Está en la página 1de 16

CONFORT ACÚSTICO O ERGOACÚSTICA

El ruido es uno de los agentes contaminantes más habituales en los puestos de


trabajo, tanto en el sector servicios como en el industrial. La relación entre la
exposición laboral al ruido y sus efectos auditivos es bien conocida pero existen
otros efectos difíciles de valorar relacionados con el ruido, que comprenden
desde una “simple” molestia hasta alteraciones fisiológicas en diferentes
órganos, no solamente en el oído (trastornos cardiacos, presión arterial
inestable, trastornos estomacales, trastornos nerviosos, cansancio o fatiga,
dolores de cabeza, insomnio, etc.), distracciones, interferencias en la
comunicación o alteraciones psicológicas (irritabilidad, tensión , agresividad,
etc.) , disminución del rendimiento y efecto s en el desempeño de la tarea.

Varios factores influyen en los riesgos potenciales del ruido en el trabajo. El más
obvio puede ser su intensidad («volumen»), medida en decibelios (dB), pero
también es importante la duración de la exposición, junto con otros factores como
la impulsividad del ruido, su frecuencia, calculada en hercios, y la distribución
a lo largo del tiempo de la incidencia (por ejemplo, cuándo se produce el
ruido y con qué frecuencia).

DEFINICIONES

Sonido. Es cualquier variación de la presión en el aire que pueda ser detectada


por el oído humano.

Absorción (A). Es la magnitud que cuantifica la energía extraída del campo


acústico cuando la onda sonora atraviesa un medio determinado o en el choque
de la misma con las superficies límites del recinto.

Reverberación. Fenómeno de persistencia del sonido en un punto determinado


del interior de un local, debido a reflexiones sucesivas en sus cerramientos.

Tiempo de reverberación. Es el tiempo de persistencia de un sonido en un


recinto hasta hacerse inaudible y está en función del volumen de aire del local y
de los coeficientes de absorción de las distintas superficies. Es el parámetro
fundamental en el diseño de una sala, ya que cada tipo de actividad requiere el
suyo propio.

Resiliencia de un material o material resiliente. El vocablo resiliencia tiene su


origen en el idioma latín, en el término resilio que significa volver atrás, volver de
un salto, resaltar, rebotar. Para luchar contra las molestias producidas por los
ruidos de impacto, se recurre a acabados resilientes como, por ejemplo,
moquetas y alfombras

Confort:
La palabra confort se refiere, en términos generales, a un estado ideal del
hombre que supone una situación de bienestar, salud y comodidad en la cual no
existe en el ambiente ninguna distracción o molestia que perturbe física o
mentalmente a los usuarios.
Acústica.
La acústica es una rama de la física interdisciplinaria que estudia el sonido,
infrasonido y ultrasonido, es decir ondas mecánicas que se propagan a través
de la materia tanto sólida como líquida o gaseosa no se propagan en el vacío. A
efectos prácticos, la acústica estudia la producción, transmisión,
almacenamiento, percepción o reproducción del sonido.

La acústica se encarga del diseño de los espacios, dispositivos y equipos


necesarios para contar con una buena audición.

EL RUIDO

Fuentes de ruido
En cualquier lugar existe ruido que llega hasta las personas desde varias fuentes
y a través de varias vías. El ruido emitido por una fuente se propaga en todas las
direcciones y, en su camino, puede llegar directamente al receptor, ser
parcialmente absorbido, transmitido y/o reflejado por los obstáculos que se
encuentra en su camino.

El nivel de presión sonora que existe en un recinto depende de las fuentes de


ruido y de las características acústicas y geométricas del local.

En una reflexión una fracción de la energía acústica es siempre absorbida, lo


que disminuye la cantidad reflejada. Esta fracción se conoce como el coeficiente
de absorción del sonido + (a).

En la práctica, se toma un valor medio de a en función de la superficie y los


materiales del local, por ejemplo, a = 0,15 para despachos amplios con poco
mobiliario o a = 0,4 para locales muy tranquilos con muchas superficies
absorbentes, por ejemplo: cortinas y moquetas.

El nivel global de ruido en un espacio es la resultante del ruido que llega al


receptor directamente desde las fuentes y el que llega después de haberse
reflejado una o varias veces. A esta fracción del ruido se le denomina
“reverberación”. La reverberación es menor en los locales con coeficientes de
absorción elevados.

Tipos de ruido
Dependiendo de su procedencia, podemos distinguir diferentes tipos de ruido. Y
consecuentemente, una forma distinta de tratarlos. “Generalmente, se tiende a
unificar el ruido en un único concepto, cuando realmente hay que saber
diferenciarlos, puesto que cada tipología requiere de soluciones diferentes”
(AECOR, 2016).

Ruido aéreo. Es aquel ruido que se transmite a través del aire y que, al romper
o chocar contra un cerramiento, dichas ondas pasan a otras habitaciones o
locales contiguos a la habitación desde dónde se ha producido el ruido, se origina
en el aire y se transmite fundamentalmente por el mismo, aunque en su camino
atraviese medios sólidos, como paredes, suelos, etc.
Los ruidos aéreos que llegan a la vivienda también pueden abarcar todo el
espectro auditivo y pueden llegar a nosotros directamente o por reflexión.

Cuando una onda sonora llega a un objeto sólido, una parte de la onda se
transmite a través del sólido y otra parte se refleja y transmite por el aire.

Imagen 1. Transmisión de ruidos aéreos

El mejor sistema para librarse de los ruidos es no producirlos. Si se producen lo


mejor es bloquearlos en el origen. Los motores, por ejemplo, el del ascensor,
deben aislarse in situ. Aquí debe aclararse que las recomendaciones de la
normativa en vigor sobre el grado de absorción acústica de los elementos
constructivos que deben rodear la sala de máquinas y caja de ascensor son
totalmente insuficientes.

Ruido de impacto. La forma de generarse esta tipología de ruido es mediante


la vibración que aparece por el choque de dos objetos. Cuando esta vibración se
transmite a la estructura del edificio, se desplazará a través de ésta, generando
un ruido en el receptor. Cuando se trata de ruido de impacto en una vivienda, las
principales fuentes suelen ser las pisadas con tacones, caídas de canicas,
arrastre de muebles, etc.

En esta transmisión estructural, la fuente de ruido de impacto está en contacto


directo con elementos del edificio -paredes, suelos o techos- y les transmite
vibraciones, y éstos ponen en vibración las partículas de aire del recinto receptor.

Fuentes de ruido
En general, se pueden considerar cuatro fuentes de ruido: el procedente del
exterior, el de las instalaciones del edificio, el de los equipos de oficina y el
producido por las personas.

Ruido exterior. Entre las fuentes de ruido exteriores, la más importante es el


tráfico rodado. La potencia de la fuente sonora es proporcional a la densidad del
tráfico y a la velocidad de circulación y, si el entorno es urbano, la existencia de
edificios a ambos lados de la calle puede aumentar el nivel del sonido debido a
las reflexiones que se producen entre las fachadas de los edificios.

Otras fuentes de ruido exterior son: el tráfico aéreo, las obras públicas o las
actividades comunitarias (espectáculos, manifestaciones, etc.).
Ruido de las instalaciones del edificio. Las instalaciones del edificio que se
pueden considerar fuentes de ruido son: los ascensores, las conducciones de
agua, la instalación lumínica; pero sobre todo el sistema de ventilación y
climatización.

El ruido en los sistemas de ventilación se puede clasificar en tres categorías


principales:
 El ruido mecánico de las partes en rotación del ventilador, cojinetes, correas,
etc., así como de piezas poco rígidas o mal montadas. El ruido mecánico se
propaga a través de los conductos o de la estructura del edificio a las paredes
y techos, y de allí al aire.
 El ruido producido por los torbellinos de aire debido a defectos aerodinámicos
en el diseño de los ventiladores. Este tipo de ruido también se genera en el
choque del aire con las rejillas de salida, los codos o las baterías de
climatización.
 El ruido de rotación que es producido por los ventiladores y proviene del
trabajo efectuado por la hélice sobre el aire. El ruido de rotación se
caracteriza porque toda la energía está concentrada en tonos puros.

Ruido de los equipos de oficina. Entre estos equipos se incluyen las


impresoras, el teléfono, los ordenadores o las fotocopiadoras. Los niveles de
ruido medidos varían dependiendo de su funcionamiento y de sus
características, por ejemplo, las impresoras láser emiten un ruido apenas
medible, mientras que las máquinas de escribir o las impresoras matriciales
pueden generar niveles de 70 dBA.

Ruido producido por las personas. Uno de los aspectos que más molestias
ocasionan son las conversaciones, sobre todo en las que no se está
directamente implicado, pero que resultan inteligibles.

Otras fuentes de ruido son el movimiento de las personas o sus actividades


(grapar, dar golpes, etc.).

Aspectos subjetivos y objetivos del ruido

Aspectos Subjetivos: Un mismo tipo de ruido es percibido de forma distinta, en


función de una serie de variables, entre los individuos que lo perciben (edad,
género, motivación, etc.), de la actividad que se ejecute (trabajo, ocio, grado de
dificultad de la tarea, etc.) y de los propios parámetros del ruido (intensidad,
frecuencia, duración, etc.)
Aspectos Objetivos: Son aquellas aspectos que los estudios han confirmado y
que se pueden admitir como generalizadas, como qué el ruido es más molesto
cuanto mayor es su intensidad y elevada la frecuencia; que los ruidos
inhabituales, discontinuos e irregulares son más molestos que los habituales,
continuos y regulares; que son más molestos cuando se ignora su origen y
causa, etc.

CONFORT ACUSTICO Y ERGOACÚSTICA

El confort acústico forma parte del confort ambiental. Es un concepto que se


aplica en diversos campos del conocimiento relacionados con el hombre y con
su entorno como es la psicología ambiental, la ingeniería y el diseño industrial;
aunque, en la mayoría de los textos de acústica no se hace referencia al mismo.

El confort acústico se refiere a las sensaciones auditivas, tanto en contar con


niveles sonoros adecuados (aspectos cuantitativos), como contar con una
adecuada calidad sonora (aspectos referidos al timbre, reverberación,
enmascaramiento, etc.).

La sensación de molestia acústica es algo subjetivo y por lo tanto variable,


dependiendo de las personas y de la actividad que estas realizan. Hay personas
que son más sensibles que otras a los sonidos y hay actividades que requieren
un menor nivel de ruidos que otras para estar dentro de los límites de confort. No
obstante, ello, es posible delimitar ciertos rangos o patrones de nivel sonoro
(producto de estudios realizados a través de las estadísticas), que se aceptan en
general como valores admisibles para las distintas actividades humanas.

La Ergoacústica, se encarga de estudio del ruido como elemento distorsionador,


que puede interferir en la actividad laboral de la persona y en su desempeño,
sea a través de las interferencias en la comunicación (sistema hombre-hombre)
o interfiriendo en los estímulos y señales sonoras (sistema hombre-máquina).
Consideraciones de la ergoacustica
 Aparece la molestia cuando la presión sonora supera los 50 dB(A). La
sensibilidad del oído humano a la frecuencia está entre 250 y 5000 Hz.
 Cuanto mayor sea el grado de concentración necesario para realizar una
tarea, más molesta el ruido.
 Un ruido muy variable en el tiempo aumenta el grado de malestar. > Cuanto
mayor sea el contenido en información no deseada de un ruido, éste se
percibirá como más molesto.
 Aumenta la molestia que produce el ruido tanto más cuanto menos predecible
sea.
 Si se está a disgusto en el trabajo, cualquier ruido será percibido como más
molesto.
 Se debería facilitar que el propio trabajador pueda adaptar el nivel del sonido
a su capacidad auditiva mediante mecanismos de regulación de la intensidad
del sonido.
 Es recomendable utilizar el volumen del sonido como una señal en sí misma
(en situaciones de alarma, urgencia...), fundamentalmente cuando la
importancia de la comunicación es decisiva.
 Es aconsejable combinar y ofrecer simultáneamente señales auditivas y
visuales. Se deben eliminar las señales auditivas que puedan funcionar como
distractores.
 Hay que reducir todo lo posible el ambiente sonoro de fondo: > Los techos,
suelos y paredes deberían ser tratados acústicamente. > Eliminar la
reverberación y los ecos.
 Se procurará el contraste entre las señales sonoras relevantes y el ambiente
sonoro de fondo.
 Hay que evitar las señales acústicas en los rangos de frecuencias más altas
(por encima de los 4000 Hz).
 En situaciones de comunicación de señales de alarma o urgencia se
emplearán las frecuencias más bajas.

Transmisión del sonido al aire libre.


El sonido se emite desde una máquina que funciona al aire libre, se ha de prestar
atención al hecho de que parte de la energía suministrada a la máquina genera
ruido, que es lo que se conoce como la salida acústica de la máquina. Puesto
que la máquina funciona al aire libre, este ruido se transmite en todas las
direcciones sin obstrucción. De igual forma, cuanto más nos separamos de la
máquina, mayor es el área por la que se propaga el sonido hasta que llega a
nosotros.

Si separáramos un micrófono de la fuente de sonido, el hecho de que la


membrana del micrófono tiene un tamaño determinado y de que la entrada de
sonido se «propaga cada vez menos» haría que recibiera una señal cada vez
más débil. Si usamos nuestros oídos como receptor, percibimos que el sonido
se hace más bajo según nos alejamos de la fuente.

Otra característica de la difusión del sonido al aire libre es que, si se coloca una
pantalla acústica en una zona, el sonido audible en dicha zona se limita a
aquellas partes de la salida acústica emitida que se desplazan alrededor de los
bordes de la pantalla se filtran a través de la pantalla con un nivel sonoro apenas
perceptible y cuyo efecto es desdeñable. El sonido detrás de la pantalla se ve en
última instancia limitado a las ondas acústicas que o bien golpean o rozan la
pantalla. Las ondas que se propagan en otras direcciones no tienen ningún
impacto sobre la zona tras la pantalla.

Si la fuente de sonido se desplaza a un espacio cerrado, sin embargo, la salida


acústica transmitida ya no se propaga libremente. Cada parte del sonido, en la
dirección en que viaje, llega muy pronto a chocar con algún límite del local. La
rapidez con la que lo hace se puede calcular fácilmente usando la velocidad del
sonido en la atmósfera.

El grado de diferencia entre los valores medidos en el interior y los medidos al


aire libre dependen mucho de la medida en que la salida acústica rebota en los
límites del local. El hormigón, las paredes enlucidas, el cristal, el metal laminado
y la madera reflejan más del 90 % del sonido que llega a ellos. En los lugares de
trabajo convencionales, los niveles sonoros se ven enormemente incrementados
por las propiedades acústicas de las superficies circundantes.

REDUCCIÓN DEL RUIDO MEDIANTE LA MEJORA DE LA ACÚSTICA

En las zonas en las que es esencial una buena audibilidad, como en las aulas
universitarias o salas de concierto, un tiempo óptimo de reverberación en
relación con el volumen es de hecho un criterio de calidad. «Óptimo» en este
caso quiere decir que la salida acústica en dichos auditorios no ha de ser
demasiado «viva», es decir, con una absorción insuficiente, pero tampoco ha de
estar excesivamente amortiguada. En comercios, oficinas y fábricas, sin
embargo, sólo una pequeñísima fracción de la salida acústica producida por las
diversas fuentes de sonido realiza una función útil como «transporte de
información». La mayor parte del sonido se puede considerar como basura
acústica superflua. De igual forma, es casi imposible sobre amortiguar el sonido
en dichos lugares.

La evaluación de la acústica de un lugar de trabajo cerrado partiendo de la


medición de la reverberación ha de responder por tanto a la pregunta de si la
energía sonora acumulada se reduce de forma adecuada. Uno de los criterios
de evaluación ha de ser un nivel mínimo de absorción sonora.
Valoración del confort acústico
Para conocer y valorar el malestar de una persona o de un colectivo frente al
ruido, sería necesario crear una escala que relacionara la respuesta subjetiva de
las personas con los valores que alcanzan las características físicas del ruido.

A continuación se analizan brevemente los diferentes índices de valoración de


ruido y su aplicabilidad a la valoración de las molestias producidas por el ruido.

Nivel de presión sonora. Es el nivel de presión sonora sin ponderar en todo el


rango de frecuencias audibles (20 a 20.000 Hz).

Representa el valor instantáneo del nivel de presión sonora. Este índice no


proporciona información sobre la variabilidad del ruido, ni sobre su composición
espectral.

Nivel de presión sonora ponderado (ponderación A). Son los valores de


presión acústica en todo el rango de frecuencias a los que se aplica la curva de
ponderación A para compensar las diferencias de sensibilidad que el oído
humano tiene para las distintas frecuencias dentro del campo auditivo. De la
misma forma que el anterior, este índice sólo nos proporciona información sobre
el nivel de presión sonora.

Nivel sonoro continuo equivalente. Es el nivel en dBA de un ruido de nivel


constante hipotético correspondiente a la misma cantidad de energía sonora que
el ruido real considerado, durante un período de tiempo T
LAeq = 10 log [1/T · (∑Ti · 10Li/10)]

donde:
Li = Nivel de presión sonoro (dBA) en el período “i”
Ti = Duración del período “i”
T= Período de tiempo total

Niveles sonoros continuos equivalentes de ruido aéreo (NBE-CA-82)


Nivel sonoro diario equivalente. Es el índice utilizado para la valoración de la
exposición al ruido y que figura en el Real Decreto 1316/1989 sobre protección
de los trabajadores frente a los riesgos derivados de la exposición al ruido. Está
definido por la ecuación:

donde:
T =Duración diaria de la exposición (horas)
LAeq,T= Nivel de presión sonora equivalente en el período de tiempo T (dBA)

Este índice proporciona información sobre el nivel de exposición al ruido del


trabajador. Es útil para valorar el riesgo de pérdida de la capacidad auditiva, pero
no da información sobre otras características del ruido.

Nivel de interferencia conversacional (PSIL). Con este método se valora la


capacidad de un ruido estable de interferir en la conversación entre dos personas
en un entorno libre de superficies reflectantes que pudieran reforzar las voces de
las personas. Este método es útil para la valoración de ruidos estables y
continuos

Valores indicativos del índice PSIL

Métodos de evaluación del confort acústico


Existen diferentes métodos que nos permiten evaluar el confort acústico, en
actividadesrealizadas en interiores, en las que se encuentra presente un ruido
de fondo más o menosestable. Algunos de los más conocidos son:
a) Curvas de valoración NR (Noise Rating),
b) Curvas NC (Noise Criteria),
c) Curvas NCB (Balanced Noise Criteria) y
d) CurvasPNC (Preferred Noise Criteria).

Todos ellos se encuentran caracterizados por unarepresentación gráfica de


curvas, o familia de curvas, que establece los niveles depresión sonora en
decibelios, para cada frecuencia central en bandas de octava, que serecomienda
no superar para conseguir una situación de confort acústico. El aspecto deestas
representaciones se muestra en las figuras siguientes, junto con los valores que
serecomienda no superar en algunas situaciones.

Curvas de valoración NR (Noise Rating). Estas curvas establecen límites


aceptables de confortabilidad en diferentes espacios en los que existen unos
niveles de ruido de fondo estables. El método permite asignar al espectro de
frecuencias de un ruido, medido en bandas de octava, un solo número NR (según
método recogido en las normas ISO R-1996 y UNE 74-022), que corresponde a
la curva que queda por encima de los puntos que representan los niveles
obtenidos en cada banda del ruido medido.

Curvas NR de evaluación de ruido

Valores recomendados del índice NR para distintos locales


Tiempo de reverberación (Tr)
El tiempo de reverberación para una frecuencia dada es el tiempo, en segundos,
necesario para que después de que cese la emisión de ruido, el nivel de presión
sonora disminuya 60 decibelios.

El tiempo de reverberación es un índice útil para la evaluación de la “calidad


acústica” de un local. Los locales con superficies muy reflectantes presentan
tiempos de reverberación elevados, lo que implica dificultades en la
comunicación.

Tiempos de reverberación

Medición de la reverberación. El tiempo de reverberación es el tiempo que


tarda el nivel sonoro en descender 60 dB desde el nivel inicial registrado en el
momento de la emisión del ruido. En la práctica, se mide el tiempo que lleva
alcanzar una reducción de 30 o 20 dB, y luego se extrapola el tiempo de
reverberación a partir de esta medición. La principal razón para usar este método
es que no es sencillo encontrar una fuente adecuada que produzca un nivel
sonoro inicial que supere al nivel ambiental normal en 60 dB..

AISLAMIENTO Y ACONDICIONAMIENTO ACÚSTICO


Aunque son dos conceptos próximos, hay que dejar bien clara la distinción entre
aislamiento y acondicionamiento acústico. El control del ruido en los proyectos
de edificación se lleva a cabo mediante el aislamiento acústico. Si bien ambos
conceptos están relacionados, sus objetivos son distintos.

Aislamiento acústico. “Tiene como objetivo reducir o evitar la transmisión de


ruidos -tanto aéreos como estructurales- de un recinto a otro o desde el exterior
hacia el interior de un recinto o viceversa, con el fin de obtener una calidad
acústica determinada” (Hispalyt, 2016)

Acondicionamiento acústico. Según Hispalyt, “el objetivo es conseguir en el


interior de un recinto unas condiciones acústicas adecuadas a la actividad que
en él se va a desarrollar. En el acondicionamiento acústico de un recinto influye
el volumen, la forma y los materiales de revestimiento de las superficies interiores
del recinto. Un adecuado acondicionamiento acústico está vinculado a su tiempo
de reverberación, y, por tanto, a la absorción acústica de las superficies del
recinto”.

El acondicionamiento se refiere al comportamiento de las ondas sonoras


generadas por una fuente dentro de un local, no lo que transmite al recinto
colindante. De este modo, las superficies de un recinto reflejan sólo parcialmente
el sonido que incide sobre ellas. El resto es absorbido. Según el tipo de material
o recubrimiento de una pared, ésta podrá absorber más o menos el sonido.

En general, los materiales duros, como el hormigón o el mármol, son muy


reflectantes y, por lo tanto, poco absorbentes del sonido. En cambio, los
materiales blandos y porosos, como la lana mineral, son poco reflectantes y, por
consiguiente, muy absorbentes. Por ello, el acondicionamiento acústico de
locales se basa en el estudio y aplicación de revestimiento de superficies que
tienen por objeto controlar la reverberación de locales o de espacios públicos
para adecuarlos al óptimo entendimiento de la palabra o la percepción de la
música.

El acondicionamiento acústico también tiene como objeto crear espacios de


calidad basándose en las actividades que allí se desarrollan, como los
restaurantes, pasillos de colegios, etc.

ELEMENTOS ARQUITECTÓNICOS QUE INTERVIENEN EN LA ACÚSTICA

Absorber el ruido aéreo con materiales porosos.


Se utilizan la fibra mineral, fibra de vidrio, vidrio celular, lana de roca, moquetas
y aglomerados flexibles de poliuretano, vermiculita, perlita, arcillas expandidas.
Muchos de ellos son nocivos para el medio ambiente. (Ver lista de materiales
aislantes).
Aislar el ruido transmitido por los sólidos con materiales densos.
Se utilizan las placas de yeso, cartón-yeso, ladrillo y hormigón. No los hemos
incluido en la lista de materiales aislantes.

Amortiguar las vibraciones producidas generalmente por máquinas.


Se utilizan láminas de caucho, neopreno, espumas de poliuretano, aglomerado
flexible de poliuretano, losetas anti-vibratorias, corcho, losetas flotantes de lana
de roca, muelles con control de oscila-miento y cojines y esterillas anti-
vibratorias. No los hemos incluido en la lista de materiales aislantes.

Acondicionar el sonido.
Se utilizan paneles de madera perforada y paneles metálicos perforados con un
velo detrás.

Evitar la entrada de ruidos procedentes del exterior a través de las


ventanas.
El mejor sistema es colocar dobles ventanas separadas al menos 15 cm. y
provistas de vidrios gruesos.

Combinación entre absorción y atenuación.


Una buena opción son techos acústicos de fibra mineral sobre una estructura de
diseño proyectada especialmente para el lugar. O también techos acústicos de
metal extra micro perforados con un complemento acústico que además
favorezca una alta atenuación con el objetivo de favorecer la inteligibilidad.

Utilizar la vegetación.
Las pantallas acústicas hechas con arbolado y setos funcionan muy bien como
pantalla acústica. Además son mucho más agradables que las hechas de
hormigón u otros materiales, purifican el ambiente y dan cobijo a las aves.
Ejemplo de mejora acústica

DISEÑO ACÚSTICO PARA TALLERES PROTEGIDOS


Las principales fuentes de ruido en los talleres protegidos son generalmente los
procesos de trabajo con metal o con madera. Donde se realicen estas
actividades, se deben tomar siempre las medidas de absorción de ruido,
incluyendo el reacondicionamiento de los talleres operativos. En el caso de
nuevas construcciones, se ha de recordar que el tipo de contratos concedidos a
los talleres protegidos puede cambiar con bastante frecuencia, con el resultado
de que se pueden precisar instalaciones para procesos ruidosos con muy poca
antelación.

Excepto en los casos en los que se albergan en antiguos edificios industriales,


los talleres se construyen generalmente con la forma de naves de techo plano y
un solo piso. El modelo arquitectónico básico suele ser una construcción de
estructura de hormigón o de acero y con un techo de chapas perfiladas de acero.
Las superficies de las paredes se componen de losas de hormigón o paneles de
acero y ventanas.

Un taller de carpintería recién construido (véase el gráfico 1: nave industrial con


techo plano, construcción con estructura de hormigón, techo de chapas
perfiladas de acero con claraboyas) demostró ser altamente reverberante una
vez que entró en funcionamiento. El ruido emitido por la maquinaría excedía el
valor límite de deterioro auditivo, lo que significaba que se tenían que emplear
protectores auditivos. La característica de propagación del sonido se reducía en
una media de sólo 2 dB(A) al duplicar la distancia desde la fuente de sonido al
receptor. El coeficiente medio de absorción sonora –á, se asumía que se
encontraba en 0,1, lo que corresponde a un 10 % de absorción sonora. Para
conseguir el coeficiente medio de absorción sonora de 0,3, había que colocar,
por tanto, material adicional absorbente del sonido que pudiera absorber otro 20
% del ruido dentro del local.

El material altamente absorbente seleccionado para este propósito fue paneles


de lana mineral rígida con recubrimiento de vellón que cumplía el criterio de
absorción sonora de á > 0,9 en el campo de frecuencias de 500 a 4 000 Hz
(frecuencias centrales de banda de octava). Los paneles se colocaron sobre una
rejilla de raíles de aluminio ligero y colgando a aproximadamente medio metro
por debajo del techo.
Bajo las claraboyas se insertó una rejilla plástica transparente dentro de la rejilla
portante en lugar de los paneles de absorción. La posterior medición de la
reducción de la propagación del sonido mostró que los niveles de sonido se
habían reducido en una media de 4 dB(A) al duplicar la distancia entre la fuente
y el receptor.

También podría gustarte