Está en la página 1de 40

APUNTES SOBRE “INTRODUCCIÓN A LA ESTÉTICA” DE IOANNES DI NAPOLI Héctor Alfonso Tadeo Cadena

IOANNES DI NAPOLI

INTRODUCCIÓN A LA ESTÉTICA

1 DE 40
08/02/2020 PAMD
APUNTES SOBRE “INTRODUCCIÓN A LA ESTÉTICA” DE IOANNES DI NAPOLI Héctor Alfonso Tadeo Cadena

ÍNDICE

I. Introducción teorética.......................................................................................

II. Introducción histórica………………………………………………………………..

III. Noción de Estética...........................................................................................

IV. Importancia y división de la Estética..............................................................

Bibliografía............................................................................................................

CAPÍTULO I. De la belleza

Artículo I. De la esencia de la belleza..................................................................

Artículo II. De la objetividad de la belleza..........................................................

Escolio De la división de la belleza.....................................................................

Artículo III. De la aprensión y la delectación de la belleza................................

CAPÍTULO II. Del arte

Artículo I. De la esencia del arte.........................................................................

Artículo II. Del fin del arte.................................................................................

Artículo III. Del juicio acerca del arte...............................................................

2 DE 40
08/02/2020 PAMD
APUNTES SOBRE “INTRODUCCIÓN A LA ESTÉTICA” DE IOANNES DI NAPOLI Héctor Alfonso Tadeo Cadena

Bibliografía
INTRODUCCIÓN A LA ESTÉTICA

I. Introducción teorética
II. Introducción histórica
III. Noción de Estética.
IV. Importancia y división de la Estética.

I. INTRODUCCIÓN TEORÉTICA.

Todos los hombres hablan de personas, cosas u obras bellas, distinguen entre la
belleza natural y la belleza artificial, discuten entre sí de la belleza de estas o
aquellas personas, cosas u obras; a veces niegan que alguna actividad esté
incluida en el arte (por ejemplo el arte cinematográfico); juzgan el carácter
artístico de esta o aquella obra bella, de esta o aquella parte de la misma obra (La
comedia de Dante) etc.

Cada uno considera conocer bien la naturaleza de la belleza y el arte, y con


frecuencia se irrita contra aquéllos que no admiten sus juicios; reprueban éstos la
carencia de gusto estético; distinguen entre la poesía y no-poesía.

Por otra parte, si vemos las sentencias de los artistas, gran disensión se
ostenta; algunos artistas “sacan” (producen) la obra artística y proponen la
doctrina estética; otros, en nada valoran la teoría estética y sostienen al artista
excluyendo las derechas o las izquierdas de las posturas doctrinales; otros más,
no atienden ni a las “creaciones propias”; otros siguen el clasicismo, otros el
romanticismo, otros prefieren el realismo o verisimilismo, otros el idealismo o
simbolismo etc.

3 DE 40
08/02/2020 PAMD
APUNTES SOBRE “INTRODUCCIÓN A LA ESTÉTICA” DE IOANNES DI NAPOLI Héctor Alfonso Tadeo Cadena

Se tiene algo en común entre los artistas y no artistas, es decir, una


persuasión general de que la belleza sea algo que existe en las cosas o en la
naturaleza o en el arte, aunque, con frecuencia difieren los juicios apreciativos.

Luego, la postura espontánea (parafilosófica) sostiene que la belleza es algo


objetivo y expresada por el arte, de esta persuasión especial, y supuesto el
consenso universal acerca de los caracteres artísticos de cualquier obra, se tiene
un gran desacuerdo. Es así como fluyen con frecuencia larguísimas discusiones.

Surgen luego las preguntas:

¿Qué es la belleza?

¿Qué es el arte?

Este problema se pone implícitamente a todos, los que producen la obra


artística, o los que con pasión juzgan acerca de esta o de aquella obra; cada uno
debe tener al menos una idea o sentencia espontánea o irreflexiva de la belleza y
del el arte. Por otra parte, el filósofo es reflexivo e investiga a profundidad acerca
de la naturaleza de la belleza y el arte, para obtener alguna unidad en los juicios
llevados.

El conjunto de cuestiones que los filósofos deben poner para resolver el


problema acerca de la belleza y el arte, constituye el problema de la estética.

II. INTRODUCCIÓN HISTÓRICA.

La verdadera consideración reflexiva de la belleza y el arte se tiene primero entre


los griegos, en quienes de modo especial se encuentra el sentido estético, junto a
ella también se tiene la consideración acerca de la bondad, en tanto que en algún

4 DE 40
08/02/2020 PAMD
APUNTES SOBRE “INTRODUCCIÓN A LA ESTÉTICA” DE IOANNES DI NAPOLI Héctor Alfonso Tadeo Cadena

orden de la persona se identifica con la belleza. De este modo, algo puede ser
considerado simultáneamente bello y bueno (καλός: bueno; όμορφος: bello;
αρκετά: bello; ascetismo ético, ética estética)

Entre los griegos sobresalen Platón y Aristóteles. Platón en sus diálogos


(Ion, Hipias mayor, Gorgias, Fedón, Fedro, El banquete, La república), mucho
tiene acerca de lo bello y del arte. En lo capital ésta es su doctrina:

1) Mas allá de la belleza empírica se tiene fuera del mundo sensible lo que es
bello en sí (la misma belleza) por cuya participación todo en el mundo es
bello.

2) La belleza implica alguna medida y proporción (μέτρηση: medida; σχέση


proporción) que, como sea algo lucidísimo y amabilísimo produce en el
hombre una complacencia pura.

3) El arte en tanto que expresa la belleza sensible, no es ni siquiera la imitación


de la naturaleza, sino que, como la naturaleza (la cosa sensible) sea la misma
imitación del mundo inteligible, el arte es la imitación de la imitación o
sombra de la sombra.

4) Como sea sombra de la sombra, el arte ni se sujeta al mundo sensible ni se


desvía al mundo inteligible en el cual de modo singular se establece la verdad,
por lo que el arte es excluido de la sociedad o república (el rigorismo platónico
contra el arte)

Aristóteles en contra, como niega el mundo inteligible de Platón, tiene por


debajo la cosa sensible y eleva la belleza natural y el arte; igualmente para
Aristóteles los grandes caracteres de la belleza son: el orden, la simetría y el
ornato (la perfección); el arte también es la imitación de la naturaleza, no en el

5 DE 40
08/02/2020 PAMD
APUNTES SOBRE “INTRODUCCIÓN A LA ESTÉTICA” DE IOANNES DI NAPOLI Héctor Alfonso Tadeo Cadena

sentido platónico, pues, el arte imita a la naturaleza, no en cuanto reproduce la


naturaleza como es, sino en cuanto imita a la naturaleza en su modo activo: así
como la naturaleza es una concreción de la idea (la admisión de la idea o forma
sensible en la materia sensible, la particularización del concepto universal en las
cosas empíricas), del mismo modo el arte lleva en sí como el concepto o la idea
que se realiza en las personas, las cosas o los hechos sensibles; por lo tanto, para
el arte se requiere esencialmente la fábula, que no repite las cosas como son.

Aristóteles trata el arte en la Poética, aunque, sus tratados se limitan a la


epopeya y a la tragedia, pero sobre todo a la tragedia; dos cosas son notorias en la
doctrina aristotélica:

1) En la medida del fin, él mismo dice que la tragedia representa las pasiones
vehementes de los hombres, y de algún modo estos se purifican.

2) En la medida de su estructura, se tiene que la tragedia debe tener una absoluta


unicidad en la acción (los hechos), en el tiempo (unos días), y en el lugar (el
mismo lugar); así Aristóteles puede probar como leyes las propiedades que se
encuentran en los autores griegos (Eschylus, Sófocles, Eurípides)

Los neoplatónicos (Plotino, Iamblico) exaltan en grado sumo lo bueno como


la máxima belleza y remontan a las cosas sensibles; el arte sirve como medio
preliminar para apropiarnos de aquel sumo bien bello (esteticismo ético-místico).
Entre los romanos el problema de la belleza se trata poco; no obstante, mucho se
tiene de las reglas del arte (Cicerón: Del orador; Horacio: del arte poético;
Quintiliano: Las instituciones oratorias etc.)

San Agustín habla mucho de la belleza y del arte en: De la verdadera


religión. Escribió la obra De lo bello y lo construido, que también fue perdida.
Llega hasta nosotros el tratado: De la música y De la Gramática. La doctrina
agustiniana se acerca a la neoplatónica.

6 DE 40
08/02/2020 PAMD
APUNTES SOBRE “INTRODUCCIÓN A LA ESTÉTICA” DE IOANNES DI NAPOLI Héctor Alfonso Tadeo Cadena

S. Tomás escribió óptimamente sobre la belleza, sin embargo escribió menos


del arte, su postura es similar a la doctrina agustiniana.

En el siglo XV-XVI el problema de la estética es considerado más bien una


técnica, es decir, las reglas o preceptos por las que se especula qué sea el concepto
de la belleza y del arte; sin embargo, se tienen algunos conceptos del arte. En
cuanto el arte (sobre todo la poesía) se considera como la artificiosa y deleitable
exposición de algunas verdades (“il vero conditione in molli versi”, Torcuato
Tasso).

En el siglo XVIII el italiano I. B. Vico (1668-1774) distingue triplemente la


edad en la vida individual y social: la edad del sentido (en la que prevalece el
sentido), la edad de la fantasía y la edad de la razón; en la edad de la fantasía se
tiene el concepto fantástico que cubre (sin consideración especulativa) algún
ardor afectivo (una conmoción) en la expresión; luego, se tienen algunas poesías
de varias disciplinas (lógica poética, metafísica poética, ética poética etc.),
además, no puede faltar el concepto. Según Vico, el arte es la expresión fantástica
que ordena algún concepto. Como es patente en la doctrina viquiana, el arte no
necesariamente se une con la belleza.

La ciencia autónoma de la belleza y el arte tiene padres germanos, entre ellos


Baumgarten (1714-1762), el cual era adicto a la filosofía wolfiana, a la cual le
dedicó su obra titulada “Estética” en la cual disputaba de la belleza conocida por
los sentidos. Después de Baumgarten, el estudio de la Estética floreció mucho en
Europa. En el romanticismo germánico (contra el racionalismo galo que
proliferaba en Descartes y se expresa en la obra de Boileau: Del arte poético) el
arte se concibe como la expresión suprema de la vida humana y se exaltaba el
sentimiento como la facultad cognoscitiva y productiva del arte (Schiller, Novalis
etc.) contra la tradición, la mitología, la serenidad, el orden racional de la escuela

7 DE 40
08/02/2020 PAMD
APUNTES SOBRE “INTRODUCCIÓN A LA ESTÉTICA” DE IOANNES DI NAPOLI Héctor Alfonso Tadeo Cadena

clásica romántica, exaltaba la vida subjetiva y la historia, la patria, la verdad y la


sinceridad, el esfuerzo y el ímpetu (Sturm und Drang) etc.

Ya Kant en la obra Crítica de la facultad del juicio enseña que la belleza es


algo subjetivo, así el juicio estético es como algo que fluye de los elementos a
priori. Después de Kant y el romanticismo germánico, que tuvo influencia en la
literatura europea, los idealistas en general niegan la existencia objetiva de la
belleza y exaltan las funciones del arte en la actividad humana (en la vida
espiritual), así Schelling, dice que el arte es el medio de penetración o de intuición
absoluta; Hegel dice que el arte es el modo intuitivo (intuición).

Sería largo mencionar las innumerables doctrinas modernas acerca del arte;
por ahora, pocas son suficientes:

1) Algunos siguen la doctrina idealista negando la objetividad de la belleza y


exaltando el arte como la forma de la creatividad humana; así en Italia F. De
Sanctis (mas bien literato que crítico) y especialmente B. Croce.

2) La doctrina crociana (en la que el autor declara estimar la doctrina de Vico,


Hegel y De Sanctis), se reducea estos puntos:

a) No se da la belleza como algo que existe fuera del sujeto que conoce,
por lo tanto la belleza es el mero efecto del arte como la actividad
humana (criatura del espíritu)

b) El arte pertenece a la actividad parabólica del hombre, o sea, a la


intuición (el orden sensitivo fantástico); requiere la totalidad o la
perfecta unidad de las diversas partes en la obra artística, es así como
se tiene la expresión compacta de alguna cosa.

8 DE 40
08/02/2020 PAMD
APUNTES SOBRE “INTRODUCCIÓN A LA ESTÉTICA” DE IOANNES DI NAPOLI Héctor Alfonso Tadeo Cadena

c) Sobre todo la intuición – expresión debe unir el sentimiento como un


coprincipio necesario (de la esencia lírica del arte); por tanto, el arte
es la intuición - expresión - lírica.

d) Y de esta manera, donde se tiene la intuición - expresión - lírica, allí


se tiene el arte, en el hombre rústico que compone pocas líneas para
alguna figura, en el niño que empieza a componer palabras o líneas, en
el artista de gran valor etc.

e) Por tanto, especialmente en la poesía, los géneros literarios (la tragedia,


la comedia, la poesía dialéctica etc.) son algo extrínseco al arte, del
mismo modo en que la división del arte es algo extrínseco, una mera
técnica en las obras realizadas de los artistas.

f) Además, el arte no corresponde ni al concepto ni a la verdad ni a la


honestidad, es una mera producción alógica y amoral, en la que el
hombre celebra su creatividad y mundanidad (su vida sensible en este
mundo excepto lo que no se le da)

La doctrina crociana del arte tiene una gran difusión: muchos


seguidores, pero también muchos adversarios, sobre todo los críticos
literarios (crítica estética), ejercen un notable influjo.

3) Otros atienden más bien al artista que al concepto en su carácter o en los


hechos externos o internos, que ocasiona la entrega de la obra artística; así los
positivistas y otros (Taine, por ejemplo), que pintan los estudios psicológicos y
filológicos oponiendo la crítica estética de los idealistas a la propia crítica
sociológica – histórica.

4) Otros más se contentan en poner la síntesis entre las exigencias del


relativismo y los caracteres intuitivos productivos del arte (muchos autores de

9 DE 40
08/02/2020 PAMD
APUNTES SOBRE “INTRODUCCIÓN A LA ESTÉTICA” DE IOANNES DI NAPOLI Héctor Alfonso Tadeo Cadena

Francia e Italia); en nuestros tiempos algunos escolásticos (Valenssise,


Lepore, De Wulf, Maritain, De Munnynk etc.) tratan bien el problema de la
belleza, junto a los principios tomistas, otros tantos (por ejemplo Fornari)
prefieren resumir el principio platónico agustiniano probando el arte para la
realización de lo divino (tendencia mística en la estética).

Por lo dicho el problema de la estética se divide en estas preguntas:

I. De la belleza:

1. ¿Cuál es la esencia de la belleza?


2. ¿La belleza es algo objetivo, o sea, algo que realmente
existe en las cosas fuera del alma?
3. ¿De qué modo se conoce la belleza?

II. Del arte:

1. ¿Cuál es la esencia del arte?


2. ¿Cuál es el fin del arte?
3. ¿De qué modo es juzgado el arte?

III. NOCIÓN DE ESTÉTICA.

La solución al problema de la estética se tiene por una disciplina especial, que se


llama Estética, la cual se define de forma sintética como: ciencia filosófica de la
belleza y el arte.

10 DE 40
08/02/2020 PAMD
APUNTES SOBRE “INTRODUCCIÓN A LA ESTÉTICA” DE IOANNES DI NAPOLI Héctor Alfonso Tadeo Cadena

Análisis de la definición:

1) Ciencia, para indicar el carácter teórico o especulativo, de la estética, la cual


considera los conceptos de la belleza y el arte. La estética, al menos la de
nuestro estudio, no se concibe como un mero conjunto de reglas (técnicas),
como las hechas en las academias del arte y de belleza, sino como un
verdadero estudio especulativo hecho por principios y raciocinios.

2) De la belleza y del arte, para indicar el objeto material de la Estética, o sea,


acerca de aquello sobre lo que versa la estética.

3) Filosófica, para indicar que la Estética considera los principios supremos o las
esencias, el fin y el conocimiento de la belleza y del arte.

Así la Estética es la parte de la filosofía que se distingue de otras partes, por el


objeto material y el objeto formal “ad quo” (fin):

a) Por el objeto material, porqué ninguna otra parte de la filosofía toma en


conjunto la belleza y el arte. La belleza puede considerarse en metafísica,
desde la cual la mayor parte de la reflexión fue hecha por autores
escolásticos; por otra parte, la consideración del arte no pertenece a la
metafísica.

b) Por el objeto formal “ad quo”, porque el fin de la estética no es la mera


contemplación de las cosas, sino que tiende a regular la actividad
artística, de donde la Estética es en parte especulativa (en cuanto se
refiere a la belleza) y en parte práctica o mejor dicho práctica –
especulativa (en cuanto se refiere al arte); por lo tanto, como la Lógica y
la Ética, pertenecen a la filosofía práctica (arte ciencia, ciencia del arte,
ciencia de las reglas, por ser normativa)

11 DE 40
08/02/2020 PAMD
APUNTES SOBRE “INTRODUCCIÓN A LA ESTÉTICA” DE IOANNES DI NAPOLI Héctor Alfonso Tadeo Cadena

Por el objeto formal “quod” (con respecto a la consideración) la estética se


distingue de otras disciplinas que, de cualquier otro modo, se refieren también al
arte:

a) Se distingue de la historia del arte (de la historia, de la literatura, de las


artes plásticas, de la arquitectura, de la música) porque la historia
considera la producción de la obra de los artistas en una sucesión de
tiempos según las circunstancias individuales y sociales del artista,
comparando, mostrando varios influjos etc.

b) Se distingue de la psicología del arte, porque la psicología puede


considerar las condiciones artísticas en su estructura psicóloga y los
caracteres del gusto artístico en ella, porque contempla la obra de los
artistas.

c) Se distingue del mero conjunto de reglas, cuyo propósito se tiene de la


duración del ejercicio del arte más bien que de la consideración filosófica
reflexiva.

Por el objeto formal “quo” (el medio o la luz de la consideración), la estética


se distingue de cada una de las disciplinas (la Teología, la misma crítica de la
estética etc.), en que no se tiene en éstas una consideración racional y reflexiva de
la belleza y el arte: en la Estética el instrumento especulativo es el juicio y la luz
natural de la razón como en cualquier otra parte de la filosofía.

Esta Estética se dice correctamente Filosofía del arte y, por cierto, que la
Estética en verso se dice Poética, porque es el artista el que la produce. Sin
embargo, como el término “poesía” o “poeta” se restringe a la obra literaria, se
puede retener el nombre “Estética” para indicar la disciplina universal del arte.

12 DE 40
08/02/2020 PAMD
APUNTES SOBRE “INTRODUCCIÓN A LA ESTÉTICA” DE IOANNES DI NAPOLI Héctor Alfonso Tadeo Cadena

IV. IMPORTANCIA Y DIVISIÓN DE LA ESTÉTICA

A la importancia de la Estética nadie escapa, porque la obra artística tiene gran


parte en la vida y en la historia del hombre, el conocimiento de la belleza y del
arte es el medio óptimo para la perfección del hombre y un grado para ascender a
Dios.

Aunque muchos estudios acerca del arte por parte de los idealistas se
explican por los caracteres sensibles (y con frecuencia mundanos) del arte, así
también la filosofía del arte prefiere la filosofía del ente y de Dios (Cf. Croce). Sin
embargo, negar no quita el mérito de los idealistas. Nosotros consideramos, en
efecto, el problema metafísico como el problema central de la filosofía, por esto se
explica el carácter con frecuencia anticristiano de la literatura y las burlas para
nuestra filosofía de parte de los adversarios, aunque los mismos sean incapaces
de construir alguna teoría del arte.

Realmente los escolásticos trataron poco del problema estético, es así como
los maestros y alumnos de los seminarios no fueron preparados para juzgar las
doctrinas de la estética, gustando bien de las obras artísticas.

La estética es susceptible de división según la doble clase de problemas: de


la belleza y del arte. De donde surgen dos capítulos:

Capitulo I. De la belleza.

De la esencia de la belleza

De la belleza De la objetividad de la belleza


De la aprensión y la delectación de la belleza

13 DE 40
08/02/2020 PAMD
APUNTES SOBRE “INTRODUCCIÓN A LA ESTÉTICA” DE IOANNES DI NAPOLI Héctor Alfonso Tadeo Cadena

Capítulo II. Del arte.

De la esencia del arte

Del arte Del fin del arte


Del juicio acerca del arte.

BIBLIOGRAFÍA

Especialmente la obra de los antiguos en el texto antes citado, entre los modernos acerca
de las cuestiones tratadas:

VALLET L´idée du dans la philosophie de S. Thomas, París 1888


E. DE BRUYNE Esquisse d´une philosofhie de lárt.
D. MERCIERE La estética de los idealistas:
N. PETRUZELLIS, L´estetica dell´idealismo, Padova 1942.
La doctrina estética crociana se encuentra especialmente en la obra Estética como scienza
dell´espressione e lingüística generale, Bari 1941 (7 edición).
Acerca de la doctrina estética de S, Tomás, especialmente lo citan.
VALLET y la obra de MUNNYNK y DE WULF, mucho tiene OLIGATI en las Secuencias de
las disertaciones editada en la Revista di filosofia neoscolastica:
1) S. Tommase e l´autonomia dell´arte, 1933, fasc. IV y V.
2) La “simple apprehensio” y l´intuizione artistica, 1933 fasc. VI.
3) S. Tommase e l´arte 1934, II.
4) L´arte e la tecnica nella filosofia di S. Tommaso, 1934 II.
5) L´arte, l´universale e il guidizio, 1935, II
Acerca de la evolución y el valor de la estética tomista:
A. DRYROFF, Ueber die Entwiklung und dem Wert der Aesthetik des Thomas von Aquin,
en el archivo für systematische Philosophie und Soziologie, 33 1929.

14 DE 40
08/02/2020 PAMD
APUNTES SOBRE “INTRODUCCIÓN A LA ESTÉTICA” DE IOANNES DI NAPOLI Héctor Alfonso Tadeo Cadena

CAPITULO I

DE LA BELLEZA

Así como lo verdadero y lo bueno, también en la belleza importa la relación


trascendental entre el sujeto y el objeto, por lo cual debe considerarse al mismo
tiempo la misma relación, el sujeto y el objeto; de donde serán tres los artículos:

Artículo I. De la esencia de la belleza (la relación)

Artículo II. De la objetividad de la belleza (el objeto),

Artículo III. De la aprensión y delectación de la belleza (el sujeto)

Artículo I.

De la esencia de la belleza.

Todos los hombres dicen bello a esta o aquella cosa, a esta o aquella persona, a
estas o aquellas acciones, juzgan de la belleza con respecto a las bellezas naturales o
artificiales, sin embargo no todos concuerdan en estimar la belleza de su objeto,
algunos afirman, mientras que por que por otra parte, otros niegan que
determinado objeto u obra sea bello; luego, se tiene una gran discrepancia en el
juicio de la belleza concreta o de los predicados relativos a determinado objeto.

Acerca del mismo concepto de la belleza no todos convienen, pero dejando


este problema acerca de la objetividad de la belleza nos referiremos a las doctrinas
que hablan acerca de la misma naturaleza de la belleza.

15 DE 40
08/02/2020 PAMD
APUNTES SOBRE “INTRODUCCIÓN A LA ESTÉTICA” DE IOANNES DI NAPOLI Héctor Alfonso Tadeo Cadena

Estas doctrinas las podemos clasificar triplemente:

1) La doctrina subjetivista; esta doctrina dice que la belleza es algo relativo al


sujeto; Así la doctrina sentimentalista sostiene que la belleza es algo que se
mide por el instinto, o algún sentimiento estético (Hutcheson, Burke); la escuela
positivista enseña que la belleza es algo que produce sensaciones gratas (Taine);
Kant dice que la belleza es la capacidad, que tiene algún sujeto de producir de
manera libre de la imaginación entre los límites de las leyes del intelecto.

2) La doctrina objetivista reduce o quita la parte subjetiva en la esencia de la


belleza:

a) La belleza es la expresión de la forma (Hegel)

b) La belleza es la expresión de la idea por la materia (Jouffroy)

c) La belleza es la mera unidad en la variedad (S. Agustín, Coussin)

3) Nuestra doctrina que es casi la vía media sostiene: la belleza es lo que posee
multiplicidad de partes integrales, proporcionadas y claras, así como lo que
produce delectación en cuanto se aprehende. Para exponer clara nuestra
doctrina, éstas cosas son señaladas:

a) La multiplicidad de partes se entiende en el orden, o material (partes


cuantitativas), o espiritual (el número de atributos o cantidad), porque
como las cosas simples (Dios, el alma), la belleza exige multiplicidad de
perfecciones al menos en tanto se conoce.

b) La integridad se entiende como la presencia de todo componente; en las


cosas espirituales, la integridad se refiere a todas las perfecciones; en las
cosas materiales se refiere a las partes materiales y a la forma, o sea al

16 DE 40
08/02/2020 PAMD
APUNTES SOBRE “INTRODUCCIÓN A LA ESTÉTICA” DE IOANNES DI NAPOLI Héctor Alfonso Tadeo Cadena

principio de unidad y especificación; como la integridad difiere de la misma


cosa, con frecuencia la suple la imaginación para obtener ésta.

c) La proporción indica la disposición de partes, así es como se tiene


consonancia (orden, armonía, simetría) según varios aspectos: o la
proporción de partes del todo, o la proporción de partes entre sí, o la
proporción total para la circunstancia de lugar, tiempo, modo etc., o la
proporción que realmente facilita la aprehensión; por esto se tiene variedad
en la unidad.

d) Clara y resplandeciente, o sea, la misma evidencia de la cosa; ésta no se toma


de la evidencia del enunciado (de la proposición), sino de la evidencia del
objeto concreto existente o imaginario en cuanto que fácil e inmediatamente
aquello puede contemplarse o intuirse.

e) La delectación (el gozo, el placer) es el efecto del objeto bello en quien lo


contempla. El placer contemplativo de la belleza es el mero placer
contemplativo (desinteresado) de donde el amor que ama lo bello no es el
amor de la concupiscencia sino el que tiende al gozo del objeto, o amor de
benevolencia, en cuanto se ama lo bello, por esta causa se produce la quietud
en la misma contemplación.

En otras palabras: la belleza indica la relación trascendente entre el objeto y


la facultad aprehensiva, en esto consiste su precisa naturaleza, o sea, su
formalidad; porque la belleza se puede definir bajo tres aspectos:

1) Formalmente: (en sí) el objeto ordenado que resplandece, que arrastra hacia la
complacencia en cuanto se aprehende.

2) Fundamentalmente (en la medida en que es el mismo objeto) el objeto se


ordena, resplandeciente; bello (abstracto): esplendor, orden.

17 DE 40
08/02/2020 PAMD
APUNTES SOBRE “INTRODUCCIÓN A LA ESTÉTICA” DE IOANNES DI NAPOLI Héctor Alfonso Tadeo Cadena

3) Efectivamente (para el efecto en el sujeto contemplativo): lo que en la


aprehensión produce su complacencia (aprobación, admiración, encanto)

Hablando estrictamente, la multiplicidad es la condición indispensable de


la belleza; y la fuerza de la misma integridad es la condición, así como el elemento
esencial de la belleza en su contemplación sin propósito y claridad, aunque para la
mayor evidencia de las cosas ponemos también la integridad.

TESIS I.

La esencia de la belleza es la proporción clara en la constitución del


objeto como consecuencia de la complacencia en el sujeto
contemplador.

Prueba de la tesis:

La prueba no puede hacerse a priori, casi por un principio lógico u


ontológico, sino a posteriori, o sea por la inducción a la cosa y las acciones, que
comúnmente se dicen de la belleza: ciertamente, la variedad en el juicio acerca de la
belleza de las cosas singulares y de las acciones, además el criterio general es más
bien común a todos, así como la variedad fluye de diverso modo aplicando el
criterio.

Nosotros hablamos de las cosas bellas, el mar, las montañas, la campiña, las
plantas, el animal; de las personas bellas; de las obras bellas: de los vestidos, de las
casas, de las estatuas, de la pintura, de la poesía, de la música; de las acciones
bellas: de la acción del carácter, del heroísmo etc.

18 DE 40
08/02/2020 PAMD
APUNTES SOBRE “INTRODUCCIÓN A LA ESTÉTICA” DE IOANNES DI NAPOLI Héctor Alfonso Tadeo Cadena

La variedad de los objetos bellos más bien indica la materia; los elementos
bellos, es la forma que luce en la materia; aunque la forma está en un elemento
objetivo triple:

1) La integridad, porque la cosa, la persona o la obra truncada no produce


complacencia estética: la estatua, por ejemplo, sin manos o sin pies se dice bella
de doble modo: o en cuanto se considera trunco como trunco o por la
imaginación, se integra lo trunco y se considera íntegra la estatua según la
belleza de las partes residuales.

Un hombre con un ojo no se dice bello, o, si se dice bello, se sobreentiende


que sería verdaderamente bello si tuviera los dos ojos; si además se imagina al
hombre con un ojo y en la obra artística se produce (polifemus), la obra se dice
bella en cuanto se realiza bien la idea concebida.

2) La proporción porque se exige en la complacencia estética; esta proporción es


cuádruple:

a) En relación de las partes hacia el todo: no se dice bello el hombre que tiene,
brazos extremadamente cortos, o piernas extremadamente largas, o cabeza
extremadamente grande, así en el drama o en una película cinematográfica
se niega la belleza cuando la persona o las partes del diálogo no se conectan
con el todo; si el doctor habla como campesino, si el joven habla como viejo,
si el cantante no se adecua a la estructura general de la obra musical.

b) Con relación a las partes entre sí: el edificio no se dice bello, si las columnas
o las puertas son extremadamente grandes; la música no se dice bella si sus
partes no tienen simetría; la pintura no se dice bella si antes de la figura
central otra figura no se mide por esta.

19 DE 40
08/02/2020 PAMD
APUNTES SOBRE “INTRODUCCIÓN A LA ESTÉTICA” DE IOANNES DI NAPOLI Héctor Alfonso Tadeo Cadena

c) En circunstancias de lugar, modo y tiempo: no se dice bella la pintura si,


representando la campiña pone en ella una altísima casa (rascacielos); no se
dice bella la música, si el dolor se expresa con el canto veloz y además con
gozo, y por el contrario si el gozo se expresa con indiferencia; no se dice bello
el drama, si el cambio efectuado es hecho extremadamente rápido o alguna
escena perdura tarde.

d) Con relación a lo aprehendido: no se dice bella la música poco perceptible o


a los estruendos desordenados; no se dice bella la pintura si los colores
ofenden a la vista (por ejemplo el uso exagerado del rojo).

3) La claridad se exige para que la cosa o la obra se midan inmediatamente en la


aprensión del sujeto; lo que no se aprende inmediatamente no se dice bello; por
lo tanto el lucimiento o está en la cosa, o bien en la obra concreta existente, o
en la idea que convierte la imaginación, así como claramente y al instante
arrastra al sujeto que aprende; en alguna pintura obscura, aunque se tenga
integridad y proporción no se encuentra la complacencia, por lo tanto, la misma
no se dice bella, la noche como noche, o sea, en cuanto totalmente se encuentra
en las tinieblas, no se dice bella, se dice bella en cuanto que de algún modo se
tiene la claridad de la luna y los destellos, lo cual alguna clara proporción
llevan, o en el cielo o en la manifestación de las cosas terrestres.

Cuando se tienen tres elementos, el sujeto que contempla la cosa o la obra y


en esta contemplación goza, en el gozo se coloca y casi se olvida de sí. La
belleza entonces es lo (la cosa u obra) que goza la integridad proporcionada y
espléndida, así como produce o puede producir complacencia.

20 DE 40
08/02/2020 PAMD
APUNTES SOBRE “INTRODUCCIÓN A LA ESTÉTICA” DE IOANNES DI NAPOLI Héctor Alfonso Tadeo Cadena

Corolario.

I. Como la belleza se determina por las propiedades de los predicados de la cosa y


no por los componentes de la misma cosa (materia), de derecho se infiere que la
belleza se obtiene de la parte formal o el principio que presenta la especificación o
proporción en las partes; entonces la belleza es el resplandor de la forma en
cualquier parte de la materia; y podemos decir que la belleza pertenece a la causa
formal.

Sin embargo la causa formal es intrínseca o extrínseca:

La causa formal intrínseca es la misma forma en este momento unida a la


materia; la causa formal extrínseca es la causa del ejemplo o ejemplar con la cual
se mide la cosa u obra.

II. La forma extrínseca o ejemplar es la idea reluciente en la mente del agente que
contempla; por consiguiente como la belleza se refiere a la forma y lo ejemplar,
podemos decir que la belleza es la realización de alguna idea, sin embargo la idea,
considerada como ejemplar relativa a la belleza se dice “ideal”.

Así pues las cosas y la obra se dicen bellas en cuanto de la clara proporción
de la integridad producen complacencia, y producen complacencia en cuanto el
que contempla tiene en la mente lo “ideal” y nota bien en la contemplación estar
en el mismo realismo en la cosa o en la obra.

De esto se sigue que las partes del sujeto en la aprehensión de lo bello sean
de gran importancia; la integridad, la claridad y la proporción responden a lo
“ideal”, que el sujeto que aprehende tiene, además se explica la relatividad que
con frecuencia se encuentra en la estimación de lo bello, entonces el criterio
formal en la tesis puesta por todos se admitirá con aproximación.

21 DE 40
08/02/2020 PAMD
APUNTES SOBRE “INTRODUCCIÓN A LA ESTÉTICA” DE IOANNES DI NAPOLI Héctor Alfonso Tadeo Cadena

Artículo II.

De la objetividad de la belleza.

Por la misma prueba de la tesis acerca de la esencia de la belleza fácilmente puede


inferirse la objetividad de la belleza o su valor ontológico, fuera del sujeto que
contempla y que goza. Por ello se prueba la objetividad de nuestros conceptos en
Gnoseología, entre los que se puede poner el concepto de la belleza.

Sin embargo fuera de las frecuentes negaciones vulgares y filosóficas o de la


importancia de las cuestiones, es útil y además necesario probar la objetividad de
la belleza.

La negación vulgar es aquella objetividad que se funda en la frecuente


variedad de juicios de la estética, así es como se llega a la subjetividad individual de
la belleza.

La negación filosófica es aquella objetividad que se une con las doctrinas


fenomenistas o idealistas, según Kant la belleza en sí como fuera del sujeto no se
da a nosotros, porque el objeto de nuestro conocimiento es la mera realidad
fenomenista, el juicio estético acerca de lo mismo es luego una subjetividad plena y
responde a alguna tendencia indefinida y subjetiva de lo conocido: la belleza es
lo que envuelve alguna tendencia (fenomenista, trascendental).

Para los positivistas la belleza no es algo absoluto en sí sino un modo


subjetivo de la cosa sensible; así pues los positivistas (especialmente Taine) más
bien que considerar la cosa como bella, consideran el proceso subjetivo o las
reacciones subjetivas relativas a lo que se dice de la belleza (psicologismo,
asociacionismo, fenomenismo empírico).

22 DE 40
08/02/2020 PAMD
APUNTES SOBRE “INTRODUCCIÓN A LA ESTÉTICA” DE IOANNES DI NAPOLI Héctor Alfonso Tadeo Cadena

Para los idealistas, (especialmente Croce) no se da la belleza de la naturaleza


o la belleza como algo que existe en la cosa antecedente e independientemente del
sujeto cognoscente y productor de la obra artística; la razón es que en la doctrina
idealista “la naturaleza” (la realidad fuera de lo humano), no existe en sí, la única
realidad es “El espíritu”, o sea, la actividad humana que intuye y que expresa sus
propios objetos.

Nuestra doctrina sostiene en general la objetividad de la belleza, además


concede alguna relatividad en la misma belleza y en consecuencia a los juicios
acerca de la belleza.

En efecto en la belleza, importa la relación trascendental entre el sujeto y el


objeto; así como también, por otra parte, depende de lo que está fuera del término:
fundamentalmente la belleza está en la cosa, pero formalmente está en la misma
relación.

Además para nosotros la belleza es más bien una propiedad trascendental


del ente participante de la triple propiedad trascendental, unidad, verdad y bondad.

Acerca de la trascendentabilidad de la belleza no todos lo escolásticos


concuerdan, Maritain y otros admiten la belleza como un ser trascendental o como
algo que puede convenir a todo ente. Nosotros teniendo en cuenta aquella
trascendentabilidad, además como S. Tomás, decimos que el ser de la belleza es un
trascendental derivado, es decir, se tiene por la síntesis de los tres trascendentales:
unidad, verdad y bondad.

23 DE 40
08/02/2020 PAMD
APUNTES SOBRE “INTRODUCCIÓN A LA ESTÉTICA” DE IOANNES DI NAPOLI Héctor Alfonso Tadeo Cadena

Sea entonces:

TESIS II.

1. La belleza es algo objetivo en los entes.


2. Y es una propiedad trascendental derivada.

Prueba de la tesis:

Parte I. La belleza es algo objetivo en la cosa.

Argumento I.

La negación fenomenista e idealista de la objetividad de la belleza se funda en los


presupuestos Gnoseológicos de aquellas doctrinas. Además como se prueba en
Gnoseología, el conocimiento tiene valor trascendente (contra los idealistas) y
objetivo, o en la percepción, o en el concepto (contra los fenomenistas)

Argumento II.

Todos sostienen, con frecuencia obstinada y exageradamente, sus propios juicios


estéticos en vez de preferir el juicio de otros, y absolutamente aseveran: “Así es, sin
duda alguna”. Además la índole absoluta que se atribuye al juicio estético no puede
explicarse sin la existencia de la belleza objetiva trascendente del arbitrio de los
singulares. Luego, la belleza es algo objetivo fuera del sujeto.

Nota:

Los mismos idealistas o hablan especulativamente o expresan los juicios


acerca de la obra artística, conforme a los valores absolutos de sus conceptos y

24 DE 40
08/02/2020 PAMD
APUNTES SOBRE “INTRODUCCIÓN A LA ESTÉTICA” DE IOANNES DI NAPOLI Héctor Alfonso Tadeo Cadena

juicios, por otra parte, lo que tiene índole absoluta puede conocerse y juzgarse
como tal por los hombres, además debe trascender al hombre en singular.

En cierto modo se dice que los juicios estéticos son objetivos en cuanto
trascienden al hombre en singular, pero no trascienden al hombre como tal (el
espíritu). Se responde:

Lo que trasciende al singular en su valor debe también trascender en suma


al hombre como hombre, porque el “hombre” por el valor cualitativo o esencial
nada admite de los hombres; el hombre o es puro concepto, o se distingue de la
mera cantidad de los demás hombres.

Esta respuesta es similar a la que da el trascendentalismo kantiano: la


objetividad (necesidad y universalidad) no se salva ni por el “ego” en singular, ni
por la conciencia general (“Yo pienso”, ich denke), esta conciencia prueba la
objetividad en cuanto tiene a la vista y contra sí el ob-jeto, que es “ente” (y el
último “Ente”: Dios)

Y así la objetividad lógica, (conceptual) de la belleza se funda en la


objetividad ontológica de la belleza.

Argumento III.

La actividad del hombre se conjuga estrictamente con las cosas naturales


(conocimientos, tendencias, emociones etc.), así como el sentimiento de lo bello
esencialmente se refiere a la belleza natural:

Se admira el cielo, las estrellas, las montañas cubiertas de nieve, las acciones
heroicas etc. Además, si las bellezas naturales no se dan, el inteligible hace la
relación del hombre hacia las cosas juzgadas y amadas como bellas. Luego, la
belleza es algo objetivo.

25 DE 40
08/02/2020 PAMD
APUNTES SOBRE “INTRODUCCIÓN A LA ESTÉTICA” DE IOANNES DI NAPOLI Héctor Alfonso Tadeo Cadena

Argumento IV.

Las obras artísticas, entonces serían frutos nobilísimos del espíritu, también
después de la producción (o como dicen, la creación) del artista, colocadas como
entes en sí absolutos y compuestos de líneas, palabras o sonidos.

Además si no existiera la belleza objetiva fuera del sujeto, aquella obra no


sería algo en sí existente. Luego, la belleza es algo objetivo.

En efecto nadie niega a las estatuas de la escultura, o a los iconos de la


pintura, o a los edificios de la arquitectura etc. ser en sí entes transubjetivos de la
existencia; ciertamente cuando se dice bello se requiere un sujeto, por el cual es
aprehendido y juzgado; además, antes que se tenga la aprehensión y el juicio se
requiere sus “datitas” y consecuentemente, como sean entes bellos, no requieren
del sujeto. En este lugar se dice lo mismo que se responde al idealismo de
Berkeley: como la cosa sea percibida se requiere el que percibe y que dependa del
que percibe; además, como sea, la cosa percibida no depende del que percibe.

¿Quién dice que el Partenón (la obra de Fidia), el juicio universal en la


capilla sixtina (Miguel Ángel), La transfiguración de Cristo (Rafael), La divina
comedia (Dante), Fausto (Goethe), El rey Lear (Shakespeare), la pasión de Cristo
(Bach) etc. sea algo meramente intrasubjetivo y nada ser fuera del espíritu?

El espíritu, en verdad por allí produce, así como no existirían las obras, si no
existiera el espíritu (mejor: muchos espíritus), además no debe confundirse hacer
las obras de los artistas con aquello “hecho ser”; la obra, de los artistas depende del
espíritu como confía y conoce, no como serán.

26 DE 40
08/02/2020 PAMD
APUNTES SOBRE “INTRODUCCIÓN A LA ESTÉTICA” DE IOANNES DI NAPOLI Héctor Alfonso Tadeo Cadena

Parte II. La belleza es una propiedad trascendental derivada.

Se habla en la tesis de la belleza ontológica, o natural (preartística).

Argumento I.

Todo ente como sea creado por Dios según sus propias ideas ejemplares, debe
responder en su estructura a aquella idea, así como tiene una perfección (unidad
en la variedad), clara y capaz de producir delectación. Además el ente que tiene
perfección clara y capacidad de producir delectación es bello. Luego todo ente es
bello, por consiguiente la belleza es trascendental.

Argumento II.

Todo ente es uno, verdadero y bueno, así como lo prueba la proporción


aprehensible y la capacidad de delectación.

Además el ente que tiene capacidad aprehensible y capacidad de delectación


es bello. Luego la belleza es trascendental.

Decimos en la tesis “trascendental derivada”, en cuanto la belleza es la


propiedad que se funda en las otras propiedades trascendentales.

En efecto, la unidad es la propiedad trascendental absoluta en cuanto


responde al ente en sí como en sí indiviso (compacto); la verdad y la bondad son
propiedades relativas en cuanto indican la relación del ente hacia el conocimiento y
el apetito: el ente-verdadero, es el ente en cuanto cognoscible, el ente-bueno es el
ente en cuanto apetecible.

27 DE 40
08/02/2020 PAMD
APUNTES SOBRE “INTRODUCCIÓN A LA ESTÉTICA” DE IOANNES DI NAPOLI Héctor Alfonso Tadeo Cadena

La belleza no es la unidad porque indica la relación con el sujeto


cognoscente y apetente, además participa del uno, porque indica unidad en la
variedad (proporción).

La belleza no es la verdad porque mientras la verdad indica la relación de la


adecuación entre el ente (cosa) y el conocimiento (intelecto), la belleza implica
complacencia o delectación; además participa de la verdad porque en la belleza se
requiere el conocimiento o la intuición (la aprehensión inmediata), para que se siga
la delectación: la belleza es algo que deleita en cuanto se aprehende (contemplar).

Del mismo modo no es lo bueno porque en la bondad se considera sólo la


conveniencia de la cosa hacia el apetito, y consecuentemente la posesión (el uso y el
gozo) por parte del sujeto; la belleza considera la perfecta complacencia en cuanto
se tiene la cosa que se aprehende y no se tiene posesión de la misma, porque la
relación estética se establece en la misma intuición deleitada; además la belleza
participa de lo bueno y, en lo bello, se tiene la tendencia hacia o el apetito que
tiende hacia la quietud, la quietud meramente contemplativa en la belleza, la
quietud posesiva en la bondad.

Así pues, fundamentalmente la belleza participa de la unidad; formalmente


participa de la bondad en cuanto en la belleza se tiene la quietud del apetito,
además participa formalmente de la verdad en cuanto la quietud se tiene de la
contemplación, o sea, la intuición, no en la posesión.

Luego “Todos son bellos” y podemos decir: el ente y la belleza se convierten.

En contra el transcendentalismo de la belleza, puede hacerse esta objeción:


están las cosas repugnantes en la naturaleza (deforme, informe etc.), luego no
todos son bellos.

28 DE 40
08/02/2020 PAMD
APUNTES SOBRE “INTRODUCCIÓN A LA ESTÉTICA” DE IOANNES DI NAPOLI Héctor Alfonso Tadeo Cadena

Cuando decimos todo ente es bello, queremos decir esto: todo ente tiene a su
modo una proporción clara, capaz de deleitar (puede gustar), no decimos que todo
ente de hecho y siempre plazca y debe placer a nosotros.

La complacencia estética de muchos puede depender de muchos modos, así


como el sujeto no siempre esté bien dispuesto a intuir las cosas como bellas. Luego
está alguna relatividad en la aprehensión de la belleza, aunque esta relatividad está
también en la verdad y en la bondad, porque lo verdadero es lo mismo que lo
cognoscible, además no se sigue que de hecho sea siempre cognoscible y para todos
conocido, porque debe tener una proporción entre el ente y el cognoscente, por
ejemplo:

La cosa espiritual no es verdadera (cognoscible) para el animal, la misma


bondad es lo mismo que es apetecible (la capacidad de traer el apetito), es
apetecible en cuanto es conveniente y perceptiva. Por otra parte, conveniente es
algo para los entes singulares y para las circunstancias singulares (la bondad es lo
que conviene al apetito). Así pues, lo bueno no es lo que de hecho a todos los
hombres apetece, sino lo que es apetecible.

En efecto la belleza no es lo que de hecho siempre y a todos place, sino lo que


puede placer. El placer actual depende de la circunstancia del sujeto, por ejemplo:
el color negro en el pelo humano puede no gustar al europeo, pero para el negro
tiene la misma preferencia por la belleza que el color blanco de los europeos.

Sin embargo, concedemos que esta relatividad de la belleza sea mayor que la
relatividad de la verdad y la bondad, porque en la belleza las partes mayores las
tiene el sujeto individual en la intuición deleitante; en la belleza no se considera el
ente en cuanto ente, sino ente en cuanto realista “ideal”, según la variedad de
“ideas” que cada uno tiene, pues se tienen varias apreciaciones.

29 DE 40
08/02/2020 PAMD
APUNTES SOBRE “INTRODUCCIÓN A LA ESTÉTICA” DE IOANNES DI NAPOLI Héctor Alfonso Tadeo Cadena

Sin embargo, negar no quita la convergencia del hombre en determinados


caracteres de la belleza y en la proclamación universal de las bellezas de las cosas.

ESCOLIO

De la división de la belleza.

En la división de la belleza puede considerarse:

I. Las especies de belleza y

II. Los grados de la belleza.

I. Las especies de la belleza.

1) La razón de orden (ideal y real). Se tiene la belleza ideal y la belleza real.

a) La belleza ideal es la belleza como existente solamente en el


cognoscente (tipo, ejemplar, forma pura)

b) La belleza real es la propiedad actualmente existente en las cosas.

2) La razón de perfección. La belleza real puede ser increada (Dios) o creada.


Dios se dice bello en cuanto se considera según nuestro modo de concebir,
como consta de muchos atributos, los cuales por la clara proporción en
nosotros producen complacencia y admiración.

3) Razón de espiritualidad. La belleza creada puede ser espiritual


(incorpórea) o sensible (corpórea), así se habla de almas bellas, de
acciones bellas, de virtudes bellas; por otra parte, como el objeto propio

30 DE 40
08/02/2020 PAMD
APUNTES SOBRE “INTRODUCCIÓN A LA ESTÉTICA” DE IOANNES DI NAPOLI Héctor Alfonso Tadeo Cadena

del intelecto humano sea el inteligible en el sensible y por el sensible, con


frecuencia, y de hecho atendemos a la belleza sensible.

4) Razón sobrenatural. La belleza es natural (si es según la exigencia de la


naturaleza) o sobrenatural (si supera a aquella exigencia). Cristo es
sobrenaturalmente bello (la forma brillante para los hijos de los hombres);
el alma que tiene gracia es también sobrenaturalmente bella; el cielo las
estrellas, los montes cubiertos de deslumbrante nieve, el campo florido que
ríe, la playa marítima variada y deslumbrante etc. constituyen las bellezas
naturales.

5) Razón de origen (de donde proviene). Se tiene la belleza física, intelectual,


moral, artística:

a) La belleza física (natural) es la belleza en cuanto fluye de Dios


como autor de la naturaleza o por las criaturas en cuanto generan
(ejemplo: la planta bella, el animal bello, el niño bello).

b) La belleza intelectual es la belleza que obra en cuanto proviene del


intelecto: el raciocinio bello, la geometría bella, la ciencia.

c) La belleza moral (con frecuencia decimos: Belleza moral) es la


belleza que proviene por la voluntad moral del agente: la virtud,
los actos de heroísmo etc. En efecto la repugnancia se opone al
bien moral y a lo bello; entre los griegos lo bueno y lo bello
coincidían, aunque más bien natural que espiritualmente.

d) La belleza artística es la belleza como obra (la poesía, el edificio, el


canto, el sonido, la pintura, la escultura) que provienen del arte; la
belleza artística es esencialmente sensible (sin embargo siempre
está el inteligible en el sensible, como vimos)

31 DE 40
08/02/2020 PAMD
APUNTES SOBRE “INTRODUCCIÓN A LA ESTÉTICA” DE IOANNES DI NAPOLI Héctor Alfonso Tadeo Cadena

II. Los grados de la belleza.

La belleza tiene grados así como la verdad y la bondad; se distinguen solamente


tres grados: el encanto, la belleza (simplemente), y lo sublime.

1) El encanto (venustum) es la belleza en las cosas pequeñas o apropiada a


las mujeres (por Venus); tiene muchos sinónimos: bello aspecto, indica la
belleza externa; se dice de los hombres, de los animales (simio de bello
aspecto), de las estatuas, de las puertas etc.; hermoso indica la
proporción de las partes, se dice de las personas; ameno indica la
complacencia, se dice de los campos, de las palabras, de los libros
(lectura amena); gracioso indica el aspecto bello más bien en las cosas
pequeñas: se dice de la cara del niño, de aquel modo agente de las flores,
del campo, de los ríos, del campo pequeño, de la casa pequeña; el decoro
indica el modo agente en el hombre etc.

2) Bello o abundante se dice de las cosas medias; sus sinónimos son:


espléndido, solemne, noble, grandioso, majestuoso, etc. Se dice de las
cosas naturales, artísticas, morales, etc.

3) Sublime se dice de las cosas grandes, cuando la belleza nos excede y casi
nos oprime, así cuando no se tiene la simple complacencia o delectación,
sino más bien una gran admiración que desemboca en estupor, se dice
del cielo estrellado, en la gran dimensión del mar plácido o tempestuoso,
de las espléndidas erupciones de los volcanes, de las grandes obras
artísticas (las pirámides de Egipto, el Coliseo, La basílica de San Pedro,
algunas sinfonías de Beethoven, algunas tragedias de Shakespeare,
algunas situaciones de la Ilíada, La divina comedia etc.)

32 DE 40
08/02/2020 PAMD
APUNTES SOBRE “INTRODUCCIÓN A LA ESTÉTICA” DE IOANNES DI NAPOLI Héctor Alfonso Tadeo Cadena

En contra de la belleza se tiene lo ridículo, lo repugnante, lo deforme, lo


informe, contra lo sublime se tiene lo horrible, que con frecuencia se dice bello
(“hórrida belleza”)

Kant que gran distinción hace de lo bello y lo sublime, distingue lo sublime


matemático y lo sublime dinámico; el primero se conoce como la forma a priori del
espacio y del tiempo (las formas para construir la matemática), posteriormente se
conjuga con la potencia, o natural o intelectual o moral. Sin embargo también en la
doctrina kantiana lo sublime tiene un valor meramente subjetivo.

Artículo III.

De la aprensión y delectación de la belleza.

I. De la aprehensión de la belleza.

Baumgarten llamó filosofía de la belleza a la estética, la misma belleza que


aprendemos por los sentidos o la sensibilidad. Por el contrario, ante esto mismo
algunos filósofos ingleses hablan del sentido estético, así como del sentido
común y del sentido moral; así Hutcheson, Burke y otros.

Como se ve, esta determinación especial de la facultad estética es


meramente empírica y superficial, porque atiende más bien al acto, o sea al
fenómeno estético, que a la facultad del hombre; en efecto la ciencia psicológica
de los ingleses fue ante todo empírica, que se coloca en la multiplicidad de las
operaciones.

Igualmente, el orden de la facultad que nuestra psicología encuentra y pone


en el hombre, no puede admitir una facultad sensitiva especial, cuyo objeto sea la

33 DE 40
08/02/2020 PAMD
APUNTES SOBRE “INTRODUCCIÓN A LA ESTÉTICA” DE IOANNES DI NAPOLI Héctor Alfonso Tadeo Cadena

belleza; tres razones especiales se tienen para negar esta facultad sensitiva
especial:

1) Insuficiente para la belleza en general. La belleza como belleza no se percibe


como bella por los animales; ciertamente los animales, como perciben la cosa,
perciben de hecho lo que es la belleza sensible, en efecto no perciben la belleza
como belleza porque esta aprehensión exige “las ideas”, por cuya medida se
nota en las cosas la proporción clara que suscita la admiración; en los
animales la belleza es, más bien o en todo caso, el bien que arrastra a lo que es
necesario para la conservación y la reproducción.

2) Insuficiente para la belleza en la especie. Aunque se tiene la belleza sensible se


tiene también la belleza intelectual y espiritual; por lo tanto la facultad
sensitiva como facultad de la belleza en general no es suficiente para todas las
especies de belleza.

3) Inútil, porque la facultad humana es suficiente para la aprensión de la belleza.

Por lo tanto aquello que se dice “sentimiento” y se considera como facultad


especial estética, nada admite.

La aprensión de la belleza se tiene en el hombre formalmente (principalmente),


por el intelecto, ministerialmente (instrumentalmente) por los sentidos:

1) Formalmente por el intelecto; porque la aprensión de la belleza como


belleza y toda clase de belleza implican la aprensión (el concepto) “las
ideas”, “la unidad”, “la proporción”, “la claridad”; todo esto (explícita o
implícitamente, directa o reflexivamente, espontánea o deliberadamente)
exigen a la facultad la capacidad de los conceptos y los juicios.

34 DE 40
08/02/2020 PAMD
APUNTES SOBRE “INTRODUCCIÓN A LA ESTÉTICA” DE IOANNES DI NAPOLI Héctor Alfonso Tadeo Cadena

La intelectualidad es esencialmente el carácter del hombre, cuya


expresión debe tenerse en sus operaciones; y así como el objeto adecuado
del intelecto humano es el ente en toda su extensión, así el objeto de la
aprensión estética es la belleza en toda su extensión.

2) Ministerialmente por los sentidos; porque el objeto propio del intelecto


humano es el inteligible en el sensible y por el sensible (la idea realizada en
la materia), así como, en el sentido ordinario, la belleza aprendida por el
hombre sea la belleza sensible o al menos sensible anexa (la belleza del
alma se expresa por los actos y por las palabras)

Por lo tanto, aunque la facultad principal estética sea el intelecto, también


se requiere el sentido, porque el objeto es un cuerpo en singular (concreto) o
existente, percibido o imaginario.

La belleza como belleza (tomada abstractamente) es el objeto concepto (el


intelecto); la belleza concreta o esta belleza es el objeto de la percepción conjunta
(no la simple sensación, en la que colabora el sentido y el intelecto en la unidad
de la vida y la psicología).

En razón de que el sentido externo se considera estético, la visión y el oído


de los cuales se apropia el acto cognoscitivo; el olfato, el gusto, el tacto tienen más
bien un valor psicológico para la utilidad, que estrictamente físico para el
conocimiento de las cosas.

Las cosas sensibles tienen una clara proporción o en los colores (visión) o en
los sonidos (oído); el movimiento comúnmente es sensible o al oído o a la vista;
con el movimiento se une el reposo, el número, la magnitud (la sensibilidad
común); además la verdadera índole concreta de la percepción no es la propia
sensibilidad por sí (o propia o común), sino la sensibilidad por accidente entre lo
que son las cosas, de las personas, de las comunicaciones en el lugar, en el

35 DE 40
08/02/2020 PAMD
APUNTES SOBRE “INTRODUCCIÓN A LA ESTÉTICA” DE IOANNES DI NAPOLI Héctor Alfonso Tadeo Cadena

tiempo, de la acción y la pasión, de la cantidad y la cualidad (Cf., Gnoseología: de


la objetividad de la percepción).

Por otra parte la percepción del objeto sensible por accidente pertenece de
modo unitario al sentido y al intelecto; se nota este momento cognoscitivo o de la
razón particular, cuyo objeto es la sustancia como concreta existente bajo las
propiedades.

Porque los sentidos internos pertenecen al conocimiento de la belleza, la


conciencia sensible, la memoria sensitiva, la cognoscitiva (estimativa) y
especialmente la fantasía (la imaginación o la imaginativa).

La fantasía, en efecto, unifica el objeto de los sentidos externos y por este


modo uno percibe; especialmente, reproduce el objeto sensible ausente, lo
integra, y del objeto reproducido realiza una nueva síntesis, así se da el nuevo
objeto producido (la imaginación productiva).

La importancia de la fantasía (y los conjuntos del conocimiento) en las


cuestiones de la estética se fundan en la casi mediata ilusión de la facultad entre
el sentido externo y el intelecto. Si en psicología se habla de la fantasía, esta es
una facultad sensitiva; por el contrario en su operación, a causa de la unidad en la
reproducción del objeto, participa del sentido y del intelecto; del sentido, en el
conocimiento de la propiedad sensible; del intelecto, en cuanto (al mismo tiempo
que conocida) prueba la idea, no en su pureza conceptual, sino en su concreación
sensible; de donde la absoluta singularidad del sentido y la absoluta universalidad
del intelecto convenían en la síntesis de la fantasía, en que lo universal es virtual y
hecho actual por la acción del intelecto agente y posible.

Por esto se explica la gran aptitud estética del que goza la fantasía vivida (Cf.
Los temperamentos sanguíneos).

36 DE 40
08/02/2020 PAMD
APUNTES SOBRE “INTRODUCCIÓN A LA ESTÉTICA” DE IOANNES DI NAPOLI Héctor Alfonso Tadeo Cadena

Sin embargo por lo dicho no puede inferirse que la fantasía sea la principal
facultad estética; ciertamente la fantasía se encuentra también en los animales, en
los cuales no se admite la verdadera aprehensión de la belleza. La razón es que,
aunque la fantasía sea de gran importancia para la aprehensión humana de la
belleza, también puede ésta serlo en cuanto se une con el intelecto: la idea,
especialmente (la forma ejemplar, “ideal”), se encuentra en las cosas y en las
imágenes, por el contrario no relampaguea ni está allende al intelecto, cuyo
propio es quitar lo universal (el concepto, la idea, el tipo, la forma, la idea
ejemplar, “ideal”) al concepto fantástico.

Para la aprehensión humana de la belleza, ni el intelecto sin la imagen, ni la


imagen sin el intelecto exterior e inmediatamente (aparentemente,
superficialmente) hace notar la fantasía, la cual en los hombres se mueve más a la
sensibilidad; además a lo verdadero y radical el intelecto es quien confiere la
fantasía del valor artístico.

Entonces la facultad estética radicalmente tomada es el intelecto, la


adecuación tomada es el conjunto intelecto de la fantasía: la vista y el oído;
entonces, se apropia con frecuencia de la fantasía porque ésta es la media entre el
intelecto y los sentidos externos.

El acto del conocimiento de lo bello es inmediato o mediato; el conocimiento


inmediato es la intuición, a la que pertenece el sentido externo, la fantasía y el
intelecto (la simple aprehensión); menos inmediata o casi mediata, se tiene por
los juicios estéticos acerca de la naturaleza o existencia del objeto bello; el
conocimiento mediato se tiene cuando el juicio es reflexivo o científico (el juicio
de los críticos, o el juicio crítico). Entonces hecho, implícita o explícitamente, el
raciocinio en cuanto primero, se pone el elemento concepto de la belleza (la
premisa mayor), o bien se afirma que el elemento concepto se encuentra en la
cosa o en la obra (la premisa menor), en conclusión el predicado “belleza” se dice
de la cosa o de la obra.

37 DE 40
08/02/2020 PAMD
APUNTES SOBRE “INTRODUCCIÓN A LA ESTÉTICA” DE IOANNES DI NAPOLI Héctor Alfonso Tadeo Cadena

II. De la delectación de la belleza.

A la aprehensión de la belleza se sigue connaturalmente la delectación (la


admiración, la complacencia, el encanto, el amor, la conmoción) por la clara
proporción fluyente. La delectación estética (el placer estético) produce quietud
en la tendencia del hombre; por lo tanto es algún encanto.

Sin embargo, esto se hace evitando la equivocación entre el encanto


general y el encanto estético.

El encanto en general puede ser espiritual o sensible: el encanto espiritual es


el sentimiento que pertenece a la voluntad y responde al objeto incorpóreo (Dios,
la virtud, la ciencia, la educación, la política etc.); el encanto sensible pertenece al
apetito sensitivo y responde a la cosa sensible, pertenece al apetito sensitivo (la
comida, la bebida, el vestido...) El encanto sensible o espiritual, puede ser
desordenado; el encanto sensible desordenado (destruye los principios
espirituales en el hombre) se dice encanto sensual (voluptuosidad).

El encanto estético difiere esencialmente del encanto sensible, aunque de


hecho con frecuencia los hombres, culpable o inocentemente, confunden el
encanto estético con el encanto sensual; por esto se explica la difusión y la
celebración de los libros obscenos (la literatura pornográfica, por ejemplo), en
estas lecciones el encanto se encuentra sensual y no siempre (tal vez nunca) el
encanto estético; así en la diversión cinematográfica etc.

La delectación estética es más bien noble, libre y completa.

1) Noble porque responde al carácter esencial del ente natural o la obra


artística, y se refiere especialmente a la facultad espiritual del intelecto y la
voluntad.

38 DE 40
08/02/2020 PAMD
APUNTES SOBRE “INTRODUCCIÓN A LA ESTÉTICA” DE IOANNES DI NAPOLI Héctor Alfonso Tadeo Cadena

2) Libre (desinteresada) porque coloca la belleza especialmente en la misma


intuición contemplativa.

3) Completa porque invade a todo el hombre en sus facultades cognoscitivas y


apetitivas.

Luego la delectación estética es la que eleva al hombre y la que mejor lo


dirige hacia lo alto, por último hacia Dios fuente inmensurable y fin de todas las
bellezas.

Especialmente, si decidimos determinar la razón radical ontológica de la


complacencia estética (es decir ¿Por qué el hombre estético se deleita con las
cosas claramente proporcionadas?), esto debe ponerse en los siguientes términos:

Porque el hombre tiende hacia la unidad; en la multiplicidad de las cosas


busca la unidad como la integridad y la unidad como la simetría, la claridad se
requiere para que el hombre, pueda el mismo fácilmente mover la integridad
proporcionada.

Y de esta manera tendiente hacia el gozo de la unidad (integridad y


proporción) el hombre tiende profundamente hacia el uno por sí, en el que se
tiene la quietud definitiva (esto se tiene de noble verdad en la doctrina de
Plotino):

La belleza no tiende hacia el olvido y casi a la aniquilación del sujeto (contra


Schopenhauer) sino hacia su perfección: la verdad, la bondad y la belleza son
propiedades del ente-uno, y el hombre según su dicha total está como en estado
incompleto sin aquel ente –uno, que en el hombre se resuelve como verdadero-
bueno-bello.

39 DE 40
08/02/2020 PAMD
APUNTES SOBRE “INTRODUCCIÓN A LA ESTÉTICA” DE IOANNES DI NAPOLI Héctor Alfonso Tadeo Cadena

La dicha en la doctrina escolástica consiste especialmente en la


contemplación de Dios, al cual se une el amor y la admiración, como patente, el
eudemonismo nuestro y el esteticismo purísimo, ciertamente no tanto en la vacua
doctrina inmanentista, que coloca al hombre en la belleza de la participación (en
la mundanidad; el materialismo, el idealismo) sino más bien en la profundidad de
la doctrina Metafísica (Platón, Plotino, San Agustín, San Bernardo, San
Buenaventura, S. Tomás, San Juan de la Cruz, Santa Teresa, San francisco de
Sales...) porque Dios tiene firmemente la verdad, la bondad y la belleza.

Como corolario de lo tratado, se puede decir que verdaderamente:

Las diversas doctrinas estéticas dependen de las diversas doctrinas


metafísicas; la diversidad en los conceptos de la realidad, implican los
conceptos de la belleza y consecuentemente del arte.

40 DE 40
08/02/2020 PAMD