Está en la página 1de 298

t^ b r a

REVISTA INTERNACIONAL
•<*
N .* a REDACCION Y ADMINISTRACION
TELEFO N O *6777
J U N I O JO S E A N T O N IO . 98
APARTADO 4ooo
1 9 4 6 MADRID

S U M A R I O
P¿¿ía**
S. O. S. ........................................... ......................................... 5
P A N O R A M A M U N D IA L
Juan Francisco Yela: L a moderna Belial ....................... . 9
M. C. del B .: Comentarios internacionales ......................... 14
P O L IT IC A
Mauricio Karl: Filosofía y Revolución ............................ 33
C o n tra ......................................................................... 42
ID E A
Eugenio Montes: Antología de siempre ............................. ......49
Federico de Urrutia: Perón, soldado de la Cristiandad .. 55
/. L. Gomes Tello: Detrás del telón de celuloide.................59
S O C IA L
Mauricio Carlavilla: Das Kapital ................................ .. 65
Luis Ponce de León: Catecismo de un revolucionario:
II. Los amigos de Miguel Bakunin .............................. /
Winston Churchill: Definición de] comunismo ................ 79
R E V O L U C IO N A R IO S E S P A Ñ O L E S
N. O. S .: Previa explicación al que leyere ....................... ^
C. Martin: Salvador Seguí, “ El Noi del SuciV ............... ^3
H E C H O S Y C O M E N T A R IO S
J$sé Andrés Moreno: La Oran Vía, pas» a p a l * .............
B+rit £<mvorme: Una banda da expropiadores al Mrcicio
d« los bolcheviqües.— Sttlin, Kra$in y “ KamoM, “ di^
rección v ejecución" .............................. ............. 95
Arthur H. l'andenberg: ¿Tendremos que romper cotí Ru­
sia? ............................................... .......................................... 105
X . Z .. E l alma besteriana ...................................................... XXI
W. ChurchÜl: El movimiento judaico-revolucionario......... 1 1 3
UN RETRATO
Andrés Wichinsky, el fouquierteville de la U. R. S. S. 1 15
PR O C E SO S SO V IE T IC O S
Un comentario de León Blum ................................ 119
Declaración del judio Levin, médico de la G. P. U. I2>I
Yugoslavia: Mihailovicn, “ paciente” de la G. P. U .. . . *25
L A S iN A R O U IA
Eduardo Comtn Cohmer: Fundamentos y alcance de este
movimiento............................................................. .............. 13 1
H IS T O R IA S D E L A U. R. S. S.
Eitgek Charussky: La camarada K isten eva............... .. 14 1
Leótf Trotsky: Síalin v «us crímenes ......... ...................
U N C U EN T O D E JU D IO S
El niño prodigio del ajedrez ................... ...................... 15 1
E U R O P A EN M A R C H A
Incidente en la frontera ruso-polaca ....................... .. 161
Inglaterra: Crónica de Londres ........................... .. * 163
Italia: Los muchachos de P. Goens .............................. 166
ARTE
Disraeii, pot P. G. C. .................................................. ........168
Cine y Política, por L. G. T. . . .................................... ....17 1
Código Moral del Cine am ericano..................................... 174
L IB R O S
“ Misión de guerra en E s p a ñ a " ........................................... 183
P O L O N IA
Las cuatro libertades: Jí. Historia de la Policía del
E s t a d o ............................................................................... 185
LA CH EKA
Comentario de Fernando de los Río*» . .........................

Mtris Bajanow: YO , S E C R E T A R IO DE S T A L IN .
4*

¡ S . O . S . !
-> .

La palabra “átomo” significa “lo que no


puede dividirse”, Los hombres dividiendo el
átomo, han creado la bomba atómica. Y la
bomba atómica, después de haber destruido
Hiroshima y Nagasaki, va ahora a “ponerse
$ e largo” en la estupenda “presentación en
sociedad” que tendrá por teatro los islotes de
Bikini.
El “Salvad nuestras almas” a propósito de
la fiesta de Bikini no es up grito de pánico.
Por ahí temen que la corteza terráquea se res­
quebraje. Temen que varios países tengan
puesto a punto el empleo atroz Je la fuerza
atómica. Temen que Bolsas y Comercios ha­
gan “¡crac!”) Temen que los hombres, aterra­
dos, se encaracolen y. queden suspendidas de
pronto las complicadas empresas de relación
gracias a las cuales nuestros pueblos civiliza­
dos viven. Temen que el mismo temor, con­
vertido en locura, provoque una guerra de-
mencial y postrera. Hay quien, habiendo crea­
do la máquina, piensa en destruirla, por te-

5
ftutt o *J ttiitttto ¥ tí ln * H í i V tftlirtl, l o t o
ih ' hifttH fv<tht ti itt ttilvihK O ilH tt ttf fP tlllp W
i h ‘ ht w f u l n o #/# l u h t l f t t t ho ttih ii* t>hwjh ( i * í
th iV iftiivd, i tHh'iihi» tlv f r i t o ? , Mtn i ’hf fot*
tttolvlfí* ¡ u tto Itttjt »/ n ( t o o ^ h o
lU ir m u s i r u f u t í h , n o v i fu tyo t 4 *itto (tttfti
lh» v h U t i t o # lo í j i í r ‘¡vhlitn n 'i t h u i l l í n vtiflhfp-
( h a ifv v iv it o l o o n , tlv $ v f h s t i t t i f í t h 7 ftttffll
,hthh iti ottfvt itnjt iifti' tlv i ' t v t i ' H i hit v^ltl tttí~
*ht in\ ii t i m t <jiit b m r i t hi liutnufiii/iii! •tolttP
hr$ tu n t ; fu n h t h i t h i ;' m U t r l u í v . f t t t t u tlt1 ¡O
m h f v t i n ^ n t t t o h t h t l , s t i h t r hvi v n l t u f i t t ; tlp 1(1
* t rtti hiti
N a U t o v t n n n , »• m ttíhotm h h l i t t i t i btw.ftl Ittb
r/u* h ttti ti S< ttttti t r o tlv s ittltt tOlfv Itt />(/$/*
i'ilithitl tic ifin vi f t h w r h t *¿ojto liti OfdfttttO,
h t i tjnt Itttn m i f t n l o * ati f t i v n l i t h n l i l v t t iltllh f lt
■ir r l i r n f i t h t >11 I h t n t n , i h l l l v t t i h f t O t i< tlp 1(1
t hi'n íth ttl ? a h t r a t i t a ! n i tic l o s <ivtv* fmtittttio*.
I tr; ijttv Ihttt ¡ n t i v t n h u í a tóttlO, tiño I n t x tifio,
(•i vih ; t t t ht htfutt / 1 fihi o ht sllttfilp P^Itl/tltlPí
r v i r u t a in1iii'flnittli> tlt I totdirlo, np ilpfrttltíytítt
nUtm t i tmntht t >t vn tjttv r^tt) r o / i r l i y t f t 1(1 Itt
>tu tth t t l r l t i i t h t i u , ht fitn ifjit t h)tl d v P tiP tfjld
* ht í t i t t i ft hi<t Vt ¡tottot IoOVq tlv ftPlt t)lvtt¡
I I ¡ ’ftllrtni tl1H"iltO*l itllttO* } ! '■ tfíiv h o y 1(111
m nm u Itt’t vit uinu y n i H o * , t ttfl tttoll\t(f d p i
t fttllitht th ht h n w t m t i h o l t l t d , (¡lllv tp (ItH'lt
ftnt i h t l t n m h * itin >h tfiti' ht hllIMttllitltttl (H
tiltil ttn Uvttv tihuftm ,h t u hit o Ititll^ fltl^ P Ptffl
ira *(< propia ilcfdrutcíón, pMijM ella Ití h # J
qu elido y ht bu m m u ido t Ha Ion poínen (i![tí* |
f/íihdon, masan enarmen de bontbreh ne en* I
cae ni tan u vjt^u nlu noticion de /// m d ld o d
ni dpi Iierolnmo, en Ion p u lm marxinUi*;, ma
non enormen de homhrcn desprecian enun dan
(ovni, (mita* por iun qut m hombre vote la
pena: uní( ím que, en realidad, borro de! hom­
bre, hombre
N asaltan no qaerr laman ver i* bamba otó
ttlicu cu manan de tai nanhedrln de noblo* in*
ieriunlonulen, ni en muñón de tominianen de
economizan, de poliiban o de fintean. Qnínit*
ramo* ver eso capada resplandeciente en el
puño de ioi ti Cine Inmaculada y jantlclero, üt
enfila de aqueiion que defendían la calólo I
dad, la unidad y lUbe/lad del género iAmana,
la nalvaclrin de Mientra* alman, combatiendo
en ( 1onntant inapta, en Ptanden n m W Arauea
contra la oeftru deñenperoaé t d** ¡a ignoran
cia o de la itere¡lat fino qulnltiama* nanolron,
pero ya bemon ulnlo machan enpodan tenplan-
decienten caer en manan de la truhanería, del
e^alnma y de la minería enplrilual, y enlaman
cu raí ion de enpontn Y par enat nolan hacia
Dlon, grliatnon, nln ronpulnionen m t m b fa m
"¡Salvad nuentran ulmanf"
HUMOR SOVI ETI CO

Este libro es un raro hallazgo. Si al lector le in­


teresa conocer la vida real del pueblo ruso en sus
capas anónimas, hallará en sus páginas una visión
perfecta de sus nás varias facetas. Si siente pasión
por la pura literatura,> este libro es la única ventana
que se abre en España sobre el mundo literario ruso
actual. En* nada ceden los autores a los maestros que
Ies precedieron. Acaso los superen. No en vano esta
válvula del humor fue la única que les permitió un
régimen feroz para dejar escapar un poco de su gran
tragedia y dolor.
El libro va ilustrado con profusión de dibujos a
todo ¿lolof, debidos al lápiz de nuestros mejores ar­
tistas.

fUn volumen de 268 págs. 20 X 14 cms. 20 ptas.)

I
a n o r a m a
^ s > Z jL U Z C ¿ j¿ C Z ¿

Ju a n
Catedrático de Filosofía en la Universidad Central.

LA NUEVA CIUDAD DE BELIAL


«
Quizá miedo bochornoso supuesta la tradición
socrática; quizá pura impotencia de afirmación;
cualquiera de las dos cosas, o ambas a la vez, pu­
dieron motivar la consigna del silencio filosófico
ante lo actual. Hasta proclamarse explícitamente tal
consigna como tónica dé un filosofar reducido a la
pura y mera elaboración o depuración de conceptos,
se llegó por algún filósofo de nota en la primera mi­
tad de la pasada centuria.
Aunque no lo parezca, un .estilo filosófico de
pura elaboración conceptual es lo menos humano que
puede imaginarse, pese a la racionalidad del mismo,
al animal rationale que necesariamente implica. ¡T o ­
davía lia devorante esfinge de la razón, que, si pura,
falta de todo sentido y, por lo tanto, de toda huma­
nidad! ¡Una repetición de la enigmática igualdad
socrática, virtud equivalente a saber o sabiduría!
Pero el hombre, de no reducirse de hecho a la
nada o a una pura pretensión de ella, ha de superar
en el orden cognoscitivo todo lo que huela a mera
aprehensión, a puro concebir, que es algo distinto
del engendrar, del dar a luz, del parto intelectual
9
O B R A

[ue mienta el conocer. Conocer es función autorita-


ia de mando o de afirmación personal. Quedar en
a esfera del concepto y aun de la pura ideación, no
rasceaderla colocándonos en la apofántica o judi-
:ativa, equivale a la implícita declaración de la más
adical impotencia.

* * *

¿Por qué no enfrentarnos, por consiguiente, con


;se espectáculo actualísimo que todos los días llena
planas enteras en el fugaz palpitar de la prensa dia­
ria? Enfrentai nos, sí, en plan afirmativo, en plan
judicativo, no c j mero espectador o captador de
aspectos.
N i aun el idoliílo de ia tribus se nos va a poder
objetar en nuestros juicios sobre ese mal parto de
[a O. N. ü .; como españoles, hemos de colocarnos
¡na: allá de la esfera de los juicios o de los desjui-
ciamientos y sinrazones del orondo tribunal. Pla­
giando a Séneca, habremos de decir una vez para
siempre a sus componentes: No hay razón alguna
para que os propaséis a juzgar a quienes son mejo­
res que vosotros: nos parece la mejor prueba de
nuestra reculad el qu-¿ no os gustemos. Si nos con­
mueven vuestras valoraciones no es precisamente
por nosotros, sino por vosotros mismos, porque
vuestros ladridos, vuestras dentelladas contra nues­
tro recto obrar, no dejan lugar a esperanza alguna
de salvación por parte vuestra.

* * *

El hombre cainita, el hombre que desespera de


su salvación eterna, crea, como artilugio de salva­
ción temporal, el vivir ciudadano, buscando ea el
hombre, en el otro, una pseudo-ayuda, a falta de la
TO
PANORAMA MUNDIAL

verdadera, que no puede encontrar en lo divino de


•u ser por él voluntariamente anulado.
“Caín conoció a su níujer. Esta concibió y parió
a Henoc. Fundó Caín una ciudad y a esta ciudad
denominan con el nombre de Henoc, su hijo.” He
ahí la narración escueta del hecho en la Biblia.
A este primer superhombre colectivo, la primera
negación marxistoide de lo divino, siguen después
los superhombres individuales, los héroes que se
creen dioses: sucesión degenerada de la unión entre
los hijos de Dios y las hijas cainitas, las hijas de los
hombres que niegan a Dios, que no I m puesto en
El su salvación. Y la maldad reinó umversalmente
sobre la tierra hasta suscitar en Jehová el arrepenti­
miento de haber creado al hombre.
Ni el diluvio fué bastante para curar al hombre
de sus pujos de superhombre individual o colectivo;
la torre de Babel aparece en el relato bíblico como
. un último intento de escalar el cielo, de establecerse
en el mundo con plena autosuficiencia, que desafía y
niega lo divino. Si el hombre se juzga superhombre
individual o si cree haber llegado al superhombre
colectivo, ¿qué le impedirá hacer todo lo que le ven­
ga en gana, proclamarse decididamente más allá de
la verdad, más allá del bien y del mal? Pensamiento
parecido pone el texto sagrado en boca del Eterno,
y Jehová, para iluminar al hombre en su camino, de­
cide acabar con el intento babeliano.

* * *

¿Para qué calificar comparativa o superlativa­


mente la gigantomaquia de los años 1939-1945? Con
llamarla así — lucha de gigantes— está dicho todo.
No se trató de una contienda entre los hijos de Dios
y los hijos de los hombres; nada de pugna en que
mediaran motivos religiosos, y, por tanto, nada de
ideales de género alguno. Superhombres individua­
les y superhombres colectivos, que se lanzan unos
sobre otros, haciendo tabla rasa de todo código mo­
ral, colocándose más allá de la verdad, del bien,y
del mal. Lucha radicalmente nihilista, por la nada
y hacia la nada de nuestro ser.
Si los orígenes y vicisitudes de la contienda ge­
neradora sin par de psicosis homicida no patentiza­
ran los caracteres dichos, la mejor prueba de ellos
cabría encontrarla en esa Babel o Ciudad de Belial
que ha surgido de la contienda, la O. N. U., la Or-
ganizaclvn de las Naciones Unidas.
Tras la gigantomaquia, vamos a acabar con la
gigantomaquia, pero vamos a seguir siendo gigan­
tes, superhombres, dioses, que construyan la torre
de Babel que desafió al Cielo, con una paz pareja
o superior a la del empíreo. Vamos a hacer lo que
nos dé la gana: después de habernos matado como
gigantes por la nada, por la negación de la verdad
y del bien, sigamos obrando como gigantes.
Amenacemos al mismo Cielo para probar su no
existencia: mostremos que el único cielo es el que
vamos a construir en este mundo, en esa ciudad de
Belial. Será la ciudad de los gigantes, que perpe­
tuará nuestro nombre.
Tal el propósito ^igantino de la ' O. N. U. La
máxima empresa de !a postguerra es la máxima im­
penitencia, el máximo pecado, el pecado contra el
Espíritu Santo, el que cierra todas las salidas de sal­
vación.
Y el Señor, Jehová, se está riendo, una vez más,
de esos esfuerzos 'giganíinos de superhombres co­
lectivos e individuales, ue pretenden suplantar el
poder divino, negándole así implícitamente, para ne­
garlo después a las claras.
13
PANORAMA MUN91 Ah
%
Esa O. N. U., esa Nueva Ciudad de Belicd, se
está, convirtiendo en la mayor Babel imaginable.
Como signo del buen acuerdo entre los gigantes, se
están forjando y ensayando nuevas armas, como fu­
turos abrazos de muerte, aquí más fuerte y podero­
sa que el amort
Todo ello el más vano de los recursos, y otro
de los signos de esa nihilidad y confusión babélica
de la ciudad de Belial. Nada que venga del hombre,
nada que sea creación humana, será capaz jamás de
intimidar al hombre: han olvidado los gigantes que
anida en lo más hondo de nuestro ser algo divino,
que escapa a toda pretensión de aniquilamiento, y
mientras vibre en una mínima parte de la humanidad
ese algo, la misma desesperación ante todo artilu-
gio humano destructor será fuente de energías insu­
perables.
El hombre jamás podrá intimidar al hombre:
cuando los gigantes humanos se creen que pueden
hacerlo, se convierten en míseros y repugnantes dio­
secillos, que por sí mismos se tambalean.
. El camino del amor, no el del odio, del miedo o
de la intimidación, es el único que puede llegar a lo
más profundo de lo humano, a la centellita divina
que, más o menos encendida, yace en todos los hom­
bres. El hombre es muy poca, poquita cosa para
aterrorizar al hombre y pretender subyugarlo por el
miedo; al pretender tal se convierte en el más ri­
dículo de los seres, en el de comediante o histrión
que presume de Dios por no haber sido jamás hom­
bre áuténtico.
A Dios, sin necesidad de bombas atómicas, se le
teme y, en último resultado, se le ama; al hombre,
con todas las bombas atómicas y tódas las O. N. U.
del mundo se le valorará, cuando presume de Dios,
como el más miserable de los histriones.
O B R 4

CONGRESO LABORISTA BRITANICO


No serm sospecha inmotivada si se atribuyera el aplazamien-
de la Conferencia de París, provocado por Molotov, al deseo
conocer previamente los resultados del Congreso Laborista,
iv precedentes: aquel de Postdain, cuya fecha se las arregló
ra que coincidiera con las "elecciones británicas.
L a ventaja del totalitarismo soviético sobre las democracias
el terreno diplomático es grande en muchos aspectos. No es
menor saber los días en los cuales lian de jugarse los gober-
ntes antagonistas la existencia como Poder. Aun cuando no
hayan tenido las responsabilidades del gobierno, cualquiera
ede imaginar la c . aventaja de un hombre cuya posición en
Estado puede ser anulada por votación popular, de Partido,
Comité y hasta por una campaña de Prensa, trente a un dic-
dor que r-e sabe imbatible, salvo por la muerte.
Si esta tremenda desventaja de tipo subjetivo es grande, aun
surta mucho mayor orra, cuyo efecto en la diplomacia resulta
erme. Nos referimos a ia obligación de todo gobernante de
ir a conocer al público y a su partido, previamente, la posición
je adoptará en las negociaciones y conferencias. Aunque su
itoridad se<_ tanta que se le permita reservarse su plan táctico,
.sí siempre debe dar a conocer más o menos explícitamente sus
jjetivos estratégicos. V, naturalmente, su adversario ha de co­
cerlos pi oviamente. Si ia diplomacia es guerra incruenta, con
^aginar lo que sucedería en la bélica si el general enemigo co­
ciera ei plan de batalla, podremos darnos idea de la inferió-
dad de la diplomacia democrática. Sóio una superioridad ma­
rjal de fuerzas, pe o una superioridad grande, puede c.ompen-
.r ¡a tremenda desventaja.
No muiremos enumerando las muchas que tiene la demo-
•a-cia frente a l totalitarismo soviético, las cuales son tan im­
itantes o máí.
I> j c u e stio n e s út t r a s c e n d e n c i a m u n d ia l #e v e n tila rá * M «1
o n g reso L a b o rista . I-as re sta n te s e sta b a n c o m p re n d id a » m é

14
PANORAMA MUNDIAL
(
áfea nacional británica, y aólo indirectamente 1’«gan a tañar pro­
yección internacional; por ello, las omitiremo».
Las cuestiones eran: la actitud del laborUsno frente al co­
munismo y frente a España.
Las trataremos por el mismo orden que las enunciamos.
Un orador importante inauguró el debate. Fué míster Noel*
Baker, como portavpz de la Ejecutiva, el ya elegido presidente
de la misma, reemplazando a Lasky. C ico, dijo, eran las tareas
inmediatas del Partido Laborista: reorganización y refuerzo del
Servicio Extranjero; solución de los problemas' nacionales pór
medio de los tratados de paz; reparación de la ot|jaL-zacióo eco­
nómica destruida por la guerra y creación e inspiración' de la -
nueva institución de las Naciones Unidas.
Nos interesa muy especialmente la idea de míster Noel-Baker
sobre la reorganización y dirección que han de dar al Servicio
Extranjero, es decir, al Cuerpo diplomático.
'‘ Nuestros representantes —dijo-1— estarán en contacto con
las fuerzas progresivas existentes en los países en que se hallen
acreditados. ”
La importancia de tal afirmación se evidencia por sí misma.
Suscita inmediatamente ideas de orden práctico. Las contenidas
parecen ser claras: los diplomáticos estarán acreditados ante los
gobiernos dél país, según los cánones clasicos; pero a la vez, y
sin abandonar la inmunidad y, prácticamente, gracia a ella, esto*
rán en contacto con las fuerzas progresivas. Dos casos pueden
presentarse :- Uno, que el gobierno sea considerado fuerza pro­
gresiva; otro, que el gobierne no sea considerado* como fuerza
progresiva; es decir, que sea calificado de reaccionario. L a acti­
tud y la acción diplomática, en uno y otro caso, será distinta,
como es natural. ¿ Deberemos entender que la diplomacia que pro­
pugna el orador no ha de tener como norte el interés de Ingla­
terra y sí el interés del progresismo en los países donde se haSc
acreditada? Desde luego, no se nos oculta la posibilidad de con­
ciliar ambos nortes. La política tiene recursos para todo, y con
calificar de “ fuerzas progresivas” las que sirvan o convénga? a
lo* intereses británicos, y de reaccionarias las que los contradi-
O B R A

g*n • se,opongan a ellos, queda el problema resuelto. Ahorm


bien, no puede ocultársele al presidente de la Ejecutiva ti
ftistema tiene determinados riesgos. Esa calificación de “ progre­
sistas" y "reaccionarios" hace al¿úa tiempo que lia dejado de
ser exclusiva de Londres. Moscú también reclama el derecho de
calificar, y lo ejercita muy radicalmente. Para Moscú, es fuerza
progresiva toda la que le sirve u obedece, bi el señor Noel-Baker
estima derecho legítimo el que proclama, deberá reconocérselo
también al señor Molotov. Y de prosperar esta jurisprudencia
internacional, veranos cosas muy peregrinas; mejor dicho, las
estamos viendo ya. Ahí está el caso Perón, ayer fascista para
Rusia, para América y para no sé cuántos países más, y hoy, ál
entablar relaciones con la U. R. S. S., sin dejar de ser quien
era, ya 110 es ta- fascista. Esto ha servido a Bevin, aludiéndolo,
para conseguir su resonante triunfo en este mismo congreso.
Ya sabemos que la teoría del señor Baker es perfectamente
clásica; empalma con la tradición diplomática de los Palmestron
y Canning. Aún recordamos las célebres palabras del último:
“ Inglaterra tiene en su poder los odres de E o lo a g ru p a rem o s
bajo nuestra bandera a todos los rebeldes, a todos los descon­
tentos, con rosón o sin ella, en todos aquellos países con los que
tengamos conflictos
Mas, reconózcalo «1 distinguido orador, han pasado años y
han pasado cosas desde aquellas fechas. Ha surgido una otra
potencia, la U. R. S. S., que agrupa bajo sus banderas a mu­
chos más rebeldes y descontentos que pueda soñar en agrupar
hoy la diplomacia británica. Y , sobre todo, que sabe impedir esas
relaciones de los diplomáticos extranjeros con las fuerzas pro­
gresivas en el territorio soviético..., y ahí está el recuerdo de
aquellas famosas “ purgas" de trotskistas, sin duda progresistas,
también en relación con embajadas extranjeras, y no precisa­
mente con las de Hitler y el Mikado, según irónicamente hizo
escribir Stalin en sus sentencias.
Además Ae inútil, nos parece inoportuna esa alusión a la más
vieja diplomacia, aunque sea hecha pretextando aires de renova­
ción. Relacione míster Baker tal idea con la decisión adoptada
PANORAMA MUNDIAL

por el Congreso en relación a los comunistas. Verá inmediata­


mente que dar validez a ese tipo de diplomacia implica la lega­
lización de las relaciones entre los comunistas ingleses y Moscú.
Y ahora pasemos a esta importante cuestión:
Se trataba de la admisión de las organizaciones comunistas
en el Partido Laborista. Morrison, el ministro de Hacienda bri­
tánico, defendió el dictamen de la Ejecutiva, contrario a la de­
manda.
Sentimos que no nos haya llegado el texto completo de su
discurso. El escueto extracto nos lo hace suponer muy valioso.
Primeramente, hizo resaltar la oposición radical entre los con­
ceptos políticos de ambos partidos: “ E l Partido Comunista 90
acata la institución parlamentaria, tal y conforme la entiende el
Laborista. Tiene células y grupos formados dentro de otras or­
ganizaciones, tales' como los sindicatos obreros, que actúan se­
gún las órdenes que reciben desde el exterior. Hay un "misterio”
sobre el origen de las considerables sumas de dinero que reciben.
Si fueran admitidos en el Partido, constituirían una sección in­
dependiente dentro del mismo, en conspiración permanente con­
tra la jefatura elegida democráticamente por el Congreso. La
admisión del Partido Comunista en el seno del Laborista supon­
dría compartir con él, hasta cierto punto, sus responsabilidades
por la actividad por él ejercida. Actividad tal como aquella de
su cambio de actitud durante la guerra, incluyendo las propo­
siciones para negociar con la Alemania nazi. A los comunistas
se les implicó en casos de espionaje. ¿Qué le hubiera sucedido
al Partido si se descubre semejante cosa a un Partido admitido
entre nosotros en vísperas de las elecciones? Si estuvieran en
nuestras filas tendrían derecho a ser miembros de la Ejecutiva,
y. hasta derecho a ser admitidos como miembros del Consejo de
Ministros. Yo no me sentiría muy a gusto en el Gabinete junto
a miembros del Partido Comunista, teniendo qut darles a CCHIO-
cer documentos de gran secreto.”
La admisión de Jos comunistas fue rechazada por
votos contra 468.000.

17
Míster Morrison leyó después el texto del nuevo articulo que
se debía agregar a los Estatutos del Partido, diciendo:
“ Las organizaciones políticas no afiliadas por acuerdo nacio­
nal del Partido en i.° de junio de 1946, que tengan programa,
principios y política propios, propaganda distinta y que posean
organizaciones en los distritos electorales o que tengan candida­
turas parlamentarias o de administraciones locales o que deban
fidelidad a cualquier organización política establecida en el ex­
tranjero, serán excluidas de la afiliación al .Partido.**
Sentimos que el estrecho espacio de una crónica no nos per­
mita lanzarnos a volar a todo lo ancho y alio del tema que sus­
citan las versales del nuevo artículo del reglamento del Partido
Laborista: F ID E L ID A D A C U A L Q U IE R O R G A N IZA C IO N
P O L IT IC A E S T A B L E C ID A E N E L E X T R A N JE R O , No
sobra el repetirlas- En ellas fundamentan los laboristas su ne­
gativa a admitir a los comunistas en el seno de su organización.
Y preguntemos: ¿ Y si es razón para no admitirlos dentro de
un partidef, no habrá mayor razón para: no admitirlos en el seno
de una nación?... ¿O es que son t ó s sagrados los intereses de
un partido que los de la patria?
Nos permitimos tirar de la atención del lector sobre la idea.
Nosotros hacemos eje de todas nuestras ideas políticas esa obe­
diencia. de hombres y organizaciones a poderes extranjeros, pero
sin limitación, dándole a la cuestión toda su amplitud y toda su
profundidad.
Por razón de igual orden, pero en grado superior, nosotros
hemos declarado en nuestro fuero insobornable fuera de la co­
munidad nacional a todo aquel que obedezca a organización o
nación extranjera, llámese U. R. S. S., Masonería, Internacio­
nal, O. N. U. o como se quiera.
Y ya es contrasentido que tal acuerdo se adopte en el Con­
greso Laborista, después de aprobarse el criterio de la Ejecuti­
va á t que los diplomáticos deben relacionarse con los “ progre-
Asta s " de los países extranjeros. ¿Qué es e*o más que buscar
dependencia y fidelidad de esos llamados progresistas?
18
PANORAMA MUNDIAL

Y , fi no estuviera •uficíentemente claro, también n oyé m


la misma sesión decir:
“ El propósito de todos es ayudar a los españoles (¿a qu¿
españoles?) a librarse del actual Gobierno.”
¿N o es eso tanto como que dependan esos españoles de or­
ganización extranjera?... ¿Se nos negará a los que no depende­
mos ni queremos depender el derecho a negarles la nacionalidad
a los dependientes?... Tenemos el mismo derecho a excluirlos
de la comunidad nacional que los laboristas tienen a excluir de
su organización a los comunistas, pues tanto éstos como los
nuestros deben fidelidad a organización extranjera.

INTELIGENCIA Y POLITICA
Sobre el debate se destacan las dos notas de Morrison y Be-
vin. Aquél, al defender el nuevo artículo de los estatutos del Par­
tido Laborista, haciéndolo aprobar. Aquí, la inteligencia política
inglesa ha rayado a su clásica altura. Estimamos que tanto el he­
cho como la razón en la cual se apoya tendrán, a no tardar, tras­
cendencia universal.
Si hay un resto de instinto de conservación en las naciones
—y lo hay—, so pena de un ataque general y patológico de sui­
cidio nacional, lo que desde hoy figura en la Carta del Partido
Laborista pasará, en día no lejano, a s>er artículo de las Cons­
tituciones de los Estados. Un articulo que deberá decir: “ No
podrá pertenecer a la nación quien deba fidelidad a organización
extranjera.”
En otro momento de los debates, Bevin $e colocó de un salto
en el sitial vacante de los Pitt y Churchill. Para nosotros, este
párrafo es digno de las mejores antologías políticas:
“ El restablecimiento del mundo no e$ tarea fácil. E s un pro­
blema que llena de ansiedad a dos grupos. Uno, el más impor­
tante, es aquél que sabe que los electores para los cuales trabaja
no han nacido aún; que los pasos que da no determina lo que
sucederá al público que llena las salas de sus conferencias, sin*
lo que sucederá a las generaciones venideras. Que los efectos de
sus actos en relación a la paz v a la guerra sólo se producirán

19
. Ion treinta, - 'tíurnin < cincuenta iúV>#, Puedo decir a todo aquei
juc estudie |>olítK';i mteta-ioona!, <|t’e tu» He (>!»>*"*i*íHc* por cosas
momentánea?», Mito «jue tiau- d<* estudiar ti electo probable de
su» acciones en el fututo j»*>111i*«» ‘’
K norme mérito é te del u>»ii^ur» cardador >U muelle de sal»er
hurtarse a sí nnsmo al íául y demagógico d« porte del éxito cíir
cuDstaiKial e inmediato
h» ese párrafo está la. clave de todo cuanto pudo decir luego
sobre España, y que por bien conocido es innecesario repetirlo.
SnjKínemo* el efec to en tantos y tantos vendedores de su sim-
en lo?» pasados año», por !a esperanza de cobrar el crecido
i <•<! !<' de. satihíat >'r ¡i ooío. :¡ hambre de pode» y todos los sue-
v<‘- di. su estupidez integra', 'mi ver iiuí», sin comprender más;
■Uísajsiretida na . mmos <jue mi propia Patria en el horizonte de
ti > designios politicen.
Pobre* gentes estulta1:, encañadas por sus propios deseos y
también jx>r una propaganda de guerra, toda ella ardid, a la cttal
tornaron inspiradora de políticas imperiales, sin poder adi-
. mar que jamás m/ hizo un imperio en la covachuela periodística
jn ' r> ias tertulias <!'- circuí», y café.
I^a limosas ytwu , pa¡¡irania único de si mismas, sin ver
minea más allá de !a t ’irv< '!<•! abdomen de su propio egoísmo,
'%'ipn/ '> ocultarle- como ahora, a su propia Patria y también
.1 * ->a co-,a ;.d^antc a llamada I /. K. H. S.
Lastimo r v orgullosos. porque son incapaces de suponer
'jU" nadie v*■> rná* '¡ik- *us ojos miopes. Nadie; ni Bevín,
Egocéntricos, ínr apac.rs de comprender la razón de los demáí.
La situación e«s muy distinta. Ahora, Churchill, y en su caso
podrúm decir; lll triunfo dr los otros puede ser un tras­
torno y una amtmr.a para loi inta-rosts f>ril tínicos, y U, Frmtr
ro, no.
El Gobierno in*i¿s e.¿ pleno • -y cualquier otro tn su caso—
podría rubricar e**» jnUbras. Pfro algo Un «vidente, sencillo y
•í«mental »« pedían «divinar 1» anas gantes, cacadas da ranearas,
ii*mbrítnU« de todo, in<«pacas 41 rubor, qua han mendigad# a*
un grado da abyección inaudita, dil extranjaro, fuera dt Bipt*
30
PANORAMA MUNDIAL

fía y dentro, un cambio de régimen para su patria. El hacerlo


era ya una «/posición al coloniaje. Y gente* así, fiara quien eí ín­
teres de Esj>afia no cuenta, ¿cómo podían suponer que contase
el <lc Inglaterra para su interlocutor ?,,, Un inteflocutor que, aun
conviniéndole atender y escuchar, put* en política, y má» *í es
de guerra, todo cu utilí/sabJe, sentiría Ja náusea cuando debiera
estrechar cierta» manos.,.
i Qué de»encanto(... Qué desencanto del* reinar y qué amar*
gor de odio contra quienes ju j le» regalaron un régimen a la me­
dida y para ellos tutíos. Y a Jo» oímo» j>or ahí maldecir,,. A quien
tanto adularon quieren ahora abrumar con su desprecio los des-
preciables.
La pandilla roja de (/ira) ha batido todo* los record* de Ja
ignominia, dando el espectáculo, hín premíente alguno en la Hit-
tona, de proclamar su traición ante el Universo.
Que la derrota de Alemania supondría un aumento de po-
ti ricia, para la U. R. S. S,, equivalente, por lo menos, a) *u*-
traendo (la germánica) que desaparecía, es un juicio propio de
los escolares primario*. Basar ahí un elemental raciocinio tam­
bién hubiera sido elemental. Ver desaparecida como potencia mi*
litar a Alemania, y verla también transformada de sustraendo
en posible sumando de la soviética, era la primera evidencia de
la postguerra. Otro sumando fatal, in oviayable, era el Este eu­
ropeo; mucho de él eslavo, y todo, w-'rsañámente, cayendo en
manos del Kjército rojo y, por lo tanto, dominado, política y
económicamente, por "Moscú, dispuesto a soviet izarlo a ultranza.
Y , por último, Francia e Italia neutralizada'; V es cálculo muy
optimista suponer sólo “ fijadas*’ las fuerzas no comunistas de
ambos paise' La capacidad de su quinta columna soviética en
el terreno de la violencia es siempre muy superior a su eficiencia
electoral. Tiene una organización militar insurreccional, mandos,
armas, decisión y una capacidad para utilizar los medios má»
eficiente* e infames, que puede suplir u inferioridad numérica
y hasta vencer en el momento insurreccional a sus adversarios.
Ks de tal evidencia la debilidad frn neo-italiana frente al peligro
soviético que no pueden contar esos países en la hora actual. No
O • R Á

verlo, sin más, es padecer ceguera integral. Y frente a la tre­


menda amenaza ele la U. R. S. S. ¿qué?... Un poquitín de geo­
grafía basta. Con recorrer imaginativamente un mapa europeo es
suficiente. En frente: Portugal, Turquía y España. Estos tres
países son los únicos intactos. Los únicos que cuentan en poten­
cia y eficiencia. Y , entre los tres, el que más España.
Es, con todo, lo que pueden contar los anglosajones frente
al temible y real “ Bloque Oriental” . .
No, no sabían lo que pedían los mendigos. Pedían que lo
único intacto de Europa, España y Portugal; pedían que la
Península, única tierra donde no pondría Stalin su zarpa, le fue­
ra regalada por los ingleses y americanos. Con lo cual, si hoy
tiene ia U. R. S. S. su frontera legal en el Danubio, y la real
el Pirineo, la tuviese en el mismo Gibraltar.
¡E sto pedían, estu nada m ás!...
Y para finalizar esta cuestión, un consejo a los mendigantes...
¿Quieren cambio de régimen?... Sencillo, muy sencillo el conse­
guirlo. Vean si pueden ofrecer otro más anticomunista, más uni­
do, más potente, capaz de defender el Pirineo si Stalin acomete...
Naturalmente que ese hipotético régimen no necesitaría, para
adueñarse del Estado español, el apoyo extranjero...; 'f hasta
nos atrevemos a decir que se lo regalarían... porque se lo en­
tregaría el mismo Franco.

u. r. s. s.
L a nota unánime de la radio y la Prensa soviética es un
canto al Plan Quinquenal. La llamada “ emulación socialista”
— léase trabajo forzado y a destajo— es el objetivo interior de
toda la propaganda de Moscú.
Los desafíos de empresa a empresa, las apuestas de equipo
contra equipo, las competencias de hombre a hombre, son ja­
leadas por los altavoces del Gobierno, sindicatos y fábricas. La
mística guerrera fué suplantada por la mística de la produc­
ción..., naturalmente, de la producción guerrera.
El telón de acero no permite se filtren lag noticias. Pero
hay ía experiencia de lo que supusieron los anteriore* Planes.
pa n o r a m a m u n d ia l

La movilización implacable de la mano de obra; deportaciones,


trasplantes, redadas de campe: inos para trabajos forzado», tai
fué aquel macabro panorama, sin duda, superado hoy. J
La batalla de la producción, según la llaman en su lenguaje
militar, fué más cruenta que la misma guerra. Y esto era cuan­
do de sólo rusos se trataba. Espanta pensar qué será hoy, cuan­
do disponen de gentes extranjeras deportadas y de oficiales y
soldados prisioneros. *
Hace años que propugnaba Stalin la asociación del ímpetu
revolucionario ruso con el sentido práctico americano.
Traducido su texto: asociar la crueldad, el poder absoluto,
en una palabra, la dictadura total, con el sentid práctico del
capitalismo. Acaso sin querer, Stalin se retrató a sí mismo y
al Estado creación suya. El es un capitalista químicamente puro,
deshumanizadó, inhumano, pero- no frío y matemático, ano ar­
dido en odio, con todo el poder político y económico en su mano.
Stalin quiere ser, y es, el precipitado del marxista y el capita­
lista. Y su Estado-empresa, la creación de una mentalidad lle­
gada al apogeo en lo capitalista: el capital-Estado.
El tema psicológico es tentador, pero deberemos aplazarlo y
trasladarlo para otro momento y otra secdón.
Para exigir tan gigantesco esfuerzo al pueblo, no aduce la
propaganda bolchevique, la necesidad de crear por el trabajo
un bienestar. A él solo se alude muy de pasada, sin duda, por
saber que no pueden tener confirmadón tales promesas. La
llama pasional y casi mística de la producción se alimenta con
odio y miedo, suministrados en dosis iguales.
El odio al enemigo capitalista, rey, amo y señor del mundo
tenebroso, que se extiende njás allá del telón de* acero. Un
mundo que maquina y prepara la agresión y la conquista. Un
mundo infame, ingrato, a quien salvó Stalin del monstruo hitle­
riano... Un mundo de señores, de tiranos, pronto a saciar su
hambre antropófaga en los hotVibres y mujeres de la U. R . S. S.
La propaganda permanente, única, dentífica, que satura el
aire de la U. R. S. S. ; son esas las imágenes terroríficas que
suscita en el infantilismo cerebral del hombre soviético, privado

*3
O B R A

ya quinquenios del ejercicio del juicio, por carecer en absoluto


de todo término de comparación.
Después de la propaganda de guerra, ¿qué puede pensar el
hombre soviético, cuando escucha su radio hablar así ? :.
“ En el curso de los meses de ocupación americana, nunca se
ha oído decir nada de bloqueo de los capitales nazis, sino que,
•%
por el contrario, los nazis ricos efectúan grandes transacciones.
En la zona británica no ocurre cosa diferente, y tampoco aquí
se piensa en una eliminación de los nazis, alegando que quieren
hacer una Alemania fuerte. Por este motivo, sigue habiendo
formaciones de tropas alemanas, mandadas por oficiales alema­
nes.. ” (Yikoroff, 31-6-946.) x
Y qué han de imaginar%cuando lean:
“ La labor de la Comisión americano-soviética en Corea ha
tenido que ser suspendida a causa de divergencias. Las tropas
de ocupación norteamericanas apoyan a los grupos reaccionarios
de Corea/'’ (Izvestia, 31-6-946.)
Algo más serio:
¿ La persecución desempeñó un papel m uy importante en la
política alemana. Se persiguió a la raza judía, a los comunistas
y a pueblos enteros. Donde acabaron Hitler, Goebbels y Rosen-
berg, empiezan las potencias occidentales. Esta vez incitan a Oc­
cidente contra Oriente. Esta parece ser la %alidad cotidiana de
la Prensa inglesa y norteamericana/’ {Pravda, 1-6-946.)
Ahora pasan al Extremo Oriente:
“ No puede decirse que las fuerzas democráticas del Japón
sean apoyadas por las autoridades de ocupación norteamerica­
nas. Estas prestan su ayuda, intencionadamente o no, a la re­
acción.” (Pravda, 2-6-946.)
Y sigue ahora la radio:
“ L a U. R. S. S. ha logrado una gran popularidad ante tas
masas de los pueblos y. mediante su ayuda, se ha logrado termi­
nar victoriosamente la gu erra...; pero la reacción no quiere re­
conocer la verdad. Norteamérica e Inglaterra hablan mucho de
una ofensiva de paz, mas esta ofensiva está dirigida contra la
Unión Soviética* Norteamérica e Inglaterra han formado un

*4
PANORAMA MUNDIAL

bloque y quieren imponer su voluntad a la Unión Soviética,”


(Isakoff, Radio Moscú, 4-6-946.)
La amenaza:
'‘ El Ejército rojo ha demostrado de 1o que es capaz con su
avance sobre Berlín. El mando del Ejército rojo, sus marisca­
o s y generales fueron un ejemplo, de arte militar, que alcanzó
su punto culminante con la estrategia de Stalin. No es nada
nuevo todo esto que aquí decimos, pero conviene recordarlo a
muchos que tienen mala memoria y que tal vez lo han olvida­
do.” (Radio Moscú, 22-6-946.)
Tan feroz y persistente es el ataque, y hasta tar apoyado
está dentro del mismo Partido Laborista por ios “ crípto-co-
munistas” , que Bevin ha debido responder a él con su gran
vigor dialéctico:
“ Se ha dicho que tratamos de establecer un bloque occiden­
tal, pero he de señalar que ya existe un bloque oriental. Y o n a
he presionado para una alianza con Francia o con otras poten­
cias occidentales y actué siempre para no dividir a Europa.,.
Dije al generalísimo Stalin y al señor Molotov: “ No queremos
dividir a Europa.” Con Mr. Byrnes les ofrecí: “ Vengan a
nuestra zona. Examinen lo sucedido en ella y lo que en ella
hemos hecho. No nos acusen de incumplir ei tratado, sin alegar
un solo hecho qúe lo demuestre. Pero díienme ir a su zona.
Tengamos reciprocidad. Permitan a la Comisión de las cuatro
potencias moverse. Déjenla ver lo que se ha hecho en la in­
dustria. Mancomunemos nuestros conocimientos e informacio­
nes. Y luego, cuando se haya hecho, permitan a nuestros dele­
gados que trabajen para lograr un apaciguamiento en la E u­
ropa central, que dará a Francia, a Rusia y a nosotros seguridad,
no dependiendo de la miseria de un pueblo, sino de la confianza
permanente de los aliados que ganaron la guerra... Este es^pii
propósito. Esta es la rkzón por la cual presionamos para cele­
brar un tratado de paz con Austria, para limpiar la. cuenca del
Danubio y los demás territorios de.soldados extranjeros. Deje­
mos & Europa^ vivir de nuevo, y vivir de nuevo será el camino
O B R A

más corto para borrar la memoria de Hitler y para desarraigar


el nazismo y, así, volverlos a la vieja cuna de la civilización,
en la que se forjará una nueva y gloriosa generación.”

F R A N C I A
Elecciones y nuevo gobierno. Esto último muy relativamente;
el formado es también tripartito, con una proporcionalidad de
fuerzas muy similar a la del anterior. Los demócratas cristianos
resultaron con un millón más de votos y con unas cuantas actas,
logrando aventajar con una docena de ellas al Partido Comunis­
ta, convirtiéndose el partido de Bidault en el más numeroso de
la Cámara. Todo esto es ya conocido para entrar en detalles.
P«t¿a, pues, la dirección del gabinete a manos de los demo-
cristianos, que ocupan la I residencia y varias carteras de prime­
ra clase. Los comunistas, contra lo que muchos esperaban, han
dado facilidades sorprendentes a Bidault. A nosotros no nos ex­
traña. El enemigó de los hombres de Moscú no se halla, por
ahora, en las filas del M. R. P . ; sus verdaderos tiros, directos o
por elevación, están dirigidos contra los socialistas. Se trata de
la hegemonía sobre el proletariado francés; se trata del mando
de las fuerzas de la revolución, y hegemonía y mando' sólo sus
“ hermanos adulterinos” , los socialistas, pueden disputárselos.
Hasta el momento, 1a ventaja está de parte de los hombres de
Moscú. L a C. G. T., la verdadera fuerza revolucionaria, está
ya casi totalmente en sus manos. Políticamente, les han ganado
una nueva batalla en las últimas elecciones; los socialistas han
perdido votos y act^s, en tanto que ellos han conservado la masa
y hasta la lian aumentado ligeramente.
Conociendo un tanto la técnica del Comunismo, aunque parez­
can poco alarmantes los hechos, debieran preocupar. Nosotros,
que sabemos la porporcionalidad que siempre existe entre las
fuerzas legales (usamos su terminología) y las ilegales, la corres­
pondencia entre el aparato público y el conspirativo, nos forma­
mos idea de la peligrosidad y de la potencia revolucionaría que
ha debido alcanzar ya el Partido Comunista francés. Para darse
idea no caben comparaciones. L a organización comunista es im -,

*6
PANORAMA MUNDIAL

par, no tiene similar en ningún paftido democrático. Si vemos


un verdadero alarde de organización y actividad la vida po­
lítica y sindical del'Partido Comunista, deberemos tener en cuen­
ta que el acento no está en esos dos aspectos. El esfuerzo prin­
cipal lo ejercen siempre en la organización .y actividad clandes­
tina; en la preparación revolucionaria propiamente dicha: mili­
tarización y adiestramiento, de los cuadros de combate; trabajo
conspirativo dentro de las fuerzas armadas: armamento de las
unidades; dominio de los puntos neurálgicos del país, etc., etc.
Naturalmente que un cuadro tan sombrío parecerá excesivo
a muchos lectores. Siendo presidente Bidault un hombre católico
y contrarrevolucionario —pensarán— hay una seria ^arantía
Contrarrevolucionaria.
Esto lo podrá pensar con cierta lógica* un australiano o un
ciudadano de Alaska; un español, no. Un español debe recordar
que no ya tripartito, sino bipartito, era cierto gobierno, allá por
nuestros años republicanos, y hubo la sorpresa revolucionaria
de octubre del 34, y eso que los comunistas sólo tenían un dipu­
tado, en lugar de los ciento cincuenta que tienen en Francia.
Un católico, si es democrático, y acaso más, pues por serlo lo
será de buena fe, tiene muy poco que hacer frente a la organi­
zación revolucionaria comunista. Toda la técnica del bolchevismo
está basada en una premisa previa: la democracia. La técnica
revolucionaria marxista es más moderna que el sistema demo­
crático ; ha sido discurrida conociendo sus posibilidades y fallas;
la gran debilidad de los partidos cojnunistas frente a los regí­
menes totalitarios es evidente. De ahí que nadie desee más. que
ellos el fin de las dictaduras. Lenin, su genio estratégico, fijó en
escueta regla la idea: “ Primero, la plena libertad política, la re­
pública democrática; y luego, la dictadura revolucionaria del
proletariado, son los medios sucesivos para el triunfo del comu­
nismo/’ Y dentro de la ptena libertad política, “ combinar el
trabajo clandestino revolucionario con las posibilidades legales” .
Naturalmente, no aludimos siquiera a la posibilidad de un.
estallido revolucionario inmediato en Francia. Nos referimo®
simplemente a la formidable preparación revolucionaria existente
B R A

en el país. Sabemos perfectamente la interdependencia de los dis­


tintos frentes revolucionarios mantenidos por Moscú. Y no se
nos oculta que el alemán tiene hoy la primacía en Europa, como
ei chino la tiene en Asia.
Pero esa potencia revolucionaria puede tener muy distintas
proyecciones antes de emplearse para su fin específico. Y aquí
sí que nos tranquiliza mucho menos la presencia de un católico
francéá al frente del Gobierno y del Ministerio de Relaciones
Exteriores.
Si siempre la sombra de Richelieu ha estado agazapada en
algún rincón del Quai d'Orsay, ahora nos parece verlo cobrar
vigor arrastrando la purpura escarlata, en dictador, ante Bidault,
que le m:i a con sus ojos miopes hechizados.
Y el purpurado hab? ; estamos alejados y no podemos per­
cibir bien Jas palabras, que parecen, más que habladas, silbadas...
Creemos escuchar que compara a los hugonotes con los comu­
nistas, y luego con los turcos, sus aliados..., y, por dar más fuer­
za a su voz, entendemos bien claro: “ Ante todo, sobre todo, la
unidad de Francia.”
Siguió el coloquio entre la sombra de púrpura escarlata y el
ministro, en tono muy bajo, casi conspirativo, y nada más oímos.
Por eso, buscamos a Hilaire Belloc, el conocedor, como nadie,
del pensamiento c'el cardenal Richelieu. Y él nos dice:
“‘ Richelieu fragmentó a los pueblos cristianos en un mosaico
de nacionalidades, erigiendo el culto de la nacionalidad en reli­
gión sucedánea ’e la antigua religión que diera origen a Euro­
p a ...; por consiguiente, a él corresponde el fracaso de la unidad
religiosa y cultural..., arruinando la unidad común de la vida
cristiana. E l fué quien, ayudando activamente las fuerzas anti­
católicas en Alemania y Suecia, empleándolas como aliadas su­
yas, las empleó contra los rivales católicos del rey francés. Ri-
chelieu murió dejando realizados sus propósitos: su país libre
del peligro alemán y del peligro español; pero el cisma religioso
de la Cristiandad se hizo irremediable... Eran muy pocos
aquella épc .a los capaces de recordar que la unidad de la Cris­
tiandad podía ser de mayor importancia. Para Richelieu, desde

*6
PANORAMA MUNDIAL

luego, no había duda sobre la primacía de la unidad «adona),


y ésta sola puede decirrs que constituía su razón cardinal,.. La
recatolización de Europa fracasó, y Richeliéu era el hombre que
originara ese fracaso. Parecía realmente como si Richeíieu hu-
* biese arruinado la causa de la Iglesia... He aquí a Richeíieu, que
^había de concluir llevando a Europa al fin que conocemos: una
Europa dividida, convertida en una ruina de naciones enemigas
y resentidas, y mortalmente ,herida en su religión —si es que lo
inmortal puede ser herido mortalmente. ”
¿ Podrán escribir de Bidault, en un próximo futuro, idénticas
palabras?...
No lo queremos ni lo deseamos. Pero por el gesto que en
él advertimos, muy posible lo creemos... con solo poner, donde
dice Belloc protestantismo, esta palabra: Comunismo.
*
P A L E S T I N A
Si algo nos alarma sobre Inglaterra y su Imperio es la cues­
tión de Palestina. Más exactamente, podríamos llamarla “ cues­
tión judía” , pero la frase puede suscitar ideas de “ antisemitis­
mo” y téngase por no dicha. Es tanta la pasión vertida sobre
los problemas judíos que no queremos evocar nada capaz de en­
turbiar la visión, ptaes toda claridad y serenidad es poca para
poderlos comprender. _
Ante todo, y como antecedente, debemos recordar la coinci­
dencia o alianza de los intereses británicos y judíos en todo el
ámbito internacional, muy anterior a Disraeli, pero que culmina
con él. Desde aquel gobernante de Inglaterra, casi hasta nues­
tros días, esa coincidencia perduró, sin avatares de mayor cuan­
tía, beneficiándose mutuamente ambos pueblos, el Inglés y el
israelita. La guerra del 1914 dió motivo a la declaración Bal-
four, por la cual se creaba el “ hogar judío” , pareciendo que
con ella llegaban al apogeo de su amistad británicos y hebreos.
No fué a sí; precisamente entonces empezaron a suscitarse
dificultades. Si el problema de dar a los judíos una patria ya ne
tenía «1 obstáculo turco, retirarlo implicó la resurrección del
“ mundo araba” , dormido hastav entonces bajo el califato

*9
O B R A

Constantinopla. Desaparecido el sultán, y con él su autoridad re­


ligiosa, cobraron un vigor inusitado las diferentes ramas y sec­
tas del Islam y, al calor de su mística rediviva, brotó de nuevo
el sentimiento nacional.
Rivales entre si, con rivalidad atizada por todos los sultanes,
las distintas naciones musulmanas, al conjuro de su fe común
fueron cobrando conciencia de religión — de unión— hasta lle­
gar a ser hoy potencia de rango universal. Si la religión fué lo
positivo, que unió a los creyentes de Mahoma, también tuvie-
ron un común polo negativo: su antijudaísmo, químicamente puro.
E Inglaterra se halló solicitada por dos mundos antagónicos:
e¡ judío y el mahometano. Sola entre ambos, haciendo equilibrios
prodigiosos, queriendo conciliar lo inconciliable. Magnífica prue­
ba para la sutileza de la sutil diplomacia inglesa...
Aun triunfó ella en el tremendo trance de la guerra. Si en
[a última el antisemitismo hitleriano le aseguraba la fiel alianza
ie todos los hebreos..., la de los árábes, ¿quién la garantizaría
si los ejércitos del E ie llegaban hasta las puertas de Alejandría?...
Triunfó en Irak, único sitio donde, aislada, se atrevió a su-
Dlevarse una fracción del Islam. Triunfó y localizó el movimien­
to. No tuvo repercusión alguna la llegada de Rommel a la fron­
tera egipcia, y en la India los mahometanos le dieron sus
mejores -oldados frente al Japón. Debe rendirse tributo ele ad­
miración a tan alta escuela diplomática.
Mas, con éxito tal, cuando e! esplendor del E je declinaba y
el prestigio británico era más brillante y los judíos debían palpar­
se la cabeza sin explicarse có no Inglaterra tan milagrosamente les
salvaba, todos hubieran esperado que la secular alianza británico-
judía 5e consagrara por los siglos de los siglo?... Mas se dina
que un judío le pmo punto final en El Cairo con un tiro.
Un tiro, insólito, inaudito, que mataba a un Ministro inglés.
El primero que moría en magnicidio en toda nuestra época.
Repito: insólito, inaudito.
Para muchos aquel acto sería obra de un loco; un incidente
doloroso, pero intrascendente. Para nosotros, fué con un tiro
abrir la puerta a una nueva era.

30
PANORAMA MUNDIAL

La Historia Moderna no registra un ataque judío c o n tra In­


glaterra. Y ahí está esta postguerra. Ahí se halla el probkmt
de más difícil solución para Inglaterra. Se diría que fue rota
la alianza, no escrita, que unía a Israel con Inglaterra. Y que
otra, tampoco rubricada, liga hoy los semitas a cualquier ptra
nación lejana.
Atentados, secuestros, explosiones... y campaña mundial
contra Inglaterra.
' Ceder a la demanda hebrea, imponer 4a entrada mayoritaria
de los judíos en Palestina, es concitar al mundo musulmán con­
tra el Imperio. Es echar en brazos de la U. I . S. S. doscientos
millones desalmas, todas éllas belicosas.y guerreras... Impedir
la entrada oficial o clandestina de los judíos, que acuden desde
todos los lugares de la tierra, es atraer el rayo de la maldición
bíblica; algo pueril para el no supersticioso..., pero algo muy
serio si le siguen él ataque cerrado de la Banca y la Prensa.
Nada sangriento, según Hitler creía, pero de cuya peligrosidad
nadie puede dar lecciones a Inglaterra, que tantas veces experi­
mentó tan mortal arma sobre cabeza extraña.
Y es. paradójica la cosa. Inglaterra, ferozmente atacada por
la masa judía, que dispara contra .ella desde todas las esquinas
de la tierra. Cualquiera propondría una solución simplista para el
problema que dejara Inglaterra entrar sin coto en Palestina a los
judíos que quisieran..., pero, cual nuevo Pondo, lavarse las ma­
nos por lo que ocurriría. Veríamos llegar al Jordán, como nubes-
de Norte, Sur y Oriente, las legiones islámicas y organizar la más
feroz razzia... La paradoja estriba en que Inglaterra, según
pretenden los hebreos, debe abrirles de par en par las puertas
de su patria, imponérselo así a los árabes, y luego, quedarse allí,
en las fronteras, para defenderlos contra sus ataques. Porque
contra los guerreros del desierto nada pueden las Bolsas, Rau­
cos y las Prensas...
¿Solución?... Ninguna, que sepamos, tiene hoy en sus ma­
nos Inglaterra.
Sabemos que hay una en el mundo:
La de Stalin, que acecha...

3i
R OTHSCHILD
PorWinstonE. King
Hasta aquí todas las biografías de la casa Roth-
schiid han sido parciales, con una, si se quiere, sos­
pechosa parcialidad, pues todas fueron favorables a
los célebres banqueros. Cosa rmra; la riqueza no sirve
casi nunca de p a ra rra y o ^ «oá» bien atrae 1& cen­
tella crítica. .A .>
E l libro de W in itm rif 111 e* coro
de los elogios. E s un
Sólo un espejo donde se re& jait
cuerpo entero. Si su genio aparece ttítido, ^ :f | Í ¡ Í ¿|':
arte de amasar dinero. S i los medios de
rompen con la ética y, por lo Unto, empañan el n i - T’
tido cristal de sus páginas no es culpa del autor.
De los hechos sabe obtener el autor consecuencias
^ trascendentes: . > '
i Puede importar, y mucho, si Meyer, Jacques o -
Lv nel, o todos juntos, dieron a la sociedad conteni-
poránea lo que para ella es hoy suprema le y : el culto
a la ganancia.
” Si ellos, supremos sacerdotes de la deidad" Cré­
dito” , deshumánizaron la riqueza, poniendo en lu­
gar del decálogo el “ libro de caja” .
” Si sus Bancos y las Bolsas que les obedecieron
fueron convertidos por ellos en un ciego instrumento
de acumulación de la riqueza...
Acumulación!... ¿Pero no es ésta la premisa
que señaló Marx como necesaria para extraer su
consecuencia?... “ Acumulación, igual a triunfo d«á
comunismo. ”
Creemo3 esas palabras dotadas de la suficiente at­
ildad para formar juicio previo sobre este libró. #

j (Volumen de 272 páginas, 22 X 20 pesetas.)


FILO SO FIA
r
"¡i**
Y
R E V O L U C I O N

Robespierre es, sin disputa, el hombre-símbolo de la Revo­


lución francesa. Azaña simboliza también por derecho propio a
la siniestra Revolución española.
L a identidad psico-patológica de estos dos seres rima exac-
tamente con su simbolismo revolucionario común. Y no sería
razonable atribuir a casualidad esta coincioencia, q^e se da pa­
sado largamente un siglo.

que la Revolución francesa constituye el verdadero alumbra­


miento de todo un ciclo, del cual es la española final. Y ha­
llamos perfectamente lógico que las dos fases decisivas del acon­
tecimiento histórico, su principio y su fin, encarnen preferente­
mente en dos seres dotados del mismo complejo psico-patológico.
Pero, a mi juicio, aun hay otra razón de más hondura: el
mismo germen perdura a través del tiempo en la entraña de
ambos instantes revolucionarios, conservando su vitalidad ínte­
gra a lo largo de la cadena de sucesos que constituyen el todo
Revolución. Y es que el polen de la inteligencia sucúbica de
Juan Jacobo Rousseau germina siempre con floración monstruo-

33
O B R A

sa en ose sangriento jardín de suplicios que es la era revolu­


cionaria.
\To encontraría yo palabras más justas i*ira definir el “ Con­
trato Social que las empleadas por José Antonio en el acto en
que su verbo crea la Falange. Es tal su acierto y oportunidad
que no dudo en repetirlas, aun cuando son \a evangelio de nues­
tra España.
"Cuando, en marzo de 1762, un hombre nefasto, que se lla­
maba Juan Jacobo Rousseau, publicó el ‘‘ Contrato Social” , dejó
d-e ser la verdad política una entidad permanente. Antes, en otras
época< profundas, los Estados, que eran ejecutores de misiones
históricas. tenían inscritas en sus frentes, y aun sobre los as­
tros, la justicia y la verdad. Juan Jacobo Rouseau vino a decir­
nos que la justicia y la verdad no eran categorías permanentes
de razón. <ino que eran en cada instante decisiones de voluntad.
'fuá:: Jacobo Rousseau suponía que ef'conjunto de los que
vivimos formando un pueblo tiene un alma superior, de jerar­
quía di fe rente a cada una de nuestras almas, y que ese yo su­
perior e ¿ t á dotado de una voluntad infalible, capaz de definir
en cada instante lo jumo y lo injusto, el bien y el mal. Y como
esa voluntad colectiva, esa voluntad soberana, sólo se expresa
por medio del sufragio — conjetura de los más que triunfa so­
bre ia de ¡os menos en la adivinación de la voluntad superior— ,
venía a resultar que el sufragio, esa farsa de papeletas en­
tradas en una urna efe cristal, tenía la virtuJ^Se decirnos en
cada instante si Dios existía o no existía, si la verdad era la
verdad o no era la verdad, si la P-itria debía permanecer o si
era mejor que en un momento se suicidase.”
’•*ryl;¿ ¡ . lo añadir a esos párrafos de linea filosófica perfec-
lo más, reguir su implacable pauta,
í.uadrr <v Rousseau la sentencia socrática: “ Quiso ser filó-
koir- v m: quedó en sofista.” Si ese yo infalible de las masas
fi><-ra reál v a l sería fatalmente necesaria la ummniddad (¿es
* r.r - ,:nos > no son masa?). La infalibilidad ‘ ttbordi-
1~ A \ /'-Ífwi'.'! • \ mil íl r i e t l
FILOSOFIA Y REVOLUCION

mil? ¿A l volumen de una aldea, de una ciudad, de una nación?


¿O es necesaria la humanidad entera?
No olvido el “ Vox populi vox Dei” y lo acato. Pero no
brote de labio falaz en plan de controversia. Ese “ pueblo” no
es éste ni aquél; es pueblo en plenitud, sm subordinación zl
tiempo ni al espacio. Es el pueblo del pasado, presente y futuro.
Su asentimiento es prueba moral de verdad por tener los atri­
butos de continuidad, totalidad y unanimidad. E* sofisma russo*
niano quiere apoyarse allí, pero eliminando los atributos. Si ¿
pueblo es la voz de Dios, de la Verdad, con omisión de totali­
dad, cualquier fracción de pueblo tiene la misma virtud; tola
elección del pueblo es justa y verdadera. El entinema falso.
Los pueblos han cometido errores; si no, ¿para qué nuevas
elecciones? En la primera ya debió triunfar lo justo y verdade­
ro; a no ser que las categorías de justicia y verdad estén sujetas
a desgaste por el uso u obedezcan al capricho tle la moda.
E l sofisma democrático tiene viciada su lógica originaria­
mente. “ Vicio de suposición” : existencia del “ alma multitudina­
ria” . “ Vicio de atribución” : dotar al alma colectiva de infalibi­
lidad. Y “ vicio de inversión” : convertir lo universal y perma­
nente en particular y temporal.
Menguad^, es la calidad dialéctica del verbo russeniano; pero
fué tan potente su soplo emocional que un Dantos Mas femaba
invitando al “ Asalto del Cielo” . Quería derribar la Verdad do
su trono mayegtático y vincularla en la turba sucia y soez.
¿Cómo pudo la Humanidad saltar esa tremenda barrera ra­
cional? Hay que pensar, sin duda, en ti menguado papel de lo
racional en las grandes decisiones históricas de la Humanidad,
atribuidas a la razón por nuestro orgullo, cuando son el resul­
tado de influencias (si a la Providencia se quiere eliminar)» ins­
tintivas y de apetencias subconscientes que adquieren categoría
mística al conjuro del verbo de algunos hombres, unas veces
para el bien, y otras, para el mal.
Tal fenómeno es el que se produce en el caso de Rousseau:
tiene el hombre apotencias inextinguibles de Verdad absoluta,
infundidas por el soplo divino que le dió conciencia, inteligen-

35
O B R A

« a y libertad. Y sobre esta realidad wptculó aqutl ftlóftofo,


como tantos lo hicieron. De ahí su éxito. Porque, realmente,
toda su ciencia se redujo a una inversión, situando un atributo
de la Divinidad, la Verdad, como potestad de nuestra Huma­
nidad.
L a divinización del pueblo es una inversión que, como todas
las que subvierten principios metafísicos, lógicos o físicos «s
monstruosidad.
Así, vemos que la “ Verdad” de Rousseau y el Bien subsi­
guiente, radicados de manera inmanente en las masas, en vez
de llevarlas al idílico paraíso perdido, donde la candidez primi­
tiva resucitaría la égloga, desemboca en el horroroso caos de
los instintos. Y aquella Deidad, destronada por él, que se sa­
tisfacía con el sacrificio incruento de hostias blancas, es susti­
tuida por la satánica diosa de la guillotina, cuyo boca oblicua y
acerada comulga, insaciable, cabezas humanas... Y no paran sus
mandíbulas hasta que la muchedumbre, enfebrecida y loca, salta
a galope las fronteras, tras el deificado César que las conduce a
la Gloria, según ella cree, y es a la Expiación y a la Muerte...

* * *

E n la Revolución francesa se identifica su primer impulso


con la filosofía de Rousseau. No es cierto, absolutamente; la
trayectoria, del error no tiene soluciones de continuidad y su
origen se pierde en la negrura prehistórica. Rousseau, en pro­
piedad, puede señalarse sólo como “ causa próxima” de aquel
instante revolucionario, así como adviene luego a ser “ causa
remota” en nuestra Revolución.
Personalizar en un hombre la causa es excesivo; es toda una
secular teoría de seres la que engendra a través del tiempo y
el espacio la “ revolución permanente” , aunque sus momentos
álgidos se vinculen necesariamente al inmediato progenitor filo­
sófico, al que constituye el extremo dr esa línea en el momento.
Su existencia es necesaria su identificación, no siempre
fácil.
FILOSOFIA Y mVQLVCIQH

Muy «ltas autoridades científicas han estudiado la dinámica


del fenómeno revolucionario y llegan a la conclusión tjnáfiítw*
de que es ineludible la existencia de ese “ ente a se” : el filósofo.
Aceptamos esa "necesidad” , aunque no estimemos Ja Revo­
lución una pura creación filosófica. Antes, mucho antes que el
filósofo está el hombre -~~esa mala bestia— , el soberbio bruto
ensangrentado que ronda en busca de presa y carnicería, porque
su Pedimento de oculta bestialidad necesita de vez en cuando
desatarse (Nietzsche). Y , para nosotros, en ese desatar tiene
parte la filosofía. El filósofo corta con ti frío filo de su “ razón”
las ligaduras morales. Es él sólo un cómplice y no más. La Re­
volución es un “ puro ente de pasión” , porque, como ya preco­
nizó el judío Espinosa: La rcusón sólo puede vencei a la pasión
convirtiéndose ella misma en pasión.
Tan pobre y hasta cobarde oficio damos al filósofo en la
Revolución. No por eso merece indulgencia; lo mediocre de su
papel en la tragedia revolucionaria es sólo por su calidad moral
subjetiva; no en cuanto a su trascendencia histórica. De eso se
deriva la necesidad perentoria de señalar al filósofo y a su filo­
sofía. Hay un imperativo moral de señalar al filosofo-cómplice
o inductor revolucionario, sin el cual no se daría la Revolución;
y hay otro imperativo patriótico que dicta sanción: mayor para
quien desató a la fiera que para la misma fiera ; mayor para el
intoxicador que para la bestia rabiosa intoxicad'’..-..
Si no hay Revolución sin filosofía, como no hay filosofía sin
filósofo... ¿quién es “ nuestro” filósofo?
¿Quién es “ nuestro” filósofo?
Es muy extraño que la pregunta deba formulárseme. XJn
clamor unánime debería pronunciar su nombre y apellidos, al
igual que los de Juan Jacobo Rousseau se proclamaban en la
Revolución francesa.
El silencio se debe a que la Revolución francesa triunfó y
la española no. Nadie se siente tentado a reivindicar una derro­
ta. Eso es todo. De triunfar en España, veríamos al filósofo
ufanarse en el pavés de su obra. En este caso, no. Habrá que

37
O B R A

buscarlo allá en su ostracismo; tras el recinto amurallado por


su silencio.

Mas es unánime este lamento de la “ intelectualidad'’ na­


cional:
— No da España filósofos. No hay una filosofía nacional.
¿Cómo, entonces, hallar ese “ necesario'’ filósofo de nues­
tra Revolución ? ¿ Deberemos a su ausencia la falta del más mí­
nimo matiz nactonal en toda la vida de la Revolución española ?
Debe ser uno de los factores de su permanente extranjerismo esa
carencia de filósofo indígena y racial.
lilectivamente, el filósofo no se da. España para esa ..plan­
ta es un erial... Y sin má-, con gregario asentimiento, se acep­
tó e! hecho; sin pensar que acaso en esa misma “ negación
filosófica” radique la auténtica “ filosofía nacionar’. Puede cua­
drar aquí la frase de Nietzsche: N o9se es filósofo sino guar­
dando silencio.
Sin pretender alcanzar hermética y enrevesada “ forma filo­
sófica” , que al español no va, debo ejercitarme en un ligerísimo
escarceo. Veam os: para ser algo — filósofo, verbigracia— lo
primero es ser. Viene tan “ estupendo” apotegma traído por
otro, tan “ estupendo’ ’ y más, aquel de la “ realidad del español” ,
de la que podría decir con Schopenhauer: Esos españoles “ im­
posibles y, sin embargo, reales.”
El hecho es que existe el hecho: lo español: téngase pre­
sente.
Pues bien; en esta época nefasta (creo que es nefasta, ¿no?)
se exigía del español un imposible: “ filosofía” .
Imposible, digo, porque la ciencia que ast llaman, en todas
sus polifacéticas variantes, era y es... ¿Deberé intercalar aquí
la “ historia crítica de la moderna filosofía” ? No se asuste el
lector, no tenga miedo. Yo me atreveré a tan audaz empresa,
que tanto es el valor de la ignorancia. Pero sólo en una frase
cifraré toda la moderna filosofía universal: ella es negación;
negación ue Dios.
Mas yo compruebo algo magnífico, estupendo: que todo su

38
FILOSOFÍA ¿Y REVOLUCION

esfuerzo ateo, antiteo mejor, se reduce a encarnar los atributos


de Dios en cosas o en la misma nada. Toda su negación es afir-
^mación de Dios. Se diría que toda la filosofía planetaria de los
últimos siglps la reducen á un esfuerzo inaudito y tremendo
por lfallar un “ sucedáneo de Dios” , un dios "ersatz” ...
Siempre 'furtivo, pero denodado, el alquímico intento. Siempre
esotérica la búsqueda febril. Tenaz, tenso, feroz, el asalto en
su agonía de violar el más ignoto arcano. Igual, exactamente
igual, el filósofo de hoy que aquel mago kabalistico medieval;
aquel que con hermético, pero exacto nombre, buscaba la "pie­
dra filosofal” ... Eliminad túnicas y cucuruchos estrellados, re­
tortas y conjuros astrales, y todo su fantasmal atuendo y en
línea recta, del mago al filósofo de hoy viene un idéntico afán :
hallar en la retorta mágica o en el cerebro loco la “ piedra filo­
sofal” : el "dios ersatz” .
Afecta el filósofo-mago de la época moderna un irónico des­
precio respecto a lo divino, que "mágico” lo llama. Pero sólo es
gesto de su máscara histriónica; es un poco la hopalanda y cu­
curucho del disfraz alquimista. Todo es ocultar angustia y ago­
nía de Dios..., que quien se dice filósofo —liwacán y rayo—
angustia y espanto en su entraña siente presa de vértigo al verse
suspendido sobre el abismo de su propia "nada” ..., y en Su de­
lirio crea febriles dioses a que asirse. m
No tienta ni ayer ni hoy al español esa búsqueda en alqui­
mia filosófica.
Y lo hace sin pena, renunciando, sonriente, a ser llamado
"filósofo” . Así, desde hace muchos años, no es filósofo él
español.
No quiere que se lo llamen ni serlo... Será una jpeógnita el
motivo, pero así es. Yo creo dotado al español de una incapa­
cidad intrínseca para la filosofía de hoy. Es incapaz porque el
español es... ¿ Podría definir yo la realidad de su imposible?
Un escritor inglés, Hume, en su genio de España, dice:

La interna personalidad del español, su estética devo­


ción a las fuerzas cih'ims, de donde ±e origina su constan-

39
te anhelo de distinguirse por el socnficio venciendo tas
fuerzas del tnaL

Hume actualiza el más excelso elogio a las Españas tribu­


tado, aquél de Agustín de Hipona: •

Los pueblos ibéricos pueden alcanzar por sí mismos la


contemplación y la posesión del Dios Uno y Omnipotente.

¿Cómo podría ser el español un fiolósofo de hoy?


Le es imposible buscar la invención de un nuevo dios. Im­
posible para el español, que desde Cristo se siente poseído de
El. Sólo podría ser filósofo acabando él de ser. E s decir, para
serlo, no ser.
Puede prescindir ei español de razonar verdades. Nadie
como nosotros, despreciando escalas filosóficas, supo volar más
cerca de las supremas verdades metafísicas. Somos del dogma.
Prefirió el español, mejor que razonar verdades, sentirlas y
vivirlas.
Y fué la mística.
Mística; no filosofía... Mas, ahora me pregunto, queriendo
recordar, ¿lu é es filosofía? ¿N o es amor a la sabiduría, amor
a la verdad?...
Entonces, infaliblemente, fiilósofo elevado a la potencia má­
xima es el español; porque la mística es filosofía neta. Más aún;
yo la llamaría m-etafüosofía.
Y a sé que esa larga teoría de “ filósofos” me lo niega.
Pero yo os afirmo, sin dudar y sin siquiera miedo, que la
Mística esffeñola es mucho más Filosofía que la vuestra.
¿Quién ama más la Verdad? — decidme— . ¿Quien la razo­
na?... ¿O quién la siente y vive?...
Sentir y vivir la Verdad es la suprema y única filosofía.
Pero os concedo, ¡oh, filósofos!, que vosotros, según decís,
vivís y sentís vuestra “ verdad’'.
Sentir, vivir..., ¿igual?...

40
FILOSOFIA Y REVOLUCION

¿E fes tú, filósofo, capaz de sentirla y vivirla? ¿S í? ... Pero,


¿y de morir?...
¿Eres capaz de M O RIR por tu Verdad-dios como sabe
M O RIR un español por su Dios-verdad?
N o; vosotros no morís. Mas, ni por bravata, digáis que sí,
que sabéis morir..., porque ya el español, sintiéndose filósofo
también, os ha de obligar a darle prueba.
Y sólo una prueba se lo demostraría* la única y más subli­
me de toda dialéctica:
La de morir como él; morir, sencillamente.
*

(Del libro inédito AZAÑ A.)

T o d o h o m b re «fue tien e u n D io * se
d e sh o n ra d e la m a n e ra m á« r i l . T o d a
id e a re lig io sa , to d a con cepción de n a
D io * cu a lq u ie ra , to d a co q u etería con t a l
pensam iento» es u n a b a je z a in e x p lic a ­
b l e s la id e a dé D io s es la in fe cció n m &s

in n oble*
LEN IN
(Carta a Máximo Gorki)

¿
N acloBC t o p rim id a s. ulterior unión o fusión con
la U. R. S. S.
La “ liberación” , por la que
luchan los comunistas en to­
Deinte sobre la dos los paises dominados por
india en la Cá- ! otros, no es un fin en si. Sólo .
mara de los C o­ es un medio para luego con­
munes : quistarlas “ democráticamen­
E 1 diputado te” , revolucionaria o militar­
comunista G a - j mente... o por la combina­
llacher pide la inmediata retí- ] ción de los tres métodos.
rada de las fuerzas inglesas, j
Cualquiera pensará que tie- i E l a m o d e la # ¿ « ie r ra s .
ne el altruismo de libertar la
India. No, de ningún modo. Un buen señor
Obedece a Stalin, y él mismo de Alhabama co­
dijo ya hace mucho tiempo: mentaba la otra
noche el discur­
“ Gentes que no han penetrado so de Mr. Byr-
el problema encuentran “ con- ! n e s , y, entre
tradtctorio que los comunistas de ■ otras ingenuidades, decía la
Jas naciones opresoras (y lo son !
todas} menos la U. R. S. S.) in- ! siguiente:
vistan en la s e p a r a c i ó n de las na- |
dones oprimidas y los comunistas ¡ “ L a idea de divergencia éntre
le las naciones oprimidas en la j Rusia y los Estados Unidos e Jn*
u n if ic a c ió n .” j ylaterm ha ganado mucho terre­
no, debido principalmente al es­
tado emocional de aceptarla sin
Estas palabras de L^fcin las someterla antes a detenido análi­
:ita Stalin en su libro “ Fun- sis. Pero, jp o r qué van a adobar
iamentos del Leninismo” . en conflicto las democracias de
No hay contradicción. La habla inglesa y la Unión Sovié-
ticaf ¿Qué van a sacar ese
separación, 'dice, se refiere a conflicto ttvv grandes potencias?
apararse dé sus actuales me- ¿Qué puede justificar um guerra
:rópolis; la unificación es su atómica entre ellas? jB s que el

42
C O N T R A

pueblo fuso no desea evitar la siempre firmando con ttna ci­


guerra tanto como nosotrosf”
fra. Ahora progresanjd*. Los
espías entregan s u s “ rap-
Sí, señor; el pueblo ruso
ports” públicamente y se glo­
puede que desee evitar la.
rían de su crimen.
guerra. Pero, ¿qué tiene que
Sin duda, el que una na­
ver con esto el pueblo ruso?
ción, España por ejemplo, ten­
La guerra es cósa de Sta­
ga como presidente del Con­
lin exclusivamente.
sejo de Ministros a un espía
públicamente acreditado, con­
L a am en as* ¿ e l ñauado. viene mucho a las naciones
extranjeras. Le supone un
La “ E s t r e l l a gran ahorro de hombres y di­
R oja” , como us­ nero. Porque Giral y “ D. Fer­
tedes sabrán, es nando el de los Líos no es
un diario ruso. que* hagan el espionaje gra­
El día 21, entre tuito, pero son baratos y,
otras cosas, tam­ además* esperan que les pa­
bién sabrosas, decía: gue, el propio pueblo español
sus treinta dineros.
“Franco constituye una amena­
za; Franco está amenazando al
mundo.D L a piedad bies entendida.

Nos satisface. Ignorábamos La nueva “ fe-


r re rada” conti­
que España hubiera vuelto a
núa en su apo­
ser la del siglo xvi.
geo pid i e n d o
piecLd para Al-
G ira lia n a e . vzrzz
Radian de Nueva York: Nosotros no queremos ser
menos, y hemos expedido este
“ Nueva York, — telegrama de madrugada:
José Giral entregó
al presidente del “ Picté pour Petiot."
S u b e om i té del
Consejo de Segu­ «S t a ja s o t im o .»
ridad de la O. N.
U. importantísimos L o s “ Izvestia”
documentos respecto a España, consagran u n a
con lo que ha sido invitado a
p r c s t ar decla&ciones personal­ plana entera del
mente ante dicho Subcomité número del (tía
25 a exhortar a
De siempre, los espías en­ los dirigentes de
tregaban sus informes secre­ los 'Sindicatos para que los
tamente, a veces en clave y obreros logren realizar y re­
43
O B R A

basar el nuevo plan quin- | su derrota hubiera sido fulmi­


quenal. i nante si España corta...
Si los anteriores planes eos- ¡ Y por entonces, más de
taron bastantes millones de cuarenta divisiones alemanas
vidas, no dudamos que el nue­ estaban en el sur de Francia
vo plan conseguirá que re- : inmovilizadas por la neutrali­
vienten “ stajanoví'ticamentev’ dad española y no por ningún
otros cuantos millones. ejército aliado...
Naturalmente, Espafia era
entonces aliada potencial. Pero
potencial o p eli-
ahora, sola, frente a todo el
f, f o t e t t e ia l)
Universo armado hasta los
El inefable Co­ dientes, es enemiga potencial.
mité de la U. N. Sunos así de idiotas, i Qué
O. ha recibido la le vamos a hacer!...
ponencia d e la
Comisión encar­ D efin ición de M a d rid
gada de redactar
la propuesta contra España:
España es un peligro “ po­ Madrid es u n a
tencial” , han rubricado los de­ porción de cines,
legados comisionistas. cafés *y bancos
Pero, cuando Alemania da­
ba tremendos zarpazos aún, rodeada d e su­
allá por el 19 43... burbios por todas
partes.
“ Ya nuestros funcionarios mili­
tares informan al Departamento
de Guerra que consideran hoy a
España como una aliada en po­ U r b a n b n io y M arxism o
tencia, más bien que como una
potencia enemiga.” Dadnos la gráfi­
ca del crecimien­
A sí nos lo dice Hayes, el to de las grandes
ex embajador americano en urbes y os daré
Madrid, refiriéndole al año la gráfica del cre­
1943 *
cimiento de los
España era en 1943 una partidos marxistas.
aliada potencial, cuando el liadnos la gráfica del creci­
Ejército americano luchaba en miento de las grandes ciuda­
Túnez e Italia \ es decir, cuan­ des y os daremos la gráfica
do sus abastecimientos, re del crecimiento del ateísmo,
fuerzos y comunicaciones pa­ Dadnos la gráfica del cre­
saban por G íbraltar; cuando cimiento de las grandes capl-
44
C O N T R A

tel«« y of ¿aremos k gráfica I U A m M a « « iM ffd fte


del crecimiento de la vagan- !
cia, del vicio y ele las enfer­
medades secretas. Acusa Stalin de
Dadnos la gráfica del cre­ fascista a Tra­
cimiento de las grandes me­ man.
trópolis y os daré la gráfica Acusa a Chur-
del crecimiento de la Revo­ chill de nazi.
lución. A c u s a 1 De
Así, todo lo que favorezca Gatille de reaccionario.
el desarrollo del absentismo Si Roose/elt viviera, caso
y, por lo tanto, el aumento de de llevarle la contraria, Stalin
las ciudades, favorece al mar­ 1« llamaría antisemita.
xismo, al ateísmo, a la va­ Además, todos los que le
gancia, al vicio, las enferme­ declararon •la gúerr> a Hifler
dades secretas y a la Revo­ por su ataque a Polonia y no
lución. se al declararon a Stalin por
Es así que el urbanismo... atacarla también, soy hoy pa­
ra Stalin fascistas, nazis, reac­
cionarios y antisemitas...
H a diputadlo canadiense Verán ustedes como acaba
••p ía por resultar que todos esos
adjetivos se reducen a ano
Ha sido condena­ solo: Patriotismo.
do a seis años de Para Stalin, el patriotismo
prisión el dipu­ es todo eso de fascismo, na­
ta d o canadiense zismo, etc.
Fred Rose, p o r Sólo hay un patriotismo sa­
“ conspi r a c i ó n grado: el cismo soviéti­
para comunicar al Gobierno co. El otro, el que sentimos
soviético informaciones de ca­ los demás por nuestra propia
rácter secreto” . patria, ese es una traición as­
Estos canadienses son unos querosa. ..
reaccionarios. Ahí tienen a su j
abuela Francia dándoles lec­ U n caso
ciones de progresismo. No
uno, sino 150 diputados es­ —¿ Qué opinas de
pías tienen en su Parlamen­ X
A., ?• »• •
to; y en lugar de condenarlos —¿ X . ?... ¡ Ah,
por espionaje, los hacen mi­ sí!... Aquel que
nistros. Esperamos que Bi­ escribió unos li­
dault nombre a Duelos, espía bros antimasóni-
número 1, ministro de la De­ | eos y anticomunistís antes de
fensa Nacional. j la guerra; pues mira, no se...

45
O B R A

me parece un tipo raro. ¿ Y a mente, porque se toma a si


ti?... mismo por arquetipo.
— ¡ Rarísim o!... Algo debe En una sociedad de joro­
tener escondido: no tiene car­ bados, sería un monstruo un
go, no se dedica al “ estraper­ hombre con su espalda ver­
to ” , no visita ninguna emba­ tical.
jada extranjera... ¿N o te pa­
rece todo esto muy sospe­ (S e rá la bom ba atóm ica)
choso?...
— ¡ Sospechosísimo! Al enterarnos que
—¿N o será masón?... la atómica la han
— Es m^ón. Y o estoy con­ colocado en ma­
vencido hace mucho tiempo; n o s de Baruch,
re lo hiba a decir... nos viene a la
V. después de tal conclu­ memoria este tex­
sión, se bebió un trago de to del Talmud:
vino y se quedó tan satisfe­
cho. Su interlocutor io miró “ T odos los pueblos de la tie­
rra serán encadenados ai trono de
sonriente, un tanto mefistofé- Israel, después de éna guerra
lico. mundial afros, en la cual serán
N osotros , que desde sitio diezmadas las tres cuartas partes
üinediato escuchamos ia con- de la población
ersación sin, querer, se la re-
e r i m o s al interesado, sin Esto no es precisamente
lencionar los nombres de los motivo para bailar la “ con­
tterlocutores. Pero el escri- g a” ...
>r an tima cónico no pareció
irle importancia alguna. M asonería y revolución
Insistimos, y él se limitó a “ La Revo l u c i ó n
m testar: i n t e r nacional es,
— Que se me acuse de ma- para un mañana, la
obra de la Maso­
jn tiene cierta explicación nería. ”
ira mí. Nada importan los
_-chos y conductas, por evi­ Puede leerse en
tantes que sean. Cuando es el Bulletin pffi-
‘gla obedecer, depender o ; cwl de la Grané Lo ge de
)brar, quien no ol>edece, de- Franee, octubre 1922.
;nde o cobra os un misterio En consonancia, al iniciado
nbulante, corno diría Hcine. del grado 33 se le comunica:
J¿1 hombre ere? siempre
“ La Masonería no es nada más
ás fácilmente en la mons- ni nada menos que la revolución
uosidad y m lo absurdo que m acción, la conspiración perma­
i la .superioridad; sencilla­ nente. ”

46
C O N T R A

¿ Conspiración perma nen- lo podían decir, .porque lo ig­


te?... noran.
¿No es M a r x , y luego
Trotsky, el autor de la teoría tgmé 4«ú*r« <U (if O b>
de la “ Revolución permanen­
te” ?... uLos a ut é nt i c os
Evidentemente: dueños del poder
en este siglo, no
“ La idea de la revolución per­ sólo tienen domi­
manente no es nueva. Fué ex­ nio sobre los go­
puesta por Marx, en 1850, en la biernos, sobre los
Circular a la Liga de los Comu­ reyes, sobre tos mi­
nistas.” nistros, s i n o tam­
bién sobre las sociedades secretas.
Así lo afirma Stalin en su En el último momento, pueden
libro “ Leninismo” (pág. 24). desobedecer todos los acuerdos.
Ellos tienen agentes *«r todas
Parece bien definido el nexo parteé, que son gentes sin escrú­
entre la Masonería y el Co­ pulos, que llegan al asesinado.
munismo. Esto es así, quieran Ellos pueden, si lo estiman con­
o 110, lo sepan, o no, los bur­ veniente, provocar una masacre.”
gueses masones. ¿ Que có­
mo ?... Sencillo: ¿ Qué sabe un ¿ Quién serán estos auténti­
soldado, un sargento y hasta cos dueños del Poder?...
coroneles- y generales de los ¿No serán esos desconoci­
fines de las maniobras estra­ dos jefes de la Masonería a
tégicas de un generalísimo?... los cuales aludiamos antes?...
Ellos ven lo inmediato; el ob­
jetivo “ táctico” , y nada más. ** L a mento» «oñétícoa
Creerán, no por conocimien­
to, sino por fe, que todo es El Trud, diario
por la victoria. soviético y órga­
Convendrán con nosotros no de los sindica­
en que un general en jefe tos, se lamentaba,
igual los podría llevar a la el día 2 del actual,
derrota. Se enterarían dema­ con ocasión de la
siado tarde y a costa de sus campaña electoral francesa:
vidas. N 4
Estos masones, los de la "'Los socialistas han llegado a
Libertad absoluta, se han afi­ superar a las derechas en su di*
fe motor¡a campaña contra los co­
liado a un ejército sin siquie­ munistas.”
ra conocer quién lo manda.
¿ Quién maneja en la Maso­ Es natural; los socialistas
nería ?... Es algo que no lia os conocen mejor que nadie.
contestado ningún masón. Ni Son de la familia... ¡ Y qué
siquiera los arrepentidos. No familia!

47
O B R A

la... ¡él nos llama asotinoil...


i Tú, Giral, el traidor, no«
La radio rusa, la llamas asesinos... y vives to­
de Praga, Belgra­ davía !
do y algunas más | N asi« pintado* de rojo.
nos llaman ase­ i
sinos. i Leemos en la Gazzett* dt
Al fin, son ex­ ¡ Lausanne;
“ Bl jefe dt los
tranjeros. __ cialUtas alemanes,
Pero nos llevan llamando Schutnacher, p r +*
diez años asesinos los rojos guntaba el otro día
•«pañoles. p L A a los comunistas de
- T * su país si ellos que-
Gira!, el asesino directo de S rían aparecer antt
la mayor parte de la oficiali­ i los ojos del pueblo
dad de nuestra Escuadra, ha ¡ alemán como nazis pintados d«
ido a Nueva York para ocu­ ! rojo.”
par la tribuna de la U. N. O. j ¿De manera que para obte-
y dar el espectáculo inaudito j ner prosélitos en Alemania de-
de dar en público su informe í ben los enemigos del nazismo
de espía pagado. j aparecer como nazis?..., sólo
Además, él, que no ha pi­ ¡ que pintándose lo pardo de
sado una cárcel, ni siquiera ¡ rojo, naturalmente. Esto re­
una comisaría, para llegar a sulta bastante elocuente,
presidente del Consejo en E s­ j Ahora bien, la pregunta del
paña; él, que ha podido pa­ j jefe socialista resulta pere-
searse por Francia durante j grina.
meses, a despecho de que mi­ Los comunistas todos sabe­
les de hijos dt paseados lo mos que son socialistas. La
tenían al alcance de su mano I diferencia entre ellos es de co-
para estrangularlo; él, a quien ! lor: los socialistas están pin­
tantas veces hemos tenido a tados de “ rosa" y los comu-
dos pasos de nuestra pisto­ 1 nistas de “ rojo” cerera.

I
ANTOLOGIA DE SIEMPRE...

(De la Real Academia Española.)

STALIN KHAN

En su última entraña, en su sustancia histórica,


el comunismo es una recaída en los instintos y en
las tendencias de la horda. Por esa causa, una que­
rencia instintiva ha llevado al Comunismo moscovi­
ta, desde el primer momento, a las grandes estepas
silenciosas del Asia central, donde todavía el viento
insumiso a las normas civiles de Occidente, repite
estremecido las arengas tremebundas de Gengis
Khan: “La mayor voluptuosidad humana — les dijo
un día el mongol a sus oficiales— es cazar á los ene­
migos, robarlos lo que poseen, verles morir rabiosos
e impotentes, contemplar a las personas que ellos
quieren con el rostro bañado en lágrimas, montar a
pelo sus caballos, raptar sus mujeres temblorosas...”
Al cabo de los siglos, una noche de estío, dijo a
40
4
O B R A

Ozcrtíjvnsky y Kamenev el Khan Stalin: “Lo mejor


que hay en la vida es elegir nuestra víctima, prepa­
rar bien el golpe, vengarse sin piedad, y después
m archarse a dormir/'

LA DEMOCRACIA

En las elecciones lleva el enemigo siempre ven­


taja; él exalta más los peores instintos, porque el
hombre es naturalmente malo y la envidia le mueve,
más que la inteligencia y el ámor.
La democracia no ha escarmentado y no hace
otra cosa que hablar de votos y de la “mise­
ria del pueblo”, sacándole los cuartos a los ricos,
y aceptando, por consiguiente, los dogmas, los prin­
cipios, las doctrinas y las mentiras del socialismo.
Le pide tan sólo, con ingenua malicia, a la anarquía
que tenga la delicadeza de moderarse un poco; le di­
cen a la infrahumanidad de los comicios que tiene la
razón, pero que no tenga prisa. Pero la revolución
es demoníaca y el diablo impaciente.
Pero en el fondo del hombre resurgen ímpetus
entusiastas, que ya creían enterrados en los fríos de
una prosa glacial y sociológica. Esos ímpetus entu­
siastas, llenos de alma, de savia y de sangre, llenos
de primavera cósmica y destino, que antes iban rec­
tamente a Dios, porque la Iglesia sabía ponerlo de­
lante de los ojos, partiendo de un escepticismo que
sólo existe en quienes fingen lamentarlo, los encar­
gad os de develar el fervor tembloroso que arde en
el fondo de todos los corazones, parecen empeñarse
en ap agar con frías arenas aburridas la chispa que
nos puso el Señor acá en el alma. “ El hombre teme
aJ frío” , dijo el salmista. Y yo añado: “Que el sal­
mista le tema m ás.” Se han olvidado de cantar sal-
so
ANTOLOGIA DJS SIBMPRM

mos. Ya no se invoca el himno, ni se recuerda «I ver­


so, ni ese aliento poético, que es la vocación más pura
del espíritu. En vez de ser profetas, pretenden ser
sociólogos, y no van al encuentro de ese heroísmo
renaciente, ni de lo que hay de místico y de héroe en
cada ser. Y por eso, el heroísmo renaciente y el an­
helo místico no van hacia Dios de un modo recto. Y
menos mal cuando van de modo oblicuo. Porque en
otro sitio van hacia el demonio.

OCCIDENTE

Es en verdad doloroso que París, un tiempo an­


tología de Occidente, se convierta hoy en la sucursal
de Moscú. Porque tres grandes creaciones políticas
sacó Occidente de su entraña: el Imperio español de
Isabel la Materna, que alcanza su plenitud en el XVII.
La grande nation — con su nacionalismo galicano—
que se sacó de su cabeza Richeíieu, y que florece en
lós lindes del XVIII. En fin, el Imperio inglés de Oli­
verio Cronwel!, que tuvo su hora de dicha, universal
y conyugal, con la Reina Victoria, cuando, a las cin­
co de la tarde, y al fuego lento de una chimenea, en
todos los hogares las tazas de té humeaban feli­
cidad.
Hay todava una desgracia mayor que la cegue­
ra, y es, a veces; la evidencia. La de aquellos que ve­
mos claramente el fin de la civilización occidental a
manos de los Soviets, ya vencedores. De los Soviets,
que ayer aún sólo se atrevan a deponer un comisa­
rio en Ucrania, y hoy ya se atreven a deponer altas
personalidades en países de la más ilustre historia.

Parsifal, paladín de Ftiropa, cuando a caballo


del dolor — corcel de luto— marcha, peregrinante y
O B R A

militante, hacia mi triste y verde Compostela. El re­


presenta en el ejército de símbolos medievales la pu­
rificación del sufrimiento y la heroica ascética del sa­
crificio. Parsifal es aquél cuya armadura resplande­
ce de oro, luz m a t i n a l y alas de arcángel, tras de
haberse hundido en la oscura noche del alma y la
agonía. Imagen, pues, de los grandes siglos, en que
al cobarde optimismo de las horas turbias se oponía
el drama esencial de las tinieblas. A los hombres de
pro no se ocultaba entonces que Europa estaba pró­
xima a la muerte. Y cuando estamos próximos a
morir es cuando estamos más cerca del alma. Así,
pensando en la tragedia, sintiendo su trance agóni­
co, se salvó el Occidente cristiano.

B A B E L . . .

Cuentan de Cagliostro, que una noche de fiebre,


tras horas de luces, escotes, brillantes y reflejos en
un baile de la corte de Francia, vió cortada por el
cristal, en el filo de una copa, la cabeza ensangren­
tada de la reina. Hay minutos así, de inspiración in­
falible. Un minuto mil veces más trágico que ese
han debido vivir, agónicos, en la gran sala del Ayun­
tamiento de Münsttr, los embajadores españoles a
las doce del 24 de octubre de 1648.
Firm a nerviosa de los plenipotenciarios. Sólo se
oye, sobre eí papel, el rasgueo inquieto de las plu­
mas. Allí queda desgarrada la Patria, aún hoy, en
alma agónica y carne viva.
Mientras allá, en Suiza, sentado al fuego de una
posada alpina, don Diego Saavedra Fajardo recaba
también papel y pluma. Tiene un minuto de medita­
ción, de incertidumbre; luego, asistido de la luz del
Espíritu Santo, lleno de evidencia, de fe y seguri-
52
ANTOLOGIA DU SIEMPRE

dad infalible, escribe como título de una obra estas


palabras, que no ha borrado nadie: Locura de Euro­
pa. Europa se había vuelto loca, loca de rencor y
catalanismo.
Lo que España defendía entonces era ésto: la
unidad metafísica del mundo. Ante la intemperie y la
aflicción no hay más que un cobijo: la Iglesia. Con
terquedad ibérica, con terquedad de /o c a sostuvimos
que el vínculo de unión entre los hombres tenía que
ser de carácter espiritual, porque lo propio de la
materia es desunir y separar lo que el a ^ o r ¿iga y
reúne. Esa unidad metafísica del mundo cristiano
implicaba una unidad política. “Una ley, una espa­
da, un imperio.,, La misión cesárea consiste en ase­
gurar los beneficios de la civilización y en extender­
los amorosamente a los países coloniales, donde Es­
paña amamanta con leche de loba clásica una huma­
nidad adolescente o decadente.
A la tesis espiritualista del Imperio español res­
ponde Europa delirante con una tesis marxista ya,
por cuanto supone una interpretación desalmada de
la historia y una visión del mundo como rencor, lu­
cha, insolidaridad y anarquía.
Nuestros teólogos difunden el idioma de la ra­
zón, hablen en nombre de Dios, de lo absoluto y de
lo eterno. Europa difunde la algarabía de Babel

53
EMBAJADA EN MOSCU
m

Por lean Herbette


(Embajador francés enla U R. S. S.)

Es una obra estrictamente documental. El gran


diplomático reflejó en sus informes al “ Quai d’Or-
say , rigurosamente secretos, con método analítico
y claridad clásica francesa, lo que vió, supo y adi­
vino en Rusia, situado en el privilegiado puesto de
Embajador de Francia en Moscú.
Unas palabras suyas:
wLas seguridades dadas por la propaganda comur
m

nista representan, en general, exactamente lo contra­


rio de las propósitos reales de dicha propaganda.
Cuando la propaganda comunista incita a las masas
obreras 'a ia lucha contra el paro’’ , puede estarse
seguro que trabaja a favor del incremento del paro
obrero, para, en un .sentido revolucionario, obtener
de ello los consiguientes ventajas. Si declara que lu­
cha contra la guerra o para prevenir una agresión
imperialista contra, la U. R. S. S., quiere ello decir
que está dentro de sus proyectos preparar una gue­
rra y poner a la U. R. S. S. en condiciones de agre­
dir impunemente a sus vecinos.”

(Un volumen de 300 páginas, 15 ?2 eras.)

I
PERON, SOLDADO DE
LA CRISTIANDAD
É u Í c m &o oU

No es un hecho casual, sino uq alto y paralelo simbolismo,


el que casi simultáneamente, la Argentina y España hayan su­
frido los rigores de una crítica minuciosa en momentos cru­
ciales tle la Historia y hayan padecido similares presiones para
desviar sus íntimas conductas, adoptadas frente a un mundo tor­
turado y enloquecido, que parece haber olvidado todos aquéllos
valores • espirituales, que fueron siempre orgullo de la estirpe
hispánica.
A los españoles nos preocupa profundamente, tod^ cuanto
preocupa y conturba a los pueblos hermanos ce América, pues
no en balde, y durante siglos, regamos aquellas tierras vírgenes
con sangre y con sudor de parto.
Por eso, cuando, el 4 de junio de 1943, el Ejército argentino
se alzó contra un caótico estado de cosas, que tenia entristecido
y aprisionado al país éTitre las redes de una oligarquía anacró­
nica y abiertas sus jóvenes entrañas a la rapacidad de todas las
formas de la especulación universal, los españoles supimos com­
prender la gran inquietud del país hermano, y tasar en su pun­
to la gran razón del alzamiento revolucionario.
Un legítimo orgullo, que nos une en la .sangre y en el idio­
ma, en la religión y en la hidalguía, nos hizo comprender, por
aquel episodio, que algo que no puede morir estaba en trance

55
O B R A

4e agonía al otro lado del Océano, y que algo providencial ha­


bría de surgir para salvarlo.
L o que sucedió una mañana de junio en las calles de la gran
ciudad del Plata, que nuestros Adelantados colocaron bajo la in­
vocación de. Nuestra Señora del Buen Aire, nos llenó de una cá­
lida emoción fraternal, y desde entonces hemos seguido, día a
día, con cordial y vigilante expectación, la azarosa marcha de su
historia reciente.
Para España, desde entonces, el proceso histórico argentino
determinado por los últimos acontecimientos pasó a ser un tema
predilecto, y desde el viejo solar del que salieron los caballeros de
ayer, pc.ra llevar la Cruz al aborigen, siguieron con impacien­
cia y desasosiego los caballeros de hoy su debate y su esfuerzo
como si observásemos el latido o el pulso de nuestro propio co­
razón.
Más tarde, cuando el nombre de Juan Domingo Perón cruzó
los mares y llegó hasta nosotros, altanero y rotundo, simbolizan­
do todos los anhelos del sentir criollo, comprendimos que el país
de Martín Fierro no desaparecía en la hoguera del mundo, y que
el hecho providencial que esperábamos ya había llegado.
A l mantener enhiestas bajo el cielo de la pampa las banderas
de su insobornable espíritii y soberanía, la Argentina dá, a un
mundo decadente y de almas en pena sin patria y sin Dios, un
ejemplo de romántica fidelidad a su propia sangre y a su misma
razón de ser y de existir.
Cuando Perón se lanza ai rebatadamente predicando la buena
nueva de una mejor justicia, por las serranías de Salta o de
Ju ju y, por las estepas de la Patagonia, por entre los viñedos
que en Mendoza besan las faldas de los Andes o por la inmen­
sidad del verdor pampero, nosotros comprendemos, quizá como
ningún otro pueblo, su alto destino, y desde aquí seguimos sus
pasos y su voz dándole su exacta dimensión, como al profeta
t joven de una historia recobrada.
■ Sebre su persona y su esfuerzo se han dicho y se han hecho
íe n ei mundo los más opuestos comentarios y las más contradic­
torias apreciaciones y campañas. Parecía como ei una conjura

56
PERON, SOLDADO DB LA CRISTIANDAD

universal de todas las potencias del mal hubiese encogido la arro­


gante diana de su nombre para disparar el impacto dt la insidia.
Nosotros —los españoles—, para perfilar su silueta e ilumi- 4
nar el campo de su vida, con la luz clara del entendimiento y
de la verdad, hemos esperado el desarrollo de los hechos que nos
dieran la clave de lo auténtico.
Perón ya pertenece a la Historia, y. por eso hoy podemos
comentar su vida y su inquietud.
Juan Domingo Perón] el general criollo, actual presidente de
la Argentina, el hombre más discutido de América, el nuevo as­
tro político que el, pueblo, en su* país, votó enfer-tacizado para
elevarle a las alturas del poder, es hoy, todavía, en Europa, para
*muchas personas un caso incomprensible.
Su dinamismo, su amor a los humildes, su viril intransigen­
cia ante todo aquello que alarme su conciencia y su profundo
conocimiento, y no solamente de los problemas argentinos, sino
de aquellos que se alzan pavorosos sobre el tablero del mundo
actual, han hecho que su verbo cale en lo hondo de la entraña
popular criolla y haga resucitar la vena escondida del alma po­
pular argentina.
“ Mejor que hablar, actuar; y mejor que actuar, realizar” ;
este es su lema.
Con esta consigna, Perón ha revolucionado el ámoito de la
vida de su país y ha roto todos los moldes arcaicos de una bu­
rocracia decadente y áe una anacrónica oligarquía, enfrentando
las banderas enhiestas del amor a la Patria y de la Justicia Social.
Físicamente, es fuerte, alto, joven, curtido por el sol y el
viento de los campos y tiene una mirada profunda y humana.
Con sus cuarenta y nueve años y su breve pero intensa vida
política, se alza ya en el camino de la Historia contemporánea
como el hombre providencial de la América hispana*
Universal y criollo, militar y obrerista, disciplinado y revo­
lucionario, a Un tiempo, soñador de un mundo mejor y de una
doliente humanidad redimida, ama las tradiciones y el derecho

57
O B R A

con el mismo fervor que lanza a las masas de su pueblo a la ar­


dua empresa de la redención social.
Su temple en la lucha, la serenidad ante cualquier hecho ad­
verso, la fe «n sí mismo y en su claro destino, hacen de él el
líder y la esperanza de la Argentina honrada y laboriosa.
Cuáles sean las directrices que el general Perón quiera dar
a la política exterior argentina o aquellas en que la marcha de
los acontecimientos universales le sitúen, no es difícil preverlo;
pero lo que sí se puede afirmar es que el general Perón ama
entrañablemente a España.
Cuando Perón defiende en su país la enseñanza católica y se
exalta hablando de los hidalgos caballeros que llevaron la Cruz
a aquellas tierras; cuando envía al Je fe del Estado español el
collar de la Orden del Libertador; cuando recibe en su pecho
las insignias de la Gran Cruz del Mérito Naval, Perón defiende
a España y siente con el recio corazón de un criollo con alma
castellana.
Porque Perón, patriota y militar, no es, en el fondo, sino un
ilustre soldado de la Cristiandad, que hoy llena con su nombre
el orden hispánico.
Por eso, cuando el general pisa la cubierta de un crucero es­
pañol, siente hervir su sangre como si pisara el- suelo de otra
patria lejana, y entrega su noble espada simbólica con el rito
de una ofrenda hecha ante un altar de siglos.
Este es el hombre. Su obra la juzgará la Historia con la
fría observación y el juicio exacto que hoy no pueden poner ni
sus enemigos ni sus partidarios en el odre de la tormenta polí­
tica que su fuerte personalidad ha levantado a los cuatro vientos
del mundo.
Como símbolo de su diario batallar, Perón ha adoptado la
figura del cóndor, que desde la altura de los Andes domina la
inm ensidad que, como una Castilla Americana, guarda tantas vir­
tudes y tantos tesoros de fe y de hidalguía.
Nuestr? Señora del Buen Aire bendiga su vuelo majestuoso,
v que sea éste el que lleve la simbólica rama del olivo a todos
los hombres de Argentina.

ss
DETRAS DEL TELON
DE CELULOIDE

J. £.

De la famosa “ cortina de acero” soviética se ha hablado


muchas veces y suponemos que se seguirá hablando más. Media
Europa es una mancha roja en los mapas de la hora actual.
Cinco, seis, siete naciones se hallan al otro lado del telón, que
cayó sobre el primer acto de la tragedia mundial y no se sabe
—Moscú no quiere periodistas, ni comisiones de diputados de­
mocráticos, ni mucho menos el ojo de la O. N. U.— lo que pasa
en Polonia, en Checoslovaquia, en Yugoslavia, en los países
bálticos, en su zona de ecupación en Alemania... Pero hay otro
telón que ha caído más allá del Oder, llegando basta Londres
y hasta Nuevo York. Nos referimos al “ telón d¿ celuloide”
Sería ingenuo suponer que las películas soviéticas son ingenuas
comedias rosas como las películas norteamericanas. (Aunque
también sería ingenuo suponer que el cine norteamericano no
quiere más que regalar al mundo el espectáculo de su alto ni­
vel de vida : durante la guerra el cinema americano ha sido un
arma de los Estados Mayores yanquis; recordemos “ Míster
Lucky” , dirigida a incrementar el alistamiento de voluntarios;
recordemos “ Guadalcanal” , para elevar la temperatura patrióti­
ca de la guerra en el Pacíficp; recordemos “ El sargento Y orck” ,
“ Los invasores” , “ Sangre en Filipinas*’ ; recordemos el pato
Donald movilizado y Walt Disney trabajando en colaboración
con el arma aérea. Y durante la paz, recordemos “ ¡Qué verde
era mi valle!” , film en que se aliaba la mentalidad capitalista y
puritana al buen deseo de encender la mecha en los barriles de
pólvora del capitalismo europeo.)
O B R A

Hasta 19 4 1, los films soviéticos no habían conquistado la»


pantallas burguesas de Londres ni mucho menos las americanas.
A llí, como en todo el resto de Europa, se las juzgaba con un
criterio justo, sin duda, porque había una conciencia, un instin­
to de conservación, que quedó dinamitado por la guerra. A l lado
de la alianza militar, la exportación de películas rusas. E inclu­
so antes, Moscú sabe lo que se hace y ya no liabla de películas
comunistas ni de cinematografía soviética, sino de films rusos.
I-^e esta manera, se inició una propaganda que hace arder las
pantallas burguesas. E l telón de celuloide precede al de acero.
E n Inglaterra las películas soviéticas fueron introducidas por
iniciativa de la Embajada moscovita y distribuidas por la Agen­
cia Cinematográfica Soviética, creada especialmente para este
fin. L a versión inglesa de los films presentados es debida a Her-
bert Marshall, un inglés que habla perfectamente el ruso y que
estudió la técnica cinematográfica en la Escuela de Moscú, bajo
la dirección de Eisenstein. En su mayor parte, son “ documen­
tales” — recuérdese que el documental es, poco más o menos,
la apología del Estado comunista. Y desde Londres irradian j.
las otras centrales del Occidente europeo: Bélgica, Holanda,
Luxemburgo, Francia e Italia. Para los Estados satélites no ne­
cesita este recurso de infiltración, sino que las impone. Así, por
ejemplo, en Checoslovaquia los estudios cinematográficos han
sido “ alquilados” por Rusia, que exporta, además, el 60 por
100 de los films que se proyectan en el país, habiéndose prohi­
bido, por exigencia de Moscú, la entrada de películas norteame­
ricanas. E l cinc comunista tenía sus privilegios en los barrios
más apartados de la capital británica. Pero en la actualidad ha
conquistado el cinema “ Tatler” , en Charing Cross Road, en el
corazón de Londres. En las provincias, ante la primera repulsa
popular, se acudió al procedimiento de alquilar locales y se mez­
claron los meros documentales con films dramáticos. L a alianza
militar se tradujo en la desaparición de las barreras de censura,
aunque antes de la guerra las disposiciones oficiales habían sido
burladas en las sesiones de cineclub, donde films de propaganda,
coíno “ Octubre’", “ L a línea general” , “ E l acorazado Potem-
k in ” , “ Tempestad sobre Asia” , “ Alexandro Newskiv, de Ein-
senstein, y “ Pedro el Grande” , de Petrov, habían sido proyec­
tados en cintas de dieciséis milímetros que no necesitaban cen­
sura. Tras el telón de celuloide, los políticos soviéticos iniciaron,
al estallar la guerra con Alemania y crearse la alianza militar
con Inglaterra y Estados Unidos, una táctica de penetración su­
til Para vencer las prevenciones y suspicacias de los Estados
60
PERON, SOLDADO DE LA CRISTIANDAD

capitalistas, elloj^ínundaron al mundo de films de “ propaganda


contra Alemania nazi” . Así, el graa público pudo ver, por ver
primera en Inglaterra, sin restricciones y sin el calificativo de
“ propaganda comunista", uno de los más feroces films antibur­
gueses: “ El profesor Mamlock” , de Minkin y Rapport. A éste
siguieron un gran número más de films rusos, con un término
medio mínimo de doce anuales, en lo* años de guerra: “ Tcha-
pasev” , contra el ejército burgués; “ El circo” , contra los pre­
juicios existentes en Norteamérica contra la raza negra; “ Vol-
ga-Volga” , de Alexandrov; “ Lenin pn octubre” , de Mikhail
Romm; “ El diputado del Báltico” , de Zharki y Heifetz; “ La
infancia de Máximo Gorki” , de Mark Donskoi, etc.
Estos films reconstruyen los episodios de la revolución de
1917 y figuran en el cuadro de la educación.comunis*i del pue­
blo ruso. Su proyección —sin trabas de ninguna clase—, con
las consecuencias políticas fáciles de prever en las masas occi­
dentales, constituyó el primer escalón de la gran maniobra eje­
cutada por el comunismo tras “ el telón de celuloide” . Duró todo
el año 1941.
La segunda etapa tuvo lugar a partir de esta fecha. Parale­
lamente a la sustitución de los caudillos militares nacidos de la
revolución —iTimoschenko, Buddieny— por generales de acade­
mia —Konief— y a la invocación al “ patriotismo ruso” —una
cuerda sentimental que Stalin tocó a maravilla—, los estudios de
Moscú realizaban films en que se evocaban las figuras excepcio­
nales de la Historia de Rusia. Así, se vió cómo no les importaba
a los comunistas realizar cintas de apología del autócrata Pedro
el Grande, cuya proyección en Londres sirvió, tnLe otras cosas,
para tranquilizar a los burgueses, un poco asustados p'~r otros
films en que se hacía llameante propaganda soviética, bajo el
pretexto de relatar la vida de Tchapasev y Shors. El ciudadano
americano se extrañó —y se tranquilizó también— cuando vió
en sus pantallas películas rusas, que se parecían por su asunto a
los films de “ cow-boys” . Claro que el “ cow-boy” salvador de la
muchacha es siempre un guerrillero comunista, y los malos son
reaccionarios, ingenieros burgueses o resto del zarismo. No es­
tará de más decir que todas estas películas, hasta las más apa­
rentemente inocuas, sirven fanáticamente la ideología comunis­
ta. Técnicamente, adolecen de una forma fragmentaria de cons­
trucción, careciendo de ese refinamiento del montaje occidental.
Pero su fuerza bárbara era precisamente lo que sirvió de mejor
anzuelo para el público occidental, empalagado por la manse­
dumbre de la producción burguesa.
61
O B R A

La tercera oleada de films soviéticos contra Occidente se


rea izo a partir de 194A en el momento en que Rusia jugaba su
gran carta de sacrificios. Tratóse de exigir el segundo frente,
que debían abrir los soldados ingleses y americanos, que estaban
aciendo, según Moscú, una guerra cómoda, en contraste con
el sacrificio del Ejército rojo. A la vez, se exaltaban los ánimos
oel país propio, un poco decaídos. Esta etapa fué dirigida por
los Estudios Centrales de Actualidades de Moscú v su principal
instrumento fueron ios documentales, en que se ponía de mani-
liesto el esfuerzo bélico de Rusia. Muchos de estos documentales
se esgrimían, a la vez, como exigencia del “ segundo frente” y
de la “ ayuda económica” v como amenaza al capitalismo bur­
gués. Estas películas fueron: “ La derrota alemana ante Mos­
cú ’ , “ En la retaguardia del enemigo” , “ Un día de guerra” ,
“ Stalingrado” , “ La batalla de Ucrania” , “ La marcha hacia el
Geste*' y “ Berlín” . En “ La marcha hacia el Oeste” , cuyo títu­
lo es bien s:gnificativo y debió sonar desagradablemente en los
oídos ingleses, se mostró la guerra con el aspecto más sangrien­
to y más espantoso, con combates en las calles, en que la muerte
llega por puertas y ventanas. La duración de estas cintas es de
unes setenta y cinco minutos y constituyeron unos de los pesos
que Moscú echó en la balanza de sus exigencias políticas.
Simultáneamente, seguían produciéndose películas argumen­
tadas destinadas a la propaganda interior: “ La aviación roja” ,
“ Natacha” , “ Han nacido los héroes” , “ Cielos de Moscú” y
“ Los hijos del Este” . Sus argumentos románticos cantaban lo
que entonces era el “ leit-motiv” soviético: el patriotismo. Otros,
como “ El pez mágico” y “£1 país de los juguetes” , sirvieron
para la propaganda comunista en la juventud. “ Mascarada” y
“ Lesmontov” estaban dirigidos contra ía burguesía. Todos ellos,
al amparo de las circunstancias de amistad, fueron exportados a
Inglaterra y Estados Unidos. El comunismo comenzaba su ctiar-
ta etapa.
En este momento, 1945, se inició la carrera hacia Berlín,
que cinematográfica mente podríamos llamar la “ marcha hacia el
Agfa-color” . En efecto, los técnicos del cinema ruso no habían
logrado resolver e! problema fundamental de la cinematografía
de la post-guerra. Incluso los americanos, con su tecnicolor, y
los ingleses, con el Dufay-color, eran inferiores a los alemanes,
cuyos químicos habían triunfado plenamente en el color natural.
Rarlm er' la capital del enemigo para Koniew. Para el cine ruso
era la poteeión de la fórmula del Agfa-color, lo que le permiti­
ría luchar en la post-guerra en el campo cinematográfico con
62
PBRON, SOLDADO D S LA CRISTÍANDAB

la& cinematografías burguesas. Ya es sabido que las tropas so­


viéticas entraron las primeras en la zona de Berlín, iotide esta.-
ban los estudios de Neubabelsberg y Tempelhoff, los de Gtistav
Frolich, los de Praga, los de Budapest y Viena. Y allí se que­
daron. Los aliados sólo tienen los inferiores de Munich. Rus»
había ganado la partida. Tenía la fórmula del Agfa-color j ,
poco después, lanzaba el primer film de propaganda comunista.
en colotes: “ Parada en Moscú” , que proyectaba en Londres, en
Bélgica, en Francia, en los países ocupados por sus tropas en
Norteamérica.
La cuarta etapa de la política comunista cinematográfica
— que se desarrolla detrás del telón de celuloide— se está des­
arrollando actualmente. El dne soviético consolida las posicionítf
conquistadas en Occidente y comienza la lupha por la suprema­
cía del mercado ideológico de Europa. Los estudios ..Jttericanos
jiquieren este mercado por razones económicas. A Rusia no le
importa el dinero. Recientemente, ha votado un crédito de
500.000.000 de rublos para “ propaganda cinematográfica” . ¿Ha
hecho algún Estado algo semejante ? Su telón de celuloide llega
hasta Londres y Estados Unidos. Detrás de él se desarrolla el
juego de la política comunista. Durante la guerra, sus films han
servido para la política de penetración y para exigir la ayuda,
en el exterior; para la propaganda, en el interior. A l llegar una
paz, que el cine soviético no reconoce, reanuda su actividad en
el campo del amigo de ayer y se dispone a expulsarle de Euro­
pa. Ya hemos dicho que en Checoslovaquia, Polonia, Yugoslavia
y en la zona de ocupación en Alemania no pueden penertar pe­
lículas de los estudios capitalistas.
Para el público español, los datos de esta •ofensivfc cinema­
tográfica soviética constituirán una sorpresa. A la vista elc ellos,
puede seguir la evolución de los sucesos venideros. Queda, es
claro, lo que es ya anécdota: el espionaje de Olga Tschechowa,
los servicios — voluntarios o forzosos— de Frolich y otros ar­
tistas alemanes a los rusos. Pero esto es anécdota. La gran his-.
toria está escrita en esa batalla que se desarrolla invisiblemente
tras el telón de celuloide ¡Atención al cine comunista, que está
invadiendo el mundo! ¡Atención a los intelectuales cineelubs,
que lo trajeron a España en 1931!

I
63
PARIS..., ¿VALE UNA MISA?
Por José Andrés Moreno

Este libro ha sido calificado por un lecTtor amigo


con esta exclamación: “ ¿Por fin, un humorista!...”
En justicia, corresponde la exclamación al autor
y a la obra. No es España suelo donde la literatura
irónica se dé con profusión. Teniendo regiones, como
Galicia y Valencia, con una fina ironía natural y
popular, no se plasma literariamente. Tenemos satí­
ricos, y buenos, pero no ironistas, aun cuando ellos
lo crean así y muchos se lo concedan.
Acaso nuestra pobreza irónica proceda de ser ace­
ro el castellano, capaz de herir, pero no de arañar
cosquilleando...
Mas el autor ha vencido la impenetrabilidad del
español, consiguiendo un casi prodigio. Y no sólo
esta vez, que es la tercera; ahí están sus dos libros
precedentes — “ Muñecos” y “ El médico de los po­
bres” — demostrándolo. Y habría más muchos más,
de tan fina calidad, si José Andrés Moreno, ironista
nato, no ironizara sobre su misma ironía, pues él la
tira por los suelos, dándole menos importancia que
a la rueda de su coche o a la de su camión, que se
la aplasta, sin importarle nada si queda he.cha un .
guiñapo ironía y autor...
Pero es lo que dice:
“ ¡Siga la rueda!..., sea de auto, de camioneta o
de peseta...”
Diríase que Moreno, más que ser ironista en sus
libros, prefiere serlo en la vida.

(Un volumen de 240 páginas, 12 ptas.)


DAS KAPITAL
( 3 asJlM rtílla,
“ Mauricio Ktrl*

Sera an error táctico, (pero voluntariamente incurrimos en él.


Vamos a contender con M arx y le damos la ventaja de elegir
terreno. Su fuerte es la Economía; así lo demostró y así ^ lo
concede una gran mayoría. Pues bien, a pesar de todo, entramos
sin más preámbulo en su terreno.
Toda polémica es duelo de ideas; y si en el de las armas se
miden previamente las espadas, correcto es, en código dialéctico,
medir y pesar bien nuestras palabras; para el caso, armas.
Des ideas distintas sobre la propiedad h-.:n de chocar. Se
comprenderá nuestro derecho a un previo definir — que también
es medir— ambos conceiptos antagónicos.
Reclamamos regla tan elemental por haber estudiado la es­
grima de Marx. Y , asombrados, descubrimos que el famoso maes­
tro dialéctico,«rontra todas las r c ^ s , cambia a su antojo de
arma; pues nombra con tres palabras una sola cosa o con una
sola palabra tres cosas.
Y esto no lo. admitimos; pues, como dijo el filósofo, las pa­
labras son para las cosas y no las cosas para las palabras.
Admitir a este adversario el uso bastardo o cambiante de los
términos sería tanto como regalarle la victoria. En ajedrtz, la
reina es reina y el rey es rey; ninguno puede ser ambas cosas
a la vez. A tanto montaría en el juego polémico conceder al con-

65
5
O B R d

trano el derecho a usar palabras distintas para expresar la


misma cosa o el derecho a expresar varias cosas con sólo una
palabra.
Y sin más razonar, vamos a definir la idea contenida en la
palabra qué debemos usar:

P R O P I E D A D

Para nosotros, propiedad es la realización del humano deseo


de poseer. Deseo libre, volitivo; pero no arbitrario. Así se pa­
tentiza al revelar su esencia, la que tiene íntima comunión cón
la i ¿producción, conservación y perpetuación del ser humano.
Con distinta luz así se ve nuestro impulso a poseer, con sólo
analizar el triple complejo sentimental.
Ante todo, es evidente su calidad natural; la propiedad tiene
vértice común con lo existencial. Hasta hallamos en su más pro­
fundo y trascendente sentido el verbo poseer conjugado en eí
mismo acto de engendrar el ser. No es un acaso la identidad gra­
matical; nace de una rima vital, en esta conjunción de ser y
poseer; que si natural es poseer para procrear, tarrtbién es natu­
ral poseer para conservar y perpetuar lo ¡procreado.
Subrayamos el apelativo natural, una y otra vez, porque na­
die habrá hallado en todo El Capital, con todo su . negar, la ne­
gación de lo natural que es en el hombre su pasión por perpe­
tuarse. No hay en él negación, ni siquiera explicación, de la ago­
nía de eternidad en el hombre, sobreviviéndose a través de sus
hijos y de los hijos de sus hijos. Si alguna verdad se levanta
señera en toda la obra de Marx, sola y escueta en toda su cons­
trucción materialista, es el hecho vital, hecho de tal dimensión
y tal misterio que para encerrarlo y explicarlo en su interpreta­
ción materialista de la Historia, sin él querer, ha de elevar la
Zoología a Metafísica.
Partimos de la realidad de esa expresa afirmación marxista
at lo natural que en el hombre es su acción de perpetuar la es­
pecie. Para nosotros, de ese instinto vital arranca la naturalidad
66
- DAS K A P I T A L

de la posesión, ik la propiedad. Tampoco aquí nos contradice


Marx. Al contrario, el ansia de propiedad es Un comáii y tan
universal, que ella es para él motor único de la Historia, causa
prima, ente & sé. Estimamos que cosa con tan supremo y hasta
metafísico rango ha de tener natural y adecuada consustancia-
lidad con la especie humana. En recta lógica así Marx lo procla­
ma, y toda su lucha y toda su política tienden a comtmizctr la
propiedad o colectivizarla. Tal es el estado de su futura socie­
dad, y función capital del Estado marxila.
Implícita o explícita en toda la obra de Marx está lo natural
que es el sentimiento o el instinto — como quiera— de la pro­
piedad en el hombre. Tomemos buena nota y sigamos adelante.

C A P I T A L

Hemos empezado con la expresión de lo que para nosotros


es la propiedad. No será necesario volverlo a repetir. Pasemos a
uno de sus esFados: capital.
El capital es para nosotros, como para la mayoría de los eco­
nomistas.. la suma de. bienes usada para producir otros bienes.
Como hecho derivado de la propiedad, al igual que ésta y
a través de ella, ha de tener también naturalidad'.
Pero es necesario precisar. El capital como la profáedad,
para conservar su esencia de hecho natural, precisa que ni por
su origen, ni por su función rompan su nexo fatal con lo exis-
tencial — .reproducción, conservación y perpetuación— . En pa­
labra exacta: que no se deshumanicen. Que no nieguen o igno­
ren al hombre y su destino. Que los bienes, formando capital,
ante todo, sean eso, bienes en sentido moral; sin corrupción o
transposición en su idea, confundiéndola con la de valor, y ni
siquiera degradándola hasta caer en lo hedonístico. Creemos es­
tará bien claro, aun dentro de la forzada síntesis.
Si logramos comprensión perfecta en esa síntesis, sin gran
esfuerzo podremos elevarnos de lo individual a lo social y hasta
a lo universal.
67
O B R A

Si propiedad rima con perpetuación, la perpetuación es fa­


milia. \ con la familia — microcosmos del cosmos social — arri­
bamos a lo nacional... También aquí se revela, en lo de nacer,
lo existencial. Así, por simple integración político-social, pro­
piciad y capital aparecen en su función natural de crear, con­
servar y perpetuar la sociedad nacional. Y también resulta evi­
dente, como en lo familiar, su entraña existeucial en este orden
nacional. \ hasta no se rompe esa jmi constante al integrarse la
nación en la máxima dimensión: la humanidad. Más propia­
mente. la catolicidad, si en la denominación ha de tener vigencia
su moral trascendente, que ha de informar con su innata Ley
propiedad y capital, si plenamente ambos han de ser hecho na­
tural, humano: bien.

C A P I T A L I S M O

El capitalismo es un segundo estado de la jpropiedad. Se


distingue del hecho propiedad y de su estado capital en que una
y otro, al pasar a ser capitalismo, además de ser siempre hecho
de gran dimensión, deviene a ser esencia propia e independiente
y se objetiva. Como hemos visto, propiedad y capital tienen ade­
cuación perfectamente humana: es decir, convienen al hombre y
a su fin. El capitalismo fio; el capitalismo es sujeto y fin en s í;
por lo tar;to, es algo deshumanizado. Su apariencia material será
todo lo parecida que se quiera al capital, y de ahí la confusión
que en tantos provoca su defir:ción. Pero su diferencia es radi­
cal por su esencia. El capitalismo ignora a Dios, a la nación y
al hombre ; i-u ignorancia invencible, es la negación más radical.
Esa negación tiene ya un nombre científico, aunque no se haya
generalizado: el de anarquía. Nadie podría adivinar en el capi­
talismo identidad tan absoluta y perfecta con ese tipo de hombre
que en la imaginación de las gentes evoca la palabra anarquista.
p llti3 bienr el Capitalismo es tan anárquico como la F. A. L; se
diferencia' sólo en que su potencia destructiva es infinitamente
mayor.
68
DAS K A P 1 T A L

Para tal afirmación! como para muchas cosas más, bkji sa­
bemos que se nos negará autoridad. Por ello, debemos apelar
a otras autoridades más reconocidas:
“ ... la anarquía de la producción” (Engels). “ La anarquía
creciente del sistema capitalista” (Rosa Luxemftwrgo). “ El Ca­
pitalismo obra con sus (propios .métodos; es decir, con métodos
anárquicos” (Trotski).
Se verá así cómo no es invención nuestra. La palabra exacta,
anarquía, brota de Marx y de sus discípulos más ortodoxos.
Das Kapitftl, como crítica de él, sólo es la demostración
de su anarquía. Y en ese 9entido, sólo en ese, es pura verdad>
£U contenido. Hasta su más genial adversario, Se ibart, afirma:
“ Para la ciencia, Marx ha descubierto el capitalismo” De
completo acuerdo; definir las contradicciones del capitalismo
— eso es Das Kapital— es evidenciar su esencia, acción y pasión;
es mostrar su anarquía.
Aquí sólo definimos; no hacemos historia, y sólo en concen­
trada esencia podemos razonar. El espacio obliga; téngase pre­
sente.
Aparece, pues, en la ciencia este estado del capital, el capi­
talismo; mejor, capital-Estado, según Marx. Nadie como él lo
denuncia en su total deshumanización químicamente pura. Esto
es así, aunque Marx, al evidenciar su esencia, no *o calificase
de inhumano, sino de todo lo contrario, de h-nmc.no, de demasiado
humano. Mas el adjetivo, que nosotros tomamos de Sombart,
tiene plena justificación. Para nosotros, el capitalismo, por ser
inhumano, es anacional por esencia y antinacional en potencia;
ateo por esencia y antiateo en potencia. He ahí lo que es este
estado de anarquía del capital, el capitalismo.

RECURSO D IALECTICO DE M ARX

Estimamos ya definidos y diferenciados propiedad, capital y


capitalismo.
El recurso de Marx nada tiene de -original. No puede enva-
necerse siquiera de una sofística genial: identifica las ideas de

69
O B R A

propiedad y capital. Es decir, confunde la idea de hecho y estado


Yt si se quiere, cosa y función.
Ahí empiera su perversión de ideas y vocablos; pero no es
en ¿a con fusión de propiedad y capital donde llega su perversión
al apogeo, ni de donde obtiene sus consecuencias previamente
acordadas. Porque siendo la propiedad y su estado capital lo na­
tural, su contusión no tiene consecuencia grave, si no es en Ló­
gica. Sólo el apogeo del absurdo llega cuando identifica lo natu­
ral — propiedad y capital— con su aberración: capitalismo.
Naturalmente, lo que precede no es mero escarceo dialéctico.
Era de necesidad absoluta introducir ahí el escalpelo de la lógi­
ca, pues ahí tiene la teoría marxista su primera y principal fisu­
ra. No advertirla y denunciarla es permitirle a Marx crear con
todo rigor su nueva Humanidad. *
Muchos que no advirtieron dónde se hallaba su primer sofis­
ma, cuando «intentaron contender, sólo parciales resultados con­
siguieron sobre cuestiones cuantitativas y detalles, dejando en pie
lo principal de su construcción materialista.
Extraño resultará que con tan inocente recurso de identificar
los contrarios — ,1o natural y su aberración— tan arbitrariamente,
M arx y sus epígonos lograran imponer su C ctrina y que llegara
a ser una fuerza de categoría universal.
No es fenómeno endeble. Insensato feria despreciarlo por ha­
llarse reñido con la Lógica. Aunque a extramuros de la Filoso­
fía se halle todo el marxismo, explicación y motivo ha de tener
su éxito. Nosoiros lo hallamos en la realidad histórica. No en
esa historia del materialismo o en ese materialismo de la historia,
por Marx gratuitamente inventado, smo en la Historia neta.
La cual nos dice, con su realidad abrumadora, cómo la pro­
piedad y el capital en esta época moderna han devenido a ser
capitalismo. Un hecho de tal volumen es de una trascendencia
sin igual. A falta de razones lógicas, tuvo fuerza sobrada para
consagrar con su realidad mayúsculaja hipótesis Ma-xista. El
hecho fenom enal, abarcando el Universo entero, fué capaz de
oculta/ sofismas, antítesis y absurdos, llegando a ser, por su masa
■ y gravitación, el nuevo dogma casi universal.

70
DAS ¡ C A P I T A L .

Así, al llegar el capital en pleno a ser capitalismo, tal hfrhft


fué razón superior a las razones. Y las inteligencias aceptaros,
sin otros argumentos, que 0/ Capitalismo es forma y estado nw-
tural de propiedad.
Mas a pesar de ser un hecho tan enorme y su aceptación casi
universal, sigue teniendo para nosotros la misma fuerza racional.
Allá su importancia para quienes aceptan como verdad k> dicho
y hecho por los más.
El vínculo y subordinación de la propiedad al hombre y su
destino es aquello que le da categoría de hecho natural. Sí el
Capitalismo no sirve al hombre, sino que se sirve de él, comete
una subversión en el orden de valores; de ahí el que sea aberra­
ción. Ahí se lialla su esencia puramente anárquica, su negación,
de la cual, para evidencia, ni el mismo Capitalismo escapa. “ El
Capitalismo se mata a sí mismo” , dice, con verdad, Schalenbadt.
Rotunda frase, pero nada nueva. Aristóteles, al definir el “ in­
terés del dinero” (capitalismo químicamentf“puro), más que de­
finir, anatematiza: Hecho contra natura, el peripatético lo llama.
“ Contra natura” ... para preñar con todo su sentido la pala­
bra, deberemos imaginarla puesta en boca y época del filósofo.
r

Admitir que el Capitalismo, como pretende Marx, es acto na­


tural en el hombre, seria tanto como admitir que el homoxesoa-
lisrio es idéntico a la procreación, por el sólo hecho de ser am­
bos actos de tipo sexual.
Si toda aberración lleva en sí la negación o destrucción, el
capitalismo específico, definido por Marx, confirma la regla, ya
que precisamente en esa su auto-destrucción, él vincula el triunfo
fatal del Comunismo:
“ El sistema de producción y acumulación capitalista suponen
el aniquilamiento de la propiedad privada” (Marx.)
(,La sociedad capitalista, cuyo desarrollo la lleva al comunis­
mo...” (Lenin.)
“ El apogeo de las contradicciones internar de capitalismo,*que
conducen fatalmente al estallido de las guerras y ai desarrollo i d
movimiento revolucionario en todos los países del planeta, tienen

7i
O B R A

por consecuencia, «o sólo la posibilidad, ¿mo /<?. necesidad del


triunfo del C o m u n is m o (Stalin.)
N o podríamos hallar palabras mis claras ni de mayor auto­
ridad. La “ trinidad” marxista, precisamente la que se beneficiará
del auto-íuiiquilamiento de la propiedad, si llega en su totalidad
a estado de Capitalismo, lo proclama... sin miedo a que^sus pa­
labras alarmen a los hombres y que, rectificando, renuncien al
Capitalismo, haciendo así absolutamente imposible el Comunismo.
No lo temen. Consideran al Capitalismo como hecho tan na­
tural y una consecuencia tan lógica, porque nace de la intimidad
de ía naturaleza humana.' E>e ahí su fe ciega en el triunfo. Creen
firmemente que para no llegar el hombre al apogeo del Capi­
talismo tendría que dejar de ser hombre.
Para nosotros, al contrario, para que el hombre llegue al apo­
geo del Capitalismo, a1 Comunismo, tendría que dejar de ser
hombre.
Por hoy, queden ahí ambas tesis enfrentadas.

j “ Por todos sitios donde se instalan los


| bolcheviques, destruyen todo; son seme-
j jantes ai vampiro, que extrae ía sangre de
sus víctimas” (W ínston Churchíll, 25 de
marzo de Í919.)
i * _ _________ ____—

72
0

CATECISMO
• DE UN
RE V O L U C I O N A R I O
£ u U J íW t oU

»•

A C T IT U D D EL R E V O L U C IO N A R IO CON SU S
CO M PA Ñ ER O S

V III. El revolucionario sólo puede querer y tratar como ami­


go a quien, en realidad, haya dado prueba de una ac­
tividad rez>olu£Íonaria igual a la suya. La medida de
atmstad, abnegación y otros deberes para an com­
pañero se determinará exclustvo},unfe po-r el grado
de utilidad de éste desde el punto de tin a de los
efectos prácticos de la rei*olución destructora.

IX . No tenernos por qué insistir sobre la solidaridad de


los revolucionarios entre si. En esta solidaridad re­
side toila la fuerza de la acción revolucionaria. Los
compañeros revolucionarws que posean un mismo
grado de pasión revolucionaria deben discutir,
siempre qi*£ sea posible, en común y resolver por
unanimidad todos los asuntos importantes. Pero, en
, ¡o qu-e concierne a la ejecución del plan así conce­
bido, cada uno debe contar consigo mismo mientras
pueda. Cada uno debe trabajar sóio por la realiza­
ción de la acción destructora y no recurrir a los
consejos y a la ayuda de sus compañeros, sino en *

73
O B R A

caso de que sea indispensable para el éxito de la


empresa.

X.. Cada compañero debe tener u su alcance a varios re­


volucionarios de segunda y tercern cateyoría, o sea,
iniciados a medias. Debe considerarlos como si for­
maran parte del capital revolucionario puesto a su
disposición. Costará con economía la porción de ca~
pital que le haya tocado, procurando siempre sacar
de ella el mayor provecho. El misfno debe conside­
rarse un capital destinado a invertirse en el triunfo
de la causa revolucionaria, un capital del que fio
podrá disponer sin el consentimiento de toda la co­
fradía de iniciados.
v i Cuando acontezca una desgracia a algún compañero y
c¡ revolucionario deba decidir si procede o no auxi­
liarle, no deberá te» t r en cuenta sentimientos perso­
nales, sino únicamente el interés de la causa revo-
lucionar'ut. Así, pues, deberá pesar, por Un lado, la
utilidad que ofrezca el compañero y, por otro lado,
el gasto de fuerzas revolucionarias necesario para
salvarlo, adoptando una decisión en consecuencia.

II.— LOS AM IGOS DE MIGUEL BAKUNIN


En la primera parte de nuestro comentario, al margen del
“ Catecism o” (i), exponíanlos cómo Bakunin, a los veinte años,
se enamoró de su hermana, y, atormentado por este sentimiento,
huyó a Moscú. Decíamos que el propio Bakunin juzgaba su si­
tuación como "u n verdadero infierno” , y terminábamos por pre­
guntarnos cómo salió M iguel de semejante infierno.
Los amigos de que se rodeó el futuro revolucionario entre
1834 y 1840 van a decírnoslo. Ante todo, para el lector ligero
o malicioso, debemos insistir en que la pequeña historia de los
amores entre Miguel y Tatíana Bakunin, fundamental, a nues­
tro juicio, para comprender la génesis histórica del anarquismo,
no es, precisamente, una historia de sensualidad ni un episodio

(1) Véase ¿Eí primer amor de Migufl Bakunin”, en Ob®a, núm. 1»


página 89.

74
CATECISMO DS UN REVOLUCIONARIO

escabroso. Para darse cuenta de ello, conviene no perder de vista


cuál es el espíritu de la época, allá por mil ochocientos treinta
y tantos, en Rusia, Nos hallamos en pleno romanticismo, y den­
tro de una raza tan nativamente propicia, como la eslava, al eté­
reo trajín de las divagaciones sentimentales. Por otra parte, Ale­
mania irradia hacia allá entonces los sueños de sus idealistas.
En esta situación histórica, la dilección de Bakunin por Ta-
tiana desemboca en las praderas, quizá amenas, de ur misticis­
mo poco determinado. Está leyendo a Fichte, y explica a sus
hermanas (ahora a las cuatro, en plural) las sublimidades de la
Iniciación a la vida religiosa. Escribe a Premukino: “ La vida es
amor, y en el amor se encuentran, como del amor resaltan, to !*
la forma y toda la fuerza de la vida... Creedme, queridas ami­
gas, no soy un escéptico, ni es más débil mi fe que la vuestra,
pues El (Dios) constituye actualmente el único-móvil de mi vida.”
Esta especie de magisterio filosófico-sentimental ejercido por
el joven sobre sus hermanas y sobre sus amigos viene a ser como
el capullo de seda con el que procura salvarse de las llamas de
su infierno. Miguel Bakunin es un hombrachón de cabeza leoni­
na y brazos interminables; un rusazo infantil y gigantesco, que
ante la tormenta del vivir se refugia en el jardín de delicadezas
que el romanticismo en boga le depara. Sus amigos son de esta
cuerda. Bielinsky había de escribir más tarde, recordándole: “ Me
habías invitado a ir a Premukino, y al oírte proferir esa invita­
ción, se oscureció mi mirada y llameó bajo mis pies la tierra.
¡ No me atrevía a figurarme vivo en el seno de esa sociedad,
respirando tan santa y misteriosa atmósfera!”
. El lenguaje es arquetípico; es el lenguaje de la sentimen
íidad desmesurada y nada seria que imbuyó las formas de vida
del romanticismo.
Otro amigo, el famoso Stankevitch, se había puesto en rela­
ciones con Liubenka, hermana de Bakunin; había llegado a pe­
dir y obtener la mano de la muchacha; y cuando todo estaba a
punto' de alcanzar su final lógico, el novio y el hermano de la
novia, mano a mano, se entregan a un análisis pormenorizado
y filosófico de los sentimientos del primero hacia la doncella, para
ver si responden enteramente a las más sublimen aspiraciones
del alma y del espíritu; resultado de este análisis fué que. el
pretendiente, temeroso de que alguna ganga de baja materia es­
tuviera mezclada en sus amores, acordase desaparecer repentina­
mente, rumbo al extranjero.
Rodeado por estas aima¿ delicadas, Bakunin seguía leyendo
alemán. Y , desdeñando las bajas necesidades de la vida, vivía
de los préstamos de sus amigos, raramente pagados, aunque pro-
hilándoles que hablasen de esa a^ffierosa co.^a llamada “ dinero".
Panaiev describía asi estas amistades: “ Después de su marcha,
cerníase aún su sombra por encima del cenáculo. Cada cual evo­
caba su recuerdo, y Bielinsky hablaba de éi cun lágrimas en los
ojos/'
Y de pronto... /
Los amigos de Bakunin comienzan a hablar de él en térmi­
nos muy diferentes. El tierno Bielinsky dirige criticas feroces
ai '‘orgulio y vanidad de ese pelele” . El poeta Ogarev le llama
“ ese reptil tan largo” . El dulce Granovsjf# le increpa de “ abso­
lutista” . En cuanto a Miguel, comenta, refiriéndose a ellos No
hay nada más sucio que un idealista!”
¿Qué ha sucedido? A mi entender, que el capullo de seda se
ha roto. A l hombraenón enorme e impulsivo que es Miguel Ba­
kunin le vienen estrechas las adamiseladas posturas del romanti­
cismo derechista. Por esta época lee a Hegel, y multiplicando
por su personal pación la dialéctica del alemán, va a hacerse itíi
revolucionario. Ahora serán otros sus amigos. Marchará a Ber­
lín, en 1840. aprenderá las teorías del izquierdismo hegeliano y
leerá los libros socialistas franceses. Desfilarán por ui cerebro
Proudhon, jorge Sand, L u i; Blanc, Bauer, Herwegh, Feuerbach,
Strauss, Cabet.
Por entonces, el romanticismo idealista de las mentes euro­
peas está transformándose — inevitable transformación— en ro­
m anticism o Subversivo. Los cauces de la revolución, como un am­
plio y cruento drenaje, desaguarán las tormentas interiores de
Bukui .0 mejor que los cauces del ensueño seudometafísico. La
parión contenida va a salirse de madre, va a reventar en forma

76
CATECISMO DH UN REVOLUCIONARIO

de odio. Como anillo al dedo viene a los sentimientos de Miguel


el antiguo canto que por entonces resucita Herwegh:

Hemos amado ya bastante tiempo;


jy a es hora de que odiemos!

En 1840, el alma de Bakunin se va moldeando bajo la for­


ma de “ el apóstol de la destrucción universal ” , el caudillo de la
anarquía... en la medida en que la anarquía puede tener cau­
dillos.
Un amor incestuoso, pasando a través del tami7 de ;a filo­
sofía en boga, se convierte en el licor de un odio incestuoso con­
tra todo lo que existe. '

( Continuará.)

U n iU extiende «n m u o fcasta el A « i« ,
no «ólo para inculcarle n u ñica* p olíti­
ca* y soeialee* sino porque necesita 800
m illones de a iü tico c para destruir la
civilización europeo.
ZINOV1EV
Presidente de la III Internacional (1920^

77
STALIN EN ORIENTE MEDIO
Por Gregor Agabekow
Antiguo )ctc de U G. P. U. en
Oriente Medio.

Bajo el título “ Stalin, en Oriente Medio” , publica


N O S las memorias de Gregor Agabekow, un jefe
de la G. P. U. que fue durante años dirigente de
la Sección Oriental de su División Extranjera.
Se trata, esencialmente, de un chekista profesio-
sional que ha escalado rápidamente los peldaños del
escalafón. No es un escritor, desde luego. Con una
ligera noción del arte literario, hubiera tejido un re­
lato que envidiaría el. mejor novelista. Sus hechos y
el magnífico escenario de que dispone, le brindaban
elementos para rivalizar con Kipling. Las fronteras
de la India, el Afganistán, Bu jara,. Constantinopla, el
Irán..., toda la geografía de “ Las mil y una -noches”
ha sido el ambiente de sus hazañas. Allí fué “ ojo
cíe Stalin*’ y allí plantó los jalones que ahora siguen
las cremalleras de sus carros “ Sherman” .
Los acontecimientos, cuyo escenario es la antigua
Persia, que hacen crujir las coyunturas de la diplo­
macia, dan a este libro una gran actualidad. No es
de noy, ni mucho menos, el afán soviético en torno
a Persia. Su invisible garra ha tanteado a todos los
pueblos de la meseta crucial de la humanidad desde
hace muchos años. Hoy se ir.aterializan sus uñas en­
sangrentadas haciendo presa en el punto clave. Es
el punto estratégico decisivo para la futyrá guerra
total de ios Continentes. Y también es el lugar don­
de el "oro negro” , el petróleo, que es sangre arterial
de toda guerra, fluye de los cimientos de la torre de
Babel, De la que fué signo y causa de confusión
universal.
(Un volumen de 22 X 14. Precio, 20 ptas.)
D E F I N I C I O N D E L

C O M U N I S M O

“El comunismo no es solamente una fe. Es un


plan de campaña. Un comunista no es solamente un
adherido a ciertas opiniones; es el adepto que ha he­
cho juramento de asegurar su triunfo por todos los
medios. La anatomía del descontento y de la revolu­
ción ha sido estudiada en cada una de sus fases, en
cada uno de sus aspectos, y ha sido escrito un ver­
dadero manual con un espíritu científico, con las re­
glas para la destrucción de todas las instituciones
existentes.
”Se explotarán todos los sufrimientos y privacio­
nes que resulten de la confusión. Se harán mártires.
Una propaganda pacifista servirá de antifaz a odios
desconocidos hasta ahora por la Humanidad.
”Bien entendido, no debe cumplirse ninguna pa­
labra dada a los no comunistas. Todo acto de buena
voluntad, de tolerancia, de conciliación, de piedad,
de magnanimidad, por parte de un Gobierno o de un
hombre de Estado, será aprovechado para su ruina.
Después, cuando llegue el momento, se emplearán
todas las formas de la violencia, desde el levanta­
miento del pueblo hasta el asesinato individual.
*

79
v,' ij

¿La democracia? Se Iq aplastará después de


Haberse servido de ella. ¿La libertad? Locura senti­
mental digna de un masón. Todo esto, impreso en
textos, escrito en letras de sangre en la historia de
varias naciones, representa la fe y el fin del comunis­
mo. Estamos advertidos. Armémonos contra ellos.”
(W in ston Churchill: De Grandes contemporáneos.)

... Para una rama del Gobierno soviéti­


co el costoso fracaso de 1923 no fué com­
pletamente estéril. Esta rama era el Ser­
vicio Secreto Militar. Cuando vimos el
derrumbamiento de los esfuerzos del K o-
mintern, dijimos: “ Salvemos lo que poda­
mos de la revolución alemana” Cogim os
los m ejores hombres que había en el Par­
tido Comunista clandestino y en su Zer-
setzunsdients y los incorporamos al Servi­
cio Seéreto Militar soviético. Sobre las
ruinas de la revolución comunista cons­
truimos en Alemania, en beneficio de la
Rusia soviética, un magnífico servicio se­
creto, del que podíarf tenernos envidia to­
das ías demás n a cion es/’ (General Kri-
vusky: Yo, jefe del Servicio Secreto Militar
Soviético, pág. 64.)

8o
o ttM W O /
E * P A f lK > J .E >

M IC R O S C O P IO

PREVIA EXPLICACION A TODO EL QUE LEYfítE

Si al biografiar, aunque sea lacónicamente, a los revolitcio-


narcos españolea nos topamos con lo sexual, no es culpa nues­
tra. Si se menciona, desde luego, no es por prurito sensacio-
lista y, mucho menos, en busca de la explotación de lo morboso
en el público. Acaso nos excedamos dando la explicación pre­
cedente, pues a nadie concedemos el derecho a tal sospecho so­
bre nosotros.
N'os consta a todos la aureola qu£ nimba siempre al revo­
lucionario. A nosotros, que hemos conocido bien de cerca a mu­
chos, nos consta también todo el artificio de su mentira Su
“ santificación” en los altares laicos es una científica fabricación
de las sectas y organizaciones internacionales, en busca de lucro
ideológico dimanante de su falsificación histórica.
No podemos ser cómplices en esa tarea de Sectas o Interna­
cionales. Y si un rigor histórico nos lleva a descubrir en tantos
revolucionarios la tara patológica sexual, no cometeremos el
delito de encubrimiento. No diremos aqui si la tara que se da en
los Rousseau y Robespierrc y llega hasta los .Martínez Barrio
y .ízaña, pasando por los Bakunin y los “ Noi del Sucre” , es
aberración patológica determinante de su. aberración psicológica
y política. No sabemos hasta el punto que su criminalidad se
vincula con su homosexualismo o íw cunucoidismo. Ni siquiera
si la resultante d¿ su cQnsiguicntc criminalidad es mérito deci-
sivo para escalar ellos los cargos dirigentes de la Revolución.

81
6
o b r a

A a lo pódanos afirmar del todo, porque de antiguo nos rom té


** flotación chantagista de la Masonería sobre los ríaos ver­
gonzosos de feminoidcs e invertidos, cuya prueba, eH manos dt
la secta, se transforma en “ prueba de fidelidad” , según lo dtfi
nonunó Fouche, oqu^l genio policía, .» de tu Revolución france­
sa que, aprendiéndola en los “ talleres", la apbcó en su beneficio
personal, y de ahí aquel su poder, Alona la ( P. U ,, ¿-tí aven­
tajada discípulo, utiliza el chantage cortea tanto y tonto inver­
tido como por el mundo hay..., y ahí, cu ese intraimmdv de las
aberra* iones, podríamos luiliar el secreto de tantas y tantas con*
dudas inexplicables, de tantos y tantos que sirven al Comunis­
mo, como a la Masonería, sin razón ni convicción conocida y
normal.
Véase, pues', en tan conocidas, pero inauditas razones, el ww-
two de que nosotros, de minando la náusea, señalemos la tara
en los personajes revolucionarios que la tienen. La cosa es iwr
presúmante, lo sabemos: pero, por estar en el secreto, cada día
nuevos casos tiran de nuestra atención. Pl último — y resonan­
te— ¿-S el de ese Durán, / Porcelana", exaltado a funciones
internacionales decisivas... / Por qué puede llegar a tanto tal in­
deseable*... Sin duda, por V> mucho que de muchos él sabe...,
saberes que él, como “ gancho" de la C. P. U., a su orden ex­
plota y para ella utiliza.
Jen enormes razones son sobrado motivo, pero aun otro
Jisjiij' también de inucha monta, aunque, st se quiere, sea un tanto
subjetivo. Ps tamos hartos ya de ver cómo b>s “ especialistas” y
" autoridades" sexualistas hacen blanco /Ir su inquisición malsa-
71a <7. mis tic os, reyes y héroes de f'.spana... e lanzan a tragues d@
los binaos sinlns a pesquisar en la tiniebla del pasado para man-
rt'ar dr haba reputar iones sagradas. Pe jan ahí a tanto revolu-
ciovarin. ro„ su padrón de ignominia evidente y de ayer, intac-
*nr hnpalutns. V si para esos <-ii*niíficns, iconoclastas en la
historia, es “ tabú" el hombre de la izquierda, para nos­
otros, N O.
N. 0 . S.

82
SALVADOR SEGUI RUBIÑAL
.EL NOI DEL SUCRE.

<3

Es muy probable que Salvador Seguí RubiñaJ estimara im­


posible que su corpachón, de curvas pronunciadas, cayera en
cualquier encrucijada barcelonina, atravesado por el plomo mor­
tífero de balas disparada* por quienes se titulaban obreros, aun­
que “ libres*', quizá aquello por poder denominarse también
“ pistoleros” , en su afanosa competencia con el “ faísmo” ini­
ciador del procedimiento. Dirigente máximo de la C. NT. T., por
ser su Secretario General, él, señor del pan y del sudor de mu­
chos miles de hombres sonjetidos a la disciplina anarcoide, se
creyó tal vez invulnerable o demasiado elevado para que los
puntos de mira de las “ star” enemiga* fijaran el objetivo en su
pomposa silueta.
Y “ el Noi del Sucre” , que había escapado felizmente de
dos atentados, uno en Barcelona y el otro en Catarroja (Va­
lencia), sufrido con Pestaña, cayó en la retocra intentona, cuan­
do alcanzaba la calle de la Cadena — que luego iievó su nom­
bre—> de regreso de “ F.l Tostadero” , de la plaza de la Uni­
versidad, donde, como otras muchas veces, había jugado unas
carambolas con su primo, Luis Companys, que entonces empe­
zaba a perder el apodo de “ El Pajarito” , en atención, a?aso, a
su investidura parlamentaria.
Como pieza clave del hecho, Solidaridad Obrera publicó el
texto del último anónimo recibido por Seguí. Era el siguiente:
“ Reunidos los elementos del Sindicato Libre, hemos acor­
dado asesinarte a ti, a Angel Pestaña y a Casanovas, entre otros.
Esta vez no escapareis ninguno, aunque debemos advertirte quet
el primero en caer serás tú.”

8.1
O B R A

«lás • mtuot, %sto •• 1» qut aftet dtcpuéi preptlé ti


ex confidente Feced, para congraciarle, tin duda, con la Repú­
blica. Sin perjuicio de achacar el atentado al Sindicato Libre,
pues aquel elemento aprovechó la circunstancia del cambio po­
lítico, y desde las columnas de Las Noticias, de Barcelona, en­
troncó el asesinato de “ el Noi” con el desacuerdo que mantuvo
con la más aha autoridad militar de Cataluña en las jomadas
del 1923...

* * *

Salvador Seguí Rubiñal, en quince años de actuación social*


conquistó la más suprema posición que había podido ambicio­
nar. Pintor de oficio y de formación anarquista, destacó en los
sucesos luctuosos de la ‘‘ Semana trágica” barcelonesa, reali­
zando misiones propagandísticas por toda la comarca catalana,
que, en los días negros de 1909, ardió en rebelión, cumpliendo
las órdenes de Francisco Ferrer Guardia.
Por eso nos hemos resistido siempre a creer en el. “ caso
Seguí” , parangonándolo con el de Angel Pestaña. A éste, efec­
tivamente, sin saber por qué — en lo externo— , se le abrieron
sumisas las puertas de los Sindicatos, solicitando su persona y
su palabra, aguda, cortante; “ el Noi del Sucre” — “ el chico del
azúcar” , como recuerdo a su primitiva ocupación de aprendiz
recadero de una fábrica de estuches azucareros— no era, como
dijo Gabriel Alomar,
“ ... un caso de emancipación personal, autoeducación o for­
mación liberal de sí mismo. A su manera, supo improvisar tinas
jifas en sus hombros de operario y elevarse con ellas sobre su
condición nativa...”
¿No, nada de eso! Salvador Seguí había recibido, por lo
menos, muy directamente las enseñanzas de Ferrer, en la "‘Es­
cuela Moderna” , cuando a los veintidós años visitaba pueblos en
Gerona y Barcelona para transmitir las consignas que su maes­
tra "«1 Hermano Cero” , le ordenaba, siguiendo fielmente las
in s t r u c c io n e s de que pora la tonsura y la policía no hay otra so­
lución que la bomba y el puñal...

84
S A L V A D O R SEGUI R V B IÑ A L

“ El Noi" se fué haciendo, no por voluntad anárquica, sino


por voluntad de la anarquia, que, por la propia degeneración de
los que se titulaban maestros de ella, exigió de Seguí concesio­
nes vergonzosas, que afluyeron prontamente a su rostro gordoo-
zuelo, permanentemente arrebolado. Pero que, sin embargó, no
le hurtaron los puestos cumbres desdejos que habría de con­
trolar al sindicalismo barcelonés, humillado eternamente por los
hombres de la F. A. I., siempre en minoría.
Ninguna virtud, pues, llevó Seguí a la dirección suprema
de la masa confederal; ninguna, porque hasca a la masculina
había renunciado, y si bien elementos que figuraron libados ín­
timamente al “ Libre” cacarearon la culpabilidad de estos sin­
dicatos en la muerte del “ líder” ,'¿qué nos ha legado la historia
cenetista de aquel misterioso “ tribunal especial", creado en >el
seno del Sindicato de Metalurgia para juagar a esta figura su­
prema de la C N. T. ?
Cayó Seguí, pero no Pestaña ni el diputado Casanovas.
¿Fué aviso? ¿Era verdad que “ el Noi” trataba de suavizar los
antagonismos societarios? ¿Traicionaba con esa norma de con­
ducta las órdenes emanadas de los secretos antros que gober­
naban a capricho a las pistolas de la “ organización específica” ?
Salvador Seguí representaba en la Confederación a la dinas­
tía de Ferrer, que lo había criado a su imagen y semejanza,
infundiéndole sus propias taras.
“ Para no asustar a la gente — declaró el fundador de !a
“ Escuela Moderna”— ni dar al GqJ)ierno pretexto para cerrar
mi establecimiento, lo llamo “ Escuela Moderna" y no “ Escue­
la de anarquistas” . Porque el fin de mi propaganda es, lo con­
fieso francamente, formar en mis escuelas anarquistas conven­
cidos. Mi deseo es hacer la revolución.”
¿Traicionaba Seguí el prometido revoluciona^ismo?...

* * *
*
Unos días antes de caer en la esquina de la calle de la Ca­
dena, como en tantas otras esquinas habían caído antes victimas
desgraciadas de la vesania anarquista, Salvador Seguí había re-

85
o » X A

K "7 ohc,al P » * visitar la Unión Soviética.


™al>a U con.umcac.on Dridzo Losovsky, en calidad de se­
cretario general de la Internacional Sindical Roja. El hoy m¡-
? ? ™ v adT W° dC Neg0cios Extra*>jeros elogiaba la actuación
*N o1” y le apuntaba los deseos moscovitas de que realizara
una tournee por Europa, con etapa final en Moscú, estudiando
las organizaciones sindicales.
En el mismo sobre llegó una afectuosa carta de Andrés Nin,
entonces de moda en Rusia, en la que mostraba su gozo pen­
sando en la posible llegada de su antiguo compañero. Nin, que
no podía figurarse que años más tarde sería víctima de los pro­
pios comunistas, le ponderaba la fiesta del i.° de Mayo en
Moscú.
Las cartas llegaron al domicilio social de la Confederación
Nacional del Trabajo y eran del dominio público. Y esto, unido
a lo otro, a la “ política de conciliación” emprendida por Seguí,
¿no pudo ser motivo grave para la acción 4el “ tribunal espe­
cia r’ que funcionaba en el seno del Sindicato de Metalurgia y
uno de cuyos fiscales era Estanislao Maqueda?
Propugnador de la violencia en cierta época, no pudo cor­
tarla en el momento que a sus intereses apetecía. Estaba en su
apogeo — cuando la muerte— el conflicto planteado por el Sin­
dicato del Vidrio. Contra la continuación de la huelga se había
pronunciado Seguí en el cine “ Bohemia” , de la plaza de Es­
paña. unos ilias antes. La tensión cenetista había llegado al má-b
xirno v era precisamente jjn a de sus máximas figuras — que
tantas veces había estirado la cuerda del arco— la que preten­
día aflojar de pronto, sin apercibir sacudidas.
Angel Pestaña, en su libro Lo cine ^ ^ *
cribe un poco sibilinamente sobre atracos y atentados.
•‘ Por duro, por violento y doloroso que sea para nosotros
confesarlo — dice en su citada obra— , hay que decir que los
hombres que entonces mataban, que los autores morales, los que
inducían, y los autores materiales, los que ejecutaban muer­
tos muchos de ellos; vivo:, los otros— , estaban en nuestros me­
dios/ vivían en los medios anarquistas y sindicales, eran miem-
86
SALVADOR SBCUl RVBJÑAL

bros visibles de la organización y de los grupos, gozaban ante


la opinión general y ante la clase trabajadora del respeto y la
consideración que todo hombre puede merecer y gozar.’’

* * *

Como si la muerte del “ Noi del Sucre” hubiera sido la


señal, dirigentes del Sindicato Libre se desparramaron por di­
versas ciudades españolas para or^nizar sus cuadros respecti­
vos. El día 13, tres después del asesinato de Seguí, en Zaragoza,
la “ perla del sindicalismo” constituía las filiales. Ante.» d< ter­
minar el mes, se había producido, en la plazuela del Teatro, el
primer choque violento con los del “ Unico” .
Y, entre todo esto, alrededor del “ Noi” , como en toda la
trama. revolucionaria % que tenia su himno en los estampidos de
las pistolas, miles y miles de hombres, afiliados a uno cualquie­
ra dé aquellos extremos, eran utilizados al servicio bastardo de
unos intereses particulares y mezquinos, que en público procla­
maban la “ revolución social” como necesaria» para la “ eman­
cipación del trabajador” .
¿Podrían justificarnos — y aceptaríamos la polémica con
gusto— el por qué de esos dirigentes, oportunamente “ coloca­
dos” y con mando supremo mientras íes apete.ic?
No cabe duda que la primera explotación de !a credulidad
obrera empezaba ahí: en sus grupos, en sus sindicatos; en el
servicio de ídolos tarados por todas las lacras humanas y, por
lo tanto, esclavos de" quien conocía f podía, descubrir y probar
su secreto. Nos basta para hacerlo comprender elegir un tipo
de ellos: Salvador Seguí Rubiñal, “ el Noi del Sucre” .

8/
SUCEDIO EN LA U. R. S. S

Por Andre Gide, Angel Pestaña, Sofía


Angelescu, A. Kujala, Elma Dangcrfield,
J. Tomasik, }. Hame^ich, Sergio Kostineff.

torm a esto libro una colección de relatos perso­


nales escritos por los que vieron y vivieron sus es­
cenas. Los hay de ias más varias procedencias. Desde
el simple obrero, que cuenta con desaliño y sencillez
su vida, trabajos y desventuras en lo que él creyó
“ paraíso soviético#* al joven ruso que lucha, feroz
y desesperado, contra el satánico poder de Stalin;
desde el delegado extremista de un Congreso de la
Internacional, como nuestro bien conocido P E S T A ­
Ñ A, hasta el refinado literato de fama mundial y
comunista, como André Gide, invitado de honor en
la L\ R. S. S . ; hombres y mujeres de la más varia
procedencia nos relatan lo SU CED ID O EN L A
ü. R. S. S. Pero con una sola limitación: N IN G U ­
NO DE L O S QUE H A B LA N FUERON EN E­
M IG O S D E L C O M U N ISM O ; todos, absolutamen­
te todos, eran simpatizantes, aliadlos y militantes del
bolchevismo.
En esta obra hallará el lector una varia serie de
testimonios de autenticidad absoluta y de evidente
comprobación, que le proporcionarán la visión total
dei régimen soviético desde los más diferentes pun­
tos de vista. En una palabra: U N A V ISIO N VER*
DAD DE L O Q U E L A R U SIA DE H O Y ES.
Un prólogo del maravilloso escritor PO N CE DE
L E O N y un epílogo del famoso M AU R ICIO
K A R L demostrarán d rango y calidad que debe
atribuirse a este magnífico y valioso libro.
(Un volumen de 336 págs. 15 X 22 cms. 20 pta«.)
S o l í (SL^ uÁa Í Í

Hoy, en mi deambuiar por Ja luminosa Gran Via, me acom­


paña un periodista polaco. Ser polaco en estos días que corren
del año (de poquísima gracia) de 1946 no es, ciertamente, para
vanagloriarse de ,ser un elegido de la Fortuna. Parece que Po­
lonia estuvo hasta hace pocos años mediatizada por su vecina
Rusia; logró después ser eso que se llama un país libre, con una
libertad sólidamente garantizada por el Imperio británico. Si en
otros pueblos se había puesto el sol, en Polonia come"zaba a
salir. Pero el cielo tiene tan poca estabilidad co.no la tierra, y
unos vendavales, procedentes de Alemania, encallejonados por •
cierto pasillo, la arrastraron a la espantosa guerra que ha acon­
gojado a toda la Humanidad.
Polonia ha triunfado. También triunfo el poderoso aliado
que le había garantizado su independencia. Después de tanto su­
frimiento, ese pueblo heroico tenía derecho, por lo menos, a vi­
vir. Y ahora resulta que el periodista polaco a quien acompaño
por Madrid no quiere volver a su patria; y como él, otros mu­
chos pclacos. vSi Polonia hubiera sido vencida, acaso su destino
sería mejor, o acaso peor. De cualquier modo, Polonia nos de­
muestra que si las guerras lian sido siempre crueles, ahora son.
además, desconcertantes. Dio» querrá, sin embargo, que los ck>-

80
O B R A

lores <te la Humanidad hallen remedio, Y por de pronto, nos


Ha enviado dos testimonios de que la esperanza no está com­
pletamente perdida. Ellos son la bomba atómica y la democracia.

* * *
*

— No puede progresar un país en el que a las cuatro de la


tarde los hombres jóvenes están en los cafés, en vez de estar
trabajando— observa el periodista polaco.
En efecto: a las tres, a las cuatro, a las cinco de la tarde,
el café de la Gran Vía en que tiene lugar esta conversación está
abarrotado de lo que pudiéramos llamar adultos útiles.
— En cualquier ¿ciudad de Europa o de América, a estas ho­
ras, no hay en los cafés más que viejos reumáticos y camareros
— añade.
— Pero es que esta gente está trabajando— le informo.
— ¿Cómo? Me parece haber entendido que estos señores es­
tán trabajando.
— Exactamente. Están trabajando como negros.
— No será que usted trata los asuntos humorísticamente.
— Sí, señor; yo soy humorista. Pero, además,, esto es una
colmena. Aquí se labora, amigo. Cállese y escuche atentamente.
De una mesa próxima, nos llegan con claridad — porque Ma­
drid posee el más valiente tono de conversación del mundo— :
estas palabras:
— No, señor; solo le cedería las dos mil toneladas de vigas
de hierro a cuatro pesetas el kilo De ahí no bajo ni un céntimo.
El polaco da un respingo y, montando las cejas hasta lá
coronilla, exclama:
— • Pero, es posible! *Si eso representa una fortuna ^ No pa­
rece que los zapatos de ese caballero correspondan a un mag­
nate de los negocios. Además, no lleva corbata.
— ¡ Ah, eso no importa!
_Pero ¿puede alguien, en las presentes circunstancias, dis­
poner de dos mil toneladas de hierro? ¿En dónde está ese
hierro?
QO
L A GR AN V I A , F A S O A P A S O *

Probablemente, en las entrañas de los montes de Vizcaya.


Algún día lo extraerá. Y alguno lo venderá. ¿ Por qué no puede
ser ese señor? Y si no lo es, por lo menos, habrá sido un pre­
cursor ; y convendrá usted conmigo en que un precursor no
puede ser un ocioso. ¿Es que en su país se exigen zapatos nue­
vos y corbata para vender hierro?
Entra eo el café un individuo gordo y jadeante como un
perro d^caza. Este (el individuo) trae corbata, aunque la viste
más cerca de una axila que de su sitio. Toma asicnt© ante otra
mesa, también muy concurrida; endeudé un ptm> churchilliano
y se lamenta:
— Nos han birlado la finca de Villacañas. Usted no quiso
ofrecer por ella más de cuatro millones, y han dado seis.
El polaco no quiere aun darse por vencido y, acercando su
silla a la mía, me susurra:
— ¿ Y esa bella señorita que está sola, tomando su café a
golpe de cucharilla, trabaja también?
— Esa joven ha trabajado mucho. Se ocupó durante algunos
años del servicio doméstico en innumerables casas, hasta que se
retiró y pasó a las clases pasivas por una autodeterminación muy
respetable. Pero a una persona activa le es muy difícil la inac­
ción, y ahora ejerce una profesión casi deportista.
— ¿En Madrid, jel servicio doméstico produce lo suficiente
para podef^retirarse algún día?
— No. Pero es un trampolín para saltar a trabajos «ie mayor
envergadura.
El polaco es insaciable, y como buen periodista, está dis-
, puesto a agotar todas las posibilidades informativas:
— ¿Y ese caballero, sentado en el pasillo, y a quien todo el
mundo saluda?... ¡‘Qué laxitud! ¡Qué aire de abulia envuelve
su persona! No es pasible que ese hombre haya trabajado en
au vida más que un peón caminero. ¿O estoy equivocado?
— Lo está. Ese sujeto, con actitud de pensador de Rodín,
vende joyas. Al público le parece que las joyerías cobran por
las alhajas precios excesivos. En cambio, cree que un señor que
Peva a cuestas el establecimiento debe venderlas baratas; y a él

91
O B R A

las compran. Un verdad es que las vende más caras que en


las tiendas y son éstas las que se las confían a él para correr-
P eio e,i Madiid no compramos si no creemos que realiza-
utos un buen negocio.
¿De modo que ese hombre traba!;' ?
Para venaer sin garantía una alhaja en diez mil pesetas
que se puede comprar por nueve mil en un comercio, 110 hay
mu.s remedio que sudar tinta. Le he dicho a usted queden este
café se trabaja y lo esia usted viendo. Aquí trabaja hasta la
decoración.
— Eso ya no lo entiendo.
—-¿Ve usted esa figura de mármol que hay en una horna­
cina."' Es una reproducción de la Niobe que se puede admirar
en los sótanos del Louvre. Pues bien; el original tiene en brazos
un niño, producto de su fecundidad. Y la de este café, como
usted puede observar, además de soportar al niño, soporta dos
sombreros y un bastón que le han colgado dos trabajadores.
Ei polaco me asegura que" el maitre le gusta.
— Es muy correcto— opina— y tiene un gesto mundano muy
agradable.
— Pues tenga usted cuidado, porque a los cinco minutos de
hablar con él, le ha vendido un perro pequinés. En su casa los
cria y en el café los vende.
— oí. ya veo. Y a voy comprendiendo. Ya creo que estoy en
camino de interpretar el gesto de fatiga de ese caballero que
está apoyado en el mostrador. Se ve que es un pura sangre del
trabajo. No me diga usted que ha estado en la Guayana conde­
nado a trabajos forzados, porque lleva en la cara el rictus del
paria.
— Pues, mire; ése es el único que no trabaja. Es el dueño
del café.
En este momento me saluda un conocido; me habla de la
corrida del Corpus en Toledo y se va.
_Parece que su amigo buicaba a ^alguien. ¿ Se trata de ai-
gran sin trabajo?

9* /
LA C & 4N VÍA , F A S * A PAS 0

— fe e ha ta*dido u* automóvil — «i n ia « * l i M f i l * - a
aiata peraonaa diatintaa. Buaca a k ortar»
— ¿ Pero a la vez ?
— N o; consecutivamente.
— Entonces, en este café, por lo que veo, la mitad de la
gente se dedica a engañar a la otra mitad. ¿ No es así ?
— Aquí nadie encaña a nadie. ¿ Ve usted esa señora ? Si ha­
blara usted con ella, le diría que es viuda, que tiene treinta
años, que posee una casa con calefacción individual, una talla
de un Cristo del siglo Xn, un cuadro del Greco y tres mucha­
chas. Lo viene repitiendo desde que Madrid tenía tranvías de
muías. Pero todo el mundo sabe que la calefacción individual es
una salamandra que no enciende nunca; c. Greco, una litogra­
fía; las tres muchachas, tres nietas, y respecto a la edad, se
puede medir con la amplitud con que se miden las edades en
la historia de la Humanidad.
Salimos del café y echamos a andar en dirección a Correos;
mi amigo, nostálgico de su patria ; yo, orgulloso de la. mía. Al
pasar frente a un edificio, que es el primero que se construyó
y que inició esta soberbia Gran Vía, me llama la atención sobre
el espectáculo que ofrecen varias amplias ventanas, atestadas de
caballeros. Las ventanas están casi al nivel de la calle. Los ca­
balleros de las ventanas curiosean el movimiento callejero; el
público curiosea a los caballeros. Y e! polaco que nos va resul­
tando un poco cotilla, vuelve a la carga:
— Y ahí, ¿se trabaja también?
— Eso es un casino, para un observador superficial. Para el
que está en el secreto, una mina. Quiero decir que se trabaja
como en una mina. Por una disposición del Gobierno español,
que obliga a que la rotulación urbana esté escrita en castellano,
no puede usted ahora mi mo leer sobre el dintel de la puerta la
inscripción que la Dirección del casino acordó grabar:
Labor otnnia tñncil.

I
93
EL C O M U . N I S M O
EN HUNGRIA
Por Eduardo Comín

He aquí una verdadera y auténtica historia <lel


comunismo en Hungría. Comprende desde 1917, año
en que se inició la conspiración que conseguiría el
triunfo del comunismo en Hungría, bajo la dictadu­
ra del feroz Bela Kun, hasta llegar al día de hoy, en
que vuelve a las verdes llanuras de San Esteban a
honibros de los soldados de Stalin.
La intensidad del momento revolucionario mun­
dial, potencia su trascendencia política. No en vano
el bolchevismo, que en Brest-Litowsk hizo una reti­
rada deshonrosa, y en realidad sufrió una derrota,
consiguió o se atrevió a romper por Himgría la mu­
ralla de la hostilidad que lo cercaba. Ensayando en
la llanura húngara su primera hazaña imperialista.
¿Por qué precisamente por la católica Hungría? El
señor Ccmin, con amplia documentación e interpre­
tando hechos, nos responde con plena autoridad:
Una democracia manejada por la masonería inter­
nacional brindó !a oportunidad. Moscú se limitó a
aprovecharse 'Je ella.
Como la maniobra se repite pasados lustros en
muchos países de Europa, y principalmente se in­
tenta en España, traer al escaparate de las librerías
su primer ejemplo, el triunfo del comunismo en
Hungría, lo estimará todo patriota oportuno, útil y
un deber macional.

(Un volumen de 300 páginas, aproximadamente,


de 22 X 14 cms., 15 ptas.)
UNA BANDA DE EXPROPI ADORES AL
SERVICIO DE LOS BOLCHEVIQUES.
STALIN, KRASSIN Y KAM O “DIRECCION
Y EJECUCION”

Como continuación a “ Stalin, la zntelta a la


barbarie” , “ Solidaridad Obrera” , órgano dt la
C. N. T., en Cataluña, publicó, con el. mismo
título que encabeza estas líneas, el sugestwo
trabajo que acerca de las actkñdades del dicta­
dor rojo en las jornadas preparat orias dt la
revolución bolchevique se condensa más ade­
lante.
Recogido aquel primer informe en el número
inicial de OBRA, creemos interesante conti­
nuar haciéndolo con el presente reportaje, de­
bido también a la plmna del antiguo diputado
comunista francés Boris Souvarine.
No hemos de ofrecer, con el texto transcrito,
comentarioespeciales. Prácticamente, el ata­
que a Stalin se inició con el informe a la Co­
misión Internacional Antimilitarista a que ya
nos hemos referido. Acaso lo único que nos
Uei>a a determinadas consideraciones es el he­
cho de combatir al dictador rojo, sacando a re-

95
* * X A

lucir su tdidtíd de director de 'Apropiaciones


forzosas", w áteir, atracos, como si los hom
br*s que ac $piaron a la '*SqH” como exponentt
público de su idtolo y la se encontraran en con-
diciones de arrojar la primera piedra.
i > respecto d¿ lo demás, sólo una conside­
ración: qu¿ ¡a O krana, la “ terrible policía za­
rista” , presentada como modelo de rigor y de
turbios procedimientos, no fué lo suficiente-
mente cruel como para acabar con las singula­
res actividades' de bandolerismo y política de
cuantos fueron sus perseguidos.

Hemos transcrito en Solidaridad Obrera las impresiones que


ha merecido la obra de Souvarine, Stalin, a la Comisión Inter­
nacional Antimilitarista. Vamos a hablar ahora de “ Kamo” ,
famoso expropiador bolchevique.
He aquí algunos datos esenciales, que nos ilustran en este
sentido: “ Tiflis, 26 de junio. Hoy, en el jardincillo Erivan, si­
tuado en medio de la ciudad, en el momento en que esta plaza
bullía de gente, fueron lanzadas diez bombas, una después de
otra, produciendo formidables explosione- En medio de cada
una de ellas, se sintieron disparos de fusil y de pistola. Chime­
neas, puertas y cristales saltaron en mil pedazos. La plaza se ha
cubierto de cascote.-. Han resultado numerosos muertos y he­
ridos. Las autoridades obligaron ai público a distanciarse,
prohibiendo el acceso al lugar de la catástrofe.”
Este es el despacho, confuso y nial redactado, que apareció
el 27 de junio de 1907 en ei suplemento de Temps, y completa­
do a la mañana siguiente con las siguientes líneas:
“ El robo ha sido el móvil del atentado de Erivan, del cual
hablábamos ayer. Los autores del atentado han logrado robar
541.000 rublos que transportaba un coche del Tesoro.”
El Novoié Vremia (1) relató, a los pocos días, el suceso con

(1) ‘ E l Nuevo Tiem po” , diario importante y gubernamental, de San


Petersburffo Zarista.

96
UNA BANDA DE EXPROPI ADORES
i
mas detalles, salpicados de hechos inciertos y mezclado* con co­
mentarios llenos de indignación contra los “ héroes de lá bomba
y de la pistola".
“ Ocho bombas, seguidas de detonaciones de fusil y pistola,
han sido lanzadas de diversos tejados sobre dos coches escolta­
dos de cosacos, que eran portadores de una fuerte suma con
destino a la Banca del Estado (341.000 rublos, cerca de 170.000
dólares, más de 4.250.000 francos). En este atestado murieron
tres personas y resultaron heridos cincuenta soldados y otras per­
sonas ájenas al suceso, ya que la afluencia de gente a esta hora,
diez cuarenta y cinco de la mañana, era muy grande. Se prc Ju-
jo un pánico indescriptible, acentuado por el ruido de espejos
y cristales de los próximos almacenes, que cayeron hechos añi­
cos. La multitud se refugió en las tiendas cercanas, cuyas puer­
tas se cerraron precipitadamente. Han sido vistos dos coches en
el lugar del atentado, ocupados, uno por dos mujeres, y el otro,
por un individuo vestido de oficial. Los agresores, según se dice,
en número de cincuenta, han desaparecido sin dejar rastro al­
guno. Inmediatamente, la Policia comunicó a todos los países
las letras y cifras de lo¿ billetes dé 500 rublos expropiados.”
Efectivamente, dos mujeres han participado en el golpe; dos
camaradas del Partido Socialdemócrata: Patsia Goldara y An-
nette Soulamlidze. Y el sfeudo-oñeial era el jefe de’ equipo de
los “ Boieviki” (1) en persona: Ter Petrossian (a) “ Kar^o” ,'
subjefe más que jefe, porque la dirección regional de “ opera­
ciones” concernía al mismo Stalin, a las órdenes inmediatas de
la Troika (Triunvirato) suprema.
Es necesario conocer la vida extraordinaria de *‘ K?mo” para
comprender cuáles han ¿ido los- servicios extraordinarios hechos
por la fuerza de los bolcheviques entre las-manos de un Lenin.
Nativo de Gori, como Stalin, resultó el más poderoso auxi­
liar del dictador, y fué el mismo Stalin quien le puso el apodo.
Hijo de armenios, Simón Ter-Petrossian, familiarmente “ Sen-
ko” , fué comparado por un historiador comunista con “ Roib-

(1) Franco-tiradores.

97
7
Roy , ei héroe medieval de Walter Scott, y por un publicista
contrarrevolucionario, con Rocambole.
Antes de la revolución, estuvo a las órdenes de la socialde-
mocracia, aceptando, con los más bajos papeles, las misiones
más difíciles y peligrosas. Detenido, evadido, desertar, captu­
rado y torturado por los cosacos (uno de ellos qui-o cortarle la
nariz), obligado a cavar él mismo su sepultura, encarcelado y
libertado por una estratagema, conspiró sin cesar y fué uno de
los primeros que se enroló voluntariamente en la guerra de los
partidarios.
En diciembre de 1906, coopera en la fructuosa expropiación
de K virilli; organiza los “ droujini” (1) de combate; marcha,
' m

por oríien de Lenin, a les Balcanes para comprar armas. Fra­


casa, y después de i".numerables accidentes vuelve a entrar en
el Cáucaso, donde crea el equipo llamado los “ boieviki” .
En los bosques y en las montañas se ocultan entonces grupos
de “ hermanos del bosque” , rebeldes sin ideas ni principios, pero
siempre peligrosos en las carreteras. La época sirve para resu­
citar y favorecer el resurgir de viejas tradiciones caucasianas
de bandolerismo. “ Kamo” recluta su gente entre los “ outlaws”
y ejerce sobre ella ¿u espíritu revolucionario, aleccionándoles en
un sentido disciplinario. Vive a base de 5° “ kopecs” por día,
lo mismo que los demás de su partido.
El expropiador de Koutais, en 1907, se hace con 15.000 ru:
blos. Pero la “ técnica” es todavía muy mediocre. “ Kamo” , dis­
frazado de oficial, va a Finlandia, al lado de Lenin y Kras-
sin (2). Lleva a Tiflis armas y explosivos. “ Casi todos los golpes
de mano de nuestro famoso “ Kamo” ... son preparados y rea­
lizado .> bajo la dirección de Krassin” — así puede leerse en un
folleto dedicado a la memoria de este último—^.

(l) Destacamentos armados de revolucionarios.


(t) K rassi*?, alias Nikitich, embajador soviético, más tarde, acu-
acttpiuta. sus funciones de ingeniero calificado al servicio de la firma
clem ar¿ “ S ié m m s-S ch u k e r r , con las de ministro de Hacienda de la
fracción bolchevique y también can las di “ organizador” técnico dt los
equipos nadados de, combate.

08
f'.Y.1 BANDA DP, EXPROPIADO RUS

A 9U retorno, en Georgia, se hizo una tentativa para adquirir


una fuerte sunia con destino al centro bolchevista. Ei golpe fra­
casa. “ Kanio” resulta gravemente herido por la explosión de
una bomba, estando a punto de perder el ojo izquierdo. Al cabo
de unas semanas, el infatigable luchador esfa ya en pie y em­
prende una nueva expedición, que empieza bien y acaba mal, a
consecuencia de la cobardía de un cómplice.
Profundamente desolados, los camaradas volvieron a Tiflis
— relata la mujer de “ Kamo”— . Las bomban no pueden servir
más que dos o tres días; es /íece.ario hacer uso de ellas o re­
nunciar, durante varios meses, a la acción práctica. Felizmente,
una comunicación anuncia, para la fecha sucesiva, el trasla o de
250.000 rublos a la Banca del Estado...
“ El día^siguiente — escribe Medvediéva-Ter Petrossian, cuyo
texto merece ser reproducido— , el cajero G... y el contable
K ..., acompañados de dos giiardias y de cinco cosacos, se diri­
gen hacia la Banca, llevando 250.000 rublos. Enfrente de la
plazoleta Ponshkine, Patsia Goldava hizo la señal convenida a
Stepko Kitskirvelli. Iba a empezar el “ hecho” .
"La señal de Stepko Kitskirvelli fué transmitida a Annette
Soulartilidze, que la comunica inmediatamente a los “ boieviki",
que estaban'sentados en el restaurant Tilipoutchouri. Al mismo
tiempo* Batchoua Koupriachvili se sitúa en medio de la plaza
Eriván, desplegando' un periódico. Para los carn'trada?. conve­
nientemente distribuidos por los alrededores, Datiko Tchibriach-
vili, Arcadi Elbakidzé, Vano Chinchanovi, Vano Kalaudadzé.
[llico Tchachiavili e Illico Ebriadlidzé, aquel periódico era señal
para el ataque. En otro lugar de la plaza, estaban apostados
Ockídci Dalakichvili y Théopile Kaviachichvili, para tener a raya
a los cosacos emplazados frente a la Dirección. Y, finalmente,
Elisso Leminadzé y Serapión Lomidzé permanecían en un rin­
cón del bazar armeniano y de la calle V .,., guardando el camino
por el cual los expropiadores debían llevarse el dinero.
"Rodeados de moldados de caballería, los coches ruedan se­
guidamente en medio de una nube de polvo. Los cosacos de
vanguardia entran ya en la calle S... En ese momento, Datiko

99
O B R A

da algunos pasos y con un gesto vigoroso, casi automático, to­


dos los que estaban apostados lanzan sus bombas. Dos explosio­
nes seguidas. Y , sobre el suelo, caen dos guardias y un cosaco.
Los caballos se encabritan y rompen ía e colta. El coche que
lleva el dinero se desliza por encima de las bombas y los caba­
llos, desenfrenados, lo arrastran hacia el bazar S...
Este fué el memento decisivo, y Baíchoua, solo, se lanza de­
cidido a cerrar el paso a los animales desbocados. Decidido y
enérgico, lanza una bomba entre las piernas de las bestias. La
fuerza de la explosión le hace caer en tierra. Los caballos siguen
su loca carrera. Parece que el dinero se escapaba, pero Tchi-
bnachvili llega a tiempo. Sin hacer caso a Batchoua, arranca
violentamente el saco que lo contiene y escapa a lo largo de la
calle V ...
¿Dónde estaba entre tanto, “ Kamo” , el organizador y el
in pirador del “ hecho’’ ? Vestido de oñeial, acusando en su cara
una palidez que denotaba el sufrimiento por la herida última­
mente recibida, toda la mañana estuvo en la plaza, donde pro­
curó dar órdenes a la gente para que se apartara de aquel sitio.
Su uniforme infundía respeto. Quería evitar la efusión de san­
gre. “ Kamo“ se hallaba dentro de un coche cuando sonaron las
primeras explosiones. El, en persona, debía recibir el dinero y
colocarlo en sitio seguro.
Efectivamente, el dinero fué llevado a casa de Mika Bs.t-
charidzá v amagado en un diván. Después, «acado de allí, se
trasladó a (‘tro sitio mas garantizado.
Cuando los soldados llegaron a la piaza, ésta se encontraba
va vacía. Nadie pudo ser detenido. Solamente algunos cómplices
inri rectos cambiaron billetes cíe Banco en el extranjero, peque­
ñas sumn', pero los Gobiernos re negaron a favorecer la -#xtia-
dición.
El fin de esta historia se encuentra en un artículo de Martov,
lieí descon ocido misterioso” A finales de 1908, “ Kamo fue
detenido en Berlín, bajo el nombre de Mirski, y evita la extra­
dición fingiéndose loco. Al mismo tiempo, en París, la Policía
detiene a Litvínov, que llevaba encima una fuerte suma de bi-

100 <
UNA BANDA DB EXPROPIADORES

Metes de Banco de $oo rublos, procedentes de los expropiadores


de Tiflis. Muchos otros bolcheviques fueron también arrestados
en Munich, Stokolnio y Ginebra, cuando intentaban cambiar bi­
lletes de la misma numeración.
‘'Kamo” se hallaba refugiado en Berlín, pero fué denuncia­
do por uno de los principales militantes bolchevistas, Jitomirski,
agente de Okrana. Detenido nuevamente, en su domicilio la
Policía descubre explosivos y un aparato.de electricidad, del
cuál dijo la Prensa que era una máquina infernal... Encarcelado
en Altmoabit, sin hablar palabra en alemán, es defendido con
todo calor por el abogado socialista Oscar Chony que le da una
carta de Krassin, aconsejándole que prosiga en su 't&tema de
simular la enajenación mental.
En efecto, durante cuatro años representa a maravilla el pa­
pel de loco furioso. Vocifera, patalea, rompe sus vestidos, tira,
*

los alimentos, pega a los guardianes. A causa de esto, se le en­


cierra en una celda húmeda, casi glacial, sin que por esto sufra
su contextura física.
Se le somete a pruebas durísimas en la enfermería de la
prisión. “ Kamo”. aguanta impávido estas pruebas, sin pestañear
y arrogante. Se niega a comer y, por medio, de una sonda, es
alimentado artificialmente. Se arranca !a riiitad de sus cabellos.
Prueba a darse algunos cortes en las venas con un hueso afilado
y pierde el conocimiento entre un mar de sangre.
Los médicos se rinden, al fin, y “ Kanio” es internado en un
manicomio, donde le esperaban nuevos tormentos.
Para experimentar su insensibilidad simulada, le someten
al tormento de clavarle en jas uñas astillas de madera puntiagu­
das y le abrasan la carne con *un hierro candente. “ Kamo”
aguanta estos martirios estoicamente. Los médicos certifican su
locura. Con el objeto de quitarse de encima a un extranjero y
ahorrar su mantenimiento, la Dirección del manicomio decide
enviarlo a Rusia. El Vonvaerts, de Berlín, y UHumanitc, de
París; interesan la opinión pública alrededor de ede suceso. En
Tifli.s comparece ante un Consejo ere guerra y se da el caso que
lleva debajo de su blusa un pajaritlo que había sido su compa-
101
O H !< a

ñero de prisión y al cual había alimentado con migas de pan.


ra vez es puesto en observación y sometido a nuevas tormen­
to^ que aguanta impávido.
Por fin. en agosto de io n , gracias a Koté Trintsadzé, se
evade de la cárcel, después de 1111 trabajo de tres meses, emplea­
dos en aserrar los barrotes de hierro de una ventana. A l des­
cender por una larga cuerda, ésta se rompe, estando a punto de
perecer sobre las rocas del Koura. Logra escapar, sano y salvo,
v llega a París. \ ladimir i lliteh (Lenin) le cede su casa y sus
brazos.
Lenin encuentra a “ Kamo” muy desfallecido y su salu*d en
peligro y prescribe un reposo largo. ‘‘ El bandido del Cáucaso” ,
como le motejaba el propio Lenin en sus ratos de buen humor,
sale para el Med¿: iia. En Constantinopla vuelve a ser detenido.
Trabajaron su libertad los religiosos georgianos de Nuestra Se-
-ñora de Lourdes, y una vez alcanzada, manda armas a Rusia.
Otra detención en Bulgaria, con ia libertad consiguiente, de­
bida a la influencia del socialista Blagoiev. Nueva detención a
bordo de un barco cargado de explosivos. Libertad otra vez, y
“ Kamo” aparece en Grecia. Algunos meses más tarde, de acuer­
do con Lenin, vuelve a Rusia para procurar dinero íil partido,
que en aquellos momentos pasa por una situación angustiosa.
En el Cáucaso "vuelve a reorganizar los supervivientes de su
antigua partida y falla ei golpe de la carretera de Kodjov, en
septiembre de 1912. Batchoua, Koupriachvilli y Kbté, excelentes
tiradores, cubren la retirada, matando a siete cosacos y fallando
el golpe, como antes hemos dicho. Esta vez los “ boieviki” son
detenidos, con “ Kamo” a la cabeza, y encerrados en la fortale­
za de Metakh. “ Kamo” es condenado á muerte cuatro veces.
Trintsakze, su vecino de celda, se las arregló para hacer pa­
sar un billete a “ Kamo” y recibe esta respuesta:
“ Estoy resignado. Espero la muerte con tranquilidad. No
podemos escapar a ella. Alguna vez hay que sucumbir. Intentaré
otra vez fugarme. Y si me fugo, me vengaré de mis enemigos.
Estoy encadenado. El plan es irrealizable/’
“ Kam o” estaba perdido. Pero el procurador de la justicia

103
UNA BANDA DB EXPROPI ADORES

siente simpatía por él y entretiene la ejecución b*#ta el aniver­


sario de la dinastía de los Romanoff. Vino la amnistía y la con­
mutación de la pena de muerte por veinte años de presidio. Un
régimen penitenciario horrible mata lentamente al mártir de la
hacienda bolchevique. En 1917, la revolución salva a “ Kamo” ,
sale en libertad y entra en otra fase de actividades... (1).

(Traducción directa de L ’llendeors, de Pars.)

(1) E l bolchevismo no enaltece públicamente a los expro piadores;


Pero esto sólo oficialmente, pues cuenta con ellos y s<- aprovecha é*l
producto de las expropiaciones para financiar su propaganda, publicar
periódicos, sostener los instructores de combate, la escueta de tanaadores
de bombas, etc., etc.
La íwsiilidad feroz actualmente manifestada en sus escritos por ei
Gobierno de la U. R. S. S., en lo Qtte concierne a los atracos, demuestra
lo que va de ayer a hoy y hace célebre ei aforismo de que ton los ca­
zadores furtrims los mejores guardianes de la casa.

“En los primeros d í a s de diciembre


(1920), estaba convocado el Congreso sin­
dicalista en Kharkov, y según nos dijeron
los delegados a quienes hablamos, había
sido autorizado el Congreso; mas luego
supimos por las familias de los delega­
dos que, una vez reunidos, fueron todos
presos ” (Fernando de los Ríos: Mi viaje
a Rusia, pág. 80.)

103
STALIN, EN NORTEAMERICA
Sclecci'ón áe Jos mejores escritores americanos

La Editorial N O S ha decidido brindar al público


español Stalin, en Norteamérica, cotí el principal fin
de ilustrarle sobre la situación espiritual de ia gran
nación americana en relación al más grave proble­
ma de la tierra: el comunismo. Es muy justificada
la preocupación de los españoles frente a tal incóg-
lüca. No en vano es la nación americana la vence­
dora “ número ano” en la guerra de Europa. Su
victoria, de hecho, ha puesto la marca soviética en la
línea que va desde Trieste a las islas danesas. Muy
importante es para España y Europa ^aber si a los
americanos Ies importa o no el triunfo del comu­
nismo, si su lejanía o su fuerza les despreocupan
del peligro; si, por el contrario, una solidaridad
cristiana y humana late en sus espíritus. Todo esfo
es muy grave e importante.
A proporcionar elementos de juicio :;obre tan
agudo problema tiende la selección presente. Ningún
otro propósito, ninguna otra intención, la motiva.
Estas páginas están escritas por los sobrinos del
Tío Sam. Los mejores periodistas de aquel país,
testigos o partícipes de la contienda de uno y otro
bando, comunican hechos y gritan razones con el,
estupendo estilo que les es peculiar. A través de
ellos, irá viendo el lector la grandeza y la miseria
Rusia, la flaqueza y el poderío de Norteamérica.

(Un volumen de-334 págs. 22 X 16 cms. 20 ptas.)


¿ T E N D R E M O S QUE
ROMPER CON RUSIA? /

'fycM.oíl A&ch/^

Sorprendente y directa actuación


de un eminente americano a los
E. E. U. U. de América.
(Recogido en el libro «Stalin en
Norteamérica».}

Reproducimos -un artículo del senador ame­


ricano Artliur H. Vandenberg, el hoy adjunto
de Byrncs en las conferentlzs de los Cuatro.
Aparecieron estas líneas en Liberty (8-VI-
1940), y la conducta de la U. R. S . 5*., a pe­
sar de deberle la zida a Norteamérica, no ha
variado en un ápicc. Cuanto denuncia en i 940
el senador Vandenberg ha sido multiplicado y
vuelto a multiplicar por Stalin.
En esencia, la actitud de los Estados Unidos
sigue siendo la misma que criticaba Vanden­
berg al Departamento de Estado americano.
Cotno nunca, la pregunta con la cual enea-
besalhi este articula es tan justificada y tan
1actual.
¿Tendremos que romper con Rusia?... Las

105
O B A' A

hazañas de Stalin en América y en et mundp


entero dicen bien claro cuál debería ser la res­
puesta. Pero...

\ a e.j hoia de que la displicente y apática actitud americana


— la idea de que “ aquéllo no puede pasar aquí” - - dé pase a la
vigilancia y al vigor ai ocuparse del problema de 1:\ traición co­
munista en el interier de los Estados Unidos.
Este prooiema no es ya puramente teórico. Exige va tomar
* precauciones practicas, como las eligiría Ía protección cié nues­
tros Hogares cotí ira bacterias que producen la muerte.
^obre la traición se basa en gran parte la técnica’ de la agre*
.*1011. Esto lo sabemos ya ahora. En Noruega vimos exactamente
cómo actúa. Capitaliza la tra ión y alardea de hacerlo así. En
v

Noruega, fueron los agentes de Mr. Hitler “ quienes robaron la


librea de la Corte del Cielo para servir con ella al Diablo". La
técnica de Mr. Stalin, como ya la han experimentado los Esta­
dos Unidos, no es diferente excepto, por el momento, en su
grado.
Noruega no puede ya hacer nada en el asunto. Pero no es
tarde aún para que los Estados Unidos hagan algo acerca del
análogo peligro que corren.
No queremos víboras en nuestro seno. Empero, las tenemos,
y sabemos que su propósito supremo es atacarnos con su fatal
ponzoña cuando Moscú dé la consigna. Acaso no sean muffhas,
relativamente. Pero tampoco había, relativamente, muchos trai­
dores en Noruega.
En los Estados Unidos, el principal símbolo de traición es el
notorio contrato roto entre el comisario Litvinov y el presidente
Roostveit. La Unión de República? Socialistas Soviéticas más
conocida como Rusia bolchevique— ha violado, repetida y des­
caradamente. los términos de su convenio con el Gobierno de
ios Estados bajo ei cual nosotros “ reconocimos’' a Moscú en 1Q33 -
Está de continuo ocupada, directa o indirectamente, en una cons­
piración para minar el Gobierno de los Estados Unidos y, final­
mente/ derribarlo por la fuerza. No sólo cree en la “ revolución

íü6
¿TRNDRliMOS q u e r o m p h r c o n r u s i a r

mundial cómo un objetivo abstracto, sino que intenta constan­


temente conseguir tal objetivo en los Estados Unidos.
Esto no es meramente una cuestión de opinión. Es tina con­
clusión de hecho sustentada por los archivos oficiales dd Go­
bierno de los Estados Unidos. Mi opinión no es otra que consi­
derarnos culpables* de idiotez total ú sufrimos en silencio y con
aquiescencia ¡esta violación de nuestros derechos.
No hablo de ir a la guerra contra Rusia, ni de r ada por d
estilo. No propongo deserción alguna del código de neutralidad,
al cual espero que este país está permanentemente adherido. Ha­
blo acerca del hecho de que nuestras relaciones diplomáticas con
Rusia se basan en un contrato. Nosotros prestamos “ recono
miento oficiar’, a Moscú sobre la base de específicos compromi­
sos contenidos en la correspondencia Litvinov-Roosevek de 1933.
Estos compromisos han sido violados. El contrato ha. sido roto.
Por lo tanto, no hay ya justificación para las relaciones que se
establecieron, y que dependían de la integridad de aquellos com­
promisos y del cumplimiento de este contrato. Debiéramos, pues,
retornar a la base de relaciones que existía antes de 1933.
Si nos avenimos indefinidamente a pasar por la violación rusa,
Moscú se formará una-idea falsa acerca de sus inmunidades bajo
el pabellón americano. Por otra parte, con lenguaje claro y ac­
ción concluyente “ ahora” — con respecto a este asunto, que ca^
de lleno bajo nuestra jurisdicción y control y totalmente uentro
de nuestro evidente derecho— podemos evitarnos muchas dificul­
tades para el día de mañana.
Los Estados Unidos son la única y sola República en el Nue­
vo Mundo que todavía mantiene relaciones diplomáticas con los
Soviets. Norteamérica, Centroamérica y Sudamérica constituyen
una unidad en este aspecto, con la única excepción de nuestro
país. Si no hubiese otros motivos para despertarnos (y Hay mo­
tivos en abundancia) nos debería servir de aviso esta unánime
actitud antirusa de la P&namérica Unida, no habiendo una razón
más poderosa para fraternizar con los bolcheviques oficialmente.
Tal razón no existe. Por el contrario, la razón poderosa va en
sentido opuesto y recomienda que armonicemos nuestra actitud

107
con la de nuestros “ buenos vecinos" en el hemisferio occiden­
tal. La distinción de ser el único hermano de leche del Soviet
en el Nuevo Mundo debe sernos repugnante.
Por supuesto, no es asunto de nuestra incumbencia la índóle
^ gobierno que los Soviets tengan dentro de" su propio territo­
rio. Pueden ser comunistas y tan desalmados como les plazca.
Pero, recíprocamente, no incumbe para nada a Rusia k clase de
gobierno que nosotros tengamos dentro de nuestros Estados Uni­
do . No tenemos derecho a inmiscuirnos en sus asuntos internos.
No tienen ellos derecho a inmiscuirse en los nuestros. Ahí es­
triba tüda la cuestión.
Cuando los Soviets se apoderaron de Rusia, en los tiempos
dei presidente Wilson, nosotros comprendimos la impropiedad y
el nesgo que significad-i tener relación oficial con ei corazón y el
cerebro de una ambiciosa “ revolución mundial'’. El secretario
de Estado, Colby, bajo el presidente Wilson, rehusó reconocer
a Moscú en uno de los más vigorosos documentos oficiales que
jamás se hayan escrito. La administración de Harding tomó
idéntico punto de vista. El secretario de Estado (ahora presi­
dente del Tribunal Supremo), Hughes, dijó: “ Hay pruebas con­
cluyentes de que los que están bajo el control de Moscú no han
abandonado su propósito original de destruir a los Gobiernos
existentes, siempre que puedan hacerlo, en el mundo entero.”
El presidente Coolidge se negó también al reconocimiento, por
motivos similares. Vino después el régimen de Hoover, y conti­
nuó la m ism a persistente actitud, a la cual dió expresión el se­
cretario de Estado, Kellogg.
Pero vino luego el presidente Roosevelt, y con él, en 1933,
el “ New Deal” . Para nosotros, ciertamente, resultó ser un “ nue­
vo trato” hacia la hoz y el martillo. El presidente Roosevelt
puso término a esa larga ruptura. Pero como sabía que trataba
con la traición, procuró atar sus manos. El comisario Litvinov se
trasladó aquí y se avino a todo lo que el Presidente pidiera. In­
t e r c a m b i a r o n una serie de “ cartas amorosas” internacionales, to­

das días fechadas en 16 de noviembre de 1933- Bus» firmó que


ajustaría sus cuentas financieras con nosotros.
108
i tendremos que rom per cón r u sia ?

Todavía más importante — y fundamental para lo ¿¿asá»—


es que Rusia, se avino a cortar toda clase de relaciones con la
revolución interna dentro de los Estados Unidos, o con cuales­
quiera agencias que aquí o allá s^ dedicasen a. “ cualquier acto
abierto o encubierto capaz de perjudicar, de cualquier modo o
manera, la tranquilidad, prosperidad, orden o seguridad de to­
dos o una parte de cualquiera de los Estados Unidos... y en par­
ticular cualquier acto que tienda a incitar o alentar la interven­
ción armada o cualquier agitación o propaganda que tenga, como
fin la violación de la integridad territorial de los Estados Uni­
dos o el logro por la fuerza de un cambio en el orden soda; o
político de todos o de una parte cualquiera de los Estados Unidos” .
Por virtud de estas melifluas seguridades —«. pesar de la
probabilidad de que no valiesen ni lo que el papei en el que se
habían escrito— el Presidente reconoció a la Unión de Repú­
blicas Socialistas Soviéticas. Abrimos nuestras puertas, ofreci­
mos nuestras hospitalidades a los agentes del comunismo. Inme­
diatamente comenzaron a ocurrir cosas.
No se necesitó, pues, mucho tiempo para demostrar que el
leopardo no había cambiado :us manchas; que la insincera Ru­
sia de ayer era todavía la insincera Rusia de hoy, y que nosotros
éramos víctimas de una transacción atrozmente ncriudic?'
Pronto se interrumpieron las negociaciones acerca la
Deuda. Lo que Rusia nos debía asciende ahora a 395 millones
de dólares. Se tuvieron algunas conversaciones sueltas acerca del
asunto, que no pasaron de una especie de prueba preliminar. Y
en 3i de enero de 1933. el Departamento de Estado emitió una
declaración oficial que terminaba diciendo: “ En vsta de la pre­
sente actitud del Gobierno soviético, estimamos que no se puede
alentar la esperanza de que sea posible convenio alguno."
Nunca fué posible. Nunca lo ha sido. Jamás ha habido acuer­
do de ninguna especie. La Rusia soviética es hoy una deudora
tan morosa como lo era en el piadoso día en que prometió dejar
de serlo. Con ello sobrevino la primera desilusión. Pero esto era,
en realidad, de poca importancia, puesto que había otros varios

109
morosos. Seis meses más tarde, empero, comenzamos a chocar
ya con las cosas que verdaderamente cuentan. k
Muestro Departamento de Estado, tan ^plácido ordinariamen­
te, escribió a Moscú que el VII Congreso Mundial de la Inter­
nacional Comunista — completando la proyección de la revolu­
ción mundial, aquí lo mismo que en otras partes— era culpable
de “ flagrante viokición de la promesa hecha por el Gobierno de
la Tjnión de Repúbhcas Socialistas Soviéticas en i (j de noviem­
bre de 1933, Cul1 respecto a la 110 ¡ uervención en los asuntos in­
ternos de los instados Unidos". Decía que el Gobierno de los
Estados l nidos 110 obraría con lealtad “ si dejase de manifestar
traucamente que prevé las má.- serias consecuencias en el caso
de que el Gobierno de la Unión de Repúblicas Socialistas Sovié­
ticas no quiera o no pueda adoptar medidas apropiadas para im­
pedir nuevos actos que prescindan del compromiso solemne” .
Rusia, más bien desdeñosamente, trató la protesta como si
nada signifícase. Tenía ya lo que deseaba. Se negó a confesar
culpabilidad alguna, o a hacer nada para corregir la intolerable
situación. Pero ei Departamento de Estado simplemente escribió
otra nota a Moscú acusando “ una señalada infracción del com­
promiso adquirido por el Gobierno soviético” .

N o i o t r o s n o v iv im o s so la m e n te
p o r e l p la c e r d e v i v i r ; n o so tro s v i»
v im o s p a r a lo g r a r en el p o r v e n ir la
v i c t o r i a «leí c o m u n is m o en e l m a n *
¿ o en tero*
K A L IN IN
P r e fíje n te ele 1* U . R . S. S.

lio
I

EL ALMA BESTERIANA
La ignorancia y la estupidez burguesa sor la fuerza prin­
cipal del marxismo. Besteiro, por el mero hecho de haberse ho­
rrorizado de las consecuencias lógicas de sus propias ideas, lo- 0
gró un gran prestigio entre los indocumentados, que son legión.
Téngase en cuenta que Besteiro muere fiel a sus ideas, es decir,
fiel a las premisas lógicas de consecuencias trágicas... ¡Contra­
dicción muy propia de un profesor de lógica!
Esto viene a cuento de haber hallado un texto besteriano, en
el cual, a nuestro juicio, se halla contenida su idea capital y, por
lo tanto, su error principal.
' “ Por el camino de las religiones ni marcharemos de acuerdo
ni llegaremos nunca a entendernos. Hay otro, sin embargo, en
el que podemos entendernos. El terreno de los intereses...’’ (i).
Es decir, los hombres se entenderán si sólo atienden a su
interés. Se entenderán, claro está, como se entienden las fieras
en la selva: disputándose la presa, con ausencia, como en ese
“ hombre besteriano” , sin Dios y sin amor — «dios y amor, el
Interés— , sin nada religioso: Unión en Dios por Amor.
Ya vió él su resultado con horror; lo hemos visto todos, des­
pués'que él, mucho mejor. ¿Qué fué la última guerra, con todo
su salvajismo de guerra total?... Fué solamente la ausencia de
toda religión en los dirigentes y en la mayoría de las masas. De
la religión
V
auténtica, la cristiana, pues religión ya hubo: la re-
ligión del Interés.
Y discurre asi Besteiro, por su bestial concepto del hombre:
“ Los hombres somos carne y sangre, y porque somos carne
y sangre, somos alma, que si no, no lo senaitttw.” (2). 4

(1) y (*) Julián Besteiro: rjtismo y anttmarmtmtt, pág. 101

III
. O B R A !

Todo un lógico; todo un “ profesor” ele lógica.


De manera que somos alma porque somos carne y sangre,..,
o somos carne y sangre porque somos alma, que la misma razón
hay para lo inverso; v esto, aqui, en la tierra, que luego, somos,
porque tenemos alma, aunoue no tengamos carne y sangre.
¿Qué alma será esa de Besteiro?... Un alma que es por la
carne y por la sangre. Es el alma de la fiera. De esa fiera que
vió un día reinar sobre España entera. Ea que, como la de la
selva, no conocía ni a su padre, Besteiro...

ag lu tin a m ás «ti m ejor «t«e el


o d io . P ero en el área m arxista me debe­
ría h a b la r a iá t l>íe«t de envidia de c la -
ic « 4«ie de od io de cla«e«. Cu el odio late
callad am en te el reconocim iento de la
v a lía del ad versario.
ESPENGLER
(Años dedíívoí)

Este número consta de 304 páginas


EL MOVIMIENTO
JUDAICO - REVOLUCIONARIO

El movimiento revolucionario no es nuevo entre


los judíos.
Lo hemos visto desarrollarse de Spartacus Weis-
shaupt a Karl Marx; después, de Trotsky, en Rusia;
Bela Kun, en Hungría; Rosa Luxembourg, en Alema­
nia; a Emma Goldmann, en los Estados Unidos. Se
trata de una conjuración universal, animada por los
bajos instintos de la más envidiosa malevolencia
para destruir la civilización y establecer una igual­
dad irrealizable.
Pero, /ay/, esta conjuración progresa, sin embar­
go. Como ya lo ha dicho, con mucha razón, una es­
critora, Mme. Webster, ha tenido un papel 'importan­
te en la tragedia de la Revolución francesa. Ella ha
$ido la causa de todos los movimientos revoluciona­
rios del siglo XIX. Ella, en fin, ha aguijoneado esta
banda de individuos, salidos de todas las grandes
ciudades de Europa y de América, que ha cogido al
pueblo ruso por los cabellos y que ha llegado a ha­
cerse la dueña absoluta de este enorme Imperio.
Yo no tengo la intención de estudiar aquí la in­
fluencia que hayan podido tener los judíos interna­
cionales — y en la mayor parte de los casos, los ju­
díos ateos— sobre la formación del bolchevismo y
m
8
%0 B K A

sobre el desarrollo de la Revolución rusa. Pero yo


puedo afirmar, con razón, que esta influencia ha sido
considerable. Esta sobrepasa a todas las demás,
porque} a excepción de Lenin, todos los dirigentes
del bolchevismo son judíos.
Los judíos, y en algunos casos las judías, han to­
m ado una parte considerable, si no exclusiva, en la
prganización del terror que asóla aquel desdichado
país. Los judíos han predominado durante este corto
período de espanto que marcó en Hungría el paso
por el Poder de Bela Kun. Y lo mismo en Alemania,
especialmente en Baviera, cuando la época en que la
postración del pueblo alemán permitió al bolchevis­
mo apoderarse de ella.
Ciertamente que en todos estos países que cito
los no judíos se unen con los judíos. Pero si se toma
en consideración el número de los judíos que han
participado en estos movimientos revolucionarios,
que los han inspirado y que les han dado vida, se
queda uno estupefacto.

Este artículo, de Mr. W . Churchill, entonces ministro de la Guerra,


apareció tn ti periódico inglés Sunday Herald; después, solamente muy
ñoco de. pues, e.i mayo de 1920, en B ’nai B ’rith News, de Chicago (nú­
mero o. -orno X II), bajo el título: Algunos cómplices indirectos.
tetralo
ANDREI WICHINSJCY, EL FOUQUIER-
TINVILLE DE LA U. R. S. S.

Andrei Wichinsky, “el tercer personaje de la


Unión Soviética”, después de Stalin y Molotov, ha
llegado a la democracia pasando por la criminología.
“Desde mi juventud — ha declarado él mismo— ,
me he consagrado a las estadísticas de la criminali­
dad; solamente aquel que ve en el* hombre un cri­
minal en potencia puede comprenderle verdade­
ramente.” . *
Durante cinco años, fué procurador general dé
la U. R. S. S., y su papel de primer plano en el curso
de los sangrientos procesos de Moscú le valió ser
confirmado por el Consejo Supremo de los Soviets
para otros siete años.
Fué él quien pronunció, en nombre de Stalin, to­
das las requisitorias contra los “trotskistas” , contra
los más próximos colaboradores de Lenin, contra los
más altos funcionarios, contra los oficiales supe­
riores.
Mirando glacial y fijamente a los acusados Zi-
noviev, Kamenev, Smirnov, al almirante Orlov, al
mariscal Tukatchewski y tantos otros, que confesa-
O B R A

sus crímenes ante el micrófono, no encontró más


que un rebelde: Krestinsky.
Cuando los once comisarios del pueblo compa­
recían, en marzo de 1938, ante el Tribunal especial,
se golpeaban el pecho cargándose toctos los críme­
nes; solamente Krestinsky exclamó con vehemencia:
¡N o! ¡Y o no soy trotskista! ¡Yo no soy culpable!
¡Y o soy inocente!n
La audiencia se suspendió precipitadamente.
Krestinsky fué arrojado a la celda de la prisión Lu-
bianka y sometido a la temperatura espantosa y de­
bilitante de 50 grados. La luz cruda de los proyecto­
res le quemaba los ojos, y cada media hora le hacían
iragar un vaso de agua salada. A golpes, desgarra­
ban su cuerpo encadenado.
Ei número de víctimas de Wichinsky p a s a
de 10.000.
Entre mayo de 1937 y febrero de 1938 solamen­
te, es decir, durante el período en que los procesos
batieron su récord, pidió y obtuvo 6.238 condenas
a muerte.
A título de recompensa obtuvo la más alta con­
decoración honorífica de la U. R. S. S. y la citación
siguiente:
“En recompensa de sus eminentes servicios en
el curso de los procesos contra los trotskistas y los
enemigos del pueblo, y por su excelente trabajo de
consolidación de la legislación revolucionaria...”
En septiembre de 1940, Stalin le llamaba al
puesto de comisario adjunto del pueblo para los
Asuntos Extranjeros; luego lo envió a Argel para
representar allí a la U. R. S. S.
Ahora, como delegado de Stalin ante la O. N. U.
en el Consejo de los tres o los cuatro “gordos” , es
bien conocida su actuación. Ello nos releva de hacer
su biografía actual.
Il6
ANDREI WICHINSKY, EL F0UQU1ERTINVJLLE DE ¡.A URSS

' ¿Se deberá su violencia de lenguaje “diplomáti­


co” a no ver él en torno de la mesa de las conferen­
cias más que a “criminales en potencia”?
¿Será en esta jurisprudencia del carnicero W i-
chinsky donde la Comisión del Comité de Seguridad
ha sacado esa calificación peregrina contra Espa­
ña? “Criminal en potencia” y “peligro potencial”
tienen un mismo significado, ¿no?

De acuerdo entonces y Je
acuerdo h o y con estas p a la b ra s
de N e^ rín
España ao es «m país <x«tc La
capitulación jamás» jam ás. Y si ai|én
español la admitiese» él sería objeto del
desprecio de todos. Significa nuestra
exterminación y el despedazamiento de
España* si algún apóstol extranjero lie»
gara hasta nosotros con ta l proposición»
lo recibiremos con cortesía» pero con
firm eza, nosotros rechazaremos su pro­
posición.
(Del discurso de Negrín el 11-10-31, cuyo
párrafo debemos suscribir boy los españoles)

II7
h is t o r ia secreta de la

INDEPENDENCIA AMERICANA
Por Austen Lañe
Como su titulo dice, esta historia no es una his­
toria al uso. Historia secreta se llama; más bien
podría llamarse historia de secretos. En ella apare­
cen a la luz personajes cuya dimensión esencial de
su vida estuvo en la sombra. Espías, servicios se­
cretos, hazañas y empresas clandestinas y conspira­
doras forman su contenido. Todo ello, claro está,
dentro del episoi’o histórico de la Independencia
americana.
La leyenda, rayana en patraña, que 'conjuga en
exclusivo un tanto fraudulenta toda la ayuda euro­
pea a los Estados Unidos para su independencia en
Laíayeite, queda reducida a su verdadera y mínima
proporción.
España, la España de Carlos III precisamente,
ayudó moral y materialmente a los patriotas ameri­
canos sublevados contra su metrópoli. También la
Francia de Luis X V I los ayudó. La ayuda de am­
bas potencias no se limitó a suministros de arma­
mento y aliento moral. En el momento decisivo, de­
clararon la guerra a Inglaterra. /
Si esto es históricamente conocido, una verdad
tan evidente quedó oscurecida por la desmesurada
dimensión que la leyenda atribuye a Lafayette. Na­
turalmente, esta ayuda hispanofrancesa a los ame­
ricanos no es, por ser conocida para los que estudian
Historia, lo característico. Se trata en la Historia
secreta, con fidelidad a su titulo, de revehr las ca­
racterísticas inéditas que tuvo la acción de España
y Francia en favor de los Estados Unidos nacientes.
PROCESOS SOVIETICOS

Los acusados de Moscú han confesado crímenes


que les imputan y que ellos no habían cometido ja­
más. Ellos han reconocido formalmente como exac­
tos hechos cuya falsedad material ha sido probada.
Y no* sólo han declarado, sino que nosotros hemos
asistido, si puede así llamarse, a una especie de ex­
hibicionismo de la confesión. Ellos han declarado
con gozo, en la confesión y la expansión pública. So­
bre sus declaraciones se ha basado la campaña de
la Prensa comunista. No obstante, ellas son falsas;
la prueba de su falsedad se ha obtenido. ¿Cómo ex­
plicar todo eso?...
... Los acusados de Moscú habían arriesgada cien
veces su vida en la lucha contra el zarismo; ellos la
habrían sacrificado también, si ellos hubieran sido
dueños de sí, antes que mentir. Ellos, que jamás trai­
cionaron entonces a sus camaradas o a sus cómpli­
ces, no es posible que ahora acusen a inocentes...
... Los procedimientos varían según los casos y
los sujetos; para unos, los suplicios del tormento;
para otros, los suplicios de la tortura psíquica o de
la sugestión mental. Cuando el inocente declara, él
verdugo se convierte en su amo, sea de su cuerpo,
sea de su espíritu. La G. P. U. no consigue menos
seguramente: ella ha repetido y refinado este arte
O B R A

espantable. Imposible explicar de otra manera, fren­


te a tales hombres, el misterio psicológico de la fál-
sa declaración.
Y lo que es necesario comprender bien es que
ellos llegan ante sus verdugos especiales en un es­
tado de resistencia singularmente atenuada, porque,
desde largos meses, desde años, ellos mismos se ha­
bían convertido en sus propios verdugos. Mucho
antes de su arresto, ellos, com o todos los rusos algo
importantes, y por serlo, vivían ya amenazados en
tal estado de* obsesión, de autosugestión ansiosa,
que ellos se han desposeído poco a poco de su pro­
pia personalidad. Ellos se repetían: “ Yo puedo ser
arrestado mañana, como fulano y mengano. ¿Tendré
yo más fuerza que él? ¿Sabré yo resistir?... ¿N o lle­
garé yo, com o él, a traicionar y a mentir, a vender
mis amigos, a denunciar in o c e n t e s ? ..E l régimen
del terror, de la delación, del espionaje, había des­
arrollado en ellos una psicosis preparatoria de la
que yo podría citar testimonios que explican la ma­
yor parte de los suicidios, y a cuya psicosis sólo te­
nían aue dar la última mano los especialistas de
la G. P. U.
De suerte que el valor de las confesiones se re­
vuelve contra los que las obtuvieron. Ellas no prue­
ban y no pueden probar más que la perversión mo­
ral, el terror staliniano, unidos a una especie de des­
composición mental. La desconfianza y el pavor uni­
versal que en unos provoca el odio, el temor, el des­
pertar de los instintos salvajes, suscita en otros las
variedades más complejas de la locura... (León
Blum: Le Populaire, 17 de marzo de 1931.)
DECLARACION DEL JUDIO
LEVIN, MEDICO DE LA G. P. U.

“ Yo he reconocido la gravedad de mis crím en es...; ellos


fueron cometidos bajo la presión invencible, las amenazas crue­
les y la dirección cruel de Jagfrda.” (El comisario del pueblo
jefe de la G. P. U.)
“ Sin Jagoda, yo no habría sido jamás un criminal.”
V i c h i n s k i .— Precise la dosis y los medios qu^ empleó'para
itiatar a Alexis Maximovitch Gorki. (Se trata del célebre no­
velista ruso.) :
L é v in ; — Para Alexis Maximovitch el método adoptado fué
el siguiente: servirse de los medicamentos que estaban indica­
dos de una manera general, contra los cuales no se pc>día elevar
ninguna duda, ninguna’ sospecha, y-de los cuales se pedía servir
para intensificar la actividad de su corazón. En el número de
los medicamentos se encontraban alcanfor, cafeína, cardiazol y
dígitalina. Nosotros teníamos el derecho de servimos de estos
medicamentos en las enfermedades del corazón. Pero para Má­
ximo Gorki estos medios han sido empleados en dosis enormes.
Y así, por ejemplo, se le llegó a inyectar hasta cuarenta ampo­
llas de alcanfor.
V i c h i n s k i .— ¿En qué espacio de tiempo?
L evín .— Treinta o cuarenta inyecciones en veinticuatro ho­
ras. Para él esta dosis era excesiva.
Nosotros lo preguntaremos a los expertos.
V i c h i n s k i .—
L evin.—Perfectamente. El cirujano inyecta de tina sola vez
»ei8 ampollas. Nosotros inyectamos de treinta a cuarenta.
121
O B R A

V ic h in sk i .— ¿De treinta a cuarenta ampollas de alcanfor,


primeramente, más...?
L evin .— Más dos invecciones de diíritalina.
o
V i c h i n s k i .— Ello hace cuarenta y dos, más...
L e v i n .— M ás cuatro inyecciones de cafeína.
V i c h i n s k i .— E llo hace cuarenta y seis, m ás...
L e v i n .— M ás dos inyecciones de estricnina.
V i c h i n s k i .— E llas suman cuarenta y ocho.
L e v i n .— C uarenta y ocho.
V i c h i n s k i .— ¿ U sted sabía que esto le perjudicaba?
L e v i n .— S in duda.
V i c h i n s k i .— ¿Qué enfermedad padecía Máximo Aléxeie-
vitch Pechkov?
L e v i n .— Una pulmonía lobal.
V i c h i n s k i .— ¿ S e em plea el suero antineumocócico en este
caso?
L e v i n .— ;Sí; se emplea.*
V i c h i n s k i .— ¿Usted lo empleó?
L e v i n .— N o.
V i c h i n s k i .— ¿ P or q u é?
L e v i n .— C on fines criminales.
V i c h i n s k i .— ¿ P ero si usted hubiera sido un hombre hon­
rado, un ciudadano soviético, usted debería haber ido a buscar
a alguien, a hablar a algu ien de estas amenazas, etc.?
El me decía: Ya sabe usted que yo vigilo cada uno
L e v i n .—
de sus gestos; antes que usted pase del umbral, usted caerá
entre mis manos.
V i c h i n s k i .:— Y ahora usted ha pasado el um bral...
L e v i n .— S í.
V i c h tn s k i .— S í usted se consideraba un honrado ciudadano
d e su p atria...
L e v i n .— Y o me consideraba como tal.
V i c h i n s k i .— C omo un médico soviético...
L e v i n .' -Yo m e consideraba como tal.
V i c h i n s k i .— ¿D espués de tan terrible complot, qué debería
usted haber hecho?
122
DECLARACION DEL JUDIO LEVIN, MEDICO DE LA G. <P. V.

L e v i n .— Hubiera debido denunciarlo.


V i c h i n s k i »— ¿ Después de haber sido invitado a. sen el cóm­
plice y, aún más, el organizador ¡del asesinato de hombres so­
viéticos eminentes y del genio de la cultura rusa, Gorki, qué
debería listed haber hecho si hubiese amado realmente a Gor­
ki y a su patria?
L e v i n .— Negarme a hacer todo eso y denunciar a Jagoda.
V i c h i n s k i .— -Por qué no lo ha hecho usted?
L e v i n .— Por cobardía.
V i c h i n s k i .— ¿Usted pensaba, pues, que “ no había animal
más fuerte que el gato” ?
L e v i n .— S í.
V i c h i n s k i .— ¿Que Jagoda era el gato más terrible y el más
fuerte? _
L e v i n .— Exacto.
V i c h i n s k i .— ¿ Y qué piensa usted hoy de todo eso?
L e v i n .— Sí, es claro...
V i c h in s k i.— Y o quiero pedirte todavía que responda con
toda conciencia. ¿ Pensaba usted realmente que no había nin­
gún recurso contra Jagoda.
L e v i n .— Comprendo esto muy claramente ahora, y, en ge-
*neral, cuando se echa una mirada retrospectiva sobre el pasado
uno se dice: “ ¡Dios mío!, ¿por qué no habrc hecho yo esto,
por qulé no habré obrado así?”
V i c h i n s k i .— ¿Cuánto tiempo ha durado su participación en
esta actividad criminal?
L e v i n .— T res años.
V i c h i n s k i .— ¿Tres años! Usted habrá tenido mil veces oca­
siones de portarse como un hombre honrado.
L e v i n .— No las he aprovechado.
V i c h i n s k i .— ¿ Y usted no las ha aprovechado porque, come
usted dice, tenía miedo?
L e v i n .— Sí.
V i c h i n s k i .-—¿Tan cobarde es usted?
L e v i n .—S í , muy cobarde.
(Actas taquigráficas, páginas 575 a la 586.)

123
SONIA

Póf O n g Chi Scng

La revolución china ha tentado, porr misterio,


ferocidad y ambiente, a muchos esícritort^ X#. ma­
yoría de ellos simpatizaban con el comunis0®Q¡^ ''tÓfexí--
ello, los chinos al servicio de Moscú eran aureolados
con míticos resplandores de heroísmo. Como si el v
tw£tás&x>, e! valor, mejor dicho, fuese algo por sí
|KÍlBfc S« el heroísmo es preciado penacho del alma
IWBWaMa « detre a qoc es belto, plenamente bello. La
traición a la patria jamás puedersferbella; no pife-"'
\

de ser heroica. Así, el autor nos muestra la realidad


de ese tipo de .traidor a su patria, China, con la mis­
ma severidad que nósotros mostramos para los trai­
dores a la nuestra.
Sin pretender ser una obra maestra literaria, da­
das ias dificultades de la traducción si se quiere ser
fiel al original, “ Sonia” , a la vez que instruye y
ejemplariza, puede constituir un deleite para el lec­
tor aficionado a paisajes exóticos.

I
Y U G O S L A V IA

MIHAILOVICH, “ PACIENTE”
DE LA G. P. U.

- c?. W 'W

Nadie podrá extrañar que para estudiar el “ caso” del gene­


ral Mihailovich recurramos a la reconocida “ autoridad” de
Trotsky. Fué Trotsky figura de primera magnitud en la crea­
ción del Estado soviético, en cuyos primeros días de existencia
ya engendra la Cheka, metamorfoseada luego en G. P. U., y
ahora, en N. K. V. D .; fué íntimo de Félix Dzerjinski, el fun­
dador de la Policía política soviética. A sus órdenes tuvo la fa­
mosa institución, por ser él miembro del Burea* Político, cuyas
órdenes directas son las que obedece siempre el jefe de la Po­
licía del Estado soviético. Por lo tanto, tiene Trotsky títulos ex­
cepcionales para conocer los métodos usados en la Lubianka (i).
Varios meses ha permanecido “ el De Gaulle yugoeslavo”
sometido a “ tratamiento” , como cliente de la “ clínica” de la
G. P. U., en Belgrado. Sin duda, Moscú ha establecido allí una
sucursal de la Lubianka, con un buen cuadro de “ especialistas” ,
dotado con los más modernos adelantos. Lo demuestra el resul­
tado obtenido. Mihailovich recuerda perfectamente a los Zino-
viev, Radek, Jagoda y demás acusados de aquellos célebres pro­
cesos de Moscú. Naturalmente, hay variaciones en los detalles,

(i) En este número aparecen algunos juicios de Trotsky sobre te


G. P. U., tomados de su libro Stalin y sus critnsncs, próximo a publicarse.

«5
Y ¥ 9 O

impuestas por la situación y el objetivo marcado; pero, “técni­


camente” , las declaraciones del general son idénticas.
1Vlis observadones personales — dice Trotskv— mt enseñan
que la capacidatí de resistencia de los nervios es limitada en el
hambre.
Hagamos notar que Trotsky habla de “ observaciones perso­
nales” . Es decir, que ha observado personalmente los “ trata­
mientos empleados para agotar la resistencia de los hombres.
Esos tratamientos han sido empleados por la G. P. U. con
Mihailovich; más refinados, desde luego, por una experiencia de
lustros, pero idénticos en lo esencial.
Trotskv emplea muchas páginas para describir la técnica che-
kista. En esencia, ella se reduce a un lento y creciente martirio
psico-físico del “ paciente” , hasta llevarlo a un perfecta estado
de desesperación. Una desesperación consciente, absoluta, en la
cual el suicidio aparece como única solución. El suicidio so transa-
forma para el paciente en una obsesión, considerándolo como un
bien. Cuando el “ especialista” comprueba, por medio de dife­
rentes recursos, tal estado en el sujeto, ya dispone del arma de­
cisiva. Y a puede, manejando la oferta del suicidio, lograr del
detenido la declaración que quiera. El “ suicidio” será el fusila­
miento inmediato a la sentencia si declara según dicta el che-
kista instructor.
A quien llega al estado 'de suicida ya le importa muy poco
su reputación ante la posteridad.
En jí \ síntesis puede ser encuadrado el “ caso” Mihailovich.
Ahora bien; en este caso, como en todos, hay características
propias y singulares, que, naturalmente, son tenida:, en cuenta
por los “ especialistas” . Como regla general, estas características
responden a la situación psicológica del sujeto, a sus reacciones
personales frente a ideas, causas y personas, a la situación po­
lítica del instante, etc., etc.
Si el tipismo de la G. P. U. es agudo en todos sus momentos,
el ápice lo tiene en su alto grado de deshumanización. Con tal
palaora no aludimos aquí a su inhumanidad en la aplicación del
tormento. N o; se trata de fijar sobre la carencia de emoción,
126
MIHAILOVICH, “ PACIENTE” DE LA G. P. V.

tanto en la concepción dfe un proceso cetno en su realización.


Los medios y el fin riman perfectamente. El odio, la pasión, los
temperamentos, aunque se hallen presentes, como es natural, se
doblegan o se ausentan en policías, instructores, fiscales y jae­
ces. Todo eso se subordina férreamente al fin prefijado por el
mandato político.
De ahí esos virajes tan radicales observados en los procesos
precedentes celebrados en Moscú. Fiscal y acusados, hablando
sobre el hecho, ya calificado en audiencias anteriores al juzgar
a otros “ criminales” encartados en el mismo, se producen en
términos absolutamente distintos, según conviene al ¿momento po­
lítico, al efecto dictado previamente por el Kremlin. Sin siquiera
importarles las contradicciones. Se trata de obtener un efecto po­
lítico y nada más. Sin duda, saben bien los dirigentes a qué grado
llega la amnesia colectiva.
No es excepción el proceso de Mihailovich. El odio de Tito,
y hasta el de Moscú, se subordinan al efecto político. Logrado
éste, ya tendrán ocasión de satisfacer su venganza; pero, en el
momento, se trata de utilizar al general como arma política con­
tra los adversarios de los planes bolcheviques.
Mihailovich, él acusado, se la transformado, por obra y gra­
cia del “ tratamiento” de la G. P. U., en acusador. En acusador
de Inglaterra y América, enemigos de mucha mayor categoría
para la U. R. S. S. en este instante que el desgraciado general.
Si hemos llamado “ científicos” los métodos de la G. P. U. no
ha sido en uso de licencia literaria. Fué porque la inteligencia
los preside. Suponemos la dificultad del hombre normal para unir
las ideas de “ inteligencia'’ y “ tormento” . El hombre normal sólo
imagina el crimen como rapto pasional, y a su ejecutor, rayano
en la locura. Para ser comprendidos deben desechar los lectores
tales ideas, propias únicamente de sociedades donde aun resta
algo de la ética cristiana.
La directriz científica, servida por un ejercitado arte profe­
sional, impone al hombre de la G. P. U. un previo estudio del
“ caso” . Se analiza la psicología del sujeto y su circunstancia
interior.
127
O B R A

Mihailovich parece ser un tipo de fuerte contextura moral;


ptro podemos adivinarlo con ella rnuy quebrantada. Imaginando
au situación desde la rendición alemana, lo veremo# huyendo,
perseguido como una alimaña. Su caí ta última es elocuentt, como
reflejo de su situación psicológica: Los comunistas hacen enor­
mes esfuerzos para capturarme. Los mejoras y vuis fieles desta­
camentos están movilvtados para esc fin; cutre ellos, las briga­
das de comunistas italianos, húngaros y albaneses, que actúan
bajo el mando de jefes bien conocidos de la guerra civil españo­
la. Especialistas soviéticos toman parte en esta acción. Numero­
sos contingentes de la O. Z. N. A. (la C. P. U. yugoslava) tra­
bajan sin descanso, derrochando dinero para encontrar traidores
entre nej otros. Estuve muchas veces en situación desesperada;
pero hasta ahora he podido salvarme con la ayuda de Dios,
Con “ la ayuda de Dios” . Y sin ninguna otra. Esta es la si­
tuación de Mihailovich en los meses de la post-guerra; en aque­
lla época soñada en sus largos años de general guerrillero como
un amanecer de gloria y libertad... La trágica realidad le mues­
tra a íU patria esclavizada por el extranjero y él se ve fugitivo,
con la cabeza pregonada. Y el mundo aliado, aquel que trompe­
teó su fama sobre toda la superficie del planeta, lo abandona y
abandona a su patria...
La resultante sobre su ánimo ha de ser de amargura, y hasta
de rencor, para quienes lo sacrifican en aras del “ apaciguamien­
to” de Stalin.
Algo qu\ indudablemente,'no podía ignorar el buen ojo clí­
nico de los especialistas de la G. P. U.
Cuando lo sometieran al tormento psicológico y físico, abru­
mándole con la repetición obsesiva de una declaración acusato­
ria contra los anglosajones, debían saber bien los especialistas
que en el interior del general una pregunta rompía la unidad
de su decisión: ¿Se merecen aquellos que me abandonaron que
yo sufra tanto para no causarles perjuicio político?...
Y en esa fisura de su moral de resistencia, preciramenté ahí,
cargó ¿i ataque. Y el éxito, como es natural, se obtuvo.
A cambio, se le permitirá en la sesión defender su propia
128
MIHAILOVICH, “PACIENTE” DB LA G. P. U.

política de guerra; su defensa de la independéncía íitn t e a ru*


sos y alemanes simultáneamente- £1 mayor o menor efecto en
el pueblo yugoslavo tiene muy poca importancia; la propagan­
da sabrá reducirlo a la nada. Lo importante es presentar a In­
glaterra y Estados Unidos, a través de Mihailovich, como ene­
migos de la U. R .. S. S., como traidores a la aliada. Y, asi,
justificar la política expansíonista soviética, “ inspirada en su
deseo de seguridad” ..'.
Nada importa el hecho decisivo, hecho ya historia: que los
anglosajones dieran todo su apoyo y armas a Tito y que no
desembarcaran en la costa yugoslava, donde Mihailovkrr les
ofrecía cabeza de puente incruenta. No; no desembarcaron en
Yugoslavia, en costa dominada por aliados. Desembarcaron en
Sicilia, en costa enemiga y alejadísima de los centros vitales
alemanes. Todo porque así se Je ofreció a Stalin en Yalta...
Pero lo importante ahora es impresionar al mundoy, sobre todo,
a las másas anglosajonas, precisamente. Sabe bien Stalin que
los gobernantes democráticos deben contar con su opinión pú­
blica y especula sobre la gran estupidez colectiva, por la cual
el hecho más fenomenal desaparece ante la niebla artificial y
sensacionalista de una propaganda. De cuyo peligro, además,
Stalin se sabe bien inmune...
El general Mihailovich ha sido convertido por !a G. f . U. en
un trágico “ speaker” acusador de la “ perfidia anglosajona” ...,
en víspera de la nueva conferencia de París.
Cumplida su misión, Tito lo fusilará, y en paz.

E l imperio r a o ^oerré io )n ié ir
a Europa.
ROUSSEAU
(Contrato •ocial* libro II, Cap. VIII)

1 *9
EL COMUNISMO EN POLONIA
Con este título, aparecerá en breve la más com­
pleta historia del comunismo eu la mártir Polonia.
Esta historia, como es natural, comprende toda *a
acción del marxismo en la católica nación polaca,
que de siempre fue ansiada presa para el imperia­
lismo zarista y para el imperialismo soviético.
Es una historia dramática. Es el premeditado ase­
sinato de una nación procer, perpetrado metódica y
sistemáticamente por el marxismo.
Historia muy aleccionadora para todas las nacio­
nes y para todos los hombres. Ni el feroz imperia­
lismo de Stalin está satisfecho con la presa. polaca,
ni su sed de sangre se aplacó con la de los polacos.
En tanto quede una nación independiente y un ad­
versario con vida, toda patria y todo hombre deben
sentirse amenazados. Su fin está decretado en los
antros del Kremlin.
La histeria de Polonia y su trágico destino son la
demostración de la ferocidad y de la ambición bol­
chevique. De esa ambición y ferocidad que amena­
zan a tu patria lector.
v a ti mismo, también.
FUNDAMENTOS Y ALCANCES DEL
“MOVIMIENTO SINARQUISTA”
Su origen data de 1882 y lo creó en Francia el marqués
de Saint-Yves, entroncándolo con la Prehistoria

'f+ clu & 'w lo -

En algunos periódicos españoles — contadas excepciones, des­


de luego— , y más como curiosidad noticiable que como estudio
necesario de sus orígenes y fundamentos, se ha dado a conocer
la existencia de una “ nueva idea” , que si bien en Francia pugna
por asomar la cabeza entre la marejada polítiea existente, en
Méjico cuenta con una fuerza efectiva y de consideración que
ha conseguido fundar un periódico en calidad de paladín de la
doctrina.
Se trata, sencillamente, de la Sinarquía, acerca de la que se
han escrito graves inexactitudes; no en vano se refieren éstas a
la fecha en qué el “ movimiento sinarquista” comenzó a operar
o, por exjpresarnos mejor, el instante en que esa corriente orga­
nizativa nació a la vida.
Así, en tanto que entre los franceses se sitúa el “ Mouvement
Synarchique” a partir de 1931, como cosa original de Jean Cou-
trot. en el indicado país americano lo remontan a 1914, adjudi­
cándole los primeros pasos a Tomás Rosales, ingeniero del Mi­
nisterio de Comunicaciones.
Y, sin embargo, nada más incierto que todo esto, porque la
Sinarquía, no solamente salió a la luz en el año 1882, sino que
se aportó su doctrina ante la opinión por la labor personal del
fundador, Saint Y ves de Alveydre, a través de tres libros fun­
damentales: “ La misión de los Soberanos". “ La misión de los
obreros” y “ La misión de los judíos” , publicados en 1882, 1883
y 1884, respectivamente; y a los que sirvió de complemento “ Mi-
O B R A

sión de la India en Europa v de Europa en la India” v “ El


Arqueonuestr<v\ *
Como nuevo dato curioso, indicaremos que “ Mission des
Juifs tuvo varias ediciones. La ultima la lanzaron Dorbon-Ajne
(boulevard Haussmann, 19, París) \ leiiía como novedad, junto
a la tabla de nombres propios citados en el texto, el retrato dé
Saint-Y ves.
Durante la ocupación de Francia por los alemanes, el Sinar-
quismo intentó constituirse en ¡potencia. Se dijo, incluso, que el
propio Mariscal pertenecía a aquellos cuadros. Y “ i/Unión Fran-
Saisc” , en su número del 12 de agosto de 1943, publicó un sus­
tancioso trabajo de M. A. Fouché, algunos de cuyos párrafos
vamos a transcribir en calidad de preámbulo de lo que seguirá.
“ La Sinarquía — dice el escritor citado— es un producto des­
tilado de ia franc-masonería. Es la franc-masonería depurada ma­
terialmente; pero -o moralmente. La Sinarquía es la última pa­
labra dei oportunismo y el contubernio.
” La Sinarquía — continúa afirmando el periodista francés-
es una cadena en los Gobiernos de todos los países, de todas las
tendencias y de todas las etiquetas. Es un Estado en los Estados.
Es una super-unión de super-intereses.”
“ Si Talleyrand viviera aún — añade más adelante— sería el
hombre tipo del sinarquista” ... Y prosigue: “ Darían, Pucheu y
Flandin, colaboracionistas furiosos, transitan sin tambores ni cor­
netas en el otro campo. Los antiguos altos dignatarios masónicos
continúan el doble juego. Son, en medio de todo, los primeros
hitos sinarquistas en Francia.”
Tenemos, pues, para empezar nuestro comentario, esa reciente
y documentada opinión. Vayamos ahora al pasado, para iluminar
el presente...

E L FU N D AD OR, SA IN T -Y V E S

El que, en 188o, reapareció en París ostentando un marque­


sado que le fuera concedido en determinado país de Europa, fue
un aventajado ocultista, productor de una abundante literatura
llena de conceptos apocalípticos y de ideas desalentadoras, cuya
interpretación fiel se reservaba, innegablemente, a los iniciados .
Barlet, cuando desempeñaba, en 1910, la Gran Maestría de
la Orden Martinista, merced a su calidad de grado 90 de una
institución sobre la que dijo Encausé, más ipopular por el nombre
M ilic o -a rtístico de “ Papús” , que “ no se conocen mas que las
132
EL uMOVIMIENTO SINARQUISTA"

iniciales” , publicó un libro dedicado especialmente a glosar la


persona y la idea del fundador del “ Mouvement Synarchíque,\
descubriendo algunas notas íntimas que justificaban la persona­
lidad misteriosa del marqués de Saint-Yves de Alveydre, que
debió su iniciación en el ocultismo a la lectura de Fabre de Oii-
vet, recomendada por quienes con él convivieron en Jersey, du­
rante £ü voluntario exilio.
Nacido en 1842, contaba veintitantos años cuando pasó por
Londres, haciendo estrecha amistad con sir Bulwer Lytton, Gran
Maestre, a la sazón, de la “ Sociedad Rosacruciana” británica, al
que debió el “ doctorado” en las secretas artes. Completa su for­
mación con la influencia del abad secularizado de Francfort, lla­
mado Constantino, aunque su celebridad la deba al nomh'e de
“ Elias Le vi” , usado en la kábala y en los estudios las cien­
cias ocultas (1); regresó a Francia en 1870 para hacer realidad
sus ambiciosos sueños de alternar en las c<#tes europeas. El ma­
trimonio con la condesa de Keller, emparentada con gran parte
de las casas reinantes, le permitió alcanzar las que él mismo cre­
yera utopías; y es un hecho extraordinariamente significativo que
desde esta boda los altos jerarcas “ Martinistas” eran familiares
junto a numerosos monarcas, conquistando envidiables posicio­
nes especialmente en Rusia.
El punto de arranque de esta influencia, que perduró muchí­
simos años, fué la reina de Dinamarca, nacida princesa de Hesse,
y llamada la “ Abuela de Europa” , debido a que sus hijas casa­
ron: una, con el emperador Alejandro III de Rusia; la otra, con
Othón de Grecia; y la tercera, con el entonces principe de Gates,
más tarde Eduardo VII. Atraída por el ocultismo de la "Orden
Martinista” , invitó a Saint-Yves y esposa en numerosa» ocasio­
nes, procurando al primero los medios necesarios para que reyes
y zares le abrieran sus puertas.
Volvió a París — tras larga “ tournee” por el extranjero—
en 1880; e inmediatamente dió comienzo a su labor política, ocu­
pándose de cuestiones económicas v profesionalistas en conferen­
cias ante obreros, a los que trataba de demostrar los inconve­
nientes del marxismo y las ventajas del corporativismo.
Gran revuelo se produjo con ocasión de dar a la luz publica
“ La misión de los soberanos, escrita por uno de ellos” . Estu­
diado el libro, no tardó en adjudicársele a Alejandro III, zar
ruso, porque en sus páginas de mayor sustancia se atacaba fuer­
temente al Pa<pa y a Napoleón I. Mas como las opiniones son

(1) “ Historia de la Orden Rosa Cruz”, París, 1925. Librera Adyar.


133
libres — v ya lo hemos visto, por ejemplo, en nuestros tiempos
al escribir ciertos autores sobre la Sinarquía— , no faltó quien
atribuyó la obra a Bismark, quien, según frase de un escritor,
la convirtió en su libro de cabecera” .
Sin embargo, el secreto duró tres años. Al prologar Saint-
\ v e s su tercera edición a “ .La. misión de los judíos” , se declaró
autor de la correspondiente a los soberanos.
No se entregó Alveydre solamente a la política. Conservando
sus fundamentos ocultistas, luchó tan decididamente por la res­
tauración de la Orden Martinista, que “ Papús” , Estanislao de
Guaita, Berlet, el conde de Larmandie y otros destacados “ mar­
inistas ’ le proclamaron maestro absoluto, dando a entender la
importancia excepcional del patpel que en el secreto de los “ ta­
lleres” de los “ Seis puntos” había realizado (i).

(i) La “ Orden Martinista” , dedicada al ocultismo, pretendió ser la


depositaría de las enseñanzas de Martínez Pascual, al ser fundada por
Luis Claudio de San Martín, llamado “ El Filósofo Desconocido” y dis­
cípulo predilecto del indicado judío español, que había instituido una aso­
ciación de tipo masónico, titulada de “ Elegidos Cohén’’,, y de fuerte rai­
gambre judía. A punto de desaparecer el “ martinismo” , Luis Claudiq con­
firió los “ secretos de la Orden” a* Chaptal, cuyo nieto, Enrique Delate,
también ocultista, inició al Dr. Gerardo Encausse, alias “ Papús” , que se
e n c a rg ó le confeccionar los rituales de la “ Orden de los Silenciosos des­
conocidos”, señalada a poco por la denominación martinista ya citada.
Considerados los franc-masones como los “ Hermanos tres puntos”, ya
que a esto responde su simbolismo, la “ Orden Martinista” se denominó
de los “ Hermanos seis puntos” , que cabalísticamente venían a correspon­
der a los seis vértices de los triángulos enlazados que forman la estrella
d'j Salomón
En el año 1891, bajo la presidencia de “ Papús”, se constituyó en
París un Consejo'Supremo, que designó al creador con el título de Gran
Maestre Vitalicio, conñnéndole poder para fundar logias regulares en
cualquier parte del mundo.
A l -estilo de la masonería ordinaria, el martinismo tenía tres grados
considerados como fundamentales: i.°, Rito de dedicación; 2 °, Ceremonia
del umbral, y 3 °, Rito de ordenación. Cuando un miembro alcanzaba este
último recibía la facultad de formar un nuevo grupo, estilo cadena, sin
otra condición que la de mantener en secreto el nombre de la persona
que le confiriera la autorización; es decir, el nombre del eslabón que le
ligaba a las capas superiores. Esto fué ya practicado por la Orden de los
iluminados, fundada por Adán Wdsbaupt,
Las logias martinistas se extendieron por este procedimientoi, y Con
extnaordiraria rapidez, por Inglaterra y América; y no faltaron la» es-
císi í e s o cismas, ansiosos us elementos de prosperar, a costa de los
elementos de la base. En Francia se conservó, empero, con gran pureza,
y siempre gozó de consideraciones especiales entre la® demás potencias
masónicas regulares.— (N. del A.)
EL “MOVIMIENTO SINARQUISTA "

ORIGENES *DE LA SINARQUIA

Como obra de un masón aventajado, la Sinarquía mantuvo


en sus textos oficiales la ¡pretensión de ser un sistema cuyos pri­
meros antecedentes radicaban en la prehistoria misma. Nadie
discutió esto, porque nadie se hallaba en condiciones de aportar
pruebas en contrario; y la imaginación de Saint-Yves siguió suel­
ta, para hilvanar en definitiva la sucesión r’®entronques y des­
arrollo.
Afirma el marqués de Saint-Yves que del año 6500 al 3000,
antes de Jesucristo, el mundo conoció la paz más absoluta debido
a la existencia del sinarquismo, estipulado en la vida de L*s paí­
ses Ibajo la dirección de una teocracia radicada en t. "Soberano
Pontificado” , formado por “ Grandes Iniciados” , ministros de la
Divinidad, regidos por el Gran Pontífice.
Un grave cisma se produjo después del año 3000 — recoge­
mos la narración de Alveydre— ; y el orden establecido se hun­
dió, dando comienzo las catástrofes y las guerras. La Sinarquía,
entonces, se retiró de sus posiciones privilegiadas, cultivándose
las doctrinas para crear nuevos discípulos que las hicieran im­
perecederas a través de los tiempos. Por este procedimiento, los
antiguos conocieron los mitos de Isis y Osiris; los misterios de
Eleüsis, de 'Caldea y del Tibet; la venida de Moisés, “ sacerdote
de Osiris” , que “ seleccionó su pueblo” , dándole un régimen teo­
crático, y, por último, en este período, la predicación de Jesu­
cristo.
No es nueva, ni mucho menos, la idea de que ei Salvador
predicaba secretas doctrinas. Masonería y comunismo, principal­
mente, propalaron y defendieron heréticas concepciones a este
• respecto; y por eso, 110 podía extrañarnos que Saint-Yves lo
hiciera, señalando que el Supremo Hacedor intentó la implan­
tación de una sinarquía. Además de buscar un entronque antiguo,
afirmaba su especialísima doctrina con párrafos como los que
vamos a transcribir.
“ Una sola fuerza social puede hablar alto a todos los Go­
biernos y ordenarles la paz en nombre de Jesucristo, de la mo­
ral común y de las promesas terrestres del Evangelio y que la
civilización está en trance de llevar a cabo. Esta única fuerza
superior a la política es la Religión.
” No hablo de los cultos, ni de las religiones, cosas humanas
y políticas. He dicho la Religión, fuerza divina y social que obra
tanto bien como mal. He nombrado este bien universal de los
135
O B R A

pensamientos y de los corazones, esta unidad que hace de la


Humanidad un reino por encima de los animales...” (i).

♦ * *

Continúa, afirmando el creador del sinarquismo que en los pri­


meros siglos del Cristianismo se conservó la doctrina de Jesu­
cristo en toda su pureza, estimando que el emperador Teodo-
rico jefe de la herejía aria— era uno de 1os mejores cristianos
y se esperaba la restauración del sinarquismo de los tiempos pri­
mitivos.
Realmente, todas estas apreciaciones fabulísticas son invecti­
va contra la Religión cristiana. Pero, avanzando unos siglos, nos
encontramos ante el x m , que Saint-Yves considera aibominable,
porque en el tuvieron lug^r tres hechos calificados de “ nefastos” :
1.° Las Cruzadas, a las que imputa el asesinato de millones
de nombres, entre ellos, quinientos mil judíos.
2.° La fundación de la Inquisición.
3.0 La destrucción de los Templarios, a quienes este visio­
nario acepta como grandes iniciados en el sinarquismo oor su
ligazón directa con los Kabalistas.
Para robustecer esta tesis, explica:
‘‘Los Templarios, instruidos, conocían el alcance de las ins­
tituciones 'inárquicas. Su plan apuntaba, posiblemente, a la or­
ganización del Continente, al Asia y a Africa, con la conquista
y neutralización de las ciudades santas, Jerusalén, la Meca, y
lss universidades secretas o públicas del Brahmanismo y el Bu­
dismo. Es rnuy probable que Santiago Bourguiñon Molay tuvie­
ra la esperanza de mantener a Bonifacio V III en estas conside­
raciones generales, que se dirigían a organizar la tierra bajo un
pontificado judeo-cristiano.” r

* * *

Continuando en sus especulaciones, Saint-Yves proclama como


nefasto el Tratado de Westfalia de 1648; y en calidad de acon­
tecimiento, bueno en principio, y malo después, por los errores
cometidos, ia instalación de la masonería especulativa, llevada a
cabo en 1717, señalando que en los primeros momentos los Ka­
balistas judeo-cristianos estaban entre bastidores orientando la

O) " L a misión de los obreros ”, París, 1883.

1 ">6
BL “MOVIMIENTO SINARQUISTA"

acción de Andrea, Ashmole y demás fundadores del franc-ma-


sonismo.
A tanto llega en su conceptuación de trabajo perjudicial de
los ‘‘talleres” , ¡pasado el período inicial, que estima lamentable
error la Revolución francesa de 1789. Y con esto cerramos la
cuestión de los orígenes del sinarquismo, que comprende, prác­
ticamente, diferentes ¡períodos. El primero, de triunfo total, bajo
el politeísmo. Siguió a esta época una incierta, para comenzar
su decadencia por la obra de los Papas. Y no recata Alveydre
su criterio de que floreció con arios, Teir barios y masones. Esto
es, con lo que fué hostil a la Iglesia Católica, dato éste extra­
ordinariamente provechoso para sucesivos juicios, porque sabe­
mos a dónde conduce el mito.

DOCTRINA DEL SINARQUISM O

Ya quedó indicado al comienzo del presente trabajo que la


doctrina fundamental del sinarquismo se contiene en tres libros o
“ Misiones” , dirigidos a los soberanos, a los obreros y a los ju­
díos. Trataremos de estudiar brevemente lás razones ofrecidas
a cada uno de esos grupos, señalando previamente que, tal vez
por no haber pasado de doctrina secreta, el lenguaje en que Saint-
Yves se expresa es sumamente enrevesado. O más claramente:
cabalístico.

* * *

Para el primer sinarquista, las monarquías constitucionales de


la Europa de entonces (1882) no existían prácticamente, con ex­
cepción de la inglesa, defendida y conservada por estar alejada
del Continente. Dentro de éste, apunta que las cartas fundamen­
tales no pasan de ser “ peligrosas irrealidades” , porque solamen­
te favorecen la violencia de los Gobiernos, si las instituciones son
fuertes, o el asalto de los revolucionarios, cuando los reidores
del Estado son débiles.
Asimismo, considera que el sistema de la “ paz armada” es
peligroso, y solamente durará hasta el triunfo sinarquista o, en
defecto, hasta el advenimiento de tal sistema; en caso contrario,
se producirá una guerra cuyo resultado no se podrá prever para
las monarquías. Aquí no puede negarse una amplia visión de la
realidad, debida, sin duda, al conocimiento por parte de Saint-
W
O B R A

Yves, en calidad de “ gran iniciado” , de “ acontecimientos pre


parados en conventículos misterioso,>. Como solución, lanza e
siguiente consejo, con caracteres‘de llamamiento angustioso:
“ El único medio práctico capaz de garantizaros es que subor­
dinéis vuestro papel militar al de vuestra magistratura y qu<
hagáis, como magistrados europeos, como iniciadores, como mi­
sioneros, reformas que os aconsejo radicales, porque las medias
tintas os pierden/'

* * *

Situado en un plano francamente antidemocrático, Saint-


^ ves. en su Misión de los obreros” , les anuncia grandes des­
ilusiones, si confían en el republicanismo parlamentario. Estipu­
la seguidamente las razones que le impulsan a esta apreciación,
la primera de las cuales se basa en el fracaso rotundo de los
principios de la Revolución de 1789. Sobre el sistema parlamen­
tario indica:
“ De todo el vocinglero a quien se convierte en diputado, se
hace siempre y al mismo tiempo un oligarca.”
Y en relación con la conmoción del 1789, añade:
“ Los hombres del 89 quisieron edificar para quinientos años.
Sin embargo, sólo construyeron una barraca que no ha durado
diez y en la que no se vive bien.”
Como segunda razón a los obreros, afirma:
“ Si suprimís, por medio del (pensamiento, todas4as dinastías
europeas; ú creáis una Europa adornada de tantas repúblicas
como naciones, podéis contar con carnicerías al lado,de las cua­
les las guerras púnicas, las de Galia y Germania, las de la Edad
Media, las de la Moderna, y en fin, las del pasado siglo y de,
éste, no serán más que juegos de niños.”
Este comentario lo insertó, primeramente, en la “ Misión de
los soberanos” , volviendo a repetirlo en la de los obreros.
★ ★ *
V
Y vamos ya con lo que puede considerarse más sustancial
de la “ Misión des Juifs” . Tras a n u n c i a r l e s repetidamente que
su mayor interés reside en el triunfo de la Sinarquía, sienta lo
expresado a continuación:
Én la actual misión de los judíos — aunque no tengo sangre
judía en mis venas, formo parte de su colectividad— , me dirijo
a sus sabios talmudistas, a sus cabalistas, a lo que queda de los
essenianos, a los nasis, a los príncipes de la Kábala."
138
BL “MOVIMIENTO SINARQUISTA ”

“ De esta forma quiero probar a los más informados de entre


los judíos, en nomlbre de su propia tradición, que en cada una
de sus patrias adoptivas, en la Cristiandad, en el Islam, en las
Indias, en China, en toda la extensión del globo, todo su interés
religioso y social, colectivo e individual, radica en el triunfo de
la Sinarquía/'

* * *

Pero dejemos por hoy esta cuestión, cuyo desarrollo final ve­
rificaremos en el próximo número, estudiando el plan sinarquis­
ta, entronque masónico y otras diversas consideraciones, que
permitirán fijar exactamente tan destacado asv-to, ofreciendo
como final de ello una referencia de la bibKograiia existente en
la materia.

El <gue «i ordinario y piensa» siente y


obra ordinariamente» no se tornará otro
porgue se vista liáMtos de sacerdote o
banderas nacionales. Quien» en cual­
quier lagar del mnndo» funda o conduce
koy sindicatos o partidos obreros» su*
combe pronto» casi necesariamente» a la
ideología marxista» que bajo el concepto
sintético de capitalismo calumnia y per­
sigue toda jefatura política y económi­
ca» el orden social» la autoridad y la
propiedad*
ESPENGLER
(Años decisivos)

139
LA NOC HE ROJ A
QUEDÓ A I R A S

Por Karl 1 . Albrech

l 11 ingeniero alemán, alia por los últimos años át


la República de Weimar, marche a la U. R. S. S. Ya
era un comunista convencido, y le guiaba la idea de
contribuir con sus dotes técnicas a la “ construcción
del socialismo” en Rusia, su patria real, ¿cgún creía
al partir.
Trabajó diez años «n el país soviético dentro de
su aparato económico estatal. Ocupó importantes
cargos técnicos y, por lo tanto, se relacionó con las
más altas jerarquías.
La realidad soviética fué mordiendo en su sensi­
bilidad, hasta convertirse en un tormento feroz,
i\’o por ello se transformó en un enemigo del co­
munismo. Carecía de fe en cualquier otro ideal. Pero
un día se sintió vigilado, seguido, observado desde
todas partes; la G. P. U. le tomaba en cuenta. El
preludio tic los que serían luego célebres procesos
empezaba. Aquel ingeniero alemán debió considerar­
se muy adecuado ¡jara que se confesase espía de la
Gestapo. Y fué detenido, empezando entonces para
él la serie metódica y científica de “ quebranto0 que
los refinados técnicos del terror han inventado pára
lograr las “ confesiones’' que fueron pasmo del mun­
do entero en las audiencias de Moscú.
Antes de quebrarse su voluntad, la intervención
de la diplomacia alemana lo salvo.
Y este hombre, con una experiencia a la cual na­
die >brevivió, escribió este libro sensacional.
LA CAMARADA KISTENEVA

Traducción directa del ruso

El sentido de la libertad personal es muy extraño y atrac­


tivo para un ser soviético como yo. Cíaro que también aquí en
la capital de un país libre europea debo meditar las palabras y
poner cuidado en escoger las amistades. Ayer, Volodia, ami­
go de mi infancia y primo mío, al hablarme por teléfono, me
rogó que nos viésemos para sostener una pequeña charla. Claro
que rehusé categóricamente. Esta cita podría tener funestos re­
sultados para mi madre, que había quedado “ allí” ... Pero voy
a tomar un cuaderno y anotaré todo lo que pienso; lo que que­
rría decir y no puedo.
Si dejo este cuaderno sobre mi mesa, tengo seguridad de
que nadie lo tocará, pues sé muy bien que no se efecruará nin­
gún registro. Allí, en Leningrado, yo no podría hablar libre­
mente con mi madre ni aun en nuestra propia h ab itació n . A l
otro lado del tabique vive el camarada Kolzow, agente la
G. P. U., con su amante, mecanógrafa del mismo siniestro or­
ganismo.
No estoy acostumbrada a la libertad de aquí y pienso que
jamás podré acostumbrarme. La revolución de octubre me sor­
prendió cuando tenia solamente diez años de edad, y hasta hoy
no he visto nada, salvo el Leningrado soviético. Pertenezco a
‘'ellos". Hasta la fecha, “ ellos” siguen seguros de su poder
sobre mí. Fui de la “ Juventud Comunista"; después, me alis­
taron en el Partido. Soy médico'bacteriólogo y para perfeccio­
narme me han enviado al extranjero. He pedido permiso para
que me acompañas* mi madre. Por primera vez, me miraron
con sospecha y, claro está, rehusaron. Entonces aún no tema ni
la más mínima idea de que continuaría en el extranjero. Ellos
141
O B R A

presintieron en mi deseo que solamente aquí hallaría yo mi pro­


pio espíritu. Mi mamá y yo cruzamos algunas cartas en nuestro
idioma convencional. Nos comprendemos como los sordomudos.
Yo envío a mamá paquetes con té, café, azúcar y arroz. Por
sus cartas \eo cómo se aburre sin nn la querida viejecita, sien­
do, al mismo tiempo, feliz, porque “ vo me siento aquí muchos
años más joven". En cada carta suya, me da noticias de varios
de nuestros amigos, aquejados de "enfermedad” . Si no se pre­
cisa qué clase de enfermedad es, esto significa que este u otro
amigo está arrestado. Cuando yo estaba en Leningrado mamá
no visitaba a nadie, y ahora, al quedarse sola, no sale jamás de
nuestro domicilie. Visitar a los conocidos es peligroso. Nues­
tros conocidos pueden visitar a otros los cuales resultarían “ sos­
pechosos". y de tal manera, la sospecha caería también sobre
nosotros. En la más íntima sociedad, cualquier “ amigo” puede
ser un espía. En muchos casos, espías forzosos, ciertamente,
muy desgraciados; pero, en todo casa, espías...
Aquí y o podría hacer muy interesantes amistades, pero ten­
go miedo, pues no puedo saber si estoy espiada. Visito solamen­
te con frecuencia al profesor catedrático Vernio. En su casa
encuentro a una sociedad de gentes, en gran parte, interesantes
y libres, a los cuales no les importaba exponer en alta voz sus
opiniones y aun criticar al Gobierno y a la Policía. Por esto,
aquí no persiguen a nadie y sus sueldos no sufren ningún des­
cuento “ voluntario” . Tampoco hay reuniones obligatorias, mí­
tines y sesiones. Cada uno vive para sí y como quiere. ¡ Cuánto
me extraña todo esto!
Tengo el derecho de visitar al profesor Vernio, pues mi Go­
bierno me ha enviado para perfeccionarme bajo su dirección. El
es muy bueno y parece simpatizar discretamente conmigo. Bus­
ca siempre ocasión de divertirme — me lleva a los teatros, con­
ciertos, exposiciones, y, de vez en cuando, al cine, a donde pa­
rece acompañarme con una ironía discrct i— . A mí, personalmen­
te, a pesar de ser una profesional de la ciencia y, además, co­
munista, el cine de aquí me agrada muchísimo, sea por ver tanta
libertad en la pantalla como en la sala de proyección.
Otro de mis placeres, que mi querido profesor no compren­
dería, e» admirar las tiendas y, especialmente, mis paseos matu­
tinos por el mercado central. Esos montones de carne, pescado,
huevos, mantequilla, frutas, salchichas, etc., acabaron por hip­
notizarme. '¡ Si fuese posible enviar todo por arte de magia a mi
madre! ¡ Qu® maravillosamente podríamos vivir aquí si llegá­
semos a estar juntas!... En su última carta me comunicaba que
14a
LA CAMARADA KISTENBVA

no hay leña y a todos los empleados les obligan a cortar árbo­


les y traer la leña desde el bosque. Mi madre, por su edad y
enfermedad, no puede participar en este trabajo, pero cuando
yo vuelva tendré “ el gusto" de trabajar como los otros desgra­
ciados. Cuando he relatado todo esto al profesor Vernio, él no
me creyó y después se cubrió la cara con ambas manos. Yo
solté una carcajada? A él le resultaba difícil imaginarme como
estoy aquí (según sus palabras, esbelta y graciosa) en el espeso
bosque ruso con un hacha o una sierra en la mano. Durante
mucho tiempo, él no pudo tranquilizarse, y luego exclamó que
sólo unos idiotas completos podían enviar a trabajar como le­
ñadores a los especialistas científicos y también a las mujere?.
No me quedó más recurso que taparle la boca con mi mano.

* * l+

Después de esta conversación, el profesor Vernio me invitó


a cenar en uno de los mejores restaurantes. Me ofrteió de ma­
nera muy delicada fondos para traer a mi madre. Le expliqué
que “ ellos” jamás le darían permiso de salida, porque la Rusia
soviética precisaba de muchos especialistas de mi categoría. Y
mi madre, “ allí” , era un rehén, una garantía de que yo no me
quedaría en el extranjero. Además, aquí no tendríamos posibi­
lidades materiales para la vida.
— Le ofrezco un empleo fijo en mi Instituto— dijo él, mi­
rándome con esperanza.
No le contesté. Me quedé meditando, pues hasta los veinti­
ocho años, y solamente aquí, no he conocido lo qut e.< la vida
y que en Leningrado nadie puede querer vivir, porque allí ao
hay vida. Los bolcheviques eran los primeros que proclamaron
el lema “ ni paz, ni guerra” , y para Rusia han creado el estado
de “ ni vida, ni muerte” ...
Qué triste resulta que los días pasen tan pronto aquí. Per­
sonalmente, no tengo derecho a prolongar mi estancia en ésta.
Sería muy peligroso para mi madre si yo me quedase por
más tiempo que el permitido. Estoy segura de que no volveré
al extranjero y, con espanto, pienso en mi vuelta. Aun será más
horrible volver a Rusia, hundirse en nuestra desesperada vida,
después de haber estado aquí alegre y libre...
Despedirme del profesor Vernio y no podtr permitirle que
escriba alguna vez es tanto como enterrarme en vida.
El profesor Vernio también estaba inquieto por mi vuelta a
Leningrado. Una vez me habló de la posibilidad de huir de la
i
143
O B R A

n ñ JL i i i Q x, : V q“? poco conoce l»s condiciones de


nZ V' ,° e abav. r n’ pero le dije “ “ ^ricamente
no habla mÁS q«e una salida de U
K. b. b.: la tumba.
Puede ser que fuese un error, pero aquello misma noche, al
escribir a nn madre, en nuestro “ idioma enigmático” me quejé
de mis tristes pensamientos... Mi madre se aburre sin mí, y
siento como una pesadilla, y casi vergüenza, antes está vida mía
de alegría y de momentánea libertad y felicidad... La misma
Embajada soviética ha prolongado mi estancia en esta capital,
en vista de mis brillantes crónicas en la Rezñsta Medicinal...
¿Qué hacer? ¿Qué hacer?
¿Romper toda relación con “ ellos” y quedarme.con el pro­
fesor Vernio para siempre?... ¿Dejar a mi madre sola en nues­
tro espantoso país? Estoy casi segura qtíe en caso de quedarme
aquí me casaré... con un extranjero. Sería espléndido. ¡Qué
suerte dejar de una ciudadana soviética! Pero no puedo ha­
cer esto; "sería una traición a mi madre. Esto supondría su pri­
sión inmediata. Pero aquí me sentiría rejuvenecer nuevamente;
tengo ahora interés por la vida, ¡deseo vivir! Volviendo a mi
“ amada patria socialista” , probablemente, al cabo de una sema­
na de mi llegada me hundiré en la desesperación, y esta vez para
siempre. No es posible el salir ni salvarse de la U. R. S. S.
Todos estamos allí como sepultados vivos... Sí... se acabó mi
juventud. Terminó en los momentos más felices. Allá en aquel
terrible país solamente reina la desgracia, un terror espantoso y
los trabajos forzados...

* * *

Por la mañana recibí una citación de parte del alto Delegado


de la G. P. U. En fin, él está en “ su” derecho; “ ellos” pueden
disponer de mi destino a su gusto. Me vestí modestamente y a
toda prisa. Haciendo un esfuerzo, 'logré dominarme. Tenía la
idea fija de que “ él” no debía enterarse de ningún modo de mi
estado psíquico. Durante el camino, acudían a mi mente los pen­
samientos más terribles. Pensaba que ya no me dejarían libre y
que me enviarían hacia “ la patria" como una criminal, y quiza
terminaría en los sótanos de la Embajada.
El delegado me recibió con bastante sequedad; me hizo unas
«repuntas de carácter protocolario sobre la marcha de mis estu-
dios, y luego, con toda claridad, me hizo uij interrogatorio; un
interrogatorio referente al profesor Vernio.

144
la c a m a r a d a kistm n h va

N# tuve más remedio que contestar. Comprendí que el pre-


feeor estaba fuera del poder de loe “ nuestros” y, por este mo*
tivo, no podría perjudicarle de ninguna manera, pero tenía 1*
impresión de que todos mis informes eran casi una provocación
desvergonzada.
— Ten cuidado— dijo el Delegado— ; no te dejes influir por
la propaganda burguesa— al mismo tiempo que anotaba algo en
su cuaderno.
— No, camarada Delegado— le repliqué en tono humilde— .
Toda esta falsedad burguesa no dice nada a mi corazón...
Mi propia voz me parecía ajena y casi repugnante. Suerte-
fué que él, ocupado con su cuaderno, no vió mi alterado sem­
blante. Y gracias que el profesor Vernio no me viera ni me oyera
en aquel momento. ^
El camarada delegado me miró de un modo picaresco.
— ¿ Y por qué hoy no se ha puesto ese lindo vestido que llevé
la semana pasada al teatro Coliseo?
Me ruboricé hasta las orejas como una colegiala, dando en
voz baja unas excusas, al mismo tiempo que rehuía cruzar con
él la mirada... “ Evidentemente, “ ellos” me espían... cada paso;
puede ser aún hasta cada llamada telefónica, cada carta...” ,
pensaba.
Y yo, que tenía la ilusión que aquí, en un país libre, también
podría ser relativamente libre... Todavía he de pensar en volver
“ allí” ; siento un miedo espantoso. Seguramente, habré de vol­
ver; con toda seguridad, seré arrestada, exilada... Mi madre, en
todo caso, se quedará sola... ¿Qué hacer? Con todo esto, me pa­
recía volverme loca.

♦ * *

Hoy he pasado con el profesor Vernio una velada maravi­


llosa, inolvidable... El me miraba con insistencia, como si qui­
siera fijarse en mi semblánte para no olvidarlo nunca... Me miré,
por casualidad, en el gran espejo de foyer del teatro. Vestía mi
nuevo traje, que era estupendo; calzaba unos zapatitos de buen
gusto y tenía mis cabellos arreglados por un buen peluquero.
Nadie hubiese podido descubrir en mi persona al médico de Le-
ningrado, a la camarada Kisteneva... Estos zapatos extranjeros,
tan monos, tampoco tendré derecho a llevarlos; jamás me atre­
veré a decir a cualquier persona qué gran suerte es vivir fuera
ée la Unión Soviética...
Al fin de la cena, no pude contenerme y empecé a llorar...
H5 10
O B R A

Pero esto fué una debilidad imperdonable por mi parte...; la


cara de Vernio se ensombreció más...
Despidiéndose de mí, me dijo que odiaba al'comunismo...

* * *

Mi pobre madre era una heroína. Ella tenía el almá hecha


para el sacrificio. Su última carta la mojé con mis lágrimas y
la cubrí de besos. La censura no ha comprendido nada y ella
me dijo todo le que deseaba en nuestro especial lenguaje. Me
bendice y escribe que recibiría con alegría la muerte má$ terri­
ble con tal de asegurar mi suerte. Mi» querida y santa viejecita...
me pide, me implora, que no vuelva... Ella no teme nada. No
teme quedarse sola en la odiosa y espantosa Unión Soviética...
No, mi ouerida, mi pobrecita y enferma madrecita... Esta
traición no ú -la hará jamás tu hija Katia...
«

* * *

“ Querido profesor Vernio:


"Cuando usted venga hoy a recogerme, como convinimos,
no me encontrará. Le dejo esté cuadernillo. Léalo y todo lo com­
prenderá. En mi vida todo ha acabado. Queda solamente el úl­
timo deber que tengo que cumplir. Estoy segura que usted y yo
no nos veremos más. Y despidiéndome de usted para siempre,
no púedo dejar de manifestarle el gran sentimiento que nació y
quedará en "mi corazón hasta su último latido...
” No le olvidaré JA M A S.”

146
\

STALIN Y SUS CRIMENES

Zinoviev me! decía: ¿Usted cree que Stalin no ha pensado


en vuestra supresión física?... El la ha pensado muchas veces.

Stalin no apunta contra las ideas de su adversario: él apun­


ta a su nuca,..

¿Se encontrarán en la Historia entera muchus» ejemplos de


una destrucción tan refinada, tan sistemática, de *?.s facultades
de resistencia de los nervios y de todas las fibras del alma?

Los acusados evocan un trágico guiñol. Los acusados son


movidos por hilos o por cuerdas atadas a su cuello... ¿Qué son
entonces, a fin de cuentas, estos acusados fantásticos? ¿Crimi­
nales, psicópatas?... ¿Lo uno y lo otro?... No. Ellos son los
pacientes de Vichinski y Jagoda. Esos hombres tienen esa cara
cuando ellos han pasado por los laboratorios de la G. P. U.

La G. P. U. no es más que una banda de miserables...

La autoacusación de una personalidad importante es de or-

147
O B R A

étatn» pr«c*did* de falsos testimonio* de doctn&s de titboréi-


nados y afines suyos. La G. P, U. comienza por arrestar a los
secrétanos, a las taquígrafas, las mecanógrafas de aquel a quien
quiere destruir, y les promete la libertad, les muestra los favo­
res que recibirán a cambio de sus declaraciones comprometien­
do a su anterior jefe. En 1924, la G. P. U. provoca el suicidio
de mi secretario, Glasman. En 1928, el jefe de mi secretaría,
ingeniero Butov, respondió con la huelga del hambre a los es­
fuerzos que se hacían para obligarle a declarar mentiras contra
m í; él muere en prisión, a los cincuenta días de su detención.
Dos otros colaboradores míos, Sermux y Fosnanski, no han
vuelto de la prisión y la deportación desde 1920. Yo ignoro lo
que ha sido de ellos... Para arrancar a un Smirnov y a un
Mratchkovski confesiones falsas, se han valido de declaracio­
nes embusteras de sus colaboradores próximos y lejanos. La
víctima se encuentra así encerrada en un cerco tal de falsos
testimonios que toda resistencia le parece vana... Se detiene a
menudo a las mujeres antes de prender a los maridos, futuros
acosados... La mayoría de los acusados tiemblan, no solamente
por ellos mismos, sino también por sus familiares. No es nada
simple decidirse a producir un efecto en la Audiencia .Pública
cuando se tiene a una esposa, un hijo, una hija, entre las ma­
nos de la G. P. U.

¿Quién ha llevado a estos hombres ¡l Un estado en el cual


todos los reflejos normales están reducidos a la impotencia?
¿ Y por qué medios?... " . . . Ha podido haber en el mundo hom­
bres heroicos, capaces de resistir todas las torturas físicas, mo­
rales, y consintiendo la tortura dé sus esposas y de sus hijos...
Y o no lo sé... Mis observaciones personales me enseñan que la
capacidad de resistencia de los nervios en el hombre es Imitada.
(Trotsky, verdugo también, tenía experiencia excepcional.) Con
q p ' u ' puede Stalin llevar a su victimé a un estado tal de
ft0fY0r desesperado, a tal humillación, a tal grado de ignomi-
nim que la confesión del crimen más horrorosa prometiéndole
un* perspectiva de fusilamiento o una débil esperahaa i t vivir

14*
STALIN Y SUS CRIMENES

ts la única solución. ¡Esto o el suicidio, preferido por Tomiki!;


Joffé recurrió a él antes, como mis colaboradores Glazman y
Butov, como también el secretario de Zinoviev, Bogdan, y mi
propia hija Zénaid, y nrtichos otros. El suicidio o la postración
moral; ninguna otra alternativa. Y-no olvidar que en las pri­
siones de la G. P. U. ¡E L SUICIDIO ES CASI SIEM PRE
UN LUJO IM P O S IB L E r

(Las páginas citadas corresponden ai libro de Trotsky titu­


lado Stalin y sus crímenes, próximo a publicarse.)

"... Kedrov (famoso chequista interroga-


dor) hizo caso omiso de mis argumentos
y dijo:
“ No sabe usted lo que puede hacerse de
un ser humano cuando se le tiene por com­
pleto en nuestras manos. Aquí tenemos que
tratar con individuos de toda índole, inclu­
so con los más intrépidos, y, sin embargot
jles doblegamos y hacemos de ellos lo que
queremos!” . (General Krivitsky: Yo, ¡efe
del Servicio Secreto Militar Soviético, pá­
gina 212.)

M9
SINFONIA EN ROJO MAYOR
E; doctor Landow-ski dejó escritas tas memorias
de sus relaciones con la Policía Secreta Soviética y
con su organismo judicial. Editorial NOS publica
ahora este impresionante relato por primera vez en
lengua española. La organización científica del cri­
men y su utilización política aparecen al .desnudo
ante las generaciones, para las que se ha creado el
más estupendo instrumento de opresión.
¿Novelar... ¿Historia?... Estas fueron las pre­
guntas que se hizo, la Dirección de NOS al advertir
que “ Sinfonía en rojo mayor” superaba en trágico
dramatismo a “ Los que vivimos” y a “ La noche
quedó atrás", libros a los que el arte literario, con­
jugado con la pasión política, les dan toda su cruda
y feroz emotividad. N O S ha querido resolver pre­
viamente tan esencial problema. Ha obtenido de
Mauricio Karl, nuestr^ primera autoridad en comu­
nismo, un informe técnico y completo sobre cada
hombre y hecho, que, como apéndice de notas, irá
al final de la obra. Es un informe amplio y objetivo,
pleno de científica erudición, evidenciando que las
memorias del doctor Landowski son historia. Una
vez más los hechos reales superan a las creaciones
imaginativas. En ‘‘ Los que vivimos” y en “ La noche
quedó atrás” , la imaginación sólo pudo llegar a la
periferia soviética y damos una visión vaga y leja-
jjg — visión zoologica de escarabajo , algo natural,
ya que sólo un hombre que, como Landowski, haya
jugado ur papel histórico puede describir la reali­
dad histórica.
ft

EL NI ÑO PRODIGIO
DEL AJEDREZ
%

El campeón, del inundo de ajedrez Chigorin* se entrenaba


para un torneo y hacía una vida muy metódk ,
A las ocho de la mañana le servían el desayuno en su habi­
tación, y para después, hasta las doce, hora en que llegaba, el
peluquero, tenía dada orden de no ser molestado por nadie; ni
a su mismo secretario le era permitido visitarle hasta después
de salir el fígaro.
No solamente no recibía a nadie durante estas horas, sino
que también tenía prohibido que le entregaran telegramas, car­
tas y periódicos. También la señorita telefonista del hotel tenía
orden de que si le llamaban por teléfono (aunque fuese un mi­
nistro) contestara: “ El señor no puede acudir al teléfono. Haga
el favor de llamar después de las doce” ...

* * *

Todas estas declaraciones han sido hechas por el majestuoso


viejo portero del hotel que habitaba Chigorin a un hombrecillo
moreno y feo, con orejas grandes y transparentes, al cual acom­
pañaba un niño de nueve a diez años, un retrato vivo del Itom-
brecillo, que, debía ser su padre... Todo esto se lo explicó el
portero a este hombrecillo, que se le había pegado como una
lapa se pega a una roca. Se lo^dijo tres o cuatro veces, subien­
do cada vez la voz, como si quisiera con ello hacerse mejor
comprender...
Resultaba inútil que tratasen de convencerle con cualquier

I5 i
O B R A

clase de argumentos; todos ellos eran hechaiados con energía.


O’ hombre, ¿cree usted que yo deseo molestar al dis­
tinguido campeón del mundo, señor Chigorin ? - * epitió acalora­
damente por quinta vez el hombrecillo, casi metiéndosele por
los ojos al pobre portero y salpicándole de saliva— . Yo le pido
solamente que introduzca por debajo de la puerta de la habita­
ción del señor Chigorin, a quien quiero mucho, mi tarjeta de
visita...
— No sé si él llegará a ver esta tarjeta, pero tengo la segu­
ridad de que si el señor Chigorin la cogiera y echara una ojeada
sobre esta tarjeta, ¡quién sabe qué determinación tomaría!...
El tocaría el timbre y diría al criado: “ Llame en seguida
al señor Elias Levy, y que venga con el prodigio de su niño.”
¡ Salomón, hombre, deja tu nariz en paz! Usted debe compren­
der que ello sería para su hotel un gran reclamo, por ser en él
donde se verificaría el primer encuentro del gran campeón con
el niño prodigio...
El portero continuaba llevándole la contraria al hombrecillo,
pero éste le desarmó con un gran chaparrón de saliva, chillando
como un loco:
— Con esto no ocasiono ninguna molestia. Solamente una
pequeñísima gestión: echar la sencilla tarjeta de visita por de­
bajo de la puerta.
El portero era una persona de gran experiencia, buen psicó­
logo y conocedor de las gentes» Había comprendido que el hom-
.brerillo era un gigante, sino en la estatura, en tesón y frescu­
ra... Había comprendido que este hombrecillo estaba decidido,
aunque le costase varias horas convencerle, a conseguir sus pro­
pósitos o ser lanzado violentamente a la calle...
El viejo portero era un hombre experimentado, acostumbra­
do por profesión a rechazar a un gran número de gacetilleros,
fotógrafos y operadores de cine; sin embargo, este hombrecillo
tozuelo y con un gran caudal de saliva consiguió lo que nadie
habría podido conseguir... t
--P ep e— dijo, suspirando resignadamente, a un botones ;
toma la tarjeta de este señor y échafa por debajo de la puerta #

isa
EL NIÑO PRODIGIO DEL AJEDREZ

de la habitación del señor Chigorin. Pero sin meter ruido, ¿com­


prendido? Vé de puntillas y métela muy silenciosamente.
— ¡Muy bien!— dijo el hombrecillo-^-. Usted debió hacer
esto hace mucho tiempo...
Y abrazando a su hijo por la cintura, pues ambos eran casi
de la misma estatura, se colocaron en hall del hotel, donde.do6
o tres viejas inglesas estaban escribiendo innumerables tarjetas.
El hombrecillo sacó de su bolsillo un plátano y una naranja,
se los dió al muchacho, cubriéndole las rodillas con un pañuelo
de blancura sospechosa, causando gran admiración a las señoras.
Mientras el muchacho comía con gusto y haciendo mucho ruido
al masticar, el hombrecillo se fumó un ; iro pésimo, que llenó
la sala de un humo apestoso. ^

♦ * *

El señor Chigorin, en pijama y pantuflas, se paseaba por su


habitación con las manos atrás, deteniéndose bien ante la ven­
tana, desde la que se divisaba un panorama nada poético, o bien
ante un cuadro que nada representaba.
En estos momentos puede decirse que Chigorin era un autó­
mata, ipor tener todos sus pensamientos concentrados en difici­
lísimas y complicadas combinaciones de ajedrez.
No le hacía falta el tablero del juego...
Le bastaba entornar los ojos y en su imaginación empezaban
las más interesantes partidas.
Sin pensar en ninguna otra cosa, abstraído por completo,
Chigorin trabajaba en esta forma toda la mañana, ya que, du­
rante estas tranquilas horas, le venían a la mente sus más ge­
niales combinaciones...
De repente, escuchó un ligerísimo ruido, como si algún bi­
cho reptase por la pared.
Chigorin se volvió, viendo en el suelo, bajo el quicio de la
puerta, una tarjeta de cartón brillante.
Con gran sorpresa y estupefacción, la cogió y leyó;

>53
O B R A

E L I A S L E V Y
P A O J t B OK U N “ N I Ñ O P R O D I G I O
iOS• AftOS OS KOAD)

Bajo estas líneas habían escrito, con muy mala ortografía:


“ Acompañado por su hijo Salomón Levy, inventor de la fór­
mula de una znctoria segura contra las negras.”
Chigorin, indeciso, con la tarjeta en la mano, acabó por de­
jarla sobre la mesa. Pero se esforzó en concentrar de nuevo .su
pensamiento en la partida interrumpida, sobre la cual se con­
centraba toda su atención aquella mañana; pero su imaginación
se rebelaba a seguir irabajando de nuevo.
Chigorin se sentó en el sillón, extendió sus piernas y cerró
sus ojos.
Esto, creía él, sería el mejor remedio para concentrarse. Pero'
ni aun así lo consiguió.
Las ideas, si bien acudían a su mente en gran número, no
coordinaban unas con otras.
Y revolviendo su tablero imaginativo las figuras, tocó el
timbre.
— ;Ouién ha traído esta tarjeta?— preguntó al criado.
-

— Un señor que espera abajo.


— ; Pero yo he <iado orden dé no ser jamás molestado por
nadie!
Ei criado hizo un gesto, dándole a entender: “ No hay re-
medio".
v

♦ * ♦

Un mosconeo persistente y continuo vencía toaos los pensa


miente* de Chigorin.
El campeón se había retirado, pero el hombrecillo le seguí
salpicando con su saliva la americana y la combata.

154
EL NIÑO PRODIGIO DEL AJEDREZ

Usted no debe pensar que estoy haciéndole perder el tiem­


po inútilmente. ¡No y no!— dijo Levy— . Hoy puede ser un día
histórico para usted; pues con sólo estos minutos de charla, su
fama puede aumentar más que en meses enteros.
Por tratarse de un niño, piensa usted que no le interesa.
Pero se trata de un “ niño prodigio” , quien, a pesar de no tener
más de diez años, es el inventor de la fórmula para obtener una
segura victoria sobre las negras... ¡ Salomón!, no mires a la pa­
red, donde nada hay que te interese ; mira al señor Chigorin,
de quien sabemos todos que es un famosísimo campeón de aje­
drez... ¡Señor Chigorin! Usted no debe pensar'que un niño
sólo se puede dedicar a comer chucherías. Cuanó , usted juegue
y sus piezas sean las negras, este niño le ganará, de los diez
partidos, ¿ sabe usted cuántos ? ¡ ¡ j los diez!!! Salomón, no gui­
ñes los ojos y explica al señor Chigorin tu fórmula de victoria
con los blancos...
— ¿Por qué se lo voy a explicar? Déjale que juegue conmigo
y entonces lo verá él mismo...
— Señor Levy— dijo con voz cansada Chigorin— , yo creo
todo lo que usted me dice. Yo creo que su hijo es un prodigio
y que es el inventor de la fórmula de victoria con las blancas.
Pero yo no deseo jugar con él. Yo vine aquí para tomar parte
en el torneo de ajedrez. Estoy preparándome y me f*Ha tiempo...
— -Señor Chigorin—idijo Levy, apoyando su mano sobre la
cabeza de su hijo— , yo le apuesto sombre esta cabeza que mi hijo
es un gran prodigio; que si usted jugara con él le daría mate.
Recibir mate de un muchachillo... ¡Sería muy interesante!...
Yo le propongo a usted unas interesantísimas condiciones: En
caso que Salomón pierda, vo le pagaré a usted 500 dólares; y
si usted pierde, me (pagará 2.500. Usted podrá jugar con Salo-
moncito por correspondencia. No deseamos molestarle... ¡Para
qué hablar más! Usted pierde más tiempo conversando conmigo
que jugando una partida con Salomón...
— Pero— dijo Chigorin— , yo le pregunto, solamente por cu­
riosidad, pues me interesa su psicología: ¿Por qué yo ganaré
500 dólares o perderé 2.500?

155
O B R A

Es clarísimo— replicó calurosamente Levy— ; este mucha­


cho, a pesar de que es un niño prodigio, es solamente una insig­
nificante personilla, y usted es un campeón mundial. Por tan
mínima cantidad de dinero, si usted pierde, conocerá la fórmula
de victoria con las blancas.

* * *

Chigorin tenía las mismas ideas que el portero hacía tres


cuartos de hora; pero comprendía también que aquel hombre­
cillo era invencible...
— Bien— dijo resueltamente Chigorin— ; si esto es la única
posibilidad para verme libre de usted, estoy conforme. Yo ju­
garé con su hijo una ¡partida por correspondencia, usando la di­
rección que usted me indique. Pero usted debe darme palabra
de que no volverá a molestarme más con su presencia, ni siquie­
ra con la del pequeño “ prodigio” ...
— i Qüé agradecido le estoy!— dijo, radiante de felicidad, el
hombrecillo— . ¡ Salomón, besa la mano del señor Chigorin!. ¡ Gan­
so ! ¡ Hoy empieza tu historia!
A pesar de todas las protestas del campeón, Salomoncillo,
golpeado ligeramente por su padre, dió un beso húmedo al cam­
peón en la mano.

* * *

— Papaíto, dijo el niño, después que la puerta se cerró tras


ellos-»—; tú me has prometido qu:. si en este asunto triunfabas
me comprarías un plátano más...
— ¿Oh, mí corazón! No sólo un plátano— exclamó el hom­
brecillo— , diez, veinte plátanos. Todos los que tú quieras. ¡Dame
un besito!...
Elias Levy, abrazado a su niño prodigio, bailaba una danza,
que seguramente no era conocida por jiingún maestro de baile;
esta da^za extraña iba acompañada por gritos de Papaíto ...
‘'Salomoncillo” ... "Papaíto” ... “ Salomoncillo” ..., interceptando

lió
ML NIÑO PRODIGIO DHL rAJBDRBZ

k «¿renkdón d« la gente por lo# pasillos, no -dsjando pasar, d«-


rants mucho rato, a una criada que llevaba <1^ bandeja.

* * *

El famoso y más notable “ A s” en el cielo ajedrecista estaba


lleno de confusión.
En su vida se ie había presentado una ocasión de jugar *n
forma tan extraña y difícil como en aquel momento.
En sobres de la peor clase, que contenían trozos de sucio
papel, que exhalaban olores nada agradables, el correo le traía
cada mañana jugadas estupendas por su interés y vakn psico­
lógico.
Aprovechando con habilidad el poco interés con el cual el
campeón empezó la partida, como si tomase todo aquéllo a bro­
ma, muy pronto Salomoncillo situó al Chigorin en una posición
difícil. Este no se cansaba de admirar la gran capacidad y pre­
visión que en cada jugada demostraba Salomón. Tenía que des­
echar la idea de una fácil victoria sobre el niño precoz. Su ob­
sesión era la de salvarse de una derrota que le preparaba enér­
gicamente el “ niño prodigio’’ ...
El destino no permitió que sufriese tal derrota. Salomonci-
11o no pudo arrancar la corona de laurel de la cabeza del gran
campeón. Este halló por fin salvación en ei callejón sin salida
en que le había metido el “ niño” , y en la jugada 2/ acabó la
partida por medio de un movimiento de fichas característico en
tan genial ajedrecista.

♦ * *

— Estoy seguro que no recibiré ninguna cantidad—dijo Chi­


gorin, entregando a su secretario su última jugada para remi­
tirla a “ Don Elias Levy”— , pero estoy contentísimo.,. ¡Estuve
a punto de perder esta partida!
* * , *

157
O B R A

igorin se equivocó. A la mañana siguiente, el padre de


SalomonciUo dejó, personalmente, en la oficina del hotel un so­
bre, cotiocido de todos, en el cual halló Chigorin, junto con un
fajo de billetes, la carta siguiente:
Muy distinguido señor Chigorin:
Me perdonará que le envíe los dólares en metálico y no
en un cheque; pero no tengo cuenta corriente en ningún banco.
¿Qué opimóh tiene usted de este infeliz muchacho y de su
fórmula de victoria sobre las negras?
Le he pegado tales azotes por su derrota, que creo se ras­
cará hasta el sáibado que viene.
A pesar de todo, le estimo muchísimo y firmo como infeliz
padre del niño ex prodigio.— Elias Levx.”

♦ * *

Algunos días después, por la noche, Chigorin se encontraba


en. una recepción que en el Círculo Deportivo ofrecía el Ayun­
tamiento a los participantes del torneo.
Después de la solemne cena, algunos ajedrecistas destacados,
entre ellos el campeón Chigorin, bajaron al elegante bar situado
en el sótano del edificio; y mientras tomaban café y licores, con­
taron varios “ cuentos de ajedrecistas” , como si se tratase de una
reunión de “ cazadores” , por las muchas fantasías que todos in­
sertaron en ellos.
— Con el permiso de ustedes— dijo Chigorin— , yo deseo con­
tarles una historia verídica, y muy cómica, sucedida la semana
pasada. Por poco no perdí una partida que ju^ué con un niño
de nueve o diez años... Este se llama Salomón Levy y es creador
de una misteriosa fórmula de victoria contra las negras. Afor­
tunadamente, gané los 500 dólares que su padre me apostó ; pero
estuve en un tris de que él me ganase 2.500. Me pasé sentado
ante el tablero dos noches enteras, y al final gané en la 27 ju­
gada, ¡ Pero bien! ¡ Esto no es óbice para reconocer que se trata
verdaderamente de un niño prodigio!
En este momento le interrumpió í^asker (campeón mundial

/ I5«
BL NIÑO PRODIGIO DSL AJEDREZ
*
anterior a el), el cual había escuchado cor gran interés d relato.
-—-Yo pensaba, como usted, que Salomoncillo era un niño
prodigio; (pero ahora yo crea que el prodigio es el padre... Vues­
tro relato, estimado camarada, si fuese publicado en cualquier
periódico, su título debería ser el de “ Padre prodigio” , en vez
de “ Niño prodigio” ...
— ¡Cómo!1— preguntó Chigorin muy extrañado— , ¿conoce
usted también a Salomón y su padre?
— ¡ Hombre, claro !— replicó Lasker— . El mismo Salomonci-
11o, con la misma fórmula de victoria, pero no contra las negras,
sino contra las blancas, me ha dado un espléndido mate con el
peón en la jugada 27, viéndome obligado * pagar al “ prodigioso
padre” 2.500 dólares.
— i Pero es posible!— exclamó Chigorin extrañadísimo; yo no
comprendo nada de esto...
— Aquí no hay nada que explicar— replicó flemáticamente
Lasker-r-. Todo ello es muy claro y sencillo y, al mismo tiempo,
muy genial. En la trampa de ese “ famoso padre” caímos arabos.
Las jugadas de usted rae las enviaba a mí, y las mías se las
^enviaba a usted, y él esperaba tranquilamente el resultado; en­
tretanto, Salomoncillo se dedicaba
*
a juguetear y a comer plá-
taños.
— Usted y yo hemos trabajado n<>ches alteras poniendo en
juego todos nuestros sentidos para que el “ prodigioso papá” ga­
nase 2.000 dólares, ganase quien ganase, pues alguno de nosotros
habíamos de perder...
— ¡ Pero, muy señores míos!— terció en el diálogo otro cam­
peón, bebiendo lentamente su copita de coñac— , la ganancia se­
ría algo menos de 2.000 dólares... El “ prodigioso papá” tendría
también algunos gastos de correo...

150
STALIN
Y SUS C RI ME NE S

He aquí un libro excepcional. Trotsky, el primer


generalísimo del Ejército rojo y “ espada de la Re-
voludóa de octubre” , escribe un maravilloso libro
«obre Stalin, el actual generalísimo, el hombre con
más poder de todo el Universo.
La más perfecta biografía del dictador soviético,
hecha por su más formidable antagonista, que, al
trazarla, dibuja también su autorretrato. Biografía
psicológica, patológica también, despreciando detalles
mínimos, nos muestra jun Stalin a la luz de sus crí­
menes, de su ferocidad, dotado de astucia inaudita,
de verdadero genio del mal. El autor, Trotsky -—el
primer polemista del mundo, según lo consagró Ber-
nard Shaw— , esgrime su dialéctica como una es­
pada; en momentos, como una daga.
Pero daga y espada tienen doble filo: Trotsky, al
herir, se hiere. Si nos muestra un Stalin arquetipo de
la perversidad, Trotsky aparece, retratado por sí mis­
mo, como su más auténtico arquetipo.
Stalin es reproducción ética de Trotsky. Y no hay
más. Sólo un duelo feroz, implacable, sin par en la
historia de los hombres. Si a tal grado de apoteosis
llega es por la identidad de los rivales; sólo el acero
puede rivalizar con otro acero.
No todos los crímenes de Stalin pudo enumerar
Trotsky. En el libro falta uno: el asesinato del autor.
L a Editorial suple la deficiencia. Como epílogo, apa­
rece una información detalladísima sobre el asesi­
nato de Trotsky en Coyoacán.

(V o lu m e n de 350 páginas, 22 X 14* Pto| )


CERCA DE LA FRONTERA
RUSO-POLACA
4$
i

El corresponsal del Manchester Guardian en


Varsovia comunica:
“A pesar de que la frontera ruso-polaca (líneas
Curzon) fué delimitada en las conversaciones secre­
tas de Yalta y confirmada en Potsdam, una situación
turbia reina en todas las regiones de esta frontera,
situación que parece complacer a los rusos.
' ” Terror y opresión están muy extendidos en la
región del norte de Bialystok, en la región de Lublin
y en la región del sur de Pzeszow. Bandas muy im­
portantes y muy bien armadas de “ukranianos”, per­
teneciendo sea a las “Barderowen” o a la “Bubbo-
vcn”, organizaciones de carácter semimilitar, reco­
rren estas regiones y saquean los pueblos polacos.
Se asegura que estas bandas son mandadas por ofi­
ciales del ejército rojo. El ejército polaco no hace
nada para poner fin a este estado de cosas, y si por
casualidad los “ukranianos” caen en sus manos, in­
variablemente, ellos son liberados.
”El resultado es que los aldeanos polacos se
marchan en gran número a las grandes ciudades
para estar protegidos; en consecuencia, más del 70
por 100 de terrenos agrícolas quedan incultos, lo que
no favorece la situación alimenticia, ya bastante di­
fícil en Polonia.
161
LI
O B R A

Estas bandas, que se supone ser de origen co­


munista, destruyen todo: talleres, escuelas y hasta
los hospitales.
. re£tón de Przemysl solamente, han quema-
do 30 pueblos. En el distrito de Olriza han quemado
cerca de 1.300 granjas. En el distrito de Kraciscym,
más de 700, etc. '
En 14 distritos, según las estadísticas, fueron
destruidas más de 3.182 gran jas y alrededor d& 300
aldeas fueron enteramente destruidas,
”La población de Ukrania que anteriormente vi­
vía en estos distritos se ha unido muy a menudo a
estas bandas armadas; por otra parte, esta gente
destruye el proyecto de cambio de población, conve­
nido en Yalta entre Rusia y el Gobierno provisional
polaco.
tyNumerosos testimonios insisten sobre que estas
actividades son animadas por las autoridades rusas.
Semejantes relatos vienen de otras regiones fronte­
rizas. De la provincia de Bialystock se refiere que
los verdaderos jefes de estas bandas son los agentes
de la G. P. U. Las autoridades polacas, si no están
en manos de los rusos, parecen demasiado débiles
para impedir esto ”

D io * e« el enemigo personal de la
«oeiedad com im ífta; el atcúm o c« el
fin principal del proletariado.
LEN IN

162
INGLATERRA
C R O N IC A DE LO N D R ES

Este Londres no es aquel de otras veces. No es el Londres


del rey Eduardo y del príncipe de Gales. Sigue habiendo las
mismas distancias de siempre, pero entre los hombres se han
acortadg demasiado. Todos parecen iguales. El tiempo es el mis­
mo: San Pablo, Buckinghan, la City y los puentes están en el
mismo sitio, pero el dima moral y las casas son ya muy otras.
No obstante, todo sigue siendo Inglaterra, todo sigue teniendo
su sello inconfundible. Las cosas que han pasado y están pasan­
do en esta inacabable ríietrópoli tendrían un cariz muy distinto
en cualquier otra parte. Esperábamos volvernos a perder, hasta
ambientarnos tras los primeros contactos, como ocurre siempre
en este inmenso Londres, en tanto no nos familiarizamos con los
planos parciales y la lupa. Pero no, aquí precisamente nos da­
rnos cuenta que Madrid es ya una gran ciudad. El dominio
urbano de Madrid es ya suficiente para orientarse en Londres y
para pensar continuamente en la vida agradable, todavía seño­
rial, de nuestra capital. El Londres actual resulta demasiado in­
grato para un español. Nuestra “ colonia” no ha variado gran
cosa. Casi todas son caras o nombres conocidos. Afortunada o
desdichadamente conocidos, pero conocidos. Negrín y Fernando
de los Ríos Siguen odiándose a muerte, sin cambiar palabra rw
saludarse, a pesar de encontrarse con frecuencia en sesiones de
163
O B R A

clan y antedespachos. Doa Fernando, malogrado nuevo Erasmo,


esta viejísimo; Negrin, por el contrario, médico y criminal, se
conserva joven y vive principescamente. No obstante, el pájaro
mas desagradable sigue siendo Madariaga. No sé qué armas pue­
de barajar este hombre o hasta qué punto llega el cretinismo de
las gentes, que todos o casi todos los compatriotas que pasan por
Londres van a visitarlo. Es, sin duda, el personaje de más “ viso”
social. Tal vez\ vayan para “ ambientarse” , incluso algunos que
se titulan nacionales. IXm Salvador es más inglés que español,
como puede verse contrastando su criterio sobre nuestros proble­
mas en sus crónicas de Radio. ¿ Qué ha hecho este hombre por
España:, nos preguntamos. Y sólo hallamos una respuesta: daño.
Se trata sin duda de un fenómeno curioso del poder social de
la pedantería y del “ snob” . Madariaga viste. Viste tratarse con
Madariaga. Cosa sin duda difícil en Londres. Viste, por lo visto,
tratarse coft un hombre que ha sabido continuar la leyenda negra
antiespañola para saciar su odio contra el Ejército y la Iglesia.
No puede clasificarse tampoco entre los rojos de ahora. JLos ro­
jos arrastran una vida perra, mísera, pensando en venir para
vengarse y situarse, con la pequeñísima consignáción que les dan
los magnates. Nadie mejor que ellos mismos han sabido sentar
el principio de las castas; los de arriba y los de abajo. Madaria­
ga se presenta como un equidistante: como un “ español civili­
zado” ; por eso es más peligroso. Por eso puede vendernos con
más impunidad.
Por lo demás, fuera de nuestro pleito local, que es, por for­
tuna, universal, nos sentimos un poco en el corazón del mundo.
D etun mundo que no nos interesa y que, a pesar de su objeti­
v id a d , sigue sin comprendernos y sin creer las verdades que les
decimos.
Entre las cosas que más me han desconcertado, quiero ha­
cer algunas anotaciones: v..
A ) Inglaterra sigue conservando una moral cívica ejemplar:
Y » heridas de Londres reflejan la cantidad de sufrimientos so­
portados por este pueblo sin decir nada a nadie y sin mostrar
jamás ningún trapo sucio, a pesar de su sagrada libertad política.

' 164
CRONICA DE LONDRES
i*

B) La libertad con que en la Prensa se tratan y critican


las cuestiones de abastos, hasta un punto quizá cómico, pero du­
rísimo, que nos ruborizaría en España.
C) La solución del problema: con muy poco dinero se pue­
de comer con el producto del trabajo. Comer infernalmente, pero
con las calorías necesarias para estar sano y fuerte. Salirse del
régimen oficial sólo está al alcance de los potentados.
D) La ajustada idea que tiene el inglés medio de su actual
situación en el mundo, de su deber y de su conveniencia.
E) Su reserya, su plan de observación, hasta cierto punto
indescifrable, respecto a los movimientos de Rusia; y
Sobre todo, el problema de la vivienda. El pr >blema que trae
a todos — gobernantes y gobernados— de cabeza y que puede
aprovecharse lo mismo para los más severos estudios que para
comprender a este pueblo y su humor. Todo hay que sacrificarlo
ante la eficacia del servicio. Construcción de viviendas. Para
arreglar un desperfecto, hay que conseguir un permiso de Minis­
terio. Y para obtenerlo se requiere el informe previo de un ins­
pector. El inspector, casi siempre dictamina que se puede s e g u ir
viviendo sin un tabique, sin cristales y sin otras muchas cosas
que reputamos necesarias: “ Hay que construir viviendas; usted
puede aún seguir viviendo así, en tanto hay muchos ingleses sin
vivienda.’’ Construir, construir. Esa es la fiebre. Hasta tanto,
disponer de dos habitaciones constituye un privilegio. Con esta
política se consigue, además, la enorme ventaja de reducir la bu­
rocracia: no se autoriza la instalación de nuevas oficinas bajo
ningún pretexto. Todas las habitaciones han de destinarse a vi­
vienda. Inglaterra es, sin duda, un pueblo con sentido de la efi­
cacia.

165
I T A L IA

LA C IU D A D D E L O S M U C H A C H O S DEL

PADRE D A N IE L G O E N S
i

Gran parte de la infancia y de la adolescencia de casi todos


los países de Europa atraviesan la más espantosa intemperie
física y moral. Muchos desconocen, incluso, quiénes fueron sus
padres. Desarraigados, sin el más leve concepto de la idea mo­
ral, sin haber jamás escuchado la palabra de Dios, estos mu­
chachos, abandonados a sus propias fuerzas, se agrupan en ban­
das para vivir del robo y del tráfico sexual más inconfesable.
Los índices de la delincuencia infantil crecen alarmantemente,
sin que hasta la fecha se haya dado solución al problema. El
mal es muy profundo y la cuestión mucho más difícil de lo
que a primera vista pueda parecer. No se trata'simplemente de
un problema material más. Se trata, en toda su extensión, de
un problema moral. Esos niños son las víctimas inocentes de
cuanto viene ocurriendo en el 'mundo. Políticos y economistas
se preocupan y estudian, sin que hasta la fecha hayan aportado
nada decisivo. En el fondo, la tarea requiere ángeles, más que
hombres, para que se encienda la Juz en el horizonte que señale
la mayor revolución pedagógica de los tiempos. Apenas ha de
servir “ la Pedagogía” , sino los grandes pedagogos, los hombres
encendidos por la caridad.
La idea no es original . L^as ciudades de muchachos han
sido creadas, en Norteamérica por el padre Flanagan, y cuya
mentalidad y sistema hemos jx>dido estimar en las dos películas
de propaganda circuladas en España: “ Forja de almas” y “ La
ciudad de los muchachos” . A pesar de los admirables esfuerzos
y lof éxitos alcanzados, siempre hemos creído que la sensibili­
dad europea y la crudeza y trágicos caracteres del problema
exigen una línea espiritual aún más fina para poder vencerlo.
166
LA CIUDAD DU LOS MUCHACHOS

Este rayo de luz parece que Dios ha querido derramarlo sobre


los golfillos de Roma, recogidos en “ La Ciudad de los Mucha­
chos", fundada en la vía Aurelia, entre Santa Marinelk y Ci-
vitavecchia, por el sacerdote belga padre Daniel Goens, cono­
cedor y amigo de España.
Rusia supo darle una solución ametrallando a la infancia
abandonada, pero el padre Goens creyó preferible sacrificar lo
mejor de su vida a la de unos chicos que no son responsables
de su corrupción. Estos muchachos, a los diez años, no tenían
la menor noción de la amoralidad de su conducta. Fruto es­
pontáneo de ambientes corrompidos, comenzaron a tener con­
ciencia del mal cuando entraron en contacto con cómplices de
mayor edad.
Al principio, el padre Goens reunió a una v^ntena. Hoy
más de cincuenta hacen, bajo el cielo de. Roma, la promesa
mensual, “ a Jesús y a la.Virgen, de hacer un esfuerzo, con la
ayuda de Dios, para ser fieles al espíritu de la “ ciudad” , de
equilibrio entre el desarrollo de la piedad, de la inteligencia, de
la salud, de la fuerza y del conocimiento de cuantas co^as ocu­
rren en la vida...” , dice seráficamente el padre Goens. Y con­
tinúa: “ Cuando los ojos del muchacho se nos vuelven trans­
parentes, saltando de alegría, para testimoniarnos su felicidad,
traen al educador, con la delicadeza. de sus sentimientos y la
franqueza de su alma, la más dulce recompensa.” Esta es la
gran clave del éxito del padre Goens; no es la razón, ni el sen­
timentalismo, ni ila política, quienes presiden su sistema. Se
limitá a preparar a los muchachos a que ellos mismos se creen
un clima lirhpio, para que sea Cristo mismo qj'ien venga a los
golfillos que estaban perdidos en ei cenagal de las calías roma­
nas. Equilibrio y caridad: he ahí los dos pilares de la perso­
nalidad, según el sistema del padre Goens.
En España, el evangélico padre Caralt. conocedor de las
“ ciudades” .americanas, viene luchando en Barcelona, desde
hace algunos 3ños, con su “ ciudad de los muchachos” , soste­
niéndola por el milagro diario de la caridad.
Ojalá sean estas “ ciudades de muchachos" el camino para
la regeneración de los hijos predilectos de Nuestro Señor: de
aquellos que son víctimas de todos nosotros y que por todos
nosotros están abandonados. «
D I S R A E L I

3 >. d - <2 .

vida de Disraeli en la pantalla t ¿ Un trozo de la his-


tona contemporánea de Inglaterra? ¿El momento decisivo para
la preponderancia universal del Imperio británico ? ¿ Un esque­
ma de su armazón política? ¿La época victoriana? ¿El Londres
espléndido y brillante que da normas al mundo? ¿Los vicios y
virtudes inítitucionales/ de una sociedad tradicional, excesiva­
mente cerrada? Nada de eso y todo eso está incluido en la pe­
lícula servida por la programación, un ñnal de temporada.
Tal vez analizando sus diversos aspectos nos viéramos obli­
gados a formular una serie de reparos: inexactitudes biográficas,
pequeñas incorrecciones que siempre es necesario conceder para
que la película “ sea posible” . Pero no; la aceptamos como está,
limitándonos a hacer, si no otro t^po de reparo, al menos una
anotación ñnal interesante. E l film resulta pesado, monótono,
discursivo en exceso, demasiado mitin para el espectador latino:
los Comunes llenan y vuelven a llenar muchos metros con in­
sistente abuso. Las intervenciones parlamentarias machacan los
oídos con sus consignas, en tanto la sociedad inglesa — escena­
rio cuya confianza tantos esfuerzos y extravagancias le costara
alcanzar a “ Ben” — aparece relegada en desajuste. La extra­
ordinaria cantera de motivos cinematográficos que ofrece el cli­
ma “ dis^aeliano” ha sido menospreciada para anteponernos otras
cosas. Podríamos consignar algunas importantes faltas, princi-
168
D 1 S R A B L I

pálmente respecto a la dosificación del compuesta-final de la rea­


lización. Señalemos, 110 obstante, la admirable caracterización y
entrada del protagonista en el espíritu del, personaje, enmarcado
en el ambiente del Londres fin de siglo a que tan acostumbrados
estamos y que tan bien “ se hace” .
Reconocemos en “ Disraeli” una magistral película. Al me­
nos, magistralmente planeada. Clásica, en cuanto encierra la jus­
tificación política dí1 la industria cinematográfica, los años ante­
riores al actual despertar nacional americano, provocado en
parte por los lazos que sigue tendiendo el comunismo a los va­
lores potenciales de la cinematografía desde que Tom Mooney
impuso en Hollywood- una cuña de penetración. Y - también
película clásica porque su fina intención política se muestra ex­
traordinariamente bien disfrazada. El espectador se cree, con­
vencido, ante una cinta más de propaganda educativa, política­
mente formativa, para la masa inglesa. Y no es ése nuestro cri
terio: los principios del honor, del sacrificio descarnado a ;’* <’
deber, del repeto a las instituciones sagradas de una nación,
afortunadamente cultivados por los anglosajones en joyas cnii -
matográficas por todos los públicos admiradas, se componen, en
este' caso, engarzados en línea de rumbo bien distinto a la direc­
ción de aquéllas. En “ Disraeli” no vemos a Inglaterra; vemos
a la pantalla o al escalón de Inglaterra: ningano de stu princi­
pios constitucionales ni de sus instituciones se traten con el res­
peto acostumbrado. Lo más sagrado en Inglaterra, a fuer de un
intencionado estúpido realismo, se encuentra al borde de la ca­
ricatura política, tras el espejismo de un amor conyugal que se
presenta sentimentaloide, restándole muchísimos años a la es­
posa. Falsa, esa cerrada familiaridad de la alta sociedad: falsa,
la Cámara; falso, el Gobierno, y falsa también, esa maternal
reina Victoria que oculta a lady Beascoufield. Aprovecha peli­
grosamente el previsto final de una conferencia de Berlín, dada
sin nobleza, y el recibimiento apoteósico de Londres, estafando
la iriás nimia referencia a la situación extraña de aquel hombre
en un mundo que, aun dominado, le fué siempre moralmente
adverso. Prescinde, a su vez, de cualquier leve alusión a la dra-
169
O B R A

m tica tocha planteada en las fibras internas de la contextura


británica, cuando Inglaterra corría el riesgo de pasar a depender
áe un imperio hecho por los ingleses y gobernado por los ju­
díos. Lucha que ha dejado ejemplos formidables a la Historia,
cuales, por ejemplo, estos últimos años, los del príncipe de Ga­
tes y Churchill.
Todo en el film se subordina a un solo objetivo: la exal­
tación del hombre, Disraeli; ni corona, ni pueblo, ni partidos,
ni Inglaterra, ni reina Victoria; sólo Disraeli. No se trata de
una Inglaterra servida por Disraeli, sino de lo que consiguió
Disraeli en Inglaterra, de Inglaterra: levantar a su pueblo como
pocos hombres supieran hacerlo. No se exalta al hombre por el
hombre. Se exalta a un caudillo de Israel. Aquí' el hombre es
un símbolo disfrazado y como a tal se le trata y se le baraja
en el fondo de la cuestión. Se pretende decirnos que Disraeli es
el símbolo de un pueblo inglés, de una política inglesa, de una
Inglaterra, de un Imperio británico. Pero ¿ de qué puebio es
símbolo? ¿De qué política? ¿De qué nación? ¿Qué imperialis­
mo sirve ?*.. Y queda flotando en la sala esta incógnita: ¿De
qué pueblo es símbolo Benjamín Disraeli? ¿A quiénes encarna
y qué poderes representa? ¿Qué ambición fué la más satisfe­
cha? En aquella ocasión en que Disraeli consiguió la coinciden­
cia — tras toda una larga vida de tenacidad inteligentísima— de
los intereses del pueblo británico con los del pueblo judio,
¿ quién ganó ?
flagamos, pues, la anotacion: se trata de una foi midable
película, no lograda, de propaganda judía.*Y si así, lector, no
te pareciera, me permito invitarte a que consideres la otra cara.
Disraeli fué el político, el testaferro, de los Rothschild. Y los
Rohtschild fueron quienes, valiéndose de las operaciones del di­
nero, de los cambios del dinero, del negocio del dinero, impu
sieron, para Servicio mesiánico del pueblo judío, la política de
la corrupción y de la mentira que imperan en *1 mundo con-
temooráneo. En el mundo en que tú vives, del que eres víctima
CINM y P O L Í T I C A

CINE Y P O L IT IC É
& 2.

Las llaves del reino (“ The keys of the Kington”).— ^Direc­


tor: John M. Stahl. Intérpretes: Gregory Peck, Thomas Mit-
chell, Vincent Price, Rosa Stradner.
Señalemos esta pe|ícula cómo una de las que señalan la eta­
pa católica del cine americano. Claro que un catolicismo al que
tal vez nuestra vieja conciencia religiosa tendría que oponer al­
gunos reparos, como se los oponemos a “ Siguiendo wi camino” .
La película no sigue la novela de Cronin — escritor muy en boga
en el cine— ni puede seguirla. El proceso psicológico del mi­
sionero es demasiado complejo, lleno de repliegues y matices,
para que el cine pueda seguirle. El cine es todavía bárbaro.
Todavía primitivo a la hora de meter su cámara dentro,del aln^
humana. Eso lo logra sólo el cine español en la historia del mi­
sionero hispano de “ Misión blanca”. Por eso, hay zonas de
sombra en el film norteamericano, baches profundos, caracteres
desdibujados como el de la religiosa. (Y atención a esa “ debili­
dad” de que da muestras el cine norteamericano religioso: la
de querer buscar su interés en oponer caracteres de religioso;
así, en “ Siguiendo mi camino” ; así, en “ Las llaves del remo” .
Y todavía veremos esta pugna en “ Las campanas de Santa
María” ,)
Alrededor de ésta película, tenemos que referimos a otras
dos de argumento religioso que se han proyectado en Madrid
en el mes de junio: la incalificable mascarada de “ Bandera ama­
rilla” . Ese misionero holandés es un logrero de almas; la burla
y la caricatura de lo que fué la mejor labor evangelizadora de
Europa en el Océano Pacífico: la española. De “ Bandera amari­
lla” , aparte la interpretación de Charles Laughton, más vale no
hablar. En cambio, sí queremos hablar de una película religiosa
argentina, estrenada casi sin ruido: “ El cura gaucho” nos re­
lata la vida del célebre párroco de Villa Tránsito, un pueblo
perdido en las Pampas. El cura — personaje auténtico— tiene
un alma .semejante a la del gaucho Mantín Fierro. Conquista
la gente indiferente de su parroquia, se enfrenta con los ban­
didos, con la peste. Es un cura que habla en un castellano re­
cio. Nos recuerda a los párrocos de las pobres aldeas eastella-
171
o B x a

nas^A quien 110 nos recuerda de ninguna manera — ni falta que


nace— es al cura que interpreta Bing Crosby.
■fe m ,reS.uT n’ tres I>c,.iculas j eügiosas este raes en los cines
_ adnd. t n a era casi española y la mejor por su espíritu.
»“ >‘>stro ( The Priner Minister” ).-D irector: Tho-
rald Dickinson. Intérpretes: jhon Buielgud, Diana Wynyard,
Aven Nares, Fay Compton.
Nos aburren estas películas parlamentarias, que sirvieron a
la propaganda del país de origen en un momento determinado
y que llegan a España con cuatro o cinco años de retraso. Apar­
te de esto, no nos es grata la figura d<* Disraeli. Pese a Maurois,
que & zo su biografía, o precisamente por esto. “ Primer Mi­
nistro es la apología del fundador del Imperio británico.
Su verdadera intención fué trazar el paralelismo de su vida
política con la de Churchill. Esta intención también Ja te­
nia “ El enemigo de Napoleón” . Hay un error de apreciación:
la distancia entre el fundador y el conservador. Fuera de esto,
el intento de reconstruir la vida espiritual de Disraeli está trun­
cado porque hav demasiada luz en su figura. Disraeli surgió de
sombra de una oscura política — todos sabemos cuál— y a.
ella siguió perteneciendo. Quede el film como ejemplo de pelí­
cula política del mes. No nos gusta porque es lenta, farrágosa.
Pero... ¿cuándo el cine español querrá hacer la biografía de los
hombres que crearon el Imperio español? Esta e:s la interrogan­
te que nos suscita ‘‘ Primer ministro” .
E l gran Mitchell (“ The first of the few ” ).— Director: Les-
lie Howard. Intérpretes: Leslie Howard, David Niven, Rosa-
mund John.
“ El gran Mitchell” o las películas de guerra. Una de las
pocas películas “ puras” de su género. La biografía del inventor
de los “ Sp’tfire” y el relato de su lucha con el ingeniero Mes-
sersmicht para conquistar el aire. Sí. Nos gugta porque es pura.
Porque hay un hondo dramatismo en muchas de sus escenas:
el inventor paralítico.y el avión triunfante, su obla, enfrenta­
dos en una escena inolvidable. Porque sirve como pocas ve
ces lo hace el cine— a una consigna de s a c r i f i c i o anonimo por
su patria. Y porque hay una interpretación magnifica de .es ic
Howard. , ,, . r,
Al lado, es muy inferior “ Gesta de héroe. , con la c.i e
renda que existe entre hacer la apología de un hombre y a
historia de un portaaviones. Todo el valor eterno del ^om re
e^tá'p^r encima de la concepción materialista de las
Y el corazón no envejece (“ Altes Herz wird wi
#* • *
172
CINE V POLITICA

Jung").— Dií'cctor: Erich Engel, Intérpretes: Emíl Jannings,


Víctor de Kowa, María Landrock.
Ejemplo de buen cine europeo (este mes hemos tenido otra
buena película europea, la húngara “ ¡Hola, PedroY\ que pasó
desapercibida). El viejo Janning, el más sólido puntal del cine
continental, se rejuvenece en una comedía amable, simpática,
conmovedora. Es distinto del Emíl Jannings de épocas más ator­
mentadas. Después de realizar esta película, no hemos vuelto a
saber de él. Cuentan que tiene que responder de colaboracionis­
mo con la política hitleriana. Jannings renunció en 1933 a los
contratos que tenía en América y desde entonces sólo trabajó
en los estudios de su patria.
Y esto fué todo lo notable de junio. En segundo lugar, una
versión inaceptable de “ Las dos huerfanitas” , realizada en los
estudios mejicanos con el título de “ Tuyo es mí de- sao” . El
cine mejicano muestra estar todavía bajo el sortilegio de los le­
mas de la Revolución francesa, en que ya no creen ni los fran­
ceses. Allá ellos; la película desfigura el relato de la novela.
Otra película mejicana sobre la monja alférez. Lamentemos
— por su escasa calidad y su sentido absurdo— no haberla rea­
lizado antes en España. Y todas esás comedias mejicanas, de las
que prometimos no ocuparnos por su intrascendencia. La ma­
yoría no han estado en el cartel arriba de una semana. El pú­
blico sabe juzgar muy bien.

“ Todo el mundo puede ver cómo el co­


munismo pudre el úlma de una nación,
cómo la hace lamentable y hambrienta en
tiempos de paz y la cubre de vileza y dé
abominación en tiempo de guerra” (Wins-
ton Churchíll, 20 de enero de 1940.)

173
V

CODIGO MORAL DEL CINE


AMERICANO
E l “ Cine” ha sido el instrumento más pode­
roso puesto al servicio de una política de co­
rrupción. Pero afortunadamente, Dios está en
todas partes y nunca faltan hombres de buena
voluntad. Los propios americanos, viendo la
gran responsabilidad que cegaba sus concien­
cias, se vieron obligados, tras difíciles delibe­
raciones, a tomar una serie de acuerdos que sir­
vieran de garantía, o de dique al menos, para
la seguridad moral de todos los públicos. El
día 21, el vicepresidente de la Comisión Nacio­
nal de Censura Cinematográfica, versó sobre
este problema en el Consejo Superior de In­
vestigaciones Científicas, amplia y acertadísi-
mamente, dado el extraordinario interés que
para el sociólogo, él padre de familia, el simple
ciudadano de cualquier sociedad civilizada, ofre­
cen los documentos que componen el Reglamen-
, to de la “ Asociación Americana de Productores
y Distribuidores de Películas” , fruto de una lar­
ga experiencia. OBRA los inserta para orien­
tación de sus lectores. Aunque estos acuerdos,
publicados en igjo, han sido incumplidos reite­
radamente, reflejan la lucha iiítema planteada
entre las vertientes comercial, política y moral
que juegan entrelazadamente en el “ film” , co­
brando nuevamente actualidad por la presencia,
cada día más acusada, de la moral comunista
§n la vida cinematográfica de todo el mundo.

174
CODIGO MORAL DEL CINE AMERICANO

ADMINISTRACION.
DEL REGLAM ENTO DE PRODUCCION
Oficina en Hollywood: Boulevard Hollywood, 5504.
Gladstone 6III
Oficina en Nueva York: 28 Oeste calle 44.
Bryant 9.400.
La Administración del Reglamento de Producción es un de­
partamento de la sociedad Productores y Distribuidores Cinema­
tográficos de América, Inc. Está encargada de la administración
del “ Reglamento” , un plan voluntario para la regulación de las
películas cinematográficas en lo relativo a la influencia moral.
Suplementariamente al “ Reglamento” figuran nur-Arosas reco­
mendaciones relativas a cuestiones industríales y de rapidez.
Todos los principales productores cinematográficos america­
nos han firmado el plan y el esquema que lo acompaña -y le da
fuerza compulsiva. Exanimaciones y recomendaciones con arre­
glo al Reglamento están a la disposición de los productores e
interesados en exhibiciones cinematográficas. Las películas apro­
badas por esta Administración reciben un centificado. Por una
enmienda, en 1942, a una resolución anterior, las compañías
miembros de la Asociación no quedan ya sujetas al acuerdo de
no presentar en sus teatros películas que no lleven tal certificado.
Pero las compañías miembros de la Asociación se han compro­
metido a mantener en sus salas de exhibición el nivel de moral
y prudencia tal como se indica en el Reglamento de Producción
y en las instrucciones que lo acompañan.
A continuación figura el “ Reglamento de Producción” en la
forma textual en la cual viene empleado corrientemente como
documento válido por la Administración del Reglamento de Pro­
ducción. El texto original ha sido sometido a diversas alteracio­
nes y adiciones, incluyendo la añadidura de varias instrucciones
referentes a cuestiones industriales, las cuales, necesariamente,
quedan sometidas a revisión en tiempo oportuno. En principio,
están uniformemente preservados los propósitos originales rela­
tivos a la exposición de los principios de moralidad objetiva y
su aplicación a la producción de películas cinematográficas para
exhibiciones públicas.
EL REGLAMENTO
Un Reglamento para guiar la producción de fihns y films
sonoros.— Las razones en que se apoya y el acuerdo para su

175
O B R A

interpretación: por productores y distribuidores ame­


ricanos de películas, Inc., 13 de junio de 1934.
Reglamento de Producción adoptado en 31 de marzo de 1930.
a2ones que apoyan el Reglamento, 31 de marzo de 1930. Acuer­
do para su uniforme interpretación, después de enmendado, 13
de junio de 1934.
Los productores cinematográficos reconocen la alta confianza
que en ellos ha depositado el pueblo de todo el mundo, que ha
hecho del cinematógrafo una forma universal de entretenimiento.
Reconocen su responsabilidad frente al público a causa de
tal confianza, y puesto que entretenimiento y arte ejercen im­
portante influencia sobre la vida de una nación.
Por ello, aun cuando considerando al cinematógrafo como
entretenimiento sin ningún propósito explícito de enseñanza o
propaganda, conocen que dentro de su propio campo de entrej
tenimiento puede ser directamente responsable de progreso es­
piritual o morrl influyendo para lograr un tipo más alto de
vida social y un modo de pensar mucho más correcto. Durante
la rápida transición de las películas silenciosas a las sonoras, han
comprendido la necesidad y la oportunidad de aceptar un regla­
mento para la producción de películas sonoras y nuevamente re­
conocen su responsabilidad.
Por su parte, piden al público y a sus dirigentes una simpá­
tica comprensión de sus propósitos y problemas y un espíritu
de cooperación que les conceda la libertad y oportunidad nece­
sarias para llevar al cinematógrafo a un nivel más elevado de
sano entretenimiento para todo el pueblo.
P R IN C IP IO S G EN ERALES
1. No debe producirse película alguna que rebaje el nivel
moral de los que la vean. Por ello, nunca debe procurarse la
simpatía del auditorio hacia el crimen, la injusticia, la perver­
sidad o el pecado. „ *.
2. Serán presentadas únicamente normas correctas de vida,
sujetas solamente a las exigencias dramáticas y de entreteni
miento. .
3. La ley, natural o humana, no sera ridiculizada ni-
atraerá simpatía hacia su violación.

A P L IC A C IO N E S P A R T IC U L A R E S
I.. - C r í m e n e s c o n t r a l a l e v .
# •

Nunca deberán ser presentados de manera que atraigan sim-


176
CODIGO MORAL DHL CINE AMERICANO

patía hacia el crimen o contra la ley y la justicia o que puedan


inspirar el deseo de imitación.
i. Asesinato.
a) La técnica del asesinato <lebe ser presentada en "forma
que no inspire imitación.
b) Muertes brutales no serán presentadas en detalle.
c) La venganza no será justificada en la época actual.
!2. Métodos de crimen no serán presentados explícitamente.
a) Hurtos, robos, forzamiento de caja fuertes, voladura de
trenes, de minas, de edificios, etc., no se presentarán detalla­
damente.
b) Incendios premeditados quedan sujetos a las anteriores
normas.
c) El empleo de armas de fuego se reducirá a lo esencial.
d) No deben ser presentados métodos de contrabando.
3. El tráfico ilegal de drogas nunca será presentado.
4. El uso de licores en la vida americana, cuando no lo
exija la trama o para una propia caracterización, no debe ser
presentado.
II.— S e x o .
Debe ser mantenida la santidad del matrimonio y del hogar.
Las películas no deben insinuar que las bajas formas de las re­
laciones sexuales son cosa común o aceptada.
1. Adulterio, algunas veces material necesario del argumen­
to, no debe ser tratado explícitamente, o justificado, o presen­
tado en forma atractiva.
2. Escenas pasionales.
a) No .deberán ser presentados cuando no sean c¿enciales
para la trama.
b) Besos excesivos y voluptuosos, abrazos lujuriosos, pos­
turas sugestivas, no serán presentados. *
c) En general, la pasión debe ser tratada de manera que
tales escenas no estimulen los apetitos groseros.
3. Seducción o rapto.
a) Nunca serán más que sugeridos; y solamente Cuando
sean esenciales para el argumento, y nunca serán mostrados por
métodos explícitos..
b) Nunca son asuntos aptos para comedias.
4. Perversiones sexuales o alguna insinuación relativa, pro­
hibido.
5. Trata de blancas, prohibida.
6. Relaciones sexuales entre individuos de las razas blanca
y negra, prohibido.
17;
i*
O B R A

7 - Higiene sexual y enfermedades venérea> no ton asun-


tos Cinematográficos.
8. Escenas de partos nunca seráu presentadas, nj en rcali-
oart, m en silueta.
9. Organos sexuales de los niños nunca serán exhibidos.
I I I .— V u l g a r i d a d .
El empleo de asuntos bajos, desagradables, repugnantes, aun
no siendo perversos, quedará siempre sujeto al dictado del buen
gusto y con respeto para la sensibilidad del público.
IV .— O b s c e n i d a d .
Obscenidad en palabras, gestos, referencias, cánciones, bro­
mas, o sugerida (aun cuando sólo pueda ser entendida por par­
te del público), queda prohibida.
V .— L e n g u a j e b la s fe m o .
Expresiones de blasfemia o cualquier otra expresión profa­
na o vulgar quedan prohibidas.

R E S O L U C IO N A D O P T A D A EN 1 DE NOVIEM BRE
DE 1939
P alabras y frases.

i. Las siguientes palabras y frases deben ser omitidas de


todas !a¿ retículas antes de st1 aprobación por la Administra­
ción <lel Reglamento:
Sigue una lista de palabras del bajo argot americano, de
significación obscena, tales como: Alley-cat, Bat. Broad, Slut,
' Whore. o u í s i g n i f i c a n prostituta. Fanny, Nance, homosexual.
God (Dios). Lord (Señor), Jeús, Chrisí, cuando no son usadas
r e v e r e n t e . :r¡itt. Gritos de Fuego!” Hijo de una... Cuentos
de viajante o de la hija del granjero (significan cuentos licen­
ciosos). Darr.n (condenación), Hell (infierno), consideradas en
idioma inglés como blasfemas (excepto cuando su empleo sea
rsf-n-'val y exigido cor un texto historico, o aiguna escena, o
dialogo basado sobre hecho? históricos o folklóricos, o para la
presentación textual de una cita bíblica o de otra religión, siem­
pre cue no sea con ofensa intrínseca o contra e! buen gusto.)
/ Las «;íguiení''‘í palabras y frases son, invariablemente,
¡nrprimidas por la censura en Inglaterra: . ^ .
Bum (nalgas;. Blood;/ (sanguinario), Cissy, Sissy memina-
Ho) C'golo, Poic-on-, (c-nniagistas), Punk (argot: puñetazo),
c „ v tí fe (vida «cxvol), Shag (argot: peludo).
3 Las siguientes palabras son claramente ofensivas para
178
CODIGO MORAL DEL CINE AMERICANO

personas del público en los Estados Ur.idos, y más particular­


mente, en países extranjeros, por lo cual deben ser omitidas:
Chink, chino; Dago, italiano; Frog, francés; Greaser, Mé­
jico y América Central; Hun, alemán; Hunkie, húngaro; Kike,
Estados Unidos e Inglaterra; Nigger, Estados Unidos; Spig,
Méjico y América Central; Wop, italiano. Estas palabras de­
signan, en argot americano, a los ciudadanos de tales naciones.
VI.— I n d u m e n t a r ia .
i . Nunca será permitida la completa desnudez. Esto in­
cluye la desnudez presentada realmente o en silueta o cualquier
insinuación licenciosa o lujuriosa hecha por personajes de la
película.
2. Deben evitarse escenas de cambio de ropa y nunc em­
pleadas, a menos de ser esenciales para el argumento.
3. Prohibida la exposición indecente o indebida.
4. Prohibidas las indumentarias de baile que permitan ex ­
hibiciones indebidas o movimientos indecorosos.
Se acordó que las disposiciones de los párrafos 1, 3 y 4 de
esta Subdivisión, al ser aplicadas a trajes, desnudez, exposición
indecorosa o trajes de baile, no serán interpretadas de manera
que excluyan escenas auténticamente fotografiadas en países ex­
tranjeros o de nativos de países extranjeros que exhiban la vida
nativa, si tales escenas son parte necesaria e. integral de una pe­
lícula que describa exclusivamente tales países y su vida nativa,
siempre que esas escenas no sean censurables intrínsecamente ni
formen parte de una película producida en un estudio, v ijue
además no se recalqué sobre tales escenas o trajes de nativas.
(Aceptado por la Dirección de Productores, Directores y D:.-
tribuidores de películas, en América, 25 de octubre de 1939 )
VII.— B a i l e s .
1. Prohibidos los bailes que sugieran o representen accio­
nes sexuales o incidentes pasionales.
2. Bailes que realcen movimientos indecorosos deben ser
considerados como obscenos.
VIII.— R eligión.
1. Ninguna película o episodio debe ridiculizar ninguna
creencia religiosa.
2. Ministros de la religión, en su carácter de tales, no se­
rán empleados para personajes cómicos o malvados.
3. Las ceremonias de cualquier religión aceptada deberán
ser tratadas cuidadosa y respetuosamente.

179
IX .— H abitaciones .

y d d ícalez^ 0 ^ (k>rmitorios vKbe ser lralado con buen gusto


X -■— S ENTI MIEN TOS NAC l OXAL ES

1. El empleo de la ban ieta. sera respetuosísimo.


2. La historia, instituciones, j>ersonas distinguidas y dú­
danos de otras naciones serán justamente representados.
X I . — (T í t u l o s .

No se emplearán títulos lascivos, indecentes u obscenos.


X II. — A s u n t o s r e p e l e n t e s .
Los siguientes asuntos deben ser tratados con cuidadosos lí­
mites de buen gusto:
1. Electrocuciones u ahorcamientos como castigo legal para
criminales. J °
2. Métodos del “ tercer grado” .
3- Brutalidades o acciones terroríficas.
4. Marcar a fuego persona* o animal- ;.
5. Malos tratos a niños o animales.
6. La venta de mujeres o una mujer vendiendo su virtud.
7. Operaciones quirúrg;cas.

D IS P O S IC IO N E S R E FE R E N TE S A L CRLMEN EN LAS
P E L IC U L A S , A C E P T A D A S. PU BLICA D A S Y N U E V A ­
M E N T E A D O P T A D A S EN 30 DE DICIEM BRE DE 1938
P O R L A O F IC IN A DE D IRECTO RES, PRODUCTORES
Y D IST R IB U ID O R E S AM ER ICAN O S CIN EM ATO ­
G RAFICOS, INC.
í. Nunca deben mostrars/: “ detalles de un crimen” y con
gran cuidado se discutirán ta’es detalles.
2. No se permitirán acciones sugerente^ de matanzas de
personas, ni por criminales en lucha cor¡ la Policía, ni entre fac­
ciones enemigas de criminales, o en cualquier desorden público.
3. Nunca debe haber sugerencias de excesiva brutalidad.
4. A causa del alarmante incremento del número de pelícu­
las en las que se cometen asesinatos, debe rerlucirse a un mí­
nimo la acción que exhibe el acto de quitar la vida a una per­
sona, aun en las historias de misterio. Tales frecuentes presen­
taciones tienden a rebajar la consideración a lo sagrado de
la vida. ®
5. El suicidio, como solución a los problemas desarrolla­
180
CODIGO MORAL DHL CINE AMERICANO

dos en el drama cinematográfico, debe ser censurado como Amo­


ralmente discutible” y como "'teatro malo” , a menos de ser ab­
solutamente necesario para el desarrollo de la trama.
6. Nunca se exhibirán, en ninguna ocasión, ametralladoras,
pistolas ametralladoras u otras armas clasificadas como armas
ilegales en manos de gangsters o de otros criminales, y no debe
haber ruidos fuera de escena para señalar e! disparo de estas
armas. Quiere decirse que, aun cuando no se exhiban armas
prohibidas, debe reducirse a un mínimo e* efecto teatral de los
disparos de las mismas.
7. No debe haber “ truco” o métodos nuevos o únicos para
ocultar tales armas, exhibida» en algún momento.
8. La ostentación de armas por gangsters i* otrua crimi­
nales queda prohibida.
9. Deberá cortarse a un mínimo toda discusión y diálogo
entre gangsters referentes a armas de fuego.
10. Nunca deberá haber escenas representando la muerte
de jx>licías a manos de criminales. Se incluyen policías privados,
guarda» de Bancos, de camiones, etc.
11. Especial referencia al crimen de secuestra de niños o
raptos ilegales. Tales historias son aceptables por el Reglamen­
to solamente cuando: a), no son el tema principal de la histo­
ria; b), la persona secuestrada no es un niño; c), no hay deta­
lles del crimen; d), no haya ventajas económicas para los la­
drones o secuestradores, y e), cuando los secuestradores son
castigados. Se entieftde que la palabra “ secuestro” significa de­
tención ilegfe/l o rapto, en tiempos moderno*, para loprar un
rescate.
12. No serán aprobadas las películas que traten de activi­
dades criminales en que participen menores o que con ellas es­
tén relacionados, si pueden incitar a desmoralización de la ju­
ventud.

(Continuará)

181
EL U L T I M O 1
PRINCIPE DE G A L E S

Por Austen Lañe

Ei>te libro, cuyo éxito ha sido extraordinarip en


.íiuropa y América, constituye una decidida réplica
al publacado por Emil Ludwig- sobre los duques de
Windsor. cuya caso apasionó a la opinión mundial.
Si Ludwig sólo sabe ver en la biografía del ex
rey de Inglaterra y de su esposa lo personal casi
mezquino. Austen Lañe, sin despreciar lo anecdótico,
ha sabklu hallar en esas vidas, realmente maravillo­
sas, algo de trascendencia universal, sin dejar de ser
soberanamente humano.
Austen Lañe se plantea y se contesta estas formi­
dables preguntas:
¿Era Eduardo un elegante frívolo?... ¿O era el
más humano de los príncipes?
;E ra un indiferente al r.mor este ídolo de las
mujeres?
¿ Renunció a su trono por amor?... ¿Fué destro­
nado tenebrosa intriga ?
¿Qué misterio encerraba la singular actitud de
Churchill ?
j Por qué Churchill, el salvador del Imperio, fué
el único defensor de Eduardo V III?
; Hubiera evitado la guerra Eduardo, caso de ser
aún rey en 1939?
En “ El último príncipe de Gales” hallará el lec­
tor la posible contestación a estas preguntas, si lcr
sabe leer perspicazmente.

(Un volumen de 326 págs., 22 X *7 cms-> con


22 páginas de ilustraciones del mayor interés. 25 ptas.)
MISION DE GUERRA EN ESPAÑA, por

Acabamos de pasar la vista por las limpias páginas de este


libro sensacional. Sus párrafos, profundamente vividos, nos han
emocionado por su claridad al sugerir las cuestiones. No es bás­
tente un simple comentario. La obra requiere un análisis deteni­
do, seriamente detenido, con el mismo rigor de un examen de
conciencia. A primera vista, más que los problemas en sí, Mi­
sión de guerra en España nos trae a la memoria la sedante figu­
ra, en aquel espinoso Madrid diplomático de 1943, del profesor
de la Columbia Univ. Carlton J. H. Hayes.
El supo, dando una lección magistral, ser amigo de los es­
pañoles. Su, sola presencia, la de su esposa y la de sus hijos,
Carroll y Mary Elizabeth, que integraban un conjunto pletórico
de las mejores virtudes físicas y espirituales de los universita­
rios americanos, derrochando juventud, cordialidad y prudencia
a un tiempo, supieron captarse las mejores simpatías Je quienes
asistían los domingos, a las diez de la mañana, a la misa de
oblatos benedictinos de Montserrat, en la calle de San Bernardo.
Este dato es muy importante. Fundamentalmente, Hayes es un
concienzudo universitario, como demuestra en ei cuidado >y el
método empleado para la ordenación de sus notas y recuerdos.
Pero hay algo mucho más importante: Hayes es católico, y como
tal, un hombre honrado. Probablemente, éste ha sido el factor
decisivo en su “ misión” . Su naturalidad, su espontaneidad y su
sinceridad abrieron un espléndido oasis moral en un ambiente
cargado de presagios. Mucho más importante que el problema
O B K a
t

ui lab ceremonias religiosas del protocolo español. Era una eje


as pocas embajadas que seguían la liturgia católica con la mis-
exactitud universal de los más exigentes españoles.
Ha}es suponía un respiro cuando los movimientos de la
coi re de Madrid ’ se vinieron haciendo, desde la muerte de
\ on Aloltke, torpemente ostensibles, y cuando el personalísimo
cerco de la tina política del te, impuesta por sif Samuel, estaba
a punto de c#rrarse en anillo alrededor de la garganta española.
Sólo Hay es, exclusivamente 1layes, fué el único que inspiraba
conñanza, por ser el único a quien 110 le estorbaba nuestro pro­
pio oxígeno. Este libro viene a confirmarnos cuanto creíamos del
señor Hayes. En éi se autorretrata tal cual es: un gran ameri­
cano. De ahí que al revisar estas páginas, en las que tantas cosas
se reflejan, hayamos de ir puntualizando, párrafo a párrafo,
nuestro punto de vista. Un punto de vista cuya aguja ha de ir
marcando de manera distinta a la del señor Hayes. Precisamen­
te este disentimiento constituye nuestro mejor homenaje al se­
ñor Hayes, porque, ante todo, ha de revelar que su libro está
honradamente escrito por un hombre honrado, que es lo más
difícil en política diplomática. Pero él mantiene una postura,
un ángulo, que no puede ser el nu^otro. Hayes, como buen pa­
triota, sirve a unos intereses que no son los nuestros, a un idea­
rio político que no es el nuestro,por lo que no todo lo que es
bueno para él puede ser bueno para nosotros. Hayes es america­
no; nosotros somos españoles. Disentimos, y habremos de disen­
tir en muchas cosas, pero en otras es posible que estemos de
acuerdo, tal vez para siempre El Atlántico ya no es más que
un lago. Hayes tiene una calidad humana en su fibra ; Hayes es
católico. Nosotros, los españoles, somos católicos como justifi­
cación de nuestra existencia. Y también los españoles somos y
hemos sabido ser hombres. Por eso, en lo fundamental, Hayes
y nosotros estaremos de acuerdo, pese a la disparidad de ambos
meridianos. Hayes ha conseguido “ p e r s u a d i r y disuadir” Nos-
otr s queremos intentarlo. ; Tendremos, para ello, la calma y la
serenidad que Hayes supo traer llanamente a la órbita ameri­
cana?
184
POLONIA
LAS CUATRO LIBERTADES
r,
II
H IS T O R IA DE* L A P O L IC IA D E L ES'" YDO
1

“ No he podido por menos de quedar seria­


mente afectado avte el número de asesinatos
políticos cometidos en diversos lugares de Po­
lonia en estas últimas semanas y en circuns­
tancias que en muchos casos parecen señalar
¡a complicidad de la Policía polaca de Seguri­
dad. Considero de vital .importancia que el Go­
bierno provisional polaco ponga fin inmediato
a estos cría:enes, al objeto de que puedan ce­
lebrarse unas elecciones libres y sin desmanes
tan pronto como Sea posible, de acuerdo con
las decisiones de Crimea.
” ... A l mismo tiempo, fu previsto K fin de
este Estado policíaco. ”
(Palabras pronunciadas por t i señor Be-
vin «n la Cámara de los Comunes ei día 23
de enero de 1946. Cita tomada de The Ti­
mes de 24 de enero de 1946.)

El terror impera en Polonia: detenciones, deportaciones,


campos de conccntración y asesinatos.' La violencia está a la Or­
den del día; el pueblo, indefenso, se ve atacado; las mujeres,
violadas, al mismo tiempo que la Prensa se ve imposibilitada de
habí i r ; la libertad de palabra y asociación se niega absoluta­
mente y muchos aspectos de la vida privada están intervenidos.
Este estado de cosas — verdadera antítesis de las cuatro liber­
tades de Roosevelt— existe en Polonia desde la entra del Ejér­
cito rojo. El terror tiende a aniquilar la resistencia del pueblo
'° S C“ n t o * '* " * * * » V *
Mieaíras que el llamado Ol.ierno provisional polaco de tini-

Í il2 ^ !l
p T qUe1Se CS,f fürjand° un ^ « ta l
Polonia, los polacos no pueden disponer de las
libertades propias de las democracias. Por el contrario, bajo el
pretexto de que los ‘‘elementos reaccionarios” están amenazando
la nueva democracia", el régimen de Varsovia, principalmen­
te por medio del portavoz del omnipotente Partido Obrero Co­
munista polaco, reitera constantemente la necesidad de acrecen­
tar el terror. “ Los instintos reaccionarios deben ser cauteriza­
dos con un hierro al rojo vivo” , es el lema favorito. Todo aquel
que no es comunista cien por cien o, al menos, verdadero sim­
patizante, es calificado de reaccionario, de fascista o de espía
extranjero. Hasta el Partido Campesino polaco, dirigido por
Stanisíao Mikolajczyk, ha sido objeto de ataques a~pretcxto de
ser reaccionario y antidemócrata, y e! propio señor Mikolajczyk
ha protestado muy a menudo contra estas amenazas y acusacio­
nes constantes.
*

La autoridad de la N. K . V. D.

Cuando el ahora Gobierno provisional era sólb Comité de


Lublín, ya organizó su Policía con gran cuidado, según el mo­
delo de la N. K. V. D. soviética. La N. K. V. D. comenzó a
trabajar en todas las ciudades, grandes y pequeñas, y en todos
los pueblos, con ventajas mucho mayores que sus rivales ale­
manes. Entonces, excepto su relativamente pequeño número de
confidentes a sueldo, la Gestapo no tuvo medios de información
interna. Para la N. K. V. D. la tarea fué fácil, pues tenía a su
disposición a los comunistas indígenas y poseían una completa
información sobre todas las personas y asuntos que les inteie-
saban en Polonia. De este modo, el país se encontró en poco
tiempo bajo el puño de hierro de la Policía soviética 5 de su
organización de espionaje. , 1
Mientras que la Gestapo se distinguía no solamente de la
población civil, sino también del Ejército alemán, la N. .
no se distinguía del Ejército rojo. Normalmente, sus agentes
llevan un uniforme especial y un distintivo rojo en la goria,
oero en Polonia van vestidos con uniforme del Ejercito rojo o
visten traje de paisano. En tanto que c a s i siempre la gestapo
vivía
vi *ej»»dMiCTte en” barracones, la N. K. V. D. alojaba
en domicilios particulares, aparentando ser miembro.* del lijer
en
186
LAS CUATRO LIBERTADES

cito regular, con lós deberes del soldado corriente, disciplina,


etcétera.
Aparentemente, el trabajo de la N..K. V. D. parece muchas
veces caótico y desorganizado, pfero no es así. Sus agentes viven
en un sitio y actúan en otro. Si los parientes de una persona
desaparecida tratan de hallarla, esta apariencia de caos sale
siempre a su encuentro; los miembros de la N. K. V. D. cla­
man que no son competentes para dar ninguna información y,
así, nunca fué posible descubrir en qué prisión se encontraba
la infortunada víctima.
- Los métodos de vigilancia de la N. K. V. D. — atrasados,
pero seguros— están basados en una larga y preliminar obser­
vación. Tan sólo después de esto se verifican las detenciones;
muchas veces, no solamente de individuos, sino de r^upob en­
teros. Los puntos de observación son de dos clases: fijos y mó­
viles. En todas las vías públicas y en todos los cruces de ca­
rreteras se hallan miembros de la N. K. V. D., que vigilan
atentamente el tráfico y los viandantes, mientras que los sitios
interesantes se vigilan desde las ventanas de las casas. Por su­
puesto, toda reunión de personas*sospechosas es objeto de la
más estricta vigilancia. Cuando, por ejemplo, el propietario de
un piso es detenido, un agente de la N. K. V. D. permanece
allí apostado varios días, para detener a todo visitante ulterior.
Las detenciones se verifican de manera muy discreta. El agente
de la N. K. V. D. que ha sido comisionado para detener a al­
guien en la calle se acerca a su presa, bajo el pretexto de pe­
dirle fuego o preguntarle por alguna dirección; entonces, muy
calladamente, le invita a que le acompañe. Si \\ ¿-ersonn c. que
se va a detener va acompañada, su acompañante es (--tenido
también.
Después de varios meses de esta especie de actividad, la
N. K. V. D., en Polonia, decidió retirarse a segundo término,
cuando la Policía de Seguridad del Comité de Lublín, ya Go­
bierno, estuvo adiestrada para tomar a su cargo la misión visi­
ble de Ja Policía hermana, la soviética.

El sistema de seguridad “ polaco”


Hoy, el hombre más poderoso de Polonia es Stanislao Rad-
khvicz, ministro de Seguridad del Gobierno de Varsovia, miem­
bro del Partido Comunista de la Byelo-Rusia occidental, califi­
cado por bs periódicos oficiales como la persona más “ dura,
firme y enérgica” . Radkievicz ha sufrido un largo y especial
aprendizaje sobre los sistemas de seguridad y espionaje de la
«87
V : * ; Sc S - P ''iraero- pasó por todas las Secciones de h Üivi-
ral deT : ad,P°1ÍtiCade’a N- K-V-D- - - ' - ‘eué-
Soviético ’t tU* ? ° e" el Servido ‘le In formación Militar
en el r ' t i r '-,11<dades de Guardias de Prisión, y finalmente,
el Cuartel General Central soviético de los Campos de Con-
centraaon.
Radkiewicz, educado tan perfectamente en la Unión Sovié­
tica, ha tornado la Policía de Segundad polaca con gran ener-
gia, secundado por numerosos funcionarios y agentes rusos de
a . . K. V . D. y por antiguos espías soviéticos que cfescendie-
roii en paiacaídas en gran cantidad antes de la entrada del Ejér­
cito rojo en Polonia. Entre agosto de 1944 y enero de 1945, no
había ningún polaco en los cuarteles generales de la Policía de
Seguridad. A los polacos les asignaron solamente puestos de
menor responsabilidad y fueron reclutados entre miembros del
Partido Obrero Comunista polaco o en su organización juvenil,
conocidas por la Unión de Juventudes Combatientes. Más tarde,
algunos polacos fueron ascendidos, pero los puestos importantes
siguen en manos de rusos que tenían algún conocimiento de la
lengua polaca y en polacos nacidos y educados en la U. R. S. S.
En 1944-j también se creó en Polonia una milicia llamada del
Pueblo, actualmente Milicia Ciudadana. Desempeña una función
similar a la de la Policía de otros países, dirigiendo el tráfico y
manteniendo el orden en los lugares públicos. Muchos de sus
miembros son incompetentes par^ ejercer tales funciones, pues
son vagos y criminales que se han hecho comunistas para conseguir
sus empleos actuales: Pero la Milicia Ciudadana no ha llegado
a ejercer ninguna influencia importante en Polonia. La verda­
dera organización de seguridad y espionaje ha sido creada por
Radkiewicz bajo el nombre de Cuerpo de Seguridad Interior.
Trescientos jóvenes oficiales, que en mayo de 1945
duaron en la Escuela de Oficiales de Tanques de Moddin (ciu­
dad a unas dieciocho millas de Varsovia) y que habían sufrido
un curso especial de educación política, fueron incorporados al
Cuerpo de Seguridad Interna. Posteriormente, este cuerpo fué.
reforzado por otros oficiales de confianza, procedentes del Ejéi-
cito polaco, junto con muchos oficiales del Ejército rojo que
habían servido en las fuerzas polacas.
L a organización del Cuerpo de Seguridad se basa en el mo­
delo soviético y no puede compararse con cualquier otro sistema
de se g u rid a d de un país occidental. Está formado por dos regí-
mientos blindados, acuartelados en Varsovia y e n Cracovia;
quince regimientos especiales, residentes en Varsovia, Lubhn,
188
LAS CUATRO LIBERTADES

Jastkow, Bialystok, Rzeszow, Katowice, Wroclaw (o Breslau),


Cracovia, Bydgoszcz, Starogard (cerca de Settín), Danzitg y
Gora Kalwaria, y nueve batallones de guardias. El Cuerpo está
completamente militarizado y, como la N. K. V. D., tiene su
uniforme propio. Los miembros del Cuerpo reciben sueldos es­
peciales y mejor racionamiento, rápido ascenso y otros l>euefi-
cios. Unidades elegidas entre sus filas guardan a los dignatarios
del régimen de Varsovia, mientras que otros excitan la carga
valiosa de los convoyes. Un buen número de miembros del
Cuerpo se emplea en trabajos de espionaje, que comprenden la
información interior y la contrainformación.
Generalmente, los polacos llaman al Cuerpo el “ N. K. V. D.
polaco” . Tiene sus cuarteles principales en Boe* íerowo, cerca
de Varsovia, donde antiguamente estaban - uartelados los re­
gimientos de artillería antiaérea. También se encuentra allí la
Escuela Centra Ide Preparación del Cuerpo, aunque el Cuartel
general se halla actualmente en Varsovia, en la calle Rakowiec-
ka. Su principal centro de preparación reside en la pequeña ciu­
dad de Andrzejow, cerca de Lodz.
El jefe del Cuerpo es un oficial soviético, que viste uniforme
de teniente general polaco, Boleslaw Kienevich, el cual, al prin­
cipio, fué gobernador militar de Praga y luego de Varsovia.
Kienevich nació en Pinsk, pequeña ciudad del este de Polonia,
pero cuando cumplió los siete años de edad marchó con sus
padres a Rusia, y en 1932, se graduó en la Escuela de Oficiales
soviética. En 1939, combatió como oficial del Ejército rojo en
Finlandia, y luego, contra su antigua patria. Polonia. Durante
la guerra ruso-germana fué ascendido a* grado de coronel de la
Guardia. Cuando, los soviets crearon en Rusia un Ejército po­
laco, fué destinado al mismo. Muchos oficiales soviéticos, con
uniforme polaco, forman el Estado Mayor del Cuerpo de Se­
guridad Interior, en el que ocupan los cargos más importantes,
especialmente, en la División de Educación Política.
La red de espionaje del Cuerpo de Seguridad Interior abar­
ca todo. Sus agentes estján apostados en todas las oficinas, en
todas las instituciones, fábricas, y hasta en los pequeños talle­
res. Toda crítica del régimen es tenida en cuenta. Grupos en­
teros, así como individuos aislados, son liquidados rápidamente.
La gente desaparece sin dejar rastro y ninguno de sus fami­
liares puede saber nunca cuál ha sido su suerte.
Además de las cárceles y de los llamados puestos de deten­
ción, a los que los Tribunales de Justicia envían a la gente, hay
otros calabozos secretos, en los cuales el Cuerpo de Seguridad
189
£ * * S' P®50 P°r ,0ilas tos Secciones de la Divi-
j Segumlad Política de !a N. K. V. D„ eu su“ artel ré-
"oviético jn T** 'l *U<!f ' i e" , Cl Servkio de Información Militar
: nT ’ " *ls Unidades de Guardias de Prisión, y finalmente,
n el Cuartel General Central soviético de los Campos de Con-
cent ración.
Radkiewicz, educado tan peí fectamente en la Unión Sovié­
tica, ha tormado la Policía de Segunciad polaca con gran ener­
gía se^ndado por numerosos íunciouarios y agentes rusos de
- . Iv. \ . D. y por antiguos espías soviéticos que descendie­
ron en paracaídas en gran, cantidad antes de la entrada del Ejér­
cito rojo en Polonia. Entre agosto de 1944 y enero de 1945, no
había ningún polaco en los cuarteles generales de la Policía de
Seguridad. A los polacos les asignaron solamente puestos de
menor responsabilidad y fueron reclutados entre miembros del-
Partido Obrero Comunista polaco o en su organización juvenil,
conocidas por la Unión de Juventudes Combatientes. Más tarde,
algunos polacos fueron ascendidos, pero los puestos importantes
siguen en manos de rusos que tenían algún conocimiento de la
lengua polaca y en polacos nacidos y educados en la U. R. S. S.
En 194-k también se creó en Polonia una milicia llamada dél
Pueblo, actualmente Milicia Ciudadana. Desempeña una función
similar a la de la Policía de otros países, dirigiendo el tráfico y
manteniendo el orden en los lugares públicos. Muchos de sus
miembros son incompetentes para, ejercer tales funciones, pues
son vagos y criminales que se han hecho comunistas para conseguir
sus empleos actuales. Pero la Milicia Ciudadana no ha llegado
a ejercer ninguna influencia importante en Polonia. La verda­
dera organización de seguridad y espionaje ha sido creada por
Radkiewicz bajo el nombre de Cuerpo de Seguridad Interior.
Trescientos jóvenes oficiales, que en mayo de 1945 sé gra­
duaron en la Escuela de Oficiales de Tanques de Moddin (ciu­
dad a unas dieciocho millas de Varsovia) y que habían sufrido
un curso especial de educación política, fueron incorporados al
Cuerpo de Seguridad Interna. Posteriormente, este cuerpo fue,
reforzado por otros oficíales de confianza, procedentes del Ejér­
cito polaco, junto con muchos oficiales del Ejército rojo que
habían servido en las fuerzas polacas.
L a organización del Cuerpo de Seguridad se basa en el mo­
delo soviético y no puede compararse con cualquier otro sistema
de s e g u r id a d de un país occidental. Está formado por dos regi­
mientos blindados, acuartelados en Varsovia y e n Cracovia;
quince regimientos especiales, residentes en Varsovia, Lublm,
188
LAS CUATRO LIBERTADES

Jastkow, Bialystok, Rzeszow,. Katowice, W^oclaw (o Breslau),


Cracovia, Bydgoszcz, Starogard (cerca de Settín), Danzitg y
Gora Kalwaria, y nueve batallones de guardias. El Cuerpo está
completamente militarizado y, como la N. K. V. D., tiene su
uniforme propio. Los miembros del Cuerpo reciben sueldos es­
peciales y mejor racionamiento, rápido ascenso y otros benefi­
cios. Unidades elegidas entre sus filas guardan a los, dignatario:*
del régimen de Varsovia, mientras que otros escoltan :
valiosa de los convoyes. Un buen número de mic
Cuerpo se emplea en trabajos de espionaje, que comj
información interior y la contrain formación.
Generalmente, los polacos llaman al Cuerpo el “ N. k
polaco” . Tiene sus cuarteles principales en Boerrerowc
de Varsovia, donde antiguamente estaban a artetados ios re­
gimientos de artillería antiaérea. También se encuentra allí ’a
Escuela Centra lde Preparación del Cuerpo, aunque ei Cuartel
general se halla actualmente en Varsovia, en la calle Rakowiec-
ka. Su principal centro de preparación reside en la pequeña ciu­
dad de Andrzejow, cerca de Lodz.
El jefe del Cuerpo es un oficial soviético, que viste uniforme
de teniente general polaco, Boieslaw Kienevich, el cual, al prin­
cipio, fué gobernador militar de Praga y luego de Varsovia.
Kienevich nació en Pinsk, pequeña ciudad del este de Polonia,
pero cuando cumplió los siete años de edad marchó con sus
padres a Rusia, y en 1932, se graduó en la Escuela de Oficiales
soviética. En 1939, combatió como oficial del Ejército rojo en
Finlandia, y luego, contra su antigua patria, Polonia. Durante
la guerra ruso-germana fué ascendido al grado de coronel de la
Guardia. Cuando los soviets crearon en Rusia un Ejército po­
laco, fué destinado al mismo. Muchos oficiales soviéticos, con
uniforme polaco, forman el Estado Mayor del Cuerpo de Se­
guridad Interior, en el que ocupan los cargos más importantes,,
especialmente, en la División de Educación Política.
La red de espionaje del Cuerpo de Seguridad Interior abar­
ca todo. Sus agentes están apostados en todas las oficinas, en
todas las instituciones, fábricas, y hasta en los pequeños talle­
res. Toda crítica del régimen es tenida en cuenta. Grupos en­
teros, así como individuos aislados, son liquidados rápidamente.
La gente desaparece sin dejar rastro y ninguno de sus fami­
liares puede saber nunca cuál ha sido su suerte.
Además de las cárceles y de los llamados puestos de deten­
ción, a los que los Tribunales de Justicia envían a la gente» hay
otros calabozos secretos, en los cuales el Cuerpo de Seguridad
189
O B R A

n crior encierra a sus prisioneros. Se emplean muchos edificios


particulares para estos fines, así como los sótanos de grandes
toques de casas. Las víctimas permanecen detenidas durante
mucnob nieges, sin el mandamiento de ningún Tribunal o Juzga­
do, y están sometidas a continuos interrogatorios, en los que se
emplean métodos especiales para lograr confesiones “ volun­
tarias” .
Ei sistema es completamente independiente de todas las de­
mas autoridades y está dirigido solamente por Radkiewicz, quien
no es responsable ¿inte ninguna autoridad polaca. De este modo,
los polacos se hallan a su merced y no tienen medios de ningu­
na cíase para defenderse legalmente contra su tiranía.

Campos de concentración

Inmediatamente después de que e! Ejército rojo entró en


Polonia, los miembros del Ejército interior polaco, que habían
luchado bravamente durante varios años contra los alemanes,
fueron detenidos en número cada vez mayor e internados en
campos de concentración. De esta forma, muchos miles de ofi­
ciales y soldados del Ejército interior se encontraron tras las,
alambradas durante los primeros meses de la “ liberación” de su
patria. Estas persecuciones continúan todavía.
Ya en agosto de 1944-. el Gobierno polaco en Londres reci­
bió informes desde Polonia en el sentido de que habían tenido
lugar detenciones en masa de miembros del Ejército interior y
que las víctimas lmbían sido hacinadas en el campo de concen­
tración de Majdanek. conocido durante la ocupación germana
como e l.“ Campo de la Muerte” . La primera remesa de dichos
prisioneros estaba formada por los. oficiales de las 18 y 19 di­
visiones de Infantería del mencionado Ejército y por unos tres
mil oficiales provisionales y soldados. Dicho campo estaba en­
tonces bajo la supervisión de la i\. K. V. D. En los distritos
de Wilna y de Nowogrodek, los miembros del Ejército deteni­
dos fueron encarcelados en prisiones de la N. K. V. D. y de
cinco a siete soldados fueron internados en un campo especial,
en Miedniki.
Sólo al oeste de la línea Curzon, se abrieron cinco campos
de concentración. Estos eran llamados oficialmente campos' de
a is la m ie n to , y desde el principio, estaban sometidos a la fiscali­
zación de la Policía de Seguridad polaca, a excepción de tos de
Krzeslin, cerca de Siídlce, y de Oldacowizna, cerca de Minsk
Mazowíecki, en los cuales se internaron a soldados del Ejército
190
LAS CUATRO JJfíBRTADRS

del interior, que estaban supervisado* p#r consiguiente, p#r las


autoridades militares de Lublín.
Después de cierto tiempo, no solamente se internó a los
miembros del Ejército del interior, sino también a todo polaco
considerado como peligroso por el régimen. El coronel Eduar­
do Ochab, viceministro de Seguridad, fué nombrado jefe del
sistema de campos de concentración, y en una ocasión declaró:
"Es necesario extirpar con un hierro candente a todo elemento
nocivo cuando se está limpiardo un país del lodo dejado por un
agresor. Todo aquel que pueda poner en peligro a la democracia
polaca será liquidado.”
El régimen, de Varsovia, sin embargo, trata de convencer al
público de Polonia y de fuera de que solamente se interna en
los campos de concentración a lo elementos verdaderamente
peligrosos. Se ha manifestado oficialmente muchas veces que
tan sólo los llamados volkdentsche o súbditos polacos que obtu­
vieron nacionalidad alemana durante la ocupación se hallan en
este caso. Bero el porcentaje de volkdeutsche en estos campos es
muy pequeño. Recientemente, se proclamó en Varsovia que los
“ especuladores, funcionarios corrompidos y otros elementos an­
tidemocráticos ” están siendo “ aislados” en beneficio de la na­
ción. Por supuesto, es el Cuerpo de Seguridad Interior el que
decide quién es “ especulador, funcionario corrompido o anti­
democrático” . En realidad, la gran mayoría de los internados
en dichos campos son buenos patriotas que no se muestran lo
suficientemente entusiastas de la presente situación en Polonia
o que se oponen directamente al régimen de Varsovia.
El 6 de octubre de 1944, ei Gobierno polaco en Londres re­
cibió un comunicado muy internante üe su delegado en Polonia.
Dicho comunicado dice así:
“ En la cárcel de Rzeszow hay en la actualidad treinta votk-
deutsche y ciento cuarenta y siete polacos, de los cuales sola­
mente uno es un criminal. Los demás son buenos polacos y
miembros del Ejército interior. Los guardias son unos bandidos.
Roban los efectos personales y la comida de los internados. Tres
mujeres han sido violadas. Los interrogatorios se verifican so­
lamente por la noche. Las condiciones son terribles. El almuerzo
consiste en. un pequeño pedazo de pan; al mediodía, sirven un
poco de sopa. No se permite que reciban n i n g ú n - alimento .de
fuera.M
Desde entonces las condiciones 110 han cambiado mucho en
lost campos de concentración v de aislamiento de Polonia. El
* •' ■
numero de campos ha aumentado constantemente y hace'.muy
191
O B R A

poco se han establecido unos muy extensos en Oswiccim (anti­


guo campo de concentración alemán en Auschwitz), Skrudowo
(cerca de Lubartow), Wesola, Krzesimow (cerca de Leczena),
Kembertow (cerca de Varsovia), Glusk, Sokobow (cerca de Lu-
_"n), Kraczewice, Biedrusk, Matvvv (cerca de Inowroclaw),
a\t aWa í CerCa Lodz), Legnow (cerca de Bydgszcz), Zimne
Yvody, Skarzysko, Potulice (cerca de Poznan), Mielecin, Sta­
rogard, Lipno, Torun, Ciechanow, Poznan (en la calle de Slo-
neczna), Czynow (cerca de Lodz), Wieliczka, -Myslo'wice (el ma­
yor campo de Silesia), Sosnowiec, Strzemieszyce, Swietochlo’-
wice, Katowice, Janow Podlaski, Brzesc (en el Bug Wronki),
Majdanek, Naklo y Pila. Las mayores cárceles políticas están
en Lublín (el castillo), Jaroslaw, Krakow, Tarnow, Katowice,
jsielce, Czestochowa, Radom, Rawicz, Varsovia y Wlochy (cer­
ca de Varsovia).
No se crea que ésta es una lista completa de los campos dé
concentración y cárceles de Polonia. Muchos establecimientos de
este género fueron heredados por el régimen de Varsovia de
los alemanes y utilizados inmediatamente para los mismos fines.
El corresponsal del New York Times, Gladwvn Hill, en un ar­
tículo publicado el 22 de octubre de 1945 sobre Oswiecim
(Auschwitz), dice:
“ El campo existe todavía; ahora.,está dirigido por las auto­
ridades y, como antes, está aislado del mundo exterior por me­
dio de una fuerte alambrada electrificada.”
Es muy difícil calcular el número de polacos detenidos como
elementos peligrosos. En octubre de 1945* se estimó en ciento
cincuenta mil. Por entonces, Gladwvn Hill escribió en un comu­
nicado enviado al New York Times:
“ Según los portavoces del Gobierno, no hay más que mil
prisioneros políticos en Polonia. No obstante, algunos miembros
del Gobierno han admitido, en las conversaciones privadas que
he mantenido con ellos, que en realidad habrá de sesenta a ochen­
ta mil presos políticos, y afirman que la mayoría son volks-
deutsche”
Desde entonces, se han practicado más detenciones y se han
internado más personas en V>s campos de aislamiento. Un cálcu­
lo exacto imparcial sostiene que, a últimos de enero de 1946,
unos doscientos cincuenta mi; polacos fueron detenidos, bajo un
pretexto u otro, por el régimen de Varsovia.
El régimen sigue una política especial dentro de sus campos
de co n c e n tra c ió n . Un gran número de ellos están situados en
los bosques y son trasladados de un lado a otro para crear la
LAS CUATRO LIBERTADES

impresión de que algunos han sido clausurados y que su núme­


ro desciende. Como los campos de concentración están construi­
dos, generalmente, de forma muy primitiva — consisten en ba­
rracas desmontables y, a veces, en tiendas— , pueden ser trans­
portados fácilmente. La existencia de la mayor parte de los
mismos nunca es confesada por el Gobierno y, como es de su­
poner, a los visitantes de fuera no se les permite inspeccionarlos.
Las paradojas de nuestra época son inacabables. Pero una
de las más trágicas es que en el mismo momento en que los cri­
minales de guerra alemanes e - án siendo juzgados en Nurem-
berg por crear el sistema de los campos de concentración, este
verdadero sistema está floreciendo actualmente en la “ democrá­
tica” Polonia, apadrinada por los soviets.

Deportaciones a la Unu >, Soviética


Cuando el Ejército rojo volvió a entrar en Polonia en 1944.
la deportación de polacos, comenzada a últimos de 1939, se re­
anudó. En 1944, fueron deportados millares de polacos residen­
tes en los distritos*de Wilna y .Lwow. Entonces, como la Polo­
nia central y occidental estaba ocupada, muchas personas que
vivían allí fueron detenidas y enviadas a la Unión Soviética.
El movimiento clandestino polaco se dió cuenta de estas de­
portaciones e informó de ello a Londres. Uno de estos informes
— desde Cracovia— afirmó que el 23 de marzo de 1945 cin­
cuenta amplios vagones llenos de deportados fueron enviados ai
Este. El 27 de marzo, el 30, y el 1 de abril, salieron trenes co i
treinta vagones cada uno. Estos detalles dan idea de la escala
de estas deportaciones.
Algunos de los deportados a Rusia ce las ingeniaron pan
enviar noticias a sus familiares de Polonia. Informes recibidos
en dicho país, en julio de 1945, describen, entre otras cosas, la
suerte de las personas deportadas el 21 de marzo de 1945 desd-
Poznan a Dniepropietrovsk. En esta ocasión, unos ochocientos
polacos fueron amontonados en vagones precintados, junto co i
cierto número de alemanes, y conducidos a Ucrania. Los obre
ros y los artesanos fueron a parar a las fábricas de municione ,
y las personas ilustradas, a las minas de hierro. En estas minas
la jornada de trabajo es de dieciséis horas y la alimentación
consiste en unos coscurros de pan con sopa de maíz» De seme­
jante dieta resulta generalmente un agudo abotagamiento, y i >
peor es que los deportados no reciben asistencia médica.
Los informes de este carácter cuestan mucho de pasar -•
mundo exterior, pero al fin lo logran. Por ejemplo, muchos o

193
O B R A

poco se han establecido unos muy extensos en Oswiecim (an ¿


guo campo de concentración alemán en Auschwitz), Skrudowo
(cerca de Lubartovv), Wesola, Krzesimow (cerca de Leczena),
embertow (cerca de Varsovia), Glusk, So kobo w (cerca de Lu-
blín), Kraczewice, Biedrusk, Matwv (cerca de Itiowroclaw),
Sikawa (cerca de Lodz), Legnow (cerca de Bydgszcz), Zimne
Wody, Skarzysko, Potulice (cerca de Poznan), Mielecin, Sta-
rogard, Lipno, Torun, Ciechanow, Poznan (en la calle de Slo-
neczna), Czynow (cerca de Lodz), Wieliczka, Myslowice (el ma­
yor campo de Silesia), Sosnowiec, Strzemieszyce, Swietochlo-
wice, Katowice, Janow Podlaski, Brzesc (en el Bug Wronki),
Majdanek, Naklo y Pila. Las mayores cárceles políticas están
en Lublín (el castillo), Jaroslaw, Krakow, Tarnow, Katowice,
Kielce, Czestochowa, Radom, Rawicz, Varsovia y Wlochy (cer­
ca de Varsovia).
No se crea que ésta es una lista completa de los campos de
concentración y cárceles de Polonia. Muchos establecimientos de
este género fueron heredados por el régimen de Varsovia de
los alemanes y utilizados inmediatamente para los mismos fines.
El corresponsal del New York Times, Gladwyn Hill, en un ar­
tículo publicado el 22 de octubre de 1945 sobre Oswiecim
(Auschwitz), dice :
“ El campo existe todavía; ahora,está dirigido por las auto­
ridades y, como antes, está aislado del mundo exterior por me­
dio de una fuerte alambrada electrificada.
Es muy difícil calcular el número de polacos detenidos como
elementos peligrosos. En octubre de 1945, se estimó en ciento
cincuenta mil. Por entonces, Gladwyn Hill escribió en un comu­
nicado enviado al New York Times:
“ Según los portavoces del Gobierno, no hay más que mil
prisioneros políticos en Polonia. No obstante, algunos miembros
del Gobierno han admitido, en las conversaciones privadas que
he mantenido con ellos, que en realidad habrá de’ sesenta a ochen­
ta mil presos políticos, y afirman que la mayoría son volks-
deutsche. ”
Desde entonces, se han practicado más detenciones y se han
internado más personas en los campos de aislamiento. Un calcu­
lo exacto imparcial sostiene que, a últimos de enero de 1946,
unos doscientos cincuenta mí; polacos fueron detenidos, bajo un
pretexto u otro, por el régimen de Varsovia.
El régimen sigue una política especial dentro de sus campos
de concentración. Un gran número de ellos están situados en
los bosques y son trasladados de un lado a otro para crear la
192
LAS CUATRO LIBERTADES

impresión de que algunos han sido clausurados y que tu núme­


ro desciende. Como los campos de concentración están construi­
dos, generalmente, de forma m u y primitiva — consisten en ba­
rracas desmontables y, a veces, en tiendas— , pueden ser trans­
portados fácilmente. La existencia de la mayor parte de los
mismos nünca es confesada por el Gobierno y, como es de su­
poner, a los visitantes de fuera no se les permite inspeccionarlos.
Las paradojas de nuestra época son inacabables. Pero una
de las más trágicas es que en el mismo momento en que los cri­
minales de guerra alemanes e *án siendo juzgados en Nurem-
berg por crear el sistema de los campos de concentración, este
verdadero sistema está floreciendo actualmente en la “ democrá­
tica" Polonia, apadrinada por los soviets.

Deportaciones a la Unu ** Soviética


Cuando el Ejército rojo volvió a entrar en Polonia en 1944 *

la deportación de polacos, comenzada a últimos de 1939, se re­


anudó. En 1944, fueron deportados millares de polacos residen­
tes en los distritos-de Wilna y.Lwow. Entonces, como la Polo­
nia central y occidental estaba ocupada, muchas personas que
vivían allí fueron detenidas y enviadas a la Unión Soviética.
El movimiento clandestino polaco se dió cuenta de estas de­
portaciones e informó de ello a Londres. Uno de estos informes
— desde Cracovia— afirmó que el 23 de marzo de 1945 cin­
cuenta amplios vagones llenos de deportados fueron enviados al
Este. El 27 de marzo, el 30, y el 1 de abril, salieron trenes con
treinta vagones cada uno. Estos detalles dan idea de la escala
de estas deportaciones.
Algunos de los deportados a Rusia :e las ingeniaron para
enviar noticias a sus familiares de Polonia. Informes recibidos
en dicho país, en julio de 1945, describen, entre otras cosas, la
suerte de las personas deportadas el 21 de marzo de 1945 desd?
Poznan a Dniepropietrovsk. En esta ocasión, unos ochocientc:
polacos fueron amontonados en vagones precintados, junto coa
cierto número de alemanes, y conducidos a Ucrania. Los obre
ros y los artesanos fueron a parar a las fábricas de municione .
y las personas ilustradas, a las minas de hierro. En estas minas
la jornada de trabajo es de dieciséis horas y la alimentación
consiste en unos coscurros de pan con sopa de maíz. De semt -
jante dieta resulta generalmente un agudo abotagamiento, y i >
peor es que los deportados no reciben asistencia médica.
L o s informes de este carácter cuestan mucho de pasar n!
mundo exterior, pero al fin lo logran. Por ejemplo, muchos o

193
O B R A

hombre-' f> !¡° H,W e" agos,° dc >944 varios miles <le
r de¡;ortados desd^ W iha a Kaluga, en la Rusia
eential. En septiembre de 1944. la mayoría de la población de
o.om\je,, en el e^tc de Polonia, tué enviada a Rusia, mientras
que de Zloczow, ciudad cercana, codas las mujeres comprendidas
entie .a edad de dieciocho y veinticinco años fueron enviadas a
trabajar a Donbass, distrito minero de la Ucrania oriental.
También se sabe que entre el 8 y el 15 de noviembre de 1945,
y sólo en Bialystok, ciento cuarenta y tres amplios vagones de
deportados íueron despachados hacia el Este. El 1 de enero de
I945 > la N. K. V. D. seleccionó en Bialystok y Grodno a unos
miles de polacos para su deportación. En los distritos de estas
ciudades las deportaciones continuaron eil 1945, y durante el
mes de febrero de dicho año, se enviaron ciento veinticinco va­
gones desde Grodno y doscientos cuarenta y dos desde Bialys-
i.ok. Algunos de estos transportes fueron vistos por prisioneros
de guerra 'orgánicos libertados, en su viaje a Odesa. También
tuvieron lugar deportaciones en Drohobycz y Boryslaw, de don­
de se- enviaron a Siberia varios miles de polacos, incluido un nu­
mero bastante elevado de elemento joven y de clase- cultas.
Muchos transportes de prisioneros pasaron por VarsOvia en
su viaje hacia el Este. El 12 de julio de 1945, a las cinco de
la tarde, y la avenida Jerozolimskie, los habitantes de la capital
quedaron asombrados al ver un grupo de trescientos cincuenta
hombres escoltados por agentes de la N. K. V. D. Dichos pri­
sioneros eran todos jóvenes, vestían uniformes deshechos y en
sus caras se reflejaban el hambre y las privaciones, que estaban
pasando. Iban diciendo: ‘‘ Somos miembros del Ejército del in­
terior. Vamos a ser deportados. ¡Dadnos pan!” Algunos logra­
ron, en la confusión, dar sus direcciones a los viandantes. En­
tonces intervino la N. K. V. D. y el grupo fué llevado a la
estación, en donde fué distribuido dentro dé varios vagones del
tren que íes estaba esperando. ;
Algún tiempo después de la creación del “ Gobierno provi­
s io n a l polaco de unidad nacional” , las deportaciones comenzaron
a hacerse menos abiertamente, pero todavía continuaron. Las
autoridades soviéticas consideraron que algunos individuos y
grupos no tenían que vivir en Polonia y los enviaron a
la U. R- S. S.
De nuevo han sido empleados los mismos argumentos que
el réeimen de Varsovia usó para justificar el sistema de I03 cani­
n o s de concentración. Se ha manifestado oficialmente varias ve­
ces desde Varsovia que solamente los volksdeutsche eran los de-

194
LAS CUATRO LIBERTADES

p o rta d la la Unión Soviética, y cuando declaración no pudo


seguir sosteniéndose, se dió la excusa de que “ se habían come­
tido sensibles errores” . Esto vamos a ilustrarlo mejor con la
siguiente historia: En el verano de 1945, una unidad de la
N. K. V. D. seleccionó a unos seis mil hombres, mujeres y ni­
ños en la pequeña ciudad de Chelmza, y los enviaron a Donbass.
Las propiedades de estos infelices fueron incautadas. Después
de algún tiempo, se anunció en Varsovia que se había cometido
un error y, después de que éste se aclaró, sólo unas tres mil
personas volvieron a Polonia. Nadie sabe qué le ocurrió al resto.
Desde luego, aquella pobre gente que regresaba tan contenta de
volver otra vez a Polonia no recibió ninguna compensación por
la pérdida de sus propiedades.
Una situación mucho peor prevalece ahora en Polonia or:m-
tal, que ha sido incorporada a la U. R. S. S. Esta zona ¿tá casi
completamente aislada del resto del mundo exterior y los po­
lacos que recientemente han sido evacuados de esta parte al
centro y occidente de Polonia, comunicaron que todavía se lle­
van a cabo deportaciones en gran escala. Los territorios situa­
dos al este de ia línea Curzon han sido sovietizados a la fuerza,
y la población polaca, que se calculaba hace un año ascendía a
unos cuatro millones, ha sido forzada a moverse hacia el Oeste
y Este. Los trenes, cargados con ‘'elementos peligrosos” , conti­
núan saliendo para Siberia y Rusia asiática y, no obstante, nadie
en,el mundo se atreve a protestar.

Detencioms y espionaje

Al efectuar sus detenciones, la Policía de riguridad polaca


no hace sino copiar en todo los métodos de la IV. K v\ D.,
completamente diferentes de los de la Gestapo. Los alemanes
hallaron agrado en hacer una demostración de ello, operando en
pleno día, empleando muchos agentes, acordonando varias calles
a un tiempo y cacheando a todo el mundo. Rara vez ha <*ado
semejantes espectáculos el Cuerpo de Seguridad Interior o la
N. K. V. D., aun al actuar en “ casos especiales” . Detestan la
publicidad y prefieren permanecer en todo tiempo invisibles.
La primera obra de la Policía de Seguridad esja del espio­
naje interior, el cual ha sido organiza di- en gran iScala. La po­
blación es vigilada sin cesar para descubrir cuáles son sus opi­
niones políticas y en qué grupos puede clasificarse. Los miembros
del Partido Obrero Comunista polaco actúan como informado­
res, dando a las autoridades toda clase de detalles en lo que se
195
O B R A

refiere a las gentes entre las cuales viven. Ningún individuo


l- Uv.c e escapar a esta vigilancia. En cada uno de los amplios blo­
ques ae casas se ha formado un Comité de vivienda y, como
regla, por lo menos, un miembro del Comité es un comunista,
encargado de espiar a los inquilinos. Hoy, los. porteros de las
casas de Polonia gozan de privilegios especiales, y si los infor­
mes que suministran son valiosos, reciben mayor racionamiento.
Las personas que trabajan en oficinas, fábricas — naciona­
lizadas o no— y en toda clase de organizaciones e instituciones
están sujetas a la misma vigilancia. En todo lugar de trabajo
hay apostados agentes de la Policía de Seguridad o miembros
del Partido Comunista. Muchos veces estos individuos desem­
peñan oficios de categoría muy baja, pero, en realidad, ejercen
una influencia decisiva en todos los asuntos y reciben órdenes
del Cuartel general del Partido o de los órganos del Ministerio
de Seguridad,
El señor W . Gomulka, primer vicepresidente del Consejo de
Ministros y también secretario general del Partido Obrero po­
laco, declaró en la asamblea del Comité Central de su partido
que muchos comunistas están siendo empleados por el régimen
de Varsovia. Según él, el porcentaje de miembros del Partido
Obrero polaco en la plantilla de varios Ministerios es el si­
guiente:
Ministerio de Defensa Nacional, II por 100.
Ministerio de Asuntos Exteriores, 26,4 por 100.
Ministerio de Administración Pública, 38 por 100.
Ministerio de Hacienda, 19 por 100.
Ministerio de Comercio, 33 por 100.
Ministerio de Comunicaciones, 40 por 100.
Ministerio de Abastecimientos, 10,1 por 100.
Ministerio de Correos y Telégrafos, 30 por 100.
Ministerio de Sanidad, 16 por 100.
Ministerio de Trabajo y Obras Públicas, 37 *00.
Ministerio de Reconstrucción, 10 por 100.
Ministerio de Arte y Cultura, 20 por 100.
Ministerio de Propaganda e Información, 42 por IOO.
Ministerio de Justicia, 17,3 por 100.
Además, el señor Gomulka manifestó que los miembros del
Partido Obrero polaco se hallan empleados en otras institucio­
nes en el siguiente porcentaje:
Sistema de Radiodifusión, 53 por 100.
Cooperativas de Campesinos, 61,7 por IOO.
“ Soplem ” (gran cadena de cooperativas), 39 P°r I00‘
196
LAS CUATRO LIBERT ADE S

Bibliotecas Públicas, 50 por 100. ,


Cooperativa de Publicaciones (Czytelník), 94 por 100.
Es significativo que el señor Gomulka no revele lo enorme
que es el porcentaje de estos miembros del Partido entre loa
empleados del Ministerio de Seguridad. Es sabido que este Mi­
nisterio es el Organismo más amplío del régimen de Varsovia
y que emplea más de ciento diez mil fiincionarios, incluyendo el
Cuerpo de Seguridad Interior y la Milicia de Ciudadanos. Ade­
más, es una realidad que, cuando menos, el 70 por 100 de los
empleados del Minitserío pertenecen al Partido Obrero Comu­
nista polaco. Desde el momento en que hace poco se ha mani­
festado oficialmente en Varsovia que los nv «ibros de este par­
tido ascienden a más de 200.000, es claro que todos los comu­
nistas polacos están empleados en la administración del Estado
polaco. Ellos y sus seguidores solamente constituyen entre el
1 y el 2 por 2 del total de la población y, sin embargo, su in­
fluencia es preponderante.
Al estar tan vigilada, no solamente la vida pública, sino
también, a veces, la privada, el pueblo vive con el temor cons­
tante de ser detenido por alguna acción cometida involuntaria­
mente. Los familiares del detenido rara vez logran seguir sus
huellas: la Policía de Seguridad se encarga de ello. Por ejemplo,
si es preciso llevarle a través de una ciudad en pleno día, tienen
orejen de conducirlo en un coche cerrado para que no sea visto.
No se le conduce directamente a la cárcel o al campo de aisla­
miento, sino que lo encierran durante varias semanas, incluso
meses, en los sótanos de casas .elegidas para fin. El “ habeas
corpus” en la Polonia de hoy es una anomalía, excepto en casos
triviales, pues en áSuntos políticos la policía lo rechaza com­
pletamente.

E l método para obtener* confesiones

¿Cómo se llevan a cabo los interrogatorios? Los que tuvie­


ron la suerte de escapar de las cárceles o de los campos de con­
centración de Polonia afirman que los métodos son también di­
ferentes a los empleados por la Gestapo. Además de golpear y
de torturar a la víctima, los agentes del Cuerpo de Seguridad
Interior tratan también de agotar su mentalidad. Los interro­
gatorios siempre tienen lugar por la noche y, a veces, duran
hmas; ot¡as, solamente unos minutos, cuando es sólo un pre­
texto para mantener en vela al detenido. En el primer grado
e interrogatorio, el que lo dirige lleva la conversación y co-
197
O M R A

«nerita la situación política en general, mencionando las activi-


i a ?f P ° ltlCíls Gobierno polaco de la ante-guerra y las de
*os elementos reaccionarios” . Esto tiene por objeto inducir al
ceten, o a descubrirse en un arranque en favor de la oposición,
i espues de algún tiempo, le presentan una lista completa- de sus
•migos habituales o corresponsales y los nombres de los luga-
que fiecuenta. De esta forma, adquiere la impresión de que
ui Policía de Seguridad sabe todo y que cualquier intento de
negativa es inútil, finalmente, y muchas veces por medio de
torturas, se le obliga a hacer una confesión completa, y toda
uiscrepancia que pueda existir en su relato es tomada como
prueba de su crimen declarado.
En la actualidad han llegado a Londres informes detallados
que describen la forma en que lleva a cabo sus interrogatorios
el Cuerpo de Seguridad Interna, ayudado por la N .'K . V. D.,
en la prisión del castillo de Lublin, en los calabozos de la calle
Strzelecka, de "Varsovia, y en Wlochy, cerca de Varsovia. En
estos lugares se recurre muy a menudo a un sistema especial
de tortura denominado “ presión de las sienes” , por medio def*
cual se oprime la cabeza del detenido dentro de un instrumento
de madera. El método de tortura más corriente, usado en todas
ias estaciones de la Policía de Seguridad, es el de colocar bra­
zaletes muy ajustados en torno de las muñecas. de la víctima,
causando así una presión de sangre tan elevada que las palmas
de las manos comienzan a sangrar. A los torturados que se
desmayan a consecuencia de ello les inyectan morfina.
Recientes noticias, procedentes de Polonia, comunican que
ahora se está procediendo a la detención en masa' de los maes­
tros de escuela. Y a han sido detenidos unos 2.000. Ello se debe
a la negativa, por parte del Congreso de la Asociación de Maes­
tros polacos celebrado en noviembre de 1945, de elegir una Eje-,
cutiva comunista. Se les advirtió que lo hicieran. El represen­
tante del Partido Obrero Comunista polaco, en su discurso pro­
nunciado en el Congreso de los Maestros^ manifestó que una
gran parte de las clases cultas polacas se había vuelto indiferente
respecto de la-; cuestiones políticas y que la mayoría^de los
maestros polacos participaba de las ideas de la oposicion. El
Partido Comunista polaco no puede tolerar ias falsas concep­
ciones que todavía persisten en Polonia y desea emplear las cla­
mes intelectuales para formar una Polonia demócrata .
No obstante, cuando los resultados de las votaciones se hi- •
:íeron públicos, ¡solamente cuarenta de los seiscientos habían
/otado en favor de la lista de candidatos comunistas para te
LAS CUATRO LIBERTADES

Ejecutiva. La reacción del Gobierno fué rápida. Las detencio­


nes de los maestros se hicieron sin ninguna clase de publicidad,
pero se manifestó oficiosamente que los detenidos continuarían
en las cárceles hasta que la Unión de Maestros se mostrase dis­
puesta a elegir una “ Ejecutiva democrática” a gusto del Par­
tido Obrero polaco.
¿Qué ha sucedido con todos los detenidos en la Polonia de
hoy? Sólo unos pocos han sido puestos en libertad. El resto
languidece indefinidamente en las cárceles o en los campos de
concentración, mientras que los “ elementos más peligrosos" han
sido deportados a la U. R. S. S.

La liquidación de prisioneros

Aunque la política general de la N. K. V. D. y del Cuerpo


de Seguridad Interior es evitar la publicidad, a veces quebran­
tan esta regla cuando desean aterrorizar a la población.
En Minsk Mazowiecki, v durante la noche del 2 de marzo
de 1945, una unidad del Cuerpo de Seguridad Interior fusiló
a siete personas. Sus cuerpos quedaron abandonados en la calle.
Entre ellos se encontraba el antiguo alcalde de 4a Administra­
ción Clandestina. El 14 de abril de 1945, se ejecutó a veinti­
cuatro hombres en la plaza pública de Siedice, inmediatamente
después de ser arrestados. Luego llegaron detenidos seis hom­
bres, procedentes del cercano pueblo de Mokolody, siendo fusi­
lados en la misma plaza. Todas estas *ejecucic .íes fueron lleva­
das a cabo por escuadras de la N. K. V. D. La opiniór general
fué que estas victimas pertenecían al Ejército polaco del interior.
El 20 de mayo de 1945, la N. K. V. D. detuvo a seis hom­
bres y a una muchacha en Rejowiec. Los hombres fueron de­
portados a un lugar desconocido; la muchacha fué fusilada alU
mismo.
Unos días más tarde, y en la misma ciudad, una mujer, lla­
mada Genowefa Mikulska, fué torturada por el Cuerpo de Se­
guridad polaco, y después, ahorcada. Sobre esto no dieron nin­
guna explicación. Su hermanita, de diez años de edad, y su
hijito, de seis, fueron deportados a la Unión Soviética.
El 25 de abril de 1945, todos los habitantes del pueblo de
Wola Batowska (cerca de Bochnia), mujeres y niños incluidos
— en total, unas doscientas personas— , fueron cercados p o r una
unidad de la N. K. V. D. Después de varias investigaciones,
un capitán soviético escogió a cuatro campesinas de la lista que
había sido preparada de anteiamo y los fusiló. Unos treinta

199
O B R A

campesinos fueron transportados a la cárcel de Bochnia y el


res o quedó libre. Tampoco se dio esta vez ninguna explicación
sobre este incidente.
En la segunda mitad del mes (Je mayo de 1945, y en Iwa-
nowice, se ordenó a unos cuarenta polacos que se pusieran sen*
dos uniformes alemanes, siendo fusilados públicamente después.
También se ejecutó a un número parecido en Lublín, el 8 de
julio de 1945.
El 10 de julio de^ 945 >Ia N. K. V. D. detuvo a dos hombres
en el pueblo de Turowiec (cerca de Chelín). Los dos fueron
torturados y después se ejecutó a uno, mientras el otro- era tras­
ladado a la cárcel de Chelm.
El 12 de julio de 1945, se convocó a toda la población del
pueblo de Zakliki (cerca de Krasnik) a una conferencia, en la
cual pronunciaron discursos algunos propagandistas soviéticos.
Después se llevaron allí a dos hombres — encadenados y amor­
dazados— , siendo ejecutados públicamente. Se advirtió a los es­
pectadores que todo aquel que intentara sabotear a la democra­
cia polaca recibiría igual suerte.
Durante las Navidades de 1945, una e s c u a d r a de la
N. K. V. D. invadió una tarde, en Grojec (cerca de Varsovia),
la casa de un miembro del Partido Campesino polaco (el del se­
ñor Mikolajczyk), deteniéndole a él y a sus tres huéspedes, el
juez local, el maestro y el administrador de la Cooperativa local.
Los llevaron dentro de un camión a un bosque cercano, les or­
denaron que cavaran sus propias fosas y, después de hacerles
desnudarse, los fusilaron. Uno de ellos, que solamente resultó
herido, logró evadirse de la fosa e informó a los parientes de
los otros tres de la suerte que éstos habían corrido.
Todos estos ejemplos, escogidos al azar, dan una idea de la
atmósfera en que el pueblo polaco tiene que vivir hoy día.

E l aumento de asesinatos

El arma más reciente de la Policía de Seguridad de Polonia


en su lucha contra las personas que no aceptan el régimen de
V ar ovia es la del asesinato secreto. Esta arma es poderosísima
v lia demostrado un gran éxito.
A partir del otoño de 1945, cuando el Partido Campesino
polaco renació, bajo la jerarquía del señor Mikolajczyk, los par-
tiá-js políticos testaferros existentes y su fomentador, el^Pártido
Obrero polaco, llegaron a alarmarse grandemente. El -señor Mi­
kolajczyk se veía apoyado, por lo general, no solamente por la
200
LAS CUATRO LIBERTADES

población de las zonas rurales, sino también por la de las ciu­


dades pequeñas. Actuando con rapidez, los porta toces de) Parti­
do Obrero polaco comenzaron a acusar públicamente al señor
Mikolajczyk de ser la vanguardia de la reacción. Un colega del
señor Mikolajczyk en el Gobierno de Varsovia — el primer vke*
primer ministro de este Gabinete, señor W. Gomulka— declaró
francamente en la»asamblea del Comité Centra del Partido Obre­
ro polaco que “ los reaccionarios desean que el señor Mikolajczyk
permanezca en el Gobierno de unidad nacional y en el bloque de
los partidos democráticos, para que así pueda desempeñar el
papel de caballo de Troya’'.
Algún tiempo después, otro importante jefe comunista^ el se­
ñor Berman, ahora subsecretario del Estado en el despacho del
primer ministro, declaró en la conferencia de la organización de
Varsovia del Partido Obrero polaco:
“ El grupo del señor Mikolajczyk es un espectro que despide
los rayos de la reacción. También se le puede comparar con un
imán que atrae a todos los enemigos de la democracia.’'
Estas acusaciones fueron seguidas muy pronto por asesinatos
secretos de miembros preeminentes del Partido Campesino pola­
co. Una de las primeras víctimas fué el señor Narcyz Wiatr-
Zawojna, valeroso comandante del batallón Campesino, organi­
zación militar que combatió contra los alemanes. Fué asesinado
en una calle de Cracovia v sus asesinos todavía no han sido des-
cubiertos. Más tarde, en septiembre de 1945, pocos días después
del Congreso del Partido Campesino polaco, en Cracovia, un
eminente jefe de este partido, el señor Wladyslaw Kodjer, des­
apareció sin dejar rastro. Cuando esta noticia apareció en la
Prensa americana, fué desmentida por fuentes soviéticas, las cua­
les afirmaron que Kodjer era el hombre de una pequeña ciudad
de Polonia, no el de una persona. Pero recientemente el régimen
de Varsovia ha admitido que el señor Kodjer habia sido asesinado.
En Lodz, el 2 de noviembre de 1945, unas personas desco­
nocidas se presentaron en casa del señor Boleslaw Scibiorek,
presidente del Wici, Organización Juvenil Campesina, secreta­
rio genera! del Comité Ejecutivo del Partido Campesino pola­
co v miembro del Consejo Nacional del Interior, fusilándolo en
el acto. El mismo día, Jan Rytlewski, eminente miembro del
Partido Laborista Cristiano, fué asesinado en Juchda, y el 8
ue diciembre de 1945, en Zolkiewka, Tozef Wrona. otro jefe
del Partido Campesino.
Estos son tan sólo unos pocos ejemplos de los asesinatos
secretos cometidos en gran escala en la Polonia de hoy; se ha
201
O B R A

calculado que el número total de víctimas durante los últimos


nnt-ir *"eS1 S * asSendldo a unas cien- Eíi interesante hacer
xím e, sen° r ^omulka, clue previamente había acusado al
r - íkolajezyK y a su partido de ser un “ caballo de Troya
para la reacción” , fué el primero en afirmar que el señor Sci-
r<L. aseb*n^cl° por las “ tenebrosas tuerzas de la reacción".
U elevado número de crímenes de los jefes políticos de la
oposicion y de los miembros del Partido Campesino polaco se
Tan i caliza do, indiscutiblemente, para asegurar la victoria \lel
■artido Obrero polaco y la de sus. grupos testaferros en las
iuturas elecciones. Puede presumirse que la “ reacción” en Po-
. lenta o en cualquier1 otra parte (si la hay) 110 está interesada
especialmente en la victoria electoral del bloque comunista; así,
pues, no hay ninguna razón para asesinar a los representantes
de los grupos eolíticos independientes polacos.

E l incendio de pueblos

La N. K . V . D. v el Cuerpo de Seguridad Interior han des­


cubierto que las zonas rurales constituyen el centro más fuerte
de resistencia de la nación polaca contra el terrorismo soviético.
Ei campesinado polaco es muy conservador en su actitud, pro­
fundamente religioso, ligado a sus terrenos y a su hogar y fuer­
temente anticomunista. Su resistencia pasiva frente a todo in­
tento encaminado a sovietizarlo ha atraído muchas veces el peso
de la cólera comunista sobre ellos. Como la censura es en Polo­
nia muy estricta y no hay extranjeros en las zonas rurales, los
actos de terror en los pueblos se perpetran abiertamente y en
gran escala. Daremos unos cuantos ejemplos presenciados por
personas dignas de confianza, escogidos al azar.
En el pueblo de Swiderki (cerca de Lukow), se produjo una
reyerta entre un miliciano local y un campesino bebido. El mi­
liciano. además de estar armado, no fué injuriado de ninguna
forma. El 18 de abril de 1945, una. unidad de la N. K. V. D. y
otra del Cuerpo de Seguridad Interior, bajo el mando del co­
mandante Bachkarov, llegaron al pueblo. El campesino que ha­
bía tomado parte en la disputa fué detenido en unión de su
padre y se incendiaron algunas casas. Entonces, y debido a qtíe
había algunas municiones ocultas en un granero, se produjo una
e x p lo s ió n . En vista de ello, se detuvo a ciento treinta hombres,
df* los cuales diez fueron fusilados en el acto por el subteniente
Pielniizynskí, del Cuerpo de Seguridad Interior. El resto de
los detenidos fueron deportados con destino desconocido.
202
LAS CUATRO LIBERTADES

El 8 de abril de 1945, una unidad soviética prendió, fuego


al puehlo de KuryJowka (cerca de Lezajsk) y unas veinticinco
personas fueron arrojadas a las llamas.
El 9 de abril de 1945, la N. K. V. D. incendió una parte
del pueblo de Ceranow (cerca de SiedJce), deteniendo a treinta
personas y ejecutando a tres;
El 18 de abril de 1945, una compañía de soldados soviéticos
y unos setenta hombres de la Milicia Ciudadana “ apaciguaron”
el pueblo de Pruchnik. Tres hombres, resultaron muertos, diez
heridos y seis detenidos.
El 20 de abril de 1945, una unidad del Cuerpo de Seguridad
Interior incendió el pueblo de Czysta Debina (cerca de Kras-
nystaw). Se ejecutó a cuarenta campesinos
El 30 de abril de 1945, el pueblo de Sikory (cerca de Bia-
lystok) fué completamente incendiado con granadas incendia­
rias. Un número crecido de habitantes perecieron en el fuego.
El 17 de mayo de 1945, el pueblo de Czolki (cerca de Za-
mosc) sufrió una terrible experiencia. Después de haber sido
rodeado por unidades de la N. K. V. D., fué atacado con gra­
nadas incendiarias por todas las direcciones. En un intento para
salvar sus vidas, los habitantes comenzaron & escapar; pero, tan
pronto como abandonaron sus casas quemadas, fueron saludados
con una salva de disparos. La N. K. V. D. capturó a todos, los
amarró y los metió en camiones que estaban aguardando. La
mayoría de los hombres pucío huir al bosque, no sin antes ver
cómo las mujeres, niños y ancianos caían en manos de los ru­
sos. El pueblo ardió de arriba a abajo.
El 10 de'junio de 1945, los pueblos de Huta y Wlodzin, en
el distrito de Uchanie (cerca de Hrubieszow), fueron incendia­
dos completamente por los rusos y parte de la población resul­
tó muerta. ■ ♦
El 19 de junio de 1945, una banda rusa destruyó todas las
cosechas pertenecientes al pueblo de Przewale, en el distrito de
Tyszowce (cerca de Tomaszow). La población polaca logró ahu­
yentar a los rusos, pero, sin embargo, pronto llegaron más re­
fuerzos de la N. K. D. V. de Zamosc, incluidos treinta vehícu­
los. La banda rusa dispersada en esta localidad cercó el bosque,
capturando a varias personas, asesinándolas o hiriéndolas. Si**
multáneamentc una colonia polaca, abandonada por sus aterra­
dos moradores, fué incendiada.
El 6 de junio de 1945, varios campesinos polacos mataron a
un oficial soviético, que hahia violado a varias mujeres, en el
pueblo de Siostrztow (en el distrito de Lublín). Como repre-
aoj
O B R A

T'' t o u v i ! ^ 08 d* U N' K ' V ' D ince*’<l¡aro„ d i« haciendas


y retuvieron a veinte personas.
Principios del mes de julio de 1045, la N. K V D
preñe 10 fuego al pueblo de Brzezíny (cerca de Siemiatycze) y
paciguO\ cruelmente el pueblo de Dzialkowice (cerca de Bielsk
Jrodtóski). Después, la artillería soviética bomhardeó el pueblo
e Krole (cerca de Kobylin) y mucha gente fué fusilada con
ametralladoras.
seP^em^>re una uuidad del Cuerpo de Se-
guridad Interior cercó la iglesia de W'isniowiec, durante la misa,
y detuvo a doscientos once jóvenes.
Los distritos de Bialystok, Suvvalki y Sokolki se ven some­
tí dos en la actualidad a una cruel y despiadada “ purga” , lle­
vada a cabo por los rusos.

La administración de Justicia
Según las ideas occidentales, los que representan la Justicia
son servidores de la Ley y de ninguna otra cosa más. El sis­
tema de los Tribunales de Justicia independientes, jueces irre­
vocables, la protección del individuo contra la arbitrariedad de
los gobernantes, que fué garantizada en Inglaterra hace siglos
mediante la promulgación del Habeos Corpus, son probable­
mente las conquistas más importantes en la larga lucha del
pueblo contra la tiranía y la opresión. .
Pero las ideas soviéticas sobre la Justicia y la Ley son com­
pletamente opuestas a estoaf dogmas, y las leyes de Polonia,
antes semejantes a las del Oeste, están ahora fundiéndose en
el molde soviético. El Derecho y la Justicia están siempre su­
jetos a las necesidades de la conveniencia en la organización
soviética. Lenin señaló esto claramente cuando dijo: “ Nuestros
decretos son solamente instrucciones.”
Recientemente, el “ Ministerio de Justicia” en Varsovia pu­
blicó una obra con el título de La administración de Justicia en
la nueva Polonia, desde el 22 de julio de 19 44 hdista el 22 det
julio de 1945. El “ viceministro de Justicia” . León Chajn, en
su artículo titulado Ensayo de Ixüance, describe las tareas y los
designios de la jurisdicción polaca de la siguiente manera: “ La
jurisdicción debe ser transformada. El juez expresará pública­
mente sus opiniones y sentimientos. Se abstendrá de los prin­
cipios de “ verdad objetiva” , de suerte que se pueda llegar a
una comprensión colectiva de la verdad. La sentencia ha de
ajustarse a los sentimientos del pueblo, por lo que toca a lo
que es derecho y no a los estatutos formales de la Ley.”
*4
LAS CUATRO LIBERTADES

En otra aseveración, hecha el 6 de septiembre -de 194*5, en


Varsovia, el “ viceministro" Chajn declaró: ‘Todos nosotros
sabemos qué entre los hoijibres honrados y adictos de los Tri­
bunales polacos se encuentran también elementos reaccionarios,
que trabajan para el bando enemigo. Estos elementos serán ex­
pulsados en breve plazo por la Administración de Justicia.
Frente a la dura lucha de Polonia entre los reaccionarios y los
demócratas, la judicatura tendrá que declarar, de una vez para
siempre, a qué lado está situada. Es evidente que no hay ningún
sitio para los jueces que mantengan ! >s principios de verdad
‘objetiva". Solamente hay una verdad, la que sirve a la de­
mocracia, y una falsedad, la que sirve a los reaccionarios. Si
en los problemas difíciles de la nación la Judicatura no con­
cede un puesto decisivo a los intereses vitales del Gobierno, en­
tonces la democracia polaca se verá obligada a bu9car un nuevo
cuerpo jurídico, aunque ello significase la eliminación de todos
los jueces polacos."
Cuando se piensa en lo elástico que es término “ reaccio­
nario” para el Gobierno de Varsovia, entonces es cuando se ve
claramente el arma tan terrible que supone ahora en Polonia
la Administración de Justicia para atacar a cualquier persona,
por muy importante que sea. Lo elásticos que verdaderamente
son los términos “ reaccionario” y '‘ fascista” está probado en
una frase pronunciada durante el discurso del señor Mikolaj­
czyk, en 25 de noviembre de 1945, en Varsovia, en el cual se
lamentó de que en la actualidad en Polonia no es el pasado de
un hombre lo que decide si tiene que ser considerado demócra­
ta, sino tan sólo el hecho de que pertenezca, a ua partido demó­
crata. Quien no sea miembro de un partido privilegiado es con­
siderado como fascista y detenido por el menor pretexto, aun­
que haya estado internado en un campo de concentración ale­
mán a causa de su lucha contra los nazis.
La declaración de la “ Unión de Abogados democráticos",
firmada, entre otros, por el “ ministro de Justicia, señor Swiat-
kowski; el ‘‘viceministro’’, señor Chajn, y el “ presidente del
Tribunal Supremo", señor Barcikowski, declara que “ solamen­
te los abogados demócratas pueden ser los guardianes de la
pureza de las ideas demócratas legales, pues son sabedores del
poder de concepciones políticas uniformes” . Esta “ uniformidad"
es, claro está, una buena garantía de que el Derecho y la Jus­
ticia servirán exclusivamente al grupo político gobernante de
Polonia.
El 28 de noviembre <íe 1945, la radio polaca emitió una char-
*>5
O B R A

señor B. Lipinski, en la cual dijo: “ La clase trabajado­


ra aesea adquirir influencia en la Administración de Justicia,
tundando el Tribunal del Pueblo. La Judicatura, en su forma
actual, no ha aprobado el criterio. En muchos casos el Trifcu-
n se ha mostrado demasiado indulgente al dictar sentencia.
ora se ha propuesto una ley para crear el Tribunal del Pue­
blo y para los trabajos forzados.”
^ necesario el conocimiento de la ley en Polonia,
¡ Solamente se necesita tener “ dem ocraciaen el corazón! El
señor Adam \\endel, director de la División de Administración
General del Ministerio de Justicia, sostiene: “ Hemos logrado en
el Ministerio la formación de un cuerpo de trabajadores, ios
cuales son verdaderos y adictos demócratas. Puede ser que ado­
lezcan de la experiencia de los expertos en asentar importantes
cuestiones de Estado, pero lo compensan con su ferviente deseo
y su fe en la rectitud de la causa y con su entusiasmo por la
tarea.”
Las futuras tendencias del Tribunal de Leyes polaco han
sido mencionadas por el Dr. Moszkat, “ vicepresidente del Tri­
bunal Supremo de Guerra, en su conferencia pronunciada du­
rante la asamblea de la “ Unión de Abogados Demócratas” de
Varsovia. El periódico la Gazeta Ludowa dió la siguiente in­
formación sobre esto en su número de 2 de diciembre de 1945-
“ La primera proposición del señor Moszkat es que la ofi­
cina del fiscal público quede separada del Ministerio de Justicia.
En cambio, se pondría bajo la supervisión del Consejo Nacio­
nal Interior. Lo mismo podría suceder con los Tribunales de
Justicia. El Ministerio de Justicia limitaría exclusivamente sus
actividades a la economía política, a la administración y a la
preparación de nuevos proyectos de ley y, finalmente, a las pro­
puestas para el Consejo Nacional Interior referentes a la se­
lección de su junta.
* "S i a la oficina del fiscal se le atribuyeran grandes poderes
se originaría un campo excepcionalmente amplio en que prac­
ticar. Tendría derecho a modificar sentencias demasiado leves,
a pronunciar sentencias finales, a acusar, a anular decisiones de
los Consejos Nacionales y hasta a cancelar ordenes dadas por
el Gobierno, en los casos en que fueran contrarias a las ideas
básicas de la democracia. El fiscal no solamente podría mandar
detener a p e r d o n a s convictas, que verdaderamente hubieran ac­
tuado en contra de la Ley, sino que sería libre para practicar
detenciones preventivas de personas consideradas capaces de
cometer actos ilegales en lo futuro.
206
LAS CUATRO LIBERTADES

''También tendría derecho a fiscalizar y supervisar la ad­


ministración del Estado, todos los Ministerios y la ejecución de
leyes que hubieran sido promulgadas. Asimismo, podría exami­
nar los negocios del ferrocarril, estudiar las condiciones de las
fábricas, intervenir en la recaudación de cuotas y tener poder
para ejecutar reformas agrarias."
Hasta aquí, la tesis del señor Muszkat. La concepción de
que un fiscal tuviera el poder arbitrario de detener a la gente
tenida como capaz de cometer actos ilegales podría considerar­
se decididamente como un crimen contra los derechos del indi­
viduo, por los que se ha luchado durante tantos años. Estas
tendencias son, por supuesto, completamente extrañas a las opi­
niones occidentales sobre la Ley. Pero encajan estrechamente en
el molde soviético, donde el sistema de H supervisión de la
Policía, bajo el fiscal soviético, forma la única base de la es­
tructura de la comunidad. Esta supervisión penetra en todos los
terrenos y es exactamente lo que el régimen de Varsovia pro­
pone establecer en Polonia.

Los Consejos de Guerra

El primer paso dado para la realización de estas “ nuevas" •


ideas de justicia “ democrática" en Polonia fué el establecimien­
to, el 17 de diciembre de 1945, de Consejos especiales de ley
marcial. Su propósito era castigar a todos los “ enemigos de la
democracia” y están autorizados paia promulgar sentencias de
muerte, prisión perpetua y otras sentencias de cárcel. Su es­
tructura es idéntica a la de los Tribunales del Pueblo nazis y
están formados por un juez profesional y dos regidores, que
representan la “ opinión pública” . Estos últimos son, general­
mente, miembros del Partido Obrero polaco y en cualquier de­
cisión pueden fácilmente revocar la sentencia del juez. Contra
la sentencia de estos Consejos de guerra no puede apelarse.
De este jnodo, la jurisdicción polaca se aleja rápidamente
del modelo occidental de Ley, cuyo lema es: Fiat Justitia> y
desempeña el papel de un instrumento en manos de un pequeño
grupo de gobernantes opresores, que llevan a cabo una guerra
sin merced y cruenta contra la libertad de la nación polaca.
Muchos crímenes se han cometido en nombre de la Huma­
nidad. Ahora se están cometiendo en Polonia por un régimen
totalitario en nombre de la democracia.
207
o b r a

Esta es la descripción de un Estado policiaco. Solamente a


r ío a ^ ^ c?,nstante terrorismo puede una insignificante mino-
e a nación, respaldada por una potencia extranjera, plan­
tar sus zarpas sobre la población total del país, sobre un pue*
wo que peleo contra los alemanes para obtener la libertad y
que, no obstante, con los alemanes derrotados, se encontró una
vez mas encadenado.

“ ¡Pues qué! ¿No querrías hacer la guerra


más que como general o jefe? Aun cuando
otros vayan en vanguardia y la suerte te
ponga en la reserva, desde allí, con tu pa­
labra, consejo, ejemplo, anima a los que
combaten. Aun perdidas las manos, hay
quien ayuda en la batalla si queda en su
sitio y excita con sus voces. Haz lo mismo ”
(Séneca.)
LA C H E K A

isto u w u J U oU to i ^ í o l

“¡La Policía! ¡La Cheka! ¡Con qué terror se


evoca este siniestra organización, en la que se ha
filtrado el espíritu y aun las personas que consti­
tuían:, la antigua Okrana o Policía de los tiempos
zaristas! ¡Aquella Okrana, a cuyos individuos nie­
ga la Constitución soviética el derecho electoral ac­
tivo y pasivo (art. 65), recogiendo una de las emo­
ciones más densas de menosprecio y odio que
existían en el castigado pueblo ruso! ¡Y hoy ese
mismo pueblo tiembla de continuo ante su posible
aparición súbita- en las primeras horas de la ma­
drugada! Y la Cheka, sucesora de la Okrana, ha
advenido de nuevo un instrumento formidable de
Poder, y por su impunidad absoluta, por su autori­
dad sin control alguno, ha degenerado en un órga­
no de tiranía!
”¡La Cheka! Ya no hay poder alguno superior
al de ella.”
(Del libro Mi viaje a Rttsia. de Fernando de los Ríos, págs, 8i y 8a.)

209
BORI5 BAJANOV
(EX P R I M E R S E C R E T A R I O DE S T AL I N)

YO, SECRETARIO
DE STALIN

MADRID
1 9 4 6
I

Se acostumbra a decir, para designar el carácter sorprenden­


te, disi fantástico, de algunos acontecimientos: “ Es una novela
cinematográfica.” Sin embargo, la verdad ocupa a veces los es­
cenarios más inverosímiles e inesperados.
Así pensaba yo el día 9 de agosto de 1923, mientras mis de­
dos sostenían un pliego de papel dotado de virtud mágica. Era
un decreto del Comité Central del Partido Comunista ruso nom-
brándome adjunto de Stalin, cargo que equivalía a colaborador
principal e inmediato del dictador rojo de todas las Rusias.
He aquí el facsímil del decreto y la traducción española del
mismo:

Extracto del acuerdo número ¿y de la sesión del 9 de agosto


de 1923 de la* Oficina de Organisación del Comité Central det
Partido Comunista ruso.

OBJETO DE LA DELIBERACIÓN

Nombramiento de un adjunto del camarada Stalin, secreta­


rio del Comité Central.

RESOLUCIÓN

Se nombra al camarada Bajanov adjunto del camarada Star-


lm, secretario del C. C. Queda relevado de sus fundones de se­
cretario de la Oficina de Organización.
El Secretario del Comité Central, íván Rudzutak.

3
B O R I $ B .1 J A N O V

Soldado del ejército antibolchevista, yo me había impuesto


la difícil y peligrosa tarea de penetrar en el seno del Estado
Mayor enemigo. Lo había conseguido. La partida era arriesga-
da, pero no vacilé ni me detuvo el pensamiento del riesgo. Des­
pués de todo, no arriesgaba más que la cabeza, que es lo menos
que puede arriesgarse en una guerra civil. Además, exponer uno
su propia vida es, en suma, menos embarazoso que exponer una
vida ajena.
La empresa fué ardua. Para llegar al puesto de observación
de primer orden — único, podría decirse— en que tuve radica­
dos mis anhelos durante año y medio, había trabajado con ver­
dadera intensidad.
.V través de dieciocho largos meses, supe mantenerme en
guardia, midiendo cada una de mis palabras, cada uno de mis
gestos, de mis pasos.
Pero fascinado por el propósito, movido por mi deber de
combatiente antibolchevista, estimulado por mi juventud -— con­
taba veintitrés años— , logré jugar bien... y ganar.
~ Mi cargo de adjunto de Stalin me proporcionaba, al mismo
tiempo, el puesto de secretario de la Oficina política del Comité
Central del Partido Comunista ruso; es decir, del célebre y om­
nipotente “ Politburó” , que es en la actualidad el verdadero go­
bierno de Rusia.
Desde 1920, la lucha abierta contra el azote comunista ha­
bía terminado. No era posible combatirle cara a cara. Era pre­
ciso hacerlo en la sombra, de un modo sigiloso, minando su en­
traña. Se necesitaba introducir dentro de la fortaleza comunista
un caballo de Troya. A medida que transcurría el tiempo, el Par­
tido Comunista, centralizado, estrechaba más su férrea red, apri­
sionando al país. Todos los hilos de la dictadura iban a coincidir
en el nudo único del “ Politburó” . En adelante, el golpe de Es­
tado no podría partir más que de allí.
Y o ignoraba quién daría este golpe de Estado, quién se pon­
dría a la cabeza del movimiento e incluso si tal golpe de'Estado
llegaría a realizárse. Mas yo quería penetrar en el santuario, en
la acrópolis del campo enemigo, para poder actuar, si Ilegal» el

4
YO, SECRETARIO DH STALIN

momento, desde, el punto sensible y responder: “ Presente” , ocu­


pando el sitio donde se hallaba lo esencial: el deber de un sol­
dado alerta que sabe velar por la patria.

♦ * *

Mi infancia vivió en una apacible y encantadora ciudad de


Ucrania. El drama de la guerra mundial me infundió una pre­
coz madurez; fui hombre pronto, muv pronto. A los dieciocho
años me encaminaba a Kiev para acabar allí mis estudios fisico­
matemáticos. Aspiraába a ser un economista, pero deseaba ini­
ciarme antes en las ciencias exactas.y
Estos bellos proyectos se desvanerieron en medio de los te­
rribles avatares ¡por que pasó entonces la. ciudad de K iev: Kom~
mandantur, Petliura, Bolchevismo. Tuve que volver a mi ciudad
natal, y me entregué al estudio de las disciplinas sociales, sobre
todo del marxismo. Me esforzaba por apreciar esta doctrina con
imparcialidad. Sin embargo, a cada paso advertía la ligereza de
los razonamientos, que decíanse científicos, de los pontífices mar-
xistas. Poco a poco, llegué a persuadirme de ia irrealidad de las
teorías socialistas y, por consiguióme, del marxismo práctico. Y
cuando me di cuenta de que no solamente por temperamento, sino
por ideología, yo resultaíba un enemigo implacable del comunis­
mo... me puse a desempeñar mi papel de comunista.
En aquel tiempo decidíase la suerte de RusSfe Se decidía a
orillas del Don y en Siberia. Mi pequeña ciudad natal estaba
situada lejos del lugar donde se desarrollaban los acontecimien­
tos. Las olas de la revolución, no obstante, la alcanzaban. Los
bolcheviques hicieron su aparición el año 19» sembrando el es­
panto. Gritarles mi desprecio en pleno rostro me hubiera valido
diez balazos. Tomé otro partido. Para salvar al elemento inte­
lectual de mi ciudad y a las personas que yo amaba desde niño,
me cubriría con la máscara, comunista. De esta manera podría
adquirir crédito cerca de las autoridades soviéticas y razonar so­
bre los efectos de un terror excesivo. Los bárbaros que conquis­
taron la ciudad de mi nacimiento sabían fusilar bien en nombre

5
B O R I S B A J A N O V
%
del comunismo; pero no tenían más que una pálida idea de este
comunismo y de sus bases teóricas. En aquella ocasión, mis co­
nocimientos del marxismo me fueron muy útiles. En seguida dis­
fruté de autoridad entre los conquistadores y ejercí una influen­
cia considerable sobre la horda bolchevique que *regentaba la
ciudad. Sin participar en su inmunda obra, procuraba hacer todo
lo posible para mantener el orden y evitar nuevas crueldades.
Mi pequeña ciudad pudo vanagloriarse, pues, de no haber casi
conocido, durante los años más sangrientos, ni el pillaje ni los
caprichos macabros de la Tcheca, ni la angustia del terror rojo.
Más de una vez he batallado y más de una cabeza he logrado
salvar.
Sin embargo, mi familia pereció. Yo, que había podido sal­
var a desconocidos y amigos, no pude salvar a loá míos, a los
que vivían unidos a mi corazón. Mi hermana, una muchacha in­
teligente y bondadosa, no pudiendo soportar el espectáculo de
la guerra civil, se envenenó; y en mi ausencia, mientras los bol­
cheviques ocupaban la ciudad, perecieron mis padres. Creció mi
odio al bolchevismo, pero conteníame, y, apretando los d^ntes,
proseguía mi camino. Mi ciudad natal era un campo demasiado
estrecho. Para luchar con más éxito era necesario ir al centro,
a Moscú.

II

Uh día de febrero del año 1922 me presentaba al Comité


Central del Partido Comunista y solicitaba servir en su Secre­
tariado. No era fácil conseguir esto; precisábase buena patente
roja. Trepé por muchos pises, zanqueé por bastantes corredo­
res, no me dejé abatir por los primeros fracasos. Hice pruebas
de obstinación y constancia, hasta que, finalmente, fui admitido.
A l comienzo desempeñé un empleo modesto en el Departa­
mento de Organización. Pero mis funciones eran muy poco de­
finidas, como todo entonces en Rusia. A pesar de ello, un mes
después recibí el encargo de “ apreciar las experiencias del Par-
6
YO, SECRETARIO DE STALIN

tido..." Iba a poder tocar con la mano la coraza del enemigo.


Por esta época, los asuntos del Partido marchaban viento
en popa. Cada día era mayor su ascendiente sobre los Soviets,
Fundíanse éstos bajo mis ojos como la nieve bajo el sol. Pronto
no quedaría más que el emblema : la hoz y el martillo, y la ins­
cripción: “ Proletarios de todos los países, unios."
Podía preverse que, en un porvenir muy próximo, el Par­
tido sería completamente dueño del país: que los funcionarios
permanentes del aparato central se convertirían en los sátrapas
de Rusia. Efectuábase a paso de gigante la centralización del
Partido, una centralización intensa. Lo cual significaba que Sta­
lin, su jefe supremo, sería automáticamente el dictador de la
Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas.
Cuando Lenin presidía las sesiones del “ Politburo” , tenia
a su lado una mujercita jorobada, de fisonomía inteligente y
maligna. Se llamaba María Ignatievna Gliasser, y desempeñaba
las funciones de secretario particular de Lenin y secretario del
“ Politburo” .
En 1922, Lenin cayó enfermo. Sus discípulos más próximos,
Zinoviev y Kamenev, recogieron el poder que abandonaron las
manos impotentes del maestro; Zinoviev y Kamenev uniéronse
a Stalin, y el ‘famoso triunvirato comenzó a regir el país.
Dentro de aquél, Stalin representaba al Partido. Entonces,
como hoy, él ocupaba el puesto de secretario del Comité Central
del Partido Comunista. No era, pues, dudoso que un día, cuando
menos se pensara, Stalin trataría de desembarazarse de María
Gliasser para reemplazarla por un hombre adicto. Así, mis es­
peranzas de conseguir la Secretaría del “ Politburo” podrían re­
sultar una realidad.
Comencé mis tareas en el Departamento de Organización,
donde pronto adquirí prestigio de muchacho concienzudo y tra­
bajador. Como los bolcheviques ignoran, en general, lo <jue es
el sentido del trabajo, yo, trabajando metódicamente y con un
celo relativo, me destaqué en seguida.
Durante el verano de 1922 sometí al Comité Central un pro­
yecto de nuevos estatutos para el. Partido. Mi atrevimiento des-

7
& o r i $ m a j a n o V

concertó; pero los estatutos habían realmente envejecido y es-


taban en desacuerdo con la práctica usual. Después de algunos
suspiros y vacilaciones, en el mes de agosto de 1923 mi proyecto
, fué aprobado por la Conferencia panrusa del Partido Comunista.
E l hielo estaba roto, y Molotbv, segundo secretario del Comité
Central, fijó en nú su atención.

T il
*
En esta época crucé mis primeras palabras con Stalin.
Hallábame yo un día con Molotov en su despacho, charlan­
do de ciertas cuestiones relativas al reglamento, cuando se abrió
la puerta de la pieza contigua para dar paso a un hombre de
mediana estatura, de rostro oriental, rayado por un corto bigote
negro. Vestía una blusa gris y calzaba unas botaos fuertes. Avan­
zó hacia nosotros, lentamente, marcando ufa rústico contoneo;
las manos, a la espalda. Tantas veces había visto su retrato, que
reconocí al hombre apenas entró: Stalin.
Como en el fondo de mi corazón mi estima por los jefes
bolcheviques era muy mediocre — sobre todo por Stalin— , su
llegada no provocó ningún cambio en mi actitud. Esto pareció
sorprender a Stalin de un modo desagradable. En la Rusia so­
viética, la cortesía no es, desde luego, algo obligado; pero es de
buen tono manifestarse trémulo y emocionado ante las autori­
dades. A Stalin debió molestarle ver a un mozalbete — yo tenía
veintidós años y representaba dieciocho— permanecer indiferen­
te a la aparición de una estrella de primera magnitud.
Sus ojos me midieron irónicamente.
— Buenos días— di jome con un aire de i?urla.
— Buenos días— respondí, dando a mis palabras determinado
acento oficial y sin moverme de la silla.
Luego de un instante de reflexión, me tendió la mano, cosa
que hizo con énfasis y extrema gravedad. Yo tuve la sensación
de que si un pavo pudiera ofrecer la mano, lo haría de aquella

i 8 «
YO, SECRETARIO D g STALIN

manera. Sin levantarme, sin apresurarme, estreché la mano <§e


Stalin.
— Bueno; ¿cómo van los asuntos?— preguntó, arrastrando
las palabras e incluyendo en ellas toda la ironía que le quedaba.
— No van mal— contesté con bastante sequedad.
Stalin perdió la paciencia, y viendo que no había producido
la menor impresión sobre aquel joven insolente, se volvió, brus­
co, hacia Molotov, habló un mofnento con él y salió de la es­
tancia sin despedirse de mí.

IV

Yo estabá muy contento. Dentro de la atmósfera de baja


cortesanía en que vivía Stalin, sólo llamaríale la atención una
actitud independiente y desembarazada. Las consecuencias pro­
baron mi acierto. Sin embargo, todavía durante un año me ocu­
pé de diversos asuntos del Departamento de Organización.
Los balcheviques no quieren de ningún modo que se dude
del papel que desempeña el “ Politburo” , que es, en realidad,
como dije antes, el auténtico Gobierno de Rusia. Es un secreto
de capital importancia. Todo lo que concierne al “ Politburo”
es absolutamente confidencial. Para evitar indiscreciones, su
personal está reducido al estrictamente necesario. El secretario
del “ Politburo” , que por sus funpiones lleva los resultados de
cada sesión, debe, como Julio César, poder hacer cinco cosas
a la vez: oír, comprender, recordar, resumir y escribir. Ade­
más, debe proporcionar al presidente los expedientes, vigilar el
número de las personas convocadas, dar los inforines y.noti­
cias indispensables, etc.
Como probé mi competencia en el desempeño de diversas
comisiones del Comité Central, y en éste las águilas eran xa-
rns> Stalin y Molotov pensaron que yo era precisamente el solo
hombre capaz de sustituir a María Ignatievna Gliasser y que
sabría cumplir la compleja tarea de secretario del “ Politburo” .
Al fin, g de agosto de 1923, mis ambiciones se realizaron.
B O R I .S B A J A N O V

****** en mis ««nos la llave del lugar secreto donde se


"laboraban los sombríos destinos de Rusia y donde se forjaban
os complots contra la paz del mundo civilizado

Lno de los primeros días que siguieron al de mi nombra^


miento de adjunto de Stalin, hube de someter a la atención de
éste algo de la más alta importancia. Tratábase de una memo­
ria del comisario de Finanzas, Sokolnikov, hombre de espíritu
y talento — hoy, embajador en Londres— , sobre la transmuta­
ción del papel moneda bolchevique en rublos oro. El gran
banquero del Kremlin pedía autorización al “ Politburo” para
proceder a una serie de medidas gubernamentales de gran estilo.
Pues bien; aunque el asunto fué, lo repito, de la mayor im­
portancia para el porvenir económico del país, Stalin me dejó
estupefacto; no pareció concederle ningún interés... Después de
escucharme, me preguntó qué debía hacer con “ eso” . Yo res­
pondí qué», según mi criterio, era preciso discutir “ eso” rápi­
damente y tomar una decisión en la próxima sesión del “ Po­
litburo” .
— Bien— dijo Stalin— ; inscríbalo en el orden del día de la
próxima sesión.
No habría manifestado más interés si le hubiera propuesto
obtener de “ eso” argumento para una película o materia para
una candondlla... Empecé a explicarme el misterio. StaHn no
sólo ignoraba en absoluto las cuestiones económicas y financie­
ras, sino que, de un mpdo general, su interés era mezquino
acerca de los asuntos del Estado soviético. Alguien me confió
estas palabras: “ Nunca ke nada, y si hojea diez o quince do­
cumentos al año, es mucho/’
Y o no quería creerlo, pero luego de varias sesiones del “ Po­
li tbur o ” , en el curso de las cuales se hizo ostensible la incom­
prensión de Stalin al tocar distintos aspectos, me fué predso
reconocer toda la verdad.
10
YO, SECRETARIO DB STALIN

Mi asombro iba cu aumento. Fui descubriendo — cada, día


era mayor mi sorpresa— que Stalin no es más que un cauca­
siano muy inculto, que no conoce ni lenguas ni literaturas ex­
tranjeras, que no tiene idea de la economía y que apenas puede
orientarse en los problemas políticos.
Se dice que cada país tiene el Gobierno que merece. Tal
aserto es muy severo; mas, aun reconociendo que sea justo y
que Rusia ha merecido el yugo de la dictadura bolchevique, la
dictadura staliniana constituye una formidable ironía de la suer­
te. Rusia merecía un dictador de otra envergadura.
En sus discursos, Stalin, hablando de sí mismo, dice fre­
cuentemente: “ Yo soy pequeño.” Por regla gerstal, nada de
lo que él habla es digno de fe. Pero al nombrarse “ pequeño” ,
expresa la verdad. Es realmente un hombre sin grandeza.

%
VI

Ahora, lector, quiero que presencies una sesión del Congre­


so pan-ruso del Partido Comunista.
— Tiene la palabra el camarada Stalin, para exponer un
punto político del Comité Central— declara el presidente.
Un hombre de talla media, que anda con el desgarbo afec­
tado de un aldeano del Danubio, dirígese perezosamente a un
velador, sobre el cual hay una botella llena de agua. Estañan
aplausos tumultuosos.
Pero esta ovación es oficial. Stalin es adamado por los fun­
cionarios del Partido, que, así, rinden su devodón al amo. Del
primero al último, saben por experiencia que su carrera de­
pende del tributo admirativo que demuestren hacia el jefe. ,
De un dictador se espera el gesto enérgico, el ademán brio­
so, el verbo rico y abundante. ¡Qué decepción! El hombre de
-as fuertes botas lucha con la palabra, que se arrastra débil,
ajena de color y calor, sin encanto, sin entraña: sin inteligen­
cia. Nada de imágenes ni de fuerza; un vacio total de lux.
El discurso se arrastra, se embrolla; el orador no encuen-

II
B O R I $ tf j j i n q y

tra giros, busca én el techo las ideas y la expresión. A l cabo


cinco minutos, el auditorio bosteza, se aburre.
E l gran hombre no dice nada luminoso, nada nuevo. Todo
lo que habla lo leisteis ayer v anteayer en el periódico oficio*):
Pravda, pero lo que habéis leído fué escrjto con más talento y
elocuencia por cualquier aprendiz del Instituto del Profesorado
rojo, bajo la dirección de Molotov.
Stalin, aunque meridional, no posee ninguna vivacidad de
espíritu. Su pensamiento es lento, oscuro, torpe. Durante todo
el tiempo de mi colaboración con él, una sola vez le he escu­
chado palabras que intentaban ser graciosas.
Platicaba ya un día con uno de mis colegas, también ad­
junto de Stalin, llamado Tovstukha. El titular de este nombre
cómico (en ukraniano, Tovstukha significa “ mujer gorda” ) es
un individuo alto, muy delgado y de un humor taciturno. Lle­
gó Stalin, mostrando cierto aire más grave que de Órdinario.
Callamos, creídos que se acercaba una decisión importante.
— Tovstukha— dijo el grande hombre después de una pau­
sa— ; mi madre tenía un macho cabrío que se parecía mucho
a ti, pero él no usaba lentes... ,
Y pronunciada esta frase histórica, contento de sí mismo,
Stalin regresó a su despacho, escoltado por la risa servil de
“ mujer gorda” .
¿Cómo se explica que, con prendas intelectuales tan medio­
cres, el “ maravilloso georgiano” haya podido escalar las altu­
ras del Poder y mantenerse en ellas hasta el punto de resultar
el zar rojo de todas las Rusias, lo que Lenin no soñaría nunca?
Por extraño que parezca, yo aseguro que Stalin dominó y. do­
mina merced a sus cualidades Negativas.
Lenin era un buen conocedor de los hombres. Sin embargo,
en los comienzos, se engañó respecto de Stalin. Cuando reco­
noció su error, los términos del estigma fueron definitivos:
“ Desconfiad de Stalin; recurrirá a los procedimientos más fa­
laces y sinuosos para obtener el logro de sus ambiciones. En
efecto, las facultades maestras de Stalin son el disimulo, la as­
tucia, t\ rencor y, sobre todo, la ambición.
12
YO, SECRETARIO DE STALIN
*'

En general, habla poco; a nadie confía sus pensamientos


íntimos y rara vez comunica sus ideas e impresiones a los que
le rodean. Posee en grado superlativo la capacidad de callarse,
lo que constituye una virtud original dentro de un país donde
todo el mundo habla, demasiado.
Cuando habla, jamás dice lo que piensa. Afirma un prover­
bio que la lengua fué dada al hombre para disfrazar su pen­
samiento. El caso de Stalin es más complicado. La lengua le
fué dada para que nadie pueda saber si él tiene o no pensa­
mientos.
La primera vez que asistí a la sesión del ‘‘ ^oütburo” ya
estaba desencadenada la lucha entre el triunvirato — -Zinoviev,
Kamenev y Stalin— y Trotsky.
Llegó Trotsky. Después hizo su entrada Zinoviev. Pasó de­
lante de aquél y ambos afectaron no haberse visto. Al -penetrar
Kamenev en la Sala, cambio con Trotsky un ligero saludo. El
último en llegar fué Stalin, quien, acercándose a la mesa tras
la cual estaba sentado Trotsky, le hizo un amplio saludo amis­
toso y, por encima de la mesa, le estrechó efusivamente la mano.
Pues bien; el peor enemigo de Trotsky, el más implacable, no
era Zinoviev ni Kamenev: era Stalin, ¡que tantas muestrasV
de *
amistad le prodigaba!...
Stalin es muy astuto. Tiene, en lugar de talento, una espe­
cie de simple buen sentido — simple, pero seguro— , un buen
sentido aldeano. Es el rudimentario buen sentido de un igno­
rante independiente y obstinado. Podría ostentar esta divisa:
“ Yo no sé gran cosa y, por consecuencia, no creo en nada.*’
Stalin apenas generaliza. Es incapaz de ello. Todo le lleva
hacia lo concreto. Puesto frente a un problema, no ve más que
vsu solución práctica. Los problemas positivos, poco complicados,
que se le plantean los resuelve prudente y razonablemente. Em­
pero, son escasos los problemas que trata de resolver. Y por
esto, no suele equivocarse. En suma, cuenta con la sabiduría ele­
mental que le permite dejar a un lado aquello que sobrepasa
sus fuerzas.
En cuanto al rencor, Stalin es un hombre excepcional. El
B O R I S B A J A N O V
\
perdón de las injurias le es totalmente desconocido. Aguardará
diez años si es preciso, pero se vengará. En las relaciones hu­
manas su cinismo es extremo. En provech* propio, traicionará
a su mejor amigo. El año 1924» su salud política medró gracias
a las intervenciones cordiales de Zinoviev -y Kamenev. Un año
después, fríamente, los arrojó de su lado.
Desleal y pérfido, él mismo no se fía de nadie y atribuye
a los demás actos que sólo pueden ser suyos, móviles que sólo,
él es capaz de concebir.
Mis funciones de adjunto me obligaron' varias veces a pre­
sentarme en casa de Stalin a la hora de la comida. Como todos
los georgianos, el dictador bebe vino mientras come, hábito poco
corriente en Rusia.
Los jefes comunistas aparentan condenar el régimen húme­
do. No obstante, ellos beben, y beben seco. Entre los que abu­
san más de la bebida, se puede dtar a Rikov, presidente del
Consejo de Comisarios del Pueblo, y al vicepresidente del mis­
mo, Kuibychev. A l nuevo vodka, creado por el bolchevique, sé
le da en público — haciendo honor a Rikov— el nombte fami­
liar de rykovka. Cuando Rikov ha bebido mucho, coge a su
interlocutor por un botón de la chaqueta y le dice: “ Yo no
com... com... prendo por... por... por qué le lia... lia... llaman
ry ... ry... rykovka.” Stalin, seamos justos, bebe bastante me­
nos que los otros jefes.
Para hacerme ingresar en la cofradía, Stalin ofrecíame
siempre un vaso de vino. Regularmente, yo no aceptaba, ale­
gando que no bebía por higiene. Entonces él me miraba con
fijeza y sonreía. Sus ojos y su sonrisa expresaban bien a las
claras que no me creía. Pensaba, desde luego, que yo abstenía­
me de beber por hipocresía comunista.
En Stalin lo que predomina y rige todas sus acciones y tan­
teos mentales es la ambición política, el ansia apasionada de
poder, de dominio. Esta pasión devora a las demás. Incluso sus
necesidades son reducidísimas. El dictador de todas las Rusias,
que podría, si quisiera, vivir como un nabab y alardear de es­
plendores y mascaradas de estilo, lleva en el Kremlin la exis*

14
YO, SECRETARIO DE STAUN
m
tencia opaca de un vulgar oficinista. Habita un pequeño aloja­
miento de dos piezas, donde, antes de la revolución, vivían cria­
dos del palacio. Y no lo hace por alarde proletario. Sin duda,
desde el punto de vista del comunismo, simplicidad tal no eq
nociva. Mas si Stalin encuéntrase satisfecho con una residencia
tan mediocre es porque no siente el acicate de disfrutar una
más suhtuosa o más confortable.
Este apasionado político no tiene otros vicios. No ama el
dinero, ni las mujeres, ni los placeres, ni los deportes... Las
mujeres — debilidad de hombres fuertes— , salvo la suya, no
cuentan para él. ¿Consagrar sus ocios a la música o a la* lec­
tura? No. Para Stalin no hay en el mundo más» que un solo
arte: la política. La única distracción que de vez~en cuando se
proporciona es la de escuchar Aida, de Verdi.

VII

Stalin está en su despacho. La joven que desempeña las


funciones de ordenanza se ha ausentado por un momento, y en
su lugar, es Tovstukha o Kanner quien acude. El dictador no
deja caer más que estas palabras: “ Cerillas” o “ Té” . El se­
cretario 'particular actúa rápido como un relámpago. Bate no
sólo todos los “ récords” de la rapidez, sino ios de la estulticia
y servilismo. En un abrir y cerrar de ojos, Kdnner, cuando no
es Tovstukha, sirve el té, cuidando de no olvidarse del azúcar
ni de la cucharilla. Subraya su faena con gestos y actitudes pro­
pias del doméstico adulador y bajuno por excelencia, orgullosb
de acatar órdenes de este género porque emanan de Stalin.
El trato de Stalin a sus caudatorios es siempre grosero. No
respeta más que al hombre que sabe mantenerse frente a él con
independencia, que no escamotea su dignidad. Ee el seno de la
familia se conduce como un déspota. Guarda un silencio altivo*
y durante días enteros, no responde a preguntas de su mujer
ni de sus hij os. Hasta entre los suyos galardonea de ser superior.


B O R / S B A J A N O V

VI u

Rodeándose de silencio y de misterio, Stalin ha hecho creer


que poseía un extraordinario espíritu de decisión y una inmen­
sa fuerza de voluntad. Esta leyenda, hábilmenta lanzada por él
mismo, acreuitadífr por sus cortesanos y por las almas cándidas,
se dispone a dar la vuelta al inundo. Y su difusión es fácil,
porque el mundo no ha vista a Stalin; casi nadie le conoce.
Tjsando el viejo procedimiento de los reyes orientales, qíue
consiste en mostrarse lo menos posible y reinar como ídolos, no
como hombres. Stalin se aisla, se confina en un reducido trián­
gulo del Kremlin. Su vida, en su despacho, situado dentro del
edificio del Lomité Central del Partido Comunista; su. vivienda
particular — inmediata a este edificio— y la sala de sesiones del
Consejo de Comisarios del Pueblo, que es también la del “ Po-
l:tburc". Metido en su concha moscovita, el ogro comunista se
ha encerrado en sí mismo. Rusia apenas le conoce y para el
resto del mundo es casi un enigma.
Sin embargo, e.-ta leyenda de rápida decisión y de poderosa
voluntad no tiene ningún apoyo. Rara vez he topado con un
hombre político tan circunspecto como Stalin. Antes de decidir­
se, vacia y reflexiona largo rato. Se satis fase, en la mayor par­
te de los casos, siguiendo el juicio que el “ Politburo” o los
miembros del Comité Central se han formado sin, contar con
é l Al verle en las sesiones del “ Politburo” , he observado que,
más bien que dirigir los acontecimientos, lo que hacía era se­
guirlos. En suma, Stalin no es un hombre que, teniendo una
concepción amplia y armoniosa de las cosas, intenta resolver
cada problema conforme a principios generales suyos y, después
de haberlo resuelto, opone su voluntad a la de otro.
En los comienzos de su ascensión — 19^3"^4 > Stalin sen­
tíase mortificado por no poder tomar parte activa en los deba
tes del “ Politburo” , por sufrir la negación de su voz en medio
de las cuestiones que se trataban. Bastantes kilómetros anduvo
sobre el suelo de su gabinete de trabajo antes de decidir la enl-

16
YO, SECRETARIO DB S T A U N

presa necetaria. Pero acabó por encontrar. Y adoptó una tácti­


ca: durante la discusión, Stalm se calla y escucha; habla, al final
y, como suya, propone en pocas palabras la solución que, segón
ha observado, está de acuerdo con las propuestas por la mayo­
ría. Como es opinión de la mayoría, se adopta.
Recurriendo a este procedimiento centenares de veces, Sta­
lin ha llegado a hacer creer a los miembros del “ Politburo” que
siempre prevalecen los/dictámenes mayoritarios. Así, sus cóle-
gas prestan a los discursos y proposiciones de Stalin una espe­
cie de virtud supersticiosa y de sabiduría infalible. Y han ter­
minado por descubrir en todo lo que él dice un sentido oculto
y profundo.
Stalin es mucho menos el fruto de su propia firmeza que el
de la debilidad ajena.

XX

Stalin es originario de Georgia, montañoso país del Cáuca­


so, que no fué unido al imperio de los zares hasta el siglo x ix
y que ha conservado a través de las edades su soberbio tipo ra*
cial, su originalidad étnica y su lengua El verdadero nombre
del déspota es Djtigachvili, y ha tomado el seudónimo de Stalin,
siguiendo el extraño gusto de los bolcheviques por los apodos
significativos y pretenciosos.
Stalin quiere decir el hombre de acero.
Hizo sus estudios en el seminario. Pero no resultó un pre­
lado, sino un socialdemócrata maximalista, que pronto ?e espe­
cializó en empresas de “ expropiación” — actos de pillaje a mano
armada— , ordenadas por el Partido. Sin embargo, Stalin no
operaba personalmente. Organizaba los atentados y se ponía a
cubierto.
Durante la revolución de octubre, su papel fué de los más
modestos, pero tuvo la habilidad de pegarse & Lenin. Al finali­
zar ]a gu<ftra civil, Stalin era miembro del Consejo de Guerra
revolucionario de uno de los ejércitos. En este puesto, a causa

b
B O R I S B A J A N O V

de su ignorancia de los asuntos militares y de una rara testa­


rudez, se atrajo el odio del mando y de los comisarios del Par­
tido. Lenin entonces le llamó a Moscú.
Stalin estuvo algún tiempo sin empleo. Después, Lenin se
ocupó de colocarle en algo y le hizo nombrar comisario del pue­
blo de la Inspección obrera y campesina y comisario del pueblo
para las nacionalidades. Me han contado que en la sesión del
SoiwarkoH, donde tuvo lugar el nombramiento, uno de los mi­
nistros, defendiendo a otro candidato, demostraba que su elegi­
do era un hombre activo e inteligente. Lenin le interrumpió t
“ ¡Bah! No es necesario un hombre inteligente. Pongamos a
Stalin.”
Aunque titular de dos. ministerios, Stalin, durante seis me­
ses, no puso en ellos los pies más que una sola vez. Por otra
parte, ambos departamentos iban a ser suprimidos, y Lenin no
reprochó a Stalin la completa ausencia de celo. A l contrario,
poco después, le daba uno de los tres puestos de sécretarios del'
Comité Central del Partido, órgano que acababa de crear Lenin,
al mismo tiempo que el ‘‘ Politburo” y el Orgburo (oficina de
Organización). Perspicaz y malicioso como era, Lenin compren­
día perfectamente que el poder se concentraba más cada día bajo
Ios órganos superiores del Partido y, por consiguiente, la per­
sonalidad de los secretarios del Comité Central, sobre todo del
secretario general, sería llamada a desempeñar un papel en ex­
tremo importante. No queriendo dividir su fuerza con nadie,
Lenin, precavido, nombró a Stalin, Molotov y Mikhailov, tres
secuaces cuya sumisión a él nunca fue desmentida. Difícil es
señalar cuál es el menos brillante de los tres... En todo caso,
Stalin, tan poco cultivado, no pudo parecer a J^enin un proba­
ble elemento peligroso. Este motivo decidió la elección. Stalin
resultó secretario general del Comité Central.
En seguida, el destino le favoreció de nuevo. Lenin cayo
enfermo y vióse precisado a abandonar todo trabajo. Zinoviev
y Kamenev encargáronse del Poder y se unieron a Stalin. Pero
en aquel momento, cuando todo le acercaba a la ¿Umbre, el
futuro zar rojo tropezó con un obstáculo.

18
YO, SECRETARIO DE S T A U N

X
i
Lenin había hecho un testamento, un testamento político,
cuyo contenido exacto se desconoce, puesto que nunca se pu­
blicó. Después, Trotsky, que había oído leer el texto en la mis­
ma sesión donde lo oí yo, ha intentado restablecerlo de memoria.
En dicho testamento, Lenin indicaba al Partido, de una ma­
nera explícita, la necesidad de relevar a Stalin de sus funciones
de secretario general del Comité Central. Lenin apuntaba la ur­
gencia de esta medida presintiendo la inminente ^ encarni­
zada entre Trotsky y Stalin. Mientras vivió Lenin, la rivalidad
estaba descartada. Al morir él, expresaba el deseo de que la
dirección del Partido pasase al jefe más capaz y designaba a
Trotsky. Con objeto de facilitar a éste el acceso al Poder, y no
ignorando que Stalin, movido por la ambición, trataría de evi­
tarlo, Lenin consignaba en el testamento, sin rodeos, de un modo
crudísimo, que Stalin era torpe, ayuno de cultura y, por lo tan­
to, no convenía al cargo de secretario general, del cual debería
ser depuesto.
La voluntad de Lenin tenía fuerza de ley para el Partido.
Zinoviev y Kamenev hicieron un ídolo dei jefe muerto y go­
bernaban en su nombre. Era, pues, extremadamente difícil no
ejecutar un punto de tal relieve aconsejado por el testamento
de Lenin. Se acordó que el testamento permanecería secreto has­
ta nueva orden, e incluso no fué comunicado entonces a los
miembros del Comité Central.
El arcano, empero, lio pudo conservarse mucho tiempo. Le­
nin murió en el mes de enero de 1924. Cuatro meses más tarde,
a lines de mayo, en sesión plenaria del Comité Central del Par­
tido, el secreto se descubrió.
Durante aquella sesión dramática, yo desempeñaba, como de
costumbre, las funciones de secretario. Kamenev empezó a leer
el testamento... Una confusión penosa paralizó a todos los asis­
tentes. Stalin, sentado en una de tas gradas de la tribuna presi­
dencial, sentíase pequeño y digno de lástima. Yo le contemplaba

19
B O R I S B A J A N O V

atento. A pesar del imperio sobre si mismo y de una forzada


ca ma, de una tartuía tranquilidad, se leía claramente en su ros-
tro el jiKgo del destino. Ser o no ser” , gritaban violentos los
rasgos faciales de Stalin.
Emití lo, íeaders bolcheviques, hay un hombre predestinado
por la naturaleza a las intervenciones indecentes y cínicas; este
hombre es Zinoviev. A él se recurre cuando importa demostrar
que lo negro es blanco.
Así, en aquella ocasión memorable, donde iba a ser traicio­
nada la ultima voluntad de Lenin, no faltó la voz de vieja de
Zinoviev. Camaradas — dijo— , la voluntad postuma de Ilitch;
cacta. palabra cíe llitch posee, sin duda, fuerza de ley para nos­
otros. Más de une. vez hemos jurado ejecutar todo lo que Ilitch,
al morir, nos recomendó. Vosotros sabéis perfectamente que
cumpliremos esta promesa. (Los asistentes bajaban los ojos. No
podían mirar cara a cara a un cómico de tan manifiesta desver­
güenza.) Pero hay un punto sobre el cual,-como felizmente he­
mos podido comprobarlo, las aprensiones de Ilitch no se han
confirmado. Y o quiero hablar del asunto relativo a nuestro se­
cretario general. Vosotros habéis sido testigos de nuestra labor
común durante estos meses últimos y, como yo, habéis tenido
lá satisfacción de observar que lo que temía Ilitch no se ha
producido.” Zinoviev desarrolló mil y una variaciones sobre el
tema de la muchacha — como gustaba de hacer Radek— que,
si bien ha tenido un niño, es tan pequeño que no merece la
pena ocuparse de él...
Discurriendo de aquel modo, Zinoviev mostraba una impru­
dencia sin igual. Cada uno de los comunistas presentes sabía que
los temores de Lenin eran justificados, que estos temores lleva­
ban camino de convertirse en realidad, que el mundo entero sa­
bía la lucha entre Stalin y Trotsky.
Kamenev, por su parte, influyó sobre la asamblea para man­
tener a Stalin en sus funciones de secretario general. Los miem­
bros del Comité Central, molestos, fastidiados, guardaron silen­
cio Trotsky, mudo como ellos, esforzábase, sin embargo, en
manifestar, por gestos y ademanes, su inmenso desprecio. Pero

20
YO, SECRETARIO DE ¿ T A L I N

esta mímica, aunque expresiva, resultó var\fi. Zinoviev y Ka­


menev — con perjuicio suyo— ganaron la partida, proponiendo
cerrar el debate bajo un voto de manos levantadas. Era, res­
pecto del Comité Central, de una violencia inaudita. Mas, ¿quién
podía levantar la mano contra el triunvirato?
Yo atravesé las filas, contando los votos. Así se representó
la comedia merced a la cual Stalin conser vó su puesto.

El triunvirato era dueño de la situación.


\.
En las sesiones del
“ Politburo” , Kamenev, Zinoviev y Stalin obraban de perfecto
acuerdo, manteníanse estrechamente unidos. Se sentaban juntos
para poder comunicarse en voz baja, cambiar billetes, entender­
se acerca de una línea de conducta común y repartir sus pape­
les respectivos.
Kamenev, buen mozo y bromista, comenzaba a engordar;
llevaba lentes, tras los cuales brillaban sus ojos, maliciosamente
entornados. En un extremo de la larga mesa, presidía, ocupan­
do el sillón de Lenin. Era, por otra parte, un diestro presiden­
te. Dirigía bien los debates; sus resúmenes eran concisos, exac­
tos, y sabía cortar las proposiciones inútiles. Siempre tenía de­
lante una hoja de papel, donde anotaba con lápiz la hora en que
el orador tomaba la palabra y la en que cesaba de hablar.
A su derecha sentábase Zinoviev; a su izquierda, Stalin. Yo
me ponía entre Kamenev y Zinoviev, enfrente de Stalin. Ka­
menev ostentaba un aire jovial. A menudo, bromeaba. En aque-
Jlas reuniones del “ Politburo” aun se reía. Esta animación da­
taba de Lenin. Luego, el personal, menos escogido, resultó más
moroso.
Zinoviev, de ordinario, instalábase en su sillón, desabrtxha-
ba su torno y despeinaba su amplia cabellera, dudosamente lim­
pia. Cuando hablaba, hacíalo siempre con cierto tono de fastidio.
Stalin fumaba su pipa, se levantaba con frecuencia y medía

21
B O R I S B A J A N O V

'a sa^a a lentos. Un Afectado desgarbo, como siempre, al


andar; las manos, a la espalda.
Y o escribía las resoluciones v se las entregaba a Stalin, que
lias examinaba y devolvíamelas, sin someterlas a Kamenev. El
texto se consideraba aprobado, y yo lo enviaba a la Secretaría
del Politburo , donde procedíase eti seguida a su impresión.
Despuési al pie del documento, plantaba el sello del Comité Cen­
tral, que estaba confiado a mi custodia, y la estampilla con la
firma de Stalin.
El triunvirato me testimoniaba muchas atenciones. En ju­
nio- de 1924» durante el Congreso pan-ruso del Partido Comu­
nista, Zinoviev, en su relación sobre la actividad del Comité
Central — relación que, dicho sea de paso, constituye el docu­
mento gubernamental más importante y serio de todo el año-—,
mencionaba tres veces mi nombre y me agradecía el modo cómo
yo desempeñaba la tarea considerable y ardua de analizar los
trabajos del “ Politburo".
Esta tarea, por otra parte, me interesó en alto grado, ya
que me ofrecía la posibilidad de estudiar a fondo el “ Politbu-
ro” y el sentido en que evolucionaba su acción. En efecto, un
nuevo acontecimiento, de nutridas consecuencias, se desenvolvió
a mis o jo s : Stalin acaparaba el poder rápidamente. Derivábase
esto de ser Stalin el leader del Partido; era una maniobra auto­
mática. El contribuía a ella de manera vigorosa, eligiendo hom­
bres propicios y ayudándoles a colocarse a su lado o en distri­
buciones favorables. Y o advertía que estas medidas apuntaban
contra Kamenev y Zinoviev, los cuales — no sé si por impru­
dencia o candidez— no se apercibían.
Un incidente acaecido en el otoño de 1923 contribuyó sin­
gularmente a la concentración del poder en las manos de Stalin.
Zelensky, individuo sin energía y sin inteligencia, era en­
tonces jefe de la organización de Moscú. Realizaba tan mal sus
funciones que la G. P. U. creyó sensato indicar al “ Politburo”
que las cosas flaqueaban en la organización moscovita y que allí
el Comité Central iba perdiendo mayoría. El triunvirato desti­
tuyó a Zelensky y le envió al Asia central. Planteóse un grava
21
YO, SECRETARIO DB S T A U N

problema. ¿A quién poner a la cabeza de !a sección comunista


más considerable e importante de Rusia? Kamenev y Zinoviev
propusieron a Uglanov, antiguo oñcinista que se hizo pasar por
obrero; un tipo grotesco y ridículo, pero muy astuto. Stalin
pareció repugnar la candidatura de Uglanov. Yo asistí a con­
versaciones en el curso de las cuales Zinoviev y Kamenev se
esforzaban por vencer la resistencia de Stalin. Al final, éste ac­
cedió, como a pesar suyo... Pues bien; dos días después, al
entrar yo en su despacho sin que nadie me anunciase — faro
privilegio, que también disfrutaba Hespee£o de Molotov— , le
sorprendí platicando confidencialmente con Uglanov. Díme cuen­
ta de que Uglanov había sido introducido ,or una puerta falsa
que comunicaba con el despacho de Molotov; de manera que
todos eran ajenos a aquella entrevista, y comprendí que el fu­
turo dictador tramaba un pacto contra los otros dos miembros
del triunvirato. Pero Zinoviev y Kamenev todavía lo ignoraron
durante año y medio...
Stalin no descubrió su juego hasta el otoño de 1925. Enton­
ces suprimió las sesiones del triunvirato, que servían, sobre todo,
para fijar el orden del día en el “ Politburo” ; se aseguró una
mayoría dócil en el seno de este último y encargóse él mismo
de leer la relación acerca de la actividad del Comité Central
ante el Congreso pan-ruso del Partido. A la vista de todos, se
proclamaba de tal manera sucesor de Lenin y de Zinoviev, úni­
cos que habían poseído hasta aquel momento, en su cualidad de
leaders del Partido, la prerrogativa de leer dicha relación.
Zinoviev y Kamenev combatieron a Stalin, pero quedaron
en un plano desventajoso, inferior. La traición inesperada de
Uglanov, con quien ellos creían contar, jugó un papel decisivo
en su derrota. No les quedó más recurso que pasarse a la opo­
sición y hacer causa común con Trotsky.
La historia ruidosa y pretenciosa de esta oposición, que ha
durado dos años, de 1926 a 1928, ha tenido una gran resonan­
cia en el extranjero, mientras que para Stalin nunca fué un
peligro. El, simplemente, asestaba los postreros golpes a un ene­
migo ya vencido. Stalin mantenía el eco producido por los *d-

*3
M O R I S B A J A N O V

versarlos para hacer creer que se trataba de una lucha notable


> encarnizada, pero corriendg el mínimo riesgo que una lucha
A jerta y franca encierra. Por el contrario, temía a los miembros
aitido que, a patentando seguirle, esperaban el momento
oportuno para el ataque eitcaz. Stalin prolongaba la batalla opo­
sicionista con objeto de desenmascarar a los enemigos secretos.
Quería obligarles a declararse, y en cierto modo, lo consiguió.

X II

A l mi 1110 tiempo que descartaba a sus adversarios del Po­


der, Staun continuaba facilitando los grados de la jerarquía'có-
muni^ra a gente incapaz, a medianías adictas.
Algunos de estos personajes son, sin embargo, interesantes.
No por su talento, desde luego, sino porque un capricho del
hado les proporciona la interpretación de un papel enorme en
la vida de Rusia.
Tal es el ca^o de Vetcheslar Mikhailovitch Molotov, segun­
do pilar del poder bolchevique. Miembro del “ Politburo” , se­
gundo secretario del Comité Central, Molotov es la mano dere­
cha de Stalin. Recientemente, el dictad or le ha .confiado, además,
la dirección del Komintern, o sea, la Oficina de la Internacional
Comunista.
El principal mérito de Molotov consiste en haber guardado
siempre a Stalin una fidelidad de perro. Desde tantos años como
está al lado suyo, nunca intentó tener una opinión personal y
siempre ha compartido los juicios y pareceres de su amo. ¡Qué
extraño rostro, como hundido por el medio, y de nariz chata!...
Muy miope, Molotov usa lentes y tartamudea, lo mismo que
Rykov. Su pensamiento es tardo, pero obstinado y laborioso.
Más de una vez me causó asombro la excepcional inercia de su
cerebro, durarte la época en que él, Molotov, presidía la Ofici­
na de Organización del Comité Central, siendo yo secretario de
la misma. No; quedábamos solos, después de la sesión, pata
concretar algunos artículos; no acertaba casi nunca a encontrar

HA
YO, SECRETARIO DB S T A U N

los términos apropiados, y era yo, en definitiva, quien hacía todo


el trabajo.
Al igual de sil patrón, Stalin, Molotov elige, generalmente,
sus colabofadores entre los minus habentes y los desgraciados
por naturaleza. Su secretariado me produjo siempre una im­
presión lastimosa, desconsoladora; allí alternaban imbéciles y
obtusos irremediables.
Si Molotov es hoy el segundo personaje de Rusia, Kagano-
vitch es el tercero. Es un muchacho vivo, no torpe, enérgico.
Ha logrado hacer pronto carrera. Obedece tan ciegamente a
Molotov, como Molotov a Stalin. Pero, en el fondo, es tan aje­
no a la obra teórica del bolchevismo como Stalin, Molotov v el
resto de la camarilla. Lo esencial para todos ellos es el Poder.
Mas no quiere esto decir que no se pronuncien un día contra
el bolchevismo. Viven en él; es su razón de ser; ninguno sabría
desviarle hacia otros cauces, aunque quisiera. Para orientar bien
a1 Partido, serían necesarias transformaciones -capitales, de las
que son incapaces.
Alrededor de Stalin, Molotov y Kaganovitch, gravitan va­
rios individuos, de los cuales es lamentable decir algo; son opa­
cos, grises, sin pensamientos, sin energía, sin voluntad: Bau-
mann, que fué hasta «stos últimos tiempos lectder de la sección
moscovita del Partido; Kossior, jefe de la organización ukra-
niana; Kirov, que preside los destinos del Partido en L e n in g r a d o .
4 ^
En cuanto a Uglanov, de quien hablábamos anterioi mente,
ya está en decadencia. Como se permitía ciertos manejos ocul­
tos, Stalin le sorprendió y,obligóle a permutar su puesto del Co­
mité moscovita por el de comisario del pueblo de Trabajo. En
la U. R. S. S., estos cargos equivalen a la muerte política, &
un alejamiento ‘— sin retorno— de las realidades del Poder. Se­
gún mis últimas noticias, Uglanov parece haber sido también
elimiiK’do de su ministerio aparente e ineficaz.

*S
XIII

^ E 1 hombre mas capacitado entre los miembros del “ Politbu­


ro es, sin duda alguna, Nicolás Ivanovitch Bujarin. Joven,
inquieto, sonriente, con el rostro alargado en forma de nabo...,
hállase muy lejos de desdeñar la doctrina. Conquistó celebridad
por una obra teórica sobre la economía del período de transí-'
ción. Ha escrito y publicado esta obra en los años 1918 y 1919.
Demostraba en ella Bujarin que Ruáia caminaba vertiginosa­
mente hacia el comunismo y que llegaría a él dentro de dos o
tres años. Pues bien; en I92 I> Lenin se vió obligado a introdu­
cir la N. E. P. y a restablecer la libertad de comercio. Para
evitar un formidable escándalo, mandó recoger los ejemplares
restantes de la Economía.
Bujarin es espiritual y habla bien. Las estupideces prácti­
cas en que incurrió tan a menudo, mejor que a él, deben impu­
tarse al marxismo. Bajo la Rusia soviética, la experiencia ha
demostrado que cuanto menos instruido es un hombre, desde el
punto de vista marxista, mejor obra. Y al revés, cuanto más
instruido en la teoría, más errores comete.
Se conoce muy poco a Bujarin. Piro# hombres — incluso los
sátrapas bolcheviques— supieron medir la inmensidad de su
ambición. Bujarin no desconoce que, por el momento, Stalin
posee la fuerza, y no ha intentado dirigirse contra éi. Sin em­
bargo, Stalin, viendo en el autor de la Economía al posible jefe
del bloque antistaliniano, acaba de alejarle del “ Politburo” . Y
como Bujarin, dos antiguos miembros del “ Politburo” , al cual
pertenecen desde los tiempos de Lenin, no se harán ilusiones
acerca de la suerte que les espera. Estos son Rykov y Tomsky.
El primero, presidente del Consejo de Comisarios del Pueblo
_lo que en la Rusia bolchevique no representa más que una
suma de poder ilusoria, ya que el poder real hállase concentra­
do entre las manos de k>s pontífices del Partido— ; el segundo,
presidente la Unión de Sindicatos profesionales, de esos Sin­
dicatos soviéticos privados de toda autonomía y que reciben sus

26
YO, SECRETARIO DE S T A U N

directivas de las células comunistas. Tarde o temprano, Stalin


descartará también a Rykov y Tomsky (i), porque le molesta
verlos gozar de cierta autoridad en d Partido, a título' de vete­
ranos del “ Politburo". Rykov y Tomsky lo saben, desde luego;
pero no osan emprender acto alguno contra el dictador todopo­
deroso. ¡ La naturaleza no les ha destinado a misiones brillan­
tes ! Rykov es tartamudo y siente una pasión irresistible por la
bebida; Tomsky.es sordo como una tapia. En una palabra: es­
tos dos semiinválidos encuéntranse ya fuera de curso y ceden
el paso a los jóvenes protegidos de Stalin: Vorochilov, gene­
ralísimo del Ejército rojo, doméstico sumiso; Konibychev, bo­
rracho inveterado, y Rudzutak, letón sombrío y maligno, ^
dirige Vías y Comunicaciones.

X IV

Los héroes stalínianos de segundo orden están tallados sobre


el modelo de los mandarines de primera clase. Ofrecen poco es­
pectáculo, pero muy divertido.
E l mundo entero ha oído hablar de Budenny, el comandan­
te de la caballería roja. Pero el mundo entero también debería
verlo, para estimar en su justo valor los méritos de los jefes
militares que la revolución bolchevique ha hecho surgir de las
“ entrañas del pueblo” .
Se toca frecuentemente en la U. R. S. S. la Marcha de
Budenny. Sobre la cubierta de una de las últimas ediciones de
esta marcha, Budenny aparece entre dos corceles, que él sujeta
por las bridas. Imagen notable. Que un gran jefe de caballería
se haga retratar con su caballo favorito, se comprende. Pero
sólo los ordenanzas se hacen retratar con dos caballos. ¿Por
qué sorprenderse ? Es un sargento de caballería, de cara plana
y mostacho tradicional...
Budenny es, no obstante, un hombre sin pretensiones. Su

(i) Después de escritas las presentes líneas. Tomsky h» sido el mu-


mdo del “ Politburo” .
B O R ¡ S B A J A N O V

prestigio es una creación del Partido Comunista. Un día que


su jefe de Estado Mayor le interrogaba sobre el sentido general
de una operación muy importante desde el punto de vista estra­
tégico, respondió: Allá vosotros; yo sólo sé dar sablazos” , y
no dijo más.
Durante la primavera de 1924, fui testigo de una escena'*
memorable, desarrollada en el “ Politburo” , y en la que Bu­
denny hizo el gasto. Discutíase un asunto referente al Ejér­
cito rojo. Se llamó a Buddenny.
Como siempre,, los miembros del “ Politburo” están agrupa­
dos al extremo de una larga mesa. Por una puerta situada al
fondo de la sala, entra Budenny, casi de puntillas; pero sus
pesadas botas producen fuerte ruido al herir el pavimento. Su
rostro expresa cierta indecisión. Entre la pared y la mesa hay
unos tres metros; mas Budenny tiene un miedo atroz a perder
el equilibrio, a tropezar en algo y ocasionar estragos.
Kamenev preside, como de costumbre. Se coloca^ Budenny
entre Zinoviev y yo. Los ojos, desorbitados. Su mirada, perdida
en el espacio, revela una perfecta incomprensión de lo que hay
alrededor suyo. Parece decirse: "H e aquí al famoso “ Politbu-
ro” , que gobierna al país, y todo lo que puede... Aquí, Budenny,
no se trata de “ dar sablazos” .
La cuestión concerniente al asunto militar ya está liquidada.
Budenny debiera marcharse. Entonces, Kamenev, con una son­
risa de sus ojos malignos, observa: “ Bien. Y a hemos acabado
con los problemas de estrategia. Pueden retirarse los militares.”
Pero Budenny no se mueve. Kamenev no le habla el lengua­
je que el otro puede comprender. Kamenev debiera gritar: '‘Ca­
marada Budenny: ¡Firme! ¡Media vuelta! ¡Marchen!...” Sta­
lin, condescendiente, marcando un amplio gesto de dueño de casa
hospitalario, dice: “ Déjale.”
Y Budenny sigue igual. Los ojos fuera de las órbitas, las
manazas sobre la mesa y los bigotes erectos como los de las
cucarachas...
Tales son los hombres que hacen hoy carrera en Rusia. La
burocracia ha sido reemplazada por individuos como Budenny,

28
YO, SECRETARIO DE ST A U N
■r
cuidadosamente seleccionados, sujetos ignorantes, estólidos, pero
devotos de la revolución bolchevique y que aborrecen todo lo
que sea inteligencia y cultura.

XV

Alguien ha dicho que Trotsky merecería ser ¿ftntado en ver­


sos blancos. Ironía. Hagamos justicia al adversario. Trotsky es
una fuerte personalidad.
Las primeras sesiones del “ Politburo” a que asistí me asom­
braron por la enorme diferencia intelectual entre Trotsky y los
demás miembros. Trotsky está muy poi^ encima de 1-'i* Stalin,
los Zinoviev, los Rykov...
Le falta, eso sí, ponderación. Es una mezcla de grandes cua­
lidades y de verdaderos defectos. Pero no deja de ser una vi­
gorosa individualidad.
Trotsky gusta de repetir las palabras de Buffon: “ El estilo
es el hombre” . Al citarlas piensa en sí mismo. Quisiera tener
la espiritualidad y el brillo de su verbo. Armonizar el continen­
te con el contenido. La manera con que se expresa y lo que ex­
presa. Es mucho más un actor que un verdadero y profundo
político. >
A Stalin le devora la pasión oculta del poder. Quiere gozar­
lo en secreto. Trotsky es un hombre de pose. Es político porque
la política es escenario, porque permite brillar, exhibirse, glori­
ficarse...
El arte de Tritsky es la palabra. Sin embargo, no es lo que
se suele llamar un gran orador. Su palabra no evoca el río cau­
daloso, lleno de majestad. Es una llama. No podría admitirse en
los debates parlamentarios. Trotsky, dentro del hemiciclo, sería
constantemente llamado al orden. Su lugar está en, las barrica­
das, en la calle, ante la muchedumbre rebelde. Su voz honda,
clara, tonante, incisiva, es admirable para electrizar a las ma­
sas. Posee el vocablo hiriente, grave, preciso, penetrador. Sus
obras preconizan la Revolución permanente. No es extraño. El

*9
B O R I S B A J A N O V
, I
nusmo no cesa de agitarse, de hervir, de mantenerse en perpetua
revolución. * v

Por su envergadura lírica, resultaba incomparable en los mo­


mentos de crisis. EJ mes de noviembre de 1917, a la hora del
go*pe de Estado, 1 rotsky pronunciaba en el Congreso de los So­
viets un discurso de tan magnífica vehemencia, que le clasificó
en seguida entre los grandes jefes, a la derecha de Lenin. Y
cuando 1919- el régimen soviético amenazaba zozobrar, ex­
clamó : ¡ Nosotros partiremos, pero haremos crujir la puerta de
tal modo que temblará el mundo!”
Trotsky no se contenta con hablar. Revolucionario hasta la
medula de ios huesos, sabe obrar cuando la palabra carece de
efecto. \ en la acción es cruel, inhumano.
Durante la guerra civil se envió a Petrogrado una brigada
del Ejército rojo. Era el otoño. La brigada carecía de lo más
necesario. Sobrevino el hielo y, como los soldados no contaban
ni con un par de botas, fueron bloqueados por el frío en el in­
terior de los cuarteles. La situación precisaba nuevos refuerzos.
Trotsky telegrafió: “ La brigada partirá sin dilación para el fren­
te.” Pero la brigada se negó a salir. Trotsky cursó el siguiente
ultimátum: ‘ Si la Brigada no ha partido dentro de dos horas,
será bombardeada por la artillería.”
Los cañones tomaron posición ante los cuarteles, dispuestos
a abrir el fuego contra éstos. La situación adquiría caracteres
serios. Los sediciosos dijeron entonces: “ Nuestra voluntad no
se opone a que salgamos para el frente; estamos todos confor­
mes en salir; pero ia brigada no tiene ni un solo par de botas
y está helando.” Trotsky fué inflexible. Se repartieron treinta
pares de botas a treinta hombres, que un camión condujo hasta
;a estación del ferrocarril. Así que hubieron embarcado aquellos
treinta hombres, se les obligó a descalzarse, repitiendo la misma
>peración con los restantes. Y de este modo embarcaron todos.
Los soldados marchaban a luchar descalzos. “ Esto no tiene im-
xwtancia — dijo Trotsky— ; es, tal vez, preferible: al menos,
io podrán entregarse al pillaje durante el camino.”
YO, SECRETARIO DE S T A U N

XVI - '

El talento de Trotsky le permite elevarse a grandes alturas,


pero le falta el sentido de la medida. En el seno de los grande*
acontecimientos, el orador pronuncia dircursos formidables, arras­
tra a las masas, impone su pose. Es una pose histórica. Mandan­
do el ejército rojo, Trotsky pasaba revista a las tropas sobre un
automóvil blindado. Lo cual era una pose tolerable. Mas ía des­
gracia de Trotsky es que esa pose ha penetrado dentro de su
carne y de su sangre. Trotsky actúa para la Historia, aun cuan­
do realiza cosas ajenas a la Historia, como sentarse er upaa silla
o sacar un pañuelo del bolsillo.
El triunvirato Zinoviev-Kamenev-Stalin había decidido (oto­
ño de 1923) eliminar a Trotsky del ejército rojo.
En una sesión plenaria del Comité Central de! Partido Cd*
munistá ruso propusieron “ los tres” aumentar el número de
miembros del Rewoiensozñet (Consejo Supremo de Guerra, que
presidía Trotsky) para hacer ingresar en aquél varios miembros
del Comité Central, donde Stalin trabajaba. Todos comprendie­
ron que se minaba el terreno a Trotsky. El mismo lo compren­
dió también. Topió la palabra y lanzó una violenta filípica. Car­
tas boca arriba. La sombría intriga para hundir al “ guía de la
revolución” veíase a plena luz. Pero Trotsky no tojeró el juego.
Veterano de la, revolución, pidió al Comité Central le aceptase
la renuncia de todos sus,grados y honores soviéticos para alistar­
se como simple soldado en la revolución alemana, que e?taba en
marcha. Terminó diciendo que, al menos, esto no le seria rehu­
sado.
Aquellas palabras resollaron como 'redobles de tambor, La
amenaza de un épico acontecimiento gravitaba sobre los asisten­
tes, y, bajo el gran palacio del Kremlin, sentíanse oscilar las ba­
lanzas de la Historia.
Ante el verbo solemne y agudo del jefe revolucionario fla­
queaba el triunvirato. Inmediatamente después de hablar Trotsky,
se levantó Zinoviev para pedir que también a él se le enviase a

3*
M O R I S B A J A N O V
*■

conspirar a favor de la causa proletaria alemana... E f drama


se convertía en comedia. Stalin, interviniendo entonces, declaró
con la mayor seriedad que nunca consentiría el Comité Central
el riesgo de dos vidas tan preciosas, ni dejarla partir para Ale­
mania a ninguno de los “ ilustres y amados jefes” .
El Comité Central, animado de patética solicitud, aprobó la
proposición. La farsa política urdida por el triunvirato se habría
deslizado bien si el delegada de Leningrado, KomaroV, niño te­
rrible, no hubiera hecho observar: “ ¿Por qué este querido Trots­
ky emplea esas maneras? Y usted, venerado jefe, no debe con­
moverse por tales fruslerías.”
Aquella intervención desventurada hizo estallar a Trotsky.
Con enérgico acento gritó que él no quería figurar entre los có­
micos de la farsa, y se precipitó hacia la puerta.
E l Comité Central' estaba desconcertado. Una atmósfera si­
niestra pesaba sobre todos. Pero en aquel momento la pose re­
cuperó sus derechos. Para que el efecto fuese completo, Trotsky
pensó dar un portazo al salir, “ hacer crujir la puerta” .
La escena se desarrollaba en el salón dél trono. La puerta
de este salón es enorme y maciza. Trotsky tiró de ella con todas
sus fuerzas, pero las pesadas hojas se abrieron con úna lentitud
mortal. Debiera haber renunciado Trotsky a su propósito... Hay
puertas que no es posible hacer crujir. Sin embargo, furioso,
realizó un nuevo esfuerzo violentísimo para cerrarla. Mas la puer­
ta tardó tanto tiempo en cerrarse como había tardado, en abrirse.
Así, en lugar del gesto definitivo de una ruptura histórica, se
vió una delgada e impotente silueta luchando en vano con una
puerta que no se dejaba cerrar...

X V II

La c^ra de Trotsky recuerda la de Mefistófeles. Tiene la


mirada penetrante, el mentón de una vieja, la barbilla de un chi­
vo. Pero lo que a-ombra es el modo como lleva la cabeza.
¡Con qué majestad, con qué fiereza altiva! Trotsky no ol-

3*
x
YO, SECRETARIO DE S T A U N

vida ni un instante que la Historia está allí..., enfocándole su


aparato fotográfico, y le pide una digna actitud. ¡ Alta la cabe­
za! i La revolución marcha bien, qué diablo! Trotsky hállase
convencido de que él no sólo la condujo, sino que la encarna de
manera soberbia.
Es un gran organizador, pero un organizador apasionado.
Puede sugestionar a las masas con un vibrante di. Jirso, lanzar
la contraseña precisa, aguda como utía flecha. Puede levantar
los. corazones y duplicar las energías. Es un grande hombre de
las horas críticas. No sirve, empero, para una labor normal y
cotidiana.
Durante la época más sombra del reinado bolchevique, ape­
nas circulaban los trenes en Rusia. No circulaban por la sencilla
razón de que los obreros ferroviarios, hambrientos y sin recibir
salario alguno, empleaban todo su tiempo en cultivar legumbres
y en ir a buscar comestibles a la ciudad. Los mismos obreros,
continuamente de viaje, no podían facilitar los viajes del pró­
jimo. Se moría Rusia de arteriosclerosis. Entonces fué nombrado
Trotsky comisario del pueblo de Vías de Comunicación.
De lo sublime a lo ridículo media un paso. Tratándose de
Trotsky, de lo sublime a lo ridículo no hay ni un paso... Entró
en funciones el nuevo dictador de los ferrocarriles y lanzó un
manifiesto de los más patéticos, destinado a ‘encender la llanu
del sacrificio en los corazones endurecidos de los obreros ferro­
viarios: “ ¡Cesaremos de plantar patatas, moriremos de hambre
en nuestro puesto revolucionario y ferroviario, pero los trenes
marcharán!”
A pesar de este llamamiento demosteniano, que contenia una
suma de signos de admiración no realizados en toda su vida por
un jefe Je oficina, los obreros no experimentaron el menor de­
seo de morir de hambre junto a su puesto “ revolucionario” y
“ ferroviario” , y continuaron plantando patatas. Los trenes no
circularon. Trotsky tuvo que renunciar a que circulasen.

33
B O K 1 S B A J A' N O V

X V III
#
Irotsky está lejos de poseer la perfecta ausencia de princi­
pios, la flexibilidad y el disimulo que eran patrimonio de Lenin,
^ Lenin be le decía: “ Mientes , y se demostraba que mentía.
Entonces él poníase furioso, so indignaba-, acabando por respon­
d er. No comprendo cómo se puede engañar ; yo no sabría ha­
cerlo. Pero a la mañana siguiente tomaba la pluma: “ Todo el
que cree — escribía— en la palabra de otro es un idiota.”
Esta última máxima de su maestro — la más sincera— Trots-
íyv parece haberla olvidado. Creyó demasiado en la palabra de
Lenin. Se esforzó en hacer una política de principios, k> que
prueba que no ha comprendido la esencia del “ leninismo” . Le-
mn era una imprudencia increíble dentro del dominio práctico.
El punto más débil de Trotsky es, quizá, la falta de origi-
f,
nalidad en el terreno de las ideas. Trotsky se nutre del stock
de los pensamientos de Lenin. Asimismo, no obstante sus dis­
tinguidas dotes intelectuales, ha cometido torpezas, torpezas ver­
daderamente sorprendentes por su candidez.
Toda su lucha con Stalin lo hace ostensible. Trotsky no com­
prendió que las circunstancias habían cambiado, que los viejos
esquemas leninianos no eran aplicables bajo las condicionés ac­
tuales. Para conquistar la fuerza en el seno del Partido recurrió
a métodos rancios: ingenuidades políticas, tendencias, divisas, fi­
nes y miras lejanas, etc_; y valiéndose de estos medios no po­
día conseguir la Sujeción de las palancas directrices del Partido.
Se equ'vocó en los procedimientos. Por eso, fué fácilmente ven­
cido.
Dado su temperamento, casi no conviene la actuación de
Trotsky en el período actual, de relativo pacifismo. Trotsky ne­
cesita la tribuna, el redoble de los tambores, el crujir de puertas
para que el Universo tiemble. Lo que él decía: “ Por encima de
los Gobiernos"... “ De los trabajadores del mundo entero” ...

34
YO, SECRBTARIO DE STAUN

VNada nos detendrá, ¡ Si es precisa aniquilar millones de hom­


bres, los aniquilaremos!” Trotsky fué la figura animadora del
Terror.

X IX

¿Q u é resta hoy de todo aquel ruido? La oposición, derrotada


por completo. Trotsky, políticamente arruinado... Y, no obstan­
te, aún queda algo...
Al finalizar el año 1927, iba yo por la calle de Tver^kaia, en
Moscú. Está calle, como las demás calles de la Rusia soviética,
presentaba un aspecto triste, melancólico, desolado. Ni una son­
risa, ni una mirada alegre. Pero, de pronto, todo se animó: se
esparcieron los gritos, crepitaron los aplausos, una llama iluminó
los rostros; 'todos los ojos volviéronse hacia un mismoJado. Un
automóvil descendía lentamente por la calle: Trotsky — el aire
de triunfo— respondía con majestad y afecto a las aclamaciones
de la multitud. Las aclamaciones eran vivas y nutridas. La mu­
chedumbre, dé'' continuo atropellada, siempre bajo la férula del
terror, se permitía por una vez el lujo de burlarse del Gobierno.
En Rusia, tales manifestaciones no san ffecuentes, porcue se
pagan caras: el que 110 es comunista se calla o se le hace ciliar.
Sin'embargo, a veces, el silencio resulta harto ^pesado y ia in­
dignación rompe sus cadenas.
Recuerdo el caso de un importante funcionario, cuya lengua
se contuvo durante dos años, que al ver un militar conduciendo
a un detenido 110 pudo por menos de exclamar: “ ¿Esto es el
poder del proletariado o una viuda sentada en un bacin?” ...
Los transeúntes desaparecieron como por encanto. Sólo un hom­
bre caído d(? la luna se permitía semejantes salidas...
¡Fenómeno extraño! El comunismo de izquierda de Trotsky
debería ser esencialmente antipático a la “ intelligentzia” , rusa.
Esta no tiefte mayor enemigo que Trotsky, que inspiró su ex­
terminio en masa... ¡Y era ella quien le aclamaba! Se le acla­
maba porque, gracias al conflicto entre la oposición y el Gobier-

35
B O R I S B A J A N O V

no, Trotsky se transformaba en un símbolo, el símbolo de todo


o que había de talento y vitalidad sucumbiendo bajo los golpes
una cuadrilla de políticos estúpidos y degenerados, que furti­
va, sinuosamente, han detentado el poder y hundido a Rusia en
la más ignara de las tiranías.
Formando parte de dicha multitud había también comunistas,
y bastantes, sin duda. Por cada millón de adultos de la población
de Moscú hay 2.000 comunistas. Estos comunistas, al ver a
Trotsky, aplaudían. ¿Por qué se manifestaban contra un poder
que era el suyo? Porque cada uno de ellos pensaba que la hora
de Trotsky podría llegar.

XX

Nunca se ha sabido en Occidente que el bolchevismo t3tuvo


al borde de la ruina, que pudo naufragar para siempre. El otoño
de 1923 fué testigo de la desconocida procela. Estaba el poder
entonces entre las manos del triunvirato Kamenev, Zinoviev y
Stalin. Kamenev, que dirigía los trabajos del “ Politburó” , con­
trolaba, por otra parte, la actividad de todas las organizaciones
soviéticas dentro del pafe y manejaba la política económica. Era
la clavija maestra del Gobierno. Zinoviev regentaba el Komintern
e interpretaba el papel de estratega principal en el plano de la
política interior. Su ingenio, por lo que se refiere a este aspecto,
no era muy solvente. Reducíase a continuar de un modo servil
los principios de Lenin, y no buscaba el hilo que pudiera orien­
tarle a través de las situaciones nuevas. En cuanto a Stalin, se
consagraba especialmente a velar por la existencia del Partido.
Todos los esfuerzos del triunvirato tendían a alejar del po­
der a los elementos intelectuales. Stalin, siguiendo la contraseña
de Zinoviev, despojaba de los cargos importantes a todos los
comunistas capacitados. La irritación de éstos aumentaba de día
en cha. Comunistas, pero no solidarizados excesivamente con los
provectos de revolución universal, sus votos abogaban en favor
de un régimen normal, estable.

36
YO, SECRBTARIO DB ST A U N

1 4 batalla se inició por una ofensiva - de los intelectuales


contra el Comité Central. En la historia del bolchevismo, esta
ofensiva s* conoce con eí nombre de "primera oposición” . No
fué comprendida en el extranjero, y nádie se enteró, fuera de
los límites de la U. R. S. S., que el bolchevismo había corrido
peligro de muerte.
Y es que estos graves acontecimientos se gestaron y desen­
volvieron en el seno, del Partido; su eco llegad amortiguado ál
mundo exterior; no podían ser justipreciados por los observa­
dores lejanos. La primera oposición (*923) no tuvo la resonancia
de la segunda (1925-1926). Sin embargo, fué para el bolchevis­
mo mucho más peligrosa.

XXI

En pocoé
tiempo, la oposición adquirió sobre el Comité Cen-
tral una ventaja casi decisiva. No tenía, empero, ni programa
definido, ni unidad de acción, ni jefe. Mas era la expresión de
una fuerte corriente de opinión. Poseía mayoría dentro de la
más importante organización del Partido; es decir, la de Moscú,
v controlaba otras muchas organizaciones en la provincia. Si hu­
biera encontrado un jefe resuelto, un buen director que la en­
cauzase, el país, que sentía una profunda aversión hacia ia expe­
riencia bolchevique, habríala sostenido ardientemente, inauguran­
do así el Thcrmidor ruso.
Pero este Thermidor murió antes de nacer, a causa de las
veleidades y vacilaciones de Trotsky. En aquel momento, Trots­
ky, que pudo haber sido un salvador, fué, por el contrario, el
hombre fatal.
El triunvirato no se daba clara cuenta de lo que pasaba. Te­
mía, soVe todo que Trotsky, que gozaba en el Partido de una
influencia y de una popularidad enormes, le despojase del po­
der. Combatía a Trotsky con saña. Luchando contra la oposición,
el triunvirato quería, al mismo tiempo que a ésta, asestar el gol-

37
B O R I S B A J A N O V

pe sobre Trotsky. A' la oposición le llamó “ trotskvsmo” c hizo


ae Trotsky su jefe.
Contra aquellas maniobras insidiosas, Trotsky se defendió
mal. No sé por qué razón consideraba la lucha como por debajo
de su dignidad. Durante las sesiones del “ Politburo” , leía frívo­
las novelas francesas, y cuando alguno dirigíase a él, se mostra­
ba sorprendido.
Su situación, desde luego, era harto difícil. Comprendía que
el camino oposicionista marchaba a un golpe estatal de tipo B o -
ñaparte, y repugnaba el juego. Sin embargo, no deseaba chocar
con la oposición, pues le importaba conservar la inmensa popu­
laridad que disfrutaba entre los medios intelectuales del Partido.
Si en lugar de ser un genial sectario, Trotsky hubiera sido un
gran polític \ habría intervenido. Esto no ofrecía dificultades.
Pero no intervino. A la hora de las grandes decisiones, ni apro­
baba ni negaba. Reducíase a callar...
*

X X II

Fué-la famosa “ discusión unilateral” . El Comité Central car-,


gaba sobre Trotsky, acusándole de todos los pecados políticos,
reprochándole mil desvíos doctrinales..., y Trotsky callaba.
Si hubiera aceptado el reto, si como jefe hubiera sabido de­
fenderse, habría adoptado la oposición su manera de pensar y
su programa político. Pero Trotsky sólo difería de sus colegas
del Comité Central por su comunismo más intransigente. La
oposición abrazaba aquel comunismo de izquierda, falso, suicida
viraje que la condujo al fracaso, porque se enajenaba inmedia­
tamente las simpatías populares, el sostén de las rn&sas y, ade­
más, su jefe se manifestó incapaz de consolidar una acción que
diera por rebultado ia conquista del poder.
En el transcurso de aquella crisis, eminentemente peligrosa
para bolcheviques, sabiendo que la actitud de Trotsky deter­
minaría una salida, una resolución, preguntábame con angustia
si él se resolvería al golpe de Estado bonapartista.

38
YO, SECRBTARIO DE ST A U N

Recuerdo muy bien el día de la sesión plenaria del Comité


Central del Partido, sesión en la cual los leaders de la oposición,
convocados especialmente para este fin, debían exponer sus rei­
vindicaciones.
Tuvo lugar en el Kremlin, en el salón del trono del gran pa­
lacio. Los miembros de la oposición estaban sentados sobre las
gradas del trono. Piatakov, uno de &■:<§■jefes más talentosos, pro­
nunciaba un discurso. Todos le escuchaban atentos; nadie se
preocupaba del trono, sino del orador. Trotsky, pensativo, de­
jaba errar sus mirádas por el trono, pero tampoco le veía: ni el
trono del pasado, que hallábase ante $us ojos, ni el del porvenir,
que se alzaba como un fantasma por encima de la oposición. La
lucha acababa, de entablarse.
Algunos meses después — fines de mayo de 1924— la lucha
había terminado. La oposición estaba aplastada. La sombra de
Bonaparte liabía huido. En otra sala del Gran Palacio reuníase
el Congreso panruso del Partido Comunista. Cuando apareció en
la tribuna Trotsky, “ el general sin ejército” , fué saludado, como
de costumbre, por una salva de aplausos. Pronunció un discurso
dé elevados tonos... Mas era una llamada a la mansedumbre y
a la reconciliación.
“ Yo soy un viejo soldado de la rcvoljeión — decía— . Si la
revolución exige a sus soldados una actitud de disciplina, si ella
ordena: “ ¡Firmes!” , yo subo a esta tribuna para declarar que
me someto, que debo someterme. No vacilo en afirmar mi creen­
cia de que el Partido está equivocado; pero es ww Partido.”

X X III

Ahora, Trotsky está desterrado. Muerde su freno. El após­


tol de la “ revolución permanente” , el gran animador del terror
rojo, vegeta bajo la vigilancia de los esbirros. Su influencia 60-
bre el mecanismo del régimen soviético se reduce a cero. Esto
no quiere indicar que Trotsky haya desaparecido para siempre
de la palestra política.

39
B O R I S B A J A N O V

A despecho de una opinión bastante' extendida en el extran­


jero, Trotsky, dado el momento actual, no sabría desempeñar
ningún papel en la vida política de Rusia. No podría intervenir
mientras no se produjeran graves perturbaciones. Hasta enton­
ces, el sillón de Stalin será inquebrantable. Por el contrario, en
caso de acontecimientos de importancia, el cuadro podría cam­
biar bruscamente. Ejem plo: si Estallase una guerra entre Rusia
y una de las naciones vecinas. Tal guerra exigiría un inmenso
esfuerzo, que la chusma de Stalin sería incapaz de proporcionar.
Su nulidad se desenmascararía en seguida.
La mayoría del pueblo ruso experimenta hacia el poder de
los bolcheviques sentimientos que no tienen nada de ambiguo;
pero los disconformes, paralizados por el terror, no ven posibi­
lidades de manifestarse en tiempo normal. El acicate de la ne­
cesidad rompería el nudo de las fuerzas contenidas, obraría efi­
cazmente y la camarilla staliniana sufriría un rudo asalto. Los
incidentes engendraríanse en el seno del Partido y entre el ejér­
cito. Hoy, el Partido Comunista ruso está lejos de sentirse en­
cantado con las dotes intelectuales y políticas de su jefe. Dentro
del bolchevismo, nadie ignora que Stalin sería incapaz de órien--
tar al país en un momento de crisis. Pero aún no ha llegado la
hora de cantar con Maiakovsky, poeta cortesano del Kremlin
rojo: “ Tienes la palabra, camarada Mauser.”
A la hora de ahora, todo el mundo inciensa a Stalin y abo­
mina y lanza diatribas contra Trotsky. Se abomina de él porque
es el mejor medio de hacer carrera. Pero al primer barrunto' de
ahogo, la escena cambiaría. Todo comunista, todo tchequista, todo
militar pertenciente al Partido, comprendería lo inestable o aza­
roso de la situación. No obraría por interés personal, por la es­
peranza de un puesto ventajoso de treinta rublos y g&jes; la
existencia misma del régimen estaría sobre el tapete y el juego
sería arriesgado. El Partido y el Ejército daríanse pronto cuen­
ta que sólo un hombre de verdadera solvencia intelectual, idó­
neo para las circunstancias críticas, sabría salvar la situación, y
entonces llamarían a Trotsky.
E l no es ajeno a esto, y ha previsto su futura actuación en

40
YO, SECRETARIO DE S T A U N

caso de crisis: sobre todo, en caso de guerra. Ya lo apuntó, de


una manera asaz vaga, en su “ Política del objetivo lejano” , y
más tarde, claramente, en su célebre “ Tesis demencista” , al fi­
nalizar el año 1927» durante una sesión memorable del Comité
Central del Partido Comunista. Trotsky se expresó, pocó más o
menos, en estos términos, fijándose sobre el grupo de Stalin:
“ Cuando el enemigo se halle a cien kilómetros de la capital, hare­
mos lo que un día hizo Clemenceau: derribaremos un Gobierno
inerte e impotente para organizar la vicioria. Haremos lo que
ha hecho Clemenceau, pero con la diferencia de que Clemen­
ceau se contentó con tomar el poder, y nosotros, además, los fu­
silaremos a todos. ¡ Sí, lo haremos! Vosotros también querríais
fusilarnos, mas no os atrevéis. Nosotros nos atreveremos, porque
será condición indispensable de la victoria.”
, Trotsky no andaría remiso en la ejecución de esta amenaza.
Fusilaría 3 Stalin... si Stalin no se adelantara. ¿Dejará vivirá
Trotsky? El “ maravilloso georgiano” carece de escrúpulos mo­
rales; no hará cortar públicamente la cabeza a Trotsky. Sabe
que el uso de la guillotina es contagioso contra la gripe. Pre­
fiere obrar con dulzura, sin atraer demasiado la atención.
Trotsky fué primero deportado a una región perdida del
Asia Central. Artimaña interesante de Stalin. Trotsky, a solas
con su estómago enfermo, en un rincón inhóspito, era probable
que muriese, muy probable. Sin embargo, sobrevivió. Era pre­
ciso desterrarle. Y se le desterró a un país donde puede caer
fácilmente bajo los golpes de los enemigos del comunismo o de
los agentes de la G. P. U.
Pero esto es una medida corta, extraña a las personalizado-
ras de Stalin. No rindió éste fidelidad a sus métodos, los cuales
le hubieran aconsejado proceder, acerca de este asunto, con más
delicadeza. Verbigracia: un hermoso gesto de reconciliación, ofre­
ciendo a Trotsky una cartera..., un ministerio insignificante. Por
\o demás, hemos hecho algunos progresos desde los exquisitos
tiempos de César Borgia. Entonces se derramaban en una copa
unos polvos hábiles, cuyo milagro ponía al individuo que apu­
raba el rico Falerno en expeditivo estado subterráneo, cara al

41
cielo de la tierra, o bien, el enemigo perecía al morder la carne
dorada de una manzana. Hoy, los procedimientos se basan sobre
las últimas conquistas de la ciencia. Un cultivo de bacilos de
Koch, mezclado sistemática y pausadamente a la nutrición, deter­
mina una tisis galopante y una muerte rápida, sin que u.adie ale­
gue el menoi derecho para acusar a un camarero de restaurante
por haber evitado ad paires un enemigo molesto. '
El general Wranget murió de una tuberculosis fulminante.
Así lo he oído contar más de una vez en el “ Politburo” ; los
bolcheviques le consideraban como su mayor adversario, Murió
cuando los Soviets huían una guerra que podría haber sido fatal
para ellos. La dolencia de \\ rángel ha revelado fenómenos in­
testinales típicos, denunciadores. ¿Qué osado afirmaría que los
bolcheviques envenenaron al general Wrangel?
Muerto Trotsky de tuberculosis, la situación de Stalin.se col­
maría de vientos propicios. Los médicos oficiales descubrirían los
fenómenos típicos; pero no dejarían de atribuirlos al padecimien­
to del estómago, Y todo el mundo recordaría la cordialidad de
Stalin hacia Trotsky. Habría podido montarse una guardia de
honor en torno al catafalco, dar el nombre de Trotsky a una
pequeña ciudad; explicar, en suma, al público, por conducto de
la Prensa, que no eran fundamentales las diferencias entre el
leninismo y el trotskvsmo; que uno completaba al otro, salvo
mínimos puntos secundarios de táctica que al jefe de la oposi­
ción desviaban un poco de la doctrina ortodoxa; pero que, bajo
el criterio de la Historia, eso no revestía importancia y sólo tes­
timoniaba la envergadura de Trotsky.
Resumamos: se hace áspero soslayar cómo Stalin 110 ha obe­
decido este método, tan en consonancia y armonía con su carác­
ter... Después de todo, es muy posible que Stalin encuentre una
ventaja si Trotsky muere lejos de la U. R. S. S. (i).

,i) Como sabemos, fué asesinado, no hace mucho, por uno de los
sicarios de Stalin, en Méjico.

42
YO, SECRETARIO VE STALIN

X X IV

En el Asia Central, en una región salvaje y remota, hállase


una pequeña ciudad que se llamó Pichpek; ahora se llama “ Frun-
ze” . Cuando Rusia alcance de nuevo un rérimen normal, y Le­
ningrado vuelva a nombrarse Petersburgo, y UHanoks, Simbirsk;
y la plaza de Karl Marx y la calle de Lenin plaza, del Teatro y
calle de Moscú, una sola ciudad deberá conservar el nombre
que le ha sido impuesto por los bolcheviques: “ Fru iee” . Se os­
tenta en recuerdo del antiguo generalísimo del Ejército Rojo que
sucedió a Trotsky en el mando. Era un hombre interesante, qui­
zá el único entre los caciques comunistas que deseara la liqui­
dación del régimen y el retorno de Rusia a una existencia más
humana.
Al principio de la revolución, Frunze fué bolchevique. Pero
ingresó^ en el ejército, cayó bajo la influencia de los antiguos
generales y oficiales, se penetró de sus tradiciones y devino un
soldado hasta la medula de los huesos. Cuanto más se apasio­
naba por el ejército, más crecía su'odio al comunismo. Aunque
sabía callar y disimular sus pensamientos.
Rumano de nacimiento, ruso por educación, con un pasado
irreprochable, verdadero militar, creíase elegido para llenar en
el porvenir una misión napoleónica. Se ocupaba del ejército ar­
dorosa, enérgicamente, y superaba a Trotsky en resolución.
Sus concepciones eran de excesivo atrevimiento. Al encar­
garse del ministerio de la Guerra, ostensibilizó que el ejército
rojo que había tomado parte en la guerra civil era una banda
abominable, anárquica, compuesta en más de su mitad por mal­
hechores, y que sería imposible transformarlo en un ejército re­
gular, fuerte y disciplinado.
Durante la primavera de 1924, realizó* un licénciamiento de
tropas casi total, limitándose a conservar cuadros de oficiales y
suboficiales. Un decreto instituyó en el país el servicio obliga­
torio, y íil llegar el otoño, se formaron los contingentes de dos
anos epn la recluta de una juventud campesina intacta.

43
M O R I S B A J A N O V

Se guardó el secreto más profundo acerca de esta operación,


tan audaz como copiosa de peligro. \Europa no se enteró! Va­
rios meses quedó Rusia sin ejército y hubiera podido ser fácil­
mente invadida...
El verano de 1924, Frunze era nombrado miembro suplen*
te del “ Politburo” ; pero yo tuve ocasión de observar antes de
tal época ias sesiones de la Asamblea. Frunze era un hombre
de estatura ordinaria; vestía sencillamente; de ademanes un
poco torpes, de rostro inteligente. Guardaba una actitud modes­
ta, lo mismo en el Comité Central que en el “ Politburo” , y es­
taba siempre silencioso.
Frunze tenía un plan de acción bien definido. Buscaba, ánte
todo, minar la fuerza del Partido sobre el ejército rojo. A l co­
mienzo. obtuvo la supresión de los comisarios, que por su cua­
lidad de representantes del Partido estaban por encima del
mando. Los sustitutos - no fueron más que auxiliares para ’as
cuestiones políticas. Luego, prosiguiendo, intrépido, su proyecto
de golpe de Estado bonapartista, eligió con preserverancia, para
los puestos de comandantes divisionarios, de cuerpos de-ejército.,
y de regiones, verdaderos militares que le apoyarían. Trabajaba
afanoso y esperaba una coyuntura favorable. Sabía que el Poder
dentro del país pertenecía, no al ejército, sino al Partido. En es­
tas condiciones, para que el ejército pudiese lograr un golpe de
Estado, era preciso una situación excepcional, situación que, por
ejemplo, hubiera proporcionado una guerra. Mas el tiempo
transcurría y no llegaba la guerra.
La reserva y el don simulador de Frunze eran notables. Su
habilidad para teñir de un color comunista todos sus actos era
diestrísima. Sin embargo, Stalin caló sus intentos; pero no dejó
sospechar c¡ue había desnudado los propositos del jefe del ejér­
cito rojo. Al contrario, afectó tratar a Frunze con más cordia­
lidad que nunca.
Este había estado enfermo; un tratamiento riguroso, orde­
nado, lf devolvió la saluH casi por completo. No obstante, Sta-
lin se preocupó mucho, lleno de vivo y especial ínteres, tn la
marcha1 de la enfermedad. Dijo que no se observaba bastante

44
YO, SECRETARIO ST A U N

solicitud cerca del viejo generalísimo bolchevique. No hartaba


su abandono del lecho; era necesario, para evitar oaa recaída,
extirpar del organismo la causa del mal, lo que exigía, según
el médico del Comité Central — adicto de Stalin— una inter­
vención quirúrgica.
El esculapio del Comité celebró consulta con algunos cole­
gas y acordaron lo oportuno de la operación. Frunze se negaba,
se oponía resueltamente. No se recurrió a la violencia. Los mé­
dicos le aseguraron que la operación carecía de gravedad. Y , en
efecto, no mentían. El otoño de 1926, aceptó el parecer de los
galenos y sometióse. Sobrevino la muerte. El corazón no re­
sistió el narcótico. Los médicos del georgiano sabían muy bien
que el enfermo no lo soportaría y emplearon justamente el nar­
cótico que había de serle fatal. Tan claro era que Frunze recibió
la cicuta de manos de Stalin que la mujer de aquél, desesperada
e indignada, dióse muerte pocos días después de la de su marido.
El Kremlin comprendió lo sucedido, pero mantuvo un si­
lencio cómplice.
Frunze fué enterrado con toda clase de pompas y trofeos.
Stalin formó parte de la guardia de honor que velaba junto al
catafalco. Pronunciáronse discursos revolucionarios, cargados de
énfasis. A la Academia del Estado Mayor se le bautizó con el
nombre de Frunze. “ La guardia de la revolución ts Tund^on” ,
decían con hipócrita tristeza los satélites de Stalin.

XXV

El Kremlin fue construido con el fin de proteger a los mos­


covitas contra la ola periódica de las invasiones tártaras que ve­
nían de las vastas estepas de Asia. Hoy sirve de fortaleza para
los miembros del Gobierno obrero y campesino. Los sátrapas
comunistas, herederos de la ferocidad de Gengis Khan y de Ta-
mcrlán, se encuentran, tras estos muros, al abrigo d$l pueblo ruso.
En* el Kremlin hállanse concentradas las más altas institu­
ciones soviéticas y en él residen los jefes más caracterizados.

45
B O R I S- fí A ) A N O V

«mbargo, por motivos de conveniencia diplomática,- los or­


ganismos del Partido Comunista no lian sido instalados en el
Kremlin mismo, sino próximamente inmediatos. El Comité Cen­
tral, director de la III Internacional (Kom intern), se halla a la
entrada de la calle de Vozdvijenka. No obstante, el “ Politburo” ,
órgano supremo del Partido y del Gobierno, .tiene su asiento en
el interior del Kremlin.
No ve cualquiera que lo pretende el recinto umbilical del
comunismo. Merced a mi cargo, yo circulaba libremente. Las
páginas anteriores acerca de los grandes jefes bolcheviques se­
rían incompletas si no añadiese un paseo, algo pintoresco, a tra­
vés de los edificios públicos y privados del Kremlin. Entre estos
muros róseos, hijos de un arquitecto italiano, se elaboran hoy
los destinos trágicos de Rusia.
Penetraremos en la sede-roja por la puerta de la Trinidad,
situada en la calle de Vozdvijenka. Es la puerta de los peatones.
(Los habitantes del Kremlin que usan automóvil entran y salen
por la puerta de Borovitzki, que da a la plaza Roja.) Allí vigila,
tras una taquilla, un agente de la G. P. U. Si no estáis investido
de la alta confianza del Gobierno y no poseéis un pase perma­
nente, debéis dirigiros al vigía. El os pregunta quién sois, qué
deseáis, cuál es el motivo de vuestra visita. No os déjará tras­
poner los umbrales si algún conocido vuestro del Kremlin no se
hace responsable. Pero existe todo un ceremonial telefónico, a
manera de prólogo. El agente de la G. P. U. os presta desde su
atalaya el tubo acústico. Pedís comunicación con la persona co­
nocida y devolvéis el tubo al agente. La respuesta és propicia.
Entonces, el agente os expide un salvoconducto. Los centinelas
de guardia arrancan la hoja y la clavan marcialmente ett sus
bayonetas. Franqueáis el puente...
Hileras de viejos cañones. Grueso enlosado, donde el paso
resuena. Un enorme edificio: Escuela de los Cadetes rojos, or­
gullo del Comité Central Ejecutivo Supremo, criadero de jó­
venes oficiales comunistas. Después, una casa de tres pisos. En
el primero, la vivienda del camarada Zinoviev (que no ocupa
desde su desgracia); es un cuarto confortable y pequeño, de

46
YO, SECRBTARIO DE STAUN

cuatro piezas, con flores y cortinas, ¡ Cuántos jefes Comunistas


extranjeros .han hecho aquí antesala, siu escatimar trabajo ni
honor, para conquistar el toisón de oro moscovita, ardientemente
codiciado!...
A la derecha, hay un pabellón bajo, de un solo piso. Este
modesto pabellón, empero, ofrece fuerte interés. Las tres últi­
mas ventanas son las de Stalin. Querríais echar una ojeada al
interior. No es fácil. El camarada Stalin no os recibirá. Nadie
penetra en su casa, salvo, a veces, Molotov, Ordjou kidze y Vo-
rochilov.
Yo puedo, sin embargo, apartar las dificultades y serviros de
guía para este viaje imaginario, pues cuando yo era secretario
de Stalin y del “ Politburo” , franqueé muy a menudo la legen­
daria mansión. Al fondo de un corredor oscuro hay una -escale­
ra; la puerta, la antesala. De una percha pende el capote de
soldado de Stalin. El amo está en su casa. En la misma percha
se encuentran: otro capote, del primogénito del dictador, y un
abrigo de señora, el abrigo de Nadia Alliluyeva, segunda mujer
del zar rojo de todas las Rusias.
El comedor es una habitación más bien reducida, que la
mesa ocupa casi por entero. Los dueños del cuarto se disponen
a comer. Acábase de traer la comida del restaurante del Sovnar-
kom (Consejo de Comisarios del Pueblo). Como la mrtyor parte
de lc¿> inquilinos casados del Kremlin, Stalin se lis:c llevar
del restaurante sus almuerzos y cenas. Son comidas de tres o
cuatro platos, corrientes, sin complicaciones. En los países “ ca­
pitalistas” de Occidente, los pequeños empleados comen mejor.
Pero esto es un lujo para la Rusia soviética, un lujo inaccesible
a los simples mortales. Según bajo el aspecto que se mire, Stalin
se alimenta como un hortera o como un dios...
La vajilla, sin embargo, es de sólida calidad; ostenta cifras
imperiales; sin duda, fué “ nacionalizada” al mismo tiempo que
el palacio del Kremlin. A juzgar por las etiquetas de las bote­
llas, los vinos no pertenecen a la última cosecha. Para los geor­
gianos Baco nó tiene secretos.
El mobiliario es de lo más simple y sencillo. Puede creerse
B O R 1 S B A i A N O V

que los cortinajes de tela blanca que cubren las ventanas son
menos un elemento de “ confort” burgués que una precaución
destinada a defender la lumbrera del comunismo contra las mi­
radas indiscretas.
De la habitación inmediata parten gritos de niño. Es la al­
coba, única estancia donde se desliza la vida íntima de Stalin.
Un rapazuelo de cinco añoá es el retoño del prohombre y de
su segunda mujer. El hijo mayor, fruto del primer matrimonió,
se llama \achka y duerme en el mismo comedor, sobre* tin
diván...
Durante la comida reina el silencio. El patrón no es locuaz.
Mientras mastica, prodiga el aire de hombre extremadamente
preocupado por los asuntos estatales. Terminado el yantar, nues­
tro dios rojo se instala cerca de la ventana, en un rincón, y en*
ciende su pipa, como haría cualquier burguesillo de Matjp'hester
o de Lyon. Las comisuras de sus labios forman un pliegue li­
gero, que da a su rostro una expresión desdeñosa ya habitual.
De pronto, suena la llamada del teléfono dentro de la al­
coba. La “ veleta’’, como dicen en Moscú. Esta “ veleta” " es el
telefono automático del Kremlin, reservado a un círculo mínimo
de alionados, miembros del Gobierno. La posesión de una “ ve­
leta “ es prueba señalada, auténtica del papel importante que se
desempeña en el Estado. El tiempo de Lenin no conoció un cen­
tenar de “ veletas” para uso del Kremlin. Hoy pasan de qui­
nientas. Mas el radio de abonados crece lentamente y con mu­
cha circunspección.
Todos lo* grandes jefes tienen “ veletas” ; una, en su des­
pacho; otra, en su casa. Stalin, rey de »eyes. posee tres: una,
en su. casa, v dos, en su despacho. La misión reservada a la
tcicera es misterio:a; la conocen algunos, muy pocos, iniciados.
El camarada Stalin es poco hablador, pero sabe escuchar...
En la alcoba, Nadía Alliluyeva responde a la llamada del
teléfono:
—D íg a ; aquí de Stalin. ¿Quién habla?... ¿El
1a casa
camarada Molotov?... Un momento... Koba (es el nonlbre fa­
miliar de Stalin para sus deudos), Molotov desea hablarte.*!

48
YO, SECRETARIO DE STALIN

— Estoy durmiendo— contesta Stalin.


— Oiga, camarada Molotov; está durmiendo.
El zar rojo expresa su disgusto. ¿Por qué se le sustrae
siempre a sus profundos pensamientos?...

X XVI

Abandonando la ca~a de Stalin, vayamos hacia 1¿ derecha.


Los alojamientos de los leaders bolcheviques. Luego, la ph.¿a
del Kremlin, donde reside el letón Peterson; el restaurante del
Sozmarkom; el hospital de la aristocracia comunista y ia sede
de la “ Sociedad de viejos bolcheviques” o “ Sociedad de bolche­
viques envejecidos” , como se la nombra... A la izquierda — ¿veis
aquellas ventanas?— , son las de la antigua vivienda de Trotsky...
Surge un adolescente de fisonomía apacliesca; le acompaña
un soberbio perro inglés, de buena raza. El joven es hijo del
camarada Tomsky, presidente de los sindicatos rusos. Tomsky
tiene predilección por los perros, y sobre todo, por los perros
occidentales.
Los dioses bolcheviques, como todos los dioses, no están
exentos de debilidades.
Krylenko, procurador de la República, es un apas»añade del
ajédrez y de la caza. Rudzutak, de las bellas obras pictóricas. A
Rykov y Kuibycher seríales trabajoso ocultar su inclinación por
la divina botella. Stalin adora el poder. Trotsky se embriagó
demasiado con su propia elocuencia. Semachko, ex ministro de
Higiene, y Lunatcharsk'., que fué mucho tiempo ministro de
Instrucción Pública, protegen á las actrices del género serio.
Kalinin, presidente del Comité Ejecutivo de los Soviets, es de­
cir, primer magistrado del Estado, opta por las artistas de ope­
reta. Todo lo que se le puede reprochar es que, falto de expe­
riencia, no escoge lo mejor...
Pasamos bajo una bóveda,.. A la derecha, se alzan las mo­
radas de Kamenev — que ama los Rolls-Royce— y del poeta
proletariano Damián Bcdnyi, que ama, ante' y sobre todo, los

49
B O R I S B A J A N O V

honorarios, y que habiendo dado a entender, hasta la revolución,


que era hijo natural de un gran personaje, ha pretendido luego
ser fruto de una ramera aldeana en contubernio con dos obreros.
Después se desemboca frente al Gran Palacio, que domina
el rio Moskova, y desde donde se vislumbra, hacia el Stir, todo
el barrio de Transmoskovia. Entremos al amplio edificio; ga­
nemos los peldaños de su gigantesca escalera. A la izquierda, la
gran ^ala, con sus tribunas espaciosas. Todo está sombrío y de¿
suerte. Aquí se reúnen los Congresos de la III Internacional y
los del Partido Comunista ruso. No lejos de esta sala, hay otra,-
v en ella, un trono. Aquí se celebraron las asambleas plenarias
del Comité Central del Partido hasta el momento en que los
asistentes aumentaron, gracias a la adición de doscientas barbas
añosas de la Comisión Central de Control. Ved la puerta que- el
camarada Trotsky, presa de santa inclinación, no pudo hacer
crujir. Las alcobas imperiales, mientras se celebran los Con­
gresos, sirven de pasillos y corredores.
En seguida desfilamos ante el “ zar de los cañones” la
‘‘zarina de las campanas’’, curiosidades bien conocidas que no
han cambiado de lugar. En desquite, el monumento colosal de
Alejandro II ha desaparecido.
Durante este paseo a través del Kremlin, pocas personas nos
encontramos. La mayoría nos miran con ojos inquisitoriales. Son
agentes de la G. P. U. El piso, de concienzudas baldosas, está
limpio. Por todas partes, cuerpos de guardia y cadetes. Uno
diente la sensación de hallarse dentro de una fortaleza sitiada.
Un vasto edificio triangular, no ha mucho tiempo ocupado
por organizaciones judiciales, guarda la “ sede del Gobierno obre­
ro y campesino” , o sea, los “ Comités Centrales Ejecutivos . No
nos molestemos en entrar. Curiosidad inútil. De sobra sabemos
que estos Comités no son más que aparentes, que si bien tienen
ligo de “ centrales” , nada tienen de “ ejecutivos’ . Sus funcio­
narios se aburren, bostezan, beben té e incluso presumen de in­
erven ir en los asuntos del Estado. Un ángulo del edificio des-
rubre la humilde puerta que conduce — a p^sar de su modestia
i la sala oblonga donde actúa el “ Politburo"... j Descubrámo­

se*
YO, SECRETARIO DE ST 4 U N

nos! Estamos en el antro que ve forjar, día oor día, las cadenas
de Rusia. Pero esta tarde 110 hay sesión. Sólo una mujer, ya.
de edad, vaga de un sitio a otro. Es Lidia Fotieva, secretaria
del Sovnarkoyn.
Al dejar la “ sede del Gobierno obrero y campesino’ , cuyo
silencio nos infunde una paz de dormitorio, cruzamos junto a
un lujoso “ Rolls-Royce*, que llega por-la Puerta del Salvador.
Conduce a un monstruo de cara abotargada, sfti expresión, con
bolsas profundas bajo los ojos. Es Nedejda Konstantinovna
Krupskaia, la viuda de Lenin. Uno de mis amigos, cierto día
que la vió por primera vez, exclamó ingenuamente- “ Si esto es
una mujer, yo soy un cocodrilo!...” '
Ahora se acerca un automóvil a toda velocidad. Es de fa­
bricación nacional y sale de los talleres ruso-bálticos. Al lado
del chófer se sienta un hombre envuelto en un capote gris, que
tiene un falso aire de soldado. Es Stalin. Se pone junto al chó­
fer, sin duda, para hacer ostentación de sentimientos democrá­
ticos..., Pero también por miedo a los atentados: un terrorista
escrupuloso no querrá la muerte de un inocente, y es casi im­
posible distinguir a un estadista soviético de su chófer.
Nuestro paseo por el Kiemlin ha terminado*Salgamos por
la Puerta del Salvador. El antiguo carillón en vano se esfuerza
por tocar L a Internacional. Está descompuesto. Ni aun tal de­
talle insignificante han sido capaces de arreglar los bolcheviques.
El carillón desgrana una i ¡¡comprensible cacofonía.
a

X X V II

Trotsky dijo en determinada ocasión: “ Somos fuertes por­


que nuestros enemigos no no* comprenden.” Palabras profundas
y exactas. Rara vez ha sido juzgada una situación histórica con
tanta ignorancia como la actual situación rusa. Entre tí Occi-
* dente y la U. R. S. S. se aba una verdadera muralla de China,
muralla que se espesa y crece por ambos lados. Principalmente,

51
** A*í K E fA X iú DM S I AU>\

r%u ija m m u m n a : d 1‘tx ic r, dentro «k U t i M- S . $ ,


. >c!- c/« ?'v--w |««' «N L<rtijej.í., ¿k C<4ijj#«tíi< deí J*l»dbk> f í l r
» m- <*rS í,í»»í4u- £j«rcaf‘W <k ion Sfr*
t i $ «.
i n i* ¿ u . h l* f<k> »nuií*-»3> r« ( j «* i s * ^.•siv^tcs

* tíU** * M . a -*^iii#irék* ) ít* Ítlf|TJlCC>t^<Í4í #^U< Ssti C> (M


i, #Uv t\ vk uifu» *ma> fUmad^ ''novíftioj*’
í *** c¿ lY w k r r <*ut i r l ¿ jU s » « jo <í*f jc í^ i

4 « ¿*> ¿'¿^ ti* i ¿?h¿*4.


í /^ V- <Si* ■v **A í * ^ <k p .if-'iJí. 1? h . . ni» > tr * r tifu tr ia , k *s nú-

?V»Í;f , if >.í» t * .■; » r f t- ! *í.: > * ¡r * > ft'-f i*ui**« C < M » H itíí» ltK U k y w '

» j.k* U» .>»$.•#.«. <!• (.mitra¡ i’.f * '.livi# «k lo*


'■
> i c i ?. te* m v-.: v ., -ív { í i jk t-$U> U |>f H ÍK ÍI t v ltt lU U H l-

><r í ■•-,'«*: « >¿tíX- i}< rfe. »<*irtrf&r,


*; ríí,** » ; *.|4M; r ¡ ¡Mi’ ¿t) uíw d-vf rííd*i. ,)ffcir;»inii*ít
i; «iiítíi'H'i- ■ÍJrjú4,'íaiiB,aií> !\>ütKx>de*
i nt.íin f^lí, <l< fa i. Hujlii U-i rílMfj); qw pitáo
*. A :¿.‘ « H (U MiUiartrijh q«e
¿ '* *> ■»•■'- ¡b-* »mk i»n> -—m *m s.'ro * *»- *v )/;*--■• f-j
• ■<;**• ’ «: tonar<• «***, ' /J*4iti»ir«; r«:<:tií*s^iai. ai «W
í-<*v'.• >■
»» *• u 'í« »m*í n. li» v amrt-rK:í<í:t>est

v v :v

* W*^;: :!-> • « !# ,-|tr •*' I‘ li> Ht : tó-VVti|W:> •-'<*- :.'<íf: e* »T>


v r-f .•■■- s- -cí.-- tf U‘tt ';[►¡
f, f *: '-t ftMf < fir t- |*W. Hi, ^ IK U T iK m r

j<- .'V j•?t»->.ir, í-u i d* U i..' K .s v al camar;v<


bi
f<-■
■Víí'v < !.,Ui*V"i*- 4**i « nt? <* C-^Titr»;
< : ^ j,» *m ' <i u ♦, n t f »----- »*rs }Ut4*« püJS»

• »••• •»!><***vo.ntlo •*< pp.wi*m*w *> *l*~


\ne?, *««*mpTe ig^tat’ v íw-
, , 'í- k st .?• ¿ >r».■•j'■ tfjíf.M', l o t i z o . KtHcu*.
t.< • ft •«♦niK'>s«ía. ftlh vRR'Wowik j*r» «m-
rtrn¡ í.'»

5,3
' > SiXkZTAXiO o í V7

\^ ¿^ *> *'• f ?ü>i'Wv* fu**] -dwi.j ^¡|||


^ «i- i •.11 t -u > U » * •*> i. k * 4 < ¿»

^:* -•>*, t* r jfK0qu ].«ru*jar


■.*. ■ <•:
» v >v-»< frv«.:>** iü. IUí ■ ; '?Kmwfc#
?K
fc'1?h«.*. • i, -i
* ü .* i-íU^f«;\»éÁ* v,. .•::: S
%v • i|-Ut «>aÉUU< iVit ., ./

■■■■t ¿*t m* •'-* !*• v <1« x i-M- H* > Uf i t


* ■
'•' < w r-éi-j ;■ ■ **,• *& &« $
*>$*'..->■ ♦ / :« ' t Ijht £ Í*.*> Si-\K < v NUtÚC*É«»,* <.,
¿Q * _____________________ _

,)ut m n. " , . i» «|» . i j n é i i j M ’^ ' f w


;. K >■
<■ *• ...

i»:*» <&* tiwnfii.it. b HHptrn i ü


■■•í «ifí»t-+u H-f■*?«(.-i» i*.' $*r.rft*n*« rt«*i (.«nitral
*'K„* M ¡ *«* IflMrtiiVUlflr' <kl
:■ i-,!- *W tí»»* »<-<*■ t üijWii* - '*'**; i*n 1 <>•.*• t«/<i*j <*i njfor <|W
«■MI"» I» <¡Í »* íi«< ^'«f'íli.tü
i j»» »»<*♦?«#«** A?: í ^MlHiro" **■
• fHfW ai-. »."««»«¡.’ >a hr dich»/,
***. r-i f-*rr*l+*; «t» U- «*¿* ^ ' i dk <<,^ii's»an«^ tir' ÍVM'*
i ,b 'iMrjfk 9iw-»* *'*\n t»jM7 j» 4 tk jmfio rí t* Vt; WK) é ' *U' cx-
t k m* »*nf*U# m II<* ¡« ra «»• qor fu# tttt
ÍW^t' r*' J». ri> J * l;:. !/-«)■!‘ jo rk i :,»rr!M<i»‘nU: V- Mt'Hía
'Sif*’•«! ! ■•’)'»■ ;/ )■-'♦• - -Iv > .? ík r*rí silb rta *«TK}tM' h
tjk fit»-•*■■>*■')'»*« di-'**!»»!*-* <4 » LmiJi a Kanww Ahora j»í-
iflér .<<*1
\ «* •#« t .it «I « c r e w w <4d
*‘ IV-4 «r^ ■ ^.%»*■ rn- %rti• «I»: - ;mu meiGft. Suc^átó,
t« W f;ií.r-‘ J. Mskflfc 1 ^ fw'Vlf»'’: f«|nSE« 1» SH-fHHfí»
ér! ( if. :\t í í}tnM«i-v« <V: Vuetío \ ..«♦•*«1 de tw |*rtiéi. Im
mUf-Hí;, n nina* lt i»ri?ywi «nTtr^arm <k bm m . y cf*e
rríW '.tw
\ v*. i» r^ ; «V m memi ro í* •*- »w *hv. fí**mar.v
*• **■ •*» f *'«ti IWItf». TW- t!Jí m.?,\ *T V SC V & fc*~

’? e Hrrt- <4 «M^roíifir. prr^>iKiir Wl k v s


c«yi nV»f>*mritii 1 > W «

55
iO ShCMMTASUO £M> STMUM

?' <ifc! t n t i M i m , Ni u w t i n i n i t o , A probar


¡. .*.?■ t> , A t|aé p rc< x i{jiric «n reauiiadt^
*fe.- •; •*Vv- 3w í.rVntit&ú pfiürií^Hij^ '!.
i *. «i I* i *-! ,kw\»l,rímenlo <i«? mi* Qx&mméám
%
*• u: »#r i * » a i u w > |*n*p>-.tir íu»ibtr # u e dctcrmifkfMio né**
?;»•- • ;ít ti,.'' v^ynv*. » # «4 ro$ Ñutido ér gt*avcd*WÍ «i
4Hi k t. I’ i tn> jhkúc dkctdir }>-r sj Hu tnu t*.

* í ü k í í * '! ^ •■
«- t’utw. <> dn k tír’ "l'iKitbttro’'’ E ílf, «¡fe;
v-sí» ',. ' '■ < i* * ( »v¡ .«!> < ¡,» iív^t* . t'to d» fu-^iar a v»r¡os
* ’ **'•*>> * t"t ' Íi, ■ '*■?< <...». *. *>:».!.;VK i <1* ( t U f J lh . iü> e t í 'í 'U ’: ?¡ 1

•»* -i',i» •':*»■ >.! .i, ¡ , I' l i'ntrvv ei (i*. §a*-


4"?'í * ► ■»;. f«t *, * «aMttLfe;*r» no *> -* *tcii «Alvar l<*»
r*- < ■ f ■ H.>■■■»'. -I*. <..fíirtWi- ai Tfihuitti Stlf>T<ítt**• ót
:*«.'• ’*♦*,) % i»* ft*».;, i**- J * 1! » ! <ft$t «*¡ “ fV4?tk«**
«•'■ i... -vi'irr!** mdtfNh iíWiüi »U fjüit?’
'Uf i . wT : '4: »♦
{♦•' 'W Hfc> eU?'>f*'* }»* »C*flt fc» <ft**'
• V « .• f' “ -.; v<r 11íí^ííiük1-* «k
f 1*.* »-K|, ’ ra ,(.-■ »« <fc- vi* i- y.* fr;ÍHSftate¿ W.»
,*> «|í*» i-?*í 'Í« írm i mh *• ' ("««IHWHUS. *' !***:*ít0TV>
k ...i í » *«•>»<*»** 4** **' *■* í'ím i»> t^tf-feir^ an tr-
.í . V***-**#*' i* (■
‘■HtvKÍ# >te toaeio, va jmorii «1 jatt cu *u W
< .». i» m # •' : ** í ni#» <ü» *91 ’ f x t r i r t n deí
. *# rs J ”' í■
\ ,» •- #'*>vna4?; í.¿ *.* } ’ ' y al *1 r-
i-r» i< ’ ¡;5«< j: íO5 <*‘‘t w- í*m •»>*

xxxn

S iM't*'»' (*•■" f 'r j w f j t v f» a. un * <V á c 1, ’ ’ l*dfal'


v*í-tl /?-. ■■■***%'i í4pm. t-jííjí-!ti.' t|»é vt.dttfilii»’, mu***
^ tjinr ¡^w w ». y « Bttjano «{«atti f»'
»■ nr> rt*«! sm hmn«» T h k y lltiri, »e«fia ?
-* r * }«*• 1** '<•* ’ p íá k H m A m b a ré m pi>r erre?
l'- et <Aoetv; ck W ; Y o»

S7
ti O R í s B AJ ANo v
Bujarin decide, es verdad, pero obra sujeto a la inspiración
ajena \ siempre resulta sometido al verdadero artífice (i).
Stalin interviene poco en las deliberaciones, mas cuando in­
terviene se ve claramente que es el que manda. Todas las su­
gestiones de Stalin, cualesquiera que sean, son adoptadas. Su
poder descansa sobre un control absoluto do la organización ín-
togia del Partido. Stalin deja al “ Politburo” ocuparse de po'-
lítica y gobernar al país. Hasta favorece por todos los medios
tal estado de cosas. ¿Qué podría temer? Conoce mejor que nin­
guno — puesto que él mismo, en gran parte, la ha creado-— la
situación política actual de Rusia. Sabe mejor que nadie el
abisüio que hay entre detentar el Poder y gobernar. Por lo
tanto, se satisface con el Poder y abandona a los otros el cui\,
dado de gobernar.
Un autor ruso, Kuzma Prutkov, que, en realidad, nunca ha
existido (su obra fué invención de amables caprichosos), na es­
crito: “ Si ves una jaula, y dentro de la jaula un perro, y encima
de la jaula este inscripción : L o que ves es un león, no un perro,
no darás crédito a tus ojos.” Esta reflexión se aplica-admirable-
mente a Rusia. Todo allí adolece de un sentido inverso y, no
hallándose en el secreto de los dioses, es casi imposible recS-
nocerio.
La República se intitula “ socialista y soviética” , pero -Sta­
lin ts un monarca. No reina por la gracia de Dios, sino por, la
de K arl M arx. No se nombra “ emperador y autócrata de todas
las Rusias;” ; es más modesto su apodo: G EN SEK, abreviatura
de “ secretario general del Comité Central del Partido ... Y el
“ Politburó” es su Consejo de la Corona.

X X X III

El secretario del “ Politburo" avisa y previene a su asistente,


cancerbero femenino que vela celoso a las puertas de la saa
<5e s e sio n e s: “ ¡Los camaradas Menjinsky y Yagoda!", grita e

^ Hace tiempo que Stalin ha prescindido de Bujarin.


58
YO, SECRETARIQ DB STALIN

guardia hembra, cuyo rostro expresa un celo sm límites y un


terror crónico.
Los camaradas Menjinsky y Yagoda, magos de la G. P. U.,
abandonan rápidos las sillas que ocupan en la antecámara y se
lanzan al ámbito del Sanedrín, Hay que apresurarse. El tiempo
del “ Politburo” es precioso. Menjinsky y Yagoda sólo asisten
a la sesión los breves momentos necesarios para liquidar los
puntos que les conciernen. Los problema;, son numerosos y no
es posible consagrar a cada uno arriba de fugaces minutos. Ape­
nas oídos, sin la menor sombra ceremonial, los camaradas Men­
jinsky y Yagoda toman la puerta y dejan el luga’*« o*ros.
Ahora es Chicherin, quien viene a comunicar los i^edios de
diferir el pago de los Tratados suscritos con Alemania.. Le bas­
tará decir que uno de los hermanos de Litvínov es un bribón,
lo que no sorprenderá a nadie. El “ Politburo” asentirá gracio­
samente. Lá proposición de Chicherin será adoptada
“ Los asuntos relativos al Ccmisariado de Negocios Extran­
jeros” suelen figurar al comienzo de la orden del día. Chicherin
.. o Litvínov exponen lo que se refiere a la política exterior de los
bolcheviques. Porque no es tampoco el Narkomindel quien diri­
ge la política exterior de los Soviets, sino el “ Politburó” .
La política exterior de Moscú está regentada por el Kom in-
tern (Comité de la III Internacional), puest >que el “ Politburo”
no es otra eosa que el departamento político de la Svcdón rusa
del Komintcrn. Este, como se sabe, también hállase encargado
de preparar la revolución universal. Así, el Kamintern cultiva
las relaciones pacificas con los Gobiernos extranjeros y organiza
en secreto la caída de los mismos. * %— .
Los bolcheviques niegan enérgicamente tal duplicidad. En
numerosas declaraciones oficiales repiten que nada hay de co­
mún entre el Estado soviético y el Komintcrn. Es una afirmación
gratuita. En apariencia, los vasos están separados; pero son va-
♦ sos que se comunican.

59
X X X IV

Puedo probarlo. El documento que reproduzco lo demuestra


de un modo irrefutable. Es un memorándum autógrafo, redac­
tado en junio de 1923 — y la situación a este respecto no ha
hecho más que irse precisando luego— , durante una sesión del
“ Politburo” , por Trotsky, Stalin, Zinoviev, Bujarin y otros
miembros. El documento lleva las firmas.
Las circunstancias que motivaron Su redacción fueron las
siguientes:
Stalin, ya en sus manos las palancas de la maquinaria del
Partido, había relevado a María Gliasser, secretaria del “ Polit­
buro” nombrada por Lenin, y la sustituyó, primeramente, con
dos de sus fieles servidores, Nazaretian y Tovstukha. En aque­
lla sesión de junio del 23, el “ Politburo” elaboraba te. nota di­
plomática que debía ser enviada por el Kremlin a la Gran Bre­
taña, en respuesta a la nota de lord Curzon.
Trotsky propuso un proyecto que, tras una deliberación y.
con numerosas enmiendas, fué aprobado. Chicherin y Litvinov
asistían al debate, como siempre, y, como siempre también, a
título de comparsas.
Pero Nazaretian y Tovstukha, los nuevos secretarios gra­
cias a Stalin, no habiendo sabido insertar las enmiendas en el
texto de la nota, fueron blanco que Trotsky aprovechó para
sus protestas. Escribió a todos sus colegas del “ Politburo” , lla­
mándoles la atención sobre la manera poco satisfactoria como
la gente de Stalin desempeñaba sus funciones. Ataque contra el
mismo Stalin, ya que éste entregaba a la ineptitud de sus hom­
bres los puestos importantes del Partido.
Los miembros del “ Politburo” leyeron y anotaron el memo­
rándum. Aunque desde un punto de vista superficial, no se tra­
taba más que de una cuestión de procedimiento, todos compren­
dieron a maravilla el episodio del duelo Stalin-Trotsky y la
lucha de Jos dos antagonistas por la jefatura del Partido. Stalin
respondió a la carta de Trotsky de un modo tan agresivo como
60
YO, SECRETARIO DB S T A U N

grosero. Sin embargo, poco después, pareció c tá tr ; destituyó a


los dos secretarios y me nombró a mí.
Cualquiera que sea su valor, el memorándum es un docu­
mento histórico de los más interesantes. De un lado, señala <1
primer choque de espadas entre Stalin y Trotsky, y de otro, 1*
prueba flagrante de que la política exterior de los Soviets no
depende del decorativo Comisariado de Asuntos Extranjeros
— arroja polvo a los ojos diplomático? occidentales— , sino del
misterioso “ Politburo” , centró de la III Internacional.
jEn efecto, el contenido del memorándum es, sobre lodo, par­
ticular, edificante. Trotsky escribe:** “ Sólo a los miembros del
“ Politburo” , lo que especifica que sólo el “ Pe tburo” había de
conocer el asunto. Y añade: “ He enviado el texto de la nota.”
En suma: ni Chicherin ni Litvinov redactaron la nota. La re­
dactó Trotsky, comisario del pueblo, en su calidad de miembro
del “ Politburo” .
Una frase de Stalin, escrita por su propia mano en el me­
morándum, nos proporciona la. luz más clara acerca de las pre­
rrogativas del “ Politburó” en materia de política exterior. Reza:
“ Por el contrario, conviene, desde el punto de vista de la cons­
piración, que para “ tales” cuestiones no establezcan los secre­
tarios fichas separadas.” La palabra “ tales” está dos veces sub­
rayada por el fhismo Stalin. Pero hay algo íorn>»dable en esta
frase, y es: “ desde el punto.de vista de la conspiración” , ¡que,
por lo menos, merece triple subrayado!
Véase cómo las notas diplomáticas de los Soviets son conce­
bidas y redactadas pot el “ Politburo” , y de la manera más cons­
piradora, mientras los embajadores de la U. R. S. S en el ex­
tranjero van pregonando que nada de común existe entre el Ko-
mintern y el Gobierno.

61
XXXV

Los directores bolcheviques saben engañar bien a sus cole­


gas occidentales. Y no se contentan con engañarlos: sé burlan,
además, de ellos. '

Cuando Trotsky, en su incorregible manía por la frase pom­


posa y sonora, decía, tomando una pose napoleónica: “ Somos
fuertes porque nuestros enemigos no nos comprenden” , Bujarin
añadió: “ Ni comprenden nada/’ Todo el “ Politburo” estalló en
risas.
El año 1924, Mr. Mac Donald, jefe dél Partido Laborista
inglés, y a la sazón primer ministro del Imperio británico, co­
menzó a facilitar a los bolcheviques la realización de sus planes
destructores en Inglaterra. El ‘‘ Politburo” se quedó suspenso.
Sin embargo, atribuía esta ráreza, no al sentido político, sino
a la estupidez del jefe laborista. “ El pobre idiota de Mac Do­
nald” , solía decirse en las sesiones del “ Politburo” . Y un día
que Mac Donald defendió enérgicamente los intereses bolchevis­
tas, Bujarin se puso a demostrar, irónico, que el Kremlin ya
tenía un primer ministro en Inglaterra, pero que, por desgracia,
no era muy inteligente. Bujarin proponía nombrar primer mi­
nistro inglés a Tomsky, a quien se entregarían, con este motivo,
dos cuellos almidonados..., y'enviar al “ pobre idiota” de Mac
Donald como secretario del Comité del Partido a Kychtym, ¡ ul­
time distrito de la provincia rusa más miserable!... Fué una
carcajada unánime del “ Politburo” . El presidente, riendo, retiró
la palabra a Bujarin. Pero éste no cesó en su burla y, acto con­
tinuo, redactó un proyecto bufo: se nombraba a Micha Tomsky
primer ministro de la Gran Gretaña y se enviaba a Mac Donald
al lejano distrito de Kychtym, en calidad de secretario del Co­
mité del Partido. Zinoviev, Stalin y Molotov votaron la reso­
lución y la firmaron. Yo guardé este cómico documento y lo he
remitido a un representante de la Gran Bretaña, a fin de que
Mr. Mac Donald conozca Jos sentimientos que inspira a sus
amigos moscovitas.
62
YO, S&CRBTARIO DB S T A U N

Un publicista soviético, cuya nulidad iguala a m impudor,


Y. Larin, ha escrito, en un momento de lucidez inesperado:
“ Una vez al año se reúne el Congreso Pan-ruso del Partido
Comunista. Son sus rasgos característicos: saberlo todo, tomar
siempre oportunas decisiones y ser infalible. El Comité Central
es quien posee todas estas facultades, hijas únicas del “ Po­
litburo.”
Los comunistas vulgares expresan más brutal y terminante­
mente la misma idea: “ Todo lo puede el Politburo” , inchiM
transformar un hombre en mujer."

XXXVI

Durante las sesiones del “ Politburo” , Krasin, embajador de


la U. R. S. S. en Londres, primero; en París, después; y Kres-
tinsky, embajador en Berlín, se mofaban de la asombrosa cre­
dulidad de los estadistas de los países “ burgueses” . “ ¡Tendríais
que vernos hablando con ellos!... Cojo a mi hombre por un
botón de su chaqueta y le digo, con aire afectuoso y confiden­
cial: “ Honorable sír, herr o monsieur: usted y yo somos hom­
bres de negocios; comprendemos las cosas. ¿Puede usted pensar
en serio que haya entre nosotros verdaderos comunistas?.., Sí,
desde luego, tenemos en el Komintern un pujado de fanáticos;
pero, prácticamente, no toman la menor parte t-n el Gobierno.
Nadie los considera de un modo serio. Usted y yo somos hom­
bres de negocios y arreglamos nuestros asuntos sin preocupar­
nos de esos utopistas ni de sus fantasías.”
Krasin y Krestinsky saboreaban el efecto hilarante de estas
palabras sobre los miembros del “ Politburo” , añadiendo: “ ¿Y
pensáis que no nos creen? ¡Pues si nos creen, palabra de
honor!...”
A decir verdad, dentro de la diplomacia, el engaño es de
uso corriente. Para ser útil su papel debe ser discreto. Mas no
serían posibles relaciones diplomáticas entables y serias apoyán­
dose en la mentira constante.

$3
¿o im o m ¿■
/a u *

<*: ü i; í> :*;$


áttftjA. fU^dti.)
U vil i, .Sf H*T»\TU r t ü - f t K * ^ r t í í r v J* i ', P (; v iii*. urgíI

.4,.i^s, ííUh , t<»h!iu,'Svaj- l<ü^tií % ííuI»vt‘ucH>Qiir fo prujiagafHla


i« » > i i « ¡ .ta v Idi htftfÍ£«A I.AW- >KKUUÜ fuMffe fClliHIPS dtW
i * i* «díjkífcíoaK 4»- |»jt»,'Ja<-i«>> mHujtfmifs, ^ut s*>f¡ en-
*t*ui.*í & k a * i* i.ifm **» * ! »K»7iu)«i.iti‘ > <M o.»m rm «. cxtcrm >t y
* i» •>«,%.<'V f'tfUbr 1.1-lpf.«fc íü tiu w &»* j>7¡ ( a>: fun- t » . y lo?»
) £ « & *' *»• j •* « f i i i i i » *. é> j i i •fcdi*»'*!. ir lii-türff £ £ t* ^ íMíf'1 v(*i'5

rftáw- «%. i*»*-- < ifil-» # *; n ri)Í!•••. im>fOkjú *t ct>ti*agi‘ati


> £**•*» i» - .>(.>•(■'\ » »!■ ’■¡..... i - í •
' ■i n U organi/ariow
nv < &: .»• >* « ♦ <•' n< M •iit'HV- . x f< \ U .j ¿

t-' !• -.i> *•?».;■;<}• n i * <.,• s< f. x j * *ft«i V d®*


J .» # - '; ¿ * > ‘".tí trfi r ;>:>.<«. X i f h b f 'H i . t X r t i t a n W i , l< ff t.’ i íK t -

<.*»*•’-, i. . ;«« ,f‘- JV | t <V íu m arras


• ;•>■ ’ ‘jji'ur <3«<«k. t*r el e x t r a n je r o jw r a
* ’ - **>• : j,,> - t.c .«■; v t«Wi «Ir! T'ans'k» Cotntt-
K%'

’ :‘* 4 * < i <-*. i»*r !r;»m<í*n* *H*;, lTKir«‘Ct'd*>f fk ‘ 1.S
4f i -: JkK í SCu I h»*^!*.! ’
mrmm M mt...* • m ^ i j í v i a v a! •íw ^.trat N< m: na«i<4 aK’d 'c a
4» l ‘« v* « u* vk|v*’; m.v «ixktanl» qw H xrm un fn rrc^ ílo
> «r, i» ;J**v1í>;Ví íi'»rr4; ü t * ' }»•* «*•■t - U*
rf v-' * *.!*■**<•<.. ¡ ¡.u¿uf« uto' coi** n üi?, ia- ?,t>k’N'*-
Tv/tM - #••••» «'«tnaula- <*.i- i* * Htíí|.s*IVi., <'i*K‘-i4>fvanii v r f» *
■'■ **w* t > T**? v end aiv « 1'»^ c¡tín{X ak-
s * in ,vnv«?i< ,* 't í * , b il» t V K -54t^ ; fKtfJn.'t'T*'»*..

j> surr.: ’ ^fe '•>* Tv.ífe -.V í f4^latCt »TÍ, •*’’«» )?W‘
ral. -4 * /a*AÍrk * v -* {uifeb^.- l».ritaw<'‘<n« ha
* V * -4 '?-¡*m ár; ?>««<•):* t; ia* « H iia * n a 4:«>f«r.' < N e c ^ it» -
Vi., ^ ’ f i j a* ia i^ ia g a ' V»'« ptev-
»■*?%< Vf> % »;•’ muuk Itóisia qw ia

f r,*# ♦-1 v*"#'* 'V hu- a*^8;na4f» m M r?»^rv. e;


' f'»r-fíi» iwátr ‘1*
IIfS * ► y>•>’ mMt|fa#.:i<m A- fo*
liota^ \•
- !• • halwar Vi fm* #;
B O R I S B A J A N O V

Brett-Litóvsk. El rumor público atribuyó el crimen a yn ciertc


biiumkm y éste dejó correr tal rumor porque le convenía.
Pues bien; no fué Rliumkin quien mató a Mirbach. Lo sé
por su primo, que vivía con él en Moscú; conocía la auténtica
trama de esta historia y me la ha referido más de una vez.
BUumkin penetró, es verdad, en el hotel de la Embajada
alemana para atentar contra la vida de Mirbach; pero, no ha­
biendo podido hacerlo, se descolgó por una ventana con viva-
cidad que no testimoniaba su arrojo y quedóse enganchado, como
un fruto maduro, de las puntas de la verja de hierro que ro­
dean la Em bajada.. Mas uino de los ayudantes de Bliumkin,
marinero, llamado — si mal no recuerdo— Borisov, dió entan¿
ces prueba de rara circunspección y de una tranquilidad épica.
Sin apresurarse, sosegadamente, mató a Mirbach, descolgó a
Bliumkin de la verja, lo metió en un automóvil y partieron', no
dejando ni rastro.
El marinero pereció aquel mi^mo año en un combate que
tuvo lugar en K iev..., y Bliumkin disfrutó el préstigio de atre*
vido terrorista.
Después del atentado, Bliumkin era puesto por los bolche­
viques fuera de la ley. Algún tiempo más tarde, se rehabilitó,
revelando los secretos de la organización del socialismo de iz­
quierda. Este acto de traidor le valió no sólo el perdón, sino un
puesto en la Tcheka. Dentro de ella, franqueó rápidamente los
grados altos y distinguióse, Sobre todo, en el Cáucaso, cuando
la represión sangrienta de los desórdenes georgianos. Sin ern-^
bargo, Bliumkin ha terminado mal. Luego de haber ocupado el
importante cargo de jefe de la G, P. U. de Mongolia, ha Sido
condenado a muerte por haber transmitido cartas de Trotsky.
He aquí por qué he contado la verdadera historia de Blium­
kin. En la Embajada soviética de la capital alemana daba Chi-
eberin una recepción a los periodistas berlineses. El caviar pre­
sidía la ceremonia. Un tonelillo sobre la mesa era el objeto dé
todas las conversaciones. Afirmaban los escépticos que el barri-
Jíto tenía doble fondo; es decir, que el caviar desempeñaba la
misión superficial de proporcionar placer a los ojos. Otros ase*

66
YO, SBC RUT ARIO DE STAUN

guraban que, habiendo sondeado con una cuchara, no encontra­


ron el fondo.
Uno de los periodistas —-nial enjugadas las lágrimas del
caviar— se acercó a Chicherin y preguntóle acerca de los ru­
mores que circulaban: si Bliumkin, el asesino de Mirbach, per­
tenecía a la G. P. U. y ocupaba distinguidos puestos dentro del
Estado $oviético.
El diplomático comunista sabía, desde luego, que Bliumkin
formaba parte de la G. P. U.
Campeón de la mentira, Chicherin no vaciló mucho: “ ¿ Blíum-
kiri?” , interrogaba, con la cándida sonrisa de un inocente sor­
prendido. “ ¿Dice usted que si pertenece a la G. P. U .?... Sí,
es verdad; ahora me acuerdo: hay un Bliumkin en la G. P. U .;
pero no tiene nada que ver con el otro...”
Después, lanzando una ojeada a su alrededor, añadió, con­
fidencialmente: “ En Rusia abundan los Bliumkin, ¿sabe us­
ted...?"
El periodista alemán, quizá ignorante de que Bliumkin es
nombre típico judío, ¿no percibió el sentido que exhalaban las
palabras de Chicherin?'

X X X VIII

Desde el punto de vista del ilusionismo, el Comisa nido del


Pueblo para las Relaciones Exteriores está a la altura de su
misión. Da ciento y raya — debo confesarlo— a los estadistas
occidentales. Lo he podido constatar muchas veces en las sesio­
nes del “ Politburo” . Los asuntos de política extranjera son dis­
cutidos — como indiqué— antes que todos los demás. Chiche­
rin y Litvinov no faltaban a las sesiones, c imposible sería
imaginar contraste más asombroso que el de estos dos hombres,
tanto por su aspecto como por su aet^ud...
Chicherin llegaba portando un amplio envoltorio de lienzo
lleno de documentos. Era siempre de una exquisita cortesía y
mostrábase tímido cual un escolar... Se expresaba con voz sua-
67
B O R I S fí .4 J A N O y

ve, blanda, presurosa y cortada por un ligero tartajeo. Sus ojos


estirábanse en miradas de apuro; escuchaba atento a los miem­
bros del “ Politburo” y acentuaba' su atención, inclinando el
cuerpo hacia el que hablaba. Ellos, por el contrario, le dirigían
la palabra groseramente y le interrumpían sin miramientos,
Chicherin noi sentíase ofendido. Era un ministro muy humilde
y obediente.
Litvinov, en cambio, se conducía como un ineducado. Las
manos dentro de los bolsillos, siempre ostentaba un aire inde­
cente e insatisfecho... Brusco, privaba dé la palabra a sus in­
terlocutores y poníase a discurrir, sin importarle un ardite el
silencio agraviado de éstoá. Es considerado como un especialista
insustituible en trucos para engañar al Occidente.
Chicherin y Litvinov se odian cordialmente. Cuando yo era
secretario del “ Politburo” , recibía todos los meses los informes
de ambos. Chicherin demostraba que Litvinov era un hombre
grosero, inepto para todo trabajo en común, impropio para el
Departamento de Negocios Extranjeros. Las notas de Litvinov
estaban redactadas en términos mucho más crudos respecto a
Chicherin. Abundaban los adjetivos de “ loco", “ idiota” , “ ma­
niático” . Litvinov hacía resaltar que mantener a “ hombre se­
mejante” como ministro de Asuntos" Extranjerosf era absurdo, :
qu^ debía ser echado del Narkomindel.
Los miembros del “ Politburo” leían aquellos informes y se
sonreían. El principio político divide y reinarás parecíales có­
modo y se aplicaba estrictamente.
Es preciso confesar que en las notas de los dos antagonistas
había mucho de verdad. Litvinov es, sin duda, un ser insociable,
impúdico, repulsivo. Y Chicherin, para decirlo cortesmente, es
un gran original. Xo trabaja más que de noche, y duerme desde-
las nueve*de la mañana a las cinco de la tarde. Resulta difícil
e incómodo colabrorar con él por sus nimiedades y continuas
sospechas. Es harto suspicaz. No se fía de nadie, y prefería des­
empeñar por sí misino tarcas de joven estudiante.
Chicherin jugaba la carta de la sumi sión, de la humildad ;

68
YO, SECRETARIO DE S T A U N

Litvinov ha logrado erigirse en irreemplazable artista burlador


del “ Occidente burgués".
Litvinov ha prevalecido. Bajo el reinado de Stalin no era
fácil asombrar gracias a la simpleza obediente; mientras que la
destreza para embarcar a Europa es, a los ojos bolcheviques, una
cualidad de primer orden, necesaria en extremo.

X X X IX

Todos nos acordamos del ruido hecho en la 'nsa mundial


sobre el posible reconocimiento de las deudas rusas por los bol­
cheviques. Permitidme contaros cómo se trató, durante una se­
sión del “ Politburo", aquel asunto, que tanto conmovió la opi­
nión política occidental.
Fué en el mes de mayo de 1924. Litvinov debía celebrar una
entrevista con las potencias. La escena permanece aún fiel en mi-
memoria.
Litvinov está, como de costumbre, con las manos en los bol­
sillos. Su rostro expresa disgusto y aburrimiento. De su boca
pende un cigarro. Dice:
—r-Prómetamos el pago de las deudas.
Estupor y silencio de varios segundos.
Sin duda, los miembros del “ Politburo" !*ecue’ ian que el
Gobierno bolchevique ha declarado mil veces al pueblo: “ La con­
quista más grande de la revolución era librarse, anulándolas, de
las deudas contraídas con los capitalistas de la Europa occi­
dental."
— ¿ Qué deudas— pregunta ingenuamente uno de los miem­
bros del “ Politburo"— ; las deudas de la guerra o de antes de
la guerra?
— Unas y otras— replica, malicioso y muelle. Litvinov.
Nuevo silencio de algunos segundos.
— ¿ Pero dónde encontraremos el dinero para pagar esas deu­
das?— insiste el ingenuo.
La cara de Litvinov adquiere entonces un gesto sarcástico:
69
M O R I S M A J A N O V

i Sois verdaderamente graciosos! Nadie ha hablado de pa­


gar k s deudas. N osotros prometeremos pagarlas; pero no q u ie ñ
*sto decir que las paguemos.

Kamenev, que preside la sesión, comienza a interesarse.


¿Cómo vamos a prometer, no pagar y esconder la cara?
Nada más sencillo— explica Litvinov— . Lanzaremos a los
cuatro vientos que estamos decididos a pagar las deudas. Obten*
dremos todas las ventajas posibles de esta nueva situación. En
seguida dará el Partido una circular secreta en la cual se ordé-
nará activar las funciones de la sociedad creada por nosotros:
Sociedad de znctimas de la intervención extranjera. No ignoráis
que si ordenamos acoger todas las reclamaciones que se presen­
ten, exageradas adrede, alcanzaremos tal suma que, a fin de
cuentas, Rusia habrá perdido, a causa de las intervenciones fran­
cesa e inglesa durante la guerra civil, tres veces más del valor
de su patrimonio nacional. Así, cuando llegara el momento de
pagar y nuestros acreedores nos mostraran las cifras adeudadas,
nosotros les responderíamos con las “ reclamaciones de víctimas
de la intervención extranjera” . Reivindicaríamos Un total supe­
rior al total de nuestras deudas, y resultaría un pequeño saldo
a nuestro favor. No pagaremos nada. Por el contrario, exigire­
mos el pago de la diferencia. Eso es todo.
Se engañaría quien creyese que semejantes proyectos spn ra­
ros, excepcionales. Mientras los bolcheviques esperaban la re­
volución occidental de un momento a otro, el “ Politburo” re­
probó las burlas con. el extranjero. Todavía soñaban efectos so­
bre los proletarios de las demás naciones.
Krasin, entonces, se indignaba, y decía a los miembros del
Comité Central: “ El Occidente no comprende a la Rusia bol­
chevique. La considera como un país ordinario que tiene Un Go­
bierno marcadamente izquierdista. Aprovechad la ocasión; no os
detengáis; contratad empréstitos con el extranjero.”
Los miembros del Comité Central respondían:
— No. I^enín no quiere contratar con los capitalistas.
Agotada la paciencia, Krasin tomó la palabra en el Congre­
so panruso del Partido (1923) para que se decidiesen a sacar di-

79
YO, SECRETARIO DE S T A U N

ñero al estúpido Occidente. No era fácil. Lenin estaba enfermo


y no se ocupaba de los asuntos oe Estado. Sus suplentes gober­
naban en nombre dé él, proclamando: “ Toda palabra de Lenin
es ley.” Kransin, empero, salvó esta dificultad gracias a su in­
genio, a su persuasiva elocuencia.
Lo que dijo escaparía a la Historia — culpable: la omisión
taquigráfica— si yo no me acordara muy bien de aquellas pa­
labras. Oídlas:
“ Camaradas: Cuando os suplico que aot Jáis a contratar em­
préstitos con los burgueses, alegáis que Lenin se oponía a ello.
Bien. Permitidme evocar a este respecto un recuerdo interesan­
te. Ocurrió hace bastante tiempo, en 1907. Debíamos n .¿nír en
Londres un Congreso del Partido Socialdemócrata ruso y no te­
níamos dinero. Era preciso encontrarlo. Lenin y Plejanov fue-
rqn, en representación del partido, a solicitar ayuda de cierto in­
glés, hombre rico, amigo de proteger- las organizaciones revolu­
cionarias. Lenin 110 hablaba entonces inglés; pero se acordó que
le acompañara Plejanov a título de intérprete... Presentáronse am­
bos en casa del rico británico. Lenin dijo en ruso: “ Ciudadano,
realmente, usted se mofa de la clase obrera; pero como posee
usted mucho dinero, conquistará reputación de filántropo ayu­
dando a las organizaciones revolucionarias. Para usted, es una
bagatela lo que para nosotros es de suma importancir- Por esta
razón, venimos a su casa a pedirle dinero.” í'ic¿anov ‘ -'adujo del
modo siguiente: ‘ Honorable sir: todo el mundo conoce vuestros
sentimientos, altamente humanitarios, hacia los oprimidos y los
desheredados. Sabiendo cuán bien fundada es vuestra noble re­
putación, venimos a usted en nombre de una organización defen­
sora de los pobres y de los débiles...” El restvltado fué que el
capitalista dió el dinero y nosotros pudimos celebrar el Congreso/’
— ¿ Y a qué viene esa historia, camarada Krasin— interrogó
uno de los asistentes.
Krasin repuso:
— Lenin era un hombre genial, lo que'no impedía que igno­
rase muchas cosas. Por ejemplo: no sabia andar cabeza abajo,

71

*
B O R / $ B A J A N O V

10 sabía hablar en chino ni sabía pedir dinero. Pues bien; es


mportante querer dinero y saberlo conseguir.
L a asamblea estalló en carcajadas y se puso a aplaudir». Sin
embargo, la proposición de Krasin no fué admitida.

XL

Pronto cambiaron las tornas.


A partir de 1924» Ro avergonzó el empleo de los medios re­
comendados por Litvinov, e incluso los miembros del Politbu­
ro ” encarecieron la bondad de tales medios.
Un día que Chicherin, en una sesión del- “ Politburo” , de la
cual guardo diáfano recuerdo, comunicaba que ciertos documen­
tos secretos habían pasado a manos enemigas, alguien, asaz cán­
dido de ordinario, preguntó sorprendido:
— ¿ Puede desconocerse lo que conviene hacer en semejante
caso? Anunciad sin dilación que los documentos son falsos.
Otros miembros del Comité Central, entre ellos Sokolnikov,
luego embajador en Londres, y Piatakov, colocaron su ingenio
y su cinismo a la par del cinismo e ingenio propios de Litvinov»
cada vez que el ‘‘ Politburo” deliberaba sobre la manera mejor
y más *?Hvertida de burlar a Europa.
Sin embargo, las canalladas de este género son pronto des­
cubiertas. Tarde o temprano, quiébranse los hilos de la trapace­
ría. Pero como el Gobierno bolchevique dispone de todo un ar­
senal de artificios, nunca piensa encontrarse falto de recursos.
Así, aunque fracasaron las promesas* mendaces acerca del pago
de las deudas, y todo el mui»do vió lo deleznable de la red ten­
dida, los bolcheviques han buscado un sustitutivo: el cebo de las
concesiones al extranjero. Yo conozco el original taquigráfico
que resume las sesiones del “ Politburo” consagradas al trato de
las concesiones. Consta en este documento que los miembros del
“ Politburo” declararon ser las concesiones un señuelo para lle­
var a Rusia el dinero de los ricos imbéciles, y se recomendaba
cuidadosamente, lo mismo a los organismos soviéticos que a los

72
YO, SECRBTARIO DB ST A U N

del Partido, mostrarse amables hacia los concesionarios mientras


éstos no hubiesen invertido capitales cuya retirada no fuera po­
sible sin pérdidas considerables...
j Desgraciado el concesionario que haya invertido sus capi­
tales en Rusia!... La actitud de los bolcheviques a este respecto
cambia bruscamente. Lejos de ayudarle, le dificultan y traban de
modo que 110 pueda continuar trabajando y se vea precisado a
abandonar la concesión en un precio irrisorio. La mayor parte de
las concesiones han sufrido este triste final. Pero los concesio­
narios se guardan bien de confesar su derrota crematística. ¿Qui­
zá calían para no perjudicar su prestigio de hombres de ne­
gocios?... Si hubiesen sido menos discretos habrían prestado un
insigne servicio a sus semejantes.
El subterfugio de las concesiones no duró mucho tiempo.
Como no atraía exceso de incautos. Sokolnikov. que entonces era
comisario del pueblo de Finanzas, propuso en una sesión del
“ Politburo” una combinación de las más ingeniosas* “ La insti­
tución soviética peor vista por ei extranjero es el monopolio del
comercio exterior. Si le suprimiésemos e hiciéremos saber al
mundo tal medida, el Occidente cambiaría de criterio acerca de
nosotros y podríamos obtener créditos inmensos y realizar am­
plios empréstitos. Es indudable que la abolición de este monopo­
lio sería considerada como inequívoco signo de nuestra evolu­
ción hacia el régimen capitalista y de?conce] taría a nuestros ene­
migos. Al abolir el monopolio de1 comercia cxiero-*. nada, en el
fondo, cambiaría. Dicho de otro modo: abolición of.cial del mo­
nopolio y desaparición del Comsariado del Comercio Exterior.
Luego crearíamos dos tarifas aduaneras: una, muy elevada, casi
prohibitiva, para los particulares ; otra, mucho más baia. para
las organizaciones comerciales del Estado. Al mismo tiempo, se
crearía, cerca del Comité Central del Partido, una comisión, s e
creta, a la que daríamos las prerrogativas del organismo sacri­
ficado, y enviaríamos a los miembros del Partido una circular,
igualmente clandestina, advirtiendo a los comunistas que no ac­
tuaran dentro de los dominios del comercio exterior sin una au­
torización de la Comisión secreta... Oficialmente, no tendríamos

*■ 73
ningún monopolio del comercio exterior, y todas las empresas
disfrutarían derechos de libre exportación al extranjero, Pero
como a la cabeza de todas estas empresas se encuentran los co­
munistas, ellas obrarían exactamente igual que bajo el monopo­
lio. En la actualidad, las organizaciones que desean comerciar
con el extranjero reciben permiso declarado del Narkomvniech-
torg (Comisariado del pueblo para el comercio exterior). En el
sistema que preconizó, el comunista, el director la empresa,
deberá solicitar el permiso clandestinamente de la Comisión se*
creta, que Vendrá a ser un oculto Comisariado del comercio ex­
terior.”
Los debates sobre la proposición de Sokolnikov fueron carao?
terísticos. Todos reconocieron que el proyecto era ingenioso, con­
veniente y conforme a la táctica fraudulenta de la diplomacia
soviética. Mas no se aprobó, pretextando que no era aún nece­
sario; que el ' ‘ Politburo” contaba todavía con muchos trucos en
«u acervo para engañar al Occidente, y que importaba agotarlos
antes de recurrir a una medida tan complicada.

XLI

El 23 de agosto de 1923, yo desempeñaba las funciones de


secretario durante una sesión rigurosamente secreta del “ Polit­
buro” . Fué una sesión histórica. Aquel día, por vez primera, los
directores bolcheviques habían de considerar en toda su amplitud
la eventualidad de la revolución alemana.
Además de los miembros titulares y suplentes, intervinieron
tres miembros del Comité Central: Radek, Piatakov y — si mal
no recuerdo— Tsiurupa, que, modesto, no dijo ni esta boca es
mía. , .
Radek, como representante del Kom intern, expuso los rápi­
dos progresos de la ola revolucionaria alemana y pidió parecer
al “ Politburo” .
Sobre aquel puñado de destructores profesionales, reuní os
en el Kremlin, gravitaba una sombra de gigantescos acontecí-
YO, SBCRBTARÍO DB ST A U N

misntos. Sí el golpe de Estado bolchevique en Rustt tras-


tornado el viejo mundo, la revolución social en d Reidi acabaría
de trastornarle por completo.
Los jefes comunistas que asistieron a aquella sesión parecían
plenamente conscientes de sus responsabilidades.
Habló Trotsky. Encontrándose en su elemento, sintiendo la
la proximidad de la vorágine, del vórtice revolucionario, ardía
de júbilo y de entusiasmo: “ Llega, pues, ''amaradas, la oleada
suprema que nosotros esperamos con impaciencia desde hace tan-
to tiempo... Los acontecimientos actuales poseen una significa­
ción inmensa. La revolución en Alemania es la sima capital don­
de arrojaremos al mundo burgués. Pero en ella ne jugamos el
todo por el todo. Nos jugamos no sólo el destino de la revolu­
ción alemana, sino la existencia de la Unión Soviética. Si esta
revolución triunfa, la Europa burguesa no permanecerá indife­
rente y tratará de aplastar el triunfo con la fuerza de las armas.
Nosotros echaremos en la balanza todas nuestras fuerzas, todo el
peso de nuestras bayonetas, porque de esta lucha dependerá núes-,
tro porvenir. O nosotros ganamos la partida, y el éxito de la
revolución mundial está asegurado, o la perdemos, y entonces se
hundirá el primer Estado proletario que surgió en el mundo, y
nuestro poder en Rusia se anulará. ¡ El riesgo es enorme!... ¡ Para
ganar, para lograr la victoria, debemos desplegar una inmensa,
frenética energía!... Hemos tardado mucho en apreciar este pro­
blema. La revolución alemana está en marcha. ¿No escucháis
su paso de bronce? ¿No sentís la ascensión de la ola? Es pre­
ciso estar preparados para que el cataclismo no nos sorprenda.
¿No veis que sólo es cuestión de semanas?”
N o; ellos ni lo veían ni lo sentían. Comprendían que la re*
voludón alemana era un negocio terriblemente serio ; pero no les
agradaba que de los acontecimientos alemanes dependiera la exis­
tencia de la Unión Soviética. Habrían preferido revolucionar la
casn del vecino sin riesgo de perder sus buenos puestecitos en
Rusia. No admitían de ningún modo que el problema de la re­
volución alemana estuviese va a la orden del día.
Zinoviev, fingiéndose penosamente impresionado por el «fi-

75
tusiásmo de Trotsky, dijo irónico que, como siempre, éste se
dejaba llevar de su temperamento; que no se trataba de sema­
nas, sino de meses, y que convenía mirar la cuestión con pru­
dencia y cordura.
Stalin añadió que no había razón para pensar en la inmi­
nencia de la revolución alemana, la cual no tendría lugar du­
rante el otoño; que sería demasiada suerte si en la primavera
estallase, y esto, de manera general, entrañaba no pocas dudas...
El choque de opiniones determinó un acuerdo. Sin partici­
par de las esperanzas harto optimistas de Trotsky, el “ Politbu­
ró ’ decidió, no obstante, proceder sin demora a'una serié de
medidas enérgicas, encaminadas, desde luego, a estimular el
movimiento revolucionario alemán.
Krestinsky, embajador de los Soviets en Berlín, fué encar­
gado de sacar de los fondos en divisas extranjeras del Gos-
bank (Banco del Estado), depositados en Berlín como garantía
de pagos comerciales, varios millónes, que subvencionarían a la
organización comunista alemana.
Fué nombrado un Comité secreto de cuatro miembros para
dirigir la acción. Integraban este Comité Radek, miembro del
Comité Ejecutivo del K om intern; Piatakov, vicepresidente del
Consejo Supremo de Economía Nacional; Unschlicht, enton­
ces vicepresidente de la Tcheca, hoy adjunto del ministro de
Economía Nacional; Vasili Schmidt, en aquel tiempo ministro
de Trabajo; ahora, vicepresidente del Consejo de Comisarios del
Pueblo. Estos cuatro individuos salieron en seguida para Ale­
mania, provistos de falsos pasaportes, y se aplicaron al cum­
plimiento de la labor que se les había encomendado.
Radek desempeñaba, de manera más especial, las funciones
de emisario del Kom intern cerca del Comité Central del Partido
Comunista alemán. Piatakov fomentaba la agitación y asegu­
raba las relaciones con Moscú. En cuanto a Unschlicht, llenaba
una doble tarea. Por una parte, organizaba destacamentos rojos
llamados a tomar las armas, a efectuar el goljte de Estado, y
se ocupaba de todo lo concerniente a reclutamiento, instrucción
y armamento. Por otra parte, debía organizar la Tcheca alema-

76
YO, SECRETARIO DE S T A U N

na, que, después de la caída del régimen, exterminaría a los


burgueses y demás adversarios de la revolución sociaL *
Si los bolcheviques hubieran logrado vencer en Alemania, el
mundo entero se habría estremecido de espanto al espectáculo de
terror, obra del sanguinario Unsdilícbt y sus tchequistas...
Comparada con esta misión decisiva y macabra, la confiada
a Schmidt, cuarto miembro del Comité revolucionario supremo,
era modesta. Estaba encargado de cuMvar e incrementar las
células revolucionarias dentro de los sindicatos profesionales.
Los Comités obreros deberían, después del golpe de Estado,
constituir los núcleos del nueve Poder y celebrar un Congreso
extraordinario, donde sería oficialmente proel? ido el adveni­
miento del régimen soviético en el Reich.
Poco después de su llegada a Berlín, Piatakov, en un infor­
me dirigido al “ Politburo” , exponía sus dudas y temores res­
pecto a la capacidad de los jefes del Partido Comunista ale­
mán, que, según él, no eran más que políticos mediocres, ho­
rros de todo talento organizador, inferiores a las circunstancias
si el momento cumbre se realizara. Estos jefes fueron enviados
a Moscú. Pero no se les admitió a las sesiones del ‘'Politburo” .
Sólo se entendían con Zinoviev y Bujarin. El “ Politburo” dis­
cutía sobre todos los puntos relativos a la revolución alemana
sin contar cotí los jefes comunistas alen.anes, y adoptaba re­
soluciones que Zinoviev transmitía a BraiKiler como emanantes
del Kóminiern.
El negocio resultaba cada día más serio. Krestinsky, emba­
jador de los Soviets en Berlín, fué también llamado a Moscú
e invitado a tomar parte en las deliberaciones del “ Politburo”
consagradas a la revolución alemana. El Comité Secreto de los
Cuatro se transformó en Comité Secreto de los Cinco. Su quinto
miembro, Krestinsky. Difícil sería hallar dentro de la Historia
un caso análogo de cinismo. ¡ El enviado de una potencia amiga,
trabajando para hundir el Gobierno junto al cual está acreditado!
Merced a la colaboración de Krestinsky, la actividad del Co­
mité pudo desenvolverse con más rapidez. Apenas el Partido
Comunista alemán estaba preparado para una acción pronta y

77
daasiv*. En compensación, los órganos diplomáticos y comar*
cíales de ios Soviets eran admirablemente útiles a la siembra
demoledora. Decidió el Politburó” concentrar y unificar la fae­
na revolucionaria emprendida: la Embajada y la representación
comercial fueron subordinadas a las órdenes del Comité de Iqs
C inco.
La valija diplomática llevaba a Berlín los subsidios *destina­
dos a los sindicatos profesionales. Los agentes consulares rusos
se ocupaban de la compra y transporte de armas. A l misino
tiempo, el Politburo’’ movilizaba en Rusia a los comunistas de
origen alemán o que hablaban alemán.
El descontento crecía en Alemania, sobre todo, entre los me­
dios obreros, a causa de las dificultades económicas; crecía rá­
pidamente, bajo el poderoso impulso y hábil influencia de los
organizadores moscovitas. La piqueta revolucionaria amenazaba
ya socavar los cimientos del Reich.
El “ Politburó” reuníase más a menudo, paiu vigilar la eje­
cución de la empresa formidable. Y no sólo se interesaba por
el movimiento general de la revolución en marcha, sino también
por todos los asuntos de orden práctico, que eran resueltos con
arreglo a los informes circunstanciales de £ íatakov. La enver­
gadura de la empresa exigía fuertes sumas de dinero. Varias
veces acordó el “ Politburó” importantísimos envíos metálicos.
T¿vs previsiones de Trotsky se realizaban. Los que antes se
burlaron de él respetaban ahora las advertencias del “ animador
del terror” . El momento crítico estaba próximo.
A fines de septiembre, celebró el “ Politburo” una sesión
absolutamente secreta, a la cual no asistieron mas que sus miem­
bros y el autor de estas memorias. No fué convocado ningún
miembro del Comité Central. La sesión era para fijar la fecha
del golpe de Estado alemán: 7 de noviembre de I 9 23 *
Este día, con motivo del aniversario de la Revolución bol­
chevique rusa, las masas obreras del Reich saldrían a la calle.
Las masas rojas provocarían conflictos con la Policía, surgirían
las represiones engendradoras del levantamiento obrero. Una
rebelión unánime. Luego de ocupar los edificios públicos, pro*

78
YO, SECRETARIO D& STALIX

clamaríase un Gobierno revolucionario soviético. Formarían tal


Gobierno los cabecillas principales del Partido Comunista alemán.
Ulteriormente, un Congreso extraordinario de los Comités obre­
ro; sería llamado a sancionar este acto.
La decisión tomada por el “ Politburo’' revestía caracteres
graves en extremo. Al autorizarme para asistir a aquella sesión,
me testimoniaban excepcional confianza, puesto que nadie, ni aun
los miembros del Comité Central, debería conocer la fecha del
golpe de Estado.
En mi calidad de secretario general del “ Politburo” consig­
naba inmediatamente la resolución y la ponía en “ cartón espe­
cial” , del que yo era custodio. En cuanto al acuerdo comunicado
al Comité Central, no contenía más que los siguientes términos
sibilinos:

OBJETO DÉ LA D E L IB E R A C IO N : Proposición del ca­


marada Zinoviev.

RESO LU CIO N : Ver el cartón espedid.

Sin embargo, el mes de octubre se dieron cuenta los bolche­


viques de ío tardío de sus proyectos organizadores de la revo­
lución en Alemania y de que los detnlk-s íua/sr* sufrido error
de cálculo. La ola revolucionaria empeió a amainar; después
decreció mucho, y las esperanzas del Kremlin palidecieron. El
golpe de Estado no era posible y la sovietízación del Reich tuvo
que ser dejada á futuros mejores... Pero el conspirador Kres­
tinsky se quedó en Berlín..., donde, durante siete años vivió
días felices corno embajador de la U. R. S. S.
“ La Rusia soviética es nuestra única amiga” , acostumbran
a decir ciertos políticos alemanes. Pues bien; he podido com­
probar en el “ Politburo” lo que hubiera sido capaz de hacer
sta “ única amiga” desde el momento que se le ofreció la oca­
sión de asestar un golpe de fatales y funestas consecuencias para
Alemania. p

79
20
B O R l S B A J A N O V

Trotsky dejó caer un día esta frase, justa y graciosa: “ Hay


cosas que todo el mundo comprende, salvo los porteros más
idiotas y algunos ministros.”

X L II

Los jefes moscovitas podrán haberse equivocado en muchjss


cosas; pero en una han acertado ampliamente y batido todos los
récords” . Me refiero a la Policía — Policía política—-,
la G. P. U.
Esta institución sin igual llamábase primero Tcheca (Comi­
sión Extraordinaria). Mas, habiendo adquirido durante las pri­
micias, en la época del comunismo militante, una “ extraordina­
ria ” nombradla de barbarie y crueldad, los bolcheviques cre­
yeron oportuno cambiar ¿1 nombre de Tcheca por el menos
deshonroso de G. P. U. (Dirección Política del Estado). Sin
embargo, sólo el nombre cambia: Tcheca, G. P. U .; G. P. U.,
Tcheca; lo mismo da atrás que a las espaldas...
Cuando yo trabajaba para el Comité Central del Partido,
interpretaba tan bien mi papel de comunista y de dignatario
bolchevique, que la comedia seguía un curso muy natural, ajeno
de sospechas. En todo instante decía lo qiie debe decir un co­
munista. Las reuniones de Juntas y Comités del Partido,, si era
preciso, escuchaban mis discursos, donde encontrábase el gali­
matías patentado de otros altos funcionario soviéticos. A fin de
experimentar por mí mismo el grado de iniciación que poseía,
incluso escribía artículos para el órgano oficioso, la Pravda, ar­
tículos que eran impresos. De un modo general, yo me adminis­
traba dentro .de la escena con tenacidad y sangre fría.
No obstante, había momentos.en que perdía, á pesnr de todo,
mi propio control, en que la ira quemaba mi rostro, y veíame
obligado a hacer un vigoroso esfuerzo de voluntad para no co­
meter una tontería... Esto ocurría cuando penetraban en mi
departamento algunos de esos bebedores de sangre que su inau­
dito salvajismo ha hecho célebres: Dzerjinsky, Peters o Yagoda.

8o
YO, SECRBTARIO DE S T A U N

Yo sentía hacia estos monstruos de faz humana una ineluctable


repulsión física. ¿Era enteramente justificada tal repugnancia
indónjita Aquellos hombres habían, desde luego, contribuido
a la matanza de infinitos compatriotas míos, seleccionados entre
los mejores, los más honrados y cultos; pero no eran ellos quie­
nes ordenaban los sacrificios. La responsabilidad de tantos crí­
menes debe caer sobre los Lenin, los Stalin, los Trotsky, todos
los grandes jefes bolcheviques, mucho más que sobre los verdu­
gos tchequistas, que no son, al finy al cabo, sino ciegos ejecutores.
Así habla la razón. Pero me bastaba divisar bajo el dintel
de la puerta la fisonomía bestial y sanguinar de ¿.quel degene­
rado Peters para sentirme invadido por un hondo sentimiento
de execración y de asco.

XLIII

Muchas veces me he encontrado con Dzerjinsky, que fué, en


los primeros años de la revolución, presidente y principal ‘‘ani­
mador” de la G. P. U. Siempre me resultó un enigma. ¿Era
un anormal, un fanático o, sencillamente, el más ruin de los
miserables ?
Desde luego, era un caso clínico. C^da vu. que tomaba la
palabra en las sesiones del “ Politburo' ’ (del cual fué miembro
suplente durante los últimos días de su vida) caía bajo la in­
fluencia de una exaltación extrema. En vez de pronunciar su
discurso, lo gritaba, presa de un ardimiento insólito, de una
gesticulación desenfrenada. Podría suponerse que e» tema a dis­
cutir radicaba en el cogollo mismo de su corazón... Pero los
iniciados sabían que todo aquel desorden oratorio, toda aquella
vesn'n'a verbal, tenía un origen físico.
Dzerjinsky era víctima de la histeria y del asma, un terrible
cardíaco, y estas enfermedades provocaron su muerte. El asma
daba a sus discurso el tono brusco, violento. Pero bien fuera
para disimular su falta de firmeza, bien por deseo de pose,
adoptaln un aire fanático y apasionado.
81
B O R I S B A J A N O V

H e podido comprobar muchas veces que de este “ fanatismo”


él sabía adueñarse con bastante facilidad. Nunca le vi dar un
paso en falso sobreseí resbaladizo terreno de las maniobras po­
líticas ni profesar opiniones contrarias a las del movimiento re­
volucionario. Cuando, sus proposicones no se aceptaban en el
“ Politburo” , no insistía.
Dzerjinsky cuidaba de ostentar una apariencia austera, casi
ascética, y apenas pocha lograrlo. A l final de su vida, comenzaba
a engordar.
Menjinsky. sucesor suyo en la sangrienta presidencia de la
G. P. U., es un hombre más ordinario y hasta francamente me­
diocre. Su fisonomía es la del perfecto raté} amorfa, desagrada­
ble. Ante los señares del día , juegan sobre su rostro una baja
tristeza del poder ajeno y un temor abyecto. Toda su persona
produce una impresión indefinible de viscosidad.
Su primer lugarteniente, Yagoda, es un tipo repulsivo, de
pasado oscuro, v dispuesto a todo con tal de hacer carrera.
Emergió gracias a su parentesco con Jacob S ver diov, uno de los
promotores del golpe de Estado bolchevique y primer presidente
del Comité Ejecutivo Central Pan-ruso de los Soviets.
Yagoda, luego de haber despojado al padre de Sverdlov, se
casó con su sobrina... Aprovechó 1a ascensión de Stalin y pronto
vió colmados ambiciosos proyectos.

X L IV

Un habitante de Europa occidental difícilmente podría formar­


se una idea del régimen pavoroso que la Tcheca ha establecido en
R usia; está habituado a la normalidad, al orden. Sabe que si
no ha incurrido en actos ilícitos puede dormir tranquilo.
Esta elemental certidumbre, esta seguridad, sin la cual.no es
posible la vida civilizada, no existe para el ciudadano soviético.
P o í el contrario, tiene sobre sí la Constante /amenaza de la
q p u ., que procederá contra él cuando menos lo piensa y
bajo cualquier pretexto.
82
YO, SECRBTARIO DE STALIN

El ciudadano ruso es un ciudadano inerme, sujeto a los *»-


prichos o genialidades de una Policía repugnante y despreciable.
El horror de la existencia soviética procede, ante todo, de se­
mejante arbitrariedad. ¿Cómo respirar tranquilo, sabiéndose a
cada momento posible reo sin culpa y sin defensa?... Basta
una acusación mentirosa, fantástica o vengativa. La sola certera
que os resta es que nadie os defenderá ni podrá demostrar que
• sois inocente.
Por ejemplo: Poseéis un hermoso mobiliario que agrade a
la G. P. U.... Una noche los tchequistas irrumpen en vuestra
casa, os arrestan bajo cualquier pretexto falaz y os envían
— nada de juicios, de sumarios, de procesos— al campo esjxv
cial de Solovki, situado en una isla del mar Blanco, donde
nueve meses del año reina una temperatura polar. En vuestra
ausencia, os confiscan el mobiliario, disponen de vuestro aloja­
miento e instalan en él a algunos de los afiliados de la
G. P. U ... Al regreso de Solovki — suponiendo que regreséis—
os encontraréis desprovistos de hogar y no os quedará otro re­
medio que buscar refugio cerca de caritativos amigos.
Ved otro ejemplo: Entráis en un restaurante de Moscú.
Después dé haber comido, pagáis y salís; no pensáis que la co­
pia de la cuenta pagada por vosotros se enviará, dentro de aquel
mismo día, a la G. P. U. Si gastáis en comer uno o <k» rublos,
la Tcheca no intervendrá. Pero si el precio de vuestra consumi­
ción alcanzó los cinco o seis rublos... Como el número de fun­
cionarios soviéticos que ganan doscientos o trescieutos rublos
mensuales es muy restringido, casi nadie puede permitirse el lujo
de gastar cinco o seis en una comida. La G. P. U. deduce que
disponéis de recursos sospechosos, e inmediatamente se plantean
tres hipótesis: que descuidáis los fondos del Estado o que des­
deñáis lá nueva política económica en las mismas barbas de las
autoridades, o bien que no sois ajeno al oro extranjero... En
los tres casos es grave el delito. Vuestro venial pecado de golo­
so puede acarrearos funestas consecuencias y hasta poner en
peligro vuestra vida.
¿ Cómo escapar a la influencia de la G. P. U., cómo libertar-

83
se de su inmensa red <je agentas o tidales e informadores clan­
destinos ?
Y cosa extraña: la mayoría de los servidores tehequistas
espías y delatores— abominan del régimen y callan por miedo
al hambre. Saben que al abandonar sus puestos indignos sufri­
rían el bloqueo de toda posibilidad económica que les permitie­
ra vivir.
No existe para el ciudadano ruso ni el menor abrigo protec­
tor ni el apoyo de tribunales de justicia. Está a merced de uñá
banda, de una secta, de un hombre.
¿ Perspectivas ? El tormento, el hambre, el presidio; llaman
a la cárcel ‘‘casa de arresto” , y a la pena de muerte, “ medida
suprema de defensa social” .
Conozco la famosa Lubicmca, donde se hallan concentrados
los servicios de la G. P. U. moscovita.
Es un enorme edificio de varios pisos, con centenares de
habitaciones e interminables corredores, severamente custodiado.
Allí se encuentra la prisión interior de la G. P. U y mazmo­
rra de los más notorios “ contrarrevolucionarios” ... Hay solíci­
tas cámaras de tormento... Celdas secretas... Y en el subsuelo,
la muerte espera al “ culpable” bajo la forma de un tchequista
que dispara su mauser.
La G. P. U. fusila ahora menos que antes.
Desde la ejecución de los “ veinte” , con el príncipe Dolgo-
rukov a la cabeza, que suscitó violentas protestas de la opinión
europea, el “ Politburó” decidió no dejar al simple arbitrio de
la G. P. U. todos los asesinatos. Entonces empezó la comedia
de los tribunales de justicia. Las muertes rápidas han sido, en
parte, sustituidas por las muertes lentas que producen a los con­
denados Solovky y otros presidios.

84
YO, SECRETARIO DE ST A U N

XLV

Como indiqué, la sola presencia de 1o» jefes de la O. P. U. era


para mí motivo de trastorno y aversión.
Empecé a inspirar sospechas. Yagoda me denunció al Co­
mité Central.
Lna circunstancia fortuita me favoreció. Algunos desconten­
tos soviéticos emprendían una campaña contra eí deporte y los
deportistas. Yo- tomé la defensa del deporte y me basé caluro­
samente en puntos de franco comunismo.
Esta actitud me valió el nombramiento de de' jado del Co­
mité Central del Partido en el Consejo Supremo de la Cultura
Física.
Yagoda también pertenecía a este Consejo, pero en calidad
de miembro de la G. P. U. Yo no estaba de acuerdo con él
respecto a los asuntos de mi nuevo departamento.
Y tal desacuerdo fué mi salvación. Yo decía: “ Todo es ex-^
plicable. Como no comparto la opinión de Yagoda en el Consejo
Supremo de la Cultura Física, quiere vengarse de mí...”
Conociendo a Yagoda, vieron tan verosímil mi aserto que las
sospechas se alejaron. La defensa del deporte me preservó de
la muerte.

XLVI

Como miembro del Consejo Superior de la Cultura Física,


fui encargado —1-diciembre de 1924— de salir para Noruega,
con objeto de adquirir material deportivo de invierno.
Era mi primer viaje ni extranjero. El bienestar que yo des­
cubría en las ciudades escandinavas contrastaba radicalmente con
la hórrida miseria de la Rusia soviética.
Pude quedarme en Noruega, pero aun conservaba la espe­
ranza de que las cosas tomaran rumbo distinto y cauces mas
favorables a la situación ^de mi patria.

85
"Sin embargo, mi puesto dentro del Comité Central me re­
sultaba enojoso, molesto.
Y a en el verano de 1924 había solicitado autorización de
Stalin para dejar mi cargo de secretario del “ Politburo” , A lo
primero, se indignó contra mí, pues no tenis, con quien reem­
plazarme. Pero acabó por atender mi demanda y, mediante la
intervención de Sokolnikov, pasé al N arkonfin (Comisariado del
Pueblo para las Finanzas).
Aquí ocupaba el puesto de director suplente del Departa­
mento Económico y Financiero, que sustituyó al Comité de Es­
tudios del Ministerio de Finanzas. Desempeñé mis nuevas funcio­
nes durante todo ei año de 1925.
No obstante, él odio de la G. P. U. hacia mí comenzaba a
dar frutos. Mis buenas relaciones con Stalin y Molotov me sal­
vaguardaban.
Comprendí que mi alejamiento del imperio sovié-ico era ne­
cesario.
^ La evasión no era fácil. Y o sentía ?1 nudo corredizo de la
L u bia n ka ... Director de la Gaceta Financiera — rúnico periódico
de este género que se publica en Rusia y órgano del Ministerio
de Finanzas— , yo escribía artículos desagradables y agresivos
contra la economía bolchevique. Vino una rápida suspensión...
Me consagré a “ cursos, por correspondencia, de ciencias econó­
micas y financieras” .
Pero no olvidaba el peligro que cada día íbase cerniendo so­
bre mí... La G. P. U. quería mi cabezá: si yo no me apresuraba
a obrar, el fin que me aguardaba se realizaría..., induda­
blemente...

X L V II

Durante una breve estancia de reposo en Crimea, examiné


con todo detalle las posibilidades de mi evasión.
Las fronteras de Europa eran infranqueables. Por el lado de
Polonia, jaurías de perros policíacos. Por el lado de Finlandia,

86
YO, SECRETARIO DB S T A U N

las escuadrillas de aeroplanos. Además, yo sabia que los cdfitra-


bandistas estaban de acuerdo con .la G. P, U. y bajo
los auspicios de ésta.
Ninguna de aquellas dos fronteras me convenía para, tantear
mi evasión, y menos siendo como era persona poco grato a los
ojos de los esbirros tchequistas.
Quedaban las fronteras de Asia, principalmente los parajes
asaz desiertos que lindaban con Persia. Mas aquí había otro
riesgo: el de ser cogido en territorio persa, donde los bolchevi­
ques cuentan con innumerables agentes y se conducen <xwio due­
ños y señores.
Yo no había olvidado qne el jefe de la G. P. U. de Askha-
bad, huido a Persia, fué detenido de la manera más sencilla del
mundo, en una calle de Meched, devuelto a Rusia y fusilado.
Pero no teniendo apenas lugar de elección, decid» intentar la
aventura por el mismo sitio.
El i.° de enero de 1928, en compañía de otro ciudadano que
también ansiaba despedirse a la francesa de los bolcheviques,
abandoné la estación de Artyk, muy próxima a la estación ruso-
persa. Serenos, tranquilos, sin pretender ocultamos y llevando
carabinas, cual si fuésemos a la caza del jabalí, nos dirigimos
hacia el pueblo persa de Lintfabad, situado a dos kilómetros
de allí.
Esta audaz tentativa tenía sus ventajas. Si se intentaba
arrestarnos, haríamos uso de nuestras armas; entonces los per­
sas no dudarían de nuestra condición de fugitivos. Para em­
plear una expresión ahora corriente en Rusia, no tetidnamos
necesidad de demostrar que “ no éramos camellos*’...
La línea fronteriza parecía deshabitada. No se advertía a
nadie en ella. Se conoce que la festividad del Año Nuevo apago
con alcohol el espíritu de vigilancia.
Entre la línea demarcadora de los dps países nos instalamos
para almorzar... y observar los alrededores. Sabíame» lo fácil­
mente que volaban las balas por encima de las fronteras. Pero
el puesto bolchevique no daba señales de vida. Continuamos
nuestro camino y entramos en Persia. x

«7
En Lint {abad nuestro marcial aire decidido provocó pánico.
Los soldados persas — sus pies desnudos dentro de las galocha*—
corrían de aquí para allá, no sabiendo qué hacer con nosotros.
Declaramos a las autoridades nuestro título de fugitivos. Nos
registraron y la Policía consignó el resultado de esta formalidad.
T al operación, desagradable, por lo regular, era para nosotros
de maxima importancia. En efecto, hacíase constar oficialmente
y por escrito que no llevábamos dinero, lo que desvirtuaría toda
demanda de extradición bajo pretexto de robo.
La víspera de mi partida, acordándome que debía veinte ru­
blos a los bolcheviques por un adelanto de sueldo, vendí mis
gemelos “ Zetss” y envíe la suma ai Comité Central.

X L V III

Los persas decidieron enviarnos a Meched, centro adminis­


trativo del Khorassan. Era £Íeno invierno. Tempestades de nie­
ve azotaban las. altas montañas que nosotros teníamos que atra­
vesar a caballo. Pero era preciso no perder tiempo, porque los
agentes bolcheviques nos reservarían sorpresas en Meched y
nosotros queríamos llegar allí antes de que se aprestasen a re­
cibirnos.
En Kuíchane, al salir de las nevadas gargantas de Alek Pera
y de Mamed Kuny, dos salvajes cadenas de montañas, ya nos
acechaban los bolcheviques.
El viaje de Kutchane a Meched se hace en automóvil. No
hay carretera, propiamente dicha. “ Dios ha perdido el camino,
pero el chófer lo encuentra” , dicen los automovilistas persas.
Los esbirros bolcheviques se ingeniaron para que, aquel día,
el auto que va a Meched sólo tuviera dos plazas disponibles.
Pachaiev, agente de la C. P. U., fué a exponer el caso al jefe
del destacamento de caballería, en cuya morada habíamos pasa­
do la noche.
lijamos a ser obligados a efectuar el trayecto en el mismo
coche que ocupaban los bolcheviques. Nosotros, inermes. Ellos,

88
YO, SECRETARIO DE S fA U N

con revólveres... Sin embargo, comprendimos que fiada ganá­


bamos retardando la partida y decidimos emprender el viaje.
Ocupamos las dos plazas de atrás en d pequeño "Dodge” , y
Pachaiev tuvo que instalarse junto al conductor.
A medio camino nos encontramos con otro auto, en el que
iban los tchequístas Ganiev y Ossipov. Pararon ambos automó­
viles. Los cuatro policías bolcheviques — nuestro chófer se re­
veló pronto como agente de la G. P. U.~ - cambiaron impre­
siones...
Finalmente, Ossipov montó con nosotros, y ya fueron tres
hombres armados contra dos inermes. Colocados nosot os de­
trás, dominábamos, al menos, la situación y podíamos, si ellos
trataban de hacer uso de los revólveres, intentar una hscha. Pero
estos cobardes prefieren asegurar el golpe, y no podiendo sor­
prendernos, resolvieron aplazar el asesinato para cuando llegá­
semos a Meched.
Ya en esta ciudad, fuimos a hospedarnos al único “ hotel”
que había y, agotados por el cansancio, pronto nos quedamos
dormidos. Mientras, los sabuesos bolcheviques activaban sus
planes.
El representante militar de los Soviets en Meched y Pachaiev
encargaron a su agente Koltuktchev, ún armenio emigrado, de
darnos muerte. Proveyéronle de cianuro potásio y nn revólver.
El veneno falló porque nosotros renunciamos a c^nar... Y
cuando, de noche, Koltuktchev dirigióse a nuestra habitación
•— de cuya puerta no funcionaba la llave— , con un revólver, fué
detenido por el jefe de Policía de Meched. También nos detu­
vieron a nosotros, y como protestáramos, se nos tranquilizó di-
ciéndonos que era por nuestro bien...
¿Cómo había descubierto el atentado la Policía persa? Por­
que .nos vigiló de cerca y sorprendió a Pachaiev entregando un
revólver a Koltuktchev.
Luego intentaron los bolcheviques obtener nuestra extradi­
ción. Nos acusaban de haber robado fondos públicos y de auto­
res de delitos comunes. Pero los persas sabían — gracias a la
minuciosa requisa de que fuimos objeto en la frontera- qtte

89
B O R. I S B A J A N O V

10 l e a m o s dinero al abandonar Rusia. No se concedió la ex-


tradición*
Atravesando mi compañero y yo otra región desierta de
ersia, de nuevo intentaron los agentes moscovitas borrarnos
de la lista de los vivos. Pudimos refugiarnos a tiempo en Be-
ludjistan.
Desde allí, sobre un camello, gané la India, pasé a Bombay,
y el día primero de septiembre de 1928 entraba en Francia.

E P IL O G O

E l film vivido por mí sería incompleto si no añadiese el


remate de un encuentro inesperado que hace poco tuve en París
\jna tarde del pasado mes de junio me topé con el hombre
que recibió el encargo de organizar mi muerte. Sí, disfruté el
raro privilegio de escuchar a la misma persona que debió su­
primirme todos los secretos detalles de las tentativas de asesi­
nato dirigidas contra mí por el Gobierno bolchevique.
Este hombre es Agabekov, tchequista notable, de cuyo arre­
pentimiento y huida al extranjero dió cuenta la Prensa mundial.
Cuando, a principios de 1928, me escapé a Persia, Agabe­
kov ocupaba el puesto de “ residente” de la G. P. U. en Tehe­
rán, o sea, el jefe de la amplia red de vigilancia y espionaje
que los bolcheviques han tendido sobre este país...
Escuchando a mi competente interlocutor, he podido recons­
tituir toda la trama de aquella empresa. Agabekov recibió ór­
denes severi simas; le fueron enviados inmediatamente diez mil
dólares para los “ primeros gastos” y salió en avión de Tehe­
rán a Meched, donde yo estaba.
El mismo nos contará todos aquellos hechos y otros más
curiosos y edificantes en el libro que preparo sobre los miste­
rios de la G. P. U.
Me explicó riendo — y yo también me reí de buena gana—
el aspecto extraordinario que presentaba la Dirección de Policía
de Meched cuando fui conducido a ella después del fracaso cri-

90
yo, SECRETARIO DE STALIN

mi nal de Koltuktcher. Mientras cercabah el edificio fuerzas de


tropa y de seguridad persas, -doc<» agentes de la G. P. U., bien
provistos de armas, guardaban día y noche los alrededores,..
¡Qué precio tendría mi “ vida” para merecer doble custodia!...
Burladas las maniobras de Yagoda y de Agabekov, refugia-
do hoy en París, sé que los bolcheviques no están tranquilos y
que aun consideran Cotizable mi “ vida” .
¡ Y pensar que hay quien dice que. nuestra época respira pe­
sadumbre y fastidio!...

F I N

91