Está en la página 1de 4

PARÁBOLAS

1. La parábola de la oveja perdida"

Se le acercaban todos los publicanos y pecadores para oírle. Pero los fariseos y los escribas
murmuraban diciendo: Este recibe a los pecadores y come con ellos. Entonces les propuso esta
parábola: ¿Quién de vosotros, si tiene cien ovejas y pierde una, no deja las noventa y nueve en el
campo y va en busca de la que se perdió hasta encontrarla? Y, cuando la encuentra, la pone sobre sus
hombros gozoso, y, al llegar a casa, convoca a los amigos y vecinos y les dice: Alegraos conmigo,
porque he encontrado la oveja que se me perdió. Os digo que, del mismo modo, habrá en el Cielo
mayor alegría por un pecador que hace penitencia que por noventa y nueve justos que no la
necesitan"(Lc)
2. Parábola Del buen samaritano"

Un doctor de la Ley se levantó y dijo para tentarle: Maestro, ¿qué debo hacer para conseguir la vida
eterna?"(Lc). La misma pregunta que el joven rico, pero sin su ingenuidad. Jesús, que lee en los
corazones, le contesta con la ley que él bien conocía: "¿Qué está escrito en la Ley? ¿Cómo lees? Y
éste le respondió: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma y con todas tus
fuerzas y con toda tu mente, y a tu prójimo como a ti mismo. Y le dijo: Has respondido bien: haz esto
y vivirás. Pero él, queriendo justificarse, dijo a Jesús: ¿Y quién es mi prójimo?" Todo está escrito,
pero resulta difícil entender y se suceden las interpretaciones, algunas deforman el fondo, ponen
limitaciones y existe el peligro de no vivir lo más importante de la ley y lo que da sentido a todas las
demás prescripciones: amar a Dios plenamente, y a los hombres con ese mismo amor.
3. Parábola De los talentos

Es también como un hombre que al marcharse de su tierra llamó a sus servidores y les entregó sus
bienes. A uno le dio cinco talentos, a otro dos y a otro uno sólo: a cada uno según su capacidad; y se
marchó. El que había recibido cinco talentos fue inmediatamente y se puso a negociar con ellos y
llegó a ganar otros cinco. Del mismo modo, el que había recibido dos ganó otros dos. Pero el que
había recibido uno fue, cavó en la tierra y escondió el dinero de su señor. Después de mucho tiempo,
regresó el amo de dichos servidores e hizo cuentas con ellos. Llegado el que había recibido los cinco
talentos, presentó otros cinco diciendo: Señor, cinco talentos me entregaste, he aquí otros cinco que
he ganado. Le respondió su amo: Muy bien, siervo bueno y fiel; puesto que has sido fiel en lo poco,
yo te confiaré lo mucho; entra en el gozo de tu señor. Llegado también el que había recibido los dos
talentos, dijo: Señor, dos talentos me entregaste, he aquí otros dos que he ganado. Le respondió su
amo: Muy bien siervo bueno y fiel; puesto que has sido fiel en lo poco, yo te confiaré lo mucho:
entra en el gozo de tu señor. Llegado por fin el que había recibido un talento, dijo: Señor, sé que eres
hombre duro, que cosechas donde no sembraste y recoges donde no esparciste; por eso tuve miedo,
fui y escondí tu talento en tierra: aquí tienes lo tuyo. Le respondió su amo, diciendo: Siervo malo y
perezoso, sabías que cosecho donde no he sembrado y recojo de donde no he esparcido; por eso
mismo debías haber dado tu dinero a los banqueros, y así, al venir yo, hubiera recibido lo mío junto
con los intereses. Por lo tanto, quitadle el talento y dádselo al que tiene los diez.

Porque a todo el que tenga se le dará y abundará; pero a quien no tiene, aun lo que tiene se le quitará.
En cuanto al siervo inútil, arrojadlo a las tinieblas exteriores: allí será el llanto y el rechinar de
dientes"(Mt).
4. Parábola de La perla

El Reino de los Cielos es semejante a un comerciante que busca perlas finas y, cuando encuentra una
perla de gran valor, va y vende todo cuanto tiene y la compra"(Mt)
5. Parábola Del hijo pródigo
"Un hombre tenía dos hijos. El más joven de ellos dijo a su padre: Padre, dame la parte de la
herencia que me corresponde. Y les repartió los bienes. No muchos días después, el hijo más joven,
reuniéndolo todo, se fue a un país lejano y malgastó allí su fortuna viviendo lujuriosamente. Después
de gastar todo, hubo una gran hambre en aquella región y él empezó a pasar necesidad. Fue y se puso
a servir a un hombre de aquella región, el cual lo mandó a sus tierras a guardar cerdos; le entraban
ganas de saciarse con las algarrobas que comían los cerdos; y nadie se las daba. Recapacitando, se
dijo: ¡cuántos jornaleros de mi padre tienen pan abundante mientras yo aquí me muero de hambre!
Me levantaré e iré a mi padre y le diré: padre, he pecado contra el Cielo y contra ti; ya no soy digno
de ser llamado hijo tuyo; trátame como a uno de tus jornaleros. Y levantándose se puso en camino
hacia la casa de su padre.

Cuando aún estaba lejos, lo vio su padre y se compadeció; y corriendo a su encuentro, se le echó al
cuello y lo cubrió de besos. Comenzó a decirle el hijo: Padre, he pecado contra el Cielo y contra ti;
ya no soy digno de ser llamado hijo tuyo. Pero el padre dijo a sus criados: pronto, sacad el mejor
traje y vestidlo; ponedle un anillo en la mano y sandalias en los pies; traed el ternero cebado y
matadlo, y vamos a celebrarlo con un banquete; porque este hijo mío estaba muerto y ha vuelto a la
vida, estaba perdido y ha sido encontrado. Y se pusieron a celebrarlo.
6. Parábola de Los dos hijos

"¿Qué os parece? Un hombre tenía dos hijos; dirigiéndose al primero, le mandó: Hijo, ve hoy a
trabajar en la viña. Pero él le contestó: No quiero. Sin embargo se arrepintió después y fue.
Dirigiéndose entonces al segundo, le dijo lo mismo. Este le respondió: Voy, señor; pero no fue. ¿Cuál
de los dos hizo la voluntad del padre? El primero, dijeron ellos. Jesús prosiguió: En verdad os digo
que los publicanos y las meretrices os van a preceder en el Reino de Dios. Porque vino Juan a
vosotros por camino de justicia y no le creísteis; en cambio, los publicanos y las meretrices le
creyeron. Pero vosotros, ni siquiera viendo esto os movisteis después a penitencia para poder
creerle"(Mt).
7. Parábola de El grano de mostaza

El Reino de los Cielos es semejante al grano de mostaza que tomó un hombre y lo sembró en su
campo; es ciertamente la más pequeña de todas las semillas, pero cuando ha crecido es la mayor de
las hortalizas, y llega a ser como un árbol, hasta el punto de que los pájaros del cielo acuden a anidar
en sus ramas"

Sólo al final de los tiempos se desplegarán todas la virtudes del reino de Dios. Por esto, la esperanza
debe mover a quienes viven en cada momento histórico concreto. Es bien conocida la fuerza de la
esperanza en los hombres. En este caso, se dice que la meta no es una utopía, sino que el reino de
paz, amor, justicia y libertad es realizable por especial querer de Dios. Al final se alcanzará un
progreso sorprendente.
8. Parábola del fariseo y el publicano

Dos hombres subieron al Templo para orar: uno era fariseo, y el otro publicano. El fariseo,
quedándose de pie, oraba para sus adentros: Oh Dios, te doy gracias porque no soy como los demás
hombres, ladrones, injustos, adúlteros, ni como ese publicano. Ayuno dos veces por semana, pago el
diezmo de todo lo que poseo. Pero el publicano, quedándose lejos, ni siquiera se atrevía a levantar
sus ojos al cielo, sino que se golpeaba el pecho diciendo: Oh Dios ten compasión de mí que soy un
pecador. Os digo que éste bajó justificado a su casa, y aquél no. Porque todo el que se ensalza será
humillado, y todo el que se humilla será ensalzado"
(Lc).
9. La parábola de la levadura
El Reino de los Cielos es semejante a la levadura que toma una mujer y mezcla con tres medidas de
harina, hasta que todo fermenta"(Mt).

El que acepta el reino no debe separarse del resto de los hombres, por inmaduros que estén. Pero
debe tener fuerza interior, entonces, se obrará el prodigio de cambiar la masa amorfa en buen pan de
buen trigo.
10.La parábola de las diez vírgenes
"Entonces el Reino de los Cielos será semejante a diez vírgenes que tomando sus lámparas, salieron a recibir
al novio. Cinco de ellas eran prudentes y cinco insensatas. Las insensatas, tomando sus lámparas, no
tomaron consigo aceite; mas las prudentes tomaron aceite en sus vasijas, juntamente con sus lámparas. Y
tardándose el esposo, cabecearon todas y se durmieron. Y a la medianoche se oyó un clamor: !Aquí viene el
esposo; salid a recibirle! Entonces todas aquellas vírgenes se levantaron, y arreglaron sus lámparas. Y las
insensatas dijeron a las prudentes: dadnos de vuestro aceite; porque nuestras lámparas se apagan. Mas las
prudentes respondieron diciendo: Para que no nos falte a nosotras y a vosotras, id más bien a los que venden,
y comprad para vosotras mismas. Pero mientras ellas iban a comprar, vino el novio; y las que estaban
preparadas entraron con él a la boda; y se cerró la puerta. Después vinieron también las otras vírgenes,
diciendo: !!Señor, señor, ábrenos! Mas él, respondiendo, dijo: De cierto os digo, que no os conozco. Velad,
pues, porque no sabéis el día ni la hora en que el Hijo del Hombre ha de venir".
10. La parábola del trigo y la cizaña
"El Reino de los Cielos es semejante a un hombre que sembró buena semilla en su campo. Pero,
mientras dormían los hombres, vino su enemigo, sembró cizaña en medio del trigo, y se fue. Cuando
brotó la hierba y echó espiga, entonces apareció también la cizaña. Los siervos del amo acudieron a
decirle: Señor, ¿no sembraste buena semilla en tu campo? ¿Cómo es que tiene cizaña? É les dijo:
Algún enemigo lo hizo. Le respondieron los siervos: ¿Quieres que vayamos y la arranquemos? Pero
Él es respondió: No, no sea que, al arrancar la cizaña, arranquéis junto con ella el trigo. Dejad que
crezcan ambas hasta la siega. Y al tiempo de la siega diré a los segadores: arrancad primero la cizaña
y atadla en gavillas para quemarla; el trigo, en cambio, almacenadlo en mi granero".
11. La parábola de los invitados a las bodas
"El Reino de los Cielos es semejante a un rey que celebró las bodas de su hijo, y envió a sus criados
a llamar a los invitados a las bodas; pero éstos no querían acudir. Nuevamente envió a otros criados
ordenándoles: Decid a los invitados: mirad que tengo preparado ya mi banquete, se ha hecho la
matanza de mis terneros y reses cebadas, y todo está a punto; venid a las bodas. Pero ellos sin hacer
caso, se marcharon uno a sus campos, otro a sus negocios; los demás echaron mano a los siervos, los
maltrataron y dieron muerte. El rey se encolerizó y, enviando a sus tropas, acabó con aquellos
homicidas y prendió fuego a su ciudad. Luego dijo a sus criados: las bodas están preparadas pero los
invitados no eran dignos. Id, pues, a los cruces de los caminos y llamad a las bodas a cuantos
encontréis. Los criados, saliendo a los caminos, reunieron a todos los que encontraron, malos y
buenos; y se llenó de comensales la sala de bodas. Entró el rey para ver a los comensales, y se fijó en
un hombre que no vestía traje de boda; y le dijo: Amigo, ¿cómo has entrado aquí sin llevar traje de
boda? Pero el se calló. Entonces dijo el rey a sus servidores: Atadlo de pies y manos y echadlo a las
tinieblas de afuera; allí será el llanto y el rechinar de dientes. Porque muchos son los llamados, pero
pocos los escogidos"(Mt).
Escoge una de las siguientes parábolas, búscala para leerla y contesta las actividades en un folio:

 La parábola del buen samaritano. (Lc 10, 25-37)


 La parábola del hijo pródigo. (LC 15, 1-3, 11-32)
 La parábola de la oveja perdida. (Lc 15, 1-7)

 ACTIVIDADES:
1. Haz un resumen de la parábola.
2. ¿Qué elementos de la vida cotidiana aparecen?
3. ¿Qué enseñanza ofrece la parábola?
4. Invéntate una parábola del SXXI para transmitir la misma enseñanza.
http://roble.pntic.mec.es/jfeg0041/todo_reliduques/jesus/jesus.htm