Está en la página 1de 1038

Fidel Rojas Vargas

i
Código Penal
Dos décadas de jurisprudencia

ARA E d it o r e s
F id e l R o ja s V a r g a s

Profesor de Derecho Penal

C ódigo P enal
DOS DÉCADAS DE JURISPRUDENCIA

To m oI

A
ARA Editores
F id el R o ja s V arga s

ARA Editores E.I.R.L.


Géminis 701 Dpto. 301-B Lima 39 - Perú
Telefax: (511) 522-8060 /428-3318
E-mail: araeditores@yahoo.com
Web site: http://www.araeditores.com

ISBN Tomo I: 978-612-4077-43-2


ISBN Obra completa: 978-612-4077-42-5
Hecho el Depósito Legal en la Biblioteca Nacional
del Perú N° 2012-03909

Diseño de Carátula: Rolando Bartolo Mesías


Diagramación: Luis A. Sierra Cárdenas
Reservados todos los derechos. Ni la totalidad ni parte de este libro puede
reproducirse o transmitirse por ningún procedimiento electrónico ni mecánico,
incluyendo fotocopia, grabación magnética o cualquier almacenamiento de
información y sistema de recuperación, sin permiso expreso del editor.

Impreso en Perú 2012 Printed in Perú


A la memoria del Maestro Sanmarquino
Juan Justo Mitalay Cajahuanca,
a su entereza ética y valía profesional

J urisprudencia del Tribunal Constitucional


y la Corte Suprema sobre Derechos y Garantías
en la A dministración deJ usticia Penal

I. Jurisprudencia del Tribunal Constitucional y la Corte...... .. 25


II. Constitución, Derecho Penal y protección de Derechos
Humanos y bienes jurídicos................................................... 28
III. Seguridad ciudadana............................................................. 29
IV. Justicia constitucional, justicia penal.................................. ...30
V. Derecho a la tutela judicial, debido proceso e igualdad...... 33
VI. Motivación de resoluciones.....................................................38
VII. Plazo razonable.................................................................... ...54
VIII. La jurisprudencia, precedentes y acuerdos plenarios....... ...63
IX. La función fiscal..................................................................... 65
X. La función jurisdiccional....................................................... 65
XI. El derecho de defensa 66
XII. La imparcialidad judicial 67
XIII. Interdicción de la arbitrariedad policial, fiscal, judicial 69
XIV. Cosa juzgada, ne bis in ídem, archivo fiscal 74
XV. Ejecución penitenciaria 84
XVI.Medidas cautelares: prisión preventiva................................ 88
XVE. Proceso penal, prueba, sentencia, reformatio in peius,
casación.................................................................................. 93
XVm. Justicia militar..................................................................... 99
XIX. Jurisprudencia variada.......................................................... 104
XX. Antejuicio político.................................................................. 108
XXI. Penas: Fundamentación constitucional.................... ........... 109
XXII. Principio de legalidad............................................................ 112
XXIII.Aplicación temporal de la ley penal, procesal y penitenciaria.... 119
XXIV.Irretroactividad de las normas penales y retroactividad
favorable 122

7
C ó d ig o P en a l

XXV. Sucesión de leyes penales en el tiempo y favorabilidad....... 124


XXVI.Principios de culpabilidad y proporcionalidad..................... 125
XXVII..No hay prisión por deudas.................................................. 127

Programa Constitucional Penal


Principios rectores del Derecho Penal peruano
Constitución Política

I. Principio de dignidad, límite al legislador............................ 133


II. Principio de legalidad............................................................ 135
III. Control difuso de la normatividad, facultad de los jueces ... 138
IV. Motivación de resoluciones judiciales................................... 142
V. Proscripción de analogía in malam partem ............................ 145
VI. Principio de favorabilidad...................................................... 146
VII. Cosa juzgada - ne bis in idem ................................................. 147
VIII.Finalidades del régimen penitenciario.................................. 152

J urisprudencia de la Corte Interamericana


de Derechos Humanos

I. Precisiones sobre las decisiones y jurisprudencia de la


Corte Interamericana de Derechos Humanos...................... .157
II. Deberes y responsabilidades del Estado.................................160
III. Derecho a la dignidad humana..............................................169
IV. Derecho a la vida, pena de muerte....................................... .171
V. Derecho a la integridad personal...........................................174
VI. Tratos crueles e inhumanos....................................................177
VII. Detenciones arbitrarias.......................................................... .179
VIII. Derechos de los detenidos. Exclusión de arbitrariedad
de los órganos del Estado....................................................... 186
IX. Flagrancia y prisión preventiva............................................. 189
X. Derechos de los internos........................................................ 190
XI. Derechos de los niños internos.............................................. 192
XII. Tortura psicológica y malos tratos......................................... 194
XIII. Libertad de expresión............................................................. 197
XIV. Derecho a la libertad de circulación y residencia................. 207
XV. Derecho al honor y proceso judicial...................................... 209
XVI. Derecho a la propiedad privada............................................ 209

8
----------------------------------:-------------------- Í n d ic e -------------------------------------------------------

XVII. Derecho a la propiedad comunal 210


XVIII. Persona jurídica y derechos humanos...... . 212
XIX. Delito de desaparición forzada 214
XX. Derecho de acceso a la justicia y a la tutela judicial efectiva,
debido proceso, denegación y retardo, deber de motivación 217
XXI. Derecho a la verdad, amnistías 222
XXII. Derecho al plazo razonable 223
XXIII. Actividad probatoria - valoración de pruebas 227
XXIV. Jurisdicción m ilitar 231
XXV. Derecho de defensa 234
XXVI. Derecho al recurso........................................................... . 237
XXVI Ne bis in idem ......................................................................... 239
XXVIII. Hábeas corpus....................................................................... 240
XXIX. Independencia judicial: inamovilidad, provisionalidad,
imparcialidad........................................................................ 243
XXX. Estado, funcionarios y exclusión del abuso de poder......... 247
XXXI. Indemnizaciones................................................................... 249
XXXIL Temas varios......................................................................... 254
XXXI. Casas de reposo y tratamiento psiquiátrico......................... 256
XXXn. Principio de legalidad, irretroactividad y favorabilidad..... 261
XXXn. Aspectos penales diversos.................................................... 265

J urisprudencia del Tribunal Europeo


de Derechos H umanos

I. Principio de legalidad en materia penal............................... 277


II. Derecho a la vid a................................................................... 280
III. Desaparición forzada............................................................. 283
IV. Prohibición de la tortura....................................................... 284
V. Derecho a la vida privada y la intimidad.................... ........ 287
VI. Secreto de las comunicaciones..................... ........................ 290
VII. Discriminación....................................................................... 295
VIII.Libertad de expresión............................................................. 297
IX. Detenciones arbitrarias .301
X. Proceso justo y equitativo .319
XI. La imparcialidad judicial .325
XII. Publicidad .331

9
C ó d ig o P en a l

J urisprudencia de los Tribunales Penales


Internacionales
1. Tribunal Penal Internacional para R uanda
2. Tribunal Penal Internacional para la ex-Yugoslavia
3. Tribunal Penal Internacional para S ierra L eona
4. C orte Penal Internacional
333

Código Penal
.................................................................................................................. 353
Decreto Legislativo N ° 635 ................................................................. 355
Exposición de M otivos......................................................................... 356
#T

Título Preliminar
P rincipios generales

Función preventiva del Código Penal.............................................. 379


a) Código Penal y ius punendi......................................................... 379
b) Código Penal y rol del Ju e z ........................................................ 380
c) Tutela de bienes jurídicos........................................................... 383
d) Principio de ultima ratio y subsidiariedad............................... 384
e) Derecho penal de acto ............................................................... 386
Principio de legalidad del delito y la pena o medida de
seguridad........................................................................................ 388
a) Formulación constitucional del principio de legalidad y
mandato de determinación........................................................ 389
b) Primacía de la norma de rango constitucional y control
difuso............................................................................................... 390
c) Interpretación de las normas penales....................................... 392
d) Principio de tipicidad..............................................-................... 392
e) Descriminalización - No criminalización................................ 395
f) Mandato de certeza...................................................................... 395
g) Violación al principio de legalidad de las penas............. ...... 396
h) Alcances del principio de legalid ad......................................... 399
i) Violación al principio de legalidad............................................ 400
Prohibición de an alo gía....................................................................... 401

10
-------------------------------------------------------Í n d ic e -------------------------------------------------------

Principio de lesividad.................................................................... 404


a) Necesidad de sujeto pasivo del delito................................... 404
b) Creación y ausencia de riesgo jurídico desaprobado........... 405
c) Contenido lesivo del comportamiento, peligro abstracto
y fragmentariedad del Derecho penal.................................. 407
d) Jurisprudencia vinculante: delitos de peligro y reparación
civil.......................................................................................... 409
Principio de jurisdiccionalidad..................................................... 411
Principio de legalidad en la ejecución de las penas..................... 412
Proscripción de la responsabilidad objetiva................................. 413
a) Formulación general................................................. ............ 413
b) Acto de irrelevancia penal.................................................... 415
c) Caso fortuito.......................................................................... 416
d) Inexistencia de vínculo causal.............................................. 417
e) Responsabilidad personal subjetiva..................................... 420
f) Necesidad de prueba............................................................ - 420
g) Acciones a propio riesgo: Autopuesta en peligro de la
víctima.................................................................................... 422
h) Prohibición de regreso........................................ ................... 424
i) Principio de confianza........................................................... 426
j) Comportamientos neutrales o inocuos................................. 427
k) Imputación objetiva, riesgos permitidos............................... 432
1) Irresponsabilidad penal de las personas jurídicas................ 433
Principio de proporcionalidad de la pena y de interés público
de la medida de seguridad.................................................... 434
a) Culpabilidad base de la responsabilidad penal................... .434
b) Principio de proporcionalidad...............................................437
c) Racionalidad de los pedidos de pena formulados por el
Ministerio F*úblico.................................................................. .440
Funciones de la pena y medidas de seguridad............................ 440
a) Funciones de la pena, prevención, resocialización.............. 440
b) Principio de humanidad de las penas................................... 446
.c) Función de la pena y cadena perpetua................................ 447
d) Medidas de seguridad............................................................ 447
e) Beneficios penitenciarios....................................................... 448
Ámbito de aplicación extensiva de la parte general del Código
Penal....................................................................................... 450

11
C ó d ig o P en a l

L ibro P rimero
Parte G eneral
T ítulo I
D e la L ey Penal
Capitulo I
A plicación espacial
Principio de territorialidad................................................................. 455
Principio de administración de justicia por representación........ 457
Excepciones a la aplicación del Artículo 2 ° .................................... 460
Principio de ubicuidad: lugar de comisión del delito.................... 460

Capítulo II
Aplicación temporal
Principios de irretroactividad de la ley
penal, favorabilidad y retroactividad de la ley penal más
favorable........................................................................................ 461
a) Irretroactividad de la ley penal................................................. 461
b) Conflicto en el tiempo de leyes penales................................... 463
c) Retroactividad de la ley penal más favorable (retroactividad
ben ign a)...................................................... ................................... 464
Ley penal interm edia.................................................................. 470
d) Principio de combinación de leyes penales: favorabilidad ... 472
1. Formulación general............................................................. 472
2. Criterio amplio y aplicaciones............................................. 474
3. Concepción restrictiva.......................................................... 477
e) Ley penal m ás favorable y beneficios penitenciarios............ 479
f) Sustitución de p e n a..................................................................... 482
g) Jurisprudencia vinculante.......................................................... .489
Principio de retroactividad benigna de la ley abolitiva................ .491
Leyes temporales y principio de ultraactividad............................. .492
Momento de comisión del delito y principio de ultraactividad
b en ig n a........................................................................................... 493

C apítulo El
A plicación personal
Principio de igualdad ante la ley p e n a l........................................... 494

12
Í ndice

Título II
Del hecho punible
Capítulo I
Bases de la punibiudad
Clases de infracciones penales...................................................... 499
a) Formulación general.............................................................. 499
b) Los límites de la tutela penal frente a la imputación personal
subjetiva................................................................................. 500
c) Comportamiento socialmente ajustado: riesgos
tolerados................................................................................. 501
d) Imputación objetiva: riesgo jurídicamente
relevante - principio de confianza - prohibición de regreso. 503
e) Ausencia de acción: Fuerza mayor...................................... 506
f) Ausencia de acción dolosa.................................................... 506
Delito doloso y culposo................................................................. 509
a) Dolo, precisiones.................................................................... 509
b) Dolo eventual, culpa consciente, culpa inconsciente,
dolo cognitivo........................................................................ 511
c) Importancia del dolo............................................................. 513
d) Ausencia de dolo: atipicidad subjetiva................................. 514
e) Presunción y prueba del dolo................................................ 516
f) Culpa...................................................................................... 517
g) Deber objetivo de cuidado.................................................... 517
h) Culpa y embriaguez.............................................................. 519
Punibilidad del delito cometido mediante omisión impropia o
comisión por omisión............................................................ .520
Error de tipo y error de prohibición..............................................522
a) Error de tipo invencible..........................................................523
b) Error de tipo vencible............................................................ .528
c) Error de tipo no acreditado.....................................................530
d) Error de prohibición invencible y vencible, directo e
indirecto...................................................................................532
e) Error de prohibición no acreditado........................................537
f) Apreciación judicial del error................................................ 538
Error de comprensión culturalmente condicionado................... 539
a) Error de comprensión cultural eximente.............................. 539
b) Error de comprensión cultural atenuante............................. 544
c) Inexistencia de error de comprensión culturalmente
condicionado......................................................................... .545

13
C ó d ig o P en al

Capítulo II
Tentativa
Punibilidad de la tentativa.............................................................547
a) Actos preparatorios............................................................... 547
b) Tentativa: definición.............................................................. .549
c) Tentativa inacabada.............................................................. .552
d) Tentativa inidónea, delito imposible......................................555
e) Tentativa acabada o delito frustrado.................................... .556
f) Subsunciones......................................................................... .559
g) Tipificaciones incorrectas de tentativa de delito....................560
h) Acto inocuo de tentativa....................................................... .561
i) Pena en la tentativa.................................................................561
j) Determinación de pena en caso de delito tentado............... .563
k) Desistimiento...........................................................................565
Tentativa inidónea...........................:............................................ .566
Desistimiento y arrepentimiento activo............................ ............567
Régimen punitivo en impedimento de resultado lesivo en
pluralidad de agentes (arrepentimiento activo).....................569

Capítulo III
Causas que eximen o atenúan
LARESPONSABILIDADPENAL
Causas eximentes............................................................................570
a) Inimputabilidad: definición....................................................572
1. Anomalía psíquica, esquizofrenia paranoide...................574
2. Dudas judiciales sobre el estado de enajenación
mental del procesado....................................................... .578
3. Retardo (retraso) m ental...................................................580
4. Alteración de la conciencia: emoción violenta.................581
5. Estado de ebriedad........................................................... .582
b) Minoría de edad..................................................................... .585
c) Legítima defensa.................................................................... .586
1. Formulación general........................................................ .586
2. Agresión ilegítima..............................................................588
3. Racionalidad de la respuesta........................................... .589
4. Legítima defensa imperfecta........................................... .591
5. Inexistencia de legítima defensa.......................................592
d) Estado de necesidad justificante........................................... .594
e) Otras causas de justificación................ .................................596
1. Obrar por disposición de la ley.........................................596

14
-------------------------------------------------------Í n d ic e -------------------------------------------------------

2. Obrar en cumplimiento de un deber............................... 596


3. Obrar en el ejercido legítimo de un derecho, oficio o
cargo................................................................................. 597
f) Obediencia debida................................................................. 601
g) Consentimiento..................................................................... 605
h) Causación de muerte o lesiones en cumplimiento de su
deber por parte de militares y policías.................................. 606
i) Causas de exculpación.......................................................... 607
2. Miedo insuperable................................................................. 608
Eximentes imperfectas: Responsabilidad penal atenuada.......... 610
a) Imputabilidad-culpabilidad disminuida: eximentes
imperfectas................................................................ :........... 610
b) Embriaguez............................................................................ 612
c) Trastornos de la personalidad............................................... 614
Imputabilidad restringida por razón de edad............................. 616
a) Precisiones.................................................................. ............ 617
b) Exclusión de aplicación......................................................... 620
c) Control difuso que anula exclusión legal de atenuación
de pena.................................................................................. 622
d) Reducción de pena................................................................ 624

Capítulo IV
Autoría y participación
Autoría y coautoría...................................................................... 626
a) Autoría y teoría del dominio del hecho................................ 626
b) Coautoría, requisitos y teoría del dominio funcional
del hecho, coautoría ejecutiva y de dirección, aditiva,
sucesiva; excesos no imputables............................................ 628
1. Coautoría de dirección o de planificación...................... 640
2. Coautoría aditiva.............................................................. 641
3. Excesos no imputables, coautoría sucesiva..................... 641
c) Autor mediato - coautoría mediata...................................... 642
d) Calificaciones debatibles, inexistencia de autoría-
participación, agente provocador......................................... 644
e) Determinación de pena del autor - coautor......................... 646
Instigación (determinación o inducción a delinquir).................. 646
a) Precisiones.............................................................................. 646
b) Instigación y delitos de infracción de deber......................... 649
c) Determinación de pena del instigador................................. 650
Complicidad primaria y secundaria............................................ 650

15
C ó d ig o P en al

a) Formulaciones generales: precisiones, aportes ejecutivos y


psíquicos del cómplice, momento de su configuración....... 651
b) Accesoriedad de la participación, participación en delitos
de infracción de deber, teoría de la unidad del título de
imputación............................................................................. 653
c) Complicidad primaria............................................................ 656
d) Complicidad secundaria....................................................... 660
e) Aportes de irrelevancia penal. Valoración judicial de la
participación presencial......................................................... 665
f) No configuración de complicicidad, aspectos procesales.... 669
g) Títulos de imputación modificados por el Tribunal
Supremo........................................................................... ...... 670
h) Determinación judicial de pena del cómplice primario y
secundario.............................................................................. 671
i) Comportamientos inocuos.................. .................................. 672
Incomunicabilidad de las circunstancias que afectan la
responsabilidad y punibilidad............................................... 674
Punibilidad de la actuación en nombre de persona jurídica...... 676

Título Iü
De las penas
Capítulo I
Clases de pena
Penas aplicables............................................................................. 681
Sección I
Pena Privativa de Libertad.............................................................. 684
Q ases y duración de la pena privativa de libertad..................... 684
Cumplimiento de la pena de vigilancia electrónica personal...... 689
Sección n
Penas restrictivas de libertad.......................................................... 691
Pena restrictiva de libertad............................................................ 691
S ección m
Penas limitativas de derechos........................................................... 692
Tipos de penas............................................................................... 692
Duración de las penas limitativas de derechos que sustituyen
penas privativas de libertad................................................... 693
Características de la pena de prestación de servicios a la
comunidad............................................................................. 693
Características de la pena de limitación de días libres................ 693

16
Í ndice

Efectos de la pena de inhabilitación............................................. 694


a) Inhabilitación: concepto, precisiones.................................... 695
b) Inhabilitación especial posterior a la condena..................... 698
c) Jurisprudencia vinculante..................................................... 699
Formas de aplicar la pena de inhabilitación................................ 671
Duración de la pena de inhabilitación principal......................... 703
Características y duración de la pena de inhabilitación
accesoria................................................................................. 705
a) La inhabilitación accesoria en los delitos en general........... 706
b) La inhabilitación en los delitos de función............................ 707
Inhabilitación accesoria especial para delitos culposos de
tránsito.................................................................................... 708
Sección IV
Pena de multa............... .................................................................. 709
Características de la pena de m ulta............................................. 709
a) Precisiones.............................................................................. 709
b) La multa como pena conjunta.............................................. 711
c) Omisión de fijar pena de m ulta............................................ 711
d) Pena de multa y concurso de delitos..................................... 712
Extensión mínima y máxima de la pena de m ulta...................... 713
Importe mínimo y máximo de cada día-multa............................ 713
Pago de la multa: Plazo y forma................................................... 713

Capítulo II
Aplicación de la pena
Criterios sociales para la fundamentadón y determinación
de la pena............................................................................... 715
a) Carencias sodales del agente................................................ 715
b) Cultura y costumbres del agente.......................................... 719
c) Los intereses de la víctima..................................................... 721
Circunstancias generales objetivas y subjetivas de
individualización judidal de pena........................................ 722
a) Determinadón judicial de pena: Precisiones generales........ 723
b) Prindpios de culpabilidad, lesividad, propordonalidad y
favorabilidad........................................................................... 730
c) Pautas para la individualización judidal de pena............... 741
d) Circunstandas genéricas de individualización judicial
de pena, delitos de infracdón de deber, condiciones
personales..................................................................... .......... 745

17
C ó d ig o P en al

e) Incremento de pena: Valoración de circunstancias


agravantes.............................................................................. .753
f) Reducción de pena, valoración de circunstancia atenuantes,
vinculación-desvinculación................................................... .760
g) Casos específicos de individualización judicial de pena.......770
h) Penas concretas determinadas por debajo del mínimo legal:
valuación del Colegiado Supremo: responsabilidad restringida,
confesión sincera, tentativa .777
i) : La confesión sincera: atenuante sustantiva y procesal,
situación de flagrancia........................................................... .783
j) El valor de los antecedentes en la determinación de pena,
pena efectiva............................................................................790
k) Circunstancia procesal de determinación de pena:
Artículo 300° del Código de Procedimientos Penales.......... .792
1) Circunstancias sustantivas de individualización de pena.... 793
m) Determinación judicial de la pena de cadena perpetua..... .796
n) Jurisprudencia vinculante: formulaciones conceptuales
y doctrina legal....................................................................... .799
Circunstancia agravante por condición del sujeto activo........... .804
Reincidencia................................................................................... .810
Habitualidad.................................................................................. .820
Cómputo de la detención...............................................................823
Concurso ideal de delitos............... ,.............................................. .826
a) Precisiones.............................................................................. .826
b) Concurso ideal heterogéneo...................................................827
c) Concurso aparente de normas: reglas de absorción y
especialidad..............................................................................830
Delito continuado...........................................................................831
Concurso real de delitos.................................................................836
a) Concurso real homogéneo......................................................838
b) Concurso aparente de normas y principio de
especialidad..............................................................................838
c) Regla de absorción para penas en concurso real de delitos.... 841
d) Determinación judicial de pena............................................ .841
e) Jurisprudencia vinculante.......................................................842
Concurso real de faltas...................................................................843
Concurso real retrospectivo.......................................................... .844
a) El Concurso real retrospectivo.............................................. .845
b) La refundición de penas........................................................ .848

18
Í ndice

c) Refundición de penas y control difuso: posición


Jurisprudencial peruana m inoritaria....................................... 851
d) Jurisprudencia vinculante: concurso real retrospectivo....... 852
e) Jurisprudencia vinculante: refundición de p e n a ................... 854
C apítulo III
D e las C onversiones
S ección I
C onversiones de la pena privativa de libertad.................................... 857
Conversión de penas privativas de libertad: procedencia........... 857
Revocación de la conversión.............................................................. 860
Revocación de la conversión por comisión de nuevo delito........ 860
S ección II
Conversión de la pena de prestación de servíaos
A LACOMUNIDADY LIMITATIVADE DÍAS UBRES.................................... 862
Procedencia de la conversión............................................................ .862
S ección III
C onversión de la pena de multa........................................................... .863
Procedencia de la conversión............................................................ .863

C apítulo IV
S uspensión de la ejecución de la pena
(Condena C ondicional)
Requisitos............................................................................................... 865
a) Precisiones-determinación judicial........................................... 866
b) Omisión de señalar el plazo de p ru eb a................................... 871
c) Modificación de la suspensión de pena condicional:
aumento- pena efectiva.............................................................. 871
d) Modificación de la suspensión de la pena condicional:
disminución............................................... ................................... 872
e) Plazo de p ru e b a........................................................................... 873
f) Jurisprudencia vinculante.......................................................... 874
Reglas de conducta.............................................................................. 876
a) Precisiones..................................................................................... 876
b) Reglas de conducta im puestas.................................................. 879
Incumplimiento de las reglas de conducta: efectos....................... 880
Revocación por comisión de nuevo delito doloso........................... 886
Efectos del cumplimiento del período de prueba: Extinción
de la condena................................................................................ 887
a) Precisiones..................................................................................... 887
b) Jurisprudencia vinculante: alcances y finalidad de la
suspensión de p e n a ................................ :.................................... 888

19
C ó d ig o P en al

Capítulo V
Reserva del fallo condenatorio
Requisitos....................................................................................... 893
a) Formulación general............................................................... 894
b) Precisiones.............................................................................. 895
c) Jurisprudencia vinculante: reserva de fallo condenatorio
y pena de inhabilitación........................................................ 897
Efectos de la Reserva de Fallo Condenatorio............................... 898
Reglas de conducta........................................................................ 900
Incumplimiento de las reglas de conducta: efectos..................... 901
Revocación por comisión de nuevo delito doloso........................ 902
Efectos del cumplimiento del período de prueba......................... 902
Capítulo VI
Exención de pena
Características............................................................................... 903
Capítulo VE
Rehabilitación
Efectos de la rehabilitación y Restricciones.................................. 905
Reserva de anotaciones y registros.........................................908

Título IV
De las medidas de seguridad

Clases.............................................................................................. .911
Requisitos de aplicación................................................................ .913
Proporcionalidad............................................................................914
Medida de internación: características..........................................914
a) Precisiones.............................................................................. .915
b) Jurisprudencia vinculante: fundamento, procedimiento
y oportunidad de aplicación de la medida de seguridad..... 915
Duración del intemamiento.......................................................... 916
Medida de tratamiento ambulatorio: características................... 918
Internación de imputables............................................................. 919

Título V
Extinción de la acción penal y de la pena

Formas de extinción de la acción penal........................................ 923


a) Muerte del im putado............................................................. 924

20
Í ndice

b) Prescripción............................................................................ 924
c) Derecho de gracia.................................................................. 930
d) Cosa juzgada - ne bis in idem ................................................. 932
e) Cosa fiscal decidida: las investigaciones preliminares
archivadas, alcances y excepciones...................................... 937
f) Transacción............................... :........................................... 938
Efectos de sentencia civil sobre la acción penal........................... 939
Prescripción ordinaria y extraordinaria. Plazos de
prescripción de la acción penal............................................. 940
a) Precisiones jurídico conceptuales......................................... 942
b) Prescripción y principio de favorabilidad............................. 948
c) Prescripción en situaciones de concurso de delitos
(ideal y real)........................................................................... 949
d) Prescripción en delitos que establecen penas conjuntas
y alternativas.......................................................................... 950
e) Prescripción agravada en delitos funcionales contra el
patrimonio del Estado............................................................ 952
f) Jurisprudencia vinculante..................................................... 956
Reducción de los plazos de prescripción de la acción penal....... 961
Inicio de la prescripción de la acción penal................................. 962
Interrupción de la prescripción de la acción penal..................... 964
a) Interrupción........................................................................... 965
b) Prescripción ordinaria y extraordinaria............................... 966
Suspensión de la prescripción de la acción penal........................ 967
Plazos de prescripción de la pena................................................. 972
Interrupción de los plazos de prescripción de la pena................. 974
Individualización de la prescripción............................................ 974
Amnistía e indulto: efectos............................................................ 974
Ne bis in idem .................................................................................. 979
a) Jurisprudencia vinculante: límites de la cosa juzgada........ 985
Renuncia a la prescripción............................................................ 986

Título VI
De la reparación civil y consecuencias accesorias

Capítulo I
Reparación ovil
Determinación conjunta de la reparación civil............................ 991
a) Precisiones.............................................................................. 991
b) Principio del daño causado................................................... 998

21
C ó d ig o P en al

c) Determinación judicial de la reparación civil: aumento.....1001


d) Determinación judicial de la reparación civil: disminución.... 1007
e) Reparación civil en moneda extranjera.............................. .1010
f) Dificultades para determinar el monto de la reparación
civil: daños morales...............................................................1010
g) Vía civil y vía penal...............................................................1011
h) Hipótesis particulares de reparación civil: delitos de
peligro, pluriofensivos, de función, sin contenido
patrimonial.............................................................................1011
i) Jurisprudencia vinculante.....................................................1013
Alcances de la reparación civil.....................................................1015
a) Precisiones............................................................................ .1015
b) Reparación civil: Código Penal y Código C ivil....................1016
c) Reparación: daño emergente, lucro cesante, daño moral.......1018
d) Jurisprudencia vinculante: sanción penal, daños y
reparación civil..................................................................... .1019
Restitución del bien...................................................................... .1020
Solidaridad de la reparación civil: alcances.................................1021
a) Naturaleza solidaria de la reparación civil......................... .1021
b) Limitaciones a la naturaleza solidaria de la reparación
civil........................................................................................ .1024
Transmisión de la reparación civil a los herederos.................... .1025
Nulidad de actos posteriores que afecten el pago de la
reparación civil..................................................................... .1025
Ejecución de la reparación civil en la remuneración del
condenado: límites................................... ............................ .1025
Acción civil contra terceros no considerados en la sentencia
penal.......................................................................................1026
Inextinguibilidad relativa de la extinción de la acción civil
derivada de delito..................................................................1026
Aplicación supletoria del Código Civil................................. ..... .1027

Capítulo II
Consecuencias accesorias
Decomiso de los objetos, instrumentos o efectos del delito....... .1030
Excepciones al decomiso...............................................................1032
Decomiso de beneficios ilegales obtenidos por personas
jurídicas................................................................................ .1032
Medidas de sanción aplicados a personas jurídicas....................1033

22
J u r is p r u d e n c ia d e l T r ib u n a l C o n s t it u c io n a l
y l a C o r t e S u p r e m a s o b r e D e r e c h o s y G a r a n t ía s
e n l a A d m in is t r a c ió n d e J u s t ic ia P e n a l

S u m a r io : I. Jurisprudencia del Tribunal Constitucional y la Corte.


II. Constitución, Derecho Penal y protección de Derechos Humanos y Bienes
Jurídicos. III. Seguridad Ciudadana. IV. Justicia Constitucional, Justicia
Penal. V. Derecho a la tutela judicial, debido proceso e igualdad.
VI. Motivación de resoluciones. VII. Plazo razonable. VIII. Lajurispru­
dencia, precedentes y acuerdos plenarios IX. Lafundón fiscal. X. Lafundón
jurisdicdonal. XI. El derecho de defensa. XII. La imparcialidad judicial.
XIII. Interdicáón de la arbitrariedad policial, fiscal, judidal. XIV. Cosa
juzgada, ne bis in idem, archivo fiscal. XV. Ejecudón penitenciaria.
XVI. Medidas cautelares: prisión preventiva. XVII. Proceso penal, prueba,
sentencia, reformatio in peius, casadón. XVIII. Justicia militar. XIX. Juris-
prudenda variada. XX. Antejuido político. XXI. Penas: Fundamentadón
constitudonal. XXII. Prindpio de legalidad. XXIII. Aplicadón temporal
de la ley penal, procesal y penitenciaria. XXIV. Irretroactividad de las
normas penales y retroactividadfavorable. XXV. Sucesión de leyes penales
en el tiempo y favorabilidad. XXVI. Prindpios de culpabilidad y
propordonalidad. XXVII. No hay prisión por deudas.
I. Jurisprudencia del Tribunal Constitucional y la Corte
ESTADO CONSTITUCIONAL DE DERECHO: IMPLICANCIAS
NORMATIVAS Y DE CONTROL DE TODOS LOS ACTOS DE PO­
DER PÚBLICO Y DE LOS PARTICULARES
1. «12. El Estado Constitucional de Derecho supone, entre otras
cosas, abandonar la tesis según la cual la Constitución no era más que
una mera norma política, esto es, una norma carente de contenido
jurídico vinculante y compuesta únicamente por una serie de
disposiciones orientadoras de la labor de los poderes públicos, para
consolidar la doctrina conforme a la cual la Constitución es también
una norma jurídica, es decir una norma con contenido dispositivo
capaz de vincular a todo poder (público o privado) y a la sociedad en
su conjunto. 13. Bajo tal perspectiva, la supremacía normativa de la
Constitución de 1993 se encuentra recogida en sus dos vertientes: tanto
aquella objetiva, conforme a la cual la Constitución preside el
ordenamiento jurídico (artículo 51), como aquella subjetiva, en cuyo
mérito ningún acto de los poderes públicos (artículo 45) o de la
colectividad en general (artículo 38) puede vulnerarla válidamente.
14. Es por ello que constituye una consecuencia directa del carácter
jurídico de la Constitución, el control jurisdiccional de los actos de
todos los poderes públicos y de los particulares».
Sentencia del Tribunal Constitucional, del 18 de diciembre de 2007,
Exp. N ° 4053-2007-PHC/TC-LIMA. Gaceta penal, t. 8, Gaceta Jurídica,
Lima, febrero 2010, p. 332.

CONSTITUCIÓN, POLÍTICA CRIMINAL, CÓDIGO PENAL,


DOGMÁTICA Y TRIBUNAL CONSTITUCIONAL
2. «(...) 1. En la medida que la Constitución es una norma jurídi-
co-política y manifestación suprema del ordenamiento jurídico, en
ella se encuentran las bases constitucionales de todas las disciplinas
del Derecho. 2. En tal sentido se puede afirmar que un cierto ámbito

25
F id el R o ja s V a rga s

de las cuestiones jurídicas fundamentales de la dogmática penal está


abierto a la influencia directa del ordenamiento constitucional; es
decir, se encuentra a la vez, dentro de las fronteras de la Constitución
y en relación directa con la política criminal. De ahí que, en último
término, las bases del Derecho penal y de todas las ramas del Derecho,
en general, no hay que buscarlas en los códigos o en las leyes, sino en
la Constitución, entendida como orden jurídico fundamental del actual
Estado Constitucional de Derecho. 3. La influencia del Derecho Cons­
titucional sobre la dogmática penal se concretiza en la actuación del
Tribunal Constitucional, en tanto supremo intérprete de la Constitución,
porque el Tribunal no se limita a analizar y aplicar sin más las institu­
ciones «propias» del Derecho penal y desde el Derecho penal, sino
que también determina el contenido, a través de su interpretación y
sus sentencias, de las instituciones penales, haciéndolas conformes,
de manera abstracta o concreta con la Constitución. Es a través de la
interpretación y la argumentación constitucional que el Tribunal contri­
buye a superar las limitaciones de la dogmática penal».
Sentencia del Tribunal Constitucional, del 19 de enero de 2007, Exp.
N ° 0014-2006-PI/TC-LIMA. Diálogo con la Jurisprudencia, año 13, N ° 111,
Gaceta Jurídica, Lima, diciembre 2008, p. 58.

TUS PUNENDI, CONDUCTA ANTIJURÍDICA Y PROTECCIÓN


DE BIENES JURÍDICOS
3. «El Derecho penal es la rama del ordenamiento jurídico que
regula el ius punetidi monopólico del Estado, y que, por tal razón, por
antonomasia, es capaz de limitar o restringir, en mayor o menor
medida, el derecho fundamental a la libertad personal. De ahí que,
desde una perspectiva constitucional, el establecimiento de una
conducta como antijurídica, es decir aquella cuya comisión puede dar
lugar a una privación o restricción de la libertad personal, solo será
constitucionalmente válida si tiene como propósito la protección de
bienes jurídicos constitucionalmente relevantes (principio de lesividad).
Como resulta evidente, solo la defensa de un valor o un interés
constitucionalmente relevante podría justificar la restricción en el
ejercicio de un derecho fundamental. Como correctamente apunta
C a r b o n e l l M a teu , por relevancia constitucional no ha de entenderse
que el bien haya de estar concreta y explícitamente proclamado por
la norma fundamental. Eso si habría de suponer una negación de
competencias propias del legislador ordinario. La Constitución
contiene un sistema de valores compuesto por los derechos

26
----------------------- J urisprudencia d el T ribun al C o n stitu cio n a l ------------------------

fundamentales, los derechos de los ciudadanos, aquellos que son


necesarios y convenientes para hacer efectivos los fundamentales y
los que simplemente se desprenden como desarrollo de aquellos. Por
otra parte la interpretación que se realice de la norma fundamental
no ha de ser estática sino dinámica; esto es, adecuada a los cambios
sociales y de cualquier otra índole que se vayan produciendo. De esta
manera puede decirse que el derecho penal desarrolla, tutelándolos,
los valores proclamados en la Constitución y los que de ella emanan;
puede decirse, en fin, que detrás de cada precepto penal debe haber
un valor con relevancia constitucional (Derecho penal: concepto y
principios constitucionales, Tirant lo Blanch, Valencia, 1999, p. 37). En
ese sentido dentro de los límites que la Constitución impone, el
legislador goza de un amplio margen para diseñar la política criminal
del Estado. Entre tales límites no solo se encuentra la proscripción de
limitar la libertad personal más allá de lo estrictamente necesario y en
aras de la protección o bienes constitucionalmente relevantes, sino
también la de no desvirtuar los fines del instrumento que dicho poder
punitivo utiliza para garantizar la plena vigencia de los referidos
bienes, es decir, no desnaturalizar los fines de la pena».
Sentencia del Tribunal Constitucional del 21 de julio de 2005, Exp.
N ° 0019-2005-AI/TC-CALLAO. Fundamentos 35 y 36, Tribunal Cons­
titucional, Jurisprudencia y doctrina penal constitucional, Palestra, lim a,
2006, pp. 142-143.

FUNDAMENTACIÓN CONSTITUCIONAL DE LOS TIPOS PE­


NALES
4. «Por otra parte la interpretación que se realice de la norma
fundamental no ha de ser estática sino dinámica; esto es, adecuada a
los cambios sociales y de cualquier otra índole que se vayan produ­
ciendo. De esta manera puede decirse que el derecho penal desa­
rrolla, tutelándolos, los valores proclamados en la Constitución y los
que de ella emanan; puede decirse, en fin, que detrás de cada precepto
penal debe haber un valor con relevancia constitucional (Derecho penal:
concepto y principios constitucionales, Tirant lo Blanch, Valencia,
1999, p. 37). En ese sentido dentro de los límites que la Constitución
impone, el legislador goza de un amplio margen para diseñar la polí­
tica criminal del Estado. Entre tales límites no solo se encuentra la
proscripción de limitar la libertad personal más allá de lo estricta­
mente necesario y en aras de la protección a bienes constitucional­
mente relevantes, sino también la de no desvirtuar los fines del instru­

27
F id el R o ja s V a rga s

mentó que dicho poder punitivo utiliza para garantizar la plena


vigencia de los referidos bienes, es decir, no desnaturalizar los fines
de la pena».
Sentencia del Tribunal Constitucional del 21 de julio de 2005, Exp.
N ° 0019-2005-AI/TC-CALLAC). Fundamento 36, Tribunal Constitu-
cional, Jurisprudencia y doctrina penal constitucional, Palestra, Lima, 2006,
pp. 142-143.

VERTIENTE OBJETIVA Y SUBJETIVA DE LOS DERECHOS


FUNDAMENTALES
5. «Los derechos fundamentales no solo tienen una vertiente sub­
jetiva que incumbe solo a las partes que participan en un proceso,
sino también una objetiva, que debe ser de interés de la legislación,
administración y jurisdicción, pues representan los valores materiales
de todo sistema jurídico y están basados en el libre desarrollo de la
personalidad y en la dignidad del ser humano».
Sentencia del Tribunal Constitucional del 16 de junio de 2002, Exp.
N ° 0740-2003-HC/TC. Fundamento 9, A v a l o s R o d ríg u e z , Constante
y R o b le s B ric eñ o , Mery, Jurisprudencia del Tribunal Constitucional, Gaceta
Jurídica, Lima, 2006, p. 142.

II. Constitución, Derecho Penal y protección de Derechos


Humanos y bienes jurídicos
EL ESTADO EN SU DEBER DE GARANTIZAR LOS DERECHOS
FUNDAMENTALES
6. «27. La obligación de garantizar los derechos fundamentales,
supone el deber de organizar todo el aparato gubernamental y, en
general, todas las estructuras a través de las cuales se manifiesta el
ejercicio del poder público, de manera tal que sean capaces de asegu­
rar jurídicamente el libre y pleno ejercicio de los derechos humanos.
Como consecuencia de esta obligación, los Estados deben prevenir,
investigar y sancionar toda violación de los derechos (...) y procurar,
además, el restablecimiento, si es posible, del derecho conculcado y,
en su caso, la reparación de los daños producidos por la violación de
los derechos humanos. La obligación de garantizar el libre y pleno
ejercicio de los derechos humanos no se agota con la existencia de un
orden normativo dirigido a hacer posible el cumplimiento de esta obli­
gación, sino que comporta la necesidad de una conducta guberna­
mental que asegure la existencia, en la realidad, de una eficaz garantía
del libre y pleno ejercicio de los derechos humanos».
----------------------- J urisprudencia del T ribunal C o n st it u c io n a l ------------------------

Sentencia del Tribunal Constitucional, del 2 de marzo de 2007, Exp.


N ° 679-2005-PA/TC-LIMA. Gacela Penal, t. 8, Gaceta Jurídica, Lima,
febrero 2010, p. 356.

FUNDAMENTACIÓN CONSTITUCIONAL DE LOS BIENES


JURÍDICOS PENALES
7. «Desde una perspectiva constitucional, el establecimiento de
una conducta como antijurídica, es decir, aquella cuya comisión pueda
dar lugar a una privación o restricción de la libertad personal, solo
será constitucionalmente válida si tiene como propósito la protección
de bienes jurídicos constitucionalmente relevantes (principio de
lesividad). Como resulta evidente, solo la defensa de un valor o un
interés constitucionalmente relevante podría justificar la restricción
en el ejercido de un derecho fundamentad».
Sentencia del Tribunal Constitucional del 21 de julio de 2005, Exp.
N ° 019-2005-AI/TC. Fundamento 35. A v a l o s R o d ríg u e z , Constante y
R o b le s B r ic e ñ o , M e r y , Jurisprudencia del Tribunal Constitucional,
Gaceta Jurídica, Lima, 2006, p. 84.

III. Seguridad ciudadana


BIENES JURÍDICOS, DERECHOS, CONSTITUCIÓN Y SEGU­
RIDAD CIUDADANA
8. «15. De alguna forma la idea de los bienes jurídicos relevantes
se encuentra asociada al interés general, mientras que la de los
derechos al interés subjetivo particular de quien reclama por su defensa.
Lo dicho cobra espedal importanda si se parte del supuesto de que la
dudadanía ve cotidianamente arriesgada su seguridad como resultado
del entorno conflictivo y antisocial, cuando no de la criminalidad
mayoritariamente presente en las dudades con abundante pobladón
y tráfico económico y, frente a la cual, se hace necesaria una específica
política de seguridad a favor de la colectividad. En el Estado Sodal de
Derecho, por otra parte es incuestionable la existenda de roles vitales
en tomo a la consecudón de grandes objetivos. Vista la seguridad dudadana
como uno de esos roles en los que todo el Estado se compromete, no
cabe discusión alguna en tomo al papel relevante que le toca cumplir
y la especial posidón que el ordenamiento constitucional le suele
otorgar. 16. Cabe predsar que cuando se trata de bienes jurídicos como
los aquí descritos, no resulta extraño, sino perfectamente legítimo el
que, bajo determinadas circunstancias los derechos puedan verse
restringidos en determinados ámbitos de su contenido, bajo el prurito
F id el R o ja s V a rg a s

de compatibilizar los objetivos sociales propios de todo bien


constitucional con los intereses individuales correspondientes a todo
atributo o libertad. Naturalmente, no es que los derechos se encuentren
por debajo de los bienes jurídicos y ni siquiera a un mismo nivel o
jerarquía, sino que ante la existencia de ambas categorías en el
ordenamiento se hace imperioso integrar roles en función a los grandes
valores y principios proclamados desde la Constitución».
Sentencia del Tribunal Constitucional, del 29 de agosto de 2005, Exp.
N ° 5994-2005-PHC/TC-LIMA. Diálogo con la Jurisprudencia, año 13,
N ° 107, Gaceta Jurídica, Lima, agosto 2007, pp. 71-72.

EL BIEN JURÍDICO SEGURIDAD CIUDADANA


9. «14. Aunque no existe una aproximación conceptual precisa,
desde el punto constitucional, sobre este tema, sino, básicamente, un
conjunto de características o elementos que permiten integrar lo que
sería su contenido, ésta puede definirse como un estado de protección
que brinda el Estado y en cuya consolidación colabora la sociedad, a
fin de que determinados derechos pertenecientes a los ciudadanos
puedan ser preservados frente a situaciones de peligro o amenaza, o
reparados en caso de vulneración o desconocimiento. Derechos como
la vida, la integridad, la tranquilidad, la propiedad o la libertad per­
sonal suelen ser los principales referentes que integran el contenido
de la seguridad ciudadana en atención a lo que del Estado y la colec­
tividad se espera, siendo evidente que por sus alcances, se trata funda­
mentalmente de un bien jurídico de relevancia antes que un atributo
o libertad a título subjetivo».
Sentencia del Tribunal Constitucional, del 29 de agosto de 2005, Exp.
N ° 5994-2005-PHC/TC-LIMA. Diálogo con la Jurisprudencia, año 13,
N ° 107, Gaceta Jurídica, Lima, agosto 2007, p. 71.

IV. Justicia constitucional, justicia penal


LOS ROLES DEL TRIBUNAL CONSTITUCIONAL
10. «4. El Tribunal Constitucional ha sido instituido en nuestro
sistema de fuentes como órgano de control de la Constitución (artículo
200), estableciéndose en el artículo 201 de la misma, los procesos que
son de su conocimiento y competencia, correspondiendo a esta entidad,
velar por la vigencia y aplicación del principio jurídico de la supremacía
jurídica y valorativa de la Constitución, en tanto supremo intérprete
de la Norma Fundamental, así cómo defender los derechos fundamentales
contenidos en ella o en tratados internacionales, lo cual configura el

30
----------------------- J urisprudencia d el T ribunal C o n stitu cio n a l ------------------------

parámetro básico de la labor jurídico política concreta de la justicia


constitucional. 5. Sin embargo, el rol del Tribunal Constitucional no
solo se limita a la tutela y optimización de los derechos fundamentales,
sino también controla el correcto funcionamiento de los órganos del
Estado, de manera que se preserven las competencias establecidas por
la Norma Fundamental y, en definitiva, prevalezca el principio de
supremacía constitucional».
Sentencia del Tribunal Constitucional, del 12 de agosto de 2010, Exp.
N ° 02663-2009-PHC/TC-LIMA. Gaceta Penal, t. 14, Gaceta Jurídica,
lim a, agosto 2010, p. 396.

CONTENIDO Y FINALIDAD DEL HÁBEAS CORPUS


11. «13. El hábeas corpus es el proceso que se promueve con el
objeto de solicitar al órgano jurisdiccional la salvaguarda de la libertad
corpórea, seguridad personal, integridad física, psíquica y moral, así
como todos los demás derechos conexos. Pero también protege a la
persona contra cualquier autoridad que, ejerciendo funciones
jurisdiccionales, adopta resoluciones que violando la tutela procesal
efectiva, consecuentemente lesiona la libertad individual. Asimismo,
el proceso de hábeas corpus responde a dos características esenciales:
brevedad y eficacia. En ese sentido, lo que se pretende con este remedio
procesal es que se restituya el derecho y cese la amenaza o violación
en el menor tiempo posible, debido a la naturaleza fundamental del
derecho a la libertad individual».
Sentenda del Tribunal Constitucional, del 12 de agosto de 2010, Exp.
N ° 02663-2009-PHC/TC-LIMA. Gaceta Penal, t. 14, Gaceta Jurídica,
Lima, agosto 2010, p. 396.

POSIBILIDAD DEL TRIBUNAL CONSTITUCIONAL DE REVISAR


TIPIFICACIONES DE DELITO
12. «Respecto de los extremos de la demanda en donde se alega
la indebida tipificación de los delitos de apropiación ilícita (art. 190
del Código Penal) y de uso indebido de información privilegiada (art.
251-A) sobre los hechos investigados, cabe decir que este tribunal en
reiterada jurisprudencia ha señalado que aquellas pretensiones diri­
gidas a cuestionar la aplicación de una norma de rango legal, así como
la labor de subsunción de los hechos investigados en el tipo penal
correspondiente, deben ser declaradas improcedente, toda vez que
son aspectos que corresponden dilucidar al juez ordinario en ejercicio
de las atribuciones conferidas por la Constitución y la ley. No obstante
F id el R o ja s V a rg a s

lo anterior, ha señalado este Tribunal que solo excepcionalmente cabe


efectuar un control constitucional sobre una resolución judicial por
afectación al principio de legalidad penal y,. en concreto, en aquellos
casos en los que al aplicar un tipo penal o imponer una sanción, el
Juez penal se aparte del tenor literal del precepto o cuando la aplicación
de un determinado precepto obedezca a pautas interpretativas mani­
fiestamente extravagantes o irrazonables, incompatibles con el orde­
namiento constitucional y su sistema material de valores. En conse­
cuencia, si en la justicia ordinaria se determina la culpabilidad o ino­
cencia del imputado, determinando en el caso si se da el supuesto de
hecho previsto en la norma y sobre la base de consideraciones de orden
penal, de acuerdo con la alternativa que ofrezca la dogmática penal
que se estime la más adecuada: la justicia constitucional, en cambio,
se encarga de determinar si la resolución judicial cuestionada afecta a
derechos constitucionales» (Cfr. STC Exp. N° 2758-2004-PHC/TC.
Caso Bedoya de Vivanco).
Sentencia del Tribunal Constitucional, del 22 de setiembre de 2008,
Exp. N ° 02022-2008-PHC/TC-LIMA. Diálogo con la Jurisprudencia, año
14, N ° 122, Gaceta Jurídica, Lima, noviembre 2008, p. 57.
EL ROL DEL JUEZ CONSTITUCIONAL DE ASEGURAR LA
EJECUTABILIDAD INMEDIATA DE LOS MANDATOS DE LA
SENTENCIA ESTIMATORIA
13. «Pese a que la sentencia tuvo un resultado estimatorio parcial
y, por tanto, obligaba a su actuación inmediata conforme al régimen
procesal establecido en el artículo 22 del Código Procesal Constitucional,
el Juez constitucional permitió que la entidad demandada persistiera
en su actitud de no retirar las mallas metálicas so pretexto de su derecho
a ejercer los medios impugnatorios pertinentes y acceder a la instancia
superior. Sobre el particular este Colegiado considera necesario enfa­
tizar que a diferencia del modelo procesal de la derogada Ley N° 23506
y normas conexas, el Código Procesal Constitucional, vigente desde
el 1 de diciembre de 2004, ha incorporado paira los procesos de tutela
de derechos el régimen de actuación inmediata de sentencias conforme
al cual el juzgador se encuentra habilitado para ejecutar los mandatos
contenidos en su sentencia estimatoria, independientemente de la
existencia de mecanismos de acceso a la instancia superior. Bajo dicho
referencial, no es aceptable, entonces, que bajo el pretexto del acceso
a una instancia distinta por el lado de la contraparte, el Juez constitu­
cional renuncie a dar cumplimiento efectivo a su sentencia. Si esta es
J urispru d en cia del T ribun al C o n stitu cio n a l

estimatoria, tal condición es suficiente para franquear su actuación


inmediata, no teniendo porqué esperar la culminación del proceso
para recién decidir».
Sentencia del Tribunal Constitucional, del 29 de agosto de 2005, Exp.
N ° 5994-2005-PHC/TC-LIMA. Diálogo con la Jurisprudencia, año 13,
N ° 107, Gaceta Jurídica, Lima, agosto 2007, p. 69.

COMPETENCIA DEL TRIBUNAL CONSTITUCIONAL EN


MATERIA DE MEDIDAS CAUTELARES PERSONALES
14, «Este Colegiado ya ha dejado sentado en el fundamento 4 de
la sentencia evacuada en el Exp. N° 1091-2002-HC/TC que la justicia
constitucional no es competente para determinar la configuración de
cada presupuesto legal que legitima la adopción de la detención judi­
cial preventiva, lo cual es una tarea que compete a la justicia penal
ordinaria. No obstante se tiene que afirmar de manera categórica que
lo que sí está dentro de los alcances de este Tribunal es la tarea de
verificar si los presupuestos señalados en el fundamento precedente
concurren de manera simultánea o copulativa y que la imposición de
la medida esté acorde con los principios de razonabilidad y propor­
cionalidad que informan dicho instituto procesal, medida que encuentra
su legitimación en una debida motivación de la resolución que la
contiene».
Sentencia del Tribunal Constitucional, del 5 de octubre de 2007, Exp.
N ° 4341-2007-HC/TC-LIMA. Diálogo con la Jurisprudencia, año 13,
N ° 114, Gaceta Jurídica, Lima, marzo 2008, p. 58.

V. Derecho a la tutela judicial, debido proceso e igualdad


AFECTACIÓN AL DERECHO A LA TUTELA JURISDICCIO­
NAL Y AL DEBIDO PROCESO: ALCANCES
15.- «5. El Tribunal es de la opinión de que en la medida en que el
derecho a la tutela jurisdiccional no tiene un ámbito constitucional­
mente garantizado en forma autónoma, como tampoco la tiene el
derecho al debido proceso, sino que su lesión se produce como conse­
cuencia de la afectación de cualesquiera de los derechos que lo com­
prenden, dentro del cual se encuentra el derecho de defensa, la moti­
vación de las resoluciones y la legalidad procesal penal; un pronun­
ciamiento sobre el fondo en relación a aquellos derechos presupone, a
su vez, uno en tomo a los derechos reconocidos en los incisos 5 y 14
del artículo 139 de la Constitución. 6. De modo que la determinación

33
•Fid el R o ja s V a rg a s

de si el derecho a la tutela jurisdiccional y el derecho al debido proceso


resultaron lesionados (o no) en el presente caso, habrá de reservarse
para el momento en que nos pronunciemos sobre el derecho de defensa,
la motivación de resoluciones y la legalidad procesal penal».
Sentencia del Tribunal Constitucional del 13 de octubre del 2008,
Exp. N ° 04294-2007-PHC/TC-LIMA, Diálogo con la Jurisprudencia, año
14, N ° 123, Gaceta Jurídica, Lima, diciembre 2008, p. 261.

DERECHO AL JUEZ NATURAL: EXIGENCIAS


16.- «5. El derecho al juez natural o juez predeterminado por ley
se encuentra reconocido en el artículo 139° inciso 3 de la Constitución,
en el sentido de que ninguna persona puede ser desviada de la
jurisdicción predeterminada por la ley, ni sometida a procedimiento
distinto de los previamente establecidos, ni juzgada por órganos
jurisdiccionales de excepción ni por comisiones especiales creadas al
efecto, cualquiera sea su denominación. El contendido del referido
derecho presenta dos exigencias; en primer lugar, que quien juzga sea
un juez o un órgano que tenga potestad jurisdiccional, garantizándose,
así, la interdicción de ser enjuiciado por un juez excepcional, o por
una comisión especial creada ex profesamente para desarrollar
funciones jurisdiccionales, o que dicho juzgamiento pueda realizarse por
comisión o delegación, o que cualquiera de los poderes públicos pueda
avocarse el conocimiento de un asunto que debe ser ventilado ante
órgano jurisdiccional. En segundo lugar, que la jurisdicción y
competencia del Juez sean predeterminados por la ley, por lo que la
asignación de competencia judicial necesariamente debe haberse
establecido con anterioridad al inicio del proceso, garantizándose así
que nadie pueda ser juzgado por un juez ex post jacto o por un juez ad
hoc (Cfr. 290-2002-PHC/TC, Eduardo Calmell del Solar)».
Sentencia del Tribunal Constitucional, del 19 de setiembre de 2008,
Exp. N ° 00456-2008-PHC/TC-PIURA, Diálogo con la Jurisprudencia,
año 14, N ° 123, Gaceta Jurídica, Lima, diciembre 2008, p. 267.

TUTELA JURISDICCIONAL EFECTIVA: APLICACIÓN DE


DERECHO FAVORABLE PESE A NO HABERLO PEDIDO LA PARTE
17.- «En aplicación del principio constitucional de la tutela judicial
efectiva, prevista en el artículo 139 inciso tercero de la Constitución
Política, que constituye la satisfacción efectiva de los fines del derecho,
esto es, la realización de la paz social, mediante la plena vigencia de
las normas jurídicas, las mismas que deben ser logradas con las
----------------------- J urisprudencia d e l T ribun al C o n stitu c io n a l ------------------------

garantías mínimas que procuren esa tutela a los justiciables, siendo


una de las principales facultades, que pueden ser consideradas como
amparadas por este principio constitucional, la de obtener una
sentencia que declare el derecho que corresponde a cada una de las
partes sea cual fuere la conclusión; en ese entendido si bien los proce­
sados no interponen recurso de nulidad -presentado por la parte civil-,
al amparo del principio de favorabilidad, sustentado en el artículo
300 del Código de Procedimientos Penales, que establece que la Corte
Suprema siempre y cuando favorezca al procesado podrá pronun­
ciarse respecto a su situación jurídica, y además en concordancia con
lo establecido por el artículo 301, primer párrafo y 284° del mismo
cuerpo legal, resulta en el presente caso emitir pronunciamiento, por
tratarse de derechos fundamentales de la persona humana».
Ejecutoria Suprema del 16/5/2005, R.N. N ° 115-2005-LIMA. VOCAL
PONENTE: P ríncipe T r u jillo , Hugo, Diálogo con la Jurisprudencia, año
13, N ° 115, Gaceta Jurídica, Lima, abril, 2008, p. 205.

LA VIOLACIÓN AL PRINCIPIO DE IGUALDAD


18.- «Debe tenerse en cuenta que el otorgamiento de los beneficios
solicitados se dará siempre que ello no implique que el interno que se
encuentra convaleciente en un centro hospitalario obtenga mayores
beneficios que los otorgados a otro que se encuentre físicamente dentro
de las instalaciones de un establecimiento penitenciario, puesto que
ello importaría la afectación del principio de igualdad. Por consiguiente,
no es razonable ni proporcional que por el solo hecho de encontrase
interno en un centro médico le franquee al enfermo, que se encuentra
privado de su libertad ambulatoria, el goce de la televisión por cable,
equipo musical, laptop, agenda electrónica, etc., puesto que tales
servicios y/o bienes no son permitidos en los reglamentos de los esta­
blecimientos penitenciarios».
Sentencia del Tribunal Constitucional, del 30 de noviembre de 2005,
Exp. N6 5837-2005-PHC/TC-LIMA. Diálogo con la Jurisprudencia, año
13, N ° 115, Gaceta Jurídica, Lima, abril 2008, p. 237.

VULNERACIÓN DEL DERECHO DE ACCCESO A LA JUSTICIA:


EXAMEN PROBATORIO REALIZADO CON INVESTIGACIÓN
INCIPIENTE
19.- «Para que no se vulnere el derecho de acceso a la justicia, el
control del juzgador debe limitarse al ámbito jurídico y no fáctico de
la cuestión, pues la determinación de la comisión de un delito, así

35
F id el R o ja s V arga s

como la responsabilidad de los involucrados, solo podrá establecerse,


cuando menos tras la instrucción, estadio que servirá para recabar los
elementos de convicción que permitan al Fiscal decidir si formula o
no acusación. En el presente caso, se aprecia que frente a una investi­
gación incipiente los órganos jurisdiccionales realizaron un examen
probatorio exhaustivo, sin considerar que el material sobre el cual
debían efectuarlo recién se incorporaría en la instrucción; que, en este
sentido, si bien el juez ostenta el control de la legalidad sobre el ejercicio
de la acción penal, ello no significa que lo restrinja al máximo olvi­
dando que se encuentra frente a pretensiones que serán determina­
das y dilucidadas recién tras la prosecución de un proceso judicial,
por lo que se concluye que las resoluciones cuestionadas vulneraron
el derecho a la tutela jurisdiccional efectiva en el cariz de acceso a la
justicia -o de los tribunales- del recurrente, lo que motiva que se
declare fundado el presente recurso de queja excepcional».
Ejecutoria Suprema del 28/3/2007, Queja N ° 1025-2006-LIMA. Gaceta
Penal, t. 9, Gaceta Jurídica, lim a, marzo, 2010, p. 211.

PRECISIONES SOBRE EL DEBIDO PROCESO Y SU VULNE­


RACIÓN EN SENTENCIA ANTICIPADA
20.- «El debido proceso puede entenderse como aquella garantía
genérica mediante la cual se dota de rango constitucional a todas aquellas
garantías procesales específicas reconocidas o no expresamente en la
Constitución Política del Estado, que se encuentran destinadas a ase­
gurar que el proceso penal se configure como un proceso justo para
todas las partes, en los términos de la citada Carta Magna y los trata­
dos sobre Derechos Humanos de los cuales el Perú es país signatario.
Se vulnera el debido proceso cuando se afecta su contenido esencial.
En el caso de autos, el tribunal de instancia en las sentencias anticipadas
recurridas (Ley 28122) incurrió en las siguientes irregularidades:
i) no obstante que se trató de un proceso penal en el que existen
pluralidad de encausados y de delitos, que lo convierten en delito
complejo, omitió tener en cuenta lo previsto en el artículo 2 de la ley
28122, para los efectos de la improcedencia de la conclusión anticipada
del debate oral; ii) no se le preguntó al abogado del encausado si estaba
conforme con la aceptación de los cargos formulados por el represen­
tante del Ministerio Público en su acusación escrita para los efectos de
declarar la conclusión anticipada del debate oral; iii) si bien el tribunal
de instancia puede absolver a los encausados que se acogen a la
conclusión anticipada de los debates orales, ello es cuando la conducta

36
----------------------- J urispruden cia d el T ribu n al Co n st it u c io n a l ------------------------

incriminada resulta atípica; por cuanto no es posible absolver efec­


tuando un juicio de valor respecto del caudal probatorio acopiado a
los autos en la etapa de instrucción como se ha efectuado en el
presente, toda vez que no hay actividad probatoria que valorar al
haberse renunciado a su actuación en el plenario y no haberse
sometido a contradicción prueba alguna; iv) que aun cuando no es
admisible acoger la conclusión anticipada a aquellos procesados que
no lo efectuaron «en la etapa procesal correspondiente, el tribunal de
instancia lo admite y emite sentencia anticipada reproduciendo los
mismos fundamentos utilizados en una sentencia anterior,
vulnerándose de este modo la garantía de motivación de resoluciones
judiciales, v) se vulneró los principios acusatorio, de contradicción,
así como de la garantía de la defensa procesal, puesto que al obviarse
el debate oral y admitirse la conclusión anticipada indebidamente se
afectó el derecho de la parte civil».
Ejecutoria Suprem a del 11/3/2010, R.N. N ° 4340-2008-LORETO.
VOCAL PONENTE: B a r r io s A lv a r a d o , Elvia, Gaceta Penal, 1.16, Gaceta
Jurídica, Lima, octubre 2010, p. 237.

CONTENIDO DEL DEBIDO PROCESO


21.- «Que los principios y derechos de la función jurisdiccional,
que garantiza a todo justiciable, ante su pedido de tutela jurisdiccional
efectiva, el deber del órgano jurisdiccional de observar el debido
proceso e impartir justicia dentro de los parámetros establecidos en
los tratados internacionales de los cuales el Perú es país signatario, se
encuentran previstos en el inciso tres del artículo 139 de la Constitución
Política; que, por ello, toda sanción punitiva debe tener lugar en el
marco de un debido proceso, el cual asegura al encausado su derecho
de defensa y un tratamiento digno en estricto cumplimiento del-
principio de proporcionalidad, y en el que exista una regulación
equilibrada de los derechos y deberes de los sujetos procesales. En
este orden de ideas, dentro de la garantía genérica del debido proceso
encontramos el principio de correlación o congruencia entre lo acusado
y lo condenado, lo que constituye el límite a la potestad de resolver
del órgano jurisdiccional; y, el principio acusatorio que identifica los
elementos necesarios para individualizar la pretensión penal».
Ejecutoria Suprema del 7/4/2008, R.N. N° 4382-2007-MOQUEGUA.
VOCAL PONENTE: U r b in a G a n v in i, Pedro G ., Gaceta Penal, t. 17,
Gaceta Jurídica, Lima, noviembre 2010, p. 126.

37
•Fid e l R o ja s V a rga s

VALORACIÓN Y ESTATUS JURÍDICO DEL ATESTADO PO­


LICIAL
22. «8. Sin perjuicio de lo antes dicho, cabe señalar que ante el
argumento del recurrente referido a que el Juez no tomó en cuenta
para abrir la instrucción que el representante del Ministerio Público
no adjuntó atestado policial alguno al momento de formalizar la
denuncia fiscal, dando a entender que el referido auto de apertura de
instrucción no ha encontrado satisfactoria motivación, debe precisarse
que tal como lo dispone el artículo 159 de la Constitución Política del
Perú, corresponde al Ministerio Público ejercer la acción penal pública,
de oficio o a petición de parte, así como conducir desde su inicio la
investigación del delito, por lo que puede recurrir a la Policía Nacional
con el fin de solicitar apoyo para el esclarecimiento de las circunstancias
en las que se cometieron los hechos denunciados así como la
participación de los presuntos autores; la participación de la Policía
Nacional concluye con la elaboración del Atestado policial, el cual
será valorado por el Fiscal para determinar si formula acusación fiscal
o, si por el contrario, decide no promover la acción penal. 9. La partici­
pación de la Policía Nacional y la elaboración del atestado policial,
entonces no son necesarias, sino que es el Fiscal el que determina sobre
la base de la suficiencia de la denuncia de parte formulada ante su
despacho, con las pruebas que la sustentan, como'en el presente caso,
por lo que este argumento debe ser desestimado».
Sentencia del Tribunal Constitucional, del 17 de marzo de 2010, Exp.
N ° 04761-2009-PHC/ TC-JUNÍN. Gaceta Penal, t. 9, Gaceta Jurídica,
Lima, Marzo 2010, p. 308.

VI. Motivación de resoluciones


DEBIDA MOTIVACIÓN: CONTENIDO
23.- «8. El contenido constitucional del debido proceso, se respeta
prima facie, siempre que exista: a) fundamentación jurídica, que no
implica la sola mención de las normas a aplicar al caso, sino la expli­
cación y justificación de por qué tal caso se encuentra o no dentro de
los supuestos que contemplan tales normas; b) congruencia entre lo
pedido y lo resuelto, que implica la manifestación de los argumentos que
expresarán la conformidad entre los pronunciamientos del fallo y las
pretensiones formuladas por las partes, y c) que por sí misma exprese
la motivación suficiente explicación de la decisión adoptada, aún si
esta es breve o concisa, o si representa el supuesto de motivación por
remisión» (cfr. STC, Exp. N° 4348-2005-PA/TC. Fundamento 2).
----------------------- J urispruden cia del T ribun al C on stitu cio n a l -----------------------

Sentencia del Tribunal Constitucional, del 9 de enero de 2008, Exp.


N ° 3961-2007-PHC/TC-LIMA. Diálogo con la Jurisprudencia, año 14,
N ° 119, Gaceta Jurídica, Lima, agosto 2008, p. 60.

LA NO MOTIVACIÓN ES EXPRESIÓN DE LO ARBITRARIO


24.- «5. La motivación de la decisión comienza, pues, por marcar
la diferencia entre lo discrecional y lo arbitrario, y ello, porque si no
hay motivación que la sostenga, el único apoyo de la decisión será la
voluntad de quien la adopta, apoyo insuficiente como es obvio, en un
Estado de Derecho en el que no hay margen, por principio para el
poder puramente personal. Lo no motivado es ya, por este solo hecho,
arbitrario».
Sentencia del Tribunal Constitucional, del 18 de diciembre de 2007,
Exp. N ° 4053-2007-PHC/TC-LIMA. Voto singular de los magistrados
L a n d a A r r o y o y B eau m on t C a lu k g o s , Gaceta Penal, t. 8, Gaceta Jurídica,
Lima, febrero 2010, p. 342.

EXIGENCIA DE MOTIVACIÓN DE RESOLUCIONES EN TODO


ÁMBITO DE LA ADMINISTRACIÓN PÚBLICA: DEBER DE MOTI­
VACIÓN POR PARTE DE LOS INTEGRANTES DEL CONSEJO
NACIONAL DE LA MAGISTRATURA
25.- «39. La motivación es una exigencia que si bien es parte de
las resoluciones judiciales, debe ser observada en todo tipo de
procedimiento, a la luz del artículo 139 inciso 5 de la Constitución,
como una motivación escrita (...). En ese sentido, toda resolución debe
ser congruente a fin de calibrar en ella la debida correlación entre los
hechos presentados y la base normativa, que sustentan la decisión
final y lo que esta determina. Y es justamente la motivación la que
permitirá medir la congruencia en la medida adoptada, por constituir
un medio eficaz de control sobre la actividad del juzgador que permite
la verificación pública de su convencimiento último. La motivación
servirá básicamente por dos razones: para la eficacia del control
jurisdiccional ex post y para lograr el convencimiento del juez respecto
de la corrección y justicia de la decisión del CNM. Por tanto, la
resolución congruente, sustentada en la motivación descubre su
pedestal en la articulación con el criterio de razonabilídad, a fin de
regular adecuadamente el «margen de apreciación» que tiene el consejero
para resolver de manera finid, pese a la sensatez y la flexibilidad que
se le ha impuesto en el ejercicio de sus funciones. 40 (...). Por eso es
importante que la Defensoría del Pueblo haya señalado que la falta de
motivación de la ratificación vulnera los principios de dignidad de la
F id el R o ja s V a r g a s

persona, de interdicción de la arbitrariedad y de publicidad, que


sustentan el ordenamiento jurídico peruano, y de la misma manera,
afectan los derechos respectivos de los magistrados y magistradas no
ratificados, así como su derecho a un debido proceso. Es pertinente
señalar que este tema tampoco es novedoso para este Colegiado. En el
caso de los pases al retiro por la causal de renovación de los oficiales
de las Fuerzas Armadas y Policía Nacional, ha señalado en el
fundamento 15 de la Sentencia del Exp. N° 0090-2004.AA que, para
evitar considerar a los actos discrecionales de la administración como
arbitrarios, estos han de ser motivados y basarse necesariamente en
razones, esto es, que no constituyan una mera expresión de la voluntad
del órgano que los dicte».
Sentencia del Tribunal Constitucional, del 12 de agosto de 2005, Exp.
N ° 3361-2004-AA/TC-LIMA. Q u ir o g a L e ó n , Aníbal / C h ia b r a V a l e r a ,
M aría Cristina, El derecho procesal constitucional y los precedentes
vinculantes del Tribunal Constitucional, APECC, Lima, 2009, p. 630.

EL DEBIDO PROCESO Y LA MOTIVACIÓN DE RESOLU­


CIONES EN TODO LOS PROCESOS ADMINISTRATIVOS PÚBLICOS
Y PRIVADOS
26.- «8. Como ya lo ha expresado el Tribunal Constitucional en
abundante y sostenida jurisprudencia, el debido proceso está concebido
como el cumplimiento de todas las garantías y normas de orden público
que deben aplicarse a todos los casos y procedimientos, en cuyo seno
se alberga los actos administrativos, a fin de que las personas estén en
la posibilidad de defender adecuadamente sus derechos ante cualquier
acto del Estado o de los particulares que pueda afectarlos. Queda claro,
entonces, que la cláusula fundamentad contenida en el artículo 139.3
de la Constitución Política del Perú, no es patrimonio exclusivo de los
procesos jurisdiccionales, sino que el respeto del contenido del debido
proceso se hace extensivo a los procesos administrativos públicos o
privados. 9. En reciente jurisprudencia el Tribunal Constitucional ha
precisado que el fundamento principal por el que se habla del debido
proceso administrativo encuentra su sustento en el hecho de que tanto
la jurisdicción como la administración están indiscutiblemente
vinculadas a la Constitución Política del Estado, de modo que si este
resuelve asuntos de interés para los administrados, y lo hace a través de
procedimientos internos, no existe razón alguna para desconocer las
categorías invocables ante el órgano jurisdiccional. 11. Debemos
afirmar que el derecho a la motivación de las decisiones adminis-

40
----------------------- J urisprudencia d el T ribunal C on stitu cio n a l ------------------------

tratívas si bien no tiene un sustento constitucional directo, no es menos


cierto que forma parte de aquella parcela de los derechos fundamentales
innominados que integra la construcción constitucional del Estado que
permite apartarse de toda aquella visión absoluta o autoritaria. 12.
Hablar de un Estado Constitucional significa hablar de un modelo
estatal en el que sus acciones están regidas por el Derecho, lo que trae
como correlato que la actuación de la administración deberá dar
cuenta de esta sujeción para alejar cualquier sospecha de arbitrariedad.
Para lograr este objetivo las decisiones de la administración deberán
contener una adecuada motivación tanto de los hechos como de la
interpretación de las normas o razonamiento realizado por el
funcionario o Colegiado, de ser el caso».
Sentencia del Tribunal Constitucional, del 11 de febrero de 2009, Exp.
N ° 01412-2007-PA/ /TC-LIM A. Q u ir o g a L e ó n , Aníbal / C h ia b r a
V a le r a , María Cristina, El derecho procesal constitucional y los precedentes
vinculantes del Tribunal Constituríonal, APECC, Lima, 2009, p. 1239.
FACULTADES DISCRECIONALES Y DEBER DE MOTIVACIÓN
27.- «41. Y si bien se presenta como claro e interesante que exista
una discrecionalidad en la actividad de los Consejeros (como la tiene
cualquier juzgador), ello no puede servir como base para la vulneración
de los derechos de los jueces y fiscales, antes bien, sus resoluciones
deben estar sometidas a criterios jurídicos que reflejen los valores, prin­
cipios y derechos que la Constitución reconoce. Por tanto, según el
fundamento 36 de la Sentencia recaída en el Exp. N° 0090-2004-AA
este Colegiado concluye en que el control de constitudonalidad de los
actos dictados al amparo de una facultad discrecional no debe ni puede
limitarse a constatar que el acto administrativo tenga una motivación
más o menos explídta, pues constituye, además una exigenda consti-
tudonal evaluar si la decisión finalmente adoptada observa los prin-
dpios de razonabilidad y proporcionalidad con reladón a la motivadón
de hechos, ya que una incoherencia sustanrial entre lo considerado
relevante para que se adopte la medida y la decisión tomada, convierte
a esta última en una mañifestadón de arbitrariedad. La línea que se
acaba de mostrar no es novedosa en jurisprudenda comparada. Según
la sentencia Diez/ Catán, 310:1698, de la Corte Suprema estadouni­
dense, las resoludones (...) con apoyo en razones subjetivas (...) llevan
ínsito un claro voluntarismo sobre el tema, que permite descalificar
las conclusiones a tenor de la doctrina de la arbitrariedad. De esta
manera se ha llegado a señalar que una discredonalidad demasiado
fuerte puede llegar a la pura arbitrariedad».

41
F id el R o ja s V a rg a s

Sentencia d d Tribunal Constitucional, del 12 de agosto de 2005, Exp.


N ° 3361-2004-AA/TC-LIMA. Q u ir o g a L e ó n , Aníbal / C h ia b r a V a l e r a ,
M aría Cristina, El Derecho Procesal Constitucional y los precedentes
vinculantes dd Tribunal Constitucional, APECC, Lima, 2009, pp. 630 y 631.

DEBER MÁS INTENSO DE MOTIVACIÓN CUANDO SE


RESTRINGE DERECHOS FUNDAMENTALES
28.- «6. El deber de motivación de las resoluciones judiciales es
aún mayor cuando se trate de resoluciones que restrinjan derechos
fundamentales (Cfr. Exp. N° 0728-PHC/TC, fundamento 18), y a su
vez tanto mayor sea la restricción, mayores serán los deberes de
motivación. Y es que si el objeto de la obligación constitucional de jus­
tificar la decisión adoptada radica en racionalizar la actuación del
poder público, a efectos de evitar la arbitrariedad el puro subjetivismo
de quienes actúan desde el poder estatal, dicho deber se acrecienta en
supuestos en los que hay un mayor discrecionalidad o en los que la
consecuencia de la decisión sea más grave. En tal sentido, un acto
estatal que restrinja los derechos fundamentales con una mayor
intensidad, merecerá una mayor justificación. Así, cabe citar a modo
de ejemplo que para el caso de una restricción grave del derecho a la
libertad personal como el mandato de detención, este Tribunal ha
señalado expresamente que la exigencia de la motivación en la adopción
o el mantenimiento de la medida debe ser más estricta, pues solo de
esa manera es posible evaluar si el juez penal ha obrado de conformidad
con la naturaleza excepcional, subsidiaria y complementaria de la
detención judicial preventiva».
Sentencia del Tribunal Constitucional, del 30 de junio de 2010, Exp.
N ° 06358-2009-PHC/TC-LIMA. Gaceta Penal, t. 14, Gaceta Jurídica,
Lima, agosto 2010, p. 402.

MOTIVACIÓN JUDICIAL: PERSPECTIVA DOCTRINARIA


ASUMIDA JUDICIALMENTE
29.- «La motivación de una resolución judicial supone, por tanto,
una justificación racional, no arbitraria, de la misma, mediante un
razonamiento no abstracto sino concreto. Esa justificación de la reso­
lución deberá incluir: a) el juicio lógico que ha llevado a seleccionar
unos hechos y una norma, b) la aplicación razonada de la norma y;
c) la respuesta a las pretensiones de las partes y a sus alegaciones
relevantes para la decisión. Los recursos contra las resoluciones judi­
ciales pueden referirse obviamente tanto al derecho aplicado como a
los hechos considerados probados y que sirven de base a los mismos.

42
----------------------- J urisprudencia del T ribunal C o n stitu c io n a l ------------------------

Cuando se habla de motivación es tanto o más importante la motivación


de la selección del material que el Juez da como probado».
Ejecutoría de la Primera Sala Penal de la Corte Superior de Lima, del
6 de abril de 2010. VOCAL PONENTE: T e l l o de Ñ e c c o , Inés, Exp.
N ° 51-2009, Resolución N ° 13, Gaceta Penal, t. 14, Gaceta Jurídica,
Lima, agosto 2010, p. 270.

MOTIVACIÓN SUFICIENTE DE RESOLUCIÓN JUDICIAL


30.- «Alega el recurrente que el Juez demandado dictó el auto de
apertura de instrucción sin una debida motivación, pues no señala
detalladamente los hechos y pruebas que lo vinculen con el hecho
delictivo, no obstante que el Fiscal solicitó una nueva prórroga de la
instrucción para la actuación de nuevos elementos de prueba, entre
ellos la ampliación de la instructiva, la misma que no fue dispuesta
por el demandado y se procedió solo a devolver los autos para que
proceda a formularse acusación. Uno de los contenidos esenciales del
derecho al debido proceso es el derecho a obtener de los órganos judi­
ciales una respuesta razonada, motivada y congruente con las
pretensiones oportunamente deducidas por las partes en cualquier
clase de proceso, lo que es acorde con el inciso 5 del artículo 139 de la
Constitución. Desde esta perspectiva constitucional y a tenor de lo
dispuesto por el artículo 77° del Código de Procedimientos Penales,
que regula la estructura del auto de apertura de instrucción, este Cole­
giado aprecia que el cuestionado auto de apertura, se adecúa en rigor
a lo que estipulan tanto la norma suprema del Estado y la ley procesal
penal citada, ya que tiene una motivación suficiente respecto de los
presupuestos que sustentan la apertura del proceso penal instaurado
al demandante, como se advierte de la descripción fáctica del evento
delictuoso cuya comisión se le atribuye. A mayor abundamiento,
respecto a la prórroga del plazo de instrucción alegada por el deman­
dante, cabe precisar que tal reclamación no reviste materia constitu­
cional, sino que corresponde a una objeción de materia procesal que
debe ser dilucidada de conformidad con la normativa que es propia
del proceso penal sumario».
Sentencia del Tribunal Constitucional, del 13 de noviembre de 2008,
Exp. N ° 00728-2008-PHC/TC-LIMA. Diálogo con la Jurisprudencia, año
14, N ° 123, Gaceta Jurídica, Lima, diciembre 2008, p. 269.

VALORACIÓN DE AUTO DE APERTURA DE INSTRUCCIÓN


QUE REPRODUCE LOS FUNDAMENTOS DE DENUNCIA FISCAL:
NO AFECTACIÓN A LA DEBIDA MOTIVACIÓN
■Fid e l R o ja s V a rga s

31.- «Respecto a la. afectación constitucional ocasionada porque


el auto que abre instrucción reproduce los fundamentos expuestos en
la denuncia, sin análisis y razonamiento alguno, cabe resaltar que la
reproducción de la narración expuesta en la denuncia fiscal sin que la
afirmación implique reconocimiento alguno, no lesiona atributo alguno,
toda vez que los hechos materia de investigación, los cuales se atribuyen
al denunciado son los mismos que fueron materia de la investigación
preliminar, se consignan en la denuncia fiscal y luego son recogidos
por el auto de apertura de instrucción, y son los mismos que poste­
riormente serán materia de investigación. Desechar la posibilidad de
que exista similitud de narración y redacción entre la denuncia fiscal
y el auto apertura de instrucción implicaría la desinformación del
imputado respecto de aquello que es materia de investigación. De ahí
que en el presente caso tanto el dictamen fiscal como la resolución
judicial cuestionados se encuentran motivados conforme a los términos
previstos por el inciso 5) del artículo 139 de la Constitución, y, al margen
de que tales fundamentos resulten o no compartidos en su integridad,
constituyen justificación suficiente que respalda la decisión fiscal
adoptada en cada caso, por lo que no procede su revisión a través
del proceso de amparo».
Sentencia del Tribunal Constitucional, del 11 de enero de 2010, Exp.
N ° 04827-2009-PA/ TC-LIMA. Gaceta Penal, t. 8, Gaceta Jurídica, Lima,
febrero 2010, p. 38854.

MOTIVACIÓN INSUFICIENTE: PRECISIONES


32.- «La motivación insuficiente se presenta cuando no se cumple:
i) la referencia al material probatorio en que se fundan las conclusiones
del fallo con descripción de los elementos de prueba correspondiente
-se utilizan formularios o frases rutinarias, se hace un simple relato
de los hechos imputados sin base material en la causa, o se mencionan
relatos insubstanciales-, o ii) no se incorpora o expresa la ligazón
racional con las afirmaciones o negaciones que se incorporan en la
sentencia».
Ejecutoria Suprema del 1/8/2007, CASACIÓN N ° 05-2007-HUAURA.
VOCAL PONENTE: S a n M a r t ín C a s t r o , C é sa r, Gaceta Penal, 1 6 , G a c e ta
Jurídica, Lima, diciembre 2009, p. 320.

MOTIVACIÓN DEFICIENTE DE RESOLUCIONES JUDICIALES


AL EVALUAR VERSIÓN DE MENOR
33.- «Después de efectuar el análisis correspondiente, se aprecia
que la sentencia materia de grado contiene una serie de deficiencias

44
----------------------- J urisprudencia d el T ribu n al C o n stitu cio n a l ------------------------

que afectan seriamente el principio de motivación de las resoluciones


judiciales y el derecho de defensa. En efecto la Sala Penal Superior
por un lado omitió pronunciarse cumplidamente respecto de los princi­
pales argumentos defensivos planteados por los encausados durante
el juicio oral. De otro lado, se aprecian importantes incongruencias y
metáforas en la narración efectuada por el menor agraviado, lo que
exigía dotar de mayor seguridad a las conclusiones que se arribaron
luego de interpretar las figuraciones del menor, garantizándose una
adecuada valoración del relato del menor para sustentar una condena».
Ejecutoría Suprema del 4/3/2010, R.N. N ° 2543-2009-LIMA. VOCAL
PONENTE: B a r r io s A lv a r a d o , Gaceta Penal, 1.15, Gaceta Jurídica, Lima,
setiembre 2010, p. 270.
RESOLUCIÓN CORRECTAMENTE MOTIVADA Y CASACIÓN
34.- «Si se admitiera que el derecho a la motivación de las resolu­
ciones judiciales garantiza que se interprete y aplique correctamente
el derecho positivo, entonces se habría producido la paradoja de que
el recurso de casación habría quedado subsumido o superpuesto por
el contenido constitucionalmente garantizado por este derecho
fundamental. Y cada vez que se solicite su protección en el ámbito de
la justicia constitucional, los jueces de la Constitución se encontrarían
autorizados para ingresar a dilucidar materias que en principio le son
ajenas (la correcta o incorrecta interpretación y aplicación de la ley»
(Cf., STC 6149-2005-PHC/TC).
Sentencia del Tribunal Constitucional, del 13 de noviembre de 2008,
Exp. N ° 00728-2008-PHC/TC-LIMA. Diálogo con la Jurisprudencia, año
14, N ° 123, Gaceta Jurídica, Lima, diciembre 2008, p. 262.

EL ERROR EN LA MOTIVACIÓN
35.- «No todo ni cualquier error en el que eventualmente incurra
un resolución judicial constituye automáticamente la violación del
contenido constitucionalmente protegido del derecho a la motivación
de resoluciones judiciales».
Sentencia del Tribunal Constitucional, del 13 de noviembre de 2008,
Exp. N ° 00728-2008-PHC/TC-LIMA. Diálogo con la Jurisprudencia, año
14, N ° 123, Gaceta Jurídica, Lima, diciembre 2008, p. 261.
MOTIVACIÓN INCORRECTA, MOTIVACIÓN INSUFICIENTE
DE RESOLUCIONES
36.- «(...). 8. Establecer la distinción entre lo que significa correcta
motivación y suficiente motivación, es necesario, pues ello nos va a

45
F id el R o ja s V a rga s

permitir decantar la problemática suscitada a partir del presente


proceso constitucional. De este modo cuando el demandante sostiene
que existe una falta de motivación, en realidad a lo que está haciendo
referencia es a una incorrecta motivación, en la cual se evidencia que
lo que en esencia pretende es que se revisen temas relacionados a la
valoración de las pruebas aportadas en el proceso, tal y conforme se
puede concluir del escrito de demanda, lo cual no está permitido para
este Colegiado, pues aceptar ello implicaría que el Tribunal
Constitucional se convierta en una supra instancia capaz de revisar el
contenido de los fallos judiciales in toto, lo cual está vedado pues el
realizar dicha actividad implicaría transgredir la propia posición que
este Tribunal ya ha señalado respecto del tema, cuando al emitir la
sentencia del Exp. N° 1922-2005-PHC/TC ha expresado que «(...) el
proceso constitucional no debe ser utilizado como vía indirecta para
revisar una decisión jurisdiccional, que se encuentre basada o sustentada
en actividades investigatorias o de valoración de pruebas (...)», y ello
se debe a que la actividad procesal desplegada en el proceso penal es
una actividad especializada en el que se desarrolla un iter probatorio
orientado a verificar la culpabilidad o no del sujeto al cual se le imputa
la comisión de un hecho delictivo; no siendo así el presente proceso
constitucional, pues este está orientado a establecer si es que existe
una afectación a la libertad individual sustentada en la afectación del
debido proceso (falta de motivación de las resoluciones judiciales). 9.
Situación diferente son los casos en los que se pone de manifiesto una
insuficiencia en la motivación de las resoluciones judiciales. En este
tipo de casos la resolución lidia con lo arbitrario, es decir, casos en los
que es imposible apreciar el nexo lógico entre la decisión adoptada y
la argumentación que le sirve de fundamento (principio de
congruencia de las resoluciones judiciales); respecto a este tema el
Tribunal Constitucional ha establecido que: uno de los contenidos del
derecho al debido proceso es el derecho a obtener de los órganos
judiciales una respuesta razonada, motivada y congruente con las preten­
siones (...) ello garantiza que los jueces cualquiera sea la instancia a la
que pertenezcan, expresen el proceso mental que los ha llevado a
decidir una controversia, asegurando que el ejercicio de la potestad
de administrar justicia se haga con sujeción a la Constitución (Exp.
N° 1230-2002-PHC/TC) a partir de lo expuesto en el presente
fundamento es que se realizará el análisis de si la resolución ha atentado
contra la motivación de las resoluciones judiciales, faltando al principio
de congruencia. Así, de la simple lectura de la resolución a la cual se

46
----------------------- J u rispruden cia d el T ribu n al C o n stitu c io n a l -----------------:-------

le está atribuyendo la característica de atentar contra el debido proceso


en su vertiente de falta de motivación, se aprecia que la misma guarda
congruencia respecto de los hechos y lo decidido, con lo que se evidencia
que se ha respetado el contenido esencial de derecho que se invoca
como vulnerado, pues ha existido una suficiente fundamentación
jurídica. En consecuencia, la vulneración alegada no es tal».
Sentencia del Tribunal Constitucional, del 5 de octubre de 2007, Exp.
N ° 4341-2007-HC/TC-LIMA. Diálogo con la Jurisprudencia, año 13,
N ° 114, Gaceta Jurídica, Lima, marzo 2008, p. 56.
PRINCIPIO DE CONGRUENCIA EN LAS RESOLUCIONES
JUDICIALES
37.- «Toda resolución judicial debe contener una adecuada
conexión entre los hechos que sustentan la decisión (quaestio factii) y
las normas jurídicas que la respaldan (quaestio iuris), en cuya virtud
se delimitan las razones que justifican el fallo adoptado en función a
los hechos declarados probados y las normas invocadas para dar
respuesta a las pretensiones y resistencias de las partes. De la sentencia
de vista se advierte que no se han fundamentado debidamente los
motivos de la absolución. Que siendo así, se evidencian indicadores
de probable afectación a la garantía genérica del debido proceso;
declararon fundado el recurso de queja excepcional interpuesto por
la parte civil, contra la resolución que dedaró improcedente el recurso
de nulidad».
Ejecutoria Suprem a del 27/3/2007, Queja N ° 645-2006-LORETO.
Gaceta Penal, t. 9, Gaceta Jurídica, Lima, marzo, 2010, p. 210.

PRINCIPIO DE CONGRUENCIA Y RECURSOS 1MPUGNATORIOS:


CAUSAL NO INVOCADA EN LOS RECURSOS (NULIDAD-CASACIÓN).
38.- «7. La actividad recursiva en nuestro sistema procesal tiene
como uno de sus principales principios el de limitación, conocido como -
tantum apellatum quantum deoolutum sobre el que reposa el principio::
de congruencia, y que significa que el órgano revisor al resolver la
impugnación debe pronunciarse solamente sobre aquellas pretensiones
o agravios invocados por el impugnante en el referido recurso
extraordinario, por lo que tratándose de un medio impugnatorio, la
casación no puede ser ajena a este principio. Significa ello que el
Tribunal revisor solo puede conocer y decidir aquellas cuestiones que
ha limitado la impugnación del recurrente; en consecuencia, el Tribunal
casatorio no tiene más facultades de revisión que aquellas que han

47
F id el R o ja s V arga s

sido objeto del recurso; y más aún no puede entrar en el examen de


las cuestiones consentidas por las partes o que no han sido cuestio­
nadas porque estas han quedado ejecutoriadas, salvo que el vicio
sea de tanta trascendencia que vulnere el orden público y las buenas
costumbres o que exista una manifiesta vulneración de derechos funda­
mentales cuyo cumplimiento no fue advertido por el recurrente.
8. Para ello el principio de Trascendencia que rige la institución de
la nulidad procesal exige la demostración del perjuicio ocasionado
por el acto procesal viciado para hacerlo viable y cuando es declarada
de oficio solo es procedente cuando el juez no puede continuar con ^
el proceso al haberse afectado normas im perativas, en cuyo
supuesto nos encontramos ante supuestos de nulidad insalvable. El
perjuicio pues debe ser cierto e irreparable, pero además es necesario
precisar cuál es la defensa que no se pudo realizar como consecuencia
del acto procesal viciado. 9. A la luz de lo expuesto es evidente que
la Sala Constitucional y Social de la Corte Suprema de la República
ha desviado hasta el absurdo la decisión casatoria al declarar la
nulidad de todo lo actuado por un agravio no expuesto en los recursos
de casación y de apelación interpuestos (...) Siendo así y estando a
que no se ha motivado en qué há consistido el perjuicio ocasionado
a alguna de las partes como consecuencia del vicio acusado por la
Sala y no propuesto como agravio por el recurrente, máxime que O
ambas partes habían aceptado la competencia civil para la diluci­
dación de la pretensión o en que ha consistido la vulneración del orden
público o las buenas costumbres, o a quién o quiénes ha ocasio­
nado vulneración de derechos fundamentales la tramitación de
la pretensión en vía de proceso civil y no laboral en la que -como
queda dicho- ambas partes han ejercitado ampliamente sus derechos
sin denunciar agravio alguno en dicho tema, la nulidad de actuados
por falta de competencia constituye decisión extra petita no solo
no debatida sino expresamente consentida por las partes. Siendo ^
así resulta que la decisión cuestionada basada en argumentos
no específicos y ajenos a la causal casatoria admitida viola el
principio de congruencia que jalona la motivación de las resolu­
ciones judiciales». (Fundamentación del voto del magistrado
Ver gara Gotelli).
Sentencia del Tribunal Constitucional, del 19 de junio de 2007, Exp.
N ° 7022-2006-PA/TC-LIMA. Diálogo con la Jurisprudencia, año 13,
N ° 113, Gaceta Jurídica, Lima, febrero 2008, p. 44.

48
----------------------- J urisprudencia del T ribunal C on stitu cio n a l ------------------------

MOTIVACIÓN DE CITACIONES POLICIALES


39.- «Es fundón de la Politía Nacional del Perú prevenir, investigar
y combatir la delincuencia (artículo 166 de la Constitución). Sin
embargo debe quedar claro, que toda intervendón o actuadón poli-
dal debe resultar coherente con el diseño constitudonal y legal esta­
bleado, y es que si los miembros de la Polida Nacional ritan de manera
reiterada e injustificada a una persona, o realizan una vigilancia
domiciliaria injustificada, no cabe la menor duda que dicha actua­
ción está comprendida dentro de los supuestos proscritos por el orde­
namiento jurídico. Sobre la motivadón de las dtaciones polidales, cabe
señalar que la citadón polidal es un acto administrativo policial que
tiene por objeto requerir la presencia de una persona a efectos de
recepdonar su declaradón o manifestación a nivel de investigadón
preliminar sea por un delito o por una falta, pero que no requiere de
una motivadón resolutoria propia de las resoludones administrativas
o judidales, sino solo la descripción de los datos mínimos que supues­
tamente justifiquen dicha citación. Así: Por la presente queda Ud.
debidamente notificado para que concurra a la Comisaría PNP..., el
día...de...de..., a horas 11: a. m., a efectos de rendir su manifestadón
escrita sobre denuncia por delito contra el patrimonio (hurto de...),
en agravio de..., diligencia que se lleva con conocimiento de la Fiscalía
Mixta de...».
Sentencia del Tribunal Constitucional del 29 de agosto de 2008, Exp.
N ° 04613-2007-PHC/TC-LORETO. Diálogo con la Jurisprudencia, año
14, N ° 125, Gaceta Jurídica, Lima, febrero, 2009, p. 237.
FALTA DE MOTIVACIÓN EN RESOLUCIÓN JUDICIAL QUE
DICTA MEDIDA CAUTELAR DE DETENCIÓN PROVISIONAL
40.- «Uno de los contenidos del derecho al debido proceso es el
derecho a obtener de los órganos judidales una respuesta razonada,
motivada y congruente con las pretensiones oportunamente deduddas
por las partes en cualquier clase de proceso. La exigencia que las
decisiones judiciales sean motivadas en proporción a los términos
del inciso 5) del artículo 139 de la Norma Fundamental garantiza que
los jueces, cualquiera sea la instancia a la que pertenezcan, expresen
la argumentadón jurídica que los ha llevado a deddir una controversia,
asegurando que el ejercicio de la potestad de administrar justida se
haga con sujeción a la Constitución y a la ley; pero también con la
finalidad de facilitar un adecuado ejerddo del derecho de defensa de
los justidables. En suma, garantiza que el razonamiento empleado

49
- F id el R o ja s V a rga s

guarde relación y sea suficiente y proporcionado con los hechos que


al Juez penal corresponde resolver. En reiterada jurisprudencia este
Tribunal ha sostenido que el principal elemento a considerarse con el
dictado de la medida cautelar de detención debe ser el peligro procesal
que comporte que el procesado ejerza plenamente su libertad loco­
motora, en relación con el interés general de la sociedad paira reprimir
conductas consideradas como reprochables jurídicamente; en parti­
cular, de que el procesado no interferirá u obstaculizará la investigación
judicial o evadirá la acción de la justicia. Tales fines deben ser eva­
luados en conexión con distintos elementos que antes y durante el
desarrollo del proceso puedan presentarse y, en forma significativa,
con los valores morales del procesado, su ocupación, bienes que
posee, vínculos familiares y otros que, razonablemente le impidan ocul­
tarse o salir del país o sustraerse a una posible sentencia prolongada.
La inexistencia de un indicio razonable en tomo a la perturbación de
la investigación judicial o a la evasión de la justicia por parte del proce­
sado termina convirtiendo el dictado o el mantenimiento de la deten­
ción judicial preventiva en arbitraria, por no encontrarse razonable­
mente justificada (...). En este orden de ideas y de lo argumentado
por el Juez penal demandado, se puede afirmar que la detención preven­
tiva judicial que se impuso al recurrente se sustentó en cuestiones
totalmente ajenas a una razón circunstancial respecto a la existencia
del peligro procesal de perturbación probatoria o peligro de fuga qué
se invocó para justificar el mandato coercitivo, antes bien el juez
emplazado no tuvo en consideración distintos elementos significativos
que obran en autos y que pudieron ser evaluados para determinar el
grado de coerción personal que debió imponérsele al recurrente, como
fueron sus valores como hombre de Derecho, su producción intelectual,
su ocupación profesional en el campo legal, su manifiesto arraigo
familiar y otros que, razonablemente, le hubiesen permitido al
demandado descartar la más mínima intención del actor de ocultarse
o salir del país. Asimismo, la cuestionada autoridad judicial no señaló
en su resolución la existencia de indicios razonables en torno a
la posibilidad de perturbación de la investigación judicial por parte
del demandante, omisión de motivación que convirtió al mandato
judicial de detención en arbitrario, por no encontrarse razonablemente
justificado».
Sentencia del Tribunal Constitucional, del 27 de noviembre de 2007,
Exp. N ° 5490-2007-HC/TC-LIMA. Diálogo con la Jurisprudencia, año
13, N ° 116, Gaceta Jurídica, Lima, mayo 2008, pp. 105-106.

50
J urisprudencia d el T ribu n al C onstitucion al

DEBIDA MOTIVACIÓN DE RESOLUCIONES: VULNERACIÓN


EN SENTENCIA (HOMICIDIO)
41.- «Mediante el recurso de queja, el encausado sostiene que se
vulneró su derecho a la debida motivación de resoluciones judiciales,
porque el Colegiado Superior no examinó el argumento alternativo
que su defensa propuso, referida a la causa de justificación obrar en
cumplimiento del deber -prevista en el inciso ocho del artículo veinte
del Código Penal-, que tampoco valoró la presencia en su conducta
de los requisitos esenciales de la legítima defensa perfecta, conteni­
da en el literal b, inciso tres del artículo veinte del cuerpo normativo
reseñado -referidos la intensidad y peligrosidad de la agresión-;
finalmente, sostiene que la Sala penal infringió la ley, cuando inaplicó
lo previsto en el artículo 1973 del Código Civil, dispositivo que regula
la reducción del monto de la reparación civil, cuando, como sucedió
en el presente caso, existió una autopuesta en peligro de la víctima.
Que en el caso de autos, si bien se aprecia que la sentencia de vista
analiza los elementos de la legítima defensa que alegó el acusado a
lo largo del proceso, lo cierto es que al igual que la sentencia de
primera instancia, omitió analizar el argumento referido a la actua­
ción en ejercicio de un deber, el cual constituyó también, un pilar de
0 sus alegatos y en su recurso de apelación. Que es claro que la garantía
de la debida motivación no significa que el órgano jurisdiccional
deba pronunciarse por cada una de las argumentaciones de las
partes, sin embargo, si debe hacerlo respecto de aquellas principales,
circunscritas a tópicos sustanciales, que para el caso de autos, serían
los elementos tendientes a determinar la responsabilidad o irrespon­
sabilidad del encausado, ya sea estimándolos o desestimándolos. En
este sentido, la omisión completa de parte del órgano jurisdiccional
respecto a los alegatos de la defensa, referidos a la causa de justi­
ficación del ejercicio de un deber, constituyen una infracción a la
garantía judicial de debida motivación, prevista en el inciso cinco
del artículo 139° de la Constitución Política del Estado, lo que en
consecuencia permite estimar el presente recurso extraordinario de
queja».
Ejecutoria Suprema del 14/1/2008, QUEfA N° 864-2007-LAMBAYEQUE.
Diálogo con la Jurisprudenda, año 14, N ° 129, Gaceta Jurídica, Lima,
Junio 2009, p. 253.

51
F id el R o ja s V a rga s

LA MOTIVACIÓN DE RESOLUCIONES GARANTIZA UN


ADECUADO EJERCICIO DE DEFENSA
42.- «La motivación de las sentencias garantiza que los jueces,
cualquiera que sea la instancia a la que pertenezcan, deban expresar
el proceso mental que los ha llevado a decidir una controversia,
asegurando que el ejercicio de la potestad de administrar justicia se
haga con sujeción a la Constitución y a la ley; pero también con la
finalidad de facilitar un adecuado ejercicio del derecho de defensa de
los justiciables. La Constitución no garantiza una determinada
extensión de la motivación, por lo que su contenido esencial se respeta
siempre que exista fundamentación jurídica, congruencia entre lo
pedido y lo resuelto, y que por sí misma exprese una suficiente
justificación de la decisión adoptada, aun si esta es breve o concisa, o
se presenta el supuesto de motivación por remisión».
Sentencia del Tribunal Constitucional del 12 de agosto de 2004, Exp.
N ° 2249-2004rHC/TC-LlMA. Fundamento 5. A v a l o s R o d ríg u e z , Com­
íante y R o b le s B ric eñ o , Mery, Jurisprudencia del Tribunal Constitucional,
Gaceta Jurídica, Lima, 2006, p. 312.

FUNCIONES DE LA MOTIVACIÓN DE RESOLUCIONES: FAC­


TOR DE RACIONALIDAD EN EL EJERCICIO DE LA FUNCIÓN
JURISDICCIONAL Y POSIBILITADOR DE UN ADECUADO EJER­
CICIO DEL DERECHO DE DEFENSA
43.- «Según ha de apreciarse de los antecedentes de esta sentencia,
a juicio del emplazado la vulneración de su libertad individual es
resultado de la vulneración del derecho a la motivación de las
sentencias. A juicio del recurrente, no se habría respetado tal derecho
pues, por un lado, la resolución expedida por el Juez penal adolece de
incongruencia entre lo razonado y lo decidido. Y, de otro lado, porque
la Sala penal, al resolver la apelada, no habría resuelto la controversia
aplicando debidamente las reglas que regulan el conflicto de leyes
penales. Planteado así el problema, considera el Tribunal
Constitucional que no le corresponde evaluar si la resolución expedida
por el Juez penal de primera instancia adolece o no de incongruencia,
pues habiendo sido esta apelada, la determinación de su licitud o no,
expresa o tácitamente, fue efectuada por la Sala penal al conocer de
la alzada. El derecho a la motivación escrita de todas las resoluciones
judiciales, con excepción de los decretos de mero trámite, exige que
en todo proceso judicial, independientemente de la materia que se
trate y del sentido favorable o desfavorable que este pueda tener, los

52
----------------------- J u risprudencia del T ribu n al C o n stitu cio n a l ------------------------

jueces tengan que expresar el proceso mental que los ha llevado a


decidir la controversia que se sometió a su conocimiento. Tal derecho,
que a la vez es un principio de la actuación jurisdiccional del Poder
Judicial, cumple en el Estado Constitucional de Derecho al menos dos
funciones. Por una parte, es un factor de racionalidad en el desempeño
del ejercicio de las funciones jurisdiccionales, pues garantiza que la
solución brindada a la controversia sea consecuencia de una exégesis
racional del ordenamiento, y no el fruto de la arbitrariedad en el
ejercicio de la administración de justicia. Y, de otra, facilita un
adecuado ejercicio del derecho de defensa de quienes tienen la
condición de partes en el proceso, a la vez que constituye un control
riguroso por parte de las instancias judiciales superiores cuando se
emplean los recursos que procedan. El derecho a que lias resoluciones
judiciales sean razonadas garantiza que la decisión adoptada no sea
fruto de la arbitrariedad, del voluntarismo judicial o acaso consecuencia
de un proceso deductivo irracional, absurdo o manifiestamente
irrazonable. Ciertamente, no está dentro de su ámbito protegido el
acierto o no que esta pueda tener, o acaso, que no constituya una
infracción de la ley».
Sentencia del Tribunal Constitucional del 25 de setiembre de 2001,
Exp. N ° 458-2001-HC/TC-LIM A. Fundam entos 1, 2 y 3. A v a l o s
R odríguez, Constante y R obles B rk e ñ o , Mery, Jurisprudencia dd Tribunal
Constitucional, Gaceta Jurídica, Lima, 2006, p. 314.

FORMULACIÓN IMPRECISA DE CARGOS EN RESOLUCIÓN


JUDICIAL AFECTA EL DEBER DE MOTIVACIÓN
44.- «Examinando el cuestionado auto de apertura de instruc­
ción, de conformidad con la Cuarta Disposición Final Transitoria de
la Constitución, podemos afirmar que tal resolución no se adecúa en
rigor a lo que estipulan, tanto los instrumentos jurídicos internacio­
nales de derechos humanos com o la Constitución y la ley procesal
penal citados. No cabe duda de que el artículo 77 del Código de Pro­
cedimientos Penales ofrece los máximos resguardos para asegurar que
el imputado tome conocimiento de la acusación que contra él recae,
al prescribir que «El auto será motivado y contendrá en forma predsa
los hechos denunciados, los elementos de prueba que se funda la im­
putación, la calificación de modo específico del delito o los delitos que
se atribuyen al denunciado. En otras palabras, la protección constitu­
cional del derecho de defensa del justiciable supone, a la vez, la obli­
gación de motivación del Juez penal al abrir instrucción. Esta no se

53
■Fid e l R o ja s V a rg a s

colma únicamente con la puesta en conocimiento al sujeto pasivo de


aquellos cargos que se le imputan, sino que comporta una ineludible
exigencia, el cual es que la acusación ha de ser cierta, precisa, clara y
expresa, es decir, una descripción suficiente detallada de los hechos
considerados punibles que se imputan y del material probatorio en
que se fundamentan, y no como en el presente caso, en que se advierte
una acusación genérica e impersonalizada que limita o impide al
procesado un pleno y adecuado ejercicio constitucional del derecho
de defensa.
En este sentido, cuando el órgano judicial superior jerárquico
ordena abrir instrucción, ello no exonera al a quo de fundamentar lo
ordenado, de conformidad con los requisitos previstos en el artículo
77 del Código de Procedimientos Penales. En consecuencia, al haber
omitido el Juez penal la formalización de cargos concretos,
debidamente especificados, contra el beneficiario, lo que denota una
ausencia de individualización del presunto responsable en los términos
anteriormente expuestos, ha infringido el deber constitucional de
motivar las resoluciones judiciales de forma razonable y proporcional,
lesionando en derecho de defensa del justiciable, al no tener este la
posibilidad de rebatir los elementos fácticos que configurarían la
supuesta actuación delictiva que se atribuye, al amparo del artículo
139, inciso 5, de la Constitución Política del Perú».
Sentencia del Tribunal Constitucional del 14 de noviembre de 2005,
Exp. N ° 8135-2005-PHC/TC-LIMA. Fundamentos 39 y 40, Palestra,
Lima, 2006, pp. 67 y 68.

VIL Plazo razonable


PREVALEN CIA DEL DERECHO AL PLAZO RAZONABLE
FRENTE AL PRINCIPIO DE LEGALIDAD: LIMITACIONES PRO­
BATORIAS DEL MINISTERIO PÚBLICO
45.- «Toda persona tiene derecho a ser juzgada en un plazo
razonable, esto es, a que se esclarezca su situación jurídica en el menor
tiempo posible. Esta exigencia de celeridad en el juzgamiento se debe
a que el proceso penal genera un estado de sujeción del procesado,
con las restricciones a su libertad locomotora, a su patrimonio, al
desarrollo de su actividad laboral, entre otras, que dicha situación
implica. Esta exigencia de celeridad debe prevalecer sobre el principio
de legalidad, cuya consecuencia en el ámbito procesal es la búsqueda
de la punición de las conductas que sean sometidas al sistema de
----------------------- Ju risp ru d e n cia d e l T r ib u n a l C o n st it u c io n a l ------------------------

justicia penal. Por tanto, el Estado no puede dedicar un tiempo ilimitado


a la resolución de un asunto de índole criminal. El procesado no puede
ser perjudicado en su libertad por las inefíciencias propias del sistema
de justicia y,en particular, por la incapacidad del titular de la acción
penal para probar la responsabilidad penal de un procesado, que ha
sido absuelto reiteradamente. Si el Ministerio Público no ha aportado
caudal probatorio suficiente para establecer la existencia del delito y
la responsabilidad del procesado, el órgano de revisión no se encuentra
legitimado para declarar la nulidad del juicio oral para orientar la
actividad probatoria del A-quo; función por lo demás limitada por el
principio acusatorio. En consecuencia, la instancia suprema debe
propender por el contrario a la observancia de plazos razonables en
el juzgamiento a fin de asegurar e institucionalizar la confianza en la
imparcialidad procesal del sistema, y hacer un uso adecuado de los
recursos del sistema de justicia penal. En otras palabras, la declaración
de culpabilidad e inocencia es equitativa siempre y cuando se respeten
las garantías del proceso penal, entre ellas las de un juzgamiento
célebre».
Ejecutoria Suprema del 22/10/2008, R.N. N ° 36-2008-LIMA. VOCAL
PONENTE: Javier V i l l a Sthn, Gaceta Penal, t. 8 , Gaceta Jurídica, Lima,
febrero 2010, p. 273.
PARÁMETROS DE VALORACIÓN DEL PLAZO RAZONABLE
DE LA DETENCIÓN PREVENTIVA
46.- «19. Para valorar si la duración de la detención judicial ha
excedido o no el plazo máximo, este Tribunal integrando el concepto
de plazo razonable, se refirió a los criterios sentados por la doctrina
del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) cf. Caso Berrocal
Prudencio, Exp. 2915-2004-HC/TC, que en síntesis son los siguientes:
1. La naturaleza y complejidad de la causa. Es menester tomar en
consideración factores tales como la naturaleza y gravedad de los
delitos, los hechos investigados, los alcances de la actividad proba­
toria para el esclarecimiento del evento delictivo, la pluralidad de agra­
viados o inculpados, o algún otro elemento que permita concluir, con
un alto grado de objetividad, que la dilucidación de una determinada
causa resulta particularmente complicada y difícil. La actitud de los
protagonistas del proceso: por una parte, la inactividad o, en su caso,
la actividad desplegada por el órgano judicial, esto es, analizar si el
Juez penal ha procedido con diligencia especial y con la prioridad
debida en la tramitación del proceso en el que el inculpado se encuentre

55
F id e l R o ja s V a rga s

en condición de detenido, y, por otra parte, la propia actividad procesal


del detenido, a efectos de determinar la razonabilidad del plazo,
distinguiendo el uso regular de los medios procesales que la ley prevé
y la falta de cooperación mediante la pasividad absoluta del imputado
(muestras, ambas, del ejercicio legítimo de los derechos que el Estado
Constitucional permite) de la denominada defensa obstruccionista
(signo inequívoco de la mala fe del procesado y consecuentemente,
recurso repudiado por el orden constitucional)».
Sentencia del Tribunal Constitucional, del 29 de diciembre de 2004,
Exp. N ° 3771-2004-HC/TC-PIURA. Q u e ro g a León, Aníbal y C h ia b r a
Va l e r a , María Cristina, El derecho procesal constitucional y los precedentes
vinculantes del Tribunal Constitucional, APECC, Lima, 2009, p. 651. .

EL CUARTO PARÁMETRO DE VALORACIÓN PARA CONFI­


GURAR VIOLACIÓN AL PLAZO RAZONABLE: AFECTACIÓN
INTENSA A LA SITUACIÓN JURÍDICA DEL PROCESADO
47.- «22. En la Sentencia del Caso Kawas Fernández vs. Honduras,
la Corte IDH reafirmó que: es preciso tomar en cuenta cuatro elementos
para determinar la razonabilidad del plazo: a) complejidad del asunto,
b) actividad procesal del interesado, c) conducta de las autoridades
judiciales, c) afectación generada en la situación jurídica de la persona
involucrada en el proceso. 27. Este cuarto elemento importa
determinar si el paso del tiempo del proceso penal incide o influye de
manera relevante o intensa en la situación jurídica (derechos y deberes)
del demandante. Ello con la finalidad de que el proceso penal discurra
con más diligencia a fin de que el caso se resuelva en un tiempo breve, si
es que este incide o influye de manera relevante o intensa sobre la situación
del demandante, es decir, si la demora injustificada le puede ocasionar al
imputado daño psicológico y/o económico».
Sentencia del Tribunal Constitucional, del 10 de agosto de 2010, Exp.
N ° 05350-2009-PHC/TC-LIMA. Gaceta Penal, t. 14, Gaceta Jurídica,
Lima, agosto 2010, p. 382.

DEBERES Y RESPONSABILIDADES DEL JUEZ FRENTE A LAS


DILACIONES INDEBIDAS
48.- «29. Tratándose de dilaciones indebidas que inciden sobre el
derecho a la libertad, es exigible un especial celo a todo juez encargado
de un proceso en el que se encuentra inmerso un preso preventivo,
pues la libertad es un valor constitucional informador de todo el orde­
namiento jurídico. Si bien puede sostenerse que la excesiva sobrecarga

56
----------------------- J urisprudencia d el T ribunal C on stitucion al ------------------------

que padecen la mayoría de los tribunales, no solo el constitucional sino


también los de otras latitudes, puede excusar la mora en las decisiones
judiciales, máxime si se presenta un desbordante flujo de recursos razo­
nablemente imposibles de atender, esta justificación es inaceptable si el
órgano judicial no observa una conducta diligente y apropiada para
hacer justicia, siendo uno sus aspectos cardinales la expedición oportuna
de las resoluciones decisorias. 31. Desde esta perspectiva, el Tribunal
Constitucional considera que el hecho de no dictaminar o sentenciar,
intencionalmente, dentro de los plazos legales establecidos, con las conse­
cuencias que ello conlleva y que ha puesto en tela de juicio la capa­
cidad punitiva del Estado, merece sanción penal, la que deberá ser
determinada por el legislador en el marco del Código Penal».
Sentencia del Tribunal Constitucional, del 29 de diciembre de 2004,
Exp. N ° 3771-2004-HC/TC-PIURA. Q u ir o g a L e ó n , Aníbal y C h ia b r a
V a le r a , María Cristina, El derecho procesal constitucional y los precedentes
vinculantes del Tribunal Constitucional, APECC, Lima, 2009, p. 654.

CÓMPUTO DEL PLAZO RAZONABLE


49.- «13. Una de las cuestiones que plantea el derecho a ser juz­
gado dentro de un plazo razonable es la de determinar los extremos
dentro de los que transcurre el plazo razonable del proceso penal, es
decir, el momento en que comienza (dies a quo) y el instante en que
debe concluir (dies ad quem). 14. Con relación al dies a quo del plazo
razonable del proceso penal, la Corte Interamericana de Derechos
Humanos (CIDH) en la sentencia del caso Suárez Rosero vs Ecuador,
precisó que el plazo comienza a computarse desde la fecha de la apre­
hensión del imputado (detención judicial preventiva), por ser el
primer acto del proceso. 15. Complementariamente, la CIDH, en la
sentencia del Caso Tibi vs Ecuador, de fecha 7 de septiembre de 2004,
estableció que cuando no ha habido aprehensión del imputado, pero
se halla en marcha un proceso penal, el dies a quo debe contarse a
partir del momento en que la autoridad judicial toma conocimiento
del caso. 16. En sentido similar, el Tribunal Europeo de Derechos
Humanos (TEDH) en las sentencias de los casos Ekle contra Ale­
mania, de fecha 15 de julio de 1982, y López Solé y Martín de Vargas
contra España, de fecha 28 de octubre de 2003, ha precisado que el
dies a quo del plazo razonable empieza en el momento en que una
persona se encuentra formalmente acusada o cuando las sospechas
de las que es objeto tienen repercusiones importantes en su situación
jurídica, en razón a las razones de coerción procesal adoptadas por

57
F id e l R o ja s V a rga s

las autoridades encargadas de perseguir los delitos. 17. De otra parte,


la Corte IDH en la sentencia del Caso Suárez Rosero vs Ecuador esta­
bleció que el proceso penal termina cuando se dicta sentencia defini­
tiva y firme en el asunto, con lo cual se agota la jurisdicción, y que
dicho plazo debe comprender todo el procedimiento, incluyendo los
recursos de instancia que pudieran eventualmente presentarse. 19.
De la jurisprudencia internacional reseñada, pueden extraerse los
siguientes parámetros interpretativos de actuación que en virtud del
artículo V del Título Preliminar del Código Procesal Constitucional
deben ser aplicados por todos los jueces y tribunales del Poder
Judicial, que son: a) La afectación del derecho a ser juzgado dentro de
un plazo razonable, reconocido en el inciso 1 del artículo 8 de la
Convención American de Derechos Humanos se debe apreciar en
relación con el total del proceso penal que se desarrolla contra cierto
imputado (análisis global del procedimiento), hasta que se dicta sen­
tencia definitiva y firme (dies ad quem), incluyendo los recursos de
instancia, que pudieran eventualmente presentarse; b) El plazo razo­
nable del proceso penal comienza a computarse {dies a quo) cuando se
presenta el primer acto del proceso dirigido en contra de determinada
persona como probable persona de cierto delito, que a su vez puede
estar representado por: i) la fecha de aprehensión o detención judicial
preventiva del imputado; o ii) la fecha en que la autoridad judicial
toma conocimiento del caso».
Sentencia del Tribunal Constitucional, del 10 de agosto de 2010, Exp.
N ° 05350-2009-PHC/TC-L1MA. Gaceta Penal, t. 14, Gaceta Jurídica,
Lima, agosto 2010, p. 380.

LA COMPLEJIDAD DEL ASUNTO EN LA LÓGICA DEL PLAZO


RAZONABLE
50.- «24. La complejidad del proceso penal tiene que determinarse en
función de las circunstancias de jure y de facto del caso concreto, que a su
vez, alternativamente, pueden estar compuestos pon a) el establecimiento
y esclarecimiento de los hechos, los cuales pueden ser simples o complejos,
b) el análisis jurídico de los hechos por los cuales se inicia el proceso penal;
c) la prueba de los hechos, la cual puede ser difícil, necesariamente prolon­
gada o de complicada actuación; y d) la pluralidad de agraviados o incul­
pados, con su respectiva defensa, entre otros elementos».
Sentencia del Tribunal Constitucional, del 10 de agosto de 2010, Exp.
N ° 05350-2009-PHC/TC-LIMA. Gaceta Penal, t. 14, Gaceta Jurídica,
Lima, agosto 2010, p. 380.

58
----------------------- J urisprudencia del T ribu n al C o n stitu cio n a l ------------------------

LA ACTIVIDAD OBSTRUCCIONISTA O CONDUCTA PRO­


CESAL DEL IMPUTADO EN LA LÓGICA DEL PLAZO RAZONABLE
51.- «25. Para determinar si la conducta procesal del procesado
ha contribuido a la demora en la resolución del proceso penal, es
necesario verificar si esta ha sido obstruccionista o dilatoria y si ha
trascendido o influido en la resolución de este, para lo cual debe tenerse
presente si ha hecho uso abusivo o innecesario de los instrumentos
que la ley pone a su disposición, bajo la forma de recursos o de otras
figuras».
Sentencia del Tribunal Constitucional, del 10 de agosto de 2010, Exp.
N ° 05350-2009-PHC/TC-LIMA. Gaceta Penal, t. 14, Gaceta Jurídica,
Lima, agosto 2010, p. 381.

LA CONDUCTA DE LAS AUTORIDADES JUDICIALES EN LA


LÓGICA DEL PLAZO RAZONABLE
52.- «26. Para evaluar la conducta o comportamiento de las
autoridades judiciales es necesario tener presente: a) la insuficiencia o
escasez de los tribunales; b) la complejidad del régimen procesal; y c)
si los actos procesales realizados han contribuido, o no, a la pronta
resolución del proceso penal».
Sentencia del Tribunal Constitucional, del 10 de agosto de 2010, Exp.
N ° 05350-2009-PHC/TC-LIMA. Gaceta Penal, t. 14, Gaceta Jurídica,
Lima, agosto 2010, p. 383.

LA SITUACIÓN DE AFECTACIÓN A LOS INTERESES DEL


DEMANDANTE EN LA LÓGICA DEL PLAZO RAZONABLE
53.- «27. Este elemento importa determinar si el paso del tiempo
del proceso penal incide o influye de manera relevante e intensa
en la situación jurídica (derechos y deberes) del demandante. Ello
con la finalidad de que el proceso penal discurra con más diligencia
a fin de que el caso se resuelva en un tiempo breve, si es que este
incide o influye de manera relevante e intensamente sobre la
situación jurídica del demandante, es decir, si la demora injusti­
ficada le puede ocasionar al imputado daño psicológico y/o eco­
nómico».
Sentencia del Tribunal Constitucional, del 10 de agosto de 2010, Exp.
N ° 05350-2009-PHC/TC-LIMA. Gaceta Penal, t. 14, Gaceta Jurídica,
Lima, agosto 2010, p. 383.
F idel R o ja s V a rg a s

CONSECUENCIAS JURÍDICAS DE LA VULNERACIÓN DEL


DERECHO A SER JUZGADO EN UN PLAZO RAZONABLE
54.- «34. El Tribunal estima pertinente destacar que con relación a
las consecuencias jurídicas que genera la vulneración al derecho a ser
juzgado dentro de un plazo razonable, por dilaciones indebidas o
injustificadas, la jurisprudencia comparada no es uniforme al momento
de establecer las consecuencias. El Tribunal Europeo de Derechos
Humanos (TEDH) cuando constata la violación del derecho a ser
juzgado dentro de un plazo razonable, se limita a reconocer la violación
producida y a condenar al Estado denunciado a que pague una
' indemnización al denunciante como forma de compensar el daño
ocasionado por las dilaciones indebidas. A decir del Tribunal-Supremo
Federal alemán, en casos aislados muy extraordinarios de violación del
derecho a ser juzgado dentro de un plazo razonable por una dilación
indebida, el juez y el tribunal de casación de oficio deberán tener en
cuenta dicho impedimento procesal para declarar la conclusión del
proceso. En buena cuenta, se considera que cuando se sobrepasa el
plazo razonable, se debe prescindir de la pena, porque las consecuencias
de las dilaciones indebidas ya significan para el autor un castigo
suficiente. El Tribunal Constitucional español considera que las medidas
para reparar los efectos de la violación al derecho a un proceso sin
dilaciones indebidas son de naturaleza sustitutoria o complementaria
para cuando no pueda restablecerse la integridad del derecho o su
conservación. Entre las medidas sustitutorias figuran la exigencia de
responsabilidad civil y aún penal del órgano judicial, así como la
responsabilidad civil del Estado por mal funcionamiento de la
administración de justicia. Y entre las medidas complementarias pueden
situarse, por ejemplo el indulto o la aplicación de la remisión condicional
de la pena. En los Estados Unidos, la Corte Suprema, desde la sentencia
del caso Barkervs. Wingo (1972), cuando analizó la afectación del derecho
a un juicio rápido (right to a speeiy trial) reconocido en la Enmienda VI
de su Constitución, estableció que en caso de afectación del mencionado
derecho, la consecuencia o solución procesal es la declaración de la
nulidad de la acusación fiscal. 39. Teniendo presente las soluciones
procesales o consecuencias jurídicas que nos brinda la jurisprudencia
comparada, el Tribunal estima que la solución establecida en la STC,
Exp. N° 03509-2009-PHC/TC, consistente en la exclusión del imputado
del proceso penal que se le sigue es similar a la solución del «impedimento
procesal» utilizada por la jurisprudencia alemana y menos radical que
la utilizada por la jurisprudencia norteamericana, pues la exclusión no

60
r

----------------------- J u rispruden cia d el T ribunal C o n stitu cio n a l ------------------------

conlleva la anulación de la acusación fiscal, ni de los eventuales actos


procesales posteriores».
^ Sentencia del Tribunal Constitucional, del 10 de agosto de 2010, Exp.
N ° 05350-2009-PHC/TC-LIMA. Gaceta Penal, t. 14, Gaceta Jurídica,
Lima, agosto 2010, p. 386.
NÚMERO DE PROCESADOS NO CONFIGURA NECESARIA­
MENTE LA COMPLEJIDAD DEL PROCESO
55.- «47. El Tribunal considera que debe descartarse la
complejidad del proceso penal para justificar que hasta la fecha no se
W) haya emitido una sentencia definitiva que decida la situación jurídica
del favorecido, pues si bien se trata de un caso que presenta una
pluralidad de procesados y agraviados, ello per se, no determina que
el asunto sea complejo. Corresponde precisar que la complejidad del
asunto queda descartada en la medida de que el establecimiento y
esclarecimiento de los hechos son simples y no complejos (...). También
es preciso destacar que la gravedad de los hechos procesados no puede
ser un criterio objetivo para evaluar la complejidad del asunto, porque
ello conlleva una subjetivización del proceso penal en función de la
gravedad de los cargos».
Sentencia del Tribunal Constitucional, del 10 de agosto de 2010, Exp.
N ° 05350-2009-PHC/TC-LIMA. Gaceta Penal, t. 14, Gaceta Jurídica,
O Lima, agosto 2010, p. 390.

RECUSACIÓN DE MAGISTRADOS NO CONSTITUYE AC­


CIÓN DILATORIA
56.- «49. Debe destacarse que la recusación presentada por el
favorecido tampoco constituye una acción dilatoria u obstruccionista
que haya influido en la demora del proceso penal, pues ha tenido
como objetivo ejercer su derecho de defensa en forma regular y no
abusiva; tanto así que una de las vocales superiores al momento de
^ resolver la recusación, consideró que esta era estimable».
Sentencia del Tribunal Constitucional, del 10 de agosto de 2010, Exp.
N ° 05350-2009-PHC/TC-LIMA. Gaceta Penal, t. 14, Gaceta Jurídica,
Lima, agosto 2010, p. 390.
ACUMULACIÓN Y DESACUMULACIÓN DE PROCESO PE­
NAL QUE CONFIGURA AFECTACIÓN AL DERECHO AL PLAZO
RAZONABLE
57.- «50. En cuanto al comportamiento de las autoridades judi­
ciales, el Tribunal considera que la acumulación y desacumulación,

61
F id e l R o ja s V a r g a s

en vez de coadyuvar a la pronta resolución del proceso penal, ha


influido a que no se resuelva en forma definitiva dentro de un plazo
razonable. Ello es así porque durante el período de un año y más de
dos meses, el proceso penal estuvo acumulado a otros tres procesos
que por la cantidad de los procesados y agraviados lo tomaba en com­
plejo. Sin embargo, dicha complejidad no es producto del comporta­
miento procesal del favorecido ni del asunto, sino que fue así decretado
por la Sala penal emplazada quien mantuvo vigente la acumulación
desde el 21 de diciembre de 2004 hasta el 8 de marzo de 2006».
Sentencia del Tribunal Constitucional, del 10 de agosto de 2010, Exp.
N ° 05350-2009-PHC/TC-LIMA. Gaceta Penal, t. 14, Gaceta Jurídica,
Lima, agosto 2010, p. 390.

EL DERECHO AL PLAZO RAZONABLE EN LA INVESTIGA­


CIÓN PRELIMINAR POLICIAL O FISCAL
58.- «5. El derecho al plazo razonable de la investigación preliminar
(policial o fiscal) en tanto manifestación del derecho al debido proceso
alude a un plazo de tiempo suficiente para el esclarecimiento de los
hechos objeto de investigación y la emisión de la decisión respectiva. Si
bien es cierto que toda persona es susceptible de ser investigada, no lo
es menos que para que ello ocurra, debe existir la concurrencia de una
causa probable y la búsqueda de la comisión de un ilícito penad en un
plazo que sea razonable. De ahí que resulta irrazonable el hecho que
una persona esté sometida a un estado permanente de investigación
policial o fiscal. Sobre el particular, este Tribunal en la sentencia del
Exp. N° 5228-2006-PHC/TC, Gleiser Katz, ha precisado con carácter
de doctrina jurisprudencial (artículo VI del Código Procesal
Constitucional) que para determinar la razonabilidad del plazo de la
investigación preliminar, se debe acudir cuando menos a dos criterios:
Uno subjetivo que está referido a la actuación del investigado y a la
capacidad de dirección y actuación diligente o no del fiscal, y otro
objetivo que está referido a la naturaleza y complejidad de los hechos
objeto de investigación. La razonabilidad del plazo de la investigación
preliminar no puede ser advertida por el simple transcurso cronológico
del tiempo, como si se tratara de una actividad mecánica, sino que más
bien se trata de una actividad compleja que requiere el uso de un baremo
de análisis especial que permita verificar las específicas circunstancias
presentes en cada investigación. Asimismo, este Tribunal considera que
el plazo razonable de la investigación preliminar no tiene ni puede tener

62
------------------------ J u r isp r u d e n c ia d e l T r ib u n a l C o n s t it u c io n a l -------------------------

en abstracto un único plazo para todos los casos (...), sino que tal
razonabilidad inevitablemente debe ser establecida según las
circunstancias concretas de cada caso. En ese sentido, esta especial
evaluación debe ser realizada en principio por el propio fiscal a cargo
de la investigación, mediante una decisión debidamente motivada, o
por el juez constitucional cuando conozca de procesos constitucionales
en que se alegue la afectación de este derecho constitucional».
Sentencia del Tribunal Constitucional, del 11 de agosto de 2010, Exp.
N ° 02748-2010-PHC/TC-LIMA. Gaceta Penal, t. 14, Gaceta Jurídica,
Lima, agosto 2010, p. 464.

VIII. La jurisprudencia, precedentes y acuerdos plenarios


PRECEDENTE Y JURISPRUDENCIA VINCULANTE
59.- «24. Si bien tanto la jurisprudencia como el precedente cons­
titucional tienen en común la característica de su efecto vinculante,
en el sentido de. que ninguna autoridad, funcionario o particular puede
resistirse a su cumplimiento obligatorio, el Tribunal a través del
precedente constitucional ejerce un poder normativo general, extra­
yendo una norma a partir de un caso concreto. En ese sentido, el
precedente es una técnica para la ordenación de la jurisprudencia,
permitiendo, al mismo tiempo, que el Tribunal ejerza un verdadero
poder normativo con las restricciones que su propia jurisprudencia
deberá ir limitando paulatinamente».
Sentencia del Tribunal Constitucional, del 16 de abril de 2004, Exp.
N ° 1333-2006-PA/TC-LIMA. Q u ir o g a L eón, Aníbal y C h ia b r a V a l e r a ,
M aría Cristina, El Derecho procesal constitucional y los precedentes
vinculantes del Tribunal Constitucional, APECC, Lima, 2009, p. 1169.

LIMITACIONES DE LOS ACUERDOS PLENARIOS O PRECE­


DENTES VINCULANTES QUE INSINÚAN COMO LOS JUECES
DEBEN RESOLVER CAUSAS PENALES *
60.- «9. El problema no es que la Corte Suprema de Justicia emita
acuerdos plenarios o precedentes vinculantes; al contrario, ello es
sumamente deseable, a efectos de afianzar la seguridad jurídica en
nuestro ordenamiento, el problema se presenta cuando se utilizan estos
mecanismos para determinar cómo deben pronunciarse los jueces en
determinados supuestos. En ese sentido, caber señalar que la
importancia de los precedentes vinculantes está en cómo integran el
ordenamiento jurídico, complementándolo ante la existencia de los

63
F id e l R o ja s V a r g a s

vacíos normativos que se presentan, pero en modo alguno pueden


servir para determinar cómo se debe resolver en determinados
supuestos. 10. A través de estos mecanismos se pueden fijar parámetros
o pautas a tener en cuenta para analizar o resolver determinados casos,
pero no para fijar como «debe» resolverse, como lo ha hecho la Corte
Suprema de la República, afectando la independencia y autonomía
de los magistrados penales. Es distinto que la instancia suprema, al
no estar conforme con un pronunciamiento que revisa como parte de
sus competencias, termine revocando el mismo o variando aspectos
materiales del fallo (tipo de pena, duración de la sanción), a que
proceda a imponer un criterio a efectos de resolver ciertos asuntos».
Sentencia del Tribunal Constitucional del 17 de setiembre de 2010,
Exp. N ° 06157-2008-PHC/TC-C AJAMARCA. Gaceta Penal, t. 16,
Gaceta Jurídica, Lima, octubre 2010, p. 361.

NO APLICACIÓN RETROACTIVA DE LA JURISPRUDENCIA


DE LOS ACUERDOS PLENARIOS
61.- «El principio de retroactividad benigna, artículo 6 del Código
Penal, hace referencia en forma taxativa a la ley penal aplicable, en
tanto que los acuerdos plenarios, que son criterios de interpretación,
no son atendibles, como esta Suprema Sala ha venido estableciendo
en una línea jurisprudencial».
Ejecutoria Suprema del 2 6 /4 / 2007, R.N. N ° 5652-2006-AYACUCHO.
VOCAL PONENTE: P rín cip e T r u jillo , Hugo, Diálogo con la jurispru­
dencia, año 13, N ° 112, Lima, enero 2008, p. 229.

VARIACIONES EN LA JURISPRUDENCIA: IMPLICANCIAS


62.- «Es de precisar que es opinión mayoritaria en la doctrina
penalista, que el cambio jurisprudencial no es un cambio normativo
(ni siquiera lo establecido en la jurisprudencia vinculante puede cali­
ficarse de un cambio en la jurisprudencia precedente, pues solo se
trata de la precisión de los alcances de una concreta figura delictiva),
menos aún en el ámbito del Derecho penal, que tiene como principio
rector la reserva absoluta de ley para la definición de las' conductas
punibles; en realidad, los cambios jurisprudenciales solo importan una
corrección de la interpretación de una voluntad legislativa ya existen­
te en el momento del hecho, por lo que no afectan a la objetividad del
Derecho penal ni al principio de confianza».
Ejecutoria Suprema del 19/3/2007, R.N. N ° 4403-2006-LIMA. Gaceta
Penal, t. 9, Gaceta Jurídica, Lima, marzo 2010, p. 92.

64
J u r isp r u d e n c ia d e l T r ib u n a l C o n st it u c io n a l

IX. La función fiscal


MINISTERIO PÚBLICO: VALOR Y ALCANCES DE LAS OPI­
NIONES FISCALES
63.- «Las opiniones o dictámenes del Ministerio Público, dictados
como titular de la acción penal no vinculan al órgano jurisdiccional,
pues la competencia constitucional asignada al Ministerio Público es
eminentemente postulatoria por ello la facultad del órgano jurisdiccional
de apartarse de los términos estrictos de la acusación fiscal, en tanto
respete los hechos ciertos objeto de acusación, sin que cambie el bien
jurídico tutelado por el delito acusado y, fundamentalmente, siempre
que observe el derecho de defensa y el principio contradictorio (STC
Exp. N ° 0402-2006-PHC/TC, fundamento 11). De otro lado,
atendiendo a la competencia eminentemente postulatoria -no
vinculante- del Ministerio Público, se tiene que la autoridad judicial,
en el desarrollo de la función jurisdiccional, no puede sujetarse a
ningún mandato que provenga de fuera de la organización judicial
en conjunto, ni admitir presiones para resolver un caso en un
determinado sentido. Las decisiones de la autoridad judicial, ya sea
que esta se desempeñe en la especialidad constitucional, civil, penal,
penal militar, laboral, entre otras, no pueden depender de la voluntad
de otros poderes públicos (Poder Ejecutivo, o Poder Legislativo, por
ejemplo), partidos políticos, medios de comunicación o particulares
en general, sino tan solo de la Constitución y de la ley que sea acorde
con esta» (STC Exp. 0004-2006-PI/TC, Fundamento 18 a).
Sentencia del Tribunal Constitucional, del 24 de septiembre de 2009,
Exp. N° 03995-2007-PA/TC-LIMA. Gaceta Penal, t. 7, Gaceta Jurídica,
Lima, enero 2010, p. 328.

X. La función jurisdiccional
EL JUEZ Y LA INTERPRETACIÓN DE LOS DERECHOS FUN­
DAMENTALES DE CONFORMIDAD CON LOS INSTRUMENTOS
INTERNACIONALES
64.- «Cuando la Constitución indica en su Cuarta Disposición
Final y Transitoria que los derechos fundamentales se interpretan de
conformidad con los instrumentos internacionales, ello no supone
equiparar el vocablo «conformidad» con uniformidad. Las decisiones
de un Tribunal que tiene como misión la protección de los derechos
humanos, solo tienen sentido si la aplicación de los estándares inter­
nacionales optimizan el derecho constitucional en concreto. Pero si

65
F id e l R o ja s V a r g a s

suponen un menoscabo -ya sea por razones socioeconómicas, políticas,


presupuestarias, culturales- el juez está en la obligación de llegar
creativamente a una situación que suponga un estado de cosas más
beneficiosa para la persona y su dignidad»!
Sentencia del Tribunal Constitucional, del 9 de noviembre de 2007,
Exp. N ° 3081-2007-PA/TC-LIMA. Diálogo con la Jurisprudencia, año
13, N ° 113, Gaceta Jurídica, Urna, febrero 2008, p. 82.

EL AMICUS CURIAE Y LA FUNCIÓN DE LA MAGISTRATURA


65.- «6. El Amicus curiae (amigo de la Corte) se materializa con la
participación de terceros ajenos al proceso a fin de ilustrar a los jueces
sobre aspectos técnicos ajenos al proceso de alta especialización, que
habrán de incidir de manera relevante a la hora de la decisión final.
Así por ejemplo, este Colegiado es consciente sobre su incapacidad de
formarse juicio si no cuenta con una información médica especializa­
da sobre las secuelas de la esquizofrenia paranoide, su tratamiento
clínico y las repercusiones del método intramural en la integridad
personal del paciente. 7. El Amicus curiae se justifica cuando se trata
de la protección de ciertos derechos que por su propia naturaleza
pueden ser objeto de distintos enfoques científicos, como son la salud
mental, la integridad psíquica y física. De lo contrario se corre el riesgo
de que en ciertos procesos se concluya con una decisión injusta, con­
traria al principio-derecho de dignidad de la persona humana (...).
La presencia del amicus curiae, el pedido de información, así como la
solicitud de documentación no deben considerarse a priori como
medios probatorios inadecuados que habrán de dilatar el desarrollo
del proceso, sino más bien como instrumentos procesales al servicio
de una protección eficaz de los derechos constitucionales».
Sentencia del Tribunal Constitucional, del 16 de noviembre de 2007,
Exp. N ° 2432-2007-PHC/TC-LIMA. Diálogo con la Jurisprudencia, año
13, N ° 113, Gaceta Jurídica, Lima, febrero 2008, p. 63.

XL El derecho de defensa
ACUSACIÓN IMPRECISA: VIOLA EL DERECHO DE DEFEN­
SA Y DE DEBIDA MOTIVACIÓN
66.- «Este Tribunal Constitucional considera que una acusación
imprecisa, es decir que no describa de modo claro los cargos atribuidos
al imputado, no permitirá ejercer la defensa de modo adecuado. De
modo análogo, cabe señalar que este Tribunal para el caso del auto de
apertura de instrucción ha considerado que si dicho acto procesal con­

66
------------------------ J u r isp r u d e n c ia d e l T r ib u n a l C o n s t it u c io n a l --------------------------

tiene una imputación que no especifica los hechos que son materia de
proceso (Exp. N° 8125-2005-PHC/TC) o los tipos penales en que se
subsumiría el hecho denunciado (Exp. N° 3390-2005-PHC/TC) resul­
taría vulneratorio del derecho de debida motivación y de defensa».
Sentencia del Tribunal Constitucional del 30 de junio de 2010, Exp.
N ° 03057-2008-PHC/TC-LIMA. Gaceta Penal, t. 16, Gaceta Jurídica,
Lima, octubre 2010, p. 369.

ACUSACIÓN CONTENIENDO DELITOS INCOMPATIBLES


NO NECESARIAMENTE VIOLA EL DERECHO DE DEFENSA: LA
SITUACIÓN DE LAS CALIFICACIONES ALTERNATIVAS
67.- «Sin embargo, es de advertirse que una acusación quecontenga
delitos que no sean compatibles entre sí no constituye necesariamente
una imputación imprecisa, siempre que los hechos imputados y los
tipos penales en los que se sustenta la imputación se encuentren
descritos de manera clara en la acusación. Por el contrario, la inclusión
de tipos penales que en sí mismos no resultan compatibles puede
resultar incluso una medida que coadyuve a un mejor ejercicio de
defensa. Así el Ministerio Público puede establecer calificaciones legales
alternativas en las que puedan ser subsumidos los hechos imputados
en caso de que el órgano jurisdiccional considere que los hechos
probados deben ser subsumidos en un tipo penal y no en otro.
Asimismo, pueden incluirse calificadonés legales alternativas en las
que se pueda subsumir el hecho en caso de que dentro del juicio no
haya podido ser demostrada determinada circunstancia que conforma
la imputación principal. En todos estos casos, la posibilidad de que el
imputado sepa de antemano las posibles opciones de subsunción del
hecho materia de proceso, porque la acusación incluyó todas esas
posibilidades, le permitirá un mejor ejercicio del derecho de defensa».
Sentencia del Tribunal Constitucional del 30 de junio de 2010, Exp.
N ° 03057-2008-PHC/TC-LIMA. Gaceta Penal, t. 16, Gaceta Jurídica,
Lima, octubre 2010, p. 369.

XII. La imparcialidad judicial


IMPARCIALIDAD JUDICIAL: DIRECCIONAMIENTO DE LA
CAUSA
68.- «Como lo ha señalado este Tribunal Constitucional (Exp. N°
004-2006-PI/TC, fund. 20), el principio de imparcialidad posee dos
dimensiones: a) Imparcialidad subjetiva. Se refiere a evitar cualquier
F id e l R o ja s V a r g a s

tipo de compromiso que pudiera tener el Juez con las partes procesales
o con el resultado del proceso; b) Imparcialidad objetiva. Está referida: a
la influencia negativa que puede tener en el Juez la estructura del sistema,
restándole imparcialidad, es decir, si el sistema no ofrece suficientes
garantías para desterrar cualquier duda razonable. Respecto a la
dimensión objetiva de la imparcialidad judicial, el Tribunal Europeo de
Derechos Humanos ha señalado que resultan siendo relevantes incluso
las apariencias (TEDH: caso Piersack, párr. 30), por lo que puede
tomarse en cuenta, aparte de la conducta de los propios jueces, hechos
que podrían suscitar dudas respecto de su imparcialidad (TEDH, caso
Pabla Ky vs. Finlandia párr. 27). En el presente caso, la irregularidad
en la tramitación de la denuncia, consistente en alterar el orden aleatorio
para la asignación de expedientes, direccionando intencionalmente -y
de manera indebida- la causa seguida contra el recurrente hacia un
determinado órgano jurisdiccional, si bien no implica necesariamente
que los jueces a cargo del referido órgano jurisdiccional tengan un
compromiso con alguna de las partes o interés particular en el resultado
del proceso (dimensión subjetiva), sí constituye una irregularidad que
de modo objetivo no permite asegurar que el proceso seguido contra el
recurrente haya sido respetuoso de las garantías de un Juez imparcial
(dimensión objetiva). En este sentido, el direcdonamiento intencional e
indebido del proceso que se sigue contra el recurrente constituye una
vulneración del principio de imparcialidad judicial en su dimensión
objetiva, disponiéndose que el proceso que se sigue contra el recurrente
es ventilado en otro juzgado penal».
Sentencia del Tribunal Constitucional del 6 de enero del 2009, Exp.
N ° 04675-2007-PHC/TC-LIMA. Diálogo con la Jurisprudencia, año 14,
N ° 125, Gaceta Jurídica, Lima, febrero 2009, pp. 240-241.

TRIBUNALES MILITARES Y PRINCIPIO DE IMPARCIALIDAD


69.- «En la STC N° 0023-2003-AI/TC (Fund. 42 y 44), el Tribunal
Constitucional estableció que (...) el hecho de que los tribunales militares
sean conformados en su mayoría por oficiales en actividad, vulnera los
principios de independencia e imparcialidad de la función jurisdiccional,
además del principio de separación de poderes, ya que, por un lado,
quienes integran las diversas instancias de la jurisdicción militar son
funcionarios de tales institutos castrenses; y por otro lado, porque, por
principio es incompatible que personas sujetas a los principios de
jerarquía y obediencia como los profesionales de las armas que ejercen
funciones jurisdiccionales, puedan ser al mismo tiempo independientes

68
J u r isp r u d e n c ia d e l T r ib u n a l C o n st it u c io n a l

e impartíales. El aludido criterio fue reafirmado en la STC N° 0004-


2006-PI/TC (FJ. 68), en el que se sostuvo que no se trata de negar la
legítima aspiración de un oficial en actividad a formar parte de la función
jurisdiccional del Estado, en la especialidad militar, sino más bien de
una exigencia según la cual para que un oficial-abogado pueda
desempeñarse como juez militar, debe desvincularse completamente
del servido militar, así como de los derechos y benefidos que posee
dentro de la administradón militar o polidal. En efecto, no se podría
afirmar que un Juez especializado en lo penal militar es independiente
e imparcial si existe la posibilidad de que este reciba, por ejemplo,
benefidos asistenciales de salud, educadón, vivienda y bienestar por
parte de las Fuerzas Armadas o la Policía Nadonal (como lo dispone la
cuarta disposidón complementaria de la Ley 28655), o que se establezcan
disposiciones como la contenida dentro de la segunda disposición
transitoria de la aludida ley «Los oficiales designados temporalmente
para desempeñar fundones en la jurisdicdón especializada en materia
penal militar policial, pueden presentarse al proceso de ascenso al grado
inmediato superiorde su respectiva instítudóny de obtenerlo, debencontinuar
desempeñando la misma fundón para la que fueron designados»».
Sentencia del Tribunal Constitucional, del 11 de enero de 2008, Exp.
N ° 01605-2006-FHC/TC-LIMA. Diálogo con la Jurisprudencia, año 14,
N ° 119, Gaceta Jurídica, Lima, agosto 2008, p. 73.

XIII. Interdicción de la arbitrariedad policial, fiscal, judicial


ABUSO POLICIAL CON EXPOSICIÓN MEDIÁTICA DEL DE­
TENIDO
70.- «7. El trato humano y digno a la persona que es detenida es
una obligadón que todo policía debe cumplir por respeto a la dignidad
inherente a la persona humana, conducta básica que fue inobservada
por el personal policial que ejecutó la detendón del demandante con
un despliegue de fuerzas o mise en scene propio o adecuado para la
captura de un avezado criminal pero no para quien, como el
demandante, ostenta buena reputadón como así se pudo apreciar de
la cobertura periodística televisada de un canal insólitamente presente
al momento de la intervenrión polidal. Basta pensar el daño -casi
irreparable- que sufre una persona a la que se le imputa la comisión
de un delito mediante una sensaeionalista cobertura televisiva o con
singular destaque en la prensa nadonal con términos indubitablemente
denigratorios, como así se hizo con el acdonante, a la sazón reconoddo
profesor universitario, Notario Público y candidato en ese entonces a

69
F id e l R o ja s V a r g a s

la más alta magistratura de la justicia constitucional de nuestro país.


8. Este Tribunal considera que poco sirve que más tarde se informe
que el agraviado en definitiva fuera declarado inocente o fuere
sobreseído. El impacto de la primera noticia espectacular que generó
su captura permanecerá en la memoria y acompañará al afectado
por muchos años, o quizás por el resto de su vida».
Sentencia del Tribunal Constitucional, del 27 de noviembre de 2007,
Exp. N ° 5490-2007-HC/TC-LIMA. Diálogo con la Jurisprudencia, año
13, N ° 116, Gaceta Jurídica, Lima, mayo 2008, p. 104.

PRINCIPIO DE LA INTERDICCIÓN DE LA ARBITRARIEDAD


FISCAL: ACTUACIONES DEL MINISTERIO PÚBLICO EN LO PENAL
71.- «En reiterada jurisprudencia este Tribunal ha señalado que
las actuaciones del Ministerio Público son postulatorias y en ningún
caso decisorias sobre lo que la judicatura resuelva (Cfr. STC 3960-
2055-PHC/TC y STC 05570-2007-PHC/TC, entre otras). En efecto, si
bien es cierto que se ha precisado que la actividad del Ministerio Pú­
blico en el marco de la investigación preliminar, así como la
formalización de la denuncia, se encuentran vinculadas al principio
de interdicción de la arbitrariedad y el debido proceso (Cfr. STC 6167-
2005-PHC/TC), también lo es que dicho órgano fiscal no tiene facul­
tades para coartar la libertad individual».
Sentencia del Tribunal Constitucional, del 9 de enero del 2008, Exp.
N ° 04052-2007-PHC/TC-LIMA. Diálogo con la Jurisprudencia, año 14,
N ° 119, Gaceta Jurídica, Lima, agosto 2008, p. 63.

CONDICIONES DEL EJERCICIO DE LA FUNCIÓN FISCAL:


RAZONABILIDAD DEL PLAZO DE LAS INVESTIGACIONES PRE­
LIMINARES
72.- «Bien se ha señalado que resultan de aplicación a la labor
fiscal los principios de interdicción de la arbitrariedad, legalidad en la
función, debido proceso y tutela jurisdiccional. Por el principio de
interdicción de la arbitrariedad, el Fiscal deberá desplegar su actividad
evitando: «a) actividades caprichosas, vagas e infundadas desde una
perspectiva jurídica; b) decisiones despóticas, tiránicas y carentes de
toda fuente de legitimidad, y c) lo que es contrario a los principios de
razonabilidad y proporcionalidad jurídica» (Sentencia del Tribunal
Constitucional, Exp. N° 6167-2005-PHC/TC, FJ- 30). Por el principio
de legalidad en la función el Fiscal, deberá ejercitar la acción respecto
de hechos que constituyan delito, sin dejar de observar criterios de

70
-------------------------J u r isp r u d e n c ia d e l T r ib u n a l C o n s t it u c io n a l --------------------------

justicia, así como las normas de la Constitución y del conjunto del


ordenamiento jurídico. Finalmente las garantías d el debido proceso y
tutela jurisdiccional efectiva, no solamente resulten de observancia
obligatoria en el marco de los procesos judiciales sino que también se
proyectan al ámbito de la etapa prejurisdiccional bajo la dirección del
Ministerio Público (...). Siguiendo esta línea de razonamiento del máximo
intérprete de la Constitución, mutatis mutandis, es de concluirse que
también la garantía de la razonabilidad del plazo de juzgamiento en
el proceso penal se proyecta a la investigación preliminar, cuya
conducción ha sido encomendada por la Constitución al Ministerio
Público. Sobre el particular debe señalarse que el artículo 8.1 de la
Convención Americana de Derechos Humanos (Pacto de San José de
Costa Rica), que forma parte del derecho nacional en virtud de lo
dispuesto por el artículo 55 de la Constitución, consagra la garantía
de la razonabilidad de los plazos en la sustanciación de una acusación
penal o en la determinación de derechos y obligaciones laborales,
civiles, fiscales o de cualquier otra índole, debiendo entenderse por plazo
razonable aquel, que, en cada caso concreto, resulta imprescindible
para el cumplimiento de los objetivos de la investigación, teniendo en
cuenta para ello, entre otros factores, la complejidad del asunto, el
número de investigados, la naturaleza de las diligencias o actos de
investigación necesarios y la perspectiva de éxito de las indagaciones,
a partir de una prognosis razonada que debe realizar el titular de la
acción penal. Esto quiere decir que una investigación preliminar por
la presunta comisión de un hecho punible no puede prolongarse
indefinidamente sine die (sin plazo, sin fecha), máxime si la autoridad
policial informa reiteradamente que pese a las diligencias efectuadas,
no ha sido posible identificar, individualizar y ubicar al presunto autor
o autores y que en muchos casos, inclusive, no existe perspectiva alguna
de éxito en dicho propósito. En estos casos un criterio de certeza jurídica
y razonabilidad aconseja poner punto final a las indagaciones, pues
no es posible mantener ocupadas a las agencias penales de persecución
del delito en casos que no tienen mayor perspectiva de ser judidalizados
y con ellos mantenerlos indefinidamente pendientes de resolución en
el sistema, cuando los operadores requieren, por el contrario, ocuparse
de aquellos casos que realmente pueden ser planteados con éxito ante
el órgano jurisdiccional».
Resolución Fiscal-Denuncia N ° 51-2003, del 29 de octubre de 2007,15
Fiscalía Provincial Penal de Lima (Fiscal Fidel Raúl C astro C hirinos ),
Diálogo con la Jurisprudencia, año 13, N ° 110, Gaceta Jurídica, lim a,
noviembre 2007, p. 244.

71
•Fid e l R o ja s V a r g a s

CONTROL CONSTITUCIONAL DE LAS ACTUACIONES DEL


MINISTERIO PÚBLICO
73.- «3. El artículo 159 de la Constitución ha asignado al Ministerio
Público una serie de funciones constitucionales, entre las que destacan
la facultad de conducir o dirigir desde su inicio la investigación del
delito, así como la de ejercitar la acción penal ya sea de oficio o a
pedido de parte. Si bien se trata de facultades discrecionales que, de
modo expreso, el poder constituyente le ha reconocido al Ministerio
Público, sin embargo, no pueden ser ejercidas de manera irrazonable,
con desconocimiento de los principios y valores constitucionales, ni
tampoco al margen del respeto de los derechos fundamentales, antes
bien, en tanto que el Ministerio Público es un órgano constitucional
constituido y por ende sometido a la Constitución, tales facultades
deben ser ejercidas en estricta observancia y pleno respeto de los
mismos. 4. En ese sentido, la posibilidad que la justicia constitucional
realice un control de las actuaciones del Ministerio Público tiene su
sustento, entre otros supuestos, en la garantía y el pleno respeto del
derecho fundamental al debido proceso y sus diversas manifestaciones.
No existe duda que este derecho despliega también su eficacia jurídica
en el ámbito de la etapa prejurisdicdonal de los procesos penales; es
decir, ahí en la fase del proceso penal en la que al Ministerio Público le
corresponde concretizar el mandato previsto en el artículo 159 de la
Constitución».
Sentencia del Tribunal Constitucional, del 11 de agosto de 2010, Exp.
N ° 02748-2010-PHC/TC-LIMA. Gaceta Penal, t. 14, Gaceta Jurídica,
Lima, agosto 2010, p. 462.

CONTROL CONSTITUCIONAL DE LOS ACTOS DE LA ACTI­


VIDAD FISCAL
74.- «5. Al Ministerio Público, en tanto órgano constitudonalmente
constituido, le es exigible que el desarrollo de sus actividades las
despliegue dentro de los mandatos normativos contenidos en la propia
Constiturión. Siendo justamente ello lo que le permite a este Colegiado
ejercer un control estrictamente constitucional, mas no fundonal, de
su actividad, habiendo en sú momento señalado que la actividad del
Ministerio Público se encuentra ordenada por el principio de
interdicdón de arbitrariedad que se alza como un límite a la facultad
discrecional que la propia Constitudón le ha otorgado. 7. Ello significa
que el debido proceso puede ser también afectado por los representantes
del Ministerio Público, en la medida que la garantía de este derecho

72
-------------------------J u r isp r u d e n c ia d e l T r ib u n a l C o n st it u c io n a l --------------------------

fundamental no ha de ser solamente entendida como una propia o


exclusiva de los trámites jurisdiccionales, sino también frente a aquellos
supuestos prejuiisdiccionales, es decir, en aquellos casos cuya dirección
compete al Ministerio Público, con la finalidad de evitar cualquier
acto de arbitrariedad que vulnere o amenace la libertad individual o
sus derechos conexos».
Sentencia del Tribunal Constitucional del 24 de setiembre de 2010,
Exp. N ° 01887-2010-PHC/TC-UMA, Gaceta Penal, 1 16, Gaceta Jurídica,
Lima, octubre 2010, p. 345.

SEGURIDAD JURÍDICA Y PRINCIPIO DE INTERDICCIÓN DE


LA ARBITRARIEDAD FISCAL
75.- «18. El principio de seguridad jurídica constituye la garantía
que informa a todo el ordenamiento jurídico, siendo una norma de
actuación de los poderes públicos, que les obliga a hacer predecibles
sus decisiones y a actuar dentro de los márgenes de razonabilidad y
proporcionalidad, y un derecho subjetivo de todo ciudadano que
supone la expectativa razonable de que sus márgenes de actuación,
respaldados por el derecho, no serán arbitrariamente modificados.
19. En tal sentido, el principio de seguridad jurídica es la garantía
constitucional del investigado que no puede ser sometido a un doble
riesgo de ser denunciado y sometido a investigaciones por hechos o
situaciones que en su oportunidad han sido resueltos y absueltos por
la autoridad pública. Por ello, al ser el Ministerio Público un órgano
constitucional constituido y por ende sometido a la Constitución, su
actividad no puede ser ejercida, irrazonablemente, con desconocimiento
de los principios y valores constitucionales, ni tampoco al margen del
respeto de los derechos fundamentales, como el principio y el derecho
de ne bis in idem o la no persecución múltiple».
Sentencia del Tribunal Constitucional del 24 de setiembre de 2010,
Exp, N ° 01887-2010-PHC/TC-UMA. Gaceta Penal, 1.16, Gaceta Jurídica,
Lima, octubre 2010, p. 347.

PRECISIONES SOBRE LA EXCLUSIÓN DE LA ARBITRARIE­


DAD JUDICIAL
76.- «La arbitrariedad o no de la decisión jurisdiccional contenida
en el auto de apertura de instrucción que opera como control de la
corrección jurídica del juicio de imputación propuesto por el fiscal
pasa por verificar con criterio constitucional el cumplimiento de los
requisitos que legitiman esta resoludóri, y que el artículo 77° del Código
•Fid e l R o ja s V a r g a s

adjetivo ofrece como máximos resguardos para asegurar la posición


del imputado jurisdiccional».
Sentencia del Tribunal Constitucional del 31 de diciembre de 2007,
Exp. N ° 1148-2007-PHC/TC. Diálogo con la Jurisprudencia, año 14,
N ° 119, Gaceta Jurídica, Lima, agosto 2008, p. 59.

XIV. Cosa juzgada, ne bis in idem , archivo fiscal


. EL PRINCIPIO DE COSA JUZGADA Y EL DEBIDO PROCESO
77.- «Sobre el particular, este Tribunal ha señalado, en diversas
ocasiones, que el derecho de no ser sancionado dos veces por un mismo
hecho o del de no ser procesado dos veces (non bis in idem) constituye
un contenido implícito de derecho al debido proceso, reconocido en el
inciso 3) del artículo 139 de la Constitución. Dicho principio, en su
vertiente procesal, se encuentra contemplado en el artículo 14.7 del
Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, que declara que
nadie podrá ser juzgado ni sancionado por un delito por el cual ya haya
sido condenado o absuelto por una sentencia firm e de acuerdo con la ley y él
procedimiento penal de cada país; y en el artículo 8.4 de la Convención
Americana, según el cual el inculpado absuelto por una sentencia firm e
no podrá ser sometido a nuevo juicio por los mismos hechos. En su vertiente
procesal, el principio non bis in idem garantiza que no se vuelva a juzgar a
una persona que ya lo haya sido, utilizando similar fundamento. Y ello con
la finalidad de evitar lo que la V Enmienda de la Constitución
Americana denomina double jeopardy, es decir, el doble peligro de
condena sobre una persona. Este principio contempla la prohibición
de la aplicación de múltiples normas sandonadoras, la proscripción
de ulterior juzgamiento cuando por el mismo hecho ya se haya
enjuiciado en un primer proceso en el que se haya dictado una
resoludón con efecto de cosa juzgada. En el caso de autos, el Tribunal
considera que debe desestimarse la pretensión de a recurrente, puesto
que nos e configura una violación del principio non bis in idem, si es
que la reapertura del proceso penal, en primer lugar se sustenta en un
nuevo fundamento, esto es en un ilídto distinto de aquel por el cual se
emitió sentencia, cualquiera que fuese el sentido de esta. Asimismo,
este Colegiado estima que tampoco se viola el derecho de no ser juzgado
dos veces por un mismo hecho, si la realizadón de un nuevo proceso
obedece a la dedaradón de nulidad de la sentenda originariamente
dictada, por anidar un vicio procesal grave que la afecta en su esencia,
y si la declaradón de nulidad e inidadón de un nuevo proceso penal

74
------------------------ J u r isp r u d e n c ia d e l T r ib u n a l C o n s t it u c io n a l --------------------------

tiene la finalidad de corregir, a favor del sentenciado, una vulneración


de las normas procesales con relevancia constitucional. Aunque no se
trate de un instrumento internacional que vincule al Estado peruano,
el Tribunal Constitucional debe recordar, asumiendo la comparación
como quinto método de la interpretación jurídica y, en particular, en
el ámbito de los derechos fundamentales, que similar apreciación prevé
el artículo 4 del Protocolo 7 del Convenio Europeo de Derechos
Humanos: «Nadie podrá ser procesado o castigado penalmente por
las jurisdicciones del mismo Estado por una infracción por la que
hubiera sido absuelto o condenado por sentencia firme conforme a
ley y al procedimiento penal de ese Estado. Lo dispuesto en el párrafo
anterior no obsta a la reapertura del proceso, conforme a la ley y al
procedimiento penal del Estado interesado, en caso de que hechos
nuevos o revelaciones nuevas o un vicio esencial en ese procedimiento
pudieran afectar a la sentencia dictada».
Sentencia del Tribunal Constitucional del 14 de abril de 2003, Exp.
N ° 0729-2003-HC/ TC-LIMA. Fundamentos 1, 2, 3, 4 y 5. A v a l o s
R o d rígu ez, Constante y R o b les B rjceño, M ay, Jurisprudencia del Tribunal
Constitucional, Gaceta Jurídica, Lima, 2006, p. 298.
COSA JUZGADA* SEGURIDAD JURÍDICA Y TUTELA JUDI­
CIAL EFECTIVA
78.- «En nuestro ordenamiento jurídico, una de las garantías de
la administración de justicia consagrada constitucionalmente es la
reconocida en el inciso 2) del artículo 139 de la Carta de 1993, en lo
que concierne a la independencia en el ejercicio de la función
jurisdiccional, que establece que ninguna autoridad puede avocarse a
causas pendientes ante el órgano jurisdiccional ni interferir en el
ejercicio de sus funciones. Tampoco puede dejar sin efecto resoluciones
que han pasado en autoridad de cosa juzgada, ni cortar procedi­
mientos en trámite, ni modificar sentencias ni retardar su ejecución.
Dicha disposición, expresamente protege el principio de cosa juzgadá,
así como los correspondientes a la seguridad jurídica y a la tutela
jurisdiccional efectiva. La protección se concreta en el derecho que
corresponde a todo ciudadano, de que las resoluciones judiciales sean
ejecutadas o alcancen su plena eficacia en los propios términos en
que fueron dictadas, esto es, respetando la firmeza e intangibilidad
de las situaciones jurídicas allí declaradas. Ello, obviamente, sin
perjuicio de que sea posible su modificación o revisión, a través de los
cauces extraordinarios legalmente previstos. Lo contrario, desconocer
•Fid e l R o ja s V a r g a s

la cosa juzgada material, priva de eficacia al proceso y lesiona la paz


y seguridad jurídica».
Sentencia del Tribunal Constitucional del 30 de enero de 2004, Exp.
N ° 1279-2003-HC/TC-LIMA. Fundamentos 5-6. A v a lo s R o dríg u ez ,
Constante y R o b le s B rjch ñ o, Mery, Jurisprudencia del Tribunal Constitu­
cional, Gaceta Jurídica, Lima, 2006, p. 302.

COSA JUZGADA Y EXCEPCIÓN DE NATURALEZA DE ACCIÓN


79.- «Así, lo que corresponde a los órganos jurisdiccionales es
ajustarse a lo juzgado en un proceso anterior cuando tengan que
decidir sobre una relación o situación jurídica respecto de la cual existe
una sentencia firme, derivada de un proceso seguido entre las mismas
partes, respecto de los mismos hechos y tramitado ante la misma
autoridad jurisdiccional. Dicho pronunciamiento constituye, en
consecuencia, un antecedente lógico respecto a aquello que nuevamente
se pretende someter a juzgamiento. En consecuencia, lo establecido
en una sentencia o resolución que ponga fin al proceso, debe ser
respetado, y no puede ser objeto de nueva revisión, salvo las
excepciones previstas. En el caso de autos, la parte accionante considera
que hay una afectación del principio de cosa juzgada porque,
habiéndose declarado fundada la excepción de naturaleza de acción
que dedujo -y, en consecuencia, la inexistencia de los delitos por los
que estaba siendo juzgada-, se ha permitido, posteriormente que se
amplíe el proceso penal que se consideraba fenecido. Del análisis de
las resoluciones correspondientes al autoapertorio de instrucción y
sus ampliaciones, anteriores a la resolución de la excepción de
naturaleza de acción deducida, se advierte que al beneficiario se le
imputaron los delitos de falsedad ideológica y falsedad genérica. Sin
embargo, del auto ampliatorio de fecha 20 de julio de 2001, se aprecia
que los tipos penales imputados son los de asociación para delinquir
(artículo 317 del Código Penal) y falsedad genérica. Además, la
imputación que dio lugar al autoapertorio de instrucción beneficiario,
en el proceso penal ordinario y respecto de la cual fue declarada
fundada la excepción de naturaleza de acción, fue la de «utilizar»
listas adherentes falsificadas, perjudicando a otros movimientos
políticos; por su parte, en la ampliación del autoapertorio de
instrucción se le imputó el haber «organizado» la falsificación masiva
de firmas en los planillones correspondientes al Frente Independiente
Perú 2000. Como se advierte, los hechos materia de una y otra
resolución son distintos, contraviniendo la «perfecta identidad» a la

76
------------------------ Ju r is p r u d e n c ia d e l T r i b u n a l C o n st it u c io n a l --------------------------

que se refiere el fundamento 7, puesto que los hechos imputados y


materia de juzgamiento son diferentes entre sí, aunque existe la
posibilidad de que pudieran quedar «encuadrados» en el mismo tipo
penal; sin embargo, ello no significa que la «identidad» en el tipo penal
implique que otros hechos distintos de los inicialmente denunciados y
archivados no pueden ser objeto de investigación y enjuiciamiento,
puesto que el referente fáctico es distinto, situación que permite
desestimar la presunta afectación del principio de la cosa juzgada.
Aunque pudiera alegarse que el proceso inicialmente seguido contra
el demandante culminó al ampararse la excepción de naturaleza de
acción, ello no significa que el beneficiario, como efectivamente ocurrió,
pueda volver a ser incorporado en esa u otra investigación, por hechos
distintos de los que merecieron su inicial procesamiento».
Sentencia del Tribunal Constitucional del 30 de enero de 2004, Exp.
N° 1279-2003-HC/TC-LIMA. Fundamentos 7 al 12. A va lo s R odríguez ,
Constante y R o b le s B ric eñ o , Mery, Jurisprudencia del Tribunal Constitu­
cional, Gaceta Jurídica, Lima, 2006, p. 303.
NE BIS IN IDEM SUSTANTIVO (MATERIAL) Y NE BIS IN IDEM
PROCESAL
80.- «El principio ne bis in idem tiene una doble configuración:
por un lado, una versión sustantiva y, por otro, una connotación
procesal: a. En su formulación material, el enunciado según el cual,
«nadie puede ser castigado dos veces por un mismo hecho», expresa
la imposibilidad de que recaigan dos sanciones sobre el mismo sujeto
por una misma infracción, puesto que tal proceder constituiría un
exceso del poder sancionador, contrario a las garantías propias del
Estado de Derecho. Su aplicación, pues, impide que una persona sea
sancionada o castigada dos (o más veces) por una misma infracción
cuando exista identidad de sujeto, hecho y fundamento. El principio
del ne bis in idem material tiene conexión con los principios de legalidad
y proporcionalidad, ya que si la exigencia de lex praevia y lex certa que
impone el artículo 2o, inciso 24, ordinal d), de la Constitución obedece,
entre otros motivos -como lo ha expresado este Tribunal en el Caso
Encuestas a Boca de Urna, Exp. N° 0002-2001-AI/TC, Fund. Jur. W.
6- a la necesidad de garantizar a los ciudadanos un conocimiento
anticipado del contenido de la reacción punitiva o sancionadora del
Estado ante la eventual comisión de un hecho antijurídico, tal cometido
garantista devendría inútil si ese mismo hecho, y por igual fundamento,
pudiese ser objeto de una nueva sanción, lo que comportaría una
F id e l R o ja s V a r g a s

punición desproporcionada de la conducta antijurídica. Por ello, el


elemento consistente en la igualdad de fundamento es la clave que
define el sentido del principio: no cabe la doble sanción del mismo
sujeto por un mismo hecho cuando la punición se fundamenta en un
mismo contenido injusto, esto es, en la lesión de en un mismo bien
jurídico o un mismo interés protegido, b. En su vertiente procesal, tal
principio significa que «nadie pueda ser juzgado dos veces por los
mismos hechos», es decir, que un mismo hecho no pueda ser objeto
de dos procesos distintos o, si se quiere, que se inicien dos procesos
con él mismo objeto. Con ello se impide, por un lado, la dualidad de
procedimientos (por ejemplo, uno de orden administrativo y otro de
orden penal) y, por otro, el inicio de un nuevo proceso en cada uno de
esos órdenes jurídicos (dos procesos administrativos con el mismo
objeto, por ejemplo)».
Sentencia del Tribunal Constitucional del 16 de abril de 2003, Exp.
N° 2050-2002-AA/TC-LIMA. Fundamento 19. Tribunal Constitucional,
Jurisprudencia y doctrina penal constitucional, Palestra, Lim a, 2006,
pp. 34-35.

NE BIS IN IDEM E INTERDICCIÓN DE DUPLICIDAD DE SAN­


CIONES ADMINISTRATIVAS Y .PENALES
81.- «Como lo ha expuesto el Tribunal Constitucional de España
(STC 47/1981), «(...) El principio ne bis in idem determina una
interdicción de la duplicidad de sanciones administrativas y penales
respecto de unos mismos hechos, pero conduce también a la
imposibilidad de que, cuando el ordenamiento permite una dualidad de
procedimientos, y en cada uno de ellos ha de producirse un enjuiciamiento
y una calificación de unos mismos hechos, el enjuiciamiento y la
calificación que en el plano jurídico pueda producirse, se hagan con
independencia, si resultan de la aplicación de normativa diferente,
pero que no pueda ocurrir lo mismo en lo que se refiere a la apreciación
de los hechos, pues es claro que unos mismos hechos no pueden existir
y dejar de existir para los órganos del Estado» (cursivas agregadas).
Lo que significa que, en el supuesto de existencia de una dualidad de
procedimientos, el órgano administrativo queda inexorablemente
vinculado a lo que en el proceso penal se haya declarado como probado
o improbado».
Sentencia del Tribunal Constitucional del 16 de abril de 2003, Exp.
N° 2050-2002-AA/TC-LIMA. Fundamento 19. Tribunal Constitucional,
jurisprudencia y doctrina penal constitucional, Palestra, Lima, 2006, p. 35.

78
-------------------------J u r isp r u d e n c ia d e l T r ib u n a l C o n st it u c io n a l --------------------------

IRRECURRIBILIDAD E INAMOVILIDAD DE LAS RESOLUCIO­


NES QUE HAN ADQUIRIDO LA CALIDAD DE COSA JUZGADA
82.- «El inciso 2) del artículo 1390 de la Constitución reconoce el
derecho de toda persona sometida a un proceso judicial a que no se
deje sin efecto resoluciones que han adquirido la autoridad de cosa
juzgada. En los términos de dicho precepto constitucional, «Son prin­
cipios y derechos de la función jurisdiccional:
2) La independencia en el ejercicio de la función jurisdiccional.
Ninguna autoridad puede avocarse a causas pendientes ante el órgano
jurisdiccional ni interferir en el ejercicio de sus funciones. Tampoco
puede dejar sin efecto resoluciones que han pasado en autoridad de
cosa juzgada, ni cortar procedimientos en trámite, ni modificarsentencias
ni retardar su ejecución (...)». Dicha disposición constitucional debe
interpretarse, por efectos del principio de unidad de la Constitución,
conforme con el inciso 13) del mismo artículo 139 de lai Ley Funda­
mental, el cual prevé que «Son principios y derechos de la función
jurisdiccional: La prohibición de revivir procesos fenecidos con reso­
lución ejecutoriada. La amnistía, el indulto, el sobreseimiento definitivo
y la prescripción producen los efectos de cosa juzgada». En opinión
del Tribunal Constitucional, mediante el derecho a que se respete una
resolución que ha adquirido la autoridad de cosa juzgada se garantiza
el derecho de todo justiciable, en primer lugar, a que las resoluciones
que hayan puesto fin al proceso judicial no puedan ser recurridas
mediante medios impugnatorios, ya sea porque éstos han sido agotados
o porque ha transcurrido el plazo para impugnarla; y, en segundo
lugar, a que el contenido de las resoluciones que hayan adquirido tal
condición, no pueda ser dejado sin efecto ni modificado, sea por actos
de otros poderes públicos, de terceros o, incluso, de los mismos órganos
jurisdiccionales que resolvieron el caso en el que se dictó. La determinación
de si una resolución que no constituye una sentencia definitiva (pero
que ha puesto fin al proceso penal) se encuentra también garantizada
por este derecho, a la luz de dichas disposiciones de derechos
fundamentales, debe absolverse por este Tribunal en sentido afirmativo.
No solamente porque en la dicción de dichas disposiciones se ha
evitado circunscribir el ámbito de protección solo al caso de las
sentencias, y se ha comprendido también a los autos que ponen fin al
proceso (al referirse, por ejemplo, a las resoluciones que importen el
sobreseimiento definitivo de una causa), sino también porque ese es el
sentido interpretativo que se ha brindado a una disposición aparente­

79
•Fid e l R o ja s V a r g a s

mente más limitativa de su ámbito de protección, como puede ser el


artículo 8.4 de la Convención Americana de Derechos Humanos, por
los órganos de protección de los derechos humanos en nuestra Región.
En efecto, el artículo 8.4 de la Convención Americana de Derechos
Humanos prevé que «El inculpado absuelto por una sentencia firme
no podrá ser sometido a nuevo juicio por los mismos hechos». En
relación a los alcances del concepto de «sentencia firme» que utiliza
la referida disposición de la Convención Americana de Derechos Humanos,
la Comisión Interamericana de Derechos Humanos ha sostenido que:
«(...) la expresión «sentencia firme» en el marco del artículo 8 inciso 4
no debe interpretarse restrictivamente, es decir limitada al significado
que se le atribuya en el derecho interno de los Estados». En este
contexto, «sentencia» debe interpretarse como todo acto procesal de
contenido típicamente jurisdiccional y «sentencia firme» como aquella
expresión del ejercicio de la jurisdicción que adquiera las cualidades
de inmutabilidad e inimpugnabilidad propias de la cosa juzgada».
Sentencia del Tribunal Constitucional del 29 de noviembre de 2005,
Exp. N ° 4587-2004-AA/TC-LIMA. Fundamentos 36 al 40, Tribunal
Constitucional, Jurisprudencia y doctrina penal constitucional, Palestra,
Lima, 2006, pp. 43-44.

IGUALDAD DE FUNDAMENTO ES EL FACTOR DECISIVO


PARA ANALIZAR LA PROHIBICIÓN DEL NE BIS IN IDEM.
POTESTAD SANCIONADORA DEL DERECHO DISCIPLINARIO
POLICIAL
83.- «Por otro, una dimensión material, según la cual el enunciado
«nadie puede ser castigado dos veces por un mismo hecho», «expresa
la imposibilidad de que recaigan dos sanciones sobre el mismo sujeto
por una misma infracción, puesto que tal proceder constituiría un
exceso del poder sancionador contrario a las garantías propias del
Estado de Derecho. Su aplicación, pues, impide que una persona sea
sancionada o castigada dos (o más) veces por una misma infracción
cuando exista identidad de sujeto, hecho y fundamento». Esta última
dimensión tiene conexión con los principios de legalidad y
proporcionalidad, ya que si la exigencia de lex praevia y lex certa que
impone el artículo 2o, inciso 24, literal d), de la Constitución obedece,
entre otros motivos -como lo ha expresado este Tribunal en la STC
0002-2001-AI/TC, Fund. Jur. 6- a la necesidad de garantizar a los
ciudadanos un conocimiento anticipado del contenido de la reacción
punitiva o sancionadora del Estado ante la eventual comisión de un

80
------------------------ J u r is p r u d e n c ia d e l T r ib u n a l C o n s t it u c io n a l --------------------------

hecho antijurídico, tal cometido garantista devendría inútil si ese mismo


hecho, y por igual fundamento, pudiese ser objeto de una nueva
sanción, lo que comportaría una punición desproporcionada de la
conducta antijurídica. De ahí que se considerase que «el elemento
consistente en la igualdad de fundamento es la clave que define el
sentido del principio: no cabe la doble sanción del mismo sujeto por
un mismo hecho cuando la punición se fundamenta en un mismo
contenido injusto, esto es, en la lesión de un mismo bien jurídico o un
mismo interés protegido». Para que el ejercicio de la potestad sancio-
natoria de la administración policial pueda considerarse contraria a
dicho derecho fundamental, en su dimensión material [que es la que
el recurrente, en esencia, ha alegado], es predso que .cuando menos
dos de las sanciones impuestas a un mismo sujeto, por la comisión de
un acto, obedezcan a la infracción de un mismo bien jurídico, sea este
administrativo o de carácter penal. Por tanto, lo importante para
calificar si dos sanciones impuestas violan dicho derecho fundamental
no es tanto que por un. mismo acto una persona sea sancionada
administrativa y disciplinariamente y, correlativamente, en un proceso
penal [pues, a priori, efectivamente ello puede acontecer desde el
momento en que aquel acto puede suponer la infracción de un bien
jurídico administrativo y, simultáneamente, de un bien jurídico penal],
sino que la conducta antijurídica, pese a afectar a un solo bien jurídico,
haya merecido el reproche dos o más veces».
Sentencia del Tribunal Constitucional del 24 de noviembre de 2004, Exp.
N° 2868-2004-AA/TC-LIMA. Fundamento 6, Tribunal Constitucional, Juris­
prudencia y doctrina penal constitucional, Palestra, Lima, 2006, pp. 39-40.

SOBRESEIMIENTO QUE CAUSA COSA JUZGADA


84.- «Paira la doctrina penal más generalizada, el sobreseimiento
definitivo determina el archivamiento definitivo del proceso penal,
bien por ser el hecho investigado no constitutivo de delito, o bien por
aparecer exentos de responsabilidad criminal los inculpados como;
autores, cómplices o encubridores, situaciones que configuran pronun­
ciamientos materiales o de fondo. En cambio, el «sobreseimiento
definitivo» que regula la Ley N° 26697, prefigura una decisión jurisdic­
cional motivada por un elemento puramente coyuntural, esto es, que
el agente se encuentre cumpliendo una condena impuesta por el fuero
privativo militar por delito de terrorismo o de traición a la patria, y
por la existencia de un proceso penal en giro de igual o de distinta
naturaleza que merezca una pena inferior a la aplicada. El proceso
penal sobreseído con efecto de cosa juzgada formal, no podrá ser de

81
F id e l R o ja s V a r g a s

nuevo reabierto por ningún motivo, por cuanto ello implicaría, sea
cual fuere la decisión que recayese al final, una quiebra de la
prohibición constitucional de non bis in idem. Contrariamente, en el
sobreseimiento ope legis, dado su carácter meramente contingente, nada
impide que, removidas o modificadas de algún modo las causas que
justificaron su adopción, el proceso penal puede ser reabierto y, en su
caso, desarrollado hasta su normal conclusión mediante sentencia».
Sentencia del Tribunal Constitucional del 23 de junio del 2004, Exp.
N ° 2643-2003-HC/TC-LIMA. Fundamento 5, A v a l o s R o d ríg u e z , Cons­
tante y R o b le s B ric eñ o , Mery, Jurisprudencia del Tributial Constitucional,
Gaceta Jurídica, Lima, 2006, pp. 305-306.

ABSOLUCIÓN ADMINISTRATIVA Y RELEVANCIA PENAL


POR DELITO DE COHECHO
85.- «Los hechos descritos'en la denuncia fiscal también dieron
lugar a que se incoe proceso administrativo contra el encausado, que
culminó con la expedición de la respectiva Resolución Directoral
Regional que lo absuelve del proceso instaurado en su contra. De la
formulación de la denuncia se imputa al acusado que en su condición
del profesor del Instituto Superior Pedagógico haber sido designado
asesor de tesis de los alumnos del Instituto agraviado, a quienes les
cobró y recibió indebidamente el monto de 1,800 nuevos soles, con la
finalidad de que los asesore en su trabajo de investigación a fin de
obtener el título pedagógico, lo que es ilegal, pues dicho trabajo de
asesoramiento es pagado por el Ministerio de Educación. Que, por
otro lado, aún cuando el imputado fue absuelto administrativamente,
al no haberse acreditado el pago de dinero y haberse producido la
labor de asesoramiento, no se está ante un supuesto de ne bis in idem,
constitucionalmente prohibido, porque las sanciones administrativas
y penal, en este caso, no tienen el mismo fundamento o mejor dicho,
no tutelan el mismo bien jurídico vulnerado, dado que el tipo penal
de cohecho pasivo impropio no solo tutela el correcto desempeño de
la función pública sino también el patrimonio público unido al debido
cumplimiento del derecho administrativo funcional, y porque existe
un supuesto de relación de sujeción especial del imputado con el Estado
al ser funcionario público y contra él se ha concretado el régimen
administrativo».
Ejecutoria Suprem a del 24/4/2008, R.N. N ° 2276-2007-PIURA.
VOCAL PONENTE: P a r jo n a P a s t r a n a , Diálogo con la Jurisprudencia,
año 14, N ° 123, Gaceta Jurídica, Lima, diciembre 2008, p. 232.
-------------------------J u r isp r u d e n c ia d e l T r ib u n a l C o n s t it u c io n a l -------------------------

ARCHIVO FISCAL DEFINITIVO, COSA DECIDIDA Y LA


COSA JUZGADA
86.- «17. Este Tribunal, a través de diversos fallos, ha señalado
que las resoluciones que declaran no ha lugar a formalizar denuncia
penal, que en el ejercicio de sus funciones pudieran emitir los
representantes del Ministerio Público, no constituyen en estricto cosa
juzgada, pues esta es una garantía exclusiva de los procesos jurisdic­
cionales. No obstante ello, este Colegiado les ha reconocido el estatus
de inamovible o cosa decidida (con los efectos de cosa juzgada), siempre
y cuando se estime en la resolución, que los hechos investigados no
configuran ilícito penal. A contrario sensu, no constituirá cosa decidida
las resoluciones fiscales que no se pronuncien sobre la no ilicitud de
los hechos denunciados teniendo abierta la posibilidad de poder
reaperturar la investigación si es que se presentan los siguientes
supuestos: a) cuando existan nuevos elementos probatorios no
conocidos con anterioridad por el Ministerio Público; o, b) cuando la
investigación ha sido deficientemente realizada».
Sentencia del Tribunal Constitucional del 24 de setiembre de 2010,
Exp. N ° 01887-2010-FHC/TC-LIMA, Gaceta Penal, t .16, Gaceta Jurídica,
Lima, octubre 2010, p. 347.

REINCIDENCIA Y NE BIS IN IDEM


87.- «Si se constata que sobre el mismo sujeto y respecto a un
mismo delito concurren las aplicaciones de dos penas, se configurará
un supuesto de vulneración del principio ne bis in idem. Pero no será
así en el caso de que se trate de una pena con sanciones múltiples.
Desde esta lógica, lo que comporta la reincidencia es la manera como
se ha constatado anteriormente la agravación de la pena impuesta
para un mismo acto delictivo y para un mismo sujeto, sobre la base de
valorar la existencia de antecedentes de comisión del mismo delito en
una oportunidad anterior. El primer delito cometido -aquel que es
objeto de consideración- no recibe una pena adicional ni una
agravación de esta; simplemente se toma en consideración para efectos
de graduar la pena que se atribuirá a un acto delictivo distinto. Por su
parte, el acto delictivo reincidente -es decir el acto perpetrado en un
segundo momento- no es tampoco objeto de una doble imposición de
pena, sino de una sola, aquella prevista por el dispositivo que consagra
su tipo penal, aunque agravada como consecuencia de la existencia
de antecedentes respecto al mismo tipo penal. Atendiendo al
razonamiento expuesto, este Tribunal considera que la consagración
F id e l R o ja s V a r g a s

de la reincidencia como causal agravante de la pena atribuida al delito


(...) no constituye un supuesto de afectación al principio ne bis in idem».
XV. Ejecución penitenciaria
QUANTUM DE PENA, RESOCIALIZACIÓN: PRECISIONES
SOBRE EL SIGNIFICADO DEL ARTÍCULO 139. 22 DE LA CONSTI­
TUCIÓN POLÍTICA
88.- «Al margen de la ardua polémica sobre el tema de los fines de la
pena, es claro que nuestro ordenamiento ha constitucionalizado la
denominada teoría de la función de prevención especial positiva, ai
consagrar el principio según el cual, el «régimen penitenciario tiene por
objeto la reeducación, rehabilitación y reincorporación del penado a la
sociedad», en armonía con el artículo 10.3 del Pacto Internacional de
Derechos Civiles y Políticos, que señala que «el régimen penitenciario
consistirá en un tratamiento cuya finalidad esencial será la reforma y la
readaptación social de los penados». Se trata, naturalmente, de un
principio constitucional-penitenciario, que no por condición de tal, carece
de eficacia. Comporta, por el contrario, un mandato de actuación dirigido
a todos los poderes públicos comprometidos con la ejecución de la pena
y, singularmente, al legislador, ya sea al momento regular las condiciones
cómo se ejecutaran las penas o, por lo que ahora importa rescatar; al
establecer el quantum de ellas y que los jueces pueden aplicar para sancionar
la misión de determinados delitos. Desde esa perspectiva, el inciso 22) del
artículo 139 de la Constitución constituye un límite al legislador, que
incide en su libertad a configurar el quantum de la pena: en efecto,
cualquiera sea la regulación de ese quantum o las condiciones en la que
esta se dé cumplir, ella debe necesariamente configurarse en armonía
con las exigencias de «reeducación», «rehabilitación» y «reincorporación»
del penado a la sociedad. La única excepción a tal límite constitucional
es la que se deriva del artículo 140 la propia Constitución, según la cual el
legislador, frente a determinados delitos, puede prever la posibilidad de
aplicar la'peña de muerte. Sin embargo, como se deduce de la misma
Norma Fundamental, tal regulación ha de encontrarse condicionada a
su conformidad con los tratados en los que el Estado peruano sea parte y
sobre, cuyos concretos alcances de aplicación, la Corte Interamericana
de Derechos Humanos ha tenido oportunidad de pronunciarse, en la
opinión Consultiva N° 14/94, del 9 de diciembre de 1994».
Sentencia del Tribunal Constitucional del 3 de enero de 2003, Exp.
N° 010-2002-AI/TC. Fundamentos 179 al 182. Tribunal Constitucional,
Jurisprudencia y doctrina penal constitucional, Palestra, Lima, 2006, p. 147.

84
------------------------ J u r isp r u d e n c ia d e l T r ib u n a l C o n s t it u c io n a l --------------------------

RECLUSOS: DERECHO CONSTITUCIONAL A LA SALUD Y


A LA VIDA. RESPONSABILIDAD DEL INSTITUTO NACIONAL
PENITENCIARIO
89.- «6. Si bien es cierto que el derecho a la salud no está contenido
en el capítulo de derechos fundamentales de la Constitución, también
lo es que su inesdndible conexión con el derecho a la vida, a la integridad
y el principio de dignidad, lo configuran como un derecho fundamental
indiscutible, pues constituye, como dice el artículo I del Título Preliminar
de la ley General de Salud N° 26842, «condición indispensable del
desarrollo humano y medio fundamental para alcanzar el bienestar
individual y colectivo». Por ello deviene en condición necesaria del propio
ejercicio del derecho a la vida y, en particular a la vida digna. De otra
parte, siempre que el derecho a la integridad resulte lesionado o
amenazado, lo estará también el derecho a la salud, en alguna medida.
La protección del derecho a la salud importa la tutela de un mínimo
vital, fuera del cual el deterioro orgánico impide una vida normal o un
grave deterioro de esta. 7. Debe tenerse en cuenta que la vida no es un
concepto circunscrito a la idea restrictiva de peligro de muerte, sino
que se consolida como un concepto más amplio que la simple y limitada
posibilidad de existir o no, extendiéndose al objetivo de garantizar
también una existencia en condiciones dignas. Por esta razón, es
indispensable la consideración de la vida en dignidad que, en este caso,
se manifiesta como vida saludable. 10. Por lo tanto, los reclusos son
titulares del derecho constitucional a la salud al igual que cualquier
persona que se encuentra en libertad; siendo el Estado el que asume la
responsabilidad por la salud de los internos. Existe en consecuencia, un
deber de no exponerlos a situaciones que pudieran comprometer o
afectar su salud. Por esta razón el Instituto Nacional Penitenciario, como
órgano competente encargado de la dirección y administración del
sistema penitenciario, es el responsable de todo acto que pudiera poner
en riesgo la salud de las personas recluidas y debe, por tanto,
proporcionar una adecuada y oportuna atención médica».
Sentencia del Tribunal Constitucional, del 29 de abril de 2010, Exp.
N ° 00925-2009-PHC/ TC-LIM A NORTE. Gaceta Penal, t. 15, Gaceta
Jurídica, Lima, setiembre 2010, p. 368.

RECLUSOS: TRASLADO A OTRO PENAL NO ES EN SÍ UN


ACTO INCONSTITUCIONAL
90.- «2. El Tribunal Constitucional ha señalado en la sentencia
recaída en el caso Alejandro Rodríguez Medrano, Exp. N° 0726-2002-
F id e l R o ja s V a r g a s

HC/TC, que el traslado de los internos de un establecimiento penal a


otro no es en sí mismo un acto inconstitucional. En efecto tratándose
de personas privadas legalmente de su libertad locomotora, una obli­
gación de la que no pueden rehuir las autoridades penitenciarias es la
de prestar las debidas garantías para que no se afecte o lesione la
vida, la integridad física y los demás derechos constitucionales que no
hayan sido restringidos. Puede efectuarse el control constitucional
(hábeas corpus correctivo) de las condiciones en las que se desarrolla
la restricción del ejercicio de la libertad individual en todos aquellos
casos en que esta se haya declarado judicialmente, siendo requisito
sine cfua non, en cada caso concreto, que el cuestionado agravamiento
respecto de las formas o condiciones en que se cumple la privación de
libertad sea ilegal o arbitrario».
Sentencia del Tribunal Constitucional, del 15 de julio de 2010, Exp.
N ° 01992-2010-FHC/TC-LORETO. Gaceta Penal, 1.15, Gaceta Jurídica,
Lima, setiembre 2010, p. 372.

NATURALEZA JURÍDICA Y APLICACIÓN DE LAS NORMAS


SOBRE BENEFICIOS PENITENCIARIOS
91.- «6. Atendiendo a que las normas que regulan el acceso al
beneficio de semilibertad no son normas penales materiales sino
normas de derecho penitenciario, sus disposiciones deben ser conside­
radas como normas procedimentales, puesto que ellas establecen los
presupuestos que fijan su ámbito de aplicación, la prohibición de
acceder a beneficios penales y la recepción de beneficios penitenciarios
aplicables a los condenados (...). 7 Es en este contexto que este Tribunal
ha establecido en la sentencia STC 2196-2002-HJC/TC que en el caso
de las normáis procesales penales rige el principio tempus regit actum,
que establece que la ley procesal aplicable en el tiempo es la que se
encuentra vigente al momento de resolverse el acto. Esto supone la
aplicación inmediata de la ley procesad, mas no que a través de ella se
regulen actos procesales ya cumplidos con la legislación anterior».
Sentencia del Tribunal Constitucional, del 16 de octubre de 2007,
Exp. N ° 04863-2007-PHC/TC-LIMA. Diálogo con la Jurisprudencia,
año 13, N ° 115, Gaceta Jurídica, Lima, abril 2008, p. 73.

BENEFICIOS PENITENCIARIOS Y PRINCIPIO DE FAVO-


RABILIDAD
92.- «5. En cuanto a la supuesta afectación al derecho a la
aplicación de la ley más favorable, este Tribunal ha precisado en la
sentencia recaída en el Exp. N° 1593-2003-HC/TC que (...) para la

86
-------------------------J u r isp r u d e n c ia d e l T r ib u n a l C o n s t it u c io n a l --------------------------

solicitud de los beneficios penitenciarios de liberación condicional y


semilibertad tampoco es aplicable el inciso 11) del artículo 139 de la
Constitución, según el cual uno de los principios y derechos de la
función jurisdiccional es la aplicación de la ley más favorable al
procesado en caso de duda o de conflicto entre leyes penales. Y es que,
tal como se acredita de los actuados, el favorecido no tiene la condición
de procesado sino la de condenado. Al respecto pese a que existe un
nexo entre la ley penal (que califica la conducta antijurídica y establece
la pena) y la penitenciaria (que regula las condiciones en la que se
ejecutará la pena impuesta), esta última no tiene la naturaleza de una
ley penal, cuya duda sobre sus alcances o eventual colisión con otras
leyes imponga al juzgador la aplicación de la ley más favorable».
Sentencia del Tribunal Constitucional, del 16 de octubre de 2007,
Exp. N ° 04863-2007-PHC/TC-LIMA. Diálogo con la Jurisprudencia, año
13, N ° 115, Gaceta Jurídica, Lima, abril 2008, p. 72.

SEMILIBERTAD: MÉRITO PARA SU CONCESIÓN


93.- «4. (...) El beneficio penitenciario de semilibertad, el cual permite
al penado egresar del establecimiento penitenciario antes de haber
cumplido la totalidad de la pena privativa de la libertad impuesta se concede
atendiendo al cumplimiento de los requisitos legales exigidos y a la evaluación
previa que realice el Juez penal respecto a cada interno en concreto,
estimación que eventualmente le permita suponer que 1a pena ha cumplido
su efecto resocializador dando muestras razonables de la rehabilitación
del penado y que, por tanto, le corresponda su reincorporación a la sociedad.
Tal es el criterio adoptado por este Tribunal en la sentencia recaída en el
Exp. N° 1594-2003-HC/TC FJ14, en la que señaló que la determinación de
si corresponde o no otorgar a un interno un determinado beneficio
penitenciario, en realidad, no debe ni puede reducirse a verificar si este
cumplió o no los supuestos formales que la normatividad contempla (...)».
Sentencia del Tribunal Constitucional, del 16 de octubre de 2007,
Exp. N ° 04863-2007-PHC/TC-LIMA. Diálogo con la Jurisprudencia, año
13, N ° 115, Gaceta Jurídica, Lima, abril 2008, p. 72.

XVI. Medidas cautelares: prisión preventiva


DERECHO FUNDAMENTAL A LA LIBERTAD PERSONAL,
LIMITACIONES Y RESTRICCIONES
94.- «El inciso 24 del artículo 2 de la Constitución Política reco­
noce el derecho fundamental a la libertad personal. Se trata de un

87
F id e l R o ja s V a r g a s

derecho subjetivo en virtud del cual ninguna persona puede sufrir


una limitación o restricción a su libertad física o ambulatoria, ya sea
mediante detenciones, internamientos o condenas arbitrarias. La
plena vigencia del derecho fundamental a la libertad personal es un
elemento vital para el funcionamiento del Estado Social y Democrá­
tico de Derecho, pues no solo es una manifestación concreta del valor
libertad implícitamente reconocido en la Constitución, sin que es un
presupuesto necesario para el ejerció de otros derechos fundamen­
tales. Sin embargo como es doctrina reiterada de este Colegiado,
ningún derecho fundamental es ilimitado. En efecto, por alta que sea
su consideración dogmática y axiológica, ningún derecho funda­
mental tiene capacidad de subordinar, en toda circunstancia, el resto
de derechos, principios o valores a los que la Constitución también
concede protección. Porque el derecho a la libertad no es ilimitado, es
que resulta válido que el legislador haya previsto distintas medidas
cautelares que bajo criterios de razonabilidad y proporcionalidad,
pueden incidir sobre él, a efectos de garantizar el éxito del proceso
penal. Por otra parte, el particular daño que el delito genera en el
Estado Social y Democrático de Derecho motiva que sea causa expre­
samente aceptada por la Constitución para la limitación de diversos
derechos fundamentales».
Sentencia del Tribunal Constitucional del 21 de julio de 2005, Exp.
N ° 019-2005-AI/TC. Fundamento 1 1 ,1 2 ,1 3 , 39, A v a l o s R o d ríg u e z ,
Constante y R o b le s B rjce ñ o , Mery, Jurisprudencia del Tribunal Constitu­
cional, Gaceta Jurídica, Lima, 2006, p. 142.

DURACIÓN MÁXIMA DE LA PENA PRIVATIVA DE LA LI­


BERTAD
95.- «Considerando que el caso sub examine pone en cuestión la
aplicación de la ley N° 27569, que en su artículo 4 derogó el Decreto
Legislativo 895, que fuera declarado inconstitucional mediante
sentencia N° 005-2001-AI/TC, publicada el 17 de noviembre de 2001,
y cuya quinta disposición final modificó el artículo 29 del Código Penal
estableciendo que la pena privativa de la libertad puede ser temporal
o de cadena perpetua. En el primer caso, tendrá una duración mínima
de 2 días y una máxima de 35 años, surge el tema de determinar cuál
es la duración máxima de la pena privativa de libertad, por lo que es
pertinente formular algunas precisiones con el propósito de orientar
la absolución de controversias en aquellos casos en los que los tipos
penales solo han establecido la pena mínima a imponer, creando un

88
-------------------------J u r isp r u d e n c ia d e l T r ib u n a l C o n s t it u c io n a l --------------------------

problema de indeterminación respecto a la ausencia de pena máxima


conminada. Este Tribunal, en el fundamento N° 147 de su sentencia
N° 010-2002-AI/TC, publicada el 4 de enero d 2003, advirtió que no
existía un plazo máximo de determinación de la pena desde el día
siguiente en que la sentencia N ° 005-2001-AI/TC declaró
inconstitucional el Decreto Legislativo N° 895, cuya quinta disposición
final modificó el referido artículo 29 del Código Penal, por lo que
recomendó que análogamente al tratamiento de la pena de cadena
perpetua, debía exhortarse al legislador para que, dentro de un plazo
razonable, cumpla con prever los plazos máximos de pena en cada
una de las cuestionadas figuras típicas del Decreto Ley N° 25475. En
efecto, el Decreto Legislativo, publicado el 18 de enero de 2003, fue la
norma que satisfizo la exhortación que hiciera el Tribunal
Constitucional al Congreso de la República para que se concuerde el
régimen jurídico de la cadena perpetua con lo expuesto en la sentencia
N° 010-2002-AI/TC, y además estableció los límites máximos de las
penas de determinados delitos regulados por el Decreto Legislativo
N° 25475, solucionando con ello la indeterminación de la pena antes
señalada. En cuanto al límite al que se puede extender la duración de
la pena privativa de la libertad, este corresponde al de la cadena
perpetua, considerando que su aplicación rige no solo para los delitos
contemplados en el Decreto Ley N° 25475, sino también para cualquier
otro delito de nuestra legislación nacional que carezca de pena máxima
-conforme se colige del Decreto Legislativo N° 921-; no obstante, el
Tribunal Constitucional considera que este límite resultaría evidente­
mente incompatible con el principio de proporcionalidad en la
aplicación de las penas, en aquellos casos de delitos de mínima daño-
sidad o gravedad, por lo que debe interpretarse en lo sucesivo, como
regla general de duración máxima de la pena, los 35 años de privación
de la libertad establecidos para la revisión de la cadena perpetua,
límite que se justifica en la necesidad de proteger los derechos o bienes
constitucionales del condenado y por serle más favorable».
Sentencia del Tribunal Constitucional del 11 de octubre de 2004, Exp.
N° 0965-2004-HC/TC-AREQUIPA. Fundamentos 6 ,7 , 8 y 9. A v a lo s
R o d ríg u e z , Constante y R o b le s B ric e ñ o , Mery, Jurisprudencia del Tribu­
nal Constitucional, Gaceta Jurídica, Lima, 2006, p. 70.

ALARMA SOCIAL Y PRISIÓN PREVENTIVA


96.- «La prisión preventiva no tiene como objeto tranquilizar a la
comunidad restituyendo la confianza en el derecho. La alarma social

89
F id e l R o ja s V a r g a s

generada por el hecho objeto del proceso jamás puede ser considerada
un criterio legítimo en la toma de la decisión acerca de la privación de
la libertad. No resulta ser racional que la alarma de un sector de la
población o de un sector o una campaña periodística o cualquier for­
ma de la manipulación de la opinión pública, pueda dar lugar a que,
arbitrariamente, se quiebre el principio de inocencia y se siente la
regla inflexible de la prisión preventiva».
Resolución del Segundo Juzgado Supraprovindal de la Corte Superior
de Lima, del 26 de julio de 2010, Exp. N ° 00732-2008-955-5001-JR-PE-02.
Gaceta Penal, 1.14, Gaceta Jurídica, Lima, agosto 2010, p. 481.

PRINCIPIO DE PROPORCIONALIDAD DE LA MEDIDA


COERCITIVA
97.- «Para superar las objeciones al principio de proporcionali­
dad, sobre todo las basadas en su indeterminación y en el subjetivismo
al que conduce su falta de precisión semántica, la doctrina intenta
concretarlo considerando que el principio de proporcionalidad, coin­
cidente en sentido amplio con el de prohibición de exceso, tiene un
contenido material en el marco del proceso penal, es decir estaría con­
formado por el conjunto de valores e intereses constitucionalmente
protegibles que entren en juego. No es correcto solo atribuirle un ca­
rácter formal y vaciarlo de contenido, pues la perspectiva histórica
del principio de proporcionalidad en el Derecho de policía y en el
Derecho procesal penal lo señala como un principio favorecedor de
intereses individuales. El rechazo de la concepción formal de este prin­
cipio, así como su entendimiento como una mera cláusula neutra
«estabilizadora» evitan caer en el principio inquisitivo, según el cual
importantes intereses del Estado podrían justificar la adopción de
medidas extremas legalmente inadmisibles y conduciría, en definiti­
va, a la quiebrá del principio de legalidad».
Resolución del Segundo Juzgado Supraprovindal de la Corte Superior
de Lima, del 26 de julio de 2010, Exp. N ° 00732-2008-955-5001-JR-PE-02
Gaceta Penal, 1 14, Gaceta Jurídica, Lima, agosto 2010, p. 492.

EL VALOR DE LA VIDA FRENTE A LA PRISIÓN PREVENTIVA


98.- «En nuestro ordenamiento jurídico, valores jurídicos como
la propia vida y la salud, gozan de un estatus procesal mayor al de
eficacia procesal y el cumplimiento de una todavía eventual, proba­
ble y futura sentencia condenatoria (...), no resultando útil para ana­
lizar este riesgo para la salud del encausado, el hecho que sus padeci-

90
------------------------ J u r isp r u d e n c ia d e l T r ib u n a l C o n s t it u c io n a l --------------------------

mientas cardíacos se hayan originado antes de su ingreso al estableci­


miento penal o sean sobrevinientes a esta situación de intemamiento,
siendo suficiente que creen un riesgo concreto y actual para su salud
y eventualmente para su vida. Además, pretendiendo evitar y
prevenir una eventual eficacia del proceso podría estarse creando otro
riesgo igual o más peligroso para la eficacia del proceso que es la muerte
del encausado, en cuyo supuesto toda la actividad probatoria desa­
rrollada nos conduciría inexorablemente a un corte de secuela del
proceso, con el consiguiente perjuicio para todas las partes proce­
sales, incluso las que podrían considerarse agraviadas, tampoco
puede desconocerse el hecho que en el supuesto de que esto ocurra,
privaría de toda posibilidad de declararse la eventual y futura
responsabilidad del procesado quien podría perecer en condiciones
de presunta inocencia».
Resolución del Segundo Juzgado Supraprovindal de la Corte Superior
de Lima, del 26 de julio de 2010, Exp. N ° 00732-2008-955-5001-JR-PE-02.
Gaceta Penal, 1.14, Gaceta Jurídica, Lima, agosto 2010, p. 491.

ARRESTO DOMICILIARIO: NATURALEZA JURÍDICA


99.- «3. El arresto domiciliario, de acuerdo a lo establecido por el
artículo 143 del Código Procesal Penal (Decreto Legislativo N° 638), es
una modalidad del mandato de comparecencia (medida cautelar de
naturaleza personal) que el juez dicta cuando no corresponde la
detención preventiva. 4. Por tanto, el arresto domiciliario no puede ser
entendido como un sustituto o símil de la detención preventiva, más
aún si difieren en su incidencia sobre el derecho fundamental a la libertad
personal; y ello porque el ius ambulandi se ejerce con mayores alcances,
no existe la aflicción psicológica que caracteriza a la reclusión, no se
pierde la relación con d núcleo familiar y amical, en determinados casos,
se continúa ejerciendo total o parcialmente el empleo, se sigue gozando
de múltiples beneficios (de mayor o menor importancia) que serían
ilusorios bajo el régimen de disciplina de un establecimiento
penitenciario, y, en buena cuenta porque el hogar no es la cárcel (Exp.
N° 0019-2005-PI/TC). 5. Sin embargo, esto no significa que el arresto
domiciliario sea concebido como una forma simple de comparecencia
que no afecta en nada la libertad individual, por el contrario, es la forma
más grave de comparecencia restringida que la norma procesal ha
contemplado porque la intensidad de la coerción personal que supone
es de grado inmediato inferior al de la detención preventiva. (...) resulta
por tanto razonable y constitucionalmente válido que los días, meses o

91
F id e l R o ja s V a r g a s

años de arresto en domicilio, a pesar de no existir previsión legal que


contemple este supuesto, sean considerados por el juez a efectos de
reducir la extensión de la pena, o dicho en otros términos, para abonar
al cómputo de la pena y contribuir al cumplimiento de la condena. 9.
Es imposible aceptar entonces, si nos ubicamos en el contenido mismo
de la Constitución, que apoyado en el principio de la dignidad humana
le concede el derecho de libertad individual a las personas, que los días
de arresto domiciliario carezcan de valor».
Sentencia del Tribunal Constitucional, del 10 de marzo de 2008, Exp.
N ° 6201-2007-PHC/TC-LIMA. Diálogo con la Jurisprudencia, año 13,
N ° 115, Gaceta Jurídica, Lima, abril 2008, p. 54.

ALCANCES Y LIMITACIONES PARA EL BENEFICIADO POR


LA CONCLUSIÓN ANTICIPADA DEL JUICIO ORAL
100.- «Que el procesado con el propósito de obtener una reducción
del quantum de la pena argumenta haber sido sorprendido por su
coacusado, quien lo habría engañado al solicitarle el depósito de su
mercadería; sin embargo, sobre el particular cabe indicar que el trámite
de la conclusión anticipada del juicio oral, regulada en el artículo 5 de
la ley 28122, presupone que el procesado acepta integralmente los
hechos objeto de acusación fiscal o, en todo caso, renuncia a la
actuación de medios probatorios para el esclarecimiento de los hechos
-también se sostiene que renuncia a la presunción de inocencia-,
consecuentemente, la alegación sostenida por el recurrente deviene
en intrascendente, siendo que en el caso de autos solo corresponde
graduar los parámetros de la pena, en el entendido que se sometió
con todas las garantías del debido proceso a los alcances de la
conclusión anticipada del proceso».
Ejecutoria Suprem a del 13/1/2010, R.N. N ° 2603-2009-CALLAO.
VOCAL PONENTE: R o dríguez Tinbo, Gaceta Penal, L 16, Gaceta Jurídica,
Lima, octubre 2010, p. 146.

XVII. Proceso penal, prueba, sentencia, r efo r m a tio in p eiu s,


casación
EXCEPCIÓN DE NATURALEZA DE ACCIÓN: PRECISIONES
101.- «Las excepciones son medios de defensa técnica que concede
la ley a quienes se les imputa la comisión de delitos con el fin de impedir,
ante la falta de un presupuesto y /o requisito procesal, que el juez
resuelva el conflicto -formalizado en virtud de una resolución de
imputación, de inculpación formal- mediante una resolución de fondo;

92
------------------------ J u r isp r u d e n c ia d e l T r ib u n a l C o n s t it u c io n a l -------------------------

que, en este contexto, el Decreto Legislativo 126 incorporó en el tercer


párrafo del artículo 5 del Código de Procedimientos Penales la
excepción de naturaleza de acción, que tiene su fundamento en el
artículo dos, inciso 24, literal «d» de la Constitución Política del Estado
y en el artículo II del Título Preliminar del Código Penal que aluden al
principio de legalidad como base de toda imputación penal; que en
tal sentido esta excepción solo procede cuando el hecho por el cual se
le viene instruyendo al encausado: 1) no constituye delito, o ii) no sea
justiciable penalmente; que, el primer supuesto, comprende todos
aquellos casos de atipicidad penal absoluta o relativa del hecho objeto
de imputación o de la concurrencia de una causa de justificación; en
cambio, el segundo supuesto hace referencia a la ausencia de una
condición objetiva de punibilidad o a la presencia de una causal
personal de exclusión de pena o excusa absolutoria».
Ejecutoria Suprema del 4/2/2010, R.N. N ° 4276-2008-LIMA. VOCAL
PONENTE: P r a d o S a l d a r r i a g a , Víctor, Gaceta Penal, t. 16, Gaceta
Jurídica, Lima, octubre 2010, p. 188.

INFORMES DE CONTRALORÍA NO SON MATERIAL


PROBATORIO DE PARTE E INSUFICIENTES POR SÍ SOLOS PARA
CONDENAR
102.- «El informe emitido por Contraloría General de la República,
si bien constituye prueba preconstituida, no es suficiente ni determinante
para establecer la responsabilidad del agente, ello sin perjuicio de
merituarla como prueba de parte conforme lo hizo el Colegiado
superior en la sentencia recurrida, pues en el fondo ha sido emitida
por un órgano de control de la entidad agraviada; por lo demás, no
existe un peritaje contable oficial que determine con exactitud si existió
o no perjuicio económico, dado que es el presupuesto fundamental
para determinar la comisión del delito de peculado, que, siendo así,
podemos colegir que no existen mayores elementos de juicio que
permitan quebrantar la presunción de inocencia que ampara al
imputado, no siendo posible declarar la nulidad de la sentencia para
actuar más diligencias, pues todo proceso debe sujetarse a un plazo
de duración razonable, que también constituye una garantía procesal
para todo justiciable a fin de que no esté sujeto por más tiempo del
debido a una acusación».
Ejecutoria Suprema del 9/3/2010, R.N. N ° 4568-2008-HUÁNUCO.
VOCAL PONENTE: B a r a n d i a r á n D em p w o lf, Roberto, Gaceta Penal,
1 .16, Gaceta Jurídica, Lima, octubre 2010, p. 197.

93
F id e l R o ja s V a r g a s

DERECHO A LA PRUEBA: PRECISIONES


103- «4. El derecho a la prueba forma parte, de manera implícita,
del derecho a la tutela procesal efectiva; ello en la medida que los justiciables
se encuentran facultados para poder presentar los medios probatorios
pertinentes, a fin de que puedan crear en el órgano jurisdiccional la
convicción necesaria de que sus argumentos planteados son correctos.
En tal sentido este Tribunal ha delimitado el contenido del derecho a la
prueba: (...). Se trata de un derecho complejo que está compuesto por el
derecho a ofrecer medios probatorios que se consideren necesarios, a que
estos sean admitidos, adecuadamente actuados, que se asegure la
producción o conservación de la prueba a partir de la actuación anticipada
de los medios probatorios y que estos sean valorados de manera adecuada
y con la motivación debida, con el fin de darle el mérito probatorio que
tenga en la sentencia. La valoración de 1a prueba debe estar debidamente
motivada por escrito, con la finalidad de que el justiciable pueda comprobar
si dicho mérito ha sido efectiva y adecuadamente realizado».
Sentencia del Tribunal Constitucional, del 13 de octubre de 2009,
Exp. N ° 00862-2008-PHC/TC-AREQUIPA. Gaceta Penal, t. 4, Gaceta
Jurídica, Lima, octubre 2009, p. 205.
VIOLACIÓN AL DERECHO A LA PRUEBA
104.- «8. De lo expuesto queda totalmente claro que la pericia
grafotécnica del recibo de pago del impuesto de Alcabala fue ofrecida
como medio de prueba por el Ministerio Público y luego admitida por el
Juez penal, habiéndose incluso dispuesto su realización, por lo que, según
el principio de comunidad de la prueba, lo que posteriormente
correspondía era su actuación y valoración, según sea el caso, lo que no
ha ocurrido en el caso concreto, toda vez que se advierte de autos, dicho
informe pericial no ha sido remitido al juzgado penal, lo que ha impedido
su actuación y valoración, no habiendo el juez emplazado hecho uso de
los apremios legales para evitar que ello ocurra, y por el contrario procedió
a expedir sentencia condenatoria contra el recurrente por el delito de
falsificación de documentos. Y peor aún, siendo un extremo del recurso
de apelación interpuesto por el recurrente, la Sala penal tampoco emitió
pronunciamiento sobre el particular, limitándose a describir los hechos y
sustentar la confirmación de la sentencia condenatoria; de lo que se colige
que se ha producido la vulneración del derecho a la prueba».
Sentencia del Tribunal Constitucional, del 13 de octubre de 2009,
Exp. N ° 00862-2008-PHC/TC-AREQUIPA. Gaceta Penal, t. 4, Gaceta
Jurídica, Lima, octubre 2009, p. 205.

94
------------------------ J u r isp r u d e n c ia d e l T r ib u n a l C o n s t it u c io n a l --------------------------

SENTENCIA ABSOLUTORIA Y DEBERES DEL JUEZ ANTE LA


PRUEBA INDICIARIA
105.- «La Sentencia absolutoria no puede ser el resultado de la
mera arbitrariedad ni de un vago razonamiento y, menos aún, de
sesgadas consideraciones de las afirmaciones de solo una de las partes;
así, por ejemplo, tratándose de prueba indiciaría, en la sentencia
absolutoria habrá de expresarse que los indicios o alguno de ellos no
se probaron, que no son plurales, que no confluyen, que se presentaron
contraindicios, que enlazados lógicamente conducen a hecho distinto
al presupuesto de la norma, que fue posible la prueba en contrario del
hecho presunto o que se dio otra u otras conclusiones presuntivas
distintas u opuestas, entre otros».
Ejecutoria de la Primera Sala Penal de la Corte Superior de Lima, del
6 de abril de 2010. VOCAL PONENTE: T ello d e Ñ ecoo , Inés, Exp.
N ° 51-2009, Resolución N ° 13, Gaceta Penal, t. 14, Gaceta Jurídica,
Lima, agosto 2010, p. 270.

ERROR MATERIAL DEL JUZGADO AL EMITIR SENTENCIA


106.- «En este proceso constitucional de Hábeas Corpus,
presentado contra los vocales de la Sala Penal de la Corte Superior de
Justicia de San Martín, el acto lesivo denunciado es la emisión de la
Resolución recaída en el expediente penal (...) de fecha 6 de febrero
de 2004, que impone al demandante la condena de 4 años de pena
privativa de libertad suspendida condicionalmente como autor del
delito de usurpación; enfatizándose que supone una condena a una
pena superior a la prevista en el artículo 202 del Código Penal, por el
cual se instruyó el proceso. El demandante alega la afectación de los
derechos a la libertad personal (artículo 2, inciso 24, literal b de la
Constitución) y al debido proceso (artículo 139, inciso 3 de la
Constitución), solicitando se declare inaplicable y sin efecto la
Resolución 20 recaída en el Expediente penal de fecha 6 de febrero de
2004. (...). A lo largo de la presente sentencia, el Colegiado deberá
pronunciarse sobre las siguientes cuestiones: ¿Se debe proteger el
derecho fundamental del recurrente a la libertad personal a través de
un hábeas corpus preventivo a fin de subsanar un error material que
consignó la sentencia en el proceso penal? ¿Se ha afectado la necesidad
de motivación de las resoluciones? Este Colegiado es competente para
tutelar, a través del proceso de hábeas corpus, no solo la libertad
individual, sino los derechos conexos a ella, según lo dispone el artículo
200 inciso 1 de la Constitución, pues la libertad de una persona puede

95
F id e l R o ja s V a r g a s

ser afectada también por resoluciones en los procesos judiciales que


no cumplan con los requisitos fundamentales del debido proceso. Al
constatarse que se ha determinado la responsabilidad penal de una
persona por un delito y que se ha impuesto una pena superior a la
máxima permitida por ley, el craso error material o lapsus calami
cometido en la sentencia cuestionada, debe ser corregido de manera
imperativa mediante los mecanismos establecidos, lo que no supone
la modificación del fondo de lo resuelto por la demandada Sala penal.
Los integrantes del Colegiado emplazado han aceptado que en el caso
del demandante lo que ha ocurrido es un error material al momento
de consignar en la sentencia el tipo penal aplicable, tal como lo expresa
claramente uno de los demandados: «que la pena de cuatro años que
aparece en la sentencia de vista se trata de un error mecanográfíco
indebidamente al momento de copiarse, sin que haya sido advertido
por las recargadas labores». Sin embargo, desde la fecha de la
expedición de sentencia hasta el momento de la presentación de la
demanda de hábeas corpus, no se aprecia de autos que se haya tomado
la medida correctiva pertinente para subsanar tal error. De lo señalado,
se colige que se ha infringido una norma penal, lo cual repercute
negativamente en el derecho a la libertad personal del recurrente. (...).
De las consideraciones desarrolladas en la sentencia condenatoria, se
desprende que el Juzgador ha fundado su decisión en un razonamiento
particular que no puede ser materia, en principio, de intervención del
Tribunal Constitucional. De esto se desprende que en el presente caso
no se han vulnerado los derechos constitucionales ni las garantías del
debido proceso sustantivo, que constituye la exigencia de que las
resoluciones judiciales sean valiosas en sí mismas».
Sentencia del Tribunal Constitucional del 29 de diciembre de 2004,
Exp. N ° 3953-2004-HC/TC-SAN MARTÍN. Fundamentos 1 ,2 ,3 ,6 y 8.
A v a lo s R o d ríg u e z , Constante y R o b le s B r ic e ñ o , Mery, Jurisprudencia
del Tribunal Constitucional, Gaceta Jurídica, Lima, 2006, pp. 97-98-99.

CRITERIO DE CONCIENCIA: SISTEMA DE VALORACIÓN DE


PRUEBA
107.- «Estando a lo dispuesto por el artículo 283° del Código de
Procedimientos Penales, la valoración de prueba se hace con criterio
de conciencia, la misma que supone la plena libertad en el proceso de
convencimiento del juez respecto de la afirmaciones de las partes,
cuya exigencia radica en que sus conclusiones sean consecuencia de
las pruebas en las que se apoya; así, como el principio de

96
------------------------ J u r is p r u d e n c ia d e l T r ib u n a l C o n s t it u c io n a l --------------------------

proporcionalidad, establecido como criterio rector de toda la actividad


punitiva del Estado, y que tiene por finalidad valorar la gravedad y la
trascendencia de la conducta desarrollada por el agente culpable, bajo
el criterio de la individualización, valorando la gravedad o importancia
del delito o acción criminal, la gravedad del daño o peligro ocasionado
y la personalidad o capacidad del presunto delincuente, implicando
esto un equilibrio axiológico entre el delito y la pena, sobre los cuales
se fija el quantum de pena».
Ejecutoria Suprema del 12/2/2008, R.N. N° 1436-2007-UMA. VOCAL
PONENTE: P o n c e d e M i e r , H éctor W ilfredo, Diálogo con la
Jurisprudencia, año 14, N ° 123, Gaceta Jurídica, Lima, diciembre 2008,
p. 239.

28. REFORMATIO IN PEIUS


108.- «Cabe recordar que la interdicción de la reformatio in peius o
reforma peyorativa de la pena es una garantía del debido proceso
implícita en nuestro texto constitucional. Si bien tal interdicción se
identifica íntimamente con el derecho de defensa, pues agravar una
pena para condenar por un ilícito que no haya sido materia de acusación,
importa una grave afectación del mencionado derecho, es indudable
que la proscripción de la reformatio in peius también tiene estrecha relación
con el derecho de interponer recursos impúgnatenos. En efecto y en la
línea de lo mencionado en su momento por el Tribunal Constitucional
español (STC45/1993, FJ 2), admitir que el Tribunal que decide el recurso
tiene facultad para modificar de oficio, en perjuicio y sin audiencia del
recurrente, la sentencia íntegramente aceptada por la parte recurrida,
sería tanto como autorizar que el recurrente pueda ser penalizado por
el hecho mismo de interponer su recurso, lo cual supone introducir un
elemento disuasivo del ejercicio del derecho a los recursos legalmente
previstos. Este es el espíritu que subyace en la Ley N° 27454 que modifica
el artículo 300° del Código de Procedimientos Penales. Esta ley es clara
en definir que si solo el sentenciado solicita la nulidad de la sentencia
condenatoria, entonces el ius punendi del Estado, cuyo poder se expresa
en la actuación de la instancia decisoria, ha encontrado un límite: el
quantum de la pena no podrá ser aumentado. Distinto, como es lógico
será el caso en que el propio Estado haya mostrado su disconformidad
con el establecimiento de la pena a través del medio impugnatorio
correspondiente, pues en tal circunstancia el Juez de segunda instancia
queda investido incluso de la facultad de aumentar la pena, siempre
que ello no importe una afectación al derecho de defensa, esto es, siempre

97
F id e l R o ja s V a r g a s

que no se sentencie sobre la base de un supuesto que no haya sido materia


de acusación, como ha quedado dicho».
Sentencia del Tribunal Constitucional, del 13 de noviembre de 2008,
Exp. N ° 00728-2008-PHC/TC-LIMA. Diálogo con la Jurisprudencia, año
14, N ° 123, Gaceta Jurídica, Lima, diciembre 2008, p. 263.
71. RECURSO DE CASACIÓN Y VIGENCIA DEL AFORISMO
IURA NOVIT CURIA
109.- «15. Por su propia naturaleza, el recurso de casación es un
medio impugnatorio de carácter excepcional, cuya concesión y
presupuestos de admisión y procedencia están vinculados a los «fines
esenciales» para los cuales se ha previsto, esto es, la correcta aplicación
en interpretación del derecho objetivo y la unificación de la
jurisprudencia nacional por la Corte Suprema de Justicia de la
República, como se especifica en el artículo 384 del Código Procesal
Civil. Respecto a la posibilidad de aplicar el principio iura rwuit curia en
sede casatoria, se ha señalado que: la casación es un recurso
extraordinario que solo permite la revisión por el Supremo Tribunal
Casatorio en lós casos específicos, exclusivos y excluyentes, del artículo
386 del Código Procesal Civil, especificidad que impide el ejercicio de la
facultad general del juez de aplicación del aludido aforismo iura novit
curia (Cfr. STC 8327-2005-AA/TC, FJ 2). De ahí que, por regla general,
el principio iura novit curia no pueda ser invocado en sede casatoria».
Sentencia del Tribunal Constitucional, del 19 de junio de 2007, Exp.
N ° 7022-2006-PA/TC-LIMA. Diálogo con la Jurisprudencia, año 13,
N ° 113, Gaceta Jurídica, Lima, febrero 2008, p. 44.

XVTII. Justicia militar


JUSTICIA PENAL CASTRENSE
110.- «La justicia militar no constituye un fuero personal conferido
a los militares o policías, dada su condición de miembros de dichos
institutos, sino un fuero privativo centrado en el conocimiento de las
infracciones cometidos por estos a los bienes jurídicos de las Fuerzas
Armadas y la Policía Nacional. En ese orden de ideas, no todo ilícito
penal cometido por un militar o policía debe o puede ser juzgado en el
seno de la justicia militar, ya que el ilícito es de naturaleza común, su
juzgamiento corresponderá al Poder Judicial, con independencia de la
condición de militar que pueda tener el sujeto activo. Asimismo,
constitucionalmente tampoco es lícito que se determine tal competencia

98
-------------------------J u r isp r u d e n c ia d e l T r ib u n a l C o n s t it u c io n a l --------------------------

a p artir d e la so la referen cia al su jeto p a s iv o q u e resu lta afectad o p o r la


con d u cta ilícita d e l su jeto activo , e s decir, q u e el a g ra v ia d o se a u n m ilitar
o p o licía, o la p r o p ia in stitución. L a C on stitu ción proscrib e, p o r ejem p lo,
q u e c iv iles q u e ev en tu alm en te p u e d a n o casio n ar a g ra v io s so b re b ien es
ju ríd ic o s d e la s in stitucion es castre n se s o d e la P olicía N acio n al, p u e d a n
se r so m e tid o s a lo s trib u n ales m ilitares. E n e se se n tid o en la STC N °
0010-2001-AI/TC, se estab leció q u e lo s civiles n o p u e d e n se r so m e tid o s
al fu e ro m ilitar, a s í é sto s h a y a n c o m e tid o lo s d e lito s d e traició n a la
p atria o terrorism o, p u e s d e la in terp retación d e la se g u n d a p a r te d el
artícu lo 173 d e la n o rm a su p r e m a so lo se d e sp re n d e la p o sib ilid a d d e
q u e e n su ju z g a m ie n to s e a p liq u e n d isp o sicio n es d e l C ó d ig o d e Ju stic ia
M ilitar, sie m p re q u e la ley resp e ctiv a a s í lo determ in e, y , d e sd e lu eg o ,
q u e t a le s r e g l a s p r o c e s a l e s s e a n c o m p a t ib le s c o n lo s d e r e c h o s
fu n d a m e n ta le s d e o rd e n p ro c e sa l. F in alm en te, a l h a b e rse d e lim ita d o
q u e el ám b ito co m p e ten cia! d e la ju risd ic c ió n m ilitar e s esp ecíficam en te
la c o m isió n d e u n d e lito d e fu n ció n , la n o rm a s u p r e m a tam b ié n h a
p ro h ib id o q u e en e s a d eterm in ació n d e la co m p e ten cia u n elem en to
d ecisiv o p u e d a e sta r co n stitu id o p o r e l lu g a r d o n d e se co m eta el delito.
P o r e n d e (...) no basta que el delito se cometa en acto de servicio, o con
ocasión de él, o en lugar militar: es menester que afecte por su índole a las
fu erzas arm adas como tales ( B i d a r t C am p o s, G e r m á n , « E l s t a t u s
con stitucion al d e la s F u e rz a s A r m a d a s e n la A rg en tin a», en P alom in o
M an ch b go, Jo s é y R em oiti, Jo s é C arlo s, Jurisdicción militar y Constitución
en Iberoamérica, G rijley, L im a, 1997)».
Sentencia del Tribunal Constitucional del 16 de marzo de 2004, Exp.
N ° 017-20035-AI/TC. Fundamentos 129, 130, 131. A v a lo s R o d ríg u e z ,
Constante y R o b l e s B r ic e ñ o , M ery, Jurisprudencia del Tribunal
Constitucional, Gaceta Jurídica, Lima, 2006, p. 507.

DELITO DE FUNCIÓN MILITAR-POLICIAL: CARACTERÍSTI­


CAS Y PRECISIONES
111.- «El delito de función se define como «aquella acción tipificada
expresamente en la Ley de la materia, y que es realizada por un militar o
policía en acto de servicio o con ocasión de él, y respecto de sus fundones
profesionales. Tal acto, sea por acción u omisión, debe afectar necesariamente
un bienjurídico «privativo» de la institución a la que pertenece el imputado;
es decir, que la naturaleza del delito de función no depende de las
circunstancias de hecho, sino del carácter de interés institucionalmente
vital, que se ve afectado mediante un acto perpetrado por un efectivo militar
o policial en actividad. Dicho bien tiene la singularidad de ser

99
F id e l R o ja s V a r g a s

de los fines institucionales. La tutela anteriormente señalada debe


encontrarse expresamente declarada en la ley. Entre las características
básicas de los delitos de función sé encuentran las siguientes: A) Se trate de
afectaciones sobre bienes jurídicos de las Fuerzas Armadas o de la Policía
Nacional tutelados por el ordenamiento legal, y que se relacionan con el
cumplimiento de los fines constitucionales y legales que se les encargan. Se
trata de una infracción a un bien jurídico, propio, particular y relevante
para la existencia, organización, operatividad y cumplimiento de los fines
de las instituciones castrenses. Para ello es preciso que la conducta
considerada como antijurídica se encuentre prevista en el Código de Justicia
Militar; ahora bien, no es la mera formalidad de su recepción en dicho
texto lo que hace que la conduda antijurídica constituya verdaderamente
un delito de fundón, para que efectivamente pueda considerarse un ilídto
como de fundón o militar, es preciso que:
1. Un militar o policía haya infringido un deber que le corresponda en
cuanto tal; es decir, que se trate de la infracdón de una obligaaón fundonal,
por la cual el efectivo estaba constreñido a mantener, o a realizar, o no
realizar, un comportamiento a favor de la satisfacción de un interés
considerado institudonalmente como valioso por la ley; además, la forma
y modo de su comisión debe ser incompatible con los prindpios y valores
consagrados en el texto fundamental de la República (deber militar). 2.
Con la infracdón del deber militar, el autor haya lesionado un bienjurídico
militar que comprometa las fundones constiturionales y legalmente
asignadas a las Fuerzas Armadas y a la Policía Nadonal. 3. La infracdón
revista derta gravedad y justifique el empleo de una conminación y una
sandón penal; B) En segundo lugar, el sujeto activo dd ilídto penal-militar
debe ser un militar o efectivo polidal en situadón de actividad, o el ilídto
debe ser cometido por ese efectivo cuando se encontraba en situadón de
actividad Evidentemente están exduidos del ámbito de la jurisdicdón
militar aquellos que se encuentranen situadón de retiro, si es que d propósito
es someterlos a un proceso penal-militar por hechos acaeddos con
posterioridad a tal hecho; Q En tercer lugar que, cometido él ilídto penal
que afecta un bien jurídico protegido por las instituriones castrenses o
policiales, este lo haya sido en acto dd servido; es decir, con ocasión de él».
Sentencia del Tribunal Constitucional del 16 de marzo de 2004, Exp.
N ° 017-20035-AI/TC. Fundamentos 132, 133, 134. A v a l o s R o d ríg u e z ,
C onstante y R o b l e s B r ic e ñ o , M ery, Jurisprudencia del Tribunal
Constitucional, Gaceta Jurídica, Lima, 2006, pp. 507-508.

100
-------------------------J u r isp r u d e n c ia d e l T r ib u n a l C o n s t it u c io n a l --------------------------

DELITO DE FUNCIÓN MILITAR


112- «Para que un ilídto califique como delito de fundón, deben de
concurrir tres exigencias: a) el hecho debe ser cometido por un agente en
situadón de actividad; b) la conducta imputada debe ser cometida en el
ejercido de las fundones polidales o militares, es decir, en acto de servido;
y c) que el acto en cuestión infrinja un bien jurídico, propio, particular y
relevante para la existencia, organizadón, operatividad y cumplimiento de
los fines de las instituriones castrenses, el que además se configura a partir
de los fines constitudonales y legales estableados a dichas institudones».
Sentencia del Tribunal Constitucional, del 2 de setiembre de 2008,
Exp. N ° 2284-2008-HC/TC-CUSCO. Diálogo con la Jurisprudencia, año
14, N ° 121, Gaceta Jurídica, Lima, octubre 2008, p. 39.

FUERO MILITAR, FUERO OVIL: TIPOS PENALES POR REMISIÓN


113.- «Conforme a la propia distribudón de competencias entre la
jurisdicdón ordinaria y la jurisdicdón militar estableada en la Constitu-
dón (artículo 173), solo el Código Penal Militar Policial puede contener
los delitos de fundón en los que pueden incurrir los dudadanos que for­
man parte de las Fuerzas Armadas y Polida Nadonal cuando éstos afec­
ten bienes jurídicos propios de la defensa militar del Estado (por ejemplo,
disdplina, órdenes militares), disposidón de la que se desprende además
que solo el Código Penal común puede contener los delitos en los que
pueden incurrir los dudadanos comunes o los dudadanos que forman
parte de las Fuerzas Armadas y Policía Nadonal cuando éstos afecten
bienes jurídicos de naturaleza ordinaria. De este modo, resulta inválido
utilizar por remisión tipos penales del Código Penal para emplearlos en
un proceso penal tramitado ante la jurisdicdón militar. Ello, en el aludi­
do proceso penal, solo evidencia que algunos de los bienes jurídicos com­
prometidos en tal caso (los cuales están protegidos por el Código Penal)
deben ser de conocimiento de la jurisdicdón penal ordinaria».
Sentencia de] Tribunal Constitucional, del 18 de mayo de 2007, Exp.
N ° 02507-2005-HC/TC-LIMA. Diálogo con la Jurisprudencia, año 13,
N ° 108, Gaceta Jurídica, Lima, setiembre 2008, p. 47.

FUERO MILITAR: LOS DELITOS CONTRA LA FE PÚBLICA


SON DELITOS COMUNES
114.- «La fe pública no constituye un bien jurídico institucional
propio y particular de las Fuerzas Armadas, por lo que un tipo penal

101
F id e l R o ja s V a r g a s

que prevea un acto contra dicho bien jurídico no es de competencia


de la justicia militar. La condena impuesta sobre la base del tipo penal
de falsificación de documentos vulnera el orden competencial
constitucionalmente establecido para el Fuero Militar, por cuanto han
sido materia de juzgamiento y condena hechos que no constituyen
delitos de función».
Sentencia del Tribunal Constitucional, del 11 de noviembre de 2009,
Exp. N ° 02557-2009-FHC/TC-UMA. Gaceta Penal, t. 6, Gaceta Jurídica,
Lima, diciembre 2009, p. 358.

DELITO DE FUNCIÓN MILITAR-POLICIAL


115.- «El artículo 173 de la Constitución permite definir un
concepto constitucional del delito de función militar policial desde
una perspectiva material, objetivo-subjetiva, de suerte que la
institucionalidad de la jurisdicción militar se erija como un fuero
material o de causa, no personal que comprenda, exclusivamente, el
ámbito penal militar y policial: a) Desde una perspectiva general es
claro que el hecho delictivo militar policial debe estar expresa o
taxativamente contemplado en un tipo delictivo tipificado en el Código
de la materia. Esta nota esencial, sin duda, deriva del principio nullum
crimen sirte lege; b) De igual manera, es imprescindible que el sujeto
activo del delito ha de ser un militar o policía en situación de actividad.
Este es el denominado «círculo de autores», que incide en el aludido
delito y que permite calificar, formalmente, el cielito de función militar
policial como un delito especiad: el hecho solo puede ser perpetrado
por un sujeto cualificado determinado; c) La conducta del militar o
policía, además ha de haberse perpetrado en acto de servicio o con
ocasión de él. Esto es lo que se llama «circunstancias externas del
hecho, con expresa exclusión de los crímenes horrendos». Ha de existir,
pues, un vínculo funcional entre conducta y actividad militar o policial
del agente, que es lo que al final de cuentas fundamenta y explica su
tipificación formal y material en el Código de Justicia Militar; d) El
bien jurídico vulnerado ha de ser privativo de la institución castrense
o policial. El delito de función militar-policial ha de afectar aquellos
fines constitucionales y legales encargados a las Fuerzas Armadas y
la Policía Nacional en cuanto tales, con exclusión de los demás órganos
e instituciones públicas; deben relacionarse con la existencia,
organización operatividad y cumplimiento de los fines institucionales
del cuerpo castrense y policial; siendo el Estado, en concreto la
institución castrense o policial concernida el sujeto pasivo del delito;

102
------------------------ J u r isp r u d e n c ia d e l T r ib u n a l C o n s t it u c io n a l -------------------------

e) El militar o el policía, en tanto portador de un rol propio, exclusivo,


que lo vincula como persona con el estatuto que rige la estructura y
los fines específicos de la organización militar o policial, es, por
consiguiente, quien puede cometer con exclusividad esta infracción
punible, por lo que se está, además ante un delito de infracción de
deber positivo especial, siendo un deber que se corresponde con los
fines establecidos, para cuyo cumplimiento existe el Estado. Es
pertinente precisar que el bien jurídico militar policial, está estrecha­
mente configurado, desde la persona del militar o policía, por la
existencia de una serie de deberes, normativamente configurados, que
debe cumplir estrictamente, con base en criterios de disciplina,
jerarquía y subordinación. La infracción de este deber ha de ser de
una entidad tal, que justifique una sanción penal, lo que por lo demás
constituye una exigencia del principio de proporcionalidad y la
naturaleza fragmentaria del Derecho penal».
Ejecutoria Suprema del 8/2/2010, Contienda N° 37-2009-LIMA, Gaceta
Penal, t 8, Gaceta Jurídica, Lima, febrero 2010, p. 131.

XDCJurisprudencia variada
DNI Y DERECHO A LA PERSONALIDAD
116.- «12. La expedición del Documento Nacional de Identidad
repercute directamente en el derecho al reconocimiento de la
personalidad jurídica, toda vez que dicho documento permite el
ejercicio de otros derechos fundamentales inherentes al individuo. En
ese sentido se ha expresado la Corte Constitucional de Colombia en la
sentencia recaída en el Exp. N° T-1078-01: Por lo anterior, se considera
que la conducta omisiva de la demandada constituye una clara
amenaza a los derechos fundamentales de los actores, en este caso,
respecto del derecho al reconocimiento de la personalidad jurídica, al
demorar en forma injustificada e irrazonable la expedición del
documento de identidad, por ser este el instrumento idóneo para
identificarse y acceder al ejercicio de sus derechos civiles, así como
para comparecer ante las autoridades en cumplimiento de un deber
legal (...). La negativa del funcionario supone el desconocimiento de
un derecho fundamental reconocido en nuestro ordenamiento
jurídico. En efecto, no se trata per se del cumplimiento de la ley si es
que este acatamiento en el caso concreto va a significar una conducta
que no se condice con la Constitución, sino que por el contrario pese a
la constitucionalidad en abstracto de la ley, la negativa verbal de

103
•Fid e l R o ja s V a r g a s

expedición del DNI deviene en un hecho absolutamente arbitrario


que desconoce un derecho constitucional».
Sentencia del Tribunal Constitucional, del 16 de noviembre de 2007,
Exp. N ° 2432-2007-PHC/TC-LIMA. Diálogo con la Jurisprudencia, año
13, N ° 113, Gaceta Jurídica, Lima, febrero 2008, p. 65.

LIBERTAD DE TRÁNSITO: PRECISIONES


117.- «5. La libertad de tránsito o derecho de locomoción es, dentro
del catálogo de atributos susceptibles de tutela procesal constitucional,
de los más tradicionales. Con el mismo se busca reconocer que todo
nacional o extranjero con residencia establecida pueda circular
libremente o sin restricciones por el ámbito de nuestro territorio patrio,
habida cuenta de que, en tanto sujeto con capacidad de autode­
terminación, tiene la libre opción de disponer cómo, por dónde decide
desplazarse, sea que dicho desplazamiento suponga facultad de
ingreso hacia el territorio de nuestro Estado, circulación o tránsito
dentro del mismo, o simplemente salida o egreso del país. Dicho
atributo, por otra parte se encuentra también reconocido en los
artículos 12 y 13 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos,
así como en el artículo 22 de la Convención Americana de Derechos
Humanos, constituyéndose en uno de los derechos de mayor
implicancia en el ámbito de la libertad personal perteneciente a cada
individuo. 6. Siendo el derecho de tránsito o de locomoción un atributo
con alcances bastante amplios, sin embargo por mandato expreso de
la propia Constitución Política, y conforme a los criterios recogidos
por los instrumentos internacionales antes referidos, se encuentra
sometido a una serie de límites o restricciones en su ejercicio. Dichas
restricciones, en términos generales, pueden ser de dos clases: explícitas
e implícitas. 7. Las restricciones explícitas se encuentran reconocidas
de modo expreso y pueden estar referidas tanto a supuestos de tipo
ordinario, como los enunciados por el inciso 11 del artículo 2 de la
Constitución (mandato judicial, aplicación de la ley de extranjería o
razones de sanidad), como a supuestos de tipo extraordinario (los
previstos en los incisos 1 y 2 del artículo 137 de la Constitución,
referidos a los estados de emergencia y de sitio, respectivamente). 12.
Las restricciones implícitas, a diferencia de las explícitas, resultan
mucho más complejas en cuanto a su delimitación, aunque no por
ello inexistentes o carentes de base constitucional. Se trata, en tales
supuestos, de vincular el derecho reconocido (en este caso, la libertad
de tránsito) con otros derechos o bienes constitucionalmente

104
J u r isp r u d e n c ia d e l T r ib u n a l C o n st it u c io n a l

relevantes, a fin de poder determinar dentro de una técnica de ponde­


ración, cuál de todos ellos es el que, bajo determinadas circunstancias,
debe prevalecer. Un caso específico de tales restricciones opera precisa­
mente en los supuestos de preservación de la seguridad ciudadana,
en los cuales se admite que, bajo determinados parámetros de
razonabilidad y proporcionalidad, sea posible limitar el derecho aquí
comentado».
Sentencia del Tribunal Constitucional, del 4 de julio de 2005, Exp.
N ° 349-2004- AA/TC-CONO NORTE DE LIMA. Q uiroga L eón , Aníbal
y C hiabra V alera , María Cristina, El derecho procesal constituáonal y los
precedentes vinculantes del Tribunal Constituáonal, APECC, Lima, 2009,
p. 598.
ORDEN INTERNO, NORMALIDAD CONSTITUCIONAL
118.- «Orden interno es sinónimo de orden polidal, ya que a través
de la actividad que este implica se evita todo desorden, desbarajuste,
trastorno, alteradón, revuelo, agitarión, lid pública, disturbio, pendenda
social, etc., que pudiera provocar individual o colectivamente
miembros de la ciudadanía. Con ello se preserva la armonía necesaria
para alcanzar los fines que la sodedad persigue. Fundamentalmente
el orden interno comprende tres aspectos: a) La seguridad dudadana
(protección de la vida, integridad física y moral, patrimonio, etc.); b)
La estabilidad de la organizadón política (resguardo de la tranquilidad,
quietud y paz pública, respeto a de la autoridad pública); c) El
resguardo de las instalaciones y servicios públicos esenciales
(edificadones públicas e instalaciones que cubren necesidades vitales
y primarias de la comunidad, tales como agua, energía eléctrica, etc.).
La ejecudón de las labores propias del control del orden interno, es
un estado de normalidad constitucional, de competencia de la Policía
Nacional del Perú, según dispone el artículo 166 de la Constitución.
Esta, como enundativamente precisa la misma cláusula constitudonal,
presta protecdón y ayuda a las personas y a la comunidad, garantiza
el cumplimiento de las leyes y la seguridad del patrimonio público y
del privado, previene, investiga y combate la delincuenda, vigila y
controla las fronteras». El concepto normalidad constitucional se
sustenta necesariamente en el desarrollo de la relación Estado-
ciudadanía con sujeción a pautas jurídicas previamente establecidas
y de alcance general. Implica el desenvolvimiento de la actividad del
Estado dentro del marco de con das delimitadas con precisión
por la Constitución y demás norn rivadas de aquella, y el que los

105
•Fid e l R o ja s V a r g a s

ciudadanos desplieguen sus actividades ordinarias con el goce efectivo


de los derechos que dicha normatividad -en sentido lato- les reconoce.
Como precisa Manuel G arcía P elayo (Derecho Constitucional, Revista
de occidente, Madrid, 1984) toda normatividad supone una
normalidad, no hay norméis aplicables a un caos. La posibilidad de la
vigencia del derecho está condicionada por una situación social estable,
es decir, por una situación en la que se dan los supuestos sobre los que
se edificó la normatividad jurídica en cuestión».
Sentencia del Tribunal Constitucional del 16 de marzo de 2004, Exp.
N ° 017-20035-AI/TC. Fundamentos 7, 8, 9 y 10. A v a l o s R o d ríg u e z ,
Constante y R o b le s B r ic e ñ o , M ery, Jurisprudencia del Tribunal
Constitucional, Gaceta Jurídica, Lima, 2006, p. 488.
DEFENSA NACIONAL, SEGURIDAD Y DESARROLLO
119.- «El Estado es la estructura que concentra el poder político
delegado por el pueblo soberano para que cumpla con determinados
fines en procura del bienestar general. Es por ello que le corresponde
elaborar políticas públicas con el objetivo de lograr el desarrollo social,
económico y cultural del país, así como garantizar la plena vigencia de
los derechos fundamentales. Entre ellas, una de las más importantes es
la concerniente a la seguridad, pues esta constituye no solo un
presupuesto para el desarrollo, sino el escenario dentro del cual los
derechos fundamentales pueden ejercerse. Sin seguridad no hay
desarrollo, ni ejercicio pleno de los derechos y libertades fundamentales.
Ambos (seguridad y desarrollo), son necesarios para alcanzar el
bienestar. De ahí que el artículo 163 de la Constitución establezca como
una de las tareas fundamentales del Estado peruano, la de garantizar
la seguridad de la Nadón, a través de un Sistema de Defensa Nadonal,
integral y permanente; que involucra al conjunto de acciones y
previsiones que permiten la subsistenda y permanenda del Estado,
incluyendo su integridad, unidad y facultad de actuar con autonomía
en lo interno, y libre de subordinadón en lo externo, posibilitando que
el proceso de desarrollo se realice en las mejores condidones (C en tro de
A ltos E studios M ilitares , «Defensa interna», en Defensa nacional, N° 3,
Lima, 1983, p. 10); es integral, porque abarca diversos campos, como el
económico, político, social, cultural, militar, etc.; y permanente, debido
a que se trata de una actividad constante que se reladona con su sentido
preventivo y represivo. (...). Mediante la defensa interna (artículo 163
de la Constitudón) se promueve y asegura el ambiente de normalidad
y tranquilidad pública que se requiere para el desarrollo de las

/ 106

\
------------------------ J u r isp r u d e n c ia d e l T r ib u n a l C o n s t it u c io n a l --------------------------

actividades y esfuerzos concurrentes a la obtención de bienestar general


en un escenario de seguridad. Asimismo, supone la realización de
acciones preventivas y de respuesta que adopta el gobierno
permanentemente en todos los campos de la actividad nacional, para
garantizar la seguridad interna del Estado, que puede verse afectada
por cualquier forma de amenaza o agresión que tenga lugar dentro del
territorio nacional, sea que provenga del interior, exterior, de la acción
del hombre o incluso, de la propia naturaleza. El fin de las actividades
de la defensa interna es garantizar el desarrollo económico y social del
país, impedir agresiones en el interior del territorio, viabilizar el normal
desarrollo de la vida y acción del Estado y garantizar el ejercicio pleno
de los derechos y libertades fundamentales».
Sentencia del Tribunal Constitucional del 16 de marzo de 2004, Exp.
N ° 017-20035-AI/TC. Fundamentos 29, 30, 32. A v a l o s R o d r íg u e z ,
Constante y R o b le s B r i c e ñ o , M ery, Jurisprudencia del Tribunal
Constitucional, Gaceta Jurídica, Lima, 2006, pp. 492-493.

XX. Antejuicio político


ANTEJUICIO POLÍTICO: PRECISIONES
120.- «3. El antejuido político constituye una prerrogativa o privilegio
de los altos fundonarios, atados en el artículo 99° de la Constitudón, que
consiste en que no pueden ser procesados válidamente por la jurisdicdón
penal ordinaria por la comisión de un delito, si antes no han sido sometidos
a un procedimiento político jurisdicdonal ante el Congreso de la República
en el que se haya determinado la verosimilitud de los hechos materia de
acusadón y que estos se subsuman en uno o más tipos penales de orden
fundonal. Sobre esta base, se conduye que es el Congreso el órgano
constitucional encargado de dejar sin efecto el privilegio del alto
fundonario y de ponerlo a disposidón de la jurisdicdón penal ordinaria
mediante una resoludón acusatoria, acto a partir del cual se puede
formalizar denunda penal. Asimismo este Tribunal ha precisado que si
bien es derto que el Ministerio Público es el titular de la acdón penal y el
defensor de la legalidad, también es verdad que en virtud a estas facultades
otorgadas no puede arrogarse un ejercido arbitrario de ellas. Es decir, el
Ministerio Público no puede promover una investigadón a propósito de
la supuesta comisión delictiva por parte de un alto fundonario si éste
previamente no ha sido objeto de una acusadón constituáonal en el
Congreso^. De lo contrario, todos los actos llevados a cabo en sede
jurisdicdonal ordinaria adolecen de nulidad».

107
F id e l R o ja s V a r g a s

Sentencia del Tribunal Constitucional, del 11 de octubre de 2010,


Exp. N ° 00030-2010-PHC/TC-L1MA. Gaceta Penal, 1.17, Gaceta Jurídica,
Lima, noviembre 2010, p. 360.

LÍMITE TEMPORAL DEL ANTEJUICIO POLÍTICO: LIMITA­


CIONES DEL CONGRESO
121.- «5. El artículo 99 de la Constitución ha establecido un límite
temporal a dicha prerrogativa, fijándole una duración máxima de
hasta 5 años después de que el alto funcionario haya cesado en las
funciones respecto del cual goza del privilegio. Este límite temporal
implica que transcurrido dicho plazo, la prerrogativa del antejuicio
se extingue, cesando la prohibición de no ser denunciados ni sometidos
a proceso penal directamente sin que previamente se les haya sometido
a un procedimiento ante el Congreso. 6. Teniendo en cuenta que el
antejuicio constituye una limitación a las atribuciones constitucionales
que tiene el Ministerio Público, pues en este caso no puede actuar de
oficio, sino que debe esperar a que el Congreso previo procedimiento
dicte una resolución acusatoria contra el funcionario protegido por
dicho privilegio, este Tribunal considera, a la luz de los principios de
unidad de la Constitución, y de corrección funcional, que vencido el
plazo de 5 años, dicha prerrogativa se extingue de pleno derecho. 7.
Una interpretación en contrario, esto es, sostener que pese a haber
transcurrido el plazo en mención se requiere necesariamente que el
Parlamento decrete la extinción del beneficio del antejuicio político,
supondría a juicio de este Tribunal extender injustificadamente el plazo
de vigencia del antejuicio más allá del plazo establecido por el
Constituyente, lo que conllevaría a extender la limitación del Ministerio
Público, lo cual dado el caso, si resultaría a todas luces inconstitucional».
Sentencia del Tribunal Constitucional, del 11 de octubre de 2010,
Exp. N ° 00030-2010-PHC/TC-LIMA. Gaceta Penal, 1 17, Gaceta Jurídica,
Lima, noviembre 2010, p. 361.

XXLPenas: Fundamentación constitucional


FUNDAMENTACIÓN CONSTITUCIONAL DE LAS PENAS
PRIVATIVAS DE LIBERTAD
122.- «Las penas, en especial la privativa de libertad, por estar
orientada a evitar la comisión del delito, operan como garantía
institucional de las libertades y la convivencia armónica a favor del
bienestar general. Dicha finalidad la logran mediante distintos

108
J u r isp r u d e n c ia d e l T r ib u n a l C o n st it u c io n a l

mecanismos que deben ser evaluados en conjunto y de manera


ponderada. En primer lugar, en el plano abstracto, con la tipificación
'' de la conducta delictiva y de la respectiva pena, se amenaza con infligir
un mal si se incurre en la conducta antijurídica (prevención general
en su vertiente negativa), en segundo término, desde la perspectiva
de su imposición se renueva la confianza de la ciudadanía en el orden
constitucional, al convertir una mera esperanza en la absoluta certeza
de que uno de los deberes primordiales del Estado, consistente en
proteger a la población de las amenazas contra su seguridad y
O promover el bienestar general que se fundamenta en la justicia (artículo
44 de la Constitución), se materializa con la sanción del delito
(prevención especial en su vertiente positiva); con la consecuente
vigencia efectiva de derecho fundamental a la seguridad personal en
su dimensión objetiva (inciso 24 del artículo 2 de la Constitución).
Asimismo, la grave limitación de la libertad personal que supone la
pena privativa de libertad y su quantum específico, son el primer efecto
reeducador en el delincuente, quien internaliza la seriedad de su
conducta delictiva e inicia su proceso de desmotivación hacia la
reincidencia (prevención especial de efecto inmediato). Finalmente en
el plano de la ejecución de la pena, ésta debe orientarse a la plena
rehabilitación y reincorporación del penado a la sociedad (prevención
Q especial de efecto mediato, prevista expresamente en el inciso 22 del
artículo 139 de la Constitución). Es preciso destacar, sin embargo,
que ninguna de las finalidades preventivas de la pena podría justificar
que exceda la medida de la culpabilidad en el agente, la cual es
determinada por el Juez penal a lá luz de la personalidad del autor y
del mayor o menor daño causado con su acción a los bienes de
relevancia constitucional protegidos. Pero a su vez, ninguna medida
legislativa podría, en un afán por favorecer a toda costa la libertad
personal, anular el factor preventivo como finalidad de la pena a
C imponerse. En tales circunstancias, lejos de ponderar debidamente
los distintos bienes protegidos por el orden constitucional, se estaría
quebrantando el equilibrio social que toda comunidad reclama como
proyección de la Constitución material. Es más, ninguna medida
tendiente a la resocialización del imputado (prevención especial),
podría anular el efecto preventivo general, sobre todo su vertiente
positiva, pues como ha establecido la Corte Constitucional italiana: al
lado de la reeducación del condenado, la pena persigue otros fines
esenciales a la tutela de los ciudadanos y del orden jurídico contra la
delincuencia (Sentencia N° 107/1980, Fundamento 3)».

109
F id e l R o ja s V a r g a s

Sentencia del Tribunal Constitucional del 21 de julio de 2005, Exp.


N ° 019-2005-AI/TC. Fundamento 40,41,42. A v a lo s R o d ríg u e z , Cons­
tante y R o b le s B ric e ñ o , Mery, Jurisprudencia del Tribunal Constitucional,
Gaceta Jurídica, Lima, 2006, p. 86.

FUNDAMENTO CONSTITUCIONAL DE LA PREVENCIÓN


ESPECIAL Y GENERAL DE LAS PENAS
123.- «Como lo ha señalado este Tribunal, no solo la función
preventivo especial de la pena tiene fundamento constitucional
(articulo 139, inciso 22 de la Constitución), sino también sus funciones
preventivos generales, las que derivan del deber estatal de (...) proteger
a la población de las amenazas contra su seguridad y promover el
bienestar general que se fundamenta en la justicia (...) (artículo 44 de
la Constitución) y el derecho fundamental a la seguridad personal
(inciso 24 del artículo 2 de la Constitución) en su dimensión objetiva
(Cfr. Exp. N° 0019-2005-PI/TC, fundamentos 38-40). En consecuencia,
las penas, por estar orientadas a evitar la comisión del delito, operan
como garantía institucional de las libertades y la convivencia armónica
en favor del bienestar general. 18. En consecuencia, toda ley dictada
como parte de la política criminal del Estado sería inconstitucional si
establece medidas que resulten contrarias a los derechos
fundamentales de las personas, procesadas o condenadas. Pero
también lo será si no preserva los fines que cumple la pena dentro de
un Estado Social y Democrático de Derecho».
Sentencia del Tribunal Constitucional, del 7 de octubre de 2009, Exp.
N ° 030025-2009-PHC/TC-LIMA, Fundamento 5. Gaceta Penal, t. 4,
Gaceta Jurídica, Lima, octubre 2009, p. 307.

CASOS DE INCONSTITUCIONALlDAD DE LAS PENAS


ESTABLECIDAS POR LA POLÍTICA PENAL
124.- «La Corte Constitucional italiana, en criterio que este
Tribunal comparte, rechaza, que la función y el fin de la pena misma
se agoten en la esperada enmienda del reo, pues tiene como objeto
exigencias irrenunciables de disuasión, prevención y defensa social
(Idem). En consecuencia toda ley dictada como parte de la política
criminal del Estado será inconstitucional si establece medidas que
resulten contrariáis a los derechos fundamentales de las personas,
procesadas o condenadas. Pero también lo será si no preserva los fines
que cumple la pena dentro de un Estado Social y Democrático de
Derecho. El cumplimiento efectivo de la pena y, por ende, la
------------------------ J u r isp r u d e n c ia d e l T r ib u n a l C o n s t it u c io n a l --------------------------

consecución de la plena eficacia de los fines de la pena privativa de la


libertad en un Estado Social y Democrático de Derecho, en especial
en aquellos supuestos en los que es impuesta a los individuos que han
incurrido en actos de corrupción, es un valor de especiad relevancia
en el ordenamiento constitucional».
Sentencia del Tribunal Constitucional del 21 de julio de 2005, Exp.
N ° 019-2005-AI/TC. Fundamento 42,43. A v a lo s R o d ríg u e z , Constante
y R o b le s B ric eñ o , Mery, Jurisprudencia del Tribunal Constitucional, Gaceta
Jurídica, Lima, 2006, p. 87.

FUNCIONES DE LA PENAS
125.- «Este Colegiado ya ha descartado que se conciba a la
retribución absoluta como el fin de la pena. Ello, desde luego, no
significa que se desconozca que toda sanción punitiva lleva consigo
un elemento retributivo. Lo que ocurre es que la pretensión de que
ésta agote toda su virtualidad en generar un mal en el penado, convierte
a éste en objeto de la política criminal del Estado, negando su condición
de persona humana, y, consecuentemente, incurriendo en un acto
tan o más execrable que la propia conducta del delincuente. Sin
embargo, las teorías preventivas, tanto la especial como la general,
gozan de protección constitucional directa, en tanto y cuanto, según
se verá, sus objetivos resultan acordes con el principio-derecho de
dignidad, y con la doble dimensión de los derechos fundamentales;
siendo, por consiguiente el mejor medio de represión del delito, el cual
ha sido reconocido por el Constituyente como un mal generado contra
bienes que resultan particularmente trascendentes para garantizar
las mínimas condiciones de una convivencia armónica en una sociedad
democrática».
Sentencia del Tribunal Constitucional del 21 de julio de 2005, Exp.
N° 019-2005-A I/TG Fundamento 37. Tribunal Constitucional, Jurisprudencia
y doctrina penal constitucional, Palestra, Lima, 2006, p. 143.

XXII. Principio de legalidad


VIOLACIÓN DEL PRINCIPIO DE LEGALIDAD Y SENTENCIA
FIRME
126.- «El principio de legalidad penal, reconocido en el artículo
segundo, inciso 24 literal «d» de la Constitución, comporta entre otras
garantías, que las conductas prohibidas se encuentren claramente
F id e l R o ja s V a r g a s

determinadas en la ley. Es lo que se denomina la exigencia de la garantía


de la lex certa. Si bien en otras oportunidades en las que se ha alegado la
violación del principio de legalidad penal, este Tribunal ha resuelto en
el sentido de que en tanto no esté ante una sentencia fírme la invocación
de la vulneración del principio de legalidad penal resulta prematura
(STC 1076-2003-HC/TC), es necesario precisar que en dicho supuesto
lo que se alegaba era una vulneración de la garantía de la lex stricta
cuya presunta vulneración recién podrá ser efectuada por el órgano
jurisdiccional al condenar al imputado a través de un juicio de
subsunción de la norma en el hecho imputado. De lo que se trata aquí,
en cambio, es de una alegada vulneración de la garantía de la lex certa,
la cual vincula al legislador y le impone la obligación de dictar leyes lo
suficientemente claras como para ser comprendidas. En tal sentido, el
Tribunal Constitucional considera que la vulneración a la libertad
individual, derivada de una violación a la garantía de la lex ceña, se
producirá en el momento en que, por el presunto hecho de infringir
una norma, que no es lo suficientemente clara como para ser compren­
dida, se dicte una medida restrictiva de la libertad del procesado».
Sentencia del Tribunal Constitucional del 4 de octubre de 2004, Exp.
N ° 2468-2004-HC/TC. Fundamentos 5, 6, 7 y 8. A v a l o s R o d ríg u e z ,
C onstantes y R o b le s B r ic e ñ o , M ery, Jurisprudencia del Tribunal
Constitucional, Gaceta Jurídica, Lima, 2006, p. 62.

VIOLACIÓN DEL PRINCIPIO DE LEGALIDAD AL NO HABER


EL COLEGIADO SUPERIOR EVALUADO EL DOLO DEL AGENTE
127.- «El Tribunal de instancia habría vulnerado el principio de
legalidad material, pues no evaluó el elemento subjetivo (dolo)
requerido por el tipo penal, que en el presente caso debe sustentarse
con especial énfasis en la actividad probatoria que permita establecer
el conocimiento de los procesados del hecho falso, y no asumir que
todos los integrantes de un Colegiado administrativo tenían real y
pleno conocimiento de que el acto fuera falso».
Ejecutoria Suprema del 5/5/2009, Queja N ° 53-2009-LIMA. VOCAL
PONENTE: B a r r io s A lv a r a d o , Elvia, Gaceta Penal, 1.17, Gaceta Jurídica,
Lima, noviembre 2010, p. 173.

MANDATO DE DETERMINACIÓN Y LEX CERTA


128.- «El principio de legalidad penal ha sido consagrado en el
literal «d» del inciso 24) del artículo 2o de la Constitución Política del
Perú, según el cual «Nadie será procesado ni condenado por acto u

112
------------------------ J u r isp r u d e n c ia d e l T r ib u n a l C o n st it u c io n a l --------------------------

omisión que al tiempo de cometerse no esté previamente calificado en


la ley, de manera expresa e inequívoca, como infracción punible (...)».
Igualmente, ha sido recogido por los principales instrumentos del
Derecho Internacional de los Derechos Humanos (Declaración
Universal de Derechos Humanos, artículo 11°, numeral 2; Convención
Americana sobre Derechos Humanos, artículo 9o; Pacto Internacional
de Derechos Civiles y Políticos, artículo 15°). El principio de legalidad
exige no solo que por ley se establezcan los delitos, sino también que
las conductas prohibidas estén claramente delimitadas en la ley. Esto
es lo que se conoce como el mandato de determinación, que prohíbe
la promulgación de leyes penales indeterminadas, y constituye una
exigencia expresa en nuestro texto constitucional al requerir el literal
«d» del inciso 24) del artículo 2o de la Constitución que la tipificación
previa de la ilicitud penal sea «expresa e inequívoca» (Lex certa). El
principio de determinación del supuesto de hecho previsto en la Ley
es una prescripción dirigida al legislador para que éste dote de
significado unívoco y preciso al tipo penal, de tal forma que la acti­
vidad de subsunción del hecho en la norma sea verificable con relativa
certidumbre».
Sentencia del Tribunal Constitucional del 3 de enero de 2003, Exp.
N ° 010-2002-AI/TC. Fundamentos 44 al 46. Tribunal Constituáonal,
Jurisprudenáa y doctrina penal constituáonal, Palestra, Lima, 2006,
pp. 14-15.

LEX CERTA E INDETERMINACIÓN RAZONADA DE LA LEY


PENAL
129.- «Esta exigencia de lex certa no puede entenderse, sin
embargo, en el sentido de exigir del legislador una claridad y precisión
absoluta en la formulación de los conceptos legales. Ello no es posible,
pues la naturaleza propia del lenguaje, con sus características de
ambigüedad y vaguedad, admiten cierto grado de indeterminación,
mayor o menor, según sea el caso. Ni siquiera las formulaciones más
precisas, las más casuísticas y descriptivas que se puedan imaginar,
llegan a dejar de plantear problemas de determinación en algunos de
sus supuestos, ya que siempre poseen un ámbito de posible
equivocidad. Por eso se ha dicho, con razón, que «en esta materia no
es posible aspirar a una precisión matemática porque ésta escapa
incluso a las posibilidades del lenguaje» (C ury U rzúa, Enrique, La ley
penal en blanco, Temis, Bogotá, 1988, p. 69). En definitiva, la certeza
la ley es perfectamente compatible, en ocasiones, con un cierto
\

113
•Fid e l R o ja s V a r g a s

m a rg e n d e in d e te rm in ació n e n la fo rm u lac ió n d e lo s tip o s y a sí, en


e fe c to , s e h a e n te n d id o p o r la d o c tr in a c o n stitu c io n a l. (F e r n á n d e z
S e g a d o , F ran cisco , El Sistema Constitucional español, D y k in so n , M a d r id ,
1992, p . 257). E l g r a d o d e in d e te r m in a c ió n s e r á in a d m is ib le , s in
e m b a rg o , c u a n d o y a n o p e r m ita a l c iu d a d a n o co n o c er q u é c o m p o r ­
ta m ie n to s e stá n p r o h ib id o s y c u á le s e stá n p e rm itid o s. (En e ste se n tid o :
B a c ig a lu p o , E n riq u e , Manual de Derecho Penal. Parte General, T e m is,
B o g o tá, 1989, p . 35). C o m o lo h a so ste n id o este T rib u n al e n el C a so
« E n c u e s ta a b o c a d e u r n a » (E x p . N°. 002-2001- A I /T C ) , c it a n d o e l
C a so Conally vs. General Cons. de, la Corte Suprema norteamericana, « u n a
n o rm a q u e p ro h íb e q u e s e h a g a a lg o e n té rm in o s ta n c o n fu so s q u e
h o m b re s d e in telig en cia n o rm a l te n g an q u e a v e r ig u a r s u sig n ific a d o y
d ifie ran re sp e c to a su c o n ten id o , v io la lo m á s ese n cial d e l p rin c ip io d e
le g a lid a d » (F u n d a m e n to Ju r íd ic o N° 6). E sta c o n c lu sió n ta m b ié n e s
c o m p a r tid a p o r la ju r isp r u d e n c ia c o n stitu c io n al c o m p a r a d a . A sí, e l
T rib u n al C o n stitu cio n a l d e E sp a ñ a h a so ste n id o q u e « l a e x ig e n c ia d e
lex certa n o r e su lta v u ln e r a d a c u a n d o el le g isla d o r r e g u la lo s s u p u e s t o s
ilícito s m e d ia n te c o n c e p to s ju ríd ic o s in d e te rm in a d o s, sie m p re q u e s u
con creció n s e a ra z o n a b le m e n te factib le e n v irtu d d e c rite rio s ló g ic o s,
técn icos o d e ex p erien cia, y p e rm ita n p r e v e r co n su ficie n te s e g u r id a d ,
la n a t u r a l e z a y l a s c a r a c t e r í s t i c a s e s e n c ia l e s d e l a s c o n d u c t a s
c o n stitu tiv a s d e la in frac ció n tip ific a d a » (ST C 69/1989)».
Sentencia del Tribunal Constitucional del 3 de enero de 2003, Exp.
N ° 010-2002-AI/TC. Fundamentos 46 al 48. Tribunal Constitucional,
Jurisprudencia y doctrina penal constitucional. Palestra, Lima, 2006,
pp. 15-16.

TIPOS ABIERTOS Y LEY PENAL


130.- «En esta perspectiva, el Derecho Penail admite la posibilidad
de que existan tipos abiertos que, frente a la indeterminación, sobre
todo de los conceptos valorativos, delegan al juzgador la labor de
complementarlos mediante la interpretación. Así resulta del examen
del Código Penal promulgado mediante el Decreto Legislativo N° 635,
de 3 de abril de 1991, que usa figuras penales abiertas en los artículos
145° y 179° «cualquier otro medio», 154° «u otro medio», 157° «u
otros aspectos», 161° «u otro documento de naturaleza análoga», 170°,
171°, 172°, 173°, 174° y 176° «u otro análogo», 185° «o cualquier otra
conducta», 190°»otro título semejante», 192° «cualquier otro motivo»,
196° «otra forma fraudulenta», 198° «cualquier medio fraudulento»,
el 210° «cualquier otro acto», 233°, 237°, 253° y 345° «de cualquier

114

/
------------------------ J u r isp r u d e n c ia d e l T r ib u n a l C o n s t it u c io n a l --------------------------

manera», 238° «cualquier medio», 268° «cualquier artificio», 273°


«cualquier clase», 276° y 280° «cualquier otro medio análogo», 277°
«otros medios», 283° «similares», 330° «cualquier otro móvil innoble»,
393°, 394°, 398°, 398°-A y 400° «cualquier otra ventaja» y 438° «de
cualquier otro modo». El límite de lo admisible, desde el punto de
vista constitucional, quedará sobrepasado en aquellos casos en que el
tipo legal no contenga el núcleo fundamental de la materia de
prohibición y, por lo tanto, la complementación ya no sea solo cuanti­
tativa, sino eminentemente cualitativa (B ustos R., Juan, Introducción al
Derecho Penal, Temis, Bogotá, 1986, p. 62; V illavicencio T erreros, Felipe,
Lecciones de Derecho Penal. Parte General, Cultural Cuzco, Lima, 1990,
p. 61). En la jurisprudencia constitucional comparada se ha legitimado
la existencia de esta indeterminación típica con relación a los elementos
o conceptos normativos, los mismos que pueden tener «un cierto
carácter de indeterminación (pues bajo el término «concepto jurídico
indeterminado» se incluyen multitud de supuestos), pero debe tenerse
en cuenta que no vulnere la exigencia de la lex certa (...) la regulación de
tales supuestos ilícitos mediante conceptos jurídicos indeterminados,
siempre que su concreción sea razonablemente factible en virtud de
criterios lógicos, técnicos y de experiencia, y permitan prever por
consiguiente, con suficiente seguridad, la naturaleza y las características
esenciales de las conductas constitutivas de la infracción tipificada (...)
(STC de 29 de setiembre de 1997)».
Sentencia del Tribunal Constitucional del 3 de enero de 2003, Exp.
N ° 010-2002-AI/TC, Fundamentos 49 al 52. Tribunal Constitucional,
Jurisprudencia y doctrina penal constitucional, Palestra, Lima, 2006, p. 16.

EL PRINCIPIO DE LEGALIDAD ES UN PRINCIPIO Y TAMBIÉN


UN DERECHO SUBJETIVO CONSTITUCIONAL DE TODOS LOS
CIUDADANOS
131.- «Este Tribunal considera que el principio de legalidad penal
se configura como un principio, pero también como un derecho
subjetivo constitucional de todos los ciudadanos. Como principio
constitucional, informa y limita los margenes de actuación de los que
dispone el Poder Legislativo al momento de determinar cuáles son las
conductas prohibidas, así como sus respectivas sanciones. En tanto
que, en su dimensión de derecho subjetivo constitucional, garantiza a
toda persona sometida a un proceso o procedimiento sancionatorio
ue lo prohibido se encuentre previsto en una norma previa, estricta
y escrita, y también que la sanción se encuentre contemplada previa­

115
F id e l R o ja s V a r g a s

mente en una norma jurídica. Por tanto, resulta igualmente claro que
la dimensión subjetiva del derecho a la legalidad penal no puede estar
al margen del ámbito de los derechos protegidos por la justicia
constitucional frente a supuestos como la creación judicial de delitos
o faltas y sus correspondientes supuestos de agravación o, incluso, la
aplicación de determinados tipos penales a supuestos no contemplados
en ellos».
Sentencia del Tribunal Constitucional del 23 de noviembre de 2004,
: Exp. N ° 2578-2004-HC/TC, Fundamentos 3 al 4. Tribunal Constitucional,
Jurisprudencia y doctrina penal constitucional, Palestra, Lima, 2006, p. 27.

PRINCIPIO DE LEGALIDAD Y VINCULACIÓN DE LOS


JUECES: LA FUNCIÓN DEL HÁBEAS CORPUS Y CONTROL
CONSTITUCIONAL
132.- «El derecho a la legalidad penal vincula también a los jueces
penales, y su eventual violación posibilita obviamente su reparación
mediante este tipo de procesos de tutela de las libertades fundamentales.
Si bien el principio de legalidad penal, el cual protege el derecho de
no ser sancionado por supuestos no previstos en una norma jurídica,
en tanto derecho subjetivo constitucional debe ser pasible de protección
en esta vía, el análisis que debe practicar la justicia constitucional no
es equiparable a la que realiza un juez penal. En efecto, como este
Tribunal lo ha señalado en diversas oportunidades, «(...) no puede
acudirse al hábeas corpus ni en él discutirse o ventilarse asuntos
resueltos, como lo es la determinación de la responsabilidad criminal,
que son de incumbencia exclusiva de la justicia penal. El hábeas corpus
es un proceso constitucional destinado a la protección de los derechos
reconocidos en la Constitución, y no a revisar si el modo como se han
resuelto las controversias de orden penal es el más adecuado conforme
a la legislación ordinaria. En cambio, no puede decirse que el hábeas
corpus sea improcedente para ventilar infracciones a los derechos
constitucionales procesales derivadas de una sentencia expedida en
proceso penal, cuando ella se haya dictado con desprecio o
inobservancia de las garantías judiciales m ín im as que deben guardarse
en toda actuación judicial, pues una interpretación semejante
terminaría, por un lado, por vaciar de contenido el derecho a la
protección jurisdiccional de los derechos y libertades fundamentales
y, por otro, por promover que la cláusula del derecho a la tutela
jurisdiccional (efectiva) y el debido proceso no tengan valor normativo»
(Cf. STC 1230-2002-HC/TC). De ahí que solo excepcionalmente quepa

116
— ---------------------J u r isp r u d e n c ia d e l T r ib u n a l C o n s t it u c io n a l --------------------------

efectuar un control constitucional sobre una resolución judicial por


afectación del principio de legalidad penal y, en concreto, en aquellos
casos en los que, al aplicar un tipo penal o imponer una sanción, el
juez penal se aparte del tenor literal del precepto o cuando la aplicación
de un determinado precepto obedezca a pautas interpretativas
manifiestamente extravagantes o irrazonables, incompatibles con el
ordenamiento constitucional y su sistema material de valores. En
consecuencia, si en la justicia ordinaria se determina la culpabilidad o
inocencia del imputado, determinando en el caso si se da el supuesto
de hecho previsto en la norma y sobre la base de consideraciones de
orden penal, de acuerdo con la alternativa que ofrezca la dogmática
penal que se estime la más adecuada, la justicia constitucional, en
cambio, se encarga de determinar si la resolución judicial cuestionada
afecta a derechos constitucionales».
Sentencia del Tribunal Constitucional del 23 de noviembre de 2004,
Exp. N ° 2578-2004-HC/TC. Fundamentos 4 al 8. Tribunal Constitucional,
Jurisprudencia y doctrina penal constitucional, Palestra, Lima, 2006,
pp. 28-29.

PRINCIPIO DE LEGALIDAD E IMPOSIBILIDAD DE LOS


JUECES DE CREAR DELITOS
133.- «De acuerdo con los fundamentos expuestos discrepo de lo
señalado por mis honorables colegas en el fundamento 9) cuarto
párrafo, de la sentencia en mayoría, que se trascribe a continuación:
«(...) resulta indudable que de la forma como se encuentra previsto el
delito de peculado en nuestro Código Penal, el autor del mismo es un
funcionario público que reúna determinadas características, como es
el hecho de que por razón de su cargo tenga la percepción,
administración o custodia de bienes estatales. Sin embargo no resulta
una interpretación que exceda lo dispuesto en la norma penal, de
modo tal que pueda considerarse como una creación judicial de
supuestos no previstos, que se sancione como autor de peculado a
quien, sin tener formalmente la condición de funcionario público, que
por razón de su cargo tenga la percepción, administración o custodia
de bienes estatales, no obstante ejerce de facto dicha función». Este
fundamento contraviene el principio de legalidad al establecer que
los jueces pueden crear delitos. El origen político del principio en
cuestión radica en la división de poderes que separa de manera clara
las funciones de legislador y juez. En tal sentido, a este último se le
priva la posibilidad de crear delitos o penas. Sin embargo «( ... ) la

117
•Fid e l R o ja s V a r g a s

sujeción del juez a la ley no debe entenderse como si ello significara la


aniquilación de la aportación creadora del juez en la Administración
de Justicia, la cual siempre concurre, pero que solo se da dentro del
sentido literal posible del texto» (Castillo Alva, José Luis/Principios de
Derecho Penal. Parte General, Gaceta Jurídica, Lima, 2002, p. 37). Pese
a que, conforme lo establece la sentencia en mayoría y reiterada
jurisprudencia este Tribunal Constitucional, no puede dictar pronun­
ciamiento tendiente a determinar si existe o no responsabilidad penal
de un inculpado o sentenciado, ni efectuar la calificación del tipo
penal, toda vez que estas son facultades exclusivas de la jurisdicción
penal ordinaria (Sentencias dictadas en los expedientes N° 2040-2003-
HC/TC, 1634-2003-HC/TC, 1076-2003-HC/TC y 1551-2003-HC/
TC), debo manifestar, que se ha sentenciado al accionante por peculado
a título de cómplice, a pesar que para que se configure el delito quien
le entregó el dinero, debió ser funcionario público, conforme lo señala
expresamente el artículo 387 del Código Penal».
Sentencia del Tribunal Constitucional del 23 de noviembre de 2004
(voto singular), Exp. N ° 2578-2004-HC/TC. Fundam entos 5-6-7.
Tribunal Constitucional, Jurisprudencia y doctrina penal constitucional,
Palestra, Lima, 2006, p. 31.

XXIII. Aplicación temporal de la ley penal, procesal y penitenciaria


PRECISIONES SOBRE LA LEY APLICABLE EN EL ÁMBITO
PENAL SUSTANTIVO
134.- «Si hay una cuestión que es relativamente pacífica en la
doctrina y la jurisprudencia comparada es aquella de que los criterios
para resolver el problema de la ley aplicable en el tiempo están
condicionados, en el sistema penal, a la verificación previa de si tal
disposición es una que forma parte del derecho penal material o, en
su defecto, del derecho procesal penal (R oxin, Claus, Derecho penal, t.
1, Civitas, Madrid, 1997, p. 164). En nuestro ordenamiento tratándose
de una disposición que forma parte del derecho penal material, la ley
aplicable es la vigente al momento de cometerse el delito. Así se
desprende del ordinal d) del inciso 24 del artículo 2 de la Constitución,
a tenor del cual: nadie será procesado ni condenado por acto u omisión
que al tiempo de cometerse no esté previamente calificado en la ley,
de manera expresa e inequívoca, como infracción punible, ni sancio­
nado con pena no prevista en la ley. Rige pues el principio tempus
delicti comissi, y está prohibido, conforme se enuncia en el artículo 193
-------------------------J u r isp r u d e n c ia d e l T r ib u n a l C o n s t it u c io n a l -------------------------

de la misma Constitución, la aplicación retroactiva de las leyes, salvo


en materia penal cuando favorece al reo. Ese ha sido el criterio
expuesto por este Tribunal en la STC N° 1300-2002-HC/TC: Nuestro
ordenamiento prohíbe la aplicación retroactiva de las normas. Como
excepción a la regla se permite la aplicación retroactiva en materia
penal, cuando favorece al reo. Esta excepción es aplicable a las normas
de derecho penal material, por ejemplo, en caso de que, posteriormente
a la comisión del delito, entre en vigencia una norma que establezca
una pena más leve. El artículo 6 del Código Penal prescribe que se
aplicará la norma vigente al momento de la comisión del delito y, en
caso de conflicto de normas penales en el tiempo, se aplicará la más
favorable (Fund. Jur N° 8)».
Sentencia del Tribunal Constitucional del 30 de enero de 2004, Exp.
N ° 1593-2003-HC/TC-TRUJILLO. Fundamento 4.

VIGENCIA DE LA LEY APLICABLE EN EL ÁMBITO PROCESAL


PENAL
135.- «A diferencia de lo que ocurre en el derecho penal material,
la doctrina coincide en que en el derecho procesal penal la regla es
distinta. «El ámbito de la vigencia temporal de la ley penal se precisa
a través de la prohibición de la retroactividad. La penalidad tiene que
estar expresamente determinada antes que el hecho sea cometido. La
retroactividad de la ley penal hace referencia a la penalidad, a los
fundamentos de la penalidad. La prohibición de la retroactividad tiene
que ver con todos los presupuestos materiales de la pena, pero no con
las normas procesales» (H arro, Otto, Grundkur Strafrecht. Allgemeine
Strafrechtslehre, Walter de Gruyter Berlín-Nueva Cork, 2000, pp. 18-
19; en similares términos J. W e sse ls y W. B e u lk e , Strafrecht Allgemeine
Teil, C.F. Müller Verlag, Heidelberg, pp. 18-19). Ese también ha sido
el criterio sostenido por este Tribunal en la STC N° 1300-2002-HC/
TC. Respecto a la aplicación de normas en el tiempo, se precisó que la -
regla general es su aplicación inmediata. Determinados hechos, -
relaciones o situaciones jurídicas existentes, se regulan por la norma
vigente de su verificación (Fund. Jur. N° 7), pues «(...) el proceso se
desarrolla de acuerdo a las normas vigentes durante el mismo. Está
prohibida la aplicación retroactiva de normas no solo por estar
prohibida constitucionalmente, sino porque debido a la naturaleza
del proceso, como sucesión de actos, se debe aplicar la norma vigente
al momento en que éstos se producen» (Fund. Jur. N° 9). Ahora bien,

119
■Fid e l R o ja s V a r g a s

si el problema se aborda aplicando los criterios del derecho penal


material (Cf. STC N° 0804-2002-HC/TC), tendría que admitirse que
la ley aplicable sería la ley vigente al momento de cometerse el delito.
Sin embargo, una construcción de esa naturaleza adolece de un
problema. Como antes se ha destacado (Fund. Jur. N° 4), el principio
tempus delicti comissi solo es aplicable para el Derecho penal material,
que ciertamente no comprende a un tema como los beneficios
penitenciarios que es una materia propia del derecho penitenciario
(J e s c h e c k , Hans-Heinrich, Tratado de Derecho Penal. Parte General, Bosch,
Barcelona, 1981, p. 24)».
Sentencia del Tribunal Constitucional del 30 de enero de 2004, Exp.
N° 1593-2003-HC/TC-TRUJILLO. Fundamentos 8 y 9.
APLICACIÓN DE LA LEY PENAL EN EL TIEMPO EN
MATERIA PENITENCIARIA
136.- «El Tribunal Constitucional estima, además que para la
solicitud de los beneficios penitenciarios de liberación condicional y
semilibertad tampoco es aplicable el inciso 11) del artículo 139 de la
Constitución, según la cual uno de los principios y derechos de la
función jurisdiccional es la aplicación de la ley más favorable al
procesado en caso de duda o conflicto entre leyes penales. Pese a que
existe un nexo entre la ley penal (que califica la conducta antijurídica
y establece la pena), y la ley penitenciaria (que regula las condiciones
en las que se ejecutará la pena impuesta), esta última no tiene
naturaleza de una ley penal, cuya duda sobre sus alcances o eventual
colisión con otras leyes, imponga al juzgador la aplicación de la ley
más favorable. (...) El Tribunal, en la STC N° 2196-2002-HC/TC, ha
sostenido que en el caso de las normas de ejecución penal, por no
tratarse de una ley penad material sus disposiciones deben considerarse
como normas procedimentales, por cuanto a través de ellas se
establecen los presupuestos que fijan su ámbito de aplicación, la
prohibición de beneficios penales y la recepción de beneficios
penitenciarios aplicables a los condenados. (...) Tratándose de dispo­
siciones de carácter procesal, ya sea en el plano jurisdiccional o
netamente administrativo-penitenciario, el criterio a regir, a prima facie
es el de la eficacia inmediata de la ley procesal. En suma, el problema
de la ley aplicable en el tiempo en normas penitenciarias ha de
resolverse bajo los alcances del principio tempus regit actum, pero
morigerada por la garantía normativa que proscribe el sometimiento
a un procedimiento distinto de los previamente establecidos en la ley,

120
------------------------ J u r isp r u d e n c ia d e l T r ib u n a l C o n s t it u c io n a l --------------------------

proclamado en el inciso 3 del artículo 139 d) de la Constitución, que


vela porque la norma con la que se inició un determinado procedi­
miento no sea alterada o modificada con posterioridad por otra, de
manera que cualquier modificación realizada con posterioridad al inicio
de un procedimiento, como la de solicitar un beneficio, no debe aplicarse».
Sentencia del Tribunal Constitucional del 30 de enero de 2004, Exp.
N ° 1593-2003-HC/TC-TRUJILLO. Fundamentos 8 y 9.

TEMPUS REGIT ACTUM Y NORMAS PROCESALES


137.- «En reiteradas jurisprudencias, este Tribunal ha considerado
que en el caso de las normas procesales penales rige el principio tempus
regit actum, cuyo enunciado es que la ley procesal aplicable en el tiempo
es la que se encuentra vigente al momento de resolverse el acto».
Sentencia del Tribunal Constitucional del 10 de mayo de 2004, Exp.
N ° 3182-2003-HC/ T C - S A N M A R T Í N . Fundam ento 2. A v a l o s
R o d ríg u ez, Constante y R o b le s B ric e ñ o , Meiy, Jurisprudencia dd Tribunal
Constituáonal, Gaceta Jurídica, Lima, 2006, p. 218.

XXIV. Iiretroactividad de las normas penales y retroactividad


favorable
138.- «El artículo 103 de la Constitución Política establece
«Ninguna ley tiene fuerza ni efecto retroactivos, salvo en materia penal,
cuando favorece al reo». Por tanto, teniendo en cuenta que los hechos
materia de persecución penal ocurrieron entre los meses de febrero y
junio de 1990, cuando se encontraba vigente el Código Penal de 1924,
no se debió aplicar al accionante el artículo 433 del Código Penal
vigente, que equipara a documento público los títulos valores y los
títulos de crédito transmisibles por endoso o al portador, entre otros,
toda vez que resultaba desfavorable al accionante, pues al aplicarle
una norma que no existía en el Código Penal de 1924, se ha dispuesto
su persecución por el delito de falsificación de documentos públicos.
En consecuencia, teniendo en cuenta que la resolución cuestionadá
ha sido emitida aplicando, retroactivamente, el artículo 433 del Código
Penal vigente y que este resulta desfavorable al accionante, debe
desestimarse la demanda de autos, debiendo ordenarse la expedición
de otra resolución conforme a derecho».
Sentencia del Tribunal Constitucional del 18 de diciembre del 2003,
Exp. N° 3201-2003-HC/TC. Fundamentos 5 y 6. A v a l o s R o d ríg u e z ,
Constante y R o b le s B r i c e ñ o , M ery, Jurisprudencia del Tribunal
Constituáonal, Gaceta Jurídica, Lima, 2006, p. 66.

121
F id e l R o ja s V a r g a s

RETROACTIVIDAD DE LA LEY PENAL FAVORABLE


139.- «Con posterioridad a la expedición de la sentencia que
condenó al accionante, se expidió la Ley N° 26223, publicada el
veintiuno de agosto de mil novecientos noventa y tres, la que modifica
el artículo 297 del Código Penal, reemplazando el inciso 1) con un tenor
diferente al antes expuesto, dejando de considerar como circunstancia
agravante el que el autor del delito de tráfico ilícito de drogas integre
una organización criminal, con lo que esta conducta a partir de dicha
■fecha, debe sancionarse conforme al tipo penal básico del delito
acotado, razón por la que el accionante solicita la adecuación y
sustitución de la pena impuesta a su persona, en aplicación al principio
de retroactividad penal benigna, a fin de reducir la pena. Con posterio­
ridad a la solicitud del accionante, presentada el nueve de junio de
mil novecientos noventa y seis, se expide la Ley N° 26619, la cual
incorpora el inciso 7) al artículo 297 del Código Penal, considerándose
en este inciso como conducta agravante del delito de tráfico ilícito de
drogas, el hecho de integrar una organización criminal. Con ello se
verifica que en el periodo comprendido entre el veintiuno de agosto
de mil novecientos noventa y tres y el nueve de junio de mil novecientos
noventa y seis, la ley no consideraba como agravante del delito de
tráfico ilícito de drogas que el acto sancionado haya sido cometido
por dos o más personas o que el agente integre una organización
dedicada a este delito, es decir, que dicha conducta durante ese lapso,
debe sancionarse conforme al tipo básico de dicho delito; por tanto, el
Tribunal Constitucional considera que debe desestimarse la aplicación
del inciso 7) del artículo 297 del Código Penal, por ser retroactiva.
Que la Constitución Política del Estado, establece en el segundo párrafo
del artículo 103, que ninguna ley tiene fuerza ni efectos retroactivos,
salvo en materia penal, cuando favorece al reo, no tratándose dicha
disposición de un beneficio penitenciario, como ha pretendido calificar
la Sala demandada al pedido del accionante, sino de la aplicación
pura y simple de un postulado constitucional, razón por la que la
resolución impugnada debe declararse nula, a fin de que la Sala
Suprema demandada proceda a emitir un nuevo pronunciamiento,
sin lesionar los derechos fundamentales del accionante».
Sentencia del Tribunal Constitucional del 29 de diciembre del 2002,
Exp. N ° 1234-2000-HC/TC. Fundamentos 2 y 4. A v a l o s R o d ríg u e z ,
C onstante y R o b le s B r ic e ñ o , M ery, Jurisprudencia del Tribunal
Constitucional, Gaceta Jurídica, Lima, 2006, p. 69.

122
J u r isp r u d e n c ia d el T r ib u n a l C o n st it u c io n a l

APLICACIÓN RETROACTIVA DE LEYES PENALES:


PRECISIONES
140.- «El principio de aplicación retroactiva de la ley penal más
favorable no puede ser interpretado desde la perspectiva exclusiva de
los intereses del penado. S i tal fuera el caso, toda ley más favorable,
incluso aquellas inconstitucionales, inexorablemente deberían
desplegar sus efectos retroactivos concediendo la libertad al delin­
cuente. La interpretación de aquello que resulte más favorable al
q penado debe ser interpretado a partir de una comprensión institucional
integral, es decir, a partir de una aproximación conjunta de todos los
valores constitucionalmente protegidos que resulten relevantes en el
asunto que es materia de evaluación. De ahí que, como quedó dicho,
por ejemplo, las leyes inconstitucionales que conceden algún beneficio
para el reo no podrán desplegar tales efectos porque, siendo el control
difuso un poder-deber de toda la judicatura (artículo 138 de la
Constitución), el Juez a quien se solicite su aplicación retroactiva deberá
implicarla por resultar incompatible con la Constitución. Asimismo,
la aplicación retroactiva de la ley penal más favorable debe ser
ponderada a partir de una equilibrada valoración comparativa con la
finalidad que cumplen las penas en contextos de especial convulsión
q social. Así, por ejemplo, «si en dicho escenario se agravan las penas
de los delitos de hurto y robo con fuerza en las cosas para evitar el
pillaje y los saqueos que propicia tal situación excepcional, no resultará
desproporcionada la imposición de tales penas cuando en un momento
posterior a la vigencia temporal de dicha ley penal se juzguen los
hechos acaecidos durante la misma y se aplique, no la nueva ley más
favorable, sino la anterior más dura. La nueva ley se debe a que ha
cambiado el contexto fáctico relevante para la valoración penal
concreta de la conducta, pero no la valoración penal que merecen los
v comportamientos realizados en tales circunstancias. Es más: el
legislador seguirá considerando que la pena anterior era la más
adecuada a la solución del conflicto suscitado -era la mínima necesaria
y proporcionada para proteger ciertos bienes en ciertas circunstancias-
, por lo que produciría la aplicación de las nuevas penas, las más
leves, es la parcial desprotección de ciertos bienes sociales esenciales»
(L a sc u r a ín S á n c h e z , Juan Antonio, Sobre la retroactividad penal más
favorable, Civitas, Madrid, 2000, p. 38). Es indudable que el principio
de aplicación retroactiva de la ley penal más favorable se encuentra

123
•Fid e l R o ja s V a r g a s

en directa relación con el derecho fundamental a la libertad personal


del condenado. En consecuencia, el primer límite a la aplicación
retroactiva de las sentencias del Tribunal Constitucional en los procesos
de inconstitucionalidad se encuentra en los supuestos en los que dicha
retroactividad genere una afectación del derecho fundamental a la
libertad personal».
Sentencia del Tribunal Constitucional del 21 de julio de 2005, Exp.
N ° 019-2005-AI/TC. Fundam ento 52 y 53. A v a l o s R o d r íg u e z ,
Constante y R o b l e s B r ic e ñ o , M ery, Jurisprudencia del Tribunal
Constitucional, Gaceta Jurídica, Lima, 2006, p. 89.

XXV. Sucesión de leyes penales en el tiempo y favorabilidad


141.- «El artículo 139, inciso 11, de la Constitución garantiza la
aplicación de la norma más favorable en materia penal cuando exista
un conflicto de normas. Habrá conflicto de normas en el tiempo,
cuando una sucesión temporal de normas señale consecuencias
distintas para el mismo hecho punible. Las normas vigentes con
anterioridad a la comisión del hecho no entran en el conflicto de
norm as, puesto que ello im portaría la aplicación de normas
inexistentes al momento de la comisión del delito violándose el
principio de legalidad. El conflicto temporal se da entre la norma
vigente al momento de la comisión del delito y una norma posterior
que, en caso de ser más favorable, se aplica retroactivamente.
Cuando haya más de una norma vigente al momento de la comisión
del delito, por tratarse, por ejemplo, de un delito continuado, se
aplicará, como norma vigente al momento de la comisión del delito,
la última norma vigente durante su comisión. Esto es así, porque la
norma vigente al momento de la comisión del delito se aplica de
manera inmediata. En el caso de autos, se trata de un delito
continuado que fue cometido durante la vigencia de dos normas
penales con consecuencias jurídicas distintas: el Código Penal de 1991
y el Decreto Legislativo N° 813. Tal como se ha establecido en los
fundamentos precedentes, no se trata de un conflicto de normas en
el tiempo, por lo que no es amparable la aplicación de lo dispuesto
en el artículo 139 de la Constitución».
Sentencia del Tribunal Constitucional del 12 de mayo de 2003, Exp.
N ° 0901-2003-HC/TC. Fundamento 2 y 3. A valos R odríguez , Constante
y R o bles B riceño , Mery, Jurisprudencia del Tribunal Constitucional, Gaceta
Jurídica, Lima, 2006, p. 94.

124
-------------------------J u r isp r u d e n c ia d e l T r ib u n a l C o n st it u c io n a l --------------------------

XXVI. Principios de culpabilidad y proporcionalidad


CULPABILIDAD Y REPROCHABILIDAD
142.- «El principio de culpabilidad se m aterializa cuando
concurren una serie de elementos: En términos generales puede decirse
que de acuerdo con el principio de culpabilidad se requiere que la
aplicación de una pena esté condicionada por la existencia de dolo o
culpa, de conciencia de la antijuridicidad, o de la punibilidad, de
capacidad de comportarse de acuerdo con las exigencias del Derecho
(imputabilidad), de una situación normal para la motivación del autor
(exigibilidad). Asimismo, en el momento de la individualización de la
pena, el principio de culpabilidad exige que la sanción sea
proporcionada al hecho cometido. Debe tenerse en cuenta que el
principio de culpabilidad se engarza directamente con la
reprochabilidad de una persona por cierto comportamiento, no con
la sanción por aquella. La reprobación acarrea inevitablemente el
establecimiento de una pena; evidente, por eso, es que exista entre
ellas una estrecha ligazón. Pero esto no puede llevar a identificar o
confundir una con otra, pues de lo contrario se estaría entrando al
terreno del principio del ne bis in idem, que se refiere al tema de la
sanción. La reprobación es una valoración de conducta que se hace
de modo aislado, mientras que la pena es un acto estatal sancionatorio.
Solamente puede ser sancionado aquel comportamiento calificado
como reprobable al sujeto que lo realiza. En este aspecto se aprecia la
convergencia entre el principio de legalidad y el principio de culpabilidad.
Al consagrarse expresamente el principio de legalidad, de modo
implícito queda a su vez consagrado el principio de culpabilidad».
Sentencia del Tribunal Constitucional del 9 de agosto del 2006, Exp.
N° 003-2005-PI/TC. Fundamentos 54, 55 y 59. Constitucionalidad del
régimen legal de la cadena perpetua, Jurisprudencia de impacto, año 2, N ° 8,
marzo de 2007. Diálogo con la jurisprudencia, Editora Normas Legales,
Lima, 2007, p. 53.

PROPORCIONALIDAD DE LAS PENAS: MAGNITUD Y


LESIVIDAD SOCIAL DEL DELITO
143.- «El principio de proporcionalidad de las penas ha sido
constitucionalizado en el artículo 200 de la Constitución, en su último

125
----------------- ----------- ------------------F id e l R o ja s V a r g a s -----------------------------------------------

párrafo. Este principio tiene implicancias en las diversas etapas del proceso
dirigido a la imposición de una sanción penal, como son la determinación
legal de la pena, la determinación judicial o, si corresponde, la
determinación administrativa penitenciaria de la pena. El principio de
proporcionalidad es una limitación dirigida al ejercicio de las facultades
legislativas en materia penal, revelada como el equilibrio cuantitativo y
cualitativo que debe existir entre un delito cometido y la pena aplicable
prevista por ley. En la medida que el principio de proporcionalidad se
deriva de la cláusula del Estado de Derecho, él no solo comporta una
garantía de seguridad jurídica, sino también concretas exigencias de
justicia material. Es decir, impone al legislador el que, al momento de
establecer las penas, ellas obedezcan a una justa y adecuada
proporcionalidad entre el delito cometido y la pena que se vaya a imponer.
El Tribunal Constitucional considera que en materia de determinación
legal de pena, la evaluación sobre su adecuación no debe partir
necesariamente de advertir que es potestad exclusiva del legislador
determinar junto con los bienes penalmente protegidos y los
comportamientos penalmente reprensibles, el tipo y la cuantía de las
sanciones penales, la proporción entre las conductas que pretende evitar,
así como las penas con las que intenta conseguirlo. En efecto, en tales
casos el legislador goza, dentro de los límites de la Constitución, de un
amplio margen de libertad para determinar las penas, atendiendo no
solo al fin esencial y directo de protección que corresponde a la norma,
sino también a otros fines o funciones legítimas, como los señalados en el
inciso 22 del artículo 139 de la Constitución (...). En tal sentido, cabe
señalar que dos aspectos o exigencias hay que distinguir en el principio
de proporcionalidad de las penas. Por una parte, la necesidad misma de
que la pena sea proporcional al delito. Por otra parte, la exigencia de que
la medida de la proporcionalidad se establezca en base a la importancia
social del hecho (a su nocividad social). Un derecho penal democrático
debe ajustar la gravedad de las penas a la trascendencia que para la
sociedad tienen los hechos a que se asignan, según el grado de nocividad
social del ataque al bien jurídico».
Sentencia del Tribunal Constitucional del 9 de agosto del 2006, Exp.
N ° 003-2005-PI/TC. Fundamentos 60, 61, 72 y 73. Constitucionalidad
del régimen legal de la cadena perpetua, Jurisprudencia de impacto, año 2,
N° 8, marzo de 2007. Diálogo con la jurisprudencia. Editora Normas
Legales, Lima, 2007, pp. 53-55- 56.

126

x
------------------------ J u r isp r u d e n c ia d e l T r ib u n a l C o n s t it u c io n a l --------------------------

XXVII. No hay prisión por deudas


JURISPRUDENCIA CONSTITUCIONAL ACERCA DE LA
FRASE «NO HAY PRISIÓN POR DEUDAS EN EL CASO DEL
IMPAGO DE LA REPARACIÓN CIVIL
144.- «El recurrente interpone acción de hábeas corpus contra el
Juzgado penal especializado, a fin de que se garantice su derecho a la
libertad, amenazado por una decisión judicial que transgrede derechos
y garantías constitucionales... El artículo 59 del Código Penal establece
que si durante el período de suspensión de la pena el condenado no
cumpliera con las reglas de conducta impuesta o fuera condenado
por otro delito, el Juez podrá, según los casos, amonestar al infractor,
prorrogar el período de suspensión hasta la m itad del plazo
inicialmente fijado, o revocar la suspensión de la pena. A fojas... se
aprecia la sentencia de fecha 6 de marzo de 2002... por la que se
condena a la accionante a la pena de un año de pena privativa de
libertad suspendida en su ejecución por un período de prueba igual al
de la pena, estableciéndose, entre otras reglas de conducta, la de
reparar el daño causado; el 7 de agosto de 2002, se expidió la
resolución que prorroga el plazo de suspensión por 6 meses, mientras
que el 14 de octubre del mismo año, se expidió la resolución por la que
se revoca la condicionalidad de la pena, haciéndose efectiva la misma,
de conformidad con el inciso 3) del artículo 59 del Código Penal, debido
a que la accionante no había cumplido la regla de conducta antes
citada, a pesar de los apercibimientos hechos para tal efecto. El
juzgador ha actuado de conformidad con lo previsto en la norma
sustantiva precisada, no apreciándose la afectación de derecho alguno,
toda vez que la accionante no cumplió con las reglas de conducta
impuestas, no siendo una circunstancia atenuante para ello las
condiciones económicas de su representada, tal como lo expone en su
demanda. El incumplimiento de la pena en modo alguno puede
reputarse como una infracción del artículo 2 inciso 24) párrafo «c» de
la Constitución Política vigente, que establece que no hay prisión por
deudas, pues la sanción impuesta a la accionante lo fue por la comisión
del delito contra la libertad individual en la modalidad de violación
de la libertad de trabajo, en la que estaba obligada a reparar el daño
causado, lo que no ha ocurrido».
Sentencia del Tribunal Constitucional del 29 de diciembre de 2004,
Exp. N° 3953-2004rHC/TC-LAMBAYEQUE Fundamentos 1, 2, 3, 6 y 8.

127
•Fid e l R o ja s V a r g a s

A valos R odríguez ,Constante y R o b le s B riceño , Mery, Jurisprudencia


del Tribunal Constitucional, Gaceta Jurídica, Lima, 2006, pp. 97-98-99.

NO HAY PRISIÓN POR DEUDAS. ANÁLISIS DEL IMPAGO


DE PENSIONES ALIMENTICIAS
145 - «En concreto, el aspecto constitucionalmente relevante de
la controversia es determinar si en el presente caso se ha vulnerado el
principio constitucional que prohíbe la prisión por deudas. El artículo
2, inciso 24, literal c de la Constitución Política del Estado señala, que
no hay prisión por deudas. Este principio no limita el mandato judicial
por incumplimiento de deberes alimenticios. En tal sentido, el Tribunal
Constitucional considera que cuando el citado artículo prohíbe la
prisión por deudas, con ello se garantiza que las personas no sufran
restricción de su libertad locomotora por el incumplimiento de
obligaciones, cuyo origen se encuentra en relaciones de orden civil.
La única excepción a dicha regla se da, como la propia disposición
constitucional lo señala, en el caso del incumplimiento de deberes
alimentarios, toda vez, que en tales casos, están de por medio los
derechos a la vida, salud y a la integridad del alimentista, en cuyo
caso el Juez competente puede ordenar la restricción de la libertad
individual del obligado. Sin embargo, tal precepto -y la garantía que
ella contiene- no se extiende al caso del incumpliendo de pagos que se
establezcan en una sentencia condenatoria. En tal supuesto, no es
que se privilegie el enriquecimiento del erario nacional o el carácter
disuasorio de la pena en desmedro de la libertad individuad del
condenado, sino, fundamentalmente, la propia eficacia del poder
punitivo del Estado y los principios que detrás de ella subyacen, como
son el control y la regulación de las conductas de acuerdo con ciertos
valores y bienes jurídicos que se consideran dignos de ser tutelados.
En el presente caso, se condenó al beneficiario a cuatro años de pena
privativa de la libertad condicional, suspendida a tres años, a condición
de que observase determinadas reglas de conductas, entre ellas, la de
devolver la suma estafada, bajo apercibimiento de revocársele la
condicionalidad de la pena impuesta. Los términos de la presente
controversia se afinca en el ámbito penal, sede en que se condena al
beneficiario imponiéndose como regla de conducta reparar el daño
ocasionado por el delito, lo cual se incumple; entonces, ya no puede
sostenerse, por un lado, que dicha regla sea de naturaleza civil, pues
operá como una condición cuyo cumplimiento determina la ineje­
cución de una sanción penal y, por otro, que su incumplimiento impida

128
J u r isp r u d e n c ia d e l T r ib u n a l C o n st it u c io n a l

que el Juez penal pueda ordenar que se haga efectiva la pena de


privación de la libertad del sentenciado, establecida condicionalmente,
como sucede en el presente caso. Siendo así, no resulta acreditada la
violación del derecho invocado (no hay prisión por deudas)».
Sentencia del Tribunal Constitucional del 5 de julio de 2004, Exp.
N ° 2982-2003-HC/TC-LIMA. Fundamentos 1,2,3,5. A valos R odríguez,
C onstante y R o b l e s B r ic e ñ o , M ery, Jurisprudencia del Tribunal
Constitucional, Gaceta Jurídica, Lima, 2006, pp. 106-107.

NO HAY PRISIÓN POR DEUDAS. EL CASO DEL IMPAGO DE


BENEFICIOS SOCIALES
146.- «El recurrente interpone acción de hábeas. corpus a favor
de su patrocinado y contra el Juez de del Juzgado penal de procesos
en reserva, sosteniendo que el emplazado ha amenazado su libertad
personal, pues ha revocado la condicionalidad de la pena,
convirtiéndola en efectiva, y como consecuencia de ello dispuso su
ubicación y captura. ... El Tribunal C onstitucional considera que
cuando el literal «c», del inciso 24), del artículo 2 de la Constitución
prohíbe la prisión por deudas, con ello se garantiza que las personas
no sufran restricción de su libertad locomotora por el incumplimiento
de obligaciones cuyo origen se encuentra en relaciones de orden civil.
Pero, tal precepto constitucional -y la garantía que ella contiene- no
se extiende al caso del incumplimiento de pagos que se establezcan en
una sentencia condenatoria. En tal supuesto, no es que se privilegie el
enriquecimiento de erario nacional o el carácter disuasorio de la pena
en desm edro de la libertad individual del condenado, sino,
fundamentalmente, la propia eficacia del poder punitivo del Estado y
los principios que detrás de ella subyacen, como son el control y
regulación de las conductas de acuerdo con ciertos valores y bienes
jurídicos que se consideran dignos de ser tutelados. El pago de los
beneficios sociales constituye, a la vez un derecho del trabajador, una
obligación del empleador, que no tiene naturaleza de sanción penal
cuando ésta es ordenada por un juez en materia de trabajo o con
competencias en materia laboral. En este caso, la obligación de pago
que pesa sobre el empleador asume el carácter de una obligación de
naturaleza civil y, por tanto, su incumplimiento no puede concluir
con la privación de la libertad locomotora del sentenciado. Sin
embargo, cuando los términos de la controversia se trasladan del
proceso laboral al ámbito penal y, en esa sede, se condena a pagar los
beneficios laborales y, no obstante ello, no se cumple, entonces, ya no

129
---------------------------------------------- F id e l R o ja s V a r g a s ----------------------- -----------------------

puede sostenerse, por un lado, que dicho pago de los beneficios sociales
sea de naturaleza civil, pues tiene la condición de una sanción penal
y, por otro lado, que su incumplimiento impida que el Juez penal pueda
ordenar que se haga efectiva la pena de privación de la libertad del
sentenciado, establecida condicionalmente, como sucede en el presente
caso».
Sentencia del Tribuna] Constitucional del 8 de julio de 2002, Exp.
N ° 1428-2002-HC/TC-LA LIBERTAD. Fundamentos 2 y 4. A v a lo s
R odríguez , Constante y R o bles B riceño , Mery, Jurisprudencia del Tribunal
Constitucional, Gaceta Jurídica, Lima, 2006, p. 110.

130
P r o g r a m a C o n st it u c io n a l P e n a l
P rin cipio s rectores del D erecho P enal peruano
C o n stitu ció n P o lítica

S u m a r io : I. Principio de dignidad, límite al legislador. II. Principio de


legalidad. III. Control difuso de la normatividad, facultad de los jueces. IV.
Motivación de resolucionesjudiciales. V. Proscripción de analogía in malam
partem. VI. Principio de fitoorabilidad. VII. Cosa juzgada-ne bis in idem.
Vm. Finalidades del régimen penitenciario.
r

Ü
I. Principio de dignidad, límite al legislador
u
Artículo 1. La defensa de la persona humana y el respeto de
su dignidad son el fin supremo de la sociedad y del Estado.
1. «Este Colegiado considera que detrás de las exigencias de
"reeducación", "rehabilitación" y "reincorporación" como fines del
régimen penitenciario, también se encuentra necesariamente una
concreción del principio de dignidad de la persona (artículo I o de la
Constitución) y, por tanto, éste constituye un límite para el legislador
penal. Dicho principio, en su versión negativa, impide que los seres
humanos puedan ser tratados como cosas o instrumentos, sea cual
fuere el fin que se persiga alcanzar con la imposición de determi­
nadas medidas, pues cada uno, incluso los delincuentes, debe consi-
C derarse como un fin en sí mismo, por cuanto el hombre es una entidad
espiritual moral dotada de autonomía».
Sentencia del Tribunal Constitucional del 4 de enero del 2003, Exp.
N ° 010-2002-AI/TC Fundamento jurídicos 186, en Jurisprudencia penal,
1.1, Editora Normas Legales, Trujillo, 2003 p. 529.

NEGACIÓN DE LA DISTINCIÓN DE UN DERECHO PENAL


DE CIUDADANOS Y UN DERECHO PENAL DEL ENEMIGO
2. «La política de persecución criminal de un Estado Constitu-
;s_ cional Democrático no puede distinguir entre un Derecho penal de
los ciudadanos y un Derecho penal del enemigo, es decir, un Derecho
penal que distinga, en cuanto a las garantías penales y los fines de las
penas aplicables entre ciudadanos que delinquen incidentalmente y
desde su estatus en tanto tales, de aquellos otros que delinquen en
tanto se ubican extramuros del Derecho en general y son, por ello,
considerados ya no ciudadanos, sino más bien enemigos. Paira los
primeros son aplicables los fines constitucionales de las penas antes
aludidas, mientras que para los segundos, no cabe otra alternativa
más que su total eliminación. Evidentemente, esta concepción no puede

133
F id e l R o ja s V a r g a s

ser asumida dentro de un Estado que se fúnda, por un lado, en el


derecho-principio de dignidad humana y, por otro lado, en el principio
político democrático».
Sentencia del Tribunal Constitucional del 9 de agosto del 2006, Expe­
diente N ° 003-2005-PI/TC. Fundamento 16. Constitucionalidad del
régimen legal de la cadena perpetua, Jurisprudencia de impacto, Diálogo con
la jurisprudencia, año 2, N° 8, Normas Legales, Lima, marzo 2007, p. 46.

DERECHO DE EJECUCIÓN PENITENCIARIA Y PRINCIPIO DE


DIGNIDAD
3. «En el ámbito penitenciario, la proyección del principio de
dignidad comporta la obligación estatal de realizar las medidas
adecuadas y necesarias para que el infractor de determinados bienes
jurídico-penales pueda reincorporarse a la vida comunitaria, y que
ello se realice con respeto a su autonomía individual, cualquiera sea la
etapa de la ejecución de la pena. Sin embargo, y aunque no se exprese,
detrás de medidas punitivas de naturaleza drástica como la cadena
perpetua subyace una cosificación del penado, pues éste termina
considerado como un objeto de la política criminal del Estado, sobre
el cual -porque nunca tendrá la oportunidad de ser reincorporado-,
tampoco habrá la necesidad de realizar medidas adecuadas para su
rehabilitación. El carácter rehabilitador de la pena tiene la función de
formar al interno en el uso responsable de su libertad, no la de
imponerle una determinada cosmovisión del mundo ni un conjunto
de valores que, a lo mejor, puede no compartir. Pero, en cualquier
caso, nunca le puede ser negada la esperanza de poderse insertar en
la vida comunitaria. Y es que al lado del elemento retributivo, ínsito a
toda pena, siempre debe encontrase latente la esperanza de que el
penado algún día pueda recobrar su libertad. El intemamiento en un
centro carcelario de por vida, sin que la pena tenga un límite temporal,
aniquila tal posibilidad».
Sentencia del Tribunal Constitucional del 21 de julio del 2005, Exp.
N ° 019-2005-AI/TC. Fundamento jurídicos 187 y 188, en Jurisprudencia
y doctrina penal constitucional. Palestra, lim a, ¿ 0 6 p. 148

PRINCIPIO DE DIGNIDAD Y ÓRDENES ILÍCITAS EN EL


DESEMPEÑO MILITAR POLICIAL
4. «Al margen de cuál sea el contenido y alcances de la frase, "sin
duda ni murmuración", el principio-derecho de dignidad proscribe
la posibilidad que la persona, al margen de la situación concreta en la
que se encuentre, pueda ser concebida como objeto del Estado, por el

134
P r o g r a m a C o n st it u c io n a l P en a l

contrario la defensa de la persona y el respeto por su dignidad son el


fin supremo de la sociedad y del Estado (artículo Iode la Constitución),
y en tal sentido, la Constitución y la ley son instrumentos para la
protección y promoción de la dignidad humana. Aceptar que los
miembros de la Policía Nacional se encuentran siempre obligados a
obedecer las órdenes de sus superiores, con absoluta presdndencia de
si dicho mandato, es o no, compatible con el orden constitucional, es
convertirlos en meros instrumentos de la voluntad de sus superiores,
con la consecuente negación de su dignidad humana. Por ello, los
alcances de la obediencia debida, dentro del marco de la Constitución,
supone, ante todo, reconocer que bajo los principios de supremacía
constitucional y de Estado Social y Democrático de Derecho, quienes
ejercen el poder del Estado, lo hacen con las limitaciones y responsabilidad
que la Constitución y las leyes establecen (artículo 45° de la Constitución).
Este es el motivo por el cual no cabe aceptar la existencia de deberes
que resulten manifiestamente contrarios a los derechos fundamentales
o, en general a los fines constitucionalmente legítimos perseguidos
por el ordenamiento jurídico, por consiguiente tanto quien exige el
cumplimiento de una orden ilícita, como quien la acata, quebranta el
ordenamiento jurídico, en mayor o menor gravedad, y en proporción
directa a la relevancia del bien jurídico mellado a consecuencia de la
ejecución del acto, de ahí que el inciso noveno del Código Penal, que
establece que se encuentra exento de responsabilidad penal el que
obra por orden obligatoria de autoridad competente, expedida en
ejercicio de sus funciones, no pueda ser interpretado en el sentido que
tal exención alcance a los supuestos de cumplimiento de órdenes
ilícitas. Resulta evidente que cuando la disposición establece que la
orden dictada por la autoridad debe haber sido dictada en ejercicio
de sus funciones, hace alusión a un ejercicio funcional compatible
con la carta fundamental».
Sentencia del Tribunal Constitucional del 30/9/2005, Exp. N ° 2446-
2Ü03-AA/TC-PUNO. Diálogo con la jurisprudencia, año 12, N ° 92, mayo
2006, Gaceta Jurídica, Lima, pp. 181-182.

II. Principio de legalidad


Artículo 2°.- Toda persona tiene derecho:
1. A la vida, a su identidad, a su integridad moral, psíquica y
física y a su libre desarrollo y bienestar. El concebido es
sujeto de derecho en todo cuanto le favorece.

135
•Fid e l R o ja s V a r g a s

2. A la libertad y a la seguridad personales. En consecuencia:


a) Nadie está obligado a hacer lo que la ley no manda, ni
impedido de hacerlo que ella no prohíbe.
(...)

d) Nadie será procesado ni condenado por acto u omisión


que al tiempo de cometerse no esté previamente calificado
en la ley, de manera expresa e inequívoca, como infracción
punible, ni sancionado con pena no prevista en la ley (*).

MANDATO DE DETERMINACIÓN: FORMULACIÓN GENERAL


5. «El principio de legalidad exige no solo que por ley se
establezcan los delitos, sino también que las conductas prohibidas estén
claramente delimitadas en la ley. Esto es lo que se conoce como el
mandato de determinación que prohíbe la promulgación de leyes
penales indeterminadas y constituye una exigencia expresa en nuestro
texto constitucional, al requerir el literal d) del inciso 24 del artículo 2o
de la Constitución que la tipificación previa de la ilicitud penal sea
expresa e inequívoca (lex certa)».
Sentencia del Tribunal Constitucional del 3 de enero de 2003, Exp.
N ° 0010-2002-AI/TC. Fundamento jurídico 45, Diario Oficial El Peruano,
del 4 de enero de 2003.

MANDATO DE DETERMINACIÓN DIRIGIDO AL LEGISLADOR


6. «El principio de determinación del supuesto de hecho previsto
en la ley es una prescripción dirigida al legislador para que éste dote
de significado unívoco y preciso al tipo penal, de tal forma que la
actividad de subsundón del hecho en la norma sea verificable con
relativa certidumbre. Esta exigencia de lex certa no puede entenderse,
sin embargo, en el sentido de exigir del legislador una claridad y
precisión absoluta en la formulación de los conceptos legales. Ello no
es posible, pues la naturaleza propia del lenguaje, con sus características
de ambigüedad y vaguedad admiten cierto grado de indeterminación,
mayor o menor según sea el caso».
Sentencia del Tribunal Constitucional del 3 de enero del 2003, Exp.
N ° 0010-2002-AI/TC. Fundamento jurídico 46, Diario Oficial El Peruano,
del 4 de enero de 2003.

136
P r o g r a m a C o n st it u c io n a l P e n a l

DETERMINACIÓN LEGAL DE LA PENA: POTESTAD EXCLU­


SIVA DEL LEGISLADOR
7. «El Tribunal Constitucional considera que, en materia de
determinación legal de pena la evaluación sobre su adecuación o no
debe partir necesariamente de advertir que es potestad exclusiva del
legisladorjunto a los bienes penalmente protegidos y los comportamientos
penalmente reprensibles, el tipo y la cuantía de las saim ones penales,
la proporción entre las conductas que pretende evitar, así como las penas
con las que intenta conseguirlo. En efecto, en tales casos el legislador
goza, dentro de los límites de la Constitución, de un amplio margen de
libertad para determinar las penas, atendiendo no solo al fin esencial y
directo de protección que corresponde a lanorma, sino también a otros
fines o funciones legítimas, como los señalados en el inciso 22 del artículo
139° de la Constitución. Corresponde al ámbito del legislador, al
momento de determinar las penas evaluar factores tales como la
gravedad del comportamiento ó la percepción social relativa a la
adecuación entre delito y pena (...)».
Sentencia del Tribunal Constitucional del 3 de enero del 2003, Exp.
N ° 0010-2002-AI/TC. Fundamentos jurídicos 197 y 198, Diario Oficial
El Peruano, del 4 de enero de 2003.

SANCIÓN PENAL, IRRETROACTIVIDAD Y PRINCIPIO DE


LEGALIDAD
8. «Para los efectos de sancionar a un encausado es imprescin­
dible que el órgano jurisdiccional parta de la premisa que la norma
legal en que va a fundamentar su fallo resolutivo, se sustenta en el
principio de legalidad, entre otros, esto es, nadie podrá ser objeto de
una medida de naturaleza penal o de seguridad si el acto no estuviese
previamente considerado como delito por la ley penal vigente al
momento de su comisión. Los trabajadores bajo contrato de locación
de servicios no tienen la calidad de funcionarios públicos y no se
encuentran comprendidos dentro de la carrera administrativa; además
con lo dispuesto en el artículo primero de la Ley N° 26713 del 27 de
diciembre de 1996, que modificó el inciso 3o del artículo 425, recién se
estableció que también se considera como funcionario público a "todo
aquél que independientemente del régimen laboral en que se encuentre,
mantiene vínculo laboral o contractual de cualquier naturaleza con
entidades u organismos del Estado y que en virtud de ello ejerce
funciones en dichas entidades u organismos"; norma legal que no
puede ser aplicada retroactivamente conforme lo indica el segundo

137
F id e l R o ja s V a r g a s

párrafo del artículo 103 de la Constitución Política del Perú, concor­


dante con el artículo 6 del Código Penal».
Ejecutoria Suprema del 30/5/2001, Exp. N ° 4481-20001-UMA. R o ja s
Fidel, Jurisprudencia penal comentada, L II, Idemsa, Lima, 2005,
V argas ,
p. 131.

e) Toda persona es considerada inocente mientras no se


haya declarado judicialmente su culpabilidad.
f) Nadie puede ser detenido sino por mandamiento escrito
y motivado del Juez o por las autoridades policiales en
caso de flagrante delito.
g) Nadie puede ser incomunicado sino en caso indispensable
para el esclarecimiento de un delito, y en la forma y por el
tiempo previstos por la ley. La autoridad está obligada bajo
responsabilidad a señalar, sin dilación y por escrito, el
lugar donde se halla la persona detenida.
h) Nadie debe ser víctima de violencia moral o psíquica, ni
sometido a tortura o a tratos inhumanos o humillantes
Artículo 51°. La Constitución prevalece sobre toda norma legal;
la ley, sobre las normas de inferior jerarquía, y así
sucesivamente. La publicidad es esencial para la vigencia de
toda norma del Estado.
Artículo 103°. Pueden expedirse leyes especiales porque así
lo exige la naturaleza de las cosas, pero no por razón de la
diferencia de personas.
Ninguna ley tiene fuerza ni efectos retroactivos, salvo en
materia penal, cuando favorece al reo (*).
La ley se deroga solo por otra ley. También queda sin efecto
por sentencia que declara su inconstitucionalidad.
La Constitución no ampara el abuso del Derecho.
III. Control difuso de la normatividad, facultad de los jueces
Artículo 138°.- La potestad de administrarjusticia emana del
pueblo y se ejerce por el Poder Judicial a través de sus órganos
jerárquicos con arreglo a la Constitución y las leyes.
En todo proceso de existir incompatibilidad entre una norma
constitucional y una norma legal, los jueces prefieren la

138
---------------------------------- P r o g r a m a C o n st it u c io n a l P e n a l -----------------------------------

primera. Igualmente, prefieren la norma legal sobre otra norma


de rango inferior.
FUNCIÓN DE CONTROL DE LA CONSTITUCIONALIDAD DE
LAS NORMAS LEGALES
9. «La facultad de controlar la constitucionalidad de las normas
con motivo de la resolución de un proceso de amparo constituye un
poder-deber por imperativo de lo establecido en el artículo 138°, segundo
párrafo de la Constitución... el control difuso de la constitucionalidad
de las normas constituye un poder-deber del juez, al que el artículo
138° de la Constitución habilita en cuanto a mecanismo para preservar
el principio de supremacía constitucional y, en general, el principio
de jerarquía de las normas, enunciado en el artículo 51° de nuestra
norma fundamental. El control difuso es un acto complejo en la medida
en que significa preterir la aplicación de una norma cuya validez, en
principio, resulta beneficiada de la presunción de legitimidad de las
normas del Estado. Por ello, su ejercicio no es un acto simple,
requiríéndose, para que él sea válido, la verificación en cada caso de
los siguientes presupuestos: i) que en el proceso constitucional, el objeto
de impugnación sea un acto que constituya la aplicación de una norma
considerada inconstitucional; ii) que la norma a inaplicar tenga una
relación directa, principal e indisoluble con la resolución del caso, es
decir, que ella sea relevante en la resolución de la controversia; iii) que la
norma a inaplicar resulte evidentemente incompatible con la Constitución,
aun luego de haberse acudido a inteipretarla de conformidad con la
Constitución».
Sentencia del Tribunal Constitucional, Exp. N ° 1124-2001-AA/TC.
Fundamento jurídico 13, Citado por Sar, Ornar, Constitución Política
del Perú, Nomos Hiesis, Lima, 2004, p. 334.

EVALUACIÓN DE LA COMPATIBILIDAD O INCOMPATIBI­


LIDAD DE LAS LEYES CON LA CONSTITUCIÓN
10. «Como ha tenido oportunidad de precisar este Colegiado en
diversos pronunciamientos, en los procesos de inconstitudonalidad
no se evalúa la constitucionalidad de las leyes a la luz de un caso
concreto en el que éstas hayan tenido o tengan oportunidad de
aplicarse, sino en atención a la compatibilidad o incompatibilidad que,
en abstracto, exista entre dos fuentes formales del derecho, a saber,
las leyes o normas con rango de ley y la Constitución. Ello, sin perjuicio
de reconocer que en el control abstracto de constitucionalidad de las

139
F id e l R o ja s V a r g a s

leyes corresponde ingresar también en una evaluación relacional entre


las normas y la realidad en las que sean susceptibles de aplicarse,
pero no con el propósito de inaplicarlas a un supuesto concreto, sino
únicamente, con la intención de reconocer los sentidos interpretativos
de aquélla que pudieran resultar contrarias a la Norma Fundamental».
Sentencia del Tribunal Constitucional del 9 de junio de 2004, Exp.
N ° 0005-2004-AI/TC. Fundamento jurídico 1, Diario Oficial El Peruano,
del 21 de agosto del 2004.

LESIVIDAD A LA CONSTITUCIÓN DE LA NORMA A


INAPLICAR
11. «Para la aplicación del control difuso, como función monopólica
del Poder Judicial, se hace necesario que la pretendida ley que se
pretende inaplicar, cause realmente grave infracción a la Constitución
y al debido proceso y con ello a los derechos fundamentales de los
justiciables».
Ejecutoria Suprema del 1 8 /7 / 2003, R.N. N ° 815-2003-LMA. R o ja s
Fidel, Jurisprudencia penal comentada, t II, Idemsa, Lima, 2005,
V argas ,
p. 91.

INAPLICACIÓN DE LEY QUE VIOLA EL PRINCIPIO DE


IGUALDAD
12. «Que en el caso presente el Colegiado Superior estima que no
es aplicable a los miembros de la Policía Nacional del Perú en
actividad... ni al miembro de dicha institución dado de baja por medida
disciplinaria, el Decreto Ley N° 25662, que establece que los miembros
de la Policía Nacional del Perú en situación de actividad o dados de
baja por medida disciplinaria que incurran en la comisión de hechos
punibles calificados como delitos comunes, serán acreedores al doble
del tiempo máximo de la pena fijada en el Código Penal y leyes
especiales, por estimar que dicha norma no es aplicable al presente
caso, toda vez que viola el principio constitucional de igualdad
establecido en el artículo 103 de la Constitución que indica que pueden
expedirse leyes especiales porque así lo exige la naturaleza de las cosas
pero no por razón de la diferencia de personas; extremo este último
que hace la ley citada al diferenciar entre la persona civil con la del
miembro policial, dándole una categoría distinta que la Constitución
no hace; que asimismo el Colegiado considera que es de aplicación el
artículo primero de la Constitución que conceptúa la defensa de la
persona humana y el respeto de su dignidad como fin supremo de la

140
P r o g r a m a C o n st it u c io n a l P e n a l

sociedad y del Estado, ya que tanto el elemento civil como militar o


policial es persona humana que se encuentra protegido por dicha
norma fundamental; que en efecto el Decreto Ley N° 25662, es
contrario al derecho de igualdad ante la ley consagrado en el indso
segundo de la Constitución y a lo dispuesto en el artículo 103 de la
misma Carta y propone una pena tasada que en la doctrina y la legislación
ha sido dejada de lado por el principio de la proporcionalidad de las
sanciones; que la Sala penal ha fijado la pena según criterio de
conciencia que la ley autoriza y dejó de aplicar la ley especial, el
Decreto Ley N° 25662, que es opuesta a las normas constitucionales
citadas, prefiriendo la Constitución a la ley; aprobaron la sentencia
en la parte materia de la consulta que declara inaplicable al caso de
autos el Decreto Ley N° 25662, sin afectar su vigencia».
Ejecutoria Suprema (Sala Constitucional) del 13/7/95, Exp. N ° 603-
95-LIMA. Ejecutorias, Normas Legales, Trujillo, 1998, pp. 100-101.

INAPLICACIÓN DE SEGUNDO PÁRRAFO DE NORMA


PENAL DE LA PARTE GENERAL
13. «La comisión del delito se produjo en octubre de mil
novecientos noventa y nueve, por lo que considerando que existe
conflicto de leyes en el tiempo, respecto al quantum fijado por la ley
veintisiete mil cuatrocientos setenta y dos, debe aplicarse lo más
favorable al reo, teniendo en cuenta el artículo sexto del Código Penal,
más aún si el procesado por su edad, puede ser beneficiado con la
reducción prudencial de la pena señalada para el hecho punible
cometido, conforme lo prescribe el artículo 22 del Código Penal, pues
la previsión de la ley referida, en el segundo párrafo del código acotado,
en el sentido que no es de aplicación el criterio de responsabilidad
restringida, es inconstitucional; por tanto, en aplicación del control
difuso que faculta a los jueces, esta previsión no la toma en cuenta el
Colegiado, correspondiendo en el presente caso rebajar la pena
impuesta al procesado».
Ejecutoria Suprema del 27/5/2004, R.N. N ° 395-2004-HUÁNUCO.
C a stillo A lva , José Luis, Jurisprudencia penal 1, Sentencias de la Corte
Suprema de Justicia de la República, Grijley, Lima, 2006, p. 269.
INAPLICACIÓN DE NORMA PENAL EN INVOCACIÓN DE
RETROACTTVIDAD BENIGNA
14. «Si bien el artículo 297 del Código Penal sancionaba el delito
con pena privativa de libertad no menor de 25 años, la Ley N ° 28002

141
F id e l R o ja s V a r g a s

establece, para este tipo penal, pena privativa de libertad no menor


de 15 ni mayor de 25 años; sin embargo, en aplicación del artículo 6o
del Código Penal que recoge el principio de retroactividad benigna,
así como de un razonamiento constitucional, vía control difuso, está
permitido que los órganos jurisdiccionales, inapliquen una norma legal
cuando, en su opinión, sea incom patible con alguna norma
constitucional, limitándose en este caso a la inaplicación de la norma
para el caso concreto».
' Ejecutoria Suprem a del 1 /6 /2 0 0 4 , R.N. N ° 457-2004-CALLAO.
C astillo A lva , José Luis, Jurisprudencia penal 3, Sentencias de la Corte
Suprema de Justicia de la República, Grijley, Lima, 2006, p. 309.

IV. Motivación de resoluciones judiciales


Artículo 139°. Son principios y derechos de la función
jurisdiccional:
(...)
5. La motivación escrita de las resoluciones judiciales en
todas las instancias, excepto los decretos de mero
trámite, con mención expresa de la ley aplicable y de los
fundamentos de hecho en que se sustentan.
PRECISIONES JURISPRUDENCIALES SOBRE MOTIVACIÓN
DE RESOLUCIÓN
En función a lo anterior, es evidente que, la motivación, desde la
perspectiva del deber de exhaustividad -decisión razonada del derecho
vigente con relación a la pretensión esgrimida, de todos los puntos
litigiosos, y en función de los hechos probados en el proceso-, tendrá
lugar cuando la resolución judicial: 1. C arece llanamente de moti­
vación, es decir, omite pronunciarse sobre las pretensiones y
resistencias relevantes formuladas por las partes e impide conocer el
desarrollo del juicio mental realizado por el juez y cuya conclusión es
el fallo que pronuncia. 2. Es notoriamente insuficiente, vale decir, no
se apoya en razones que permitan conocer cuáles han sido los criterios
jurídicos esenciales que la fundamentan, cuya apreciación está en
función al caso concreto. 3. Es arbitraria por ilógica, incoherente,
incomprensible o contradictoria (supuestos de motivación aparente)
-desconexión entre motivación y decisión, o ausencia de coherencia
interna de la resolución-.
P r o g r a m a C o n st it u c io n a l P e n a l

En la medida en que se permita conocer el cumplimiento de los


presupuestos materiales y formales de una resolución jurisdiccional,
que se impida la manipulación de las decisiones judiciales y que se
garantice un mecanismo idóneo y razonable de documentación, las
resoluciones orales en modo alguno afectan las finalidades que cumple
la motivación: 1. Controlar la actividad jurisdiccional por parte de la
opinión pública, cumpliendo así con el requisito de publicidad. 2. Hacer
patente el sometimiento del juez al imperio de la ley. 3. Lograr el
convencimiento de las partes sobre la justicia y corrección de la decisión
judicial, eliminando la sensación de arbitrariedad y estableciendo su
razonabilidad, al conocer el por qué concreto de su contenido. 4.
Garantizar la posibilidad de control de la resolución judicial por los
Tribunales Superiores que conozcan de los correspondientes recursos
[Picó i J u n o y , Joan, Las Garantías Constitucionales del Proceso, Bosh,
Barcelona, 1997, p. 64].
Acuerdo Plenario N ° 6-2011/Q-115, Lima 6 de diciembre de 2011,
Fundamentos 12 y 13.
FUNCIÓN DE LA MOTIVACIÓN DE RESOLUCIONES
15. «Uno de los contenidos del derecho al debido proceso es el
derecho de obtener de los órganos judiciales una respuesta razonada,
motivada y congruente con las pretensiones oportunamente deducidas
por las partes en cualquier clase de proceso. La exigencia de que las
decisiones judiciales sean motivadas en proporción a los términos del
inciso 5 del artículo 139° de la Norma Fundamental, garantiza que los
jueces, cualquiera sea la instancia a la que pertenezcan, expresen el
proceso mental que los ha llevado a decidir una controversia,
asegurando que el ejercicio de la potestad de administrar justicia se
haga con sujeción a la Constitución y a la ley; pero también con la
finalidad de facilitar un adecuado ejercicio del derecho de defensa de
los justiciables. La Constitución no garantiza una determinada
extensión de la motivación, por lo que su contenido esencial'se respeta
siempre que exista fundamentación jurídica, congruencia entre lo
pedido y lo resuelto y, por sí misma exprese una suficiente justificación
de la decisión adoptada, aun si esta sea breve o concisa, o se presenta
el supuesto de motivación por remisión».
Sentencia del Tribunal Constitucional del 20 de junio de 2002, Exp.
N ° 1230-2002-H C/TC. Fundam ento jurídico 11, recopilad a en
F r b a n c h o A paricio , Manuel, Jurisprudencia penal y constitucional, Rao,
Lima, 2004, p. 248.

143
■Fid e l R o ja s V a r g a s

PRINCIPIO DE CONGRUENCIA
16. «Cuando la Constitución exige, en su artículo 139° inciso 5, la
motivación escrita de las resoluciones... y de los fundamentos en que
se sustentan, obviamente está exigiendo la concordancia y la congruencia
entre los considerandos y las partes dispositivas o resolutivas de las
sentencias, lo que significa, por lo menos, que no se puede pedir que el
cuerpo Colegiado sentenciador, diga una cosa en los considerandos y
lo contrario en el fallo mismo».
Sentencia del Tribunal Constitucional, Exp. N ° 0005-1996-AI/TC.
Voto singular de los magistrados A guirre R oca , Rey Terry y Revoredo,
Considerando 5. Citado por S ar , Ornar, Constitución Política del Perú,
Nomos Thesis, Lima, 2004, p. 349.

MOTIVACIÓN DE RESOLUCIONES DE CONTENIDO PENAL


COMPRENDE TAMBIÉN LA FUNDAMENTACIÓN DE LA PENA
17. «La exigencia de motivación de la sentencia a que se contrae
el inciso quinto del artículo 139° de la Constitución Política del Estado,
no debe limitarse a la concreción de los hechos que se declaran
probados y a la subsunción de los mismos en el correspondiente tipo
penal, mediante la pertinente argumentación jurídica, sino que además
debe comprender la determinación judicial de la pena; que, la
obligación de que el juzgador deba exponer y razonar la motivación
acogida para imponer las pena, reside en la necesidad de que el penado
sepa por qué se le castiga de tal modo, como también para hacer
constar, incluso a efectos de un posible recurso cuáles han sido las
circunstancias tomadas para obtener el resultado».
Ejecutoria Suprem a del 2 3 /1/2001, R.N. N ° 4200-2000-LIM A.
Manuel, Jurisprudencia penal. Ejecutorias supremas y
F r e a n c h o A paricio ,
superiores, Jurista Editores, Lima, 2002, p. 254

SENTENCIA DE VISTA QUE SOLO CONTIENE LOS FUNDA­


MENTOS DE LA SENTENCIA APELADA NO CUMPLE CON EL
DEBER DE MOTIVACIÓN DE RESOLUCIONES
18. «El artículo 139° inciso quinto de la Constitución Política del
Estado, contempla esta garantía procesal, que concuerda con lo
estipulado por el inciso tercero del artículcT duodécimo del Texto
Ordenado de la Ley Orgánica del Poder Judicial, el mismo que
prescribe que todas las resoluciones judiciales con exclusión de las de
mero trámite, son motivadas, bajo responsabilidad, con expresión de

144
P r o g r a m a C o n st it u c io n a l P e n a l

los fundamentos en que se sustentan; que, la sentencia de vista tiene


como único sustento los hechos y la apreciación que de ellos efectúa
la Sala, de este modo no cumple con el requisito esencial de toda
resolución, inobservando una de las garantías del debido proceso y
de la función jurisdiccional al no contener ningún fundamento jurídico
ni hacer mención expresa a las normas aplicables al caso que sustentan
dicho fallo».
Ejecutoria Suprema en Casación de la Sala Transitoria de Derecho
Constitucional y Social de la Corte Suprema de Justicia de la República
del 9/7/2002, Cas. N ° 147-2002-CALLAO. Diálogo con la jurisprudencia,
año 9, N ° 59, Gaceta Jurídica, Lima, agosto 2003, p. 305.

AUSENCIA DE ANÁLISIS DE LA COMISIÓN DEL DELITO


VULNERA LA DEBIDA MOTIVACIÓN DE RESOLUCIONES
19. «De acuerdo a lo dispuesto por el inciso quinto del artículo
139° de la Constitución Política del Perú, constituye principio y derecho
de la función jurisdiccional, la motivación escrita de las resoluciones
judiciales en todas las instancias; que en la recurrida, se ha omitido
efectuar el análisis pertinente respecto a la comisión del delito de
colusión desleal, imputado al procesado, incurriendo en causal de
nulidad, por lo que se deberá llevar a cabo un nuevo contradictorio
en este extremo».
Ejecutoria Suprema del 15/1/2003, R.N. N ° 4385-2001-JUNÍN. R oías
Fidel, Jurisprudencia penal comentada, t. II, Idemsa, Lima, 2005,
V argas ,
p. 89.

(...)
7. La indemnización, en la forma que determine la ley, por
los errores judiciales en los procesos penales y por las
detenciones arbitrarías, sin perjuicio de la responsabilidad
a que hubiere lugar.
8. El principio de no dejar de administrarjusticia por vacío o
deficiencia de la ley
V. Proscripción de analogía in malam partem
9. El principio de inaplicabilidad por analogía de la ley penal
y de las normas que restrinjan derechos.

145
F id e l R o ja s V a r g a s

INAPLICABILIDAD DE ANALOGÍA IN MALAM PARTEM ES


APLICABLE EN MATERIA PENAL, DISCIPLINARIA Y ADMINIS­
TRATIVA
20. «Este Tribunal ha de recordar que la prohibición constitucional
de no ser procesado ni condenado por acto u omisión que al tiempo
de cometerse no esté previamente calificado en la ley, de manera
expresa e inequívoca, como infracción punible, así como la prohibición
de inaplicabilidad por analogía de la ley penal y de las normas que
restrinjan derechos, no constituyen garantías procesales constitucio­
nalmente reconocidas que puedan resultar aplicables únicamente en
el ámbito de los procesos de naturaleza penal, sino que, por extensión,
constituyen también garantías que deben observarse en el ámbito de
un procedimiento administrativo, disciplinario y, en general, de todo
procedimiento de orden administrativo -público o privado- que se
pueda articular contra una persona».
Sentencia del Tribunal Constitucional, Exp. N ° 0274-1999-AA/TC.
Fundamento jurídico 3 , citado por S ar , Ornar, Constitución Política del
Perú, Nomos Thesis, Lima, 2004, p. 352.

(...)
Vi. Principio de favorabiiidad
11. La aplicación de la ley más favorable al procesado en
caso de duda o de conflicto entre leyes penales (*)
APLICACIÓN DE LEY PENAL INTERMEDIA MÁS FAVORABLE
21. «El artículo 173° inciso 5 del Código Penal ha sufrido diversas
modificaciones, siendo la primera el Decreto Legislativo N° 896, su
fecha 24 de mayo de 1998, posteriormente la Ley N° 27472, del 5 de
junio de 2001, estableció una pena más benigna fijando el mínimo
legal en 10 años y un máximo de 15 años, y posteriormente la Ley N°
27507 del 13 de julio de 2001, restableció las penas del Decreto
Legislativo N° 896; de modo que al existir un conflicto de leyes penales
en el tiempo debe aplicarse la más favorable al reo, de conformidad
con lo dispuesto en el artículo 103° de la Constitución Política del
Perú y artículo 6o del Código Penal, siendo aplicable al presente caso
la Ley N° 27472».
Ejecutoria Suprema del 9/6/2003, R.N. N° 1069-2003-TACNA. R ojas
V argas , Fidel, Jurisprudencia penal comentada, t. n, Idemsa, Lima, 2005,
p. 134.

146
P r o g r a m a C o n s t it u c io n a l P e n a l

APLICACIÓN DE LEY PENAL INTERMEDIA MÁS FAVORABLE


22. «La condena impuesta contra el sentenciado, se encuadró en
el inciso primero del artículo 173 del Código Penal, modificado en
aquella época por el Decreto Legislativo N° 896 que establecía la
cadena perpetua, pena que fue reformada por el Supremo Tribunal,
por la de 35 años de pena privativa de la libertad. Posteriormente a
ello, se promulga la ley veintisiete mil cuatrocientos setenta y dos, que
en su artículo tercero prevé que las condenas de los que cumplen pena
privativa de libertad por sentencia expedida con arreglo al Decreto
Legislativo N° 896 se adecúan a los plazos máximos que impone el
Código Penal para el delito respectivo, cuando éstos sean menores a
aquellos por los cuales el reo purga pena. Dicha norma, para el caso
de autos, prevé como pena máxima la de 25 años de pena privativa
de libertad, si bien esta fue posteriormenté derogada por la ley
veintisiete mil quinientos siete, restableciéndose la cadena perpetua y
que el recurrente presentó su solicitud en vigencia de esta ley, es
evidente que la llamada ley intermedia -ley veintisiete mil cuatrocientos
setenta y dos- resulta más favorable al condenado, la misma que es
de aplicación en atención a lo dispuesto por el segundo párrafo del
artículo 103, e inciso undécimo del artículo 139 de la Constitución
por lo que, lo resuelto por la Sala Superior se encuentra arreglado a
ley».
Ejecutoría Suprema del 1/6/2004, Exp. N ° 834-2004-CAJAMARCA.
José Luis, Jurisprudencia penal 1 Sentencias de La Corte
C astillo A lva ,
Suprema de Justicia de la República, Grijley, Lima, 2006, p. 197.

Vil. Cosa juzgada-ne bis in ídem


13. La prohibición de revivir procesos fenecidos con
resolución ejecutoriada. La amnistía, el indulto, el
sobreseimiento definitivo y la prescripción producen los
efectos de cosa juzgada.
FUNCIONES Y FUNDAMENTOS DE LA COSA JUZGADA
23. «En opinión del Tribunal Constitucional, mediante el derecho
a que se respete una resolución que ha adquirido la calidad de cosa
juzgada se garantiza el derecho de todo justiciable, en primer lugar, a
que las resoluciones que hayan puesto fin al proceso judicial no puedan
ser recurridas mediante medios impugnatorios, ya sea porque éstos
han sido agotados o porque ha transcurrido el plazo para impugnarla,

147
■Fid e l R o ja s V a r g a s

y en segundo lugar, a que el contenido de las resoluciones que hayan


adquirido tal condición, no pueda ser dejado sin efecto ni modificado,
sea por actos de otros poderes públicos, de terceros o, incluso, de los
mismos órganos jurisdiccionales que resolvieron el caso en el que se
dictó. La determinación de si una resolución que no constituye una
sentencia definitiva (pero que ha puesto fin al proceso penal) se encuentra
también garantizada por este derecho, a la luz de dichas disposiciones
de derechos fundamentales, debe absolverse por este Tribunal en
sentido afirm ativo.... Despejada la duda en tomo a si una resolución
de sobreseimiento definitivo puede alcanzar la cualidad de cosa
juzgada, es preciso remarcar que, en el ámbito penal, uno de los efectos
que se deriva de haberse alcanzado dicha autoridad de cosa juzgada
es la prohibición de que por los mismos fundamentos se pueda volver
a juzgar a la misma persona».
Sentencia del Tribunal Constitucional del 29 de noviembre de 2005,
Exp. N ° 4587-2004-AA/TC (Santiago Martín Rivas). Fundamentos
38, 39 y 46, en Tribunal Constitucional, Jurisprudencia y doctrina penal
constitucional, Cesar L a nda (coord.), Palestra, 2006, pp. 43 y 44.

NE BIS IN IDEM, DERECHO IMPLÍCITO


24. «El Tribunal tiene declarado que, si bien el ne bis idem no se
encuentra textualmente reconocido en la Constitución como un
derecho fundamental de origen procesal, sin embargo, al desprenderse
del derecho reconocido en el inciso 2 del artículo 139 de la Constitución
(cosa juzgada), se trata de un derecho implícito que forma parte de
un derecho expreso».
Sentencia del Tribunal Constitucional del 29 de noviembre de 2005,
Exp. N ° 4587-2004-AA/TC (Santiago Martín Rivas). Fundamento 46,
en Tribunal Constitucional, Jurisprudencia y doctrina penal constitucional,
Cesar L a n d a (coord.), Palestra editores, 2006, p. 45.

SENTENCIA CONDENATORIA DECLARADA NULA QUE


PROVIENE DEL FUERO MILITAR NO FUNDAMENTA COSA
JUZGADA
25. «El recurrente también señala que se ha vulnerado el principio
del non bis in idem, porque en el proceso que se le sigue por delito de
terrorismo se están ventilando hechos que ya fueron materia de proceso
en el fuero militar, y que constituyen cosa juzgada. Este Colegiado
desestima este extremo de la demanda por considerar que no es cierto

148
P r o g r a m a C o n st it u c io n a l P e n a l

que los hechos materia del presente proceso constituyan cosa juzgada,
dado que la sentencia condenatoria emitida en el fuero militar contra
el beneficiario ha sido declarada nula».
Sentencia del Tribunal Constitucional, Exp. N ° 1300-2002-HC/TC.
Fundamentos jurídicos 24 y 25, citado por S ar , Ornar, Constitución
Política del Perú, Nomos Thesis, Lima, 2004, p. 358.
IMPLICANCIAS PARA EL FUERO ADMINISTRATIVO DE LO
QUE SE RESUELVA EN EL ÁMBITO PENAL
26. «No obstante, en una hipótesis semejante, el Tribunal Consti­
tucional considera que cualquier sanción administrativa que pudiera
imponerse, solo podrá darse una vez finalizado el proceso penal, pues
si bien en sede judicial no se sancionará por la comisión de una falta
administrativa, sino por la comisión de un ilícito (penal), sin embargo,
la autoridad administrativa está vinculada por los hechos declarados
como probados en sede judicial. Si, por el contrario, se produjese un
supuesto de concurso aparente entre la infracción disciplinaria y la
infracción penal, esto es, que con los mismos fundamentos se preten­
diera sancionar penal y administrativamente a un miembro de la PNP,
en ese caso, el procedimiento administrativo disciplinario deberá
suspenderse y el órgano administrativo se sujetará a lo que se resuelva
en sede judicial».
Sentencia del Tribunal Constitucional del 16 de abril del 2003, Exp.
N ° 2050-2002-AI/TC. Fundamento jurídico 17.
PRECISIONES ACERCA DE LA DUALIDAD DE PROCEDI­
MIENTOS: ADMINISTRATIVO-PENAL
27. «Como lo ha expuesto el Tribunal Constitucional de España
(STC 47/1981), "(...) El principio non bis in idem determina una inter­
dicción de duplicidad de sanciones administrativas y penales respecto
a unos mismos hechos, pero conduce también a la imposibilidad de
que, cuando el ordenamiento permite una dualidad de procedimientos
y en cada uno de ellos ha de producirse un enjuiciamiento y una cali­
ficación de unos mismos hechos, el enjuiciamiento y la calificación
que en el plano jurídico pueda producirse, se hagan con independencia,
si resultan de la aplicación de normativa diferente, pero que no
pueda ocurrir lo mismo en lo que se refiere a la apreciación de los
hechos, pues es claro que unos mismos hechos no pueden existir y
dejar de existir para los órganos del Estado". Lo que significa que, en
el supuesto de existencia de una dualidad de procedimientos, el órgano

149
■Fid e l R o ja s V a r g a s

administrativo queda inexorablemente vinculado a lo que en el


proceso penal se haya declarado como probado o improbado».
Sentencia del Tribunal Constitucional del 16 de abril del 2003, Exp.
N° 2050-2002-AI/TC. Fundamento jurídico 19 b.
VINCULANCIA PARA EL ÁMBITO ADMINISTRATIVO DE LO
RESUELTO EN LA VÍA JUDICIAL
28. «Este Tribunal ha establecido en uniforme jurisprudencia que
si.el hecho fundante de la medida disciplinaria es desestimado en sede
judicial, como ha ocurrido en el presente caso, debe entenderse que
también queda desvirtuado el fundamento de la medida disciplinaria».
Sentencia del Tribunal Constitucional del 21 de agosto del 2002, Exp.
N° 970-01-AA/TC. Fundamento jurídico 5. Recopilado en Diálogo con
la Jurisprudencia, año 9, N°54, Gaceta Jurídica, Lima, Marzo 2003, p. 169.

SENTENCIA Y SENTENCIA FIRME: PRECISIONES


29. «En relación a los alcances del concepto de sentencia firm e que
utiliza el artículo 8.4 de la Convención Americana de Derechos Humanos,
la Comisión Interamericana de Derechos Humanos ha sostenido que:
no debe interpretarse restrictivamente, es decir, limitada al significado
que se le atribuye en el derecho interno de los Estados. En este contexto,
sentencia debe interpretarse como todo acto procesal de contenido
típicamente jurisdiccional y sentencia firm e como aquella expresión del
ejercicio de la jurisdicción que adquiera las cualidades de
inmutabilidad o inimpugnabilidad propias de la cosa juzgada».
Sentencia del Tribunal Constitucional del 29 de noviembre de 2005,
Exp. N ° 4587-2004-AA/TC (Santiago Martín Rivas). Fundamento 41,
en Tribunal constitucional, Jurisprudencia y doctrina penal constitucional,
Cesar L a n d a (coord.), Palestra, 2006, p . 44.

IMPLICANCIAS DEL AJRCHTVAMIENTO DEFINITIVO


30. «Es materia de grado, el recurso de nulidad interpuesto por el
procesado contra el auto de fojas únicamente en el extremo que manda
se extracten las piezas pertinentes del proceso y se remitan al Ministerio
Público para el ejercicio de sus atribuciones respecto a la presunta
comisión del delito de peculado por parte de su persona; al respecto
debe precisarse que los hechos imputados al referido procesado son
aquellos por los cuales ha sido debidamente investigado en el presente
proceso y que han motivado la expedición del auto en mención, en
cuyo extremo resolutivo declara no haber mérito para pasar a juicio
oral por el delito instruido y dispone, por ende, el archivamiento

150
P r o g r a m a C o n st it u c io n a l P en a l

definitivo de los actuados, extremo que no ha sido impugnado por


ninguna de las partes, habiendo en consecuencia quedado consentida
tal decisión del órgano jurisdiccional; en tal virtud, al disponerse la
remisión de copias al Ministerio Público para que ejercite la acción
penal respecto de los mismos hechos que ya han sido materia de
instrucción en este proceso, se estaría contraviniendo el principio
constitucional del nom bis in idem, consagrado en el inciso 13 del artículo
139 de la Constitución Política, y por el cual se prohíbe juzgar a una
persona dos veces por 1¿ misma causa; por ello, no resulta legal lo
ordenado en el extremo impugnado del auto venido en grado».
Ejecutoria Suprema del 13/7/2003, R.N. N ° 3333-2001-AYACUCHO.
C a stillo A lva , José Luis, Jurisprudencia penal 3 Sentencias de la Corte
Suprema de Justicia de la República, Grijley, Lima, 2006, p. 436.
DISPARIDAD DE FUNDAMENTO AMERITA DOBLE PROCE­
SAMIENTO
31. «Que aún cuando el imputado -según afirma el auditor de la
institución- fue sancionado administrativamente con suspensión de seis
meses, no se está ante un supuesto áen eb is in idem, constitucionalmente
prohibido, porque las sanciones administrativas y penal, en este caso,
no tienen el mismo fundamento o, mejor dicho no tutelan el mismo
bien jurídico vulnerado, dado que el tipo penal de peculado no solo
tutela el correcto desempeño de la función pública, sino también el
patrimonio público unido al debido cumplimiento del derecho
presupuestado, y porque existe un supuesto de relación de sujeción
especial del imputado con el Estado al ser un funcionario público y
contra él se ha concretado el régimen administrativo sancionador».
Ejecutoria Suprema del 1/9/2005, R.N. N ° 1228-2005-ANCASH. S an
César, Jurisprudencia y precedente penal vinculante,
M a r t ín C astro ,
Selección de Ejecutorias de la Corte Suprema, Palestra, Lima, 2006, p. 231.

ALCANCES DE RESOLUCIÓN JUDICIAL QUE DECLARA NO


HABER LUGAR A APERTURA DE INSTRUCCIÓN
32. «La resolución judicial que declaró no haber lugar a la apertura
de instrucción no tiene la calidad de una sentencia, esto es, un acto
jurisdiccional en virtud del cual se pone fin a la investigación judicial
acerca de la imputación de la comisión de un ilícito penal al recurrente,
sino la de un simple auto dictado sin mediar investigación judicial ni
la realización de un contradictorio previo, por tanto, el someterlo a
nuevo juicio, no lesiona el principio non bis in idem».

151
F id e l R o ja s V a r g a s

Sentencia del Tribunal Constitucional del 8 de julio del 2002, Exp.


N° 1077'2002-HC/ TC-LIMA, Fundamento jurídico 6, en Jurisprudencia
penal, 1.1, Editora Normas Legales, Trujillo, 2003 p. 35.

INADMISIBILIDAD DE AMNISTÍA, PRESCRIPCIÓN Y


EXCLUYENTES DE RESPONSABILIDAD PENAL EN DELITOS
CONTRA LA HUMANIDAD
33. «Son inadmisibles las disposiciones de amnistía, las disposiciones
de prescripción y el establecimiento de excluyentes de responsabilidad
que pretendan impedir la investigación y sanción de los responsables
de las violaciones graves de los derechos humanos tales como la tortura,
las ejecuciones sumarias, extralegales o arbitrarias y las desapariciones
forzadas, todas ellas prohibidas por contravenir derechos inderogables
reconocidos por el Derecho Internacional de los Derechos Humanos.
(...) las leyes de autoamnistía conducen a la indefensión de las víctimas
y a la perpetuación de la impunidad, por lo que son manifiestamente
incompatibles con la letra y el espíritu de la Convención Americana».
t

Sentencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos del 14 de


m arzo de 2001, Caso Chum bipum a A guirre y otros vs Perú.
Fundamentó Jurídico 41, en Jurisprudencia penal, t. I, Editora Normas
Legales, Trujillo, 2003, p. 349.

14. El principio de no ser privado del derecho de defensa en


ningún estado del proceso (...)
15. El principio de que toda persona debe ser informada,
inmediatamente y por escrito, de las causas o razones
de su detención.
(...)
VIII. Finalidades del régimen penitenciario
22. El principio de que el régimen penitenciario tiene por objeto
lá reeducación, rehabilitación y reincorporación del
penado a la sociedad (*).
Jurisprudencia
RÉGIMEN PENITENCIARIO EN LA CONSTITUCIÓN Y
TRATADOS INTERNACIONALES
34. «En el Estado Democrático de Derecho, el régimen penitenciario
tiene por objeto la reeducación, rehabilitación y reincorporación del
penado a la sociedad, lo cual conforme a nuestra Constitución Política,
artículo 139° inciso 22, constituye uno de los principios del régimen

152
P r o g r a m a C o n st it u c io n a l P en a l

penitenciario que, a su vez, es congruente con el artículo 10.3 del Pacto


Internacional de Derechos Civiles y Políticos, que señala "el régimen
penitenciario consistirá en un tratamiento cuya finalidad esencial será
la reforma y la readaptación social de los penados"».
Sentencia del Tribunal Constitucional del 3 de enero del 2003, Exp.
N ° 0010-2002-AI/TC. Fundamento jurídico 207, Diario Oficial El
Peruano, del 4 de enero de 2003.
FINALIDADES DEL RÉGIMEN PENITENCIARIO PERUANO:
MANDATO DIRIGIDO A TODOS LOS PODERES DEL ESTADO
35. «Como antes se ha expuesto, no por su condición de principio
carece de eficacia, ya que comporta un mandato de actuación dirigido
a todos los poderes públicos comprometidos con la ejecución de la
pena y, singularmente, al legislador, ya sea al momento de regular las
condiciones como se ejecutarán las penas o al momento de establecer
el quantum de ellas».
Sentencia del Tribunal Constitucional del 3 de enero del 2003, Exp.
N ° 0010-2002-AI/TC. Fundam ento jurídico 208, Diario Oficial
El Peruano, del 4 de enero de 2003.

Artículo 141. Corresponde a la Corte Suprema fallar en


casación, o en última instancia, cuando la acción se inicia en
O una Corte Superior o ante la propia Corte Suprema conforme
a ley. Asimismo, conoce en casación las resoluciones del
Fuero Militar, con las limitaciones que establece el artículo 173°.

153
J u r is p r u d e n c ia d e la C o r t e I n t e r a m e r ic a n a
de D erech o s H u m a n o s

S u m a r io : I. Precisiones sobre las decisiones y jurisprudencia de la Corte


Interamericana de Derechos Humanos. II. Deberes y responsabilidades del
Estado. III. Derecho a la dignidad humana. IV. Derecho a la vida, pena
de muerte. V. Derecho a la integridad personal. VI. Tratos crueles e
inhumanos. VII. Detenciones arbitrarias. VIII. Derechos de los detenidos.
Exclusión de arbitrariedad de los órganos del Estado. IX. Flagrancia y
prisión preventiva. X. Derechos de los internos. XI. Derechos de los niños
internos. XH. Tortura psicológica y malos tratos. XM. Libertad de expresión.
XTV. Derecho a la libertad de circulación y residencia. XV. Derecho al
honor y proceso judicial. XVI. Derecho a la propiedad privada. XVII.
Derecho a la propiedad comunal. XVIII. Persona jurídica y derechos
humanos. XIX. Delito de desaparición forzada. XX. Derecho de acceso a
la justicia y a la tutela judicial efectiva, debido proceso, denegación y
retardo, deber de motivación. XXI. Derecho a la verdad, amnistías. XXII.
Derecho al plazo razonable. XXIII. Actividad probatoria - valoración de
pruebas. XXIV. Jurisdicción militar. XXV. Derecho de defensa. XXVI.
Derecho al recurso. XXVII. Ne bis in idem. XXVZZ7. Habeos corpus. XXIX
Independencia judicial: inamovilidad, provisionalidad, imparcialidad.
XXX. Estado, funcionarios y exclusión del abuso de poder. XXXI.
Indemnizaciones. XXXII. Temas varios. XXXI. Casas de reposo y
tratamiento psiquiátrico. XXXII. Prinapio de legalidad, irretroactividad
y favorabüidad. XXXII. Aspectos penales diversos.
o
r

I. Precisiones sobre las decisiones y ju risp ru d en cia d e la Corte


Interamericana de Derechos Humanos
LA CORTE INTERAMERICANA DE DERECHOS HUMANOS
NO ES UN TRIBUNAL PENAL
1. «Al respecto, resulta oportuno recordar que la Corte np es un
tribunal penal en el que corresponda determinar la responsabilidad
de individuos particulares por actos criminales. La responsabilidad
internacional de los Estados se genera en forma inmediata con el ilícito
internacional atribuido al Estado y, para establecer que se ha produ­
cido una violación de los derechos consagrados en la misma, no se
requiere determinar, como ocurre en el derecho penal interno, la culpa­
bilidad de sus autores o su intencionalidad y tampoco es preciso iden­
tificar individualmente a los agentes a los cuales se atribuyen los hechos
violatorios. Es en ese m arco que la Corte efectúa la determinación de
responsabilidad internacional del Estado en este caso, la que no
corresponde condicionar a estructuras propias y específicas del derecho
penal, interno o internacional, definitorias de criterios de imputa-
bilidad o responsabilidades penales individuales; tampoco es necesario
definir los ámbitos de competencia y jerarquía o subordinación de
cada agente estatal involucrado en los hechos».
Sentencia de fondo, Caso La Cantuta vs Perú, del 29 de noviembre de
2006, Fundamento 156.
EFECTOS SUPRESORES DE LA SENTENCIA DE LA CORTE
INTERAMERICANA. ROL DE LOS JUECES NACIONALES
2. «En primer lugar, es necesario recordar que la Corte ya analizó el
contenido y alcances de las leyes de amnistía N° 26.479 y N° 26.492 en
el caso Barrios Altos vs. Perú, en cuya Sentencia de fondo de 14 de marzo
de 2001 declaró que las mismas "son incompatibles con la Convención
Americana [...] y, en consecuencia, carecen de efectos jurídicos". La
Corte interpretó la Sentencia de fondo dictada en ese caso en el sentido

157
F id e l R o ja s V a r g a s

de que "la promulgación de una ley manifiestamente contraria a las


obligaciones asumidas por un Estado parte en la Convención constituye
per se una violación de ésta y genera responsabilidad internacional del
Estado (y] que, dada la naturaleza de la violación constituida por las
leyes de amnistía N° 26.479 y N° 26.492, lo resuelto en la sentencia de
fondo en el caso Barrios Altos tiene efectos generales". [...] La Corte es
consciente que los jueces y tribunales internos están sujetos al imperio
de la ley y, por ello, están obligados a aplicar las disposiciones vigentes
en el ordenamiento jurídico. Pero cuando un Estado ha ratificado un
tratado internacional como la Convención Americana, sus jueces, como
parte del aparato del Estado, también están sometidos a ella, lo que les
obliga a velar porque los efectos de las disposiciones de la Convención no
se vean mermadas por la aplicación de leyes contrarias a su objeto y fin,
y que desde un inicio carecen de efectos jurídicos. En otras palabras, el
Poder Judicial debe ejercer una especie de "control de
convencionalidad" entre las normas jurídicas internas que aplican en
los casos concretos y la Convención Americana sobre Derechos
Humanos. En esta tarea, el PoderJudicial debe teneren cuenta no solamente
el tratado, sino también la interpretación que del mismo ha hecho la
Corte Interamericana, intérprete última de la Convención Americana.
En ese marco de interpretación, la controversia subsistente debe ser
ubicada en aquella primera vertiente de medidas que deben ser
adoptadas para adecuar la normativa interna a la Convención. Para
efectos de la discusión planteada, es necesario precisar que la Corte
consideró que en Perú dichas leyes de autoamnistía son ab initio
incompatibles con la Convención; es decir, su promulgación misma
"constituye per se una violación de la Convención" por ser "una ley
manifiestamente contraria a las obligaciones asumidas por un Estado
parte" en dicho tratado. Ese es el rationale de la declaratoria con efectos
generales realizado por lá Corte en el caso Barrios Altos. De ahí que su
aplicación por parte de un órgano estatal en un caso concreto, mediante
actos normativos posteriores o su aplicación por funcionarios estatales,
constituya una violadón de la Convención».
Sentencia de fondo, Caso La Cantuta vs Perú, del 29 de noviembre de
2006, Fundamentos 167, 173 y 174.

EFECTOS VINCULANTES E INMEDIATOS DE LAS SENTENCIAS


DE LA CORTE INTERAMERICANA
3. «En otros casos, el Tribunal Constitucional ha analizado los
efectos vinculantes de las Sentencias de la Corte Interamericana de

158
— J u r isp r u d e n c ia d e l a C o r t e I n t e r a m e r ic a n a d e D e r e c h o s H u m a n o s —

la siguiente manera: [...] La vinculatoriedad d e las sentencias de la


[Corte Interamericana] no se agota en su parte resolutiva (la cual,
ciertamente, alcanza sólo al Estado que es parte en el proceso), sino
que se extiende a su fundamentación o ratio decidendi, con el agre­
gado de que, por imperio de la CDFT de la Constitución y el artí­
culo V del Título Preliminar del [Código Procesal Constitucional],
en dicho ámbito la sentencia resulta vinculante para todo poder
público nacional, incluso en aquellos casos en los que el Estado
peruano no haya sido parte en el proceso. En efecto, la capacidad
interpretativa y aplicativa de la Convención que tiene la [Corte
Interamericana], reconocida en el artículo 62.3 de dicho tratado,
aunada al mandato de la CDFT de la Constitución, hace que la
interpretación de las disposiciones de la Convención que se realiza
en todo proceso, sea vinculante para todos los poderes públicos
internos, incluyendo, desde luego, a este Tribunal. ...] La cualidad
constitucional de esta vinculación derivada directamente de la CDFT
de la Constitución, tiene una doble vertiente en cada caso concreto:
a) reparadora, pues interpretado el derecho fundamental vulnerado
a la luz de las decisiones de la Corte, queda optimizada la posibi­
lidad de dispensársele tina adecuada y eficaz protección; y, b) pre­
ventiva, pues mediante su observancia se evitan las nefastas conse­
cuencias institucionales que acarrean las sentencias condenatorias
de la [Corte Interamericana], de las que, lamentablemente, nuestro
Estado conoce en demasía. Es deber de este Tribunal y, en general,
de todo poder público, evitar que este negativo fenómeno se reitere.
186. De las normas y jurisprudencia de derecho interno analizadas,
se concluye que las decisiones de esta Corte tienen efectos inmediatos
y vinculantes y que, por ende, la sentencia dictada en el caso Barrios
Altos está plenamente incorporada a nivel normativo interno. Si esa
Sentencia fue determinante en que lo allí dispuesto tiene efectos
generales, esa declaración conforma ipso iure parte del derecho
interno peruano, lo cual se refleja en las medidas y decisiones de los
órganos estatales que han aplicado e interpretado esa Sentencia. La
incompatibilidad ab initio de las leyes de amnistía con la Convención
se ha visto concretada en general en el Perú desde que fue declarada
por la Corte en la sentencia del caso Barrios Altos; es decir, el Estado
ha suprimido los efectos que a i algún momento pudieron generar
esas leyes».
Sentencia de fondo, Caso La Cantuta vs Perú, del 29 de noviembre de
2006, Fundamentos 185, 186 y 187.

159
F id e l R o ja s V a r g a s

CARACTERÍSTICAS DEL AGOTAMIENTO DE LOS RECURSOS


INTERNOS .
4. «Esta Corte ha sostenido que el artículo 46.1.a) de la Convención
expresa que los recursos internos deben ser interpuestos y agotados
de acuerdo a los principios de Derecho Internacional generalmente
reconocidos, lo cual implica que no sólo deben existir formalmente
esos recursos, sino también deben ser adecuados y efectivos, como
resulta de las excepciones contempladas en el artículo 46.2 de la
Convención. 124. La Corte reitera los criterios sobre la interposición
de la excepción de falta de agotamiento de los recursos internos, los
que deben atenderse en el presente caso. En primer lugar, la Corte ha
señalado que la falta de agotamiento de recursos es una cuestión
de pura admisibilidad y que el Estado que la alega debe indicar los
recursos internos que es preciso agotar, así como acreditar que esos
recursos son efectivos. En segundo término, la excepción de no agota­
miento de recursos internos debe plantearse, para que sea oportuna,
en la etapa de admisibilidad del procedimiento ante la Comisión, o sea,
antes de cualquier consideración en cuanto al fondo; sí no es así, se
prestóme que el Estado renuncia tácitamente a valerse de ella. En tercer
lugar, el Estado demandado puede renunciar en forma expresa o tácita
a la invocación de la falta de agotamiento de los recursos internos».
Sentencia, Caso Acevedo Jaramillo y otros vs Perú, del 7 de febrero de
2011, Fundamentos 123 y 124.

II. Deberes y responsabilidades del Estado


DEBER DE COLABORACIÓN DE LOS ESTADOS EN DELITOS
QUE AFECTAN EL IUS COGEN
5. «Según ha sido reiteradamente señalado, los hechos del
presente caso han infringido normas inderogables de derecho inter­
nacional (¿us cogens). En los términos del artículo 1.1 de la Convención
Americana, los Estados están obligados a investigar las violaciones de
derechos humanos y a juzgar y sancionar a los responsables. Ante la
naturaleza y gravedad de los hechos, más aún tratándose de un
contexto de violación sistemática de derechos humanos, la necesidad
de erradicar la impunidad se presenta ante la comunidad internacional
como un deber de cooperación interestatal para estos efectos. El acceso
a la justicia constituye una norma imperativa de Derecho Internacional
y, como tal, genera obligaciones erga omnes para los Estados de adoptar
las medidas que sean necesarias para no dejar en la impunidad esas

160
— J u r isp r u d e n c ia d e l a C o r t e I n t e r a m e r ic a n a d e D e r e c h o s H u m a n o s —

violaciones, ya sea ejerciendo su jurisdicción para aplicar su derecho


interno y el Derecho Internacional para juzgar y, en su caso, sancionar
a los responsables de hechos de esa índole, o colaborando con otros
Estados que lo hagan o procuren hacerlo. La Corte recuerda que, bajo
el mecanismo de garantía colectiva establecido en la Convención
Americana, en conjunto con las obligaciones internacionales regionales
y universales en la materia, los Estados Parte en la Convención deben
colaborar entre sí en ese sentido».
Sentencia de fondo, Caso La Cantuta vs Perú, del 29 de noviembre de
2006, Fundamento 160.

RESPONSABILIDADES DEL ESTADO Y DEBER DE INVESTIGAR


6. «La Corte recuerda que el Derecho Internacional de los Derechos
Humanos tiene por fin proporcionar al individuo medios de protec­
ción de los derechos humanos reconocidos intemacionalmente frente
al Estado (sus órganos, sus agentes, y todos aquellos que actúan en su
nombre), y que es un principio básico del derecho de la responsabilidad
internacional del Estado, recogido por el Derecho Internacional de
los Derechos Humanos, que todo Estado es intemacionalmente
responsable por todo y cualquier acto u omisión de cualesquiera de
sus poderes u órganos en violación de los derechos intemacionalmente
consagrados. En la jurisdicción internacional las partes y la materia
de la controversia son, por definición, distintas de las de la jurisdicción
interna. Como lo ha señalado en otras ocasiones, én el presente caso
la Corte tiene atribuciones, no para investigar y sancionar la conducta
individual de los agentes del Estado que hubiesen participado en las
violaciones, sino para establecer la responsabilidad internacional del
Estado con motivo de la violación a los derechos consagrados en los
artículos 8.1 y 25 de la Convención Americana. En este caso, el aspecto
sustancial de la controversia ante la Corte no es si en el ámbito interno
se emitieron sentencias condenatorias por las violaciones cometidas
en perjuicio de los 19 comerciantes, sino si los procesos internos
permitieron que se garantizara un acceso a la justicia conforme a los
estándares previstos en la Convención Americana. Esta Corte ha
señalado reiteradamente que la obligación de investigar debe
cumplirse "con seriedad y no como una simple formalidad condenada
de antemano a ser infructuosa". La investigación que el Estado lleve a
cabo en cumplimiento de esta obligación debe tener un sentido y ser
asumida por él mismo como un deber jurídico propio y no como una
simple gestión de intereses particulares, que dependa de la iniciativa
F id e l R o ja s V a r g a s

procesal de la víctima o de sus familiares o de la aportación privada


de elementos probatorios, sin que la autoridad pública busque efecti­
vamente la verdad. Este Tribunal también ha señalado que del artículo
8 de la Convención se desprende que las víctimas de las violaciones
de los derechos humanos, o sus familiares, deben contar con amplias
posibilidades de ser oídos y actuar en los respectivos procesos, tanto
en procura del esclarecimiento de los hechos y del castigo de los respon­
sables, como en busca de una debida reparación».
Sentencia de fondo. Caso de los 19 comerciantes vs Colombia, del 5 de
julio de 1998, Fundamentos 181, 184 y 186, p. 825-826.

HOMICIDIO VIOLENTO Y DEBERES DEL ESTADO


7. «A la luz de ese deber, cuando se trata de la investigación de
una muerte violenta como en el presente caso, una vez que las autoridades
estatales tengan conocimiento del hecho, deben iniciar ex officio y sin
dilación, una investigación seria, im parcial y efectiva. Esta
investigación debe ser realizada por todos los medios legales disponibles
y orientada a la determinación de la verdad. Esta Corte ha especificado
los principios rectores que es preciso observar en una investigación
cuando se está frente a una muerte violenta. Conforme a la
jurisprudencia de la Corte Interamericana, las autoridades estatales
que conducen una investigación de este tipo deben intentar como
mínimo, inter alia: a) identificar a la víctima; b) recuperar y preservar
el material probatorio relacionado con la muerte, con el fin de ayudar
en cualquier potencial investigación penal de los responsables; c)
identificar posibles testigos y obtener sus declaraciones en relación
con la muerte que se investiga; d) determinar la causa, forma, lugar y
momento de la muerte, así como cualquier patrón o práctica que pueda
haber causado la muerte, y e) distinguir entre muerte natural, muerte
accidental, suicidio y homicidio. Además, es necesario investigar
exhaustivamente la escena del crimen, se deben realizar autopsias y
análisis de restos humanos en forma rigurosa, por profesionales
competentes y empleando los procedimientos más apropiados. Por
otra parte, este Tribunal se ha referido al derecho que asiste a los
familiares de las presuntas víctimas de conocer lo que sucedió y de
saber quiénes fueron los responsables de los hechos. Al respecto, la
Corte también ha señalado que del artículo 8 de la Convención se
desprende que las víctimas de violaciones de derechos humanos, o
sus familiares, deben contar con amplias posibilidades de ser oídos y
actuar en los respectivos procesos, tanto en procura del esclarecimiento

162
— J u r isp r u d e n c ia d e l a C o r t e I n t e r a m e r ic a n a d e D e r e c h o s H u m a n o s —

de los hechos y del castigo de los responsables, como en busca de una


debida reparación. En este sentido, la Corte ha señalado que en un
caso de ejecución extrajudicial los derechos afectados corresponden a
los familiares de la víctima fallecida, quienes son la parte interesada
en la búsqueda de justicia y a quienes el Estado debe proveer recursos
efectivos para garantizarles el acceso a la justicia, la investigación y
eventual sanción, en su caso, de los responsables y la reparación
integral de las consecuencias de las violaciones».
Sentencia de fondo, Caso Garibaldi vs Brasil, del 23 de septiembre de
2009, Fundamentos 114,115, 116 y 117.

ROL DEL ESTADO POR ACTUACIÓN DE PARTICULARES


QUE HAN SIDO AUTORIZADOS A RESTRINGIR DERECHOS FUN­
DAMENTALES
8. «La Corte, además, ha establecido que la responsabilidad estatal
también puede generarse por actos de particulares en principio no
atribuibles al Estado. Las obligaciones erga omites que tienen los Estados
de respetar y garantizar las normas de protección, y de asegurar la
efectividad de los derechos, proyectan sus efectos más allá de la relación
entre sus agentes y las personas sometidas a su jurisdicción, pues se
manifiestan en la obligación positiva del Estado de adoptar las medidas
necesarias para asegurar la efectiva protección de los derechos humanos
en las relaciones interindividuales. Los supuestos de responsabilidad
estatal por violación a los derechos consagrados en la Convención,
pueden ser tanto las acciones u omisiones atribuibles a órganos o
funcionarios del Estado, como la omisión del Estado en prevenir que
terceros vulneren los bienes jurídicos que protegen los derechos
humanos. No obstante, entre esos dos extremos de responsabilidad,
se encuentra la conducta descrita en la Resolución de la Comisión de
Derecho Internacional, de una persona o entidad, que si bien no es un*
órgano estatal, está autorizada por la legislación del Estado para ejercer
atribuciones de autoridad gubernamental. Dicha conducta, ya sea de
persona física o jurídica, debe ser considerada un acto del Estado,
siempre y cuando estuviere actuando en dicha capacidad. Es decir, la
acción de toda entidad, pública o privada, que está autorizada a actuar
con capacidad estatal, se encuadra en el supuesto de responsabilidad
por hechos directamente imputables al Estado, tal como ocurre cuando
se prestan servicios en nombre del Estado. La Corte ha establecido,
además, que de las obligaciones generales de respetar y garantizar los
derechos, derivan deberes especiales, determinables en función de las
F id e l R o ja s V a r g a s

particulares necesidades de protección del sujeto de derecho, ya sea


por su condición personal o por la situación específica en que se encuentre».
Sentencia de fondo, Caso Ximenes Lopes vs Brasil, del 4 de Julio de 2006,
Fundamentos 85, 86, 87 y 88.

DEBER DEL ESTADO DE GARANTIZAR LA SALUD, YA SEA


PÚBLICA O PRIVADA
9. «En relación con personas que se encuentran recibiendo
atención médica, y dado que la salud es un bien público cuya protección
está a cargo de los Estados, éstos tienen la obligación de prevenir que
terceros interfieran indebidamente en el goce de los derechos a la vida
y a la integridad personal, particularmente vulnerables cuando una
persona se encuentra bajo tratamiento de salud. La Corte considera
que los Estados tienen el deber de regular y fiscalizar toda la asistencia
de salud prestada a las personas bajo su jurisdicción, como deber
especial de protección a la vida y a la integridad personal,
independientemente de si la entidad que presta tales servicios es de
carácter público o privado. La falta del deber de regular y fiscalizar
genera responsabilidad internacional en razón de que los Estados son
responsables tanto por los actos de las entidades públicas como
privadas que prestan atención de salud, ya que bajo la Convención
Americana los supuestos de responsabilidad internacional
comprenden los actos de las entidades privadas que estén actuando
con capacidad estatal, así como actos de terceros, cuando el Estado
falta a su deber de regularlos y fiscalizarlos. La obligación de los
Estados de regular no se agota, por lo tanto, en los hospitales que
prestan servicios públicos, sino que abarca toda y cualquier institución
de salud. Los Principios para la Protección de los Enfermos Mentales
y el Mejoramiento de la Atención de la Salud Mental de las Naciones
Unidas ofrecen una guía útil para determinar si la atención médica
ha observado los cuidados mínimos para preservar la dignidad del
paciente. Los principios 1, 8 y 9 del mencionado catálogo, establecen
las libertades fundamentales y los derechos básicos, y las normas de
la atención médica y del tratamiento a ser prestado a las personas con
discapacidad mental. Además, el lugar y las condiciones físicas en
que se desarrolla el tratamiento deben ser conformes con el respeto a
la dignidad de la persona, de acuerdo con el Principio 13».
Sentencia de fondo, Caso Ximenes Lopes vs Brasil, del 4 de Julio de 2006,
Fundamentos 89, 90 y 131.

164
— J u r is p r u d e n c ia d e l a C o r t e I n t e r a m e r ic a n a d e D e r e c h o s H u m a n o s —

OBLIGACIÓN DE INVESTIGAR ES UNA SITUACIÓN DE


MEDIOS NO DE RESULTADOS
10. «Al respecto, el Tribunal reitera que la obligación de investigar
es una obligación de medio, no de resultados. Lo anterior no significa,
sin embargo, que la investigación pueda ser emprendida como "una
simple formalidad condenada de antemano a ser infructuosa". Cada
acto estatal que conforma el proceso investigativo, así como la
investigación en su totalidad, debe estar orientado hacía una finalidad
específica, la determinación de la verdad y la investigación, persecución,
captura, enjuiciamiento, y en su caso, la sanción de los responsables de
los hechos. Asimismo, esta Corte ha señalado que la facultad de acceso
a la justicia debe asegurar, en tiempo razonable, el derecho de las
presuntas víctimas o sus familiares a que se haga todo lo necesario para
conocer la verdad de lo sucedido y se sancione a los eventuales
responsables. Todas esas exigencias, así como criterios de independencia
e imparcialidad, se extienden también a los órganos no judiciales a los
que corresponda la investigación previa al proceso judicial, realizado
para determinar las circunstancias de una muerte y la existencia de
suficientes indicios para interponer una acción penal. Sin el cumplimiento
de estas exigencias, el Estado no podrá posteriormente ejercer de manera
efectiva y eficiente su facultad acusatoria y los tribunales no podrán
llevar a cabo el proceso judicial que este tipo de violaciones requiere.
Como se desprende de lo anteriormente expuesto, el Perú omitió
investigar las circunstancias y a los responsables de los secuestros, malos
tratos y muertes de Saúl Cantoral Huamaní y Consuelo Garda Santa
Cruz. La investigadón inidada en el año 1989 se condujo por las
autoridades, tanto policiales como fiscales, como una mera formalidad
que no tuvo avance alguno y fue archivada, por lo que puede ser
considerada como manifiestamente inefectiva. La Corte nota que en el
acervo probatorio del presente caso no consta que las personas respecto
de quienes la CVR recomendó formular denunda penal hayan sido
investigadas o se les haya solidtado alguna dedaradón en reladón con
la investigadón penal por la muerte de Saúl Cantoral Huamaní y
Consuelo García Santa Cruz. La Corte observa que por más de 18 años
los familiares de Saúl Cantoral Huamaní y Consuelo García Santa Cruz
no han contado con la determinación judidal de los hechos y sus
responsables. La investigadón abierta a nivel interno no ha garantizado
un verdadero acceso a la justicia a los familiares de las víctimas, dentro
de un plazo razonable, que abarque la reparadón de las violadones, el
esclarecimiento de los hechos que llevaron a la ejecución de Saúl ;
■Fid e l R o ja s V a r g a s

Cantoral Huamaní y de Consuelo García Santa Cruz y, en su caso, la


sanción de los responsables, lo que constituye una violación de sus
derechos a la protección judicial y a las garantías judiciales, en los
términos de los artículos 8 y 25 de la Convención Americana, en relación
con los artículos 4,5,7 y 1.1 de la misma. Estas omisiones han significado
también un incumplimiento de la obligación de garantizar los derechos
consagrados en los artículos 4, 5 y 7 de la Convención Americana en
relación con el artículo 1.1 de la misma».
Sentencia de fondo, Caso Cantoral Huamaní vs Perú, del 10 de julio de
2007, Fundamentos 131,132, 133,134 y 135.

RESPONSABILIDAD DEL ESTADO EN MASACRE DE POBLA­


DORES POR OMISIÓN DE PROTECCIÓN A LA POBLACIÓN
CIVIL
11. «La Corte observa que si bien la masacre de Pueblo Bello ocurrida
en enero de 1990 fue organizada y perpetrada por miembros de grupos
paramilitares, aquélla no habría podido ejecutarse si hubiere existido
protección efectiva de la población civil en una situación de riesgo
razonablemente previsible por parte de miembros de las Fuerzas Armadas
o de seguridad del Estado. Ciertamente no existen pruebas ante este
Tribunal que demuestren que el Estado dirigiera directamente la ejecución
de la masacre o que existiese un nexo entre miembros del Ejército y los
grupos paramilitares o una delegación de funciones públicas de aquél a
éstos. No obstante, la responsabilidad por los actos de los miembros del
grupo paramilitar en este caso en particular es atribuible al Estado en la
medida en que éste no adoptó diligentemente las medidas necesarias para
proteger a la población civil en función de las circunstancias descritas.
Por las razones expuestas en los párrafos anteriores, la Corte concluye
que el Estado no cumplió con su obligación de garantizar los derechos
humanos consagrados en los artículos 4, 5 y 7 de la Convención, por
haber faltado a sus deberes de prevención y protección, en perjuicio de
las personas desaparecidas y privadas de su vida en este caso».
Sentencia, Caso de la masacre de Pueblo Bello vs Colombia, del 31 de
agosto de 2006, Fundamento 140.
RESPONSABILIDAD DEL ESTADO, NO REQUIERE DETER­
MINAR CULPABILIDAD DE LAS PERSONAS
12. «En la presente Sentencia esta Corte debe decidir si los hechos
demostrados son o no imputables al Estado, lo cual exige un examen
detenido respecto de las condiciones en las cuales un determinado

166
— J u r isp r u d e n c ia d e l a C o r t e I n t e r a m e r ic a n a d e D e r e c h o s H u m a n o s —

acto u omisión que lesione uno o más de los derechos consagrados


por la Convención Americana, puede ser atribuido a un Estado parte
y, en consecuencia, comprometer su responsabilidad según las reglas
del Derecho internacional. Para establecer que se ha producido una
violación de los derechos consagrados en la Convención, no se requiere
determinar, como ocurre en el derecho penal interno, la culpabilidad de
sus autores o su intencionalidad y tampoco es preciso identificar
individualmente a los agentes a los cuales se atribuye los hechos
violatorios. Es suficiente la demostración de que ha habido apoyo o
tolerancia del poder público en la infracción de los derechos reconocidos
en la Convención. Además, también se compromete la responsabilidad
internacional del Estado cuando éste no realice las actividades necesarias,
de acuerdo con su derecho interno, para identificar y, en su caso,
sancionar a los autores de las propias violaciones».
Sentencia de fondo, Caso Panel Blanca (Paniagua Morales y otros) vs
Guatemala, del 8 de marzo de 1998, Fundamentos 90 y 91.

DEBERES DE FISCALES Y JUECES EN LA ERRADICACIÓN


DE LA IMPUNIDAD
13. «En estos casos, la impunidad debe ser erradicada mediante
la determinación de las responsabilidades tanto generales -del Estado-
como individuales -penales y de otra índole de sus agentes o de
particulares. En cumplimiento de esta obligación, el Estado debe
remover todos los obstáculos, de facto y de jure, que mantengan la
impunidad. Las investigaciones deben respetar los requerimientos del
debido proceso, lo que implica que el sistema de administración de
justicia debe estar organizado de manera tal que su independencia e
imparcialidad pueda ser garantizada y que el juzgamiento de graves
violaciones a los derechos humanos sea efectuado ante los tribunales
ordinarios, para evitar la impunidad y procurar la búsqueda de la
verdad. Además, ante la naturaleza y gravedad de los hechos, más
aún en contextos de violaciones sistemáticas de derechos humanos, y
puesto que el acceso a la justicia constituye una norma imperativa de
Derecho Internacional, la necesidad de erradicar la impunidad se presenta
ante la comunidad internacional como un deber de cooperación entre
los Estados, que deben adoptar las medidas necesarias para no dejar
en la impunidad esas violaciones, ya sea ejerciendo su jurisdicción
para aplicar su derecho interno y el derecho internacional para juzgar
y, en su caso, sancionar a los responsables, o colaborando con otros
Estados que lo hagan o procuren hacerlo. Es oportuno recordar que

167
F id e l R o ja s V a r g a s

en casos de desaparición forzada, es imprescindible la actuación pronta


e inmediata de las autoridades fiscales y judiciales ordenando medidas
oportunas y necesarias dirigidas a la determinación del paradero de la
víctima o el lugar donde pueda encontrarse privada de libertad. No
obstante, fue recién seis años después de la desaparición, en 1999, que
la Fiscalía ordenó oficiar, en el marco de ciertas diligencias ampliatorias,
a diferentes instituciones públicas con el fin de localizar el paradero del
señor Anzualdo, sin obtener resultado alguno, pues las instituciones
requeridas no remitieron su respuesta a las autoridades a cargo de la
investigación, y tampoco consta su oportuna reiteración. Posteriormente,
la Fiscalía dispuso que se continuara con las diligencias correspondientes
ya que a esa fecha "no había sido posible la ubicación del paradero».
Sentencia de fondo, Caso Anzualdo Castro vs Perú, del 22 de septiembre
de 2009, Fundamentos 125 y 134.

DEBER DEL ESTADO DE RESPALDAR LA LABOR DE LOS


DEFENSORES DE DERECHOS HUMANOS
La Organización de los Estados Americanos ha reconocido, entre
otros, la necesidad del "respaldo a la tarea que desarrollan, en el plano
nacional y regional, los defensores de derechos humanos, [el]
reconocfimiento por] su valiosa contribución en la promoción, respeto
y protección de los derechos humanos y libertades fundamentales [y
la] condena [por los] actos que directa o indirectamente impiden o difi­
cultan [su] tarea en las Américas". El compromiso con la protección de
los defensores de derechos humanos ha sido resaltado, además, en otros
instrumentos internacionales. El Tribunal considera que las amenazas
y los atentados a la integridad y a la vida de los defensores de derechos
humanos y la impunidad de los responsables por estos hechos, son par­
ticularmente graves porque tienen un efecto no sólo individual, sino
también colectivo, en la medida en que la sociedad se ve impedida de
conocer la verdad sobre la situación de respeto o de violación de los
derechos de las personas bajo la jurisdicción de un determinado Esta­
do. Los Estados tienen el deber de facilitar los medios necesarios para
que los defensores de derechos humanos realicen libremente sus activi­
dades; protegerlos cuando son objeto de amenazas para evitar los aten­
tados a su vida e integridad; abstenerse de imponer obstáculos que di­
ficulten la realización de su labor, e investigar seria y eficazmente las
violaciones cometidas en su contra, combatiendo la impunidad».
Sentencia, de fondo, Caso Nogueira de Carvalho y otro vs Brasil, del 28
de noviembre de 2006, Fundamentos 75, 76 y 77.

168
— J u r is p r u d e n c ia d e l a C o r t e I n t e r a m e r ic a n a d e D e r e c h o s H u m a n o s —

ELI. Derecho a la dignidad humana


INTRODUCIR A UNA PERSONA EN LA MALETERA DE UN
VEHÍCULO OFICIAL CONSTITUYE UN GRAVE ATENTADO A LA
DIGNIDAD HUMANA
15. «La Corte da por probado con las declaraciones de los testigos
presenciales, que el señor Castillo Páez, después de ser detenido por
agentes de la Policía fue introducido en la maletera del vehículo oficial.
Lo anterior constituye una infracción al artículo 5 de la Convención
que tutela la integridad personal, ya que, aún cuando no hubiesen
existido otros maltratos físicos o de otra índole, esa acción por sí sola
debe considerarse claramente contraria al respeto debido a la dignidad
inherente al ser humano. Lo anterior se corrobora con la declaración
del agente del Estado durante la audiencia pública de 6 y 7 de febrero
de 1997, quien expresó que el día que ocurrieron los hechos hubo
operaciones policiales en las que detuvieron a personas e incluso las
metieron, parece, también en la maletera».
Sentencia de fondo, Caso Castillo Páez vs. Perú, del 3 de noviembre de
1997, Fundamentos 66 y 67.

EL AISLAMIENTO PROLONGADO Y LA INCOMUNICACIÓN


SON POR SÍ MISMOS TRATAMIENTOS CRUELES E INHUMANOS
16. «La Corte ha establecido que el aislamiento prolongado y la
incomunicación coactiva son, por sí mismos, tratamientos crudes e inhu­
manos, lesivos de la integridad psíquica y moral de la persona y del
derecho al respeto de la dignidad inherente al ser humano. La incomu-
nicadón sólo puede utilizarse de una manera excepdonal tomando en
cuenta los graves efectos que genera, pues, "el aislamiento del mundo
exterior produce en cualquier persona sufrimientos morales y pertur­
baciones psíquicas, la coloca en una situadón de particular vulnerabilidad
y acredenta el riesgo de agresión y arbitrariedad en las cárceles".
Sentencia de fondo, Caso Lori Berenson vs Perú, del 25 de noviembre de
2004, Fundamentos 103 y 104.

DERECHO DE LOS INTERNOS A ESTAR DETENIDOS EN


CONDICIONES COMPATIBLES CON EL RESPETO SU DIGNIDAD
HUMANA
17. «Este Tribunal ha sostenido que el derecho a la vida es
fundamental en la Convendón Americana, por cuanto de su salvaguarda

169
■Fid e l R o ja s V a r g a s

depende la realización de los demás derechos. Al no ser respetado


el derecho a la vida, todos los demás derechos desaparecen, puesto
que se extingue su titular. Los Estados tienen la obligación de
garantizar la creación de las condiciones que se requieran para el
pleno goce y ejercicio de ese derecho. Por otro lado, el derecho a la
integridad personal es de tal importancia que la Convención
Americana lo protege particularmente al establecer, ínter alia, la
prohibición de la tortura, los tratos crueles, inhumanos y degradantes
y la imposibilidad de suspenderlo durante estados de emergencia. El
derecho a la vida y el derecho a la integridad personal no sólo
implican que el Estado debe respetarlos (obligación negativa), sino
que, además, requiere que el Estado adopte todas las medidas
apropiadas para garantizarlos (obligación positiva), en cumplimiento
de su deber general establecido en el artículo 1.1 de la Convención
Americana. Una de las obligaciones que ineludiblemente debe asumir
el Estado en su posición de garante, con el objetivo de proteger y
garantizar el derecho a la vida y a la integridad personal de las personas
privadas de libertad, es la de procurarle a éstas las condiciones
míniinas compatibles con su dignidad mientras permanecen en los
centros de detención, como ya lo ha indicado la Corte. En igual
sentido, la Corte Europea de Derechos Humanos ha indicado que:
según [el artículo 3 de la Convención], el Estado debe asegurar que
una persona esté detenida en condiciones que sean compatibles con
el respeto su dignidad humana, que la manera y el método de ejercer
la medida no le someta a angustia o dificultad que exceda el nivel
inevitable de sufrimiento intrínseco a la detención, y que, dadas las
exigencias prácticas del encarcelamiento, su salud y bienestar estén
asegurados adecuadamente, brindándole, entre otras cosas, la
asistencia médica requeridas».
Sentencia de fondo, Caso Instituto de reeducación del menor vs Paraguay,
del 2 de setiembre de 2004, Fundamentos 154 a 159.

IV. Derecho a la vida, pena de muerte


EL ESTADO DEBE GARANTIZAR QUE SUS AGENTES NO
ATENTEN CONTRA EL DERECHO A LA VIDA DE LOS CIUDA­
DANOS
18. «El derecho a la vida es un derecho humano fundamental,
cuyo goce es un prerrequisito para el disfrute de todos los demás
derechos humanos. De no ser respetado, todos los derechos carecen

170
— J u r isp r u d e n c ia d e la C o r t e I n t e r a m e r ic a n a d e D e r e c h o s H u m a n o s —

de sentido. En razón del carácter fundamental del derecho a la vida,


no son admisibles enfoques restrictivos del mismo. En esencia, el derecho
fundamental a la vida comprende, no sólo el derecho de todo ser
humano de no ser privado arbitrariamente, sino también el derecho a
que no se le impida el acceso a las condiciones que le garanticen una
existencia digna. Los Estados tienen la obligación de garantizar la
creación de las condiciones que se requieran para que no se produzcan
violaciones de ese derecho básico y, en particular, el deber de impedir
que sus agentes atenten contra él».
Sentencia de fondo. Caso Niños de ¡a calle (Villagrán Morales y otros) vs
Guatemala, del 19 de noviembre de 1999, Fundamento 144.
DERECHO A LA VIDA Y DEBERES DE LAS INSTITUCIONES
ESTATALES
19. El cumplimiento del artículo 4 de la Convención Americana,
relacionado con el artículo 1.1 de la misma, no sólo presupone que
ninguna persona sea privada de su vida arbitrariamente (obligación
negativa), sino que además requiere que los Estados tomen todas las
medidas apropiadas para proteger y preservar el derecho a la vida
(obligación positiva), bajo su deber de garantizar el pleno y libre
ejercicio de los derechos de todas las personas bajo su jurisdicción.
Esta protección integral del derecho a la vida por parte del Estado no
sólo involucra a sus legisladores, sino a toda institución estatal, y a
quienes deben resguardar la seguridad, sean éstas sus fuerzas de
policía o sus fuerzas armadas. En razón de lo anterior, los Estados
deben tomar todas las medidas necesarias, no sólo para prevenir,
juzgar y castigar la privación de la vida como consecuencia de actos
criminales, en general, sino también para prevenir las ejecuciones
arbitrarias por parte de sus propios agentes de seguridad.
Sentencia de fondo, Caso Huiillca Tecse vs Perú, del 3 de marzo de 2005,
Fundamento 66.

LOS ESTADOS DEBEN TOMAR TODAS LAS MEDIDAS •


APROPIADAS PARA PROTEGER Y PRESERVAR EL DERECHO A
LA VIDA (OBLIGACIÓN POSITIVA) Y EL LIBRE EJERCICIO DE
LOS DERECHOS DE TODAS LAS PERSONAS BAJO SU JURISDIC­
CIÓN
20. «La Corte ha establecido que el derecho a la vida juega un
papel fundamental en la Convención Americana por ser el corolario
esencial para la realización de los demás derechos. Al no ser respe­
tado el derecho a la vida, todos los derechos carecen de sentido. Los

171
F id e l R o ja s V a r g a s

Estados tienen la obligación de garantizar la creación de las condi­


ciones que se requieran para que no se produzcan violaciones de
ese derecho inalienable y, en particular, el deber de impedir que sus
agentes atenten contra él. El cumplimiento del artículo 4, relacionado
con el artículo 1.1 de la Convención Americana, no sólo presupone
que ninguna persona sea privada de su vida arbitrariamente (obli­
gación negativa), sino que además requiere que los Estados tomen
todas las medidas apropiadas para proteger y preservar el derecho a
la vida (obligación positiva), bajo su deber de garantizar el pleno y
libre ejercicio de los derechos de todas las personas bajo su juris­
dicción. Esta protección activa del derecho a la vida por parte del
Estado no sólo involucra a sus legisladores, sino a toda institución
estatal y a quienes deben resguardar la seguridad, sean éstas sus fuerzas
de policía o sus fuerzas armadas. En razón de lo anterior, los Estados
deben tomar las medidas necesarias, no sólo para prevenir y castigar
la privación de la vida como consecuencia de actos criminales, sino
también prevenir las ejecuciones arbitrarias por parte de sus propias
fuerzas de seguridad».
Sentencia de fondo. Caso de los 19 comerciantes vs Colombia, del 5 de
julio del 2004, Fundamento 153.

USO DE LA FUERZA POR PARTE DEL ESTADO. PRECISIO­


NES SOBRE SU RAZONABILIDAD Y NECESIDAD
21. «El artículo 4.1 de la Convención estipula que "nadie puede
ser privado de la vida arbitrariamente". La expresión "arbitrariamente"
excluye, como es obvio, los procesos legales aplicables en los países
que aún conservan la pena de muerte. Pero, en el caso que nos ocupa,
el análisis que debe hacerse tiene que ver, más bien, con el derecho del
Estado a usar la fuerza, aunque ella implique la privación de la vida,
en el mantenimiento del orden, lo cual no está en discusión. Hay
abundantes reflexiones en la filosofía y en la historia sobre cómo la
muerte de individuos en esas circunstancias no genera para el Estado
ni sus oficiales responsabilidad alguna. Sin embargo, como aparece
de lo expuesto con anterioridad en esta sentencia, la alta peligrosidad
de los detenidos en el Pabellón Azul del Penal San Juan Bautista y el
hecho de que estuvieren armados, no llegan a constituir, en opinión
de esta Corte, elementos suficientes para justificar el volumen de la
fuerza que se usó en éste y en los otros penales amotinados y que se
entendió como una confrontación política entre el Gobierno y los

172
— J u r isp r u d e n c ia d e l a C o r t e I n t e r a m e r ic a n a d e D e r e c h o s H u m a n o s —

terroristas reales o presuntos de Sendero Luminoso (supra párr. 52),


lo que probablemente indujo a la demolición del Pabellón, con todas
sus consecuencias, incluida la muerte de detenidos que eventualmente
hubieran terminado rindiéndose y la clara hegligencia en buscar
sobrevivientes y luego en rescatar los cadáveres. Como ya lo ha dicho
esta Corte en casos anteriores, está más allá de toda duda que el Estado
tiene el derecho y el deber de garantizar su propia seguridad. Tampoco
puede discutirse que toda sociedad padece por las infracciones a su
orden jurídico. Pero, por graves que puedan ser ciertas acciones y por
culpables que puedan ser los reos de determinados delitos, no cabe
admitir que el poder pueda ejercerse sin límite alguno o que el Estado
pueda valerse de cualquier procedimiento para alcanzar sus objetivos,
sin sujeción al derecho o a la moral. Ninguna actividad del Estado
puede fundarse sobre el desprecio a la dignidad humana (Caso
Velásquez Rodríguez)».
Sentencia de fondo, Neyra Alegría y otros vs. Perú, del 19 de enero de
1995, Fundamentos 74 y 75.
PENA DE MUERTE
22. «Al respecto, la Corte ha señalado que la Convención Americana
reduce el ámbito de aplicación de la pena de muerte a los delitos comunes
más graves, es decir, tiene el "propósito de considerar dicha pena
aplicable sólo en condiciones verdaderamente excepcionales". En efecto,
el artículo 4.2 de la Convención Americana dispone que "en los países
que no han abolido la pena de muerte, ésta sólo podrá imponerse por
los delitos más graves". El Comité de Derechos Humanos de las Naciones
Unidas ha expresado que los "delitos que no entrañan la pérdida de
vidas humanas" no pueden ser castigados con la pena de muerte. Es
preciso reconocer la diversa gravedad de los hechos que permita
distinguir los delitos graves de los "delitos más graves", es decir, aquellos
que afectan más severamente los bienes de máxima importancia
individual y social, y por ello merecen el reproche más enérgico y la
sanción más severa. El delito de plagio o secuestro puede contener
distintas connotaciones de gravedad, que irían desde el plagio simple,
que no se encuentra dentro de la categoría de los "delitos más graves",
hasta el plagio seguido de la muerte de la víctima. Incluso en este último
supuesto, que ya constituiría un hecho de suma gravedad, habría que
ponderar las condiciones o circunstancias del caso sub judice. Todo lo
cual deberá ser analizado por el juzgador, para lo cual es preciso que la
ley conceda a éste cierto margen de apreciación objetiva».
F id e l R o ja s V a r g a s

Sentencia de fondo, Caso Raxcacó Reyes vs Guatemala, del 15 de sep­


tiembre de 2005, Fundamentos 68, 69, 70 y 71.

V. Derecho a la integridad personal


TODO USO DE LA FUERZA QUE NO SEA ESTRICTAMENTE
NECESARIO POR EL PROPIO COMPORTAMIENTO DE LA PER­
SONA DETENIDA CONSTITUYE UN ATENTADO A LA DIGNI­
DAD HUMANA
■ 23. «La infracción del derecho a la integridad física y psíquica de
las personas es una clase de violación que tiene diversas connotaciones
de grado y que abarca desde la tortura hasta otro tipo de vejámenes o
. tratos crueles, inhumanos o degradantes cuyas secuelas físicas y
psíquicas varían de intensidad según los factores endógenos y exógenos
que deberán ser demostrados en cada situación concreta. La Corte
Europea de Derechos Humanos ha manifestado que, aun en la ausencia
de lesiones, los sufrimientos en el plano físico y moral, acompañados
de turbaciones psíquicas durante los interrogatorios, pueden ser
considerados como tratos inhumanos. El carácter degradante se
expresa en un sentimiento de miedo, ansia e inferioridad con el fin de
humillar, degradar y de romper la resistencia física y moral de la víctima
(D. Case 01 lreland v. the United Kingdom, Judgment of 18 January
1978, Series A N° 25. párr. 167). Dicha situación es agravada por la
vulnerabilidad de una persona ilegalmente detenida (d. Case Ribitsch
v. Austria, Judgment of 4 December 1995, Series A N° 336, párr. 36).
Todo uso de la fuerza que no sea estrictamente necesario por el propio
comportamiento de la persona detenida constituye un atentado a la
dignidad humana (d. Ibid., párr. 38) en violación del artículo 5 de la
Convención Americana. Las necesidades de la investigación y las
dificultades innegables del combate al terrorismo no deben acarrear
restricciones a la protección de la integridad física de la persona».
Sentencia de fondo, Caso Loayza Tamayo vs Perú, del 17 de setiembre de
1997, Fundamento 57.

CREAR UNA SITUACIÓN AMENAZANTE O AMENAZAR A


UN INDIVIDUO CON TORTURARLO PUEDE CONSTITUIR, EN
ALGUNAS CIRCUNSTANCIAS, AL MENOS, TRATAMIENTO IN­
HUMANO
24. «Al respecto la Corte Europea ha sostenido que la mera
amenaza de una conducta prohibida por el precepto de la Convención
Europea (artículo 3), correspondiente al artículo 5 de la Convención

174
— J u r isp r u d e n c ia d e l a C o r t e I n t e r a m e r ic a n a d e D e r e c h o s H u m a n o s —

Americana, cuando sea suficientemente real e inminente, puede en sí


misma estar en conflicto con la norma de que se trata. En otras palabras:
crear una situación amenazante o amenazar a un individuo con
torturarlo puede constituir, en algunas circunstancias, al menos,
tratamiento inhumano».
Sentencia de fondo, Caso de los 19 comerciantes vs Colombia, del 5 de
julio del 2004, Fundamento 149.

DAÑO EMERGENTE Y LUCRO CESANTE: RELACIONES Y


DIFERENCIAS CON EL PROYECTO DE VIDA Y PÉRDIDA DE
OPCIONES
25. «Por lo que respecta a la reclamación de daño al "proyecto de
vida", conviene manifestar que este concepto ha sido materia de
análisis por parte de la doctrina y la jurisprudencia recientes. Se trata
de tina noción distinta del "daño emergente" y el "lucro cesante".
Ciertamente no corresponde a la afectación patrimonial derivada
inmediata y directamente de los hechos, como sucede en el "daño
emergente". Por lo que hace al "lucro cesante", corresponde señalar
que mientras éste se refiere en forma exclusiva a la pérdida de ingresos
económicos futuros, que es posible cuantificar a partir de ciertos
indicadores mensurables y objetivos, el denominado "proyecto de vida"
atiende a la realización integral de la persona afectada, considerando
su vocación, aptitudes, circunstancias, potencialidades y aspiraciones,
que le permiten fijarse razonablemente determinadas expectativas y
acceder a ellas. El "proyecto de vida" se asocia al concepto de realización
personal, que a su vez se sustenta en las opciones que el sujeto puede
tener para conducir su vida y alcanzar el destino que se propone. En
rigor, las opciones son la expresión y garantía de la libertad.
Difícilmente se podría decir que una persona es verdaderamente libre
si carece de opciones para encaminar su existencia y llevarla a su
natural culminación. Esas opciones poseen, en sí mismas, un alto valor '
existencial. Por lo tanto, su cancelación o menoscabo implican la
reducción objetiva de la libertad y la pérdida de un valor que no puede
ser ajeno a la observación de esta Corte. En el caso que se examina, no
se trata de un resultado seguro, que haya de presentarse necesariamente,
sino de una situación probable -no meramente posible- dentro del
natural y previsible desenvolvim iento del sujeto, que resulta
interrumpido y contrariado por hechos violatorios de sus derechos
humanos. Esos hechos cambian drásticamente el curso de la vida,

175
F id e l R o ja s V a r g a s

imponen circunstancias nuevas y adversas y modifican los planes y


proyectos que una persona formula a la luz de las condiciones
ordinarias en que se desenvuelve su existencia y de sus propias
aptitudes para llevarlos a cabo con probabilidades de éxito. En tal
virtud, es razonable afirmar que los hechos violatorios de derechos
impiden u obstruyen seriamente la obtención del resultado previsto y
esperado, y por ende alteran en forma sustancial el desarrollo del
individuo. En otros términos, el "daño al proyecto de vida", entendido
como una expectativa razonable y accesible en el caso concreto, implica
la pérdida o el grave menoscabo de oportunidades de desarrollo
personal, en forma irreparable o muy difícilmente reparable. Así, la
existencia de una persona se ve alterada por factores ajenos a ella,
que le son impuestos en forma injusta y arbitraria, con violación de
las normas vigentes y de la confianza que pudo depositar en órganos
del poder público obligados a protegerla y a brindarle seguridad para
el ejercicio de sus derechos y la satisfacción de sus legítimos intereses.
Por todo ello, es perfectamente admisible la pretensión de que se repare,
en la medida posible y con los medios adecuados para ello, la pérdida
de opciones por parte de la víctima, causada por el hecho ilícito. De
esta manera la reparación se acerca más aún a la situación deseable,
que satisface las exigencias de la justicia: plena atención a los perjuicios
causados ilícitamente, o bien, puesto en otros términos, se aproxima
al ideal de la restitutio in integrum».
Sentencia de reparaciones. Caso Loayza Tamayo vs Perú, del 27 de
noviembre de 1998, Fundamentos 108,109 y 110.

CONTENIDO DEL DAÑO INMATERIAL: SUFRIMIENTOS Y


AFLICCIONES CAUSADOS A LAS VÍCTIMAS DIRECTAS Y A SUS
ALLEGADOS
26. «La Corte pasa a considerar aquellos efectos lesivos de los
hechos del caso que no tienen carácter económico o patrimonial. El
daño inmaterial puede comprender tanto los sufrimientos y las aflic­
ciones causados las víctimas directas y a sus allegados, el menoscabo
de valores muy significativos para las personas, así como las altera­
ciones, de carácter pecuniario, en las condiciones de existencia de la
víctima o su familia. No siendo posible asignar al daño inmaterial un
preciso equivalente monetario, sólo puede, para los fines de la repa­
ración integral a las víctimas, ser objeto de compensación, y ello de
dos maneras. En primer lugar, mediante el pago de una cantidad de

176
— J u r isp r u d e n c ia d e la C o r t e I n t e r a m e r ic a n a d e D e r e c h o s H u m a n o s —

dinero o la entrega de bienes o servicios apreciables en dinero, que el


Tribunal determine en aplicación razonable del arbitrio judicial y en
términos de equidad. Y, en segundo lugar, mediante la realización de
actos u obras de alcance o repercusión públicos que tenga efectos como
la recuperación de la memoria de las victiméis, el reconocimiento de
su dignidad, el consuelo de sus deudos o la transmisión de un mensaje
de reprobación oficial a las violaciones de los derechos humanos de
que se trata y de compromiso con los esfuerzos tendientes a que no
vuelvan a ocurrir. El primer aspecto de la reparación de los daños
inmateriales se analizará en esta sección y el segundo en la siguiente.
Dadas las graves circunstancias del presente caso, la intensidad de
los sufrimientos que los respectivos hechos causaron a las víctimas y
que produjeron también sufrimientos a sus familiares, las altera­
ciones de la condiciones de existencia de las víctimas y sus familiares
y las demás consecuencias de orden no material o no pecuniario que
les acarrearon a esto últimos, la Corte estima que debe ordenar el
pago de una compensación por concepto de daños inmateriales,
conforme a la equidad. La Corte procederá a hacerlo, en los párrafos
que siguen, sobre la base de las pruebas recaudadas y en particular en
las presunciones enunciadas en el capítulo de pruebas, y teniendo en
cuenta los alegatos de los representantes de la víctimas y de los fami­
liares y de la Comisión. Los hechos del presente caso ocasionaron a
las víctimas y a sus familiares diversos tipos de padecimientos físicos
y psíquicos, dolor, angustia, miedo intenso, y frustración. La Corte
estima que el daño causado por estos nocivos impactos sobre las
personas de que se trata deben ser objeto de compensación, en equidad,
de la manera que pasa a señalar».
Sentencia de reparaciones, Caso Loayza Tamayo vs Perú, del 29 de agosto
de 2002, Fundamentos 94, 99 y 100.

VI. Tratos crueles e inhumanos


INCOMUNICACIÓN, EXHIBICIÓN PÚBLICA CON TRAJE
INFAMANTE, AISLAMIENTO EN CELDA REDUCIDA SIN VENTI­
LACIÓN NI LUZ NATURAL, INTIMIDACIÓN Y RESTRICCIÓN
DEL RÉGIMEN DE VISITAS CONSTITUYEN TRATOS CRUELES E-
INHUMANOS
27. «Aún cuando la Comisión alegó en su demanda que la víctima
fue violada durante su detención, la Corte, después de analizar el

177
F id e l R o ja s V a r g a s

expediente y, dada la naturaleza del hecho, no está en condiciones de


darlo por probado. Sin embargo, los otros hechos alegados como la
incomunicación durante la detención, la exhibición pública con un
traje infamante a través de medios de de comunicación, el aisla­
miento en celda reducida, sin ventilación ni luz natural, los golpes y
otros maltratos como el ahogamiento, la intimidación por amenazas
de otros actos violentos, las restricciones al régimen de visitas (supra,
párr. 46 c., d., e., k. y 1.), constituyen formas de tratos crueles, inhu­
manos o degradantes en el sentido del artículo 5.2. de la Convención
Americana. De las alegaciones y pruebas examinadas aparecen
elementos graves y convergentes, y no desvirtuados por el Estado,
que permiten válidamente presumir la existencia de una práctica de
tratos crueles, inhumanos y degradantes en la cual se enmarca el
presente caso de la señora María Elena Loayza Tamayo, en violación
del derecho a la integridad personal consagrado en el artículo 5 de la
Convención Americana».
Sentencia de fondo, Caso Tamayo Loayza vs Perú, del 5 de julio del
2004, Fundamento 58.

LAS LESIONES, SUFRIMIENTOS, DAÑOS A LA SALUD O PER­


JUICIOS SUFRIDOS POR UNA PERSONA MIENTRAS SE ENCUEN­
TRA PRIVADA DE LIBERTAD PUEDEN LLEGAR A CONSTITUIR
UNA FORMA DE PENA CRUEL CONTRARIA A LA «FINALIDAD
ESENCIAL» DE LAS PENAS PRIVATIVAS DE LA LIBERTAD
28. «Las sanciones penales son una expresión de la potestad
punitiva del Estado e "implican menoscabo, privación o alteración
de los derechos de las personas, como consecuencia de una conducta
ilícita". Sin embargo, las lesiones, sufrimientos, daños a la salud o
perjuicios sufridos por una persona mientras se encuentra privada
de libertad pueden llegar a constituir una forma de pena cruel
cuando, debido a las condiciones de encierro, exista un deterioro de
la integridad física, psíquica y moral, que está estrictamente prohibido
por el inciso 2 del artículo 5 de la Convención. Las situaciones descritas
son contrarias a la "finalidad esencial" de las penas privativas de la
libertad, como establece el inciso 6 del citado artículo, es decir, "la
reforma y la readaptación social de los condenados". Las autoridades
judiciales deben tomar en consideración estas circunstancias al
momento de aplicar o evaluar las penas establecidas. De conformidad
con el artículo 5 de la Convención, toda persona privada de libertad
tiene derecho a vivir en situación de detención compatible con su

178
— J u r isp r u d e n c ia d e l a C o r t e I n t e r a m e r ic a n a d e D e r e c h o s H u m a n o s —

dignidad personal. En otras oportunidades, este Tribunal ha señalado


que la detención en condiciones de hacinamiento, el aislamiento en
celda reducida, con falta de ventilación y luz natural, sin cama paira
el reposo ni condiciones adecuadas de higiene, la incomunicación o las
restricciones indebidas al régimen de visitas constituyen una violación
a la integridad personal. Como responsable de los establecimientos
de detención, el Estado debe garantizar a los reclusos la existencia
de condiciones que respeten sus derechos fundamentales y una vida
digna».
Sentencia de fondo. Caso Lori Berenson vs Perú, del 25 de noviembre
de 2004, Fundamentos 101-102.

VII. Detenciones arbitrarias


DETENCIÓN NO NECESARIA CONTRAVIENE EL PRINCIPIO
DE PRESUNCIÓN DE INOCENCIA
29. «Este Tribunal ha establecido que, al ser la prisión preventiva
una medida cautelar y no punitiva, existe una "obligación estatal de
no restringir la libertad del detenido más allá de los límites
estrictamente necesarios para asegurar que aquél no impedirá el
desarrollo del procedimiento ni eludirá la acción de la justicia". Proceder
de otro modo equivaldría a anticipar la pena, lo cual contraviene
principios generales del derecho ampliamente reconocidos, entre ellos,
el principio de presunción de inocencia. Efectivamente, en ocasiones
anteriores, el Tribunal ha estimado que al privar de la libertad, en
forma innecesaria o desproporcionada, a personas cuya responsabilidad
criminal no ha sido establecida, el Estado incurre en una violación
del derecho de toda persona a que se le presuma inocente, reconocido
en el artículo 8.2 de la Convención Americana. A igual conclusión
se debe llegar si el Estado mantiene a una persona privada de su
libertad preventivamente más allá de los límites temporales que
impone el derecho consagrado en el artículo 7.5 de la Convención
Americana».
Sentencia de fondo, Caso Bayarri vs Argentina, del 30 de octubre de
2008, Fundamento 110.

DETENCIÓN EXCESIVA CONVIERTE A LA MEDIDA CAU­


TELAR EN UNA PENA
30. «Ya quedó establecido que la víctima permaneció en prisión
preventiva aproximadamente trece años y que dicho período excedió

179
F id e l R o ja s V a r g a s

el plazo máximo previsto por la legislación interna. La Corte también


consideró que durante ese tiempo el señor Bayarri estuvo sujeto a un
proceso penal en el cual se violaron diversas garantías judiciales.
Tomando en cuenta todo lo anterior, el Tribunal estima que la prolon­
gada duración de la prisión preventiva de Juan Carlos Bayarri en el
transcurso de un proceso penal violatorio de la Convención Americana
convirtió aquella en una medida punitiva y no cautelar, lo cual des­
naturaliza dicha medida. El Tribunal estima que el Estado violó el
derecho del señor Bayarri a ser presumido inocente y que, en conse­
cuencia, es responsable por la violación del artículo 8.2 de la Convención
Americana en perjuicio del señor Juan Carlos Bayarri».
Sentencia de fondo, Caso Bayarri vs Argentina, del 30 de octubre de
2008, Fundamento 111.

PLAZO RAZONABLE Y DETENCIÓN


31. «El artículo 7.5 de la Convención Americana garantiza el
derecho de toda persona detenida en prisión preventiva a ser juzgada
dentro de un plazo razonable o ser puesta en libertad, sin perjuicio de
que continúe el proceso. Este derecho impone límites temporales a la
duración de la prisión preventiva, y, en consecuencia, a las facultades
del Estado para proteger los fines del proceso mediante este tipo de
medida cautelar. Cuando el plazo de la prisión preventiva sobrepasa
lo razonable, el Estado podrá limitar la libertad del imputado con
otras medidas menos lesivas que aseguren su comparencia al juicio,
distintas a la privación de su libertad mediante encarcelamiento. Este
derecho impone, a su vez, una obligación judicial de tramitar con
mayor diligencia y prontitud aquellos procesos penales en los cuales
el imputado se encuentre privado de su libertad. La tarea de este
Tribunal es examinar si la prisión preventiva a que fue sometido Juan
Carlos Bayarri excedió los límites de lo razonable».
Sentencia de fondo, Caso Bayarri vs Argentina, del 30 de octubre de
2008, Fundamento 70.

CONTROL JUDICIAL DE LA DETENCIÓN POLICIAL ARBI­


TRARIA
32. «Para que constituya un verdadero mecanismo de control
frente a detenciones ilegales o arbitrarias, la revisión judicial debe
realizarse sin demora y en forma tal que garantice el cumplimiento de
la ley y el goce efectivo de los derechos del detenido, tomando en
cuenta la especial vulnerabilidad de aquél. Como ya se dijo, el juez es
garante de los derechos de toda persona bajo custodia del Estado, por

180
— J u r isp r u d e n c ia d e l a C o r t e I n t e r a m e r ic a n a d e D er e c h o s H u m a n o s —

lo que le corresponde la tarea de prevenir o hacer cesar las detenciones


ilegales o arbitrarias y garantizar un trato conforme el principio de
presunción de inocencia. En el caso subjudice, el acto mediante el cual
el juez de la causa recibió personalmente por primera vez a Juan Carlos
Bayarri, quien rindió en ese momento declaración indagatoria
inculpándose de la comisión de varios hechos delictivos, no abarcó
oportunamente aquellos aspectos que pudieran sustentar o no la lega­
lidad de su detención para poder ejercer el control de la misma.
Tampoco se dispuso un examen médico para determinar las causas
del estado de salud de la presunta víctima, no obstante que presentaba
signos de traumatismo severo. Asimismo, el Tribunal observa que
luego de tomar su declaración indagatoria, el juez ordenó el traslado
de Juan Carlos Bayarri a un centro penitenciario, sin decretar su
prisión preventiva como lo establece el Código de Procedimientos en
Material Penal. No fue sino tres meses después, el 20 de febrero de
1992, que ésta fue ordenada de forma definitiva. Todo lo anterior evi­
dencia que la intervención judicial no resultó un medio efectivo para
controlar la legalidad de las actuaciones llevadas a cabo por los funcio­
narios policiales encargados de la detención y custodia de Juan Carlos
Bayarri y restablecer sus derechos».
Sentencia de fondo, Caso Bayarri vs Argentina, del 30 de octubre de
2008, Fundamento 67.

CONTROL JUDICIAL INMEDIATO: UN INDIVIDUO QUE HA


SIDO PRIVADO DE SU LIBERTAD SIN NINGÚN UPO DE CONTROL
JUDICIAL DEBE SER LIBERADO O PUESTO INMEDIATAMENTE
A DISPOSICIÓN DE UN JUEZ
33. «Con referencia a las detenciones, la Corte ha dicho, a propó­
sito de los incisos 2 y 3 del artículo 7 de la Convención, sobre prohi­
bición de detenciones o arrestos ilegales o arbitrarios, que: "según el
primero de tales supuestos normativos, nadie puede verse privado de
la libertad sino por las causas, casos o circunstancias expresamente
tipificadas en la ley (aspecto material), pero, además, con estricta
sujeción a los procedimientos objetivamente definidos en la misma
(aspecto formal). En el segundo supuesto, se está en presencia de una
condición según la cual nadie puede ser sometido a detención o
encarcelamiento por causas y métodos que -aún calificados de legales-
puedan reputarse como incompatibles con el respeto a los derechos
fundamentales del individuo por ser, entre otras cosas, irrazonables,
imprevisibles o faltos de proporcionalidad. Al respecto, este Tribunal

181
F id e l R o ja s V a r g a s

considera preciso invocar otra medida destinada a evitar la arbitra­


riedad o ilegalidad, a saber, "el control judicial inmediato, tomando
en cuenta que en un Estado de derecho corresponde al juzgador
garantizar los derechos del detenido, autorizar la adopción de medidas
cautelares o de coerción, cuando sea estrictamente necesario, y
procurar, en general un trato consecuente con la presunción de ino­
cencia que ampara al inculpado mientras no se establezca su responsa­
bilidad. "Un individuo que ha sido privado de su libertad sin ningún
tipo de control judicial debe ser liberado o puesto inmediatamente a
disposición de un juez, pues el contenido esencial del artículo 7 de la
Convención Americana es la protección de la libertad del individuo
contra la interferencia del Estado. El artículo 6 de la Constitución
Política de Guatemala, en vigor desde el 14 de enero de 1986, prevé
que sólo se puede privar de la libertad a una persona "en virtud de
orden librada con apego a la ley por autoridad judicial competente" o
cuando fuere sorprendida in fraganti en la comisión de un delito o
falta, y que debe ser puesta "a disposición de la autoridad judicial
competente en un plazo que no exceda de seis horas". En el presente
caso, Maritza Urrutia no fue sorprendida in fraganti, sino fue detenida
cuando caminaba por la calle, después de dejar a su hijo en la escuela,
sin que se hubieran configurado las causas y condiciones establecidas
en dicho artículo; además, no fue puesta inmediatamente a la orden
de un juez. Al respecto, el CEH sostuvo que Maritza Urrutia fue
objeto de "una detención arbitraria y contraria a la legislación
guatemalteca, practicada por los mismos agentes del Estado en la
persona de la víctima. Esta Corte ha señalado que situaciones como la
descrita ponen en peligro la observancia del debido proceso legal ya
que se desconoce al detenido el derecho a la protección de la ley y se
omite el control judicial».
Sentencia de fondo, Caso Maritza Urrutia vs Guatemala, del 27 de
noviembre de 2003, Fundamentos 65, 66, 67.

DEBER DE REVISIÓN JUDICIAL DE TODA DETENCIÓN.


INTERPRETACIÓN DE LA PALABRA «INMEDIATAMENTE»
34. «Esta Corte ha establecido que el artículo 7.4 de la Conven­
ción contempla un mecanismo para evitar conductas ilegales o arbi­
trarias desde el acto mismo de privación de libertad y garantiza la
defensa del detenido, por lo que este último y quienes ejercen repre­
sentación o custodia legal del mismo tienen derecho a ser informados
de los motivos y razones de la detención cuando ésta se produce y de

182
— J u r isp r u d e n c ia d e la C o r t e I n t e r a m e r ic a n a d e D e r e c h o s H u m a n o s —

los derechos del detenido. La Constitución guatemalteca establece en


su artículo 7 que "toda persona detenida deberá ser notificada inme­
diatamente, en forma verbal y por escrito, de la causa que motivó su
detención, autoridad que la ordenó y lugar en que permanecerá". En
este caso se probó que Maritza Urrutia, al momento de su detención,
ni sus familiares fueron informados de las conductas delictivas que se
imputaban a aquélla, de los motivos de la detención y de sus derechos
como detenida, todo lo cual constituye una violación del artículo 7.4
de la Convención en perjuicio de Maritza Urrutia. El artículo 7.5 de la
Convención dispone que la detención de una persona sea sometida
sin demora a una revisión judicial, como medio de control idóneo
para evitar las detenciones arbitrarias e ilegales. Tanto la Corte
Interamericana como la Corte Europea de Derechos Humanos han
dado especial importancia al pronto control judicial de las deten­
ciones a efecto de prevenir actos arbitrarios e ilegales. Quien es privado
de libertad sin control judicial debe ser liberado o puesto inmediata­
mente a disposición de un juez. La Corte Europea de Derechos
Humanos ha sostenido que si bien el vocablo "inmediatamente" debe
ser interpretado conforme a las características especiales de cada caso,
ninguna situación, por grave que sea, otorga a las autoridades la
potestad de prolongar indebidamente el período de detención, porque
esto quebrantaría el artículo 5.3 de la Convención Europea. Dicho
Tribunal destacó "que la detención, no reconocida por parte del Estado
de una persona, constituye una completa negación' de estas garantías
y una de las formas más graves de violación del artículo 5 de la
Convención Europea».
Sentencia de fondo, Caso Maritza Urrutia vs Guatemala, del 27 de
noviembre de 2003, Fundamentos 72 y 73.

DETENCIÓN COLECTIVA EN DISTURBIOS


35. «La detención de las víctimas en este caso constituyó una
detención colectiva y programada, en la que aproximadamente 128
personas fueron detenidas, sin orden de detención y sin haber sido
aprehendidas en flagrante delito, y que fue realizada con la declarada
finalidad de evitar disturbios durante los desfiles que se realizarían
para celebrar el Día de la Independencia Nacional. El Tribunal
entiende que la detención colectiva puede representar un mecanismo
para garantizar la seguridad ciudadana cuando el Estado cuenta con
elementos para acreditar que la actuación de cada una de las personas
afectadas se encuadra en alguna de las causas de detención previstas

183
■Fid e l R o ja s V a r g a s

por sus normas internas en concordancia con la Convención. Es


decir, que existan elementos para individualizar y separar las
conductas de cada uno de los detenidos y que, a la vez, exista el control
de la autoridad judicial. Por ello, una detención masiva y programada
de personas sin causa legal, en la que el Estado detiene masivamente
a personas que la autoridad supone que podrían representar un riesgo
o peligro a la seguridad de los demás, sin indicios fundados de la
comisión de un delito, constituye una detención ilegal y arbitraria. En
concordancia con ello, en el Caso Bulado la Corte estableció que las
razzias son incompatibles con el respeto a los derechos fundamentales,
entre otros, la presunción de inocencia, la existencia de orden judicial
para detener -salvo en hipótesis de flagrancia- y la obligación de
notificar a los encargados de los menores de edad».
Sentencia, Caso Serveüón García y otros os Honduras, del 21 de septiembre
de 2006, Fundamentos 92, 93, 96, 99.

LA INCOMUNICACIÓN DE LOS DETENIDOS


36. «En cuanto a la incomunicación, la Corte ya se ha referido en
otros casos a los efectos que causa en los internos, y ha indicado, ínter
alia, que el "aislamiento prolongado y la incomunicación coactiva son,
por sí mismos, tratamientos crueles e inhumanos, lesivos de la integri­
dad psíquica y moral de la persona y del derecho al respeto de la digni­
dad inherente al ser humano". Asimismo, ha establecido que la inco­
municación sólo puede utilizarse de manera excepcional, tomando en
cuenta los graves efectos que genera, pues "el aislamiento del mundo
exterior produce en cualquier persona sufrimientos morales y perturba­
ciones psíquicas, la coloca en una situación de particular vulnerabilidad y
acrecienta el riesgo de agresión y arbitrariedad en las cárceles". En
igual sentido, la Corte Europea de Derechos Humanos ha determinado
que el aislamiento sensorial total usado en conjunto con el aislamiento
social total puede destruir la personalidad de un individuo; y por tanto
constituye un tratamiento inhumano que no puede ser justificado adu­
ciendo necesidad en seguridad. En el presente caso esa incomunica­
ción fue particularmente grave si se toma en cuenta que los internos
habían sufrido el ataque del 6 al 9 de mayo de 1992 y que con posterio­
ridad a éste no les fue permitido comunicarse con sus familiares, quienes
naturalmente se preocuparían por lo ocurrido a aquellos. Esta imposi­
bilidad de informar a sus familiares que habían sobrevivido al ataque y
tener contacto con ellos después de tales hechos generó en los internos
sentimientos adicionales de angustia y preocupación».

184
— J u r isp r u d e n c ia d e l a C o r t e I n t e r a m e r ic a n a d e D e r e c h o s H u m a n o s —

Sentencia, Caso del penal Miguel Castro Castro vs Perú, del 25 de no­
viembre de 2006, Fundamentos 323.

v EL ESTADO ES EL GARANTE DE LOS DERECHOS DE LOS


DETENIDOS, LO QUE IMPLICA QUE LE CORRESPONDE EXPLI­
CAR LO QUE SUCEDA A LAS PERSONAS QUE SE ENCUENTRAN
BAJO SU CUSTODIA
37. «Quien sea detenido "tiene derecho a vivir en condiciones de
detención compatibles con su dignidad personal y el Estado debe
garantizarle el derecho a la vida y a la integridad personal. La Corte
Q ha establecido que el Estado, como responsable de los establecimientos
de detención, es el garante de estos derechos de los detenidos, lo cual
implica, entre otras cosas, que le'corresponde explicar lo que suceda a
las personas que se encuentran bajo su custodia. Las autoridades
estatales ejercen un control total sobre la persona que se encuentra
sujeta a su custodia. La forma en que se trata a un detenido debe estar
sujeta al escrutinio más estricto, tomando en cuenta la especial
vulnerabilidad de aquél, función estatal de garantía que reviste de
particular importancia cuando el detenido es un menor de edad. Esta
circunstancia obliga al Estado a ejercer su fundón de garante adaptando
todos los cuidados que reclama la debilidad, el desconocimiento y la
indefensión que presentan naturalmente, en tales circunstancias, los
Q menores de edad».
Sentencia de fondo, Caso Instituto de reeducación del menor vs Paraguay,
del 2 de setiembre del 2004, Fundamentos 151,15Z
LA DETENCIÓN ILEGAL COLOCA AL DETENIDO EN
COMPLETA INDEFENSIÓN Y VULNERABILIDAD. DEBER DEL
ESTADO DE CREAR CONDICIONES PARA EFICACIA DE LOS
RECURSOS A FAVOR DEL DETENIDO
38. «La vulnerabilidad del detenido se agrava cuando la detención
v es ilegal o arbitraria. Entonces la persona se encuentra en completa
indefensión, de la que surge un riesgo cierto de que se transgredan
otros derechos, como son los correspondientes a la integridad física y
al trato digno. El Estado debe proveer una explicación satisfactoria
sobre lo que ha sucedido a una persona que presentaba condiciones
físicas normales cuando se inició su custodia y durante ésta o al
término de la misma empeoró. Asimismo, es el Estado "el obligado a
crear las condiciones necesarias para que cualquier recurso a favor
del detenido pueda" tener resultados efectivos. Este Tribunal ha

185
F id e l R o ja s V a r g a s

destacado que la incomunicación del detenido debe ser excepcional,


porque causa a éste sufrimientos morales y perturbaciones psíquicas,
ya que lo coloca en una situación de particular vulnerabilidad y acre­
cienta el riesgo de agresión y arbitrariedad en las cárceles, y porque
pone en peligro la puntuad observancia del debido proceso legal.
Asimismo, el detenido y quienes ejercen representación o custodia
legal tienen derecho a ser informados de los motivos y razones de su
detención cuando ésta se produce, lo cual "constituye un mecanismo
para evitar detenciones ilegales o arbitrarias desde el momento mismo
de la .privación de libertad y, a su vez, garantiza el derecho de defensa
del individuo" y además contribuye, en el caso de un menor a mitigar
. el impacto de la detención en la medida de lo posible».
Sentencia de fondo, Caso Bulado vs Argentina, del 18 de setiembre
del 2003, Fundam entos 126, 127, 128, 129, 130, 131 y 132.

VIIL Derechos de los detenidos. Exclusión de arbitrariedad de los


órganos del Estado

CONTROL JUDICIAL INMEDIATO, DERECHO A ESTABLECER


CONTACTO CON FAMILIARES, REUNIÓN EN PRIVADO CON
SU ABOGADO, APOYO CONSULAR
39. «Otra medida que busca prevenir la arbitrariedad o ilega­
lidad es el control judicial inmediato, tomando en cuenta que en un
Estado de derecho corresponde al juzgador garantizar los derechos
del detenido, autorizar la adopción de medidas cautelares o de coer­
ción, cuando sea estrictamente necesario, y procurar, en general un
trato consecuente con la presunción de inocencia que ampara al
inculpado mientras no se establezca su responsabilidad. "Un individuo
que ha sido privado de su libertad sin ningún tipo de control judicial
debe ser liberado o puesto inmediatamente a disposición de un juez,
pues el contenido esencial de este artículo 7 de la Convención Ameri­
cana es la protección de la libertad del individuo contra la interfe­
rencia del Estado". Por otra parte, el detenido tiene también el derecho
a notificar a una tercera persona que está bajo custodia del Estado.
Esta notificación se hará, por ejemplo, a un familiar, a un abogado y/o
a su cónsul, según corresponda. El derecho de establecer contacto
con un familiar cobra especial importancia cuando se trate de deten­
ciones de menores de edad. En esta hipótesis la autoridad que practica
la detención y la que se halla a cargo del lugar en el que se encuentra

186
— J u r is p r u d e n c ia d e l a C o r t e I n t e r a m e r ic a n a d e D e r e c h o s H u m a n o s —

el menor, debe inmediatamente notificar a los familiares, o en su


defecto, a sus representantes para que el menor pueda recibir oportu-
namente la asistencia de la persona notificada. En el caso de la notifi­
cación consular, la Corte ha señalado que el cónsul "podrá asistir al
detenido en diversos actos de defensa, como el otorgamiento o
contratación de patrocinio letrado, la obtención de pruebas en el país
de origen, la verificación de las condiciones en que se ejerce la asistencia
legal y la observación de la situación que guarda el procesado mientras
se halla en prisión". La notificación sobre el derecho a establecer
O contacto con un familiar, un abogado y /o información consular, debe
ser hecha al momento de privar de la libertad al inculpado, pero en el
caso de menores deben adoptarse, además, las providencias necesarias
para que efectivamente se haga la notificación. En el caso de la notifi­
cación a un abogado tiene especial importancia la posibilidad de que
el detenido se reúna en privado con aquél, com o acto inherente a su
derecho de defensa».
Sentencia de fondo, Caso Bulado vs Argentina, del 18 de setiembre del
2003, Fundamentos 126, 127,128, 129,130,131 y 132.

EL EXAMEN MÉDICO QUE ORDENEN LAS AUTORIDADES


DEL DETENIDO NO DEBE SER PRACTICADO EN PRESENCIA DE
q LAS AUTORIDADES POLICIALES. LOS RESULTADOS DEBEN SER
ENTREGADOS AL JUEZ Y AL ABOGADO DEL DETENIDO
40. «Los detenidos deben contar con revisión y atención médica
preferentemente a cargo de un facultativo elegido por ellos mismos o
por quienes ejercen su representación o custodia legal. Los resultados
de cualquier examen médico que ordenen las autoridades -y que no
debe ser practicado en presencia de las autoridades policiales- deben
ser entregados al juez, ai detenido y a su abogado, o bien, a éste y a
quien ejerza la custodia o representación del menor conforme a la ley.
w La Corte ha señalado que la atención médica deficiente de un detenido
es violatoria del artículo 5 de la Convención Americana. Los estable­
cimientos de detención policial deben cumplir ciertos estándares
mínimos, que aseguren la observancia de los derechos y garantías
establecidos en los párrafos anteriores. Como ha reconocido este
Tribunal en casos anteriores, es preciso que exista un registro de dete­
nidos que permita controlar la legalidad de las detenciones. Esto
supone la inclusión, entre otros datos, de: identificación de los dete­
nidos, motivos de la detención, notificación a la autoridad competente,

187
■Fid e l R o ja s V a r g a s

y a los representantes, custodios o defensores del menor, en su caso y


las visitas que éstas hubieran hecho al detenido, el día y hora de
ingreso y de liberación, información al menor y a otras personas acerca
de los derechos y garantías que asisten al detenido, indicación sobre
rastros de golpes o enfermedad mental, traslados del detenido y horario
de alimentación. Además el detenido debe consignar su firma y, en
caso de negativa la explicación del motivo. El abogado defensor debe
tener acceso a este expediente y, en general, a las actuaciones relacio­
nadas con los cargos y la detención».
Sentencia de fondo. Caso Bulado vs Argentina, del 18 de setiembre de
2003, Fundamentos 131 y 132.

LA DETENCIÓN ILEGAL, EL AISLAMIENTO E INCOMUNI­


CACIÓN DERIVADAS ACRECIENTA EL RIESGO DE ARBITRA­
RIEDAD EN LOS CENTROS DE RECLUSIÓN
41. «Como ya lo ha establecido este Tribunal, una "persona
ilegalmente detenida se encuentra en una situación agravada de
vulnerabilidad, de la cual surge un riesgo cierto de que se le vulneren
otros derechos, como el derecho a la integridad física y a ser tratada
con dignidad", a lo anterior habría que agregar que "el aislamiento
prolongado y la incomunicación coactiva a los que se ve sometida la
víctima representan, por sí mismos, formas de tratamiento cruel e
inhumano, lesivas de la integridad psíquica y moral de la persona y
del derecho de todo detenido al respeto debido a la dignidad inherente
al ser humano". Esta incomunicación produce en el detenido
sufrimientos morales y perturbaciones psíquicas, lo coloca en una
situación de particular vulnerabilidad y acrecienta el riesgo de agresión
y arbitrariedad en los centros de detención. Por todo ello, la Corte ha
afirmado que, "en el Derecho Internacional de los Derechos Humanos
(...) la incomunicación debe ser excepcional y (...) su uso durante la
detención puede constituir un acto contrario a la dignidad humana».
Sentencia de fondo, Caso Bámaca vs Guatemala, del 27 de noviembre de
1998, Fundamento 150.

LA DETENCIÓN ILEGAL POR BREVE TIEMPO BASTA PARA


QUE SE CONFIGURE UNA CONCULCACIÓN A LA DIGNIDAD
HUMANA
42. «En otras oportunidades, este Tribunal ha establecido que
una "persona ilegalmente detenida se encuentra en una situación

188
r

— J u r isp r u d e n c ia d e la C o r t e I n t e r a m e r ic a n a d e D e r e c h o s H u m a n o s —

agravada de vulnerabilidad, de la cual surge un riesgo cierto de que


se le vulneren otros derechos, como el derecho a la integridad física y
v a ser tratada con dignidad". Además, ha señalado que "el aislamiento
prolongado y la incomunicación coactiva a los que se ve sometida la
víctima representan, por sí mismos, formas de tratamiento cruel e
inhumano, lesivas de la integridad psíquica y moral de la persona y
del derecho de todo detenido al respeto debido a la dignidad inherente
al ser humano". Esta incomunicación produce en el detenido sufrimientos
morales y perturbaciones psíquicas y lo coloca en una situación de
O particular vulnerabilidad. Igualmente, esta Corte ha señalado que basta
con que la detención ilegal haya durado breve tiempo para que se
configure, dentro de los estándares del derecho internacional de los
derechos humanos, una conculcación a la integridad psíquica y moral,
y que cuando se presentan dichas circunstancias es posible inferir,
aun cuando no mediaran otras evidencias al respecto, que el trato
que la víctima recibió durante su incomunicación fue inhumano y
degradante».
Sentencia de Fondo, Caso Maritza Urrutia vs Guatemala, del TI de
noviembre de 2003, Fundamento 87.

^ IX. Flagrancia y prisión preventiva


43. «En la detención infraganti legítima es preciso que exist
control judicial inmediato de dicha detención, como medida tendiente
a evitar la arbitrariedad o ilegalidad de la medida. En el presente
caso, de acuerdo con los hechos establecidos, el señor Alfredo López
Á lvarez fue detenido en condiciones que permiten suponer,
razonablemente, la flagrancia requerida para ese fin por la legislación
interna, tomando en cuenta que la detención coincidió con el
decomiso por parte de los agentes del Estado de una sustancia con
V: la apariencia de ser una droga prohibida; por ello, la detención no
fue ilegal en sí misma. El artículo 7.3 de la Convención prohíbe la
detención o encarcelamiento por métodos que pueden ser legales, pero
que en la práctica resultan irrazonables, o carentes de propor­
cionalidad. Además, la detención podrá tomarse arbitraria si en su
curso se producen hechos atribuibles al Estado que sean incompatibles
con el respeto a los derechos humanos del detenido. La prisión
preventiva está limitada por los principios de legalidad, presunción
de inocencia, necesidad y proporcionalidad, indispensables en una

189
F id e l R o ja s V a r g a s

sociedad democrática. Constituye la medida más severa que se puede


imponer al imputado, y por ello debe aplicarse excepcionalmente. La
regla debe ser la libertad del procesado mientras se resuelve acerca de
su responsabilidad penal. La legitimidad de la prisión preventiva no
proviene solamente de que la ley permite aplicarla en ciertas hipótesis
generales. La adopción de esa medida cautelar requiere un juicio de
proporcionalidad entre aquélla, los elementos de convicción para
dictarla y los hechos que se investigan. Si no hay proporcionalidad,
la medida será arbitraria».
Sentencia, Caso López Alvarez -os Honduras, del 1 de febrero de 2006,
Fundamentos 64, 65, 66, 67 y 68.

FLAGRANCIA Y REVISIÓN JUDICIAL INMEDIATA


44. «Conforme al artículo 7.5 de la Convención y de acuerdo con
los principios de control judicial e inmediación procesal, la persona
detenida o retenida debe ser llevada, sin demora, ante un juez o autoridad
judicial competente. Esto es esencial para la protección del derecho a
la libertad personal y de otros derechos, como la vida y la integridad
personal. El simple conocimiento judicial de que una persona está
detenida no satisface esa garantía; el detenido debe comparecer
personalmente y rendir declaración ante el juez o autoridad competente.
La inmediata revisión judicial de la detención tiene particular relevancia
cuando se aplica a capturas infraganti y constituye un deber del Estado
para garantizar los derechos del detenido.
Sentencia, Caso López Alvarez vs Honduras, del 1 de febrero de 2006,
Fundamentos 64, 65, 66, 67 y 68.

X. Derechos de los internos


GRAVES CONDICIONES DE DETENCIÓN
45. «Dentro de las graves condiciones de detención se
encuentran: ubicación en celdas en condiciones de hacinamiento que
no perm itían adecuada m ovilidad ni aseguraban condiciones
razonables de higiene y salud, sin acceso a luz natural o artificial;
precarias condiciones de alimentación; falta de atención médica
adecuada y de suministro de medicinas, no obstante que había
internos heridos y otros que adquirieron enfermedades en la cárcel;
falta de ropa de abrigo, inclusive para quienes estaban en la cárcel
de Yanamayo en donde las temperaturas descienden varios grados

190
— J u r is p r u d e n c ia d e l a C o r t e I n t e r a m e r ic a n a d e D e r e c h o s H u m a n o s —

bajo cero; severo régimen de incomunicación; desatención de las


necesidades fisiológicas de la mujer al negarles materiaílÉ^áiií aseo
personal, como jabón, papel higiénico, toallas sanitarias y ropa íntima
para cambiarse; desatención de las necesidades de salud pre y post
natal; prohibición de dialogar entre sí, leer, estudiar y realizar trabajos
manuales. El daño y sufrimiento experimentados por las mujeres en
general y especialmente las mujeres embarazadas y por la s internas
madres resultó particularmente grave en los términos que se describen
más adelante. Entre los tratamientos que violaron la integridad física
de los internos, la mayoría fueron perpetrados como castigos
colectivos, tales como: golpes con varas de metal en las plantas de
los pies, comúnmente identificados como golpes de falanga; aplicación
de choques eléctricos; golpizas realizadas por muchos agentes con
palos y puntapiés que incluían golpes en la cabeza, las caderas y
otras partes del cuerpo en que las víctimas tenían heridas; y el uso
dé celdas de castigo conocidas como el "hueco". El Estado recurrió
a la fuerza sin que existieran motivos determinantes para ello y aplicó
sanciones crueles que están absolutamente prohibidas conforme al
artículo 5 de la Convención Americana y a otras norm as
internacionales de protección de los derechos humanos aplicables a
la materia».
Sentencia, Caso del penal Miguel Castro Castro vs Perú, del 25 de
noviembre de 2006, Fundamentos 319 y 320.

INCOMUNICACIÓN DE INTERNOS
46. «La Corte ha establecido que el aislamiento prolongado y la
incomunicación coactiva son, por sí mismos, tratamientos crueles e
inhumanos, lesivos de la integridad psíquica y moral de la persona y
del derecho al respeto de la dignidad inherente al ser humano. La
incomunicación sólo puede utilizarse de una manera excepcional
tomando en cuenta los graves efectos que genera, pues, "el aislamiento
del mundo exterior produce en cualquier persona sufrimientos morales
y perturbaciones psíquicas, la coloca en una situación de particular
vulnerabilidad y acrecienta el riesgo de agresión y arbitrariedad en
las cárceles».
Sentencia de fondo. Caso Lorí Berenson vs Perú, del 25 de noviembre
de 2004, Fundamentos 103-104.

191
■Fid e l R o ja s V a r g a s

XI. Derechos de los niños internos


DEBERES DEL ESTADO EN FUNCIÓN AL INTERÉS SUPERIOR
DEL NIÑO
47. «En materia de derecho a la vida, cuando el Estado se
encuentra en presencia de niños privados de libertad, como ocurre
mayormente en el presente caso, tiene, además de las obligaciones
señaladas para toda persona, una obligación adicional establecida en
el artículo 19 de la Convención Americana. Por una parte, debe asumir
su posición especial de garante con mayor cuidado y responsabilidad,
y debe tomar medidas especiales orientadas en el principio del interés
superior del niño. Por otra, la protección de la vida del niño requiere
que el Estado se preocupe particularmente de las circunstancias de la
vida que llevará mientras se mantenga privado de libertad, puesto
que ese derecho no se ha extinguido ni restringido por su situación de
detención o prisión. En este sentido, los artículos 6 y 27 de la
Convención sobre los Derechos del Niño incluyen en el derecho a la
vida la obligación del Estado de garantizar "en la máxima medida
posible la supervivencia y el desarrollo niño". El Comité de Derechos
del Niño ha interpretado la palabra "desarrollo" de una manera amplia,
holística, que abarca lo físico, mental, espiritual, moral, psicológico y
social. Mirado así, un Estado tiene, respecto de los niños privados de
libertad y, por lo tanto, bajo su custodia, la obligación de, ínter alia,
proveerlos de asistencia de salud y de educación, para así asegurarse
de que la detención a la que los niños están sujetos no destruirá sus
proyectos de vida. En este sentido, las Reglas de las Naciones Unidas
para la Protección de los Menores Privados de Libertad establecen
que: (...) 13. No se deberá negar a los menores privados de libertad,
por razón de su condición, los derechos civiles, económicos, sociales o
culturales que les correspondan de conformidad con la legislación
nacional o el derecho internacional y que sean compatibles con la
privación de la libertad. 162. En íntima relación con la calidad de
vida, están las obligaciones del Estado en materia de integridad
personal de niños privados de libertad. La calificación de penas o tratos
como crueles, inhum anos o degradantes debe considerar
necesariamente la calidad de niños de los afectados por ellos».
Sentencia de fondo, Caso Instituto de Reeducaríón del Menor vs Para­
guay, del 2 de setiembre del 2004, Fundamentos 160 y 161.

192
— J u r isp r u d e n c ia d e l a C o r t e I n t e r a m e r ic a n a d e D e r e c h o s H u m a n o s —

ÓRGANOS JURISDICCIONALES ESPECIALIZADOS Y PRO-


,. CEDIMIENTO ESPECIAL EN EL CASO DE NIÑOS INFRACTORES
48. «Esta Corte ha señalado que las garantías consagradas en el
artículo 8 de la Convención se reconocen a todas las personas por
igual, y deben correlacionarse con los derechos específicos que estatuye,
además, el artículo 19 de dicho tratado, de tal forma que se reflejen en
cualesquiera procesos administrativos o judiciales en los que se discuta
algún derecho de un niño. Si bien los derechos procesales y sus
: correlativas garantías son aplicables a todas las personas, en el caso
^ de los niños el ejercicio de aquéllos supone, por las condiciones
especiales en las que se encuentran los niños, la adopción de ciertas
medidas específicas con el propósito de que gocen efectivamente de
dichos derechos y garantías. Este Tribunal ha sostenido que una
consecuencia evidente de la pertinencia de atender en forma diferenciada
y específica las cuestiones referentes a los niños, y particularmente,
las relacionadas con la conducta ilícita, es el establecimiento de órganos
jurisdiccionales especializados para el conocimiento de conductas
penalmente típicas atribuidas a aquéllos y un procedimiento especial
por el cual se conozcan estas infracciones a la ley penal. En el mismo
sentido la Convención sobre los Derechos del Niño contempla el
"establecimiento de leyes, procedimientos, autoridades e instituciones
V específicos para los niños de quienes se alegue que han infringido las
leyes penales o a quienes se acuse o declare culpables de haber
infringido esas leyes».
Sentencia de fondo, Caso Instituto de Reeducación del Menor os Para­
guay, del 2 de setiembre del 2004, Fundamentos 209, 210.

LAS PERSONAS ENCARGADAS DE LOS CENTROS DE DE­


TENCIÓN DE NIÑOS INFRACTORES O PROCESADOS DEBEN
ESTAR DEBIDAMENTE CAPACITADAS PARA EL DESEMPEÑO
DE SU COMETIDO
49. «Cuando se trata de la protección de los derechos del niño y
de la adopción de medidas para lograr dicha protección, rige el
principio del interés superior del niño, que se funda "en la dignidad
misma del ser humano, en las características propias de los niños, y en la
necesidad de propiciar el desarrollo de éstos, con pleno aprovecha­
miento de sus potencialidades. En este sentido, se han formulado
diversas consideraciones específicas sobre la detención de niños, que,
como lo ha señalado esta Corte y se reconoce en diversos instrumentos
internacionales, debe ser excepcional y por el período más breve

193
■Fid e l R o ja s V a r g a s

posible. Para salvaguardar los derechos de los niños detenidos, espe­


cialmente su derecho a la integridad personal, es indispensable que se
les separe de los detenidos adultos. Y, como lo estableciera este Tribunal,
las personas encargadas de los centros de detención de niños infractores
o procesados deben estar debidamente capacitadas para el desempeño
de su cometido. Finalmente, el derecho de los detenidos de establecer
comunicación con terceros, que les brindan o brindarán asistencia y
defensa, se corresponde con la obligación de los agentes estatales de
comunicar inmediatamente la detención del menor a esas personas,
aún cuando éste no lo haya solicitado».
Sentencia de fondo. Caso Bulado vs Argentina, del 18 de setiembre de
2003, Fundamentos 134,135 y 136.

XII. Tortura psicológica y malos tratos


FALANGA Y PICANA ELÉCTRICA: FORMAS DE TORTURA
50. «Durante las llamadas "requisas" a las que fueron expuestos
los internos, las autoridades infligieron a éstos golpes con varas de
metal en las plantas de los pies, trato comúnmente conocido como
golpes defalanga. En la audiencia pública ante la Corte el perito W en z el
expresó que el uso de estos golpes "es una práctica que [...] crea un
dolor muy largo permanente [y] muy difícil de tratar", y "afectan
todo el sistema nervioso [debido a que las plantas de los pies tienen
una alta densidad de sensores nerviosos". En el mismo sentido el perito
Quiroga señaló que esa práctica conocida comofalanga por los expertos
en tratamiento de víctimas de tortura, "produce hematomas locales e
intenso dolor agudo con dificultad para caminar" y que "algunas
víctimas pueden sufrir de dolor crónico por engrosamiento de la
aponeurosis plantar e incluso fractura de los huesos del metatarso".
El perito señaló que "este método de castigo era [...] colectivo [y] por
su severidad y consecuencias físicas y psicológicas [es] consistente con
tortura". En el mismo sentido, el Protocolo de Estambul establece que
lafalanga es una forma de tortura. En cuanto a la aplicación de electricidad,
la Corte Europea determinó en un caso en el que se alegaba que la
víctima había recibido choques eléctricos en las orejas, que dicha
circunstancia, en conjunto con los golpes, sufrimiento psicológico y
demás tratos infligidos a la víctima, habían constituido tortura. El perito
Quiroga expresó que el castigo con corriente eléctrica aplicada a los
internos generó un "intenso dolor».

194
— J u r isp r u d e n c ia d e l a C o r t e I n t e r a m e r ic a n a d e D e r e c h o s H u m a n o s —

Sentencia, Caso del penal Miguel Castro Castro vs Perú, del 25 de


noviembre de 2006, Fundamentos 326 y 327.

TORTURA PSICOLÓGICA: AMENAZA DE TORTURA


51. «La jurisprudencia internacional ha ido desarrollando la nodón
"tortura psicológica". La Corte Europea de Derechos Humanos ha
estableado que es suficiente el mero peligro de que vaya a cometerse
alguna de las conductas prohibidas por el artículo 3 de la Convendón
Europea para que pueda considerarse infringida la mencionada
disposidón, aunque el riesgo de que se trata debe ser real e inmediato.
En concordancia con ello, amenazar a alguien con torturarle puede
constituir, en determinadas circunstancias, por lo menos un "trato
inhumano". Ese mismo Tribunal ha estimado que debe tomarse en
cuenta, a efectos de determinar si se ha violado el artículo 3 de la
Convendón Europea de Derechos Humanos, no sólo el sufrimiento físico
sino también la angustia moral En el marco del examen d e comunicadones
individuales, el Comité de Derechos Humanos de Nadones Unidas ha
calificado la amenaza de hacer sufrir a una persona mía grave lesión
física como una "tortura psicológica. De lo anterior puede conduirse
que se ha conformado un verdadero régimen jurídico intemadonal de
prohibidón absoluta de todas las formas de tortura».
Sentencia de fondo, Caso Cantoral Benavides vs Perú, del 18 de agosto
de 2000, Fundamentos 102,103.

CASOS DE TORTURA PSICOLÓGICA: ACTOS DELIBERADOS


PARA SUPRIMIR RESISTENCIA PSÍQUICA DE LA VÍCTIMA,
FORZARLA A AUTOINCULPARSE O A CONFESAR O PARA
SOMETERLA A CASTIGOS ADICIONALES A LA PRIVACIÓN DE
LIBERTAD
52. «Asimismo, la Corte considera que, de acuerdo a las circuns­
tancias de cada caso en particular, algunos actos de agresión infli­
gidos a una persona pueden calificarse como torturas psíquicas, partí- ^
cularmente los actos que han sido preparados y realizados' delibera­
damente contra la víctima para suprimir su resistenda psíquica y
forzarla a autoinculparse o a confesar determinadas conductas delic­
tivas o para someterla a modalidades de castigos adidonales a la privarión
de la libertad en sí misma. En el caso subjudice está demostrado que
Maritza Urrutia fue sometida a actos de violencia psíquica al ser
expuesta a un contexto de angustia y sufrimiento intenso de modo
intenrional, de acuerdo con la práctica imperante en esa época. Además, i
•Fid e l R o ja s V a r g a s

la Corte estima que los actos alegados en el presente caso fueron


preparados e infligidos deliberadamente para anular la personalidad
y desmoralizar a la víctima, lo que constituye una forma de tortura
psicológica, en violación del artículo 5.1 y 5.2 de la Convención en
perjuicio de Maritza Urrutia».
Sentencia de fondo. Caso Maritza Urrutia vs Guatemala, del 27 de
noviembre del 2003, Fundamentos 93 y 94.

PRECISIONES SOBRE LA NATURALEZA JURÍDICA DE LOS


ACTOS DE TORTURA
5$. «La Corte debe determinar si el supuesto delito de tortura
alegado por la Comisión Interamericana y los representantes de la
presunta víctima y sus familiares es un delito de ejecución instantánea
o un delito de ejecución continua o permanente. Cada acto de tortura
se ejecuta o consume en sí mismo, y su ejecución no se extiende en el
tiempo, por lo que el acto o actos de tortura alegados en perjuicio del
señor Martín del Campo quedan fuera de la competencia de la Corte
por ser un.delito de ejecución instantáneo y haber supuestamente
ocurrido antes del 16 de diciembre de 1998. Asimismo, las secuelas de
la tortura, alegadas por los representantes de la presunta víctima y
sus familiares, no equivalen a un delito continuo. Cabe señalar que la
Corte ha reiterado en su jurisprudencia constante su rechazo absoluto
a la tortura y el deber de los Estados Partes de investigar, procesar y
sancionar a los responsables de la misma. Es necesario que el Tribunal
señale con toda claridad sobre esta materia que si el delito alegado
fuera de ejecución continua o permanente, la Corte tendría
competencia para pronunciarse sobre los actos o hechos ocurridos
con posterioridad al reconocimiento de la jurisdicción de la Corte.
Pero en un caso como el presente, el supuesto delito causa de la
violación alegada (tortura) fue de ejecución instantánea, ocurrió y se
consumó antes del reconocimiento de la competencia contenciosa. En
lo que atañe a la investigación de dicho delito, la misma se produjo y se
reabrió en varias ocasiones. Ello ocurrió con posterioridad al reconocimiento
de competencia contenciosa de la Corte, pero ni la Comisión ni
los representantes de la presunta víctima han aportado elementos
sobre afectaciones ocurridas que permitan identificar violaciones
específicas al debido proceso sobre las cuales la Corte hubiera podido
conocer».
Sentencia de fondo, Caso Alfonso Martín del Campo Dodd vs México, del
3 de septiembre del 2004, Fundamentos 78,79.

196
— J u r isp r u d e n c ia d e la C o r t e I n t e r a m e r ic a n a d e D e r e c h o s H u m a n o s —

CONFORME A NORMAS DE IUS COGENS LA PROHIBICIÓN


DE TORTURA ES COMPLETA E INDEROGABLE
54. «Existe un régimen jurídico internacional de prohibición
absoluta de todas las formas de tortura, tanto física como psicológica,
régimen que pertenece hoy día al dominio del ius cogens. La prohibición
de la tortura es completa e inderogable, aun en las circunstancias más
difíciles, tales como guerra, amenaza de guerra, lucha contra el
terrorismo y cualesquiera otros delitos, estado de sitio o de emergencia,
conmoción o conflicto interior, suspensión de garantías constitucionales,
inestabilidad política interna u otras emergencias o calamidades
públicas. De conformidad con esta definición y en atención a las
circunstancias de cada caso, pueden calificarse como torturas físicas
y psíquicas aquellos actos que han sido "preparados y realizados
deliberadamente contra la víctima para suprimir su resistencia psíquica
y forzarla a autoinculparse o a confesar determinadas conductas
delictivas o para someterla a modalidades de castigos adicionales a la
privación de la libertad en sí misma. Este Tribunal ha establecido que
una "persona ilegalmente detenida se encuentra en una situación
agravada de vulnerabilidad, de la cual surge un riesgo cierto de que
se le vulneren otros derechos, como el derecho a la integridad física y
a ser tratada con dignidad". Asimismo, se ha reconocido que las
amenazas y el peligro real de someter a una persona a lesiones físicas
produce, en determinadas circunstancias, una angustia moral de tal
grado que puede ser considerada tortura psicológica».
Sentencia de fondo, Caso Tibí vs Ecuador, del 7 de setiembre de 2004,
Fundamentos 143, 146, 147.

X m . Libertad de expresión
CONTENIDO DE LOS DERECHOS A LA LIBERTAD DE PENSA­
MIENTO Y EXPRESIÓN. DIMENSIÓN INDIVIDUAL Y SOCIAL DE
LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN
55. «La Corte ha señalado anteriormente, con respecto al conte­
nido del derecho a la libertad de pensamiento y de expresión, que
quienes están bajo la protección de la Convención tienen no sólo el
derecho y la libertad de expresar su propio pensamiento, sino también
el derecho y la libertad de buscar, recibir y difundir informaciones
e ideas de toda índole. Es por ello que la libertad de expresión
tiene una dimensión individual y una dimensión social, a saben "ésta
requiere, por un lado, que nadie sea arbitrariamente menoscabado o

197
F id e l R o ja s V a r g a s

impedido de manifestar su propio pensamiento y representa, por tanto,


un derecho de cada individuo; pero implica también, por otro lado,
un derecho colectivo a recibir cualquier información y a conocer la
expresión del pensamiento ajeno. Al respecto, la Corte ha indicado
que la primera dimensión de lá libertad de expresión "no se agota en
el reconocimiento teórico del derecho a hablar o escribir, sino que
comprende además, inseparablemente, el derecho a utilizar cualquier
medio apropiado para difundir el pensamiento y hacerlo llegar al
mayor número de destinatarios". En este sentido, la expresión y la
difusión de pensamientos e ideas son indivisibles, de modo que una
restricción de las posibilidades de divulgación representa directamente
y en la misma medida, un límite al derecho de expresarse libremente.
Con respecto a la segunda dimensión del derecho a la libertad de
expresión esto es, la social, es menester señalar que la libertad de
expresión es un medio para el intercambio de ideas e informaciones
entre las personas; comprende su derecho a tratar de comunicar a
otras sus puntos de vista, pero implica también el derecho de todos a
conocer opiniones, relatos y noticias vertidas por terceros. Para el
ciudadano común tiene tanta importancia el conocimiento de la opinión
ajena o de la información de que disponen otros como el derecho a
difundir la propia».
Sentencia de fondo, Caso Herrera vs Costa Rica, del 2 de julio del 2004,
Fundamentos 108, 109 y 110.

LIBERTAD DE EXPRESIÓN ES CONDITIO SINE QUA NON


PARA LA FORMACIÓN DE LA OPINIÓN PÚBLICA Y EL DESA­
RROLLO DE LOS PARTIDOS POLÍTICOS, SINDICATOS, SOCIE­
DADES CIENTÍFICAS Y CULTURALES. SIN EFECTIVA LIBERTAD
DE EXPRESIÓN SE ARRAIGA EL AUTORITARISMO
56. «La Corte Interamericana en su Opinión Consultiva OC5/
85, hizo referencia a la estrecha relación existente entre democracia y
libertad de presión, al establecer que (...) la libertad de expresión es un
elemento fundamental sobre el cual se basa la existencia de una
sociedad democrática. Es indispensable para la formación de la opinión
pública. Es también amditío sine qua non para que los partidos políticos,
los sindicatos, las sociedades, científicas y culturales, y en general,
quienes deseen influir sobre la colectividad puedan desarrollarse
plenamente. Es, en fin, condición para que la comunidad, a la hora
de ejercer sus opciones esté suficientemente formada. Por ende, es
posible afirmar que una sociedad que no está bien informada no es
— J u r isp r u d e n c ia d e l a C o r t e I n t e r a m e r ic a n a d e D e r e c h o s H u m a n o s —

plenamente libre. En iguales términos a los indicados por la Corte


Interamericana, la Corte Europea de Derechos Humanos se ha
manifestado sobre la importancia que reviste en la sociedad democrática
la libertad de expresión, al señalar que la libertad de expresión
constituye uno de los pilares esenciales de una sociedad democrática
y una condición fundamental para su progreso y para el desarrollo
personal de cada individuo. Dicha libertad no sólo debe garantizarse
en lo que respecta a la difusión de la información o ideas que son
recibidas favorablemente o consideradas como inofensivas o indiferentes,
sino también en lo que toca a las que ofenden, resultan ingratas o
perturban al Estado o a cualquier sector de la población. Tales son las
mandatos del pluralismo, la tolerancia y el espíritu de apertura, sin
las cuales no existe una sociedad democrática. Esto significa que toda
formalidad, condición, restricción o sanción impuesta en la materia
debe ser proporcionada al fin legítimo que se persigue. Existe entonces
una coincidencia en los diferentes sistemas regionales de protección a
los derechos humanos y en el universal, en cuanto al papel esencial
que juega la libertad de expresión en la consolidación y dinámica de
una sociedad democrática. Sin una efectiva libertad de expresión
materializada en todos sus términos, la democracia se desvanece, el
pluralismo y la tolerancia empiezan a quebrantarse, los mecanismos
de control y denuncia ciudadana se empiezan a tomar inoperantes y,
en definitiva, se empieza a crear el campo fértil para que sistemas
autoritarios se arraiguen en la sociedad».
Sentencia de fondo. Caso Herrera vs Costa Rica, del 2 de julio del 2004,
Fundamentos 108,109 y 112,113 y 116.

LÍMITES A LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN Y A SU EJERCICIO


ABUSIVO: NECESIDAD Y LEGALIDAD DE RESTRICCIONES Y
DETERMINACIÓN DE RESPONSABILIDADES ULTERIORES
57. «Es importante destacar que el derecho a la libertad de: expresión
no es un derecho absoluto, este puede ser objeto de restricciones,
tal como lo señala el artículo 13 de la Convención en sus incisos 4 y 5.
Asimismo, la Convención Americana, en su artículo 13.2, prevé la
posibilidad de establecer restricciones a la libertad de expresión, que
se manifiestan a través de la aplicación de resppnsábilidadés ulteriores
por el ejercicio abusivo de este derecho, las cuales no deben de
modo alguno limitar, más allá de lo estrictamente necesario, el alcance
pleno de la libertad de expresión y convertirse en un mecanismo
directo o indirecto de censura previa. Para poder determinar respon­
F id e l R o ja s V a r g a s

sabilidades ulteriores es necesario que se cumplan tres requisitos, a


saber: 1) deben estar expresamente fijadas por la ley; 2) deben estar
destinadas a proteger ya sea los derechos o la reputación de los
demás, o la protección de la seguridad nacional; el orden público o la
salud o moral pública; y 3) deben ser necesarias en una sociedad
democrática. Respecto de estos requisitos la Corte señaló que: la "nece­
sidad" y, por ende, la legalidad de las restricciones a la libertad de
expresión fundadas sobre el artículo 13.2 de la Convendón Americana,
dependerá de que estén orientadas a satisfacer un interés público
imperativo. Entre varias opciones para alcanzar ese objetivo debe esco­
gerse aquélla que restrinja en menor escala el derecho protegido.
Dado este estándar, no es suficiente que se demuestre, por ejemplo,
que la ley cumple un propósito útil u oportuno; para que sean compa­
tibles con la Convención las restricciones deben justificarse según obje­
tivos colectivos que, por su importancia, preponderen claramente
sobre la necesidad social del pleno goce del derecho que el artículo 13
garantiza y no' limiten más de lo estrictamente necesario el derecho
proclamado en dicho artículo. Es decir, la restricción debe ser propor­
cionada al interés que la justifica y ajustarse estrechamente al logro
de ese legítimo objetivo. A su vez, la Corte Europea de Derechos
Humanos, al interpretar el artículo 10 de la Convención Europea,
concluyó que "necesarias", sin ser sinónimo de "indispensables", implica
la "existencia de una necesidad social imperiosa y que para que una
restricción sea "necesaria" no es suficiente demostrar que sea "útil",
"razonable" u "oportuna*. Este concepto de "necesidad social impe­
riosa" fue hecho suyo por la Corte en su Opinión Consultiva OC-5/
85. De este modo, la restricción debe ser proporcionada al interés que
la justifica y ajustarse estrechamente al logro de ese objetivo, interfi­
riendo en la menor medida posible en el efectivo ejercicio del derecho
a la libertad de expresión».
Sentencia de fondo, Caso Herrera vs Costa Rica, del 2 de julio del 2004,
Fundamentos 120, 121, 122 y 123.

EL ROL DE LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN Y EL PERIO­


DISMO. IMPORTANCIA QUE LOS PERIODISTAS QUE LABORAN
EN LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN GOCEN DE LA PROTEC­
CIÓN Y DE LA INDEPENDENCIA NECESARIAS PARA REALIZAR
SUS FUNCIONES A CABALIDAD
58. «Los medios de comunicación social juegan un rol esencial
como vehículos para el ejercicio de la dimensión social de la libertad

200
— J u r is p r u d e n c ia d e l a C o r t e I n t e r a m e r ic a n a d e D e r e c h o s H u m a n o s - —

de expresión en una sociedad democrática, razón por la cual es indis­


pensable que recojan las más diversas informaciones y opiniones. Los
referidos medios, como instrumentos esenciales de la libertad de pensa­
miento y de expresión, deben ejercer con responsabilidad la función
social que desarrollan. Dentro de este contexto, el periodismo es la
manifestación primaria y principal de esta libertad y, por esa razón,
no puede concebirse meramente como la prestación de un servicio al
público a través de la aplicación de los conocimientos o la capaci­
tación adquiridos en la universidad. Al contrario, los periodistas, en
razón de la actividad que ejercen, se dedican profesionalmente a la
comunicación social. El ejercicio del periodismo, por tanto, requiere
que una persona se involucre responsablemente en actividades que
están definidas o encerradas en la libertad de expresión garantizada
en la Convención. En este sentido, la Corte ha indicado que es funda­
mental que los periodistas que laboran en los medios de comuni­
cación gocen de la protección y de la independencia necesarias para
realizar sus funciones a cabalidad, ya que son ellos quienes mantienen
informada a la sociedad, requisito indispensable para que ésta goce
de una plena libertad y el debate público se fortalezca».
Sentencia de fondo, Caso Herrera vs Costa Rica, del 2 de julio del 2004,
Fundamentos 117,118 y 119.

PARTICULARES Y FUNCIONARIOS PÚBLICOS FRENTE A LA


LIBERTAD DE EXPRESIÓN
59. «La Corte Europea de Derechos Humanos ha sostenido de
manera consistente que, con respecto a las limitaciones permisibles
sobre la libertad de expresión, hay que distinguir entre las restricciones
que son aplicables cuando el objeto de la expresión se refiera a un
particular y, por otro lado, cuando es una persona pública como, por
ejemplo, un político. Esa Corte ha manifestado que: Los límites de la
crítica aceptable son, por tanto, respecto de un político, más amplios
que en el caso de un particular. A diferencia de este último, aquel
inevitable y conscientemente se abre a un riguroso escrutinio de todas
y sus palabras y hechos por parte de periodistas y de la opinión pública
y, en consecuencia, debe demostrar un mayor grado de tolerancia.
Sin duda, el artículo 10, inciso 2 (art.10-2) permite la protección de la
reputación de los demás -es decir, de todas las personas-. Y esta
protección comprende también a los políticos, aun cuando no estén
actuando en carácter de particulares, pero en esos casos los requisitos

201
•Fid e l R o ja s V a r g a s

de dicha protección tienen que ser ponderados en relación con los


intereses de un debate abierto sobre los asuntos políticos».
Sentencia de fondo, Caso Herrera vs Costa Rica, del 2 de julio del 2004,
Fundamentos 125, 126, 127,128 y 129.

EN UN SISTEMA DEMOCRÁTICO, LAS ACCIONES U OMI­


SIONES DEL ESTADO DEBEN ESTAR SUJETAS A UN ESCRUTI­
NIO RIGUROSO, NO SÓLO POR PARTE DE LAS AUTORIDADES
LEGISLATIVAS Y JUDICIALES, SINO TAMBIÉN POR PARTE DE
LA PRENSA Y DE LA OPINIÓN PÚBLICA
60. «La libertad de prensa proporciona a la opinión pública uno
de los mejores medios para conocer y juzgar las ideas y actitudes de
los dirigentes políticos. En términos más generales, la libertad de las
controversias políticas pertenece al corazón mismo del concepto de
sociedad democrática. En otra sentencia, esa Corte sostuvo que la
libertad de expresión e información debe extenderse no sólo a la
información e ideas favorables, consideradas como inofensivas o
indiferentes, sino también a aquellas que ofenden, resulten chocantes
o perturben. Los límites de críticas aceptables son más amplios con
respecto al Estado que en relación a un ciudadano privado e inclusive
a un político. En un sistema democrático, las acciones u omisiones del
Estado deben estar sujetas a un escrutinio riguroso, no sólo por parte
de las autoridades legislativas y judiciales, sino también por parte de
la prensa y de la opinión pública. El control democrático, por parte de
la sociedad a través de la opinión pública fomenta la transparencia
de las actividades estatales y promueve la responsabilidad de los
funcionarios sobre su gestión pública, razón por la cual debe existir
un margen reducido a cualquier restricción del debate político o del
debate sobre cuestiones de interés público. En este contexto es lógico y
apropiado que las expresiones concernientes a funcionarios públicos
o a otras personas que ejercen funciones de una naturaleza pública
deben gozar, en los términos del artículo 13.2 de la Convención, de
un margen de apertura a un debate amplio respecto de asuntos de
interés público, el cual es esencial para el funcionamiento de un sistema
verdaderamente democrático. Esto no significa, de modo alguno, que
el honor de los funcionarios públicos o de las personas públicas no
deba ser jurídicamente protegido, sino que éste debe serlo de manera
acorde con los principios del pluralismo democrático. Es así que el
acento de este umbral diferente de protección no se asienta en la calidad
del sujeto, sino en el carácter de interés público que conllevan las

202
— J u r isp r u d e n c ia d e la C o r t e I n t e r a m e r ic a n a d e D e r e c h o s H u m a n o s —

actividades o actuaciones de una persona determinada. Aquellas


personas que influyen en cuestiones de interés público se han expuesto
voluntariamente a un escrutinio público más exigente y, consecuentemente,
se ven expuestos a un mayor riesgo de sufrir críticas, ya que sus
actividades salen del dominio de la esfera privada para insertarse en
la esfera del debate público».
Sentencia de fondo, Caso Herrera vs Costa Rica, del 2 de julio del 2004,
Fundamentos 125, 126, 127,128 y 129.

EL ESTADO, LA CIRCULACIÓN DE INFORMACIÓN Y LA


EQUIDAD
61. «Dada la importancia de la libertad de expresión en una
sociedad democrática y la elevada responsabilidad que ello entraña
para quienes ejercen profesionalmente labores de comunicación social,
el Estado no sólo debe minimizar las restricciones a la circulación de
la información sino también equilibrar, en la mayor medida de lo
posible, la participación de las distintas informaciones en el debate
público, impulsando el pluralismo informativo. En consecuencia, la
equidad debe regir el flujo informativo. En estos términos puede
explicarse la protección de los derechos humanos de quien enfrenta
el poder de los medios y el intento por asegurar condiciones estructu­
rales que permitan la expresión equitativa de las ideas».
Sentencia de Fondo, Caso Kimel vs Argentina, del 2 de mayo de 2008,
Fundamento 57.

RESTRICCIÓN DE LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN: ANÁLISIS


DE PONDERACIÓN
62. «Para que sean com patibles con la Convención las
restricciones deben justificarse según objetivos colectivos que, por su
importancia, preponderen claramente sobre la necesidad social del
pleno goce del derecho que el artículo 13 de la Convención garantiza
y no limiten más de lo estrictamente necesario el derecho proclamado
en dicho artículo. Es decir, la restricción debe ser proporcional al interés
que la justifica y ajustarse estrechamente al logro de ese legítimo
objetivo, interfiriendo en la menor medida posible en el efectivo ejercicio
del derecho a la libertad de expresión- Para el caso que nos ocupa, la
restricción tendría que lograr una importante satisfacción del derecho
a la reputación sin hacer nugatorio el derecho a la libre crítica
contra la actuación de los funcionarios públicos. Para efectuar esta
ponderación se debe analizar i) el grado de afectación de uno de los

203
F id e l R o ja s V a r g a s

bienes en juego, determinando si la intensidad de dicha afectación


fue grave, intermedia o moderada; ii) la importancia de la satisfacción
del bien contrario, y iii) si la satisfacción de éste justifica la restricción
del otro. En algunos casos la balanza se inclinará hacia la libertad de
expresión y en otros a la salvaguarda del derecho a la honra. Respecto
al grado de afectación de la libertad de expresión, la Corte considera
que las consecuencias del proceso penal en sí mismo, la imposición de
la sanción, la inscripción en el registro de antecedentes penales, el
riesgo latente de posible pérdida de la libertad personal y el efecto
estigm atizador de la condena penal im puesta al señor Kimel
demuestran que las responsabilidades ulteriores establecidas en este
caso fueron graves. Incluso la multa constituye, por sí misma, una
afectación grave de la libertad de expresión, d ád asu alta ettantía
respecto a los ingresos del beneficiario. Respecto al derecho a la honra,
las expresiones concernientes a la idoneidad de una persona para el
desem peño de un cargo público o a los actos realizados por
funcionarios públicos en el desempeño de sus labores gozan de mayor
protección, de manera tal que se propicie el debate democrático. La
Corte ha señalado que en una sociedad democrática los funcionarios
públicos están más expuestos al escrutinio y la crítica del público. Este
diferente umbral de protección se explica porque se han expuesto
voluntariamente a un escrutinio más exigente. Sus actividades salen
del dominio de la esfera privada para insertarse en la esfera del debate
público. Este umbral no se asienta en la calidad del sujeto, sino en el
interés público de las actividades que realiza, como sucede cuando
un juez investiga una masacre en el contexto de una dictadura militar,
como ocurrió en el presente caso. El control democrático a través de
la opinión pública fomenta la transparencia de las actividades estatales
y promueve la responsabilidad de los funcionarios sobre su gestión
pública. De ahí la m ayor tolerancia frente a afirm aciones y
apreciaciones vertidas por los ciudadanos en ejercicio de dicho control
democrático. Tales son las demandas del pluralismo propio de una
sociedad democrática, que requiere la mayor circulación de informes
y opiniones sobre asuntos de interés público. En la arena del debate
sobre temas de alto interés público, no sólo se protege la emisión de
expresiones inofensivas o bien recibidas por la opinión pública, sino
tam bién la de aquellas que chocan, irritan o inquietan a los
funcionarios públicos o a un sector cualquiera de la población. En
una sociedad democrática, la prensa debe informar ampliamente sobre
cuestiones de interés público, que afectan bienes sociales, y los

204
— J u r isp r u d e n c ia d e l a C o r t e I n t e r a m e r ic a n a d e D e r e c h o s H u m a n o s —

funcionarios rendir cuentas de su actuación en el ejercicio de sus tareas


públicas».
Sentencia de fondo, Caso Kimel vs Argentina, del 2 de mayo de 2008,
Fundamentos 83, 84, 85, 86 87 y 87.
LA CRÍTICA (A LA LABOR DE UN JUEZ) QUE SUPONE APRE­
CIACIÓN PARTICULAR DE LOS HECHOS NO CONSTITUYE IM­
PUTACIÓN DE DELITO
63. «La crítica realizada por el señor Kimel estaba relacionada
con temas de notorio interés público, se refería a un juez en relación
con el desempeño de su cargo y se concretó en opiniones que no
entrañaban la imputación de delitos. Tal como indicó la sentencia de
primera instancia, el párrafo por el que fue procesado el señor Kimel
involucraba una opinión y no el señalamiento de un hecho: Kimel
[...] se limita a abrir un interrogante [...]. En modo alguno, conforme
doctrina y jurisprudencia imperantes en la materia, podría sostenerse
válidamente que tales epítetos puedan constituir la atribución de una
conducta criminal, en los términos requeridos por la figura típica y
antijurídica [de calumnia]. El interrogante como tal, no puede implicar
una imputación concreta, sino una mera valoración perfectamente
subjetiva -y librada al subjetivismo también del lector-, por parte del
autor, de una no menos subjetiva apreciación del valor probatorio de
los elementos de juicio, incorporados al proceso, por parte del
[querellante]. Tratase, en fin, de una crítica con opinión a la actuación
de un Magistrado, frente a un proceso determinado. Pero la diferente
apreciación de los hechos y circunstancias, en modo alguno, puede
implicar la clara y rotunda imputación de un delito de acción pública.
La Corte observa que el señor Kimel realizó una reconstrucción de la
investigación judicial de la masacre y, a partir de ello, emitió un juicio
de valor crítico sobre el desempeño del Poder Judicial durante la última
dictadura militar en Argentina. En la audiencia pública del presente
caso, el señor Kimel resaltó que el texto en el que se refiere al juez
querellante era "un párrafo que debía estar en el libro porque contenía,
a pesar de su brevedad, un dato significativo: cual había sido la
conducta de la justicia argentina durante aquellos trágicos años de la
dictadura militar para investigar el asesinato de los sacerdotes". El
señor Kimel no utilizó un lenguaje desmedido y su opinión fue
construida teniendo en cuenta los hechos verificados por el propio
periodista. Las opiniones vertidas por el señor Kimel no pueden
considerarse ni verdaderas ni falsas. Como tal, la opinión no puede

205
•Fid e l R o ja s V a r g a s

ser objeto de sanción, más aún cuando se trata de un juicio de valor


sobre un acto oficiad de un funcionario público en el desempeño de su
cargo. En principio, la verdad o falsedad se predica sólo respecto a
hechos. De allí que no puede ser sometida a requisitos de veracidad la
prueba respecto de juicios de valor».
Sentencia de fondo, Caso Kimel vs Argentina, del 2 de mayo de 2008,
Fundamentos 89, 92 y 93.

LIBERTAD DE PENSAMIENTO Y CAMPAÑA ELECTORAL


64. «La Corte considera importante resaltar que, en el marco de
una campaña electoral, la libertad de pensamiento y de expresión en
sus dos dimensiones constituye un bastión fundamental para el debate
durante el proceso electoral, debido a que se transforma en una
herramienta esencial para la formación de la opinión pública de los
electores, fortalece la contienda política entre los distintos candidatos
y partidos que participan en los comicios y se transforma en un
auténtico instrumento de análisis de las plataform as políticas
planteadas pór los distintos candidatos, lo cual permite una mayor
transparenda'y fiscalización de las futuras autoridades y de su gestión.
Al respecto, la Corte Europea ha expresado que: La libertad de
expresión, precisa para todos, es particularmente importante para los
partidos políticos y sus miembros activos (ver, mutatis mutandis, el
Partido Comunista Unido de Turquía y otros c. Turquía, sentencia de
30 de enero de 1998, informes 1998-1, p. 22, párr.46). Ellos representan
a su electorado, llaman la atención sobre sus preocupaciones y
defienden sus intereses. Por lo tanto, las interferencias a la libertad de
expresión de un político miembro de un partido de oposición, como el
solicitante, deben ser cuidadosamente examinadas por la Corte. El
Tribunal considera indispensable que se proteja y garantice el ejercicio
de la libertad de expresión en el debate político que precede a las
elecciones de las autoridades estatales que gobernarán un Estado. La
formación de la voluntad colectiva mediante el ejercicio del sufragio
individual se nutre de las diferentes opciones que presentan los partidos
políticos a través de los candidatos que los representan. El debate
democrático implica que se permita la circulación libre de ideas e
información respecto de los candidatos y sus partidos políticos por
parte de los medios de comunicación, de los propios candidatos y de
cualquier persona que desee expresar su opinión o brindar
información. Es preciso que todos puedan cuestionar e indagar sobre
la capacidad e idoneidad de los candidatos, así como disentir y

206
— J u r isp r u d e n c ia d e l a C o r t e I n t e r a m e r ic a n a d e D er e c h o s H u m a n o s —

confrontar sus propuestas, ideas y opiniones de manera que los


electores puedan formar su criterio para votar. En este sentido, el
ejercido de los derechos políticos y la libertad de pensamiento y de
expresión se encuentran íntimamente ligados y se fortalecen entre sí».
Sentencia de fondo, Caso Ricardo Canese vs Paraguay, del 2 de julio del
2004, Fundamentos 88, 89 y 90

XIV. Derecho a la libertad de circulación y residencia


DERECHO DE LA PERSONA A TRASLADARSE LIBREMEN­
TE DE UN LUGAR A OTRO Y A SALIR LIBREMENTE DEL PAÍS
65. «La Corte coincide con lo indicado por el Comité de Derechos
Humanos en su Comentario General N° 27, en el sentido de que el
derecho de circulación se trata del derecho de toda persona a
trasladarse libremente de un lugar a otro y a establecerse libremente
en el lugar de su elección. El disfrute de este derecho no debe depender
de ningún objetivo o motivo en particular de la persona que desea
circular o permanecer en un lugar. Se trata de una condición
indispensable para el libre desarrollo de la persona. Además, el Comité
de Derechos Humanos se ha referido al derecho a salir libremente de
cualquier país, respecto del cual señaló que: La libertad de salir del
territorio de un Estado no puede hacerse depender de ningún fin
concreto o del plazo que el individuo decida permanecer fuera del
país. En consecuencia, dicha libertad incluye el viaje temporal al
extranjero y la partida en caso de emigración permanente. Igualmente,
el derecho de la persona a determinar el Estado de destino es parte de
la garantía jurídica».
Sentencia de fondo, Caso Ricardo Canese vs Paraguay, del 31 de agosto
de 2004, Fundamento 115.

EL DERECHO DE CIRCULACIÓN Y RESIDENCIA PUEDEN


SER OBJETO DE RESTRICCIONES LEGALES DESTINADAS A PRE­
VENIR INFRACCIONES PENALES O A PROTEGER LA SEGURI­
DAD NACIONAL, LA SEGURIDAD O EL ORDEN PÚBLICO, LA
MORAL O LA SALUD PÚBLICA O LOS DERECHOS Y LIBERTA­
DES DE LOS DEMÁS, EN LA MEDIDA INDISPENSABLE EN UNA
SOCIEDAD DEMOCRÁTICA
66. «El derecho de circulación y de residencia, incluido el derecho
a salir del país, pueden ser objeto de restricciones, de conformidad
con lo dispuesto en los artículos 22.3 y 30 de la Convención. Sin
•Fid e l R o ja s V a r g a s

embargo, es necesario que dichas restricciones se encuentren expre­


samente fijadas por ley, y que estén destinadas a prevenir infracciones
penales o a proteger la seguridad nacional, la seguridad o el orden
público, la moral o la salud pública o los derechos y libertades de los
demás, en la medida indispensable en una sociedad democrática. En
primer término, la Corte destaca la importancia de la vigencia del
principio de legalidad en el establecimiento de una restricción al derecho
de salir del país en una sociedad democrática, dada la alta incidencia
que dicha restricción tiene en el ejercicio de la libertad personal. Por
ello, es nécesario que el Estado defina de manera precisa y clara
mediante una ley los supuestos excepcionales en los que puede proceder
una medida como la restricción de salir del país. La falta de regu­
lación legal impide la aplicación de tales restricciones, puesto que no
se encontrará definido su propósito y los supuestos específicos en los
cuales se hace indispensable aplicar la restricción para cumplir con
alguno de los fines indicados en el artículo 22.3 de la Convención, así
como también impide al procesado presentar los alegatos que estime
pertinentes sobre la imposición de tal medida. No obstante, cuando la
restricción se encuentre contemplada por ley, su regulación debe
carecer de ambigüedad de tal forma que no genere dudas en los
encargados de aplicar la restricción permitiendo que actúen de manera
arbitraria y discrecional realizando interpretaciones extensivas de la
restricción, particularmente indeseable cuando se trata de medidas
que afectan severamente bienes fundamentales, como la libertad».
Sentencia de fondo, Caso Ricardo Canese vs Paraguay, del 31 de agosto
de 2004, Fundamentos 116,117,125.

LAS MEDIDAS CAUTELARES QUE AFECTAN LA LIBERTAD


SE ENCUENTRAN LIMITADAS POR EL DERECHO A LA PRESUN­
CIÓN DE INOCENCIA Y LOS PRINCIPIOS DE NECESIDAD Y
PROPORCIONALIDAD, INDISPENSABLES EN UNA SOCIEDAD
DEMOCRÁTICA.
67. «Después de haber analizado la legalidad de la restricción, la
Corte considera indispensable destacar que las medidas cautelares
que afectan la libertad personal y el derecho de circulación del proce­
sado tienen un carácter excepcional, ya que se encuentran limitadas
por el derecho a la presunción de inocencia y los principios de nece­
sidad y proporcionalidad, indispensables en una sociedad democrática.
La jurisprudencia internacional y la normativa penal comparada
coinciden en que para aplicar tales medidas cautelares en el proceso

208
— J u r isp r u d e n c ia d e la C o r t e I n t e r a m e r ic a n a d e D e r e c h o s H u m a n o s —

penal deben existir indicios suficientes que permitan suponer razona­


blemente la culpabilidad del imputado y que se presente alguna de
las siguientes circunstancias: peligro de fuga del imputado; peligro de
que el imputado obstaculice la investigación; y peligro de que el impu­
tado cometa un delito, siendo esta última cuestionada en la actua­
lidad. Asimismo, dichas medidas cautelares no pueden constituirse
en un sustituto de la pena privativa de libertad ni cumplir los fines de
la misma, lo cual puede suceder si se continúa aplicando cuando ha
dejado de cumplir con las funciones arriba mencionadas. De lo
contrario, la aplicación de una medida cautelar que afecte la libertad
personal y el derecho de circulación del procesado sería lo mismo que
anticipar una pena a la sentencia, lo cual contradice principios gene­
rales del Derecho, universalmente reconocidos».
Sentencia de fondo, Caso Ricardo Canese vs Paraguay, del 31 de agosto
de 2004, Fundamentos, 125 y 129.
XV. Derecho al honor y proceso judicial
EL PROCESO JURISDICCIONAL NO OBSTANTE LAS MOLES­
TIAS QUE CAUSA NO ES POR SÍ MISMO UNA AFECTACIÓN ILE­
GÍTIMA DEL HONOR O DIGNIDAD DE LAS PERSONAS
68. «La Corte considera que un proceso judicial no constituye,
por sí mismo, una afectación ilegítima del honor o de la dignidad de
la persona. El proceso sirve al objetivo de resolver una controversia,
aunque ello pudiera acarrear, indirectamente, molestias para quienes
se hallan sujetos al enjuiciamiento con los demás, o prácticamente
inevitable que así sea dé sostenerse otra cosa, quedaría excluida de
plano la solución de los litigios por la vía contenciosa. Por otra parte,
la sanción aplicada al cabo de este proceso tampoco se dirige a
menoscabar esos valores de la persona, en otros términos, no entraña
o pretende el descrédito del reo, como ocurrió en el caso de una pena
infamante, que suspende precisamente a esa intención. Por ello, la
Corte considera que, en el presente caso, no se comprobó que hubo
una violación, per se, del artículo 11 por parte del Estado peruano».
Sentencia de fondo, Caso Cesti Hurtado vs Perú, del 29 de setiembre de
2004, Fundamento 177.

XVI. Derecho a la propiedad privada


CONDICIONES DE LA PRIVACIÓN DE LA PROPIEDAD
69. «El artículo 21 de la Convención Americana reconoce el
derecho a la propiedad privada. A este respecto establece: a) que "toda

209
F id e l R o ja s V a r g a s

persona tiene derecho al uso y goce de sus bienes"; b) que tales uso y
goce se pueden subordinar, por mandato de una ley, al "interés
social"; c) que se puede privar a una persona de sus bienes por razones
de "utilidad pública o de interés social y en los casos y según las
formas establecidas por la ley"; y d) que dicha privación se hará
mediante el pago de una justa indemnización. Corresponde a la Corte
valorar, entonces, si el Estado privó al señor Ivcher de sus bienes e
interfirió de alguna manera su derecho legítimo al "uso y goce" de
aquéllos.. Los "bienes" pueden ser definidos como aquellas cosas
materiales apropiables, así como todo derecho que pueda formar parte
del patrimonio de una persona; dicho concepto comprende todos los
muebles e inmuebles, los elementos corporales e incorporales y
cualquier otro objeto inmaterial susceptible de valor».
Sentencia de fondo, Caso Baruch Ivcher Bronstein vs Perú, del 6 de febrero
de 2001, Fundamentos 120,121 y 122.

XVII. Derecho a la propiedad comunal


PROPIEDAD Y DERECHO CONSUETUDINARIO INDÍGENA
70. «Mediante una interpretación evolutiva de los instrumentos
internacionales de protección de derechos humanos, tomando en cuenta
las normas de interpretación aplicables y, de conformidad con el artículo
29.b de la Convención -que prohíbe una interpretación restrictiva de
los derechos-, esta Corte considera que el artículo 21 de la Convención
protege el derecho a la propiedad en un sentido que comprende, entre
otros, los derechos de los miembros de las comunidades indígenas en el
marco de la propiedad comunal, la cual también está reconocida en la
Constitución Política de Nicaragua. Dadas las características del
presente caso, es menester hacer algunas precisiones respecto del
concepto de propiedad en las comunidades indígenas. Entre los
indígenas existe una tradición comunitaria sobre una forma comunal
de la propiedad colectiva de la tierra, en el sentido de que la pertenencia
de ésta no se centra en un individuo sino en el grupo y su comunidad.
Los indígenas por el hecho de su propia existencia tienen derecho a
vivir libremente en sus propios territorios; la estrecha relación que los
indígenas mantienen con la tierra debe de ser reconocida y comprendida
como la base fundamental de sus culturas, su vida espiritual, su
integridad y su supervivencia económica. Para las comunidades
indígenas la relación con la tierra no es meramente una cuestión de
posesión y producción sino un elemento material y espiritual del que

210
— J u r isp r u d e n c ia d e l a C o r t e I n t e r a m e r ic a n a d e D e r e c h o s H u m a n o s —

deben gozar plenamente, inclusive para preservar su legado cultural y


transmitirlo a las generaciones futuras. El derecho consuetudinario de
los pueblos indígenas debe ser tenido especialmente en cuenta, para los
efectos de que se trata. Como producto de la costumbre, la posesión de
la tierra debería bastar para que las comunidades indígenas que
carezcan de un título real sobre la propiedad de la tierra obtengan el
reconocimiento oficial de dicha propiedad y el consiguiente registro. La
Corte considera que, conforme a lo establecido en el artículo 5 de la
Constitución Política de Nicaragua, los miembros de la Comunidad
Awas Tingni tienen un derecho de propiedad comunal sobre las tierras
donde actualmente habitan, sin perjuicio de los derechos de otras
comunidades indígenas. Sin embargo, la Corte advierte que los límites
del territorio sobre los cuales existe tal derecho de propiedad no han
sido efectivamente delimitados y demarcados por el Estado. Esta
situación ha creado un clima de incertidumbre permanente entre los
miembros de la Comunidad Awas Tingni en cuanto no saben con certeza
hasta dónde se extiende geográficamente su derecho de propiedad
comunal y, consecuentemente, desconocen hasta dónde pueden usar y
gozar libremente de los respectivos bienes. En este entendido, la Corte
estima que los miembros de la Comunidad Awas Tingni tienen derecho
a que el Estado: 1. Delimite, demarque y titule el territorio de propiedad
de la Comunidad; y 2. Se abstenga de realizar, hasta tanto no se realice
esa delimitación, demarcación y titulación, actos que puedan llevar a
que los agentes del propio Estado, o terceros que actúen con su
aquiescencia o su tolerancia, afecten la existencia, el valor, el uso o el
goce de los bienes ubicados en la zona geográfica donde habitan y
realizan sus actividades los miembros de la Comunidad».
Sentencia de fondo, Caso Comunidad Mayagna vs Nicaragua, del 31 de
agosto de 2004, Fundamentos 148,149,151.

EL ESTADO VIOLA EL DERECHO AL USO Y GOCE DE LOS


BIENES DE LA COMUNIDAD AL NO HABER DELIMITADO SU
PROPIEDAD COMUNAL Y OTORGADO CONCESIONES PARA
LA EXPLOTACIÓN DE BIENES Y RECURSOS
71. «En atención a lo anterior, y teniendo presente el criterio adop­
tado por la Corte en aplicación del artículo 29.b de la Convención
(supra párr. 148), la Corte estima que, a la luz d el artículo 21 de la
Convención, el Estado ha violado el derecho al uso y el goce de los
bienes de los miembros de la Comunidad Mayagna Awas Tingni, toda
vez que no ha delimitado y demarcado su propiedad comunal, y que

211
F id e l R o ja s V a r g a s

ha otorgado concesiones a terceros para la explotación de bienes y


recursos ubicados en un área que puede llegar a corresponder, total o
parcialmente, a los terrenos sobre los que deberá recaer la delimita­
ción, demarcación y titulación correspondientes».
Sentencia de fondo, Caso Comunidad Mayagna vs Nicaragua, del 31 de
agosto de 2004, Fundamentos 148,149,151 y 153.

XVm. Persona jurídica y derechos humanos


DERECHOS DE LOS ACCIONISTAS DE UNA EMPRESA Y LOS
DERECHOS DE LA EMPRESA MISMA
72 «Toda norma jurídica se refiere siempre a una conducta humana,
que la postula como permitida, prohibida u obligatoria. Cuando una
norma jurídica atribuye un derecho a una sociedad, ésta supone una
asociación voluntaria de personas que crean un fondo patrimonial
común para colaborar en la explotación de una empresa, con ánimo
de obtener un beneficio individual, participando en el reparto de las
ganancias que se obtengan. El Derecho ofrece al individuo una amplia
gama de alternativas para regular sus conductas para con otros
individuos y para limitar su responsabilidad. Así, existen sociedades
colectivas, anónimas, de responsabilidad limitada, en comandita, etc.
En todo caso, esta unión organizada permite coordinar las fuerzas
individuales para conseguir un fin común superior. En razón de lo
anterior, se constituye una persona jurídica diferente de sus
componentes, creándose a su vez un fondo patrimonial, el cual supone
un desplazamiento de cosas o derechos del patrimonio de los socios al
de la sociedad, introduciendo limitaciones a la responsabilidad de
dichos socios frente a terceros. En este mismo sentido, la Corte
Internacional de Justicia en su caso Barcelona Traction ha diferenciado
los derechos de los accionistas de una empresa de los de la empresa
misma, señalando que las leyes internas otorgan a los accionistas
determinados derechos directos, como los de recibir los dividendos
acordados, asistir y votar en las juntas generales y recibir parte de los
activos de la compañía en el momento de su liquidación, entre otros».
Sentencia de excepciones preliminares, Caso Cantos vs Argentina, del 7
de setiembre del 2001, Fundamentos 26 y 27.

DERECHOS DE LAS EMPRESAS, CONVENCIÓN AMERICA­


NA Y CONVENCIÓN EUROPEA DE DERECHOS HUMANOS
73. «En el caso sub judice, la Argentina afirma que las personas
jurídicas no están incluidas en la Convención Americana y, por lo
— J u r is p r u d e n c ia d e l a C o r t e I n t e r a m e r ic a n a d e D e r e c h o s H u m a n o s —

tanto, a dichas personáis no se les aplica sus disposiciones, pues carecen


de derechos humanos. Sin embargo, la Corte hace notar que, en
general, los derechos y las obligaciones atribuidos a las personas
morales se resuelven en derechos y obligaciones de las personas físicas
que las constituyen o que actúan en su nombre o representación.
Además de ello, se podría recordar aquí la Convención de Viena sobre
el Derecho de los Tratados, tal como esta Corte lo ha hecho en varias
ocasiones, y afirmar que la interpretación pretendida por el Estado
conduce a resultados irrazonables pues implica quitar la protección
de la Convención a un conjunto importante de derechos humanos.
Esta Corte considera que si bien la figura de las personas jurídicas no
ha sido reconocida expresamente por la Convención Americana, como
sí lo hace el Protocolo N ° 1 a la Convención Europea de Derechos
Humanos, esto no restringe la posibilidad que bajo determinados
supuestos el individuo pueda acudir al Sistema Interamericano de
Protección de los Derechos Humanos para hacer valer sus derechos
fundamentales, aún cuando los mismos estén cubiertos por una figura
o ficción jurídica creada por el mismo sistema del Derecho. No
obstante, vale hacer una distinción para efectos de admitir cuáles
situaciones podrán ser analizadas por este Tribunal, bajo el marco de
la Convención Americana. En este sentido, ya esta Corte ha analizado
la posible violación d e derechos de sujetos en su calidad de accionistas.
En el caso sub judice se ha comprobado en el expediente judicial C-
1099 tramitado ante la Corte Suprema de Justicia de la Nación que
todos los recursos administrativos y judiciales, salvo una denuncia
penal y un amparo interpuestos en 1972, al inicio de los hechos
denunciados, fueron presentados directamente por "derecho propio
y en nombre de sus empresas" por el señor Cantos. En razón de ello la
supuesta violación de los derechos de la Convención del señor Cantos
podrá ser analizado por este Tribunal en la etapa de fondo correspondiente,
en los términos de los párrafos 40 y 41. La Argentina no explica cuál
es el razonamiento lógico que utiliza para derivar del texto del artículo
1.2 de la Convención la conclusión a que llega (supra §§ 22 Y 23). Sin
embargo, la jurisprudencia internacional ha reiterado que quien
pretende basarse en un razonamiento lógico, debe demostrar los pasos
de esa operación. Una vez demostrado que la interpretación del
artículo 1.2 de la Convención Americana se funda en un razonamiento
que no es válido, la Corte considera que debe rechazar la excepción
de incompetencia interpuesta».

213
F id e l R o ja s V a r g a s

Sentencia de excepciones preliminares, Caso Cantos vs Argentina, del 7


de setiembre del 2001, Fundamentos, 28, 29, 30, 31.

XDCDelito de desaparición forzada


MEDIDAS PARA PREVENIR LA DESAPARICIÓN FORZADA
74. «En casos de desaparición forzada, la característica común a
todas las etapas del hecho es la denegación de la verdad de lo ocurrido.
Uno de los elementos centrales de prevención y erradicación de dicha
práctica és la adopción de medidas eficaces para prevenir su ocurrencia
o, en su caso, cuando se sospecha que una persona ha sido sometida
a una desaparición forzada, poner fin prontamente a dicha situación.
En este sentido, el deber de prevención abarca todas aquellas medidas
de carácter jurídico, político, administrativo y cultural que promuevan
la salvaguarda de los derechos humanos. Así, la privación de libertad
en centros legalmente reconocidos y la existencia de registros de
detenidos, constituyen salvaguardas fundamentales, inter alia, contra
la desaparición forzada. A contrario sensu la puesta en funcionamiento
y el mantenimiento de centros clandestinos de detención configura
per se una falta a la obligación de garantía, por atentar directamente
contra los derechos a la libertad personal, integridad personal y vida.
Luego, puesto que uno de los objetivos de dicha práctica es
precisamente impedir el ejercicio de los recursos legales y de las
garantías procesales pertinentes, una vez que una persona ha sido
sometida a secuestro, retención o cualquier forma de privación de la
libertad con el objetivo de su desaparición forzada, si la víctima misma
no puede acceder a los recursos disponibles, resulta fundamental que
los fam iliares u otras personas allegadas puedan tener acceso a
procedimientos o recursos judiciales rápidos y eficaces como medio
para determinar su paradero o su estado de salud o para individualizar
a la autoridad que ordenó la privación de libertad o la hizo efectiva.
En definitiva, toda vez que haya motivos razonables para sospechar
que una persona ha sido sometida a desaparición forzada, debe
iniciarse una investigación. Esta obligación es independiente de que
se presente una denuncia, pues en casos de desaparición forzada el
derecho internacional y el deber generad de garantía, a que Perú se
encuentra obligado, imponen la obligación de investigar el caso ex
ojfiáo, sin dilación, y de una manera seria, imparcial y efectiva. Esto
es un elemento fundamental y condicionante para la protección de
ciertos derechos afectados por esas situaciones, como la libertad

214
— J u r isp r u d e n c ia d e l a C o r t e I n t e r a m e r ic a n a d e D e r e c h o s H u m a n o s —

personal, la integridad personal y la vida. Sin perjuicio de ello, en


cualquier caso, toda autoridad estatal, funcionario público o particular
que haya tenido noticia de actos destinados a la desaparición forzada
de personas, deberá denunciarlo inmediatamente.
Sentencia de fondo, Caso Anzualdo Castro vs Perú, del 22 de septiembre
de 2009, Fundamentos 63, 64, 65.
NINGUNA ACTIVIDAD DEL ESTADO PUEDE FUNDARSE
SOBRE EL DESPRECIO A LA DIGNIDAD HUMANA. LA DESAPA­
RICIÓN FORZADA DE SERES HUMANOS CONSTITUYE UNA
VIOLACIÓN MÚLTIPLE Y CONTINUADA DE NUMEROSOS DE­
RECHOS RECONOCIDOS EN LA CONVENCIÓN
75. «Está más allá de toda duda que el Estado tiene el derecho y
el deber de garantizar su propia seguridad. Tampoco puede discutirse
que toda sociedad padece por las infracciones a su orden jurídico.
Pero, por graves que puedan ser ciertas acciones y por culpables que
puedan ser los reos de determinados delitos, no cabe admitir que el
poder pueda ejercerse sin límite alguno o que el Estado pueda valerse
de cualquier procedimiento para alcanzar sus objetivos, sin sujeción
al derecho o a la moral. Ninguna actividad del Estado puede fundarse
sobre el desprecio a la dignidad humana. La desaparición forzada de
seres humanos constituye una violación múltiple y continuada de
numerosos derechos reconocidos en la Convención y que los Estados
Partes están obligados a respetar y garantizar. El secuestro de la
persona es un caso de privación arbitraria de libertad que conculca,
además, el derecho del detenido a ser llevado sin demora ante un juez
y a interponer los recursos adecuados para controlar la legalidad de
su arresto, que infringe el artículo 7 de la Convención que reconoce el
derecho a la libertad personal(...). Además, el aislamiento prolongado
y la incomunicación coactiva a los que se ve sometida la víctima
representan, por sí mismos, formas de tratamiento cruel e inhumano,
lesivas de la libertad psíquica y moral de la persona y del derecho de
todo detenido al respeto debido a la dignidad inherente al ser humano,
lo que constituye, por su lado, la violación de las disposiciones del
artículo 5 de la Convención que reconocen el derecho a la integridad
personal (...). Por lo demás, las investigaciones que se han verificado
donde ha existido la práctica de desapariciones y los testimonios de
las víctimas que han recuperado su libertad demuestran que ella incluye
el trato despiadado a los detenidos, quienes se ven sometidos a todo
tipo de vejámenes, torturas y demás tratamientos crueles, inhumanos

215
■Fid e l R o ja s V a r g a s

y degradantes, en violación también al derecho de la integridad física


reconocido en el mismo artículo 5 de la Convención. La práctica de
desapariciones, en fin, ha implicado con frecuencia la ejecución de
los detenidos, en secreto y sin fórmula de juicio, seguida del ocultamiento
del cadáver con el objeto de borrar toda huella material del crimen y
de procurar la impunidad de quienes lo cometieron, lo que significa
una brutal violación del derecho a la vida, reconocido en el artículo 4
de la Convención (...). La práctica de desapariciones, además de violar
directamente numerosas disposiciones de la Convención, como las
señaladas, significa una ruptura radical de este tratado, en cuanto
implica el craso abandono de los valores que emanan de la dignidad
humana y de los principios que más profundamente fundamentan el
sistema interamericano y la misma Convención. La existencia de esa
práctica, además, supone el desconocimiento del deber de organizar
el aparato del Estado de modo que se garanticen los derechos
reconocidos en la. Convención».
Sentencié de fondo, Caso Vélásquez Rodríguez vs Honduras, del 28 de
julio de 1988, Fundamentos 154, 155,156,157 y 158.

LA DESAPARICIÓN FORZADA NO ES DELITO PRIVATIVO


MILITAR
76. «En cuanto a la tipificación del delito de desaparición forzada
de personas en los términos de la Convención Interamericana de 1994
sobre la materia, la Corte considera que esa tipificación es deseable,
pero que la falta de ella no ha obstaculizado el desarrollo de los procesos
que sigue la justicia colombiana para investigar y sancionar los delitos
cometidos en perjuicio de las personas a que se refiere el presente
caso. La Comisión alega finalmente que la desaparición forzada de
personas y la ejecución extrajudicial son delitos que no pueden ser
considerados como cometidos en el ejercicio de las funciones militares,
por lo que: en concordancia con el artículo 9 de la Convención
Interamericana sobre Desaparición Forzada de Personas, sólo pueden
ser juzgados por la jurisdicción de derecho común, aunque no se
desconozca el fuero militar, pero que "la garantía de permanencia
del presente caso bajo la competencia de la justicia ordinaria es una
responsabilidad directa del Gobierno de Colombia. En relación con lo
anterior, esta Corte estima que la cuestión de la competencia de los
tribunales militares y su com patibilidad con los instrumentos
internacionales sobre derechos humanos; implicaría una revisión de
la legislación colombiana que no es apropiado hacer en forma

216
— J u r isp r u d e n c ia d e l a C o r t e I n t e r a m e r ic a n a d e D e r e c h o s H u m a n o s —

incidental y en la fase de reparaciones y menos aún cuando ha sido


presentada por la Comisión en forma hipotética».
Sentencia de fondo. Coso Caballero Delgado y Santana vs Colombia, del 8
de diciembre de 1995, Fundamentos 56 y 57.

EL ESTADO DEBE TOMAR TODAS LAS MEDIDAS NECESA­


RIAS PARA INVESTIGAR Y SANCIONAR A LOS RESPONSABLES
E INFORMAR A LOS FAMILIARES EL PARADERO DEL DESAPA­
RECIDO E INDEMNIZARLOS EN SU CASO
77. «La desaparición forzada o involuntaria constituye una de
las más graves y crueles violaciones de los derechos humanos, pues
no sólo produce una privación arbitraria de la libertad sino que pone
en peligro la integridad personal, la seguridad y la propia vida del
detenido. Además, le coloca en un estado de completa indefensión,
acarreando otros delitos conexos. De ahí la importancia de que el
Estado tome todas las medidas necesarias para evitar dichos hechos,
los investigue y sancione a los responsables y además informe a los
familiares el paradero del desaparecido y los indemnice en su caso».
Sentencia de fondo. Caso Blake vs Guatemala, del 24 de enero de 1998,
Fundamento 66.

XX. Derecho de acceso a la justicia y a la tutela judicial efectiva,


debido proceso, denegación y retardo, deber de motivación
TODO ÓRGANO DEL ESTADO QUE EJERCE FUNCIONES
JURISDICCIONALES ESTÁ OBLIGADO A ADOPTAR RESOLUCIO­
NES APEGADAS AL DEBIDO PROCESO
78. «Este Tribunal ha señalado que es exigible a cualquier auto­
ridad pública, sea administrativa, legislativa o judicial, cuyas deci­
siones puedan afectar los derechos de las personas, que adopte dichas
decisiones con pleno respeto de las garantías del debido proceso legal.
Al respecto, el artículo 8 de la Convención consagra los lincamientos
del debido proceso legal, el cual está compuesto por un conjunto de
requisitos que deben observarse en las instancias procesales, a efectos
de que las personas estén en condiciones de defender adecuadamente
sus derechos ante cualquier tipo de acto del Estado que pueda afec­
tarlos. De otra parte, la Corte ha señalado que "cualquier órgano del
Estado que ejerza funciones de carácter materialmente jurisdiccional,
tiene la obligación de adoptar resoluciones apegadas a las garantías
del debido proceso legal en los términos del artículo 8 de la Convención
■Fid e l R o ja s V a r g a s

Americana". En ese sentido, la Corte recuerda que "[e]n cualquier


materia, inclusive en la laboral y la administrativa, la discredonalidad
de la administración tiene límites infranqueables, siendo uno de ellos
el respeto de los derechos humanos. Es importante que la actuación
de la administración se encuentre regulada, y ésta no puede invocar
el orden público para reducir discrecionalmente las garantías de los
administrados».
Sentencia de fondo, Caso Chocrón Chocrón vs Venezuela, del 1 de julio
de 2011, Fundamento 115.

DERECHO A UN RECURSO EFECTIVO ES PILAR BÁSICO DEL


ESTADO DE DERECHO
79. «Según el artículo 8.1 de la Convención toda persona tiene
derecho a ser oída, con las debidas garantías y dentro de un plazo
razonable, por un juez o tribunal competente, independiente e
imparcial, establecido con anterioridad por la ley, en la sustanciación
de cualquier acusación penal formulada contra ella, o para la deter­
minación de sus derechos y obligaciones de orden civil, laborad, fiscal
o de cualquier otro carácter. Esta disposición de la Convención
consagra el derecho de acceso a la justicia. De ella se desprende que
los Estados no deben interponer trabas a las personas que acudan a
los jueces o tribunales eri busca de que sus derechos sean determi­
nados o protegidos. Cualquier norma o medida del orden interno que
imponga costos o dificulte de cualquier otra manera el acceso de los
individuos a los tribunales, y que no esté justificada por las razo­
nables necesidades de la propia administración de justicia, debe
entenderse contraria al precitado artículo 8.1 de la Convención. El
artículo 25 de la Convención también consagra el derecho de acceso a
la justicia. Al analizar el citado artículo 25 la Corte ha señalado que
éste establece la obligación positiva del Estado de conceder a todas las
personas bajo su jurisdicción un recurso judicial efectivo contra actos
viola torios de sus derechos fundamentales. Y ha observado, además,
que la garantía allí consagrada se aplica no sólo respecto de los derechos
contenidos en la Convención, sino también de aquéllos que estén
reconocidos por la Constitución o por la ley. La Corte ha señalado,
asimismo, en reiteradas oportunidades, que la garantía de un recurso
efectivo "constituye uno de los pilares básicos, no sólo de la Convención
Americana, sino del propio Estado de Derecho en una sociedad
democrática en el sentido de la Convención", y que para que el Estado
cumpla con lo dispuesto en el artículo 25 de la Convención no basta

218
— J u r isp r u d e n c ia d e l a C o r t e I n t e r a m e r ic a n a d e D e r e c h o s H u m a n o s —

con que los recursos existan formalmente, sino que los mismos deben
tener efectividad, es decir, debe brindarse a la persona la posibilidad
real de interponer un recurso que sea sencillo y rápido. Cualquier
norma o medida que impida o dificulte hacer uso del recurso de que
se trata constituye una violación del derecho al acceso a la justicia,
bajo la modalidad consagrada en el artículo 25 de la Convención
Americana».
Sentencia de fondo, Caso Cantos vs Argentina, del 28 de noviembre de
2002, Fundamentos 50 y 51.

LA GARANTÍA DE UN RECURSO EFECTIVO «CONSTITUYE


UNO DE LOS PILARES BÁSICOS DEL PROPIO ESTADO DE DE­
RECHO EN UNA SOCIEDAD DEMOCRÁTICA.
80. «El artículo 25 de la Convención también consagra el derecho
de acceso a la justicia. Al analizar el citado artículo 25 la Corte ha
señalado que éste establece la obligación positiva del Estado de
conceder a todas las personas bajo su jurisdicción un recurso judicial
efectivo contra actos violatorios de sus derechos fundamentales. Y ha
observado, además, que la garantía allí consagrada se aplica no sólo
respecto de los derechos contenidos en la Convención, sino también
de aquéllos que estén reconocidos por la Constitución o por la ley. La
Corte ha señalado, asimismo, en reiteradas oportunidades, que la
garantía de un recurso efectivo "constituye uno de los pilares básicos,
no sólo de la Convención Americana, sino del propio Estado de
Derecho en una sociedad democrática en el sentido de la Convención",
y que para que el Estado cumpla con lo dispuesto en el artículo 25 de
la Convención no basta con que los recursos existan formalmente,
sino que los mismos deben tener efectividad, es decir, debe brindarse
a la persona la posibilidad real de interponer un recurso que sea
sencillo y rápido. Cualquier norma o medida que impida ó dificulte
hacer uso del recurso de que se trata constituye una violación del
derecho al acceso a la justicia, bajo la modalidad consagrada en el
artículo 25 de la Convención Americana».
Sentencia de fondo, Caso Cantos vs Argentina, del 28 de noviembre del
2002, Fundamento 52.

TUTELA JUDICIAL EFECTIVA Y JUECES


81. «El derecho a la tutela judicial efectiva exige a los jueces que
dirijan el proceso de modo que se evite que dilaciones y entorpeci­
mientos indebidos, conduzcan a la impunidad, frustrando así la debida

219
F id e l R o ja s V a r g a s

protección judicial de los derechos humanos. A la luz de lo anterior­


mente dicho, la Corte considera que los jueces como rectores del
proceso tienen el deber de dirigir y encausar el procedimiento judicial
con el fin de no sacrificar la justicia y el debido proceso legal en pro
del formalismo y la impunidad. De este modo, si las autoridades
permiten y toleran de esta manera el uso de los recursos judiciales,
los transforman en un medio para que los que cometen un ilícito
penal dilaten y entorpezcan el proceso judicial. Esto conduce a la
violación de la obligación internacional del Estado de prevenir y
proteger los derechos humanos y menoscaba el derecho de la víctima
y de sus familiares a saber la verdad de lo sucedido, a que se identi­
fique y se sancione a todos los responsables y a obtener las conse­
cuentes reparaciones».
Sentencia de fondo, Caso Myma Mack Chang vs Guatemala, del 25 de
noviembre del 2003, Fundamentos 210 y 211.

DENEGACIÓN Y RETARDO DE JUSTICIA


82. «La.denegación del acceso a la justicia se relaciona con la
efectividad de .los recursos, en el sentido del artículo 25 de la
Convención Americana, ya que no es posible afirmar que un proceso
penal en el cual el esclarecimiento de los hechos y la determinación de
la responsabilidad penal imputada se hace imposible por una demora
injustificada en el mismo, pueda ser considerado como un recurso
judicial efectivo. El derecho a la tutela judicial efectiva exige a los
jueces que dirijan el proceso en forma que eviten dilaciones y
entorpecim ientos indebidos que conduzcan a la im punidad,
frustrando así la debida protección judicial de los derechos humanos.
La Corte considera que con motivo de la falta de una resolución pronta
y definitiva de la denuncia penal presentada en este caso por hechos
de tortura y privación ilegal de la libertad se afectó el derecho de la
víctima a la debida protección judicial. Este derecho comprende no
sólo el acceso del ofendido a los procesos penales en condición de
querellante, sino el derecho a obtener un pronunciamiento definitivo
mediante mecanismos efectivos de justicia. Asimismo, tomando en
cuenta tanto el notorio retardo en la investigación y en el proceso
referido, sin que exista explicación razonada, como el reconocimiento
de hechos formulado por el Estado, la Corte estima que Argentina
violó los artículos 8.1 y 25.1 de la Convención Americana en perjuicio
del señor Juan Carlos Bayarri».

220
— J u r isp r u d e n c ia d e l a C o r t e I n t e r a m e r ic a n a d e D e r e c h o s H u m a n o s —

Sentencia de fondo, Caso Bayarri vs Argentina, del 30 de octubre de


2008, Fundamentos 116 y 117.

DEBER DE MOTIVACIÓN
83. «La Corte ha señalado que la motivación "es la exteriorización
de la justificación razonada que permite llegar a una conclusión". El
deber de motivar las resoluciones es una garantía vinculada con la
correcta administración de justicia, que protege el derecho de los
ciudadanos a ser juzgados por las razones que el Derecho suministra,
y otorga credibilidad de las decisiones jurídicas en el marco de una
sociedad democrática. El Tribunal ha resaltado que las decisiones que
adopten los órganos internos que puedan afectar derechos humanos
deben estar debidamente fundamentadas, pues de lo contrario serían
decisiones arbitraríais. En este sentido, la argumentación de un fallo
debe mostrar que han sido debidamente tomados en cuenta los alegatos
de las partes y que el conjunto de pruebas ha sido analizado.
Asimismo, la motivación demuestra a las partes que éstas han sido
oídas y, en aquellos casos en que las decisiones son recurribles, les
proporciona la posibilidad de criticar la resolución y lograr un nuevo
examen de la cuestión ante las instancias superiores. Por todo ello, el
deber de motivación es una de las "debidas garantías" incluidas en el
artículo 8.1 para salvaguardar el derecho a un debido proceso».
Sentencia de fondo, Caso Apitz Barbera y otros vs Venezuela, del 5 de
agosto de 2008, Fundamentos 77 y 78.

DEBER DE MOTIVACIÓN Y REMOCIÓN DE JUECES


84. «Sobre este deber de motivar las decisiones que afectan la
estabilidad de los jueces en su cargo, la Corte reitera su jurispru­
dencia en el sentido que la motivación "es la exteriorización de la
justificación razonada que permite llegar a una conclusión". El deber de
motivar las resoluciones es una garantía vinculada con la correcta
administración de justicia, que protege el dérecho de los ciudadanos
a ser juzgados por las razones que el Derecho suministra, y otorga
credibilidad a las decisiones jurídicas en el marco de una sociedad
democrática. Por tanto, las decisiones que adopten los órganos internos
que puedan afectar derechos humanos deben estar debidamente
fundamentadas, pues de lo contrario serían decisiones arbitrarias. En
este sentido, la argumentación de un fallo y de ciertos actos adminis­
trativos deben permitir conocer cuáles fueron los hechos, motivos y
normas en que se basó la autoridad para tomar su decisión, a fin de

221
F id e l R o ja s V a r g a s

descartar cualquier indicio de arbitrariedad. Asimismo, la motivación


demuestra a las partes que éstas han sido oídas y, en aquellos casos en
que las decisiones son recurribles, les proporciona la posibilidad de
criticar la resolución y lograr un nuevo examen de la cuestión ante las
instancias superiores. Por todo ello, el deber de motivación es tina de
las "debidas garantías" incluidas en el artículo 8.1 para salvaguardar
el derecho a un debido proceso».
Sentenda de fondo. Caso Chocrón Chocrón vs Venezuela, del 1 de julio
de 2011, Fundamento 118.

XXI. Derecho a la verdad, amnistías


85. «La Corte ha reiterado que toda persona, incluyendo a los
familiares de víctimas de graves violaciones de derechos humanos,
tiene el derecho a la verdad. En consecuencia, los familiares de las
víctimas y la sociedad como un todo deben ser informados de todo lo
sucedido con relación a dichas violaciones. Este derecho a la verdad
ha venido siendo desarrollado por el Derecho Internacional de los
Derechos Humanes; al ser reconocido y ejercido en una situación
concreta, ello constituye un medio importante de reparación. Por lo
tanto, en este caso da lugar a una expectativa que el Estado debe
satisfacer a los familiares de la víctima y a la sociedad guatemalteca.
A la luz de lo anterior, para reparar totalmente este aspecto de las
violaciones cometidas, el Estado debe investigar efectivamente los
hechos del presente caso, con el fin de identificar, juzgar y sancionar
a todos los autores materiales e intelectuales, y demás responsables de
la ejecución extrajudicial de Myma Mack Chang, y del encubrimiento
de la ejecución extrajudicial y de los otros hechos del presente caso,
independientemente de la persona que ya se encuentra sancionada
por estos hechos. El resultado del proceso deberá ser públicamente
divulgado, para que la sociedad guatemalteca conozca la verdad».
Sentencia de fondo, Caso Myma Mack Chang vs Guatemala, del 25 de
noviembre del 2003, Fundamentos 274, 275, p. 976.

INADMISIBILIDAD DE AMNISTÍAS, PRESCRIPCIÓN Y


EXCLUYENTES DE RESPONSABILIDAD PENAL
86. «La Corte advierte que el Estado debe garantizar que el
proceso interno tendiente a investigar y sancionar a los responsables
de los hechos de este caso surta sus debidos efectos y, en particular,
debe abstenerse de recurrir a figuras como la amnistía, la prescripción
y el establecimiento de excluyentes de responsabilidad. En ese sentido,

222
— J u r is p r u d e n c ia d e l a C o r t e I n t e r a m e r ic a n a d e D e r e c h o s H u m a n o s —

el Tribunal ya ha señalado que: "son inadmisibles las disposiciones de


amnistía, las disposiciones de prescripción y el establecimiento de
w-
excluyentes de responsabilidad que pretendan impedir la investigación
y sanción de los responsables de las violaciones graves de los derechos
humanos tales como la tortura, las ejecuciones sumarias, extralegales
o arbitrarias y las desapariciones forzadas, todas ellas prohibidas por
contravenir derechos inderogables reconocidos por el Derecho
Internacional de los Derechos Humanos».
Sentencia de fondo. Caso Myma Mack Chang vs Guatemala, del 25 de
^ noviembre del 2003, Fundamento 276.

XXII. Derecho al plazo razonable


CRITERIOS INFORMANTES PARA ANALIZAR Y DETER­
MINAR LA RAZONABILIDAD DEL PLAZO: NO RAZO-
NABILIDAD DEL PLAZO DE DOS AÑOS EN LA DURACIÓN DE
LA CASACIÓN
87. «El artículo 8.1 de la Convención también se refiere al plazo
razonable. Éste no es un concepto de sencilla definición. Se pueden invocar
para precisarlo los elementos que ha señalado la Corte Europea de
Derechos Humanos en varios folios en los cuales se analizó este concepto,
pues este artículo de la Convención Americana es equivalente en lo
esencial, al 6 del Convenio Europeo para la Protección de Derechos
Humanos y de las Libertades Fundamentales. De acuerdo con la Corte
Europea, se deben tomar en cuenta tres elementos para determinar la
razonabilidad del plazo en el cual se desarrolla el proceso: a) la complejidad
del asunto; b) la actividad procesal del interesado; y c) la conducta de las
autoridades judiciales (Ver entre otros, Eur. Court H.R., Motta judgment
of 19 February 1991, Series A N° 195-A, párr. 30; Eur. Court H.R., Ruiz
Mateas v. Spain judgment of 23 june 1993, Series A, N°. 262, párr. 30).
Por lo que respecta al primer elemento, es daro que el asunto que se
w examina es bastante complejo, ya que dada la gran repercusión de la
muerte del joven Genie Lacayo, las investigaciones fueron muy extensas
y las pruebas muy amplias. Todo ello podría justificar que el proceso
respectivo, que adicionalmente ha tenido muchos incidentes e instancias,
se haya prolongado más que otros de características distintas. En cuanto;
al segundo elemento que se refiere a la actividad procesal del afectado no
consta en autos que el señor Raymond Genie Peñalba, padre de la víctima,
hubiere tenido una conducta incompatible con su carácter de acusador
privado ni entorpecido la tramitación, pues se limitó a interponer los medios

223
F id e l R o ja s V a r g a s

de impugnación reconocidos por la legislación de Nicaragua. En lo que al


tercer elemento se refiere, es decir, en cuanto a la conducta de las autoridades
judiciales de Nicaragua, esta Corte estima que no se han producido
dilaciones excesivas en las diversas etapas del proceso, cxm excepción de la
última fase todavía pendiente, es dedr, del recurso de casación ante la Corte
Suprema de Justicia interpuesto por la parte acusadora el 29 de agosto de
1994, admitido por dicho Tribunal el 31 siguiente y que, no obstante las
diversas solicitudes de las partes, todavía no ha sido resuelto. Incluso
considerando la complejidad del asunto, así como las excusas,
impedimentos y sustitución de los magistrados de la Corte Suprema de
Justicia, el plazo de más de dos años que ha transcurrido desde la admisión
del citado recurso de casadónno es razonable y por consiguienteesteTribunal
debe considerarlo violatorio del artículo 8.1 de la Convención. Lo hará en
la parte resolutiva en relación con d artículo 1.1 de la misma que es el que
contiene la obligación general de respetar 1a Convención».
Sentencia de fondo, Caso Genie Lacayo vs Nicaragua, del 29 de enero de
1997, Fundamentos 77, 78, 79, 80.
EL CRITERIO DEL ANÁLISIS GLOBAL DEL PROCE­
DIMIENTO PARA EVALUAR LA RAZONABILIDAD DEL PLAZO.
88. «Adicionalmente al estudio de las eventuales demoras en las
diversas etapas del proceso, la Corte Europea ha empleado para
determinar la razonabilidad del plazo en el conjunto de su trámite lo
que llama "análisis global del procedimiento". Aún cuando se excluyan
la investigación policial y el plazo que empleó la Procuraduría General
de la República de Nicaragua para formular acusación ante el juez de
primera instancia, es decir, realizando el cómputo a partir del 23 de
julio de 1991, fecha en que ese juez dictó el auto de apertura del
proceso, hasta la actualidad en que todavía no se ha pronunciado
sentencia firme, han transcurrido más de cinco años en este proceso,
lapso que esta Corte considera que rebasa los límites de la razonabilidad
prevista por el artículo 8.1 de la Convención».
Sentencia de fondo, Caso Genie Lacayo vs Nicaragua, del 29 de enero de
1997, Fundamento 81.

CUATRO ELEMENTOS DEL PLAZO RAZONABLE


89. «El artículo 8.1 de la Convención Americana establece como
uno de los elementos del debido proceso que los tribunales decidan los
casos sometidos a su conocimiento en un plazo razonable. Al respecto,
la Corte ha considerado preciso tomar en cuenta varios elementos para

224
— J u r isp r u d e n c ia d e la C o r t e I n t e r a m e r ic a n a d e D e r e c h o s H u m a n o s —

determinar la razonabilidad del plazo en el que se desarrolla un proceso:


a) complejidad del asunto, b) actividad procesal del interesado, c)
conducta de las autoridades judiciales y d) afectación generada en la
situación jurídica de la persona involucrada en el proceso. No obstante,
la pertinencia de aplicar esos criterios para determinar la razonabilidad
del plazo de un proceso depende de las circunstancias de cada caso,
pues en casos como el presente el deber del Estado de satisfacer
plenamente los requerimientos de la justicia prevalece sobre la garantía
del plazo razonable. En todo caso, corresponde al Estado demostrar las
razones por las cuales un proceso o conjunto de procesos han tomado
un período determinado que exceda los límites del plazo razonable. Si
no lo demuestra, la Corte tiene amplias atribuciones para hacer su propia
estimación al respecto. En el presenté caso, la Corte advierte que la
averiguación de los hechos revestía cierta complejidad, por tratarse de
una desaparición forzada en que los perpetradores intentaron eliminar
todo rastro o evidencia, por la negativa de brindar información sobre el
paradero y por el número de posibles responsables. No obstante, en el
primer período las autoridades judiciales actuaron en forma negligente
y sin la debida celeridad que ameritaban los hechos. En todo momento
los familiares asumieron una posición activa, poniendo en conocimiento
de las autoridades la información de que disponían e impulsando las
investigaciones. Respecto de las nuevas investigaciones abiertas a partir
del año 2002, no es posible desvincular las obstaculizaciones y dilaciones
verificadas respecto del período anterior, lo que ha llevado a que las
investigaciones y procesos hayan durado más de 15 años desde que
ocurrieron los hechos. Estos procesos continúan abiertos, sin que se haya
determinado la suerte o localizado el paradero de la víctima, así como
procesado y eventualmente sancionado a los responsables, lo cual, en
conjunto, ha sobrepasado excesivamente el plazo que pueda
considerarse razonable para estos efectos. Por todo lo anterior, la Corte
considera que el Estado incumplió los requerimientos del artículo 8.1 de
la Convención.
Sentencia de fondo, Caso Anzualdo Castro vs Perú, del 22 de septiembre
de 2009, Fundamentos 156 y 157.

PLAZO RAZONABLE Y DERECHO DE LAS VÍCTIMAS A


CONOCER LA VERDAD
90. «El derecho de acceso a la justicia no se agota en que se
tramiten procesos internos, sino que debe además asegurar en tiempo

225
■Fid e l R o ja s V a r g a s

razonable, el derecho de la víctima o sus familiares a saber la verdad


de lo sucedido y a que se sancione a los eventuales responsables. Para
analizar si el Estado respetó el principio del plazo razonable en los
procesos internos destinados a investigar lo sucedido a las 19 presuntas
víctimas, es preciso indicar que el proceso termina cuando se dicta
sentencia definitiva y finne en el asunto y que, particularmente en materia
penal, el plazo razonable debe comprender todo el procedimiento,
incluyendo los recursos de instancia que pudieran eventualmente
presentarse. Con respecto al principio del plazo razonable contemplado
en el (artículo 8.1 de la Convención Americana, este Tribunal ha
establecido que es preciso tomar en cuenta tres elementos para determinar
la razonabilidad del plazo en el que se desarrolla un proceso: a)
complejidad del asunto, b) actividad procesal del interesado y c)
conducta de las autoridades judiciales. La Corte considera que una
demora prolongada puede llegar a constituir por sí misma, en ciertos
casos, una violación de las garantías judiciales. Corresponde al Estado
exponer y probar la razón por la que se ha requerido más tiempo que
el que sería razonable en principio para dictar sentencia definitiva en
un caso particular, de conformidad con los criterios indicados».
Sentencia de fondo. Caso de los 19 comerciantes vs Colombia, del 5 de
julio de 2004, Fundamentos 188,189,190 y 191.

FINALIDAD DEL PRINCIPIO DEL PLAZO RAZONABLE


91. «El principio de "plazo razonable" al que hacen referencia
los artículos 7.5 Y 8.1 de la Convención Americana tiene como finalidad
impedir que los acusados permanezcan largo tiempo bajo acusación
y asegurar que ésta se decida prontamente. En el presente caso, el
primer acto del procedimiento lo constituye la aprehensión del señor
Suárez Rasero el 23 de junio de 1992 y, por lo tanto, a partir de ese
momento debe comenzar a apreciarse el plazo».
Sentencia de fondo, Caso Suárez Rosero vs Ecuador, del 12 de noviembre
de 1997, Fundamento 70.

COMIENZO Y FINAL DEL PLAZO RAZONABLE


92. «La razonabilidad del plazo al que se refiere ese precepto se
debe apreciar en relación con la duración total del proceso, desde el
primer acto procesal hasta que se dicte sentencia definitiva. La Corte
se pronunció en el sentido de que, en materia penal, el plazo comienza
en la fecha de la aprehensión del individuo. Cuando no es aplicable
esta medida, pero se halla en marcha un proceso penal, dicho plazo

226
— J u r is p r u d e n c ia d e l a C o r t e I n t e r a m e r ic a n a d e D e r e c h o s H u m a n o s —

debiera contarse a partir del momento en que la autoridad judicial


toma conocimiento del caso».
Sentencia de fondo, Caso Tibi vs Ecuador, del 7 de setiembre del 2004,
Fundamento 168.

CUARTO CRITERIO PARA DETERMINAR LA RAZO-


NABILIDAD/ERRAZONABILIDAD DEL PLAZO: AFECTACIÓN A
LA SITUACIÓN JURÍDICA DEL PROCESADO
93. «Con relación a la razonabilidad del plazo, este Tribunal ha
señalado que el Derecho de acceso a la justicia debe asegurar en un
tiempo razonable, el derecho de las presuntas víctimas o familiares a
que se haga todo lo necesario para conocer la verdad de lo sucedido y
se sancione a los responsables. La Corte ha establecido que es preciso
tomar en cuenta cuatro elementos para determinar la razonabilidad
del plazo: a) complejidad del asunto, b) actividad procesal del
imputado, c) conducta de las autoridades judiciales y d) afectación
generada en la situación jurídica de la persona involucrada en el
proceso. (...). En cuanto al cuarto elemento, la Corte ha dicho que
para determinar la razonabilidad del plazo se debe tomar en cuenta
la afectación generada por la duración del procedimiento en la
situación jurídica de la persona involucrada en el mismo, considerando
entre otros elementos, la materia objeto de controversia. Así el Tribunal
ha establecido que si el paso del tiempo incide de manera relevante en
la situaciónjurídica del individuo, resultará necesario que el procedimiento
corra con más diligencia a fin de que el caso se resuelva en un tiempo
breve».
Sentencia de fondo, Caso Kmoas Fernández vs Honduras, del 3 de abril
de 2009, Fundamentos 112-115.

XXni. Actividad probatoria - valoración de pruebas


EXCLUSIÓN DE PRUEBAS OBTENIDAS MEDIANTE COAC­
CIÓN
94. «Al respecto, la Corte observa que la regla de exclusión de
pruebas obtenidas mediante la tortura o tratos crueles e inhumanos
(en adelante "regla de exclusión") ha sido reconocida por diversos
tratados y órganos internacionales de protección de derechos humanos
que han establecido que dicha regla es intrínseca a la prohibición
de tales actos. Al respecto, la Corte considera que esta regla ostenta
un carácter absoluto e inderogable. En este sentido, la Corte ha soste­

227
F id e l R o ja s V a r g a s

nido que la anulación de los actos procesales derivados de la tortura o


tratos crueles constituye una medida efectiva para hacer cesar las
consecuencias de una violación a las garantías judiciales. Además, el
Tribunal considera necesario recalcar que la regla de exclusión no se
aplica sólo a casos en los cuales se haya cometido tortura o tratos
crueles. Al respecto, el artículo 8.3 de la Convención es claro al señalar
que "la confesión del inculpado solamente es válida si es hecha sin
coacción de ninguna naturaleza", es decir que no se limita el supuesto
de hecho a que se haya perpetrado un acto de tortura o trato cruel,
sino que se extiende a cualquier tipo de coacción. En efecto, al compro­
barse cualquier tipo de coacción capaz de quebrantar la expresión
espontánea de la voluntad de la persona, ello implica necesariamente
la obligación de excluir la evidencia respectiva del proceso judicial.
Esta anulación es un medio necesario para desincentivar el uso de
cualquier modalidad de coacción. Por otra parte, este Tribunal consi­
dera que las declaraciones obtenidas mediante coacción no suelen ser
veraces, ya que la persona intenta aseverar lo necesario para lograr
que los tratos crueles o la tortura cesen. Por lo anterior, para el Tribunal,
aceptar o dar valor probatorio a declaraciones o confesiones obte­
nidas mediante coacción, que afecten a la persona o a un tercero,
constituye a su vez una infracción a un juicio justo. Asimismo, el
carácter absoluto de la regla de exclusión se ve reflejado en la prohi­
bición de otorgarle valor probatorio no sólo a la prueba obtenida
directamente mediante coacción, sino también a la evidencia que se
desprende de dicha acción. En consecuencia, la Corte considera que
excluir la prueba que haya sido encontrada o derivada de la infor­
mación obtenida mediante coacción, garantiza de manera adecuada
la regla de exclusión».
Sentencia de fondo, Caso Cabrera García y Montiel Flores vs México, del
26 de noviembre de 2010, Fundamentos 165,166 y 167.
VALORACIÓN DE PRUEBA
95. «La jurisprudencia internacional ha sostenido la potestad de
los tribunales internacionales para evaluar libremente las pruebas, sin
adoptar una rígida determinación del quantum necesario para fundar
un fallo, siendo esencial que el órgano jurisdiccional preste atención a
las circunstancias del caso concreto y tenga en cuenta los límites que
impone el respeto a la seguridad jurídica y al equilibrio procesal de las
partes. Ahora bien, el Tribunal ha establecido que es legítimo el uso
de la prueba circunstancial, los indicios y las presunciones para fundar
— J u r isp r u d e n c ia d e la C o r t e I n t e r a m e r ic a n a d e D e r e c h o s H u m a n o s —

una sentencia, "siempre que de ellos puedan inferirse conclusiones


consistentes sobre los hechos". Al respecto, la Corte ha señalado que
corresponde a la parte demandante, en principio, la carga de la prueba
de los hechos en que se funda su alegato; no obstante, ha destacado
que, a diferencia del Derecho penal interno, en los procesos sobre
violaciones de derechos humanos la defensa del Estado no puede
descansar sobre la imposibilidad del demandante de allegar pruebas,
cuando es el Estado quien tiene el control de los medios para aclarar
hechos ocurridos dentro de su territorio.
Sentencia, Caso Kawas Fernández vs Honduras, del 3 de abril de 2009,
Fundamentos 185, 186 y 187.
PRUEBAS DIRECTAS E INDIRECTAS: PARA UN TRIBUNAL
INTERNACIONAL LOS CRITERIOS DE VALORACIÓN DE LA
PRUEBA SON MENOS FORMALES QUE EN LOS SISTEMAS
LEGALES INTERNOS
96. «La Corte debe determinar cuáles han de ser los criterios de
valoración de las pruebas aplicables en este caso. Ni la Convención ni
el Estatuto de la Corte o su Reglamento tratan esta materia. Sin
embargo, la jurisprudencia internacional ha sostenido la potestad de
los tribunales para evaluar libremente las pruebas, aunque ha evitado
siempre suministrar una rígida determinación del quantum de prueba
necesario para fundar el fallo. Para un tribunal internacional, los
criterios de valoración de la prueba son menos formales que en los
sistemas legales internos. En cuanto a requerimiento de prueba, esos
mismos sistemas reconocen gradaciones diferentes que dependen de
la naturaleza, carácter y gravedad del litigio. La práctica de los tribunales
internacionales e internos demuestra que la prueba directa, ya sea
testimonial o documental, no es la única que puede legítimamente
considerarse para fundar la sentencia. La prueba circunstancial, los
indicios y las presunciones, pueden utilizarse, siempre que de ellos
puedan inferirse conclusiones consistentes sobre los hechos. En efecto,
la protección internacional de los derechos humanos no debe
confundirse con la justicia penal. Los Estados no comparecen ante la
Corte como sujetos de acción penal. El Derecho internacional de los
derechos humanos no tiene por objeto imponer penas a las personas
culpables de sus violaciones, sino amparar a las victiméis y disponer la
reparación de los daños que les hayan sido causados por los Estados
responsables de tales acciones. A diferencia del Derecho penal interno,
en los procesos sobre violaciones de derechos humanos, la defensa del

229
F id e l R o ja s V a r g a s

Estado no puede descansar sobre la imposibilidad del demandante de


allegar pruebas que, en muchos casos, no pueden obtenerse sin la
cooperación del Estado».
Sentencia de fondo. Caso Vdásquez Rodríguez vs Honduras, del 28 de
julio de 1988, Fundamentos 127,128,134 y 135.

PRUEBA CIRCUNSTANCIAL, INDICIOS, PRESUNCIONES


USADOS POR LA CORTE PARA ACREDITAR ILEGAL INTERCEP­
TACIÓN DE CONVERSACIONES PRIVADAS POR PARTE DE
AGENTES DEL ESTADO
97. «El Tribunal ha establecido que es legítimo el uso de la prueba
circunstancial, los indicios y las presunciones para fundar una
sentencia, "siem pre que de ellos puedan inferirse conclusiones
consistentes sobre los hechos". Al respecto, la Corte ha señalado que
corresponde a la parte demandante, en principio, la carga de la prueba
de los hechos en que se funda su alegato; no obstante, ha destacado
que a diferencia del derecho penal interno en los procesos sobre
violaciones de derechos humanos la defensa del Estado no puede
descansar sobre la imposibilidad del demandante de allegar pruebas,
euando'és él Estado quien tiene el control de los medios para aclarar
hechos ocurridos dentro de su territorio. La Corte no cuenta con
pruebas que demuestren el contenido y los interlocutores de la
totalidad de las conversaciones telefónicas interceptadas, toda vez que
las transcripciones del material grabado no fueron aportadas a Ios-
autos del pedido de censura, pese a las disposiciones del artículo 6° de
la Ley N° 9.296/96, ni al expediente del presente caso. Ante ello, el
Tribunal considera razonable otorgar valor probatorio a los indicios
que surgen del expediente. Teniendo en cuenta, por tanto, la duración
del monitoreo telefónico y el papel desempeñado en las organizaciones
por Delfíno José Becker y Pedro Alves Cabral, quienes en la época de
los hechos eran, respectivamente, miembro de COANA y presidente
de ADECON, existe una alta probabilidad de que sus comunicaciones
hayan sido interceptadas. De ese modo, aunque no se pueda demostrar
con entera certeza y en forma directa la interceptación, la Corte
concluye que también hubo interferencia en la vida privada de Delfino
José Becker y de Pedro Alves Cabral. Como las conversaciones
telefónicas de las presuntas víctimas eran de carácter privado y dichas
personas no autorizaron que fueran conocidas por terceros, su
interceptación por parte de agentes del Estado constituyó una injerencia

230
— J u r is p r u d e n c ia d e l a C o r t e I n t e r a m e r ic a n a d e D e r e c h o s H u m a n o s —

en su vida privada. Por tanto, la Corte debe examinar si dicha


injerencia resulta arbitraria o abusiva en los términos del artículo 112
de la Convención o si es compatible con dicho tratado. Como ya se
indicó, para que resulte conforme a la Convención Americana una
injerencia debe cumplir con los siguientes requisitos: a) estar prevista
en ley; b) perseguir un fin legítimo, y c) ser idónea, necesaria y
proporcional. En consecuencia, la falta de alguno de dichos requisitos
implica que la injerencia es contraria a la Convención».
Sentencia de fondo, Caso Escher y otros vs Brasil, del 6 de Julio de 2009,
Fundamentos 127,128 y 129.

XXIV. Jurisdicción m ilitar


ORDEN Y DISCIPLINA
98. «Es necesario señalar que la jurisdicción militar se establece
en diversas legislaciones para mantener el orden y la disciplina
dentro de las fuerzas armadas. Por ello, su aplicación se reserva a los
militares que hayan incurrido en delitos o faltas en el ejercicio de sus
funciones y bajo ciertas circunstancias. En ese sentido se regulaba la
jurisdicción militar en la legislación peruana (artículo 282 de la
Constitución de 1979). El traslado de competencias de la justicia
común a la justicia militar y el consiguiente procesamiento de civiles
por el delito de traición a la patria en este fuero, como sucede en el
caso, supone excluir al juez natural para el conocimiento de estéis
causas. Al respecto, la Corte ha dicho que "cuando la justicia militar
asume competencia sobre un asunto que debe conocer la justicia ordi­
naria, se ve afectado el derecho al juez natural y, a fortioñ, el debido
proceso, el cual, a su vez, se encuentra íntimamente ligado al propio
derecho de acceso a la justicia. En un caso reciente, la Corte ha esta­
blecido que en un Estado Democrático de Derecho la jurisdicción
penal militar ha de tener un alcance restrictivo y excepcional y estar
encaminada a la protección de intereses jurídicos especiales, vincu­
lados con las funciones que la ley asigna a las fuerzas militares. Así,
debe estar excluido del ámbito de la jurisdicción militar el juzgamiento
de civiles y sólo debe juzgar a militares por la comisión de delitos o
faltas que por su propia naturaleza atenten contra bienes jurídicos
propios del orden militar».
Sentencia de fondo, Caso Cantoral Berumides vs Perú, del 18 de agosto
del 2000, Fundamentos 112,113.

231
F id e l R o ja s V a r g a s

JURISDICCIÓN MILITAR; ALCANCE RESTRICTIVO Y EXCEP­


CIONAL
99. «El Tribunal ha establecido que en un Estado Democrático de
derecho la jurisdicción penad militar ha de tener un alcance restrictivo
y excepcional: sólo se debe juzgar a militares por la comisión de delitos
o fallas que por su propia naturaleza atenten contra bienes jurídicos
propios del orden militar. Al respecto, la Corte ha dicho que "cuando
la justicia militar asume competencia sobre un asunto que debe conocer
la justicia ordinaria, se ve afectado el derecho al juez natural y, a
fortiori, el debido proceso", el cual, a su vez, se encuentra íntimamente
ligado al propio derecho de acceso a la justicia. Por estas razones y
por la naturaleza del crimen y el bien jurídico lesionado, la jurisdicción
penal militar no es el fuero competente para investigar y, en su caso,
juzgar y sancionar a los autores de estos hechos. La Sala Penal de la
Corte Suprema peruana resolvió la contienda de competencia a favor
del fuero militar, que no cumplía con los estándares de competencia,
independencia e imparcialidad expuestos y que condenó a algunos
militares por los hechos del caso, dispuso el sobreseimiento a favor de
otros y dio aplicación a las leyes de amnistía. En el contexto de
impunidad señalado, sumado a la incompetencia para investigar este
tipo de crímenes en esa jurisdicción, es claro para este Tribunal que la
manipulación de mecanismos legales y constitucionales articulada en
los tres poderes del Estado resultó en la derivación irregular de las
investigaciones al fuero militar, la cual obstruyó durante varios años
las investigaciones en la justicia ordinaria, que era el fuero competente
para realizar las investigaciones, y pretendió lograr la impunidad de
los responsables».
Sentencia de fondo, Caso La Cantuta vs Perú, del 29 de noviembre de
2006, Fundamentos 142 y 143.

TRASLADO DE COMPETENCIAS AL FUERO COMÚN: JURIS­


DICCIÓN MILITAR, RESTRICCIONES
100. «Es necesario señalar, como se ha hecho en otros casos, que
la jurisdicción militar se establece para mantener el orden y la disciplina
en las Fuerzas Armadas. Por ello, su aplicación se reserva a los militares
qúe hayan incurrido en delito o falta en el ejercicio de sus funciones y
bajo ciertas circunstancias. En ese sentido regulaba la jurisdicción
militar el artículo 282 de la Constitución peruana de 1979, situación
que fue modificada por el curtículo 173 de la Constitución de 1993
(supra párr. 139). El traslado de competencias de la justicia común a

232
— J u r isp r u d e n c ia d e l a C o r t e I n t e r a m e r ic a n a d e D e r e c h o s H u m a n o s —

la militar y el consiguiente procesamiento de civiles por el delito de


q traición a la patria en este fuero, como sucedió en el presente caso,
supone excluir al juez natural del conocimiento de estas causas. La
Corte ha dicho que "cuando la justicia militar asume competencia
sobre un asunto que debe conocer la justicia ordinaria, se ve afectado
el derecho al juez natural y, a fortiori, el debido proceso, el cual, a su
vez, se encuentra intimamente ligado al propio derecho de acceso a la
justicia. Este Tribunal ha establecido que en un Estado Democrático
de Derecho la jurisdicción penal militar ha de tener un alcance
Q restrictivo y excepcional y estar encaminada a la protección de intereses
jurídicos especiales, vinculados con las funciones que la ley asigna a
las fuerzas militares. Así, debe estar excluido del ámbito de la
jurisdicción militar el juzgamiento de civiles y sólo debe juzgar a
militares por la comisión de delitos o faltas que por su propia naturaleza
atenten contra bienes jurídicos propios del orden militar. El derecho a
ser juzgado por tribunales de justicia ordinarios con arreglo a
procedimientos legalmente previstos constituye un principio básico
del debido proceso. El Estado no debe crear "tribunales que no apliquen
normas procesales debidamente establecidas para sustituir la jurisdicción
que corresponda normalmente a los tribunales ordinarios". Este
Tribunal ha señalado, asimismo, que el debido proceso "implica la
0 intervención de un órgano judicial independiente e imparcial, apto
para determinar la legalidad de las actuaciones que se cumplan dentro
del estado de excepción"».
Sentencia de fondo, Caso Lori Berenson vs Perú, del 25 de noviembre de
2004, Fundamentos 141,142, 143, 144, 145

AFECTACIONES A LA IMPARCIALIDAD DEL JUZGADOR


MILITAR
101. «En un caso como el presente, la imparcialidad del juzgador
resulta afectada por el hecho de que las Fuerzas Armadas tengan la
doble función de combatir militarmente a los grupos insurrectos y juz­
gar e imponer penas a los miembros de dichos grupos. En otra oportu­
nidad, este Tribunal ha constatado que, de conformidad con la Ley
Orgánica de la Justicia Militar, el nombramiento de los miembros del
Consejo Supremo de Justicia Militar, máximo órgano dentro de la justi­
cia castrense, es realizado por el Ministro del sector pertinente. Los miem­
bros del Consejo Supremo Militar son quienes, a su vez, determinan los
futuros ascensos, incentivos profesionales y asignación de funciones
de sus inferiores. Esta constatación pone en duda la independencia de

233
F id e l R o ja s V a r g a s

los jueces militares. En virtud de lo anterior, la Corte entiende que los


tribunales militares que juzgaron a la presunta víctima por traición a la
patria no satisfacen los requerimientos inherentes a las garantías de
independencia e imparcialidad establecidas por el artículo 8.1 de la
Convención Americana, como elementos esenciales del debido proceso
legal. Además, la circunstancia de que los jueces intervinientes en pro­
cesos por delitos de traición a la patria hubieran sido "sin rostro", deter­
minó la imposibilidad de que el procesado conociera la identidad del
juzgador y, por ende, valorara su idoneidad. Esta situación se agrava
por el hecho de que la ley prohíbe la recusación de dichos jueces».
Sentencia de fondo, Caso Lori Berenson vs Perú, del 25 de noviembre de
2004, Fundamentos 146 y 147.

BIENES JURÍDICOS MILITARES: ORDEN Y DISCIPLINA


102. «La Corte advierte que la jurisdicción militar ha sido estable­
cida por diversas legislaciones con el fin de mantener el orden y la dis­
ciplina dentro de las Fuerzas Armadas. Inclusive, esta jurisdicción fun­
cional reserva su aplicación a los militares que hayan incurrido en deli­
to o falta dentro dél ejercicio de sus funciones y bajo ciertas circuns­
tancias. En éste sentido se definía en la propia legislación peruana
(artículo 282 de la Constitución Política de 1979). El traslado de compe­
tencias de la justicia común a la justicia militar y el consiguiente proce­
samiento de civiles por el delito de traición a la patria en este fuero,
supone excluir al juez natural para el conocimiento de estas causas.
En efecto, la jurisdicción militar no es la naturalmente aplicable a civi­
les que carecen de funciones militares y que por ello no pueden incurrir
en conductas contrarias a deberes funcionales de este carácter. Cuan­
do la justicia militar asume competencia sobre un asunto que debe co­
nocer la justicia ordinaria, se ve afectado el derecho al juez natural y, a
fortiori, el debido proceso, el cual, a su vez, se encuentra íntimamente
ligado al propio derecho de acceso a la justicia».
Sentencia de fondo, Caso Castillo Petruzzi vs Perú, del 30 de mayo de
1999, Fundamento 128.

XXV. Derecho de defensa


DERECHO A LA DEFENSA EFECTIVA Y NO SÓLO A LA FOR­
MALIDAD DE UN ABOGADO
103. «La Corte ha establecido anteriormente que el derecho a la
defensa debe poder ejercerse desde que se señala a una persona como

234
— J u r isp r u d e n c ia d e l a C o r t e I n t e r a m e r ic a n a d e D e r e c h o s H u m a n o s —

posible autor o partícipe de un hecho punible y sólo culmina cuando


finaliza el proceso, incluyendo, en su caso, la etapa de ejecución de la
pena. Impedir que la persona ejerza su derecho de defensa desde que
se inicia la investigación en su contra y la autoridad dispone o ejecuta
actos que implican afectación de derechos es potenciar los poderes
investigativos del Estado en desmedro de derechos fundamentales de
la persona investigada. El derecho a la defensa obliga al Estado a
tratar al individuo en todo momento como un verdadero sujeto del
proceso, en el más amplio sentido de este concepto, y no simplemente
como objeto del mismo. En especial, la Corte resalta que la defensa
suministrada por el Estado debe ser efectiva, para lo cual el Estado
debe adoptar todas las medidas adecuadas. Si el derecho a la defensa
surge desde el momento en que se ordena investigar a una persona, el
investigado debe tener acceso a la defensa técnica desde ese mismo
momento, sobre todo en la diligencia en la que se recibe su decla­
ración. Impedir a éste contar con la asistencia de su abogado defensor
es limitar severamente el derecho a la defensa, lo que ocasiona
desequilibrio procesal y deja al individuo sin tutela frente al ejercicio
del poder punitivo. Sin embargo, el nombrar un defensor de oficio
con el solo objeto de cumplir con una formalidad procesal, equi­
valdría a no contar con defensa técnica, por lo que es imperante que
dicho defensor actúe de manera diligente con el fin de proteger las
garantías procesales del acusado y evite así que sus derechos se vean
lesionados. Por otra parte, este Tribunal considera que una de las
garantías inherentes al derecho de defensa es contar con el tiempo y
los medios adecuados para preparar la defensa, lo cual obliga al Estado
a permitir el acceso del inculpado al conocimiento del expediente
llevado en su contra».
Sentencia de fondo, Caso Cabrera García y Montiel Flores vs México, del
26 de noviembre de 2010, Fundamentos 154,155 y 156.

DERECHO DE DEFENSA NO SE SATISFACE CON LA INTER­


VENCIÓN FISCAL
104. «El Estado señaló que en todas las declaraciones brindadas
por el señor Barreto Leiva "siempre estuvo presente un representante
del Ministerio Público", cuya función era "defender los derechos de
los investigados y la buena marcha del proceso" lo que, en su conside­
ración, "desvirtúa la supuesta violación al derecho a la defensa". Como
puede apreciarse, no está en controversia el hecho de que el señor
Barreto Leiva no contó con un abogado defensor a la hora de declarar
F id e l R o ja s V a r g a s

ante el TSSPP y ante el Juzgado de Sustanciación de la CSJ. La


cuestión a resolver es si la presencia del Ministerio Público en esas
declaraciones suple la del abogado defensor. La acusación puede ser
enfrentada y refutada por el inculpado a través de sus propios actos,
entre ellos la declaración que rinda sobre los hechos que se le atribuyen,
y por medio de la defensa técnica, ejercida por un profesional del
Derecho, quien asesora al investigado sobre sus deberes y derechos y
ejecuta, inter alia, un control crítico y de legalidad en la producción de
prueba». Sietdereéh® a la defensa surge desde el momento en que se
ordena investigar a una persona, el investigado debe tener acceso a la
défensa técnica desde ese mismo momento, sobre todo en la diligencia
en la que se recibe su declaración. Impedir a éste contar con la asis­
tencia de su abogado defensor es limitar severamente el derecho a la
defensa, lo que ocasiona desequilibrio procesal y deja al individuo sin
tutela frente al ejercicio del poder punitivo. El derecho a la defensa
técnica no puede ser satisfecho por quien a la postre realizará la
acusación, esto es, el Ministerio Público. La acusación afirma la
pretensión penal; la defensa la responde y rechaza. No es razonable
depositar funciones naturalmente antagónicas en una sola persona.
En consecuencia, el señor Barreto Leiva tenía, conforme a la Convención
Americana, el derecho de ser asistido por su abogado defensor y no
por él M inisterio Público, cuando rindió su s declaraciones
preprocesales. Al habérsele privado de esa asistencia, el Estado violó
en su perjuicio el artículo 8.2.d de la Convención, en relación con el
artículo 1.1 de la misma.
Sentencia de fondo. Caso Barreto Lava vs Venezuela, del 17 de noviembre
de 2009, fundamentos 59, 60, 61, 62 y 63.

DERECHO DE DEFENSA PROCESAL


105. «El artículo 8 de la Convención que se refiere a las garantías
judiciales consagra los lineamientos del llamado "debido proceso
legal" o "derecho de defensa procesal", que consiste en el derecho de
toda persona a ser oída con las debidas garantías y dentro de un pla­
zo razonable por un juez o tribunal competente, independiente e im­
parcial, establecido con anterioridad por la ley, en la sustanciación
de cualquier acusación penal formulada en su contra o para la
determinación de sus derechos de carácter civil, laboral, fiscal u otro
cualquiera».
Sentencia de fondo, Caso Genie Lacayo vs Nicaragua, del 29 de enero de
1997, Fundamento 74.

236
— J u r is p r u d e n c ia d e l a C o r t e I n t e r a m e r ic a n a d e D e r e c h o s H u m a n o s —

XXVI. Derecho al recurso


CONDICIONES PARA DOTARLE DE EFK3AOA AL RECURSO:
INDEPENDENCIA DEL ÓRGANO JUDICIAL PARA DECIDIR
CON IMPARCIALIDAD, FALTA DE MEDIOS, RETARDO INJUS­
TIFICADO
106. «Con respecto a la efectividad de los recursos, es preciso
indicar que la Corte ha enfatizado que (...) no basta con la existencia
formal de los recursos sino que éstos deben ser eficaces, es decir, deben
dar resultados o respuestas a las violaciones de derechos contemplados
en la Convención. No pueden considerarse efectivos aquellos recursos
que, por las condiciones generales del país o incluso por las
circunstancias particulares de un caso dado, resulten ilusorios. Ello
puede ocurrir, por ejemplo, cuando su inutilidad haya quedado
demostrada por la práctica, porque el órgano jurisdiccional carezca
de la independencia necesaria para decidir con imparcialidad o porque
falten los medios para ejecutar sus decisiones; por cualquier otra
situación que configure un cuadro de denegación de justicia, como
sucede cuando se incurre en retardo injustificado en la decisión. La
Corte ha reiterado que no basta con que se prevea la existencia de
recursos, si estos no resultan efectivos para combatir la violación de
los derechos protegidos por la Convención. La garantía de un recurso
efectivo "constituye uno de los pilares básicos, no sólo de la Convención
Americana, sino del propio Estado de Derecho en una sociedad
democrática en el sentido de la Convención". Esta garantía de
protección de los derechos de los individuos no supone sólo el resguardo
directo a la persona vulnerada sino, además, a los familiares, quienes
por los acontecimientos y circunstancias particulares del caso, son
quienes ejercen la reclamación en el orden interno. Asimismo la Corte
ha dicho que el artículo 25.1 de la Convención incorpora el principio
de la efectividad de los instrumentos o mecanismos procesales dé
protección destinados a garantizar tales derechos. Como ya el Tribunal
ha señalado, según la Convención los Estados Partes se obligan a
suministrar recursos judiciales efectivos a las víctimas de violación de
derechos humanos (artículo 25), recursos que deben ser sustanciados
de conformidad con las reglas del debido proceso legal (artículo 8.1),
todo ello dentro de la obligación general a cargo de los mismos Estados,
de garantizar el libre y pleno ejercicio de los derechos reconocidos por
la Convención a toda persona que se encuentre bajo su jurisdicción».

237
r

-----------------------------------------------F id e l R o ja s V a r g a s ----------------------------------------------

Sentencia de fondo. Caso de los 19 comerciantes os Colombia, del 5 de


julio de 2004, Fundamentos 192, 193 y 194.

FUNDAMENTOS PARA LA PROTECCIÓN DEL DERECHO AL


RECURSO
107. «La Corte considera que el derecho de recurrir del fallo es
una garantía primordial que se debe respetar en el marco del debido
proceso legal, en aras de permitir que una sentencia adversa pueda
ser revisada por un juez o tribunal distinto y de superior jerarquía
orgánica. El derecho de interponer un recurso contra el fallo debe ser O
garantizado antes de que la sentencia adquiera calidad de cosa
juzgada. Se busca proteger el derecho de defensa otorgando durante
el proceso la posibilidad de interponer un recurso para evitar que quede
fírme una decisión que fue adoptada con vicios y que contiene errores
que ocasionarán un perjuicio indebido a los intereses de una persona.
La Corte ha indicado que el derecho de recurrir del fallo, consagrado
por la Convención, no se satisface con la mera existencia de un órgano
de grado superior al que juzgó y condenó al inculpado, ante el que
éste tenga o pueda tener acceso. Para que haya una verdadera revisión
de la sentencia, en el sentido requerido por la Convención, es preciso
que el Tribunal Superior reúna las características jurisdiccionales que
lo legitiman para conocer del caso concreto. Conviene subrayar que
el proceso penal es uno solo a través de sus diversas etapas, incluyendo
la tramitación de los recursos ordinarios que se interpongan contra la
sentencia. De acuerdo id objeto y fin de la Convención Americana,
cual es la eficaz protección de los derechos humanos, se debe entender
que el recurso que contempla el artículo 8.2.h. de dicho tratado debe
ser un recurso ordinario eficaz mediante el cual un juez o Tribunal
Superior procure la corrección de decisiones jurisdiccionales contrarias
al derecho. Si bien los Estados tienen un margen de apreciación para
regular el ejercicio de ese recurso, no pueden establecer restricciones
o requisitos que infrinjan la esencia misma del derecho de recurrir del
fallo. Al respecto, la Corte ha establecido que "no basta con la
existencia formal de los recursos sino que éstos deben ser eficaces", es
decir, deben dar resultados o respuestas al fin para el cual fueron
concebidos».
Sentencia de fondo, Caso Herrera vs Costa Rica, del 2 de julio de 2004,
Fundamentos 158, 159, 161, 164.

238
— J u r isp r u d e n c ia d e la C o r t e I n t e r a m e r ic a n a d e D e r e c h o s H u m a n o s —

RECURSO ACCESIBLE Y SIN MAYORES COMPLEJIDADES


108. «La posibilidad de "recurrir del fallo" debe ser accesible, sin
requerir mayores complejidades que tomen ilusorio este derecho. Al
respecto, el Comité de Derechos Humanos concluyó (...) que la
inexistencia de la posibilidad de que el fallo condenatorio y la pena
del autor fueran revisadas íntegramente, como se desprende de la
propia sentencia de casación (...), limitándose dicha revisión a los
aspectos formales o legales de la sentencia, no cumple con las garantías
que exige el párrafo 5, artículo 14 del Pacto. Por consiguiente, al autor
le fue denegado el derecho a la revisión del fallo condenatorio y de la
pena, en violación del párrafo 5 del artículo 14 del Pacto.
Sentencia de fondo, Caso Herrera vs Costa Rica, del 2 de julio de 2004,
Fundamento 166.

xxvn. N e b is in idem
109. «Este principio busca proteger los derechos de los individuos
que han sido procesados por determinados hechos para que no
vuelvan a ser enjuiciados por los mismos hechos. A diferencia de la
fórmula utilizada por otros instrumentos internacionales de protección
de derechos humanos (por ejemplo, el Pacto Internacional de Derechos
Civiles y Políticos de las Naciones Unidas, artículo 14.7, que se refiere
al mismo "delito"), la Convención Americana utiliza la expresión "los
mismos hechos", que es un término más amplio en beneficio de la
víctima».
Sentencia de fondo, Caso Tamayo Loayza vs Perú, del 17 de septiembre
de 1997, Fundamento 66.

INEXISTENCIA DE NE BIS INIDEM, AL NO EXISTIR PRONUN­


CIAMIENTO SOBRE EL FONDO
110. «El proceso ante el fuero militar seguido contra la señora
Lori Berenson acabó con una resolución firme expedida por el Consejo
Supremo de Justicia Militar que, sin pronunciarse sobre el fondo,
declinó la competencia a favor del fuero ordinario. En consecuencia,
no habiéndose producido un pronunciamiento sobre el fondo en el
fuero militar, no existe el supuesto de hecho imprescindible para
declarar que se ha afectado el principio non bis in idem».
Sentencia de fondo. Caso Lori Berenson vs Perú, del 25 de agosto del
2004, Fundamento 208.
F id e l R o ja s V a r g a s

XXVQL Hábeas corpus


111. «La Corte ha considerado que "los procedimientos de hábeas
corpus y de amparo son aquellas garantías judiciales indispensables
para la protección de varios derechos cuya suspensión está vedada
por el artículo 27.2 de la Convención y sirven, además, para preservar
la legalidad en una sociedad democrática. Estas garantías, cuyo fin es
evitar la arbitrariedad y la ilegalidad de las detenciones practicadas
por el Estado, están además reforzadas por la condición de garante
que corresponde a éste, con respecto a los derechos de los detenidos,
en virtud de la cual, como ha señalado la Corte, el Estado "tiene tanto
la responsabilidad de garantizar los derechos del individuo bajo su
custodia como la de proveer la información y las pruebas relacionadas
con lo que suceda al detenido. Este Tribunal ha establecido que la
salvaguarda de la persona frente al ejercicio arbitrario del poder
público es el objetivo primordial de la protección internacional de los
derechos humanos. En este sentido, la inexistencia de recursos internos
efectivos coloca a una persona en estado de indefensión. El artículo
25.1 de la Convención establece, en términos amplios, la obligación a
cargo de los Estados de ofrecer a todas las personas sometidas a su
jurisdicción un recurso judicial efectivo contra actos violatorios de
sus derechos fundamentales. Bajo esta perspectiva, se ha señalado
que para que el Estado cumpla con lo dispuesto en el citado artículo
25.1 de la Convención no basta con que los recursos existan
formalmente, sino es preciso que sean efectivos, es decir, se debe
brindar a la persona la posibilidad real de interponer un recurso
sencillo y rápido que permita alcanzar, en su caso, la protección
judicial requerida. Esta Corte ha manifestado reiteradamente que la
existencia de estas garantías "constituye uno de los pilares básicos, no
sólo de la Convención Americana, sino del propio Estado de Derecho
en una sociedad democrática en el sentido de la Convención».
Sentencia de fondo, Caso Tibi vs Ecuador, del 7 de septiembre de 2004,
Fundamentos 128, 129, 130, 131.

HÁBEAS CORPUS CONTRA DECISIONES JUDICIALES: DI­


CHOS RECURSOS DEBEN SER EFICACES, PUES SU PROPÓSITO
ES OBTENER UNA DECISIÓN PRONTA SOBRE LA LEGALIDAD
DEL ARRESTO O LA DETENCIÓN
112. «Ya ha dicho la Corte que el derecho al recurso de hábeas
corpus debe ser garantizado en todo momento a un detenido, aun

240
— J u r isp r u d e n c ia d e l a C o r t e I n t e r a m e r ic a n a d e D e r e c h o s H u m a n o s —

cuando se encuentre bajo condiciones excepcionales de incomunicación


legalmente decretada. Como ha sido constatado, dicha garantía está
prevista en la legislación peruana, la cual dispone que su objeto es
"reponer las cosas al estado anterior a la violación o amenaza de
violación de un derecho constitucional". La corte ha constatado
también que la legislación peruana admite que el recurso de hábeas
corpus sea interpuesto contra los actos de autoridades judiciales,
siempre que éstos no sean emanados de un proceso regular. La
excepción legal referida a "proceso (s) regular(es)" no debe
interpretarse en el sentido de impedir la interposición de acciones de
garantía contra cualquier tipo de decisiones judiciales, puesto que tal
interpretación iría contra lo establecido en la propia Constitución
peruana, en el numeral 1 del artículo 200, el cual establece que la
acción de hábeas corpus procede contra cualquier autoridad,
funcionario o persona que vulnere o amenace la libertad individual o
los derechos constitucionales conexos. Esta Corte comparte la opinión
de la Comisión en el sentido de que el derecho establecido en el artículo
7.6 de la Convención Americana no se cumple con la sola existencia
formal de los recursos que regula. Dichos recursos deben ser eficaces,
pues su propósito, según el mismo artículo 7.6, es obtener una decisión
pronta "sobre la legalidad del arresto o la detención" y, en caso de
que éstos fuesen ilegales, la ejecución, también sin demora, de una
orden de libertad. Asimismo, la Corte ha declarado que la inexistencia
de un recurso efectivo contra las violaciones a los derechos reconocidos
por la Convención constituye una transgresión de la misma por el
Estado Parte en el cual semejante situación tenga lugar. En ese sentido
debe subrayarse que, para que tal recurso exista, no basta con que
esté previsto por la Constitución o la ley o con que sea formalmente
admisible, sino que se requiere que sea realmente idóneo para
establecer si se ha incurrido en una violación a los derechos humanos
y proveer lo necesario para remediarla. No pueden considerarse ,
efectivos aquellos recursos que, por las condiciones generales del país
o incluso por las circunstancias particulares de un caso dado, resulten
ilusorios. Ello puede ocurrir, por ejemplo, cuando su inutilidad haya
quedado demostrada por la práctica; porque el Poder Judicial carezca
de la independencia necesaria para decidir con imparcialidad o porque
falten los medios para ejecutar sus decisiones. La Corte considera
demostrado que el recurso de hábeas corpus, tal como existe en la ley
peruana, reúne los requisitos exigidos por el artículo 25 de la
Convención, puesto que constituye claramente "un recurso sencillo y

241
F id e l R o ja s V a r g a s

rápido (...) contra actos que violen (los) derechos fundamentales" del
recurrente. Por otra parte, Perú se encuentra entre los países "cuyas
leyes prevén que toda persona que se viera amenazada de ser privada
de su libertad tiene derecho a recurrir a un juez o tribunal competente
a fin de que éste decida sobre la legalidad de tal amenaza", en los
términos del artículo 7.6 de la Convención».
Sentencia de fondo, Caso Cesti Hurtado vs Perú, del 29 de setiembre del
2004, Fundamentos 123, 124, 125 y 126.

VIGENCIA DEL HÁBEAS CORPUS EN SITUACIONES EXCEP­


CIONALES
113. «Lo anteriormente expuesto no sólo es válido en. situaciones
de normalidad, sino también en circunstancias excepcionales. Dentro
de las garantías judiciales inderogables, el hábeas corpus representa
el medio idóneo "para controlar el respeto a la vida e integridad de la
persona, para impedir su desaparición o la indeterminación de su
lugar de detención, así como para protegerla contra la tortura u otros
tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes».
Sentencia de fondo. Caso Durand y Ugarte vs Perú, del 16 de agosto del
2000, Fundamento 103.

HÁBEAS CORPUS OBSTACULIZADO POR AGENTES DEL


ESTADO. EL HÁBEAS CORPUS TIENE COMO FINALIDAD, NO
SOLAMENTE GARANTIZAR LA LIBERTAD Y LA INTEGRIDAD
PERSONALES Y, EN ÚLTIMA INSTANCIA ASEGURAR EL DERECHO
A LA VIDA
114. «La Corte considera que el recurso interpuesto por los
familiares señor Castillo Páez en contra de su detención (hábeas corpus)
fue obstaculizado por agentes del Estado con la adulteración del
registro de ingreso de detenidos, lo cual impidió localizar al agraviado
y, aunque el hábeas corpus fue resuelto favorablemente en dos
instancias, la Corte Suprema de Justicia, en su sentendá de 7 de febrero
de 1991, declaró la nulidad del fallo. Por consiguiente, quedó
demostrada la ineficacia del recurso de hábeas corpus para lograr la
libertad de Ernesto Rafael Castillo Páez y, quizás, para salvar su vida.
El hecho de que la ineficacia del recurso de hábeas corpus se debió a
una desaparición forzada, no excluye la violación de lo dispuesto en
el artículo 25 de la Convención Americana. Esta disposición sobre el
derecho a un recurso efectivo ante los jueces o tribunales nacionales
competentes, constituye uno de los pilares básicos, no sólo de la

242
— J u r is p r u d e n c ia d e l a C o r t e I n t e r a m e r ic a n a d e D e r e c h o s H u m a n o s —

Convención Americana, sino del propio Estado de Derecho en una


sociedad democrática en el sentido de la Convención. El artículo 25 se
encuentra íntimamente ligado con la obligación general del artículo
1.1 de la Convención Americana, al atribuir funciones de protección
al derecho interno de los Estados Partes. El hábeas corpus tiene como
finalidad, no solamente garantizar la libertad y la integridad
personales, sino también prevenir la desaparición o indeterminación
del lugar de detención y, en última instancia, asegurar el derecho a la
vida. Habiendo quedado demostrado, como antes se dijo, que la
detención del señor Castillo Páez fue realizada por miembros de la
Policía del Perú y que, por tanto, se encontraba bajo la custodia de
ésta, la cual lo ocultó para que no fuera localizado, la Corte concluye
que la ineficacia del recurso de hábeas corpus es imputable al Estado,
configurando con ello una violación del artículo 25 de la Convención
en relación con el artículo 1.1».
Sentencia de fondo, Caso CastíUo Páez vs Perú, del 3 de noviembre de
1997, Fundamentos 81, 82, 83 y 84.

XXIX. Independencia judicial: inamovilidad, provisionalidad,


imparcialidad
ESTANDARES SOBRE INDEPENDENCIA JUDICIAL
115. «Al respecto,, la jurisprudencia de la Corte ha señalado que
el alcance de las garantías judiciales y de la protección judicial efectiva
para los jueces debe ser analizado en relación con los estándares
sobre independencia judicial. Al respecto, en el caso Reverán Trujillo
la Corte precisó que los jueces, a diferencia de los demás funcionarios
públicos, cuentan con garantías debido a la independencia necesaria
del Poder Judicial, lo cual la Corte ha entendido como "esencial para
el ejercido de la fundón judidal". Al respecto, el Tribunal reiteró que
uno de los objetivos prindpales que tiene la separadón de los poderes
públicos es la garantía de la independencia de los jueces. El objetivo
de la protecdón radica en evitar que el sistema judidal en general y
sus integrantes en particular se vean sometidos a posibles restric-
dones indebidas en el ejercido de su fundón por parte de órganos
ajenos al Poder Judicial o induso por parte de aquellos magistrados que
ejercen funciones de revisión o apelación. Conforme a la jurispru-
denda de esta Corte y dd Tribunal Europeo, así como de conformidad
con los Prindpios Básicos de las Naciones Unidas relativos a la inde­
pendencia de la judicatura (en adelante "Principios Básicos"), las

243
F id e l R o ja s V a r g a s

siguientes garantías se derivan de la independencia judicial: un


adecuado proceso de nombramiento, la inamovilidad en el cargo y la
garantía contra presiones externas».
Sentencia de fondo. Caso Chocrón Chocrón vs Venezuela, del 1 de julio
de 2011, Fundamentos 97 y 98.

DERECHO A LA INAMOVILIDAD DE LOS JUECES


116. «Entre los alcances de la inamovilidad relevantes para el
, presente caso, los Principios Básicos establecen que "la ley garantizará
la permanencia en el cargo de los jueces por los períodos establecidos"
y que "[s]e garantizará la inamovilidad de los jueces, tanto de los
nombrados mediante decisión administrativa como de los elegidos,
hasta que cumplan la edad para la jubilación forzosa o expire el
período para el que hayan sido nombrados o elegidos, cuando existan
normas al respecto". Además, el Comité de Derechos Humanos ha
señalado que los jueces sólo pueden ser removidos por faltas de
disciplina graves o incompetencia y acorde a procedimientos justos
que aseguren la objetividad e imparcialidad según la Constitución o
la ley. Este Tribunal ha acogido estos principios y ha afirmado que la
autoridad a c^jrgo del proceso de destitución de un juez debe conducirse
independiente.e impardalmente en el procedimiento establecido para
el efecto y permitir el ejercicio del derecho de defensa. Ello es así toda
vez que la libre remoción de jueces fomenta la duda objetiva del
observador sobre la posibilidad efectiva de aquellos de decidir
controversias concretas sin temor a represalias.
Sentencia de fondo, Caso Chocrón Chocrón vs Venezuela, del 1 de julio
de 2011, Fundamento 99.

INAMOVILIDAD DE LOS JUECES PROVISIONALES


117. «Asimismo, el Tribunal reitera que de la misma forma en
que el Estado está obligado a garantizar un procedimiento adecuado
de nombramiento para los jueces provisorios, debe garantizarles cierta
inamovilidad en su cargo. Esta Corte ha manifestado que la provisionalidad
"debe estar sujeta a una condición resolutoria, tal como el
cumplimiento de un plazo predeterm inado o la celebración y
conclusión de un concurso público de oposición y antecedentes que
nombre al reemplazante del juez provisorio con carácter permanente".
De esta manera, la garantía de la inamovilidad se traduce, en el ámbito
de los jueces provisorios, en la exigencia de que ellos puedan disfrutar
de todos los beneficios propios de la permanencia hasta tanto acaezca

244
— J u r isp r u d e n c ia d e l a C o r t e I n t e r a m e r ic a n a d e D e r e c h o s H u m a n o s —

la condición resolutoria que ponga fin legal a su mandato. Además,


en el caso Reverán Trujilh la Corte señaló que la inamovilidad de los
jueces provisorios está estrechamente ligada a la garantía contra
presiones externas, toda vez que si los jueces provisorios no tienen la
seguridad de permanencia durante un período determinado, serán
vulnerables a presiones de diferentes sectores, principalmente de
quienes tienen la facultad de decidir sobre destituciones o ascensos en
el Poder Judicial. Ahora bien, dado que no se puede igualar un concurso
público de oposición a una revisión de credenciales ni se puede
aseverar que la estabilidad que acompaña a un cargo permanente es
igual a la que acompaña a un cargo provisorio que tiene condición
resolutoria, esta Corte ha sostenido que le» nombramientos provisionales
deben constituir una situación de excepción y no la regla, ya que la
extensión en el tiempo de la provisionalidad de los jueces o el hecho
de que la mayoría de los jueces se encuentren en dicha situación,
generan importantes obstáculos para la independencia judicial. De
otra parte, el Tribunal ha precisado que para que el Poder Judicial
cumpla con la función de garantizar la mayor idoneidad de süs
integrantes, los nombramientos en provisionalidad no pueden
prolongarse de manera indefinida, de ¿1 forma que se conviertan en
nombramientos permanentes. Ello es una nueva razón que explica
que la provisionalidad sea admisible como excepción y no como regla
general y que deba tener una duración limitada en el tiempo, en orden
a ser compatible con el derecho de acceso a las funciones públicas en
condiciones de igualdad.
Sentencia de fondo. Caso Chocrón Chocrón vs Venezuela, del 1 de julio
de 2011, Fundamentos 105 y 106.
PROVISIONALIDAD DE JUECES NO EQUIVALE A LIBRE
REMOCIÓN
118. «Sobre el particular, la Corte observa que el nombramiento
temporal de la señora Chocrón Chocrón no estaba limitado por un
plazo o una condición resolutoria específica. Por ello, teniendo en cuenta
que el Tribunal ha reiterado que los jueces provisorios y temporales
deben contar con cierto tipo de estabilidad en el cargo, puesto que la
provisionalidad no equivale a libre remoción, la presunta víctima podía
contar con la expectativa legítima de permanecer en su cargo hasta
la realización de los concursos públicos de oposición establecidos
en la Constitución. Esto implica que la remoción de la señora Chocrón
Chocrón sólo podía proceder en el marco de un proceso disciplinario
■Fid e l R o ja s V a r g a s

o a través de un acto administrativo debidamente motivado. En conse­


cuencia, el acto que dejó sin efecto el nombramiento de la señora
Chocrón Chocrón tenía que estar motivado.
Sentencia de fondo, Caso Chocrón Chocrón vs Venezuela, del 1 de julio
de 2011, Fundamento 117.

JUECES PROVISIONALES: ASEGURAR SU INDEPENDENCIA


119. «La Corte observa que los Estados están obligados a asegurar
que los jueces provisorios sean independientes y, por ello, debe
otorgarles cierto tipo de estabilidad y permanencia en el cargo, puesto
que la provisionalidad no equivale a Ubre remoción- En efecto, el Comité
de Derechos Humanos de Naciones Unidas expresó que la destitución
de jueces por el Poder Ejecutivo antes de la expiración del mandato
para el que fueron nombrados, sin que se les dé razón concreta alguna
y sin que dispongan de una protección judicial efectiva para impugnar
la destitución, es incompatible con la independencia judicial. En similar
sentido, la Corte considera que la provisionalidad no debe significar
alteración alguna del régimen de garantías para el buen desempeño
del juzgador y la salvaguarda de los propios justiciables. Además, no
debe extenderse indefinidamente en el tiempo y debe estar sujeta a
una condición resolutoria, tal como el cumplimiento de un plazo
predeterminado o la celebración y conclusión de un concurso público
de oposición y antecedentes que nombre al reemplazante del juez
provisorio con carácter permanente. Los nombramientos provisionales
deben constituir una situación de excepción y no la regla. De esta
manera, la extensión en el tiempo de la provisionalidad de los jueces o
el hecho de que la mayoría de los jueces se encuentren en dicha
situación, generan importantes obstáculos para la independencia
judicial. Esta situación de vulnerabilidad del Poder Judicial se acentúa
si tampoco existen procesos de destitución respetuosos de las
obligaciones, internacionales de los Estados».
Sentencia de fondo, Caso Apitz Barbera y otros vs Venezuela, del 5 de
agosto de 2008, Fundamento 43.

INDEPENDENCIA E IMPARCIALIDAD
120. «Al respecto, la Corte resalta que si bien es cierto que la
independencia y la imparcialidad están relacionadas, también es cierto
que tienen un contenido jurídico propio. Así, esta Corte ha dicho que
uno de los objetivos principales que tiene la separación de los poderes
públicos es la garantía de la independencia de los jueces. Dicho ejercicio

246
— J u r isp r u d e n c ia d e la C o r t e I n t e r a m e r ic a n a d e D e r e c h o s H u m a n o s —

autónomo debe ser garantizado por el Estado tanto en su faceta


institucional, esto es, en relación con el Poder Judicial como sistema,
así como también en conexión con su vertiente individual, es decir,
con relación a la persona del juez específico. El objetivo de la protección
radica en evitar que el sistema judicial en general y sus integrantes en
particular se vean sometidos a posibles restricciones indebidas en el
ejercicio de su función por parte de órganos ajenos al Poder Judicial o
incluso por parte de aquellos magistrados que ejercen funciones de
revisión o apelación. En cambio, la imparcialidad exige que el juez
que interviene en una contienda particular se aproxime a los hechos
de la causa careciendo, de manera subjetiva, de todo prejuicio y,
asimismo, ofreciendo garantías suficientes de índole objetiva que
permitan desterrar toda duda que el justiciable o la comunidad puedan
albergar respecto de la ausencia de imparcialidad. La Corte Europea
de Derechos Humanos ha explicado que la imparcialidad personal o
subjetiva se presume a menos que exista prueba en contrario. Por su
parte, la denominada prueba objetiva consiste en determinar si el juez
cuestionado brindó elementos convincentes que permitan eliminar
temores legítimos o fundadas sospechas de parcialidad sobre su
persona. Ello puesto que el juez debe aparecer como actuando sin
estar- sujeto a influencia, aliciente, presión, amenaza o intromisión,
directa o indirecta, sino única y exclusivamente conforme a -y movido
por- el Derecho».
Sentencia de fondo, Caso Apitz Barbera y otros vs Venezuela, del 5 de
agosto de 2008, Fundamentos 55 y 56.

XXX. Estado, funcionarios y exclusión del abuso de poder


EVITAR LA INSTRUMENTALIZACIÓN DE LOS PODERES DEL
ESTADO
121. «En relación con lo anterior, la Corte ha sostenido reiterada­
mente que la obligación de los Estados Parte de garantizar los derechos
reconocidos en la Convención implica su deber de organizar todo el
aparato gubernamental y, en general, todas las estructuras a través
de las cuales se manifiesta el ejercicio del poder público, de manera
tal que sean capaces de asegurar jurídicamente el libre y pleno ejercicio
de los derechos humanos. A su vez, en diversos casos relativos a'
detenciones arbitrarias, torturas, ejecuciones y desapariciones, la Corte
ha tomado en cuenta la existencia de "prácticas sistemáticas y masivas",;
"patrones" o "políticas estatales" en que los graves hechos se han

247
F id e l R o ja s V a r g a s

enmarcado, cuando "la preparación y ejecución" de la violación de


derechos humanos de las víctimas fue perpetrada "con el conocimiento
u órdenes superiores de altos mandos y autoridades del Estado o con
la colaboración, aquiescencia y tolerancia, manifestadas en diversas
acciones y omisiones realizadas en forma coordinada o concatenada",
de miembros de diferentes estructuras y órganos estatales. En esos
casos, en vez de que las instituciones, mecanismos y poderes del Estado
funcionaran como garantía de prevención y protección de las
víctimas contra el accionar criminal de sus agentes, se verificó una
"instrumentalización del poder estatal como medio y recurso para
cometer la violación de los derechos que debieron respetar y garantizar",
lo que generalmente se ha visto favorecido por situaciones generali­
zadas de impunidad de esas graves violaciones, propiciada y tolerada
por la ausencia de garantías judiciales e ineficacia de las instituciones
judiciales para afrontarlas o contenerlas.
Sentencia de fondo, Caso Perozo y otros vs Venezuela, del 28 de enero de
2009, Fundamento 149.

DEBERES DEL FUNCIONARIO EN UNA SOCIEDAD DEMO­


CRÁTICA .
122. «En una sociedad democrática no sólo es legítimo, sino que
en ocasiones constituye un deber, que las autoridades estatales se
pronuncien sobre cuestiones de interés público. Sin embargo, al hacerlo
están sometidos a ciertas limitaciones en cuanto deben constatar en
forma razonable, aunque no necesariamente exhaustiva, los hechos
en los que fundamentan sus opiniones, y deberían hacerlo con una
diligencia aún mayor a la debida por los particulares, en razón de su
alta investidura, del amplio alcance y eventuales efectos que sus
expresiones pueden llegar a tener en determinados sectores de la
población, así como para evitar que los ciudadanos y otras personas
interesadas reciban una versión manipulada de determinados hechos.
Además, deben tener en cuenta que en tanto funcionarios públicos
tienen una posición de garante de los derechos fundamentales de las
personas y, por tanto, sus declaraciones no pueden desconocer éstos
ni constituirse en formas de injerencia directa o indirecta o presión
lesiva en los derechos de quienes pretenden contribuir a la deliberación
pública mediante la expresión y difusión de su pensamiento. Este deber
de especial cuidado se ve particularmente acentuado en situaciones
de mayor conflictividad social, alteraciones del orden público o
polarización social o política, precisamente por el conjunto de riesgos

248
— J u r isp r u d e n c ia d e l a C o r t e I n t e r a m e r ic a n a d e D e r e c h o s H u m a n o s —

que pueden implicar para determinadas personas o grupos en un


momento dado».
Sentencia de fondo, Caso Perozo y otros vs Venezuela, del 28 de enero de
2009, Fundamento 151.

XXXI. Indemnizaciones
123. «Es un principio de Derecho internacional, que la jurisprudencia
ha considerado "incluso una concepción general de derecho", que
toda violación a una obligación internacional que haya producido un
daño comporta el deber de repararlo adecuadamente. La indemnización,
por su parte, constituye la forma más usual de hacerlo. La reparación
del daño ocasionado por la infracción de una obligación internacional
consiste en la plena restitución (restitutio in integrum), lo que incluye
el restablecimiento de la situación anterior y la reparación de las
consecuencias que la infracción produjo y el pago de una indemnización
como compensación por los daños patrimoniales y extra patrimoniales
incluyendo el daño moral. La indemnización por violación de los
derechos humanos encuentra fundamento en instrum entos
internacionales de carácter universal y regional. El Comité de Derechos
Humanos, creado por el Pacto Internacional de Derechos Civiles y
Políticos de las Naciones Unidas, ha acordado repetidamente, con
base en el Protocolo Facultativo, el pago de indemnizaciones por
violaciones de derechos humanos reconocidos en el Pacto. Lo propio
ha hecho la Corte Europea de Derechos Humanos con base en el
artículo 50 de la Convención para la Protección de los Derechos
Humanos y de las Libertades Fundamentales. La expresión "justa
indemnización" que utiliza el artículo 63.1 de Convención, por referirse
a una parte de la reparación y dirigirse a la parte lesionada", es
compensatoria y no sancionatoria. Aunque algunos tribunales internos,
en particular los angloamericanos, fijan indemnizaciones cuyos valores
tienen propósitos ejemplarizantes o disuasivos, este principio no es
aplicable en el estado actual del Derecho internacional».
Sentencia de indemnización, Caso Vélásquez Rodríguez vs Honduras,
del 21 de julio de 1989, Fundamentos 25, 26, 28 y 38.

DAÑO INMATERIAL: PRECISIONES, DETERMINACIÓN,


PRUEBA, INDEMNIZACIÓN
124. «El daño inmaterial puede comprender los sufrimientos y
las aflicciones, el menoscabo de valores muy significativos para las
■Fid e l R o ja s V a r g a s

personas y las alteraciones, de carácter no pecuniario, en las


condiciones de existencia de la víctima. No siendo posible asignar al
daño inmaterial un equivalente monetario preciso, para fines de la
reparación integral a las víctim as sólo puede ser objeto de
compensación de dos maneras. En primer lugar, mediante el pago de
una cantidad de dinero o la entrega de bienes o servicios apreciables
en dinero, que el Tribunal determine en aplicación razonable del
arbitrio judicial y en términos de equidad. Y en segundo lugar,
mediante la realización de actos u obras de alcance o repercusión
públicos, a las cuales se referirá más adelante la Corte, que tengan
como efecto, entre otros, reconocer la dignidad de la víctima y evitar
la repetición de las violaciones, teniendo en cuenta además que la
jurisprudencia internacional ha establecido reiteradamente que la
sentencia constituye per se una forma de reparación. La Comisión
sostuvo que el señor Bayarri "[ejxperimentó y sigue experimentando
secuelas físicas y sufrimientos psicológicos profundos, producto de
las torturas de las que fue objeto mientras se encontraba en custodia
estatal." Señaló, además, que " [e]l sufrimiento y la angustia se originan
en las torturas y se agravan debido a la impunidad persistente [lo
cual] alteró las condiciones de existencia de la víctima y su familia".
La Corte toma en cuenta, inter alia, que el señor Bayarri, i) fue sometido
a tortura para que se incriminara en la comisión de varios delitos; ii)
permaneció recluido en prisión preventiva por casi trece años, en
violación de su derecho a la libertad personal, tiempo durante el cual
estuvo separado de su familia; y, iii) sufrió debido a la demora en el
esclarecimiento de los hechos que le fueron imputados y continúa
sufriendo por la impunidad que persiste sobre la determinación de los
responsables de la detención y tortura de que fue objeto. En
consecuencia, todo ello le ha causado un perjuicio moral. Siguiendo
el criterio establecido en otros casos, la Corte considera que el daño
inmaterial infligido al señor Bayarri resulta evidente, pues es propio
de la naturaleza humana que toda persona sometida a torturas
experimente un profundo sufrimiento, angustia, terror, impotencia e
inseguridad, por lo que este daño no requiere pruebas. Asimismo, la
Corte se remite a las conclusiones del capítulo referente al derecho a
la libertad y a la integridad personal, así como a las consecuencias de
orden físico y psicológico que la tortura y la detención produjo a la
víctima establecidas en la presente Sentencia. Consecuentemente, la
Corte considera pertinente fijar en equidad la suma de US $100,000.00
(cien mil dólares de los Estados Unidos de América) como compensación

250
— J u r is p r u d e n c ia d e la C o r t e I n t e r a m e r ic a n a d e D e r e c h o s H u m a n o s —

por los daños inmateriales que las violaciones de los derechos humanos
declaradas en esta Sentencia causaron al señor Bayarri. 171. El Estado
deberá efectuar el pago de la indemnización por concepto de daño
inmaterial directamente al señor Bayarri dentro del plazo de un año
contado a partir de la notificación de la presente Sentencia».
Sentencia de fondo, Caso Bayarri vs Argentina, del 30 de octubre de
2008, Fundamentos 164, 165, 168, 169 y 170.

ALCANCES DE LA OBLIGACIÓN DE REPARAR


125. La reparación del daño requiere, siempre que sea posible, la plena
restitución (restitutio in integrum), que consiste en el restablecimiento
de la situación anterior. De no ser esto posible, como en el presente
caso, el tribunal internacional debe determinar las medidas que
garanticen los derechos conculcados, eviten nuevas violaciones y
reparen las consecuencias que las infracciones produjeron, así como
establecer la indemnización que compense por los daños ocasionados.
El Estado obligado no puede invocar disposiciones de derecho interno
para modificar o incumplir la obligación de reparar. Ésta queda sujeta
en todos los aspectos (alcance, naturaleza, modalidades y determinación
de los beneficiarios) al Derecho Internacional. Las reparaciones, como
el término lo indica, consisten en las medidas que tienden a hacer
desaparecer o mitigar los efectos de las violaciones cometidas. Su
naturaleza y su monto dependen del daño ocasionado en los planos
tanto material como inmaterial. En este sentido, las reparaciones que
se establezcan, deben guardar relación con las violaciones declaradas
en los capítulos anteriores en esta Sentencia.
Sentencia de fondo, Caso Huilca Tecse vs Perú, del 3 de marzo de 2005,
Fundamentos 88 y 89.
DETERMINACIÓN DEL MONTO INDEM NIZATORIO:
VÍCTIMA AFECTADA DE INCAPACIDAD TOTAL Y ABSOLUTA,
HIJOS BENEFICIARIOS DE LA INDEMNIZACIÓN
126. «La Corte observa que la desaparición de Manfredo
Velásquez no puede considerarse muerte accidental para efectos de
la indemnización, puesto que ella es el resultado de graves hechos
imputables a Honduras. La base para fijar el monto de la indemnización
no puede, por consiguiente, apoyarse en prestaciones tales como el
seguro de vida, sino que debe calcularse un lucro cesante de acuerdo
con los ingresos que habría de recibir la víctima hasta su posible
fallecimiento natural. En este sentido se puede partir del sueldo que.

251
■Fid e l R o ja s V a r g a s

según la constancia que expidió el Viceministro de Planificación de


Honduras el 19 de octubre de 1988, percibía Manfredo Velásquez en
el momento de su desaparición (1.030 lempiras mensuales) hasta el
momento de su jubilación obligatoria a los sesenta años de edad, según
lo dispuesto por el artículo 69 de la Ley del Instituto Nacional de
Previsión del Magisterio, que el propio Gobierno considera como la
más favorable. Con posterioridad le habría correspondido una pensión
hasta su fallecimiento. Sin embargo es preciso tener en cuenta que el
cálculo del lucro cesante debe hacerse considerando dos situaciones
distintas. Cuando el destinatario de la indemnización es la víctima
afectada de incapacidad total y absoluta, la indemnización debe
comprender todo lo que dejó de percibir con los ajustes correspondientes
según su expectativa probable de vida. En este supuesto, el único
ingreso para la víctima es lo que habría recibido como importe de ese
lucro cesante y que ya no percibirá. Si los beneficiarios de la indemnización
son los familiares, la cuestión se plantea en términos distintos. Los
familiares tienen, en principio, la posibilidad actual o futura de trabajar
o tener ingresos por sí mismos. Los hijos, a los que debe garantizarse
la posibilidad de estudiar hasta una edad que puede estimarse en los
veinticinco años/podrían, por ejemplo, trabajar a partir de ese
momento.-Nó es procedente, entonces, en estos casos atenerse a
criterios rígidos, más propios de la situación descrita en el párrafo
anterior, sino hacer una apreciación prudente de los daños, vistas las
circunstancias de cada caso. Con basé en una estimación prudente de
los ingresos posibles de la víctima durante el resto de su vida probable
y en el hecho de que en este caso la indemnización está destinada
exclusivamente a los familiares de Manfredo Velásquez mencionados
en el proceso, la Corte fija el lucro cesante en quinientos mil lempiras,
que se pagarán a la cónyuge y a los hijos de Manfredo Velásquez en
la forma que después se precisará».
Sentencia de indemnización, Caso Velásquez Rodríguez vs Honduras,
del 21 de julio de 1989, Fundamentos 46, 47, 48 y 49.

INDEMNIZACIÓN POR DAÑO MORAL


127. «En lo que se refiere al daño moral, la Corte declara que éste
es resarcible según eí Derecho internacional y, en particular, en los
casos de violación de los derechos humanos. Su liquidación debe
ajustarse a los principios de la equidad. La Corte debe abordar ahora
la cuestión relativa a la indemnización del daño moral, que resulta
principalmente de los efectos psíquicos que han sufrido los familiares

252
— J u r isp r u d e n c ia d e l a C o r t e I n t e r a m e r ic a n a d e D e r e c h o s H u m a n o s —

de Manfredo Velásquez en virtud de la violación de los derechos y


libertades que garantiza la Convención Americana, especialmente por
W' las características dramáticas de la desaparición forrada de personas.
Los daños morales están demostrados en los documentos periciales y
en la declaración rendida por el doctor en Psiquiatría Federico Allodi,
profesor de Psicología en la Universidad de Toronto, Canadá. Según
tal declaración el mencionado doctor realizó exámenes a la esposa de
Manfredo Velásquez, señora Emma Guzmán Urbina de Velásquez y
a los niños Héctor Ricardo, Herling Lizzett y Nadia Waleska Velásquez.
O En tales exámenes aparece que sufrían de diversos síntomas de
sobresalto, angustia, depresión y retraimiento, todo ello con motivo
de la desaparición del padre de familia. El Gobierno no pudo desvirtuar
la existencia de problemas psicológicos que afectan a los familiares de
la víctima. La Corte considera evidente que, como resultado de la
desaparición de Manfredo Velásquez, se produjeron consecuencias
psíquicas nocivas en sus familiares inmediatos, las que deben ser
indemnizadas bajo el concepto de daño moral».
Sentencia de indemnización, Caso Velásquez Rodríguez vs Honduras,
del 21 de julio de 1989, Fundamentos 27, 50, 51.

DERECHO DE LOS HEREDEROS A RECLAMAR LA INDEM­


NIZACIÓN
128. «Los daños sufridos por las víctimas hasta el momento de su
muerte dan derecho a una indemnización. Ese derecho de las víctimas
se transmite por sucesión a sus herederos. La indemnización que se
debe pagar por el hecho de haber privado a alguien de su vida es un
derecho propio que corresponde a aquellos que han resultado perju­
dicados. Por esta razón, la jurisprudencia de los tribunales internos
de los Estados acepta generalmente que el derecho de solicitar la indem­
nización por la muerte de una persona corresponde a los sobrevivientes
w- que resultan afectados por ella. Esa jurisprudencia establece una
distinción entre, los sucesores y los terceros perjudicados. En cuanto a
los primeros, se presume que la muerte de la víctima les ha causado
un perjuicio material y moral y estaría a cargo de la contraparte probar
que tal perjuicio no ha existido. Pero los reclamantes que no son suce­
sores, tal como se expone más abajo, deben aportar determinadas
pruebas para justificar el derecho a ser indemnizados».
Sentencia de fondo, Caso Aloeboetoe vs Honduras, del 4 de diciembre de
1991, Fundamento 54.

253
F id e l R o ja s V a r g a s

XXXIL Temas varios


LIBERTAD SINDICAL Y DERECHO A ASOCIARSE (EJECU­
CIÓN DE UN LÍDER SINDICAL)
129. «El artículo 16.1 de la Convención comprende el "derecho a
asociarse libremente con fines ideológicos, religiosos, políticos,
económicos, laborales, sociales, culturales, deportivos o de cualquier
otra índole". Estos términos establecen literalmente que quienes están
bajo la protección de la Convención tienen no sólo el derecho y la libertad
de asociarse libremente con otras personas, sin intervención de las
autoridades públicas que limiten o entorpezcan el ejercicio del respectivo
derecho, lo que representa, por lo tanto, un derecho de cada individuo.
Además, gozan del derecho y la libertad de buscar la realización común
de un fin lícito, sin presiones o intromisiones que puedan alterar o
desnaturalizar su finalidad. Por lo tanto, la ejecución de un líder sindical,
en un contexto como el del presente caso, no restringe sólo la libertad
de asociación de un individuo, sino también el derecho y la libertad de
determinado grupo a asociarse libremente, sin miedo o temor, de donde
resulta que el derecho protegido por el artículo 16 tiene un alcance y un
carácter especial. Se ponen así de manifiesto las dos dimensiones de la
libertad de asociación. En su dimensión individual, la libertad de
asociación, en materia laboral, no se agota con el reconocimiento teórico
del derecho a form ar sindicatos, sino que comprende adem ás,
inseparablemente, el derecho a utilizar cualquier medio apropiado para
ejercer esa libertad. Cuando la Convención proclama que la libertad de
asociación comprende el derecho de asociarse libremente con fines "de
cualquier [...] índole", está subrayando que la libertad para asociarse y
la persecución de ciertos fines colectivos son indivisibles, de modo que
una restricción de las posibilidades de asociarse representa directamente,
y en la misma medida, un límite al derecho de la colectividad de alcanzar
los fines que se proponga. De ahí ^ importancia de la adecuación con
la Convención del régimen legal aplicable a los sindicatos y de las
acciones del Estado, o que ocurran con tolerancia de éste, que pudieran
hacer inoperante este derecho en la práctica.En su dimensión social la
libertad de asociación es un medio que permite a los integrantes de un
grupo o colectividad laboral alcanzar determinados fines en conjunto
y beneficiarse de los mismos. Las dos dimensiones mencionadas de la
libertad de asociación deben ser garantizadas simultáneamente, sin
perjuicio de las restricciones permitidas en el inciso 2 del artículo 16 de
la Convención».

254
— J u r is p r u d e n c ia d e l a C o r t e I n t e r a m e r ic a n a d e D e r e c h o s H u m a n o s —

Sentencia de fondo, Caso Huillca Tecse vs Perú, del 3 de marzo de 2005,


Fundamento 69, 70, 71 y 72.

LIBERTAD SINDICAL
130. «Este Tribunal considera que el contenido de la libertad
sindical, una forma de la libertad de asociación, implica la potestad
de elección respecto de cómo ejercerla. En este sentido, un individuo
no goza del pleno ejercicio del derecho a la libertad de asociación, si
en realidad esta potestad es inexistente o se reduce de tal forma que
no pueda ponerla en práctica. El Estado debe garantizar que las
personas puedan ejercer libremente su libertad sindical sin temor de
que serán sujetos a violencia alguna, de lo contrario, se podría
disminuir la capacidad de las agrupaciones de organizarse para la
protección de sus intereses».
Sentencia de fondo, Caso Huilca Tecse vs Perú, del 3 de marzo de 2005,
Fundamento 77.

TERCERIZACIÓN DE LOS SERVICIOS PÚBLICOS


131. «La prestación de servicios públicos implica la protección de
bienes públicos, la cual es una de las finalidades de los Estados. Si
bien los Estados pueden delegar su prestación, a través de la llamada
tercerización, mantienen la titularidad de la obligación de proveer los
servicios públicos y de proteger el bien público respectivo. La delegación
a la iniciativa privada de proveer esos servicios, exige como elemento
fundamental la responsabilidad de los Estados en fiscalizar su
ejecución, para garantizar una efectiva protección de los derechos
humanos de las personas bajo su jurisdicción y para que los servicios
públicos sean provistos a la colectividad sin cualquier tipo de
discriminación, y de la forma más efectiva posible. Los Estados están
obligados a respetar los derechos reconocidos en la Convención y a
organizar el poder público para garantizar a las personas bajo su
jurisdicción el libre y pleno ejercicio de los derechos humanos,
extendiéndose esa obligación a todos los niveles de la administración,
así como a otras instituciones a las que los Estados delegan su
autoridad. Por todas las consideraciones anteriores, la Corte estima
que los Estados son responsables de regular y fiscalizar con carácter
permanente la prestación de los servicios y la ejecución de los
programas nacionales relativos al logro de una prestación de servicios
de salud públicos de calidad, de tal manera que disuada cualquier
amenaza al derecho a la vida y a la integridad física de las personas

255
F id e l R o ja s V a r g a s

sometidas a tratamiento de salud. Deben, inter alia, crear mecanismos


adecuados para inspeccionar las instituciones psiquiátricas, presentar,
investigar y resolver quejas y establecer procedimientos disciplinarios
o judiciales apropiados para casos de conducta profesional indebida
o de violación de los derechos de los pacientes».
Sentencia de fondo, Caso Ximenes Lopes vs Brasil, del 4 de Julio de
2006, Fundamentos 96, 97 y 99.

XXXI. Casas de reposo y tratamiento psiquiátrico


PERSONAS CON DISCAPACIDAD Y DEBER DEL ESTADO
132. «La Corte Interamericana considera que toda persona que
se encuentre en una situación de vulnerabilidad es titular de una
protección especial, en razón de los deberes especiales cuyo cumplimiento
por parte del Estado es necesario para satisfacer las obligaciones
generales de respeto y garantía de los derechos humanos. La Corte
reitera que no basta que los Estados se abstengan de violar los derechos,
sino que es imperativa la adopción de medidas positivas, determinables
en función de las particulares necesidades de protección del sujeto de
derecho, ya sea por su condición personal o por la situación específica
en que se encuentre, como la discapaddad. En tal sentido, los Estados
deben'tomar en cuenta que los grupos de personas que viven en
circunstancias adversas y con menos recursos, tales como las personas
que viven en condiciones de extrema pobreza; niños y adolescentes
en situación de riesgo, y poblaciones indígenas, enfrentan un
incremento del riesgo para padecer discapacidades mentales, como
era el caso del señor Damiáo Ximenes Lopes. Es directo y significativo
el vínculo existente entre la discapaddad, por un lado, y la pobreza y
la exdusión sodal, por otro. En razón de lo anterior, entre las medidas
positivas a cargo de los Estados se encuentran aquellas necesarias para
prevenir todas las formas de discapacidad prevenibles, y dar a las
personas que padecen de discapacidades mentales el tratamiento
preferendal apropiado a su condidón. Las personas con discapaddad
a menudo son objeto de discriminadón a raíz de su condición, por lo
que los Estados deben adoptar las medidas de carácter legislativo,
sodal, educativo, laboral o de cualquier otra índole, necesarias para
que toda discriminadón asodada con las discapacidades mentales
sea eliminada, y para propidar la plena integradón de esas personas
en la sodedad».
Sentencia de fondo, Caso Ximenes Lopes vs Brasil, del 4 de Julio de 2006,
Fundamentos 103, 104 y 105.

256
— J u r isp r u d e n c ia d e l a C o r t e I n t e r a m e r ic a n a d e D e r e c h o s H u m a n o s —

CASA DE REPOSO Y DERECHO AL CONSENTIMIENTO


INFORMADO Y A RECHAZAR EL TRATAMIENTO
133. «El derecho internacional de los derechos humanos reconoce
que individuos con enferm edades mentales, internados en una
institución psiquiátrica, tal como lo estaba el señor Ximenes Lopes,
tienen derecho al consentimiento informado y por ello, el derecho a
rechazar el tratamiento. De manera excepcional, el tratamiento
coercitivo puede ser justificado en caso de emergencia, cuando sea
considerado por una autoridad médica como necesario para prevenir
un riesgo inminente para la persona o terceros; en casos de ausencia
de emergencia, se justifica solamente bajo la revisión de una autoridad
médica independiente. En el caso del señor Ximenes Lopes no existía
un riesgo inminente o inmediato, y tampoco existía información
respecto de una decisión em itida por una autoridad m édica
independiente. En ausencia de tales garantías, el señor Damiao
Ximenes Lopes tenía derecho a rechazar el tratamiento, y cualquier
intento de aplicación de tratamiento coercitivo resultaría una violación
del derecho internacional de los derechos humanos. Dada la naturaleza
potencialmente peligrosa y además dolorosa que producen los efectos
colaterales de las medicaciones psicotrópicas, el uso injustificado e
impuesto de dicha medicación, en contravención de lo dispuesto por
los estándares internacionales, debe ser considerado una forma de
tratamiento inhumano y degradante y una violación del artículo 5.2
de la Convención Americana sobre Derechos Humanos.
Sentencia de fondo, Caso Ximenes Lopes vs Brasil, del 4 de Julio de
2006.

USO DE FUERZA FÍSICA EXCESIVA Y GOLPIZA CONTRA


PACIENTES PSIQUIÁTRICOS ES PRÁCTICA INHUMANA Y DE­
GRADANTE
134. «La contención física (forma de sujeción, entendida ésta como
cualquier palabra o acción que interfiera con la capacidad de un paciente
de tomar decisiones o que restringe su libertad de movimientos) en
tratamientos psiquiátricos, cuando es utilizada adecuadamente, tiene
el objetivo de prevenir cualquier daño que pueda ocasionar el paciente
a sí mismo o a terceros. Causar daño al paciente bajo la excusa de
querer controlar sus emociones es un indicador claro de la falta de
una adecuada capacitación del personal de la institución para el
empleo de métodos correctos para la utilización de la contención. En •
el caso del señor Ximenes Lopes no hay evidencias de que él

257
F id e l R o ja s V a r g a s

representara un peligro inminente para sí mismo o terceros. No se ha


comprobado que se intentara utilizar un método menos agresivo para
controlar un posible episodio de violencia de dicho señor. Por lo tanto,
el uso de cualquier forma de fuerza física para ese caso fue ilegal. Una
vez sujetado, con las manos amarradas hacia atrás, le correspondía
al Estado el deber supremo de proteger al señor Damiao Ximenes Lopes
debido a su condición de extrema vulnerabilidád. El uso excesivo de
fuerza física y la golpiza constituyó una violación de su derecho a
una atención humanitaria. Existen otras alternativas que pueden ser
utilizadas antes de hacer uso de la fuerza o decidir el aislamiento de
un paciente. Los programas de salud mental deberían esforzarse por
mantener un ambiente y una cultura de cuidado que minimice la
utilización de dichos métodos. El uso injustificado y excesivo de la
fuerza en el presente caso constituye una práctica inhumana y un
tratamiento degradante. Cuando el aislamiento y la fuerza son
utilizados como medios de castigo, coerción o para objetivos impropios,
la violación de los derechos humanos es todavía más grave. En los
casos en que el uso de la fuerza haya provocado un gran dolor o
sufrimiento físico o psíquico, su indebida utilización con fines impropios
podrá constituir tortura. Jamás resulta necesario golpear a un paciente
psiquiátrico u ocasionarle cualquier tipo de daño o sufrimiento. El
hecho de que el señor Ximenes Lopes estaba desarmado y bajo la
custodia del Estado, demuestra que una acción de esa naturaleza no
serla proporcional a la eventual amenaza que él pudiera representar.
Dada la gran vulnerabilidad de una persona con crisis psiquiátrica,
cabe a las autoridades del Estado un nivel mayor de responsabilidad
en la protección de estos individuos. La golpiza al señor Damiao
Ximenes Lopes -y su posterior muerte- podría haber sido evitadas si
el Estado hubiese cumplido con su obligación de proporcionarle una
institución con funcionarios capacitados para asistirle en su enfermedad
mental».
Sentencia de fondo, Caso Ximenes Lopes vs Brasil, del 4 de Julio de
2006.

USO DE LA SUJECCIÓN CONTRA PACIENTES PSIQUIÁ­


TRICOS
135. «La sujeción se entiende como cualquier acción que interfiera
con la capacidad de un paciente de tomar decisiones o que restringe
su libertad de movimiento. La Corte toma nota que el uso de la sujeción

258
— J u r is p r u d e n c ia d e l a C o r t e I n t e r a m e r ic a n a d e D e r e c h o s H u m a n o s —

posee un alto riesgo de ocasionar daños o la muerte del paciente, y


que las caídas y lesiones son comunes durante dicho procedimiento.
El Tribunal considera que la sujeción es una de las medidas más
agresivas a que puede ser sometido un paciente ,en tratamiento
psiquiátrico. Para que esté en conformidad con el respeto a la
integridad psíquica, física y moral de la persona, según los parámetros
exigidos por el artículo 5 de la Convención Americana, debe ser
empleada como medida d e últim o recurso y únicamente con la
finalidad de proteger al paciente, o bien al personal médico y a terceros,
cuando el comportamiento de la persona en cuestión sea tal que ésta
represente una amenaza a la seguridad de aquéllos. La sujeción no
puede tener otro motivo sino éste, y sólo debe ser llevada a cabo por
personal calificado y no por los pacientes. Además, y en consideración
de que todo tratamiento debe ser elegido con base en el mejor interés
del paciente y en respeto de su autonomía, el personal médico debe
aplicar el método de sujeción que sea menos restrictivo, después de
una evaluación de su necesidad, por el período que sea absolutamente
necesario, y en condiciones que respeten la dignidad del paciente y
que minimicen los riesgos al deterioro de su salud».
Sentencia de fondo, Caso Ximenes Lopes vs Brasil, del 4 de Julio de 2006,
Fundamentos 133,134 y 135.
CONDICIONES INFRAHUMANAS DE LAS CASAS DE REPOSO
136. «El Tribunal tiene por establecido que en la Casa de Reposo
Guararapes existía un contexto de violencia en contra de las personas
ahí internadas, quienes estaban bajo la amenaza constante de ser agre­
didas directamente por los funcionarios del hospital, o bien de que
éstos no impidiesen las agresiones entre los pacientes, ya que era
frecuente que los empleados no tuviesen entrenamiento para trabajar
con personas con discapaddades mentales. Los enfermos se encon­
traban sujetos a la violenda también cuando entraban en un estado
crítico de salud, ya que la contendón física y el control de parientes
que entraban en crisis, era frecuentemente realizada con la ayuda de
otros padentes. La violencia, sin embargo, no era el único obstáculo
para la recuperadón de los padentes de la Casa de Reposo Guararapes,
sino que las precarias condidones de mantenimiento, conservadón e
higiene, así como de la atendón médica, también constituían una afrenta
a la dignidad de las personas ahí internadas. En la Casa de Reposo
Guararapes el almacenamiento de los alimentos era inadecuado; las
condidones higiénicas y sanitarias del hospital eran precarias, los baños

259
F id e l R o ja s V a r g a s

se encontraban dañados, sin duchas, lavamanos, ni basurero y el


servicio sanitario se encontraba sin cobertura ni higiene; no había
médico de planta, la atención médica a los pacientes era frecuente­
mente prestada en la recepción del hospital, y algunas veces faltaba
medicación; faltaban aparatos esenciales en la sala de emergencias,
tales como tubos de oxígeno, "aspirador de secreción" y vaporizador;
en los prontuarios médicos no constaba la evolución de los pacientes
ni los informes circunstanciados de seguimiento que debían hacer los
profesionales de asistencia social, psicología, terapia ocupacional y
enfermaría; el propietario del hospital no se encontraba presente de
forma asidua, por lo que era evidente la falta de administración. En
resumen, y según señaló la Comisión de Investigación Administra­
tiva instaurada con posterioridad a la muerte del señor Damiao
Ximenes Lopes, la Casa de Reposo Guararapes "no ofrec[ía] las
condiciones exigibles y [era] incompatible con el ejercicio ético-profe-
sional de la Medicina».
Sentencia de fondo, Caso Ximenes Lopes vs Brasil, del 4 de Julio de
2006, Fundamento 120.
VULNERABILIDAD DE LAS PERSONAS QUE PADECEN
DISCAPACIDAD MENTAL
137. «Debido a su condición psíquica y emocional, las personas
que padecen de discapaddad mental son particularmente vulnerables
a cualquier tratamiento de salud, y dicha vulnerabilidad se ve
incrementada cuando las personas con discapaddad mental ingresan
a instituciones de tratamiento psiquiátrico. Esa vulnerabilidad
aumentada, se da en razón del desequilibrio de poder existente entre
los padentes y el personal médico responsable por su tratamiento, y
por el alto grado de intimidad que caracterizan los tratamientos de las
enfermedades psiquiátricas. La Corte considera que todo tratamiento
de salud dirigido a personas con discapaddad mental debe tener como
finalidad principal el bienestar dd padente y el respeto a su dignidad
como ser humano, que se traduce en el deber de adoptar como
principios orientadores del tratamiento psiquiátrico, el respeto a la
intimidad y a la autonomía de las personas. El Tribunal reconoce que
este último prindpio no es absoluto, ya que la necesidad misma del
paciente puede requerir algunas veces la adopdón de medidas sin
contar con su consentimiento. No obstante, la discapaddad mental
no debe ser entendida como una incapaddad para determinarse, y
debe aplicarse la presundón de que las personas que padecen de ese

260
— J u r isp r u d e n c ia d e la C o r t e I n t e r a m e r ic a n a d e D e r e c h o s H u m a n o s —

tipo de discapacidades son capaces de expresar su voluntad, la que


debe ser respetada por el personal médico y las autoridades. Cuando
sea comprobada la im posibilidad del enfermo para consentir,
corresponderá a sus familiares, representantes legales o a la autoridad
competente, emitir el consentimiento en relación con el tratamiento a
ser empleado».
Sentencia de fondo, Caso Ximenes Lopes vs Brasil, del 4 de Julio de 2006,
Fundamentos 129 y 130.

XXXH. Principio de legalidad, irretroactividad y favorabilidad


o 138. «En la elaboración de los tipos penales se debe tener presente
el principio de legalidad penal, es decir, una clara definición de la
conducta incriminada, que fije sus elementos y permita deslindarla
de comportamientos no punibles o conductas ilícitas sancionables con
medidas no penales. La ambigüedad en la formulación de los tipos
penales genera dudas y abre el campo al arbitrio de la autoridad,
particularmente indeseable cuando se trata de establecer la responsa­
bilidad penal de los individuos y sancionarla con penas que afectan
severamente bienes fundamentales, como la vida o la libertad. Resulta
claro que las normas sobre los delitos de terrorismo y traición a la
patria vigentes en el Estado en la época de los hechos de esta causa,
incurren en la ambigüedad a la que acaba de hacerse referencia».
Sentencia de fondo, Caso Cantoral Benavides vs Perú, del 18 de agosto
de 2000, Fundamento 157.

NORMAS QUE NO DELIMITAN ESTRICTAMENTE LAS


CONDUCTAS DELICTUOSAS, SON VIOLATORIAS DEL PRINCIPIO
DE LEGALIDAD ESTABLECIDO EN EL ARTÍCULO 9 DE LA
CONVENCIÓN AMERICANA
139. «La Corte entiende que en la elaboración de los tipos penales
es preciso utilizar términos estrictos y unívocos, que acoten claramente
las conductas punibles, dando pleno sentido al principio de legalidad
penal. Este implica una clara definición de la conducta incriminada,
que fije sus elementos y permita deslindarla de comportamientos no
punibles o conductas ilícitas sancionables con medidas no penales. La
ambigüedad en la formulación de los tipos penales genera duda y
abre el campo al arbitrio de la autoridad, particularmente indeseable
cuando se trata de establecer la responsabilidad penal de los individuos
y sancionarla con penas que afectan severamente bienes fundamentales,
como la vida o la libertad. Normas como las aplicadas en el caso que

261
•Fid e l R o ja s V a r g a s

nos ocupa, que no delimitan estrictamente las conductas delictuosas,


son violatorias del principio de legalidad establecido en el artículo 9
de la Convención Americana».
Sentencia de fondo, Caso Castillo Petruzzi vs el Perú, del 30 de mayo de
1999, Fundamentos 121.

SANCIONES PENALES, ADMINISTRATIVAS Y PODER PUNI­


TIVO EN UN ESTADO DE DERECHO. LOS PRINCIPIOS DE LEGA­
LIDAD E IRRETROACTIVIDAD PRESIDEN LA ACTUACIÓN DE
TODOS LOS ÓRGANOS DEL ESTADO, EN SUS RESPECTIVAS
COMPETENCIAS
140. «En relación con lo anterior, conviene analizar si- el artículo
9 de la Convención es aplicable a la materia sandonatoria administrativa,
además de serlo, evidentemente, a la penal. Los términos utilizados
en dicho precepto parecen referirse exclusivamente a esta última. Sin
embargo, es preciso tomar en cuenta que las sanciones administrativas
son, como las penales, una expresión del poder punitivo del Estado y
que tienen, en ocasiones, naturaleza similar a la de éstas. Unas y otras
implican menoscabo, privación o alteración de los derechos de las
personas, como consecuencia de una conducta ilícita. Por lo tanto, en
un sistema democrático es preciso extremar las precauciones para que
dichas medidas se adopten con estricto respeto a los derechos básicos
de las personas y previa a una cuidadosa verificación de la efectiva
existencia de la conducta ilícita. Asimismo, en aras de la seguridad
jurídica es indispensable que la norma punitiva, sea penal o
administrativa, exista y resulte conocida, o pueda serlo, antes de que
ocurran la acción o la omisión que la contravienen y que se pretende
sancionar. La calificación de un hecho como ilícito y la fijación de sus
efectos jurídicos deben ser preexistentes a la conducta del sujeto al
que se considera infractor. De lo contrario, los particulares no podrían
orientar su comportamiento conforme a un orden jurídico vigente y
cierto, en el que se expresan el reproche social y las consecuencias de
éste. Estos son los fundamentos de los principios de legalidad y de
irretroactividad desfavorable de una norma punitiva. En suma, en un
Estado de Derecho, los principios de legalidad e irretroactividad
presiden la actuación de todos los órganos del Estado, en sus respectivas
competencias, particularmente cuando viene al caso el ejercicio del
poder punitivo en el que se manifiesta, con máxima fuerza, una de las
más graves e intensas funciones del Estado frente a los seres humanos:
la represión».

262
— J u r isp r u d e n c ia d e l a C o r t e I n t e r a m e r ic a n a d e D e r e c h o s H u m a n o s —

Sentencia de fondo, Caso Buena Ricardo y otros vs Honduras, del 2 de


febrero del 2001, Fundamentos 106 y 107.
ALCANCES DE LOS PRINCIPIOS DE IRRETROACTIVIDAD Y
FAVORABILIDAD DE LA LEY PENAL SE EXTIENDEN A LA MA­
TERIA SANCIONATORIA ADMINISTRATIVA
141. «De conformidad con el principio de irretroactividad de la
ley penal desfavorable, el Estado se encuentra impedido de ejercer su
poder punitivo en el sentido de aplicar de modo retroactivo leyes
penales que aumenten las penas, establezcan circunstancias agravantes
o creen figuras agravadas de delito. Asimismo, tiene el sentido de
impedir que una persona sea penada por un hecho que cuando fue
cometido no era delito o no era punible o perseguible. Asimismo, este
Tribunal ha interpretado que los principios de legalidad y de irretroactividad
de la norma desfavorable son aplicables no sólo al ámbito penal, sino
que, además, su alcance se extiende a la materia sancionatoria
administrativa. En un Estado de Derecho, los principios de legalidad
e irretroactividad presiden la actuación de todos los órganos del Estado,
en sus respectivas competencias, particularmente cuando viene al caso
el ejercicio de su p oder punitivo».
Sentencia de fondo, Caso Ricardo Canese vs Paraguay, del 31 de agosto
del 2004, Fundamentos 175, 176.
ALCANCES DE LA FAVORABILIDAD DE LA LEY PENAL EN
EL MARCO DE LA RETROACIWIDAD
142. «Por su parte, el principio de la retroactividad de la ley
penal más favorable se encuentra contemplado en el artículo 9 in fin e
de la Convención, al indicar que si con posterioridad a la comisión del
delito la ley dispone la imposición de una pena más leve, el conde­
nado se beneficiará de ello. Dicha norma debe interpretarse de buena
fe, conforme al sentido corriente que haya de atribuirse a los términos
del tratado en el contexto de éstos y teniendo en cuenta el objeto y fin
de la Convención Americana, cual es la eficaz protección de la persona
humana, así como mediante una interpretación evolutiva de los
instrumentos internacionales de protección de derechos humanos. En
este sentido, debe interpretarse como ley penal más favorable tanto a
aquella que establece una pena menor respecto de los delitos, como a
la que comprende a las leyes que decriminalizan una conducta ante­
riormente considerada como delito, crean una nueva causa de justifi­
cación, de inculpabilidad, y de impedimento a la operatividad de una

263
•Fid e l R o ja s V a r g a s

penalidad, entre otras. Dichos supuestos no constituyen una enume­


ración taxativa de los casos que merecen la aplicación del principio
de retroactividad de la ley penal más favorable. Cabe destacar que el
principio de retroactividad se aplica respecto de las leyes que se
hubieren sancionado antes de la emisión de la sentencia, así como
durante la ejecución de la misma, ya que la Convención no establece
un límite en este sentido. De conformidad con el artículo 29.b) de la
Convención, si alguna ley del Estado Parte u otro tratado interna­
cional del cual sea Parte dicho Estado otorga una mayor protección o
regula con mayor amplitud el goce y ejercicio de algún derecho o
libertad, éste deberá aplicar la norma más favorable para la tutela de
los derechos humanos».
Sentencia de fondo, Caso Ricardo Canese vs Paraguay, del 31 de agosto
del 2004, Fundamentos 177, 178, 179 y 189.

ACTOS DE COLABORACIÓN EN DELITOS DE TERRORISMO


143. «La legislación peruana, en lo que interesa al presente caso,
prevé diversos tipos penales, a saber: terrorismo, traición a la patria
y colaboración con el terrorismo. Esta última ofrece, a su vez, varias
hipótesis. La Corte Interamericana ha hecho notar que la formulación
del delito de traición a la patria es incompatible con la Convención
Americana. Ahora bien, en el proceso penal ordinario no se consideró
ese tipo penal con respecto a la señora Lori Berenson. Tampoco se
aplicó la figura de terrorismo en dicho proceso. Se invocaron y
aplicaron, en cambio, algunas hipótesis de colaboración con el
terrorismo, en las que se fundó la condena dictada. Conforme a la
legislación peruana, la colaboración no constituye una forma de
participación en el terrorismo, sino un delito autónomo en el que
incurre quien realiza determinados actos para favorecer actividades
terroristas. Desde luego, la apreciación sobre la existencia, en su caso,
de actos de colaboración, debe hacerse en conexión con la descripción
típica del terrorismo. La formulación de los delitos de colaboración
con el terrorismo, no presenta, a juicio de la Corte, las deficiencias
que en su momento fueron observadas a propósito del delito de
traición a la patria. Este Tribunal no estima que dichos tipos penales
sean incompatibles con lo dispuesto en el artículo 9 de la Convención
Americana».
Sentencia de fondo, Caso Lori Berenson vs Perú, del 25 de agosto del
2004, Fundamento 127.

264
— J u r isp r u d e n c ia d e l a C o r t e I n t e r a m e r ic a n a d e D e r e c h o s H u m a n o s —

ADECUACIÓN DEL DEUTO DE TERRORISMO AL MANDATO


Q DE DETERMINACIÓN
144. «En relación con el tipo penal básico de terrorismo establecido
en el artículo 2 del Decreto Ley N° 25.475, es preciso indicar que este
Tribunal no ha encontrado elementos para concluir que existe una
violación del artículo 9 de la Convención, toda vez que dicho tipo
penal fija los elementos de las conductas incriminadas, permite
deslindarlas de comportamientos no punibles o conductas ilícitas
sancionables con medidas no penales y no contraviene otras normas
O de la Convención Americana. La Corte mantiene este mismo criterio
respecto de los artículos 319 y 320 del Código Penal de 1991, terrorismo
y terrorismo agravado, respectivamente, aplicados al señor Urcesino
Ramírez Rojas en el primer proceso. 195. Esta Corte ya ha señalado
que el tipo penal de colaboración con el terrorismo establecido en el
artículo 4 del Decreto Ley N° 25.475, que fuera imputado al señor
Wilson García Asto en su primer proceso, no viola lo dispuesto en el
artículo 9 de la Convención Americana. Este mismo criterio se hace
extensivo al tipo penal de pertenencia o afiliación a una organización
terrorista contenido en el artículo 322 del Código Penal de 1991, que
se imputó al señor Urcesino Ramírez Rojas en el segundo proceso
llevado en su contra y al artículo 5 del Decreto Ley N° 25.475, que
O fuera imputado al señor Wilson García Asto en el segundo proceso
seguido en su contra. Este Tribunal no ha encontrado que dichos tipos
penales violen lo dispuesto en el artículo 9 de la Convención Americana,
en virtud de que fijan los elementos de las conductas incriminadas,
permiten deslindarlas de comportamientos no punibles o conductas
ilícitas sancionables con medidas no penales y no contravienen otras
normas de la Convención».
Sentencia, Caso García Asto vs Perú, del 25 de noviembre de 2005,
Fundamentos 194 y 195.
C . ;
XXXII. Aspectos penales diversos
EL DERECHO PENAL COMO ULTIMA RATIO
145. «La Corte entiende que en la elaboración de los tipos
penales es preciso utilizar términos estrictos y unívocos, que acoten
claramente las conductas punibles, dando pleno sentido al principio
de legalidad penal. Este implica una clara definición de la conducta
incriminada, que fije sus elementos y permita deslindarla de compor­
tamientos no punibles o conductas ilícitas sancionables con medidas

265
F id e l R o ja s V a r g a s

no penales. La ambigüedad en la formulación de los tipos penales


genera dudas y abre el campo al arbitrio de la autoridad, particular­
mente indeseable cuando se trata de establecer la responsabilidad penal
de los individuos y sancionarla con penas que afectan severamente
bienes fundamentales, como la vida o la libertad. Normas como las
aplicadas en el caso que nos ocupa, que no delimitan estrictamente
las conductas delictuosas, son violatoriás del principio de legalidad
establecido en el artículo 9 de la Convención Americana. La Corte ha
señalado que el Derecho Penal es el medio más restrictivo y severo
para establecer responsabilidades respecto de una conducta ilícita. La
tipificación amplia de delitos de calumnia e injurias puede resultar con­
traria al principio de intervención mínima y de ultima ratio del derecho
penal. En una sociedad democrática el poder punitivo sólo se ejerce en
la medida estrictamente necesaria para proteger los bienes jurídicos
fundamentales de los ataques más graves que los dañen o pongan en
peligro. Lo contrario conduciría al ejercicio abusivo del poder punitivo
del Estado. Tomando en cuenta las consideraciones formuladas hasta
ahora sobre la protección debida de la libertad de expresión, la razona­
ble conciliación de las exigencias de tutela de aquel derecho, por una
parte, y de la honra por la otra, y el principio de mínima intervención
penal característico de una sociedad democrática, el empleo de la vía
penal debe corresponder a la necesidad de tutelar bienes jurídicos fun­
damentales frente a conductas que impliquen graves lesiones a di­
chos bienes, y guarden relación con la magnitud del daño inferido.
La tipificación penal de una conducta debe ser clara y precisa, como lo
ha determinado la jurisprudencia de este Tribunal en el examen del
artículo 9 de la Convención Americana. La Corte no estima contraria
a la Convención cualquier medida penal a propósito de la expresión de
informaciones u opiniones, pero esta posibilidad se debe analizar con
especial cautela, ponderando al respecto la extrema gravedad de la
conducta desplegada por el emisor de aquéllas, el dolo con que actuó,
las características del daño injustamente causado y otros datos que
pongan de manifiesto la absoluta necesidad de utilizar, en forma
verdaderamente excepcional, medidas penales. En todo momento la
carga de la prueba debe recaer en quien formula la acusación. En
este orden de consideraciones, la Corte observa los movimientos en la
jurisprudencia de otros Tribunales encaminados a promover, con ra­
cionalidad y equilibrio, la protección que merecen los derechos en apa­
rente pugna, sin mellar las garantías que requiere la libre expresión
como baluarte del régimen democrático».

266
— J u r isp r u d en c ia d e l a C o r t e I n t e r a m e r i c a n a d e D e r e c h o s H u m a n o s —

Sentencia de fondo. Caso Kimel vs Argentina, del 2 de mayo de 2008,


Fundamentos 63, 76, TI y 78.

ÁMBITO DE PRIVACIDAD INMUNE A LAS INVASIONES DE


TERCEROS O POR LA AUTORIDAD
146. «La protección de la vida privada, la vida familiar y el
domicilio de injerencias arbitrarias o abusivas implica el reconocimiento
de que existe un ámbito personal que debe estar exento e inmune a las
invasiones o agresiones abusivas o arbitrarias por parte de terceros o
de la autoridad pública. En este sentido, el domicilio y la vida privada
y la familiar se encuentran intrínsecamente ligados, ya que el domicilio
se convierte en un espacio en el cual se puede desarrollar libremente
la vida privada y la vida familiar».
Sentencia de fondo, Caso Escué Zapata vs Colombia, del 4 de julio de
2007, Fundamento 95.

PROTECCIÓN DE LAS CONVERSACIONES TELEFÓNICAS


147. «Como esta Corte ha señalado anteriormente, aunque las
conversaciones telefónicas no se encuentran expresamente previstas
en el artículo 11 de la Convención, se trata de una form a de comuni­
cación incluida dentro del ámbito de protección de la vida privada. El
artículo 11 protege las conversaciones realizadas a través de las líneas
telefónicas instaladas en las resid