan de los hackers como los sujetos que consiguen
y arrebatan a los periodistas las grandes exclusivas por sus habilidades
tecnológicas en los mencionados mundos virtuales.

En la comunicación citada, presentada en el anterior congreso de la SEP, se


estudiaba la ficción del periodismo de David Simon, Larsson y Kapuscinski.
Fijémonos en este momento en Larsson. El periodista y escritor sueco presenta una

223
idealización del periodista y de la profesión con Mikael Blomkvist, pero junto a él
está el universo digital, el representado por la figura femenina de Lisbeth Salander,
alguien que es capaz de ser ubicua, omnisciente y descubridora de inconfesables
intimidades con un ordenador. Ella representa al usuario de la sociedad 2.0.
Reproduzco a continuación las palabras, recogidas por Lluis Bassets, del director
del New York Times, Bill Keller, sobre Wikileaks y las filtraciones en la política, la
diplomacia y el periodismo. Dejo al lector que relacione éstas con el retrato que
Keller dibuja de Julian Assange y cómo la ficción cinematográfica no podía dejar
escapar la historia de un “personaje de las intrigas de Stieg Larsson, un hombre
que podría aparecer como héroe o villano en una de sus novelas suecas donde se
mezclan la contracultura hacker, la conspiración de alto nivel y el sexo como
entretenimiento y como violación”.

He mencionado la transformación del periodismo político a lo largo del siglo


XX y de forma radical en el primer decenio del siglo XXI. Vamos a recorrer a
continuación esta historia de cambio en la relación de periodistas y políticos a partir
de las aportaciones de algunas de las más destacadas teorías e investigaciones.
Entre las teorías conviene recordar la Teoría Institucional y Política. En ella se
estudian las relaciones de los periodistas con la Política. Destacaría para nuestro
estudio tres aspectos en estas relaciones. El primero, el contrapoder ejercido por
los periodistas; el segundo aspecto subraya el protagonismo de los periodistas
cuando los políticos no ejercen su función pública; y, por último, el tercer aspecto
hace hincapié en el establecimiento de prioridades a partir de la tematización
marcada por los medios de comunicación. Esta relación, lejos de ser idílica, se
torna en muchas ocasiones conflictiva, no sólo cuando el periodista es un
contrapoder, sino también cuando es un competidor. Al respecto señalan Ortega y
Humanes: “Integrar socialmente y convertirse en referentes culturales y morales
coloca a los periodistas en una posición de trascendencia política, ya que aquellas
tareas son también cometido específico de la clase política. Se lo propongan
intencionadamente o no, los periodistas influyen de modo importante en la acción
política” (Ortega y Humanes: 2000, 212)

224
Del contrapoder, del protagonismo de los periodistas y de la tematización
mediática hallamos distintas aproximaciones según fijemos nuestra atención en las
investigaciones de la Escuela de Sociología de Chicago, en los estudios de la
Escuela de Columbia o en la observación que realiza la Teoría de la Élite Pluralista a
la función de esta élite para que el sistema político cumpla su cometido. De la
sociedad de masas y el público como audiencia, objeto de estudio de la Escuela de
Chicago en la década de los treinta y los cuarenta del siglo XX, pasamos a las
matizaciones e importancia que otorga a la comunicación interpersonal la Escuela
de Columbia, aun cuando el interés del ciudadano sea reducido. La Teoría de la
Élite Pluralista nos muestra cómo la sociedad precisa que las instituciones
negocien sus intereses para que, a través de los políticos, el sistema funcione. Pero
no son solo élites los políticos, también lo son los periodistas cuando dotan de
significado y definen los acontecimientos, cuando además de dar cobertura a los
sucesos los contextualizan, y convierten a la opinión pública en un nuevo agente de
la comunicación. Un siglo después, volvemos a encontrarnos con los pioneros en
los estudios de la comunicación social como Lasswell quien, a comienzos de los
años veinte, fijó su atención en la distribución de influencias y en las élites. En
estos momentos deberíamos preguntarnos quiénes son estas élites, si son reales o
virtuales, si continúan siendo políticos y periodistas o si son hackers y héroes
mediáticos que navegan en redes sociales.

2. Periodismo y cine

El periodista cuenta historias. El cine cuenta historias. El periodismo relata


historias de cine y el cine muestra lo que antes nos relataron los periodistas. El
periodista y director de cine Sam Fuller afirmó que “lo que es bueno para un
reportaje periodístico es bueno para una película”. Esta declaración la presenta
Juan Carlos Laviana en su libro Los chicos de la prensa. Laviana nos recuerda
también que son muchos los profesionales del cine que han trabajado en los
periódicos (Laviana: 1996, 5-6)

225
En la obra de Laviana podemos encontrar una exhaustiva relación de
nombres que han transitado tanto por el periodismo como por el cine,
enriqueciendo ambas profesiones pasionales y fundiéndolas para dejar referencias
tanto para la historia del periodismo como para la historia del cine. Los chicos de la
prensa recoge centenares de películas donde el periodismo está presente.
Recorremos la profesión con films que nos muestran al magnate, al director, al
redactor jefe, al periodista político, al enviado especial, al reportero amarillo, al
periodista comprometido, al crítico y al columnista, al reportero de sucesos, al
periodista de sociedad, al cronista deportivo, al fotógrafo, etc. El minucioso trabajo
de Laviana se ha visto completado con el de Enrique Martínez-Salanova, quien
presenta las películas estrenadas en el último decenio.

La extensión de esta comunicación no permite presentar las películas que


han abordado la profesión periodística. Se estudiarán, a continuación, sólo aquellas
cuya trama ha mostrado en imágenes la relación, simbiótica en ocasiones y
conflictiva en otras, de la política y el periodismo.

3. Política y periodismo en la ficción.

El gran Billy Wilder, conocido y reconocido director cinematográfico, comenzó su


vida profesional como periodista en varias publicaciones austriacas y berlinesas. A
él debemos la ácida crítica de El Gran Carnaval (1951) aunque podemos
remontarnos hasta 1929 y citar sus inicios cinematográficos con Der Teuter o El
reportero del diablo. Este film es uno de los primeros en convertir las peripecias de
un periodista en relato de ficción llevado al cine. De este primer film damos el salto
a los años cuarenta para encontrarnos con el periodismo y la política.

La década de los años cuarenta la estrenamos con una película de culto


cinematográfico: Ciudadano Kane (1940) de Orson Welles. En 1942, George
Stevens dirige La mujer del año. En este film se cuenta la historia de una periodista
política. Dorothy Thompson fue la periodista que inspiró la película. La II Guerra

226
Mundial es el contexto de Sublime decisión (1948) de Sam Word, basada en la
obra teatral de William Wister Haines. En este film se aborda cómo se prepara a la
opinión pública norteamericana con periodistas y políticos desde la óptica del
patriotismo y apoyo a las campañas militares. Sólo un año después, El político
(1949) de Robert Rossen lograría tres Oscar relatando la historia de un ambicioso
periodista que ayuda a un político a trepar en su mundo hasta convertirse en un
corrupto, con los medios de comunicación bajo su dominio y dependencia.

Aunque son muchas las películas sobre periodismo, en la década de los


cincuenta y los sesenta no hallamos ninguna que tenga al periodismo político como
protagonista. Veremos, sin embargo, que sí hubo momentos muy importantes de
este periodismo cuando el contexto histórico permitió retomar los hechos, filmarlos
y convertirlos en ejemplo para futuras generaciones.

La ausencia anterior se compensa al iniciarse los años setenta. El cine atiende


a la política y el periodismo con películas comprometidas que, al igual que el
periodismo, cuestionan la sociedad y las instituciones, y critican y responsabilizan a
éstas del funcionamiento político que oculta la degradación del sistema. El director
Constatin Costa-Gavras en Z (1970) se sirve de un periodista y un magistrado para
descubrir el asesinato de un diputado. También un periodista será quien investigue
el asesinato de un senador norteamericano en el film de Alan Pakula El último
testigo (1974) En El reportero (1975) de Antonioni, la investigación periodística
aborda las intrigas políticas internacionales y los regímenes dictatoriales en
América del Sur. Vuelve Alan Pakula al cine de periodismo político, en 1976, con
Todos los hombres del presidente y el trabajo que realizaron los periodistas
Woodward y Bernstein en el Washington Post sobre el escándalo Watergate. Se
cierra la década con una película premonitoria de la banalidad que acechaba al
mundo de la política y cómo esa banalidad iba a ser cosechada por la televisión. En
1979, bajo la dirección de Hal Ashby, encontramos a un sorprendente Peter Sellers
que interpreta, en Bienvenido Mister Chance, a un jardinero que todo lo que sabe lo

227
ha aprendido gracias al continuo “zapping” televisivo. Con estos conocimientos y la
influencia de una poderosa mujer se puede llegar a la Casa Blanca.

En los años ochenta solo el film Grita Libertad (1987) de Richard Attenborough
se asoma a la relación periodismo y política cuando cuenta cómo un periódico
sudafricano, en plena época del apartheid, comienza a publicar noticias de la
comunidad negra.

Dos películas destacan en los años noventa. La primera es Ciudadano Bob


Roberts (1992) de Tim Robbins. En ella un periodista descubre al verdadero racista
y militarista que se esconden en el candidato que aspira a llegar al Senado de los
Estados Unidos. En 1997, Curtis Hanson firma L.A. Confidential. La ciudad de Los
Ángeles, en los años cuarenta, es el escenario de una compleja trama donde la
corrupción y la falta de escrúpulos salpican por igual a políticos, periodistas y
policías. La película está basada en una novela de James Ellroy.

Ya en el siglo XXI nos encontramos, en 2003, con la película El precio de la


verdad de Billy Ray. El film parte de un artículo de Buzz Bissinger publicado, en
septiembre de 1998, en Vanity Fair, donde narra la trayectoria del periodista
Stephen Glass. A mediados de la década de los noventa, el joven articulista Glass
trabajaba para la prestigiosa revista política The New Republic y era uno de los
más solicitados de Washington. Fue despedido en 1998 con la llegada de uno
nuevo director, Charles Lane, quien descubrió que se había inventado un artículo
titulado “El paraíso del hacker”. La revista averiguaría que más de la mitad de los
artículos de Glass fueron inventados en parte o en su totalidad. La pérdida de
credibilidad de una revista como The New Republic presagiaba los tiempos que
aguardaban a la deontología en el comienzo del nuevo siglo.

Dos años después, en 2005, de nuevo la credibilidad de la profesión es


protagonista. El director de Buenas noches y buena suerte, George Clooney, nos
conduce al pasado para advertirnos de lo que puede acontecer en el futuro. La

228
película cuenta el histórico enfrentamiento del periodista Murrow y la cadena CBS
con el senador McCarthy. El film es un alegato a favor del periodismo como
contrapoder y de la profesión periodística como compromiso a favor de la verdad.

Robert Redford, en 2007, dirigió e interpretó Leones por corderos. El film


presenta varias historias al concluir la guerra de Afganistán. Una de estas historias
narra las relaciones y juegos de poder que un político pone en marcha con una
periodista de agencia.

Al año siguiente, Ron Howard recreó en El desafío: Frost contra Nixon (2008) la
entrevista televisada entre el periodista David Frost y el retirado Richard Nixon. El
film vuelve a mostrarnos por qué aquella entrevista sigue siendo una referencia
para los profesionales de la televisión en su relación con los políticos y cómo los
eternos segundos de silencio del medio acabaron dando la respuesta a la opinión
pública de la época.

Basada en una serie británica, la película de Kevin McDonal La sombra del


poder (2009) sitúa la acción en la capital política de Washington. Allí un congresista
y un veterano periodista, amigo del anterior, se verán envueltos, junto a una joven
profesional en los medios digitales, en una trama en la que nada es lo que parece.
De nuevo política y periodismo juntos pero enfrentados cuando la primera oculta y
el periodismo desvela.

En el momento de escribir esta comunicación se está preparando la película


sobre Julian Assange, fundador de Wikileaks, y principal protagonista y agitador de
la opinión pública mundial al revelar cientos de documentos secretos, algunos de
éstos a través de cinco medios de comunicación tradicionales. Conviene destacar
que Hollywood se está volviendo neorrealista y la obsesión por la documentación
alcanzará en esta película una cuota importante. Dos productoras estadounidenses
han comprado los derechos de la biografía que prepara el periodista Andrew Fowler
sobre el australiano con el título The Most Dangerous Man in the World. La

229
actualidad no será sólo la base del film, será la película misma, solo que con
montaje, sonido, música y estudiados diálogos. La realidad conduce en este caso a
una ficción que convertirá a Assange en el compañero virtual del Zuckernerg de La
red social.

4. De contrapoder a espectáculo, de realidad a ficción.

En este apartado vamos a detenernos en el análisis de algunas de las


principales películas antes mencionadas. La relación anterior ha obedecido al
año en que el film fue estrenado, sin embargo, si el criterio es el contexto
histórico en que se desarrollan, podemos observar que el periodismo como
contrapoder se desarrolla en la década de los cincuenta y los setenta. En los
años cincuenta y setenta también destaca el protagonismo del periodista
cuando el político abandona su función de servicio público. A partir de los años
ochenta los medios de comunicación y sus profesionales se orientan a la
espectacularización de la profesión y el cine sigue su relación con el periodismo
desde esta vertiente (que no es objeto de esta comunicación) pero ya no
encontramos al ámbito político en las tramas cinematográficas. El periodista
cuenta historias pero no son tanto de interés público como historias para el
interés de una audiencia, que ahora ya se ha pasado a ser un índice.
Recuérdese la premonitoria película de Network, un mundo implacable (1976)
de Sidney Lumet.

Las afirmaciones anteriores explican el paso de la realidad, como punto de


partida para llevar a imágenes la historia, a la ficción de la realidad, que
caracteriza a los medios de comunicación actuales, explica éstos y las nuevas
tareas profesionales que conllevan. Empleando los términos de este congreso
de la SEP, del tradicionalismo pasamos al ciberespacio. La realidad es virtual y
el mundo virtual busca lo real para continuar expandiéndose.

230
El detenido análisis de los casos obedece, por tanto, a las perspectivas del
periodismo como contrapoder y protagonista cuando la política deja de ejercer
su función. En este estudio, las películas pertenecen a distintas décadas
cinematográficamente hablando pero se corresponden a etapas cronológicas
de la historia de las relaciones entre la prensa y el poder político.

4.1. Kane: el magnate que quiso ser político.

Cuando el magnate norteamericano William Randolph Hearst proclamó


“Usted facilite ilustraciones que yo pondré la guerra” estaba manifestando el
gran poder de los medios de comunicación. Consideraba este poder incluso
superior a los tres poderes tradicionales. Suyas son también las siguientes
palabras: “El poder de un periódico es la mayor fuerza dentro de cualquier
civilización”. Tenemos aquí el ejemplo del profesional del periodismo que se
erige en protagonista del poder político pero desde el ámbito del periodismo.
Además Hearst también aspiraba a ser político: gobernador del Estado de
Nueva York primero y alcalde de la metrópolis después, aunque fracasó en sus
intentos de acceder a estos cargos.

La vida de William R. Hearst fue de película y el arte cinematográfico de


Orson Welles convirtió esta vida en la mítica Ciudadano Kane (1941) Hearst,
quien se vio parodiado, no pudo evitar que la ópera prima de Welles pasara, no
sólo el “No trespassing” de su mansión, sino que llegara a indagar en lo más
íntimo de su personalidad. Orson Welles empleó una estructura narrativa que
combinaba el reportaje periodístico con las entrevistas a quienes conocieron a
Charles Foster Kane. La película narra dos historias, la del periodista realizando
su reportaje y preguntando por el significado de las últimas palabras del
magnate en el lecho de muerte y la historia de la vida del propio Kane. Welles,

231
según estudia David Bordwell, establece una distinción entre el qué se cuenta y
el cómo se cuenta, de ahí el empleo del flash-back. El espectador pasa a ser un
agente activo del proceso de comunicación ya que debe enlazar y dar
significado a las informaciones que el film nos va proporcionando en el
seguimiento del trabajo del periodista. Deberemos contrastar si el noticiario que
hemos visto al comienzo de Ciudadano Kane está en lo cierto cuando describe
a Charles Foster Kane como un defensor de los nazis y un apoyo para la caza de
brujas contra los comunistas en EE.UU. Estas acusaciones, incluso alentar el
asesinato de políticos norteamericanos, se vertieron no sólo en la película sino
en la vida real sobre William Randolph Hearst. Su “I make news” provocaba que
la ficción se hiciera hecho noticiable y finalmente realidad.

Hearst falleció en 1951 y el cine pasó de proyectar el periodismo amarillo de


décadas anteriores a mostrar un periodismo más noble. Es la década en que el
periodismo de la primera televisión dejaría el mejor ejemplo de su función como
contrapoder.

4.2 Buenas noches y buena suerte: lucha de titanes, el periodista contra el


político.

El periodista Edward R. Murrow concluía su programa en la CBS con la


célebre frase: “Buenas noches y buena suerte” Estamos en la década de los
cincuenta y el periodista norteamericano viviría un enfrentamiento con el
senador Joseph McCarthy teniendo a la televisión como medio de comunicación
protagonista. Murrow no sólo tuvo que enfrentarse al senador sino a los
patrocinadores del programa y a la propia cadena CBS. Este histórico
enfrentamiento se cuenta en la película de George Clooney, Buenas noches y
buena suerte (2005) y sirve de ejemplo concreto para entender la figura
legendaria de Murrow y cómo éste representa, desde su pasión por la verdad, la
libertad de expresión para la opinión pública norteamericana.

232
Edward R. Murrow fue un innovador en la recién nacida televisión. Dio forma
a distintos espacios televisivos, entre ellos el que vemos en el film, See It Now.
En él no sólo se informaba de las noticias, también estaba presente el análisis,
el debate y el comentario social y político. Un momento crítico del programa fue
cuando se implicó al senador McCarthy en una caza de brujas contra los
comunistas desde su autoritarismo irracional. La convulsión política que
provocó el programa de E. Murrow, producido también por Fred Friendly y Joe
Wershba y dirigido por Don Hewitt, hizo que la opinión pública norteamericana y
los profesionales del periodismo convirtieran a Murrow en icono del buen hacer
periodístico durante generaciones.

La fascinación por Edward Murrow le viene a George Clooney de


familia. Su padre fue periodista durante más de treinta años en telelevisión y en
casa de los Clooney, Murrow era el profesional a imitar. De la revista digital
LaButaca.net recogemos la siguiente cita: “Este incidente (refiriéndose al
narrado en Buenas noches y buena suerte) y la época ha sido para mí –dice
George Clooney- una auténtica pasión porque fue una de las pocas ocasiones
en las que se pudo señalar el momento exacto en que el periodismo televisivo
empezó realmente a cambiar el mundo y la mente de la gente. McCarthy era
intocable hasta el momento en que Murrow se cruzó en su camino. Fue uno de
aquellos grandes momentos en los que realmente se tuvo que ser valiente” Y
Murrow lo fue, quizá algo tuvo que ver su procedencia familiar de cuáqueros
abolicionistas de Carolina del Norte, que le inculcaron valores como la defensa
de la verdad. Para esta defensa de la verdad, Murrow se sirvió de su magnífica
oratoria discursiva. La pasión de la que habla Clooney fue el motor para dirigir la
película, y como en el film Ciudadano Kane, se trata de una película de
estructura informativa. En Buenas noches y buena suerte se emplea incluso
material audiovisual de la época e imágenes rodadas del senador McCarthy.
Asistimos a la preparación de los programas, a las dudas, a las presiones, a la
zozobra y las angustias que tiene el periodista cuando se enfrenta a un poder
intimidatorio.

233
La película recupera el periodismo de los años cincuenta pero no con
nostalgia sino como aviso para la actual generación de profesionales del
periodismo. El discurso de Murrow que abre y cierra el film no está dirigido sólo
al público de aquella sala sino al espectador de hoy y al periodista de hoy. Así lo
ha querido su director si atendemos a sus palabras: “Tenemos la oportunidad
de que uno de cada cien muchachos pueda saber en realidad quién fue
Murrow, y mantener así alguna discusión al tiempo que cierta comprensión de
cuán peligrosa puede devenir una democracia si en su seno se usa el miedo
como arma”

La democracia también puede dañarse si en su seno se asienta la


corrupción política y la mentira. La década de los setenta marcaría un antes y
un después en el periodismo de investigación y la política. Y el cine nos lo contó.

4.3. El caso Watergate: la prensa frente al presidente.

A la tercera fue la vencida porque Robert Redford tuvo un silencio por


respuesta y un “estamos muy ocupados” dicho por el periodista Woodward
cuando les propuso filmar una película sobre su trabajo y la búsqueda de la
verdad en el caso Watergate. Fue en 1976 cuando finalmente se estrenó el
film, dirigido por Alan J. Pakula, después de que los periodistas Bob Wooward y
Carl Bernstein publicaran su libro, lograran el premio Pulitzer y el presidente
Richard Nixon hubiera dimitido.

Todos los hombres del presidente narra la investigación llevada a cabo por
los periodistas del diario Washington Post durante más de dos años. Como
Woodward y Bernstein han comentado, todo comenzó por su insistencia por
indagar más allá de las apariencias. Algo que, confiesan, ocurre cada vez
menos en el periodismo.

234
En un encuentro celebrado en septiembre de 2009, que Bárbara Celis
calificó de histórico en el periódico El País, Robert Redford compartió debate
con los periodistas de Todos los hombres del presidente y allí reseñaron los
males del periodismo: “Nuestro trabajo se ha glamurizado y se han perdido
lecciones importantes. No hay atajos para llegar a la verdad pero todos quieren
atajos. Es un trabajo que se construye muy poco a poco y que te obliga a vivir en
la duda constantemente. Los periódicos ya no están dispuestos a tener a dos
personas trabajando en el mismo tema durante dos años. Quieren resultados
inmediatos, ya no les preocupa la calidad y el problema es que el buen
periodismo requiere esfuerzo, constancia, tiempo y no debería hacerse con el
objetivo de un triunfo rápido si no de llegar hasta el fondo de los hechos” Estas
palabras de Woodward pueden hacernos creer erróneamente que era más fácil
ejercer el periodismo hace décadas. Robert Redford nos lo aclara cuando
recuerda, como recoge Celis, aquellos años que coincidieron con su película El
Candidato (1973) “Yo había leído esos pequeños artículos que comenzaron a
aparecer en el Washington Post pero me preguntaba por qué nadie más
escribía sobre el tema. Me parecía gravísimo lo que había ocurrido pero los
“veteranos” me dijeron que aunque todos se olían que había algo oscuro detrás,
las relaciones entre prensa y política eran muy complicadas y no se podían
romper haciendo preguntas equivocadas” Woodward y Bernstein hicieron
preguntas, no equivocadas sino pertinentes al caso que estaban investigando y
que les permitía afianzar la defensa de la libertad de expresión y del Estado de
derecho. Sin esa libertad de expresión, la democracia está en peligro y lo que
acecha es la censura para ocultar la verdad por reveladora que ésta sea. En
juego está también la deontología de la profesión periodística y la honestidad
para garantizar el derecho a la información. Plasmar todos estos conceptos
esenciales no fue tarea fácil para el guionista William Goldman. Optó por dar la
palabra a los periodistas pero sin sentencias para la posteridad. Deseaba
resaltar su compromiso con la profesión dejándoles trabajar en lo que
realmente sabían hacer, buen periodismo. Por eso la película no es una película
de actores, aunque fuera interpretada por Robert Redford y Dustin Hoffman, es

235
un film donde se vive el periodismo y se valora a los profesionales y sus “armas”
de trabajo. La película ganó cuatro Oscar, uno de ellos a mejor sonido. Para
subrayar el quehacer diario de un periódico aumentaron el volumen de los
teléfonos y máquinas de escribir en una sinfonía que caracterizaba a las
redacciones contaminadas de otras épocas frente a los espacios silenciosos y
asépticos actuales.

Pero Woodward y Bernstein no son reliquias a conservar sino periodistas


ejerciendo en la actualidad. Sus hombres del presidente hoy son los de Obama
y, en consonancia con los tiempos, también sus mujeres. Carl Bernstein es
autor del libro A Woman in Charge: The Life of Hillary Rodham Clinton, fruto de
centenares de entrevistas y ocho año de investigaciones. Bob Woodward
publicó, en 2010, Obama´s Wars donde cuenta las presiones a las que se ha
visto sometido el presidente norteamericano para incrementar la presencia de
EE.UU. en Afganistán y los daños que este conflicto ha ocasionado en su
gobierno. Pero volvamos a Richard Nixon, quien ya como expresidente tuvo que
enfrentarse de nuevo a los periodistas. Minusvaloró al rival y su contrincante, el
periodista David Frost, le ganó la partida en televisión.

4.4. Cuando la televisión volvió a ganar la partida al político.

Las relaciones de amor-odio entre un político y los medios de comunicación


están bien ejemplificadas en Richard Nixon. A los medios debe su ascensión en
la política y a ellos también debe su caída. Ya en 1952 consiguió zafarse de un
escándalo ético con un brillante discurso ante los medios de comunicación, del
mismo modo que, en 1954, utilizó a los periodistas para arremeter contra el
senador McCarthy haciendo uso de una retórica basada en su vasta formación
intelectual. Pero también los medios le hicieron sufrir. En 1960 Nixon descubrió
que, en la era de la televisión, un candidato político tenía que presentar algo
más que ideas, y ese algo más era un atractivo que su rival Kennedy explotó
con la maestría de un príncipe en un país sin monarquía. Una década después

236
los medios de comunicación, en este caso la prensa, le acorralaron hasta
llevarle a la dimisión de la presidencia por el caso Watergate. Pero Nixon no
quería que su historia como presidente de los EE.UU. fuera concluida por unos
periodistas que no reconocieron, según él, todo lo que había logrado para su
país en una etapa muy difícil de las relaciones internacionales. Decidió jugar
con los medios, manipularlos a su antojo, imponiendo las condiciones de la
partida para poder así salir triunfador ante la opinión pública norteamericana.
Contó para esto con el legendario representante Irving Lazar. El desafío
comenzó y Nixon perdió por última vez. El cine no desaprovechó esta historia de
enfrentamiento y de lucha entre políticos y periodistas, entre espadachines de
las palabras provenientes del serio mundo de la política y el frívolo mundo de la
televisión. Ambos tenían mucho que ganar y mucho que perder tanto para la
política como para el periodismo. La credibilidad de las dos profesiones, y
también de sus pasiones, estaba en juego.
Este histórico material fue dramatizado en la obra de teatro escrita por Peter
Morgan, guionista también de la película El desafío: Frost contra Nixon (2008)
dirigida por Ron Howard y basada en su obra de teatro.

Nixon aceptó conceder una única entrevista para televisión después de tres
años de silencio como expresidente. Eligió a un crápula frívolo y de apariencia
superficial con el que enfrentarse. A todos sorprendió la elección del británico
David Frost como entrevistador pero el estadista Nixon no contó con las
habilidades sociales de un profesional del medio televisivo, bregado en
entrevistas de interés humano, capaz de obtener una respuesta si con ello
lograba el reconocimiento y la credibilidad que le negaban. En el fondo eso
mismo buscaba Nixon: reconocimiento y la credibilidad perdida ante la opinión
pública.

El director Ron Howard convenció a Morgan para que, a partir de su obra de


teatro, escribiera el guión del film. A la lucha dialéctica había que ponerle
imágenes, las mismas que, en 1977, recogieron la confesión de Nixon y fueron

237
vistas por cuarenta y cinco millones de telespectadores. Esta cifra mantiene a
las entrevistas de Frost a Nixon como el programa más visto de la historia de la
televisión. Nixon no volvió a aparecer en este medio audiovisual pero su última
entrevista se convirtió en leyenda y marcó la trayectoria profesional del equipo
que se constituyó para aquel encuentro. John Birt, productor y responsable del
equipo que preparó las entrevistas de Frost, fue director de la BBC y durante
más de treinta años trabajo para la televisión británica. Su relación con la
política no se limitó a aquellas entrevistas a Richard Nixon. De 2001 a 2005 fue
asesor del primer ministro Blair. El periodista Bob Zeinick se especializó en
política estadounidense y puede que supiera de la política de Nixon más que el
propio presidente, al igual que su compañero James Reston. Todos ellos
tuvieron que planear estrategias para combatir al equipo contrincante de Nixon
con un militar incluido, el teniente coronel retirado, el fiel Jack Brennan,
negociador implacable de las entrevistas y guardián comprometido hasta el
final.

La película hace partícipe al espectador de esta preparación y le conduce


hacia el desafío desde el empleo de una técnica cinematográfica de cámara en
mano que nos recuerda el estilo documental. El film remite a otra época donde
el suspense y la sorpresa de la televisión se conseguían con dos personalidades
enfrentadas cara a cara, con la palabra y un primer plano como recursos con los
que persuadir al intelecto del espectador. Treinta años después sigue
fascinando aquella labor periodística que consiguió revelar al frágil ser humano
que escondía el evasivo político. David Frost arriesgó, ganó y también descubrió
que aquella inseguridad e inferioridad con las que partía no serían su hándicap
sino su triunfo. Desde entonces es propietario de los derechos de las
entrevistas a Nixon y de cualquier uso que de ellas se lleve a cabo. No sólo se
adelantó en el empleo de los mocasines.

4.5. El falso documental de Ciudadano Bob Roberts.

238
La década de los ochenta consolida la figura sobre el fondo, la presencia
sobre las ideas en la política, al tiempo que el periodismo va perdiendo su
carácter aguerrido y comienza a contaminarse de la espectacularización de los
medios audiovisuales. No es posible analizar ninguna película digna de mención
que muestre el interés del periodismo por la política en esos años. Buena
prueba de esta transformación es que tenemos que avanzar hasta comienzos
de la década de los noventa y es un falso documental lo que nos ofrece el
séptimo arte.
En 1992 Tim Robbins dirige Ciudadano Bob Roberts, una sátira política
sobre un candidato republicano y cantautor de pasado hippy. Emplea en su
parodia el falso documental, un género que nos muestra como real lo que es
producido como obra de ficción. Asistimos al seguimiento de una campaña
electoral, con una estructura narrativa audiovisual propia de un documental, en
el que un periodista de investigación va descubriendo al verdadero candidato
Roberts y la manipulación informativa que acompaña al deseado poder político.
El film es una ácida crítica no sólo al sistema electoral estadounidense sino a la
relación que la política mantiene con los medios de comunicación. En este caso,
el humor se convierte en instrumento demoledor para resaltar los vicios que
corrompen a la sociedad norteamericana. La televisión es el medio protagonista
en el film, no en vano la película parte de un cortometraje dirigido para el
programa humorístico de la NBC “Saturday Night Live” Es importante recordar
que la película está recogiendo el desencanto de la década de los ochenta,
antes comentado, y el comienzo de una etapa que tiene a la guerra contra Irak
como protagonista y al periodismo como aliado del poder marcando la agenda
temática de la opinión presentada como pública.

4.6. Leones por corderos: El periodismo y la manipulación política.

Robert Redford no olvidó el caso Watergate con el paso de los años y


regresó al periodismo político con su veteranía como actor y director
cinematográfico. Interpretó y dirigió, en 2007, Leones por corderos. La película

239
entrelaza tres historias, la de unos jóvenes que buscan sentido a sus vidas
alistándose en el ejército y en la guerra de Afganistán; la relación que
mantienen un idealista profesor y un alumno para que éste cambie su vida y se
comprometa con la sociedad. La tercera historia, en la que nos centraremos,
enfrenta a un senador y a una periodista.

En Leones por corderos volvemos a encontrar el enfrentamiento dialéctico


entre política y periodismo. El choque es intelectual y él se produce al tratar el
senador de manipular a la periodista Janine Roth, interpretada por Meryl Streep.
El film plantea hasta qué punto los medios de comunicación son libres frente al
poder político. Ejemplifica esta cuestión la relación que mantienen la periodista
Janine Roth y el senador Jasper Irving. La primera ayudó al político en su
ascenso y reconocimiento en otra época, ahora vuelve a solicitar esa ayuda de
la periodista para sus intereses políticos y de preparación de la carrera
presidencial. Roth es consciente de que está siendo utilizada, como lo están
siendo el resto de sus colegas que forman parte de las estrategias políticas en
los conflictos armados internacionales. En estos conflictos se están alejando de
la defensa de la verdad y la libertad de expresión. El despacho del senador
Irving, interpretado por Tom Cruise, pasa a ser un tablero de ajedrez donde
cada jugador intenta ocultar sus intenciones: la periodista su verdadero interés
por la noticia, el político su verdadera personalidad.

El director Redford, al igual que ocurre en El dilema: Frost contra Nixon,


busca la implicación del espectador con una tensión latente que llena de
matices la personalidad de la periodista y del senador. En la película no hay ni
buenos ni malos, la trama retrata el proceso complejo y dinámico que
mantienen el poder político y el periodístico, cuya simbiosis puede tornarse en
conflictiva cuando no convergen la verdad, la libertad de expresión y la defensa
de los intereses de los ciudadanos por parte del poder político y los medios de
comunicación. Redford regresa así al mismo tema que planteaba la película
Todos los hombres del presidente, aunque aquí el ejercicio de la profesión ha

240
perdido la frescura y el descaro de los jóvenes Woodward y Bernstein y se ha
convertido en una gama de excusas que trata de justificar por qué el periodismo
ha aceptado la invitación de consentida mordaza de la política. Deja Redford,
por tanto, el idealismo en un profesor universitario y confía en la educación de
las futuras generaciones el compromiso que niega a periodistas y políticos.

4.7. La nostalgia por el periodismo de otras épocas en La sombra del poder.

En 2009 se estrenó La sombra del poder de Kevin Macdonald. El film está


basado en la serie de televisión de la BBC creada por Paul Abbot. El éxito de la
miniserie, emitida en 2003, se origina por la magnífica conjunción de los
conflictos entre periodistas y políticos pero también de los conflictos en las
relaciones interpersonales que se funden y confunden en la toma de decisiones
y en las consecuencias que éstas provocan.

La película, al contrario que en el caso de Buenas noches y buena suerte, se


tiñe de nostalgia por el periodismo perdido o a punto de desaparecer. El film
está inspirado en el cine de los años setenta y no deja de ser un reconocido
homenaje a Todos los hombres del presidente. Buen ejemplo de esta
afirmación es la rueda de prensa, en la Biblioteca del Congreso de los EE.UU.,
que aparece en la película y que contó con periodistas como el famoso
Woodward. Su presencia retrata la heroicidad de aquellos profesionales y la
enfrenta a los aspectos más negativos de la profesión periodística en la
actualidad. No es casual que se vea la redacción desde el despacho de la
editora Cameron Lynne, interpretada por Helen Mirren, una redacción que
desde una perspectiva oblicua –típica de los años sesenta- despersonaliza a los
periodistas y sitúa como amenaza a un nuevo tipo de profesional que maneja
otras herramientas y métodos. Este nuevo periodismo está representado por la
joven Della Frye, navegadora de blogs y links pero aprendiz de las viejas
prácticas del veterano Cal McAffrey, un Russell Crowe que siente el periodismo
como una vocación que solo la amistad y la lealtad pueden ensombrecer. Busca

241
la honestidad, confronta sus fuentes y no admite que su supervivencia pase por
la publicación de escándalos. A esta presión se ve sometida la editora del
Washington Globe. El ambiente de trabajo periodístico es bien conocido por el
mundo de la política y en la cada vez más exigente actualidad del aquí y ahora,
impuesta por el mundo digital, la manipulación a los medios de comunicación
es más fácil porque dificulta comprobar todos los datos y todas las pistas para
los lectores o espectadores.

La película no enfrenta los métodos de trabajo del veterano y la joven


periodista sino que, a medida que trascurre el metraje, hace que se encuentren
estos métodos. Hay un deseo mutuo de llevar a cabo un excelente trabajo que
recupere lo mejor del periodismo sin dejarse arrastrar por el morbo y el
escándalo de la venta fácil a corto plazo. El “the end” de la película es la
impresión de auténticos ejemplares del cinematográfico Washington Globe en
las rotativas del Washington Post, un símbolo del fin de una época.

5. Conclusiones

Existe una correlación entre realidad y ficción cinematográfica sobre


periodismo político. Destacan dos décadas, la década de los años cincuenta y la
de los años setenta. En ambas el periodismo es un contrapoder y así queda
reflejado en tres películas: Buenas noches y buena suerte, Todos los hombres
del presidente y El desafío: Frost contra Nixon.
Todas ellas parten de acontecimientos históricos y son referencias del ejercicio
profesional visualizando la relación que el periodismo mantiene con el poder. El
falso documental de Ciudadano Bob Roberts marca la transición a una etapa
que da por perdida la triple relación de la política con el periodismo según la
Teoría Institucional. En la primera década del siglo XXI el cine subraya la
manipulación y el acomodo del periodismo a la política y la nostalgia por el
ejercicio profesional realizado en las décadas señaladas. El peligro de
desplazamiento del periodista por nuevos agentes en el proceso de la
comunicación social tendrá su reflejo cinematográfico en el film sobre el

242
fundador de Wikileaks. El neorrealismo cinematográfico de la película, símbolo
del actual periodismo, es el reverso del relato creativo de ficción del periodismo
que no es noticia para los medios.

6. Bibliografía

. AGUILERA, O. (1992): La literatura en el periodismo, Madrid, Paraninfo.

. AGUILERA, O. (1998): El proceso creativo, Madrid, Fragua.

. BERNSTEIN, C. (2008): A Woman in Charge: The Life of Hillary Rodham


Clinton. New York: Vintage Books.

. BORDWELL, D. y THOMPSON, K. (2002): El Arte Cinematográfico, Madrid,


McGraw-Hill.

. CELIS, B. (2009): “Redford, Woodward y Bernstein siguen buscando la


verdad”, en El País,
http://www.elpais.com/articulo/cultura/Redford/Woodward/Bernstein/sigu
en/buscando 8 de febrero de 2011.

. CHIAPPE, D. (2010): Tan real como la ficción, Herramientas narrativas en


periodismo. Barcelona, Laertes.

. LaButaca.net http://www.labutaca.net/, 7 de febrero de 2011.

. LAVIANA, J.C. (1996): Los chicos de la prensa, Madrid, Nickel Odeón Dos.

.MARTÍNEZ-SALANOVA,E.
http://www.uhu.es/cine.educacion/cineyeducacion/periodismo.htm., 22 de
febrero de 2011.

243
. ORTEGA, F. y HUMANES, M.L. (2000): Algo más que periodistas. Sociología
de una profesión, Barcelona, Ariel.

. PINTO, M.R. “El nuevo orden narrativo: la ficción del periodismo en la


sociedad 2.0.” en imprenta
. WEST, R. (2005): Teoría de la Comunicación. Análisis y aplicación, Madrid,
McGraw-Hill.
.WOODWARD, B. (2010): Obama´s Wars, New York, Simon and Schuster.

244
La comunicación de las organizaciones sociales en la era de la
ciberdemocracia: ¿fuentes del periodismo político y/o
protagonistas de la información política?

Non-profit organization communication in cyber-democracy


times: sources of political journalism and/or major actors of
political news?

José María HERRANZ DE LA CASA


Universidad Europea Miguel de Cervantes | Valladolid
jmherranz@uemc.es

Francisco CABEZUELO LORENZO


Universidad San Pablo CEU | Madrid
francisco.cabezuelolorenzo@ceu.es

Palabras clave | ONG - Incidencia política - Periodismo político - Redes sociales –


Wikileaks

Keywords | Non-profit organizations - Political influence - Political journalism - Social


media - Wikileaks.

Resumen | El objetivo de esta comunicación es analizar cómo las organizaciones


sociales - también conocidas como ONGs-, que cada día tienen una mayor
relevancia en el entorno social, político y económico, se convierten en ocasiones en
una fuente de información del periodismo político, pero también en protagonistas
de estas mismas informaciones. El escándalo de las revelaciones de Wikileaks es
el último ejemplo que demuestra la trascendencia del trabajo de muchas
organizaciones sociales, que aportan información que tiene consecuencias sobre

245
las políticas de gobiernos y empresas. Conforme a los paradigmas de comunicación
simétrica bidireccional, uno de los objetivos de las organizaciones sociales, a la
hora de convertirse en fuente o protagonista de la información, es modificar la
percepción de los ciudadanos sobre los asuntos públicos, para lo que es necesario
lograr repercusión mediática (publicity). A partir de ahí, se logrará alcanzar un nivel
de incidencia suficiente para modificar el comportamiento de las instituciones. En
ocasiones, este cambio es posible; en otras, no deja de ser anecdótico. Sin
embargo, los “social media” —nacidos de las redes sociales y de la Web 2.0—
también están cambiando las reglas de juego, y la relación entre ciudadanos,
gobiernos y organizaciones sociales, no hacen tan relevante la intermediación de
los medios de comunicación. En esta comunicación se analizarán, a través de la
metodología del estudio de casos, algunos ejemplos que enfatizan la relevancia
de la información aportada por las organizaciones sociales, el tratamiento
periodístico realizado por los medios y la incidencia pública sobre ciudadanos y
gobiernos. El análisis demuestra que las organizaciones sociales siguen utilizando
a los medios de comunicación como amplificadores de sus reivindicaciones, que
son fuente de información con repercusión limitada, y a la vez son en ocasiones
protagonistas de la información política, lo que les otorga mayor repercusión en su
intento por transformar el entorno.

Abstract | The aim of this paper is to analyze how the social organizations - also
known as non-profit organizations- are becoming important actors that every day
have a major relevancy in the social, political and economic environment.
Sometimes, they also turn into a source of information of the political journalism,
but also –and at the same time- in protagonists of the same information. The
scandal of Wikileaks's revelations is the last example that shows the impact of the
work of many social organizations, which contribute to the social information
process with consequences on the policies of governments and companies.
According to the paradigms of two-way symmetrical communication, one of the aims
of the social organizations, at the moment of turning into source or protagonist of
the information, is to modify the perception of the citizens on the public matters.

246
Therefore, it is necessary to achieve media repercussion (publicity). From there, it
will be achieved to reach a level of sufficient incident to modify the behaviour of the
actors and agents involved. Some times, this change is possible. Some others, it is
only anecdotal. However, the ‘social media’ - born of the social networks and of the
Web 2.0-are changing the rules of game, and the relation between citizens,
governments and social organizations. The intermediation of the mass media and
journalists seems to be more irrelevant nowadays. This paper will analyze, using the
methodology of the case-study, some examples that emphasize the relevancy of the
information and scandals provided by social organizations, the journalistic
treatment realized by the mass media and the public impact on public opinion,
citizens and governments. The analysis of the cases corroborates that the social
organizations continue using the mass media as amplifiers of their recoveries,
which are a source of information with limited repercussion. Simultaneously, in
some occasions, social organizations are becoming the main protagonists of the
political information, which grants major repercussion to them in their attempt for
transforming the environment.

La comunicación de las organizaciones sociales en la era de la ciberdemocracia:


¿fuentes del periodismo político y/o protagonistas de la información política?

1. Introducción, justificación del tema y metodología.


2. El nuevo contexto comunicativo: los entornos digitales.
3. La necesidad de comunicar ante la opinión pública como razón de ser de las
organizaciones sociales.
4. Análisis de casos recientes: las organizaciones sociales, a caballo entre lo
social y lo político.
5. Conclusiones.
6. Bibliografía y fuentes

247
1.- Introducción, justificación del tema y metodología.
Poco a poco, las organizaciones no gubernamentales (ONGs), a las que los autores
de este texto en consonancia con las nuevas tendencias preferimos llamar
simplemente ‘organizaciones sociales’ -como término genérico que a modo de
paraguas cubre un abanico más amplio- tienen cada vez una mayor relevancia en
el actual panorama mediático y más peso en el complejo entorno social, político y
económico contemporáneo.
De este modo, las organizaciones sociales se convierten en ocasiones en una
fuente de información básica en el proceso de comunicación social, con una
incipiente influencia cada vez mayor en el campo del periodismo político, tanto en
su calidad de fuente, pero también en su rol de actores-protagonistas de estas
mismas informaciones. Las organizaciones sociales son conocedoras de primera
mano de la realidad social, política y económica. En muchos casos, siguen siendo
un sector desconocido y sobre el que recaen estereotipos y falsas ideas, pero su
influencia y el alto nivel de confianza que depositan los ciudadanos en ellas las
convierten en una fuente informativa de primer nivel.
El análisis de varios casos de reciente actualidad –que es la metodología
propuesta- que presentamos en este texto demuestra que las organizaciones
sociales siguen utilizando a los medios de comunicación como amplificadores de
sus reivindicaciones, que son fuente de información con repercusión limitada, y a la
vez son en ocasiones protagonistas de la información política, lo que les otorga
mayor repercusión en su intento por transformar el entorno. En este trabajo se
analizarán, a través de la metodología del estudio del caso, algunos ejemplos que
enfatizan la relevancia de la información aportada por las organizaciones sociales,
el tratamiento periodístico realizado por los medios y la incidencia pública sobre
ciudadanos y gobiernos.
La función de comunicación se consolida en las empresas e instituciones como una
parte estructural y gerencial de la institución, y como eje básico en la relación con
los distintos públicos de una organización, independientemente de su naturaleza
pública o privada. Las organizaciones sociales han tomado ejemplo de las
empresas privadas e instituciones públicas conscientes de que no están excluidas

248
de su obligación y necesidad de comunicar, por su naturaleza pública o filantrópica.
Así, las diferentes ONGs, fundaciones, museos, sindicatos, asociaciones sociales,
caritativas, clubs deportivos, entre otras, también cuentan en su organigrama con
directores de comunicación que asumen estas tareas, incluyendo el campo de la
Responsabilidad Social Corporativa (RSC).
Siguiendo los paradigmas de comunicación simétrica bidireccional, propuestos por
James E. Grunig y Todd Hunt, uno de los objetivos de las organizaciones sociales, a
la hora de convertirse en fuente o protagonista de la información, es modificar la
percepción de los ciudadanos sobre los asuntos públicos, para lo que es necesario
lograr repercusión mediática (publicity). A partir de ahí, se logrará alcanzar un nivel
de incidencia suficiente para modificar el comportamiento de las instituciones. En
ocasiones, este cambio es posible; en otras, no deja de ser anecdótico.

2.- El nuevo contexto comunicativo: los entornos digitales.


En este nuevo contexto comunicativo y bajo el paraguas del nuevo paradigma de la
RSC, esta investigación se centra en el trabajo de las ONGs como actores políticos y
sociales, una dualidad real, fruto de su acciones que a veces saltan desde lo social
hasta lo político, y que tiene una nueva resonancia gracias al desarrollo de las
nuevas tecnologías, en especial las redes sociales. De este modo, se puede afirmar
que los “social media” —nacidos de las redes sociales y de la Web 2.0— también
están cambiando las reglas de juego, y la relación entre ciudadanos, gobiernos y
organizaciones sociales, no hacen tan relevante la intermediación de los medios de
comunicación.
En este panorama, irrumpe la tecnología para cambiar todos los esquemas hasta
ahora conocidos y nuestra manera de comunicarnos. La web 2.0 vino a cambiar la
información por la participación, la web 3.0, o web semántica, viene la revolucionar,
si cabe más, el intercambio de conocimiento. Por tanto, hablar hoy en día de
comunicación 3.0 es hablar de redes sociales, de blogs, de wikis, es hablar de
compartir, de intercambiar, de crear, de una nueva forma de relacionarse a través
de la Red. La Red permite nuevas formas de comunicación, nuevos lenguajes,
nuevos canales, nuevos amigos, compañeros y agregados. Internet nos ofrece

249
nuevas formas de comunicación y relación, no sólo es un nuevo canal, sino que ha
transformado en un amplio sector del público, la manera de relacionarnos con el
mundo.
No sólo las empresas son conscientes de la relevancia de la comunicación 3.0, sino
que también las organizaciones del tercer sector —ONG, organizaciones sociales,
fundaciones, etc.— utilizan esta forma de comunicación para reforzar su
transparencia, su confianza y reputación con sus públicos.
La penetración de esta tecnología ha sido la más rápida que ha habido en la
historia, ni el ferrocarril, la radio, la imprenta, la televisión, el teléfono, tuvieron la
rapidez en calar en la sociedad y las posibilidades técnicas que ha tenido Internet,
pero sobre todo, la aceptación de las herramientas que nos ofrece internet y su
incorporación en nuestra vida personal y profesional, y –lo que aquí nos ocupa-en
las organizaciones, es sorprendente. Sin remontarnos más de diez años, la realidad
ha superado a la ficción cinematográfica con la mayor naturalidad y predisposición
favorable por parte de la sociedad.
Los nativos digitales no conciben sus relaciones sin el uso de las redes sociales,
para los inmigrantes digitales, nos acercamos a éstas con más escepticismo,
acostumbrados a otro tipo de canales de comunicación para nuestras relaciones
personales. Más allá de lo personal, la cuestión que nos ocupa, es lo que sucede
con las organizaciones sociales en cuanto al uso que hacen de los nuevos
contextos y entornos comunicativos en su gestión de la comunicación corporativa,
las relaciones con sus públicos, con otras organizaciones, y en sus campañas de
acción social.

3.- La necesidad de comunicar ante la opinión pública como razón de ser de las
organizaciones sociales.

Los medios de comunicación permiten llegar masivamente a todos los públicos,


son generadores de opinión y contribuyen de manera decisiva a divulgar una
imagen pública de las organizaciones sociales. Por eso, uno de los objetivos de la
relación entre las organizaciones sociales y los medios de comunicación es

250
aparecer dentro de sus agendas de contenidos o agenda mediática, conforme a la
‘Teoría de la Agenda Setting’ de Maxwell McCombs, de la Universidad de Austin
(Texas, EEUU). Los medios se convierten en mediadores “cercanos” entre las ONGs
y la opinión pública, y por lo tanto, pueden ser transmisores de sus mensajes y
promotores de su credibilidad, confianza y transparencia.
Según el estudio de la Confederación Española de ONG para el Desarrollo
(CONGDE), del 74,29 por ciento de la ciudadanía encuestada que había visto en el
último año alguna publicidad sobre la labor desarrollada por las organizaciones
sociales, el 81,77 por ciento afirmaba que la televisión es el medio en el que vieron
publicitada la organización o su trabajo. En segundo lugar, con un 21,06 por ciento
se citaba a los periódicos, seguida de la radio (12,29 por ciento), folletos de la
organización (10,95 por ciento), Internet (4,86 por ciento) exposiciones y
actividades vinculadas a estas organizaciones (1,97 por ciento).
La transparencia informativa tiene que marcar la relación entre periodista y
organización social. En muchas ocasiones, las alejadas relaciones entre unos y
otros generan ambigüedad, imprecisión y conflicto, y como consecuencia pueden
producir imágenes distorsionadas de la realidad. Como señaló en su momento el
periodista Vicente Romero, en el diario ‘Expansión’ (23/10/2004), los medios
informativos a veces trivializan, descontextualizan y tienen ganas de hacer
espectáculo en las crisis humanitarias.
Según la investigación realizada por Txema Ramírez de la Piscina (1995: 214) a
periodistas de los distintos medios de comunicación en los años noventa, en la que
se les preguntaba sobre la influencia de los gabinetes de comunicación de distintas
instituciones, los gabinetes de comunicación de los movimientos sociales y
organizaciones sociales tenían el mayor nivel de credibilidad. Sin embargo, también
tenían la menor presencia e influencia mediática en relación a los gabinetes de
comunicación de partidos y sindicatos, del mundo económico, institucionales o de
asesorías de comunicación. Esta investigación ofrecía otro dato significativo, el
50,5 por ciento de los periodistas opinaba que los movimientos sociales y las
organizaciones sociales ofrecían un tratamiento informativo “malo”, especialmente

251
por dos razones: la escasa intuición informativa de sus portavoces o de los propios
gabinetes, y su grado de instrumentalización política.
Otro estudio realizado sobre la base del análisis de 54 periódicos relevantes en un
total de once países occidentales entre junio y julio del 2001, encargado por la
Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO),
afirmaba que el interés de los medios de comunicación occidentales por los temas
del desarrollo era mínimo y los profesionales de la información no abordaban con
detenimiento cuestiones como el hambre y la pobreza en el mundo. El informe
comentaba que estos problemas eran cubiertos en tono negativo, asociándolo con
el fracaso de las políticas de los países pobres y de los propios países donantes.
También que en aquellos casos en los que el desarrollo o las cuestiones afines
fueron noticia, fue gracias a un evento concreto: una conferencia, una campaña de
solidaridad, etc. Aunque los medios transmitieron claramente el mensaje de que
“los países ricos se interesan por la suerte de los países pobres”, no estaba tan
claro si el modo en que estos países se interesaban era el más adecuado. De
hecho, fueron pocos los mensajes que informaron sobre avances reales o
potenciales en la reducción del hambre, la pobreza o las diferencias entre países
ricos y países pobres.
El estudio también llamaba la atención sobre las diferencias de cobertura
mediática entre unos países occidentales y otros. Por ejemplo, los países
escandinavos, cuyos porcentajes de ayuda al desarrollo es de los más elevados
entre los países seleccionados del estudio, mostraban una cobertura informativa
más positiva que negativa. Por el contrario, los diarios estadounidenses, ingleses,
franceses y españoles tuvieron una actitud más crítica o negativa al respecto. Este
aspecto puede llevar a pensar sobre la relación entre los niveles de sensibilización
políticos y sociales, y su relación con la influencia comunicativa de las
organizaciones sociales y la mayor cobertura mediática.
En esta línea, según apunta López Rey (2001: 30), los medios de comunicación
tuvieron una influencia clave a la hora de activar la explosión del fenómeno de las
organizaciones sociales en España en 1985. La imágenes de la hambruna de
Etiopía, y sus consecuencias mediáticas como la campaña de recaudación de

252
fondos iniciada por el cantante Bob Geldof, y el disco con la canción “We are the
world, we are the children” que vendió más de 16 millones de discos, consiguió la
movilización de la sociedad, e introdujo en la agenda de los medios de
comunicación el fenómeno de la solidaridad internacional.
El Fritz Institute, la Reuters Foundation’s AlertNet y la Universidad de Columbia
presentaron en el año 2005 un estudio con el título Toward new understanding:
Journalists and humanitarian relief coverage donde señalaban las deficiencias en
la relación entre las organizaciones sociales y medios en situaciones de crisis. En
2005 se celebraba el 20º aniversario de esta iniciativa con una jornada de diez
conciertos en varias ciudades del mundo. Este estudio, que ha contó con la
participación de 54 responsables de ONG y 290 periodistas internacionales,
aseveraba la pérdida de presencia en los medios de comunicación de las
organizaciones dedicadas a la ayuda humanitaria, un hecho que está influyendo
directamente en la atención pública y las donaciones que reciben las
organizaciones sociales.
De uno u otro modo, estos tres estudios citados muestran un contexto general
marcado por las deficiencias y el camino que todavía quedaba por andar en la
relación entre las organizaciones no gubernamentales y los medios de
comunicación social hasta llegar a la nueva realidad de los contextos digitales, en
los que las organizaciones sociales escapan al filtro de la prensa y los ‘gatekeepers’
gracias a los blogs y las redes sociales.
Sea bajo el paraguas de las nuevas tecnologías, o bajo el periodismo tradicional en
papel, es cada vez más constatable la influencia y el poder de las organizaciones
no lucrativas para situar informaciones en la agenda pública, ya sea en las terceras
páginas de los periódicos nacionales, en Twitter, o en los informativos de radio y
televisión, en blogs, o simplemente en su página web. Este hecho convierte a las
organizaciones sociales en fuentes de información de primera mano por la
trascendencia económica, política, ambiental y social de su trabajo. No obstante,
en el camino por desarrollar relaciones de cooperación, pueden surgir conflictos u
obstáculos que tensionen y dificulten este intercambio.

253
Las organizaciones sociales necesitan relacionarse con los medios de
comunicación para ser visibles socialmente, pero con la precaución de no caer en
los peligros de crear dependencias que entren en conflicto con la misión y pongan
en tela de juicio la transparencia y la credibilidad de las organizaciones. Una
tentación que a veces se produce como señala Rieff (2003: 118):

“Si los medios de comunicación no participan, el público tampoco; es así de


sencillo. En consecuencia, si el personal humanitario no quiere que sus
organizaciones pasen a depender por completo de unos pocos donantes
importantes, como les ocurre ya a algunas ONG estadounidenses, debe
defender su postura en los medios de comunicación. Aunque los hay que
disfrazan esa necesidad mejor que otros y aunque existen pocos que la
mencionen con tanta franqueza como Kouchner, el negocio de los
cooperantes consiste en venderles a los periodistas sus organizaciones y las
necesidades de ayuda que perciben. Se trata de un círculo vicioso en el que
con demasiada frecuencia se ha mezclado la viabilidad de cualquier acción
humanitaria concreta con la credibilidad de las noticias que los cooperantes
han tratado de transmitir a través de los medios de comunicación”.

Algunas organizaciones como Greenpeace, en su afán por denunciar y poder


aparecer en los medios, también hacen lo más espectaculares posibles sus
acciones y logran puestas en escena muy mediáticas, como afirma Jeréz (2001:
15). Otras organizaciones han propuesto y han llegado a acuerdos con medios de
comunicación para viajar al terreno y realizar una serie de reportajes, como
‘Médicos sin Fronteras’ o ‘Ayuda en Acción’. La pregunta que surge aquí entonces
es si estas acciones ponen en tela de juicio su credibilidad o por el contrario,
conocedores de la dinámica de los medios, se apoyan en los medios para dar
mayor cobertura a sus acciones. Y, por otro lado, ¿saben interpretar de la mejor
forma posible las relaciones entre las organizaciones sociales y medios, que en la
actualidad se acercan más al terreno de lo mediático que a lo social y solidario?

254
¿Cuestiona esto su independencia o la dependencia de las organizaciones sociales
por aparecer en los medios?
En otras ocasiones, los medios de comunicación se convierten en vigilantes de sus
actuaciones y ponen en entredicho el buen uso y gestión de los fondos de las
organizaciones sociales, llegando a generar algunos conflictos. El 13 de abril de
2005, el diario El País publicaba en las páginas 3 y 4 un reportaje sobre la
reconstrucción después del maremoto, con el título “Demasiado dinero en Banda
Aceh”. El artículo ponía de manifiesto el exceso de dinero recaudado por las ONGs,
el descontrol, la descoordinación y el solapamiento de las organizaciones en su
labor, etc. Una semana más tarde, la Coordinadora de ONG de Desarrollo de
España (CONGDE) presentaba un informe con los datos de las 21 ONGD federadas
en la Coordinadora que habían realizado labores de emergencia en la zona del
tsunami, y de esta manera intentaba repeler la crítica de ese artículo de una forma
reactiva.
Otro obstáculo que impide la fluida relación entre los medios de comunicación y las
organizaciones sociales es la calidad y cantidad de la información que estas
organizaciones emiten. El volumen de información debe ser suficiente, claro –sin
tecnicismos– y accesible –distintos soportes– para cualquier persona no experta
en el tema.
En este sentido, la organización SustainAbility (Beloe, 2005: 32) realizó
experimentalmente una evaluación de la calidad y la información de las memorias
de diez organizaciones sociales (CERES, Oxfam GB, WWF, Save the children, World
Visión, etc.), siguiendo el modelo de informe regular que esta organización utiliza
para analizar las memorias corporativas de sostenibilidad de distintas empresas.
La puntuación máxima obtenida fue de un 45 por ciento, y la media del 29 por
ciento, lo cual muestra el atraso de estas entidades con respecto al mundo
empresarial en la información aportada en sus memorias, uno de los instrumentos
básicos de información.
En el aspecto del contenido de los mensajes, como señalan Sprinkel y Wendroff
(2001: 90), existe una alta tendencia a comunicar necesidades y no resultados. Es
decir, las ONGs hacen llamadas para solicitar dinero para sus proyectos en los

255
medios de comunicación, pero ¿en cuántas ocasiones los anuncios de publicidad
hablan de los resultados de los proyectos? ¿La publicidad supera a la información?
La publicidad de las organizaciones sociales en los medios de comunicación supera
el volumen de información, lo que contribuye a veces a generar una imagen
fragmentada que asocia a la ONG con catástrofe, problema, enfermedad, hambre,
ayuda, donativo o campaña recaudatoria. Según un estudio realizado por
Ballesteros (2002a: 190) sobre la publicidad en prensa de las ONGs, la publicidad
“realizada por las ONGD españolas en el trienio 1998-2000 podría considerarse
una publicidad basada en la apelación a los sentimientos, a la sensibilidad del
ciudadano, pues utiliza imágenes y palabras con gran contenido emocional”.
Asimismo, en un 60 por ciento de los anuncios estudiados, la única colaboración
que solicitan las organizaciones no gubernamentales era monetaria, y en un 23 por
ciento de los casos coincidía con que se había producido una catástrofe natural
(Ballesteros, 2002b: 114). Además, muchas veces, la prioridad por recaudar
fondos provoca que se utilicen registros muy emotivos en la publicidad con el
objetivo de crear en el ciudadano lástima, pena e incitar a la donación como señala
Cernuda (2001: 31):

“Las imágenes provocan reacciones emotivas, pero si no hay una explicación


detrás que diga por qué pasó y que pasó después, sólo queda la emoción; y
eso no permite transformar la emoción en solidaridad, porque la solidaridad
implica mucho más que emoción y dinero en la cuenta corriente”.

Por otro lado, la publicidad debe ajustarse a los códigos de conducta en el


uso de lenguaje e imágenes a la hora de elaborar mensajes. De esta manera se
evita el uso de mensajes engañosos, de contenidos que atenten contra la dignidad
humana o distorsionen la realidad. Las organizaciones sociales cuentan desde el
año 1998 con un código de conducta que incorpora un apartado relacionado con
las pautas comunicativas, de publicidad y de uso de imágenes.

256
4.- Análisis de casos recientes: las organizaciones sociales, a caballo entre lo social
y lo político.

Tal y como afirma Ibarra (2005; 157), los movimientos sociales, en su acción sobre
el contexto político, tiene como uno de sus objetivos transformar las políticas de las
administraciones públicas en su favor con el fin de cambiar el contexto y entorno
social y cumplir así sus metas y objetivos. Pero, al mismo tiempo, se produce una
paradoja, y es que las ONGs están sujetas a la ley y normativas de las
administraciones públicas. De este modo, las políticas públicas también
transforman a los movimientos sociales. He ahí el sentido de la comunicación
simétrica bidireccional que pretende cambiar el entorno, pero que también acepta y
asimila los cambios que vienen de fuera.

“Dicho de forma más contundente, en ciertas ocasiones es el Estado el que


define la actuación y el cómo de la actuación de un movimiento social. El
Estado crea un movimiento social. Políticas de subvenciones a movimientos,
políticas de darles más presencia en determinados foros públicos, a la
postre conducen a ese movimiento social al camino y a las reivindicaciones
buscadas por, en otros tiempos, su adversario: el Estado” (Ibarra, 2005:
157).

Encontramos ejemplos en el ámbito político y también en el empresarial. En la


arena política destaca el actual caso de la prohibición de las corridas de toros en
Cataluña es un ejemplo de la presión ejercida por una organización social. Es el
caso de la plataforma ‘Prou!’, que el 5 de julio de 2009, presentaba 180.000
firmas en el Parlament de Catalunya para poner en marcha una Iniciativa
Legislativa Popular e iniciaba el proceso para lograr prohibir las corridas de toros en
la comunidad. El 18 de diciembre de 2009, el parlamento aceptaba debatir la
prohibición por: 67 votos a favor y 59 en contra. En dos sesiones de expertos,
celebradas los días 3, 4 y 17 de marzo de 2010, se presentaron los argumentos a
favor y en contra de la prohibición. El 28 de julio de 2010, la asamblea autonómica

257
abolía las corridas de toros a partir del año 2012, por 68 votos contra 55. Es
significativo señalar que fue una de las pocas ocasiones en la que los partidos
políticos dejaron libertad de voto a sus diputados, y no obligaron a la disciplina al
momento de la votación.

Otro ejemplo, en este caso en el ámbito internacional, es la campaña mundial


Publish What You Pay (Publiquen lo que pagan). El pasado 16 de julio de 2010, el
Congreso de Estados Unidos votó a favor de una reforma financiera radical, que
incluye una disposición sin precedentes que obligará a las empresas petroleras,
mineras y de gas registradas en el Mercado de Valores de Estados Unidos a
publicar los pagos efectuados a los países extranjeros y al gobierno
estadounidense. Esta legislación proporcionará a los ciudadanos de los países ricos
información esencial para pedir cuentas a sus gobiernos y garantizar que los
recursos naturales generen beneficios para todos y no sólo para unos pocos
escogidos de manera que pueda también evitarse la corrupción en países en
desarrollo.

En ámbito empresarial, las organizaciones sociales se han convertido en


guardianes y vigilantes de la labor de las empresas y sus actuaciones además de
realizarse en el ámbito informal, también han saltado al ámbito formal. El activismo
empresarial está siendo una estrategia eficaz de las ONGs para controlar y
presionar a las empresas en el desempeño de sus actuaciones y políticas.
Greenpeace, comprando títulos de acciones de Shell, ‘Amigos de la Tierra’, con
títulos de Endesa, o el caso de Setem, con acciones de Inditex, han podido
presentar sus propuestas sociales y medioambientales en las juntas de accionistas
de estas empresas.

En un momento en el que tanto se habla de Responsabilidad Social Empresarial, y


donde hay que diferenciar entre lo puramente estético y lo ético, las organizaciones
sociales se encargan de desvelar con algunos trabajos, el carácter de la RSE.
Algunos informes como “Moda que Aprieta” de Intermón Oxfam; el proyecto

258
“Finanzas éticas” de Setem; la Guía Roja y Verde de alimentos transgénicos de
Greenpeace; los estudios realizados por el Observatorio de la Deuda en la
Globalización; o los ejemplos que aparecen en el estudio del Observatorio de la RSC
(Cordero, 2009: 705-719). Greenpeace ha logrado que Apple modifique su política
para reducir los contaminantes químicos tóxicos de sus productos e Intermon
Oxfam ha conseguido que Starbucks y el Gobierno etíope pongan fin al litigio sobre
las denominaciones de café del país, lo que supone proteger a los productores de
Etiopía.

4.1.- La Adaptación de la directiva marco del agua a la legislación española y la ley


de responsabilidad ambiental.

La organización ecologías WWF España interpuso una queja a finales de 2007 ante
la Dirección General de Medio Ambiente de la Comisión Europea porque no se
había realizado una transposición correcta de la Directiva Marco del Agua (DMA).
Concretamente, en lo que se refiere a los objetivos ambientales de la DMA,
poniendo en peligro tanto la mejora de la calidad de los ríos, acuíferos y
humedales, como la aplicación de otras normas comunitarias en materia de medio
ambiente. La Comisión Europea incorporó al procedimiento de infracción abierto
contra España la queja de WWF que denunciaba varias carencias en la política
española de aguas. El resultado fue un dictamen motivado en el que se otorgó un
plazo de dos meses al gobierno para que cumpliera las obligaciones establecidas
por la Directiva, y que estaban en consonancia con la reclamación y el control que
había realizado WWF.
En el año 2007, en el proceso de tramitación parlamentario del Proyecto de ley de
responsabilidad medioambiental, el Observatorio de la Deuda en la Globalización
(ODG) solicitó a todos los grupos parlamentarios la introducción de una enmienda
de ley no propuesta inicialmente en el borrador presentado por el Gobierno, tal y
como se recoge y puede ver de forma más detallada en la web ‘Quien debe a quién’
(www.quiendebeaquien.org).

259
La finalidad de la enmienda era asegurar que las empresas españolas que realicen
actividades en el exterior de la Unión Europea, y hagan uso de alguno de los
mecanismos públicos de apoyo a la inversión española en el exterior, se sometan a
un nivel de responsabilidad ambiental equivalente al exigido a las empresas en
España.
Los grupos parlamentarios: Grupo Popular, Grupo Parlamentario Convergència i
Unió, Grupo Parlamentario Izquierda Unida – Iniciativa per Catalunya Verds y Grupo
Parlamentario Esquerra Republicana asumieron como propia la enmienda
propuesta por el ODG y la presentaron como enmienda propia para el trámite
parlamentario.
En la fase final del trámite parlamentario el Grupo Parlamentario Socialista
presentó una enmienda transaccional que cubría únicamente algunos de los
objetivos propuestos por la enmienda inicial, pero que es un primer paso para
reconocer la responsabilidad ambiental en el exterior, y permite ser optimistas
pensando que las propuestas de las organizaciones sociales tienen hueco en el
ámbito legislativo.

4.2.- Wikileaks: entre la transparencia y la revelación de secretos


El segundo de los caso lo protagoniza la peculiar y controvertida organización
Wikileaks, a medio camino entre una agencia de inteligencia privada, un ejército de
hackers y expertos informáticos y un nuevo tipo de canal de difusión de información
como señala Beas (2010), está cambiando la forma de incidencia y control de los
gobiernos.
A través de sus filtraciones de documentos secretos, desafía la confidencialidad de
los estados, la labor de investigación de los medios de comunicación, y abre la
puerta del conocimiento a toda la sociedad civil.
El poder de incidencia de esta organización ha hecho que los Estados Unidos haya
tenido que pedir disculpas a varios gobiernos mundiales por los informes que han
visto la luz y el papel de su diplomacia, y además se pone en entredicho, la
seguridad con la que estos informes estaban protegidos.

260
Sin embargo, en ese empeño por descubrir delitos o sacar a la luz prácticas de
gobiernos recriminables, la transparencia con la que intenta ofrecer dicha
información, se pone en entredicho cuando la propia Wikileaks es opaca en el
origen de su financiación (El Economista, 08/10/2010).
Se sabe que diversos medios de comunicación y asociaciones de todo el mundo les
brindan de manera gratuita sus abogados para que se protejan de las demandas
que reciben por parte de los implicados en las filtraciones (Consumer,
05/02/2010). Entre ellos, el popular rotativo norteamericano ‘USA Today’, los
medios integrantes de ‘The Hearst Corporation’, ‘The Los Angeles Times’, la
agencia de prensa ‘Associated Press’, y varias asociaciones americanas y europeas
de periodistas y de defensores de los derechos civiles.
Nunca una organización social había tenido tanto control e incidencia sobre los
gobiernos, cuando su único trabajo ha sido publicar información relevante en bruto
de las actividades políticas de grandes países que han permanecido opacas a los
ciudadanos. No se sabe si el acoso al que está siendo sometido, Julian Assange,
periodista australiano líder de la organización, acabará con esta nueva fuente de
información.

4.3.- El caso de Kit-Kat y el poder de las redes sociales.


El tercer caso de actualidad implica a Greenpeace en la lucha por los bosques de
Indonesia para salvar el habitat del orangután en una pugna contra Nestlé y sus
chocolatinas Kit-Kat. El 17 de marzo de 2010, Greenpeace iniciaba una campaña
en la que denunciaba a Nestlé por la utilización de aceite de palma, para elaborar
sus chocolatinas, procedente de proveedores que estaban contribuyendo a la
deforestación en Indonesia. Una campaña que era el resultado de las frustradas
advertencias de Greenpeace a Nestlé sobre sus actuaciones, que en muchos casos
la llevaba a incumplir sus compromisos y políticas de responsabilidad social. Dos
meses después, el 17 de mayo, Nestlé se comprometía a rechazar el aceite de
palma de proveedores que, como el Grupo Sinar Mas, están implicados en
prácticas destructivas de los bosques, y buscaba el apoyo de ‘The Forest Trust’, una
organización especializada en establecer buenas relaciones comerciales entre las

261
empresas y los bosques, para evaluar a sus futuros proveedores. En esos dos
meses transcurridos entre el inicio de la campaña y la respuesta positiva de la
empresa, Greenpeace lanzó una estrategia viral a través de la Web 2.0 y las redes
sociales de gran repercusión.
Greenpeace puso en marcha la campaña con la publicación del informe titulado
“La huella de crimen”, donde mostraba con evidencias la devastación de la selva
en Indonesia y la supuesta responsabilidad de Nestlé. Esta multinacional defendía
como política de empresa la sostenibilidad ambiental, comprometiéndose a que
“los proveedores que realizan un esfuerzo continuo para mejorar la eficiencia y la
sostenibilidad de sus operaciones y uso de los recursos”, y según los datos de
Greenpeace, Nestlé utilizaba a una empresa proveedora de aceite de palma, Grupo
Sinar Mas, que no cumplía con esos requisitos. La campaña combinó acciones
dentro y fuera de la red (on-line & off-line). Como señala Alejandro Fernández, de
Greenpeace, en la parte online se puso en marcha una ‘landing page’ con la
información básica sobre la acción, y con la imagen de un orangután blandiendo un
cartel de KitKat que decía, “Dame un respiro, Nestlé Killer”. En ella, se proponía
varias acciones de ciberactivismo. Por un lado, firmar un escrito para enviarlo a
través del correo electrónico (más de 200.000 fueron enviados a Nestlé). Y, por
otro, compartir un vídeo con un formato de contra-publicidad —utilizados
habitualmente por las organizaciones sociales en sus campañas contra empresas e
instituciones— utilizando plataformas como Youtube, y redes sociales como
Facebook, Twitter, Tuenti (en España) y Menéame, para mover toda la información
de la campaña.
Paralelamente, también se realizaron acciones off-line en distintas ciudades de
todo el mundo. Las acciones off-line de Greenpeace son bastante conocidas,
gracias a su espectacularidad y la repercusión en los medios de comunicación que
por ello tienen. Entre estas acciones hay que destacar: levantar un campamento de
personas disfrazadas de orangutanes fuera de Nestlé repartir folletos sobre la
campaña, vallas, entrevistas a personal relevante de la multinacional de la
alimentación, petición de firmas, eventos para narrar los avances de la campaña.

262
En un lapso de dos días, el vídeo viajó por la red y Nestlé no supo responder. Fue
colgado en Youtube. Parodiaba el anuncio de ‘KitKat’ de “Tómate un respiro”, y en
él un empleado en su trabajo se tomaba un descanso para tomar un ‘KitKat’,
donde la chocolatina eran los dedos del orangután. Y el primer error de Nestlé fue
solicitar la censura en Youtube y lograr hacerlo desaparecer. En ese momento,
Greenpeace publicó el vídeo en su propia ‘landing page’ y lo tituló “El vídeo que
Nestlé no quiere que veas”. Y automáticamente, empezó a correr por la red y en
poco tiempo, superó más de un millón de visitas, según Greenpeace.
La ciudadanía actuó contra la censura provocando la viralidad del vídeo, incluso los
fans de la página de Nestlé en Facebook (más de 90.000 en ese momento)
reclamaron la censura del vídeo con comentarios de crítica en el ‘muro’ e
incluyendo versiones del logotipo de Nestlé modificadas, como fotografías de sus
perfil, parodiando lo que estaba haciendo Nestlé. El segundo error de Nestlé fue
solicitar y amenazar a los fans con borrar los mensajes si se utilizaban esas
versiones del logotipo modificado. En la tarde del día 19 marzo, Nestlé tenía que
rectificar, pedía perdón y agradecía todos los comentarios que habían realizado sus
fans: “As you can see, we are learning as we go. Thanks for the comments”, añadía
en su perfil de Facebook.
La campaña continuó su curso y Greenpeace siguió con su acoso a Nestlé. Todo el
material generado con las acciones en la calle y en la red, siguieron realimentando
la información de la ‘landing page’. Y un par de semanas después, se relanza la
campaña con dos nuevas acciones: se proponía a los ciudadanos realizar llamadas
a las oficinas de Nestlé. Con todo un protocolo y ejemplos de lo que había que
preguntar. Y la segunda acción es contar las respuestas que se hayan obtenido de
estas llamadas en Facebook, Twiter, Tuenti, entre otras redes sociales.
Toda la información recabada va retroalimentando la campaña y permite ir
modificando los argumentos a lo largo del tiempo. Poco a poco se siguen
sucediendo las acciones como la invitación para enviar tarjetas electrónicas con
motivo de las fiestas de Semana Santa y Pascua; o también acciones directas como
el desembarco de la protesta, colgados en el techo, en la celebración de la
asamblea anual de Nestlé el 15 de abril.

263
Dos meses después de iniciar su cruzada, el 17 de mayo de 2010, finalmente
Nestlé se comprometía a rechazar el aceite de palma del Grupo Sinar Mas y
establecer una política con requisitos a sus proveedores. Así, Greenpeace lograba
alcanzar su objetivo y lograba el éxito en la hazaña. Paralelamente y con
posterioridad, la campaña ha logrado éxitos paralelos fruto de la repercusión en
otras grandes empresas multinacionales.

5.- Conclusiones
La existencia de una amplia tipología de organizaciones sociales, a pesar de
algunos escándalos de financiación o supuesta pérdida de credibilidad, nos
permite afirmar que, a pesar de la idiosincrasia de cada ONG, todas ellas tienen la
obligación de desarrollar una función social crítica de seguir actuando como
instituciones de control, seguimiento y vigilancia del poder. Las organizaciones
sociales son conocedoras de primera mano de la realidad social, política y
económica.
Por tanto, las organizaciones sociales se convierten en agentes políticos y
comunicativos. Su lucha contra el poder o las injusticias políticas, las sitúan en la
arena política. Paralelamente, las organizaciones sociales juegan en el escenario
mediático tradicional y en el nuevo recinto digital de las redes sociales, por tanto,
además de convertirse en intermediarios entre los ciudadanos y los gobiernos y las
empresas, se convierten en agentes de información social incluyendo temas en la
agenda-setting de los medios de comunicación.
En muchas ocasiones, las organizaciones sociales se convierten en una fuente de
información básica en el proceso de comunicación social, con una incipiente
influencia cada vez mayor en el campo del periodismo político, tanto en su calidad
de fuente, pero también en su rol de actores-protagonistas de estas mismas
informaciones.
Con el fin de lograr esta incidencia también será necesario, como señalan Jerez,
Sampedro y López (2008), resaltar la capacidad de las organizaciones sociales
para poder dinamizar y entrar en la agenda pública, la agenda informativa, la
agenda gubernamental y la agenda electoral. Pero liderar este proceso supone

264
tener el apoyo de la ciudadanía, un refuerzo que sólo será posible gestionando la
comunicación, siendo transparentes y rindiendo cuentas.
En esta línea, por ejemplo, los movimientos antiglobalización, que nacen
mediáticamente en noviembre de 1999 en Seattle, buscan nuevos cauces de
comunicación y transmisión de sus demandas a través de nuevas formas creativas
de acción. Internet y las nuevas redes sociales se han convertido en caldo de
cultivo favorable para estas vías alternativas, en las les gusta moverse a las
organizaciones sociales, sin desdén de los canales oficiales y tradicionales de la
comunicación mediática.
Como afirma Ibarra (2005: 283), las organizaciones sociales “han tenido que
generar una relación simbiótica con los medios de comunicación de masas” para
que sus acciones, más originales y provocativas tuvieran trascendencia en los
medios de comunicación.
Aunque como señalan autores Alcalde, Sádaba y Sampedro (2005) la cobertura
informativa de los principales movimientos sociales en España siempre ha sido
escasa. “La visibilidad del movimiento y de sus argumentos ha dependido de su
coincidencia con los objetivos del aliado político afín de cada medio. […] La
estructura de oportunidad mediática resulta ajena a las dinámicas del tejido social”
(Alcalde, Sádaba y Sampedro, 2005: 236).
El análisis demuestra que las organizaciones sociales siguen utilizando a los
medios de comunicación como amplificadores de sus reivindicaciones, que son
fuente de información con repercusión limitada, y a la vez son en ocasiones
protagonistas de la información política, lo que les otorga mayor repercusión en su
intento por transformar el entorno.
A pesar de lo contradictorio de los datos, las organizaciones sociales, gracias al
desarrollo combinado de acciones formales e informales, logran controlar e incidir
sobre las administraciones públicas, las empresas y los organismos
internacionales, con el objetivo de influir y presionar en las políticas y acciones que
desarrollan.

6.- Bibliografía y fuentes documentales

265
Libros

BELOE, S. (2004): La ONG del siglo XXI. En el mercado por el cambio. Zaragoza,
Fundación Ecología y Desarrollo.

CERNUDA, P. (2002): Solidaridad. No es humanitario todo lo que reluce, Madrid,


Ediciones Temas de hoy.

CORDERO, C (2009): La Responsabilidad Social Corporativa en las memorias


anuales de las empresas del IBEX 35. Análisis del Ejercicio 2008. Madrid,
Observatorio de la Responsabilidad Social Corporativa.

GRAU, E. & IBARRA, P. (2005). La política en la red. Barcelona, Icaria.

JEREZ, A., SAMPEDRO, V., JEREZ, A. & LÓPEZ, J. (2008): Política e información del
movimiento y las ONG de Desarrollo (1994-2000). Madrid, Centro de
Investigaciones Sociológicas.

IBARRA, P. (2005): Manual de sociedad civil y movimientos sociales. Madrid,


Editorial Síntesis.

LÓPEZ REY, J. A. (2001): Solidaridad y mercado, A Coruña, Netbiblo.

JEREZ, A. (2001): Comunicación y ciudadanía. La visibilidad de los problemas


sociales en los medios de comunicación como cuestión democrática, Madrid,
Cáritas España.

RAMIREZ, T (1995): Gabinetes de comunicación, Barcelona, Editorial Bosch.

266
RIEFF, D. (2003): Una cama por una noche. El humanismo en crisis, Madrid,
Editorial Taurus.

SPRINKEL GRACE, K., WENDROF, A.L. (2001): High impact philanthropy: how
donors, boards and nonprofit organizations can transform communities; Nueva
York, John Wiley & Sons.

Artículos

BEAS, D. (2010): “El nuevo ecosistema de la información”, artículo publicado en el


diario El País (05/08/2010). Recuperado el 15/05/2011 de
http://www.elpais.com/articulo/opinion/nuevo/ecosistema/informacion/elpepiopi/
20100805elpepiopi_12/Tes

HERRANZ, J. M. (2010): “Comunicar la economía social: cómo difundir otra forma


de emprender”, artículo publicado en ICADE, Revista cuatrimestral de las
Facultades de Derecho y Ciencias Económicas y Empresariales, 2010, 80, 303-
318.

HERRANZ DE LA CASA, J. M. & CABEZUELO LORENZO, F. (2009): “Comunicación y


transparencia en las organizaciones sociales. Los blogs como generadores de
transparencia en las Organizaciones No Gubernamentales (ONGs)”, artículo
publicado en la Revista Icono 14, nº 13, (2009), p. 172-194. Disponible en
www.icono14.net.

Capítulos de libros

ALCALDE, J., SÁDABA, I. Y SAMPEDRO, V. (2005): “Del no a la guerra al 13-M: ciclo


de movilizaciones y comunicación alternativa”, en Sampedro, V. (Ed.): 13-M
multitudes on line (pp. 159-182). Madrid, Los libros de la Catarata.

267
BALLESTEROS GARCIA, C. (2002): “Competencia y competitividad en el mundo de
las ONGD. Una reflexión sobre la ética en los mensajes publicitarios” en
DIEZHANDINO, P., MARINAS, J. M. & WATT, N. (Coords): Ética de la comunicación:
problemas y recursos. Págs. 190-ss. Madrid, Comunicación 2000.

BALLESTEROS GARCÍA, C. (2002): “Supermercados de la solidaridad” en NIETO


PEREIRA, L. (Coord.): La ética de las ONGD y la lógica mercantil. Págs. 114-ss.
Barcelona, Icaria Cooperación y Desarrollo.

SAMPEDRO, V., JEREZ, A. Y LÓPEZ, J. (2002): “ONG, medios de comunicación y


visibilidad pública. La ciudadanía ante la mediatización de los mensajes sociales”,
en REVILLA, M. (Ed.): Las ONG y la política: detalles de una relación. Págs. 251-
285. Madrid, Editorial Istmo.

268
 

El ‘Cablegate’ en El País:

¿El renacer del periodismo de investigación?

The 'Cablegate' in El País: The rebirth of investigative


journalism?

Félix Pérez Bahón


Profesor Asociado Universidad Carlos III de Madrid
fpbahon@hum.uc3m.es

Palabras clave| Wikileaks, filtraciones, opinión pública, periodismo de


investigación, fuentes

Keywords| Wikileaks, leaks, public opinion, investigative journalism, sources

Resumen | Este trabajo, de carácter exploratorio y explicativo, analiza la labor


realizada por el diario El País en lo que ha dado en llamarse el “Cablegate”. Para
ello, se ha acotado un corpus con la actividad desplegada por este medio durante
los dos primeros meses de la filtración, que se ha reflejado desde el 28 de
noviembre de 2010 tanto en el papel como en la página web del diario, y se ha
procedido a un análisis cualitativo/cuantitativo del mismo que permite observar si
Wikileaks, al actuar como una fuente de filtraciones, sirve efectivamente de
espoleta para el periodismo de investigación.

Es obvio que las ciberfiltraciones políticas han animado a una prensa que parecía
en declive y ha motivado a toda una profesión en plena crisis de identidad.
Wikileaks se somete al escrutinio del periodista, que trabaja según principios
profesionales y éticos, se encarga de la comprobación y análisis de datos, facilita la
comprensión y proporciona el contexto adecuado a todo el material proporcionado.

Abstract | This exploratory piece studies the activity of the El País newspaper in
relation to what has become known as ‘Cablegate’. To this end, a body of work

269 
 
 

published both in the physical newspaper and on their web site during a two month
period starting November 28th 2010, has been analysed to determine if Wikileaks,
as I source of leaks, acts as a ‘incentive’ to investigative journalism.

It seems obvious that political cyberleaks have motivated a press that was
seemingly in decline and have incited a profession in the midst of an identity crisis.
Wikileaks is scrutinised by journalists that, acting under professional and ethical
principles, facilitate the comprehension and contextualise the material provided.

El pasado 28 de noviembre el mundo giró de nuevo su mirada hacia Wikileaks,


desde ese día tenemos otra prueba más de los cambios a los que se ve sometido el
periodismo en la era de internet. La aparición de las ciberfiltraciones, presentadas
de forma masiva y lanzadas en oleadas, ha cambiado radicalmente el panorama
informativo mundial. Se trata de un sistema organizado en –y gracias a- internet
que no es periodismo, pese a que tenga parecidos fines y ayude a la profesión.
Tampoco es un fenómeno novedoso, sino la actualización de un viejo –y polémico-
elemento: el papel de las filtraciones en el quehacer periodístico. El verdadero
cambio es que en el mundo globalizado las autoridades no pueden ocultarle
información a la opinión pública con la misma facilidad que hasta ahora.

En prensa las filtraciones dieron lugar a la investigación del ‘Watergate’, que es el


gran orgullo del género y que ha mitificado el concepto de ‘garganta profunda’. Lo
mismo ocurrió en nuestro entornó con casos como el ‘GAL’, ‘Roldán’ o ‘Filesa’, que
nacieron de informaciones surgidas de gargantas profundas (Caminos Marcet,
1997: en línea). La dimensión del fenómeno de las filtraciones de Wikileaks
apenas permite que el observador presencie el espectáculo informativo sin tomar
partido. ¿Ocurre lo mismo con los investigadores? Probablemente sea aún muy
temprano para aventurar ningún diagnóstico y presentar hallazgos, aparte de los
obvios que provoca una corriente informativa de tanta magnitud. No obstante, en
ellos, en esas primeras evidencias, se centra el objeto del presente trabajo, que,
además de exploratorio (intenta descubrir la naturaleza del fenómeno Wikileaks),
es también explicativo (busca respuestas a algunos de los cuestionamientos que
se han planteado sobre la utilización de los cables en el diario El País). Pero, ¿es

270 
 
 

periodismo de investigación lo que promueve Wikileaks? ¿Es periodismo de


investigación lo que ha hecho el diario El País?

La cantidad e implicación de los datos conocidos hasta ahora –tan solo la pequeña
parte seleccionada por los periodistas- resulta abrumadora. El material que hay que
revisar en redacción exige una labor titánica de organización, selección y desbroce.
Son 251.287 documentos almacenados en texto plano, formato CSV (del inglés
comma-separated values), un montón de ficheros almacenados en hileras
separadas por comas que hacen que los textos se asemejen más a un archivo de
Excel, con tablas, que a un texto legible. Es indispensable el trabajo de técnicos
informáticos para convertirlos en documentos analizables por los periodistas.

Qué es Wikileaks

Se repite una y otra vez que “wiki” significa rápido en hawaiano, así que WikiLeaks
significa "filtraciones rápidas". Sin embargo, Wikileaks apunta más al concepto
social que hay en la memoria colectiva tras el inusitado éxito de la Wikipedia que al
verdadero origen del “wiki” informático. Fue el informático Ward Cunningham,
quien adaptó este concepto al servidor que desarrolló para el repositorio de
patrones de programación del Portland Pattern Repository en Portland (Oregón) en
1995 1. Allí los usuarios podían –y pueden, porque aún está en uso- escribir y
debatir sobre dichos patrones sin perder demasiado tiempo. La diferencia principal
radica en que Wikileaks no proporciona a los usuarios permisos para cambiar el
contenido. Por tanto, una traducción más aproximada al verdadero concepto sería
la “wiki-filtraciones”.

Si Wikileaks no es una página wiki como sugiere el término, ¿qué es exactamente?


Se trata de una organización sin ánimo de lucro cuya principal obra es un
repositorio web 2 donde se pueden depositar informes y documentos de interés
para la denuncia social. Cualquier información de carácter sensible relacionada con
                                                             
1 Historia del Wiki con comentarios de Ward Cunningham en: http://c2.com/cgi/wiki?WikiHistory
2 http://www.wikileaks.org  

271 
 
 

“temas gubernamentales, religiosos o corporativos” es bien acogida. La


organización se ocupa de revisar el origen y veracidad de los datos y también de
preservar el anonimato de las fuentes, los llamados whistleblowers (denunciantes).

Aunque se desconocen aún muchos detalles sobre esta opaca organización y su


origen, fechado en diciembre de 2006, se sabe que uno de sus creadores es el
australiano Julian Assange, director y cara más conocida de Wikileaks. Entre julio
de 2007 -cuando comenzó su andadura efectiva en la red con algunas
interrupciones en los servidores donde se ha alojado- y 2010 el repositorio ha
recibido más de un millón de documentos, vídeos y todo tipo de material
informativo con aportaciones fundamentales para desvelar asuntos de denuncia
social que eran desconocidos o permanecían ocultos por las autoridades políticas
(Vidal y Romero, 2010: 6).

El proyecto de filtraciones se alimenta de la colaboración prestada por muy


diversos activistas y movimientos sociales en todo el mundo en pro de la
transparencia. En su desarrollo han tenido un papel fundamental activistas
informáticos por el Software Libre, que han desarrollado los programas necesarios
para borrar cualquier rastro del remitente en las comunicaciones (como OpenSSL).
Los defensores de la llamada Cultura Libre se encargan de dar cobijo a Wikileaks.
El portal se aloja en el servidor sueco que sostuvo a The Pirate Bay 3. El amplio
movimiento generado en torno a su página digital para buscar discos o películas en
comunidades de intercambio de archivos derivó en la formación del Partido Pirata
sueco, que se ha mostrado siempre muy cercano a Wikileaks y ha albergado a la
organización cuando lo ha necesitado. Además, grupos de hackers se muestran
estrechamente relacionados con los objetivos reales de Wikileaks: los documentos
confidenciales. Assange fue uno de ellos en los albores de internet. Hasta fue
condenado por haber accedido a los sistemas de grandes corporaciones
australianas cuando apenas tenía 20 años.

                                                             
3 http://thepiratebay.org

272 
 
 

En Europa es muy activa la rama alemana de la fundación Wau Holland, creada


para perpetuar la labor del cofundador del histórico colectivo alemán de hackers, el
Computer Chaos Club 4. Una de las obras más sonadas de estos grupos de apoyo
ha sido la publicación de los correos electrónicos de Sarah Palin cuando era
candidata a la vicepresidencia de Estados Unidos. No obstante, la mayoría de los
documentos llegan a Wikileaks de otro tipo de fuentes: los llamados “disidentes”.
Entre ellos el soldado Bradley Manning, acusado de una filtración masiva que le
pueden costar una larguísima condena.

Por encima de todo el proyecto se sustenta en el derecho a la información y lo


fomenta de una manera radical. Wikileaks ha contado puntualmente con el apoyo
de organizaciones de derechos humanos y de la libertad de prensa, como Amnistía
Internacional o Reporteros sin Fronteras, pero también de grandes empresas de la
comunicación, como Los Angeles Times o la agencia Associated Press.

Además del propio Assange y de Kristinn Hrafnsson, están implicados, Ingi Ragnar
Ingason, el más famoso periodista de investigación de Islandia, y Gavin MacFadyen,
prestigioso profesor de Periodismo en la City University de Londres y coordinador-
fundador del CIJ (Centre for Investigative Journalism). El periodista de investigación
australiano John Pilger y el director estadounidense Michael Moore han
manifestado públicamente sus simpatías por el experto informático australiano. En
la actualidad, Julian Assange está pendiente de extradición, de Gran Bretaña a
Suecia, para ser juzgado por delitos sexuales que él niega y considera persecución
política. Los cargos con los que se le relaciona podrían no ser punibles bajo el
prisma de otras legislaciones europeas 5. Por el momento, ha tomado las riendas
de Wikileaks el carismático periodista islandés Kristtin Hrafnsson. Además, se ha

                                                             
4 http://www.ccc.de/en/
5 No entra dentro de los objetivos del presente trabajo abordar este tema. Tanto Assange como
Wikileaks se han visto sometidos a un sistemático ataque. La página ha sido privada de su dominio,
expulsada de su hosting en Amazon y cancelada su cuenta de PayPal mientras que Julian se ha
visto sometido a un sorprendente acoso policial y judicial. A pesar de ello, los datos conocidos hasta
ahora demuestran que Wikileaks ha sido muy cuidadosa con la legalidad. No ha robado documentos
ni tampoco hackeado redes. Se limita a comprobar las filtraciones que recibe y difundirlas.

273 
 
 

producido una escisión con la renuncia de Daniel Domscheit-Berg, mano derecha


de Assange, que está lanzando su propio portal de filtraciones.

Wikileaks tiene denominación y domicilio social o fiscal en Finlandia para ejercer


como grupo mediático: Sunshine Press Productions (SPP). Cuenta con el trabajo de
cinco voluntarios a tiempo completo y entre 800 y 1.000 colaboradores (técnicos
informáticos, periodistas, abogados y activistas sociales). Sus ingresos proceden 6

de las donaciones y no se acepta publicidad ni ayudas públicas. Entre los donantes,


se encuentran el periódico británico The Guardian (Vidal y Romero, 2010: 6). Con
tan corta y agitada historia, Wikileaks ha ganado muchísima popularidad, pero se
enfrenta a grandes peligros, desde los ataques de los Gobiernos hasta la división
interna. Ha anunciado nuevas revelaciones sobre dos grandes bancos. De
momento, aunque con problemas técnicos por el bloqueo de las empresas que han
cedido a las presiones de Washington, se pueden consultar los jugosos archivos de
Wikileaks gracias a un ingenioso sistema de páginas mirror (espejos), por el que
muchas páginas alojadas en distintos puntos del planeta salvaguardan su
información y la reflejan.

Ciberfiltraciones: entre el periodismo, la libertad de expresión y la ética

El portal de Assange recibió en 2008 el premio al medio de comunicación del año


concedido por la revista Economist. Saltó la polémica sobre si lo que hace es
periodismo o no. Al año siguiente, Amnistia Internacional recompensó, en la
categoría Nuevos Medios, la información que este contenedor digital de filtraciones
sacó a la luz sobre las matanzas en Kenia. ¿Se puede considerar a Wikileaks un
medio? ¿Se le puede premiar por un trabajo periodístico cuando lo que hace es
filtrar la información en bruto, sin análisis, interpretación ni contextualización?

Julian Assange ha defendido su postura al respecto en un artículo de opinión


publicado en el diario The Australian, propiedad de Rupert Murdoch. Bajo el título
                                                             
6 http://www.wikileaks.org/wiki/Wikileaks:About  

274 
 
 

“No disparen al mensajero por revelar verdades incómodas” 7. Entre otras cosas
dice:

"Wikileaks ha acuñado un nuevo tipo de periodismo: el periodismo científico.


Trabajamos con otros medios de comunicación para que la gente tenga la
información, pero también para demostrar que es verdad. El periodismo
científico permite leer una noticia e ir al documento original en el que se
basa (…) La tormenta en torno a Wikileaks refuerza la necesidad de
defender el derecho de todos los medios a revelar la verdad (…) Las
sociedades democráticas necesitan unos medios de comunicación fuertes y
Wikileaks es parte de esos medios."

Wired Italy comenzó en 2009 a hacer campaña para nominar a Wikileaks al Premio
Nobel 8. En 2010 parecía que Assange, que contaba con el favor de los lectores, iba
a ser nombrado de “Persona del Año” de la revista Time, pero lo fue el creador de
Facebook, Mark Zuckerberg. El editor, Richard Stengel, explicó la decisión editorial
de última hora en un artículo en el que afirma que ambos personajes “son caras de
la una misma moneda, pues los dos expresan un deseo de apertura y
transparencia 9. Son momentos en los que Wikileaks es visto en USA como una
célula terrorista que atenta desde internet contra los intereses estadounidenses.
Como una muestra extrema de crispación, el comentarista de la cadena Fox
Business Bob Beckkel llegó a pedir en antena la muerte de Assange 10.

Sorprendentemente -a pesar de la viva controversia política y de los


cuestionamientos sobre periodismo, ética y libertad de expresión de los que se
hace un buen resumen en la web del Centro Kgnight de la Universidad de Austin
(Texas) 11-, la obra de Assange, Wikileaks (se evita nombrarlo a él personalmente),

                                                             
7 Artículo disponible en: http://www.theaustralian.com.au/in-depth/wikileaks/dont-shoot-
messenger-for-revealing-uncomfortable-truth/story-fn755xjq-1225967241332
8 http://www.wired.com/underwire/2009/11/internet-for-peace-nobel
9 http://www.time.com/time/specials/packages/article/0,28804,2036683_2037181,00.html
10 “A Fascist Call: Kill Julian Assange (WikiLeaks) | FOX's Bob Beckel” Vídeo 5:58 (ingl.). Disponible

en: http://www.youtube.com/watch?v=ZlOI1s3ZLPk
11 http://knightcenter.utexas.edu/es/blog/wikileaks-%C2%BFes-realmente-un-sustituto-del-

periodismo-investigativo  

275 
 
 

figura este año en la lista de las 241 nominaciones al Premio Nobel de la Paz 2010
12. Kevin Marsh, director ejecutivo de la Escuela de Periodismo de la BBC ha
intervenido también en el gran debate global. Para él es importante tener
considerar lo que ha significado para la profesión la liberación masiva de datos:
“Ningún periodista debería afirmar que la revelación no sirvió al interés público”
(Marsh, 2010: en línea).

Si no como periodismo, pues la mera publicación de documentos secretos no lo es,


la página de Assange se presenta como una aportación más a la información de la
era de internet. Una de las grandes diferencias con otros sitios anónimos que filtran
noticias y archivos multimedia está en que Wikileaks aplica un criterio editorial y de
investigación para no publicar documentos falsos o no comprobados. Es sin duda
una nueva forma de denuncia social que abre vías digitales para la libertad de
expresión. Ofrece foros donde los internautas pueden compartir información y
destapar escándalos que reclamen la atención de la sociedad. En palabras del
propio Assange la organización encarna “en esencia, la historia del periodismo:
sacar a la luz la información que las organizaciones tratan de ocultar”.

Sin embargo, en el debate sobre la transparencia, no conviene engañarse con la


falsa apariencia de la inversión del Gran Hermano orweliano 13. Parece que ahora
es el pueblo quien puede observar al poder, pero es un espejismo. Lo señala el
catedrático de Filosofía Política y Social Daniel Innerarity, mientras subraya que la
opacidad empobrece la democracia:

“Hay en la sociedad una ambigüedad de la transparencia desnuda, no


contextualizada. Es una ilusión pensar que basta con que los datos sean
públicos para que reine la verdad en política, los poderes se desnuden y la
ciudadanía comprenda lo que realmente pasa. Además del acceso a los

                                                             
12 http://lta.reuters.com/article/internetNews/idLTASIE7200V120110301
13 Miguel Mora y Lucía Magi firman el 21 de diciembre de 2010 el artículo “El Gran Hermano al
revés”, en el que se hace un interesante repaso a las reflexiones que sobre la inversión del
concepto orweliano hacen filósofos europeos como Umberto Eco o Roberto Grandi. Disponible en:
http://www.elpais.com/articulo/sociedad/Gran/Hermano/reves/elpepisoc/20101221elpepisoc_1/
Tes 

276 
 
 

datos públicos, está la cuestión de su significado. Poner en la red grandes


cantidades de datos y documentos no basta para hacer más inteligible la
acción pública: hay que interpretarlos, entender las condiciones en las que
han sido producidos, sin olvidar que generalmente no dan cuenta más que
de una parte de la realidad” (Innerarity, 2011: en línea).

Wikileaks no hace periodismo. El quehacer periodístico comienza después, cuando


los redactores ordenan, filtran, verifican y difunden los cientos de miles de
documentos liberados. Si no fuera por ellos la inmensidad de la información y la
complejidad de muchos de los documentos oficiales se habrían convertido en
‘infoxicación’, un exceso de datos que desinforma. Que esté a su disposición en
internet, no sirve de denuncia si no se entienden. Muchos periodistas se han
ofendido, pero es obvio que las ciberfiltraciones también han tenido un efecto
positivo para los medios: han animado un escenario en paulatina decadencia.
Wikileaks ha proporcionado razones de peso para demostrar la importancia y la
eficacia del periodismo justo en el momento que más se necesitaban.

Con gran astucia, las ciberfiltraciones se liberan en oleadas. Hasta el momento las
que más repercusión han tenido son:

-Septiembre de 2008, EE UU. Se dan a conocer correos electrónicos de la cuenta


personal de la entonces candidata republicana y gobernadora de Alaska, Sarah
Palin. En ellos se discutían asuntos oficiales de la campaña 14.

-Septiembre de 2009. Reino Unido. Filtración de documentos a la red antes de que


un juez prohibiera a al diario The Guardian publicar un informe sobre
contaminación provocado por una multinacional en Costa de Marfil 15.

-Octubre de 2009, Reino Unido. Publicación de una lista de 13.500 nombres de


supuestos miembros del ultraderechista Partido Nacional Británico (BNP). La
                                                             
14 http://unastronaut.wordpress.com/2008/09/17/wikileaks-sarah-palins-private-email-account-

screenshots/
15

http://www.elpais.com/articulo/tecnologia/internautas/rompen/mordaza/judicial/Gran/Bretana/el
peputec/20091019elpeputec_5/Tes 

277 
 
 

filtración pone al descubierto nombres, teléfonos y direcciones de miles de afiliados


16.

-Octubre de 2009, EE UU. Se dan a conocer cerca de medio millón de


comunicaciones que fueron emitidas y recibidas durante los atentados del 11-S en
las Torres Gemelas y en la sede del Pentágono, la mayoría de ellas emitidas por el
FBI o la policía de Nueva York 17.

-Marzo de 2010, Irak. Difusión del vídeo “Collateral Murder” 18, en el que un
helicóptero Apache estadounidense abatía el 12 de julio de 2007 a una docena de
personas - el cámara de Reuters Namir Noor Eldeen entre ellas- en un barrio de
Bagdad. El vídeo dio la vuelta al mundo con más de cuatro millones de visitas en
72 horas en YouTube.

-Julio de 2010, Afganistán. Se filtran 75.000 folios de informes que dejan al


descubierto los errores cometidos en el conflicto afgano desde 2004 hasta 2009.
Periodísticamente se les llama los ‘papeles de Afganistán’. Inmediatamente, cinco
ONG, entre ellas Amnistía Internacional, instaron al portal a borrar de los papeles
de Afganistán los nombres de los afganos que colaboran con las fuerzas
internacionales en el país y que pueden ser víctimas de represalias. También el
Pentágono pidió a la organización que retirara los documentos de su página web. El
Partido Pirata sueco proporciona entonces ancho de banda y alojamientos para
asegurar los servidores de Wikileaks 19.

-Noviembre de 2010, EE UU. El día 28 comienza la publicación de los 251.287


informes y comunicaciones entre el Departamento de Estado de EEUU y sus
embajadas de todo el mundo.

                                                             
16

http://www.elpais.com/articulo/internacional/Polemica/Reino/Unido/publicacion/datos/miles/mie
mbros/racista/BNP/elpepuint/20091020elpepuint_7/Tes
17 http://www.guardian.co.uk/world/blog/2009/nov/25/september-11-wikileaks-pager-messages
18 www.youtube.com/watch?v=5rXPrfnU3G0
19

http://www.elpais.com/articulo/tecnologia/Wikileaks/refugia/Suecia/resistir/presiones/EE/UU/elp
epuint/20100818elpeputec_1/Tes 

278 
 
 

Se trata de la mayor filtración de documentos secretos de la historia. Wikileaks


confío esa información a cuatro diarios, The Guardian (GB), The New York Times (EE
UU), Le Monde (F) y El País, y a un semanario Der Spiegel (D). Wikileaks lo ha
llamado el ‘Cablegate’. Para El País son ‘Los papeles del Pentágono’. La publicación
de los documentos se produce tras la detención del analista de inteligencia Bradley
Manning, acusado ese mismo mes de la filtración de datos clasificados 20.

‘El Cablegate’ y El País, un encuentro afortunado

La digestión informativa de más de un cuarto de millón de documentos -en


principio casi ininteligibles por la cantidad de siglas propias de este tipo de cables
diplomáticos- ha empujado a una colaboración inédita hasta el momento en la
prensa mundial. Cuatro medios europeos más uno de Estados Unidos acuerdan
compartir la información que Wikileaks pone en sus manos y se comprometen a
guardar un periodo de embargo hasta para comenzar con la publicación todos a la
vez. El País relata paso a paso la experiencia desde su página web 21 y va
contándolo también en papel. El 5 de diciembre, en el suplemento “Domingo”,
Joseba Elola, Álvaro de Cozar y Yolanda Monge hacen un repaso a lo ocurrido hasta
el momento:

“Desde un principio se acordó que era necesario compartir información.


También había que dividirse la tarea de desbrozar montañas de telegramas
por continentes: El País aportaría músculo para hacerse cargo de los
documentos relativos a América Latina. Tráfico constante de sms y correo
electrónico, múltiples reuniones; la coordinación ha sido compleja, pero
                                                             
20

http://www.elpais.com/articulo/internet/filtracion/revela/dificultades/EE/UU/Afganistan/elpepuint
/20100726elpepunet_1/Tes
21 El making of de la filtración se cuenta en Proyecto C, http://blogs.elpais.com/proyectoc, un blog

desde “la mina chilena”, como han llamado los redactores de El País al grupo que se encargó
durante las primeras semanas de la investigación de los datos proporcionados por Wikileaks a este
diario. Lo escribe Joseba Elola. Este redactor firma todas las entrevistas a Assange. Buenos
documento para centrar el tema (y el problema de este hombre, que es el de toda su organización).  

279 
 
 

productiva. ‘Hemos desarrollado un mayor respeto mutuo aún, si cabe’, dice


Alan Rusbridger [director de The Guardian]. ‘Todos aprendemos trabajando
con fantásticos periodistas de otros países’. Coordinar un calendario de
publicación era otro de los temas clave. Las historias comunes se han
difundido primero en Internet y luego en la versión impresa. La publicación
de los textos periodísticos se ha visto respaldada por la de los cables más
esclarecedores, que se han colgado en los respectivos sitios web. Algunos
han sido editados para evitar que se difundiera la identidad de personas
que pudieran estar en peligro; otros, para no destapar historias que saldrían
más adelante: muchos de los cables reflejan encuentros en lo que se
abordan múltiples temas.” (El País, 5 de diciembre de 2010 22)

Una de las decisiones más importantes es que los cinco medios acuerdan que todo
ha de publicarse primero en Internet, lo que supone un salto más en la revolución
digital de la prensa. El diario español cuenta que la historia de esta gran coalición
informativa a escala global arranca a finales de mayo de 2009, cuando The
Guardian se pone en contacto con Julian Assange en Bruselas. Wikileaks ha
recibido documentos secretos de la diplomacia estadounidense y propone una
alianza entre la web de filtraciones, el diario británico y, algo fundamental, un gran
diario norteamericano que permita multiplicar el alcance y que sirva de parapeto
para que la Administración norteamericana no tumbe la iniciativa. "Era una
cuestión de seguridad y de números", cuenta por teléfono desde Londres Alan
Rusbridger, director del rotativo británico. Julian Assange propone entonces incluir
al prestigioso semanario alemán Der Spiegel. Esta alianza de tres medios de
comunicación con la web de Assange lanza el 25 de julio la primera filtración, los
papeles de Afganistán, 75.000 documentos que destapan la muerte de cerca de
20.000 afganos.

                                                             
22 Disponible en:
http://www.elpais.com/articulo/reportajes/250000/motivos/publicar/elpepusocdmg/20101205el
pdmgrep_1/Tes

280 
 
 

En la segunda entrega, un nuevo socio mediático de prestigio se incorpora al grupo,


el vespertino francés Le Monde. El 24 de octubre, Julian Assange ofrece una
conferencia de prensa mundial a través de Sky News en la que explica los ‘papeles
de Irak’. Más de 400.000 documentos que destapan la guerra sucia del Ejército
estadounidense. Una niña a la que matan mientras jugaba en la calle en Basora, un
detenido esposado al que ejecutan a tiros en la calle, torturas, asesinatos, más de
15.000 civiles cuya muerte había sido ocultada.

El 1 de noviembre de 2010, Julian Assange se reúne con los directores de los


medios. Plantea que es necesario contar con el diario El País para la siguiente
entrega con el fin de abrir la puerta a los lectores de habla hispana. La cabecera
española recibe con ello un espaldarazo de prestigio internacional. Es como si, de
repente, estuviese oficialmente en la “primera división” de los diarios internacional.
El propio diario cuenta que, tras varios contactos telefónicos entre Assange y su
director, Javier Moreno; el director adjunto, Vicente Jiménez, y el subdirector Jan
Martínez Ahrens, estos viajan a Ginebra, donde mantienen varias reuniones con el
fundador de Wikileaks sobre los documentos secretos y su alcance. Las
negociaciones con el activista australiano culminan poco después. En Londres,
Moreno coordina el ritmo de publicación con los directores de los demás medios.

El trabajo esos días es frenético. Para dar una idea de lo que supone, El País
muestra a sus lectores en un esclarecedor gráfico cómo se leen los cables en un
artículo y ordena y pone paulatinamente en la página web todos los documentos
que va utilizando. Es un interesante ejercicio didáctico y, a la vez, un ejemplo de
interacción entre el papel y la red 23.

Probablemente Julian Assange, fundador de Wikileaks, que conoce en profundidad


el poder viral de la red, sabe que los cambios introducidos en el ecosistema
mediático por la tecnología no son aún estructurales y que la potencia real de la
información reside todavía en la prensa escrita. Consciente de ello, ha recurrido al
                                                             
23

http://www.elpais.com/graficos/internacional/leer/cable/diplomatico/elpgraint/20101128elpepui
nt_

281 
 
 

altavoz proporcionado por medios tradicionales de prestigio y ya consolidados que


cuentan además con una estructura web consolidada y también de amplia
repercusión. No debe pasarse por alto que todos los medios elegidos son impresos.

El fundador de Wikileaks necesitaba asegurar la penetración social de las


filtraciones en el mundo occidental, lo que pasaba por establecer un sistema de
elección basado en la representatividad. Con estos medios, Assange cubría buena
parte del mundo, además de por el prestigio, por el idioma. Resulta llamativo que
en esta estrategia informativa diseñada por el australiano se use la prensa escrita
(off line) como refuerzo del mensaje expuesto en la red (online). Ha entendido
perfectamente que en la nueva era global todos los medios, más que competir,
deben colaborar. Como en el juego de damas, con un solo movimiento el
australiano “se ha comido” muchas fichas. Porque además de la repercusión, se ha
asegurado un respaldo legal que protege a la información cuando está en manos
de periodistas. ¿Se puede decir en estas circunstancias que Wikileaks ha dado un
empujón al periodismo y los medios, y que estos a su vez han ayudado a la
organización en sus fines? De ser así es tan sólo simbiosis en el ecosistema
informativo tal y como plantea la teoría de la ‘mediamorfosis’ (Fidler, 1998).

Ficha Técnica
Periodo
analizado: 28.11.2010-31.1.2011
Medio: El País
Fuente de
registros: diario en papel y digital
Cuestionario: realización propia
cualitativo/cuantitativo
Método: (Kripp.)
Registros
revisados: 62 diarios (tiradas nacional)
Fichas validadas: 69 artículos (231 cables)
Tabla 1. Elaboración Propia.

282 
 
 

Durante dos meses, desde el 29 de noviembre hasta el 31 de enero se ha


monitorizado las páginas en papel de la Edición Nacional el diario El País. Al tiempo,
se ha analizado si el reflejo de la información en la red corresponde al desarrollado
en prensa o, por el contrario se amplía en la página web. Se parte de una hipótesis
que ya deja intuir la propia redacción del título de este trabajo. La inclusión de
interrogaciones en un titular no deja lugar a dudas: el texto que se va a leer a
continuación no va a contestar, al menos taxativamente. Si lo fuera a hacer, los
signos de pregunta se harían innecesarios (e incorrectos).

Con todas las variables enumeradas, no se puede afirmar que lo realizado por el
diario El País sea periodismo de investigación propiamente dicho. Se trata, sin
embargo, de un gran trabajo de minería de datos que se sumerge en una base de
datos semicodificada y pone en página la verdadera cara de la diplomacia
estadounidense. Se puede observar como una aproximación al periodismo digital
que se empieza a vislumbrar en la red y que trata de buscar información en las
grandes bases de datos públicas.

Resulta obvio que Wikileaks, al actuar como una fuente de filtraciones, sirve de
espoleta para el periodismo de investigación, aunque podríamos caer en el debate -
tantas veces repetido- de que todo el periodismo precisa investigación (Caminos,
1997: en línea). José Luis Martínez Albertos recuerda conceptos de consenso para
fabricar una definición ampliamente aceptada en la literatura académica: El
periodismo de investigación (en algunos trabajos identificado como PI) consiste en
informar, mediante el trabajo y la iniciativa propia, sobre asuntos de importancia
que algunas personas y organizaciones desean mantener en secreto. Contiene
según este autor tres rasgos específicos que nos ayudan a definir cuándo un
trabajo periodístico es realmente investigativo: 1) que la investigación sea el
resultado del trabajo del propio periodista; 2) que el objeto de la investigación sea
una cuestión social importante; 3) que las personas y organismos investigados
intenten esconder y dificultar el hallazgo de datos comprometedores (Martínez
Albertos, 2006: 29-30).

283 
 
 

Aunque cumplen el segundo y el tercer punto, las filtraciones de Wikileaks no son el


resultado de las pesquisas del periodista ni parten de su iniciativa. No obstante,
esta circunstancia no anula la posibilidad de que lo sean. Muchas de las
investigaciones periodísticas que han hecho historia tuvieron como espoleta una
filtración. El caso más conocido es, como se ha dicho, el Watergate en EE UU; pero
en nuestro entorno también hay referentes importantes. Caminos Marcet analiza
varios: el “caso GAL”, publicado fundamentalmente por El Mundo; el “caso Roldán”,
destapado y seguido por el extinto Diario 16; el “caso de las tragaperras”,
publicado casi íntegramente por Egin; el “caso Filesa”, investigado por periodistas
de El Periódico de Catalunya; o el “caso De la Rosa”, sacado a la luz por La
Vanguardia (Caminos, 1997; en línea). Para este autor las fronteras entre
investigación y filtración están perfectamente definidas. Las sintetizamos en un
cuadro con el fin de aplicárselas a Wikileaks:

TABLA 2
Investigación Filtración Wikileaks
Actividad de las
fuentes Pasivas Activas Pasiva/Activa
Número de fuentes Varias Una Una
Actividad del
periodista Máxima Mínima Media
Objetivo de la fuente Desinteresado Interesado Desinteresado
Visión sobre el tema Completa Parcial Parcial
Atribución Sin reservas Reservada Wikileaks
Riesgo de
manipulación Bajo Alto Bajo
Tabla 2. Elaboración Propia.

Una rápida observación de la tabla confirma la novedad que supone la aparición de


las ciberfiltraciones masivas. Hibridan características de la investigación sin dejar
de ser filtración. Necesitan una actividad importante por parte del periodista lo que
sitúa el trabajo en un punto más cercano a la redacción que a la fuente. En el caso

284 
 
 

de Wikileaks, aunque la fuente original es generalmente desconocida, la atribución


no lo es. Lleva el marchamo de la organización de Assange.

Nuñez Ladevéze (1991: 287) define filtración como un “suministro interesado o por
encargo de sus superiores de información por una fuente que mantiene el
anonimato no porque el contenido de la información le perjudique sino porque
infringe la obligación de guardar sigilo”. En esta definición se vincula la filtración
con los datos suministrados por una fuente que es anónima, pero en ocasiones, en
el proceso de una investigación periodística, el medio de comunicación o el
periodista pueden recibir anónimamente documentos o datos que son importantes
para su trabajo. Y también es filtración. Sin embargo, aunque una buena parte de
las filtraciones provienen de fuentes anónimas, una fuente no anónima -que es
conocida por el medio de comunicación o por el periodista- puede suministrar
importantes informaciones con la condición de que se preserve su identidad ante el
público. En este caso también nos podemos encontrar ante una filtración.

Algunas formas de periodismo de filtración pueden cobijarse bajo el paraguas del


concepto periodismo de investigación, especialmente cuando obligan al reportero a
desarrollar una actividad y a buscar más allá del punto donde le dejan las fuentes.
Por esta razón en el cuestionario se estableció un baremo para añadir a los campos
descriptivos de cada registro. Todas las informaciones analizadas se computaron
en B (filtraciones sin investigación)

285 
 
 

PERIODISMO DE
FILTRACIÓN

Presente Ausente

Presente A B
PERIODISMO DE
INVESTIGACIÓN
Ausente C D

Tabla 3. Elaboración Propia.

La información filtrada incrementa el riesgo para el periodista, que puede ser


manipulado por la fuente. Mar Fontcuberta alerta del peligro que conlleva trabajar
con filtraciones. Así, para esta autora, “una de las características más comunes en
las noticias basadas en el no-acontecimiento 24 es que suelen nutrirse de
informaciones filtradas” (Foncutberta,1993: 33)

En principio Wikileaks ofreció completa libertad a las cinco cabeceras del


Cablegate. Cada publicación elige lo que quiere publicar. Además, algo en lo que se
insiste mucho, no hay transacciones económicas de ningún tipo. Como medida de
seguridad previamente pactada, los medios informan a la Casa Blanca y a las
Administraciones de sus países de que la información está en su poder. No
obstante, solo si lo consideran atienden las objeciones. Se atiende sobre todo a
casos en los que se pone en riesgo la vida de personas. Al mismo tiempo, todos los
medios subrayan que han realizado un gran esfuerzo para evitar la revelación de
episodios que pudieran suponer un riesgo para la seguridad de cualquier país -
particularmente de Estados Unidos, el más expuesto por estas revelaciones-. Por

                                                             
24 Noticias que se construyen, producen y difunden a partir de hechos que no han sucedido y que

significan una clara tendencia, según Fontcuberta, para minar las bases sobre las que se ha
sustentado tradicionalmente el discurso periodístico: realidad, veracidad y actualidad.

286 
 
 

esa razón, El País subraya que algunos de los documentos puestos a disposición de
los lectores aparecen “parcialmente mutilados” 25:

“El País no ha estado en el origen de la filtración y, por tanto, desconoce los


criterios con los que se ha llevado a cabo la selección del paquete que
finalmente ha llegado a manos del diario. Resulta evidente que los papeles
analizados no son todos los emitidos en el mundo por el Departamento de
Estado en el periodo de tiempo comprendido, pero ignoramos si esos son
todos a los que ha tenido acceso Wikileaks.

Pese a eso, el lector comprobará el valor que en sí mismo encierra el


conjunto de documentos facilitados, al margen de que puedan existir otros
muchos que aún se desconocen. Se trata de un material que aporta
novedades relevantes sobre el manejo de asuntos de gran repercusión
mundial, como el programa nuclear de Irán, las tensiones en Oriente
Próximo, las guerras de Irak y Afganistán y otros conflictos en Asia y África.”

El propio diario avisa de que, en determinados casos, estas revelaciones tienen tan
solo el valor de la opinión de una persona influyente. Sin embargo, en otros casos,
se trata de relatos que aportan pistas sobre acontecimientos importantes pero que
son narrados por una sola fuente: el servicio diplomático de Estados Unidos. Por
eso, el diario, consciente del trabajo que tiene entre manos y de la importancia que
esto tiene en periodismo, avisa a sus lectores:

“El País no ha podido corroborar todos esos relatos y ha prescindido de


algunos que ha considerado de dudosa credibilidad. Pero sí ha certificado
otros y ha operado de forma responsable con el país objeto de la filtración
con la intención de causar el menor daño posible. Entre otras precauciones,
se ha decidido aceptar los compromisos a los que The New York Times

                                                             
25

http://www.elpais.com/articulo/internacional/mayor/filtracion/historia/deja/descubierto/secretos/
politica/exterior/EE/UU/elpepuint/20101128elpepuint_25/Tes

287 
 
 

llegue con el Departamento de Estado para evitar la difusión de


determinados documentos.”

Como medio, El País se ha encargado de orquestar una maquinaria sin


precedentes en nuestro entorno para tratar un tema que, desde el propio diario, se
califica de periodismo de investigación, aunque en conversación telefónica privada
con Joseba Elola 26, éste ha negado que ese fuera un objetivo. Durante unas
semanas se encerraron ante un ingente trabajo de sistematización, cribado y
presentación periodística de unos documentos al principio casi indescifrables.
Después, cada sección del diario trataría el tema según sus necesidades.

Número de registros aportados por el ‘Cablegate’


251.000 mensajes hasta febrero de 2010
3.651 cables enviados desde España
3.620 documentos de la Embajada en Madrid
documentos desde el Consulado de
31 Barcelona
103 Clasificados como ‘Secreto’
898 Clasificados como ‘Confidencial’
2.619 Sin Clasificar
cables enviados desde España
231 analizados
69 artículos validados para análisis

Tabla 4. Elaboración Propia. Fuente: El País.

El País se ha volcado con la publicación de los Documentos del Departamento de


Estado. Y el centro de esa tarea está siendo su web (de acceso gratuito),
actualizada continuamente y dedicada, casi en exclusividad los primeros días de la

                                                             
26 Joseba Elola es el periodista de El País que entrevistó a Assange en octubre (publicada el 20 de

octubre de 2020 y disponible en:


http://www.elpais.com/articulo/reportajes/Cita/secreta/hombre/hace/temblar/Pentagono/elpepus
ocdmg/20101024elpdmgrep_1/Tes . De este encuentro surgió la idea de que el diario español se
incorporara al grupo de grandes cabeceras mundiales seleccionadas por Wikileaks.

288 
 
 

filtración a los documentos de Wikileaks. Cada día, la cabecera digital abre un


nuevo tema del caso en clave nacional o internacional, mientras se hace especial
mención al paralelo ‘caso Assange’. El protagonismo del Cablegate es tal que, en
ocasiones va en detrimento de otros temas de gran actualidad, como las elecciones
catalanas o la prima de riesgo. Pero en su defensa hay que decir que la distribución
de las noticias de un diario siempre se decide desde dentro y las verdaderas
razones de la jerarquización de los titulares solo está en la cabeza de redactores
jefe y subdirectores. Además el despliegue y la organización de las informaciones
se presenta modélico en la red –con algunas diferencias en cuanto a la utilización
de enlaces intertextuales según los redactores-, con ayudas, guías y complementos
informativos que convierten la pestaña “Los Cables Secretos del Departamento de
Estado” en una verdadera enciclopedia creciente sobre el tema. Día a día, aunque
con cuentagotas, se van liberando los cables que conciernen a las noticias
publicadas en papel.

Conclusiones

 Wikileaks no hace periodismo. Éste viene después.

 Llamada de atención al periodismo sobre el trabajo que no ha hecho.

 El País ejerce su didáctica mostrando los cables en la red y enseña a leerlos


(Enciclopedia creciente/Simbiosis off line-online).

 Aporta novedades importantes, pero el periodista no ha estado en el origen,


desconoce el criterio de selección del paquete y no da una visión global de
los temas tratados. No hay seguimiento. Es una nueva forma del Data
Journalism que plantea la nueva era digital.

 Sobre todo es una reafirmación de los medios tradicionales (necesarios para


que la información trascienda la red) y un testimonio a favor de equipos
profesionales capaces de investigar más y mejor.

289 
 
 

Como en el resto de los medios “agraciados” con el premio gordo de las


filtraciones, en El País se han sucedido durante estos dos meses las columnas y
artículos de opinión de voces relevantes que certifican que en el mundo se está
produciendo un cambio. Desde las entradas en los blogs satélites - categoría en la
que incluimos los blogs de los corresponsales y redactores del diario- se insiste en
esta idea. La gran pregunta ha abandonado el tema periodístico y se ha centrado
durante un tiempo en la transparencia: ¿Realmente el espíritu de Wikileaks va a
contagiar la necesidad de transparencia a los medios de comunicación y al resto
del mundo? Se están vertiendo ríos de palabras para construir el discurso, que
como marca el nuevo tiempo debe adaptarse a las nuevas tecnologías. Wikileaks
no ha mostrado nada nuevo que no se intuyera –o se supiera- sobre la diplomacia
de EE UU, pero marca el punto de partida de una forma de hacer y de decir en una
nueva era en la que la transparencia se ha hecho horizontal. Lo mismo que la
información.

En lo concerniente a España, los cables publicados por El País ponen de manifiesto


el estrecho contacto -en ocasiones parece que excesivo- de la Embajada de
Estados Unidos con destacados personajes del ámbito político y judicial, y su
influencia en algunos acontecimientos que han marcado la actualidad de los
últimos años. Hay sobre todo cuatro temas de especial trascendencia:

a) El ‘caso Couso’, en el que se hacen públicas conversaciones de 2007 entre


la ex vicepresidenta de la Vega, el ex fiscal general del Estado y la Embajada
para ‘frenar’ la investigación.
b) La “ley Sinde”. Los cables dejan al descubierto el empuje que se dio desde
EE UU para que se aprobara esta ley.
c) La contaminación de Palomares. De las conversaciones entre Moratinos y
Clinton se desprende que en el pueblo almeriense de Palomares
(perteneciente al municipio de Cuevas de Almanzora) quedan restos de
plutonio que han contaminado unos 50.000 metros cúbicos de terreno.
d) Base de Rota como elemento de cambio. Según lo publicado, por la salida
de la guerra de Iraq, la diplomacia española habría ofrecido a EE UU la

290 
 
 

ampliación de la base de Rota e instalar el nuevo mando del Pentágono


para África (AFRICOM).

Son informaciones de indudable calado. Pero entre los cables, también se han
publicado datos en los que se descubre el punto de vista que funcionarios
estadounidenses tienen de la clase política española, así como el que algunos
políticos expresan sobre sus compañeros y adversarios. Periodísticamente resultan
interesantes y pueden ser relevantes incluso pero que en ocasiones parecen más
acercarse a un periodismo de declaraciones poco serio. ¿Qué ocurre cuando el
supuesto escándalo se convierte en mero ‘cotilleo’ y el periodismo de investigación
se transforma en periodismo de filtración? ¿Cómo se puede marcar la frontera que
diferencia el buen y el mal periodismo en un caso como este?
El 3 de diciembre de 2010, El País abre su portada a cuatro columnas con el
siguiente titular: Aznar “Si veo a España desesperada quizá tendría que volver a la
política”. Estas declaraciones fueron hechas en 2007, pero ¿queda
suficientemente claro esto con poner a modo de antetítulo la rúbrica habitual paras
las filtraciones en este diario? ¿Está justificado el desplegué de cuatro columnas de
salida para una declaración como esta cuando, solo en lo que concierne a
Wikileaks, empiezan los problemas con Amazon y otras empresas americanas y la
página web tiene que cambiar su dominio a una empresa suiza? El riesgo de
banalización de la política por los políticos y por los medios se muestra real hasta
en diarios tan prestigiosos y cuidadosos con este tema como El País.

Imagen 1. Portada de El País del día 3 de diciembre de 2010.

En el caso de la publicación de documentos secretos militares y diplomáticos no


constituye un acto de periodismo ni convierte a Wikileaks en un medio periodístico.

291 
 
 

El trabajo del periodista consiste en comprobar después lo que le llega, contrastarlo


y darle contexto en su relato de la actualidad.

Los artículos analizados (69 validados en total) demuestran que El País no ha


podido superar, pese al esfuerzo y al impresionante trabajo efectuado por el
equipo, la magnitud de una filtración tan masiva de forma que se pueda definir su
trabajo como periodismo de investigación. Las informaciones se han presentado y
contextualizado bien, pero se echa en falta seguimiento (otro de los elementos
distintivos del periodismo de investigación.

No hay un seguimiento sistemático –que no sea el propio de las distintas secciones


que abordan y cuya información llega de fuera de la redacción- de ninguno de los
temas importantes citados. No obstante, los artículos relacionados con los cables
de la embajada estadounidense en Madrid suelen ser extensos. Desde el 27 de
diciembre hasta el 4 de abril no se publica ninguno.

Gráfico 1. Relación Artículos/Páginas publicadas en El País sobre los documentos


relativos a España en diciembre.
Elaboración propia.

Un lector le recordó a la Defensora del lector de El País que, la mayor parte de los
cables publicados por este diario contienen impresiones subjetivas de los
diplomáticos norteamericanos y que esas impresiones pueden no ajustarse a la

292 
 
 

realidad. Javier Moreno le explica cómo se han tratado en el diario esos elementos
de carácter subjetivo 27:

“Es un algo que resulta necesario tener cuenta. En algunos hemos


comprobado que lo que afirman los diplomáticos se corresponde con la
realidad. En todos los textos hemos procurado dejar claro que,
efectivamente, se trata siempre de la versión de una parte. Y en los casos en
los que han existido dudas razonables (como la historia sobre el contrato de
motores para helicópteros en el que el Gobierno, supuestamente, favoreció
a la estadounidense General Electric frente a la británica Rolls Royce) hemos
ofrecido las dos versiones, la de la embajada y la de un portavoz de La
Moncloa. En todo caso, hemos considerado que incluso aquellas
observaciones o descripciones totalmente subjetivas sobre personas o
situaciones tenían interés público.”

La página web del Knight Center se hace eco del artículo de Kevin March ya
comentado y traduce algunos párrafos, lo que es una manera de refrendar su
posición:

“El problema con Wikileaks, enfatizó Marsh, es que no puede reemplazar el


periodismo investigativo porque carece de prominencia. ‘Debido a la forma
en que la mayoría del periodismo investigativo sale a la luz pública —a
través de un denunciante que, con razón o sin ella, siente algún tipo de
violación moral— tiene esa cosa mágica que llamamos prominencia. Y es
prominencia lo que la filtración a escala industrial no tiene [...] La denuncia
que carece de relevancia no hace nada para servir el interés público [...]. Y
el peligro es el siguiente: que podemos convencemos de que el estilo
transparente de Wikileaks es un sustituto para el periodismo de
investigación más que el precursor de las posibilidades periodísticas”

                                                             
27 Disponible en:
http://www.elpais.com/articulo/opinion/tsunami/Wikileaks/elpepiopi/20101212elpepiopi_5/Tes

293 
 
 

En realidad, como señala el profesor de la Universidad de Navarra José Luis


Orihuela, “Wikileaks se ha convertido en una llamada de atención al periodismo. La
publicación de las filtraciones ofrecidas por Wikileaks no constituye un triunfo del
periodismo, por el contrario, pone al periodismo ante la urgencia de hacer el trabajo
que debió haber hecho antes de las filtraciones (investigando más y mejor) y del
que debe hacer después (aportando interpretación, contraste, contexto, navegación
y visualización a los datos)” (Orihuela, 2010: en línea).

El periodista Arcadi Espada se sorprende en su blog de El Mundo 28 porque “el


periodismo no aplique a las narraciones confidenciales los mismos protocolos que
aplica a las públicas e identifique con un mecanicismo conmovedor, que refleja su
gusto por las novelas y por las teorías de la conspiración, el secreto con la verdad. Y
no digamos ya, tampoco, hasta qué punto el simple manar del chorro de la fuente
sobre el público deja fuera de la consideración analítica las múltiples ocasiones
que, en círculos reservados, uno dice dice algo «porque yo sé que tú sabes que yo
sé que tú sabes que yo sé»: esas vueltas autorreferenciales que sólo pueden
desarrollar un cierto tipo de primates. Wikileaks espolvorea billones de letras sobre
el escritorio del periodismo. Ok, no es la primera vez que pasa. Ha pasado billones
de veces, aunque acepto que haya sido con algo más de dosificación. Ahora habrá
que recoger con paciencia las letras una a una, juntarlas y escribir algo con ellas.
Sí, habrá que trabajar; pero será lo único que pueda y merezca leerse.”

Es un testimonio más a favor de crear equipos profesionales capaces de procesar


tan ingente material, contextualizarlo y darle forma narrativa y visual. Sólo un
periodista puede efectuar esa labor de comprobación, contraste, puesta en página
y análisis que acabe acercando ese tipo de documentos confidenciales a los
usuarios y que lo haga de manera comprensible.

                                                             
28 http://www.arcadiespada.es/2010/11/30/30-de-noviembre/

294 
 
 

Bibliografía

BORRAT, Héctor (1989): El periódico, actor político. Barcelona: Gustavo Gili.

CAMINOS MARCET, José María (1997) “Periodismo de filtración, periodismo de


investigación”, en Zer Revista de estudios de comunicación nº2, mayo. Disponible
en: http://www.ehu.es/zer/zer2/9artcami.html [Consultado el 14 de marzo de
2011]

FONCUBERTA, Mar de (1993): La Noticia. Pistas para percibir el mundo. Barcelona:


Paidós.

HARLOW, Summer (2010) “WikiLeaks, ¿es realmente un sustituto del periodismo


investigativo?”, en Blog Periodismo en las Américas, Knight Center for Journalism,
University of Texas at Austin: 6 de diciembre. Disponible en:
http://knightcenter.utexas.edu/es/blog/wikileaks-%C2%BFes-realmente-un-
sustituto-del-periodismo-investigativo [Consultado el 16 de marzo de 2011]

INNERARITY, Daniel (2011) “Los límites de la transparencia”, en El País, 22 de


febrero. Disponible en:
http://www.elpais.com/articulo/opinion/limites/transparencia/elpepiopi/2011022
2elpepiopi_4/Tes [Consultado el 14 de marzo de 2011]

KRIPPENDORFF, Klaus (1990). Metodología de análisis de contenido. Teoría y


Práctica. Barcelona: Paidos Comunicación.

MARSH, Kevin (2010) “Wikileaks - the salient point”, en Discussión On Cojo. College
of Journalism. BBC Academy: 5 December. Disponible en:
http://www.bbc.co.uk/journalism/blog/2010/12/wikileaks---the-salient-point-
1.shtml [Consultado el 16 de marzo de 2011]

MARTÍNEZ ALBERTOS, José Luis (2006) El zumbido del moscardón. Peridismo,


periódicos y textos periodísticos. Sevilla: Comunicación Social

295 
 
 

ORIHUELA, José Luis (2010) “Diez tesis sobre Wikileaks”, en eCuaderno, 4 de


diciembre. Disponible en: http://www.ecuaderno.com/2010/12/04/diez-tesis-
sobre-wikileaks/ [Consultado el 3 de marzo de 2011]

PAUL, Nora (1997) “Media libraries and new media” en Poynter Institute. Disponible
en: http://www.poynter.org/research/nr/nr_libnm.htm [Consultado el 10 de marzo
de 2011]

REIG GARCÍA, Ramón (2000). Periodismo de Investigación y Pseudoperiodismo.


Madrid: Ediciones Libertarias Prodhufi.

SECANELLA, Petra Mª (1986): Periodismo de investigación. Madrid: Tecnos.

STRENZ, Herbert (1983): Periodistas y fuentes informativas. Buenos Aires:


Marymar.

VIDAL, Javier y ROMERO, José (2010) “La denuncia social en Internet: Wikileaks y la
filtración de documentos secretos”, en Actas del II Congreso Internacional Latina de
Comunicación Social. Universidad de la Laguna, diciembre de 2010. Disponible en:
http://www.revistalatinacs.org/10SLCS/actas_2010/36Vidal.pdf [Consultado el 7
de marzo de 2011]

296 
 
El papel de los periodistas políticos en el origen de la
portavocía gubernamental española

Maria Victoria Campos Zabala


URJC. Profesora Titular Interina
mariavictoria.campos@urjc.es

Palabras clave | periodismo político, portavoz del Gobierno, historia periodismo,


cobertura informativa

Keywords |Political journalism, spokesperson of the Govennment, It tells the history


of journalism, Informatve coverage

Resumen | El resultado de la institucionalización de la función de Portavoz del


Gobierno en España fue producto de la confluencia de la evolución, por una parte,
de la presidencia del Consejo de Ministros y, por otra, de la evolución de las
presiones de la prensa política. El objetivo del presente trabajo es resaltar, en la era
de la ciberdemocracia, uno de los principales hitos de la historia del periodismo
político español: la institucionalización de la función de Portavoz del gobierno y la
importante labor que en ello desempeñaron los periodistas que cubrían la
información política del Ejecutivo. La metodología utilizada es fundamentalmente la
consulta a fuentes primarias (archivos) y fuentes secundarias (bibliografía y prensa
de la época) para la reconstrucción histórica. Algunas de las conclusiones más
sobresalientes pueden resumirse en el hecho de que gracias a la presión ejercida
por la prensa política mediado el siglo XIX derivó, a principios del siglo XX, en la
institucionalización de una figura próxima al Ejecutivo que se encargará de realizar
las labores de portavocía gubernamental, encargándose de proporcionar la
información necesaria a la prensa política.

297
Abstract | The result of the institutionalization of the role of Government
Spokesperson in Spain was the result of the confluence of developments on the
one hand, the Presidency of the Council of Ministers and, secondly, the evolution of
the pressures of the political press. The aim of this paper is to highlight in the era of
cyber-democracy, one of the major milestones in the history of Spanish political
journalism: the institutionalization of the role of government spokesman and the
important role that it played by the journalists covering the executive's policy
information. The methodology used is primarily refers to primary sources (files) and
secondary sources (literature and press of the time) for the historical
reconstruction. Some of the salient findings can be summarized in the fact that
thanks to pressure from the political press the middle of the nineteenth century
resulted in the early twentieth century, the institutionalization of a figure close to
the Executive will perform the tasks of government spokesmen, in charge of
providing the necessary information to the political press.

El papel de los periodistas políticos en el origen de la portavocía gubernamental


española

La publicidad de lo político

El Principio de Publicidad clave en el desarrollo del régimen de opinión fue tema


nuclear de los foros políticos y filosóficos del siglo XIX. Autores políticos como
Quintana, Jovellanos, Argüelles o Muñoz Torrero, con más o menos matices,
coinciden en la necesidad de la publicidad de la labor del legislativo; en la exigencia
de que todos los actos y decisiones políticas sean públicos. La Opinión Pública se
erige en el vigilante del poder político y la prensa en el nuevo poder que lo
posibilite. Jovellanos, en defensa de la publicidad del legislativo comenta "Y pues la
opinión pública será siempre favorable a los derechos del pueblo, y estará siempre
vigilante contra los privilegios que puedan ofenderlos, ¿quién no ve que ella sola

298
será el más fuerte freno contra los privilegios ambiciosos y el más firme apoyo de
los moderados y los justos?1
Desde la instauración de las primeras Cortes en 1812, la publicidad legislativa
queda garantizada en todos los textos constitucionales del siglo XIX. Dos
excepciones, la del Estatuto de Bayona, en cuyo Título IX, artículos 80 y 81, se
estipula el secreto de las sesiones; y, los Proyectos de Leyes Fundamentales de
Bravo Murillo de 2 de diciembre de 1852, que dice lo siguiente "Así se establecen
las discusiones a puerta cerrada, con lo cuál apartados los estímulos de la
vanagloria inseparables de la publicidad, se ahorrará mucho tiempo en la
formación de las leyes y éstas ganarán en perfección."
Acerca de la publicidad parlamentaria El Discurso Preliminar a la Constitución de
1812, en el subepígrafe de la representación en Cortes dice: "Por último la
publicidad de las sesiones, al paso que proporciona a los Diputados dar un
testimonio público de la rectitud, firmeza y acierto de sus dictámenes, presenta a la
nación siempre abierto santuario de la verdad y la sabiduría...alejando de éste
modo la oscuridad y el misterio de un cuerpo deliberativo que, por su instinto, no
debe ocuparse en negocios de gobierno, únicos que piden reserva, a no ser en los
casos que, previa deliberación, convenga al secreto del interés público."
Bajo este principio pronto la publicidad parlamentaria será un hecho y los distintos
Parlamentos darán cumplida cuenta de su actividad a través de publicaciones
oficiales que surgen a los efectos. En España, la publicidad parlamentaria quedó
garantizada mediante el Diario de Sesiones "con publicación fiel e imparcial, de
todos los hechos acaecidos y discursos pronunciados en las sesiones públicas. Se
incluyeron también los informes de las Comisiones y según la estructura que
tuviera el Diario de Sesiones, éste recogía las enmiendas presentadas a veces en
los apéndices"2. Antes del Diario de Sesiones, El Conciso fue el periódico encargado
de informar a los gaditanos de los debates de las Cortes.

1
JOVELLANOS, M.G. : Memoria en Defensa de la Junta Central, B.A.E., Tomo
XLVI, p. 602.
2
CILLAN GARCÍA DE ITURROSPE, Ma del Coro: Historia de los Reglamentos
Parlamentarios en España (1810-1936), Tesis Doctoral, Ed. U.C.M., p. 403.

299
La publicidad estaba asegurada también desde la asistencia del público a las
sesiones. “Sin embargo, aunque los ciudadanos no asistan a los debates, siguen
muy de cerca los comentarios de la prensa, que les da desmenuzadas y explicadas
las pesadas intervenciones de los representantes. Es el periódico, podríamos decir,
el único punto de contacto entre el pueblo y el congreso." "El número de
espectadores no llegó nunca a la mitad del de diputados; la tribuna tantas veces
citada no tenía cabida, ni con mucho para un centenar de personas. Es evidente
que el público expresó en ocasiones con protestas vehementes sus opiniones;
estos casos fueron contados y constituyeron verdaderos sucesos históricos."3
Alcalá Galiano años más tarde volvía sobre el mismo tema " creo, señores, que los
cuerpos deliberantes deben celebrar sus sesiones delante del público, para que
cuanto en ellas se diga y haga sea sabido y difundido por todos los ámbitos de la
tierra, y creo que sin esto de nada sirven, pero es necesario entender que es
delante del público, pues reinan sobre ellos ideas muy equivocadas (...) pues aún si
posible fuese, por una parte sustentaría que no debe asistir a las sesiones de
semejantes cuerpos, sino un número corto de oyentes, escritores todos ellos y
encargados de dar publicidad a cuánto allí se dice y pasa, pero me detiene una
consideración poderosa para declararme por este partido y es que, abrazándole, se
crearía un monopolio en el derecho exclusivo de los escritores, y yo condeno y
detesto los monopolios de cualquier clase (...)4 Acerca de la influencia que el
público podía ejercer sobre los deliberantes decía “porque, en general, señores,
aunque yo opine que no debe haber concurrencia a las sesiones que influye
inmediata y directamente en algo en cuanto en ellas se resuelve o dice, opino
también por la publicidad más completa de todo en cuanto en ella se habla, se
obra y se pasa. Sin publicidad semejantes cuerpos se harían tiranos. Con
publicidad deben proceder y expresarse quienes lo componen, sujetos a la censura
de la nación, aunque libres del temor que en ánimos apocados causan, o del
halago que en necias vanidades ejercen las amenazas las lisonjas de la plebe, o de

3
SOLIS, Ramón: El Cádiz de las Cortes, Ed. Sílex, 1987, pp. 202 y 203.
4
ALCALÁ GALIANO, Antonio: Lecciones de Derecho Político, Centro de Estudios
82
Constitucionales, Madrid, 1984, pp.165 y ss. ídem, p.167.

300
los caudillos de alborotos que en las tribunas sino la parte mayor la de más poder
entre los concurrentes.”5
En Europa la lucha por la publicidad del legislativo también fue una constante.
Destaca la protagonizada por los periodistas ingleses con el poder para acceder a
la información de los debates parlamentarios que, en virtud del parlamientary
privilege, estaba muy restringida. "En el año 1803, el Speaker (Presidente del
Parlamento) reservó por vez primera un puesto en la tribuna a los periodistas;
durante casi un siglo habían entrado ilegalmente. Pero sólo con la reconstrucción
del Parlamento, tras el incendio de 1834, fueron instaladas tribunas para los
informadores (dos años después de que el primer Reformbill - Proyecto de Ley de
Reforma- convirtiera al Parlamento, durante tanto tiempo criticado por la opinión
pública en un órgano de ésta)6.
Frente a la defensa de la publicidad del legislativo, tema común en los foros
intelectuales y políticos europeos, sobre la publicidad del Ejecutivo no se
encuentran siquiera referencias teóricas. La privacidad del Ejecutivo se convierte
así en algo tácito, en una situación de hecho, como si el secreto de este poder
fuera algo inherente al mismo. Jovellanos en los días de la Junta Central dijo en
defensa de la privacidad del Ejecutivo. "Desde luego empezaron las sesiones
ordinarias por mañana y noche en el Palacio Real y a puerta cerrada. Y aquí no
puedo dejar de advertir cuan injusta me pareció siempre la opinión de aquellos que
nos culparon de no haber celebrado nuestras sesiones en público, sin duda porque
no advirtieron que el carácter esencial de la Junta Suprema era el de una autoridad
ejecutiva. Porque ¿en qué cabeza pudo entrar la idea de que las deliberaciones de
esta autoridad, que por la mayor parte exigen gran secreto y grande expedición,
debían ser públicas? Que sean públicas las discusiones de una asamblea
legislativa, ya lo entiendo, aunque esto tendrá también unas justas excepciones;
pero, ¿en qué gobierno del mundo, cualquiera que fuese su constitución, se puede

5
Idem.
6
HABERMAS, J. -.Historia y crítica de la opinión pública, ed. Gustavo Gili, Barcelona, 1981,
p.98.

301
hallar un sólo ejemplo con que autorizar semejante censura?”7.Continúa Jovellanos
diciendo "(secreto), el cuál, en todos los negocios que no piden de suyo publicidad,
y singularmente en los que pertenecen al poder ejecutivo, es de absoluta
necesidad para el decoro del Gobierno y la firmeza de sus operaciones." A pesar de
que las sesiones y las deliberaciones fueron a puerta cerrada la Junta fue
consciente del peso de la opinión pública, y en su Reglamento, Capítulo I, art.4, así
lo expresa : "Estas sesiones serán siempre a puerta cerrada, pero la Junta publicará
lo que estime oportuna a fin de que la nación vea los progresos de sus trabajos y
de que el voto y la opinión pública la estimulen y la acompañen en ellos.”8

El punto de partida

El proceso dirigido al establecimiento de una estructura gubernativa dedicada a la


información política; a la instauración de lo que actualmente denominamos
Administración Comunicativa del Ejecutivo9, experimentó durante el siglo XIX un
definitivo punto de arranque. Dos protagonistas indiscutibles, la Prensa y el
Gobierno. La institucionalización de la función de Portavoz de Gobierno fue el
resultado de la confluencia de la evolución de la Presidencia del Consejo de
Ministros y de las presiones de la prensa política. El estudio de la relación entre
ambos actores, Consejo de Ministros y Prensa, permite entender el proceso de
aparición y desarrollo de la figura del Portavoz del Ejecutivo o Portavoz del
Gobierno. Desde la constitución del Consejo de Ministros en 1823 hasta su
definitiva consolidación transcurren 75 años de cambios. Hay que esperar hasta
este momento para que surjan las condiciones que faciliten la aparición de la
función de portavocía gubernamental. Hasta 1834 la Presidencia suele
corresponder al titular de la Secretaría de Estado. En 1852, por primera vez, el

7
JOVELLANOS, M.G.: Op. Cit., p. 540.
8
JOVELLANOS, M.G.: Op. Cit., p. 585.
9
Administración Comunicativa es el conjunto de recursos técnicos y humanos, organizados
y destinados a realizar funciones informativas y periodísticas capaces de contribuir a una
correcta transparencia y publicidad en la ejecución de la política pública. La Administración
Pública del Ejecutivo es la que comprende la Portavocía del Gobierno.

302
titular de la Presidencia del Consejo de Ministros comienza a disponer de créditos y
personal propio. En 1853, se organiza la Secretaría de la Presidencia, dándole una
estructura análoga a la de los restantes ministerios. La Restauración puso fin a la
historia azarosa de la Presidencia del Consejo de Ministros.

La prensa política

Desde el Cádiz de las Cortes la prensa había demostrado su tenacidad en la lucha


por la publicidad del legislativo; por mostrar todo lo que acaecía en las sesiones
parlamentarias. La prensa no tuvo fácil su labor en aquellos momentos y tampoco
lo tuvo a la hora de reivindicar la publicidad del Ejecutivo. El afán de informar a la
sociedad se convirtió en el continuo motor que llevó a los periodistas políticos a la
consecución de su objetivo. Esa insistente persecución a políticos y gobernantes
fue, sin lugar a dudas, el catalizador responsable de la paulatina
institucionalización de la función de Portavoz de Gobierno.
No nos consta ninguna referencia teórica acerca de la conveniencia o necesidad de
la publicidad del Ejecutivo, ni normativa reglamentaria emanada del mismo, a
excepción de la ya vista para la Junta Central. La única base en la que
fundamentamos nuestra tesis es en la comprobación, a través del seguimiento
hemerográfico, de la existencia de una práctica comunicativa sobre la información
emanada del Consejo de Ministros, a partir de la segunda mitad del XIX.
La permanente labor de los periodistas políticos, que de modo incansable
solicitaban información a sus gobernantes, propició la aparición de estructuras
administrativas que facilitarán su cometido frente a la opinión pública. Tras la
publicidad del legislativo le llega el turno al Ejecutivo. Una de las poderosas razones
por las que hubo que esperar casi medio siglo entre una y otra, fue que la
privacidad del Ejecutivo se consideró desde un principio algo consustancial al
mismo. La protección de la privacidad del Gobierno en las primeras décadas del
siglo se fundamentaba en que el Ejecutivo recaía en la persona "sagrada e

303
inviolable"10 del Rey que gobernaba junto a sus secretarios de despacho. Hubiera
sido impensable, valga la expresión "pedirle cuentas al Rey".
La única vía de comunicación de la política gubernamental seguía siendo en el siglo
XIX, la Gaceta del Gobierno. Algún gobernante mostró su preocupación por la
interpretación que la opinión pública pudiera hacer de la información que en la
Gaceta se publicaba y no tardó en poner especial cuidado en clarificar posibles
malentendidos. Así lo muestra la R.O. de 13 de marzo de 1820, en la que Fernando
VII expone: "Habiendo notado que, por tener la Gaceta título de Gaceta del
Gobierno, creen muchos que cuanto en ella se contiene es emanado de dicho
Gobierno y que expresa su modo de ver en los asuntos o noticias de que trata, ha
resuelto S.M. que, para evitar este error, tenga en adelante el título de Gaceta de
Madrid, debiéndose anunciar en la primera que salga con él el motivo de esta
mudanza y que el Gobierno no responde ni se mezcla en la redacción de otro
artículo sino el que señala con el nombre de Artículo de Oficio"11.
La Constitución de 1837, abre un nuevo periodo en la evolución de la
comunicación gubernamental. Separadas las Cortes en Senado y Congreso, según
el art.13 de la mencionada Constitución, los periódicos de la época empiezan a
dedicar un espacio informativo al desarrollo de las sesiones celebradas en los
mismos.
La Gaceta de Madrid fue obviamente la que más espacio dedicó a este tipo de
información. "S.M. quiere que, con preferencia a todo, y tan pronto como lleguen a
la Redacción se circulen las Leyes, Decretos, Reales Ordenes y demás
disposiciones del Gobierno. Convertida la Gaceta de Madrid en Boletín Oficial
Nacional, no debe omitirse en ella ningún mandato superior que pueda interesar a
cualquiera clase de Estado. Las sesiones de Cortes se insertarán en toda la
expansión posible, sin preferencias de ninguna especie, sin pasión y sin color
político. La Gaceta deberá ser fiel y leal traslado de lo dicho y de lo ocurrido. En la
comunicación de noticias oficiales no se perderá minuto para satisfacer cuanto
antes la justa ansiedad del público. Las que no lleguen de semejante origen

10
Consultar Constitución de 1812.
11
R.O. 13 de Marzo de 1820, Gaceta del Gobierno.

304
deberán expresarse con aquella reserva prudente que evita los compromisos y
desvanece pretextos de calumniar las intenciones del Gobierno". Esta R.O.
de 2 de junio de 1837 es una de las dos disposiciones que elevarán
definitivamente a la Gaceta de Madrid a la categoría de órgano oficial del Reino.
La cristalización del Consejo de Ministros, institucionalizado por el Estatuto Real es
lenta y adolece de toda suerte de avatares. La verdadera consolidación de un
verdadero Poder Ejecutivo al que exigir resultados no llegó de hecho hasta 1852.
Tras un seguimiento realizado sobre la prensa política, llegamos a la conclusión de
que antes de 1850 ningún periódico incluye información de las sesiones
celebradas por el Consejo de Ministros12. El resultado de la institucionalización de
la función de Portavocía gubernamental es el resultado de la confluencia de la
actividad de dos actores: el Consejo de Ministros y la Prensa. Dónde la prensa
desempeñó el papel definitivamente detonante de una función que aún tardaría
algún tiempo en perfilarse. El punto de partida fue 1850. A partir de esta fecha y,
dependiendo del periódico van apareciendo pequeños sueltos informativos de la
actividad desarrollada por el Ejecutivo. Así, por ejemplo, en 1859 en El Diario
Español aparece información del Consejo de Ministros referida sólo a asuntos
meramente administrativos, tales como aprobación de decretos, etc.
Entre 1860 y 1876 empiezan a aparecer en periódicos como El Imparcial, El
Liberal, El Tiempo o en La Correspondencia de España, información sobre las
reuniones del Consejo de Ministros. Una información aún irregular y proporcionada

12
Se ha realizado un seguimiento a través de la prensa política de la época. Para ello se han
realizado varias calas, en función de criterios históricos. La clave la hemos ubicado en la
evolución histórica del Consejo de ministros. De este modo se ha realizado un rastreo general
de periódicos de fechas significativas de dicha evolución. Esto es, 1823 (fecha de su
constitución); 1834 (fecha de su constitucionalización); 1837, 1852 (fecha de la dotación
independiente de presupuestos a la Presidencia del Consejo), etc.. Una vez hallados los
comienzos de una práctica informativa del Ejecutivo, el rastreo se ha hecho de modo más
minucioso. Los diarios consultados para este periodo han sido: El Restaurador, El Mensajero
de las Cortes, El Diario de Avisos de Madrid, El Constitucional, El Correo Nacional, El Correo
Universal, El Diario Español, La Correspondencia de España, El Tiempo, El Imparcial, El
Liberal, y El Heraldo de Madrid.

305
a través de pequeños "sueltos" que aparecen en la primera o tercera página del
periódico. Destaca la brevedad y la falta de valoración periodística. Durante
muchos años, la frase "El Gobierno sólo se ocupó de asuntos administrativos" abría
o cerraba el breve espacio informativo dedicado al Consejo. A partir de 1880, se
observa un paulatino aumento del espacio dedicado a la información sobre las
reuniones del Ejecutivo, pero aún hay que esperar diez años para que la mayoría de
los periódicos dediquen una sección fija al "Consejo de Ministros".
El año 1890 se convierte en fecha clave pues comienza a observarse cierta
regularidad en la práctica comunicativa gubernamental. Una práctica que se ha
venido gestando de modo creciente a raíz de la consolidación del Consejo de
Ministros y en la que ha jugado un papel primordial la tenacidad de los periodistas,
que no dudaban en esperar largas horas a que finalizara el Consejo para preguntar
a los Ministros sobre el resultado de sus reuniones y correr a la Redacción para
comunicarlo a la opinión pública. La mayoría de los periódicos dedican una sección
fija con el título de Consejo de Ministros, a la información sobre el desarrollo de las
sesiones del Ejecutivo. Normalmente, aparece en primera página un día después
de la celebración del Consejo; día que según los momentos políticos varía.
Algunos diarios como La Correspondencia de España, dedican un amplio espacio a
este tipo de información. En este caso, se dividía en dos momentos
"A la entrada" y "A la salida" del mismo. En este diario no sólo destaca la extensión,
también la explicación detallada de todo lo acontecido dentro y fuera del Consejo. A
estas alturas del siglo “circulaban en España diariamente un total de 580.000
ejemplares de periódicos políticos”.13
En 1898, los periodistas españoles disponían en cada Ministerio de un Gabinete
Despacho para su uso exclusivo, no teniendo tampoco grandes dificultades de
acceso a los despachos de los Jefes de Sección, de los Directores Generales e
incluso de los Ministros14 y conseguir cubrir la información demandada por los

13
Citado por FUENTES, Juan Francisco y FERNÁNDEZ, Javier: Historia del Periodismo
Español, Síntesis, Madrid, 1998, p. 147.
14
El Mundo de los periódicos. Anuario de la Prensa Española y Estados Hispano-americanos.
1898-1899. Vol. I, p. 35.

306
lectores del momento. "Por lo regular, la información noticiero política más
completa y verdadera se logra en aquellas ocasiones en que el Ministro, fuera ya de
su residencia oficial, va a tomar el coche a la salida de su despacho, de los
Consejos o de las Cortes. Entonces suele tener con el reportero, sobre todo si éste
es insinuante y hábil, desahogos confidenciales llenos de sinceridad".15
A lo largo del siglo XIX se van cimentando las bases sobre las que se asentará la
futura Administración Comunicativa Española. El establecimiento del régimen
parlamentario, la universalización del sufragio masculino, el incremento del papel
de la opinión pública, el paulatino fortalecimiento de la presidencia del consejo de
ministros, la lucha de la prensa por la publicidad del Ejecutivo fueron factores
coadyuvantes del inicio de una Administración Comunicativa en términos
modernos. Los Gobiernos de esta etapa histórica no tardaron en advertir las
ventajas de una publicidad política bien canalizada. Y es este matiz lo que explica
que esta función, surgida por la presión periodística, se transforme con el tiempo
en una función diseñada por el gobierno de turno, incorporándola a los cuadros de
la Administración Pública.

Orígenes de la función de Portavoz del Gobierno en España

Durante los primeros años del siglo XX la comunicación gubernamental como


actividad administrativa es aún de carácter disperso e irregular. Se va vislumbrando
el interés de algunos gobiernos por mantener con el público contactos informativos
acerca de sus políticas, a través de los representantes de la prensa. Público que
paulatinamente va accediendo al sufragio universal y en el que aumenta el interés
por lo político, alimentado por los periódicos, que proliferan y aumentan sus tiradas
de forma importante.
Dentro de esta irregularidad, la originalidad de la práctica comunicativa, falsamente
atribuida, al presidente Woodrow Wilson, tiene un precedente español. Las
conocidas "conferencias de prensa" tienen su antecedente más inmediato en el

15
El Mundo de los periódicos… Op. Cit.

307
hábito iniciado a principios del siglo XX por el Presidente José Canalejas bajo el
nombre de "información en corro". Siendo Presidente del Consejo, recibía a diario
"en su despacho de la Puerta del Sol a los "representantes de la prensa” y les
proporcionaba noticias: noticias, claro está, seleccionadas, matizadas, orientadas e
incluso, muchas veces rectificadoras de otras versiones distintas a las que al poder
público importaban, y a través de las cuáles la opinión del Gobierno se asomaba a
las columnas de la totalidad de los periódicos, sin excluir a los más desafectos"16.
La prensa se hizo eco de esta novedosa herramienta gubernativa, comprendiendo
el auténtico significado de la misma desde el principio. La Tribuna recogía estas
impresiones: "El que el Presidente reciba en rueda a los redactores de los diarios
no es más que una ventaja nada más que para él. De ese modo dice a la prensa de
todos los colores y de todos los matices cuanto le interesa que el público conozca".
"Si el Presidente sólo dice cosas pequeñas, minucias de personal, rectificaciones
oficiosas más o menos veraces que cuentan los demás periódicos, programas de
proyectos que en un futuro lejano ha de llevar a cabo el gobierno, ¿Quién sino el
propio Presidente puede tener interés en que lleguen al público con una rapidez
más o menos relativa?"17.
Esta original práctica de los gobernantes españoles, seguida por otro jefe de
Gobierno de "parecida sensibilidad política”18, Eduardo Dato, fue suspendida por el
Conde de Romanones. El 25 de agosto de 1915, El Liberal dedicaba a Eduardo
Dato las siguientes palabras: "El señor Presidente del Consejo, que es hombre y
gobernante admirable, tiene un excelente pregonero ministerial: La Época; pero en
rigor no necesita ninguno. Por obra de su habilidad, de su cortesía, de su arte, nos
hemos vueltos ministeriales todos los periódicos madrileños. Y también
muchísimos de provincias, cuyos corresponsales en Madrid se hallan tan
sugestionados como los demás por su blando e incontrastable influjo. Para
rectificar una noticia, inexacta o verdadera; para desengañar o engañar a alguien;

16
GÓMEZ APARICIO, Pedro: Historia del Periodismo Español, De las Guerras Coloniales a las
Dictaduras, pp.395-396.
17
Citado por Gómez Reino en GÓMEZ APARICIO, Pedro: Op. Cit., p. 396.
18
ídem, p.395.

308
para exponer el juicio, no siempre firme, que cada día desea poner en circulación, y
para apaciguar a las gentes: unas veces halagándoles y otras insinuándoles lo que
podrían decir o hacer aunque hayan dicho o hecho lo contrario, lo mismo le sirven
de bocina los adictos que los adversarios, los liberales y los republicanos que los
independientes y los conservadores. A los unos y a los otros les da con llana
afabilidad el señor Dato su conferencia cotidiana y, encantados los oyentes,
recogen solícitos sus palabras y por la tarde o a la mañana siguiente las insertan al
pie de la letra en sus periódicos respectivos."..."La Prensa entera, salvo unos pocos
estimados colegas que no mandan redactores a la Presidencia, se halla
automáticamente a su servicio."19 También a altas horas de la noche, los distintos
ministros reciben a determinados redactores de El Imparcial, El Heraldo, El Liberal
y La Correspondencia para proporcionarles las últimas novedades acerca de la
campaña colonial.
A las puertas del siglo XX la comunicación del Ejecutivo español con la Prensa se va
regularizando y se va a establecer a través de órganos administrativos creados al
efecto. La prensa política de los primeros años de siglo refleja como la mayoría de
los diarios ofrecen una amplia y completa cobertura de las reuniones del Consejo
de Ministros. Continuando con la pauta iniciada años atrás, la información sobre el
Consejo de Ministros aparece un día después de su celebración y ocupa, la mayoría
de las veces, una de las primeras páginas completa. A principios de siglo se
empieza a facilitar a la prensa la "nota oficiosa", información redactada en el
Consejo de Ministros. El contenido de la "nota" va desde un extracto de los puntos
más importantes tratados en la sesión hasta la exposición amplia de algún tema
relevante. La utilización de la "nota oficiosa" o de la "referencia oficiosa" derivará
con el tiempo en lo que hoy conocemos como "referencia del Consejo de Ministros"
y parece obedecer a la necesidad de ahorrar tiempo a la hora de informar a los
periodistas de los contenidos de unos Consejos a veces largos y en los que se
tratan muchos temas20. Diarios como ABC dividen la información política en dos

19
ídem, p.396.

20
Fuente: conclusiones a partir del seguimiento hemerográfico realizado por la autora.

309
apartados; la dedicada al “Consejo de Ministros” y una bajo el epígrafe "El
Presidente", dónde se da cuenta de las conversaciones que el titular del Ejecutivo
mantiene con los periodistas. El personalismo de los gobernantes quedaba patente
en las páginas de los periódicos de la época. Tanto José Canalejas como Eduardo
Dato utilizaron la prensa como vehículo de comunicación política. Sobre el tema del
personalismo, Gumersindo de Azcárate comenta "la práctica viciosa del régimen
parlamentario da lugar por fuerza al gobierno personal transitorio del jefe de un
partido y al gobierno personal permanente del Rey...Resulta lo primero porque el
promotor casi exclusivo de la vida política es el poder ejecutivo cuyos miembros
deben su puesto oficial al jefe del mismo, el cuál impone a toda su voluntad y su
sentido sin otro límite ni medida, por lo general que su propio carácter y su modo
de ser...De ahí que los políticos solo muestran su actividad cuando están en la
oposición, pero en cuanto a doctrinas, principios, soluciones de problemas
pendientes esperan que lo resuelva el Jefe...Y cómo algo parecido pasa con la
prensa, pues que a menudo, no sólo deja de dirigir la opinión pública de su partido,
sino que en vez de reflejarla, se contenta con tomar diariamente la orden de los
ministros, sobre todo de su presidente, resulta que si éste es inerte, ora por
carácter, ora por estimar que las circunstancias piden la inacción, nada se hace; y
si es lo contrario, los ciudadanos y los partidos están pendientes del pensamiento y
de la palabra del hombre a quién es dado empujar los destinos de la patria por este
derrotero o por el otro."21

El Negociado de Información y Censura de Prensa


Quince días después de la llegada al poder del General Primo de Rivera en
Septiembre de 1923, se organizaba el futuro Directorio Militar bajo su presidencia y
formado por nueve Generales, uno por cada una de las regiones militares.22 El
General fue siempre muy consciente del papel que jugaba la opinión pública.

21
AZCÁRATE, Gumersindo: El Régimen Parlamentario en la Práctica, Librería de Fernando Fe,
Madrid, 1892, pp. 158 y ss.
22
R.D. 21/12/1923. Gaceta de Madrid.

310
Quizás esto junto a su nada oculta vocación de periodista, le llevó nada más
constituir el Directorio Militar a la creación del Negociado de Información y Prensa.
A estas alturas de siglo la existencia de ciertos hábitos comunicativos por parte de
los distintos gobiernos con la Opinión Pública es una realidad. La novedad del
nuevo gobierno viene dada por la creación de un organismo adscrito al engranaje
de la Administración Central del Estado, dotado con presupuestos, infraestructura y
recursos humanos necesarios para el ejercicio de sus competencias. La tarea de la
comunicación política del Ejecutivo, hasta el momento bastante desorganizada e
irregular, adquiere un lugar -aún pequeño- dentro de la Administración Estatal. El
General Primo de Rivera institucionaliza de este modo la práctica de una
Administración Comunicativa del Ejecutivo en España al canalizar las relaciones de
la Presidencia con la Prensa. Las relaciones Prensa-Poder quedaban fijadas desde
los inicios de su mandato.
El 15 de Septiembre de 1923, el General Primo de Rivera llega a Madrid. En su
primera intervención pública, después de anunciar que iría a Capitanía para
reunirse con el Directorio, y desde allí a Palacio, comunica su intención de recibir a
los periodistas a las 13 horas.23 Desde este primer momento y hasta el fin de su
mandato, la relación con la prensa será continua. De esta permanente
comunicación con la Opinión Pública, se hará cargo uno de los nueve Generales del
Directorio; el Auditor General del Ejército de la primera región militar, Don Adolfo
Vallespinosa Vior. El General Vallespinosa anuncia dos días después de la llegada
de Primo de Rivera que, el Marqués de Estella despachará a diario con el Monarca
a las 10.30 de la mañana, y a los periodistas los recibirá a las 13 horas en la
Presidencia del Consejo, donde está ubicado el Directorio. Pocos días después, el
Presidente del Directorio Militar marcaba de modo tajante las pautas
comunicativas que, en adelante habría de seguir el Ejecutivo, mediante las

23
Nota. Dada la escasez de documentación sobre el tema, hemos recurrido a la prensa del
momento para poder reconstruir lo más fielmente posible el funcionamiento del Negociado de
Prensa. Se han escogido para ello dos diarios. El primero Ejército y Armada por ser a juicio de
los historiadores, el diario militar más objetivo de la época. El segundo de ellos, El Sol, por ser
uno de los diarios más representativos de estas fechas, por su seriedad y por su rigor. Ambos,
han sido consultados para el periodo que media entre 1923 y 1932.

311
siguientes declaraciones a los periodistas: "Ni el Directorio ni yo responderemos
desde este momento de las noticias y rumores que no hayan sido facilitados en los
Centros de Información Oficial, que, al efecto, se están montando en diferentes
departamentos o procedan de los miembros del Directorio"24.
El día 21, el General Vallespinosa presenta a los periodistas al Teniente Coronel del
Estado Mayor Don Pedro Rico Parada como el Jefe del Negociado de Prensa de la
Presidencia, en el futuro encargado de proporcionar la información de la política del
Gobierno a los representantes de la Prensa.
Pedro Rico Parada, ejerció la Jefatura de Prensa de la Presidencia durante los dos
años siguientes a su nombramiento para tal fin. Le sucedió en el cometido Eduardo
Hernández Vidal, más conocido por el seudónimo de Celedonio de la Iglesia. No
obstante, la comunicación a viva voz de los respectivos Jefes de Negociado, D.
Pedro Rico Parada y D. Celedonio de la Iglesia, con los periodistas fue bastante
ocasional. El General Vallespinosa en la práctica y a todos los efectos ejerció de
Portavoz del Gobierno. A la salida de las distintas reuniones que mantiene el
Directorio, la Oficina de Prensa de la Presidencia proporcionaba a los periodistas la
consiguiente "nota oficiosa". El es el que habla con los periodistas y les proporciona
una valoración de la reunión; si ésta ha tenido o no interés; los temas que se han
tratado en ella; si han sido asuntos importantes o de mero trámite; de los
asistentes a la reunión, etc. La relación con los periodistas era diaria. Estos en
ocasiones esperaban durante horas al término de la reunión del Directorio para
obtener la información que al día siguiente habrían de publicar en su periódico. Una
imagen que ya se hace familiar: la presencia de los periodistas armados de
paciencia a la espera de noticias que proporcionar a sus lectores. Imagen que viene
siendo una constante desde el Cádiz de las Cortes en la lucha por la publicidad de
lo político, primero del legislativo y más tarde del Ejecutivo. El logro de estos
profesionales de la palabra no fue tan solo esperar y perseguir a los políticos a las
salidas de los Ministerios e incluso a las puertas de sus propios domicilios, como
demuestra la prensa del momento, sino el forzar la creación y el establecimiento

24
Ejército y Armada, 20/9/1923, p.1.

312
de una regularidad en la comunicación con la opinión pública, objetivo concretado
en la creación de organismos administrativos responsables de materializar la
misma.

BIBLIOGRAFIA

ALCALÁ GALIANO, Antonio (1984): Lecciones de Derecho Político, Madrid, Centro de


Estudios Constitucionales.
AZCÁRATE, Gumersindo (1892): El Régimen Parlamentario en la Práctica, Madrid,
Librería de Fernando Fe.
CAMPOS ZABALA, María Victoria (1999): El Portavoz del Gobierno: orígenes,
evolución, funciones y consolidación. El desarrollo de la Administración
Comunicativa en España. Madrid. UCM.
CILLAN GARCÍA DE ITURROSPE, Ma del Coro: Historia de los Reglamentos
Parlamentarios en España (1810-1936), Tesis Doctoral, Madrid, UCM.
FUENTES, Juan Francisco y FERNÁNDEZ, Javier (1998): Historia del Periodismo
Español, Madrid, Síntesis.
GÓMEZ APARICIO, Pedro: Historia del Periodismo Español, De las Guerras
Coloniales a las Dictaduras.
HABERMAS, Jürgen (1981): Historia y crítica de la opinión pública, Barcelona,
Gustavo Gili.
JOVELLANOS, M.G. -.Memoria en Defensa de la Junta Central, B.A.E., Tomo XLVI.
SOLIS, Ramón (1987): El Cádiz de las Cortes, Sílex.
El Mundo de los periódicos. Anuario de la Prensa Española y Estados Hispano-
americanos. 1898-1899. Vol. I.

313
El centenario gen político de El Tiempo

The centennial political gene of El Tiempo

Maryluz Vallejo Mejía

Pontificia Universidad Javeriana (Bogotá)


Profesora asociada del campo de Periodismo
maryluz.vallejo@javeriana.edu.co, directobogota@gmail.com

Palabras clave |historia del periodismo, periodismo de opinión, periodismo político,


empresa periodística, línea editorial

Keywords |Journalism History, Opinion Journalism, Political Journalism, Journalistic


Enterprise, Editorial Line

Resumen | El Tiempo, diario de referencia en Colombia, fue fundado hace cien


años para impulsar el movimiento político del Republicanismo en medio de la
Hegemonía Conservadora. Pasó por épocas de apogeo, como cuando el director
Eduardo Santos ocupó la silla presidencial (1938-1942) y de censura bajo el
régimen militar de Gustavo Rojas Pinilla (1953-1957). Así hasta nuestros días,
cuando uno de los “delfines” de la familia fundadora, Juan Manuel Santos, se
convirtió en el segundo Presidente de la República salido de esta casa editorial,
después de haber sido Ministro de Defensa del anterior gobierno de Álvaro Uribe
Vélez, del que su primo fue Vicepresidente. Con esta crónica histórica pretendo
mostrar cómo se ha consolidado su poder político, y lo hago rescatando en archivos
de prensa y en la historiografía las posiciones adoptadas por el periódico respecto
de los principales acontecimientos de los últimos cien años, según los
compromisos económicos y políticos de tres generaciones de Santos.

314
Abstract |The preeminent Colombian newspaper El Tiempo was founded a century
ago in order to impulse the Republicanism amidst the hegemony of the
Conservationist party. It has undergone both tip-top times such as when its owner
and director Eduardo Santos became President of Colombia (1938-1942), and hard
ones like that of the censorship suffered under the military dictatorship of Gustavo
Rojas Pinilla (1953-1957). Juan Manuel Santos, himself a El Tiempo ex-journalist
and one of the "dauphins" of the founder Santos family, is the current President of
Colombia after having been Minister of Defence of the former government of which
his first cousin was the Vice-President. My aim with this paper is to show how El
Tiempo has consolidated its political power along its lifetime. And I will do so
retrieving from Colombian press archives and historiography the postures assumed
by our newspaper towards the main events of the last hundred years, according to
the political and economic commitments of three generations of Santos.

Preámbulo

Al voltear un siglo atrás la página del diario más influyente de Colombia,


encontramos una línea editorial marcada por el “talante santista”, ante todo
contemporizador, propio del director-propietario Eduardo Santos, quien gobernó en
los primeros años de la Segunda Guerra Mundial bajo la consigna de “neutrales
pero no indiferentes”, y siempre expresó su voluntad de mantener unas cordiales
relaciones con sus vecinos.

Igual ha hecho su sobrino-nieto Juan Manuel Santos en los primeros meses de su


gobierno, al restablecer las relaciones con Venezuela y Ecuador, rotas en el anterior
mandato de Uribe Vélez, cuando aquel se desempeñó como Ministro de Defensa.
Según afirma con tono zumbón el decano de la caricatura política en Colombia,
Héctor Osuna, “el estilo parsimonioso del tío Eduardo encarna hoy en su sobrino
nieto, el segundo presidente que sale de los mismos talleres de impresión. […] No
era pues de esperarse que el Santos de hoy siguiera los lineamientos de nadie, ni

315
siquiera del auriga en cuyo carro doble-cabina llegó al poder”1 (haciendo referencia
a la traición que el Uribismo le endilga).

Y es que el hijo se parece bastante al padre, como se advierte en este fragmento


del retrato que le hizo Alberto Zalamea a Enrique Santos Castillo, veterano jefe de
redacción de El Tiempo: “[…] modelo de periodista sagaz, astuto y elegante,
conectado con el mundo social, diplomático y político, siempre con la ‘chiva’2 en el
bolsillo, amigo de los ‘grandes’ caminando sobre alfombras, perfectamente al tanto
de los vaivenes del poder”3.

Pero vamos por partes en este repaso rápido de cien años de historia política de
Colombia.

El Republicanismo

El 30 de enero de 1911 comenzó a circular El Tiempo en Bogotá, una ciudad de


120.000 habitantes, 36 iglesias y 12 periódicos. Lo fundó Alfonso Villegas
Restrepo, uno de los líderes del Republicanismo que llevó al poder a Carlos E.
Restrepo, conservador de avanzada que dio participación en el gobierno a
conservadores y liberales cansados de las guerras civiles y del caudillismo. Dos
años después, Eduardo Santos le compró el diario a su amigo y futuro cuñado, y
con él comenzó una aventura empresarial exitosa, sin deponer la vocación
doctrinaria del periódico.

Eduardo Santos contrató a un hábil administrador, Fabio Restrepo, que a poco puso
El Tiempo a dar ganancias; en los siguientes años lo igualó con los grandes diarios
de América Latina, y durante tres décadas le garantizó la independencia
económica. Por eso el director se preciaba de tener “un periódico libre, que por

1
Osuna, ‘Lorenzo Madrigal, “La historia de El Tiempo”, El Espectador, 11 de enero de 2011, p.
24.
2
Primicia.
3
Zalamea, Alberto, Lecturas Dominicales de El Tiempo, “En memoria de Hernando Santos”, 9
de mayo de 1999, p. 10.

316
nadie fue subvencionado ni estuvo atado a nadie por oscuros lazos económicos”4.
En 1914, en la primera edición del suplemento dominical, Santos dejó sentados
estos principios: “El periodismo que muchos llaman moderno, que aspira sólo a
satisfacer la pueril curiosidad de un público frívolo, a dar noticias sensacionales,
agrandando y exagerando cosas triviales muchas veces, y que busca sólo lo
interesante, lo que despierta emociones epidérmicas —periodismo netamente
yanqui y al que tienden casi todos los periódicos suramericanos—, no es nuestro
ideal” (Santos Molano: 2000, 204). Rendido admirador de la prensa francesa,
Santos huía del modelo estadounidense como de la peste.

En 1921, el director abandonó al extinto Partido Republicano y adhirió al Liberal. En


esas mocedades El Tiempo fue un periódico de línea dura que ventilaba los
atropellos de los gobiernos de la Hegemonía y el servilismo a Estados Unidos
porque el sentimiento anti imperialista estaba enconado desde el zarpazo del Canal
de Panamá, en 1903. En 1915 denunció los contratos leoninos de la United Fruit
Company en el Magdalena y sus violaciones a los derechos humanos, preámbulo
de la masacre de las bananeras ocurrida en diciembre de 1928. Y el documento
más completo sobre las sangrientas jornadas cívicas realizadas en Bogotá en 1929
para denunciar la corrupción estatal fue el gran reportaje de Alejandro Vallejo
titulado 8 de junio, que se publicó por entregas en El Tiempo.

La República Liberal

“El Tiempo fue un periódico de estricta vanguardia, liberal en el sentido más


profundo del término, baluarte de la oposición al régimen conservador, instrumento
expresivo de los sectores jóvenes y progresistas que impulsaron una política de
cambio culminada con éxito en 1930 con la elección al poder del presidente
Enrique Olaya Herrera. El Tiempo fue anfitrión entonces de una ideología secular
que hacía contrapeso a la formidable influencia del clero en la política colombiana

4
Nieto de Mazuera, Ma. Victoria, “Charla familiar con Eduardo Santos”, Lecturas Dominicales
de El Tiempo, 28 de agosto de 1988, p. 7.

317
[…]. Fue vocero de la poesía, la caricatura y las ideas más audaces de aquellas
agitadas y pujantes calendas” (Uribe Celis: 1991, 24).

Y es que El Tiempo fue la casa editorial del maestro insuperado de la caricatura en


Colombia, Ricardo Rendón, cuya crítica punzante fue decisiva en la caída de los
gobiernos conservadores que fustigó. Rendón hizo los más virulentos editoriales
con sus dibujos, pero cuando el liberalismo retomó el poder con el periodista Olaya
Herrera, en 1930, su mirada crítica ya no fue de bien recibo para el diario. Un año
después, el caricaturista se pegó un tiro, dicen que desengañado de todo.

Con el ascenso de la República Liberal después de 45 años de Hegemonía


Conservadora, El Tiempo se convirtió en aliado incondicional del Presidente y
aprobó su política de acercamiento a Estados Unidos, que en 1932 apoyó a
Colombia en la guerra contra el Perú. Pero como representante de la derecha
liberal, el diario miró con recelo el siguiente gobierno de la “Revolución en Marcha”
de Alfonso López Pumarejo, por los avances que traía su Reforma Constitucional de
1936 en materia de derechos ciudadanos, sindicales y reforma agraria.

Durante el primer gobierno de López Pumarejo (que repitió en 1942), los directores
de los dos grandes periódicos liberales –El Tiempo y El Espectador–antepusieron
sus intereses políticos a los empresariales. Además, surgió un tercero en discordia,
El Liberal, fundado por Alberto Lleras Camargo en 1938 para defender la
“Revolución en Marcha”. De pedir balcón fue el pugilato que mantuvo El Tiempo
con El Liberal, cuyo estilo apasionado y polémico molestó a los partidarios de
Eduardo Santos, particularmente a su hermano Enrique Santos Montejo –más
conocido como Calibán–, cuyos dardos respondían Lleras Camargo y sus
colaboradores con fina ironía.

Tras la muerte de Olaya Herrera –candidato del liberalismo oficial– surgió la figura
de Eduardo Santos (apoyada por El Espectador) para contraponer a las
candidaturas “revolucionarias” de Jorge Eliécer Gaitán y López Pumarejo. Con el
triunfo de Santos asumió la dirección Roberto García-Peña, quien daría línea
editorial los siguientes 40 años como figura patriarcal imbuida del “talante

318
santista”, que podría definirse así: liberal republicano de la vieja guardia,
moderado, tolerante, diplomático y defensor a toda costa de la institucionalidad.
García-Peña interpretó plenamente esos principios con editoriales de fina prosa
castiza y fue el principal editorialista en los momentos de odio más recalcitrante
entre liberales y conservadores.

Pero si al lector común se le escapaban los sofisticados razonamientos del director,


estaba Calibán para explicar de forma llana y directa el acontecer nacional. En
1932, Calibán comenzó a escribir su columna “Danza de las horas” en El Tiempo,
que sostuvo durante 40 años (hasta su muerte en 1971). Los escritos del más
“tempestuoso”5 y polémico del “santoral” terminaban siempre “en el anti-
comunismo, en el anti-modernismo y en la defensa del sistema”6; por ello para
unos lectores representaba el oráculo y para otros, la caverna.

El equipo editorial lo acababan de completar los sobrinos del presidente, que no


tuvo herederos directos: Hernando y Enrique Santos Castillo, hijos de Calibán.
Enrique, padre del actual mandatario colombiano, se inició en los años cuarenta
como jefe de redacción y permaneció en este cargo casi medio siglo, hasta volverse
una leyenda por su olfato periodístico y su tendencia derechista que le llevó a
ejercer un férreo control en la redacción. Buscaba a diario las chivas políticas en el
Jockey Club y armaba de la primera a la última página del diario. Gran jefe de
redacción de El Tiempo, porque “por sus venas no corría sangre, sino noticias [...].
Su cerebro era una eclosión permanente de información. No se le escapaba el más
mínimo detalle y casi siempre tenía la razón” (Villar-Borda: 2004, 255).

Tan astuto y hábil para olfatear la noticia política que, según cuenta su hijo, Enrique
Santos Calderón7, cuando había elecciones, “el Viejo” pedía los resultados de tres
mesas de votación en barrios estratégicos de la ciudad, de todos los estratos

5
El seudónimo rinde homenaje al personaje salvaje del drama de Shakespeare, La
Tempestad.
6
Cruz Cárdenas, Antonio, “Calibán, un intérprete del hombre común”, Lecturas Dominicales de
El Tiempo, 27 de septiembre de 1981, p. 5.
7
Lara, Patricia, “Quiero conocer a Tirofijo”, Lecturas Dominicales de El Tiempo, 2 de diciembre
de 2001, p. 7.

319
sociales, y con esos datos sabía quién era el ganador. Habló al oído de 15
presidentes, al igual que su hermano, Hernando Santos, director en propiedad,
quien además se tomó sus güisquis con ellos.

Contrapeso de la línea editorial oficialista fue durante 40 años Lucas Caballero


Calderón –Klim–, el columnista más leído del país, con vena de satírico juguetón,
quien supo ponerle zancadilla a la censura que comenzó a arreciar cuando el
conservatismo retomó el poder.

La Violencia y la Dictadura

En Colombia llamamos así el periodo comprendido entre 1946 y 1957, cuando


cayó la República Liberal y ascendió de nuevo el conservatismo, con las
subsiguientes luchas fratricidas que dejaron más de 300.000 muertos. En esa
guerra los medios de comunicación tuvieron un papel protagónico en tanto hacían
parte de la escena política y exacerbaban los odios contra los adversarios. El
Tiempo, aunque de forma más sutil, sirvió de caja de resonancia a estas pasiones.
Por ello no era de extrañar que mientras el diario funcionó en la sede de la
tradicional avenida Jiménez, todas las manifestaciones políticas que se
concentraban en la Plaza de Bolívar iban después a estrellarse contra la fachada
del diario. En esa misma calle donde funcionaban los grandes diarios ocurrió el
asesinato del caudillo liberal Jorge Eliécer Gaitán, el 9 de abril de 1948, que desató
el Bogotazo, la revuelta más sangrienta que haya vivido la capital colombiana justo
cuando servía de escenario a la IX Conferencia Panamericana donde se constituyó
la Organización de Estados Americanos (OEA).

Tras el Bogotazo, los periodistas de ambos partidos convinieron tácitamente


establecer la autocensura sobre las informaciones y bajarle el acento polémico a
los comentarios. Una tregua periodística que fue acatada a medias por algunos
medios conservadores. Entonces, el gobierno intentó conjurar la violencia política
con la declaratoria de Estado de Sitio en los departamentos más conflictivos. Bajo
la ley marcial los periódicos siguieron apareciendo sin censura oficial porque se

320
autocensuraban (lo que llamaban “censura entre casa”).

Sin embargo, las fuerzas del Estado empezaron la persecución a los periodistas, a
quienes consideraban en parte responsables de la hecatombe del 9 de abril.
Algunos fueron condenados a consejos verbales de guerra; otros fueron privados
de su libertad por violar medidas del Estado de Sitio. Para evadir a los censores,
varios de los columnistas más reconocidos de El Tiempo se asilaron en las páginas
de un diario de Medellín: El Correo. “Como el diario era ciento por ciento santista,
se insertaban en distintas columnas frases o párrafos de cartas y manifiestos
escritos por Eduardo Santos. En tanto lo vedado era la firma del ex presidente, el
truco sobrevivía hasta que tarde o temprano los censores detectaban esos
extractos políticos mimetizados” (Galvis, Donadío: 1988, 338).

En 1950 había 42 diarios, de los cuales 23 eran liberales y 19 conservadores8, que


simbolizaban cuadriláteros por los ataques que a diario se lanzaron durante todo el
periodo de la Violencia. Pero, asombrosamente, el 13 de junio de 1953, la prensa
colombiana saludó con entusiasmo al General Gustavo Rojas Pinilla –abuelo del
actual Alcalde de Bogotá, Samuel Moreno Rojas– y durante un año cesaron las
andanadas, mientras duró la luna de miel con el régimen.

La bienvenida unánime que se le dio al general Rojas Pinilla tenía que ver con el
recrudecimiento de la censura y la persecución a la prensa que se dio durante el
gobierno de Laureano Gómez y de su designado Roberto Urdaneta9. En 1952,
bandos radicales del partido en el poder incendiaron las sedes de El Espectador, El
Tiempo y las casas de los jefes liberales Carlos Lleras Restrepo y Alfonso López
Pumarejo, entre otros blancos. Y cuando los medios comenzaron a denunciar los
desbordamientos de fuerza y abusos de poder del dictador, siguieron las
represalias. Para expresar ese silenciamiento, El Tiempo publicó un aviso muy
diciente en el espacio asignado al editorial: “¡Silencio! No tosa. Tome Asytolina”
(julio 30 de 1954).

8
Según un artículo del semanario Sábado, 4 de agosto de 1951, p. 3.
9
Tanto odio le prodigaba El Tiempo a Gómez, que se dio el lujo de no registrar su ceremonia
de posesión presidencial.

321
Debido a un editorial de García-Peña en el que señalaba la responsabilidad del
gobierno en la muerte del director de un diario de provincia, El Tiempo –
considerado por Rojas Pinilla como un “supra-Estado”– se clausuró en agosto de
195510. Sin embargo, poco después comenzó a circular con otro cabezote
(Intermedio), con Calibán como director encargado; igual ocurrió con El Espectador,
que reencarnó como El Independiente. Obviamente, el Jefe Supremo gozaba de sus
propios medios de comunicación y para mayor gloria, trajo la televisión a Colombia
en 1954.

Después de padecer la censura y la persecución política, los periódicos


conservadores y liberales volvieron a unirse para derrocar al dictador, que cayó el
10 de mayo de 1957. El regreso a la democracia quedó garantizado con el Pacto
de Sitges, que firmaron dos otrora enemigos Alberto Lleras Camargo y Laureano
Gómez.

El Frente Nacional

La prensa colombiana fue de un sectarismo caníbal hasta el advenimiento del


Frente Nacional (1958-1974), cuando se volvió más “civilizada” y “democrática”.
La Gran Prensa adhirió a este proyecto para la alternancia de los dos partidos
hegemónicos en el poder, con exclusión de terceras fuerzas, que tuvo como
enemigo declarado al comunismo, sobre todo ante la amenaza de la naciente
Revolución Cubana. Por ello Bogotá saludó con vítores a John F. Kennedy cuando
vino a sellar su programa de Alianza para el Progreso con el que buscaba
contrarrestar la influencia de los revolucionarios en América Latina.

Para El Tiempo y la mayoría de grandes diarios, todos los males del país
empezaban y terminaban en el comunismo. Pero el columnista que adoptó una
actitud más radical fue Calibán. El 12 de agosto de 1958 escribió: “[…] lo

10
En 1955, y tras la clausura del diario, Eduardo Santos –quien se encontraba exiliado en
París–, recibió un homenaje cuyo discurso principal estuvo a cargo de Albert Camus.

322
importante sería que los aviadores ingleses y norteamericanos dedicaran algunos
centenares de bombas (atómicas, se entiende) a la China comunista. De otro
modo, y si la contaminación que acaba con el género humano no se produce, los
600 millones de chinos disciplinados invadirían el resto del planeta [...]Nos
convertiríamos así en vasallos del Rojo Imperio Chino. Adoraríamos a Buda”. Con
esta liviandad, el columnista más influyente del país invocó la aniquilación de una
raza. Lo cierto es que Calibán mantuvo desde su columna sistemáticas campañas
en favor del miedo: la guerra atómica, el comunismo, la división del Partido Liberal,
la gripe. Su filosofía apocalíptica contagiaba al público de temores exagerados.
Mejor que ‘Danza de las horas’ su columna debió llamarse ‘Danza macabra’, como
insinuó un colega suyo.

En julio de 1960, Estados Unidos declaró el bloqueo económico a la isla. El Tiempo


informó sobre los enfrentamientos entre ambos países y alertó del peligro que
representaba el comunismo para Colombia. La campaña contra los “rojos”,
manejada con escandalosos titulares y cables de agencias estadounidenses, se
recrudeció en 1962 cuando estalló la crisis de los misiles. El diario apoyó
irrestrictamente a Alberto Lleras Camargo, primer presidente del Frente Nacional,
desde entonces ídolo del santoral11. Contagiados de ese espíritu de la guerra fría,
los grandes periódicos partidistas cerraron filas por su respectivo gobernante para
recibir los parabienes de la publicidad oficial y todo tipo de privilegios de partido.

A raíz de los primeros operativos militares del gobierno de Carlos Lleras Restrepo
contra las Fuerzas Armadas Revolucionarias (Farc), que surgieron en 1964, El
Espacio ―que nació como diario político y devino en sensacionalista― denunció en
varios informes la forma improvisada como el gobierno estaba combatiendo a la
guerrilla con bombardeos que afectaban a la población civil. El Ejército protestó por
el sensacionalismo del tabloide y pidió a la prensa que en adelante se ciñera a los
boletines oficiales (El Espacio, 27 de agosto de 1966). El Tiempo se apresuró a
rectificar al vespertino para proteger la imagen del recién posesionado gobierno

11
No lo fue en su primera magistratura, en 1945, cuando finalizó el periodo de López
Pumarejo, quien renunció. En ese entonces se le asociaba con el periódico El Liberal,
encarnizado enemigo de El Tiempo.

323
liberal y de sus Fuerzas Armadas. Según la prensa oficialista nunca se produjeron
los bombardeos.

En la década siguiente, El Periódico ―combativo diario bogotano de Consuelo de


Montejo― cuestionó la oficialidad de El Tiempo en su defensa de las Fuerzas
Armadas, denunciadas por su brutal represión a los estudiantes, obreros y
campesinos. “A El Tiempo le parecen exageraciones ridículas las torturas, los
atropellos a los estudiantes, los fusilamientos de campesinos, los peculados
millonarios, los negociados en las compras de aviones, submarinos, tanques y
fusiles. Según El Tiempo se debe ‘tapar’ porque lo contrario es hacerle el juego a la
‘subversión comunista’ (El Periódico, 8 de junio de 1972).

Hernando Santos ‘Hersán’ dirigió El Tiempo con mano fuerte durante 25 años –
entre los setenta y los ochenta– y declaraba sin recatos que el periódico acompañó
con lealtad ciega a todos los presidentes liberales, especialmente a Alfonso López
Michelsen y a Julio César Turbay Ayala; admitía ser “hacedor de presidentes”, de
casi todos, menos del conservador Belisario Betancur, como le confesó al
caricaturista Héctor Osuna12.

Al ser Calibán el director a la sombra durante 40 años, la línea editorial pasaba por
sus cambiantes estados de opinión. Y su hijo Hernando heredó esas veleidades,
que se reflejaban en una línea editorial zigzageante: pasó de ser “rojo” en su
juventud a combatir el comunismo y el castrismo con ímpetu, pero al volver de un
viaje de vacaciones a la satanizada isla anonadó a los lectores con su mudanza de
ideas. La estancia fue tan placentera que tituló el editorial “El son cubano” (18 de
diciembre de 1994) y desde el primer párrafo suenan los timbales: “No hay que
pisar tierra cubana odiando o adorando a Fidel Castro. Es la primera premisa si se
quiere saber lo que piensa el pueblo de la actual situación”. Más adelante, el
editorialista se cura en salud ante sus lectores, admitiendo que fue un error no
haber invitado a Castro a la Cumbre de Miami. “Pero ahora, y en un cambio
editorial que puede sorprender a muchos lectores, consideramos conveniente

12
Osuna, ‘Lorenzo Madrigal, “La historia de El Tiempo”, El Espectador, 11 de enero de 2011,
p. 24.

324
ayudar a la incorporación de Cuba a la Organización de Estados Americanos […]
América debe colaborar en la restauración de la capital cubana. Ver en Fidel Castro
no a un enemigo sino a un amigo de inteligencia y encanto a los cuales es muy
difícil sustraerse”.

El editorial, obviamente, causó revuelo y estupor, por lo que Antonio Caballero salió
en defensa de El Tiempo con su inveterada ironía: “Del diario El Tiempo podría
decirse con justicia lo mismo que decían de un gobernante español: que sólo
acierta cuando rectifica”. No entiende porqué lo atacan “si por fin, en 35 años, da
la primera opinión sensata sobre Cuba”13.

Hersán estaba convencido de que el periódico manejaba como un radar el sentir


nacional, sin que le quedara muy claro si la opinión pública colombiana era
moldeada por el diario o si el diario la reflejaba fielmente.

“El contraescape”

En las postrimerías del Frente Nacional, y liderada por Gabriel García Márquez,
nació la primera revista de izquierda, Alternativa (1974-1980), que advirtió los
peligros del Estatuto de Seguridad instaurado por el presidente liberal Julio César
Turbay Ayala y dirigió sus ataques a la prensa oficialista, como El Tiempo, “por su
lambonería, cultivada en medio siglo de esfuerzo continuado”, según palabras de
Antonio Caballero. De esa revista también hacían parte Daniel Samper Pizano y
Enrique Santos Calderón, chicos terribles de la Casa Editorial El Tiempo (CEET) por
sus veleidades izquierdistas.

El propio Daniel Samper conformó en 1978 la unidad investigativa de El Tiempo,


integrada por Alberto Donadío y Gerardo Reyes, que realizó más de 100 informes
especiales con denuncias de toda índole, especialmente sobre corrupción en el
Congreso de la República y temas medio ambientales. Esta labor dejó mejor
impresión en los lectores que en los dueños del periódico, quienes perdieron

13
Caballero, A. “Los Santos inocentes”, revista Cambio 16, enero 16 de 1995).

325
anunciantes y amigos. En 1987, Samper salió amenazado del país por una de esas
investigaciones relacionadas con las autodefensas; desde entonces está radicado
en Madrid, donde dirigió la revista Cambio 16, pero ha seguido vinculado a El
Tiempo, y pronto cumplirá medio siglo en su tarea de asesor editorial.

A mediados de los ochenta ―en plena guerra con el narcotraficante Pablo Escobar―
llegó al diario Roberto Pombo (casado con una Santos), a quien Enrique Santos
Castillo le encargó las secciones de política y judiciales, que consuetudinariamente
habían reflejado los intereses del Congreso y de los organismos de seguridad. Pero
Pombo, como los otros periodistas del relevo generacional pudo darle un viraje más
independiente a estas secciones. “En aquel entonces la lucha era porque El Tiempo
asumiera a la guerrilla como un tema político y no judicial. La gran pelea interna era
convencer a don Enrique (Santos Castillo) de que la guerrilla, el M-19
específicamente, quería dialogar con el gobierno, y que ese no era un tema de
orden público”, recuerda Pombo14, director del diario desde 2009.

Quizá por eso, tras la toma del Palacio de Justicia por el grupo guerrillero M-19 y la
sangrienta retoma por el Ejército, que sacrificó más de 100 vidas para “salvar la
democracia”, El Tiempo editorializó con este argumento de fuerza (militar): “La
batalla contra los revolucionarios se gana o se pierde y el costo, por doloroso que
sea, hay que pagarlo” (7 de noviembre de 1985). Valga aclarar que no fue el único
medio de comunicación que asumió esta postura militarista.

El otro contrapeso que tuvo la política editorial oficialista de El Tiempo ―bajo la


égida de Hernando y Enrique Santos Castillo― fue el de Enrique Santos Calderón
con su columna “Contraescape”, la más leída del país, que sostuvo durante más de
30 años hasta que aceptó la dirección del periódico, a la muerte de su tío
Hernando, en 1999. Al asumir el reto, decidió mantener los principios de equidad,
tolerancia y pluralismo, sin desviarse del “asediado centro democrático” y
reivindicar “la libertad de pensamiento y el sagrado derecho a la crítica frente a la

14
Baena, R. “Los periódicos no van a acabarse jamás. Roberto Pombo”, revista Credencial,
Casa Editorial El Tiempo, Bogotá, enero 4 de 2011. Disponible en:
http://www.eltiempo.com/revista-credencial/ARTICULO-WEB-NEW_NOTA_INTERIOR-
8731060.html

326
dialéctica de la dinamita y el fusil”. Intenciones loables en un país tomado por todo
tipo de bárbaros.

Junto con el codirector, Rafael Santos, apoyaron las negociaciones de paz con la
guerrilla y pusieron una distancia saludable con las Fuerzas Armadas, que habían
recibido apoyo incondicional del diario. De la Iglesia católica también se apartaron
en temas como el aborto, la píldora, la libertad sexual y religiosa; además, buscaron
la autonomía frente al Partido Liberal (“para el cual El Tiempo fue una especie de
biblia durante muchas décadas”), subraya en esta especie de manifiesto Santos
Calderón15, padre del también periodista Alejandro Santos, director de la revista
Semana, el semanario más leído en Colombia.

Tanto Daniel Samper como él, reconocen que gozaron de libertad para distanciarse
de la política editorial. Según Samper ―hermano del presidente más recordado por
el escándalo del “Proceso 8000” que por su obra de gobierno, y de quien se dice
que si no cayó fue porque Hernando Santos era incapaz de castigar a un político
de la casa― , “a veces El Tiempo piensa distinto y menos bien que sus propios
dueños”16 (como si fuese un ente supra-poderoso), y recuerda situaciones en que
los editoriales apoyaron al gobierno pese a la oposición del mismo director y de su
equipo editorial (como el espíritu de cuerpo militar).

Quien no gozó de tantas libertades fue el popular Klim, a quien el director


Hernando Santos le cobró sus ataques al bienamado mandatario Alfonso López
Michelsen. Antes que silenciarse, Klim prefirió continuar su columna en El
Espectador hasta su muerte, en 1981.

Por algo su sobrino, el temible Antonio Caballero, escribió en una columna titulada
“Los Santos inocentes”: “El Tiempo es una poderosa institución, cuya influencia —
mala o buena— ha sido enorme sobre todos los temas de importancia en los

15
Santos Calderón, Enrique, “Un destino personal”, Lecturas Dominicales de El Tiempo, 30 de
septiembre de 2001, pp. 6-7.
16
Samper Pizano, D. Lecturas Dominicales de El Tiempo, “Recordando a don Robert”, 12 de
diciembre de 1993, pp.10-11.

327
últimos ochenta años de la historia nacional, y sigue siéndolo. El Tiempo pone
presidentes, y los quita; hace o deshace reputaciones —de estadistas, de
intelectuales, de generales, de toreros, inclusive de obispos—; nombra
diplomáticos, corona poetas, escoge reinas de belleza, fija tipos de interés, traza
pautas de comercio exterior (a veces se da el gusto de designar directamente a los
ministros de Comercio Exterior17). Despierta más lambonerías y suscita más
irritaciones que cualquier otra institución colombiana: más que la Iglesia, más que
las Fuerzas Armadas, más que la Primera Dama [...]. En sus páginas sociales
nacen, mueren y se casan –o no nacen ni mueren ni se casan–, todos los
colombianos” (revista Cambio 16, enero 16 de 1995).

Con similar agudeza, el analista Carlos Uribe Celis (1991, 78) señala las siguientes
tendencias ideológicas predominantes en el El Tiempo, que resumen varias de las
aquí expuestas:
―Una valoración vigorosa de las tradiciones nacionales.
―Una valoración acentuada de las instituciones políticas existentes y en particular
de los ex presidentes.
―Un reiterado enaltecimiento de las Fuerzas Armadas.
―Una frecuente manifestación del espíritu cristiano y piadoso (especial atención en
lo internacional a las noticias originadas en el Vaticano).
―Defensa a ultranza del actual Presidente de la República (César Gaviria: 1990-
1994)
―Una declaración reiterada de admiración por los Estados Unidos y un gran celo de
lealtad política hacia este país.
―Una actitud crítica frente a la llamada política de diálogo con los movimientos
insurgentes, que fue inaugurada por la administración de Belisario Betancur.
―Una clara posición antisocialista y anticomunista.
―Una dura crítica a las acciones sindicalistas de paro y presión laboral sobre los
empleadores.

17
Aquí se refiere a Juan Manuel Santos, que hizo parte del gabinete de César Gaviria.

328
―Oposición al diálogo con los narcotraficantes y a la legalización del consumo de
droga.

Como sea, El Tiempo ha sido cronista del acontecer en un país violento como
Colombia, con fenómenos como la guerrilla, el narcotráfico y el paramilitarismo, de
los cuales el diario no sólo ha sido testigo de excepción sino también víctima, en
tanto ha sufrido amenazas, secuestros y atentados.

El uribismo y el post-uribismo

Después de haber sido ministro de Defensa del popular y polémico gobierno de


Uribe Vélez (2002-2010), Juan Manuel Santos llegó a la presidencia aupado por el
saliente gobierno, pero pronto comenzó a tomar distancia y a marcar su propia
ruta, más imbuida de socialdemocracia que del neoliberalismo autocrático de su
predecesor. Durante los primeros ocho meses de gobierno ha mantenido unos
índices de popularidad superiores al 80%, y la opinión pública parece haber
olvidado que el ex ministro fue blanco de escándalos internacionales por el ataque
al campamento del cabecilla de las Farc, ‘Raúl Reyes’, en territorio ecuatoriano, y
por los crímenes de Estado ―mal llamados “Falsos positivos”― cometidos por
miembros del Ejército contra jóvenes que fueron dados de baja como “guerrilleros”.

A mediados del 2009, el anuncio del acuerdo con Estados Unidos para entregarle
siete bases militares también tensionó las relaciones binacionales con los países
vecinos. Pero Santos salió sin romperse ni mancharse de estos y otros episodios
ocurridos durante el segundo gobierno de Uribe. Hoy, su nuevo mejor amigo es
Hugo Chávez; restableció las relaciones con Ecuador; destrabó el Tratado de Libre
Comercio con Estados Unidos y se perfila como el líder de la región.

El abogado Mauricio García Villegas en el blog de periodismo político La Silla Vacía,


cita la respuesta de Enrique Santos Calderón, hermano de Juan Manuel, ex
presidente de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) y ex director del diario a
la pregunta de la periodista María Isabel Rueda “¿Hoy usted diría que El Tiempo

329
mantiene una tendencia oficialista, pero es políticamente asexuado?”: “El Tiempo
defiende el establecimiento, en eso no hay que equivocarse. Pero no tiene que ver
con que sea políticamente asexuado. Si acaso coherente y virilmente gobiernista”,
respondió. El abuelo del actual mandatario colombiano, Calibán, habría estallado
en ira santa ante esta pregunta, porque en sus tiempos la virilidad significaba feroz
enfrentamiento con el adversario político. En los tiempos que corren, el Partido de
la U (fundado por Santos) absorbió los viejos partidos hegemónicos y a los
emergentes, de toda traza y condición, incluido el del paramilitarismo, lo que
también habría mortificado a los viejos patricios del Liberalismo.

Esta tendencia de renovación, además de lo ideológico también tocó la forma y el


contenido de la publicación, que en vísperas de celebrar su centenario tuvo un
rediseño apuntalado en tres secciones tituladas: Debes leer, Debes saber y Debes
hacer. Imperativos categóricos de autoritario tono que despertaron todo tipo de
reacciones entre los lectores por cuanto se distancian de las libertades pregonadas
por el diario durante todo un siglo.

El modelo de convergencia de la CEET comprende dos canales de televisión (uno de


televisión local y un informativo de 24 horas), el portal de la web, revistas de
entretenimiento y un diario gratuito, ADN. En septiembre de 2007, cuando el grupo
español Planeta adquirió el 55% de las acciones, convirtiéndose en socio
mayoritario del conglomerado de medios, el grupo económico de Sarmiento Angulo
adquirió a comienzos de este año el 31% y los accionistas minoritarios, entre ellos
la familia del fundador, quedaron con el 14%. Pero aún con esa mínima
participación, el apoyo al gobierno nacional por parte del principal diario del país ha
sido irrestricto. Los editoriales, aunque dejan caer una que otra suave crítica como
para no despertar sospechas de propaganda descarada, elogian cada decisión del
Ejecutivo.

Como se ve, la tercera generación de Santos, acomodada a los tiempos que corren,
olvidó los principios del Padre Fundador, Eduardo Santos, quien temía todas las

330
formas del imperialismo. Aunque él se refería a Estados Unidos, hoy cabría leer
España: “Es el imperalismo inevitable de las grandes empresas y de los grandes
capitales, que buscan ansiosamente mercados y fuentes de riqueza, que acuden al
olor del negocio como el tigre al de la carne, y sientan sus reales en medio de
nuestra debilidad […]”18

Su ideario periodístico se podría resumir en esta declaración: “Considero


incompatible la profesión de periodista con las actividades propias del hombre de
negocios. Me pareció y me parece que no puede aspirar uno orientar o reflejar la
opinión pública si no tiene una total independencia respecto de los grandes
negocios […] Me he abstenido escrupulosamente de cuanto pudiera significar
tentativa de monopolio en ningún sentido”19, lo que no tuvieron muy cuenta sus
herederos cuando multiplicaron los negocios de la casa editorial con la telefonía
celular y su aspiración al tercer canal privado, uno de los negocios más suculentos
y disputados en los últimos años en Colombia.

Con tantos compromisos económicos, el periódico tuvo que ir cediendo a plazos su


independencia. Sólo así se explica el cierre de la emblemática revista Cambio20, a
comienzos de 2010, bastión investigativo de la CEET, que destapó varios
escándalos de gobiernos pasados y sobre todo de la era Uribe, como la entrega de
subsidios agrícolas a amigos del gobierno, las bases militares y los vínculos con el
paramilitarismo de figuras cercanas a la Casa de Nariño. La CEET argumentó
razones económicas para sacar la revista del mercado, pero quedaron en evidencia
las motivaciones políticas, sin mencionar la amistad de los directivos de Planeta
con Álvaro Uribe Vélez.

18
Lecturas Dominicales de El Tiempo, “Textos y opiniones de Eduardo Santos Montejo”, 28 de
agosto de 1988, p. 10.
19
Santos, Eduardo, “Lo que debe ser El Tiempo”, Lecturas Dominicales de El Tiempo, 28 de
enero de 2001, p. 5.

20
La revista Cambio 16 Colombia nació en Bogotá, de la mano de Cambio 16, en 1993. Los
socios colombianos del proyecto eran Daniel Samper Pizano, Darío Restrepo Vélez y Patricia
Lara, entre otros periodistas.

331
En cambio, meses antes, sí se adujeron razones políticas para explicar a los
lectores la salida de la politóloga Claudia López, cuya columna empezaba a hacer
ampolla en la piel del periódico, básicamente porque señaló el “conflicto de
intereses” existente en El Tiempo para cubrir el escándalo del Agro Ingreso Seguro
—cuyo principal responsable era el ministro de Agricultura, Andrés Felipe Arias,
protegido del presidente Uribe—, dado que uno de sus accionistas quería postularse
como candidato presidencial (léase Juan Manuel Santos) y, de contera, el diario
aspiraba a que el Estado le otorgara un canal de televisión. Por eso entregó en
bandeja de plata la cabeza de la popular columnista –que investigó los vínculos
del paramilitarismo y la clase política en Colombia–, cuyas opiniones la dirección
del diario consideró “falsas, malintencionadas y calumniosas”.

Sobra decir que estos hechos de censura, aunque levantaron polvareda de críticas
en su momento, no produjeron ninguna declaración de parte de la Sociedad
Interamericana de Prensa (SIP) –presidida a la sazón por Enrique Santos
Calderón– ni hicieron mella en la masa de lectores ni de electores.

Dado que Juan Manuel Santos disfruta hoy de amplia favorabilidad, la construcción
mediática está asegurada y la opinión pública parece estar en los gloriosos con
programas bandera de hondo calado social como el de la restitución de tierras a las
víctimas del conflicto armado (dos millones de hectáreas para restituir a 450.000
familias), la creación de más de dos millones de empleos y un millón de viviendas
de interés social. En fin, las reformas sustanciales del programa de “Prosperidad
democrática” que, según los analistas, funcionará cuando esté garantizada la
seguridad en los campos y en las ciudades tomadas por los grupos supuestamente
desmovilizados en el anterior gobierno de la Seguridad Democrática. Y falta
también ver cómo combate Santos al peor enemigo que le ha surgido en estos
últimos meses, más devastador que todos los actores armados: el invierno. “La
tragedia más grande que ha vivido Colombia”, como la calificó, con 3 millones de
damnificados (sin mencionar la tragedia humanitaria de los 3.5 millones de
desplazados que ha dejado el conflicto armado).

332
Menos mal que para cuando vengan los dolorosos, los lectores fieles contarán con
los rosarios de colección –en piedras y diseños variados– que sacó recientemente
al mercado la CEET, como parte de su valor agregado. Y a rezar se dijo, poniendo
una vela a Dios y otra al diablo, según han sugerido críticos suspicaces que es la
filosofía del actual mandatario.

Como dijo Alfonso López Michelsen cuando se cumplieron 85 años del diario: “El
Tiempo ha sido amigo de buscar términos medios con los contrarios”, frente a otra
corriente beligerante del liberalismo, quizá más antigua, como la de López
Pumarejo (su padre). Y remata su pensamiento: “Dios sabe si es lo propio de los
diarios dueños de los mercados nacionales hacer gala de serenidad, dejando a los
mosqueteros la tarea de librar descomunales batallas”21. Pero como El Espectador,
decano de la prensa en Colombia y competencia directa de El Tiempo, dejó de dar
la pelea cuando el narcotráfico silenció a su director y la familia Cano vendió sus
acciones al grupo económico de Santo Domingo, los mosqueteros quedaron
cesantes, al menos en el periodismo tradicional.

Los espadachines que siguen dando la batalla, mas no por el periodismo


independiente sino por el uribismo, son los tres columnistas de derecha más
recalcitrantes y sacrosantos en El Tiempo, pese a las críticas que desatan en los
foros de los lectores: Fernando Londoño Hoyos (ex ministro de Interior del primer
gobierno de Uribe), Plinio Apuleyo Mendoza (periodista y diplomático) y José Obdulio
Londoño (asesor presidencial de Uribe, principal ideólogo del uribismo). Sus
columnas han sido incensario del uribismo y valga reconocer que desde que
ganaron las elecciones pero perdieron el gobierno –como lo han manifestado estos
“quintacolumnistas”– han escrito rabiosos comentarios contra Santos sin que el
diario los censure; excelsa prueba de tolerancia. Y para darle mayor resonancia a
estas contracorrientes de opinión, está el ex vicepresidente, Francisco Santos,
quien como director de Radio Cadena Básica (RCN), a quebrada voz en cuello, pasa
factura a su primo por su deslealtad.

21
López Michelsen, Alfonso, “Serenidad y mosqueteros”, “Un periódico en la vida nacional”,
Lecturas Dominicales de El Tiempo, 28 de enero de 1996, pp.4-5.

333
Como en el género folletinesco, esta historia de santos y non sanctos queda en
suspenso hasta el próximo centenario del diario o hasta el próximo presidente de la
dinastía periodística.

Bibliografía

Galvis, S. Donadío, A., (1988): El Jefe Supremo, Bogotá, Planeta.


Santos Molano, E. (2000): Los jóvenes Santos, Bogotá, Universidad Central.
Siglo XX a través de El Tiempo (2000): Bogotá, Casa Editorial El Tiempo.
Uribe Celis, C. (1991): Democracia y medios de comunicación en Colombia, Bogotá,
Ed. Foro Nacional por Colombia.
Vallejo Mejía, M. (2006): A plomo herido, una crónica del periodismo en Colombia
1880-1980, Bogotá, Planeta.
Villar-Borda, C.J (2004): La pasión del periodismo, Bogotá, Universidad Jorge Tadeo
Lozano.

334
La importancia de las técnicas de grassroots en las campañas
electorales. Ejemplo de Estados Unidos

The importance of grassroot tactics in electoral campaigns:


US as an example

Alicia Gil Torres


Universidad de Valladolid
aliciagil255@hotmail.com

Palabras clave | campaña política, Estados Unidos, grassroots, recaudación de


fondos, voluntarios

Keywords | political campaign, US, grassroots, fundraising, activists.

Resumen |La Investigación titulada “LAS TÉCNICAS DE GRASSROOTS EN LA


COMUNICACIÓN POLÍTICA” aborda el estudio de las técnicas de comunicación
empleadas las campañas políticas en Estados Unidos denominadas grassroots. Se
buscó responder a preguntas como ¿qué es el marketing político y sus
herramientas?, ¿qué papel juega la comunicación interpersonal?, ¿cuáles son las
tácticas denominadas como “contacto directo”?, ¿por qué son necesarios los
voluntarios?, o ¿el candidato que más dinero recaude es el que gana las
elecciones?.

La metodología que se ha utilizado fue la revisión bibliográfica, el estudio del


caso de observación sobre el terreno y acercamiento a organizaciones que trabajan
en el campo de grassroots, y el análisis, tratamiento y explotación de toda la
información recogida.

En dicho análisis, se indagó en hipótesis verificadas posteriormente tales como


que el contacto directo es un pilar básico de las campañas electorales
norteamericanas; que la recaudación de fondos es un elemento esencial

335
enmarcado en el contacto directo con los votantes; el papel esencial de los
voluntario; o que las tácticas de comunicación interpersonal (no usadas en las
campañas españolas) son factores que consiguen que un mayor número de
votantes.

Las conclusiones a las que se llegó en este este estudio son las siguientes:

1. Las técnicas de grassroots son un elemento principal y su fin es identificar


votantes afines y asegurarse que voten.
2. Estados Unidos fue pionero en utilizar herramientas de marketing político.
3. La regulación sobre publicidad electoral es casi inexistente y no constan
restricciones sobre los mensajes políticos emitidos.
4. La recaudación de fondos es clave. Sin dinero, no hay campaña.
5. Los voluntarios son fundamentales.
6. El trabajo realizado en la campaña política se consolida con el GOTV (Get
Out The Vote!): asegurarse que los votantes partidarios acudan a votar.

Esta información tiene una proyección muy importante en España ya que las
técnicas de grassroots son un apartado que en nuestro país es prácticamente
desconocido. Por esta razón, considero este tema muy interesante para la
comunidad de estudios políticos y que abre una nueva línea de investigación en
nuestro país.

Abstract | The research “The importance of grassroot tactics in electoral


campaigns: US as an example” raises communication tactics named “grassroots”
which are used in political campaigns in United States. Questions as “what is
exactly the political marketing and its tools?, What role does interpersonal
communication play?, Which tactics are named as “direct contact”?, Why
volunteers are so important? or Is the candidate with more money raised the one
who wins?” tried to be answered.

336
The methodology used was reading and checking bibliography about grassroots;
learning from a case study in a political campaign; visiting grassroots organizations
which work all year round; and analyzing, handling and re-writing all the information
gathered together.

The initial hypothesis were verified when the research was over. They came true
as the direct contact is a basic pillar in political campaigns in US; the important of
fundraising activities as a grassroots tactic; the need of working with volunteers;
and the interpersonal communication are factors which increase the number of
voters.

The reached conclusions in this research are the following:

1. Grassroots tactics are very important and the aim is to identify support
voters and to make sure that they go to vote.
2. U.S. was pioneer using the political marketing tools.
3. Regulation in political advertising is almost nonexistent and there are no
restrictions on political messages.
4. Fundraising is the key. No money, no campaign.
5. Volunteers are fundamental.
6. All the work done during the campaign is consolidated with GOTV (Get Out
The Vote!, which means to make sure that support voters go to vote.

The research has a major projection in Spain because grassroots tactics are
unknown in our country. Thus, I consider that grassroots issues and direct contact
with the voters should have more relevance in political studies community because
they contribute to open a new investigation field in Spain.

337
“LA IMPROTANCIA DE LAS TÉCNICAS DE GRASSROOTS EN LAS CAMPAÑAS
ELECTORALES. EJEMPLO DE ESTADOS UNIDOS”.

El nacimiento de las democracias occidentales, tras la II Guerra Mundial, ha


supuesto que las ideologías políticas se reflejaran en los programas políticos, y
para transmitir el contenido de estos programas se hace necesario un conjunto de
estrategias y técnicas que logren llevar la información al mayor número de
votantes. Es así como se produce el nacimiento del marketing político que
pretende, por un lado, informar de las ideas y de las acciones que emprenderá
quien aspira a gobernar y, por otro lado, “vender” al candidato.

El marketing político se estudia desde diferentes áreas tales como el marketing,


la comunicación social, el derecho, la sociología o la ciencia política. Estados
Unidos es un país de referencia en la utilización y en la innovación de las
estrategias vinculadas al marketing político y las elecciones en esta nación son un
campo de batalla en el que esta disciplina ha ido desarrollándose.

Es asombroso descubrir cómo en Estados Unidos se desarrollan y explotan


métodos de comunicación muy sencillos que en la mayoría de los países del
continente europeo se han descartado casi por completo. Las técnicas de
grassroots son un tema pionero e innovador en nuestro país y se debería dar a
conocer su importancia en la política y en las relaciones que los políticos pueden
llegar a mantener con su electorado.

A la hora de llevar a cabo este trabajo surgieron preguntas de investigación


tales como ¿qué es el marketing políticos y cuáles son sus herramientas?, ¿qué
papel juega la comunicación interpersonal en las campañas electorales en Estados
Unidos?, ¿cuáles son las tácticas que se engloban como “contacto directo”?, ¿qué
tipo de comunicación interpersonal es la más relevante?, ¿es necesario tener un
buen grupo de voluntarios para afrontar una campaña electoral en Estados Unidos?

338
o ¿el candidato que más dinero recaude es el que gana las elecciones en Estados
Unidos?.

En base a las preguntas de investigación se establecieron las hipótesis:


1. El contacto directo es un pilar básico de las campañas electorales
norteamericanas.
2. La recaudación de fondos es un elemento esencial enmarcado en la
comunicación interpersonal o contacto directo con los votantes ya que
dependiendo del dinero conseguido se podrán efectuar un mayor
número de aproximaciones a los electores.
3. Si bien es cierto que se necesita gente cualificada para coordinar todas
las actividades de campo, el papel de los voluntarios es esencial para
poder desarrollar todas las actividades propuestas para acercarnos al
electorado.
4. Tácticas de comunicación interpersonal no usadas en las campañas
electorales en España, tales como el ir puerta a puerta o las llamadas
telefónicas pidiendo el voto por un determinado candidato, son factores
que, empleadas de manera efectiva, consiguen que un mayor número de
votantes se acerquen a las urnas el día señalado.

A lo largo de este ensayo se intentará mostrar una visión amplia de las


técnicas denominadas como grassroots o de contacto directo con el votante en
Estados Unidos, país de referencia en cuanto al empleo de estrategias
comunicativas de campo en campañas electorales.

1.- ESTRATEGIAS DE COMUNICACIÓN POLÍTICA USADAS EN LAS CAMPAÑAS


1.1.- EL MARKETING POLÍTICO: ANTECEDENTES Y MOMENTOS CLAVE EN SU
DESARROLLO EN EE.UU.
En materia política, y más exactamente, en marketing político, Estados Unidos
ha sido uno de los países pioneros en ejecutar nuevas estrategias y tácticas. El
hecho de que Estados Unidos sea un referente mundial en cuanto a comunicación

339
política se debe, en gran medida, a la temprana mediatización masiva y a la
aparición de las TIC’s.

En 1949, Harry Truman, candidato a la presidencia de Estados Unidos, mantuvo


contacto directo con entre 15 y 20 millones de electores, participó en 356 actos
públicos, recorrió cerca de 50.000 kilómetros y estrechó la mano de 500.000
personas (Orosa, 2009:19). Esta campaña fue la última realizada sin utilizar el
marketing político.

En Estados Unidos, entre las elecciones presidenciales de 1952 y de 1960, el


marketing político se convirtió en una herramienta indispensable. Según Philippe
Maarek (2009: 28), el sistema electoral, la tradición de “comunicación
democrática” y la rápida incorporación de los medios de comunicación de masas
modernos, son los elementos que explican la llegada del marketing político en este
país. Los elementos que facilitaron el rápido crecimiento del marketing político en
los Estados Unidos son tres principalmente:

A) Las particularidades del sistema electoral.


En Estados Unidos funciona un sistema de “primarias”. Es un sistema que posee
una primera ronda de elecciones que sirve para elegir al candidato final que va a
representar a cada partido político en unas elecciones generales.

Este sistema conlleva un aumento del consumo de comunicación política de


dos tipos: cuantitativa y cualitativa. Cuantitativa, porque las primarias se extienden
desde enero hasta junio, y la campaña final desde julio hasta el primer martes de
noviembre. Y cualitativa, porque son varios candidatos del mismo partido los que
están luchando por conseguir fondos y apoyo con ideas y proyectos similares a los
de sus contrincantes. Por ello, la campaña tiene que poseer una comunicación
política de calidad, que le otorgue un factor diferenciador respecto a los demás.

340
B) La tradición de “comunicación democrática”, de celebrar elecciones para
cargos públicos.
Estados Unidos fue hasta 1776 una colonia británica, y como tal, sometida a las
normas de la política colonial de la Corona. Como reacción a ese sistema, cuando
logró ser independiente estableció un sistema de elecciones para elegir
democráticamente a los cargos políticos: alcalde, juez, sheriff…

C) La anterioridad de la mediatización masiva y de Internet.


El marketing de productos comerciales posee gran libertad a la hora de tener
presencia en los medios de comunicación en Estados Unidos, y esta libertad ha
sido aplicada a su vez al marketing político. “Esto explica que la penetración del
marketing político estadounidense discurra a menudo en paralelo con el auge de la
comunicación audiovisual y, en particular, con el del anuncio publicitario” (Maarek,
2009:32).

CONCEPTUALIZACIÓN DEL MARKETING POLÍTICO


Según Orosa (2009:47), la aplicación del marketing a campos que no sean el
empresarial, da lugar a una socialización de éste y a un marketing no lucrativo. En
1983, Chapman y Palda (Orosa 2009:50) trasladan los conceptos del marketing
tradicional al contexto electoral. De esta manera, “el consumidor es el votante; la
marca es la suma del candidato, el partido y el programa; las actividades e
inversiones de la campaña constituyen la comunicación; y los resultados son los
votos”. (Véase Imagen 1)

1.2.- LOS INSTRUMENTOS DEL MARKETING POLÍTICO


1.2.1.- SISTEMAS CLÁSICOS
Los instrumentos de comunicación clásicos del marketing políticos han existido
desde hace mucho tiempo, como las pegadas de carteles en el siglo XIX.
Dependiendo de cómo funcionan, los modos clásicos se dividen en dos: los
interactivos y los unidireccionales.

341
Con las herramientas interactivas, el político trata directamente con sus
electores, proporcionándoles la oportunidad de dar una respuesta inmediata a la
comunicación. La ventaja principal es la precisión y la efectividad; y el
inconveniente, que requiere mucho tiempo del político y sólo un limitado número de
interlocutores. Ir al encuentro de los electores es la forma más antigua de
comunicación política. Aunque sea un encuentro breve, es la forma de
comunicación más potente (Maarek, Orosa, Fernández y Reyes, Martín Salgado). En
Estados Unidos este método es muy utilizado mediante el canvassing o “puerta a
puerta”. Dentro del canvassing existen dos tipos: la que se lleva a cabo por el
mismo candidato (muy efectiva en campañas locales), y la que realizan activistas y
voluntarios (ya sea en campañas locales, estatales o nacionales). Esta técnica se
inscribe dentro de grassroots y es muy importante en Estados Unidos. Otros
métodos de contacto directo serían los mítines, banquetes y los paseos o “baños
de multitudes”, por ejemplo.

Las efectividad de las herramientas unidireccionales es inferior a las


interactivas ya el candidato no puede asegurar que el mensaje llegue al cien por
cien de los votantes ni tampoco se puede medir el impacto que puede llegar a
provocar en la población. Dentro de estas herramientas se encuentra la literatura
de campaña para uso interno, prensa y material para uso externo, carteles
electorales y los objetos promocionales.

Según Maarek, “Los modos de actuación clásicos de la comunicación política


utilizados hasta mediados del siglo XX distan mucho, por tanto, de haberse
convertido en inútiles” (Maarek, 2009:211). Al contrario, el marketing político
moderno ha sabido reconocerlos e incluso inventar nuevas formas con el fin de
compensar los inconvenientes de intensidad de las campañas, desde el momento
en que ya no se desarrollan únicamente en un marco laboral. De ello sabe mucho
Estados Unidos, que otorga una importancia clave a las técnicas denominadas
como grassroots, que engloban esos métodos de contacto directo con el votante, y
de las que se hablará más adelante.

342
1.2.2.- MODOS DE ACCIÓN AUDIOVISUAL
Los medios de comunicación audiovisuales en general, y de la televisión en
particular, ejercen una gran influencia en la comunicación política actual. “La
imagen del partido, del candidato y de las propuestas que realiza a través de los
medios, y muy especialmente de la televisión, son agentes que cooperan en la
elaboración de un espacio político dirigido al electorado que debe decidir a través
de esa imagen qué posición toma, o a quién o quiénes decide votar” (Berrocal,
2003:135).

En la sociedad que vivimos actualmente, la gran mayoría de noticias las


recibimos a través de medios de comunicación audiovisual. Si esta afirmación la
trasladamos al ámbito político, ocurre lo mismo. Según L.W. Jeffres (Berrocal
2003:149), “los votantes han incrementado su base de decisión de voto en
imágenes y acontecimientos en lugar de afiliación política”. Por ello, los políticos y
la gente que trabajan para ellos saben que las campañas electorales, en la mayoría
de los países, se desarrollan a través de la televisión.

Los medios de comunicación son herramientas de comunicación de masas


unidireccionales, por lo que carecen de feedback con los votantes. Hay varias
explicaciones teóricas que hablan de la lentitud en el proceso de comunicación
política en estos medio. Para Orosa (2009:97), la más plausible es “la existencia de
un efecto denominado agenda-setting, que consiste en la repetición de una misma
comunicación a través de diferentes medios”. En verdad, el efecto de la agenda-
setting no modifica las opiniones de la gente, sino que mejora su conocimiento por
las diferentes comunicaciones hasta que la alcanzan. Esta lentitud en los medios
audiovisuales provoca que sea más eficaz aprovechar los atributos conocidos de un
político aunque a primera vista puedan parecer defectuosos.

Algunas de estas herramientas son los debates televisados, los informativos, los
spots o la aparición en programas de naturaleza no política

343
1.2.3.- EL MARKETING DIRECTO Y LOS NUEVOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN
Adaptadas a las peculiaridades del sistema, el marketing político ha usado las
herramientas del marketing comercial. Estos instrumentos de marketing directo
permiten una vuelta a la comunicación bidireccional y restablecer la conexión
directa entre el político y el votante.

Las herramientas que engloban son el mailing o correo directo, el marketing


telefónico y el marketing por radio o televisión, los vídeos y la telemática y las redes
informáticas.

En la actualidad, el marketing directo es una de las herramientas con un futuro


mayor en la comunicación política ya que complementan a los medios de
comunicación unidireccionales e indirectos y sirven para restablecer el contacto
directo con los electores.

En Estados Unidos saben que esto es un hecho claro y, por ello, uno de los
puntos fuertes de las campañas electorales en este país es trabajar con
herramientas que aúnen el marketing directo con las técnicas de acción clásicas.
Los estadounidenses tienen un nombre para designarlo: Grassroots. En España no
se presta atención a estas herramientas, ya que la cultura política del país no es
dada a que la gente se posicione políticamente en público.

Por la importancia a la hora de ganar elecciones en Estados Unidos, es


interesante señalar en un epígrafe aparte qué es y que técnicas comprende esta
herramienta de grassroots.

2.- GRASSROOTS
En Estados Unidos, las técnicas electorales de mayor utilización son las tácticas
de contacto directo con el votante. Estas técnicas responden a unos fines
concretos (Democracy for America, 2008):

344
 Identificar a los votantes indecisos, partidarios y contrarios.
 Transmitir el mensaje de la campaña a los indecisos.
 Incrementar el número de votantes afines al candidato.
 Recoger información para futuras acciones con los votantes.

Lo que separa el contacto directo con los medios de comunicación de masas es


la selección de un grupo de votantes, lanzarles el mismo mensaje para que se
identifiquen con él, persuadirles y pedirles el voto para el candidato.

El objetivo de cualquier elección es estar seguros de que el 50% más uno de los
votantes apoyan al candidato en cuestión el día de las elecciones. Un partido con
una buena organización en el departamento de grassroots ha localizado y
registrado a los electores que apoyan al candidato.

Principalmente existen tres grupos de votantes en cualquier elección:


partidarios, indecisos y los contrarios. A menos que no se disponga una base de
datos desde dentro del partido, al principio de la campaña no se han identificado a
la mayoría de votantes. Por ello, mediante el contacto directo se podrán ir
clasificando. (Véase Imagen 2)

2.1.- TIPOS DE CONTACTO DIRECTO


Cuanto más personal y minucioso sea el contacto, mayor será el impacto que
tendrá en los votantes. El contacto directo puede ser clasificado como:

2.1.1.- CANVASSING: PUERTA A PUERTA


El canvassing es una de los más antiguos, efectivos y versátiles métodos de
contacto con los votantes. Aunque requiere mucho tiempo y personal, esta técnica
es la más efectiva disponible en cualquier tipo de campaña ya que permite una
segmentación muy buena y los votantes se pueden identificar con el candidato si
algún vecino está al otro lado de la puerta hablándole de los puntos positivos.

345
En Estados Unidos, canvassing es conocido como door-knocking o block-
walking. Con esta técnica se permite una comunicación bidireccional entre la
campaña y el votante. En elecciones locales, es un “deber” del candidato ir casa
por casa para acercarse a su electorado. Los anuncios de televisión y los carteles
pueden ayudar a enviar el mensaje a la población, pero se pierde fácilmente entre
las preocupaciones del día a día de la población. Con el cara a cara se evitan los
procedimientos de comunicación mediatizada y se potencia el acceso directo con el
elector, por breve que éste sea. Una conversación cara a cara consigue mandar el
mensaje directamente al votante y permite a éste preguntar sobre el candidato y
expresar sus miedos, esperanzas o frustraciones sobre la zona y los asuntos que le
afectan en su vida diaria. Esta conversación hace que el contacto sea más
memorable y por ello es más fácil de influir en el comportamiento del votante en el
día de las elecciones.

El ir puerta a puerta, el pasar de una casa a otra en plena calle proporciona una
visibilidad a la campaña para todas las personas que transitan el lugar en ese
momento. Además, debido a las estrechas relaciones de vecindad que se producen
en Estados Unidos, los vecinos anglosajones son más propicios a abrir sus puertas
a quien toca su timbre, cosa que no ocurre en países como el nuestro..

2.1.2.- PHONE BANKING


Las llamadas telefónicas son un elemento crítica de cualquier campaña política.
Además, es una de las tácticas más económicas, efectivas y eficientes para
contactar con los votantes y hacerles llegar el mensaje. Aunque no sea tan
persuasiva como el canvassing, las llamadas permiten llegar a un grupo de
electores que a veces es imposible alcanzarles debido a motivos de tiempo o
geográficos.

El mensaje que se trasmite mediante las llamadas telefónicas tiene que ir en


concordancia con el mensaje que se envía por los medios de comunicación, el
correo y el puerta a puerta.

346
2.1.3.- DISTRIBUCIÓN DE IMPRESOS O LITERATURA
La distribución de impresos es una de las formas más básicas de hacer
campaña. Se puede llevar a cabo en los edificios de viviendas o en lugares
públicos. La distribución de los impresos (lit drop o literature distribution) se sigue
utilizando mucho en Estados Unidos como una manera de transmitir el mensaje,
pero es un complemento más de otro medio de comunicación, más que un medio
de comunicación en sí (Maarek, 2009:394).

Bien es cierto, que cuando se reparten los impresos no se espera que la gente
lea todo el papel, sino que sirva como un refuerzo de la comunicación política y que
evoque un recuerdo anterior. En Estados Unidos no se puede dejar octavilla en los
buzones porque se considera ilegal (Blad Seldin y Tews, 2004:22), sino que se
dejan en las verjas o en las puertas. Sin embargo, esta táctica es la que se
denominaría en España como buzoneo.

La distribución de impresos varía desde octavillas, panfletos, colgadores o


noticias que acusen al oponente de algún hecho negativo. Son múltiples las formas
de llamar la atención. Normalmente, este trabajo se realiza por voluntarios, por lo
que no es una táctica muy cara.

2.1.4.- DISTRIBUCIÓN DE PANFLETOS EN LUGARES PÚBLICOS


Esta técnica conocida como leafleting es parecida a la anterior, excepto que su
distribución se produce en lugares públicos como sitios de trabajo, semáforos,
centros comerciales o campus universitarios. Esta táctica está menos segmentada
que la del buzoneo, porque en esta última se pueden elegir los hogares, pero no se
puede controlar a quién se le extiende un panfleto. Por esta razón, muchas veces
no se sabe si la persona que recibe la octavilla es ciudadano, votante registrado o
ni siquiera si vive en el área de circunscripción de las elecciones. (Véase Imagen 3)

347
2.1.5.- PERMANENCIA
La táctica de permanencia consiste en informar a los electores cuándo y dónde
pueden encontrarse con el candidato. Suele coincidir con acontecimientos de la
ciudad y estos encuentros tienen una periodicidad. Por ejemplo, en la Ciudad de
Miami, los últimos viernes de cada mes tienen lugar los conocidos “Viernes
Culturales” en la Calle Ocho. En tiempo de elecciones, los candidatos a la alcaldía,
comisionados de distrito, diputados estatales o futuros gobernadores acuden a la
Pequeña Habana para dejarse ver y que los ciudadanos se acerquen a ellos.

Al hacerse público que el candidato va a estar disponible durante esas horas es


una acción de comunicación en sí. Como señala Maarek (2009:395), es una
“promesa implícita de proximidad”, ya que en caso de que el votante no acuda al
lugar, sabe que el político estará allí, y eso “le resulta gratificante, sin que haya
habido siquiera una verdadera comunicación con el político”.

2.1.6.- EVENTOS
Un evento proporciona al candidato un tiempo para relacionarse directamente
con los votantes que acuden al lugar. Los eventos pueden estar muy segmentados
si se realizan mediante invitación, o poco segmentados si es una invitación abierta
a una comunidad. Por ello, no se suelen tratar temas que preocupen a grupos
específicos como educación, salud o medioambiente, sino se debe tratar de crear
un clima que fomente la sensación de pertenencia al partido y se invite a acudir a
las urnas el día señalado (Blad Seldin y Tews, 2004). (Véase Imagen 4)

2.2.- RECAUDACIÓN FONDOS


La recaudación de fondos es una de las partes más relevantes dentro de
grassroots. Un hecho claro es que si no hay dinero, una campaña no puede salir
adelante, “no money, no campaign”. Es una de las reglas básicas que todo
candidato antes de lanzarse a luchar por un cargo tiene aprendido.

348
Las campañas estadounidenses se sufragan por contribuciones personales o de
algunas corporaciones actualmente. Hasta que no hubo una reforma de la
financiación de las campañas electorales por el presidente Theodore Roosevelt, las
compañías contribuían con grandes cantidades de dinero porque subyacían
propósitos e intereses políticos.

Según Giving USA1, el 70-80% de los estadounidenses contribuye anualmente a


las causas en las que cree. A pesar de la crisis económica, las donaciones
individuales para causas políticas están creciendo cada año.

Las motivaciones de los donantes suelen englobarse en cuatro categorías:


relacional, ideológica, aversión y acceso (Democracy for America, 2008:58). Esta
categorización clasifica a los donantes por proximidad, tamaño y esfuerzo
necesario. Generalmente, la recaudación de fondos es más fácil cuanto más
próximo esté el donante potencial al candidato. Cuanto más lejos esté, más
esfuerzo y tiempo se requerirá para conseguir una contribución. La manera más
sencilla de entender estas categorías es comparando los grupos de donantes con
una diana de tiro con arco. (Veáse Imagen 5)

2.2.1.-TÁCTICAS Y HERRAMIENTAS
No debemos olvidar que “LA RECAUDACION DE FONDOS NO ES SIMPLEMENTE
PEDIR DINERO A LA GENTE; SINO OFRECERLES UNA OPORTUNIDAD PARA
PARTICIPAR” (Democracy for America, 2008:58).

Cada campaña tiene muchas tácticas que se usan para alcanzar a los donantes
potenciales. Estas herramientas varían en eficacia y eficiencia. Los grandes
donantes responden bien al acercamiento cara-cara, pero esta táctica puede ser
ineficiente para los donantes pequeños.

1
http://www.aafrc.org. Consultado el 13 enero 2010.

349
En el nivel táctico, los donantes se suelen dividir según su capacidad de
donación: baja, mediana o alta. La cantidad de dinero de las donaciones puede
variar según la campaña, pero el poder desarrollar una escala que permita agrupar
a los donantes ayuda a priorizar la recaudación de fondos.

El acto de recaudar fondos consume recursos tales como tiempo, dinero y


gente. La campaña debe elegir apropiadamente las tácticas que maximicen los
ingresos y reduzcan los costes. Estas tácticas deben ser evaluadas en base a unos
criterios determinados (Democracy for America, 2008:63). (Véase Imagen 6)

El candidato debe pedir el dinero a través del cara a cara y de las llamadas
telefónicas. Los miembros del equipo de campaña se encargarán de la realización
de eventos, del correo directo, del banco telefónico y de todo lo relacionado con
Internet.

Tres millones de personas y 6,5 millones de contribuciones permitieron a


Barack Obama reunir más de 500 millones de dólares a través de Internet. Se trató
de una verdadera revolución en la financiación de campañas electorales que puede
trastocar el futuro. Lo más interesante de todo es que 6 millones de estas
contribuciones eran inferiores a 100 dólares2.

Sin embargo, estos datos no se pueden aplicar para campañas de nivel inferior.
No obstante, lo cierto es que el coste de pedir donaciones vía Internet es la táctica
más económica de todas. “La recaudación de fondos online puede reducir los
costes hasta un 90%” (Kolber y Tejwani, 2004). Existen dos maneras de que las
personas contribuyan con la campaña: vía email y a través de la página web. (Véase
Imagen 7 y 8)

2
http://www.politicsonline.com. Fecha de consulta: 15 enero 2010. Traducción propia.

350
2.3.- VOLUNTARIOS
Las personas son una fuente de recursos tan importante como lo pueden ser el
dinero o el tiempo. En una campaña electoral basada en grassroots, las personas
voluntarias son la clave para conseguir las metas. “Involucrar a voluntarios
refuerza la imagen de que la campaña está teniendo apoyo popular (…) y ayuda a
combatir la idea estereotipada de que la campañas se dirigen y son ganadas por
anuncios pagados y consultores” (López, 2004:4).

El primer paso en utilizar a la gente como una fuente de recursos es, al igual
que en la recaudación de fondos, entender cuáles son las motivaciones personales,
y las necesidades de la organización. Estos pueden englobarse en (Democracy for
America, 2008:44): pasión por un asunto en especial, estar relacionados de alguna
manera con el candidato (familiares, amigos…), un reconocimiento o sensación de
sentirse útil, lealtad o aversión a un candidato o partido, oportunidad de ascenso o
de establecer contactos…

2.4.- GOTV Y MÉTODOS ALTERNATIVOS DE VOTACIÓN


La fase de Get Out The Vote (GOTV) consolida todo el trabajo de campaña que
se ha ido realizando los meses anteriores. En una elección ajustada, un buen plan
de GOTV bien ejecutado puede asegurar la victoria (Democracy for America, 2008).

Todos los meses de trabajo anteriores conducen inevitablemente a GOTV, cuya


meta final es lograr que los votantes identificados se acerquen a las urnas o emitan
su voto por correo. El plan de GOTV no es un plan que se deba pensar sólo a unas
semanas de las elecciones, sino que el plan de campo y de contacto directo con el
votante tiene que ser desarrollado con el plan de GOTV en mente desde el principio.
El plan de GOTV tiene que ser construido sobre toda la información recogida
anteriormente, ya que, mediante un buen trabajo de campo, se han ido
identificando a todos los partidarios para priorizar en esas áreas y no perder tiempo
con opositores.

351
“El programa de GOTV depende de la lista de simpatizantes con el candidato.
Construir esta lista es el trabajo del programa de campo hasta que GOTV empiece”
(Democracy for America, 2009:34). Una vez que GOTV comience, la principal tarea
es lograr que esos partidarios voten. Si la lista realizada por las personas que
trabajaron en grassroots está incompleta, el plan de GOTV será menos efectivo.

Las tácticas que se pueden emplear para llevar a cabo el GOTV se pueden
dividir en dos tipos: las que son pagadas (llamadas automáticas y el correo) y las
que se realizan por las personas que desarrollan el trabajo de grassroots o
voluntarios (Blad Seldin y Tewes, 2004). Las realizadas por voluntarios engloban el
phone banking, el puerta a puerta, ofrecer transporte el día de las elecciones,
colocación de los door-hangers, presencia en campus, los rallies o simplemente
estar en lugares públicos para aumentar la visibilidad.

2.4.1.- MÉTODOS ALTERNATIVOS DE VOTACIÓN


Cada estado de Estados Unidos tiene diferentes métodos alternativos de voto.
Estas opciones normalmente permiten al elector enviar su voto antes del día
señalado de las elecciones, ya sea en un lugar designado (early voting) o desde
casa mediante el voto por correo (absentee ballot). Algunos Estados usan estos
procedimientos para ofrecer a los votantes una mayor flexibilidad y mayores
oportunidades de que su voto cuente. Estas nuevas formas de votación han hecho
que la manera en las campañas son ejecutadas, se adapten a estos nuevos modos
de emisión de voto.

3.- CONCLUSIONES

Teniendo en cuenta todo lo expuesto anteriormente, se posee una visión global


de cómo funciona la técnica de grassroots dentro de las estrategias políticas de
comunicación en las campañas electorales estadounidenses y se puede llegar a
unas conclusiones:

352
1. Estados Unidos es uno de los países pioneros en cuanto a la utilización de
las herramientas de marketing político. Los instrumentos de marketing
político se engloban en tres categorías:

 Los modos clásicos.


 Los modos de acción audiovisual.
 Los procedimientos de marketing directo y la utilización de nuevos
medios de comunicación.

2. Las técnicas de grassroots son un elemento principal en cualquier campaña


electoral estadounidense. Esta herramienta tiene como finalidad última la
identificación de los votantes que apoyan a un determinado candidato y
asegurarse que el día de las votaciones emiten su voto por él.

3. Las técnicas de contacto directo con el votante son las siguientes: el


canvassing o puerta a puerta, el phone banking, la distribución de impresos
o literatura, el reparto de panfletos en lugares públicos y la realización de
eventos públicos con el candidato. Estas técnicas de grassroots son muy
eficaces a la hora de conseguir votantes y muy usadas en cualquier
campaña política estadounidense, por pequeña que sea.

4. La recaudación de fondos es una cuestión clave en las campañas políticas


de Estados Unidos. Si no hay dinero, no hay campaña.

5. En una campaña política estadounidense el trabajo de los voluntarios es


fundamental. Los directores de grassroots tratan de atraer y mantener a
grandes grupos de voluntarios para desempeñar tareas englobadas en las
técnicas de contacto directo con el votante.

353
6. Todo el trabajo realizado a lo largo de la campaña política se consolida con
el trabajo de GOTV (Get Out The Vote!), que no es más que el asegurarse
que los votantes identificados como partidarios tengan todas las facilidades
a la hora de votar. En esta etapa de la campaña, se refuerzan las técnicas
empleadas anteriormente recordando al electorado que vote el día
señalado, registrando a nuevos votantes u ofreciendo alternativas como el
voto por correo o las votaciones tempranas (early vote).

Toda la información recogida y expuesta en este estudio tiene una proyección


muy importante en España ya que las técnicas de grassroots son un apartado que
en nuestro país es prácticamente desconocido. Por esta razón, considero que el
tema es interesante para la comunidad de estudios políticos y que abre una nueva
línea de investigación en nuestro país.

De hecho, mayoritariamente, la bibliografía y los estudios realizados en España


centrados en la Comunicación Política, analizan la utilización de los medios de
comunicación (prensa, radio, televisión e Internet) en la transmisión de la vida
política, olvidando que existen técnicas de comunicación interpersonal muy
efectivas como las que se desarrollan en Estados Unidos bajo el nombre de
grassroots.

BIBLIOGRAFÍA

LIBROS
 BERROCAL, S. (coord.) (2003): Comunicación política en televisión y nuevos
medios, Barcelona, Ariel.
 BLAD SELDIN, S. y TEWS, P., DEMOCRATIC GAIN: Voter Contact, Washington
D.C., 2004.
 DEMOCRACY FOR AMERICA, Grassroots Campaign Training Manual, Miami,
2008.

354
 FERNÁNDEZ, C. B., Reyes, L. M., Marketing Político: herramientas para
Ganar Elecciones. Editorial Konrad Adenauer, Caracas 2003.
 GREEN, D. y GERBER, A. Get Out the Vote!: how to increase voter turnout.
Brookings Institution Press, Washington D.C., 2004.
 MAAREK, P. J., Marketing político y Comunicación: claves para una buena
información política. Paidós Comunicación, Barcelona, 2009.
 MARTÍN SALGADO, L., Marketing Político. Arte y ciencia de la persuasión en
democracia. Ediciones Paidós Ibérica, Barcelona, 2002.
 OROSA, J. J., El marketing de los partidos políticos: la lucha por el poder.
Erasmus Ediciones, Barcelona, 2009.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS INÉDITAS


 BLAD SELDIN, S. y TEWS, P., DEMOCRATIC GAIN: Voter Contact, Washington
D.C., 2004.
 DEMOCRACY FOR AMERICA, Grassroots Campaign Training Manual, Miami,
2008.
 KOLBER, K. y TEJWANI, S., DEMOCRATIC GAIN: Technology, Washington D.C.,
2004.
 LOPEZ, D., DEMOCRATIC GAIN: Volunteers & Activists, Washington D.C.,
2004.
 RABINOWITZ, S. y QUINN, L., SELDIN, D., DEMOCRATIC GAIN:
Communications, Washington D.C., 2004.
 WILLHITE, D., BERWICK, D., MATHER, C. y SELDIN, D., DEMOCRATIC GAIN:
Campaign Strategy, Washington D.C., 2004.

PÁGINAS WEB
 http://politicsmagazine.com. Fecha de consulta: 28 enero 2010.
 http://redhotandbluepolitics.com. Fecha de consulta: 7 febrero 2010.
 http://www.aafrc.org. Fecha de consulta: 13 enero 2010.
 http://www.america.gov. Fecha de consulta: 13 enero 2010.
 http://www.grassroots.org. Fecha de consulta: 4 febrero 2010.

355
 http://www.millieherrera.com. Fecha consulta 16 febrero 2010.
 http://www.newpolitics.net. Fecha de consulta: 28 enero 2010.
 http://www.politicsonline.com/blog/archives/2008/11/obamas_online_o.p
hp. Fecha de consulta: 15 enero 2010.

IMÁGENES
 Imagen 1. Fuente: OROSA, J. J., El marketing de los partidos políticos: la
lucha por el poder. Erasmus Ediciones, Barcelona, 2009
 Imagen 2. Fuente: elaboración propia
 Imagen 3. Fuente: de la autora.
 Imagen 4. Fuente: campaña política de Joe Sánchez, candidato a la alcaldía
de la Ciudad de Miami en 2009.
 Imagen 5. Fuente: elaboración propia.
 Imagen 6. Fuente: elaboración propia.
 Imagen 7. Fuente: http://www.millieherrera.com. Campaña política de Millie
Herrera, candidata a State Represenattive por el distrito 114, del condado
Miami-Dade, (Florida, Estados Unidos) en 2010.
 Imagen 8. Fuente: Facebook personal de la autora. Emisor del mensaje:
campaña política de Mimi Planas, cantidata al comisionado del distrito 10
del condado Miami-Dade, (Florida, Estados Unidos) en 2010.

356
MESA 2 |
Campañas electorales. De la información al espectáculo
 

Las mujeres en las campañas políticas:

un elemento para el espectáculo informativo

Women in political campaigns: an element for the informative


spectacle
María José Cantalapiedra González
Universidad del País Vasco - Euskal Herriko Unibertsitatea
mariajose.cantalapiedra@ehu.es
Profesora titular y Directora del Departamento de Periodismo II
Diana Rivero Santamarina
Universidad del País Vasco - Euskal Herriko Unibertsitatea
dianarivero@terra.es
Becaria predoctoral
Leire Iturregi Mardaras
Universidad del País Vasco - Euskal Herriko Unibertsitatea
Profesora a tiempo parcial
leireim@hotmail.com

Palabras clave | Perspectiva de género; Uso sexista del lenguaje y las imágenes;
Sociedad de la Información; Valores sociales; Imparcialidad Periodística

Keywords | Gender perspective; Sexist uses of language and images; Information


society; Social values; Journalistic impartiality.

Resumen | La perspectiva de género en la información constituye uno de los


obstáculos actuales en la elaboración de espacios informativos de calidad. La tan
anhelada objetividad periodística se cubre bajo fórmulas de transmisión de las
noticias que incurren, de manera tanto implícita como explícita, en usos sexistas
del lenguaje y las imágenes.

357

 
 

La carrera a la presidencia del Partido Demócrata estadounidense marcó un hito


histórico: por primera vez los componentes raza y sexo competían por optar a la
Presidencia de La Casa Blanca. En el contexto de la que se ha venido a llamar La
Sociedad de la Información, los telediarios dispusieron de una oportunidad sin
precedentes para hacer gala de los criterios de rigurosidad y objetividad que
prodigan.
Sin embargo, el análisis de contenido e icónico realizado sobre la cobertura que
realizó el espacio informativo La 2 Noticias de la primera ronda de votaciones, que
tuvo lugar en New Hampshire el 1 de enero de 2008, muestran las fórmulas
sexistas en las que incurrieron al referirse a la candidata demócrata y que chocan
frontalmente con la exaltación que realizaron de la figura de Obama.
El caso estudiado en esta investigación no constituye sino un ejemplo más de la
representación sesgada en razón de género que ofrecen los espacios informativos
del siglo XXI, tal y como se puede comprobar a través de la investigación europea
“Imágenes de las mujeres en los medios de comunicación”. Una era en la que los
medios de comunicación juegan un papel determinante en la conformación y
transmisión de valores sociales.
Los resultados de numerosas investigaciones han aportado sombras sobre la
imparcialidad periodística en torno a esta cuestión. Por ello, desde este estudio
trataremos de acercarnos a algunas de las razones que propician la propagación de
estereotipos sexistas con el objetivo de dar un paso más que ayude a comprender
el porqué de la elaboración de informaciones sexistas y evite su perpetuación.

Abstract | The gender perspective in news constitutes one of the current obstacles
to the elaboration of quality news programs. The much desired journalistic
objectivity is covered with formulas of news transmission that incur, both implicitly
and explicitly, in sexist uses of language and images.
The race for the presidency of the U. S. Democrat Party marked an historic
milestone: for the first time, the components of race and sex were competing to
become a candidate for White House Presidency. In the context of what has come
to be called the Information Society, news programs had available an

358

 
 

unprecedented opportunity for displaying the criteria of rigour and objectivity that
they go on about so profusely.
However, a content and icon analysis of the coverage given by the news program
La 2 Noticias to the first round of voting, which took place in New Hampshire on
January 1st 2008, shows the sexist formulas that were incurred in when referring
to Hillary Clinton, a treatment that clashed head on with the exaltation given to the
figure of Obama.
The case studied in this research is just one more example of the biased
representation due to gender offered by the news programs of the XXI century, as
can be verified through the European research project “Images of Women in the
Mass Media”. This is an age when the mass media play a determinant role in
shaping and transmitting social values.
The results of numerous research projects have thrown a shadow over journalistic
impartiality regarding this question. That is why in this study we will approach
some of the reasons that favour the propagation of sexist stereotypes in order to
take a further step that will help in understanding why sexist news is elaborated
and thus avoid its perpetuation.

Tratamiento al rol público de las mujeres en la Sociedad de la Información


La aparición de nuevas y masivas fórmulas en la transmisión de las informaciones
ha supuesto un mayor flujo de las mismas y un crecimiento de las oportunidades
de acceso y participación de la ciudadanía tanto en la elaboración como en la
recepción de las noticias. Es decir, actualmente vivimos en lo que se ha venido a
llamar “La Sociedad de la Información”, que a priori parece mostrarse como una
de las máximas expresiones de democratización de nuestras sociedades. Sin
embargo, estas condiciones de libre-información no tienen porqué suponer formas
más igualitarias en la transmisión de los contenidos informativos. “Hoy día los
medios de comunicación de masas continúan manejando estereotipos y
trivializando las necesidades y preocupaciones de las mujeres. Este es uno de los
desafíos de nuestro siglo y las prácticas evidencian sus posibilidades”. (Lovera,
2007: 42-44).

359

 
 

“La construcción cultural del género en los medios de comunicación es el lugar


más obvio, pero no es el único” (Vera Balanza, 2004: 137). Los medios de
comunicación son formadores de valores y actitudes sociales pero, coincidiendo
con Vera , son también reflejo de las prácticas sociales. Como en todo mensaje
comunicacional se produce un feedback en el que tanto receptor como emisor se
influyen de manera mutua. Existe una cosmovisión dominante que otorga más
importancia a la constelación de valores masculinos que a los femeninos. Eso es
un rasgo del sustrato cultural en el que vivimos, y que determina que se hayan
jerarquizado los sexos. “Aunque hoy día se tiende a una equiparación cultural y
social entre hombres y mujeres, todavía perviven ciertos tópicos, creencias y
prácticas sociales en las que las mujeres salen mayoritariamente desfavorecidas”.
(Gallego, 2004: 166).
El género es una de las claves de las sociedades contemporáneas y el estudio de
los medios de comunicación aparece como catalizador para un mejor
entendimiento de los procesos sociales. Lo que Teresa De Lauretis llama “las
tecnologías del género” aseguran que el género se construye a través de las
tecnologías, siendo los medios de comunicación uno de los mecanismos.
“Descubriendo los procesos por los cuáles se construye el género y cuál es el
punto culminante de su naturaleza podremos saber, por lo tanto, cuáles son las
bases esenciales de la asimilación de las desigualdades”. (Biscarrat, 2008:1).
Desde este prisma, los estudios sobre género y comunicación pueden ser de gran
utilidad en la consecución de la igualdad de género.
Esta opinión es respaldada por la Conferencia de las Naciones Unidas sobre las
Mujeres, que en 1995 en Pekín se marcó como objetivos estratégicos para la
igualdad aumentar el acceso de las mujeres y su participación en la expresión de
sus ideas y la toma de decisiones en los medios de difusión y a través de ellos, así
como en las nuevas tecnologías de comunicación, y fomentar una imagen
equilibrada y no estereotipada de las mujeres en los medios de difusión. En este
sentido, hay que reconocer que introducir la perspectiva de género en los
contenidos de los medios requiere de una pericia específica. Los grupos de
mujeres necesitan ser muy innovadores para mantener vigentes sus

360

 
 

preocupaciones ante los medios, mientras cooperan con los profesionales. “Es
como un doble esfuerzo”, ya que no sólo se trata de transmitir informaciones sino
de intentar mantener el interés de los profesionales de la comunicación sobre las
cuestiones femeninas y que las difundan mediante mensajes no estereotipados.
(Lovera, 2004: 51).
Existe una correlación entre la igualdad de género en la sociedad y la
representación de género en los medios. Podemos encontrar países con un mayor
nivel de representantes femeninas en el parlamento que en las noticias (Suecia) y
otros países con un menor número de mujeres parlamentarias que en las noticias
(España). La explicación a tal paradoja podría deberse al papel que juegan los
medios en la normal representación de las mujeres que desempeñan roles
públicos. Uno de los mecanismos más empleado para crear la desproporción
realidad-difusión es la sobre-exposición y/o la ocultación, “que construyen la
ínfima parte de la realidad que conocemos pero modelan nuestro universo
simbólico, nuestra escala de valores, nuestras expectativas y nuestra concepción
del mundo”. (Vera Balanza, 2004: 141).
Todavía hoy los medios de comunicación de calidad parecen resistirse a aceptar
con naturalidad el rol público de las mujeres Pese " que esta presencia femenina
en la esfera pública demostró su capacidad para liderar movimientos políticos,
como el sufragismo". (Murillo, 2006: 33). Sin embargo, este hecho propició que
los estamentos del poder asustados por la nueva realidad cerraran sus puertas a
las mujeres. Dos siglos después nos encontramos con la misma situación: uno de
los mecanismos indiscutibles del poder, los medios de comunicación, cierran sus
puertas ya no a las mujeres, sino a su proyección pública. Una de las tácticas más
recurrentes consiste en desvirtuar el papel público que desempeñan estas
mujeres centrando las informaciones en cuestiones privadas como la vestimenta
o el peinado de las políticas femeninas, algo que no sucede con sus homólogos
masculinos.
Este tipo de prácticas comunicacionales no sólo resultan perjudiciales desde el
punto de vista de la igualdad de género, sino también desde un punto de vista
meramente informativo, ya que alejan su atención de lo verdaderamente

361

 
 

importante y “convierten en tertulia mediática lo que no da ni para una


conversación de café”, en palabras de la periodista Montserrat Domínguez.

Mecanismos sexistas en la información: El caso de la 2 Noticias


Existen distintas fórmulas, que pueden realizarse tanto de manera intencional
como involuntaria, que acaban incurriendo en la emisión sexista de las noticias, lo
que a su vez redunda en una espectacularización de las mismas.. En este apartado
trataremos de analizarlas mediante la cobertura realizada por la 2 Noticias en las
primeras votaciones en la pugna política entre Hillary Clinton y Barak Obama, que
tuvo lugar en New Hampshire el 8 de enero de 2008.
La libertad de expresión es asiduamente reivindicada para ocultar el sexismo.
“Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho
incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir
informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por
cualquier medio de expresión”. (Declaración Universal de los Derechos Humanos:
art. 19). En este sentido en la información analizada, el enviado especial no ocupa
un espacio de opinión dentro del informativo. De manera que debería intentar ser
lo más objetivo y aséptico posible.
Sin embargo, la exaltación que se hace de la valía política de Barak Obama.
Cuando la noticia en sí es que va ganando a Hillary Clinton en el Estado de New
Hampshsire, uno de los menos representativos del país, contradice estas normas
éticas del periodismo. Así, el periodista hace aseveraciones como: “Si se
confirmase esa derrota que decís de diecisiete a tres sería una derrota estrepitosa
para Hillary Clinton” o “ No, el éxito de Obama es un éxito sin paliativos ya”.
Además, la exaltación de Barak Obama conlleva la depreciación de la figura política
de Hillary Clinton, con frases como “Es posible que Hillary Clinton no sea la mujer
adecuada para dar ese salto histórico de que una mujer llegue a la Casa Blanca”.
Esta afirmación es una opinión, pero introducida en un contexto de información
objetiva en la que un enviado especial informa in-situ de los hechos. Esta actuación
supone una transgresión grave de las normas deontológicas del periodismo, según

362

 
 

las cuales la opinión debe ir en las secciones habilitadas para ello.“En efecto, el
recurso de apelar a la utilización de la libertad de expresión es comúnmente
utilizado por quienes son criticados por alguna opinión descalificatoria”. (Lovera,
2007: 63). La utilización de este derecho irrenunciable como excusa para validar
opiniones lesivas o denigrantes atentan contra el derecho irrenunciable de las
mujeres a la dignidad y la igualdad.
En general, se comienza por detectar otro problema importante: la invisibilidad. En
este caso, Hillary Clinton pierde visibilidad con las recurrentes alusiones al
matrimonio Clinton o a su marido, cuando en realidad el personaje político objeto
de la noticia es exclusivamente ella. Por ejemplo, esa referencia a “Hillary Clinton,
los Clinton” o “Esta misma tarde se ha producido un enfrentamiento de Bill Clinton
contra Barak Obama para demostrar que no están vencidos” quita valor a la figura
de Hillary como individuo particular al convertirla en una individua conyugal,
incapaz de dirigir sus designios políticos por sí sola. La invisibilización de Clinton
también queda latente en la multitud de ocasiones en las que la información se
centra en Obama, dejandola a ella en un segundo estadio.
El tercer problema lo encontramos en la utilización de estereotipos sexistas para
representar a las mujeres cuando aparecen. Por tanto, las mujeres son invisibles
para la mayoría de los medios masivos y cuando aparecen lo hacen de forma
inadecuada, sin reflejar la realidad de la mayoría de ciudadanas, mucho menos
recogiendo las dificultades que, todavía hoy, supone ser mujer y además asumir
otros roles en la vida: la representación política, el empleo remunerado, la
conciliación de las diferentes esferas vitales, etc.
Otro problema detectado es, además de ese irreal retrato que ofrecen los medios,
la utilización de estereotipos sexistas: “las mujeres siguen respondiendo a
modelos, casi siempre superados, que ofrecen una socialización distorsionada a
las generaciones venideras y que impide la existencia de modelos femeninos de
prestigio, sabiduría o poder”. (Menéndez, 2007: 68-69). En este sentido, la
referencia a: “el matrimonio Clinton acostumbrado a superar crisis tras crisis” nos
conduce a pensar en el caso Lewinski, porque al hacer alusión a la crisis del
matrimonio, no de Clinton como presidente, nos lleva a pensar en este hecho y no

363

 
 

en cualquier otro. Esta referencia ayuda al desprestigio de Hillary Clinton,


induciendo a pensar en el hecho público más bochornoso al que ha tenido que
hacer frente.
En definitiva, “la realidad de las mujeres sigue siendo contada por hombres y desde
su visión androcéntrica del mundo sigue ofreciendo una imagen convencional que
refuerza los valores dominantes y que favorece los perjuicios sexistas”. (Alba,
1996: 33-34).
Así, las imágenes que acompañan a la noticia también incurren en usos sexistas.
En el vídeo de Bill Gates a favor de la candidatura de Obama, Clinton aparece como
una mujer prepotente y cuarteada por su marido y All Gore, mientras que la parte
simpática de la cinta le ha tocado a su contrincante. Y es por eso, por lo que
suponemos que la cadena ha decidido incluir este vídeo, para reforzar su mensaje.
Por lo demás, la emisión de esta cinta no tiene el valor periodístico necesario
como para copar el espacio de un informativo.
“La sistematización de este tipo de representaciones produce un efecto
acumulativo cuya consecuencia principal es que tiene repercusiones en la
interpretación de la realidad de mujeres y hombres y en el comportamiento social
de ambos”. (Bengoechea, 2003: 10). “Así, la utilización de un lenguaje inclusivo en
los medios de comunicación se convierte, sin duda, en una poderosa herramienta
para trabajar por una igualdad real de hombres y mujeres”. (Menéndez, 2007: 74).
En las imágenes que acompañan estrictamente a la información también el
protagonista indiscutible es Obama: La noticia en titulares se acompaña
exclusivamente con imágenes suyas, y por supuesto, la segunda intervención (en la
que se hace una oda a Obama) también es para él. Mientras que Hillary Clinton
únicamente aparece en la tercera intervención.
Estos ejemplos demuestran que la sincronía entre texto e imagen es escasa:
mientras se habla del resultado de las elecciones (en titulares) aparecen imágenes
de Obama a excepción de una referencia a un colegio electoral. En el momento en
que se habla de la situación profesional de la mujer en EEUU aparecen imágenes
de Hillary Clinton, lo cual no tiene ninguna relación directa con ella.
A este respecto, solo decir que cada cual está en su derecho de utilizar el lenguaje

364

 
 

y las imágenes como considere, dentro de la libertad de expresión arriba


comentada, pero : “que no pretenda ser inocente”. (Bengoechea, 2003: 12).

Causas y posibles soluciones


Una vez comprobada la espectacularización que se realiza de la candidata Hillary
Clinton, por medio de referencias a su vida privada en un contexto público en el que
se postulaba como candidata por el Partido Demócrata a la Casa Blanca debemos
plantearnos porqué se producen estas praxis y cómo se puede frenar su
perpetuación.
Respecto a las causas, la que cuenta con una mayor unanimidad entre las
estudiosas del tema, entre las que cabe destacar a Pilar López Diez y su informe
sobre “La representación de género en los informativos de radio y televisión”, es
la escasa representación de mujeres en los ámbitos de toma de decisión de los
medios de comunicación. Asimismo, uno de los mayores referentes sobre género y
comunicación, la comunicóloga y feminista Liesbet Van Zoonen sostiene que para
que se originara un cambio significativo en el paradigma que informa la relación
mujer y medios de comunicación habría de promoverse un reequilibrio de varones y
mujeres en las redacciones para conseguir la paridad en el ámbito profesional; es
imprescindible también que se produzca un incremento de las mujeres como
personajes referenciales (fuentes de información, expertas consultadas por los
medios…); y por último, es indispensable la reevaluación de los valores noticiosos,
ya que no se trata de nombrar sino de cambiar. Claro ejemplo de este argumento lo
encontramos en la noticia analizada, en la que Clinton sí es nombrada, pero no lo
hacen en igualdad de condiciones respecto de su contrincante político. “La
Infra-representación femenina en las redacciones aparece como un posible
mecanismo de reproducción de estereotipos de género debidos a la organización
profesional”. (Gallego, 2004: 163).
A fecha de hoy, sin embargo, resulta imposible conocer el alcance real de tales
medidas por dos cuestiones fundamentales. Por una parte, la inexistencia de
medios de comunicación dirigidos por mujeres o por un porcentaje paritario de

365

 
 

mujeres y hombres impide realizar una comparación que arroje datos reales. Por
otra parte, las investigaciones que se han producido desde la década de los
ochenta hasta la actualidad comenzaron, casi intuitivamente, contabilizando
presencias y ausencias para culminar evidenciando que la investigación no se
agotaba en el análisis de los mensajes, “sino que era preceptivo recomponer todo
el proceso comunicativo con la inclusión –crítica y metodológica- de la variable
género” (Vera Balanza, 2004: 136). Por ello, una de las medidas que podría ayudar
a solucionar estos obstáculos sería la implementación de investigaciones
destinadas a analizar la conformación de las redacciones en función de género y el
planteamiento de soluciones que ayuden a traspasar el techo de cristal al que
tienen que hacer frente las periodistas.
Otra de las causas que ayuda a la elaboración de informaciones sexistas es la falta
de concienciación con estas cuestiones, generalmente motivada por el
desconocimiento.
“No encontraréis a nadie en las redacciones hablando de estereotipos”. (Gallego,
2004: 157). “En las redacciones impera una cultura periodística que no contempla
entre sus presupuestos la dimensión de género”. (Gallego, 2004: 160).
Pero debemos tener cuidado porque la dimensión de género no se limita a hablar
en femenino y masculino, es decir, no se trata de hablar como sea de las personas
del sexo femenino sino de abordar la realidad con una perspectiva que considere la
existencia de dos sexos que han vivido en una relación desigual y que ahora se
encuentran en un proceso de cambio. “Nombrar sin cambiar, es reducir el
fenómeno a tonos de victimismo y no de reconocimiento del nuevo sujeto y su
emergente ciudadanía”. (Lovera, 2004: 14).

A modo de conclusión
La Sociedad de la Información se presenta como una revolución comunicativa en la
que todas y todos tenemos libre acceso a los flujos informativos y por medio de
ellos nos hacemos más libres, porque podemos informarnos sin censuras ni
intereses. En este sentido, en las sociedades democráticas el tipo de información
con mayor trascendencia social es aquella que hace referencia a los órganos de

366

 
 

gobierno y a sus gobernantes.


Sin embargo, por medio de este ejemplo hemos podido descubrir la perversión que
se encuentra tras esta fórmula. Realmente nos beneficiaríamos de la libertad de
información si esos contenidos también fuesen libres, es decir, si no estuviesen
sujetos a pensamientos y códigos de conducta androcéntricos. La masa receptora
digiere noticias impregnadas de pensamiento sexista, como en el caso analizado
cuando al hablar de Obama se alude a su programa político mientras que se
invisibiliza a la candidata Clinton escondiéndola tras su marido y los escarceos
amorosos de éste. En una utópica Sociedad de la Información, tal y como la
concebimos, las noticias deberían dar igual tratamiento informativo a ambos
candidatos para que la audiencia decidiese libremente su opción.
Probablemente los medios de comunicación se limitan a reproducir
comportamientos anteriores, en los que el papel público y/o político de las mujeres
era inexistente y no han sabido adaptar esta nueva situación al panorama
informativo. Desde este punto de vista, quizá deberíamos plantearnos si la
profesión periodística hemos utilizado una perspectiva reduccionista al ligar el
desarrollo exclusivamente a los avances tecnológicos. El progreso y la calidad
informativa serán un hecho cuando los contenidos se adapten no sólo al soporte
sino también a las nuevas realidades sociales. Tal y como hemos apuntado en esta
investigación, países como Suecia realizan una cobertura informativa ajustada a los
parámetros de la realidad sobre la que se informa, no existe una desproporción
entre el número de políticas y su representación en los medios. En nuestro país, por
el contrario, hemos incurrido en una sobreabundancia de mujeres en las noticias,
pero no para proyectar su función pública sino para analizar cuestiones privadas.
Claro ejemplo son los espacios destinados desde la prensa, la radio y la televisión a
la vestimenta de las ministras o de la Princesa Letizia.
Teniendo en cuenta todo lo anterior, desde el colectivo de periodistas deberíamos
replantearnos sobre en qué cuestiones queremos fijar nuestra mirada y, sobre
todo, si este tipo de prácticas podrían calificarse de justas en una sociedad que se
prodiga igualitaria sin discriminación por razón de raza, sexo o religión.

367

 
 

Bibliografía

ALBA, Yolanda. (1996): “La imagen de la mujer versus las imágenes de las
mujeres”, en Las mujeres y los medios de comunicación, Madrid, Editado por la
Comunidad de Madrid.

BENGOECHEA, Mercedes. (2003): Sexismo y redacción periodística, Valladolid,


Editado por la Junta de Castilla y León.

BISCARRAT, Laetitia. (2008): About the relevancy of gender and media Studies,
comunicación presentada en el Congreso ECREA celebrado los días 25, 26, 27 y 28
, Barcelona.

BLANCO, Carmen (1998): El contradiscurso de las mujeres. Historia del feminismo,


Vigo, Nigra-Ensayo.

GALLEGO, Juana. (2004): “De las recomendaciones a los mecanismos: producción


informativa y transmisión de estereotipos de género”, en Mujeres y medios de
comunicación, Málaga, Atenea.

LOVERA, Sara. (2007): “Buenas prácticas e la información desde una perspectiva


de género”, en Buenas prácticas periodísticas desde la perspectiva del género,
Madrid, AMECO.

MENÉNDEZ, María Isabel. (2007): “Periodismo desde la perspectiva de género o la


igualdad como criterio de calidad”, en Buenas prácticas periodísticas desde la
perspectiva del género, Madrid, AMECO.

MURILLO, Soledad (2006): “El mito de la vida privada. De la entrega al tiempo


propio”, Madrid, siglo XXI.

368

 
 

RIVERO, Diana (2009): Nosotras también podemos, en Dato Bizkaia, nº 9, pag.13.

SCIORTINO, María Silvana (2008): Una revisión crítica de los modos históricos en
que feminismos y movimientos etno-políticos se han articulado, presentado en el
Centro Interdesciplinario de Investigaciones en Género los días 25, 26, 27 y 28,
Universidad Nacional de la Plata, Florianópolis, Brasil.

VERA BALANZA, María Teresa. (1999): Tesis doctoral: Mujer y discurso periodístico.
Aproximación cuantitativa y análisis de contenido de los diarios andaluces. Málaga,
editado por la universidad de Málaga.

VERA BALANZA, María Teresa (2004): “La construcción del género en los medios de
comunicación: La segregación del discurso informativo”, en Mujeres y medios de
comunicación, Málaga, Atenea.

VV.AA. (2004): Agencias de género: comunicadoras en el mundo, Madrid, AMECO.

369

 
Los discursos de Barack Obama:
un ejemplo de espectacularización teledemocrática

Barack Obama´s speeches:


an example of the Tvdemocracy spectacle

Paula Requeijo Rey


Investigadora del Programa FPU (Formación de Profesorado Universitario) del
Ministerio de Educación - Facultad de Ciencias de la Información - Universidad
Complutense de Madrid
p.requeijo@ccinf.ucm.es
Graciela Padilla Castillo
Doctora en Ciencias de la Información
Profesora Asociada en la Universidad Camilo José Cela (Madrid)
elcorreodegraci@hotmail.com

Palabras clave |Barack Obama, discursos, retórica, componente afectivo,


componente íntimo.

Keywords |Barack Obama, speeches, rhetoric, emotional component, intimate


component.

Resumen |La finalidad de este estudio es identificar el uso de la retórica en los


discursos de Barack Obama en su camino hacia la Casa Blanca. Analizamos cinco
de sus principales mítines durante la campaña de las primarias y la de las
presidenciales a través de las categorías que Aristóteles distinguió en su Retórica:
discursos deliberativos, judiciales y epidícticos y argumentos por el carácter del que
habla (ethos), por lo que demuestran (logos) y por poner en cierta disposición al
oyente (pathos). Comprobamos que Obama no formula propuestas concretas o se
refiere a planes o programas. Su credibilidad se basa en su vida personal y la
mayor parte de los materiales que emplea son de experiencia (pathos). Se presenta
como una persona privada y no pública, buscando así la familiaridad, la cercanía.
También trata de crear vínculos afectivos con el público, de conmoverles. Estos
componentes (íntimo y afectivo) son característicos de la espectacularización
teledemocrática.

370
Abstract | The purpose of this study is to identify the use of rhetoric in the speeches
of Barack Obama on his way to the White House. We analyze five of his major
campaign rallies during the primaries and the presidential election through the
categories distinguished by Aristoteles in his Rhetoric: deliberative, judicial and
epidictic speeches and arguments by the character of the speaker (ethos), by what
they show (logos) and by putting the listener into a willingness (pathos). We found
out that Obama made no concrete proposals or refer to plans or programs. Its
credibility is based on his personal life and most of the materials that he use are
related with experience (pathos). He presents himself as a private person, not
public, trying to achieve familiarity, closeness. He also tries to create emotional
links with the public, to move them. These components (intimate and emotional)
are characteristic of the Tvdemocracy spectacle.

1. Introducción

Los oradores, los políticos y, en general, los personajes públicos, han sacado
partido de la “gestión de las pasiones” desde tiempos inmemoriales. Se sirven de
los sentimientos y las emociones con el objetivo de influir en las opiniones y los
juicios de las personas.

Cicerón considera que si la habilidad del músico se juzga a partir del sonido que
produce con las cuerdas de la lira, la del orador se basa en cómo mueve los afectos
de su auditorio (Tovar en Aristóteles: 1990, V y VI). Aristóteles en su Retórica critica
las artes anteriores a él por “ocuparse de triquiñuelas de abogado y atender ante
todo a mover las emociones del espectador” (Tovar: 1990, IX).

Maffesoli afirma que la pasión “está (…) en el origen de toda vida política”. Lo
demuestran casos tan dispares como el de “Luis XVI, que refuerza el poder por la
gestión de las pasiones” y el del jefe de los indios Guayaki que “no puede ser
reconocido como tal, más que si sabe influir en los sentimientos, los deseos y (…) el
imaginario colectivo” (Maffesoli: 1992, 5).

El desarrollo y la implantación de la televisión influyen de forma decisiva en la vida


política. El medio se convierte en intermediario entre gobernantes y ciudadanos o
más bien entre el candidato, el líder, y los ciudadanos ya que tiende a la
personalización. La televisión “señala nuevas perspectivas y narrativas, unas más
cercanas a las estrategias de marketing y seducción que a la comunicación de
ideas y programas” (Rincón: 35, 2002). Refiriéndose al primer debate televisado, el
de Kennedy-Nixon (1960), Postman apunta: “los oradores estaban menos

371
preocupados por dar argumentos, que por causar impresión que es lo que la
televisión realiza mejor” (Postman: 1991, 101).

Dos de los componentes fundamentales del estilo televisivo son el afectivo y el


íntimo. Imbert cree que al descender el interés del público por temas “duros”, como
la economía o la política, aumenta en relación a la intimidad, lo emotivo y lo
anecdótico. La política se adapta a este estilo. El caso de Barack Obama es
paradigmático. Considerado como uno de los mejores oradores de nuestro tiempo,
en sus discursos apenas hace referencia a planes o programas de gobierno. Su
credibilidad se sustenta en su vida personal (lo que él llama “mi historia”) y su
estrategia de persuasión atiende casi exclusivamente a la moción de las pasiones.

Como ya hemos apuntado, en la política siempre ha habido un componente


pasional. Lo afectivo (pathos) juega un papel importante a la hora de persuadir, que
es la finalidad de la retórica, pero esta disciplina se compone también de otro tipo
de argumentos (ethos y logos). Sin embargo, parece que en la espectacularización
teledemocrática sólo hay espacio para uno de ellos.

2. Metodología

El objeto de este estudio es identificar qué tipo de discursos, argumentos y temas


utilizó el actual presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, en sus
principales mítines durante la carrera hacia la presidencia.

Hemos tomado como modelo la investigación de Valbuena sobre los debates


presidenciales en México (Valbuena: 2007, 111-144). Así, utilizamos el análisis de
contenido y aplicamos las categorías principales que Aristóteles identifica en la
Retórica: discursos deliberativos, judiciales y epidícticos y argumentos por el
carácter del que habla (ethos), por lo que demuestran (logos) y por poner en cierta
disposición al oyente (pathos).

El “corpus” lo constituyen cinco de los principales discursos que Obama pronunció


entre enero y noviembre de 2008:

o El de la victoria en el caucus de Iowa. Fecha: 4-01-2008.

El entonces senador por Illinois se enfrentaba a John Edwards, Hillary Clinton,


Joe Biden, Bill Richardson y Chris Dodd por la candidatura del partido
demócrata a la presidencia. Obtuvo un 37,5% de los votos frente al 29,7% de
Edwards, el 29,4% de Clinton, el 2,1% de Richardson, el 0,9% de Biden y el
0,02% de Dodd (Fresnada y Tejero, 2008).

372
o El de la derrota en New Hampshire. Fecha: 9-01-2008.

Sus principales adversarios eran Hillary Clinton y John Edwards. Venció Clinton
con un 39% de los votos. Obama obtiene el 37% y Edwards el 17%.

o El de la convención demócrata de Denver, Colorado. Fecha: 28-08-2008.

En esta macroreunión del partido demócrata (20.000 asistentes) importantes


figuras como Bill Clinton o Joe Biden mostraron su apoyo al senador de Illinois.
Los delegados aprobaron su candidatura a la presidencia de los Estados
Unidos.

o El de Philadelphia, Pensilvania. Fecha: 18-03-2008.

El pastor Jeremiah Wright, creador de la Trinity United Church of Christ, amigo


personal y guía espiritual de Obama, aparecía el 13 de marzo de 2008 en unas
imágenes televisivas dando un enérgico sermón en el que maldecía a América.
Esto perjudicó seriamente la imagen del senador que decide pronunciar un
discurso conocido como “A more perfect union” (Una unión más perfecta).

o El de Charlotte, Carolina del Norte. 3-11-2008.


Es uno de los últimos actos de su campaña. Al día siguiente, 4 de noviembre de
2008, se celebraban las elecciones presidenciales.

3. La retórica aristotélica: discursos y argumentos

3.1 Los discursos

Aristóteles distingue tres géneros de discursos: el deliberativo, el judicial y el


demostrativo. El deliberativo está orientado al futuro y persuade o disuade. Su fin
es “lo útil” y “lo dañoso”. Se ocupa principalmente de cinco asuntos: “los ingresos
fiscales, la guerra y la paz, la custodia del país, las importaciones y exportaciones y
la legislación”. Lo más adecuado en los discursos deliberativos son los ejemplos. El
judicial se centra en el pasado y lo constituyen las defensas y los ataques. Su fin es
“lo justo” y “lo injusto”. El demostrativo se ocupa del presente aunque también
puede “recordar lo pasado y conjeturar lo futuro”. Alaba o reprocha y su fin es “lo
honroso” y “lo feo” (Aristóteles: 1990, 18-20).
3.2 Los argumentos

373
Los argumentos también son de tres tipos: por el carácter del orador, los que tratan
de “poner en cierta disposición al oyente” y los demostrativos (Aristóteles: 1990,
11).

El ethos o carácter se refiere a la “fe” que el auditorio tiene en lo que dice el


personaje público. “A las personas decentes, las creemos más y antes, y sobre
cualquier cuestión en general”. El filósofo considera que, al margen de las
demostraciones hay tres características que hacen que el público crea en un
orador: la prudencia, la virtud y la benevolencia (Aristóteles: 1990, 11 y 95).

Los que tratan de “poner en cierta disposición al oyente” atienden a las pasiones
(pathos). “No concedemos igual nuestra opinión con pena que con alegría, ni con
amor que con odio” (Aristóteles: 1990, 11). En el Libro II de la Retórica examina
algunas de las pasiones desde la vergüenza, el amor o el odio hasta la indignación
y la compasión. Esta última es fundamental en los discursos que hemos analizado.

Los demostrativos (logos) muestran “la verdad” o “lo que verdad parece”. Están
formados por entimemas e inducciones. El entimema es un silogismo en el que se
ha suprimido alguna de las premisas por estar implícita. Aristóteles critica a los
tratadistas anteriores: obvian los entimemas y sólo se ocupan de influir en las
pasiones (Tovar: 1990, 2).

Distingue también entre argumentos sin arte y propios del arte. Los primeros
“preexisten, como los testigos, confesiones en tormento, documentos y los
semejantes”. Los segundos los crea el propio orador (Aristóteles: 1990, 10).

4. Análisis

La transcripción de los cinco debates que hemos analizado ocupa un total de 24


hojas en letra Times New Roman 12. Son aproximadamente 13.000 palabras.
Debido a los límites de espacio de este artículo, presentamos únicamente varios
ejemplos de cada categoría. El lector puede encontrar los resultados de cada uno
de los apartados en los histogramas que ofrecemos al final.

4.1 Afirmaciones sobre su carácter (ethos), ataques y defensas:

- Ethos: materiales de credibilidad y prueba personal.


Para construir su ethos, su carácter, se refiere únicamente a dos aspectos: su
experiencia como organizador comunitario en Chicago (Illinois) y sus orígenes. Al
hablar de su madre, una mujer blanca de Kansas, de su padre, un hombre negro de
Kenia, de su abuelo, que luchó en la II Guerra Mundial y de su abuela, que trabajó

374
primero en una cadena de montaje y después como secretaria, trata de conmover
al público. Por tanto, el ethos pasa a convertirse en pathos. Éste ethos se construye
además, no sobre sus cualidades, sus capacidades como hombre público, como
gobernante, sino sobre sus circunstancias personales. Hay un desplazamiento claro
de la esfera pública a la privada. A continuación ofrecemos algunos ejemplos:

1) Seré un presidente que hará por fin asequible y disponible la asistencia sanitaria
para todos los estadounidenses, del mismo modo que amplié la asistencia sanitaria
en Illinois, uniendo a demócratas y republicanos para hacer el trabajo.

2) Esto lo sé. Lo sé porque, aunque estoy aquí esta noche, nunca olvidaré que mi
viaje empezó en las calles de Chicago haciendo lo que muchos de vosotros habéis
hecho para esta campaña y para todas las campañas aquí en Iowa: organizar,
trabajar y luchar para que las vidas de las personas sean un poco mejores.

3) (Ethos que se convierte en pathos) Esta creencia viene de mi fe infatigable en la


decencia y generosidad del pueblo americano. Pero también viene de mi propia
historia americana. Soy el hijo de un hombre negro de Kenya y de una mujer blanca
de Kansas. Fui criado con la ayuda de un abuelo blanco que sobrevivió una
Depresión para servir en el Ejército de Patton durante la Segunda Guerra Mundial, y
de una abuela blanca que trabajó en una línea de ensamblaje de bombarderos en
el Fuerte Leavenworth mientras él estaba ausente. He estudiado en algunas de las
mejores escuelas en América y he vivido en una de las naciones más pobres del
mundo. Estoy casado con una americana negra que lleva en sí la sangre de
esclavos y esclavistas – una herencia que transmitimos a nuestras preciosas hijas.
Tengo hermanos, hermanas, sobrinas, sobrinos, tíos y primos de toda raza y de
todo matiz, esparcidos por tres continentes, y mientras viva, nunca olvidaré que en
ningún otro país en este planeta mi historia sería apenas posible.

- Ataques a Bush, McCain y los republicanos.

Los ataques se centran principalmente en tres puntos: a) cómo Bush manipuló el


11 de Septiembre para obtener beneficios políticos b) el apoyo ciego de los
republicanos a las grandes corporaciones y los lobbys a los que sólo les preocupa
aumentar sus beneficios c) su política exterior (guerras de Irak y Afganistán). Al
igual que ocurría en el caso anterior, hay veces en las que los ataques pasan a
convertirse en pathos. Obama aprovecha para explicar las grandes diferencias que
habrá entre la forma de operar de los republicanos y la suya y trata de conmover al
público.

375
1) Habéis dicho que ha llegado la hora de superar la amargura, la mezquindad y la
rabia que ha consumido Washington.

2) (…) Que sabrá que el 11-S no es una forma de obtener votos a través del miedo,
sino un desafío que debería unir a Estados Unidos y al mundo contra las amenazas
comunes del siglo XXI: las amenazas comunes del terrorismo y las armas nucleares,
el cambio climático y la pobreza, el genocidio y la enfermedad.

3) (Ataque que se convierte en pathos). Vosotros, todos los que estáis aquí está
noche, todos los que habéis puesto tanta alma y corazón, empeño y esfuerzo, en
esta campaña; vosotros podéis ser la nueva mayoría que saque a esta nación de un
largo período de política oscura. Demócratas, independientes y republicanos,
cansados de la división y el ruido que han enturbiado Washington. Que sabéis que
podemos discrepar sin ser crispadores. Que comprendéis que si movilizamos
nuestras voces contra el dinero y las influencias que obstaculizan el camino, que si
nos proponemos alcanzar algo mejor, no habrá un sólo problema que no podamos
resolver, no habrá un destino que no podamos alcanzar.

- Defensas.

Únicamente hemos encontrado defensas en uno de los cinco discursos analizados:


el que Obama pronuncia en Philadelphia el 18 de marzo de 2008 conocido como
“A more perfect union”. Las defensas son más útiles en los debates, donde el
candidato está frente a su oponente y debe responder a los ataques y las críticas
que éste le lanza. La razón de que una buena parte de “A more perfect union” (un
total de 15) la constituyan las defensas es la crisis producida por la difusión de las
imágenes del pastor de Obama, el reverendo Jeremiah Wright.

En ellas Wright aparecía dando un enérgico sermón en el que maldecía a América


por su política exterior: “Dios maldiga a América. Está en la Biblia. Por matar a
inocentes. Dios maldiga a América”. Las imágenes, que perjudicaban seriamente la
imagen del candidato, se emitieron en medios de comunicación de todo el mundo.
Consciente de ello, varios días después de que comenzara la polémica decidió
pronunciar “A more perfect union”.
Entre las 15 defensas que incluye el discurso, cinco se convierten en pathos.
Ofrecemos dos ejemplos:

1) (Defensa que se convierte en pathos). Pero la verdad es, que eso no es todo lo
que yo sé de este hombre (el reverendo Wright). El hombre que yo conocí hace más
de veinte años es un hombre que me ayudó a encontrarme con mi fe cristiana, un

376
hombre que me habló de nuestras obligaciones de amarnos el uno al otro, de
cuidar al enfermo y levantar al pobre. Él es un hombre que sirvió a su país como
marine de los Estados Unidos; que ha estudiado y enseñado en algunas de las
mejores universidades y seminarios del país, y que por más de treinta años dirigió a
una iglesia que sirve a la comunidad haciendo el trabajo de Dios aquí en la Tierra –
dando hogar a los que no lo tienen, ayudando a los necesitados, proveyendo
servicios de cuidado diario, becas, ministerio de prisiones y tendiendo su mano a
aquellos que tienen VIH.

2) (Defensa que se convierte en pathos). No puedo repudiarlo a él como no puedo


repudiar a la comunidad negra. No puedo repudiarlo como no puedo repudiar a mi
abuela blanca. Una mujer que ayudó a criarme. Una mujer que se sacrificó una y
otra vez por mí. Una mujer que me ama tanto como a nadie más en este mundo
pero una mujer que una vez confesó su miedo a los hombres negros que pasaban
cerca de ella en la calle. Y que más de una vez ha proferido estereotipos raciales o
étnicos que me causaban disgusto. Todas estas personas son parte de mí. Y son
parte de América, este país que yo amo.

4.2 Argumentos demostrativos (logos)

4.2.2 Pruebas inartísticas

“Los materiales que un candidato encuentra en la realidad, se llaman evidencias”


(Valbuena: 2007, 131). En su análisis de los debates presidenciales mexicanos del
año 2006 Valbuena explica cómo los candidatos emplearon evidencias directas.
Por ejemplo, Calderón mostró una fotografía de los apartamentos de Madrazo en
Miami. También pueden ofrecer datos concretos o basarse en estadísticas para
demostrar sus afirmaciones. Esto es lo que llamamos pruebas inartísticas.

Apenas hemos encontrado materiales de este tipo en los discursos analizados. En


el de la Convención Demócrata de Denver del 28 de agosto de 2008 emplea una
prueba artística al afirmar:

“Medimos el progreso en los 23 millones de nuevos empleos que fueron creados


cuando Bill Clinton era el presidente -cuando la familia media estadounidense vio
cómo subían sus ingresos hasta los 7.500 dólares en vez de los 2.000 que han
caído bajo el mandato de George Bush”.

No suele mencionar los planes de su rival y si lo hace es de forma muy breve y sin
aportar datos sobre ellos:

377
(McCain plantea) “cientos de miles de millones en rebajas fiscales para las grandes
corporaciones y compañías petroleras” y “un plan de salud que penalizará con
impuestos a las personas”.

Lo mismo ocurre con sus propuestas como candidato. Sólo emplea pruebas
inartísticas en tres casos claros:

a) Rebajaré los impuestos - los voy a rebajar - para el 95% de todas las familias que
trabajan b) Voy a invertir 150.000 millones de dólares en la próxima década en
fuentes renovables de energía para que podamos costear: energía eólica, energía
solar y la próxima generación de biocombustibles c) En un plazo de diez años,
pondremos fin a nuestra dependencia respecto al petróleo de Oriente Medio.

4.2.3 Pruebas artísticas

Al referirse a sus objetivos como presidente menciona varios puntos en cuatro de


los cinco discursos: asistencia sanitaria a precios razonables, fin de las amnistías
fiscales para las empresas que salen de los EEUU, reducción de los impuestos para
la clase media, acabar con la dependencia del petróleo y poner fin a la Guerra de
Irak. Para desarrollarlos emplea pruebas artísticas, materiales que él mismo crea
en los que destaca el uso de figuras retóricas.

1) Ahora es el momento de ayudar a las familias con bajas remuneradas por


enfermedad y con mejores permisos por asuntos familiares, porque nadie en
América debería tener que elegir entre salvar su empleo y cuidar a su niño o a su
progenitor enfermo. Este es el momento de cambiar nuestras leyes sobre quiebras
para que vuestras pensiones estén protegidas por encima de las primas de los
ejecutivos; y es la hora de salvaguardar la Seguridad Social para generaciones
futuras. Este es el momento de cumplir la promesa del mismo salario por el mismo
trabajo, porque yo quiero que mis hijas tengan exactamente las mismas
oportunidades que vuestros hijos.

2) Seré un presidente que aprovechará el ingenio de agricultores, científicos y


empresarios para liberar a este país de la tiranía del petróleo de una vez por todas.
Y seré un presidente que pondrá fin a la guerra de Iraq y traerá los soldados a casa;
que restaurará nuestra posición moral.

4.3 Argumentos que atienden a las pasiones (pathos)

Este tipo de argumentos que tratan de persuadir a través de los sentimientos, de


las pasiones, son los que más utiliza. Aquí también se sirve de las figuras retóricas.

378
1) En colas que se han extendido en torno a escuelas e iglesias, en pequeñas y
grandes ciudades, habéis venido como demócratas, republicanos e independientes
para alzaros y decir que somos un único país, que somos un pueblo y que ha
llegado nuestro momento de cambio. Elegimos la esperanza en lugar del miedo.
Elegimos la unidad en lugar de la división, y también elegimos enviar un poderoso
mensaje de que el cambio está llegando a Estados Unidos.

2) En este momento, en esta elección, podemos juntarnos y decir: “Esta vez


no”. Esta vez queremos hablar de las escuelas derrumbándose que están robando
el futuro de niños blancos, negros, asiáticos, hispanos e indígenas. Esta vez
queremos rechazar el cinismo que nos dice que esos niños no pueden aprender;
que esos niños que no lucen como nosotros son problema de otro. Los niños de
América no son esos niños, son nuestros niños, y no los vamos a dejar quedarse
atrás en una economía del siglo veintiuno. Esta vez no.

3) Era una idea plasmada en los documentos originales que marcaron el destino de
una nación: ¡Sí podemos! Fue susurrado por esclavos y abolicionistas mientras
forjaban el camino a la libertad a través de las noches más oscuras. ¡Sí podemos!
Lo cantaron los inmigrantes que llegaron de costas lejanas y pioneros que se
abrieron camino hacia el oeste por el implacable desierto. ¡Si podemos! Fue la
llamada de los obreros para organizarse, de las mujeres peleando por sus derechos
de votar, de un presidente que eligió la luna como la nueva frontera, y de un rey
que nos llevó a la cima de la montaña y que nos guió para señalarnos el camino a
la tierra prometida. ¡Sí podemos por la justicia y la igualdad!¡Sí podemos a las
oportunidades y la prosperidad! ¡Sí podemos sanar esta nación! ¡Sí podemos
reparar este mundo! ¡Sí podemos!

5. Las figuras retóricas

En un discurso es fundamental no sólo el contenido, el qué, sino la forma, el cómo.


Aquí las figuras retóricas juegan un papel esencial:

Los estilísticos son más importantes de lo que a primera vista pudiera


parecer, porque no sólo hay que tener en cuenta lo que se dice, si se quiere
ser un cumplido y persuasivo orador, sino también cómo se dice lo que se
dice (López Eire: 2000, 38-39).

Obama destaca por emplear numerosas figuras. Uno de los riesgos de incluir tantos
estilísticos en sus discursos es que resulten artificiales. Sin embargo, su acierto a la
hora de seleccionarlos y combinarlos junto a su dominio magistral de las claves no

379
verbales (Requeijo, 2010) contribuyen a crear un discurso atractivo y eficaz.
Ofrecemos varios ejemplos de su capacidad para combinarlas:

1) Nuestra nueva mayoría (metáfora: los ciudadanos que lo apoyan) podrá acabar
con la barbaridad de un sistema de salud prohibitivo e inalcanzable. Podemos
reunir a médicos y pacientes, trabajadores y empresas, demócratas y republicanos
(contraste). Y les diremos a la industria farmacéutica y a las aseguradoras que
cuando se sienten a la mesa a negociar no será para comprar todas las sillas
(metáfora: no controlarán el sistema sanitario). No esta vez, no ahora (repetición).

2) Y mañana, cuando llevemos la campaña hacia el Sur y el Oeste, cuando veamos


(repetición) que la situación de los tejedores de Spartanburg, no es muy distinta a
la de los que friegan en Las Vegas (exemplum y comparación), que los sueños de la
pequeña niña que va a una escuela en ruinas en Dillon, son los mismos que los del
niño que crece aprendiendo en las calles de Los Ángeles (exemplum y
comparación), recordaremos que algo está sucediendo en América; que no
estamos tan divididos como dicen nuestros políticos. Que somos un mismo pueblo,
que somos (repetición) una nación y juntos comenzaremos el próximo gran capítulo
de la historia americana (su mandato como presidente que se caracterizará por los
cambios) con tres palabras que sonarán de costa a costa, de un océano a otro
(hipérbole): ¡Sí podemos!

5.1 Repetición

Este es el recurso que más utiliza. Hemos encontrado numerosas repeticiones de


palabras o de estructuras sintácticas (un total de 167) en los cinco discursos.

1) (…) En nuestra Constitución. Una Constitución que tenía en su núcleo (…) Una
Constitución (…).

2) (…) A través de protestas y luchas (…) a través de una guerra civil y


desobediencia civil (…).

3) (…) Larga marcha de aquellos que vinieron antes de nosotros, una marcha por
una América más (…).

4) (…) No podemos resolver los retos de nuestro tiempo si no los resolvemos


juntos – si no perfeccionamos nuestra unión (…).

5.2 Contraste

380
Aristóteles (1990, 182) considera que “puestos juntos, los contrarios es como
resaltan más”. Además de destacar los elementos el contraste aporta fuerza.
Emplea un total de 75.

1) Aunque tengamos historias diferentes (…) tenemos esperanzas en común (…).

2) Esta creencia viene de mi fe infatigable en la decencia y generosidad (…) . Pero


también viene (…).

3) (…) Un hombre negro de Kenia y una mujer blanca de Kansas.

4) En un extremo del espectro, hemos escuchado la implicación (…). En el otro


extremo, hemos oído (…).

5.3 Metáfora

Consiste en identificar un término con otro en base a una relación de semejanza.


Aporta “claridad, agrado y giro extraño” (Aristóteles: 1990, 182). Hemos
identificado 44.

1) Las afirmaciones que han causado esta tormenta reciente (se refiere al
cuestionamiento de la imagen pública de Obama debido a las declaraciones de su
pastor que circularon por todas las televisiones del mundo).

2) Este es el verdadero genio de esta nación (la capacidad para cambiar).

3) El camino a una unión más perfecta (la forma de acercar a blancos y negros).

4) Lograr un pedazo del sueño americano (…) (Cumplir alguno de sus sueños con
esfuerzo y superación).

5.4 Enumeración

Es útil para ordenar el discurso aunque su uso excesivo puede hacer que resulte
monótono. Emplea 39 enumeraciones. Su acierto es combinarlas con otras figuras.

1) Demócratas, independientes y republicanos (…).

2) (…) De los organizadores, de los voluntarios, del equipo que cree en este viaje
(…).

381
3) (…) En cada uno de los asuntos que afectan a vuestra vida: salud, educación,
economía (…).

4) Como presidente, aprovecharé nuestros recursos de gas natural, invertiré en


tecnología del carbón limpia y encontraré la manera de aprovechar con seguridad
la energía nuclear (…).

5.5 Personificación

Supone atribuir características humanas a animales a seres inanimados, asignar a


los humanos características propias de los animales (animalización) o aplicar a los
seres vivos cualidades del mundo inanimado (cosificación). Utiliza 19.

1) La rabia (…) encuentra voz en la barbería o alrededor de la mesa de la cocina.


Ocasionalmente encuentra voz en la iglesia el domingo por la mañana, en el púlpito
y en los bancos.

2) Encontraron la fuerza necesaria para mantenerla viva (la promesa/creencia de


que cada individuo, con su esfuerzo y trabajo alcanza sus sueños).

3) (…) Las cifras han hablado (…).

4) ¡Sí podemos sanar esta nación!

5.6 Exemplum

Valbuena (2007, 133) explica que “la figura del exemplum, los ‘exempla’,
contribuyen al ornato del pensamiento”. El peligro de esta figura es que supone
“una digresión” y hay que saber “unir el ejemplo con la causa que se está
defendiendo” (Valbuena: 2007, 133). Obama sabe cuándo introducir los 17
ejemplos de los que se sirve y adaptarlos a las ideas que apoya como mostramos a
continuación:

1) (Idea que apoya: la mejora de la cobertura sanitaria). Una mujer de Ohio, a punto
de jubilarse, se encuentra, por una enfermedad, en una situación dramática, a
pesar de haber llevado una dura vida de trabajo.

2) (Idea que apoya: la mejora de la cobertura sanitaria). Hay una historia en


particular que quisiera dejar con ustedes hoy (…). Hay una joven blanca de treinta y
tres años de edad llamada Ashley Baia, que fue organizadora de nuestra campaña
en Florence, Carolina del Sur. Había estado trabajando para organizar una

382
comunidad mayormente afroamericana desde el comienzo de esta campaña. Un
día, estaba en una mesa redonda donde cada participante fue contando su historia
y por qué estaba ahí. Y Ashley dijo que cuando ella tenía nueve años, su madre
contrajo cáncer.

3) (Idea que apoya: las personas de distintas razas, credos o clases sociales se
unen cuando se trata de resolver asuntos fundamentales porque benefician a
todos). Y finalmente llega a este anciano negro que ha estado sentado y callado
todo el tiempo. Y Ashley le pregunta por qué está ahí. Él no menciona ningún
asunto específico. No habla del cuidado de la salud o la economía. No habla de la
educación o la guerra. No dice que está ahí por Barack Obama. Simplemente dice a
todos en la sala, “Estoy aquí por Ashley.”

4) (Idea que apoya: controlar a las empresas que salen fuera de los Estados
Unidos). Un hombre de Indiana tiene que ver cómo la maquinaria con la que ha
trabajado durante veinte años es embarcada hacia China y, desconcertado, al
volver a casa ha de explicar lo ocurrido a su familia.

5.7 Sinatroísmo

Conjunto de términos semánticamente complementarios y gramaticalmente


equivalentes. Utiliza únicamente dos sinatroísmos (uno relacionado con
profesiones y otro con problemas que afectan al mundo actual) en 7 ocasiones.
Dos se repiten en tres de los cinco discursos y uno de ellos en otro.

1) (…) Estudiantes y soldados, granjeros y profesores, enfermeras y limpiadoras (…).

2) Construiré nuestras alianzas para vencer a las amenazas del siglo XXI: el
terrorismo y la proliferación nuclear, la pobreza y el genocidio, el cambio climático y
la enfermedad.

5.8 Hipérbole

Exageración que consiste en aumentar o disminuir. La emplea sólo en tres


ocasiones.

1) Pero en la sorprendente historia de América nunca ha habido falsedad en la


esperanza.

2) (…) Con tres palabras que sonarán de costa a costa, de un océano a otro (…).

383
5.9 Subjeción

Se trata de un diálogo en el que participa únicamente el orador. Él hace la pregunta


y él da la respuesta. Aparecen tres subjeciones. En dos de ellas el interlocutor es el
electorado (que se plantea por qué Obama tiene lazos tan estrechos con un
hombre como Jeremiah Wright) y en la tercera los republicanos.

1) ¿Sabía yo que él (el reverendo Wright) era ocasionalmente un crítico feroz de


políticas americanas, domésticas y externas? Por supuesto. ¿Alguna vez lo escuché
hacer observaciones que podrían considerarse controvertidas mientras asistía a la
iglesia? Sí. ¿Estuve en fuerte desacuerdo con muchos de sus puntos de vista
políticos? Absolutamente (…).

2) En principio, ¿por qué asociarme con el Reverendo Wright, se preguntarán?


¿Porqué no pertenecer a otra iglesia? Y yo confieso que si todo lo que yo supiera
(…).

3) ¿Te has quedado sin empleo? Mala suerte. ¿No tienes seguro de salud? El
mercado lo resolverá. ¿Has nacido pobre? Arréglatelas con tu propio esfuerzo,
aunque no puedas. Estás sólo. Es hora de que paguen por sus fracasos. Es nuestro
momento para cambiar América.

5.10 Paradoja

Unión de dos ideas opuestas. Sólo la utiliza una vez.

1) El pasado (…) ni siquiera ha pasado.

5.11 Metonimia

Sustitución de términos que se basa en una relación de causalidad, sucesión, etc.


Hemos encontrado dos.

1) Sirven juntos, pelean juntos y sangran juntos bajo el orgullo de una misma
bandera. (bandera por nación: se emplea el signo por lo significado).

2) Habéis puesto tanta alma y corazón (designa una característica moral –ilusión,
empeño- por medio de una cualidad física).

384
5.12 Sinécdoque

Es un tipo de metonimia en la que hay una relación de cantidad: la parte por el todo
o el todo por la parte. Utiliza tres.

1) Marcaron el destino de una nación (de los ciudadanos americanos).

2) (…) Llevar a este país en una nueva dirección (…) ( a los ciudadanos
americanos).

3) Vimos qué hambriento estaba el pueblo americano (los ciudadanos americanos).

5.13 Interrogación retórica

En cuatro ocasiones formula preguntas para las que no se espera una respuesta.
Pueden funcionar como afirmaciones.

1) ¿Qué os asegura a vosotros que George Bush ha estado en más del noventa por
ciento de las ocasiones acertado?

2) ¿Por qué otro motivo podría él definir a la clase media como aquella que gana
menos de cinco millones de dólares al año?

3) ¿De qué manera si no podría proponer cientos de miles de millones en rebajas


fiscales para las grandes corporaciones y compañías petroleras, pero ni un solo
penique de ayuda fiscal para más de cien millones de americanos?

4) ¿Cómo si no puede él ofrecer un plan de salud que penalizará con impuestos a


las personas, o un plan educativo que no servirá de ninguna manera para ayudar a
las familias a pagar las escuelas, o el plan para privatizar la seguridad social y
jugarse vuestras pensiones?

5.14 Alusión

Es una perífrasis que se refiere a una persona o una cosa sin nombrarla. Se sirve
de dos alusiones para nombrar a dos figuras emblemáticas no sólo de la política,
sino de la historia de Estados Unidos: John Fitzgerald Kennedy y Martin Luther King.

1) Un presidente que eligió la luna como la nueva frontera (J.F. Kennedy. La nueva
frontera es el nombre con el que bautizó su política interior en la que, entre otras
cosas, apoyó la carrera aeroespacial).

385
2) (…) Un rey que nos llevó a la cima de la montaña y que nos guió para señalarnos
el camino a la tierra prometida.

Es habitual que hable de estos dos grandes oradores. Tanto él como Jonathan
Favreau, el redactor de discursos de su campaña, afirman que figuran entre sus
principales influencias.

En sus mítines Obama lanza un mensaje de cambio basado en la esperanza y la


necesidad de una renovación urgente. Es una idea muy oportuna tras la política
basada en el miedo y el catastrofismo de George W. Bush. Sigue la estrategia de
Kennedy a principios de los 60. En su enfrentamiento contra Richard Nixon,
vicepresidente durante dos mandatos con Dwight D. Eisenhower, éste apeló a la
experiencia y la seguridad de una persona que conoce los entresijos de la política.
Kennedy, que apenas tenía experiencia política, se agarró al cambio y ofreció a los
estadounidenses la ilusión de una nueva dirección.

6. Temas

En los discursos analizados hay dos ideas que se repiten: a) la necesidad de que
Estados Unidos tome un nuevo rumbo guiado por la unión y el esfuerzo b) su plan
como presidente se centrará en cinco ejes principales.

Es interesante fijarse en cómo desarrolla la primera. Afirma que el cambio (ese


nuevo rumbo o dirección necesario para avanzar) “es la más estadounidense de las
ideas” y se apoya en dos puntos clave: la historia del país y la suya propia.

Se refiere constantemente a tres momentos fundamentales: la Declaración de


Independencia (1776), la redacción de la Constitución (1897) y el Movimiento por
los Derechos Civiles (mediados de los 50 y finales de los 60). Estados Unidos llega
a ser una nación independiente gracias a “una pequeña banda de colonos” que se
enfrentó a “todo un imperio”. Decidieron “expresar su esencia” en una Constitución
que sin embargo no recogía los derechos de los afroamericanos. Esto cambia con
la acción del Movimiento por los Derechos Civiles.

Él es hijo de una “mujer blanca de Kansas” y un “hombre negro de Kenia”. Sus


abuelos lo criaron y gracias a su esfuerzo pudo estudiar en una de las mejores
universidades del país.

386
Estados Unidos es el lugar en el que el trabajo duro nos permite llegar a donde
deseamos. Esto forma parte de la historia de la creación del país y de la suya
personal, “una historia que sólo podría ocurrir en los Estados Unidos de América”.
Su credibilidad se basa en el hecho de que él representa el sueño americano. Su
familia es un microcosmos de la sociedad y la familia americana.

Su plan atenderá a cinco cuestiones: la asistencia sanitaria, el fin de las amnistías


fiscales para las empresas que salen de los EEUU, la reducción de los impuestos
para la clase media, acabar con la dependencia del petróleo y el regreso de las
tropas de Irak.

7. Resultados

Figura 1. Resultados de Barack Obama en afirmaciones sobre el ethos, ataques y


defensas.
Fuente: elaboración propia.
14 13 Ethos

12
10 Ethos que se convierte en
10 pathos

8 Ataques a Bush, McCain y los


6 republicanos
6 5
Ataques que se convierten en
4 3 pathos
2
2 Defensas

0
Defensas que se convierten en
Barack Obama pathos

387
Figura 2. Resultados de Barack Obama en materiales argumentales inartísticos,
artísticos y pathos. Fuente: elaboración propia.

50 46
Pruebas inartísticas
40
31
30
Pruebas artísticas

20

10 Pathos
4
0
Barack Obama

Figura 3. Figuras retóricas que más emplea en sus discursos. Fuente: elaboración
propia.

200 Repeticiones
167
Contrastes
150
Metáforas

100
75 Enumeraciones

4439 Personificaciones
50
1917
Ejemplos
0
Barack Obama

388
Figura 4. Figuras retóricas que más emplea en sus discursos. Fuente: elaboración
propia.
7
7 Sinatroísmos

6 Metonimias

Sinécdoques
5
4 Alusiones
4
3 3 3 Hipérboles
3
2 2 Paradojas
2
1 Subjeciones
1
Interrogaciones retóricas
0
Barack Obama

8. Conclusiones

- Utiliza pocos materiales de prueba personal (ethos). En tres de las cinco ocasiones
en las que los emplea éstos se convierten en pathos. Sustenta su credibilidad en su
historia familiar (es candidato al puesto más importante del país con una madre
blanca de Kansas, un padre negro de Kenia y unos abuelos que lo criaron y se
esforzaron por darle lo mejor). Su probidad se construye en base al concepto de
“persona privada” en lugar de al de “persona pública”.

- Apenas emplea materiales argumentales inartísticos (datos concretos,


estadísticas, documentos). Sí se sirve en cambio de los artísticos (los que él mismo
crea) y, sobre todo, de los materiales de experiencia (pathos) orientados a la
moción de las pasiones. Incluso cuando se dedica a atacar o defender, se desliza
claramente hacia el pathos. El componente racional de su discurso es muy bajo.
Persuade a través de las emociones.

- Sabe cómo despertar la compasión de su audiencia. Aristóteles la define como:

Cierta pena por un mal que aparece grave y penoso en quien no lo merece,
el cual mal se podía esperar padecerlo uno mismo o alguno de los allegados,
y esto cuando aparezca cercano (…) Son males dolorosos y graves las
muertes y enfermedades” (Aristóteles: 1990, 116-117).

389
Es habitual que en sus discursos hable de personas que padecen graves
enfermedades y no cuentan con una buena cobertura sanitaria. Su madre que
padeció cáncer es un ejemplo de ello.

- Demuestra una gran capacidad para combinar figuras retóricas. Destaca el uso de
la repetición, el contraste, la metáfora, la enumeración, la personificación y el
ejemplo.

- Una de sus claves es construir los materiales de experiencia (pathos) basándose


en las figuras retóricas y lo no verbal (kinésica, proxémica y paralenguaje).

9. Bibliografía

- Libros

ARISTÓTELES (1990): Retórica, Madrid, Centro de Estudios Constitucionales.


Edición del texto con aparato crítico, traducción, prólogo y notas por Antonio Tovar.

IMBERT, Gérard (2003): El zoo visual. Barcelona, Gedisa.

LÓPEZ, Antonio (2000): Esencia y objeto de la retórica. Salamanca, Ediciones


Universidad de Salamanca.

MAFFESOLI, Michel (1992): La política y su doble. México, Instituto de


Investigaciones Sociales de la UNAM.

POSTMAN, Neil (1991): Divertirse hasta morir. El discurso público en la era del
show Business. Barcelona, Ediciones de la Catarata.

RINCÓN, OMAR (2002): Televisión, vídeo y subjetividad. Colombia, Editorial Norma.

- Artículos

BELAZA, Mónica (2008): “La gran noche demócrata” en el diario El País. Publicado
el 28 de agosto de 2008. Consultado el 30 de marzo de 2011. Disponible en:
http://www.elpais.com/articulo/internacional/gran/noche/democrata/elpepuint/2
0080828elpepuint_2/Tes

BRAVO, Ana y Lavilla, Quique (2008) “Barack Obama y John McCain: la batalla
definitiva por la Casa Blanca” en el diario El Mundo. Consultado el 29 de marzo de
2011. Disponible en:
http://www.elmundo.es/elmundo/2008/11/04/internacional/1225775911.html

390
CAÑO, Antonio (2008): “Hillary Clinton frena el ascenso de Barack Obama” en el
diario El Mundo. Publicado el 9 de enero de 2008. Consultado el 30 de marzo de
2011.
Disponible en:
http://www.elpais.com/articulo/internacional/Hillary/Clinton/frena/ascenso/Barac
k/Obama/elpepuint/20080109elpepuint_1/Tes

FRESNADA, Carlos y TEJERO, Luis (2008) “Obama golpea primero en los 'caucus' de
Iowa”, El Mundo. Consultado el 29 de marzo de 2011. Disponible en:
http://www.elmundo.es/elmundo/2008/01/04/internacional/1199406012.html

REQUEIJO, Paula (2010): “El estilo de comunicar de Barack Obama” en CIC,


Cuadernos de Información y Comunicación, vol XV, 2010: 263-281, Madrid,
Universidad Complutense.

SOLER, Jordi (2008) “Obama blues”, El País. Consultado el 30 de marzo de 2008.


Disponible en:
http://www.elpais.com/articulo/cultura/Obama/blues/elpepucul/20080214elpepi
cul_11/Tes

VALBUENA, Felicísimo (2007) “Estudio retórico-comunicativo de los debates


presidenciales mexicanos (2006)” en Revista Mexicana de Ciencias Políticas y
Sociales, vol. XLIX, nº 201, 2007:111-144, México, Universidad Nacional Autónoma
de México.

- Materiales audiovisuales

Discurso del Caucus de Iowa: http://www.youtube.com/watch?v=cNZaq-YKCnE

Discurso de New Hampshire: http://www.youtube.com/watch?v=FSR9nvsOOko

Discurso de la Convención Demócrata de Denver, Colorado:


Dhttp://video.latino.msn.com/watch/video/discurso-barack-obama-en-denver-2-
2/xoptupss

Discurso de Philadelphia, Pensilvania: http://www.youtube.com/watch?v=zrp-


v2tHaDo

Discurso de Charlotte, Carolina del Norte:


http://www.youtube.com/watch?v=AiKEnwwMUFU

391
SEÑAL POOL. CUANDO EL ESPECTÁCULO
MATA AL PERIODISMO

POOL SIGNAL. WHEN SPECTACLE KILLS JOURNALISM

Iolanda Mármol Lorenzo

RTVV, redactora de política

marmol.iolandamail.com

Palabras clave |política, campaña electoral, señal pool, mitin, periodismo

Keywords |politics, electoral campaign, pool signal, political meeting, journalism

Resumen |El objetivo de la Comunicación es analizar cómo la señal de imágenes


institucionales (pool) que ofrecen los partidos durante los mítines y otros
acontecimientos de la campaña contribuye a generar una información periodística
sesgada, más fundamentada en el espectáculo que en la información veraz. El
análisis se centra en la cobertura mediática en las legislativas de 2008 y se ha
construido a través de múltiples entrevistas a los miembros de los comités
electorales de PSOE y PP, periodistas ‘empotrados’ en las caravanas electorales,
expertos en comunicación política y analistas independientes.

La creciente tendencia a la espectacularzación de la política se enmarca en


un contexto de desafección ciudadana, que se traduce en un rechazo del mensaje
político expreso. Por ello, los partidos apuestan por campañas americanizadas, con
el objetivo de seducir al elector a través de emociones, de modo que el argumento
racional y cognitivo queda desplazado por el sentimiento y el espectáculo (voto
heurístico). La imagen prima sobre la razón. En este marco, los partidos ofrecen a

392
los medios la señal pool de los mítines, al tiempo que dificultan la toma de
imágenes propias a las televisiones. Esta señal pool, realizada y en directo, ofrece
una visión sesgada que magnifica el escenario, transmite la mejor imagen del
candidato y evita cualquier aspecto con connotaciones negativas.
El elevado presupuesto de la caravana electoral, la dificultad para grabar
imágenes propias y la comodidad de tener la señal en directo y gratuita está
comenzando a propiciar a una cobertura a distancia, en la que el periodista no viaja
en la caravana electoral sino que sigue la señal del partido desde la redacción. Esta
tendencia supone el control absoluto de la imagen y el discurso por los partidos,
que actúan como agencias de noticias, mientras que en el campo periodístico se
traduce en una creciente pérdida de imparcialidad. La imagen pool facilita una
visión distorsionada, grandilocuente y magnificada de la campaña sin posibilidad
de contraste ni corroboración periodística.

Comunicación

Los mítines constituyen la esencia de las campañas electorales, su columna


vertebral, y por ello históricamente los medios de comunicación han dedicado sus
mayores esfuerzos y recursos a cubrirlos. Con la inmediatez que ha permitido la
tecnología en cada época, pero con la convicción firme de que el mitin es la síntesis
de toda la estrategia de una campaña electoral. Por el contenido semántico de los
discursos y por la escenografía.
En el contexto actual de creciente desafección política las campañas electorales y
el marketing político cobran una especial relevancia, puesto que toda la estrategia
de los partidos va a ser puesta en marcha para captar esos votos de electores
apolíticos, algunos de ellos biconceptuales1, que rechazarían un mensaje explícito,
por considerarlo propaganda, con las connotaciones negativas que ello comporta.

1
 LAKOFF, 2008. El  sociólogo estadounidense defiende que hay individuos que se 
identifican  en determinados aspectos de la vida con patrones de comportamiento 
conservadores y, en cambio, sostienen principios progresistas en otros ámbitos. Esta 
dualidad les convierte en un blanco objetivo de los p