Está en la página 1de 46

SENTENCIA NUMERO

En el día de la fecha se constituye en la Sala de Audiencias de la

Excma. Cámara en lo Criminal de Segunda Nominación de esta ciudad, el

titular de la Sala Nº 3 Dr. Emilio Francisco Andruet, siendo la oportunidad fijada

para que tenga lugar la lectura integral de la sentencia dictada por este

Tribunal, el día veinticinco de de junio del corriente año, en esta causa seguida

contra Telesforo Uño Flores, de nacionalidad Argentina por opción, DNI N°

18.862.239. Que ha nacido Bolivia en Potosí, el día seis de julio de mil

novecientos setenta y nueve. Que es hijo de Julián Uño (nv) y de Petrona

Flores (v), estado civil soltero, ocupación transportista. Domiciliado en Barrio

Las Quintas camino a tres acequias, zona Rural, sin numeración exacta, frente

a la ex Vecinal “ Barrio Las Quintas”, Río Cuarto; Prio. Policial n° 166.204

Sección I.G.; a quien la Requisitoria Fiscal de elevación a juicio de fs. 133/140

de autos le atribuye la supuesta comisión de los delitos de Lesiones leves,

(arts. 45, 89, del C.P del Código Penal) y Abuso sexual simple, agravado por la

situación de convivencia preexistente (art. 45 y 119 ultima párrafo del CP); por

los siguientes hechos: Primer hecho: “En fechas y horarios que no han

podido ser determinados por la Instrucción, pero presumiblemente ubicables a

mediados del mes de diciembre del año dos mil dieciocho, Telesforo Uño

Flores, en forma reiterada, al menos en tres oportunidades, agredió

físicamente con golpes en distintas partes del cuerpo a la menor K.R.P.S, de

10 años de edad, hija de su pareja. En tal sentido, la primera vez,

aprovechando que se encontraban solos en el domicilio familiar ubicado en

Barrio Las Quintas camino a tres acequias, zona Rural, sin numeración exacta,

frente a la ex Vecinal “Barrio Las Quintas”, casa de ladrillo visto de dos piso, de
esta ciudad de Río Cuarto, Provincia de Córdoba, la golpeó con una correa de

camión cuando estaban en la cocina de la finca mientras le mencionaba “que la

comida estaba salada”. Transcurridos unos días, y en circunstancias en que la

niña realizaba las tareas del hogar a lo cual era obligada, reclamándole “que

los pisos de la cocina estaban sucios”, tomó la misma correa de camión y la

golpeó reiteradas veces en la zona de la espalda, glúteos y piernas. Lejos de

cesar en su conducta lesiva, con fecha treinta y uno de diciembre de dos mil

dieciocho, en un horario que no ha podido ser determinado por la instrucción,

Telésforo Uño Flores, volvió a agredir a la menor con un cinto, por no haber

cuidado a una de sus hermanas menores, hija del nombrado. Como

consecuencia de las agresiones descriptas, K.R.P.S presentó múltiples

hematomas en región posterior de tronco y ambas extremidades, superiores e

inferiores, bilaterales de considerable tamaño, algunos con signos de flogosis,

otros con excoriaciones en etapa de crosta. Las lesiones detalladas se

presentan con hematoma lineal de 1.5 cm de ancho con marcado hematoma

circundante y le demandaron un tiempo de curación inferior al mes; lapso

durante el cual obligó a la niña a usar ropas que cubrieran las heridas para que

no fueran advertidas por terceras personas”. Segundo hecho: “En fecha aún

no determinada por la instrucción pero dable a establecer entre el veinticuatro

de diciembre de dos mil dieciocho y el dos de enero de dos mil diecinueve,

Telesforo Uño Flores, en horas de la tarde, abusó sexualmente de K.R.P.S,

de diez años de edad, mediante tocamientos con su mano en los pechos y

genitales de la niña, por sobre la ropa. Dichas agresiones sexuales las

consumó en el domicilio ubicado camino a Tres Acequias, zona rural s/n, Barrio
las Quintas, de esta ciudad de Río Cuarto, en donde ambos convivían, en

momentos en que K.R.P.S se encontraba al cuidado de sus hermanos”.

En la presente causa intervino el Sr. Fiscal de Cámara el Dr. Jorge

Medina, como representante del Ministerio Público Pupilar la Sra. Asesora

Letrada Dra. María Alejandra Mundet y el imputado Telesforo Uño Flores

con la asistencia técnica del Dr. Eduardo Gómez Caminos.

El Tribunal se planteó las siguientes cuestiones a resolver:

1°) ¿Corresponde hacer lugar al planteo de nulidad de la

Requisitoria de Elevación a Juicio articulado por el Dr. Eduardo Gómez

Caminos?

2°) ¿Está probada la existencia de los hechos y la participación

penalmente responsable del acusado Telesforo Uño Flores, en su

comisión?

2º) En su caso, ¿qué calificación legal merecen los mismos?

3º) ¿Qué pronunciamiento corresponde dictar y procede la

imposición de costas?.

RESPONDIENDO A LA PRIMERA CUESTIÓN PLANTEADA EL SR. VOCAL

DR. EMILIO FRANCISCO ANDRUET, dijo:

Al momento de su alegato el Sr. Defensor del acusado, Dr. Eduardo

Gómez Caminos peticiona la nulidad de la requisitoria Fiscal de elevación a

juicio, por falta de determinación del hecho en la acusación en relación al

hecho nominado segundo pues el mismo no es especifico ni circunstanciado,

no están especificados las circunstancias de tiempo, modo y lugar. De este


modo se encuentra afectado un interés legítimo, el derecho de defensa y

debido proceso legal.

Corrida vista al Sr. Fiscal de Cámara, manifiesta que debe ser

rechazado, toda vez que son requisitos que el hecho intimado debe reunir

circunstancias de tiempo, lugar y modo, y ello está contenido en la plataforma

fáctica, están descriptas las acciones de abuso, que llevó a cabo el traído a

proceso, por lo que sabe exactamente sobre que se le está acusando, del

mismo modo están contempladas las circunstancia de tiempo y lugar. Concluye

que el planteo debe ser descartado pues el hecho satisface el requisito del art.

355 del CPP. Corrida vista a la Sra. Asesora Letrada, manifiesta que adhiere a

lo manifestado por el Sr. Fiscal.

Adentrado al análisis de la cuestión, adelanto que el planteo debe ser

rechazado “in totum”, doy razones. De la lectura integral de la pieza acusatoria

no advierto que se haya vulnerado garantía constitucional alguna, en efecto, la

Constitución Nacional prescribe en su artículo 18 que “Ningún habitante de la

Nación puede ser penado sin juicio previo...Es inviolable la defensa en juicio de

la persona y de los derechos”. El art. 75 inc. 22 de la C.N. otorga jerarquía

constitucional a la Convención Americana sobre Derechos Humanos (Pacto de

San José de Costa Rica) y al Pacto Internacional de Derechos Civiles y

Políticos. Estos instrumentos, al estipular las garantías judiciales del imputado

(art. 8° y 14° respectivamente), mencionan el derecho a ser oído y a recibir

detallada comunicación de la acusación formulada.

Este principio es receptado en nuestro Código Procesal Penal por los

arts. 261 y 355; y es en el acto de la declaración indagatoria donde cobra

importancia fundamental esta garantía para el imputado de ser anoticiado


detalladamente del hecho que se le atribuye. Enseña Maier que la base

esencial del derecho a defenderse reposa en la posibilidad de expresarse

libremente sobre cada uno de los extremos de la imputación (y sus pruebas)

-esto es la llamada contradicción-. Que nadie puede defenderse de algo que no

conoce y por ello es tan importante este hacer saber al imputado de esa

acusación, que -para posibilitar esa defensa- debe ser correctamente

formulada (JULIO MAIER “Derecho Procesal Penal. I- Fundamentos” Editores

del Puerto, 2002, págs. 559/560).

Extremos éstos que han sido debidamente cumplimentados por el

representante del Ministerio Público Fiscal en su acusación, ya que sostiene

“…Segundo hecho: En fecha aún no determinada por la instrucción pero dable

a establecer entre el veinticuatro de diciembre de dos mil dieciocho y el dos de

enero de dos mil diecinueve, Telesforo Uño Flores, en horas de la tarde, abusó

sexualmente de K.R.P.S, de diez años de edad, mediante tocamientos con su

mano en los pechos y genitales de la niña, por sobre la ropa. Dichas

agresiones sexuales las consumó en el domicilio ubicado camino a Tres

Acequias, zona rural s/n, Barrio las Quintas, de esta ciudad de Río Cuarto, en

donde ambos convivían…”

Por lo tanto, surge claro que se cumplimentó con el requisito de

precisión y especificidad que la norma procesal impone para la intimación del

hecho en que basa su requerimiento. Al respecto, la Sala Penal del TSJ Cba.

tiene dicho (T.S.J., Sala Penal, S. n° 64, del 5/11/97, "Venturuzzi"; S. n° 45 del

28/7/98, "Simoncelli"; S. n° 60 del 28/6/01, "Montiel", entre otros) que: "la regla

se satisface si se expresa aunque sea en forma breve y sencilla la

individualidad del hecho ("Luna", S. del 19/12/57). Se ha señalado, también,


que es suficiente que la enunciación contenga los aspectos relevantes para la

calificación legal que se efectúa, consignando sus circunstancias de tiempo,

modo, lugar y persona, en la medida de lo posible (Cfr. Nuñez, Ricardo C.,

"Código Procesal Penal de la Provincia de Córdoba", 2da. ed., Ed. Lerner, p.

378). La exigencia legal de la precisión, apunta a que la redacción con la que

es narrado el hecho históricamente acontecido, esté exento de vaguedades, de

manera tal que no pueda provocar una confusión acerca de la pretensión que

se hace valer. La circunstanciación, exige que sean puestas de manifiesto

todas aquellas circunstancias jurídicamente relevantes (modo, tiempo, lugar y

persona) en que esa conducta se exteriorizó (Cfr. Vélez Mariconde, Alfredo,

"Derecho Procesal Penal", T. II, págs. 218 y 223, ed. Lerner, 3a. edición,

Córdoba 1982; Clariá Olmedo, Jorge A., "Tratado de Derecho Procesal Penal",

T. IV, p. 408, ed. EDIAR, Bs. As., 1966).

No puedo dejar de señalar que se ha efectuado la debida subsunción del

hecho en el derecho; toda vez que se han descripto los elementos del tipo

penal achacado, desde el punto de vista objetivo y subjetivo. Doctrinariamente

se sostiene y comparto “…De acuerdo con lo que se desprende del art. 119,

primer párrafo, del Código Penal, abusa sexualmente la persona que realiza

actos corporales de tocamiento, de carácter sexual, con persona de uno u otro

sexo, menor de 13 años…””…Nuñez afirma que el Código no tiene como

requisito del tipo que el autor tenga un fin libidinoso, sino que lo que en verdad

protege es el derecho a la libertad corporal contra el ultraje que implica la

intromisión indebida de un tercero…” (Cfr. Donna Edgardo Alberto, Tratado

Derecho Penal, Pafte Especial, Tomo I, Tercera edición actualizada, pág. 520,

ed. Rubinzal-Culzoni). Por su parte la jurisprudencia es pacífica en señalar “…


Para una adecuada descripción del hecho en la acusación, desde el punto de

vista de la información del acusado, se requiere que las circunstancias del

hecho que conducen a los elementos del tipo legal de la disposición penal

pertinente estén dados como datos precisos…” (CSJN, “NAVARRO, Rolando

Luis y Otros s/homicidio culposo”, 9/08/2001, 324:2133).

Ya en la etapa plenaria, y aunque el código de rito no establece dicho

requisito al mencionar el alegato del fiscal, entiendo que en resguardo del

derecho de defensa obviamente ese alegato debe ser claro, preciso y

circunstanciado de modo de posibilitar una adecuada defensa. Al respecto,

Zaffaroni, en el fallo “Quiroga” de la C.S.J.N. -23/12/04- en su voto indica que

“…la acusación constituye un bloque indisoluble que se perfecciona en dos

momentos procesales distintos: el requerimiento de elevación a juicio, que

habilita la jurisdicción del tribunal para abrir el debate y el alegato fiscal

solicitando condena, que habilita la jurisdicción del tribunal a fallar…”. Por ello

es que si el alegato fiscal no estuviera revestido de la precisión requerida, la

defensa en su alegato podría solicitar al tribunal su declaración de nulidad,

argumentando que aquella imprecisión la priva de ejercer una adecuada

defensa. Circunstancia ésta que no aconteció en el caso traído a estudio, es

más el defensor pudo ejercer su pleno derecho de defensa, habida cuenta que

en su alegato, esgrimió los fundamentos que consideró aptos para desvirtuar la

acusación formulada por el Sr. Fiscal, peticionando la absolución de su asistido

por el principio “in dubio pro reo”; en virtud de lo cual ha quedado claro que no

se vio vulnerado su legítimo derecho de defensa.

El Tribunal cimero provincial tiene dicho en numerosos precedentes que

no hay nulidad por la nulidad misma, sino sólo cuando hay una lesión efectiva
al interés de las partes, lo que tiene por objeto evitar el establecimiento de un

sistema de nulidades puramente formales, acogiendo sólo aquellas que por su

posible efecto corrector, tengan idoneidad para enervar los errores capaces de

perjudicar realmente aquel interés (T.S.J., Sala Penal, A. nº 73, 4/11/1985,

“Leyría”; A. nº 220, 21/8/1998, “Salinas”; S. n° 91, 31/10/2000, “Castro”; A. n°

166, 27/4/2001, “Cuello”; S. n° 31, 20/5/2002; “Baigorria”, S. nº 48, 29/03/2007;

entre otros); en el caso traído a estudio efectivamente no advierto se haya

vulnerado garantía alguna del acusado.

Por todo ello, debe rechazarse el pedido de nulidad planteado por el Sr.

Defensor, Dr. Eduardo Gómez Caminos, de la Requisitoria de Elevación a

Juicio en relación al hecho nominado segundo. ASÍ VOTO

RESPONDIENDO A LA SEGUNDA CUESTIÓN PLANTEADA EL SR. VOCAL

DR. EMILIO FRANCISCO ANDRUET, dijo:

I) Ha sido traído a juicio Telesforo Uño Flores, de condiciones

personales ya relacionadas supra, a quien la requisitoria fiscal de elevación a

juicio de fs. 133/140 le atribuye la supuesta comisión de los delitos de Lesiones

leves, (arts. 45, 89, del C.P del Código Penal) y Abuso sexual simple, agravado

por la situación de convivencia preexistente (art. 45 y 119 ultima párrafo del

CP). Los hechos que constituyen el objeto de la acusación han sido transcriptos

en el encabezamiento de la presente sentencia, al que me remito “brevitatis

causae” y doy por reproducido, cumplimentando así la exigencia del art. 408

inc. 1º del C.P.P.

II) Acto seguido y previo a receptar los datos filiatorios del acusado, se lo

intimó haciéndole conocer detalladamente el contenido de la acusación, la


prueba obrante en autos y los derechos que la ley le confería en su condición

de acusado: que podía declarar o abstenerse de hacerlo, sin que su silencio

pudiera ser tomado como una presunción de culpabilidad en su contra, pero

que declarase o no el juicio continuaría y, tras recibir la prueba ofrecida, se

dictaría sentencia.

Seguidamente se procede a efectuarle el interrogatorio de identificación

de conformidad al art. 260 del C.P.P., quien a más de lo ya expresado dijo: ser

argentino por opción. Que ha nacido Bolivia en Potosí, el día seis de julio de

mil novecientos setenta y nueve. Que es hijo de Julián Uño (nv) y de Petrona

Flores (v), estado civil soltero, ocupación transportista. Domiciliado en Barrio

Las Quintas camino a tres acequias, zona Rural , sin numeración exacta, frente

a la ex Vecinal “Barrio Las Quintas”, casa de ladrillo visto de dos piso, que él

vive en planta alta y abajo vive su hermano. Que allí vive desde el año 2000,

antes vivió en la ciudad de Mendoza Capital, kilómetro 8, pero no recuerda la

calle exacta. El domicilio donde vive actualmente es de propiedad de su

madre. Que todo el grupo familiar vive en la quinta que tiene unas 4 hectáreas,

y cada uno de ellos vive junto a su familia en casas separadas. Estado civil

soltero. Se encuentra en pareja con Sofia Sampaio desde hace 10 años, con

quien tiene tres hijos K.U.F de 4 años, T.U.F de 2 años y la bebe J.U.F de dos

semanas, que se encuentra internada en el Hospital. Con ellos vive K.S.P de

10 años de edad que es hija de su pareja. Que esta vive desde el mes de

agosto del 2018 aprox. Que no tiene familiares directos fuera de la provincia ni

del país, ya que todos residen en Río Cuarto. Que en Bolivia tiene parientes,

pero lejanos y no los conoce, ni los visita. Trabaja como transportista de cereal

y fletes en general. Que tiene varios camiones, todos de su propiedad. Que


gana la suma de tres cientos cincuenta mil pesos por mes aproximadamente,

ello puede variar ya que depende de la cosecha y las temporadas de la

misma. Solventa sus gastos con recursos propios, provenientes de su trabajo

Que es diabético y actualmente se encuentra bajo tratamiento, es insulino

dependiente colocándose dos dosis al día y toma diariamente una medicación

llamada Beofermina. No consume ningún tipo de drogas. Alcohol consume en

pocas cantidades. Nivel educativo máximo alcanzado es Primario completo y

un primer año de la Secundaria. Posee camiones a su nombre No tiene

antecedentes penales. Por Secretaría se informó en base a Planilla Prontuarial

e informe del Registro Nacional de Reincidencia, de la inexistencia de

antecedentes penales computables del encartado.

En la audiencia de debate el imputado Telesforo Uño Flores,

manifestó su voluntad de abstenerse a declarar. A continuación, con anuencia

de las partes se incorporan por su lectura la Declaración del Imputado

obrante a fs. 55/57 de autos, oportunidad en que dijo: “…Que él no la castigó

tres veces. Que siempre la trató como una hija, nunca la castigó, trato de que

estudie y sea una buena persona. Que ella desde el primer día que la llevaron

a la escuela tuvo problemas con los compañeros y que siempre le decía “viejo

de mierda vos no sos mi papa, que te metes conmigo”. Que dos veces la

encontró pegándole a su hija de 4 años. Que al nene también lo golpeaba. Que

este último tiempo Karen se “puso rebelde, no quería hacer nada, se escapaba

de la escuela”, en la casa no hacía caso, jugaba al futbol volvía con moretones.

Que en tres ocasiones se escapó de noche. Que al enterarse que su mujer

esperaba a su tercer hijo, dejo de trabajar para estar presente y desde agosto

que Karen estaba con ellos, la acompañaba a la escuela. Que en el mes de


diciembre de 2018, su mujer estaba embarazada de su tercera hija, y Karen

agredió verbalmente a su señora. Que la niña estaba parada adentro de la

casa y esta salió enojada y empujó a su señora y al caer al suelo, le comenzó a

doler el estómago que por ello la llevó al Hospital donde tuvo la bebe y

permaneció internada ya que “según le dijo la doctora que casi pierden la vida

ambas”. Que mientras estaban internadas, se dedicó al cuidado de la familia.

Que la relación con Karen siempre fue conflictiva, que ella se orinaba y

escondía la ropa o la tiraba, que siempre hacia renegar. Desea aclarar que

Karen, vivió por primera vez junto a ellos cando tenía un año hasta los 3 años,

que después se fue porque extrañaba a la abuela. Que allí la dejaron hasta que

cumplió 10 años que regreso a vivir con ellos. Que en relación al hecho

endilgado, él la “castigo en una sola oportunidad, una sola vez, llore con ella y

le pedía perdón”, que él la castigo ya que la encontró pegándole a “ la mica”, y

por miedo a que salga y le pasara algo, como le paso a una vecina de doce

años que la violaron, como ésta se escapaba de noche, temía por su seguridad

“tenía miedo que venga con panza o violada”, por eso la iba a buscar a todos

lados…”. En cuanto al segundo hecho atribuido, el compareciente manifestó a

fs. 110; que negaba el hecho tal cual como fue intimado y agregó: “Que él no

tiene nada que esconder, que reconoce que la castigo una vez, y se arrepiente

de ello, pero que no fueron tres veces como le han sindicado. Con respecto al

hecho que se le atribuye ahora, jamás sería capaz de algo semejante, ya que

él tiene familia, hija, sobrinas, madre y padre, y le han enseñado una buena

educación. Que no es loco, y nunca sería capaz de hacer algo así. Que el

siempre cuido bien de Karen. Reconoce que se pasó al castigarla, pero que no

se pasó al ver que ella le estaba pegando a sus otros hijos, y se arrepiente.
Agrega que el hecho tal y como se le hizo saber en cuanto al abuso sexual no

ocurrió, y que él jamás ha vivido algo semejante…”.

La Pericia Psiquiátrica del imputado (fs. 187), la Pericia

Psicológica (fs. 188/191).

III) El examen oral de la causa dio comienzo con el testimonio de

*José Torrico, cuyas demás condiciones personales obran en autos

a fs. 31, quien previo juramento de ley que prestó en legal forma, fue

examinado por el Tribunal e interrogado por las partes, dijo que conoce al

traído a proceso porque vende ladrillos y le ha comprado anteriormente. Que

un día miércoles que se encontraba de guardia como médico policial, es

comisionado para realizar un allanamiento. Cuando se presente al lugar

reconoce que había ido anteriormente a comprar ladrillos, juntamente se

presenta la Sra. De Senaf. Ingresan al domicilio y el declarante es comisionado

para revisar a una joven. Que en ese momento identifica a la niña de

contextura física delgada, de 11 años de edad, y presentaba hematomas en

todo el cuerpo, torso, espalda. Que las fotografías de fs. 60/61 muestran el

estado en el que vio a la niña al momento de examinarla. La niña era muy

sumisa y callada, introvertida. Que en un momento la licenciada de Senaf le

pregunta que había pasado y ella dice que había sido golpeada, luego sube a

la habitación y de atrás de un placard sacó una correa de camión y dijo que con

eso le pegaban y que la había escondido para que no le peguen. La madre

estaba en la vivienda, pero en ningún momento escuchó que dijera algo. La

licenciada es quien sabía que el autor de los malos tratos era el Sr. Uño. Esas

lesiones eran muy amplias, ha sido una golpiza sistemática. Cree que las

lesiones, los hematomas, su curación era de 20 a 25 días, según su evolución


no sabe si había compromiso de órganos vitales. La niña se la veía bien

nutricionalmente. Vivian en un estado de hacinamiento, espacios muy

pequeños mucha gente, pero no era un ambiente miserable. El horno de

ladrillos estaba ubicado a unos cien metros de la vivienda.

*Luis Eduardo German Pérez, cuyas demás condiciones

personales obran en autos a fs. 10, quien previo juramento de ley que prestó

en legal forma, fue examinado por el Tribunal e interrogado por las partes dijo,

que presta servicios en la División Investigaciones, no conocer al traído a

proceso; que solamente fue comisionado para constatar el domicilio del

imputado, por lo que concurrió y chequeó el domicilio para luego realizar un

allanamiento.

*Guillermo Vigna, cuyas demás condiciones personales obran en

autos a fs. 29, quien previo juramento de ley que prestó en legal forma, fue

examinado por el Tribunal e interrogado por las partes dijo: que concurrió al

domicilio a fin de diligenciar el allanamiento solicitado por la Senaf, constato el

domicilio y fue acompañado por el Dr. Torrico, quien constató que la menor

tenía lesiones. La única que habló con la niña fue la Lic Blanc. No dialogó con

la progenitora de la menor.

*Jesica Janet Blanc, cuyas demás condiciones personales obran en

autos a fs. 01/05, 44/45, quien previo juramento de ley que prestó en legal

forma, fue examinada por el Tribunal e interrogada por las partes dijo, que

trabaja en la Senaf en el área de abuso sexual infantil. Conoce al traído a

proceso por su trabajo. Por medio de un familiar de la familia pareja del

hermano, dijo que la niña había sido fuertemente golpeada, brindó el domicilio

de la niña. Luego se peticionó la orden de allanamiento. Al llevar a cabo el


allanamiento llegaron vieron que estaba la niña toda vestida muy abrigada y

hacía mucho calor, tenía puesta una polera y un pantalón largo. En la casa

estaba el traído a proceso, con sus hijos. En un primer momento dialogó con

K.R.P.S que dijo que fue golpeada por Uño durante treinta minutos

ininterrumpidamente. Que la hermana de K.R.P.S de cuatro años de edad, dijo

que ella la cuidaba y le curaba las heridas con alcohol enseñándoselo. Que

estaba al tanto la madre de lo sucedido. La nena de cuatro años dijo que le

pegaba siempre, sacó de un placard el elemento con el que le pegaba que era

una correa. K.R.P.S dijo que no había sido llevada al médico en ningún

momento. Se adoptó una medida excepcional. Que en un primer momento la

niña dijo que era golpeada porque cocinaba mal, que le pegaba desde que

llegó a la casa de diciembre de 2018. Que K.R.P.S se viene a ayudar a la

madre que estaba embarazada. Que el episodio más grave fue a final de año.

Que cuando se enojaba Uño la golpeaba que sabía tomar mucho, que lo hacía

cuando su madre se iba al hospital a cuidar a la niña. La madre dijo que no

estaba al tanto de la gravedad de la situación que solo le había visto unas

marcas superficiales, la licenciada manifiesta que pudo advertir que estaba al

tanto de la situación. Respecto de los otros hijos fueron sacados del hogar y

resguardados en la casa de un hermano de la madre. Estando con la familia de

acogimiento, K.R.P.S en reiteradas oportunidades había querido abusar de ella.

Al entrevistarla en varias oportunidades se había aproximado a ella queriéndola

abusar tocándole los pechos y la vagina por encima de la ropa, con el pene

erecto. En esas situaciones, que fueron varias es que el señor la golpeaba,

luego de un forcejeo porque la niña se resistía. Hace dos años y medio está en

Senaf. Al llegar estaba K.R.P.S. arriba, la declarante le pide que baje con
mucho miedo baja y se presenta. Las lesiones consistían en marcas de golpes

nunca había visto semejantes lesiones. Que se había defendido y se había

puesto de cuchillas para no ser golpeadas. Tenía golpes hasta la vulva vaginal,

en la planta de los pies dedos de los pies. En el único lugar que no tenía golpes

era en la cara. Los hematomas eran de todos los colores recientes hasta de

días de evolución. Es una niña alta flaca de 11 años de edad. La pareja tiene 3

hijos en común, pero K.R.P.S es la hija de la Sra.. Que en un primer momento

dijo que era porque había cocinado mal los fideos, luego cuando pudo confiar

en nosotros ya que era muy retraída, pudo contar lo que realmente le había

pasado no era porque se portó mal si no porque no dejaba que avanzara el

toqueteo y posibilitar el acceso. Era obvio que la madre sabía. Que K.R.P.S. se

encuentra con su abuela materna en misiones, siempre vivió con ellos. La

hacían levantar a las seis de la mañana a lavar la ropa a mano. K.R.P.S. está

en Misiones al cuidado de su abuela, allí se fue la madre de la joven y los hijos.

Respecto del abuso su relato era coherente, no había sospechas de fabulación.

Cuando relató que le pegaba por la comida se observaba que su relato había

algo más. Al relatar los abusos, tenía visos de credibilidad, no fueron confusos,

con detalles precisiones. Al llegar a la casa K.R.P.S. dijo que quien la había

golpeado, que había sido Uño. La nena de cuatro años dijo “mi padre le pega

muchas veces a su hermana, siempre le pega y le digo que pare de pegarle,

dice papá que se porta mal por eso le pega” Karen dijo que no la habían

llevado al médico y que había estado días sin caminar y que la hermanita de

cuatro años le ponía alcohol. Nunca había sido medicada. Que la llevaron al

médico, quien le recetó un calmante y una de las lesiones se estaba

infectando. La madre de K.R.P.S. se fue con sus hijos a Misiones porque le


tenían mucho miedo a la familia del señor. La madre al principio defendía

mucho a Uño, luego le dijo que había sido golpeada por Uño y que la golpeó

durante el embarazo y tuvo que recibir atención médica porque ello le produjo

contracciones. Al momento de tomar contacto la niña tenía vulnerados los

derechos a la salud, integridad física e integridad sexual, derecho a un

ambiente sano, estable y prácticamente todos los derechos vulnerados conste

en acta por asesora. Que no es abogada que es psicóloga. En un primer

momento fuimos por las lesiones de K.R.P.S. en una primer entrevista no

mencionó nada, en la segunda entrevista mencionó los abusos, la segunda

entrevista fue en la segunda o tercer semana de intervención de Senaf, ya

encontrándose con la familia de acogimiento. Que por su profesión puede

saber desde el relato de la víctima si una persona fabula o no.

A pedido del Sr. Fiscal de Cámara; con la anuencia y conformidad de las

partes se incorporan por su lectura los siguientes elementos de prueba:

TESTIMONIAL: Cámara Gesell de la menor K.R.P.S (fs. 41); Cámara Gesell de

K.K.U.S (fs. 73/74). DOCUMENTAL – INSTRUMENTAL E INFORMATIVA:

Denuncia formulada por Jesica Janet Blanc (fs. 01/05); Croquis ilustrativo fs.

09; oficio Control (fs. 13); certificado médico (fs. 18); oficio allanamiento fs. (Fs.

19) acta de desprendimiento allanamiento (fs. 20), Oficio juzgado de control (fs.

21), acta de aprehensión (fs 22), acta de secuestro (fs. 23). Certificado médico

K. (fs. 24), certificado médico de K.R.P.S (fs. 26) ficha prontuarial (fs. 28); oficio

registro civil (fs. 32), para agregar (fs. 36 y ss). Informe cuerpo médico forense

(fs. 40), oficio unidad departamental, oficio Violencia familiar (fs. 53); fotografía

fs. (60/61), informe registro nacional de reincidencia (fs.63/64), copia D.N.I de

la menor K.R.P.S (fs. 69); oficio de S.E.N.A.F (fs. 75/76); informe psicológico de
K.R.P.S (fs. 95/98); desgrabación de cámara Gesell de K.R.P.S (fs. 103/105);

Certificado de antecedentes (fs. 165) pericia psicológica (fs. 172/174) y demás

constancias de autos, todo lo que se incorpora al debate sin oposición de

partes, dándose por concluida la recepción de la prueba; a la que me remito en

honor a la brevedad.

IV) A su turno el Sr. Fiscal de Cámara Dr. Jorge Medina, luego de su

alegato, solicita se declare al imputado Uño Flores, de condiciones personales

ya relacionadas, autor material y penalmente responsable de los delitos de

Lesiones Leves agravado por mediar violencia de género y Abuso Sexual

Simple agravado por la situación de convivencia preexistente, en concurso real

(art. 89 en función del art. 80 inc 11, 92 119 primer y último párrafo del CP) y se

le imponga para su tratamiento penitenciario la pena de 6 años de prisión,

accesorias de ley y costas. A la hora de graduar la pena, conforme el art. 40 y

41 del CP como las agravante tiene en cuenta que se afectó el género, libertad,

la integridad sexual, la edad de la víctima, la prolongación de los golpes, daño

causado a las mismas días sin caminar, ausencia de atención médica, ha

intentado influenciar a los testigos la hija de cuatro años, diciéndole que

mintiera en la cámara gesell, a favor que es un hombre de trabajo, grado de

instrucción, situación económica. Asimismo peticiona un tratamiento psicológico

en orden a la temática sexual; restricción de contacto con la víctima y

finalmente se oficie al registro de abusadores sexuales.

Por su parte la Sra. Asesora Letrada de Niñez y adolescencia Dra.

Alejandra Mundet, manifiesta que adhiere a lo peticionado por el Sr. Fiscal en

cuanto a la calificación legal y pena a imponer.

Seguidamente el Dr. Caminos, peticiona la nulidad de la requisitoria


Fiscal de elevación a juicio, por falta de determinación del hecho en la

acusación en relación al hecho nominado segundo pues el mismo no es

especifico ni circunstanciado, no están especificados las circunstancias de

tiempo modo y lugar. De este modo se encuentra afectado un interés legítimo,

el derecho de defensa y debido proceso legal. Posteriormente solicita la

absolución en virtud del in dubio pro reo respecto del abuso sexual agravado.

Respecto del primer hecho y atento su defendido ha admitido que castigaba a

K. no controvierte la existencia del mismo hecho.

V) Los elementos de prueba desarrollados precedentemente y que

serán analizados pormenorizadamente, demuestran con certeza absoluta la

existencia material de los hechos en perjuicio de K.R.P.S. a la sazón de 10

años de edad y la participación responsable de Telesforo Uño Flores en los

mismos. Para arribar a tal certeza tuve en cuenta elementos de convicción

indirectos, como son los indicios, los que al ser unívocos, por cuanto la relación

entre los hechos conocidos, indiciarios, debidamente acreditados, han sido

analizados en su conjunto, los que conducen a una única conclusión; si bien la

ley procesal no reglamenta expresamente la prueba indiciaria, su aplicación se

encuentra perfectamente justificada por imperio de los principios de libertad

probatoria y sana critica racional que regulan los arts. 192, 193, 406 y cc. CPP.

Así lo sostiene la doctrina (Cafferata Nores “La prueba en el Proceso Penal” –

Depalma pag. 179 y sgtes.); y lo ha resuelto el Excmo. TSJ a partir de los

precedentes MANAVELA y BUSTOS, al sostener que “…la declaración de

certeza sobre la participación del imputado puede basarse no sólo en prueba

directa sino también en elementos de convicción indirectos, entre los que se

destacan los indicios…” (J.A. 1976 – III pág. 650 – Manavela); o “…El juez
puede fundar sus conclusiones a través del razonamiento deduciendo de

hechos conocidos (indicios) los hechos desconocidos o discutidos: prueba

indirecta o por presunciones que con el nombre de pruebas de indicios ha

adquirido una nueva importancia en materia penal (TSJ Sala Penal in re

Bustos). Es que como bien lo ha difundido Cafferata Nores en la obra citada:

“…el indicio es un hecho o circunstancia del cual se puede, mediante una

operación lógica, inferir la existencia de otro…”. Su fuerza probatoria reside en

el grado de necesidad de la relación que revela entre un hecho conocido (el

indiciario) psíquico o físico debidamente acreditado y otro desconocido (el

indicado) cuya existencia se pretende demostrar. Para que la relación entre

ambos sea necesaria será preciso que el hecho indiciario no pueda ser

relacionado con hecho que no sea el indicado, es lo que se llama la nubosidad

del indicio. Si el hecho indiciario admite una explicación compatible con otro

hecho distinto del nombrado, o al menos no es óbice para ello, la relación entre

ambos será contingente: es lo que se llama indicio anfibológico. Puesto que el

valor probatorio del indicio es más experimental que lógico, sólo el unívoco

podrá producir certeza en tanto que el anfibológico tornará meramente

verosímil o probable el hecho indicado. La sentencia condenatoria, podrá ser

fundada sólo en aquel, el otro permitirá basar en él un auto de procesamiento,

a la elevación de la causa a juicio. Para superar aquella dificultad –señala

Cafferata Nores- se recomienda valorar la prueba indiciaria en forma general y

no aisladamente, pues cada indicio considerado separadamente, podrá dejar

margen para la incertidumbre la cual podrá ser superior en una evaluación

completa, lo que ocurrirá cuando la influencia de unos indicios sobre otros,

elimine la posibilidad de duda, según las reglas de la sana crítica racional


(Cafferata Nores, obra citada, pág. citada).

Habida cuenta el contexto en que se acometieron los hechos

(violencia familiar), existiendo intereses contrapuestos entre la menor y su

progenitora, resultando fundamental preservar el interés superior del niño, y en

cumplimiento de lo prescripto por el art. 72 último párrafo, inc c del CP, las

actuaciones de rigor se iniciaron de oficio, con el fin último de esclarecer lo

sucedido y poner al resguardo la menor. En relación al primer hecho, la

“notitia Criminis” fue aportada por la Licenciada en psicología Jesica Janet

Blanc, (fs.1/5), quien se desempeña como personal perteneciente a la

Secretaría de Niñez, Violencia y Familia, del Ministerio de Justicia y Derechos

Humanos (S.E.N.A.F). La misma puso en conocimiento que en cumplimiento

de su labor, una persona que reservo sus datos filiatorios, le hizo saber sobre

una situación de violencia familiar en la cual una persona de nombre Telesforo

Uño Flores le pegaría a la hija de su pareja con cadenas y consecuencia de

ello, la misma presentaría hematomas y escoriaciones en su cuerpo. Que

dichas golpizas serían reiteradas, obligándola además a realizar tareas

domésticas. Agregó esta persona, que esta situación se estaría produciendo

desde un tiempo atrás y que no existían denuncias por temor al sindicado, ya

que se trataba de una persona muy agresiva. Añadió la Licenciada, que este

sujeto anónimo, mencionó que los hijos que tienen en común con la madre de

la damnificada habrían sido de nacimiento prematuro, ya que la misma, al igual

que su hija recibiría golpizas por parte de Uño Flores. Ante la premura del caso,

inmediatamente se ordenó la constatación del domicilio donde acontecían los

hechos narrados –ver croquis fs. 09- el mismo sito en Barrio Las Quintas,

camino a la Arenera “La Chiquita” de Bruno, a 1000 mts de la Ruta A005 de


esta ciudad, provincia de Córdoba, como así sus ocupantes, tarea que fue

realizada por el funcionario policial comisionado al efecto, el Oficial Inspector

Luis Perez quien en el debate dijo que presta servicios en la División

Investigaciones, no conocer al traído a proceso; que solamente fue

comisionado para constatar el domicilio del imputado, por lo que concurrió y

chequeó el domicilio para luego realizar un allanamiento. Posteriormente, el

Cabo Primero Guillermo Vigna, se apersono en la finca en cuestión, munido

de la correspondiente orden de allanamiento Judicial identificada como F-04/19

(fs. 19/20), al solo efecto de proceder al registro del lugar, sus dependencias

accesorias y objetos, la identificación de todos sus ocupantes, la constatación

del estado de salud de la menor K.P.S y el secuestro de elementos

relacionados a la cusa (cadenas). Relató que concurrió al domicilio a fin de

diligenciar el allanamiento solicitado por la Senaf, constato el domicilio y fue

acompañado por el Dr. Torrico, quien constató que la menor tenía lesiones. La

única que habló con la niña fue la Lic Blanc. No dialogó con la progenitora de la

menor. Por su parte el medico policial de turno Dr. José Luis Torrico dijo que

conoce al traído a proceso porque vende ladrillos y le ha comprado

anteriormente. Que un día miércoles que se encontraba de guardia como

médico policial, es comisionado para realizar un allanamiento. Cuando se

presente al lugar reconoce que había ido anteriormente a comprar ladrillos,

juntamente se presenta la Sra. De Senaf. Ingresan al domicilio y el declarante

es comisionado para revisar a una joven. Que en ese momento identifica a la

niña de contextura física delgada, de 11 años de edad, y presentaba

hematomas en todo el cuerpo, torso, espalda. Que las fotografías de fs. 60/61

muestran el estado en el que vio a la niña al momento de examinarla. La niña


era muy sumisa y callada, introvertida. Que en un momento la licenciada de

Senaf le pregunta que había pasado y ella dice que había sido golpeada, luego

sube a la habitación y de atrás de un placard sacó una correa de camión y dijo

que con eso le pegaban y que la había escondido para que no le peguen. La

madre estaba en la vivienda, pero en ningún momento escuchó que dijera algo.

La licenciada es quien sabía que el autor de los malos tratos era el Sr. Uño.

Esas lesiones eran muy amplias, ha sido una golpiza sistematica. Cree que las

lesiones, los hematomas, su curación era de 20 a 25 días, según su evolución

no sabe si había compromiso de órganos vitales. La niña se la veía bien

nutricionalmente. Vivian en un estado de hacinamiento, espacios muy

pequeños mucha gente, pero no era un ambiente miserable. El horno de

ladrillos estaba ubicado a unos cien metros de la vivienda. Las lesiones

constatadas por el médico policial las hizo constar en el certificado de fs. 26;

del resulta que K.R.P.S presentaba hematomas en ambos antebrazos, en la

región dorsal, muslos y piernas. Siendo la misma, posteriormente examinada

por la Dra. Virginia Ferreyra- médica forense legal- quien mediante informe (Fs.

40), en sus conclusiones determinó que las lesiones presentes en el cuerpo de

K.R.P.S, no habían puesto en peligro su vida y que tendrían una antigüedad de

aproximadamente 10 días, pudiendo ser compatibles con malos tratos. La

correa ply-V, de un metro de largo, color negro utilizado por el acusado para

provocar las lesiones en la niña, fue secuestrada (fs. 23). En virtud del

resultado del allanamiento, se ordenó que K.R.P.S quedara a disposición de la

SENAF y se entregara posteriormente en guarda a una familia de acogimiento

a través del Programa Familia para Familia. Continuando con el análisis de la

prueba, la Licenciada en psicología Blanc, en el debate declaró que trabaja en


la Senaf en el área de abuso sexual infantil. Conoce al traído a proceso por su

trabajo. Por medio de un familiar de la familia pareja del hermano, dijo que la

niña había sido fuertemente golpeada, brindó el domicilio de la niña. Luego se

peticionó la orden de allanamiento. Al llevar a cabo el allanamiento llegaron

vieron que estaba la niña toda vestida muy abrigada y hacía mucho calor, tenía

puesta una polera y un pantalón largo. En la casa estaba el traído a proceso,

con sus hijos. En un primer momento dialogó con K.R.P.S que dijo que fue

golpeada por Uño durante treinta minutos ininterrumpidamente. Que la

hermana de K.R.P.S de cuatro años de edad, dijo que ella la cuidaba y le

curaba las heridas con alcohol enseñándoselo. Que estaba al tanto la madre de

lo sucedido. La nena de cuatro años dijo que le pegaba siempre, sacó de un

placard el elemento con el que le pegaba que era una correa. K.R.P.S dijo que

no había sido llevada al médico en ningún momento. Se adoptó una medida

excepcional. Que en un primer momento la niña dijo que era golpeada porque

cocinaba mal, que le pegaba desde que llegó a la casa de diciembre de 2018.

Que K.R.P.S se viene a ayudar a la madre que estaba embarazada. Que el

episodio más grave fue a final de año. Que cuando se enojaba Uño la golpeaba

que sabía tomar mucho, que lo hacía cuando su madre se iba al hospital a

cuidar a la niña. La madre dijo que no estaba al tanto de la gravedad de la

situación que solo le había visto unas marcas superficiales, la licenciada

manifiesta que pudo advertir que estaba al tanto de la situación. Respecto de

los otros hijos fueron sacados del hogar y resguardados en la casa de un

hermano de la madre. Estando con la familia de acogimiento, K.R.P.S en

reiteradas oportunidades había querido abusar de ella. Al entrevistarla en

varias oportunidades se había aproximado a ella queriéndola abusar tocándole


los pechos y la vagina por encima de la ropa, con el pene erecto. En esas

situaciones, que fueron varias es que el señor la golpeaba, luego de un

forcejeo porque la niña se resistía. Hace dos años y medio está en Senaf. Al

llegar estaba K.R.P.S. arriba, la declarante le pide que baje con mucho miedo

baja y se presenta. Las lesiones consistían en marcas de golpes nunca había

visto semejantes lesiones. Que se había defendido y se había puesto de

cuchillas para no ser golpeadas. Tenía golpes hasta la vulva vaginal, en la

planta de los pies dedos de los pies. En el único lugar que no tenía golpes era

en la cara. Los hematomas eran de todos los colores recientes hasta de días

de evolución. Es una niña alta flaca de 11 años de edad. La pareja tiene 3 hijos

en común, pero K.R.P.S es la hija de la Sra. Que en un primer momento dijo

que era porque había cocinado mal los fideos, luego cuando pudo confiar en

nosotros ya que era muy retraída, pudo contar lo que realmente le había

pasado no era porque se portó mal si no porque no dejaba que avanzara el

toqueteo y posibilitar el acceso. Era obvio que la madre sabía. Que K.R.P.S. se

encuentra con su abuela materna en misiones, siempre vivió con ellos. La

hacían levantar a las seis de la mañana a lavar la ropa a mano. K.R.P.S. está

en Misiones al cuidado de su abuela, allí se fue la madre de la joven y los hijos.

Respecto del abuso su relato era coherente, no había sospechas de fabulación.

Cuando relató que le pegaba por la comida se observaba que su relato había

algo más. Al relatar los abusos, tenía visos de credibilidad, no fueron confusos,

con detalles precisiones. Al llegar a la casa K.R.P.S. dijo que quien la había

golpeado, que había sido Uño. La nena de cuatro años dijo “mi padre le pega

muchas veces a su hermana, siempre le pega y le digo que pare de pegarle,

dice papá que se porta mal por eso le pega” Karen dijo que no la habían
llevado al médico y que había estado días sin caminar y que la hermanita de

cuatro años le ponía alcohol. Nunca había sido medicada. Que la llevaron al

médico, quien le recetó un calmante y una de las lesiones se estaba

infectando. La madre de K.R.P.S. se fue con sus hijos a Misiones porque le

tenían mucho miedo a la familia del señor. La madre al principio defendía

mucho a Uño, luego le dijo que había sido golpeada por Uño y que la golpeó

durante el embarazo y tuvo que recibir atención médica porque ello le produjo

contracciones. Al momento de tomar contacto la niña tenía vulnerados los

derechos a la salud, integridad física e integridad sexual, derecho a un

ambiente sano, estable y prácticamente todos los derechos vulnerados conste

en acta por asesora. Que no es abogada que es psicóloga. En un primer

momento fuimos por las lesiones de K.R.P.S. en una primer entrevista no

mencionó nada, en la segunda entrevista mencionó los abusos, la segunda

entrevista fue en la segunda o tercer semana de intervención de Senaf, ya

encontrándose con la familia de acogimiento. Que por su profesión puede

saber desde el relato de la víctima si una persona fabula o no.

Así las cosas, las declaraciones de Jesica Blanc, se ven avaladas con

el testimonio K.R.P.S, receptado a través de “Cámara Gesell”, bajo la entrevista

efectuada por el Licenciado Martin San Millán, perteneciente al Equipo técnico

de esta sede judicial, en la que surgen entre otros términos los siguientes; “…

Nací en San Vicente, en Misiones. Tres hermanos más chicos, kimeyKiara 4

años, Yutiel Telesforo dos años y medio y no sé cuánto tiene porque está en el

hospital porque esta prematuro, dos semanas. Guliana Wendy. Mi mamá Sofía

Teresa Sampayo Pintos. No tengo papá, tengo padrastro, se llama Telesforo

Uño Flores, Boliviano. Me pegó, el Tele. Yo vivía en Misiones con mi abuela y


mi tía, hasta quinto grado lo hice allá, después acá. La abuela María, la tía

Belen y mi abuelo Nazareno. Vine en Agosto de este año. Porque me fueron a

buscar ellos,. LS. Vos mantenías contacto con la mami?, no LS: vos te querías

venir. No. .LS. habías venido.? No. LS.. Volviste cuando tenía 8, te quedaba y

te iba, a buscar la mami. Y cuando venias acá que hacías? No me acuerdo.

.me fue a buscar porque justo estaba embarazada y para que cuide a mis

hermanitos. LS. Con quien dormías, con la madre del Tele, en camas

separadas, se llama Petrona, falleció su papá entonces yo la acompañaba.

Vivimos en una quinta. El Tele hace ladrillos, yo iba al colegio y le ayudaba a mi

mamá. LS. Te costo adaptarte, si, amigas? No. Faltabas al colegio no. Como

era el Tele con vos? Bien. Ls Como empezaron los problemas, porque yo había

cocinado mal y él me pegó. Ls. Cocinabas todos los días, no. Mi mamá estaba

en el hospital porque le fue a dar leche a mi hermanito y ahí. LS. En qué lugar

de la casa fue esto, en la cocina, con una correa de camión en las piernas y en

los brazos los que te decía. Nada, te hizo sacar la ropa, estaba con una remera

larga y un pantalón largo. LS. Quien estaba ahí mis hermanitos. LS. Alguien

vio? si mi tía, me preguntó porque tenía la cara roja.(no se entiende lo que

refiere la menor) te quedaron marcas? Si todavía tengo, LS tu mama te vio, no.

LS: no le mostraste no quería que se sienta mal.. LS: vos decís que era buena

la relación con el Tele, o él te insinuaba cosas, te hacia cosas: no. L:S y nunca

antes te había pegado. Y después de eso que paso, salió. Y después un día

que la tenía que ir a buscar a mi mama agarro y me pego de vuelta. Mi mama

estaba en la casa de la Petrona. LS. Porque te pego, porque estaba el piso

sucio. Porque estaba barriendo mi pieza y estaba el piso sucio. Con la correa,

la misma. y mi tía Jesica es la que hizo la denuncia, es la esposa del tío Raul. Y
otra porque mi hermanita se metió al agua, y yo no le dije ni si ni no, me pego

con un cinto en la espalda. Unos días después. No me pidió permiso se metió,

y el estaba borracho. Los dichos de la víctima –menor de diez años- se

armonizan con lo narrado por su hermana menor en la entrevista efectuada

mediante Cámara Gesell, en la cual KimeyUño Flores de cuatro años de edad,

ratificó lo referido por su hermana, respecto de la conducta abusiva y violenta

que Uño Flores tenía para con ella únicamente. Se transcribe la entrevista en

sus partes pertinentes; “…Licenciado Martin San Millan. ¿Cuantos años tenes?

¿Vas al jardín? Cuatro, no, no voy al jardín el año que viene. Porque no lava

bien los platos, le pega, mi papa se llama Tele. Licenciado Martin San Millan

¿en qué lugar le pega? (se para la niña, y se toca la zona de la panza y señala

las piernas), en la casa de mi abuela, después en mi casa. Licenciado Martin

San Millan ¿cómo se llama la abuela? Abuela. (Licenciado Martin San Millan

¿se porta bien o mal la Karen?) Se porta mal, sale sin mi mamá, abre la puerta

y la deja abierta, entran moscas, a mi mamá no le gustan las moscas las tiene

que matar, una vez entro un chico y una chica que se llama Mili, la Karen

también le pega a la Mili. (Licenciado Martin San Millan) donde ésta la correa?

Guardada ahí. (Licenciado Martin San Millan) ¿Alguna vez te pegaron con la

correa?. No a mí no, a mi hermano tampoco; mi mamá y mi papá le pegaban a

Karen. (Licenciado Martin San Millan) ¿El Tele se enoja mucho y que hace? la

reta y le pega, sólo a Karen. (Licenciado Martin San Millan) Una vez o varias

veces. Eso paso en mi casa. (Licenciado Martin San Millan) Porque se enojó el

Tele? lavó muy mal los platos. (Licenciado Martin San Millan) Y que le hizo el

Tele; ¿Hizo algo bueno o algo malo?. Malo. (Licenciado Martin San Millan)

¿ Con que lo hizo?. Con una correa. (Licenciado Martin San Millan) ¿ qué
color?. Negra. Mi papá se enoja mucho y le pega, le pegó varias veces.

Licenciado Martin San Millan : escúchame kimey, la mami tenía un bebe?

Cómo se llama? piensa un rato y responde….Sofía juliana. (Licenciado Martin

San Millan ) La Karen les pegó a ustedes. Sí, con esa Correa. (Licenciado

Martin San Millan). Una o varias veces?. Una vez a mí y al Yutiel. (Licenciado

Martin San Millan) La Karen la empujó a la mami ¿cómo hizo?. La empujo

fuerte, hace silencio, se queda pensando y responde eso no paso, mi papá dijo

eso. Está mintiendo…“.

Resulta de esta manera, suficiente la carga probatoria que determina no

solo la existencia material del hecho en contra de la menor de once años de

edad K.R.P.S, entre ellos el testimonio de la Licenciada Blanc, quien portó la

“notitia criminis”, la que posteriormente fuera concordante con los dichos de la

víctima y su hermana, en cuanto relataron con precisión las oportunidades en

que Uño Flores le propino los golpes a K.R.P.S, con una correa de camión,

declaraciones que fueran luego secuestrada por el personal policial actuante.

Sumado a ello, se encuentran las fotografías del cuerpo de la niña, mediante la

cual las lesiones que a simple vista se dejan ver, son concordantes con los

informes del médico policial Dr. Torrico, y la médica Forense Virginia Ferreyra.

En cuanto a la postura defensiva esgrimida al momento de receptársele su

declaración indagatoria en la etapa instructoria, efectuó una serie de

consideraciones que resultaron una mera excusa exculpatoria, pero se ubicó

en el lugar del hecho y reconoció efectuarle golpes a la niña. Extremo que

también fue consentido por el Sr. Defensor al momento de su informe final.

En relación al suceso nominado “segundo”, cabe destacar, que la

autoría y participación de Telesforo Uño Flores, ha quedado debidamente


confirmada en virtud de la declaración espontanea aportada por K.R.P.S. a la

familia de acogimiento (fs. 75/76), quienes relataron que en oportunidad de

mantener una conversación con la niña, debido a que esta se hizo pis en la

cama mientras dormía, les hizo saber que Uño Flores había abusado

sexualmente de ella mediante tocamientos. Ante esta situación dieron aviso a

la S.E.N.A.F.

En efecto; el “modus operandi” llevado a cabo por el encartado y la

particular situación en la que se encuentra K.R.P.S. -a la sazón de diez años de

edad-; es que se llevó a cabo el interrogatorio mediante cámara gessell,

incorporada en el Art. 221 bis de nuestra ley ritual; doctrinariamente Inés

Lucero en la obra “Algunos aspectos del nuevo Art. 221 bis del Código de

Procedimiento Penal de Córdoba”, (Pag 264 y ss), -trabajo compilado por el Dr.

José Ignacio Cafferata Nores-, refiere “...el articulo 3ro inciso primero de la

Convención sobre los Derechos del Niño, con jerarquía constitucional en virtud

del Art. 75 inc 22 de nuestra ley fundamental, establece que “en todas las

medidas concernientes a los niños que tomen las instituciones públicas o

privadas, los tribunales, las autoridades administrativas o los órganos

legislativos, una consideración primordial a que atenderá será el interés

superior del niño; en consonancia con la citada normativa, el legislador

cordobés a través de la Ley 9.197 incorporó el articulo 221 bis estableciendo

pautas precisas sobre el trato que el órgano judicial competente debe brindarle

al testigo o victima de alguno de los delitos contra la integridad sexual que no

hubiere cumplido dieciocho años a la fecha en que se requiere su

comparecencia...para los menores de dieciséis años, el art. 221 bis prevé la

necesaria intermediación del especialista (psicólogo del Poder Judicial), quien


receptará el testimonio del menor en el ámbito de la cámara gesell (espejo

doble), que es un instrumento que se considera de efectos especiales en lo

visual y auditivo, de gran utilidad por que permite que la entrevista al niño por

un entrevistador técnico pueda ser monitoreado por los defensores y por otros

profesionales y técnicos, sin que el entrevistado percibe su presencia...”.-

Atendiendo a tal exigencia procesal, se llevó a cabo la entrevista a la menor

K.R.P.S., a través del proceso del “doble espejo”, oportunidad en la que la

mima, hace referencia a las concretas acciones de claro contenido sexual

perpetrados en su contra por parte del imputado Uño Flores. Respecto a esto

se sostiene “...tradicionalmente se ha considerado la imagen del niño como un

testigo o víctima poco creíble debido a su tendencia a la fantasía, a su

vulnerabilidad a la sugestión a su dificultad para distinguir entre lo real y lo

ficticio y, por tanto, con tendencia intencional o ingenua a la falsedad de su

declaración....otros han justificado la posibilidad de una mitomanía infantil

justificada por el hecho de llamar la atención a los adultos..si embargo no se

disponen de datos científicos que indiquen que los niños difieren de los adultos

en su capacidad para distinguir entre sucesos reales y sucesos imaginados

(Diges y Alonso, 1994).- Todos estos acontecimientos están aumentando la

credibilidad en el testimonio infantil a lo largo de los años (Revista de

Psicología Jurídica “validación de criterios para evaluar credibilidad del

testimonio de menores presuntas victimas de delitos sexuales”), sintetizando: al

igual que los adultos, los niños pueden o decir la verdad, sin embargo los

especialistas coinciden en sus apreciaciones acerca de las mentiras de los

niños que: 1-) un niño puede mentir para evadir un castigo, 2-) puede mentir

para negar su propia madurez o indefensión o para disimular alguna situación


de inferioridad en relación a sus pares.- Lo que no hay que perder de vista, es

que mas allá de las razones por las que un niño puede falsear la verdad es

excepcional que sus mentiras incluyan referencias sexuales o que aporten

detalles concretos que remitan a la sexualidad adulta, es cierto que a cualquier

edad un niño tiene la capacidad de mentir, sin embargo para comprender que a

través de una mentira pueden perjudicar a una persona a quien tengan rabia o

con quien haya tenido problemas es necesario que logren un importante grado

de abstracción en su desarrollo evolutivo...un niño podría ser inducido a mentir

aun sobre cuestiones sexuales, pero, como ampliaron los peritos en el juicio,

ese discurso cae ni bien se mantienen las primeras entrevistas con un

experimentado entrevistador o bien durante el curso de la terapia..”. Ergo, no

existe un solo dato científico que conduzca a una indecisión del intelecto (duda)

acerca del relato de la menor K.R.P.S., frente a su entrevistador; toda vez que

conforme se desprende del acta de desgravación dijo “…“…L.LC.: ¿Cuál es el

motivo por el que tenías que venir hoy acá?; Karen: porque mi padrastro se

quería pasar conmigo y me quería tocar; L.LC.:en esto que me contas es

importante que nos cuentes todo lo que más puedas; Karen: cuando yo estaba

lavando los platos el venia silenciosamente me quería toca siempre cuando mi

mama no estaba, mi mama tiene una nena y está en el hospital; L.L.C: Esta

situación de que el quiera tocarte ¿lo lograba?; Karen: No. pero un día sí, me

quiso tocar y me toco y me escape me encerraba en el baño para que él no me

pueda tocar; L.L.C Ese día que el té logro tocar, ¿que paso?; Karen: Cuando yo

me escape el me pego; L.L.C: Y ese día que te logro tocar te acordas cuando

fue, si era de día?; Karen: Era a la tarde y estaba en la casa de mi mamá, en la

cocina; L.L.C: Y cómo fue que él te toco?; Karen: Y me quiso tocar; L.L.C: El
toco por arriba de la ropa o por abajo?; Karen: Por arriba de la ropa; L.L.C:

Donde te toco?; Karen:En la vagina y en los pechos; L.L.C ¿Con que parte del

cuerpo te toco?; Karen: Con las manos; L.L.C: Recordas si él te decía algo

mientras lo hacia; Karen:No. no me decía nada; L.L.C: Esto que vos decís que

estaba en la cocina recordas que estabas haciendo; Karen: Estaba lavando los

paltos; L.L.C: Recordas las prendas de vestir de él y las tuyas; Karen:No; L.L.C:

¿Después que te toco que paso?; Karen:Yo me encerré en el baño y el

después se fue; L.L.C: Cuando vos te encerraste que paso después; Karen:

Nada, después que él se fue yo empecé a lavar los platos; L.L.C: ¿Había

alguien más en la casa?; Karen:Si mis dos hermanitos; L.L.C ¿Qué edades

tienen?; Karen: Mi hermanita tiene cuatro años y mi hermanito dos años y

medio; L.L.C: ¿Cómo se llaman?; Karen: Yutiel y mi hermanita KimeiKiara;

L.L.C: ¿Te acordas donde estaban ellos?; Karen: En la sala; L.L.C: ¿Esto que

te encerraste en el baño, más o menos cuando pudo haber pasado?; Karen:

Me acuerdo que me pego pero no me acuerdo la fecha; L.L.C: Fue antes o

después de las fiestas. Karen: Fue después de navidad; L.L.C: ¿Cómo eran las

otras veces que intento tocarte?; Karen: No entiendo; L.L.C: ¿Esto pasaba

siempre en tu casa o en otro lugar?; Karen: En mi casa; L.L.C: ¿Pasaba en otro

lugar además de la cocina?; Karen: No; L.L.C: ¿Hubo alguna otra situación

donde el logro tocarte? ; Karen: No; L.L.C: ¿Hay algo más que vos te

acuerdes?; Karen: No L.L.C ¿Hace cuánto tiempo que vivís con tu mama y

padrastro?; Karen: Desde agosto del año pasado; L.L.C: ¿Y antes donde

vivías?; Karen: En misiones; L.L.C: ¿En qué parte?; Karen: Cerca de las

cataratas del Iguazú; L.L.C: ¿Y con quien vivías?; Karen: Con mi abuela mi

abuelo y mi tio; L.L.C ¿Antes de vivir en rio cuarto, conviviste con ellos en otro
lugar con tu mama y padrastro?; Karen: No; L.L.C: ¿Lo conocías a tu padrastro

de antes?; Karen: No lo conocí en agosto; L.L.C: ¿Y estas situaciones que él

se quería pasar cuando comenzaron?; Karen: En navidad; L.L.C: ¿Hay a

alguna otra situación que haya ocurrido con él?; ¿Como intentó las otras veces

que decís que intetópasase con vos? Que cosas hacia que te hacían sentir

incomoda?; Karen: Me molestaba; L.L.C: Como te molestaba; Karen: Quería

tocarme eso me pasaba. L.L.C: Con querer tocarte; ¿Y estas situaciones de

querer tocarte que otra cosa vos te acordas?; Karen: No; L.L.C: Y donde quería

tocarte; Karen: En la vagina y en el pecho; L.L.C: Aparte de tocarte con las

manos usaba alguna otra parte de su cuerpo; Karen: No; L.L.C: En algún

momento te pidió que vos lo tocaras a el; Karen: No; LLC: Y cuando el

intentaba tocarte que hacías; Karen: Me salía; L.L.C: Como te salías; Karen: No

entiendo; L.L.C: ¿Las otras veces como hacías, te encerrabas en el baño?;

Karen: Sí. Porque no podía escapar porque el echaba llave en la casa y se

llevaba la llave y no podía salir L.L.C: Después de esta situación donde te

tocaba e intentaba tocarte él te pegaba; Karen: No; L.L.C: En ese momento te

decía algo?; Karen: No; L.L.C: Esto que paso con tu padrastro, te paso con

alguien más?; Karen: No…”

Analizada entonces la situación de la menor, víctima de los abusos,

queda solo por determinar si se compadece con el resto del material probatorio,

así, se complementa con: a-) los datos que nos suministra la prueba testimonial

colectada, por un lado, y, por otro costado, b-) la prueba documental y pericial

de cuya valoración conforme los principios rectores de la sana critica racional

(Art. 193 del rito penal), permiten acreditar los extremos objetivos y subjetivos

de la imputación delictiva insinuados en la intimación (Art 261 del CPP Cba) y


transcriptos en el encabezamiento de esta sentencia.-

En efecto, la versión sobre la ocurrencia histórica del ataque sexual a

K.R.P.S. aportada por su familia de acogimiento (fs. 75/76), quienes recogieron

de la niña la primera noticia de que había sido víctima de un abuso,

describiendo en líneas generales la modalidad, lugar y naturaleza del ultraje,

fue luego confirmada por la propia víctima del hecho, quien convocada a

prestar declaración en cámara gessel relató los sucesos de manera similar a

como lo había apuntado a sus familiares al describir lo vivido.

Lo apuntado se corresponde con lo comprobado en entrevista

psicológica por la Psicóloga Luciana Ceppi (fs. 95/98), quien determinó que la

menor K.R.P.S. atraviesa sentimientos de angustia, inseguridad, necesidad de

apoyo y contención de su entorno, en tanto que no advierte indicadores en su

persona de tendencias a la fabulación. Además, pudo observar que presenta

inseguridades de sí misma, de su entorno, ansiedad y temor a ser víctima de

abusos sexuales. En este acápite corresponde aludir a la reiterada doctrina

sentada por la Sala Penal del TSJ Cba, en relación a la forma de valorar los

testimonios de niños víctimas de delitos sexuales, destacando las proyecciones

que en este ámbito específico tienen las reglas de la sana crítica racional

(T.S.J., Sala Penal, “Fernández”, S. nº 213, 15/08/2008; “Chávez”, S. nº 170,

30/06/2008). Ello por cuanto constituye una regla de la experiencia común, que

el relato de un niño no puede ser objeto de un control de logicidad de la misma

estrictez que el de un mayor de edad…Se trata, por otra parte, de

consideraciones que se encuentran en plena sintonía con las directrices que

emanan de documentos internacionales e incluso con disposiciones que

adquieren jerarquía constitucional (CN, art. 75 inc. 22). En efecto, la


Convención de los Derechos del Niño establece la obligación de "proteger al

niño contra todas las formas de explotación y abuso sexuales" (art. 34),

considerando tal, “...a todo 7 ser humano menor de dieciocho años de edad,

salvo que en virtud de la ley que le sea aplicable, haya alcanzado antes la

mayoría de edad...” (art. 1°). Y la Declaración sobre los principios

fundamentales de Justicia para las víctimas de delitos y del abuso de poder

(ONU), proclama que "cada niño tiene derecho a que se le trate como un

testigo capaz y a que su testimonio se presuma válido y creíble, a menos que

se demuestre lo contrario y siempre y cuando su edad y madurez permitan que

proporcione testimonio comprensible, con o sin el uso de ayudas de

comunicación u otro tipo de asistencia" (Justicia para los Niños Víctimas y

Testigos de Delitos, apartado B.2.d, Oficina Internacional de los Derechos del

Niño, Canadá, 2003, en "Infancia y Adolescencia. Derechos y Justicia", Oficina

de Derechos Humanos y Justicia, Colección de Derechos Humanos y Justicia

Nº 5, Poder Judicial de Córdoba, pág. 169) - (TSJ, Sent. 158, 03/10/12, autos:

"DAPERNO CEJAS, Mauricio Alberto p.s.a. abuso sexual gravemente ultrajante

-Recurso de Casación”).

En cuanto a la postura defensiva del acusado al momento de ejercer la

defensa material en la instrucción de este segundo hecho atribuido, Telesforo

Uño Flores, se limitó a manifestar que jamás vivió algo semejante, palabras

utilizadas con el único fin de mejorar su situación procesal, negando la

existencia del hecho. Extremo que ha quedado desvirtuado con el análisis

efectuado de la prueba de cargo, como así también la pretendida absolución

impetrada por el Sr. Defensor por el principio in dubio pro reo.


La prueba así analizada permite válidamente alcanzar el estado

conviccional de certeza anticipado en relación a los hechos nominados primero

y segundo; lo que a la vez me permite concluir que los hechos ocurrieron en la

manera que fueron relatados en el encabezamiento de la presente sentencia, al

que me remito “brevitatis causae” y doy por reproducidos a fin de cumplimentar

lo preceptuado en el art. 408 inc. 3º del C.P.P. ASÍ VOTO

RESPONDIENDO A LA TERCERA CUESTION PLANTEADA EL

SR. VOCAL DR. EMILIO FRANCISCO ANDRUET, dijo:

De conformidad a los términos en que quedaron fijados los hechos,

la calificación legal que corresponde aplicar a la conducta desplegada por el

imputado Telesforo Uño Flores, de condiciones personales ya relacionadas,

es la de autor material y penalmente responsable de los delitos de Lesiones

Leves agravadas por mediar violencia de género y Abuso Sexual Simple

agravado por la situación de convivencia preexistente, en concurso real (art. 89

en función del art. 80 inc 11, 92 119 primer y último párrafo del CP); calificación

que fuera propiciada por el representante del Ministerio Público Fiscal, y la Sra.

Asesora Letrada de Niñez y adolescencia Dra. Alejandra Mundet, compartida

subsidiariamente por el Sr. Defensor solamente en relación al hecho nominado

primero. La tipificación resulta aplicable habida cuenta que con la prueba

colectada en el curso de la investigación instructoria e incorporada en su

totalidad en el curso del debate, más la producida en el propio plenario se ha

visto acreditado que los dichos de la menor K.R.P.S. encuentran respaldo

objetivo con los testimonios y pericias analizados en el acápite precedente al

que me remito “brevitatis causae”. Así en relación al nominado primer hecho,


Telesforo Uño Flores golpeo al menos en tres ocasiones a la menor K.S.P de

10 años de edad, causándole las lesiones descriptas en el informe del cuerpo

médico forense, las cuales no pusieron en peligro la vida (fs.40). En relación al

tipo penal atribuido se explaya Gustavo Eduardo Aboso (Código Penal

Comentado-2014- pag. 502, art.89) “… el daño abarca tanto el dolor físico

como las alteraciones psíquicas…”el daño en la salud se refiere al desequilibrio

en el funcionamiento del organismo, tanto en lo físico como en lo psíquico…”.

Por su parte “…Reichsgericht ha sostenido que el maltrato corporal indica en

un sentido amplio y general toda lesión inflingida en el organismo directa y

físicamente, que sea capaz de causar sensación de dolor, malestar corporal y

molestias en el bienestar del otro…” (Donna Edgardo Alberto, Tratado Derecho

Penal, Parte Especial, Tomo I, Tercera edición actualizada, pág. 260, ed.

Rubinzal-Culzoni).

La agravante se funda por la calidad o condición de Uño Florez y su

víctima mujer K.R.P.S. en el contexto de violencia de género. “…Para que se

configure esta ilicitud es necesario que el autor sea hombre –biológicamente

hablando- y el sujeto pasivo mujer –en el mismo sentido-, y que ademá haya

mediado un contexto de “violencia de género”…” (Alejandro Tazza; CP

Comentado, Parte Especial, Tomo I, pág. 92, Ed. Rubinzal-Culzoni).

En relación al nominado segundo hecho, Telesforo Uño

Flores aprovechando la situación de convivencia abusó sexualmente de

K.R.P.S. -hija de su concubina- con quienes compartía la casa en que residían,

mediante tocamientos con su mano en los pechos y genitales de la niña, por

sobre la ropa; atentando de esta manera contra la integridad sexual de la

menor –a la sazón de diez años de edad-, respecto a lo cual sería redundante


referir a la presunción “iure et iure” relacionado a los menores de trece años de

edad, los que carecen de la capacidad necesaria para comprender el sentido

de la conducta del autor (ello en relación al bien jurídico protegido en la Ley

25.087, esto es, “...el derecho que tiene toda persona a tener un libre y

consiente trato sexual, o no tenerlo contra su voluntad” y al consentimiento),

que contempla el mismo párrafo primero, en su primer supuesto, del art. 119

del CP. Doctrinariamente se sostiene y comparto “…La ley penal reprime en

este supuesto, lo que se conoce victimológicamente como abuso sexual

infantil, el cual se da cuando el acto abusivo o ultrajante se despliega sobre o

contra persona de uno u otro sexo de 0 a 13 años…” (José Luis Villada; Delitos

Sexuales, Ed. La Ley, pág. 57). La agravante radica en el hecho que se probó

la convivencia con su víctima “…en este caso el inc. “f”) del art. 119 prevé el

aprovechamiento de la situación de convivencia (“vivir con”, “junto con”, “en el

mismo lugar con”) preexistente entre víctima y victimario y las consecuentes

facilidades que le otorga al autor esta proximidad y/o relación de confianza…”

(José Luis Villada, Ob. Citada, pág. 88); “… bajo este supuesto se reprime a

todas aquellas personas mayores de edad que mantienen una situación de

convivencia preexistentes (padrastros, madrastras, casos de familias

ensambladas, etc), con el menor de dieciocho años y se aprovechan de dicha

situación para mantener un trato sexual violento o no consentido. Se requiere

que el autor conviva con el menor, pero no es necesario que lo haga en la

misma casa o habitación…”. (Gustavo Eduardo Aboso; Código Penal

Comentado, 2014, pág. 605, art. 119);

Así las cosas, acreditada la ocurrencia de más de un hecho delictivo

independiente acometidos por Telesforo Uño Flores, deben ser concursados


materialmente, es pacífica la doctrina en afirmar “…El presupuesto necesario

del concurso de delitos es una pluralidad de conductas. En el fondo, no pasa

de ser la concurrencia de varios delitos en un único proceso…” (Eugenio R.

Zaffaroni – Alagia – Slokar; Manual Derecho Penal Parte General, 2da. Edición,

Ed. EDIAR, año 2005; pág. 860/861). ASÍ VOTO

RESPONDIENDO A LA CUARTA CUESTION PLANTEADA EL SR.

VOCAL DR. EMILIO FRANCISCO ANDRUET, dijo:

1. Estando acreditada la materialidad de los hechos, la participación

responsable del acusado en los mismos y el encuadramiento legal del caso,

corresponde fijar la sanción que deberá sufrir Telesforo Uño Flores, y para su

individualización parto de la escala penal conminada en abstracto para los

ilícitos por los que debe responder, en virtud de lo prescripto por los arts. 45,

55, 89 en función del art. 2 y 80 inc 11 y 119 primer y último párrafo del C.P.,

que parte de un mínimo de tres años de prisión. A partir de ella, siguiendo las

pautas de los arts. 40 y 41 del C.P.; computo en su contra. La existencia de

una relación de afinidad con la víctima K.R.P.S. (hija de su concubina),

situación ésta que nos coloca efectivamente en un supuesto de violencia

familiar y de género; situaciones que han merecido un amparo especial, a nivel

supranacional a través de la “Convención Interamericana para prevenir

sancionar y erradicar la violencia contra la mujer” (“Convención de Belém do

Pará”, aprobada por Ley 24.632), a nivel nacional con la Ley 26.485 (Ley de

protección integral para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra las

mujeres en los ámbitos en que desarrollen sus relaciones interpersonales) y a

nivel local con la Ley 9283 (Ley de violencia familiar). Se impone entonces
como un deber de los Estados firmantes, para “asegurar la justicia”, actuar con

la debida diligencia para prevenir, investigar y sancionar la violencia contra la

mujer (art. 7 inciso “b”). En su favor. La edad y educación, si bien se trata de

una persona de treinta y nueve años de edad (al momento de los sucesos), ha

tenido instrucción incompleta, ya que solamente cursó el primer año del ciclo

secundario, por lo tanto no ha tenido la formación intelectual y moral suficiente

que le permitiera la plena comprensión del disvalor de su accionar y reflexionar

sobre lo inadecuado de su conducta. El reconocimiento del nominado primer

hecho al momento de su posición exculpatoria y el arrepentimiento de ambos

sucesos acometidos, al expresar su última palabra. La carencia de

antecedentes penales computables.

Por todo ello, habiendo tomado conocimiento directo y de visu del

imputado estimo justo imponerle a Telesforo Uño Flores la pena de tres años

de prisión de ejecución condicional y costas del proceso (arts. 5, 26, 29

inc. 3°, 40, 41 y cc del C. Penal y arts. 412, 550, 551 y cc del C.P.P.)

La condena de ejecución condicional representa un medio para evitar los

defectos que se le atribuyen a las penas privativas de la libertad de corta

duración. “…La condenación condicional se funda en el reconocimiento de la

naturaleza deteriorante de la prisionización, como también en la necesidad de

su evitación…” (Zaffaroni – Alagia – Slokar; Tratado Derecho penal, Parte

General; ED. Ediar, pág. 964). La doctrina y jurisprudencia es pacífica en

sostener “…El instituto de la condenación condicional previsto en el artículo 26

del Código Penal tiene por finalidad evitar la imposición de condenas de

efectivo cumplimiento en casos de delincuentes primarios u ocasionales

imputados de la comisión de conductas ilícitas que permitan la aplicación de


penas de hasta tres años de prisión…”. La CSJN ha sostenido en Fallos:

327:3816, que “…la condenación condicional procura evitar la pena corta de

prisión para quien pueda ser un autor ocasional…” (Horacio Díaz; CP

Comentado; Ed. Rubinzal-Culzoni; pág. 218).

Del artículo 26 del CP surgen con claridad las condiciones de

procedencia de la pena de ejecución condicional, a saber: 1) Que se trate de la

primera condena a pena de prisión. Del certificado de la actuaria resulta que

Telesforo Uño Flores carece de antecedentes penales computables, por lo

tanto ésta es la primera sentencia condenatoria que recae en su contra. 2) Que

la condena a pena de prisión sea a tres años o menos. Conforme la calificación

legal para los hechos achacados a Telesforo Uño Flores (Lesiones Leves

calificadas por haber mediado violencia de género reiteradas y Abuso Sexual

Simple Agravado por la situación de convivencia preexistente, todos en

concurso real -arts. 45, 55, 89 en función del art. 2 y 80 inc 11 y 119 primer y

último párrafo del C.P.-), el mínimo de pena previsto para la figura penal más

grave es de tres años de prisión. Doctrinariamente se sostiene y comparto “…la

ley se refiere aquí a la pena concretamente impuesta en la sentencia que

dispone la condenación condicional y no a la abstractamente fijada por la ley

para el delito de que se trate; por ello es posible que el tipo penal designe un

máximo que supere ese tope, pero si el mínimo permite al juez fijarla en

medida de tres años o menos, nada obstará a la aplicación del artículo 26. Si a

sentencia resuelve un caso de concurso de delitos, igualmente procederá la

condenación condicional, si la pena impuesta al reo no excediese los tres años

de prisión…” (Horacio Díaz; CP Comentado; Ed. Rubinzal-Culzoni; pág. 214).

3) Otras circunstancias que demuestren la inconveniencia de aplicar


efectivamente la privación de la libertad. Telesforo Uño Flores, conforme ha

quedado probado en autos, es una persona de trabajo y pilar de sustento

económico familiar. No menos importante a tener en cuenta es que la víctima

ha sido sacada del ámbito de su custodia e incluso mudando de domicilio a otra

provincia.

Más allá de la letra fría del artículo 26 del CP, así como la literalidad de

la palabra “prisión”, es dable inferir que la regla es el encierro y la excepción su

cumplimiento en libertad, no es menos cierto que la evolución de la humanidad

y junto a ella la vigencia de los derechos individuales han traído profundos

cambios en los criterios interpretativos de la ley, basados en el principio “pro

homine”, al que reiteradamente ha hecho referencia la CSJN (fallo “Acosta,

Esteban…”, entre otros). Dentro de esta concepción moderna y humanista del

derecho, la privación de la libertad merece ser considerada como la excepción

y no la regla, utilizándose su imposición como “ultima ratio” en condenas que

no excedan los tres años de prisión y tratándose de autores primarios y

ocasionales, tal lo acontecido en autos. No puedo dejar de reproducir aquí la

doctrina de la CSJN en el señero fallo “Squilario”, donde dijo “…el instituto de la

condenación condicional previsto en el artículo 26 del Código Penal tiene por

finalidad evitar la imposición de condenas de efectivo cumplimiento en caso de

delincuentes primarios u ocasionales imputados de la comisión de conductas

ilícitas que permitan la aplicación de penas hasta tres años de prisión. Tal

aserto encuentra explicación en la demostrada imposibilidad de alcanzar en tan

breve lapso de prisión el fin de prevención especial positiva que informa el

artículo 18 de la Constitución Nacional…”


2. A mérito del modo de ejecución de la pena dispuesta se deberá

ordenar la inmediata libertad de Telesforo Uño Flores, de condiciones

personales ya relacionadas, la que se hará efectiva desde la sede alcaidía,

conforme la acordada 16 de fecha 31/08/1998, previa certificación por

Secretaría de que el causante no se encuentre a disposición de otro órgano

judicial.

3. Se deberá imponer como reglas de conducta, las siguientes

obligaciones: a) fijar domicilio y comunicar al Tribunal cualquier cambio del

mismo. b) Observar especialmente las obligaciones de abstenerse de ingerir

bebidas alcohólicas y alcaloides, o hábitos que constituyan obstáculo para su

adecuada reinserción social. c) Realizar un tratamiento psicológico en relación

a la naturaleza de los hechos cometidos, dictado por un especialista en

violencia familiar y sexual d) Presentarse dentro del término de quince días

ante la Dirección de Promoción y Desarrollo Comunitario a cargo del Patronato

de Presos y Liberados (Delegación Río Cuarto) para su asistencia y

supervisión de las condiciones impuestas (art. 29 de la Ley 24.660),

obligaciones que regirán por el lapso de tres años, todo ello bajo apercibimiento

de ley (art. 27 bis del C.P.).

4. Atento la índole de los delitos acometidos por Telesforo Uño Flores,

de condiciones personales ya relacionadas, se le deberá imponer la obligación

de abstenerse de relacionarse, o mantener cualquier tipo de contacto con la

menor K.R.P.S por el lapso de tres años.

5. Habiéndose perpetrado los ilícitos en contexto de violencia familiar, y

siendo la víctima una menor de edad, se deberá disponer la remisión de copia

de la presente al Juzgado de Niñez, Juventud, Violencia Familiar y Penal


Juvenil de la ciudad de Rio Cuarto, a fin de dar cumplimiento a lo previsto por el

art. 28 de la ley 9283 y a la SENAF UDER de esta ciudad, a sus efectos.

6. En virtud de lo normado por el artículo 11 bis de la ley 24660

recientemente incorporado, que prevé el derecho de la víctima a ser informada

y a expresar su opinión y todo cuanto estime conveniente ante el juez cuando

se sustancie cualquier planteo en el que se pueda decidir la libertad

condicional, deberá notificarse a la víctima, la presente resolución.

7. Habiéndose probado que la correa secuestrada que resulta del acta

de fs. 23, fue utilizada por Telesforo Uño Flores en su designio delictivo, se

deberá decomisar para su destrucción (arts. 23 del CP y 542 del CPP).

8. Conforme lo dispuesto por los arts. 115 inc. 18 de la ley Impositiva N°

10.594 y Código Tributario Provincial T. O. año 2015, habrá que emplazar al

condenado Telesforo Uño Flores para que en el término de quince días desde

que la presente sentencia quede firme, abone la tasa de justicia

correspondiente a la suma de pesos equivalente a 3 jus.

9. Siendo que una de las conductas delictivas endilgadas a Telesforo

Uño Flores es de las previstas en el Título 3, Capítulo 2 del Código Penal, se

deberá oficiar al Registro de Personas Condenadas por delitos contra la

integridad sexual a los fines de que se practique la inscripción prevista en el art.

6 de la ley Nº 9.680. ASI VOTO

Por todo lo expuesto el señor Vocal de la Sala Unipersonal Nº 3, Dr.

Emilio Francisco Andruet; RESUELVE: I) No hacer lugar al planteo de nulidad

impetrado por la defensa (art. 185 del CPP, contrario sensu) II) Declarar a

Telesforo Uño Flores, de condiciones personales ya relacionadas, autor

material y penalmente responsable de los delitos de Lesiones Leves calificadas


por haber mediado violencia de género reiteradas y Abuso Sexual Simple

Agravado por la situación de convivencia preexistente, todos en concurso real

(art. 45, 55, 89 en función del art. 2 y 80 inc 11 y 119 primer y último párrafo del

C.P.), e imponerle la pena de TRES AÑOS DE EJECUCION CONDICIONAL Y

COSTAS DEL PROCESO (arts. 5, 26, 29 inc. 3°, 40, 41 y cc del C. Penal y

arts. 412, 550, 551 y cc del C.P.P.). III) Ordenar la inmediata libertad de

Telesforo Uño Flores, de condiciones personales ya relacionadas, la que se

hará efectiva desde la sede alcaidía, conforme la acordada 16 de fecha

31/08/1998. IV) Imponer a Telesforo Uño Flores, como reglas de conducta,

las siguientes obligaciones: a) fijar domicilio y comunicar al Tribunal cualquier

cambio del mismo. b) Observar especialmente las obligaciones de abstenerse

de ingerir bebidas alcohólicas y alcaloides, o hábitos que constituyan obstáculo

para su adecuada reinserción social. c) Realizar un tratamiento psicológico en

relación a la naturaleza de los hechos cometidos, dictado por un especialista en

violencia familiar y sexual d) Presentarse dentro del término de quince días

ante la Dirección de Promoción y Desarrollo Comunitario a cargo del Patronato

de Presos y Liberados (Delegación Río Cuarto) para su asistencia y

supervisión de las condiciones impuestas (art. 29 de la Ley 24.660),

obligaciones que regirán por el lapso de tres años, todo ello bajo apercibimiento

de ley (art. 27 bis del C.P.). V) Imponerle a Telesforo Uño Flores, de

condiciones personales ya relacionadas, la obligación de abstenerse de

relacionarse, o mantener cualquier tipo de contacto con la menor K.R.P.S por el

lapso de tres años. VI) Remitir copia de la presente al Juzgado de Niñez,

Juventud, Violencia Familiar y Penal Juvenil de la ciudad de Rio Cuarto, a fin

de dar cumplimiento a lo previsto por el art. 28 de la ley 9283. VII) Remitir copia
de la sentencia a la SENAF UDER de esta ciudad, a sus efectos. VIII) Notificar

a la víctima, lo dispuesto por el art. 11 bis ley 24660. IX) Decomisar para su

destrucción una correa, conforme acta de secuestro de fs. 23 de autos (art. 23

del CP y 542 del CPP). X) Emplazar al condenado Telesforo Uño Flores para

que en el término de quince días desde que la presente sentencia quede firme,

abone la tasa de justicia correspondiente a la suma de pesos equivalente a 3

jus, arts. 115 inc. 18 de la ley Impositiva N: 10.594 y Código Tributario

Provincial T. O. año 2015. XI) Oficiar al Registro de Personas Condenadas por

delitos contra la integridad sexual a los fines de que se practique la inscripción

prevista en el art. 6 de la ley Nº 9.680. PROTOCOLICESE Y NOTIFIQUESE.-