Está en la página 1de 147

REVISTA

DEL
CONSERVADORA
PENSAMIENTO CENTROAMERICANO

DICIEMBRE 1964 HERMANO HILDEBERTO MARIA


n ,",TI: RUPESTRIl - ASPECTO CULTURAL
DIlSC:OIlOClDO DEL lUIORlGEN

FRANCISCO PEREZ ESTRADA


~ msTOIUA DE Lll TlIlllll:NCIA DE lA
TImU ii:N NlCARllGUA

EMILIO ALVAREZ LEJARZA


U. UBIlIlllLlSMO EN LOS "30 MOS"

DIEGO MANUEL CHAMORRO


IZo CONSJ:RVATlSMO DE LOS "'30 lUlOS"

DOUGLAS DILLON
J)J:SARROLLO DIl LllTlNO AMIlRlCll y LAS
INSTITUCIONES FINANClIlRAS DIl
DTADOS UNIDOS

MANUEL CORONEL MATUS


!!'LORES NlCARIlGUENSJ:S EN UNA TUMBA GUATEMALTIlCll

DON DAVID VELA EN NICARAGUA

WILL!AJ\¡~ V. WEU S

ALBERT Z. CARR
J:L MUNDO '!<' WILLI.llM W.llLK!';1l1

NICARAGUA, 5 Córdoba,

51 EXTERIOR, 1 Dólar
EXTENSION DE LA RAMA DE INVALIDEZ, VEJEZ Y
MUERTE DEL SEGURO SOCIAL
Desde el l' de Enel'o quedan protegidos los empleados bancarios de todo el país
Desde hace cierto tiempo los empleados de las instituciones bancarias que tienen sucur-
sales eri el interior de la república, venían solicitando insistentemente que el Instituto Nacional de
Seguridad Social extendiera su protección en el régimen de pensiones a los trabajadores de los Ban-
cos que laboran fuera de Managua.
Se fundamentaba esa petición, plenamente justificada, en dos razones principales

19 Los empleados de las instituciones bancarias tenían un régimen de previsión que quedó
interrumpido por el hecho de la incorporación de ios mismos ai Seguro Social, y

2 9 Es frecuente que empleados de Managua sean trasladados a alguna sucursol, en cuyo


caso se ven interrumpidos sus contribuciones al Seguro Sociol y por ende se ven 'disminuidas o
anuladas sus espectativas a los beneficios del régimen de pensiones

El Consejo Directivo del Instituto Nocional de Seguridad Social consideró favorablemente la


petición de los empleados de instituciones bancarias no solo por su justicia intrlrisecq, sino también
porque está programada, entre los programas de extensión a corto plozo del Seguro Social, la in·
corporación a la rama de Invalidez, vejez y muerte de los empleados de las instituciones o empresas
que desarrollan actividades én diversos lugares del pais Este grupo comprende esencialmente
los empleados permanentes del Gobierno, los trabajadores de los entes autónomos y de los Ban-
cos
La incorporación del sector bancario que se hará efectiva desde el Primero de Enero de
mil novecientos sesenta y cinco servirá de experiencia inicial y el Seguro Social espera incorporar
a la protección el resto de los grupos mencionados, o seo a Jos trabajadores del Gobierno y de los
entes autónomos al comenzar el año 1966 ~.,
La protección de los trabajadores cubiertos en esta extensión del Seguro financiará con el
4 % de los salarios, financiación a la que contribuirán en forma tripartita los patronos, las traba-
jadores y el Estado, correspondiendo a los patronos el pago del 2 % de los salarios de sus tra-
bajadores, a los trabajadores el 1 % de sus salarlos y al Estado el 1 %; las prestaciones que se
otorgarón son las mismas vigentes en la rama de invalidez, vejez y muerte o sea pensiones en ca-
sos de invalidez total o parcial permanente, pensiones de vejez después de haber cumplido 60
años y pensiones a los sobrevivientes, viuda y huérfanos, en caso de muerte del asegurado; en esto
contingencia también se otorga un auxilio de funeral
Cabe hacer notar que la extensión independiente de la rama de invalidez, vejez y muerte
es una experiencia bastante original en el campo de la seguridad social ,latinoamericana, pero su
fundamentación doctrinario es firme Lo rama de enfermedad y maternidad exige para su ex-
tensión un cuidadoso planeamiento en el que se deben tomar en cuenta los recursos médicos y
facilidades sanitarias existentes, las vías de acceso, etc, exige también los necesarias construcciones
para el funcionamiento de los servicios médicos y su debido equipamiento, razones por las cuales
el ritmo de extensión de la rama de enfermedad-maternidad es necesariamente lento En cambio,
la rama de ínvofidez, vejez y muerte no presenta esas cortapisas para su extensión pues su admi-
nistración es sencilia y los prestaciones que otorga son exclusivamente prestaciones en dinero
Es razonable, por consiguiente promover la rápida expansión de los regímenes de pensiones
a todos los grupos de trabajadores que por su condicián económico-social necesitan más de lo pro-
tección de esta rama, y estamos seguros de que la experiencia que inicia el Seguro Social de
Nicaragua con la extensión del régimen de pensiones a los empleados bancarios de todo el país,
ha de ser valiosa no solo en el campo nocional, sino que ha de promover planes similares en otros
paises de América Latina

INSTITUTO NACIONAL DE SEGURIDAD SOCIAL


w
f+&&ct__
I
'_f@!

Para poder movilizarse sin contratiempos


todos los 365 días del año, compre su
vehículo donde siempre encuentra de
todo

AGEl\TCIAS
81(hít' flwsíth
CHILA CH. DE SOLORZANO
MANAGUA. NIC.

FORD PARA REGALOS


TEL. 5037 APT.1969

TAUNUS ATRACTIVOS

JEEP CON
ATRACTIVOS
JULIO MARTINEZ
Calle 15 de Sept. • Tels: 71046/47/48/49 EMPAQUES

FOTOGRABADOS PEREZ
CARMEN J. PEREZ SUCRS. CIA. LTDA.
Servicio de impresí6n litOgl áfica. Especialidad en ti abajos 11 colores para sus
etiquetas, pOltl-ldas de levist3s, afiches y cualquier otIo material de propaganda
Teléfono 44.87 Frente al Gimoasio Nacional Managna, D N.
i&ii&JlitWi'ClSW& 2 '*""mPf!!'fh"llWID~" M" M

,= .,

AL SERVICIO DE LA INDUSTRIA Y COMERCIO CENTRO AMERICANO


EQUIPO PARA TODA el. ASE DE CARGA Y REFRIGERADO

OFICINAS EN LAS CINtO REPUBLlCAS DEL ISTMO


SERVICIO DIARIO DE CARGA Y ENCOMIENDAS
CENTRAL: GUA'I'EMALA SAN SALVADOR, EL SALVADOR SAN JOSE DE COSTA RICA MANAGUA. NICARAGUA
-'."';¡Z'''m''¡§¡'-;¡1r3ü'm"Il-'E·"MIi"iii-'-!!" '1',;léf¡"nm"'~J.;¡39¡;64.
11I
IIlITm¡,llüéfolinoi!t'rIílQ'if¡'
UltG-"'"
Teléfono; 72.602. .
«DE LO MEJOR DE LO ANTIGUO VIENE
PARA EL HOMBRE DE ACCION
LO MEJOR DE LO NUEVO.»

REFRIGERADORAS
DESDE 1881
lEONARD MENNEN
PARA SEGURIDAD DU-
RANTE TODO EL DIA

SUAVIZA y REFRESCA
SU ROSTRO

IW'IEi'1V1V E!I V
SALA DE ARTES
TEl. 22-81
lVIéNNEN
MANAGUA

CASTRO GULKE & CIA. LTDA.


ES DE HOMBRES USAR MENNEN

-
Teléfono 43-66 Apartado No. 274
Managua, Nicoragua, C. A.

REPRESENTACIONES' IMPORTACIONES' EXPORTACIONES' DISTRIBUCIONES' AGENCIAS' COMISIONES

Vístase elegante

~jDr~.5 'rtt~,6 bajo


la dirección de un técnico
;1' graduado
en Habana, Cuba.

1.30-50 Acabado Gómez


acabado perfecto

.8Jl1tttUUJU4~j1lit. ¡Compárelol
Av. Bolívar
Te's. 3050 - 5588
.... LIBROS DE CALIDAD AL ALCANCE DE TODOS !::
6:i ea
~ ~
EL MEJOR REGALO EN CUALQUIER FESTIVIDAD
~ ES UN REGALO DE CALiDAD
llU1GALIll UN LiBRO EN ESTA NAVllDllDI
O
Vi

o
m
e
m
ENVlllMOS A NUESTROS FAVORECEDORES UN
ATENTO SllLUDO EN OICASION DE PASCUAS n
Y A~O NUEVO :t>
!::
SXiGAN COMPRll.NDO NUESTROS L I B R O S Y g
ESPllllRlilN MUY PRONTO FABULOSOS PREMIOS. e
8USGUE N'lJESTRllS O lB R A S EN LOS LUGARES »
...
OUE USTED SABE.
» ...»
§ DISTRIBUIDORES n
»
Z
n
EdUorial "El Carmen"
Calle Colón - No 904
Edilorial "San Judas"
Calle Ceniral Este
zn
m Teléfono No. 72434 Contiguo Edif. CERNA m
e
m
e
m
GRATIS!
-t -1
• libro por 6 cupones
O obtenga sus cupones O
e al comprar nueslras obras
el
~ O
In

-
LIBROS DE CALIDAD AL ALCANCE DE TODOS
Publicldtl.d de Nicarll,¡otUa

; 4d aw +

"NIlSTLE caUdad y seguridad al servicio del consumidor centroamericano. Produclos


PJe.llé (GuaJlemala) s.a. Producloo l\Iesllé' (El Salvador) s.a. Pro",uclos Nesllé (Cosla
mca) S.A. Nesllé Hondureliía S.A. D. R. BaUanlyne y Cia. Managua, Nicaragua".
Publicidad de tilcarallUa
aA\V

MEJORES COSECHAS - MAYORES GANANCIAS


USANDO FERTILIZANTES ENGRO
ENGRO HACE QUE LA TIERRA PRODUZCA MAS
* b w-

INSECTICIDAS LIQUIDOS

INDUSTRIAS

s. A.
SILVIO ARGOELLO CARDENAL

DISTRIBUIDORES EXCLUSIVOS

PARA TODA CENTROAMERICA


-
ASPERSIONADORA
y
ESPARCIDORA DE POLVOS

AVIONES DE FUMIGACION

-
MOTOR LYCOMING 235 H.P.
A-9
DISTRIBUIDORES EXCLUSIVOS
SILVIO ARGOELLO CARDENAL

PARA TODA {ENTROAMERICA


·í
I

s. 04.
. ~

eía. ':Di~tri{,uiáora,
M EJ J C A N O S APARTADO POSTAL No. 603
CALLE A CUSCATANCINGO EL SALVADOR, CENTRO AMERICA
EL 11VIOl\l 11GRICOLn IDEaL

NUESTRO SERVICIO DE FUMIGACION AEREA HA SIDO MEJORADO CON LOS NUEVOS AVIONES SNOW 1964
S.2C QUE ES EL AVION AGRICOLA IDEAL, CUYAS VENTAJAS PERMITEN UNA EXTRAORDINARIA PENETRA·
CION Y COBERTURA, DEBIDO A LA MAYOR PRESION DEL EQUIPO ASPERSOR Y TURBULENCIA DEL MOTOR
DE 600 H.P.

PARA LOS TRA8AJOS DE FERTILlZACION EL EQUIPO SWATHMASTER PROPORCIONA LA HOMOGENEA AS.


PERSION DEi. A80NO.

LAS CARACTERISTICAS DEL DISE/ilO DEL SNOW 1964 S-2C, PERMITEN AL OPERADOR CUBRIR LOS PLANTIOS
CON SEGURIDAD, DANDO ASI MEJOR SERVICIOS AL AGRICULTOR.

COMERCIAL AGRICOLA, S. A.
MANAGUA, D. N. CHINANDEGA
Teléfono: 5688 Teléfonos: 514 y 519
c::,Qel1i6ta

eon~er"'adora
elel epenóamiento eentro"meric"no
Se "aHla eOH6srua4ora únicamente eH el 6Blttláo de que HO el; antirreliglo6&1, ni Qntl ...
capltalldta. CVa 811 marcha J.acia la :;)lttegraclóH ele eenfro&lmérica 1J <:paHafftil,
por encima da la" áioióiolte6 partiáit;ta6.

EDITORIAL
La Academia de Geografia e Historia de Nicaragua orgamzo un
Concurso en ocasión de cumplirse el Trigésimo Aniversario de su Fundación.
REVISTA CONSERVADORA DEL PENSAMIENTO CENTROAMERICANO
publica en las páginas siguientes tres trabajos en el orden en que fu~ron
premiados con el primero, ,segundo y tercer lugar. Aunque, específica-
mente, los aspedos de la historia y preehistoria nicaragüenses en la vida
cultural e histórica de todo Centro América están de tal manera intermez-
1:lado5 que cuanto se escriba sobre aspectos particulares de cada región
necesariamente se relaciona con las otras y es, igualmente, de interés para
todas. Esto es paticularmente cierto en lo relativo a la p're.historia como
el esludio sobre el Arle Rupestre y a la élpoca pre-colonlal, como el trabaio
sobre la Tenencia de la Tierra, por ser los presentados por sus autores apli.
cables a las otras regiones de nuestro Istmo Centroamericano.
Pero, contral io a lo que pudiera creerse, el trabajo sobre El Libera·
lismo en los 30 años, p~r 1eferirse a la época en que nuestras Repúblicas
formaban ya Estados separados, soberanías distintas e independientes la
una de la otra, semejante trabajo carecería de interés en los demás países
Centroamericanos. Sin embargo, no es así, pues como lo ha hecho notar
Laudelino Moreno en su bien conocida obra "Relaciones Interestaduales de
las Repúblicas Centroamericanas", la vida política de todas nuestras Repú..
blicas está de tal manera interrelacionada que, según el autor, no existen
realmente .problemas de tipo ihfernacional en los conflictos entre 105 países
Centroamericanos sino que casi todos han tenido el carácter de conflictos
intestinos, ast tenemos que aun los conflictos armados en1re los Estados
han sido de carácter intetno en el fondo, han sido más bien guerras civiles
intestinas, en que ciudadanos de un Estado en guerra han figurado en los
ejércUos del otro Esfado; y este ha sido un fen6meno constantemente repe-
tido en el pasado.
Por eso tiene especial interés ese ensayo de filosofl. de la historia
de Nicaragua, porque tiene una natu,ral repercusi6n en l. filosofla de la
historia Centro.merleana.
CO!IITIUB1JClON aL ESCLlU\EClMJENTO
DIl LA PRIlHJSTORlll DIl N1ClUUlGVA

EL ARTE RUPESTRE
ASPECTO CULTURAL DESCONOCIDO DEL ABORIGEN
HILDEBERTO MARIA
(HH.EECC.)

El Hermano Hildeberto María, en los últimos


veinte años, ha profundizado en el estudio de la
ciencia Arqueológica Americana en Venezuela, ~o.
lombia y Centro América, -Nicaragua especial-
mente. Además de sus tareas como profesor de
los Institutos Pedagógicos, que los Hermanos de
las Escuelas Cristianas mantienen en los países
arriba mencionados, y en los que él ha servido,
el Hermano Hildeberto siguió por dos años el Curso
de Arqueología en la Universidad del Atlántico, en
Colombia; es miembro del Instituto Etnológico del
Atlántico en Barranquilla; escribió durante cuatro
años una serie de artículos en la Sierra Nevada de
Santa Marta, y desde que llegó a Nicaragua ha
estudiado profundamente todo lo referente a la
Arqueología y Etnología de Nicaragua y Centro
América, dándole especial atención al Arte Rupes-
tre de Nicaragua, como puede apreciarse en este trabajo inédito que publicamos.
Siendo que el estudio del Arte Rupestre de Nicaragua se relaciona íntimamente con el de Ceno
tro y Sur América, en trabajos posteriores el autor examinará, comparándolos, los grabados ru-
pestres de Nicaragua con los de Centro y Sur América, luego éstos con los del resto del Continente
Americano y en seguida con los del Viejo Mundo. Tan interesante tarea será una aportación va·
liosa a la Arqueología y Etnologia uníversales, cUyas interrelaciones saldrán a luz del archivo de
las rocas.
A comienzos de Enero próximo el Hermano Hildeberto María publicará un libro que llevará el
sugestivo título, "Estas Piedras Hablan", en el que recogerá todos los datos referentes al Arte Ru·
pestre de Nicaragua que él ha acumulado con dedicado empeño a través de sus constantes giras
por los valles y montañas del país.
Introducción: o menos fielmente lo que otros autores han
dicho, sin añadir nada nuevo, a Inenos que
Escasos son los documentos estos que eche mano e interprete correctamente los
penniten reconstruir la cultura aborigen de descubrimientos de los etnólogos y dé los aro
Nicaragua. Las memorias redactadas por los queólogos. De esia manera la ciencia ar-
cronistas a raiz de la conquista en los siglos queológica se convierte en útil auxiliar del
XVI' y XVII acerca de los primeros poblado. histonador y le ayuda a reconstruir o como
res de la República no son lo suficientemente pletar tal o cual dato cronológico o cultural,
específicas y detalladas como para darnos incorporándolo luego al acervo histórico na·
una idea global referente al origen, civiliza· cional o local.
ción y demás carac±eristicas culturales de las Así lo han hecho con excelentes resul-
tribus nativas. tados los espeleólogos europeos al escudri.
ñar y estudiar las reconditeces de las caver-
El investigador que desee informarse nas del Sur de Francia y del Norte de España
ampliaménte de la protohistoria de Nicara· y descubrir las magnificas pinturas rupes-
gua se verá obligado a repetir y copiar más tres junto con variadas colecciones de uten·
-2-
silios caseroS, armas de caza, amén de otros parecer indescifrables, esculpidos por los in-
muchos instrumentos usados por los "incul- dígenas de épocas pretéritas, sobre los can-
tos y bárbaros" I:0bladores de Europa hace íos rodados, las peñas, los paredones rocosos
más de 15.000 anos. de los ríos y de las quebradas. A estos sím-
bolos, cuyo significa.do exacto se ignora, se
El Sr. Emmanuel Anafi, basándose en los los llama petroglifos. del latín, petra, piedra,
grabados rupestres hallados en el Valle de y del griego glyptos, grabado, asurcado. por-
Camónica, situado en los Alpes Italianos, en- que su contorno, grosor y profundidad Se-
tre Suiza Y Austria, describe minuciosamente mejan surcos cincelados por percusión sobre
la vida y costumbres de los pueblos que vi- las rocas.
vieron en la región por varios milenios. Así
nOS lo narra en su interesante y apasionante Se les conoce, taulbién, por grabados ru-
libro "La Civilisation du Val Camonica". pestres; su estudio constituye el Arie Rupes-
tre de una regi.ón, nación, etc. Así se dirá,
Sin necesidad de ir lan lejos, los descu- el Arte Rupestre de Nicaragua, de Chonfales,
brimientos realizados en México en las últi- de O=eiepe, etc.
mas décadas. han obligado a los historiado-
res a cambiar datos tradicionalmente acep- Divídense los mOIlumenios rupestres en
tados sobre las culturas aborígenes centro- dos grandes grupos: los grabados y las pin-
an1.ericanas y mexicanas. turas; éstas úliirnas rarísimas en Nicaragua,
como la de la "Serpiente Emplumada" de la
y por lo que concierne a Nicaragua, los Laguna de Asososca; las gliptografías, en
datos recopilados por H. J. Spinden en su li- carnbio, pasan de varios centenares y quizás
bro "The Chorotegan Culture Area", en el que lleguen al rnillar cuando se complele su es-
estudia y revisa la cerámica, escu1±ura, etc. tudio.
de los Chorotegas y Nicaraos, ampliaron con-
siderablemente las valoraciones cuHurales de Pictografías:
las tribus prehispánicas residentes en Nica-
ragua y regiones aledañas. Aunque ningún documento nos diga có-
Con razón se ha dicho, pues, que cuando mo pintaron lo? am.erindios sus picl:ografías
fallan las fuentes tradicionales de la investi- rupestres. del atento examen de los dibujos
gación cronológica, la arqueología es insus- localizados, puede suponerse que emplearon
tituible y eficaz auxiliar del historiador. el método siguiente muy visible, de gran ta-
m.año y liso en sus superficies, prueba del fin
Uno de esos valiosos auxiliares es el arie inluiiivo que perseguían sus autores, se dedi-
rupestre, o sea el conjunto de grabados es- caban a la limpieza y preparación ele la par-
culpidos o pintados en las rocas. Olvidados te seleccionada con el fin de hacer desapa-
y relegados hasta hace poco corno carentes recer cualquier sustancia que pudiera obsta-
de importancia científica e histórica, los di- culizar la perfecta adherencia del colorante.
bujos cincelados en las peñas por el amerin-
dio en épocas lejanas, cobran n,ayor valora- Diversas fueron las sustancias en1.plea-
ción en la actualidad y su estudio desDieria das por los indios de Nicaragua en sus pin-
de día en día creciente interés entre l;:'s ar- turas: bija y jagua para el negro; "lchiote
queólogos, ya que dichos monumentos indí- para el ocre; óxido de hierro en polvo para
genas encierran detalles inapreciables refe- el rojo; para el amarillo. azul y gris usaban
rentes a la vida y costumbre del aborigen. diversos ingredientes minerales y vegetales.

Por lo que a Nicaragua Se refiere, las En la mayoría de los casos los dibujos
manifes±a.ciones rupestres son muy nurnero- de las piciografías rupestres parecen hechas
'las y su estudio constituye tema de palpi- con las manos o dedos del ar±is.ta pues los
tan±e importancia puesto que aquellas en- contornos son finos y no prestan señales de
cierran en síniesis el progreso cultural y re- haber sido ejecutados por medio de pinceles.
ligioso de las tribus que poblaron las regio- El remate de los trazos corrobora esta afir-
nes del territorio nacional. mación, aunque na±urahnente, en algunos
casos, emplearon los indios rúsiicos pinceles
Precisamenie el presente trabajo tiene de plumas o de pelos, o bien simples palos
por objeto dar a conocer eSe aspecto desco- aplanados.
nocido de la cultura de nuestros antepasa-
dos, estudiarlo atentamente y sacar las con- Las escasas pinturas rupeslr¡>s de Nica"
clusiones pertinentes. ragua están hechas con un tinie de origen
vegetal, del tipo del achiote; presenlan una
tonalidad rojiza corno manchas de sangre ar-
Naturaleza y División terial; el grueso de la línea no pasa por lo
general de dos centímeiros y los sírnbolos se
. En casi todas las secciones de la Repú- conservan en buen estado a pesar del tiempo
bhca se han localizado mul±itud de signos, al y de los elemenios. En la actualidad el co-
-3-
Repre!!entacion6l!l antre.pomorfa8 en los pettoglifos de Nit818gua
La Seca (Cara..) El Güiste (Carazo) Chichihualtepe (Managu3/)

lar se halla como incrustrado y cubiedo por para el laboreo de las piedras. Debido a la
una película transparente producía de la faHa aparente de herramientas adecuadas
misma roca. En algunas pictografías es ad- ciedos autores afirman que los grabados ru-
mirable la fijeza que han adquirido estas pestres corresponden a raza y civilización an-
marcas al correr de los siglos. terior",s; úHimos destellos de una cuHura de-
saparecida, teoría deshechada al descubrirse
Prueba de ello lo tenemos en la "Ser- la habilidad con que manejaba el indígena
piente Emplumada" de la Laguna de Asosos- las hElrramientas de piedra.
ca, conocida y admirada de muchas perso-
nas. En la Piedra Pintada de Montelimar, Los grabados rupestres son en general
Masachapa, existen vesfigios de color azul y superficiales y pocos profundos; la capa ex-
rojo. Para la obtención de este último, es ±erior de las rocas expuestas a la intemperie
muy posible que el indio usara de la arcilla no eS dura; las herramientas o cinceles usa-
ocre que contiene cieda can~idad de hidró- dos por los indios eran de pedernal, ande-
xido de hierro, arcilla abundante en las Cer- sifa, e±c., materiales muy resistentes y muy
canías de los conos volcánicos del litoral del a propósüo para cincelar las piedras. Mues-
Pacífico. tras de estos instrumentos de percusión pue-
den verse en todos los museos de alguna im-
Rocas Grabadas o Petroglifos podancia: el Museo Nacional posee algunos
bellos ejemplares.
Para las piedras grabadas, luego de se- El surco lineal de los petroglifos es cons-
leccionar la roca, trazaba el nafivo el bos- fante, esío es, conserva la misma anchura y
quejo del dibujo, procediendo luego al gra- profundidad en todas sus paríes, caracferís-
bado por medio de cinceles de piedra de du- tica que implica empleo de insírumentos
reza y de resistencia minerológica extraor- idénticos. Los grabados rupestres, llevan,
dinarias, aguzados en forma de punzón, lo nafuralmen±e, el sello evidente e innegable
que hacia posible el írabajo de bajo relieve, de las limitaciones impuestas a sus autores
dejando una marca punteada más o menos por la clase de instrumentos como por las
corrugada, algo dispareja, por medio de la disposiciones y ap±ifudes individuales del
cual identifica el experto la autenticidad de ar±ista.
los trabajos rupesíres de los aduHerados.
L\=,s dibujos ejecutados en esa forma son, Los Petroglifos como obras artísticas
sin embargo, bastante detallados y presentan
frazos muy diferenciados de continuidad de- Hablar en detalle de dicho asunto lleva-
linida. La escuHura de las glip±ografias, co- ría muy lejos y fuera del alcance del pre-
rno se echa de ver, era operación laboriosa y sente adiculo. Conviene, con todo, alguna
que requeria desíreza y esfuerzo continuado. aclaración de términos. Las expresiones "ar-
fe decorativo" y "ar±e por el arte", no Son
Los indios de Nicaragua no conocían si- sinónimas; son tan diferentes entre si como
no el oro y el cobre, metales del todo inútiles "hermosear un jardín" y "hacer un hermoso
-4-
jardín". Lo primero pertenece al arie deco- ±ido apreciafivo. En efecto, el trabajo del
rativo y 10 segundo al arie por el arie. arfista nativo es sencillo, directo y natural,
el amerindio extraía sus lnateriales de la vi-
No era indiferente el indio de Nicaragua da¡ muchos dibujos parecen haber sido eje-
a la idea y a la expresión de la belleza, sen- cutados de memoria, aunque cierios detalles
tía el impulso esiético en alío grado y lo ex- secundarios los sacase de iornlas reales.
teriorizaba de mil maneras en la manufactu-
ra de variados objetos de uso diario y casero, Completa es tmnbién la independencia
como lo demuestran los hallazgos arqueoló- del esculior nativo en la representación de
gicos realizados en :muchas paries de la Re- los motivos simbólicos. Las figuras podrán
pública. También en los peiroglifos demos- ser las mismas pero diferirán en su concep-
tró el aborigen su capacidad y gusio esiéfi- ción y realización
cos de tal manera que m.uchas de las glipio-
grafías cinceladas en la dura roca son verda- No Se ciñe el ar±ista a norma alguna¡ re-
deras obras maestras del arie rupestre. vela, en cambio, técnica peculiar y propia en
consonancia con las ideas y creencias de la
Naturalmente que en el examen y apre- iribu o grupo étnico a que pertenece¡ detalle,
ciación de los valores culiurales de nuestros este último que permite catalogar los pelro-
indios no puede primar el mismo criferio con glifos y atribuirlos a determinados grupos
que examinamos las m.anifestaciones estéti- cullurales.
cas del hombre contemporáneo: son dos cul-
turas diametralmente opuestas y que preci- Débese insistir en la profunda inHuencia
san por lo tanto de reglas propias y especi- ejercida por la magia y las creencias religio-
ficas. sas y los milos en el desenvolvilTIiento del
arie rupestre de Nicaragua¡ pero aún en este
Para apreciar como es debido una obra caso, al cincelador de las rocas por razones
ariística aborigen es preciso tomar en cuenta mágicas o culturales, podía dar rienda suella
el marco dentro del cual fue creada y lo exó- a su iniciativa e imaginación.
fico del ambiente culiural en que fue realiza-
da. En este senfido los peiroglifos de Nica- Detalle importante: tenía muchas veces
ragua pueden considerarse como obras ariís- al dia que adaptar la figura o representación
ficas y útiles al mismo tiempo. a la peña o piedra, o a la superficie previa-
m.ente escogida, la cual era a ratos inadecua-
La hechura de las gliptografías es ruda, da, ya que su reducido iamaño impedía
infantil y a veces grotesca, llegando a repre- abarcar el dibujo entero, cosa que le obliga-
sentar solo una parte del objeto para indicar ba a truncar el conjunto, o lal o cual deialle,
el todo: la cabeza de una persona o animal, en detrimento del lodo. Esto no siempre da-
por ejemplo¡ o expresando con dibujos con- ba corno resultado un compuesio armonioso
vencionales ideas generales y complejas. para el crítico del siglo XX, ya que los sím-
bolos se extendían más allá de lo que per-
A pesar de iodo, a pesar de la aparente mitían las secciones de la roca. La indife-
rusticidad, los grabados rupestres de nues- rencia aparente del indio hacia la armonía
tros indios demuestran gran sensibilidad y de conjunto es la causa principal de la des-
especial adaptación de la retina para perci- proporción existente en rrmchas de las glip-
bir impresiones instantáneas de las diversas tografías de Nicaragua. Grababa el nativo
posiuras o posiciones de hombres, animales lo que podía grabar en determinado lugar¡
y objetos. el resto lo intuían sus hermanos de raza co-
nocedores del alcance y significado de los
El arte rupestre nicaragüense demues- sÍlnbolos rupesires.
ira, en efecto, rara habilidad, dominio téc-
nico de hechura y una imaginación muy de- El desarrollo de ciertos rasgos en deler-
sarrollada de sus autores. Los símbolos cin- minada figura llevaba al indio a descuidar
celados en las rocas están eonfonnes a prin- olros, y de este modo abandonaba la repre-
cipios sencillos de estéfica, propios de una sentación realisia. En última instancia los
mentalidad primitiva, si se quiere, pero rea- reemplazaba por el simbolismo en el que
lizados con pericia inconírastable y confor- unos pocos trazos bastaban para dar ideas
me al genio inventivo individual. Debemos del objeto, animal o persona, rasgos que po-
admitir naturahnente que la ejecución de los día estilizar y transformar en signos conven-
petroglifos es, en apariencia ruda, sus causas cionales: era el paso del dibujo realista al
habría que buscarlas en las definiciones del abstracto o convencional.
aborigen en el manejo de instrumentos im-
perfectos, ó en lo primitivo de éstos, o en am- Las semejanzas accidentales que en la
bas cosas a la vez. naturaleza encontraba el aborigen, produ-
cían en su menie asociaciones tales que le
. Carenies de toda perspectiva los petro- impulsaban a transformar el objeto naiural
gh.fos nos parecen m.onóionos y simplistas a en una representación más comple±a de lo
pnmera vista¡ ingenuos y primitivos en sen- ideado o tomado por modelo. En una u otra
-5-
El mono, la culebra, el coyote, el venad o, en algunos gliptografías de Nicaragua
l-Los Chilamos (eaIaZO) 3-La Seca (Carazo)
2-Las TOlres (Managua) 4-EI Acetuno (Carazo)
fonna, los rasgos superficiales de las rocas cuando se les interpreta bien, son a veces, el
o de los paredones fueron hábihnente apro- único campo en que puede moverse el his-
vechados para expresar con :r¡>ás viveza y toriador cuando no cuenta con otras fuentes
realismo el ideal forjado en su ¡nente, de es- infor¡nativas.
te l1.1.odo, varios grabados rupestres fueron
inspirados por extrañas for¡nas naturales, ta- La etnología reconstruye con frecuencia
les corno promontorios rocosos curiosamente todo o parie del caráC±er aborigen partiendo
modelados. del análisis especulativo. Los grabados ru-
pestres, en cambio, per¡niten penetrar en el
Ventajas de los Petroglifos alma del artista y vislumbrar la influencia
ejercida en su ánimo por el ambiente de la
Beneficiosos son los grabados rupestres tribu y por el conjunto de elementos cuHu-
tanto para los nativos que los labraron corno rales de la región.
para el erudito que los estudia. No hay que
olvidar que la ¡nis¡na importancia que tiene El estudio de estos documentos tiene
aC±ualmente la República de Nicaragua des- gran valor e interés científico y cultural ya
de el punto de vista geográfico, centro del que nos proporciona datos preciosos y preci-
Istmo Meso-Americano que une las dos Amé- sos acerca de sus autores y del medio am-
ricas, la del Norte y la del Sur, la tuvo tam- biente en que desarrollaron sus aC±ividades.
bién en épocas pretéritas, ya que por su sue-
lo cruzaron las corrientes cuHurales proce- Los litogrifos y piC±ografías constituyen
dentes del Norie y del Sur del Nuevo Mundo. elementos importantes para el conocimiento
psicológico de aquellas gentes o poblaciones
Los peirogllfos deben, pues, ser tratados prehispánicas que no poseían otros medios
como monumentos históricos, ariísticos y cul- para expresar sus ideas e idiosincracia sino
iurales, indispensables para el estudio de mediante signos convencionales.
nuestros indios. Todas las obras litográfi-
cas dejadas por los pri¡nitivos las aprovecha Entre los detalles arqueológicos y etno-
la historia; constituyen preciosos auxiliares lógicos sobre los que ilustran los grabados
-6-
rupestres de los indios de Nicaragua, están al unísono con los demás miembros del gru-
los siguientes: po funcional.
2.-Los grabados rupestres alirnen:laban
1 _Organizaclon social, Jefes, sacerdoies, y sos:lenían las diversas e.mociones de los que
magos, hechiceros, guerreros. a su vera pasaban, congregaban, contempla-
2 _Individuos y familia. ban, iri:lerpretaban y veneraban el arcano de
3:_Religión y culto: xnitología, espíri~us, dio- las glip:lografías, depositarias milenarias de
ses, magia, alfares, sacerdotes, rIfos cul~ las creencias y de los mi:los priInitivos, irnp~­
turales, sacrificios, símbolos del culto, he- diendo así que éstos Se olvid..ran y marchl-
liolatría. :laran.
4._0bjeios caseros, armas, utensilios. 3.-Finalmen:le, los pe:lroglifos renova-
5.-Animales, caza. ban y fortificaban la con.f~a:r:'za religios!" y
6.-Ceremonias varias: de iniciación, prepa- social en las reuniones penodlcas de la :lnbu,
raforias a la caza, posteriores a ella, an- jun:lo con sus .magos, hechiceros, y sacerdo-
tes de la sieznbd., de la cosecha, etc. :les reunidos :lodos an:le los síxnbolos sagra-
7 -Danzas ceremonIales y iribales. do~ que les recordaban las :lradiciones de sus
8.-Vesiidos. indumentaria, adornos. an:lepasados, sus glorias, sus hechos porlen-
9.-Máscmas diversas. fosos, SUB éxodos y sus esperanzas.

En una palabra, los peiroglifos son co- Auteniir.idad de los Petroglifos


mo páginas abierias del inmenso libro de
hisloria esr:ulpido por los primitivos habilan- Ra~ones varias prueban la au:len:licidad
fes de Nicaragua en las peñas y rocas en las y antigüedad de los grabados rupes:lres de
que dejaron girones de su civilización y de Nicaragua. Veámoslas brevemente:
su cultura.
j .--:Los peiroglifos se haU~n, en genE;-
Deber del arqueólogo y del etnólogo es ralo en lugares retirados, .escondldos y de d,-
inferprelar correclarnen1e y con paciente con- fícil acceso· cuevas, deshladeros, paredones
sagración, págínas tan preciosas e interesan- rocosos, re~guardos abrigos, orillas de las
1es. Anfe los rtludos n'lonuluenfos lupesires quebradas y de los ríos, etc.
diseminados por las selvas y montañas de 2.-La .mayoría de los dibujos se adap:la
Nicaragua, admira el alen:lo observador in- a la mentalidad primi:liva y forma par:lEi de
tel"luinable desfile de artesanos, magos, je- sus nUlos, creencias, ±o~emismo, supers±icio~
fes, sacerdotes, jefes, guerreros, pueblo, e±c., nes y religión.
que cuentan, cada cual a su ITlanera, la his- 3.-.-El hallazgo de ariefados y. de alfa-
foria, la vida rulinaria, las vicisitudes ladas rería en las cercanías de los petroghfos prue-
del quehacer diario, profundamente huma- ba frecuente uso de los mismos.
no, y medianle ello, los aspedos diversos de 4.-La pátina del tiempo que caracferi-
las culturas que se sucedieron al correr dE> za las obras rupes:lrell es señal inequívoca -:le
los años en la Cosia del Pacífico de Nicara~ su antigüedad. A veces la naturaleza m18-
gua la más c!ensarnen!e poblada de la Re- ma gel mineral pélreo exuda cierta sustan-
pública en los iiempos prehispáni.cos. cia vItrea que recubre los grabados y los pre-
serva indefinidamen:le. En cuan:lo a los otros
No menos beneficiosos fUE>ron los pe:lro- los elementos na:lurales, el sol, la lluvia, el
glifos para sus au:lores y para las iribus a vienfo, etc., los destruyen y detedoran poco
que pertenecían, pe¡'o pa.ra apreciar COl1.vew
El. poco. ~
nientemente las glip:lografias desde esle pun- 5.-La tradicion local indígena les da
:lo de vis:la, preciso es aHuados en su am- un origen antiquísimo. "Fueron hechos mu-
biente hisiórico, y s610 enlonces podrá de- chos años antes de la llegada de los españo-
cirse que su verdad corno la de los mi:los,
con Jos cuales unen lazos indisolubles, fue les", con:les:lan lacónicaxnen:le los na:lurales
su uiilidad. al ser in:lerrogados al respedo.
6 -Las semejanzas en:lre los símbolos
Esta utilidad puede compendiarse en esculpidos y los .mo:livos de alfarería encon-
lres punJos principales: :lradas en las mismas regiones es aira prueba
de su aulen:licidad.
. l.-Fueron los pe:lroglífos sírnbolos uni- 7.-Los grabados rupes:lres se hallan pre-
fIcadores de las diversas .tribus o conglome- cisamenie en las cercanías de las regiones
rados é:lnicos en que existieron, ya que da- más densamente pobladas de Nicaragua en
ban safisfacci6n en 0S0S grupos a las nece- épocas precolombinas, tales coxno Managua,
sidades inlelec:luales de saber y de compren- Carazo, Estelí, Granada, Ome:lepe, Rivas, Za-
der, servían de hase a la religión, comunica- paiera, Chontales, etc.
ban al clan nonnas de acción cul:lural y .mo-
ral; .man:lel1ían la unidad de sentirnien:los, Por qué esculpierol1 los indios los Petroglifos
l<:ts emociones religiosas y la disciplina so-
c;al. Junto a los pelrogllfos, cabe dichos Razones psico16gicas profundamen:le en-
sll"nbolos, era donde el alma nativa vibraba raizadas en su alxna de:lerxninaron al abori-
-7_
Dos símbolos armitofol mes que repI esentan el águila y un grupo de lechuzas, ambos del Uetablo de El Acetuno,
Departamento de ealazo.

gen de Nicaragua a esculpir en las rocas: la Tres preguntas sencillas, al parecer, pero
aspiración perenne de todo hombre a perpe- muy difíciles de coniestar de una manera
iuarse a tr¡;¡.vés del fiempo y del espacio de- categórica, a lo m.enos por ahora. Los gra-
jando huellas propias de su ser y de sus bados rupestres pueden estudiarse desde di-
obras, rendir tribuio final y perpetuo a los ferentes punios de vista y multiforme puede
m.iembros de su iribu, recordar los hechos de ser su objetivo; aspecto ariísfico, valor eco-
sus héroes, los m.itos de sus dioses, la valen- nómico, esto es, el trabajo, el esfuerzo, la téc-
tia de sus jefes, transm.iiir a la posteridad los nica, requeridos para sus ejecución; el estu-
símbolos, los mitos, las tradiciones, etc, de dio comparativo de sus símbolos e interpre-
sus antepasados. tación de los mismos, etc. Dos tendencias
principales en la interpretación de los petro-
Al no tener otro m.edio de publicidad glifos: la de los "racionalistas" que no ven en
fuera de la tradición oral, el indio nicara- ellos sino el efecto del juego y del pasafiem-
güense ech6 m.ano de los objetos emnemó- po del indígena, y la de los "mísficos" que
ficos, de la pintura y del grabado sobre las consideran cada dibujo como manifestación
rocas para expresar sus m.ensajes y perpe- religiosa o cultural. Ambas tendencias exa-
tuar la fuerza del simbolo y de la magia, di- geran y por lo tanto deben descariarse. El
bujar los animales y los objetos que consti- estudio del arie rupestre de Nicaragua exige
tuían todo su haber en la vida nómada o se- un término medio enire el crudo maieria-
dentaria que llevaba. lismo y el exagerado esoterismo.
Esculpi6 el indio en la dura roca la ma- Diferentes teorías han sido elaboradas
nifestación de los sen±im.ientos religiosos de para la posible interpretación y significado
que estaba pletórica su alma, sentim.ientos de las figuras rupestres. Dichas teorías, más
sencillos y prim.arios, si se quiere, pero pro- o Inenos científicas, son siInple consecuencia
fundamente humanos y lógicos. Quizás me- de la especulación lógica, o sencillas conje-
se éste uno de los principales motivos para turas, ya que hasta el presente carece la ar-
grabar los petroglifos. En efecto, los sitios queología de datos completos que endosen
en donde se localizan los gliptografías, son una explicación clara y definitiva de la glip-
en general, sombríos, de difícil asceso y ro- tografía.
deados de misterio, como si un poder oculto,
una fuerza misteriosa e invencible guiara al Por lo que respecta al arie rupesíre de
amsta hacia esos lugares, convencido que Nicaragua, los dibujos y símbolos esculpidos
tendría dominio completo sobre los elemen- y grabados podrían significar:
tos sino en cuanto los dominara por la ma-
gia. l.-Lírni±es tribales o territoriales.
Motivos poderosos de m.agia, de culto, 2.-Vías m.igratorias.
de cultura, de utilidad, de tradición, de ética, 3.-Recuerdo de hechos locales.
de estéfica, eic., motivaron esa profusión de 4.-Muesíras de producios indígenas.
grabados esculpidos o grabados en las rocas 5.-Representaciones figurativas y repre-
y peñas de nuestros bosques y montañas. sentativas.
6.-Centros de reunión aborigen.
Qué representan los Petroglifos? 7.-Referencias totémicas.
B.-Representaciones mágico-simbólicas.
Qué Son en realidad'? Qué significan'? 9.-Simbolismo religioso y cultural.
-8-
lo.-Ideografías.
l1._Principio ~e
rudimen±ano
alfabeto
Cuanto an±e-
cedente se re-
fiere, na±ural-
rnente, a una
interpretación
general o glo-
bal de las gl ip-
±ografías, ya
que el signifi-
cado par±icnlar
y específico de
cada lTIonumen-
lo rupestre hay
que deducirlo
del lugar, del
ambiente, de
los signos gra-
bados y demás
circunstancias
locales dentro
de las que se
enclava cada
pe±roglifo.
Del atento,
minucioso y
asiduo estudio
de los monu-
men±os rupes- CÍlculos, cuadrados, rectángulos, cUlees, aparecen a menudo
en los gl abados 1 upestres de Nicaragua.
tres dejados por
los indios pre- Los grabados adjuntos pertenecen a los petÍ:'ogIífos de
Cailagua (Masaya), Las Pilas (Carazo), el Giiiste y
colombinos de El Acetuno.
Nicaragua, se
saCa la conclusión general fácilmente demostrable, de que la
mayoría de los pe±roglifos se relacionan específicamente con
la religión. De ahí se sigue que el examen de los dibujos
pintados y esculpidos sea imprescindible para seguir la ±ra-
yeC±oria religiosa de las tribus aborígenes.
Algunos autores han querido ver en los pe±roglifos ru-
dimen±os de algún alfabeto. Es verdad que Nicaragua, cen-
±ro geográfico del Is±mo Centroamericano, recibió el impacto
de las civilizaciones nodeñas y sureñas. Es verdad que las
culturas Maya, Quiché, Tolteca, Az±eca, Nahua, e±c., rebasa-
ron sus fronteras e influyeron grandemente en las civilizacio-
nes primitivas de Nicaragua, bien sea por afinidad étnica,
por derecho de conquista o por influencia económica. Es
ciedo también que dichas culturas desarrollaron y alcanza-
ron algunos de los cinco peldaños que distingue la etnología
en todo sistema de escritura, tales como los ideogramas, ~s­
cri±ura fonográfica, eic. Pero no hay documento alguno que
demuestre que desarrollaron la escrilura silábica.
Si bien es ciedo también que en el panorama rupestre
de Nicaragua, en determinadas áreas especialmente, apare-
cen y repilen de modo idéntico ciedos símbolos, grabados al
parecer siguiendo ciedo orden preestablecido, con iodo, no es
posible descubrir en ellos sistema alguno de escritura.
Qué peldaño cultural gráfico escalaron los artífices de
los petroglifos? Los últimos descubrimientos gliptográficos
permiten suponer que el nativo de Nicaragua pintó y grabó lo
que veía; estilizó y sinietizó indicando ideas abstractas o sim-
ples categorías; empleó el simbolismo por medio de ideogra-
mas; pero nunca alcanzó ni la escritura tonográfica ni la
silábica.
-9-
Caraderíst!cl]s de los Peh'ofligos de o menos superficiales y poco visibles, con io-
do, los golpes de cincel son perceptibles y
Nicart.lgUti hasta es posible contarlos sin dificultad e11
ciertos casos.
El arie rupestre nicaragüense puede re- Llarna poderosarrtenie la aiención la
lacionarse con oiros del Is±mo centroameri- consiante orieniación de los peiroglifos. De
cano, pero liena caracierísticas propias y es- las glip±ografías localizadas en Nicaragua, la
pecífica que lo hacen inconfundible, no solo mayoría se orienta h",cia el Es±e y el resio
por la l18chura de Jos grabados sino iambién carece de orientación definida debido a cir-
por la variedad de símbolos esculpidos. cuns±ancias especiales, tales cozno cambio de
Encuéniranse los peiroglifos diversamen- posición original por las fuerzas naturales o
te disfribuidos en iodo el territorio nacional ¡ por iniervención humana.
hasta el presente han sido descubiertos sobre Tres deducciones importanies se des-
iodo en la sección del Pacífico, bien sea por- prenden de la localización y orientación de
que es la más densamente poblada y los mo- los pehoglifos en Nicaragua:
numen±os rupesires l11.ás asequibles; bien por-
que es la sección del país más fác1.l de explo- Primera: sus autores rendían pleifesía al
ral". Abundan 9nlos siguientes depar±arClen- sol y a los eletnen±os.
tos: Managua, Carazo, Granada, Rivas, Ma-
saya, Chonfales, Boaco, Matagalpa, etc. Las Segunda: la aimósfera con sus períodos
peiias y rocas de ciertos caudalosos ríos, fa- de invierno y verano, desempeñaba papel
les COl no el Coco, el ll/Iico, el Siquia, eic., há- preponderante en la vida aborigen.
llanse adornadas de nlUlliiud de grabados Tercera: su ubicación indica frecuente y
simbólieos. consian±e uso.
La mayor parte de las glipfografías de Quería el indio iener cabe sí los sírrt-
la costa del Pacífico se hallan esculpidas en bolos sagrados en sus éxodos al ir a sus se-
una clase de piedra llamada "piedra de can- menteras, para inl.pe±rar la protección de las
tera", esio es piedra arenisca formada de ba- deidades propicias en las horas de peligro
rro volcánico endurecido, muy fácil de ira- personal o iribal.
bajar. En el departamenio de Es-
ielí, Jnuchos de los grabados están
cincelados en piedr~s volcánicas
sueltas de }arnaño lllás bien pe~
queño. En la isla de Ome±epe los
pe±rogliios esián esculpidos en
grandes rocas o pefias volcánicas
desprendidas o bofadas por las
erupciones del Madera. En oiras
secciones del país Jas litografías
aparecen grabadas en diferentes
clases de lTIaterial péfreo.
No existen pruebas algunas
que evidencien pt'eferencia parii-
cular del indio hacia talo cual mi-
neral.
Si la roca cincelada eS de con-
sistencia dura los dibujos son más
Elemento indispensable de todo pCÍloglifo es
la máscal a Los gl abados adjuntos dan una
idea geli€lal de las máscmas de El Acetuno,
Las Pilas y Los ChUamos
severa o lujosamente ataviadas solas o acom-
Clasificación ele los Petroglifos: pañadas, impresionan por su realismo. Ani-
al Cronológicamente: Según los úlfi- males tales corno el jaguar, la serpiente, el
mos datos de la: arqueología, los. $'rabados lTIono, la rana, el venado, el lagarto. la le-
rupestres de Nicaragua pueden dIvIdIrse en chuza, el perro de m.onte, la lortuga, e±c.,
tres grupOS, tomando c?mo base las fechas inseparables de los mUos y relígiones de los
aproximadas del ImperIO May~. pueblos m.esoarnericanos, aparecen frecuen-
temente en los grabados rupesires de la Re-
l._Primitivos, los esculpIdos entre <;1 pública.
Viejo Imperio Y el Nuevo Imperio Maya (SI-
glo I a. d. J. al X d. d. J.). . Hay dibujos zoolTIorfos de todo tamaño
2._Recientes, los grabados del SIglo X y fOrlTIa, la posición del animal varía de uno
al XVI. a oiro ejemplar. Las estilizaciones son co-
b) Artísticamente: los grabado,! rupes- munes, el rombo sirnboliza la rana; el espi-
tres de Nicaragua pueden reunirse en 2 gran- ral, la culebra, etc. Las figuras geométricas
des divisiones: dibujos representativos y di- se reducen a cuadrados, rectángulos, círcu-
bujos abstractos. El primero abarca: graba- los, espirales, rectas, paralelas, etc., cada una
dos ¡le manos, pies, animales aislados o en con sus correspondientes sin-lbolismo y sig-
grupOS, hombres y animales, e±C. El segun- nificado.
do, comprende sígnos simbólicos, tales como
los dibujos geométricos, adornos, y todos los La revisión sucinta de los símbolos más
demás con significación recóndita o esotérica. com.unes en los peíroglífos de Nicaragua,
Cada una de las dos grandes divisiones aníe- arrojará más luz sobre lo antedicho.
riores se subdividen a su vez en ofras más
reducidas, divisiones que no incluyo aquí por
amor a la brevedad y a la claridad. El símbolo crucifol'lne en el arte rupestre de
el En cuanío a los autores: Teniendo N jearag!Jo
en cuenía las relaciones élnicas y culfurales
de los grabados rupestres de Nicaragua con Sorprende la repetición incesanfe del
las civilizaciones de Centro América, pueden signo de la CIUZ en los petroglifos de Nicara-
atribuirse a: gua. hecho por demás comprobado en la ma-
yoría de las naciones del Nuevo Mundo, des-
1 -Una íribu arcaica procedente del Noríe de Canadá hasta Patagonia
o del Sur (Arawac'?l.
2.-Los Sumos y Miskifos primitivos pobla- Tan arcaica y plimitiva es la veneración
dores de la Cosía del Pacífico, y de las de la cruz en América que su origen Se pier-
orillas de los lagos Rocibolka y Xoloilán. de en la noche de los tiernpos y es imposible
3.-Algún .9rupo ét.nico afín culiuralmente determinar su aparición. Trátase, pues, de
de los Maya-QUlche. un símbolo universal, por 10 menos en Amé-
4.-Una rama de los Lencas. rica.
5.-Los Pipiles. Abunda el signo cruciforme en.. muchos
6.-Los Chorotegas huyendo de los Pipiles. de los monuluenios rupestres de la Cosía del
7.-Los Nicaraos en sus éxodos y peregrina- Pacífico, parfícularmente, en el departamen-
ciones a través de ·la jungla, ríos, lagos to de Carazo y en las islas y orillas del Gran
y montañas de Nicaragua. Lago, Zapatera, isla del Zapofé, Ometepe, ele.
B.-Algún grupo de filiación Caribe. En efec- Lo eneontran"los también, en la alfarería pre-
to los pej;roglifos de Nicaragua tienen colombina desenterrada en los siguientes de-
muchos puntos de contado con las civi- partamentos: Rivas, Granada, Masaya, Chi-
lizaciones Maya-Quiché-Chorotega-Azte- nandega, León, en las Islas Solentináme.
ca-Chiboha y Caribe.
El signo crucifonue de los peiroglífos ni-
Símbolos más comunes de los Petrofligos de caragÜenses nada tiene que ver con el sacro-
sanio símbolo de Clisío; la cruz rupesfre eS
Nicaragua genuinalnente aborigen, esto es, americana,
y como bien dijo el Marqués de Nadillac,
Es frecuente tropezar con dibujos simbó- "era para el americano el signo de los pode-
licos repetidos bajo las fonnas aníropomor- res creativos y ferlilizantes de la naturaleza".
fas, zoomorfas y geométricas, al examinar el
arte rupestre de Nicaragua.
El número cuatro en el arte rupestre do
Comunes son las representaciones helio- Nicaragua
morfas, aunque aparezcan de modo diverso:
a veces una cara adornada de rayos, oiras, Inlilna relación exisle en:lre el signo cru-
círculos sencillos, doble o triples con sus co- ciforme y el número cuatro: aparece este úl-
rrespondientes apéndices laterales. timo solo o combinado con figuras geoméiri-
caso tales COnLO rOrrlbos, cuadrados, rectángu-
Figuras antropomorfas de todo íamaño, los, círculos cuádruples, eíc. Se le encuen-
-11-
ira ian"\bién en la alfareria de cierias regio- Objeto pdmordiul de
nes del país cuya religión exigía. ritos helio- los gl abados rU¡leSÜ es
es la 1 eligión, e culto,
látricos y atmosféricos, en especlE\l d"ranie como lo demuesttan las
los solsticios y equinoccios. figULas adjuntas que
1e[ll esentan pe. sonajes
El nUto del número cuaIro en los petro- en }llofunda adOl ación
glifos de Nicaragua Se originó corno conse- El al te de todos los
cuencia de la importancla que dicho número tieml~os s.e hana liga·
tenía para los pueblos de origen maya y qui- do a la 1 eligión como
ché, cuya cultura se extendió hacia el Norie lo dcmucsüa la ltisto-
lia y las ruinas de las
y Sur de su lugar de origen, esto es, la sec- ctiltm8s de la
ción del Pacífico de Guatemala. antigiíedad

En efecto, la creencia y veneración elel


número cuatro en Centro América y Nicara-
gua pertenece a uno ele los símbolos más
priInilivos y arcaicos de las r~gione~ an:eri-
canas: el de las cuairo esquInas cosmlcas,
con su punto central, el eje del mundo, el
centro del mundo, vinculados con los n"\ovi-
mientas solares. El Popol-Vuh es muy explí-
cito en muchas de sus páginas a este res-
pecto.
Incluso actualmente los indios afirman
la intima relación existente entre los cuatro
puntos cardinales, los cuairo rumbos, las cua-
tro esquinas del universo. El Este es algo
bueno ya que por él naCe el sol, origen del
día, de la vida y de la energía. El Oeste por
el contrario, simboliza el mal, las tinieblas,
la muerte, la corrupción. Trae siempre fria
el Norte, destructor de cosechas, emisario de
males, de dolores, de enfermedades y de ma-
la suerte, pero el calor del Sur puede ser no-
civo o saludable a hombres, animales y co-
sechas.
Puédese afirmar, pues, que el número
cuatro y el símbolo cruciforme guardan ínti-
ma relación en el arie rupestre de Nicara-
gua, constituyen idénticas e inseparables ma-
nifestaciones del culto; su representación en
grabados y pinturas rupestres testifican cul-
to heliolátrico y atmosférico.

Símbolos :WOlflorfos en el arl'e rupesire de


Nicaragua
No es por azar que con frecuencia de-
terminados dibujos zoomorfos aparecen en
las gliptografías de Nicaragua. Obedece su pIares del felino existen en diversos peirogli-
presencia a que dichos signos forman parie fas de Carazo, principalmente en el de El Ace-
del acervo cultural y religioso de los pueblos tuno.
centroamericanos desde la más remota anti-
güedad: detalle que prueba fácilmente co- Serpiente: es el símbolo más abundante
munidad cultural y étnica y que permite des- en los petroglifos de Nicaragua, pues apare-
lindar autores y grupos cuHurales. Entre las ce en varíadí.shnas fonnas, tamaños y posi-
representaciones rupes±res de animales des- ciones. Ora se presenta la cabeza sola del
lácanse las siguientes, ofidio, o parle de su cuerpo o en toda su lon-
gitud; ora con las fauces abierias, mostrando
Jaguar: considerado como nahual, esto los agudos y afilados colmillos y la bífida
es agente, desdoblamiento o alter ego de las lengua; ora enrollada, o en actitud de deIen-
diosas lunares en las teogonias centroameri- sa o de ataque. Aditamentos varios acom-
canas, y también cozno personificación de pañan al reptil: puntos pequeños o circuli-
Tlaloc, dios de la lluvia. Bellísimos ejem- tos o triángulos a lo largo del cuerpo; a veces
-12-
son apéndices laterales que bien podrían re· Aguila, Ave mitica ligada a las creen·
presentar alas o plumas. cias y leyendas de ciertos pueblos centro~.
No eS de exlrañar la profusi6n con que mericanos. También Se ha hallado en d"
aparece la serpiente en los grab~dos rupe~­ versos petroglifos picaragüenses, tales corno:
tres de Nicaragua. En efecto, el sImbolo Ofl- El Acetuno, La Seca, Los Torres.
dico, la serpiente de cascabel,. ,controla?,,: el Lechuza: pájaro de mal agüero y cuyo
carácter del ade y de la relJglOn de MexIc?, sibilante canto era fatal para cuantos lo oían,
de Guatelnala Y gran parte ele Cenh'o-Ame- esiaba asociado con el "Señor de la Mueríe",
rica como se echa de ver al examInar de dios de los muertos, en el panteón maya-qui-
cerda el panteón maya-azteca. Como ~ues­ ché-azieca. Bellísitnos ejemplares de lechu-
ira un bo:tón: "O'lle1zaltcoaH", la "serpIenfe zas o de buhos han sido localizados en los
emplUInada", "serpiente alada", "loro ser- grabados rupestres de El Acetuno y Los To-
piente", "quetzal serpiente~ etc., dios d<;l rres.
viento, de la vida, de la manana, de la sabI-
duría bienhechor de mayas, aztecas y de to- 5lmbolos Fitoformes
dos l';s pueblos de Meso-Amé";ca, se le repre-
sentaba en forma de serpienle alada y con Un solo símbolo· fitoforme ha sido loca-
caracteres ofídicos, lales corno colmillos, cas- lizado hasta el presente en las gliptografías
cabeles, etc. El nopal ofreci~o a dicha .dei- de Nicaragua: se halla entre las rocas pin-
dad se quemaba en li'1.cel1SarlDS serpenfifor- tadas de Estelí. Clara:mente representa un
mes Antiquísimo era el cuIlo de Quetzal- árbol con flores y frutos. Dicho signo po-
coali y constituía una de las deidades más dría ser resabio y memoria del mito arcaico
veneradas y reverenciadas. y universal del "Arbol Cósmico", del "Arbol
Mono: Puédese afirmar que no existe del Mundo", del "Centro del Mundo", mito
petroglifo alguno en Nicaragua en el que no arraigado en las creencias de los Mayas, Qui-
aparezca la figura del mono de una manera chés y Aztecas.
o de otra. Aparece en todos los tamaños y
posturas, solo o en gi-UpOS; en reposo o en Máscaras:
posici6n de saltar, con cara antropmnorfa,
con adornos, adiciones, o sencillamente es~ No podía faltar tal atuendo en los pe-
tilizado. El Popal·Vuh es baslante explícil:o troglifos nicaragüenses, simbolo de uso tan
para explicar la presencia del simio en los antiguo y universal cuyo origen no es del
petroglifos centroamericanos y de Nicaragua todo claro. Aún hoy día el uso de la más-
en pariicular. cara es general entre los indios al celebrar
Ciervo o venado: símbolo de la creaci6n las fiestas patronales, como puede observar-
continua o la renovación de la vida debido a se en Masaya, Diriamba, Nindirí, etc. La pre-
la regeneración periódica de sus cuernoS o sencia de más caras en las gliptografías im-
astas; Se lo relaciona también con el fuego y plica fines religiosos o culturales. De hecho
la aurora. Aparece el venado en varios gru- Una o más máscaras existen en cada petro-
pos rupesires de Carazo y Managua. glifo, fáciles de reconocer y de diferenciar de
los olros dibujos por BU forma y hechura y
Conejo: Como mil:o lunar mixteca, con- por SUB características inconfundibles, varía
siderado como portador de la luna o como su forma: triangular, rectangular, cuadr~da,
parte integrante de la luna. Se le ha en- ovalada, cordiforme, etc., con o sin adita-
contrado en los peiIoglilos de Estelí. mentos y adornos¡ zoomorfas, antropomor.
Coyote o perro de :monte: Aparece en fas, sencillas y complicadas, de aspecto atra-
los petroglifos del Aceiuno y los Torres, dos yente o repelente, según los ritos a que se de-
ZOnas de profunda influencia nahua y az- dicaban. Existe, además, gran parecido en-
teca. Doquiera estos dos pueblos extendían tre las máscaras de los petroglifos de Nica-
sus dominios, llevaban consigo el culto del ragua con los hallados en las excavaciones
coyote, erigiéndole templos y dedicándole de Yucatán, México y otras regiones de Cen-
sacerdotes a su servicio. tro A:mérica.
Lagarto: :motivo shnbólico de origen cho-
rotega con afinidades maya, estaba muy ex-
tendido en la rniiología de todos los pueblos Conclusión
de Centroamérlca. Se le ha enconlrado en
petroglifos de Ometepe. Las páginas que anteceden presentan el
Rana: símbolo antiquísimo entre los pue- resumen cerrado y co:mpacto del aspecto cul-
blos del Isi:rno como lo prueban los hallazgos tural, hasta el presente desconocido, del abo-
arqueológicos realizados en Jos últimos años. rigen nicaragüense, englobado bajo el nomo
Se veneraba al batracio corno anunciante de bre de Arte Rupestre. Para terminar, coor·
lluvia y productor de la misma. Su culto era dino y compendio sacando las conclusiones
muy común enh'e los pueblos del litoral del pertinentes.
Pacífico. Se han localizado algunos símbo- Las representaciones rupestres de Nica-
los raniformes en los grabados rupestres de ragua son especialmente significativas pues-
Los Torres y de Ometepe. to que corno documentos escmos y cincela·
-13_
dos en las rocas, nos hablan del pensamiento etc., pero como fácilmente se comprenderá,
de nuesíros indios y nos penniten lanzar una dichas ceremonias se efectuaban en función
idea a la lejanía de un pasado ren-lOto, y del religiosa.
cual. sin ellos, la ciencia nada podría espe-
rar. Las gliptografias de Nicaragua nos ha- El arie de todos los tiempos se halla li-
blan de los mitos, de los dioses, del arie, de gado a la religión, así lo dem.uestra la his-
la economía y de la vida de los primitivos toria y las ruinas de las culturas de la anti-
habitantes de la República tal como fue en güedad y de todas las épocas. El arie ru-
realidad. Es justo hablar de una ley que se pestre de Nicaragua sigue también esta ley
base en el arie, en lo espiritual y en 10 eco- universal, plenamente comprobada.
nómico, ley que se puede fOlmular como si-
gue: "Los grabados y las pinturas rupeslres Los grabados y figuras rupesires de Ni-
de nuestros indios obedecen a algún fin ar- caragua descansan sobre la esfera religiosa,
tístico, religioso o económico". la religión es el punto de partida, la trans-
fonnadora y poriadora de todas las ideas
Estética y artísticmnente hablando cata- que encierra el arte rupestre; sus símbolos
lóganse los grabados rupestres en las esferas son y fueron objeto de creencia, y solo cuan-
del arte absrrado ya que falían en muchos do Se les acepla com.o tales puédese comen-
de ellos toda plasticidad, espacialidad y pro- zar a comprenderlos y descifrarlos.
fundidad, predornLrla en su hechura lo ima-
ginativo; iodo se encuadra, no en un lTI.undo De esa manera, el símbolo representaba
real, sino ideal; y su senfido más rnisierjoso para el .indio lo inmortal, lo perdurable y lo
y recóndito hácese cOlnprensivo solo para los eterno que se revelaba en lo perecedero: fi-
iniciados. nifo e infinito, he ahí el significado propio
de las gliptografías de Nicaragua. Por me-
Quiso el artista burilar en la roca o crear dio del sím.bolo comprendía el origen, lo in-
algo real, o por el contrario, quiso represen- comprensible y le daba forma, los ariistas
tar algo simbólico, alegórico o místico'? nativos con sus rústicos cinceles de piedra
se empeñaron y lograron dar fonna a lo
Probablemente anlbas cosas tuvo en inexplicable.
mente, aunque en la mayoría de los casos
buscó el significado escondido y hierático. Hechos ilustrativos de la historia de la
religión encierran los petroglifos de Nicara-
Sucede a veces que las figuras rupestres gua, por su medio puédense apreciar los
encuéntranse mezcladas y aparecen sin nin- cambios efeC±uados en el alma del nativo en
guna sucesión lógica, de tal modo que el es- su trayecioria religiosa: ele la magia al ani-
tudioso que las contempla queda desconcer- mismo, al politeísmo y al monoteísm.o. Re-
tado por el abigarrado y desordenado con- córrese en ellos la evolución lenta pero clara
junto de dibujos. El indio nicaragüense así y segura, del pensar primitivo hacia las co-
lo quiso y así lo dispuso al planear la glipio- sas e ideas ultraterrenas y eternas.
grafia, logrando de este modo encerrar en el
secreto y en el misterio lo que debía ser co- Finalmente, las gliptografias nicara-
nocido de muy pocos. güenses proporcionan datos de suma impor-
tancia para la historia de los éxodos de los
En otras ocasiones, la idea central, la ra- primeros pueblos en hollar el suelo patrio.
zón de ser del peiroglifo no es muy clara y En efecto, dichos monumentos Se agrupan
aparente; hállase escondida y perdida entre con arreglo a ciertos modos o esillos. y de
la multitud de símbolos y grabados, solo el los grupos resultantes se distinguen cierias
ojo avizor del observador y del examen aten- regiones geográficas más o menos extensas
to llegan a descubrirlo. Así por ejemplo, en ocupadas o invadidas por razas o culturas
el petroglifo de Cailagua, Laguna de Masa- cuyas huellas dejaron estampadas las rocas
ya, existen un centenar de (dobikps) dibu- que encontraron a su paso. Nos señalan y
jos; todos ellos forman el "telón de fondo" nos hablan claramente de los diversos aspec-
del personaje cenlral el cual representa un tos de la vida de sus autores, nos introducen
jefe importante o sacerdote en actitud de en su cultura material y espiritual y nos dan
profunda adoración. Idéntica dificultad ocu- de ello detalles sumamente preciosos para
rrió en airas grupos de grabacios rupestres la arqueología y la etnología. Nos relatan
tales como los de Chichihualiepe, Borgoña, la vida de los primeros pobladores de Nica-
La Seca, etc. ragua en las tareas rutinarias de cada día,
de sus trabajos, de sus fiestas, etc., y nos re-
Los ejemplos anteriores basían para ilus- velan de un modo maravilloso sus pensa-
trar y probar que los petroglifos de Nicara- mientos, sus deseos, sus creencias y sus an-
gua se relacionan direcia o indirectamente helos. Porque el indio que poblada nues-
con el culio, con la religión, lo cual no ex- tras selvas y montañas trataba de expresar
cluye claro está, oiroa lTLofivos secundarios, sus pensamientos y preocupaciones al gra-
tales como ceremonias de fertilidad, ceremo- bar sus esperanzas en el materal que según
nias preparatorias a la caza, de iniciación, el debía eternizarlo, LA ROCA.
-14-
Breve Historio de la Tenencia Tf.~1l11m(1!SC@
ll'-IDj¡'JiJ:1Z E§'E~p'!¡¡j).!1l

de lo Tierra, en Nicaragua
INTRODUCCION
La Tenencia de la Tierra tiene inlportan- plíe y dilate, y se procure la salvación ele las
cia búsica en Nicaragua, debido a que la tie- almas y las nacIones bárbaras sean sornelj-
rra es la mayor y más inmediata fuente de das y reducidas a la fe cristiana "Hernos
producción. Desde luego, la técnica de ex- sabido ciertal'nente, corho vosotros, que des-
plotación juega un papel muy grande, pues- de hace tiempo os habéis propuesio buscar
to que, "son los instrumentos y los medios y descubrir algunas tierras e Islas re.enolas y
de trabajo que se desarrollan en un sistema de reducir sus habitanies y moradores al cul-
de producción social". fa de nuestro Redentor y a la profesión de la
Distribuir lierras entre los campesinos, Fe Ca.tólica, ocupados hasta hoy en Ja con-
significa aumentar el número de propieta- quista del Reino de Granada. Mas ,econ-
rios, eS decir, de dueños de un medio de pro- quisiado por fin predicho Reino por volun-
ducción, y puede significar una disn1.inución iad divina, y queriendo poner en ejecución
de la renta de la tierra. vuestro propósilo, desiguasleis al caro hijo
Crisióbal Colón, no sin grandes trabajos, pe-
ligros y gastos donan10s, concedenl0s y
asignaraos ladas las islas y .tierras firrnes
Los indios precolombinos que habitaban descubiertas y por descubrir. halladas y por
la región que actualmente se llama Nicara- hallar, hacia el Occidente y Mediodía, fablÍ-
gua, Nahuas, Chorolegas, Subfiavas, efc., fe- cando y conslruyendo una linea del Polo Ar-
nían el Calpul como patrón de la Tenencia tico, que es el Seplel1.trión, hasia el Polo An-
de la Tierra, propiedad común de un grupo ±árlico, que es el lnedjodia, ora se hayan ha-
familiar. El padre de familia traspasaba la llado islas y Herra finne, ora se haya de en-
posesión de la tierra al hijo que se casaba, conirar hacia la India, o hacia cualquier otra
definiendo la organización social de un pa- parie, la cual línea dista de las islas que vul-
trilinaje local y territorial. Ello correspon- garmente se llaman "Azores y Cabo Verde",
día a una producción comunal y a una eco- cien leguas al Occidente y Mediodia".
nomia de COnsumo directo. Esta autorización para ejercer don1.inio
Esa, a grandes rasgos, la situación de la sobre posibles tierras a descubrir, inhibía a
nerra precolombina, cuya importancia eco- la vez, a los delTIás soberanos enropeos, que
nómica estructuraba en gran parle, la anti- como don Enrique el Navegante, Rey de Por-
gua sociedad india. fugar, ianía tanto derecho, cuanlo podrían ie-
nerlos los monarcas españoles, y un gran co-
nocimiento geográfico y asfronómico, que le
perm.iíía con1.prender mejor la teoría expues-
El movimiento de la tierra en Nicara- ta por Cristóbal Colón.
gua, se inicia virtualmente con la decisión Los nlonarcas españoles corrieron el
de Isabel La Católica y con las bulas papa- riesgo, y Colón pudo demostrar su teoría; íeo-
les de Alejandro VI. La Reina española co- ría que si tuvo gran i.Inporlancia científica,
mo empresaria y Su Santidad, Alejandro, co- fue disminuída por el gran éxito de la aven-
mo suprema autoridad moral. Se trataba tura que enlt'egaba grandes exlensiones de
de la autoridad de la Iglesia Católica, acep- tierra y nurnerosos habitantes a los Reyes
tada y respetada por los países europeos. Españoles, Fernando e Isabel.
Era tan inlportante, que después de la pri- La potencialidad virtual del dominio es-
~era bula Inter Coefera, los Monarcas espa- pañol se concretó en realidad inmediata.
noles gestionaron y obtuvieron una segunda Aparecieron iíerras insospechadas en el ira-
con el nombre más expresivo: Dudum Siqui- yecto del Almiranie, que cayeron, por dere-
dem, "por las dudas". cho consueiudinario de ese tiempo, bajo el
Alejandro VI, dijo: "Entre todas las dominio de la Corona Española. Se 10mó po-
obras agradables a la Divina Majestad y de- sesión de ellas empleando una fórmula, im-
seables a nuestro corazón, esio es cierfamen- provisada, que fue decretada posteriormenie
t~ ~'? principal: Que la Fe Católica y la Re- por el Rey Felipe n. Este Monarca expresó
hg lOn Cristiana sean exaltadas sobre todo en su voluntad regia en la siguiente fonne:
nUestros tiempos, y por donde quiera Se aro- "Ordenamos a los Cabos, Capitanes y las de-
-15-
más personas que descubrieren alguna Isla les de que es objeto en la Península. Con
o Tierra finne, que saltando a tierra torrten los propios o Proprios, sucedió igual.
posesión en nuestro nombre, haciendo los La explicación no es difícil. España ex-
autos que convinieren, los cuales lraigan en portaba sus fonnas administrativas. políti-
pública forma y manera que hE¡gan fé". El cas, culturales, lo más fielrnenie posible, pe~
ritual Se completaba s81ubrando el asta de ro las condiciones del Nuevo Continente eran
la bandera española en la virgen tierra ame- totalmente diferentes. De esa manera la
ricana. aplicación de las categorías hispánicas a las
A la posesión fonnal siguió la conquis- realidades americanas, fallaron en gran par-
ta, duranle la cual, el rigor de la espada y te, y en muchos casos. En el de las tierras
las nuevas técnicas superiores, se inl.pusieron de Derecho Público es muy claro. Desapa-
a los indígenas, persuadiéndolos a aceptar recieron en muchas ciudades y pueblos del
la autoridad regia sobre sus propiedades y país. Donde se conservan todavía, no ±ie~
personas, e imponiendo a sus creencias una nen carácter administrativo específico para
nueva fe religiosa. que fue creado, o solo 10 tienen en cierta me-
Las tierras así adquiridas por España dida.
fueron objeto de una cuantiosa legislación y Simultáneamente, la autoridad real ex-
del respectivo aparato adrrtinistrativo. presó la voluntad y conveniencia de repartir
El Derecho Indiano ha establecido que Herras en la siguiente forma: "Porque nues-
las nuevas tierras pertenecían a la Corona tros vasallos se alisten al descubrimiento y
Española. Tarrtbién existe la interpreiación población de las indias, y puedan vívir con
de que dichas tierras habían sido adquiridas comodidad y conveniencia, que deseamos~
direciamen±e por los Reyes de España, a tí- Es nuestra voluntad, que se puedan repartir
±ulo personal. De todos rrtodos, el Nuevo y repartan casas, solares, tierras, caballerías
Continente tuvo que someterse al dorrtinio y y peronías a todos los que fueren a poblar
administración de España. Teóricarrtente, tierras nuevas en los Pueblos y Lugares, que
fue parte del In'lperio Español, de ese, en el el Gobernador de la nueva población, les
cual no se ponía el sol. fueren señalados, haciendo distinción entre
. Las ordenanzas recogidas por Leyes In- escuderos y peones, y los que fueren de me-
dias señalan las siguientes clases de tierras nos grado y merecimiento, y los aumenten y
de Derecho Público: baldías, ejidales de ciu- mejoren atenta la calidad de sus servicios,
dades y pueblos españoles, ejidos de pueblos para que cuiden de la labranza y crianza, y
indígenas, dehesas y propios. habiendo hecho en ellas su morada y labor,
Los decretos correspondientes son los y residido en aquellos pueblos cuatro años,
que sigüen: les concedemos facultad, para que de allí en
"Los exidos sean en tan cornpe±ente dis- adelante los puedan vender y hacer de ellos
tapcia, que si cr"lciere la población siempre a voluntad, libremente, como cosa suya pro-
qu",de bastante espacio, para que la gente se pia; y así rnisn1.o conforme su calidad, el Go~
pueda recrear, y salir los ganados sin hacer bernador, o quien tuviere nuestra facultad,
daño". (Ley XIIIJ. Libro JII, Título VII). les encomiende los indios en el repartimiento
Habiendo señalado cOrrtpetente cantidad que hiciere para que gocen de sus aprove-
de tierra para exido de población, y su cre- chamientos y demoras, en confonnidad con
cimiento, en conformidad con los proveído, las tasas, y de 10 que está ordenado.
señalen los que tuvieren facultad para hacer
el descubrimiento y nueva población, DEHE- Además de estas tierras existía la llama-
SAS, que confinen con los exidos en que pas- da "Cmnunidad Indígena", cuyo origen legal
tar los bueyes de labor, caballos y ganados, se encuentra en muchos decretos y ordenan-
que los pobladores por ordenanza deben te- zas reales, recogidas por las Leves de Indias.
ner, y alguna buena cantidad. más, que sea Como un ejemplo se puede citar la Ley XIV,
propios del Concejo (Ley XIIIJ. Oue se- Título XII, que dice: "Ordenarrtos la venta,
ñalen dehesas y tierras para propios). beneficio y corrtposición de tierras se haga
La rnis:rna ley dice a continuación, "Que con tal antelación que a los indios se les de-
de estas tierras hagan los Vireyes separar las xen con sobra iodas las que les pertenecie"
que parecieren convenientes para PROPIOS ren, así en parficular, como por comunida-
DE LOS PUEBLOS". des, y las aguas y riegos; y las tierras en que
hubieren hecho acequias, y otro cualquier be-
Estas son las divisiones de las tierras de neficio con que por industria personal suya
Derecho Público a que herrtos hecho referen- se hayan ferfilizado; se reserven en priIner
cia. lugar, y por ningún caso no Se les puedan
El funcionalisrno de la tierra de Derecho vender, ni enajenar, y los jueces que a esto
Público: ejidos, dehesas, propios, fue muy li- fueren enviados, especifiquen los indios que
mi±ado; casi inexistente. Primero porque no hallaren en las Harras y las que dexaren a
existía ganado, base o motivo del ejido, tan cada uno de los tributarios viejos, reserva-
indispensable para La Mesta española. dos, Caciques, Gobernadores, ausentes y co-
La dehesa, existente aún en Madrid rrtunidades".
-"La dehesa de la Villa"-, tampoco tuvo Pero lo que constituyó concretamente
la función, ni las copiosas disposiciones lega- "LA COMUNIDAD INDIGENA" con carácter de
-16-
pers 011a Jurídica, aún subsistente, fue la ad- quinientas ovejas, y cien cabras. Y ordena-
quisición de Herras =edü;mt<;> co=pra o .do- =os que se haga el repariimiento de fOrIna,
nación por un grupo de lndlos. Cabe Cltar que todos participen de lo bueno y =edia-
La Corr'tunidad Indígena de Santiago de Boa- no, y de 10 que no fuere tal, en la parle que
Co que compró sus Herras a "vela y pl,"egón", a cada uno le debiere señalar. Y una caba-
er:. pública subasta, por un quintal de cera, llería es solar de cien pies de ancho y dos-
un azu=bre de =iel y un AgujIa de Castilla. cientos de largo, y de todo lo demás COlno
La constitución de este organis=o co=unal cinco peonías, que serán quinientas fanegas
se basa en el contrato de co=praventa que de labor para pan de trigo, o cebada, cin-
reunió todos los ele=entos legales. Fue la cuenta de maíz, diez huebras de tierra para
única fornla de propiedad co=unal de la tie- huertas, quarenta para plantas de otros ár.
rra, dentro del =ov~=iento ':lue de~arJ:o~laba boles de secadal, tierra de pasto para cin-
al =áximo la propledad pnvada lndlVldual cuenta puercas de vientre, cien vacas, veinte
e individualista. yeguas, quinientas ovejas, y cien cabras".
Esta fOrnla de Tenencia de la Tierra, la
propiedad co=unal, parece haber sido una Las caballerías otorgadas por venta o
concesión de España que trataba de adaptar donación real, se prolongaron =ucho más
el antiguo siste=a de vida los indios, por allá de sus medidas; En vista de esta con-
otro aparente=ente se=ejante, que quizá lo duda de los caballeros conquistadores, D. Fe-
era en la fOrnla, pero funda=ental=ente lipe HU, dió el decreto de 17 de Mayo de
distinto, en el fondo. Porque el indio esta- 1631 qtle dice: "Considerando el mayor be-
ba unido indisoluble=ente a la tierra, de =a- neficio de nuestros vasallos, ordenamos y
nera que la propiedad comunal, para ellos, mandamos a los Vireyes y Presidentes Go-
era la base de su concepción general de la bernadores, que en las tierras co=puestas por
vida, y de su organización social. Su =en- sus antecesores no ninoveu, dexando a los
talidad entre=ezclaba intereses, porque si un dueños en su pacífica posesión; y los que Se
individuo alteraba el rihno social, =ediante hubieren introducido y usurpado más de 10
tabú u ordalia, co=pro=efía a la tribu en que les pertenece, conforme a las =edidas,
sus consecuencias terrenales y metafísicas. sean admitidas en quan±o al exceso, a rrtO-
derada composición y se les despachen nue-
De acuerdo a esta concepción de la vida, vos títulos, y todas las que estuvieren por
todos to=aban parie en la producción, pues co=poner, absolutamente harán que se ven-
tanio el sacerdote, corno el guerrero, tenían dan a vela y pregón, y re=aten en el =a-
su actividad sin la cual no podía producir el yor ponedor, dándoselas a razón de censo
esfuerzo físico y laborioso del campesino. al quiter, confornle a las leyes y pragmáti-
Los indios precisaban guerreros que aporta- cas de estos Reynos de Castilla".
Sen vÍctinl.8,s para la satisfacción de sus dio- A pesar de esta "composición", la de-
ses; complacencia que permitía la vida, la predación de tierras continuó hasta el pre-
salud y la buena cosecha, pero en base a la sente, a todo lo largo de la colonia, y a todo
posesión superficial de la tierra. lo ancho de la independencia.
Conquistadas y ocupadas las tierras por Los que vinieron a pie para hacer la
los españoles, con nuevas técnicas de pro- Conquista, tenían derecho legal para recla-
ducción, y una producción de tipo mercan- =ar una peonía por cabeza, pero en el pro-
tilista en escala il11perial, la nueva forma qe ceso de la tierra no aparece registrada una
Tenencia de la Tierra, asistida por las nuevas sola. Sería porque esa medida de tierra no
formas sociales, =ud6 integralmente la so- halagó a nadie, o porque reclamaron y obtu-
ciedad india. vielon aira forma =ejor de compensación a
La primera gran división de la Propie- su esfuerzo conquistador.
dad Privada, lo fue en peonías y caballerías; Como la tierra no produce en la =edida
correspondía la peonía a quienes venían a de las necesidades humanas espontáneamen-
pie y la caballería, para los que hacían la te, hubo que buscar urgente=ente la fuerza
conquista a caballo. Eran dos fOrnlas de del trabajo. Este se encontró en la Enco-
realizar un mismo fin. mienda, cuya original y teórica intención se
Estas formas se tradujeron en grupos so- desvirtuó completamente.
ciales, distanciados económicam.ente. Para completar la tierra -forma de te-
Las tierras para los caballeros y para los nencia- se repartió a los indios, después de
peones se encuentran establecidas en el si- pacificadas las tierras por orden de don Fe-
guiente decreto: lipe U, diciendo que se repartiesen los in-
"Y porque podía suceder que al repariir dios enfre los pobladores, "para que cada
las tierras hubiese duda en las medidas, de- uno se encargue de los que fueren de su re-
claramos que una peonía es solar de cin- partimien10".
cuenta pies de ancho, y cienio de largo, cien Así fue el indio obligado a completar la
fanegas de tierras de labor de trigo o ceba- propiedad agraria como fuerza de trabajo
da, diez de maíz, dos huebras de tierra para c~paz de realizar, o poner en marcha, una
hueria, y ocho para plantas de otros árboles economía =ercantilista en escala imperial.
de sacadal, tierra de pasto para cincuenta La propiedad urbana fue distribuida de
puercas de vientre, cien vacas, veinte yeguas, acuerdo a la Ley XJ, dada por Felipe II, en
-17-
la siguiente forma: "Repártanse los solares Encomendero necesiíaba m.uchos brazos pa-
por suertes a los pobladores, continuando ra hacer producir su laiifundio.
desde los que corresponden a la plaza m.a- Esa forma de Tenencia de la Tierra, tan-
yor, y los demás queden para Nos hacer m.er- to superficial referida al agro. corno la del
ced de ellos a los que de nuevo fueren a po- Subsuelo, tuvo inmensas repercusiones, en
blar, o lo que fuere nuestra voluntad: y or- todos los aspeC±os de la economía española,
denarnos, que siem.pre se lleve hecha la plan- repercusión que se extendió al mercado eu-
ta del Lugar que se ha de fundar". ropeo, debido a que España pudo ofrecer
Distribuida la propiedad rural y la ur- productos a ntejores precios. al oro, la pla..l:a
bana a los españoles, la Monarquía Española y las especias, adquiridos a un costo lT\.uy
no descuidó al elemento indígena. En m.u- bajo de mano de obra.
chas disposiciones legales los Reyes Isabel,
Felipe II y Felipe lII, recom.iendan que se
trate bien a los nativos en su persona y en LA INDEPENDENCIA
sus bienes, de tal m.anera que en algunos
casos hasta se les reconoció tUulos de noble- La Independencia significó un cambio
za española. de Soberano para los países hispanoamerica-
Refiriéndose concretam.ente a la propie- nos. Las nuevas y distintas caraC±erísticas
dad Felipe III decretó la Ley XVIIJ, que di- políticas alteraron en su esencia las bases ju-
ce: "Ordenamos que la venta, beneHcio y rídicas de la esiruC±ura esiaial. Corno con-
composición de Herras se haga con tal aten- secuencia, cambió el estatuto legal, la forma
ción, que a los Indios se les dexen con sobra de adquirir posesión y la propiedad super-
todas las que les pertenecieren así en parti- ficial de la tierra.
cular, com.o por Com.unidades. y las aguas y El Plan de Iguala proclamó C01TIO una
riegos, y las tierras en que hubieren hecho de sus bases: "Sus personas y propiedad
acequias, u ofro cualquier beneficio, con que serán respetadas y protegidas "Ariículo 175,
por industria personal suya se hayan ferti- Inciso 4 9 ,
lizado, se reserven en primer lugar, y por Dos años después el 8 de Abril de 1826,
ningún caso no se les puedan vender, ni ena- el Estado prom.ulgó una ConsiHución en la
jenar, y los Jueces, que a esto fueren envia- cual se confirma la situación de la propie-
dos, especifiquen los Indios, que hallaren en dad. Dice el Ariículo 36: "La propiedad
las tierras y las que dexaren a cada uno de de los habiíanies y corporaciones son garan-
los tributarios viejos, reservados, Cacique, tizadas por la Constitución; ninguna auiori-
Gobernadores, ausentes, y Comunidades. dad puede tomarlas ni perturbar a persona
alguna en el libre uso de sus bienes, sino es
Ni los decretos, ordenanzas, o simples en favor del público, cuando lo exija una
recom$ndaciones tuvieron eco en la conduc- grave urgencia legalmenie comprobada y
ta de los conquistadores respeC±o a los in- garantizándose previamente la indemniza-
dios. Fueron despojados de la m.ayor parte ción".
de S1,1S tierras y luego se vieron obligados a Posteriormente la Asamblea Ordinaria
solicitarlas como gracia a los Monarcas Es- del Estado de Nicaragt:¡a, produce el decreto
pañoles, o comprarlas. Los ejidos de los pue- de 13 de Julio de 1832, -con el objeto de que
blos indios desaparecieron sin dejar ningún haya tierras comunes o ejidos en los pueblos
rastro.· Probablemente fueron a parar a ma- del Estado. Es interesante trasladar literal-
nos de conquistadores, o a integrar pueblos menie las motivaciones que impulsaron a los
en creclm.iento, ya de tipo hispánico. Legisladores de ese tiem.po para dar eSe de-
La propiedad t:¡rbana fue distribuída de creto. La introducción de dicho decreto di-
acuerdo a cánones que establecían una for- ce: "Deseando prom.over la felicidad públi-
lUa de urbanización, es decir. de poblamien- ca, fom.entando la industria rural: que se
to. La posesión se adquiría por donación, críen propietarios que aumenten la riqueza
o compra, sujetándose a las ordenanzas que agrícola del país; que las costumbres se me-
indicaban aun los materiales de construc- joren: que las tierras tomen el valor del que
ción, y la posesión de cuatro años, también hasta ahora carecen y que el Estado reparta
lím.ite m.áxirno para consiruir, so pena de las veniajas que ellos le ofrecen ...
perder el solar adquirido. El Ariículo 10. establece el ejido: "Ha-
Al margen de la propiedad legalmente brá tierras comunes o ejidos en todos los pue-
adquirida. existía la ocupación de tierras sin blos del Estado". En los siguientes artícu-
ningún tUulo legal, aunque legalizable, tan- los señala la extensión de terreno que corres-
fa en Herras baldías, como en tierras propias. ponde a cada pueblo o ciudad según el nú-
Ello se debía a la gran cantidad de tierras '1 m.ero de habiíantes, de la siguiente manera:
a la población escasa. Ar±ículo 20.-En aquellos que sea posi-
Así corrió la propiedad todo el período ble, habrá ejidos para siembras cuyo ierreno
del colonizaje. Los conquistadores dueños se señalará lo más próximo posible al pobla-
de las tierras en explotación '1 de encom.ien- do; y tam.bién habrá para cría de ganados
das, y el indio. o las comunidades de indios, y otras bestias, y a éstos se señalarán a dis-
con pocos recursos y tiempo, ya que todo lo tancia de legua y media de los ejidos de la-
debían al conquistador que en caráC±er de branza.
-18-
Artículo 30.-Las poblaciones que no pa- española, Ello significa que no se entendió
sen de tres mil habitantes tendrán mil va- el sentido del Ejido hispánico en su aplica-
ras de Herra en circuito y alrededor del pue- ción a Nicaragua, o que si se entendió, no
blo, para la labram,m. . _. se supo expresar o aplicar, o se hizo confusa-
Ariículo 40.-S1 no pudieren senalarse- mente. Porque, por otra parte, las tierras
les alrededor del pueblo. por esiar enajena- para la labranza que podrían haber sido "los
das o no ser propias para l~ labr~nza, se les propios", se distribuirán gratuitamente has-
señalará al lado y a la dlStancla que sea ±a la exiensión de doscientas varas en cua-
más propia, dos mil varas en cuadro. dro, conforme el Artículo 16 del mismo de-
Artículo 50 -Estas mismas poblaciones crelo de 13 de Julio de 1832, que dice:
tendrán dos caballerías de lierra a la dis±an- "Los Alcaldes Constitucionales reparti-
cia que se ha dicho en el artículo 20. desH- rán las Herras de labranza entre los vecinos
nadas para la cría de ganado común. de cada pueblo, para que se cuHiven, seña-
Artículo 60.-Las poblaciones que pasen lando a cada uno "doscientas varas en cua-
de tres mil, Y no excedan de siete mil habi- dro,r,
tantes, tendrán ejidoa comunes para la la- Esie ariículo tiene una gran importan-
branza mil quinientas varas en cuadro. al cia, la de establecer una medida patrón, al
lado Y distancia que sea posible. fijar doscientas varas, cuadradas para solar.
Artículo 70.-Estas mismas poblaciones Luego esía rrlisrna disposición se complefa
y las que no pasen de diez mil habitantes, con el Artículo 18: "Todo el que quiera ±e-
tendrán tres caballerías de Herra, para la ner más tierras que las señaladas en el Artí-
cría común de ganado. culo 16, deberá pagar cada año DOS REALES
Artículo 80.-Las poblaciones que pasen PARA CADA CIEN VARAS de las que aumen-
de siete, hasta doce mil habitantes, tendrán te; pero a ninguno podrá darse más de cua-
dos mil varas de fierra en circuÍÍo, si no fue- lrocientas de una vez; sino después de que
se posible por las causas que Se han expre- haya cuHivado todo lo que poseía antes".
sado en el artículo 4, tendrán fuera de la po- La n1isma ley, en el Ariículo 20 estable-
blación o al lado que sea posible, tres mil ce que el Ílnpueslo sobre los terrenos será a
varas en cuadro. beneficio del fondo de PROPIOS de cada pue-
Artículo 90.-Todas las poblaciones que blo. Ello significa que el carácter de "pro-
pasen de diez mil habitantes, tendrán para pios o proprios" con que designa la legisla-
pasto común y cría de ganado, cuatro caba- ción española esta clase de tierras, ha cam-
llerías de Herra. biado en cuanto el precio no proviene di-
Artículo 100.-Toda población que pase reciamente de lo que "renren", sino de los
de doce mil habitantes, tendrán de ejidos co- impuestos que produzcan todas las tierras.
munes para la labranza, dos mil quinientas Veamos lo que dice la Ley J, "Que el fun-
varas en circuito, o cuairo mil en cuadro. dar las nuevas poblaciones se señalen Pro-
Artículo 110 -Cuando no pueda seña- pios, del Emperador D. Carlos a 26 de Junio
larse en un solo terreno toda la cantidad de de 1523":
tierra que corresponde a una población po-
drán señalarse porciones en diferentes luga- "Los Virreyes y Gobernadores, que tu-
res hasta completar lo que le corresponde a vieron facuHad, señalen a cada Villa, y lu-
la población. gar, que de nuevo Se fundare y poblare, las
Artículo 120.-Los pueblos que están si- tierras y solares,. que hubiere menes±er,. y se
tuados en terrenos áridos y no tengan He- le podrán dar, sin perfuicio de tercero para
rras buenas para la labranza en el territorio PROPIOS". Más tarde, la Ley VIIIJ, de 13
de su jurisdicción o en el que les estuviere de Agosto de 1597, aclara, "Las Ciudades,
demarcado, podrán pedir se les señalen tie- Villas y Lugares que tuvieren merced nues-
rras que deban tener, del pueblo más cerca- ira de las penas de Cámara, cuando por su
no, si éste tuviera bastante tierras baldías parte se noshubiere de pedir nueva prorro-
después que se les hayan señalados los eji- gación, envíen testimonio autorizado, en for-
dos que a él le corresponden; pero en este ma que haga fe, de los PROPIOS que tuvie-
caso, los derechos sobre los frutos, a excep- ren, y de lo que rentaren cada año .. ",
ción del de primicias, corresponden al pue- Otra demostración del cambio de direc-
blo en cuyo territorio se haya la labranza. ción del Eslado sobre tierras de Derecho PÚ-
blico se encuen1ra en el artículo 12 de la an-
En este úHimo artículo hay que notar fes ciiada ley, cuando dice que si los pueblos
dos cosas: una, es que señala fruios llama- están situados en ±errenos áridos, se les o±or-
dos "primicias" de los cuales no habla nin- guen del pueblo más cercano, pero dejando
g.una ley, ni antes, ni después de ésta. Po- los frutos para estos. Esla disposición sobre
SIblemente se refiere a la tributación volun- frutos, pendientes o caídos es propio de la
taria que donaban los católicos muy crédu- dehesa aunque en la Legislación nicaragüen-
los a sus respeC±ivas parroquias, y esto ya no se se le haya adjudicado al ejido,
es propiamente referencia a la tenencia de La Constitución de 1824, al 26 y subsi-
la ±ierra, sino a su uso. Después, observe- guiente, hablan de dehesas o de propios, por
mos el detalle que regula la propiedad de lo cual debe de considerarse que esta forma
los frutos, circunstancia propia de la dehesa de tenencia de la tierra, desapareció con el
-19_
nuevo Estado, es decir al llegar la Indepen- bros de la comunidad, por lotes que
dencia Política de España. no excedan de diez manzanas en los
El ejido indio, o de pueblo de indios, terrenos de agricultura, y de cien
fambién desapareció can1.O consecuencia de los de crianza de ganado, siendo la
una causa de tipo ideológico, la cual esta- base de la liquidación de cinco cen-
blecía que el nuevo Estado era una Repú- tavos por cada manzana de terreno
blica popular y que todos los hombres eran para la agricultura y de sesenta pa-
iguales y libres, lo cual no había habido en ra crianza de ganado.
el Gobierno Monárquico, que discriminaba al
indio, al meslizo y al mulato. Este decreto trataba de cambiar la pro-
Estas tierras, de Comunidades Indíge- piedad comunal conviriiéndola en indivi-
nas, estuvieron protegidas legalmente por la dual, al m.enos, teóricamente. Porque en
Constitución de 1826 que garantizaba la pro- verdad la tenencia de la tierra de Comunida-
piedad de los habitantes y las CORPORACIO- des Indígenas, solo lo ha sido desde el punto
NES, en el Artículo 1750.. inciso 40. que dice. de vista legal. Pues en todas ellas, los co-
"Tomar la propiedad de ninguna persona ni muneros han poseído parcelas individuales
turbarle en el libre ejercicio de sus bienes, si que individualmente trabajan. No ha habi-
no es en favor del público cuando lo exijan do en ellas producción colediva.
una urgencia legalmente comprobada y ga- De todos modos, el Estado intervino arbi-
ran:l:izándose previamente la indemnización". trariamente la propiedad Comunal Indígena,
La Comunidad Indígena es una Corpo- por otro decreto del mismo Pedro Joaquín
ración, es decir una persona jurídica, un su- Chamarra, que dice:
jeto de derecho y como tal ha existido desde
la Colonia hasta esta fecha. Art, 70.-Los terrenos de comunidades indí-
De modo que desde 1821, hasta 1838, ha genas se distribuirán en lotes pro-
prevalecido el Derecho de Propiedad, garan- porcionales, a los individuos o fami-
tizado por las leyes de ese período, porque lias que las componen; dejando
la Constitución de 1848 habla de "usar de siempre una parte de dichos Jerre-
sus propiedades sin más restricciones que las nos, para venderse a beneficio de
que imponga la ley". Un poco más tarde, la instrucción primaria de los miem-
aparecen claramente las limitaciones de que bros de la misma Comunidad, todo
se ha hablado en general. El artículo 140. según 10 disponga el Poder Ejecu-
de la Constitución 1858 dice: "En Nicara- tivo.
gua no hay ni vinculaciones, ni destinos ve-
nales ni hereditarios". Es posible que estos decretos no se ha-
Mas tarde, la Constitución de 1893 acen- yan reglamentado, o que reglameniados no
túa la restricción anterior sobre la propiedad Se hayan puesto en práctica, pero sirven pa-
en el Artículo 540. que dice: "Son prohibi- ra demostrar la orientación agraria incapaz
das las vinculaciones y toda institución a fa- o por lo menoS de intenciones verdadera-
vor de rnanos muerlas". mente equivocadas. Los indios continuaron
A pesar de las continuadas afirmacio- poseyendo su propiedad común y explotan-
nes o mandatos constitucionales sobre la ga- do individualmente su parcela con permiso
rantía de la propiedad privada, el Presidente de las autoridades comunales, o arrendada,
Pedro Joaquín Chamorro emite un decreto según el caso. (Gaceta de Nicaragua, Ma-
tendiente a destruír Las Comunidades Indí- nagua, sábado 19 de Mayo de 1877).
genas. Dicho decreto dice en los arliculos Alternativamente, la Comunidad Indíge-
pertinentes: na, fue asediada para su desirucción y reco-
nocida su propiedad con decretos cuya fina-
Ari. 10.-Los poseedores o arrendatarios de lidad no aparece clara. Por ejemplo: Se
ierrenos de ejidos comunes y de co- decreta la extinción de la Comunidad Indí-
munidades de indígenas, que los gena de San Jorge por decreto del 19 de
hubieren acotado y cul±ivado pose- Abril de 1918, se expropía a la Comunidad
yéndolos por más de un año, ten- Indígena de Sébaco en la extensión de un
drán derecho a que se les dé en pro- mil hectáreas de tierras, para donárselas al
piedad la parte en que hubieren ve- pueblo de San Isidro en calidad de ejidos; y
rificado dicho cultivo, pagando por últimamente, siendo Presidente el Dr. Juan
cada manzana no Inanos de dos, ni Bautista Sacasa, decreta la siguiente ley:
más de cinco pesos. Este precio se
fijará por la Municipalidad respec- Art. 10.--Queda prohibido a los Municipios
tiva, oyendo el dictamen de dos pe- de la República la venta, enajena-
ritos valuadores de terreno. ción y gravamen de sus terrenos eji-
dales por ningún motivo, pudiendo
Ari. 20.-Los demás terrenos ejidos, comunes solamente darlos en aniendo, en
o de comunidad indígena, que no uso o habitación.
estén cOlnprendidos en el anterior
ariículo, serán puestos a la venta en Art. 20.-Los terrenos municipales ejidales no
licitación entre los vecinos o miem- podrán ser objeto de embargo por
-20-
obligaciones de cualesquiera clase de categoria social, polífica y económica.
que contraigan los Municipios. Los mofivos de expropiación son pocos y la
tierra es mucha y casi sieIT\pre improduciiva,
Art. :30 -Las dispo?~ciones. de la presente ley o poco p1."oductiva.
son tamb,en aphcables a los terre- El 15 de Septiembre de 1898 la Constiiu-
nos de las comunidades indígenas. ción Politica de los Eslados Unidos de Centro
América, Honduras, Nicaragua, y el Salva-
Después ele la Conslilución de 1838, en- dor, decwtan el derecho absoluto de la pro-
contramos disposicion~~ r~ferenies ~ la dis- piedad privada. El Arlículo de la ley en re-
fribución de terrenos 0)ldaleS en vallas. leyes ferencia, dice: "Toda persona es libre para
que' se escalon:;'.n 'C: iodo 10 largo de~ slglo y disponer de sus propiedades sin resiriccián
Jrae'pasan ese lnruie de hempo, conilnuando alguna".
ha:ta 1906. Ello demueslra varias cosas. Esta liberiad irrestricia, es difícil de
Plhnero que el ejido no ien1íp. ningun8; Ínl- comprender en un Gobierno que había dado
por±auc"ia, segull,do qu~.la po.tl±1ca agr<:r~a.de le"\,es que cercenaban en gran parte las tie-
ios gobiernos 111caraguenses se h~ dll"lgld? rras de las Cornunidades Indígenas, cuya
principalmente a fomentar la propledad pn- propiedad esiaba claramen te eslablecida.
vada individual. Las posteriores Constituciones de 1905,
Desde la conquisla, pasando p01." la Inde- 1910 Y 1911, conlinúan garantizando la pro-
pendencia, sobre lodo duranle esla úHima, piedad privada, mien1ras decretos legislalí-
no hubo preocupación oHcía) de parle del vos alteran conljnuamenfe la tenencia de la
gobierno, en escala cornercial apreciable. Es ficrra con~unal de Comunidades Indígenas y
difícil comprender las razones por las cuales Ejidos Municipales. Las tierras baldías na-
el rnedio rural nicaragüense haya sido des- cionales adnlÍnistradas directamente por el
aprovechado, cuando es Nicaragua uno de Esiado coniinúan siendo fuente de propiedad
los países americanos mejor dotados para la individual. Cualquier nicaragüense puede
ganadería. La inexistencia del ganado en adquirir tierra a título gratuito, desde 1877.
la época pre~olombin", y el .poco desarro~lo
de la indus:l:Tla pecuana en hempos posleno- Ari. 240.-"Todo individuo sin excepción al-
res explicaría en gran parte la ninguna o guna, nicaragüense o extranjero,
m';y poca función del ejido corno parte inte- puede denunciar y comprar terre-
grante y esencial de la Mesta. nos baldíos en la Hepública de con-
Los lerrenos ejidales continuamente ven- formidad Gon la presente ley. Son
didos o alquilados para la agricultura tuvie- de cuenia del rematario todos los
ron más carácter de tierra de propios que del gasios que ocurran por la denun-
fin administrativo que le dio origen en Es- cia, el remate, el pago del terreno,
paña, y para el que fue creado en Anlérica. la n1.edida, los honorarios, el amo-
Actualmente hay muy pocas ciudades de jonamiento, la revisión, el testimo-
Nicaragua que tengan t81'renos ejidales aun nio del expediente, los impuestos
cuando ya hay una industria ganadera apre- municipales o locales y demás le-
ciable. Ello se debe a la forma especial en gales que puedan ocurrir",
que se clesarrollan las relaciones de produc-
ción de la ganadería en grande. Las vacas Los precios de estos terrenos eran: Artí-
del campesino, son. pastoreadas en los cami- culo 540.: La medida superficial que la Re-
nos o tierras baldías. pública adopta para los terrenos, es la man-
Hasta el 19 de Agosio de 1858, la pro- zana. Esta medida consta de diez mil varas
piedad privada de la fierra conserva gran cuadradas contenidas en un cuadro de cien
disponibilidad, es decir, el derecho, caso ab- varas por cada lado. Nadie podrá denun-
soluto de la propiedad. Pero la Constitu- ciar rnás de quinientas lnanzanas de terreno
ción promlllgada en eSa fecha res1ringe esa de pan ilevar ni más de dos mil de terreno
liberiad. El Artículo 140. dice: "No hay para crianza de ganado.
vinculaciones", aunque el Artículo 830. de la La base del precio por cada manzana de
misma dice que nadie puede ser privado de fierra baldía será: dos pesos la crianza de
la propiedad, sino previo juicio con arreglo ganado; cuairo la de pan llevar; cinco la de
a fórmulas establecidas. pan llevar que contenga regadío; y uno más
Más tarde, la Constitución de 189:3 acen- por cada una de las clases referidas que tu-
iúa la restricción anterior sobre la propiedad vieren maderas utilizables de hule, tinte,
con el Arlículo 540: "Son prohibidas las conslrucción o n~arqueiería. Cuando en al-
vinculaciones y toda institución a favor de guna parte de la tierra denunciada hubiere
manos muertas". regadío se lendrá por de regadío el todo.
Existen aden"'lás olras restricciones, la Todo tenedor de vales de segunda clase
"uiilidad pública", como causa de expropia- tiene derecho a pagar con ellos los terrenos
ciones Es decir, la propiedad va perdiendo baldíos que denuncie. (Ley Agraria de
cada día su categoría de derecho absoluto 1877).
Sin embargo ello no atecia "la Tenencia de Igual disposición Se encuentra en la Ley
la Tierra". Se conservan íntegras las anti- Agraria vigente Articulo 340.
guas propíedades de origen colonial, sirven Esta fonna legal de adquirir la propie-
-21-
dad superficial de la tierra fue usada algu- con base a una problemática tesis científica,
nas veces, oiras se recurrió al sencíllo expe- el haber desafiado y vencido una selva péli-
diente de abarcar mayor canHdad que la es- grasa y combaHdo encarnizadamente con la
tablecida en el tBulo de dominio, con la se- mayor seguridad de perder la vida en una
guridad de que el Estado no intervendria, región desconocida y absolutamente extraña.
otras veces se adquirió la posesión por me- Esle latHundio inicial, fue heredado a
dio de tBulos supletorios. Igual cosa o pa- los descendientes de los conquistadores.
recida sucedió con la mayor parte de los eji- Pero, la Tenencia de la Tierra no se pue-
dos de las ciudades y pueblos nicaragüen- de considerar aisladarnenie, ni aun en las
ses, terrenos comunales que hoy se encuen- más primitivas etapas culturales. Está siem-
:i:ran en Inanos de particulares. pre ligada al USO, técnica y relaciones de
Aciualmente y conforme al Artículo 20. producción. La tierra en Nicaragua, es de-
de la Ley Agraria vigente: La propiedad cir su propiedad o posesión, está ligada a
que la Nación Hene sobre los terrenos bal- ciertos producías.
dios es trasmisible, a tBulo oneroso o gra- Las grandes extensiones de Herra poseí-
luito, a nicaragüenses o extranjeros siempre da con título legal o sin él, no tenían más va-
que tales terrenos no deban emplearse en lor de suyo, que el de la producción inme-
nuevas poblaciones, caminos, puer..l:os, arse- diata para satisfacer las necesidades de un
nales, parques, jardines o cualesquiera airas pequeño rrtercado in1erna, cuyas exigencias
objetos de utilidad pública. se Hmiíaban a la siembra y cosecha de unos
No pueden enajenarse: Los terrenos pocos cereales: añil, cacao, zacata, arroz, fri-
comprendidos en una zona de dos kilóme- joles, maíz y irigo, en épocas anteriores, ae-
tros de latitud a lo largo de las costas de tualtnenie se siembra adem.ás banano, café,
ambos océanos, y a orillas de los lagos y caña de azúcar, algodón y ajonjolí. En es-
ríos navegables en una laHtud de ochocien- las condiciones el valor de la tierra de alqui-
tos metros, y las islas de los mares territo- ler era escaso, si no completamenfe nulo.
riales y de los lagos, pero la zona reservada La Renta de la Tierra inmediatamente rela.
en la ribera Sudeste del Gran Lago, desde el cionada con la Tenencia, estaba en el más
río de las Las Lajas hasta el Tule, y en cada bajo nivel.
uno de los lados del San ,Juan será de tres El añil y el zacate fueron las produccio-
mil quinientos metros. Tampoco podrán nes de rrtayor ilupor±ancia en los orígenes de
enajenarse los terrenos con'\prendidos en una la producción agraria. El primero por su
zona de cinco kilómetros de ancho a lo largo m.ercado internacional, y el segundo como
de la línea fronteriza con la República do base de suslentación de la ganadería. En
Honduras. esos producios y en los posteriores aciuales
La tenencia superficial de la Herra Hene como la caña de azúcar, el banano, el algo-
dos etapas en Nicaragua: una, la precolom- dón y el ajonjolí, se puede calcular la renta
bina, otra, la que se inició bajo la monar- diferencial de la tierra. Este cálculo concre-
quía española. Ambas deben de ser toma- to puede dar gran parte de la historia econó-
das en cuenta para ver con claridad la expe- mica de Nicaragua, no escrita, o por lo me-
riencia del proceso territorial en Nicaragua. nos inédita.
Al momemto podemos establecer que tanto En la etapa de la colonización, y la in-
en la iniciación de la conquista española. co- rnedialarnente posterior los grandes terrate-
mo en el período inmediatamente poslerior, nientes producían poco y tenían muchas li-
tuvo su origen el latifundio imporducfivo o mitaciones para la exportación de sus pro-
poco productivo. Se ve que en todo el pro- ducios. Ello se reflejaba en el valor de la
ceso legal sobre la tierra hay una marcada tierra, aunque de suyo era la nlás ilnporfan-
intención de establecer la propiedad priva- te fuente de producción. La Tenencia de la
da individual e individualista. Sobre todo Tierra era, tal vez, más, un elem.ento de pres-
en lo que se refiere a las Herras de Derecho tigio social pero sin duda de poderío econó-
Público: baldíos nacionales y ejidos confusa- mico y polBico, que a su vez estructuraba
samente administrados desde el punto de las clases sociales de Nicaragua.
visla de la función específica del ejido espa- La forma de Tenencia de la Tierra en
ñol, modelo del nuestro. Nicaragua es, como propietario, ocupante,
Hay que reconocer que la Legislación de colono, alrendaiario, ejidatario y aparcero.
Indias no se prestó a la formación del laH- Existen datos estadísHcos fáciles de copiar pe-
fundio, pero tuvo que ceder ante la irreme- ro hasla el m.omenlo no tenemos la certeza
diable situación que creaba la dislancia y oficial que nOS penuita sostener esos datos.
los intermediarios administrativos. Ello Jo
demuestra todo un capBulo, el que se refiere La Ley de Reforma Agraria viene a alte-
a la Venta y Composición de Tierras. Se ex- rar únicamente la propiedad comunal, más
plica la acHtud de los conquistadores, inicia- que todo en lo que relaciona a la extensión
dores del latifundio porque habían realizado superficial de la propiedad. Por otra parte,
la más grande aventura de ese Hempo, co- acentúa la propiedad individual, tratando de
mo la era, el Cluzar un océano desconocido, muHiplicar el minifundio.

-22-
el ~iberalif6m" EMILIO ALVAREZ LEJARZA
Jurisconsulto. Ex-Senador, ex-Ministro de

en 106 «30 c:.4ñ,,~»


Educacián Pública de Nicaragua

Nota Preliminar
El Partido Conservador de Nicaragua vi- Morazán expulsó las comunidades reli-
ve y se desarrolla desde antes de la Indepen- giosas que se dedicaban a la enseñanza; y,
dencia. Ha tenido distintos nombres: asi Se como al principio trató con cortesías al Arzo-
le llamó serviles, vestidos, timbucos, legiti- bispo de Guatemala, obtuvo de éste nombra-
mistas y finalmente conservadores, como Se mientos de provisores entre sacerdotes indig-
denomina hoy día. nos.
Su ideología es firme, aunque ha sufri-
do serios quebrantos y graves desviaciones, En Nicaragua no hubo Obispo desde la
como 10 veremos en este ensayo. expt:\lsión de Monseñor García Jerez (1826)
Sus directores han pertenecido en su ma- hasta la llegada de Monseñor Viteri y Ungo,
yoría a la clase principal, aunque a veces lo veinticinco años más tarde.
han regido hombres de humilde origen. Con pocas excepciones, los curaS se rela-
Ha permanecido perseverante en el res- jaron y fueron motivo más bien de befa, que
peto a la aHernabilidad en el poder, a. la de respeto.
vida humana, a la propiedad y a las garan- En un ambiente así, sin escuelas y con
tías individuales. curas que nunca han enseñado religión, cre-
Al modificarse las ideas en el curso de ció la juventud sin cultura religiosa.
los siglos, es lógico pensar que lo¡; directores De los cinco varones citados, tan solo
del Partido Conservador, hayan caído, bajo Zavala y Cárdenas fueron hombres de cul-
aquellas influencias. tura literaria. Los otros, ni siquíera pronun-
Los cinco varones que rigieron el país ciaban correctamente el idioma español.
durante el periodo histórico llamado de los Si intentamos profundizar las concien-
30 años, Guzmán, Ouadra, Chamorro, Zava- cias de los hombres principales de Granada,
la y Cárdenas, sintieron la necesidad de re- directora intelectual de Nicaragua, desde
mozar las ideas conservadoras, y sin querer- 1860 a 1890, en esios treinta años debemos
lo, enderezaron a su Padido hacia el Libera- preguntarnos a qué se debió la pérdida de
lismo. la fe católica?
No querían quedarse rezagados, estacio- Creemos que en primer término Se ca-
nados y apegados a las viejas ideas; V por recía de escuelas bien dotadas. Profesores
eso, encaminaban sus pasos a formar un ignorantes y abandono de los curas, como
conservatismo liberal, si esta paradoja pu- hoy día, en la enseñanza de la doctrina cris-
diera comprenderse. tiana.
El autor de este ensayo es conservador; Cayeron en sus manos las obras de Vol-
y desea dejar constancia de que admira la taire y éstas hallaron eco en esas concien-
memoria de estos cinco varones probos, pa- cias ignorantes. Por otra parte, el orgullo
triotas, de honorabilidad reconocida y dig- porque se les tuviese como hombres cultos,
nos de encomio. les hacía preferir el pasar por blasfemos, an-
Atribuye el autor aquellas desviaciones tes que por fanáticos.
ideológicas a la falta de cultura religiosa, Esta desesperación y angustia arrojó a
--ya que el nacimiento de esos caballeros y estos hombres a la incredulidad y aún al
su desarrollo intelectual coincide con las fa- ateísmo, del que hacían gala repitiendo las
tales consecuencias de las persecuciones del máximas mordaces de Voltaire.
Presidente Francisco Morazán contra la Igle- La risa satírica de Voltaire era imitada
sia Católica. por los grandes señorones granadinos, faltos
-23-
de instrucción, ocultando su ignorancia con Muchos dirán que tal afirmación es un
algún chiste blasfelT\o. disparate lT\ayúsculo, pero la Historia reve-
Los incrédulos eran tenidos COlT\O gente la la verdad y sólo la verdad y a ella nos
culta y los creyentes eran calT\anduleros ig- atenemos.
noran±es, tradicionalistas y atrasados y así Claro que en un pais donde se despre-
fue convirtiéndose esta sociedad conservado- cia los archivos, resulia una tarea muy com-
ra en Granada, en una sociedad liberal. plicada la del presente ensayo.
En el año de 1823 el movilT\ien±o liberal Pero nos valdremos entre otras fuentes,
de Cleto Ordóñez fue acuerpado por los San- de algunos doculT\entos que se han conserva-
doval, Bolaños, Alvarez, Castillo, es decir, lo do y aún de la tradición familiar, fuente his-
principal de Granada, de estirpe conserva- tórica preciosa.
dora. Como dijimos atrás, el Presidente Mora-
Al ver los abusos de Ordóñez, los grana- zán trató con cortesías al Arzobispo de Gua-
dinos abrieron los ojos y se volvieron con- temala Monseñor Casaus y obtuvo el nom-
servadores, de nOlT\bre, aunque volterianos. bramiento de Provisor de Guatemala a favor
Era pues una lT\ezcolanza indescifrable de un sacerdote volieriano y para Honduras,
de ideas. Se llalT\aban conservadores y de- al Padre Francisco Márquez que no lo era
seaban que sus hijos fuesen conservadores menos.
pero de ideas liberales y se burlaban de la Basla decir que el Padre Márquez era
Iglesia Católica. además de Provisor, Diputado al Congreso de
JalT\ás ninguno de los cinco varones ci- Honduras y como tal, hizo pasar una ley por
tados que presidieron el país de 1867 a 1886 la cual los sacerdotes católicos podían con-
perInitieron que el Obispo censurase las obras traer ma±rimonio ante los Alcaldes de los
que servían de texto para el bachillerato, a pueblos.
lo que les obligaba el Concordato celebrado Al final, Morazán expulsó al Señor Arzo-
con la Santa Sede por el Presidente TOlT\ás bispo y a las Congregaciones Religiosas, se
Mar:línez. apoderó de las alhajas de las imágenes y
aÚn de los vasos sagrados y los bienes de
"manos muertas" pasaron a manos de vivos
-II- inescrupulosos.

Es natural la tendencia del hOlT\bre a


buscar en el estudio de la filosofía, la reso- -III-
lución de los problelT\as de la vida.
En Europa lT\islT\o, al adelantar su orga-
nización social, se manifestaban nuevas ±en- Don Fernando Guzmán, con sus hijos
dencias in±eleciuales, aún contra el gran Aris- don Enrique, el doctor Horacio y el docior
±óteles que doIninaba exclusivamente en las Gustavo, fundaron cátedra de volterianismo
escuelas. Em Granada, burlándose de lo más sagrado,
Fuerte empuje ±Uva la invención de la al punto que don Gonzalo Espinoza Selva,
imprenta. Surgieron filósofos y escuelas con- oye de su primo hermano don Enrique Guz-
tradiciorias, pero el volterianislT\o sarcástico mán Selva, esta pregunta,
fue el ideal de los granadinos. Esta fue su "Hombré, Gonzaló, cómo hacía nuesfro
única escuela a la cual adhirieron; y, la abuelo Tilla Silvestre Selva, para vivir como
burla aún de lo lT\ás sagrado y de las bellas un potentado, sin tener ni Henda, ni hacien-
tradiciones católicas, fue su único elT\peño. das, ni dinero al in:terés, ni mucho lTIenos
Creían ellos, si es que tuvieron alguna profesión, u oficio, y pasaba además su vida
creencia en que, para llegar a la cul±ura, era echado en una hamaca'?", Y le contestó
necesario borrar de la conciencia, todo el pa- don Gonzalo,
sado. ... "Recuerda, Enrique. que nuestro abuelo
Más, en realidad no llegaron a nada es- era el mayordomo del Santísimo". '
table, pero hicieron un gran daño a las con- Repetir aquí los chistes blasfemos de los
ciencias de la juventud, a la que precipita- Guzmán que Se burlaban de las tradiciones
ron en el abislT\o de la duda. de las creencias religiosas, y de lo más sa~
Este fue el elT\peño de GuzlT\án, Cuadra, grado, sería salirse de las intenciones del
Chamorro, Zavala y Cárdenas. Querían ellos presente ensayo.
un conservansmo rejuvenecido, un conserV8-
tiSlT\O progresivo. Lo alejaron de las tradi-
ciones y el resul±ado fue que lo precipitaron
en el LiberalislT\o. -IV-
Los Presidentes de Nicaragua de los lla-
mados 30 años, General Fernando Guzmán,
don Vicente Quadra, don Pedro Joaquín Cha- Don Vicente Quadra, hombre honesto,
lT\orro, General Joaquín Zavala y docior Adán fue un agnóstico.
Cárdenas, fueron agnósticos y se elT\peñaron Pregunta a su hijo mayor: ".¡Qué día
en selT\brar el liberalismo en su Patria, es hoy'?", "Viernes Santo, papá" -le con-
-24-
testó aqué1-. "Pues entonceS ~?mos a. san- para mi, en buena hora, ella servirá para re-
tificar el día con la lectura de Los MIsera- gar el árbol de la Liber±ad y de la indepen-
dencia de nuestra Patria".
bles".
. El 26 de Agosto de1 ano - 1873 se f'Irmo. Estas expresiones tan elevadas como las
en Managua un tratado que suscribieron los de Guzmán el Bueno, antaño y Moscardó, re-
representantes de Guatemala Y El Salvador, cientemente, conmovieron el corazón de los
al que más tarde adhirió ~onduras. Repre- nicaragüenses y fue electo Presidente hallán-
sentó a Nicaragua el Canciller don Anselmo dose en Europa.
Hilario Rivas. Fué a Londres don Pedro Joaquín envia-
Enlre otras cosas se dice en dicho Trata- do por el Presidente Quadra a arreglar 10
do que los Gobiernos. se ,?omprometen: . "A que debía pagar Nicaragua de la de1.1da fe-
trabajar con toda eÍlclencIa en la consolIda- deral.
ción de los principios liberales en cada una Al despedirse de los tertulianos de la ca-
de ]as Repúblicas signatarias". sa de don 1).1acario Alvarez, informó que lle-
El Cura de Rivas, Padre José Asunción varía consigo a educar a Paris a sus sobrinos
Martinez, publicó tres folleios en los que cri- don Dionisio, don Rosendo y don Agustín y
tica fUe> temenie al Presidenle Ouadra por a tres de sus hijos don Fruto, don Pedro José
haber ratificado dicho Tratado. El MirlÍsiro y don Pedro Joaquín. .
de Cultos Licenciado don Francisco Barbere- Uno de los tertulianos le pregunia en-
na se quejó ante el Obispo y pidió la desti- tonces cuánto montaba esle gastol y don Pe-
tución del Padre Martínez. dro Joaquín contestó, cien pesos mensuales
Conforme el Concordaio, tan sólo por cada Uno.
mala conducta podía ser separado un Cura y pensar, dijo otro tertuliano, que con
del ejercicio de su ministeri,?' Acuerparon seiscientos pesos podrían venir seis profeso.
al Ministro, los masones de R,vas y entonces res franceses que educarían a ciento ochenÍa
el Cura Marnnez, solicitó del Juez una infor- de nuestros hijos.
mación ad-perpeluam para que dijeran los Esia idea fue acogida por don Pedro y
testigos acerca de su buena conduela e indi- acordaron allí rnislTIo organizar una Junfa
có los nombres de los franc-masones de la de Padres de Familia que se encargara de
propia ciudad de Hivas para que declararan. todo esto y dieron instrucciones a don Pedro
Una carcajada se oyó en todo Nicaragua Joaquín, dándole el dinero necesario para
pues todos estaban con el Padre Mar±ínez. que escogiera los profesores franceses.
y los dichos franc-masones, bajo jura- Terminada su misión en Londres, la cual
mento ante el Juez, declararon que la con- desempeñó con lucimiento, se trasladó a Pa-
ducta del Padre Mar±ínez era irreprochable. rís pero allí no halló ningún profesor que ha-
Pero el Obispo acuciado por el Gobierno blara español y dijo que se trasladaría a Ma-
llama a León al Padre Marfínez y éste le dice drid.
al Obispo: "¿En qué he faltado, Monseñor"". Don Vicente le dió representación diplo-
Pero el Padre Marlínez cesó de predicar mática ante España, Gobernaba nuestra Ma-
y fue expulsado del pais. dre Patria el gran tribuno don En"lilio Caste-
lar y como el diplomático nicaragüense fue
e~ primer ibero-americano anle Castelar, le
hICIeron grandes homenajes.
-v-- Si don Pedro Joaquín Chamorro hubiera
procedido como jefe del Partido Conservador
de su Patria. debió buscar al Primado de Es-
Don Pedro Joaquín Chamorro paña para que éste le indicara el profesorado
del Colegio de Granada.
Pero no hizo eso, porque don Pedro Joa-
Esta es la figura más notable del período quín estaba imbuído hasta los huesos de li-
de los 30 Años. Era un hombre elegante, ~eralismo. Sabía muy bien que Castelar era
alto, de amable y genlil trato social, rico y lIberal y a él le pidio la lisia de los profe-
de familia desiacada. sores.
Su proclama de Masaya de 19 de Octu- y todos los profesores españoles fueron
bre de 1855, en momentos en que el filibus- magníficos, pero encaminaron a sus alum-
lel'O William Walker tiene presos en Granada nos hacia el agnosticismo.
a su hermano don Dionisio Chamorro y a Don Pedro Joaquín Chamorro recibió en
otros hombres principales, amenazando Wal- Londres una carta del Presidente don Vicen-
ker con fusilarlos a todos si Chamorro no se te Cuadra en la cual le daba el encargo de
rinde, es un documento notable e inspirador. ofrecer al Papa Pío IX la suma de diez mil
Empezó Walker con el fusilamiento de pesos a cambio de Una orden para que los
don Mateo Mayorga, Ministro de Relaciones R. P. Jesuitas, se fueran de Nicaragua.
Exteriores.
" . En su Proclama, dice don Pedro Joaquín: Don Pedro Joaquín parece que no quiso
SI.para lograr tan noble objeto fuese nece- desempeñar esa misión, pero se la confió al
s~no que se derrame la sangre de mi fami- Ministro Marcoleta, acreditado ante la Santa
ha y amigos que allí existen, sangre adorada Sede.
-25-.
El señor Marcoleta hizo la gestión ante los 30 Años. El primero fue Licenciado en
el Papa, cuando ya estaba don Pedro Joa- Filosofía y el segundo Médico-Cirujano de la
quín en el poder, o sea después del lo. de Universidad de Pisa, Iialia.
Marzo de 1875. Zavala quiso desprenderse del conserva.
En Junio de este mismo año, hizo el Pre- iísmo con la fundación de un nuevo partido
sidente Chamarra una visita oficial a la ciu- que se llamó Progresista, pero don Pedro
dad de León y se le presentó el Superior de Joaquín Chamorro se le opuso y el plan fra.
los Jesuitas el P. San Román y se quejó de casó.
las gestiones de Marcoleta ante el Papa. Zavala fue un verdadero liberal. Expul.
El Presidente Chamorro negó al P. San só a los Padres Jesuitas, y nombró Direcior
Román el cargo, y, el Padre Pérez, historia- del Instituto de León a don José Leonard, po.
dor de la Compañía de Jesós, en Colombia laca, jefe de la Masonería, quien en su dis.
y Centro América, trata de hipócrita a don curso de apertura del año escolar. dijo que
Pedro Joaquín Chamarra. no creía en dog:m.as.
El lecior fallará si el P. Pérez estuvo en Protestó el Canónigo Apolonio Orozco y
lo cierlo. por ello fue expulsado del país.
Es la verdad que tanto don Vicente Oua- Zavala declaró que no era prohibido tra·
dra como don Pedro Joaquín Chamarra, de- bajar en días Domingos. ley contraria a las
fendían a los P. Jesuitas, no por amor a ellos, leyes de la Iglesia.
sino por orgullo, al no dejarse dominar por Fue Zavala el más empeñado en divul.
Rufino Barrios quien les exigía la expulsión gar las ideas liberales en el país.
de Nicaragua de la Compañía de Jesús.
Sin duda, el profesorado español en el
Colegio de Granada, fue el semillero del Li-
beralismo en Nicaragua. -VII-
Don Pedro Joaquín Chamarra que en do-
cumentos públicos se llamó "verdadero libe-
ral", era partidario de que se remozara el Dador Adán Cárdenas
Conservatismo con las nuevas ideas y no de-
be sorprender esio, porque tales fueron los
pensamientos que predominaron en el mun- Don Adán Cárdenas llegó muy joven a
do en el siglo XIX. Italia. Estudió Medicina en la época en que
Tan sólo dos hombres prominentes pro- los universitarios eran enemigos del Papado
testaron contra el liberalismo: don José Joa- porque le atribuían empeño por oponerse a
quín Ouadra, hermano de don Vicente y don la Unidad de Balia y el joven Cárdenas se
Dionisia Chamorro, he;rrnano de don Pedro infeccionó de estas ideas. Fue agnóstico,
Joaquín, pero sus voces, no obstante de ser enemigo del Papado, al grado de que cuan·
caballeros de gran influencia, se perdieron do llegó a Roma el Ministro de Nicaragua
en el vacío. ante la Santa Sede don Juan Irribaren y re·
Ests.s nuevas ideas, que se iban aden- quirió los servicios de intérprefe del joven
trandó en las mentes de los propios corifeos Cárdenas éste le contesfó:
dél Cónservatismo, hallaron en el Colegio de "Acepto con la condición de que no do·
Granada una gran almáciga. blaré mi rodilla, ante el Papa".
Nos contaba el dador y General don Ju- Aceptó esta condición el diplomático
lián Irías, quien llegó a Ser el jefe del Libe- Iribarren, pero el Papa que conocía las ideas
ralismo en Nicaragua, que su padre era uno del joven intérprete y nofó su descortesía,
de los jefes del conservatismo en Esieli y que lo trató con benignidad y bondad, al grado
cuando él aprobó la primaria, lo mandó al que el docior Cárdenas contaba a sus ínti-
Insfifufo de Granada a cursar el bachilleraio, mos que el Papa ganó su volunfad y se arro-
por ser Granada la sede del conservatismo dilló ante él al ferminar la audiencia.
en el país. Cuando Se anunció en el Instituto de Gra-
~Y, qué me pasó, comentaba sonriendo nada la orden del docior Cárdenas de que no
el Dr. Irías, que en el Insfitufo de Granada era obligalorio oír misa los Domingos ni ±am~
me converlí al liberalismo. poco la salutación del Angelus, prorrumpie-
ron los alumnos fodos con grandes aplausos.
Aquellas tradiciones se conservaban desde la
época colonial.
-VI- Da tristeza confesarlo: no obstante de
que el Concordato daba a los Obispos el de-
recho de censurar las obras de texto de los
Instituios Nacionales, jamás usaron de este
General Joaquín Zavala derecho los prelados.
Los Obispos fuvieron rozamientos con el
Tanto el General Zavala, como su suce- Gobierno de los Treinta Años.
sor en el poder dociar Adán Cárdenas, fueron Y, cuando don Fernando Guzmán entró
los hombres más cuHivados infeleciualmen- triunfante en León en Noviembre de 1869 pi-
fe, de los gobernanfes que rigieron el país en dió al Provisor que destituyera a los curas
-26-
árrocos por haberse incorporado a la revo- nadina, tenía tendencias an:li religiosas y se
fución. Monseñor Ma±,:,o Espinos~ 1,:, conies- declararon enemigos del Papado, de los Pa-
:ló que había que segulr una ~en~ lnfonna- dres Jesui:las, de los Capuchinos. e±cé:lera.
ción an:les de ordenar esas d.esh:luclOnes:. In- Formaban este gru.po los hijos de don
sis:lió Guzmán, pero el Provlsor no cedlo. Fernando Guzmán, don Faus±íno Arellano, el
En :liempos del sucesor don Vicente Qua- Licenciado don Miguel Viji!, don Isidro Ude-
dra contrariando el Concorda:lo, se dició una cho, don Gonzalo Espinosa, don José Aven-
ley 'el Congreso que permite al Gobierno pe- daño, don Ramón Sáenz y o:lros.
dir la destitución de los Curas. El Licenciado don José María Zelaya, li-
beral. fue propagandis:la de La Mon:laña y el
propio doci?r Máximo Je:rez, jefe d.el L~,:ra­
lismo en Nlcaragua, radlcal y anÍl ca±ollco,
alen:laba a los mon:lañeses.
-VIII- Figur6 en La Mon:laña, nada menos, que
el pr6cer José Dolores Es:lrada, ±anio habían
Cedemos la palabra al historiógrafo con- avanzado "las nuevaS ideas en el conserva-
:lemporáneo dociar Pedro Joaquín Chamorro íismo".
Zelaya, tomando de su obra "Enrique quz- La Mon:laña luchaba secretamente para
mán y su :liempo" (No. 47 de la "RevlSia que el gobierno de Guzmán rompiera con el
Conservadora" página 49). Dice así: Par±ído Conservador y se echara en brazos
"Cierta tarde en el Club Social de Gra- de los demócratas del 54.
nada, el General Zavala recordaba a Guz- En la página 8 ¡Cfd dice el docior Cha-
mán, la profecía que le hizo en Europa: que marra Zelaya: "Don Anselmo H. Rivas nos
se haría conservador cuando murieran don ha dejado rastros de 10 intenso que era la
Pedro Joaquín Chamarra y don Anselmo H. lucha de intrigas y el miedo de los conserva-
Rivas y con ellos desaparecerían sus renci- dores a que llegasen al poder los demócratas
llas personales". "Ya ve, -agregó Zavala- del 54".
como se cumplieron mis predicciones aún an- El Presidente Guzmán nombró Ministro
fes de :liempo. Ahora es Ud. cachureco". de Hacienda al Líc. José María Zelaya gran
"Se equivoca, amigo Zavala -contestó Guz- amigo y partidario de Jerez, al grado de que
mán- yo no soy cachureco. Sabe Ud. por lo acompañ6 en el sitio de Granada desde
qué? Porque el cachurequismo todavía ±íe- Mayo de 54 a Febrero de 55.
ne ribetes de liberalismo".
En confirmación de esio, encontrarn.os 811. Era el Licenciado Zelay¡¡. muy vinculado
el Diario de Guzmán, fecha 16 de Noviembre con las familias más prominE\n±es de Grana-
de 1893. lo siguiente: "Vaya casa de Zava- da. Las esposas de don Macaría Alvarez y
la: encuentro a éste conversando con don Pe- de don José Lejarza Bolaños eran hermanas
dro Rafael Cuadra, quien al entrar yo, me di- suyas. Don Leandro Zelaya Ir¡goyen fue su
ce, "que de mí, decían que "no había cachis- hermano y quien cas6 con dos !lUas del pró-
ta más refinado que yo" -les con:lesié: "No cer don Pío José Bolaños y padre de don
soy cachisia, porque el cacho es demasiado Leandro, don Mariano, don Ignacio, don Ale-
liberal". jandro, don Fernando y don Carlos Zelélya y
de ilustres damas granadinas.
Don Leandro era además concuñado de
-tx- don Pedro Joaquín Chamorro. El Licenciado
Zelaya era un hombre alfo, apuesto, elegan-
:le. muy cul:livado y trabajaba en el ánimo
En el período de los Treinta Años, se del Presidente Guzmán para inclinarlo al li-
acabó con el diezmo, establecido por el Con- beralismo.
cordato, declararon que no era obligatoria la Don Anselmo Hilaría Rivas era el Minis-
observancia del Domingo, señalaron lo que tro de la Gobernación y Guerra de Guzmán y
debía de pagarse en dinero por las primicias nos cuenta sus luchas por llevar la contraria
y 10 que los curaS habían de percibir por exe- a Zelaya. quien era ayudado por el Dr. Má-
quías y bautizos. Quisieron apropiarse de ximo Jerez y La Mon:laña (ésta inconscien-
las cofradías pero el Papa no 10 consin:li6. temenie, puesto que en el fondo eran con-
Más :larde el diciador ZeJaya manu mili:lari servadores) .
acab6 con las cofradías. El Rvdo. Padre Ra- Es±a es la época de mayor angus:lia es-
m6n Ignacio Ma:lus, describe en un folleto piritual para los alfas políticos de Nicaragua.
las incidencias de estos despojos. Es una lucha de ideas encon:lradas entre los
Por el año de 1862 se organizó en Gra- hombres principales que no afinan el camino
nada un círculo, al parecer líierario pero que que han de seguir. Los conservadores en su
:lomó parle acliva en la política. afán de borrar de sus doctrinas todo 10 que
Se le llam6 "la Montaña" y el Licencia- oliera amor al pasado y a las tradiciones,
do don José Gregario Cuadra en sus recuer- rompen con la religión y predica el agnosfi-
dos de esa época sostiene que las tendencias cisma.
de La Montaña a la que se afiliaron los jó- Desea aparecer como partido de ideas
venes más salientes de la intelectualidad gra- nuevas y se aparia de las bellas tradiciones
-27-
y se encamina hacia el liberalismo a pasos
agigantados.
-x-
El Presidente Guzmán y todos sus hijos
varones eran liberales, ateos y veíBn con Otra Misión Delicada
simpatía las insinuaciones del doctor Jerez
y del Licenciado Zelaya.
Murió éste y para sustituirlo hubo una "Estando ya en Europa don Pedro Joa-
gran lucha. quín Chamorro, el Presidente Ouadra le en-
Fueron vencidos don Pedro Joaquín Cha- com.endó otra m.isión delicadísima.
morro y don Anselmo Hilario Rivas. Fue El 3 de Febrero de 1874 el Presidente le
electo don Ramón Sáenz, de La Montaña; pe- escribía, dándole cuenta de los peligros que
ro don Anselmo no le dio posesión del cargo. acarrearía a Nicaragua la pennanencia de
Hay otra vacante. Es la del Jefe del los Jesuitas en el país, porque los Estados de
principal cuartel de la capital. Puesto clave. Guatem.ala y El Salvador insistían en pedir
El Presidente piensa en el Coronel Sala- su expulsión so pretexlo de ser una amenaza
manca, un liberal leonés. para ellos la permanencia de dichos religio-
sos en Nicaragua, y hasta se temía que le hi-
Don Anselmo H. Rivas. Ministro de la cieran la guerra por esta causa. Agregaba
Guerra, se alarma y nos refiere en "El Diario el Presidente un cúm.ulo de erradas conside-
Nicaragüense" del que fue Director, con fe- raciones y creencias sobre la m.isión de los
cha 29 de Mayo de 1887: "Dice don Ansel- Jesuitas. opiniones que en realidad eran las
mo que fué a ver al Presidente Guzmán. Iba de la época y que en justícia no correspon-
profundamente preocupado, y le dice: dían a la verdad de los hechos; y finalmen-
"Don Fernando, quiero que Ud. antes de te. irataba de halagar al señor Cham.orro, ha-
entregar las armas al Partido Liberal, se sir- ciéndole ver que la resolución de este asunto
va admitirme la renuncia, porque ya que Ud. aprovecharía a su sucesor, quien "según se
quiere lTlorir con los ojos abiertos, no deseo ,nota ahora que ya se habla con algún inle-
seguirle en ese catnino H
, rás de elecciones, no será relTLolo que sea Ud."
"Esioy plenamente convencido de que "Mi deseo es, pues -continúa la carta
tanto el señor Salamanca como los demás je- del Presidente Ouadra- ver si peligra poner
fes a quienes Ud. quiere colocar en el cuar- término desde luego a la permanencia de
tel, le son sinceramente adictos y derrama- los jesuitas, sin necesidad de echar m.ano de
rían la última gota de su sangre por defen- m.edidas violentas. Para esio he concebido
derlo; pero faltando Ud. qué camino tomarán el pensam.iento de que, ocurriendo a la Santa
esos señores?". "Indudablemente el camino Sede, podría conseguirse que Su Santidad les
liberal" -contestó el Presidente Guzmán- mandase orden de retirarse de Nicaragua".
a 10 que Rivas replicó: "Y haciendo a esios "He creído que Ud. podría desempeñar
señores dueños del cuariel, no es invitar a con m.ás acierto que cualquiera otro esia co-
lds liberales a que lleven a cabo otra tenta- misión; y deseo m.e diga si le parece bueno
tiva para suprlrnir el único obstáculo que los el pensamiento, y que, en caso de estar por
separa de la deseada posesión del poder pú- él, permanezca ahí para mientras llegan las
blico?". "Tiene Ud. razón" -concluyó el credenciales. A fin de economizar tiem.po,
Presidente Guzmán- y no se hizo innova- puede Ud. ponerme un aviso por el cable,' a
ción alguna en el servicio militar. Colón, diciéndome solam.ente algunas pala-
En Junio de 1869, Martínez y Jerez, se bras que m.e indiquen si aprueba o no el
unen contra Guzmán y levantan la revolu- pensamiento. El Cónsul de Nicaragua en
ción. Guzmán entrega el poder a don Pe- Panam.á, Mr. James Boyd, se encargaría de
dro Joaquín Chamorro y se pone al frente recoger y remifirm.e esíe aviso".
del ejército. "Para inducir a Su Santidad a dictar la
Al principio el Gobierno sufrió serios fra- medida, pudiera Ud. paientizade el m.al que
casos. Los conservadores de Granada rece- al cabo, aquí en Centro Am.érica, sufriría la
laban de La Montaña y no prestaban todo su religión con la permanencia de los jesuitas
apoyo al gobierno. en Nicaragua, ial com.o ahora se encuentra
Por fin Guzmán rompe con La Montaña la situación política. y que al fin el Gobierno
y se entrega a los conservadores y le dice se vería obligado a expulsarlos. Pudiera
don Enrique a su padre: "Papá, entro yo asegurarle que un poco m.ás iarde, cuando
también en la colada?" - y le contesta su las circunsfancias fueran propicias, aún se-
padre, "Hijo, dejarás el cargo que desem- rían llam.ados como un elem.enio de orden y
peñas". un apoyo para el Gobierno, pues ellos cuen-
La revolución fue debelada. tan con las simpatías de los principales hom.-
En este capitulo del presente Ensayo, se bres que manejan las cosas públicas en el
nota la m.arcada influencia liberal en el m.ís- país. Ofrecería Ud. lambién a Su Santidad
m.o gobierno de la República. un óbolo hasta por la cantidad de diez m.il
De la obra "Biografía del General don pesos, que se enviarían a Ud. en leiras, junio
Pedro Joaquín Cham.orro, de don Esleban Es- con las credenciales y lo necesario para los
cobar, tom.am.os estos párrafos (Págs. 57 a gasios de traslación. En fin, peneirado Ud.
62). del pensamienio, emplearía los medios que
-28-
su buen juicio le sugiriera para obtener buen quiridas, pero si la m1SlOn fracasa, corno es
muy probable, por no decir seguro, recoge-
éxilo". .' , . ríalnos por iodo fruto, faiales consecuencias
, "Al proplO üempo debena Ud, ped1r a
Su Santidad medidas para el mejoramiento sin obten.er ventajas de ningún género.
del clero, que es ",1 ~lamado. a. maniene, en "En vista de asras reflexiones y conven-
los pueblos el senhrruento re11glOso y las bue- ddo de que el inmenso sacrificio que yo ien-
~o costumlnes. Con esto el Santo Padre ve- dría que hacer al prolongar mi permanen-
n~~
ría la sanidad. de Ias 'In t enCIC?ne:,
. con que se ci.a en es±os países por seis meses más, que
le pedía el rehro de los JesulÍas . serían indispensables para concluir ese ne-
gocio, que sería de muy poca utilidad para
"Corno este asunto debe ser enteramente mi pals, he creído que no debo esperar en
reservado, el objeto oaiensible de su misión ésJa las credenciales para desempeñar la mi-
sería proponer un convenio para la desamor- sión en cuesHón.
fización de cierias bienes d.e n;ano~ muer.t~s, "Reiiero a Ud. que reconozco la bondad
sobre lo cual se le com~nlcBrlan mS±rUCClC~­ del pensamiento y que solo con el dinero de
nes, maS nada im.porlana que en este parh- que he hecho lnención, podría obtenerse su
cuIar no consiguiese cosa a.lguna", realización. Si Ud. está dispuesto a hacer
"Yo creo que Ud. pudiera ir asociado al eSe gasto, envíe un comisionado aparente
se'ó,or lvlarcoleia, a quien sería menester en- con la misión ostensible de procurar la re-
cargar mucha circunspección en. el a3~n.to". forma del Concordato para alejar las cuestio-
"Si Ud. piensa que antes ?e Irse a F"orna, nes que han surgido con el actual.
ser1B convenlen±e que el mlSlUo Marcoleta "Mañana rnismo voy a recabar el cré-
1uese a sondear prudentemente al Santo Pa- dito de seis mil libra.s en dinero, por si Ud.
dre para saber de alguna manera a qué a±e;- Se resuelve a hacer este gasto, enviando Un
nerse, puede desde luego despechado, sum1- comisionado especial, y si lo obtengo, daré
"ist,ándole fondos para sus gastos, los cua- aviso por telégrafo. No sé por qué co.mpren-
l~s se los pagará a Ud. el G,?bierno con su do que el señor de Marcoleia no esiá de
aviso. Puede Ud. conferenClar sobre esto acuerdo en ese pensamiento; sin embargo,
GO.1fidencialmen±e con el Sr. MarcoIeta", ya que yo no puedo moverme de ésta, por
"El señor Chamorro contestó al Presiden- los negocios que tengo enlre manos, le voy
±e Ouadra en cada fechada en Londres el 16 a mandar fondos para que venga a discutir
de Marzo de 1874. Sin ponerse en abierta la cuestión y enviarlo a Roma, corno Ud rne
contradicción con el señor Ouadra, le advier- lo indica, si fuere convenienie, a sondear el
±e los inconvenientes del paso, y rehusa ha- terreno para obrar con mayor seguridad".
cerse cargo de la D1isión. Hespecio de su candidatura, se expre-
"Las reflexiones que Ud. me hace -dice saba as! el señor Charnorro en su referida
en esa car±a- sobre los inconvenientes que carla haciendo hincapié en esta circunstan-
acarrea al país la permanencia de los Je- cia como una razón de más para no aceptar
suitas, son tan jnstas corno sería bueno el la n-tisión a Roma que Se le quería enco-
medio que Ud. ha escogido para que sal- mendar:
gan, si se lograse; pero es seguro que Su "La indicación que Ud. me hace y que
Santidad jatnás se prestaría a coadyuvar he sabido iambjén por otros conductos, de
a la realización de un pensamiento que que se me señala como candidato para el
coniraría los intereses de sus más firmes próxirno peliodo, ha venido a aumentar el
sostenedores, TIl.áxime en momentos en que, malestar que produce en mí la larga ausen-
por la persecución que recibe la Iglesia en cia y separación de mi fan-tilia e intereses,
iodas partes, El se manifiesta hasta despe- corno Ud. comprenderá mejor que ningún
chado y digo esio, por cieda frase que le dijo oiro, esa posición que muchos codician (1)
a mi familia, cuando le visiÍó, contra el pue· para mí no tiene ningún halago y solo veo
bIo guatema1feco por la expulsión de los Je- en ella los inmensos sacrificios que me aca-
snílas. Además, las razones principales en rrearía el descrédito por mi incapacidad en
que debiera apoyarse la demanda son pura-
mente políticas, y es claro que él no querrá
tratar de otras que del resorle eclesiástico) ( 1) Palccel ia ahOla que los hombles de aquella época ha-
sin embargo, habría probabilidades de Hn blan tal lenguaje el1l.pleando una falsa modestia; pela
buen éxito, haciendo un donativo no nl.enos na es así: en lealidad eum sinceros como lo demostla-
de 6.000.00 libras y que el Comisionado 11e- han con los hechos, leuunciando Valías veces a sus can-
didatmas y aún a In Plesidencia misma Don Vicente
va,a mil libras para dar comidas y atraerse Cuadla que nadie me;ol complendln este desplondi-
a ciertas gentes influyentes. miento, escdbía al Sr ChamOllO ellO de FeblelO de
"A primera vista y sin profundizar la 1874: H cleo no contal muy lal'gos (dtas de vida), plin-
cuestión, yo la veo de esla manera: Si el cipalmentc pOl la enel vación que mis facultades y enel-
gías h9,n suflido con el dUl 0, pcnoso, desagladable y
pensamienio se realiza, quedarán salvadas estélil t13bajo a que fui haido pOl mis conciudadanos;
las principales dificuliades, pero siempre y al que, como dije Ud en mi antedol, no es lcmata
atrayéndose sobre el Gobierno y el Represen- SP. obligue a Ud pOl lo cual ya voy teniéndole lástima"
tanie la animadversión de los católicos y y qué atlacción iba a tener pala estos hombles el po-
del, si pala ejelcel10 se sometían a la ley, y pala com-
e?,a~e?,ad?s fanáticos que, en verdad, nada pletar los gastos que su elevada posición lequelía era
slgmÍlcana en presencia de las ventajas ad- necesario las más veces suplillos de su plopio peculío?
-29-
el mando y por fantas esperanzaS frustradas; que el Sr. Chamarra decía la verdad, aun-
y en fin, las amarguras que de diverso géne- que las apariencias mostraran otra cosa, ya
ro le traen consigo al que desempeña fan que las gesiiones iniciadas por el Gobierno
alías funciones. Más, si por mi desgra- de Ouadra vinieron a hacerse públicas en el
cia se efeduase esa elección, fendría que re- del señor Chamarra y por eso las atribuye-
signarme a apurar el cáliz, y aun en esle ca- ron a éste.
so, querría fener allanados todos los incon- "En cuanto a las promesas de que habla
venientes que ahora embarazan a Ud. y que el misttlo historiador hechas por el Presiden-
más tarde pueden tomar grandes proporcio- le al P. San Román, aunque no dice en qué
nes y no hallarse remedio para salvar la si- consistieron, se echa de ver, por la conduda
iuación; pero, por otra parte, mi intervención posterior del Sr. Chamorro, que se referían a
en la realización de eSe negocio (el asunto las garantías que bajo su Gobierno tendrían
de los Jesuitas), me atraería un fuerfe parti- los Jesuitas, promesas que fueron fielmente
do de oposición, que sería funesto para el curnplidas" .
mismo país; y no crea que temo nada per- El Presidente don Pedro Joaquín Cha-
sonalmente, sino porque nada podría hacer morro, dio instrucciones para que se didara
en bien del país. No quisiera ni haber ha- la orden siguiente:
blado de una cuestión tan delicada y que me "Palacio Nacional, Septiembre 9 de 1875.
foca tan de cerca, pero lo hago con un amigo Señor Gobernador Intendente de San Juan
íntimo a quien le debo toda franqueza, y por- del Sur:
que esta consideración puede servir de excu- "El señor Presidente, previendo que, con
sa para no admitir la misión en cuestión. m.otivo del asesinato del mandatario de El
Los intereses de Ud. y los míos son los mis- Ecuador (2) y de los sucesos a que este he-
mos, puesto que hacemos abstracción de lo cho puede haber dado lugar, sean expulsa-
personal y solo tomamos en mira los intere- dos o emigren voluntariamente a aquella Re-
ses generales; así es, pues que, yo no preten- pública algunos miembros de la orden de Je-
do evadir la responsabilidad moral que pu- suifas o de otras Corporaciones religiosas, y
diera venirme, arrojándosela a otro, pero si pretendan asilarse en ésta, lo que indudable-
llegara a salir eledo, no sería conveniente al mente es perjudicial a los intereses del país
país que comenzara desde el primer día con y puede contribuir a aumentar el malestar
una oposición declarada y en lucha abierta. ocasionado por los que emigraron de Guate-
Si el desprestigio fuera al fin de mi adminis- mala, me ha autorizado para prevenir a Ud.
±ración, no me arredraría, porque el mal se- que en el caso que se realizase esta previ-
ría pequeño; y respedo a lo personal, mis sión e intentasen dichos emigrados asilarse
antecedenles y todos mis hechos dejarían en nuestro terriforio, lo impida Ud. prohi-
bien puesto mi nombre como le sucederá a biendo al efecto su desembarco en ese
Ud. puerto.
"No habiendo aceptado la misión el se- "Esta orden no es extensiva a los Padres
ñor Chamarra, el Gobierno de don Vicente Jesuitas España, Cáceres y Castañeda que en
Ouadra, por acuerdo del 5 de Enero de 1875, 10. de Julio úliimo salieron de la República
nombró en lugar de aquel, al Comendador para Costa Rica.
don José de Marcoleta, Enviado ExtraorcHna- "Y lo comunico a Ud. para su puntual
rio y Ministro Plenipotenciario de Nicaragua cumplimiento, firmándome su aito. s.s. Cár-
ante la Santa Sede. denas.
"El señor de Marcoleta emprendió en Igual comunicación se le pasó al Coman-
Roma las gestiones que le fueron encornen- dante de Corinto.
dadas, y de su resulíado hablaremos ade-
lante. Por ahora solo nos cumple decir que
cuando don Pedro Joaquín Chamorro visifó
León, en 1875, siendo ya Presidente, el Padre -XI-
San Román, Superior de los Jesuitas en Ni-
caragua, le hizo cargos de que por gestiones
suyas se trataba en Roma del retiro de los Actitud de los liberales
Jesuifas de Nicaragua. Don pedro Joaquín
Chamarra no solo negó fueran obra de su "Era indudable que la lentitud con que
administración tales gestiones, sino que ade- procedía el Presidente Zavala en la expul-
más hizo manifestaciones y ofertas en favor sión de los Jesuifas se debía a la oposición
de la Compañía al Padre San Román. que para ello le hacía su propio partido. Los
El Padre Rafael Pérez, S.J., en su histo- liberales por el contrario, aunque aparentan-
ria "La Compañía de Jesús" en Nicaragua y do defender a los Jesuifas por conveniencias
Costa Rica" (Pág. 381, párrafo 40.) da a en-
tender que el señor Chamorro estaba jugan- (1) Refiere el P Pélez de una misión enviada por el señor
do a dos cartas en este asunto, (1) pero los Chamarra y encomendada a un señol Espinosa y a un
documentos trascritos que no pudieron ser co- Guzmán; pelO la veldad es que aquel Gobierno no en-
nocidos por el Padre Pérez, debido a su ca- vió tal misión y menos encomendaba a un Guzmán pues
todos ellos eran opositores del señor Chamo1'1o J
ráder estrictamente reservado, demuestran (2) Galcía MOleno asesinado el 6 de Agosto de 1875.
-30-
ol\±Ícas. en el fondo deseaban su expulsión aquella ciudad un colegio regenfado por pro-
P a veces lo manifeslabal1. así claramenie. fesores españoles. Por desgracia estos pro-
.y "Don Enrique Guzmán decía a don Fa- fesores eran masones e intentaban divulgar
bio Carnevallini, direclor de EL PORVENIR: sus pésimas ideas.
"Oué hace Zavala que no los expulsa? "El día de la inauguración, en presencia
Bah l No quiere el Cacho". del Clero y la sociedad leonesa, el Director
"'EI Cacho, corno se sabe, era el Partido d.'~l Ins1i~uto Lic. don José Leonard. pronun-
de don pedro Joaquín Chamarra. CiO un dIscurso en el cual se encontraban es-
"EL TERMOMETRO, periódico liberal de tos, conc~ptos: ':Trataré de en"lancipar la in-
D José D. Gámez, número del 5 de Junio de tehgencla de mlS alun"lnos de preocupacio-
lEí81 al par que indirectamente excHa al Go- nes y errores, dando rienda sueHa a la razón
bier~o a sacar a los Jesuitas cuando el Pre- para que investigue filosófican"lente la ver-
siden±e parecía vacilar, admite que el Parti- dad".
do Conservador era amigo y defensor de la "El Clero representado por los Canóni-
causa de aquellos sacerdotes. gos, abandonó la sala inmediatam.ente, y
"Si el Gobierno se decide a sacar a los desde entonces. con la cooperación de la ca-
Jesuitas -decía aquel periódico- el señor fólica sociedad de León, comenzó una CB1U-
General Zavala que pedenece al Pariido Con- paña de prensa contra el Instituto, que pro-
servador, habrá roto con su Partido que, dé- clamaba la doctrina herética del libre exa-
bil Y comb.a±ido por el progreso, contaba con men corno norlTIa de programa.
los jesuitas como un poderoso punto de apo-
yo que le embruteciera y le fanatizara al pue- "La lucha fue tan intensa que Leonard
blo para poder esquilmarlo sin trabajo. tuvo que reiirarse de la dirección del Insti-
"El señor General Zavala, pues. si quiere tuto y lo sustituyó don Salvador Calderón,
ser consecuente con los suyos, debe dejar a pero éste a su vez renunció también, expre-
los leverendos en su lugar". sando: que "él pertenece a la Institución li-
"Y como para no dejar duda de las per- bre de enseñanza de Madrid cuya n"lisión ha
sonas a quienes se dirige en los párrafos pre- sldo y es la de sosiener los fueros de la con-
insertos bajo el rubro ORGANO FnAYLUNO, cie;ncia y el pensan"liento, que el público de
en el mismo número dice lo siguiente: Lean no qUIere nuestra enseñanza por lo
"EL CENTRO AMERICANO de Granada, mismo que ésta se inspira en los ideales de
botando toda carela, se declara franco cam- la civilización moderna; y que en suma, pues
peón de los frailes en el número 22 del 28 que se declara culpable al señor Leonard
del próximo pasado mes (Mayo de 1881) diso1venles las docirinas q'ue profesa, perni~
Ciertamente que era inconcebible que un ci.osa la "nseñanza que puede dar, culpable,
órgano conservador permaneciese callado dlsolvenle y pernicioso es, asimismo, el que
cuando se atacaba a sus poderosos aliados suscribe" .
los frailes". "Al n"lisn"lo flen"lpo el periódico LA VER-
Todo esiá calculado en estos pocos pá- DAD publicaba el n"lodo de pensar del resto
rrafos para producir el efecto deseado. Por de los profesores, en un todo de acuerdo con
un lado se hace aparecer al Presidente Zava- las ideas de los señores Leonard y Calderón.
la conminado por su Partido, y por otro, que "Por estas razones los padres de familia
esta influencia tiene por objeto imponel1e de Le.ón no creyendo que s;> ha conseguido
que embrutezca y fanatice al pueblo para el objeto para que Se fundo el Instituto se
poderlo esquilmarlo sin trabajo. dirigen al Prelado, recordándole la supr~n"la
, "Esta me;ntira contra la obra de los je- inspección que tiene para "en tales estable-
sUlta,s, que n"las tarde apareceria plenamente Gimienios no se dé una enseñanza con.traria
desvlrtuada por los hechos, debió de hacer a la Iglesia Católica ni se realice el propósito
gran efecto en el ánimo orgulloso del gober- de los incrédulos de descristianizar la so-
nante. quien tenía a mucha honra profesar ciedad, pervirtiendo el corazón de la juven-
lo que entonces llamaban ideas avanzadas, tud". Y en consecuencia piden que de acuer-
y que no eran ofras que las ideas liberales. do con el Concordato y las disposiciones ca-
las n;ismas que el TERMOMETRO, si bien nónicas "fulmine el debido entredicho al ex-
prachcadas con más moderación por hom- presado Instituto de Occidente, n"lientras no
bres como Zavala, educados en la escuela de se can"lbie el Direciorio y los profesores que
la honradez y la caballerosidad". ac:f:ualrnen±e lo rigen, con individuos conoci-
dos por su cOn"lpetencia y principios cató-
licos
H

"Al día siguiente el señor Obispo Mon-


-XII- señor Francisco Unoa y Larios escribe a don
Pedro JO:"'i!uín Chamarra, enviándole. copia
de la sohC1tud de los Padres de Fan"lllia, le
lTIanifiesia que no tiene consejeros, que hasta
El Instituto de Occidente el Clero está contra él y le pide que interceda
con el Presidente Zavala para que clausure
"Los padres de familia de León, apoya- por un fielTIpo el Instituto, y después lo fun-
dos por el Tesoro Nacional, fundaron en de sobre sólidas bases, si no se contiene a
-31-
±iempo la iempesÍad, puede hasÍa eSÍallar religioso lo que ha estimulado esa oposición
una revolución y desÍruir los preciosos ele- él se habría manifestado desde hace much~
mentos que Íanto han coslado al Gobierno tiempo con lnotivo del Colegio que fundó en
para, eSÍablecer aquel centro de enseñanza; Rivas el General Jerez, cuyos principios he.
manifiesta que a,l fin y al cabo, 61 tendrá que terodoxos eran bien conocidos y que además
obrar contra el Instituto, pues hay mo:livo su- era un fogoso propagandisla. Si la Autori.
ficiente y no quiere que lo exhiban "como un dad Eclesiástica hubiera fulminado excomu.
Pastor que no cuida de sus ovejas, dejándo- nión contra aquel colegio, los :mismos que
las alimentarse de pastos venenosos". piden esa medida contra el Ins±ituto, habrían
"Don Pedro Joaquín Chamorro contestó sido los primeros en levantarse contra ella.
con la siguiente cada: "Ud. que me conoce, que conoce a Dio_
"Granada, Sepiíembre 27 de 1881. nisia y a toda n1.i fam.ilia, lo mismo que a Va..
"Ilustrísimo señor Obispo Diocesano, rios hombres imporlantes de esia población,
Dr. Francisco Ulloa y Larios. debe esiar penéirado de que iodos conoce.
"León. mas lo pernicioso que es para la juvenlud,
y que si la instrucción no fiene por base la
"Mi estimado conlpadre: formación del corazón en los senl:imienios re~
"Tengo a la visia la muy es±imable car- ligiosos, es más perjudicial que úiil Por
ia de Ud. de 18 del corrienie, en la que me consiguienie no debe Ud. dudar que he=os
pinta la situación angusfiosa de su corazón, trabajado y seguimos trabajando en el áni-
con mo:livo de la crítica situación que aira- mo del Gobernante a fin de que dé a esia
vesamos y de las exigencias que sobre Ud. enojosa cuestión una solución satisfactoria.
pesan, preiendiendo obligarle a que emplee "Pero tenernos la ínfima convicción de
las armas de la Iglesia conlra el Insiituio de que los Inedios violentos, lejos de conducir
Occidente. a tan deseable resultado, nos alejan más del
"Nadie le ha considerado más que yo, objeto que se persigue; y que el único m.edio
al ver la repentina, tempestad que se ha le- de obtenerlo es, el que los hombres y pueblo
vantado al inaugurarse su Gobierno Eclesiás- que Se han preservado hasta aquí del virus
±ico. Las circunstancias en que Ud. fue ele- venenoso de la incredulidad, se unan en el
vado a 1" Silla Episcopal eran tan halagüe- sen1imienl0 de man±éner el orden y dar apo-
nas para la RepúbliGa, que me prometía, con yo a la autoridad constituida, para que pue-
sobrado fundamento, que Ud. gobernaría la dan ejercer la legítin,a influencia que les da·
Diócesis en mar bonancible, y que a pesar de ría su posición, y de este modo corregir los
su salud delicada, sus tareas serían muy lle- males que se hayan hecho o prevenir otros
vaderas, y tendria Ud. la fortuna de afianzar, mayores".
sin grandes fatigas, la armonía que viene es- "
tableciéndose desde hace algún tiempo en-
tre la Iglesia y el Estado. (f) Pedro Joaquín Chamorro".
"Desgraciadamente han sobrévenido los
dolorosos acontecimientos que hemos lamen- "Nos parece sin embargo, que se equi·
tado, y los hon,breS malintencionados, corno voca el señor Ch81norro cuando juzga que
lo habíamos previsto, han aprovechado la la oposición al Insti±uto de Occidenie era ex·
herida que esos acontecimientos han hecho clusivamenie un mero recurso político. Era
en el sentirniento nacional, para perturbar la evidenie que había en éste profesores de ma-
marcha bonancible que llevábamos y lanzar- las ideas; que hacían gala de ellas y na ocul·
nos en el horroroso caos de la anarquía. ±aban su mala propaganda; existían, pues,
'fA eso Henden los esfuerzos de provocar molivos justificados de alarma de oposición.
una ruptura entre el poder civil y Eclesiásti- Pero era fácil equivocarse porque, corno el
co, insfifuidos BITlbos para promover el bien- Instituto esiaba apoyado por el Gobierno, al
estar de la sociedad. atacar a dicho centro, se atacaba indirec±a~
"Le rueg-o encarecidamente, en nOlTI.bre mente al Gobierno, y se producía así la cues-
de los intereses n,ás sagrados de la Iglesia y tión política.
del Estado, se abstenga de fulnlinar los ana- "Por lo demás, era cierlo que la admi-
±emas que le piden contra el Instituto de Oc- nistración del General Zavala inteniaba lai-
cidente, porque eso sería arrojar el guante al cizar la enseñanza de Nicaragua; pero don
poder civil y producir un desconcierto que Pedro Joaquín Chamorro ignoraba que Leo-
nos llevaría a las más deplorables consecuen- nard y sus compañeros habían sido contrata-
cias. Ese Instilul0 es obra del Gobierno, y dos expresamente para fundar un colegio
obligará a ésie a lanzarse en Ul1a senda que laico en esta República.
repugna a su institución y a los principios de "Decirnos que ignoraba esto, porque da~
moralidad y orden del personal que lo com- da su franqueza y leaHad de caráC±er, no hu-
pone. Es necesario que Ud. se persuada: que biera hecho aquellas declaraciones al Prela-
no es la cuestión religiosa lo que ha subleva- do, que lal hubiera sido engaño en vez de
do la guerra contra aquel plantel de educa- consejo; y por otra parte, sus ideas sobre la
ción: es una cuestión puramente política. La bondad y necesidad de la enseñanza religio-
Religión es la bandera, los fines son pura- sa que acabarnos de leer, no le hubieran per-
mente temporales. Si fuera el senHnriento mitido nunca jamás ponerse de acuerdo con
-32-
.la inb'odur,oiól1 a Nicaragua. de tan pernisio- don Diego cJama por el cUl't1.plilTIiento de la
80 sjsierna de ~duc~r a I.a. ]uveJ1Jnc~ (t). Constitución liberal de 1893. Y yo no estoy
De Ja publlcamon ohClal DECHETOS LE- de acueido con tales ideas".
GISLATIVOS <;liet~dos el .año ,d~ 1873, entre-
sacarnos las s\gulenles ¿hSposlclcnes, aproba-
<las por el Poder Leglslaiivo 'l raiificades por
el Señor Presldente de la República de Nica· -XIIl-
lagua, don Vi,canJe Qlladra.
En la Pág. 215: "El Presidepie de la TIe-
pública de Nicaragua o. sus hahifanfes, sa-
"
Visitaba con frecuencia el autor de esie
ensayo, al célebre Dr. Carlos Cuadra Pasos
bed: que el Congreso ha ordenado lo siquien- (q d.D.g.) Y hablábamos de los sucesos mun-
te: El Congreso de la República de Nicara- diales y de la política nicaragüense.
gua, Decre!a: 10.- -Nicaragua reconoce la 1Qué hombre más erudifo!
necesidad da la reconslrucción c1e la unidad Ciería vez le recité de memoria el juicio
política de CenfIo Am.érica, y en ésta el único <tel profesor de Hisioria del Colegio de Gra-
y verdadero ntedio de conseguü' el desmro- nada, sobre la Revolución Francesa.
110 de los principios liberales y la consolida- Se lm'bó y sonrió apenado.
ci6n de la paz ue esios pueblos "Esos apuntes, rrte dijo, los iomó de las
u;~o._Por r.uanlo esa obro ea de inJerés lecciones de oratoria que enseñaron los pro-
general cenho\;Jmcricana, y la cuestión dr:! fesores espaii.oles que contrató don Pedro
existencia del 'país corno sel'" polí±ico. es ante- Joaqu\n Chmnorro. En verdad fue un pro-
rior a ioda ",ira, paJa realizarla, nQ so hcuá fesor con ideas liberales las que mantuve co-
distinción elr-lt.1na' entre lon varios paliiclos mn Diputado en la Consliiuyente del año
que se fOrrL\en bajo d;ferenies rlenomhl8.cio- 19JO".
neS. JI/.íanagua, 20 de Ocfu1)1"e de 187'3.
(fl Vicente Ouadra". -XIV-

Pñrj, 2051 ·-L:1 Tralado de ~?6 de lIgos~" Con este mismo nombre se fundó, bajo
de 1873 :n3JHicado por don Vicente Onaclra, la dirección de don Pablo Hurtado, a fines
dice en uu ¡;'d. 10.--- "l.a¡) Repúblicas de Ni- del siglo pasado y en. seguida fue el Director
caragua, Gua±e:mala y El Salvador 8e com- el Maestro don ,José Trinidad Cajina.
prolTIGlen. del ¡-nodo :rn6s solernne, a irabajar Ers el Maesiro Cajina, alio, de eScaso bi-
con Íod a eficae)a en la COD solidaci6Ii de los 901:e, cabel10s lacios, nariz aguileña y manao
plincjpio5 lil)era.1GH, en cada una de ellas, delicadas. Más am.able con los alumnos po-
ple:;dó.tl(10l~\!l al etGcio Hluluo apoyo Tl1on1.1". bres, y de traio geniiJ y amable.
Conv(=)lBl:Jban don Di.eg-o Nfar.!.ucl Chama- Fue un gran protesor de Física y un lTIa-
rro y don Pedro Hafad Cuad7a, sobre los ±erná:lico insIgne.
asunlos poI;'; c()S del día, allá pOI el aíio de Explicaba en la clase el funcionamienio
J 91 1. Y en un imp,omplu, dice don Pedro I{a- de una- cálTIara foiográfica y hacía compara-
fael~ ciones COn el ojo humano. Uno de los alum-
... .. ",ot:u:esemos
,..... l'u y VD, D'lego, que en e 1 nos le plegunia: "Por qué vemos, Maestro?" .
ano 18Y3, CllUnd0 se disuulla la Consliju.ción, Se irguió, aTrojó la tiza al suelo con fuer-
los dos l1osotros len1.aulos ideas liberales. Y za y exclamó:
todavía en 1898 en 1u follelo impreso en Cos- "Allí esiá Dios".
ta. Rica, reclamabas de Zelaya el cumplí- Fue la única vez que pronunció el sanÍo
Imento dp- la ConsfHuciÓl1 de 1893". nornb'e de Dios en la clase.
Asiuiió don Diego iVial1 11 el Chamorro, El Maeslro Cajina fue formado por los
aunque apenado. profesores espaÍloles y fUe un filósofo agnós-
Tanio don Di0go Manuel Chamono co- lico, pero un gran conservador.
mo don Pedro RaEael Cuadra fumon libera- El dictador Zelaya lo echaba con frecuen-
ICf; en S'Ll juven:fud. aunque se lIexnoron con- cia a la cárcel; y los Irías, Aliamirano, Casfe-
servadores. llón, sus anliguos alumnos, no cejaban hasia
Ya dun Enrique Guzmán, hrnnbrE) fue- obtenet su libeTÍad.
gueado en 1898, era un IJerfecto ca~servacJol' Volvía a la clase y la abría con esJa eX-
y CUAl1do clon Diego le pidió gue r;onigie¡a IwesÍón: "Conlo elecíamos ayer".
su foneto, antes de dallo a Jo. publicidad, se La Jun!a de Padres de Familia rogó a
neg6 don Enriqt'e y dijo: "Figúlese Uel. que los profesores españoles par", que se prorro-
gara su eosiuarío; y ellos coníestaron: ePara
Física, I-Im"fado en Geografía e Hisforia, Ra-
11 ) El docUJ!\ento en qne consta el contrato de Lcollald y lní,.ez G,..,yena en Ciencias Naturales, y en
o~:os P31Q fundar la enseñanza laica en NicmaguD., 10 Cosmografía Gámez y en Química, Avendaño.
v~o el Dr PedJ o Joaquín Chamollo en el A1Chivo Na~ Todos ellos excelentes'·.
c!onaI. Allí se lo mosÍló el Dhcctor don José M:níll
}i'onseca antes del incendio que Sigllió al tenemoto de El recuerdo del Maesfro Cajina brilla en-
1931, el cual consumió todos los papeles valiosos que l,.e los que fueron sus alumnos, como un as-
en dicho archivo se conservaban. fro de primera magnifud.
-33-
Don Evari sto Carazo
Gral. Yomás Martínez Dr. Adán Cárdenas
Gral. Fernando Guzmán Gral. Joaquín Zavala
Don Vicente Quadra Don Pedro Joaquín Chamorro

Cuadro de honor de los Presidentes de Nicaragua, expuesto en la Exposición de Pa-


rís en 1889, en una época, -la gloriosa de los Treinta Años-, en que Nicaragua
merecía la admiración del mundo.
Entre los tlobajos premiados en el concurso 01- que, basado en pi íncipios de carácter general e in-
gonizodo por la Academia de Geografía e Historia de mutables, tiene un poder de adaptación a las circuns-
Nicaragua para conmemorar el Trigésimo Aniversario tancias contingentes, a las condiciones existentes, im-
de su fundación se encuentra el Ensayo del Dr Emi- puestas por la realidad de cada momento histórico
lio AlvOlez Lejarza titulado "El Liberalismo en los 30
Años/l que tiene un exfraordinario interés, siempre ac- Esta concepción del conservatismo fue definida
tual y constituye un ensayo de filosofía de la historia con bastante plecisión por el autor de este comentario
Co~o es del conocimiento general se llama periodo de en un ensayo de te 01 ización política que fue publicada
los 30 años a la serie de gobiernos conservadores que can el titulo "Lo Fundam.ental del Conservatismo y
gobernaron al pais durante ese lapso de tiempo des- la Razón de Ser del Partido Conservador", hace algu-
pués de la desastrosa Guerra Nacional en que el país nos años, en ocasión de una encuesta formulada so-
quedó pi ácticamente desvastado y desorganizado y bl e esa cuestión por el entonces joven Di! ector de "La
esos gobiernos lograron l€construirlo y mganizar el sis- Prensa", Dr Pedro Joaquín ChamOlro Cmdenal
tema Republicano en forma e·fectiva de manera que
dUlonte esa época mlestla patria fué llamada La Suiza °A su mismo fundamento en los primeros prin-
Centloameticana En el trabajo del Dr AlvOlez Le- cipios, dije en aquel ensayo, que surgen de la profun-
iclrza no sé por qué razón¡ se omite los nombi es de da realidad de la naturaleza humana, creada por Dios
~ario~ de los Gobernantes que forman pOI te no sola como parte integtante y con sujeción al orden divino,
Clonológicamente sino también políticOlnente del pe- se debe que el conservatismo no sea una doctrina con-
ríodo, como el GenelOl Tomás Mortínez, héroe de Jo creta enunciada en dogmas precisos y en fórmulas sis-
guerra nacional, don Evaristo Carozo y el Dr Roberto tematizadas Es más bien una dialéctica deducida de
Sacasa, el último de los gobernantes consel vadores de principios generales <;le carácter universal y eterno De
esa época ahí su fOllnidable realismo y su glan poder de adap-
tación a las circunstancias vivientes que le permiten
Es de tal interés el ensayo del Dr Alvarez Lejarza recoger, depurar, valorizar, pOla luego asimilarlas al
y tiene tal repe,cusión como ensayo de filosofía de la acel va común de la civilización a todos aquellos va~
historial según he dicho, que melece un comentario lores que demuestren su utilidad para servir al bien
del hombre y contribuir al progreso institucional y mo-
El ensayista sostiene como tesis fundamental de ral de la sociedad"
su trabajo que aquellos ilustres Gobelnantes en el afán
de remozar las ideas conservadoras, como una nece- y luego agregué l/A Id cmenda, precisamente,
sidad de la época, enderezOlon a su Partido hacia el de una dogmática cerrada y rígida, que es la caracte-
Liberalisrno, sin qU€lerlo El autor trata de explicar rística esencial del liberalismo¡ debe el conservatismo
la causa de esta desviación ideológica, según la juzqa, Stl agilidad pOlo la solución de los problemas contin-
a la fCllta de cultura religiosa, ya que, dice, el naci- gentes que la realidad de la vida, no siempre lógica,
miento de esos caballeros y su desarrollo intelectual ordenada y recta, sino llena más bien de sinuosidades,
coincide con las fatales consecuencias de fas perse- plantea constantemente al gobierno de los pueblos"
cu::::iones del Presidente Francisco Morazán contra la
Iglesia Católica l/pero Poi sentido realista del conselvatismo, con-
Pero ese fenómeno indudable de cierta tendencia tinué exponiendo, está a sarvo de un pragmatismo sin
hacia el liberalismo de la época ¿tienen en realidad consecuencia dialéctica, por su enlace con 105 primeros
una explicación tan simplista? pI incipios de la philosophia perennis en la que la dia-
léctica consetvadola hinca plo{undamente su raíz y a
Si se penetra más a fondo en la materia, esa ten- la que debe su unidad interna, su solidez conceptual
dencia de los patricios de los 30 años, tiene, a mi jui- y lo consistencia de sus esencias permanentes, phjlo~
cio, causas de tipo histórico de mayor trascendencia sophia pe18nnis de la que dice Mm itain que es "an ti-
que la mera actitud personal de carácte, religioso moderna confla los errores del tiempo presente y ultra
moderna para todas las verdades contenidas en los
El libelalismo, en efecto, se había impuesto de tiempos venideros"
modo pel manente en esa época y habia que adaptarse
a esa realidad Plecisamente, al confrontarse con ella, "No siendo el conservalismo como queda demos-
los hombres de los 30 años, lejos de desviarse del con- trado, seguí diciendo, un cuerpo de doctrina sistema-
servotismo se ajustaron al verdadero sentido conser- tizada, como es el libelalismo, viene a ser, en defini-
vador de la política, porque el conservatisrno no es, tiva, lo que en filosofia escolástica se llama una PRU-
como el liberalismo, una 'construcción cerrada de Upo DENCIA POLlTICA que el filósofo argentino, Julio
,deológico y estrictamente doctrinal, sino un sistema Menvielle define como envolviendo dos caracteres
-35-
esenciales el de la subordinació" intrí·nseca a la mo- fieles a su misión hisiórica 101 coma ha quedado de-
ral respecto al gobierno eJe los pueblos y el acondicio- finido
namiento de éste a las cO/ldiciones existenciales del
momento histórico. No se puede gobernar con fór- Es lo que Carlos Ruiz del Castillo llama lo vivo y
mulas intemporales aunque haya que respetar las le- lo muerto de la idea liberal en su notable ensayo que
ll
yes intemporales de los seres con ese título publicó en la Revisto de Estudios Polí-
ticos de Madrid en el número de Enero-Abril de 1947
"En los dos exhemos de esa característica que "La pi opio dinámi('a de los ideas -dice el notnble
Menvielle seíiala coma suma de la prudencia política, Catedrático español de Derecho Político--- en conexión
expuse tomo conclusión, descansa la perdurable ac- con la constancia esencial de las aspiraciones huma-
tualidad del conservatismo, ni integrar en una unidad nas, hace compatibles la fugacidad de los sistemas y
superior las esencias permanentes y eternas de! orden la pervivencia de ciertos impulsos O tendencias que los
fl
moral y los elementos contingentes de la realidad vital, integlon
pues como dice el moderno filósofo español Leopoldo
Eulogio Palacios, en su celeblada ob,a "La Pruden- "A la luz de esta propedéutico, agrega Ruiz del
cia Política" "La concepción moral de la prudencia Castillo, bosquejada aquí con los trazos indispensables
que descansa sobre una filosofía verdadera de la vida pnr a ahondar en el tema de este estudio, se compren-
y del hombre, salva cuanto hay que salvar de perma- derá mejor lo que en la idea liberal hayo de aportación
nencia y universalidad en los principios de la acción perenne y lo que caduca como ganga del tiempo Na
humana, haciendo compatible el ser fijo, necesol io e vacilamos en decirlo con términos de descriminación
inmutable de la ley moral y la índole contingente y moral lo que es recto y lo que es desviación Lo que
temporal de nuest ra vida" puede vivir porque es esencial y lo que muere o ha
muerto ya par ser contingente Lo que aun puede
Así concebido el conserva1ismo, su mós impor- ser una tarea y lo que debe constituir ya un remordi-
tante misión histórica que le asegura su durabilidad, mientafl,
como se la ha asegulado en el pnsado, en el espacio
y en el tiempo, es, quizás, recoger de la corriente his- "En resumen, concluye Ruiz del Castillo, el Es-
tó, ica de cada momento los valores dignos de ['reser- tado, que es vida temporal y vida histórica, cuando hoy
varse tomando en cuenta que como afirma Leibnilz se llama liberal o demoliberal, no tiene sino un paren-
que un "substrato de vel dad" existe hasta en el más tezco lejano con el Estado que, en las orígenes de la
errada de los ('onceptos" doclrino, declaró su agnostisismo leligioso en un sen~
tido virtualmente agl esivo e inequívocamente polémi-
Hay que tener presente que el Iibelnlismo aportó co Reconoce por lo menos en algunos casos, la raíz
una serie de valores que ya forman parte permanente intelectual de los hechos en vel de incomunicar el pen-
del acervo polítito actual depurados del desborde re- samiento con la realidad Algo constitulivo se ha
volucionOlio Muy bien lo explesa la obra del Cate- alterado en el sistema Aunque pOi ece más acerta-
drótico de la Universidad mejicana de Nuevo León, do afirmar que no nos encontramos ya en presencia
Aguslín Baseve Fernández del Valle, recién aparecida del I igor de un sistemo, sino ante una influencia de-
can el título "Teoría de la Democracia" En ella cantado en el tiempo y que enloaña lo dosificación de
expresa este concepto "EI núcleo de verdad conte- un principio cuando, combin6ndose con otros, entra en
nida en el errol liberal, estriba en la defensa del de- el acervo de una experiencia común y depuradora"
recho del hombl e a la libertad civil, social, política y
religioso Pela ese natural y sano Iiberalísmo -en el
sentido primario de la palabra- no puede salirse del En suma, el llamado liberalismo de los 30 Años
orden morol" no es más que la asimilación de las aspir(ClCiones del
pensamiento libel al que lograron imponerse y que cons-
tituyen ya un acervo depUJado, lo que es, precisamen~
Ese es cabalmente el sano liberalismo de que alar-
deaban los hombres de los 30 años Se consideraban te, como hemos dicho, función moderadora de la dia-
a sí mismos como los mantenedores de Jos principios
léctica conservadora, tal como ha quedado definida
de la libertad y de las garantías ciudadanas, como efec- Los gobiernos de 105 30 Años, lejos de constituir una
tivamente lo fueron, por lo cual don Pedro Joaquín Cha- desviación hacia el liberalismo en el sentido lato, ejer-
marra, uno de los prohombres de aquel pel iodo llegó cie:on la función natUlal del conservatisma de asimi-
a dedr en uno de sus MensQjes Presidenciales al Con- lación de la aportación del pensamiento liberal que ha
91eso "Nosotros somos los verdadelos libelales", a logrado supervivil, como el conservatismo inglés incor-
que hace referencia el DI AlvOlez Lejarza en su mag- poró a la vida política y social de Gran B,etaña todas
nífico ensayo los I eformas sociales propugnadas por el pensamiento
socialista, dándole carácter de permanencia

Al preservar y practicar en el ejercicio del poder y en última instancia, quizás no sea paradógico
aquellos principios cuyo defensa constituye el más ur- afirmar que acabaró por tocar al consClvotismo asi-
gente cometido de los regímenes republicanos actua- milOl e incorporar d la vida política, económica y so·
les frente a las amenazas de 105 sistemas totalitarios, ciol de la civilización, luego de depurarlo, toda lo que
los patricios conservadores de los 30 años no se des hay de justa y legítimo en ras aspiraciones del comu-
viaron del conservatismo, sino que más bien fueron nismo
-36-
1r-INANIA5
CORTE DE eAJA
'D964
DESARROllO DE lATINOAMERICA
y LAS INSTITUCIONES FINANCIERAS DE
iJ01UGLaS liíl~tLON
ESTADOS UNIDOS SecletalÍo del TCSOlO de U S.A

El Banco Inferarrtericano de Desarrollo, den a ser diferentes en sus defalies, y por


la Agencia paI a el Desarrollo Infernacional lo tanto, las instituciones que se crean para
por su parfe y los organismos que la anfe- safisfacer dichas necesidades iendrían inva-
cedieIon, han otorgado 49 présiamos por un riablemente esas características. Y en con-
valor tofal de $ 332,400 000 dólares para asis- secuencia, resulta que la especialización es
fir a las instiiuciones financieras de desarro- tan necesaria, saludable y conveniente en el
llo en foda la Arrtérica Latina. financiamienfo del desarrollo como 10 es en
ofros campos. Pero íambién se puede caer
Estos présfamos se han uiilizado para en la exageración. Las instituciones excesi-
esliInular, desarrollar y apoyar una gama vamenfe especializadas quizás no puedan
extraordinariamente amplia de inversiones. confribuir eficazmenfe al desarrollo de los
Los p,-ésfamos de la AID se destinaron a pro- mercados de capilal. En algunos casos, una
porcionar asistencia a toda clase de bancos insfitución financiera de fomenfo hasía pue-
de fomenfo, fanto oficiales como particula- de llegar a converfirse en un substifuto de
res, así corno a otras instituciones má.s espe- algunas de las funciones comunes de un mer-
cializadas en los seclores de la agriculiura, cado de capiial y de esfa forma relardar, en
pesca, minería, induslrla y vivienda. En al- realidad, el desarrollo de dicho rrtercado.
gunos países, se han otorgado préstamos a
bancos cenlrales para ser disfribuidos en sub- En verdad, es muy poca la afención que
préstamos, ,en oíros, a bancos comerciales, se ha presfado en la América Lafina al de-
algunos de carácfer regional y aun en afros, a sarrollo de mercados de capilal, sin duda ell
corporaciones nacionales de fomento que lí- razón de la cOl:nplejidad y difi'1ulfad que
picamente cornbinan las funciones de finan- presenfa esfa empresa. No obstante, hay un
ciamiento del desarrollo con las de la admi- sinnúmero de medidas que las instifuciones
nistración pública, En Colombia, por ejem- financieras de fomenfo pueden, y deben, fo-
plo, parte de los fondos de contraparfida en mar para esfimular el desarrollo de merca-
pesos de 16s préstamos del programa de la dos locales de capitaL Pueden y deben ha-
AID, se destinaron a financiar un Fondo Pal'- cer sus inversiones con un criferio que fenga
iicular de Invelsiones el cual está bajo la su- en vista, primordialmenfe, su fufuro valor y
pervisión general del Banco de la República, posibilidades de venfa. La 111ayoría de las
y cuya administración está a cargo del sis- instituciones financieras de fomento pueden
tema de bancos comerciáles. estimular direcfamente el desarrollo de un
mercado local de capital. medianíe las ven-
La inmensa diversidad que resuHa fan tas de su caltera, por Inedia de parficipa-
evideníe aún en los pocos arreglos íns:1ifncío~ ciones, o vendiendo sus propias acciones al
neles que acabo de "'.encionar, desfaca la público. Muchas pueden subscribir nuevas
magniiud y la variedad de las necesidades elnisiones de valores, o atraer la participa-
que en el campo del financiamienfo del de- ci6n directa de inversores en sus propios pro-
Sal rollo presenía la América Lafina, y lo que yecfos.
es más irnportante aún, recalca la creciente
n<;cesidad de desarrollar melcados activos y De éstas y muchas ofras formas, las ins-
efJcaces de capital en toda la Arrtérica Lafina. fHuciones financieras de desarrollo pueden
promover el esfableciIniento de vínculos úti-
. Dos de las razones principales que mo- les enfre los que ahorr«n y los inversores.
~van la urgente necesidad de confar con las Si por algún motivo legal o insfifucional una
inslifuciC?nes financieras de ciesarrollo. son: instifución financiera de desarrollo no pue-
a n~cesldad de disponer de capital para in- de asisfir al esfableciInien±o de estos víncu-
v.ermones a la.rgo plazo y la necesidad de es- los. es indudable que deben forrtarse medi-
tlmular el desarrollo de mercados locales de das para remediar la situaci6n. El esfable-
capital. Sin embargo, como esfas necesida- cimienfo de fales lazos es uno de los servi-
des Se presenfan en disfinfos ambienfes, fien- cios soeíales más importantes que pueden
. -37-
proporcionar las insfituciones financieras de suHado de ello, una contribución al desarro.
desarrollo el cual conslliuye a la vez, una de 110 económico y social de la América Latina
sus mejores garanfías de un futuro viable y mayor que la realizada anferiormenfe.
valedero.
Si analizamos a los propios países de
Por lo fanio, el esfímulo al desarrollo de América Latina, ya podemos ver la clase de
los mercados locales de capital es una de las resulfados concrefos que esperamos que en
formas más fruefíferas en que fales institu- el futuro se produzcan cada vez en mayor
ciones pueden confribuir aún en mayor gra- medida. Los elevados índices de desarrollo
do a maferializar la extraordinaria labor en Venezuela, México, América Cenlral y en
económica y social que nos hemos propues- ciertos olros países, se han visfo acompaña.
fo realizar en el marco de la Alianza para dos de una nueva confianza en la esfabili.
el Progreso. dad y viabilidad de las econort'Úas de esfos
paises, confianza ésta que se expresa en foro
El objetivo de esa Alianza, como muy ma concreta por la afluencia crecienfe de in.
bien nos podemos repetir a menudo, es ali- versiones extranjeras. Por ejemplo, los in.
viar con la mayor rapidez posible las penu- versores de los Esfados Unidos esfán invir·
rias de millones de personas de este hemis- tiendo ahora en la América Lalina a niveles
ferio que, a pesar de esfar a un paso de un que representan el doble de las inversiones
mundo de abundancia que los rodea y que realizadas en 1963.
pueden ver y hasta palpar, pennanecen en-
cadenados a la sórdida pobreza que les legó Asimismo vemos en fodo el hemisferio
el pasado. Ninguno de nosoiros se ha enga- un inclemen±o alentador en la adopción de
ñado jamás respeefo a la magnifud o impor- medidas de autoayuda, medidas que, quizás
fancia de la labor que nos aguarda. Hemos más que cualquier oiro faefor aislado, seña·
sabido en fodo momento que los errores co- lan el caráC±er genuino y perdurable del pro·
mefidos en el curso de siglos no pueden re- greso logrado bajo la Alianza. Todos los
dimirse en pocos años. Sabemos fambién países han mejorado la administración de
que debemos esfar preparados para hacer sus sisfemas fribufarios y nueve han adopfa·
frente con renovada deferminación y mayor do importanfes leyes de reforma imposiliva.
paciencia a las dificulfades que inevitable- Doce países han sancionado leyes de refor·
menfe se presenfarán cuando la impaciencia ma agraria. En general, los presupuesfos
general y creciente de satisfacer necesidades para la educación en la América Lalina se
que no se atienden desde hace mucho, se re- han aumenfado en casi un 13 por cienfo por
bele confra lo que con frecuencia parece, y año y 5 millones más de niños asisfen a las
casi siempre confinuará pareciendo, un pe- escuelas. Quince países esfablecieron pro-
queño progreso inferminablemenfe lenfo e gramas para la consfrucción de viviendas en
infinitesimal. base al sistema de esfuerzo propio y ayuda
mutua. Nueve países sancionaron leyes pa-
ra. asociaciones de ahorros y préstamo y
PerInÍtaseme pasar breve revista a nues- ocho países establecieron nuevos bancos par-
iro progreso reciente. En mi propio país el ticulares u oficiales de fomento.
Presidente Johnson, a principios de este año,
colocó al deparlamenfo de la América Latina
en la Secretaría de Estado y a la división de Los programas financiados por la Alian·
la América Lalina de la ATD bajo la dirección za confribuyeron a la construcción de más
única del Secretario de Estado Adjunfo, Se- de 23.000 aWas, de más de 220.000 vivien·
ñor Thomas C. Mann, funcionario que com- das, de unos 4.800, kilómefros de carreferas
bina su extraordinaria competencia personal y de más de 1.000 sistemas de distribución
y prudente respeto hacia las realidades po- de agua potable y de alcantarillados, cuyos
líticas y económicas, con una clara visión y servicios benefician a unos 15,000.000 de per-
comprensión profunda de las necesidades hu- sonas. Asimismo, esfos programas confri-
manas que la Alianza procura satisfacer. buyeron a la creación de unas 900 coopera-
Esta conjunción de nuestras aefividades de tivas de crédito, representaron el otorga-
la ATD y de nuestras normas políticas y eco- miento de más de 200.000 préstamos de cr~'
nómicas respecto a la América Latina, bajo dito agrícola y, en este último año, ayuda-
la dirección del Secretario Adjunfo, señor ron a alimenfar a más de 23 znillones de
Mann, ya ha producido resuHados imporlan- personas.
fes y concrefos. En los primeros seis me-
ses de 1964 concedimos más présfamos bajo Si bien se han producido algunos reve-
la Alianza para el Progreso que en fodo el ses, y para ser realistas debemos esperar que
año 1963, obligando fodos los fondos que a se continúen produciendo, una evaluación
fal fin asignara el Congreso. Lo que es más global de los úlfimos ires años sólo puede
importante aún, la nueva y mejor coordina- conducir a la conclusión de que se ha presfa-
ción de nuesfros esfuerzos en la América La- do un buen servicio a la causa de la libertad
tina frajo como consecuencia una mejor ca- política y del progreso social en fodo el he-
lidad en los proyeC±os aprobados y, como re- misferio.
-38-
Sflore<ó '"1licaragüen<óe<ó
para una 'Cumba 'fluatemalteca

I m.ejillas de la hermosísima aurora, eierna


mensajera del incansable y espléndido sol de
la región tórrida.
Tres años hace ello. de OC±ubre de 1885,
que la mano inexorable de la m.uerJ:e quebró La lánguida claridad de la primer mira-
con un solo golpe una pluma de escritor, un da de esta encantad01:a virgen ilurnina vaga-
lápiz de periodista, un pincel de pintor de mente el exJ:enso campo del CementelÍo.
coslumbres, una zumba de festivo decidor,
un punto de satírico, una lima de erílico, un He ahí que un grupo vaporoso acaba de
caleidoscopio de novelisJ:a, un cincel y un bu- tranquear la puerta. ¡J)l.Iirad! Es un acom-
ril de historiador y una lira de poeta. Todos pañamiento de regocijo. Vienen alli demos-
estos valiosos instrumentos eran de primera trando alegría nueve graciosas jóvenes cu-
clase, así por su esmerada construcción como biertas ligeramente con vestiduras blancas y
por su material escojidisimo y estaban mon- relucientes, dejando comprender las COrrec-
tados en el oro de más quilates de nuestras tas fonnas de la belleza típica; y coronadas
núnas cuasi inexplotadas; en fin, ya los tenía las frentes con lauros de oro y blillantes.
vivamente abrillantados la fama. Pertene- Conducen gozos,,"s una artística Corona Fu-
cian todos a un 'solo afortunado dueño, dies- nebre de exquisiio gusto.
tro manejador de todos ellos, Salomé Jil.
Vedlas, no Se han detenido delante de
este rico mausoleo que sin duda pertenece a
personas de cuantiosa hacienda, ni delanJ:e
II de ese de no menos valor y que segurante
es de un individuo que fincaba su orgullo
en la vana nobleza de la estirpe, ni delante
Con el osado pensamiento que donde de aquel cuyos trofeos marciales indican que
quiera llega, he penetrado al alba del 10. de alli duerme sempiterno sueño algun valienté
Octubre próximo en el Cementerio General Capitán, ni delante de aquel oÍlo cuya sun-
de Guatem.ala, solemne palacio que habitan tuosa portada ostenta la nútra, disJ:infivo del
los que murieron. soberbio Obispo. ¡Ah! Ved dónde se de-
tienen, delante de un pobre tUl'nulo de pie-
La bella Metrópoli Centroamericana em- dra y cai.
pieza a desceñirse el blanquisimo ropaje de
las nieblas, cual una hermosa que despierta Acercaos y leed la modesla inscripción
y descorre suavemente las aromadas sábanas hecha con simple tinta negra: Dice: "JaSE
de su voluptuoso lecho. MILLA y VIDAURRE".
El vienJ:o fresco de la hora cargado de
los perfumes que se forman de las divinales
caricias que han cambiado durante la calla-
da noche las Hores con las Hores en el suelo IIr
y las esJ:rellas con las estrellas en la maravi-
llosa bóveda, y enriqueciendo con la abun-
danJ:e vida que Se desprende inagotable en Cantan, oíd esas voces armoniosas:
aquellos sublimes instantes del renacimiento
de la luz, ha llegado a dilatar mi pecho para "¡Oh fu, hijo nuesÍlo bien amado, cuyo
sostenerlo en forfisima emoción melancólica polvo cinerario confiene eSÍe humilde sarcó-
que embarga el alma contempladora de fago, tú cuyo espíritu in:mor±al mora hace
aquel sitio de nústerios, de pesares, de re- tres años entre los más escogidos del feliz
cuerdos, de dudas, de temores, de esperanzas Eliseo; regocijaJ:e, porque la indiferencia de
y de hondas reflexiones. tus paisanos para contigo se ha disipado; esa
negra nube que Se sienta casi sieITIpre sobre
Ya se divisan en el Oriente las rosadas el sepulcro del genio, pero que siempre la
-39-
destruirá el brillo intenso del mérito triun- ¿A qué decir más? Todos le conocen.
fador. Es el escritor, el periodista, el crítico, el sa-
tírico, el novelista, el historiador y el poeta,
"Viviste en la tierra con nuestro solkito desaparecido de la existencia modal ello.
amparo y hoy que pasas las inrermi!,,-ables de OC±ubre de 1882.
horas en el mundo esplendoroso de la lnmor-
talidad, alegrámonos y tu vidoria celebra- Si poeta, de buen gusto, si escritor, el
mos complacidas. A estas regiones glorio- hablista puro, el fácil y ameno, si periodista,
sas sólo se llega a perennidad cuando noso- ilustrado y sensato; si crífico, el acertado y
tras dispensamos nuestros dones beneficen· fino pulidor, si sa±írico. el alegre y saleroso,
iísimos a modales favorecidos del Padre Apo- vivaracho y juguetón; si novelista, el esfima-
lo, como tú. Unicamente la madre Minerva ble padre de la novela centroamericana, si
puede rener hijos tan nobles en estos espa- historiador, verídico, imparcial y justiciero.
cios de honor consagrados al talento y la vir-
tud unidos. Reidor inolvidable, se rió el graciosísi-
mo a carcajadas llenas con la irresistible
"¡Hijo dichoso! Hemos querido traede aguda carcajada que dura en los labios y
nosotras mismas el primer tributo a tu me- dura en los años, labios del tiempo.
rrloria preclara del aprecio y admiración de
tus conciudadanos. Y fue llamado cuando corrían sus terre-
nos días el incomparable y el inimitable.
"De hoy más tu famoso nombre lucirá
corno lustre y gloria de Guatemala y la Amé- Y conquistó la exterior reputación.
rica Central.
Y era aclamado por sus contemporáneos
"Aquí dejamos sobre tu losa funeraria como el Príncipe de los ingenios centroame-
esia linda guirnalda tejida con amor por los ricanos.
Guatemaltecos, la que hará disfinguir tu mo-
desto sepulcro entre todos estos innumera- Y pasarán muchos años y será él toda-
bles corno preciados monumentos fúnebres, vía presidente honorario eledo por unani-
dándole más valor con sus gayas aromosas nlÍdad espontánea en nuestra pequeña repú-
flores a todos ellos el bronce, pórfido y már- blica literaria, que en las quiebras de los An-
mol, des y en el hueco de los Océanos, entre los
brillantes de Colombia y de México, grande
"Regocíjate, sí, favorito de nuestras gra- la formarán un día las secretas y sublimes
cias. Ahora se coronan tus sienes con los abejas de la Literatura Americana, que exhu-
laureles merecidos, y mañana se erguirá tu berantemen±e destilan la celeste miel hiblea
estatua, serena y risueña bajo el cielo en- de la Poesía, aquí en presencia de este es-
cantador de la bella ondina del pintoresco pedáculo hermoso sin segundo de la joven
Valle de la Hermita, que te vió vivir. Y ella natutaleza del continente nuestra con que
será el honor de la patria, el orgullo de la tropezó Colón a la incieda luz de la alborada.
ciudad, la recompensa del n'lérito, la mues-
tra de adelanto, el ejemplo y el esiímulo de
la juventud, el testigo de la posteridad, pot-
que tu nombre, José Milla, es todo eso en V
este privilegiado Centra del Nueva Mundo".
-¿Y puesto me he allegado reverente,
IV pero trémulo a vuestra sepul±ura, laureado
literato. ¿Sabéis acaso quién soy?
¿Y quién es ese hijo de modal tan pre- -No te he visto nunca, bien intenciona-
dHedo de las hijas de inmortales? ¿Quién do joven, no oí jamás tu nombre, dímelo.
es ese CHAPIN que así Se ve agasajado por
el cariño de las impalpables vírgenes grie- ¡Ah I Tenéis razón de sobra, ilustre,
gas, engendro celestial del Olímpico Eterno, porque a rní nadie m.e conoce; no fengo nom~
perdurable semidiosas de la divina inspira- bre yo. Joven GUANACO venido de las tie-
ción, que en la Ultima Mitología se denomi- rras de donde llegó el Segoviano de vuestros
nan: Inteligencia, Ciencia, Ade, Virtud, En- cuentos, trajéronme a vuestra Herra las aspi-
señanza, Ilus±racién, Asociación, Academia y raciones al saber honroso, y voy corriendo
Escuela, las nueve poderosas musas de la la vida en lucha desigual, por la pade mía,
moderna humanidad? Con dos enemigas encarnizadas, la pobreza
y la obscuridad.
¿Quién es, pues, José Milla?
-Anin'lo, estudiante imberbe, esa es una
Anagramafizad su nombre y los sabréis, preparación fodalecedora necesaria por re-
SALOME JIL. gla general a los que aspiran a venir al tem-
-40-
lo sagrado de la fama. Es airavesando el de de moniaña, aplaudido por Vicior Hugo
~ sierio enire rigores, hambre, sed y desde- en la ciclópea "LEYENDA DE LOS SIGLOS".
es que' se da al fin con la fuentecilla mági-
ne donde se bautizan los devotos. De allí Tierra mía, en fu suelo privilegiado cre-
cacan sus nombres que legan a los pueblos, cen las rosas fraganiísimas de la poesía, las
~~s pueblos a las Naciones, las Naciones a enredaderas fantásticas de la novela y iam-
loS siglos, los siglos a la eternidad. Esla ca- bién el ciprés radianfe de la hisioria.
dena cuya masa luminosa es la verdad, tie-
ne por anillos diam,;,ntinos conte';rlplaciones, En oiros tiempos las han coriado con ma-
meditaciones, doctnnas, revelaclones, poe- no primorosa Zamora, Mayorga, Zapaia, Je-
ILlas canlos, descubrimientos, invenciones, rónimo Pérez y cien jardineros del edén life-
con~±rucciones . Y es, hij~ mío, para decír- rario. Al presenie córianlas hábiles e inspi-
lelo brevemenie. la perfecclOnable y progre- rados, Antonino Aragón, Carmen Diaz, Ru-
siva Civilizasión. Mira, yo he ganado ~a bén Darío, Felipe Ibarra, Félix Medina, Cesa-
ofra orilla mas cercana de la luz por el mlS- rio Salinas, Ramón Mayorga R., Tomás Ayón
,-no sendero. que recorren c,:si todos con ~ati­ y en fin una iribu levítica compleia que ofi-
gas, privaClones y c;lespreclOs. .Oyelo. blen, cia en las ceremonias sanias de las Letras.
niño: vencer a tu prlInera enemIga es Impo-
sible cuasi, pues desde que mafó de miserias ¡Que no puedo yo, Salomé Jil, coger con
a Homero se anda confra nosofros implaca- mi iorpe mano esas edénicas flores de los ra-
ble; a la segunda no tanio cuando se tiene majes encumbrados de la gloria, para pren-
fervor en la Divina Inspiradora y consiancia derlas alegre en vuesira fúnebre corona!
para iributarle culto puro, esta llama sagra-
da que abrasa pero que inmorfaliza.
-Tus palabras, Maesfro, son estimula- VII
doras y animarán sin duda a una lucida mi-
riada de jóvenes centroamericanos más ven-
iurosos que yo, porque llevan ungidas las En esa mi idolairada Pairia, en la base
frenles con el óleo criador que consagra de Orienial de un volcán espanioso que yace
único derecho divino a los verdaderos reyes, rendido después de haber vomitado una in-
los genios. Sábelo, al venir hoy hasia vos mensidad de fundida roca en Marzo de 17 72,
he querido ian sólo regar unas flores de mi al borde de una rienie laguna, hay un valle
iíerra en el suelo de esia habitación moriuo- férfil con su palio de nubes siempre magni-
da el día de vuesira gloriosa coronación. fico, con sus dádivas agrícolas inagoiables,
Deseé ver representada a la pafria de La- las blancas YUCAS, el aromático iabaco, los
rreinaga en vuestro celebrado aniversario y frutales prefiados: de azúcar, con sus pája-
me he airevido ros que parecen "flores que canian y sus flo-
res aves que huelen"; y en ese valle, vecina
-Acepio agradecido, sensible joven, lu del poético Nindirí, resio de una gran pobla-
concurrencia a mis honras póstumas a noIll- ción de los Caciques y que ahora eS bosque-
bre de aquel "hechicero Jardín de ~tlahoma", cHo de palmeras habitado por los indios, se
según el canio de Iribarren. reclina indolenie mi MASAYA. Es una India
galana, clara la infeligencia, el pecho noble
y el corazón de llamas, dofado por Dios de
nubles aptiludes p8.l a las Bellas Aries. La
VI amo con todo mi corazón porque es mi MA-
DRE-PUEBLO.
¡NICAHAGUA, reglOn encanlada de mis Pues bien, ya que no me es dado iraer
inocencias, de mis recuerdos, de mis amores, a la iumba de Pepe Milla ofrenda descendi-
de mis sueños y de mis esperanzas! Tu cie- da de las elevaciones del arie, séame permi-
lo es más hermoso que el de Nápoles, ius tido iomar del suelo de mi pueblo y espar-
montañas son más bellas que las de Suiza, cir humildemenfe en derredor de ella, esias
las ríberas de ±u San Juan son un panorama rosas rojas y blancas. estas dalias de iodos
maravilloso y rico. iu gran lago es el más colores, esias mosqueias, miniaiuras y jaz-
hermoso del planeia, pues que no muere ja- mines y lirios y azucenas, cogidas en sus jar-
má~ peirificado por el frío; ius campos son dines; esia palma, esios azahares y esias fra-
reglos manios ufanos de su verdura peren- ganies VAINILLAS, MAYITAS, XACUANJO-
ne y bordados prodigiosamenfe por multi- CHES y ESENCIAS cogidos en sus huerias, fan
color y multiforme florescencia; y en iu tie- lozanos corno sabrosos, lan frescos COnLO gra-
rra ml1agrosa se yerguen giganfes ferrorífi- fos, tan pobres como sencillos, ian encanta-
cos de piedra y fuego, el Madera y el Ome- dos por la nafuraleza como por mi eniraña-
lepe coniemplados por Félix Medina, el Mom- ble afecfo, entre los cuales ví deslizarse mi in-
bacho saludado por Juan Iribarren, el Ma- fancia y mi adolescencia, a su arrullo y al
saya! Vesubio Americano, mistificado por los del sanio hogar. El rústico pasior sólo ofre-
cronISias españoles y el Momoiombo, rebel- ce un ramo silvesire sin arie combinado!
--41-
':D,," ':Dauiá'lJelCl
eH crzicaraflua
La prolífica personalidad de Don David Vela,
brillante escritor y fino poeta Guatemalfeco, Doctor
en Leyes, graduado en la Universidad de San Carlos!
Académico de la Lengua por cuya pureza ha esgri_
mido su plum.a com.o espada, Director de El Impar~
cial, de Guatemala, en el que su vasta erudición y
ponderado juicio se encausa en editoriales que in~
fiuencian la opinión pública guatemalteca, aufor de
diversos ±rabajos sobre historia maya y universal y
literatura nacional y extranjera, pasó por Nicaragua,
mete6ricamenie quizás, pero como meteoro dejando
una estela lUIninosa a su paso.

Invitado por el Decano de la Escuela de Perio·


dismo de la Universidad Nacional Auióno:ma, Doctor
Enrique Porras, para dar a los estudianies de esa es-
cuela unas pláficas sobre la profesión que Don David
ejerce con tanta excelencia, aprovechó su regreso de
Buenos Aires, donde asistió al Congreso de Acade~
DON DAVID VELA mias de la Lengua, para pasar unos pocos días en
Managua
Ovillejo
De Guatemala un pendón Nuestro Director, amigo personal de Don David,
Don, quiso aprovechar su estadía para ofrecerle un home·
de las leiras adalid
David. naje en el Nejapa Counfry Club la noche del 17 de
nos deja brillante estela Diciembre, al que correspondió el homenajeado im-
Vela, provisando las siguientes décimas que leyó a los
en n ues±ra Patria ha dejado amigos que le rodeaban entre los cuales uno, nues·
amistad que no recela
ningún corazón honrado tro Jefe de Redacción, no queriendo quedarse airás
querido Don David Vela cerró con el Ovillejo a Don David Vela.

DECIMAS DE DON DAVID VELA


El elogio que Platón Todo exulta producción Yo vine, de buena gana,
hiciera de lo amistad en esta tierro bendita, un poco entre los turistas,
se queda corto, en verdad, y a quererla nos concita a ver a los periodistas,
si hago una comparación suavidad del algodón, de esta parcela hermana
con la de vuestra nación, caña en dulce plantación, como centroamericana
que o cualquiera, por derecho, ganado fino y gordito, y aquí encontré a este hermano
le brinda comida y techo oro en sus minas, repito de corazón en la mano,
y ejemplo de caballero, que Dios todo os regaló' y a su revista en que aflora
,le amigo noble y sincero hasta el Momotombo dió la magia conservadora
es Joaquín Zavala Urtecho. a luz su Momotombíto de lo centroamericano
Fuera de la gentile:za Granada monumantal De mi eterna gratitud
de su población amiga, sueña con su tradición, os pido que seais testigos,
Nicaragua se prodiga la misma que presta a León en este grupo de amigos
en talento y en belleza, su prestigio colonial que por su solicitud
en trabajo y en riqueza, con su hermosa catedral estáis aquí La actitud
cerebros y corazones, y otroS' valores señeros, re Joaquín, que nadie iguala,
cn futuro y tradiciones mas los timbres valederos la llevaré a Guatemala
Puedo decir, sin halago, de su orgullo y complacencia, en prenda de amor sincero
que es único vuestro lago, es la noble descendencia Muchas gracias caballero
aunque tenga tiburones de cumplidos caballeros y amigo Joaquín Zavala
EXPLORACIONES YAVENTURAS EN HONDURAS
CONTENIENDO APUNTES DE VIAJE DE LAS REGIONES AURIFERAS DE OLANCHO
y UNA REVISION DE LA HISTORIA Y DE LOS RECURSOS DE AMERICA CENTRAL
WlLLIAM ". WELLS

4
Chinandega.-Iglesias.-Residencias.-La belleza femenina.
-Vestuorio.-FumClndo cigarros.-Religión.-Ceremonias.-
Diversiones.-Un paseo nocturno.-Noche.-I.a tienda.-Co-
mercio.-Educación.-Salida hacia León.-EI camino.-Chi-
chigalpa.-EI tiste.-EI Sr. Manning.-Posoltega.-La posada.
-Una beldad nicaragüense.-Nuevo método de mendigar.
-El aguacero.-Hacienda de "El Paciente".-Soldados borra-
chos.-Las tortilleras.-Rio Quezalguaque.-En las cercanías
de León.-Campanas.-Ceremonias religiosas.-
El Dr. Li~ing5ton.-Vísperas de Independencia.
Se considera a Chinandega corno la ciu- nar las pisadas; a todas horas del día pueden
dad más próspera de Nicaragua, y aunque verse hombres y mujeres arrodillados, las úl-
antes tenía una población mayor, cuando la timas con la chillante mantilla que se colo-
visité contaba con más o menos doce mil ha- can corno capucha, y los primeros, por lo co-
bitantes, predominando el porcentaje de mu- mún limpiamente vestidos, sombrero en ma-
jeres por las causas que antes el<presé, en no, sin zapatos e hincados sobre un pañuelo.
una proporción de cuatro a uno. La ciudad Todas las diferencias de clase se borran den-
está construída con regularidad, sus calles tro del templo y el arrugado y legañoso men-
están trazadas en ángulos reefos. muy bien digo se arrodilla muy cerca de la pálida y
pavimentadas y con una superficie cóncava, aristocrática señorita de la mejor sangre de
con las cunetas en el ceniro durante la esta- Chinandega. La ciudad parece haber sufri-
ción de las lluvias se cubren de hierba por do menos con las frecuentes guerras que nin-
ser el tránsito muy escaso. Su primitiva im- guna otra en el Estado. Las casas raramen-
poriancia, al ju:¡;gar por la descripción que te son de más de una planta, no tanto por el
de ella hacen escritores ceniroamericanos, ha miedo a los temblores como por su mayor
de haber sido considerable. Tiene ahora frescura, así como por la incomodidad de vi-
cinco iglesias: La Parroquia, el Calvario, San vir en un segundo piso, y finalmente -lo
Anionio, San Lorenzo (inconclusa) y la Gua- que creo es 1& razón principal- porque sus
dalupe. En otro tiempo estaban ricamente antepasados vivieron en construcciones de la
adornadas. y se dice que coniaban con orna- misma arquiteefura. Eslas casas no se dife-
mentos muy valiosos; pero las incursiones de rencian grandemente de las de Rivas, pero
los bucaneros y las desvastadoras revolucio- en general son de mejor condición, más am-
nes en el país desde 1821, hicieron que los plias y de una construcción más acabada.
quitaran, por la violencia o para su seguri- El interior está dotado de mobiliario de lí-
dad. Hoy las iglesias no cuentan sino con neas reefas, incómodo, escaso y colocado de
oropel y cuadros de personajes bíblicos rústi- cualquier modo en la sala; de hecho las me-
camente ejecuiados. Estos edificios son de sas no son para otros propósitos que el de
adobe, estucados y encalados al estilo espa- servir en ellas la comida familiar, y muy ra-
ñol, y a menudo con la peculiar cúpula re- ramente como escritorio; las damas usan las
donda que revela la arquiteefura morisca. sillas solamente cuando hay visitas, pues or-
Los pisos están primorosamente enladrilla- dinariamente prefieren sentarse en el piso o
dos y sus interiores se conservan nítidarnen- echarse a descansar en la hamaca familiar,
le pintados y limpios. Las imágenes de san- que se cuelga de parle a parle en la sala de
los y ángeles, ricamente vestidos para impre- las casas de habitación de todas las clases so-
sionar la imaginación de los devotos se ha- ciales. Completan el arreglo de cada cuarlo
llan colocadas en nichos. Creo que la quie- cuadros religiosos, una cama -algunas ve-
tud y la solemnidad de estos santuarios se ces de hierro y portátil- y comúnmente va-
hallan bien calculadas para inspirar pensa- rios baúles mexicanos, laboriosamente orna-
mientos devotos. Por lo general son edifi- mentados y con las iniciales de sus dueños
cios obscuros y espaciosos que hacen reso- marcadas con estoperoles de bronce. Las ca-
-27-
sas, sin embargo, se hallan admirablemente edad sigue tan de cerca al sexo femenino y
adaptadas al clima y el viandante entra a su en ninguno los encantos juveniles se disipan
obscuro y fresco abrigo con un íniimo: Igra- tan pronto. El clima no deja ningún rastro
cias a Dios! al librarse del sofocante calor de de lozanía en la vejez adusta, y con pocas
la calle, aumentado con el fiero resplandor excepciones en las rierras bajas de Nicara_
de las paredes blancas que reflejan con hi- gua, ser viejo eS ser feo. Sin embargo, siem..
riente intensidad los rayos del sol. pre observé en a:mbos sexos en todas las cla-
ses sociales, que la natural cortesía y gracia
Las piezas forn-mn dos o más lados de un en los 111.odales suplen la faHa de encantos
cuadro abierto que se llama el pafio, por lo _físicos. La codesía en las clases educadas
general comunicado con la calle por un por- llega a lo solemne, y en las 111.ás re111.otas sec_
tón pavimentado, capaz de dar paso a un ciones de Honduras ~sto se observa con tal
hombre a caballo o a un carretón con todo grado de exageración que se vuelve hasta
y bueyes, y es aquí donde se colocan los pro- ridículo. Los jóvenes son, por lo común, re-
ducios de la hacienda o cualesquiera ariícu- servados, indiferentes y de rostro pálido, casi
Jos o trastos de la casa. El corredor, que se todos tienen cuerpo delgado y visten a la
exiiende alrededor de la casa en su inferior, moda atnericana o europea.
está por lo común unos pocos pies 111.ás aHo Se prefieren los colores vivos en los ves-
que el pafio y se pavi111.enta con grandes bal- tidos de las mujeres y en una fiesta o en una
dosas. Las casas, 111.uros y todo el conjunto misa de domingo, la combinación de los co-
de edificaciones anexas, están enfejados y en lores del arco iris, indiferenj-e al gusto, pro-
todo aspecio 111.ejor adaplados al clima que vocaría una sonrisa en una bella del Norte.
si se e111.pleara tejamanil o pizarra. Una bo- Los chales son en particular lla111.a1ivos. Pe-
dega y otros apartamentos de la casa se ha- ro el efecio no es desagradable en una gran
llan 111.ás allá del corredor. Muchas casas congregación, viéndose el conjunto de rostros
tienen grandes jardines llenos de flores, se- bonitos y ojos relucienies, en contraste con
parados de la calle por elevadas tapias y los colores alegres. Es una idea equivocadq"
atestados con el 111.ás verde arbolado, donde no obstante, la de creer que la belleza espa-
hunca falian los 111.angos florecidos y carga- ñola por lo general finge elegancia. Excep-
dos de fruta todo el años, con sus ra111.as fo en las reuniones públicas, viste de colores
arrastrándose por el peso de las hojas y ra- obscuros, corno una compensación al color
cim.os de estas deliciosas frutas, que se ofre- de su 1ez; y el estudiado arreglo de sus orna-
cen pródigamente a los transeúntes. men±os de azabache en los brazos y alrede-
Aunque en general me defraudó la be- dor del cuello, revela la preocupación por lés
lleza de las nicaragüenses, durante mi per- efecios con coniraste. Los dulces hechos con
111.anencia en Chinandega y en León encon- el azúcar del país (1) tienen gran de111.anda
±r~ varias veces la gracia y la elegancia ge- entre las dan-ms, que los comen a toda hora
neralmente caracierísticas de la señorita es- del día, con éstos, el infaHable abanico, el
pañola. La costu111.bre de casarse las perso- paseo a la caída de la tarde, y tal vez una
nas de distintas razas, práctica observada por cita por la noche alrededor de la Plaza, cons-
los blancos, indios, "mestizos" y hasta ne- tituyen la diversión, si no la ocupación, de
g:rOSi han contribuído en mucho a deteriorar la dama nicaragüense, al menos que con la
la belleza de la mujer centroamerícana y ví de alguna función, se apresure a preparar
esto particularrnente en Honduras, pero en algún aderezo extra. Debo agregar el enro·
toda esa república, como en Nicaragua, ob· lIado de los cigarrillos de papel, lla111.ado ci-
servé frecueniemente rosiros y forrnas que garro para diferenciarlo del puro, que es el
hubieran hecho IJsensación" en cualquiera nombre dado por excelencia al verdadero ci·
reunión elegante. La a111.algama no ha sido garra. Aquellos Se fu111.an dondequiera y en
iotal; y 111.ieniras, con 111.ucho, el mayor nú- loda ocasi6n. Si us1ed entra a la casa de un
111.ero se halla sólo teñido con un pringue de caballero, él se apresura a ofrecerle la hama-
sangre india o negra, el extranjero puede en- ca y un cigarro. El cigarro está en los la-
contrarse a cada paso con bellezas castella- bios del señor cura antes de entrar a su igle-
nas puras, cuyas esbeHas figuras, sus :mane- sia, es el símbolo amistoso que se da a las
ras finas, sus ojos negros y lánguidos y ex' personas que se acaban de conocer; una da-
presivas rostros, confirm.an comple±arnen±e el ma, si desea ser amable con el extraño, le
elogio que se les ha prodigado. Las faccio- obsequia un cigarro, hace usted una visita al
nes son, casi sin ex;cepción, finas, donde no Presidente de la RepÚblica y antes de entrar
ha habido mezcla de razas en los antepasa- en los cumplidos del día selecciona él un ci-
dos, hasta clásicas, preservando mucho del garro de su tabaquera, y coriesmente se lo
orgullo y el aire disiinguido de las castella- obsequia ; su sirviente en el carrLÍno, delibe..
nas. La tez, siempre pálida, es de aquel rico radamente, enrolla un cigarro y encendién-
y clásico color general111.ente atractivo de la dolo con su eslabón se lo presenta a usted eIl
juventud, cuando va acompañado de faccio- silencio estoico, corno cosa corriente; y en una
nes fina111.ente cinceladas, pero adquiere apa- palabra, en todas las escalas sociales, en todo
riencia de cera en los años avanzados. En
ningún país de los que yo he visitado, la (1) Pancla, o "rapadma", como se le llama ed el país
_. 28-
tiempO, en iodo lugar, este peque.ño emble- beza y sostenido por cuatro asistenles, pre-
ma de solaz se ofrenda, y creo flrmemen±e cedido por un campanillero y por la música
que por la fuerza ~e la costumbre, si ~n~ ne- de violines y violas, que acompaña el canio
gociación se conuenza con este prehrnlnar, del padre y del coro. Los ornamentos y slm-
debe consic!erarse, desde luego, corno cosa bolos de la Jg"les1a se llevan en tre la 111.uche·
medio tenrunada. dun"lbre. El espectáculo, hasla para un in-
crédulo, es ímpoi"1.e l 1.fe y nunca dejé de nlani-
La leligión católica se impone lolalmen- feslar nú respe±o a las forrnas religiosas del
±e en Nicarag~a como en el resto. de Cel:,iro pals, descl.lbriélldoITl.e mietl:l:ras len lamente
América. Es±a ian profundamen.e arralga- pasaba nna procesión, pero ni las tnás abier-
da que el poder de la Iglesia y del Clero tas insinuaciones de mi.s compañeros Hativos
fo,.',ua el eje sobre el cual giran los movi- me hici.eron hincanne, aunque en todas di-
mienlos políti~os extra?rdinario~, en los. cua- recciones, y a menudo en fodas las calles
leo los curas Siempre ejercen su lnflUenClS de adyacenjes por donde qU16l'a que el COlO so-
al;una manera. Hay un artículo especial en lerane de los cantores pudiera pasar, las gen-
lodas las constituciones políiicas de las repú- ies se hjncaban devolaJTlen±e se pelsignaban
blicas centroamericanas, que estatuye que la l11.ien±ras el esirépüo d~ una docena de sono-
religi6n cat6lica eS la del pueblo, con exclu- las can1.panas combinaban su laflido con la
si6n de toda otra religi6n (2), Y los 1nten- escena.
los hasta aquí hechos para que se permita
en la costa erigir y asistir a iglesias distin- Todo el especiáculo me pareda de una
tas a la establecida, siempre han enconlrado edad sen"lÍ-bárbara, y 10davlS enconhan,os
una compada oposici6n de todos los parti- aquí las miST{laS liturgias llevadas a cabo
dos políticos. Esto se debe en pade a la ve- cuando los guerreros de Alvarado y Cortés,
neraci6n religiosa inculcada en las mentes en sus cofas de roalla, se quifaban sus yelmos
del pueblo pero principaln,ente al hecho de emplumados. La observaci6n de que Cenlro
que las asambleas legislativas están integra- América ha esiado estancada desde la con-
das en su mayoría por abogados o licencia- quista es correcta, pues. en verdad, muchos
dos, que se han educado en las universida- de los hábíios de los viejos cononis±adores
des caiólicas de Guatm:-nala y Costa Rica, o, aún subsis.ten. ..
como es frecuente el caso, con los misn,os
curas. Chinandega, corrienlel'nenle una de las
ciudades más alegres de Nicaragua, presen-
La forma exagerada con que los sacer- taba d\lrante esta revolución un especláculo
dotes del siglo XVI introdujeron el catolicis- lriste. Toda alegría había cesado corno por
mo en Guatemala pueden todavía observar- consenso general. Las reuniones, donde a
se, y ceremonias fales corno "e1 ahorcam~en­ veces el extraño puede formarse una idea de
to de Judas", la imposición de cruces en las las carac±erÍs±icas sociales y privadas de las
frentes de los feligreses el Miércoles de Ceni- personas, eran ahora desconocidas, el Jugar
za, el paseo de las imágenes de la Virgen y eslaba desierto porque sus principales habi-
los santos por las calles en procesiones pú- tantes se habían retirado a sus haciendas pa-
blicas, son cosa acostun,brada en todo el ra escapar a las conlrihuciones forzosas, y
país. Las mujeres. de todos lTIodos, son las los de las c1asés hmuildes que podían vivir
más fieles al mandato de la Iglesia y pocas aquí huían de la ciudad pal a evitar su reclu,
Se aventuran a perder la lTIisa o a faliar al tamiento para el ejército. ll/Iis alu;stades a
selvicio tnañaneio. Las fiestas públicas se menudo se condolían de la lrisle condición
combinan artísticamente con las ceremonias en que vivían, y me aseguraban que yo ha-
religiosas, siendo ambas inseparables; así a b,a visto la ciudad en circunslancias desven-
la celebraci6n de cierios días santos, a la ob- tajosas.
servancia de ritos especiales de la Iglesia, se
añaden peleas de gallos, corridas de toros, Sin embargo, aún en la época más abu-
música, festejos, fuegos artificiales y bailes. rrida, por la noche el observador podía foro
Puede verse que las únicas diversiones del marse una idea de las costumbres al aire li-
pueblo, al unirse con sumisi6n a la fé cat6- bre. A esa hora el chubasco había cesado,
lica, son instrumento poderoso en manos del dejando en el horizonie un cÚlnulo de nubes
9<;~0. que toma ventaja de la innata supers- purpúreas y dOladas hacia el Oeste. Los ár-
hClOn de la raza y del monopolio de la edu- boles y las calles esiaban todavía húmedos
cación en manos de los curas o de aquellos por la lluvia y millones de relucienles gotas
que se han formado bajo su influencia di- caían de los cocoteros y los plátanos. Las
recta. casas, rivalizando en sus colores rojo, azul y
amarillo de acuerdo con el gusio de sus due-
A las procesiones religiosas el pueblo ños, daban un carácter vívido a la escena.
acude con veneraci6n respetuosa. El cura Las calles monopolizadas a la hora del calor
camina bajo Un palio extendido sobre S11 ca- por las mulas cargadas o por los chicos des-
nudos, presentaban ahora un cuadro =ás
d (2) La Conatiluclén F'ctletnl ue 1821 en su arUculo 11 y Jo. de HondU1M animado. En la esquina de más allá, un ji-
e 1818 en el mlleulo 10: El Dige~to Constitucional de Honduros por Au.
gu~to e COl.!llo TegllcignlpB, 'ripogrniíll Nacional, 1823, pp 14 y 100 nete cabalgaba airosamenie ha parado en
-29-
seco su caballo de cola larga y pesado boca- intervalos, el agudo grito de "alerfa!" de los
do. Es el señor V .. , (1 J. bien conocido y centinelas nos hace recordar que, en medio
reputado ciudadano, que está ahora siguien- de todo el esplendor rural con que la Natu_
do su coslumbre inlTIemorial de pasear a ca- raleza ha adornado a Nicaragua, sus hijos
ballo al fresco de la tarde. La silla recama- parecieran trabajar para anular las bendi.
da de plata lo lTlismo que la cabezada, las ciones que les dispensó la Providencia. Los
riendas primorosamente labradas y las tin- solemnes campanazas del reloj de la iqlesia
tineantes espuelas, el espléndido sarape ti- señalan la hora de las diez y, como los re.
rado negligentemente sobre el hombro iz- lámpagos que de cuando en cuando juegan
quierdo, revelan al hombre de buen gusto. con caprichosos destellos, en derredor del pi-
Tiene el orgullo español de poseer preciosos co del volcán confundidos con el sordo re.
avías de montar. Ve que lo observarnos y tumbo de los huenos distantes, anuncian la
cortés se quita su sombrero de castor, al mis- proximidad de la tormenta nocturna, como
11:10 tiempo que "accidenialmente" espolea su de costumbre yo aseguro mi puerta y pron-
bien entrenado corcel, que caracolea con evi- to me entrego en los brazos de Morfeo.
dente satisfacción de su amo; pero habiendo
yo recientemente dejado California donde en Una costumbre muy encomiable en Ni-
cinco años de residencia había visto la más caragua, y en lodo Centro América, es la de
perfecta equitación del mundo, el espectácu- tener un pequeño almacén en la casa de ha-
lo de ahora me pareció más bien anticuado. bitación: la pulpería (1) que maneja la Se-
ñora de la casa. De esta manera muchas
Luego se le unen otros, igualmente bien familias, empobrecidas por las revoluciones,
monlados y equipados, y todos se quitan el se sostienen parcialmente. Esto se ha pues-
sombrero ante una bella de rostro pálido, de- to de moda por la necesidad y a las mucha-
mostrando que no son parcos en ÍÉl galante- chas más bonitas del país puede frecuente-
ría. Después de un minuto de conversación mente vérselas deirás de los mostradores de
seria, el grupo sale a paso rápido soltando estos pequeños establecimientos, vendiendo
sus cabalgaduras con aquel paso peculiar toda clase de arfículos domésticos. La pul.
por el cual se las llama andadoras. Muchas pel."Ía es frecuentemente el escenario de un
personas se aventuran ahora a salir de sus coloquio amoroso y aquí, se dice, se venden
casas y vagar sin rumbo por las calles con al menudeo más escándalos y noticias que
el paso típico que no se ve sino en las regio- en ninguna otra parfe. La pulpería es -en
nes de españoles e italianos o en las de sus realidad la "bolsa" de todas las clases socia-
descendientes, deieniéndose a conversar un les para el cambio de noticias, como lo es el
momento con un conocido dispuesto corno almacén de abarrotes en los Estados Unidos
ellos a COlTlentar el chisme del día o a cam- para la discusión de los sucesos políticos del
biar noticias sobre la revolución, o con algún día. Por las razones antes expuestas, sucede
viejo decrépito, a través de los barrotes de que los tenderos son en su rnayoría mujeres
la ventana de la calle. Grupos de chicos o ancianos, aunque hay numerosos casos
panzones, algunos con solo la camisa y otros donde el negocio al menudeo la hacen fir-
en estado de completa desnudez, de piel bri- mas importadoras,
llante como lustrosa caoba, salLan en la ca.
lle, mientras un grupo de espigadas y bien Hasta 1840 la mayor parfe de los artícu-
formadas mujeres encienden sus cigarros y, los manufacturados que se consumían en Ni-
pausadamenle, murmuran con la señora de caragua se imporfaban de Inglaterra, que
la posada. De pronto la hora de la oración por treinta años gozó del monopolio de este
suena en la campana de la torre de La Pa- comercio lucrativo. Pero con la aparición
rroquia. Al instante se acalla toda voz; los de los alemanes e italianos que reciente-
niños cesan en sus juegos canl.O por instinto; mente resultaron poderosos rivales en este
un súbito silencio se impone y el rn.ovimien±o negocio. el comercio de California, creció en
de los labios con el murmullo rápido y me- imporfancia, y considerables cantidades de
cánico de las formas acostumbradas para artículos manufacturados y provisiones se
orar, se oye entre el grupo de las personas iransporfan a Centro América en los barcos
descubiertas. Una corta pausa y las campa- empleados en el tráfico.
nas resuenan de nuevo en un alegre repicar,
las conversaciones y juegos se reanudan don- Como tenía varias carfas de presenta·
de habían cesado; la noche avanza; una tras ción para personas de León, aproveché el
otra las puertas y ventanas se cierran y se ofrecimienlo que me hiciera mi anfitrión de
atrancan; las calles se tornan desierfas y el usar su macho favorito, recieniemente traído
vigilante, con linterna y mosquete, marcha de una de sus haciendas cercanas. La seño-
al compás del tambor; y a las nueve, el si- ra, con la ayuda de dos o tres hermosas mu-
lencio reina por la ciudad, salvo cuando, a chachas, se afanó la mañana de mi partida
en prepararme golosinas para el camino y,
como un gran favor, le ordenó a su sirviente
(1) .Es po~ibl7 que el autor ee refiera a. D Belnardo Venario, uno de Pablo que me acompañara montando una
los vecmos prmClpules de Chinandega. en la época de In visita. de Wells Fue
casado con. Doña Ignacia Gnsteazol"O: de este matrimonio nació Doña Car-
men Venel'lo Gasteazoro, esposa de Don Francisco Mora.zán Moneada, (1) Tienda pequeña donde .se expenden articulos de consumo diario,

-30-
i orosa mulita. Mis dos amigos, que ya peño de un cargo diplomático. Se me pre-
~;bían llegado de El Reale.j,? y se hallaban paró una jícara de tisfe inmediafamenfe, y
insfalados e~ la casa, preÍlne,:on quedarse: meciéndome en una hamaca conforfable em-
En una manana .Eresca y radlBnfe, con ml pezaba a olvidar la advedencia que me hi-
nuevo sirvienfe, tylonfé a la. pueda y a los ]?o- ciera la señora Monfealegre cuando Pablo
cos minufos hab~amos sahdo .de los .barn;>s ITle recordó que todavía teníam.os varias le-
de la ciudad, ienlendo el camlno haCIa Lean guas por delanfe; así que respondiendo al
frenfe a nosofros. La disfancia es de unas formal adiós de las comadres de Chichigal-
veinfe millas, sobre un llano casi perfecto, pa, coniinuarnos nuestro viaje hacia el Es±e.
aunque algo ondulado cuando uno se apro- El camino -uno de los mejores de Nicara-
xima a la capilal. Cuando se viaja en Cen- gua- es ancho, parejo y bordeado de seño-
ira América, en la sierra como en el ferreno riales árboles, bajo cuya grata sombra pasa
plano debe hacerse con el frescor de la ma- el viajero la mayor parte de la ruia. En es-
ñana.' La señora Ille apuró a que saliera a ta esfación, sin embargo, se habían formado
las ocho, afirmando desde enfonces, que me grandes charcos de agua, haciendo que las
vería obligado a quedarme en el camino pa- carrefas se desviaran del camino principal
ra evifar el aguacero o para escapar de los para penefrar por los matorrales adyacenfes.
ardientes rayos del sol. J>.1li sirvienfe era na-
tivo de León y adoraba su lugar nafal. Media milla adelanfe del pueblo divisé
un caballero fornido, de aspecto jovial, que
"No hay cosa", nle dijo, "que no se en- se aproximaba monfando una hermosa mu-
cuenire en León, Señor". "Es una ciudad la. Juzgué bien, por la descripción que se
hermosa, aunque en el día muy iriste". me había dado de él, que el'a el Cónsul in-
glés, Sr. Thomas Manning, para quien yo te-
La vieja rivalidad enfre León y Granada nía una cada de presentación. Por lo tanto,
existía todavía en la menie de mi acompa- me dirigí hacia él y pronto estábamos ha-
ñanfe, quien se burlaba de la idea de que ciendo un intercambio de noficías. lba "en
los granadinos pudieran refener la ciudad ruta" hacia El Realejo y, en pocas palabas,
un mes más anie los asaltos de los leoneses, me dio defalles de la guerra y de los proba-
que esfaban sifiándola. Como a una milla bles resultados de la lucha. El Sr. Manning
de la ciudad me rogó que le permifiera de- era residenfe en Nicaragua desde hacía mu-
fenerse en una pequeña hacienda en donde chos años y se había hecho rico medianfe
él había hecho recienfem.enfe una compra de las ventajosas concesiones comerciales o±or-
impodancia, así, al dar vuelia por un pinfo- gadas por el Esfado, mienfras sus paisanos
resco pasaje emparrado que sale del camino monopolizaron el comercio. Señaló hacia el
real dimos con una casa pequeña donde Pa- horizonle obscuro de nubes por el Sur, y me
blo parecía fener un poco de influencia. Su aconsejó que pasara la noche en la aldea de
imporfanfe compra resulfó ser un vigoroso Posoliega, unas pocas millas más adelanfe;
gallo de pelea, al que preparaba para jugar- y luego, poniendo a mis 6rdenes su casa en
lo en una próxima festividad. Después de León, prosiguió su camino. Media hora des-
examinar afec1:uosamente a su cam.peón, a pués llegamos a la aldea y Pablo me con-
BU pesar reanudó el viaje. El camino entre dujo a una posada donde desLuonfamos, or-
Chinandega y León es como el ya descrito de denando más iiqte, única bebida que aparte
El Realejo. Una jornada de más o menos del aguardienfe se podía obtener en el ca-
nueve millas nos condujo a la pequeña po- mino.
blación de Chichigalpa, pueblo de unos dos
mil habitanfes. Aquí se halla una de las Después que desmontamos, Pablo recal-
más antiguas iglesias del país. El lugar có que la muchacha más bonita de Posoliega
mosfraba el mismo silencio, el mismo aspec- vivía en la posada y, al entrar, ví a tres jó-
fa desértico de los otros pueblos, y con la venes bien vestidas, una de ellas meciéndose
excepción de unos pocos chiquillos que nos en una haTIl.aca, cuya ocupación no cesó
miraban fijamenfe, desnudos e inmóviles, cuando enframos excepfo cuando volvió su
no había más signo de vida cuando entra- rosfro hacia nosotros para decirme: "aCómo
mos. Las casas son de adobe, sin repello, esfá caballero'?" I las ofras dos se hallaban
consfruidas desordenadamenfe, sin el menor senfadas en la pueda frasera examinándose
asomo de simefría. muluamen±e las xnanos. La luadre, una an-
ciana marchita y parlanchina, miró apresu-
Proseguimos por la calle principal hasfa radamente a su progenie y satisfecha de su
la casa de mejor aspecfo donde desmonfa- apariencia, Ine dió la bienvenida, inquirien-
mas y al enfrar nos enconframos con varias do noticias de Chinandega. Pronto ví que
n;ujeres que esfaban haciendo cigarros. Fá- la bella aludida por Pablo era la de la ha-
cilmente entraron en conversación con no- maca, y tanto corno podía juzgarla a través
Bofros y me preguntaron si yo era el Minis- de la obscuridad, se acercaba lo más íntima-
f~o. El Gobierno de los Esfados Unidos ha- menfe a la verdadel a beldad que yo había
bla enviado fanfos de esfos honorables emi- visfo en el país: dientes finos, morena de co-
Barios a Nicaragua que fado nodeamericano lor, cabellos en bucles arreglados con buen
era considerado como si llegara en el desem- gusto, fez aceitunada, formas perfectas, gran-
-31-
des y brillantes ojos y manos y pies bonitos. especie de cobertizo había tres o cuatro mu_
Pablo la miraba embelesado y pronto descu- jeres echando tortillas y moliendo maíz. Nos
brí que esle joven leonés era uno de la me- dieron una bienvenida cordial a su fogata.
dia docena de pretendientes de su mano. Durante una hora parecía que la lluvia nun_
La vieja not6 mi admiraci6n por la mucha- ca pararía Y, corno siempre, venía acampa..
cha y con aÍl'e de orgullo me preguntó: ñada de fnertes truenos y de vivos relámpa-
gos. Las lluvias más fuertes v más frecuen_
.....Qué tal le parece a usted mi nui.a"". tes caen en Nicaragua duranie los meses de
Agosto y Septiembre.
Yo, desde luego, no escatimé encomios
y al contestar las preguntas de las mucha- Poco después de nuestra llegada, una es-
chas intenté darles una idea sobre las muje- colia al mando de un capitán gordo se de-
res bell as de mi patria. Para estas legíti- tuvo en la hacienda, lnlegraban el pelotón
mas beldades las aríes del tocador y los ad- unas veinte personas y llevaban el uniforme
m.inículos de la moda eran desconocidos y característico, blanco con franjas rojas en el
escuchaban con verdadera sorpresa mis re- panialón. Borrachos, elTlpapados, insolen.
latos sobre las torturas del corset y de los bo- tes y con el traje sucio, ofrecían un cuadro
tines apretados que se usaban en el alegre triste. El capitán cuchicheó con una de las
Nueva York. mujeres, y un lnornen±o después se me acer-
cÓ y me pidió la hora. Sin molestarme en
Anles de mi partida, se uni6 al grupo sacar mí reloj en la presencia del grupo. re·
un viejo canoso, que se ofreció para acompa- puse tan brevemente como fue posible, pero
ñarme en el camino, y al declinar sus servi- insisfió él en su petición. Eché hacia airás
cios, me pidió en compensación un real por mi poncho lo suficiente para que viera mi
sus buenos deseos. Me pareció esto un mé- revólver, calibre largo, prendido en mi cin-
todo modelo de mendigar, n,ás siendo no- rora y que yo usualmente trataba de ocultar.
vato en el pais preferí darle al viejo la mo- El sujeto, que estaba medio ebrio, lo miró fi.
neda, que él recibió con una plegaria audi- jamente un momen10 y luego dijo: "Tienes
ble de: "Dios le proteja a usted siempre". pasaporte?". Le mostre un papel que me dió
No tengo la menor duda de que después de el Comandante de Chinandega, que pareció
mi partida se rió de mí, por ser yo un hereje satisfacerle, porque después de pedirme bra-
81nericanol oin elTIbargo. me senfí complaci- za de mi cigarro, montó y toda la escoHa
do al haber terminado el incidente por el ba- prosiguió su camino en la lluvia, gritando
jo precio de un real. Al montar a la puerta, mientras daba vuelías alrededol' de la casa
la anciana me dijo que su nombre era. Be- y riendo con frenesí alcohólico. Pablo cam·
nita Ramírez y que desde hacia tiempos ha- bió miradas con las mujeres y me aseguró
bía aprendido a querer a los americanos. que de no haber visto mi revólver me hubie-
Deduje la educación que la familia había re- ran robado. Los soldados iban en carnina
cibido en su contacto con los pasajeros en hacia el cuar.l:e1 de El Realejo. Varios robos
1851. Nadie en el mundo aprende más pron- se habían comeHdo en el camino reciente-
io que los nicaragüenses a conocer el valor mente. Después supe que el capitán creyó
de un dólar y pasan de inmediato de la hos- que yo era un espía guatemalieco.
pHalidad más franca a la mezquindad más
ruin, pero esto se aplica en especial a la cla- Las mujeres prosiguieron en su tarea de
se de personas que se hicieron familiares con echar tortillas que, en verdad, es una tarea
los norteamericanos en las vecindades de las interesante. El maíz crudo se mezcla con
rutas del Tránsi±o. Luisa, la de los ojos ne- una cantidad de lejía y se hierve a fuego
gros, n,e acompañó hasta la puerta y sin du- lento. Luego Se lava y se coloca en monto-
da alguna qued6 con el convencimiento ínti- nes en una piedra ahuecada que se parece a
lno de que en mí había hecho una nueva un pequeño banco de esillo viejo. El maíz
conquisla. En Posoliega está una de las igle- amontonado en un extremo de la piedra tie-
sias n,ás antiguas de Nicaragua (La Quesal- ne la consistencia del grano hervido. Se
queca), ahora en ruinas. echa un puñado poco a poco en la piedra y
se muele con una especie de almirez, que
Pocos minutos después de haber salido también es de piedra. La operación de la
de Posoltega, la tormenta, que en las dos úl- molida es algo así como la de hacer hojald,re
thnas horas había estado an,enazante, se para pasteles. La masa se adelgaza luego
descargó sobre nosotros. Pablo dijo que no dándole palmaditas y se cuece en un camal
había más casas en un trecho de dos leguas, de hierro o de barro. Las tortillas cuando
pero que conocía una pequeña finca hacia están calientes son muy sabrosas y al viajar
el Sur, a la que se llegaba por un desvío que en el país invariablemente las preferí siem-
inmediatamente seguimos, mas no escapa- pre al pan de trigo, que se fabrica muy mal
n105 de empaparnos con aquella lluvia inmi. y es masoso. La tortilla -pan del país- se
sericorde. Durante el tiempo que tomamos halla en toda mesa, en todas las clases so'
para llegar a la finca de "El Paciente", el ciales, y constituye con los frijoles el princi"
aire era todo una cortina de agua. Nos pal alimento de la pobrería en todo Centro
apresura:mos a en1rar en el pafio y bajo una América. El lento proceso de :moler el maíz
-32-
cornO lo prac;±ican las mujeres hizo que va- P~r.a hacerme una reverencia cuando yo pa.
60S extranjeros introdujeran la harina de saba. Su vestido cónsistía en una camisa
maíz parlicularrnen±e para las haciendas en hecha andrajos y una sarta de cuentas de
époc~ de cosechas cuando se les o~liga a los vidrio alrededor del cuello. Se paró, me
trabajadores a esperar la pr~~a:aC16n de las clavó su Inirada y al ver que yo también lo
todillas. Pero sea por preJuIcIo, o por re- miraba rrte gritó: Deme un "dime"l a cam-
nuncia él desviarse de la coslumbre estable- bio, seguramente, de su coriesía.
cida lo cierío es que dicha harina no fue
aceptada y las mujeres afirman abierrarnen-
±e que es imposible hacer ±orlillas ,de otra •
Empezamos ahora a acercarnos a León
manera que por el viejo méiodo. No deja cuya proximidad se anunciaba por la gente
de ser interesante ver a una muchacha bien campesina que encontramos caminando afa...
formada, con sus brazos desnudos, su pelo nosan"lenté hacia la ciudad. El camino, en
frondoso echado indolen±mnen±e atrás de su un trayecio de una legua estaba bordeado
rostro. inclinada en su labor y a iniervalos de cercas bien cuidadas de cacius y, a menu-
descansando para cuchichear con sus ale- do, de madera que circundaban campos de
gres compañeras, o reír con aquella risa sin- caña V airas planraciones, entremezcladas
cera que distingue a las mozas cen±roarl.1.eri- con el más brillante follaje. Bandadas de
canas. por su jocosidad y buen carácier. pericos se agitaban énrre los árboles mien-
iras, a intervalos, a lo largo del camino se
El panorama alrededor de HEl Paciente" veía la solitaria garza blanca en la espera de
es igual al de todas las haciendas de la gran la aproximación de su repian±e presa. La
llanura de León: la vista inmediala cerrada lluvia por fin cesó y, con los rayos del sol
por muros con el follaje más verde, el trino que se hundía, el terreno por millas alrecle-
de los pájaros, y salpicado con polícromas dor brillaba co=o aquellas escenas recarga-
flores. Es solamente cuando se contemplan das dEl color que vemos pintadas en los cua-
estas exquisitas bellezas de la naiuraleza que dros de fantasía en los estudios de artistas.
el viajero puede olvidarse de la crasa igno- En ninguna parie del mundo que yo haya
rancia que le rodea, una raza Iebajada y de- visilado he presenciado las puestas de sol
cadente presenia el mÉls vivo contraste con lTLás esplendorosas que las de la Am.érica
el despliegue lujuriante de su paisaje, en Central. Parece que hubiera una calidad
qonde pareciera que se conceniran los: rega- especial en la atmósfera que imparte un cla-
los más preciados de la Providencia. La llu- ro y brillante iono al paisaje vespertino, al-
via todavía caía y el monótono vaivén de la gunas veces visto en las lnontañas de Cali-
piedra de moler Se unía a su ruido. El pafio fornia f pero a mi entender, en ninguna otra
se había converlido en una laguna siseante parie. El gran llano por el cual viajábamos
en la que las muchachas chapoteaban yendo desde la montaña es considerado como la
de la caSa al cobertizo, levantándose las fal- tierra más fér±il del Estado. Ni una vigési-
das y mosJrando un sorprendente desprecio n"la parte está culiivada y sus capacidades
hacia el lodo y la humeclad. Por úI-limo, para dar iodos los producios tropicales pue-
cansado ya de la monotonía del espectáculo den escasamente ser ponderadas, mientras
y sin que el pesado y plomizo cielo ofreciera para sus dueños aciuales pareciera ser sola-
una promesa razonable de mostrar su azul, mente Calnpo para la luchas sin fin y para
ordené a Pablo que ensillara los aniInales y, el consiguiente derramamiento de sangre.
a pesar de sus aclver±encias del peligro de Cuando ascendimos a una pequeña colina
una fiebre, salimos del fangoso patio. de la ruta, las forres de la iglesia de Subiia-
Envuelto en mi poncho, seguí despacio ba (1) Y las de la Catedral de León, domi-
a Pablo por el camino, ahora casi in±ransita- naban desde lo alio los bosques circunveci-
ble por el lodo. Luego llegamos a IU, lugar nos, reflejando los rayoS del sol ponienie.
donde ví ires cruces de madera que rrte se- Descendirnos de nuevo y vimos de pronto a
ñaló mi acompaflanre dicléndomé que mar- varias muchachas zan"lbulléndose én un arro-
c,;ban las rumbas de ires ladrones que ha- yo y hundiéndose como toriugas cuando nos
blan sido rnuer±os hacía pocos años por un acercamos, dejando la cabeza fuera del agua.
grupo de leoneses, encabezados por Don El río tuerce hacia la izquierda y después de
Francisco Díaz Zapata, mejor conocido por cruzarlo alcanzamos a un grupo de aguado-
"Chico Diaz". Al bajar por una empinada ras que entraban a la ciudad con la provi-
cuesta llegarnos al Río Quezalguaque, que sión de la noche. Cansado de mi jira, apron-
c.orre un poco arriba de la población de Te- ±é mi cabalgadura y en±ramos a través de
hca, cerca de ocho millas al Norie de León. los barrios en la calle larga y pavimentada
Estaba ahora crecido y turbio, y violen±a- que conduce al Este de la Plaza. Un señor
mente corría entre las rocas de su lecho. Lo ya de edad, de cabellos canos, quien aviden-
vadeamos a poco más o menos doscientas temente acababa de levantarse de su siesta
yardas abajo de donde llegamos y al alcan-
Zar la orilla opuesta vimos a un muchacho,
dI pa::.ecer no mayor de seis años, con un haz
e lena sobre la cabeza, que puso en tierra
(1) Queznlguuquc, pueblo del Corregimiento de Subtiava Tenia Igle!I!I.
de tres naves de cal y pledul cuando el Sr. ObIspo Pedro Agustín More! de
Santa Cruz la yisit6 a mediados del siglo XVIII: V Salvatierra, Contribu-
cion a la, Historia, tI, p 380.

-33-
me indicó la casa del Dodor Livingston. (1 ) ne que ser en verdad un especiador impasi.
Cuando entramos a la Plaza, el tañido de las ble quien pueda presenciar sin conmoverse
campanas con el peculiar tono español trajo los ritos imponentes de la Iglesia Católica,
como reláznpago a mi memoria las escenas revestida como está de oropeles y otros me.
de la vieja España y La Habana. dios con los que el Clero gusta de atraer la
mirada de las mulíitudes.
El sonido de las campanas españolas di-
fiere enteramente del de otras. Evoca, re- Estaba demasiado cansado de mi incó-
quiriendo apenas una pequeña dosis de ro- modo viaje para pensar en otra cosa que no
mance, a los orgullosos caballeros del Siglo fuera llegar a la casa del Dador Livingston,
XVI, con sus cotas de malla y con cuya ener- a la cual arribamos después de atravesar va.
gía y valor estas regiones fueron conquista- rias calles silenciosas y cubiertas de hierba,
das y pobladas. Eníre estas evidencias de dándoseme una cordial bienvenida. Los via-
su raza, aparentemente descoloridas ante el jeros noriealnericanos se referían tan a me..
avance de la civilización, el recuerdo de la nudo al Doctor que sentía yo una creciente
legendaria erudición de los viejos libros de curiosidad por conocerle. Apenas habíamos
caballería, devorados hace años con la an- llegado a su pueria cuando ya él se aproxi-
siedad propia de un niño de escuela, vuelve maba y ante mi asombro, me saludó con mi
más vivo ante estas torres gastadas por el propio nombre. Al parecer, un señor que
tiempo que alzan su exquisito arcaismo y su salió de Chinandega el dia anterior le había
mohosa arquitectura por sobre las iglesias. informado de mi llegada. Decir que fui sin-
cera y generosamente acogido durante mi
Al volver una esquina, se ofreció a mi permanencia en León sería mucho menos de
vista la gran Plaza con la gran Catedral de lo que yo quisiera rendir y merece mi hospi-
San Pedro, cuya primera piedra fue colocada talario y varonil anfitrión. Un paquete de
en 1706. (2) Tomó treinta y siete años pa- cartas y los úl±imos peri6dicos de Nueva
ra construirse y con justicia está considerada York y California absorbieron su atención
corno uno de los edificios más sólidos y es- por un momento, siendo estas las primeras
pléndidos de América. Se llevaba a cabo noticias de fuera de Centro América que él
una ceremonia religiosa con acompañamien- recibía en los últimos tres meses. Mientras
to de música y con el acostumbrado número observaba su rostro inteligente y sus vivos y
de sacerdotes, frente a una de las iglesias, y penefrantes ojos, no podía sino notar que su
aún en las más distantes aceras y umbrales permanencia por cinco años en Nicaragua no
había gentes hincadas respondiendo fervoro- había producido en él ninguno de aquellos
samente al canto monótono de los curas. hábitos de languidez y enervación caracíerís.
Pablo se descubrió y desmontando de su mu- ticos del extranjero que vive en las tierras
la se arrodilló un momento, de nuevo volvió bajas de Centro América. En medio de las
a montar, enteramente satisfecho de haber muchas revoluciones y sus rivalidades con-
cumplido con esta pasajera devoción. Si- siguientes, él había escapado hasta aquí de
guiendo la costumbre general, yo me descu- ser objeto del resentimien10 tan frecuente-
brí cuando pasé frente a la procesión. So- mente manifestado hacia los norteamerica-
noros acordes de música sagrada llenaban el nos/ después averigüé que tenía más amigos
ambiente, mezclados con las voces de los co- y poseía más influencia social y polHica aquí
ros y de los sacerdotes. Mientras observaba que cualquier otro de nuestros coterráneos.
la escena, ahora confusa en el ocaso parPa- En pocos minutos una cena espléndida esta-
deante, a pesar de mi herejía no pude evitar ba servida en el corredor, haciendo notar el
un estremecimiento de entusiasta devoción. Doctor que, a pesar de la vieja costumbre que
En tres de las calles adyacentes y formando le había hecho adoptar las horas y el estilo
un vasto círculo de adoradores alrededor de del país, estaba seguro de que un california-
la Plaza, se hincaban la envelada señorita, no no podía todavía haber olvidado cómo
la legañosa beata, el soldado rudo y el deli- hacer honor a una comida fuerte. Luego
cado niño, cada quien respondiendo con de- supe que la ceremonia religiosa que aca.ba-
voción al rezo cantado en alía voz, y solem- ba de presenciar era propiciatoria al vuelo
nemente haciendo la señal de la cruz. Tie- de las almas hacia la Eternidad, que se espe-
raba la mañana siguiente, día señalado pa-
(1) El DI; Joseph W Llvlllg6ton ciudadano americano ~tab'eeldo en ra el asal±o final a Granada por las tropas de
Nical'ft9;Uo. deJde hado. mueho tiempo: V Wal!<.et'. L.. Guerra de NlcaUI\la. Castellón. La circunstancia de ser el trigé-
PP. 210 Y 211.
simo tercer aniversario de la Independencia
(2) La adual catedral de León. lo mi!lmo. que Well!l conoeló, conlenz6 o. de Centro América se esperaba que inyectara
construirse a mediad09 del shdo XVIII. siendo Obispo el Dr Isidoro Marfn
Bu'lón y F:Igueroa; pero el propulsor de la monumental obrA luo el Dean, animación extraordinaria a las tropas. Mien-
despué1! elevado a In diJ::nid~d episcopal, Lic Juan Carloo Vilchc'Z y Cabrera.
na.tuta! de la. Nuu& Se?;ovla y lIl\ttentc e01\snv.l.\í1\eQ del Iltl.b\O JO!oé Cedli.o iras conversábamos, las explosiones de las
del Valle El Sr ObilpO Esteba" Lorenzo de TIhtán la bendijo en 1775 sin "bombas" y el sonoro repique de las campa-
CItar terminada La consagró el Obispo Fr Bernardo Piñol y AycineTla el
28 de Noviembre de 1860: V. Salvutielfu, op cíe. n, PII 80 y 81; Y Corinto nas de todas las iglesias de la ciudad anun·
a través de Jo Historia ¡¡Ol' "du Lamercier" Cotinto, (8 l. n 0.), 11 35 ciaron que las ceremonias habían concluído.

-34-
5
Aniversario de la Independencia.-l e ó n.-Revolución de
1854.-L(ls métodos de un texano para retener sus hombres.
-León y Granada hace siglo y medio.-La Catedral.-Igle-
sias.-Una visita al Presidente Castellón.-Aspecto de los
Oficiales del Gobierno.-EI ex-Presidente Ramírez.-"Chico
Díaz".-La sociedad.-La Casa de Gobierno.-Una propuesta.
-Patriotismo.-Sillas de montar.-Uuvia en Nicaragua.-Sa-
!ida de León.-Galope mañanero.-Paisaje soberbio.-Chi-
nandega.-Tiste.-Frutas.-Más contribuciones.-Una alar-
ma. - "Cacherula".-Mujeres nicaragüenses.-Preparativos
para la pClrtida.-Separación del grupo.-Partida.-EI Viejo.
-Muerte de un Mono.-EI Tempisque.-Los "Horrores".-Un
Bongo en el Golfo.-EI Patrón.-Embarque.-EI Estero Real.
-Paisaje.-Comodidad.-Playa Grande.-Una aventura.-
La Bahía de Fonseca.
La mañana siguienfe desperté al oír va- al grado que siendo la primera ciudad de la
rias salvas de arfillería, que hacian temblar república, no es sino una sombra de 10 que
la casa de adobe hasfa sus cimientos. Era fue ayer. Pasé por una calle flanqueada
el aniversario de la independencia de los Es- por arcadas y muros derruídos, enteramente
tados Centroamericanos de la madre patria. cubierios de maleza y dando el aspedo de
Uno siente curiosidad en estas pequeñas re- unas ruinas precolombinas. En 1823 esta
públicas por observar la manera cómo cele- parte de la ciúdad tenía cerca de dos mil ca-
bran su "Día de Independencia". Aquí no sas, que fueron destruídas por el fuego. Los
había el entusiasmo ni el general regocijo jardines que otrora llegaban hasta el fondo
que se observa en los Estados Unidos. En de los solares, están ahora invadidos por
lugar de ver las vías públicas apiñadas con hierbas y escombros. No conozco nada más
alegres chiquillos, los edificios decorados con fris±e que el aparente convencimiento con
banderas, y las mil demostraciones que pro" que estas gentes parecieran precipifarse por
claman la llegada "del cuatro", apenas ví sí mismas a la ruina política. Sin hacer el
una procesión religiosa marchando solemne- recuento de la maraña de revoluciones que
mente entre gentes contemplativas, de rodi- desde la declaración de la Independencia en
llas. y un único despliegue militar: una do- 1821 han tenido lugar en el pals. brevemen-
cena, o algo así, de soldados cuidándola. te retrocederé a las causas y principales in-
cidentes de la presente.
Después del desayuno fuimos a la gran
plaza, en donde un grupo de hombres bu-
lliciosos, en uniforme blanco, estaban dispa- En Noviembre de 1853 se llevó a cabo
rando un cañón que, una y oiro vez, resona- una elección presidencial en Nicaragua, sien-
ba en las angostas calles. Habíamos olvida- do candidaios los señores Fruto Chamarra,
do completamente nuestra proximidad al ca- en otros tiempos Ministro de la Guerra y
ñón, y enfrascados en la conversación nos perteneciente a la facción de Granada, y
acercamos a unos pocos pasos de su boca, Francisco Castellón, un Licenciado de León,
c,:,ando un pillastre le aplicó fuego, envol- sucesivamente Ministro de Nicaragua en In-
Viendo a nuestro pequeño grupo en una nu- glaterra y en Francia. Una vieja enemistad
be de humo y dejándonos sordos por el es- ha existido entre estas ciudades rivales, la
tallido. El dodor les echó una mirada ira- cual ha distanciado a familias vincúladas por
cunda, a la que la muliífud respondió Con matrimonio, y amargos celos han dado ori-
un fuerle: "Vival". gen a guerras continuas. La elección a que
me he referido resuHó favorable a Chama-
León en 1854, como las demás ciudades rra, aunque, como afirman los leoneses, de-
de Nicaragua, presenfaba un aspedo lamen- bido a fraudes. Al reunirse las Cámaras,
table. En realidad, la ciudad decae rápida- Chamarra intentó llevar a cabo varias refor-
mente, y desde hace tiempo ya ha cesado mas parciales de la Constífución, de tal na-
±?do progreso. Con las revoluciones frené- ±uraleza que provocaron las sospechas del
hcas que sucesivamente han barrido el país, pueblo. Se aseguraba que había pruebas de
las n:':ejores residencias de las viejas familias una conspiración de parte de Cas±ellón y sus
espanolas han sido quemadas o destruidas amigos. Esto fue vehementemente negado
-35-
por los demócratas (11. Las circunstancias, la república se paralizó por completo. Los
sin embargo, eran propicias pala diciar :me- pocos barcos que entraban a El Realejo y a
didas rigurosas, así que Casiellón y la ma- San Juan del Sur apenas podían operar,
yor parie de sus an'Úgos de influencia fueron l'!"\ientras la v igilancia de 1a flota demócraia
expulsados del Estado (2). Sé marcharon coríaba en el lago iodo tráfico activo con
a Honduras en donde, a los pocos meses, con Granada. Con este panorama no sorprende
la a yuda del Presidenle Cabañas de aquella que un estancamiento general prevaleciera
república formaron un pequeño ejércilo in- en iodo el país. Hasta los pocos esfuerzos
vasor, y en Mayo del mismo año el General agrícolas se desalentaban por el inevitable
Jerez desembarcó en El Realejo y proclamó reclutamienio de cualquier grupo de seis o
a Castellón en ese lugar y en Chinandega, rrlás campesinos que se encon:l:rara en una
en donde, corno iambién en León, el pueblo hacienda. Los ricos se retiraban a sus fun-
se declaró a su favor. dos para evitar coniribuciones forzosas y los
pobres sufrían perennemente la amenaza de
Chamarra salió al cam.po inmediaÍa- ser enganchados en el ejército. Ninguna
menÍe, pero fue denoiado en- dos con'1bales consideración se tenia a la propiedad. Al
y rechazado a su nativa Granada perseguido arriero que era sorprendido por las tropas de
por las huesies victoriosas de Car<Íellón, en cualquiera de los partidos Se le privaba de
donde se fortific6 reteniendo sus posiciones sus anÍlnales y él mismo era reclutado a la
a despecho de los vigorosos ataques de los fuerza y llevada al cuaríel más cercano. Po-
sitiadores. El esiado eniero, con la sola ex- cos días antes de mi anibo a León se había
cepción de Granada, estaba al tiempo de mi enviado una escolla a la hacienda de un nor-
arribo a León en manos de los demócraias teamericano de Texas, con el p1 apósito de
que tenían esperanzas de que Granada sería prender a un grupo de nativos allí congre-
tOlnada durante el mes de Septiembre. 101 gados para mole,' caña. Al saber el objeto
ideal envuelío en esia lucha, que duró iodo de la visita. Sam reunió a toda la peonada
el año de 1854, no era el éxito 'enire los lide- en su casa de adobé y iomando su rifie, se
res rivales sino el predominio ele los princi- colocó al frenie de la puerla. El iefe llegó
pios liberales o derrtocráficos en Nicaragua; y le exigió la entrega de los hombres. Sam
ChaInorro, siendo uno de los hacendados le advirlió que al primero que traspasara el
más ricos de! país, ienía corno parlidarios patio lo mataría. El oficial reconvino, Sam
suyos a las familias aristocráticas y al Clero. per.maneció firme y con tal mirada de reso-
Castenón siempre fue considerado corno hom- lución, que la escolta, finahnen±e, se retiró)
bre del pueblo, pero en caso de haber triun- y el capítán al informar a Castellón, le dijo:
fado no se hubiera SO'ilÍepido por mucho iíem- "Con esÍos americanos no se bromea!". Y
po en el poqer porque era débil y vacilanÍe, estaba seguro de que Sam hubiera hecho fue-
aunque uno de los políticos más capacitados go. "En ese caso", dijo gravemente el Pre-
de la república. Los subsiguientes aconÍeci- sidente, "Uq. hizo bien en retirarse. Son
mientas ál arribo de Walker, han dado a las hombres muy violentos éstos americanos".
cosas un cariz no previsto por ambos parti-
do" en los primeros días de la revolución. Poco más o menos veinte nor±eamerica-
E~ eSÍa lucha Honduras abogaba por la cau- nos estaban participando en los dos ejérci-
sa de los liberales, siendo el Presidente Ca- ios coniendientes. A los de la causa de Cas-
bañas uno de los más distinguidos dirigen- tellón nunca se les pe1mifió colaborar en una
tes de ese partido. Cosía Rica y El Salvador cq.rga o en un a±aqu~; su pericia era fenida
se constiiuyeron en especiadores inactivos; la tan en allo, y su estimación corno rifleros era
primera, embozadamenie al lado de los con- ianta que no se les exponía en campo abier-
servadores a través de su órgano La Gaceia, to. La punfería de tiro adquirida por algu-
mieniras Guatemala, francamente en favor nos de estos auxiliares se convirli6 en objeio
de Chan'1orro, no tOl1'1Ó paríe activa, excepio de gran admiración, y hubo sobornos en am-
para desplazar sus agentes secreios en el tea- bos bandos para asegurar sus servicios. Ha-
tro de la guerra. Más tarde, sin embargo, bía también italianos y franceses empleados
el General Guardiola (3), con un considera- torno artilleros y rifleros. La regi6n allende
ble coniíngenÍe de guatemallecos, abrazó la Granada y la parie Norie de León eslaban in-
causa de Chamarra y se enfrascó ac.tivamen- festadas de guerrillas y de cuerpos de explo-
fe en la lucha. Tal era la posición relaiíva radores que mantenían a los habitantes en
de los estados centroamericanos en 1854. consianie estado de alarma. Jamás había
sufrido Nicarágua ianias desdichas corno en
Durante esta revolución el comercio de este tiempo.
Los cimientos de la presente ciudad de
(1) El paltido dCln6ereta era pledominante en Le6n N del E León fue10n colocados unos ochenta años
(2) Soble ei>to3 hechos pueden eonsultnl"'Sc 1tl3 MemodclI liara la IIllItdrla después de que se abandonó la vieja capifal
do la Reloludún de Nicaragua y de la Gue~ra Nac~onal contra los Pilibuste. fundada por Francisco Hernández de Córdo-
ros 1854 a lSá7. por el Llc Jelónimo P61(?e Manflgua. 18liS, pp 9 y 10; y
lu ReAeña Histérica del DI LOlenzo Montdre.r. t VII, p S ba en 1523. Las ruinas de la vieja ciudad
(3) El general hondureño Santos Guardio!a. rnful tarde Pre¡;idente de compitiendo en aniígüedad con Granada,
Honduras aÚn pueden verse cerca del lago de Mana-
-36-
tia . La obra de Thomas Gage (1}, un frai" nante, de las caiedrales europeas. Antigua-
re i~glés, escrita en 1699, en la página 419, mente era muy rica en ornamentos, pero· ha-
dice: "Esta ciudad de León se halla curiosa- ce tiempo que estos han desaparecido. Nu-
mente construida, porque la satisfacción ma- merOsas imágenes barrocas de la Virgen y
al' de los habitantes consiste en sus casas, de santos Se cus±odian en los grandes y vie..
rn el placer de sus tierras adjunt:"s y la abun- jos nichos, y aquí y allá se ven mamarra-
dancia de todas cosas para la VIda del hom- chadas de cuadros, com.o una burla a su an-
bre l11.ás que en la riqueza extraordinaria, la tiguo esplendor. Arriba, en una pequeña
qu~ no importa tanto como en otras partes galeria de piedra, está colocado un órgano
de América. Se contestan con bellos jardi- desvencljado cuyos resuellos y desar±icula-
nes con una variedad de pájaros cantores y dos acordes llenan el templo de inarmónicos
lor~s, con abundancia de pescado y de car- ecos. El piso estaba ocupado por figuras in-
ne, que son baratos, y con briosos caballos, móviles. de rodillas, con sus rostros viendo
y así llevan una vida fácil, ociosa y holgada; hacia el aliar, en donde dos sacerdotes se
no ambicionan mucho el com.ercio y el trans- hallaban leyendo algún libro ritual. Las
porte, aunque lengan cerca de ellos el lago grandes cam.panas de la iglesia repicaban a
por el que cada año surcan algunas fragatas intervalos, y sus nofas graves, con un fono
para La Habana por el m.ar del Norte, y de apagado y sordo, re:;;onaban en las gruesas
El Realejo por el mar del Sur, 10 que podría paredes. La iglesia de la Merced es otra
ser muy cómodo para un rico comercio con conslrucción imponenJe, pero en modo algu-
el Perú y con México si su espíritu los llevara no comparable con la de San Pedro. Aquí
tan lejos; los caballeros de esia ciudad son nos encontrarnos con cerca de cincuenta feli-
casi tan vanos y estrambóticos com.o los de greses cuyas plegarias, apenas murmuradas,
Chiapas; especialm.enie el placer de esla ciu- se oí.an corno el ronroneo de miles de insec-
dad es aquel por el cual la provincia de Ni- fas zUlnbando entre las arcadas. Las igle-
caragua era llam.ada por los españoles "El sias de el Calvario, San Juan de Dios, San
Paraíso de Mahoma". Hablando de la opu- Francisco y la de la Guadalupe son, entre
lencia y del com.ercio de Granada, el mismo oiras. dignas de verse. En Subtiaba, aldea
autor dice en la página 421 de su obra: "En indígena aledaña a la ciudad. hay también
aquel año yo estuve allá, antes que acudiera una iglesia bien construida, y esto compren-
a una ciudad india; en un solo día entraron de todo 10 que en la capital y alrededores
seis recuas (las cuales eran por lo menos de pueda llmnar la atención.
trescienlas m.ulas de San Salvador y Com.a-
yagua solam.ente, cargadas con añil, cochi- Entre mis cartas de presentación había
nilla y pieles; y dos dias después llegaron vaTias pEl! a Castellón, el Direcior Provisional
tres más de Guatemala, una cargada con pla- del Estado. A la mañana siguiente a mi
ta (que era el tributo para el Rey), otra -con arribo le hice una visita. La Casa de Go-
~zúcar y la oira con añil". bierno estaba situada en una calle angosta,
que arranca de la plaza de la Merced. Un
León tiene ahora cerca de 15.000 habi- guardia presentó armas cuando yo entré, y
tantes entre los cuales se hallan muchas de un edecán bien vestido, respondiendo a mi
las familias más ilustres de Centro América. p,'egunta, me dijo que el Presidente se halla-
La ciudad está ubicada en una gran plani- ba desayunando, y me invitó a que tOrnara
cie, pero arquiiectónicamente no difiere gran asiento en el corredor. El cuario estaba obs-
cosa de Chinandega. Hay varios edificios curo y fria. era de piso de piedra, sin orna-
públicos con alguna pretensión de elegancia. mentos y en perfecto silencio. A los diez mi-
Sus iglesias son más numerosas y más gran- nulos se abrió una pueda en el lado opuesto
des que las de las demás ciudades centro- del cua.do y se me invitó a que entrara al
americanas, excepto Guatenlala; entre ellas apartamento contiguo, en donde, habiéndo-
la catedral de San Pedro, a que antes me re- me sentado, a los pocos mOlTIen±os llegó el
f~rí. Su techo ha servido de fortaleza en Presidente. Me presenté yo mismo y le en-
hempos de sitio y no hay meyor evidencia tregué mis cartas, y luego sacó de su taba-
q~e revele las luchas horrendas que han te- quera un cigarro ofreciéndomelo. Castellón
;udo lugar a su alrededor, que los cientos de parecía tener más o menos unos cuarenta
l!npactos que cicatrizan en sus muros vene- años; de baja estaiura, cuerpo con tendencia
rables. Son éstos de una anchura inmensa a la gordura, cara fina, franca y expresiva,
y. ningún terremoto ha sido capaz de oca- cualidades agradables que se aumentaban
clonarle la más pequeña grieta. Una de sus con una consianfe sonrisa, casi femenina por
torresJue alcanzada por un rayo hace algu- su dulzura. Como una sorpresa, tenía los
nos. ano.s, que le destruyó la parte superior. cabenos rubios y lisos, rostro ferso y ojos azu-
El ,ntenor tiene la magnificencia impresio- les. Vesila pantalones blancos como la nie-
ve, saco azul y botonadura de melal y lle-
vaba pedrería en profusión. Después de me-
1icf:~o DomÍl~i~o ii:1andés; en la última época de su vida apostató del eato- dia hora de entrevista, 10 juzgué como el más
I N ReSidió. dUlante doce años en Nu.eva España y Guatemala Escribió
p~ lueva Reladon que (:onti~ne los viajes do Tomás Gage en la Nueva Espa~ cumplido caballero que había encontrado en
en' 1:1~~:raa que s.e reflele .Wdh. cuya primera edición dehe de !haber salido el país. Como orador no había quien le ex-
Ubr i "Z V. el prologo esenio por Sinfor050 Aguilar para la edición de este
.o nc uído I;!u la "Biblíoteca Goathemala", vol XVIII Guatemala, 1946 cediera, y corno diplomático su actuación de-
-37-
fendiendo los derechos de Nicaragua frente ter en paz con el Jefe de la Iglesia, decidí
a las pretensiones de Inglaterra, cuando era hacerle una visita a su sucesor. (2)
Ministro en aquel país, lo había hecho pro-
minente. Gentilmente me ofreció cartas de Una muchachita gorda, descalza y me.
presentación para el Presidente Cabañas, de dio asustada al ver un exiranjero, me invitó
Honduras, y para otras distinguidas familias a que pasara a la sala del "padre". Des.
de aquella república. El despacho en que pués de unos pocos minutos de espera regre.
nos hallábamos sentados era el cuariel ge- só y dijo que el "padre" estaba dormido, pi-
neral del actual Gobierno. Había dos mesas diéndOIne que dejara la carta y que volviera,
cubiertas con damasco roio, varias sillas y, A mi regreso, dos horas despues, puso en mis
como es común, una hamaca. Esto consti- manos la caria sin haber sido abieria, dicién.
1uía iodo el :mobiliario. dome que su amo nunca abría la correspon_
dencia dirigida a una persona muerta, y que
Cuando dejé la sala el Presidente me ex- estaba exlrañado de que yo no me hubiera
presó su simpatía particular y me insinuó enterado en el Norie del deceso del señor
que antes de que yo dejara el país podía ser- Obispo. Comprendí que con mi ignorancia
Ie útil. Desde luego, yo :me puse "a su dis- había ofendido las fórmulas eclesiásticas, y
posición". En la sala, conocí al señor Jesús salí de ahí más avisado pero sin haber lo-
Baca, recién nombrado Ministro de Relacio- grado ver al Jefe de la Iglesia. Uno o dos
nes Exteriores, a quien enlregué mis despa- días más iarde, encontré al anciano yendo
chos y cartas. Era un caballero bajo, activo, de la Caiedral a su casa, y para mi sorpresa,
con la piel apergaminadmnente seca y con avanzó y se dirigió a mí ofreciéndorne un ci~
los ojos más negros y penetrantes que había garra como paso preliminar para romper el
visto en esta raza de ojos negros. Me pro- hielo. Me pareció ver una persona agrada_
metió un salvoconducto especial, que dijo me ble, bien educada y muy lejos del sacerdote
serviría día y noche en cualquier paríe de la fanático que yo me imaginaba. Mi falla
república. Mientras conversábamos se nos consistió en no saber que el dignatario di.
reunió otro funcionario del Gobierno, el se- funio había sido sucedido por personaje tan
ñor Pablo Carvajal, Ministro de ]a Guerra y prominenle.
Hacienda. (1} Fue tan pródigo en atencio-
nes como Inis ofros nuevos amigos y se me Mientras estuve en León, recibí varias
puso a la disposición, ofreciéndome al mis- invitaciones y conocí lo más granado de la
mo tiempo su casa. ciudad. Parece que hay poca diferencia en-
lre la manera de vivir de aquí a la de Mé.
Esio último es cuestión de costumbre en xico. En el hogar del señor Norberio Ramí-
ioda Hispano América. Una elogiosa pon- rez, ex-Presidente del Estado (3), supe que
deración de un caballo, una silla de moniar, esie caballero vivía retirado de las inquietu-
una casa o una joya, generalmente obtiene des de la vida pública. Me hizo preguntas
esta respuesta: "Es de usted, señor'''. particulares en relación con los asuntos po~
líHcos de California y mostró tal grado de
Los extranjeros algunas veces interpre- interés en el progreso del nuevo Estado y
tan literalmente esta cortesía delicada, con una infonnación .tan minuciosa, que yo no
la consiguiente :morfiticación de quien la esiaba preparado para satisfacerle. Predijo
dice. la separación eventual de California de la
Unión, y eslaba tan ducho en el tema, que
Los miembros del nuevo gobierno a ±Uve que desistir del argumento. Se mostró
quienes fui presentado, en su mayoría, pare- extremadamente cauteloso al referirse a los
cían macilentos y agotados por el trabajo. asun10s internos de Nicaragua. Tiene la re-
Ellos, al menos, no estaban incluídos en la puJación de haber consagrado toda su vida
lista de perezosos que, comúnmente, com- al arreglo de los disturbios políticos del Es-
prende a los centroamericanos. Esia expre- tado, y nunca se le ha conocido otras miras
sión de agobio me impresionó corno rasgo que las más liberales y patrióticas a favor
característico de los hombres públicos del de su país. Era alto e imponente, de faccio-
país. La cantidad de trabajo y correspon- nes fuertemenle marcadas, de grave aspecto,
dencia, añadida a los efectos debilitantes del pensativo y tenía una natural elegancia
clima, parece estereotiparse tanto en los na- cuando dirigía la palabra, que no falta sino
tivos como en los extraños. en muy pocos de los hombres dirigentes de
Centro AmélÍca. La administración de Ra-
Antes de dejar California había recibi- mírez, se me dijo, fue la más pacífica desde
do de un amigo una bondadosa carla de pre-
sentación para el Obispo de León Don Jorge (2) El SI Obispo Viteri y Ungo falled6 el 25 de Julio de 1853 de un
Viteri. Al llegar al país supe que había fa- ataque de apoplejía f'ulminllnte, aunque cord6 el rumOl deque habín llído
llecido hacía algunos meses. Deseando es- envcnenado Quedó gobernl\do en sede vacnntt' el Vicario General D Hila-
1 io Hcrdocin, el prelauo a quien WolJs no Iludo visitar: V Levy Noto!
U"co&,rlÍfiC8~. p 66

(3) En aquella época el jefe del Poder Ejecutivo de Nicarac;un se llamaba


(1) Como Mlnlstto del Suptemo Directol D Flll.nC'.!SCO Cnste!l6n lo(rand6 Director Suplemo La Constitución Politice. de Nic811ljl.ua de 1858, Que
In :odmclll contrata celebluda POI éste con llyron Cale para lucr soldados dero:r6 In cmitida en Noviembre de 1888, estnblccc que el Poder Ejecutivo
roez'ccnatios o. Nicaragup,: Wl1lker, op !\lit, p 151. . 10 ejercer el Presidente de In RepúbHca: V, LllYy. op cit. p. 319

-38-
1 independencia. De haber fenido éxito la Antes de dejar el salón se me hizo la oferla
a usa de Caslellón indudablemenfe que Ra- de que abandonara mi empresa V me uniera
~rez hubiera reasumido la presidencia al al ejército demócrata. Yo había resuelio,
restablecerse la paz. sin embargo, desde hacía tiempo, esquivar
cualquier participación en las disenciones
Entre los amigos más cordiales que hice del país, al menos hasta que llegara a Te-
n León estaba Don Francisco Díaz Zapata, gucigalpa.
euya franqueza de carácter le aseguraba la
c'mpatía de todo el mundo a la primera en- Mi permanencia en León fue lo suficien-
Sl
±revista. .
Graclas a su gen f'l
1 eza se me d e d'1- temente larga para poder ver sus aspeefos
Ó un párrafo en la UNueva Era", el dem.o- más interesantes y obtener una apreciación
~rático órgano de publicación del Estado, ex- correcta de las caraclerísticas de sus habitan-
poniendo los objetivos de mi viaje, periódi. tes. Los encontré imbuídos en aquella for-
ca que como después comprobé, me había malidad y cortesía que siempre caracterizan
recedido a Honduras. En su residencia fui al español, sociales y serviciales, y aunque
~resentado a varias señoritas cuyas prendas sensibles a la condición desgraciada de su
gracia me hicieron recordar el ambiente patria, extremadamente impresionables ante
;rocial de mi patria nativa. Una de ellas eje- la opinión de los extranjeros. Se me pre-
cutó varios valses y aires operáticos al piano, guntó una docena de veces si me gustaba
con una brillantez y buen gusto no supera- Nicaragua, y como desde que desembarqué
dos pues en Nicaragua los medios para ad- en Centro América decidí conservar mi san-
qui~ir una buena instrucción musical son gre fría y no enconirar defeefos en las gen-
muy escasoS. tes, a menudo gratificaba a mi audiencia con
alguna alabanza, que parecía no por ser del
El terna principal en sociedad parecía iodo lnerecida, no menos aceptable. Al juz-
ser el resultado probable del sitio de Grana- gar por los numerosos artículos que salian
da, y en general la revoluc:ió!,,-, En estas con- en el periódico y por los varios folletos y ho-
versaciones las damas caSI SIempre tornaban jas sueltas publicados y dejados en las puer-
parte. Era obvio que les afligía el femor de tas, no falfaba palriotismo. Desde el Presi-
qlle las escenas de terror de la vieja guerra dente al más pobre vagabundo, todo el mun-
pudieran repetirse de un momento a otro, do podía expresar sus ideas sobre la situa-
temor no enteramente injustificado de ocu- ción del país, y todo el que podía leía lo que
rrir un cambio en contrario a la causa de se publicaba. La prensa hace sentir su in-
Castellón. Tanlo prevalecía esta idea, que fluencia en Centro América.
la casa del Doctor Livingston fue convertida
en depósito de arcas con valores, las que se En casa de un amigo observé que los ba-
almacenaban ahí en la creencia de que bajo rrotes de hierro de las ventanas que daban
la bandera norteamericana estarían seguros. hacia la calle habían sido removidos. Ave-
Estando sentados en casa del señor Díaz Za- rigüé que esto lo hizo el ejército democrático,
pata, llegó la noticia de que una de las prin- que convitrió las rejas en postas y enviE\¡:1as
oipales iglesias de Granada había perdido sus a Ja1±eva se dispararon contra Granada. Las
torres en el bombardeo. municiones estaban ahora escasas, y entre
las varias propuesias que se me hizo, se ha-
Un día, al regresar al alojamiento, me llaba la de que yo regresara a California a
encontré con una nota conteniendo una invi- comprar varias ioneladas de pólvora para el
tación de Castellón para que fuera a verle a Gobierno. Si hubiera estado dispuesto a con-
la Casa de Gobierno, a fin de tratar impor- vertirme en agente comisionista, mi remune-
tantes asuntos. Llegué allá y encontré a un ración probablemenie hubiera consistido en
licenciado de San Salvador, que me fue pre- las "gracias", juzgando el caso del Capitán
s~ntado como sobresaliente miembro del par-
Morion, un norieamericano que capitaneaba
t1do liberal. Varias personas, civiles y mili- una goleta el servicio público, que en vano
tares, se hallaban sentadas alrededor de la había estado esperando muchos meses por
mesa, en donde estaban dispersos libros, plu- su pago; y también los de otros extranjeros
mas y papel, mientras uno de los presentes que, aventurándose a poner en peligro su
se empeñaba en explicar a los demás algu- propiedad y sedvicios, se hallaban cansados
nas cuestiones intrincadas sobre la ciencia de y disgustados con la sempiterna contestación
la artillería. Deseaban una estimación del de:. "Vuelva mañanal"
c:,sto en California, de dos morieros, dos-
Clentas bombas y los equipos necesarios. Por consejo de mi amigo el Doctor, de-
Aunque no periec±arnenfe I'al corrienfe" en cidí COlnprar en León los ariículos necesarios
tales materias, hice el cálculo, y en el curso para mi viaje a iravés de las montañas de
de la c,?nversación, me sorprendí al saber Honduras. En California un amigo mío, que
que nadle en el ejército estaba familiarizado había estado en Nicaragua en 1851, me de-
Ion la té?nica del disparo de morteros o con salentó para llevar conmigo mi excelente
as cueshones más baladíes en relación con "montura" mexicana, asegurándome que io..
iU
uso, y ,;,hora veía por qué los servicios de
os extranjeros se fenían en tan alia estima.
dos los arreos para caballo podrían obtener-
se en Nicaragua sin inconveniente. Apenas
-39-
había arribado a San Juan del Sur, cuando y. después de un largo y serio reclamo al ofi;
descubri la falacia de ial consejo y hube de cml de turno pudo recobrarlas.
arrepentirme duranie ocho meses de no ha-
berme proveído de este artículo fan esencial. !" la madrugada siguiente, me despertó
No se pueden adquirü en el interior de Cen- alg'yen. qu,:, m,; :lomaba ?e la ma>;ga, y al
tro América buenas sillas de montar. Un re- abnr mlS OJos Vl a Pablo Jun:lo a ml hamaca
medo de este arllculo: la albarda, puede ser con una vela encendida y una taza de cafá
habida por seis u ouho dólares, pero en for- calien:le. A los pocos minutos toda la casa
ma, maierial y comodidad es distinta a la es1aba en rnovlrniento, las mulas fueron en.
famosa silla de Hloniar mexicana, y para via- silladas, dije adiós, y en compañia del Doc.
jar por las sierras es todavía n18nos conve- tor y de airo residente de León, salimos a la
niente que los modelos inglés o arnericano. calle silenciosa, justan'lente cuando una faia
Todo ciudadano en el país tiene su silla de de luz anunciaba el alba. Los únicos soni.
rnon±ar, considerando casi una descoríesía 01 9.08 que oíanlos cuando despacio salíamos
iniento de pedírsela presiada, aun cuando de la ciudad eran las distantes notas de la
pocas se tienen para la venia. En Nicara- campana grave y el lánguido grito de "Aler.
gua, la autorización (por no llamarlo con ta!" del centinela. El aire estaba suave y
una palabra dur!"-) para requisar mulas y ca- delicioso. El zumbido de Iniles de insectos
ballos donde qUlel'a que se encueniren, com- levantándose enfre los obscuros monies por
prende también las sillas de montar y las al- los que pasábamos producían una música
bardas; consecuen:i:ernen±e, era con la rnayor somnolienta, de acuerdo con la quietud de
dificultad que uno podia obienerlas. Todo la hora. Cuando el Oriente Se tiñó con los
un dia empleé en conseguir con la ayuda de rayos de la aurora se nos reveló un paisaje
dos de los sirvientes del DoC±or los arreos pa- como jamás 10 había presenciado.
ra un caballo. El forraje era igualInente es-
caso, y ashnisrno era peligroso poner 109 ani- Lentamente fuimos subiendo una cuesta
rnales en potreros; necesaTÍo era darles el fo- en el camIno desde donde se podía mirar la
rraje en casa, a cuyo efecto habia que com- extensión del llano, cubierto con innúmera
prar manojos de zacaia a razón de medio el variedad de árboles presentando todavia a
manojo. Entro en tales de:lalles a fin de que la luz mortecina de la mañana una masa de
el futuro viajero sepa lo que le espera en frondas. Hacia el Poniente contamos cinco
Nicaragua. volcanes imponentes irguiendo su majes±uo.
sa belleza, con sus picos espesamente subier-
La víspera de mi partida una de las Inás tos de nubes gr.is,:,s. Sus fo~mas cónicas, per-
fuertes tormentas que yo haya visto cayó en feC±amenle def1nldas, pareClan de un azul in·
León. Las casas al airo lado de la calle ape- tenso, que ya por el resplandor centelleante
1l;as si podían verse a iravés de la espesa cor- del cielo al Este o por los tintes rosados de
Ílna de agua, y las calles se convirtieron en la humedad del follaje que cubría sus faldas
verdaderos arroyos. Fue considerada corno chisporroteaban y pestañeaban a la luz ma-
la más copiosa del año. La cantidad de llu- tinal corno grandes mantos de un azul puro
via que cae en tlna esiación lluviosa es muy púreo, salpicados de brillantes. Este efedo
grande. En la hacienda "Polvón", del Doc- opalescen:le no duró sino pocos minutos, pues
:lor Livingston, donde él tenía un hidrómetro cu,,;ndo ,:,1 sol eu:pezó a iluminar el paisáje
cayeron en 1853, del 9 de Septiembre al 19 alla abaJO, el vacilante azul de las montañas
de Noviembre, ochenta pulgadas de agua. dió paso a un verde intenso y todos los pi·
en un dia cayeron dieciocho pulgadas. S~ cos se destacaron nHidarnenle en el horizon·
me dijo que en Chinandega hacían caído en te. Los ojos no se can:3a~an de contemplar
s~ete dí""s tres pies, y el DoC±or calculaba que tanta belleza en el palsaJe. La escena en-
mento mncuenta pulgadas no era exag81ación tera :lenia una suavidad y una delicadeza de
para un periodo de seis Ineses. En las reaio- perfiles, una rotunda y variante belleza que
nes montañosas del país algunas veces 'l1u- ninguna descripción sería capaz de pinfar.
vias repentinas hacían crecer los ríos tanto Inadvertidamente nos deiuvhnos y la con·
que por muchas horas iznpedían el paso a templamos, corno si fuera la transición de
los correos peatones del Gobierno. Con el una vista que se disipa. La mañana, echan-
cese de la tormenta los ríos usualmente ba- d? a un lado su manto de aljófar, se confun-
jan de nivel. dlO ca nla llamarada de zafiro del día.
En la misma tarde, el señor Baca me vi- Pájaros raros volaban a lo largo del ca·
sitó con un salvoconducto especial. Apenas mino; una manada de loros reales de cresta
se habia marchado cuando Chico, el lnucha- amarilla, sorprendida por la súbita aparición
cho, eniró con su rostro pálido diciendo que de nueslra cabalgata, Se agitaba ruidosa-
mieniras él llevaba a abrevar los caballos, m.en±e enfre los árboles más altos o nos eS~
los habían agarrado y que pudo él escapar piaba a hurtadillas desde las exhuberantes
d,,; que 10 enganc;haran ocultándose y co- hojas con cuyo color esmeraldino se confun·
rnendo luego hacla la casa. Yo casi daba dian. Las priIneras cuatro horas de mi via·
por perdIdas las bestias, cuando el Dador je fueron las Inás deliciosas de mi vida No
al saber 10 ocurrido, se llevó a Chico consig'; podía evitar el sentirme encantado. Hasta
-40-
",ia compañeros, acosiumbrados a estas es- bondadosos anfitriohes no omifian hada qué
cenas, admitía:> que,m.uy pQca~ v.eces habían pudiera contribuir a mi bienestar. Si desea-
eS irado un mre m.as puro o vlB]ado en una ba yo andar a caballo, no lenía sino que es-
ináhana más deliciosa. A las ocho llegamos coger enfre varíos, 10B n'\ás andadores. Si
a posoltega , donde desayunamos en casa de daba algún paseo bajo los ardientes rayos
la señora Ramírez y, de nuevo, cruzamos el del sol del mediodía, ahí estaba Pablo si-
pequeño río de Quezalguaque, pasamos por guiéndome con una sombrilla, así como con
Chichigalpa a vivo galope y volvimos a Cm- el consejo de la señora de que el paseo era
nandega habiendo encontrado sólo cuatro mejor al fresco de la tarde. El misn,o cui-
ersonss en todo nuestro camino. Mis Bcom- dadoso ayudante, por orden de don Mariano,
~añantes siguieron para la casa de un ami- m.e seguía al baño con toallas lim.pias y oíras
a mientras Pablo y yo desmontamos a la comodidades. Durante mi ausencia se ha-
~u;"rta de la m.ansión acogedora del señor bía exigido al Sr. Montealegre otra entrega
Montealegre, donde como antes toda la fa- de $ 5.000.00. Lo encontré 1T1UY acongojado
milía salió a recibirme. y considerando seriBlnente abandonar el pa,s
con los bienes que le quedaban. La firme
A! entrar en la casa, eslaba quitándome adhesión que si.elnpre dio a la causa demo-
el sombrero para disfrutar del grato frescor crá1ica, diariamente se debiliiaba frente a los
del balcón cuando las damas me dijeron al infames atracos de que era vícti.ma. . Otras
unísono que un ataque de caleniura podía familias sufrían casi lo mismo. Bajo el tí-
seguir a tamaña ímprudertcia, así como por tulo y apariencia de una república, en Nica.,
mi intento de usar agua fria para lavarme ragua hay actualmente tan pocas garantías
las manos ntieniras estuvieran calien.l:es pOI para la vida y la propiedd com.o en la mis-
el viaje. Una jícara de tiste. delicioso, con 1T1a Rusia.
la frescura del recipiente de barro donde se
guarda, y un es1irón en la hamaca fueron Una tranquila y amodorrada tarde des"
suficientes para sentirme totalmente remoza- cansaba en mi hamaca cuando desperté por
do. El físte se toma en todo Nicaragua y en una sorprendente conmoción y gritos de: el
algunas partes de Honduras. Se prepara en enemigo!, seguidos del violento cerrar de
una especie de calabaza alargada, fruto de puedas y ventanas a lo largo de la calle y
un árbol que abunda en esta región y cuyo las carreras de las mujeres. A lós pocos mi-
nombre he olvidado (1). Un poco de cacao nutos la casa estaba a obscuras y fuerternen·
se mezcla cuidadosamente con azúcar y maíz te amurallada. Nuestro grupo salió a la ca-
tostado y molido, llenándose el recipiente lle, donde fui1T1os rodeados de varios amigos.
hasta los bordes con agua fría. Con un mo- unos proponiendo una pronta retirada de la
linillo, curiosa y finamente labrado, se re- ciudad y otros corriendo sin objetivo aparen-
vuelve todo y la jícara, derramando peque- te. La alarma vino de dos asustados jinetes
Ilas gotas frescas, se coloca sobre una servi- que entraron a la ciudad con la noticia de
lleta enrollada de tal modo que pueda man- que "Cacherula", famoso jefe de guerrillas,
tenerla veriical, y así se brinda al visitante partidario de Chamorro, estaba por atacar
(2). Mielltras duró mi viaje nunca me falió la ciudad con trescientos hom.bres. A los
una jícara de tiste. Su delicado sabor y sus diez minutos ioda casa, y toda tienda esta"
cualidades refrescantes son reconocidos por ban atrancadas. Las mujeres permanecían
quien lo ha probado. con sus puertas entreabiertas y se hacian Sa-
ñas unas a otras con palmoteos. Las calles
. Las naranjas de Cmnandega son famo- quedaron desiertas, sólo se veían unos pocos
sas en todo Centro América. Tienen un dul. hombres montados, quienes por estar fuerte~
~or peculiar que no poseen otras. Las pi- mente comprometidos con Castellón, estaban
nas blancas de esta vecindad son. asimismo, listos para escapar al solo confirmarse la no-
fa':l0sas; provienen de las piñas de Guaya- ticia. Las respectivas banderas se izaron en
quil, que fueron introducidas en Nicaragua cada residencia consular, y desde la plaza
hace algunos años, pero son superiores a las venía el rápido redoble del tumbar llaman-
de . aquel país. Las frutas se hallan en la do a las armas. Creyéndose protegidos por
mayor parte de los lugares intertropicales y nuestra apariencia de extranjeros neutrales,
son universalmente conocidasl pero para un pero con el agregado de un formidable des-
Babor delicioso y una calidad que no ofenda pliegue de Colis, nos encaminamos hacia el
aun en la saciedad, me encomiendo a la na- sitio en que el Doctor Livingston y varios ami-
ranja. de Chinandega (la roja), al níspero, gos, ta1T1bién extranjeros, habían izado la
al gumeo, a la guayaba y al zapote. La bue- bandera norteam.ericana. Una igual, de mi
ha señc;:>ra, conociendo rrús gustos, se esmera- propiedad, flameaba ya a la puerta del ho-
a a fin de que una generosa provisión de gar de mi anfitrión quien, con las mujeres
e~tas <:!e1-iciosas frutas esfuviera siempre a mi de la. casa, consideraba sus ondeantes plie-
diSPOSlclón. En realidad, me pareció que mis gues como un escudo protector. Mis amigós
rieron de nuestro armamento y dijeron que
U) El árbol también el! llamado jícaro N del g esta era la alarma número 20 desde el co-
jle~~~ D",lInCp )t?-man ~n NicaragU3 al trasto pIna BosroMr vertlco.hncnte la
mienzo de la revolución. Mientras hablába-
ancetlna lo lll\mn In Academia. mos, un pelotón de soldados, evidentemente
-41-
con ganas de pelear, pasó ligero al mando dia. (1) El General Morazán dejó otro hi.
de un oficial de aspecto resueHo, que pare- jo, el General Ruiz (2), que reside en Tegu.
cía pegado a su caballo. Todo el mundo es- cigalpa. Se parece a su padre de acuerdo
peraba un combate, pero después de una ho- con los retratos que he visto, pero ahi íermi_
ra de inceriidumbre, regresaron y las ban- na iodo parecido. Muy raramente sucede
deras se arriaron, las casas y las ±iendas se que los descendientes de los grandes hom_
volvieron a abrir y las calles por la tarde es- bres heredan las mejores cualidades de ésíos,
taban llenas por grupos de polí±icos conoce-
dores, comentando los sucesos del dia. Co- Mientras llegaba un paquete con carias
zno en anteriores ocasiones, una gran can±i~ de presentación, recorrimos los campos veci..
dad de valores habia sido ±ransporiada a to- nos hasta muchas millas fuera de Chinande_
da velocidad a las casas de los cónsules nor- ga para visifar las haciendas y pueblecifos,
teamericano e inglés, pero fueron devuel±os y en una ocasión principiamos con un guía
la misma noche. La vida en Nicaragua en a hacer un ascenso a El Viejo, lo que, según
liempos de revolución es, en el mejor de los varios amigos residentes aseguraban, nunca
casos, una sucesión de alarmas. se habia logrado. Circunstancias especiales,
sin embargo, nos obligaron a desis±ir del ín~
tento. Al fin llegaron las carias esperadas,
Las visitas en Chinandega se hacen co- lo que nos permitió proseguir nuestro viaje
múnu16n±e después de la caida del sol, cuan- y, después de dos dias de consuHas, se llegó
do se supone que los quehaceres diarios del a un arreglo final con mis compañeros (3),
hogar han terminado. A esas horas la se- decidiéndose que yo proseguiría solo hacia
ñorifa sale de su casa con su negro y lusfro- Honduras ya que las exploraciones y coníra-
so pelo trenzado y elegantemente recogido tos a efectuarse allá sólo requerían los ser-
detrás de la cabeza. (Las españolas son im- vicios de una persona. No me separé de
pecables en la manera de arreglar su cabe- mis amigos sin experimental el más profun~
llera 1• Sobre sus hombros llevan un ligero do pesar. Juntos salirnos de California y
y vistoso chal con el que alcanzan a envol- hasta aqui habiam.os comparfido penas y ale-
ver su cintura. Las manos y los pies peque- grías. A las atracciones de su agradable
ños no son una exc~pción aún enfre las tra- compañia se agregaba la amistad cálida que
bajadoras humildes, y es raro encontrar nos unia y un infimo tralo desde los viejos
una centroamericana de andar desgarbado. dias en California. No obsianle, para mi ha-
Ouien haya viajado por el pais no puede ha- bía encanto en aventurar solo en una región
ber dejado de observar su pode erecto y su aislada e inexplorada como la que iba a vi-
paso fácil y gracioso. En cuanto a las cla- sitar. Reforzado con lisonjeras carias para
ses humildes esl0 se debe a la perenne ta- los ciudadanos principales de Honduras, bien
rea de llevar ±inajas de agua sobre la cabe- provislo de doblones y seguro de que mi em-
za, postura erguida que les permite mejor presa, de tener éxifo, abriría posiblemente
equilibrio en el peso. Se adquiere también un rico distrito mineral a la industria norte-
elasficidad, al andar sobre el pavimento de americana, esperé con placer e impaciencia
las calles, que requiere del viandante ejerci- el dia de continuar mi viaje.
lar los músculos de pantorrillas y dedos.
Los Montealegre se encargaron del ma-
nejo de mi equipaje. Hasta la última hora
Al visi±arse, las dmnas llevan a cabo una
pequeña y bonila panlomima, algo asi co- (1) Don Flaneisco MOlllzán, hijo de Dóña Franci~ta Moncada, soltera,
mo un abrazo que termina con palrnadifas nació en Te¡;¡ucigulpa ACOlflDai'ió a su padle en Costa Rica; a él le dictó
su tú3tumento el GeneHtl ];1mazán Contrajo matrilllonio en El Viejo eon
suaves en la espalda. Hecho ésio, las visi- Doña Carmen Venel io. Se radicó en Chinandegn, dando fue Vice-Cónsul de
taníes se sientan alrededor de la sala y co- Bó:gica Falleci6 en 1904: V la nota fol 75 y Montero Barrantro, Ele-
ment03 do Hhtolia, t 1, p 266
mienza la charla inmediatamente y sin nin-
guna limitación. Se fuman cigarros general- (2) 1';1 General José Antonio Ruiz nació en Tegucigalpn como hijo del
matlinwnio dd ProcmadOl' D Eusebio Ruiz con Doña Rita Zelaynndla
mente como una especie de eslirnulo para la
sociabilidad. Hay, no obstante, una tenden- (3) nylOn Cole, uno de ellos, copropietario del ;pnri6dico en que 'Valker
trabajó como el1itol, antes y rlespués de BU expedición a Sonora r~a prl·
cia hacia la fonnalidad y una manera seria mera vez que vino a Nic:¡,ragUl\ se embr.rcó en San !,'rnncisco de California
y esfirada de sentarse en la sala para no per- el 15 de Agosto de 18iB, "acoinpaiiado de :Mr William V Welh, el cual
t{!~lía pumtos los ojo.'! en Honf!luas", haciendo juntoa el viaje halta Lcón
der el estilo de 1 dmna realmente elegante y Obtuvo de D Flancisco Caste1l611, Director Suplemo de Nicaragua, una
C01ltlata "pala enltanchal fteseientos llOI>lbl'c.'! destinados a plestar servicio
delicada. Entre las damas hay una muda mi\ital en Nicaragua, flebic-ndo lo~ oíicialC3 y soldadol re~ibir un sueldo
sinceridad. Uno rara vez es engañado por mensual eSlledfieado Y ciNtu númeto de acres de tiolra telminnda la cam-
llafia Con este couhato legles6 Cale a California en 10!l Primeros dlas de
ellas y la infidelidad es más rara aún que lo NovlemJne y en el neto fue a VOl a V\'alk<'lr ~ll\1a interesal10 en la empreQl\"
que pretenden los difamadores habiíuales de Por cOllseio de éste y pala no infl ingit la llamada ley de neutrlllidail, Cole
ObtllVO una nueva conhata de Castellón llara eoloniziu, en vhtud de la cual
las mujeres de Centro América. En una oca- deloían introdueÍlse tlcacicntol americanos a Nicalagua" Antes de la !le
sión, al llevarse a cabo una reunión en la gnda n. NicUlap."un del P1 imel contin~ent.! de filibusteros, Cale estuvo en
Olancho, atraído POl la fama de aquella rica regí6n aurífera Walker le
sala del señor Monlealegre, fui presentado dio el g-i.ado de Coronel, pero "11 bautismo de fuego tuvo re.~ultados desas
a don Francisco Morazán, hijo natural del hosos para lu.'! fiJibustclOS: c0mandando ciento veinte hombre.~ fue com-
pletamente dcshecho por el Curonel nicara~iienqe José Dolore8 Estrada en
General. Tenia varios de los rasgos del pro- la mell10wble jornada de San Jacinto el 11 de Septiembre d(! 1856, y muerto
minente hombre de quien descendia, pero en dog días después por unos campesinos que lo Aorplénrlieron fugitivo; aunque
Walker le atribuye una muerte menos deshonrosa afirmanfl0 que muri6 en
caráC±er era tan diferente como la noche del el combate miBmo: V Walker. op cit, pp 16. 16, 65, 254 y 265,

-42-
de mi pennanencia can esia farrtilia verda- nos lo despeñó. No tuve corazón para re-
deramenie buena, se mosiró una solicitud maiar mi propia obra. Toda la cosia Norie
por mi bienesiar que nunca creí recibir fuera de Nicaragua que bordea la bahía de Fonse-
de mi propio hogar. Consiguieron para mí ca es un ierreno desperdiciado, con algunas
un cenienar de cosas, cuya necesidad nunca maderas y como lo he descrito anies, con la
hubiera sospechado. Temprano de la ma- excepción de los pantanos por los cuales se
ñana siguienie, acompañado de los hijos de abren los esteros menores, cultivándola es
don Carlos Dárdano, que ahora regresaban capaz de producir lo suficiente para suplir
a SU hogar en la isla del Tigre después de todo Centro América can producios alimen-
una ausencia de cuairo años, dejé la casa ticios. Con la excepción del gran cabo que
donde había sido objeio de tania hospitali- forma la "Columna Sur de Hércules" de la
dad y, precedido por abrumadores buenos bahía de Fonseca y sobre el cual se halla el
deseos de la familia, iomé el camino hacia gran volcán Cosigüina, esta porció ndel país
el embarcadero de El Tempisque, situado en se hallaba escasamente habitada y nada pro-
la boca de una pequeña ensenada que conec- duce. En la región arriba exceptuada hay
ta con el Estero Real. Después de andar cua- varias fincas grandes y se han hecho con éxi-
tro millas, llegamos a la antigua ciudad de to varios intenfos para cuHivarla. Anfes del
El Viejo, cuariel general de los lancheros y mediodía llegamos a una choza solitaria he-
adonde la noche anterior mi atenio anfitrión cha de varas y paja, montada a poco más o
de Chinandega había despachado un mucha- rnenos veinte pies encima de un lodazal, en
cho con el fin de conseguirme un bongo pa- el limo negro y rico en el cual, estando la
ra hacer mi viaje a la isla del Tigre. La ciu- marea baja, varios bongos con la quilla ha-
dad, que es una de las más viejas del país, cia arriba brillaban bajo el sol. Habíamos
tiene unoS tres mil habitanies. Sus casas es- llegado a El Tempisque. Un negro, firitan c
tán construidas mejor que las de cualquier do de fiebre sacó la cabeza fuera de su an-
otro lugar de igual t amaño en Nicaragua y drajosa cobija, en la puerta de la choza, y
es sede de muchas familias aniíguas y ricas débilmente exclamó: "Adiós, cabálleros!".
Don Mariano aseguraba que los hombres Sus ojos rojos y legañosos y rasgos exienua-
más acaudalados de Centro América residen dos eran casi fantasmales en su fealdad. A
allí. La iglesia de la Concepción es el edi- nuest ras pregunias repuso que teníamos io-
ficio principal y hay una más pequeña, el davía que esperar cuatro horas para que su-
Calvario. biera la marea. No puedo traer a mi me-
moria un cuadro de miseria más sórdida que
El camino entre Chinandega y esia ciu- el que estaba presenciando. Los cerrados
dad está bordeado de setos de los comunes manglares en los que el zopilote cabilaba co-
y compactos cactus, que separan las planta- mo el genio maligno del lugar, parecían
ciones de Inaíz y frijoles, todas lozanas a la grandes esqueletos desplegando sus brazos
luz tempranera y verdes como una pradera flacos, sus deshojadas ramas y retorcidas
de Nueva Inglaierra en Junio. Desde aquí raíces, como reptantes víboras. Esta esiaba
hasla El Tempisque, en una distancia de ca- acompañada de un incesanie e indescripti-
torce miJlas, vimos tan solo una casa; el ca- ble ruído, causado por el movimiento de mi-
mino rápidamenie se angosta hasta cOnver- ríadas de cangrejos escarbando en el negro
tirse en una vereda de mulas, que se dirige limo. Va por haber justamente roio el últi-
a una espesa moniaña can árboles hasta de mo eslabón que me asociaba con mi hogar
seis pies de diámetro. La selva parecía ha- y en parie por el recuerdo de los lamentos
ber sido quemada recienlemente y muchas de agonía del mono que maté y la desolae
de las plantas más pequeñas estaban sin ho- ción de este espantoso lugar. ahora experie
jas y secas. Las más grandes formaban una mentaba el primer tormento de una genuina
densa sombra sobre nuestras cabezas y en congoja. Para completar las incomodida-
ellas varios manos colorados se balanceaban des, el mayor de los Dárdano cayó con fie-
colgando de sus colas, y nos hacían horribles bre y lo habíamos apenas extendido en la
muecas. No pude resistir la teniación de cabaña inmunda, cuando el chubasco llegó
eX!"minarlos de cerca y al disparo ceriero de con sus bifurcados relámpagos y sus truenos
rol rifle cayó uno en HerraJ mienlras resona- relumbantes La lúgubre soledad del sitio,
ba el bosque con el aullido de sus compañe- la furia de la lluvia, las quejas del enfermo
ros. Una de sus piernas estaba rota y, ade- y el presentimiento de que mis papeles y ar-
más de sus lamenios -casi humanos- y de tículos de viaje, que no habían llegado en el
sus lágrimas verdaderas, su mirada era su- carretón, esiaban ya empapados, se combi-
plicante como reprochando mi crueldad, lo naron para hacer de El Tempisque un punto
qUe me hizo iomar la resolución de que nun- de horrores y un objeto de maldiciones.
Sa más repetiría esta innecesaria iragedia.
us acenios trémulos y la manera tragicómi- La lluvia cesó y en su lugar Se levanta-
ca can que ponía sus dedos en la sangrante ron, como por arte de magia, nubes de lYlDS-
herida, levantándolos después piadosamente quitos y de microscópicos jejenes, en canti-
COmo para que yo los viera, me persiguieron dad fal que los recursos del Río Grande, del
por el resto del día. Pablo, que había veni- Mississipi o del Sacramento Se quedaban pá-
do con nosoiros para regresar con los caba- lidos. La rechinante carreta llegó por fin y
-43-
~neUa media dqceua de marineros -de El empiciné en- 'explicarle que un fuego bien
Viejo, quienes se quü",ron las camisas '1 los podía hacerse sobre el lastre, y por último
pantalones y, vadeando en el légamo, su- acabé por hacerlo lo mismo, calentando el
bieron a borde del bongo más grande y em- agua en una vieja lata que servía para achi_
pezaron a achicarlo. En tanto esto ocurría, car La tripulación me miró sorprendida.
Se formó un pequeño charco de agua en la "Ocho años tengo de ser marinero", dijo
parte más baja del lodo, anunciando la pro- Antonio, "y no es sino hasta ahora que he
ximidad de la marea Mientras el agua su- aprendido de don Guillermo cómo darnos es-
bía, el bango, que era un guanacaste ahue- te gran lujo".
cado, fue puesto a flote y nuestro equipaje
colocado dentro. Preg unté por el nombré Resolvieron no olvidar la lección y no
del patrón y un lT\Ulato pequeño y hosco, de dudo que se ha hecho café en el lastre del
ojos porcinos; se presento a sí mismo con. aire "Almirante" desde entonces, a no ser que Se
de gran importancia haciéndonos ver ue él halla ido a pique y perdido para siempre.
no era "marinero de lago" corno burlona- Igualmente ignorantes eran Antonio y
mente llamaba a los tripulantes del lago de sus compañeros de agua salada acerca de
Nicaragua, sino que un verdadero piloto. las fluctuaciones de las mareas en el estero.
Presumi que había recibido parte de su suel- ¿De qué utilidad pudiera haber sido meterse
do en Chinandega, porque traía consigo dos en el meollo tales estadísticas insulsas? Así,
botellas de aguardiente, que con cuidado co- en ocho años, nunca se había ±omado la rno~
locó en las cámaras del bongo. Dijo llamar- lestia de observar. Por las marcas del agua
se Antonio, nombre desde Hempo inmemo- en l~s árboles juzgué que era de ocho pies.
rial, de marineros españoles. En el fondo Segulmos la ensenada por cerca de cinco mi.
lO,a un individuó bueno y de fiar y, al pare- llas, teniendo en aquella distancia una an-
cer, ejercia autoridad sobre el resto de sus chura de poco más o menos cuarenta pies Y,
compañeros. Poco más o menos dos horas canto me aseguró Antonio, era de suficiente
antes de la puesta del sol, el "Almirante" profundidad para que navegara en ella Un
fue arrastrado hacia las qrillas y todos los tri- gran barco, aunque me pareció que la idea
pulantes se embarcaron. Era por lo menos de mi patrón sobre dimensiones en la arqui-
de treinta pies de largo por cerca de cuatro iectura naval estaba limitada a la de las di·
de calado. Sobre la popa se habían coloca- ferentes clases de bongos. Las aguas, no
do unos aros de madera inclinados en forma obstante, parecian profundas y quietas y fra-
semicircular, que servían como marco de una casé al querer alcanzar fondo con una périi-
suerte de toldo que, como "Tonny" (1) dijo ga de dieciséis pies. Dice la lé'lenda que
con aire no exento de orgullo, lo había he~ hace como diez años una idea brillante se le
cho especial consideración para la comodi- ocurrió a un cornercianie de Chinandega, y
dad de los pasajeros Esta era la cabina fue la de ampliar la entrada al Eslero Real,
Al fondo del bongo había un piso hecho de hasta una anchura como para admitir bar-
toscas planchas colocadas sobre traviesas pa? cos grandes y así contar con una com.unica-
ra proteger a los pasajeros del agua que pu- ción fácil con la Bahía de Fonseca y mejo-
diera entrar por los costados o caer por la rar con ello las facilidades comerciales de
lluvia. todo el Norte de Nicaragua. La obra resul-
taría de un gran beneficio Reflexionaron
Así las cosas nuestro bajel era un triunfo acerca .del asunt? por un año, y enfonces, 10
de los armadores de Centro América, y luego comunIcaron baJO estricto secrefo a varios
que empujarnos hacia afuera del pequeño vecinos y a través de éstos gradualmente se
embarcadero bajo los árboles cuyo follaje ca- esparció la noticia hasta el extranjero Hu-
si rozaba el agua, todos dieron un grito de bo una reunión y se nombró una comisi6n
regocijo. Hechqs a la mar, Rafael, mi mu- para que examinara las facilidades del lu-
chacho (olanchano que estaba ansioso por gar, comisión que, después de seis meses de
regresar a su hogar bajo mi protección y que pacienie deliberación, emitió dictamen favo·
me ofreció sus servicios por el privilegio de rabIe. Los curas decidieron que sería unB
acompañarmel sacó un par de alforjas den- gran cosa, y desde entonces todos los años
tro de las cuales la mano generosa de la se- Hene lugar una reunión similar para deter-
ñora de Montealegre había puesto toda cla- minar cuándo comenzarán los ±rabajos Sin
se de comesHbles. Las vis-'1.das fueron des- el establecimiento de un nuevo orden de co-
plegadas en el fondo del bongo y todo esta- sas, los tat~r,anietos ?;e los miembros origi-
ba completo, faltando solamente el café nales segulran reunlendose en comisiones
Miré a Rafael y le pregunté: para deliberar sobre si se lleva a cabo el pro-
eCafé?" .
Il
yecio en el próximo siglo.
"Hay suficiente", me repuso, "pero no se Una densa rnaraña de árboles de man-
puede preparar a bordo". gle bordea la ensenada por la cual una go-
"aPor qué no?" l':lta de cincuenta, t~neladas no podría pasar
sn1 recoger los masti1es Estos árboles se hs-
"Porque no hay cocina", En vano me llan revestidos de largos zarcillos, que cuel-
gan graciosamente del follaje. Dos horas de
11) Dhninutlvo de Antonio -nombre ot'l J14tr6n- en Inglés rezno nos llevaron, exactamente al ponerse
-44-
el sol, a lás aguaS del gran esfero, que aquí abandonado foda esperanza de impedir que
corre de Norfe a Sur. Salirnos de la forfuosa se mojara y sólo confiaba en la fuerte envol-
ensenada por cuyos laberinfos habíamos es- tura de lona que tuve la precaución de po-
tado zigzagueando y entramos a una zona ner a mis baúles. Nadie que intente viajar
aparentemente de doscientas yandas de an- con Centro América debe descuidar esto, por-
chura Y de suficiente profundidad para ad- que prueba ser durante muchos días la úni-
rniiír el paso de barcos de gran tonelaje. ca protección para sus ropas y papeles. Co-
Hacia el Sur, el estero sin disminuir de an- mo la marea estaba todavia en menguante,
chura se perdía enfre una sólida espesura de llevados por la corriente continuarnos pasan-
verde frondosidad, sobre cuya cresta las azu- do por los esteros de Nacascolo y Palo Blan-
les aliuras de El Viejo, aunque a muchas le- co hasta que a las nueVe de la noche nos ha-
guas, se destacaban contra el cielo crepuscu- lIábamos frente a una pequeña y lúgubre
lar. Cuando se puso el sol, un enjambre de estación militar conocida con el nombre de
mosquitos salió del bosque y nos impidió Playa Grande, el puerto más al Norte de Ni-
dormir La fiebre del señor Dárdano se hizo raragua. Antonio tenía la esperanza de que
violenta, Y como úliimo recurso le administré podría escabullirse en la obscuridad y esca-
píldoras y polvos que me diera mi amigo el par de la molestia de ser interrogados y has-
Dr S., una hora antes de salir de Chinande- ta de ser registrados. Cómo pudieron ellos
ga. Hecho esto, lo acosté en el fondo del divisarnos, a no ser por la luz de los relám-
bongo y encendiendo un cigarro, me tendí pagos, no podía yo imaginármelo, pero al
en una especie de farima y entre los ata- estar frenfe al embarcadero oírnos una voz
ques de los mosquitos traté de gozar de la fuerte que nos ordenó anclar, por no permi-
quieta belleza del panorama. La vegetación tirse el paso de ningún bote durante la no-
lujuriante colgaba en festones umbrosos a lo che. Antonio gritó contestando que "un Co-
largo de ambas orillas del estero, expandién- misionado americano, con despachos de Cas-
dose en cortinajes verde obscuro sobre los ár- fellón para el Gobierno de Honduras" se ha-
boles, impenetrable valla de cuyas hojas las lIaba a bordo. Aunque empapado y tem-
más bajas besaban la superficie de las aguas blando de frío no pude reprimir la risa ante
y las más alias graciosamente enroscadas la agudeza de Anfonio, mas el embuste de
colgaban a cien pies de aliura. A veces, nada sirvi6 y un momento después lleg6 la
mientras nos deslizábamos silenciosos con la orden que a]O.eJáramos No había remedio I
marea, se abrían ante nosotros pequeños eJa- así que el patrón ech6 fuera de borda el hie-
ros, revelando emparrados frondosos, ahora rro, remedo de ancla. y obediente a la voz
obscureciéndose con la proximidad de la no- cuyo dueño fodavía no habíamos visto, subí
che. Plantas parásitas, orladas de vistosas al bote que Antonio acercó hasta noso1ros
flores. prendían en las ramas. las que asu- desde el extremo del embarcadero, llevando
mían formas fantásticas, ora pareciendo ar- conmigo una bofella de excelente coñac, que
cos sólidos de algún almenado castillo. ora creí serviría para evitar molestas demoras.
simulando antros y cavernas.
La lluvia todavía caía con un encono y vio-
La noche llegó lentamente anunciada lencia verdaderamente tropicales. Un mue-
por la amenaza, fodavía lejana, de un chu- lle desvencijado, hecho de varas de caña se
basca. Antonio ajustó más el toldo sobre la extendía a la orilla y buscando mi camino
cabina y se prepar6 para el diluvio, fortale- en la obscuridad había exaciamente ganado
dándose mientras tanto con un gran sorbo apoyo en los palos resbaladizos y me incli-
de la botella de aguardiente, tónico que él naba para alcanzar la mano de un guerdia
guardaba cuidadosamente envuelio en una que con el mosquete brillante, cuando mi
vieja camisa, debajo de una de las tablas del pierna falseó y en un instante estaba yo a
piso. Una iras otra, las brillantes constela- diez pies bajo de agua. Este fue el único
ciones en 10 alio se obscurecieron por las nu- intenfo que hice para sondear el Estero Real
bes negras que se acumulaban en el hori- y, estoy seguro, que no llegué a fondo. Un
zonte, de tal modo que al acentuarse la ne- apagado gorgoteo y una sensaci6n sofocante
g:-ura nuestro bongo parecía hallarse en me- de obscuridad y frío es todo lo que recuerdo,
"!'0 de un lago interior, del cual no había sa- hasta que entre las fuertes voces del marino
lIda. Una racha de viento precedió a los y el chapoteo de la lluvia me hallé agarrado
truenos terribles y a los cegadores relámpa- al extremo de un palo resbaloso que me ten-
s¡os, y el drama se abri6 con la caída de cor- dió el guarda. Un pequeño esfuerzo y héme
t~,:as de agua haciendo del esfera una exfen- aquí de nuevo en el muelle, calado hasfa los
S10n de siseanfes burbujas. La tripulación huesos y maldiciendo en alta voz a todos los
bec.ogió los remos y se acurrucó temblorosa oficiales nicaragüenses. El soldado profirió
!,Jo la choza, el viento fiero echaba la llu- un lacónico: ¡caramba! y me condujo por
Vla por entre los intersticios de su calamito- cerca de veinte yardas hasta una pequeña
So fecho como si fuera a través de una del- cabaña de adobes rodeada de charcos de
gada tela. Pronto estábamos empapados, yagua y con una flamante hoguera en el sue-
el enfermo cubriéndose con una miserable 10. Un cuero extendido de través por el lado
~apa gemía lasiímeramenfe en la obscuri- del vienfo servía de puerfas a esfa vivienda
""d.. En cuanfo al equipaje, ya había yo miserable. en donde se hallaban de cueJillas
-45-
'media doaen« de criatUl"BS semidesnudasi Ji. La brisa matinal soplaba fresca y graia lle-
vidas por las éaleniuras y amontonadas en vándose consigo a los mosquiios y jejenes.
derredor de la llama, que brillaba en sus ros- Aquí y allá un cocodrilo Inovía los junquillos
iros escuálidos dándoles la apariencia de es- de la orilla y el canio de las aves acuáticas
pedros Contestaron a Ini saludo con el uni- se elevaba claro en el aire, haciéndoIne re.
versal: "C6Ino esiá, señor!" mieniras de un cordar las aniInadas Inañanas otoñales de
cuario adyacente apareci6 un oficial sucio y Nueva Inglaterra, cuando rifle en mano pa.
de aspecto somnoliento, quien se anunci6 co- cientemente recorríamos las ciénegas escu~
mo el Comandanie, Primero examinó Ini chando esie mismo y agudo canto con una
eInpapado pasaporie del Minisiro, y luego, euforia que el más dulce irovador sería ca.
iOInando la linterna, deienidamente Ine ins- paz de despertar.
peccion6 de pies a cabeza, profiriendo un LlegaInos "al punio propuesio" ¡ el pa.
gruñido satisfadorio en conclusión, ir6n tiInoneó hacia una orilla cubierta de
Bajo otras circunstancias hubiera yo yerba dondl'l amarró. y procedió a elevar el
guardado Ini coñac escondido, pero necesi- másiil, que era una vara que ocupaba iodo
iándolo por hallarIne eInpapado. lo pasé des- el largo del bongo. Los obenques fueron fi.
pués de echarIne un sorbo, al COInandanie, jados y una inmensa vela enarbolada a lo
quien colocando la botella en su boca ingi- "pierna de jamón" en las poleas. Tan prono
rió cerca de la miiad de un solo irago, devol- io COInO fue asegurada la vela, la vieja pira.
viéndoInela con un suspiro de satisfacci6n y gua COInO si esiuviera avergonzada de su pa.
al InisIno tiempo de pesar. Me obsequi6 un chorra del día anierior empezó a cabezear
cigarrillo de papel y orden6 al soldado que y tirar de sus aInarras. Antonio se precipiió
me escoHara de regreso hasta el boie. Le a la proa paieando todo lo que enconiraba
pregunté su nOInbre, que él Ine dió con una y en su apresuramiento puso su pie sobre el
sonrisa de agradecimiento, pero como no te- esi6mago del enferIno¡ la tripulación corria
nía yo donde escribirlo se me ha olvidado. de un lado a otro, saltando corno monos, la
Innecesario era que Ine caInbiara de ropa vela dio un tremendo iirón, se zafaron las
mieniras lloviera, de Inanera que envolvién- esiacas de aInarre y con un griio de iodos
dOIne en el poncho Ine deslicé en la cabina, los de la tripulaci6n al cual uní el mío, que
mieniras los nativos en silencio levantaron el no era débil, el viejo "Almiranie" se deslizó
ancla y el bongo continu6 su deriva hacia el hacia las aguas revuelias del ancho golfo, co-
golfo. InO si fuera a reInolque de una locomoiora.
A las once de la noche caInbi6 la Inarea Me quedé asoInbrado de su velocidad. Ani-
y anclaInos de nuevo. La tripulación se en- Inado breven1ente por el bullicio, el enfermo
ir6 a la cabina, iom6 un trago de aguardien- asoInó su rosiro por sobre la borda y vió con
te y a los cinco Ininutos todos, excepto el en- desn1ayo hacia el horizonte de agitadas olas,
ferInO y yo, esiaban profundamente dorIni- hacia el cual nos dirigíamos corno una fle·
dos, a pesar del ruido de la lluvia en el te- chao El "A1Iniranie", con viento fresco go·
cho, del retumbo de los truenos y de la at- bernaba mal y Anionio lanzó Iniradas rece·
mósfera sofocante del pequeño albergue losas hacia el Inar afirITIando hallarse arre-
Cuando desperié era ya pleno día y nuestra pentido por no haber seguido en El TeInpis-
vieja chalupa se deslizaba perezosamente que Inis consejos de agregar una o dos tone-
con el naciente reflujo. Una brisa suave so- ladas de lasire.
plaba del Suroeste y Antonio prometió subir Rafael, el olanchano, nunca había visto
la vela cuando hubiéramos adelaniado una anies de ahora agua salada. El pobre muo
milla Inás. En este punto el Estero Real se chacho se peg6 convulsivamente a la borda
bifurca y descarga en la bahía de Fonseca y clavaba su mirada inquisitiva en ITIi y en
por dos bocas, siendo la Occidental la Inás el bongo aliernaiivaInenie. Yo, ciertaInen·
utilizada por segura. El aspedo de la re- te, me pregunté cómo Se comporiaría ial des·
gi6n había cambiado al aproxiInarnos a la pliegue de lonas duranie una ieInpesiad;
bahía. Los densos bosques que habíaInos Pero el aire confiado de Anionio disipó mis
pasado el día anterior eran ahora terrenos dudas y, satisfecho de que todo estaba co·
bajos de aluvión, fOrInados de pantanos y rrecio, Ine acosté, pero con el sordo presen-
cortados en numerosas islitas. A lo largo de timiento de que dorn1ir no sería tan fácil en
las márgenes crecían aHos y exuberanies el golfo si la brissa continuaba. Nos preci-
pasios, las aguas esiaban agiiadas por !os piiamos hacia adelanie y a la media hora
brincos de los peces que nuesiros COInpane- ~os hallábaInos fuera del estero y surcando
ros dijeron podían cogerse en variedad infi- hnnernenie la grande y verde expansión de
niia. Hacia el Esie, las distantes montañas aguas de la Bahía de Fonseca.
de Choniales, envueHas en la neblina maña-
nera, espiaban arriba del horizonte I y una U¡----S;re la erupc.i6n del Cosl¡:üinll. que principi6 el 20 de Enero de 1S3i
1arga y ba J'a extensión de tierra , cubriendo y 110 en 1836 como dice el autor, puede eonsulta1'8e: varios pactes oflda1et
dados al Gobierno de Honduras, publicados en la RiVlita del Al'chin 7 ,.
gradualmente hacia el Oesie se nle indicó la Biblioteca. Naclr.nal de Hondura" t. IV pp 242 a 2M La obra de Vfe\Of
era el gran volcán Cosigüina que en su últi- Miguel DíllZ titulada Conntodone. lerJ'estre.<I en la América Cenlral Glla
tetl\ala, fJ n, pp 181 a 160; Y la Biografía de JoS"e Trinidad Reya pol".u.
fila erupción de 1836 t 1 ) se despedaz 6 ()2 m6n Rosa Tegucigalpa, 1906, pp l'J y 18
Y se extinguió después de sembrar el terror (2T LaeruJ)ci6n de tipo convulsivo 15010 compnrabte a 1.. d.l Craeatoa. dio
en todo Centro América y parte de ~1éxicc" orl¡-en 8los actuales faraBon" del Golfo N del E
-46-
EL MUNDO Y'WILLIAM WAlKER ALBERT Z. CARR

PARTE SEGUNDA
La formación del destino
"Un~ y olra vez hemos llamado héroe a Walker .••
Ifstamo's obligados a reconocerle una persistencia, una for-
t~l~za, un resoluto heroísmo que merece un sitio más alto
QJI la humana eslimación que suele darse a lodos los ca-
balleros andanles de I~ historia, y de la fanlasia. . . L~
diferencia es que el nuesl~o es un héroe del siglo dieci·
nueve. • . ¿ Qujél1 sabe cuán prol1loreemplazará el
I,aurel r;lel héroe con la diadema de rey?"
Harper's Weekly, Enero 21, 1857.

San Juan del Sur, Nicaragul\. DeseJll~arque de tropas de 'Valker.

Capítulo Diez
"LOS INMORTALES'1
fortuna, que abundaban en San Francisco, así como sus
derelictas, le ofreeí'a'n sus servicios. Entre ellos esco-
d A pesar del fracaso de Walker en la expedición giÓ; con hábil ojo, los de valor y fortaleza. Su entu-
e Sonora, centenares de aventureros y soldados de siasmo y convicción acerca de su nueva aventura eran
contagiosos. El habla estado estudiando una detalla- estaban decepcionados de su suerte en California y
da descripción de la historia, la geografía y el puebla estaban listos o probarla en otra parte.
de Nicaragua, por el anteríor Ministro Americano, El factor restrictivo en los esfuerzos de Walker
George E Squier, lo que le ayudó grandemente en el para preparar su expedición ero el dinero Sus propios
reclutamiento Ademós de los hechos impresionóntes, escosas recursos se agotaron pronto. Sus amigos in.
el libro estaba lleno de encantadoras viñetas de la vida fluyentes hacían por él lo mejor que podíon, entre ellos
nicaragüense Squier había sido especialmente suscep- Edmund Randolph, por ahora ya casado y miembro
tible al encanto de los jóvenes de cuerpos flexibles y distinguido de lo sociedad de San Francisco Otra
cabellos negros brillantes, jóvenes "de todos matices voz favorable en pro de Walker era la del hijo favorito
desde el blanco al negro ébano, rectas como flechas, de California, el Coronel lohn C, Fremont, quien lu.
ágiles¡ y sin embargo, regordetas, con vivos} maliciosos chando contro Buchanan en 1856, sería el primer can.
ojos", conquetas, llenas de espiritu animal, y vestidas didoto republicano a lo Presidencia de los EStados
con enaguas de colores chillantes y blusas escotadas Unidos Mas los fondos a la disposición de Walker
que o veces revelaban todo lo que escondían cuando eran muy cortos para sus necesidades Tenia que fle.
levantaban sus brazos para balancear sobre sus cabe- tarse un barco, tenía que comprar armas, equipo y
zas laS tinajas de agua o las canastas' de frutas. Un alimentos Cada recluto mós aumentaba el costo de
pasaje de su íibro fue reproducido en los periódícos' la la expedición, lo que, como se vio desde el principio
escena en la que unos soldados nicaragüenses, viendo a tenia que ir con mucha economía Walker estab~
unas muchachas bañándose desnudas en un río, pena embarazado, también, para la colecta de fondos por la
hacerlas que solieran a la orilla, las asustaron gritán- herieJa en el pie, recibida en su último duelo y la que
doles l.agartos! l.agartos! Otra anécdota describía resultó en una dolorosa aunque temporol cojera
los tratos de un enamorado joven Bostonkmo con 'el cu: Cúarído fódó esfuVo'lerminádo, W"lker no podía pagar
ra de un pueblo por la mano de su sobrina -sin darse muchos de sus compras; no podía darse el lujo de algo
cuenta que era corriente encontrar en la casa de mu- mejor Que un viejo bergantín llamado Vesto, no tenía
chos Padres a una muchacha joven y bonita deSignada dinero con el que emplear una tripulación; el único
siempre como sobrina, pero sobrina por cortesía. Una capitán que podí'a conseguir era un barrocho inútil; y
viñeta ge Squier, una bella con los pechos descubiertos sólo podía llevar o bordo cincuenta y ocho hombres.
moliendo tOl tillas, igualmente llamó la atención por su Fueron estos hombres los que, unos pocos meses mós
franqueza En una California carente de mujeres, las tarde, la prensa entero de la nación llamó "l.os Inmor.
posibilidades sexuales ele Nicaragua deben haber exci- tafes".
taelo tanto el interés de los hombres como el prospecto
de obtener ricas tierras entrando al servicio de Wblker.
Squier señalaba que los dueños de las grandes hacien- 11
das nicaragüenses, sacando principescos ganancias de
sus tierras, vivían una vieja de satisfacciones feudales, El elemento de lo absurdo, el que ton o menudo
cama no podían encontrarse en los Estados Unidos estaba presente en las empresas de Walker, y el que
Un aristócrata can unas cien mil palas de cacao, podría generalmente nacía de su negativa a admitir lo irre·
obtener de sólo esta cosecha unos $30,000 al año, libre mediable de las desventajas en su contra, se materializó
de impuestos, amo de sus mozos, sólo constreñido por en el Vesta, poco antes del momento de levar anclas,
su propia conciencia en el acceso a sus mujeres Un guardacostas aduanero, el Morey, llegó 01 costado,
'y un Alguacil Mayor (Sheriff) de San Francisco, con un
grupo de sus oficiales, abordaron el Vesta y lo decla·
Para aquellos que, como Walker, necesitaban un roran embargado por deudas Un tendero que había
propósito altruista en cualquier aventura, él podía ha- dado crédito a Walker, cambió de opinión, y exigía el
blar de los beneficios que los nicaragüenses mismos pago de inmediato Mientras no se hiciera el pago, el
ganarían de lo paz, lo democracia, y de lo civilización bergantín no podría salir. Para asegurar el cumpli·
Americana Un buen número eje hombres que se le miento por parte de Walker, el sheriff tomó las velos
juntaron, llevaban experiencias y habilieJades excepcio- del Vesta y las llevó al muelle.
nales o la expedición Uno de ellos era médico, el Dr l.a descripción del incidente en uno de los perió
Alexonder lones, quien ya había probado la aventura dicos aseguraba que Walker mostró "profundo ira"
en uno búsqueda de tesoros escondidos en el Océano -una exhibición de emociones impropia en él Sos·
Indico, y que oñoroba por más acción en un mundo de pechaba que aquello no era mós que una estratagema
peligros Otro era Aquiles Kewen, quien había lucha- del Fiscal Inge, quien, no queriendo impedir abierta·
do junto con el General Narciso lópez en su intento de mente la expedicíón, incurriendo con ello en el desa·
liberar o Cuba, y cuyo hermano Edward ero prominente grado del Alcalde Garrison, bien podio haber apelado
en la política Californiana El Coronel C C Hornsby a un truco legalista paro expresar su mala voluntad,
había servido con distinción en la Guerra con México, y Walker actuó, sin embargo, con restricción y prudencia.
había visitado a Nicaragua, él también puso su espada Advirtiendo a sus inquietos hombres no entrometerse
al servicio de Walker. l.o mismo hizo el Mayor Frank con el sheriff, bajó rengueando a tierra ,buscó al im'
Anderson, otro notable veterano de la guerro mexica- portuno tendero y con toda calmo le señaló los peligros
na, y Timolhy Cracker quien, como ayudante de Wal- que correría aquel a quien sus hombres consideraran
ker, había sufrido las miserias de la campaña en Baja el responsable de que lo expedición no soliera Fue
California, y le era todavía fiel Una gran proporción un argumento persuasivo y el acreedor se puso de
de los otros reclutas eran mineros y exploradores que acuerdo inmediatamente en levantar el embargo.
-48-
Mas el problema de Walker na estaba aun resuel- bía a~reglado de previa, llegó al lodo del Vesta y lo re-
to Una amenaza más seria le esperaba en el Vesta molco fuera del puerto Antes de retirarse el remol-
El sheriff, dural,te su ausencia, había preparada una cador, Purdy fue puesto a bordo, a los alborotadas gl itas
cuenta de g~stos por su parte en el embarga y exigía de las reclutas de Walker Luego, desplegando sus
trescientos dolares antes de levantarlo, suma esta que velas, el Vesta se hizo a la mar
estaba fuera del alcance de Walkel, 01 punto que sig-
nificaba el final de la ex~edición En ese momento, III
una cosa era claro pOi a el Que el Vesta tenía que
~arpar, Y pronto Muchos de sus hambres, molestos Seis semanas después --el Vesta había seguido
por la tardanza, se estaban hacienda ingobernables y un curso tardado, tormentoso y errático-- Walker
peligro~OS Un día más,de ociosidad podría significol desembarcó en el Realejo, el puedo más al Norte en
violenCia, la deslntegroclon de sus fuerzas, y el fin de Nicaragua, cercano a la ciudad revolucionaria de león.
sus esperanzas Las sótil as de los diados, al referir La apariencia salvaje y pÍl ática de los bOl budos Ame-
SU situación, deberían ser también suprimidos antes de
rienos, no impidió las animadoras demostraciones de
que debilitaran las oportunidades de refuerzos futuros amistad de parte de las gentes que bordeaban las calles
"Yo casi es de noche", le dijo con toda calma al del, ruinoso pueblecito los homb, es vivaban, las
sheriff, "no podré conseguir el dinero sino hasta por
ft mUjeres los saludaban y todos sonreían a Jos recién
la mañana llegados que venían a ayudar a Jos Democráticos contra
Contento de que Walker no protestaro su exhor- sus enemigas, los Legitimistas Una bienvenida for-
bitonte demando, el sheriff le dijo que esperaría
NSin embargo" Walker continuó diciendo, lino le
mol de parte de, ~,m oficial del ejército Leonés fue seguí-
da de lo aparlClon de un caballero de origen britónico,
pagaré al menos de que las velas sean puestas a bordo Charles Doubleday, que conocía muy bien Nicaragua
inmediatamente Usted, legalmente, no tenía derecho
y quien le ofreció sus servicios a Walker Una valios~
a quítárnoslas Si es necesario, pedilé a la corte una
adquisición Daubleday, quien sirvió desde entonces
decisión"
El sheriff, incierto de su posición legal, y con la como oficial en el ejército de Walker y esc-ribió un libro
acerca de sus experiencias, describió así la impresión
mente fijo en los trescientos dólares, no estaba dispues-
q~e el Americano le hizo "Ejercía una atracción mag-
to o discutir el punto La devolución de las, velas le
netice rara vez experimentada", Otro testimonio
pareció que no significaba riesgo alguno para él No
sabiendo que la dell1anda del acreedor había sido reti- de la misma impre~ión es el de Joaquín Miller, quien
rada, pensó que el gUOldacosta Marcy, todavía al cos- en uno de sus poemas dijo que Walker tenía, "un ojo
penetrante l un aire principesco una presencia como de
tado, continuaría resguardando el bergantí'n '1 no le
pareció posible que el Vesta zarpara sin una tripula- caballero" Su allactivo pard ellos era naturalmente
muc~o más que una simple cuestión de pOI te y apa-
ción Consintió o la petición de Walker Uno de sus
oficiales, dijo, posaría la noche a bordo y él mismo ven- rienCia Sus reacciones y las de muchos ot, os ante
dría por la mañana a colectar el dinero Walker, era de la especie que sólo el idealismo puede
Con los veJas otra vez a bOldo y el sheriff ausente, evocar en personas educados y sensitivas Conside-
Wolker, cortésmente, invitó al oficial, un tal Purdy a ,ándose como un apóstol de la democracia Americana
tomarse un trago con él Juntos se fueron a su co";'o. y con inquebrantable fe en la justicia de su causa Wal-
r~te, .Una v~~ adentro, Wolker fijó en Pllrdy sus fijos
ker .Irradiaba fa luz del verdadero creyente Ya'habia
oJos grises El Vesta va o zarpar, señor Purdy", dijo en, el ese toque de fanatismo, que más tOlde se haría
arrostrando las palabras en tono bajo, lo que en él sig- mas aparente, que todos los hombres respetan como
nificaba siempre alta tensión interior Mientras el ofi- fuente de poder, y que, en personalidad tan cortés y
cial lo miraba asombrado, Walker le señaló una mesa suave de expresión, ero de lo más efectivo
"AUí", fe, dí jo, "tiene champagne y tabaco", De su
bolso soco un par de esposas que colocó junto a la bo- IV
tella "Y aquí estón, también, estas esposos Le
ruego que escoja". (*1 Desde el principio, Walker sintió la fascinación
Purdy, quien había sido miembro de la Legislatura del singular paisaje nicaraguense El habla leído de
de California, era inclinado a filosofar, y se arrellenó las extensas llanuras verdes, bordeadas en la lejanía
e,n uno SIlla con la botella Pidiendo su venia para re- por bajas Sierras de esmeralda y una faja de negros y
tirarse, Walker cerró tras sí con llave la puerta del ca- elevados volcanes a la orilla de inmensos lagos azules
C arate , y fue a bordo del Marcy o mostrar a su y una vasta floresta lluviosa, pero todo excedía sus
esperanzas Los brillantes contrastes de vivos colores
amandante la prueba de que el Vesta tenía permiso
~~ larpar. Hec~o,esto, y encontrando al oficial de boja el ardiente sol y el soñado esplendor de la suave
d en humor, le p,d.o un favor ¿Podría la tripulación noche tropical general on en él uno excitación sensual
el Marcy amorrar y envergar las velas del Vesta una que nunca perdió "'Uno sentíaN, escribió, "como si
toreo difícil para los hombres de Wolker? Los ;"ari- una delgado y vaporasa exhalación de opio sedante y
neros del Marey subieron 01 bergantín y hacia la media estimulante a intervalos, se mezclase con I~s comunes
noc he habían terminado el trabajo. elementos de la atmósfera" Se enamoró del país co-
h' Tan pronto como el ,\oIarcy se había ido Walker mo .de uno mujer Habia para él lánguidos tonos
IZO señas a tierra Un vaporcito remolcado~ que ha- m,us,cales aun en los nombres de las ciudades que co-

-----
(t) Har¡.¡er'a Weeldy, 18", Vol, 1, p 33' New York Herald, JUlle 2, 1856).

-49-·
man de norte o sur, en o cerca de lo costa del Pacífico'
Realejo, Chinandega, Corinto, Le6n, Managua, Masa-
ya, Granada, Rivas, San Juan del Sur. Pero su Ponciano Corral, estaba preparado a marchar sobre
entusiasmo se lo reservaba dentro de sí mismo Ex- León desde el sur Castellón, encanecido y ansioso
teriormente, permanecía siempre el militar, rígido, recibió al Americano como un hombre que se ahoga s~
concluyente, autor itario Su primero orden fue la ad- agarra a una tabla de salvación A través de sus
vertencia a sus hombres de un severo castigo si pertur M
ablozos y cumplidos Walker percibió un espiritu inde_
baban la paz del Realejo Era una medida del respeto ciso y una incipiente desesperación, y llegó inmediata_
que le tenían aquellos endurecidos aventureros, que mente a la conclusión de que Castellón "no era el
habían estado confinados en un destartalado barqui- hombre pOI a dirigir un movimiento revolucionario o
chuelo durante seis semanas, y que ahora estaban llevarlo a feliz término" En la superficie, sin embar_
acuartelados en el pueblo, el que se hayan contentado go, establecielon un amigable entendimiento Coste.
con beber aguardiente y cantar en las tabernas -que lIón propuso y Walker aceptó, que los Americanos
también servían de burdeles- y se hayan refrenado de deberían constituir un cuerpo separado -La Falange
saquear, violar y pelear por las calles. Americona- No hubo demora a la solicitud de
Al día siguiente de su llegada, Walker se dirigió Walker de que se le diera un cuerpo adicional de 200
a León paro su primer entrevista con el Director Provi- soldados nicaragüenses. Pero su siguiente demando
sorio del régimen revolucionario, Castellón Las pri- crucial, produjoJ sin embargo, una crisis inmediata.
meros lluvias habían caído y todo crecía verde Tenía Era que se le diera autoridad para zarpar hacia el Sur
la sensación de viajar en un océano de verdura, entre en el Vesta, y ocupar la ruta del Tránsito Como él
alamedas de enormes árboles tropicales que se junta- mismo escribió después en La Guerra en Nicaragua:
ban sobre su cabeza, mas allá de los surcos de los "Fue una política determinada de Walker llegar tan
cm dones florecidos de rojo y súbitos grupos de cocote- cerca del Trónsito como fuese posible, para poder re-
ros, de mangos y bananos A su alreded2!: los ricos ciutar entre los pasajeros y tener los medios de
campos le hablaban de fertilidad, y las mulas cargadas rápida comunicación con los Estados Unidos Era in4-
de productos y las partidas de ganado romaneando, til para ellos (fa Falange) gastar sus energlas y SU$
.-mbellecían el cuadro de la tierra pródiga. En este fuerzas en una compaña que no les llevara hacia e!
viaje, Walker debe haber vislumbrado los antiguos y camino del Tránsito"
serenos villorrios indígenas, donde baja las ronchas de No era Castellón, sino su comandante militar, el
techas pajizas y las órbales de jícaros vel des, mujeres General Muñoz, quien objetaba Muñoz era un alto,
de caderas anchas, desnudas hasta la cintura, fumaban hel maso y orgulloso egotista, de ninguna manera in-
sus puros cigarros mientras hacían sus oficios, donde capaz, pero excesivamente celoso de sus prerrogativas
los niños con sombreros de palma sobre sus cabezas y Resplendente en un uniforme azul con bordes rojos y
fumando cigarrillos, corrían desnudos, y donde apenas demasiado 01 opel, veí'a el pobre vestido de Walker y su
un policía soñoliento, con espada al cinto y un viejo figura delgada con franco desdén La Falange, insis-
lrabuco a su lado, indicaba la altamente civilizadora tía, deberá permanecer cerca de León para defender
influencia del gobierno la capital de un probable ataque Walker replicaba
León, una ciudad de un tercio del tamaño de San con calma que no sería prudente someter a sus hombres
Francisco en 1855, era un contraste impresionante de a las tentaciones corrosivas de la vida de cuartel
aquella turbulenta y próspera ciudad. Dignidad y tra- "Nada pone más a prueba la firmeza de los hOf'l)bres
dición eran la esencia de la capital Democrática. Al como los de la Falange, que la inacción" Tenían en
centro de cada barrio municipal estaba una iglesia y grado extremo, decía, "la característica sed Americano
una plaza, el foco de la vida comunitaria y de Jos mer- por el movimiento y la acción"
cados, mientras en el corazón de la ciudad estaba una Se suscitó una controversia La estrategia de
venerable catedral frente a una gran plaza y a los Muñoz estaba basada en el tradicional concepto de lo
edificios del gobierno Mienhas pasaba por la cate- guerra en Centro América, en el que la victoria estaba
dral, Walker notó que sus paredes de piedra moslraban del lado de quien exitosamente lomaba por asalto lo
numerosas cicatrices de balas, señales de pasadas revo- capital del enemigo Corrientemente el furor de Id
luciones en las que el gran edificio habia servido de lucha tepía lugar en el mero centro de la ciudad sitia-
fortaleza Unos pocos días más tarde, él conocerla a da, su glan plaza, su catedrai Los defensores sacri-
la personalidad más dominante de León, al Obispo ficarlan la campiña y los suburbios de la ciudad con el
vestido de escarlata, un hombre de experienciü y talen- objeto de atraer 01 enemigo al centro de ella, donde lo;
to excepcionales, quien estuvo bien dispuesto hacia fortificaciones y aprovisionamiento daban la ventaja al
Walker desde el principio Uno de las favoritas ex- sitiado. Hacia una década, un ejército Legitimista,
presiones del Obispo era que "Nicaragua sólo necesita- habiendo fracasado en tomar a León. había saqueado
ba de la ayuda de los Estados Unidos para convertirse e incendiado mó, de mil viviendas en los suburbios, uno
en un Edén de belleza y en el jardín del mundo". atrocidad, el recuerdo de la cual aun inflamaba las po·
siones de los leoneses Con todo, Muñoz no veía otro
v alternativa que preparar otra campaña similar.
Walker apenas si podía ocultar su impacienci~.
Walker no pudo haber llegado en un momento La estrategia del sitio estaba hecha para prolongadoS,
más oportuno poro sus propósitos Las esperanzas de indecisas y altamente destructivas luchas. yero exoc-
los Democráticos se desvanecían rápidamente Un mente contraria a su temperamento Ataques rppi.
fuerte ejército Legitimista, bajo el mando del más fa- dos, la captura de las líneas de comunicación, lo
moso de los comandantes nicaragüenses, el General destrucción de la moral enemiga, y el desbande de Su
_50_
ejÚcito, eran lo esencia del éxIto militar, según sus con uno inclinación de cabeza hacia Walker, abandonó
lecturas le habían enseñada Los Americanos no ha- la sala.
bían venido a Nicaragua para ser acorralados en una
ciudad La victoria no podría obtenerse esperando
que el enemígo viniese a occidente El ejército Demo- VI
crático tenía que tomar la iniciativo y él Y sus hombres
Un hombre como Walker que se había hecha de
~slabon preparados paro ser la punto de lanzo del ato-
tontos enemigos, no podía perturbarse indebidamente
que TI . to no movlo• o M- "Yo db 01 hacerse de otro, pero desde ese momento se dio
a razonamlen unoz e o
tomar en cuenta primero la seguridad de la capital", cuenta que lo influencia de Muñoz sería uscda paro
destruirlo, y tenía razón. En vez de los doscientos
dijo. "Eso es mi résponsabilidad".
l/Y mi responsabilidad
Jl
, dijo Walker, l/es mante~
nicaragüenses prometidos, recibió, después de un largo
intervalo, solamente la mitad. Las provisiones nece-
ner lo capacidad de lucho de mis hombres y ganar la
sitadas en el Realejo, llegaban tardíamente, tonto, que
"
guerrE1 ~icaragüense se irguió l/Debe ser entendido", retardaron la salida del Vesta Para el tiempo en que
replicá mordazmente, "que lo decisión depende del Co- Walker desembarcó sus fuerzas cerco de lo terminal
del Pacífica de la ruto del Tránsito, se habían perdido
mandante en Jefe del Ejército, sujeto, por supuesto, o
días valiosos, y pronto tuvo razón poro creer que in-
los deseos del Director Provisorio"
Hubo un momento de silencio. Luego, volviéndo- formes avanzados de su plan habian llegado 01 enemi-
se Wolker 01 Mayor Kewen, que estaba o su lada, dijo go por medio de un agente de Muñoz .
"Mayor Kewen, quiere mostrar 01 General en este ma- Su primer objetivo ero lo ciudad interior de Rivas,
pa el plan de campaña que hemos discutido?" Mu- uno base Legitimista cerco del Lago de Nicaragua, la
ño~ trató de no hacer coso de I<ewen, momento de que debía ser tomado paro que lo ruto del Tránsito
pudiera sostenerse La simple precaución dictaba que
distracción que Walker aprovechó Llevando O Caste-
se hiciera un otaque sorpresivo nocturno, pero los guías
IIón aparte de las otros, le dijo en voz boja "Déjeme
hablarle con franqueza Si el General Muñoz me ha nativos probaron ser indignos de confianza y los horas
de dar órdenes, no puedo servirle". cruciales de la noche se perdieron siguiendo tortuosas
"Pero si él es el Comandante en Jefe!" protestó veredas en la selva lluvioso. Un torrencial aguacero,
can frecuentes relámpagos y truenos sobre sus cabezas
Castellón y lado resbaladiZú y traicionero o sus pies, impedía
"Quizás eso explica lo peligrosa posición de su
gobierno", replicá Walker aún más la marcha. Cuando terminó la lluvia, y la
luna brilló tras el tupido follaje, los efectos espectrales
Haciendo caso omiso de los mérítos del incidente, de los. troncos de los árboles gigantescos, las pesadas
-y mucho podría decirse sobre la actitud de Walker- ramas, las enredaderas y trepadoras, y una sensación
la urgéncia de rebelarse contra la autoridad constituida de salvaje vida animal d su alrededor, sembraron la
íbase haciendo cada vez más fuerte en él Nadie le inquietud en algunos de los hombres, que comenzaron
había mondado jamás. Había llegado directamente a cantar, en voz baja, las favoritas tonadas de Califor-
al Coroneloto desde la libertad de la vida civil, sin ha- nia "Oh, Susana" y "Salve, Columbici!" Walker
ber nunca antes servido en un ejército Uno orden de siempre gozaba el canto de sus tropas Aunque eran
otro ero como un aguijonazo, provocando todo su com- pocas, presentaban un aspecto fOl midable. "Las
batividad Sus retos eran invariablemente dirigidos o sombreros de fieltro de la Falange" escribió después,
los hombres que daban los órdenes, o hombres más "mostroban en sus olas caídos, los efectos de la lluvia,
poderosos que él Así fue con el Juez Parsans; así ero y las luengas barbos tupidas daban o los hombres un
ahora con Muñoz; pronto habría de ser con Vanderbilt aspecto salvaje y peligroso". Llevando pantalones y
!,>sí, como una vez había sido con su padre. camisas oscuros, botas altas, portando pistolas y cu-
chillos Bowie, además de rifles, los Americanos hacían
Uno siente que el poder, para Walker, era más un marcado contraste con los nicaragüenses descalzos,
que una necesidad psicológica, una necesidad biológíca que llevaban sombreros de palmo y pantalones de algo-
Coma otros románticos ascetas de excepcional ener- dón que fueron blancos, armados de anticuados trabu-
gía, habilidad e idealismo -John Knox, Savonarola, cos y machetes. Su común empeño se mostraba en
Robespierre_ hombres que Se sustrajeron de la femi- los sombreros, adornados de cintas rajas que significa-
hidod sexual y rechazaron la posesión de bienes, Wal- ban su lealtad Democrática
ker no se dejó otro camino, en el que desarrollar su Como resultado de la tardanza, la Falange se vio
potencial varonil, que el del mando La causo demo- obligado a avanzar sobre Rivas a lo luz del día Ló
crática ero todo vio su propósito y su justificación, pero descripción de la marcha por Walker mismo tiene un
lo ardiente presión dentro de él habría de gobernar. tono casi lírico l/De vez en cuando, los mercaderos
Aunque había estado en León un día apenas, yo había con canastos sobre los cabezos, apenas soliendo de
prOVocado una controversia Pero sus cálculos eran Rivas, saludaban alegremente o los saldados ...
bduenas Costelión no se atrevía a arriesgar el retiro Aquellas hombres que hablaban algo de español echa-
. e los Americanos A regañadientes, pidiendo excu- ban todos los piropos que sabí'an sobre las muchachas,
sd·o~, el" Director Provisorio se volvió hacia Muñoz y le las que parecían complacidas . Cuando, sin embar-
. 110 General, yo creo que le deberíamos dar al Co- ga, el comando llegó o la cresta de una sierra . una
ronel Walker la oportunidad que pide". escena de belleza y esplendor los distrajo de todo.
"Como Usted desee", dijo Muñoz frfamente, y Aunque la orden ~ra de marchar en silencio, uno ex-
-51-
c1amación de sorpresa y de placer se escapó de las temor, sino una confianza y seguridad que nada den.
labias de todas . El Lago de Nicaragua yodo ante tro de él, pues no había ciertamente nada en tales
su vista y levantándose de él, como Venus del mar, circunstancias que las justificara. Pasó los varios días
estaba el alto y gracioso cono del Ometepe La oscura del viaje de regresa al Realejo, curando sus heridas
selva del trópico cubría los lados del volcán... El reviviendo su moral y preparando un informe par~
observador no se hubiera sorprendido verlo despertarse Castellón
en cualquier momento La primera impresión de la El principal propósito del informe, que fue envio.
escena hizo deteneose el pulso, y la Falange apenas ha- do por un mensajero desde el Realejo, era romper el
bía recobrado de sus efectos, cuando el comando se dominio que el General Muñoz tenía sobre el Ejército
detuvo con el objeto de preparar el ataque". Democrático Ei General, dedo abiertamente, había
actuado de mala fe y él, Walker, abandonaría Nica.
A mediodía del 29 de Junio de 1855, mientras la ragua con sus hombres, al menos que Castellón inves.
Falange avanzaba sobre Rivas para su primera bata- tigara las fuentes de la traición que había causado la
lla, se le hizo evidente a Walker que había sido trai- derrota de Rivas La respuesta fue tal como Walker
cionado La fuerza enemiga que lo esperaba detrás la anticipara Castellón, aunque indeciso de enfreno
de las borricadas, era mucho mayor que lo que había tarse a Muñoz, rogaba a Walker no se fuera, sino que
razón de esperar, y estaba bajo el mando de un notorio trajera sus fuerzas a León, donde los temores de un
general hondureño, Santos Guardiola, que había venido ataque Legitimista crecían par momentos
a Nicaragua en ayuda de los Legitimistas Guardiola En las dos semanas de in fructuosa corresponden.
era conocido -y con razón- en todo Centro América cia que siguió, Walker dio la impresión de estar malhu·
como l/El Carnicero y el terror de su apodo era sufi-
ll
/
morado, pero tan pronto como sus hombres estuvieron
ciente pOi a debilitar la moral de las tropas nicarogüen- hóbiles para marchar, pretendió ceder a los ruegos de
ses de Walker A los primeros tiros huyeron sin hacer Castellón y se dirigió a León para enfrentarse definiti.
el menor simulacro de resistencia, dejando a 55 Ame- vamente can Muñaz Nuevos ánimos le habían Ile.
ricanos frente a más de 500 soldados enemigos goda con el arribo de Byron Cale, quien haCÍ'a poco
En los primeros minutos de lucha, seis de los hom- habí<:l regresada de Honduras, y quien había traído con
bIes de Walker fueron muertos -entre ellos dos de sus él un hambre valioso Este era Bruno van Natzmer,
principales ayudantes, Cracker y Kewen Presionada, un antigua oficial de caballería prusiano, quien conocía
la Falange se abrió paso hasta una casa grande desde Nicaragua tan bien como cualquiera Sus presencias
la que mantuvo al enemigo con un certero fuego de ~tanto de Cale como de Natzmer, hizo a Walker sen·
riflería desde sus ventanas El espíritu combativo de tir menos la pérdida de Cracker y de Kewen Natzmer
los hombres fue enardecido por la ira, pues vieron a le confirmó un punta de considerable importancia mi·
cinco de sus camaradas heridos, incapacitados de lle- litar que había comenzada a llamar la atención de
gar hasta la casa, muertos en la calle bajo el filo de Walker El nicaragüense corriente, allnque temía a
sádicas bayonetas Después de cuatro horas de tiro- las Americanas, temía aun más ser reclutado para las
teo esporádico, las pérdidas del enemigo excedían las e jércitos del país, y tomaría más riesgos huyendo de las
de la Falange en una proporción de diez a una Por pelotones de reclutamiento que de los que correría en
entonces, sin embargo, los Legitimistas habían recibido una batalla "No hay trabajo que el nicaragüense no
refuerzos, incluyendo un cañón¡ y con esta ventaja pu~ pueda hacer", anotaba Wolker, "con el objeto de Ii·
dieron aproximarse a la ímprovisada fortaleza y darle brarse del capotaz de una cuadrilla de trabajadores",
fuego Se reía de los generales nicaragüenses por su "ínvete·
La última esperanza de los Americanos que esta- rada hábito de coger a un hombre y amarrándolo can
ban todavía en pie era romper las líneas enemigas, y un mosquete en la mano, hacer de él un soldado". Los
a una señal de Walker, con un grito salvaje, se lanza- únicos naturales del país que a él le importaba tener
ran fuera de la casa por una puerta sin resguardo El en su ejército, eran los voluntarios.
movimiento fue tan inesperado y su puntería tan
efectiva que las tropas Legitimistas más cercanas se
volvieron y huyeron, mientras el resto estaba momen- VII
táneamente paralizado Retrocediendo por las calles
de Rivas, rechazando a sus perseguidores con balas Walker estaba comenzando a darse cuenta del
mortíferas, los Americanos pudieron abrirse paso a los activo y amplio temperamento del Centroamericano,
bosques y, por fin, hasta la costa. Unas pocas horas con su insístencia en la dignidad y su amor de lo extra·
más tarde, cansados y descorazonados, estaban de vagante, con su religiosidad y su superstición, con SU
nuevo en el Vesta navegando rumbo norte ardiente coraje, y en muchos casos, su fría traición,
Curiosamente, la derrota de Rivas no .f!isminuyó Especialmente no había lugar a dudar la hostilidad que
sino que reforzó el sentido del destino de Walker. yodo hacia el gringo bajo la superficie de la cortesío
Como muchos otros soldados que salen ilesos del campo formal del nícaragüense. Aquella se expresaba en
de batalla, había ganado una especie de fuerza inte- muchas formas, desde la estudiada indiferencia de los
rior del simple hecho de que estaba vivo cuando tan- aristócratas nicaragüenses a la reprimida burla del guía,
tos otros estaban muertos Se ha notado a menudo cuando, mientras los hombres de Walker caminaban
que la repetida supervivencia de grandes peligros, crea por la selva, fueron bañados de excremento por una
un sentido de invulnerabilidad, un sentimiento secreto pandilla de monos chillones Los monos, dijo el guía
de que uno está favorecido por los dioses Después muy seriamente, por algún motivo extraño hacen esO
de la batalla sus hombres vieron en él, no desazón ni 6ólo a los Amerícanos. -
-52-
Walker na se sorprendió indebidamente, al regre- altqs normas de conducta personal, provocaban amar-
sar a León, encontrar que ti pesar de las demostracio- goS resentimientos Dos de sus hombres desertaron
nes de amistad invariable de Castellón, éste estaba los espiritus comenzaron' a animarse, sin embar-
dispuesto d entregar la Falange a merced de Muñoz. go, cuando una disputa entre Walker y un comerciante
Ei General presentó una nueva propuesto. dejar que inglé~ de Chinandega, Thomas Manning, resolvió el
las fuerzas Americanas se distribuyeran en pequeñds pro\:¡lema de municiones Este caballero había sido
unidades entre los regimientos del ejército nicaragüen- anteriormente Cónsul, y se manejaba con tanta altane-
se Tan pronto como Walker se convenció de que ría y, al mismo tiempo era tan hóbil comerciante que
Castellón estaba por apoyar a Muñoz en esta nueva nintlún nicaragüense se atrevía a oponérsele El se
propuesta, decidió llevar a sus hombres fuera de León ded-icó a considerar a Walker y su empresa con des-
o un sitio mós seguro Pero se necesitaban caballos y precio. Cuando se supo que él y sólo él en la región
carretas, y cuando le envió una solicitud de esos ele- tenía suficiente plomo para proveer una fresca provi-
",entos a Castellón, le fue ignorada . Una hora mós sión de balas pora Walker, y un oficial fue a su casa a
IOrde Muñoz hizo marchar un fuerte batallón nicara- proponerle la compra del metal, Manning lo rechazó en
güense a acuartelarse frente a los Americanos, Coma t~rminos fuertes Walker reconoció que su reputa-
para provocarlas a que se atrevieran a hacer un movi- ción entre los nicaragüenses y los Americanos estriba·
",iento; y por un tiempo pareció que la Falange téndría b!;J en el resultado del asunto, y sintió mós tensión de
que abrirse pasa fuera de León la que mostró en su propia relación "Un pequeño
peiotól') fue enviado con órdenes de tornar el plomo,
Walker, entonces, envió un ultimótum a Castellón. pagando un precio razonable Al instante el inglés
"Retire sus tropas dentro de una hora o los considero- deClaró .. que si el pelotón allanaba su casa, izaría la
remos hostiles y actuaremos de conformidad". Lo bander\] británica y pondría su casa ba jo la protección
amenoza tuvo éxito En vez de enfrentarse al pros- del gobierno britónica El oficial, no sabienda cómo
pecto de una batalla dentro de sus propias filas, Coste' actLiar¡ regresó por órdenes, y habiéndose le dicho
lIón consintió en ejercer su autoridad sobre Muñoz Las que ningún residente extranjera, excepto el represen·
trapas nicaragüenses fueron ordenadas retirarse del tante d~ la soberanía de su país, tenía el derecho de
sitio peligroso, los cabollos y carretas fueron proveídos, izar utla bandera extraña, se le ordenó que entrara en
y se permitió que los Americanos abandonaran la ciu- la casa, y que en caso que los colores britónicos
dad. estuviesen sobre ella, los rompiera y los pisoteara, re-
Quedaba aun Muñoz con quien tratar. El plan tornan~o osI el insulto proferido a la República de
en la mente de Walker era un desofí'Ó abierto contra Nicareígua por su despliegue Las autoridades locales,
el General -en realidad, un motín dentro del ejército acostLÍrt1bradas a rendirse a los deseos no sólo de los
revolucionario- apoyado por el populacho campesino, Cónsul<!~ sino también de los comercianteS británicos,
entre el que Muñoz, como implacable reclutadar de estabclh asombrados ante tales órdenes En el inalés,
hombres, era extremadamente impopular. La casua- sin embargo, las órdenes produjeron un efecto saluda-
lidad, sin embargo, hizo innecesario esta acción drós- ble, pljes inmediatamente entregó el pl(lmo para el
tica Una pequeña fuerza Legitimista apareció al sur uso de los Americanos" Mannlng llegó a tener un
de León, y Muñoz, encabezando sus tropas en una respeto considerable por Walker, v un poco mós tarde
escaramuza contra ella, fue mortalmente herido. Su le felicitó cordialmente por sus éxitos.
muerte libró a Walker de llevar a cabo su propia estra-
tagema Un resultado mós importante de este asunto fue
su ~ontribución en traer a Wolker un podero,o aliado,
El había e$cogido la ciudad de Chinandega, no Jos~ María Valle, un indio puro de oran contextllra,
ieios de León, como su cuartel general, mientras pre- rob\.lsta personalidad y aran influencia, quien había
paraba su siquiente paso, pues se sabía que los Chinan- sido Coronel del ejército Democrático, antes de que una
deganos estaban insatisfechos can la política inútil de herida seria le forzara a retirarse El atrevimiento y
Castellón Las aentes eran suficientemente hospitala- el viqor de Walker le atraían, inten"amente leal a la
ria" pero la moral de sus propios hombres le causaba causa democrótica y un astuto juez de la capacidnd
seria inauietud Desde sus puntos de vista, la expedi- combativa de los hombres, vio en el Americano murhas
ción había lIeqado a su fin. El aprovi,ionamiento de rnáo::: pc:;oeranzoc; para su partido DUo "'n pi vorilnnte
plomo para los cartuchos era tan bajo que se vieron Castellón, y le dio su inquebrantable fid~lidad Walk·
obligados a buscar en los alrededores objetos de pio- er por su parte, l1eqó a tener un afecto cordial por
rno, una búsqueda inutil, que no podían aprovechar Valla, cuva vitalidad, su profunda intuición. y su fU r7aP

para el saqueo o las mujeres sin incurrir en severos embdbnal le hada un natural 'írl""r dA hombres "Con
costiqo,. Su ¡nteré, en los propósitos de Walker se una cierto ruda elocuencia l l , Walker le describió, "es-
desvanF'cío con rapidez. Lo que ellos querían era qo.. taba acostumbrado a mover loc:; corazones d~ fas (1pntes
Zar de placeres orientales como los que el país ofrecía' con uh recuento de loe:; oerjuicios QtlA habícm c:ufrldn a
tendorse bajo las sombras tropicales, cortar las frutas !",mos del aobierno Lenitimi<ta Y la influencia dB
de los órboles, retazar can las inditas que se acicalaban Valle no estaba confinada o lo, hombres. Era un artis-
ante sus lujuriosas miradas. Chinandeaa era uno de' ta eton la guitarra, un instrumento que, con sus tiernos
las muchos pueblos nicaraqüenses donde la escasez de sonidc>s y 5U forma de muier, <:Qticfaría tanto o su
hombres hacía a las mujeres excepcionalmente sensi- ardiente pulc:ador como a la~ mui p rp 5 OUP le e",...II,.t,n-
bles En una atmósfera tal, la insistencia de Walker ban El próctico valor político del talento musical de
en frecuentes ejercicios, largas horas de guarnición, y Valle resalta en el comentario de Waiker sobre su nue-
-53-
va aliado ¡'Cuando tomaba la guitarra en sus monos nativo reclGtado. Su fría, disciplinada y firme defen.
arrastraba a los mujeres con sus cantos de amor O pa- so de sus pues,tos die> tiempo a Walker de desplegar sus
triotismo, y el control que ejercía sobre ellas, nJi era fuerzas en posiciones firmes, sobre terreno elevadri
para despreciarse en un país donde sirven hasta cierto con sus espaldas al Lago y en posesión de los edificio;
punto c<;>mo periódicos, para esparcir noticias y formar de lti Accesoria del Tránsito
ll
opinión •
Sin pOsibilidad de retirada, y a sabiendas de que
no podian esperar cuartel de parte del enemigo, los
VIII 'fa/anginas y los hombres de Valle, hicieron el mejor
usa de sus balas Después de horas de tiroteo, los
Valle procedió a reclutar una fuerza indrgena de Legitimistas huyeron. Sesenta de estos fueron encono
campesinos y trabajadores voluntarios -pues Walker trados muertos en el campo, sin un'a sola baja ameri.
prohibía reclutas a la fuerza-- para servir bajo el caria y solamente dos de los aliados nicaragüenses,
Americano, con él mismo como su capitán Cuando Walker mismo escapó milagrosamente, pues una balo
la noticia de esta actividad llegó a oídos de Castellán, desperdigada le dió en la garganta y otra le atravesó
inmediatamente envió a Valle una orden perentoria un paquete de cc¡rtcs de Costelión que llevaba en la
de desbandar la trapa Nadie se molestó en contestar. bolsa de su chaqueta Su prontitud a exponerse al
Por el contrario, Walker dirigió a .iJs Americanos al fuego enemigo y el coraje con que encabezó una carga
Realejo y los embarcó en el Vesto, donde se les reunió, contra él le ganó la indiscutible admiración de
pocos días más tarde, Valle y sus nicaragüenses. Tras sus hombres. Las tropas leonesas estaban aun mós
sus talones iba otra mensaje de Castellón' Walker de- impresionados, sin embargo, por el cuidado que tOllió
bía llevar la Falange de regreso a León en preservar las vidas de los enemigos heridos, otra in.
Esto era serio, pues Castellón era uno de esos ham- novación, pues un soldado nicaragüense herido, dejado
bres públicos esencialmente débiles que necesitaban atrás en una retirada, no podía esperar otra cosa sino
ocasionalmente ejercer el poder desnudo, como una es- ser tirado o macheteado por sus captores
pecie de afrodisíaco politice Si se le desobedecfa, bien Para Walker, la batalla de la Bahía de la Virgen,
podría usar la única arma efectiva a su disposición' de- su primera victoria militar, fue el punta crucial de su
clarar nulo el contrato con los Americanos, destruyendo campaña No podía darse cuenta cuón ampliamente
así su justificación legal para permanecer en el país, re- y con qué entusiasmo sería descrita en los Estados
duciendo su status, por tanto, al de simples filibusteros. Unidos, mas su efecto en NiCaragua era todo lo que
Walker decidió que la Falange debería salir del Realejo su corazón deseaba El país estaba profundamente
antes de que tal orden llegara El momento era apenas agitado por el triunfo DemocrátiCo, el que fue realzado
propicio, pues el cólera habí'O estall'Odo a bordo y est'Ob'O por el hecho de que el dictador; Chamarra, atacado del
causando grandes b'Oj'Os entre los hombres de Valle, cólera, habí'a muerto -un deceso que a muchos pare·
pero Walker, después de imponer severas regulaciones ció como un presagio de la ruina Legitimista
sanitari'Os a las tropas americanas, dio 1'0 orden de zar- De León, también, vino el estímulo. Walker eró
par Ninguno de la Falange cayó víctima del cólera considerado cama héroe, el hombre que habla derratd·
en este viaje, a pesar de su presenci'O en todos los con- do al Carnicero, Castellón había caído también vícti·
tornos, y lo epidemia entre los nicaragüenses fue res- ma de la epidemia del cólera y su sucesor le escribió o
tringida, hechos que sugieren que el entrenamiento Walker que una compañia de voluntarios niCaragüen-
médico de Walker estaba probando su eficacia militar. ses iba en camino para servirle de refuerzo Aun
Fue por este tiempo que sus hombres, impresionados mejor, en concepto de los americanos, fue la llegada de
por el interés en su bienestar, dieron por llamar o su un vapor del Tránsito procedente de San Francisco, can
comandante de treinta y un años, --o sus espaldas, 35 reclutas para la Falange, mientras los representan
por supuesto-- "Uncle Billy". tes locales de la Compañía Accesoria del Tránsito, que
De nuevo el Vesta se dirigió hacia el sur, y tres habían visto a Walker can desconfianza, se volvierOÍl
después anclaba en el puerto de San Juan del Sur. Allí de pronto afables y cooperadores
Walker oyó las noticias que le revelaron en toda su Su ejército consistía ahora en cerca de 250 hom
extensión los dificultades que yacían por delante Los bres -suficientes l creía, para uno ofensiva importanté.
Legitimistas no se habían engañado de sus prop,ósitos, La audacia del siguiente movimiento, si no hubiese
y 600 de sus mejores tropas se acercaban bajo el man- ·tenido éxito, le hubiera hecho el hazmerrelr de las
do de "El Carnicera" Guardiola, quien había j4rado estrategas militares. Era nada menos que la captur~
secretamente arrojar al mar a los fa/anginas. Era de la éapital Legitimista, la antigua ciudad de Granada.
esencial ocupar una posicián estratégica favorable, Usando la táctiCa de la sorpresa, embarcó su fuerza en
-una que pudiera dóminar el Tránsito--, sin dilación un vapor de la Compañía del Tránsito, desembarcó de
alguna. Lino marcha forzada llevó a él y a sus hom- noche en un punto tercano a Granada, avanzó bajo él
bres, que ahora comprendian 50 americanas y 120 amparo de la oscuridad, atacó 01 amanecer, desbandó
nativos bajo Valle, o lo Bahra de lo Virgen, el pl,lerto en unos pocos minutos la guarnición de la ciudad, Y
del Tránsito en el Lago de Nicaragua Estaban desa- 'tomó posesión de las oficinas del gobierno. Hubo pocó
yunóndose y tendiendo sus chamarras cuando ló avon- derramamiento dé sangre "El encuentro", dijo Wal·
zadilla de Guardiola, que habían seguido sus huellos, ker con indiferencio , "apenas si merece recibir el nomo
atacó al piquete de vigilancia Este piquete, compues- bre de acción" Ningún triunfo podría haber sido m6s
ta de nicaraqüenses, dio muestra del corajé y la con- éfectivo. De la noc~e a lo mañana, de ser un ave';·
fiabilidad del voluntario nativo, en cóntrapositión al a
turera militar la cabeza de une pequeña fuerza, se
--54 .....
había canvertída; para todo propósito próctico, en el y guitarras, estaban a la orden Pero el mejor entre-
hombre fuerte de la nación, pues la vida de NicOl agua tenimiento de todos era en las calles. En el frescor de
se encontraba en las fértiles tierras que se extendian la noche, las domas elegantemente ataviadas, se sen-
entre Granada y León, y dominar ambas ciudades era taban en sus ventanas mientras por las anchas :alles,
dominar el país. los caballeros, montados en sus mejores cabalgaduras,
Su primera orden, como siempre, fue una adver- con sus vestidos de colores brillantes y sombreros de
tencia a sus hambres contra el pillaje, las violaciones, alas anchas, guitarra en mano, daban sus serenatas ü
y el vandalismo. El resentimiento entre los america- sus favoritas, lucían su habilidad ecuestre e intercam-
nos se multiplicaba entre los leoneses, la mayoria de biaban chismes de casa en casa.
los cuales habían visto a sus familias sufrir a manos de
los Legitimistas, Y soñaban en vengarse Los severos Los caballos y caballeros eran tan buenos como
castigos. con los que se proponía enforzar su disciplina, cualesquiera en el mundo, y habían muchas carreras ai
provocó amotinadas murmuraciones, y por un tiempo estilo nicaragüense Al disparo de una pistola, dos
aun su fiel compañera de armas, el indio Valle, estaba jóvenes montados comenzOl ían cogidos de las manos
y correJÍan hasta que uno de ellos fuera sacado de su
enfurecida can él cabalgadura huesos quebrados, y a veces, cuellos
quebrados eran el resultado De otros deportes, tam-
IX bién, habían muchos, especialmente pelea de gallos, el
pasatiempo nacional Las corridas de toros estaban
Poco después de entrar en la ciudad, Walker pre- prohibidas por la ley, pero el azuzar a los toros estaba
sentó sus respetos al Ministro Americano en Nicara- permitido, yero tan excitante, cuando valientes mucha-
gua, John H Wheeler, y en la Legación encontró a <.In chos trataban de montar las enfurecidos animales.
numeroso grupo de granadinas y de niños que habian Los hombres podían jugar, también, en un casino o en
buscado la protección de la bandera americana los salones de billar No habían teatros, pero algunas
Asombradas por su apariencia juvenil y sus modales veces, actos de variedad britániCOS -<lcróbatas, canto-
caballerescos, le pedían misericordia, sóío para encon- res, payasos- daban sus representaciones, y uno podía
trar, que él se consideraba a sí' mismo como su protec- salir ocasionalmente para ver en un villorrio una función
tor Entre las mujeres a quien Wheeler le presentó, sagrada -una especie de auto sacramental- muy
estaba uno que le llamó particularmente la atención divertido para los sofisticados de la ciudad En ningún
Doña Irene Ohoran, una mujer soltera de sang,e espa- otro pueblo de Centro América la gente acomodada
ñola mezclada can irlandesa -su apellido se escribía vivía tan libre de cuidados Los sirvientes eran abun-
antes O'Haran- quien era uno de los bastiones de la dantes y baratos Había mucho riqueza en Granada,
sociedad granadina y una potencia en la política Legi- derivada prinCipalmente de las grandes haciendas cer-
timista Unos pocos años mayor que Walker, dimi- canas de cacao y de caña de azúcar; y cada año mu-
nuta, y con un rostro que irradiaba inteligencia, ella le chos granadinos iban a Europa a estudiar o en viajes de
tocó sus fibras delicadas Cuando fe ofreció su casa, placer
una de las mejores en Granada, para que le sirviera de Walker estaba bien consciente de que la vida
cuartel general, aceptó inmediatamente Bajó su di- descrita por Irene Ohoran, era solamente la de unos
rección admiró las bellezas de Granada Esta era cuantos centenares de famiiias No necesitaba que
una ciudad de sólo 15,000 habitantes, mucho mós pe- se le informara sobre la condición de los trabajadores
queña que León, pero orgullosa A través de verdes pobres de la ciudad, o de los indios del campo, siervos
alamedas de palmeras y naranjos, uno podía divisar la condenados a incesantes trabajos y a prematura muer-
vasta sabana azul del Lago de Nicaragua, extendida te El había vista sus destartaladas chozas, corriente-
unas cien millas 01 sur, y donde grandes peces de mar, mente compartidas con gallinas, con pisos de tierra,
el tiburón, el pez espada, el pez sierra, se encontraban paredes húmedas y camas que consistían en el cuero
en aguas dulces. Irene Ohoran señaló las islas volcá- seco de una vaca En esas habitaciones, el lujo prin-
nicas en la distancia, habitados por 'indios adoradores cipal era uno candela No sólo alumbraba, sino que
de ídolos, hostiles a todos los blancos Estaba la bella también daba pequeñas bolitas de cera, la que cuando
iglesia de Guadalupe, la gran plaza, y ef mercado -va- se posaban por el cuerpo, era el mós eficiente medio de
cío ahora, pero que mañana, cuando el pueblo com- quitarse las garrapatas que les taladraban la piel, y las
prendiera que el Coronel Waiker no tenia intenciones que eran consideradas como peor plaga que los alacra-
de hacerles daño, las celosías de las ventas se abririan nes y culebras
y cienes de mercaderas aparecían con sus coloridas Entre los granadinos, Walker se hacía más popu-
canastas de frutas y vegetales Las tiendas eran las lar a cada momento, tanto mós porque la propaganda
mejores de Nicaragua, en las que se ofrecían, tejidos de Legitimista había creado una imagen suya como de un
Inglaterra, joyas de España, sedas y vinos de Francia. sangriento y lascivo bucanero -y lo que era peor, un
En cuanto a la vida social de Granada, era extre- Democrático- de quien no se podía esperar misericor-
madamente activa Las anchas casas en las calles dia Cuando puso en libertad a un buen número de
principales eran más elegantes de lo que aparentaban prisioneros políticos que habían estado encadenados
por fuera Construidas bajas para soportar los tem- en una mazmorra medioeval, las muchedumbres se
blores, casi todas las casas tenían su patio y su jardín reunían en las calles para vitorearlo, muchedumbl es
de alegres flores, y muchas de eilas salones tan gran- compuestas en lo general, se observaba, de gente pobre
des como de baile A las granadinas les encanta- que se había abierto paso al centro de la ciudad, curio-
ba bailar, y conjuntos de seis, y hasta de diez, violines sa por ver al nuevo conqlJ,stador, un gringo y Democró-
-55-
tico Se hizo evidente o todos que estaba boja lo lo Iglesia en los primeros días de SU régimen, se sugiere
influencio de Ooña Irene, lo que se vio al dio siguiente en una carta dirigida a él en 26 de Noviembre de 1855
de su victoria Este ero Domingo, y él asistió a Miso por el Vicario General de la Diócesis de NicaraguQ'
de ocho en la Catedral de Granada, donde escuchó un "Felicito a Su Excelencia por la victoria obtenida en fa-
sermón que aconsejaba "pqz, moderación, y dejar a un vor de los principios liberales Felicito a mi país,
lada las pasiones revolucionarias". Después llamó a pues ahora saldrá de las ruinas en las que ha estado
su lado 01 cura párroco que habí'O pronunciado el ser- sumida por mós de treinta años" Por ese tiempo, el
món, el Podre Agustín Viji! --más tarde su Ministro en Vicario General estaba bajo la impresión de que Walker
los Estados Unidos- y publicamente aprobó sus senti- se estaba desligando de los extremistas partidarios De_
mientos mocráticos Mas tarde, cuando las actividades políti-
Este fue el primer movimiento de Walker en su cas de Walker comenzaron a desviarse marcadamente
política de conciliación hacia lo Iglesia Católica Ne- de las preferencias de la Iglesia, la mayoría del clero
cesitaba -y sabio que necesitaba- lo gran influencia del país se volvió contra él, mas las disputas entre ellos
del clero a su favor Sus enemigos en el exterior, así eran sobre ideoiogía política, y no sobre religión
como en Nicaragua, daban informes que él fomentaba Aun los ingleses, parecería, lo consideraban en
a sus hombres a profanar ermitas e iglesias, aun había aquellos primeros meses como una esperanza Una
uno leyenda que había enterrada un tesoro de joyas y carta de Thomas Manning, -con quien Walker había
de aro robados a los sagrados lugares del país, mas ta- altercado en Chinandega, sólo unas pocas semanas
les historias fueron encontradas más tarde que eran antes-, y quien había sido nombrado Vice-Cónsul In-
elucubraciones calculados para desacreditarlo En su terino de Inglaterra en Nicaragua, decía "Como tes-
"Cincuenta y tres Artículos del Código Militar por los tigo ocular de todos los horrares y acontecimientos que
que el Ejército de Nicaragua se ha de Gobernar", el han ocurrida desde Mayo de J 851 (el comienzo de la
Artículo I dice "Se recomiendo formalmente a todos actual revolución nicaragüense) nadie puede apreciar
los oficiales y solda'dos asistir o los servicias divinos, y mejor que yo el restablecimiento de la paz y el or-
cualquier oficial o soldado que en alguno forma se com- den Esté persuadida, Señor, que el Gobierno de
porte impropiamente en cualquier sitio de servicio divi~ Su Majestad Británica estará dispuesto a simpatizar
no será castigado de conformidad a su ofensa por con Usted" En Londi es, el Economista, publicación
sentencia de una corte marcial" altamente considerada, estaba aun deseosa de conceder
todo Centro América a Walker y los Estados Unidos.
En una ocasión, las autoridades eclesiásticas de "Nosotros na podríamos impedir la final absorción de
Granada le concedieron un préstamo de 1000 onzas Centro América por los republicanos Anglosajones, si
de plata en banas, ciertamente sín esperar que fueron es que quisiéramos -definitivamente no estamos segu-
pagadas Lo verdad de las relaciones de Walker con ras de que deberíamos"

Capítulo Once
EL ARDIENTE SOL DE NICARAGUA
político Descubrió que tenía un amante de alta posi-
ción liLas relaciones privadas", escribió Wolker en
Sea que Walker realmente se haya enamorado de una vena de extraordinario amargura, "que se dice, y
Irene Charan o na, sus hombres murmuraban libre- probablemente con verdad, existieron entre_ella y Don
mente acerca de ellos Su sobrenombre popular en Narciso Espinosa, un personaje prominente entre los
Granada era "La Niña", y por el tiempo en que los Legitimistas, le permitió infundir su espíritu en el par-
rumores se habían abierto poso en las filas de la fuerza tida después de la muerte de Chamarra" Sus senti·
americana "Lo Niña Irene" se había convertido en mientos acerca de Espinoso, a quien describió como
"Nilo Mairena". Baja este nombre apareció después, "Un hombre sin principios y sin honor", estaban teñi-
como una figura de misterio, en los escritos norteame~ dos con un resentimiento personal que no demostró
ricanos sobre Walker Los hombres perciblan, sin hacia ningún otro nicaragüense¡ y que tomó¡ finalmen-
embarga, que este no era un problema prosaico de la te, la forma de una acusación de complicidad en un
carne Mucho puede leerse entre las líneas de sus supuesto complot Legitimi.,ta contra el nueva ré~imen
prapias comentarios sobre Lo Niña Inicialmente la Cu61es eran la., pruebas contra Espinosa? Walker mis-
describió como "una ágil y acuciosa 09servadora, con mo admitió que eran IIvaqas e inciertao;;lI, sin embargo,
toda la gravedad y aparente indiferencia de la raza na- hizo que fuese deportado a la fuerza de Nicaragua
tivo fértil en recursos poro enviar informes a sus Ese desacostumbrado ardor en él, sugiere emociones
amigos Ella le habia prestada muchas servicias al que eran algo m6s que políticas Desde entonces las
partido Legitimista en días pasadas, y aun la severa conexiones entre Walker y La Niña se volvieron sim-
naturaleza de Fruta Chamorro reconocía sus atractivos plemente protocolarias
y se rendía o su influencia, cuando otros habían fraca- Antes del incidente de Espinosa, sin embargo,
soda" Irene lo guió por entre la maraña de la política nicara-
De pronta, sin embargo, aparecen en su relación güense y lo adoctrinó en las técnicas de las luchas po-
fuertes indicios de algo más que respeto par su tolento líticas, estilo Centroamericano. Al hacerlo, ella bien
...... 56-
uede haber influenciado decisiones fundamentales. Señalaba que aunque su protectorado sobre los Indios
Un gran problema estratégico se le presentó entonces, Mosquitos habra durado más de un siglo, "Todavra no
roblema que era más que estratégico, puesto que to- habr'On hecho ningún progreso hacia la civilización".
~aba el meollo de su filosofía, ¿Era él un partidario El Gobierno Británico no olvidaba por un momento, sin
Democrático, papel implícito en su contrato con Caste- embargo, los intereses de los magnates de Inglaterra
lIón o buscaba transformar a Nicaragua en un nuevo en las minas de Guatemala y Honduras, y la caoba d,e
estiÍo? Había la común impresión en los Estados Uni- Nicaragua y Costa Rica Los Legitimistas de Nicara-
dos que los ejércitos partidistas de Centraamérica no gua eran llamados abiertaménte "El Partido Británico"
rep;esentaban más que las ambiciones personales de y el Gobierno Aristocrótico de Costa Rica estaba reor-
los caciques que los guiaban, y que las plataformas de ganizando su ejército con la ayuda de un capitán bri-
los partidos servían muy poco Pero con los nicara- tánico -más tarde Coronel- John Cauty
güenses era distinto Los Democráticos habran patro- Era evidente para Walker que una exitosa revolu-
cinado extensas reformas en la rentabilidad de las ción democrática en Centroamérica podría tener lugar
tierras, en el trabajo del campesino y en el comercio, y sólo si fuese fuertemente apoyada por los Estados
contemplaban un renacimiento de la vieja Federación Unidos Pera la administración del Presidente Pierce,
de Centroamérica El Gobierno Provisorio de León y lejos de animar a los Democráticos nicaragüenses mos-
los tropas leonesas en Granada, contaban con Walker traba una fuerte inclillación en favor de los Legitimis-
para asegurar el control del país Algo menos que la tas, había reconocido a Chamarra, a pesar de su fla-
total victoria sobre los Legitimistas, creían, sería una grante violación de los derechos democróticos. La
invitación a la renovación de la guerra civil Igual- Compañia Accesoria del Tránsito, también, habia esta-
mente, los Democráticos y Liberales de las vecinas re- do contenta con Chamarra, mientras él no interfiriera
públicas, veían a Walker con grandes esperanzas El en sus operaciones Contra este trasfondo, Walker
periódico salvadoreño "El Rol" del 2 de Enero de 1856, dio por seguro que una fuerte posición partidista invi-
defendió a Walker contra los ataques de elementos con- taría al ataque, por todos lados, de fuerzas avasalla-
servadores, afirmando atrevidamente que "Esta tantas doras
veces mencionada invasión de Nicaragua por los Nor- En conclusión, la estrategia que escogió fue un
teamericanos, no es sino una diatriba y una calumnia penoso desencanto para sus amigos Democráticos
del partido aristócrata" Era la creencia de muchos Traer paz al país era su principal propósito, anunció, y
a través del Istmo que al menos que Walker tuviera esto solamente podría hacerse por concesiones recípro-
éxito en restablecer la Federación de Centroamérica cas entre los <;los partidos y el establecimiento de un
bajo la égida Democrática, nación continuarra luchan- Gobierno de coalición Sus soldados leoneses refunfu-
do contra nación, partido contra partido, y el pueblo ñaron, pero para los granadinos estas eran espléndidas
estaría condenado a incesante guerra e inevitable retro- noticias Inmediatamente Walker fue el favorito de
ceso los' Legitimistas. Recepciones dadas en su honor por
El problema no podía posponerse por largo tiem- Irene Ohoran y otros, fueron atendidas por las más
po Ya' el régimen Liberal en Honduras había sido ricas y aristocráticas familias de la ciudad, que ahora
arrojado del poder, y el depuesto Presidente, Trinidad consideraban a Walker como la única barrera entre
Cabañas, quien sin reparo habia enviado tropas a lu- ellas y la venganza de los Democráticos Se le acorda-
char al lado de los Democráticos nicaragüenses en su ban todos los honores; cuando entraba a un salón
hora de necesidad, pedía a Walker similar ayuda Po- hombres y mujeres se levantaban y aplaudían Los
dla él, debía él, rescatar la Democracia hondureña? granadinos, en realidad, estaban sorprendidos por su
Esta era la cuestión que Walker tenía que decidir habilidad en controlar, tanto a las fogosas tropas leone-
sas, como a los barbudos gringos Cuando uno de los
El aceptaba completamente el punto de vista que americanos en una borrachera, inexcusabfemente tiró y
las cinco Repúblicas Centraaméricanas debían conso- mató a un muchacho nicaragüense, y Walker lo some-
lidarse. El Gran Sello del Estado que había diseñadó tió a corte marcial y fue ejecutado, la ciudad sintió que
para el Gobierno de Nicaragua, mostraba los cinco vol- al fin hobí'a un militar 01 servicio de lo justicia
canes en un grupo, con el sol naciente detrás del prime-
ro y la leyenda Dios-Unión-Libertad En la bandera
que adoptó -don anchas franjas horizontales azules II
y una blanca en medio- el centro estaba dominado por
una estrella roja de cinCO puntas, Pero una concep- La dinámica energía del Americano también im·
ción política era una cosa, la realidad militar otra El presionó a los nicaragüenses Sus horas de trabajo
~stoba menos engañado que los entusiastas Democrá- eran desde las seis de la mañana hasta las diez de la
tlcos por las apariencios de su triunfo El poder Legi- noche, su única recreación diaria era un paseo acaba·
timista no podía ser roto fácilmente. Su ejército, bajo 110 Confrontado con los miles problemas del momen-
el General Corral, todavía ocupaba posiciones fuerte- to, encontró, sin embargo, tiempo para lanzarse a
mente apertrechadas en la ruta del Tránsito yero mu- nuevos y ambiciosos proyectos, entre ellos, el estable-
cho mayor que las fuerzas al mando de Walker Y cimiento de un periódico oficial. Uno de sus Califor·
a través de Centroamérica, tras los conservadores y nianos había sido impresor y editor; importaron de San
aristócratas, estaba no solamente la influencia prevale- Francisco una prensa y algunas fuentes de tipos y pudie-
ciente de la Iglesia, síno también la de Inglaterra. ron impravisar un semanario señaladamente competen-
• Parte de la oposición de Walker a Inglaterra se te, El Nicaragüense, parte en inglés, parte en español.
debla a su índiferencia por la situación del pueblo. Desde el principio fue uno de los principales instru-
-57-
En este númelo de "El NicalagüellSe" se afilma que Una sede biogláfica de 'Val1{el. "El Hombre del Destino"
aunqne 'Vall{el no es el Plcsidente, "es el gobielllo de apalcció en este pelÍódico de New Ol1eans poco después
Nicalagua como Louis Napoleón es el gobierno de su eleccióü como Plcsidente de Nicaragua.
de Fluncia".
mentas de Walke., a través del cual informaba de sus Estados Unidos cogieron la historia, y por un aña, era
propósitos a los granadinos y al mundo Regularmente raro que un artículo sobre Nicaragua no se refiriera a
se enviaban ejemplares a los Estados Unidos invitando los ojos grises de Walker
a los americanos a compartir de los exóticos placeres y Aún la sofisticada mentalidad eUlopea se impre.
el futuro brillante de la bella Nicaragua, y la influencia sionó con él Los periódicos britániCOS que con iente-
del periódica en la pi ensa americana, que lo citaba mente se burlaban de la política amelÍcana, y de sus
frecuentemente, desempeñó un papel importante en la principales figuras, se sintieron constreñidos a informar
llegada de cerca de un millar de reclutas al servicio de sobre las acciones de Walker y sus declaraciones, dán-
Walke. en el año siguiente La opinión pública polltica doles la debida atención, y mencionando su nombre
fue similarmente formada. El Nicaragüense hizo saber con mós frecuencia que el del Presidente de los Estados
ciar amente que Walker no era ni un sirnple filibustero, Unidos El Gobierno de España lo hizo el tema de re-
ni un peligroso revolucionario, sino el IIregeneradOlIl de petidas y ansiosas notas a sus representantes en
tan abusada e infeliz nación. Los .esultados se veian Washington, Londres, París, México, y Habana. En
en muchos periódicos americanos en los que el escep- Francia, el Emperador Napoleón 1II solicitó un memo-
ticismo cedia el paso a la aprobación. El influyente róndum especial sobre Walker a su Ministro de Rela-
Alta California, que por un tiempo había hecho mofa ciones Exteriores La Revue des Deux Mondes pubiicó
del filibustero -"Que héroe el que se ha vuelto Wal- un extenso artículo sobre el significado de sus realiza-
ker! Guillermo el Conquistador, Cortés y Pizarra no ciones, colocóndolo entre las grandes figuras políticas
son sino precursores de uno más grande, el predestinado de /0 época, "el rival de Washington" Otros periódi-
conquistador de Centroamérica!"- muy pronto admi- cos circulaban el rumor de que Walker era un aristó-
tía en San Francisco que "Walker, en su campaña de crata francés de nacimiento y un formidable amante de
Nicaragua ha most.ado ciertamente un buen grado de mujeres, y por un tiempo fue la comidilla de París.
habilidad, perseverancia, enelgía y una vasta suma de Europa estaba fascinada, no tanto por el dramá-
habilidad política" y lo felicitaba también por "El con- tico hecho que, con un puñado de hombres, Walker
siderable grado de habilidad" mostlodo en su petiódico. había rápidamente conquistado un pai's y llegado a ser
Walker tuvo éxito especial en rodear su nomb.e su dictador, como por los resultados prácticos de su
con una aura de predestinación. Había una antigua acción Iban los Estados Unidos a entrar en una fase
leyenda entle los indios nicaragüenses en la que el imperialista? Acostumbrados a los modos de sus pro-
pueblo, un día, seria traído a la luz por un redentor, el pios gobiernos, los hombres de eslado de Inglaterra,
que seria reconocido por sus ojos grises Walker se Francia, y España, encontraban casi inconcebible que
había encontrado con esa leyenda en sus lecturas, en él se hubiese empeñado en tal proyecto, -por no decir
tales circunstancias puede que aún haya estado incli- habe. tenido éxito en él-, sin la ayuda so/apoda der
nado a creerla El Nicaragüense no dejó lugar a du- Gobierno de Washington Los ingleses, especialmente,
das de que él era "El hombre de los ojos grises del no podían creer que estuviese solo y esperando que de
destino" "La semana pasada", informó el periódico! un momento a otro recibiera el reconocimiento y la
f1vimos en Granada una delegación de indios, que rara- ayuda de Washington, fueron cautelosos en sus prime-
mente visitan la ciudad, que deseaban ver al General ros tratos con él.
Walker Estuvieron encantados de su amable recep-
ción y le presentaron sus sinceras gracias por libertarlos
de la opresión y por el actual estado de quietud en el III
país Pusieron a sus pies las sencillas ofrendas de sus
frutas y de sus campos y le ensalzaron como al "Hom- Como el hombre fuerte de una República Centro-
bre de los Ojos Grises" tan larga y ansiosamente espe- americana, Walker sufrió la seria carga de su educación
rado por sus antepasados". Los periódicos en los purítánica. Instintivamente los nicaragüenses sihlle-
ron que él estaba eil extrema opuesto de sus propios Hociendo a un lado su temperamento, Walker se
temperomentGls. Wolker podía haber simpatizado con mostró como un astuto pulsador del sentimiento popu-
SUS tristezas, pero nunca podía gozar de sus praceres, lar Hablaba poco sobre sus planes para el país.
una fuerza dominante que une a los hombres en la vida Cuando el concejo municipal de Granado formuló una
diaria Al juego de gallos, deporte favorito de Grana- petición urgiéndole asumir la Presidencia de Nicaragua,
da privadamente lo cansiderEba detestable. El no se él se lo reprochó en términos calculados poro calmar
reí~, Y apenas si sonreía Que había un cierto humor los ansiedades Legitimistas Ellos no tenían derecho,
irónico en Walker se muestra en muchos pasa les de les dijo, de hacer lo oferto, ni él de aceptarla, mucho
SUS escritos, pero para él las abiertas demostraciones mós apropiado sería lo elección de un hombre tal como
de contento eran un signo de debilidad El había el Comandante en Jefe Legitimista, General Ponciono
leído a Hobbes, quien decio que la riso, en el fondo, Corral, con un gabinete escogido entre los mejore$
expreso un sentimiento de superioridad, más él escogiá hombres de cado partido
disciplinar ese sentimiento dentro de sí' mismo Sus Este poso fue debidamente aprobado tanto por los
modales selios no eron la postura de un hombre con Americanos en Granado, como por los Legitimistas.
una pena romántica, ni elan el estilo seco de sus ante- El Ministro Wheeler fue tan bien impresionado por la
pasados escoceses, expresaban la determinación asce- producción de Walker que se ofreció ir a Rivas,
tico de vivir al más alto nivel de autodominio de que -donde Corral tenía su ,cuartel generol-, para servir
fuera capaz Para los nicaragüenses esto era incom- de intermediario entre los dos; yeso que Walker no
prensible Respetaban su habilidad para controlar a gozaba de ningún status legal en los Estados Unidos
otros hombres, pero se sorprendían de su insistencia en Wheeler era un hombre afable e impresionable, antiguo
controlarse a sí mismo En su mundo feudal, lleno de soldado él mismo, que corsiderabo o Wolker como un
tangibles miserias, de inminentes dolores y muertes gran hombre,. como uno rarp combinación de virtudes
súbitas, era naturalmente sensato conciliar con aque- militares y refinamiento intelectual Poco tiempo des-
llos más fuertes que uno, tomar ventaja del débil, y pués su admiración por el héroe se expresaría en una
gozar libremente de tales placeres de la carne como extraordinaria colección de Wolkeriana Pera en su
fuese posible, mientras uno pudiera Si la civilizacián intento de negociar con Gorral, se excedió tonto en su
norteamericana significaba un modo de vida menos autoridad como en su talento Corral, un hombre de
sensual del que estaban acostumbrados, no querían convicciones y fuerza personales, lo consideró como el
nada de ella Aún el modo de vestirse de Walker les instrumento de Walkel, la insultó, y le declaró sus in-
poreció extraño ¿Quien había visto a un dictador tenciones de proseguir la guerra contra los Democráti-
que llevara un corriente saco azul, pantalones obscuros cos (*)
baratos y un sombrero negro de fieltro con una cinta Más efectiva que lo intervención de Wheeler fue
roja partidista y que, además, no llevara armas, ex- lo subrepticia influencia de Irene Ohoran entre los Le-
cepto en el combate? gitimistas Cómo persuadió a Corral no está claro,
pero justamente cuando la situación parecía más peli-
El problema principal que se le enfrentaba a grosa, una carta suyo llegó a Granado, ofreciendo re-
Walker, dicha muy simplemente, era de que él quería cibir o Walker paro conversaciones privadas Sin duda
regenerar a Nicaragua y que los nicaragüenses no con gran sorpresa de Irene, Walker ahora le hacía re-
querían ser regenerados, o, más precisamente, que las sistencia Si Corral deseaba una reunión, decía, ten-
gentes acomodadas y el clero deseaban que las cosas drá que llevarse a cabo en Granada, pues percibía que
quedaron como estaban, y el pobre analfabeta, los in- el primer paso franco hacia la conciliación de una u
dios y mestizos, no aspiraban sino a un poco más de otro porte se consideraría como una señal de debilidad
alimentos y ropós. Su larga experiencia con los dioses En el preciso momento que necesitaba un medio
indígenas y 'os gobernantes españoles les había quitado para ejercer presión sobre Corral, inesperadamente le
lo esperanzo A la mayoría del plJeblo nicaragüense llegó uno a sus monos por una peculiar cadena de
le porecia que las dificultades de su vida sólo podri'On acontecimientos Un contingente de reclutas de Cali-
hacerse peares con lJn cambio radical. Politicamente, fornia acababa de llegar a Nicaragua, y sus jefes, ac-
vivían en un mundo salvaje de pasiones sin principios, tuando sin el conocimiento de Walker, y aun antes de
no estaban en favor de algo; estaban simplemente con- habérsele presentado, decidieron para su propio en-
tra todo; SU actitud bien puede describirse como grandecimiento, atacar a las fuerzas Legitimistas en
onti-isma. Seguírían a I.lt'l líder revolucionaría poro el Lago de Nicaragua. Requisando un vapor del
oyuporle o destruir o un gobierno opresor, pero tan Trónsito, hicieron fuego sobre uno fortaleza que domi-
Pronto como el nuevo gobierno estaba establecido, o naba el Lago y que estaba controlada por Corral El
Su vez se volvía su enemigo, pues repl esentabo el odia- resultado fue desastroso No sólo fueron forzados por
do poder de la ley Cada intento en el pasado de trqer medio de bombardeo o escurrirse o lugar seguro, sino
mejoras modernas había sido fieramente resistido que provocaron a los Legitimistas o represelios en los
linos POCO$ años antes de Jo llegado de Wolker al país, que un número de inocentes pasajeros del Tránsito, in-
u.n rico terrateniente nicaragüense de singular progre- cluyendo mujeres y niños, fueron masacrados
SISmo y benevolenci<;J, había importado de los Estados La crisis era de lo más serio porque Walker nece-
\..In!dQs la maquinaria neceSaria para la refinación de sitaba de los servicios de los oficiales americanos que
ozucar, con el resultado de que lo maquinaria fue habían ordenado el ataque, y de cuyo cooperación de-
prontqmente desbaratada Y él fue asesinado por los pendía el arribo de futuros refuerzos de California.
CO~pesinos, a quienes se les dijo que sus medios de vida
C·) (Senate Exec Doc. 68, 34th Congo ~ SerSl).
senon destrufpos por los nuevas máquinas.
-, 59-
cumplimíentos, de modo que a su llegada a la Casa de
Gobierno, la tensián entre ambos había dísminuido
En lo conferencía que siguió, Walker se permitió apa-
recer en desventaja Corral tenia poder paro hablar
oficialmente en nombre del Partido Legitimista, pero el
Americano no había recibido tal autoridad del régimen
Democrátíco de León, y el tuvo cuidado de limitarse a
tales declaraciones como las que correspondían "al
Coronel Comandante de las fuerzas que ocupaban
Granada Por c9nsiguiente, dejá que Corral "desarro_
llara libremente los términos que deseara, diciendo
muy poco en el sentido de objecián o enmienda. . El
tratado, tal como fue firmado, fue casi exclusivamente
la obra de Corral". (*)
Ero un documento razonable Estableciendo un
Explosión dcl vapor dc río UScott". Gobierno Provisorio, nombrando como Presidente o un
viejo y respetable caballero de tendencias conservado-
Con ellos no fue más allá que de un severo regaño, el ras, Don Patricio Rivos, haciendo a Corral Ministro de
ardor de su ira se desencadenó contra los Legitimistas la Guerra, agradá o los Legitimistas, mientras que los
en el incontrovertible terreno de que su ataque sobre Democráticos se habían de satisfacer con reformas
los pasajeros del Tránsito hablo sido cruel más allá de constitucionales por las que estaban luchando, y a
una necesidad militar En un colérico pronunciamien- Walker se le dio el puesto de Comandante en Jefe del
to, pidió el cá5tigo de aquellos granadinos que, por su Ejército En el hecho de que él, que no había tenido
oposición a la idea de un país unificado, habían urgido experiencia militar alguna hacía coso de un año, asu-
al General Corral a mantener su resistencia armada miera ahora el rango de General, sus críticos en los
Estos conspiradores Legitimistas eran l/moralmente res- Estados Unidos más tarde veían lo prueba de su de-
pongobles" por la tragedia de los pasajeros del Trán- senfrenada vanidad, pero es difícil ver cámo de otra
sito, declaró Walker, y la culpo era especialmente gra- manera hubiera podido comandar un ejército ya repleto
Ve en el coso de Moteo Moyorgo, anterior Ministro del de generales
gobierno Legitimista Mayorga, que poco antes habla Unos pocos días después llegó la noticia de que
sido arrestado por sospecha de traicián pero que había León aprobaba el tratado confirmando con ello la paz
sido puesta en libertad bajo su poi obro de honor a pe- Todos las campanas de Granada repicaron Los Legi-
tición de Wheeler, y que efectivamente estaba viviendo timistas, especialmente, estaban entusiasmados por lo
en su casa, se había aprovechado de lo indulgencia de que ellos consideraban ser un triunfo diplomático,
Walker para intrigar contra él y animar a Corral puesto que, después de todo, ¿qué era una simple
Walker lo hizo poner bajo custodia, sometió los hechos constitución comparada con el poder de administro-
a uno corte marcial que inmediatamente encontró o ción? A Corral se le oyá gritarle o Irene Ohoran, al
Mayorga culpable de conspirocián paro fomentar la pasar a caballo una tarde por su casa "Les hemos ga-
guerra civil, y lo entregó a un pelotán de fusilamiento. nado con su propio gallo". Este chisme lIegá a oídos
Cuando Mayorga fue conducido o la plaza y pú- de Walker y La Niña
blicamente ejecutado, los soldados leoneses se regoci-
jaron, y los Legitimistas temblaron ¿Quién sería el El júbilo de Corral fue, sin embargo, prematuro.
siguiente? ¿Era este el principio del reino de terror Desde el principio, él malinterpretó el carácter de
Democrático que habían temido? En medio de lo agi- Walker. El esperaba encontrar a un matán que inten-
tación, Walker envió un mensaje o Corral Desde ese taría dominarlo, engañarlo y aun humillarlo, con el
momento, juró, todas los familias granadinos de oficia- objeto de imponerse Descubriendo en cambio o un
les del ejército Legitimista serí'an considerados como hombrecito quieto y cortés, con un profundo respeto o
rehenes a cambio de la buena conducta de los soldados la ley, se desencantá El mismo era alto y de majes-
de Corral El efecto fue mágico A una voz los ofi- tuosa presencia, y este hecho puede haber contribuido
ciales de Corral le urgieron hacer lo paz Y él se fue a su idea de que Walker podría ser reducido a un papel
inmediatamente a Granada. subordinado Muy pronto su error se le hizo evidente.
Walker habia basado sus cálculos en las interioridades
que recientemente había descubierto en la mente del
IV recluta nicaragüense, y los acontecimientos demostra-
ron que estaba en lo cierto Con el anuncio de la paz,
En las afueras de Granada, Corral fue recibido por las guarniciones Legitimistas en los pueblos, que con-
Walker y una escolta de montados, y a paso grave se sistían principalmente de indios y mestizos que añora-
dirigieron juntos 01 centro de la ciudad Walker, más ban por sus hogares, se esfumaron; y Walker, como
tarde, recordaba el entusiasmo de los granadinos ante Comandante en Jefe, no hizo nado para impedir sU
el espectáculo "Mientras pasaban, las puertas y ven- desercián En unas pocas semanas lo autoridad de
tanas de las cosas estaban llenas de mujeres y de niños, Corral sobre el ejército se había vuelto meramente
vestidos con los brillantes colores del país y sonriendo nominal; el verdadero poder de coaccián descansaba
a través de las lágrimas antes los prospectos de paz".
En el camino, los dos hombres se expresaron mutuos (.) (Wílliam Walker, La Guerra l!11 NicoU1KUB, P J2&).

-60-
ehora en lo Falange, y Walker no perdió tiempo en ejer- de Granada, inmediatamente la puso en mal'los de un
citarlo. oficial leonés y dentro de uno hora estaba siendo leído
Se suscitó uno cuestión en cuanto o lo escogencio por Wolker, junto Con otros dos notos de lo mismo
de un funcionario del gabinete responsable de las rela- especie escritos por Corral Lo situación así creado,
ciones con los otros repúblicas de Centro América. mientras en cierto modo ventajoso poro Walker, tam-
Poro resentimiento de Corral, Walker insistió que el bién lo enfrentaba ante un grave problema Que
cargo fuero 01 mós celebrado y ardiente revolucionario Corral tenía que ser descubierto y castigado ero eviden-
entre los generales Democróticos, al General Móximo te, por el hombre era muy querido en Granado. Preso,
Jerez que también era un intelectual, doctor en le- sería un centro de conspiración; ejecutado, un mórtir
y
yes con quien Wolker hablo tenido largos converso- o cuya memoria miles se reunirian; mientras que un
cio~es en León. Tal nombramiento significaba paro castigo leve provocaría amargo resentimiento entre los
Corral uno serio amenazo 01 control de la administra- tropos leonesas, quienes podion aun sospechar que
ción Y de todo lo gente acomodado del istmo entera. Walker apoyaba o los Legitimistas contra ellos
Si les Democróticos extremistas iban o tener el control, En un torvo estado de ónimo, Walker notificó al
no sólo del ejército sino también de los comunicaciones Presidente Rivos que una emergencia exigía uno inme-
intergubernomentoles, podrian estor en capacidad de diato reunión del gabinete, y Corral, sin husmear el
promover revoluciones en los paises vecinos 01 norte y peligro, asistió. A los' ministros reunidos Rivos dijo'
el sur A todo costa Jerez debio mantenerse fuera "El General Wolker tiene algo grave que comunicar-
del gabinete, Y Corral dijo agitada y francamente que nos" Wolker poniendo los cortos fatales frente o
él no servirio en el mismo gobierno con el leonés Corral, le preguntó "¿Usted los escribió, General?"
Wolker replicó simplemente "Entonces debemos refe- Corral se puso pólido, pero manteniendo su dig-
rir el asunto 01 Presidente" Por entonces, todo Gra- nidad, admitió ser el autor de los cortos, las que fueron
nado estaba conciente de que el Presidente Rivas con- entonces leídas en voz alto al gabinete "Señor Pre-
sideraba 01 Americano como lo única esperanzo de paz sidente", dijo Wolker o Rivos, "yo acuso al General
paro Nicorogu, y nunca se le oponía Corral de traición y pido ordene su arresto" Rivos
Corral se despertó muy tarde ante lo fuerza de asintió tristemente Un oficial leonés que esperaba
mando de Wolker Aunque no renunció del gabinete, fuero de la puerta fue llamado. Corral entregó sus
sintió que lo causo Legitimista estaba perdido en Nica- armas y fue hecho prisionero.
ragua Sus presentimientos fueron reforzados por lo
evidente determinación de lo soldadesco leonesa en
mantener su solidaridad partidista Walker hobia
v
emitido uno orden exigiendo a los tropos de ambos El crimen de Corral, cometido como funcionario
partidos remover de sus sombreros los colores de sus civil, exigía procedimientos Civiles El nuevo gobierno,
filiaciones políticos, la cinta roja de los Democróticos, sin embargo, no había establecido un juzgado civil, y
la cinto blanco de los Legitimistas, y usar en cambio ero evidente, odemós, que ningún nicaragüense podio
lo cinto azul de lo noción, con lo leyendo: NICARA- esperarse fuese imparcial en este asunto. El gabine-
GUA INDEPENDIENTE Los Legitimistas obedecie- te, por lo tonto, decidió por uno corte marcial compues-
ron, pero la cinto rojo permaneció en lo mayoría de los to en su totalidad de oficiales americanos. No se
sombreros Democróticos Corral consideró esta persis- perdió tiempo, el proceso fue llevado con ¡usticio, el
tencia del espíritu revolucionario como de mol augurio veredicto fue condenatorio; la sentencia, "muerte por
Solamente por medio de la intervención de otros parses, fusilamiento". Mas lo corte fue unónime en pedir o
pensó, es que podrran, él y sus amigos, salvarse Walker que mostrara clemencia con el reo
Con tal convicción, escribió uno carta impulsiva al El peso ahora caía exclusivamente sobre sus
nuevo Director de Honduras, y lo envió por medio de hombros. No importo cuól su decisión, sólo podría
un mensajero secreto Viniendo del Ministro de lo dañarle. Eso ero evidente Al fin cayó en los prin-
Guerra del·Gobierno de Nicaragua para el jefe de otro cipios de John Knox y sus antepasados escoceses, en lo
estado, esto carta tenía inequívocamente el sello de lo creencia del voJor del ejemplo admonitorio ¿Cómo
traición. "Mi estimado amigo Es necesario que le podría el trotado de paz que él y Corral habían solem-
escribo o los amigos advirtiéndoles del peligro en que nemente jurado mantener "continuar teniendo la
estamos paro que trabajen activamente. Si se dilatan fuerzo de ley, si su primero violación -yeso por el
dos meses, entonces no habrá tiempo Piense en hombre mismo que lo había firmado- se permitía que
nosotros y en sus ofrecimientos .. Nicaragua estó posara sin castigo? . Piedad para Corral hubiera
perdida, perdido Honduras, El Salvador y Guatemala, sido uno invitación poro que todos los Legitimistas se
SI dejan que esto tome cuerpo Que vengan pronto, si empeñaron en similares conspiraciones",
es que quieren encontrar aliados" Se dio lo noticio Corral iba o ser fusilado In-
Algunos historiadores han visto en esta carta una mediatamente hubo un gran clamor en lo ciudad
advertencia en contra de lo captura del istmo por Sacerdotes y notables rogaron a Wolker suspendiera la
Wolker poro los Estados Unidos, <pero hay mós razón sentencia "Lo noche antes del dio fatal", él mismo
~oro creer que el gran temor de Carral era el triunfa relató, "los hijos de Corral, acompañadas de muchos de
e los Democróticos en todo Centro América. Desa- los mujeres de lo ciudad, vinieron con sollozos y an-
fortunadamente para él, el mensajero que escogió po- gustias y lógrimos" o rogar por la vida de su podre
ro llevar esta peligrosa misiva, tenfa profundas quejas En toles momentos un hombre de sangre lotíno, un
Contra los Legitimistas En vez de llevar la corta fuera Bolívar o un Son Martín, podría haberse dejado arras-
-61-
trar por la misel icordia, podría haber conmutado la fuerza substancial de voluntarios tomaría meses; no te.
pena, y haberse hecho querer, aunque fuera bre- nía fe en los soldados nicaragüenses reclutados a la
vemente, por el populacho Peto Walker, congénita- fuerza, sólo. tenía unos pocos centenares de America~
mente adverso a despliegues emocionales, op1ó por nos detrás de él, y con tan pequeña fuerza, sólo veía
permanecer indiferente "Aquél que sólo mira el dolor un medio de ganar una guerra simultánea contra Costa
presente, y no ve en la distancia los dolotes mil veces Rica, Honduras y los Legitimistas nicaragüenses Ese
mayores que una inoportuna misericordia puede Clear, medio, eta persuadir al gobierno de los Estados Unidos
no está preparado para los deberes de la vida pública", a cooperar en el envío de voluntarios y provisiones en
escribió en justificación propia Con todo, se sintió buenas cantidades "Dejemos que el enemigo dé el
profundamente perturbado por "tales ruegos como las primer golpe", le dijo a Jerez, pues si aparece como el
hijas del prisionero hocíon/l y él l/cerró la penosa en~ agresor puede enajenarse las simpatías del pueblo nor-
trevista tan pronto como el sentimiento lo permitió". teamericano, con el que contaba para la victoria final
Un esfuerzo en favor de Corral por pOlte de Irene Estuvo de acuerdo en una concesión Cabañas
Ohoran, fue igualmente infructuoso fue invitado a venir a Granada a presentar su caso en
La ejecución del general Legitimista, el 8 de No- persona y fue recibido con todo respeto El era uno
viembre de 1855, dejó a Walker como el omo indiscu- de esos dedicados revolucionarios que, por amor a la
tible del gobierno de Nicoraguo Pero mechones del humanidad, estaba listo "a abrazar a la Libertad sobre
cabello del cadáver de Corral y poñuelos empapodos un montón de cadáveres l l Pero Walker permaneció
en su sangre, fueron preservados en muchos hogares firme frente a la solicitud hondureña, una decisión que
granadinos, simbolos de la venganza futura Donde más tarde le aparecería como fantasma a molestarlo
Walker había sido temido, fue de pronto odiado Un El impetuoso Cabañas y el fiero Jerez se sintieron de,
pueblo acostumbrado o la ardiente crueldad de la ira, fraudados Les pareció, como Jerez escribió después,
no podía esperarse comprendiera la lúcida y fría cruel- que Walker no estaba buscando una Victoria demo-
ded de lo razón Si Walker hubiera gritado o los crática, sino el poder personal, y convencidos de esto,
cuatro vientos lo denuncia de Corral y lo hubiera opu- solieron disgustados de Granado y se dirigieron a pro.
ñaleado personalmente, le hubieran comprendido mejor tegerse en León .
y se hubieran sentido más unido a él, pero no podían VValker estaba aprendiendo las verdades amargas
perdonarle su desapasionado e inconmovible juicio de del poder que cada decisión significativa del jefe, crea
que el hombre tenía que morir. un nuevo enemigo/ y que cada significativo enemigo
impone una nueva decisión, que aunque, a lo mejor, el
apoyo crece aritméticamente, la oposición puede crecer
VI geométricamente A pesar de la confusión de fuerzqs
a su alrededor, el veía la situación más claramente de
Mientras Corral vivió, los grupos conservadores lo que lo hacían sus consejeros y críticos Al fin, todq
dominantes en Centro América se habían reservado el dependla de la ayuda, en hombres y dinero, que le lle-
juicio sobre el régimen de Rivas, pero con su muerte gara de los E,tados Unidos Si tal ayuda era sufi-
llegaron a la conclusión de que Rivas era una simple ciente, él podría estar capacitado para federar las
figura decorativa poro los Democrático,; 1 El.voluciona-
repúblicas del istmo, traerlas bajo "la influencia civili.
rios dirigidos por los Americanos Walker hizo dili- zadora del pueblo Americano" e introducir las institu-
gentes esfuerzos para calmar su animosidad Una ciones democráticas De otra manera, la causa de Iq
carta circular fue enviada a las otras cuatro repúblicas Democracia en Centro América era una causa perdida.
del istmo, declarando los propósitos pacíficos de Nica-
ragua y solicitando su amistad Sólo el pequeño El El gobierno Británico compartía sus puntos de
Salvador teplicó en la misma forma En Guatemala, vista Como la prensa de Londres lo expresaba cla-
Honduras y Costa Rica la carta fue ignorada, mientras ramente, la gran cuestión en la Oficina de Negocios
los periódicos oficiales atacaban despiadadamente al Extranjeros, acerca de la América Central, era que si
gobierno de Rivas Por entonces, centenares de Legi- Walker, además del apoyo popular y del Congreso, te-
timistas nicaragüenses comenzaron a cruzar la frontera nía el respaldo del Presidente Pierce Si así era, seríq
de Costa Rica, buscando asilo y ofreciendo sus servicios muy difícil impedir el éxito de Walker Londres ano-
en una guerra contra los Americanos¡ y el partido taba que el Presidente Pierce había pedido al Congreso
equivalente en Costa Rica, los Sel viles, exigió que la un fondo discrecional de tres millones de dólares, parq
nación mobilizara un ejército ser usado en caso de una ruptura con Inglaterra, y de
Walker se encaró a una nueva decisión atacar, que un proyecto de ley para la construcción de die~
o esperar ser atacado? El General Jerez, cuya presen- nuevos barcos de guerra estaba siendo apresurado en
cia en el gabinete había precipitada la crisis de Corral, el Senado Inoportuna intervención Británica en Cen-
le urgía tomar la iniciativa La democracia Centro- tro América podía hacer estallar una guerra costosa e
americana es indivisible, le dijo a Walker, y le esbozó indeseable, en un tiempo en que los contribuyentes in-
un atrevido plan Reunir a todos los Democráticos del gleses estaban todavio rezongando por los gastos del
Istmo Mobilízar un gran ejército Democrátíco laberinto de Crimea
Enviar tropas, Americanos entre ellas, para restaurar Afortunadamente, desde un punto de vista Bri.
a Cabañas en el poder de Honduras Moverse rápida- tánico, el Ministro Americano en Londres, James Bu,
mente contra los costarricenses Llevar el gobierno chanan, parecía ansioso de apoyar la posición de
nicaragüense a León Comenzar a luchar Walker Inglaterra y usaba su influencia para ese fin Su acti,
estaba tentado pero no convencido Levantar una tud fue particularmente significativo porque ero seguro
-62-:
~e sería él candidato o la Presidencia en 1856 Co· a ser Presidente. Para tal efecto se despacharan ins·
q o un político astuto, estaba segura que tras los bom- trucciones a los agentes diplomáticos de Inglaterra en
~alinas, Jet influencio Británico sería un factor de peso Centro América, mientras un embarque secreto de ca-
en la preferencia presidencial de los ricos y poderosos ñones se envió a Costa Rica Aunque la figura político
omerelontes conservadores de Nuevo Inglaterra y New dominante de ese país, el Presidente Moro, estaba an-
york En Una carta privada a lord Clarendon, el sioso de "10rchar sobre Granado, sus consejeros britá~
Minisfro de Relaciones Exteríores, en cuya amistad "'icos le e/consejaron esperar Mientras tanto Mora
Buchonon tenía gran sotisfocción, el Americano había 'tuvo que contentarse Con declaraciones denunciando a
escrito que "los amistosos oficios de los dos gobiernos, lo Falange Americano ---<J los Rangers, como Walker
exígirí'on enderezar los cosas en Centro América", y su lo hobia rebautizado "aHn venido o Centro América
única aflicci6n sobre su posición parecía ser "Qué dirá en busco de nuestros esposos y de nuestros hijos, nues-
Mrs Grundy?" . Que Buchanan copitul.ó (*) tros hogares y nuestras tierras, satisfacción para sus
pasiones bastardos, alimento poro sus apetitos desen-
El Ministerio de Relaciones Exteriores juzgó opor- frenados" Cuando esto diatriba fue leído en Grana-
t~no vigilar, esperar y fortalecer el ejér~ito de Costa do por los hombres de Walker, -quienes se iban
Rica hasta que los propósitos de Washington pudieran haciendo codo día más reacios boja su estricto disci-
ser mejor comprendidos, o hasta que Buchonan llegara plína-, provocó un buen' tonto de riso sardónico

Capítulo Doce
MEFISTOFELES COMO ENVIADO
que dudarse, aun cuando no soliera a la superficie lo
Compañía del Tránsito, ansiosa de ver estabilizada la
Dos meses ontes de lo ejecución de Corral, y poco situación de Nicaragua, estaba listo o llevar sin costo
antes de lo batallo de lo Bohío de lo Virgen, cuan\:lo lo alguno hasta 500 voluntarios Y esto más, había di-
estrello de Wo/ker parecía vacilante, un antiguo ca· nero listo para las parentorias necesidades de Walker
nocido suyo subió o bordo del Vesta en el puerto de El nuevo Agente General de la Compañía en Nicaragua,
Son Juan del Sur, el publicista y promotor de Socro- C J McDonald, recientemente llegado de San Fran-
mento, Parker French, aquel que decía gozar de la cisco, podía poner $20,000 a lo disposición de Walker
confianza de Cornelius Garrison French tenía algo tstas eran palabras mágicas en los oídos de Wal"
q~e deCir que llamó la atención de Walker Si Wal- ker ti problema de aprovisionar y pagar o sus hom-
ker le daba la necesario autorización, él regresaría a bres no lo dejaba en paz, pues el tesoro nicOl agüense
Son Francisco, reclutaria setenticinco hombres, y los estaba vacío Hablaron de la remuneración de French
Itoerio o Nicaragua en un vapor de lo Accesorio del por conseguir la ayuda de lo Compañía Si la prome-
Tránsito, por cuenta de la Compañía. tida cooperación se materializaba, deda French, espe~
Aunque Walker estaba consciente de las sombras raba que lo nombraran Ministro de Nicaragua en
sobre la reputación de French, él no sabía nodo espe· Washington
cifico sobré su descrédito -y Son Francisco era uno Walker se echó atrás Sabía cuánto dependía de
Ciudad l1ena de posados olvidados Cualquiera coso lo selección de su enviado a los Estados Unidos Su
que el hombre fuese, era uno personalidad. Manco, intención ero enviar a un nicaragüense digno de con-
-había perdido el brozo años antes en uno aventuro fianza, que apareciera hablando por su pueblo El
mexicano, cultivaba el estilo del soldado de fortuna hecho ero de que French parecía hablar por Garrison.
lenia una hermosa cabeza Mefistofélico y lucía una Sin sus buenos oficios el Gobierno Provisorio podía caer
barbo como lo de Napoleón 111, al que se parecía algo, por absoluto incapacidad de pagar y alimentar sus tro-
con una conversación voluble y atractiva como la de pas Siendo esto de capital importancia, Walker asin-
Un PT Bornum, provocaba tal interés que uno se ol- tió a la demando de French
Vidaba de desconfiar de él Incierto como estaba del Mefistófeles, pactando por el olmo de Fausto o
hambre, Walker no vio razón para rehusar su oferto cambio de sus favores, insistiá en lino promesa firmado
French inmediatamente regresó a Son Francisco, mien. con sangre, pero French, más seguro de su hombre,
tras Walker iba hacia lo victoria en la Bohío de la Vir- aceptó la palabra de Walker Juntos fueron donde
gen McDonald, --quien resultó ser un cauteloso escocés-
Por algunos semanas no hubo comunicación entre llevando credenciales firmados por Gorrison El con-
ellos Poco después de la conquisto de Granado, sin firm6 los declaraciones de French la compañía, dijo,
emborgo, French desembarc6 en San Juan del Sur a lo deseaba el éxito de Walker porque deseaba ver que se
cob;~o de una compañía de voluntarios, tal como lo conservara abierta la ruta del Tránsito Un pré<tamo
hobro prometido Adem6s, trajo noticias tan buenos era perfectamente factible. Había en ese momento en
~ue toda otra cosa parecía secundaria 1.0 simpatía Nicaragua, en camino para New York, un embarque
e Garrison por la empresa de Walker, decía, no habra considerable de barros de oro Californiano, propiedad
de intereses privados Si Wolker pudiera dar suficien-
------
(t) (Buehanan pe:pen. Pennllytvanfa Historiesl Soctety, Pht1adelpbl•.
Carta hol6¡rafa del 2 de Enero de 1865).
te garantía, $20,000 en oro podían sacarse del embar-
que y series entregados. los dueños del oro recibirían
-63-
en cambio giros por valor de $20,000 contra Charles comercial, estaban decididamente ausentes en Walker
Margan, el agente de la Compañía en New York, cuyo No tenía talento para las pequeñas y continuas corn:
crédito ero il reprocable En cuanto a la garantía no ponendas que son los bloques con que se construye la
había problema alguno Bajo los térmínos de su con- seguridad No se paraba en pelillos para hacer ene.
cesión, la Compañía debía al Gobierno de Nicaragua migos de aquellos que pudieran haberle ayudado, si sus
ciertos sumas, la cantidad todavía estaba en disputa acciones no se conformaban a su código qe conducta
Que los $20,000 prestados se dedujeran de la deuda caballeresca Se sentía obligado a cumplir sus pro.
Así el préstamo sería inmediatamente cancelado (*) mesas, no importaba cuán inconvenientes. Las exi.
Unos pocos días más tarde, los documentos nece- gencias de la amistad tomaban precedencia para él
sorios fuelon firmados, y el oro le fue entregado a sobre sus propios intereses. No es extraño que rnu.
Walker Que se le había extendido el préstamo por chos hombres prácticos de negocios se enfurecieran
interés de Garrison y Margan era evidente, pero no se con él Siempre que grandes requerimientos estraté.
hizo esfuerzo en comprometerlo Nodie podía decir gicos entraban en conflicto con su código de honor
que había sido comprado No había habído trato personal, sacrificaba el requerimiento estratégico, y no
deshonroso La iniciación del negocio había sido su- porque estuviera ciego Esto no era tanto mal juicio
ya, actuando como los mejores intereses del Gobierno como antijuicio A menudo se le llamó ambicioso
-1e Nicaragua exigían Para afirmar este punto de mas hubiera sido más correcto decir que no fue lo su:
vista, despachó a dos emisarios nicaragüenses a New ficientemente ambicioso, o quizás que su ambición
York, a exigir a lo Compañía el arreglo de todas las como la de César, debe haber sido de un material má;
obligaciones debidas al gobierno severo Que si todo hombre de estado tiene el derecho
Ahora estaba French esperando su remuneración. moral de anteponer su honor personal a las necesida.
Existía un medio honorable poro que Walker se desem- des de su gobierno, es una cuestión debatible, pero
barazara de su promesa Darle a ese hombre un Walker lo antepuso, o lo intentó El realmente pare.
puesto aun más atractivo que el de enviado Un pues- cía tomar en serio los puntos eJe vista que habla ex.
to en el gabinete estaba vacante, el Ministerio de Ha- puesto en su discurso sobre La Unidad del Arte, escrito
cienda, con autoridad sobre las haciendas de los siete años antes, en el que di jo que consideraba la
terratenientes y con la responsabilidad de buscar los ~onducta heroica como una forma de la estética en la
ingresos French lo aceptó a cambio de la misión en _ida, más importante que el simple éxito
Washington. Casi inmediatamente se distinguiá por
la confiscación de propiedades y bienes en tal escala Esta actitud, que mostraba en su falta de deseo
que provocó el resentimiento nacional "Su rapaci- de quebrantar su promesa a French, casi inmediata·
dad" comentá Walker con tristeza, "lo hizo ser temido mente después le llevó a más serios peligros No muo
por el pueblo" ~ se hizo necesario sacarlo del país sin cho tiempo antes, otra expedición había salido de los
tardanza. Así, aunque cargado de dudas acerca de Estados Unidos para Nicaragua, bajo el mando del
él, Walker se vio forzado a confrantar su promesa ori- Coronel Henry Kinney, de Texas. El Coronel reclama·
ginal ba el derecho a colonizar una parte de Nicaragua,
Su esperanza era de que la adminístración Píerce, como del tamaño del Estado de Maíne, incluyendo a
aun cuando menos que felíz con el nombramiento de Greytown y la mayor parte de la Costa Mosquita Es·
French, estaría bien dispuesta Los periódicos ameri- te reclamo se basaba en una concesión del anterior
canos eran muy animadores en cuanto a las intenciones "Rey Mosco" Robert Charles Frederick, dada a un
de Marcy Aunque estaba siendo urgido por los go- comerciante americano y la que Kinney habla obtenida.
biernos vecinos de Nicaragua para prohibír los embar- Personas allegadas al Presidente Pierce lo estaban res·
ques de armas a Walker, él se había resistido, díciendo paldando financieramente, y trabajaban para que las
que "no violaría los derechos soberanos" de ~ícaragua. Leyes de Neutralidad se suspendieran en su favor La
¿Cómo podría esto ínterpretarse síno como un indicio Compañía Accesoria del Tránsito, que contaba can
de que el gobierno de Rivas sería pronto reconocido? Walker para proteger sus intereses, consideraba a Kin·
Todo lo que French tendría que hacer sería presentar ney coma un estorbo potencial y trató de impedir su
sus credenciales, estarse quieto y esperar. salida, pero sin éxito, le tocó a Walker enfrentarse al
La prensa americana y el pueblo todo estaba problema.
indudablemente del lado de Walker, consideróndolo Kinney era anatema para Walker, en parte par·
como el avatar del destino de la nación Hacia don- que pretendía colonizar territorio nicaragüense basado
dequiera que mirara en el otoño de 1855, el horizonte en el reclamo que no tenía legalidad en Nicaragua; en
era limpio y lleno de esperanzas Se sintió lo suficien- parte porque Kinney, en Greytown, tendría poder para
tem€!nte seguro como para invitar 9 sus hermanos, interferir con las comunícaciones atlánticas de Walker;
Norvell y James, para que se le reunieran y compartie- en parte también porque su aventura, enderezada al
fon su éxito fracaso, desacreditaría con toda seguridad la ínfluencia
americana entre los nicaragüenses. Kínneyestab~
enfermo, el barco en el que había salida de las Estados
II Unidos se había destruído, y él mismo carecía de los
dotes esenciales de mando. Con unos pocos seguido·
Algunas percepciones de sentido común que los res había hecho el aparato de establecer un "gobierno"
hombres necesitan para poder funcionar en el mundo en Greytown, pero su vaciedad era evidente desde el
principio Lo desesperado de su situación era claro
(.) (Willinm Walker. La Guerra en Nicaragua, Clip 6) para todos menos para él. Fínalmente, sus hombres
-64-
le urgieron buscar una alianza con Walker, y el des- ¿Cómo podría Walker, razonablemente, esperar que
graciado Coronel envió a tres de ellos a Granada con lo abandonaran?
este objeto. Walker hizo a un lado ese argumento "Usted
Walker los recibió cortésmente, pero al oir la pro- no puede sobrevivir un mes rnás ll
le indicó/ "sin la
,

puesta de unir sus fuerzas con Kinney, mostó su indig- protección y ayuda del gobierno de Nicaragua. Por
nación. Kinney, les dijo, no tiene derecho de estar en que he de ayudarle? Qué ofrece usted en cambio?"
Nicaragua El sólo podría ser considerado como un La respuesta de Kinney fue definitiva Podría
enemigo del gobierno de Nicaragua "'Diganle al Go- troer a Nicaragua un buen número de colonos ameri-
bernador Kinney, al Coronel Kinney, o a Mister Kinney, canos; estaba en posición de negociar un préstamo en
o como quiera llamarse, que si le echo el guante en los Estados Unidos, y lo que es mós importante, podría
territorio nicaragüense, de segura lo cuelgo!" hacer mós que cualquier otro para asegurar el recono-
cimiento americano de Walker
La amenaza rompió la delgada cuerda de lealtad Esos eran argumentos poderosos, y a pesar del
que unía a esos hombres con Kinney. Conferenciaron prejuicio contra el hombre, Walker titubeó, suspendien-
brevemente, Y luego dijeron "General, no deseamos do la reunión para el día siguiente Por unas horas
regresar a Greytown Nos gustaría ingresar a su ejér- pareció que una especie de alianza, después de todo,
cito", se arreglaría entre los dos Pero Kinney era un hom-
Parecía a todos que Walker había logrado un bre que no podía olfatear el marenate olor del poder
triunfo sin esfuerzo Mas impotente como Kinney sin perder los sentidas, Embriagado de esperanzas y
estoba sin embargo tenía una cosa que Walker necesi- carente de cordura, cometió uno ofensa que, a los ojos
toba Aquel contaba can la amistad de la Casa Blan- de Walker, era imperdonable Apenas se había sepa-
co y especialmente de Sidney Webster, secretaria rado de Walker cuando obtuvo una audiencia privada
privado del Presidente Pierce Otro de sus respaldos can el Presidente Rivas y se dedicó a desacreditar a su
financieros era Caleb Cushing, el Procurador General rival El ejército de Walker, le dijo a Rivas, caería
de los Estados Unidos Dos de los oficiales de alto sobre el país como una plaga de langostas Se pre-
rongo de Walker, quienes habían conocido a Kinney en sentó a sí mismo cama un hambre de paz y de empresa,
los Estados Unidas, llegaron a la conclusión que los in- sin ambiciones políticas Colonización, agricultura,
tereses de ambos hombres necesitaban un acomodo, y sangre nueva, estas eran las necesidades de Nicaragua
con esta creencia hicieron un viaje a Greytown, y ur- Para el pais un colono americano valia más que cinca
gieron al Texano ir a Granada y hablar con Walker soldados
Ellos, le dijeron, le daban sus palabras de honor por Rivas, sin impresionarse, contestó que Nicaragua,
su seguridad personal Bajo la impresión de que la amenazada de invasión, contaba con Walker Luego
invitación tení'a la aprobación de Walker, Kinney despidió a Kinney y para asegurarse de que Walker,
oceptó si llegaba a saber de la reunión, no malinterpretara su
Mientras tanto, Walker había preparado un de- naturaleza, le envió un detallada informe de las afir-
creto declarando que toda la Mosquitia, aun el terri- maciones de Kinney y sus propias respuestas
torio reclamado por Kinney, pertenecía a Nicaragua Aun ahora, si Walker hubiera escogido disimular,
Inmediatamente después que ese documento se había hubiera podido fácilmente mantener a Kinney esperan-
hecho público, supo, con gran sorpresa, de que Kinney do sin comprometerse can él, hasta no haber hecho uso
estaba en Granada Su primera impresión fue de que de sus conexiones con Pierce, pero esto no podía resig-
el Coronel había venido a entregarse y buscar un pues- narse a hacer Cuando el optimista Kinney se pre-
to en el gobierno de Nicaragua, y con esta creencia sentó a la mañana siguiente, la voz y las palabras de
consintió a una reunión Walker fueron suaves y restringidas, pero enérgicas.
liNo deseo más comunicación con usted señor Kin-l
Cuando Kinney entró en su oficina, Walker esla- ney", le dijo "Usted ha usado métodos impropios al
ba frío pera no hostil. Fue un golpe para él oir la discutir cuestiones de gobierno Jl

propuesta de que los dos gobiernos se reconocieran mu- Kinney, un hombre fornido, quedó mudo ante la
tuamente y de que él usara su ejército, si fuese delgada figura de su adversario, y Waiker agregó "He
necesario, para proteger a Kinney en sus posesiones ordenado su arresto"
Incrédulo, simplemente le quedó viendo Mas la te- '''Arresta!'' gritó Kinney "Usted no puede hacer
naCidad era el punto fuerte de Kinney y su larga expe- eso! He venido aquí bajo la garantía de su salvo-
riencia en luchar contra los Indios y en embaucar a los condúcto"
colonizadores en la frontera Texona, le habían dado Esto era nuevo para VValker, pero al informarse,
cierta astucia y un crudo poder verbal "Había ad- encontró que tal promesa le había sido dada realmente
q~irido", dijo Walker de él, "esa especie de conoci- Allí mismo cambiá su orden de arresto por Ja de depor-
""ento y experiencia de la naturaleza humana derivada tación, y Kinney fue llevado ignominiosamente a Grey-
del ejercicio del tralante en mulas". Pringando su town, bajo guarda armada El abandonó el país poco
conversación con palabrotas, las que usaba inconscien- tiempo después
temente, sin darse cuenta del desdén con que se le
;.sc~chaba, hizo caso omiso del rechaza de Walker.
emo derecha de estar en la Mosquitia, afirmó Su 111
~erecho había sido pagado en dinero sonante y ~on­
dante. Sus asociadas habían gastado hasta ahora más Noticias del rompimiento entre Kinney y Walker
e Cien mil dólares en el proyecto de colonización llegaran a Washington poco tiempo antes del arribo de
-65-
lo presión del Congreso Era evidente que el público
americano se interesaba muy poco acerco de los méri_
tos de la revolución nicaragüense La consideraban
como uno especie de competencia atlético, y querian
que el Americano ganara, eso ero lo importante
Marcy, en efecto, había dejado lo puerto abierto
poro el caso en que la opinión público le forzara o uno
retirado Si lo pramesa de elecciones libres se hubiera
complementado con un poquito de discreción por parte
de French, el asunto se hubiera resuelto con rapidez en
favor de Walker Pero el ego de French lo hacía indio
ferente o sus obligaciones El provocó un clamor de
la prensa contra Marcy que el Secretorio de Estado no
podio, por honor, modificar su posición El asunto
Kinney fue principalmente el arma de French Sus
El "New York Daily Times" vio en la vicíOlia de Rivas acusaciones eran ton abiertos que Webster y Cushing,
en 1857 un cambio en la suelte de 'Valkcl. por no decir Pierce y Marcy, tuvieron que contrarres_
tarlas con golpes similares Cushing, como Procurador
French a presentar sus credenciales al Secretaria de Es- General, comenzó una investigación del posado de
tado Morcy Llegó con gran ostentación de publicidad French como el mejor medio de justificar el rechazo de
personal Walker ero entonces el favorito de la prensa Marcy
americana y French podía gozar de su prestigio Las Todavía entusiasmado, French se dirigió o New
gentes creían, erróneamente, que él ero uno de los York, donde encontró lo recepción que se le había neo
cincuenta y ocho Inmortales, un héroe manco, un pala- godo en Washington Sus habitaciones en el Hotel St
dí." Su nombre se oía por doquiera Los periódicos Nicholos era el sitio favorito de reunión de reporteros,
de New York y Washington urgían a Marcy recibirlo pues él ero pródigo en champagne y cigarros, y todos
pronto y con honores Pero los embajadores de Ingla- los días tení'a algo nuevo que decir acerca de las iniqui·
terra, Francia y España hacían grandes presiones en dades de lo administración Pierce, el valor de los
contra del reconocimiento del gobierno de Wolker, y Inmortales y la importancia de su propia contribución
Marcy creyó aconsejable esperar Cuando French so- al éxito de Walker En un solo respecto le ayudó a
licitó uno audiencia, se le dijo que "aquellos que habían Walker Obtuvo la promesa de Charles Margan poro
sido instrumento en el derrocamiento del gobierno de transportar voluntarios de New York a Nicaragua, osi
Nicaragua no eran ciudadanos del país" El punto de como de Son Francisco Con un ojo puesto en los Le-
visto de Marcy era de que el país debería ser repre- yes de Neutralidad, los "emigrantes" serían embarca-
sentado por uno de sus nocionales. Llegó hasta suge- dos por sólo veinte dólares por cabeza, sin exigir el
rir que uno elección libre que mostrara que Rivas y pago al contado Como en el coso de los voluntarios
Walker eran apoyados por el pueblo de Nicaragua, po- de San Francisco, el costo simplemente se deduciria
dría influenciar lo actitud de los Estados Unidos. de lo deuda al gobierno de Nicaragua Esto político
Destocados publicistas apoyaron inmedíatamente fue continuada después Que Vonderbilt echó ci Margan
o French y atacaron al gobíerna. El New York Dai/y de la Compañía Accesorio del Trónsitó
News sostenía que los supuestos razones de Marcy po- En lo que corcernía 01 Comodoro, habían todos
ro denegar el reconocimiento de Walker eran franca- los razones poro ayudar o Walker en estabilizar o Ni·
mente meretricios Lo verdadera rozón, decía el caragua. French fue animado o colocar anuncios de
News, estaba en los inversiones hechos por los miem- apariencia inofensivo en los periódicos de New York'
bros de lo administración Pierce en lo concesión de "Se necesitan diez o quince jóvenes paro ir a corta
Kinney En California se encontró otro motivo el distancio fuero de lo ciudad Preferible solteros,
hecho de que Walker había apoyado o candidatos opo- Hago su solicitud 01 347 Broadwoy, esquino de la calle
sitores 01 régimen. En Ohio, Marcy fue acusado de Leonard, cuarto 12, entre los horas de diez o cuatro.
hacerle el juego a Inglaterra La propio respuesta de Pasaje pagado". Los mismos periódicos trai<Jn vivos
Walker, cuando le llegó lo noticio de lo actitud de informes sobre Nicaragua y citos de El Nicaragüénse
Marcy, fue un vigoroso editorial en El Nicaragüense, sobre las oportunidades abiertos olió para los omeri'
-alabado por el New York Times como "razonamiento canos, -la belleza, fertilidad y recursos del país, las
sostenido a un alto grado de habilidad" Su esencia extensos tierras asequibles o los colonizadores, el bajo
ero recordar que lo Independencia de los Estados Uni- costo de vida, el encanto de los mujeres-, hasta que
dos habí'a sido conseguido gracias o la ayudo de ex- la imaginación de los andariegos jóvenes de Manhattan
toanieros Lafayette, De Kalb, Steuben El gobierno habío sido debidamente exaltado Nodo se decia del
de Rivas, decía Walker, representaba lo único espe- cólera, disentería, zancudos, moscos, o las niguas que
lanzo de independencia y democracia nicaragüenses, se introducen en lo piel y eran el tormento de las tropas
y tenía derecho a la ayudo americana En cuanto o de Walker
elecciones libres, el Gobierno Provisorio estaba prepa- Centenares de hombres fueron entrevistados por
rado a llevarlos o cabo en un futuro cercano French y aceptados como "emigrantes". Muy pronto
Un número de periódicos presionaban el asunto, y todo New York sabía lo que estaba posando Los dia-
hubo señales de que Marcy comenzaba o flaquear boja rios informaban que en Californio los agentes de Wal-
..... 66-
también dirigido a Walker por haber escogida o seme-
jante individuo como enviado Sin embargo, en cuanta
que French era el representante de Walker, todavía
gozaba de cierto apoyo El New York Times recorda-
ba o Marcy que "no es el Capitón French, de dudosas
antecedentes, quien solicito lo atención de nuestra go-
bierno, sino el agente de un poder soberano", y el Sun
comentaba que "hombres eminentemente perversos,
moralmente, tienen altos puestos en los gobiernos con
los que mantenemos relaciones amistosas. La moroli M

dad inte. nocional no es tan puro, paro que hayan ton-


tos remilaos en admitir 01 Coronel French en los circulas
diplamóticos".

French usó todos los trucos imaginables que su


ingenio pudo concebir¡ y fueron muchos.. poro poner o
bordo de los vapores del Tránsito o los voluntarios re-
clutados rumbo o Nicaragua, sin dar 01 gobierno uno
firme base legal poro su intervención Uno de los tru·
cos favoritas era hacer que las hombres llegaron o bor-
UIlO de los vapores de Vanderbilt en el Lago de Nic31agua
(tomado del uLeslie's IUushated Newspaper). do una por una, y mezclarse con los pasajeras rumba
o California, de los que siempre había un número con-
siderable, y los que siempre estaban dispuestas o dar o
ker estaban siendo invadidos par voluntarios Estalló creer que los voluntarios de Walker eran sus hijos o
un motín en el muelle de San F.ancisca, cuando tontos hermanos lo frustración de los funcionarios federa-
pasajeros quisieron abordar un vapor del Trónsito poro les, que sabían que los filibusteros estaban allí y sin
Nicaragua que cerca de 300 tuvieron que quedarse en embargo no podían distinguirlos con seguridad de sus
tierra También New Orleans bullía de entusiasmo compañelos, era empeorado por lo abierta burlo de los
AIIi un distinguido luchador de lo independencia cubo· pasajeros Vapor tras vapor podio salir de New York
no Domingo de Goicuría, reclutaba activamente 250 cargado de emigrantes poro Greytown, mientras las mu-
ha;"bres lo mayoría cubanos, paro el servicio en Nica- chedumbres en los muelles vivaban el nombre de Wal-
y
ragua, Vanderbilt le había asegurado un vapor del ker y silbaban lo mención de Pierce El Fiscal de New
'r ránsito paro llevarlos o Greytawn. York obtuvo lo convicción del Gran Jurado contra
French; aun lo hizo arrestar, pero este paso resuitó ton
impopular que lo orden fue rápidamente re2-cindida.
IV French, sin embargo, no había contado con lo
intensidad de lo ira de Walker por su conducto, y es-
El gobierno federal se sintió compelido a hacer otro pecialmente por sus declaraciones contra Pierce y
esfuerzo paro enforzor los leyes de Neutralidad El Marcy Uno corto conciso le llegó de Granado Su
Procurador General Cushing exigió que los Fiscales de misión como Ministro estaba revocado Un nuevo
los puertos principales pusieran fin inmediato al reclu· enviado había sido nombrado, el sacerdote nicaragüen-
tomiento y transporte de hombres paro Walker Poro se, Agustín Vijil, que decididamente había apoyado o
ayudarles, dio a lo prensa los dotas acumulados sobre Walker desde el principia Con esto noticio, French
el pasado de French El público sorprendido supo que perdió todo el apoyo que le quedaba, y cuando solió de
French, no hacía mucho tiempo antes, había sido en· New York, 105 periódicas apenas si se molestaron en
contrado culpable de falsificación y desfalco. Y peor sacudirse las monos Se fue o Nicaragua, sólo paro
aun, en los días de lo fiebre del oro, había defraudado oir de labios del mismo Walker que no había sitio paro
y embaucado o miles de emigrantes que iban a Cali· él en el país French fue lo suficientemente prudente
fornia en carretas entoldados Un informe del Senado poro no arguir, y se embarcó poro New Orleans Allí
contenía los pruebas de sus fechorías, y un folleto titu- propaló que andaba en negociaciones secretos paro
lado, Los Sufrimientos y Penalidades de lo Expedición Walker, y vagó por el Sur dando conferencias sobre
por Tierra de Parker H French había sido impreso pri· Nicaragua a audiencias numerosas De regreso en
vadamente en 1851 New York¡ buscó como promover una nueva aventura
marítimo, afirmando que o pesar de todo él todavia ero
los períódicos que habían estado ensalzando o amigo de confíanza de Walker Tonto ero su persís-
French se callaron El Mercury de New York, expresó tencia o este respecta que El Nicaragüense se vio final-
el disgusto de muchos cuando dijo "Con el espíritu mente obligado o publicar uno declacaión de Walker
amorgado, digamos con Sir Harcaurt Caurtly, 'Nadie de que "French no tenía conexión alguno con este go-
POdrá llevarse o este hombre?' ". las insultos amon- bierno, él en este momento está empeñado en hacer
tonados sobre French eran ton violentos ahora coma o lo administración (Nicaragüense) toda el doña que su
las antiguos alabanzas fueran dulces lo critico ero genio es capaz",

-67-
Capítulo Trece
MR. VANDERBILT SE ENFURECE
contrato que aseguraría un regular y frecLlente servicio
marítimo de los Estados Unidos y que la cooperación
En Noviembre de 1855, Cornelius Garrison, leyen- en el transporte de voluntarios y provisiones continuaría
do los cartas de Margan enviadas de New York, supo sin escatimorse Se le diría, además, que si no se po~
que el momento de la crisis había llegado Las fuen- nía de acuerdo, Margan y Garrison no se sentirían ya
tes de WoII Street no dejaban lugar a dudo de que los más obligados a hacer esfuerzos en su favor Con tan
compras de los acciones de la Compañía Accesoria del poderosos argumentos, Rondolph y CriHenden no vie.
Tránsito por Vanderbilt, llevaban a la compañía a sus ron rozón por qué no deberían aceptar el encargo Al
manos y que en la próxima asamblea general de ac- último momento, Gorrison sugirió que llevaran consigo
cionistas, él ganaría su control a su hijo y fiel ayudante, W R. Garrison
Aunque el contrato de Garrison con la Compañía
tenía algunos años por delante, este era sumamente vul- 1I
nerable, no sólo por la posada oposición a Vanderbilt,
sino aun más por ciertas transacciones irregulares de En Diciembre de 1855, Cornelius Vanderbilt, una
la oficina de San Francisco, transacciones que no de- vez más al timón de la Accesoría del Tránsito, se sentía
seaba someter al escrutinio de Vanderbilt Pero en la expansivo Habiendo acumulado todas fas acciones
filosofía de Gorrison había siempre un medio de deso- necesarias, había sacado a Margan de la compañía y
llar a un tigre, aun cuando se llamara Vanderbilt El había obtenido de nuevo la presidencia Las acciones
y Margan habían delineado un plan, por el cual el de la compañía, desde ese momento, habían subido
Comodoro esta vez iba a ser el hazmerreír de Wall añadiendo por lo menos un millón a su fortuna Con
Street en vez del héroe, y se le extraerían algunos de Walker en Nicaragua, la ruta del Tránsito estaba se·
sus millones gura; y su éxito podría abrir, no sólo Nicaragua sino
Todo dependía de un hombre Walker La ex- toda la región del Caribe, 01 capital americano. No
pelÍencia como político y banquero había hecho de hobí'a duda que la independencia de Cuba era uno de
Gorrison un astuto juez de caracteres Estaba cloro los objetivos de Walker De otro modo, por qué el
poro él que los motivaciones de Walker diferían mar- conocido revolucionario cubáno, Domingo de Goicurío,
cadamente de las del corriente de los hombres Las reclutaba gente paro él en New Orleans? Una de los
conversaciones en Nicaragua reportadas por C J Me primeros actos de Vanderbilt después de asumir el
Donald y Parker French, hasta ahora no habían trardo mando de la Accesoría del Tránsito, había sido confir·
más de porte de Walker que la ceremonioso aprecia- mar una orden previamente dada por Morgan, paro
ción de lo ayuda de Garrison. El tiempo hobia llegado enviar un barco de la compañía a New Orleans paro
de obtener I.m definitivo compromiso de su parte. transportar a Goicuría y sus hombres a Greytown, sin
~on semejante individuo, Garríson percibió que un exigir pago al contado. Vanderbilt esperaba comenzar
crudo llamado al bolsillo no tendría efecto No se pronto los negociaciones con Wálker sobre el monto
puede sobornar a un caballero andante Mas siempre de la deuda del Tránsito con Nicaragua, y anticipaba
se puede apelar a su caballerosidad De conformidad, que su cuenta por los pasájes de los voluntarios de
Garrison comenzó su campaña obteniendo los servicios Walker, mas Jo gratitud del filibustero, compensarían
de dos de los más antiguos amigos de Walker, Edmund la mayor parte de la obligación La gratitud de Goicu·
Randolph y otro bien conocido abogadó de San Fran- ría tendría un valor similar en dólares, si él y Walker
cisco, Parker Crittenden, ofreciéndoles participación en tuvieron éxito en arrebatar Cuba a España.
enormes ganancias futuros si iban a Nicaragua en su En Granada, Walker recibió un mensaje de Goicu·
nombre ría en el que éste le decia que si él y Walker se poní'ort
Su tarea específica era persuadir a Walker a in- de acuerdo en futuros planes estratégicos llevaría a
cautar las propiedades de la Compañía Accesoria del Nicaragua 250 soldados Uno sólo cosa el Cubano
Tránsito en nombre de Nicaragua, y entregárselas a quería aclarar ¿Podría contar con su ayuda no s610
Edmund Randolph, quien formaría una nuevo compa- en el derrocamiento de Jo tiranía española en Cuba,
ñía encabezada por Garrison y Margan. Uno justifi- sino en el apoyo de lo independencia cubana contro
cacián legal para tal paso podría hallarse en el hecho cualquier tendencia agresiva que los Estados UnidOS
de que la Accesoria del Tránsito, a través de los años, pudiera desplegar?
había rehusado a admítír su deudo considerable con Walker pudo replicar, con absoluta sinceridad,
Nicaragua. que ayudar a lo liberación de Cubo había sido uno de
El plan de Morgon y Garríson, si obtenílJn el con- sus sueños Creía que los mejores íntereses de los
sentimiento de Walker, ero vender bajo en grandes Estados Unidos podrían servirse can la independencia
cantidades las acciones de la Accesoría del Tránsito y de las naciones del Caribe, las que, bajo eficientes Y
dar un jaque mate en Wall Street cuando se supiera la honradas administraciones, se beneficiarían de la ose·
noticia Mas nada de esto se le debería decir a Wal- quibilidad del capital, la industria y el comercio ameri-
ker Randolph y Crittenden horian hincapié en que cano.
la nueva compañía aceptaria una concesión mucho más Un proyecto de convenio fue formulado y firmado.
favorable para Nicaragua que aquella de Vanderbilt, un Goicurí'a ayudaría a Walker o "consolidar lo paz y el
-68-
,e mO de la República de Nicaragua" Walker, por Crittenden y Walker ela de una naturaleza tal que no
gobl rte l/ayudar ía y cooperaría con su persona y sus puede describi,se can palabras, pela la existencia de
sU pasos I varios, tales como hombres J en la causa de tal sentimiento entre estos tt es es esencial pata uno
reCur Y en favor d e su I'b
Cuba I erta d" (*) compl ensión de [a perfecta confianza que mm caron
ll
sus actos en referencia al Tránsito
III La piensa estaba sal prendida, por lo que pOlecía
se, una ¿cción totalmente inesponsable, par pOlte de
Mientras Goicuría y Walkel estaban negociando un hombre, que hasta entonces, habia llevado sus
el futUIO de Cuba, Randolph, CI ittenden y el joven asuntos con conside/able habilidad Lo que no podía
~ar rison llegaban a Granada, junto con cien nuevos saber elO que, razonando conforme las especiales ~l e-
~r ntarias Fue un momento feliz para Walker reci- misas de Walkel, su decisión fue perfectamente lógica
~a ua su viejo amigo en un ambiente de poder y fama Su vida nunca había sido guiada por los cánones del
E" noche festejó a los tres visitantes de San Francisco éxito¡ sino por los cánones del honor personal! en los
SQ un banquete al que asistió el Presidente Rivas y que el reclamo de la amistad era primOl dial
~~~a el gabiente Al siguiente dio se reunió privada- Walker no desconocía las motivaciones económi-
mente con Randolph cas de la política, Pero las 1echazaba Fue esta apa-
Mas tarde, informando sobre la acción de Walkel rente indiferencia a las realidades de la vida americana
I incautar la Compañia del Trónsito, muchos periódi- la que movió a Horace Greely a IICllnarle "el Don Quijote
a s americanos dijeron que al aceptar la oferta de de Centro América" El Caballero de La Mancha no
~aanison, Walker mostró impulsi.vidad e, igno:a;,cia les pareció más desquiciado y absurdo a sus contem-
rayana en la idiotez .,Walker ml~mo no JustifiCO ,su poráneos que Walker a los ojos ele los grandes mag-
acción Pero su, decislon estaba leJos de se; Impul~/va nates de los años 1850 No fue solamente porque se
o ignOl ante Varias semanas antes le llego la not ICla atrevió a desafiar a Vanderbilt Estaba desafiando el
de Son Francisco que ciel to truco en la bolsa de cam- empuje de una nueva era Estaba rompiendo lanzas
bios estaba en el tapete (*") No había nada en esto con los fannidables molinos del podel del dinero
que [o tentara Na~ie podía leer ~os di?rios de New Su propia descripción de la reunión privada can
York como él lo habla hecho por anos, SI/1 estar cons- Randolph aunque abreviada, da indicaciones de las
cient~ del tlemendo poder de Vanderbilt Que él es- fuerzas i~teriores que lo asediaban "Ranclolph infor-
taría precavido contra cualquier complomiso con mó a Walker que él y Crittenden habían cuidadosa-
Garrison y Margan lo muestra el haber lecurrido estos mente estudiado el cont,ata de la Compaííía Accesoria
a Randolph Walker apreciaba la ayuda de Garrison, del Tránsito y ambos estaban claros y decidier?n en la
pero ni la malentendí'a ni le atribuía valor excesivo opinión gue había sido tescindido Despues de ,[a
Tarde o temprano tado serfa pagado por NicOlaqua debida reflexión, Walker estaba perfectamente satis-
por medio de [a reducción de la deuda de la Compañía fecho que el arreglo con Garrison eta el medio, y
Los pel iódicos de New York informando la cap- por ese tiempo el único medio, para llevar a cabo la
tura de Vandelbilt de la Accesoria del Trónsito política vitol de la administración Rivas En verdad,
llegaron a Granada antes del an iba de Randolph La ni el Presidente ni el gabinete sabían de [os mediOS por
cuestión pláctica que Walker tenía que considerar ela los que sus objetivos eran realizados, y ele hecho fue
si sería mejor para él cooperOl con la cabeza legal de neces¡Jt io pOI a el éxito de las medidas que estas fueran
la compañía, Vanderbilt, o tomOl partido con los hom- conocidas por ion pocas personas como fuese posible
bres a quien Vanderbilt había denotado Mientras Después que Randolph y Walkel estuvieron de acueldo
sólo esa cuestión estaba ftente a él¡ permaneció neu- ~n los términos del nuevo contrato de Tránsi1o, una cop
tral Queda la buena voluntad de la compañía cual- pia le fue enviada a Garrison en San Francisco, siendo
quiera que fuese la ídentidad de su cabeza Los McDanald el portador del mismo W R Garrison
peligros que corría al desafiar a Vanderbilt eran inequi- fue a Ne,w York con el pi apósito de informar a Charles
vacos Pero cuando Randolph lIe¡¡ó, la situación cam- Margan de los arreglas que se habion hecho" y se esta-
bió Esta era un hombre a quien él tenfa devoción ban par hacer, mientras Rondalph permoneclo en Gra-
sobre todos los hombres, el amiqo que mós de una vez nada Nada se le dijo a Rivas del nuevo contrato de
había lIeqado a rescatarlo, que le había ayudado, que Tlánsitol!
[e habío 'olvado La falla de Walker en cumplir su responsabilidad
Un ,eolisto, un Nopoleón, no hubie,o dudado en con Rivas le inquietaba ~randemente Cuonda el Pre-
sacrificOl lo omistod por lo ventajo política, le hubie,a sidente fue informado del asunto, exclamó indignado
dado tiempo a! tiempo, hubielo pospuesto su d~cisión que Walker había consentido en "la venta del país"
ha'ta que Panelolph se cancara de esperar Pero no Esto Walker na lo negó POI el conhario, tristemente,
Walker El dicho de que "un omino en el poder es dijo 11 'La venta del país', usando la expresión de Ri~
Un amiqo perdido" no existía pora él Dada su acti- vas, era una conclusión decidida de antemano el
tud ante la vida, no podía neqarle nada a Randoloh, único medio de llevar al país una fuerza caoaz de pro-
punto é,te con el que Garrison contaba La motiva- tegerla, no sólo de sus enemipos domésticos sino de
Ciót) de Walker en este oc;unto fue desel ita eniqmáti- sus enemigos extranjeros Quien desee dominar a
Comente po, él mismo "La amistad entre Randolph, Nicaragua con seguridad debe tener cuidado que fa

-----
(') ("W o ScrOrmB, "WIIHam Wal\¡('l'lI DC!shms on Cubil", ('TI ].Iississippi
•• VnP"" H;~t{)"irAJ RevJqw. 30)4, Vol r p 199)
( 1 (Wlllinm Walker, Ln GUerra. en Nicaragua. p 140)".
navegación esté controlada por aquellos que son
sus más firmes y fieles amigos" Sin embargo, él no
intentó explicar por qué habfa roto con Vanderbilt,
cuando éste estaba cooperando can el pasaje libre de por Garrison paro mantener las vapores de lo Accesoria
sus voluntarios del Tránsito corriendo de San Francisco a Nicaragua
Como Ricardo 111 por un reino, así Walker par la probaron ser infructuosos cuando un agente de Van:
amistad es!oba dispuesto a "arriesgar su vida o lo derbilt llegó con órdenes que todos los barcos de la
suerte" y "esperor el azor de los dados" Compañía que salieran de California tomaran la ruta
de Panamá, donde los pasajeros serían transportados
por ferrocarril o la costa Atlántico El Comodoro se
IV movía simultáneamente en muchos frentes Cuando
sus cortas exigiendo la intervención de los Estados Uni_
A finales de Febrero de 1856, los acciones de lo dos recibieron una respuesta fría del Secretario de
Compañía Accesoria del Tránsito se vendían o $23 por Estado Marcy, el millonario se volvió inmediatamente
acción en un mercado ascendente A principios de a Inglaterra Sus agentes se apresuraron o Londres y
Marzo, el New York Times informaba que Margan, al Caribe para invocar la ayuda de la diplomacia britá_
"úftin1amenfe en la administración de la compañía, es- nic y sus barcos de guerra para bloquear la entrada del
taba vendiendo bajo las acciones, así cama Vonderbilt Tránsito en Greytown Otro agente fue a Granada,
lo había hecho cuando éste último perdió el control" donde habló secretamente con el Presidente Rivos, en
Vanderbilt ansiosamente aprovechó lo que le parecía un esfuerzo de provocar U1,a ruptura entre él y Wolker
una oportunidad bajada del cielo poro acaparar las Simultáneamente, Vonderbilt demandó por $500,000
acciones y extraer una fortuna de su enemigo, y com- o Garrison, acusándolo de fraude, y par $1,000,000 o
pró tonto como Margan vendía, manteniendo el precio Margan, Garrison y Wolker, acusándolos de acupacián
o su más alto nivel Luego, el 12 de Marzo, llegó lo ilegítima de la propiedad, apropiación ilícito de lo mis·
noticia de Nicaragua de que Wolker había anulado el ma y dispersión de los bienes de lo compañía, odemós
contrato de lo Accesorío del Tránsito, y que había de fraudulenta conspiración poro interrumpir y moles-
firmado uno nuevo con Edmund Rondolph, lo que pre- tar a lo corporación
cipitó uno carrero en WolI Street paro vender los accio- El empuje de estos movímientos produjo su efecto
nes de eso compañía Ese día el precio de las acciones inmediata en Margan y Garrisan Contentos con el
bajó cuatro puntos, y continuó bajando hasta que los golpe que habían dada en la balsa de cambios, habían
acciones se estaban vendiendo a $13 cada una A hecho las formalidades de comprar el nuevo contrato
este precia Margan cubrió sus ventas de futuro a una de Randolph Ahora se lo ofrecían vender, con todos
ganancia calculado en cerco de un millón de dólares. sus privilegios, a Vonderbilt Este rehusó de plano,
Incrédulo al principio de los primeras informes Su deber, replicó, era proteger a los accionistas de la
sobre la acción de Walker, una vez que Vanderbilt vieja compañía y escribió una carta al Hera/d de New
estaba seguro de los hechos, dejó escapar su ira en York, explicando su virtuosa posici6n "Mr Garrison
pública y privado La gran pregunta en lo comunidad me visitó y me dio a entender que si yo participaba
financiero de New York era ¿Qué movió a Walker o con él y Charles Margan podríamos hacer un buen
hacer semejante cosa? Apesaradamente el bien in- negocio con exclusión de la Compañía del Tránsito. Le
formado Herald declaró que "la gran masa del pueblo dije que él debía limpiar su reputación en cuanto a su
americano simpatiza profundamente con el actual go- conducto hacia la Compañía " Esto sin duda era
bierno de Nicaragua y lamentará que su bizarro jefe exacto, pero lejas de ser fa verdad El gran financie-
hayo puesto en peligro sus hasta ahora brillantes ro, en realidad, había encontrado el medio de sacar
perspectivas Se verá que está en poder de Mr Von- ventaja económica de la situación Su orden de
derbilt el descabezar el nuevo gobierno abriendo otra retirar los barcos de Nicaragua y entrar en la ruta de
ruto, cortando así los comunicocions de Wolker con Panamá, causó consternación entre las otras líneas Po·
San Francisca y New York" nameñas. Reconociendo su poder de interferencia,
La exactitud de esta predicción se hizo evidente Vanderbilt inmediatamente ofreció retirar sus barcos de
muy pronto Margan había sida negligente en orga- la competencia mediante el paga, por las líneas Pana
nizar la nueva línea de vapores con la que Walker meñas, de un "subsidio" de $40,000 (que después su-
contaba, y por seis semanas vitales ninguno salió de bió a $56,000) mensuales Tal arregla era tan cercan<l
New York con los hombres y provisiones, esenciales 01 chantaje para ponerse por escrito, que se hizo sólo
para la seguridad de Walker. Los esfuerzos hechos verbal, y se cumplió. (*)

Capítulo Catoroe
"VOSOTROS ESTAIS SOLOS"
trucción de una canal interoceánico que les darío
ventaja en el comercio con el Oriente, el empuje de los
Walker, en 1856, estaba en un punto crucial de capitalistas de New York paro controlar el Istmo Ceo
la historio, en el que convergían grandes fuerzas polí- troomericana, el señuelo del Destino Manifiesta ca'"
ticas y económicas la necesidad de los Estados Unidos partido por millones de americanos, la urgencia del Sur
de uno carta ruta oceáníco a California, la determina-
ción de Inglaterra de impedir a los Americanos lo cons- (.) (Har¡¡er's WheeklY", 1869, Vol. lIt, p. 114)

-70-
en anexar a Cuba y las tierras del Caribe; la intermina-
ble lucha de los peones de Centro América contra la
servidumbre feudal La importancia que el mundo le
dio a su aventura puede medirse por los enemigos que
se creó Estos eran, ademós de Vanderbilt, el ala
conservadora del Congreso de los Estados Unidos, los
Legitimistas Nicoragüenses, los gobiernos d~Costa Ri-
ca, Honduras y Guatemala, Inglaterra, y menos abier-
tamente, España y Francia En la inmensidad del
poder de sus enemigos hallaba una íntima satisfacción
Tenía todavía esperanzas de triunfo, mas una derrota
por unas fuerzas hostiles de tal magnitud no sería al
menos una deshonra
Casi al mismo tiempo que su desafio de Vanderbilt
asombraba a los círculos bien informados de New York,
una serie de discursos criticándole acerbamente fueron
pronunciados en el Senado de los Estados Unidos,
mientras la enemistad británica no se restringía a meras
palabras Las oportunidades de intervención en favor
de Wolker por parte de la administración Pierce habían
disminuido, calculaba Inglaterra, al punto que sus ami-
gos Centroamericanos no necesitaban ser detenidos
Documentos de estado que no fueron hechos públicos
sino muchos años después, revelan que el Ministerio de
lo Guerra de Gran Bretaña, por aquel tiempo, hizo una
concesión de armas a Costa Rica para combatir "las
tropas bajo Mr Walker, contra las cuales ustedes se El General José Joaquln !\tora, jefe de las fuerzas
tendrán que defender" costall ¡censes.

Estas armas inglesas incluían, además de 2,000 vasión americana, y sin esperar por una formal decla-
rifles equipados con miras y superiores a aquellos usa- ratoria de guerra, una fuerza substancial, equipada con
dos por los hombres de Walker, un millón de rondas de armamento británico, avanzó sobre Nicaragua Acon-
municiones y otro equipo en abundancia (*) Esto lo 6ejando a Mora, se supo más tarde, habían agentes de
supo Walker cuando un mensajero que llevaba corres- España y Francia, así como de Inglaterra
pondencia a San José fue interceptado y las cartas del A esta invasión el gobierno de Nicaragua contestó
Cónsul de Costa Rico en landres fueron encontradas con una deélaratoria de guerra Que el mundo sepa
conteniendo pruebas que el Ministro de Relaciones dijo el Presidente Rivas, que este país ha sido atacad~
Exteriores Británica, lord Clarendon, había personal- 6in provocación Mas concreta fue una declaración
mente autorizado el embarque de armas que había en- personalmente emitida por Wolker la afirmación de
valentonado o Costa Rica para lanzarse a la guerra los principios políticos que, al principio, Jerez le había
"Cuando le dije a Lord Clarendon", escribió el Cónsul, urgido proclamar. Echando a un lado su imparciali-
"que Costa Rica ya tenía un ejército de ochocientos dad entre Democráticos y Legitimistas, hizo un franco
h~mbres en la frontera, se mostró muy complacido, y llamado a los elementos revolucionarios del istmo ente-
diJO que esa era una medida apropiada . y que es la ro El habia sido invitado a Nicaragua por las Demo-
rozón pora darnos los mosquetes". cráticas, dijo, y él y sus hombres nunca habían cesado
A una carta del gobierno de Costa Rica solicitando de luchar por los principios de la revolución Es verdad
también el apoyo naval, la Oficina de Negocios Extran- que había mantenido en jaque a sus amigos Democrá-
Jeros contestó que un crucero visitaría Costa Rico "para ticos, que había tratado de conciliar con (os legitimis-
proteger los intereses Británicos" Realmente, un nu- tas, que había tratado de establecer relaciones
meroso escuadrón, incluyendo algunos de los mejores amistosas con los gobiernos antidemocrátícos de los
barcos de guerra británicos comenzaron a patrullar países vecinos, pero todos sus requerimientos en favor
ambas costas de Centra América Informaba el Dai/y de la paz habían sido rechazados con desprecio Aho-
News de New York, órgano favorable a Walker "El ra el país estaba siendo atacado Que así sea. El y
Em~ajador Británico en nuestra Capital Federal sus seguidores americanos se juntaban con los Demo-
habiendo sido interrogado en debida forma en referen- cráticos nicaragüenses en eterna oposición a los gobier-
cIa a la postura agresiva de la . Flota Britónica cerca nos Serviles de todo Centro América, y ellos recogerían
de San Juan del Norte, declinó dar explicacián alguna". y llevarían siempre la cinta roja de la democracia
Animado de esa manera, a principios de Marzo de La creencia de Walker en la democracia no era
'856, el Presidente Mora de Costa Rica, emitió una defini~ivamente, inconsistente con sus ansias de poder:
9 rden de movilización organizando un ejército de Para el, como para el mundo de su época, las institu-
Ciones de los Estados Unidos podían equipararse con la
d'OO~ hombr~,: "a tomar las armas para la República
e NICaragua contra lo que él aseguraba era una in- democracia Extender esas instituciones a otros pue-
~ - blos, como lo esperaba hacer en Centro América era
(.) (Documentos de Estado Brilánle~. Vol XVJ, P'I. '184·6. UI(.S). servir a la causa de la demacracía Sus opositores
-71-
creían que sys profesiones de fe democrático eran dic- I1
tadas por lo conveniencia Poro las conservadores su
mela parecía ser "el a/>soluto y exclusivo dominio del En lo compaña militar que siguió, que consistió en
país" en interés de los Esiodos Unidos (*) El hecho dos batallas, los fuerzas de Walker perdieron ambos,
es que en 1856, la reafirmación de Walker de su fide- y su reputación coma general resultó permanentemente
lidad democrática fue aceptado por muchos nicara- dañada, sin embargo, a los ojos del pública Americano,
güenses Voluntarios nativos continuaron sirviendo en emergió como el victorioso y más grande héroe La
su ejército Su popularidad entre los clases pobres primero batallo tuvo Jugar en Santa Roso, al sur del
fue notado más de uno vez El más decidido de los Lago de Nicaragua, donde ia vanguardia enemigo es-
jefes democráticos, Máximo Jerez, estuvo de acuerdo taba acampado, y donde lo~ Costarricenses juraron dar
en formar porte del gabi,nete de Rivas como Ministro muerte a todo Americano que cayera en sus manos
de lo Guerra Lo situación de Walker se iba deteriorando rápidamen-
Ante todo lo turbulencia que creó, uno viene o te Otro epidemia del cólera, entonces en su fose
descubrir el meollo de su pensamiento, en el que se inicial, junto con disentería y fiebres, habían reducido
descubre uno verdad a lo que los Estados Unidos no se sus efectivos o sólo 600 hombres El mismo había
despertaron hasta un siglo después, -que un gran caido con fiebre y uno doloroso inflamación de lo cara
poder sirve mejor sus intereses levantando o los pueblos En un esfuerzo par conservar o sus hombres para la
pobres y primitivos o lo luz de uno civilización produc- que él na dudaba s~ria uno largo lucho, determinó
tivo En uno época en que la ayuda económica en enviar inicialmente contra los Costarricenses un bata-
escala nacionaf Q otros países, no se había oído nunca, llón de cuatro compañías una compuesta enteramente
era sólo por medio de empresas capitalistas y lo intro- de Franceses recientemente llegados de Son Francisco,
ducción de instituciones justas, que los naciones explo- otra de Alemanes inmigrantes solidos de New York,
tadoras podían ayudar a progresar a las nociones otra de Nicaragüense~ y uno de reclutas Americanos
explotadas, tal como lo hicieron los Estados Unidos con Inmediatamente surgió un problema ¿Quién habría de
Filipinas Uno no debe equivocarse de que, dejados o comandar esto fuerza poliglota? Lo escooencia de
sus propios medios, los pueblos Centroamericanos ex- Walker no pudo haber sido peor que si hubiera estado
perimentaron una boja en sus niveles de vida y condi- con delirio de fiebre, como algunos pensaron que esta-
ciones sociales después de Walker, y no un avance (*¡ ba Su atención se centró en un alemán llamada Louis
Horace Greely puede haberlo considerado un pira- Schlessinger, un hombre educado y sensato a quie_n ha-
ta ambicioso de poder, Wall Street un agente de astutos bía usado en misiones diplomáticas y que hablaba los
capitalistas, pero él se consideraba como lo cabeza de cuatro idiomas esenciales Totalmente impreparado y
un ejército revolucionario, luchando c<;mtra los señores psicológicamente incapaz pora lo jefatura militar,
feudales del istmo en nombre de la democracia Como Schlessinger folló en reconocer de antemano el terri-
pruebo de su bueno fe democrático, no sólo trajo o torio por el que avanzaba y fue sorprendido por el ene-
Máximo Jerez al gobierno, sino que dio otros cargos migo en cuerpo A los primeros tiros la indisciplinada
ministeriales o Democraticos escogidos Dor Jerez.. auto- compañía de Alemanes se desbandá y huyó, seguida
rizá el transferimiento de lo capital de Granada o León, por los Franceses, con Schlessinger mismo entre ellos.
e hizo que el gobierno anunciara elecciones presiden- Por unos pocos minutos los Nicaragüenses y America-
ciales y congresoles, poro ser llevadas o coba por voto nos sostuvieron al enemigo, mas después de que cien
popular de ellos cayeron, se dieron a la huido, dejando o los
Para él lo sorprendente era que aunque Inglaterra heridos o uno sumario ejecución o monos de los jubilo-
no tenía escrúpulos en apoyar sus ansías reaccionarias sos Costarricenses
en Centro América con provisiones y armas, el qobierno
de los Estados Unidos, que se decía democrático, re- Nuevos de este tremendo descalabro llegaron a
husaba ver el significado de la lucho que estaba sos- Granado, yo azotado por los terrores del cólera, segui-
teniendo El Harper' s Weekly comentaba que el trato dos de los rumores de que un ejército hondureño estaba
recibido por Walker de porte del gobierno Americano, pOI unirse en el ataque contra Walker Uno ala de
era muv parecido al de John Knox y John Wesley de pánico inundó tonto a Americanos como o Nicaraqüen~
parte de lo Iglesia de Inolaterra Ero uno comnaroción ses Docenas de hombres recientemente llegados de
muy exacto debido a la psicológico similaridad de Wal- New York que no se habían alistado aun en el ejército
ker con los grandes reformadores relioios05 Como ellos, de Walker pedían el reqresa o sus cosos Aun sus
nunca se quejó de los herirlos recibidas de parte de sus veteranos estaban especialmente descorazonados, pues·
enemiClos, pero las calumnia,; de sus orooios coterr6neos to que un buen númera de sus mejores oficiales habían
le dejaron cicatrices El había salido baio el pendán caída afectados del cólera Na habían mpdias de re-
de lo democracia o un mundo lleno de pelioros, en bus- vivir lo moral ante el decaimiento provocado por el es-
ca de dragones que mator, y sus sentimientos acerca pectáculo de los fugitivos de Santa Rosa que medio
del castigo recibido por porte de Marcy y Buchanan muertos de hambre se arrostraban en lo Ciudad con
fueron los de un caballero que, mientras andaba en su informes de la incompetencia de Schelessinger y el sal-
gran empresa, oye que ha sida despreciado y excluida vajismo C05tarricense Schlessinger mismo fue arres-
de lo Meso Redondo tado, sometido o consejo de guerra y condenado o ser
fusilada por cobarde, pero loqró escapar, muchos pien·
(.) (R Obrell'6n Lorra, La CAmpaña dll1 TrAnsito. SAn José, 1956, p 58) son que de acuerda con Walker, cuyo solo responsabi··
lidad de haber escogido per<ona ton impreparada poro
(.) (A G FTnnk. "El DelllI.Trollo F..eon6rnleo de Nie:nag\la", en Inter-
Amel'iean Affairil, 1966, Vol VUI, No 4) el mondo militor ero manifiesta. A su amigo y más
-72-
frm e defensor en el Congreso de los Estados Unidos, el No se anticipaba invasión del norte en el futuro cer-
s'en ador John Weller, de California, Walker escribió en cano Molesto por sU descubrimiento de la inutilidad
n momento de crudo realismo "Tenemos grandes del Presidente Rivas como fuente de información,
desventajas morales en contra. Quizós ya no viva Walker se ,egresó hacia el Tránsito, pero ya era tarde,
hasta el final . pero si fallamos, sentimos que será en los Costarricenses habian tomado ventaja de su reti-
la causa del honor" rada para ocupar Rivas y la Bahia de la Virgen, donde
El más inminente y agudo de todos los peligros ocuparon los edificios de la Compañía y desconsidera-
que afrontaba Walker era ia posibilidad de que el ene- damente mataron a nueve de sus empleados america-
migo, ahora en número de 4,000, ocupara la impor- nos.
tante ruta del Tránsito y bloqueara el camino de los En tales circunstancias, dej<;lr de atacar sería
refuerzos Americanos Para impedir este movimiento, equivalente a un tardado suicidio Como Walker veía
aunque estaba débil por su enfermedad, tomó el mando la situación, su única esperanza estaba en sacar o los
personal de los 500 americanos que le quedaban, y los Costarricenses de sus fuertes posiciones de Rivas A
llevó al sur de la ciudad de Rivas, escenario de su pesar de la pequeñez de sus fuerzas y su falta eje arti-
derrota del año anterior, en el extremo occidental de llería, se decidió por un asalto inmediato Le ··fue bien
la ruta Allí puso todas sus energías en la recupera- en las primeras horas de la batalla Atacando en las
ción de la salud, la moral y la disciplina de sus tropas calles de Rivas en un inesperado movimiento circular,
"Ay del desgraciada que no se preparara debida- sus hombres atraparon y derribar~n a grandes números
mente ante SU severa presencia, para el cumplimiento del enemigo, y forzaron al rest"" cerca de 2,000, al
de su deber en vísperas de la batalla", escribió uno de centro de la ciudad Allí, por un tiempo, el intercam-
sus oficiales Fue por este tiempo que Walker públi- bio de riflería continuó en favor de los Americanos, con
camente reprendió a su hermano Norvell, y lo degradó cinco bajas Costarricenses por cada una ge Walker
de capitán a soldado roso, por haber participado en una Pero él no tenía el potencial humano necesario para
orgía contra sus expresas órdenes Desde entonces l mantener esta ventaja, y sus bajas, ent!re muertos y
desfilaba sus inquietos hombres en la plaza de Rivas heridos, llegaban a 120, la cuarta parte del total La
y los arengaba brevemente Era una tipico función caída de la tarde le permitió retirar a sus hombres,
Wolkeriona Mas delgado que nunca, pálido y febril, realizando este movimiento en el más absoluto silencio,
sus oscuros ropas colgándole de los hombros como de y cuando los Costarricenses, al amanecer, se prepararon
un espantapájaros, buscaba como darles Q sus hom- para resumir el ataque, encontraron con súrpresa que
bres una visión de héroes los Americanos se habían retirado lIeveíndose a los he-
IJProcuraré lJ , les dijo, J1poner ante vosotros fa ridos
grandeza moral de la posición que ocupáis Vosotros Algunos de los mismos asociados de Walker pen-
estáis solos en el mundo, sin un gobierno amigo que saron que habia llegado el fin, mientras de nuevo se
os de simpatía, mucho menos ayuda Vosotros no te- retiraron hacia Granada, mas ellos no tomaban en
néis nada que os apoye en esta lucho excepto la con- cuenta los imponderables de la guerra Costa Rica
ciencia de la justicia de vuestra causa Aquellos que comenzó a cOi1ocer la verdad acerca de sus graves bajas
deberían ser vuestros amigos, os dañan Yo no os en Rivas, y después de las altisonantes proclamas del
ocultaré el gran peligro ni la inminencia del riesgo en Presidente Mora, la enorme lista de sus caídos fue un
que estáis" Le oyeron en silencio Mas /flas pala- rudo golpe Peor aún fue la aparición del cólera en
bras tuvieron el efecto deseado y crearon un nueva su ejército en una forma especialmente virulenta No
espíritu entre ellos", escribió Walker "Es sólo por iba o estar viendo a miles de sus jóvenes destruídos en
medio del constante llamado a los más altas cualidades término de quince días en que la nación había respues-
del hombre, que se le puede hacer un buen soldado, y to al llamado de las armas, v la epidemia, que había
toda la disciplino militar consiste en el simple esfuerzo comenzado a extenderse en Costa Rica, fue achacada
de hacer la virtud constante, y segura, haciéndola ha- a la querró Cuando una espontánea demostración
bituql". exigiendo el regreso del ejército tomó caracteres de re-
vuelta en Son José, Mora decidió apresurarse a la
capital con las tropas que podían marchar
III
De pronto, sorprendidos, los Americanos supieron
Las noticias sé empeoraban. El Presidente Rivas que Rivas, la Bohío de la Virgen y la ruta del Tránsito,
informó de León que a pesar de sus esfuerzos para con- estaban una vez más abiertas para ellos Luego Ileqó
ciliar a los hondureños, estos estaban por invadir Nica- un mensaje del comandante que Mora había dejado
ragua y atacor a Granada Walker ahora tendrra que en Rivas, pidiendo la clemencia de Walker para los
decidir si atreverse a presentar batalla a los Costarri- centenares de enfermos Costarricenses que encontraría
censes en la ruto del Tránsito, pues si aunque triunfara allí. La primera reacción del campame.nto de Walker
aUn en contra de las grandes desventajas que afronta- fue un grito de protesta Iba a quedar sin castigo la
ba, sus pérdidas con toda seguridad serían grandes, y muerte a bayoneta calada de tantos heridos America-
su ejército estaría incapacitado paro enfrentarse a los nos? Sin embargo, cuando Walker dio órdenes a sus
Hondureños Su decisión fue regresar a Granada a tropas de respetar las convenciones de guerra entre
esperar los refuerzos nicaragüenses que se estaban pueblos civilizados, fue obedecido. Los enemigos en-
organizando en León fermos fueron atendidos, los que recuperaban fueron
No bien hubo llegado o Granado que le llegaron repatriados, y los que morlan eran debidamente
más noticias. los rumores de Honduras eran falsos. enterrados Aun el más anti-Americanista de los his-
-73-
toriadores Costarricenses tuvo que admitir IIEn recono-
l mente, los Estados Centraamericanas en una sola gran
cimiento a la verdad, debemos decir que Walker trató república Esta era su ambición, estas las objetivos
con humanidad a las soldados que encontró en Ri- que ansiaba realizar Muchos caballeros de la (l1ejor
vos" (*) conducta residentes en el Pacífico, movidos por el mis.
Este despliegue de humanitarianisma en media de mo sentimiento, se alistaran bajo sus banderas Es un
la desesperación y horror encendió la imaginación del gran error suponer que estos hambres son malhechores
pueblo Americano, y probó ser el más efectivo instru- y filibusteros!"
mento político de Walker, que compensaba mucho más
la pérdida de prestigio militar Las descripciones de IV
las escenas en los improvisados hospitales de Rivas,
donde él misma inspeccionaban las heridas del enemigo Como cualquier político, Walker estaba perpe.
y les daba toda la atención que podio, recibieron la tuamente empeñado en tomar decisiones racionales
aprobación nacional La prensa, que había comenza- dentro de un marco irracional Si su juicio fuese bue.
do a enfriarse con los noticias de sus derrotas, COmenzó no o malo en un momento dado, importaba menos que
a editorializar sobre él, alabando su fortaleza y gene- el cambiante e imprevisible juego de circunstancias en
rosidad, regocijándose en el hecho de que la marea se que trabajaba y el que, más que toda, determinaba el
había vuelto en su favor, y aun viendo en los destrozos resultado de sus acciones Un hombre tirando de la
del cólera, que había puesto fin a la campaña de Mora, cadera a una águila a una milla de altura, tenia tonta
la mano beneficiosa de la Providencia protegiendo a oportunidad de dar en el blanco como Walker de ven·
los Americaons, recordando el destino del Asirio cuan- cer la hostilidad de la administración Pierce por media
do cayó como loba en el rebaño. de algo que hiciera con el mayor empeño Sólo la
"Los Yankis", se regocijaba el Daily News de New mucha suerte y alguno favorable concatenación de
York, "no son los monstruos de rudeza y crueldad, ca- acontecimientos podría cambiar la actitud del Presi.
ma las calculadas calumnias de la burocracia europea dente hacia él Esa suerte fue suya en la primavera
nos describe, sino que. se han abierto paso como de 1856, cuando su clemencia con los Costarricenses
torrente fertilizante a través de las barre,as del barba- en Rivas estaba influyendo el sentimiento americano.
rismo Nicaragua está en peíz" Los periodistas El Comité de Plataforma del Partida Demócrata estaba
británicos también estaban impresionados, el Post, de entonces trabajando en la formulación de los princi·
Londres, ~ada amigo de Wafker, fue tan lejos como pios por los que la escogencia de un candidata presi.
para ver en él "un cierto parecido a la caballerosidad dencial sería supuestamente hecha Prominente pero
de lo Edad Media los Normandos en sus mejores sonaje en el Comité era Pierre Soulé, quien nunca
días", mientras que la influyente Saturday Review decía había perdonado a Marcy y a Pierce par su "traición"
a Inglaterra que "si Walker llegara eventualmente en el asunto del Manifiesto de Ostende Considerado
a anexar Centra América a los Estadas Unidos, se pue- como lo luz guiadora de los expansionistos americanos,
de dudar que Jos estadistas europeos puedan tener ya estaba determinado a revivir el espíritu del Manifiesta
motivos para interferir" en la plataforma Demócrata El resurgimiento de la
En Maya de 1856, Walker, dado por perdido dos reputación de Walker -"el noble Walker", le llamaba
meses antes estaba de nuevo en total control de la Soulé- daba al antiguo embajador la oportunidad
situación éosta Rica y Honduras parecían haber precisa que buscaba, y casi sólo preparó un punta de la
perdido interés por la guerra Las insurrecciones legi- plataforma que, esperaba, camt>iarfa totalmente la
timistas habían sida debeladas por fuerzas nicara- política de la nación, no sólo hacia el esfuerza de Wal·
güenses bajo el mando de Valle y Goicuría Algunos ker en Nicaragua, sino también con respecta a las pro·
refuerzos y provisiones de los Estados Unidos habían vocaciones Españolas y Británicas en el Caribe
llegado a Greytown en un vapor tardiamente suplido
por Margan Y lo que es más importante, el senti- "El momento ha llegado para que el pueblo de los
miento americano por Walker se estaba hacienda oir Estados Unidos se declare en favor de mares libres, y
cada vez con mós insistencia en los círculos políticos de un progresivo comercio libre a través del mundo
Un discurso en el Senado, el 1 de Mayo de 1856, del "Resuelve, Que el gran camino señalado para
Senador Weller, de California, fue amplíamente repor- la libre comunicación entre los océanos Atlántico y
tado "Na hay hombre cuya carácter haya sido más Pacífico . será asegurado por un oportuno y eficiente
malinterpretada que el General Walker Le he cono- ejercicio del control al que tenemos derecho a reclamar
cido par varias años en la casta del Pacífico Como un sobre él. Ningún poder sobre la tierra debe ser
caballero colmo, moderado e inteligente, de poco co- permitido impedir o perturbar su progreso
mún energía y de un carácter decidido Su integridad, "Resuelve, Que en vista de tan importante inte·
su honor, jamás fueron puestos en duda por ninguna rés, el pueblo de los Estados Unidos no puede n:enas
parte. Después de haber sido invitado, fue a Nicara- que simpatizar can los esfuerzos que están s,endo
gua, no como un filibustera, no fue allí a saquear Ni hechos por el puebla de Centro América para regener~r
deseaba sus tierras ni su dinero, pues nadie posee me- esa porción del continente que cubre el paso a troves
nos sórdidos sentimientos que el General Walker El del istmo interoceónico"
iba movido de una alta y honrosa ambición, el deseo Soulé, en realidad, estaba diciendo que sólo un
patriótico de ayudar a establecer las instituciones libres candidato que estuviera de acuerdo en respaldar a
en Nicaragua, y posteriormente, confederar, pacífica- Walker y el Manifiesto de Ostende obtendría la mayo-
ría de las delegaciones sureñas en la Convención que
(.) (J. Pérez, Memorias, n, p 51). estaba por reunirse en Junio en Cincinnati. Una ad'
-74-
vertencia para Buchanah, y una invitación para los
traS esperanzados Buchanan estaba haciendo un
°ueg o sutil A los sureños les hablaba de su satisfac-
~ión en la parte que había tomado en el Manifiesto, en
el que había tenido considerable intervención Pero
en el Norte y en los círculos británicos daba a conocer
privadamente que Soulé, "un verdadero hechicero", le
había hipnotizado a firmar el documento, y que en
realidad no tenía lo menor simpatía por éste Nadie
podía saber a ciencia cierta en qué pie estaba en este
asunto
El primer candidato a ceder a la presión de Soulé,
fue el Presidente Pierce, y quien tadavía soñaba con
sucederse a sí mismo en la Casa Blanca. Pues pasan-
do por encima de Mercy y desoyendo las protestas de
Costa Rica, Honduras y Cornelio Vanderbilt, el 14 de
Moyo de 1856, reconoció al gobierno de Rivas en Nica-
ragua, er la persona de su nuevo Ministro, el Podre
Agustín Vijil
Nadie pudo haberse sorprendido mós por el nuevo
cambio de situación que el Padre Viiil mi,mo, quien
desde el momento de su aparición en Washington ha-
bía sido objeto de insultos y vilipendio Una alma
sencilla e idealista, un anterior abogado vuelto sacer-
dote, ansioso de servir lo causa de la paz y el bienestar
popular, estaba deprimido por lo intensidad del senti-
mi~nto hostil contra Walker que encontró dond~quiera
lo influencio de Inglaterra, los conservadores Centro-
americanos o la jerarquí'a Católico se hacían sentir La
mayoría de los diplomóticos de Woshinqton le ianora-
ban, lo prensa dominada por Vonderbílt le insultaba,
y el Arzobispo de Boltimore le reprendió diciéndole El Presidente James Buchanan (tomado de un
"¿Es posible que un sacerdote Católico lJueda venir a dagumrotipo).
este país a trabajar contra su Iglesia y su país natal?"
Fue necesario lo aceptación de sus credenciales por el ella mismo estaba ayudando secretamente a sus ene-
Presidente poro hacer ver a Vijil que la fuerza de Wol- migos Como pruebo de lo seriedad con que veía la
ker residía, no en Washington sino en el país en gene- situación, Lord Palmerston orden6 20,000 soldados al
ral Canadá, y desplegar una gran revista naval, a la que
En New York se celebró una reuníón masiva, a la el Ministro Americano en Londres fue expresamente
que asistieron millares de personas, para celebrar el invitado Rumores de guerra se levantaron de nuevo
reconocimiento de Wolkpr con enormes letreros en ros a ambos lodos del Atlántico El Post, de Londres,
Que se ''';0 NO INTERFERENCIA BRITANICA EN EL advertía que "nadie puede decir hasta donde las con-
CONTINENTE AMERICANO! Y ALARGUEMOS LAS secuencias del éxito del filibusterismo en Centro Amé-
FRONTERAS DE LA LIBERTAD! En esto reunión, otra rica puede llevarnos Debemos estar preparados o
contendor para lo nominación Demócrata, Lewis Coss, defender nuestros posesiones" Patrocinadores de un
Senador por el E,todo de Michiqan, se unió al camoo directa desafio de los Estados Unidos o Inglaterra, por
favorable a Wolker En una corto leído a lo multitud Nicaragua, eran prominentes en la Convención Demó.
delirante, decía "Confieso libremente que los esfuer- crota de Cincinnnati Allí, después de un agitado
~?' heroicos de nuestro coterráneos en Nicaragua ex- debate, los puntos nicaragüenses de Soulé, fueron in-
citan mi admiración.. Las dificultades que el corporados a la plataforma del Partido con grandes
General Walker ha encontrado y vencido colocarón su vítores.
bambre en el cuadro de honor de los distinauidos hom- Lo mayor parte de los delegados sureños en lo
res de Su tiempo Un nuevo día, espero, comieh- Convención dio sus votos a Cass o Pierce Los Estados
~o para los Estados de Centro América Nuestros del Norte, sin embargo, se sintieron más seguros con el
~onciudadanos sembrarán allí las semillas de nuestras nunca comprometido y exquisitamente cauteloso Bu.
Instituciones, y que Dios permito que crezcan para dar chonon, y como muchos lo habían previsto, él surgió
uno abundante cosecha de indu~trias, empresas y con la nominación Con el ineficiente Millard Fillmore
prosperidad". . como candidato del Partido Americano (Know-Nothing)
y el recién nacido Partido Republicano, jugando loca-
. I Estos acontecimientos no fueron ignorados por los mente su destino con el General Fremont, de California,
~ ~ses, q~ienes ~upusieron que el reconocimiento de no ero difícil predecir de parte de quién estaría lo victo-
F a ker seno segUido por una abierto ayuda americano ria en los próximas elecciones de Noviembre A esos
ue mós fácil para Inglaterra creer esto, puesta que alturas todavía existfa la generalizado impresión de
-75-
Que uno vez Que Buchanan estuviese en lo Presidencia lance de Palmerston y darle;¡ o Walker todo el ánimo y
se revelaría o sí mismo como exponsionisto, jugaría el lo ayudo necesarios

Capítulo Quince
EL PRESIDENTE
Walker, para apaciguar o los vecinos de Nicaragua
redujera el contingente americano de sus fuerzas a I~
En Nicaragua también, 1856 vio une cempaña mitad. Husmeando en el aire una conspiración, repli.
presidencial, que alcanz6 un grado de turbulencia có que tomaría en consideración tal idea cuando Nica.
sorprendente eun pare Latino América Al principio ragua estuviera en capacidad de pagar a los hombres
de lo primavera, cuando el sur de Nicaragua estaba en licenciados, de acuerdo con sus contratos, que les pro.
los angustias de lo guerra, en [a regi6n de León se metlan substanciales concesiones de tierras y dinero al
llevaron o cabo unas elecciones El jefe del estado fin de sus servicios.
fue escogido entre tres candidatos, Rivos representando Wolker notó, también, que "hablo una sombra
o los moderados, Jerez en representación del 010 radical sobre el rostro de Jerez" Una noche Jerez llegó a lo
del Partido Democrático, y Mariano Solazar, un rico residencia de Walker en León paro disc,!tir el futuro
mercader vuelto oficial del ejército, que había obtenido de la Legación de Nicaragua en Washington, pues el
considerable popularidad por sus ardientes discursos y Podre Vijil hablo pedido ser relevado de su puesto
sus oportunos desembolsos Los resultados favorecie- Pensando que Jerez quería el cargo para sí, Walker
ron o Solazar por un pequeño margen Sin embargo, inmediatamente le dio su aprobación, y Jerez parecío
después que Walker restableció el orden en el sur, Ri- contento cuando se despidió A la hora volvió, sin
vas exigió que Granada y los distrítos 01 este y suroeste embargo, y preguntó indeciso' "Entonces, mi nombro.
del Lago de Nicaragua, donde estaba su mayor fuerzo, miento o los Estados Unidos está decidido?" Walker
votaran también Inmediatamente surgieron las difi- cogió la idea implkita en la pregunta Jerez pensaba
cultades que el ofrecimiento había sido hecho paro desembara·
Los granadinos se agitaron al darse cuento que zarse de él Paro borrar toda duda, Walker le dijo
no importaba cuól de los candidatos ero elegido, ellos "Apoyaré su nombramiento, Don Máximo, s610 si usted
estarían subordinados 01 odiado León Aun Rivas fue lo desea". Pero Jerez mostraba aun sus sospechas, y
sometida 01 centro norteño como capital de Nicaragua Walker se dio cuenta que ninguna de sus palabras
Los angustias de la guerra no había apaciguado en lo podría restaurar su antiguo amistad.
mínimo lo rivalidad entre las dos ciudades Habían Solazar también se volvi6 una fuente potencial de
sido llevados a una tregua inquieto por Walker Si dificultades, pues se descubríó que usando su posición
había de haber un nuevo Presidente, decían muchos en en el ejército había hecho contratos ventajosos como
Granada, que él también seo candidato Que hayan comerciante o expensas del Estado Walker lIam6n·
unas nuevas elecciones dolo a cuentas, lo torn6 en su poderoso enemigo
ll
Contra esta propuesto, Rivas, Solazar y Jerez to- IIHubo muchos f escribió sobre este período de tensión,
maron una posición firme No tenían dudo del resul- "deseosos de excitar las pasiones populares y los pre·
tado de unos elecciones en lo que Walker tomara juicios en contra de los Americanas . para destruir
parte No sólo los granadinos sino aun algunos de los lo confianza del pueblo en los nicaragüenses naturali·
leoneses votarían por él El retiro de las tropas Cos- zados" El y lo mayoría de sus hombres hacía mucho
tarricenses lo habían convertido en héroe nacional En tiempo se habian hecho ciudadanos del país de su adop·
Granado, por dondequiera que iba los gentes lo seguían ción.
vitoreándole Cuando visitó León con algunas de sus
tropos, la ciudad se volvió loco de entusiasmo Se 11
daban fiestas en su honor, se escribían canciones en su
honor, "mujeres de toda edad y condición" se apiña- En uno reunión de gabinete, cuando los Ministros
ban a su alrededor bendiciéndole por haber protegido de Rivas debatían sobre si proclamar unos nuevos elec·
sus hogares Las noticias del reconocimiento del Padre ciones, todos, excepto uno, se opusieron Walker
Vijil por el Presidente Pierce le añadió codos o su esta- escuchaba silencioso. Los historiadores Centroameri·
tura Era el hombre de éxito, y el pueblo, dándose canos, tratando extensamente este momento de su co·
cuenta de los probables ataques al país por el norte y rrera, llegaron a la conclusión de que estaba animado
por el sur, se volvía a él y a sus gringos poro que lo exclusivamente por la ambición, mas este punto de vis·
protegiera ta hoce caso omiso del hecho de que él podría haberse
La vehemencia con lo que Rivas se opuso a una proclamado Presidente mucho antes, si asf· lo hubiero
nueva elección sorprendi6 a Walker. L1eg6 a lo con- deseado. El mismo había establecido y mantenido en
c1usión de que lo presión de los agentes de Vanderbilt ~I poder 01 gobierno de Rivas La Presidencia, paro é!,
y del gobierno de Guatemala influenciado por Ingla- Iba a ser ciertamente embarazoso, proveyendo muO"
terra, habían comenzado o quebrantarlo No de otra cianes a sus enemigos de Washington. No hoy rozÓll
manero podía explicarse lo propuesta que el viejo Pre- para dudar su propia declaración de que sus motivo'
sidente expresó durante su reunión en León, que ciones en insistir en uno nueva elección con él como
-76-
andiduto era asegura, la protección de sus partidarios y Jerez elOn aholO evidentes Jerez habla dado la
emerica nOS "Todo tendia a demostrar que en coso orden a Natzmer, suponiendo que no sería obedecido,
Nicaragua fuese invadida los Americanos pod. ion esperando por lo tanto que las cosas se volvieran con-
encont.ar lo maquinaria del gobierno que ellos habían Ita los Americanos po> su desobediencia a una auto. i-
reado Y sostenido se había vuelto contra ellos mis- dad legítima" No queriendo que el lompimiento
~os" escribió Walker "De ahí que, 01 menos que se entre él y los leoneses ocurriera por semejante cuestión,
diSpu~iera llevarse a Rivas como prisionero, -y por lo ordenó a Natzmer retirara a sus hombres de León y se
tanto toda la fuerza mOlal de su gobierno se hubíera le reuniera en el camino a Granado
erdido- era necesario para el bienestar de los Ame-
~canos que se ordenaran unas nuevas elecciones ll
Ya
no podio controlar el gobíerno del! ás del trono, y no 111
controlarlo hubiera sido traicionar al ejército que leal-
En uno amorga proclama Walke, informó o los
mente había luchado por él nicaragüenses que Rivas había traicionado su lealtad
En aquello decisivo reunión del gabinete, habien- como Presidente, invitando a [as tropas de otras nacio-
do escuchado pacientemente todos las opiniones, se nes, Guatemala y El Salvador, a invadir Nicaragua
volvió hacia Rivas y tranquilamente le pidió decretara De esto existían pruebas "Conspilando contra el
unas nuevas elecciones No fueron necesarias las mismo pueblo al que estaba obligado a proteger, el an-
amenazas; todos sabían que el asunto se había reduci- terior Gobierno Provisol iD no era ya más digno de exís~
do a una pruebo de poder, y no había lugar a duda tir En el nombre del pueblo he declarado, por lo
dónde el poder estaba Cediendo, el P. esidente firmó tanto, su disolución.
el decreto Fue nombrado un nuevo Presidente Provisional,
Al siguiente día, dejando en la ciudad una guar- un nicaragüense que había desempeñado cargos res-
nición americana 01 mando de Natzmer, Walker se ponsables en el gobierno y cuya residencia estaba en
dirigió al sur hacia Managua, a medio camino entre Granada Don Patricio Rivas, desde León, replicó con
Granada y León Rivas se tomó muchas molestias pa- la misma moneda, llamando a Walke. traido>, remo-
ra dOl la impresión de que estaba de acuerdo con la viéndolo del mando y llamando al país a tomar las ar-
política de Walker "El Presidente y muchos otras de mas contra los americanos
los ciudadanos principales le acompañaron va. ias El Domingo, 29 de Junio, se llevaron a cabo las
millos en su viaje, y 01 despedirse, Don Patricio Rivas elecciones Confo> me lo tabulación de El Nícaragüen-
afectuosamente abrazó al General en Jefe, declarán- se, las papeletas dieron a Walke, una abrumadora
dole con humedecidos ojos que podía contar con él en mayoría, casi 16,000 de un total de 23,000 votos, con
cualquier eme.gencia" Pero Walker no había cami- 35,000 votantes en toda lo nación Estas ciflas fue-
nado veinte millas cuando estalló la tormento política ron naturalmente increibles, puesto que no hubo vota-
que pesaba sable León De pronto, el infundado ,u- ción en el área densamente poblada de León A este
mar de que todo el gabinete iba a ser arrestado, corrió respecto, los granadinos que manejaron las mesas elec-
par la ciudad, y cama convencido de la verdad, el Pre- torales pato Walker siguieron la costumb,e nocional
sidente y varios de sus Ministros, tomaron sus caballos Las elecciones nicaragüenses eran tradicionalmente tan
y huyeron hacia el norte El fomentador principal de deshonestas como los realizadas en New York o San
la dificultad fue Solazar, quien anduvo por lo ciudad F,ancisco en la misma época De la pequeño pobla-
proclamando que los Ame, iconos estuban pOI asesinar ción masculina del país, sólo una pequeña fracción
a los jefes nicaragüenses Lo infundado acusación fue tenía los requisitos y el interés necesario para votar
especialmente efectiva en las secciones más pob,es de La mayoría de aquellos que votaron eran citadinos de
la ciudad, donde los deshe,edados eran más fácilmente la clase media, tenderos y artesonas, pues pocos en los
mavidos a demostraciones y motines Grandes núme- distritos rurales harían el tedioso viaje o la ciudad sálo
ras de los desanapados y hambrientos solieron de sus poro reponer un político por otro El voto total era
chozas, algunos de ellos armados, y comenzaron ani- generalmente muy pequeño poro ser convincente, y el
mados por Solazar a establecer barricadas en las calles procedimiento nOI mal del pOl tido en el poder era inflar
cerco de un depósito de armas resguOl dado por tropas el tamaño de su victoria, para así dar la impresión de
americanas. una escogencia popular
Lo crisis fue creciendo rápidamente Natzmer, POI a los granadinos el resultado de la elección fue
creyendo que sus soldados estaban po. ser "tacados, un descanso ¿Qué hubiera sucedido si un leonés hu-
ordenó su pequeña fuerza ocupar las torres de la Cate- biera sido el gobernante? La ciudad se volcó en masa
dral de León y estar a la defensiva Inmediatamente para la inauguración, y las calles estaban llenas de
le llegó una O> den de Jerez, como Ministro de la Gue- multitudes deliranteS "Viva el P. esidente! Muerte
rra los americanos tendrían que evacuar lo Catedral a los enemigos del orden!" Para la multitud Latino-
y serían repuestos por tropas nicOl agüenses, las que americana/ amante del esplendor, la apariencia ordina-
mantendrían el orden en la ciudad Natzmer titubeó ,ia personal de Walker debe haber sido tristemente
La desobediencia podría se, interp,etada como amoti- desconsoladora El Presidente, bajo de estatura, de
namiento, pero temía exponer a sus hombres a ser treinta y dos años de edad, iba vestido con un desieñido
atacados en las calles Rápidamente envió un men- saco negro, pantalones flojos, y sombrero de fieltro
jaJero a matacaballa donde Walker con la orden de negro¡ parecía, según la descripción de un reportero
erez y una solicitud de instrucciones. del Tlibune, de New York, "un pulpeta de uno de los
Como Walker vio el asunto, "los cálculos de Rivas bOl rios más pobres de la Sexta Sección" Con todo,
_. 77--
hubo suficiente pompa: un desfile militar, música mar-
cial, banderas, servicio eclesiástico, solemne juramento
ceremonial Luego Walker se dirigió a lo gran muche-
dumbre congregada en la plaza Un rumor de que
aprovecharía la ocasión paro buscar como anexar Nica-
ragua a los Estados Unidos había circulado amplia-
mente, y representantes de lo prensa y cónsules de los
grandes poderes estaban presente en númro consideró-
ble Con gran sorpresa general, el meollo de su
discurso fue una advertencia de los intenciones de Ni-
caragua o controlar d todo costo su propio destino, y
und negación de los derechos de los otros poderes, "yo
J1
sean vecinos o distantes a ocupar o disponer de cual-
quier parte de su territorio Los disparos de veintiún
cañonazos fueron los signos de admiración a sus orgu-
llosos y dignos afirmaciones
El banquete inaugural, 01 que asistieron cincuenta
prominentes nicaragüenses y americanos, fue igual-
mente un éxito En deferencia 01 gusto personal de
Walker, todos los brindis fueron Con vinos suaves, una
sensatd precaución, puesto que fueron ofrecidos cin-
cuenta y tres. Walker mismo propuso un brindis 01 Uno de los bonos emitidos llor Walker en 1856, después
de haberse elegido Plesidellte de Nicaragua
Presidente Pierce, pero el brindis recibido con más en-
tusiasmo fue el ofrecido por uno de sus oficiales a
"Uncle Bílly", lo que provocó uno risotada de Walker, Repúblico-, lo que significaba Legitimistas nicara-
fenómeno suficientemente raro que causó comentarios güenses que habían apoyado la invasi6n Costarricense,
de la prenso iban o ser confiscadas y vendidos De tales haciendas
habían varias veintenas, incluyendo algunas de las más
ricas del país Estos disposiciones, reminiscentes de
IV las medidas adoptadas por Robespierre en los años
radicales de la Revolución Francesa, provocó gritos de
Dos días después anunció la formación de su dolor de los conservadores nicaragüenses, y considera-
gabinete, compuesto enteramente de nicaragüenses, ble crítica en los Estados Unidos
los que eran respaldados, sin embargo, por subsecreta-
rios americanos Mientras reforma seguía tras refor- La confiscación de las grandes haciendas fue el
mar se veía claramente que sus intenciones eran ame- principal factor en el programa de Ameriqmización de
ricanizar el país, aun conservando su independencia. Walker Era el único medio, creía, de atraer el capital
Se intradujo el inglés en los juicios como idioma legal, americano a Nicaragua Cada pedazo de tierra que
"de igual valor" que el español. El volar de la moneda el gobierno se creyera justificado en tomar iba a ser
Se puso a la par del dólar americano Bonos con un valorado por uno Mesa de Comisionados, y al menos de
interés del seis por ciento fueron impresos, para ser que el dueño se presentOla dentro de cuarenta días
ofrecidos a la venta por medio de agentes en los Esta- dando las razones por los que no debía ser vendido,
dos Unidos Vales militares en dólares fueron emiti- la venta se llevarla a cabo al mejor postor La primera
dos para cubrir los gastos corrientes Pero los más de estas subastas, llevada a coba en Granada a finales
importantes cambios fueron en político fiscal El go- de Septiembre de 1856, comprendió más de cuarenta
bierno de Nicaragua en el pasaqo percibía sus princi- haciendas Las propiedades descritas -haciendas,
pales inqresos de tarifas altas sobre la importación de casas, cosechas y animales- fueron varoradas en
mercaderías, tales como l telas, vinos, machetes l ara- $753,000, y la subasta fue anunciada en periódicos de
dos, y cosas semejantes, un sistema que hada los pre- New York, New Orleans y San Francisco
cios prohibitivos paro el pobr~ Walker puso esos La confiscación de las haciendas enfureció a la
artículos en una lista libre de impuestos, mientras que clase propietaria de Nicaragua, mas también perturbó
éstos en los demás fueron grandemente reducidos para plOfundomente, a campesinos arrendatarios y moZOS
fomentar el comercio del campo Cualesquiera que fuelan sus penalidades,
El gobierno, declaró Walker, debe, de ahora en no tenían deseos de cambiar a sus amos conocidos par
adelante, buscar sus ingresos en fuentes que han esta- extranjeros o gringos Lo impopularidad de la polí-
do exentas de impuestos Todos los comerciantes al tico agraria de Walker fue evidente desde el principio
menudeo deben ser matriculados, y pagar un impuesto No estaba en posición, sin embargo, de suavizar el gol-
de matrícula al gobierno Los manufactureros -el pe El tiempo iba pasando Con los leoneses en
principal, casi el único producto Ilmanufacturado" en contra y con las tropos de El Salvador y Guatemala lis-
Nicaragua era la bebida alcohólica nacional, el aguar- tas d juntárseles en cualesquier momento y con Ingla-
diente- fueron similarmente exigidos a pagar caro terra azuzando a Costa Rica o la continuación de la
por el prívilegío de hacer su negocio. Las tíerras que guerra, la inmediata ayuda americana, más que nuncal
habían estado en posesión de personas desleales, era su única esperanza Si dinero, hombres, y provi-
-aquellos que hablan ayudado a los enemigos de la siones no venfon pronto de los Estados Unidos en
-78-
grandes cantidades, la defensa contra las posibles des-
ventajas se lÍa inútil Las IÍcas haciendas de Nicara-
gua eran el cebo que ponía ante los ojos de alnericanos
con el objeto de atraerlos hacia Nicaragua yola de-
fensa de su gobierno "Puede ser", escribió más tarde,
"que fa reorganización en Nicaragua se intentó muy
pronto, pera los Americanos fuelon empu jodas ha-
cia adelanle pOI la fuel za de los acontecimientos"

v
Wolker buscaba coma fOllalecer su ejército y aun
estableció una mm ina rudimentaria Esta consistía
iniciolmente de una simple goleta, plOpiedad del ene-
migo leonés de Walker, SalazOl, quien había comenza-
do a comerciar con Casta Rica bajo una bandela Una OIdel1 milita¡ esclita pOr 'Vallte1. lH\1.a el Capitán
Americana, a la que no tenía del echa Cuando la Fayssoux Dice: "Venga a este lugM tan plonto como
goleta entló al puerta de San Juan del Sur, las hombres pueda Deseo consultallc un impol tante aSlIllto".
de Walker inmediatamente lo captUlOlan Se lleva- darle a Walke, la noticia de que él ,econocería su ga-
ron a ba. da dos pequeños cañones y fue rebautizada biel no en nombre de los Estados Unidos IOn una sub-
Granada y fue puesta bajo el mando de un extraordi- siguiente ceremonia, Wheelel por sí y ante sí amenazó
nario joven, marinero de fOltuno, el Teniente Callendet
a Inglateora, por inferencia, con la guerra "El ~obiel­
Fayssoux, un hermoso, barbado joven de Missouri que
no de los btados Unidos", le dijo a Walke., "espero
se había distinguido, cinco años antes, en la expedición
unirse cordialmente a Usted en el decidido propósito
cubana de Narciso López Parecida a Walker en su de impedir que cualquier poder extranjero intente obs-
orgullo de parte y su dete¡minación, Fayssaux pronto
taculizar el p,ogresa de Nicaragua en alguna forma.
justificó la fe que Walker puso en él Un buque de
guerra inglés, el Esk, lo avistó en alta mar, y su capitán, La g,an voz de mi nación se ha oído. Sus palabras no
Sir Robert McClure, le ordenó llegar a borda y pueden pasOl desapelcibidas"
enseñar la patente bajo la cual navegaba la Granada,
l/bajo una bandera desconocida pOla toda nación". VI
Fayssaux secamente I ehusó, y las amenazas de hundir
su embal cación no le hicieron obedecer la 01 den de Las esperanzas encendidas pOI Id aCCIOI1 de
McClure Wheele. pronto se apagO! 011 Su efecto principal fue
Walker, leyendo el infar me del incidente de pi ecipitar un rompimiento entre la administración Piel-
Fayssoux, resolvió na dejarla pasrJI Unas días más ce y Walke. Pierce era un "Iame-ducl< President",
tarde, Mce/UI e le visitó en Granada para 011 eglal el es decir, un Pr esidente que no había sido reelecto, y ya
salvo conducta de algunos súbditos britál1icos el1tonces no tenía ningúl1 motivo para apoyar a Walkel en conlla
en GlClnada Walker na se levantó de su asiento, ni de los deseas de Marcy Así pudo éste I eprender a
se lo of. eció al inglés En cambio, mirándole fijamen- Wheeler en té. minas cáusticos y lIamallo a Wosh-
te le dijo "Espe.o, seña., que usted ha venido a pre- ington, y fue igualmente brusco en negarse a recibi. al
sentar sus excusas por el incidente de la goleta Su nuevo Ministro que Walker había enviado o leponel
conducta con el Teniente Fayssoux fue impropia de un a Viiil
inglés y de un oficial británico Yo daré un informe (l En lo que concernía al gobiel no ameJicano, Wal·
su Qobierno, exigiré una investigación, y lograré una ker era ahora nada más que un individuo fuera de la
explicación ll • ley, cuya cabezo eslabo a merced de cualquiera de sus
McClure se dio cuenta que estaría inhibido a lIe- enemigos ¿Había, entonc.es, alguna espelanza? Un
VOr a cabo su comisión mientras no presentOlO sus hombre del Estado MaYal de Wolker creía que sí la
excusas, y al fin consintió en hacerla De entonces en había, el cubana, Domingo de Goicuría, en ese enton
adelante Fayssoux era el favOl ita entre los oficiales de ces b. igadier general al servicio de Walker De cerca
Walke, sesenta años de edad, UI1 hambl e de gran expeliencia y
Olio ayuda temporal al aumento del p,estigio de sentino común, se impacientaba con el romanticismo
Walker le llegó de pO! te del Ministro Americano en de Walker El mismo tenía una figura romántica
Granada, Wheeler Una carta atracada del Secretario usaba una amplia barba gris que juró no ca' társela
de Estado Marcy informaba a Wheeler que las c. eden- hasta que su país estuviera libre de España, pelO la
c'ales del Minist' o nicO! agüense Viiil habian sido acep- iriea de un arregla, de una componenda, na le pe. tur-
tadas, y le daba instrucciones pOlO establecer relaciones baba El deseo de Walke. de lucha. contro Vanderbilt
diplomáticas con el gobierno nicaraqüense. Hasta y su determinación de no hacer concesión alguna al
donde Marcy sabía cuando escribió esta cm ta, el Pre- poderío Inglés, le parecia o Goicuria que e. a irracional
sídente de Nicaragua era Rivas Wheele, no se lomó en un hombre cuyo plOpio país le había abandonado.
lo molestia de esperar que el Sec, etario de Estado re. ¿POI qué Walker na abandonaba a las Estados Unidos?
¡;OnSiderara el asunto en vista de la ascensión de Wal· Le pareció posible a Goicuría hacer que Inglaterra viese
er a la Presidenda. Po, el contrario, se apresuró a a Nícaragua baja un nuevo régimen, no coma un bas-
-79.-
tión Americana, sino mós bien como un valladar contra la sugestión de un préstama para Walker. Teniendo
cualquier movimiento de los Estados Unidos en el Ca- que vérselas con Vanderbilt? Y con Margan y Garri_
ribe Hacía apenas un mes que Benjamín Disraeli son abandanando su compromiso de suplir con barcos
había pronunciado un discurso en la Cámara de las los rutas de Nicaragua? Nadie podría oír la pro.
Comunes, sugiriendo que Inglaterra podría cesar su posición Los hombres con quienes hablaba mostro.
oposición a la Americanización de NicOIaguo¡ si los ban, además, un desalentador cinismo acerca de los
Estados Unidos abandonaran sus aspiraciones a Cuba, motivaciones de Walker Era bien sabido en WolI
una idea que llenó de entusiasmo al movimiento de in- Street que Randolph iba a ganar una fortuna personal
dependencia cubana del trato con Margan y Garrison Habría una persono
Walker creía que si se podía sostener por unos sensata que dudara que Walker mismo sería igual_
ocho o nueve meses, hasta que Buchanan ganara la mente beneficiado? Goicuría defendía a su jefe con.
elección presidencial y asumiera el cargo, todo podría tra tal imputación, pues en este aspecto, por lo menos
resultar bien No había recibido indicación alguno que conocía a Walker Este podría ser corruptible en otro;
Buchanan habría de hacer caso omiso de los puntos en aspectos, puede ser que la necesidad de mantenerse
la plataforma Democrática que pedían el apoyo del en el poder lo estuviera corrompiendo, pero a nadie le
esfuerzo americano en Nicaragua Necesitaba tiempo importaba menos la riqueza personal
y cualquier recurso que le diera tiempo era digno de Al cubano se le ocurrió una gran idea Puesto
probarse En este estado de ánimo, consintió en dejar que Walker no podría sobrevivir sin un empréstito, y
que Goicuría hiciera un esfuerzo dipiomática en su puesto que un empréstito no podía obtenerse contra el
favor, y le nombró Ministro en Inglaterra con una doble peso de la enemistad de Vanderbilt, había una salido.
misión primero, negociar un empréstito en los Estados Se acercaría al Comodoro Impetuosamente, sin espe·
Unidos, y luego, praceder a Inglaterra a ver qué podría rar las instrucciones de Granada, visitó al millonario y
hacer Para fortalecer su acercamiento a Inglaterra, francamente se hizo la propuesta restauración de los
le dio al cubano una carta cuidadosamente preparada privilegios de Vanderbilt en la ruta del Tránsito, a cam.
para dar la impresión de que, entre Inglaterra y los bio de un empréstito
Estados Unidos, él era neutral "Haga (a los Ingleses) El Comodoro estaba interesado, aun más, se mos-
ver que nosotros no estamos empeñados en ningún plan tró tratable La destrucción de Walker estaba resul·
de anexión Usted puede hacerles ver que el único tanda un problema costoso, y le había movido a admi.
medio de impedir la creciente y expansiva democracia ración el coraje y la persistencia del hombre Todo lo
del Norte es por medio de una poderosa y compacta que él quería era la capitulación de Walker, una vez
federación sureña basada en principios militares" asegurado esto, estaba dispuesto a ser generoso Se
Esta era una de aquellas cartas, corrientes en la discutió un préstamo de un cuarto de millón de dólares,
diplomacia, que, aunque ostensiblemente contienen cien mil a pagarse el día que Vanderbilt restaurara el
instrucciones secretas, son realmente para ser enseña~ servicio o Nicaragua, y el resto dentro de un año des·
das privadamente a los estadistas del campo opuesto, pués
con el objeto de fortalecer sus convicciones Una car- Regocijado, Goicuría se apresuró a escribir a Wol·
ta en el juego diplomático, aceptada por GoicUl ía, so- ker dándole las buenas nuevas No pudo resistir, sin
lamente en ese sentido Walker evidentemente sintió embargo, agregar en su carta los rumores que hobía
la necesidad de reafirmar a los amigos cubanos de oído sobre las ventajas personales de Randolph en el
Goicurío, así como a los Británicos, sus intenciones con trato con Margan y Garrison Esto fue un error fatal
respecto a Cuba, pues añadió, "Cuba debe ser y será No comprendió que en lo que se trotaba de Randoiph,
libre, mas no para los Yankees. Oh, no! Ese bello Walker no soportaba ninguna crítica Pasó un mes de
país no está preparado para esos bárbaros Yankees incertidumbre mientras la carta llegaba a Granada y
Qué haría tal grupo de cantores de salmos en la isla?" era contestada La respuesta fue como un latigazo
Este era el tono en que los Latinoamericanos estaban en la Cara de Goicuría uPar favor no se moleste más
acostumbrados a hablar del grinqo, el estilo es curiosa- acerca de la Compañía del Tránsito Todo lo que us-
mente incansistente con el de Walker, y no es impra- ted diga acerca de Mr Randolph cae enteramente
bable que la idea y Ja fraseología hayan sido sugeridos sobre mí"
por Goicuría
El cubano no podía soportar tan brusco desaire, y
le escribió a Walker en términos que los apartó aún
VII más Era naturalmente inútil, le decía, el seguir para
Inglaterra Si el comparativamente amistoso gobierno
A su primer puerto de arribo, New Orleans, Goicu- americano, había rehusado recibir al enviado de Wal·
ría fue ingratamente sorprendido El público podría I<er, apenas si se podía esperar el reconocimiento de
sentir entusiasmo por Walker, pela los sureños de re- Inglaterra, por lo menos hasta que el actual gobierno
cursos no sentían ninguno por los bonos nicaragüenses nicaragüense demostrara su estabilidad por medio de
Aparte de lo precario de la situación de Walker, ellas una decisiva victoria sobre sus enemigos militares En
no podían pasar por alto su poco satisfactoria posición un frío lenguaje, Walker le respondió que si Goicurío
con respecto a la esclavitud La esperanza que queda- había escogido renunciar a su misión otra persona iría
ba de recoger fondos en la cantidad necesaria requeri- en su lugar, y le habló crudamente de su inquietud
da, estaba en New York, y Goicuría se fue al norte sin sobre los rumores de que el cubano se había vuelto
dilación alguna Pera allí la situación era más desilu- agente de Vanderbilt. .
sionante Los financieros simplemente se sonreían a Al mismo tiempo, Walker revocó el ascenso d~
-80-
G . uria o brigadier general del ejército nicaragüense, tierras del Caribe No se explicó el propósito con que
OIC o gacetilla sobre el particular apareció en El Nica- esto carta habla sido escrita
y u~ense Los periódicos de New York, especialmente Algunos años más tarde el cubano exp' esó pri-
r'fgHerald presionaron a Goicuría por explicaciones, y vadamente su pesar al haber permitido que la corres-
~ 1 inca~az de dominar su cólera, dio a la publicación pondencia de Walker se publicara, pues su efecto sobre
eS e~1I0 parte de su correspondencia con Walker que se la leputoción de Walker fue dUladero y mortal Se
a~~ría a su intento de ganarse la buena voluntad de obrieron las compuerlos de los insultos sobre Walker,
V nderbilt. La nación entera se interesó en la con- tanto de fuentes amel icanos, como inglesas y centroM
americanas Fue acusado y condenado como antipa-
t oversia La facción de Vanderbilt alegremente cita-
;0 las cartas como prueba de que Walker denunciaba Iriota y {also a los intereses de los Estados Unidos
aGoicuría como el instrumento de Vandel bilt Ed- Fue llamada un vel dugo sangliento, indiferente al sufl i-
o und Randolph, que por entonces estaba seriamente miento humano El At/anUc Monthly pllblicó un ar-
I'l'lnfelmo Y confinado a su cama en el Hotel Washington tículo cruel por un deseltor del ejército de Walker, el
de la calle Broadway, publicó en el Herald un anuncio que, escr ibiendo bajo un seudónimo, se quejaba de que
agado que deleitó a sus lectores "En el osunto del el General Walker "en vez de tratarnos como camara-
~ ránsito Don Domingo de Gorcuría es un intruso, con das y aventureros en peligro se comportaba cama
intencio~es deshonestas y traidoras, y conociendo la un til ano Oriental -reservado y altanero- apenas
gravedad del lenguaje que uso, permaneceré aquí' hasta saludando cuando nos encontraba, no mezclándose con
ia una de la tarde de mañana y más tarde, si le place nosotros del todo" Un folleto difamatorio, titulado
a Don Domingo de Goicuría" l/Memorial de Siete Prisioneros/1 apOlentemente escrito
El duelo de pistolas se evitó, pero el duelo de pa- por siete soldados de Walker "capturados por los Cos-
ll
labras siguió Fue a estas alturas que el iracundo tOlI icenses en Santa Rosa recibió gran atención
,

cubano dio el golpe más fuerte, con la publicación de Como cautivos de Mora, afirmaban los autores, ellos
la carta secreto de Walker con las instrucciones para habían sido más libres y mejor tratados que como sol-
su misión en Ingíaterra Los lectores del Herald su- dados de Walker Se supo más tarde que solamente
pieron que, en contra de la expectación general, _Wal- tres de los siete signatarios eran Amel iccmos, y que
ker no tenía intenciones de traer a Nicaragua y Cubo o uno de ellos, un muchacho tambor, no sabía más sobre
los Estados Unidos, que mas bien intentaba obstaculizar el documento que lo que le habla sido mostrado por
la expansíón americana, que consideraba a los Yankees un desertor, que él se había negado a firmario, y que
como cantores de salmos, indignos del control de los su nombre había sido usado sin su consentimiento

Capítulo Dieciséis
EL MOMENTO DE LA FALSEDAD
y administrador político, el Senador John Slidell, de
Louisiana, y el financiero, también Senador por Lousia-
Con las elecciones de Noviembre encima, James na, Judah P Benjamín, estaban activamente interesa-
Buchanan, como Candidató del Partido Demócrata, dos en la promoción de una ruta canalera y un
tuvo que tomar uno resolución acerco de Walker y Ni- ferrocan il interoceánico a través del Istmo de Tehuan-
caragua El alcance de su decisión fue más allá de tepec, en México Buchanan mismo, en realidad, no
los intereses americanos en Centro América En las tenía interés financiero en esta aventura El era un
palabras de un autorizado intérprete de la diplomacia hombre rico, escrupuloso en la observancia de sus de-
en lo administración Buchanan, el Presidente reconoció beres, patl iótico en el verdadero sentido de lo palabro
que lJel único medio, de evitar la guerra ciVil. era Tení:a la costumbre! sin embargo, de convencerse a sí
unir al Norte y al Sur en una común político exterior de mismo que los medios cómodos para él coincidían con
uno naturaleza tal que levantara el sentimiento nocio- el beneficio de la nación Con Slidell y Benjamín
nal" (*) Existía un medio por el cual esperaba unir opuestos 01 apoyo gubernamental de Walker y el Trán-
al Norte y al Sur en una causa común la abrogación sito Nicaragüense, no se había de esperar de Buchanan
del Tratado Clayton-Bulwer y la reafirmación de la un movimiento en dirección contraria
Doctrino Monroe Esta era, precisamente, la política Para Soulé, la actitud de Buchanan era una craso
por la que Walker abogaba Pero no era fácil prede- traición, y escribió al Presidente electo uno corta escép-
cir Cómo reaccionarían Jos ingleses a semejante retor y tica liNo puede ser que una persona tan en alto
Buchanan, aparte de su anglofilia, estaba temporal- como Usted en lo estimación de su país hoya así
mente incapacitado de tomarse los riesgos inherentes a traicionado lo que no cesaré en considerO! como uno
una aventurada política exterior de los actos más dignos de su vida" (el Manifiesto de
Existía también otra razón, uno que sóío más tarde Ostende) Pero el ardiente criollo comprendía que el
salió a luz, del por qué prefirió adoptar uno política candidato de su Partido no haría nada que moíestara a
de manos afuera hacia Nicaragua Su amigo íntimo sus amigos de Washington o Londres Walker, por

- (~) {L Einstein, "Lewis Cass", en SecretariOIJ de Estado Americanos,


(8 F Bemia. ed). Vol VI, p 302)
consiguiente, estaba en grave pelígro. El Times, de
Londres, compartía este punto de vista, pues alegre-
mente comentaba que si Buchanan no hubiera sido
-81-
escogido, "el Gobie, no de Walke" fundado sobre el pedil los temibles problemas económicos y sociales de
más fuerte sentimiento anti-Británico, hubiera sido ca- una emancipación 1epenfina, promoviendo la abolición
paz de encausOl la corriente de sentimiento (en los en estado por estado En el Norte, también, el gro.
Estados Unidos) contlO nosotros Tal como están los dualismo gozaba de apoyo vigoroso VOIios promi"en.
cosas podemos esperOl un plOnto y salisfactolio tes hombres de negocios U1gían que el capital norteño
011 eglo de lo dispula" se usara en consh uil ferrocalriles y fábricas en el SUr
Sólo una corto le quedaba en mono o Soulé, paro demostrar los beneficios del trabajo liboe y 00"':
y aho.a la jugó Anunció que iba o Nicaragua o con- per la dependenc.ia de uno economía agricola Otros
{menciar Con Walker, se embOlc.ó en New Orleans, y el -incluyendo un diputado radical Whig llamado Abl o'
20 de Octub, e de 1856 llegó o Granado Lo plincipal ham Lincoln- pensaban que el Congreso debería
lozón de su visito, según se dijo en El Nico/ogúense, autorizar 01 gobierno o compensar a los dueños po,
e,a aconsejOl a Walker en cuanto o los métodos de los esclavos que emanciparan El Dr Vv'i1liam Ellery
flotOl un empréstito en los Estados Unidos Tal como Channing, el conocido clérigo Bostoniano, urgía a Do
estaba exp' esa do, esta declOl ación era exacto Fue niel Webstet que asegurara al Sur que "nosotros
consejo de Soulé, que Walker aceptó, no intentar com- consideramos lo esclavitud coma vuestra calamidad
batir la influencio de Vanderbilt en New YOlk, sino no vuestro crimen, y compartimos con vosotlOS la carg~
manejar todo el empréstito por medio de agentes en de ponerle fin" Desafortunadamente, este punto de
New Orleans Bono, o veinte años, pagando el 6 %, vista tenía poco atractivo para los co"t1 ibuyentes nor
en lo suma de $500,000, y .espaldados por un millón teños quienes tendrían que aportOl fondos pOI a como
de ocres de tiel ras baldíos serían emitidos; y 01 mismo partir lo cargo de lo emancipación Aunque hacia
tiempo, Walker pondría en el mercado otros tierras 1848 se pensaba que los estadas flOnterizos pronto
baldías, a bajos pI ecios, para compradores en los Esta- abolirían la esclavitud, y el e.escent, de New Orleans
dos del Sur Ero obvio, sin embargo, que estas forma- con Walker como redactor, abiertamente hacía seme'
lidades no tenían en sí I significación alguna Los ricos jante p,edicción, ningún paso próctiCo se dio con este
sureños, la mayOl ío de los cuales elon propietarios te- fin En Washington, políticos astutos profesaban Ser
ll
natenientes, no tenian intetés en adquilir tielras ni "neutrales con respecto a la esclavitud Lo inercia
hace, inversiones en un país que excluia el tlabaio de se asentaba en la Coso Blanco, período tras período,
los esclavos A su parecer, el cultivo eficiente de las Cuando todo la orotalio piadoso se evaporizaba, se po
cosechas trapicoles que NicOlagua producía, sólo era e1ia ver que lo alternativo que le quedaba al SU! no ero
posible con esclavos, ya fllesen neg' os traídos 01 país, en realidad una alter nativo, sino más acertadamente,
a indios nkOl agüenses El meollo del conse jo de Soulé un escogencia entre males cuya selección ero imposl
estabn en que si Walker deseaba el apoyo sureño, lenia ble Los Sureños podian, o bien sacrificarse por una
que pagor pOI él en una forma que la aristocracia del más alta mOlalidad y por lo nación emancipando a sus
Sur aceptara lo introducción de lo esclavitud en Nica esclavos y voluntariamente lanzándose o lo bancarrota
ragua Esta e'a la único tabla de salvació" para él, y al caos social, o bien podían continuar oponiéndose a
"el único modio que podría asegurade la protección y la toda la tramo del pensamiento mundial y eventualmen
ayuda de los políticos sllleños que dominan el go- te luchar contr a los superio, es fuel zas militares del
bie. no de los Eslados Unidos" (*) Norte Lo paradojo era -y aun es- que los hom
Si Parker hench ora Mefistófeles paro Walke,·, bl es identificaban ta" íntimamente su propia supervi
Soulé era Lucifeo mismo Un hombre de temperamen- vencia con lo pe. sistencía de sus instituciones, que e\lOl
(o fiero, imaginación vívída, y gl an podel verbol, tenía preferían mOl ir antes que someterse a cambios en sus
el don de evocO! sueños e inspirar visiones Los tenta- modos de vida Lo institución, convio tiéndase en un
ciones que plisa ante Walker deben haber sido gra"des símbolo de vida, invitaba o lo muerte por su suerte
en su extensión y elocuentes en su exposición Cual- Como es coniente, cuando lo única oportunidad de paz
quiera podía pI eve, que el Sur se separalÍa del Norte dependía de la voluntad de los hombo es en abandonar
dentlo de poco De pOlte de quien estaría Walker? uno institución que hobían sido enseñados o reveren
De qué país, del trasero Norteño de los Estados Unidos CiOl, no había 0pOltunidad de paz.
o de lo Confederación Sureño, podía esperar ayuda?
A cuál pais, él. un sureño, dese.aba dar su apoyo? Ni. Las voces de paz y bueno voluntad se fueron
eatagua y el Caribe bien podrían llegar a ser la llave apagando. Hacia 1856 los "ultras" sureños y las mi,
de lo supervivencia de la civilización sureña litantes abolicionistas no. teños dominaban la opinión
E" sus días de per iodista, Walker había tomada público Se iba haciendo rara encontrar algún Ame
lo que entonces se llamaba, la posición "censelvadara" Iicano bien informado que no creyera seriamente que
zobre la esclavitud e" co"tra de su expansión, y me- eí tiempo paro uno solución pacífica había pasado
nos abiertamente, en favor de su gradual eliminación Mientras la amenazo de lo guef'a civil se acercaba, los
por medio de medidas leqales y económicas Cuando grodualistas sUleños se enfoentOlon con la desquicianl'
él era muchacho, los patrocinadores de e<ta po<íción necesidad de escogel entre el amado Dixie y las oeclo
e. an nume. osas aun en el Sur De unos 125 socieda- mas de uno inquieto conciencia social Para lo maya
des antiesclavistas en los Estados Unidos en 1820, ría de ellos lo fidelidad o su patrio ero su más intensa
cerca ele los tI es CIJOI tos partes estaban al sur de lo emoción, y se encontlOron luchando por conservar uno
Línea Mason-Dixan. Muchos Sl/l eños esperaban Im- institución que en sus m6s íntimos sentimientos cansí
deraban como un mal y una desgracio.
(0) (El Glouo, D<!batl!5 del Congreso, Enero 14. 18li8. DlsCUlSQ del Han.
En el coso de Walker, el problema era aun mós
Frll,nk P Blall, Jl • de Missouri. sobre Soulé y Walkcr) doloroso. Su último esperanza de éxito en Nicaragua
t ba en el tapete La situación, tal como Soulé la mayoria de los esclavos en los Estados Unídas. La
es ~entaba, debe haber sido clara como el cristal esclavitud bajo el sistema americano sería, realmente
f/! lker podía mantener una posición antiesclavista y
ar en el desastre seguro con sus hombres, o bien,
un paso adelante para ellos, el mejor medio de librarlo~
de un adeudo perpet~o Daba ~ entender que,
ca día huir de Nicaragua y buscar el descrédito del asilo en NJcaragua, la esclavJtud no podna poner fin a la
po el exterior, o bien, podio abjurar de sus antiguos democracia, puesto que allí no habia democracia Su
en ntos de vista políticos, ligarse a la tierra de su origen, decreto proveía un medio práctico¡ tal COmo veía el
PUquizáS surgir a nuevOS triunfos con la ayuda de su asunto, por el que los Americanos podían ser halagados
~ropiO pueblo. a venir a Nicaragua como hacendados e introducir las
instituciones democráticas para comenzar la regenera M

ción del país


II
Mas cuando todo hubo sido dicho, sabía lo que
El estaba siendo despedazado por las mismas fuer- había hecho a su posición moral ante los ojo> dal pue-
zas que estaban despedazando a su país El tuvo que blo nicOJ agüense El había sido popular entre los in-
Juchar la Guerra Civil dentro de si mismo cinco años dios, principalmente porque los había librado de los
antes de que comenzara Su esfuerzo en preservar horrores de la conscripción militar Mas ahora los iba
su integridad intelectual se mostró en las semanas que a perder En una de sus cartas a los Congresales ad-
le tomó decidirse. Su primera reacción fue un intenta mitia que al revocar los decretos de libertad en Nicara-
de componenda A principios de Septiembre él habia gua, se le habia "opuesto todo el grupo de naturales
emitido un decreto que, en realidad, establecía un sis- del país".
tema de trabajo forzado para todos los nicaragüenses Algunos de sus admiradores antiesclavistas se
que fueran encontrados culpables de vagancia, o que resístían a creer que su héroe pudiera haber cambiado
faltaran en llenar los términos de sus contratos labo- su posición, de la noche a la mañana, de manera tan
rales con sus patronos Este decreta na cambió radical El antiguo Ministro Americano en Nicaragua,
materialmente, de hecho, el status del campesina nica- George Squier, esclibió una carta al T¡mes de Londres,
ragüense, el que aunque técnicamente libre, vivía negando que Walker, realmente, intentara introducir
reo/mente en un estado de servidumbre feudal. En la esclavitud en Nicaragua Pero de ahora en adelan-
realidad, Walker estaba asegurando a los compradores te, los principales aliados de Walker serían "ultras"
omericanas de haciendas nicaragüenses la obtención de sureños. El, que había rehusado soldados conscriptos
trabajadores. en su ejército, y que nunca habia poseido ni deseado
Si él esperaba evitarse mayores concesiones, esta- poseer un esclavo, debía encontrar apoyo sólo entre los
ba equivocado. Un cambia en la situación militar le esclavistas
forzó el juego, cuando le llegó la noticia que un fuerte Mas tarde se rumoró que él habia sido, desde el
ejército, representando a Guatemala, El Salvador, Hon- principio, un agente de los intereses esclavistas, y él,
duras y los leoneses nicaragüenses, se estaban movili- deliberadamente, permitia credibilidad a esos rumores.
zando para atacarle. Por este tiempo, Walker todavía Antes que admitir que habia cambiado su política y
no se había comprometido sobre la esclavitud Varios escogido la supervivencia a costa de los principios, pre-
dios pasaron en los que debe haber estado al borde de fería aparecer como un hombre que había estado
la desesperación Mas tarde hubo quienes dijeran siempre secretamente dedicado a la causa sureña
que en lo que respecta a fria razonamiento, tal como Una vez que hubo hecho su concesión fundamental,
el que usó en el caso de Corral, él debía haber tomado llegó o los extremos de hacer pensar que en su corazón
su propia vida antes de sacrificar un principio bajo nunca habia dudado de las virtudes de la esclavitud,
presión. Pero la urgencia de triunfar sobre la adver- y así no habia necesitado ser convencido por Soulé.
sidad era aun muy fuerte en él, y en todo caso, el sui- Nunca hizo referencias a sus escritos originales sobre
cidio, a su parecer, era moralmente imposible, una el tema.
solución cobarde, especialmente cuando la superviven- En un largo y atormentado capitulo de La Guerra
cia de sus soldados americanos iba envuelta en la suya en Nicaragua, escrito poco antes del estallido de la
No padria abandonar a sus hombres, cualesquiera que Guerra Civil, buscó encontrar un terreno intelectual
fueran las convícciones políticas que se viera obligado sólido en el que sostenerse ante los pueblos de las Amé-
oabandonar ricas como un esclavista y convencido racista, pero a
El 22 de Septiembre, emitió el decreto que habia pesar de sí mismo, sus dudas internas salían a relucir.
de señalarlo como un esclavista No mencionaba /0 En un pasaje, extraño y confesional, da a entender que
,?clavitud Su esencia era una decl~ración de que si se hubiera dado cuenta cuán resentida la reacción
Ciertas disposiciones de la Constitución de Nicaragua norteño a su decreto hobio sido, quizás no lo hubiera
eran nulas Una de ellas prohibía la introducción de emitido "Es verdad que el autor del decreto de es-
'sclavos en el pais. clavitud no estaba consciente, al momento en que fue
Hecha la cosa, él tenía que encontrar una justifi- publicado, del marcado y universal sentimiento que
Cación Con la que vivir. La más pobre y la más nume- existe en los Estados del Norte en contra de la sociedad
hOs~ clase en Nicaragua, los indios trabajadores de las Sureña No sabía cuón profundamente prevalecen
oCiendas, -escribió en una carta a un Congresal los sentimientos antiesclavistas en los estados libres"
Ol1lericano_, había sido explotada por los grandes te- Además, no podio, realmente, hacerse cargo de denun-
rratenientes y comerciantes de la ciudad, al punto que ciar la posición antiesclavista A propósito de un dis_
su condición económica y social era peor que la de la curso del Senador Seward sobre la falta de solidez
-83-
económica de la esclavitud, escribió "Es imposible no
reconocer [a fuerza y el vigor de sus pensamientos y
lenguaje El autOl considera un gran error, de parte
de fos Sureños, intentar empequeñecer el talento, o
despreciar los motivos de los jefes del partido antiescla-
vista" (*) Sus esfuerzos para dar a creer que el
establecimiento de la esclavitud en Nicaragua había
sido su intención desde el principio, puede haber enga-
ñado a algunos, pero uno de sus oficiales¡ que lo obser-
vaba de cel Ca durante el período crucial de su decisión,
no dudaba que "el temo (de lo esclavitud) se enrai7ó y
tomó forma en la mente del General Walker en el ve-
lana de 1856"

111
Los concertados ataques contra Walker en los El New York "Helald", en 1860, envió un cOllesponsal
especial pala "compaña¡ a 'Vall{cr en su
Estados Unidos, nacidos de su decreto esclavista y del última expedición.
asunto con Goicurío, llegaron en un momento en que
su posición militar se iba rápidamente empeorando y los primeros informes de la lucha, presagiaban su
Mas de 2,000 soldados habían sido puestos sobre el inminente ruina En Masaya, en la ruta aliada a Gra_
campo pOI la alianza de las Repúblicas del Norte nada, sus tropas sufrieron un severo rechazo, y tuvo
Costa Rica se estaba preparando pOI a renovar la que- qiJe regresar a su capital, mas antes de poder llegar a
rra contra Walker desde el Sur Trece buques de la ciudad, una fuerte columna Guatemalteca la había
[Juena Británicos, tripulados por 2,500 hombres habían cercado, había asesinado un buen número de civiles
llenado al puerto de Grevtown Contra estas fuerzas, americanos, y capturado todas las municiones y pro-
Walkel sólo tenía un aliado, el cólera, que, mientras visiones de boca que pudieron encontrar
diezmaba sus propias filas, causaba mayores estraaos
en las del enemigo, y temporalmente lo paralizó Por Todos pensaron que habít¡ terminado Tanta
OtlO parte, con sólo 600 hombres, sin esperanza de para Nicaragua cama para los Estados Unidos fue una
nuevos voluntarios, enfrentándose a seria escasez de pasmosa sorpresa el que, en una batalla, el 13 de Oc·
provisiones y alimentos, estaba en una desesperada tubre, exactamente un año después de la captura de
desventaja Para los lectores de los periódicos ame- ia ciudad, arrojó al enemigo de Granada, causándole
I iconos,
el avance aliado sobre Granada en Septiembre, serias bcijas, y restableció su autoridad en la capital

Capítulo Diecisiete
VANDERBILT EJERCE SU VENGANZA
Walker de su difícil situación militar Entre los ami-
gos de law en New York estaba uno de los más renom-
Después de la inesperada recaptura de Granada brados soldados de fortuna, el Sueco de nacimiento,
por Walker, un extraño rumor comenzó a circular en Charles Frederick Henningsen, un Vikingo rubio de
el distrito financiero de New York. Tras las bambali- apenas cuarenta años de edad, que se hobía distíngui'
nas, un poderoso e inesperado POI tidario estaba tra- do en las guerras de España, en Rusia, y principalmente
bajando en su favor, el único hombre, quizás, capaz de en la revolución Húngara, en la que había llegado a ser
enfrentarse a los enemigos de casa, el gran "Encina uno de los principales jefes e íntimo amigo del famoso
Verde" George Law, magnate de la marina mercante, Kossuth Autor de varios libros famosos sobre estra-
fel rocarrilero, multimillonario, e individuo que tenía tegia militar, sus talentos iban aun más allá era un
graves quejas personales contra Vanderbilt. Se le hábil periodista, novelista de ingenio y reputación, y
ocurrió a Law que ni la combinación Garrison-Morgan marido de una rica y aristocrática belleza de Georgio,
ni la compañía de Vanderbilt, tenían ya una firme base Henningsen, desde el principio, había cobrado un prq-
legal en la ruta del Tránsito Nicaragüense Si él por fundo y admitivo interés en la lucha del joven Walker,
su parte iniciara el apoyo de Walker para que ganara y había llegado a la conclusión de que con unos cuan·
la guerra, ¿no remuneraría éste a su benefactor con tos centenares de hombres, algunos morteros y caño-
los privilegios del Tránsito, y no se retorcería Vander- nes, mejores rifles y adecuado aprovisionamiento, el
bilt? Este parece haber sido el lazonamiento detrás Americano podría aun rechazar a sus enemigos y con-
de los movimientos hechos por Law en el verano de quistar el Istmo Cuando mencionó sus puntos de
1857 Vista a Law, el financiero inmediatamente le propuso
El sabía, o pensaba que sabía, cómo rescatar a unir sus fuerzas Era la clase de aventura que
Henningsen no podría resistir. Law había comprado
(*) (Willinm Walker, LI1 Guerra en Nicliratua, p 264) varios miles de mosquetes del ejército con vista a usar-
-84-
los en Nicaragua, y se los ofl eció a Henningsen junto de papel, lo que resultó ser una espléndida traducción
con $ 20 000 para la compra de 01 tillería y municiones en verso de la Divina Comedia" Productos de las
El pi imer paso de Henningsen fue supervigilOl la Univelsidades Americanas luchaban al lado de famosos
conversión de los mosquetes de Law en rifles Minié, la duelistas y aventureros, entl e ellos el lengendario Co-
mÓs dvanzada arma de mano de su tiempo, y que nun- ronel Thomas Henry, uno de los primeros Iflnmortales",
ca antes se había producido en los Estados Unidos y Frederick Townsend Ward, más tarde General del
Cuando estas nuevas le llegaron a Vanderbilt, contra- ejército Chino
atacó haciendo que Goicuría, cuyas conexiones con él Las mismísimas cualidades que hacían a los hom-
nO eran aun genetalmente conocidas, se QCeleara a bres plácticos huil ele Walker atraían hacia él a los
Law Y le pidiera, como en nombre de Waiker, por una jóvenes idealistas, a los poetas, y o los soldados de
parte de las armas acumuladas, pOI a sel llevadas a fortuna La pequeño banda de Americanos que le
Nicaragua por él mismo Por un momento Law cleyó siguieron a Nicaragua produjeron no menos de seis
en la buena fe del Cubano, pero a[ hacer investigacio- libros sobre su aventura, así como numerosos artículos
nes percibió lo sombra de Vanderbilt en el trasfondo, e y una considerable cantidad de poesia Aunque sus
hizo a un lado la propuesta hombres hallaban difícil comprendel sus motivaciones,
El desembarque de Henningsen en Gleytown, a una cosa ¡es elO dara que él elO indiferente a tener,
principios de Octubre de 1856, fue ampliamente acla- poseer o conseguil ,
mado en la prenca americana como un punto decisivo La moral del ejélcito er a sorprendente, y contrOl io
en la suerte de Walhr Los vapores de ,ío de la Compa_ a las declaraciones de los críticos nO,rteños de Walker,
ñía Accesoria del Tránsito le tI ajel on con su armamento era venerado por sus hombres, quienes recordob.on la
a Granada, donde fueron lecibidos alegremente por ocasíán en que le había dado su caballo a un soldado
Wolkel y sus gentes, y dentro de las dos semanas si- hel ido, mientras él mismo caminó afanosamente
guientes el Sueco había organizado y entrenado dos o pie las tteinta millos del tlayecto Igualmente,
eficientes compañías de artilleiÍa y una de zapadores Henningsen alababa 10 disciplina del ejército y recha-
y mineros Su impacto en el pequeño ejélcito fue con- zaba los frecuentes cargos de pillaje y violación contra
siderable, Walker escribió que "nunca había tenido las tlOpOS de Walker Mucha de la critica adversa
motivo de famentar (a confianza" que había puesto en dirigida contra los Americanos en este punto fue debida
Henninqsen Desde el principio, sus conocimientos, a los depredaciones de treinta hombres, quienes en
su habilidad y competencia, fueron tan manifiestos que Julio de ¡ 856, llegaron en cuerpo procedentes de Texas,
aun cuando su nombramiento como Mayor General lo y quienes resultaron ser una pandilla de ladrones, pel-
colocaban en lanqo sobre otros comandantes veteranos, seguida por las autoridades Americanrts Desertando
los celos se diluían en respeto inmediatamente después de su llegada, y usando los
uniformes de los Rangers de Walker, vagaban POI la
Henningsen voluntariamente aceptó lo jefatura de campiñrt nicOlagüense en búsqueda de botín, dejando
Walker, y más tOl de escribió artículos pOI a los diOl ios una huella de miseria ti as ellos, y cuidadosamente
de New Or leans y de Nashville, rindiendo tributo a lo evadiendo o Walker, quien había jurcldo aholcarlas si
inteligencia de Walker, a su modesto porte, y a [a fuel- caían en sus manos
za de su COl ácter La Cut ¡osa composición def pequeño
ejército también impresionó al aventurero sueco Al Otro factor llamativo en las operaciones de
explicar la hdbilidad de los soldados de Walker para Walkel, observado pOI Henningsen era la buena vo-
sostener batallas contra abrumadoras desventajas, luntad mostrada por las gentes pobles del campo
escribió, l/Tales hombl es no aparecen en la vida Aun el "decreta de esclavitud" no afectó materialmen-
diatia Yo estuve al lado de la Confederaci6n en mu- te la actitud de los indios nicaragüenses hacia Walkel
chas sanwientas batallas de la pasada Guel'ra (Civil), en los primeros meses de su guerra con los aliados
pero puedo meaurar que si al fin de eso Guel ro se me Su sentir se debia indudablemente al hecho de que,
hubiera pel mitido escoqer a 5,000 de los más valien- distinto a los comandantes nativos, nunca los había
tes ,oldados Confader ados o Federales que hava visto, reclutado para el sel vicio m;1itm, una excepción que les
y los pudiera resucitar y enfrentarlos a 1,000 de aque- llenaba de gratitud rayano casi en revel encia La
llos hombres que yacen oaio los naranjos de Nicaragua, compañía de nicoraqüenses que permaneció o su selvi-
estoy seauro que las mil hubielan desbandado y ven- cio hasta el fin, y la que él consideraba igual en coraje
cido en término de uno hora a aquellos cinco mil 10- y lealtad que cualquiera de sus tropas, estaba com-
da lo ciencia militar follaba: en un imprevi'to campo, puesta de voluntarios
ante aC:(1ltantes que iban a la COlrera, d rematar con Eran los terratenientes y los comerciantes, los
sus revólveres, y ante quienes importaba naco cm 001 calzados, quizás la décima parte del pueblo nicara-
contra una hatprfa 01<;tolo pn mano" ('('jl .... ulaba que güense, los que comidelOban a Walkel como su ene-
por cada 100 hombres del ejército de Walkel, se ha- migo natural El cambio que tuvo luqor en la actitud
bian recibido 137 heridas, en el cur'O de su comnaña populm hacia él fue en las últimas foses de la guena,
de 1856, sin menqua de su espíritu comhativo El ex- cuando abl umadoras escaceces de alimentos obliqó a
traordinario número de personas educadas que arries- sus hombres a forrajear Distintos a Wa!ker mismo,
gaban sus vidas en servicio de Walker, también le que comia poco yero casi indiferente a lo que le llega-
Imotesionó "He oído a dos muqrien10s soldados dis- ra o las manos, sus hombres estaban acostumb'ados a
cutir sobre la pronunciación correcta V los méritos consumir más provisiones que el tíDico nicaraqüense
comDar ativos de Esquilo y Eurípides He visto o un No contentos con uno dieto de tortillas y de plátanos,
soldado de guardia escribiendo incesantemente en tiras ellos requisaban granos, ganado, caballos, mulas y
do en los zapadores y míneros de Henningsen para
desalojar a los aliados de sus posiciones Por un mo.
mento el éxito parecía posible En tres días de cons-
tante esfuerzo, empujaron a los Centroamericanos al
centro de la ciudad, y los presionaron fuertemente.
Unos cuantos centenares de tropas frescas, -si hubie.
ron estado al alcance-, posiblemente hubieran obli.
godo a la rendición de todo el ejército aliado, y
hubieran hecho a Walker el amo de Centro América.
Pero el cansancio exhaustivo estaba cobrando su tasa
Con un tercio de sus hombres muertos o heridos y el
resto cayendo de cansancio, no había nado que hacer
sino abandonar el ataque y arrastrase de regreso o
Granada Uno solido fuerte del enemigo habría oca.
boda con todos ellos Fue para su bueno suerte que
los bajas del enemiga eran cuantiosas, y ros comandan-
tes estaban tan perplejos por el susto llevado, que no
se pudieron aprovechar de sus ventajas
Estaba la peor por delante Aunque unos pocas
Plano del asalto y toma del fuerte a orillas del Lago de días de recuperación, restauraron en algo 1" moral de
Glal1ada la noche del 27 de Novicmble de 1856. Jos hambres de Walker, su extremo fatigo y Jos con.
gallinas donde los encontraran, arrasando los campos dicianes primitivas de sus hospitales, donde las moscas
por mil/as a la redonda de sus campamentos Los y toda clase de bichos abundaban, los hizo excesiva.
noticias de tales depredaciones se extendieron rápida- mente vulnerables al más peligroso de todos los ene·
mente, y antes del fin de la guerra, los campesinos y migas, el cólera Se desarrolló una epidemia, alcan.
los habitantes de los poblados, llegaron a considerar zando altos glados de mortalidad, y reclamando como
la aparición de los barbados Rangers de Walker como una de sus victimas al Teniente James Walker, el her.
una calamidad. Cuando Henningsen llegó primero a mano menor y favorito del filibustero Coma cada día
Nicaragua, sin embargo, la reputación de su jefe entre se perdía el dos o tres por ciento de sus trapas, los
las gentes sencillas era considerablemente más alto que médicos de Walker le advirtieron que ai menos que
la de cualquier general Centroamericano se evacuara Granada, todos los Americanos moririan
en cosa de seis semanas
Granado tuvo que ser abandonada, y boja lo di-
II rección personal de Walker, los enfermos fueron
llevados a través del Lago de Nicaragua, primera o un
Tres semanas después de la llegada de Henning- sitia desolado y luego o otro, en un esfuerzo por en·
sen, un fuerte ejército Costan icense Cruzó la frontera contrar seguridad y condiciones tolerables Sus pena-
de Nicaragua y se dirigió al norte para ocupar la ruta lidades y bajas aumentaban cado día. Los horrores
del Tránsito, al oeste del Lago de Nicaragua Simul- de esta desesperado huida de lo enfermedad sacudie-
táneamente una columna leonesa marchó hacia el sur ron a Walker profundamente, como nada lo habío
para unirse a los Guatemaltecos y Sal~adoreños para hecho en toda su experiencia pasada, pues entre los
otro ataque sobre Granada Can 600 hombres Walker evacuados había un buen número de mujeres, algunos
tuvo que luchar en dos frentes contra cerca de 5,000 de el/as esposas de Americanos que habían venido a
Un repentino ataque arrojó a los Costarricenses fuera Nicaragua como o una tierra prometida El, defensor
de San Juan del Sur, pero esto no fe ayudó mucho. de la femineidad, no tenía defensa interior contra sus
Obligado a dejar una guarnición de 250 hombres para sufrimientos y reproches, como tampoco podía olvidar
mantener la ruto del Tránsito, tenia solamente 300 con que había traído o su hermano a su propio muerte.
los que resistir o las aliadas norteños, quienes estaban
fuertemente acantonados en la ciudad de Masaya, Fue en este momento de tormenta psíquica que
unas veinte millas al norte de Granada. tuvo que tomar uno decisión que habría de confirmar
El ejército aliado tenía todas las ventajas excepto en el mundo su reputación de feroz. Los aliados,
una, la artillería El gran problema de Walker era en cualquiera lo podio prever, pronto ocuparían Granada,
cuánta las morteros y los hawitzers podían compensar y la moral, así como el efecto militar de ese movimien·
su debilidad en número de efectivos Su única espe- to, sería desastroso Dominando tonto O' León coma
ranza estribaba en una estrategia atrevida El enemi- o Granado, ellos dominarían el corazón de Nicaragua
go tenía que ser destruído en una sólo batalla El y Yo no le quedaría esperanza 01 ejército de Walker.
Henningsen no perdieron tiempo para comenzar el ata- Destruir Jo ciudad sería provocar gritos de horror en
que sobre Masaya En una hora, sin embargo, se die- todo Centro América, pero dejarla intacto sería un sui-
ron cuenta que su principal ventaja era hueca Los cidio Así, al menos, razonaban Henningsen y
fusibles de los morteros eran demasiado cortos, y las Walker Le tocó a Henningsen, con 300 hombres, l/e-
explosiones se hadan sin efecto alguno en el aire, en var a cabo la tarea de arrasar Granada después de
vez que en el suelo Una retirada hubiera significado evacuar a la población civil. En medio de ls mayores
uno persecución en maso No tuvieron otro alterna- escenas de miseria y de tragedia, los abrumados y des-
tiva que tratar de tomar a Masoya por asalto, ~onfian- Corazonados granadinos, que aun permanecían en la
-86-
iudad, fueron trasladados en los vapores de la Com-
~ñía del Tránsito a puntos a lo largo de las costas del
Lago de Nicaragua, mientras el horrendo trabajo co-
menzoba
Po, te de Granada estaba todavía intacta cuando
el ejército aliado rodeó la ciudad y comenzó el ataque
ar tres sitios sobre la pequeña fuerzo de Henningsen
buronte cuatro días de incesante lucha, tirando desde
casas de adobe y edificios públicos, los Americanos los
detuvieron! su punterí:a causando numerosas bajas
Una ilustracián de la batalla en una revista Americana
describe la escena la plaza bajo el pálido cielo en
liamos, todo rígidamente delineado en blanco brillante
y angulares sombras negras, un lastimero montón de
edificios destruidos en el fondo, bocanadas de huma
de los mosquetes de aquellos pocos que permanecían
en pie, y los cadáveres de los Guatemaltecos vestidos
de blanco tirados sobre el pardo suelo
El problema de Henningsen se vio complicado por
el hecho de que la posición más fuerte de la ciudad,
la Iglesia de Guadalupe, había sido ocupada por el
enemigo Se dio cuenta de que dejarla en sus manos Borrador de la respuesta de 'Vallccr a un hreslJOnsable
sería fatal Tenía que ser tamada por asalto, pero I eto de parte de uno de sus oficiales, Coronel S A. Lock.
cómo podía saportar las pérdidas? Para hacer el ridgc, que se sintió insultado por un llasaje del libIO de
osunto más difícil, los hombres descubrieron en una de Walkcr, liLa Guerra en Nicaragua".
sus improvisadas fortalezas, una gran bodega de lico- Henningsen hacían un hoyo en el suelo, lo llenaban de
res, y su disciplina, ya flaqueando de desesperación y pedazos sueltos de hierro y lo rellenaban de plomo de-
agotamiento, se desintegrá Enmedio de la batalla, la rretido, haciendo así una bala de cañón Su situación
mitad de ellos estaban entorpecidos por el licor Sin era desesperada Zavala, sin embargo, no estaba en
embargo, en un momento de sosiego de la lucha, el posición de aprovechar su ventaja Sus pérdidas ha-
incansable e intrépido Henningsen pudo reunir sufi- bían sido abrumadoras y con el objeto de reunir sus
cientes voluntarios y arrojar al enemigo de la iglesia fuerzas tuvo que suspender el ataque Inmediata-
Unas pocas horas más tarde se apretujó en ella con mente, Henningsen ordenó a sus hambres proceder al
toda. sus fuerzas, ahora reducida a 200 hombres hábi- incendio de Granada. Sus esfuerzos culminaron en
les para la lucha, junto con los mutilados, los enfermos, una explosión final que destruyó el centro de la ciudad.
los borrachos, y una veintena de mujeres y de niños, Simultóneamente, un exitosa ataque al muelle recu-
muchos de ellos Americanos, que todavía permanecian peró su dominio, y Henningsen pudo embarcar sus tra-
en lo ciudad Sus sufrimientos, en ocasiones marcados pas y los civiles bajo su protección Su último ~esto
por extraordinarios heroismos y sacrificios de parte de al abondonor la ciudad en ruinas, fue dejar un letrero
los mujeres así como de los hombres, proveyeran de que decía AQUI FUE GRANADA.
temas importantes a los periodistas americanos El inesperado éxito de las Americanos en sostener
Inmediatamente, el General Zavala, el Coman- el sitio, el incendio de la ciudad, la terrible mortandad
donte Guatemalteco, se dio cuenta de que Henningsen entre los aliados, la reunión de los fuerzas de Henning-
dependía del aprovisionamiento traído al muelle de sen con las de Walker, y los continuos estragos del
Granada por los vapores de Walker en el Lago, el que cólera, desalentaron tanta a Zavala que apresurada-
era a su vez su único medio de escape Por un mo- mente ordenó la retírada a Masaya Los Costarricen-
mento, Zavala estuvo indeciso en atacar el muelle por ses también pensaron oportuno retirarse, disminuyendo
~ incertidumbre en cuanto al tamaño de las fuerzas así la presión en la ruta del Tránsito Las discordias
Empleadas para defenderlo, las que estaban tras fuer- entre las comandantes aliados impidieron aun más las
les barricadas Luego la fortuna le sonriá Uno de posibilidades de un ataque efectivo contra Walker De
los defensores de tan importante área era un venezo- una vez por todas su generalato, que había sido puesto
lano a quien Walker había rescatado de una mazmorra en duda por fa prensa, se vindicaba ahora
granadina el año anterior Desde entonces, su grati- De gran importancia fue la noticia que llegaban
tud se habl'a disipado, y ahora al desertarse, reveló a de San Francisco cien voluntarios bien armados Sin
lovala que sólo habían 27 hombres entre él y el domi- embargo se presentó una nueva amenaza, cuando un
nk> de todo el frente del Lago El asalto que siguió bergantín armada de origen brit6nico, pera con bandera
IJarrió con las Americanos de la pequeña guarnicián y y tripulación Costarricenses, apareció frente al puerto
dejó aislado al resto de las fuerzas de Henningsen de San Juan del Sur Su evidente propósito era blo-
Con los vapores de Walker incapacitados de llegar quear el puerto e impedir el desembarque de refuerzos
~_Io ciudad, el aprovisionamiento en la Iglesia de Gua- Las esperanzas de Walker estaban en una pequeña
",Iupe era tan baja que hombres y mujeres tenían que goleta, la Granada con sus 28 tripulantes y dos caño-
!ubsistir con carne de caballo y harina envejecida nes Se entabló una batalla naval de dos horas, en la
Pora cargar sus piezas de artillería, los oficiales de que el Capitán Fayssoux, con su brillante habilidad de
-87-
EL MARISCAl DE CAMPO DON J. VICTOR ZAVALA
El Maliscal José Víctor Zavala. tío del
General Joaquín Zavala de Nicaragua. na-
ció en la ciudad de Guaterrlala el día 2
de Novietnbre de 1815. seis años antes de
la proclamación de ]a Independencia de
Centro América
Siendo aún n'\uy joven. fue enviado a
los Estados Unidos de Norreamérica, donde
adquirió vas~a culíltra A su regreso a la
patria se ded;có s los esludios ju.ridico-so-
ciales graduándose de abogado l mas no
ejerCió la profesión pues su carúcter no se
adaptaba a lales rp-enesteres Al interve-
nir en una revu~l1a annada con1ra el go-
bierno del General Rafael Carrera, inicia
su larga y fl uiuosa carrera militar, en la
cual, por su manifiesto valor y ardimíenfo.
fue llronado "El D'Arlagll.an guafemalieco"
Pariicipó en nunlerosas expediciones
rnjJi±a~es; cornbatió a Serapio Cruz en la
acción de Paizl.Ín en JulJo de 1848 Se le
considera el vencedor del Fuerle de Omoa,
en 1353 Pero su más gloriosa acción mi-
litar se reali~ó en Nicaragua, combafienclo
a los filibusteros que a la cabeza de su jefe
William Walker habían invadido en 1855
8Cfl'lel ferril::orip centroamericano
El entonces coronel Zavala, que con:la-
ba a. la sazón 41 años de edad, fue desig-
nado por el gobierno nacional pl:'lra com-
bafir a los invasores, cuya presencia en
fierra~ de Nica:t 80 constituía un selio pe-
ligro para iodo el Ishno Unido. con cafe-
goría de segunrlo Jefe, a la co]un-J.ua expe-
dicionaria salvadoreña 1;11 mando del Ge-
neral Mariano Paredef3, quien se hallaba
enfermo, Zav~la hácese cargo del mando
conduciendo a sus tropas a numerosos
triunfos. él veces espectaculares por el arro-
jo femerai io de su jefe
El magnífico cronisfa Federico Hernán-
dez de León (a E P DI, relafa en sus "Efe-
mériq.€;~" lo siguieníe:" El General Za-
vala mosfraba a cada paso, en los momeu-
tos de mayor peligro y en los instantes de
vacilación su carácter alborofado y anlo-
jadizo; cubierto por el escudo de su valor
temerario Era el arrojo que disponen los El Mali;;cal José Víctor Zavala, jefe de las fuelZas
grandes jefes de soldados en hlcha, para guatemaltecas
iJnprimir valor a sus subordinados En
este incidenfe de la forna de Granada, puso en evidencia el General Zavala el valor personal de
que disponía, realizando una empresa que no vacilo en juzgar de heroísmo, como que se jugaba
la vida en fonna abierla
"A eso del mediodía los libertadores ocuparon la plaza de Granada, dejando al margen la
iglesia Desde las aliuras de Jalfeva, los filibusleros no cesaban de hacer disparos Zavala dis-
puso atravesar la plaza, solo, pala llegar hasta. la casa que Ocul;>ata pelsonalmenfe Walker y
apropiarse de una bandera revolucionaria Como 10 pensó ]0 hizo Afravesó la plaza con el
paso ordinario de un hombre que va de paseo, en fanto que una granizada de balas le rodeaba
Llegó a la casa y tomó la bandera Luego, sin alterar los lTIovimienios se volvió al lado de sus
soldados que, parapetados en las vías vecll1.as, esperaban. ver caer a su jefe, acribillado por los
impactos del enemigo
"Continuó serenamente Zavala su camino, cuando recibió un tiro en ]a propia bandera;
luego un segundo tiro en el abrigo que llevaba puesto No se alieró y llegó. hBs1:a integrarse a
las filas de sus conlpañeros, que lo recibieron con las hurras más justificadas" fEsa misma ban-
dera y la espada que porlaba en 3856, acaba de ser adquirida en imponenle ceremonia por la
Brigada Mariscal Zavala, en este mes de Diciembre, para perpetuar la memoria del Husire mi-
litar, gloria y prez del Ejérciío Guatemalieco, junio con el monumento eriyido a la entrada del
Fueríe Mariscal Zavala)'
Después de vencer a los filibusteros de Walker y expulsarlos de las herras centroamerica-
nas, Zavala, cubierlo de Il1.erecida gloria, vuelve a Guafemala, para tomar parle seis años más
tarde en la campaña confra El Salvador La de 1885 fue la última a la que asistió el valienie
mariscal, pues un año más tarde, el 26 de Marzo de 1386, dejaba de exisfir fijando su :trayec-
toria luminosa para respefo de las generaciones futuras y para enaUecer aún más al Ejército de
Guafemala.
(Tomado de EJERCITO, ólgano del Ministerio de la Defensa Nacional de Guatemala)

-88-
marina y su eficiente artillerlo, hundió el barca enemiga serie de sorpresivos ataques, astutamente planeados,
y añadiendo compasión o su victoria, resco(ó dzl océa hablan captu, oda la mayoría de los vapores del T rán-
na cerca de la mitad de la tripulación de 114 marinelos sito y Spencer habia asegu, oda la lealtad de las ti ipu-
Casi inmediatamente después, arribó el vapor de San lociones pOI medio del juicioso empleo de los fondos
Francisco con los voluntarios de Walker proveídos por Vandelbilt Otra columl1a Costarricen-
Los Americanos tombién se animaron con la noti- se boja el mando del Capitán Cauty cercó una fortaleza
cia de que varios centenares de hombres iban en cami- clave en la costa oriental del Lago de Nicaragua, en
no de New O,leans a Greytown A pesar de todo lo la que Walker no habia podido dejar sino una pequeña
que Inglaterra, Vanderbilt y las aliadas CentroameJica- gua, nición En GreytoVln, un buque de guerra inglés
nos habían hecho para destruirlo, todavía ela posible impidió a 400 voluntal ios bien armados que habion
que Walker restableciera su control en Nicaragua llegado de New Orleans, capturOl uno (le los vapores
de rio y dirigirse a donde estaba Waíker A través del
istmo, en San Jual1 del Sur, buques ingíeses embotella-
1I1 ron el puerto donde estaba anclada la goleta Grañada
El contento del gobierno de Costa Rica sobre estos
POlo Vanderbilt era inconcebible que sus metas acontecimientos se expresó en una proclama 01 ejér-
fuerah frustradas por unos centenares de Americanos cito "La 01 teria vital del filibuslel ismo ha sido cortada
encabezados por un hombre que se atrevía a confiscOl POI a siempre La espada de Costa Rica I ealizó la
su propiedad y que e, a man,tenido por sus enemigas hazaña"
comerciales En su opinón, los enemigos Cenh oame-
rica nos de Walker hablan fallado en captar las reali- Bajo la bandera de Costa Rica, los vapores del
dades estratégicas de su situación Tratar de derrotar Tránsito concentrmon rápidamente las fuelzas boja
un ejército de desesperados en batallas dilectas toma- Spencer y Cauty cerca cie la ruta del Tránsito y toma-
ría mucho tiempo y costaría mucho dinero El estaba ron el c, uciol pueblo lacustl e de Bahía de la Virgen,
seguro que para romper la resistencia de Walker, habia antes de que Walker en su campamento cel cano de
simplemente que cortor sus líneas de comunicación en Rivos, se hubiera informado siquiera de la invasión
el istmo Mientras el filibustero mantuviera la ruta Al mismo tiempo, el ejército aliado en Masaya avanzó
del Tránsito y los vapores de lÍo y lago, podio ser ap, 0- de nuevo hacia el sur, formando el brazo Superior de
visionado por loVl o por Margan y Garrison, pero sin la las pinzas en las que ahora Walker estaba cogido
ruto y los vapores, pronto estaría muerto de homb, e y Peto a pesar de su enOrme ventaja en número, el ejér~
a merced de los Centroamericanos cito no atacó en masa Sus nuevos planes eran vencer
A fines de Noviemb, e de 1856, dos agentes de a los Americanos por hambre Durante cuatro amar-
Vonderbilt se embarcaron rápidamel1te o Costa Rica gos n')eses el sitio continuó, mientras el hombl e, la sed,
y sostuvieron conversaciones secretas con el Presidente las entermedades y eí aburrimiento minaban a los
Moro Uno de ellos era un Amer icono, Sylvanus hombl es de Walker Y esto no era toda la cuenta de
Spence" viejo empleado de Vanderbilt, y eminentemen- Stl carga Estaba ocultando a sus hombres dos noti-
te apropiado para su tarea Habia servido como inge- cias desastrosas Una carta de California le había
niero en los vapores del TI ánsito, conocía cada detalle revelado que Garrison y Margan se habían rendido a
de sus operaciones, era amigo personal de las tripula- Vanderbill y no le darían más ayuda; y el esfuerzo de
ciones, y había navegado en el río San Juan reDetidas uno de sus oficiales de confianza, el Coronel S A
vetes Con Spencer iba un enigmático inglés, William Lockridge, para traer a los Americanos varados en
R C Websler, agente del gobierno BI itánico y quien G, eytoVln, habían sido definitivamente frustrados por
indudablemente había asignado Vanderbilt para su los ingleses
misión en Costa Rica, con el objeto de coordinar las Walke. cayó con fieb, e y a su lecho de enfermo
actividades de Spencer con las del Capitán Cauty, el le llegó la noticia, en Marzo de 1857, que 160 de sus
principal jefe militar británico en Costa Rica y con los homb, es, que en otros días hubieran desbandado a
jefes militares Centroamerical1os en el Norte mil de los del enemigo, habían sido vencidos por un
En sus arreglos con Mora, Spencer y Webste, se pelotón de 200 aliados en el camino al oeste de Rivas
comprometieron a ayudarle a recapturar y mantener la Esta prueba del deterioro de la mo,al del ejército era
ruta del Tránsito, mientras los aliados del Norte des- más de lo que podio soportar Arra,trándose el1 pie,
truían el ejército de Walke, En reciprocidad, Vander- reunió a sus hombres en la plaza de Rivas, y trató de
bilt, esperaba la influencia de Mora en la siguiente ad- revivir con palabras su antiguo coraje "Estamos em·
minishaci{>n nicaragüense para obtener de nuevo 105 de- peñados en una guerra extraordil1aria Hemos
rechos y privilegios del r ránsito Noticias del arreglo le venido aquí como las avanzadas de la civilización
llegaron a Vanderbilt por parte de Spencer, y en Di- Americana Hemos de se, arrojados del país, sólo
ciembre 25 de 1856, el financiero envió o los accionis- porque no hemos nacido en su suelo? Nunca! Ja-
tas de la Compañía Accesoria del Tránsito saludos de más!/I
Navidad en la formo de una nota en el New York He- Su dominio sobre ellos era aun fuerte, pues unos
raId, que decía liLas actuales apariencias indican la pocos días más 101 de 400 le siguieron en un desespe-
realización de mis esperanzas de que pronto la Com- rado ataque contra 2,000 guatemaltecos En esta
pañía será restaurada en sus derechos, concesiones y batalla, su loca y desenfrenada exposición al fuego ene-
propiedades en el istmo Nicaragüense" migo sorprendió aun a aquellos que creían conocelle
La acción siguió rápidamente A los dos días, Parecía que dijera con Marco Antonio "Haré que la
tropas costarricenses encabezadas por Spencer, en una muerte me ame!" Pero la bala que honlosamente le
-89_
hubiera resuelto su dilema no le llegó A pesar de
hazoñas de extraordinario valor de parte de sus hom-
bres, el atoque fracasó, y Wolker tuvo que regresarse
rápidamente a Rivas En un punto de la retirada se
creyó que había sido herido, cuando un disparo de
mosquete desde una casa vecina, encabritó a su caba-
llo, mas calmó la ansiedad de sus tropas cuando
habiendo dominado a su bestia, sacó el revólver y dis-
paró deliberadamente unos tiros a la ventana de donde
había salido el fogozano Luego con un gesto de su
mana. ordenó el avance de la columna
Dos veces sus tropas rechazaron ataques de los
costarricenses, mas las victorias eran inútiles La si-
tuación se empeoraba día a día Los rumores de la
traición de Garrison y Morgan habían comenzado a ex-
tenderse enrre sus hombres Las provisiones dismi-
nuían constantemente y las escaramuzas forrajeros se
habían hecho improductivas Henningsen, viendo un
pequeño tasajo de carne de mula que se le había ser-
vido de comida, dijo "Si seguimos asf tendremos que
comernos a fos prisioneros" El estado de ánimo de
Wafker se volvió fatalista Ya no le importaba some-
ier a sus hombres a agitadas batallas que, aun cuando
fuesen ganados, no los podian solvor, y los diarios in-
tercambios de riflería con el enemigo estaban produ-
ciéndole mós bajas de las que podía soportar En uno
carta a Edmund Rondolph, Walker le decía que de 800
hombres en Rivas, solomente 332 estaban hábiles para
el servicio, y 224 estaban enfermos o heridos.
La última batalla fue el 11 de Abril de 1857,
r.uando Zavala, conociendo la situación en Rivas, se lle-
El General FIOl encío Xatruch, jefe de 1a8 fuerzas
nó de confianza y montó un ataque sorpresivo con cer- hondureñas.
ca de 2 000 hombres, la mayoría de los cuales hal,fan
sido reclutados en las haciendas de Guatemala El re-
sultada prabó que todavía había que vérselas con Wal- Fue a estas alturas que el General Mora de Costa
ker El abierto avance del enemigo fue recibido can Rica asestó el golpe más decisivo Reconociendo que
tan agotador fuego de riflería detrós de las barricadas la lucha se había convertido en una de moral en ambos
que 700 de las fuerzas atacadas fueron muertos o he- campos, praclamó que su pasada política de "guórra
ridos contra sólo 9 bajas Americanas. "Fue con un sin cuartel" había sido abandonada. En cambio, ofre'
sentimiento casi de piedad por esoS forzados reclutas", cía protección, alimentos, bebidas, y pasaje gratis de
escribió Walker, "que los Americanos se vieron obliga- regreso a sus hogares a los americanos que cruzaron
dos a tirarios como g0l1ado A los oficiales Guatemal- las nneas y rindieran sus armas Nada sacudió más
tecos no les importaban sus hombres como si fuesen duramente a los hombres de Walker No solamente
ll
ovejas • un buen número de soldados en las filas sino varios ofi-
Aun entonces alimentaba una secreta esperanza ciales se escaparon de sus cuarteles la misma noche de
de victoria El cólera, que le había salvado antes. es- la proclama de Mora Uno de esos oficiales apareció
taba de nuevo diezmando al enemigo Tanto las tra- al siguiente día llamando a sus ontiguos camaradas a
pas guatemaltecas como los costarricenses perdían dia- que se le juntaran a compartir con él los alimentos, ta-
riamente veintenas de hombres debido a la enferme- baco y aguardiente que Mora fes estaba dando
dad Pensó que en unas cuantas semanas el pánico Diariamente la ola de deserciones crecía hasta
les obligaría a levantar el sitio Todo dependía del es- que veinte hombres diarios se iban perdiendo Lo que
plritu que conservara su propio ejército Mas aquél siguió era puramente Walker Juntando las fuerzas
iba disminuyendo rápidamente Ya Walker no era el que le quedaban, les dijo que a todo soldado que qui-
"Tío Billy" para sus tropas, muchos, especialmente los siera abandonar el servicio le extendería su baja para
recién llegados, lo empezaron a ver como un fanático que pudiera cruzar las líneas enemigas sin ser conside-
sin corazón, que los forzaba a pelear por una causa rado como desertor Probablemente ninguna otra tác-
perdida que no tenía sentido para ellos. Mientras co- tica podría haber fortalecido la columna vertebral de
mían la repulsiva carne de mula, se preguntabán mu- aquellos hombres Cinco soldados que pidieron sus
tuamente, dónde estaban las grandes aventuras. dónde papeles fueron silbados por sus compañeros cuando se
las ricas tierras, dónde las bellas mujeres por las que iban, y uno que trató de regresarse fue atajado por
!labían llegado a Nicaragua? En el período de inac- Walker mismo y obligado a seguir Las tropas restan-
ción que siguió a la masacre de los reclutas guatemal- tes, menos de 200, se rieron, vitorioron y volvieron a
tecos, la moral se hundía constantemente sus cansadas rutinas y repugnantes raciones
-90-
IV pudo conservar su propia moral durante el sitio, si se
hubiera identificado con sus hombres sus desgracios le
A principios de i 857, el Presidente Buchonan se hubieran destruido Les dijo que se tendrían que se-
encontró bajo la creciente presión de que pusiera fin parar "por ChOlO", Que ellos "habían escrito una pó·
al embrollo centroamericano ~I Senador ~e~jamin es- gina de lo historio americana que sería imposible bo-
taba onsioso de comenzar acttvos negocIaciones con rrar u olvidar Del futuro, si no del presente, debe-
México sobre la ruta de Tehuantepec, y estaba siendo mos esperar un justo juicio". Luego ogrqdeció o sus
obstaculizado por las incertidumbres sobre Nicaragua oficiales y o los hombres que habían servido boja su
Vanderbilt estaba perturbado por las indicaciones del mando, y permaneció ci un lodo mientras el Generol
Gobierno de Costa Rica, que habiendo izado su ban- Henningsen explicaba los términos de rendJ.eión y les
dera en los vapores del Trónsita, na daba señales de señalaba el orden de marcho Walker y su estado ma-
querer devolverlos Era necesaria la acción, la que to- yor irían o Son Juan del Sur o entregarse 01 Coman-
mó formo con la llegada a San Juan del Sur de una po- dante Davis o borda del St Mary's El resto del ejér-
derosa corbeta, la St Mary's, su Comandante Charles cito y los no combatientes serían llevados por lo ruto
N Davis can instrucciones oficiales de "dar tales pa- del Tránsito a Greytow!" o bordo de otro buque de
sos como las circunstancias lo exigieran para la protec- guerra de los Estados Unidos, el Wabash, el Comodoro
lt
ción de ciudadanos omericanos en Nicaragua, y qui a Paulding en comando
zás con instrucciones secretas de poner fin a lo guerra El hecho de que Walker y sus más altos oficiales
por cualquier medio a su alcance. eran prisioneros de Davis, no fue comprendido por mu-
Hombre astuto, Davis comenzó por neqociar con chos de sus hombres Ni estaban interesados en sus
el General Mora, el permiso de sacar a los mujeres y planes poro el futuro que yo bullían en su mente, y
niños americanos de Rivas, bajo la protección de la los que exigían su regreso o los Estados Unidos o lo
bandera de los Estado, Unidos Fue dedarado lino mayor brevedad Para los mós rec¡ehtes reclutas, pa-
tregua paro este propósito, y mientras estaba todavía ro aquellos que le conocían menos y no habíar sentido
en vigor, le sugirió a Mora yo los aliados del Norte que el impacto de su personalidad, la cruda realidad era
permitieran al mi<mo tiempo la salida del ejército de de que los abandonaba en los momentos más difíciles
Walker Encantados, le complacieron Po'toriormen- de sus vidas Su partida, abrupto y sin emociones, era
te Mora admitió que en otros veinte días más sus pér- para ellos la culminación de uno pesadilla. Desde el
didas debido al cólera, le hubieran obligado a la cesa- momento en que 10 vieron alejarse sus resentimientos
ción de lo guerra La única estipulación que puso fue acumulados cobraron fuerzo Se sentían para con él
que él debería recibir toda la artilleda y municiones de como los restos del Gran Ejército de Napoleón pudie-
Walker El 30 de Abril, Davis le escribió una corto a ron haberse sentido cuando éste los abandonó en la
Walker, que le fue llevada por un oficial de Mora boja retiiada de Moscú Lo alta político no signíficaba na-
una bandera blanca, en el <entido de que <u situación do paro los descorazonados hombres en los filas del
era desesperada y que Walker debería estar bierl ad- ejército de Walker Habían aguantado hambres, he-
vertido de rendirse, él y sus hombres, a los E,tado' Uni- ridas purulentas, fiebres, moscos, niguas, piojos, disen-
dos, representados por Davis. Si esta oferta no era tería, habían vivido en un miasma de sangre, hedion-
aceptada, continuaba Davis, él capturaría la Granada deces, temores y miserias, habían visto '0 sus amigos,
en San Juan del Sur, cortando con ello su última espe- y aun a sus mujeres y sus nii1os, sufrir y morir en Ni-
ranza de escapar caragua, y ahora su jefe, el hombre por quien habían
La amenaza enfureció o Walker; y al mismo tiem· arriesgado todo, los abandonaQa Así ~e sentían. El
po le hizo ver lo inutilidad de más resistencia, por lo y sus aficiones iban o caballo Ellos tendrían que ca-
que contestó que estaba dispuesto o nenociar los tér- minar, o cajear si es que eslaban heridos, los millos
minos de su capitulación Siguieron conferencias, que que separaban o Rivas del Lago de Nicaragua El es-
se distinguieron principalmente por su determinación taría en monos de Americanos, ellos fueron dejados a
de obtener la seguridad de aquellos soldados nicara- merced de los costarricenses Lo ira crecia en ellos
güenses que habían continuada en el servício de su durante el tardado viaje o través del Lago de Nícara-
ejército¡ no firmaría ninqún convenio que no It.:!s per· gua y el río San Juan hasta Greytown Aunque las
mitiera volver pacíficamente a sus hogares Ni tenía tropos de Mora se refrenaron de abiertos violencias, no
intención alguna en permitir que los costarricenses se perdían lo oportunidad de robarles las pocos pertenen-
beneficiaran de su artillería Las cláusulas de capi- cias que todavía les quedaban, y los humillaban Las
tulación, aunque exigían lo enlrega de 'us piezas de raciones que les daban apenas si eran comibles. Cuan-
campo, no estipulaban si debían estar en buen servicio, do por fín se arrostraron a bordo del Wabash, los ofi-
por lo que Henningsen y sus oficiales procedieron sis- cioles del barco se sorprendieron y se llenaron de píe-
temáticamente a destruir todos los morteros y cañones, dad ante su situación, y el viaje de regreso, por un mar
así como un arsenal que habían construido tormentoso, fue un largo himno de odio paro Walker.
El primero de Mayo de 1857, a las cinco de la
tarde, Walker se dirigió o sus hombres por lo última V
vez Sus breves frases eran en una forma incapaz de
dar mucho alivio o sus descorazonados y hambrientos Después de lo llegada de Walker o bordo del Sto
seguidores El tono, sin embargo, ero desafiante, los Mary's se desarrolló una crisis pues el Comandante Da-
ideos lejos de sus miserias actuales Uno sospecha yis insistía en fa rendición de la goleta Granado Esto
qUe fue debido o su lejanía y despego de las cosas que no constaba en fas cláusulas de rendición, pero cuando
-91-
Walker y Fayssaux se demoraban o entregarla, Dovis Rica anunció que su país tenía un legítima reclama a
amenazó con hundirla alli mismo y emplazó las caño- la I uta de trónsito nicaragüense y planeaba participar
nes en la pequeña embarcación Después de una se- en su futuro control Vanderbilt protestó Buchanan
rio protesta, Walker escribió una nota a Fayssoux dijo que debia observarse en todo la legalidad. El Se-
"Entregue la Granada a las Estados Unidos" A la nador Benjamin y un asociado suyo salieron de Wash-
injurio que recibía se le agregó otra, cuando Davis en- ington para la ciudad de México con la intención de
tregó el barco a los costarricenses, mas posteriormente firmar un contrato por la ruta de tránsito en Tehuan.
expresó satisfacción cuando la incompetencia de su ti- tepec
monel bajo la bandera de Costa Rica hizo que la deno- Entonces, como sucedió a menudo durante su ad-
dada embarcación se encallara y se perdiera ministración, las esperanzas de Buchanon de realizar
En total, 2 500 americanos habíon se, vida bajo algo resultaron fallidas al primer reto Ni él ni Ben-
Walker en Nicaragua -nunca más de 800 en un en- jamin esperaban que Soulé les pusiera obstáculos en
cuentro-- contra fuerzas enemigas ca/culadas por México Violentamente indignado por el derrumbe de
Henningsen en 17000 Del total de alistados ame- sus esperanzas en Nicaragua, el podre del Manifiesto
ricanos, 1 000 murieron de heridas o enfe. medades, de Ostende se propuso frustrar a Buchanan por todos
700 Se desertaron, 250 fueron dados de baja y 80 fue- los medios a su alcance. Los funcionarios Mexicanos
ron capturados por el enemigo Henningsen, un en- dieron oídos a su elocuencia y habilidad políticas, y la
trenado observador militar, creía que cerca de 5,800 negociación de Benjamin inmediatamente perdió fuer-
centroamericanas deben haber sido muertos o heridos zas y se detuvo en seco
en combates durante la guerra, pero cuántos habían He aqui otra nuevo motivo de embarazo para el
muerto por enfermedad no podía calcular. Presidente Si una empresa de tránsito americana no
La prensa del mundo habló mucho de la rendi- podía establecerse en Tehuantepec, entonces la ruta
ción El Timés, de Londres, lamentaba que Davis no nicaragüense tenía renovada importancia Tordía-
haya dejado que Walker fuera exterminado por los mente, presentó la cuestión de su futuro a Ing/aterra
costarricenses, y Greeley de la Tribuna secundaba ese Envió una carta casi lastimera a su amigo Lord Claren-
mismo sentimiento Pero Walker tenía sus defenso- don "Creo que usted debe mantener a sus protegi.
res El Senador Toombs, de Georgio, expresó su ira dos de Centro América en mejor estado Desearía po-
ante la conducta de la administración en este asunto, der hacerle creer que las intereses de los Estados Uni·
diciendo en el Senado que Walker "había sido arroja- dos en esa región son los mismos suyos. Su favorita
do de la Presidencia de Nicaragua por una inva- especial, Costa Rica, está empeñada ahora en convertir
sión extranjera, ayudada por el Comandante Davis de su patriótica ayuda a su hermana república contra los
la Marina de los Estados Unidos" Harper's Weekly filibusteros, en una guerra de conquista, y modesta-
tomó la posición de que la derrota de Wolker se debió mente reclama el derecho de vender la ruta del Trán-
principalmente a Vanderbilt y Spencer, y sorprendió a sito al mejor postor".
sus lectores al dar a entender que sería bueno para Buchanan añadió luego, en su primer borrador de
Centra América si Walker pudiera an eglarse con la la carta, tal como se conservó en sus archivos, la si-
Compañía del Tránsito y asumiera de nueva la Presi- guiente frase u A esto jamós me someteré" Sin
dencia del país embargo, característicamente tachó la palabra "jamás"
y la carta que llegó a Clarendon decía simplemente
VI l/A esto no me someteré" Luego en un tono de que~
jo, el Presidente se lamentaba "Ambos de nuestros
Los siguientes movimientos en el tablero de Wash- países y el mundo estarían mejor si el tratado C1ayton-
ington se podían pronosticar El Ministro de Costa Bulwer no hubiera existido".

PARTE TERCERA
TODO O N ADA

"Que su éxito hubiera servicio para el beneficio de la civi.. "Si él hubiera tenido éxito, la Guerra Civil se hubiera
lización, pocos, quizás, en vista de las condiciones aetu;lJes pospuesto, qUjz~5 nunca hubiera estallado, o hubiera
de Centro América, serían ta~ tor,pes como nara negarlo". tenido otro resultado".

W O Scroggs sobre Walker, Lawrence Greene sobre Walker,


en Filibusteros y Financieros en El Filibustero

-92-
Capítulo Dieciocho
AL CONJURO DE SU NOMBRE
informó que su disCllrso fue una tour de force, uno his-
toria hablada de su carrera en el istmo, y uno expli-
El habí'a ido a Nicaragua en nombre de la Demo- cación -señalando francamente al Secrelario de Es-
cracia Y los Democráticos Nicaragüenses se volvielon tado Marcy, ul Comodoro Vonderbilt y al Gobierno
e ntro él El había comenzado con un sentido de lo Britónico----, de las razones por las que no habia tenido
c~sión de los Estados Unidos en el mundo, y el Go- éxito Hablando del Presidente Buchanan, sin embar-
~erna de los Estados Unidos lo rechazó El estuvo go, Walker fue reservado, ya se habían hecho arreglos
por lo gradual eliminación de lo esclavitud, y ahora el para uno conversacíón con él en la Casa Blanca Un
mundo lo conoce como un esclavista Sus propósitos periódico preguntaba si él estaría planeando un futuro
han sido ton retorcidos que se les ha sacado toda su político en los Estados Unidos Si osi era, el respaldo
esencia idealista El yo no podrla mantener la can· popular estaba establecido al conjelro de su nombre
cepción Byranic? de sí mis~lo ,Pero para el A,meri-
cano con iente el era todavla herae entre los heraes. '11
Se dio cuento de ese hecho por lo apoteósica recep-
ción que tuvo o su llegado o Ne", Orleans, el 27 de Walker no podía hacer caso omiso de que todos
Mayo de 1857 Llegó lo noticia de Washington que, los vítores eran de los hombres cuya política él había
por orden del Presidente, no se le acusaría por viola- atacado unos pocos años antes Como otros cuyos
ción de los Leyes de Neutralidad Era un hombre li- principios guiadores se habían de. rumbado bajo pre-
bre Uno vitoreante multitud estaba en los muelles, sión, él podría alcanzar el olvido sólo duplicando lo
las hombres le rodeaban, Jo levantaron en hombros, lo intensidad de sus nuevas conviccio"nes y auto sugestio-
llevaron a un carruaje que lo esperaba, formaron un nóndose con sU repetición, Viajando hacia el Norte,
desfile, marcharon tras él 01 suntuo,o Hotel St Char- afil maba en cada discurso no sólo que lo introducción
les, donde habían aposentos reservados para él Tan de la civilización Americano en Centro América era el
numerosos y persistentes eran los gritos de las gentes camino de salvación paro los Estados Unidos, sino que
en la calle, que se vio obligado a salir al balcón de su las instituciones sureñas tenían que prevalecer allí
apartamento y pronunciar un breve discurso Esto no Memphis lo recibió cordialmente. En Louisville, don-
era suficiente Sus admiradores invadieron el Hotel y de visitó a su hermana, Alice Walker de Richardson, lo
rehusaban salir hasta no verlo de nuevo prenso le rindió los tributos reservados a los poderosos
Bajó a la rotonda, subió a uno mesa, habló de su En Cincinnati, los políticos Demócratas hicieron buenos
satisfacción de estar de regreso en New Orleans y pro- migas con él Aun en el cínico Washington, donde lle-
metió que darla un informe completo de sus experien- gó el 12 de Junio, despertó extraordinario ínterés Los
cias en una reunión masivo que se estaba entonces Or~ periódicos informaron que en uno largo conferencio
ganizando Finalmente la muchedumbre Se dispersó, privado en la Casa Blanca, le había dado 01 Presidente
o leer los periódicos que blasonaban el regreso del hé- su versión de los sUCesos en Nicaragua, y que hablo
rae en sus primeras páginas Cuando el periodismo protestado los acciones de' Comandante Davis, espe-
pomposo disminuyó, los editares llenaban los colum. cialmente con respecto a la captura de lo Granada.
nas con panegíricos, en proso y en verso, enviados por Lo objeción de Walker era de que si Davis no hubiera
sus lectores Uno domo de lo ciudad envió quince es- intervenido, los ejércitos Centroamericanos se hubie-
lonzos sobre el temo de lo grandeza de Walker "To- ron desintegrado, mientras que la moral de sus hom-
do glorio o tí, Jefe! Que lo bendición del cielo caigo bres se hubiera sostenido con el conocimiento de que
sobre tu frente enardecido! " Y así en adelante había una puerto de escape abierta para ellos El pre-
Las mujeres, especialmente, encontraban irresistible lo sentó estos cargos oralmente primero, y después, por
combinación de su fama y su apariencia juvenil Los escrito
cartas que le escribió una joven enamorada son vívi- Algunos meses mós torde, en un discurso en Mo-
dos todavía un siglo después Cuando uno noche lle- bile, Walker dijo que el Presidente, en eso reunión, no
gó tarde 01 teatro y lo reconocieron, gargantas feme- sólo le habla oído con atención sino que realmente le
ninas se unieron en su mayor parte a los vítores con había animado a hacer otro intento de conquistar Ni-
que fUe recibido Lo función se interrumpió, los acto- caragua Los amigos de Buchanan se mofaron y acu-
res y lo concurrencia le aplaudieron, la orquesta tocó saron a Walker de fronca invención, sin embargo, no
el himno nacional, y lo vitorearon durante diez minu- estaba lejos del carócter del Presidente hacer afirma-
tos IINunco" comentó un escritor francés, "un mo~ ciones que Walker pudo haber interpretado como ani-
norca victo. ioso ha sido mós aclamado por un pueblo madoras Buchanan no era persona que iba a ofen-
delirante de felicidad" der a un visitante que tenía tal arraigo en lo opinión
En la reunión masivo llevado a cabo al aire libre públiéa como el que Walker tenía en el verano de 1857
dos noches después, estuvo en uno plataforma ador- De acuerdo a un Asistente Secretario de Estado que le
nado de banderas de los Estados Unidos y de Nicara- servía entonces y que tenía frecuentes oportunídades
g.~a, habló por dos horas, haciendo pública su inten- de observarlo, el Presidente estaba lejos de ser el afa-
clan de re>lresar a Centro América y comaletar la to- ble pusilónime que tan a menudo ha sido descrito
reo que había comenzado, La prenso de New Orleans Por el contrario era "fria y calculador, con una mente
-93-
clara pero sin corazón con un cierto hóbito de obli- ataque mós serio, cuando la fragata del ComOdoro
cuidad ql.!e a veces aparentaba falsedad y una cierta Paulding, Wabash, llevando a bordo 140 refugiados de
lJ
cautela que a veces degeneraba en o:5tucio ("Na- Nicaragua, incluyendo 13 mujeres y 5 niños, llegó a
rrativa de W. H Trescott", en la American Historical New York Muchos venían enfermos, todos demacra_
Review, Vol XIII, p 547) Era lo más fácil para dos par las continuas privaciones, y desesperados POr
Buchanan dejar caer algunas frases de simpatia y com- la inseguridad de sus futuros Los reporteros que vi_
prensión sin comprometerse realmente -frases que sitaron el Wabash, traían en sus cuadernos de notas
pudieran haber sido más efectivas porque Walker no suficiente material como para destrozar una docena
sabía nada del compromiso del Presidente con el pro- de reputaciones Tal como lo veían los desgraciodos
yecto de Tehuantepec. del Wabash, Walker era cruel y sin corazón Poulding
Con una fuerte reanimada confianza interior, agregó uno nota, grandemente apreciada por la pren_
Walker llegó al punto culminante de su triunfal gira sa, cuando informó que los hambres de Walker esta_
New York Allí, el entusiasmo de New Orleans fue ban tan llenos de piojos cuando se embarcaron en
sobrepasado con creces Un comité de admiradores Greytown que el barco se le hobia infectado y que la
le recibió en New Jersey y le acompañó en un barco a tripulación tuvo que "bañarse en ron", Esta era uno
Battery Park donde a pesar de la lluvia le esperaba un historia que hacía brillar los ojos de un editor Una
enorme gentío, al que satisfizo con un breve di~curso docena de artículos acres destruyeron el prestigio de
En el hotel, admiradores y reporteros le asediaban de Walker El Herald admitió que las penalidades de los
la mañana a media noche Era su intención pasar el refugiados pudieran haber sido dictadas por aconteci_
tiempo en conferencias can miembros de su estado ma- mientos que estaban fuera de su control, pero que
yor en Nicaragua que se había reunido en New York, Walker debía de probarlo_ La prensa le acusó de fal-
pero su agenda fue interrumpida Cuando fue al Tea- ta de compasión, de frío cinismo, y finalmente de ca-
tro de Wallack, coma huésped del General y Señora de bardía moral, pues los reporteros no habían podido la-
Henningsen, los vítores salo se calmaron cuando la or- calizarlo "Ha escurrido el bulto", dijo la Tribuna El
questa tacó "Hail, Columbia!" Walker fue obligada hecho es que se había vuelto índiferente tanta a la
a hablar a la concurrencia desde el polco de Henning- alabanza popular como a la condenación periodística.
sen, y le pidió pusieron su atención en la pieza teatral Los acontecimientos hablarían por él, o nada lo haría.
que venían a ver Al final, la aglomeración de gente
fuera del teatro era tan grande que él y los Henning-
sen tuvieron dificultad en abordar su carruaje Cuan- 111
do finalmente llegó a su hotel, fue para encontrar que
una banda militar le estaba esperando y tuvo que so- No era un momento oportuno para recoger dinero
meterse a una larga hora de serenata. Un pónico financiero que había sacudido a la ciudad
de Londres estaba repercutiendo en Wall Street. Las
Tan violenta invasión de su intimidad era más de precios de las acciones cayeron; el crédito fue restrin-
lo que podía soportar Tres días después de su lle- gido, los negocios disminuyeron; los hombres perdían
gada, abandonó secretamente el hotel y se recluyó en sus empleos, y una sombra de pesimismo cayó sobre el
casa de un amigo, cuya dirección sólo era conocida dé poí~ La decisión Dred-Scott y los informes de violen-
unos cuantos <le los íntimos Allí se dedicó al asunto cias entre esclavistas y antiesclavistos en Kansos au-
que había venido a tratar Este era nada menos que mentaban la inquietud general Muchas promesas de
la formación de una secreta "liga Centroamericana", apoyo le llegaban a Walker, pero muy pocos las ,es
con sucursales en las principales ciudades de los Esta- paldoban con dinero A pesar de todo, hacía alqún
dos Unidos, cado una de ellas bajo la dirección de un progreso Se había ido a New Orleans, donde, monte-
funcionario de confianza, para recoger fandos, volun- ni~ndose fuera de la vista del público, había encontro-
tarios, y provisiones para una segunda expedición a do dinero suficiente que permitió a uno de sus agentes
Nicaragua Henningsen estaba a cargo de la oficina comprar un vapor, el Fashion, y un cargamento de ar-
de New York Uno después de otro, los funcionarios mas y pertrechos El reclutamiento no era problema,
principales recibían las instrucciones de Walker, como muchos jóvenes sureños estaban ansiosos de servir ba-
general de un verdadero ejército, y luego partían. jo Walker, a pesar de todas las vicisitudes sufridas par
"Nos reuniremos en Filipo", Henningsen les decía al el ejército anterior Lo cuestión principal era la que
despedirlos habia afrontado en California dos años antes' si las
La decisión de Walker de esconderse de los re- Leyes de Neutralidad serían enforzadas contra él
porteros de New York, no le hizo ningún bien ante sus Pronto tuvo la respuesta a esta ínterrogante. La ad-
ojos Quizás se había olvidado que la furia de un re- ministración Buchanan dio todos las señales d. anta-
portero frustrado es peor que la de una mujer burlada gonismo Particularmente siqnificativo fue el hecho
En los días anteriores, la mayor parte de los periódicos de que el nuevo Secretario de Estado, Lewis Cass, quien
de la ciudad habían hablado de Walker con respeto un año antes, cuando soñaba con lo Presidencia, había
A pesar de sus controversias con Vanderbilt y Goicuría respaldado a Walker y "los derechos de los America-
y su decrel0 de esclavitud, se le había reconocido ex- nos para emiqrar y llevarse sus ormas", había revt:lCO'
traordinario talento Ahora la prensa estaba dispues- do su posición. En subordinación a Buchanon, Cass
ta a aprovechar la primera oportunidad de volverse ordenaba ahora a las autoridades federales en todas
contra él. Varios periódicos lo criticaron acerbamente los puertos principales estar en guardia contra la salida
por impugnor los motivos del Comandante Davis, quien de cualquier expedición filibustera
después de todo "lo había salvado". Luego siguió un El 30 de Noviembre de 1857, los alguaciles fede-
-94-
roles se presentaron en la casa de Walker y lo arres- Secretario de la Marina, Isaac Toucey. intercepte el
taron El no protestó En la audiencia que siguió en Fashion. Poco después, Buchanon envió su primer
el juzgada, el Fiscal de New Or/eans presentó las prue- mensaje anual al Congreso urgiendo la aprobación de
bas de que el Fashion, que había anunciado la partida leyes que fueran "efectivas en impedir a nuestros ciu-
para Nicaragua, había tomado a bordo una extraordi- dadanos cometer toles desmandas" como el perpetra,
nario cantidad de pertrechos, tales como los que se do por Walker Lo expedición de Walker na podría
requieren en una campaña militar Que los pasaje- "hacer/El bien alguna al paí's" sino que estaba seguro
ros eran filibusteros reclutados por Walker, era lo que de que "dañaría a sus intereses y a su carácter"
el Fiscal tenía que probar, y el juez pencó que seria El sorprendente vigor del ataque del Presidente
bueno someter a juicio a Walker, fijando la fianza de contra Walker tenía un astuto propósito político Aun-
$ 2000 No había prueba real, sin embargo, de que que Buchanan profesaba personal aversión a la escla-
el Fashion hubiese violado alguna ley Estando Wal- vitud por razones morales, había encontrado política-
ker en tierra, y ninguno de sus hombres a bordo, el mente ventajoso favorecer los intereses esclavistas en
vapor fue oprmitido levar anclas y ,afir Kansas ,para justificar su política, el Presidente ha-
Con Pierre Soulé como su abogado, Walker en- bra llegado a una estricta y estéril interpretación de
contró Jo fianza y, en libertad, procedió a ejecutar un la Constitución que le permitia sostener que el pro-
plan cuidadosamente calculado para esa precisa situa- blema de la esclavitud en Kansas y en cualquiera otra
ción Mobile, aun mós que New Orleans, simpatizaba parte podía afrontarse simplemente por "la debida ad-
con su causa, yero imprabable que un funcionario fe- ministrqción de justicia" Su posición en Kansas ha-
deral allí tratara seriamente de impedir su salida Ig- bía provocado esperanzas irreales en el Sur y extrema
norando el hecho de que estaba bajo fianza, él y unos agitación abolicionista en el Norte. Fuerzas irrecon-
cuantos miembros de su estado mayor obordaron el ciliables en ambos bandos estaban aumentando sus po-
vapor correo que diariamente salía de New Orleans a deres Pero habiéndose ganado a los Sureños en el
Mobile En cada sitio de llamada se le reunían pe- Congreso con su política en Kansas, Buchanon tuvo
queños gl upos que habían salido previlamente de New que enfrentarse al fuego pesado que le emplazaba la
Orlcans, y para el momento de su llegado a la Bahía prensa Norteña Necesitaba mostrarse ante el Norte,
de Mobile el vaporcito estaba repleto de hombres de si pudiera, después de todo, como neutral en la cues-
Wolker Entre ellos estaban seís de los primeros "In- tión de ía esclavitud. Walker le dio la perfecta opor-
mortalesll
tunidad' Este estaba respaldado por esclavi,tas, 01
Encontraron el Fashion anclado fuera de la Bahía, atacar/o, por lo tanto, el Presidente parecería estar
donde había tomado un cargamento de armas, y lo atacando la esclavitud, una posición que él calculaba
abordaron sin interferencia alguna La prueba final apaciguaría a los críticos norteños Y fue una tócti-
estaba por venir Un guardacosta se presentó a su ca segura en el Sur, pues lo líderes sureños del Con-
lado y funcionarios federales subieron a bórdo L1e- greso estaban tan ansiosos de mantener inalterable la
\/ahan instrucciones, dijeron, para inspeccionar el va- política de Buchanan en Kansas, que no estaban de-
por, sus pasajeros y la carga Solemnemente cum- seosos de hacer un esfuerzo decidido a favor de Wal-
plieron su deber, pera cuidadosamente lograron no ver ker Era pura política, y era fócil para Buchanon con-
armas algunas¡ ni señales de Walker ni sus oficiales, denarlo sin misericordia
ni circunstancia sospechosa alguna Con 270 hom-
bres a bordo, incluyendo tales famosos veteranos Como Pero la redacción de la orden del Secretario Tou-
los Coroneles Hornsby, Anderson, Natzmer y Henry, y cey al Escuadrón Naval del Caribe, pidiendo la inter-
el Comandante Fayssoux, el Fashion fue permitido sa- cepci6n de Walker, era tan vaga como para crear in-
lir para Nicaragua, y un telegrama de Washington, certidumbre en cada oficial que lo recibió Uno de
ordenando la persecución del vapor, se perdió miste- ellos llegó hasta pedir aclaración al Secretario "Debe-
riosamente antes de llegar al funcionario federal a ría capturar un barco sospechoso en un puerto extran-
quien iba dirigido jero?"¡ o para no arriesgar un procedimiento ilegal, de w

bería simplemente impedir que los pasajeros bajen a


tierra? Y si los pasajeros reclamaban que ellos eran
IV padficos viajeros? La respuesta de Toucey duplicó la
duda Un oficiar naval no podía actuar, por SUpues-
8uchanan, por entonces, estaba empleado en per- to, por meras sospechas No debería haber, por su-
suadir a Inglaterra a descartar el Tratado Clayton-Bul- puesto, interferencia alguna con el comercio legol. Por
wer, oigo que Inglaterra no estaba dispuesta a hacer supuesto que no debería haber violación de territorio
La burla de las Leyes de Neutralidad por Walker no extranjero Pero si la embarcación "estaba manifies-
sólo hizo aparecer al Presidente como un tonto, sino tamente empeñada" en filibusterismo, debería ser in-
que fue interpretado por el Embajador Britónico, Lord terceptada y debería impedirse el desembarque de sus
Napier, como prueba de que los Estados Unidos tenían hombres y sus armas No decía el Secretario cómo
planes imperialistas en Centro América, y estaba por podía hacerse esto, pero la corbeta Saratoga, bajo el
la violación del Tratado. De otra manera, ¿no se hu- Comandante Frederick Chatard, fue ordenada al puer-
biera impedido la salida de Walker? Buchanan in- to de Greytown.
medíatamente le aseguró a Napier que él tenía todos Walker, que había previsto que tales medidos se-
las intenciones de respetar el Tratado hasta no ser rían tomadas, les pareció a sus compañeros en el Fash-
abandonado por mutuo consentimiento El, entonces, ion extrañamente indiferente, como si tuviera un co-
le declaró la guerra a Walker Envió una orden al nocimiento íntimo de los acontecimientos que vendrían.
-95-
Ton seguro estaba del éxito, que hablo traldo aun 01 Los órdenes de Chatard no le daban derecho O
editor de El Nicaragüense, John Tabor, varios fuentes usar lo fuerza contra los filibusteros, uno vez que hu-
de tipos, y el Gran Sello de Nicaragua, que se había biesen desembarcado Solamente si ellos presentobo n
llevado consigo. Los nueve días de viaje desde Mobile violencia contra los miembros de su tripulación, podría
fueron empleados en organizar sus fuerzas y en ejer- justificar el uso de sus cañones para ejercer coerción
citar o sus hombres Su estrategia había sido estu- contra estos Americanos en suelo extranjero. Provo~
diado debidamente. El primer poso esencial era lo car tal acción hostil, era ahora el propósito del humi_
capturo de los vapores del Tránsito en el río Son Juan llado Comandante, y en esto mostró considerable in-
y el pequeño fuerte del Castillo de Son Carlos, que do- ventiva Envió o tierra o sus marineros pora impedir
minaba lo entrado 01 Lago de Nicaragua Tratar de que Walker ocupara con sus hombres los edificios de
avanzar sobre el San Juan desde Greytown ero impo- la Compañía del Tránsito, para así obligarlos a acam_
sible; los vapores del Tránsito podrían ser prevenidos par a cielo descubierto, exponiéndolos a las torrencia_
de antemano y se escaparían al Lago Sorprenderlos les lluvias tropicales Los oficiales del Saratoga, ha-
ero esencial y Walker sabía cómo hacerlo Un brazo ciendo caso omiso de los centinelas de Walker, se me-
del San Juan, conocido como el Colorado, que llegaba tían 01 campamento, muchos de ellos aun sin unifor.
al mor en un punto desolado de lo costo varios millos me¡ para provocarlos Con más malevolencia, los ar~
01 Sur de Greytown, se sabía que no estaba resguar- tilleros del Saratoga fueron ordenados usar uno órea
dado En vez de intentar desembarcar en Greytown, a pocos yardas de distancio del campamento de Wal-
el Fashion desembarcaría, en tres botes, uno compa- ker poro práctica de coñoneo.
ñía de hombres escogidos, bajo el Coronel Anderson Comprendiendo lo estrategia de Chatard, Walker
en la boca del Colorado, esto fuerza remaría río arri- ordenó a sus inquietos hombres no hacer caso a los
bo, capturaría el primer vapor que encontrara, luego provocaciones y tranquilamente movió su campamento
capturaría los otros vapores o medido que fueron lle- o un lugar mós seguro, mientras esperaba noticios de
gando, enseguida, desembarcaría en el Castillo de Anderson No se sometió, sin embargo, o lo presión
Son Carlos bajo el amparo de lo bandera de Costo Ri- de Chotard El oficial comandante del escuadrón al
ca y desarmaría 10 descuidado guarníción. Los vapo- que pertenecía el Saratoga, el Comodoro Paulding, se
res luego serían enviados de regreso o traer el resto sabía estaba en su estación en Panamá en su buque
de los fuerzas de Walker, llevarlos río arribo y o tra- insignia, el Wabash, y Walker envió 01 Fashion o bus-
vés del Lago de Nicaragua Antes de que pudiera carfe con uno corto detallando las provocaciones de
movilizarse un ejército contra ellos, se tomarían 10 Chatard Casi al mismo tiempo, un rápido vapor co-
Bohío de lo Virgen, Rivas y Son Juan del Sur Poro rreo británica lIegá o Greytown, y Chatard se aprovechó
entonces, los refuerzos yo organizados por Henningsen de su presencia para escribir a Paulding por su parte.
en los Estados Unidos habrían llegado, y con ellos ba, Con su informe oficial iba una nota personal y alta-
rrerían hacia el Norte o Granado, Masaya, Managua mente emotivo que más tarde figuró en lo investiga-
y León, y Nicaragua estaría uno vez más en monos ción Congresional No podio explicar cómo había pero
Americanos. mitido que Walker lo engañara "De cualquier ma-
De acuerdo con este plan, el Fashion costeó el nera que fuera yo estaba idiotizado , Le ruego, se-
puerto de Greytown y en un torrencial aguacero llegó ñor, del modo más formal, venga y me aconseje Es-
o lo boca del Colorado sin ser observado Después de toy en un terrible estado de ánimo y veo el futuro te-
ver o Anderson y sus hombres en comino, Walker or- nebroso". Tenía razón poro temer el futuro; el Se-
denó salir a alta mar, y navegar despacio o lo largo cretario Toucey, al oír su lapso, le suspendió.
de lo costo durante lo noche, calculando su llegado
o Greytown o la luz del dio lo moñona siguiente, o En el campamento de Walker, días de incesante
una hora en que, obviamente, ningún barco filibustero lluvia pasaban sin tener noticias de Anderson El Io-
se atrevería o provocar los cañones del Saratoga. do, los insectos y el aburrimiento hacian sus estragos
en los hombres de Walker. El mismo comenzó a sen·
tarse todos los noches o lo orillo de una hoguera o es-
v perar señales en el río En lo tarde del duodécimo día,
cuando lo confíanza iba desapareciendo, una canoa na-
A los siete de lo moñona del 24 de Noviembre de tiva apareció en el Son Juan con uno de los hombres
1857, el Comandante Chatard del Saratoga vía 01 va- de Anderson sentado confortablemente o popa con su
por Fashion entrar al puerto de Greytown Con unos rifle, mientras dos costarricenses, sus prisioneros, ma~
quince pasajeros sobre cubíerta. Cuando se puso al nejaban los remos Las noticias que traía lanzaron
hablo con el barco, un oficial de éste respondió algo al campamento en alegres demostraciones de conten-
que aquél no pudo alr claramente, excepto la poiabra to. La expedición de Anderson habla sido un éxito
"tránsito", Sabiendo que los intereses de Vanderbilt completo Sin la pérdida de un solo hombre, habla
intentaban reclamar las propiedades de la Compañia capturado los vapores del río y el Fuerte Son Carlos,
del Tránsito, Chatard llegó a la conclusión que tal era y aunque ciertos problemas de navegación habían re·
el propósito del grupo a bordo del Fashion, y no hizo tardado la solida de los vapores, éstos venían en cami-
esfuerza alguna por interferirles el paso Unas pocos no hacia Greytown En un par de días Walker y sus
mínutos después, cuando el vapor estaba atado 01 mue- hombres podrían desplazarse río arribo
lle, se llevó lo sorpresa de su vida Todos o uno los Lo reanímación de los espiritus no duró mucho.
puentes del Fashion estaban cubiertos de hombres Antes que algún vapor de ría llegara, el Wabash en·
riéndose, portando rifles y soltando a tierra. tró o la bohío y ancló lo más cerca posible del cam-
~96-
amento de Walker Paca después se le juntó otra gas Una respuesta cortés de parte Walker le agra-
buque americana, el Fulton y otros dos buques de gue- decía el gesto, agregando de que él no buscaba privi-
ro británicos Con el Saratoga, estos barcos lIeva- legios que no fuesen concedidos a sus hombres Esta
~an más de 200 cañones Las pinazas iban de aqui respuesta, tergiversado en su transmisión, llegó a oídos
para allá y las comandantes fueron atendidos con una de Paulding como un terco rechazo, "El General Wal-
cena por el Comodoro Paulding a bordo del Wabash ker no pide prívilegios especiales", que lo hirió profun-
El Comodoro, un hombre alto, IObusto y ambicioso, ha- damente Su siguiente comunicado fue una breve or-
bía estado sumamente conl rariado por la idea que un den a Walker que se embarcara inmediatamente en el
barco de la Marina de los Estados Unidos, y de ~mate Fu/ton, donde el Comodoro había transferido su insig-
un barco de su propio escuadrón, estuviese en lo pico- nia
ta Cuando los oficiales británicas sugirieron que los Pocos minutos más tarde Walker estaba en el des-
barcoS de ambas naciones se juntaran en coger prisio- pacho de Paulding, recibiendo una reprimenda en un
nero a Walker, él rehusó, quería la cabeza de Walker tono y en términos que ningún hombre se habia atre-
para sí vido a hacerlo desde que era un niño en casa de su
Su pi imer paso fue que las pinazas del Saratoga padre El y sus hombres eran una afrenta para los
fueran río arriba, aparentemente por agua potable, Estados Unidos Ellos habían deshonrodo al pais No
pero en realidad a establecer un bloqueo del río eran más que pilatás y asesinos Por la primera vez
Cuando dos de los principales oficiales de Walker, el auto dominio de Walker se rompió bajo el peso de
Hornsby Y Fayssoux, llegaron a borda del Wabash a la ¡ro reprímida y del fracaso Con una curiosa mez-
presentar una protesta formal por este procedimiento, cla de satisfacción y simpatia, el alto y elegantemente
el Comodoro Pauding no les hizo caso, y dio órdenes uniformado Comodoro vio lágrimas en los ojos del an-
para que no se les permitiera abandonar el barco Se drajoso hombrecito a quien todo el mundo conocía
les agregOl ion, les dijo, Walker y sus hombres, a quie- Tonto, por lo menos, se sugiere en una corto que Poul-
nes haría prisioneros dentro de poco ding escribió a su esposo l'Este diablo, corazón de
león, que tan a menudo ha destruido las vidas de otros
Trescientos marinos se enviaron a tierra a tomar hombres, llegó hasta a mí, se humilló, y lloró como un
posiciones que impedirían a los filibusteros avanzar al niño Tú puedes suponer que me haya vuelto como
interior, y los barcos se pusieron en forma de ataque mujer, pues desde entonces lo he tenido como huésped
a la costa Walker podio ver claramente los bocas en mi camarote Reí'mos y conversamos como si na-
de los cañones y a los artilleros tomar sus puestos de da hubiese sucedido, y tú pensarías viéndolo con el ca-
combate Algunos de sus hombres, no pudiendo so- pitán y conmigo, que era uno de nosotros Es un tipo
portar el desengaño, le instaban a luchar, pero él re- astuto y requiere un tipo astuto para tratar con él He
husó permitir tan insensato sacrificio de la vida To- tomado medidas fuertes para forzarlo salir de un te-
davia tenia la cabeza en alto, nadie que le observara rritorio neutral Esto puede hacerme Presidente o me
podrla haber imaginado que todas sus esperanzas se puede costar el puesto".
le volvían cenizas en la boca Cuando llegó una pi- La inquietud de Paulding ante las posibles conse-
naza del Fu/ton, con uno de los oficiales de Paulding, cuencias de sus acciones, aumentó cuando el Fu/ton
el Capitón Engle, a bordo, Walker solió cortésmente arribó a su base de Panamá El había aceptado la
a recibirle Se estrecharon las monos, y Walker es- palabra de Walker de dirigirse a New York por barco
cuchó tlanquilamente mientras Engle leía un mensaje de pasajeros y alli entregarse a las autoridades fede-
de Paulding. El y sus hombres abordarían las barcos rales, y su deseo de agradar al prísionero antes de se-
de la Marina y serían regresados a los Estados Unidos, pararse se expresó en numerosas cortesías paro con él
a se les haría fuego por mar y tierra Como señal de Indicando que pasarian cinco dios antes de que el si-
rendición, bajaría la bandera de Nicaragua que on- guiente vapor saliel a para los Estados Unidos, invitó
deaba sobre su campamento a Walker a permanecer por ese tiempo en su confor-
Wolker sencillamente dijo a Engle "Me entre- table cabina del Fu/ton, en vez de buscar alojamiento
go a los Estados Unidos", y ordenó a sus hombres rom- en un pulgoso hotel de la ciudad. Walker declinó la
pieran campo De los dos, Engle pareció más impre- oferta, no deseaba compartir otro comida más con su
sionado "General", le dijo a Walker, "me apena ver captor Era demasiado esperar que pudiera perdonar
a un oficial de su capacidad empeñado en tal servicio al único hombre que había perforado la coraza de su
Nodo me daría más gusto que verle al frente de fuer- auto dominio Desde ese momento renació Su ene~
zas regulares" mistad.
El cáliz de amargura de Walker se rebasó, cuan-
do en ese preciso momento, uno de los tardados vapo-
res de río apareció con algunos de los hombres de An- VI
derson a bordo, listo a comenzar el movimiento de sus
tropas río arriba. Tuvo que observar cómo el vapor Dos abogados distinguídos y un general del eler-
era capturado por los marineros de Paulding y los hom- cito, todos amigos de Walker, le acompañaron cuan-
bres hechos prisioneros do se ofreció entregar al Alguacil Mayor de New York
Habiendo concluido su obra sin oposición, Paul- Un aspecto irónico de la situación se presentaba en el
ding estaba dispuesto a ser considerado Otro oficial hecho de que el Alguacil mismo era uno de los gran-
bajó a tierra a asegurar a Walker que, una vez a bor- des admiradores de Walker, el Capitón Isaiah Rynders,
do, él y sus oficiales, en vez de ser tratados como pri- un líder de Tammany, Hall, que había tomado aran
Sioneros, serían aposentados de acuerdo con sus ran- parte en la organización del apoyo popular para Wal-
-97-
ker El arresta, dijo Rynders, estaba fuera de la cues- y órdenes a las fuerzas navales en la casta de Centro
tión/ puesto que él ni tenía órdenes ni instrucciones América, en relación con el arresto de William Wal.
Siguió una conferencia, y en ella se decidió que él y ker y sus asociados". Buchanan ahora se vio obliga.
Walker irían a Washington y presentarían el problema do a contestar, y lo hizo en una comunicación de con_
o la administración. Poro entonces, reporteros impa- siderable ingenio. "Al capturar al General Walker
cientes se aqlomeraban en la oficina del alguacil yexi- y su comando. el Comodoro Paulding ha cometido,
gían una declaración de Walker Les dio una que lle- en mi opinión, un grave error. Mas es evidente, sin
nó los titulares el siguiente día. Paulding había inva- embarga . que esto fue hecho por motivos pura_
dido el territorio de una nación amiga e insultada su mente patrióticos". El Presidente, hacienda así clara
bandera El gobíerna de los Estados Unidas tenía la su intención de dejar ir impunemente al Comodoro, pa-
obligación de remediar tan crasa error Esto podría só rópidamente o un terreno m6s seguro En uno no-
hacerse llevando a Walker y a sus hombres al misma ta de afirmación, aunque vacía, profetizaba diciendo
lugar de donde fueron sacados a la fuerza. Can esta, liLa marea de emiqración correró hacia el Sur . Cen-
dejando a los reporteras boquiabiertas, partió can Ryn- tro América pronto tendró una gran población Ame.
ders para Washington ricana que conferiró sus bendíciones y beneficios ,abre
La -olida de Walker había enfurecido a Bucha- los nativos y sus gobiernos respectivos" Por lo tan-
non, su regreso lo llenaba de embarazo Paulding, to, daba a entender, Walker y sus métodos no eran
inequívocamente, había excedido su autoridad La in- necesarios Luego pasó a decir que creía en el "Des.
diqnación suroña se expre~ó en reuniones masivas en tina Manifiesto" del pueblo americano para dominar
las que Pauldinq fue denunciado en términos aT)asio- el Hemisferio Occidental, pero "ninquna administra-
nados y se exiflía su merecido castigo Se pasó una ción puede diriqir con éxito los relaciones exteriores
rf'-olución en New Orleans uraiendo al Gobierno, no del país en Centro América si se le interfiere a ca-
sólo rpnresar lo exoedición d~ Walker o Nicaragua, si- da oaso con ileoal<'s expediciones militares preparadas
no indemnizarla por lac; pérdidas "~ol)tenida5 por la en las Estadas Unidas"
centura, dp.tención y orivación de su libertad y propie- Un anitada debate ,iauió tanta en el Senado co-
dedil, V vario" spnadorec; ofrpciernn voluntariamente mo en la Cómara de Diputados. Se introdujeron re-
iniciar la acción Congresal can ese fin. soluciones contrarias, una pedía el castigo oficial de
Paulding, otra p"d'a la Dro,"ntación de una medalla
A cada momento el tema tomaba la forma de de aro por su acción en Nicaraqua Par días todo
una di-nuta per-onal entre el Presidente y Walker otra asunto se hizo a un lado mientras Walker y Paul-
Como siempre, Buchonan se movía con qrán cautela ding, eran a su vez, duramente criticados y ardorosa-
Cuando el filibustero apareció en Wa-hinqton, Cass mente defendidos Quince senadores pronunciaron
prontampnte anunció que no habra rozón paro man- discursos, cubripndo todos los asoectos de la contra-
tenorio baio custodia Walker oresentó su caso en ve, sia Se hacía la orequnta, ¿cómo es que Paulding,
una larga carta al Presidente, carta que dio a la publi- si consideraba a Walker v a sus hombres como "ban-
cidad Su exoedición habra sido justificada, insi<tía, didas que habían salido de nues tras ca<tas con el
por la ley y la moral El era el Presidente en exilio de propósito de saquear y asesinar" -palabras d'l Co-
un gobierno extranjero que había sido reconocido por modoro en su propia defensa- cómo es que había he-
el gobierno anterior Era su derecho y su deber para cho a Walker su íntimo compañero en el Fulton, co-
Nicaragua buscar el restablecimiento en el poder de mra con él, le llamaba siempre "general", y aceptó su
aquel qabierno, con o sin la ayuda de los Estadas Uni- palabra de honor de que regresaría a New York? La
dos "Algunos le han dicho, ya sé, que yo soy un pregunta quedó sin contestar.
hombre 'sin fe y sin misericordia', pero desde el prin- El ataque más duro contra Walker fue el del Se-
cipio hasta el fin de mi carrera en Nicaraqua, reto al nador Slidell, de Louisiana, gran amiqo de Buchanan,
mundo que produzca una sólo violación de la fe pú- quien afirmó extensamente que Walker era un pirata
blica" sediento de sanqre que no merecía la consideración de
Para con los métodos de Pauldinq, expresó no tan- su país Por fin, los agotados senadores y el Presi-
to resentimiento como desdén "Mucho mós doloroso dente llegaron a un compromiso Todas las resolucio-
que la rendición fue el que se nos dijera que es- nes se retirarían. Mientras Paulding era levemente
tóbamos allí para deshonra de los Estados Unidos .. censurado por el Secretaria de la Marina y temporal-
Habran hombres en aquella arenosa playa, SeÍlor Pre- mente suspendido de su mando, Walker no recibiría
sidente, que habían llevado su bandera en alta (en Mé- estímulo alguna Cuando todo hubo terminado, la ad-
xico) en medio del grueso de sus enemigos que ha- ministración de Buchanan estaba todavía firme contra
bían encabezado a sus saldados a través del continen- él y el Congreso tan dividida como antes
te en el camino del honor y del deber Yo pido la
justicia que es su alta prerroqativa el dispensarla
l/pero permítame concluir añadiendo que . nin- VII
guna interferencia ilegal extrema -ninguna suma de
palabras duras y epítetos injustas- padrón desani- Por la recepción que recibió mientras viajaba ha-
marnos de seguir el camina que está delante de nosa- cia el Sur de Washington, uno podría pensar que Wal-
tros". ker venía con renovados laureles de conquistador, en
El día en que esta carta apareció publicada, el 4 vez de un hombre que hobía fracasada dos veces en
de Enero de 1858, el Senado pas6 una resolución pi- sus propósitos y que había sido rudamente castigado
diendo al Presidente "la correspondencia, instrucciones por el Presidente y muchos senadores de su naciqn. En
-98-
'chmo nd y Montgomery donde se le colmó de hono- El público captó excitadamente estas revelacio-
RiS recordó a sus auditorios que antes de salir de New nes Floyd, quien no pudo negar que se había reuni-
~rI~ans para Nicaragua había sido arrestado y puesto do con Henningsenl aseguraba que las afirmaciones
libertad bajo fianza, ahora volvía para insistir en ser que se le atribuían eran falsas El Norte abolicionis-
7nZga do por violación de ías Leyes de Neutralidad. En ta le creyó, el Sur prefirió creerle a Waíker, y se con-
MObile pronunció un discurso sobre el tema de su dis- venció aun más de que había dicho la verdad, cuando
uta c~n Buchanan. Fue en este discurso! pronuncia- Henningsen partió para México a ofrecer sus servicios
~o el 25 de Enero de 1858, que sacó a luz el apoyo a un movimiento revolucionario en ese país
de Buchanan al, proyecto de Tehuantepec y la inter- El resultado próctico del discurso de Mobile pron-
ención de Soule en hacerlo fracasar. to se vio en la Legislatura de Alobama Profunda-
v El estilo del discurso de Mobile y el de las cartas mente impresionado por los argumentos de Walker el
ue Walker escribió sobre los asuntos de Davis y Paul- Estado concedió una franquicia a la Compañía de Va-
ding sugieren el profundo cambio psicológico que se pores de Mobile y Nicaragua, que se sabía había sido
lleva'ba a cabo en él La antigua nota de altura de formada por los sostenedores de Walker. Simultánea-
miras los paliativos destellos de ironía habían dado mente la Liga Centroamericana fue revivida boja el
paso 'a la ardiente indignación y al frío legalismo nombre de Sociedad de Emigración Sureña, y sus su-
Mientras se consideraba como un misionero del Ame- cursales por todo el Sur comenzaron de nuevo la ta-
ricanismo Y la democracia su personalidad tenía colori- rea de recoger fondos y encontrar reclutas para el ser-
do y calor, pero ahora porecia movido por un demo- Vicio de Walker Las contribuciones eran al principio
níaco empuje de realizar "su destino" A la edad de tardadas, pues aun los más ardientes sostenedores
treinta Y tres años, la única posibilidad de vida que le comprendían ahora el peso de las desventajas contra
interesaba era el de regresar a Nicaragua Walker Finalmente, emprendió una extensa gira de
Mas quizás por esa misma razón su poder para conferencias, y esto resultó más provechosa. Oyén-
entusiasmar a su auditorio nunca fue mayor. El dis- dole, los auditorios sureños llegaron a convencerse que
curso de Mabite tuvo un éxito inmenso luna exposi~ Nicaragua era la llave de su futura seguridad, y res-
ción devastadora de la inconsistencia de Buchanan pondían con substanciales donaciones para la causa
La posición del Presidente, afirmó Walker, nada tenía "El General Walker", declaró un periódico después de
que ver con los principios. Seguramente el coautor uno de sus discursos, "podría recoger un millón de dó-
del Manifiesto de Ostende no era el hombre para de- lares en el Condado de Dalias, Alabama, para Ameri-
fender las Leyes de Neutralidad! No era el filibuste- canizar a Centro América".
rismo en sí, el que provocaba la ira de Buchanan, dijo
Walker Lo que el Presidente realmente resentía era Aun después de dos fracasos, él conservaba to-
la alianza de Walker con Soulé que había impedido el davía el brillo No era la triste lealtad por un ídolo
proyecto de Tehuantepec La administración estaba caído, ni la lealtad de la nostalgia, la que le daba el
perfectamente deseosa de fomentar el filibusterismo en Sur, sino una fe vibrante de que podrían aun alcanzar
otra parte que no fuera en Nicaragua Eí Secretario su propósito Cuando fue sometido a juicio en New
de la Guerra, John B Floyd, había realmente incitado Orleans, hizo aparecer débil al Fiscal Un apasiona-
a Henningsen ayudar a una revolución en México y a do discurso en defensa propia contrabalanceó en las
una guerra con España, para tener un pretexto para la mentes de los jurados tanto las pruebas en- su contra
anexión de Cuba Por lo tonto, los ataques de Bucha- como las adversas instrucciones del juez Diez de los
non contra Walker nada tenían que ver con los prin- doce jurados votaron o su favor Empeñado en una
cipios Se debían comprender simplemente como asun- vindicación completa, pidió un nuevo juicio, pero el qo-
tos de baja política que servían los intereses de los ami- bierno declinó enjuiciarlo más Al calir del juzaodo,
gos del Presidente en Tehuantepec, y Walker estaba declaró abiertamente que pronto saldría para Nicara-
completamente justificado en su obstinada oposición. gua y que celebraría "la cena de Navidad en Granada".

Capítulo Diecinueve
LA OBSCURA LUZ DE LA ESPERANZA
tenerla. El dominio del Presidente sobre los Sureños
del Congreso había sido seriamente debilitado por acon-
Walker sentía que el momento estratégico no po- tecimientos en Kansas. A pesar de su inclinación a
día estar lejos Conociendo a los políticos Centroa- favor de los intereses Sureños en el territorio, la resis-
mericanos/ estaba convencido que no pasaría mucho tencia a la esclavitud por los colonizadores libertarios
tiempo antes de que Costa Rica, manteniendo el Trán- del Norte era tan vigorosa y tanta sangre estaba sien-
sito en su poder, y el nuevo gobierno de Nicaragua, do derramada, que los Sureños comenzaron a perder
estuviesen desenvainando las espadas, y que una in- la esperanza Kansas ya no era una palanca efectiva
vasión decidida sólo encontraría débil y escasa resis- con !a que Buchanan podía levantar al Sur a la acep-
tencia En los primeros meses de 1858 la prensa se tación de sus medidas contra Walker Una seria di-
agitaba con rumores de otra expedición de Walker, y visión en el Partido Demócrata y una revolución en el
esta vez pareda que Buchanan sería incapaz de de- Congreso, amenazaban al Presidente si buscaba como
-99-
interferir con la nueva y poderosa expedición de Wal- éstos era el triunfo de aquél El, después de todo
ker, que como se rumoraba ampliamente en la prensa, controlaba la Compañía Accesoria del Tránsito, la qU~
estaba ahora en preparación Walker mismo fue a tenía un contrato con Nicaragua, mas por su innato
Washington, donde, después de conferenciar con los desprecio por la ley, no estaba dispuesto a tomar una
senadores que le apoyaban, escribió entusiastamente en posición basada en meros legalismos Deseaba tener
una carta privada, que la administración o .fIse rendiría control físico de la ruta del Tránsito y discutir su lega.
ll
a la voz del país en lo referente a nuesttos asuntos o Iidad después Con este fin comenzó a intrigar secre.
sufr ilÍa catastróficas represalias del Congreso. (Colec- tamente con un alto General Costarricense Esto re.
ción Fayssoux, Mss, No 66, Ene 5, 1858) sultó ser una mala táctica Agentes del Departomen.
Buchanan, sin embargo, definitivamente no ha- to de Estado informaron del plan a Washington, y Bu.
bía acabado con su repertorio de trucos políticos en chanan se incomodó tanto que rehusó dar al Comodoro
su disputa con Walker Existía aun un medio por el apoyo diplomático En cambio se volvió hacia otro
cual la crítica de su política Nicaragüense podía ser concursante por el Tránsito, al antiguo asociado de
silenciada y Walker frustrado una vez para siempre Vanderbilt, Joseph L White, padrino del tratado Clay-
Consistía en enviar a Nicaragua, con el consentimiento ton-Bulwer y un político de gran habilidad y experien.
de su nuevo gobierno, un fuerte contingente de Mari- cia Con algunos asociados ricos, White había acu-
nos Americanos, los que ocuparían la ruta del Tránsito mulado las acciones sin valor de la antigua Atlantic
y harían inútil y sin esperanza cualquier intento de and Pacific Ship Canal Company Así había adqui-
Walker de desembarcar una fuerza expedicionaria A rido la original concesión canalera otargada por Nica_
este fin, Buchanan, por medio del Secretario de Estado ragua, lo que le daba visos de legalidad a sus derechos
Cass, dedicó sus empeños El hecho de que su nueva al Tránsito Mas aún, él había persuadido al nuevo
política iba en cantra de todo lo que había dicho y gobierno Nicaragüense a concederle secretamente Un
hecho en conexión con Nicaragua desde que asumió contrato provisional que cubria tanto el tránsito por
el cargo, parecía no molestarle tierra como el del canal Allí estaba la oportunidad
El primer paso en el plan de Buchanan, era ayu- que el Presidente buscaba para poner fin al filibuste-
dar a una compañía americana a obtener el control de rismo y volver a ganar la popularidad entre los expon.
la concesión del Tránsito Nadie estaba ya seguro sionistas Puso al Secretario de Estado Cass a traba.
quién tenía el derecho legal al Tránsito Nicaragua jar en la negociación de un tratado con Nicaragua,
poseía la ruta, Costa Rica la ocupaba, pela las posicio- por el cual los Estados Unidos tendrían el derecho de
nes de Vandel bilt y de Garrison y Margan eran obscu- usar la fuerza militar, si fuera necesario, para proteger
ras Estos dos últimos hicieron un atrevido esfuerzo "las personas y propiedad conducidas sobre la ruta"
para reafirmar sus derechos Les pareció que puesto manejada por White Las objeciones de Vanderbilt
que tropas Costarricenses mantenían los vapores del no fueron tomadas en cuenta
río y ocupaban la mayor parte de la ruta, la llave de Buchanan escribió a Lord Clarendon que los inte·
la solución estaba en manos del Presidente Mora, y reses Blitánicos estarían protegidos, que el nuevo tra-
su problema consistía en encontrar un agente que pu- tado, conocido como la Convención Cass-Irisarri, en
diera ejercer la necesaria presión sobre él W R. C. ninguna forma amenazaba sus derechos o violaba la
Webster, que había sido instrumento en organizar la intención del Tratado Clayton-Bulwer, y que los Costa·
alianza contra Walker, era la escogencia obvia, tenía rricenses no tendrían razón de queja. "La Gran Bre-
la ventaja de ser inglés y tener una especie de derecho tañé! y los Estados Unidos, al tratarlos justa y aun libe-
a la gratitud Costarricense El hecho de que estu- ralmente, debe decirles (a los Costarricenses) que el
viera al servicio de Vanderbilt no era una objeción se- tránsito se mantendrá abierto y que nunca será inte·
ria para Morgan y Garrison, quienes conocían los usos rrumpido de nuevo".
del dinera Webster rompió con Vanderbilt, entró al
servicio de aquellos, viajó a Costa Rica con amplios
fondos a su disposición, y dentro de poco tiempo es- 11
tuvo en capacidad de informarles de su éxito Mora,
siempre generoso con su firma en documentos que po- A estas alturas, el caleidoscopio Nicaragüense fue
drían ser repudiados, le dio el contrato deseado sacudido de nuevo, y una figura totalmente nueva opa·
reció a la vista Con la consternación de Buchanan,
Buchanan, sin embargo, no confiaba en Margan Nicaragua, al último momento, rechazó tanto la Con-
y Garrison, debido principalmente a sus conexiones pre- vención Cass-Irisarri como el contrato de White, y
vias con Walker Prontamente escribió a Lord Claren- anunció que la concesión para el canal y la ruta del
don en Londres de que Costa Rica "se había agarrado tránsito habían sido concedidas, no a un Americano¡
de los más grandes pícaros como compradores" de la ni siquiera a un Inglés, sino que o un Francés, un tal
ruta del Tránsito y claramente le exponía su deseo de Félix Beliy, y que en esta concesión Nicaragua y Costo
que Mora fuese desanimado de toda idea de ejecutar Rica habían actuado en conjunto, como copropietarios
el conllato que le había dado a Webster Inglaterra, de la ruta
cooperativamente, intervino, y desde ese momento La prensa y el Congreso Americanos aullaron de
Margan y Gan ison dejaron de ser serios cantendores rabia La debilidad del Gobierno Americano había
por el premio. perdido la joya más preciada del Hemisferio Occiden-
Vanderbilt había protestado públicamente, de ma- tal, la ruta ístmica canalera, a un poder europeo, con
nera violenta y amarga, el contrato de Margan y Ga- todo lo que eso significaba para la Doctrina de Monro e
rrison, y generalmente se pensó que el fracaso de y el futuro de los Estados Unidos. Hubo voces de gue-
-100-
rrO conlla F,ancia ¿Fue pOlO esta que el P,esidente pensando vagamente en promover su 1m 90 tiempo so"
rechazó a Walker? Buchanan fue fustigado severa- ñada Compañia de Canal Nicaragüense. La única es-
mente aun pOi periódicos que habían sido favolables pe,anza pOlo Belly estaba ahora en la posibilidcld de
a él Para empeorar las cosas al P,esidenle, el tono que financie,os Americanos y la administ,ación Bud,"
de la declOl ación Nicaragüense fue ofensivo en extre- anan, reconociendo su influencia en los líderes Cen-
mo Monsieur Belly, que ,epresentaba un sindicato troamer icpnos, disimularan sus anteriOl es ataques a los
parisién, conlaba con el sentimiento anti-gtingo del ist- Estados Unidos, se arreglaran con él y le dieran su opa
mo Fluente en español, vivaz, elocuente¡ con talento yo Con esla débil esperanza se embarcó pOi a New
para la ostentación, él pudo excitar y persuadir la men- York, pero al preciso momento de su llegada, el Herald
te Centroamericana, como no lo podría hacet un An- publicaba un despacho de París bajo un titulOl' que de·
glosajón Sabía cómo dar a creer, sin realmente de- cía DESAPROBACION DE M BELLY. El mito de
cirlo, que era un agente de confianza de Napoleón 111, su pode, explotó, y con él desapOleció toda esperanza
y que la riqueza y el pode, ío de la Francia Imperial lo de que construiria su canal
respaldaban Por qué, le preguntó al Presidente Mo-
ra de Costa Rica, y al nuevo P,esidente de Nicaragua,
M~rtínez, por qué habrían el/os de ceder el Tránsito III
a los gringos? En cambio, denles los derechos a la
ruta a una compañía de europeos que comparten con
Con el f,acaso de 8elly, todas las ventajas en el
ustedes su ,eligión y su cultUla Seguros de la protec- asunlo se volvieron a favor de Vanderbill El descon-
ción de los F,anceses, y de una substancial participa- trolado gbbierno Nicaragüense fue fácilmente persua-
ción en las ganancias¡ vuestros países se enriquecerán¡ dido por sus agentes a declarar inválidos todos los con-
le pondrán fin a la presión Americana, y se libertarán,
tratos anteriores sobre la ruta, y a restaurar la conce .
al fin, de William Walker sión al dueño original, la Compañía Accesoria del Trán-
silo Gereral aplauso ,ecibió esta noticia en la p,ensa
Este (Mimo punto lenía gran peso para MOla y Americana Varios periódicos confiadomente prede.
Martínez, que vivian temerosos del regreso de Walker cían que el Comodoro se lanzaría inmediatamente con
Con ojo astuto para la teatralidad, el Francés los reu- su admi,able energia a ,eabrir la ruta Nicaragüense y
nió en la cicalrizada ciudad de Rivas, en la rula del a llevar paz y prospe, idad a Centro Amética Buch-
Trónsito, pOlo elaborar un acuerdo que dieron pOI re- anan mismo favorecía ahora la wusa de Vanderbilt
sultado los documentos hechos públicos el 1 de Mayo Se contaba al menos que el Comodoro se opondría 01
de 1858, primer aniversario de la rendición de Walke, reg,eso de Walke, a Nicoraguo
al Comandante Davis La más sensacional de sus pro- Pero pasaban las semanas y Vanderbilt no hacía
ducciones, {ue un Manifieslo conjunto en el que decla- movimiento alguno Cuando se le preguntaba por las
raban ambos Presidentes, su creencia de que una nue- causas de su tardanza, se refetia grCJvemente 01 dete-
vo expedición filibustera conlra Cenit o América estaba rioro fisico de la ruta del Tránsito. Se tendríon que
siendo 0lgani2ada en los Estados Unidos, y en el que construir nuevos vapores y restaurar los puentes Ld
pedían a Inglaterra y F,ancia no los dejaran "a me,- sedimentación en la boca del rio Sdn JUCIn, había arrui-
ced de los bárbaros" Una declaración separado au- nado seriamente el canal en el puerto de Greytown
torizabo a Belly orreglor el estocionamiento de "bu- El camino al Oeste del Ldgo de NicCJrrngud neCesitaba
ques de guen o Europeos" en la Costa Cent, odmeri- repaldcíones Tendrían que invertirse grCJndes sumas
cana de dinero, y la compoñíd estdbd ya endeuddda d Vdn-
Buchanan prolestó en un lenguaje que, viniendo derbilt personalmente por préstdmos hechos en <'\1 pa-
de él, era sorprendentemente fuerte El Monifiesto sado El harld, por supuesto, todo lo <jue pudierCJ,
era un insulto, les dijo a Nicaraguo y Cosld Ricd. Los pero todo era muy, muy difícil.
Estados Unidos no permitirían, que el contrato de Ni- Luego, en Junio de 1858, llegó la luz a la prensa
caragua con Belly, interfi, iera con los derechos adqui- y al público, cuando se supo del arreglo de Vanderbilt
ridos en el Tránsito por ciudadanos Americanos Si con las líneas Panameñas Pot sólo mantenel sus VO q

se construyera un canal, tendría que ser un pase libre pOi es fuera de la competencia en el servicio de Pana-
y segUlo para todas las naciones, no conlrolado por má él había eslado recibiendo $ 480 000 al año Aho-
uno sola nación El Gobierno Ameticano, bajo ningu- la tenía otra tenaza, la amenaza de rednudar el sefvi~
na condición, toleraría el estacionamiento de barcos de cio a Nicaragua, con la que apretar aun más a los
guerra Franceses en los puntos de entlada del canal ni magnates navieros En vez de competir de nuevo con
en el canal mismo A esto los Presidentes Centroame- la AccesOl ia del Tránsito, se comprometieron a aumen-
ricanos contestaron con toda cortesía, pero sin cam- tar sus pagos a Vonderbilt en un 40%, a $ 56000
biar en Jo minimo sus actitudes, mientras Bel/y se em- mensuales
barcaba para París, con la esperanza de volver con la Toda esperanza de que la Compañía AccesOlio
aprobación del Emperador Napoleón 111 y todos los fon- del Tránsito reanudara sus servicios estaba fallida -es-
dos necesarios lo a peSOl del hecho de que el Comodoro había urgido
Pero como todos los participantes en el enrevesa- a los accionistas de la compañía a conservar sus accio-
do negocio, estaba condenado al desengoño El Go- nes Más de un millón de dóldres "extorsionados" ha-
bierno Francés lo hizo a un lado, en parte porque bían llegado a la bolsa privada del Comodoro, más de
POI entonces estaba envuelto en una el isis europea, en lo que había pe, dido en las acciones de la Compañía
parte porque los patrocinadores de Belly no gozaban dos años antes y él no era persona que iba CI renunciar
del favor impe, ial, en parte pOlque Napoleón estaba a ton buen n~gocio.
~-lOj-
11" lO.
En el Senado de los Estados Unidos, Robert Nicaragua y con el renacimiento de la ruta del Trán_
Toombs, de Georgia, uno de las más firmes seguidores sito reconocieron que todo dependería de la próxima
de Walker, "aéó a luz los hechos "Vosotros dóis expedición de Walker
$ 900 000 al año para llevar la correspondencia a Ca-
lifornia" les dijo a sus colegas, "y Vanderbilt obliga a IV
los contratistas a darle $ 56 000 mensuales para es-
tarse quieto. El es el pez grande que roba a los Los líderes Centroamericanos habían llegado o
pequeños que pululan en la Capital". El New York creer las leyendas que ellos mismos habían ayudado a
Times comparaba a Vanderbilt con "aquellos barones inventar, en las que Walker oparecia como otro Ta.
alemanes que desde la cima de sus castillos a lo largo merlón, -una combinación de sed de sangre con ge.
del Rin, caían como halcones sobre el comercio del no- nialidad militar- resultando por lo tanto que si ellas
ll
ble río habian triunfado sobre este "táctico militar de pro-
Azuzados por el Gobierno y lo opinión público, los porciones épicas
ll
, eran merecedores de la gratitud de
líneas Panameñas, finalmente, dieron por terminados sus pueblos En Nicaragua, especialmente, el terror
sus arreglos con el gran financiero Sólo entonces re- de Wolker habia sido tan hóbilmente cultivado por sa-
vivió su interés por el Tránsito Inmediatamente le es- cerdotes y funcionarios que sólo la ',dea del regreso de
cribió uno carta a Buchanon entendía que un nuevo Walker producía un estremecimiento nacional Cuan_
Ministro en Nicaragua, Alexander Dimítry, había sido do el Delta de New Orleans, erróneamente afirmó que
nombrado y le gustaría verla antes de que saliera del Walker estaba en San Francisco, reclutando un millar
país paro discutir la reapertura de la empresa "La de hombres para una invasión a Nicaragua, el Presi-
ruta' no puede ponerse en operación 01 menos que lo dente Martínez se llenó de pónico Amargado contra
haga yo" Evidentemente, pensando que la me jor ma- las Estados Unidos y desengañado por Francia, buscó
nera de borrar las sospechas de que estuviera planean- ayuda en Inglaterra Proveería ésta la necesaria pro-
do extorsionar aun más a las li'neas Ponamñeos, el Co- tección naval a las costas de Nicaragua y se enfrenta-
modoro agregó, "El único objetívo que tengo en este ría a Walker si desembarcaba? Los Ingleses lo harian
asunto es que se cumplan los deseos de su odministro- gustosos La oportunidad se presentaba para ampliar
ción y el gratificar mis propios sentimientos, puesto que su control de los recursos y mercados centroamericanos
hasta ahora he estado identificodo con esta ruta en a costa de los Estados Unidos Todo lo necesario ero
particular" La respuesta de Buchanan fue pronta y mantener el Tratado Clayton-Buiwer en vigencia, a
cortés "El señor Dimitry estará en New York, ma- Buchanan en su natural estado de aquiescencia, y o
ñana por la noche. . Lo recomiendo a su fina aten- Walker fuera de Nicaragua, mientras las diplomóticos
ción ll ingleses hacian los arreglos necesarios.
Unos pocos meses más tarde, Vanderbilt in