Está en la página 1de 6

Grupo Boedo y Florida

Actividades para subir al blog y exponer:

a)Buscar más información sobre los Grupos de Boedo y Florida. Por ejemplo:
¿Quiénes los integraban? ¿Dónde se reunían? ¿En qué época se conformaron estos
Grupos? ¿Qué autores los habían influenciado?, etcétera.

Florida y Boedo
La tradición suelen ubicar al Grupo Florida como opuesto al Grupo de Boedo,
aunque los límites entre ambos nunca estuvieron definitivamente marcados. Se
atribuye al Grupo Florida una mayor identificación con las elites económicas,
mientras que al Grupo Boedo se lo ubica más cerca de los sectores obreros y
populares. El Grupo Florida se reunía en el centro, mientras que el Grupo Boedo lo
hacía en los suburbios. Aquel daba máxima importancia a los aspectos de
renovación de las formas artísticas, mientras el segundo, daba máxima importancia
a los contenidos sociales y políticos.
De todas formas, algunos integrantes de ambos grupos se cambiaron de bando con
el transcurso del tiempo y Borges llegó a confesar que esta rivalidad no pasaba de
ser una broma.

Grupo Boedo
Fue un agrupamiento informal de artistas de vanguardia de la Argentina durante la
década de 1920. Tradicionalmente, la historio-grafía cultural argentina lo opuso al
Grupo Florida. Recibieron ese nombre porque uno de sus puntos de confluencia era
la Editorial Claridad, ubicada en Boedo 837, por entonces eje de uno de los barrios
obreros de Buenos Aires. El grupo se caracterizó por su temática social, sus ideas de
izquierda y su deseo de vincularse con los sectores populares y en especial con el
movimiento obrero.

Sus integrantes fueron:

Literatura: Leónidas Barletta, Nicolás Olivari, Elías Castelnuovo, Lorenzo


Stanchina, Álvaro Yunque, Roberto Mariani, Raúl González Tuñón, Gustavo Riccio,
Aristóbulo Echegaray, Alberto Pinetta César Tiempo, este último quien escribió
también bajo el pesudónimo de Clara Beter. Roberto Arlt es a veces incluido en el
Grupo Boedo (incluso él mismo lo hace en una entrevista).
Pintura: José Arato, Adolfo Bellocq, Guillermo Hebécquer y Abraham Vigo.

De todos modos, los bordes delimitantes de pertenencias para los integrantes


fueron muy difusos y generaron más de una inclusión ya convencional ya injusta. El
mismo Raúl González Tuñón, señalaba esta confusión de la crítica cuando
recordaba que a él «y a mi hermano Enrique» (Enrique González Tuñón) los
incluían sistemáticamente en Boedo -seguramente movidos por el tono social de su
literatura-, cuando en realidad participaban y se sentían integrantes del grupo de
Florida. También influyó en las vacilaciones clasificatorias cuestiones personales
como la amistad y las relaciones laborales, por ejemplo: 1.La camaradería entre
jóvenes que rondaban los 20-25 años ejercía una influencia mayor en la interacción
que el contenido de sus obras, a pesar de algunas zonas irredimibles; 2.Roberto
Arlt, típico bohemio de Boedo, oficiaba como secretario personal de Ricardo
Güiraldes, ídolo tótem de Florida; 3. Las dos editoriales emblemáticas que
concentraban la producción (Claridad de Antonio Zamora y Proa de Evar Méndez)
con sus ubicaciones barriales diversas definían las bocas de salida de los nuevos
autores.

En el caso de los Artistas del Pueblo, podemos afirmar que esta tensión se resuelve
en su adhesión a las ideologías políticas de izquierda –inicialmente al anarquismo y
al anarcosindicalismo– que articulan y dan sentido a su obra y a su actuación
dentro del campo plástico de las primeras décadas del siglo XX. A pesar de que no
todos asumieron esa militancia con la misma intensidad y compromiso, en líneas
generales muchas de sus obras revelan un programa estético que procura asociar el
arte a la política. Esa relación aflora ante todo en la importancia otorgada al
contenido de sus obras. Por esta razón sostienen una estética realista cuyo tema por
antonomasia es la clase trabajadora, con frecuencia representada desde un
“humanitarismo miserabilista” de filiación anarquista. También remite al
anarquismo esa ética del trabajo manual que los lleva a preferir las técnicas más
artesanales, como los diversos procedimientos del grabado o la talla directa en la
escultura. La clase trabajadora, además, es la destinataria ideal de su obra; el suyo
es un arte militante que se orienta a concienciar al pueblo, a mostrarle las
injusticias de la sociedad capitalista y a promover la revolución.

Grupo Florida
El Grupo Florida, también llamado Grupo Martín Fierro,1 fue un agrupamiento
informal de artistas de vanguardia de la Argentina durante la década de 1920 y de
1930. Tradicionalmente, la historiografía cultural argentina lo opuso al Grupo
Boedo. Recibieron ese nombre porque uno de sus puntos de confluencia era la
revista literaria Martín Fierro, cuya sede se encontraba en la esquina de la
tradicional calle Florida y Tucumán, en la ciudad de Buenos Aires, y también
porque acostumbraban a reunirse en «La Richmond», un café ubicado sobre la calle
Florida, entre Lavalle y la avenida Corrientes. También era habitual que realizaran
sus exposiciones en el café Tortoni.
El Grupo Florida se caracterizó fundamentalmente por la búsqueda de
innovaciones vanguardistas relacionadas con las formas, como el cuestionamiento a
la métrica y la rima en la poesía. Apoyaron el surrealismo, el dadaísmo, el ultraísmo
y en general todas las corrientes de vanguardia europeas de la época.

Sus integrantes fueron:

J.L. Borges , Macedonio Fernández , Norah Lange , Eduardo Mallea entre otros .

Influencia De las Vanguardias Europeas :

Es la más radical revolución que sufre el arte y la literatura en su historia.


Esta tiene lugar alrededor de 1914, año en que comienza la primera guerra mundial,
que de la mano con los avances tecnológicos, los amplios conocimientos históricos,
la crisis espiritual que surge por el momento que se vive despierta conciencia para
un nuevo cambio que se origina en la humanidad. Esta es la razón del punto de
partida del surgimiento de varias escuelas artísticas que expresan el
desmoronamiento del orden burgués y del clasicismo. Entre esas escuelas están:
El expresionismo, cubismo, ultraísmo, futurismo, el creacionismo, entre otras.
El Vanguardismo inaugura un nuevo modo de ver la literatura caracterizado por la
primacía del prosaísmo versus musicalidad, feísmo versus preciosismo y absurdo
versus comunicación lógica. De ahí que las vanguardias tuviesen en sí un carácter
límite. Ruptura de la traición que habíamos heredado pero también ruptura de la
ruptura, rechazo de la imitación. Los poetas vanguardistas se caracterizan, además,
por:
Rendir culto a la novedad y a la sorpresa. Los poetas vanguardistas cambian la
estructura formal del poema.
Renovar completamente los recursos expresivos. Metáforas, la imagen y otros
recursos se convierten en reveladores de una dimensión interior.
Exploración de lo irracional. El verso se presenta sin leyes métricas ni lógicas,
regido por el juego, las similitudes y el azar.
Introducir referencias a la vida moderna y al desarrollo. Modos de vida, tecnología,
preocupaciones, miedos, etc.
Características generales del Vanguardismo:
Cosmopolitismo: las calles de todas las ciudades forman una red internacional más
vital que la red de las academias.
Actitud ante la literatura como juego intrascendente, esteticismo. Abolición de los
ornamentos, oscuridad rebuscada. Esquematismo.
Ingenio: ingeniosidad y fantasía frente a la realidad. Aforismos. Culto a la novedad
y a la sorpresa.
Sentimientos: deshumanizan el arte obliterado todas las fuentes del
sentimentalismo. Destruían el “yo”. Horismo.
Feísmo: desorden, estrafalario, chocante, anti-bello.
Morfología: lengua no comunicativa, el letrismo, la jitanjáfora y caligramas.
Sintaxis: destrucción de la sintaxis. Palabras en libertad. Se tachaban los nexos, las
frases medianeras.
Métrica: abandono de los moldes eutróficos, de la rima, de la medida, del ritmo.
Prosaísmo.
Temas: exclusión de lo narrativo y anecdótico.
Imaginismo: la metáfora.

b)Elegir a los autores más representativos de cada Grupo y elaborar una ficha para
cada uno de ellos. En la ficha se registrarán los siguientes datos:

Nombre y apellido, foto, fecha de nacimiento y muerte, nacionalidad, ocupación,


obras más destacadas, fragmento de su obra, imagen que ilustre el fragmento con
un epígrafe correspondiente.

Grupo Florida
Jorge Luis Borges
Buenos Aires, 24 de agosto de 1899–Ginebra, 14 de junio de 1986
Ocupación: escritor, poeta, ensayista, traductor, crítico literario, bibliotecario,
profesor y editor.

Principales obras

Poesía : Fervor de Buenos Aires (1923) ,Luna de enfrente (1925) ,Cuaderno San
Martín (1929) ,Poemas (1923-1943) ,El hacedor (1960) ,Para las seis cuerda
(1967),El otro, el mismo(1969) ,Elogio de la sombra (1969) ,El oro de los tigres
(1972) ,La rosa profunda (1975) ,Obra poética (1923-1976) ,La moneda de hierro
(1976) ,Historia de la noche(1976) ,La cifra(1981) y Los conjurados (1985) .

Ensayos : Textos recobrados (1919-1929) ,Prólogos con un prólogo de prólogos


(1923-1974) ,Inquisiciones (1925) ,El tamaño de mi esperanza (1926) ,El idioma de
los argentinos (1928) ,Evaristo Carriego (1930) ,Discusión (1932) ,Historia de la
eternidad (1936),Nueva refutación del tiempo (1947),Aspectos de la poesía
gauchesca (1950),Otras inquisiciones (1952),Obras completas (1960),Antología
personal (1961),El libro de los seres imaginarios (1968),Obras completas (1974),El
congreso (1971),Libro de sueños (1976),Borges oral (1980) (conferencias),Siete
noches (1980) (conferencias),Nueve ensayos dantescos (1982) y Biblioteca personal
(1986).

Narrativa: El jardín de los senderos que se bifurcan. (1941),Ficciones (1944), El


Aleph (1949), La muerte y la brújula (1951), Obra poética 1923-1967 (1967), El
informe Brodie (1970), El libro de arena (1975), Nuevos cuentos de Bustos Domecq
(1977) y Veinticinco Agosto 1983 y otros cuentos (1983).

El jardín de los senderos que se bifurcan : Soy un hombre cobarde. Ahora lo digo,
ahora que he llevado a término un plan que nadie no calificará de arriesgado. Yo sé
que fue terrible su ejecución. No lo hice por Alemania, no. Nada me importa un país
bárbaro, que me ha obligado a la abyección de ser un espía. Además, yo sé de un
hombre de Inglaterra —un hombre modesto— que para mí no es menos que
Goethe. Arriba de una hora no hablé con él, pero durante una hora fue Goethe... Lo
hice, porque yosentía que el Jefe tenía en poco a los de mi raza -a los innumerables
antepasados que confluyen en mí. Yo quería probarle que un amarillo podía salvar a
sus ejércitos. Además, yo debía huir del capitán. Sus manos y su voz podían golpear
en cualquier momento a mi puerta. Me vestí sin ruido, me dije adiós en el espejo,
bajé, escudriñé la calle tranquila y salí. La estación no distaba mucho de casa, pero
juzgué preferible tomar un coche. Argüí que así corría menos peligro de ser
reconocido; el hecho es que en la calle desierta me sentía visible y vulnerable,
infinitamente. Recurdo que le dije al cochero que se detuviera un poco antes de la
entrada central. Bajé con lentitud voluntaria y casi penosa; iba a la aldea de
Ashgove, pero saqué un pasaje para una estación más lejana. El tren salía dentro de
muy pocos minutos, a las ocho y cincuenta. Me apresuré: el próximo saldría a las
nueve y media. No había casi nadie en el andén. Recorrí los coches: recuerdo a unos
labradores, una enlutada, un joven que leía con fervor los Anales de Tácito, un
sodado herido y feliz. Los coches arrancaron al fin. Un hombre que reconocí corrió
en vano hasta el límite del andén. Era el capitán Richard Madden. Aniquilado,
trémulo, me encogí en la otra punta del sillón, lejos del temido cristal.

Grupo Boedo
Roberto Arlt

Buenos Aires, 26 de abril de 1900 — 26 de julio de 1942


Ocupación: Escritor, Periodista, Inventor.

Obras destacadas
El juguete rabioso
El juguete rabioso es la más autobiográfica de sus novelas. Está dividida en cuatro
partes que muestran a su protagonista Silvio Astier en diferentes situaciones en las
que fracasa sistemáticamente. En el primer capítulo "Los ladrones", Silvio forma un
club con el objetivo de efectuar robos en el barrio; los intentos son frustrados y el
club se disuelve. En el segundo, "Los trabajos y los días" el protagonista es
dependiente de una librería pero luego de intentar un incendio, fracasa y debe huir.
En el tercero, "El juguete rabioso" Astier ingresa en la Escuela de Aviación como
aprendiz, pero lo expulsan. El capítulo culmina cuando intenta suicidarse y fracasa.
En la parte final, llamadas "Judas Iscariote", Silvio, ya mayor, entabla amistad con
un rengo que es un cuidador de carros, muy humilde, en Flores. El Rengo le cuenta
que quiere robar la casa del ingeniero Vitri. El protagonista lo delata y comenta que
desea irse al sur.
El resentimiento de sus repetidos fracasos lo impulsa a delatar a un hombre común,
marginado como él. La única vez que no falla en sus intenciones, falla como ser
humano, delatando al que lo consideraba su amigo y confidente.

Los siete locos


Roberto Arlt consigue expresar con ironía y furia su disconformidad con un mundo
en el que no encaja mediante su alter ego, el protagonista de Los siete locos, Remo
Erdosain. Esta paradigmática novela argentina plantea una crítica social y la
búsqueda del sentido de la vida por parte de Erdosain. El Rufián melancólico, el
Astrólogo y la Coja son algunos de los geniales personajes que rodean a Erdosain y
que plantean su cosmovisión y su expectativas para la sociedad. Estos hombres
huraños, viciosos, sufridos que conviven en la marginalidad derrochan acidez e
inteligencia en sus dichos

El jorobadito
El jorobadito está compuesto por nueve cuentos en los que Arlt reitera la temática
de sus novelas: la angustia, la humillación la marginación la hipocresía de la
sociedad burguesa, el aburrimiento y el cansancio corno generadores de las
conductas sociales más negativas, y la mujer como objeto simbólico de perversión.

El criador de gorilas
El criador de gorilas contiene quince cuentos escritos por encargo en los cuales se
desarrollan anécdotas del ambiente africano por medio de la leyenda y el mito.

El juguete rabioso : ...)esperábamos a una tarde de lluvia y salíamos en


automóvil. ¡Qué voluptuosidad entonces recorrer entre cortinas de agua la
ciudad! (...)nos imaginábamos que vivíamos en París o en la brumosa Londres.
(...) Después, en una confitería lujosa, tomábamos chocolate con vainilla, y
saciados volvíamos en el tren de la tarde, duplicadas las energías por la
satisfacción del goce proporcionado al cuerpo voluptuoso, por el dinamismo de
todo lo circundante que con sus rumores de hierro gritaba: ¡adelante, adelante!
(p.101)