Está en la página 1de 62

“VOLVIÓ EL PLOMERO”

(Mi mujer es el plomero 2)

De Hugo Daniel Marcos


hugoteatro@hotmail.com

hugoteatro@yahoo.com

Personajes

Cobi
Meital
Dana
José
Doña Sara
Daniel
Daniela
I

Escenografía:
Living coqueto, pero sin demasiados lujos,
con cinco puertas, dos a cada costado que dan
respectivamente, sobre la izquierda del espectador a
cocina y escritorio y sobre la derecha, dormitorio y
baño. La puerta de calle se sitúa al fondo.
Sillón de tres cuerpos al medio, dos
sillones de un cuerpo a cada lado del sillón grande, mesita
ratona en medio y un par de muebles, con cajones y
adornos, retratos, etc. sobre la pared, a cada costado de la
habitación.
Colgando de la pared de la derecha, se ven dos cuadros:
El de Daniela y el del plomero muerto. Debajo de los
mismos, en un mueblecito dos candelabros.
II

Al abrirse el telón la escena está vacía, hasta que entra


Cobi desde escritorio, buscando por todos lados. Revisa
cajones, muebles y debajo de los sillones, hasta que
finalmente habla hacia adentro.
COBI: Amor!!! (Silencio. Nadie contesta) Amor!!!
Dónde están las velas?
MEITAL EN OFF: Otra vez con eso??
COBI: Qué querés?? Hoy es… (Menciona la
fecha. Sigue buscando. Se detiene y escucha en dirección
a dormitorio) Hablá mas fuerte porque no te escuché!
MEITAL EN OFF: No me escuchaste porque no te dije
nada!
COBI: Y eso significa que no sabés o que no me lo
querés decir?!
MEITAL EN OFF: Y porqué no iba a querer decírtelo?
COBI: Supongo que para que no encienda otra vez las
velas.
MEITAL EN OFF: Y porqué??
COBI: Supongo que porque generalmente, me olvido de
poner el papel aluminio debajo del candelabro…
MEITAL EN OFF: Y para qué?
COBI: (Dejando de buscar un tanto harto) Supongo que
para que no se vuelva a arruinar el mueble con las velas
derretidas… (Un tanto enojado) Me vas a decir o no
dónde están??! Porque igual las voy a encender!!
MEITAL: (Apareciendo en pijama y caminando con
dificultad por la panza de embarazada. Llega hasta el
sillón y se sienta trabajosamente) Si no las encontrás, qué
vas a encender?
COBI: Voy a comprar más! (La mira intrigado) Porqué
te levantaste?
MEITAL: Ya me siento mejor. Estoy harta de estar en
esa cama.
COBI: Bueno, el médico dijo que por el embarazo y
esos mareos, tenés que estar en reposo. Me vas a decir
dónde están las velas?
MEITAL: Mi amor… no te ofendas… pero no te parece
que ya fue suficiente con esa historia?
COBI: Suficiente?
MEITAL: Ya pasaron dos años de la muerte de tu
Daniela, que Dios la tenga en la gloria, bien apretadita,
que la cobije muy, muy fuerte y no la deje venir más… Y
ya pasó también, más de un año de esa historia del
plomero…
COBI: De cuya muerte yo tuve mucho que ver!
MEITAL: Otra vez con eso??!!
COBI: (Señalándose la mente) Pero es que todavía lo
tengo acá!! Y fijate que curioso: Los dos se… fueron el
mismo día del mes!! No te parece demasiada
coincidencia??!
MEITAL: Dejá de perseguirte con eso! No tuviste nada
que ver!!
COBI: Ah no?? No fui yo el que le pidió que venga??
MEITAL: A Daniela??
COBI: Al plomero!!
MEITAL: Para arreglar un caño! No para que se
electrocute con los cables pelados!!
COBI: Pero esos cables pelados estaban en mi casa!!
Justamente donde yo quería construirle un santuario!!
MEITAL: Al plomero??
COBI: A Daniela!!
MEITAL: Pero vos le avisaste al plomero de los cables
pelados y él no te hizo caso!! (Pausa. Le acaricia la
cabeza) Cada vez que llega este día, tenemos que discutir
sobre lo mismo?? No tuviste nada que ver! Ya lo
hablamos millones de veces! Fue un accidente! No te
persigas más. No podés vivir siempre con lo mismo…
COBI: Es que… no puedo dejar de sentirme culpable…
MEITAL: (Un tanto harta) A veces me parece que
disfrutás sintiéndose culpable! Antes era por Daniela,
ahora por el plomero…
COBI: Dale! Seguí invocando a los muertos! Querés
que pase otra vez… lo que ya pasó??
MEITAL: Quién habla de invocar a los muertos, que les
encendés una vela a cada uno, todos los… (Menciona la
fecha) ! Eso qué es??
COBI: No es una invocación. Es un recordatorio! Además
desde que pasó… lo que pasó, estuve investigando sobre
el tema…
MEITAL: (Desconfiada) Investigando sobre qué tema,
exactamente?
COBI: El tema de la reencarnación!
MEITAL: Ahhh, buéh… (Comenzando a hojear una
revista que había sobre la mesita) Lo que nos faltaba, para
completar una tarde entretenida!
COBI: Me vas a escuchar o vas a mirar la revista?
MEITAL: Soy mujer. Puedo hacer más de una cosa a la
vez!
COBI: Qué estás insinuando? Que los hombres no
podemos hacer más de una cosa a la vez??
MEITAL: (Pausita. Piensa) Exacto.
COBI: (Señalando la revista) Y qué es tan importante,
para que no me mires cuando hablo??
MEITAL: (Sin apartar los ojos de la revista) Controlo
que hayan publicado otra vez el aviso para vender este
departamento. Y además para escucharte necesito los
oídos, no los ojos!
COBI: (Casi como meditando, sin observar que ella no
le da importancia) Muy bien… hacé lo que quieras…
(Pausita) Investigando, descubrí cosas muy interesantes
que muy poca gente conoce…
MEITAL: (Hojeando la revista) Mirá vos…
COBI: Pero bueno… si no te importa, no te cuento…!
(Se queda expectante por una respuesta)
MEITAL: (Sin dale la menor importancia, mientras
continúa hojeando la revista) Okey. (Cobi se quedó
parado como un chico caprichoso. No se mueve del lugar
pero se nota que está muy ansioso. Se cruza de brazos y
se suelta. Se rasca la cabeza. Mira al cielo. Bufa. Meital
ya podrida, le habla con ternura)
MEITAL: Está bien! Contá!
COBI: (Muy contento y con un entusiasmo inusitado)
Sabías que hay muchos tipos??
MEITAL: Si. Tipos hay en todos lados!
COBI: A muchas clases de reencarnación, me refiero!
MEITAL: Y con eso?
COBI: Por lo general son de vidas pasadas. Se le llama
el Karma! Pero estoy convencido, que lo que no sabías, es
que no necesariamente una reencarnación tiene que
ocurrir en una muerte. También puede ser por un
desmayo! Te imaginás lo que debe ser eso?
MEITAL: (Sin prestarle atención) Un desmayo?
COBI: No! Una reencarnación en un desmayado!
Alguien se desmaya y de golpe, zás… se le reencarna
otro!!
MEITAL: Ves? Eso es mas práctico!
COBI: La reencarnación en un desmayado??
MEITAL: (Un tanto divertida) Claro!! Le das otro golpe
y zás, ya volvió todo a la normalidad!
COBI: Vos te lo tomás en joda, pero es un tema muy
serio!
MEITAL: Yo me lo tomo en joda?? Después de todas
las que pasamos??
COBI: Pasamos??? Las que pasé yo, querrás decir!!! No
solamente me tomaron todos por loco, incluyéndote a
vos… sino que encima también creyeron que yo era
marica, incluyéndote a vos!!
MEITAL: Bueno… Tenías a un tipo en tu casa,
caminando de acá para allá en corpiño y bombacha…
COBI: No hables así. La que andaba así era Daniela,
reencarnada en el envase del plomero, que en paz
descanse!
MEITAL: (Tratando de suavizar la situación y
tocándose la panza) De todas formas, creo que ya hay
pruebas suficientes de que no eras ningún marica, no?
COBI: (Pausita. Se besan. Le acaricia la panza) Ves?
Esto también me da un poquito de miedo…
MEITAL: Qué? Ahora vas a sospechar que no es tuyo??
COBI: No!! Me refiero a la reencarnación! No
volverá… alguien… digamos, dentro del bebé??
MEITAL: (Severa) Si vas a seguir con esa sarta de
estupideces, me vuelvo a la cama aunque no esté
mareada!!
COBI: (Locuaz, intentando convencerla) Pero es que
también leí, que un alma puede animar a más de un
cuerpo físico a la vez, sabés?
MEITAL: Qué? De qué hablás?
COBI: Si!! Se llama a ese fenómeno "encarnación
dividida."
MEITAL: Como si la uña del pie se te encarnara por los
dos lados?
COBI: No! Se refiere a dos personas con la misma alma,
que han encarnado al mismo tiempo, como
"divididos". Entendés??
MEITAL: (Ahora ya seria, deja la revista) Vos querés
decir, que puede llegar a haber dos “Danielas” al mismo
tiempo??? (Cobi intenta hablar, pero ella sigue con su
conclusión) Que tu mujer, la que falleció y ya una vez se
reencarnó en el plomero, se podría reencarnar en dos
plomeros al mismo tiempo???
COBI: Bueno… visto de esa manera… digamos que es
una posibilidad, dentro de las formas de reencarnación!!
MEITAL: Ahh, no! Esto ya es demasiado para mi! Lo
único que me falta son dos Danielas, reencarnadas en dos
plomeros!!! Esto sí que va a ser familia numerosa!!
COBI: No seas irónica, que no hay ningunas Danielas y
mucho menos dos plomeros! Simplemente estoy
comentando lo que leí!
MEITAL: Porqué no leés historietas de Batman, mejor?
COBI: Si. Sería buena idea.
MEITAL: Viste? (Pausita)
COBI: Me comentaron que en la última, el Pingüino se
reencarna en el Guasón, y…
MEITAL: (Se levanta harta y se dirige hacia dormitorio)
Suficiente!! Bingo!! Basta para mi!! Me voy a la cama!!
COBI: (Intenta seguirla) Era un chiste, como para
relajar los ánimos… mi amor!! (Ella sale) Te llevo algo
para tomar?
MEITAL EN OFF: Si!! Cianuro!!!
COBI: (Pausita. Mira al cuadro con la foto de Daniela y
le habla) Viste, Danielita? Tiene tu mismo carácter! (Cobi
escucha un ruido detrás de la puerta de calle que le llama
la atención. Se queda un instante en silencio escuchando y
se acerca sigilosamente hasta la puerta. Escucha detrás,
mientras toma el picaporte muy lentamente. Luego abre
de golpe y aparece Dana en el marco de la puerta,
terminando de dejar una flor en el piso de la puerta,
asustada al ser descubierta por Cobi)
DANA: Perdón!
COBI: Dana!
DANA: Cobi.
COBI: Qué hace, Dana?
DANA: Discúlpeme.
COBI: Venga, pase… (Ambos entran) En algún
momento sospeché que era usted la que dejaba esa flor en
la puerta, cada… (Menciona la fecha) pero me decía: “si
ahora vive tan lejos, no puede ser”.
DANA: Desde que él… se fue, yo me volví a mi
pueblito en el norte, con mi mamá, para que me ayude a
criar a mi hijito… pero no puedo dejar de venir cada mes,
a traerle una flor, pobrecito! No se enoje, Cobi! No quise
molestarlo. Solamente me gusta dejarle un presente a mi
Danielito querido, en el lugar donde… se fue!
COBI: No! Cómo me voy a enojar? La entiendo mejor
que nadie. Si también, hasta yo mismo le prendo una vela
cada… (Menciona la fecha, y señala hacia el candelabro)
DANA: (Mira el candelabro vacío) Hoy se olvidó?
COBI: No! Cómo me voy a olvidar? Lo que pasa es
que mi mujer… La de ahora, me refiero… buéh, no me
quiso decir dónde estaban las velas!
DANA: Me imagino! Ella lo odiaba a mi Danielito!
COBI: No!! Para nada!!
DANA: Desde que lo encontró con usted… bueno, así!
COBI: No me entendió… Meital esperaba que yo le
ponga algo…
DANA: Qué le iba a poner a mi Danielito??
COBI: No!! Ella se refería al candelabro!!
DANA: (Haciendo pucheros, compungida) Con el
candelabro, a mi Danielito??!!!
COBI: No!!! Con la vela!!! (Ella llora más) Quiero
decir… Por abajo, para que no chorree!!! (Ella llora más.
El la abraza) Mejor dejémoslo así! (Por puerta de calle
que había quedado entreabierta, llega José el encargado
del edificio)
JOSE: Cobi, otra vez llegaron las boletas… (Se detiene
al verlos abrazados) Perdón… la puerta estaba abierta, por
eso…
COBI: Está bien, José…
DANA: Permiso, podría pasar al baño?
COBI: Por supuesto… (Señala) es por ahí… (Ella
sale. José le guiña un ojo a Cobi. Este no entiende.
Vuelve a guiñarle el ojo y hacerle señas de complicidad)
JOSE: Interrumpo?
COBI: Es la… viuda del plomero!
JOSE: Qué plomero? El que se murió el año pasado?
COBI: Y, si es viuda, qué le parece?
JOSE: (Con doble sentido) Y usted la estaba…
consolando??
COBI: Si. Algo así.
JOSE: Y no tiene importancia que haya quedado viuda
hace más de una año, no? Usted la sigue consolando!!
COBI: Qué está insinuando??
JOSE: Cuando llegue al décimo aniversario, avíseme
que no me lo quiero perder!!!
COBI: Deje de decir pavadas, hombre!! Y deme esas
boletas!
JOSE: Pero no las pierda como la vez pasada! Mire que
vencen dentro de quince días y después me echa la culpa
a mi, porque tiene que pagar recargos!
COBI: (Mirando las boletas) José… me parece que estas
no son las mías…
JOSE: (Tratando de forzar la vista) Puede ser. (Estira
los brazos para tratar de leer a la distancia) Parece
mentira… con los años los brazos se acortan cada vez
más!! No hay caso, sin los lentes no veo un cura en la
nieve! Tal vez son las que dejé en el octavo.
COBI: No me haría el favorcito de traérmelas ahora?
JOSE: No! Ahora no puedo. Tengo que subir otra vez
hasta el octavo por otro temita y ya me quedo ahí, por lo
menos un turno… quiero decir, buéh, usted me entiende...
Porqué no viene conmigo y se las doy?
COBI: Es que mi mujer no se siente bien. Tiene mareos
últimamente y no la quiero dejar sola.
JOSE: Qué le pasa a mi princesa??
COBI: Tranquilo con lo de princesa, eh?? Que ya me di
cuenta cómo la mira!!
JOSE: No exagere!!! Dele, vamos! Es un minuto,
nomás… Qué puede pasar?
COBI: Bueno, está bien… vamos. Pero rapidito, eh?
(Salen por calle. Pausita)
JOSE: (Riendo) Já… Lo dijo igual que la del octavo!!
Lo de rapidito, digo! (Pausita)
MEITAL EN OFF: Cobiiii!!!! Otra vez los mareos!!!
Me podés traer un vaso de agua, amor??? Cobiii!!!! Me
escuchaste??? Dónde estás??? Nunca estás cuando te
necesito!! Buéh, dejá que voy yo!! (Pausita. Se escucha
un golpe seco como si se hubiese caído, pero sin lamento.
Silencio total. De baño sale Dana y llega hasta su cartera
que había dejado en el sillón. Saca un pañuelo y se seca
las lágrimas. Va hasta el retrato del plomero sobre la
pared, vuelve a lagrimear y le habla.)
DANA: Danielito querido!!! No sabés cómo te extraño!!
No te das una idea cuánto me hubiese gustado verte
aunque sea, una vez más, para poder decirte tantas
cosas… (Hablándole ahora al cielo) No pido mucho, un
ratito nomás!! Para decirle aunque sea, hasta pronto!! Nos
hacés tanta falta!!(Se seca las lágrimas cuando por puerta
de calle entra Doña Sara con cartera de mano)
DOÑA SARA: Cobito!!!! Dónde está la preciosura de
mamá??? (Observa a Dana) Perdón?
DANA: Usted es la madre de Cobi?
DOÑA SARA: Si. No me diga que usted es la madre de
la tilinga?!
DANA: De Meital?.
DOÑA SARA: Quién va a ser?!
DANA: No! Para nada.
DOÑA SARA: Menos mal! Desde que lo conoció a mi
Cobito que lo está volviendo loco.
DANA: Yo?
DOÑA SARA: No! La tilinga!! Le está lavando el
cerebro. Yo tengo unos cuantos años y me di cuenta
enseguida!! Si hasta se embarazó para engancharlo del
todo, al pobre, vio?!
DANA: Yo tenía entendido que lo buscaron…
DOÑA SARA: Es lo que siempre se dice, pero a mi no
me van a engañar. Olfato de madre que le dicen!! Pero no
me dijo usted quién es?
DANA: Yo soy… la viuda de Daniel!
DOÑA SARA: Ahhh… (Pausita. Piensa) Qué Daniel?
DANA: El plomero!
DOÑA SARA: (Un tanto sorprendida) El que reventó
acá??? (Dana rompe en llanto. Transición de Doña Sara
que se da cuenta y trata de rectificarse) Quiero decir, que
estiró la pata… que se murió, báh!!
DANA: (Lagrimeando) Si, el mismo.
DOÑA SARA: Pobre…! Bueno, pobre él, porque usted
por lo menos lo puede contar, no? En cambio él fue quien
agarró los cables pelados y quedó seco como lengua de
loro!!
DANA: (Llorando casi desconsoladamente) Siiii!!!!!!
DOÑA SARA: Bueno, no se ponga así!
DANA: Y como quiere que me ponga??! Yo lo extraño
mucho!!
DOÑA SARA: La entiendo… Créame que la entiendo!
Yo también pasé por lo mismo…! (Recapacita) Bueno,
no. Por lo mismo no. Mi finado marido era un
atorrante…!! Pero todo tiene su lado positivo, vio?!
DANA: Cuál?
DOÑA SARA: En mi caso, por lo menos ahora sé
dónde pasa las noches, el degenerado!! (La mira a Dana)
Pero hay algo que no entiendo… Usted para qué vino?
Acá no lo va a encontrar, porque él ya… vio? (Hace señas
que se fue para arriba)
DANA: (Llora más) Sii!!! Ya se!!! Lo que pasa es que
todos los meses vengo a traerle una flor, al lugar donde…
se fue!
DOÑA SARA: Y justo hoy se le ocurre??!
DANA: Es que hoy es el aniversario!
DOÑA SARA: Qué inoportuna!
DANA: Porqué? Pasó algo?
DOÑA SARA: No… bueno, si. Lo que pasa es que vivir
en ésta casa, después de todo lo que pasó… me refiero a
su marido, que reventó como un sapo acá adentro… no es
bueno para mi Cobito, vio? (Dana vuelve a llorar
desconsoladamente y Doña Sara la calma) Bueno,
bueno… ya pasó!
DANA: Y…?
DOÑA SARA: Es que justamente, Cobi puso en venta
la casa, hace ya dos años, desde que murió Danielita, mi
verdadera nuera…
DANA: Qué quiere decir “verdadera”?
DOÑA SARA: (Como diciendo un chiste que Dana no
capta y Doña Sara queda riendo sola.) Quiere decir es de
verdad! Ja, ja… (Trans. Se recompone y sigue hablando
como si nada) En definitiva, no hay caso. Nadie se acerca
ni siquiera a mirarla, vio?
DANA: A su nuera??
DOÑA SARA: No. A la casa.
DANA: No entiendo nada. Porqué soy inoportuna?
DOÑA SARA: Ayer, yo les conseguí una parejita que
parece interesada!!
DANA: En su nuera??
DOÑA SARA: No! En la casa!! Se da cuenta?? Después
de tanto esperar, hoy por fin, la van a venir a ver!!
DANA: A la casa???
DOÑA SARA: No, si va a ser a mi nuera!! Usted es
estúpida o se hace??
DANA: La van a vender??
DOÑA SARA: Dios quiera!! En principio lo vamos a
mostrar hoy y si les gusta…vio?!!
DANA: Ojalá que tengan suerte… (Comienza a
lagrimear otra vez) Que por lo menos alguien sea feliz en
esta vida!!
DOÑA SARA: Tranquilícese. Venga a la cocina que le
preparo un tecito…
DANA: Gracias… Usted es una buena persona. Media
bruta, pero buena!
DOÑA SARA: Gracias. Eso si… (La abraza mientras
van saliendo por cocina) Le voy a pedir un favorcito. Si
ésta parejita llega a venir hoy, ni mencione que su marido
reventó acá, vio? No es una linda imagen para alguien que
quiere comprar una casa, decir que por agarrar unos
cables pelados, un plomero se chamuscó hasta los
calzones!! (Dana llora más fuerte. Salen. Pausita.)
(Por dormitorios aparece Meital tambaleante por el
mareo, mirando todo a su alrededor. Físicamente es ella,
aunque sus modales, su forma de actuar y hasta su modo
al hablar, son las del plomero fallecido. Se le ha
incorporado el alma de Daniel)
MEITAL: A la pelota!! Qué mareo!! Uyuyuyyyy! Todo
me da vueltas… (Observa la habitación) Y esto?? Dónde
estoy?? Esto no es mi casa! Sin embargo este lugar me
parece conocido…(Lentamente se observa el cuerpo y
advierte la panza de embarazada) Epa!! Tengo que aflojar
con tanta cerveza!!! (Advierte sus manos. Se las mira
intrigado) Estas no son mis manos! Qué me pasó?? Quién
me pintó las uñas??!! Qué me hicieron?? (Lentamente
lleva sus manos hasta llegar al bajo vientre, y se
desespera) Me operaron!!!! Me sacaron la…!!! Y
mis…???!! Todo me sacaron!!!! (Se toca los pechos) Y
encima me pusieron…!!! (Se entusiasma sin darse cuenta)
Fáaaa! Qué buen par de gomas!!! (Trans. Recapacita y se
desespera nuevamente) Pero… son mías???!!! No puede
ser!!! Qué pasó acá??? Qué me hicieron???? Los voy a
matar a todos!!! (Vuelve a marearse) Uyyyy, qué
mareo!!! Qué alguien me explique qué pasó acá!!! Por
favor se los suplico!!! Esto debe ser una pesadilla!!! Qué
mareo!!! Necesito una cama!! Todo me da vueltas!!! (Sale
tambaleando y trastabillando por el mareo hacia
dormitorios. Por calle llegan Cobi y José discutiendo)
COBI: Yo sabía! A usted lo conozco como si lo hubiese
parido! Fuimos hasta allá al divino botón!
JOSE: Cómo iba a saber yo que la mujer se fue?? Hace
un ratito estuve… charlando con ella!
COBI: (Intencionadamente) Le dicen “Charlar” ahora??
JOSE: Bueno…Usted sabe que yo soy de varias
“charlas” al día!
COBI: Cómo lo conozco, José. Usted siempre fue, es y
será… un degenerado!! (Mientras va hasta la puerta del
dormitorio y espía hacia adentro. Vuelve a cerrar la
puerta del dormitorio con cuidado de no hacer ruido) Por
lo menos mi mujer está descansando. (Señala la puerta de
escritorio) Espéreme acá. Creo que en el escritorio tengo
unas boletas del mes pasado, que tampoco son mías…
JOSE: Vaya, nomás. Yo lo espero. (Cuando José
advierte que Cobi salió, intenta llegar hasta la puerta del
dormitorio y abrirla silenciosamente para espiar adentro,
justo casi al mismo tiempo entran por puerta de cocina
Doña Sara y Dana. José se recompone y disimula)
DOÑA SARA EN OFF: Cobiii!!! Tenés que arreglar
ese estante! En cualquier momento se te cae!!!
DANA: (Apareciendo ambas, a Doña Sara) Muchas
gracias otra vez por el tecito!
JOSE: Doña Sara!! Dichosos los ojos que la ven!!
DOÑA SARA: Don José! (José le besa la mano
seductoramente) El placer es mío! (A Dana) Nos
conocemos hace mucho!
JOSE: (También a Dana pero con intención) Digamos
mejor… Nos deseamos hace mucho!!
DOÑA SARA: (Riéndose) No! Qué va?! Ya tuve
bastante con un degenerado! No necesito otro!!
JOSE: Seré curioso… A qué se debe el honor de esta
visita?
DANA: Venden el departamento!
JOSE: No me diga?
DOÑA SARA: Si! Vio qué suerte??! Tanto esperar… al
final hoy van a venir a verlo! No quiere decir que se vaya
a vender, pero… por algo se empieza, vio?
JOSE: (Como recordando algo) Ahhh, entonces era por
ustedes?!
DANA: Qué cosa?
JOSE: Hace un rato, en la puerta de calle, había una
pareja que estaba preguntando por un departamento en
venta.
DOÑA SARA: (Mirando a su alrededor) No me diga
que ya llegaron?? Dónde está Cobi??
JOSE: Fue al escritorio a buscar unas boletas.
DOÑA SARA: Bueno, avísele que ya llegaron los del
departamento, mientras (Por ella y Dana) nosotras vamos
a preparar alguna picadita o algo para agasajarlos un
poco, vio?
DANA: Y desde cuando se agasaja a alguien que viene
a ver un departamento?
DOÑA SARA: (La mira severa) Usted siempre tan
negativa! Está segura que su marido no agarró esos cables
a propósito para suicidarse?? (Dana llora más todavía.
Habla bruscamente) Hace dos años que quieren vender
esta porquería!! Habría que ponerle una alfombra roja,
por lo menos, al que esté interesado!! Venga conmigo y
vamos a preparar algo… qué sabe hacer, además de
puchero?? (Dana llora más y salen por cocina. Por puerta
de dormitorio aparece Meital, con el plomero todavía
“incorporado”. Se detiene al ver a José.)
JOSE: Hola hermosa! Cómo estás?
MEITAL: (Mira hacia atrás suyo para comprobar si le
habla a ella) Qué me dijiste??!
JOSE: Vamos… Desde cuando te sorprenden mis
piropos?!
MEITAL: Vos?? Un piropo a mi???!
JOSE: Siempre fuiste una mujer hermosa, pero
embarazada te pusiste más sexi todavía!!
MEITAL: (Se mira horrorizada) Embara…????!!! Esta
buzarda era de embaraz…???!!! Noooo!!!! Lo único que
me faltaba!!!! (Tocándose el sexo) No solamente me
operaron… sino que encima me embarazaron???!!! Quién
fue el degenerado???!!! Lo voy a matar!!!!
JOSE: Quién va a ser?! Cobi, tu marido!! (Pícaramente,
le guiña un ojo) O acá hubo alguna trampita??!
MEITAL: Marido??? Cobi??? (Recordando) Ahhhh, ya
me acuerdo!! El degenerado!!
JOSE: No. Ese soy yo!
MEITAL: El que aprovechó que me desmayé para
ponerme corpiño y bombacha!!!
JOSE: (Un tanto baboso) Porqué? Antes estabas
desnudita???
MEITAL: Vaya a saber qué mas me hizo??!!
JOSE: (Se le acerca por detrás y le toca la cola) Si
querés te puedo mostrar…
MEITAL: (Lo enfrenta muy amenazante, como si fuese
un matón) Qué te pasa a vos??!!! Sabés con quién te estás
metiendo??!!!
JOSE: (Comenzando a retroceder un tanto atemorizado)
Bueno… tampoco hagamos un escándalo de nada…! No
es la primera vez que le digo un piropo, no?
MEITAL: Te voy a reventar la cabeza a patadas,
infeliz!!!
JOSE: (Ya bastante asustado) Tomalo como un
cumplido!
MEITAL: Cumplido??!!! Te voy a moler a palos,
degenerado!!!
JOSE: (Comienza a correr muy asustado) No!! Meital!!!
No te exaltes!!! Me conocés hace mucho!! Fue sin mala
intención!!! (Al retroceder se va metiendo a dormitorios
seguido por Meital que agarra el candelabro amenazante)
MEITAL: Ah si??! Esto también va a ser sin mala
intención!! (Entran ambos)
JOSE EN OFF: Noo!! Meital!!! Noooo!!! (Se escucha
un golpe seco y como si alguien se desplomase al
suelo. De escritorios aparece Cobi, mirando a todos
lados)
COBI: José… Dónde se metió? Acá tiene sus boletas!
(Llega hasta la puerta de calle y sale llamando) José…!!
(Vuelve a entrar) Y buéh… ya va a volver. (De cocina
aparece Doña Sara, siempre con la cartera en la mano)
DOÑA SARA: Amorcito de mi vida!! (Lo besuquea por
todos lados muy pegajosamente) Preciosura mía!!! Dónde
se había metido la cosita linda de mamá???
COBI: Suficiente, mamá!! Cuando llegaste?
DOÑA SARA: Hace un rato. No sabés la noticia que te
traigo!! Te vas a poner loco de contento…!
COBI: Te vas a vivir a Australia??
DOÑA SARA: No es gracioso, nene! No. La noticia es
otra… Te conseguí una pareja!
COBI: Mamá… por mas que no te banques a Meital,
ella es mi pareja y no necesito otra!
DOÑA SARA: No!! No me entendiste! Te conseguí una
pareja que está interesada en el departamento!!
COBI: No te puedo creer!!! En serio??
DOÑA SARA: Si!! Estamos con Dana en la cocina
preparándoles algo para agasajarlos!
COBI: (Mirando a la cocina) Ya están acá??
DOÑA SARA: No, pero en cualquier momento van a
venir. Andan merodeando por ahí!
COBI: Hay que traerlos para acá! Mirá si ven otro
departamento y nos quedamos sin venta??!!
DOÑA SARA: Andá a darte una vueltita por la puerta
del edificio que deben estar por ahí, (Señalando a la
cocina) y cuando puedas, arreglá ese estante que en
cualquier momento se cae. No vaya a pasar, justo cuando
están éstos acá! (Señalando otra vez la cocina) Mientras
yo voy a controlar qué hace ésta mujer. Tengo que andar
con un trapito secando las cosas, porque me lagrimea
todo!!
COBI: Qué querés? Está muy sensible! (Va saliendo por
calle)
DOÑA SARA: Ya sé. Por suerte estoy yo acá, que
siempre tengo una palabra de aliento para contenerla!!
(Ella sale por cocina. Pausita. De dormitorios aparece
Meital, vestida con las ropas que hace unos instantes
vestía José y que le quedan visiblemente grandes)
MEITAL: (Entra con el candelabro en la mano y vuelve
a colocar en el mueble. Terminando de acomodarse la
ropa) Bueno… esto está un poco mejor que ese pijama!
Pero en cuanto me encuentre a ese otro degenerado…!!!
Primero me va a explicar muchas cosas… y después lo
mato!! (Observa la revista sobre la mesita ratona) Y
esto?? Qué raro!! Debe ser un error de imprenta!! Cómo
van a publicar una fecha del año que viene??! (Pausa.
Hojea un tanto la revista, se preocupa. Se asusta) No…!
No es del año que viene. Es la fecha de hoy??!! Dónde
carajo estuve todo este año???! Alguien me puede
explicar qué es lo que está pasando???!!! (Se dirige hacia
la puerta de calle que había quedado entreabierta, justo
cuando entran por el mismo lugar Daniel y Daniela, los
interesados en el departamento)
DANIEL: Perdón… buenas tardes… Usted es la señora
de la casa?
MEITAL: (Lo mira como para asesinarlo) No!!! Tu
hermana!!!! (Se va furiosa por la calle)
DANIELA: (Lo mira a Daniel incrédula) No lo puedo
creer!!
DANIEL: Podés creer, cielito??!
DANIELA: Te estoy diciendo que no lo puedo creer!!
DANIEL: Es una forma de decir!
DANIELA: Daniel!! Tenés una hermana?? Cómo nunca
me dijiste nada??!
DANIEL: No tengo hermana!
DANIELA: (Señalando hacia la calle) Ella dijo que era
tu hermana!!
DANIEL: Qué tiene que ver, Daniela??
DANIELA: Cómo qué tiene que ver?? Lo dijo ella!!
DANIEL: Ah si???
DANIELA: Si!!!
DANIEL: Porque lo dijo ella???
DANIELA: Si!!!
DANIEL: Y si un día viene alguien y te dice que tengo
un hijo, qué??
DANIELA: Daniel!! Tenés un hijo?? Cómo no me
dijiste nada??!!
DANIEL: No, cielito!! Me refiero a que no podés estar
creyendo siempre todo lo que te dicen!! Por lo menos,
dudá, Daniela!!
DANIELA: De vos también??
DANIEL: No!! Justamente de mi, no! De los demás!!
Yo soy tu familia!
DANIELA: Y tu hermana, no??
DANIEL: No tengo hermana!!
DANIELA: No sé. Recién me dijiste que tengo que
dudar!
DANIEL: (Un tanto harto) Hacé lo que quieras!
DANIELA: (Pausita) Y tu hijo?? (Daniel va a
reaccionar cuando entran desde cocina Doña Sara siempre
con la cartera en la mano y Dana)
DOÑA SARA: Buenas tardes!!!
DANIEL: Buenas tardes… disculpen la intromisión…
Venimos a ver el departamento, pero como la puerta
estaba abierta y…
DOÑA SARA: No se preocupen… Estamos
acostumbrados. Han venido tantos a verlo, que ya
dejamos la puerta abierta, vio?
DANA: Quién vino? (Doña Sara le pega un carterazo en
la espalda para que se calle, siempre riendo para
disimular) Ah, si!! Miles!!!
DOÑA SARA: Ustedes son familia?
DANIEL: Así es. Ella es mi esposa, Daniela!
DOÑA SARA: (Gratamente sorprendida) Daniela??
Que coincidencia!! Igual que mi nuera verdadera!
DANIEL: (Sin entender) Perdón… Que quiere
decir “verdadera”?
DANA: Verdadera quiere decir que es de verdad!!
(Dana mira satisfecha a Doña Sara como si hubiese hecho
bien la tarea)
DANIEL: (Sigue sin entender) Ahhh…
DOÑA SARA: (Por lo bajo a Daniel) Discúlpela, es un
poco lenta vio? El mes pasado le regalaron una tortuga y
se le escapó!!
DANIEL: Entiendo… Yo soy Daniel, el marido de ella.
DANA: (Se emociona y comienza a lagrimear)
Dan…!!! Dijo Dan…!!!
DANIELA: Daniel! Yo soy Daniela y él es Daniel!!
DANA: (Llorando) Igualito que mi Daniel!!!
DANIELA: (Lo mira al marido) Es parecido a su
marido?
DANA: El nombre! Es igualito.
DANIELA: Y por eso llora?
DANA: No! Lo que pasa es que mi Danielito… ya no
está! Nos dejó!!
DANIELA: Se mudó?
DANA: No. Se murió!
DANIELA: Ay, no me diga!??
DANA: Si! Acá!! (Doña Sara le pega otro carterazo en
la espalda a Dana)
DOÑA SARA: Acá lo tenemos siempre presente,
(señalando el retrato) Incluso con el retrato!!
DANIEL: Ahhh! Que susto! Por un momento creí que
se refería al departamento!
DOÑA SARA: Por favor!! Cómo se le ocurre!! (Riendo
falsamente y amenazando a Dana con otro carterazo) Mire
si se va a morir acá!!
DANIEL: El domingo pasado, estuvimos a punto de
comprar una casa aquí cerquita, porque nos encanta el
barrio… Pero cuando me contaron que un mes atrás,
había fallecido la bisabuela de la familia, adentro de su
habitación, me dio una cosa!! Tenía 93 años, pero igual
me dio cosa y no quise cerrar el trato. Te acordás, cielito?
DANIELA: Si! A mi también eso me impresiona! Se
imaginan estar en una casa donde no hace mucho se
murió alguien???
DANA: (Vuelve a llorar) Siii!!!
DANIELA: La entiendo. Pobre. A usted le debe pasar lo
mismo en su casa, no??
DANA: No! Acá!! (Otro carterazo)
DANIELA: Cómo acá??!
DOÑA SARA: Acá, en la ciudad. Porque ellos viven en
el norte, pero el marido espichó acá en la ciudad, vio?
DANIEL: Por eso siempre es muy importante no
invocar a los muertos. Si no se los nombra, no vuelven y
descansan en paz.
DOÑA SARA: (Dándole otro carterazo a Dana)
Exacto!! No hay que mencionarlos siquiera!!
DANIEL: Pero acá no hay problema por lo visto!! (Por
puerta de calle entra Cobi)
DOÑA SARA: Nene!! Llegaste justito!! Ellos están
interesados en el departamento!! (Tratando
disimuladamente de alertarlo) Y son muy impresionables
con las muertes!!! (Se los presenta) Mi hijo, Jacobo. El
dueño de casa!
COBI: Prefiero que me digan Cobi. Nunca me gustó
Jacobo!
DANIEL: Mucho gusto, yo soy…!
DOÑA SARA: (Rápido para que no diga su nombre) El
marido!
DANIELA: Y yo soy…
DOÑA SARA: (Igual) La esposa!
COBI: Entendí! Están casados!
DANIELA: Si. Legalmente y todo!
COBI: Y son ustedes dos solos o hay mas integrantes de
la familia?
DANIELA: De mi parte soy yo sola. (Señalando a su
marido) Y de parte de él, parece que tiene una hermana y
un hijo!
DANIEL: Dejémoslo ahí, mejor.
DANIELA: Ya vamos a hablar de esto en casa!
DANIEL: Volviendo al tema…
COBI: De qué hablaban?
DANIEL: De los fantasmas de la casa.
COBI: (Se asusta) Qué?? Volvió?????!!
DANIEL: Quién volvió??
DOÑA SARA: (Aclarando) Quiere decir, que
“volvió” el mismo tema!! Justamente ayer hablábamos de
eso y a mi nene también le impresionan esas cosas!
DANIEL: Lo entiendo. No es agradable. Sobre todo con
lo que cuentan de las almas en pena y todo eso! No,
cielito?
COBI: Y… qué cuentan?
DANIELA: En qué quedamos?? Le molesta el tema o
no??
DOÑA SARA: Si! Pero se nota que su marido entiende
mucho y siempre es bueno escuchar a los que saben, vio?
DANIEL: Me refería que cuando hay fantasmas,
rondando por la casa donde se murieron, si se los invoca,
pueden volver…!
DOÑA SARA y COBY: (Pausita. Se miran y hablan al
mismo tiempo, cómplices, sonriendo y negando)
Náaaaaaaaa!!!!! No puede ser!!
DANA: (Llorando) Ojalá!! (Doña Sara le da otro
carterazo) Ojalá les guste el departamento!
DANIEL: Por eso… Es muy importante no mencionar
sus nombres, al de los fantasmas me refiero, para no
invocarlos.
DOÑA SARA: Créame que lo entiendo!
COBI: (A Daniel) No me dijo su nombre…
DOÑA SARA: (Rápido) Ni falta que hace! Es el marido
y listo!
DANIEL: (Sin darle importancia a Doña Sara) Daniel, a
sus órdenes!
COBI: Daniel???! (Señalando a Dana) Como el…
(Doña Sara le da un carterazo)
DOÑA SARA: (Sarcástica. Por lo bajo a Cobi,
señalándole al cielo, por Dios) Decilo más fuerte! Capaz
que no te escuchó!!
DANA: (Llorando) Siii!!! (Doña Sara aprovecha el
envión y le da un carterazo también a ella)
DANIELA: (Contenta) Si! Y yo soy Daniela!!!
COBI: Daniela????
DOÑA SARA: (Como para si) Cagamos!!
DANIEL: (Señalando a Doña Sara) Si. Como su nuera
verdadera!!
COBI: (Un tanto enojado a Doña Sara) Qué quiere
decir "verdadera"???!
DANA: Verdadera quiere decir que es de verdad!!!
DOÑA SARA: (Tratando de esquivar el tema e
invitándolos hacia la cocina) Gustarían probar alguna
cosita y tomar algo antes de ver la casa?
DANIELA: Muy buena idea. Mil gracias
DANIEL: No estaría mal. No he probado bocado en
todo el día!
DOÑA SARA: Entonces ni una palabra más!
DANIEL: (A Doña Sara, mientras le huele el pelo) Me
encanta su perfume!! Me resulta conocido!
DOÑA SARA: En serio??
DANIEL: Si!! Es el mismo que usa mi señora!!
Exquisito!! Y sobre todo muy sensual!!
DOÑA SARA: Gracias… (Señala la cocina) Pasen por
favor… La viuda del plomero preparó unas cosas
riquísimas. Eso si, sin fiambres!!! (Dana llora más
todavía y todos salen hacia cocina. Los últimos, que son
Cobi y Doña Sara, cuchichean mientras van saliendo
también)
COBI: Después me vas a explicar eso de “verdadera”!
DOÑA SARA: Dale. Entrá y dejá de invocar a los
muertos!!! (Pausita. De dormitorios aparece José, vestido
con el pijama que antes tenía puesto Meital, quedándole
visiblemente chico y apretado, mientras se toma la cabeza
por el dolor. Sigue siendo José, pero sus gestos, su forma
de hablar y todas sus actitudes son de Daniela, la fallecida
mujer de Cobi, que se le incorporó a José)
JOSE: Ayyy, por Dios!!! Qué dolor de cabeza!!! Me
pegaron con un fierro, o qué??? (Se toca la cabeza) Ay!!
Si, acá tengo un chichón!! Uyyy, cómo duele!!! Tendría
que tomarme dos aspirinas por lo menos… (Se observa
las manos con decepción) No puedo creer que esto me
esté pasando otra vez! (Se palpa el cuerpo muy
tristemente) Es la segunda vez que vuelvo… y me dan
otra vez un envase… de porquería!!! Pero qué pasa??? No
hay ninguna chica linda que me tengo que reencarnar en
estas cosas??? (Yendo hacia escritorio) Cobiiii!!!! Soy yo
de nuevo, Daniela!!! Volví, mi amor!!!! (Se mete por
escritorio. Por puerta de calle entra Meital buscando)
MEITAL: Estás acá, degenerado??! (Va hasta la puerta
del dormitorio y mira adentro) No te escondas, que
tenemos mucho que aclarar!! (Va hasta el baño y espía
adentro también) Dónde te metiste, atorrante?!! Te busqué
por todo el barrio ya!! (Por puerta de cocina entra Dana,
siempre lagrimeando)
DANA: Qué será de mi Daniel…
MEITAL: (Muy emocionado) Dana!!! Dana, sos vos!!!
DANA: (Sin darle importancia) Hola… Se siente
mejor?
MEITALA: Dana… Soy yo!!!
DANA: (Igual, sin ningún entusiasmo) Si, ya la vi. Le
pregunté si se siente mejor.
MEITAL: Dana, qué te pasa??
DANA: Es que… usted sabe… (Lagrimeando) Lo
extraño mucho!!
MEITAL: (Emocionado) En serio???
DANA: Siii!!!
MEITAL: (Entre conmovido y orgulloso) En serio me
extrañás???
DANA: (Lo mira sin entender) No. A usted, no. A mi
marido!
MEITAL: (Aún emocionado) Bueno, es lo mismo!!
DANA: No se ofenda, pero no es lo mismo!
MEITAL: Quiero decir… Que yo soy Daniel!!!
DANA: (Pausa. Lo mira muy recelosa) Porqué se burla
así de mí?? Ahora entiendo por qué su suegra no la
quiere!! Usted no es una buena persona!! Usted no es
la “verdadera”!(Se da media vuelta y vuelve a salir
llorando por cocina dejando a Meital con la palabra en la
boca)
MEITAL: Dana! Yo… (Se muerde el odio que le brota)
Nooo!!! Esto ya es demasiado!! Yo lo voy a matar a éste
cuando lo agarre!! (Se mira el cuerpo) Pero primero me
va a explicar que es lo que pasó acá!! Cómo me hizo
todas estas operaciones sin ninguna cicatriz por ningún
lado!!! Y encima tengo ganas de orinar!! Cómo se hace
sin la…??!! Va a ser difícil sacudirla!! (Se mete por
baño. De escritorio sale José)
JOSE: No hay ninguna boleta por ningún lado, lo que
significa que este tarambana debe haber ido a lo del
degenerado del encargado! Dios los cría y ellos se
juntan!! Qué hago? Voy a buscarlo o primero voy al
baño? No. Voy al baño. (Se dirige hacia el baño, pero se
arrepiente) No! Voy a buscarlo. (Va hacia la puerta y
luego otra vez hacia el baño, pero antes de abrir la puerta
se arrepiente y sale por calle) No. No estoy tan
apurada. Mejor primero le voy a dar la sorpresa!! (Sale
por calle. Del baño aparece Meital intentando secarse la
ropa, como si se hubiese salpicado)
MEITAL: Qué incómoda es la sacudida final!! Parecía
un perro recién salido del agua!!! (Por cocina aparece
Cobi y la ve)
COBI: Mi amor!!! Te despertaste???
MEITAL: (Desafiante) Ahhh!! Acá estás!! Por fin!!!
COBI: Te sentís mejor?? Descansaste?? (Contento) No
sabés lo que tengo para decirte!
MEITAL: Y yo ni te cuento!!
COBI: Sabés quienes están en la cocina?? (Meital lo
mira inexpresivo pero con odio. Cobi muy entusiasmado)
Dos interesados en comprarnos el departamento!! (Ella no
se inmuta) Y…?? No te ponés contenta???
MEITAL: Si! Estoy chocho??!! No ves como estoy
moviendo la cola de contento??!!! (Casi gritando) A mi
que corno me importa tu departamento!!!
COBI: (Tratando de hacerla callar) Shhh!!! Qué te
pasa??? Porqué gritás así??!! No eras vos la mas
interesada en venderlo??!
MEITAL: Mirá, degenerado…!
COBI: Mi amor, qué te pasa??
MEITAL: Y dejá de decirme mi amor, degenerado!!!
COBI: No entiendo por qué reaccionás así?! Porqué me
hablás de esa manera, si yo lo único que quería era…!
(Trans. Se queda duro por un pensamiento que lo
inmoviliza) No! No puede ser! (Se le acerca a Meital y la
mira detenidamente) Vos no serás… otra vez… Daniela,
no??
MEITAL: (Amenazante) Mirá, degenerado! Si seguís
con esa cantinela te voy a partir un fierro en la cabeza,
entendiste???!!
COBI: Un momento! Esto yo ya lo viví!! Esto no fue un
sueño!! Y vos no podés ser Daniela! No! Vos sos Meital!!
Mi mujer!! Daniela murió! Igual que el plomero!! (La
vuelve a mirar intrigado) Sos… vos… Daniela???!!
MEITAL: Y dejá de llamarme Daniela, degenerado!!!
COBI: Y esa frase…!!! Eso mismo era lo que me decía
el plomero cuando…!! (Se queda congelado y en pánico
por la idea. Va hasta el cuadro colgando del plomero. Lo
mira aterrado y mira a Meital una y otra vez) Noooo!!!
No puede ser!!!! No puede ser que vos seas el plomero!!!
Noooo!! Esto es peor que una pesadilla!!! (Se sienta
vencido en el sillón y observa como el plomero intenta
limpiarse los dientes ordinariamente con una uña, y con la
otra mano se rasca los genitales) Vos sos el plomero!!!!
MEITAL: Eso ya lo se!! Lo que quiero saber es cómo
me hiciste la operación!!!
COBI: (Todavía absorto) Cuál operación?
MEITAL: Cómo cuál?? Con la que me sacaste mi…
bueno, todo lo que tenía!! Y encima me pusiste este par
de gomas!!
COBI: (Todavía tratando de entender) Pero no puede
ser… Si vos no te moriste…! (Descubriendo la idea) A
Menos que… (Le pregunta a ella) Te desmayaste??
MEITAL: Cuando??
COBI: No se… hace un rato!
MEITAL: Puede ser. Estaba un poco mareado y creo
que me caí. No se, no me acuerdo bien. Pero eso qué tiene
que ver con la operación?
COBI: No hubo ninguna operación!
MEITAL: (Con sorna) Ah no?? Y cómo hiciste para
sacarme la… bueno, todo lo mío y encima me enchufaste
un pibe en la buzarda?!!
COBI: Yo no hice nada. Fue el de arriba!!
MEITAL: Me embarazó el del departamento de arriba??
Yo lo mato!!
COBI: No. El del embarazo fui yo! El que hizo el
resto, está… (Sentencioso) bastante más arriba!
MEITAL: Quién? (Comienza a comprender a qué se
refería, mira al cielo) Vos me querés decir que él…?? (Se
persigna, pero lo hace al revés. Luego lo intenta otra vez
tratando de recordar cómo era, pero vuelve a invertir los
movimientos) No entiendo. Porqué me hizo esto? Qué le
hice?? No seré muy religioso, pero les di muchas
donaciones a los curas!! Hasta le arreglé toda la cañería
gratis al obispo!!
COBI: Hace un poco más de un año… acá mismo,
usted… (Hace señas de irse para arriba)
MEITAL: Qué? Tomé un ascensor? (Señas de morirse)
No entiendo… (Finalmente comprende la seña) Yo???
Me morí???!!! No!!! vos me estás
jodiendo!!! Cómo????!!
COBI: Había unos cables pelados al lado de un caño
roto y se ve que sin querer, usted tocó los cables y…!!
MEITAL: (Señalando su cuerpo) Y cómo aparecí ahora
en este… cuerpo??
COBI: Es el de mi mujer. Seguramente ella se desmayó
y usted… bueno, se reencarnó en el cuerpo de ella.
Estamos esperando un bebé!
MEITAL: (Todavía absorto) Quiere decir… Que soy el
primer hombre de la historia que está embarazado??
COBI: Bueno… En realidad… Usted ya no es hombre!!
Por lo visto es… (Mira al cielo y le habla a Dios) mi
mujer, no??!! Quiero decir… Por lo menos el cuerpo es el
de mi mujer, pero el que está adentro es el plomero, no??!
… O sea que… otra vez mi mujer es el plomero!!! Ahora
te lo pregunto yo… Qué te hice, eh???!!! Si querés le voy
a arreglar gratis los caños a todos los Obispos del país,
pero devolveme a mi mujer!!! (Mira al plomero)
Completa!! Con lo de adentro también!!!
MEITAL: (Todavía anonadado y sacando conclusiones)
Con razón lo de la fecha de la revista… Y por eso Dana
no me reconoció!
COBI: No había mucho para reconocer!
MEITAL: Y ahora cómo sigue ésta historia? Me voy a
quedar para siempre en este… envase??
COBI: Mida sus palabras, que mi mujer no es ningún
envase! Tiene un cuerpo estupendo!!
MEITAL: (Amenazante) Que vos no vas a tocar ni con
rayo láser!
COBI: (Escucha voces desde la cocina) Okey, okey!! Lo
único que le voy a pedir, es que no mencione para nada
que usted es…
MEITAL: Daniel!!
COBI: Exacto! Es muy importante para nosotros poder
vender este departamento, sabe? Y después…
MEITAL: Después, qué??
COBI: Bueno… después buscaremos alguna solución
con respecto a… esto! (Señalándole el cuerpo, mientras
Meital se sienta en el sillón y Cobi queda detrás, al lado
del mueblecito con el candelabro. Cobi toma el
candelabro que quedó sobre el estante y lo sopesa con su
mano) Tengo algo en mente! Siempre hay… “zás” una
solución… (Cobi comienza a acercársele, muy tenso,
enarbolando el candelabro, como si fuera a golpearla con
el)
MEITAL: Es raro…
COBI: Quién, yo???
MEITAL: Si. También. Bueno… me refería a todo!! Y
vos lo tomás con tanta naturalidad…! (Meital no lo mira
por estar enfrascada en su tema pensando. Durante la
conversación, Cobi tiene una lucha interna, entre
golpearla o no. Trata de tomar fuerzas pero se afloja una y
otra vez. No puede. No se anima. Luego agarra un
cuchillo de un cajón, pero vuelve a desestimar la idea y
así buscará varias formas de desmayarla, sin que Meital se
dé cuenta)
COBI: Bueno, digamos que… no es la primera vez que
me pasa!!!
MEITAL: La verdad, nunca creí en éste tema de la
rencarnación! Yo soy medio ateo, sabés? Todo ese tema
siempre me pareció una fábula para vender… no sé, algo!
Porque siempre hay giles que compran todo tipo de
historias, viste? Y por ahí, alguna religión vio el negocio
y se largó con eso… Eso pensaba…! Pero ahora… Todo
se me dio vuelta! Qué cosa, eh?
COBI: Cual?
MEITAL: Cuando uno llega a una edad, en que cree
tener todas las respuestas… Zás, se te acerca la muerte y
te cambia todas las preguntas, no??
COBI: (Desiste de todo intento y se sienta vencido a su
lado) Si… Qué se yo? Ya no sé nada!
MEITAL: (Piensa. Sopesa la situación) Okey.
COBI: Okey, qué?
MEITAL: Voy a disimular, como me pediste… Pero
con una condición…
COBI: Si! La que quiera!
MEITAL: Que le expliques a mi Dana, quién soy en
realidad. Me gustaría por lo menos darle una buena
despedida, antes de… bueno, vos sabés…
COBI: Cuente con eso!! (Los dos enternecidos, no
saben si besarse o abrazarse, hasta que finalmente se
palmean en los hombros, cuando de cocina aparece Doña
Sara)
DOÑA SARA: Ahh! Por fin se despertó??! Era hora,
no? Mientras tanto yo tengo que hacer todo sola acá!!
MEITAL: (Por lo bajo a Cobi) Qué le pasa a esta
vieja??
COBI: Mamá, por favor!! Sin peleas, puede ser?? Por lo
menos hoy!!
SOÑA SARA: Si, ya sé. Todo, con tal de no espantar a
los compradores. (Suspirando) Ahhh, los sacrificios que
hace una madre por sus hijos!!!
COBI: Me imagino! Para vos, no pelear debe ser un
sacrificio terrible!!
MEITAL: Ustedes discutan de los suyo, que yo mejor
me voy a echar un meo, eh? Esto de acá adentro, apretá
un poco la vejiga! (Haciendo señas, como si el feto
presionara para un lado y para otro) A veces parece que
quiere ir para allá, o para allá, o se despereza. La
verdad… Ya me tiene los huevos llenos!! Nunca me
imaginé que un embarazo era así!! Qué lo parió!!! (Se va
caminando muy varonilmente hacia el baño)
DOÑA SARA: (Mirándola irse e imitándola
groseramente) “Me voy a echar un meo”. Desde el
principio supe que era mas ordinaria que diente de
madera, pero vos nunca me hacés caso!!!
COBI: (Perdiendo la paciencia) Terminala mamá!!
Acaso no te diste cuenta??!
DOÑA SARA: De qué?
COBI: No es ella!!!
DOÑA SARA: No, claro!! La culpable soy yo!! Yo
siempre empiezo las peleas… Yo le enseñé a decir esas
barbaridades, no??!!!
COBI: (Desesperado, pero tratando de no levantar la
voz) Quiero decir, que ella, no es ella. Es él!!!
DOÑA SARA: (Muy asustada) Qué???
COBI: Sii!!!!
DOÑA SARA: No puede ser!!! No me digas, nene!!!
Me estás hablando en serio???!
COBI: Si, mamá!! Muy en serio!!!
DOÑA SARA: (Pausita, No sale de su asombro) Te
casate con un travesti???!!! (Por puerta de calle entra
José, todavía en pijama)
JOSE: Cobi!!! Mi amoooor!!!! Estabas acá!!! (Se le
acerca e intenta abrazarlo, ante la atónita mirada de
ambos)
COBI: Qué hace, José??! Se volvió loco?? Que hoy no
estamos para bromas pesadas!!
JOSE: Cobi, no te pongas como un nene caprichoso y
dejame que te explique!!
DOÑA SARA: (Retándolo) Don José…!! Conmigo
vaya y pase, pero también con mi hijo…!! A usted
cualquier colectivo lo deja bien!!
JOSE: (La besa como a una amiga) Doña Sara!! Tanto
tiempo!!
DOÑA SARA: Qué bicho le picó?? Si nos vimos hace
diez minutos!! Usted estuvo tomando??
JOSE: Pero cómo??! Otra vez no se dan cuenta??
DOÑA SARA: De que estuvo tomando o de que
cualquier colectivo lo deja bien?!
JOSE: Vos, Cobi… No me reconocés?
COBI: (Ya harto) Claro! Lo recontra conozco!
JOSE: (Muy contenta) En serio??
COBI: Por supuesto! El olor a degenerado se siente a
trescientos metros!!
JOSE: (Protestando un tanto llorosa) Pero no, mi amor!!
Soy yo!!!
COBI: José, por favor déjese de joder!! Tengo dos
personas interesadas en comprar el departamento y no me
quiero perder la venta, me oyó?!
JOSE: Cómo??? Vas a vender nuestro nidito de
amor??!!
DOÑA SARA: Ahhhh, bueno!!! Nene!!! A vos también
cualquier colectivo te deja bien??!
JOSE: No, Doña Sara! Déjeme que le cuente, que…
DOÑA SARA: Preferiría que no entre en detalles, vio??
(Por cocina aparece Dana, seguida por Daniel y Daniela)
DANA: Doña Sara… No encontré los vasos! Dónde los
puso?
DOÑA SARA: Ah, si. Me olvidé! Los puse en la
puertita de abajo, porque el estante se estaba por caer.
(Dana vuelve a salir por cocina)
COBI: Quieren seguir viendo el departamento?
DANIEL: A mi me gustaría ver el escritorio que
mencionaba en el aviso! Tengo que pasar mucho tiempo
ahí, por mi trabajo!
DOÑA SARA: Cómo no!! (Señala la dirección) Es por
acá! No se imagina lo cómodo que es!! Las oficinas de un
banco podrían entrar ahí tranquilamente!!(Todos van
saliendo menos Daniela y José)
COBI: (Por lo bajo) No exageres, mamá!!
DANIEL: (A Daniela que se quedó sentada) Cielito…
No venís a verlo?
DANIELA: Andá vos. Va a ser tu lugar de trabajo, no?
Yo prefiero mirar un poco acá el living! (Después que
todos salieron. Ella, aún sentada, mira muy enojada y
amenazante a José, que se ha sentado del otro costado. Él
intuye que algo no anda bien. Se atemoriza un tanto por la
mirada de Daniela. Ella Observa disimuladamente que no
haya nadie alrededor y de pronto, con mucha furia, le
arroja un almohadón a José)
DANIELA: Basura!!!
JOSE: Oiga!! Qué le pasa???
DANIELA: (Le tira otro almohadón con más furia) Sos
una basura inmunda, mentiroso y crápula!!!
JOSE: (Todavía atónita del susto) Pero…!!! Qué
hace???!!! Se volvió loca o qué??
DANIELA: Qué me dijiste la semana pasada, eh???
Mañana te llamo!!! Y..???!! Hace una semana que estoy
esperando tu llamado y nada!!! Y eso que te lo dije bien
clarito: Mi marido se va tres días al norte y podemos estar
juntos, y vos qué?? Nada!!! Ni siquiera me llamaste!!!!
Basura!!!
JOSE: (Tratando de tranquilizarla) Perdón, perdón,
perdón…!!! Me parece que acá hay una pequeña
confusión!
DANIELA: Ninguna confusión!! Vos mismo me dijiste
mañana te llamo!!!
JOSE: Yo???
DANIELA: Si! Vos!! Mentiroso!!! No te hagas el
inocente ahora!!
JOSE: (Entre sorprendida y risueña) Pero de qué
habla???!! Cómo la voy a llamar, si recién volví??!! Hacía
un año que no andaba por acá!!
DANIELA: Un año??? (Le tira con cuanta cosa
encuentra por el camino y José va intentando esquivarlas)
Vos me estás tomando por estúpida a mi???!! Volviste de
dónde?? Mentiroso de porquería!!! Crápula!!! (De cocina
aparece Dana con varios vasos con bebidas servidas y ella
disimula, poniendo cara angelical como si no pasase nada,
ente la mirada de extrañeza de José)
DANA: Acá están las bebidas… (Mira a ambos) Dónde
están todos?
DANIELA: (Muy dulcemente, con una sonrisa,
señalando el escritorio) Fueron a ver el escritorio, por
allá…
DANA: Ah, gracias… Ustedes quieren tomar algo?
DANIELA: No, gracias…
DANA: (saliendo por escritorio) Permiso… (Cuando
terminó de salir, Daniela se transforma de golpe,
nuevamente furiosa y arrojándole cosas)
JOSE: Pare un poco!!! Usted está totalmente loca!!
DANIELA: Claro!! Ahora tratás de hacerme pasar por
loca, no?? Quién fue el que me dijo: “Ya que se mudan,
porqué no te venís a mi edificio, así podemos estar más
cerquita?”
JOSE: Yo???
DANIELA: (Sarcásticamente) No, mi hermana!
JOSE: Y entonces preguntale a ella! Yo que tengo que
ver???
DANIELA: (Se larga a llorar desconsoladamente)
Cómo pude ser tan ingenua!!! Mi mamá siempre me lo
decía: Los hombres son todos mentirosos!!
JOSE: Bueno, vos tampoco sos la Madre Teresa!
(Pausita. José se enternece y se le acerca confidente) De
todas formas… para que te quedes tranquila, te voy a
confesar una cosa…
DANIELA: Que ya no me querés mas?
JOSE: No. Que yo no soy quién vos pensás!
DANIELA: De eso ya me di cuenta! Sos un mentiroso!
JOSE: Me refiero, a que no soy la persona que vos creés
que soy. Yo… soy Daniela!
DANIELA: (Que se va calmando. Lo mira) Qué decís,
José?
JOSE: Justamente! Que yo no soy José. Yo soy Daniela!
DANIELA: Daniela soy yo!!
JOSE: (Un tanto asustada) Qué? A vos también te pasó
lo de la reencarnación??
DANIELA: De qué hablás??
JOSE: Vos también estás reencarnada??!
DANIELA: No! Yo fui al pedicuro!! (De escritorio
llega Daniel)
DANIEL: Cielito… De verdad no querés ver el
escritorio? Es fantástico! Ideal para mi!
DANIELA: (Le habla a Daniel y mira de reojo a José,
haciéndose la ofendida, un tanto enojada) Sabés qué? No
sé si quiero comprar este departamento. El living me
parece un poco chico… No me gusta mucho…(Entran
Cobi, Doña Sara y Dana que sostiene aún la bandeja con
las bebidas)
DANIEL: Te parece?? Porque el escritorio está bárbaro
y… DANIELA: Daniel! No me gusta, dije!
DANIEL: Si. Cielito. Lo que digas…
COBI: (Sospechando) Algún problema??
DANIEL: Bueno, si… un poco… A mi mujer no le
gusta el living!
DOÑA SARA: (Reprochándole) Qué es lo que no le
gusta, si es precioso??!! (Le pregunta a Dana y la
amenaza con la cartera) No es cierto que es precioso???
DANA: (Un tanto temerosa) Divino!!! Nunca vi nada
igual!!!!
DANIELA: No se… no lo veo acogedor!
DOÑA SARA: (A Daniela) Que no es acogedor??!! (A
Cobi) Dice que no es acogedor!!! Contale, nene, las
porquerías que hacías acá con Danielita!!
COBI: Mamá!!
DOÑA SARA: Varias veces llegué de sorpresa y los
encontré acá mismo…!!
COBI: (Interrumpiéndola) Mamá!! Suficiente!! Ella se
refiere a otra cosa!
DANIEL: Claro, hombre! (Duda y luego le pregunta a
Daniela) Te referías a otra cosa, no?
DOÑA SARA: Antes de decidir, porqué no miran todas
las habitaciones, vio? Todavía no vieron el dormitorio! Es
un sueño!! Y el balconcito! Se ve todo desde ahí!
COBI: Cierto! El dormitorio además es muy amplio!
DOÑA SARA: Y mucho más acogedor que el
living!! (A Cobi) No es cierto, nene??!!!
COBI: (Más severo) Mamá!!!
DANIEL: (A Daniela) Tienen razón! Primero habría
que ver todo!
DANIELA: (De mal humor) Buéh… Como quieras…
(Mira con intención a José) Tal vez encuentre “algo”, que
me haga cambiar de opinión! (Se va hacia dormitorio
seguida por Daniel y Doña Sara. Dana se va hacia cocina)
DANA: Yo voy a preparar un cafecito! (Cobi se le
acerca amenazante a José)
COBI: Espero que usted no tenga nada que ver con ese
cambio repentino, porque si no después se las va a ver
conmigo!!
JOSE: Ay, Cobi… y ahora cómo te explico?
COBI: No quiero que me explique nada! Lo único que
me interesa es vender este departamento!
JOSE: (Tristemente) Y tirar así todos nuestros
recuerdos?!
COBI: Qué recuerdos? Alguna que otra partida de
póker!
JOSE: (Irónicamente) Já, já, ja! Qué gracioso! Y que
hay de esas noches con adivinanzas, te acordás? Que
cada vez que uno perdía se tenía que sacar una prenda?
Ya te olvidaste lo que sufrías en invierno, que
abandonabas el juego en la mitad y volabas a la camita??
COBI: Si… Eso lo jugaba con Daniela… Nunca fui
bueno para las adivinanzas. Pero a qué viene todo esto,
José?
JOSE: Viene a que yo no soy José!! No te diste cuenta,
Cobi??
COBI: No… no. Paremos un poquito acá! No me gustas
sus bromas! Que mi mujer se haya reencarnado una vez
en el plomero, eso no es para tomarlo en sorna, José. Me
entiende?
JOSE: (Más enérgica) Cobi!!
COBI: Porque esas cosas duelen, José!! Yo la amaba a
Daniela, sabe?? Y después… cuando se fue por segunda
vez… ni siquiera pude decirle: chau! No sabe cómo me
sentí todo este tiempo. Culpable como si yo la hubiera
matado! Me entiende, José??
JOSE: En serio te arrepentiste de haberme tratado así?
COBI: A usted, no, José! A Daniela!!
JOSE: (Un tanto harta porque no lo deja hablar) Cobi!!
No soy José!! Soy Daniela!! Volví otra vez!!
COBI: José!! No escuchó lo que le dije?? No es
gracioso!!!
JOSE: (Enojada) Bueno… Sabés que a terca no me vas
a ganar!! Vos te lo buscaste…!! Decime… era mi
conjuntito preferido, o no???!! (Se abre el pijama y queda
en corpiño y bombacha, ante la mirada estupefacta de
Cobi) Sobre todo cuando jugábamos a las adivinanzas…
Te acordás ahora???
COBI: (Muy asustado, comienza a retroceder) No… no
puede ser…!!
JOSE: También me gustaba el fucsia, ese que se
abrochaba por adelante… pero yo siempre te decía que
me hacía gorda, no?? Al final se lo terminé regalando a tu
prima! Y qué hizo la desgraciada?? Lo tiró después que
yo me morí, porque le daba impresión!!
COBI: No me puede estar pasando esto otra vez!!!
Porqué..?? Qué hice yo, eh?? Estaré pagando las culpas de
otras vidas?? A quién le hice tanto daño??!!
JOSE: (Señalándole el cielo) No busques tantas
respuestas allá arriba! Porque por lo visto, fuiste vos el
que me invocó para que volviera!!
COBI: Yo??!! Qué decís?? Yo ahora estoy casado!!
Tengo una nueva vida!!! (Entra Meital desde baño,
eructando muy groseramente)
MEITAL: Ché, flaco… tenés cerveza o algo fresco para
tomar? La verdad estoy cagado de sed!! (Tomándose la
panza) Fáaa, cómo jode este pibe, eh?? Quiere salir a toda
costa!! Yo por las dudas, ando todo el tiempo con las
patas bien apretadas, a ver si se me cae todavía! (Se va
yendo hacia cocina y sale, siempre rascándose los
genitales)
JOSE: (Despectivamente mientras mira irse a Meital)
Eso es… tu nueva vida???
COBI: No…!! Bueno, si!! Quiero decir, si y no!!
JOSE: Esa chirusa es o no es tu mujer??
COBI: Si… y no!
JOSE: Entiendo… viven juntos sin estar casados!
COBI: No! Estamos casados! Lo que pasa es que, es mi
mujer… pero no es mi mujer!
JOSE: Vos siempre tan claro, Cobi!
COBI: Es que… mi mujer es el plomero!!!
JOSE: Qué???
COBI: Qué es tan raro???!!
JOSE: Qué decís, Cobi?? Yo era el plomero!!
COBI: Pero ahora es al revés!!
JOSE: Al revés de qué?? No te entiendo!!
COBI: Vos acaso no sos Daniela?? Pero estás en el
envase de… José, no??? Bueno!!! El plomero… que se
murió acá, hace más de un año… se metió en el envase,
de la que ahora es mi mujer!!
JOSE: (Entre indignada y asqueada) Vos me querés
decir que “eso”, es tu mujer ahora???
JOSE: No le digas eso!! Vos la ves con las actitudes de
un hombre, porque se le incorporó el plomero,… pero en
el fondo… o mejor dicho, por fuera, es mi mujer,
entendés??!! (Se escuchan unos pequeños gritos de Dana
desde la cocina, y seguidamente ruidos de cacerolas que
se caen)
COBI: (Hablando fuerte hacia cocina e intentando ir
hacia allá) Tenga cuidado, Dana! Me va a romper toda la
casa!!
JOSE: Que te quede bien claro, Cobi!! (Cobi se detiene
y la mira) No me voy a dar por vencida tan fácil como la
otra vez! Ya aprendí la lección!! Voy a luchar por lo que
es mío!!
COBI: (Sospechando) Y qué es lo “tuyo”???
JOSE: (Corre y le salta encima subiéndose a upa)
Vos!!!!!
(Aparece Dana, casi temblando y sosteniendo una sartén
por el mango. Habla muy nerviosa)
DANA: Discúlpeme, Cobi… Yo seré viuda, pero
honrada, vio?? (Los ve) Interrumpo algo??
COBI: (Soltándose de José) No, nada… Qué le pasó,
Dana??
DANA: No quiero que se ofenda, pero… permítame
decirle… por si no los sabía… que su mujer… es una
degenerada!!!
JOSE: Oiga! Tenga cuidado con lo que dice, que estoy
acá!
COBI: (A José) No! Ella se refiere a mi otra mujer!!
DANA: Cómo otra??!! Tiene dos??!!
JOSE: No!! Tiene una sola!!
DANA: (Suspirando aliviada) Ahhhh…
JOSE: Que soy yo!!
DANA: Quéee????
COBI: Basta, por favor!! (A Dana) Yo después le
explico, Dana… ahora me puede contar qué pasó?
DANA: Estaba preparando el cafecito… cuando de
pronto entró su mujer y… y…
COBI: Y, qué??
DANA: (Con asco) En cuanto me vio, empezó a
decirme guarangadas, mientras me manoseaba
lascivamente por todos lados! Era como si quisiera
violarme!! Y me toqueteaba y a mi me daba cada vez mas
asco …!! (Se larga a llorar)
COBI: Pero Dana…!! No se dio cuenta que era su
marido???
DANA: Qué??? Quién????
COBI: Mi mujer!! En realidad, es su marido!!
DANA: Qué marido???
COBI: Cómo qué marido??!! El plomero!!!
DANA: Pero qué dice?? Mi marido, el que se murió?!!!
COBI: Si!! Y ahora volvió adentro de mi mujer!!!!
DANA: (Muy asombrada) En serio??? No me
diga…???!! Adentro de su mujer??!! No lo puedo creer!!!
COBI: Sii!!!!!
DANA: Mi marido embarazó a su mujer???!! Qué
degenerado!!!
COBI: No!!!! Yo la embaracé!!!
DANA: Y mi marido qué hacía, aplaudía??!!
COBI: No me entiende!! Volvió el plomero
DANA: Cómo? Adónde volvió??!!
COBI: Que mi mujer… es el plomero!!! Se da
cuenta??
JOSE: Un momentito, eh??? Que tu verdadera mujer
soy yo!!!!
DANA: Qué????
COBI: No!! (A Dana) Ella se refiere…
DANA: Cómo “ella”???? Es un hombre!!! Quiere decir
que usted… (Hace señas de comérsela)
COBI: No, Dana!! Nada que ver!!
DANA: Ahora entiendo por qué su mujer es lesbiana!!
JOSE: Oiga! Cuidado con lo que dice! No tengo nada
contra las lesbianas, pero yo soy bien mujercita!!!!
DANA: No se nota!!! (Señalando hacia la cocina) Me
refería a la otra!!! Embarazada y todo, es una
degenerada!!
COBI: (Armándose de paciencia) Dana… por favor,
cálmese y escúcheme, un poquito nomás, puede ser? Mi
mujer, la que está ahí adentro… embarazada… Meital…
No es mi mujer…
DANA: (Señalando con asco a José) Ya veo! Ahora
tiene “otra”!!
COBI: (Conteniendo su impotencia) Quiero decir…
hasta hace un rato nomás, era mi mujer, pero después…
DANA: Los descubrió a ustedes dos en el “chingui-
chingui”, no??…
COBI: (Perdiendo la paciencia y casi gritando) No!!!!
Mi mujer se desmayó y se le reencarnó el espíritu de su
marido!!! El que está adentro de mi mujer es su marido!!
Es el plomero!!! Se le reencarnó!!! Entendió???
DANA: Pero entonces… Qué me quiere decir!! Que la
rencarnación existe??
JOSE: Y yo que soy? Sopa de fideos??
COBI: (A José, un tanto alterado) Terminala con eso de
Sopa de Fideos! No podés decir verdurita como dice todo
el mundo??
DANA: (Sin convencerse del todo) Usted me quiere
decir, que mi Danielito… ahora está en… ?
COBI: Si!!! Eso es lo que le quería explicar!! La
reencarnación existe!! Ya una vez le ocurrió a él mismo,
se acuerda?? Y usted no le creyó!! Ahora él volvió para
demostrárselo!! Su Daniel… está adentro de mi mujer!!
DANA: (Sin poder salir de su asombro. Comienza a
emocionarse) O sea que… volvió… como para decirme
algo..?
COBI: Algo así… Me confesó que quería… bueno,
digamos que… despedirse, de alguna manera… Sino no
va a poder descansar en paz!
DANA: (Comienza a angustiarse y a lagrimear) Y yo
que lo traté tan mal…! Cómo pude hacerle una cosa así??
Soy un animal!! No me va a perdonar nunca! Cómo pude
ser tan bestia!!!
COBI: (Tratando de consolarla, la abraza y contiene)
Bueno, no se ponga así. No se culpe. Cualquiera en su
lugar hubiera reaccionado igual!
DANA: (Llorando muy compungida) Es que… él fue
siempre tan bueno conmigo, que no se lo merecía… y yo
estuve muy bruta!!!
COBI: Son cosas del momento! Tampoco fue tan
terrible no creerle, porque a decir verdad, no era fácil!
DANA: (Siempre entrecortada por el llanto) No… Qué
creerle ni creerle! Yo me refería al golpe!
COBI: Qué golpe?
DANA: (Señalando a la cocina) Cuando me estaba
manoseando en la cocina… le reventé la sartén en la
cabeza!!!
COBI: (Muy asustado) Quéeee??? Le pegó a mi
mujer????
DANA: Cómo su mujer??? No me dijo que era mi
marido???!
COBI: Si!! Pero está en el envase de mi mujer!!!
(Intenta irse hacia la cocina)
JOSE: Un momentito!! Que tu mujer, soy yo!!! (Antes
que Cobi salga, aparece Meital, apoyándose tambaleante
en el umbral de la cocina, tomándose la cabeza muy
dolorida. Ha vuelto a ser Meital. Por el golpe, el espíritu
del plomero desapareció. Sus gestos, su forma de hablar
y todo vuelven a ser las de ella)
MEITAL: Ayyyy!!!
COBI: (Abrazándola asustado) Daniel!! Se siente
bien???
DANA: (Acercándosele también) Te lastimé mucho, mi
amorcito?? Me vas a poder perdonar, mi vidita??
COBI: Le traigo un vaso de agua? Yo sé que usted
prefiere la cerveza, pero en éstos casos…
DANA: (A Cobi) Y un poco de hielo, también!
COBI: Si! Ya le traigo. Eso si… Ustedes vayan
despidiéndose nomás, que yo voy a buscar algo, como
para… zás! Volver todo a su lugar. (Toma la sartén que
dejó Dana y sale presuroso por cocina)
DANA: (A Meital) Mi vidita, no te preocupes… Cobito
te va a traer un poquito de hielito, para ponerte en la
cabecita y el dolorcito se va a ir enseguidita, eh? mi
cuchi-cuchi??
MEITAL: (Mira a José, y señala hacia la cocina, muy
extrañada) Me perdí de algo… o acá estuvieron
consumiendo sustancias raras??
DANA: (Le acaricia la cabeza y le da besitos
sumamente enamorada)
No te preocupes de nada, mi amorcito… el dolorcito se
va a pasar enseguida y vamos a poder recuperar el tiempo
perdido!!
JOSE: (Levantándose) Ah, bueno…! Yo los voy a dejar
solitos, porque en realidad, me da un poquito de asco
presenciar estas cosas, vieron? Mejor voy a pasar al
baño… (Piensa y se mira los genitales) Aunque agarrar
esto, también me va a dar un poquito de asco, pero buéh,
es lo que hay!! (Se va por baño)
DANA: (Abalanzándosele encima a Meital y tratando
de besarla desenfrenadamente) Ahora si!! Ya estamos
solos!!! Soy toda tuya, mi amor!! No sabés cuánto te
extrañé!!!
MEITAL: (Tratando aparatosamente de zafarse de ella)
Pero Dana, pare un poco!! Qué le pasa??? Se volvió
loca??!!
DANA: (Comenzando a perseguirla) Si, yo sé que el
envase no es el mismo, pero no me importa!! Lo único
que me importa es saber que sos vos, mi amor!!! Que
volviste!! Yo igual te amo!!!!
MEITAL: Pero, Dana!!! Qué significa esto??! Nunca
me imaginé que usted…???!!
DANA: Venga, mi amor!!!! Venga con su mamuchi!!!!
MEITAL: (Cuando Dana alcanza a abrazarla, Meital la
empuja muy bruscamente y enojada) Dana, por favor…
sáqueme sus manos de encima!!!
DANA: (Sin entender) Pero, mi amor…
MEITAL: (Muy enérgica) Su amor, un cuerno!! No se
me acerque, entendió???!
DANA: No entiendo! Qué te pasa? Ya no me querés
más??
MEITAL: Está loca o qué?? Cómo me habla de esa
manera??!! Váyase de acá, por favor se lo pido!!
DANA: (Tristemente) Ya entiendo… (Mira hacia el
cielo) Tenés otra allá arriba, no??
MEITAL: (Volviéndose a sentar en el sillón, exhausta,
ya sin mirarla e intentando convencerla) Eh? No sé de qué
habla! No tengo a nadie arriba, ni al costado ni en frente!
Lo único que quiero es que desaparezca…!
DANA: (Muy tristemente) Quiere decir que ya… todo
terminó??
MEITAL: Si!! Eso espero, por lo menos! No se da
cuenta que en mi estado, lo único que quiero es descansar
en paz???!!! (Marcando las palabras) Necesito descansar
en paz!!! (Se toma la cara con ambas manos como para
relajarse)
DANA: (Se persigna entre asustada y triste) Y que el
Señor te tenga en la gloria!!! (Meital se levanta y va hacia
la cocina, cuando aparece Cobi con el vaso de agua en
una mano y en la otra la sartén. Meital le quita el vaso de
agua y se lo bebe)
MEITAL: (Con cierto asco) Aggghhh!! Es de la canilla!
(En reproche a Cobi) No sabés que yo tomo solo agua
mineral??!! (Meital sale por cocina y Cobi le habla por lo
bajo a Dana que llorisquea)
COBI: Y?? ya se despidieron??
DANA: Si!! Ya todo se acabó!! Él mismo me lo dijo:
Necesita descansar en paz!!!
COBI: (Sopesando la sartén) Bueno, siendo así… es
hora de volver todo a su lugar!! Me va a costar, porque es
ella!! Pero tengo que pensar que tomar fuerzas, porque no
es ella, es él… (Respira hondo, toma fuerzas y entra en la
cocina, enarbolando la sartén. Dana lagrimea y de pronto
se asusta)
DANA: Ups!! De tanto llorar, se me cayó un lente de
contacto! (De baño sale José)
JOSE: Y… Ya terminaron con los arrumacos?? (Se
escucha en off el golpe de un sartenazo)
DANA: (Mirando al piso, sin prestarle atención) Eh?
Ah, si…
JOSE: Me alegro! La computadora sigue estando en el
escritorio, no? Permiso. Voy a revisar qué estuvo
haciendo mi Cobi todo este tiempo! … (Se mete por
escritorio. De cocina aparece Cobi con la sartén en la
mano)
COBI: Ya está… (La observa) Qué hace? Es algún
ritual africano??
DANA: No! Se me cayó un lente de contacto!
COBI: Ahh… (Señalando hacia cocina) Bueno… ahora
habrá que esperar que que todo vuelva a la normalidad…
DANA: (Siempre tanteando por el piso) Y tardará
mucho?
COBI: Yo qué se?? En la facultad no cursé
“Reencarnación 2”!
DANA: Téngale listo otro poco de hielo, para cuando
despierte, vio?
COBI: Tiene razón! No se me había ocurrido!
DANA: (Siempre buscando por el piso, llega casi hasta
el frente de la puerta del escritorio) Si, ya me di cuenta
que tampoco cursó “Sentido común Uno”!! (Cobi sale
presuroso por cocina al tiempo que se abre la puerta de
escritorio y aparece José protestando, sin ver a Dana
arrodillada en el piso)
JOSE: Cobi!! Le pusiste contraseña a la
compu…!!! Ahhhhh!!!!! (Por no ver a Dana, se la lleva
por delante y vuela literalmente, cayendo detrás del sillón,
quedando inerte en el piso)
DANA: Disculpe, pero estoy buscando mi lente de
contacto… Ahhh, Acá está!! (Hace fuerza con lo ojos
para ver mejor) Es éste, no?? Parece que se llenó de
polvo! Ahora hay que lavarlo bien!! La última vez que se
me cayó, creí levantarlo y me enchufé en el ojo una uña
postiza!! (Sale por puerta de baño, presurosa, tropezando
un poco al no ver bien. Pausita. José comienza a
despertarse. Ha vuelto a ser José, con sus propias
actitudes y formas de hablar. Se toma la cabeza dolorido
y va incorporándose) Uyyyy!! Qué golpazo que me dí!!!
Habrán sido dos golpes, porque tengo dos chichones!! (Se
mira el pijama) Y esto?? Cuándo me puse esto yo?? Qué
raro? No me acuerdo de ninguna “fiestita”! (Por puerta de
dormitorio aparecen Doña Sara, Daniel y Daniela)
DOÑA SARA: Todo, todo, figura en los planos! Y
también en el contrato, dice claramente que pueden hacer
un cerramiento de todo el balcón, si quieren. Vengan al
escritorio que se los muestro! (Sale por escritorio, seguida
por Daniel. Daniela se queda mirando a José?
DANIEL: Y??? Me vas a hacer cambiar de opinión??
JOSE: (La mira muy baboso) Princesita!! Sos vos??
DANIELA: Ahhh… Ahora te hacés el que te importo,
no? Me parece que ya es un poco tarde!
JOSE: Pero qué decís, hermosa??! Si no hago otra cosa
que pensar en vos!!
DANIELA: (Amenazante) Y vas a pensar mucho más,
todavía!! (De escritorio aparecen Daniel y Doña Sara.)
DOÑA SARA: Qué cabeza!! Las tengo en mi casa, pero
no se preocupe! Es acá a la vuelta! Enseguidita vuelvo
con los planos…
DANIEL: Okey… (Señalando el dormitorio) La espero
en el balcón…
DOÑA SARA: Ya vengo… (Doña Sara sale por calle)
DANIEL: Amorcito…
DANIELA: No los presenté… Él es mi marido!
JOSE: Así que vos sos el co… cónyuge??
DANIEL: Daniel. Mucho gusto. (A Ella) Amorcito, la
señora va a traer los planos del departamento, así…
DANIELA: (Ella lo interrumpe con un beso apasionado,
mientras mira de reojo a José) Okey… Y mientras
esperamos… Sabés qué me gustaría?
DANIEL: Tomar algo fresco?
DANIELA: No! Quiero es que me hagas el amor!!!
DANIEL: Qué?? Acá??
DANIELA: (Ardiente) Si!!! Acá!!! Ahora!!! Vos sabés
que a mi me gusta en lugares raros, no???
DANIEL: Si!! (Sonriendo cómplice, le cuenta a José)
Una vez, hacíamos un viaje largo en el autobús y nos
bajaron en medio de la ruta, por asquerosos!!!
DANIELA: Y te acordás del día que lo hicimos en la
tribuna del estadio???
DANIEL: (Riendo) Si!! Já, já!! Fue bárbaro!! En el
medio del partido!! Y después vino una avalancha y
desapareciste junto con un montón de gente! Durante
media hora no te pude encontrar! Hasta que al final
llegaste toda desarreglada!! Te deben haber empujado
mucho, esos animales, no amorcito??
DANIEL: (Con intención a José) Ni te imaginás!! Pero
ahora, quiero hacerlo acá!! Ya mismo!!! Antes que me
enfríe!!! No me ves que estoy ardiendo en deseos???!!!
DANIEL: Bueno… voy a hablar con Cobi, a ver cómo
hacemos… (A José como en compinche) Cuando se pone
así, es insaciable!!! (Cobi aparece desde cocina mirando
su reloj)
COBI: (Impaciente. Hablando como para si) Cuánto
tiempo lleva esto???
DANIEL: Cobi… tengo que pedirle un favorcito…
(Daniel toma del brazo a Cobi y lo lleva a un costado
como para hablar en secreto. Por su parte, en el otro
sector, Daniela habla por señas con José como
demostrándole venganza y comienzan a discutir por
señas)
COBI: Si. Qué necesita?
DANIEL: El dormitorio. Unos veinte minutos, más o
menos… (Le guiña un ojo) Usted me entiende,
no? Surgió, digamos, una necesidad repentina, no
programada… y hay que aprovechar la ocasión, no le
parece? Necesito probar el ambiente… Yo después le
compro sábanas nuevas!! Un tiempito chiquito nomás!
COBI: Pero si, hombre!!! Justamente es lo que
necesito!!!
DANIEL: Sábanas nuevas??
COBI: No. Tiempo!! (Trans) Quiero decir… Para,
acomodar un poco… cierto desorden, sobre todo en la
cocina, vio?
DANIEL: Entonces no se ofende??
COBI: Para nada!! (En compinche) Estamos entre
hombres, no?? Vaya tranquilo y no se preocupe por nada!
Es más… tómese todo el tiempo que necesite!!! Permiso!
(Vuelve a salir presuroso por cocina)
DANIEL: (A Daniela) Viste, amorcito?? Tu maridito ya
arregló todo!! Vamos para el dormitorio??
DANIELA: Si, mi león, mi pantera!!! Adelantate vos,
que yo me voy a poner otro poquito de perfume. Pero eso
si… Ya sabés cómo me gusta…!
DANIEL: (Muy excitado) Si!! Con la luz apagada y
cuando entrás te agarro por detrás, te tapo la boca y te
hago de todo, como si fuera una violación, no??
DANIELA: (Haciéndose la excitada para dar celos a
José) Siii!!! Cómo me excita!!! Mi tigre de bengala!!!!
(Daniel se va yendo muy entusiasmado hacia dormitorio)
DANIEL: (Sumamente excitado y contento) Uy qué
lindo va a ser esto!!!! Ponete mucho de ese perfumito que
me excita tanto!! (Sale por dormitorio)
JOSE: No te puedo creer…!
DANIEL: Qué pasa…? Te vinieron un poquito de
celos??
JOSE: Celos??! Yo??!! Y de quién??! De… (Con sorna,
señalando a dormitorio) ese tigre de bengala??! Por
favor!!
DANIELA: (Muy provocativamente) Porqué? Vos
conocés… otro tigre mejor??
JOSE: Por supuesto… y no solamente eso…(Alzándola
en sus brazos)
DANIELA: Qué hacés??
JOSE: Ahora vas a ver!! Te voy mostrar todo el
zoológico junto!!! (Se la lleva en brazos y salen por
escritorio. De calle entra Doña Sara con unos enormes
planos desplegados)
DOÑA SARA: Acá estoy! Con un poco de imaginación,
mire todo lo que se puede hacer…!! (Se mete por
dormitorio. De cocina aparece Cobi, trayendo a Meital,
notablemente mareada y sosteniéndole un trapo con hielo
sobre la cabeza. Llegan hasta el sillón y le habla muy
dulcemente)
COBI: Perdoname, mi amor!! Pero era la única
solución!!
MEITAL: (Otra vez se le incorporó el plomero y vuelve
a hablar groseramente como él) Uyyyy cómo duele…!!!
(Mira a Cobi) Otra vez??!!!
COBI: Si!! Perdoname, te dije!! Pero era la única
solución!! Por otra parte fuiste vos quien me dijo que la
solución estaba en otro “zás”, te acordás??
MEITAL: No entiendo nada!! De qué hablás??
COBI: No te preocupes, es por el golpe… Ya se te va a
pasar… Te traigo un vasito de agua, mi amor…? (Intenta
irse hacia cocina)
MEITAL: (Encolerizándose) Me llegás a decir otra
vez “mi amor”, y te vuelo los dientes de un trompazo!!
Entendiste, degenerado??? (Cuando iba a salir, al
escucharlo, Cobi se detiene en seco. Gira y lo mira
aterrado)
COBI: No puede ser!!! Todavía no se fue???!!!
MEITAL: Quién?? De qué hablás???
COBI: (Enojándose) Ah, no!! Por lo visto el “remedio”
tiene que ser más fuerte!!!
MEITAL: Qué remedio??
COBI: Un… “remedio” especial que yo tengo para su
problema… quiero decir, el dolor de cabeza… ya se lo
preparo… usted venga a la cocina que yo lo voy a estar
esperando con el “remedio” en la mano!! (Sale por
cocina. De baño aparece Dana. Meital la ve e intenta
hablar)
MEITAL: (Entre esperanzado y contento) Dana…!
DANA: No me diga nada… ya entendí…
MEITAL: Pará…! Lo único que yo quiero decirte es,
quién soy en realidad!!!
DANA: (Se va tristemente por calle) No hace
falta… Ya lo sé…
MEITAL: No, Dana… Escuchame… (Sale detrás de
ella por calle, cuando de escritorio aparece José trayendo
a Daniela en ropa interior, sobre sus hombros)
JOSE: Pero te lo tengo que mostrar… Cómo no vas a
saber lo que es la catarata??? Es una experiencia única!!!
(La suelta)
DANIELA: (Arrastrada por José) No!! Por acá no que
nos pueden ver!!
JOSE: Qué? Te da vergüenza??
DANIELA: No, pero es peligroso! Mi marido está en el
dormitorio!!
JOSE: Cualquier cosa, le decís que te estabas
preparando para ir con él…
DANIELA: Te parece…? No sé… yo soy tan
ingenua…!!
JOSE: (Mirándola baboso) Si. Sobre todo eso!!
DANIELA: (Haciéndose la mimosa) No tardes… Y
para que alcance bien, traé dos botellitas de champán!!
JOSE: No era que no sabías de qué se trataba???
DANIELA: Eh? Me contaron… unas amigas!!! Vamos
a ver cómo son tus… cataratas!
JOSE: Otras que las del Iguazú!!! (Se mete por cocina, y
de pronto se escucha el golpe de un sartenazo.)
COBI EN OFF: Será posible??!! Yo creí que era… (De
cocina aparece Cobi, todavía con la sartén en la mano,
trayendo desmayado a José)
COBI: Hoy si que no pego una!!! Buéh, pegar, lo que se
dice pegar, pegué!! (Deja la sartén en un costado)
DANIELA: (Asustada) Qué le hizo a mi Josecito???
COBI: (Extrañado) Cómo, Josecito??? Es Daniela!!!
DANIELA: Yo si! Pero és el mi Josecito!!
COBI: Lamento decepcionarte, pero… (Señalándolo)
Ella es mi mujer!!
DANIELA: De qué hablás???
COBI: Así como lo escuchás!!
DANIELA: Quéee??? Josecito se la…???
COBI: Él, es ella!!!
DANIELA: No puede ser!!! Si hasta me estaba por
hacer la catarata!!!
COBI: Quién??? Mi mujer???!!!
DANIELA: No!!! Mi Josecito!!!
COBI: Qué es eso de "tu" Josecito?? Vos no sos la
mujer de Daniel???
DANIELA: Y a vos qué te importa si yo engaño a mi
marido???
COBI: En mi casa??? Y con mi mujer????
DANIELA: Otra vez??!! No fue con tu mujer!! Fue con
Josecito!!!
COBI: Es lo mismo!!! Ella es Daniela!!!
DANIELA: Daniela soy yo!!!!
COBI: (Protestando con los brazos al cielo) Será
posible???!!! Me van a volver loco!!! Qué más hace falta
hoy, para que esto sea un quilombo total???!!! (Comienza
a sonar la música de Los del Río: “Macarena” y Doña
Sara sale de dormitorios, con las ropas desencajadas,
envuelta en pedazos de papeles de planos, sonriendo de
satisfacción, y bailando al compás de la música, ante la
mirada atónita de Cobi y Daniela, y se va yendo hacia
calle, siempre bailando. Por puerta de dormitorios aparece
Daniel, también muy agitado y con las ropas
desabrochadas, respirando dificultosamente. Daniela al
verlo se enoja)
DANIELA: Daniel!!! Se puede saber qué fue eso???
DANIEL: Después de lo que hicimos, necesitás un
folleto explicativo??
DANIELA: (Muy enojada) De lo que hicimos…
quienes??
DANIEL: Vos y yo…! (Señalándole el vestuario) Sino
de dónde saliste así???
DANIELA: (Descubierta en falta) Eh?? Ah, si claro!!!
Que tontita que soy, no?? (Por lo bajo a Cobi) Si abrís la
boca, no te compro el departamento!!
DANIEL: (Guiñándole un ojo, la invita a entrar al
dormitorio) Repetimos, amorcito??
DANIEL: Y… si me lo pedís así… (Ella va entrando al
dormitorio)
DANIEL: (Yendo hacia cocina, al tiempo que sale de
allí Meital) Permiso… voy a traer un licorcito fuertecito
que vi sobre ese estante… Ya vengo… (Sale por
cocina. Meital, que ha vuelto a ser ella, entrando por la
puerta de calle con una maceta rota y una flor en la cabeza
como si Dana se la hubiese partido. Nuevamente es muy
femenina, Cobi se abalanza sobre ella como para
sostenerla al verla tambaleante)
MEITAL: Cobiii…! Me duele la cabeza!!!
COBI: Ya estoy acá, mi amor…! O Daniel…! O quien
sea…! Quién es, se puede saber??? (Mientras le limpia la
cabeza)
MEITAL: Mi amor, qué te pasa?? Ya no me conocés??
COBI: (Pregunta temerosamente) Meital??
MEITAL: (Con una contracción por el embarazo)
Ayyy!! Claro que soy Meital?? A quién esperabas, a
Daniela??? (Se toma la panza dolorida. De cocina se
escucha un ruido de cacerolas que se desploman y el grito
de Daniel en off)
DANIEL EN OFF: Aayyyy!!!!
COBI: Ni la menciones!! Qué te pasa?? Te sentís mal??
MEITAL: (Irónicamente) Y si! Me partieron una maceta
en la cabeza y encima tengo la panza un poquito
inflamada, no te parece???! (Otra contracción)
Ayyyy!!
COBI: (Como si hubiese descubierto América) Una
contracción!!! Eso fue una contracción!!!!
MEITAL: Si! Pero no fue la primera!!
COBI: (Yendo de un lado a otro sin saber qué hacer y
sin hacer nada en definitiva) Y a quién le importa qué
numero es?? Fue una contracción y basta!! Eso es lo
importante!! Fue una contracción!!!
MEITAL: Quiero decir… Que estoy teniendo
contracciones, Cobi!!! Parece que nuestro bichito quiere
salir!!!
COBI: (Emocionado) En serio…?? (Le habla a la panza)
Vos estás seguro?? Porque no sabés la que te espera acá
afuera!!!
MEITAL: (Con otra contracción) Ayyyy!!!
COBI: (Entrando en la desesperación) Ayyyyyy!!!! Hay
que ir al hospital, ya mismo!!!!
MEITAL: Ayyyyy!!!!
COBI: Si!!! (Como para acompañarla en el sufrimiento)
Yo te acompaño, mi amor!!! Ayyyyy!!! Ayyyyy!!!
Ayyyyyy!! (Va agarrando cosas al pasar, mientras intenta
llevarla hasta la puerta a Meital y toma cualquier cosa: un
almohadón, una revista, un teléfono y finalmente la
sartén) Por las dudas, si se le ocurre volver!!!
MEITAL: Ayyyyy!!! (Salen por puerta de calle)
(De puerta de cocina aparece Daniel. Muy mareado,
tomándose la cabeza dolorido. Habla muy
amaneradamente. Se le ha incorporado Daniela)
DANIEL: Ayyy! Cómo me duele la cabeza! Qué
horror!!! Siempre sufrí de migrañas, pero éste último
tiempo…! (Se toca el cuerpo. Se vuelve a mirar de arriba
abajo y habla enojada. En el sillón, José comienza a
despertarse lentamente) Otra vez??? Porqué siempre me
das un cuerpo tan… hosco, se puede saber??? (Yendo
hasta el retrato de Daniela sobre el mueblecito) Yo era tan
linda!! Y otra vez me reencarné en esto???
JOSE: (También reencarnado por Daniela) Ayyy! Cómo
me duele la cabeza! Qué horror!!! Siempre sufrí de
migrañas, pero éste último tiempo…! (Se toca el cuerpo.
Se vuelve a mirar de arriba abajo y habla enojada) Otra
vez??? Porqué siempre me das un cuerpo tan… hosco, se
puede saber??? (Se advierten una a otra y hablan casi al
mismo tiempo)
JOSE/DANIEL: Cobi!!! Soy yo, Daniela. Volví!!!!
(Pausita. Se miran intrigadas)
JOSE/DANIEL: Vos quién sos??
JOSE: Yo soy Daniela!!!
DANIEL: Qué decís?? Yo soy la mujer de Cobi!!
JOSE: Perdón… La única mujer de Cobi soy yo!!
DANIEL: Yo soy Daniela!!!
JOSE: No!! Yo soy Daniela!!!
DANIEL: Te dije que yo soy Daniela!!!
JOSE: Daniela soy yo!!! (Cuando ya se están agarrando
de los pelos, aparece Daniela por dormitorios)
DANIELA: Un momento!! Que la acá única Daniela,
soy yo!!!
JOSE/DANIEL: (Se miran y luego exclaman asustadas)
Otra mas?????!!!!
(Suena la música y se cierra el

TELÓN