Está en la página 1de 2

INSTITUCIÓN EDUCATIVA RURAL PORFIRIO BARBA JACOB

SAN PABLO – SANTA ROSA DE OSOS


NIT - 811043759-8

Las heridas.
DOCENTE: ALBA LILIANA HERNÁNDEZ RICO

INFORMACIÓN GENERAL
IDENTIFICACIÓN DE LA GUÍA: Las heridas
Grado: 8º
OBJETIVO DE APRENDIZAJE:
 Identificar l concepto de herida.
 Reconocer las clases de heridas.
 Comprender los cuidados que se debe tener con una herida.
DESARROLLO DE LA GUÍA
INTRODUCCIÓN: Una herida es una lesión que se produce en el cuerpo. Puede ser producida por múltiples
razones, aunque generalmente es debido a golpes o desgarros en la piel. Dependiendo de su estado de
gravedad, es necesaria asistencia médica. Un golpe, un corte con un objeto afilado, o una mordedura pueden
causar heridas que, según su gravedad, podrían necesitar atención inmediata. Siempre es recomendable
limpiar y desinfectar las heridas con el objetivo de que cicatricen bien y que se restaure la superficie de la piel
afectada. La dermatología es la especialidad médica del estudio de la estructura y función de la piel, así como
de las enfermedades que la afectan, su diagnóstico, prevención y tratamiento.
Herida es toda pérdida de continuidad de la piel y en las partes blandas de la misma, secundaria a un
traumatismo. Como consecuencia de la agresión de este tejido existe riesgo de infección y posibilidad de
lesiones en órganos o tejidos adyacentes: músculos, nervios, vasos sanguíneos, entre otros.
Existen casos en los cuales la palabra herir es usada para referirse a un sujeto, por ejemplo: me están hiriendo;
siendo esta la forma correcta de usarla.

Las heridas pueden ser graves en función de una o varias de estas características: Profundidad, extensión,
localización, suciedad evidente, cuerpos extraños o signos de infección.

Los agentes que producen las heridas pueden ser de distinto origen:
 Agentes físicos, como cortes, quemaduras o golpes.
 Agentes biológicos, como bacterias, virus y hongos.
 Agentes químicos, como ácidos.

Clasificación de las heridas, desde diferentes puntos de vista o aspectos. A continuación veremos algunos de
los más comunes, si bien se pueden encontrar otras categorizaciones:

Según el objeto o el mecanismo causante, la herida puede ser:


Cortante o incisa: es ocasionada por un objeto cortante, como un
cuchillo o un vidrio. Los bordes de la herida están limpios y definidos.
En este tipo de heridas, el sangrado suele ser abundante.
Punzante: es producida por un objeto punzante, como un clavo. La
gravedad de la herida depende de la profundidad y de si daña nervios o
vasos sanguíneos.
Contusa: es ocasionada por el impacto de un objeto como una piedra
o un martillo. En estas heridas, los bordes son irregulares y suelen
presentar un hematoma.
Por desgarro: es producida por objetos con dientes en su parte
cortante, como una motosierra. Los bordes son irregulares.
Por raspadura: producidas por objetos con dientes o palas, como una
trituradora de comida, o por el asfalto, cuando la piel se arrastra por él
en un accidente de tráfico y la carne queda al descubierto.
Según la profundidad, la herida puede ser:
Superficial: cuando solo atraviesa la piel.
Profunda: cuando la herida atraviesa el tejido subcutáneo.
Penetrante: cuando penetra una cavidad, como puede ser la boca, el abdomen, la vagina, etc.
Perforante: cuando atraviesa el cuerpo.
Según la cicatrización, la herida puede ser:
Aguda: es aquella que el organismo es capaz de cerrar o sanar en el tiempo esperado. La cicatrización se
producirá sin infección y en un periodo que suele oscilar entre siete y catorce días.
Crónica: es aquella que el organismo no puede cerrar o sanar en el tiempo esperado, ya que la herida suele
ser más profunda y la zona suele estar inflamada. El proceso de reparación y cicatrización es desordenado se
alarga en el tiempo.
Según su riesgo de infección, la herida puede ser:
Limpia: es la realizada en un entorno aséptico, por ejemplo en un quirófano.
Contaminada: ha estado expuesta a bacterias un corto periodo de tiempo.
Sucia o infectada: ha estado expuesta a bacterias un periodo largo de tiempo
Según la integridad de la piel, la herida puede ser:
Abierta: se observa la separación de los tejidos blandos de la piel. Estas lesiones tienden a infectarse con
facilidad.
Cerrada: no se observa lesión aparente, pero hay hemorragia debajo de la piel, en cavidades o vísceras. Así,
los tejidos dañados no están expuestos al exterior.
Según la gravedad de la herida: es probablemente una de las categorizaciones más representativa. Una
herida puede ser leve o grave. La gravedad se medirá en función de otros factores: si la herida es superficial o
profunda, si está contaminada o no, si está abierta o cerrada, si el objeto o mecanismo que lo ha causado
puede quedar en el interior del cuerpo, etc.

¿Cómo curar una herida? Dada la heterogeneidad de las heridas, también existe un abanico amplio de curas
y cuidados a llevar a cabo. Por norma general y como primeros cuidados, las heridas deben limpiarse con agua
y jabón neutro (de dentro de la herida hacia fuera) y secarlas cuidadosamente. También es aconsejable aplicar
algún antiséptico para prevenir infecciones y cubrirla con un apósito o vendaje.
Quemaduras: Después de una quemadura se produce una lesión por coagulación y desnaturalización de las
proteínas celulares. Las quemaduras se deben al contacto directo con una llama, con un objeto caliente o con
líquidos a temperaturas elevadas, por radiación causada por una fuente de calor o por el paso de la corriente
eléctrica. La gravedad de las quemaduras aumenta cuando resultan afectadas áreas amplias de piel o cuando
la lesión es profunda. El tamaño es muy importante, pues determina el volumen de líquido perdido. La
quemadura es más profunda cuanto mayor haya sido la temperatura causante de la lesión. Además de la
tradicional clasificación en grados, las quemaduras se clasifican según su profundidad:
 Superficial parcial: Curará sin cicatriz. Son muy dolorosas porque resultan afectados los receptores
nerviosos.
 Profunda parcial: Al curar puede dejar una cicatriz significativa, son destruidos los receptores nerviosos.
 Profunda total: Siempre deja como secuela una cicatriz significativa, son destruidos los receptores
nerviosos.
La pérdida de líquido, cuando es considerable, puede implicar riesgos de insuficiencia renal.
Otra posible complicación de las quemaduras son las infecciones: al quemarse la piel se
pierden las defensas ante los gérmenes. La infección resultante puede ser local o generalizada
si pasa al torrente sanguíneo. Algunos grupos de personas son propensos al riesgo de sufrir
quemaduras: niños, epilépticos, alcohólicos, drogadictos, ancianos y pacientes que tienen
alterada su conciencia y sensibilidad. Si la quemadura se ha producido por agua hirviente,
vapor, aceite caliente o con una plancha, hay que colocar cuanto antes la parte afectada bajo
un chorro de agua fría. Es muy aconsejable aplicar cubitos de hielo dentro de un pañuelo.
Actividad: Apreciado estudiante: 1 Elabore un resumen de esta guía. 2 Elabore un mapa conceptual que
sintetice lo explicado. 3 Elige las palabras adecuadas para la oración teniendo en cuenta el contexto: Estuvo
todo el día tomando el sol, así que hoy por la mañana tenía __________ por todo el cuerpo y tuvo que ir al
__________ para que le vieran la piel. (granos, dermatólogo, manchas, cardiólogo, quemaduras, traumatólogo)

También podría gustarte