Está en la página 1de 7

Ocasión: Ministración a la iglesia local el Domingo 22 de enero de 2012 en

ocasión de continuar serie sobre la motivación

Objetivo: Ministrar acerca de como el entendimiento correcto y los sentimientos


fuertes obran para motivar la voluntad y enfrentar todo tipo de dificultades

VIVIENDO CON PROPÓSITO

Texto: Hechos 20:24 Pero de ninguna cosa hago caso, ni estimo preciosa mi
vida para mí mismo, con tal que acabe mi carrera con gozo, y el ministerio que
recibí del Señor Jesús, para dar testimonio del evangelio de la gracia de Dios.

I. VIVIMOS CON PROPÓSITO SI CONOCEMOS EL EVANGELIO Y SU


PODER
dar testimonio del evangelio de la gracia de Dios
CONOCIMIENTO

La motivación interna se fortalece cuando consideramos que lo que


hacemos es importante, es algo de valor.
Cuando lo consideramos algo propia, no algo que nos han impuesto.
Cuando anticipamos resultados

A. Poder para derribar argumentos

2ª Corintios 10:4 porque las armas de nuestra milicia no son carnales,


sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas, 5 derribando
argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de
Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo,

2Cor 6:7 en palabra de verdad, en poder de Dios, con armas de justicia


a diestra y a siniestra;

Jer 23:29 ¿No es mi palabra como fuego, dice Jehová, y como martillo
que quebranta la piedra?

B. Poder para salvación

Romanos 10:14 ¿Cómo, pues, invocarán a aquel en el cual no han


creído? ¿Y cómo creerán en aquel de quien no han oído? ¿Y cómo
oirán sin haber quien les predique? 15 ¿Y cómo predicarán si no fueren
enviados? Como está escrito: ¡Cuán hermosos son los pies de los que
anuncian la paz, de los que anuncian buenas nuevas!

1
Rom 10:17 Así que la fe es por el oír, y el oír, por la palabra de Dios.

Rom 1:16 Porque no me avergüenzo del evangelio, porque es poder de


Dios para salvación a todo aquel que cree; al judío primeramente, y
también al griego.

C. Poder para transformación

Colosenses 1:9 Por lo cual también nosotros, desde el día que lo


oímos, no cesamos de orar por vosotros, y de pedir que seáis llenos del
conocimiento de su voluntad en toda sabiduría e inteligencia espiritual,
10 para que andéis como es digno del Señor, agradándole en todo,
llevando fruto en toda buena obra, y creciendo en el conocimiento de
Dios;

2Tim 3:16 Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar,
para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, 17 a fin de que el
hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena
obra.

II. VIVIMOS CON PROPÓSITO SI CORREMOS LA CARRERA CON GOZO


SENTIMIENTOS
Pero de ninguna cosa hago caso, ni estimo preciosa mi vida para mí
mismo, con tal que acabe mi carrera con gozo

Creo que la mayoría hemos oído acerca de la maratón, cuando algo es muy
largo y extenuante empleamos el término: maratónico

En la ciudad griega de Atenas, las mujeres esperaban saber si sus maridos


ganaban o perdían la batalla en la llanura de Maratón (lugar ubicado
aproximadamente a 42 km) debido que sus enemigos persas habían jurado
que tras vencer a los griegos irían a Atenas a saquear la ciudad, violar a las
mujeres y sacrificar a los niños.

Al conocer esto, los griegos decidieron que si las mujeres de Atenas no


recibían la noticia de la victoria griega antes de 24 horas, coincidiendo con
la puesta del Sol, serían ellas mismas quienes matarían a sus hijos y se
suicidarían a continuación. Los griegos ganaron la batalla, pero les llevó
más tiempo del esperado, así que corrían el riesgo de que sus mujeres, por

2
ignorarlo, ejecutasen el plan y matasen a los niños y se suicidasen
después.

La leyenda dice que: Filípides, además de haber estado combatiendo un


día entero, tuvo que recorrer una distancia de entre 30 y 35 km para dar la
noticia, puesto que la ciudad de Maratón está al noroeste de Atenas, a no
mucha distancia. Tomó tanto empeño en llegar a su destino a la mayor
brevedad que, cuando llegó, cayó agotado y antes de morir sólo pudo decir
una palabra: "Niké" (victoria en griego).

En honor a la hazaña de Filípides se creó una competición con el nombre


de "maratón", que fue incluida en los juegos de 1896 de Atenas
inaugurados por el Barón Pierre de Coubertin.

En estos primeros Juegos Olímpicos el gran héroe fue el ganador de la


prueba de maratón, un pastor griego llamado Spiridon Louis, que fue
seleccionado casi por obligación por un oficial del ejército griego.

Las primeras noticias que llegaban a través de los mensajeros, que seguían
la carrera en bicicleta o a caballo, no eran nada halagüeñas, ya que en el
kilómetro 16 lideraban la prueba tres de los cuatro atletas foráneos (el
australiano Edwin Flack, el francés Albin Lermusiaux, y el norteamericano
Arthur Blake). La última noticia recibida por los 70.000 espectadores que
abarrotaban el estadio Panatenaico de Atenas fue que Edwin Flack
marchaba solo en cabeza ya en las inmediaciones del estadio, lo que
provocó la desilusión generalizada. De repente, para sorpresa y algarabía
de los espectadores, empezó a cobrar fuerza el rumor de que un corredor
local se había puesto en cabeza de la prueba. Instantes después, el coronel
Papadiamantopoulos entraba a caballo en el estadio y confirmaba la noticia:
el ganador estaba llegando… y era un atleta heleno.

Spiridon Louis –que no se encontraba entre los favoritos- entraba primero


en el estadio para cruzar la línea de meta, como vencedor, con un tiempo
de 2 horas 58 minutos y 50 segundos

Al final de la carrera entró en solitario por la meta para delirio de sus


compatriotas, salvando así el honor helénico, dado que fue el único triunfo
griego en una prueba de atletismo en estos juegos. Esta victoria lo convirtió
en una persona rica; incluso un carnicero se ofreció a darle carne de por
vida y un zapatero a calzarle. Murió sin faltarle nada.
Su tiempo fue de: 1. Spiridon Louis (GRE) 2h58:50
3
2. Charilaos Vasilakpos (GRE) 3h06:03 7 minutos antes que el segundo
lugar.

Isa 40:31 pero los que esperan a Jehová tendrán nuevas fuerzas;
levantarán alas como las águilas; correrán, y no se cansarán; caminarán, y
no se fatigarán.

Posteriormente se supo que los tres atletas foráneos que marchaban en


cabeza de carrera habían desfallecido por no haber sabido regular sus
fuerzas; salieron demasiado rápido y pagaron la temeridad.
Actualmente una es una prueba atlética de resistencia con categoría
olímpica que consiste en correr una distancia de 42.195 kilómetros.

Louis era vendedor de agua en las calles de Atenas, que a la sazón no


contaba aún con sistema de agua potable. Fue seleccionado por el coronel
Poporopopoulos quien había sido su superior durante el servicio militar,
para participar en el evento que se realizaba por primera vez.

La impactante es que Spiridon Louis, era un pastorcito, que antes de la


salida permaneció dos días en oración y ayuno.

Qué motivó a Spiridon a dar hasta su último esfuerzo:

Spiridon dijo la frase que pronunció antes de que se iniciara la


competición: “Quiero intervenir para salvar el honor de Grecia”.

Correr la carrera cristiana con gozo implica que no solo el entendimiento


motiva al cristiano, sino también las emociones.

Se podría hacer en este momento la pregunta: “¿Precisamente a qué se


refiere usted cuando habla de emociones?”

Mi respuesta sería la siguiente: “Las emociones son las actuaciones


enérgicas e intensas de las inclinaciones y la voluntad del alma.”

Hay inclinaciones de gusto o disgusto que apenas logran movernos de una


total apatía. Hay otras en que el gusto o el disgusto es más fuerte hasta el
punto de ser tan fuerte que nos lleva a actuar con propósito y energía.

La intensidad de las emociones determina la forma en que actuamos


4
¿Quién puede negar que la verdadera vida cristiana tenga como ingrediente
fundamental las emociones, esas acciones vigorosas y enérgicas de la
voluntad?
La vida cristiana que Dios requiere no consiste de emociones debiluchas,
pálidas, y sin vida que escasamente logran desalojarnos de la apatía. La La
Palabra nos llama a ser “fervientes en espíritu, sirviendo al Señor”
(Romanos 12:11).
“Ahora, pues, Israel, ¿qué pide Jehová tu Dios de ti, sino que temas a
Jehová tu Dios, que andes en todos sus caminos, y que lo ames, y sirvas a
Jehová tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma?”

“Regocijaos en el Señor siempre. Otra vez digo: ¡Regocijaos! (Filipenses


4:4).

A. El gozo de disfrutar su Palabra

Jer 15:16 Fueron halladas tus palabras, y yo las comí; y tu palabra me


fue por gozo y por alegría de mi corazón; porque tu nombre se invocó
sobre mí, oh Jehová Dios de los ejércitos.

B. El gozo en medio de la tribulación

1Tes 1:6 Y vosotros vinisteis a ser imitadores de nosotros y del Señor,


recibiendo la palabra en medio de gran tribulación, con gozo del Espíritu
Santo,

1ª. Pedro 1:6 En lo cual vosotros os alegráis, aunque ahora por un


poco de tiempo, si es necesario, tengáis que ser afligidos en diversas
pruebas,7 para que sometida a prueba vuestra fe, mucho más preciosa
que el oro, el cual aunque perecedero se prueba con fuego, sea hallada
en alabanza, gloria y honra cuando sea manifestado Jesucristo,
8 a quien amáis sin haberle visto, en quien creyendo, aunque ahora no
lo veáis, os alegráis con gozo inefable y glorioso;
9 obteniendo el fin de vuestra fe, que es la salvación de vuestras almas.

Esta participación viva y fervorosa del corazón en la vida cristiana viene


como resultado de la circuncisión espiritual, o regeneración, a la cual
pertenecen las promesas de la vida.

5
“Y circuncidará Jehová tu Dios tu corazón, y el corazón de tu
descendencia, para que ames a Jehová tu Dios con todo tu corazón y con
toda tu alma, a fin de que vivas” (Deuteronomio 30:6).

Las Escrituras hablan del gozo como una gran parte de la religión
verdadera. “Alegraos, justos, en Jehová” (Salmos 97:12).

“El fruto del Espíritu es amor, gozo,” etc. (Gálatas 5:22).


C. El gozo de participar de una herencia celestial
Luc 6:22 Bienaventurados seréis cuando los hombres os aborrezcan, y
cuando os aparten de sí, y os vituperen, y desechen vuestro nombre como
malo, por causa del Hijo del Hombre. 23 Gozaos en aquel día, y alegraos,
porque he aquí vuestro galardón es grande en los cielos; porque así hacían
sus padres con los profetas.

Ju 1:24 Y a aquel que es poderoso para guardaros sin caída, y presentaros


sin mancha delante de su gloria con gran alegría,

III. VIVIMOS CON PROPÓSITO CUANDO SERVIMOS EN EL MINISTERIO


QUE NOS HA SIDO ENCOMENDADO
y el ministerio que recibí del Señor Jesús, para dar testimonio del evangelio
de la gracia de Dios.

y el ministerio que recibí del Señor Jesús, para dar testimonio del evangelio
de la gracia de Dios.

A. El ministerio es a causa del propósito de Dios


Pero cuando agradó a Dios, que me apartó desde el vientre de
mi madre,

Ga 1:15 Pero cuando agradó a Dios, que me apartó desde el


vientre de mi madre, y me llamó por su gracia, 16 revelar a su
Hijo en mí, para que yo le predicase entre los gentiles,

Ef 2:10 Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús


para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para
que anduviésemos en ellas.

B. El Ministerio es por su Gracia


y me llamó por su gracia,

6
1Ti 1:12 Doy gracias al que me fortaleció, a Cristo Jesús
nuestro Señor, porque me tuvo por fiel, poniéndome en el
ministerio, 13 habiendo yo sido antes blasfemo, perseguidor e
injuriador; mas fui recibido a misericordia porque lo hice por
ignorancia, en incredulidad. 14 Pero la gracia de nuestro Señor
fue más abundante con la fe y el amor que es en Cristo Jesús.

C. El Ministerio es a causa del conocimiento de nuestro Señor


16 revelar a su Hijo en mí

Mt 16:17 Entonces le respondió Jesús: Bienaventurado eres,


Simón, hijo de Jonás, porque no te lo reveló carne ni sangre,
sino mi Padre que está en los cielos.

D. El Ministerio es para proclamar su Nombre a aquellos a


quienes nos envía
para que yo le predicase entre los gentiles,

Ro 11:13 Porque a vosotros hablo, gentiles. Por cuanto yo soy


apóstol a los gentiles, honro mi ministerio,

Eph 3:8 A mí, que soy menos que el más pequeño de todos los
santos, me fue dada esta gracia de anunciar entre los gentiles
el evangelio de las inescrutables riquezas de Cristo,