Está en la página 1de 235

Chris Booth, Jane Darke

y Susan Yeandle (eds.)

La vida de las ntujeres


en las ciudades

La ciudad, un espacio
para el cambio

NARCEA, S.A. DE EDICIONES


La presente obra ha sido editada
con la ayuda del
Instituto de la Mujer

Queda rigurosamente prohibida, sin l a autorización escrita d e los titulares del copyright bajo las sanciones
establecidas en las leyes, la reproducción total o parcial de esta obra por cualquier medio o procedimiento,
comprendidos la reprografía y el tratamiento informático, y la distribución de ejemplares de ella mediante
alquiler o préstamo públicos.

© NARCEA, S. A. DE EDICIONES.
Dr. Federico Rubio y Galí, 9. 28039 Madrid
E-mail: narcea@infomet.es Internet:: http://www.narceaediciones.es
© Chris Booth, Jane Darke and Susan Yeandle
Paul Chapman Publishing Ltd. London
Titulo original: Changing Places. Women s lives in the city
Traducción: Merche Comabella
Cubierta: Andrea Tomasov
l.S.B.N.: 84-277-1258-8
Depósito legal: M. 42.481-1998
Impreso en España. Printed in Spain
Impresión: ROGAR. Poi. Ind. Alparrache. 28600 Navalcamero (Madrid)
AUTORAS

Chris Booth es profesora de Planificación Práctica en la Universi­


dad Hallam, Sheffield.
Jane Darke es profesora de Vivienda e Igualdad de Oportunidades
en la Escuela de Planificación de la Universidad Brookes, Oxford.
Eileen Green es catedrática de Sociología en la Universidad de Tee­
side y directora del Centro para el Estudio de la Vida Adulta.
Helen Morrell es investigadora en el Ministerio de Educación y
Empleo.
Dory Reeves es profesora en el Departamento de Planificación Me­
dioambiental en la Universidad de Strathclyde y miembro del Panel
de Mujeres para la Igualdad de Oportunidades del Real Instituto de
Urbanismo.
Carol Walker es profesora de Política Social en la Universidad Ha­
llam, Sheffield.
Susan Yeandle es profesora de Sociología en la Universidad Ha­
llam, Sheffield, donde también es coordinadora del Grupo de Estu­
dios de la Mujer en el Centro de I nvestigación Regional Económica
y Social .

Este libro fu e concebido por primera vez e n e l año 1 993 cuando dos de las
autoras desarrollaron un nuevo módulo de licenciatura que versaba sobre •Las
mujeres y las ciudades•, destinado a alumnos de estudios urbanos, planificación y
vivienda en la Universidad Hallam, Sheffield. En aquel momento, la bibliografia
disponible en este campo aparecía fragmentada y parcial. Por consiguiente, el li­
bro tenía como finalidad ofrecer un texto adecuado que respaldara el módulo, al
tiempo que fuera útil a quienes hicieran estudios de la mujer en el entorno cons­
truido. Si bien se han publicado recientemente otros textos afines, éste es una
aportación original e importante ya que proporciona un comentario feminista
crítico sobre las experiencias de las mujeres en el entorno urbano. Las coordina­
doras de la edición han reunido a autoras de diversas disciplinas: Urbanismo,
Transporte, Vivienda, Arquitectura y Ciencias Sociales. El libro pone de relieve
las múltiples maneras en que las mujeres experimentan la vida urbana, y analiza
aspectos positivos de las opciones que hoy disfrutan algunas mujeres, así como la
vivencia de la discriminación y opresión. La diversidad de experiencias e historial
académico de las autoras confiere a este libro una gran riqueza y profundidad.
El anteproyecto de todos los capítulos fue •contrastado a pie de obra• du­
rante el último curso de licenciatura en la Escuela de Estudios Urbanos y Regio-
nales de la Universidad Hallam, Sheflield. Las autoras comprobaron que los es­
tudiantes no sólo disfrutaron -y mucho-- con la lectura de los textos sino que
también contribuyeron a que se modificaran sus percepciones de la experiencia
de las mujeres que viven en la ciudad. Los anteproyectos provocaron un debate
animado y fueron un gran estímulo para profundizar y ampliar más sus lecturas
en este campo. Quisiéramos agradecer a estos estudiantes y a nuestros colegas sus
comentarios constructivos.
Una palabra sobre el lenguaje. Muchos libros escritos desde una perspectiva
feminista emplean la primera persona del plural para referirse a una supuesta ex­
periencia compartida que abarca a autora(s) y lectoras. Las autoras decidieron
evitar, en general, esta forma de expresión porque, en primer lugar, excluye a
los lectores varones (de la misma manera que en el pasado se ha excluido con
frecuencia a las mujeres al utilizar pronombres masculinos para referirse a una
pauta masculina aplicable a ambos sexos) , y nosotras esperamos que los varones
lean y reflexionen sobre este libro. En segundo lugar, esta costumbre elude las
diferencias entre mujeres que es uno de los temas de este libro. En tercer lugar,
sería un atrevimiento por parte de las autoras reivindicar una universalidad para
nuestros pensamientos y experiencias. La vivencia personal es valiosa, pero por
definición nadie puede compartir totalmente las experiencias de otra persona,
por lo que la empatía es igualmente importante: empatía a través de las divisiones
sociales de género, etnia, edad, nivel de ingresos, etc.
Las autoras de la edición desean expresar su reconocimiento a Marianne La­
grange, de la Editorial Paul Chapman, por su apoyo, y al Centro de Investiga­
ción Regional Económica y Social (CRESR, siglas en inglés) de la Universidad
Hallam, Sheflield, por haber cedido un espacio y haber sacrificado tiempo de sus
obligaciones docentes normales. Por último, expresar un caluroso agradecimien­
to a las familias de las autoras por su apoyo y solidaridad.
,

Indice

Prólogo a la edición española, por Pilar Concejo Álvarez . . . . . . . . . . . 13

1. Mujeres, feminismos y métodos. Susan Yeandle


Aspectos centrales y unitarios del análisis feminista . . . . . . . . . . . . . . . . . . 17
Diversificación: diferentes enfoques feministas. Orígenes, teo-
rías y consecuencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 19
Feminismo en acción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 2S
«Evidencia» feminista: investigaciones y métodos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 29

Mujeres, trabajo e ingresos

2. Mujeres y trabajo. Susan Yeandle


Introducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 3S
Antecedentes: el trabajo de las mujeres en el pasado . . . . . . . . . . . . . . . 36
Las mujeres en el mercado laboral de posguerra: 1 94S- 1 97S . . . 40
Reestructuración y cambios: de 1 97S a nuestros días . . . . . . . . . . . . . . . 46
Conclusiones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . S3

3. Feminización de la pobreza en las ciudades. Carol


Walker
Introducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . SS
Pobreza y ciudad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . SS
Las mujeres pobres no cuentan para las estadísticas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . S8
Alcance de la pobreza en la población urbana femenina . .. . . . . . . . 61
¿Por qué son pobres las mujeres? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 62
Las mujeres y la Seguridad Social . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 66
Cómo experimentan la pobreza las mujeres . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 71
Conclusiones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 72

ü narcea, s. " · de ediciones


Índice
10

Mujeres y vivienda en la ciudad

4. Búsqueda de una vivienda en la ciudad. Jane Darke


Introducción . . . . . . . . . . . . . . . . . :. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 77
Una casa en propiedad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 81
Viviendas sociales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 83
¿Quién sale perdiendo? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 87
Alquileres en el sector privado, residencias y hogares . . . . . . . . . . . . . . . 88
Separación familiar . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 90
Alternativas para las mujeres . . . . . . . . . .. . . . . . . . .. . . . . . . . . . . .. . .. . . . . . . . . . . . . . . . . . 93
Conclusiones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 95

5. Un castillo para la mujer o un lugar donde ser ella


misma. Jane Darke
Introducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 97
La imagen del hogar y la distribución de la casa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 99
Cuando la vivienda es el lugar de trabajo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1 04
Cuando la vivienda es un refugio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1 09
Conclusiones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 111

Retos para la planificación urbana

6. La ciudad modelada por el varón. Jane Darke


Introducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 115
La ciudad, espacio de propiedad patriarcal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1 17
La ciudad zonificada: estereotipos de género . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1 22
La ciudad de la diversidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1 27

7. Seguridad de las mujeres en la ciudad. Helen Morrell


Introducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 131
¿Qué entendemos por seguridad de las mujeres? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 131
Desarrollo de estrategias de seguridad. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1 36
Cambiar los comportamientos masculinos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1 37
Apoyo comunitario . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1 39
Planificación urbana y seguridad de las mujeres . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1 40
Medios de transporte seguros . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1 42
Conclusiones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1 43

� nólrcea, s. a. de ediciones
Índice 11

8. Las compras en la ciudad. Dory Reeves


Introducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1 47
Modos diversos de comprar. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1 53
Tendencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1 59
Impacto de estas tendencias en las mujeres . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1 60
Conclusiones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1 66

9. Mujeres y ocio en la vida urbana. Eileen Green


Introducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1 67
Actividades de las mujeres en su tiempo de ocio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1 68
Relación entre trabajo y ocio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 171
E l ocio de las mujeres e n ambiente urbano . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1 74
Conclusiones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 181

La ciudad, un espacio para el cambio

10. Participación de las mujeres en la planificación ur­


bana. Chris Booth
Introducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1 85
Qué significa consultar a las mujeres . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1 85
Intereses diferenciados . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1 88
Participación de las mujeres . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1 90
Estudio de casos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1 92
Principios de una buena consulta . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1 98
Conclusiones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 20 1

11. Eliminar las barreras. Chris Booth


Introducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 203
Mujeres en profesiones del entorno construido . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 205
Más no significa mejor . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 206
¿Hacer un molde? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 208
El sistema educativo profesional, herramienta para el cambio . . 21 1
Romper el techo de cristal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 213
¿Mujeres con cargos de alta dirección? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 219
¿Cuál es el futuro? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 223

Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 225
Bibliografía en español. . . . . . . . . . . . ·. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 234

e n arcea. s . .. . de t!'diciones
Prólogo
a la edición española ---

El tema de este libro, wida de las mujeres en las ciudades», por su gran actuali­
dad, suscita reflexión e interrogantes. ¿Qué relación 'existe entre muj eres y ciudad?
¿Cómo podría contribuir la ciudad moderna al cambio que deseamos para las muje­
res? Porque la ciudad devora nuestro tiempo, nuestra salud fisica y mental y, en defi­
nitiva, nuestra vida, ¿cómo transformarla y pasar de una ciudad fragmentada a otra
más armónica y habitable?
Son abundantes los debates que actualmente se promueven sobre cómo concebir
un diseño distinto de ciudad en estos albores del siglo XXI, en el que se tengan
presentes los cambios que se han producido a nivel social y familiar. Y respecto a las
mujeres, es dificil hoy hablar de ellas sin caer en tópicos demasiado conocidos. Pero
creo que respecto a ambos términos es importante hacer un eifuerzo de reflexión y
acción, en estos momentos en que se están poniendo las bases de la construcción
europea'.
Desde aquí el tema cobra especial relevancia puesto que, indiscutiblemente, en
la nueva Europa las mujeres han de tener un papel protagonista. Considero, ade­
más, que la cuestión de la mujer es fundamental y atañe al entramado del mundo
donde todos los problemas están inte"elacionados. El problema de la mujer es un
problema de interés común. No se trata de entrar en una dialéctica fácil, porque las
mujeres no somos ni peores ni mejores que los varones, somos diferentes, y desde
ahí, unas y otros hemos de aportar lo que contribuya al enriquecimiento mutuo y
de la Humanidad. Hoy más que nunca, cifirma Boutros Ghali, la causa de la mu­
jer es la causa de la humanidad.
Durante mucho tiempo, políticos, prefesionales y los varones en general han to­
mado decisiones en nombre de las mujeres. Las ciudades han sido pensadas y pla­
nificadas por los hombres. Es hora de que establezcan un diálogo con las mujeres y

1 La «Carta Europea de la Mujer en la Ciudad» es un proyecto de invest�ación planteado en el


marco del ProJlrama de IJlualdad de Oportunidades de la Mujer Europea.

© narcea, <. a. de ediciones


14 Pilar Concejo Álvarez

las incluyan en la gestión urbana y social. l.As mujeres quieren intervenir en los
planes de sus ayuntamientos y expresar lo que viven y necesitan. Quieren contri­
buir a crear una ciudad diseñada para todos, que tenga en cuenta también a las per­
sonas de edad, a las discapacitadas y a los niños y niñas.
Este libro efrece reflexiones y experiencias reales de la vida de las mujeres en
las ciudades contemporáneas. l.As autoras han estudiado e investigado el estar de las
mujeres en las ciudades, y analizan, desde una perspectiva feminista, los aspectos
positivos y negativos del mutuo condicionamiento: la ciudad como espacio público
tradicional del varón, frente al hogar, espacio privado de la mujer. Con cierto opti­
mismo, las autoras ven la ciudad como un espacio para el cambio. Pero, de qué
cambio hablamos y qué habría que cambiar?
Si durante los años sesenta y setenta los movimientos de defensa de las mujeres
buscaban un cambio social -igualdad de derechos y oportunidades, compartir las
responsabilidades del hogar, etc.- hoy se centran más en lo que podríamos llamar la
cultura de la celebridad y la obsesión por la imagen. En los años setenta y ochenta,
estos movimientos dieron lugar en los Estados Unidos a una cultura propia, intelec­
tualmente provocativa. Hoy parecen prestar menos atención a los temas sociales para
centrarse más en divagaciones narcisistas y en la propia imagen (my look) .
Si el feminismo se ha separado de temas de interés público es porque se ha pro­
ducido un cambio en el mundo académico. Los estudios de la mujer que se inician
entre una clase media, intelectualmente élite de universidades norteamericanas, se
centran hoy más en los símbolos del cuerpo y en el género. Los estudios del género
y cómo se construye la identidad de los géneros se han incorporado progresivamente
a los estudios de la mujer, dándose el caso de que en este mismo año, la Universi­
dad de Yale ha cambiado el nombre del Departamento de Estudios sobre la Mujer
(Women's Studies Department) por el de Departamento de Estudios sobre las
Mujeres y el Género (Women and Gender Studies Department) 2.
Según las autoras de este libro, los estudios sobre la mujer avanzan y la asig­
natura «Investigación feminista» forma parte hoy del currículo universitario de mu­
chos Departamentos de Ciencias Sociales. El término es polémico, pero quiere su­
brayar la idea de que la investigación hecha por mujeres sobre las mujeres genera un
conocimiento no alienado (Stanley 1990) . LA experiencia personal influye en la
dirección de la investigación y en la interpretación de los resultados.
Los estudios avanzan, pero los problemas persisten y es que, para resolver la
discriminación de las mujeres es necesario cambiar la organización social que le sirve
de base, y superar las dicotomías entre actividades públicas y privadas. Alrededor
del cincuenta y dos por ciento de la población mundial es femenina; cada vez hay

2 El )!.énero es una cate)!.orÍa social, histórica y culturalmente construida, que atribuye característi­
cas y comportamientos sociales y productivos a las personas se)!.Ún d sexo, que es una cate)!.oría /Jioló)!.i­
ca y natural.

O narcea. s. a. de ediciones
Prólo�o a la edicion española 15

más mujeres que viven solas y que educan solas a sus hijos e hyas; la esperanza de
vida para las mujeres es de ochenta años, lo cual plantea serios problemas en cuanto
a las políticas sociales.
Por otra parte, las mujeres (como los hombres) no forman un grupo homogéneo:
hay mucha variedad según la edad, estatus social, prefesión, etc. Por todo ello, no
creo posible definir una única solución apropiada para todas las mujeres. Sin embar­
go, a estas alturas, sí creo necesaria su participación en consultas y en planificación
real de lo que les efecta directamente, y que se respete su heterogeneidad en lo que
sea posible. Hay que buscar una fórmula que acoja la diversidad y la exprese de una
manera integradora, pero hay que desarrollar también técnicas participativas más cre­
ativas, para que las mujeres expresen sus necesidades y puedan resolver sus conflictos.
LAs mujeres quieren vivir en la ciudad porque ésta les ofrece un abanico de
oportunidades laborales y culturales, de entretenimientos y de relaciones sociales.
Aunque la ciudad puede implicar una vida solitaria, también es liberadora. El
objetivo es lograr una ciudad más habitable y la clave está en pensar de otra ma­
nera. No es cuestión de ideologías sino de géneros, el masculino y el femenino.
Históricamente las ciudades se pensaron para que el varón fuera a trabajar y la
mujer se quedara en casa. Al incorporarse ésta al mundo laboral, el panorama ha
cambiado. El proceso de incorporación de las mujeres a la, sociedad como miem­
bros de pleno derecho está ligado a la desaparición de espacios diferenciados para
hombres y para mujeres. LA segregación espacial acentúa la desigualdad entre los
géneros. Por eso, para que las mujeres accedan al tipo de conocimiento que el
hombre ha utilizado para mantener su estatus de superioridad, es precisa la inte­
gración espacial. A mayor posición o estatus de las mujeres, más posibilidades de
romper barreras -techos de cristal- y compartir espacios con los hombres.
Pero ¿qué ciudad buscamos? ¿Qué problemáticas de ésta efectan a las mujeres
de modo directo? ¿Respecto a qué ambitos concretos deben ser oídas? ¿Cómo debe
plantearse su participación? A lo largo de este libro se abordan respuestas a estas y
otras preguntas. Aunque las mujeres se han incorporado al mercado laboral, es una
realidad el alto nivel de discriminación existente en salarios e igualdad de oportuni­
dades respecto a los varones. Todo ello junto con los altos índices del paro femenino
conducen a situaciones de pobreza, especialmente agudas cuando la mujer tiene tras
sí una familia monomarental. En las ciudades del siglo XXI debería facilitarse a las
mujeres el acceso a una vivienda digna, independientemente de su régimen de te­
nencia. Esto está directamente relacionado con la capacidad económica de sus sala­
rios, siempre más bajos que los de los varones. LA seguridad es otro tema importan­
te. LA estructura urbana favorece la violencia hacia las mujeres y el miedo, a causa
de la mala iluminación de muchas zonas, existencia de descampados, pasos subte­
rráneos, rincones oscuros, aparcamientos, zonas aisladas, etc.
Otro tema que requiere soluciones es el del transporte, especialmente cuando las
distancias son considerables y las mujeres carecen de vehículo propio.
© narcea, s. a. de ediciones
16 Pilar Concejo Álval'I.'.<·

Ante estos y otros problemas cabe preguntarnos si es posible que la ciudad sea
un espacio para el cambio, un cambio que tenga en cuenta el ser y el hacer de las
mujeres, un cambio surgido de su propia voz y experiencia. Me atrevería a decir
que sí, aunque sigue existiendo el peligro de que las mujeres nos limitemos a copiar
el modelo masculino para ser aceptadas. Pero esto no ayudaría a avanzar. Por eso
creo de especial importancia impulsar la educación a todos los niveles (incluida la de
personas adultas) para superar las mentalidades y actitudes que reproducen los vi­
cios del pasado con todas sus inercias. Este es el auténtico cambio necesario.
El discurso de las mujeres necesita ideas nuevas y es posible que este libro esté
en esa línea de cambio. Lo que sí podemos '!firmar es que a estas alturas del si­
glo XX ninguna mujer educada duda de que tiene unos derechos fundamentales que
deben ser respetados individualmente y garantizados públicamente. Ningún partido
político que se precie de demócrata puede prescindir en sus programas de propuestas
que favorezcan a las mujeres. Pero ni la declaración de principios ni las leyes cam­
bian las mentalidades ni operan la traniformación de las estmcturas sociales necesa­
rias para que el cambio sea satisfactorio.
La entrada progresiva de las mujeres en las distintas profesiones debería produ­
cir cambios significativos tanto en su vida privada como en el conjunto de la socie­
dad; debería favorecer una sociedad donde el tiempo se reparta mejor y donde pre­
dominen modos de vida más humanizados; una sociedad donde se supere el modo
de vida volcado hacia la profesión y sin tiempo para el ocio. En la llamada «socie­
dad del bienestar», a unos les falta tiempo para dedicarse a sí mismos porque les so­
bra trabajo, pero otros muchos están parados y se ven obligados a malgastar el tiem­
po que les sobra.
Hay que cambiar muchas cosas que están más allá de la reivindicación de la
igualdad. Es preciso un tiempo de trabajo más flexible para todos, unas estructuras
urbanas más adaptadas a las necesidades de la vida privada, una menor acumula­
ción de responsabilidades en manos de unos pocos, etc. , etc. Es necesario que ciertas
actitudes y valores de la vida privada invadan la vida pública. En este sentido con­
sidero que las mujeres pueden liderar el cambio y aportar una visión traniformado­
ra. Nuestro mundo reclama con fuerza misericordia, fidelidad, ternura, compasión,
vulnerabilidad. Es una llamada a sustituir la agresividad competitiva por la compa­
sión solidaria, a que la complementariedad dé paso a la alteridad y al reconoci­
miento del otro e11 la diferencia.

PI LAR CONCEJO ÁLVAREZ


Universidad «San Pablo». CEU. Madrid.

© narrea, s. a. de ediciones
1. Mujeres,
feminismos y métodos

SusAN YEANDLE

Aspectos centrales y unitarios


del análisis feminista

Aunque los enfoques feministas utilizan teorías, métodos y mate­


rial empírico muy diverso, la mayoría coinciden en ciertos aspectos
clave del pensamiento feminista que comparten. Este libro plantea
una aproximación expresamente feminista al tema central de muj eres
y ciudad, y los lectores podrán comprobar que las autoras enfocan de
muy diversas maneras cada una de las materias aquí tratadas. En este
primer capítulo queremos destacar las coincidencias de los enfoques
feministas, así como señalar los muchos aspectos en los que difieren.
El feminismo académico intenta sobre todo llegar a una com­
prensión de un fenómeno reconocido por todas las feministas, aun­
que al hablar de él utilicen expresiones diferentes: discriminación, su­
bordinación u opresión de las mujeres 1• El trabajo feminista procura
explicar la subordinación de las mujeres a través de un análisis esmera­
do que se integra en un objetivo más amplio, esto es, encontrar for­
mas de superar la subordinación de las muj eres, lo cual significa,

1 Para una mayor facilidad de expresión, se utiliza en este capítulo la palabra «subordi­
nación• para significar «discriminación, subordinación u opresión», si bien se reconoce que
estos ténninos pueden emplearse para indicar posiciones políticas y teóricas específicas dentro
del feminismo .

© narcea, s. a. dt" ediciones


18 Susan Yeandle

como se verá más adelante, que el feminismo académico y teórico


debería entenderse normalmente como una guía para la acción y para
la política, más que como un fin en sí mismo.
Si bien entre las feministas hay discrepancias importantes respecto
a las causas exactas de la subordinación de las muj eres, sin embargo, sí
están de acuerdo en que, históricamente, la biología de las mujeres,
sobre todo con relación a embarazos, partos y lactancia, las ha llevado
a tener ciertas experiencias y necesidades comunes y, por consiguien­
te, a reivindicar ciertos derechos que también las diferencian de los
hombres. Este aspecto biológico de la situación del colectivo femeni­
no -hasta, o salvo, que se supere- ha significado asimismo que las
mujeres están sometidas a unas formas determinadas de explotación
que no son las mismas que las de los hombres. Además, con frecuen­
cia se ha dado por sentado que las mujeres eran objetos sexuales dis­
ponibles para los hombres y éstos a menudo han hecho valer un dere­
cho al placer sexual a través de la utilización del cuerpo de las
mujeres. Por lo tanto, no es casual que las campañas por el control de
natalidad y servicios de maternidad, por una protección contra las en­
fermedades de transmisión sexual y por el derecho de la muj er a ele­
gir libremente con relación al aborto y al parto hayan ocupado un lu­
gar destacado en la historia de la actividad política feminista, junto a
otras campañas muy conocidas a favor del derecho de las muj eres a la
educación, al sufragio, a la igualdad de oportunidades en el empleo y
por los derechos jurídicos dentro del matrimonio.
Al intentar comprender la situación y la subordinación de las mu­
jeres en las ciudades contemporáneas, se ha constatado que los luga­
res, las experiencias y las actividades de las muj eres todavía hoy mar­
can diferencias bastante notables entre éstas y los varones. Con esto
no se pretende afirmar que no haya experiencias urbanas contempo­
ráneas compartidas por hombres y muj eres, sino más bien apuntar
que en sus casas y en sus actividades domésticas, en su movilidad y
formas de utilizar los medios de transporte, en sus actividades y parti­
cipación dentro de las comunidades urbanas, en sus cuidados y apoyo
a miembros de la familia, en su trabajo remunerado o «gratuito», en
su utilización de los servicios urbanos y tiendas, las muj eres tienen a
menudo más cosas en común con otras muj eres que las que tienen
con los hombres.

V narcea, s . a. de!' ediciones


Mujeres, feminismos y métodos 19

E s necesario comparar esta unidad de experiencias con las divisio­


nes entre mujeres, las cuales se estudian a continuación y en otras pá­
ginas del libro. Corresponde al lector y a la lectora valorar hasta qué
punto esta experiencia común del colectivo femenino es una medida
de subordinación o de fuerza y si ofrece una base posible para que las
mujeres cambien su situación, o es más bien un elemento que las per­
petúa como seres sociales desposeídos de poder real, subrayando la in­
trincada naturaleza de las desigualdades contra las que las muj eres han
venido luchando desde hace más de doscientos años.
En este libro queremos unir nuestros esfuerzos a los de otras femi­
nistas para conseguir que el trábajo académico, político y teórico so­
bre cuestiones urbanas se centre en la experiencia y potencial de las
mujeres. Los estudios de muj eres tienen en parte la tarea de llamar la
atención sobre la manera en que muchas teorizaciones y formulacio­
nes políticas han utilizado como norma las actividades y las experien­
cias de los varones, haciendo invisibles las vidas de las mujeres. Nues­
tra mirada en este libro está puesta en esas vidas femeninas. En él,
desarrollamos nuestra tesis de que, tanto las experiencias y caracterís­
ticas que comparten las mujeres como aquéllas que las diferencian re­
quieren un análisis y una explicación, es decir, la vida de las mujeres
en la ciudad -en todos los entornos urbanos modernos- es diversa,
varía conforme avanzan en edad y progresan a lo largo de su vida y,
además, puede verse afectada por privilegios o desventajas especiales
en razón de su clase, raza, religión y (dis) capacidad corporal o mental.

Diversificación : diferentes enfoques feministas.


Orígenes, teorías y consecuencias

Aunque lo esencial del análisis feminista está constituido por estos


aspectos unitarios, las teorías y la práctica han devenido muy diversas
y complejas a medida que las feministas han intentado resolver cir­
cunstancias históricas cambiantes y han estudiado y desarrollado di­
versas tradiciones teóricas. Tong (1 992) en su exhaustiva introducción
al pensamiento feminista examina aspectos de dicha teoría que sólo
pueden tratarse aquí superficialmente.

© narcea, s. a. de ediciones
20 Susan Yeandle

Feminismo liberal
La tradición del feminismo liberal, que recurre a conceptos tales
como razón, ley, libertad y derechos -y, por extensión, a cuestiones
de discriminación, equidad e igualdad de oportunidades- surge a
partir de la corriente de pensamiento clásico liberal del siglo XIX aso­
ciada a J. S. Mill y a Tocqueville, y se centra sobre todo en el indivi­
duo y en el individualismo.
El feminismo liberal tiene sus raíces en las revoluciones de finales
del siglo XVII I y en la obra de Mary Wollstonecraft 2, pero en Gran
Bretaña fue un foco de atracción especialmente importante para mu­
jeres y algunos hombres intelectuales desde mediados hasta finales del
siglo XIX, y bajo su órbita se desarrollaron campañas por los derechos
de las muj eres a la propiedad y en la familia, a favor del sufragio
femenino y de su acceso a la educación y a la universidad. En el si­
glo xx se le ha relacionado con el análisis sobre la situación de discri­
minación de las mujeres, con reivindicaciones de igualdad de oportu­
nidades y con el desarrollo de estrategias para superar dichas
desigualdades, utilizando con frecuencia la legislación como instru­
mento de transformación. Los cambios en las leyes y en la política
han sido obj eto de campañas coronadas por el éxito en una gran va­
riedad de campos: la igualdad de trato con los hombres en el lugar de
trabajo, el acceso a la educación y a la formación profesional en igual­
dad de condiciones con los varones, el establecimiento de prácticas
equitativas en el campo de los servicios, de la propiedad y de la fiscali­
dad, así como en su interés por arbitrar mecanismos para que determi­
nadas funciones ---sobre todo lo que se refiere a embarazos, mater­
nidad y crianza- no pudieran comprometer las posibilidades de las
mujeres para ocupar un lugar en el mundo en igualdad con los hom­
bres.

2 Tomalin, C. (1 992) ha hecho un trabajo excelente sobre la vida y obra de M. Wolls­


tonecraft.

© narcea, s . a . de ediciones
Mujeres, feminismos y métodos 21

Feminismo marxista
El feminismo marxista -igual que el marxismo clásico- tiene su
fundamento en las relaciones de producción y, consecuentemente, en
el análisis de la lucha de clases. La relación entre trabajador asalariado
y capitalista -propietario de los medios de producción- constituye
el eje en torno al cual se articulan todas las relaciones sociales. El fe­
minismo marxista se centra en un análisis específico del trabajo de las
mujeres e incorpora a dicho análisis elementos que los relatos mands­
tas tradicionales han excluido. El trabaj o de las mujeres, entendido
éste en su doble vertiente de trabajadoras en el sentido marxista más
usual y de madres, esposas y cuidadoras, por lo general, dentro del
contexto de la familia heterosexual, ocupa un lugar central en esta
corriente de pensamiento. Las feministas marxistas utilizan a menudo
el término «reproducción social» para referirse al trabajo vinculado a
la reproducción, al cuidado de terceros y a la crianza, y esto ha con­
ducido al desarrollo de análisis de las relaciones de reproducción so­
cial. Las feministas marxistas han desarrollado conceptos marxistas cla­
ve y han extendido el debate sobre los mismos: el concepto de las
mujeres como ejército de reserva del trabajo 3, el trabajo doméstico
como explotación de las mujeres a favor de los intereses del capital 4,
y el argumento de que la clase social es motivo de división entre unas
mujeres y otras (Rowbotham, 1 973) . Además, el concepto marxista
de alienación ha desempeñado un papel importante para desarrollar
un discurso feminista marxista sobre la administración de la casa, el
trabajo doméstico y las relaciones familiares.

Feminismo radical
Este enfoque arranca de una preocupación por la relación de las
mujeres con los hombres y, al analizar la opresión de la pobl�ción fe-

-' Véase, por ejemplo, la obra de Beechey (1 978) y de Bruegel (1 979) .


4 Este aspecto se desarrolla en los trabajos de Dalla Costa y James (1 972) ; estas autoras
transfomlan su argumentación teórica en una campaña a favor del •trabajo doméstico remu­
nerado•. El trabajo doméstico es también objeto de estudio detallado por parte de Barrett
(1 980) .

© narcea, s. a. de ediciones
22 Susan Yeandle

menina, tiende a destacar la reproducción, la sexualidad, el cuerpo, la


violencia y la coacción masculinas. Para las feministas radicales esta
opresión es casi universal, la primera forma de opresión -anterior al
capitalismo- y está muy arraigada, y las soluciones propuestas por las
feministas liberales o marxistas no son suficientes para erradicar la
opresión de las mujeres.
El feminismo radical irrumpe en el mundo académico en los años
sesenta y setenta, aunque muchos de sus textos clave fueron escritos
mucho tiempo antes. Las obras de Millett, Daly y Rich fueron para el
feminismo un descubrimiento de muj eres pensadoras que fueron ob­
jeto de comentarios muy difundidos y que iniciaron a una nueva ge­
neración de feministas en la comprensión del papel que desempeña la
violencia, la sexualidad, el cuerpo y la biología en la subordinación de
las mujeres. Rich prestó atención a la maternidad y a la «heterosexua­
lidad obligatoria», pero alertó sobre el poder y el potencial de las mu­
jeres. Abogó por una transformación social más que por una igualdad e
hizo hincapié en la importancia de «lo ordinario» para las mujeres, es
decir, « . . . aquello que se eleve en todo el sentido de la palabra, en el es­
píritu y en la actividad . . . La "mujer común" es, de hecho, la encarna­
ción de la voluntad extraordinaria de supervivencia que existe en los
millones de mujeres oscuras» (Rich, 1 980) . El feminismo radical se aso­
cia también, aunque no necesariamente, a la opción e identidad lesbia­
nas y, en algunos casos, se identifica de forma específica con una estra­
tegia política para evitar una relación de intimidad con los hombres.
Estas tres tendencias feministas -liberal, marxista y radical- a
menudo se identifican por separado en la teoría feminista, aunque re­
presentan ciertas divisiones históricas entre escritoras y activistas femi­
nistas. En los capítulos siguientes y dentro de un contexto específico
se profundiza en cada una de estas tendencias. Todos los capítulos in­
cluyen bibliografía como guía para otras lecturas.
Se deberán tener en cuenta también dos nuevas tendencias más
recientes, que son importantes porque ofrecen la posibilidad de supe­
rar, al menos en parte, divisiones entre feminismos. La primera se re­
fiere a la construcción, desde el feminismo marxista y radical, de la
teoría de «sistemas duales», y la segunda trata de un feminismo pos­
moderno que afirma que las sociedades de finales del siglo XX están
cambiando a un ritmo y de manera análogos al cambio generado por

© narcea. !i. a . de ediciones


Mujeres, feminismos y métodos 23

la revolución industrial. También disiente de la categoría «mujer» y


plantea cuestiones importantes sobre la política y la entidad de las
mujeres. Aquí, el cambio científico y tecnólogico adquiere una nueva
significación e introduce nuevas fuentes de poder en el análisis de las
relaciones sociales.

Feminismo de sistemas duales


Las teóricas feministas de los sistemas duales, al explicar la subor­
dinación de las mujeres, incluyen un análisis del f:apitalismo y del pa­
triarcado percibiéndolos como dos sistemas o estructuras distintos
desde el punto de vista analítico, aunque empíricamente relacionados.
Con su enfoque, el debate ha avanzado en el sentido de que se elude
una confrontación directa entre conceptuaciones alternativas del
«enemigo» o de «la causa» de la subordinación de las mujeres (irracio­
nalidad/varones/ explotación capitalista) , y con ello las divisiones que
pueden generar entre ellas.
Mitchell ( 1 97 1 ) , a través de una exploración de la teoría psicoana­
lítica, aportó al debate los aspectos culturales, la ideología y las condi­
ciones materiales. Para esta autora, la profunda interiorización del pa­
triarcado por parte de las mujeres ha sido tan importante como su
situación económica y material, porque ambas se refuerzan mutua­
mente y son interdependientes. Hartmann sostenía que había una
base material tanto en la opresión de las mujeres por los hombres
como en su subordinación dentro del capitalismo; Walby ( 1 990) , por
su lado, ha desarrollado un análisis más complejo, el cual, en opinión
de algunas, trasciende el análisis de sistemas duales. Para ella, en las re­
laciones entre varones y mujeres, hay por lo menos seis estructuras
opresivas para éstas en la medida en que están institucionalizadas. La
respuesta política y la mediación (capacidad de actuar) de las muj eres
pueden alterar la forma exacta de cada estructura, lo cual permite te­
ner presente un cambio social, pero las estructuras están más allá de la
resistencia de cada mujer individual y determinan su experiencia y
condición desde el nacimiento. Las seis estructuras que identifica
Walby son: empleo remunerado (trabajo asalariado) , producción fa­
miliar (trabajo doméstico) , cultura (medios de comunicación inclui-

© narcea, s . a. de ediciones
24 Susan Yeandle

dos) , sexualidad, violencia y el Estado (a través de estructuras políticas


y legislación) . Tal y como se muestra en los capítulos posteriores, des­
de nuestro punto de vista se deben examinar todas estas dimensiones
si queremos llegar a una comprensión total del lugar y lugares de las
mujeres en las ciudades contemporáneas.

Feminismo posmoderno
El posmodernismo ha introducido un nuevo pensamiento impor­
tante en la teoría social y en el análisis cultural. En la teoría social ha
puesto en cuestión la utilidad de las categorías conceptuales y de los
principales conceptos·teóricos: capitalismo, patriarcado, raza y género.
Rechaza la claridad y simplicidad de una gran parte de la teoría mar­
xista y feminista, al tiempo que presenta la realidad social como frag­
mentada, diferenciada e incapaz de simple categorización. Las dife­
rencias entre mujeres (etnia, preferencias sexuales, poder económico y
medio cultural) hacen inútil el concepto de «muj eres», mientras que
los cambios en la tecnología, la comunicación y en el acceso al cono­
cimiento, así como el control sobre éste, han introducido un cambio
social rápido en una escala nunca vista desde la revolución industrial,
· con las consiguientes convulsiones en comunidades, familias y vida
personal. La mayoría de las autoras de este libro rechazan las afirma­
ciones más radicales del posmodernismo : el «final de la historia», el
rechazo del análisis de clase y la imposibilidad de investigar la «opre­
sión de las mujeres» en el contexto de finales del siglo XX . Pero den­
tro del posmodernismo feminista se admite que los desarrollos socia­
les y económicos de finales de este siglo pueden sugerir la necesidad
de un cambio en formas de pensar propias de épocas pasadas. El fe­
minismo ha empezado a dar respuesta a retos internos {por ej emplo,
las feministas negras) , a reconocer las diferencias culturales y religiosas
y a procurar encontrarles una explicación. Otras escritoras han reco­
nocido el poder del cambio tecnológico contemporáneo (Haraway,
1 994) .

«) narcea , s. a. de ediciont.$
Mujeres, feminismos y métodos 25

Feminismo en acción

Mientras estas diferentes tendencias analíticas emergían a través de


la historia del pensamiento feminista, la actividad -ya sea en forma
de políticas feministas explícitas, ya sea en el contexto de la vida per­
sonal u otras esferas de actividad- también ha tenido como meta la
superación, de muy diversas maneras, de la subordinación de las mu­
jeres.

Movimientos de mujeres
Durante el siglo XIX, las feministas en Gran Bretaña se marcaron
primero objetivos claros y luego lucharon por ellos en el marco de un
movimiento político. El «feminismo de primera ola», como se le co­
noce, se centró en los derechos políticos (voto femenino) , en la situadón
de las mujeres casadas (campañas por el derecho a la propiedad, contra
la violencia y control de los maridos y por los derechos parentales) , y
en el acceso a áreas de privilegio masculino (sobre todo en el campo de la
educación y en el profesional) . Las feministas hicieron campaña igual­
mente para mejorar las condiciones de trabajo de las mujeres y para
atender sus necesidades en materia de salud. En esta ola de vindica- ·

ción, obtuvieron algunos éxitos notables: el voto para muchas muje­


res adultas en 1 9 1 8 y para todas en 1 928, el acceso progresivo a uni­
versidades desde finales del siglo XIX y principios del XX, y derechos
importantes en el campo de la propiedad y de la legislación familiar.
A través de organizaciones tales como la Unión Nacional de Asocia­
ciones por el Sufragio Femenino, Unión Política y Social de Mujeres,
Liga Sindical de Muj eres, Gremio Cooperativo de Muj eres y Liga
Protectora y de Socorro Mutuo de Mujeres 5, las muj eres se unieron,
identificaron objetivos políticos y estrategias para conseguirlos y tra­
bajaron conjuntamente contra la opresión y por el derecho a ocupar
un puesto más igualitario en la sociedad. Aunque en sus campañas las

5 Para información sobre la campaña por el sufragio femenino, con datos relativos a la
organización de activistas feministas, véase la bibliografia de Liddington y Norris 1 978. Bos­
ton (1 980) y Drake (1 984) hacen una descripción del movimiento sindical de trabajadoras.

© narcea. s. a. de ediciones
26 Susan Yeandle

mujeres contaron con aliados importantes -en una Cámara de los


Comunes dominada, como todavía ocurre en la actualidad, por los
varones, fue necesario el apoyo masculino para los cambios legislati­
vos previos a la consecución del sufragio femenino-- la mayoría de
estas luchas fueron realizadas por y para las mujeres.
La conquista de algunos de estos objetivos relegó a un segundo
plano el activismo político de las feministas durante las décadas si­
guientes, decenios que se caracterizaron por la gran depresión de
1 929, una nueva guerra mundial en los años 1 939-45 y una ofensiva
ideológica ensalzando la armonía doméstica y la complementariedad
de los papeles para hombres y muj eres durante el período de recons­
trucción posterior a la guerra y de prosperidad emergente 6• Durante
esa etapa las actividades feministas se desarrollaron con una mayor dis­
creción, como se señala más adelante, y no fue hasta finales de los
años sesenta cuando surgió otra nueva ola de vindicación feminista y
actividad directa 7, con una explosión de producción literaria acadé­
mica junto a la unión de las mujeres que se rebelaron contra el corsé
del trabajo doméstico y la deferencia hacia el poder y autoridad mas­
culinos.
En esta segunda ola de feminismo, las campañas, la estrategia y los
objetivos eran diferentes; la estrategia impuesta por el feminismo libe­
ral, esto es, la aspiración a la igualdad de oportunidades a través de
cambios políticos y legislativos, generaba una desilusión creciente. El
sufragio femenino no había traído la igualdad en la sociedad ni tam­
poco había contribuido a que cuestiones que afectaban al bienestar de
las mujeres ocuparan un lugar destacado. El acceso a la educación y a
la universidad no se tradujo en una igualdad en el acceso a puestos de
poder en el trabajo o en el gobierno, y el cuerpo de la mujer fue ex­
plotado de manera creciente como objeto de consumo en el boom
de los medios de comunicación durante la etapa de la posguerra. La
situación de las mujeres casadas mejoró en lo que se refiere a su situa­
ción legal, pero el matrimonio seguía siendo una institución en la que
demasiadas mujeres se veían expuestas a la violencia y control mascu-

" Finch y Summerfield ( 1 99 1 ) hacen un buen infom1e respecto al matrimonio y a la


vida familiar en el período de la posguerra.
7 Este período ha sido estudiado por Coote y Campbell (1 982) .

!(:> narcea. s. a. de ediciones


Mujeres, feminismos y métodos 27

linos, y la dependencia económica en la que se encontraba la mayoría


de ellas era degradante y una forma de desposeimiento de poder real.
«¿Por qué ser esposa?» fue uno de los lemas de los años setenta cuan­
do se desarrollaron campañas feministas por mejores y más servicios
para el cuidado de las hijas e hijos, por la igualdad salarial en el traba­
j o, por el reconocimiento y remuneración del trabaj o doméstico,
contra los concursos de belleza, por el derecho a la contracepción y al
aborto, así como por la eliminación de la discriminación sexual en la
provisión de bienes y servicios y en el acceso a puestos de trabajo y a
la educación. Se aprendieron algunas lecciones de las primeras cam­
pañas. Las mujeres no pretendían solamente crear un grupo de acti­
vistas feministas, sino desarrollar un amplio movimiento interclasista
de muj eres a través de grupos y actividades de «concienciación» de la
población femenina. El eslogan «lo personal es político» pretendía
romper con el aislamiento y la depresión que sufrían las mujeres -es­
pecialmente las amas de casa-, afirmando que lo que ocurría en el
hogar entre las muj eres y sus familias no debía entenderse en térmi­
nos de psicología individual o disfunción familiar, sino que era un
síntoma de una opresión de mayor envergadura. Para tomar concien­
cia de su situación y actuar sobre ella, era necesario que las muj eres
crearan primero redes con otras muj eres y compartir experiencias
personales.

Vida personal y activismo comunitario


Los grupos de concienciación a los que se adhirieron muchas mu­
jeres en los años sesenta y setenta, inspirados a menudo por las Con­
ferencias de Liberación de la Muj er de los años 1 970-78 y por las
nuevas publicaciones que pusieron en marcha mujeres feministas
(Editorial Virago, revistas como Spare Rib y Feminist Review) , crearon
una base de la que las muj eres pudieron sacar fuerzas e inspiración
para las campañas políticas que tuvieron lugar desde el año 1 970 en
adelante. A partir del principio «lo personal es político» y recogiendo
algunas cuestiones que también habían llamado la atención de las pri­
meras feministas, las propagandistas lucharon por conseguir la igual­
dad salarial, el fin de la discriminación sexual (incluida la de las lesbia-

© narcea, •· a. de ediciones
28 Susan Yeandle

nas) , ayudas estatales para el cuidado de hijas e hij os, medidas contra
la violencia doméstica y, en general, contra la violencia de los varo­
nes, el derecho a controlar su propio cuerpo, así como la paz en el
mundo y en especial un mundo libre de armas nucleares. Las mujeres
aprendieron que la «sororidad es poderosa» e incorporaron este cono­
cimiento cuando se trató de participar en sindicatos y partidos políti­
cos, formando grupos aparte y organizando campañas dirigidas por
ellas con absoluta autonomía para fijar obj etivos y programas 8•
Y lo más importante, el movimiento de concienciación dio ma­
yor seguridad a las mujeres para asumir temas que afectaban a sus pro­
pias vidas 9• En las ciudades, identificaron las necesidades de sus pro­
pias comunidades y constituyeron C entros de Muj e res Negras,
hicieron campaña por mejores viviendas y en defensa de los intereses
de los arrendatarios, presionaron para conseguir recursos destinados a
centros comunitarios con guarderías y acceso para personas discapaci­
tadas, se unieron para apoyar las actividades a favor de un transporte
seguro y para «reivindicar la noche». Crearon servicios de autoayuda y
asistencia en casos de violación y trabajaron conj untamente para con­
seguir locales destinados a casas de acogida donde las muj eres y sus hi­
jos e hijas pudieran encontrarse a salvo de la violencia doméstica 10•
Presionaron a las autoridades locales para que financiaran algunas de
estas actividades y consiguieron algunos éxitos en la década de los
ochenta, especialmente en organismos donde había Comités de Mu­
jeres o Comités para la Igualdad de Oportunidades (Goss, Stewart y
Wolmar, 1 989) .
Las mujeres han introducido cambios considerables en sus vidas
privadas. Muchas procuraron liberarse de matrimonios miserables y
en algunas ciudades era más racil optar abiertamente por relaciones
lesbianas; la diversidad cultural se convirtió en un aspecto destacado y
valioso de la vida urbana. Ser diferente podía ser todavía peligroso,
pero cada vez más muj eres se sentían suficientemente seguras de su
estatus económico y de su autonomía personal como para optar por

" Coote y Campbell (1 982) ofrecen una visión general del movimiento de liberación
de la mujer en la década de los años 1 960 y 1 970.
'' Se analizan algunas de estas actividades en Holland (comp.) 1 984.
1" Para una infom1ación detallada del movimiento de ayuda de las mujeres en Gran
Bretaña y en Estados Unidos, véase Dobash y Dobash ( 1 992).

© narcea, s. a. de ediciones
Mujeres, feminismos y métodos 29

alternativas de este tipo. La ciudad ofrecía oportunidades para desa­


rrollar actividades lesbianas, sociales y culturales y para crear redes
de apoyo. Muchas mujeres continuaron su compromiso con varones
-como miembros de la familia y como compañeros sexuales- pero
las condiciones del mismo se habían modificado sutilmente. Las ex­
pectativas de las mujeres en cuanto a empleo, educación y trabajo do­
méstico, así como los criterios de los hombres sobre estos temas han
cambiado de forma significativa durante los últimos yeinticinco años,
en el sentido de una mayor igualdad y de una mayor participación
masculina en la vida doméstica, sobre todo con relación al cuidado de
las criaturas y a sus obligaciones parentales. Por el contrario, es evi­
dente que las mujeres siguen realizando la mayoría de las tareas do­
mésticas, si bien, en comparación con sus madres, tienen más proba­
bilidades de tener una ayuda para hacer la compra, cocinar y fregar
los platos. Pero las mujeres casadas o emparejadas cada vez más han de
soportar la doble carga de las labores domésticas y del trabajo remu­
nerado, y las madres solteras, cuyo porcentaje va en aumento, a me­
nudo no tienen a nadie con quien compartir dichas tareas.
Desde los años posteriores a la Segunda Guerra Mundial, se tiene
mucho más conocimiento de la vida de las mujeres y han sido las fe­
ministas las que han llamado la atención de políticos, científicos socia­
les y cronistas especializados en temas culturales sobre lo que Simone
de Beauvoir ( 1 972) llamó el segundo sexo; en efecto, muchas feministas
se unieron a estos grupos y llevaron a cabo cambios desde dentro. La
«verdad» sobre la vida de las mujeres ha sido objeto de debates impor­
tantes y de algunas controversias, tema al que, finalmente, volvemos.

«Evidencia» feminista:
investi gaciones y métodos

Este libro es un producto del esfuerzo feminista y se ha inspirado


en trabajos de sus autoras y en estudios y aportaciones de base acadé­
mica mucho más amplios. La asignatura «Investigación feminista» for­
ma parte en la actualidad del programa curricular de muchos Depar­
tamentos de Ciencias Sociales, y cada vez hay más bibliografia sobre
métodos de investigación feminista y las ideas teóricas que los susten-

© narcea, s. a. de ediciones
30 Susan Yeandle

tan 1 1 • El debate en torno a si hay una forma de investigación de la


vida de las muj eres que sólo puede ser dirigida por muj eres y que di­
fiere de todos los demás métodos de investigación es una polémica
que hay que dejar a otros 12, pero las características de la investigación
feminista pueden resumirse y hay amplio consenso respecto de las
nnsmas.
La investigación feminista presta atención a la relación entre el in­
vestigador y las personas objeto de la investigación y procura ser cons­
ciente y minimizar las relaciones de poder y el potencial de explota­
ción. Por eso, y contrariamente a las enseñanzas de investigadores
positivistas cuantitativos, se ha de evitar mantener una «distancia» en­
tre entrevistador y entrevistado, así como utilizar preguntas y técnicas
estandarizadas. Stanley ( 1 990) ha hecho hincapié en la idea de que la
investigación feminista genera un «conocimiento no alienado», «aquél
que concretamente y desde un punto de vista analítico sitúa el pro­
ducto del proceso de trabajo académico feminista dentro de un análi­
sis concreto del propio proceso de producción» . Autoras como Finch
(1 993) y Oakley ( 1 98 1 ) también han subrayado la pertinencia de la
experiencia personal a la hora de generar un pensamiento feminista.
La persona que investiga no tiene -realmente no tendría- que pre­
tender ser una máquina obj etiva en la recogida y análisis de datos,
pero debe admitir que el suj eto del estudio, la dirección de la investi­
gación y la interpretación de los resultados son cuestiones en las que
influyen la experiencia personal y los acontecimientos de la vida. Los
prestigiosos trabaj os de Oakley sobre la maternidad, por ej emplo,
pueden entenderse mejor si se sitúan dentro del contexto de la propia
experiencia de Oakley sobre la maternidad, y, es más, su obra sólo
pudo darse dentro de dicho contexto.
El fenúnismo tiende igualmente a inducir a una «investigación de
acción», en la que lo importante no es hacer un listado de lo ocurrido
o detallarlo «sólo para la grabación», sino que es mucho mejor com­
' prender las vivencias reales y, por lo tanto, tener una influencia sobre
las mismas. En el trabajo comunitario y, hasta cierto punto, en la eva­
luación política, se ha aceptado la investigación de la acción como mé-

11
Véase, por ejemplo, Stanley (1 990) y Nielsen ( 1 990) .
12
Véase, por ejemplo, el debate aparecido en Soriolo�y. Mayo 1 992, vol. 26, nº 2.

ü narcea. s. a. d e ediciones
Mujeres, femi11ismos y métodos 31

todo de trabajo. El investigador no intenta examinar un fenómeno so­


cial «conservándolo en alcanfor», sino comprender e influir en los pro­
cesos de cambio social, y para las feministas desde luego esta influencia
está dirigida a erosionar la subordinación de las muj eres.
La investigación feminista quizá puede resumirse mejor en estas
tres palabras: «ver, conocer, estar». La obra de Stanley explica con de­
talle estos aspectos : el feminismo es algo más que -tener una mera
«perspectiva» del mundo, es algo más que una simple forma de «co­
nocer el mundo»; en última instancia es también «Una manera de estar
en el mundo» ( 1 990) .

Este libro, LA vida de las mujeres en las dudades: la dudad, un espado


para el cambio, es una obra en la que se descubrirá una perspectiva fe­
minista de la vida de las mujeres en las ciudades contemporáneas. En
él hemos reunido una cantidad considerable de información y cono­
cimiento sobre el lugar y los lugares que ocupan las mujeres en estas
ciudades y esperamos que corroborará e influirá en las «formas de es­
tar» de las mujeres en ellas.
En el capítulo 2, Sue Yeandle habla del trabajo de las muj eres en
escenarios urbanos, señalando los tipos de trabajo y las condiciones en
las que los realizan. En el capítulo 3 Carol Walker estudia la situación
económica de las mujeres y se centra en aquéllas menos aventajadas
económicamente y que viven en situación de pobreza. En el capítu­
lo 4, Jane Darke plantea una reflexión sobre cómo están alojadas las
mujeres y su búsqueda de espacios vitales, mientras que, en el capítu­
lo 5, trata de lo que significa el hogar para las mujeres. Helen Morrell
(capítulo 7) analiza el tema de la seguridad, a continuación del artícu­
lo de Jane Darke (capítulo 6) que estudia más ampliamente cómo
funcionan las ciudades para las mujeres: como lugares en los que ace­
cha el peligro y también como sitios donde individualidad y libera­
ción pueden ser obj etivos alcanzables. En el capítulo 8 Dory Reeves
se refiere al tema de las compras y el consumo por las mujeres, y hace
un análisis de toda la evolución del comercio detallista y del compor­
tamiento de las muj eres a la hora de comprar, mientras que Eileen
Green, en el capítulo 9, desarrolla algunas ideas sobre las muj eres y el
ocio, planteando dos cuestiones: qué es el ocio para las mujeres y en
qué circunstancias puede ser para ellas algo significativo. Finalmente

© narcea, •· a. de edicione•
32 Susan Yeandle

Chris Booth sugiere que es posible «un cambio en los espacios urba­
nos» (capítulos 10 y 1 1 ) . La ambigüedad de la frase es deliberada ya
que se refiere· tanto a la posibilidad de cambiar el entorno urbano en
el cual viven las mujeres como al potencial de éstas para desempeñar
un papel más destacado en las profesiones que modelan y prestan ser­
vicios a las comunidades urbanas.

© narcea. •· a. de edicione•
MUJERES, T RABAJO
E INGRESOS

Ci narcea. s . a . de cc.fü..-iones
2 . Mujeres y trabajo

SUSAN YEANDLE

Introducción

En las ciudades contemporáneas, una gran parte del trabajo reali­


zado por muj eres no pasa desapercibido, incluso al observador más
indiferente; trabajan en tiendas, cafeterías, bancos, escuelas, oficinas y
hospitales, y es evidente cómo van de un sitio para otro solucionando
asuntos de sus vidas cotidianas. Ciertos trabajos realizados por muj eres
llaman menos la atención, por ejemplo, el trabajo doméstico no re­
munerado realizado en la propia casa y el de las trabajadoras del servi­
cio doméstico que aunque reciben un salario, a menudo pertenecen a
una economía sumergida, no sindicada.
Este capítulo trata del alcance y naturaleza del trabajo de las mu­
j eres, de cómo se ha transformado y seguirá cambiando. El trabajo
es una característica que define a las sociedades humanas , y la
organización social, el control y la definición del trabajo son ele­
mentos decisivos para entender el estatus, posición y poder de aque­
llos que lo realizan. Este capítulo analiza los antecedentes históricos
de las condiciones del mercado laboral para las mujeres en Gran
Bretaña y en sociedades industrializadas similares. Hace un resumen
de la situación actual de las trabajadoras y presta una atención espe­
cial al tipo, categoría y remuneraciones de los puestos de trabaj o
que ocupan como empleadas . Por último, s e hacen algunas conside­
raciones sobre cómo será el futuro de las trabajadoras residentes en
las ciudades, poniendo a contribución debates y teorías contempo-
<O narcca. s. a. de t:diciont!'s
36 Susan Yeandle

ráneas sobre las transformaciones de la estructura ocupacional de las


sociedades modernas y de las fronteras cambiantes entre clase, géne­
ro y etnia que dominarán el contexto social y urbano de principios
del siglo XXI .

Antecedentes :
e l trabajo d e las mujeres e n e l pasado

Al estudiar la historia del trabajo de las mujeres en Europa occi­


dental, se descubre que aproximadamente desde el siglo XVI las ciuda­
des y su desarrollo han sido factores dinámicos en la configuración
del mismo. En el período preindustrial, su papel en la agricultura, en
la industria doméstica y en la producción familiar estaba definido de
forma relativamente clara. Estas tareas eran parte integrante de una
economía rural basada en la tierra y para las mujeres pertenecientes al
campesinado o a familias de pequeños terratenientes implicaban labo­
res como la producción lechera, la avicultura y la cría de animal.es;
cuidaban de los huertos, realizaban ciertas labores de la cosecha, se
ocupaban de la manufactura de tejidos y ropa, de cocinar y de los
quehaceres domésticos. Estos trabajos variaban en función de la loca­
lidad, del terreno y del estatus social, y las mujeres, en la medida en
que la situación económica era más desahogada, se alejaban progresi­
vamente de las tareas productivas para dedicarse a la administración de
la casa, a actividades de ocio, «funciones femeninas» y actividades cul­
turales.
A partir del siglo XVI las ciudades han sido centros de mercadotec­
nia y manufactura de bienes, de actividad mercantil y de negocios, y
a partir de finales del siglo XVI II especialmente, han estado vinculadas
al desarrollo del capitalismo industrial, al producirse un crecimiento
demográfico rápido. En las aglomeraciones urbanas en expansión, las
mujeres encontraron trabajo y se situaron en el mercado laboral como
lavanderas y planchadoras, sombrereras o en la confección de prendas
de vestir, en la elaboración y conservación de alimentos, en el comer­
cio minorista y, sobre todo, en el servicio doméstico.
En el siglo XVI y hasta el siglo XVI I I , en familias artesanas y de
mercaderes, las muj eres desempeñaron funciones auxiliares y, en oca-

O narcea. !t a. de ediciones
Mujeres y trabajo 37

siones, trabajaron con sus maridos en la formación de aprendices; sin


embargo su actividad se centraba principalmente en los quehaceres
domésticos y estaba sujeta al control familiar que, por lo general, se
manifestaba en un poder ejercido con más o menos benevolencia por
los maridos y padres. Conforme se fueron multiplicando las fabricas y
otros centros de actividad industrial a finales del siglo XVI I I y durante
el siglo XIX, emergieron funciones y tareas especializadas para las tra­
bajadoras, a menudo alejadas de la supervisión de padres y maridos,
en las que las mujeres, en su gran mayoría, trabajaban junto a otras
mujeres, aunque, por lo general, bajo la supervisión de hombres y
para empresarios varones.
La ciudad en proceso de industrialización fue para las mujeres una
fuente de oportunidades y libertades que sus madres y abuelas campe­
sinas jamás habían tenido. También es cierto que se vieron sometidas a
nuevos peligros y formas de control y explotación, y muchas mujeres
se vieron aisladas sin poder contar con el apoyo y ascendiente de los
familiares durante una gran parte de su juventud. El servicio domésti­
co en general implicaba la residencia personal, con obligaciones one­
rosas y a menudo agotadoras que se realizaban a lo largo de todo el
año, con jornadas sumamente largas y sin vacaciones. En la mayoría
de los casos el pago se efectuaba anualmente o al abandonar el trabajo
(quizás después de una década) y, como ha demostrado Hufton
(1 995) , la finalidad de esta colocación era proveer a las muj eres de
medios para subsistir y después casarse; que fuera el «ajuar», «ahorros»
o la tradicional dote, era algo que variaba según los países europeos.
Algunas mujeres encontraron otro tipo de ocupación en sus loca­
lidades; por ejemplo, en la manufactura textil, entre otras, y en la alfa­
rería o en aglomeraciones que se desarrollaron en torno a fabricas y
centros industriales, mientras que en las grandes ciudades el lavado y
planchado de ropa, la sombrerería, la confección de prendas de vestir,
la limpieza, el comercio minorista, la fabricación y montaje de artícu­
los pequeños y ligeros (por ejemplo, paraguas, estuches, cerillas y artí­
culos de cuero) , y -para las más desesperadas- el trabajo de barra
en un bar o de «animadoras» y, a la larga, la prostitución (Rendall,
1 990) eran empleos corrientes.
Desde mediados hasta finales del siglo XIX, las trabajadoras en la
mayoría de los sectores industrializados quedaron asociadas a tareas es-

© narcea, s. a. de ediciones
38 Susan Yeandle

pecíficas en los procesos de producción. La mayor mecanización y so­


fisticación de la producción requirió una división del trabajo más es­
pecializad.a y ambas acrecentaron la división del trabajo entre hombres
y muj eres, mientras, por otro lado, empresarios y trabajadores sindica­
dos, sobre todo en las profesiones técnicas, habían incorporado ya a
su funcionamiento las nociones de tareas «adecuad.as» para mujeres y
procuraban ejercer un control sobre las personas que podían acceder a
un trabajo especializado, de prestigio y mejor pagado (Walby, 1 986;
Bradley, 1 989) . Poco a poco, se alentó a las mujeres casad.as a no tra­
bajar fuera del hogar, sobre todo en familias que contaban con traba­
jadores varones cualificados, y durante el período entre aproximad.a­
mente los años 1 880 y 1 960 el trabajo «fuera» de casa para las muj eres
de la clase trabajadora se asoció en muchas ciudades a pobreza y me­
nor respetabilidad. Los varones que podían preferían «mantener» a sus
esposas y ganar un «salario familiar», confinándolas a un papel exclusi­
vamente doméstico, aunque en algunas comarcas, sobre todo las rela­
cionad.as con la producción textil, las muj eres casad.as contribuyeron
con sus sa1arios a engrosar considerablemente los ingresos familiares.
La política social reflejaba y reforzaba la importancia del papel del
hombre como mantenedor de la familia, tal y como ha demostrado
Land ( 1 976) al referirse, de modo sumario, al Informe Beveridge:
«La actitud del ama de casa con respecto al trabajo remunerado fuera
del hogar no es y no debería ser la misma que la de la mujer soltera.
Aquélla tiene otras obligaciones». (Beveridge, 1 942, citado por Land,
1 976) .

No es preciso detenernos aquí en los debates sobre la evolución


histórica de las tendencias en el trabajo de las muj eres o la impor­
tancia de dichas evoluciones en la propuesta de teorías sobre las re­
laciones de género, ya que de ellos se habla de forma pormenoriza­
da en otros textos (por ej emplo, Bradley, 1 989 y Walby, 1 986) . Sin
embargo, los puntos de acuerdo entre comentaristas de temas histó­
ricos y sociológicos merecen señalarse aunque sea brevemente. En
las sociedades industrializadas el trabaj o de las mujeres se vio afecta­
do de forma significativa por la gradual, si bien nunca completa, se­
paración entre hogar y lugar de trabajo; la institucionalización del
trabajo asalariado individual fue un desarrollo clave que afectó al re-

IO narcea, s . a. de ediciones
Mujeres y trabajo 39

lativo poder económico de varones y muj eres; la aparición de los


sindicatos condujo a mejoras en las condiciones de trabaj o para los
empleados pero también acentuó las divisiones entre trabajadores,
especialmente por razón de cualificación y sexo; la regulación del
empleo por parte del Estado, considerada a menudo como «protec­
ción» del trabaj o femenino e infantil, fue un arma de doble filo, ya
que ponía un límite a las horas de trabajo de las muj eres y las prote­
gía de ciertas formas de explotación, pero a costa de confinarlas en
las ocupaciones peor pagadas y de inferior categoría y situándolas
con frecuencia en posiciones de inevitable dependencia del marido
o del padre.
En los últimos años del siglo XIX se intensificaron las presiones femi­
nistas anteriormente latentes, y las c�mpañas por el sufragio femenino,
el acceso a la educación y a estudios universitarios, así como por los de­
rechos a la propiedad y dentro del matrimonio se prolongaron hasta el
siglo XX. Estas presiones, junto con los cambios inevitables en la deman­
da de mano de obra femenina provocados por la Primera Guerra Mun­
dial, se traduj eron en algunas conquistas y brindaron ciertas oportuni­
dades a las muj eres de clase media de desarrollar actividades
profesionales. Se clarificó el concepto de igualdad de oportunidades al
tiempo que se le daba una nueva dimensión introduciendo algunas ideas
sobre igualdad salarial y derechos laborales. R. H. Tawney, cuya obra
Igualdad fue publicada en 1 93 1 , fue un influyente defensor de la igual­
dad de oportunidades en la educación a lo largo de los años veinte (San­
derson, 1 987) , y, si bien hubo que esperar hasta 1 946 para que se consti­
tuyera una Comisión para la Igualdad Salarial y ésta publicara sus
recomendaciones, ya había habido campañas por la igualdad salarial
dentro de algunos sectores del movimiento obrero desde medio siglo
antes (Boston, 1 980 y Bradley, 1 989) . Además, en la primera mitad del
siglo xx muchas comunidades habían echado raíces en ciertos entornos
urbanos donde las familias vivían próximas unas de otras, y el contacto y
la ayuda entre generaciones suponían para las mujeres en general y para
las madres jóvenes en particular, un apoyo importante para la realización
del trabajo doméstico. (Young y Willmott, 1 957; Rosser y Harris,
1 965; Bott, 1 957) .
El lugar de las mujeres en el trabajo y en la vida urbanos se había
modificado, pero el cambio cristalizó con la Segunda Guerra Mundial

© narct:a1 s. a. de ediciones
40 Susan Yeandle

y las transformaciones tecnológicas y en las comunicaciones que de


ella surgieron y continuaron produciéndose posteriormente. Desde
entonces el ritmo acelerado de los cambios ocupacionales así como el
desarrollo tecnológico, social y educacional que los secundan no han
dejado de ofrecer oportunidades más visibles y variadas para las muj e­
res en la ciudad y éste es el tema al que nos vamos a referir ahora.

Las mujeres en el mercado laboral


de pos guerra: 1 94 5 - 1 975

Durante la Segunda Guerra Mundial las mujeres demostraron pú­


blicamente su capacidad para realizar trabajos especializados y agotado­
res; fueron muchas las que los hicieron, y de forma muy evidente
(Summerfield, 1 984; Braybon y Summerfield, 1 987; Yeandle, 1 993) .
Durante las décadas posteriores a la guerra el número de mujeres que
se mantuvo dentro del mercado laboral fue importante en muchas ciu­
dades de Europa occidental. Sin embargo, en estos años también se
hizo mucho hincapié, social y políticamente, en la dedicación de las
muj eres a la vida hogareña y a las responsabilidades familiares (Finch y
Summerfield, 1 99 1 ) . Actitudes sociales y prácticas laborales anteriores
a la guerra se hicieron eco de estos mensajes ya que en Gran Bretaña 1 ,
y en algunos otros países 2, muchas mujeres fueron despedidas del tra­
bajo al casarse, sobre todo en los años de entreguerras.
Después de 1 945, al adelantar la edad de las primeras nupcias y la
expectativa de que el matrimonio implicaba abandonar el trabajo re­
munerado significó que, desde los últimos años de la década de los
cuarenta y hasta los años sesenta, la experiencia de trabajo a tiempo
completo de muchas mujeres, tras su salida de la escuela, era relativa­
mente corta (por lo general, entre 5 y 1 0 años) , dado que interrum­
pían su vida laboral para ser amas de casa y madres entre diez y veinte

1 La exclusión laboral por matrimonio ha sido analizada por Walby (1 986) y Bradley
(1 989) , y su utilización oficiosa por pequeños empresarios por (Yeandle, 1 987) .
� Por ejemplo, Frevert (1 989) señala que en la Alemania de Weimar, según la Ley de
1 932 sobre la situación de las funcionarias, la Administración del Estado tenía legalmente que
despedir a las empleadas casadas.

© narcea, s . a . de ediciones
Mujeres y trabajo 41

años 3 , antes d e reincorporarse al mundo laboral, a menudo a tiempo


parcial y con frecuencia en oficios sin relación alguna con los que an­
tes habían tenido 4, ya que nada de lo anterior se les tenía en cuenta.
Esta modalidad de ocupación femenina, denominada de dos fases o
bimodal, fue muy común en Gran Bretaña y rigió el pensamiento ofi­
cial sobre el trabajo de las mujeres durante el p eríodo comprendido
entre los años 1 945 y 1 975 aproximadamente. Esta fue la experiencia
laboral que tuvieron en su j uventud muchas de las mujeres mayores
que actualmente viven en muchas ciudades europeas. De forma gra­
dual, y con mayor frecuencia en los años siguientes, las modalidades
de empleo de las mujeres fueron más intermitentes y flexibles, como
consecuencia de los cambios en las costumbres domésticas, en la ex­
periencia y logros educacionales, así como en las oportunidades de
trabaj o asalariado en las ciudades.
Se produj eron cambios importantes y trascendentales en el merca­
do laboral, tanto en el tipo como en la estructura del empleo, y en las
clases de trabajo y cualificaciones que aquel requería y podía mante­
ner. A lo largo del siglo XX , las divisiones históricas del trabajo entre
varones y muj eres señaladas anteriormente se consolidaron en un sis­
tema de segregación ocupacional en función del sexo, de tal forma
que ya en 1 945 las funciones de enfermera, maestra, mecanógrafa, se­
cretaria, asistenta y dependienta, por ejemplo, habían llegado a ser
casi sinónimo de trabajo femenino. Esta segregación horizontal de la
ocupación en función del sexo se daba junto a una segregación vertical
de la ocupación según el sexo, en la que los varones tendían a ocupar
una cuota desproporcionada de los puestos de trabajo más cualifica­
dos, de mayor prestigio y mejor pagados de un determinado sector de
actividad (Hakim, 1 98 1 ) . Hakim, en su análisis de las tendencias entre
1 90 1 y 1 97 1 , demostró que una situación global de estabilidad en el
grado de segregación ocupacional en función del sexo ocultaba el he-

3 También en Italia se presionó a las mujeres hacia lo que Saraceno ( 1 99 1 ) califi c ó de


•modelo de vida institucionalizado de las mujeres como esposas-madres•, que duró desde los
últimos años cuarenta hasta final de los sesenta.
4 Entre los estudios sobre empleo femenino que documentan estas tendencias se en­
cuentran los de Martin y Roberts (1 984) . Según Yeandle (1 984) la diversidad de experien­
cias ocupacionales llegó a ser una característica de la vida laboral de las mujeres durante los
años sesenta y setenta.

© narcea. s. a . de ediciones
42 Susan Yeandle

cho de que durante una gran parte del siglo XX si bien hubo leve
,

disminución de la segregación horizontal, en contrapartida la segrega­


ción vertical experimentó ligeros aumentos. Por lo tanto, las muj eres
no estaban consiguiendo un reparto más equitativo de los mejores
trabajos, aunque tenían alguna probabilidad más de trabajar junto a
los hombres.
Tras la Segunda Guerra Mundial, los cambios más importantes
para las muj eres trabajadoras, cuyas oportunidades de empleo todavía
estaban modeladas por esta segregación ocupacional, fueron: el desa­
rrollo del estado del bienestar con sus posibilidades de trabajo en en­
fermería, enseñanza y servicios sociales, así como en ocupaciones y ac­
tividades administrativas relacionadas con estas funciones; el desarrollo
y, en algunos casos, posterior declive de ciertos tipos de industrias ma­
nufactureras (como la papelera y del cartón y el montaje eléctrico, y
las electrónicas emergentes) , y el aumento impresionante de las posibi­
lidades de trabajos de oficina y en puestos gerenciales intermedios, así
como en el comercio detallista. La implantación del trabajo a tiempo
parcial en algunas industrias durante la Segunda Guerra Mundial sirvió
de modelo a los empresarios para obtener el máximo rendimiento en
las décadas siguientes (Yeandle, 1 982; Walby, 1 986) , optimizando el
funcionamiento de la fabrica y la maquinaria, capitalizando la relativa­
mente baja retribución de ese trabajo y pidiendo una mano de obra
que las mujeres, cuya responsabilidad principal era la función domésti­
ca, podían suministrar en turnos vespertinos y a tiempo parcial durante
el horario escolar. Como se analiza a continuación, a partir de la déca­
da de los setenta también se introdujo el trabajo a tiempo parcial en el
sector del comercio detalli sta, en plena fase de expansión.
Las oportunidades de acceso a la educación de los hijos e hijas de
la clase trabajadora, que tuvieron lugar en las décadas anteriores, em­
pezaron a surtir efecto a mediados del siglo XX en las opciones y posi­
bilidades ocupacionales de las mujeres. El debate sobre igualdad de
oportunidades educacionales, surgido en Gran Bretaña en los años
treinta y culminado con la Ley de Educación en 1 944, introduciendo
la obligatoriedad de la enseñanza secundaria para todos, no prestó
atención alguna a las situaciones de desigualdad que afectaban a las
chicas, pero sentó las bases para la discusión en los años sesenta y se­
tenta sobre la discriminación sexual y el derecho a la igualdad de

e rn1rcea, s. a . de ediciones
Mujeres y trabajo 43

oportunidades en la educación y en el empleo para chicas y mujeres.


Este cambio, junto a la presión ejercida por las nuevas campañas de las
activistas feministas, dio lugar en muchos países europeos -en algunos
casos bajo la influencia del Tratado de Roma de 1 957 y de la legisla­
ción y directrices de la entonces Comunidad Económica Europea- a
una nueva legislación y así se aprobaron la Ley de igualdad salarial de
1 979, la Ley contra la discriminación sexual y la Ley de protección de
empleo, ambas de 1 975. Oficialmente las mujeres consiguieron el de­
recho a acceder a la educación, a la formación profesional y al trabajo
en condiciones equitativas, así como la reivindicación de igual salario
por igual trabajo, y los derechos de maternidad que contemplaban la
posibilidad para las muj eres, si así lo decidían, de conservar el puesto
de trabajo durante el embarazo y el período posterior al parto 5 . Sin
embargo, y a diferencia de otros países europeos, en Gran Bretaña los
permisos y derechos parentales están previstos por ley sólo para las mu­
jeres, aspecto éste de la política pública y de la práctica laboral que ha
servido para acentuar la división sexual del trabajo a pesar de que, en
su origen, fue una medida de igualdad de oportunidades 6 . Aunque es­
tas leyes han tenido que ser enmendadas en varias ocasiones y en la
práctica diaria no se ha respetado el principio legal de igualdad con los
varones en el acceso a puestos de trabajo bien remunerados, estables y
gratificadores7, durante el período entre 1 970 y 1 995 las mujeres han
conseguido mejoras notables en cuanto a cualificaciones educaciona­
les, sobre todo en la enseñanza superior (si bien fundamentalmente en
áreas y disciplinas que, por tradición, han estado asociadas a las muj e­
res: Filosofia y Letras, Lingüística, Ciencias Sociales y disciplinas vin­
culadas a la salud y a la enseñanza) . Como se verá más adelante, a un
sector importante de mujeres, estos logros les permitieron franquear
barreras para conseguir trabajos profesionales y directivos, especial­
mente en el sector servicios de la economía.

5 Hewitt (1 975) explica los aspectos principales de la legislación.


" Lewis (comp.) (1 993) da una visión general de las políticas familiares y de empleo en
Europa, con un capítulo preliminar especialmente útil.
7 Para una información sobre la legislación original, véase Snell (1 986); para una expli­
cación sucinta del empleo y salarios de las mujeres en el peáodo posterior a la guerra, véase
Lewis (1 992) , y para un análisis de los salarios y del empleo de las mujeres en la Unión Euro­
pea, véase Pillinger (1 992) .

<Q narcea, s. a. de ediciones


44 Susan Yeandle

El mercado de trabajo en el que las mujeres han estado activas du­


rante la segunda mitad del siglo XX , se ha caracterizado también por
la segregación s�xual, como se ha indicado más arriba; además de
apuntar los cambios habidos en la participación de las muj eres, es ne­
cesario también ser conscientes de los tipos de trabajo y ocupación a
los que se han dedicado las mujeres urbanas. Dado que la segregación
ocupacional ha sido una constante, aquí se va a analizar la etapa entre
los años 1 945- 1 995, lo cual permite introducir aquellos aspectos de la
segunda mitad del período que son objeto de estudio en los últimos
apartados del capítulo.
Entre 1 945 y 1 975, las principales ocupaciones de las muj eres
respondían a oficios manuales «semicualificados» (con una tasa de
ocupación femenina que pasó del 38 por ciento en 1 95 1 al 46 por
ciento en 1 97 1 ) , en el comercio minorista (donde a lo largo de
todo el período han representado más de la mitad de la mano de
obra ocupada) , en oficinas (su participación aumentó del 60 por
ciento en 1 95 1 al 73 por ciento en 1 97 1 ) y en lo que los estadísticos
oficiales llaman trabaj os «profesionales y técnicos de inferior catego­
ría», donde a lo largo de todo el período han constituido aproxima­
damente la mitad de los puestos disponibles . Dentro de esta amplia
segmentación de las categorías, las mujeres eran mayoría en enfer­
mería, enseñanza, en trabajos de mecanografiado y secretariado, en
peluquerías, en el sector servicios de limpieza y abastecimiento de
comidas, en el envasado de productos y en el trabaj o en cadena.
En 1 97 5 , aproximadamente la mitad de las mujeres con hijos/hij as
a cargo estaban ocupadas, si bien las contratadas a tiempo parcial
eran el doble aproximadamente de las empleadas a tiempo comple­
to. Para la mayoría de estas mujeres el trabajo a tiempo parcial re­
presentaba entre dieciséis y veinticuatro horas laborables a la sema­
na, aunque este tipo de empleo permitía un abanico de horarios
bastante amplio, desde ocho horas o menos a la semana hasta treinta
horas semanales 8•

" Durante dicha etapa muchas mujeres casadas pagaron cotizaciones reducidas a la Se­
guridad Social, por eso pudieron acceder a subsidios contributivos de paro y por enferme­
dad. Esta opción se fue eliminando progresivamente después de 1 976 tras la aprobación de la
Ley sobre pensiones de la Seguridad Social en 1 975.

<O narcea, s. a. de ediciones


Mujeres y trabajo 45

Las industrias en las que las muj eres han ocupado estos puestos
de trabaj o han sido muy diversas, pero en general son las que tradi­
cionalmente han estado asociadas al empleo femenino, o las que
forman parte del sector servicios en expansión: confección y calza­
do, servicios profesionales y científicos, distribución, seguros, ban­
cos, entidades financieras y empresas de servicios, industria del cue­
ro y textil, alimentación, bebidas y tabaco y técnica instrumental.
Las industrias con escasa presencia femenina en 1 97 5 -minería y
canteras, construcción naval, construcción, metalurgia y fabricas de
automóviles- conocieron en las décadas siguientes fases de crisis y
reestructuración y esta desigual distribución industrial (a la que con
frecuencia se califica de segregación industrial y ocupacional de la
fuerza de trabaj o en función del sexo) ha ofrecido a las muj eres una
cierta protección contra los efectos que en el mercado laboral han
tenido las recesiones habidas durante los últimos veinticinco años
del siglo xx .
El trabajo doméstico durante el período 1 945- 1 975 es obj eto de
un estudio detallado en otro capítulo de este libro. Sólo señalar ahora
que el trabaj o doméstico de las muj eres se ha visto afectado por diver­
sas evoluciones importantes 9: mayor nivel de vida para la mayoría de
las familias durante el período descrito (ponderación realizada a través
de la renta disponible o la calidad de la vivienda) , incremento en la
adquisición y disponibilidad de electrodomésticos -que han alterado
la naturaleza del trabajo doméstico, sobre todo en lo que se refiere al
lavado de ropa, limpieza y elaboración de alimentos- unidad familiar
más pequeña y disminución del tamaño de la familia, mayores proba­
bilidades para las muj eres más pobres de vivir en un hogar unifamiliar,
y, finalmente, cambios en la distribución del tiempo debido a una
mayor participación en el trabajo asalariado de muj eres casadas y de
muj eres con criaturas. El volumen del trabajo doméstico no disminu­
yó necesariamente con la adquisición de lavadoras, aspiradoras y otros
electrodomésticos, de modo que, como ha señalado Oakley ( 1 974) , la
mayoría de las amas de casa consideraban su trabajo monótono, reite­
rativo y solitario.

9 Para un estudio de cómo se desarrolló en ese período el •ideal doméstico•, véase


Crow (1 989) .

© narcea. s. a. de ediciones
46 Susan Yeandle

El hecho frecuente de tener que combinar las tareas domésticas


con un empleo remunerado fuera del hogar o con un trabajo a domi­
cilio 10 solía hacer más pesada todavía su realización, y a lo largo de las
décadas posteriores a la guerra la administración de la casa y otras
obligaciones domésticas fueron labores efectuadas por las muj eres,
con la ayuda de sus maridos en el mejor de los casos, y bajo el control
de sus maridos en el peor.
El capítulo 5 examina el significado del hogar para las muj eres y
llama la atención sobre cómo este tipo de trabajo doméstico afecta a
sus v1venc1as.

Reestructuración y cambios :
de 1 975 a nuestros días

En los últimos veinticinco años todos los países europeos han sido
testigos de importantes desarrollos en su estructura ocupacional e in­
dustrial. En Gran Bretaña, la crisis de las industrias tradicionales como
las del carbón, el acero, la construcción naval y la industria pesada
empezó mucho antes de 1 975, pero durante los años ochenta el pro­
ceso fue rápido y, al parecer, irreversible. La destrucción de puestos de
trabajo afectó mayoritariamente a los hombres, aunque las conse­
cuencias de estos cambios para las muj eres también fueron importan­
tes. La mayoría de los despedidos eran hombres casados, a menudo
obreros cualificados, cuyas expectativas eran tener un empleo para
toda la vida y en el mismo oficio en el que habían empezado como
aprendices en su juventud. Las consecuencias de su desempleo y, en
muchos casos, el subsiguiente paro crónico, en el trabajo de sus espo­
sas -tanto el asalariado como el no remunerado-- han sido signifi..:
cativas. La presencia de los varones en casa y la disminución de ingre-.
sos familiares repercuten considerablemente en el trabajo doméstico
de las mujeres. Aunque en algunos casos se ha registrado una mayor

10
Allen y Wolkowitz (1 986) analizan el alcance y la importancia económica del trabajo
a domicilio que empezó a emerger en la década de los setenta. Algunas de las tareas típicas
son el montaje de artículos Guguetes, paquetes sorpresa de Navidad, placas de circuito im­
preso, etc) , embalar y envasar, tejer, mecanografiar y coser.

© narcea, s . ;.l . de t!'diciones


Mujeres y trabajo 47

participación en los quehaceres domésticos, el sistema de prestacio­


nes de la seguridad social ha obligado a muchas muj eres con bajos sa­
larios a renunciar a sus puestos de trabajo mientras los maridos están
excluidos del mercado laboral, y en muchas ocasiones el trabajo de las
muj eres ha resultado ser más agobiante, con la presión añadida de te­
ner que administrar un presupuesto familiar sumamente ajustado. Ca­
rol Walker analiza estos temas más en profundidad en el capítulo si­
guiente.
Hay otros cambios que también han perjudicado a las muj eres en
su trabajo asalariado. Aunque en 1 980 una de cada cinco muj eres
ocupadas trabaj aba en la industria manufacturera, esa proporción
descendió a una de cada ocho en 1 992, mientras se incrementaron
los porcentaj es de muj eres empleadas en el sector servicios ( 1 2,5 por
ciento en 1 992 frente a un 8,2 por ciento en 1 980) y en el sector de
servicios sociales y personales (45 , 5 por ciento en 1 992 frente un
40,7 por ciento en 1 980, [OECD, 1 994] ) . Por lo tanto, j unto a la
crisis de las industrias tradicionales, se han producido expansiones
importantes que han afectado a sectores de indudable interés para las
mujeres trabaj adoras. Una gran parte de la oferta de nuevos puestos
de trabajo procedía de oficinas y del sector servicios. Dentro de estos
empleos hay muchos con un nivel salarial bajo y con pocas oportu­
nidades de promoción profesional, si bien la mayoría de ellos exigen
un nivel básico de formación como el conseguido por casi todas las
personas que terminan la escolaridad obligatoria. Muchos de estos
puestos son a tiempo parcial y están ocupados por muj eres que en
sus casas realizan asimismo un importante trabajo doméstico. Estima­
ciones recientes revelan que en Gran Bretaña, un 4 1 por ciento de
las muj eres ocupadas trabajan algo menos de 30 horas a la semana,
un 3 1 por ciento entre 37 y 42 horas semanales, y un 9 por ciento
45 horas o más a la semana (Comisión Europea, 1 994) .
Más de cinco millones de muj eres trabajan a tiempo parcial (Social
Trends, 1 995) y muchas, ya sea a tiempo completo o a tiempo parcial,
tienen contratos que implican modalidades de trabajo flexible. Una
de cada cinco muj eres empleadas, independientemente del número
de horas laborables que realice, tiene contratos que permiten un ho­
rario flexible o un trabajo temporal, mientras que el 6,4 por ciento de
las ocupadas a tiempo completo y el 5,3 por ciento de las empleadas a

f>:, narce�1. s. a. dt." t"diciones


48 Susan Yeandle

tiempo parcial están contratadas sobre la base de un número de horas


anuales (Social Trends, 1 995) . Entre las muj eres con hijos/hijas en edad
escolar (entre los 5 y los 1 5 años) es muy frecuente el empleo a tiem­
po parcial. Por ejemplo, en 1 995 la mayoría del personal empleado en
supermercados, en sucursales de cadenas de establecimientos y en áre­
as de comercios minoristas son muj eres, la mayoría de ellas trabaja a
tiempo parcial, a menudo en fines de semana y por las tardes, y con
frecuencia también recae sobre sus espaldas la responsabilidad de la
educación y cuidado de los bebés, de la organización familiar y del
trabajo doméstico. Como señalan los capítulos siguientes de forma
más detallada, la expansión del comercio minorista ha invadido los
centros de la ciudad y ha influido en los principales aspectos de la
vida urbana, incluidos los sistemas de transporte y el modo de vida de
las comunidades locales.
Por el contrario, en el sector servicios se amplían continuamente
las oportunidades de empleo en funciones de dirección y profesiona­
les, y las mujeres han conseguido poco a poco ocupar un porcentaj e
creciente d e estos puestos d e trabajo. En 1 994, algo más d e una de
cada diez muj eres empleadas en el Reino Unido ejercían como «di­
rectoras o administradoras», y además una de cada doce desempeñaba
funciones «profesionales». Más aún, una de cada diez tenía la catego­
ría de «adj unto en cargos profesionales y técnicos» (Oficina de Censos
y Encuestas de Población-OPCS, 1 995) . Estos trabajos requieren for­
mación, cualificación, habilidades y conocimientos técnicos, y los sa­
larios permiten a las muj eres una autonomía económica (aunque no
puedan mantener a las personas que tienen a su cargo) . Los hombres
son todavía mayoría en estas categorías profesionales (Arber y Ginn,
1 995) , pero las muj eres que ocupan tales puestos de trabaj o pueden
acceder mejor a los derechos de maternidad (McRae, 1 99 1 ) , a pen­
siones y a otros subsidios laborales, así como disfrutar de mayor segu­
ridad en el empleo y más oportunidades de ascenso profesional que
las que ocupan puestos mal remunerados en el sector servicios.
Por lo general, este último grupo de muj eres combina su activi­
dad laboral remunerada con el trabajo doméstico no pagado dentro
de la familia, mientras cada vez es más frecuente que las muj eres en
puestos de trabajo mejor remunerados y que, a menudo, forman par­
te de una unidad familiar con dos fuentes de ingresos, contraten a

<O narcea, s. a. de t!'diciones


Mujeres y trabajo 49

otras mujeres para que realicen ciertas tareas del trabajo doméstico de
su unidad familiar (Gregson y Lowe, 1 994) . Esta tendencia marca
cada vez más una división entre las condiciones materiales y las opor­
tunidades vitales de las muj eres: las ciudades están cada vez más habi­
tadas por una fuerza laboral femenina polarizada. Por un lado, las mu­
j eres que ej ercen profesiones absorbentes tienen buenos salarios y
ventajas, suelen disponer de su propio coche, su vestuario es elegante
y pueden acceder a instalaciones domésticas modernas y a alimentos
preparados de buena calidad. Su estilo de vida les permite contar con
personas a su servicio que limpian la casa, cuidan de los niños, lavan y
plancha la ropa y cuidan el jardín. En el nivel inferior de la escala,
otras mujeres hacen múltiples trabaj os mal pagados, incluido el del
servicio doméstico en casas de terceras personas, y además, una serie
de labores domésticas complejas 1 1 que adaptan a los horarios escolares
de los niños y, en algunos casos, a los días laborables de sus maridos, y
con frecuencia trabajan fuera de las horas normales por las tardes y en
fines de semana. Las muj eres que pertenecen a este grupo tienen que
renunciar, de manera intermitente, a su empleo cuando se modifican
las demandas familiares, cuando los maridos pierden el trabaj o o están
de permiso o cuando fracasan las oportunidades de puestos de trabajo.
Se encuentran en la línea divisoria entre depender de los subsidios del
Estado y ser autosuficientes por medio de una ocupación remunera­
da, y los escasos recursos disponibles para cambiar su situación (a tra­
vés del acceso a la educación de adultos, por ejemplo) son limitados e
insuficientes.
Tales divisiones se han visto además reforzadas por la aparición del
paro, como un fenómeno que afecta tanto a las muj eres casadas y ma­
dres como a las solteras (Coyle, 1 984; Martin y Wallace, 1 984) . Esto
no quiere decir que las muj eres no hayan sido víctimas del paro en el
pasado porque pruebas de que han pasado por esta experiencia las hay

11
Datos sobre la realización y administración de las tareas &miliares demuestran que en
la mayoría de los hogares cuyas personas de referencia son parejas de hecho o casadas todavía
es la mujer la que hace las principales labores domésticas: lavado y planchado de ropa, 84 por
ciento; preparar la cena, 70 por ciento; limpieza de la casa, 68 por ciento; cuidado de bebés
enfem10s, 60 por ciento. En estos ejemplos, la mayoría de los varones afim1a compartir las
tareas; es muy raro que sean ellos los que asuman las principales responsabilidades. Social and
Community Plannin}! Research, la cita aparece en Social Trends, 1 995) .

© narcea. s. a. de ediciones
50 Susan Yeandle

(Alexander, 1 976; Walby, 1 986) , aunque el carácter eventual del tra­


bajo de muchas mujeres a menudo hacía difícil que quedara registra­
do por lo que podemos hablar del paro encubierto femenino. En
efecto, desde hace tiempo se sabe que una gran parte del paro feme­
nino permanece «oculto» o, al menos, enmascarado por las otras acti­
vidades que realizan las muj eres y, sobre todo, por su papel en las tare­
as familiares y de cuidado de personas a su cargo. Las estadísticas
oficiales de demandantes de subsidio de paro muestran que durante
los primeros años de la década del setenta había pocas mujeres (unas
1 00.000) , pero a partir de 1 975 se inició un incremento gradual que
llegó a su punto más alto en 1 986 con aproximadamente un millón
de muj eres, cifra que se ha estabilizado en más de medio millón a
mediados de los noventa. El capítulo siguiente se refiere a esta evolu­
ción dentro de un contexto más amplio.
En las últimas décadas, el 'incremento del desempleo masculino y
femenino ha generado una mayor división entre unidades familiares
con dos fuentes de ingresos, propietarias de la vivienda que ocupan y
con medios económicos suficientes para disfrutar de vacaciones anua­
les, tener coche propio y participar en actividades deportivas, de ocio
y esparcimiento, y unidades familiares afectadas por un desempleo de
larga duración, cuyos únicos ingresos pueden proceder de prestacio­
nes asistenciales, con una vivienda de promoción pública o de protec­
ción oficial, probablemente en alquiler, y en las que la falta de dinero
es un obstáculo para la movilidad y cualquier actividad. El acceso, re­
lativamente escaso, de las mujeres a la formación profesional 12 y la
poca cualificación ocupacional y educacional de las que tienen más
de 35 años confinan a muchas de ellas en los sectores del mercado la­
boral mal pagados y de bajo estatus (como se demuestra más adelan­
te) , con intervalos de paro que en algunos casos se prolongan durante
años. Sin embargo, estas mujeres no permanecen inactivas: su trabajo

1 2 Cifras recientes del Depanamento de Empleo, en Social Trends, 1 995, revelan que las

mujeres reciben algo más de formación profesional que los hombres en algunos grupos de
edad. Hace una década había disparidades muy acusadas, sobre todo para las jóvenes trabaja­
doras que, junto a los niveles educativos inferiores del colectivo femenino en tiempos pasa­
dos Y a una historia de fuerte segregación sexual en la formación ocupacional, configuran
una situación de clara y acumulada desventaja que las mujeres, como colectivo, todavía tie­
nen que superar.

<o narcea. s . a . de C!'diciones


Mujeres y trabajo 51

consiste principalmente en administrar y cuidar la unidad familiar, es


decir, poder llegar a final de mes, arreglárselas con sus escasos ingre­
sos, comprar allí donde los artículos sean más baratos, y sacar tiempo
para poder realizar todas estas tareas. Sus responsabilidades respecto al
cuidado diario de otros familiares son también más amplias que las de
las mujeres adineradas (Land, 1 99 1 ) . En cuanto al transporte público,
para llevar a los niños al colegio, hacer las compras para la semana y
las visitas a hospitales, médicos y oficinas de prestaciones sociales, etc.,
es necesario disponer de más tiempo que en el caso de las muj eres
acomodadas, las cuales con un coche, a menudo el suyo propio, pue­
den hacer deprisa todo lo previsto en sus ajetreados horarios.
La polarización de la fu erza laboral femenina adquiere mayor
complejidad con las divisiones étnicas y culturales debidas a prej uicios
y discriminaciones así como a prácticas culturales diversas. Si bien es
en las ciudades donde vive la mayoría de las muj eres de minorías étni­
cas, su distribución es muy variopinta y esto hace que las generaliza­
ciones sobre su situación laboral sean problemáticas. Es importante
saber distinguir unas minorías étnicas 13 de otras ya que la diversidad
es notable. Los datos de 1 993 muestran que las mujeres de minorías
étnicas en Gran Bretaña representan el 6, 1 por ciento de la población
femenina en edades comprendidas entre los 1 6 y 59 años. El porcen­
taje es mayor en las edades más jóvenes y alcanza un 7 ,5 por ciento
en muj eres entre 16 y 24 años. Aunque a escala nacional las tasas de
actividad de las mujeres negras e indias son similares a las de las muj e­
res blancas (66 y 6 1 por ciento respectivamente, frente a un 72 por
ciento de mujeres blancas) , las muj eres procedentes de Pakistán y de
Bangla Desh tienen menos probabilidades de ser activas económica­
mente (25 por ciento) . Desde el punto de vista económico, las muj e­
res inactivas de este último grupo tienen más probabilidades que otras
de quedarse en casa para cuidar de sus familias y realizar el trabajo do­
méstico no remunerado (72 por ciento frente a un 47 y un 56 por
ciento de mujeres negras y blancas inactivas económicamente) ; las
mujeres negras «inactivas» son las que más probabilidades tienen de
ser estudiantes: el 25 por ciento en comparación con el 1 O por ciento

u Los grupos diferenciados que se señalan aquí son los utilizados en la recogida de datos
de la Encuesta de Población Activa.

© narcea. s. a. de ediciones
52 Susan Yeand/e

del grupo paquistaní o bangladeshí y el 1 5 por ciento de mujeres


blancas.
Tampoco el desempleo tiene una distribución equitativa entre las
mujeres. Así, mientras las muj eres blancas desempleadas (se aplica la
definición de desempleo utilizada por la Organización Internacional
del Trabajo) representaban el 8 por ciento, las cifras para todas las mu­
jeres de minorías étnicas eran mucho más elevadas ( 1 3 por ciento) y
alcanzaban un 20 por ciento para las muj eres negras. En estas diferen­
cias no influye el que sean trabajadoras cualificadas o no; por ejemplo,
la tasa de paro de la OIT para las muj eres blancas en edades compren­
didas entre 1 6 y 59 años era del 4 por ciento en 1 993 frente al 9 por
ciento para muj eres de minorías étnicas. Esta diferencia sugiere que la
discriminación por razón de etnia es un factor al que se tienen que
enfrentar las mujeres de estas minorías.
Mientras la población femenina ocupada se concentra en el sec­
tor servicios, aquí también hay variantes; en 1 993, el 83 por ciento
de las muj eres blancas, el 9 1 por ciento de las muj eres negras y el 77
por ciento de las muj eres indias formaban parte de la población ac­
tiva empleada en este sector. Sin embargo, las mujeres indias tienen
más probabilidades que las de cualquier otro grupo de encontrar
trabajo en el sector manufacturero (2 1 por ciento) . Las asalariadas
de minorías étnicas trabajan a tiempo completo con más frecuencia
que las muj eres blancas; el 40 por ciento de las muj eres tenía un
empleo a tiempo parcial en 1 993 en comparación con el 25 por
ciento de las muj eres en edad laboral perteneci e ntes a minorías étni­
cas. Aunque en conjunto la gente blanca en edad de trabajar tiene
más probabilidades de tener algún tipo de cualificación que la de
otros grupos étnicos, en los últimos años hay una tendencia hacia la
convergencia; por ejemplo, en 1 989-9 1 , el 62 por ciento de las mu­
jeres de Pakistán o de Bangla D esh no tenía cua1ficación alguna
frente a un 72 por ciento cinco años antes. Es más, el 2 1 por ciento
de la población india en edad laboral tenía un nivel de cualificación
elevado frente al 1 9 por ciento de la población blanca (varones y
mujeres) .

© narcea, •· a. de ediciones
Mujeres y trabajo 53

Conclusiones

El trabajo de las mujeres es una parte fundamental y cada vez más


visible de la econonúa; las mujeres siguen siendo las que realizan la
mayor parte del trabajo no remunerado, del cual depende el bienestar
de la población, y desempeñan un papel creciente e importante en los
sectores más dinámicos de la econonúa. Se acentúan las divisiones en­
tre mujeres en cuanto a salarios, ventajas y estatus ocupacionales, y
existen diferencias importantes entre muj eres de diversos orígenes ét­
nicos y culturales.
El trabajo y el empleo desempeñan un papel central en la vida de
las mujeres en las ciudades. Así como antiguamente para las campesi­
nas europeas el trabajo y la vida eran esencialmente lo mismo, tam­
bién ahora para la mayoría de las muj eres de las ciudades modernas
europeas la existencia depende del trabajo, un trabajo que adopta di­
ferentes formas, se retribuye de muy diversas maneras y para cuya rea­
lización se suman una serie de combinaciones. Sin embargo, el traba­
jo para las muj eres en las ciudades modernas implica determinadas
experiencias comunes, si no universales, que han modificado la natu­
raleza de la vida urbana. Para muchas mujeres el trabajo significa des­
plazarse desde urbanizaciones y barrios periféricos al centro urbano, y
el trabajo remunerado da una proyección específica a sus vidas. El
empleo las lleva al centro de la vida urbana como trabajadoras, viaj e­
ras, consumidoras y clientas. Las tiendas, los bancos y las calles se
llenan de mujeres trabajadoras durante la pausa laboral del mediodía,
-a menudo aprovechada para hacer quehaceres domésticos esencia­
les para la vida familiar- momento en que los espacios urbanos re­
visten características particulares. Por contraste, nunca hasta ahora se
han visto tan pocas mujeres en edad laboral haciendo la compra del
día en el barrio, lo cual ha modificado la naturaleza de la interacción
social en el vecindario y ha convertido a las urbanizaciones de los ba­
rrios periféricos y de las zonas residenciales en lugares relativamente
desiertos, donde durante muchas horas de cualquier día hábil las per­
sonas visibles son en gran medida las mayores y las que cuidan de
criaturas. Los capítulos siguientes se refieren con más detalle a las
consecuencias de los cambios habidos en las pautas de empleo de las
muj eres.

O narcea. s. a . d e edidones
3 . Feminización de la pobreza
en las ciu dades ----

CAROL WALKER

Introducción

Las cifras disponibles en el momento de escribir el libro muestran


que en 1 992-93, entre 1 3 y 1 4 millones de personas (una cuarta parte
aproximadamente de la población del Reino Unido) vivían en situa­
ción de pobreza, más del doble de las que había en 1 979. La pobreza
no se limita a un grupo concreto o a un lugar determinado y sin em­
bargo no es una experiencia «fortuita» (Glendinning y Millar, 1 992) ;
ciertos grupos tienen muchas más probabilidades que otros de pasar
por esa experiencia. Este capítulo tiene como obj eto estudiar el por­
qué las mujeres son más vulnerables a la pobreza que los varones y las
diferentes maneras en que repercute en sus vidas. También se exami­
na cómo el hecho de vivir en un entorno concreto, la ciudad, que
durante mucho tiempo ha estado muy asociada a la pobreza, puede
exacerbar su experiencia de privación y exclusión social.

Pobreza y ciudad

Desde hace más de un siglo, la relación entre ciudad y privación


ha sido objeto de numerosas investigaciones. En la mente de mucha
gente hablar de pobreza y privación equivalía a hablar de casco urba­
no. Como señalan MacGregor y Pirnlott ( 1 99 1 ) , a pesar de la historia

Ü narn:;1 , s. a . dt" c:dicione�


56 Caro/ Walker

gloriosa de muchas de nuestras ciudades como centros de creación de


riqueza,
«No deja de ser una acusación acerba de nuestro tiempo el hecho de
que, en la actualidad, la expresión "casco urbano" evoque universal­
mente imágenes de desorden, pobreza, miedo, vandalismo y aliena­
ción».

Sin embargo, ninguna zona urbana, suburbio o barrio céntrico de


la ciudad es homogéneo. Son lugares de gran diversidad, donde ri­
queza y pobreza viven «codo con codo» (Oppenheim, 1 993) , y cada
área urbana tiene su propia «"geografia interna" . . . que contribuye a
crear modelos característicos de pobreza y privación» (Goodwin,
1 995) . Por lo tanto, las diferencias no sólo se dan dentro de cada una
de las zonas urbanas sino también entre unas zonas y otras.
En el Reino Unido ha habido muchas iniciativas patrocinadas por
el gobierno para intentar acabar con la decadencia de los barrios cén­
tricos de la ciudad y sin embargo las zonas urbanas siguen siendo las
áreas más desfavorecidas, mientras aumenta el desequilibrio entre éstas
y los pueblos y zonas rurales (Oppenheim y Harker, 1 996) . Según
Gordon y Forrest ( 1 995) de las veinte zonas más deprimidas, die­
cinueve son urbanas, y de éstas, quince están en Londres. Goodwin
( 1 995) sostiene que hay una cierta ambigüedad respecto a qué ciuda­
des son las más deprimidas, pero no obstante hace la siguiente obser­
vación: «Hay un gradiente de privación que se extiende desde los nú­
cleos de las grandes áreas metropolitanas de Gran Bretaña. Por eso, las
zonas céntricas de Londres, Birmingham, Glasgow, Liverpool y Man­
chester tienen siempre los valores más altos en la mayoría de los gráfi­
cos sobre privación y pobreza urbanas» .
Las zonas urbanas han sido las más castigadas por la crisis indus­
trial. Goodwin ( 1 995) hace una «extensa descripción» de la pauperi­
zación que mucha gente ha de afrontar: tasas oficiales de desempleo
que superan el doble de la media nacional; perceptores del ingreso
núnimo garantizado que superan en casi tres veces la media nacional;
hacinamiento que cuadruplica la tasa nacional; niveles más altos de
mala salud y mortalidad; desequilibrio creciente entre estas zonas y el
resto del país, y una creciente desigualdad social y geográfica entre los
burgos más ricos y los más pobres dentro de cada ciudad.

� narcea. s. a. de ediciones
Feminización de la pobreza 57

Los niveles de privación superiores a la media no se limitan a los


cascos urbanos; en muchas zonas se han extendido a urbanizaciones
de la periferia. Estas urbanizaciones, planificadas en las décadas de los
cincuenta y de los sesenta como unidades vecinales de absorción para
descongestionar los deteriorados barrios céntricos de las ciudades, te­
nían la finalidad de ofrecer un entorno más positivo. Sin embargo, en
muchos casos no hicieron más que agravar los problemas existentes
importados del centro urbano al agrupar gente socialmente homogé­
nea, y por lo general vulnerable, en un entorno carente de oportuni­
dades de empleo, de tiendas, de medios de transporte y de áreas de
juego para niños, en «el ya de por sí lúgubre y monótono sistema del
entorno construido de las propias urbanizaciones, el cual no hace sino
aumentar la sensación de desesperación que les va impregnando, igual
que sucede con su relativo aislamiento y distanciamiento de los servi­
cios e infraestructuras del centro urbano» (Goodwin, 1 995) .
Townsend ( 1 987) describe el panorama siniestro de la pobreza y
privación que sufren las personas que habitan en las zonas más depri­
midas de la ciudad:

Sufrían de forma desproporcionada, no sólo por la mala calidad de la


vivienda, la falta de instalaciones y de posesión de cualquier bien y de
ropa suficiente, sino también por el riesgo de accidentes de tráfico,
problemas de basura y falta de jardín y áreas de juego. Asimismo, se
mudaban de casa con más frecuencia y tenían más problemas de salud
que los residentes en zonas menos deprimidas . . . Muchos vivían bajo
el temor de los desahucios, estaban preocupados por el aislamiento,
eran víctimas de hostigamiento racial y casi una quinta parte se había
encontrado en situaciones de violencia callejera en los doce meses an­
teriores. Algo más de una quinta parte manifestó haber padecido la
mala calidad del transporte público, mientras algo menos de una quin­
ta parte consideraba que tenía deudas (citado por Goodwin, 1 995) .

Si bien las mujeres no son las únicas afectadas por los problemas
descritos anteriormente, sí son ellas las que los viven en particular. Las
mujeres tienen menos oportunidades de huir de su entorno ya sea
para trabajar o para actividades de ocio, y sus responsabilidades como
cuidadoras de terceras personas las obligan a tener constantemente
que afrontar en sus vidas cotidianas la falta de oportunidades para ellas

© narcea. s. a. de ediciones
58 Caro/ Walker

y para sus hijos e hijas. Vivir en situación de pobreza en medio de la


opulencia es una fuente más de presiones para la persona que admi­
nistra la casa, la cual en las unidades familiares pobres es, por lo gene­
ral, la mujer.

Las mujeres pobres no cuentan


para las estadísticas

En la definición «oficial» de degradación urbana (Goodwin, 1 995) ,


el Departamento de Medio Ambiente ha incluido ocho indicadores:

-desempleo,
-pensionistas que viven solos,
-progenitores solos con cargas familiares,
-cambio de población,
-mortalidad,
-origen étnico,
-hacinamiento,
-instalaciones compartidas.

En los tres primeros las muj eres están claramente en mayoría; más
adelante examinaremos sus causas y su impacto. Asimismo, suelen ser
las más afectadas por los restantes indicadores. Se observan en las mu­
jeres pobres, igual que en toda la gente pobre, unos índices de morbi­
lidad y mortalidad más elevados que en las personas adineradas, y
ocurre lo mismo con sus hijos e hijas; las mujeres negras están en una
situación de mayor desventaja debido a la discriminación y exclusión
que sufren por razón de «raza»; como administradoras de la unidad fa­
miliar y cuidadoras principales, las muj eres han de arrostrar lo más
desagradable de una vivienda de mala calidad, un ejemplo de ello es
el hacinamiento y una serie de instalaciones compartidas:

Carecer de agua caliente o de baño no significa lo mismo para el va­


rón, que utiliza el agua caliente para lavarse y afeitarse, que para la
mujer que tiene la responsabilidad de atender y asear a las criaturas, la­
var la ropa y limpiar la casa (Payne, 1 99 1 ) .

� n arcea. s . a . di: edicionc-s


Feminizadón de la pobreza 59

Aunque en los últimos años se ha prestado más atención al estu­


dio de la feminización de la pobreza (Scott, 1 984; Rein y Erie, 1 988;
Glendinning y Millar, 1 992) no es un fenómeno nuevo. Según Lewis
y Piachaud ( 1 992) , a principios del siglo XX , el 6 1 por ciento de la
gente que vivía de la beneficencia eran mujeres; en 1 992, el 60 por
ciento de las personas perceptoras del ingreso núnimo garantizado
(sometido a la verificación de recursos económicos por la red de Ser­
vicios Sociales) eran muj eres (Oppenheim, 1 993) . Sin embargo, la
magnitud de la pobreza de las muj eres fue ignorada en los primeros
estudios sobre la pobreza (Glendinning y Millar, 1 987) y sigue sin re­
flejarse en las estadísticas oficiales.
En Gran Bretaña se publicaron dos series estadísticas distintas
para medir la pobreza. La primera, Estadísticas de rentas bajas (DHSS,
1 988) , daba información sobre el número de personas que vivían
por debaj o o ligeramente por encima del nivel de asistencia social
(denominado sucesivamente subsidio al necesitado, subsidio comple­
mentario e ingreso núnimo garantizado) . El gobierno conservador
sustituyó esta serie por otra, Unidades familiares con ingresos por debajo
de la media (HBAI, 1 995) , que muestra, en primer lugar, el número
de individuos en unidades familiares con ingresos por debajo del ni­
vel de subsistencia, y, en segundo lugar, el número de individuos que
viven en unidades familiares clasificadas en las cinco últimas decilas
de la distribución de la renta, y los aumentos que experimenta cada
grupo en renta real. Ambos sistemas subestiman la pobreza y los ba­
jos ingresos de las muj eres porque se basan en el cálculo de los recur­
sos de la unidad familiar y no en los ingresos de cada persona. En
uno de los análisis de la estadística HBAI que goza de mayor autori­
dad, Goodman y Webb ( 1 995) , aclaran este fallo importante:

Si . . . un miembro de una unidad familiar recibiese la totalidad de los


ingresos y privase de los mismos a otros miembros de la unidad fami­
liar, está claro que sería un error medir el nivel de vida de cada indi­
viduo sobre la base de los ingresos totales de la unidad familiar. Sin
embargo, en la práctica, es difícil defender este supuesto extremo.

Si bien el rechazo total a redistribuir cualquier recurso dentro de


la unidad familiar puede ser «extremo» (aunque todavía no descono-

� narcea. s . a. dt!' t."diciones


60 Caro/ Walker

ciclo) , hay pruebas sustanciales que demuestran la experiencia respec­


to a la pobreza de algunos miembros de una unidad familiar cuando
la distribución de recursos -por avaricia o por costumbre- es inj us­
ta. Por ejemplo, Vogler ( 1 989) comprobó que sólo el 20 por ciento
de las unidades familiares utilizaban para la administración de los in­
gresos familiares un «sistema mancomunado igualitario» y que, en ge­
neral, en una familia cuyas personas de referencia son la pareja, la mu­
jer tenía menos recursos.
La interacción entre las normas del sistema de subsidios y la expe­
riencia de las mujeres en el desempleo significa que éstas también es­
tán subrepresentadas --según algunos comentaristas tanto como una
cuarta parte (Callender, 1 992)- en los cálculos que sobre el desem­
pleo maneja el gobierno, los cuales incluyen sólo a las personas regis­
tradas como desempleadas y demandantes de subsidio. Por las razones
que se analizan más adelante, muchas mujeres que desearían trabaj ar
y/ o que están buscando trabajo no reúnen las condiciones para solici­
tar un subsidio. Una pareja en la que los dos están en paro, sólo se
considera desempleado a uno de los dos y, por razones que también
se analizan más adelante, esa persona suele ser el varón. Cuando el
marido o el compañero está en paro, a menudo se disuade a las muje­
res de buscar trabajo debido a las normas punitivas en materia de in­
gresos que rigen para tener derecho a la prestación. El porcentaje de
mujeres no trabajadoras con cónyuges empleados que se incorporaron
a una ocupación pasó de un 1 4 por ciento a un 2 1 por ciento entre
1 979 y 1 993. Por el contrario, el porcentaj e de mujeres no trabajado­
ras con compañeros desempleados que se pusieron a trabajar, en efec­
to, disminuyó de un 1 5 por ciento a un 9 por ciento (Harker, 1 996) .
Además, muchas esposas trabajadoras renuncian a trabajar cuando sus
compañeros pierden su puesto de trabajo.
La cifra de paro de la Encuesta de Población Activa muestra unas
tasas de desempleo mucho más elevadas entre las muj eres que la cifra
de demandantes. Por ejemplo, en el otoño de 1 994 el 24 por ciento
del total de demandantes eran muj eres . Por el contrario, según la de­
finición de la Encuesta de Población Activa (esto es, las personas que
no han realizado trabajo asalariado en la semana anterior, que han
buscado de manera activa una ocupación remunerada durante las últi­
mas cuatro semanas y están disponibles para empezar a trabajar en dos

{:) narcea, s . a . de ediciones


Feminización de la pobreza 61

semanas, independientemente de que sean demandantes de subsidios) ,


el 34 por ciento eran mujeres. Si se utiliza la definición de desempleo
alternativa y menos estricta de la misma Encuesta de Población Activa
(esto es, la gente que quiere trabajar, está disponible pero no ha bus­
cado trabajo durante las últimas cuatro semanas) , entonces el 63 por
ciento eran mujeres que estaban en paro {Oppenheim, 1 993) .

Alcance de la pobreza en la población


urbana femenina

Debido a que los datos sobre la pobreza no están desglosados por


sexos, sólo es posible hacer una estimación aproximada del alcance de
la pobreza entre las muj eres. Oppenheim y Harker ( 1 996) consideran
que en 1 992 aproximadamente 5 . 4 millones de mujeres vivían con
ingresos iguales o por debajo del ingreso mínimo garantizado, frente a
4,2 millones de varones y que, de acuerdo con este cálculo, en torno
al 56 por «:iento de los adultos que viven en situación de pobreza son
muj eres. Webb ( 1 993) comprobó que en 1 99 1 dos tercios de los
adultos en unidades familiares pobres eran muj eres y que, en estas
unidades familiares, tenían aproximadamente la mitad de recursos
propios que los varones.
La existencia de criaturas incrementa considerablemente la vulne­
rabilidad a la pobreza de una familia. Entre 1 979 y 1 992-93, el riesgo
de pobreza aumentó de un 8 por ciento a un 24 por ciento entre las
parejas con hijos e hijas y de un 1 9 por ciento a un 58 por ciento en­
tre las familias monoparentales (Harker, 1 996) . En 1 992-93 más del
33 por ciento de l� población infantil vivían en unidades familiares
con unos ingresos inferiores a la mitad de la media. Según la misma
definición, las parejas con hijas/hijos representan el mayor grupo de
población en situación de pobreza y las familias monoparentales, en la
actualidad, representan el segundo grupo más numeroso. En conjunto,
el riesgo de pobreza para las familias monomarentales es sumamente
elevado (Oppenheim y Harker, 1 996) .

<0 narcea, s. a. de ediciones


62 Caro/ Walker

¿ Por qué · son pobres las mujeres?

<<La pobreza es consecuencia de una incapacidad para generar re­


cursos suficientes que satisfagan las necesidades vitales» (Glendinning
y Millar, 1 992) . Mientras las mujeres pueden verse con esa incapaci­
dad por una serie de razones --sobre todo por carecer de un empleo
adecuado-- que también afectan a los varones, aquéllas se encuentran
en una situación de mayor desventaja por razón de su género. En
concreto, el acceso de las mujeres al mercado laboral y su participa­
ción en éste está sumamente circunscrito por los criterios de segrega­
ción por género que rigen el mundo del trabajo y por su papel de
cuidadoras. Se ha analizado este tema en el capítulo anterior.
A pesar de haber aumentado su participación en el mercado del
trabajo durante el período posterior a la guerra, la mayoría de las mu­
jeres siguen siendo las principales cuidadoras, no sólo de las criaturas
sino también de otros núembros de la fanúlia, incluso cuando éstos
no son parientes consanguíneos cercanos (Qureshi y Walker, 1 989) .
Debido a sus responsabilidades vinculadas al cuidado de terceros, mu­
chas muj eres se ven linútadas a una actividad laboral que se encuentre
próxima al lugar de residencia, con horario flexible y que no requiera
estar mucho tiempo fuera de casa. Muchas mujeres procuran conciliar
la actividad doméstica y el cuidado de terceros con un empleo a
tiempo parcial. Estas ataduras domésticas pueden restringir la partici­
pación en el mercado laboral de las mujeres que viven con uh com­
pañero, y desde luego son mucho más importantes para las mujeres
que tienen que educar y criar a los hijas/hijos solas.
En la actualidad, una de las principales causas de la pobreza en
Gran Bretaña para varones y mujeres son los bajos salarios. Sin em­
bargo, ellas ocupan la mayoría de los puestos de trabajo peor pagados.
A pesar de la mayor participación de las mujeres en el mercado labo­
ral, la mano de obra ha permanecido notablemente segregada. Aun­
que la legislación sobre igualdad salarial y contra la discrinúnación se­
xual ha pernútido reducir la diferencia entre los salarios de varones y
mujeres, en 1 994 el sueldo bruto semanal a tiempo completo de las
mujeres era un 72 por ciento del de los varones. Las mujeres en 1 994
representaban los dos tercios de las personas con un salario inferior al
umbral de subsistencia digna deternúnado por el Consejo de Europa

ei narcea, s . a . de ediciones
Feminización de la pobreza 63

(5,88 libras la hora) . Las mujeres negras tienen mayores probabilidades


de percibir salarios aún más bajos que las mujeres blancas, aunque al­
gunas complementan sus ingresos trabajando más horas o por turnos
(Oppenheim y Harker, 1 996) . Al tener un trabajo mal pagado o a
tiempo parcial, las mujeres ven reducidos sus derechos en cuanto a
protección laboral, tienen menos subsidios por enfermedad o por j u­
bilación, menos complementos mientras están en activo y son más
vulnerables al desempleo.
Aunque la relación entre paro y pobreza ha quedado claramente
demostrada, a menudo todavía se da por sentado que el desempleo en
las mujeres es menos grave y causa menos apuros económicos que en
el caso de los varones (Callender, 1 992) . Como ya se ha señalado, las
tasas de paro entre las mujeres son bastante más elevadas de lo que re­
flejan las estadísticas oficiales. Los índices de paro entre las mujeres
negras son sustancialmente más elevados, por término medio, que los
de las mujeres blancas (Oppenheim y Harker, 1 996) . Las modificacio­
nes introducidas en el pago de subsidios a los desempleados por parte
de la Segur�dad Social disfrazarán además la tasa real de paro femenino.
La gravedad de los apuros económicos motivados por el desem­
pleo varía según las circunstancias económicas de la unidad familiar,
pero cuando es la mujer la única asalariada la situación es devastadora.
No obstante, la mayoría de las familias viven con arreglo a sus ingre­
sos, así que dejar de percibir una parte de los mismos casi siempre re­
percutirá en el nivel de vida, sobre todo en las familias con rentas ba­
jas que disponen de pocos ahorros y de ninguna reserva que sirva de
amortiguador económico. La Unidad de Bajos Salarios (Low Pay
Unit) ha calculado que habrá un millón más de familias que vivan en
situación de pobreza si ninguno de los miembros de la pareja trabaja
(Walker, 1 993) . Así, la falta del salario femenino, incluso aunque sea
baj o, supone una di(erencia decisiva en el bienestar familiar. Por
ejemplo, Pahl ( 1 983) comprobó que, en lo que se refiere a los gastos
familiares, los varones contribuían más en términos absolutos, pero las
mujeres lo hacían más en términos relativos;

Para simplificar, si la madre ingresara en la economía familiar una li­


bra, de ésta se destinaría bastante más a la comida para la familia que si
la libra la hubiese aportado el padre (citado por Oppenheim, 1 993) .

!{) narct:a, s. a. de ediciones


64 Caro/ Walker

Como ya se ha señalado, las criaturas en una familia aumentan de


forma considerable la probabilidad de vivir en situación de pobreza.
Este problema es importante sobre todo para las personas solas que
tienen que educar y criar niños o niñas. En la actualidad en el Reino
Unido hay 1 .400.000 familias monoparentales y nueve de cada diez
son mujeres. Durante la década pasada fue muy dificil para las madres
solas desarrollar una actividad laboral, por no encontrar un empleo
adecuado, o por falta de medios para pagar a otra persona para que
cuidara de las hijas e hijos. Por consiguiente, aunque en general la
participación de las mujeres en el mercado laboral ha aumentado, la
de progenitoras solas con criaturas ha disminuido. En consecuencia,
algo más de un millón de progenitoras solas con criaturas dependían
del ingreso mínimo garantizado, y más de medio millón llevaban ya
más de dos años en esa situación.
Durante los últimos diez años ha aumentado la hostilidad hacia los
progenitores solos y la tendencia en las políticas gubernamentales ha
pasado de no tomar en consideración el problema de la pobreza de las
familias monoparentales, a centrarse en el «problema» de la monopa­
rentalidad per se. La iniciativa oficial más importante respecto a las fa­
milias monoparentales ha sido la creación de la Agencia de Apoyo al
Menor (CSA) . Tras publicar en 1 990 el libro Children Come First (Pri­
mero los niños) , el propósito de satisfacer las necesidades de los meno­
res ha quedado en la práctica en un segundo lugar, muy por detrás del
objetivo de reducir el número de personas dependientes de las presta­
ciones asistenciales. Durante los primeros años, la Agencia de Apoyo al
Menor se preocupó tan sólo de recabar ayuda por alimentos de los
cónyuges ausentes (mayoría abrumadora de padres) de las mujeres que
habían solicitado subsidios del Estado. Las tentativas de garantizar la
ayuda alimenticia por parte del compañero ausente terminaban a veces
cuando la mujer conseguía el subsidio. El impacto que causaron las in­
tervenciones de la Agencia de Apoyo al Menor en los padres ausentes,
en cuanto a la carga económica adicional que se endosaba a los hom­
bres y, en ocasiones, a sus segundas familias, fue objeto de mucha pu­
blicidad que se tradujo en cambios importantes tanto en la política
como en la administración de la Agencia de Apoyo al Menor. El pri­
mer paso en esa dirección fue la "ongelación del subsidio de familia
monoparental y del complemento por familia con un solo progenitor.

© narcea. s . a. de ediciont!'s
Feminización de la pobreza 65

Con semejantes políticas, la pobreza, que es una característica común


de la vida de muchas familias monoparentales, sólo puede empeorar.
Si bien la mayor esperanza de vida para varones y mujeres debería
ser causa de alegría, numerosos informes gubernamentales la han pre­
sentado como una carga: para la seguridad social, para la administra­
ción sanitaria y para los servicios sociales. El creciente bienestar y ma­
yor poder adquisitivo de algunas personas mayores, principalmente de
clase media y recién jubilada, ha informado una buena parte del de­
bate político en los últimos años. Sin embargo, junto con los WOO­
PIES (well-<1f older people [gente mayor pudiente]) hay un número sig­
nificativo de gente mayor no tan adinerada, cuya mayoría está
constituida por mujeres que viven. en situación de pobreza. En 1 994,
los pensionistas solteros representaban el 1 1 por ciento y las parejas de
pensionistas el 1 O por ciento de la gente que vive con ingresos infe­
riores a la mitad de la renta media (Oppenheim y Harker, 1 996) . La
pobreza entre la gente mayor, igual que entre la población en general,
no disminuye de forma equitativa:

De la gente que vive en situación de pobreza en Gran Bretaña, un


elevado porcentaje lo constituyen las personas mayores. . . Pero ni si­
quiera se distribuye la pobreza de manera equitativa entre los mayores;
el género es una línea divisoria clara en la experiencia económica y
social de la vejez (Walker, 1 993) .

Hay más del doble de mujeres mayores que de hombres mayores


viviendo en situación de pobreza o en el umbral de ésta, y entre los
más ancianos (por encima de los 80 años) la proporción es de cinco a
uno (Walker, 1 993) . La mayor longevidad de las mujeres en compara­
ción con la de los varones sólo explica parcialmente su mayor vulne­
rabilidad a la pobreza ya que los ingresos de cada persona descienden
gradualmente conforme se alarga la vida de jubilada. Mayor significa­
ción tienen las discriminaciones sociales y económicas que sufren a lo
largo de su vida laboral, las cuales se traducen en una desigualdad
constante y en una mayor inseguridad económica en la jubilación.
Menos años de trabajo asalariado, más empleos a tiempo parcial y sa­
larios inferiores, todo contribuye a que la pensión sea más exigua. La
Ley de Seguridad Social de 1 986 debilitó de manera sustancial el Plan

tCl narcc<1, s. a . dl." cdiciom.•s


66 Caro/ Walker

Nacional de Pensiones Contributivas y, como consecuencia, las mu­


jeres salieron perdiendo. La pensión única del estado se encuentra
amenazada por los dos partidos políticos más importantes. El crecien­
te énfasis en la necesidad de una segunda pensión, ocupacional o per­
sonal, perjudica a las mujeres. Tienen menos probabilidades que los
varones de tener esta cobertura y en caso de que la tengan, por lo ge­
neral, es menos generosa (Groves, 1 992) .

Las mujeres y la Seguridad Social

En la actualidad, el sistema de seguridad social británico garantiza


a las mujeres, oficialmente, una igualdad de trato con los varones. Al­
gunas de las mayores iniquidades, como la pensión de invalidez no
contributiva para las amas de casa que exigía a las mujeres casadas so­
meterse a un test de «obligaciones domésticas» para verificar que reu­
nían las condiciones necesarias, y la norma que excluía a las mujeres
casadas (el mayor grupo de cuidadoras) del derecho a la prestación
que se concedía por el cuidado de personas inválidas, han sido elimi­
nadas a raíz de varias sentencias del Tribunal de Justicia Europeo.
Con el incremento de la pobreza en Gran Bretaña, el sistema de
seguridad social está desempeñando un papel cada vez más importan­
te no sólo a través de prestaciones otorgadas a los excluidos del mer­
cado laboral, sino también con subvenciones a las personas con un
trabajo mal remunerado mediante fórmulas como el crédito familiar
o el subsidio de vivienda. Hay más mujeres que varones recibiendo
estos subsidios. Como puede apreciarse en el cuadro 1 , las mujeres
son mayoría entre los demandantes de las prestaciones, salvo las pen­
siones de la seguridad social abonadas a la gente que no ha cumplido
la edad de jubilación. Además de los que reciben un subsidio por de­
recho propio, Esam y Berthoud ( 1 99 1 ) han calculado que 3.7 millo­
nes de hombres reciben subsidio en nombre de sus cónyuges. El siste­
ma de prestaciones contributivas no resulta útil a las mujeres a pesar
de haber incorporado el principio de igualdad de trato que garantiza
los mismos derechos a ambos sexos (salvo en las prestaciones por ma­
ternidad y en las pensiones de viudedad que se abonan exclusivamen­
te a las mujeres) . El derecho a un sistema de pensiones contributivas

� ncircea. s. a. de edicioni:s
frminización de la pobreza 67

CUADRO 1 . PORCENTAJE DE PERCEPTORES DE DIVERSOS SUBSIDIOS


DE LA SEGURIDAD SOCIAL SEGÚN GÉNERO

Varones Mujeres

Pensiones por fallecimiento debido a accidente de trabajo . 1 00


Pensión de invalidez por accidente laboral . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 89 11
Pensión de invalidez . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 76 24
Pensión de j ubilación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 35 65
Pensión de viudedad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . No procede 1 00
Prestación por maternidad . . . . . . . . .. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . No procede 1 00
Prestación por enfermedad . . . . . . . . .. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 74 26
Seguro de desempleo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .. . . . . . . . . . . . . . . . . 68 32
Prestación por necesidad de otra persona . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 37 63
Prestaciones por hijo a cargo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 2 98 *
Prestación por familias con un solo progenitor . . . . . . . . . . . . . . . . 9 21
Prestación por cuidar de personas inválidas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 18 82
Prestación por movilidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .. . . . . . . . . . . . . 52 48
Prestación por discapacidad grave . . . . .. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 40 60
Crédito familiar . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1 99 *
l n b'Teso mínimo garantizado . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 43 57 **

* En el caso de parejas, corresponde a la nlltjer hacer la demanda.


** Las parejas pueden elegir quién es el demandante.
F11c11tc: Lister, 1 992.

depende de la relación de una persona con el mercado laboral. En


concreto, una trabajadora debe ganar por encima del límite salarial
inferior (en ese momento tanto ella como su empresario empiezan a
pagar las cotizaciones de la seguridad social) y ha de haber completa­
do una cotización suficiente dentro del período pertinente. Es dificil
valorar exactamente el número de personas afectadas. En conjunto,
las muj eres tiene siete veces más probabilidades que los varones de es­
tar fuera de la red de la seguridad social (Hakim, 1 989) .
La existencia de familiares dependientes puede ser motivo para
denegar a las mujeres el seguro de desempleo, incluso cuando reúnen
las condiciones contributivas. Como parte de la disponibilidad para la
prueba de trabajo, todas las cuidadoras han de demostrar que en vein­
ticuatro horas pueden tomar medidas alternativas en relación con el

� J narn·a. s . a . de ediciones
68 Caro/ Walker

cuidado de terceros. Aunque la responsabilidad de tener que cuidar


de terceros puede alegarse «con razón» para rechazar una oferta de
trabajo, hacerlo podría significar para una muj er que no se la conside­
rase disponible para trabajar, «sobre todo si quien valora su disponibi­
lidad es alguien que piensa que las mujeres en ningún caso deberían
estar en el mercado laboral» (Lister, 1 992) . Según las disposiciones de
la Ley de Seguridad Social de 1 989, el seguro de desempleo se paga
exclusivamente a las mujeres si están dispuestas a coger un trabajo a
tiempo completo (Callender, 1 992) . Así, incluso las que cuentan con
un historial contributivo completo, serán excluidas en caso de desear
o poder solamente trabajar a tiempo parcial.
Así como las mujeres tienen menos probabilidades de reunir las
condiciones requeridas en el sistema contributivo, también están me­
nos protegidas por el sistema de Seguridad Social porque ofrece pro­
tección a los trabajadores sólo frente a riesgos asociados al trabajo, tal
como el desempleo. No está prevista la protección social a los que
han de dejar el empleo por tener que cuidar de terceros (Harker,
1 996) . Se calcula que sólo seis de cada diez mujeres pueden acreditar
el derecho a los subsidios por maternidad (McRae y Daniel, 1 99 1 ) .
La única prestación que s e abona a los cuidadores -la mayoría de es­
tos son mujeres- es no contributiva y se paga sólo a la gente que
cuida de terceras personas con un alto grado de minusvalía o de en­
fermedad crónica y a razón de una cuantía inferior a las pensiones
contributivas o al ingreso mínimo establecido. La exclusión de mu­
chas muj eres del sistema contributivo, junto con el insuficiente nivel
de pensiones de la seguridad social, que afecta a varones y muj eres
por igual, significa que un creciente número de muj eres de todas las
edades depende de las prestaciones sometidas a la verificación de re­
cursos -ya sea como demandante o como compañera de un deman­
dante-, tales como el ingreso mínimo garantizado y el crédito fami­
liar. Sin embargo, la naturaleza de las prestaciones sometidas a la
verificación de recursos del demandante y, en concreto, la agregación
de ingresos de ambos miembros de la pareja significan que muchas
mujeres excluidas del sistema de seguridad social no tendrán derecho
a este tipo de prestaciones debido a los recursos del compañero.
No obstante, como puede apreciarse en el cuadro 1 , hay más mu­
j eres que hombres demandantes del ingreso mínimo garantizado, ade-

© narcea. s . a . de t:diciones
Feminización de la pobreza 69

más de la prestación que reciben muchas mujeres por su condición de


dependientes de su compañero. Desde la implantación en 1 988 del
ingreso núnimo garantizado, cualquier miembro de la pareja puede
ser el demandante. Sin embargo, si bien ha habido un incremento
constante del número de mujeres demandantes en nombre de la pare­
ja, en 1 990 sólo una de cada veinte mujeres era la demandante (Lister,
1 992) . Es mucho más verosímil que el varón sea el demandante por­
que es el que probablemente ha tenido trabajo a tiempo completo y
un sueldo más alto (Kempson, Bryson y Rowlingson, 1 994) . En mu­
chas familias hay una gran oposición a que las mujeres asuman el pa­
pel de demandantes (McKee y Bell, 1 985) aunque, en general, sean
las administradoras domésticas.
A pesar de la insuficiencia del sistema contributivo de la Seguri­
dad Social para las mujeres en particular, el cambio hacia las presta­
ciones sometidas a la verificación de recursos las perjudica. En primer
lugar, por ser las beneficiarias mayoritarias de tales prestaciones, como
personas de referencia en familias monomarentales, como cuidadoras,
como mujeres mayores o como administradoras domésticas dentro de
la pareja, son ellas las que se enfrentan a las complejidades e indigni­
dades de semejante sistema. El pago del ingreso núnimo garantizado
se hace solamente previa cumplimentación de un formulario de vein­
ticuatro páginas, y cualquier modificación posterior que afecte a las
circunstancias por las cuales la prestación fue concedida, ha de notifi­
carse inmediatamente:a la Unidad Administrativa del Plan.
En segundo lugar, el énfasis, dentro del sistema de pensiones, en
la estructura familiar tradicional, aunque ahora minoritaria, de una
pareja casada con hijos/hijas conduce a muchas complejidades y desi­
gualdades. Esto puede tener un efecto disuasorio en las cónyuges que
van a trabajar o en las personas de referencia de las familias monopa­
rentales que forman nuevas relaciones de convivencia. Tanto las pen­
siones contributivas como las prestaciones no contributivas se abonan
individualmente y el salario del compañero no afecta al derecho de la
demandante. Sin embargo, las prestaciones sometidas a la verificación
de recursos agregan ingresos, de tal forma que si un miembro de la
pareja trabaja más de dieciséis horas por semana (definición actual del
trabajo a tiempo completo en el sistema de pensiones) ningún miem­
bro puede solicitar el ingreso núnimo garantizado; si una de las partes

«J narc�a . s. a. de- �dicion�s


70 Caro/ Walker

o ambas trabajan a tiempo parcial o tienen ahorros, se reduce la pres­


tación. La agregación de salarios de las parejas casadas o convivientes
es una medida económica disuasoria, además de las considerables pre­
siones sociales, para que las compañeras de varones desempleados de­
jen de trabajar.
El sistema de Seguridad Social ha sido criticado por alentar a las
mujeres a dejar que sus hijos e hijas sean educados y atendidos por fa­
miliares y amigos y a costa del Estado (Morgan, 1 995) . Es cierto que
el sistema de pensiones sí proporciona a las muj eres una vía para supe­
rar la dependencia privada de la familia y, en algunos casos, les ofrece
por primera vez unos ingresos propios fijos. Que eligieran esta fór­
mula de forma irresponsable dados los bajos niveles de los subsidios es
más discutible. Las personas de referencia de las familias monomaren­
tales son uno de los únicos grupos de demandantes que dicen estar
mejor económicamente cuando tienen el ingreso mínimo garantiza­
do. En general, esto es así porque reciben y controlan el ingreso fami­
liar directamente. Pahl comprobó en su estudio que entre una quinta
y una tercera parte de las muj eres estaban mejor económicamente
después de separarse de sus maridos (Pahl, 1 983) . La siguiente cita
ilustra el cambio (Walker, 1 993) : «Estoy mejor económicamente por­
que ingreso una cantidad fija de dinero cada semana; mi marido se lo
gastaba emborrachándose». Como señala Lister, el simple hecho de
saber que el subsidio llegará con regularidad y la seguridad que da el
saberlo es para las personas de referencia de las familias monomarenta­
les tan importante como la cantidad efectiva de dinero recibida.

Incluso la dependencia del ingreso mínimo garantizado sometido a la


verificación de recursos, con todas sus insuficiencias e indignidades,
puede ser preferible para muchas mujeres que depender de un hom­
bre. Es posible que no sea una prestación del todo segura; los dere­
chos a los que da lugar están siendo erosionados y solicitarla puede
implicar un proceso humillante (sobre todo para la gente negra) , pero
al menos la relación entre la mujer demandante y el Estado es más
impersonal y proporciona algunos derechos ejecutorios así como un
cierto sentido del control sobre el dinero una vez que se ha recibido
(Lister, 1 992) .

� narcea, s. a. de ediciones
Feminización de la pobreza 71

Cómo experimentan la pobreza las muj eres

En las familias pobres (Kempson, Bryson y Rowlingson, 1 994) , la


carga económica y emocional de administrar el presupuesto familiar re­
cae, por lo general, sobre las mujeres, en contraste con las familias adine­
radas donde la tendencia es que sea una tarea del varón o compartida.

Para las mujeres la pobreza es una experiencia diferente, en el sentido


de que le exige poner a contribución sus habilidades como adminis­
tradora, «buena ama de casa» y le hace pagar un precio en cuanto a
tensión, ansiedad y trabajo puro y duro . . . La tarea de «administrar»
también genera una carga emocional por la preocupación de encon­
trar los productos, entretener a los niños sin juguetes y para que no
piensen en las ganas de comer, llevárselos a las tiendas para las com­
pras y, además, el sentimiento de culpa por todo ello (Payne, 1 99 1 ) .

Como administradoras de la unidad familiar, las mujeres n o sólo


son las que llevan la carga emocional de administrar la pobreza fami­
liar, sino también las que hacen los mayores sacrificios personales :
prescinden de comer o comen los alimentos más baratos (Burghes,
1 980; Payne, 1 99 1 ) , renuncian a participar en actividades sociales y
sacrifi c an el gasto personal en beneficio del consumo común (Callen­
der, 1 992) . Bradshaw y Holmes ( 1 989) comprobaron que sólo un 3
por ciento de las muj eres encuestadas salía de vez en cuando a tomar
una copa en comparación con un 1 8 por ciento de los varones entre­
vistados: «Al asumir un proceso de empobrecimiento para ellas mis­
mas, las muj eres contribuyen a evitar o a reducir la pobreza en los
otros miembros de la familia. Así, una mujer puede estar en situación
de pobreza mientras no sucede lo mismo con otros miembros de su
familia o puede estar en una situación de mayor pobreza que los de­
más» (Oppenheim, 1 993)
Administrar una casa con un presupuesto bajo ftj o requiere gran
habilidad y no poco sacrificio :

Pocas dudas caben de que las familias que mejor podían llegar a final
de mes contaban todas ellas con excelentes administradoras . . . Estas ad­
ministradoras resueltas consiguen hacer que el dinero llegue mediante
una mezcla de inventiva, rigor y precisión. Inventiva porque utilizan

(< J narn·a, s. a. de cdkiones


72 Caro/ Walker

su dinero o su tiempo con gran provecho; rigor porque reducen gas­


tos de forma tan drástica como sea necesaria para no endeudarse, y
precisión porque planifican sus presupuestos y cuentas familiares casi
al céntimo (Ritchie, 1 990) .

Semejante disciplina y autodeterminación pueden ser sumamente


agotadoras para la persona que tiene la responsabilidad de «adminis­
trar» un hogar, como lo demuestran las afirmaciones siguientes de
mujeres que dependen de una prestación (Walker, 1 993) :

Me las arreglo como puedo pero es una lucha y mis nervios se resien­
ten por la presión constante de tener que resolver bien todos los pro­
blemas.
Realmente, me siento sola, aislada, no sé a quién acudir para pedir
consejo. . . parece como si estuviera dando con la cabeza contra una
pared y no consiguiera nada. Creo que nadie podría comprenderlo
del todo salvo que haya pasado por una situación semejante. A nadie
le preocupa lo más mínimo.

Conclusiones

Desde la Segunda Guerra Mundial se han producido en Gran


Bretaña una serie de cambios significativos en la situación de las mu­
jeres. Ha habido un incremento en la incorporación al mercado labo­
ral; el nacimiento de hijos más que el matrimonio es el motivo más
frecuente por el cual las mujeres abandonan el trabajo y la tendencia
es que los períodos de interrupción laboral sean más cortos. Las mu­
jeres son más longevas y la esperanza de vida es mayor que la de los
varones. El aumento del porcentaje de familias monoparentales es de­
bido a una serie de factores, entre ellos, el incremento de la tasa de
divorcios y un menor temor a este tipo de familia que, por otro lado,
no está ya tan penalizado por la sociedad. Sin embargo, estas transfor­
maciones fundamentales en la situación económica, demográfica y
social de las mujeres no se han reflejado suficientemente en el merca­
do de trabajo ni en la estructura y servicios de protección de la segu­
ridad social. Por consiguiente, la marginación laboral es una realidad
para muchas mujeres que cada vez más se ven abocadas a desempeñar

© narcea. s. a . de ediciones
Feminización de la pobreza 73

trabajos «femeninos», a tiempo parcial y mal pagados. El sistema de


pensiones, aunque a primera vista mantiene una igualdad de trato en­
tre varones y mujeres, sin embargo se basa en el modelo tradicional,
esto es, mantenedor de la familia/ adulto dependiente, correspondien­
do la primera figura al varón y la segunda a la mujer. Las actitudes so­
ciales han reaccionado también muy lentamente a la hora de reflejar
las aspiraciones cambiantes de muchas mujeres o la realidad de la vida
de las mujeres. Por ej emplo, muchas de ellas han elegido tener una
ocupación remunerada como un medio de desarrollarse como per­
sonas. Pero muchas mujeres trabajan por necesidad económica y no
por obtener un dinero para gastos menores o simplemente para lujos,
sino simplemente para evitar que la familia caiga en la pobreza. La
desigualdad que han de afrontar todas las mujeres con relación a los
hombres se agudiza para algunas por razón de su clase social, edad,
discapacidad y «raza». En estos casos, la marginación laboral es mayor
y han de hacer frente a una inseguridad económica también mucho
mayor. Ni los empresarios ni el Estado han estudiado suficientemen­
te las necesidades y derechos de las mujeres, ni en la política salarial,
en las políticas de protección social o en la cobertura para el cuidado
de las hijas e hijos.
Es evidente que la degradación de los barrios céntricos de la ciu­
dad es social y no espacial: «Encontramos miseria urbana dondequiera
que haya un pobre urbano» (Goodwin, 1 995) . Pero la vida en el cen­
tro urbano presenta problemas especiales para los pobres en general y
para las mujeres pobres en particular. El casco urbano ha aguantado lo
más recio de los mayores cambios sociales y económicos: éxodo de
los empleos manufactureros, disminución cuantitativa y cualitativa de
la vivienda social, recortes en servicios públicos y aumento de la de­
lincuencia. Pese a la incorporación de numerosas políticas urbanas y
regionales para atajar la degradación de los barrios céntricos urbanos
y promover su regeneración, «el desequilibrio entre las condiciones y
oportunidades en zonas deprimidas y en otros lugares. . . sigue siendo
igual de grande que hace una década» (Willmott y Hutchinson,
1 992) .
Los problemas de las mujeres que viven en la ciudad siguen sien­
do especialmente graves. El empobrecimiento se agrava a consecuen­
cia de la escasez de servicios (Alcock, 1 993) . Los recortes en los pre-

<ü n a rn.•;t, s. a . de edidmu:s


74 Caro/ Walker

supuestos destinados a servicios públicos, que han afectado de manera


desproporcionada a las áreas metropolitanas, han perjudicado notable­
mente a las mujeres. Son ellas las que, como usuarias de servicios y
cuidadoras, padecen más directamente la falta de espacios seguros para
las criaturas, los recortes en la gratuidad o en las subvenciones desti­
nadas al cuidado de hijas e hijos, los incrementos en los precios de las
comidas escolares y los recortes de servicios sociales, como las ayudas
a domicilio.
Muchos otros factores que se plantean en otros capítulos de este
libro atañen a las mujeres y contribuyen a aumentar su miseria, aisla­
miento y exclusión: transporte insuficiente o caro, coste de vida más
elevado al haber trasladado los supermercados lejos de los centros ur­
banos, miedo a la delincuencia y temor por su seguridad personal, así
como su situación desfavorable para acceder a una vivienda digna.
Entre tanta adversidad, hay algunos indicios esperanzadores. Philo
( 1 995) , por ejemplo, señala numerosas iniciativas comunitarias desti­
nadas a atajar algunos de estos problemas y el papel destacado que de­
sempeñan las mujeres en tales iniciativas: creación de cooperativas de
crédito, cooperativas de alimentación e iniciativas para el cuidado de
las criaturas y para atenderlas después del horario escolar.
Sin embargo, a más largo plazo, las soluciones a la pobreza de las
mujeres sólo pueden superarse mediante un cambio estructural, el
cual requiere un giro en la actitud de varones y mujeres. Es necesario
que se aplique de verdad el principio de igualdad de oportunidades
para las mujeres en el trabajo, pero también ha de ir acompañado de
una cobertura suficiente para el cuidado de los niños y de unas políti­
cas de seguridad social que asuman el doble papel de las muj eres
como trabajadoras y como cuidadoras y que reconozcan sus derechos
como personas individuales y no sólo como dependientes de un va­
rón. Esto a su vez requiere que los gobiernos empiecen a considerar y
a reconocer el problema de la pobreza -para todos- en lugar de
tratar solamente, como lo han hecho hasta ahora, de condenar y mar­
ginar a las víctimas de la pobreza, esto es, a las personas pobres.

e narcea, s. a. dt!' t!'dicione-s


MUJERES Y VIVIENDA
EN LA CIUDAD

�) narcea, s. a. lk ediciones
4 . Búsqueda de una vivienda
en la ciudad

JANE DARKE

Introducción

¿Cómo consiguen las mujeres un lugar para vivir en la ciudad?


¿Qué problemas y barreras tienen que superar para lograr el acceso a
una vivienda aceptable? ¿Cómo contribuyen a que mej ore la vida en
algunas áreas urbanas? Este capítulo se refiere a cómo y por qué algu­
nas mujeres han de afrontar dificultades adicionales a la hora de obte­
ner una vivienda, examina los obstáculos que resultan de su situación
económica, así como sus opciones en cuanto a modos de vida. Se
presenta la búsqueda de vivienda en la ciudad como una lotería en la
que hay que considerar cada uno de los regímenes de tenencia, y se
aportan a modo de corroboración algunos ejemplos concretos: quié­
nes son. los perdedores y el problema cuando hay ruptura de la convi­
vencia familiar. Por último, en este capítulo se analizan algunos ej em­
plos positivos y algunos posibles cambios en el sistema.
Las necesidades de vivienda de las mujeres son diversas. Vivir con
otra persona adulta puede o no modificar las preferencias de vivienda
que tenga una mujer, pero si las dos personas adultas ganan dinero,
esas preferencias serán más faciles de alcanzar. El tener hijos o hijas al­
tera radicalmente las prioridades de las mujeres, y con frecuencia se
ven ante nuevas necesidades conforme crecen los hijos y cambian sus
intereses. Los distintos grupos étnicos difieren en los atributos que va­
loran en una vivienda; la ubicación es una elección que puede impli-

(j n <1rcca, s. a . de ediciones
78 Jane Darke

car proximidad a aquéllos que participan de unos orígenes, experien­


cias o educación similares -o, al contrario, evitar cualquier cercanía
con esas personas- y, para algunos, la necesidad de una resistencia
colectiva al racismo. Para las personas discapacitadas, la distribución
de la vivienda y su ubicación pueden ser decisivas para su calidad de
vida. Las oportunidades de vivienda para las mujeres son consecuen­
cia de con quién eligen vivir, y, al mismo tiempo, sus opciones de
vida, tales como carreras profesionales, matrimonio, convivencia y
maternidad, pueden verse influidas por las consecuencias de esa elec­
ción.
Los motivos que explican la desigualdad de las mujeres en el acce­
so a una vivienda son de tipo económico e ideológico : ganan menos
que los varones y son menos ricas, pero también les perjudican nor­
mas sobre formas de vida «correctas». Las opciones de cómo y con
quién vivir están mediatizadas por la desaprobación social que puede
venir tras determinadas elecciones. En la actualidad, más de la mitad
de las unidades familiares están constituidas por parejas con o sin hi­
jos/hijas. Se espera un descenso de tales unidades para principios del
próximo siglo, pero las viviendas se siguen diseñando con el criterio
de que ésa es la única forma legítima de convivencia. En las últimas
décadas tanto la situación de la vivienda urbana como la naturaleza de
la unidad familiar han experimentado cambios espectaculares. El cua­
dro 2 ofrece un resumen de algunos de ellos.
Estos cambios pueden resumirse en un desplazamiento del este­
reotipo de familia nuclear por otras formas de convivencia. Los in­
crementos registrados en el número de familias unipersonales y mo­
noparentales están documentados en las estadísticas oficiales, y se
espera que continúen por lo menos hasta el 201 1 . De estos dos últi­
mos tipos de unidad familiar, la mayoría tiene como personas de re­
ferencia a muj eres. Otros cambios no son tan claros; por ej emplo,
en el sistema de codificación censal no está contemplado que perso­
nas del mismo sexo que comparten vivienda puedan «ser pareja»
(Heath y Dale, 1 994) ; las parejas lesbianas y homosexuales son lite­
ralmente invisibles en las estadísticas oficiales . Las estadísticas fallan
también a la hora de mostrar las parejas que viven separadas durante
un cierto tiempo, quizás por motivos de trabajo, hijos que pasan
una parte del tiempo con cada uno de sus progenitores en diferentes

© narct:a. s. a . de t:diciones
Búsqueda de vivienda 79

CUADRO 2. CAMBIOS EN LA SITUACIÓN DE LA VIVIENDA


YEN LOS MODOS DE VIDA, DE 1 95 1 -53 A 1 99 1 -94

1 95 1 -53 1 99 1 -94

Viviendas familiares ocupadas por los propie-


tarios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 32% ( 1 953) 68% ( 1 994)
Viviendas familiares en alquiler (todos los
sectores) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 68% ( 1 953) 32% ( 1 994)
Viviendas sin cuarto de baño o compartido . . 45% (1951) 1% ( 1 99 1 )
Viviendas compartidas con otros núcleos . . . . . 29% ( 1 95 1 ) 1% ( 1 99 1 )
Hogares unipersonales . .. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1 .4 m ( 1 95 1 ) 5.9 m ( 1 99 1 )
Nacimientos fuera de matrimonio . . . . . . . . . . . . . . . <5% ( 1 95 1 -3) 32% ( 1 993)
Divorcios (miles) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .. . . . . . . . . . . . . . 30 ( 1 95 1 ) 1 75 ( 1 992)

Fuentes: Holmans, 1 987. Censos de 1 95 1 y 1 99 1 y estadísticas de nacimientos.

unidades familiares, familias con semi-hermanos, comunas, personas


itinerantes y ocupas, y todo ello forma parte de un amplio muestra­
rio de formas de convivencia alternativas. Mientras tanto, las decla­
raciones del gobierno respecto a los preceptos futuros que deben
guiar la política de la vivienda hablan de «la necesidad de apoyar a
las parejas casadas que enfocan de manera responsable la vida fami­
liar» . ¿Dónde han estado los responsables de la formulación de polí­
ticas?
No sólo el gobierno sino también los gestores de viviendas pien­
san todavía en términos de unidades familiares tradicionales y la ma­
yoría de los arrendadores de viviendas sociales dan prioridad a las que
tienen criaturas. Es como si Gran Bretaña estuviese todavía en los
años cincuenta, cuando la crisis de la vivienda en la posguerra signifi­
có que las mujeres solteras tenían que vivir en casa de otra persona,
preferentemente la de sus padres, hasta casi el obligado matrimonio y
posiblemente después; las viudas, con descendientes mayores u otros
familiares, como huésped con una familia, en el caso de mujeres que
trabajaban lejos de la casa parental. El elevado porcentaje de arrenda­
tarios del sector privado no significaba que la movilidad fuera facil o
que la gente soltera tuviera oportunidades de vivir de manera inde­
pendiente; la vivienda se asignaba a menudo por recomendación de

C narcea. s. a . de ediciones
80 Jane Darke

un inquilino anúgo de un núembro de la fanúlia que necesitaba casa


(Young y Willmott, 1 957) . Casi todas las viviendas protegidas que se
construyeron (Merrett, 1 979) se destinaron a fanúlias seleccionadas
por su respetabilidad, estabilidad y capacidad de pagar la renta con re­
gularidad. Una práctica frecuente de los gestores de viviendas era
comprobar el certificado de matrimonio del candidato antes de ofre­
cer el arrendanúento.
En nuestra búsqueda de vivienda urbana empezaremos primero
por estudiar la ocupación en propiedad, para luego exanúnar las vi­
viendas sociales (en alquiler vía ayuntanúentos o cooperativas de vi­
viendas) y, a continuación, otras situaciones . En Gran Bretaña, las
ventajas, la reputación y los problemas de los distintos tipos de mora­
da están muy vinculados al régimen de tenencia, aunque en la mayo­
ría de los países de Europa no se ve el modo de tenencia de la vivien­
da como un elemento determinante del estatus. En Gran Bretaña
tener una casa en propiedad equivale a disfrutar de un estatus más ele­
vado que el de alquiler, pero la posibilidad de obtener esta forma de
tenencia depende directamente de la posición econónúca. Durante
los últimos años, se ha generalizado bastante el predonúnio del deseo
de tener una vivienda en propiedad. Siempre ha habido gente que ha
núrado por encima del hombro a los arrendatarios de casas protegi­
das, y para quien ser ocupante propietario era un distintivo de estatus,
pero el significado de los diferentes regímenes de tenencia ha cambia­
do. En los años cincuenta y principios de los sesenta había en alquiler
más casas de iniciativa privada que de protección oficial y se cons­
truyeron muy pocos bloques de viviendas sociales. Muchas muj eres
en viviendas alquiladas del sector privado se impacientaban por salir
de un alojanúento de muy baja calidad, sin baño ni water interior y,
por supuesto sin agua caliente ni calefacción central. Se veía la vivien­
da protegida municipal como una gran mejora en comparación con
lo ofertado por los arrendadores privados (Willmott y Murie, 1 988) .
Los bloques de viviendas de los años sesenta, aunque no representa­
ban más que un porcentaj e pequeño del volumen de producción,
contribuyeron a cambiar la percepción que se tenía de las viviendas
protegidas.

© narcea, s. a. de ediciones
Búsqueda de vivienda 81

Una casa e n propiedad

La política actual de viviendas da por supuesto que todo el mun­


do prefiere la tenencia en propiedad. La preferencia por el alquiler se
considera una excentricidad, una elección que requiere una explica­
ción por oposición a la propiedad que es «lo natural». Desde luego la
propiedad ofrece mayores posibilidades a las personas que tienen sufi­
ciente dinero para comprar.
En el momento de escribir este libro, a finales de 1 995, los com­
pradores de primera vivienda en el sur de Inglaterra tenían que de­
sembolsar entre 40.000 y 50.000 libras (salvo que se contentasen con
una «vivienda móvil», es decir, remolque, barco, caravana, etc.) y po­
dían adquirir una casa por unos cuantos miles de libras menos en zo­
nas más baratas de Gran Bretaña. Se dice a menudo que hay pocas
opciones para los compradores de primera vivienda, pero, dentro de
esta escala de precios, pueden elegir entre una vivienda protegida an­
tigua de tres dormitorios (en una urbanización «menos atractiva») , un
estudio en una zona muy codiciada, una vivienda nueva de dos dor­
mitorios en un distrito residencial de la periferia o de una localidad
pequeña, un chalet viejo de los que se construyeron largas filas en al­
gunas zonas y que requiere ciertas reformas, o un piso de uno o dos
dormitorios. Comparemos ahora con el procedimiento para las vi­
viendas sociales en alquiler, dando por sentado que la familia reúne
los requisitos para ello: hacen un ofrecimiento sobre la base de «lo to­
mas o lo dejas», con la incertidumbre inherente a toda espera de una
nueva oferta y la posibilidad de perder la prioridad en caso de recha­
zar el ofrecimiento. Las ventajas de comprar son reales y resulta dificil
imaginar cómo podrían modificarse los procedimientos de gestión de
viviendas sociales para ofrecer una diversidad de elección similar a la
del sector privado: la posibilidad de elección es algo que los mercados
dominan perfectamente.
¿Pero quién puede comprar? La mayoría de las unidades familiares
con dos o más personas asalariadas pueden hacerlo, pero muy pocas
pueden adquirir una vivienda cuando sólo hay una persona con in­
gresos o ninguna. El precio medio que a primeros de 1 995 pagaban
los compradores de primera vivienda era de 46.000 libras, con unos
ingresos medios algo superiores a las 1 8 .000 libras. Sólo el 22 por

<0 n;.ircea, s. a. de ediciones


82 jane Darke

ciento de muj eres empleadas a tiempo completo gana esa cantidad


frente al 43 por ciento de los varones. Por otro lado, sólo algo más de
un tercio de mujeres trabaja a tiempo completo comparado con el
75 por ciento de los hombres (quedan excluidas fas personas que han
superado la edad de j ubilación) . Las parej as o personas dispuestas a
compartir son sin duda las que más posibilidades tienen de acceder
a la propiedad de una casa, vienen después los varones solteros y, por
último, las solteras, con un porcentaje quizá de una de cada trece con
dinero suficiente para comprar por derecho propio.
Así, la mejor fórmula de acceso a la propiedad de una vivienda
para una muj er puede ser a través de la relación con un hombre que
tenga un empleo estable y/o bien pagado (Gilroy, 1 994) . Aun así, es
posible que después ya no viva feliz nunca: en el momento de escribir
este libro a finales de 1 995, tres millones de familias aproximadamen­
te, después de haber deducido la cantidad en que está hipotecada, se
encuentran con un valor de la propiedad, negativo o insuficiente para
poderse cambiar. Esto supone casi una de cada tres de las que tienen
hipotecas. Los más afectados son: los compradores de primera vivien­
da, los que adquirieron en 1 988 o con posterioridad, compradores
con más de veinte años y los que compraron en el sur de Inglaterra.
Un millar de familias aproximadamente pierden cada semana sus vi­
viendas por incumplimiento de pago en los plazos establecidos. Tam­
bién están los problemas de vivienda como consecuencia de una rup­
tura de la relación; de este tema se habla más adelante.
Se ha tardado bastante tiempo en olvidar la lección de mediados
de los ochenta cuando era posible ganar más dinero por la inflación
del precio de la vivienda que por un trabajo. Los cambios en el mer­
cado de la vivienda afectan sobre todo a las mujeres. Para comprado­
res recientes ha sido casi imposible cambiarse y dificil renunciar du­
rante tiempo suficiente a la idea de tener una criatura. Quizá sea
posible romper este círculo si se puede garantizar un embarazo libre
de problemas, un parto normal de un solo bebé sano, una ayuda fa­
miliar o de amigos para que el cuidado del bebé sea barato, y un em­
presario comprensivo dispuesto a admitir que las obligaciones paren­
tales requieren tiempo. La ausencia de una de estas condiciones puede
significar un desastre para la propietaria de una vivienda. Es evidente
que las mujeres van retrasando la edad de formar una familia y que el

O narct:a. s. ;.1 . dt" t'didones


Búsqueda de 11ivie11da 83

tamaño de la unidad familiar disminuye, mientras algunas mujeres a


fuerza de esperar el momento adecuado pueden descubrir que se les
ha pasado el tiempo. El mercado, si bien favorece el acceso a la pro­
piedad con una gran diversidad de opciones, tiene su lado negativo:
un alto riesgo de ausencia involuntaria de hijos, posibilidad de perder
la propiedad por impago o quedarse, sin posibilidad de cambio, en
una vivienda pequeña con una unidad familiar que va en aumento.

Viviendas sociales

Si es dificil para las mujeres verse recompensadas con la propiedad


de una vivienda, ¿tienen entonces prioridad para acceder a una vi­
vienda social, como todo el mundo cree que es el caso, sobre todo
cuando se trata de madres solteras? Por lo que se refiere a viviendas
sociales, los porcentaj es de su adjudicación son: un 1 7 por ciento para
familias constituidas por parejas casadas, un 30 por ciento para varo­
nes solteros y un 40 por ciento para unidades familiares que tienen
como personas de referencia a mujeres. Si se comparan las unidades
familiares monoparentales y las formadas por los dos progenitores, el
57 por ciento de las primeras están en viviendas sociales, mientras las
segundas representan un 1 7 por ciento. En realidad, todas las familias
han de evaluarse sobre la misma base conforme a la legislación vigen­
te en materia de igualdad de oportunidades, por lo tanto, si la repre­
sentación de mujeres en viviendas sociales es superior, es simplemente
porque sus necesidades son mayores. Necesidad es la moneda para la
distribución de viviendas sociales, igual que dinero y solvencia lo son
para acceder a la propiedad de la misma.
En el término «viviendas sociales» se incluyen las viviendas muni­
cipales de protección oficial y las de cooperativas de viviendas. Estas
últimas son organizaciones sin ánimo de lucro que construyen vivien­
das destinadas al arrendamiento (o en régimen de propiedad compar­
tida: parte alquiler y parte compra) . Aproximadamente la mitad de los
fondos para la construcción de sus viviendas procede del gobierno a
través del Instituto de la Vivienda y el resto proviene de préstamos
privados. Los alquileres suelen ser ligeramente más altos que los co­
rrespondientes a las viviendas municipales, pero igual que las autori-

f.l narcea, s. :.i . de edici c;m es


84 Jane Darke

dades locales, las cooperativas distribuyen sus viviendas según las ne­
cesidades sociales.
Las autoridades municipales y las cooperativas de viviendas pue­
den elaborar sus propios planes de distribución dentro de unas direc­
trices marcadas por el gobierno, las cuales dan prioridad a las personas
alojadas en malas condiciones o en situación de hacinamiento. Hay
dos vías para acceder a la vivienda social: lista de espera o estar sin te­
cho. En teoría es facil apuntarse a una lista de espera y durante mucho
tiempo se ha considerado la mejor fórmula para quedar inscrito como
solicitante, aunque muchos ayuntamientos fijan una edad mínima
(por ejemplo, 55) por debajo de la cual la gente soltera no está con­
templada salvo que sea vulnerable (Venn, 1 985) . Una vez admitido en
la lista, hay casos que tienen prioridad sobre otros.
La forma de establecer prioridades para la distribución de vivien­
das sociales ha suscitado problemas que han descollado mucho más
debido a la reducción global en el número de viviendas sociales dis­
ponibles para ser asignadas. Desde finales de los años setenta los ayun­
tamientos han visto recortados sus presupuestos para programas de vi­
viendas y, en la actualidad, prácticamente tienen prohibido proceder a
nuevas construcciones. Bajo la estratagema del derecho a compra, han
reducido sus parques de vivienda existentes por la vía de los traspasos;
aunque en la actualidad esta actuación se ha reducido mucho y sólo
se dan algunos casos de vez en cuando, se han perdido las moradas de
mejor calidad. A finales de 1 979 había en Inglaterra algo más de cin­
co millones de viviendas protegidas municipales y a finales de 1 994
solamente quedaban tres millones. Esta pérdida de millón y medio
sólo se ha visto parcialmente compensada por un incremento de me­
dio millón en viviendas de cooperativas. Las cooperativas de viviendas
se han convertido en las principales proveedoras de las nuevas vivien­
das sociales, pero un porcentaje creciente de sus disponibilidades se
distribuye a propuesta de las autoridades locales.
La mayoría de los ayuntamientos establecen las prioridades me­
diante un sistema de baremos para las diferentes necesidades, pero esta
fórmula no se considera muy correcta para evaluar la necesidad.
¿Cómo pueden establecerse prioridades, por ejemplo, entre una ma­
dre joven que tiene muchas ganas de irse de casa de sus padres, una
pareja lesbiana que es obj eto de hostigamiento constante, dos amigos

e narcea, s. a . de ediciones
Búsqueda de vivienda 85

o amigas con dificultades para los estudios que quieren intentar vivir
en su propia casa, y dos hermanas mayores que no tienen medios para
reparar las humedades de la casa que han heredado? ¿A cuál de ellos
se le asignaría la única casa de dos dormitorios que ha quedado va­
cante esta semana? Un sistema de distribución no es una ciencia
exacta, al contrario, debería entenderse más bien como una serie de
normas establecidas para la toma de decisiones que eviten a las perso­
nas encargadas de estos asuntos la constante discusión, crítica o pre­
sión. Las probabilidades reales de realojamiento dependen de la zona;
en ciertos burgos de Londres son casi nulas por muy bien situado que
se esté en la lista de prioridades, dado que casi todas las viviendas que
quedan libres se destinan a familias sin techo. Solamente en algunas
zonas afectadas por un descenso de población y de puestos de trabajo
se puede esperar un realojamiento rápido. El problema radica en la
escasez de viviendas, no en un sistema concreto de adjudicación.
También sería ilegal, además de injustificable, tomar en considera­
ción el género del candidato a la hora de fijar las prioridades. Las mu­
jeres sólo tienen prioridad cuando tienen a su cargo el cuidado de
personas dependientes. Las mujeres que viven solas, salvo si son ma­
yores, tienen pocas perspectivas de conseguir viviendas protegidas.
¿Existen pruebas de discriminación contra las mujeres en materia de
viviendas sociales? ¿Por qué hay tantos candidatos a los que se adjudi­
ca una vivienda que no es la que elegirían: un piso en lugar de una
casa, una urbanización donde la gente tiene miedo a la delincuencia o
una zona de tensiones raciales? ¿Por qué muchos inquilinos actuales
creen que sus caseros los han desalojado y sólo realoj an a gente con
problemas?
El hecho es que los indicadores sociales para todo el sector de vi­
viendas sociales han empeorado como una faceta de la creciente pola­
rización social de los años ochenta y noventa. Las diferencias entre ri­
cos y pobres se han acrecentado y los grupos más pobres cada vez
están más concentrados en la vivienda social (Willmott y Murie,
1 988) . Los ingresos medios de los inquilinos de viviendas protegidas
municipales representan solamente un 48 por ciento de la media de
ingresos de todos los regímenes de tenencias. Entre los nuevos inqui­
linos de viviendas de cooperativas, el paro afecta a más del 50 por
ciento, y más de la mitad de las familias con hijos que se mudan a vi-

Ü narct"a, s. a. de ediciones
86 Jane Darke

viendas protegidas municipales son monoparentales (Page, 1 994) .


Muchas habrán sufrido el trauma y los trastornos de no tener un te­
cho donde cobijarse. Otras han de ser realojadas porque una enfer­
medad mental o una historia de delincuencia o de malos tratos las
convierte en seres vulnerables. En condiciones de gran escasez, es
inevitable que estas unidades familiares tengan prioridad sobre otras
con menos problemas. Sin embargo, la consecuencia es que en algu­
nas áreas hay tal concentración de gente intentando administrar vidas
difíciles que no hay suficientes personas con la energía y la capacidad
necesarias para ayudar a la comunidad a funcionar como debiera.
Es esencial que las políticas nacionales sobre vivienda y las deci­
siones locales relativas a la forma de adjudicación de ésta tomen en
cuenta la capacidad de una comunidad para mantener una vida social.
Por ej emplo, en Sheffield, los residentes de un gran bloque de pisos
municipales se dieron cuenta de que muchos de sus nuevos vecinos
venían de un gran hospital psiquiátrico que iba a cerrarse. Se organi­
zaron, no para protestar contra estos vecinos sino para hacer campaña
a favor de servicios de apoyo para aquellas personas que los necesita­
ran. Una concentración demasiado numerosa de gente con problemas
hubiera significado no sólo una merma de la buena voluntad, sino
una negación de la capacidad de los residentes de la urbanización para
trabajar conjuntamente en beneficio de toda la comunidad.
En las zonas donde el movimiento poblacional es mayor y la gen­
te hace un gran esfuerzo por trasladarse a otra parte, la concentración
de personas con vidas problemáticas aumentará más rápidamente. La
situación será mucho más grave incluso en una urbanización de vi­
viendas recién construidas que se ponen en alquiler por primera vez.
Al mismo tiempo, la vida de la gente más pobre (20%) es cada vez
más dificil de gestionar, con índices de paro cada vez más elevados,
menos prestaciones (sobre todo para la juventud) , imposibilidad de
pagar los gastos que implica poner casa y recortes en los presupuestos
para programas municipales de ayuda y servicios, tales como escuelas
infantiles, tarifas económicas, ayudas de vivienda o empleo juvenil.
En este sentido la vivienda social cada vez tiene peor reputación.
La reacción de algunos residentes, sobre todo de jóvenes varones,
ha servido además para agravar el entorno social. La conducción te­
meraria de coches robados, el allanamiento de moradas, la violencia

Cí:> narcea. s. a . de ediciont:s


Búsqueda de vivienda 87

racial, el tráfico de drogas o simplemente la dejación en la crianza y


educación de los niños y niñas contribuyen al fracaso de la vida co­
munitaria; este tema ha sido analizado por Bea Campbell ( 1 993) . En
los casos en que los residentes se organizan para mejorar sus zonas co­
munitarias, las mujeres invariablemente ocupan puestos importantes.
La esperanza para las áreas pobres está en la cooperación de las muje­
res, pero esto no tendrá éxito a largo plazo si no se introducen cam­
bios en todo el sistema de vivienda encaminados a crear un mejor
equilibrio. Las mujeres destacan en una serie de habilidades necesarias
para una comunidad: negociación, conciliación, perseverancia, rela­
ciones de buena vecindad, explicación de un problema por escrito o
comprensión del sistema de pensiones.

¿Quién sale perdiendo?

Algunos grupos arrostran problemas adicionales hasta conseguir


una vivienda aceptable. El sistema de vivienda se ajusta a las expecta­
tivas del grupo dominante: británico, blanco y sano. Los modelos de
lo que se considera una casa «adecuada», incluso a veces su régimen
de tenencia, tienen una base específica cultural. Para los inmigrantes
la única opción que tienen es adaptarse a lo que hay disponible en el
país de acogida. Ni siquiera puede darse por supuesto que sus hijos y
nietos converjan en el modelo cultural dominante, el cual cambia con
el tiempo.
Las familias negras, al comprar una vivienda, se encuentran a ve­
ces con que se les da una información diferente o se les «dirige» hacia
determinadas áreas por los agentes inmobiliarios y prestamistas hipo­
tecarios (CRE 1 , 1 985, ·1 988) , y siempre son conscientes del riesgo de
reacciones racistas por parte de los vecinos. Conviene señalar que,
tanto en materia de vivienda como para agentes inmobiliarios y pres­
tamistas, es ilegal cualquier discriminación por motivos de origen ét­
nico. La mayoría de los arrendadores de viviendas sociales han incor­
porado a sus políticas el principio de igualdad de oportunidades, sin

1 N. T . : Comisión por la Igualdad Racial.

<C> narcca. s. �1 . de ediciones


88 Jane Darke

embargo todas las investigaciones han demostrado que existe un trato


desigual, el cual se traduce para las familias negras en la adquisición de
viviendas de peor calidad. Esto es debido, en parte, a prejuicios que
todavía perviven en los gestores de viviendas, pero hay otros factores
en juego que deberían ser objeto de investigación: burocracia, mezcla
de propiedades en el mercado, estereotipos, estrategias del candidato,
el racismo en algunas urbanizaciones, urgencias diferenciadas en la
necesidad de vivienda, etc. La discriminación racial está también muy
extendida en el sector privado de viviendas en alquiler, de la que se
hablará más adelante.
Hay problemas específicos para las personas discapacitadas. En pri­
mer lugar, la mayoría de las viviendas no están diseñadas para satis­
facer sus necesidades. En segundo lugar, estas personas tienen a
menudo salarios reducidos y se enfrentan con discriminaciones en el
trabajo, por lo tanto, tienen menos posibilidad de encontrar en el
mercado lo que necesitan. Sus necesidades pueden ser más concretas:
por ej emplo, accesibilidad de las instalaciones y proximidad a los ser­
vicios que proporcionan ayuda. Si bien el mercado no hace lo que
debiera en este sentido, el sector de la vivienda social también margi­
na a la gente discapacitada utilizando la etiqueta de «necesidades espe­
ciales». Muchas personas discapacitadas han de luchar contra estereo­
tipos bien intencionados pero carentes de sensibilidad que les niegan
-el derecho a una vida independiente y dan por sentado que han de
ser cuidados por terceros.
Hay más factores que originan situaciones de desigualdad respecto
a la vivienda, por ej emplo la edad. Todos estos grupos podrían bene­
ficiarse de un cambio en el sistema actual, que considera «normal» y
matural» un régimen de tenencia y todos los demás como sustitutos
para contrarrestar los fallos de un sistema de mercado.

Alquileres en el sector privado,


residencias y hogares

¿Cuáles son las alternativas para las personas, incluidas muchas


mujeres que viven solas, que no tienen ni la posición económica para
comprar una vivienda ni concurren en ellas las necesidades requeridas

� n�1rct"a. s . a. de t>didones
Búsqueda de vivienda 89

para acceder a una vivienda social? En la mayoría de los sitios la op­


ción es alquilar por la vía privada y es una mala solución en muchos
sentidos; por un lado, en el sector privado es bastante más probable
que las viviendas en alquiler estén en malas condiciones, y, por otro,
los arrendamientos nuevos se ofrecen a rentas de mercado, pero sólo
dan derecho a un subsidio de vivienda no superior a la renta media
local. Las rentas altas en este sector causan serias dificultades, no ex­
clusivamente para los arrendatarios, sobre todo para aquellos que
cuentan con sus subsidios para la renta, sino también para el presu­
puesto de subsidios de vivienda.
Las rentas altas no son necesariamente sinónimo de calidad: mu­
chos inquilinos tienen que compartir determinadas instalaciones
como cocina y cuartos de baño. Para las mujeres el alojamiento com­
partido puede resultar especialmente dificil de soportar. Además de la
incomodidad de tener, por ej emplo, que limpiar el baño antes de
usarlo, las mujeres corren el riesgo de ser acosadas o agredidas sexual­
mente por inquilinos, intrusos o el casero. Las habitaciones que se en­
cuentran cercanas a la puerta principal de acceso al edificio son más
vulnerables a robos. Como en otras modalidades de tenencia, no hay
muchas posibilidades de elegir a los vecinos, pero en las casas de renta
privada las paredes suelen ser más finas. Dado que la mayoría de las
viviendas se alquilan amuebladas, un arrendatario se ve obligado a vi­
vir con muebles elegidos por otras personas, en ocasiones de dudosa
pulcritud y que no reúnen las normas de seguridad requeridas. Hay
un índice de muertes espantosamente elevado debido a instalaciones
de gas defectuosas o a incendios en casas donde el casero ha pasado
por alto el reglamento de seguridad. Esto suele ocurrir en tenencias
de corta duración: gente que cambia de empleo o que se muda de
casa, personas en situación de transición entre unas relaciones y otras,
gente que tiene una ocupación temporal o que sigue un curso duran­
te un tiempo limitado, y personas que intentan no pasar la noche al
raso. El tiempo de ocupación de una vivienda amueblada suele ser in­
ferior a un año.
Las mujeres solteras tenían antes otras opciones; por ejemplo mu­
chos grandes empresarios solían ofrecer hospedaje al personal. Algu­
nas habitaciones eran para compartir, no se admitían varones excepto
en zonas determinadas del edificio y había unas normas en cuanto a

<O noirc:c-a, s. a. de ediciones


90 Jane Darke

los horarios de regreso por la noche. Parece que estas condiciones se


aceptaron sabiendo que eran en beneficio del empresario, aunque hoy
en día no se tolerarian. Esta opción ya no existe, pero hay algunas re­
sidencias para gente soltera (muchas menos para mujeres que para va­
rones) , y en algunas zonas se ofrece una nueva modalidad: los hoga­
res. Estos están destinados a gente joven y combinan el alojamiento
tipo residencia con una formación para el empleo. Después de la gue­
rra y durante una etapa bastante larga, estos hogares fueron en Francia
parte integrante de la oferta global de viviendas y a menudo contaban
con cafeteria e instalaciones para centro de día. Esta idea se introdujo
en Gran Bretaña a principios de los noventa.
Aunque algunos hogares parecen funcionar bien, han surgido una
serie de problemas a la hora de conseguir un equilibrio entre los fines
perseguidos: vivienda y formación. ¿Se deberian destinar a viviendas
para gente joven con buenas perspectivas de encontrar trabajo o para
aquellas personas con mayores necesidades de vivienda y con posibles
problemas personales que les dificultan para encontrar y conservar un
puesto de trabajo? Si se piensa que una persona residente no está bus­
cando trabajo o formación ocupacional de forma activa podria ser ex­
pulsada, igual que podria serlo alguien con permiso de maternidad.
No se imparte necesariamente formación sobre cómo administrar una
casa o un régimen de tenencia en alquiler para residentes que viven
independientemente por primera vez, porque los gastos de contrata­
ción de personal y, por lo tanto, las rentas pueden subir mucho, con lo
que los residentes caerian en la trampa de la pobreza, además de repre­
sentar una carga para el gasto público (Anderson y Quilgars, 1 995) .
Como forma de hacer frente a los problemas de vivienda de la juven­
tud, la solución es demasiado cara para ser aplicada de manera masiva.
Un sistema de vivienda que depende fundamentalmente del mercado
redunda en clara desventaja para las personas jóvenes en particular.

Separación familiar

Nuestras necesidades de vivienda cambian conforme pasa el tiem­


po. La mayoria de nosotros empieza la carrera por una vivienda en
alojamientos de mala calidad, pero según pasan los años puede mejo-

«J noucea, s. a. dt" t:diciom:s


Búsqueda de vivienda 91

rar la situación, por lo menos hasta que se llega a edades más avanza­
das, en cuyo momento hay que acomodar el domicilio a nuevas ne­
cesidades, al tiempo que se reduce la capacidad de generar medios
para llevar a cabo dichos cambios. La ruptura de una relación supone
un contratiempo significativo. El sistema de vivienda no está concebi­
do para una separación familiar y puede contribuir a empeorar la re­
lación entre parejas que se separan, y entre los hijos e hijas y el proge­
nitor que no tiene la c � todia.
La situación de las parejas que se separan difiere según sean las
modalidades de tenencia, las circunstancias de su separación y de si ha
habido o no violencia. Paia los ocupantes propietarios, aunque ambos
ganen un salario, éste puede no ser suficiente para poder comprar por
separado otra vivienda, por las razones que se han explicado antes. El
que las muj eres se queden en el domicilio conyugal no deja de ser un
mito. El porcentaje de ocupantes propietarios entre personas de refe­
rencia de una unidad familiar, separadas o divorciadas, es la misma
para varones y muj eres. El porcentaj e de muj eres que permanece en
la vivienda familiar puede disminuir en el futuro. Antes, la enajena­
ción de la vivienda podía liberar al ex marido de un posible mandato
judicial respecto a la pensión por alimentos, pero según la Ley de
Protección del Menor de 1 99 1 , la contribución por alimentos se ha
de pagar en cualquier caso. Con frecuencia la ex esposa tiene derecho
a permanecer en el domicilio conyugal sólo mientras los hijos o hijas
son dependientes. Tan pronto como éstos son mayores y se marchan,
ella puede quedarse sin casa, sin prioridad a ser realojada en una vi­
vienda gestionada por las autoridades locales.
Por lo que se refiere a la vivienda, es posible que sea más ventajo­
so para la muj er que el hombre se marche; por lo menos se queda en
la casa, aunque en una confusión emocional y económica. En el caso
en que una mujer se vaya de la vivienda, puede ser debido o no a la
violencia del marido. En teoría, la violencia doméstica es motivo sufi­
ciente para tener prioridad, ya que en esa circunstancia es como si la
unidad familiar estuviera sin techo, pero existen barreras que primero
hay que salvar. La violencia convierte a la persona que la sufre en un
ser desposeído de poder real; puede ser muy dificil para una esposa
golpeada hacerse con el control de su situación yéndose de casa (Do­
bash y Dobash, 1 980) . Hay un riesgo real y es que el mero intento de

Cf) 1 1 01rr c a . s. a. dt• ediciones


92 ]afie Darke

marcharse pueda provocar nuevos actos de violencia, de consecuen­


cias tal vez fatales. Si una mujer decide hacerlo, le puede resultar difí­
cil, doloroso o humillante tener que relatar su situación al funcionario
encargado de temas de vivienda, el cual considera que su papel con­
siste en excluir a los candidatos y candidatas que puedan parecer frau­
dulentos.
El movimiento de Asistencia a Mujeres empezó en los años se­
tenta con la finalidad de ayudar a las mujeres a huir de la violencia
doméstica; así surgieron las casas de acogida. Si bien ha habido dife­
rencias en las formas de gestión (Dobash y Dobash, 1 992) , una carac­
terística de todas estas casas es abrir su puerta a cualquier mujer mal­
tratada; estos centros funcionan democrática y colectivamente y de tal
forma que toda la actividad está orientada a un objetivo : el apoyo
a las residentes y que éstas se doten de recursos de poder. La ubica­
ción de estos centros es confidencial y motivos hay para ello porque
algunas mujeres han sido asesinadas por sus cónyuges o compañeros
despechados cuando han conocido las direcciones. El personal de las
casas de acogida ayuda a las mujeres a resolver sus problemas de vi­
vienda mediante un interdicto contra el compañero violento, o a pro­
porcionarle un realojamiento que, en caso de solicitarlo, puede pro­
ducirse en otro distrito, ya que las disposiciones en la legislación
vigente en materia de personas sin techo que exigen una «conexión
local», no son de aplicación cuando la persona solicitante está expues­
ta a riesgos de violencia.
Los grupos de Asistencia a Mujeres en la mayoría de las ciudades
han proporcionado servicios valiosos, pero no disponen de los aloja­
mientos necesarios, están insuficientemente subvencionados y, en
ocasiones, les falta la cooperación de los organismos encargados de la
vivienda. A los responsables varones de la formulación de políticas y a
las feministas liberales les ha costado aceptar la magnitud de la violen­
cia masculina, y algunos responsables de la vivienda todavía siguen sin
admitir la necesidad de realojamiento. Incluso si una mujer consigue
ser aceptada para un realojamiento, es posible que tenga que arrostrar
una larga espera y/ o un realojamiento en un tipo de vivienda o zona
que ella jamás habría elegido.
Si una mujer decide cortar la relación de pareja sin haber sufrido
violencia, la sitµación es difícil para ella porque es posible que el ges-

© narcea , s. a . de ediciones
Búsqueda de vivienda 93

tor de viviendas sociales no acepte su necesidad de realojamiento. En


teoría ella puede solicitar a los tribunales que consideren su petición
de la vivienda conyugal en alquiler frente a la de su marido, pero es
posible que no quiera agravar los problemas de éste al dejarle sin te­
cho (Brailey, 1 986) . Cualquiera que sea la parte que se quede sin
techo, las perspectivas son poco prometedoras si no tienen hijos a car­
go. La falta de alojamiento adecuado puede dificultar el manteni­
miento de la relación con los hijos e hijas al no poder éstos acudir a la
casa del progenitor que no tiene la custodia o si la entrevista tiene lu­
gar en un entorno que convierte las visitas en acontecimientos desa­
gradables. Los conflictos con la vivienda pueden significar que el pro­
genitor que no tenga la custodia no haga el esfuerzo necesario para
mantener el contacto con los hijos.

Alternativas para las mujeres

Las opciones para las mujeres son difíciles. Todas las ofertas tienen
algún problema: coste elevado, normas complejas para la toma de po­
sesión, vivienda carente de atractivo, mala calidad, entorno social difí­
cil, inseguridad e intrusión. ¿Existen otras vías para conseguir una vi­
vienda? ¿Qué quisiéramos cambiar respecto a la oferta inmobiliaria
existente? Una solución posible sería la deconstrucción del hogar fa­
miliar convencional para permitir una mayor fluidez de agrupamien­
to. Otras fórmulas distintas a la de vivir sola o con un compañero y
niños se consideran actualmente como de transición o como la mejor
opción después de la primera, pero podrían tener alicientes positivos.
Se podrían crear nuevas formas de convivencia, separada durante una
parte del tiempo y conjunta para determinados fines. Si, como se nos
dice a menudo, dos progenitores es mejor que uno, ¿si fueran tres u
ocho no sería aún mejor? Muchas familias por separado no pueden
permitirse el lujo de disponer de un amplio espacio para una fiesta o
un gimnasio, o de un equipamiento o aparatos para utilizarlos de vez
en cuando. Se podría pensar en algún tipo de vivienda con espacios
colectivos para resolver estos dilemas. Tales ofertas existen en algunos
países, sobre todo en Dinamarca, Suecia y Estados Unidos (Franck,
1 994) .

«-' narcea. s. a. Je ediciones


94 Jane Darke

Potencialmente las mujeres podrían trabajar juntas para sus propias


soluciones. En la práctica hay pocos ejemplos en Gran Bretaña de re­
gímenes de tenencia o estilos de vida alternativos. Las opciones tienen
tendencia a reducirse más que a ampliarse; la Ley de Justicia Penal de
1 994, además, tipifica como transgresores de la ley a ocupas y a aque­
llos que eligen vivir de forma itinerante. Se podrían crear más coope­
rativas pero han de hacer frente a mucha burocracia para conseguir fi­
nanciación, y la mayoría de las muj eres no desea pasar una parte de su
vida organizándose para conseguir una vivienda. Las cooperativas de
viviendas en Gran Bretaña normalmente no ayudan a un grupo que
busque una solución colectiva y las fórmulas nuevas son casi siempre
más dificiles de implantar que los modelos experimentados. Las socie­
dades de préstamo inmobiliario han aprendido tarde a aceptar a gente
que comparte techo, pero hay que derrochar muchas dotes de per­
suasión antes de que lleguen a financiar una forma de convivencia co­
lectiva. Lamentablemente, tales unidades familiares parecen tener aún
mayor propensión a la ruptura que una unidad familiar compuesta por
una pareja, pero cuando funcionan ofrecen ventajas reales a sus miem­
bros. Sería útil una mayor investigación sobre soluciones colectivas. Es­
tudios realizados hace ya algún tiempo (Eno y Treanor, 1 982) no han
demostrado que los papeles en función del género hayan cambiado en
estas formas de convivencia, pero los grupos sólo de mujeres o aqué­
llos liderados por mujeres no han sido objeto de estudio.
Los grupos de autoconstrucción de vivienda son una forma con­
creta de cooperativa y, una vez más, es frecuente que un grupo se pase
años para conseguir un plan financiero viable. En ese proceso muchos
grupos se quedan en el camino. La construcción de casas por sus pro­
pios moradores es frecuente en muchos países de Europa (Broome y
Richardson, 1 995) , muchos de los cuales tienen un sistema de vivien­
da en el que el terreno es más barato y es más facil conseguir fondos
para urbanizar. Si bien la construcción de casas por sus propios ocu­
pantes supone una contribución significativa a la producción global
de viviendas en Gran Bretaña, su contribución podría ser bastante
mayor si el sistema de financiación pudiera ofrecer un conjunto de
medidas estándar antes que exigir a cada grupo nuevo que vuelva a
inventar la rueda, y si se pudiera mejorar la ayuda técnica y formativa.
A la autora le han llegado rumores de que existen grupos de mujeres

C narl"t'd, S . c1 . de ediciont'S
Búsqueda de vivienda 95

que construyen sus propias viviendas pero no ha habido prácticamen­


te noticias sobre ellos en la información bibliográfica. La construcción
de viviendas por sus futuros moradores podría ayudar a mucha más
gente a resolver sus propios problemas de alojamiento, aunque nunca
podría satisfacer las aspiraciones que tiene la mayoría de las unidades
familiares.

Conclusiones
-

El sistema de vivienda urbana se ha adaptado a un mito, según el


cual todas las personas tienen un trabajo suficientemente bien remu­
nerado para poder acceder a la propiedad de una vivienda, todas vi­
ven en familias felices y el matrimonio dura hasta que la muerte sepa­
ra a los esposos. Este sistema es incapaz de dar una respuesta al mundo
real de las opciones que hacen las mujeres. El mercado no sólo falla a
la hora de ofrecer lo que muchas situaciones requieren; el hecho de
que las soluciones del mercado se consideren las «normales» y excep­
cionales todas las demás fórmulas margina a un número creciente de
personas que no pueden satisfacer sus necesidades en el mercado. Sin
embargo, la vivienda social, tal y como está concebida en la actuali­
dad, tampoco puede satisfacer dichas necesidades. Estos defectos no
pueden corregirse mediante un simple incremento de recursos y éstos
en cualquier caso son limitados. Es necesario un modo de pensar
completamente nuevo que asuma las transformaciones profundas que
han tenido lugar en los estilos de vida de las mujeres e incorpore
cambios en cada régimen de tenencia, nuevas modalidades de tenen­
cia, nuevas relaciones entre las diversas tenencias y unas fronteras más
fluidas y cambiantes en torno a la unidad familiar.

<í.'> narcl"<I , s. a . dl' edicion es


5 . Un castillo para la muj er
o un lugar donde ser
----- ella misma

JANE DARKE

Introducción

Hemos analizado las dificultades a las que han de hacer frente las
mujeres para conseguir un hogar. Este capítulo examina la importan­
cia que para ellas tiene un hogar e intenta explicar el porqué y cómo
nuestros sentimientos respecto al hogar están mediatizados por la tarea
de llevar una casa y tenerla organizada para que resulte atractiva y pre­
sentable. Las muj eres no comparten el espacio público con los hom­
bres de manera igualitaria. En el capítulo 6 se afirma que el ámbito de
lo público se considera como «perteneciente» al varón. Las muj eres
pueden ser aceptadas o recibidas cordialmente como invitadas (o ser
agredidas como intrusas) pero no controlan ese espacio. ¿Significa
esto que el hogar es una zona que sí nos pertenece y controlamos?
Aquí las muj eres se encuentran en una situación especialmente
contradictoria. En primer lugar, necesitamos un espacio donde poda­
mos «ser nosotras mismas» precisamente porque nuestro comporta­
miento en la esfera pública está sometido a control por parte de otros.
Se ha indicado (Saunders, 1 990) que no existe diferencia en el signifi­
cado del hogar para varones y mujeres ya que ambos lo consideran un
refugio. Otras autoras han señalado que sí hay diferencias y son sus
puntos de vista los que se estudian a continuación. Aun cuando am-

�j narc�a. s. a. dt:' ediciones


98 jarre Darke

bos, varones y mujeres, consideren el hogar un refugio, la diferencia


puede surgir si nos preguntamos ¿un refugio de qué?; para los hom­
bres es típico que sea un refugio de la rutina cotidiana del trabajo, y
para las mujeres un refugio del control patriarcal ejercido en el ámbi­
to público.
Además, el hogar es un lugar de trabajo; éste y sus ocupantes han
de mantener un nivel de limpieza y orden aceptable desde el punto
de vista social. Aun cuando esta tarea sea compartida por otros miem­
bros del núcleo familiar, socialmente se responsabilizará a la mujer de
cualquier negligencia en el cumplimiento de las normas establecidas,
pero también será motivo de prestigio si se muestra competente en el
desempeño de esta labor, la cual puede ir más allá de lo meramente
suficiente: el hogar puede ser un lug�r de creatividad, de placer y de
expresión de la propia personalidad. Este es un aspecto del hogar-re­
fugio, pero también implica trabajo y estar expuesta a opiniones de
terceros sobre la personalidad del ama de casa tal y como queda refle­
jada en el hogar. Porque somos seres sociales, necesitamos sentirnos
valorados en tanto que miembros de una sociedad. Aunque el hogar
pueda ser un refugio no se desea una cerrazón total sino que tiene
que haber alguna conexión con el mundo exterior. Esto puede ser
más importante para las mujeres que no tienen trabajo remunerado.
Hay pues tres elementos en la relación de una mujer con el hogar:
es un lugar de trabajo, es una fuente de opiniones emitidas por terce­
ros sobre su aspecto, y es un refugio. Distintas combinaciones y for­
mas de vida domésticas afectarán al equilibrio entre estos elementos.
La presencia de criaturas da trabajo, hay que aseadas, limpiar sus ropas
y enseñarles algunas nociones de orden y gestión de la imagen del
hogar: recoger los juguetes y no dejar por cualquier sitio tazas sucias o
-cuando son más mayores- latas de cerveza. Algunas personas son
solitarias, otras son gregarias y abren las puertas de su casa a casi todo
el mundo, y en ambos casos la casa puede estar o no como los cho­
rros del oro. El volumen de trabajo que requiere una morada también
aumenta cuando hay una persona adulta que necesita ser atendida.
Asimismo, es muy diferente cuando el ama de casa y el resto de los
ocupantes permanecen en el hogar durante todo el día. La situación
es intrínsecamente problemática en el caso de que el compañero o los
hijos adultos estén desempleados o trabajen en el domicilio y el ama

e narcea. s . a. de ediciones
U11 castillo para la mujer 99

de casa salga a trabajar, ya que durante ese período de tiempo ella no


puede controlar el aspecto que ofrece su casa. A muchas muj eres les
resulta duro adaptarse a la jubilación del compañero dado que desapa­
rece una autononúa muy estimada y es más dificil mantener relacio­
nes con las amistades. Si la persona de referencia de la unidad familiar
es soltera puede tener mayor libertad para variar el volumen y horario
del trabajo doméstico. Vivir sola puede significar que se conceda más
importancia al hogar como refugio, pero casi siempre son necesarios
tanto el trabajo fisico como la organización para que éste tenga un as­
pecto presentable.
En estos tres casos el control de la muj er ama de casa, aun cuando
no es total, sí es mayor que el que ella pueda ejercer en la mayoría de
las otras esferas de la vida. A continuación trataremos cómo el diseño
de la casa puede redundar en una mayor o menor intimidad; después
haremos algunas reflexiones sobre el hogar como lugar de trabaj o y a
continuación como refugio. Analizaremos cómo el control de una
mujer puede quedar atenuado en la práctica por expectativas sociales,
por la distribución de la vivienda y por el comportamiento de otros
residentes y de las personas que la visiten.

La imagen del hogar y la distribución de la casa

Es facil olvidar cuán omnipresente es todavía el imperativo social


en la tarea de cuidar la presentación de una casa. Hay varios símbolos
que pueden desvelar el carácter bohemio de una unidad familiar o su
pertenencia a una categoría conceptuada como de menor competen­
cia en la administración doméstica. ¿Qué se imaginaría una persona
común que va por la calle y observa lo siguiente?

• un jardín delante de la casa con bolsas de basura;


• unas ventanas exteriores que no se han limpiado durante varios meses;
• unas cortinas cuya suciedad salta a la vista, rotas o descolgadas, y un
desorden en las habitaciones visible desde la calle.

La lista podría ser más larga. Si se entra en esta casa puede haber
otros indicadores de tabúes que se infringen: platos sucios por todas

Ü narrea, s. a . de ediciones
1 00 jane Darke

partes, ropa de cama sucia, water sucio y sin tirar de la cadena. Cual­
quier persona que haya visitado a mujeres en sus viviendas sin previo
aviso, un amigo, un vecino o un encuestador habrá podido percatarse
de que la mayoría de los hogares se encuentran inmaculados y tam­
bién le sonará familiar la excusa ritual por el estado de la casa: una de­
claración según la cual el ama de casa aspira a unos niveles de orden y
limpieza más elevados que los que en ese momento aparecen visibles.
Es más raro escuchar de labios masculinos una excusa de este tipo. La
mayoría de las mujeres que han llevado una casa recuerdan alguna si­
tuación violenta provocada por alguien que se «dio cuenta» de que el
orden y la limpieza no se ajustaban a lo establecido. Mason ( 1 989) se
refiere a los relatos de sus encuestadas sobre la gente (por lo general
hombres mayores) que permite que sus niveles de orden y limpieza
sean tan bajos.
La distribución de la casa puede ayudar a la gestión de una buena
imagen de la misma diferenciando la parte de delante y la de atrás. La
distinción delantera-trasera existe en la mayoría de las culturas pero su
materialización variará en las formas de vivienda. La mayoría de las
sociedades distinguen un ámbito público de uno privado que, en ge­
neral, suele coincidir con el campo de acción de varones y mujeres
respectivamente y con un cierto grado de control masculino sobre el
comportamiento femenino. Es característico de las zonas utilizadas
por las mujeres, incluida la cocina, que estén situadas en la parte tra­
sera de la casa (Matrix, 1 984) . Puede haber una zona intermedia,
completamente independiente, a base de patios interiores, donde las
mujeres intercambian noticias o productos con otras mujeres.
Si se analiza la historia de la vivienda para la clase trabajadora en
Gran Bretaña desde el siglo XIX, se puede ver la evolución desde la
plaza concurrida e insalubre a la calle pública suj eta a ordenanzas mu­
nicipales y, a continuación, la vivienda en distritos residenciales de la
periferia. La relación entre la parte de delante y la de atrás difiere en
cada caso. En las primeras etapas de la urbanización había pocas limi­
taciones en las ordenanzas municipales o en el reglamento de salud
pública, por lo que la forma de desarrollo seguía los dictados de las fi­
nanzas y de los terratenientes así como del imperativo de optimizar el
número de unidades alquilables en un solar. Los modos de vida po­
dían ser caóticos: un montón de casas adosadas alrededor de una plaza

<O narct:'a. s. a . de ediciones


Un castillo para la mujer 101

abierta que también servía para desagües, barracones d e una sola ha­
bitación y suelo de tierra, o aposentos comunes donde, mezcladas de
forma indiscriminada, se alojaba a familias y gente soltera de ambos
sexos (Burnett, 1 986) .
Una vivienda era una habitación en una planta, en edificios con
una altura de dos o tres pisos; sus ventanas quedaban separadas de
otras ventanas por sólo unos cuantos pies. En una planta podían alo­
jarse huéspedes y los miembros de una familia extensa además de una
familia nuclear. A veces no había tabiques que señalaran una división
para cada unidad familiar, pero un grupo de gente podía compartir
un patio casi en su totalidad, alejado de la mirada reprobadora del pú­
blico. En el patio podía haber intimidad, no así para cada una de las
unidades familiares: en este tipo de alojamientos no había una zona
trasera para la cotidianeidad.
El interés de la clase media por las condiciones de la vivienda de
la clase trabajadora puede entenderse como una tentativa de disuadir a
ésta para que adoptara su propio estilo de vida, con unos papeles en
función del género claramente articulados, y que la clase media había
definido para ella (Davidoff y Hall, 1 987) , y ofrecer un tipo de mora­
da que favoreciera esta forma de comportamiento. Quedan sin con­
testar dos cuestiones importantes: hasta qué punto este cambio fue
impuesto a la clase trabajadora y hasta qué punto era un modo de
vida al que aspiraba. Por lo que se refiere al último punto, fue lo que
sucedió antes de la Primera Guerra Mundial.
El cambio en las formas de vivienda de la clase trabajadora tiene su
origen en las Leyes de Salud Pública de 1 848 y de 1 875, que introdu­
cían normas específicas de espacio, trazado, ventilación y salubridad.
La «calle reglamentada» existía en la mayoría de las ciudades industria­
les, aunque las ordenanzas variaban según los municipios, lo cual hizo
que cada área desarrollara su propia variante (1 982) . Las formas de vi­
vienda predominantes eran largas filas de casas modestas, de cuatro ha­
bitaciones --dos en cada planta- y cada habitación de entre tres y
cuatro metros cuadrados aproximadamente. Daunton (1 983) estableció
la relación entre la forma de vivienda y los valores familiares:
la aparición de la morada privada, encapsulada, fue una demostración
fisica del valor social atribuido a la familia conyugal y a la vida casera.

({) narce a . s. a. de ediciones


1 02 Jane Darke

¿Cuál era la disposición de estas casas pequeñas de cuatro habita­


ciones? El salón de la planta baja, que daba directamente a la calle o a
una diminuta franja de jardín, era la «mejor» estancia y la única visible
a los visitantes. A ella se destinaban los muebles de la mej or calidad
posible en función de los medios económicos disponibles, cuidando
,
sumamente su disposición y siempre perfectamente limpios. Esta era la
«zona exterior» por la cual se juzgaría la posición social de la familia.
En la habitación común o trastera tendría lugar la mayor parte de las
actividades cotidianas: guisar, comer, cuidar de las criaturas, lavar la
ropa, bañarse, sentarse y relajarse. El salón se preservaba como espacio
no cotidiano y utilizarlo para cualquiera de esas actividades equivalía a
minar su primorosa presentación. Era precisamente esta infrautiliza­
ción la que le permitía desempeñar su función de imagen de la gestión
doméstica. El salón, limpio a relucir, no sólo era un reflejo para los
transeúntes de la destreza de esa ama de casa, sino que también era uti­
lizado para recibir las visitas. Este modelo de vivienda estaba muy bien
adaptado para poder mantener las apariencias con la menor intromi­
sión en los movimientos y en el desorden normal de la vida familiar.
A partir de finales de siglo, la forma de vivienda cambió nueva­
mente y esto fue obj eto de opiniones encontradas. El movimiento
Carden City (ciudad jardín) defendía la necesidad de construir menos
viviendas para evitar un entorno muy densificado, la conveniencia de
que éstas tuvieran jardines más grandes y estuvieran orientadas para
recibir la luz solar, aunque no se respetaran las normas relativas a zona
exterior y zona trastera. Uno de los propagandistas más influyentes de
este movimiento, Raymond Unwin, abogaba por una única y gran
sala, mejor que una multiplicidad de espacios pequeños. Este concep­
to evidentemente habría dificultado las tareas de gestión para una
imagen presentable de la vivienda. En la época de la Primera Guerra
Mundial existió un Subcomité de Muj eres para temas de vivienda y
sistemáticamente cada vez que sondeaba la opinión de las mujeres de
la clase trabajadora, quedaba claro que el salón era una pieza deseada
(McFarlane, 1 984) . Muj eres respetables de la clase trabajadora querían
visibilidad y reconocimiento de su destreza en la realización de su
obra más primorosa, j unto con una intimidad para los «quehaceres
domésticos», incluida la tarea continuada de socialización de los hijos
e hijas. En cuanto a las personas que podían presenciar los «quehace-

t:D narct!'a. s. a . de t!'dicioncs


U11 castillo para la mujer 1 03

res domésticos» había una jerarquía: por lo general, los parientes más
p róximos tenían mayor libertad que la familia lejana para adentrarse
en la «zona común», y los amigos más que los vecinos. La distinción
entre zona no cotidiana y zona común es un continuum más que una
dicotomía, es como si toda la casa fuera una zona íntima en contraste
con lo exterior, la calle, pero con algunas partes de la vivienda (por
ejemplo, los dormitorios) más «Íntimas» que otras.
El modelo de vivienda rodeada por un jardín recomendado por el
movimiento ciudad jardín deja más expuesta al ojo ajeno la vida de la
unidad familiar; la gestión de la imagen de la vivienda es más dificil y al
menos en toda la planta baja ha de prevalecer la máxima excelencia. La
vivienda de «estancia diáfana» sin acotar siguió siendo el modelo apro­
bado por el gobierno en sus orientaciones a los arquitectos durante los
años de máxima actividad en la construcción de viviendas municipales.
Cada unidad familiar tiene su propio sistema para fijar las lindes
entre la zona no cotidiana y la común. En un estudio sobre familias
realizado en Francia, Bernard ( 1 99 1 ) hacía una distinción entre aqué­
llas que esperaban de los visitantes la utilización de una sola habita­
ción, las que esperaban el uso de varias estancias pero no de toda la
casa y las que pensaban que utilizarían toda la morada. Esto variaba
según la edad, clase social y categoría profesional pero también había
diferencias dentro de cada uno de estos sectores. Así, las lindes de la
zona común pueden variar pero es importante controlar dichas lindes
con varios recursos, cortinas, dejar las puertas abiertas o cerradas, nor­
mas explícitas.
El diseño actual de vivienda, sobre todo el tipo de casas nuevas
disponible al comprador marginal, sigue estando a favor de una distri­
bución abierta y de la estancia sin acotar. Esto hace que la tarea de
ofrecer una imagen presentable de la vivienda sea aun más problemá­
tica. Madigan y Munro ( 1 99 1 ) señalan que las viviendas con un espa­
cio abierto en la planta baja, sobre todo las que tienen una única es­
tancia sin acotar, visible desde la puerta principal de acceso, parecen
corresponder a una unidad familiar que mantiene relaciones demo­
cráticas e igualitarias, pero en realidad exigen un trabajo constante
para mantener unos niveles aceptables de orden y limpieza.
Por otro lado, el piso es una forma de vivienda problemática por­
que tiende a ofrecer muy poca o demasiada intimidad (o incluso am-

«? 11;1n:ea, s. a. de!' ediciones


1 04 Jane Darke

has a la vez) . Un piso adolece de intimidad auricular; se oyen las pe­


leas, la música, las cabriolas sexuales sin saber de dónde proceden, lo
cual despierta temores de que las propias actividades caseras puedan
igualmente ser oídas por otros. Algunos pisos, como los que tienen
acceso a una terraza, tienen una intimidad visual insuficiente; cual­
quier vecino que pase a muy poca distancia de la ventana apenas pue­
de evitar el percatarse de si está limpio y ordenado o no el interior.
Otros no ofrecen posibilidad alguna de observación pública; todas las
habilidades y dedicación de la persona que lleva la casa pasan desaper­
cibidas y, por lo tanto, no son reconocidas. Poder ver el mundo desde
arriba no otorga necesariamente la condición de persona social. En
cualquiera de los casos no es facil controlar el aspecto de la vivienda.
En la época de los «malos tiempos», un inspector de vivienda po­
día aparecer en cualquier momento sin previo aviso y anotar en su in­
forme si la ropa de la cama estaba limpia o si había pelusa debajo de la
misma. Pero también pueden presentarse otras personas influyentes:
familias, en realidad mujeres, que vienen a supervisar. Una visita ines­
perada de la maestra o del trabajador social, despierta temores por las
opiniones que se puedan forjar respecto al cumplimiento de las faenas
domésticas y al cuidado de las criaturas, y que pueden conll evar con­
secuencias muy serias como es que te las quiten. Carecer de un míni­
mo imprescindible de conocimientos y práctica en temas de higiene
casera o de psicología infantil es objeto de fuertes sanciones. Por otro
lado, la capacidad de gestión para una imagen atractiva de la «zona no
cotidiana» visible da fe de la destreza general para la administración de
la vivienda y de sus ocupantes.

Cuando la vivienda es el lugar de trabajo

El hogar como centro de trabajo ha sido durante años un campo


de batalla para las feministas y esto, en ocasiones, ha eclipsado el hecho
de que las mujeres se nutren del hogar, además de trabajar para atender
las demandas del mismo en materia de alimentación y educación. Al
escribir sobre las mujeres como las personas que realizan la mayor par­
te de las tareas relacionadas con la administración de una casa, no se
pretende dar carta de naturaleza al estereotipo de género que les asigna

© narcea, s . a. dt' ediciones


Un castillo para la mujer 1 05

este papel. Se trata simplemente de reflejar la realidad de la situación;


las investigaciones han demostrado que los papeles estereotipados en
función del género cambian lentamente, aun cuando esto pudiera ser
una respuesta «racional» al desempleo masculino o al hecho de que
una esposa salga a trabajar. Un estudio (Horrell, 1 994) demostró que
las muj eres sin empleo remunerado dedicaban una media de treinta
horas semanales a las labores domésticas (además de otras dieciocho
horas en el cuidado de hijos e hijas) , mientras que trabajadoras a tiem­
po parcial dedicaban más de treinta horas a los quehaceres de la casa y
trabajadoras a tiempo completo más de dieciocho horas. Los cónyuges
de estas mujeres dedicaban a estas faenas algo menos de diez horas se­
manales (incluidas compras y jardinería, sus principales tareas) , cual­
quiera que fuera el estatus laboral de sus esposas. Los intentos de adap­
tar el comportamiento familiar a modelos de racionalidad económica
tristemente han fracasado, y Horrell concluye que «la división familiar
del trabajo doméstico parece . . . estar determinado en primer lugar por
normas culturales». Morris ( 1 990) afirma que:

la incorporación de las mujeres casadas al trabajo remunerado no con­


lleva un incremento significativo de la participación de los maridos en
las tareas domésticas . . . el problema no es tanto de documentar los di­
versos resultados domésticos como de explicar por qué el cambio ha
sido tan limitado.

Aun cuando una pareja negocie de nuevo su reparto del trabaj o,


la estrategia puede irse a pique debido a los escollos de las expectati­
vas tradicionales. Ante una negligencia doméstica, es la mujer la que
perderá estima social. Si un niño o niña va a la escuela con la ropa su­
cia y arrugada los profesores nunca pensarán que el padre es despreo­
cupado. Aunque su padre sea la persona de referencia de una familia
monoparental, es posible que goce de simpatías pues no tiene una
mujer habilidosa a quien recurrir ni tampoco la destreza ni el tiempo
para hacer él mismo esa tarea. Cuando es la madre la persona de refe­
rencia se la conceptúa de forma diferente.
Se ha considerado el hogar como la principal fuente de opresión
de las mujeres, y la identificación de éstas con el cuidado de la casa y
de sus ocupantes como un factor que limita sus oportunidades para

Ü narcea. s. a. de ediciones
1 06 jane Darkc

ocupar el lugar que les corresponde en la vida pública. Muchas de las


primeras feministas, sobre todo en Estado Unidos, dedicaron no po­
cas energías en rediseñar la vivienda o reorganizar las labores domésti­
cas para liberarse y poder desempeñar un papel menos restringido.
Algunas abogaban por la «casa sin cocina», con una eficiente organi­
zación centralizada de servicios domésticos. Dolores Hayden ( 1 98 1 )
ha escrito con brillantez la historia de estas experiencias. D e estas so­
luciones pocas involucraban al varón en el reparto de los quehaceres
domésticos, tal y como se reivindica en la actualidad. A largo plazo
han tenido muy poco impacto. Otras feministas se refirieron al abu­
rrimiento y sinsentido del trabajo doméstico (Comer, 1 974; French,
1 978) y consideraron el hogar como una prisión para las muj eres.
Desde luego, la tarea de llevar una casa, como casi todos los trabajos,
tiene aspectos tediosos o que son pura monotonía.
Sin embargo, no es verosímil que para las mujeres éste sea el signi­
ficado dominante del hogar. Para muchas, las labores realizadas en el
hogar se interpretan como una expresión del amor y estar desconten­
ta con la carga de las faenas domésticas se entiende como una caren­
cia de amor. El cumplimiento del trabajo doméstico es, por lo tanto,
una fuente de culpabilización y de conflicto interno para la mujer.
Nunca se hace lo suficiente, pero esto no significa que todo lo que
haga una mujer sea una tarea alienante y opresiva. Mostrar de manera
eficaz unas habilidades muy desarrolladas puede ser motivo de satis­
facción. Hakim ( 1 995) ha levantado últimamente alguna polémica al
sugerir que las mujeres eligen un empleo a tiempo parcial para poder
llevar a cabo lo que consideran que es su función primordial: llevar
una casa y cuidar de su familia.
Se han reducido las faenas más penosas del trabajo doméstico. Al
leer los relatos de Margery Spring-Rice (1 939) sobre las labores ago­
tadoras e ininterrumpidas de las esposas de obreros en los años treinta,
resulta dificil imaginar una situación semejante en la actualidad. Un
caso típico de la época: la esposa se levantaba a las 6,30 de la mañana
y no paraba de trajinar hasta primeras horas de la tarde. Los ratos que
permanecía sentada durante la tarde los aprovechaba para remendar,
coser o hacer punto y antes del anochecer empezaba nuevamente a
trajinar para preparar la cena y acostar a los niños. El día de lavado de
ropa era mucho más agotador.

e narceo•. s . a . de ediciont"s
Un castillo para la mujer 107

Es evidente que esta realidad ha cambiado actualmente. A modo


de ejemplo, se puede coger una tarea básica como es ocuparse de los
pañales del bebé . Hoy hay pocas mujeres que tengan tanto trajín con
ellos. La generación anterior a la guerra lavaba a mano pañales de tela
utilizando jabón y agua caliente que previamente había sido hervida.
En muchos casos había que traer el agua de la fuente. Aunque se po­
nía un hule de protección encima de los colchones, no existían las
braguitas de plástico, o cuando existieron se pensaba que no eran
buenas para la salud, así que las sábanas de la cuna y del coc h ecito ha­
bía que lavarlas con frecuencia. En la segunda mitad del siglo XX esta
tarea se fue simplificando de manera gradual con la aparición sucesiva
de lavadoras, detergentes, braguitas de plástico, polvos esterilizantes,
pañales desechables y, por último, pañales todo en uno. Hace tan sólo
una generación, los artículos desechables eran un lujo y se utilizaban
sólo para las ocasiones pero ahora son prácticamente universales, de
tal forma que en la actualidad se recomienda utilizar pañales de tela
por razones medioambientales.
Hay otras labores que también se han simplificado o simplemente
han desaparecido. ¿Quién zurce ahora calcetines, quién despluma po­
llos o remienda sábanas? ¿Quién, para hacer una taza de té por la ma­
ñana, tiene que ir a buscar carbón y mantener el fuego encendido
para hervir el agua? Se ha eliminado una gran parte del trabajo más
duro, pero son mayores las expectativas de trabajo intelectual y de
ampliar conocimientos. La función de la maternidad ya no exige her­
vir pañales pero ha adquirido una complejidad enorme. En compara­
ción con las escasas colecciones de libros sobre crianza y cuidados del
bebé, disponibles a mediados de siglo, actualmente se editan cientos
en los que se explica con tanto detalle cada una de las partes del pro­
ceso que terminan por aturdir. Aunque el padre dedique más tiempo
a sus hijos y adquiera algunos conocimientos sobre la crianza, siempre
se considerará su dedicación como un extra, una ayuda opcional fren­
te a la obligación asignada a la madre de estar al corriente de una serie
de temas, desde la nutrición hasta la psicología infantil.
El trabajo de organización y mantenimiento del hogar también ha
llegado a ser complicado. Hay menos normas, aparte de la referida a
la limpieza; hay modas en los estilos y técnicas para los diseños inte­
riores del hogar y un gran número de revistas con consejos y suge-

Ü narcea, s. ;.1 . de ediciones


1 08 ja11e Darke

rencias al respecto. De la mujer se esperan unos niveles de excelencia


que son más bien opresivos. No basta con saber desenvolverse bien en
el arte de cocinar, en la decoración de interiores o como compañera
sexual. Se pretende que las mujeres estén al tanto de las buenas condi­
ciones o no de los alimentos para ser ingeridos, incluidos huevos, za­
nahorias, hígado, carne de vaca o margarina, y si son adecuados para
los jóvenes, para los ancianos o para las embarazadas. En la actualidad,
se pretende que para cocinar se utilicen ingredientes exóticos, nuevos
instrumentos y técnicas, y lo mismo sucede con el sexo; no estar a la
altura de lo que se espera puede significar la sustitución por una per­
sona más experta. Cada esfera tiene su propio discurso en la que se
exige un grado de conocimientos y experiencia. La decisión de man­
tenerse soltera o de vivir sola puede reducir la necesidad de negocia­
ciones y de concesiones, pero no elimina las expectativas puestas en
las mujeres de poseer habilidades bien desarrolladas para la organiza­
ción de la casa. Los varones tienen más opciones; la capacidad de en­
tablar las conversaciones adecuadas es un rasgo distintivo del «hombre
nuevo», pero también hay otros papeles: el «tipo divertido», el varón
encantador tµrbado y el ambicioso atareado que no tiene tiempo para
desarrollar tales destrezas.
Además de exigirse actualmente un mayor trabajo intelectual para
llevar una casa, existe también la expectativa de que la mujer tenga
una ocupación remunerada y mantenga al mismo tiempo altos niveles
de calidad en la administración del hogar. Mientras que en los años
sesenta y setenta se podía considerar el hogar como una prisión o una
trampa (Gavron, 1 968; Oakley, 1 974) , en la actualidad hay mayor
ambivalencia; el hogar ofrece encanto y opresión, intimidad y aisla­
miento, placer en la crianza y el peso de la obligación. La complica­
ción de las tareas y actividades familiares podría considerarse una for­
ma de «enriquecimiento del trabajo», tal y como aconsejan los jefes de
recursos humanos. Algunas mujeres pueden deleitarse con estas nuevas
oportunidades mientras otras se agotan al intentar tener todo y hacer­
lo todo. Otras incluso no tienen elección; en las unidades familiares
en que los dos miembros de la pareja están sin empleo o para las fa­
milias monomarentales perceptoras de subsidios, las tareas básicas son
tanto más duras. Los electrodomésticos y materiales que facilitan el
trabajo doméstico son caros, hacer las compras de manera eficaz sin

� narcea , s. a . de edicione-s
Un castillo para la mujer 109

coche propio es dificil y administrar con unos ingresos minúsculos


exige un esfuerzo constante.

Cuando la vivienda es un refugio

Una serie de escritores se han referido al significado del hogar y a


su contenido, entre otros Saunders, 1 990 y Cooper Marcus, 1 995.
Las diferencias entre las personas y su relación con el hogar se confi­
guran de muchas maneras y es el género una de las variables más des­
tacadas, pero hay otras que también son significativas, como edad,
historia vital, nivel de ingresos y personalidad. Saunders se pronuncia
en contra de la importancia del género pero a fa vor de la importancia
del régimen de tenencia; sostiene que sólo la propiedad de la vivienda
puede otorgar seguridad ontológica. Franklin ( 1 990) ha presentado
una argumentación opuesta y se ha referido a una pareja con la que
tuvo una larga entrevista que rechazó conscientemente la opción de
la propiedad. Gurney comprobó que los discursos de varones y muje­
res insisten en aspectos diferentes del hogar. En su muestra, los varo­
nes hablaron más facilmente de la modalidad de tenencia, sobre todo
los que eran propietarios ( 1 995) . Sin embargo, estas conversaciones
abarcaban tanto los sentimientos negativos -por ejemplo, el peso y la
preocupación que supone la propiedad de una vivienda- como el
lado positivo en tanto que representa un indicador de éxito. Casi todos
los encuestados de Gurney pensaban que el significado del hogar era
diferente para varones y mujeres ( 1 995) . Parece que las mujeres con­
fieren al hogar un sentido que no tiene tanto que ver con un determi­
nado régimen de tenencia y sí mucho con los nexos establecidos a
causa de acontecimientos vitales y las emociones que los acompañan:
matrimonio, nacimiento de hijos/hijas, formación de una familia, qui­
zás la pérdida de alguien querido o divorcio. La mayoría de las mujeres
eligen compartir su vivienda con seres a los que aman; es el continente
y el espacio para estas relaciones y éste es el significado predominante
para ellas.
El hogar como refugio puede ser especialmente importante para
la gente que ha de arrostrar hostilidades en el ámbito público; por
ej emplo, muj eres de comunidades étnicas minoritarias, discapacitadas

<0 narcea. s. a. de ediciones


1 10 jane Darke

o lesbianas. Parece como si estas mujeres tuvieran aún menos dere­


chos en la esfera pública que las sanas, blancas y heterosexuales, y por
lo tanto se les niega la oportunidad de desarrollar su auténtica indivi­
dualidad en otros escenarios que no sea el hogar. Bell Hooks ( 1 99 1 )
ha escrito que para las familias afroamericanas el hogar e s u n entorno
de crianza y educación así como un espacio a partir del cual se puede
iniciar un análisis alternativo y de resistencia:

Las mujeres negras resistieron creando hogares donde toda la gente


negra. . . podía afirmarse tanto en nuestras mentes como en nuestros
corazones, pese a la pobreza, al infortunio y a las privaciones, y donde
volvíamos a encontrar la dignidad que se nos negaba fuera, en el
mundo público.

Las lesbianas sobre todo necesitan un sitio donde refugiarse de la


esfera pública, en donde están siempre en guardia frente a los prejui­
cios de los demás, incluido el riesgo de sufrir agresiones fisicas. Fuera
de su casa o de algunos otros lugares especiales del ámbito privado,
nunca se sienten libres para exteriorizar sus afectos o hablar abierta­
mente sobre su situación (Egerton, 1 992) . El hogar es el espacio don­
de pueden afirmar su identidad.
Para las mujeres discapacitadas la situación es compleja. En la esfe­
ra pública son «minusválidas» tanto por las barreras del entorno como
por las actitudes públicas que les niegan sus plenos derechos como
ciudadanas: a un empleo, a la utilización de instalaciones recreativas y
de medios de transporte, a ser respetadas. En público pueden ser el
blanco de las miradas o ver cómo la gente gira la cabeza hacia otro
lado. A la hora de organizar su forma de vida, las personas afectadas
por una discapacidad en un grado elevado han de enfrentarse con la
asunción por parte de otras personas de que deberían estar en una
institución en lugar de ocupar una vivienda como inquilinas (Morris,
1 99 1 -92) . La necesidad de una vivienda en la que la persona pueda
controlar y ser ella misma es tanto mayor cuanto más problemática es
la esfera pública, y es posible que para satisfacer esta necesidad se re­
quiera hacer valer continuamente derechos propios ante actitudes ex­
cesivamente protectoras por parte de la familia y de los profesionales.
Tan importante es para la persona discapacitada poder salir de casa y
<e> narcea. s. a. de ediciones
U11 castillo para la mujer 111

utilizar el espacio público como disponer de una vivienda para refu­


giarse de las batallas constantes contra un entorno mal adaptado y una
gente refractaria a modificar actitudes.

Conclusiones

Todos esto� significados sobre la vivienda encierran una tensión


compleja entre el hogar como fuente de placer y motivo de orgullo, y
el hogar como problema: demasiada incomunicación, demasiado tra­
bajo porque, su aspecto nunca está a la altura de las aspiraciones del
ama de casa. La mezcla de sentimientos respecto a la vivienda ha sido
captada con brillantez por Ciare Cooper Marcus ( 1 995) utilizando el
método de análisis jungiano. Las conversaciones de las entrevistadas
sobre su relación con la vivienda, y, viceversa, las respuestas (proyecta­
das) de la relación de la vivienda hacia la ocupante, muestran cuan
profundamente el sentido del yo requiere un escenario en el que lite­
ralmente nos sintamos como en casa. Pese (o debido) a la compleji­
dad de la relación con el hogar, las consecuencias que se derivan de la
pérdida de vivienda pueden compararse con los efectos producidos
por la pérdida de un ser querido o de una ruptura matrimonial. Estar
sin techo mina profundamente la identidad y el sentido de la dig­
nidad.

CO n:.irn " a . s. a. de ediciones


RETOS PARA
,

LA PLANIFICAC I ON
URBANA

(( J n;i rn• a , s. a . de l·didont"s


6 . La ciudad modelada
----- por el varón

jANE DARKE

Introducción

¿Cómo funciona la ciudad para las muj eres? Las mujeres que han
escrito sobre las ciudades llegan a conclusiones diferentes; por ej em­
plo, para Elizabeth Wilson ( 1 99 1 ) la vivencia de la urbe es emocio­
nante y liberadora, una evasión de las identidades impuestas desde una
perspectiva patriarcal, mientras que otras autoras insisten más en los
peligros que tiene la ciudad para las mujeres (Valentine, 1 990) o en el
hecho de que su trazado se base en modelos de uso masculinos más
que femeninos (Roberts, 1 99 1 ) . Esto se atribuye con frecuencia al
hecho de que los responsables de la planificación urbanística suelen
ser en su mayoría varones (Greed, 1 994) .
En este capítulo veremos que la ciudad afecta a las muj eres de tres
maneras y que hay tres discursos diferentes en torno al tema de las
mujeres en la urbe, dos de ellos describen el impacto negativo y un
tercero, el positivo. En primer lugar, nos referiremos a la ciudad
como espacio de propiedad, un espacio que, tal y como se percibe,
pertenece a los (algunos) varones y, según esa misma percepción, las
muj eres son una parte de esa propiedad, en algunos casos literalmen­
te, mercancías. En segundo lugar, algunos trabajos presentan la ciudad
como una ordenación de usos del espacio, ordenación que, según
para quién, puede facilitar o dificultar cierto tipo de movimientos,
actividades y papeles; ésta es la ciudad zonificada y se analiza cómo su

O narn�a. s. a . de edicionc-s
1 16 jane Darke

funcionamiento no favorece a las muj eres. Por último, está la ciudad


de la diversidad, un gran entorno heterogéneo donde casi todo el
mundo puede encontrar gente con quien compartir intereses comu­
nes, donde pueden darse diferentes identidades y donde casi siempre
sucede algo interesante.
Todo asentamiento es una inscripción en el espacio de las rela­
ciones sociales existentes en la sociedad que lo ha construido � Las
funciones y el lugar apropiado para las diferentes categorías de per­
sonas quedan literalmente incorporados a pueblos y ciudades, ya
sean dichas categorías de género, grupos de edad, castas, clases o
grupos étnicos . Nuestras ciudades están embebidas de patriarcado,
presente en la piedra, el ladrillo, el vidrio y el hormigón, y no está
de más explicar aquí brevemente nuestra utilización del término
«patriarcado» . Se ha utilizado éste de muchas maneras y no es nues­
tra intención añadir leña al fuego de una discusión que, en ocasio­
nes, ha dificultado la posible utilidad analítica del concepto. El pa­
triarcado es literalmente el poder ej ercido por el varón en el seno
de la familia; esta fu nción dominante se pone de manifiesto, por
ej emplo, en el antiguo sistema electoral, según el cual el voto del
hombre adinerado representaba los intereses de su esposa, hijos,
criados y de cualquier otro miembro de la familia (Pateman, 1 988) .
Muchos escritores (incluidas nosotras mismas) utilizan el término en
sentido figurado para significar el poder de los hombres sobre las
mujeres.
El patriarcado adopta muchas formas y cambia con el tiehlpo.
Coexiste con la mayoría de los sistemas económicos, incluido el capi­
talismo, y en muchos escenarios: en la familia, en el lugar de trabajo,
en el gobierno, etc. Está tan profundamente arraigado en las relacio­
nes sociales que mucha gente no lo identifica y considera la domina­
ción masculip.a como natural. Desde la individualidad, los seres socia­
les pueden oponerle resistencia e intentar vivir sus propias vidas de un
modo antipatriarcal, pero realmente nos afecta a todos. Varios tipos
de análisis pueden ser «reveladores» del patriarcado. Un análisis de
cómo el espacio urbano funciona de diferente manera para varones y
muj eres puede demostrar que los géneros no son diferentes-sino­
iguales, pero que existe un desequilibrio de poder.

© narcc<t, s. a . de ediciom:s
La ciudad modelada por el varón 1 17

La ciudad, espacio de propiedad patriarcal

Las mujeres saben que el espacio urbano realmente no les perte­


nece. Saben que la mayoría de las urbes son peligrosas, que sólo pue­
den utilizar zonas concretas y a ciertas horas, y que incluso en esos
espacios en que se les permite estar (como invitadas) han de compor­
tarse de una determinada manera. Las mujeres están excluidas de mu­
chos sitios y a otros a lo mejor se les permite el acceso, pero todo el
entorno hace que no se sientan bien recibidas. Para ciertos varones la
ciudad también es peligrosa, no gozan de una aceptación plena por
parte del orden patriarcal público y, por lo tanto, tampoco les «perte­
nece» el espacio urbano. Los hombres negros y los homosexuales co­
rren el riesgo de sufrir agresiones por estar en el lugar inadecuado en
el momento inoportuno. Igualmente, la ciudad es más peligrosa para
ciertas mujeres que para otras. Las muj eres negras se ven a menudo
sometidas a todo un aluvión de insultos sexistas y racistas. Cuando las
muj eres utilizan la ciudad, deben estar constantemente en guardia
frente a la apropiación masculina, desde la exclamación « ¡ anímate
querida!», el 1 silbido de admiración, la mirada igualmente de admira­
ción que puede resultar halagadora pero que no deja de ser una forma
de posesión subrogada, hasta el conductor que busca prostitutas desde
su coche, el borracho ofensivo, el exhibicionista o el violador. Como
dice Jos Boys ( 1 984) «a las muj eres se les enseña que han de ser atrac­
tivas sexualmente . . pero que no tienen que atraer sexualmente a los
.

hombres».
¿Es esta forma de patriarcado un fenómeno específico urbano?
¿La invención de la ciudad ha intensificado la dominación masculina?
¿Existió antes una «edad dorada» pre-urbana que pudo ser matriarcal
o, al menos, igualitaria? Los archivos arqueológicos no pueden sumi­
nistrar una respuesta definitiva a estos interrogantes y no se puede dar
por sentado que sociedades menos desarrolladas supervivientes en re­
giones aisladas sean similares a los prototipos de nuestras sociedades.
Tampoco las colectividades animales, ya sean abejas o grupos de
chimpancés, ofrecen datos dignos de crédito. Connell (1 987) y Lef­
kowitz ( 1 983) hacen alguna advertencia respecto a los mitos de un
origen matriarcal. Sin embargo, se ofrece a los lectores un escenario
verosímil para que juzguen por sí mismos.

Ü n;1rcea. s. a. de t."diciones
1 18 Jane Darke

Las sociedades primitivas cazadoras-recolectoras más que agrícolas


habrían sido relativamente nómadas� cuando se asentaban en un lugar
permanecían el tiempo suficiente para que los cazadores supieran a
dónde regresar con su presa. Connell ( 1 987) señala que no hay prue­
bas suficientes para dar por supuesto que el hombre era el cazador y la
mujer la recolectora, asunción debida a una superposición retrospecti­
va de estereotipos sexuales modernos. No obstante, entre la gente no
cazadora, los niños y las mujeres que les procuraban los alimentos
eran el grupo más importante. Es posible que esto diera origen a ex­
pectativas respecto a los papeles en función del género, las cuales,
como sucede hoy, sólo eran correspondidas de forma aproximada por
el comportamiento real de varones y mujeres. Seguramente el grupo
«casero» estaría dominado por las muj eres. En cuanto a qué grupo te­
nía mayor necesidad de desarrollar una comunicación verbal es una
cuestión que queda abierta.
Esta dominación femenina se vio reforzada casi con seguridad
durante el Neolítico con la domesticación de vegetales y animales
para producir sus propios alimentos. Fue necesario entonces estable­
cer algunos sistemas de contención y barreras para almacenar el tri­
go de siembra, conservar los alimentos de temporada y proteger las
cosechas . Mumford ( 1 96 1 ) compara la redondez de determinadas
formas con el cuerpo femenino (y fue muy criticado por Greed
[ 1 994] a causa de su lascivia) . Asimismo habla de los grandes edifi­
cios como símbolos falicos cuya finalidad era inspirar pavor y respe­
to. Pero algunas de las estructuras más grandes que todavía perviven
son cámaras funerarias redondas recubiertas de tierra; las pirámides,
que también son sepulcros, son algo andróginas. Estas tumbas no
eran lugares para vivir. Los muertos para los cuales fu eron cons­
truidas, gente que seguramente destacó a lo largo de su vida, eran
varones y muj eres . Estas estructuras requirieron una mano de obra
ingente durante décadas de construcción, pero se desconoce la or­
ganización social que las hizo posible; bien pudo ser j erárquica ya
que la edificación de una megaestructura requiere dirección, pero
pudo ser patriarcal, matriarcal o regida por varones y mujeres o por
cualquiera de los dos. Otras civilizaciones que no se han dedicado a
proyectos colectivos tan monumentales pueden haber sido o no más
igualitarias .

© narcea. s. a. de ediciones
LA ciudad modelada por el varón 1 19

Los datos procedentes de sociedades pre-urbanas son, por lo tan­


to, ambiguos. Es posible que el desarrollo de las primeras ciudades es­
tuviera relacionado con el arte de la guerra (Mumford, 1 96 1 ) , donde
la agresión ya no es producto de un acto individual o de un pequeño
grupo para conseguir ventajas personales, sino más bien se trata de
una actividad organizada que requiere una cadena de mando y unos
líderes militares, y destinada a beneficiar a un colectivo amplio. En
zonas de guerras frecuentes, las ciudades debían tener murallas y ver­
jas de protección y un sistema interno de leyes aplicables a todos.
Aunque los datos que existen de la antigüedad son fragmentarios,
sí parece que casi todas las funciones militares y de liderazgo estu­
vieran ocupadas por varones. Es verosímil que la urbanización coin­
cidiera con la implantación o, al menos, una intensificación del pa­
triarcado. La propiedad privada, la guerra y la paternidad que ellos
controlaban eran suficientes para subyugar a las muj eres. Lá propiedad
detentada por otros era motivo de codicias y luchas. Los botines de
guerra incluían a las muj eres del enemigo; las violaciones en masa son
todavía un elemento consustancial a la guerra, como se ha visto últi­
mamente en Vietnam, Bosnia y Ruanda .
La muj er violada rara vez es poseída más allá de lo que dura el
acto, y puede ser repudiada por ambos bandos. Los vencedores se
quedan con unas cuantas para sus futuras necesidades sexuales. La
compañera habitual tiene la misión de dar descendencia legítima para
que herede la propiedad y el rango social. Para garantizar la paterni­
dad de los herederos, la mujer queda recluida para no ser vista por
otros hombres (Walker, 1 983) . Las muj eres, ya fueran etiquetadas de
«buenas» o «malas», pasaron a ser propiedad masculina y así han sido
consideradas durante milenios. El hecho de que la violación fuese ti­
pificada como robo cometido al marido en lugar de una indignidad
inaceptable perpetrada contra la muj er (y en muchas sociedades toda­
vía prevalece este concepto) es una prueba de esta actitud. ¿Sería po­
sible que el comportamiento masculino, calificado de ofensivo hoy
por muchas mujeres, fuera un reflejo de esta posesión?
Hay un papel que las muj eres siempre han desempeñado en las
ciudades, el de prostituta. Elizabeth Wilson ( 1 99 1 ) afirma que la per­
cepción que se tiene de (¿todas?) las muj eres en la ciudad es la de mu­
jeres públicas, de prostitutas. Aunque la prostitución existe en zonas

e nan:ea. s . a . de cdicione!i
1 20 Jane Darke

rurales, sólo puede prosperar donde hay anonimato (o un ambiente


coadyuvante) para la prostituta y sus clientes. El fenómeno de la pros­
titución subraya el hecho de que en la ciudad se ve a las muj eres
como una propiedad perteneciente al varón. La prostituta representa
el caso extremo de la muj er como mercancía, pese a que el hombre
no puede poseer sus sentimientos ni siquiera durante el efimero servi­
cio que acaba de contratar. Es un acto de resistencia al proceso de
conversión en mercancía.
Hay pruebas evidentes de la existencia de la prostitución a lo largo
de toda la historia urbana. En las ruinas de Pompeya hay un prostíbu­
lo con material didáctico visual para que los clientes no conocedores
del latín en esta ciudad portuaria pudieran expresar sus aficiones se­
xuales. El estatus social de las prostitutas podía ser elevado, como el
de las cortesanas o el de las geishas, pero la práctica imposibilidad de
que la cortesana fuera aceptada en la buena sociedad es un tema recu­
rrente en la literatura francesa.
Los varones han sido siempre el género dominante en las ciuda­
des, como gobernantes, como personas situadas en los centros de de­
cisión, como militares y como líderes culturales. Un número reduci­
dísimo de mujeres poderosas durante el milenio son recordadas por.
sus cualidades fuera de lo corriente, esto es, habilidades excepcionales
y capacidad de resolución, así como una excepción a la regla de los
géneros. Pero la forma en que estaba organizada la dominación mas­
culina ha cambiado con el tiempo.
Las ciudades antiguas griegas se rememoran por su cultura y, en el
caso de Atenas, como cuna de la democracia. Los hombres que parti­
cipaban en la forma de gobierno eran minoría frente a los esclavos de
ambos sexos, y a las muj eres que estaban excluidas de la vida política.
Los espacios cívicos de inspiración creativa eran del dominio masculi­
no. Las casas privadas eran pequeñas y humildes; la arquitectura deja­
ba muy claro qué gente y qué actividades eran importantes. Dentro
de la vivienda había una clara delimitación de los espacios usados por
los varones y los utilizados por las muj eres (Walker, 1 983) .
No es necesario hacer un recorrido por lo que ha sido el patriar­
cado a lo largo de toda la historia de los asentamientos urbanos. No
ha lugar cuando la «esfera pública», tal y como se definía en la época
(iglesia, plaza, sociedad civil, etc.) , no estaba dominada por el hom-

© narcea, s . a . de ediciones
La ciudad modelada por el varón 121

bre. Esta dominación e ra ejercida claramente e n las familias de hom­


bres ricos y poderosos. Había menos motivos para que las relaciones
patriarcales prevalecieran en familias sin propiedades. Cuando la super­
vivencia o el nivel de vida de la familia dependía de vender la propia
fuerza de trabajo, la contribución de las mujeres habría sido importan­
te y podría haberles otorgado un estatus casi igualitario. Sin embargo,
hasta épocas muy recientes las mujeres han sido excluidas de la partici­
pación política. Muchos trabajos les eran vedados y especialmente
aquellos con un prestigio y nivel de remuneración razonables.
Aun ahora, después de haberse eliminado, en gran parte, barreras
legales que impedían el acceso de las muj eres a puestos de trabajo y a
determinados edificios, la exclusión de las muj eres del espacio urbano
se realiza utilizando unas formas que pueden ser más difíciles de com­
batir que las barreras explícitas. La mayoría de las mujeres ha vivido
situaciones en las que les han hecho sentir claramente, con modos de
comportamiento nada sutiles, que habían entrado sin derecho en te­
rritorio masculino; por ejemplo, los abucheos, silbidos e insultos ex­
plícitamente sexuales con que se acogen las alocuciones de diputadas,
las diversas estratagemas utilizadas por trabajadores varones en un ta­
ller de impresión (Cockburn, 1 983) , o las fotografías de pin-ups, pa­
yasadas, intimidaciones o acoso sexual en otros lugares de trabajo.
Asociaciones profesionales admitían de mala gana a las muj eres pero
no hacían muchos esfuerzos para darles una acogida cordial. Fueron
necesarias energía y organización para que la presencia de las mujeres
mereciera el reconocimiento más elemental; Greed ( 1 99 1 ) expone el
caso del Real Instituto de Aparejadores Colegiados (Royal Institute ef
Chartered Surveyors) donde no hubo aseos para señoras hasta el año
1 973. Las personas discapacitadas todavía esperan que muchos edifi­
cios públicos reconozcan su existencia y cuenten con este tipo de ins­
talaciones. A las mujeres, simplemente se las puede ignorar; en el tra­
bajo pueden ocupar cargo directivos pero quedan excluidas de un
círculo interno de asesores y de personas de confianza. Una mujer
sola en un bar, hotel o restaurante provoca cierta incomodidad en los
camareros y en el resto del personal; ella tampoco puede relajarse por
miedo a que se produzcan cortesías o comentarios no deseados. El
entorno urbano constantemente transmite mensajes a las muj eres para
que sepan cuál es su lugar.

� narcea. s . a. de ediciones
1 22 jane Darke

Estos mensaj es no proceden sólo de los varones presentes aunque


sea sólo como simples transeúntes en la calle o lectores en una biblio­
teca. El entorno urbano rebosa de imágenes visuales en vallas publici­
tarias y escaparates. Los mensajes visuales y de comportamiento res­
pecto al papel «adecuado» de las mujeres se ven reforzados en la
intimidad del hogar por medio de la televisión, sobre todo en los es­
pacios publicitarios. Hasta los recientes anuncios que subvierten ex­
pectativas estereotipadas dependen de que hayamos identificado los
estereotipos que están siendo socavados y reforzados al mismo tiem­
po. Mujeres desplazadas son un subtema o incluso el argumento pri n­
cipal de muchas películas. Las imágenes visuales refuerzan el proceso
de conversión de las mujeres en mercancía, que no sólo se da en la
prostitución sino también en otros papeles fomentados por la indus­
tria del sexo, así como en el concepto de «muj er trofeo» cuyo vestua­
rio, elegancia y «feminidad acentuada» (Connell, 1 987) sirven para
confirmar el estatus y la riqueza del marido.
Igual que las muj eres e ran la propiedad del varón en la antigua
Atenas, los hombres en las urbes todavía se sienten con el derecho a
poseer a las mujeres, aun cuando éstas puedan resistirse a dicha apro­
piación. Aunque en algunos aspectos el patriarcado se ha desplazado
del ámbito privado al público (Walby, 1 990) , también es cierto que
tanto el patriarcado público como el privado han estado presentes en
toda la historia urbana. El patriarcado en el ámbito privado está lejos
de desaparecer y, en el peor de los casos, se ejerce como violencia do­
méstica (Dobash y Dobash, 1 980) . La propensión masculina a la vio­
lencia parece estar asociada a estereotipos magnificados de los papeles
según el género (Scully, 1 990) , como lo está el comportamiento que
en la esfera pública muestra a las muj eres que los hombres todavía con­
sideran el espacio urbano como propio, y las mujeres como un tipo de
utilización «no ajustado» a lo establecido. Esto es lo que queremos de­
cir cuando nos referimos a la ciudad como espacio de propiedad.

La ciudad zonificada : estereotipos de género

La ciudad zonificada es un concepto más claro. La mayoría de las


ciudades, sobre todo las modernas y planificadas, cuentan con áreas

«.) narcca, s . a. de- edicione�


La ciudad modelada por el varón 1 23

distintas dentro de la propia urbe: distritos residenciales en las afueras,


zonas industriales, comerciales, de oficinas, etc. La red de transporte
público y privado garantiza la conexión entre unas y otras. Diversos
autores, la mayoría muj eres, han analizado cómo el modelo de zonifi­
cación se basa en papeles estereotipados según el género, esto es, uni­
dades familiares con una persona -el varón- encargado de traer
el sustento y con un horario laboral convencional, y un ama de casa
-la muj er- que utiliza el entorno urbano de forma diferente, lleva
los niños al colegio, hace las compras y pasa la mayor parte de su
tiempo atendiendo al hogar y a otros miembros de la familia.
Los espacios urbanos siempre han aparecido diferenciados, pero la
ciudad zonificada se ha desarrollado sobre todo durante el siglo XIX.
En ese momento, la revolución industrial y el comienzo de la urbani­
zación acelerada cambiaron radicalmente la sociedad. Durante el siglo
XIX los papeles según el género llegaron a estar mucho más diferen­
ciados y al mismo tiempo (y desde luego no es una coincidencia) las
ciudades adquirieron una mayor complejidad desde el punto de vista
espacial, con separación de funciones y el inicio de la suburbaniza­
ción a gran escala.
Davidoff y Hall ( 1 987) exponen con brillantez a través de estu­
dios de casos reales referidos a familias concretas cómo los papeles y
las ubicaciones para familias de clase media cambiaron durante ese
tiempo. Richard y Elizabeth Cadbury instalaron un negocio de paños
en Birminghman en los años 1 790 y vivieron de la pañería. Ambos
dirigían el negocio; Elizabeth también llevaba la organización de la
familia troncal (había diez niños además de aprendices y criados) y
contribuía a· mantener la red de parentesco que directamente daba
apoyo al negocio con alguna inversión y asesoramiento profesional.
Compraron una segunda morada en las afueras de la ciudad en 1 8 1 2
pero siguieron alojados e n la vivienda que tenían encima de la tienda
hasta la jubilación. Su hijo recién casado se quedó en la tienda pero se
trasladó a las afueras de la ciudad mucho antes que lo hicieran sus pa­
dres. El papel de su muj er en el negocio era menos activo pero tenía
que dar apoyo afectivo y moral a su marido, hijos y a la extensa red
de parentesco. En la generación siguiente, a finales del siglo XIX, la
bifurcación de papeles según el género fue aún más acusada. El en­
tonces director, George Cadbury, no permitió que las mujeres casadas

<D ll<lrce<t , s . a . de edidonc-s


1 24 Jane Darke

trabajasen en Bournville. Así se transmitieron a la clase trabajadora los


principios de organización familiar de la clase media. Hay datos con­
tradictorios respecto a si estos cambios fueron bien acogidos o desen­
cadenaron protestas.
Esta doble separación -la división de papeles según el género y
la separación entre el hogar y sitio de trabajo- tuvo lugar en todas
las zonas urbanas europeas. Las funciones laborales de los hombres
se especializaron más y, por lo tanto, se convirtieron en un compo­
nente de identidad más importante. En la esfera pública, la política
y el gobierno no podían dejarse por más tiempo en manos de caba­
lleros aficionados y se convirtieron en una ocupación de dedicación
exclusiva, apoyada por un funcionariado burocratizado. He aquí la
ascensión del hombre público. Aparecieron nuevas profesiones j unto
a nuevas formas de reglamentar y organizar las profesiones tradicio­
nales. La expansión de la manufactura fue acompañada del desarro­
llo de instituciones financieras específicas . La creciente diversifica­
ción de la sociedad se reflej ó en la proliferación de una serie de
edificios: fabricas, oficinas, estaciones de ferrocarril, clubes, entida­
des profesionales, universidades, bolsas, salas de conciertos, ayun­
tamientos, campos de deportes, bibliotecas, tiendas y grandes _ al-
macenes.
Las muj eres sólo tenían acceso, en más o menos los mismos tér­
minos que los varones, a los tres últimos de estos edificios semipúbli­
cos, como espacios que también les pertenecían a ellas. La suburbani­
zación era la expresión fisica de lo que se percibía como el papel
principal de las mujeres: esposa y madre, administradora de un hogar
que sirviera de refugio para reposar y huir del ajetreo de la vida públi­
ca. Incluso un pariente masculino podía recurrir a mujeres de la fa­
milia, que no eran de hecho ni esposas ni madres, para pedirles que le
«llevaran la casa». Las mujeres más jóvenes podían acudir a las parien­
tas mayores en demanda de apoyo. La expectativa de que su papel era
crear un lugar limpio, agradable y moral se transmitió, conforme
avanzaba el siglo, a las muj eres de la clase trabajadora así como a las de
la clase media; no hay más que leer los escritos de propagandistas
como Lord Shaftesbury, John Ruskin y Octavia Hill. Por ej emplo,
Shaftesbury luchó contra la incorporación de las muj eres al trabajo
remunerado con el siguiente argumento :

C narcea, s. a. de ediciones
LA ciudad modelada por el varón 1 25

Si Vds. corrompen a las mujeres, Vds. estarán contaminando las aguas


de la vida desde su mismo manantial.

Octavia Hill, a pesar de su propio trabajo como administradora de


la vivienda, se opuso al sufragio femenino porque pensaba que «los
hombres y las mujeres . . . tenían talentos diferentes y por lo tanto esfe­
ras distintas».
Hasta finales del siglo XIX, poca influencia tuvieron los urbanistas
en el modelo en que se asentaban los usos urbanos del espacio; sólo la
legislación y las ordenanzas municipales de edificación podían actuar
como instrumentos correctores de las fuerzas del mercado (en sí mis­
mas patriarcales ya que los varones eran los terratenientes) .
El urbanismo no ha tenido un sistema de valores único y monolí­
tico pero ciertos presupuestos han sido hegemónicos. No es sorpren­
dente que los urbanistas tiendan a compartir la idea dominante de fi­
nales del siglo XIX que veía a las muj eres sólo como esposas y madres.
En un sentido, era progresista considerar estas funciones como trabajo
y actuar para mejorar sus condiciones. Trasladarse de un barrio mar­
ginal a una zona con más luz, aire puro, abastecimiento de agua y en
una vivienda con instalaciones independientes para la familia, desde
luego fue una mejora para las muj eres de la clase trabajadora (Spring­
Rice, 1 939) . Sin embargo, también pudieron echar de menos la tien­
da de barrio, el apoyo afectivo y práctico de un pariente cercano y de
vecinos conocidos de antiguo (Young y Willmott, 1 957) , así como la
diversidad de oportunidades para conseguir algún ingreso que com­
plementase los salarios insuficientes de algunos varones. Para las mu­
jeres solteras, bien pudo ser que los inconvenientes pesaran más que
las ventajas, pero rara vez encontraron satisfacción en entornos plani­
ficados.
Marion Roberts ( 1 99 1 ) ha demostrado cuán fuertemente influido
estuvo el desarrollo urbano de Londres posterior a la guerra por los
temores a la baja natalidad de los años de entreguerras. Se fomentaba
en las mujeres la reproducción mediante el realojamiento en casas de
densidad media más que en bloques de pisos fuertemente densifi­
cados.
Esta mezcla de ventajas para las mujeres en el marco de su papel
convencional, y el fracaso a la hora de dar una respuesta a las necesida-

<O n<1rcea. s. a . de ediciones


1 26 Jane Dark<·

des que cualquier otro papel requiriese, ha caracterizado el impacto de


los urbanistas en la configuración de la urbe. Las nuevas ciudades de
posguerra, consideradas como unos de los logros más excelentes de la
planificación, dieron prioridad al empleo masculino. La hábil separa­
ción de diferentes ámbitos de vida tuvo en cuenta los papeles conven­
cionales, no así la función combinada de esposa, madre y trabajadora
que aprovecha la hora de la comida para comprar los artículos necesa­
rios para la unidad familiar en lugar de relajarse en el comedor de la
fabrica. Si las mujeres querían trabajar, quizá a tiempo parcial, no re­
sultaba facil debido al escaso transporte público con destino a las zonas
industriales fuera de las horas punta y a la ausencia de comercios en las
proximidades. Las zonas residenciales en las nuevas ciudades y en las
unidades vecinales fueron diseñadas sobre la base del concepto tradi­
cional según el cual el varón trabaja fuera de casa para ganar un dinero
que cubra el sustento familiar, y la esposa cumple el papel de ama de
casa sin ocupación remunerada: la falta de equipamientos para el cui­
dado de las criaturas y de redes familiares locales así como los recorri­
dos largos y caros hasta el centro de trabajo impedían prácticamente el
desempeño de otros papeles.
Los horizontes eran muy limitados para las muj eres que pasaban
todo el día en estos distritos de la periferia, experiencia por la qúe
ahora también pasan los varones al haber perdido sus puestos de tra­
bajo en el período de recesión. Estas zonas pueden ser un refugio
agradable para el trabajador varón pero se convierten en una pesadilla
para los hombres y mujeres que buscan empleo; las posibilidades de
trabajo, de esparcimiento y de comprar en la zona son limitadas y no
hay recursos económicos para desplazarse en busca de mejores opor­
tunidades. Para la infancia pueden ser lugares idóneos, pero resultan
tremendamente aburridos para los adolescentes sin vehículo propio y
con poco dinero. Pueden ser sofocantes para alguien que no se adap­
te. Sólo muy recientemente los urbanistas han intentado que los cen­
tros urbanos recuperen hábitos residenciales ofreciendo más oportuni­
dades a las muj eres. Volveremos sobre esta cuestión más adelante.
Los estereotipos de género imperantes entre los urbanistas no son
más radicales que los que existen en otras disciplinas. Las muj eres que
se sienten insatisfechas con las ciudades por no responder éstas a sus
necesidades deberían culpar al patriarcado antes que a los urbanistas

© narct"a. s. a . de ediciones
LA ciudad modelada por el varón 1 27

varones. Los urbanistas no son conscientes de que sus planos de uso


del terreno provienen no sólo de un proceso de toma de decisiones
racional sino también de estereotipos sociales. No podemos llamar a
esto la «ciudad de la racionalidad», un título en principio atractivo,
dadas sus perspectivas limitadas para las muj eres que viven en ella. La
ciudad zonificada segrega actividades tales como el trabajo, el ocio, la
movilidad y la vida familiar, las cuales la mayoría de las muj eres no se­
paran de esa manera.

La ciudad de la diversidad

Pese a los problemas que presenta para las muj eres la ciudad como
espacio de propiedad y la ciudad zonificada, la urbe es el lugar donde
muchas quieren vivir. La ciudad es donde se encuentran oportunida­
des, no sólo en el campo laboral y profesional sino también para lle­
gar a ser una persona interesante, para intentar desempeñar diferentes
papeles fuera del marco limitativo de una sociedad cerrada. Las ciuda­
des permiten elegir entre anonimato y relaciones sociales, también se
pueden elegir diversiones y entretenimientos, puestos de trabajo e
identidades. Estas opciones son especialmente importantes para las
mujeres ya que el abanico que se les ofrece en otros escenarios es bas­
tante reducido. Algunas feministas se han referido a la «heterosexuali­
dad obligatoria» y a las presiones ejercidas sobre las mujeres que han
optado por no tener hijos, y también existen pautas muy estrictas en
cuanto a la imagen del yo y del hogar. La ciudad ofrece una vía para
huir de expectativas sofocantes; puede implicar una vida solitaria pero
también es liberadora, sobre todo para las muj eres jóvenes que han
roto con los preceptos y pretensiones de la familia.
Para cualquier mujer con ideas propias, la necesidad de materiali­
zar ese tipo de ruptura es un tema que subyace en las novelas de
Charlotte Bronte y George Eliot, y que, con posterioridad, la han re­
flejado novelistas varones como Gissing, Wells y Lawrence. Las nove­
listas modernas dan por sentado que la urbe es prácticamente tanto
un telón de fondo como un lugar donde una figura central femenina
puede ser o llegar a ser independiente, con amigas de la misma opi­
nión como apoyo indispensable y varones en papeles de comparsa sin

C0 narcea. s. a . de ediciones
1 28 Jane Darke

relaciones de dependencia (Lessing, 1 973; French, 1 978 y una lista,


demasiado larga para citarlas individualmente, de escritoras más jóve­
nes) . Los mejores libros sobre los placeres de la ciudad han sido escri­
tos por muj eres (Wilson, 1 99 1 ) .
E n la ciudad podemos actuar con otras mujeres para desafiar el
statu quo. Wilson ha dejado escrito que la ciudad es una fiesta perpe­
tua; ése es el ambiente en una manifestación callejera, aunque los
motivos sean serios, como en la campaña por el voto. El movimiento
sufragista fue un fenómeno típicamente urbano; una campaña popu­
lar en la que hubo nuevas formas de apropiación del espacio urbano
al ocupar lugares que el patriarcado calificaría de inadecuados en el
momento inoportuno, encadenarse en verjas, salir por la noche para
romper escaparates, concentrarse y gritar ante el Parlamento o ante
las viviendas de los políticos, abuchear a oradores y reventar mítines.
El simple hecho de agruparse para organizar la campaña sufragista, la
falta de costumbre de reunirse en un mitin o en una marcha con
cientos de otras mujeres debió generar una euforia extraordinaria.
Esta alegría se siente todavía intensamente cuando grupos, que no
pueden utilizar libremente el espacio urbano en circunstancias «nor­
males», se juntan en un ambiente festivo con motivo de algún aco�te­
cimiento concreto, como fueron las manifestaciones para «reivindicar
la noche», las marchas del orgullo gay y lesbiano (Valentine, 1 995;
Connell, 1 987) o los más recientes grupos militantes de discapacita­
dos interrumpiendo el tráfico.
La urbe ha sido siempre importante para las minorías étnicas den­
tro de una comunidad más extensa; sólo en una aglomeración urbana
hay suficiente mezcla social para conseguir la integración y desarrollo
de valores e identidades culturales. Dichas identidades también pue­
den cambiarse, ponerse en cuestión y alternarse. La ciudad puede ser
una elección positiva para las minorías o puede ser el único lugar
donde exista una dimensión grupal suficiente que permita una vida
social y cultural. En el otro extremo no hay opción, como en el ghet­
to. Así como la configuración de la urbe es patriarcal, sus áreas socia­
les son también expresión de una sociedad racista (Smith, 1 989) .
Mientras la ciudad ofrece diversidad, ha habido muchas víctimas de
los que practican la violencia para eliminar la diversidad y reafirmar su
propia dominación.

© narcea, s . a . de ediciones
LA dudad modelada por el varón 1 29

Las lesbianas y los homosexuales sól.o en la ciudad, entre un gru­


po significativo de iguales, pueden afirmar y gozar de su identidad en
lugar de que ésta sea una fuente de problemas. Valentine ( 1 995) se re­
fiere a la diversidad en una «comunidad» lesbiana que no constituye
un grupo cerrado, sino más bien una red flexible que las personas
pueden utilizar individualmente para encontrar amistades compati­
bles. El espacio que se quiere rescatar de la heterosexualidad hegemó­
nica es en parte real y en parte simbólico. Aunque las unidades fami­
liares constituidas por lesbianas son una minoría en la zona descrita
por Valentine:

La diversidad de estilos de vida con núcleos significativos de población


estudiantil y de minorías étnicas . . . parece ofrecer a las unidades fami­
liares lesbianas un mayor anonimato que el que pudieran encontrar en
ciudades donde predomina la familia nuclear blanca y de clase media.

La red lesbiana es «en gran medida invisible para aquellas personas


que no entienden», pero los grupos de apoyo son especialmente im­
portantes para los grupos que puedan sentirse aislados por prejuicios
de terceros. Está claro que la ciudad proporciona una serie de poten­
cialidades para que las minorías afirmen su identidad y desarrollen re­
laciones, sobre todo aquellas estigmatizadas y por lo general incom­
prendidas, pero la urbe puede ser igualmente importante para las
muj eres que simplemente eligen vivir sin compañero.
La diversidad de la ciudad despierta ilusión en todos estos grupos
además de ofrecerles posibilidades de elegir, pero se encuentra ame­
nazada. La creciente polarización de niveles de ingresos y de posibili­
dades vitales en muchos países del mundo, incluidos aquellos donde
el comunismo se ha desmoronado, tienen como consecuencia la
amenaza de inestabilidad. La polarización social ha afectado a la cali­
dad de vida en muchas áreas del centro urbano. Una zona vibrante
cuando hay mezcla social, se convierte en un lugar dificil para vivir si
la mayoría de los residentes son pobres y están desempleados. Au­
menta la delincuencia, la diversidad étnica se convierte en tensión ra­
cial y los que pueden se desplazan a otros sitios.
Las mujeres no se sienten seguras ni siquiera en sus casas. Los re­
sultados de investigaciones llevadas a cabo en los años 1 970 sobre un

CO narcea, s . a . d e ediciones
1 30 Jane Darke

trabajo de campo y según los cuales las mujeres preferían el centro ur­
bano a los distritos residenciales de las afueras puede que ya no tengan
validez. Algunos residentes del casco antiguo pueden conseguir una
seguridad con vigilantes y barreras, pero todos preferiríamos vivir en
una sociedad donde éstos no fueran necesarios. La ciudad como espa­
cio de propiedad (de los varones) , con excesivas segregaciones sociales
entre los privilegiados y los desfavorecidos, es una amenaza para la
ciudad de la diversidad. Las divisiones sociales, reforzadas con la sepa­
ración espacial, plantea el peligro de que los otros no sean vistos bajo
ningún concepto como iguales a nosotros y no se les reconozca como
miembros de pleno derecho a compartir una sociedad. Un reflejo de
ello son las desnaturalizaciones para ignorar la realidad de las madres
solteras, de los inquilinos de viviendas municipales, de las lesbianas o
de la comunidad asiática. Los grupos estigmatizados y discriminados,
que se hallan concentrados en un barrio en el que otros no se atreven
a entrar, son percibidos como una amenaza al orden social. El desafio
a la vida urbana es encontrar una fórmula que estimule el valor de la
diversidad y su .expresión espacial de una manera integradora y no ex­
cluyente.

O narcea, s. a . de ediciones
7 . Seguridad
de las muj eres en la ciudad

HELEN MüRRELL

Introducción

Este capítulo trata del concepto de seguridad de las muj eres. Las
teorías feministas relativas a la violencia masculina y a la segregación
estructural por género de la delincuencia son obj eto aquí de un análi­
sis en el contexto de los problemas urbanos y de la toma de decisio­
nes. Se hace a continuación un estudio de diferentes aproximaciones
a la seguridad de las mujeres, realizadas a partir de ejemplos de la prác­
tica cotidiana. Esta investigación parte de una comprensión feminista
de la violencia contra el colectivo femenino y del reconocimiento tá­
cito de que, si bien se ha avanzado mucho en la adopción de medidas
orientadas a salvaguardar la seguridad de las muj eres todavía queda un
largo camino por recorrer hasta que se aborde este problema como se
merece y en toda su envergadura.

¿Qué entendemos por seguridad de las mujeres?

La «seguridad de las mujeres» tiene un gran significado pero, en


general, cuando se habla de ella se parte de un criterio equivocado
respecto a la experiencia y temor de las muj eres a la delincuencia, de
modo que las estrategias que se arbitran posiblemente tengan poco

Ü n o1rcea, s . a . de ediciom:s
1 32 Helen Morrell

éxito. Las interpretaciones más frecuentes que se hacen en relación


con la seguridad de las mujeres, a menudo reforzadas tanto por los
medios de comunicación como por las diversas políticas, ponen el
acento en el «peligro ante el desconocido». Esta interpretación se basa
en el supuesto de que la mayoría de las agresiones a mujeres suceden
en lugares públicos y se cometen por alguien a quien la mujer no co­
noce. Se piensa con frecuencia que ese «desconocido» es una persona
con escaso o ningún control sobre sus actos y, por lo tanto, se consi­
dera la agresión como un hecho no premeditado y oportunista.
Este estereotipo es doblemente problemático. Como ha señalado
Kelly ( 1 988) , por un lado sirve para negar toda violencia que no se
aj usta al estereotipo, como la violencia doméstica, y, por otro, eleva a
rango de patología el comportamiento del agresor, «lo cual en ambos
casos termina en una desviación de la responsabilidad de los varones y
en una negativa a considerar la experiencia de las muj eres» . Las limi­
taciones de esta definición estereotipada se traducen en que la violen­
cia es, en la gran mayoría de los casos, una realidad no reconocida ni
oficial ni culturalmente. Sin embargo, durante la última década, femi­
nistas radicales como Kelly han contribuido a desvelar con trabajos
empíricos exhaustivos el carácter problemático de esta definición y a,
desembrollar la auténtica naturaleza de la violencia contra las muj eres.
La perspectiva radical feminista llama la atención sobre el hecho
de que una gran parte de la violencia contra las muj eres es «oculta»,
tanto por lo que se refiere a la repugnancia de las muje�es a denun­
ciarla como a la incapacidad del tradicional estudio sobre delincuencia
para reflejarla correctamente, tal y como la viven las mujeres. Las en­
cuestas «tradicionales» incluyen las encargadas por organismos oficiales
para sacar «instantáneas» del panorama nacional sobre criminalidad y
suelen influir en la política nacional sobre prevención, leyes y penali­
zación. La investigación sobre delincuencia en Gran Bretaña se realiza
cada tres años aproximadamente mediante una encuesta cuantitativa a
gran escala para valorar los índices de delitos denunciados. Al enfoque
de la criminología que se ha desarrollado en torno a esta encuesta las
feministas y los nuevos realistas lo denominan «nuevo administrativis­
mo» (véase Young, 1 988 y 1 992) . Estos grupos critican a los nuevos
criminólogos administrativos, entre otras razones, por subestimar en
general el problema de la delincuencia.

© narcea. s. a . dt!' t:diciones


Se�uridad de las mujeres 1 33

Desde un punto de vista feminista, la encuesta de criminalidad en


Gran Bretaña no refleja correctamente la violencia contra las muj eres
porque subestima la violencia doméstica y_ las agresiones sexuales. Se
sabe perfectamente que las denuncias de estos delitos están muy por
debajo de la realidad y que, por su propia naturaleza, no hay campo
en la encuesta para que las muj eres hagan constar las «experiencias
cotidianas» que se explican más adelante en este capítulo y que con­
tribuyen a generalizar un clima de miedo entre las muj eres. Por con­
siguiente, queda cuestionada la conclusión que reiteradamente se saca
de una serie de estudios, esto es, que el miedo de las muj eres es muy
superior a la amenaza real de violencia contra ellas, como confirman
las estadísticas de criminalidad, y que en ese sentido el temor es irra­
cional.
Se han realizado una serie de estudios feministas con la intención
expresa de desvelar un panorama más exacto de los delitos cometidos
contra las muj eres 1 • Estos estudios utilizan una definición más amplia
de la violencia masculina que ha sido elaborada a partir del testimonio
de las muj eres sobre sus propias experiencias. Por ejemplo, en el estu­
dio referido al norte de Londres se define así el acoso sexual:

Ser abordada por conductores que buscan prostitutas, ser seguida, mo­
lestada, interpelada en tono normal o a gritos de una manera en que
la encuestada percibe motivaciones sexuales (Mooney, 1 995) .

Un porcentaj e elevado de mujeres entrevistadas (42 por ciento) así


lo manifestaron.
Los resultados de este estudio destruyen el mito, muy generaliza­
do, de que las muj eres están más seguras en sus propios hogares que
en la esfera pública y que el máximo riesgo proviene de desconoci­
dos. De hecho este mito era una realidad para los varones pero para
las muj eres se desveló que era justamente lo contrario.

1 Se pueden citar los siguientes: el realizado por Jalna Hanmer y Sheila Saunder en la
regió n oeste de Y orkshire (1 984) , el Wandsworth Violence A�ainst Women- Women Speak Out
SunJey, coordinado por Jill Radford (1 987) , y The North London Domestic Violence SunJey
( Mooney, 1 993 y 1 995) .

Ü narcea, s. a. de ediciones
1 34 He/en Morrell

En la esfera pública el hombre tiene el doble de probabilidades de


riesgo en comparación con el hogar: para la mujer la pauta es justa­
mente la contraria . . . para un hombre, los desconocidos representan
el mayor peligro, a continuación vienen las p ersonas conocidas
y luego las compañeras; el peligro disminuye en la intimidad. Para
una mujer, los compañeros son con mucho los mayores responsables
de la violencia . . . la realidad es por lo tanto lo contrario (Mooney,
1 995) .

Investigaciones feministas más cualitativas han intentado «internar­


se» en las estadísticas sobre delincuencia y descubrir la naturaleza del
miedo de las muj eres a la violencia y el papel que desempeña en su
vida cotidiana. Kelly ( 1 988) y Stanko (1 985) hablan de un «conti­
nuum» de violencia contra las mujeres que va desde la intimidación y
las amenazas hasta el acoso sexual y la violación. La vivencia de las
mujeres con relación a la violencia no es una constante a lo largo de
este continuum, sino que dependerá de sus circunstancias y caracte­
rísticas particulares. En concreto, las mujeres con discapacidades y las
pertenecientes a etnias no blancas pueden ser víctimas de amenazas
diferentes dentro de este continuum.
Este continuum es útil para documentar y reconocer los «mu�
chos incidentes que las mujeres viven como maltrato y que no están
tipificados como delitos» (Kelly, 1 988) . El trabaj o de Stanko en
concreto ha sido muy valioso para que se reconozca y se intente
definir lo que ella denomina «experiencias cotidianas» , las cuales
contribuyen a fomentar el miedo de las muj eres a la amenaza e inti­
midación sexuales. Semejantes experiencias, que a menudo se tri­
vializan, incluyen el exhibicionismo, el voyeurismo o los comenta­
rios obscenos que hace cualquier desconocido por la calle al pasar
junto a una muj er. la frecuencia y variedad de conductas masculi­
nas que las muj eres viven como amenazantes y que contribuyen a
crear un clima de miedo entre el colectivo femenino, ha llevado a
Stanko a concluir que «la vida diaria de las muj eres está impregnada
de intrusiones masculinas». Los nuevos realistas también han reco­
nocido la alarmante extensión de este tipo de intromisión en la vida
de las muj eres. Jock Young utiliza la siguiente analogía para dar su
opinión:

� narce<1 , s . 01. dt!' ediciones


Se�uridad de las mujeres 1 35

El acoso sexual equivalente para los hombres sería como si cada vez
que pasearan al aire libre se encontraran con abucheos y rechiflas invi­
tándolos a pelear (Young, 1 992) .

Poca gente se atrevería a desafiar el aserto de que el miedo de las


mujeres a la delincuencia y su preocupación por la seguridad personal
son infundados si se analiza hasta qué extremo ambos limitan su parti­
cipación en la vida de cada día. La mayoría de las muj eres rara vez sa­
len solas después del anochecer y, si lo hacen, se encuentran con limi­
taciones en cuanto al tipo de espacios públicos que pueden ocupar.
Durante el día y cuando ha anochecido las muj eres toman una serie
de medidas de precaución que van desde evitar completamente salir
de casa por la noche hasta llevar armas y modificar sus pautas de mo­
vilidad cuando efectúan trayectos habituales.
La investigación de Stanko antes mencionada y la de Kelly sobre
violencia sexual ( 1 988) proporcionan relatos interesantes de cómo las
muj eres interpretan sus vivencias de la violencia masculina. El estudio
de Green et al. sobre las mujeres y el ocio ( 1 987b) , tema éste que se
analiza con mayor amplitud en otro cap ítulo de este libro, es un relato
aterrador de hasta qué extremo sus vidas están limitadas por el control
de los varones sobre su uso de espacios públicos. Las mujeres en este
estudio contaron toda una serie de controles ejercidos sobre su parti­
cipación en actividades extralaborales y extradomésticas no sólo por
parte de sus compañeros sino también por varones con los que tuvie­
ron que relacionarse públicamente. Las muj eres informaron «de la va­
riedad de comportamientos utilizados por los hombres, desde la desa­
probación silenciosa hasta la hostilidad manifiesta pasando por las
bromas ofensivas, la ironía, las burlas y la insinuación sexual, para de­
sanimarlas a participar en la vida social».
En todos los estudios citados más arriba, el concepto de control
social es clave para el análisis de la violencia contra las mujeres. Tanto
las investigadoras como las investigadas reconocen que las diversas es­
trategias intimidatorias señaladas son realmente medios por los cuales
los varones intentan controlar a las mujeres sobre una base del día a
día. Se ha indicado que, en este contexto, la repugnancia del sistema
oficial de justicia criminal a intervenir en el área de la violencia contra
las mujeres puede verse como un respaldo del Estado a esta vigilancia

e narct."a. s . <l . de ediciones


1 36 He/en Mo"ell

rutinaria más oficiosa ejercida por los hombres. Desde un punto de


vista feminista radi'cal, esto es un círculo vicioso en el cual las mujeres
se ven obligadas a buscar protección en aquellos hombres que, en cier­
tos casos, representan la mayor amenaza y también la más real para
ellas. Esta paradoja, que es la esencia del debate sobre la seguridad de
las mujeres, puede significar que estrategias que no traten de hacer
frente a la misma, a la larga estarán, como ya he propuesto en la intro­
ducción de este capítulo, condenadas al fracaso. La misma existencia
de esta paradoja, además de presentar limitaciones, es un reto para en­
contrar fórmulas de intervención adecuadas a la seguridad de las muje­
res, que han de basarse en una comprensión más realista de la violencia
contra ellas y en la naturaleza del miedo de éstas a la delincuencia.

Desarrollo de estrategias de seguridad

El desarrollo de estrategias de seguridad de las mujeres ha ido pa­


rejo con el aumento en la actividad para la prevención de delitos que
ha tenido lugar en los últimos quince años. La clave de ello radica en
una campaña para que la responsabilidad de la actividad para la pre­
vención de la delincuencia trascienda de la policía y del sistema ofiéial
de j usticia criminal y se extienda a otros organismos de control social
y al público en general. Entre otras cosas, se recomienda un cambio
en la actitud de «puertas cerradas» para abogar por una experimenta­
ción con enfoques más sociales que pongan el acento en el papel del
ethos comunitario y de la educación.
Esto representa una ampliación y una profundización del concep­
to de prevención de la delincuencia, según el cual nuevos organismos
y nuevos tipos de intervención se incorporan a la agenda de dicha
prevención. La mayoría de las ciudades han aceptado este reto. En
algunas urbes la iniciativa Ciudades más Seguras 2, ha sido un instru-

2 La iniciativa Ciudades más Se,s?uras quedó incorporada al Programa del Gobierno Britá­
nico Acción para Mejorar las Ciudades, aprobado en 1 988 con el fin de •reducir la delincuencia
así como el miedo a ésta y crear ciudades más seguras donde la iniciativa económica y la vida
comunitaria pudieran prosperar• (Ministerio del Interior, 1 984) . El programa tiene, además,
la finalidad de fomentar un trabajo de cooperación para la prevención de la delincuencia y
ser parte integrante de la regeneración de los centros urbanos.

© narcea, s. a. de ediciones
Se)luridad de las mujeres 1 37

mento eficaz para impulsar este tipo de enfoque. En otras, las autori­
dades locales han asumido un papel dirigente y han creado sus pro­
pias redes de cooperación en materia de seguridad entre organismos
múltiples.
Tales estrategias de seguridad, centradas en la comunidad, incorpo­
ran a menudo políticas dirigidas a grupos de población concretos, de­
pendiendo de las necesidades que perciba. Muchas estrategias de segu­
ridad comunitarias tienen políticas específicas para la seguridad de las
mujeres. Éstas varían considerablemente, desde intervenciones únicas
hasta estrategias muy amplias que engloban una serie de intervencio­
nes coordinadas. La estrategia de seguridad de las mujeres dentro del
programa Ciudades más Seguras en Derby, actualmente dirigida por una
asociación de seguridad comunitaria, ilustra muy bien estas nuevas po­
líticas, incorporando intervenciones que incluyen medios de transpor­
te seguros, apoyo comunitario a las mujeres residentes en localidades
muy castigadas por la delincuencia y apoyo a las supervivientes de la
violencia doméstica. Dichas intervenciones se coordinan por unos co­
mités constituidos por representantes de los organismos involucrados.
El distrito londinense de Hammérsmith y Fulham, que también
participa en el programa Ciudades más Seguras, tiene una estrategia
ej emplar centrada en las supervivientes de la violencia doméstica,
aunque sus obj etivos son más amplios. Es parte integrante de una es­
trategia de seguridad comunitaria colectiva que se ocupa de aspectos
educacionales y publicitarios y tiene una serie de proyectos cuyo ob­
jetivo es dar apoyo, tanto en la intervención en crisis como a más lar­
go plazo, a las supervivientes de la violencia doméstica. Ambas estra­
tegias adoptan un enfoque distendido de la seguridad de las mujeres,
ofreciendo una combinación de intervenciones sociales y de situación
y atendiendo a las necesidades a corto y largo plazo de las víctimas de
la violencia. Ambas estrategias también han incorporado programas
de trabajo con los agresores.

Cambiar los comportamientos masculinos

Las feministas radicales sostienen que poco se podrá avanzar en la


seguridad de las muj eres salvo que se cuestione la conducta de los va-

<"-'.> narcea. s. a. de- ediciones


1 38 He/en Morrell

rones. Las feministas liberales sostienen también que la educación de


los varones sobre cuestiones de violencia es decisiva en la prevención
de la violencia contra las muj eres. Se han propuesto una serie de teo­
rías para explicar la violencia masculina pero no entra dentro de los
obj etivos ni del espacio de este artículo analizarlas. En líneas genera­
les, se admiten explicaciones biológicas que afirman que la violen­
cia masculina es natural; la teoría de sistemas pone el acento en el
nivel social y ve «propensión a la violencia» en ciertas parejas o unida­
des familiares, y la teoría de aprendizaj e social subraya que la violencia
«se aprende» a partir de la observación de los otros. La violencia tam­
bién «se aprende» en el sentido de pretender conseguir con ella cier­
tos fines deseados como, por ejemplo, dar por concluido un debate o
conseguir poder. El conflicto de género está en la base de la explica­
ción feminista de la violencia, y la violencia de los varones es un me­
dio para mantener el poder masculino sobre las muj eres.
Los programas dirigidos a hombres difieren según el modelo
de violencia desarrollada. Los planes que se inspiran en una com­
prensión feminista procuran crear en los varones una mayor con­
ciencia de su utilización del poder dentro de las relaciones y analizar
su comprensión de la masculinidad. Scourfi eld llama la atención
sobre lo que Clatterbaugh ( 1 990) denomina enfoques pro-feminis­
tas radicales y liberales . Según este último, los hombres también
saldrían, hasta cierto punto, perj u dicados y, por lo tanto, serían
víctimas de su propio comportamiento y de su masculinidad. Aun­
que no asume un enfoque liberal, Stanko ( 1 994) explora la necesi­
dad de centrarse en la violencia «individual» de los varones y en la
naturaleza de la masculinidad para entender por qué los hombres
son violentos.
Las estrategias cuya finalidad es la transformación del varón vio­
lento se perciben, por lo general, como parte de una estrategia más
amplia de seguridad de las mujeres y están vinculadas a organismos
que dan apoyo a las muj eres. Se puede argumentar que este trabajo de
apoyo, al animarlas a ser menos tolerantes frente a comportamientos
inaceptables, cuestiona y re-educa indirectamente a los hombres .
Desde un punto de vista feminista, esta postura siempre ha planteado
problemas porque en el fondo contiene nociones de predestinación
de la víctima, esto es, la predisposición de ciertas muj eres a establecer

O narcea. s . a . de ediciom:s
Se�uridad de las mujeres 1 39

relaciones con hombres violentos; también sugiere que si se modifi­


ca el comportamiento femenino, fomentando en las muj eres un de­
seo y una necesidad de ser más enérgicas y menos dependientes, al
final también cambiará el comportamiento masculino, lo que desde
luego no es el caso. No obstante, los proyectos que ofrecen a las
muj eres formación e información sobre la violencia doméstica pue­
den desempeñar un papel importante en su seguridad.

Apoyo comunitario

La investigación realizada por la autora de este artículo y por Sue


Yeandle sobre una estrategia de seguridad de las muj eres dentro del
programa Ciudades más Seguras incluía un estudio en profundidad de
una intervención destinada a proporcionar formación y apoyo a largo
plazo a las muj eres. Este centro de apoyo a muj eres estaba situado en
una localidad con un elevado índice de delincuencia y había sido ex­
cluido de una serie de servicios establecidos por la ley. El centro,
atendido por voluntariado social y financiado por el programa Ciuda­
des más Seguras y otros organismos de cooperación, ofrecía servicios
de día y de guardería atendidos por muj eres y para muj eres de la loca­
lidad. Se organizaban día a día una serie de actividades y se daba apo­
yo y asesoramiento. La finalidad de esta intervención era proporcionar
un mecanismo para consolidar las redes entre mujeres de la comuni­
dad, ofrecer apoyo mutuo y, a largo plazo, contribuir a su empodera­
miento.
El voluntariado desempeña un papel importante ya que puede
llenar el vacío que dejan los organismos legales, como el servicio de
vigilancia de las personas que están en libertad condicional y otros
servicios sociales, muy especialmente los de apoyo a largo plazo. El
voluntariado también puede estar mejor situado para intervenciones
comunitarias, con muj eres sensibles y con capacidad de reacción ante
necesidades concretas de las mujeres de la comunidad. Estas interven­
ciones sirven también para crear un nexo entre las muj eres y los servi­
cios de apoyo oficiales a los que normalmente podrían tener dificulta­
des en acceder. El centro de mujeres que se analiza aquí desempeñó
un papel decisivo al ofrecer a las muj eres un lugar seguro para reíle-

<D narce-a. s. ;1 . de t"diciont:"s


1 40 He/en Morrell

xionar sobre sus opciones de vida, y porque las conexiones con casas
de acogida y otros sistemas de apoyo les proporcionaron la informa­
ción y la ayuda práctica y afectiva que necesitaban para tomar sus pro­
pias decisiones sobre su propio futuro.
Tales intervenciones sociales son innovadoras; debido a la natu­
raleza de sus obj etivos, muy arraigados en el desarrollo personal y
comunitario, lógicamente se tardará mucho en ver los resultados
tangibles en cuanto a disminución de la delincuencia. Por lo tanto,
cualquier evaluación ha de situarse en este contexto a largo plazo.
Quizá una de las consecuencias de tener que esperar tiempo para
valorar los resultados de estas intervenciones sea la aprobación de
proyectos prácticos a corto plazo. El reto de convencer a los orga­
nismos implicados en la prevención de la criminalidad, de las ven­
tajas de las medidas sociales en la seguridad de las muj eres, sigue
en pie.

Planificación urbana y seguridad


de las mujeres

Los temas de planificación urbana tienen un papel decisivo en la


seguridad de las muj eres. La relación entre delincuencia y entorno
construido ha sido durante tiempo obj eto de debate. La teoría del es­
pacio defendible de Newman (Newman, 1 973) y el análisis de la or­
denación urbana de Alice Coleman ( 1 985) gozan de prestigio. Estos
trabajos examinan el papel que los espacios público y privado, la dis­
tribución de los edificios, el uso del terreno y otras cuestiones relati­
vas al urbanismo desempeñan en el aumento de la delincuencia y del
miedo a ésta. Diversas encuestas realizadas a escala local durante los
años ochenta confirmaron que el miedo a la criminalidad era mucho
más frecuente entre las mujeres que entre los varones 3• El temor a la
delincuencia puede inhibir y restringir mucho la libertad de movi­
núentos de las mujeres. Valentine ( 1 990, 1 992) explora la relación en­
tre «el miedo de las mujeres a la violencia masculina y su percepción

-' Para un análisis completo de los resultados de la investigación, véase Atkins ( 1 989) .

© narcca. s. a. de ediciont.•s
SeJ!uridad de las mujeres 141

y uso del espacio» . E n su investigación comprobó que las muj eres te­
nían en la mente planos de entornos temidos y lugares peligrosos que
imposibilitaban su utilización del espacio.
Las mujeres han indicado los entornos en los que se sienten más en
situación de peligro, entre ellos figuran las paradas desiertas de autobús,
estaciones de ferrocarril, pasadizos, pasos subterráneos para peatones,
aparcamientos de muchos pisos, esquinas sin visibilidad, ascensores,
huecos de escalera y callejones (Atkins, 1 989; Valentine, 1 990, 1 992) .
Los motivos que acrecientan el miedo en estos sitios son, por ejemplo,
la falta de actividad, vigilancia y visibilidad, entorno, diseño y mante­
nimiento de deterioro, graffiti y signos de violencia.
El documento Planificar para evitar la delincuencia ( 1 994) se hacía
eco de algunas de estas ideas, con el fin de ofrecer algunas orientacio­
nes a los departamentos de planificación, encargados del control ur­
banístico y de promover un entorno construido más seguro. Y. muy
importante, consagraba la prevención de la delincuencia como una
«consideración esencial» en la evaluación de las prácticas urbanísticas.
También subrayaba que la prevención de la delincuencia debería ser
«una de las consideraciones sociales a la que se ha de prestar atención
en los planes de desarrollo urbano (Ministerio de Medio Ambiente,
1 994) . Diversos organismos locales ya han empezado a tomarse en se­
rio esta cuestión. Ayuntamientos como los de Leicester, Greenwich,
Lambeth, Manchester y Southampton han elaborado una serie de
orientaciones y consejos para el diseño de, por ej emplo, trazados, pa­
sadizos, áreas de vivienda, espacios abiertos, paisaj e urbano, alumbra­
do y jardines.
Si bien desempeña un papel decisivo, la planificación urbana
como actividad está sometida a muchas restricciones en temas de se­
guridad. Las soluciones diseñadas se basan en un modelo de situación
de la prevención de la delincuencia que interpreta el delito como un
acto oportunista. Su éxito depende de «endurecer el objetivo» o de
eliminar oportunidades de cometer delitos y, en este sentido, es limi­
tado, tanto por lo que se refiere al tipo de criminalidad que puede
eficazmente atajar como al tipo de comunidades y personas a las que
puede servir de manera eficaz.
La «mentalidad de cerco» que está en el fondo de este enfoque -a
saber, que al poner duro o dificil el objetivo, la comunidad puede pro-

«:J narcea. s. a . dt: ediciones


1 42

tegerse ella misma de amenazas extrañas- plantea problemas si se


aplica a comunidades de alta criminalidad, las cuales invariablemente
se caracterizan por un elevado índice de delincuencia y de victimiza­
ción. En estos casos la amenaza de la criminalidad procede de la pro­
pia comunidad y son necesarios enfoques más sociales de prevención
de la delincuencia para combatir el origen de la actividad criminal.
Para cualquier tipo de comunidad, el enfoque es igualmente ineficaz
para prevenir delitos como la violencia doméstica, en la que el riesgo
y la amenaza proceden del propio hogar. Esto se reconoce en la si­
guiente declaración:

Está claro que el entorno construido, por sí solo, no detendrá a aque­


llos que optan por una actividad criminal , ni disminuirá delitos como
la violencia en los hogares o el fraude que no guardan relación con el
entorno (Trench et al. , 1 992) .

A pesar de esto, el entorno construido desempeña un papel supre­


mo en la percepción del riesgo por parte de las mujeres.

Medios de transporte seguros

El descuido de las necesidades del colectivo femenino se traduce


en muclías restricciones para las mujeres en su uso del espacio urba­
no, tanto por la noche como durante el día. Se han hecho varias
tentativas de hacer frente a este problema, como, por ej emplo, fo­
mentar un trabaj o de colaboración entre los organismos responsa­
bles del transporte, las empresas y las organizaciones de usuarios
para promover unos servicios que se caractericen por una cordiali­
dad hacia las muj eres.
Un medio de transporte exclusivo para muj eres es otra opción
que han puesto en marcha varios Ayuntamientos. Otro proyecto,
consistente en una empresa de taxis sólo de mujeres, fue obj eto de
una evaluación llevada a cabo durante un período de seis meses por la
autora y Susan Yeandle. La evaluación mostró la existencia de una
gran demanda de este servicio por parte de las mujeres de la locali­
dad. Tras una encuesta a las usuarias el proyecto fue valorado muy

<O narce<.1. s. 01 . de ediciones


Se�uridad de las mujeres 1 43

positivamente y permitió a muchas mujeres recorrer itinerarios que


de otra manera no hubieran podido efectuar. El servicio desempeñó
un papel especialmente importante al proporcionar un medio de
transporte a algunas mujeres musulmanas, las cuales, por razones cul­
turales, no podían desplazarse solas en taxis conducidos por varones.
Asimismo, este servicio fue muy valioso para un porcentaje significa­
tivo de las mujeres entrevistadas, las cuales tenían una serie de necesi­
dades con relación a discapacidades y dieron cuenta de su falta de
confianza en que los servicios de taxi corrientes dispusieran de los
medios adecuados para estas situaciones. En número similar, las muje­
res revelaron que habían sido víctimas de agresiones personales, entre
las que se podían enumerar violación, hostigamiento y maltrato racial.
En una proporción mayor, las muj eres recordaron antiguas experien­
cias de haber utilizado taxis conducidos por hombres cuando se sen­
tían amenazadas.
Si bien se puede argumentar que un servicio exclusivo desvirtúa
el objetivo a más largo plazo de proporcionar medios de transporte
seguros para todos, un medio de transporte sólo de muj eres puede
desempeñar un papel inestimable al llenar el vacío que dejan los ser­
vicios corrientes. Permite también examinar los buenos ej emplos
prácticos en materia de seguridad en el transporte y trasladarlos, s1
ello es posible, a empresas comerciales de taxis.

Conclusiones

La delincuencia ha sido uno de los grandes problemas que han


tenido que afrontar los responsables políticos en la última década.
Durante dicho período se han ampliado y extendido de manera es­
pectacular las acciones encaminadas a la prevención de la delin­
cuencia y han generado debates apasionantes en torno a la conve­
niencia y eficacia de diferentes soluciones para prevenir distintos
tipos de delitos. Para algunos comentaristas la seguridad de las mu­
jeres ha sido la vencedora de esta actividad floreciente, al haber sido
considerada como un área de políticas de prevención de la crimina­
lidad por derecho propio que necesita intervenciones específicas
propias .

«.J narcea. s. a. de edicione�


1 44 He/en Mo"ell

En el debate sobre prevención de la delincuencia, la seguridad de


las mujeres plantea un reto concreto debido a la naturaleza compleja
del miedo de las mujeres a la criminalidad, fundado en una experien­
cia real pero a veces dificil de cuantificar. La realidad de la violencia
doméstica significa también que las soluciones focalizadas en la esfera
pública, si bien tienen un papel decisivo que desempeñar, no obstante
pueden adolecer de la sensibilidad necesaria para tener suficientemen­
te en cuenta la experiencia de las muj eres respecto a la violencia mas­
culina.
Se ha avanzado mucho en la lucha contra la violencia doméstica
durante la etapa de creciente actividad para la prevención de la delin­
cuencia explicada más arriba. La mayoría de las ciudades ha puesto ya
en práctica una cooperación entre entidades implicadas en el apoyo a
mujeres que abandonan a sus compañeros violentos, entre las que se
encuentran las casas de acogida, los organismos de la vivienda, las au­
toridades sanitarias y los servicios sociales. Sin embargo, hay todavía
lagunas importantes en infraestructura de servicios de apoyo a largo
plazo y no solamente en momentos de crisis. Asimismo, el trabajo
que se realiza en materia de prevención es muy escaso.
El estudio de casos concretos de apoyo comunitario esbozado en
este capítulo da materia en que pensar a la hora de examinar enfoques
nuevos y alternativos respecto a la seguridad de las mujeres. Si se or­
ganizan de forma flexible y conforme a las necesidades de las muj eres,
estos proyectos locales son un instrumento poderoso para un trabajo
preventivo que puede realizarse a través de una formación educativa y
ofreciendo apoyo práctico y efectivo a corto, medio y largo plazo.
Pueden desempeñar un papel eficaz en las comunidades deprimidas y
con un alto índice de delincuencia, ya que a través de estos proyectos
las muj eres pueden encontrar el único sitio seguro donde poder habi­
tar. Este papel de «refugio seguro» adquiere especial importancia para
las mujeres que sufren la violencia doméstica.
El trabajo de educar a los varones también desempeña un papel
fundamental en la prevención de la violencia contra las mujeres. Hay
muy pocos proyectos cuyos destinatarios específicos sean los hombres
violentos y se ha avanzado poco en el reconocimiento e inclusión de
estos temas dentro de un programa educativo más amplio. Existen al­
gunas tensiones en cuanto a si tales proyectos desvían recursos que

O narcea, s. a . Je ediciom.•s
Se�uridad de las m11jeres 1 45

podrían ser aplicados a iniciativas destinadas específicamente a muje­


res. Sin embargo, es evidente que en la práctica lo que se requiere es
una mezcla de proyectos; una serie de intervenciones diferentes en
importancia y en ejecución pero que, al final, se complementen. La
necesidad de experimentar con distintos tipos de intervención tam­
bién está clara y, sobre todo, la necesidad de examinar otros enfoques
de la seguridad de las muj eres.

<O narcea, s. a. de ediciones


8 . Las compras
en la ciudad

DORY REEVES

Introducción

En este capítulo se exponen los efectos que las tendencias en los


modos de comprar han tenido en la vida de las mujeres y cómo éstas
han participado en la configuración de dichas tendencias. En primer
lugar, se examinan algtinos términos, a continuación se explora la bi­
bliografia que existe al respecto y, por último, se estudian las tenden­
cias y sus consecuencias. En el sentido estrictamente económico del
término, comprar es el proceso mediante el cual la gente compra o
adquiere artículos. Se suele hacer una distinción entre las compras in­
dispensables para cubrir las necesidades de cada día, la compra perió­
dica de una serie de productos de uso familiar pero no cotidiano y lo
que ha dado en llamarse compras ociosas, es decir, la adquisición de
artículos triviales. Los términos utilizados para describir los diferentes
tipos de compras no se refieren solamente a la «acción de comprar»
sino a todo el proceso anterior y posterior a la decisión de comprar,
el cual conlleva ir a las tiendas, tener dinero para pagar, ser capaz de
encontrar algo apropiado y llevar el artículo hasta el lugar de resi­
dencia.
Para las mujeres, las compras pueden significar varias cosas, por
ej emplo, la tarea penosa y rutinaria de la compra familiar, la ilusión
de pasar un día fuera de casa, un medio para expresar la propia perso­
nalidad, un trabajo explotador, mal pagado o flexible para la mayoría,

Ü n ;ucea. s . a . de ediciones
1 48 Dory Reeves

o una carrera empresarial para un número creciente. También signifi­


carán cosas distintas según las diferentes edades y las circunstancias
personales. Para las jóvenes adolescentes que viven con los padres y
con pocas responsabilidades en las necesidades cotidianas, ir de com­
pras significa encontrarse con amigas, adquirir prendas de moda, cos­
méticos, zapatos o bisutería. Para las que no tienen dinero, los centros
comerciales y los centros urbanos son lugares para pasar el tiempo y
observar a la gente. Por lo que se refiere al mercado laboral, el comer­
cio minorista es el sector donde las chicas suelen tener el primer em­
pleo remunerado y donde muchas habrán experimentado directa­
mente el aburrimiento, la monotonía y el bajo estatus que supone el
trabajo de dependienta.
Conceptos como compra impulsiva, curiosear en las tiendas, mi­
rar escaparates, compra comparada de artículos de consumo de ad­
quisición frecuente y las rebajas son todos términos que reflejan las
tendencias en las compras. La compra impulsiva empezó a tener éxito
con la expansión del supermercado de autoservicio. Curiosear es una
característica de la compra en grandes almacenes, mirar escaparates es
típico de la calle mayor de una localidad, mientras la compra compa­
rada tiene su origen en la mayor posibilidad de elegir tiendas y pro­
ductos, así como en la necesidad y deseo de la gente de sacar el máxi­
mo j ugo al dinero. Las rebajas no se limitan exclusivamente a las
ventas estacionales, son también la venta en espacios públicos de pro­
ductos que se exponen en el maletero del coche, los bazares y los ras­
trillos benéficos. Los tipos de tienda suelen asociarse a localizaciones
concretas: las tiendas de barrio se relacionan con áreas residenciales,
los grandes almacenes con calles mayores pero cada vez más con al­
macenes del extrarradio, y los hipermercados y establecimientos co­
marcales con los cruces de las principales autopistas.
La organización de las compras refleja la forma de funcionamien­
to de una sociedad, sus valores, quién tiene poder, quién asume tal o
cual papel, y, de forma creciente, la utilización de las nuevas tecnolo­
gías. Como actividad económica, las compras tienen un estatus que
determina el nivel salarial de la gente que trabaja en el sector mino­
rista, las oportunidades disponibles, quién hace la compra y qué com­
pra. La ubicación de la tienda, el diseño, la interrelación de ambos, el
entorno y los servicios que proporciona demuestran no sólo las deci-

!O narcea. s. a . de t:diciones
LAs mujeres y las compras 1 49

siones económicas tomadas sino también la forma en que los usuarios


son percibidos.
Los artículos que se adquieren reflejan, además de las necesida­
des y posición económica de la gente, el modo de vida que ha ele­
gido. Como dice Peter Glen, el guru americano del comercio al
por menor,

Si se sacaran al jardín de la propia casa las pertenencias personales,


todo lo que se come, todo lo que se conduce y todo con lo que se
juega y se trabaja, el estilo de vida de cada persona estaría represen­
tado por medio de objetos inanimados, y todo ello se consigue me­
diante la acción de comprar (BBC, 1 995) .

Lo que sucede con las compras es que para muchos ya no tie­


nen una estrecha relación con la satisfacción de las necesidades bá­
sicas. El crecimiento del consumo pone de relieve las disparidades
enormes entre los que tienen la posibilidad de elegir y los que no :
madres solteras, la gente sin techo, los enfermos crónicos y los pa­
rados de larga duración.
La diversidad de tiendas no suele reflejarse en la literatura acadé­
mica, la cual se centra, en gran medida, en las compras que se efectú­
an fuera de la ciudad, en supermercados y grandes almacenes, hecho
que ha sido destacado en un análisis reciente. En gran parte de estas
publicaciones, el entorno comercial se refleja como un paisaje consu­
mista impersonal por lo que se refiere a los emplazamientos y los ne­
xos entre ellos y los espacios que ocupan con sitios que luego se clasi­
fican en áreas aburguesadas del casco urbano, urbanizaciones ex
urbanas privadas completamente planificadas, escenarios para festivales
y galerías de alto nivel Qackson y Thrift, 1 995) .
Esta perspectiva limitada también se utiliza para el comprador.
Jackson y Thrift hacen algunas observaciones acerca de «la escasez de
estudios fuera de lo que representa el marco anglo-americano {blan­
co)», si bien jackson y Holbrook (1 995) han investigado los diferentes
significados relacionados con los diversos antecedentes culturales.
Bowlby es uno de los pocos académicos que ha escrito sobre las mu­
jeres y las compras. Algunos artículos de 1 984 y 1 985 se centraron en
la planificación de posguerra en Gran Bretaña para que las mujeres
.
<O n<1rcea, s. a. de �di dones
1 50 Dory Reeves

compraran. Las jóvenes adolescentes apenas constan en estos escritos


y cuando aparecen suele ser en el contexto de problemas sociales, ta­
les como la ratería y el merodeo. Respecto a las personas mayores, la
tendencia ha sido presentarlas como grupo desfavorecido ya que las
residentes en las áreas de los núcleos urbanos tienen una mayor de­
pendencia de las tiendas pequeñas. Ware (1 992) y McRobbie (1 993)
han expuesto la necesidad de incorporar a los estudios las identidades
de género y raza así como las de clase y género. La falta de una apro­
ximación etnográfica a la mayoría de las investigaciones realizadas im­
pide ofrecer una perspectiva completa de todas las personas que se
dedican a las compras, ni tampoco se ha examinado la variable géne­
ro, lo cual no deja de ser sorprendente dado que son las mujeres las
principales usuarias de estos espacios comerciales.
El Informe del Comité de Medio Ambiente sobre Centros comer­
ciales y su futuro (Comité de Medio Ambiente de la Cámara de los
Comunes, 1 994) dedica sólo un breve apartado al consumidor. Las
necesidades de información sobre el comercio al por menor tienden a
centrarse en datos relativos a la facturación local, dimensiones del es­
pacio útil, uso del terreno, transporte y medio ambiente; no se ha re­
alizado tentativa alguna para desagregar clientes o reconocer las nece­
sidades concretas de las muj eres en cuanto a aparcamientos, aseos
públicos, áreas de descanso, bancos para sentarse e instalaciones para
cambiar los pañales a los bebés.
El Informe sobre planificación de áreas comerciales para el si­
glo XXI, del Real Instituto de Urbanismo ( 1 988) fue elaborado por un
grupo de trabajo de doce personas, entre las cuales sólo había una mu­
jer que representaba al Centro sobre el Entorno para Personas Disca­
pacitadas. Quizá por ello, en la definición que se hace del consumidor
se observa un sesgo marcado por el estereotipo masculino:

Con un horario de trabajo semanal más reducido, podrá jubilarse an­


tes . . . disfrutará de más tiempo libre cada semana y de vacaciones más
largas, es probable que tenga una vivienda en propiedad, que viva en
una unidad familiar compuesta por dos personas adultas sin niños,
ambas con trabajo remunerado, y tenga coche propio.

En otra parte trata de los compradores menos aventajados, entre


los que se encuentran las personas con bajos ingresos, las residentes en
<O narcc:a. s. o\ . de c:diciones
!As mujeres y las compras 151

áreas deficitarias e n transporte público, las que no disponen de coche


para desplazarse a realizar las compras habituales, las personas que tie­
nen que cuidar de terceros, las mayores, las discapacitadas, las jóvenes
y los grupos étnicos.
El IV Informe del Comité de Medio Ambiente expresa al menos
una preocupación por la «polarización del comportamiento y actitu­
des en las compras entre las unidades familiares más adineradas y con
vehículo propio, y las familias pobres, las personas mayores y los com­
pradores más jóvenes para los cuales la opción de comprar en el ex­
trarradio puede no resultar práctica» (Informe del Comité de Medio
Ambiente de la Cámara de los Comunes, 1 994) . Los gestores del
centro urbano son predominantemente varones y en sus comités se
representa a minoristas, empresas, autoridades locales y promotores
inmobiliarios más que a los consumidores, y en los informes que ela­
boran periódicamente se refieren escasamente a las muj eres como
principal grupo consumidor. El resultado de todo ello es que no se
las consulta suficientemente como usuarias, expertas o clientas y, por
lo tanto, sus ideas y asesoramiento han tenido pocos cauces de ex­
presión.
La propuesta sueca «Nueva vida cotidiana», que se remonta a los
últimos años de la década de los setenta, ha ido ganando adeptas entre
las muj eres de los demás países de Europa (Red Eurofem, 1 995) . Al
cuestionar la aproximación funcionalista a la planificación urbana,
toma en consideración el modo en que realmente la gente quiere vi­
vir su vida, y a partir de este principio fomenta un enfoque muy liga­
do al barrio y mucho más humano.
Una investigación encargada por la Asociación de Consumidores
( 1 994) consiguió que los resultados de la encuesta incluyeran la varia­
ble género en reconocimiento de las diferentes experiencias que en
materia de compras han tenido mujeres y varones. El estudio mostra­
ba que mujeres y hombres tienen, en general, las mismas percepcio­
nes de los centros comerciales urbanos y de los periféricos, pero había
algunas diferencias notables. Un 40 por ciento de los encuestados no
tenía preferencias de lugar para efectuar las compras y no le gustaría
comprar fuera de la ciudad a costa de los centros urbanos. Sin embar­
go, el cuadro 3 que figura a continuación muestra que las muj eres
más que los varones tienden a sentirse seguras en el centro comercial

e narceol. s. a . de ediciones
1 52 Dory Reeves

urbano y piensan que en él los precios son más bajos y el surtido de


artículos mayor. Las muj eres también son más proclives que los varo­
nes a percibir el centro comercial del extrarradio como un buen lugar
al que desplazarse para comprar y pasar el día. Estos datos comple­
mentan los resultados de la investigación en el sentido de que las mu­
jeres probablemente utilizan más el centro urbano para la compra dia­
ria y, en conjunto, efectivamente prefieren los núcleos urbanos más
que los varones.

CUADRO 3. CÓMO PERCIBEN MUJERES Y VARONES LOS CENTROS


COMERCIALES URBANOS Y LOS PERIFÉRICOS

Núcleo urbano/
Núcleo urbano Periferia periferia
indistintamente
Causas
Hombre Mujer Hombre Mujer Hombre Mujer
'J.1, 'Mi % '}(, o/c1 o/c1

Diversidad de tiendas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 60 53 20 27 16 15
Sitios a elegir para comer y beber . 58 52 19 23 14 15
Sensación de seguridad personal . . 25 32 19 18 46 40
Limpieza . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 20 18 38 35 35 37
Para la compra diaria . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 59 67 18 16 16 12
Precios bajos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 28 36 32 24 31 31
Accesos para personas discapacitadas . 20 23 41 37 19 19
Comodidad e n cuanto a horarios
de apertura . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 29 29 33 33 30 28
Facilidad para ir en coche . . . . . . . . . . . . 21 24 49 40 20 22
Transporte público . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 64 64 7 8 12 13
Buen surtido de artículos . . . . . . . . . . . . . 41 45 25 25 26 23
Aparcamiento gratuito . . . . . . . . . . . . . . . . . 14 14 62 58 14 13
Pasar u n día fuera de casa com-
prando . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 35 36 38 46 12 9
Facilidad para aparcar . . . . . . . . . . . . . . . . . . 13 14 61 56 15 13

Fuente: Taylor Nelson Consumer (1 994) .

C narcea. �. a. de edicione�
Las mujeres y las compras 1 53

Modos diversos de comprar

En las compras ha habido tendencias trascendentales que han


afectado a las opciones que tenían las muj eres a su alcance, a sus opor­
tunidades de empleo y a su papel en la comunidad. En este apartado
se hace un breve análisis de estas tendencias, empezando con la omni­
presente tienda de barrio, y a continuación se examinan algunas de
sus consecuencias.
Las tiendas de barrio, que todavía cumplen un papel importante
en pequeñas comunidades rurales, y donde se venden productos de
consumo diario, desde pan, leche y las verduras más habituales hasta
latas de conserva y artículos de tocador, fueron una característica muy
extendida del comercio al por menor de mediados del siglo XIX. Ca­
lificadas por Hall (1 994) de utilitarias y funcionales, con instalaciones
sencillas, la tienda de barrio era para la clase trabajadora lo que la
tienda de manjares preparados era para las clases media y alta. El si­
glo xx fue testigo de la expansión de la tienda pequeña de barrio o
bazar en las zonas con largas filas de modestos chalets adosados y blo­
ques de pisos en régimen de alquiler construidos para alojar a los tra­
bajadores industriales. Era una época en que las compras eran una ac­
tividad pausada y de charloteo y que ha sido reproducida con gran
cariño por escritoras como Lilian Beckwith.
Los años sesenta vieron el inicio del declive de las tiendas peque­
ñas, el cual se aceleró durante las décadas de los setenta y de los
ochenta con la subsiguiente expansión de supermercados estimulada
por el desarrollo del automóvil privado. Ha habido una tendencia a
centrarse en el declive de la tienda de pueblo pero el impacto en las
áreas del casco urbano y en las urbanizaciones periféricas ha sido
exactamente igual de devastador (Robertson, 1 984) . Un seguimiento
de la evolución de las tendencias manifestaba ( 1 994) que en Gran
Bretaña cerraban cada día definitivamente seis comercios pequeños.
Estos cierres no son un fenómeno exclusivamente británico. Clout
( 1 993) se refirió al declive de las tiendas de pueblo en Francia, donde
los campesinos con automóvil propio se desplazaban a los nuevos hi­
permercados para hacer sus compras. En el futuro «las tiendas más pe­
queñas dedicadas a la venta de artículos de consumo diario en áreas
residenciales locales y periféricas irán disminuyendo en número y sólo

e> narcea, s. a . de ediciones


1 54 Dory Reeves

sobrevivirán aquéllas que realicen nuevas inversiones de capital e im­


planten horarios comerciales más prolongados» (RTPI, 1 988) .
La tienda de barrio y el vendedor de periódicos son un ejemplo
de los muchos conflictos y contradicciones que tienen las tiendas para
las mujeres que tienen que conciliar varias responsabilidades: encar­
garse de la tienda, llevar la casa y ocuparse de la familia. Para las mu­
jeres sin empleo remunerado, sobre todo para las mayores y para las
que no tienen coche propio, la tienda de barrio a menudo puede sa­
carles de apuros para todo lo que son artículos de primera necesidad ;
el precio relativamente alto de los productos compensa los gastos de
desplazamiento en autobús o en taxi hasta el supermercado de la
zona.
La evolución más grande de este siglo en tiendas de ultramarinos
ha sido el supermercado de autoservicio. El primero de estos estable­
cimientos no se inauguró en Gran Bretaña hasta los años 1 950, si
bien los Almacenes Piggly Wiggly, pioneros en este campo, abrieron
sus puertas en Memphis en 1 9 1 6. El uso obligatorio de cestas para los
productos y la distribución laberíntica de las estanterías, diseñadas a
propósito para que los clientes vayan despacio, son algunos de los as­
pectos clave de estas grandes superficies. Con los establecimientos de
autoservicio se produjo el crecimiento de las compras impulsivas. Los
nuevos almacenes generaron una demanda de diferentes productos e
incrementaron las expectativas de elección por parte de la clientela.
Los supermercados han ampliado sus dimensiones y ahora están loca­
lizados tanto en barrios y centros urbanos como en la periferia de las
ciudades, y tienen a la venta, para compras en grandes cantidades,
todo género de artículos alimenticios y otros.
Las tiendas de barrio y los supermercados venden artículos de
consumo de adquisición frecuente. En cambio, los grandes almacenes
con sus dimensiones inmensas venden todo tipo de géneros desde
productos alimenticios y ropa hasta muebles y cosméticos, y se carac­
terizan por la separación de los productos en diferentes plantas o sec­
ciones. En la actualidad, siguen siendo una parte importante del con­
junto del comercio al por menor. Diseñados para crear un ambiente
confortable, opulento y lujoso, los grandes almacenes aparecieron a
mediados del siglo XIX en Francia con la inauguración en París en
1 869 de Au bon marché. Le siguieron Macey's en Nueva York y Se!frid-

O narcea, !i. a. dt!' ediciones


Las mujeres y las compras 1 55

ges que abrió sus puertas en Gran Bretaña en 1 930. Vistos por algu­
nos Oackson y Thrift, 1 995) como el escaparate de la industria de
consumo y, por otros como lugares de socialización para las muj eres,
estos establecimientos han sido lugares de entretenimiento para toda
la familia y han multiplicado su oferta a la clientela con servicios de
atención y cuidado de niños, restaurantes y salas de lectura. Estas in­
novaciones fueron importantes porque, por primera vez, el cliente se
sentía bien acogido en un almacén sin estar obligado a comprar. Los
grandes almacenes en Estados Unidos también ofrecen alojamiento
en el local para las dependientas jóvenes.
Tras examinar la historia de los grandes almacenes en Australia,
Reekie ( 1 993) sacó la conclusión de que creaban una cultura sexual
que formulaba y reforzaba el poder de los varones sobre las mujeres.
Los grandes almacenes fueron diseñados para explotar lo que se con­
sideraba que era una costumbre irracional e instintiva de las muj eres,
separándolas del varón racional desde el punto de vista económico
mediante la «sexualización» de las secciones. Pero en un análisis de
este libro realizado recientemente, Judith Allen hizo una acertada ob­
servación acerca de que se podría haber abundado más en cómo las
clientas reaccionaban ante los discursos masculinos empleados para
vender, puesto que las muj eres han utilizado a menudo estos almace­
nes como lugares de encuentro y de liberación de las faenas domésti­
cas cotidianas. No obstante, los primeros grandes almacenes de Esta­
dos Unidos eran un reflejo de una discriminación sexual y racial muy
arraigada, y sólo contrataban a muj eres blancas para la planta dedicada
a ventas. Los varones recibían una formación más exhaustiva, la cual
les daba la preparación necesaria para acceder a puestos de dirección.
Los «porteros» ayudaban e informaban a los clientes dentro y fuera de
los almacenes pero también cumplían una misión de barrera y contri­
buían a excluir a aquellos que se consideraban no idóneos para com­
prar en ese establecimiento.
Mientras los centros urbanos luchaban por competir con los esta­
blecimientos comerciales de la periferia, para el especialista en la ven­
ta al por menor los grandes almacenes eran dinosaurios. Pero los pri­
meros años de la década de los noventa han sido testigo de un
resurgimiento y se han invertido millones en la restauración y renova­
ción de estos últimos. En su informe anual Marks and Spencer ( 1 995)

e narcea. s. a. de c:didones
1 56 Dory Reeves

pone de relieve el concepto de grandes almacenes utilizado en sus


tiendas del extrarradio para «exponer» toda la gama de sus productos.
Pero ¿qué instalaciones y servicios han incorporado los grandes alma­
cenes modernos? Han abierto salones para los clientes titulares de tar­
jetas de fidelidad y cada vez son más frecuentes las guarderías infanti­
les, pero a menudo los aseos públicos son insuficientes y dificiles de
localizar.
Mientras los grandes almacenes satisfacían las necesidades de las
personas con un nivel de ingresos medio y alto, la venta por correo
(sistema que también empezó a difundirse en Gran Bretaña a princi­
pios de siglo) brindaba los medios para que la clase trabajadora y las
familias sin dinero pudieran comprar productos que, de otra manera,
no se hubieran podido permitir el lujo de adquirir. El cliente, tras
consultar un catálogo detallado de modelos y precios de los artículos
en venta, hace una selección y efectúa el pedido por correo o a través
del representante de la compañía. Tradicionalmente, la forma de pago
se establecía a veinte semanas porque el pedido por correo tiene su
origen en los clubes del «chelín», donde la gente invertía un chelín
cada semana y al cabo de veinte recibía a cambio artículos por valor
de una libra. La competencia en materia de catálogos ha sido siempre
muy fuerte y en el decenio de los ochenta hubo un enorme incre­
mento de empresas especializadas en la venta por correo. Por tradi­
ción, las muj eres han sido las representantes de este tipo de venta y
como tales adquirieron en la comunidad un estatus único dados los
conocimientos que tenían de la posición económica de la gente. Po­
dían asegurar que una familia estaba en condiciones de satisfacer su
necesidad inmediata mediante el pago del primer plazo y reunir el
«doble» la semana siguiente. Con una comisión del 1 O por ciento para
el representante, encargarse de un catálogo proporcionaba un com­
plemento a la unidad familiar. Por el contrario, la venta por correo en
Estados Unidos permitió a los habitantes de comunidades rurales
apartadas disfrutar del mismo privilegio de elección que los morado­
res urbanos. Es probable que continúe el crecimiento de la venta por
correo y los pronósticos de que para mediada la década de los noven­
ta el 1 O por ciento de las ventas se canalizaría por este sistema parece
que se han cumplido. Sin embargo, los analistas en temas relacionados
con las compras consideran que

{') narcea. s. a . di: edkiont!'s


Las mujeres y las compras 1 57

La venta a distancia probablemente nunca llegue a ser una alternativa


a la acción de desplazarse para la compra comparada de la mayoría de
artículos de consumo frecuente, ni tampoco pueda satisfacer el ingre­
diente «social» y de esparcimiento que supone un desplazamiento
cuyo destino son compras . . . cualquier incremento de las modalidades
de venta minorista a distancia, ya sea por correspondencia o por cual­
quier otro medio, beneficiará a aquellos consumidores con dificultades
para acceder a los centros comerciales (RTPI, 1 988) .

Las telecompras, o compra por teléfono, utilizando la televisión o


el ordenador como catálogo, se están convirtiendo en una modalidad
bastante arraigada de venta a distancia y tendrán buena acogida entre
la gente con demasiadas ocupaciones para acercarse a cualquier tienda
o los padres con niños pequeños para los cuales ir de compras puede
resultar incómodo. Las redes de distribución que se han desarrollado
para la industria de la venta a distancia mediante catálogo servirán
para la venta por teléfono, y, por lo tanto, continuarán siendo una
fuente importante de empleo. Sin embargo, el trabajo de representan­
te puede perfectamente desaparecer, hasta que las empresas se den
cuenta de la importancia del contacto directo personal.
Durante los años setenta, la expansión de centros comerciales di­
señados para calles mayores, combinando en un todo las compras y
otros servicios comunitarios como bibliotecas y centros de salud, pro­
porcionó un entorno limpio, natural y bien iluminado, aunque con
aseos y guarderías insuficientes. Los años ochenta fueron momentos
de un consumismo galopante para algunos y de miseria para otros. En
un extremo del espectro comercial, esta época se caracterizó por una
continua demanda de solares por parte de promotores para centros
comerciales periféricos, de relumbrón y supermodernos, y, en otro
extremo, por el aumento de la venta ambulante, de rastrillos y bazares
benéficos (Carlsberg y Jenkins, 1 992) . Los grandes centros comercia­
le J no satisfacen las necesidades de todos. Para muchas personas ma­
yores, estos establecimientos son demasiado grandes, hay que andar
muchísimo en ellos y pueden ser desorientadores al máximo. Las mu­
jeres más jóvenes con permiso de conducir decidirán dónde comprar
según puedan disponer o no de coche. Bowlby ( 1 985) ha observado
que la compra de artículos de adquisición frecuente se traduce para
las muj eres en escaso contacto social, largas colas y problemas para
Ci narcea. s. a. de ediciones
1 58 Dory Reeves

entretener a los niños, lo cual hace que este tipo de compras sea ago­
tador y molesto. Hace sólo relativamente poco tiempo que los alma­
cenes han tomado medidas para aliviar estas incomodidades: han au­
mentado la plantilla de caj eras, han puesto a disposición del público
más carritos para niños y han abierto cafeterías. Algunos estudios han
destacado la inquietud de las mujeres por la desaparición de las tien­
das de barrio y por la necesidad de aseos públicos suficientes en los
núcleos urbanos y en los centros comerciales. A finales de los ochenta
hubo también un incremento de tiendas de ultramarinos baratas con­
troladas por cadenas comerciales, las cuales en realidad vinieron a lle­
nar el vacío dejado por el cierre durante los años setenta y ochenta de
numerosas cooperativas de alimentación.
Las reuniones organizadas para vender algún producto, los merca­
dillos, los rastrillos benéficos, los puestos ambulantes, son también
modalidades de compra importantes para las mujeres. Las reuniones
de Tupperware durante los años sesenta fueron muy populares entre
las amas de casa de los distritos residenciales, todavía existen y son un
centro de actividad social. Los mercadillos callej eros ofrecen un surti­
do de géneros baratos y suelen instalarse en las calles de los barrios
populares. En Francia una cuarta parte de las familias visita un merca­
dillo al menos una vez a la semana. Los puestos ambulantes, como los
populares carros de helados, están en peligro de extinción. Los pues­
tos ambulantes de pescado y de artículos alimenticios ofrecen un ser­
vicio vital en las zonas rurales y áreas residenciales alejadas, y son im­
portantes sobre todo para la gente mayor y para los que no disponen
de coche propio, pero los hipermercados, con servicio de autobuses
especiales representan cada vez más una amenaza para este tipo de
tiendas.
Organizadas tradicionalmente por mujeres, las ventas benéficas en
salas públicas son, en general, un medio de recaudar fondos pero son
lugares importantes donde la gente compra, a precios muy económi­
cos, toda una serie de géneros como ropa de invierno, cortinas, ju­
guetes de segunda mano. Los bazares benéficos ofrecen una serie de
posibilidades a mujeres jubiladas que buscan una ocupación, no para
conseguir unos ingresos sino para llevar a cabo una actividad social en
la que pueden aportar una experiencia laboral a otras muj eres y hom­
bres parados. Las ventas ambulantes son en la actualidad escenas fre-

C narcea , s. a . dt:' t:diciones


Las mujeres y las compras 1 59

cuentes durante los fines de semana y a menudo se instalan junto a los


centros comerciales de la periferia. En un lugar concertado y tras pa­
gar una tasa por un espacio donde poner el puesto, esta actividad per­
mite complementar unos ingresos bajos y, al mismo tiempo, brinda
buenas oportunidades a los que van en busca de gangas.

Tendencias

Durante los años noventa los cascos urbanos han sufrido las con­
secuencias de la recesión y de la competencia de los centros comer­
ciales periféricos. En 1 994, los núcleos urbanos todavía albergaban las
tres cuartas partes del espacio útil destinado a fines comerciales, pese a
que el volumen de compras efectuadas en centros comerciales de la
periferia había subido de un 5 por ciento en 1 980 a un 1 7 por ciento
en 1 99 1 (Informe del Comité de Medio Ambiente de la Cámara de
los Comunes) . En esta década se ha producido igualmente un incre­
mento enorme en las compras por catálogo dado el creciente número
de personas que cuentan con menos tiempo para comprar. Se han in­
crementado las compras en almacenes especializados y de tamaño más
reducido, en detrimento del centro comercial; estos almacenes temá­
ticos cubren las necesidades de determinados grupos de gente; se ha
constatado también un despegue de la telecompra con el desarrollo
de las redes por cable.
Diferentes tipos de tienda atienden las necesidades de distintas cla­
ses de comprador. El gráfico 1 muestra una conceptuación sencilla de
la autora sobre la relación entre mujeres de diversos grupos de edad y
los diferentes tipos de establecimiento; asimismo, muestra que la tra­
dicional tienda de barrio satisface las necesidades básicas de las muje­
res de cualquier grupo de edad, mientras que otros almacenes o mo­
dalidades de compra son más excluyentes y son utilizados por
personas de edad más avanzada, como sucede con los pedidos por co­
rreo, >o que dispongan de vehículo propio, como es el caso de los
centros comerciales del extrarradio.
Los analistas pronostican que a partir del año 2000 la gente se sen­
tirá atraída por la compra de ideas más que por la adquisición de pro­
ductos. Se dice que los almacenes, que serán un reflejo virtual de la
.
� narcea. s. 01 . de t"dicimlt'S
1 60 Dory Reeves

GRÁFICO 1 . RELACIÓN ENTRE TIPO DE TIENDA Y MUJERES DE DISTINTOS


GRUPOS DE EDAD

TIPO DE ESTABLEC I M I ENTO EDAD

0- 1 2 1 3- 1 8 1 9-35 36-55 56-69 70-80 +80

Tienda de barrio/Tienda - -
- -
de pueblo
- -
Calle mayor - -

Supem1ercado .. ..

Grandes almacenes .. ..

Centro comercial del .. ..


extrarradio
- -
Venta por correo - -

- -
Telecompras - -

realidad misma, nos ayudarán a decidir cómo decorar la casa o mante""'


ner un modo de vida saludable. Los centros comerciales urbanos tra­
dicionales, si quieren competir con los centros de la periferia, tendrán
que incrementar su oferta de actividades de esparcimiento, arte popu­
lar, teatro de calle, entretenimientos y refrigerios para satisfacer las ne­
cesidades de todo el mundo, y esto puede conducir a una reactualiza­
ción permanente de los núcleos urbanos como centros cívicos.

Impacto de estas tendencias en las muj eres

Las tendencias explicadas más arriba han afectado a las mujeres de


múltiples formas. Desde el punto de vista · económico, las tiendas han
sido una fuente importante, aunque decreciente, de empleo. El 60
por ciento de las ventas está actualmente controlado por grandes em­
presas, mientras el 1 O por ciento de todos los puestos de trabajo co­
rresponde a la industria minorista, aunque la población empleada en
este sector haya disminuido (Euromonitor, 1 995) . El porcentaj e se ha

� notrcea. s. a. de ediciones
l.As mujeres y las compras 161

mantenido prácticamente invariable durante los últimos treinta años,


con la mayoría de puestos de trabajo en tiendas de cadenas comercia­
les. Casi la mitad de las contrataciones son a tiempo parcial y se ha
comprobado que en algunos almacenes la proporción de trabajadoras
a tiempo parcial supera el 85 por ciento.
La continua feminización del trabajo en el comercio al por menor
ha supuesto mayores oportunidades de empleo en zonas donde el tra­
bajo tradicional estaba en fase decreciente (Hudson et al. , 1 992) . Esto
se ha conseguido mediante la implantación por parte de algunas em­
presas de unas prácticas laborales flexibles, como la contratación tri­
mestral. Sin embargo, siguen existiendo diferencias salariales entre va­
rones y mujeres. (MacEwen Scott, 1 994) . Según la Nueva Encuesta de
Salarios (CSO, 1 994) , las trabajadoras todavía perciben sólo el 72,2
por ciento del salario bruto semanal de los varones y las empleadas a
tiempo completo perciben sólo el 79 ,5 por ciento del salario/hora
bruto de los varones. Esta desigualdad refleja la presencia minoritaria
de mujeres en cargos de alta dirección y en consejos de administra­
ción de la mayoría de las empresas minoristas, si bien parece que al­
gunas compañías han expresado un deseo y una voluntad de alcanzar
un equilibrio más equitativo en la plantilla de personal.
La apertura dominical también ha incrementado la oferta de tra­
bajo para ciertos grupos de mujeres, pero ha sido acogida con bastan­
te . disconformidad por parte de muchas de las actuales empleadas en
el comercio al por menor. Una encuesta entre las trabajadoras del sec­
tor minorista en 1 990, anterior a la implantación de la apertura do­
minical, mostró que el 51 por ciento de la muestra no quería trabajar
los domingos, más un 2 1 por ciento que sólo lo haría en contadas
ocasiones. Unas tres cuartas partes de la muestra aproximadamente
manifestaron vivir en pareja y un 72 por ciento dijo que el domingo
era el único día que podían estar con su cónyuge (Kirby, 1 993) .
No se puede negar la segregación por género que encierra el acto
de comprar. La palabra «ella» es sinónimo de adquisición de artículos
alimenticios y otros de uso doméstico y, como muestra el cuadro 4,
las muj eres son todavía las principales protagonistas de esta actividad
(Pinch y Storey, 1 992) . A finales de los años ochenta, el 85 por ciento
de las mujeres afirmaba tener que encargarse de la compra familiar y,
en la actualidad, la situación no ha variado. Las muj eres dedican a las

<e> narct:"a. s. a. de ediciones


1 62 Dory Reeves

CUADRO 4. ¿QUIÉN HACE LA COMPRA DE ARTÍCULOS ALIMENTICIOS


Y OTROS DE USO DOMÉSTICO?

Hombres Mujeres Compartida

Todas las parejas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 2 59 39


Pareja con hijos/hijas a cargo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1 61 38
Una persona adulta con trabaj o a tiempo
completo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 2 61 37
Una persona adulta con trabaj o a tiempo
completo, y una a tiempo parcial . . . . . . . . . . . . . -
1 39
Dos personas adultas con trabajo a tiempo
completo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . -
59 41
Trabajador/a por cuenta propia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . -
74 26
Pareja en paro . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 9 55 26

Fuente: Pinch ( 1 992) .

compras más tiempo que los hombres y tienen tendencia a salir de


compras con otras muj eres cuando se trata de adquirir productos de
consumo poco frecuente (Sommer et al. , 1 992) . Como dice Fiske
( 1 989) , «El lugar de la muj er está en el centro comercial». Tradicio­
nalmente, las muj eres cuando iban de compras se llevaban a los varo­
nes porque eran los que ganaban dinero. Hoy en día, el 75 por ciento
de las muj eres dispone de alguna tarjeta de crédito, y ocho de cada
diez tienen acceso a una cuenta bancaria, ya sea conjunta o particular.
Con el desarrollo del automóvil privado y del supermercado, la com­
pra conjunta perduró ya que para una mayoría de mujeres que no dis­
ponía de permiso de conducir, era la única forma de acceder cómo­
damente a estos establecimientos. Esta situación ha ido cambiando de
manera gradual, aunque para los grupos de edad entre 50-65 años to­
davía existe esta dependencia.
Por tradición, los minoristas y los responsables de la planificación
han sido varones, mientras que, también por tradición, los empleados
y dependientes de comercio han sido muj eres. Por ejemplo, el inicia­
dor del supermercado de autoservicio fue Clarence Saunders, y el de
los grandes almacenes Au Bon Marché fue Aristide Boucicaut. Incluso
las tiendas de nuevo tipo y estilo que se desarrollaron durante los años

e> narci:a, s. a . de ediciones


l..As mujeres y las compras 1 63

sesenta y que concedieron gran importancia al diseño y a la necesidad


de que fueran accesibles a todo el mundo y no sólo a las personas
muy adineradas, fueron obra de hombres como Terence Conran que
empezó con Habitat en la Fulham Road de Londres. Se han dado
muy pocos casos de mujeres que, como la tienda Body Shop de Anita
Roddick, hayan introducido conceptos innovadores en este campo, y
una de las razones que podrían explicar esta escasa presencia es que
tradicionalmente las mujeres han tenido más dificultades que los varo­
nes para encontrar apoyo económico y financiero.
Es también tradicional que las muj eres no hayan participado en el
proceso de toma de decisiones. En cambio, sí han tenido tendencia a
organizarse en torno a cuestiones concretas para efectuar cambios .
Algunos grupos de presión han realizado campañas a favor de mejores
aseos públicos en los centros comerciales, en intercambiadores del
transporte público y en otros edificios frecuentados por el público en
general, desde teatros hasta salas de bingo. Otros han encabezado
campañas a favor de instalaciones comerciales decorosas y en número
suficiente, y tras veinte años de ejercer presión en pro de estableci­
mientos comerciales en urbanizaciones periféricas, Josie Livingstone
vio recompensados sus esfuerzos. Arquitectas y muj eres urbanistas han
hecho campañas a favor de un mayor número de servicios en centros
comerciales, de consultas y por el derecho de las muj eres a participar
en el proceso de toma de decisiones (Grupo Matrix, 1 984; Servicio
de Mujeres para el Diseño, 1 992; RTPI, 1 989, 1 995) . En un artículo
de Higgins y Davies ( 1 996) se hace una exposición detallada de algu­
nos casos concretos en el Reino Unido, mientras el libro de Wekerle
y Whitzman ( 1 995) es un ejemplo ilustrativo de cómo el urbanismo,
el diseño y la gestión en Estados Unidos y en Europa pueden contri­
buir a conseguir ciudades más seguras.
Dentro de los cambios habidos en el sector comercial, resulta sor­
prendente la escasa evolución experimentada en tiendas de calles ma­
yores a la hora de reflejar la naturaleza pluricultural de las distintas co­
lectividades humanas . Además, muchas ciudades y urbes no han
conectado o no han intentado dar una respuesta a las necesidades de
la juventud. Y, sin embargo, la gente joven ha sido y seguirá siendo el
alma de los núcleos urbanos con tiendas de música, tiendas de moda
y lugares de encuentro que satisfacen sus necesidades. Los centros co-

Ü narcea. s. a . de ediciones
1 64 Dory Reeves

merciales del extrarradio son un imán para la juventud pero el con­


cepto de espacio privado en estos centros ha conducido a la expulsión
de grupos de chicos jóvenes y, en menor grado, de chicas jóvenes.
Muj eres con facilidad para desplazarse se han sentido atraídas por los
centros comerciales del extrarradio al ofrecer la posibilidad de com­
prar en el anonimato, en un entorno limpio y agradable, aunque, en
conjunto, el surtido de artículos no sea el que se encuentra en el cen­
tro urbano.
Pese a estar excluidas del proceso de desarrollo, las muj eres han
tenido que aceptar muchas de las tendencias rechazando ciertas inno­
vaciones y adaptándose a otras. El sistema electrónico Keedoozle
consistía en exponer los artículos en unas vitrinas, los cuales queda­
ban liberados en una cinta transportadora al insertar una llave (key
que en inglés se pronuncia igual que Kee) , la cual en ese momento
registraba los precios de manera electrónica. Una de las mayores críti­
cas hechas por los primeros clientes de los supermercados fue que el
sistema inducía a la gente a gastar más de lo que pretendía. Algunas
revistas de muj eres editaron unas guías del comprador en las que se
daba una serie de consejos para contrarrestar estos efectos mediante la
utilización de una lista de artículos para comprar y el control del di­
nero gastado. Las muj eres tradicionalmente han considerado la com­
pra de artículos que no son de primera necesidad como una forma de
pasar el día fuera de casa, verse con amigas y familiares, estar al co­
rriente de las tendencias de la moda y liberarse del entorno de las fae­
nas domésticas. Sin embargo, las estadísticas publicadas no reflejan el
tiempo dedicado a compras como actividad recreativa. De una en­
cuesta realizada entre casi 500 dependientas, empleadas en su mayoría
a tiempo parcial, de 37 tiendas de cadenas comerciales de toda Gran
Bretaña, resultó que más de la mitad dedicaba su día libre a compras
como actividad ociosa y, del resto, un 47 por ciento lo hacía entre se­
mana y un 39 por ciento en sábado (Kirby, 1 993) . Está claro que las
trabajadoras a tiempo completo tienen menos oportunidades para de­
dicarse a compras en sus ratos de ocio, salvo en fines de semana o en
vacaciones. En Social Trends (OPCS, 1 993) , citando al Henley Centre
for Forecasting, se decía que el tiempo de ocio de las muj eres emplea­
das a tiempo completo era inferior en más de diez horas semanales al
de los varones con ocupaciones similares porque, ante todo, cuando

� narcea, s. a . dt: ediciones


l.As mujeres y las compras 1 65

no estaban en el trabaj o dedicaban más tiempo a actividades tales


como cuidar de las criaturas, limpiar, cocinar y comprar artículos de
primera necesidad. Estas situaciones han llevado a ciertos comentaris­
tas a escribir sobre el mito de las compras como actividad recreativa,
que es el mensaj e difundido en la publicidad y propaganda de los
centros comerciales de la periferia. El desarrollo de centros comercia­
les perirericos, a los que se acude principalmente en vehículo privado,
parece haber incrementado el volumen de compras realizadas conjun­
tamente por la «pareja». Por consiguiente, han sido necesarias ciertas
instalaciones para varones «arrastrados a comprar» por sus compañeras.
La «guardería» para varones, abierta en el Brand Centre de Enfield, en
el norte de Londres, es una réplica limpia de un pub, con televisión y
periódicos, paredes de papel pintado con motivos florales, sillones de
mimbre, lámparas burgundias y ventiladores de cobre colgados del te­
cho. Situado junto a la cafetería, se ha convertido en un popular lugar
de descanso no sólo para varones sino también para muj eres y niños,
agotados por la cultura del «comprar hasta no tenerse de pie».
Las cadenas de supermercados pueden decir ahora que la implan­
tación reciente de guarderías e instalaciones para cambiar pañales a los
bebés ha sido debida a su deseo de facilitar al máximo, y en la medida
de sus posibilidades, la vida al cliente; sin embargo durante años se
opusieron a las peticiones de urbanistas y otros profesionales de servi­
cios de guardería y espacios de aparcamiento. La cadena Safeway hizo
de la necesidad virtud cuando en 1 992 abrió una guardería infantil en
sus nuevos almacenes de Newlands, en las afueras de Glasgow, para
cumplir con uno de los requisitos del Departamento de Urbanismo.
Ahora que los almacenes con estas instalaciones atraen a una mayor
clientela, las empresas están dispuestas a acatar estas condiciones. Por
término medio, los clientes que dejan a los niños en la guardería in­
fantil gastan en cada ocasión 10 libras más ( The Independent on Sunday,
1 994) . Más de la mitad de los almacenes Tesco cuenta con instalacio­
nes para cambiar pañales a los bebés; para Sefeway los datos son uno
de cada tres, mientras Asda, con dos tercios de sus almacenes situados
en áreas donde la población tiene unos ingresos inferiores y equiva­
lentes a la media, sólo tiene 1 3 guarderías infantiles en un total de
207 establecimientos (Reeves, 1 995, encuesta por teléfono) .

<O narcea, s. a. de ediciones


1 66 Dory Reeves

Conclusiones

Todos y cada uno de los aspectos relacionados con las compras es­
tán sumamente sexualizados, desde los propietarios y la dirección has­
ta el personal y la clientela, pero el análisis de la bibliografía ha de­
mostrado que ha habido una repugnancia por parte de académicos y
responsables de la planificación a reconocer explícitamente este he­
cho, aunque hay indicios de cambio en este comportamiento. Las
tendencias en las compras han afectado a diferentes grupos de muj eres
y de distintas maneras. La tendencia que se desarrolló durante los años
ochenta y principios de los noventa de comprar en centros comercia­
les de la periferia no dio respuesta a las necesidades de las personas sin
vehículo propio, entre ellas la gente mayor y las mujeres. Si se presta
atención a los núcleos urbanos y a los centros comerciales locales, se
contribuiría a restablecer este equilibrio, pero es necesaria una cola­
boración muy estrecha entre comerciantes minoristas y autoridades
municipales para que las áreas comerciales dispongan de las instalacio­
nes necesarias. La lenta expansión de los puntos de venta al por me­
nor significará que los clientes ya no se fijarán exclusivamente en pre­
cios y eficacia sino también en la calidad del servicio ofertado y en las
instalaciones disponibles para la clientela. El crecimiento de la venta a
distancia debería ayudar a los que no pueden salir de casa. Muchos al­
macenes líderes están preparándose para la exclusividad de un merca­
do interior insensible a los precios. Es de esperar que las tiendas espe­
cializadas en la venta de productos en condiciones económicas
ventajosas podrán también desarrollar un servicio de venta a distancia
destinado a los que únicamente les importa el precio. Las compras se­
guirán siendo una actividad importante para las mujeres y el sector
minorista una fuente de empleo; también parece bastante probable
que se siga concediendo importancia al trabajo a tiempo parcial, salvo
-y hasta- que las ventajas económicas de esta forma de contrata­
ción se supriman. Como consumidoras, la influencia de las muj eres
seguirá siendo reconocida a través del uso creciente de paneles de
clientes por parte de los minoristas. Es necesario extender este con­
cepto a los centros urbanos donde los gestores varones no han sabido
explotar la experiencia y el asesoramiento que podrían haberles sumi­
nistrado su grupo de usuarios más grande y diverso.

<O narct!'il . s. a . de: t!'diciones


9 . Muj eres y ocio en la vida
urbana

EILEEN GREEN

Introducción

Las muj eres que han escrito sobre el tema del ocio de las mujeres
han llegado a la conclusión de que el término es contradictorio. Es­
tudios exhaustivos (Deem, 1 986; Green, Hebron y Woodward,
1 990; Green, 1 996) revelan que para muchas mujeres la experiencia
del ocio supone a la vez el placer del descanso y la necesidad de
elegir los lugares de recreo, «protegiendo» su comportamiento en
ellos. Pero lo importante es la calidad de la experiencia y la compa­
ñía potencial más que el lugar o la actividad, y la oportunidad que
brinda para «descansar» , «cambiar» o disponer de tiempo para «ser
una nusma».
Este capítulo explora el significado que tiene el ocio para las mu­
jeres y sugiere que la tradicional dicotomía trabajo/ ocio es inadecua­
da cuando se aplica a la vida de éstas. Tras hacer un resumen de las úl­
timas investigaciones realizadas sobre el ocio de las muj eres, se
examina la importancia de la relación entre trabajo remunerado y tra­
bajo no retribuido para que las muj eres accedan al ocio. El último
apartado se centra en el ocio de las mujeres en la ciudad y plantea
cuestiones de control social y seguridad personal que ya han sido exa­
minadas con más detalle en el capítulo 7. El capítulo concluye con
una breve consideración del ocio como escenario potencial para el
empoderamiento y resistencia de las mujeres.

C> n a r c t." a , s. a. d e cdiriones


1 68 Eileen Green

El ocio se define a través de ideas de masculinidad y de femini­


dad, y de los papeles adecuados, intereses y comportamientos mascu­
linos y femeninos. Las definiciones académicas tradicionales sugieren
que el ocio es el «tiempo libre con relación al trabajo remunerado»,
una definición que da por sentado que todo el mundo tiene períodos
de «tiempo libre». Escritoras feministas (Deem, 1 986; Henderson y
Bialeschk.i, 1 992) mantienen posiciones críticas respecto a estas defi­
niciones y sostienen, en cambio, que la importante participación de
las mujeres en el trabajo no asalariado y en responsabilidades relacio­
nadas con el cuidado de terceros significan que su tiempo libre es, en
el mejor de los casos, limitado y, en el peor, inexistente.

Actividades de las mujeres


en su tiempo de ocio

Algunos estudios realizados en el Reino Unido (Wimbush y Tal­


bot, 1 988; Green, Hebron y Woodward, 1 990) sobre el ocio de las
mujeres sugieren que sus actividades de recreo más frecuentes son ver
televisión, leer y hacer trabajos manuales para el hogar, es decir, todas
ellas se desarrollan dentro y en torno a la vivienda. Estos resultados se
repiten en estudios efectuados en Australia (Wearing y Wearing,
1 988) y en Estados Unidos (Bialeschk.i y Henderson, 1 986; Hunter y
Whitson, 1 99 1 ) , los cuales sugieren que, por lo menos, en las socie­
dades occidentales el ocio de las muj eres, más que el de los varones,
tiende a desenvolverse dentro y en torno al hogar. Aunque la «do­
mesticización» del ocio de las mujeres está mediatizada por diferencias
de clase y otras de tipo social y cultural, los estudios siguen mostrando
una coincidencia notable por parte de diversos grupos de mujeres res­
pecto a la relación poco clara entre trabajo y ocio, convergencia que,
en parte, viene explicada por el poder del patriarcado.
Algunas aproximaciones a estudios sobre la vida de las mujeres,
cuya principal fuente de información son diarios de mujeres, ponen
de manifiesto una uniformidad sorprendente entre las vidas de célebres
feministas, de la clase alta, como Virginia Woolf, y una mujer pertene­
ciente a la clase trabajadora de la Inglaterra rural de la época victoria­
na, como Hannah Cullwick. El ocio de ambas quedaba muy restringi-

© narcca. s . a . de ediciones
Las mujeres y el ocio 1 69

do por el trabajo y el control que ejercían los varones sobre los ingre­
sos conjuntos y personales. Aunque ha transcurrido más de un siglo
desde entonces, todavía muchas mujeres se encuentran en esa situa­
ción (Hargreaves, 1 994) . Algunas explicaciones a este fenómeno se re­
fieren al papel principal de madres y/o cuidadoras asignado a las muje­
res; el tiempo libre es una mercancía inapreciable que a menudo
consiguen robando algunos minutos de descanso entre una tarea y
otra, ya sea cocinar, limpiar o cuidar de terceros:

Para mí el tiempo de ocio es cuando no tengo a mi hija porque, de


momento, ella es algo así como mi trabajo, y el simple hecho de que
se vaya a la cama me resulta ya muy agradable porque puedo hacer lo
que quiera durante un par de horas (Green, Hebron & Woodward,
1 990) .

Mientras el tipo -aunque no así la frecuencia- de actividades


recreativas en el hogar apuntadas por las muj eres es similar a las de
los varones, hay claras diferencias cuando éstas se desarrollan en el
exterior. Esto es verdad sobre todo por lo que se refiere al ej ercicio
físico en el que los varones participan más que las muj eres. Los hom­
bres también toman parte en una gama de actividades más extensa
que las muj eres. Las actividades físicas más populares consignadas por
las mujeres en el Reino Unido eran: yoga, gimnasia de manteni­
miento, natación, badminton, tenis, squash y correr o j ogging. La
tendencia a hacer deporte aumenta según la clase social y la edad,
una vez finalizados los estudios. En el trabajo realizado en Sheffield,
las mujeres de clase media -definición basada en el empleo del cón­
yuge- tenían el doble de probabilidades de realizar algún tipo de
ej ercicio físico que las de familias de renta más baja. La mayor o me­
nor participación de las muj eres en este tipo de esparcimiento está
claramente relacionada con las expectativas propias y las de los otros
sobre las actividades adecuadas y «normales» para las mujeres, las cua­
les a su vez están muy influenciadas por las ideologías de la domesti­
cidad y vida familiar.
La mayor parte de las investigaciones llevadas a cabo sobre el ocio
de las mujeres se han centrado en mujeres blancas occidentales. Hay
mayor desconocimiento de los efectos que tienen los orígenes étnicos

© narcea, s. a. de ediciones
1 70 Eileen Green

en el ocio de las muj eres. Según un estudio de los trabajadores y tra­


bajadoras por turnos en el Reino Unido, (Chambers, 1 986) en una
pequeña muestra cualitativa de mujeres asiáticas, la actividad recreativa
habitual se desarrollaba en la vivienda, y sus pasatiempos «predilectos»
consistían en la confección de traj es y otros trabajos manuales para el
hogar. En cuanto al esparcimiento fuera de casa, las muj eres asiáticas
de la muestra participaban en la mitad de actividades que las mujeres
blancas del estudio, y consistían en visitar y recibir amistades y fami­
liares, vacaciones y excursiones de un día. Si se examina la relación
entre género, etnia y deporte, comprobamos que la mayor parte de las
investigaciones realizadas en el Reino Unido se han centrado en las
mujeres asiáticas, que, desde el punto de vista estadístico, son las que
menos probabilidades tienen de practicar deportes. Entre los motivos
que se han dado para explicar este fenómeno figuran el racismo, el
que las instalaciones deportivas no responden a las necesidades cultu­
rales y religiosas de las muj eres asiáticas (por ej emplo, espacios cerra­
dos separados para cada sexo) , y la escasa prioridad que las comunida­
des asiáticas conceden al deporte en las mujeres. De todos los grupos
asiáticos, las mujeres musulmanas parecen ser las que tienen más res­
tricciones para participar en actividades recreativas públicas; los pape­
les de ama de casa y de administradora del hogar son muy valorados
por estas muj eres, y existe un miedo comprensible al racismo y la
amenaza de acoso sexual cuando piensan en la utilización de instala­
ciones deportivas.
Las lesbianas también son víctimas de actitudes y prácticas discri­
minatorias que limitan sus opciones de ocio. La marginación y/ o el
hecho de tener que pasar por «heterosexuales» ha llevado a las lesbia­
nas a crear clubes y servicios aparte, como reacción a la homofobia y
alienación que experimentan cuando intentan utilizar las instalaciones
recreativas y deportivas más usuales. A las muj eres se les transmite
constantemente el mensaj e de que «oculten>> su sexualidad en los lu­
gares públicos, ya sean lesbianas o heterosexuales, pero mientras esto
sucede es inquietante la costumbre supuestamente «normal» de utili­
zar imágenes estilizadas y fragmentadas del cuerpo de las muj eres para
vender numerosos artículos, entre ellos, géneros relacionados con el
ocio. Anuncios publicitarios nos recuerdan de manera visible que las
mujeres más atractivas tienen cuerpos como las muñecas Barbie, no

e narcea, s . .. . de edkiont"s
/As mujeres y el ocio 171

importa que éstas sean fantasías patriarcales sin la más remota relación
con el cuerpo de la gran mayoría de la población femenina.

Relación entre trabajo y ocio

Estudios sobre el ocio de las mujeres realizados en los años ochen­


ta indicaban que un empleo remunerado significaba tener mayores re­
cursos y oportunidades para el acceso de las mujeres al ocio (Deem,
1 986; Green, Hebron y Woodward, 1 987a) . Con un trabajo asalaria­
do las mujeres disponen de más medios ecohómicos, tienen la posibi­
lidad de ensanchar sus redes sociales, y, en algunos casos, pueden te­
ner la sensación de mayor derecho al ocio personal (Wimbush y
Talbot, 1 988) . Las estadísticas del mercado laboral parecen ratificar en
cierto modo la creciente opinión popular de que las muj eres han he­
cho progresos en el camino hacia la igualdad en el trabajo. La eviden­
cia confirma la tesis de que existe una tendencia reciente hacia una
mayor participación en el mercado de trabajo por parte de las mujeres
y una disminución de la tasa de actividad ma�ulina, tal y como se
expone en el capítulo 2. No obstante, el que de ello se derive mayor
disponibilidad de tiempo y más posibilidades de acceder a actividades
recreativas es tema de polémica.
En primer lugar, la participación de las muj eres en el mercado la­
boral no ha aumentado de forma global; el incremento se ha produ­
cido principalmente entre muj eres casadas, con cónyuges empleados,
y el mayor aumento se ha registrado en trabajos a tiempo parcial. Las
mujeres contratadas a tiempo parcial a menudo están empleadas en
sectores famosos por sus bajos salarios y malas condiciones laborales:
comercio minorista, servicios públicos, hostelería y limpieza. Ade­
más, tradicionalmente se ha considerado a las muj eres c01i10 trabaja­
dores «flexibles», pero lo que se ha calificado de «flexibilidad» femeni­
na en realidad ha estado siempre estrechamente relacionado con la
situación de discriminación que sufren las mujeres en la sociedad pa­
triarcal. Además, se dice que el trabajador flexible será el modelo para
el mercado laboral del futuro, en el que la gente (muj eres y varones)
«pasarán» de un trabajo a otro, convirtiéndose en una mano de obra
clasificada por «funciones» individuales más que por categorías profe-

<O narcea. s. il . de ediciones


1 72 Eileen Green

sionales en determinados tipos de empresas. Mientras semejante flexi­


bilidad, junto a la reducción horaria del trabajo asalariado, potencial­
mente ofrece a las mujeres la oportunidad de aumentar su tiempo de
ocio, de hecho, en el marco del trabajo doméstico no remunerado, se
les exige una dedicación de horas, sobre todo para el cuidado de per­
sonas adultas dependientes, cada vez más marginadas por los servicios
sociales, por lo que a la gran mayoría le resulta imposible conseguir
más tiempo para ellas mismas y beneficiarse de dicha situación.
El autoempleo es una fuente creciente de actividad económica
para las muj eres cuyo trabajo por cuenta propia aumentó en torno a
un 8 1 por ciento entre 1 98 1 y 1 989, mientras que el masculino creció
sólo un 5 1 por ciento durante el mismo período. En la actualidad, las
mujeres representan más de una cuarta parte del total de la población
que trabaja por cuenta propia en el Reino Unido (Carter y Cannon,
1 992) . Algunas mujeres deciden no formar parte del tradicional mer­
cado laboral femenino y crean sus propias empresas (pequeñas) en un
intento de conseguir mayor equilibrio entre las exigencias del trabajo
y la vida familiar (Green y Cohen, 1 995) . A primera vista, el incre­
mento registrado en el empresariado femenino parece anunciar un
empoderamiento de las muj eres, una conquista del control, con un
correlativo aumento en niveles de satisfacción y autonomía personal.
Si se rasca un poco más a fondo, lo que de hecho está ocurriendo po­
dría interpretarse como una tentativa desesperada por parte de una
minoría (autoselectiva) de mujeres de alcanzar la flexibilidad necesaria
para realizar de manera más eficaz el doble papel que se les asigna, y
reducir así tensiones y sentimientos de culpabilidad e insuficiencia.
Aunque la fl�xibilidad de horario conseguida mediante el auto­
empleo brinda a Ías mujeres la oportunidad de organizar más eficaz­
mente el cuidado de hijas e hijos e, incluso, estudiar, el agotamiento
es una característica clara en muchos de los relatos que escuchamos a
lo largo de nuestra investigación, sobre todo en las madres que confi­
guraban la muestra:

Mire, estoy siempre agotada. En teoría, debería subir a la planta de arri­


ba y hacer algunas cuantas cosas más después de haber acostado a los
críos, y, en ocasiones, lo hago, pero, en general, estoy que me derrum­
bo, no puedo con mi alma (abogada autónoma, Green y Cohen, 1 995) .

e narcea. s. <l . de ediciones


Las mujeres y el odo 1 73

¡Menudo plan para incrementar el tiempo de ocio! Con todo, la


mayoría de las mujeres entrevistadas expresaron estar más satisfechas
con sus vidas desde que abandonaron las grandes empresas, lo cual en
muchos casos se tradujo en una mayor disponibilidad de tiempo para
ellas.
Aunque una minoría de mujeres está alcanzado una seguridad y
un estatus económico introduciéndose, a base de «romper techos de
cristal», en los niveles más elevados del mercado laboral, la verdad es
que siguen siendo una minoría (Rees, 1 992) ; la gran mayoría perma­
nece en lo que ha dado en llamarse «trabajo de muj eres». Las pautas
cotidianas y vitales del empleo femenino indican que la mayoría coge
trabajos que se «adaptan» a las tareas de madres y cuidadoras. El cre­
ciente porcentaje de gente muy mayor en muchas de las sociedades
occidentales, unido a las ideologías dominantes de asignar a las muj e­
res como función principal la doméstica, anuncia un futuro en el que,
para el nuevo siglo, el cuidado de las personas mayores dependientes
podría requerir más tiempo de trabajo no remunerado que los cuida­
dos maternales. Las mujeres asalariadas que, además, tienen la respon­
sabilidad de la casa y de la organización familiar, se encuentran en la
nada facil situación de estar realizando lo que ha dado en llamarse «la
doble jornada» (Sharpe, 1 984; Rees, 1 992) . La carga de esta doble
jornada de trabajo doméstico, cuidados afectivos y empleo remunera­
do reduce el posible espacio personal y las posibilidades de tiempo li­
bre, aunque de manera diferente según edad, identidades étnicas, cla­
se social y opción sexual de las mujeres afectadas.
Con todo y tal como se expone en la introducción de este capítu­
lo, el trabajo remunerado potencialmente ofrece mayores oportunida­
des de tiempo libre para las mujeres. Ganar dinero supone ventajas
importantes para su autoestima y su autoridad dentro del hogar; por
pequeño que sea el sueldo, la independencia económica parece otor­
gar a las muj eres un derecho a ser escuchadas e intervenir con más
fuerza en la toma de decisiones dentro del contexto familiar (Hunt,
1 980; Pahl, J. , 1 984) . Tener su «propio dinero», compañeros de traba­
jo con quienes salir y un mayor sentido del derecho al ocio personal,
significan que, en circunstancias razonables, un empleo estable real­
mente puede enriquecer el ocio de las mujeres (Green, Hebron y
Woodward, 1 987a) .

O narcea. s. a. de ediciones
1 74 Eileen Green

El ocio de las mujeres en ambiente urbano

A continuación vamos a considerar las características del ocio de


las muj eres en la ciudad. Como señala Darke en el capítulo 6, «las
mujeres saben que el espacio urbano realmente no les pertenece» y,
sin embargo, la ciudad llama poderosamente su atención porque des­
pierta emociones y es un lugar de placer y de recreo. Claro que tam­
bién podría decirse que es precisamente el riesgo inherente a la urbe,
con su «sordidez», sus luces resplandecientes y sus insinuaciones de
máxima (hetero) sexualidad, lo que nos empuja a ella en busca de
oportunidades recreativas. Giddens ( 1 990) explora la relación entre
tiémpo, espacio y lugar en la sociedad moderna y hace alusión a la
experiencia social en la ciudad, pero, como indica Ryan (1 994) , no
consigue suscitar esa experiencia, asumiendo de ese modo una uni­
formidad que está fracturada por desigualdades de género, clase social
y otras diferencias. Lo que no es tan evidente es el papel del entorno
urbano en «mantener a las mujeres en su lugar» .
Volviendo al tema de la sexualidad antes mencionado, lo que está
claro es que el género es una dimensión crucial para entender la for­
ma y el contenido del ocio urbano en lo que se ha denominado «últi­
ma modernidad» (Ryan, 1 994) . Ryan sostiene que la ciudad es un lu­
gar determinante de cambio social, donde los efectos de lo que ella
califica de «condición posmoderna» están incrustados en la creación
de nuevas narrativas urbanas y prácticas sociales. En la ciudad con­
temporánea los lugares de ocio son claramente sitios clave para nuevas
relaciones sociales y un estudio de las prácticas y significados del ocio
puede revelar abundantes datos sobre la interacción social en general,
y en el área del género en particular. Son importantes los nexos que
se hacen entre espacio, lugar y género. Como dice Massey:
Investigación tras investigación han demostrado hasta qué punto está
limitada la movilidad de las mujeres -de mil maneras diferentes, des­
de la violencia fisica hasta ser objeto de miradas provocadoras o sentir­
se total y simplemente "fuera de lugar"- no por el "capital" sino por
los varones (Massey, 1 994) .

Y es en este punto donde se puede hacer una relación interesante


entre los recientes trabajos sobre globalización, lugar, tiempo e identi-

Cl narcea. s. a. de t:"diciones
LAs mujeres y el ocio 1 75

dad (Adam, 1 990; Watson y Gibson (comp.) , 1 994; Massey, 1 994;


Urry, 1 995) y los primeros estudios realizados sobre el ocio de las mu­
jeres (Deem, 1 986; Green, Hebron y Woodward, 1 990) . Aunque ya ha
quedado bien demostrado que el tiempo, el espacio y el dinero estruc­
turados en un marco capitalista determinan nuestra comprensión y ex­
periencia del espacio, existen otras dimensiones importantes que es­
tructuran nuestra experiencia, tales como raza, género y opción sexual.
Las relaciones de género y raza y el miedo a la homofobia influ­
yen mucho en actividades como salir por la noche a caminar por las
calles de «nuestra propia localidad», aventurarse a salir del hotel sola
en ciudades desconocidas o experimentar la vida nocturna del «cen­
tro urbano». Massey se refiere a la complejidad de lo que ella deno­
mina la «compresión tiempo-espacio» fruto de la globalización. La
globalización está relacionada con la nueva fase de internacionaliza­
ción por la que atraviesa el capital económico, sobre todo en el cam­
po financiero y de los grandes negocios. La ropa se confecciona ahora
en muchos más países que antes, y cada vez más en aquellos situados
en el llamado «anillo del Pacífico», y los supermercados rebosan de ar­
tículos alimenticios que han llegado de todas las partes del mundo. En
la actualidad es posible dedicar el tiempo libre a comunicarse con
otras personas entusiastas que comparten un mismo interés en mu­
chos y variados aspectos, desde la obra de Michel Foucault hasta lo
más intrincado de los últimos paquetes de programas informáticos, en
una habitación de la vivienda frente a unas pantallas pequeñas «nave­
gando por internet». Hay una aceptación general de que ahora se vive
en un «pueblo global», que está estrechamente relacionada con el rá­
pido desarrollo de las nuevas tecnologías informáticas y de la comuni­
cación. De ello se deriva, según Massey (1 994) , una creciente incerti­
dumbre sobre la noción de «lugar» y cómo nos relacionamos con él,
lo cual se complica más por lo que ella denomina la «geometría del
poder» de todo ello. Diferentes individuos y grupos sociales están «si­
tuados» de maneras diferentes pero inequívocas, o experimentan una
movilidad diferenciada. Son los llamados jet-setters, las personalidades
de la alta sociedad internacional, «los que envían y reciben faxes y co­
rreo electrónico, los que efectúan llamadas telefónicas internaciona­
les . . . Hasta cierto punto estos son los grupos verdaderamente respon­
sables de la compresión tiempo-espacio, los que realmente pueden

� narcea, s . a . de t:"diciones
1 76 Eileen Green

utilizarla y los que sacan partido de ella, y cuyo poder e influencia


muy claramente se ven incrementados por ella» (Massey, 1 994) .
Pero hay otros que tienen más probabilidades de ser las víctimas;
por ejemplo, las muj eres cuyo tiempo de ocio está abrumadoramente
concentrado en su espacio doméstico, en parte porque han de estar
«disponibles» para atender las necesidades de otras personas y, en parte,
por el miedo a salir solas después del anochecer, sobre todo cuando el
transporte público no ofrece seguridad (Green, Hebron y Woodward,
1 987b) . En efecto, se puede decir que ciertas personas están aprisio­
nadas en la compresión tiempo-espacio; la movilidad está estrecha­
mente relacionada con cuestiones de poder y control. Las relaciones
de poder han de entenderse con relación al género, así como respecto
de la clase social y del capital económico, sobre todo si se quieren en­
tender los nexos entre modernidad y relaciones sociales cambiantes
en la ciudad. La literatura de la modernidad parece describir la expe­
riencia de los varones, ya que se refiere a la transformación en el
mundo público; una visión de la modernidad que presupone un va­
rón universal «incorpóreo» e inmerso en la cultura urbana.
La cultura urbana está cada vez más globalizada debido a los efec­
tos de una publicidad masiva, que conlleva el desarrollo de una cultu­
ra popular; sin embargo, resulta irónico que la expansión de la «in­
dustria del ocio» -a la que Rojek ( 1 994) , refiriéndose al estudio de
Featherstone ( 1 993) sobre la actividad recreativa masculina contem­
poránea, ha calificado de servicios de telesexo- utilizara, para voces
femeninas incorpóreas en charlas telefónicas, ofreciendo relatos se­
xuales «para estimular la masturbación masculina», trabajadoras a do­
micilio mal pagadas que se «reencarnan en rubias muñecas Barbie».
Mientras alerta sobre el hecho de que las muj eres (y varones) que
ofrecen este servicio a los consumidores masculinos están mal pagadas
y no se parecen casi en nada a las características que describen, Ro­
j ek, por carecer de una perspectiva de género, no consigue establecer
el nexo entre esto y el estatus y experiencia (probables) de las muj eres
como trabajadoras a domicilio, «aprisionadas» en su espacio domésti­
co y disponibles para atender a familiares dependientes. A diferencia
de diversos discursos posmodernos, los análisis feministas sobre el ocio
hacen muy facilmente el nexo entre las fantasías patriarcales, por un
lado, y el trabajo asalariado y el no retribuido de las mujeres, por otro.

© narct!'a. s. a. de ediciones
Las mujeres y el ocio 1 77

Sí que hay análisis del espacio, del lugar y de la ciudad desde una
perspectiva de género (Massey, 1 994; Ryan, 1 994) y sugieren muy
acertadamente que para comprender la situación de las muj eres en la
ciudad es necesario entender las dimensiones históricas del surgi­
miento de la cultura urbana y la sexualización del lugar de las mujeres
dentro de dicha cultura. Walby ( 1 990) explica los puntos críticos en la
Inglaterra del siglo XIX cuando la demanda capitalista de mano de
obra y el impacto de la actividad política feminista «determinaron» la
posición de las mujeres dentro de una ciudad patriarcal en proceso de
desarrollo. Ryan ( 1 994) , inspirándose en el trabajo de Davidoff y Hall
( 1 987) , sostiene que los discursos dominantes sobre la conveniencia
del comportamiento diferenciado según el género en las primeras
ciudades industriales se centraron en las diferencias biológicas entre
varones y muj eres. Un componente decisivo de semejantes discursos
era la «sexualidad» de las muj eres y su presencia perturbadora en la
vida urbana, los cuales legitimaron la construcción de «espacios» fisi­
cos separados para varones y mujeres. Vinculada a los discursos sobre
prostitución, la sexualidad activa de las muj eres era percibida como
una presencia perturbadora y «contaminante» que constituía una
amenaza para el orden público (Roberts, 1 992; Wilson, 1 99 1 ) . La se­
guridad de una vida familiar ordenada, tal y como se representaba en
la esfera «privada» del «hogar y la casa», se sentía amenazada por el
caos desordenado del mundo «público» exterior: en la calle, en la ciu­
dad (Davidoff y Hall, 1 987) .
Fue esta ideología emergente del siglo XIX sobre el hogar y lo
doméstico la que marcó el lugar de las muj eres dentro de los espa­
cios privados (femeninos) y el de los varones dentro de los espacios
públicos (masculinos) y legitimó la exclusión ideológica de la ciu­
dad de las mujeres sin acompañante. No obstante, como señala
Ryan ( 1 994) , se admitió la exclusión de las mujeres de la esfera pú­
blica urbana pero hubo sus luchas y no tuvo lugar de una manera
uniforme. Paradójicamente, la emergente cultura de consumo de
masas para las clases medias, si bien representó nuevas formas de
control social sobre las muj eres, también creó espacios (femeninos)
de resistencia. La cultura doméstica de un «refinamiento» en las mu­
jeres, que tuvo lugar en los salones victorianos (privados) , también
constituyó un foco de resistencia activa femenina y permitió la crea-

Ci narcea, s. a . de ediciones
1 78 Eilee11 Green

ción de redes de apoyo a muj eres durante lo que parecían ser activi­
dades recreativas; la mayoría de las reuniones de las sufragistas, como
las mujeres agrupadas en torno a la Sra. Pankhurst, se celebraron en
salones elegantes de la clase media. Esta ideología doméstica de pre­
servar la «vida familiar normal» demostró ser un componente clave
de una cultura urbana que excluía de la vida pública a las muj eres
de clase media y regulaba las actividades de las muj eres de la clase
trabajadora, las cuales en virtud de sus ocupaciones frecuentaban
constantemente la ciudad.
Se fomentó en las muj eres el ejercicio de una influencia moral
adecuada en el ámbito doméstico y se convirtieron en la «encarna­
ción» de la respetabilidad y el orden moral en los lugares públicos; un
legado que pervive en las sociedades «posmodernas». Entre las sancio­
nes públicas aplicadas a mujeres que transgredían la ideología domi­
nante paseando por la ciudad sin acompañante, estaba la pérdida de
reputación social (y sexual) , la cual perjudicaba sus posibilidades de
casamiento y su posición social en el dominio público. La pérdida de
reputación social por actividades en público «impropias de una seño­
ra» era una sanción que gozaba de un gran respaldo, curiosamente la
mayoría de las veces por las propias mujeres, sobre todo las madres de
hijas solteras, cuyos pormenores aparecen reflejados en muchas nove­
las de la época victoriana. El tema central de estos discursos era el
control de la sexualidad de las mujeres: todas, de cualquier clase social
y edad, recibían advertencias para que cuidaran su comportamiento
público y no perdieran la buena reputación sexual. El estudio de Wil­
son establece la conexión entre relatos históricos de la narrativa urba­
na y la obra feminista contemporánea sobre el ocio de las mujeres en
la ciudad. Ella sostiene que las narrativas urbanas se utilizaban para re­
glamentar la presencia de las mujeres en la ciudad; para éstas no exis­
tía la libertad del «flaneur», un azotacalles entre la multitud que se de­
dica a observar sin ser observado. En su crítica feminista de la ciudad,
Massey (1 994) apunta que es imposible para una mujer ser una «fla­
neuse» porque la mirada del jlaneur es unidireccional y a menudo eró­
tica. Dado que las mujeres son siempre «obj etos corpóreos» de la . ob­
servación (masculina) , incluso cuando están en plan de turistas, el
término flaneur se revela como una segregación conceptual por géne­
ro. Para Wilson ( 1 99 1 ) , la anonimia de la ciudad ofrecía nuevas opor-

© narcea. s. a. de edkiom:s
l.As 1111-1;jeres y el ocio 1 79

tunidades para que las mujeres se vieran sometidas a la sanción de la


«mirada masculina» en el sentido de que la condición de las mujeres
se convirtió en la vara de medir para enjuiciar la vida urbana, desde
experiencias como placeres corporales prohibidos hasta aquéllas aso­
ciadas a la depravación moral.
En la narrativa de la vida urbana la construcción social de la se­
xualidad ocupa una posición central, la cual resulta especialmente sig­
nificativa y pertinente para nuestro análisis del ocio de las mujeres. El
desarrollo de los discursos sobre sexualidad secunda de forma decisiva
la reglamentación social de los individuos a través de la regulación de
su sexualidad «encarnada» (Foucault, 1 978) . Las mujeres se convirtie­
ron y son un foco específico de este tipo de vigilancia y control so­
cial. Como se ha señalado más arriba, la vida urbana contemporánea
abunda en imágenes sexuales femeninas estilizadas y fragmentadas;
como sugieren Green, Hebron y Woodward., «se muestra el cuerpo
de la mujer sexual en partes fragmentadas, las más frecuentes suelen
ser el pelo, los ojos, las piernas y las caderas. Por regla general, no es
necesario recurrir a imágenes de pechos y nalgas ya que una rodilla
en una media de seda transmitirá el mensaje de forma igualmente cla­
ra y más sutil ( 1 990) .
Aquí hay un punto clave y es la contradicción entre la forma en
que se utiliza a diario el cuerpo de la mujer en los anuncios publicita­
rios para representar el placer, dejando suponer que la sexualidad es
un ingrediente del ocio consumible y del que se puede disponer li­
bremente, y el hecho de que el comportamiento de las mujeres «rea­
les» que acuden a lugares recreativos de la ciudad -ya sea solas o en
grupo- esté sometido con frecuencia a una estrecha vigilancia por
parte de los varones. El estudio realizado en Sheffield sobre el ocio de
las muj eres ( 1 987) -cuyos resultados han sido corroborados por
otros estudios internacionales- muestra que el descanso y la sociabi­
lidad son ingredientes clave del ocio para la mayoría de las mujeres.
Para muchas, divertirse y «reírse» en compañía de otras muj eres, fuera
de casa, constituye «un esparcimiento real»; sin embargo, disfrutar del
ocio de forma independiente puede ser para ellas una fuente de con­
flictos en sus relaciones de pareja. En concreto, éste es el caso cuando
las mujeres «se arreglan» y van a locales de ocio como pubs o clubes
donde se sirven bebidas alcohólicas.

<C> nouce-a, s. a. de ediciones


1 80 Eileen Green

En la actualidad, hay pruebas suficientes que demuestran la estre­


cha conexión entre control de la sexualidad de las muj eres, ocio y
control masculino de espacios públicos (Hey, 1 986; Green, Hebron y
Woodward, 1 987b) . Cuando no van acompañadas por varones, se co­
arta a las mujeres para que no ocupen espacios de recreo considerados
masculinos, haciéndoles ver que su presencia no es grata, o pregun­
tándoles si «esperan la compañía de algún varón» o si están dispuestas
a sentarse en un «rincón» para quedar fuera de la «mirada masculina».
Las sociedades occidentales contemporáneas todavía siguen aferradas a
la idea de que las muj eres (casadas) son propiedad de un solo hombre,
normalmente el marido. Si las muj eres entran en ciertos lugares pú­
blicos sin el marido o un acompañante adecuado, la opinión que se
deriva de semejante actuación es que han renunciado a ser protegidas
por él y, por lo tanto, se da por sentado que están disponibles sexual­
mente.
El malestar de los hombres ante el hecho de que las muj eres «sal­
gan» sin ellos se basa en un reconocimiento (público) de las normas y
códigos de conducta patriarcales antes mencionados; este malestar se
acrecienta cuando el lugar escogido «llama la atención en la ciudad
resplandeciente», como lo demuestra el comportamiento de uno de
los maridos que aparece reflejado en el estudio de Sheffield:

Estuve en un pub; cuando él va de uniforme no le está permitido en­


trar a tomar una copa; yo dije que iba a este pub en concreto, él entró
y dijo: «Sólo quiero tomar una coca-cola». ¡ Nunca en su vida había
bebido una coca-cola, pero, bueno, entró y se tomó una coca-cola!
Eso me lo ha hecho dos veces (Green, Hebron y Woodward, 1 987b) .

El control de la sexualidad de las mujeres en lugares de ocio pú­


blicos está relacionado con cuestiones de seguridad personal que han
sido obj eto de investigaciones exhaustivas por otras autoras feministas
(Stanko, 1 990; Hanmer y Maynard, 1 987) . Baste decir aquí que la
preocupación por su propia seguridad y por la de sus compañeras es
una limitación para las muj eres a la hora de elegir actividades y luga­
res recreativos, como también lo son las cuestiones de seguridad en
los medios de transporte. La escasez de medios de transporte baratos
impide a las mujeres salir de casa, sobre todo después del anochecer,
incluso a las de clase media. Como sostienen Riseborough y White

� marci:a. �. a . de ediciont!'s
Las mujeres y el ocio 181

( 1 994) : «la intimidación así como la vivencia real de la violencia de­


sempeñan un papel en la visión que las mujeres tienen del mundo»;
ésta es una conclusión que se repite en otras muchas investigaciones
(Dobash y Dobash, 1 992; Edwards, 1 987) . Un estudio realizado en
Birmingham constató que la conciencia de peligro que tenían las
muj eres afectaba profundamente a su uso del espacio en entornos ur­
banos. Aunque las diversidades de raza, clase y opción sexual atañen a
las percepciones y experiencias con respecto a la seguridad personal,
hay muchos puntos en común, sobre todo en el contexto urbano.

Conclusiones

De una gran parte de los temas analizados .en este capítulo se pue­
de sacar la conclusión de que el ocio para las mujeres está muy media­
tizado por la falta de dinero y otros recursos, de amistades con las que
salir y por el trabajo vinculado al cuidado de personas dependientes.
Pese a estas restricciones y al hecho de que las opciones de esparci­
miento que tienen las mujeres pueden disfrutarlas dentro de los límites
del control patriarcal, el ocio como instrumento de placer y empode­
ramiento es fundamental para el bienestar de las mujeres y es también
un espacio desde el cual oponer resistencia a las ideologías patriarcales.
Salir por la noche con otras muj eres constituye una de las diversiones
principales que, además, cumplen celosamente. La importancia de las
redes de mujeres ha quedado demostrada en estudios bien documenta­
dos; libres de la mirada escrutadora de los compañeros, las mujeres se
sienten libres para «echar una cana al aire» y adoptar comportamientos
«impropios de una señora», sin excluir la narración de anécdotas chus­
cas, que pueden servir para compensar los desequilibrios de poder en
función del género que experimentan en la vida cotidiana.
Las chicas «echando una cana al aire» es una característica muy fre­
cuente de la ciudad posmoderna, como lo refleja un artículo reciente
aparecido en el periódico The Guardian (Viner, 1 994) . Un grupo de
muj eres jóvenes que se estaban divirtiendo en un restaurante selecto
de Londres situado en Hanover Square comentaron a la periodista
Katherine Viner que habían ido sin hombres para pasárselo realmente
bien:

f.> narcea. s. a . de ediciones


1 82 Eileen Green

¡ Claro que sí! , los hombres te limitan mucho; son aburridos. Podemos
decir lo que queramos, hacer lo que se nos antoje, no podríamos estar
haciendo ni la mitad de tonterías si nuestros novios estuvieran aquí.

Mucha gente puede pensar que hay que huir de las mujeres que se
comportan incorrectamente y «que dejan mal a los suyos», pero ¿quié­
nes son los suyos? Según palabras de Katherine Viner:

La amabilidad de las mujeres ha sido demasiado a menudo su perdición;


es la que las mantiene confinadas en la cocina, en la cuna y en los brazos
protectores de varones como Kingsley Amis, que dijo: «Las mujeres re­
almente son más agradables que los hombres; no es sorprendente que
nos gusten». No es sorprendente que las mujeres quieran salir y ser tra­
viesas (Viner, 1 994) .

© narcea. •· a. de edicione•
LA CIUDAD,
UN ESPACIO
PARA EL CAMBIO

(i j narrca. s . ;1. de l."dicionl·s


1 0 . Participación
de las muj eres en la
--- planificación urbana

CHRIS BOOTH

Introducción

Este capítulo trata sobre la consulta a las mujeres en el proceso de


planificación urbana. Además de examinar el papel y el desarrollo de la
consulta desde una perspectiva más amplia, se exponen estudios de ca­
sos reales en Leicester, Sheffield y Birmingham para contrastar tres dife­
rentes enfoques de dicha consulta. Los tres casos transcurren en contex­
tos diferentes, tanto institucionales y organizativos como políticos, están
vinculados a las mujeres de la comunidad de distintas maneras y sobre
todo las aproximaciones son suficientemente innovadoras como para
garantizar su difusión y que sean de dominio público. Los estudios de
casos reales procuran centrarse en el proceso más que en los resultados.
No ofrecen un plan de acción, sino más bien ayudan a identificar los
principios para generalizar una buena práctica en la consulta a mujeres.

Qué significa consultar a las mujeres

La estructura espacial, la planificación y el diseño de regiones,


ciudades, localidades y pueblos tienen un efecto profundo en la vida
de las mujeres. Sin embargo, en el pasado se ha optado por ignorar y
� narrea. s. a. de ediciones
1 86 Chris Booth

desdeñar cuestiones que atañían directamente a su experiencia con el


entorno (Matrix, 1 984: Little, Peake y Richardson, 1 988) . La consul­
ta a mujeres puede contribuir a plantear el perfil de temas que les
interesan y es un instrumento importante para utilizar dicha expe­
riencia. Además, una consulta de este tipo puede permitirnos com­
prender mejor la relación entre cuestiones tales como seguridad per­
sonal, cuidado de criaturas, acceso, movilidad, empleo, compras y
ocio, las cuales configuran la pauta diaria de la vida de las mujeres.
Durante las últimas dos décadas se han producido cambios profun­
dos en la sociedad europea, algunos demográficos y otros socio:.. e co­
nómicos. Valores cambiantes han hecho posible mayor pluralidad en
las formas de convivencia y en los modos de vida. Por lo tanto, es ne­
cesario investigar sobre lo mejor de la vida de las mujeres, niños y va­
rones. La consulta a mujeres permite arrojar nueva luz sobre las com­
plejidades de la vida cotidiana y las relaciones entre actividades y roles.
Little, Peake y Richardson ( 1 988) sostienen que la vivencia de las
mujeres con el entorno ha de verse como una forma legítima de co­
nocimiento. El documento Planning for women (Planificar para las mu­
jeres) , del Real Instituto de Urbanismo, va mucho más allá al afirmar
que «una consulta pública eficaz proporciona medios valiosos para de­
terminar las necesidades de las muj eres en la comunidad», pero tam­
bién recuerda que «las necesidades y prioridades son diferentes para
mujeres urbanas o mujeres de áreas rurales, mujeres con niños, mujeres
mayores y mujeres de distintos grupos étnicos». Sin lugar a dudas, la
consulta a mujeres debería respetar la heterogeneidad de la población
femenina y, así, debería evaluar las distintas experiencias y necesidades
de los diferentes grupos de mujeres. Utilizar la experiencia de las mu­
jeres puede contribuir a proporcionar un conocimiento detallado de
las pautas cotidianas relativas a su vida, el cual a su vez puede dar lugar
a políticas más sensibles que admitan el cambio socio-económico de la
sociedad y respeten su diversidad social y cultural.
El impacto de las políticas de planificación en los diferentes gru­
pos e intereses ha sido durante tiempo un tema olvidado. Por consi­
guiente, la consulta puede contribuir a evaluar el impacto en las mu­
jeres de la política tradicional en materia de planificación. Los efectos
de esta política en los diferentes grupos de muj eres rara vez han sido
analizados por urbanistas y autoridades locales. Quien sí intentó ha-

CD nan·ea, s . 01 . de ediciones
Participación de las mujeres en la planifrcacion urliana 1 87

cerio fue el Ayuntamiento de Sheffield. En 1 988, con motivo de la


elaboración de su Plan del Centro Urbano, el Consej o Municipal
consultó a grupos locales con el fin de tener información, desde la
perspectiva de los usuarios, sobre la formulación de normas y evaluar
su impacto en grupos específicos, usuarios del centro urbano. Es más,
la consulta a mujeres ayudó a valorar hasta qué punto las políticas de
planificación existentes podían desfavorecer y, a la inversa, beneficiar
a mujeres y a otros grupos de la comunidad. En otras palabras, me­
diante la práctica de la consulta, se intentó evaluar quiénes podían ser
los ganadores y los perdedores de las normativas que se pusieran en
marcha.
La consulta contribuye igualmente a que las muj eres desempeñen
un papel en la gestión del entorno. Los años noventa empiezan a ser
testigo del reconocimiento de una pluralidad de intereses en la ges­
tión del entorno y es dentro de esta sociedad pluralista donde las mu­
jeres tienen un papel que desempeñar. En muchos casos la participa­
ción de las muj eres en la gestión y modelación del entorno se
efectuará mediante programas de consulta eficaces. Jean Augustine, en
la Conferencia de la OCDE celebrada en París en 1 994, dijo que «la
gestión de nuestras ciudades, pueblos y localidades no se ha realizado
tanto con las muj eres como en nombre de ellas». En efecto, Booth y
Gilroy ( 1 996) han señalado nuevas formas de gobierno urbano basa­
das en un modelo integrador y participativo que contempla los pro­
cesos de planificación como un diálogo transaccional entre diferentes
agentes y grupos sociales. También sugieren que este enfoque requie­
re el desarrollo de técnicas participativas más creativas, tanto para ha­
cer posible que la gente exprese sus necesidades como para que re­
suelva sus conflictos.
A diferencia de muchos grupos ecológicos que contribuyen a esta
pluralidad de intereses, las muj eres no son un grupo organizado que
actúe de acuerdo con una estructura burocrática. Sus organizaciones
son a menudo igualitarias antes que j erárquicas, con un variable nú­
mero de miembros que depende de circunstancias, presiont;s o vicisi­
tudes que se presenten en el curso de la vida (Foulsham, 1 990) . Los
grupos de mujeres pueden incluso carecer de estructuras, quizá haya
que contemplarlos más como una superposición de redes que reflejan
la naturaleza heterogénea de las muj eres respecto a edad, clase, oríge-

O narcca. s. a. de ediciones
1 88 Chris Booth

nes étnicos, ingresos, empleo, etc. Los intereses de las mujeres pueden
entrar en conflicto, pero conviene apuntar que, pese a estas diferen­
cias, las mujeres a menudo tienen las mismas experiencias con respec­
to al entorno y expresan preocupaciones similares (Ayuntamiento de
Sheffield, 1 987) . Las mujeres no forman un grupo uniforme y tam­
poco están muy representadas en los partidos políticos. Sin embargo,
su falta de cohesión y representación no debería confundirse con falta
de actividad política. En efecto, han estado con frecuencia a la van­
guardia de campañas relacionadas con el medio ambiente y la vivien­
da, temas que les atañen directamente, así como a sus familias y a sus
hogares (Boateng y Wise, 1 984; Hood y Woods, 1 994) . Gracias a su
experiencia en la esfera política del día a día, «fuera de los canales
convencionales», las muj eres están en buenas condiciones para desem­
peñar un papel importante en el proceso consultivo.

Intereses diferenciados

En el sistema de planificación británico existe una Ley de Or­


denación del Territorio y Urbanismo ( 1 968) que implantó la con­
sulta pública como un instrumento legal. En aquel entonces, por
consulta pública se entendía un «público homogéneo» y un «inte­
rés público universal». En los últimos veinte años más o menos el
desarrollo del movimiento de muj eres y de campañas por la igual­
dad racial ha obligado a incluir en la agenda de planificación los
temas de género y raza. Estas campañas han conseguido fragmen­
tar el interés público y hacer más explícita la naturaleza de este
interés. Con anterioridad, el concepto de «público» estaba mal de­
finido y sin especificar. Más tarde, sobre todo en la década de los
ochenta, se identificó la comunidad como una expresión de inte­
reses diferenciados, por ej emplo, las muj eres, las minorías étnicas y
la gente con discapacidades (Booth, 1 996) . Por tradición, estos in­
tereses rara vez pudieron tener la facultad de hablar y opinar sobre
la gestión de la tierra y del capital.
Durante los ochenta emergió un «nuevo interés» en la planifica­
ción a escala local, sobre todo por parte de algunas autoridades muni­
cipales, grupos comunitarios y otros sectores (Foulsham, 1 990) . Unos

� narcea. s. a . de ediciones
Participación de las mujeres en la plan!ficacion urbana 1 89

cuantos Consejos de trabajo urbanos emprendieron algunos experi­


mentos de consulta cuya finalidad era acercar el poder a la gente de la
localidad. Por ejemplo, en el área de planificación, algunos organis­
mos locales pusieron en marcha algunas iniciativas populares en temas
de planificación; el burgo londinense de Newham elaboró su plan
popular para el distrito; Sheffield también elaboró su City Centre Plan
for People (Darke, 1 990) . Todos estos organismos municipales inten­
taron previamente incorporar grupos de población hasta entonces
olvidados, especialmente aquellos que con frecuencia habían sido ex­
cluidos del proceso de desarrollo: las muj eres, las personas con disca­
pacidades, las minorías étnicas y los pobres. De estas iniciativas se dijo
que eran, y así llegaron a conocerse, una aproximación a la planifica­
ción basada en los intereses del usuario (TCPA, 1 986) o planificación
popular.
Mientras muchos organismos municipales en los años ochenta pu­
sieron en marcha iniciativas de las muj eres en el área de planificación,
lamentablemente su participación en el proceso de planificación no
estuvo documentada. Con esto no quiere decirse que no hubiera
consultas, sino simplemente que en su mayoría no quedaron refleja­
das. No obstante, la Asociación de Planificación y Urbanismo ( Town
and Country Planning Association-TCPA, 1 986) y Foulsham ( 1 990) hi­
cieron una evaluación de los estudios de casos reales · en Newham,
Islington y Lambeth, y Darke ( 1 990) la hizo para el caso de Sheffield.
Estos estudios de casos reales destacan importantes áreas de interés.
Revelan una gran variedad ·de. métodos, desde grupos de trabajo y de
asesoramiento oficiales hasta debates colectivos oficiosos, encuestas y
seminarios de un día. Las consultas en los municipios estudiados se
centraban en primer lugar en la elaboración del plan municipal. Las
actividades destacaban, sobre todo, la necesidad de realizar un trabajo
efectivo hacia el exterior, dar prioridad a las mujeres que a menudo
están subrepresentadas en las actividades consultivas, y conseguir el
compromiso de mujeres que no pertenecen a organizacion.es comu­
nitarias oficiales (TCPA, 1 986) . Los estudios de casos reales revelaron
igualmente la importancia del apoyo político y un mayor compromi­
so a favor de la igualdad de oportunidades en toda la administración
municipal (Darke, 1 990; Foulsham, 1 990) ; asimismo pusieron de re­
lieve el papel fundamental que desempeñan personas clave compro-

© narcea. s . a. de ediciones
1 90 Clzris Bootlz

metidas en estas actuaciones. También corroboran la opinión de Gre­


ed ( 1 994) en el sentido de que la consulta a mujeres ha de basarse en
modelos participativos de planificación de abajo arriba, en los que sus
opiniones se evalúen y legitimen en el proceso de consulta. Los estu­
dios de casos reales hacen hincapié en que son las propias muj eres las
que mejor conocen sus áreas, sus necesidades y los problemas que les
preocupan a ellas y a sus familias; así también se ha expresado el Gru­
po de Muj eres Populares de Birmingham ( 1 994) . La práctica de una
consulta eficaz reveló otro aspecto interesante como es la permanen­
cia de un diálogo a largo plazo entre urbanistas y muj eres, característi­
ca ésta que se puso de manifiesto sobre todo en los trabajos realizados
en Newham y Sheffield. Y lo más importante, todos los estudios de
casos reales subrayaron la necesidad de consultar a las muj eres para
respetar y comprender la diversidad social y cultural propia de toda
comunidad, y, a su vez, la heterogeneidad dentro del propio colectivo
femenino.

Participación de las mujeres

La participación de las mujeres en la planificación urbana no pue­


de separarse de un mayor acceso a los centros de poder y de toma de
decisiones. En efecto, estos experimentos de consulta a muj eres en
materia de planificación durante los años ochenta no partían de cero.
Las iniciativas de muj eres en planificación tuvieron un protagonismo
a partir del movimiento más amplio de feminización de los ayunta­
mientos. En la década de los setenta se aprobaron las Leyes contra la
discriminación por razón de sexo y sobre igualdad salarial. Durante
estos años, el movimiento de mujeres centró sus actividades en el go­
bierno de la nación y en temas como los derechos de las muj eres y el
aborto. Sin embargo, ya a finales de los setenta, algunas mujeres del
movimiento feminista empezaron a colaborar activamente con el par­
tido laborista, confiadas y resueltas a plantear los problemas de las mu­
jeres (Lansley et al. , 1 989) e intentar que la solución de éstos progre­
sara a nivel político.
El lobby de muj eres dentro del partido laborista empezó a poner
en cuestión los conceptos de sexismo institucional y el enfoque tradi-

� narce<1 , s. a. dl· ediciones


Participación de las mujeres e11 la pla11/ficacio11 urbana 191

cional de l a política que obviaba la variable género pasaba por alto los
problemas específicos de las muj eres y trataba a todo el mundo por
igual. A su vez, las activistas comenzaron a revisar la relación entre las
necesidades de las muj eres y los servicios que ofertaba el gobierno
municipal, cuestionaron las actuaciones en materia de empleo dentro
del gobierno local, incluyeron en la agenda la política de igualdad de
oportunidades y plantearon la necesidad de escuelas infantiles y servi­
cios para el cuidado de niños y niñas. En 1 9)9 se constituyó en Le­
wisham el primer grupo de trabajo sobre los derechos de las muj eres.
A partir de esa fecha, otros organismos municipales de Londres con­
trolados por el partido laborista siguieron el ej emplo, y, muy impor­
tante, en 1 982 lo hizo el Consejo del Gran Londres (GLC) . Lansley
et al. (1 989) sostienen que la igualdad de oportunidades tocó la fibra
sensible de consejos municipales laboristas que, antes, no se habrían
definido como parte integrante de la izquierda laborista. Ya en 1 987
había unos cuarenta y siete comités o sub-comités de mujeres. Halford
y Duncan ( 1 989) comprobaron que a finales de 1 988 existían en el
gobierno local unas sesenta y ocho «iniciativas» de mujeres. En 1 994,
Little hizo un estudio de las autoridades municipales en Inglaterra. Si
bien la respuesta fue parcial y el trabajo no se puede comparar con los
otros dos estudios de casos reales, su investigación puso de manifiesto
la existencia de sólo diecisiete comités y sub-comités de mujeres, ade­
más de otras dieciocho iniciativas adicionales (Little, 1 994) .
Si bien no parece que exista un patrón o modelo universal para
estas iniciativas, podría indicarse que durante los años ochenta se hizo
hincapié en la accesibilidad, participación y máximo compromiso del
mayor número posible de mujeres (Lansley et al. , 1 989) . En general,
los comités y subcomités de mujeres intentaron crear una democracia
feminista e incorporar formas de trabajo feministas, así como garanti­
zar la participación de las propias muj eres en el proceso de toma de
decisiones. Por ej emplo, presidían los comités, eran miembros de los
comités por cooptación, y grupos de trabajo constituidos sólo por
mujeres apoyaban a los comités oficiales. La cultura y la estructura de
las reuniones eran diferentes, había servicio de guardería, el horario
de los encuentros era el que mejor les convenía a ellas y se hacían en­
cuestas a las mujeres de la comunidad para que identificaran sus nece­
sidades y preocupaciones. En primer lugar, se impulsó la presencia de

� narcea. s. a . dt." t."diciones


192 Chris Boot/i

diferentes grupos de mujeres que rara vez habían sido escuchados, ta­
les como muj eres negras, lesbianas, mayores, jóvenes y discapacitadas
y se legitimó y valoró la experiencia de todas ellas.
Los comités de muj eres a menudo sirvieron de catalizador para
desarrollar sus iniciativas en departamentos de servicios como planifi­
cación y vivienda. El urbanismo, con su requisito legal de consulta
pública, fue un instrumento útil para desarrollar estrategias y técnicas
de consulta más radicales. Los comités de muj eres encarnaron la no­
ción de empoderamiento y se basaron en la experiencia y práctica del
movimiento de muj eres.

Estudio de casos

Los tres estudios de casos reales en Leicester, Sheffield y Birming­


ham proporcionan ejemplos de iniciativas de consulta en contextos
institucionales, organizativos y políticos opuestos. Las iniciativas co­
nectan con mujeres de la comunidad de diferentes maneras. Los estu­
dios de casos reales se centran más en una evaluación del proceso que
en los resultados de las iniciativas.

Leicester
El trabaj o realizado en Leicester debería situarse dentro de un
compromiso colectivo más amplio a favor de la política de igualdad
de oportunidades y estaba dirigido por la Unidad para la Igualdad de
las Muj eres del Ayuntamiento. Desde los años ochenta el trabajo so­
bre igualdad de oportunidades tuvo el apoyo de todos los partidos
políticos representados en el Ayuntamiento. Las autoridades empren­
dieron un proyecto para mejorar la seguridad de las mujeres en la ciu­
dad y la Unidad para la Igualdad de las Muj eres, así como la persona
coordinadora de la seguridad comunitaria, solicitaron financiación al
Programa ciudades más seguras, de Leicester. El trabajo previo que se ha­
bía llevado a cabo en Leicester había identificado los problemas rela­
cionados con la seguridad de las muj eres como un asunto importante.
El proyecto tuvo tres fases:

<O narct:"a, s. a . de ediciones


Participació11 de las mujeres en la pla11{ficacio11 urbana 1 93

1 .ª Creación de un comité directivo.


2.ª Consulta a muj eres de Leicester.
3.ª Presentación de los resultados y recomendaciones a responsa­
bles de servicios competentes.

Los colectivos de muj eres que a menudo estaban subrepresentados


en las consultas fueron señalados como obj etivos específicos de este
proceso consultivo, y tuvieron una elevada representación. Estos gru­
pos fueron, entre otros, las muj eres negras� las madres solteras y las
muj eres discapacitadas. Se identificaron grupos de mujeres y mujeres
individuales y se estableció contacto con todas ellas a través de redes
de la administración y activistas de la comunidad. Se constituyeron
nueve grupos distintos para poder cubrir un amplio abanico de po­
blación de diversas edades, etnias, ubicaciones y estadios de vida. Se
celebraron seis sesiones con cada grupo. Se nombró para cada grupo
una persona coordinadora ajena a las autoridades municipales, y debi- .
<lamente retribuida; las reuniones tuvieron lugar en instalaciones co­
munitarias ubicadas en distintos sitios y de facil acceso, en días y horas
que mejor convenían a cada grupo. La mayoría de los grupos elabora­
ron su propio orden del día e identificaron los temas importantes para
cada uno de ellos. Se pagaron los gastos (de taxi, por ej emplo, para
muj eres discapacitadas) con el fin de que pudieran asistir a los en­
cuentros. La persona coordinadora de cada grupo elaboró un informe
de los debates, y todos ellos fueron posteriormente incorporados a un
informe final. Después se organizó una conferencia donde se presentó
dicho informe y sus resultados. En la conferencia había representantes
de las autoridades locales, de organizaciones no municipales, de enti­
dades de voluntariado y algunas mujeres que habían participado en las
consultas. En la conferencia se constituyó un comité directivo para
supervisar la ejecución de las recomendaciones contenidas en el in­
forme. Los miembros del comité directivo representaban a las autori­
dades municipales, a otras entidades del sector público, ·a grupos de
voluntariado, a organizaciones de mujeres y a empresas del sector pri­
vado. A modo de apoyo a los miembros del comité directivo había el
compromiso de garantizar la representación de una muestra amplia de
intereses del colectivo femenino. El trabajo de Leicester es un intento
de cambiar la naturaleza de la relación entre las autoridades locales y

� narceot. !i. 01. de ediciones


1 94 Chris Booth

la comunidad. La iniciativa de la consulta consiguió involucrar no


sólo a organizaciones del sector público y privado, de voluntariado y
comunitarias sino también facultar a dichas organizaciones para su­
pervisar la ejecución de las propuestas para mejorar la seguridad de las
mujeres en la ciudad.

Sheffi eld
Sheffield incorporó la igualdad de oportunidades en su agenda po­
lítica a principios de los años ochenta con el apoyo y liderazgo de sus
políticos (Ahmed y Booth, 1 994) . El Departamento de Ordenación
del Territorio del Ayuntamiento fue pionero a la hora de promover
enfoques radicales de consulta pública basada en los intereses de los
usuarios para el Plan Municipal del centro urbano de Sheffield. En el
proceso de consulta para este plan participaron grupos consultivos
constituidos, entre otros, por muj eres, padres y madres con niños, per­
sonas discapacitadas, gente joven, gente mayor, personas con bajos in­
gresos y en paro así como minorías étnicas (Darke, 1 990) . Basándose
en el Plan de Desarrollo Unitario (UDP) en 1 99 1 y j unto con un
compromiso firme en la consulta pública, muj eres técnicas de la Admi­
nistración quisieron establecer un mecanismo para mantener un diálo­
go continuado con mujeres de la comunidad. La idea inicial de crear
un Foro de Mujeres sobre Transporte y Desarrollo estuvo dirigida por
estas técnicas. Durante los primeros años de la década de los noventa la
ciudad de Sheffield se vio afectada por una serie de crisis financieras
que consiguieron minar las iniciativas de igualdad de oportunidades
mediante una reducción de los recursos destinados a personal y un rea­
juste de los programas y prioridades de trabajo. Durante este período el
apoyo de los altos cargos al Foro fue ambivalente y, en consecuencia,
fueron necesarios casi tres años para que éste quedara constituido.
El Foro de Mujeres sobre Transporte y Desarrollo se creó final­
mente en 1 993, con el principal obj etivo de «informar el Departamen­
to de Ordenación del Territorio para que en su trabajo se recogieran
las necesidades de las mujeres por ser éstas el mayor grupo de usua­
rios». El Departamento de Ordenación del Territorio deseaba crear,
con carácter permanente, un grupo de muj eres que pudiera actuar

� narcea. '· a. de edicione<


Participación de las mujeres en la planificacion urbana 1 95

dentro de la estructura local para asesorar en materia de políticas de


planificación y transporte, aplicaciones urbanísticas, etc. A efectos de
eficacia operativa, se recomendó que el grupo no tuviera más de quin­
ce miembros, «que deberían representar a mujeres de distintas edades,
diferente ciclo vital familiar, diversas etnias, clases, discapacidades y una
muestra representativa de la opinión pública local». En un principio, se
establecieron contactos con cincuenta y cua�ro organizaciones de mu­
j eres utilizando la base de datos que había del Plan de Desarrollo Uni­
tario. Para 1 995 habían asistido dieciséis grupos a las reuniones bimes­
trales; sin embargo, a pesar de sus objetivos, el Foro, en su mayor parte,
estaba constituido por mujeres blancas, de clase media, con buen nivel
educativo y de mediana edad, pero faltaba la presencia en las reuniones
de muj eres negras o discapacitadas. Las iniciadoras del Foro estaban
muy comprometidas con el trabajo. Las reuniones se celebraban fuera
del Ayuntamiento y las presidía una técnica del Departamento de Or­
denación del Territorio que dedicaba un día al mes aproximadamente
a trabajar para el Foro.
Los encuentros no sólo sirvieron para conocer las opiniones de las
muj eres y ofrecer asesoramiento para la formulación de políticas, sino
que también cumplieron un papel educativo y formativo. En los pri­
meros días, las técnicas de la Administración suministraron a las muje­
res del Foro información y conocimientos sobre políticas actuales de
planificación, así como sobre la estructura y finanzas de los gobiernos
central y local. De este modo, se impartió formación para contribuir
a incrementar la seguridad de las muj eres y su comprensión del pro­
ceso de planificación, y permitir así que todas participaran de manera
más eficaz en el trabajo del grupo. Éste recibió un apoyo limitado de
los partidos políticos a través de unas cuantas muj eres políticas que
presionaron a favor del grupo. Varias muj eres políticas asistieron a las
reuniones del Foro y se interesaron por temas específicos planteados
en el grupo, como, por ejemplo, las aplicaciones urbanísticas, campa­
ñas relacionadas con la seguridad vial y la contaminación. El Foro de
Muj eres sobre Transporte y Desarrollo luchó para que se le conce­
diera la legitimidad ya otorgada a otros grupos no electos en el Ayun­
tamiento, como el Foro pro Gente Discapacitada o el Grupo Asesor
para la Conservación. El Foro sigue dirigido por técnicas de la Admi­
nistración y actúa dentro de la estructura local.

© narcea, <. a. de edicione<


1 96 Chris Boot/1

Birmingham
Como contraste, Birmingham ha sido una iniciativa comunitaria
«de abajo arriba», fuera del control de las autoridades locales. El estu­
dio del caso de Birmingham ofrece el trabajo de una organización
comunitaria de base popular. La organización se montó por mujeres
y para mujeres. El Grupo Popular de Birmingham (BFPG, siglas en
inglés) es un colectivo de gente inquieta residente en la ciudad que
en 1 988 se reunieron para dar a conocer las necesidades de los habi­
tantes de todos los barrios de Birmingham.
Una de las preocupaciones de este grupo era la falta de debate
sobre temas de planificación urbanística. Little ( 1 994) señala que «el
BFPG es un grupo, independiente de los partidos políticos, que sur­
gió de una iniciativa nacional lanzada por Amigos de la Tierra y el
Consejo del Gran Londres para planificar las ciudades, pensando en
sus habitantes y no en los coches». En un principio, la organización
se desarrolló como reacción al plan de remodelación del centro ur­
bano de Birmingham. Posteriormente se formó un grupo de muj e­
res para examinar cómo los problemas del centro urbano afectaban a
la población femenina. La Comisión de Muj eres del Grupo Popular
(BFPWG, siglas en inglés) se componía de un núcleo de cinco o seis
amigas que elaboraron un prospecto en el que explicaban los diver­
sos temas y hacían un llamamiento para que se incorporaran nuevas
personas. Se presentaron otras cinco muj eres para formar parte de la
Comisión (Little, 1 994) . Este nuevo colectivo quería identificar las
necesidades de las muj eres en el centro urbano y para ello distribuye­
ron mil cuestionarios. Contestaron doscientas muj eres y también se
celebró un encuentro público, al que asistieron cincuenta muj eres,
para conocer la opinión de las demás sobre el centro urbano. En la
propaganda de promoción de la Comisión se afirmaba que se trataba
de un grupo de mujeres que quería una ciudad segura, accesible y
acogedora para todas las mujeres, que pretendía elevar la conciencia
de las mujeres sobre cuestiones de planificación y fomentar su mayor
contribución a la planificación del entorno construido de Birming­
ham.
Además de publicar un folleto titulado Women in the Centre
( 1 989) , la Comisión también hizo un paquete informativo de discos

ir> narcea, s . a. de C'diciones


Participación de las 1m9eres en la planificacion urbana 1 97

y vídeo titulado «Planificación positiva». La Comisión ha llevado a


cabo un estudio sobre aseos públicos en Birmingham y ha trabajado
con un grupo comunitario local para realizar una inspección sobre
seguridad. En 1 994, la Comisión estaba trabajando en un paquete
informativo sobre seguridad y también estaba colaborando para que
se organizaran en la ciudad cursos de acceso a las carreras de arqui­
tectura y de entorno construido. Según la Comisión de Muj eres, su
papel principal en la comunidad era servir de catalizador para la ac­
ción. Según la Comisión, ésta ha adquirido el compromiso de colabo­
rar con grupos comunitarios, ganarse la confianza de las mujeres, ge­
nerar seguridad, prestar apoyo a iniciativas colectivas y ofrecer
asesoramiento y técnicas organizativas sobre cuestiones relacionadas
con las muj eres y la planificación urbana. La Comisión de Muj eres
admite que sus socias eran muj eres solteras, jóvenes, blancas y pro­
fesionales. Para contrarrestar esta exigua base, estableció una serie
de redes con otros colectivos, pero esto no ha modificado mucho la
composición del grupo.
La Comisión ha recibido de varias fundaciones benéficas peque­
ñas subvenciones para proyectos específicos. Little ( 1 994) señaló que,
pese a ello, el grupo se había disuelto oficialmente debido a la falta de
medios económicos, aunque algunas mujeres están dispuestas a seguir
luchando por cuestiones relacionadas con las muj eres y la planifica­
ción. Sin embargo, tras un contacto más reciente con el grupo parece
que éste está muy «activo y bien» y que su trabajo continúa. En 1 995
la Comisión llevaba ya constituida más de cinco años sin ningún tipo
de alianza o apoyo partidista oficial. Aunque el grupo de Birmingham
ha funcionado fuera de la estructura local de toma de decisiones, afir­
ma que, para las propuestas urbanísticas más importantes, ha partici­
pado en los grupos de trabajo junto a urbanistas y promotores. La
Comisión de Mujeres del Grupo Popular de Birmingham ha llevado
a cabo campañas para que las muj eres sean escuchadas en la futura
planificación de la ciudad. Es dificil medir el poder y la influencia de
la Comisión y posiblemente sólo se verá en retrospectiva. Sin embar­
go, el caso de Birmingham sugiere que si no se ha conseguido nada
más, las muj eres al menos han logrado ser más visibles en el proceso
de planificación.

© narcea. s . a . de ediciones
1 98 Chris Booth

Principios de una buena consulta

Este apartado intenta identificar los principios que deben respaldar la


consulta a mujeres, basados en la experiencia de la autora en la consulta
realizada a mujeres en el sur de Yorkshire y en el material de los estudios
de casos reales documentados. Según Greed (1 994) el movimiento de
mujeres y planificación urbana ha abierto caminos alternativos para lle­
gar a la población. Hood y Woods (1 994) examinan la participación de
las mujeres, a través de asociaciones de inquilinos, en temas relacionados
con las viviendas sociales en alquiler, y las barreras a las que las mujeres
han de hacer frente. Es cierto que las mujeres urbanistas han estado a
menudo dispuestas a experimentar métodos más radicales: las mismas
·
mujeres han estado en primera línea en las campañas por la vivienda;
durante años, la feminización de los ayuntamientos ha permitido ofrecer
.,:nuevos modelos para la participación democrática de los grupos margi­
nados, y las profesionales relacionadas con el entorno construido han lle­
vado la batuta en la consultación. Sin embargo, los principios que res­
paldan gran parte de este trabajo son igualmente aplicables a la consulta
a varones, niños, personas mayores y otros grupos de población. Los es­
tudios de casos como Sheffield (Darke, 1 990) y Leicester (Booth, 1 996)
ofrecen modelos de una buena práctica de funcionamiento para todas las
personas implicadas en la consulta y no sólo las pocas comprometidas,
que están interesadas en los problemas de las mujeres.
Es importante tener en cuenta que la consulta a muj eres no
debe interpretarse como una consulta a un grupo especial con ne­
cesidades especiales. La consulta a mujeres ha de convertirse en un
área clave de la corriente general de la planificación de la vivienda y
de la arquitectura y ha de verse como parte del debate más amplio
sobre gobierno urbano.
Una consulta eficaz va mucho más allá del simple uso de técnicas
radicales. El proceso de consultación requiere una estructura clara
dentro de la cual pueda verificarse. Los estudios de casos reales tam­
bién han revelado una serie de principios clave que pueden contri­
buir a conseguir una consulta eficaz para las muj eres.

• Acción positiva. La consulta a muj eres no sucede por defecto;


como ha ocurrido en otras áreas de la política de igualdad de

� n•rce•, s. • · de ediciones
Participación de las mujeres en la plan!ficacion urbana 1 99

oportunidades, se deberían tomar medidas deliberadas para in­


volucrar, de manera específica, a las mujeres en el proceso de
planificación y vivienda (Booth, 1 996) . La consulta a mujeres
ha de implantarse junto a la consulta a otros grupos marginados
que rara vez son escuchados en el proceso de desarrollo urbanís­
tico. La estrategia de consulta ha de identificar una muestra re­
presentativa de intereses de la comunidad que necesitan ser con­
sultados, y luego procurar establecer una estrategia que pueda
defender con éxito dichos intereses.
• Para involucrar a las muj eres y a otros grupos en el proceso de
planificación y vivienda se requiere una redistribución de poder
con el fin de darles la posibilidad de influir en las decisiones po­
líticas sobre la gestión de su medio ambiente. El proceso de
consulta debería procurar ser un medio de empoderamiento de
las mujeres y otros grupos marginados que históricamente han
tenido escasa influencia en los procesos de toma de decisiones
(Darke, 1 990) .
• Una consulta eficaz requiere un apoyo político amplio para garantizar
su futuro a largo plazo (Darke, 1 990; Ayuntamiento de Leicester,
1 993; Ahmed y Booth, 1 994) . El apoyo es necesario para la noción
de consulta, para los recursos imprescindibles que permiten em­
prender el proceso y para cumplir el compromiso de que sean es­
cuchados los grupos de la comunidad y valoradas sus opiniones.
• Una revaluación del papel tradicional del poder del experto en el
proceso de consulta contribuirá a desarrollar el empodera­
miento profesional, el cual puede ayudar a establecer un diálo­
go con las muj eres y, lo que es más importante, facilitarles la
participación con confianza en sí mismas y en condiciones de
igualdad con el experto. El desarrollo del empoderamiento
profesional exige que los expertos cedan poder para que las
muj eres puedan ellas mismas empoderarse.
• Fijarfines y objetivos claros determina el alcance y el propósito de
la consulta, los intereses implicados y, lo más importante, define
los elementos negociables y los no negociables de la consulta
(Darke, 1 990; Reeves, 1 995) . El conocimiento de los objetivos
de los diferentes agentes sociales puede ser una ayuda valiosa
para llegar a un consenso e identificar los conflictos.

� narcea, s. a . de ediciones
200 C/1ris Booth

• La consulta a muj eres debe tener en cuenta la diversidad social y


cultural de la población femenina. Las mujeres no son un grupo
homogéneo; es necesario reconocer las diferencias individuales
así como las generadas por la posición social, herencia cultural,
etnias y discapacidades. La consulta ha de respetar estas diferen­
cias y ha de trabajar con ellas para conseguir una visión comple­
ta de las vivencias y percepciones que del entorno tiene cada
persona.
• Modelos de consulta participativos de a bajo arriba contribuyen a que
las mujeres participen en el marco de sus propias relaciones y
dentro de su entorno. Las técnicas pueden implicar mediadores,
grupos de observación, grupos consultivos, encuestas, talleres,
trabajo social, foros, etc. Una consulta eficaz emplea sobre todo
técnicas que no dependen de estructuras «oficiales» y escenarios
institucionales, sino que incitan a las mujeres a establecer un
diálogo carente de confrontación.
• Elegir como objetivo diferentes grupos de mujeres puede resultar
provechoso para utilizar experiencias y opiniones que, en el pa­
sado, han sido excluidas o simplemente no se han tenido en
cuenta como, por ejemplo, muj eres con discapacidades, mujeres
negras, madres solteras, etc.
• La consulta ha de englobar elementos de educación, capacitación y
generar seguridad para que �as muj eres puedan efectivamente par­
ticipar en el proceso de planificación y vivienda y contestar a
críticas sobre el simbolismo de determinadas actuaciones (Booth,
1 996) . Es cierto que todas las mujeres pueden sentirse muy a
menudo intimidadas y perder confianza en sí mismas (Greed,
1 994; Hood y Woods, 1 994) . Uno de los obj etivos del proceso
de consulta debería ser el empoderamiento de las muj eres, valo­
rando y legitimando sus experiencias.
• La organización y realización del proceso consultivo han de ser
sensibles a las necesidades de las mujeres, a los diversos papeles que
desempeñan y a los malabarismos que han de hacer para conci­
liar las exigencias del hogar, de las criaturass, del trabajo remu­
nerado y de la familia. Ha de haber una sensibilidad en la or­
ganización de los lugares de encuentro, ubicación, accesos,
horarios, días y servicios para atender a la infancia, así como

<O narcea, s. a . de ediciones


Participació11 de las mujeres e11 la pla11ifrcacio11 ur/1a11a 201

utilizar diferentes técnicas que se acomoden a diferentes grupos


de mujeres.
• La consulta para ser eficaz debe incluir elementos de diálogo sos­
tenido e interacción entre urbanistas profesionales, políticos y gru­
pos de mujeres. Esto permite desarrollar una relación que, posi­
blemente, ayude a generar confianza y seguridad durante un
período de tiempo. El empoderamiento profesional puede faci­
litar un diálogo transaccional entre diferentes actores y distintos
grupos. También los urbanistas y políticos necesitarán nuevas
habilidades. Lo que las mujeres en la comunidad requieren no
es un proceso en el que se impongan soluciones sino mediado­
res que escuchen, debatan y respondan con sensibilidad.

Conclusiones

Dado que las mujeres buscan nuevas formas de gestión de su coe­


xistencia colectiva en espacios compartidos (Healey, 1 994) , hay una
necesidad creciente de utilizar las capacidades y habilidades de todos
los ciudadanos (Booth y Gilroy, 1 996) . Son demasiados los grupos
que han sido excluidos de la toma de decisiones y esto ha de corre­
girse no simplemente para equilibrar la balanza sino «para crear un fu­
turo diferente para todos nosotros, dentro del cual el potencial y las
percepciones marginadas y olvidadas puedan prosperar e inspirar
nuestro pensamiento sobre cómo podrían ser nuestras ciudades y áreas
rurales, y cómo podríamos conseguirlo en colaboración con todo el
mundo» (Healey, 1 994) . Durante demasiado tiempo los políticos y
profesionales han tomado decisiones en nombre de las mujeres y ya es
hora de que establecezcan un diálogo con ellas y las incluyan en la
gestión de nuestras ciudades y pueblos. Bien podría decirse que los
nuevos programas expuestos en los capítulos anteriores serían pura fa­
chada si no se incorporan nuevas formas de gobierno.

© narcea, •· a . de ediciones
1 1 . Eliminar las
barreras

CHRIS BooTH

Introducción

Las profesiones relacionadas con el entorno construido han estado


dominadas tradicionalmente por los varones; con todo, en la actuali­
dad, estas profesiones atraen a un número creciente de muj eres, si
bien algunas despiertan más interés que otras en el colectivo femeni­
no. Por ejemplo, en términos de porcentajes, vivienda, arquitectura
paisajista, urbanismo y salud ambiental son profesiones con mayor re­
presentación femenina. Sin embargo, el porcentaj e de muj eres se re­
duce de forma significativa en las más estrechamente vinculadas a la
industria de la construcción y promoción urbanística. El cuadro 5
ilustra los patrones de colegiación de muj eres en toda una serie de
profesiones del entorno construido. Queda claro que de forma cre­
ciente las muj eres eligen ingresar en áreas no tradicionales y, por con­
siguiente, los patrones de colegiación son cambiantes.
Este capítulo se refiere al impacto producido por la creciente pre­
sencia femenina en estas profesiones del entorno construido, tradicio­
nalmente masculinas, y plantea, de forma más específica, el interro­
gante de si dicha presencia modificará necesariamente valores y
culturas profesionales. Asimismo, analiza el papel que puede desem­
peñar el sistema de educación profesional a la vez en el desafio y re­
forzamiento de los tradicionales estereotipos femeninos, y cómo este
sistema puede fomentar una mayor participación femenina en el

� marcea, s. a . de ediciones
204 Chris &oth

C UADRO 5 . MUJERES COLEGIADAS EN ENTIDADES PROFESIONALES


RELACIONADAS CON EL ENTORNO CONSTRUIDO *

% 1 995**

Real Instituto de Urbanismo (RTPI) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 23,23


Real I nstituto de Aparejadores Colegiados (RICS) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 8,36
Instituto de Ingenieros Civiles (ICE) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 3,89
Instituto de Ingenieros Estructurales (ISE) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 4,48
Instituto Colegial de la Vivienda (CIOH) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 5 1 ,59
Instituto Colegial de la Construcción (CIB) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 2, 1 5
Instituto de Arquitectos y Aparejadores (ASI) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 2,26
Sociedad Anónima de Tasadores y Subastadores (ISVA) . . . . . . . . . . . N o hay datos
Real Instituto de Arquitectos Británicos (RIBA) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1 0,24
Real Instituto de Ingenieros de la Construcción (CIBSE) . . . . . . . . 1 ,93
Asociación Nacional de Agentes Inmobiliarios (NAEA) . . . . . . . . . . . 2 1 ,35
Instituto de Arquitectura Paisajista (LI) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 42,38
Instituto Colegial de Salud Ambiental (CIEH) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 31,15

* En algunas profesiones es obligatorio estar afiliado a u n Colegio Profesional para trabajar,


mientras que en otras es opcional. Esto significa que no se disponen de cifras exactas del nú­
mero total de afiliados masculinos y femeninos.
** Porcentaje de colegiación, incluidos estudiantes.
foentes: Datos de colegiación del Instituto Profesional, diciembre 1 995.

Las siglas entre paréntesis corresponden a la lengua inglesa (N. T.).

mundo profesional. Las empresas y las profesiones tienen culturas que


levantan barreras invisibles, que sirven para mantener el statu quo. Este
capítulo ofrece una visión global de las estrategias que pueden y .que
han sido adoptadas por empresas y personas para romper techos de
cristal.
El análisis sugiere que las profesiones del entorno construido no
pueden permanecer más tiempo dominadas por varones blancos de
clase media y necesitan abrirse a una mayor diversidad profesional que
sea un reflejo de la sociedad actual, mucho más amplia. La presencia
simbólica de unos cuantos varones negros y unas cuantas muj eres
profesionales no es suficiente, es necesario que el número de mujeres
sea importante y decisivo para efectuar el cambio. Las profesiones
«predominantemente masculinas» requieren ambientes de trabajo más
democráticos que valoren exactamente por igual a varones y muj eres.

© narcea. s. a. de ediciones
Eliminar las barreras 205

Y, finalmente, tendrán que crear unas culturas organizativas que pon­


gan en cuestión los estereotipos y optimicen el potencial de todos los
empleados.

Mujeres en profesiones del entorno construido

Lamentablemente, el creciente número de mujeres que ejercen su


profesión en el sector del entorno construido no está distribuido de
manera equitativa entre los diversos tipos de trabajos ni tampoco están
representadas de forma significativa en los niveles de dirección medio
y superior. Por ejemplo, las mujeres profesionales que trabajan en el
sector vivienda están concentradas en la gestión financiera y de vivien­
das, y son escasas en el campo de la promoción urbanística (Brion,
1 994) . En puestos de dirección la representación de las mujeres des­
ciende de modo significativo en los tres campos, pero sobre todo en el
de promoción urbanística. Nadin y Jones ( 1 990) descubrieron un mo­
delo similar en el estudio que hicieron sobre urbanistas. Aquí también
las muj eres están menos representadas. Además, comprobaron la exis­
tencia de diferencias importantes en los sueldos de varones y mujeres
de grupos de edad comparables. Las diferencias en los niveles salariales
medios iban desde aproximadamente 500 libras para el grupo de edad
entre 25-29 años hasta 7 . 500 libras en el de los 50-54 años. Las autoras
sostienen que esto se explica, en parte, por el hecho de que más muje­
res que varones trabajan a tiempo parcial, pero cuando se comparan los
salarios entre varones y mujeres que trabajan a tiempo completo las di­
ferencias son similares. Aunque estos datos son limitados no sorpren­
den y son una señal de que la segregación laboral y los estereotipos de
los puestos de trabajo están bien arraigados y tienen plena vigencia en
las profesiones del entorno construido.
El estudio realizado sobre mujeres en profesiones de gran predomi­
nio masculino ha identificado una diversidad de factores que sirven para
excluirlas y marginarlas, entre los cuales figuran: estereotipos respecto a
la naturaleza de las mujeres, a las profesiones y a los profesionales; ca­
rencia de modelos femeninos, de consej eras y patrocinadoras; demanda
de dedicación total por parte de las empresas que les dificultan la conci­
liación de hogar, familia y trabajo, y su exclusión de toda una serie de

© narcea. s. a . de ediciones
206 Chris Booth

actividades no oficiales que facilitan el establecinúento de relaciones


importantes para el desarrollo profesional (Spence y Podmore, 1 987) .
Las autoras también señalan que la socialización de los papeles según el
género y la división doméstica del trabajo dentro del hogar no pueden
calificarse de factores ajenos a sus vidas profesionales, los cuales también
actúan para marginar a las mujeres en su vida laboral.

Más no significa mejor

Un análisis de la afiliación en colegios profesionales relacionados


con el entorno construido muestra que nunca como hasta ahora ha ,
sido tan elevado el número de muj eres que ingresan en estas profesio­
nes pero ¿es mejor que haya más?, ¿la presencia de una gran cantidad
de muj eres se traduce necesariamente en la creación de ambientes
más sensibles al género? y, ¿por qué tendría que ser así? Es bastante
simplista dar por sentado que si aumentara el porcentaje de muj eres
en las profesiones del entorno construido, las mujeres, como grupo,
forzosamente aportarían una conciencia diferente a su trabajo. Este
punto de vista da por supuesto que realizan su trabajo de forma dife­
rente a como lo hacen los varones. Aunque puede ser cierto que al­
gunas mujeres actúan en el trabajo conforme a su conciencia fenúnis­
ta, también es verdad que otras no lo hacen, igual que ciertos varones,
pero no todos llevan la política a su trabaj o. Greed corrobora este
criterio en su estudio sobre mujeres aparejadoras al comprobar que
para ciertas muj eres el género en el centro de trabaj o era irrelevante
(Greed, 1 99 1 ) .
El argumento a favor de incrementar el número de mujeres e n las
profesiones del entorno construido tiene poco que ver con el hecho
de que hagan su trabajo de manera diferente a los varones o sostengan
valores diferentes o modifiquen las agendas. Una presencia cada vez
mayor de muj eres en las profesiones del entorno construido contri­
buiría a desafiar los tradicionales estereotipos femeninos de los puestos
de trabajo en empresas vinculadas a profesiones de predonúnio mas­
culino (Spence y Podmore, 1 987) . En 1 983, Audrey Lees, Interven­
tora de Planificación y Transporte en el Consejo del Gran Londres
(GLC) condensó este punto de vista del modo siguiente:

© narcea, s. a. de ediciones
Eliminar las barreras 207

Vivimos en un mundo construido por y para los hombres; todo en él


forma parte de ese modelo -horario de trabajo, vacaciones y hasta el
mobiliario que utilizamos en la oficina- y sin embargo intentamos
adaptarnos (citado por Bailey, 1 983) .

Además de desafiar estereotipos, hay también un argumento con­


vincente para la colegiación en profesiones del entorno construido y
es que refleja la diversidad social y cultural de la sociedad a la que
procuran servir. Recientemente, Michael Romans, Presidente del
Instituto de la Construcción, hizo un llamamiento para que hubiera
una mayor representación de mujeres, minorías étnicas y personas con
discapacidades en la industria de la construcción, y dijo:

I gnorar a sectores enteros d e l a población y que siga prevaleciendo


una mayoría aplastante de varones blancos anglosajones es temerario y
adverso a nuestra misión oficial ( The Times, 06- 1 0-95) .

El Servicio de Mujeres para el Diseño (sin fecha) señala que la ventaja


real de que se produzca un incremento del número de muj eres en
campos como la arquitectura es que, paralelamente, habrá una mayor
diversidad en la profesión y, por lo tanto, ésta será un reflej o más
exacto de la sociedad a la que procura prestar servicios. Por último, la
diversidad profesional conducirá a un intercambio de ideas más fe­
cundo.
Para que se note la presencia de muj eres y de otros grupos exclui­
dos, es necesario que estén todos suficientemente representados. En
otras palabras, tiene que haber muchas muj eres para que su influencia
sea decisiva. Una o dos muj eres profesionales en las empresas es algo
simbólico y tiene poca incidencia a la hora de cambiar el statu quo,
sobre todo en los casos en que los nombramientos se hacen a nivel de
cargos directivos. Kennedy ( 1 992) cita a Kanter, la cual hace observa­
ciones similares:

Siempre que gente de cualquier estrato social esté representada en un


porcentaje proporcionalmente bajo (es decir, < 20% del total) la diná­
mica del simbolismo se pone en marcha. Las personas designadas sim­
plemente para cubrir el expediente llaman más la atención y tienen
mayor preocupación por el fracaso. También han de arrostrar la op-

© narcea. •· a. de ediciones
208 Clrris Booth

ción de aceptar un aislamiento relativo o convertirse en miembros del


grupo dominante a costa de negar su propia identidad y aceptar para
sí mismas la definición de «excepcionales (Kennedy, 1 992) .

Cuando las mujeres tienen una representación significativa están


en mejores condiciones de proporcionarse apoyo y asesoramiento
mutuos, compartir una experiencia femenina en medio de un entor­
no de predominio masculino y poner en cuestión modelos y prácticas
de trabajo y culturas sexistas locales. Si bien el incremento del núme­
ro de mujeres en las diversas profesiones es un desafio a la homoge­
neidad profesional, lamentablemente el hecho de que haya una mayor
presencia de muj eres, de minorías étnicas y de personas discapacitadas
no es suficiente. Los valores y supuestos sobre los que se basan las·
profesiones relacionadas con el entorno construido sólo pueden po­
nerse verdaderamente en cuestión mediante la educación formativa y
la capacitación profesional de muj eres y varones. Si bien una profe­
sión más integradora social y culturalmente puede hacer muy poco a
corto plazo para cambiar el sistema o los resultados, a largo plazo
puede contribuir a crear oportunidades para que profesionales de
muy variados orígenes y experiencias vitales desafien los valores tradi­
cionales sobre los que se han construido estas profesiones masculinas.

¿Hacer un molde?

Sabemos por los capítulos anteriores que muj eres y varone� go­
biernan sus vidas de diferentes maneras y también que el curso de sus
vidas es distinto. Hay una gran diversidad en la población femenina y,
como grupo, no es más unitario y homogéneo que lo pueda ser el de
sus homólogos masculinos. Dada esta diversidad, parece razonable
pensar que la misma se reflejaría en su trabajo. Sin embargo, esto no
siempre es así ya que el sistema educativo profesional sirve para hacer
que estas diferencias sean invisibles; insensible al género, dicho sistema
contribuye a crear un espíritu de grupo socio-profesional unitario.
Algunas observadoras como Collins ( 1 990) sostienen que los procesos
de socialización educativos tienden a fomentar dentro de las profesio­
nes similitudes más que diferencias. Los profesionales desarrollan un

Ci narcea. s. a . de ediciont!'s
Eliminar las barreras 209

lenguaj e común, pueden tener una vida social común, un estilo de


vida común, un mismo código ético y una identidad común. Cada
profesión exige que los estudiantes experimenten un proceso educa­
cional común y, por ello, los valores divulgados en ese proceso devie­
nen dominantes.
Aunque la presencia de muj eres en el campo profesional es cada
vez mayor, Rydin ( 1 993) sostiene que es bastante probable que asu­
man los valores de los varones que durante tanto tiempo han domina­
do la mayoría de las profesiones. Esto puede ser cierto cuando las mu­
j eres no están presentes en número suficiente para tener una
influencia decisiva. El estudio de Greed ( 1 99 1 ) sobre las mujeres apa­
rejadoras viene a corroborar este punto de vista. Asimismo sugiere
que no debería darse por sentado que las muj eres que se incorporen a
la profesión de aparejador, tengan necesariamente que sostener opi­
niones distintas a las de los varones o que se radicalicen por ser una
minoría dentro de la profesión. Esto puede explicarse en parte por los
antecedentes de las personas noveles y por el proceso de socialización
profesional que refuerza dichos valores.
El sistema educativo sirve de filtro para controlar el ingreso en
las diversas profesiones. Aunque Greed ( 1 99 1 ) no hizo una investi­
gación específica sobre los orígenes de clase social de los aparejado­
res, comprobó que un número importante procedía de familias de
la misma profesión. Veinte años antes , Marcus ( 1 97 1 ) sacó unas
conclusiones muy parecidas en el sentido de que los nuevos profe­
sionales de la planificación pertenecían en su mayor parte a la clase
media y procedían de familias con los mismos antecedes profesiona­
les. Tales observaciones no son sorprendentes, ya que el proceso de
filtración que han experimentado los recién incorporados a través
del sistema académico, contribuye a garantizar una homogeneidad
dentro de la profesión. Sin embargo, en la actualidad las profesiones
homogéneas no tienen facil acomodo en la sociedad plural a la que
pretenden servir.
Sin embargo, algunas observadoras como Newman ( 1 993) , Coyle
( 1 989) y Cockburn ( 1 99 1 ) sostienen que las mujeres no pueden que­
dar subsumidas dentro de las empresas sin cambiarlas. Hay algunos in­
dicios de que esto ya ha empezado a ocurrir. Ciertas muj eres han co­
menzado a enfocar su trabajo de forma cualitativamente diferente.

© narcea. s. a . de ediciones
210 Chris Booth

Por ejemplo, Matrix, una cooperativa feminista de arquitectura, se


constituyó durante los años 1 980; el Servicio de Mujeres para el Diseño
ofrece asesoramiento y recursos a mujeres que trabajan en urbanis­
mo, vivienda y arquitectura; el Real Instituto de Urbanismo ha pu­
blicado recientemente Planificar para las mujeres (Booth y Reeves,
1 995) , y EuroFEM ha creado una red europea de mujeres que traba­
jan en temas de ordenación urbana y vivienda (Booth y Gilroy,
1 995, 1 996) .
Muchos colegios profesionales han empezado ya a crear grupos
de trabaj o a escala nacional constituidos por mujeres. Localmente,
han surgido redes oficiales y oficiosas. Por ejemplo, el Real Instituto
de Urbanismo cuenta con grupos de muj eres a escala regional que se ,
reúnen con regularidad y organizan conferencias y seminarios. Esta
iniciativa ha adquirido tal popularidad que a los encuentros acuden
con regularidad más de cincuenta delegadas, por la oportunidad que
tienen de compartir · experiencias, proporcionar modelos femeninos
positivos y presentar un desafio público a las culturas de género den­
tro de las cuales actúan las mujeres.
El análisis feminista también ha animado a muchas muj eres a
cuestionar la separación tradicional de lo personal y lo profesional. Es
interesante que las mujeres manifiesten que conforme transcurre su
vida y avanzan en edad su comprensión y conciencia del entorno
construido cambia. También han confesado haber utilizado en su tra­
bajo esa vivencia y los conocimientos asociados a la misma. Por ejem­
plo, en su proyecto de investigación sobre Mujeres y Planificación de
la Universidad de Westminster, una entrevistada señalaba:

Creo que con los conocimientos que he conseguido a través de la


crianza y educación de los niños y del trabajo voluntario, además de
mi historial profesional en planificación, he adquirido una nueva per­
cepción de las necesidades comunitarias locales que no había tenido
hasta ahora (Taylor, 1 982) .

É sta es una opinión que se repite en las conferencias de mujeres,


seminarios, talleres y tutorías; es una manera de feminizar las profesio­
nes. ·Cada vez más mujeres con responsabilidades vinculadas al cuida­
do de terceros trabajan en. profesiones relacionadas con el entorno
construido, y dado que también cada vez son más los varones que se

© narcea. •· "· de edicione.


Eliminar las barreras 21 1

encargan de tales tareas, sería interesante analizar hasta qué punto va­
rones y mujeres utilizarán la experiencia adquirida en el curso de sus
vidas para impregnar de mayor conocimiento y comprensión el mun­
do profesional y difuminar de ese modo la línea divisoria entre lo
profesional y lo personal.

El sistema educativo profesional,


herramienta para el cambio

Casi todas las profesiones del entorno construido han pasado


progresivamente por un proceso de «acreditación de méritos». Tanto
a los que ej ercen la profesión como a los futuros profesionales se les
ha animado a buscar cualificaciones a través de estudios de licencia­
tura o de posgrado. La incorporación directa a la profesión con los
estudios recién terminados o sin otras cualificaciones adicionales pa­
rece andar de capa caída. Por ej emplo, en 1 97 1 un 20 por ciento de
los urbanistas se incorporaron directamente a la profesión (Marcus,
1 97 1 ) , mientras que en 1 990 esta cifra había descendido a 1 .9 por
ciento (Nadin y Jones, 1 990) . La proliferación de cursos para pos­
graduados, sobre todo en campos como el urbanismo y la vivienda
(Brion, 1 994; Greed, 1 994) es fruto de este proceso de acreditación
de méritos. Es importante tener presente que este proceso de acre­
ditación de méritos y abundancia de cursos superiores es parte inte­
grante de un desarrollo social más amplio que trasciende las profe­
siones del entorno construido.
Sin lugar a dudas, el sistema educativo profesional proporciona
una herramienta muy poderosa para un cambio, pero también pue­
de servir para perpetuar un sexismo institucional y reforzar los pa­
peles de género estereotipados. Inconscientemente, los cursos profe­
sionales pueden suscitar prácticas discriminatorias que desanimen a
las mujeres a ingresar y progresar en dichas profesiones. En el traba­
j o sobre muj e res, educación y capacitación profesional, Brion
( 1 994) identifica tres niveles en los que puede haber discriminación
contra las muj eres y es probable que sus resultados puedan aplicarse
también a otras muchas profesiones del entorno construido. Estos
tres niveles son:

� narcea . s. a . Je ediciones
212 Cltris Bootlt

1 . lnstitudonal, en el que puede darse una distribución desigual de


varones y muj e res en posiciones de poder en lo que se refiere a
educación y capacitación profesional. Greed ( 1 994) constató
que en ciertas escuelas de urbanismo las muj eres representan
una media del 1 O por ciento de la plantilla de personal, si bien
esta cifra oculta grandes diferencias entre escuelas . Brion
( 1 994) también señala que en las escuelas de arquitectura en
1 982-83 el 97 por ciento del profesorado era masculino.
2. De comportamiento, con un trato diferencial a mujeres y varo­
nes, registrándose incidentes al respecto como, entre otros, len­
guaj e sexista, acoso sexual, debates acaparados por los hombres,
etc.
3. De contenido, donde conocimientos, valores y técnicas en los
que se apoyan los cursos desempeñan un papel importante a la
hora de establecer las normas en la profesión. A este propósito
Rydin ( 1 993) sostiene que los profesionales asumen los valores
de las industrias y sectores a los que prestan sus servicios, los
cuales a su vez se ven reforzados en el sistema educativo.

Dado que cada vez hay más muj eres que se incorporan al sistema
educativo profesional, es importante sobre todo que dicho sistema
procure eliminar discriminaciones y prej uicios contra ellas. Hay una
serie de medidas que pueden tomarse, y diversos colegios profesiona­
les han comenzado a adoptar un enfoque más estructurado y sensible
al principio de igualdad de oportunidades en sus cursos. Piden moni­
torización de datos por género, orígenes étnicos y discapacidades; ela­
boran directrices educacionales sobre igualdad de oportunidades y di­
funden una buena práctica en este campo. Resumiendo, diferentes
trabajos destacan la necesidad de:

• Ofrecer modelos femeninos en el sistema educativo y en las


profesiones.
• Ofrecer cursos con un contenido que, de forma explícita, intro­
duzca los temas de género y entorno construido en la corriente
general de la docencia para que todos los profesionales estén en
condiciones de comprender que diferentes grupos sociales y cul­
turales tienen distintas necesidades dentro del entorno, y por lo

© narcea. s . a . de ediciont.•s
Eliminar las barreras 213

tanto sus vivencias con respecto a éste son también diversas. La


enseñanza de la materia «Género y entorno construido» no
debe verse como un coto del personal docente femenino, tam­
poco debería quedar marginada como una opción o una asigna­
tura especial que guarda relación con «necesidades especiales».
• Impartir cursos que valoren positivamente la experiencia feme­
nina e integren a las estudiantes en lugar de aislarlas, sobre todo
en los casos en que las participantes son minoría.
• Organizar e impartir cursos de forma que las muj eres maduras y
las que tienen personas dependientes puedan participar, esto es,
con horarios adecuados, vías de estudio flexibles, ubicación, es­
tructuras de apoyo, guarderías infantiles, etc.
• Fomentar la incorporación de mujeres a cursos en los que, por tra­
dición, los varones han sido el grupo dominante. Es necesario rea­
lizar esfuerzos especiales para promover la inscripción de mujeres y
dar una buena acogida a las candidatas, sobre todo a las candidatas
negras. Si ya se han lanzado campañas en derecho, medicina y
ciencias, ¿por qué no hacerlo en el campo del entorno construido?
• Explicar de manera clara los conocimientos, valores y técnicas
requeridos, y reconocer la importancia de la materia «Género y
entorno construido».
• Monitorizar cursos profesionales. Esto puede realizarse a través de
recogida de datos, examen del material del curso, políticas y pro­
cedimientos, así como debates con el profesorado y los estudiantes.
• Adoptar políticas explícitas de igualdad de oportunidades en las
universidades. Es necesario eliminar el sexismo y la discrimina­
ción en el reclutamiento de personal y de estudiantes, en los
procedimientos de gestión y organización, en la forma de im­
partir el curso, y en el contenido del curso.

Romper el techo de cristal

En las profesiones del entorno construido las muj eres hasta ahora
han sido minoría. Su situación es similar a la de otras muj eres profe­
sionales: carecen de estatus, tienen salarios inferiores, sufren segrega­
ción profesional y están escasamente representadas en los niveles de

© narcea. s. a . de ediciones
214 Chris Booth

alta dirección. Tradicionalmente, las mujeres han tenido que trabajar


en un mundo masculino que ha impuesto normas, valores, estilos y
pautas de trabajo. Además, Maddock y Parkin ( 1 994) sostienen que
están sometidas a una forma de trato más personal por razones de
sexo. Resulta dificil definir esta «cultura de género» de la organiza­
ción, pero la mayoría de las mujeres que trabajan en empresas recono­
cen este concepto. Maddock y Parkin ( 1 996) describen así la cultura
de género: «las actitudes de los varones hacia las muj eres, y viceversa,
así como sus relaciones interpersonales constituyen una cultura de gé­
nero peculiar a cada entorno de trabajo».
En un estudio emprendido con entidades públicas británicas du­
rante los primeros años de la década de los noventa, Maddock y Par­
kin han identificado siete tipos de cultura de género que se practican
en instituciones del sector público. En el cuadro 6 se hace un resu­
men de su tipología y, como puede apreciarse, los estereotipos de gé­
nero no son prerrogativa del varón sino que también pueden ser per­
petuados por las mujeres (Maddock y Parkin, 1 994) . Es probable que
en las empresas se den por sentado culturas y dinámicas de género
que, al pasar inadvertidas, levantan barreras invisibles que obstaculizan
la creación de empresas más igualitarias y democráticas donde la capa­
cidad de todos los empleados pueda optimizarse. Durante los últimos
veinte años, las culturas de género han demostrado ser barreras pode­
rosas para un cambio institucional en materia de igualdad de oportu­
nidades (Maddock y Parkin, 1 996) .
En la década de los noventa mujeres y varones empezaron a poner
en cuestión las pautas de trabajo en el mundo profesional conforme
intentaban conciliar las responsabilidades del hogar, de la familia y del
trabajo. Abdela ( 1 99 1 ) prevé el desarrollo de la cultura del «cuidado
de los mayores» y utiliza información del Centro Healey, cuyo pro­
nóstico para el año 2000 es que la mayoría de las mujeres trabajadoras
serán, además de madres, las que cuiden de familiares mayores y dis­
capacitados. En su est4dio para la Agencia de Reclutamiento de las
Autoridades Metropolitanas aboga por lo que ha denominado la
«evolución en femenino» . Ella define la «evolución en femenino»
como el «justo equilibrio del talento de varones y muj eres que fun­
cionará en una cultura de trabajo adaptada para que ambos géneros se
sientan cómodos» (Abdela, 1 99 1 ) .

C> n•rcea. s . a . de edicione<


Eliminar las /Jarreras 215

CUADRO 6. RESUMEN D E LAS CULTURAS DE GÉN ERO

Cultura de género Características

Club de El papel de la mujer es ser ama de casa y madre, el varón


caballeros es el encargado de traer el sustento; atento y cordial con
mujeres conformistas; las mujeres realizan tareas humani-
tarias y de servicios; ignora la diferencia y la diversidad.

Cuartel Organización jerárquica; cultura de intimidación; autori-


tario; no pem1ite el acceso a la fom1ación profesional y
desarrollo, criterios claros sobre categorías dentro de la or-
ganización.

Vestuarios Cultura excluyente; relaciones basadas en actividades de-


portivas y sociales al aire libre; la participación en activida-
des sociales y deportivas es importante para la cultura de la
empresa.

Ausencia del No existen diferencias entre varones y mujeres; ignora la


concepto de diversidad social y cultural; separación entre trabajo y ex-
género periencia vital y casera; ve a las mujeres como madres per-
fectas y supergestoras; niega la existencia y motivos de dis-
criminación.

Machos Eficacia económica a toda costa; preocupación por objeti-


inteligentes vos y presupuestos; competitivo; conducta implacable con
los individuos que no pueden cumplir objetivos.

Jarabe Feministas de boquilla; retórica sobre la igualdad de opor-


de pico tunidades pero nada en la realidad; comparte el criterio de
que todas las mujeres son buenas gestoras; las mujeres
siempre tienen razón; las mujeres pueden sentir empatía.

Mujeres como Los obstáculos vienen de las mujeres; división entre las
porteras mujeres con vocación para el hogar y las profesionales;
gran cantidad de mujeres en funciones de apoyo; pocas en
cargos de dirección; las mujeres tienen un sentido de lu-
gar; fe en el orden patriarcal; presión sobre mujeres en
puestos de mando.

Fuente: Adaptación de las indicaciones de Maddock y Parkin (1 994)

© narcea. s. a. de ediciones
216 Chris Booth

No hay duda de que muchas profesiones del entorno construido


y las empresas en las cuales desempeñan funciones están en un pro­
ceso de cambio rápido. Por lo tanto, conforme avanzamos hacia el
nuevo milenio, ambas necesitarán gente competente, las empresas
tendrán que utilizar el potencial de todos los empleados, indepen­
dientemente del género, y también será necesario remunerar a am­
bos sexos por igual. En efecto, Abdela ( 1 99 1 ) cita al ex primer mi­
nistro Major, quien, con motivo de su intervención en la Alianza
Nacional de Organizaciones de Muj eres (octubre, 1 990) dij o : «no
tenemos en este país tal profusión de habilidades y capacidades como
para permitirnos el lujo de no utilizar plenamente todas las que te­
nemos».
El término «techo de cristal» se utiliza normalmente para definir
la barrera invisible que impide a las mujeres progresar dentro de las
empresas. Es importante tener presente que los techos de cristal exis­
ten en muchos niveles de las organizaciones y no sólo en los superio­
res. Las barreras pueden derrumbarse en dos niveles, el institucional y
el personal. En el pasado, el trabajo a nivel institucional exigía el desa­
rrollo de una estrategia de igualdad de oportunidades. Tales estrate­
gias procuraron desafiar y cambiar culturas, normas, valores, actitudes,
prácticas y comportamientos organizativos.
Durante los años ochenta muchas organizaciones abordaron el
tema de la igualdad de oportunidades, aunque no todas tuvieron el
mismo éxito. El trabajo de Abdela ( 1 99 1 ) identificó seis puntos clave
en el desarrollo de una estrategia eficaz de igualdad de oportunidades,
que se resumen a continuación:

1 . Una declaración política para poner en marcha el proceso de


cambio dentro de la entidad. Debe quedar entendido que las
declaraciones políticas proceden y cuentan con el apoyo de los
altos cargos directivos. Con el fin de atraer gente puede ser útil
dar publicidad a esta declaración tanto dentro como fuera de la
empresa.
2. El desarrollo de sistemas, estrncturas y directrices puede contribuir
a crear un marco claro para la ejecución de la estrategia. Desde
luego, sin tales sistemas y estructuras la declaración política
puede convertirse en pura retórica. Un marco semejante pue-

© narcea, s. a . de ediciones
Eliminar las barreras 217

d e ofrecer directrices sobre cuestiones como contratación, pro­


moción, capacitación profesional, lenguaje, hostigamiento,
pautas y entorno de trabajo, etc.
3. Un análisis de los procedimientos de contratación y de los objetivos y
prácticas de promoción. Una empresa tiene que hacer esfuerzos
por resultar atractiva y cordial al nuevo personal femenino,
conservar al existente e incentivar a las trabajadoras con la
posibilidad de promoción. El análisis puede poner en cues­
tión ciertas delimitaciones tradicionales entre puestos de tra­
baj o y profesiones, y una empresa también necesita evaluar las
habilidades adquiridas fuera del lugar de trabaj o.
4. Formación profesional y desarrollo son elementos importantes que
ayudan a la gente a ampliar habilidades y ascender en la em­
presa. La formación para el personal femenino puede contri­
buir a acabar con estereotipos laborales y también puede ayu­
dar a que las mujeres se sientan seguras de sí mismas para
iniciarse en nuevas áreas de trabajo. La utilización de consejeras
puede ayudar igualmente a la promoción profesional de las
mujeres y proporcionar una forma de desarrollo más personal
(McDougall, 1 995) .
5. Auditorías de igualdad. Pueden ayudar a la empresa a determinar
la naturaleza, tipo y categoría de los puestos de trabajo según
género. Las auditorías pueden revelar la incidencia de puestos
de trabajo estereotipados y la representación de mujeres a nivel
gerencial. Las auditorías son también útiles para examinar la
cultura de la organización.
6. La monitorización sirve para controlar la evolución de la labor
en curso y permite a la entidad pasar de las palabras a los he­
chos en materia de igualdad de oportunidades. Es de suponer
que una estrategia de igualdad de oportunidades requiere re­
cursos y, por lo tanto, cada organización debería buscar un ren­
dimiento sobre sus inversiones; la monitorización contribuye a
mantener bien enfocada la estrategia.

Cockburn ( 1 99 1 ) acepta que hay un cierto desencanto con la


política de igualdad de oportunidades, sin embargo su pronóstico
es que las iniciativas continuarán y se pondrá el énfasis más que

© narcea, s. a. de ediciones
218 Chris &oth

en su formulación, en su realización. Cockburn ha sugerido una


serie de estrategias, las cuales han demostrado ser u n apoyo para
conseguir una buena implementación . É stas aluden a la necesidad
de : organizar un movimiento de muj eres dentro de la empresa;
establecer una diferencia legítima; fo r mar alianzas con varones
dispuestos a dar su apoyo ; formar alianzas con otros grupos que
estén en situación de desventaja; trabajar con mujeres no cualifi­
cadas y contratadas a tiempo parcial, y crear una red de apoyo en
torno a la responsable de las muj eres cuya candidatura haya sido
propuesta .
Las ·iniciativas relativas a l a igualdad d e oportunidades han alcan­
zado sin duda ciertos éxitos, pero han subestimado la importancia de
una cultura organizativa como barrera para avanzar hacia transforma­
ciones efectivas. Los progresos en el campo de la igualdad de opor­
tunidades también se han visto minados por las enormes presiones
ej ercidas con relación a cambios organizativos en los sectores público
y privado. Más recientemente, la implementación del principio de
igualdad de oportunidades en empresas ha sido definida como «el
proceso de gestión de la diversidad» (Kandola y Fullerton, 1 994;
McDougall, 1 995) 1 • «Gestionar la diversidad» sitúa las cuestiones de
género en un contexto mucho más amplio, el de valorar las diferen­
cias. Gestionar la diversidad pone el acento en la importancia de una
cultura organizativa más que en la representación de grupos dentro
del personal. Mientras los temas de igualdad de oportunidades eran
en gran medida competencia de los j efes de recursos humanos, ges­
tionar la diversidad sitúa la responsabilidad claramente en los mandos
intermedios. La igualdad de oportunidades se centra en problemas
de discriminación, sobre todo por motivos de raza, género o disca­
pacidad. Por el contrario, gestionar la diversidad se centra en optimi­
zar el potencial de todos los empleados, independientemente del gé­
nero, origen étnico o discapacidad, y ofrece un enfoque integrador
desde el punto de vista social por oposición a una aproximación ex­
cluyente y separatista. Aunque la evolución está siendo muy acepta­
ble, es necesario alertar sobre las muj eres que sufren doble o triple

1 Para una comparación entre igualdad de oportunidades y gestionar la diversidad, véase


Kandola y Fullerton, 1 994.

e narcea, s . a . dt:' ediciones


Eliminar las /Jarreras 219

discriminación. Valorar la diversidad n o significa subsumir e n ella la


especificidad de las muj eres negras, las lesbianas y las muj eres disca­
pacitadas.
Las estrategias de igualdad de oportunidades se han basado mucho
en medidas de acción positiva, mientras que gestionar la diversidad
encuadra estos problemas en la corriente general. Algunas feministas
sostienen que el hecho de encuadrar en la corriente general las cues­
tiones de género hará que éstas sean invisibles y, de ese modo, el pro­
blema de la situación de las muj eres en las diversas profesiones seguirá
sin reconocerse y sin ponerse en cuestión. Sin embargo, las estrategias
de igualdad de oportunidades han tenido sólo un impacto limitado a
la hora de romper techos de cristal, han alienado también a mujeres y
varones en algunos casos y no siempre han contado con el apoyo del
personal (Coyle, 1 989) .
McDougall ( 1 995) aboga firmemente por cambiar la cultura de
organización haciendo hincapié de forma explícita en la valoración
de las diferencias entre varones y muj eres. Reconoce que un elemen­
to importante para cambiar la cultura organizativa es la educación y
formación de los mandos intermedios. Es partidaria de que el princi­
pio de igualdad se integre en la corriente general de la formación que
se .imparta a directivos. Se destaca la importancia de dos estrategias
adicionales para el desarrollo profesional de las mujeres: promocionar
las funciones de consej eras y planificar una serie de desafíos a designa­
ciones de tareas o rotación de puestos de trabajo. Gestionar la diversi­
dad pretende desarrollar el potencial de cada persona mediante la cre­
ación de un ambiente de trabajo confortable para ambos sexos, el
cuestionamiento de actitudes y prejuicios tradicionales, y el cambio
de culturas de género y organizativas que suponen auténticas barreras
a la promoción de las muj eres.

¿Mujeres con cargos de alta dirección?

Está claro que muy pocas muj eres ocupan puestos de máxima
dirección dentro de su profesión. Coyle ( 1 989) sostiene que las po­
sibilidades de cambio en las estructuras gubernamentales locales son
limitadas, un área en la que trabajan muchas profesionales del en-

O narcea. s . a . de ediciones
220 Chris Booth

torno construido. Un gobierno local se caracteriza por una rigidez


j erárquica, una demarcación profesional y un alto grado de segre­
gación en los puestos de trabajo. Tales estructuras en los gobiernos
municipales presentan pocas oportunidades para ascender de un
puesto administrativo o de oficina a una categoría profesional o a
cargos de dirección. Igual que organismos como un gobierno local
pueden poner obstáculos a las oportunidades de promoción, las
mujeres también lo hacen a sí mismas. Las mujeres pueden sentirse
angustiadas cuando se trata de conciliar el trabajo remunerado, la
familia y el cuidado de hijos e hijas; pueden experimentar falta de
seguridad en su propia experiencia (Abdela, 1 99 1 ) , y también asu­
men conceptos respecto al trabajo que responden a estereotipos. En
1 988, el 1 1 por ciento del personal de dirección eran muj eres fren­
te a menos de un 5 por ciento en 1 97 1 , pero es probable que sus
responsabilidades gerenciales se desarrollen en profesiones tradicio­
nalmente femeninas (Davidson y Cooper, 1 992) . Así pues, ¿cómo
consiguen las muj eres ocupar altos cargos? Helena Kennedy ( 1 992)
hace la observación siguiente:

Como en otras profesiones, hay un techo de cristal para las mujeres, el


cual significa que para llegar al nivel más elevado tienen que hacer un
rodeo por la puerta falsa en lugar de seguir una vía directa por la
puerta grande del poder (Kennedy, 1 992) .

A escala personal, los resultados de los estudios de Morphet


( 1 992) , así como los de Coatham y Hale ( 1 994) proporcionan nuevas
y útiles percepciones de los itinerarios profesionales de muj eres que
han llegado a la cima. En un estudio realizado sobre directoras de
organismos municipales, Morphet ( 1 992) identificó siete factores cla­
ve para el éxito en su desarrollo profesional. Sus resultados han sido
en lo esencial corroborados por Coatham y Hale ( 1 994) en un es­
tudio con responsables del Departamento de la Vivienda. En el cua­
dro 7 aparece un resumen de ambos resultados.
Coatham y Hale ( 1 994) reconocen que los estudios correspon­
dientes a los dos grupos de muj eres que desempeñan cargos de alta
dirección en gobiernos locales presentan algunas similitudes . Asi­
mismo, continuaron su trabajo para identificar cinco factores adicio-

© narcea. s . a . de ediciones
Eliminar las barreras 221

CUADRO 7. RESUMEN COMPARATIVO DE LOS RESULTADOS RELATIVOS


A ITINERARIOS PROFESIONALES DE DIRECTORAS Y
RESPONSABLES DE DEPARTAMENTO DE LA VIVIENDA

Responsables del Departamento


Directoras
de Vivienda

Planificación previa de la carrera; enfo- Sin planificación previa; enfoque pro-


que proactivo hacia el desarrollo profe- activo hacia el desarrollo profesional.
sional; 2-3 años en cada cargo.

Apoyo familiar en los años de forma- Recibieron apoyo parental durante los
ción; padre/profesor influyentes; pro- primeros años; procedían de familias
cedían de familias de la clase trabaja- de clase trabajadora.
dora.

Tuvieron el apoyo de un patrocina- Tuvieron el apoyo de consejeros den-


dor/consejero de dentro y de fuera tro y fuera de la organización pú-
del sistema. blica.

Apoyo de su compañero; contaron Apoyo de su compañero; contaron


con su estímulo y ayuda práctica para con su ayuda para la tareas de la casa y
conciliar trabajo remunerado, casa y familiares.
familia.

La ubicación de la vivienda era im- No hay un patrón claro; vivían en la


portante; residían cerca del lugar de periferia del área metropolitana donde
trabajo; la proximidad de la casa era había más opciones de trabajo; ubica-
útil en casos de horario laboral pro- ción casa/trabajo en función de la
longado. profesión del cónyuge.

Minimizan la interrupción de la carre- Ninguna o breve interrupción de la


ra profesional; cogieron un corto per- carrera profesional ya que la mayoría
miso; empezaron la carrera después no tenía hijos/hijas.
del nacimiento de los hijos.

Trabajadoras diligentes; largas jornadas Media de 1 O horas diarias, trabajaban


laborales. tardes y fines de semana; reconocían
ser adictas al trabajo.

Fuente: Adaptación de los estudios de Morphet (1 992) y Coatham y Hale (1 994) .

O narcea. s. a. de ediciones
222 C/1ris &oth

nales que consideraban importantes en los itinerarios profesionales


de muj eres que triunfaron. Dichos factores trascienden el ámbito de
lo personal y tienen consecuencias institucionales más amplias; enu­
meran algunos de ellos: importancia de la planificación previa, ex­
periencia amplia y diversa, formación posterior a la incorporación e
igualdad de acceso para todos, saber arriesgarse, servicios para el
cuidapo de hijas e hij os y pautas de trabajo flexibles. No resulta sor­
prenctente que algunos de los factores identificados en los dos gru­
pos de mujeres puedan aplicarse igualmente a varones; trabajan en
profesiones «de predominio masculino», en las que los valores y pa­
trones de trabajo han sido establecidos hace tiempo por sus colegas
masculinos. Una característica de los directivos varones son las j or-,
nadas de trabajo prolongadas y éstas son j ustamente las que a menu­
do pueden ser una barrera para las muj eres. En efecto, pocas de estas
muj eres tenían la responsabilidad de cuidar de infantes y, en los ca­
sos en que sí tenían esta tarea, minimizaron la interrupción de su
trabajo profesional; la ubicación casa/trabajo puede ser también una
característica similar a la de los varones. Para muchas muj eres que
intentan combinar la familia y el hogar con un trabaj o remunerado,
estos modelos de ascenso profesional pueden resultar inadecuados.
Culturas de género democráticas, pautas de trabajo más flexible e
itinerarios profesionales que valoren la experiencia y las habilidades
adquiridas fuera del lugar de trabajo pueden resultar una alternativa
más atractiv� para la gran mayoría de muj eres que desea romper su
propio techo de cristal.
Los estudios sobre los itinerarios profesionales de muj eres que han
triunfado proporcionan modelos para imitar así como estrategias para
el desarrollo profesional de las muj eres pero no necesariamente gene­
ran un cambio institucional. A nivel personal, el desafio y el cambio
dependen de las cualidades, actitud, estrategia y perseverancia de las
personas interesadas. Romper barreras a nivel personal es sin lugar a
dudas importante y puede ayudar a poner en cuestión estereotipos,
pero no siempre contribuye a que otras mujeres asciendan profesio­
nalmente. A menudo es simbólico; se ve a las muj eres como seres ex­
cepcionales y también puede traducirse en disposiciones de ánimo del
tjpo: «si ella lo ha hecho ¿por qué no van a poder otras mujeres?».
Esta no es una buena fórmula porque el obj etivo es aumentar las

O 11<1rcea, s. a . de cdiciont:"s
Eliminar las /1a"eras 223

oportunidades para todas las muj eres. Y lo más importante, el desa­


rrollo de estrategias y cambios institucionales en la cultura organizati­
va contribuye a abolir barreras. Romper techos de cristal puede crear
oportunidades a todos los niveles y, a la larga, desembocarán en un
cambio organizativo y social duradero.

¿ Cuál es el futuro?

Las mujeres seguirán en las profesiones del entorno construido


y es posible que su presencia en las mismas siga aumentando duran­
te los próximos años . Las profesiones necesitan atraer y contar con
gente cualificada independientemente del género. Las muj eres que
se incorporan al mundo profesional cada vez más esperan trabajar
en todas las áreas de su profesión y a todos los niveles dentro de sus
empresas. Estas expectativas inevitablemente pondrán en cuestión
los puestos de trabaj o estereotipados dentro de las profesiones. El
desafio y el cambio requerirán el desarrollo de profesiones que re­
sulten cordiales a las muj eres y culturas organizativas que ofrezcan
ambientes de trabaj o confortables y hagan posible la combinación
del hogar, del trabajo remunerado y de la familia para varones y
muj eres. Más importante aún, Newman ( 1 993) y Coyle ( 1 989) sos­
tienen que las transformaciones en la cultura organizativa exige la
participación de muj eres como agentes del cambio. Coyle ( 1 989)
hace la siguiente observación:

Las mujeres no pueden simplemente subsumirse en las estructuras or­


ganizativas sin modificarlas, y no serán tanto las políticas de igualdad
de oportunidades las que lleven a cabo el cambio sino las acciones de
los llamados grupos en situación de desventaja . . . los cuales son por sí
mismos agentes del futuro cambio.

En la práctica esto quiere decir que las profesiones han de procu­


rar valorar por igual a mujeres y varones, suprimir barreras que desin­
centivan la participación plena de las muj eres en la profesión, poner
en cuestión valores tradicionales, ampliar la representación de las pro­
fesionales noveles con el fin de desarrollar unas profesiones integrado-

� narcea, s. a. de ediciones
224 Chris Booth

ras desde el punto de vista social y más representativas de la sociedad a


la que pretenden prestar servicios, y, por último, comprometer a mu­
jeres y varones en el proceso de cambio. Se ha de emprender sobre
todo una investigación que vaya más allá de una auditoría de la situa­
ción de las mujeres en las profesiones del entorno construido. La in­
vestigación ha de procurar examinar la experiencia de las mujeres que
trabajan en dichas profesiones con el fin de proporcionar una agenda
para cambiar los espacios urbanos.

© narcea, s. a. de ediciones
Referencias

ABDELA, L. ( 1 99 1 ) : Breakin� Throuxh the Glass Ceilin�s. Metropolitan Recruitment Agency.


ADAM, B. ( 1 990) : Time and Social Theory, Polity Press, Cambridge.
AHMED, Y. and BOOTH, C. (1 994) : Race and Planning in Sheffield, en Thomas H . ,
Krishnaryan, V. (ed.) Race, Equality and Plannin� Procedures, Avebury, Aldershot.
ALCOCK, P. (1 993) : Understandinx Povmy, Macmillan, London.
ALLATT, P., KEIL, T., BRYMAN, A. and BYTHEWAY, B. ( 1 987) : Women and the I..ife
Cycle: Transitions and Tumin�-points, MacMillan, Basingstoke.
ALLEN, S. and WOLKOWITZ, C. ( 1 986) : Homeworking and the control of women's
work, en Feminist Review (ed.) Waxed Work: a Reader, Virago Press, London.
ANDERSON, l . and QUILGARS, D . (1 995) : Foyers for youn� people: Evaluation <fa Pilot
InitiatiVI', University of York Centre for Housing Policy, York.
ARBER, S. and GINN, J. ( 1 995) : The núrage of gender equality: occupational success in
the labour market and within marriage, Britishjoumal ef SociolOJ!y, Vol. 46, n.º 1 .
ATKINS, S. ( 1 989): Critica[ Paths: Des�ninxfor Secure TraVl'I, Design Council, London.

BAILEY, C. (1 983) : Leaming to Get by in a Man's World, Planninx 543, 4 November.


BARRET, M. (1 980) : Women 's Oppression Today: Problems in Marxist Feminist Analysis, Ver­
so, London.
BART, P. B. and MORAN, E. G. (eds.) (1 993) : Violence Axainst Women: The Bloody Foot­
prin�. Sage, London.
BBC ( 1 995) Shoppin�, The Story ef a National Pastime .from &th Sides ef the Counter, Trans­
criptions, BBC Television, London.
BEECHEY, V. ( 1 978) : Women and production: a critical analysis of some sociological the­
ories of women's work, en Kuhn, A. and Wolpe, A. (eds.) Feminism and Materialism,
Routledge & Kegan Paul, London.
(1 987): Unequal Work, Verso, London.
BERNARD, Y. ( 1 99 1 ) : Evolution of lifestyle and dwelling practices in France, Joumal of Ar­
chitectural and Plannin� Research, Vol. 8.
BIALESCHKI, M. D. and HENDERSON, K. (1 986) •Leisure in the Common World of
Women», Leisure Studies, Vol. 5.
BOATENG, P. and WISE, V. (1 984) : Planninxfor Equal Opportunities in a Law: Metropolitan
Area, Greater London Council.
BOOTH, C. (1 996) : Gender and public consultation: case studies of Leicester, Sheffield and
Bimlingham, Plannin� Practice and Research, Vol. 1 1 , n.º 1 .
BOSTON, S. (1 980) : Women Workers and the Trade Unions, Davis-Poynter, London.
BOTT, E. ( 1 957) : Family and Social Network, Tavistock, London.
BOWLBY, S. (1 985) : Shoppers' needs, Town and Country Planninx, Vol. 54.

O narc<'a, s. a. d " <'dicion<'s


226 Referencias

BRADLEY, H. (1 989) : Men 's Work, Women 's Work: a Sociolo�ical History of the Sexual Divi­
sion of Labour in Employment, University of Minnesota Press, Minneapolis.
BRADSHAW, J. and HOLMES, H. (1 989) : Livi11� 011 tlze Ed�e: a study of the livin� standards
of Families 011 &nefit in Tyne and Wear, Tyneside CPAG, York.
BRA YBON, G. and SUMMERFIELD, P. (1 987) : Out '!f tlze Ciwe, Pandora, London.
BRION, M . ( 1 994) : Snakes and ladders? -Women and equal opportunities in education
and training for housing, en Gilroy R. and Woods, R. (eds.) Housin� Women, Routled­
ge, London.
BROOME, J. and RICHARDSON, B. ( 1 995) : The Self-Build Book, Green Earth Books,
Dartington.
BURGHES, L. ( 1 980) : Livin�.from Hand to Moutlz, FSU/CPAG, London.
BURNETT, J. ( 1 986) : A Social History of Housin� 1 8 1 5- 1 985, Methuen, London.

CALLENDER, C. ( 1 992) : •Redundancy, unemployment and poverty•, in Glendinning, C.


and Millar, J. (eds.), op. cit.
CAMPBELL, B. ( 1 993) : Goliath, Methuen, London.
CARLSBERG, N. and JENKINS, P. (1 992) : 111rift Shoppin� in En�land, Carlsberg Press,
London.
CARTER, S. and CANNON, T. ( 1 992) : Women as E11trepreneurs, Academic Press, London.
CHAMBERS, D. ( 1 986) : The constraints of work and domestic schedules on womens's lei­
sure, Leisure Studies, Vol. 5 .
CLATTERBAUGH ( 1 990) : Contemporary Perspectives o n Masculinity, Westview, Colorado.
COATHAN, V. and HALE, J. (1 994) : Women achievers in housing: the career paths of
women Chief Officers, en Gilroy, R. and Woods, R. op. cit.
COCKBURN, C. ( 1 983) : Brothers: Male Domination and Technolo�ical Chan�e, Pluto Press,
London.
- ( 1 99 1 ) : In the Way of Women, Me11 's Resistance to Sex Equality in �anisations, Macmillan,
Basingstoke.
COHEN, L. and GREEN, E. (1 996) : Takin� Control or ]ufl.l/lin�]obs? An A nalysis of the Em­
ployment Experiences of Women Workers who Leave O�anisations to &come Entrepreneurs,
1 4th Annual Intemational Labour Process Conference, Aston University.
COLEMAN, A. (1 985) : Utopia on Tria/, Hilary Shipman.
COLLINS, R. (1 990) : Changing conceptions in the sociology of professions, en Torsten­
dahl, R. and Burrare, M. (eds.) The Fonnation of Professions: Knowled�e State and Stratf_Ry,
Sage, London.
COMER, L. (1 974) : Wedlocked Wome11, Feminist Books, Leeds.
COMISI Ó N EUROPEA ( 1 994) : Empleo en Europa 1 994, Publicaciones oficiales de la Co­
munidad Europea, Luxemburgo.
CONNELL, R. W. (1 987) : Gender and Poiver: 111e Society, the Person and Sexual Politics, Po­
lity Press, Cambridge.
COOPER MARCUS (1 995) : House as a Mirror of Self: Explorin� the Deeper Meanin� of Home,
Conary, Berkeley.
COOTE, A. and CAMPBELL, B. (1 982) : Siveet Freedom: the strufl.l1/e for women 's liberation
Pan Books, London.
COYLE, A. ( 1 984) : Redundant Women, The Women's Press, London.
CROW, G . ( 1 989) : The post-war development of the modern domestic ideal, en
Allan, G . and Crow, G. (eds.) Home and Family: Creatin� the Domestic Splzere, Macmi­
llan, London.

© narcea. s. a. de ediciones
Referencias 227

DALLA COSTA, M. and JAMES, S. ( 1 972) : The Power ef Women and the subversíon ef the
community, Falling Wall Press, Bristol.
DARKE, J. ( 1 984) : Women, architects and feminism, en Matrix, Makin� Space: Women and
the Man-Made Environment, Pluto Press, London.
(1 990) : lntroduction to Popular Planning, and A City Centre por People: Popular Plan­
ning in Sheffield, en Montgomery, J. Radical Planninx lnitiatives. Gower, Aldershot.
, CONWAY, J. and HOLMAN, C. with BUCKLEY, K. ( 1 992) : Homes for our Cliil­
dren, National Housing Forum, London.
DAUNTON, M. J. (1 983) : House and home in the Victorian city: Workinx-class housinx 1 850-
1 9 1 4, Edward Amold, London.
DAVIDOFF, L. and HALL, C. (1 987) : Family Fortunes: Men and Women ef the Enxlish Midd­
le Class 1 780- 1 850, Hutchinson, London.
DAVIDSON, M . J. and COOPER, D. (1 992) : Shatteri11x the Glass Ceilin�, The Woman Ma­
naxer, Paul Chapman Publishing, London.
DEEM, R. ( 1 986) : Ali Work and no play? the socioloXY ef women's leisure, Open University
Press, Milton Keynes.
DOBASH, R. E. and DOBASH, R. ( 1 980) : Violence axaimt wives: a case axainst the patriarchi,
Open Books, London.
- (1 992) : Women, víolence and social chanxe, Routledge, London.
DRAKE, B. (1 984) : Women in Trade Uníom, Virago, London.

EDWARDS, S. (1 987) : Provoking her own demise: from conunon assault to homicide, en
Hanmer, J. and Maynard, M. ( 1 987) op. cit.
EGERTON, J. ( 1 990) : •Out but not clown: lesbians' experience of houssing», Feminist Re­
view 36, Autumn.
ENO, S. and TREANOR, D. (1 982) : The Collective Housinx Ha11dbook, Lauriston Hall Pu­
blications, Castle Douglas.
ESAM, P. and BER THOUD, R. ( 1 99 1 ) : Independent Beni;fits for Men and Women, Policy
Studies lnstitute, London.
EUROMONITOR (1 995) : Retail Trade lntematíonal, Vol. 2, Euromonitor, London.

FEATHERSTONE, M. (1 993) : Virtual Reality, cyberspace and the axeinx body, Mimeo.
FINCH, J. (1 993) : •lt's great to have someone to talk to•: ethics and politics of interviewing
women, en Bell, C. and Roberts, H. (eds.) Social Researchin�: politics, problems, practice,
Routledge & Kegan Paul, London.
and SUMMERFIELD, P. ( 1 99 1 ) : Social Reconstruction and the emergence of compa­
nionate marriage, en Clark, D. (ed.), Marriaxe, domestic life and social chanxe: writinxsforjac­
que/ine Bui;�oyne (1 944-88) , Routledge, London.
FOUCAULT, M . ( 1 978) : The History ef Sexuality, Penguin, Harmondsworth.
FOULSHAM , J. (1 990) : Women's Needs and Planning --a Critical Evaluation of Recent
Local Authority Practice, en Montgomery, J. and Thomley, A. (eds.) Radical Planninx
lnitiatives, Gower, Aldershot.
FRANCK, K. ( 1 994) : Questioning the American dream: recent housing innovations in the
United States, Chapter 1 1 in Gilroy and Woods (eds.).
FRANKLIN, A. (1 990) : Ethnography and housing studies, Sousinx Studies, Vol. 5 .
FRENCH, M. (1 978) : Th e Women 's Room, Sphere Books, London.
FREVERT, U. ( 1 989) : Women i11 German History: from Bourxeois Emancipation to Sexual Libe­
ratíon, Berg, Oxford and Providence, RI.

© narcea. s. a . d e ediciones
228 Referencias

GAVRON, H. (1 968) : The Captive Wife, Penguin, Ham10ndsworth.


GIDDENS, A. (1 990) : The Consequences of Modemity, Stanford Univenity Press, Stanford.
GILROY, R. and WOODS, R. (eds.) ( 1 994) : Housin� Women, Routledge, London.
GLENDINNING, C. and MILLAR, J. (eds.) ( 1 987) : Women and Poverty in Britain, Harves-
ter Wheatsheaf, Heme! Hempstead.
- (eds.) (1 992) : Women and Poverty in Britain: t/1e 1 990s, Harvester Wheatsheaf, Heme!
Hempstead.
GOODMAN, A. and WEBB, S. (1 995) : 77re Distribution of UK Household Expenditure 1 9 72-
92, lnstitute for Fiscal Studies, London.
GOODWIN, M. (1 995) : Poverty in the city: •You can raise your voice but who is liste­
ning?•, en Philo, C. (ed.) op. cit.
GORDON, D. and FORREST, R. (1 995) : People and Places 2: Social and Economic Distinc­
tions in En�land, SA US, Bristol.
GOSS, S., STEWART, L. and WOLMAR, C. ( 1 989) : Making space -bringing feminism
into the Town Hall, Councils in Conj/ict: the Rise and Fa// of the Municipal Lft, Macmillan,
'
London.
GREED, C. ( 1 99 1 ) : SunJeyin� Sisters: Women in a Traditional Male Profession, Routledge,
London.
- (1 994) : Women and Plannin�: Creatin� Gendered realities, Routledge, London.
GREEN, E. (1 996) : Women and Leisure, in Kramarae, C. and Spender, D. The Women 's
Encyclopaedia, Harvester Wheatsheaf, Heme! Hempstead.
and COHEN, L. ( 1 995) : Women's Business: are women entrepreneun breaking new
ground, or simply balancing the demands of women's work in a new way? ]ouma/ of
Gender Studies, Vol. 4, n.º 3.
HEBRON, S. and WOODWARD, D. (1 987a) : Gender and Leisure: a Study of Sheffield
Wome11's Leisure, Sports Council/ESRC, London.
(1 987b) : Women, Leisure and Social Control, in Hanmer, J . and Maynard, M. (ed.).
(1 990) : Women 's Leisure, H'hat Leisure?, Macmillan, London.
GREGSON, N. and LOWE, M. ( 1 994) : SenJidn� the Middle Classes: Class, Gender and Wa­
�ed Domestic Labour in Contemporary Britain, Routledge, London.
GROVES, D. (1 992) : Occupational pension provision and women's poverty in old age, en
Glendinning, C. and Millar, J. (eds.) op. cit.

HAKIM, C. ( 1 98 1 ) : «Job segregation: trends in the 1 970s• Social Policy, Vol. 1 8, n.º 4.
- (1 989) : •Workforce restructuring, social insurance coverage and the blackeconomy•,
Joumal of Social Policy, Vol. 1 8, n.º 4.
HALL, S. (1 994) : •New cultures for old•, en Massey, D. and Jess, P. (eds.) The Shape '!f the
World, Oxford Univenity Press.
HALFORD, S. and DUNCAN, S. (1 989) : lmplementing Feminist Policies in British Local
Govemment, Working Paper 78, Centre for Urban and Regional Research, Univenity
of Sussex.
HANMER, J. and MAYNARD, M. (eds.) (1 987) : Women, Violence and Soda/ Control, Mac­
millan, London.
HARAWAY, D. (1 994) : A manifesto for cyborgs: science, technology and socialist femi­
nism in the 1 980s, en Seidman, S. (ed.) The Postmodem Tum: New Perspectives on Soda/
Theory, Cambridge Univenity Press.
HARGREAVES, J. (1 994) : Sportin� Fema/es, Critica/ lssues in the History and Sociolo�y of Wo­
men 's Sports, Routledge, London.

O narcea, s. a . de ediciones
Referencias 229

HARKER, L. ( 1 996) : A Secure Future?: Social Securíty and the Family in a ChanRinR World,
CPA G, London.
HAYDEN, D. ( 1 98 1 ) : The Grand Domestic Revolution, MIT Press, Cambridge.
HEATH, S. and DALE, A. (1 994) : Household and family fom1ation in Great Britain: the
ethnic dimension, Population Trends 77, autumn.
HENDERSON, K. A. and BIALESCHKI, M . D. (1 992) : Leisure Research and the Social
Structure of Feminism, Society and Leisure, Vol. 1 5 , n.º 1 .
HEWITT, P. (1 975) : R�hts for women: a Ruide to the Sex Discríminatin Act, Equal Pay Act, paid
maternity leave, pension schemes and unfair dismissal, NCCL, London.
HEY, V. (1 986) : Patríarchy and Pub Culture, Tavistock, London.
HIGGINS, M. and DAVIES, L. (1 996) : Planning for women -how much has been achie-
ved? PlanninR Practice and Research, Vol. 22, n.º 1 .
HOLLAND, J. (ed.) (1 984) : Feminist Action, Battle Axe Books, Middlesex.
HOLMANS, A. E. ( 1 987) : HousinR Policy in Brítain, Croom Helm, London.
HOOD, M. and WOODS, R. ( 1 994) : •Women and Participation•, en Gilroy, R. and Wo­
ods, R. (ed.), HousinR Women, Routledge, London.
HORRELL, S. (1 994) : Household time allocation and women's labour force participation,
en Anderson, M. et al. The Social and Political Economy of the Household, Oxford Univer­
sity Press, Oxford.
HUDSON, R . , SCHECH, S. and HANSEN, K. (1 992) : Jobs for the Girls? The New Prívate
Sector Economy of Dern!ffi tside Distríct, Durham University, Geography Departament, Oc­
casional Publications.
HUFTON, O. (1 995) : The Prospect Before jer: a History of Women in Western Europe, Harper
Collins, London.
HUNT, P. (1 980) : Gender and Class Comcíousness, Macmillan, London.
HUNTER, P. L. and WHITSON, D. ( 1 99 1 ) : Women, Leisure and Familism, Leisure Stu­
dies, Vol. 1 0 .

JACKSON, P. and HOLBROOK, B. (1 995) : Multiple Meanings: Shopping and the cultu­
ral politics of identity, Environment and PlanninR A . , Vol. 27, n.º 1 2 .
- and THRI FT, N . ( 1 995) : Geographies o f consumption, e n Miller, D. (ed.) Acknowled­
RinR Consumption, Routledge, London.

KANDOLA, R. and FULLERTON, J . (1 994) : Diversity: More than just an Empty Slogan,
Personnel ManaRement, Nov.
KELLY, L. (1 988) : SurvivinR Sexual Violence, Polity, Cambridge.
KEMPSON, E . , BRYSON, A., ROWLINGSON, K. (1 994) : Hard Times? How Poor Fami­
/ies Make Ends Meet, PSI , London.
KENNEDY, H. (1 992) : Eve was Framed: Women and Brítish justice, Chatto and Windus,
London.
KIRBY, D . (1 993) : Working Conditions and the trading week, in Bromley, R. and Tho­
mas, C. (eds.) Retail ChanRe, Contemporary lssues, UCL, London.

LAND, H. (1 976) : Women: supporters or supported?, en Barker, D. L. and Allen, S. (eds.)


Sexual Divisions and Socíety: Process and ChanRe, Tavistock Publications, London.
( 1 99 1 ) : •Time tci care•. en Maclean, M. and Groves, D. Women 's lssues in Social Policy,
Routledge, London.

© narcea, s . a. de ediciones
230 Referencias

LANSLEY, S., GOSS, S. and WOOLMAR, C . (1 989) : Councils in Conjlict: T11e Rise and
Fall ef the Municipal Left, Macmillan, London.
LESSING, D. (1 973) : T11e Golde11 Note/1ook, Panther Books, London.
LEWIS, J. and PIACHAUD, D. ( 1 992) , Whomen and Poverty in the Twentieth Century,
en Glendinning, C. and Millar, J. (eds.) op. cit.
- (1 993) (ed.) : Women and Social Policies in Europe: work, family and the state, Edward Elgar,
Aldershot.
LIDDINGTON, J. and NORRIS, J. ( 1 978) : One Hand Tied Behi11d Us: the Rise ef t/1e Wo­
men 's Su.Jfra!(e Movement, Virago, London.
LISTER, R. (1 992) : Women 's Economics Dependency and Social Security, Equal Opportunities
Commission, Manchester.
LITTLE J . , PEAKE L. and RICHARDSON P. ( 1 988) : Women in Cities: Gender and the Ur­
ban Enviromnent, Macmillan, Basingstoke.

MacEWEN, SCOTT, A. (1 994) : Gender segregation in the retail industry, en MacEwen '
Scott, A. Gender &gre,�ation and Social Cliange, Oxford University Press, Oxford.
MacGREGOR, S. and PIMLOTT, B. (eds.) ( 1 99 1 ) : Tackling tite Jnner Cities: the 1 980s Re­
views, Prospects for the 1 990s, Clarendon Press, Oxford.
MADDOCK, S. and PARKIN, D. (1 996) : Gender Cultures: Women's Choices and Strate­
gies at Work, in Bilsbury, J . (ed.) The E.ffective Manager, Sage, London.
- (1 994) : Gender cultures: how they affect men and women at work, en Davidson, M . y
Burke, R. J . , Women in Management: Current Research lssues, Paul Chapman, London.
MADIGAN, R. and MUNRO, M. ( 1 99 1 ) : Gender, House and •Home•: social meanings
and domestic architecture in Britain, Joumal of Arcltitectural and Planning Researclt Vol. 8.
MARCUS, S. ( 1 97 1 ) : Planners -who are you? Journal of the Royal Toum Planning lnstitute,
Vol. 57, n.º 2.
MARTIN, J. and ROBERTS, C. (1 984) : Women and Employment: A Lifetime Perspective,
HMSO, London.
MARTIN, R. and WALLACE, J. (1 984) : Working Women in Recession: Employment, Redun­
dancy and Unemployment, Oxford University Press.
MASSON, J. (1 989) : Reconstructing the public and the private, en Allan, G. and Crow, G.
Home and Family: Recreating the domestic sphere, Macmillan, Basingstoke.
MASSEY, D. (1 994) : Space, Place and Gender, Polity Press, Cambridge.
MATRIX GROUP ( 1 984) : Making Space: Women and the Man-Made Environment, Pluto
Press, London.
McDOUGALL, M. (1 995) : Tuming the Glass Ceiling into a Window of Opportunity, IPD West
of Scotland Branch Meeting: 16 November.
McFARLANE, B. (1 984) : Homes fit for heroines, in Matrix (ed.) Making Space: Momen and
tlie Man-made Environment, Pluto, London.
McKEE, L. and BELL, C. (1 985) : His unemployment, her problem, in Allen, S. et al. (eds.),
T11e Experience of Unemployment, Macmillan, London.
McRAE, S. and DANIEL, W. W. ( 1 99 1 ) : Matemity Rights: tite Experience of Women and Em-
ployers: First Fi11di11gs, Policy Studies Institute, London.
MERRETT, S. ( 1 979) : State Housing in Britain, Routledge & Kegan Paul, London.
MITCHELL, J. ( 1 97 1 ) : Woman 's Estate, Penguin, Harmondsworth.
MORPHET, J. (1 992) : Women local authority Chief Executives: roots and routes, Local
Govemmerit Policy Making, Vol. 1 9, n.º 3, Dec.

© narcea. s . " · de ediciones


Ri;ferendas 23 1

MORGAN, P. (1 995) : Farewell to the Family? Public Policy and Famíly Breakdown in Britain
and the USA , IEA, London.
MORRIS, M . J. ( 1 99 1 -92) : •"Us" and "them"? Feminist research, community care and di­
sability•, Critica/ Social Policy 33, pp. 22-39.
MORRIS, L. ( 1 990) : The Workin�s of the Househo/d, Polity Press, Cambridge.
MUMFORD, L. ( 1 96 1 ) : The City in History, Penguin, Harmondsworth.

NADIN, V. and JONES, S. (1 990) : A protile of the profession, The Planner, 26 January.
NEWMAN, O. ( 1 973) : Defensible Space: People and Desi�n in the Víolent City, The Architec­
tural Press, London.
NIELSEN, J. M. ( 1 990) (ed.) : Feminist Research Methods: exemplary readin�s in t/1e social sdences,
Westview Press, London.

OAKLEY, A. ( 1 974) : The Socíolo�y of Hous('UJ()rk, Martin Robertson, London.


- ( 1 98 1 ) : Interviewing women: a contradiction in temu, in Roberts, H. (ed.) Doin� Femi­
nist Research, Routledge & Kegan Paul, London.
OECD ( 1 994) : H�h Leve/ Conference "Women in the City: Housin�, &"'ices and the Urban En­
vironment11, Conclusions of the Chair, Paris, France.
OPPENHEIM, C . (1 993) : Poverty; thefacts, CPAG, London.
- and HARKER, L. ( 1 996) : Poverty: The Facts, CPAG, London.

PAGE, D. ( 1 994) : Developin� Communities, Sutton Hastoe Housing Association, Teddington.


PAHL, R. E. ( 1 984) : Divisíons of Labour, Blackwell, Oxford.
PATEMAN, C. ( 1 988) : The Sexual Contract, Polity Press, Cambridge.
PAYNE, S. ( 1 99 1 ) : Women, Health and Poverty: an introduction, Harvester Wheatsheaf, He­
me! Hempstead.
PHILO, D. (ed.) (1 995) : Off the Map: the Soda/ Geo�raphy of Poverty in the UK, CPAG, Lon­
don.
PILLINGER, J . ( 1 992) : Feminisin� the Market: Women 's Pay and Employment in the European
Community, Macmillan, London.
PINCH, S. and STOREY, A. ( 1 992) : Who does what, where? a household survey of the
division of domestic labour in Southampton, Area, Vol. 24.

QURESHI , H. and WALKER, A. (1 989) : The Carin� Relatíonship, Macmillan, Basingstoke.

REEKIE, G. ( 1 993) : Temptatíons: Sex Sellin� and the Department Store, Afien and Unwing,
Sydney.
REES, T. ( 1 992) : Women and the Labour Market, Routledge, London.
REEVES, D. (1 995) : Developing effective public consultation: a review of Sheffield's UDP
process, Plannin� Practice and Research, Vol. 1 0, n.º 2.
REIN, M. and ERIE, S . (1 988) : Women and the welfare state, en Mueller, C. M. (ed.) The
Polítics of the Gender Gap, Sage, London.
RENDALL, J. (1 990) : Women in an lndustrialísin� Sodety: En�land 1 750- 1 880, Basil Black­
well, Oxford.
RICH, A. ( 1 980) : On lies, Secrets and Silence: Selected Prose 1 966- 1 978, Virago, London.
RITCH IE, J. (1 990) : Thirty Families: Theír livin� Standards in Unemployment, HMSO, Lon­
don.
ROBER TS, M. ( 1 99 1 ) : livin� in a Man-Made World, Routledge, London.

© narcea. s . a . de ediciones
232 Referencias

ROBERTS, N. ( 1 992) : Whores in History: Prostitution in Western Sodety, HarperCollins,


London.
ROBERTSON, E. (1 984) : Single person lifestyle and peripheral estate residence: a geo­
graphic investigation en Drumchapel, Town Planning Reviewe, Vol. 55, n.º 2.
ROJEK, C . (1 994) : Leisure and the Dreamworld of Modemity, in Henry, l . (ed.) , Leisure;
Modemity, Postmodemity and Lijestyles, Leisure Studies Association, n.º 48, Brighton.
ROSSER, K. C. and HARRIS, C. C. (1 965) : The Family and Social Change, Routledge &
Kegan Paul, London.
ROWBOTHAM , S. ( 1 973) : Woman 's Consdousness, Man 's World, Penguin, Harmonds­
worth.
RYAN, J. ( 1 994) : Women, Modemity and the City, Theory, Culture and Society, vol. 1 1 .
RYDIN, Y. ( 1 993) : 171e British Planning System: an lntroduction, Macmilla n, Basingstoke.

SANDERSON, M. ( 1 987) : Educational Opportunity and Social Change in England, Faber &
Faber, London.
SARACENO, C. ( 1 99 1 ) : Changing women's life course pattems in ltaly: gender, coh¿, rt
and social class ditferences, en Heinz, W. R. (ed.) The Lije Course and Social Change:
Comparative Perspectives, Deutscher Studien Verlag, Weinheim, Gemuny.
SAUNDERS, P. ( 1 990) : A Nation of Home Owners, Unwin Hyman, London.
SCOTT, H. ( 1 984) : Working Your Way to the Bottom: the jeminisation of poverty, Pandora
Press, London.
SCULLY, D . ( 1 990) : Understanding Sexual Violence: a study of convicted rapists, Unwin
Hyanm, London.
SHARPE, S. ( 1 984) : Double ldentity, The Lives of Working Mother, Penguin, London.
SMITH, S. J. ( 1 989) : The Politics of «Race» and Residence, Polity, Cambridge.
SNELL, M. ( 1 986) : Equal pay and sex discrimination, in Feminist Review (eds.) Waged
Work: a Reader, Virago Press, London.
SOCIAL TRENS ( 1 995) : Social Trends 25, HMSO, London.
SOMMER, R., WYNESS, M . and BRINKLEY, G. ( 1 992) : •Social facilitation etfects in
shopping behaviour•, Environment and Behaviour, Vol. 24, n.º 3, pp. 285-297.
SPENCE, A. and PODMORE, D. (eds.) ( 1 987) : In a Man 's World, Essays on Women in
Male Dominated Professions, Tavistock, London.
SPRING-RICE, M. (1 939) : Working Class Wives, Penguin, Ham1ondsworth.
STANKO, E. A. (1 985) : lntimate lntrusions, Unwin Hynun, London.
( 1 988) : •Hidden violence against women», en Maguire, M. and Pointing, J. (eds.) Vic­
tims of Crime: A New Deal? Open University Press, Milton Keynes.
( 1 990) : Everyday Violence: Hou1 Women and Men experience physical and sexual danger. Pan­
dora Press, London.
( 1 994) : Men's individual violence, en Newbum, T. and Stanko, E . A. (eds.) ( 1 994)
Men, Masculinities and Crime:]ust Boys Doing Bussiness?, Routledge, London.
STANLEY, L. (ed.) ( 1 990) : Feminist Praxis: Research, Theory and Epistemology in Feminist So­
dology, Routledge, London.
SUMMERFIELD, P. ( 1 984) : Women Workers in the Second World War: Production and Pa­
triarcl1y in Conj/ict, Croom Helm, London.

TAWNEY, R. H. ( 1 93 1 ) : Equality, Georg Allen and Unwin, London.


TOMALIN, C. (1 992) The Lije and Death of Mary Wollstonecreft, Penguin, Hannondsworth.
TONG, R. (1 992) : Feminist Thought: a comprehensive introduction, Routledge, London.

e> narcea. s. a. de ediciones


Referencias 233

TRENCH, S., et al (1 992) : Safer Cities for Women: Perceived risks and planning measures,
Town Planning Review, Vol. 63, n.º 3.

URRY, J. ( 1 995) : Consuming Places, Routledge, London.

VALENTINE, G. ( 1 990) : Women's fear and the design of public space, Built Environment,
vol. 1 6, n.º 4.
( 1 992) : London's streets of fear, en Thomley, A. (ed.) The Crisis ef London, Routledge,
London.
(1 995) : Out and about: geographies of lesbian landscapes, lntemational Joumal ef Urban
and Regional Research, Vol. 1 9, n.º 1 .
VENN, S . ( 1 985) : Singled Out: Local Authority Policiesfor Single Peop/e, CHAR, London.

WALBY, S. (1 986) : Patriarchi at Work, Polity, Cambridge.


- (1 990) : Theorizing Patriarchy, Basil Blackwell, Oxford.
WALKER, C. (1 993) : Managing Poverty: the limits ef social assistance, Routledge, London.
WALKER, S. (1 983) : Women and housing in classical Greece: the archaeological evidence,
in Cameron and Kuhn (eds.).
WARE, V. ( 1 992) : Beyond the Pale: White Women, Racism and History, Verso, London.
WATSON, S. and GIBSON, K. (1 994) : Post Modern Cities and Spaces, Blackwell, Oxford.
WEARING, B. and WEARING, S. ( 1 988) : Al1 in a day's leisure: gender and the concept
of leisure, Leisure Studies, Vol. 7.
WEBB, S. (1 993) : Women's lncomes: past, present and prospects, Fiscal Studies, Vol. 1 4,
part 4, l nstitute for Fiscal Studies.
WEKERLE, G. and WHITZMAN, C. ( 1 995): Saje Cities, Guidelines for Planning, Design
and Management, Van Nostrand Reinhold, New York.
WILLMOTT, P. and HUTCHINSON, R. ( 1 992) : Urban Trends: a Report on Britain's De­
prived Urban A rcas, Policy Studies lnstitute, London.
- and MURIE, A. ( 1 988) : Polarisation and Social Housing, Policy Studies Institute, Lon­
don.
WILSON, E. ( 1 99 1 ) : The Sphinx in the City, Virago, London.
WIMBUSH, E. and TALBOT, M . ( 1 988) : Relative Freedoms: Women and Leisure, Open
University Press, Milton Keynes.

YEANDLE, S. ( 1 982) : Variation and flexibility: key characteristics of female labour, Socio-
logy, Vol. 1 6, n.º 3.
- ( 1 984) : Women 's Working Lives: Patterns and Strategies, Tavistock, London.
- (1 993) : Women ef Courage: 1 00 years ef UJOmenfactory inspectors, HMSO, London.
YOUNG, J . ( 1 988) : Risk and Fear of Crime: The Politics of Victimisation Surveys, en Ma­
guire, M . and Pointing, J . (eds.) Victims ef Crime: A New Deal? Sage, London.
(1 992) : Ten Points of Realism, en Young, J. and Matthews, S. (eds.) Rethinking Crimino­
logy, The Realist Debate, Sage, London.
and WILLMOTT, P. ( 1 957) : Family and Kinship in East London, Penguin, Harmonds­
worth.

© narcea. •· a. de ediciones
Bibliografía
en español

AD Á NEZ PAV Ó N, J . (ed.) (1 990) : Espacio y Or;Ranización social: Actas del Seminario "Espacio
y or;Ranización socia[,, (Madrid, 9- 1 3 de mayo de 1 988) . Madrid: Universidad Complu­
tense de Madrid.
ACKER, Sandra (1 995) : Género y educació11. Madrid: Narcea.
ALBERDI , Cristina et al. ( 1 996) : Del monÓloJ!o al diálo}!o: entrevistas a hombres y mujeres.
Barcelona: Ediciones del Bronce.
ALCAL Á -ZAMORA MATILLA, M.L. (1 994) : El feminismo. Madrid: La Liga Española
de la Educación y la Cultura .
., AMOR Ó S, Celia ( 1 99 1 ) : Hacia una critica de la razón patriarcal. Barcelona: Anthropos.
- ( 1 994) : Historia de la teoriafemi11ista. Madrid: CAM .
- (1 997) : Tiempo de feminismo. Madrid: Cátedra.
ARBER, Sara y GINN, Jay (1 996) : Relació11 entre }!énero y erwejecimielllo. Madrid: Narcea.
ARG Ü ELLES, M . y J . ( 1 989) : Lofeme11i110. Barcelona : Kairós.
ASLANBEIGUI, S. et al ( 1 995) : Mujeres e11 tiempos de tra11�formacio11es eco11ómicas. Madrid:
Narcea .

BACHOFEN, J J . ( 1 987) : El matriarcado. Madrid: Akal.


BARDWICK, J . (1 994) : Psicolo}!fa de la mujer: un estudio de con.flictos llio-culturales. Madrid:
Alianza Editorial.
BEAUVOIR, Simone de (1 987) : El SfJ!Undo sexo. Buenos Aires: Siglo XXI .
BENHABID, S. (edit.) ( 1 990) : Teoría .feminista y teoría critica. Valencia: Edicións Alfons El
Magnanim.
BISQUER T, A. y NAVARRO, l. (1 995) : Actas del curso Urbanismo y mujer, nuevas visiones
del espacio público y privado. Madrid: Seminario Pemtanente Ciudad y Mujer.
BONAMUSA, Francesc ( 1 994) : La sociedad urba11a en la Esparia contemporánea. Madrid:
Asociación de Historia Contemporánea.
BORDER Í AS, C . ( 1 993) : E11tre líneas. Trabajo e identidad.femenina e11 la Esparia contemporá­
nea. Barcelona : Icaria.
- ( 1 994) : Las mujeres y el trabajo: rupturas conceptuales. Barcelona: Icaria.
• BOSERUP, Ester (1 975) : llllL'}!ración de la mujer e11 el desarrollo: Por qué, cuándo, cómo. S.L.
Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo.
BOSH, Consuelo ( 1 970) : La mujer en la evolución actual de la .familia. Madrid: Congreso In­
ternacional de la Mujer.
BURGGRAF, J . ( 1 99 1 ) : •Los distintos modelos del feminismo•. En Atlá111ida (6) .

© narcea. •· a. de edicione•
BiblioRrqfla 235

BURIN, Mabel ( 1 987) Estudios sobre la subjetividad femenifla. Buenos Aires: Grupo Editor
Latinoamericano.
BURRIEL, María Josefa ( 1 970) : lnj/uenda de la mujer casada en el hoRar. Su tra/1ajo. Madrid:
Gr. !barra.

CAMPS, Victoria ( 1 995) : Virtudes públicas. Madrid: Espasa Calpe .


CARRASCO, Cristina (1 99 1 ) : El trabaJo doméstico y la reproducción social. Madrid: Instituto
de la Mujer.
- (1 994) : El treball de les dones, produir i reproduir. Barcelona: Eco Concern.
CARRERO PLANES, Virginia ( 1 99 1 ) : Aportaciones de un modelo de Restiófl femeni11a e11 el
ámbito laboral. Valencia: lnstitut Valencia de Serveis Socials.
CHALINE, Claude ( 1 98 1 ) : La dinámica urbana. Madrid: Instituto de Estudios de Adminis-
tración Local.
CHOMBART DE LAUWE, Paul-Henry (1 976) : Hombres y ci14dades. Barcelona: Labor.
CLEMENTE, A. ( 1 996) : PsicoloR{a del desarrollo adl41to. Madrid: Narcea.
COMAS d'ARGEMIR, Dolores ( 1 995) : Traliajo, �nero, cultura: la constrncció11 de desÍ)?ualda­
des emre hombres y mujeres. Barcelona: Icaria.
COR TI NA, Adela ( 1 998) : Ciudadanos del mundo. Hacia una teoría de la ciudadaflía. Madrid:
Alianza.

DAHLBOM-HALL, Barbro ( 1 996) : ¡Mujer! ¡A trévete a diríRir! Barcelona: Ediciones Inter­


nacionales Universitarias.
DALACOUR T, M.L. ( 1 994) : Las mujeres efl la Comunidad Ecoflómica Europea. Madrid:
Instituto de la Mujer.
DELGADO AGUADO, Julián ( 1 994) : SeRuridad cil4dadat1a y funciót1 policial. Madrid:
Unión de ciudades capitales iberoamericanas.
DELLA PERGOLA, Giuliano ( 1 973) : La conjlictualidad urbana: ensayos de socioloRÍa critica.
Barcelona: Dopesa.
D Í AZ ORUETA, Fernando (coord.) (1 995) : Pet1sar y vivir la ciudad. Alicante: Universidad
de Alicante.
DICKSON, A. ( 1 987) : La mujer y sus derec/1os. Madrid: Pirámide.
DOMINGO SEGARRA, T. ( 1 994) : Ni más ni menos, sino iRuales: trabajo de la Comisiót1 de
los Derec/1os de la Mujer del Parlamento Europeo. Valencia: Centre d'lnformació Comuni­
taria d'IU-IC .
DURÁ N, María Á ngeles ( 1 977) : Dominación, sexo y cambio social. Madrid: Edicusa.
( 1 978) : El ama de casa: critica poUtica de la eco11omla doméstica. Madrid: Zero.
- (1 982) : Liberadón y utopla. Madrid: Akal.
- ( 1 993) : De puertas ademro. Vitoria-Gasteiz: Diputación Foral de Álava.
DUVY, G. y PERROT, M. ( 1 99 1 ) : Historia de las ml4jeres. 5 vols. Madrid: Taurus.

ESTARTUS CASTA Ñ ER, Francisca ( 1 958) Profesiones femenit1as. Barcelona : Bruguera.


EVANS, R. ( 1 980) : Las feministas (los movimiet1tos de emancipación de la mujer en Europa,
América y A 11Stralasia 1 840- 1 920). Madrid: Siglo XXI.
EVERINGHAM, Christine ( 1 997) : Maternidad: autonomía y depet1dencia. Madrid: Narcea.

FALC Ó N, Lidia ( 1 996) : Mujer y sociedad: análisis de un fenómeno reaccionario. Madrid: Vin­
dicación Feminista.

© narcea, s. a. de ediciones
236 Biblioxrajla

FERN Á NDEZ, J. ( 1 996) : Varones y mujeres. Desarrollo de la doble realidad del sexo y del xéne­
ro. Madrid: Pirámide .
FREIXAS FARRÉ , Anna ( 1 993) : Mujer y envejecimiento: aspectos psicosociales. Barcelona:
Fundación •La Caixa•.
FOUCAULT, M . et al. ( 1 98 1 ) : Espacios de poder. Madrid: La Piqueta.
FUNES RIVAS, Mª Jesús ( 1 995) : LA ilusión solidaria: las O!Ranizaciones altruistas como actores
sociales en los rexfmenes democráticos. Madrid: UNED.

GALA VALLEJO, César ( 1 99 1 ) : Réximen especial de la sexuridad social de los empleados de ho­
xar. Madrid: Centro de Publicaciones, Ministerio de Trabajo y Seguridad Social.
GARC Í A BALLESTEROS, Aurora ( 1 986) : El uso del espacio en la vida cotidiana. Actas de
las I V Jornadas de lnvestixación lnterdisciplinar. Madrid: Universidad Autónoma de Ma­
drid.
GARC Í A CORELLA, Laura ( 1 978) : LA mujer en el trabajo. Bilbao: Fher.
GENNARI ( 1 998) : Semántica de la ciudad y educación. Pedaxoxfa de la ciudad. Barcelona:
Herder.
GONZ Á LEZ ORDOV Á S, María José et al. ( 1 998) : El malestar urbano en la xran ciudad.
Madrid: Talasa .

HARE-MUSTIN, R. y MARECEK, J. ( 1 994) : Marcar la diferencia. Psicoloxfa y construcción


de los sexos. Barcelona. Herder.
HARRIS, Marvin ( 1 990) : Antropoloxfa cultural. Madrid: Alianza .
HARVEY, David ( 1 979) : Urbanismo y desixualdad social. Madrid: Siglo XXI .
H É BRARD, Monique ( 1 995) : Feminidad en una nueva edad de la humanidad. Bilbao: Des­
clée de Brouwer.
HELGESEN, Sally ( 1 992) : LA ventaja de ser mujer: formas femeninas de liderazxo. Barcelona:
Granica.
HELLER, Lidia ( 1 992) : Por qué llexaron las que llexaron: un estudio de casos de mujeres destaca­
das en diferentes O!Ranizaciones. Buenos Aires: Paidós.
HYDE, J .J . ( 1 995) : Psicoloxfa de la mujer. LA otra mitad de la experiencia humana. Madrid:
Mora ta.

IZQUIERDO, Jesusa et al. ( 1 988) : LA desixualdad de las mujeres en el uso del tiempo. Madrid ;:
Ministerio de Asuntos Sociales.

JACOBSON, J . L . ( 1 994) : Discriminación de xénero. Un obstáculo para un desarrollo sostenible.


Bilbao: Bakeaz.

LE DOEUF, Michele ( 1 993) : El estudio y la rueca: de las mujeres, de la filosojla, etc. Madri d;. ...
Cátedra .
LEDRUT, Raymond ( 1 987) : Socioloxía urbana. Madrid: I nstituto de Estudios de Adminisj
""
tración Local.
LEFEBVRE, Henri ( 1 978) : El derecho a la ciudad. Barcelona: Península.
LERNER, G . (1 990) : LA creación del patriarcado. Barcelona : Crítica.

MAR Í AS, J. ( 1 990) : LA mujer en el sixlo XX. Madrid: Alianza.


MART Í NEZ L Ó PEZ, Cándida ( 1 995) : Feminismo, ciencia y transformación social. Granada:
Universidad de Granada, Servicio de Publicaciones.

© narcea, s. a. de ediciones
Biblio,Rrqfia 237

MAR T Í NEZ VEIGA, U. ( 1 993) : Mujer, trabajo y domicilio. Barcelona : Icaria.


MENTXAKA, Maite ( 1 993) : Publicidad: mujer, objeto y objetivo. Vitoria-Gazteiz: I nstituto
Vasco de la Mujer.
MOORE, H . L. ( 1 99 1 ) : Antropolo,R{a y feminismo. Madrid: Cátedra .
MURI LLO, S. ( 1 996) : El mito de la vida privada. Madrid: Siglo XXI .

NICHOLSON, Joyce ( 1 987) : Hombres y mujeres: ¿hasta qué punto son diferentes? Barcelona:
Ariel.
NICOLA, Giulia Paola, Di ( 1 989) : Reciprocidad hombre/mujer. 1,Rualdad y diferencia. Madrid:
Narcea .
NICOLSON, Paula ( 1 997) : Poder, ,Rénero y or,Ranizaciones. Madrid: Narcea.

OSBORNE, R. ( 1 993) : La construcción sexual de la realidad: un debate en la sociolo,Ría contem­


poránea de la mujer. Madrid: Cátedra.

PULEO , Alicia H. (cood) ( 1 995) : Papeles sociales de mujeres y hombres. Madrid: Ministerio
de Educación y Ciencia, Centro de Publicaciones.
� PRATS FERRET, María et al. ( 1 995) : Las mujeres y el uso del tiempo. Barcelona: lnstitut
d'Estudis Metropolitans de Barcelona.

RAJNEESH , B.S. ( 1 989) : Una nueva visión sobre la liberación de la mujer. Mallorca: Gulaab.
RAMOS TORRES, Ramón ( 1 990) : Cronos dividido. Uso del tiempo y desÍ)!ualdad entre mu­
Jeres y hombres en España. Madrid: Ministerio de Asuntos Sociales.
RICO, José Mª y SALAS CALERO, Luis ( 1 988) : Inse,Ruridad ciudadana y policía. Madrid:
Tecnos.
RIVERA GARRETAS, Mª Milagros ( 1 994) : Nombrar e/ mundo en femenino: pensamiento de
las mujeres y teoría feminista. Barcelona: Icaria.
- (1 997) : Elfraude de la i,Rualdad. Las ,Rrandes desafios de/feminismo hoy. Barcelona: Planeta .
RUBIO CASTRO, Ana ( 1 998) : Feminismo y ciudadan{a. Sevilla: I nstituto Andaluz de la
Mujer.

S ÁEZ BUENAVENTURA, C . ( 1 988) : Feminismo y teoría psicoanalítica. 11 Congreso Mun­


dial Vasco. Mujer y Realidad Social. Bilbao: Gobierno País Vasco.
SALTZMAN, J . ( 1 992) : Equidad y ,Rénero. Una teoría inte,Rrada de estabilidad y ca111/1io. Ma­
drid: Cátedra.
SAN JOS É , Begoña ( 1 986) : Democracia e Í)!ualdad de derechos laborales de la mujer. Madrid:
·
Ministerio de Asuntos Sociales.
S Á NCHEZ S Á NCHEZ, Teresa ( 1 996) : La mujer sin identidad. Un ciclo vital de sumisión .fe­
menina durante el Renacimiento. Salamanca: Amaru Ediciones.
SANDAY, Peggy y REEVERS, P. ( 1 986) : Poder.femenino y dominio masculino. Barcelona:
Mitre
SANZ RUEDA, Cam1ela ( 1 995) : Invisibilidad y presencia. Madrid: Instituto de Investiga-
ciones Feministas-Dirección General de la Mujer.
SARASUA, P. ( 1 990) : Diccionario ideolóxico feminista. Barcelona. Icaria.
- ( 1 995) : Trabaja, mujer, trabaja. Madrid: Acento.
SAU, Victoria ( 1 993) : Ser mujer: e/fin de una ima,Ren tradicional. Barcelona: Icaria.
SCANLON, G . M . ( 1 988) : E/feminismo en España: dos sÍ)!los de historia. Madrid: Pablo Igle-
s1as.

© narcea, s. a. de ediciones
238 Bililio.erafia

SEGURA GRA Í Ñ O , Cristina ( 1 990) : LAs mujeres en las ciudades medievales. Actas lll ]oma-
das de Investi.eadón Interdisdplinar. Madrid: Universidad Autónoma de Madrid.
SOLE ROMERO, G . ( 1 995) : Historia de/feminismo (si.e/o XIX y XX). Pamplona: EUNSA.
SORIA, Carlos (1 989) : El síndrome de la inse.euridad. Barcelona: Ediciones del Drac.
STERN, E.S. ( 1 988) : LA mujer indispensable. Buenos Aires: Paidós.
STIVER, l. ( 1 99 1 ) : Psicolo.efa y .eénero. Madrid. CAM. Dirección General de la Mujer.
SWISS, Deborah ( 1 993) : lAs mujeres y el dilema entre trabajo y familia: cómo las mujeres profe-
sionales de hoy están encontrando soluciones. Madrid: Instituto de la Mujer.

TODARO, Rosalba y RODR Í GUEZ, Regina (1 995) : El trabajo de las mujeres en el tiempo
.elobal. Santiago (Chile) : !SIS Internacional.
TUBERT, S. ( 1 99 1 ) : Mujeres sin somlira: matemidad y tecnolo.efa. Madrid: Siglo XXI.

VALLE, Teresa del ( 1 99 1 ) : Género y sexualidad. Madrid: Fundación Universidad-Empresa .


- ( 1 997) : Andamios para una nueva dudad. Lecturas desde la antropo/o�{a feminista. Madrid:
Cátedra
VALLV É , Claudia (1 996) : Guía práctica para dia.enosticar la Í}!ualdad de oportunidades e11tre mu­
jeres y hombres en las empresas. Vitoria-Gastéiz: Emakunde.
VARGAS VALENTE, V. ( 1 992) : MuJeres y desa"ollo: estrate.eias y proyectos. Madrid: Coor­
dinadora de ONG para el Desarrollo.
VIOQUE, María José ( 1 992) : Mujeres y cultura corporativa. Madrid: CTNE.
VVAA ( 1 975) : El ama de casa bajo el capitalismo. Barcelona: Anagrama .
( 1 988) : LA participación de la mujer e n la vida polltica y e n e l proceso de toma de decisiones.
Madrid: Congreso de los Diputados. Dirección de Estudios y Documentación.
( 1 994) : Mujeres y poder. Tercer Seminario Internacional. Octubre, 1 993. Madrid: I nsti­
tuto Estudios de la Mujer. Universidad Autónoma de Madrid.
( 1 994) : lAs mujeres y el poder político. Madrid: Instituto de la Mujer.
( 1 994) : Foro Internacional «Mujer, poder polltico y desarro/1011. Madrid: Instituto de la Mu­
jer.
( 1 994) : Por una democracia paritaria. Madrid: Instituto de la Mujer.
( 1 994) : Diccionario de mujeres célebres. Prólogo de Victoria Camps. Madrid: Espasa
Calpe.
(1 997) : LA ciudadanía a debate. Santiago de Chile: Ediciones de las Muj eres. !SIS Inter­
nacional.
( 1 998) : Más mujeres en los poderes locales. Barcelona: Fundación Dolores lbarruri.
VILLOT A, Pilar et al. ( 1 998) : LAs mujeres y la ciudadanía en el umbral del si.e/o XXI. Madrid:
Universidad Complutense.
VROOM, Víctor H. ( 1 990) : El nuevo lideraz�o: dirección de la participación en las orxanizado­
nes. Madrid: Díaz de Santos.

e narcea. s. a. de ediciones