Está en la página 1de 791

Obras del Doctor Sutil

JUAN DUNS ESCOTO a

CUESTIONES CUODLIBETALES '

'c ':,4

s?- ■

B IB L IO T E C A DE AUTORES CRISTIANOS
Obras del Doctor Sutil
Ju a n D un s E sc o t o
BIBLIOTECA
DE

AUTORES CRISTIANOS
De c l a r a da de interés naci onal

ESTA COLECCIÓN SE PUBLICA BAJO LOS AUSPICIOS Y ALTA !


DIRECCIÓN DE LA PONTIFICIA UNIVERSIDAD DE SALAMANCA

LA COMISIÓN DE DICHA PONTIFICIA UNIVER­


SIDAD ENCARGADA DE LA INMEDIATA RELA­
CIÓN CON LA BAC ESTÁ INTEGRADA EN EL
AÑO 1968 POR LOS SEÑORES SIGUIENTES :

P residente :
Excmo. y Rvdmo. Sr. Dr. M auro R ubio R e p u l l é s , Obispo
d e Salamanca y Gran Canciller d e la P ontificia Universidad.

V ic e p r e s id e n t e : lim o . Sr. D r. T o m á s G a r c ía B a r b e r e -
NAj R ector M agnífico. .

V o c a l e s ; Dr. U rsicino D omínguez del V al, O. S. A.,


D ecano d e la Facultad d e T e o lo g ía ; D r. JOSÉ M aría Se -
TIÉN, D ecano d e la Facultad d e D erecho Canónico ; Dr, ISI­
DORO R odríguez, O. F. M , D ecano d e la Facultad de j
Filosofía y L etras ; Dr. J osé R iesco , D ecano adjunto de la I
Sección d e F ilo s o fía ; D r. ANUNCIACIÓN FEBRERO LORENZO,
D ecano adjunto d e la Sección d e Ciencias d e la E ducación ;
Dr. M a n u e l C a p e l o M a r t ín e z , D ecano adjunto d e Cien­
cias S ociales ; Dr. M a x im il ia n o G a r c ía C o r d e r o , O. P.,
Catedrático d e Sagrada Escritura ; Dr. B e r n a r d in o L l o R-
CA, S. I., Catedrático d e H istoria E clesiástica ; Dr. C asiano
F l o r i s t Án , D irector d el Instituto Superior d e Pastoral.
I
Secretario : D r. M anuel U seros , P rofesor .

LA E D IT O R IA L C A TO LIC A , S. A. — A partado 466


MADRID • M CM LXVIII
Obras del Doctor Sutil
J uan Duns E scoto
EDICION BILINGÜE

C UE S T IO ME S c: U 0 D L l B E T A L E S

INTRODUCCIÓN, RESÚMENES Y VERSIÓN DE

FELIX ALLUNTIS, O. F. M.

BIBLIOTECA DE AUTORES CRISTIANOS


MADRID • MCMLXVIII
.vofíí-í-n-fi 7v : i»ííspff.ia
Kflfil :<U u ’/.hviw :th g
‘mmi VN MC) ;>i.v tHiHV.im mi Min.i.vmiMm -w,i () sívj -vm
‘SV\|A
nuviiNon mi ¡ í s n i o . i 11VH1.11V1 hosn :k > ‘ onviuiun :-m.nh:>ia nu : i v is ito
tikin
INDICE GENERAL
IVifíirüis

INTRODUCCIÓN ......................................................................................... XI
NUESTRA EDICIÓN.................................................................................. XIX
PRÓLOGO ................................................................................................... 3
CUESTIONES CUODLIBETALES
CUESTION I.— Si lo esencial o lo nocional es más inmediato
a la esencia divina ........................... 4
Resumen............................................................................................. 4
Art. I.— Consideraciones previas................................................ 7
1 . Sentido de esencia' ........................ 7
2 . Sentido de esencial’ y nocional’ ...................... 11
o- Sentido de ‘más inmediato’ .............................. 25
Art. II.— Solución de la cuestión............................................... 27
Art. III.— Respuesta a las objeciones.......................................... 30
Respuesta al argumento principal............................................... 40
CUESTION II. Si pueden darse en Dios muchas produccio­
nes de la misma razón o ‘especie’ .......................................... 42
Resumen............................................................................................ 42
Art. I.— Razones en favor de la conclusión negativa y su
evaluación....................................................................... 45
Art. II.— Solución de la cuestión............................................... 63
1. Primer argumento, por reducción a lo imposi­
ble ............................................................................. 63
2 . Segundo argumento, positivo u ostensivo ... 66
3- Declaración por el Filósofo.............................. 70
Art. III.— Objeciones y respuestas............................................... 74
CUESTION III.— Si puede darse simultáneamente que la re­
lación, en cuanto comparada a su opuesto, sea cosa y, en
cuanto comparada a la esencia, sea sólo razón ................ 90
Resumen............................................................................................ 90
Art. I.— Si la relación de origen es ser y, en caso afirmativo,
qué ser e s ....................................................................... 92
Art. II.— Si la relación, en cuanto comparada a la esencia,
es ser y, en caso afirmativo, qué clase de ser es ... 97
1. La relación en cuanto comparada a la esencia
es real ....................................................................... 97
2. Consideración lógica de la citada proposición.. 101
3. Solución de la cuestión principal ...................... 104
Art. III.— Solución de algunas objeciones................................... 106
Respuesta al argumento principal................................................ 119

CUESTION IV.— Si la primera persona divina, separada o


abstraída de la relación de origen, podría permanecer
122
constituida y distinta .....................................................................
122
Resumen..............................................................................................
Art. I.__Si repugna a la primera persona el ser constituida
por relación...................................................................... 125
Alt. 11.— Por que relación podría ser constituida la primera
p erson a........................................................................... j
Art. 111.— Cómo se hallan mutuamente las relaciones que, se
concede com únm ente, se dan en la prim era persona. 149
1. Sí hay distinción J e propiedades en la primera
p e r s o n a ............................................................................... jjq
2. Con qué abstracción o separación puede coe­
xistir la razón de la prim era p e rs o n a ................... 157
Respuesta al argum ento p r in c ip a l......................................................

C U ESTIO N V.— Si la relación de origen es form alm ente in­


finita ................................................................................................................ 165
R e s u m e n ......................................................................................................... I 65
Art. I.— Sentido de lac u e s t ió n ......................................................... I 67
Art. II.— Solución de la cuestión', la paternidad no es infi­
nita ............................................................................................... I 74
1. Primera prueba principal ......................................... 174
2. Segunda prueba p rin c ip a l........................................ 182
3. Tercera prueba p r in c ip a l.......................................... 184
Art. III.— Objeciones yrespuestas......................................................... 190
Respuesta al argumento p r in c ip a l...................................................... 198
CUESTION VI.— Si la igualdad en lo divino es relación real. 202
R e su m en ........................................................................................................ 202
Art. I.— Si en lo divino hay fundamento real de la igualdad. 204
1. Fundamento de la igualdad en general ........... 204
2. Fundamento de la igualdad en lo d iv in o .......... 206
3. ¿Es cada uno de los fundamentos real? ........... 208
Art. II.— Si hay distinción real entre los e x tre m o s .................. 227
Art. III.— Si la igualdad se da en los extremos según funda­
mento, de la naturaleza de la c o s a ................................ 241
Respuesta a los argumentos p rin c ip a le s ......................................... 246
CUESTION VII.— Si la om nipotencia puede dem ostrarse por
razón natural y n e c e s a r ia .................................................................... 248
R esu m en ........................................................................................................ 248
Art. 1.— Distinciones n ecesa ria s....................................................... 252
1. Distinción entre demostración quia y demos­
tración propter q u i d ................................................ 252
2. Sentidos de om n ip oten cia......................................... 253
Art. II.— Solución de la c u e s t ió n ..................................................... 2 54
1. Primera co n clu sió n ...................................................... 255
2. Segunda co n clu sió n ...................... 257
3. Tercera co n clu sió n ....................................................... 264
4. Cuarta co n clu sió n ........................................................ 268
5. Quinta co n clu sió n ........................................................ 283
Respuesta alos argumentos principales ........................................... 286
1. Respuesta al primer argumento principal, de
la potencia in fin ita ...................................................... 2 86
Índice general Vil

Páginas

2. Respuesta al primer argumento en contra, el


de la generación del H i j o ...................................... 291
3. Respuesta al segundo argumento en contra, el
de la creación de los án g eles............................... 295

CUESTION VIH-— Si el Hijo o el Verbo divino tiene alguna


^ Causalidad propia respecto de la criatu ra............................. 309
Resumen.................................................................................................... 309
^r[ ],— Si alguna razón formal de causar es propia del
V e r b o ...................................................................................... 311
1 . Respuesta negativa. Tres pruebas ... ................. 311
2. Objeción contra estas pruebas.............................. 317
3. Respuesta a esta objeción y a los argumentos
que la apoyan .......... ............................................. 320

Art, ii.__Si algún modo u orden en la causalidad o en el


causar es propio del V e r b o ........................................... 330
Art. ni.__Si alguna relación de causalidad o alguna relación
del Verbo a la criatura es incluida 'per se' en su
propiedad constitutiva ..................................................... 332

Respuesta al argumento p rin cip a l.................................................. 339

CUESTION IX .— Si Dios puede hacer que el ángel informe


341
a la materia ......................................................................................... 341
Resumen..................................................................................................
343
Art. 1.— Sentido de la cu estió n ...................................................
344
Art. II.— Solución de la cuestión..................................................
357
Art. III.— Objeciones y respuestas...........................................
366
Respuesta al argumento p rin cip a l.......... ......................
CUESTION X .— Si Dios puede convertir las especies eucans
368
ticas en algo p ree x iste n te .......................................................... 368
370
A r7 -5 o ¿ « 'e lt ir m á n V a 'p u d ^cantidad separad, ..
378
Art. II.— Sobre el término 'ad quem o lo preextsten e ..
393
hnAW .— Sobre la conversión ... ............................ ' "
398
Respuesta a los argumentos principa es

c“ « 7 . :! 402
lu g a r’ .................... . . . ..................... 402
Resumen............................................... . , *,
. e* román, puesto el lugar en común,
Art. I.— Si al cuerpo en común, v ..................... 404
le repugna el «o tener ••• ^ ^
Art. II.— K al lugar er, /„ „ 0 circunscripción ... 408
le repugna se, ^ cue,po ,
^ l Í ^ P7 e r l no hallándose este cuerpo presente a
413
ene lugar, ette cuerpo no tenga este ub, ...........
Indice general
VIII
PfiaR*na,i

Att i v — Si, permaneciendo este cuerpo y este lugar y ha­


' ' ¡lindóse presente este cuerpo a este lugar, es posthle
que este cuerpo no tenga este ubi ......................... 415
Respuesta al argumento p rin cip a l.................................................... 423
CUESTION XII.— Si es la misma la relación de la criatura
a Dios en cuanto creante y en cuanto conservante ........... 424
Resum en................................................................................................... 424
l __SÍ la relación real de la criatura a Dios en cuanto
creante y conservante es la m ism a ............................... 426
Art. II.— Si puede decirse que la criatura es creada y con­
servada simultáneamente................................................ 431
Art. III.— Si puede ser creado un ser que no es conservado
después del instante de la c re a c ió n .......................... 433
Respuesta al argumento prin cip al................................................... 442
CUESTION XIII.— Si los actos de conocer y de apetecer son
esencialmente absolutos o esencialmente relativos ........... 444
Resumen.................................................................................................. 444
Art. I.— En toda intelección y operación hay una entidad
absoluta................................................................................ 447
Art. II.— Cómo tal entidad absoluta lleva aneja una relación
al o b jeto ............................................................................... 451
1. En la operación, dicen algunos, hay necesaria­
mente una relación real al o b je to ....................... 451
2. Cómo debe entenderse que la operación im­
plica relación............................................................. 455
3. Respuesta a los argumentos aducidos en el pri­
mer p u m o ............... ........... ................................ 464
Art. III.— Si tal relación es esencial al acto ............................... 474
Respuesta al argumento principal................................................... 488
CUESTION XIV.— Si el alma, dejada a su perfección natu­
ral, puede conocer la trinidad de las personas en D ios... 493
Resumen........................................................ ... ...................... . ... 493
Art. I,— Conocimiento im p erfecto ............................................... 498
1. El conocimiento de los términos 'Dios’ y 'trino' 498
2. El conocimiento de la proposición 'Dios es
trino’ ............................................................................. 501
Art. II.— Conocimiento perfectoinm ediato................................. 509
Art, III.— Conocimiento m ediato................. 527
CUESTION XV.— Si respecto del verbo de la criatura el en­
tendimiento posible es activo o p a s iv o ................................. 539
Resumen................................................................................................. 539
Art. I.— Formación del verbo en la intelección del estado
de v í a .................................................................................... 541
1. En la parte intelectiva hay un principio activo
de intelección.............................................................. 542
2. Cuál de los elementos es activo en la intelección 548
3. Si el entendimiento agente o el posible es ac­
tivo en la intelección.............................................. 557
Indice general
IX
áginas

A[, » - * ™ n. d d Verha m U "'terció» Uemvemu,

Respuesta a los argumentos principales , " .......... 569


574
CUESTION XVI— Si la libertad de la voluntad v la „eMsi
dad natural pueden coexistir en el mismo J i J t
lación al mismo acto y o b jeto .......... J o en re-
Resurnen .................. ..................................................... ............................ 580
580
Art. I— K hay necesidad e» algún acto 'de ¡a voluntad
583
Att. II— s> hay hhertad con necesidad en la voluntad
594
A" ' m '~U l i Z Z ^ COeXM’ l“ “»
598
Respuesta al argumento prin cip al.................... .........
606
CUEJSTIí >
iN acto dilección natural y el acto
de dilección meritoria son de la misma especie 610
Resumen................................................. .............
610
Art. I. Sentido de dtlecctón natural ... , 612
Art. II.— Sentido de dilección meritoria....................... 613
Art. III.— Solución a la cuestión..................................... 617
Respuesta al argumento principal................................................ 626
CUESTION XVIII.— Si el acto externo añade alguna bondad
o malicia al acto interno ........................................................... 629
Resumen.............................................................................................. 629
Art. I.— Fuente de la bondad o malicia moral del acto ... 632
Art. II.— Fuente de la laudabilidad o vituperabilidad o cul­
pabilidad del a cto ........................................................... 642
Art. III.— Si es diversa la bondad o la laudabilidad del acto
interno y del acto extern o .......................................... 646
1. El acto externo tiene bondad moral propia ... 647
2. El acto externo es imputable............................. 658
Respuesta al argumento principal.............. ............................. 660
CUESTION X IX .— Si la unión de la naturaleza humana al
Verbo en Cristo es sólo la dependencia de la naturaleza
asumida respecto de la persona del Verbo ...................... 661
Resumen................................................. .......................................... 661
Art. J.— Modo de unidad que debe ponerse en el caso ... 663
Art. II.— Posibilidad de tal unidad por parte de la persona
asum ente........ ................................................................. 667
1. Prueba prim era....................................................... 667
2. Prueba segunda...................................................... 676
3. Razones de otros ............... ......................... ; ‘ . " 682
4. Objeciones contra la conclusión de este articulo 684
Art. III,__ Posibilidad de tal unidad por parte de la natura­
leza asum ida............................. ••••;• ■■■ ................ 685
I. C onstitutivo de la personalidad creada ............ 685
2 SÍ la naturaleza humana puede depender de
una persona extraña............................................... 692
Respuesta al argumento principal................................................ 701
X Indice general
P/írÍdíis

CUESTION X X .— Sí el sacerdote obligado a decir misil por


uno y obligado también a decir misa por otro satisfaré
suficientemente tal deuda diciendo una misa por am bos,.. 703
Resum en.................................................................................................. 703
Art. 1.— Si la misa dicha por dos vale para cada uno tanto
como si se dijera por uno solo, por el mérito per­
sonal del celebrante........................................................... 706
Art. II.— Si la misa vale lo mismo para muchos por el m é­
rito de la Iglesia universal que ofrece .................. -720
1. Si el sacerdote puede aplicar el mérito debido
en virtud del sacrificio................. 721
2. Si el sacerdote puede aplicar ral mérito a su
voluntad........................................................................ 724
3. La misa aplicada por muchos no vale tanto
para uno en virtud del sacrificio........................ 730
Art. III.— Si el que ofrece satisface su deuda a los dos a los
que está o b ligad o............................................................. 734
Respuesta al argumento principal............................ 746
CUESTION X X L — Si el que admite la eternidad del mundo
puede defender que alguien sea umversalmente afortu­
nado ........................................................................................................ 747
Resum en.................................................................................................. 747
Art. I.— Posición que admite que alguien es afortunado, tal
como se expone en el libro 'D e Bona Fortuna' ... 750
1. Si hay buena fortuna y en qué consiste.......... 750
2. Causa de la fortun a.................................................. 757
3. Reconciliación de lo dicho con los principios
aristotélicos que admiten eternidad del mundo. 764
INDICE DE AUTORES ................................................................. 769
Indice de materias ................................................................ 7 70
INTRODUCCION

A disputa cuodlibética era un ejercicio escolástico general­


L mente practicado en los siglos XIII y x i v ; su edad de oro
fue de 1250 a 1320 \ Se inició en la Facultad de Teología de Pa­
rís, y se extendió a las Facultades Teológicas de Oxford (sin duda,
a sugerencia de John Peckan), Bologna, Tolosa, Colonia’2. Fue
adoptada también por las Facultades de Artes, Medicina y Dere­
cho! Tenía lugar dos veces al año, en las proximidades de Navi­
dad — en la segunda o tercera semana de adviento— y de Pascua
—hacia la cuarta semana de cuaresma— \ En cuanto al origen
de la disputa no puede admitirse la tesis del P. Mandonnet, O. P.,
de que fue Santo Tomás su creador s. Su inauguración hay que
retrotraerla a los años 1230-1235 6. ¿Fue introducido este tipo de
disputa por los maestros regulares? Es probable, pero no cabe
dar una respuesta cierta 7.
El cuodlibeto era un ejercicio escolar de disputa, aunque un
ejercicio magistral; sólo podía llevarse a cabo bajo la dirección
de un maestro regente 8. Bajo su autoridad y control tomaban parte
en la disputa opponetites y respondetites, El respotidens era un
bachiller o, probablemente, varios bachilleres, quienes daban la
primera respuesta a los problemas planteados y a las objecio­
nes s. Los estatutos universitarios ordenaban que ningún bachiller
podía aspirar a la licencia si antes no había participado, al menos
una vez, en la disputa cuodlibética, que era particularmente apta
para qUe el candidato pudiera dar prueba de su presencia de
animo, la amplitud de su preparación filosofico-teologica y la ex-
' Clorifdv p 0 ,1 í>n est la question clu Q uodlibet? ■. Revue du Moyen
Lnñn ¡i (1946) 4 1 2 ; Q uodlibeti, en E n ciclopedia Cuttolica X (Cilla
<el yatkano 1953) col.4 3 7 . . '
' Glorieux, P., Q uoiüibeti l.c., col.4 3 8 .
, 1 Son bien conocidos los reglamentos de las facultades de artes y m «hcma ;
« »««.» conocido el de la facultad de derecho. La disputa cuodhbetica fue
^optada también por los Studia gen eraba de las ordenes religio as dominicos,
bancUcanos, ermitaños de S. Agustín, con ciertas variaciones o adaptaciones.
J Glorieux, P., Q uodlibeti l.c., col.4 3 6 . . ,. .
„ s MANDoNKJ..r P O P Saint Tilom as createur d e la dispute q u o d lib e tiq u e :
p h n w á q u » * i M o l o * , * . , 1926) 477, 5 0 6 , ( 1927) 1- 3 8 .
• , G Glohleux, P., O u en est la question du Q uodlibet? 413 Se conocen
s.ltk cuodlibetos de Gueric de Saint-Quentin, uno de Eueles de Cbateauroux o
te un contemnoráneo suvo dos cuodlibetos anónimos, que deben colocarse
,in^ J o s S s ? 23 üT 1245 ,’ y dos de Alejandro de Hales” (ibid).
' Glorieux , P., Aux origines du Orioíiíibcf ¡ Divus Tilomas (Piazenza 1935 )
I d., Ou en est la question du Q uodlibet ? 4 1 3 .
“ Glorieux P L e Q uodlibet et sen procedes ledactiim nels- Divus Thomas
Uiazenza 1939) s.lll, X V I 6 1 . .
J G l o r i e u x , P.t Q uodlibeti l.c ., col.4 3 6 ; ct. también ln.t Ou en est fu
íuejtimi (íu Q,l0í¡n¡) e t f 4 1 2 , donde Glorieux observa que el número de los ba-
uicres qu(; t0maban parte en la disputa y so tunenin exacta en ella son
Ostiones que no están totalmente aclaradas.
XII Introducción

tensión de sus conocimientos. Sin embargo, era el maestro eí que,


después de las primeras escaramuzas dialécticas, trataba las cues­
tiones a fondo, daba soluciones, "determ inaba” y daba la respuesta
definitiva a las objeciones w.
A diferencia de Ja disputa ordinaria (¡Quaestiones dispútatele),
la disputa cuodlibética estaba abierta a todo el mundo; y todo el
que se hallaba presente, fuera simple oyente, estudiante, bachiller
o maestro, podía plantear un problema cualquiera y formular
objeciones. El día de la disputa se suspendían todos los cursos
para que todo el mundo, incluyendo los maestros, pudieran asistir
a e lla 11. Es decir, la disputa cuodlibética podía versar sobre cual­
quier problema planteado por cualquier oyente; era de quolibet
y a quolibet. Las disputas ordinarias contenían también múltiples
cuestiones, pero éstas se hallaban relacionadas entre sí, por su ob­
jeto o por un texto escriturístico, mientras el cuodlibeto no sólo in­
cluía multiplicidad, sino también heterogeneidad de cuestiones12.
El hecho de que las cuestiones partían del auditorio daba a
la disputa cuodlibética las notas de sorpresa y de actualidad; los
problemas planteados reflejaban las preocupaciones ambientales,
las corrientes de pensamiento en el mundo universitario. Ello
demuestra también que el cuodlibeto era esencialmente un acto
magistral; la imprevisión de la cuestión posible — difícil, sutil,
capciosa, delicada— reclamaba la autoridad y capacidad científica
de un verdadero maestro. Al parecer, no todos los maestros se
sentían con suficiente autoconfianza y nervio para la tarea; algu­
nos nunca se sometieron a la prueba que, por lo demás, no era
obligatoria. Consta de 117 autores o maestros que se sometieron
a la prueba, algunos de ellos muchas veces; se conocen 358 cuod­
libetos, algunos todavía anónim os"
Las cuestiones cuodlibéticas tienen una gran importancia para
conocer el pensamiento filosófico-teológico de la época y del
autor, y la historia contemporánea en general. La naturaleza de
la disputa impedía limitarla a un plan estrecho; versaba sobre
infinidad de problemas; todas las discusiones en curso, las nuevas
tesis, incluso los sucesos contemporáneos de índole económica,
social y política eran aireados y discutidos. Y sobre todos estos
problemas, sucesos y casos debía dar su opinión el maestro regente.
Es decir, los cuodlibetos contienen precisiones preciosas del pen­
samiento genuino de un maestro sobre problemas que acaso no
Jt> G lorjeux , P., Q uodlibeti l,c,, col.436.
1L Ibid. Consta que en la disputa sostenida por R. Marston se hallaban
presentes no menas de 25 maestros en teología,
/tj '* ^ k n ^ EVX‘ ^jU btteraUire qu odlibetiqite I I : Bibliotbcniie Thomiste XXI
(Pan# 1935) 45ss.
Ia G lom eux , P., Qiittdlibcli ].c,, col.436-437,
Introducción
XIII
toca en otras obras suyas, sob re su pensam iento en eenpni v u
corrientes ideológicas del ambiente universitario contem^

El primer día d el curso regular, después de la disputa solemne


el maestro volvra en la clase, ante sus discípulos, sobre las cues
nones debatrdas en la sesión pública, y las ordenaba y clasificaba
libremente. H o y no cabe duda que ten ía lugar esta segunda se-
bion, mas intim a, en la que el maestro analizaba las cuestiones
corregía posibles errores e inexactitudes, precisaba ideas y tér­
minos, distinguía en tre lo esencial y lo accidental, clasificaba las
cuestiones y las resolvía d efin itiv am en te15.
Hay reportaciones, pocas, y redacciones de los cuodlibetos. Las
primeras son notas tomadas por los oyentes, estudiantes o simples
asistentes, durante la disputa pública o la segunda sesión en la
rase „ Las reportaciones de la disputa solemne reflejaban su
esorden. Com o queda dicho, cualquier presente podía proponer
cualquier p ro b le m a ; es decir, las cuestiones seguían unas a otras
en perfecto desorden. Cierto, un problema sugería otro, una so­
lución daba pie a nuevas observaciones. Pero, en general, los
asistentes traían sus cuestiones preparadas y las formulaban cuan­
do podían. D e donde resultaba que las cuestiones seguían unas
a otras sin orden y pasaban libremente de un tópico a o tro 17.
A diferencia de las reportaciones, las redacciones preparadas por
el maestro presentaban un orden lógico perfecto. Ellas reflejaban
la segunda sesión y el trabajo ulterior del maestro en el sosiego
dc su celda antes de enviar el texto al copista para que lo trans­
cribiera o al librero para que lo editara1H.
Un maestro del siglo X lll tenía a mano categorías según las
cuales podía ordenar y clasificar las cuestiones tratadas en la
disputa solem n e: D ios y las criaturas; las criaturas visibles e in­
asib les; creación y redención; fe y costumbres; realidades y
signos19. Una vez adoptada una de las grandes divisiones indica­
das, le era fácil introducir subdivisiones (de dos o tres miembros)
basta llegar a los últimos grupos de cuestiones. Cada cuestión era
dividida en artículos o en p rim u m , secundm n, teriutm , y seguía
eI método escolástico habitual: argumentos en pro y en contra;
solución a la cuestión; respuesta a los argumentos en contra .
á% o G lo iu k u x , P ., L a U ltéruture « inmJ H M M * 11 4 » . ; Oü ™ ^ «««**■«•
^ Wcü‘ih et^ 41 ,u h c, et p ó t a l e * raUuÜimneL 62-63.
U -, c01.43B¡ In., L e Qundlibet et procede*

„ ...... ...................<■.......* «*-«*•


XIV h/t r a j ficción

Algunos autores indican simplemente al comienzo la clasifica


ción y división o divisiones adoptadas; otros exponen las cuev
tiones según una clasificación determinada, sin mencionarla-
otros no sólo indican la clasificación y divisiones adoptadas, sino
que tratan de justificarlas y a veces detallan incluso las circuns­
tancias de la disputa que explican los problemas tratados; otros
anteponen un índice o sumario de todas las cuestiones; otros
por último, empiezan con un prólogo, en el que un texto escri-
turístico o una cita patrística, o ambos, sirven para desarrollar una
idea que más o menos rápidamente lleva al cuodlibeto y a sus
grandes divisiones 22.
El conocimiento de estas técnicas de redacción es de gran
utilidad para identificar los cuodlibetos, para datarlos, para eva­
luar los manuscritos, para determinar su integridad. Así se puede
constatar, por ejemplo, dice Glorieux, que el Cuodlibeto XI de
Santo Tomás está incompleto, lo que deberá tenerse en cuenta
en la evaluación de los manuscritos que lo presentan bajo otra
forma

II

Escoro determinó su Cuodlibeto, en París, en la Navidad


de 1306 o en la Pascua de 1307 Es la última obra que escri­
bió 25, y nunca se ha dudado de su autenticidad 26. Hubo quienes
opinaron que Escoto sostuvo dos disputas cuodlibéticas; la pri­
mera habría incluido las siete u once primeras cuestiones; la se­
gunda, las cuestiones restantes. W adding y la opinión contempo­
ránea J‘ afirman que Escoto sólo determinó un cuodlibeto. El nú­
mero de las cuestiones que contiene — veintiuna— no es argu­
mento en contra. Un cuodlibeto incluía como término medio
unas veinte o veinticinco cuestiones, y hubo cuodlibetos de cua­
renta y cuatro, cuarenta y siete, hasta de cincuenta y tres cues­
tiones 28.
Escoto, siguiendo la tradición de los maestros franciscanos3,
abre su cuodlibeto con un prólogo, en el que, partiendo de un tex*
-- imti., / 1 -al.
Cn LSl U‘ q “ CStUm eIu Q*">tttíbvt? 4 1 0 ; Ii>., L e quinltíbct et “ ,J

In,, L a tittc.mture (p iu d libetiqu e II 153.


W adding L V D - Scoti O pera om itía X II (Lugdmü 1639) p .4; Btv
TONI, E ., Duna Scotn (Brescia 1946) p.20.
C f- CiLSON’ L-, Jt'ftii Duna Scot (París 19,52) p .675.
n 1 ^ AS G;, ^
■i60
Gujiuiiux, 1\, L a H ttératare ip ioillih ctu p u ’ (/‘! i:
II I . J - U , Htljliottit-que nium istr (Belgiijin. 1925) 21H,
^ G loiueux , P., L u littér/itiire iftiodH hetupic II 12.42.
In., L e QiuuUiljL't ct ses p ro c ed es 8 1 .
introducción
XV
de Salomón, clasifica todas las cuestiones tratadas en dos «tan-
fccateg on as: D ios y las criaturas. "Todas las cosas so n d ifíci­
les , dice Salomón y da la razón de por qué son difíciles- porque
•elhombre no puede exphcarks con su lenguaje”. La distinción de
las cuestiones difíciles puede basarse en la distinción de los seres.
Ahora bien ser (res) puede dividirse primariamente en creado e
increado El increado... es Dios. El creado... recibe el nombre
común ^de criatura. D e ambos seres se plantearon algunas cues­
tiones

Después Escoto va dividiendo y subdividiendo lógicamente


estas categorías supremas a lo largo de la obra, hasta sus últimos
miembros. Se plantearon varias cuestiones en lo divino sobre el
ser esencial y otras sobre lo nocional o personal. Pero sólo se
planteo una cuestión sobre el orden de lo esencial a lo nocio­
nal "Resuelta la cuestión de las producciones, siguen las cues­
tiones de las relaciones: primero, de las relaciones de origen;
segundo, de las relaciones comunes. Las relaciones de origen se
estudian, en primer lugar, en comparación a la esencia; en se­
gundo lugar, en comparación a la persona; en tercer lugar, en
cuanto a su perfección o "cantidad’ propia” 33. "Vistas las perfec­
ciones que convienen a Dios ad íntra y especialmente las que
importan relación de persona a persona, quedan por examinar
las que le convienen por comparación ad extra, o que importan
relación de Dios a las criaturas. Y , en primer lugar, respecto de
la relación puede darse doble dificultad, una de parte del extremo
al que conviene del término a quo, y otra de parte del extremo
o del objeto al que se refiere, del término ad quem. Respecto del
extremo al que conviene la relación ad extra se inquieren dos
cosas: una, sobre el extremo en general; otra, sobre el extremo
en particular” 33 "Consiguientemente, se inquiere sobre la omni­
potencia en relación a su objeto. Se discuten eres cuestiones .
"Tratadas Jas cuestiones que se plantean respecto de Dios,
uaa ■ , Primero, sobre las criaturas
S1£uen algunas sobre las criaturas, rrn c ’ 35 ,.R
en común ■ secundo, sobre las criaturas en especial . Respecto
de las criaturas en e pecial sólo se inquina de la m a tu ra vm ente,
«>n vida sensitiva e intelectiva” - "Cons.gm entem en e, se in-
ma sensitiva c „„r(Y,neren especialmente a la criatura
quiere sobre las cosas que pertenecen e^p f ¡
Hue posee vida intelectiva. Primero, sobre las perfecciones que

au Cf. prol. n .l.


Jl Cl. prol. n.ü.
s- Cf. Qtiodl. q.3 n.1-2.
Cf. Q u o d l q.7 n.1-2.
Ci. Qtiodl. q,9 n .l.
Cl. Qtiodl. q.12 n i-
;i': Cl. Quodl. q .J3 n .l.

L
XVI Introducción

son comunes al hombre y al án g el; después, sobre las que son


propias del hombre. Las perfecciones comunes al hom bre y al
ángel son el entendimiento y la voluntad. Respecto del entendi­
miento se plantearon dos cuestiones: una, sobre el objeto del
entendim iento; otra, sobre la causa activa de la intelección’’ ’7.
"Consiguientemente, se inquiere sobre la voluntad. En primer lu­
gar, sobre su acto en general. En segundo lugar, sobre la dis­
tinción de un acto intrínseco suyo de otro, en especial. En tercer
lugar, sobre la distinción entre el acto intrínseco y el ex trín seco "38.
Siguen, por último, tres cuestiones independientes.
En perfecto orden lógico, Escoto estudia, pues, en primer lu­
gar, los problemas referentes a Dios en sí, ad intra\ sobre lo no­
cional, las producciones divinas, la relación de origen, las rela­
ciones comunes. Estas cuestiones — con la respuesta escueta a
ellas en paréntesis— son las siguientes: SÍ lo esencial o lo no­
cional es más inmediato a la esencia divina (algo esencial es más
inmediato a la esencia divina que lo nocional). Si pueden darse
en Dios muchas producciones de la misma razón o especie (no
pueden darse). Si pueden darse simultáneamente estas dos cosas,
que la relación en cuanto comparada a su opuesto sea cosa y, en
cuanto comparada a la esencia, sea sólo razón (pueden darse).
Si la primera persona divina, separada o abstraída de la relación
de origen, podría permanecer constituida y distinta (no podría
permanecer constituida y distinta). Si la relación de origen es
formalmente infinita (no es formalmente infinita). Si la igualdad en
lo divino es relación real (es relación real).
. Sl«ucn persas cuestiones sobre la divino considerado ad ex­
Verbo j°™n'Pot“ C1^ ivina. la existencia o no-existencia en el
obietos d e la ' •* ProPla resPecto de las criaturas, posibles
S a d vina ^ Cuestion“ *»= Si la omnipo-
omnipotencia ¡n ddem o™ ' * P°r razón natural y necesaria (la
natural y n e c e s a ra -'p l/ “° pUede demostrarse por razón
mediata ^ D ios es 7 " ^ “ '
alguna causalidad ei H ijo o el Verbo divino tiene
Dios puede b t r ^ f e u ^ n d: * (n° f
hacerlo). Si Dios ^ ■m*0rme a Ia materia (no puede
preexistente (puede c o n ^ t S sf T a.r ' sticas e“
caneciend o el cuerpo v i , ^ 10s P Uede hacer que, pe*-'
el lugar- (puede hacedlo). ' CUerp° no ten8a «*»- 0 ' seI

criaturas: a las 'cMarural'Tn'611 V.ar¡as cuesti°nes referentes a Ia*


" ct. quo,„ común, a las criaturas de vida sensr
“ C(- « S : í ! í S:l:
Introducción
XVii

tiv¡l e intelectiva conju n tam en te consideradas, al entendimiento

* tl ' f T ’ " SUS aCt° S’ 1 ' a reladÓn del a« ° ¡"tem o dé la vo ’


luntad al acto externo en particular. Estas cuestiones son - Si la
relación de a criatura a D ios en cuanto creante y en cuanto con­
servante es la m ism a (es la misma). Si los actos de conocer y de
apetecer son esencialm ente absolutos o esencialmente relativos
(son esencialmente algo absoluto). Si el alma, dejada a su per­
fección natural, puede conocer la trinidad de las personas en
Dios (no puede conocerla). Si, respecto del verbo de la criatura,
el entendimiento posible es activo o pasivo (sí se niega la dis­
tinción real de las facultades, es probable que sólo el entendi­
miento agente es activo). Si la libertad de la voluntad y la nece­
sidad natural pueden coexistir en el mismo sujeto en relación al
mismo acto y objeto (pueden coexistir). Si el acto de dilección
natural y el acto de dilección meritoria son de la misma especie
(no se distinguen específicamente). SÍ el acto externo añade al-
£una bondad o m alicia al acto interno (se la añade).
Cierran el libro tres cuestiones independientes, a saber: Si la
nnion de la naturaleza humana al Verbo en Cristo es sola la de­
pendencia de la naturaleza asumida respecto de la persona del
Verbo (es sola la dependencia de la naturaleza asumida respecto
de la persona del Verbo). Si el sacerdote obligado a decir misa
P°j" uno y obligado también a decir misa por otro satisface su­
plentemente tal deuda diciendo una misa por ambos (no la
satisface). Si el que admite la eternidad del mundo puede defen-
^er que alguien sea universalmente afortunado (puede defenderlo).
Cada cuestión es un tratado completo y toca numerosos pro­
b a s teológicos y filosóficos. Está organizada según el método
p lá s tic o : argumentos en pro y en contra; solución de la cues-
',un; respuesta a los argumentos principales “ ntra la ,otIuc‘° "
dada- Otras objeciones, innumerables, son resueltas en el^cuerpo
de Ia cuestión. E Í cuerpo o la solución de la cuestión esta dividido
O r a lm e n te en tres narres a las que llama prm um o pnmum
terdum, o también arucuos c, amcu os
P^ncinalpc ii- i e. veces en subarticulos. una de las
ril ,pcUes> subdivididos a veces c , P(.írilin« Fn almirvi
cuestiones la XI está dividida en cuatro ainados, fcn alguna
^ otra cuestión’ falta la respuesta ai argumento principal. Ello
* * « * , «n duda a que Escoto no acabó de dar su ultimo retoque
ad a < * * • . Esea división de cada cuestión en -rn un ad o numeto
ue a rtím u , „ tí. nne la cuestión a a i esta inaca­
L c*culos m uestra claram ente que i n i,
t ada- sólo el l e artículo está adecuadamente desarrollaba
Y>en efecto, el códice 8717 de Munich, en el que se conserva el
, c . La a » . „ i . ....... ...................... “ .........
0 y V ul* 2 4 (1 9 6 6 ) 53.
XVIII Introducción

Cuodlibeto de Escoto en su mejor estado, advierte expresamente


dónde acaba la parte que redactó el mismo Escoto y dónde co­
mienza lo completado por el discípulo o el amanuense, tomándolo
de las reportaciones10. ,
Al decir de Wadding, en el Cuodlibeto Escoto expone sus
doctrinas "con más claridad, con método más fácil y con argu­
mentos más sólidos” 41. Bettoni añade: "Cuando una interpreta­
ción del pensamiento del Doctor Sutil puede ser avalada por un
texto tomado de estas Quaestiones quodlibetales ello equivale a
una confirmación de su fidelidad y exactitud” 43. Por estas razo­
nes es obvia la importancia de la obra para conocer una gran
parte del ideario teológico-filosófico de Escoto. El séptimo cente­
nario del nacimiento de Escoto (1266-1966), recientemente cele­
brado, ha puesto de manifiesto el interés creciente que sigue sus­
citando el pensamiento del Doctor. La carta apostólica Alm&
parens , de S. S. Pablo V I 43 patrocinando el II Congreso Interna­
cional de la escolástica dedicado al estudio del pensamiento esco-
tista, lo pone de manifiesto.
Quiero hacer constar aquí mi agradecimiento a la valiosa co­
laboración de los redactores de la revista Verdad y Vida, PP. Ce­
lestino Solaguren, Bernardo Aperribay y Antonio Eguiluz, que
han preparado el texto latino, han confrontado y completado las
notas y han dirigido la edición de este volumen de Obras de
Escoto en la Biblioteca de Autores Cristianos.

F é l i x A l l u n t i s , O.F.M.
40
Cf. R a l i c , C., ibid.; cf. infra Q hocíI. q.21
II W a d d i x g , L . , l.c. n.16 nota 18.
42 B e t t o n i , E .t l.c.
43
Cf. L ’Omeroatare Rom ano, 24 julio 1966.
NUESTRA EDICION

Los códices manuscritos del Cuodlibeto como sus ediciones z,


son numerosos. La confrontación de los manuscritos con las edi­
ciones pone de m anifiesto que, a pesar de las inevitables diver­
gencias literarias debidas a la libertad en uso en las copias y trans­
cripciones, no existen, sin embargo, divergencias doctrinales dig­
nas de consideración que puedan ser un obstáculo serio para el co­
nocimiento auténtico de la doctrina escotista.
Para la traducción nos hemos servido de la edición de Wad-
ding3, reproducida por L. V iv es1.
Hemos introducido ciertas divisiones y subdivisiones y ciertos
títulos y subtítulos que no existen en el texto original, para faci­
litar la lectura y entendimiento de las cuestiones.
Hemos hecho una distribución y numeración marginal de
párrafos más racional y conforme al sentido del texto que la que
tienen las ediciones de Wadding y Vives, aun cuando hemos
puesto también, en el texto latino únicamente, en paréntesis cua­
drados, la numeración de ambas ediciones.
Hemos modernizado la ortografía y la puntuación.
Hemos uniformado, en cuanto a su colocación en el texto,
las indicaciones del autor referentes al orden y distribución de
las cuestiones; es decir, estas indicaciones, de las que se ha habla­
do en la Introducción, las hemos puesto siempre al comienzo de
las cuestiones, a diferencia de lo que ocurre en Wadding-Vives,
en los que, a veces, van al fin de la cuestión y, a veces, en el
comienzo.
A veces Escoto remite al lector a otras obras suyas para ciertas
respuestas, o simplemente omite las respuestas a algunas obje­
ciones. Hemos suplementado en notas tales respuestas, así como
ciertas aclaraciones que la dificultad u oscuridad del texto requiere.
Las adiciones o interpolaciones que en calidad de tales apa­
recen en Wadding-Vívés las hemos quitado del texto y remitido
a las notas. Indicamos también en notas los lugares paralelos — no
todos— de la Ordinatio. Indicamos asimismo en notas los lu­
gares de la obra a que el autor hace referencia implícita o explí­
cita. Las numerosas referencias a los autores griegos, a los Padres
y otros teólogos y filósofos medievales las hemos verificado, co­
rregido y modernizado según ediciones más modernas y relegado
a las notas.
T 1 cr. I. D. Scati Onera amula (Civitas Vaticana, Typis polyglottis Val., 1950)
1 P .J50*.
; Vonecía 1474 , 1 4 7 7 , H 8 1 , 1 4 9 7 ; NuremOeig 1-181; Ven ocía 1 5 0 3 , 1 5 0 6 ;
í,an,s 1 5 1 9 ; Anvers 1 6 2 0 ; Colonia 1 0 3 5 ; L.yón 1 6 3 9 , mi. L . W adding, 1 . 1 2 ­
1 a n ® 1 895, od. V ivís, t.25 y 2 6 . ‘
*• O, Sroíi O p e r a atmtUi X II (Luu<1imi 1639).
* I- D. S eoti O liera tím ala XXV XXVI d’nrisns, L. Vives, 1895),
CUESTIONES
C U O D L I fí e t a L ES
P R O L O G O

1. "Todas las cosas son difíciles”, dice Salo m ó n ', y da la


razón de por que son dóciles: Porque "el hombre no puede ex­
pitearlas con su lenguaje . La distinción de las cuestiones difíciles
puede basarse en la dtsnnción de los seres. Ahora bien, 'ser' (res)
puede dividirse prrmariamente en creado o increado, o en el que
tiene ser por si y el que lo tiene por otro, o en necesario y posible,
o en inito e infinito. E l increado, por sí, infinito y necesario, es
Dios. El ser creado por otro, posible y finito, recibe el nombre
común de criatura. D e ambos seres se han planteado algunas
cuestiones.
2 . Además, en lo divino 's e r’ se toma esencialmente o no­
cionalmente, según el texto de A g u s t í n " L o s seres de los que
hay que gozar son Padre, H ijo y Espíritu Santo, la misma T rin i­
dad, un ser sumo, común a todos los que gozan de é l.” En la pri­
mera parte del texto se toma 'ser’ personalmente o nocionalmen­
te ; en la segunda parte, esencialmente. Se plantearon varias cues­
tiones en lo divino sobre el 'ser esencial y otras sobre el nocional
o personal. Pero sólo se planteó una cuestión sobre el orden de
lo esencial a lo nocional. Discutiremos primero esta única cuestión,
pues su solución nos mostrará el orden a seguir en las demás
cuestiones.

PROLOGUS
1. "Cunctae res difficiles”, ait Salomón, Ecclesiastes 1, et cur intel-
ligat eas csse diffíciles subdit: Non pocest eas homo explicare sermone .
Secundum igitur distinctionem rerum porest accipi distinctio difficilium
quaestionum. 'Res' autem, prima sui divisíone, dividí porest in rem crea-
tam et increatam, sive in rem a se et in rem ab alio habentem esse, sive
in rem necessariam et rem possibilem, sive in rem finitam et infinitam.
Res autem increata, a se, infinita et necessaria Deus est; res autem creara,
ab alio, possibilis et finita communi nomine dicitur creatura. De utraque
re propositae sunt aliquae quaestiones. . . . .
2 Iterum in divinis 'res’ accipitur essentiahter et notionaliter, íuxta
illud' Augustim I De Doctrina Christiana cap.2: "Res quibus fruen-
dum est sunt Pater, Filias et Spiritus sanctus, eademque Tnmtas, una
quaedam summa res, communis ómnibus fruentibus ca . In pruna parte
auctoriratis accipitur 'res' personaliter, in secunda essentialiter. Fuerunt
igítur aliqua quaesita in divinis de re essentiali, aliqua de nouonali sive
personali. Unicum autem quaesitum erar de ordine cssentialmm ad
notionalia. Illud unicum primo ponitur, utpote ex cums solutione patebit
ordo procedendi circa alia quaesita.12
1 Ecel 1,8. . , ■. t r
2 Au o u st ., D e doctrina chn st. 1 c.o n.5 PL 3-1,21.
C U E S T I O N I

Si lo esen cial o lo n ocional es m ás in m ediato a la


esen cia divina

decir la En PICK hay una entidad primera, real, existente, es


autoridades d e ^ A ^ ' " a en! ‘dad absoluta. Ello se prueba por las
esencia divina v f Ustln y c Damasceno, que establecen entre la
entendimiento. 7 “ personas una dlsnnción anterior al acto del

losEle?lo £ < irE n SeiñCÍr i tiCf S. ntid° divers0 en los f¡lósofos V “


accidente r n ,J,n flIosofo?; « “ « a l’ se opone a 'accidentar, al
v“ ne a las «es ^ rsn r° P‘°- E" los ‘eÓlo®os s¡S n¡fica lo q “ con-
f S “lo relativoS T d Z a . 7 ** ° P° ne 3 ' n° C¡° na1'' Nocional

exto ?otroh rnte05^ !? 08 dei “ ,e,‘t,al’ : Un0> que dice relación ad


f ’ y ot.r° ’ que nt° dlce tal «loción. Que se da este secundo tino
de esencial se prueba: La perfección simplemente no incluye nada
a que repugne ser perfección simplemente. Añádase ¿n r o n fi™
o o n que la relación ad extra es relación
1ación puede ser perfección simple. Además la «enñ'a ¿vi

i: í t ó r s ü k

= ^ no r incluye
d ehrelación
D rad ^extra,0^a lar que
r o como
b ^a tod'
^ *‘"i[ T
Luego
repugna la infinidad. q ’ ° mü a toda elación,
El término 'más inmediato’ puede tener dos sent-id™. ■■
y negativo. Positivamente, quiere decir un ¿ P° SiaV°
Negativamente, excluye más bten todo med” CXtrem0S'
sio n k SttL ° e nta ? mnPad T no la ? estióV V “ cÍerra en tres concia-
modo— a la esencia que a í^ “ e tó a T ’¿ ‘? ”’ediato ~ ^ cI Prim“
sólo podría darse hrptlm g ncial. De lo contrario, lo esencial
algo nocional es más inmediato ° ? ° C1° naL Se« unda conclusión:
a a que lo esencia] Z 5 seSundo modo— a la esen­
cia de la naturale7a de I UCS a ,S° noci0n:d conviene a la esen-
viene de ese modo T l lo , esendal ^ no le con­
mediato __de amhnc efC^ra conclusión: algo esencial es más in­
Si la memoria fecu n d é d ° f ~ a ^ ^Sencia que ,todo lo nocional,
inmediata a la eseneí* dd]ncfa realmente del ‘decir’, sería más
inmediata a la esp ■ quc e decir- Además, la potencia es más
acción o la supone ^ SU aCCÍÓn productiva' V nocional es
C . L L ü nocional y lo esencial en Dios
5
1- Planteam iento d e la cuestión y argum entos en pro de una
v otra opinión.— Se in q u iere si es más inmediato a la esencia
divina lo esencial o lo nocional \
Que lo nocional es m ás inm ediato a la esencia divina se
prueba:
Lo que constituye el suposito de una naturaleza es más inme­
diato a ella que lo que es propiedad suya. Ahora bien, lo nocional
constituye la supositalidad’ de la naturaleza divina; no la cons­
tituye lo esencial, que es com o propiedad de la naturaleza. Luego
lo nocional es más inm ediato a la naturaleza divina que lo
esencial. ■
Prueba de la m a y o r: La naturaleza se halla inmediatamente
a su suposito propio, pues se dice de él según el primer modo de
decir per s e ", m ientras de sus propiedades sólo se dice según el
segundo modo 3. Luego lo que constituye formalmente el suposito
se halla más inmediatam ente a la naturaleza divina que cualquiera
propiedad.
Prueba de la m en o r: Lo esencial es común a las tres personas,
y, por consiguiente, nada esencial constituye al suposito. Luego
lo constituye lo nocional. El Damasceno * dice también que lo
esencial es propiedad de la naturaleza: "S i dices bueno, justo,

Q U A E S T I O I

Vtrum in diüinis essentialia sint immediatiora essentiae


divinae vel notionalia
[1] 1 . Quaestio et argumenta pro et c o n t r a e Quaeritur utrum in
dtvinis essentialia sint immediatiora essentiae divinae vel notionalia.

§ £ ™ °P P ^ a ü c u - naturae sun. i— ,¡ora ipsi


naturae quam ¡, 1a q u a e Z ^
°is constituunt supposita naturae divinae, essenuai , m
propnetates illius naturae, Igltui V C. ; te se habet ad suum suppositum
Probatto m aions: Natura J L , ” dicendi per se, non autem
r°pr,um, quia de tilo dicitur rso sed tantum secundo modo; igitur
de ahqua propnetate, nec e ¿ inMd¡ttt ¡mmediatius se habet ad
ittud quo suppositum constituitur
tiaturam
n,„i quam
- .proprietas
. aliqua. <¡unt commuma
mmii ■ triinis
fr;Km personis
nersonis ti,
et per
ner
co n s ^ tr “ líum - ^ , e S c o n s ti tu í suppos.tnm tgitur pet
notionale ’ s ^ t ™ am essentialia propnetates n a t u r a e , secundum
Damascenom cap l“ bonum’ ¡" qU“ - " ’ P S> “
, • Ct. Dut* S e o , us. O . I <!■« «-1. Vafe,,,., IV 28B-ÍI:!);
1 i d / 1! VÍVM XI, / u í í 'v <le las ilistiiK'iimes de tmln el primer lilmi
ara uS e.tas <M P " * * (f> , usado la e.liei.m entiea wliemm U.
n 'í V lltí hi ¡ / / / ¡ t a s Vutieana lHíítl-1!).'»7>; para el resto la
ÍS^«, « h ' T V '“'"ó nuss’ s^ m.«, Oi.rn, mimiti, lMri.it» ISUl -1 SUS). ’
- I v.-Í ( - 1. I- «ekker [H-Uni 18311 III 7 ^ 1 ,1 7 ) .
* fnllr'ortl, I . 1 : l»C »U.7J>!I.
6 C.í. Lo nocional y ¡o esencial cu Dios

sabio, o cualquier otro atrib u to, no dices la naturaleza de Di0


sino algo acerca de ella. ” A g u s tín 5 dice, a su v e z : " S i digo eterno1
inm ortal, justo, bueno, bienaventurado, esp íritu , el ú ltim o término*
(espíritu) significa, parece, la su stan cia; los demás significan las
cualidades de la su stan cia.”
2. Se arguye en contra de que lo n ocion al sea m ás inme­
diato : '
Lo que es p erfección sim ple es m ás inm ed iato a la esencia
que lo que no lo es. Lo esencial es p erfecció n sim ple, lo nocional
no lo es. Luego lo esencial es más inm ediato.
Prueba de la m ay o r: Lo que es p erfecció n sim ple es más
inm ediato a la p erfección prim era que lo que no lo es. La esencia
divina es la p erfección prim era, y las p erfeccion es simples son
superiores a las que no lo son.
Prueba de la m en o r: A n s e lm o 6 d ic e : Lo esencial es en
cualquier ser ''m e jo r ello que n o -e llo ”. Pero tal es la definición
e a perfección simple. Lo nocional, en cam bio, no es perfección
s im p le ; de lo contrario, com o cada persona carece de algo nocio­
nal, carecería de algo que sería "m e jo r ello que n o -ello ”, y no
sería sim plem ente perfecta, lo que es inconveniente.
3. R espuesta a la cuestión .— Respondo a la cuestión. PrimeJ
haré ciertas consideraciones previas, necesarias para la inteligei
cia de la cuestión. En segundo lugar, resolveré la cuestión. En te
cer lugar, responderé a ciertas dudas respecto de la solución dad;

quodeumque aliud dicas, non naturam dicis Dei sed quae circa naturam".
Et Augustmus X V D e Trinitate cap.5 : "Si dicam aeternus, immortalis,
iustus, bonus beatus, spimus, horum omníum novissimum quod posui
vi detur significare substantiam, cetera vero huías substantiae qualitates”.
z. Ad oppositum:
Ipsi essentiae immediatiora sunt illa quae sunt perfecciones simplicicer
quam quae non sunt humsmodi; essentialia sunt perfectiones simplicicer,
nouonalia non; ergo etc.
ha m a i o r i s P p mae perfectioni immediatiora sunt illa quae magis
ai irom A' JOnem Pcr^ectl°nis simplicicer quam quae non habent; essentia
mW eSt pri™ Perfecti° ’ Perfectiones autem simplicicer habent
simpliciter* perfectIonis quam illa quae non sunt perfectiones

m ‘nor*s - Anselmus Monologio 1 5 : Essentiale est in quolibet


notionaleíPno^ n° n T Um ■’ Sed taIe dic.irur Perfectio simplicicer:
nocionali carear quia, cum quaelibet persona carear aliquo
ipsum" et ita a "rk0 qU° d CSSet *n ^ ^ ‘bet "melius ipsum quam non*
inconvemcns ^ persona non esset simpliciter perfecta, quod esc

ñoñis \unt Kcspon^Cü: primo> ad intelleccum quaes-


Tertio, contra s o l n r ^ 0551*111* praemittenda. Secundo, quaestio solvenda.
. contra solur.onem quaestionis dubia occurrentia exdudenda. i
i
Arl.l. Consideraciones previas 7

ARTICULO 1
Consideraciones previas
4, Hit de ex pon erse el sen tido d e los térm in os .— La cuestión
inquiere sobre el orden de inm ediatez de lo ' esencial’ y de lo ' n o ­
cional' respecto de la esencia divina. Conviene, por lo tanto, e x ­
plicar el sentido de estos cuatro térm inos que aparecen en la fó r­
mula de la cu estió n : 'esen cia', 'esen cial’, 'n o cio n al’, 'm ás in­
mediato’.

1. S e n t id o d e ' e s e n c i a ’

5. Exposición y p ru eb a .— Respecto del prim ero de los tér­


minos, 'esencia’, es necesario adm itir en lo divino alguna entidad
real, de la naturaleza de la cosa, que existe actualmente. D e lo
contrario, no habría en D ios nada real actual.
En tal entidad real actual, ya se la declare absolutamente úni­
ca, ya se detecte en ella alguna distinción r e a l7 o de razón, habrá
que admitir necesariamente alguna entidad real primera, única,
que no preexija otra anterior. Si toda entidad preexigiera otra
anterior, ninguna sería prim era, y, por consiguiente, ninguna se­
ría posterior tampoco 8.
Es necesario, además, que dicha entidad primera sea absoluta

ARTICULUS I
PraemiUenda

ó- hitellectus termtnorum videndus.— De primo. Hic quaeritur de


ordme immed¡adonis istorum duorum 'essentialis’ et 'nodonalís' in
«Jmparaiione ad essentiam divinam. Videatur ergo primo intellectus
jstorum quatuor terminorum qui ponuntur in titulo quaescionis, scilicet
«sentía1, 'essentiale’, ‘ notionale’ et ‘ immediatius’.

1, D e in t e l l e c t u ' e s s e n t ia e *

B J 5. Exponitur et prohatur.— De primo. In divinis necessario est


all(rna entilas realis sive ex natura rei et hoc in exsiscentia actuali; alio-
nihi] esset ibi reale in actu.
aj. a entuas realis actualis, sive ponacur omnino única sive ponatur
tat^U° mt>Cta distinctio rei vel rationis, semper era ibi ponere de necessi-
al¡C a 1<;luaníl entitatem realem, prímam, unicam, quae non praeexigat
ttiC)uam priorem. Si ením quaelíbet praeexigeret priorem nulla esset prima
’ wnsequens, nec aliqua alia esset posterior.
am eciani primam entitatem oportet esse absolutam sive ai! se; qu¡a
i l\‘>nnal.
l->uxs Scu 'iu s, Qrdintitu* J iL2 n.M -l/í (II 118-221),
fí C ,1, Lu n o a o ih ii y /o escueta! cu D í >js

O „d se. |x>rquc, como dice Agustín», "toda esencia que es reí-,


tiva es algo ademas del elemento relativo”. D ice también en el
rntsmo lugar: "S i el Padre no es algo ¡ e . absoluto, no queda
absolutamente nada que pudiera decirse relativo."
enemos, pues esta conclusión: Es necesario admitir en lo
d vmo alguna entidad real, con existencia actual, que es única
primera y absoluta. H Ca>

,„ , ^ Siend° “ ta entidad rcal que existe en Dios la primera


los sa to s0 ” SCt S,mplemente' - l^niada con ratón 'esencia' por

sabePt ° v T Í a Sn™ ASUStí? “ aSCtÍbe; ' ' ° que es a la ^ i d u d a el


la justicia i? P justo,
C‘a esoP°esder’ " k eternidad
la justicia el ser a la7 esencia el ser " d s« eterno, *y a
Y mas adelante añade “La esencia se dice de ser- por eso
s t a V qU len, pr0píSlma y veris' m:lmente conviene el ser veri-
simamente se dice esencia.” ’
Y es el mismo Agustín el primero en escrib ir12- "Es maní-

e te n o tb re m f “ llama * m “ Ü t abusí™ * " * . P*ra que por


este nombre mas com ente se entienda esencia, lo que verdadera

td T era que aca” f- a "te s a d o d tú


que solo Dios es esencia. Pues es verdaderamente solo siendo
como es mcomunicable, y este nombre se lo manifestó a su
siervo Moisés cuando le diio- 'Y n «-m . o a su
sea aue se le Home ■ , Y y el que s°y i en todo caso,
sea que se le llame esencta - l o que se dice de él p ro p iam en te-,

secundum Augusrinum VI] De Trinitate can 1 ■ ■


relative dicitur est aliquid excepto relativo" EtYcundum Bsenna 5 “ae
SI Pater non est aliquid ad se nnn “ sec? ndum lPsum ibidem
Habernr ergo ista conclusio O, í oran,ino ? uod rektive dicatur”.
entitatem realem, in exsistentia S r ° r in ^lV,ims °Portet ponere aliquam
dlam esse ad se. £XSlstentia actuaE» « aliquam unicam, primara er
6. Ista realis entitas quae est in TYen ■ •
simp ínter, rationabiliter a sanctis vocatur 'esseTia’ Pnma rat‘°
Unde Augusunus VII De Trinitate can 1 in fi j
sapere et quod est potentiae posse er nete ■ ‘ Quod esr sapientiae
.ustam este, hoc est essentiara ¡ psum e s ^ ' ' aeternam esse et iustitiK

quod Deus ipse, cui p ro p r iL ^ e t^ e iM iT O ^ o ‘ tUr■KSentia' Pr0Ptcr


dicitur essentia". enssime convenir esse, verissune

DeuS. ' Z s ^ r ^ r ^ i r 0 ¡bw“ . ^ = ■ **«**»»«.


«sentía quod vere ac pronrie dirim í •U‘ ní0mine usitation intelligatur
d ía essentiam. Est cnim vere sol, c ’ “ a U- íortasse so lu ™ Deum oporteat
suum silo fámulo enuntiavic Mnv«;’ ^ Uia J-nC-°m™unicabilis* idcIuc nomen
tamen sive essentia dicatur m .Ji CUm dixit: Ego sum sum’ ; sed
. , ' " Uod ProP " f dicitur, sive subsunúa, quod
::{ & " ^ rri"' V" - W .« « « « « .
i, c-4 n M : PL 42 940
n’,d" ‘ A n. 10¡ I>l :Í 2^.¡3.
Art.l. Consideraciones previas
9

.. que se le llame sustancia — lo qu e se dice de él abusivamen-


^ cS e s e n c ia o sustancia absoluta, no relativa a otro ser."

7 De esta esencia o, m enos p ropiam en te, sustancia, dice el


mismo Agustín13 que es la sola entidad con ser sim plem ente en­
tre todas las otras entidades en lo d iv in o : "L a sustancia del Pa­
dre, no aquello por lo que es Padre, sino por lo que es.” Quiere
decir que la esencia no es la razón form al de su paternidad, sino
de su ser simplemente.
Concuerda con ello el D am asceno u, quien d ice: "Parece que
de todos los nombres que se dicen de D ios el principal es 'e l que
es ’. Lo prueba por el E x o d o 13: " E l que es me m andó.” Y aña­
de16: Pues contiene en sí todo el ser, como un piélago infinito
y sin límites de sustancia. ”
Por consiguiente, con razón se considera en lo divino toda
relación de cualquier entidad o de cualesquiera entidades que en
él se dan, en comparación a la esencia, como a la entidad simple­
mente primera y absoluta 17.
8. Objeciones ,— Contra lo dicho sobre el término 'esencia'
puede objetarse doblemente.
Primera o b je ció n : Según el texto citado del D am asceno1B,
pues tiene en sí todo el ser, como un piélago infinito y sin límites
de sustancia”, la 'esencia' incluye toda la perfección divina. Pero

abusive dicitur, iitrumque ad se dicitur, non relacive ad aliquid . Haec


lile.
i- De ísta essemia, síve minus proprie substancia, quod ipsa sit
soh ratio simplidter essendi in divinis cuicumque, habetur ibidem cap.6 :
Substanria Patris ípse Pater est, non quo Pater est sed quo est .H aec Ule.
Et uuelligit quod essentia non est ratio formalis Patri essendi Patrem sed
tssendi simplíciter. . . ,.,r r r „
. hoic concoidat Damascenus libr.I cap. 12 dicens sic. i eu
quide® Principalius omnium quae de Deo dicuntur nominjm esse qui
esc.- Et hoc píobat per illud Exodi 3 : "Qui est' etc. Et subdtt. Totum
m se comprehendens habet esse velut quoddam pelagus substanttae
ln ‘nitum et interminatum”. Haec Ule. i
,Recte crg0 ¡n divinis ¡n comparatione ad essennam tanquam ad
Lnt‘tatem simplidter primam et absolutam consideram r om m s ordo
UlUScumque si ve qu o ru m cu m q u e qu ac in ivinis sunr. rprm;n(1
• MI S. Contra ¡«a dicta sunt de tslo tcrm.no
Ssentia’ potest obici dupliciter: .
pr- • i-, adductam: Totum in se etc.:
erfiOser°SJ C: Per auctoritatem Da , ¡nciLidit totam perfectionem
secundum isram auctoritatem essentia *
n ‘■■■0 n . l 1 : r L 4 2 ,9 4 3 .
,, l ) e f ¡(jr I .9 : r t . .I4.H.1.1-
u E* r>.M.
■ l.r. . . , , |h¡ ni (1K-HÍI); >1
íiUi.r S í;, SCOIUS. Oií/¿ii«d" 1 ' [ l-l. 1 1 7 U IN).
'‘ Cr4V'‘tim
sl,i
i ‘*-1311. 1
10 C .í. Lo nocional y lo esencial en Dios

toda la perfección divina consiste en toda la perfección simple­


mente ; si se descartara de ella alguna perfección, no sería la per­
fección total. Luego no es la esencia 'precisam ente' — separada­
mente— la primera entidad, distinta como sea de lo esencial,
sino que es la entidad total, que incluye unitivamente todo lo
esencial. Con ello parece concordar el término 'piélago', por la
inmensidad de lo que la esencia contiene unitivamente.
9. Ello se confirma con las palabras de Anselmo ,n: " Dios
es el ser, mayor que el cual no cabe pensar. ” Puede pensarse algo
mayor que cualquiera perfección simple única, que no incluyera
toda la perfección simplemente, es decir, una entidad que contu­
viera unitivamente toda la perfección. Luego la esencia divina es
la entidad que incluye unitivamente toda perfección simple.
10. Segunda o b jeció n : En toda criatura, la esencia, en cuan­
to se distingue de la existencia, es, parece, anterior a ésta, como
lo potencial y receptivo es anterior en acto a lo recibido. Luego
algo parejo, parece, sucede en Dios. Pero, según los textos ya ci­
tados de A gu stín20 y del Damasceno ai, la esencia se toma por la
existencia actual, como parece claro de la cita del Exodo que
ambos utilizan 'E l que es’, e tc ... Luego, según estas autoridades,
es la existencia, no la esencia, la primera entidad, o al menos di­
chas autoridades no muestran que sea la esencia la primera en­
tidad.

divinam. Sed tota perfectio divina consistí t in omni perfectione


simpliciter, quia quacumque non inclusa non habetur totalis perfectio; non
ergo essentia est praecise ista prima entitas distincta qualitercumque contra
essentialia, lino est una totalis entitas unitive includens omnia essentialia;
cui videtur concordare illud vocabulum quod dicit "pelagus" propte’r
immensitatem continentiae unitive. ’
9- Hoc confirmatur per illud Anselmi: ”Deus est quo maius
agitan non potest ; sed quacumque única perfectione simplici non
lln^ntA Am nOr’n 1- t c p f <am - 1— 1* 1.. >. . . .

[1 Anselm os , Prtuh,Rw «c■.■2■2;: PI.


]>; 158,227.
OI. au)im n.íi.
CJ. .tu¡ira n.7.
¿ iit.í. Co)isidci'tU'iones previas \[

1 1 . Respuesta a las objecion es .— Busca la respuesta a la pri­


mera objeción 2“.
12. Puede replicarse también a la primera o b jeció n 211 que,
si vale algo, va contra lo que la cuestión supone, es decir, que hay
alguna inmediatez de lo esencial a la esencia; sobre esta suposi­
ción, la cuestión investiga cuánta es dicha inmediatez.
En favor de esta suposición se arguye que toda perfección
simplemente es simplemente simple. Y ello se prueba de la ma­
nera siguiente. Si es resoluble en varias — llamésmolas A y B— ,
ninguna de ellas puede ser perfección simplemente simple, pues
ambas constituirían una entidad per se de elementos distintos, a
no ser que uno de ellos se halle como acto y el otro como potencia,
que implica imperfección 2*.

2. S e n t id o d e ' e s e n c ia l ’ y ' n o c io n a l 1

13. D oble distinción de 'esencial'. Primera .— Respecto del


segundo término, 'esencial’, hay que hacer una doble distinción.

11. Ad ista.— Ad primam: Quaere solutionem.


12. Aliter, dicitur quod ista ratio, si quid valer, videtur esse contra
illud quod quaestio supponit, scilicet aliquam esse immediationem essentia-
lis ad essentiam et quaerit quanta.
Pro isto autem supposito argukur quia omnis perfectio simpliciter est
simpliciter simplex, Probatur: si est aliquo modo resolubilis in distincta,
sint A et B, neutrum potest esse perfectio símpliter simplex, quia tune
non faceret per se unum cum reliquo, quia non est per se unum ex
quibuscumque distinctis, nísi unum sit sicut actus et aliud sicut potentia.

2. D e in tellectu ‘ essen tialis ’ et ' notionalis'

[ 5] 13 . Dúplex distinctio ' essentialis’. Prima.— De altero termino,


scilicet 'essentiale', dúplex distinctio videtur:
Sigile una adición: #<[Busca la solución] en el comentario al libro I d.S
(1,° [4] de los atributos [n .2 1 8 -2 2 2 (IV 2 7 4 -2 ; 7)]. . . .
A la primera objeción puede responderse que la esencia incluye todas las
Perfecciones divinas unitiva e idénticamente, aunque no las comprenda for­
malmente así debe entenderse el dicho del Damasceno, como consta de la
Ordinario’ l d 8 q 3 [n. 158.198 (IV 2 3 0 -2 6 4 )]: Aunque tales perfecciones son
idénticamente la esencia, con todo, son distintas ex n a tu ra reí y formalmente.
A la confirmación de Anselmo se contesta igualmente que la esencia es
unitiva e, idénticamente, toda la perfección, pero no formalmente y ex iiutiira
rei- De allí que si bien toda perfección divma es forma mente infinita, no es
radicalmente infinita, como son la esencia y la existencia de Dios.
A la secunda objeción puede responderse que la esencia y su existencia
7 ' las criaturas se bailan como la quididad y so modo; por consiguiente, se
distinguen. Sin embarco, en Dios la existencia es del concepto de la esencia,
y se predica del primer modo dicen di p e r se-, de suerte que dicha proposición
}>er te es pri 1 0 inmediata, y en ella se resuelven todas las otras, como
«msta de la O rdinatio I d.2 [n.25 (II 137-138)] Busca muchos concepto, res­
pecto de estas objeciones en O r d in a tio IV d.46 q.3 M - Vives \ \ 146-448] y en
;1.!¡ >ro 1 de las R e p o r t a c io n e s d.45 <1-2 [ed. Vives \XH 500-o 0/ 1; d 2 p 2 q.2
l'bid. 80-86] y abajo q.5 a.3, y en Ordinario II d .l [n.23-61 (II 17-4.-»)]’ .
Cf. «tprrt n.8. . , , , . , ,
"4 No responde a lu segundu objeción. Sin duda admite que la existencia
** lu quididad de Dios. Cf. D uns ScoTUti, Ordinal™ I d.2 ( » 13Tm ).
12 !.<> nocional y lo escuda! en Dios

Primera distinción: Comúnmente, los filósofos usan este ter­


mino en un sentido y los teólogos en otro, especialmente al tratar
de lo divino. En filosofía, 'esencial’ se opone comúnmente a 'ac­
cidental’, en cuanto 'accidental’ incluye el accidente per acddens
— accidente común— o el accidente per se — propio— . 'Esencial’,
por lo tanto, significa en filosofía lo que está incluido per se en
la esencia, como la materia y la forma se dicen esenciales en un
compuesto real, y el género y la diferencia se dicen partes esen­
ciales de razón o de la cosa definida en un compuesto mental o
en la definición.
14. Los teólogos, por el contrario, usan el término 'esencial'
en lo divino en otro sentido. Siendo la esencia lo absolutamente
primero, como queda ya dicho iS, es similarmente común, con co­
munidad real, a las tres personas, pues se dice de cada persona y
de todas singularmente. Por eso, cualquier otro término que se
predique de modo parejo en lo divino, se dice 'esencial’, por ser
similar a la esencia en el modo de predicación o en comunidad
real.
Por el contrario, se dice 'nocional' lo que ni se predica de
esa manera ni tiene tal comunidad, sino que pertenece al conoci­
miento de la distinción de las personas; de este modo distingue
el teologo lo esencial’ de lo 'nocional’.
15. Sobre este punto escribe San A gustín26; "E n los seres
creados y mudables, lo que no es predicado sustancial es predicado
accidental, no queda otra alternativa. Pero en Dios nada se pre-

Una quod ahter utuntur communiter hoc nomine 'essentiaie’ nhiloen


ph, et a t a r theologi speciatar ¡„ divinis. Nam in philosopta a c S
communiter essentiaie ut distinguitur contra 'acclden t a dioui ' acc¡
dentale continet sub se omne accidens ner arrian • niaie.’ Prout accl
et accidens per se sive proprium. Unde^bi ' essent^le^d ^ C^mmUnC
mcluditur m essentia, quemadmodum in compo to ra ñ ^ ^ *
definito eenus er Hi'fferenfic j -, cumposito rationis vel in ipso
definitae d^ r e n tia J u n t a r panes essemiales rationis sive rei

Cum eni^essefíiaT it h° C nomine .«sentíale* in divinis.


est commune communitate real i P" n?Um’ ut dictum est, et similiter
ómnibus singulariter • et idr>n ’ j Uia ^lcltur. de <iyalibet persona et de
modo in divinis dicitur - qU0 ^u,m q u e. etiam ahud praedicetur simili
q u ,a s im ik — — » » < *
pracdicatUr 'nc^ [lab“j P“¡“ “n’' m" OIIOn:lle’ di^ ILlr dlud quod nec sic
distjnctionís personarum. Su Sed, qUod Pert>net ad notitiam
notionale’. ® distinguir theologus 'essentiaie’ contra

a>dul5 mmlbítasAS ' in„UL V De 7 rM,mf «*►»: -I» creatis


„4 n secundum substantiam dicitur restar ut
jc *t‘pra n..1;.
uousr., De Trín, V c .5 n.£¡: Pl, -12,913-914.
A r l . l . C o a s i ¡f e r a d o \¡es pye rías
13

dica accidentalmente, y, por otra parte, no todo lo que de El se


dice es predicado su stan cial; pues se le aplican conceptos rela­
tivos, como Padre en relación al H ijo , e H ijo en relación al
Padre. Hasta aquí las palabras de San A gustín. Según su mente,
pues, en las criaturas lo esencial se opone a lo 'accidental', m ien­
tras en lo divino no se opone a lo accidental, sino a lo relativo
(id intuí, es decir, a lo que dice relación de una persona a otra y
pertenece, consiguientem ente, al conocim iento distinto de una
persona de otra. P or eso — según la regla dada en el lugar cita­
do de lo dicho de D ios sustancial y relativamente— se llama
comunmente n o c io n a l, aunque A gustín no usó este vocablo, sino
que empleó el térm ino 'relativ o ’ o 'respecto de otro’ {ad aliquid).
16. D e lo dicho J aparece ciato el sentido del tercer término,
'nocional'; brevem ente, todo lo nocional es relativo ad in tra ; de
lo contrario, sería com ún y no común.
17. Segunda distinción de 'esencial'.— Segunda distinción
respecto del vocablo ' esencial' ^ en cuanto se aplica especialmen­
te a lo d iv in o: Hay algo esencial que dice relación ad extra, y
algo esencial que no im porta tal relación. Expondré el primer
miembro de esta distinción, y después probaré el segundo, pues
algunos pudieran tal vez negarlo.
18. Exposición d el prim er m iem bro .— Lo primero, que hay
algo esencial que dice relación ad extra, es c ie rto :
Si Dios se dice relativamente ad extra, es necesario que la

¿ecundiim accidens dicatur; in Deo autem nihil secundum accidens diritur,


nec tamen omne quod dicitur secundum substantiam dicitur; dicitur enim
ad aliquid, sicut Parer ad Filium et Filius ad Patrem”. Haec ille. Vult
er£o quod ín creaturis distinguían 'essentiale’ contra 'accidéntale’ ; in
dtvinis autem non distinguitur contra 'accidéntale' sed contra relativum
ad intra, quod scilicet dicit relationem personae ad personam et, per
consequens, pertinet ad distinctam notitiam personae a persona. Et ideo,
ut datur regula ibi cap.4 de dictis de Deo substantialiter et relative,
communicer dicitur 'notionale’, licet Augusdnus hoc vocabulo non est
u$us sed sít usus vocabulo ' relativi’ vel ad aliquid .
, C7J 16. e x isto secundo patet breviter de tertio vocabulo, quid sil
notionale', quia omne 'notionale’ est relativum ad intra; quia tune esset
c°mmune et non commune.
17. Secunda distinctio ' essentialis’.— Secunda distinctio huius voca-
buli quod est ' essentiale’ prout in divims specíaliter accipitur potest poní
talis: qu0d aliquod est essentiale quod importar rcspcctum ad extra et
aliquod non. Istius distinctionis, primo, primum membrum exponatur,
Postea secundum probatur, quia forsitan ab aliquibus posset negari.
, 18. Primum membrum huius secundas diuíncihmis cxpomlur.— De
Primo certum est: , ,
Quia si Deus dicatur relative ad extra, oportet quod illa relatiu
27
Si JPid., co l.910.
2V Cf. supra n .H -15*
t!f. niijiru n.18.
14 C.l. Lo nocional y lo esencial en- Dios

relación le convenga según fundam ento propio, pues D ios sólo se


compara ad extra por algo intrínseco, que puede llamarse funda­
mento. N o puede darse un concepto, que es uno p er se, del fun­
damento intrínseco, que es real, y de la relación ad extra, que es
de razón. Luego si algún térm ino im porta sim ultáneam ente lo
intrínseco, que es el fundamento de la com paración ad extra, y la
comparación ad extra, tal térm ino, o no significará un concepto
que es uno per se, o no significará ambas cosas, sino que sólo
significará una y connotará la otra. Luego lo ' esencial’ en lo divino,
es decir, lo que tiene un concepto que es uno p er se, no incluye
simultáneamente y per se lo absoluto y la relación ad extra. Por
consiguiente, si incluye la relación ad extra, no la incluye per se,
sino que principal y primeramente y p er se incluye lo absoluto,
que es el fundamento, y sólo connota la relación. D e este modo
debe entenderse el prim er miembro de esta distinción.
19. Pruebas d e que se da lo esencial sin relación ad extra,—
Respecto del segundo miembro dirás acaso que no hay nada
esencial que no incluya relación ad extra, que sola la 'esencia'
es tal, que todo otro elemento común a las tres personas o es
relación ad extra o incluye relación ad extra M.
Como la solución de la cuestión depende de esta distinción de
lo esencial en esencial relativo ad extra y en esencial absoluto
ad tntra, debo probar este segundo miembro que alguien pudiera

conveniat Deo secundum aliquod fundamentum proprium, quia non com-


paratur Deus ad extra msi secundum aliquod intrinsecum sibi et illud potest
dici fundamentum. Ex isto fundamento intrinseco, cum sit reale, et respectu
ad extra, cum sit ratioms, non potest esse aüquid habens conceptum per
se unum; ergo si aliquod nomen simul importar illud intrinsecum Deo
quod est fundamentum comparadonis ad extra et cum hoc illam
comparationem ad extra, illud nomen vel non significabit conceptum per
aíremm™ ^ non, SISn: ¿ cablt. ambo illa, sed tanmm alterum significabit et
alterum connotabit. Essentiale’ ergo in divinis, quod scüicet habet
SC UnUm’ n0n includit simul et per se absolutum et
non npr V ’ f V per cj0nsetluens* si includat respectum ad extra,
absolutum n T md(udlt: Sed PrjnciPabter et primo et per se ¡neludie
includit, Et hor mnd Un .Jí11611111111 i illum autem respectum connotando
' 0 inteiLgitur primum membrum huius distinctionis.
extra J r0tA ttír ^ a\iqu° d essentiale non includit respectum d
« t c 'im i a e non m7 ^ r0 huÍüS dlsr*nct¡onis d.ces forte quod n u llu m
huiusmodi auodn.m"' UdCnS respectum ad extra* sed sola «sentía’ est
ad extra vel in d u rlen ^ 6 autem abud Cümmune tribus vel est respectas
u extra ver includens respectum ad extra.

prius posita q^od°J?:raeSt*0 fífs dePendet ab ista distinctione 'essentialis


aliquod vero dicit re^np abquod «sentíale est absolutum ad iotra’
q d vtro d‘« t respectum ad extra, ideo probatur secundum membrutn.
¡JO j ^
lio».™ So.»».» »»«'-
<;" " w e
/,rt í7,/t
rio: «M» i;rob'lr h'»y en Di,,s , lcn h
rcIacion <«/ extra. ‘ ‘líM> esencia
d«yc l,Ut no ¡n.
l.o P™cbtí£: n ,lx)r n,2‘>n fundada en ,
«xión de perfección simple; 2 ) ,x,r ra2(. ‘ U'° ridiul basada tn ,,
Je la esencia divina; 3) por razón tomada d e T n if ' dd ClmctP<'>
Jiniiento divino, 4) por la noción del acto ' |C'°n ^cl cn,en-
divina 0 e ^ nperación
20. Primero, por la n o ció n d e t e i ,- ■ •
tazón es esta: * Slmple_ u ^

la, que es perfección simple no incluye per „ r , ■■


la criatura. Pero algo esencial en lo divino es p e r f i l ° n, 4
Luego no incluye p er se relación ad extra. P s»mplc.

Prueba de la mayor; La perfección simp,c no incluye


21.
per te algo a que repugna esencialmente la 'razón- prop¡‘ T
la perfección simple ; de lo contrario, no sería mejor en cuüler
ser, pues incluiría algo a que repugna la razón de la perfección
simple . Pero a la relación a la criatura repugna el ser perfección
simple, por ser relación a un término imperfecto y potencial. Lo
que necesariamente coexige algún ser potencial -< om o la rela­
ción coexige un térm ino, es decir, como algo simultáneo o ante­
rior en naturaleza— , no es simplemente necesario ni, por consi­
guiente, simplemente perfecto.

quod negandum forsitan alicui videretur, sdlicet quod aüquod essentiale


non indudit aliquem respectum ad extra.
Primo, per rationem fundatam ín auctoritate sumpta ex rarione perfec-
tionis símpliciter. Secundo, per rationem sumpram ex ratione divinae
essentíae. Tertio, per rationem sumptam ex ratione intdlectus ívim.
Quarto, ex ratione actus vel operationis divinae.
20. Primo, ex ratione perjectioms timpHám.— Prima rallo olis « :
Quod est perfectionis símpliciter non .ÍKludi‘ X ri™ i« “ S d « ;
creaturam; sed allquod essentiale in divims est p

21. Probatio maioris: Pcrlecuo " “ VpHciter; quia mor


se cui repugnar per se rano per s P_ aiiquid cui repugnar rano
non esset in quolibet melius, cum rreaturam repugnar quod sit
perfectionis símpliciter. Sed relatiom a fectum et potentialem.
perfectio símpliciter, cum * d o^n.iaíe eo modo quo lektio
quod autem necessano coexigft ahq . , secum simul natura vel P ■
coexigit terminum, tamquam scdicet a necessarium nec, per consequ ,
illud sic coexígens non est símpliciter n
símpliciter perfectum. $xl significado

*• Escoto usa constantemente T*^>ery¡e<^|3’


‘ aproxima al de “ nocion ° “ Concepto
'•emento real que ratio imp 1C‘ • . (i,s u.SÍ-23.
_-x*cta. . . ,o „.3H2-3H4 (» 7,1
» ¿ ¡f. D u n s Sc o t u s . O r d i n a l 1 d-
37-168' (IV J 6 2 -1 6 3 .2 3 9 -2 4 1 ).
f.<> m n i o n .i l y l o tw c tn id l e n D io s
16
>) I .i menor ap.irccc clara de la intención de Ans .1
quien hace esta distinción : "Todo lo que es más que relativo^* ''
tal que es absolutamente m ejor ello que no-ello, o es tal ’ 0 f'
alpin ser es mejor no-cllo que ello." V, expuesta y d e c la ra ^ tr)
distinción, concluye: "Com o es malo pensar que la susfinc' ^
1.1 naturalczn suma sea algo cjlic en algún minio sería mejor n(!' dt
que ello, es necesario que en ella todo absolutamente sea C " ’
ello que ro-ello." Después infiere en especial lo que no 2*
es por lo tanto, cuerpo ni algo que perciben los sentidos c„ ,‘ °
rales, -i determina qué es o cómo e s : "P o r eso es necesario ,
sea vivo sabio, om nipotente, verdadero, justo, eterno y todo '
que absofeam ente es m ejor ello que no-ello.” Pero es obvio „,
muchos de estos elementos son esenciales en lo divino. Luego!
nemos la menor, es decir, que algo esencial en lo divino es „ '
fe cco n simple, porque en cualquier ser es m ejor que no-ello.

S m 2A & ta , d° ? í ¡na de Anseimo P uede, parece, deducirse de


V. sustm : Juzgamos que los seres vivos son preferibles
- los no-v.vos los inteligentes a los no-inteligentes, los justos a los
no-justos los felices a los m iserables; y como, sin d uia, ant i
nemos el Creador a las criaturas, es necesario que lo confe! t

) M ic ," mom eH C ; 1V° y C° n0Ced0r de todo' benignísimo


) c sim o . La consecuencia es, pues, ésta: ’ Es necesario que

M o a o lo g io 15 ubi
meljas si, ipsum quJ non^um Z ^ k t ' T o V™ ™

ras t t s r s : c o iX iu
mclius sit aliquo modo nondpsum' ^
ommno quidquid melíuc e-r ¡nc„ m q ™ pS. m> SIC necesse est ut sit
spcciali quid non est: " N o n a ergoTnouir‘PSUm & P°J'Ca infert ,n
quae corperei sensus discernunt”. Et’ po?t ubd¡tPU¡ ; T 7 d T "!
quaJe est: "Ouare mnnír * Ddlt m speciah quid vel
om ñipo ten rcm, verúm iustum J-ro CSt lpsum dsse. viventem, sapientem,
ipsum quam non-ipsum” Plánum ” quitJquid absolute est metías
cssentialia in diviah Saberu r r r l Z ^ qU° d istorum sunt
Jn divinis est perfcctio sim plidie? ^ mín° r ; quod alicluod essentiale
quam non-ipsum. P ’ quia mellus est ¡n quolibet ipsum

V¡detUr PT «t¡P ¡ »b Augustino XV


hgentibus, iniustis iusta, beata m ^ r ™ ™ 1^ 15’ *ntelIj£entia non intel‘
0c>quoniam rebus creacis creatorem ^ praeferenda iudicamus; ac pe1
¡ * persumme vivere cr cuneta in felli^ U^iratl° ne praeponimus, oportei
atissimum fateaniur”. Haec i t FC ,US[Limque et benignissimum f(
°Püsitioncm hanc; ‘Necesse Cnet autem haec conscquentia pe;
» • 4 ut crt;Uür sit quidquid ¡n enrlfl.
■■ n
• ‘ h "‘- XV ■>.«. I’L .12, 10(11.
Art.l. Consideraciones previas
17

¿or sea todo lo que en los seres es preferible ello a no­


el Creíl como dice Anselmo, "es m ejor ello que n o -e llo "3s.
94 Sc^^do, por el concepto de la esencia divina.—La se-
rizón en prueba de que algo esencial no incluye relación
eiinaa ^ , ;-;c.
S rf^ e s e sta .

efertur ipsum non-ipsi’, vel ut Anselmus dicit: "Melius est ipsum


Juam non-ipsum .
[10] 24- Secando, ex ratione dtvmae essenúae.— Secunda ratio ad
considerarionem talis e s t:

a Sigue, según Lvclietus, una larga interpolación en los textos de Wadding


Vives. Añade, sin embargo, que lo que en ella se dice, bien entendido, no
tiene falsedad. He aquí la interpolación: “ Puede aducirse también la auto-
c , j de
rielad 4c Hilario cap. pen. [D e Trin. X II n .5 2 : PL 10,467] en favor de esta
Hablando del Padre, dice: “ Es generación absoluta del perfecto
Dtos^qrie es tu Verbo, sabiduría y virtud, para que sea siempre inseparable
de tí el que, con estos nombres de tus propiedades eternas, ha nacido de Ti.”
Ahora bien, el Hijo de Dios no recibió por nacimiento nada que dice relación

aí^ \iediante el mismo término medio — perfección simple— , podría argüirse


de otro modo, tomando por término mayor el extremo ‘relación de razón’. La
premisa mayor sería ésta : La perfección simple no incluye relación de razón. La
menor seria la misma de antes — algo esencial en lo divino es perfección sim­
ple__, La conclusión sería que algo esencial en lo divino no incluye relación
de razón. .Alrota bien, toda relación de Dios a las criaturas es sólo de razón,
como consta de Ordinario I d.30 [VI 169-202], Luego algo esencial no incluye
relación ad extra. , , , , , ,
Esta mayor — la perfección simple no incluye relación de razón— la pruebo
como probé la primera mayor, basada en la relación ad extra. A la relación
de razón repugna la perfección simple, pues la relación de razón, que sólo
tiene ser en la consideración del entendimiento, es ser disminuido, posee menos
entidad que cualquier ser real. _ j
Por el mismo término medio — perfección simple—- puede argüirse de un
tercer modo, usando como término mayor el extremo la relación en común .
La perfección simple no es ninguna relación ni incluye per se relación alguna
ad extra. La menor y la conclusión como antes. . .
Esta mayor se prueba: La relación de origen no es perfección simple.
Ahora bien, sí alguna relación fuese perfección simple, lo sena la de origen.
A estas razones que proceden del mismo término medio puede responderse.
Una cosa es decir que algo es perfección simple y otra cosa el decir que algo
es de perfección simple. Lo primero implica _ que es esencialmente o quit a -
vamente perfección simple. Lo segundo no implica que es esencialmente per­
fección, sino que sólo conviene denominativamente a la perfección simple.
Es de perfección simple aquello que la requiere en c suje o e ^
predicado denominativamente y la muestra como ínlunendo en d o la si^ue
universalmente. Así algo es de perfección simple de _ tres modos: Preexigien-
dola, mostrándola o manifestándola y simplemente siguien o a.
Similarmente puede explicarse lo de Anselmo [cf • j 1 ° Dredi-
quier ser es mejor ello que no-ello.” Esto es verdad entendiéndolo de la pred:
catión denominativa, en cuanto lo preexigc, lo niuesUa y lo srgue o en todo
J” « .n » m e “ m0„ , l f o r ¿ T T t T X X ” mo .1
y :™ 1' I,erfEeL
ser blanco o colorado ”pone
m° ¿el * :¡ . S t ó S
ser superriciauu d o . De donde se
• sigue que, si en
Manco
algún
° ser uu
no tu
es mgjui
mejor que sea
que superficiado,
■•'*1 tampoco será mejor que
1 <^sea
< fblanco.
li m
t Espliques, de modo análogo el testo de Agustín
H. »u d 341. Cuál sea la ^ o T ’de S Í e ^ i d i a e i d í
f lt<‘ ■ Todo lo que es o es mismo" [Anselm us , Monolog. c.17:
V todos aquellos nombres significan lo rmsm L “lnieno” “ iusto” etc
PL 158,166], Es decir, los nomines de que hablo antes, bueno , justo , etc.
Aflea!/ ' , . ’ . 1 .. cn su primera fórmula: Concluye que
todo u ^ S l ”S « d T “ ¿ á “r p .» q u e todo lo eseuúal es de perfección
himple, Pero d o es falso consta de los ejemplos de Anselmo y Agustín,
£« « Agi¿rf„ Labia de ^potentísimo” , “justísimo” y Anselmo de ommpotente ,
Justo etc., etc., y estos, términos dicen relacmu ad ext .
a,i Cf. xu/jT/t n,19.
IS / ii n<>( v / " f i cwr/.// (// /J/ im

* I’’n Dios hay esencia en completa actualidad ex tuiíuva ni'


o decir, ni la esencia ni algo incluido per re en ella n en su a<.
nulidad se da en ella 'precisamente' por la consideración d^.
ningún entendimiento. F.sta proposición, así entendida, aparece
suficientemente manifiesta de la explicación del término esen­
cia', al principio de este artícu lo 'T.
25. De la proposición precedente se si^ue esta otra, t¡uc es
la mayor de la razón : 'Si algo es esencialmente idéntico a la esen­
cia, existe actualmente en Dios de la naturaleza de la cosa', ya Ic
sea esencialmente idéntico con identidad adecuada — como en las
criaturas lo concebido por la definición es idéntico a lo con­
cebible por lo definido— , ya le sea idéntico como incluido esen­
cialmente en ella — como lo concebido por una parte de la de­
finición puede decirse idéntico a lo concebido por lo definido— .
Que algo sea realmente en acto, y lo que le es esencialmente
idéntico, de un modo o de otro, no sea realmente en acto parece
contradictorio. Ahora bien, la intelectualidad, o la vida intelec­
tual, es esencialmente idéntica a la esencia divina; no sólo 1c
es idéntica — y con identidad simple, como acaso le es idéntico
todo atributo— , sino que, si se definiera la esencia divina, la
intelectualidad o la vida intelectual no quedaría fuera de su de­
finición, como queda 'sabio' o 'bueno’. ¡
s
26. La premisa mayor es evidente: Según lo dicho al prin-

ln Dco est essentia sub completa actualitate essentiae et hoc mere ex


natura reí’ ; sic inrelbgcndo quod nec essentia nec aliquid per se inclusum
in illa vcl actualitate eius sir ibi praccise ex consideratione cuiuscumquc
intcllectus. Haec propositio sic intellecta satis patet ex dictis in principio
isríus articuli, exponendo quid inrelligendum sit per istum terminum qui
est 'essentia’.
25- Ex hac propositione sequitur ista quae est maior rationis, scili-
cet quod 'si aliquid est ídem essentialiter essentiae illud est actu in Deo
mere ex natura rei’ ; et hoc sive sit idem essentialiter identitate adaequata,
sicuc m creamos est illud Ídem quod intelligitur per definitionem ei quod
intelligitur per deftnitum, sive sit idem tanquam inclusum essentialiter in
dio, quo modo illud quod intelligitur per partem definitionis posset dici
ídem ti quod intelligitur per definitum. Nam contradicho videcur esse
quod aliquid sit mihter actu er quod illud quod est idem sibi essentialiter,
hoc modo vcl tilo, non sit realiter in actu. Nunc aurem, intelleaualitas
U V(Ud ,mtt e|pIVil jVC intellectualis est idem essentialiter essentiae
ct ho( ;dr-m;/u!e i8Cnr Ü quüd ? ün tanmm est itieni reahter ipsi essentiae,
insi cssentiar- ^ ^°ne, CIuodtumque attributum poní tur idem
definiretur vira * K era sibi qLlüt1' si ¡Psa essentia divina
definitionem, ^ — * **
I J 26. Maior patee Nam, secundum iam dicta ¡n principio istw*
37 Cl. •'ittimi n.5-7.
A i t . l . l . n t h i t h r.it ¡m u , fttt t tl¡i

K\c esto artículo Li esencia existe en l)j(^ e.V l u l u y .t n i.
í,|'!‘ , tjinbii-» lo Miu1 m' incluye en l.i wm ;¡.i
l.U1.1' • . ,
27. l ‘l Prcmisa nu‘nor sc «««ín d e en el sentido de «|ll(. |,
[11((?leao.ilid;ul no es como un atributo secundario que le ad-
vicnc a la esencia, sino que es perfección absolutamente intima,
('orno la vida no es en Dios un acto atribuido o adventicio sino
totalmente íntimo e idéntico a la esencia, la vida intelectual es
esencial mente idéntica a la esencia primera.
28. monor, así entendida, se prueba por autoridad y
por razón.
H autoridad es de San A g u stín *: "La vida, escribe, ejuc se
dice existir en Dios es su esencia y naturaleza; pues tal vida no
0 como la que existe en el árbol o en el ganado, que tiene
sentido, pero carece de entendimiento, sino que la vida, que es
Oios. siente y entiende todas las cosas y las siente con la mente,
no con el cuerpo, pues Dios es espíritu". Quiere decir, pues. que
la vida, que es la esencia divina, es per re intelectual.
Dice también A gu stín40, hablando de Dios: "Donde existe
la vida primera y suma, el vivir no es distinto del ser, sino que el
ser y el vivir son idénticos". Y declarando cómo es tal vivir inte­
lectual. añade: " Primero y sumo entendimiento, en el que el
vivir no se distingue del entender".
29- La premisa menor se prueba también por razón: Lo que

articuli, essentia est ibi ex natura reí; ergo quidquid includirur ¡n racione
essentiae.
?- Mimar sic in telü gitu r quod intellectualiras quidcm non haber
rationém tutnbuti q u * ¡ secundi advoyienm ipsi, sed ranonem
orm ino in tim a e ; quM t.adn.odom v.ta euam m Deo 1
attributus sive adveniens se«i ommno intimas « ¿ " S f ' " X ’c t a l i s « t
vita perfecta qaae solí Deo convenir, cutusmod. est v.ta rntcliemults, est
Ídem essentialiter ipsi primae essentiae.
28. Haec ntinor. sic intellecta, probatut auctot.tate^ra .. ^
Auctoritate Augustim X natura- haec autem vita non
dicitur in Deo, ipsa est «sen tíaeiu r¡ 'qu0¿ haber sensum sed
ralis est quaiis inest arbon, nec q P sentir arque intelligit
nullum haber rntellecrum ; ar día vira quae ^ ^ Haec ille.
omma, et sentir m e n te non co p , essemia divina est per se
Vuh ergo dicere quod illa vira quae est
inrellectualis. . . -mn inauens de Deo ait sic: "Ubi est
ítem, VI De Truiítate cap- a]|Uj v¡vere er aliad esse, sed Ídem esse
prima et summa vita, cui non ¡a ¡ntellecruale, subdit: "primus
et vivere” ; et quale sit illu v¡vere al¡ud intelligere". Haec ille.
ac summus intellectus, cui non Qk3tur sjc: Qiicuinque non repugnat
29. Minor etiam ista rauone p

“ Cf. supra n-5. v v r r n . 7 ; PL l'Z.lütU-


” Au g u s t ., U e i nn. ^ ¿Yü n . J i : PU -12.y31.
Au cubt ., Ue i rm. VI c .iu
i() (<',/. L
I. f> m u n m a l )'v l!<>
n (t Hu Mmi i lafl t u tl )*/non(

puede ser esencialmente idéntico a una sustancia, no !<• a>nvitri,


verísimamente si no le conviene esencialmente. IVro Ju
lectual idad puede ser esencialmente idéntica al ser en el q Uc *
Ja. Aparece claro en las criaturas; en cualquiera sustancia ¡nt(,
lectual, la intelectualidad es de su esencia; en el hombre en
concreto, la racionalidad se incluye en la esencia, es decir, la jntc
lectual idad importada por el término 'racion al’ es esencialmente
idéntica al hombre, es lo más completo y actual en su esencia
huec;o la intelectualidad de Dios, quien es verisímilmente inte­
lectual, será esencialmente idéntica a su esencia.

30. Tercero, por la noción d el entendim iento divino. __f-j


tercera razón se basa en el entendimiento divino 11:
Ningún entendimiento tiene su ser actual, propio y primero
de entendimiento, por un acto de intelección que le es propio o
es propio de su supósito. Ello es evidente. Todo acto de enten­
der, o preexige naturalmente el entendimiento, cuyo acto es, ac­
tualizado en su ser propio, o al menos lo coexige. De ningún
modo cabe atribuir ai entendimiento su ser actual propio de en­
tendimiento ni algo incluido per se en él por el acto de entender
demenílnT- y’ * * ‘° m¡Sm0- Pree)íige ™ sujeto. luego
■ser' mrd I ‘ d,1VV^'. “ cuant0 entendimiento, no recibe su
esench divina11' 7 ” ° ' Ah° ra Men’ k “ mP « a c ió n de la
■encía d am a a un ser forastero tiene su 'ser' actual propio y

esse ídem alicui subsrantiae cssentialirír .


alicui subscantiae, nisi conveniac sibi esscntiíliter Sed “ T ” " ,Ver¡SSÍme
repugnat esse ídem cu i convenir « « n r ía i;^ • Sed mtellectualitau non
quaecumque substancia est intellectualis i n t e n ^ V ^ ^ in creaturis> ^uia
essennalem cius; sicut eciam in specmli patet Tn h o í? ' mr“ ratlonem
poní tur raciónale' et, per con semine ^ Ct ° ,.omine: in cuius racione
meeiligitur per 'raciónale' esc Ídem lntellectualítas quae per se
accualissimum ec complerissimum in «sentía E ™ eSSCni ; aIlter- imo ut
imellectualis eius intellectualicas erit Ídem esseno^l™ 111 ° eUS ver¡ssime Slt
[ 12] 30 Teriín . ■ ■ «senuahrer eius essenriae.
ex parre intelleaus d í ^ n / í c ? * * int R ectas divini.— Tercia rario sumicur
Nuilus imelleccus haber esse actúale r, ■ .
per ahquem actum incelligendi convenir- proPr.1>1.m et primum ¡ntellectus
ipsum. Hoc patee: guia omnis actus jnreir™ Sf ‘ Vel suPPosito sccundum
mcellectum cuius esc, habentem pronrium ¡ VCl nacurai*ter praeexigit
tvm coexjgit; ita quod nulJo m odo^ale^ ? SSC intelle«us, vel sal-
msCi 2 iqÍÍld Per SC incIusum in cali Í L ale Pfüprium intelleaus,
p intcJ vctui attribuicur, guia onmí, actual*. per actum intelligemli
r uTlePr,US' in I¿ 0 r * tiW «
intelJié necr aIlcJUICl per se inclusum ín ■,|uue^etUls suum primum esse
habe C dlVInLHn- Sed comparat.o Lc ° ?sse' non haber praecisc per
proprmm et primum esse su u m ™ ^ L/ V‘nac ad quodeumque extra
<• Cf. „ UUm attuak' per intelligerc divinum;

s.
(.otn/Jt f)i‘t i i ,h 'I

r0 pir ViiU'inlcr divino. Luego el cnuiulim unio divino,


rf,,|U t0 cntt'ndimicma en acto, no incluye comparación tni cxtr>i.
1,1 prueba ele *a m enor: Siendo la comparación de cualquier
Mito intrínseco a Dios a cualquier ser extrínseco una relación
^"azón. tiene su ser primero y propio por el acto del cnten-
f'rnienr0 comparante. Pero cualquier elemento intrínseco a Dios
k[ c puede ser comparado a un ser extrínseco por un acto del
^ ■ndimicnto creado puede ser también comparado a él por un
ttia ,hA entcndimiento divino; el entendimiento divino, como
iCtu ^ |
' ,u^tCuado a todo ser extrínseco y comprehensivo de él, puede
entenderlo en toda su inteligibilidad. Además, todo lo que el
prendimiento divino, por su intelección, puede comparar a otro
scr lo compara actualmente; no hay en él ninguna potencia no
actualizada respecto de ningún elemento extrínseco. Luego todo
elemento intrínseco suyo es comparado actualmente, por un acto
pyo de intelección, a todo ser extrínseco a que es comparable.
V por consiguiente, la comparación de todo elemento intrín­
seco suyo a todo elemento extrínseco a que puede ser compara­
do tiene 'ser' propio actual por un acto de su entendimiento
comparante. No digo toda comparación, sino alguna compara­
ción de tal extremo a tal extremo, pues hay también compara­
ción por el entendimiento creado que no es formalmente aquélla.
32. De lo que antecede aparece ulteriormente manifiesta la
segunda parte de la menor; es decir, que la comparación de un
elemento intrínseco a un ser extrínseco tiene su ser propio y

ergo intellectus ín Deo, ut actu intellectus, non includit aliquam


comparationem ad extra.
31. Probatio minom: Comparado cuiuscumque intnnseci in Deo ad
quodeumque extrinsecum, cum sit respectus rationis, haber esse suum
primum et proprium per actum alicuius intellectus comparantis, se
quodeumque intrinsecum potest ad quodeumque extrinsecum per
quemcumque actum intellectus cread comparan, íllud ad ídem comparan
potest per actum intellectus divini; quia intellectus ille potest obiectum
¡llud sub omni ratione ex parte obiecu intelligere sub qua est mtelhgibile,
cum sit ei adaequatus et eius comprehensivus. Sed quidquid intellectus
divinus potest ad quodeumque compaiare intelligendo, hoc actu intelligendo
comparar, quia nulla est ibí potentia sine actu ad quodeumque
intrinsecum; ergo per actum intellectus divini actu comparatur quodeumque
intrinsecum ad quodeumque aliud ad quod potest intelligendo comparan;
per consequens, comparado cuiuscumque talis ad quodeumque tale habet
esse' suum proprium actúale per actum intellectus divini compáranos,
non dico quaecumque comparado huius ad hoc, quia non formaliter illa qua
intellectus creatus comparabit, sed aliqua comparatio huius extrenii ad
hoc extremum.
32. Ex hoc, ulterius, pacet secunda pars minoris, scilicet quod com­
parado alicuius intrinsecí ad aliquod extrinsecum habet suum primum
esse et proprium per illud intelligere; quia illud intelligere est primum
">■> I.o uo% t o n a l V /" f u U t h i l <» !*/>>i

primen) por el entender divino, pues tul enfeiiiler es eJ prin)(7(


respecto Je todo objeto extrínseco, y lo es con primacía CSt 0
cial o Je perfección, y, siendo eterno, con primacía de duraci^,
No es simultáneo ni posterior en perfección al entender cread,
— en ambos casos sería limitado y medido-— , ni es simultáneo n|
posterior en duración al entender creado; - -de lo contrarj()
el entender divino, en cuanto entender, sería nuevo— {\ 1
33. Cuarto, por la noción del acío o de la operación divina.-^
La cuarta razón se funda en la operación o el acto de entender-
Ll acto por el que Dios comprende su esencia como objeta
beatífico, en cuanto tal acto, se da en Dios de la naturaleza de
la cosa. Pero Dios comprende su esencia como objeto beatífico
por su entender en cuanto tal. Luego se da en él de la natura­
leza de la cosa.
34. Prueba de la mayor: La infinidad intensiva no compete
a un ente de razón, sólo compete al ser rea l; el ente de razón
sólo es relación de razón, y, como se verá más abajo, en la cues­
tión quinta 1í, a ninguna relación, ni a la real, compete la infini­
dad. Pero el acto por el que Dios comprende su esencia en cuan­
to infinita en toda su inteligibilidad es in fin ito ; un objeto infi­
nito, en cuanto infinito, sólo puede ser comprehcndido por un

inteliigere respectu huius obiecti, et primitate essentiali sive pcrfectionis


et pri mirare duración is quia aeternum. Nec enim est simul perfeccione
cura inteliigere creato nec posterius, quia utroque modo sequitur quod esset
hmitatum et mensuratum; nec est simul nec posterius duratione
quocumque inteliigere creato, quia tune sequererur quod inteliigere in Deo
ut inteliigere esset novum.
[13] 33- Quarto, ex racione actas vel operationis divínete.— Quarta
ratio sumitur ex parte operationis seu actus intelligendi, et hoc sic:
Acrus ille quo Deus comprehendit essentiam suam ut obiectum beati-
ficum sub ratione qua talis est in Deo ex natura rei; sed per inteliigere
ut inteliigere comprehendit essentiam suam ut obiectum beatificum;
ergo.
o4. Maior probatur: Quia infinitas intensiva non competit alicui
enti raciones sed solum enti reali; quod arguo: quia omne ens rationis
est sola relatio rationis, sed nulli relationi infinitas competit, etiam reali,
ut patebit infra quaestione V. Illud autem quo Deus comprehendit essen-
riam suam ut infinítam, sub ratione qua est comprehensivum, est infi-
nitum, quia infinirum obiectum ut infinitum comprehendi non pótese
4- Sigue una adición: “ O la razón podría construirse a s í: Ninguna poten­
cia tiene su primer ser (ense) por su operación. Ello es evidente; pues nada se
da a sí mismo el ser, como consta de D e Tr/n. I [A u g u s t is u s , D e Trin. I e.l
n.I : PL 4 2 ,8 2 0 ], ni, por consiguiente, potencia alguna recibe su primer sor
por la operación que deriva de ella. Pero todo entender es operación del en'
tendí miento en cuanto entendimiento. Luego el entendimiento divino en niauto
tal no tiene su primer ser por su operación. Pero todo lo que es eu Dios por
la operación a d extra, en cuanto tal, tiene su ser por la operación del enten-
ruimcnto o la intelección; siendo su ser un ser de relación de razón, consm*
tn I] ig U!iideración del entendimiento. Luego etc.”
■" Cf. m prn n.19.
44 LT. infra : Quodl. q.3 n.IGss.
Art.I. í.onsititr,u tunes gratas 23

infinito en entinto infinito. Luego, como lo simplemente in­


r^to en perfección no incluye per se nada a que repugne ¡n-
'nsccamentc la infinidad, síguese que lo simplemente infinito no
\ ente de razón ni incluye per se primeramente un ente de
razón. . , .
Uniendo en una las cuatro razones.— Uniendo estas pro­
d icion es, expuestas y probadas como premisas en un silogismo,
^ arguye del m°d ° sigu iente: Lo que es esencialmente idéntico
' la esencia divina existe en acto en Dios de la naturaleza de la
cosa. Peto Ia intelectualidad o la vida intelectual es tal, es decir,
es esencialmente idéntica a su esencia. Luego la intelectualidad
existe en Dios de la naturaleza de la cosa.
36. De ello se sigue ulteriorm ente: Todo lo que es intelec­
tual en acto o viviente con vida intelectual de la naturaleza de
la cosa tiene en acto o puede tener en acto entendimiento en
cuanto tal e intelección en cuanto tal. Ahora bien, como se con­
cluyó en el primer silogismo, Dios es intelectual en acto o vi­
viente con vida intelectual de la naturaleza de la cosa. Luego Dios
tiene actualmente o puede tener en acto entendimiento en cuanto
tal e intelección en cuanto tal.
Pero no puede tener en acto alguna entidad real o de la
naturaleza de la cosa que ya no la posea; lo contrario iría contra
su simplicidad. Luego Dios tiene en acto, de la naturaleza de
la cosa, entendimiento en cuanto tal e intelección en cuanto tal.
Pero ninguna relación de Dios ad extra ni algo suyo que in­
cluye tal relación es actual de la naturaleza de la cosa, porque mngu-

aliquo actu nisi inf.nüo « » S J S K M Ü


cst e„S ralionis nec indudi, pe,

SC ^ r Z m T o b a t u r ex
nes expósitas et probatas comungen divinae ¡dem esse mi alicer
Sismo, argüí tur sic: Illud quod imellectualitas sive vita míel­
est actu in Deo mere ex natu ’ e ex natura reí-
lectualis est huiusmod.; ergo esc in D ^ ^ intellectuale sive vi-
[14] 36. Ex hoc ul“ nus; Q natura rei, habet actu vel potest
vens vita intellectuali, et hoc **} intelligere ut intelligere; Deus
haberc actu intellectum ut intellectum eic • £ Uectuali mere ex natura
autem cst actu ■¡MdlKUudis «ve viveas V.,a .ntc, ^ ^ ^
reí, sicut conclusum est in pnm . J .. m et intelligere ut intelhgere.
actu potest habere intellectum ut 1 ^ rea¡e s¡ve ex natura reí quod
Sed non potest habere actu aU^u° esset contra eius simplicitatem;
iam non habet ex natura reí, qui eccum et intelligere ut intelligere,
ergo Deus actu habet intellectum u
et hoc mere ex natura rei. rra nec aliquid per se indudens
Sed nuilus respectus Det cst at
h:' C l. sit)mi 1 1 . 2 0 .2-1.30.<33-
24 i ' .. !. i . o n o t i o n a ! y l o c u m i a ! ctt D m f

na relación mi v .i a i extra puede ser real, sino sólo de razón. I .


alijo esencial en Dios, como el acto de entender, es de tal mirT*
ra absoluto, que ni es relación a i extra ni algo eme la ¡ncj[
per se. ^
57. Li mayor del secundo silogismo ir' se prueba: Una na.
turalcza verdaderamente viviente tiene o puede tener realmente
una operación vital que sea entidad real; es decir, una entidad
que ni sea ente de razón ni incluya per se un ser de razón, pUfs
tal operación es perfección propia de la naturaleza intelectual
por eso se dice que la bienaventuranza de la naturaleza inte­
lectual consiste en dicha operación. Y la perfección propia, prin­
cipalmente la perfección beatífica de la naturaleza uue tiene
ser vivo de la naturaleza de la cosa, no puede ser ni incluir
per se un ente de razón que es de tal manera minimizado, que no
puede ser una perfección per se del ente real. Ahora bien, la in­
telección en cuanto tal es la operación propia de la naturaleza
que vive con vida intelectual.
38. SÍ alguien, actuando de protervo, negara lo dicho de
Dios, habría que replicarle que, al parecer, el Filósofo 17 lo con­
cede, especialmente de Dios. Tratando de la cuestión del enten­
dimiento y de la intelección divina, escribe; "Si Dios no en­
tiende en acto, sino que se halla como dormido, ¿qué hay en El
de insigne y venerable? Pues aunque entienda, no es su inteli­
gencia, sino potencia. Por lo tanto, no será sustancia, pues su
honorabilidad deriva de su inteligencia”. Por eso en otro lugar

taiem respectum est in Deo acru ex natura reí, quia respectus eius ad
extra non potest esse nisi relatio rationis; ergo aliquod essentiale, puta
intelligcre, est sic absolutum quod nec est respectus ad extra nec per se
talem respectum ¿ncludens.
37. Maior secundí syllogismi proba tur sic: Natura vivens vere habet
realiter vel habere potest operarionem viralem quae sit ens reale, sic ¡n-
tclligendo quod nec sit ens rationis nec per se tale ens includens, quia
operario ralis est propria perfecrio narurae intellectivae; unde et m
ista ponitur consistere beatitudo ralis naturae. Propria autem perfectio et
praecipue beatifica naturae habentis esse vivum ex natura reí non potest
esse ens rationis nec per se includens ens rationis, quia ens rationis esi
ita diminurum quod non potest esse perfectio per se entís realís; nunc
autem intellectio tu inrellectio est propria operado naturae viventis vita
íntelJectuali.
3fí. El si, proterviendo, negetur hoc in Deo, Philosophus videtur
specialiter hoc concederé de ipso XII Metapbyiicae ubi tractans quaesdo-
nem de intellectu et intelligere divino ait sic: "SÍ non intelligar (supple
Deusj actu, sed habet se quemadmodum ur sit dormí ens, quid utique, ¡n-
quit, esset insigne et venerabiie? Sive intelligat, non est autem In* quod
sua jriieJIigentia sed porenuu, non erir itaque óptima substancia; P^
C f. m i t r a
17 A k i s t o t ., X JI c.q (J0 7 -lh

1
’lf/./. (.'nnxiJi r ftri

Que la M ú -u W perfecta es cierta nperacit'.n especula,iv,


Jiv,rccv y t,on~ * « *» . Pues ^ ¿ m ^ Z
(l,s Jioscs .son máximamente btciia»emiirac|,,s v felices. I’eru
jrtione» dcbemtv- .ttiib u irW Y después de excluir de ellus las
jalones propias de las vtrtudes morales, añade: "Sin emburra
tix)os han sospechado que viven y no conviene que duerman"'
Puco después concluye: Por eso, la actividad de Dios, trascol-
j cn(c en tehadad, es especulativa; y, por consiguiente, entre las
actividades humanas, la que es más similar a ella será felicísima".

3. S entido de ' más inmediato '

39. Respecto del cuarto término, más inmediato’ w, hay que


distinguir también. En un sentido significa un medio entre lo
puntero y lo últim o; y en tal caso es más inmediato positiva­
mente’. En otro sentido quiere decir que entre él y lo primero no
hay medio, o hay menos medios que entre el tercero y el primero;
y en tal caso es ' más inmediato negativamente’. Ejemplo: La su­
perficie es más inmediata a la sustancia que al color, tiene razón
de medio entre ellos. Pero la capacidad de reír es más inmediata
negativamente al hombre que su color. Pues no media entre ta­
les extremos positivamente, sino que excluye medio entre el
hombre y su capacidad de reír más bien que entre el hombre y
su color. Brevemente, dígase 'más inmediato positivamente' lo

'intclligcrc cnirn ei honorabile inest”. Ideo X Etbicorum cap.10: "Per­


fecta felicitas, quoniam speculativa quaedam est oparatio, apparct et hiñe
utique apparebit. Déos enim máxime suspicati sumus beatos et felices
esse; actiones autem quales attribuere debítum est ipsis'. Et post, exclu-
sis ab eis actionibus virtutum moralium, subdit: Sed tamen vivere omnes
suspicatí sunr eos et operari, non enim oportet dormiré . Et paulo post
concludit: "Quare Dei operario beatitudine differens speculativa utique
erit; et humanarum utique, quae huic cognatissima, felicissima .

3, D e intellectu Tmmediatioris'

[15] 39 De quarto termino scilicet 'immediatius est distinguendum,


quia dicitur* immediatius aliquid dupliciter: Vel ira quod ipsum sit mé­
dium inter primum et ultimum, et tune est immediatius positive ; vel na
quod Ínter ipsum et primum non sit médium aut pauciora smt media
quam inter tertium et primum, er sic est immediatius negauve Excm-
plum: superficies est immedíatior substancias quam color, ita quod habet
■ ... . . ■____ : j j a . 'risihilp r>st immediatius hoimni
rabonean medii positive inter i
quam color negative; non enim mediar Ínter illa extrema positive sed
magis excluditur médium Ínter hominem et risibile quam ínter homi*
nem ct colorem. Ut sic brevíter dicatur esse immediatius posmve quod
■*“ Aristot., E thiiti (id Nir. X ( 1 1).
Cf. suprti n.-l.
2h l o tan t o n a l \ l o i \ u n i a l t if l h m

que es incluido como medio entre extremos; y divise *fy,-


inmediato negativamente’ lo que más bien excluye medio.
40. ‘ Más inmediato’ puede distinguirse también de ()(rf|
modo, selíún la realidad y según Ja razón; Más inmediato' y
"menos inmediato’, o más mediato’, no se hallan sin orden. Ahor(
bien, el orden, parece, no puede concebirse sin distinción.
como aquí no se inquiere cuál es la distinción entre Jo esencia] y
Jo nocional, o entre ambos y Ja esencia, no me detengo a exponer
esta distinción de Ja ‘ inmediatez’. Con todo, de la distinción qU(.
se ponga entre lo esencial y Jo nocional, o entre ambos y ]a
esencia, dependerá cuál de ellos, lo esencial o lo nocional, es más
inmediato a la esencia.
d i. Resumen del primer artículo.— Resumen de lo dicho
en este primer artículo. La 'esencia' es la entidad a que se com­
paran los elementos cuyo orden se investiga. Estos elementos son
lo esencial’ y 'lo nocional’. Se investiga su orden a la esencia,
es decir, cuál de ellos es 'más inmediato' a ella. Para la solución
de la cuestión son de capital importancia las dos distinciones
expuestas en este articulo de lo esencial’ y de lo más inmediato-
La distinción de lo 'esencial' en esencial meramente ad intra y en
esencial ad extra '>n, y la distinción de lo 'más inmediato’ 11 en
más inmediato positivamente — el que es medio entre dos ex­
tremos— y en más inmediato privativamente — el que no requie­
re medio entre él y el primero como entre dos extremos.

ranquam médium Ínter extrema includiiur, et illud ’immediatius’ dicatur


negative ubi aliquid tanquam médium magis excluditur
40. Posset aurem alio modo distinguí de ' immedia tiori’ secundum
rem ct rationem: Quia immediatms’ et 'minus ¡mmediatum’ vel 'media-
tms non sum sme oídme. Ordo autem non videtur posse mtelligi sine
n u -T T h ’ Sed, qüia hlc non quaentur qualis est distínctio essemialium
a nononahbus vel utrorumque ab essentia, ideo ¡sta distínctio ’immediatio-
a n o rn a íZ rv e ? “ 1 ' ^ a u n q u e sit distinetto essentialium
a notionalibus vel utrorumque ab essentia secundum ista dicetur quod
istorum sit immediatius ipsi essentiae, puta essentiale et notionale
de isto prí-
quaentur ordo; 'essentiale’ autem et'nonoñLie unt
tur ordo in comparatione ad cssenriam r i , 3 .qUOrum
ad illud primum est quaestio E r 1 ° ' immedJanone autem istorum
nem dúplex distinrtin , princiPa^Icer ^quintur propter solutio-
'immediatiori'. Prima de 'essentialP u" a de ’essenriali’ alia de
s.ve acmalitas toralís est mere ad ¡ntrL ‘ r * * - ’ AIltuuls «sennahs ratio
de immediatiori' talis est- «„n l r ’ al'cilius auteni ad extra. Secunda
ita ipsum ponitur médium jd‘C“ Ur eSSC. immediatius P°s¡“ve
requiritur médium alinn^l ■ 3 Iquit Pr,vauve ita scilicet quod non
mum « pti,„u “ 9 'PSUm cr I’"'™ ™ ¡nttt aliu.1 ex ere-

T, va-
Lb m ,Jrtt n
iufira J^S-
u.39.
rirl.2. S<>h/í ion ,h /,/ tut.uitin
21

ARTICULO II
Solución de la cuestión

,\2. 1r(;s eonilusjones. Ln este artículo secundo tloy tres


coiK'lils*°ncS: ^os c^ils son breves, la tercera es la principal.
•t5- Primera conclusión, La primera conclusión es ésta:
Entendiendo la inmediatez en el primer sentido, nada nocional es
m¡is inmediato que algo esencial a la esencia divina.
Prueba: Lo que es más inmediato a lo primero no es exce­
dido por el tercero, pues es medio entre aquel y éste. Pero cual­
quier nocional es excedido por todo lo esencial, pues lo esen­
cial es común a las tres personas y lo nocional, no. Luego nada
nocional es más inmediato a lo primero.
44. Segunda conclusión .— La segunda conclusión es esta:
Hablando de la inmediatez en el segundo sentido, algún nocional
es más inmediato a la esencia que todo lo esencial que dice rela­
ción dd extra.
Prueba: Lo esencial que dice relación ad extra sólo conviene
a Dios por la operación del entendimiento que lo compara ad
extra. Lo nocional, por el contrario, conviene a la esencia ex
natura reí, independientemente de la comparación ad extra por
el entendimiento. Luego se requiere menos un medio entre la
esencia y lo nocional que entre la esencia y lo esencial ad extra,
entre los que media necesariamente un acto del entendimiento.
45. Tercera conclusión. Dos pruebas. Primera.—La tercera

ARTICULUS II
Q u a e s tio n is so h ilio

[16] 42. Triplex conclusio.— De secundo articulo, dico tres conclu­


siones, quarum duae sunt breves, tertia principalis.
43. Prima conclusio.— Prima est ista: Nullum notionale est immc-
diatius ípsi essentiae divinae aliquo essentiali, et hoc loquendo de imme-
diatione primo modo. . . .. „
Hoc probatur sic: Quod est immediatius primo non exceditur a ter­
ne, cum sit per se médium ínter ipsum pnmum er temum; sed
omne essentiale excedit quodeumque notionale, quia essentiale est com-
mune tribus, notionale vero non; crgo etc.
44. Secunda conclusio.— Secunda conclusio est ralis: Omni cssentia-
1. mcludeme respectum ad extra immediatius est essentiae aliquod nono-
nale, et hoc loquendo de ¡mmediatione secundo modo.
Hoc probatur: quia tale essentiale non convenir ips. Deo msi peí
operationem intellectus comparantis ad extra; notionale autem convenit
essentiae ex natura rei absque omm comparatione intellectus ad extra,
ergo minus requintar médium ínter essentiam et notionale quam ínter
essentiam et essentiale, ubi necessario mediar actus intellectus.
45. Tenia conclusio <¡uae probatur dupliciter. Primo.— Tenia ton
2« C , ¡ , Lo n o c io n a l y lo e s e n c ia l e n D io s

conclusión es ésta; Algo esencial es más inmediato a Ju ,


que todo lo nocional con ambos modos de inmediatez
Se prueba de dos modos:
Cual sena el orden real per se entre dos entidades si fu,
realmente distintas, tal es el orden per se de razón entre ^
si sólo se distinguen por razón fundada en la cosa o causada° ^
ramente por un acto del entendimiento. Ahora bien, si se di^
distinción real entre 'esencia’, 'memoria perfecta’ y 'decir
fecto, la memoria sería per se más inmediata en el orden real aT
esencia que el ‘decir’. Luego cual es la distinción entre ello!
tal es la inmediatez correspondiente. ’
46. Prueba a posteriori de la mayor: Si varias entidades sólo
se distinguen por razón, entendida en cualquiera de los dos sen
tidos, deducimos su orden por el orden que tendrían si fuesen
realmente distintas.
Prueba a prior i de la mayor: Por 'orden per se entiendo el
q ?r‘va c *as razones per se de los extremos; por 'razón
per se de los extremos entiendo la razón per se esencial o qui-
“ atlVa .Sm d^nü”; inar aquello, el extremo, de que es razón de
■ , en la realidad o en el entendimiento; pues lo que indife­
rentemente puede tener ambos seres, en la realidad y en el enten­
dimiento, tiene parece, razón quiditativa inteligible, indepen-
íd id ^ í C 3 dej erminación a este o al otro ser, en la rea-
hdad o en el entendimiento. De ello aparece clara la mayor:
Donde permanece razón per se similar del orden, permanece or-

uiroque^nioiío ^mmcd iád orí is. ^ C eSSCntÍale immcdiatms essenti:ie


Hoc probatur dupliciter, primo sic:

taüs^per se ordo ^est ínterin lnler a^qua S1 essent disrincta real irer,
utpoie rationis si disringuantur radone^^ hoc11* dÍStmctÍ0ni ^uam habení'
rei sive mere ramiM ° ne’ et ^oc slve ranone sumpta ex parte
d isrrncriom lism o aCíUm : ntelle™ s Nunc autem, S¡ « « t
pcrfcctum’, memoria csset » , ™ ¡ f oíd"3 ' m?'n?ria Pcr,ecIa' -d«or
trae quam ’dicere'- eren £ n ordlne rea^ immediatior ipsi essen-
-o d o « t ¡ M ® ” m° d° Slt d“ ri« * > “

uno modo sive ^ h o ^ a c d o ir T ^ 101^ S'C: Ub‘. est dist'nctio rarionis, st«
distinaorum, ex hoc quod illü\° rfri° nem’l lbi tüncludimus ordinem *«<■
ubi essent distincta realiter *C ISnncra hat*rent talem ordinem realeo

l»r ^ U,¡ Í M b ^ ' " ^ ^ ’.ai" t: jPer « ordinem’ intelli«o qui cu ««.
cssennaiem sive quiditativa/n ’ i *KJL . acciPiendo 'per se racionen1
tsst in re vel i?, imeiiertu- no,ninando illud cuius cst ratio
b a b e r o utrumque «¡se v i d e m r ’ l .i¡‘lJllu,cn[l lllud quod mdiííerentcr
non determinando ad h,x V( i ratll,ric,n quiddiiativarn inn telidí
"■“ « Pct se ratio s ^ I ,e?st' l!x maiur: nam uh
° uU,m ,bl manei simj|is ürdo; sed in ó "5
Art.2. Solución de ¡a cuestión
29
den similar. Pero en los qu e son distintos, con ser real o de en
rendimiento — sean A y B — , p erm an ece la razón p er se similar
dcl orden, es decir, sus razones quiditativas respectivas — pues el
ser en el entendim iento no da a A su razón quiditativa- Lueco
permanece orden sim ilar entre ellos. h
47. La m enor es m a n ifie sta : Si la esencia, la memoria per­
fecta y el decir p erfecto fuesen realm ente distintos, se daría ese
orden entre e llo s , por ser la esencia una naturaleza intelectual
tendría entendim iento p erfecto y ulteriorm ente tendría o podría
tener un objeto in telig ib le en acto, presente proporcionalmente
a él. U lteriorm ente se con clu y e: Sería, o podría ser memoria
perfecta, pues la razón de la m em oria perfecta es el entendimien­
to que tiene actualm ente presente un objeto inteligible a él pro­
porcionado. D e ello se concluye u lteriorm en te: Si la memoria
fuese o pudiera ser para el supósito que la poseyera perfecta­
mente el principio de expresión, expresaría o podría expresar
el conocimiento declarativo, correspondiente a ella. Ahora bien,
el primer nocional, al menos el que incluye la primera relación
positiva a alguna persona, es el 'd ecir’. Luego hay algo esencial
que es más inm ediato — de ambos modos— a la esencia que el
primer nocional, y, por consiguiente, más inmediato que todo
lo nocional. Com o se ha argüido de la "'memoria y del 'd ecir’,
puede argiiirse de la voluntad y del objeto presente a ella y del
acto de espirar.
48. Segunda p ru eba .— Segunda prueba: La potencia es mas
inmediata a la esencia que la acción realmente productiva que
emana de la potencia. Ahora bien, todo lo nocional, o es acción

distinctís in tali vel in tal i esse manee per se eadem ratío consimihs
ordtnis, quia ratío quidditativa A et ratío quidditatíya B , ergo etc. Non
tnini esse in intellectu dat ipsí A ratíonem quidditativam.
47. Minor patet: Quia si illa ibi posita essent realiter distincta,
esset talis ordo realis quod, quia esset essentia natura intellectualis per­
fecta, ideo haberet incellectum perfectum ec ulterms haberet vel habere
posset obiectum actu intelligibile proporcionabiliter sibi praesens. fcc ultra,
ideo esset vel esse posset memoria perfecta, nam haec est rano meinoriae
pcrfcctae: intellecms habeos obiectum intelligibile proportionatum actu
sibi praesens. Et ex hoc ulterius: si ¡psa esset vel esse posset supposito
haben ti eam perfecce principium «prim endi ergo exprimen» vel expn-
mere posset notitiam declarativam correspoiulentem .Ib memonae. Nunc
awem, primum notionale, salcem quod mdud.c pr.mum respeaum po.su
hvum ad aliquam personan,, est Micere ; ergo pr.mum notionale habet
essent iale aliquod .mmediu.ms essentiae utroque mudo et per consequens,
quodeumque aliud notionale. Sicut autem argmuni est de memoria et
'dicere, similiter posset argüí de volmuate et nhiec.u s,lu praesente et
at<u spirandi.
48. Secundo.— Secundo ad idetn s it: lissentiae imiuediatiur est po
ttntia quam actio realiter productiva secmulum illam potenuam, Onme
3n C.l,
C mniuihil y tu
.f. Lo Hochuat cstmfal cu l)},n
lo cstmfaf l)i„¡

productiva do alí-una potencia divina, o supone pro j


pues, o es producción de un supósitt), o la supone Y nj
f dc ,•**"« r ™ ™ CScnda1' Pucs- ° ts dcl entendimiento” «j *1
la voluntad, Luego alguna potencia esencial es más
a la esencia que todo lo nocional. Cai‘ia
-19. Resumen del segundo .m i a d o ,- Por lo tanto, resumí,,
do este articulo, es claro que, del modo segundo, lo ¿ocionT '
•s inmediato a la esencia que algo esencial. Pero ningún J
K^a es mas inmediato - d e ambos m odos- a la eslnd'"™ I
dicto 1 ^! C C" CI' mblo> al«° u n cial ad mira es más innio
• c ambos modos— a la esencia que todo lo nociomi
quc%¡ d™r°S Cnte? dimient0 es ¡-nediato a la esencia
que el decir, que es el primer nocional, y, por lo tanto es m¡<
inmediato que todo lo nocional. La voluntad es también mi,
nmedrata que el espirar y, por lo tamo, más inmediata que codo
lo perteneciente a la procesión del Espíritu Santo.

A R T IC U L O III
Respuesta a las objeciones
50Objeciones contra las dos razones de la tercera concite
s>°". Contra la primera.— En este tercer artículo se objeta contra
as dos razones aducidas en el artículo anteriorss en favor de la
tercera conclusión ;’3.

narirm J1y * Ün^ t| est atdo Productiva secundum aliquam potentiam in


" p[ t i Ví Suppúnen!i líldm- quia cst productio alicuius suppositi ve!
quae habe, r ,u iUC'10n,?m: T “ ? “Km ta' iS aCtio est dicuins PüttntiK
n« 1 L vnl “ essentialis, vel quia est ipsius intellectus vel qaia esi
ipsius voluntaos ; ergo etc. ^

“ ‘ “ ' y 0 .ar‘ÍCU¡"— Sic ifiitur’ q ^ t u m ad ¡sturn


n ot n n ’ ií ^ CSSenriifh ad notionale est immediatius secundo
odo. Nullo autem essential. est altquid notionale immediatius «croque
odo. quolibct autem notionah est aliquod essentiaie ad intra immtdia-
nus uttoque modo, quia saltera intellecms est immediatior quam 'dicerc
y CSt Pnnium nüt!ünale- ct ¡ta P " consequens quocumquc nonon-iii-
uuc
que pertinente ad 1 CStJSpiritus
r proccssioncin PSÜ ' Sp¡rJrC’
saneci. « ptr consequens quocuni-

ART1CULUS 111
Ad iiiftlanúas
U iU utm ‘¡ “ J i M i u m p r o n o t u a » u l u ü o , u . O -oit"
m 11 articulé tcrtJO artltulo, instatur coima ¡sus dtias ranunes postín
articulo jiro tenia tomlusione,
j ' 1- ■'"!«« IJ.lo-lH,
<»J> i i t i - u T / T f í ^ ' l ’ ¡ i1 "’ 1 l| !) Mil ti tu II 1511, t| 10 ad '
«i.“j ,td i , n ,)'.>*!.,.j V, w¡i/'* '1’:.! nHí-itii, ,,.2 ,„t ,í i toni oí u t2 »*’ .
I H>ilt)-1 ]()() „ f,~ ,. "/?: •*-•’-í ‘i 2 .Iti 1 ti. t i - t i l . .1.1,0 t| I ad [
tV 2,Vf>n- t| ,1 r ’ , , " l l s ’ * )itliuuttu l ,1.0 ,iv hT-IOí); il>-
1 ‘‘ 1 ',,i M fi ló). 1 d32 (VI 223-2 H>.
A tI.3 . R e p u j a « ohjeelon
íes 31
Objeción contra la primera razón 54•
Donde no permanece la misma razón de orden no es nece
poner el mrsmo orden o un orden similar. Per’o cn To d vi
no, donde la distinción de la 'esencia', de la 'memoria y dd
decir es solo de razón, no n e r m a n i n ,
■ ■ / ■ i i- . perm anece la misma razón de orden
que existiría si tal d istin ción fuera real 1
poner el mismo orden o un orden s i m t ' "° “
51 Prueba de la m e n o r: En la criatura racional, la 'm e ­
moria precede al d e c ir . P ero no sucede otro tanto en D ios si ha­
blamos de la m em oria en cuanto tal o en cuanto distinta de la
esencia; el p rin cip io de la em anación personal es sola la esencia
divina como tal, en cuanto se le une una relación real.
52. Ello se prueba de dos m an eras:
a) El V erbo es expresivo de todo lo que en la esencia di­
vina se contiene com o encerrado. Luego Dios entiende en el Ver­
bo todo lo que entiende distintamente. Luego en el entendimien­
to divino no puede adm itirse una distinción actual entre la esen­
cia y la m em oria, que precedería en algún modo a la producción
del Verbo. La mayor se prueba por Agustín 55, quien dice que el
Verbo es el arte del Padre, arte pleno de todas las razones de los
vivientes.
53. b) Adem ás, la distinción de razón sólo puede darse por
un acto de entender. Pero en D ios el primer acto de entender es
el principio de em anación del Verbo, supuesta la propiedad per-

Contra primam sic:


Ubi non manet eadem ratio ordinís non oportet ponere eumdem vel
consimilem; sed in divinis, ubi istorum ‘essentia’ sdlícet ‘memoria’,
dicere" est sola distinctio ratíonis, non manet eadem ratio ordinís quae
est ub¡ ista sunt distincta realiter; ergo etc.
, 51. Probatio m inoris: In creatura rationali ideo memoria praece-
dit dicere’ quia ipsa est principium dicendi, non sic autem in Deo
ioquendo de memoria ut memoria sive ut distincta ab essentia; imo ratio
principiandi emanationem personalem est essentia divina sola sub ratione
essentiae, ut ei coniungítur respectus realis.
52. Quod probatur dupliciter.
. Primo sic: Verbum est expressívum omnium illorum quae in essentia
divina quasí involute continentur; ergo ín Verbo divino intelligit Deus
qnodeumque distincte intelligit; ergo non porest aliqualis distinctio actúa-
lis accipi in intellectu divino ínter cssennam et memonam praecedens
qnodammodo productionem Verbi. Primum probatur per Augustinum VI
Ue Trinitate cap. ultimo ubi dicit, quod Verbum est ars Patris, plena
°ninium rationum viventium.
53. Item, distinctio secundum rationem non potest esse nisi secun-
dum actum intelligendi; in Deo autem primos actus intdligendi est prin-
cipium emanationis Verbi, supposita propnetate personal i, aun Verbum
Cf. *n(ita n .4 5 -4 7 . ,, ,.T , , , ,
1,1 Aijc u b t ., Ut' T ria. VI U) n -11 : PI. 42,!l:í|.
¡.o Whiof/ttl y lo vu th id! i» Otos

so n al; pues el Verbo se produce naturalmente por un acto na­


tural del entendimiento, latero no puede darse ninguna distin­
ción ,/í/ inira o ad extra por ningún acto que cuasi precediera a ]l(
producción del Verbo.
54. Si les preguntamos a los que así objetan cómo se dis­
tinguen en Dios el entendimiento y la voluntad si su distinción
no es presupuesta por las producciones de las personas, contes­
t a n : Puestas dichas producciones, la 'dicción' y la 'espiración',
por la sola esencia como principio formal de ambas, el entendi­
miento puede compararlas a algo similar en las criaturas. La pro­
ducción del entendimiento en la criatura es similar a una de Lis
producciones, a la 'dicción', porque se da sin presuposición de
ninguna otra producción; la producción de la voluntad es seme­
jante a la otra, a la 'espiración’, presupuesta la 'dicción’. De este
modo, de la comparación ad extraf el entendimiento concibe estas
producciones: la una como del entendimiento, la otra como de
la voluntad, por su similitud con los actos del entendimiento y de
la voluntad creados; por ello, el entendimiento concibe el prin­
cipio de estas producciones bajo la razón de dos principios, del
entendimiento y de la voluntad.
55. Objeción contra la segunda razón .— Objeción contra la
segunda razón : La segunda razón queda refutada por lo que an­
tecede : No es la memoria en cuanto tal ni el entendimiento, sino
la esencia, el principio del 'd ecir’. Se concede que la esencia en
cuanto tal es anterior a lo nocional. Pero de ello no se sigue que

producitur naturaliter et actu naturali ipsius intellectus; ergo nullo actu,


quasi praecedentc produaioncm Verbi, potesr haberi distinctio ad extra
vel ad intra.
54. Et si cjuaerarur ab cis, quomodo ergo distinguitur in Deo m-
tellectus et voluntas, si non praesupponitur in Deo distinctío producciom-
bus personaruin; dkunc quod, posítis ilüs productionibus, ’diccione et
‘spir utione’, et hoc per solam cssenciam ut principium fórmale res peetu
urriusque productionis, pótese imelleccus divinus comparare- eos ad aliqua
similia in creaturis. Uni autem similis c\st produaio ínte-Uectus in crea-
tura, quía ipsa est nulla praesupposita; alteri similis est productio vo-
luntatis, quia ipsa est altera praesupposita; c-t ita, ex tali comparauunc
ad extra, intellectus concipit istas producciones, urutm quasi intellectus ct
aliam quasi voluntatis, prupter similitudinejn istarum ad istos auus; cl
propter istud istarum produaiunum principium produciivutn tontepit
intellectus sub rationc istorum duorum printipiorum, sciltcet intellectus
et voluntatis.
55. i mía nlia contra sacuiitlatti rata ¡non.— IVr hoc impedí tur seeüiu a
ratio: quia memoria ut memoria vel irneilecius non babel rationem ptm
cipii respeau 'dicere', sed ipsa essentia; et hene lunceditur quod
ut essentia prior est noli onal i, sed non halx-uir p er hoc quod anq^*
zlrC.í. }\t11/>//(’t/i/ •
' " *' ohit'tlnms
1>
liso osi-ncu!. distinto en algún mwlo de |„ , , .
mediato a la esem ia que al,.,, noeional. ' '" :,s
Sí.. R e , p « c > U j l a p r i m e r . , „ h ) e ( ¡ im . K , „ , .
Respuesta ;i estas objeciones " *’ ~
lo prim era o b je c ió n ” — ;l C[U S(1 rri[illf. , . ,
£ , m i sc ^ o u c e la se em ula— puede
relatarse de muchas maneras; N„ parece que puede p, nc“
„n .l,nnC,l,1° f" ™ 1'1 P~duaivt, de dos producciones tic
cqxctc diversa, especialmente de producciones tales que una
de ellas presuponga necesariamente a la otra. Tampoco se ve la
razón de por que las producciones, y producciones necesarias
miñ’, h ' , T Plr / a™ !? dc h m ,sm a ra2Ún 05 un°> se“ ‘le deter-
mmada pUtraltdad. Pero estos puntos los difiero para la cuestión
próxima - Aquí solo se con firm a mi prim era razón ’ , contra
la que se dirige esta objeción .

57. C.uando co n tra la m ayor de la prim era razón se dice


que, no perm aneciendo la m ism a razón de orden, no perm anece
e mismo orden (li), lo concedo de la razón que es prim era y causa
per se del orden, com o se afirm a universalmente de la razón del
primer orden per se de cualesquiera entidades. Según ello, argu­
yendo en contra, asum o esta m ay o r: Donde perm anece idéntica
*i primera razón per se del orden perm anece el mismo orden
per se. Pero la p rim era razón per se del orden de la 'm em oria’ y
del decir se funda en las razones per se de la m emoria y del
decir; es decir, en que la m em oria es memoria y el decir es decir.

esscmialt*, aliquo modo disri nerum ab essemia, est ¡mmediatius quam


rdiquod notíonale.
1 1C
5J 56. Ad primam lusUuituim. Ad raüamm.—-Contra ista:
Ratio posset multipliciter improban: Quia duamm productionum
altcrius ración is non vi detur posse poní idem principium fórmale pro-
tmaivum, et specialiter talium productionum quarum una non potest
P°ni nisi iam altera ponacur. Non videtur etiam ratio quare productionts
smt alituíus determinatae pluralitaris, respectu quarum unum est princi-
puim fórmale ciusdem rationis, ct hoc in productionibus ntcessariis;
lamen ista usque ad proximam quaestionem differatur, et hic tantum ratio
prima confirmatur.
57. Cuín enim accipitur, contra maiorem prímae rationis, quod non
Gánente eadem ratione ordinis non manebit idem ordo, concedicur de
día q,jae cst pr¡m¡i et per se causa et ratio ordinis, sítut universaliter
1<;netur de prima per se ordine quoruniLumque. Kt iuxta lux, arquenJo
opixrsitum, assumo hanc maiorem: Ubi manet prima per se ratio
°rdinis eadem ibidem manet ídem per se ordo; sed prima per se ratio
litt>rum ordinis, scilicet ‘ memoriae’ el ipsius dicere’, est ex per se ratio-
** b * • mí¡>rtt » .5 0 -5 5 .
b 1, s u >'r“ ii.50-.S4.
b*- i n f r t i ; (¿ u u til. i|.2.
í 'b 11.45-47.
C4, sti f tra ti 50.

t-. .x
( ,'J , fjj nnfínthil V /<> <’Ti thiii/ ( ti Din í

Por lo tanto, en cualquier ser, real o disminuido - de razón- . ff)


que la memoria v el decir se conciben, se ve inmediatamente lr,
sus razones que la memoria es mas inmediata a la esencia que q
decir, latero, permaneciendo las razones per te de estos do-, ex­
tremos presentes al entendimiento, tengan ser real o sólo de razón
permanecerá siempre idéntica o similar la razón per se del orden.
58. Ulteriormente, respecto de lo que se dice en la menor
de la objeción 61. es decir, que en lo divino no permanece la ra­
zón de la memoria y del decir que se da en las criaturas, porque
no hay razón de principio a principiado, concédase que la esencia
es la razón del orden, es decir, la razón del principio formal de
la acción y de la misma acción. Aun así tendré lo intentado. Agus­
tín d ic e 62; "Nuestro verbo nace de nuestra ciencia, como aquel
Verbo de Dios ha nacido de la ciencia del Padre". Quiere decir
que es de la razón del Verbo el nacer de la ciencia que existe en
la m em oria; así se dice en el rexto que el Verbo nace de la me­
moria. Ahora bien, según él, el H ijo, cuyo ‘ser producido’ es ‘ser
dicho’, es el Verbo Gt; pues dice que, en cuanto a la traducción
del nombre de la segunda persona, lo de "en el principio era el
Verbo" está óptimamente dicho. Luego la memoria es el princi­
pio productivo de la segunda persona. Y , por lo mismo, perma­
nece la razón de orden entre la memoria y el decir.
59- Confirmación de lo que antecede; Si la segunda per­
sona no procede por la memoria en cuanto tal, sino de la memoria

nibus istorum, scilicet quod memoria est memoria et dicere est dicere,
in quocumque er¿;o esse, reali sive diminuto, ista concipiuncur, statim
habetur c-x ranombus istorum quod memoria est immediatior ipsi essen-
tiac quam dicere; ergo, manentibus per se rauonibus istorum duorum
ex tremor um occurrentium intelleciui, sive babentíum esse reale sive ratiü-
ms quodeumque, semper manet eadem vel similis per se ratio ordims.
58. la ulterius, cum dicitur in minori quod ín divinis non manet
ista ratio memoriae et dicere quac in crearnos, quia non est ¡bí rano
principó ad principiatum, esto quod illa esser rano ordinis, scilicet ratio
principó formalis agendi et actionis; adhuc habebo proposítum; qm-i
sccundum Augustinum XV De Triuiiate cap.14: "Sic hoc verbum noi-
trum de nostra soentia nascóur quemadmudum illud Dei Verbum de
scientia Patris natum est” ; et ubique vult quod de racione Verbi
nasci de scientia quae est Jn memoria; et sic ubique dicitur Verbum
naso de memoria; lólius autem, tuius ’ prudud’ est ’diti' secundan!
ipsum Verbum est, 8.3 Qiuestiormu q.ói, ubi vult quod optime positum
est 1 u . In principio erat Verbum", quantum ad translationem notiuim
secun ae ptrsonat-, tst ergo memoria printípium productivum secunJJt
/ta manc! rat‘ü ordinis Ínter mentoriam et ditere,
nani UR *rin° Jloc ■ Quia si non procedat secunda persona peí lllí
moriam ut memoria, sed per meiminani ut esserma, non magis
“ a . Mi¡tríi i!..1;)
^ > : / / C rictnii
- XVtAílí-2u »«■ ■ «.»*-
tnuutit. «a una: h.

L
A rtJ- R<” P«<Ma a las objeciones ^

en cuanto esencia no es producida per se por hi memoria más


que por un neto de la voluntad ; pues la esencia en cuanto esen­
cia no es mas m em oria que acto de voluntad. Luego su pro­
ducción en la realidad no es dicción más bien que espiración ni
la realidad de su producción es H ijo o Verbo más bien que Espí-
rim Santo, lo que evidentem ente es contra la intención de Agustín.
60. Respuesta a las pruebas que aducen . A la primera.— Res-
puesta a las dos razones 64 por las que se intenta probar la menor
de la objeción, o sea que es la esencia como tal, aunque en cuan­
to se le une una relación real, el principio formal próximo de la
producción del H ijo .
Respuesta a la prim era p ru eb a65: Cuando dice, 'D ios en­
tiende todo lo que entiende distintamente por el entendimiento,
producido ya el V e r b o , es verdad que el Verbo es producido eter­
namente. Pero aquí no se trata del orden de duración, sino del
orden de origen. Entendiéndolo así del orden de origen, el decir
que el Padre no entiende los seres distintos en sí, en cuanto es
anterior al Verbo en origen, es falso. Va contra Agustín y contra
la razón. Agustín dice 66 que cada persona recuerda por sí, en­
tiende por sí, ama por sí. E infiere que, "si el Padre entendiera
por el H ijo, el Padre no sería sabio por sí, sino por el H ijo".
61. De esto se forma la primera razón en contra de la menor
de la objeción 67. Toda perfección que el Padre puede tener, la tiene
en cuanto es anterior al H ijo en origen, porque la tiene en sí;
y la tiene en sí porque no puede tener perfección alguna sino por

producítur per se per actum memoriae quam per actum voluntatis, quia
essentia ut essentia non magis est hoc quam illud; ergo productio eius
in sua realícate non est magis dictío quam spiratio, nec ipsa magis esc
ex rc-alitate suae productionis Filius sive Verbum quam Spiritus sanctus,
quod est patenter contra incentionem Augustini.
60. Ad argumenta probantia. Ad primum.— Ad argumenta probantia
quod essentia sub ratione essentiae, ut tamen coniungitur ei respectus rea-
lls» est piincipium fórmale proximum producendi Filium.
r20] Ad primum: Cum dicit: 'Deus quodeumque intellectu di-
stincte intelligit Verbo iam producto intelligit’, yerum est quod Verbum
est aeternaliter productum, sed non quaeritur hic de omine durationis
sed origmis Sic autem ¡ntelligendo quod Pater non intelhgat quaccumque
distincta in se ut est prior origine Verbo, falsum est; et contra rationem
« contra Augustinum XV De Trimtate caP;7 ubi vult quod quuehbct
Persona sibi meminit, sibi intelligit. sibi dil.git; et s.c inferí quod s.
);dio imc-lligcrct Pater, Pater non csset sapiens de seipso sed de libo .
6 1 . F.x hoc formatur poma rucio sic; Quumaimque perlecuonem
Pater liabere putesr babee eam ut esc origine prior tubo, quia habet eam m
s t‘. nullam ením p’erfctcionem potest babere msi a se; ergo. si l’attr posset

''' O. n. 52-5:1.
“ ‘& Z T . ’l F r . i , , XV .,7 ...12: l'l. I2.IUMJ.
‘ Cf. vit¡>nt U.52.
36 C J. Lo nocío n<il y lo escueta! en Dios

sí. Luego no puede tenerla por el H ijo . Luego, si el Padre h


conocer distintamente y actualm ente todo lo inteligible J0
noce en cuanto es anterior en origen al H ijo . ’ co
62. Ello aparece tam bién claro de A g u s tín 68, quien dic-
"D ios Padre conoce todo en sí, y lo conoce tam bién en el h /
lo conoce en sí, como se conoce a s í ”. °'
D e lo que precede se forma una segunda razón en contra d
la menor de la objeción 6a. El Padre, en cuanto es anterior en orí
gen al H ijo, se conoce a sí mismo, no sólo por la memoria o en
acto primero, sino por la inteligencia o en acto segundo Prueba
El orden de origen del Padre al H ijo en tener inteligencia per.
recta es similar al orden en tener memoria perfecta, pues, um­
versalmente, el que tiene memoria perfecta tiene inteligencia per-
lecta Por lo tanto, como el Padre no se conoce a sí precisamente'
en el H ijo, como por la memoria, sino por sí mismo en cuanto
anterior a H ijo, así se conoce con conocim iento actual por la
inteligencia. D e ello puede concluirse ulteriorm ente: Luego
como el Padre se conoce, con conocim iento actual o con intelec­
ción, por la inteligencia, en sí antes — en origen— que en el Hijo,
conoce también todos los seres distintos en sí antes que en el
H ijo por inteligencia ingénita, con intelección actual.
6 3. Lo que se dice en la prueba 'ü — en la primera prueba de
la menor de la objeción— es decir, que el Verbo es expresivo
e t0 as as COíías 9 Lle se contienen como encerradas en la esen-

n „ r„ rn ^ istincte f CtU on,IV " ‘ell¡S¡bile, novit u, est prior Filio origine;
non novit ergo aliqua intelligibilía distincte praecise in Filio.
" N n tt n ! ° C i 3"1 PatCt Per A ^ s ú r m m X V D e Trinitate cap.M:
seipsum’’ US atCr ° mnia in se’ nov*t et ln Filio, in seipso tanquam

novi>X ÍOrmatur secunda rat'o : Pater, uc est prior origine Filio.


in F e lli^ n S ^ 1’ n° n tantum Pfr memoriam sive actu primo, sed per
ordo orivín 1 3 jtUr -f.CClindo' Quod probatur: Quia consimilis es(
est in h3h JS i 3 riS ^ Fl*lum *n habendo intelligentiam perfectam qualb
esr haKp ^ ° memoriam perfectam, quia universaüter eiusdem per se
tlm mtelligentiam perfectam cuius est haberc memoriam perfec*
moríam ,er^° ate.r non praecise in Filio novit seipsum quasi per nie*
SC Ipsuif Ut esr prior FiIio* ita « de notitia actuali 1*
TXT '• tunc, u^ra: sicyt ergo actuali notitia sive intellectione
actuali inrrll^. "f3"1 nOVit Pater seipsum prius origine quam in Filio, iw
in se prius quamTn ^ f ¡ointcI]í« ent¡am ingenitam novit omnia distincta

omniuín ^Mri,í>r^ ’atJOnt',ll : í : Lim diciiur quod Ver bu m est expressivui»


sed rmn orín-, ’. , vinj i|uns¡ invuluic romint-iitur, iome.1'*-
•>« ¡l»« l'rjti ¡n- relnmi, Veri», * ,l * * *
X*1 A........ ..
11 A,;,' u s ' - /)<■ r ,h ,. ,\V r .l I
fu Cf. suitru
Iljjd.
I'b í J 077-
A>(3. Res pues tu a ¡(ls objeciones
37
cía divina, lo concedo. Pero no es el Verbo 'precisam ente’ ; ni
relucen Ias cosas en el V erbo 'precisam ente'; relucen con igual
distinción en la inteligencia del Padre en cuanto es del Padre,
be intenta probar que relucen precisamente en el Verbo por el
texto de Agustín referente al arte 11; pero a ello da la réplica
adecuada el mismo A g u stín 73, quien d ice; "E l Verbo es arte
del Padre como es sabiduría del Padre", y explica cómo es sabi­
duría del P a d re: El H ijo se dice sabiduría del Padre como es
luz del Padre, es decir, como luz de luz, y ambos la misma luz;
así se entiende que es sabiduría de sabiduría y ambos sabiduría".
64. Si se pregunta por qué el Verbo se dice más arte del Pa­
dre que el mismo Padre, respondo: Por virtud de su producción
pertenece a la segunda persona el ser conocimiento declarativo,
pues es producida por un acto de la memoria, que expresa tal co­
nocimiento. Por eso se apropia a ella lo perteneciente a la per­
fección del conocim iento actual. Sin embargo, se dice sabiduría,
como habla el A p óstol7", más propiamente que arte, como habla
Agustín, pues su producción es conocimiento declarativo de las
cosas eternas más bien que de las factibles.
65. Respuesta a la segunda prueba que aducen .— Respuesta
a la segunda p ru eba71 de la menor de la objeción, que se basa en
esta proposición: 'L a intelección divina es el principio propio de
la producción del Verbo’. Esta proposición es falsa por dos ra­
zones ; L “) Ningún acto de entender es propiamente el principio

distinae rclucem in intelligcntia Patris ut Patris est. Quando autem pro-


hatur illa praecise esse rclucentia in Verbo per illud VI De Trinitate de
arte, ad hoc respondet Augustinus VII De Trinitate cap. 1. Ita ^est
Vcrbum ars Patris quomodo sapientia Patris et quaüter hoc est. Ita,
inquil, "dicitur Filius sapientia Patris quomodo lumen Patris est,
scüicet ut queinadmodum lumen de lumine et umimque ídem lumen,
sic intclligitur sapientia de sapientia et uiraque una sapiencia . Haec ule.
64. Si quaeratur quarc Verbuin dicitur magis ars Patris quam ipse-
m« Pacer, respondeo: Secundae personae ex vi suae productioms com-
I*m quod est noticia declarativa, quia est producía per actum memonae
aprímenos taiem noutiam. Et ideo appropnate dicuntur de ea quac
Pertinent ad perfeccionen! cognitionis actualis; magis tamen propne dici-
sapientia, sicut loquitur Apostóles, quam ars s.cut loqu.tur Augustmus,
Muia ex productione sua magis est noticia declarativa aeternorum quam
facTibilium.
65. Ad secundum anum entum .— Secunda rano inmmur ism projKiM-
doui; ' Primas actos imdligculi m d.vnus est pmiup.tim proprium pro-
‘luetndi Verlumi* Isii est falsa propur Jim: quia mitins antis

11 Al (.L S I.. i ) c i lili VI , | U ti. I 1 : N . 12,Ul l , U. sii|>r.i i i “,2.


Ai i.es i l ) c i lin vil r.l I. i¡: n . U¡li.
1 Cur 1,2 1.
’ ‘ *••• mo h o I1.5A.
}§ ¿i./. Lo nocional y ¡o esencial en Dios

de la producción del Y e r b o ; 2 /) no lo es tampoco el primer acto


de entender, como él lo entiende.
66. Prueba de lo p rim ero: El acto de entender se tonu
comúnmente por la intelección. Luego, si el acto primero de
entender es, como él admite 'J, el principio de emanación, ello ha
de entenderse de uno de estos dos m odos: O en el sentido de
que es el principio formal de la producción del Verbo, como en
el calentador, el calor es el principio de la calefacción; o en el
sentido de que es el principio de emanación, como un acto pro­
ductivo, por ejemplo, la calefacción, se dice principio productivo
del calor producido. Pero no puede entenderse de ninguno de estos
dos modos, pues todo entender procede de la inteligencia, como
dice A g u s tín '6: "D ig o la inteligencia por la cual entendemos
pensando ; y la producción del Verbo o la posesión del princi­
pio formal de producirlo no le compete sino por la memoria.
67. Prueba de lo segundo “ — no es el primer acto de en­
tender, en el sentido en que lo entiende— . Esto aparece claro de lo
dicho ,s : A la producción del Verbo precede en origen la in­
telección distinta que compete al Padre según su inteligencia pro­
pia ingénita. Luego el Verbo no es producido por el primer acto
de entender, hablando como él habla ‘9, del primer origen.
68. Cuando por ello se prueba que el Verbo es producido na-

intelligendi est proprie principium producendí Verbum. Secundo, Q11**1


non esr príraus acrus intelligendi, sicut ipse intendit loqui de ülo.
66. Primum probo: Quia acrus intelligendi communirer acdpina
pro ipsa operatione quae est intellectio. Si ergo primus actus intelligeiK^
est principiutn emanationis, ut ipse accipit, hoc intelligitur altero istoruiD
duorum modorum: aut ita videlicet quod est principium fórmale qu0
Verbum producitur, sicut calor in calefaciente respectu calefactionis es1
principium ; aut ita quod est principium emanationis sicut actus produt-
tivus, sicut caiefactio dicitur principium productivum caloris producé-
Neutro autem modo potest intelligi, quia omne íntelligere est ipsius Ínte*'
ligenriae, secundum Augusrinum XIV De Tñnitate cap.7 : "IntelÜ^11'
oam dico qua imelligimus cogitantes” ; producere autem Verbum, úvC
habere principium fórmale producendí, non competir nisi ratione mea**
riae.
[22] 67. Secundum patet ex dictís: Quia producrionem Verbi pt^
ce it origine intellectio dístincta, quae convenir Patri secundum
tiam propriam ingenitam; non ergo producitur Verbum primo actu &
teUjgc-ndi, loquendo de prima origine, sicut ipse accipit.
6S. Cum probatur per hoc quod Verbum naturaliter producitur,
y cr. ibid.
»<■ Tthi, Xiv C.7 n. ID l1]. 1:1, 10 1».
' q i. Mti/ru n.fí5.
T* Cf. *ultra n.fjíj.
Ar'3 - *«/> *«'" o Us „h¡«¡'oves
39
tumimente s(1, la consecuencia no vale n.,™ „i .
rcincipio de todos sus actos por modo de n a tu ia l™ " * " n 'Cnt0 “
69. 0 puede decirse brevemente enmr, j

b.,: Aunque el V erbo sea producido por el p r im e r ie ," dei’ en.'

í s m ;z lu,” : nor
es r precisamente
: r : ( eacto
i c u i de entender)
-
no es producido por su nrimer nrm A
„ / , , pnm er acto operativo, que es propiamente
ac o de entender. El acto de entender, en cuanto es de la inteligen­
cia P iern a es anterior en origen, y con tal acto, anterior en orí-
gen, el Padre entiende distintamente su propia esencia, no la
entiende en el Verbo producido. Esta distinción entre acto pro-
uctivo y operativo aparecerá clara después en la cuestión trece81.
El acto operativo no tiene término propio; como consta de los
i ros primero y décimo de la E tica p2, es el término último. El
neto productivo, por el contrario, lo es siempre de algún término
per se, que recibe el 'ser’ por él.
70. Respuesta a la objeción contra la segunda razón.— Res­
puesta a la objeción contra la segunda razón83: Queda excluida
por lo ya probado; ha quedado ya p r o b a d o q u e la esencia
en cuanto tal no es el principio inmediato de la producción si
de la razón del principio total se excluye la memoria en cuanto tal.

sequentia non valer, quia quorumcumque actuum intellectus esc princi-


pium [esc principium], omnium illorum per modum nacurae.
69. Vel potest breviter dici ad istam secundam pro batí onem: Quod
licei Verbum producatur in divínis per primum actum incellecms loquen-
do de primo acru producúvo, qui tamen non dicitur proprie actus intel­
ligendi Ücet sit actus intellectus, non tamen primo actu operativo qui
proprie dicitur actus intelligendi; sed prior esc origíne actu intelligendi,
ut est ¡ntelligentiae paternae, et isto, ut sic priori, inteüigit Parer essentiam
Propriam distincte, non autem in Verbo producto. Ista distinecio de actu
Productivo er operativo patebit pose quaestione XIII. Actus enlm opera-
ñvus non habet terminum productum, sed est ultimus terminus, ut patet
1 et X Eíhtcürum. Actus autem productivus semper est aíicuius termini
P^r se, qu¡ pCr ipSUm accipit esse.
TO. Ad secunda,» imtanüam. — Respondeo ad secundam raúonem
Positam ab ipSO- Exclusa est per hoc quod probaturn est, essemum ut
^sentiam non esse immediatum principium fórmale _productioms, exclu-
dtndo me mor iam ut mentor iam a rarione total is principó.

*“ Cf. ibid.
C í. i u f r a : Q u o d i . q .1 3 n-4.
Ajusto »-., Etílica ad Si». I e.l ( 1 0 9 (j -IH), ( .9 ( 10 9 9 . i 2( - 31 ) ; X t .7
(11<7al2-l>5).
** su jjja a .5 5 .
"* eu fira a .5 7 -5 9 .
40 C ,¡ V h> cit m ú d f u D i o s

R liSrU IÍST A AL A R C t U M Í i N T O PRINCIPAL

71. Respuesta al .u guíñenlo principal :


MI a mu mentó principal supone que la persona divina es cons­
tituida por alijo nocional; y de momento vamos a suponerlo.
Respondo a la mayor del argumento con una distinción.
A veces el supósito es constituido por algo del mismo género
que la naturaleza; en tal caso puede, parece, concederse la ma­
yor ; pues no sólo se halla la naturaleza más inmediatamente
— con alguna inmediatez— al supósito, sino también al elemento
formal constitutivo del supósito. Pero si el supósito es consti­
tuido por algo de género distinto — que la naturaleza— , más re­
moto de ella que el género de sus propiedades, la mayor sería
falsa. Sí Sócrates estuviese constituido por una relación, como la
relación dista del género de la sustancia más que la cualidad o la
cantidad, sería falso decir que el constitutivo de Sócrates sería
más inmediato a su naturaleza humana que la cualidad o la can­
tidad.
72. Ahora bien, supuesta esta opinión, es decir, que la rela­
ción constituye a la persona o al supósito divino, es necesario
decir que el supósito no es constituido por algo del mismo géne­
ro — en el sentido en que en Dios puede hablarse de género—
que la naturaleza, que es absoluta, ad se, sino por algo que dice re­
lación a otro S6. Pero en algún modo tal constitutivo dista más de

AD ARGUMENTUM PRINCIPALE

[23] 71. Ad argumentum principóle:


Supponit quod persona divina constituitur per aliquod notionale, el
pro nunc supponatur.
Ad maiorem crgo respondeo per distinctionem:
Quod aliquando suppositum constituitur per aíiquid eiusdem generis
cum ipsa natura; et tune videtur posse concedi maior, quia non solum
natura immediatius se habet ad suppositum sed etiam ad illud fórmale
quo constituitur suppositum, et hoc aliqua immediaúone. Si autem
suppositum constituatur per aliquid alterius generis, quod esset remotius
a natura quam genus illius quod est proprietas naturae, tune maior esset
falsa. Si enim Sócrates consutueretur per relationem, cum relatio plus
discet a genere substantiae quam qualitas vel quanritas, falsum esset quod
constitutum Socratis esset immediatius humanitati quam qualitas vel
quanritas.
12. Nunc autem, supposita isra opinione quod relatio constituí
personam sive suppositum divinum, oportet dicere quod suppositum ib¡
non constituitur per aliquid eiusdem generis cuín natura, eo modo quo
ponitur ibí genus, sed per illud quod est ad alterum; et natura est ad se.
JIlud autem consriturivum al ¡quo modo magis distar a natura quam
** Cf. .vitpra n.l.
** Cf. D vnü S cutuk , O nlinatiu I d.2G (VI 1 - t i l) ; d .30 (VI 160-202).
/vYj /V/ci/.í ,// iUKiniH'tih) ftritn ;/>,// 41

que una p rop ial.u l; pues, si se dieran piupiamente


1 "'-ros en ^ ‘os* ^ s l^ nri;l pertenecería al género de cualidad, y

fit relación, Luego en Dios la propiedad, a su
puede ser más inmediata a la naturaleza que el constitutivo
del supósim- ^
Si se inquiere por que este su pósito no puede ser consti­
tuido pof ;dtí° perteneciente al mismo genero que la naturaleza,
¡., rCspuesta es que la pregunta versa sobre lo que la cuestión
supone. No hace. pues, al caso; pertenece a la cuestión del cons­
titutivo de las personas. Al presente concedo lo supuesto; y en
ral hipótesis puede decirse que en un ser por sí que, sin embargo,
no es incomunicable, no cabe concebir determinación ulterior
sino a lo incomunicable. Ahora bien, la esencia divina es 'ésta’ por
si. y es. sin embargo, comunicable. Luego, si debe concebirse en
dia alguna determinación ulterior al supósíto, como éste es in­
comunicable, tal determinación debe ser necesariamente por algo
que es primeramente incomunicable. No puede ser algo mí .fe,
absoluto; según la suposición, todo lo absoluto en Dios es perfec­
ción simple y comunicable. Es, pues, necesario que el constitutivo
del supósito difiera en género de naturaleza, no de cualquier modo,
sino con la distinción que existe entre el ser ad se y el ser ad al­
ien/w o relativo.
La prueba de la mayor principal87 no corre sino tratándose
del constitutivo del supósito perteneciente al mismo género que
la naturaleza.

proprictas naturae, qiiia, si ibi proprie essent genera, sapiemia pertineret


ad genus qualitatis et paternitas ad genus relationis. Hrgo ibi, suo modo,
proprietas potcst esse immediatior ipsi naturae illo quod est conscitutivum
supposiu,
i24\ "3. Si quaeratur quare non pocest hoc supposicum constitui per
ahquid quod est eiusdem generis cum natura, haec quaestio est de eo quod
quaestio supponit; nec, per consequens, est ad propositum, sed ad
quaestíonem de constitutivis personarum pertinet. Tamen concedo ad
praesens suppositum, ct tune potest dici quod, ubi est aliquid de se et
tamen non est mcommunicabile, non potest mtelligi aliqua determinatio
ulterior nisi ad incommunicabile; essentia autem divina est de se haec,
et tamen communicabilis; si ergo debet intelíigi aliqua determinatio ad
suppositum, cum suppositum sit incommunicabile, oportet quod hoc sit
per aliquid quod est primo incommunicabile. Tale non pótese esse quod
est ad se, quia quidquid est ibi ad se, secundum istud suppositum, est
perfectio simplicúer et sic communicabile. Et ita oportet constitutivutn
suppositi ti ifierre a natura genere, non qualirercumque, sed ea differentia
quae est inter rem atl se et rem ad alteium.
Probado autem maioris printipalis non procedit, nisi de constitutivo
suppositi pertinente ad ídem genus cum natura,
*T Cf. su¡>ra a.I.
C U E S T I O N II

Si p u ed en darse en Dios m u ch as producciones de /„


misma razón o especie

Resumen.— Se supone por la fe que en Dios no se dan varías


producciones de la misma especie. Ello puede probarse también por
la razón, aunque varias razones aducidas por los teólogos son in­
válidas. Estas razones que Escoto rechaza, son : 1) La forma de Ia
misma especie sólo se multiplica por la materia. En Dios no hay
materia. 2 ) Dios entiende todas las cosas con un acto. Luego U
producción por el entendimiento sólo es una. 3) Las personas pro­
ceden naturalmente. La naturaleza está determinada a uno. 4) Si
hubiera varias producciones, el Hijo no sería perfecto. 5) Lo pro­
ducido es adecuado, y siempre permanece el mismo acto de produ­
cir ; tal acto agota toda la fecundidad del productor.
Refutación de 1a primera razón. 1) En tal caso, la naturaleza an­
gélica sólo podría ser concebida como individual. 2) La autoridad
del Damasceno, que sostiene lo contrario. 3) La condenación de
tres artículos parisienses. 4) El alma es individual y creada antes
de ser infundida en el cuerpo. En esta conexión, ¿ c o t o niega el
universal a parte rei.— Refutación de la segunda razón. En nos­
otros, la unidad de entender infiere unidad de decir, porque es el
término formal de éste. En Dios no sucede otro tanto. En Dios, d
entender es anterior al decir. Además, aunque un ser sólo tenga
una razón absoluta de producir, puede tener muchas acciones.—Re­
futación de la tercera razón. El dicho 'la naturaleza está determina­
da a uno' quiere decir que la naturaleza está determinada a un
modo de producir, no a un producto.— Refutación de la cuarta ra­
zón. El Hijo es perfecto Dios, aunque no tenga la deidad de modo
Pues no 05 a s e ,n* es P°r un acto de la voluntad.— Refuta­
ción de la quinta razón. 1) Supone que se agota la fecundidad,
o que era de probar. 2) Si la potencia pudiera producir otro acto
en caso de que éste no existiera, no habría contradicción en que
o produjera. Lo que sólo repugna a lo anterior (a la potencia)
por algo posterior fpor el acto) no le repugna simplemente. 3) Lo
q , !cc . Pr°uuCTo adecuado no obsta a que se dé otra produc-
v * m r n J nu CTíá0 .ad,ecu^ 0 ’ intensivamente; si lo entiende extensi­
vamente, hay petición de principio.
ciones r 11! ^ 1?S ra20nes .5Ífiuientes. SÍ se dieran varias produc-
Dios lo o. misma especie, se darían infinitas producciones en
¡ómino ioq ! , Como infere San Agustín contra M*
por sí a cierrariJ Ca ¡*i í la misina especie no está determinado
nítricamente i c s ^ r t A ^ universal no está determinado ñu-
causados. ? n ^ ^ g u i a r e s , ni la causa respecto de lo*
puede ser tamorv *? de ^ los’ *a causa de la determinación nj*
--p o co da Posterior, que no da entidad,
una determinada n lu rar?"?5' ,t0t*° Io piurtficabte en Dios tiene
finitas producciones contrarÍ° se darían en El l0'
ones. Ahora bien, las producciones de la miso*
C.2. Vhir.tlidiul de prtutucfiouvs tu !),„< Á1
o>
c.spt*ic no pueden ser determinadas a cierra pluralidad; «,n u j
1, razón dada y porque toda pluralidad finirá o es de- dive a
especie o preexige alguna entidad de otra especie que la dc'er-
mine. Ademas, ello se declara por la autoridad del Filósofo quien
exige materia, no materia receptiva de la forma, como lo’ Ínter-
pretan otros, sino materia contrayente de la especie, para Ja mui-
tipliiidad numérica, y no hay materia contrayente en las produc­
ciones divinas.

1, Planteamiento d e la cuestión y argumentos en pro y en


contra,— Una vez visto el orden de lo esencial y de lo nocional en
lo divino \ es obvio el orden a seguir en las cuestiones sobre Dios.
Si se hubiera suscitado alguna cuestión sobre la esencia o lo esen­
cial ad intra, sería tratada antes que las cuestiones sobre lo no­
cional. Pero ninguna cuestión se ha suscitado sobre lo esencial,
excepto que im porta relación ad ex tra ; y todo lo nocional es, a
su modo, anterior a todo esencial semejante. Por lo tanto, pri­
meramente deben tratarse las cuestiones planteadas sobre lo no­
cional. Ahora bien, los nocionales, o son relaciones, o produc­
ciones. No me preocupa si éstas son idénticas o no.
2. Se plantea, pues, en primer lugar, la siguiente cuestión
sobre los nocionales o producciones: Si en Dios pueden darse
muchas producciones de la misma razón o "especie’ 2.
Arguyo que pueden darse:
La producción del supósito en 'ser’ de naturaleza sustancial
es generación. Pero en lo divino hay doble producción por modo

Q U A E S T I O II

Utrum in D eo possint esse plures productiones e i W e m


rationis.
1 Ouaestio el argumenta pro et contra.— Viso de ordine essentialium
1. \¿uaemo^ » ■« & r ¿ procedendi in quaesuombus
et nouonalium m d.v.n.s, patet ex ™ Cd° “ vel essemial¡ ad ¡n.ra,
de Deo; qma, si aliqua ¿ norionalibus. Nulla autem est mota
illa esset tractanda ante quaestiones ae n auodeumaue
de essentiall „is¡ quod ^ ^ ü ü d “ ’ deo p t L
notionale suo modo P motae ¿ e norionalibus. Notionalia autem vel
tractandae sunt quaestiones sint idem siVe non non curo,
sunt relationes vel productiones, sive i . , . -, .
F rülk de norionalibus sive productiombus.
2. Est ergo p r i m o quaes plures productiones eiusdem
[11 Quaeritur utrum in Deo possunt esse piu f
rationis.
Arguo quod sic: naturae substant¡ili¡s est generatio; sed
Productio suppositi in esse u
■ Es,e pSrn.ro y o.
Wading y Vivos al lipol <le '• “ “ 197.200.212-210.270-375 (II 250­
2 Cf. D uns S co tu s , O nlinatio I d .- n .u /
251.255-258.287-344).
, , . V¡uu,hMui ,le ,» Dw,
*í 1 ......
,1, i ,,., i ..* * . »<>y k' - " " : " " 1" Y- I * ' r
J,.|Wf |M,),lm.um .Ir b «‘SH-c'*■-
1, . S ni.mifK '-!■>: i imnliiK. 11.11 <lc Miposiu, ^
nuur’ilcM tlivitu t.Titiiiu <n mt' .1.' n.iiunlizii '•mtum.iiil.
1’ni. lw .k 1.1 m.iyor: Stpi'm el l-ilósofo . I.i pciurauón «.
tingue Je Jas mutat iones porque termina en .sustancia o en \tr-
sustancial. J.ucgo la producción Jel «ipósiru en ser Je naturaj/-*,,
sustancial es generación.
i. Arrumemos en contra:
Si pueden Jarse mudius producciones de Ja misma 'especie
pueden darse muchas generaciones o muchas espiraciones, y, por
consiguiente, muchos Hijos o muchos Espíritus Santos. Pero ej
consiguiente es falso; de Jo contrario, Jas personas serían más
que tres. Luego no pueden darse muchas producciones de Ja mis­
ma ‘especie’.
4. Respuesta a la cuestión .— Todos Jos teólogos concuerdan
en Ja conclusión negativa; pero hay que ver si la basan en la
sola fe o también en la razón. En prueba de Ja conclusión, diver­
sos aurores aducen diversas razones. En primer Jugar, se formu­
larán las razones de algunos en favor de Ja proposición o conclu­
sión negativa. En segundo Jugar, se expondrá Jo que, aJ parecer,
debe mantenerse en esta cuestión. En tercer Jugar, se resolverán
algunas dudas.

in divinis est dúplex productio per modum naturae; ergo dúplex gene­
rarlo ct, per consequens, dúplex productio eiusdem rationis.
, y inor Patet* Quia omílis productio suppositi in natura divina est ín
esse naturae substantialfs,
Probado maioris: Nam per hoc distinguitur generatio ab aliis mu-
tationibus, per Phdosophum V Physicorum, quia ipsa est ad substantiam
sive ad esse substanuale; ergo etc.
3. Contra:
Si possunt esse pJurcs productiones eiusdem rationis vel ereo Dlures
genera nones vel plures spirationes et, per consequens^ p T u r« F iH ív d
q ^ t r e r / e r g o 5^ ^ C° nSeqUenS fal5Um’ «sem personae

sione negativa sed ODoTreii ^ c° ncordant. omnes theologi in conciu-


Ad ipsam autém diversi divers^Vffe ^ sola flde «neatur an per rationem.
raciones aliquorum quae ad condn/l ™ .ratl0nes- Prjmo- er£°> tangentur
quid magis circa ho? JíH. r C0ncJuiI0nei? 1 5 ponuntur. Secundo, dicetur
rentia excludentur. Uf CSSC tenení^um- Tercio, quaedam dubía occur-
* Ak is t o t ., Phyetv. V 1 f225aI0-20).
I//./. l:i;ilu.i<¡,¡ii ,/,.
Itl-Oiic f
I)

A R T IC U L O i

g»zones en favor de la c o n c is ió n negativa y ,u evalúa-


cion

5 R A 7.O N ES.--Se aducen cuatro razones en favor de h


pro-
posición negativa<: " r ac
Primera razón: Una forma de la misma especie o más oro
p , amente dicho, tratándose de lo divino, de la misma razón5 fólo

se multiplica por la materia. Ahora bien, no puede darse materia


e„ lo divino. Luego solo se da una filiación subsistente, como en
la realidad solo puede darse una blancura subsistente.
6. Segunda razón: Dios entiende y quiere todas las cosas
con un acto simple. Luego sólo puede darse en El una persona
que procede por modo de verbo y una que procede por modo
de amor.
7- Tercera razó n . Las personas proceden naturalmente. Pero
la naturaleza está determinada a uno, a un efecto. Luego hay una
persona de cada 'especie'.
8. Cuarta razón : El H ijo es perfecto, pues contiene toda la
filiación divina. Luego no puede darse otra filiación divina.
9. E v a l u a c ió n de estas a) De la primera .
r a z o n es .—
Dos sentidos de la mayor .— Parece que la primera razón Gtrascien­
de la cuestión propuesta y asume una proposición algo dudosa o,

ARTICULUS I
Raliones pro conclusione negativa earuinque perpensio

5. RATIONES.— De primo, apponuntur ad hoc quatuor radones.


Prima est ista: Forma eiusdem specíei sive, quod magis proprie dici-
tur in divinis, eiusdem rationis, non multiplicatur nisi secundum mate-
riam; materia autem in divinis esse non potest; unde in divinis non est
nisi única filiado subsistens, sicut albedo subsistens non potest esse nisi

6. Secunda ratio: Deus omnia intelligit et vult uno actu simplici;


ergo non potest esse ibi nisi una persona procedens per modum verb. et
una per modum amoris.
7. Tertia ratio: Quia personae procedunt naturaliter, natura autem
determinatur ad unum; ergo etc. r-,- • i- -
8. Quarta ratio: Ex hoc est perfectus Films, qu.a tota filian» divina
io eo contineiur; non ergo potest ibi esse aliqua alia.
raí n t-Tartim ratioNUM PERPENSIO.—a) A d p rtm am . D ú p le x tu-
t c l l e a l r n a h r i , - Prima ratio videmr esse transcendeos propositan, e.

a.54 q.2 in corp. ( m « ' “ 'J'í-' ’ w V para no repetir est


5 Sin embargo, usaremos especie y
infinitas veces.
* Cf. supra n.5.
46 ('.2. PiuraihLtd tft (’hij/iu intu i en Dioi

según muchos, falsa. 1.a proposición mayor, 'Ja forma de la misnja


especie sólo se multiplica ¡sor la materia', que, según ellos, valdrá
lo mismo del ángel que de Dios, o se entiende en el sentido <JC
que toda forma inmaterial es individual jx)r sí, o por su quididad
— cernió Dios es singular jx>r su deidad, de modo que, concibien­
do sólo la deidad, sería formalmente contradictorio que Dios no
fuera éste, singular— , o se entiende en el sentido de que, \¡
bien alguna forma inmaterial no sea formalmente individual pgr
su quididad, con todo, no puede multiplicarse en la realidad
porque tal forma, única, singular y 'signada' tendría en sí, inten­
siva y extensivamente, toda la entidad de dicha forma, como se
ve en el sol,

10 , Primer sentido .— Si la mayor se entiende del primer


modo, síguese que a la forma específica de los ángeles repugna
e incluso contradice la multiplicación real. Así como repugna al
concepto del hombre el que se lo conciba como ser irracional, o
al concepto de Dios el que se lo conciba como aplicable a muchos
dioses, repugnaría al concepto de la especie angélica el que se lo
concibiera como plurificable. Por consiguiente, quienes admitieron
la multiplicabilidad de la especie angélica concibieron conceptos
formalmente repugnantes, el concepto de especie angélica y el
concepto de plurificable. Dígase otro tanto de los que concibieron
la especie angélica como simplemente universal, es decir, como
predicable de muchos. Más, la concepción de la naturalez¡ angé-

assumere dubium sive falsum secundum muiros. Illa enim propositio


maior scilicet quod forma emsdem ratíonis non multiplican^ nisi
secundum matemm , quae secundum eos aeque haberet locum de angelo
s¡íUded! e ? ^ r c“j intC llgUUr SIC <lÜOd forma quaecumque immaterialis
' " “ “ ™>°ne suae qu,dirás, sicu, Deus deltate est hic
Eteum^nnr.h‘L al" 1¿ mtell,*endo. nl5i deitatem est contradirá) formalis
" ° n « “ hunc; aut mrelligirur sic quod, quamvis forma
immaterialis ahqua non sit haec formaliter sna quid,¿te. tamen iosa in
re multiplican „on potest. quia única forma ralis singularls et sánala
pat'dLns„Tc.'°'am entíraKra iliius « intensóle e^extenslw^íu

ra,¡o°f„rmDae £ S i £ f “ * V Í P " ™ ™ do, sequlcur quod


nem ad pluriflcari realiter °et > ‘nC!Udlt rePuSminiiam imo contradlctio-
quod concipiaiur ¡rrationaUs v!-l ' S,CU' " 0n CUni con“ P“ homlnis
tanquam indifferens ad ni,,» A CUm. concePtu ° e i quod condplatur
speciel quod col™ “ “ “ » -ncepiu ralis
posuerunt speciem a n e e ! bl .et* .P^ c°nsequens, quicumque
conceptus formaliter renuema P°SSe urifJcari habuerunt in intellectu suo
DUis;
bdis; et, per consequens
con«> ----
° ^* H ^Um tunceptum
COncePtuni talis
tflhs spe
specíei et plurifica-
universalis s im p lid te ^ S v ^ 111? 1^ ^ conceperunt ¿b¡ esse 'rabonera
v uter, scihcet dicibihs de pluribus; imo ii concipiendo'
¡irohu dá» ,
<u w ■y,/zonaj
Al
l¡ca umversalmente incluiría rcnuun, • ,
el entendimiento y el modo de concebir' ,<’r" ’“l ™ ‘rc d ol’¡« " ,
11. Este consiguiente no parea- , 'u u,
católicos co n cib iero n de este modn ,* b ablc: Muchos teólogos y

bélica sin repugnancia de concTPtos. v nr ralt'Z;l y la


y universalidad. Parece incluso que* 1 llUmitlcron su píurif¡catión
parecer. Damasceno d ic e 7 ; "F| /L- ° S Sílnt0s inclinan a este
cable: a él pertenece la comunicación m a,1municilblc y comuni-
bicnaventurada consiste en t-rpe w > ’ ? .. misma naturaleza
escribe: "E n cada orden de ín J ^ T ■\ »
lupóstasis; no sólo eso, sino aue r , I k ' Vlrtudes creo diversas
pecie, para que, comunicando ^
mutuamente y, mutuamente unidas en hi-n 8° zaran
vieran segura y amigablemente dispuestas”. uran2“- cstu‘
1 2 . Además, la condenación de dicho consiguiente parece a
prnnera vista, esta incluida en la condenación de tres artículo.
E l prim er articulo esta condenado por Esteban', quien dice
que la proposición ’ las inteligencias no tienen materia y Dios no
podría crear muchas de la misma especie’, es error.
El segundo artículo condenado d ice: La proposición ' Dios no
puede m ultiplicar los individuos bajo una especie sin materia’,
es error.
El tercer artículo condenado es: La proposición 'las formas

naturam ín tali un ¡versal itate includitur in ¡lio intellecm repugnancia


formalis Ínter obíectum, ¡ntellectum et modum concipiendí.
1 1 . Istud consequens non videtur probabile, cum multi cheologi et
catholíci, síc concipientes naturam angelicam et speciem sicut alii, sine
omní repugnantía conceptuum, concesserunt ibi pluríficanonem et univer-
saJitatem praedictam. Sancti etiam videntur ad hanc parrem declinare,
sicut Damascenus Élementaño cap. 12 dicens quod unicum est incommu-
nícabile et communicabile, ipsius autem quod unius speaei commumcatio,
et ipsa beata natura in tribus consistir hypostasibus . Et sequimt post
hoc: "Secundum unumquemque ordinem angelorum et virturam difieren-
tes hypostases condidit, non
¡n v S et'naturaü beahtud.ne copulati ad invicem secute et amicabiluer

disponanjut”. .res videntur istum aruculum prima facie

rePUntLe'est a Domino Stephano condgnnatus


intelligentiae non habent mater.am, Deus non possei p
' “ T e o d o r quod'”"Deus non potes, muhip.icare individua sub una

SPtt c r t : “ quotíotm™r 'non rccipiuni Jivisionen. nisi secundum divi-

: SrSsJSi
I {Parisiis 1889) p.548 u .S l ; P-549 u.96, p -554 u-i
4S
P!Mi.t!t\laJ J f proJ/tuiuHt ' <*> Dint

sólo se dividen )x>r división de la materia’, es error, a no ser qgc


se entienda de 'formas educidas de la potencia de la materia'
Lucido el decirlo de formas no educidas de la potencia de la ma­
teria es error.
15. Segundo sentido ,— Si se acepta el secundo sentido de la
proposición mayor ?, síguese que la naturaleza específica de Mi­
guel no es ésta, singular, por sí. Luego no le repugna contradicto­
riamente el no ser 'ésta* y el no ser en este individuo. Luego su
naturaleza puede ser realizada — y no en este individuo— por
la potencia capaz de causar todo lo que no incluye contradicción.
14. Se dirá que no puede realizarse permaneciendo Miguel.
Ello no obsta a nuestro intento, pero es falso. Lo primero — que
no obsta a nuestro intento— es evidente; destruyase Miguel, y la
naturaleza se realizará en otro. Luego no es absolutamente nece­
sario que Miguel sea este único. Lo segundo — que es falso— es
claro; los que se hallan simultáneamente en la potencia activa del
agente y no repugnan entre sí, pueden darse simultáneamente en
el efecto — tales son este Miguel y aquel Miguel, si la naturaleza
no es ésta por sí.
15. Supóngase también que el segundo sentido fuese verda­
dero. Para nuestro intento tendríamos al menos que esta propo­
sición, 'la forma de la misma especie no puede pluriiicarse sino
por la materia', no concluye una imposibilidad absoluta de la plu-
rificación de la filiación en lo divino. Y , sin embargo, dicha p u ­
rificación es imposible, incluye contradicción simplemente. Luego
dicha proposición no es concluyente para lo intentado, es decir,

sionem materiae, error; nisi intelligatur de formis eductis de potentia


mareriae"; ergo de formis non eductis de potentia materiae hoc dicere,
est error.
13- De secundo inteilectu.—Si detur secundus intellectus proposirio-
nis, tune sequitur quod natura specifica Michaelis de se non est haec;
ergo non repugnar sibi contradictorie non esse hanc et non esse in hoc;
per illam ergo potenriam quae potest in quodübet quod non includit
contradíctionem, potest natura illíus fien et non in hoc.
14. Dicetur forte quod non posset stante illo; hoc non excludit
propositum, ct tamen est falsum. Prímum patet: quia destruatur iste et
tune fiar natura in alio; non ergo omnino est necesse Michaelem esse
hunc unicum. Secundum patet: quia quae simul sunt in potentia activa
agenris nec Ínter se repugnan! illa possunt simul esse in effectu; huiusmodi
sunt iste Michael et ilie Michael si natura non est de se haec.
15. Esto etiam quod secundus intellectus esset verus; saltem ad pro-
positum habemus quod ista propositio ‘forma eiusdem rationis non potest
nisi per materiam', non concludit omnimodam ¡mpossibilitatem
plurificationis fiJiationís in divinis; cum tamen illa plurificatio sit
impossjbuis simpliciter indudens contradíctionem. ista ergo propositio non
concludit propositum, scilicet condusioncm quam tenemus sicut ipsa est
* Cf. iu/m i u.9.

a
AtlJ, H u lu a u ó n J t l
J < r,/:>/tu f
49
pjf.> >•' conclusión que m an ten em os, sino tom ada en el prim er se
sen-
*in Cn ™ 7 Cn,tÍd° P " " razonablem ente a m mu-
* * <1“ * . cs ^ SCfUn Sc l u dich°- Y no conviene defender una
conclusión t a t í s i m a j sum am en te necesaria con una razón d on a-
siído general que a muchos parece muy objetable.
16. St a r g *)* por el alma i n t e l e c t u a l Además, se arguye
contra La proposición la forma de la misma especie no puede plu-
rificarse sino por la m ateria, por el alma intelectiva. El alma
intelectiva es term ino de la creación antes naturalmente de ser
intundida. Ahora bien, el término primero de la creación, como
tal. cs formalmente un ser singular. Luego el alma es ésta, indi­
vidual, antes naturalmente de ser unida a la materia. De donde
se sigue que esta alma es ésta por su propia singularidad; por
eso es ésta y no aquélla; por consiguiente, se distingue de otra
alma singular distinta de ella por la primera distinción de singu­
laridad. Luego las almas son distintas antes — en naturaleza— de
ser unidas a la materia. Luego no se distinguen primeramente y
per se por su m ateria10.
17. Se prueba la primera proposición: Lo que sin contra­
dicción puede ser sin otro principio, y no viceversa, es anterior
naturalmente a él. Esto se acepta en la M etafísica 11 de lo que es
anterior: "A lgunos seres son anteriores según naturaleza y sus­
tancia; es decir, todos aquellos que son sin otros, mientras estos
otros no son sin ellos.” Y al final del capítulo reduce todos los
modos de prioridad a éste. En la misma M etafísica 1- escribe tam-

vera, nisi accepta secundum primum inteUectum, qui ratíonabiliter \idetur


multis esse falsus, ut dictum est. Non enim est doctrina conveniens
condusionem certissimam et summe necessariam tenere propter rationem
nimis generalem, quae videtur multis habere plures instanuas.
f5] 16 ínstantia de anima /‘//fd/ícm*—Praeterea, instatur de anima
inteílectiva, quae prius natura est términos creauoms quam mfundatur;
primus autem terminus creationis ut talis formaliter est ic, ergo ni
naturaliter prius est haec quam uniatur matenae, et r.atl°n^' • *
anima prius natura «< haec quam umarur U"^' 1 ? Jm“ J “
haec sua propria singularitate, et mde est haec et non illa, et, pe
consequens prima distinctione singularitatis distinguimr a singular!
dist ara ab ¡ui- crgo 'distinctae sunt ¡stae ammae pnus natura quam
„ JD ’ . J L „rpn ner se et primo distinguuntur sua materia,
mantur matenae, n ® £ tlir: Quia illud quod sine contradictione
1/. Pruna proposi P converso est prius naturaliter illo; hoc
potest esse sine alio et n príori: "Alíqua, inquit, secundum
accpitur V ' ^ £ ™ * mquc cont’ingit esse sine aliis
naturam et substantiam sunt priora, i m . rí. i . . timncs
- - ion sine iüis": « in fine cupm.1.
niutl OS prioris ; et in H Mftaphystcai: esse, mquit, suhsuntiat. e»t

vi l )i u s s S
"■ Ci.
. o i i i s , t't
Seo-IUK.
i; íifiu H
Ortlmatty
il > ii.li.7 iitl. \His XII 1-i litU, 111
n 1“1 * I- •
O u iu u t i» 11
t l.S
i. u.un.‘ n.ti M . Xl\ ................ ■
11 Aiusior. , M ctafilt- V. c.M 1 i’ i i
*- Ai ustut ., M etuph. Vil e.I t lü «8 t il 3 I t )-
50 C.J. i*!urdid¿ti de fmului <i/i/ws tu Dtos

bien : "M ser tic la sustancia es d primero de todos." Y lo pfUc


h a: "Pues el ser de Jos demás entes no es separable de la susun.
u a , es decir, no puede ser sin la sustancia; mientras ésta y
ella, en cuanto depende de ella, puede ser sin los demás se.
res. Por lo tanto, según el filósofo, esta sepa rabil idad concluye
prioridad según naturaleza, y el alma puede ser sin materia, no
'/>Jo según sustancia y esencia, sino también según existencia y
tom o término de la creación divina. Luego puede ser sin estar
unida a la materia. Pero, si no es ésta con propia singularidad, no
puede ser en la materia ni por creación ni de otro modo alguno.
Luego síguese la primera proposición que intentábamos probar.
18, Si se dice que no es esta, singular, por la materia en esc
sentido, es decir, por su unión actual con ella o por su ser actual en
ella, sino por la aptitud que tiene de ser en la materia — y el alma
nrj ts anterior a tal actitud— , ello no evade el argumento; la
naturaleza absoluta es anterior naturalmente a la aptitud, y esta
alma tiene esta aptitud a este cuerpo, mientras a otra alma 1c
rtpugna la misma aptitud al mismo cuerpo y le conviene otra
aptitud para otro cuerpo.
Sobre esta base arguyo: Lo que conviene a éste y re­
pugna a aquél de Ja misma especie no Je conviene a éste por un
elemento que le es común con aquel, o al menos preexige necesa­
riamente distinción en ellos; es decir, preexige distinción entre
el uno y el otro, lista aptitud conviene a éste y repugna a aquél.
Luego preexige necesariamente distinción entre éste y aquél. Luego

primum oinníum ; ct lux probar: aliarum cniin nullum est separabile


a sulntantía id est, potest esse sine substancia, hace autem sola, supplc
poten esse sine aliis, quantum est de se. Concludic crgo, sccundum
Wiilosophum, scparabiliras ista prioritatem sccundum naturam; anima au-
rcm non soJum sccundum substanriam ct essentiam, sed sccundum exsisten*
fíarn et ut ter/nínus creatíonís divinac potest esse sino materia; crgo
poten esse sine hoc quod uniarur materíae; nullo modo autem potest
esse in materia, nec fxr creatíonern nec aüquo rnr)do cjualítercumquc, nisi
Jpsa sít hace propria síngularitatc; sequitur crgo ista propositio prima,
quae fuit bit probanda.
[ÓJ 18, Sí dicatur quod non est líate sic per materiam, scilitet per
umonem actualem vcl jx-r esse actúale in ¡psa, sed per aptitudincm
esscndt m tpsa materia et ípsa non est prior illa aptitudinc, istud non
evadtf argumentum; quía natura ipsa absoluia est prior natura ipsa
aptitud me, et hace anima balxi apritudincm hanc ad corpus, et til i animal1
repugnar aptitud o huiimnodi ad corpus hoc et c orí ven it sí hí alia aptiiutlo
ad ajtud corpus.
Jun< arguo sít ; í^uod tonvenit huic et reptignai alíi ciusdtin
vid* tU\t f.i m <0/m ’íMí l(UJc peí se stcumlutn illud quod est toinmune istb>
¡I! sa IJracexjgn dist imtianem in istis netessario, scilitet huius al*
o , naet aptjtudo con ven ii liuic et repugnar illi; crgo netessario
A t t . l . /. f tt¡ u .;í t<j ti
/iíJ
M
: [i prim era dU tinción en tre éste v , ■ .
m 11 . - „ „ ,, ni Li prim era smi>u-
:indaJ de « t e ^ Pee *0 a aquel. deriva de la aptitud.
: ,1 (o n f .r m a c to n de lo que an te ce d e : La aptitud, hablando
formalmente, no es algo .<./ re. absoluto, ni im plica ser en acto lar
primero se p ru e b a : Si se co n cib iera a rm o algo ad re. com o absolu-
m. H r u con ceb irse y n o con ceb irse com o relacionado a otro com o
a termino. Lo secundo aparece también claro por el hecho de que
U apntud podría referirse a un término inexistente. Ahora bien,
lo que necesariamente exige algo inexistente es inexistente en
sao. Esta alma en cam bio, es un ser singular absoluto, con sin­
gularidad absoluta, con singularidad actual. Luego la aptitud no
es la razón form al de su singularidad.
21. De este caso del alma se ve que no es absolutamente ne­
cesario en el sentido de que su opuesto incluiría contradic­
ción el que la form a de la misma especie no pueda plurificar.se
sin m ateria; y aunque tenga aptitud para la materia, con rodo
riene plurificación antes en naturaleza. Luego, generalmente ha­
blando, la prim era razón de la plurificación no es la materia.
22. La prim era razón d e la plurificación no es la materia.—
Que la inmaterialidad no es tampoco la razón primera por la que
una forma de la misma especie es ésta, ni la materialidad la razón
primera de la plurificación de la forma se prueba: Aquello por lo
que algo es un acto, fuera de su causa y del entendimiento, es
prim eramente esto, singular; pues el ser así sólo compete a lo
singular; la universalidad o la negación de la singularidad solo
puede com peter a un ser en el entendimiento. Ahora bien, toda

praeexigit distinctionem huius ab illo; ergo prima distinctio non est per
aptítudinem, nec prima singularitas huius et illius.
20 Confirmatur: Ratio aptitudinis, formaliter loquendo, non est
ad se* nec est ratio entis in actu. Primum probatur: quia si mtelh-
gerctur ad se, ergo posset intelligi et non ad almd ut ad termmum.
Secundum etiam ex hoc paret: quia aptimdo posset esse ad termmum
non exsisrentem; quod autem necessano exigir ahquid non exsistens, ipsum
« t non L i s t e n * in actu ; nunc autem haec anima est smgulare absolutum,
« s iZ la r ita te absoluta, et singularitate in actu, et s.ngulamate actual,;
ereo aDtitudo non est ratio formalis suae singularitatis.
21 Ex isra instantia de anima hic habetur quod non est ommno
. / oooositum includit contradictionem, quod forma
necessanum. hoc “ PK t a , ¡ sine materia, et licet habeat apti-
etusdem ration.snon p o K s tp lu ^ plur¡ficat¡onem; ergo
tudmem ad materiam, tamen pnus „M - „ i : rpr
prima ratio plurificationis non est matenahtas generahter.
22 Prima ratio plurificatiom, non ett moler,alttat.-Er quod
trrmia / • ¡Q formae eiusdem ratioms essendi
íramatenalitas non sit prima rain. / m-Ah-mir-
hanc nec materialítas prima ratio plurificationis in forma, Pro^ t u r .
fluía* quo alíquíd est in actu extra causam et intellectum, eo est hoc,
quia quo aiiqum es coinDet¡t nisi huic; imo umversalitas sive
primo, quia sic esse non compeiu !*«■-, ailf_m
non hoc non potest alicui competeré ntsi m intellectu, nunc autem.
52 (..2. P íu tM i,h J tit ptoJiH t i'»n i ' n P ioi

entidad. sobre todo la absoluta, es primeramente en su \ Cf*


si misma, pues por sí misma pasa primeramente del no.s</*';
ser; aunque concurran varios elementos a su ser, tom o h mjfJí
ría al ser de la forma y la forma al ser de la materia, con todo njn‘
gun elemento concurrente es la primera razón de su ser. Luego
primeramente ésta por sí m ism a; por consiguiente el qUe ^
filiación divina sea esta dependerá primeramente de Ja razón ^
tal filiación, no de la inmaterialidad, que sólo pone o exclu-
algo unido propiamente a i a singularidad. **
23. Ello se confirma por autoridad. La materia no es p€r }
la causa de la forma, aunque sea materia de la forma, según Avi
cena 13; y no se ve de ningún modo que Ja forma sea por lo qUe
no es per se su causa. Esta es también la intención del Filósofo *
quien dice que tanto la causa material como la formal y la efi.
cíente tienen unidad y distinción específica y numérica proporcio­
nadas a los principiados. Escribe: "Los principios de las cosas en
la misma especie son diferentes, no en especie" — suple, no son
distintos en especie— ; y añade: "sino en el sentido de que las
causas de distintos individuos son distintas, pues tu materia y
forma y causa motora son distintas de las mías, mientras en su
definición universal son Jas mismas”.
24. Y es que es necesario que ambos principios per se del
compuesto tengan indiferencia consimilar a la indiferencia del
compuesto, y determinación similar a la determinación del com­
puesto; pues ni lo indiferente consta de principios determinados,
ni lo determinado de principios indiferentes con indiferencia de

quaecumque entitas, praecipue absol ura, seipsa primo est ¡n suo *esse’,
quia seipsa primo recedit a non esse ad esse; quía lícet multa concurran!
ad suum esse, sicut materia ad esse formae et forma ad esse materíae,
tamen nullum concurrens est sibi prima ratio essendi in suo esse; ergo
seipsa primo est haec et, per consequens, fíliationem divinam esse hanc
accipietur primo ex ratione filiadonis talis, non ex imraateríalitate quae
tantum aiiquid ponít vel excludit aliquid annexum proprie singularitati.
[7j 23. Confirmatur hoc per auctoritatem; quia materia non est per
se causa formae, licet sit materia formae, secundum Avicennam, et nullo
modo videtur aliquid esse hoc per íllud quod non est per se eius causa:
et haec est intentio Philosophi XII Aietaphysicde cap.3, ubi vult quod
tam causa materialis quam formalis et efficiens habent unitatem et
disrinctjonem specificam et numeralem proportionatam ipsis principiará:
Horum, inquit, quae sunt in eadem natura, diversa, non specie", supple.
sunt principia; et subdit, * sed quia singularium aliud tua materia ct
movens et spectes et mea, ratione autem universali eadem". Haec ille.
* j -Íí Utrumque , en‘m Per se principium composití oportet habere
induferenuam consimilem indifferentiae composití et determinationer»
den0minari0,ni comP°sit¡ í quia ñeque indifferens constat ex
determinaos, ñeque determinatum ex indifferentibus indifferentia univer*

“ ^ U 0 7 7 . S ) 11 tVeDeH“ 15081 75v)-


/ ! > / , / . I.t'til/ituitíti ,)v Un nt:om ¡t
51
iinivtl,,lHl.ul. Luc-ff, en vano « inq„¡trt. |;l ,|c ,a
I, pr.mera razón de la s.nRularidad ' signada' no deriw de
a" ' . principio formal; lo extrínseco
*' Un\ a n ' í l T h T ^ ' í : ?
..,z„n formal de I.i sinsularidadi'’ - sanada’
' " - ' " 10 Sitm l,r t ll ‘,c |J P“ « * «
provenga de algo une
[>vp * r s e intrin.seco al singular. s 1
25* h) />I’iÚUtfL ¡ 0 } ] (i{* l¿¡ ¡ ,, , ’ j, ,
, i-, * i . ■ f tizón.—Respecto ele l:i *.r-
?unda razón hay que decir que la consecuencia es cntimemática
y>e funda, parece, en esta proposición: 'Donde sólo puede i)aíÍ
u„ único acto de entender, solo puede darse un único verbo o un
u„,co dcc r. P.S a propos.c.on es verdadera por razón de la mate
,¡a respecto del entendimiento creado, no porque el verbo se
produce por el acto de entender, como se dirá en otra parte» o
por el acto de decir, que no es un acto de entender, sino porque
roda intelección nuestra se expresa por un acto de decir Vtodo
decir expresa alguna intelección, y un decir distinto expíes, una
.nrcleccion distinta. Por eso, si la intelección es única el decir
es único. ’
26. Pero dicha proposición no es verdadera respecto de
Dios, no toda intelección divina es expresada por un decir* la
intelección paterna de cualquier objeto no es expresada por un
decir; por eso el Padre podría tener una intelección única de
todos Jos objetos, aunque, si los objetos individuales tuvieran pa­
labras propias, tendría decires individuales de ellos.
sainaos; ergo frustra quacntur ratio singularitatis, et haec prima ratio
singulantatis dcterminatae, per aliquid extrinsecum, tanquam per prin-
cipmm fórmale, quomodocumque extrinsecum sit causa aliqualis conco­
mitaos, quia semper oponer quod prima ratio formalis singularitatis
signarat* sit per aliquid per se intrinsecum singulari.
! 8J 25. b) Ad secundan!.— De secunda racione:
Consequentia cst enthymematica, et videtur isti propositioni inniti:
Ubi non potest csse nísi unícus actus intelligendi, ibi non potest esse nisi
umtum verbum sive unicum dicere’. Haec propositio, gratia materiae,
veritatem habet in intellectu creato, non quia illo actu intelligendi
producitur verbum, sicut alias dicetur, imo actu dicendi, qui non est aliquis
^tus intelligendi, sed quia omne intelligere in nobis expressum cst per
‘‘oum dicendi, et per omne dicere exprímitur aliquod intelligere, ct per
,.IUíl dicere alíud intelligere; ideo si unicum cst intelligere, unícum cst
dicere.
.26. Sed isra propositio omnino non liabet rationcm veritatis in Deo,
,lün oinne intelligere divínum est per aiiquod dicere, imo intelligere
I paternum respectu cuiuscumque obiecti non est per aliquod dicere; ct
posset Pater, quantum ad hoc, habere intelligere unicum respectu
i
jrnniuin obiectorum, licet haberet singula dicere respectu singulorum
J ^torum, si singula obiecta haberent propria verba.
I ,, )'}< Mura n.O,
u * 6ifra Quadt, q . ] 5,
M Ji \ rw ¡)(ot

2 ~, Hri veniente, dicha proposición no parece necesaria p<)r


razón de la forma Aunque un ser sólo tenga una forma absoluta
de la misma especie, puede tener muchas producciones activas de
muchos temimos. Ejem plo: Aunque el sol sea luminoso con una
luz, puede tener muchos actos iluminativos. Ahora bien, la ¡mc.
lección es perfección del ser inteligente y tal vez forma absoluta;
al menos es perfección existente en el operante y no producción
de un rérmino. El decir, por el contrario, es acción productiva de
un termino. Por consiguiente, por razón de la forma, no se sigue:
Si el entender no se plurifica, tampoco se plurifica el decir.
2S. Pero objetarás: El decir no es un acto transitivo, como
el iluminar; su término permanece en el entendimiento. Luego,
si el entender, por ser inmanente, es único en el entendimiento
divino, j parí su decir será único. Es verdad que en el entendi­
miento divino hay un decir como hay un entender; pero al que
busca la razón de ello hay que probarle la consecuencia; el que
afirmara que el H ijo dice, pondría dos decires, uno del Padre y
otro del H ijo, porque el H ijo no sería producido y prodúceme
por el mismo acto de decir; y, no obstante, sólo pondría un en­
tender, que, como todo Jo esencial en lo divino, es comunicable;
por eso, cualesquiera que fueran los actos nocionales por los que
se comunicara, el entender sería siempre indistinto — mientras los
actos nocionales serían distintos— , a la manera que la esencia es

27. Vel breviter, haec propositio non videtur necessaria, gratia


formae, quía licet in uno non sit nisi una forma absoluta eiusdem ra*
ñoñis, ipsum tamen potest habere plures productiones activas plurium
terminorum. Exemplum: licet sol una luce sit luminosos, tamen potest
habere plures actus dlummandi. Jmelligere autem est perfectio intelligemis
et forte forma absoluta, saltem est perfectio exsistens operanti, non autem
producuo ahcuius termmi; dicere autem dicitur actio productiva terminr
non ergo grana formae sequítur: sí intelligere non plurificatur, ergo n<¿

nar l l Z r " qUOa Ü,Cere n° n CSt acrus transjens, sicut illumi-


Z ; I V Z Z " Cnam manet ín C0dem inteilcau; si ergo intelli-
ratione non erír nCn•S, est, , nJSÍ unjcum in intellectu divino, parí
Z Z d Z e -n dlCerC: Istud quidem Verum est quod es.
r m o n e m oportet probare* c o ^ 00’ S^ Ut UnUm intellígere* sec* <juaerent¡
divínis d i c í T L c Z l C r CqUCnt'am: qUÍ Cnim P°n« et Filium »n
eodem actu dicendi p ;i ¡U° lccrC*.unum Palr,s et alterum Filii, quía non
niu u n u m i n i M g m “ producit’ ct «">«> non pónete!
« qnodiibct : z ; , r ; r ‘! ; r a c communicabi,e * *
communícaretur vmn/.r C0 ciUOscumc3ue actus notionales
t/onalci essent dístínctí ^SUnJ es*ct Imiistinctum, et tamen ibi actus no-
S" nC" - ,,cut m° d° « tem ía esc omníno eadem, quamvó
A r t .L E t M t t j c i ó » d e [j j
razon es 55

. Jn'.:11"' mlsma a“n<J“e sc comun¡quc a muchas produccio-


11 ' „,is JUunt^ que dos decires, por ser distintas según su razón
Ítí^
form.il.
| a| J J _ || que tiene un entender
t¡tfne un decir, es verdadera del entendimiento creado por razón
de u materi.u porque la intelección del entendimiento creado es
el término formal del acto de d e c ir; por ello es verdad que en el
entendimiento creado por la lim itación del término un acto dis­
tinto de expresar tiene distinto término formal. Pero esta razón no
vale en D io s, en El. el térm ino formal del acto de expresar es
¡limitado, y no es necesario que se distinga según los distintos
actos de expresar, que son actos personales. Sin embargo, parece
que la proposición 'donde hay un entender hay un decir pudiera
tener alguna evidencia en relación a los objetos; el entendimiento
que con un acto de entender puede comprender muchas cosas,
puede a pac/ expresar el conocim iento declarativo de muchas cosas
con un acto de expresar. Por lo tanto, sólo restaría de la consecuen­
cia que, como en lo divino no hay varios entenderes, tampoco hay
varios decires por la distinción de los objetos.
30. Ulteriorm ente, para justificar completamente nuestra
conclusión, es necesario probar que en lo divino no hay otro decir
del mismo objeto, sea por parte de una persona dicente distinta
—como si el H ijo dijera su Verbo— , sea por parte de la misma
persona dicente — com o si el Padre dijera otro Verbo.
31. c) Evaluación d e la tercera razón.— En la tercera ra-

communicetur pluribus productíonibus, magis distinctis quam essent dúo


dicere, quia distinctis secundum rationem formalem.
29. Ista tamen propositio ’ intellectus habens unu/n ¡ntelligere haber
unum dicere", vera est ín intellectu creato, gratia materiae, pro tanto quod
¡ntelligere est ibi terminus formalis acrus dicendi; et ita verum est íbi
quod alterius acras exprimendi alius est terminus formalis, propter Imu-
tationem ipsius termíni. Ista autem ratio non tenet ín divtnis, quia
terminus formalis actus exprimendi est illimitatus, et ideo non oportet
quod distinguatur secundum distínctionem actuum exprimendi, qui sunt
aetus personales. Tamen videtur quod ista propositio, u i est unu
¡ntelligere ibi est unum dicere’. posset habere al.quam
rando ad obiecta; quia ille intellectus qui potest ^
tomprehendere piara, parí ratione potest uno actu exPnií f a ^ o S u e n t i a
notitiam declarar iva m nlurium, et tune tantummodo ex illa conseq
Kabetur q u S in d ^ i s ' aliud et aliud dicere propter distmcttonem
obiectorum, sicut nec aliud ¡ntelligere. nmhare auod
30. Sed ultra, ad habendum totum p ropos ítum, opo alterius
est ibi aliud dicere respectu eiusdem obiecu, «
personae dicentis, utpote si ponatur Filium Verbum.
eiusdem personae dicentis, utpote si ponatur Patrem dicere aliud verou
DO] 31. c) A d tertíam.— De tema ratione:
bta propositio: ‘Natura determinatur ad unum, non concu i
56 C.J. PtMrjIi.lu.l Ji prt,KlM\\ioHt'S ;« Otos

z ó n 17 la proposición * la naturaleza está determinada a uno*


concluye que sólo una persona puede ser producida n a tu r a im ^
o por modo de naturaleza: no sólo la naturaleza específica, s[Q^
también la naturaleza única en un singular* puede ser princín*
productivo natural de muchos efecto s; aparece cloro, por ejemplo
en el fuego* que produce naturalmente muchos fuegos. Por coq
siguiente, el sentido de la proposición 'la naturaleza está d«er.
minada a uno’ es é s te : N o está determinada a un producible. e$
decir, a uno en número o a un singular, sino a un modo determi­
nado de producir, porque no posee un principio indeterminado
— como es la voluntad— de efectos opuestos.
32. Si se objeta que la naturaleza puede ser principio de
muchos efectos por modo natural, porque produce de muchas
materias y preexige, por lo tanto, muchos elementos opuestas de
los que produce, pero que este productor — D ios— no produce
de algo opuesto ni pueden darse en El muchas materias de las que
pueden hacerse muchas producciones, la objeción es inoperante:
Si el agente natural que posee el efecto en su virtud activa parcial­
mente, es decir, en cuanto a la forma, puede producir muchas
efectos, con mayor razón el agente que posee el efecto en su
virtud activa totalmente, sin presuposición de materia, puede
producir los mismos o tantos efecto s; la perfección de la virtud
activa que posee totalmente el efecto no lo lim ita respecto de las
producibles. Ahora bien, el agente natural que tiene el efecto en
su virtud activa parcialmente, es decir, en cuanto a la forma

tantum posset única persona naturaliter sive per ruodum naturae produci:
quia non solum natura spocifica cudem sed natura única ¡n uno singular!
potest esse principium productivum plurium naturaliter, sicut pata Je
igne prodúceme plures ignes naturaliter. Est crgo ¡ntellectus huius
propositioms, 'natura determinatur ad unum*. non quidem ad unum
producibile, unum, tnquam, numero, sive síngulare, sed determinatur ad
unum determinatuni modum produccndi, quid non est ibi principium
indeterminatum respectu oppositorum, sicut est voluntas.
3— Si dtcatur quod ideo natura potest esse principium plurium
productorum per modum naturae, quía producir de pluribus matertis. et
ideo praeexigit piura opposita de quibus producit, hoc autem prodúceos
non producir de aliquo opposito, nec etiam possunt plures esse nuteriae
de quibus fiant productiones, hoc non obstar; quia si agens naturale
quod habet in virtute sua activa effectum suum partí al iter, quantum aJ
rormam, potest ín piura producibilia, multo magis agens illud quod ¡n
virtute sua activa habet effectum totalíter, nullam materiam praesupponcn-
VeI “í.t0t ProducibÍl¡a; quia perfectío virtutis activé
Nunr 61:111011 total*ter non limitar ipsum respectu producihiliu'U-
effertnm lt!' ó*Sens naturale, quod habet in virtute sua activa
manen* nlnri 1 sc!**cct ¡"quantum ad fonnam, (Hitest ¡de»1
P 1 producibilia unius spcciei producere; ergo similítcr posset
IT C f. sii^ ru a .7 .
Mf/./t / f H,(i ¡nff ht'.ufh [
V
[MicJo P*'r ■**’• pt'rnwnwicniio ol mismo, producir muchos i fcuo,
Jc m cs|xx-k\ Luego podría producirlos también si poseyera r |
Oh\to t'n s» virtud activa totalmente, es decir, sin materia pre­
supuesta. ^
55. Ello es manifiesto. Como el agente de una especie puede
peñerar simultáneamente muchos efectos. Dios puede crearlos
también. Luego la posibilidad de que el mismo productor pueda
producir muchos efectos no depende de que los produzca o pueda
producirlos de muchos principios pasivos, sino de su potencia
activa y de la comunidad o pluralidad del término producible. Por
lo tanto, para concluir que el termino de la producción es único
o que la producción de una especie es única, es necesario probar
que el termino de la producción no puede competer a muchas
producciones de la misma especie, sea que la producción presu­
ponga o no materia preexistente, sea que el principio sea o no
la naturaleza.
34. d) Evaluación de la cuarta razón.— Respecto de la cuar­
ta razón 16 hay que observar lo siguiente: El Hijo de Dios es per­
fecto y, sin embargo, no posee la divinidad de modo exhaustivo;
la misma divinidad, no otra, puede ser tenida de otro modo por
otro supósito. Luego de que el Hijo es intensivamente perfecto,
en cuanto es perfecto Dios, no se sigue que posee toda la filiación
posible extensivamente ni que al menos la posee de todo el modo
posible. En la filiación que no es comunicable a muchos, no con­
viene distinguir entre diversa filiación y diverso modo de tenerla,

si haberet effectum suum totaiiter in virtute sua activa, nulla scilicet


materia praesupposita,
33. Et illud patet manifesté: quia sicut agens unius speciei potest
generare multa simul, ita et Deus creare; non ergo solum per hoc est
possibilitas respectu plurium possibilium ab eodem productivo ad eadem
producenda, quia producir vel producere potest de pluribus principiis
passivis, sed propter rationem ipsius potentiae activae, et propter
communitatem sive pluralitatem termini produci bilis. Oportet ergo, ad
probandum unicum esse terminum productionis vel etiam unicam esse
produedonem unius rationis, probare quod terminus productionis non
potest compelere pluribus productionibus eiusdem rationis, sive productío
fuerit de aliquo sive de nullo, sive principium sit natura sive non.
[11] 34. d) A d quartam.— De quarta radone:
Filius est perfectus Deus, et tamen non haber divinitatem omni modo
habendí eam, imo potest divinitas haberi, etsi non alia, tamen in alio
supposíto et alio modo habendí eam ; ergo, ex hoc quod est perfectus
Filius intensive, sicut est perfectus Deus, non sequitur quod non habeat
omnem filiationem possibilem exrensive vel saltem non omni modo possi-
bilí. In filiatione autem, cum non sit eadem communicabilis pluribus, non
ppofta distinguere Ínter alietatem filiationis et aliutn modum habendí;
*mo sicut divinitas potest esse perfecta in aliquo, ct tamen alio modo
11 Cf. mpra n.8.
5S <7..?. PiuraluiaJ Je proJuettoncr vu /)/„,

sino que, como I.i divinidad pílale ser perfecta en une, y .


no obstante, de otro modo en otro, así la filiación puede ^ ’lf#
fecta en uno y, sin embarco, darse otra en otro. r-f
35. Otras kazonlís gin; sh aduciín i -;n pavor i,,.- u
(fp
cxusión niígATICA.— Primera.— A lgu nos,l> aducen en fllVOf
la conclusión negativa esta razón: Si toda la fccundid ,j
denada a la generación del H ijo se agota en la generación °r
un H ijo, sería imposible que juntamente con él fuese gencr t
otro, pues el otro sería generado sin toda la fecundidad orden ?
a la generación del Hijo. Pero en Dios toda la fecundidad orcj(^J
da a la generación del H ijo se agota en la generación de un Hijo'
pues con el único acto de generar, que siempre permanece, es pro
ducido siempre y uniformemente un H ijo, que siempre perman
ce. Luego no podría quedar fecundidad para la generación de otro
H ijo a no ser que pudieran existir dos producciones totales de |j
misma especie y del mismo H ijo, lo que es imposible, como
imposible que una misma materia sea movida simultáneamente
con varios movimientos de generación o de alteración y termine
en un ser idéntico en especie, pero múltiple en número. Lo afirma
el Filósofo ^ No es posible, dice, que un mismo ser sea movido
simultáneamente con varios movimientos de la misma especie.
Se tiene, pues, la m enor; es decir, que en la generación de un
H ijo se agota toda la fecundidad ordenada a la generación dd

haberi in alio, Ira filiado potet esse perfecta in aliquo, et ramen alia
haberi in alio.
[1 2 J 3 5 . ALIAE RATIONES PRO CONCLUSIONE NEGATIVA.— Prima.-
Ad conclusionem negativam opponitur ratio ralis a quibusdam: Si rota
foecunditas ordinata ad generanonem Filii sit exhausta in unius Fila
generatione, irapossibile esset cum illo alium generari, quia ille aiius ge-
neraretur sine omni foecunditate ordinata ad Filii generan onem. Sed
in Deo tota foecunditas ordinata ad Filii generationem exhauritur
in unius Filii generatione, quia único actu generandi semper maneóte
producitur unus Filius semper manens et ex eodem semper uniformar
se habente; non posset ergo restare foecunditas ad alterius Filii genera-
tionem, nisi possent simul esse duae producciones omnino eiusdem rancié
et ex eodem; quod est impossibile, sicut impossibile est unam et eande111
materiam simul moveri pluribus motibus generationis vel alterationis
ídem secundum speciem, differentibus autem secundum numerum; et h*
iuxta artem Philosophi, qui determinar V Physicorum non esse possib (
quod ídem simul moveatur pluribus motibus secundum eamdem spec|elD
moetus. Habetur ergo minor: quod in divinis in generatione Filii exhaun,u

'* IlewHCua G a n d , Quotll. VI q .l in corp. (f,216X -Y .217H -I); Summ“


q .l in corp. (III 1000 n .1 2 -1 0 ); a.59 q.2 nd 1 <111 1038 n.*12); í-uu"
W a« k , l.c\p cf, üitpra n.5
‘ u Ahiktot -, PhysU:. V v.4 (228a3-(í).
.ir ,* ,/. I f atu a, lo » ¡ ,
* f*11 I

.. roNU*' t jcn>' S Uf siempre tH rniirw ., i .


* & » « .* * * ¡« 7 * l« « « w ¡mifo'rmcn,; «V ’" Ul"''° Jrl

y je Mi « m e n fuese * , T K ° m! * " * »
V 1*3 ,u c s 0 generado otro. • im pf» esre hijo, seru
i" l'ttóÓlí,--- De lo Ulll' .i|\» v. ) r
^unKnw o rizón : Un acto adecuado al V r W i p ^ v que Z™
«.>*« « * P « un,fotmc » P»cJc cocxistil «m orro ,ao d
espes-e procedente del mismo principio activó Fl J o
„„ko Je sener.rc.on en lo d.vino es adecuado a su prin Lío v
prnururece s.empre. Lue.so no puede coexistir con otro.,«o de 1 1
misma especie procedente del mismo principio activo.
;S, / J p n m erj rjzon no r jl ?.— En la primera razón31 — toda
la fecundidad se agora en la generación de un Hijo__ si el ter
mino 'se agora se entiende propiamente de los seres corporales
deno» que nada de lo que se agota permanece en el ser en el qué
preexisno, como se ve claro en el ejemplo del aCua en el pozo
En nuestro caso no puede entenderse de este modo; por la pro­
ducción del H ijo, la fecundidad del Padre no se agota permanece
toda ella siempre idéntica a El. Luego es necesario que el término
'se agora se entienda según otra analogía; es necesario decir
que se agora porque no permanece para otro acto de producción
o de generación de otro H ijo ; si, por ejemplo, en una fuente,
mientras dura una potación, no hubiera agua para otra, pudiera
decirse de algún modo que se agota por ella.

rota foecunditas ad generationem Filii, quia actus ¡lie semper nunens cst ex
eodem semper uniformíter se habente.
36. Confirmatur per exemplum: Si unus homo haberct unicum
semen, et non esset possibile aliud quoad generationem hominis. et de ilio
semine semper esset iste filius genitus, impossibile esset alium filium
generan'.
37. Secunda ratio. — Hic brevicer formando arguirur sic: Actus
adaequatus principio et semper uniformíter stans non compatitur secum
alium eiusdem rationis ab eodem principio activo; actus unicus genera-
tionis in divinís est adaequatus suo principio et semper stat; ergo etc.
[13] 38. Prima ratio noti talet.— De prima ratione:
Verbum íllud 'exhauritur’, si proprie accipiatur in corporalibus, denotat
nihil illiuLs quod exhauritur remunere in illo in quo praefuit, ut patee de
aqua in puteo; isto modo non potest intelligi in proposito, quia foecundi­
tas non exhauritur sic per productionem Filii quin tota ipsa eadem semper
©aneat in Patre; ergo oportec quod secundum alteram similitudinem
mtelligatur, ut videlicet dicatur 'exhauriri' pro quanto, scílicer, quod
®anet in Patre ad alium actum productionis vel generationis alterius Filii,
sicut s¡ non maneret aqua in fonte quantum ad alium actum potationis
P°sset aliquo modo dici exhausta per actum potationis.
■' Cf> iiqim n .35.
^ ( r l M T j ’t j j J Ji p t'Jm itia n * ■ t f> I h t i
1

;q Por lo r.mro. m' concede U m ayor, pues, >igot,n|,i ,jt.


modo toda I.i Kxundid.ul ordenada a la .generación dc l H ,,,/ ’
podría generara otro Pero la menor, es decir, que en |., ^
rabión de un H t|0 se agota de este modo toda la fccundid.uj ^
uñada a la generación del Hijo, debe ser probada. Se Migitrc <f *'"
prucKi que csra generación jx'rnianeee y es del mismo p n ^ ,^
como de principio <¡uo y del mismo principio cuasi pasivo
por lo mismo, no pueden darse simultáneamente muchas prt)ij ’
ctoncx como tampoco pueden darse muchos movimientos, ‘
-iO Contra dicha razón, que no concluye suficientemente fc,
que se propone, pudiera argiiirse tam bién: Toda potencia qüc
podría tener otro acto, si el primer acto no permaneciera sicmprc
puede simplemente tener otro acto. Pero, según tú, la única ra^
por la que en lo divino la potencia generativa no puede renc­
or ro acto es que el primero permanece siempre. Luego, abso!utJ
mente, dicha potencia puede tener otro acto; ello no incluye con
tradicción. Ahora bien, si puede tener otro acto, lo tiene nccc
sanam ente; en lo divino nada es posible o no contradictorio qUt
no exista en acto. Luego en lo divino existen en acto much^
generaciones. Esta consecuencia es falsa. Por consiguiente, una de
las premisas lo es también. No es falsa la m ayor; luego lo es lj
menor, que se acepta, parece, por razón de tu argumento.
41. Prueba de la mayor por una razón y un ejemplo.
La razón es é sta : La potencia es naturalmente anterior al acto.
Ahora bien, lo que sólo repugna a lo naturalmente anterior por
algo que le es naturalmente posterior no le repugna simplemente;

39. Concedí tur ergo maior, quia exhausta isto modo tota foecundidjrc
ordínata ad generationem Filii, non posset alius generari; sed iliam
mínorem, quod in divinís síc exhauritur in generatione unius Filii ton
foecunditas quae esr in divinis ad generationem Filii, oportet probare
Innuitur autem probado eíus per hoc quod generado ista semper star e
est de eodem principio quasi de quo et de eodem principio quasi passivo;
et ideo non possunt esse simuí plures produaiones, sícut nec plures motus.
f l4 J 4 0 . Contra istam rationem, quod non concludit sufficienrer
propositum, potest argui sic: Quaecumque potentia posset habere al¡uro
actum, si ílle actus non staret semper, illa símpliciter potest habere alium
aau m ; sed potentia generativa in divinis, per te, solum ex hoc non
potest habere alium actum quia ille actus semper stat; ergo illa potente
absol ute potest habere alium actum, ita quod in hoc non est contradicho;
sea si potest habere alium actum, ergo necessario haber; nihil enim
ibi possibiie, scíiicct quod non includit contradictionem, quin sit in actu
ergo ibi sum in actu plures generaciones. Consequentia est falsa,
altera praenmsarum; non maior, ergo minor, quae videtur esse aucru
ex faíionc argumenti tui.
41, Probatio majoris, radone et exernplo.
Pu,cn'!a " " V ^ I i i c r prior csi aciu; qui.lquid au.cni n«*
P <orj naturalrter nisi per illud quod est posterius n;Hural‘Ict'
ArtA' Et'áltocióu tic las razona
61

h* contradicción simple entre un ser y su anterior porque


!*>
eontradicc ion entre e y su posterior en naturaleza. Por lo ca
contr
*U
l pow * 5010 " T"" * 8"* 0tr0 act0 Parque «tí Siempre clic'itan:
e! primer acto, no le repugna absolutamente; por lo mism„
ncdc c o m p e l e r l e sin contradicción simple.

42. El ejemplo es éste: Si el sol iluminara el universo con


una iluminación adecuada a el intensivamente, es decir, tan per­
fectamente como pudiera, y extensivamente, es decir, de modo
que la iluminación fuera de todo lo iluminable por el sol, y si
tal acto permaneciera siempre de modo que el sol no pudiera
tener otra iluminación, la razón de ello no sería que repugna sim­
plemente al sol, en cuanto principio iluminativo, el ser principio
de otra iluminación, sino que todo lo iluminable por él es pro­
porcionalmente actuado. Luego, absolutamente, el sol podría tener
otra iluminación y, consiguientemente, sí causara necesariamente
toda la iluminación de que es capaz, tendría en acto otra ilumi­
nación. Luego no es necesario que sólo haya una única producción,
ni la necesidad de una única producción deriva de que ésta per­
manece siempre.
43. Confirmación: Si una potencia no está necesariamente
determinada a un acto, sino que se limita a él porque lo elicita
permanentemente, tal potencia, en cuanto anterior al acto, podría
absolutamente extenderse a otro acto. Luego parece irracional que
la potencia elicite este acto más bien que otro; consiguientemente,

simplicíter non repugnat síbi, quia contradicho simplicíter non cst alicuius
ad prius per hoc quod illud habet contradictionem ad posterius natura;
si ergo actus alius non repugnat potentiae, nisí quia potentia semper est
sub isto actu, absolute non repugnat potentiae illius actus, et ita sine
contradictione simplicíter potest alius actus sibi compelere.
42. Exemplum huius est: Si sol illuminaret universum una iliumina-
tione adaequata sibi intensive, quia scilícet ita perfecte sicut posset ¡Ilumi­
nare, et extensive, quia scílicet illa illuminatio esset totius illuminabilis
quod posset esse illuminatum a solé, sí ille actus semper staret, ita quod sol
non posset habere aliam illuminationem, hoc non esset quia simplicíter re­
pugnat soli, ut est principium i Iluminad vum, quod sit principium alterius
¡Iluminadonis, imo solummodo ex hoc quod totale suum passiyum cst
proportíonabiliter actuatum; absolute ergo soli est compossibuis alia
illuminatio et, per consequens, si sol necessario causaret omnem illumtna-
'¡oncm quam posset causare, sol haberet illara illuminationem m actu.
Nunquam est ergo necessitas simplicíter illius unicac productioms, nec est
necessitas isdus unitatis, ex lux: quod una productio semper stat.
[15] 43. Confinnatur ¡sta ratio: quia si potentia ex racione sui non
“ ■“ Mario determina!ur ad ístum actum, sed tantummodo ex hoc quod «te
ac'us semper stat clicitus a potentia, ¡Ha potentia absolute ut prior actu,
P°«ct extendere se ad alium actum; ergo irrationabile videtui quod lile
a«us magis esset ab isto potentia quam iste, er, per consequens, cum ncu.er
( 2 f*htfdt*d<id di' ftfo d u tt tOtli f { ) t ‘ti
(a
como ninguno de rll#r. « í í a r m n n n ctc u río <jut cl * * v > %o ¿ r„ \ ^
wfian simultáneamente d icífados \*H h ¡ t x c f K V i o te i h v .f¡a
ninguno.
44,Por lo tanto, respecto 4c dicha razón ** puede deeiry
brevemente: Al parecer, ni por el hecho de que el acto jxrrmar*^
siempre ni porque una potencia no puede actuare- ‘Jmultánearr^n.
te por diversos aero», se prueba suficientemente Ja conclusión ^
Ja razón en cuanto es verdadera. Es necesario probar que Ja p:<y
ducción de una especie es necesariamente una. de suerte qUt_
aunque por imposible no permaneciese siempre o no existiese, t*j
podría darse en Dios ninguna otra producción de Ja misma especie
Como, si este Padre no existiese, sería totalm ente contradictorio ha*
blar de Padre en lo divino, así, sí este Padre no generara con esta
generación o, por imposible, generara con un acto transeúnte, no
permanente, no podría tener ninguna otra generación- Si no ■*
pone necesidad absoluta y om ním oda de una única producción,
se admite la posibilidad y, por consiguiente, la necesidad de otra
producción; todo Jo que es posible en D ios es necesario.
45. La segunda razón o argumento no vale tam poco .— De lo
que precede aparece claro que Ja segunda razón 39 de la adecua­
ción — tocándola brevemente— no concluye. O la mayor toma
solamente la adecuación intensiva o toma ambas adecuaciones, k
extensiva y la intensiva. Si sólo toma la intensiva, de ella no se
concluye que la producción del H ijo es la única posible. Podría

posset esse mi ñus necessaríus altero, vei uterque símui est a potemía vel
neucer.
44. Videtur ergo breviter, quantum ad ístam rationero, quod nec pe:
noc quod actas semper stat, nec per hoc quod una potentia non por»'
simul perfici diversis actibus, habetur conclusío rationís suffícienter pro­
bata, sicut ipsa est vera; imo oportet probare quod sic est necessítas a¿
unam produaionem uníus rationis quod, sí per ímpossibíle illa non
semper staret vel nunquam esset, adhuc nulla alia posset haber! in dívinis
eiusdem ratíonis; ut quemadmodum si hic Pater non esset ín divinú,
ommno comradictio esset dicere Patrem Ín divinis, ita si hic Pater hac
generatione non generaret, vel per impossibile generaret actu transeúnte
etnon stante, nullam alíam generationem posset habere, quia non posíta
absoluta ct omnímoda necessitate ad unicam productionem, ibi powibiliu*
poninir ad alíam et, per consequens, necessítas, quia quidquid est ibi
possibile est necessaríum, H s «

de " Í T * '. m ÍU hoc patct quod «cunda rallo


adaequatíonem i * ' tv,ans ,stam> non condudii: quia, aut roaior acul"1
tivam a“ r , i“ ,a,m ,an,um- vel M«™¡vam ct intensivam. Si intcn
'¡0 powibil^' L T ¡“‘“ '‘I ™ 0™-' ■>“>> conclutlitur quod sil única produc-
’ mo alia potCM esse possibilis, lictt non simul itjfl»;
3Í Cí. |jJÍf].
” Cf. 6U;/ra u.fJ7,
A tí,2. Solución d e },i cuestión (>\

otra producción, aunque no simultáneamente permanente,


únicamente se sigue que sólo una es posible al mis-
l’1>r tietup0, A'101*1 ^*cn> 4 UC sólo una única producción sea
n1t, bli\ cfl cl scnti^° ^ Huc ‘s*midtáneamcntc no es posible
P,sl ^ implica que otra no sea simplemente posible; y, en el
sería simplemente necesaria. Si se toma Ja adecuación en el
^ntido segundo, es decir, extensivamente, la menor no se prueba;
,so se funda en que siempre permanece una única producción;
acaso
¿ e esto hablamos arriba
pero

A R T IC U L O II

Solución de la cuestión
46.Puede mostrarse por razón que en Dios no pueden darse
muchas producciones de la misma especie.— Respecto del segundo
artículo digo que esta conclusión, ’ en lo divino no pueden darse
muchas producciones de la misma especie', no sólo es aceptada
por la fe, sino que puede ser mostrada también por razón nece­
saria : en primer lugar, por reducción a lo imposible; en segundo
lugar, por razón positiva, y puede ser confirmada, en tercer lugar,
por la intención del Filósofo.

1. P r im er a r g u m en to , po r r ed u c c ió n a l o im p o s ib l e

47. Argumento por reducción a lo imposible:


Si pueden darse muchas producciones de la misma especie,

habetur ergo tantum quod única est possibilis simul; sed ubi non habetur
l unic/prodüa.one possibil, nisi sic quod alia non s,t s.tnul possibilis.
ibi 000 habetur quin alia sit simpliciter possibilis et. per consequens, in
acciP . , adaequatio
■ secundo «emner
modo,
proposito necessaria fimnliríríT
simpliciter. Si
si acciniatur '*■ nmílníi¡o
minor non probatur nisi forte inmtatur isti, quod única productio semper
star’, et de hoc tactum est supra.

ARTICULUS II
Quaestionis solutio
1161 46 R a t i o m n e c e s a r i a o s t e n d ilu r m d i r i m í n o n p o n e erre p i n ­
te , f r o d u a i o n e , e i u s i e m «norrir.—De secundo articulo, dico quod ista
c o n c C r o di.iois non possunt esse pintes ptoductiones e.usdem ratioms
non » a f de énetur, sed ctian, tatione necessar.a mtenditur. E po est
fotmari tatio, primo, deducendo ad impous.b.lc: secundo, ostenstve; temo,
potest confirman propositum ex intentionc Philosopht.

1. ARGUITUR DEDUCENDO AD IMPOSSIDILB


47. Formarur ergo ratio sic: . . . .
Si possunt esse plures productiones eiusdcm ratioms, ergo et infmuae.
** Cf. ttipra d.40.
"1
C J. P!nt\rfiildd tic p r n j u t t i o n t í U i I Ytu r
(A
pueden darse infinims. Y si pueden darse infinitas, sc dan n,r
siriam ente; en lo divino sólo se da lo necesario. El ú|t¡mo £
siguiente es manifiestamente imposible. Luego lo es tamhién '”j
primer antecedente.
48. Prueba de la primera consecuencia por autoridad v
razón. _ ^
La autoridad es de A gu stín25, quien escribe: "Lejos de mí e¡
decir que el Padre sea más poderoso que el H ijo, como piensa
porque el Padre generó al creador, y el H ijo, en cambio, no generá
al creador.” No quiere decir que no pudo, sino que no convino
Y añade: "¿ P o r qué no convino? La generación divina sería jn
moderada si el H ijo generado generase un nieto al Padre, y s¡ t¡
nieto no generara un biznieto a su abuelo sería, según vuestra
admirable sabiduría, impotente, y así sucesivamente." Y continúa-
Ni se completaría la serie de la generación si siempre se generase
uno de otro, ni tampoco la acabaría nadie si no bastase un omni­
potente. ” De esta intención de Agustín se sigue que, si en lo di­
vino una persona producida con una producción no bastara para
completar tal producción, por igual razón no bastaría ninguna
otra persona; es decir, que ya generara el H ijo otro H ijo en línea
directa, ya tuviera la misma persona del Padre otro H ijo, por la
misma razón por la que se admitiría pluralidad se seguiría la in­
finidad de las producciones de la misma especie.
„ r r2Óí! ,P°r Ja <lue se prueba la consecuencia es ésta:
o o o plunficable de la misma especie está relacionado a mu-

necessariunf'f?lr-™“cessar‘° sunt ínfinitae, quia nihil potest ibi esse nisi


a S ns Ultimum c°™equens impossibile manifesté; ergo et prirnum

48. Probatio primae consequentiae auctoritate et racione-

t e n t ^ r S e r F m o ^ r ’ n i70”' " üb.I: "Absit ur ideo po-


non genuit creatorem” ■ «El ’ qUia creatorera «enuit Pater, Filius autern
dit: "Quare non onormV^T em? n° n P00111-.5^ non oportuit. Et sub-
Filius nepocem gigneret Parri ™mode*afa es.set divina generatio si genitus
gigneret, secundum vestram ’ rnirabHeln^ lpS-C nCpOS avo suo Pc°™pozw
símiliter et iile, et üle etc ” Saf>ieníiarn’ imPOtens diceretur,
si semper altee Nec ^Pleretur generationis series,
non sufficeret umis om nipofens^H ^^ . ullus eaíIV Sl
Augustini habetur auod i: Haec Augustinus. Ex ¡sta intentione
sufficeret ad complendam u r l ¡ a Pf fSOna pr°ducta productionc tali non
ratíone nec alia ajiqua nec mmr™ totam productionem in divinis, pan
quod FiJius generaret alium F?l‘ curn5 ue; et *ta sive eundo in directum
Patris quod scüicet babear i'cf1Um' comParando ad eamdem personam
ratíone ponitur pluralitas . um,HÍium et alium Filium, semper qu¿
49- Probatur t*A ’ P ' rat,one sequitur infinitas eiusdem rationiS'
Quidqu'd ~ r pcr rati0" ' m
Aü, / b,lc e,usdera « ‘¡onis vel ad pluru rmsdtm
• C » „ „ „ M a t iin . n c .1 2 „ . 2 ¡ pl 4 ¡J H H .
,\rt.2, Soluiió» ,le la m istión 65

njividuos cb‘ la misma especie; no está determinado por m


pluralidad. Esta proposición es evidente, sea que rompa-
J tK lo común o lo universal con sus singulares, o la causa con
^^causados, o el principio con sus principiados. Pues lo común
T rificab le de la misma especie no está determinado por sí a
pluralidad de inferiores, ni la causa está determinada por
j, i ciertos causados.
50. De esta proposición ya probada se sigue que todo pluri-
hcable de la misma especie puede, en cuanto depende de él, ser
nlurificado en infinitos entes, a no ser que esté determinado por
otra parte; ni puede ser determinado por un principio de la mis-
tna especie. Luego si un principio productivo divino puede tener
diversas producciones de la misma especie, estas producciones
no estarían determinadas por sí o por su principio formal a cierra
pluralidad; ni por sí ni por su principio formal les repugnaría
cualquiera pluralidad. Luego las producciones podrían ser infinitas.
Y, por consiguiente, serían infinitas. Que es la conclusión infe­
rida. O tales producciones serían determinadas a cierta pluralidad
por otro — no por sí o por su principio— . Pero en lo divino no
puede darse otro que cause tal determinación. No puede causarlo
algo posterior; nada recibe su entidad, ni, por lo tanto, su unidad
ni determinada pluralidad de algo posterior. Tampoco puede cau­
sarlo algo simultáneo en naturaleza con las producciones, lo que
es simultáneo en naturaleza con la producción no está determi­
nado, por la misma razón por la que la producción de la misma

rationis se habeos non determinatur ex se ad cenara pluialitatem. Haec


propositio patet, sive comparando commune ad sua singularia, s.ve causara
ad Vua causara, sive principiara ad sua prinap.ara;¡ commune erara
plurificabile eiusdem rationis non determinatur ex se ad certam plurali-
tatem inferiorum, causa etiam non determinatur ad certa causara ex se.
50. Ex hac propositione probaca, sequítur quod quodeuraque plurifi-
cabiie eiusdem rationis, quantum est de se, potest extendí ad infinita,
nisi determine!ur abunde; nec determinan potest per principium eiusdem
rationis; ergo si per aiiquod principium in dmnis productivum potest
esse piuraiitas productionum eiusdem rationis, non determinatur ralis
productio ex se sive ex suo principio formaii ad cenara pluralitatera, nec
ex hoc nec ex illo repugnar sibi quaecumque piuraiitas; ergo vel poterunt
esse infinitae et, per consequens, sunt ¡nfimtae, quod est concomo mata,
vel fiet determinado talium productionum ex alio ad certam pluraliratem
quam ex se vel principio productivo; sed hic non potest dan unde fíat
ista determi natío. Non enim ab aíiquo posterior!, quia a posteriori nihil
habet suam entíiacem, ergo nec unitatem nec ^certam pluralitatem. Nec
ab aliquo quod est simul natura cum productionibus, quia, qua racione
ípsa productio quae est unius rationis non determinatur ex se ad cenara
pluralítatem, parí ratione nec illud quod est simul natura. Nec ab aliquo
priori, quia illud príus, vel principium fórmale producendi, yel principium
producens quod est suppositum; a principio formali productivo non potest

C. cuodlibetales 3
{ , t*ih,rait./,/,/ d *n (>>>t
66 *' '
csiK-uc no rM.i (lritímrn.i<ia |*ir ú « cierra pluraJidad. I.ii cl<t(.r.
,m ugrón no -er c.'U‘-*'la la m p a n ¡ r * .d«un principio , n.
rtnuf, pu<*% (d prinupin *cím o el principio formal de la pro.
iltuuVm ti el prrmipio productivo, es decir, ti suporto. f:I pr,n.
o p io formal productivo no puede causar la determinación a cierta
pluralidad, como consta de la prueba de la m ayor; el principio prr>.
ductivo de Ja misma especie no está determinado a cierta pluralidad
de producciones de Ja misma especie, El supósíto prodúceme no
puede determinar tampoco la producción a cierta pluralidad; ej
su pósito puede extenderse a tantas producciones a cuantas se ex­
tiende el principio productivo que se da en él. Por lo tanto, si no
hay determinación (sor el principio formal productivo, tampoco
la hay por el supósito prodúceme. Luego aparece clara esta con­
secuencia a lo im posible; es decir, sí en Dios pudieran darse mu­
chas producciones de la misma especie, se darían de hecho.

2. S egun do a r g u m en to , p o s it iv o i ; o s t e n s iv o

51. Razón positiva u ostensiva;


En lo divino lo que no puede ser determinado en algún modo
a cierta pluralidad no es plurífícabíe de ningún modo. Pero la
producción de la misma especie no puede ser determinada de nin­
gún modo a cierta pluralidad. Luego no es plurífícabíe de ningún
m odo; lo que era de probarse.
52. En primer lugar expondré la mayor, y después la
probaré.
Digo 'cierta pluralidad', como dualidad, trinidad, cuaternidad

esse determínatío, ut paret in probatione maíoris, quia príncípium pro-


ductivum eiusdem rationis non determinar se ad certam pluralitatem pro-
ducúonum eiusdem rationis; nec a supposíto prodúceme pótese determinan,
quia in tot producciones potest suppositum ad quot se extendít príncípium
productivum quod cst ín supposíto; si ergo non est determí natío a parte
pnncipii formalis productiví, nec ctiam a parte producenús. Sic ergo patet
ista consequentía ad impossibile, quod si possent ibi esse plures productio-
nes eiusdem rationis, ergo ct infinítae.2

2 . A kcuitur o sten siv e

U8J 51. Secundo, arguítur ostensive sic:


lllud nullo modo est plurificabilc Ín divinis quod non potest deter­
minan aliquo modo ad aliquam certam pluralitatem; sed producto
cius em rationis in divinis nullo modo potest determinan ad certam
*tatCm a icluani: efR° nullo modo cst plurif icabilis, quod est pr0*
positum. *
52. Maiorem primo exponam; secundo, probabo eam.
Certam pluralitatem dito, ut puta dualitatem, ternitatcm, quaternim-
Art,2, Solución de la cuestión 67

• m otra pluralidad determinada. Digo que el que la pro-


(i ^ ^ U' ca totalmente determinada a cierta pluralidad es imposi-
jja'iu11 . *0 shttili, que ello incluye manifiestamente con*
bk J
trí<^ Cl La mayor así entendida la pruebo. Si, en cuanto depende
ila la producción en Dios no puede ser determinada de ninguna
*^cC i a cierta pluralidad, puede extenderse — ello no incluye
^ tradice ion__ a cualquiera producción que exceda cualquier
lidad, y puede extenderse al infinito. Pero en lo divino nada
ede ser plurificado más allá de toda pluralidad; de lo contrario,
^ecesariamente sería plurificado más allá de cualquiera pluralidad
°^ plurificado en infinitas producciones.
* 54 Prueba de la menor. Lo que no preexige necesariamente
rincipios diversos de otra especie que lo determinen a cierta piu­
l a d no puede de ningún modo ser determinado a cierta plurali­
dad inferior de la misma especie. La producción de la misma especie
en lo divino no preexige necesariamente diversos principios de di­
versa especie que la determinen a cierta pluralidad. Luego no puede
de ningún modo ser determinada a cierta pluralidad.
55. Pruebo la mayor y la menor de esta prueba de la menor.
La mayor la pruebo a s í: Si es plurificable de la misma especie,
no está determinado por sí a cierta pluralidad, como quedo pro­
bado antes cuando se argüyó por la reducción a lo unposib e .
Luego, por igual razón, los inferiores o singulares de la misma
especie no están determinados por sí a cierta pluralidad, como

tem vel aliquam aliam datam. Omnino determinan ad


Jico quod impossibile est a poster.ort, vel a sumli, sed mcludens mamíeste
contradicrioncjih Sl non pocest omnino determi-
53. Maiorem sic rertam Dluralitatem, ergo quantum est de se
nan quantum est de s contradictionem non includit quod quameum-

,n,,; r Probado minoris:

piuralitaiem; produedo emsdem raiioms


S i,:!X n í ’e r ^ r - n i n o determinar^ ad cerram plura.ira.ena
r 19J 55. Istius rationis probo maiorem et minoran.
Maiorem sic: Si est pluri/icabik* eiusdem rationis non dcicrm.natiir
« se ad certam pluralitatem; lioc príus probatum est m arguendo ad
impossibile; tune parí ratione ilia inferiora vel singular.a, quae sunt
eiusdem rationis, non habent ex se certam dtterminationem ad certam

*' Cf. m)>ra i. .50.


C .2 . Pluralidad de producciones e n D to s
68
el fuego no está determinado por sí a cierta pluralidad de fuego,s;
así los fuegos singulares no están determinados por sí a cierto
número, de suerte que hayan de ser tantos o cuantos. Luego si l0
purificable de la misma especie está determinado necesariamente
a cierta pluralidad, lo estará por otro, pero no por otro que ]e
sea posterior o simultáneo en naturaleza, como se dijo en la re­
ducción a lo imposible. Luego solamente estará determinado por
uno o varios entes anteriores en naturaleza. Ahora bien, no puede
ser determinado por un ser anterior de la misma especie; como
se dijo antes en la reducción a lo imposible, tal ser anterior no
puede determinar a cierta pluralidad a los que son de la misma
especie. Luego es necesario que sea determinado por varios seres
anteriores, pero no por seres anteriores de la misma especie; de
lo contrario, tendríamos el mismo problema — si fueran de la
misma especie, no podrían determinarlo— . Luego tenemos esta
proposición: Lo que no puede ser determinado por una plurali­
dad anterior de distinta especie no puede ser determinado de nin­
guna manera a cierta pluralidad.
Prueba de la m enor: Las diversas producciones de la misma
especie que se ponen sólo preexigen un principio formal de pro­
ducción y un principio productor — o supósito— . En ninguno de
estos principios se exige necesariamente pluralidad de distinra
especie que determinara la producción a cierta pluralidad. Que no
se exige en el principio formal de producción es evidente, pues
se trata de producciones de la misma especie. Que tampoco se
preexige en el supósito pluralidad de otra especie, al menos una

pluralitatem, quia sicut ignis ex se non determinatur ad certam pluralita-


tem ignium, ita ignes singulares ex se non determinantur ad certum
numerum ut sint tot vel tot ignes. Plurificabile ergo eiusdem rationis, si
necessario determinetur ad certam pluralitatem, hoc est per aliud; non per
posterius natura nec pee illud quod est simul natura, sicut dictum est et
deductum ad impossibile; ergo solummodo per prius vel priora natura;
non autem per aiiquid prius eiusdem rationis, quia, sicut dictum est prius
deducendo ad impossibile, illud prius non est determinans ad certam
pluralitatem iilorum quae sunt eiusdem rationis; igitur oponer quod hoc
sit per aliqua priora non eiusdem rationis, quia eadem quaestio esset de
illis, nec etiam hoc possent ex quo essent eiusdem rationis, Habetur ergo
ista propositio: quod illud non potest omnino determinan ad certam
pluralitatem quod non potest determinar! per aliquam pluralitatem priorem
alterius rationis.
Minor probatur: Quia illac productiones plures, quac ponunu
eiusdem rationis, non praeexigunr nisi principium fórmale producendi
pnncipium producens; in neutro istorum est pluralitas alterius rationi
c" tcrm'netur productio ad certam pluralitatem necessario pra
® " 0n ^ *n, Pf*nc^P*° formal i producendi, patet ex quo p
UCr ° nCS f lus.^em rationis; quod etiam non in supposito prJ
p uranias alterius rationis, saltem per quam determinetur r r
Ar'~- S<>,U‘ ÍÓ" •>* I“ c a l i ó » (<tJ

¡ S S . ’ ^ T S ? í . E E t i ' T i * - * * -
í * * " " ” ' • o .» » . p . l , i» *

E” ” <■ « “ ■» ^
Toda pluralidad necesariamente finir-. « j
<¡ no es de otra especie, preexLe ° tra CSpeCÍe ° ’
de otra espec e que la determina. En lo divino, toda p l u r S «
necesariamente finita. Luego es tal o tal, o de otra e s^ de o sino
pr^cige necesariamente una pluralidad de otra espacie. Pero no
puede ser pluralidad de producciones de la misma «pede que ™
halla de tal c•<al modo -q u e sea de otra especie o, si no, que pre
“ j* pluralidad de otra especie-. Luego no puede darse pluralidad
de la misma especie en las producciones.
La mayor de esta razón fue declarada en la reducción al im­
posible*", y también en la razón ostensiva28.
La menor del primer silogismo es suficientemente manifiesta;
en lo divino, la posibilidad pone necesidad y, por consiguiente, la
infinidad posible o la finitud no-necesaria pone necesariamente
infinidad.
La menor del segundo silogismo, es decir, que las produc­
ciones de la misma especie no pueden hallarse de este o del otro
modo —no pueden ser de otra especie ni, si son de la misma
especie, preexigen pluralidad de distinta especie— es evidente,
pues no son de otra especie, sino de la misma especie; ni preexigen
ductio ad certam pluralitatem, patee quia in tot productiones potest
supposimm ad quot principium se potest extendere.
56. Confirmatur.— Ista ratio ostensiva sic probata potest brevíter sic
compilando confirmari:
Omnis pluralitas necessario finita vel est alterius rationis, vel, si non
est alterius rationis, necessario praeexigit aliquam alterius rationis per
quam determinetur; omnis pluralitas in divinis necessario est finita; est
ergo calis vel talis; sed non potest esse pluralitas productionum eiusdem
rationis rali vel tali modo se habens; ergo nulla potest esse pluralitas
eiusdem rationis in productionibus.
Maior istius rationis declarara est in argumento ad impossibile et
ctiam ostensivo.
Minor primi syllogismi satis est manifesta, quia possibilitas in divinis
ponit necessitatem et, per consequens, possibilis infinitas vei non necessaría
certa finitas ponit necessariam infinitatem.
Et minor secundi syllogismi, haec scilicet quod productiones eiusdem
rationis non possunt hoc modo vel hoc se habere, patet: non enim sunt
alterius rationis, ex quo sunt eiusdem rationis, nec praeexigunt pluralitatem
” Cf. il)id,
c:r. vii),ra
I
*0 (\*\ /V*'d i t i c i * * *f fb"t
plur.tlul.ul de ou.t o|Hx¡r que l.is determine, mino Im *i(t I.u.kI,,
en l.t reducción a lo im(y»sihlc.

\ Dl CI.AHAt IÓN pon t i, F ir ó s n it»

57. l a conclusión se declara |sor la intención del Filósofo


quien arguyo que no pueslen existir muchos ciclos |*m¡u(
pueden darse muchos motores primeros, l o prueba de la siguiriur
m anera: " b is que son muchos en número, pero uno en especie
tienen m ateria; pero el primer motor no tiene materia, pues es
aero puro; luego el primer motor es uno en razón y númerot es
ser inmóvil." De ello in h erc: "Luego hay un cielo."
58. Podría parecer que esta intención del Filósofo confirnu
la primera razón aducida en el primer artículo, es decir, que tuda
forma inmaterial de la misma especie necesariamente tiene un¡.
dad natural M. Pero, estudiando la intención de Aristóteles en di­
versos lugares, vemos que toma la materia en diversos sentidos y(
teniendo ello en cuenta, la primera razón no tendría valor, según
su intención; sin embargo, parece que nuestra conclusión puede
confirm arse por la intención del Filósofo de la manera siguiente.
59. Aristóteles toma la materia en diversos sentidos, pues a
veces llama materia al principio receptivo que con el acto o con
la forma constituye un ser compuesto, como cuando dice :it que la

alteríus rationis per quam determinentur; hoc dedaratum cst in argu­


mento ad impossibilc.

5. D eclakatur iu x ta intenmonem P h ilo so im ii

r20 J 57. Tcrtio, declaratur conclusio iuxta intentionem Phüosoplii


XII Metapbyskae ubi argüir quod non possunt esse plurcs caeli, quia nun
possunt esse piura prima moventia. Hoc probat quia "quaecumquc sunt
numero multa, unum autem specie, habent materiam; primum movens
autem non liabet materiam, est enim actus purus; unum ergo ct ratione
et numero primum movens ct ¡mmobile ens". Ex hoc infere; "Unum
ergo caelum". .
58. Ex ista intentione Phílosophi, videtur confirmar! illa prima rano
adducta in primo articulo, quod scilicct únicas naturalis neccssario compctii
cuilibet formae immateriali eiusdem rationis; sed considerando intentio-
nem Aristotelis in diversis locis, diversimodc materiam accipit, et ex hoc
confirmari videtur nostrum propositum, ncc tamen illa prima ratio habeba
robur ex intentione Aristotelis.
59. Materiam cnim quandoque vocat princípium reccptivum fatiem
compositionem cum attu sive cum forma, quomodo dicit materiam <■'
; AMVIUI-. M r i u f>h. X II r.K (1 0 7 -lu 1 2-1U 7-U » ).— . . .............
¡w¡Js 4|.7
. -q’7. -1
•iu>-3uy), (|víl*d* Viv¿*
j 07-j 71), 811 15M-70J; I .1.2 n.270-2hl.3UU-:Jü l (II 2
O. suf/nt ii.5,
w'dW" ••*>/*«■. I <‘.7 ( 1!)0Ij H)-2M9I.i«-21); II (|M11.2 1- 10). U.
(.1 2 -3 « ); l>e
b 1
.Il'277l,27Í27W,!)"',,2 -'li,i V" l H "0)71,.-,); MI
Art.2. Solrutó,, }„ anu'nUi
71
(cr., y b forma son dos p rin cip io s; rcp i,c 1() mjsm() tn (

llUK t a p w * \ - cn ° I x ,slc ,o n - «am a forma a| priniip i(,

U
tlf dC aZ y,rM M r‘ miUCrÍa «'"«¡««ye «I compuesto.
*
Hn nWK-'ws otros losares llama forma a la quididad y, en oposición
la » l°r qUC Uene ra2Ón ^ contrayente o determi-'
nante de la quididad. En este sentido llama materia a la diferencia
individual cualquiera que ella sea, en relación a la quididad
especifica. Por lo tanto, a veces llama materia a lo que recibe
una forma inform ante, y a veces a lo que contrae o determina la
quididad indiferente.
Pero tal elem ento contrayente o determinante puede enten­
derse en dos sentidos. En un sentido puede entenderse como in­
trínseco a lo inferior o a lo determinado bajo un universal dado;
en otro sentido, com o lo presupuesto en lo determinado. Ejemplo :
La diferencia individual de Sócrates contrae al hombre en el pri­
mer sentido, es intrínseca a Sócrates; en el segundo sentido, este
cuerpo contrae la blancura o el color, pues en otro cuerpo hay otra
blancura y, según esto, si sólo pudieran darse tres cuerpos, sólo
podrían darse tres blancuras. El contrayente en este segundo sen­
tido puede reducirse a la m ateria en el primer sencido, o al me­
nos Incluye cuasi materia.
Por lo tanto, donde hay pluralidad de la misma especie es ne­
cesario poner m ateria, entendida no como recipiente, sino como
contrayente en un sentido o en otro, pues no puede admitirse de
ningún modo que la naturaleza de una especie se plurifíque si no

formam esse dúo principia, 1 P h y s ic o t u m et multis aliis locis; et per


Qpposirum forma dícitur illud aliud principíum quod haber rarionem
actus, quod cum materia constituir compositum. Alio modo, forma dicitur
quiditas secundum ipsum in multis locis; et per oppositum materia di­
citur quidquid habet rationem contrahentis vel determínanos ipsam
quiditatem; et hoc modo differentia individualis, quaecumque sit ipsa,
dicitur materia respectu quiditatis specificae. Dicitur ergo materia
quandoque illud quod recipit formam ¡nformantem; quandoque, illud
quod contrahit vel determinar quiditatem indifferentem.
Sed tale contrahens vel determinans potest ¡ntelligi dupliciter : uno
modo, quasi intrinsecum inferior i vel determinato sub tali communi; alio
modo, quasi praesuppositum determinato. Exemplum: differentia in*
dividualis Socratis contrahit hominem primo modo, quae est intrínseca
« « « i . sed secundo modo hoc corpus comrahit albedinem vel cotorem,
¡n alio corpore est alia albedo, et secundum hoc. si non possem esse
nis* tria corpora, non possent esse nisi tres albedines. Contrahens turnen
secund0 modo potest reduci ad materiam primo modo, vel saltem includens
eiuasi materiam.
Ubicumque ento est pluralitas eiusdem ra.ionis ib¡ necesse est pónete
"penara, accipiendo materiam non pro recipiente, sed pro contrálleme
s,c vel sic accipiendo, quia nullo modo potes, poní natura quae es. un.us
I
7, C„m
?. Pluralidad de ¡mutua w n a en utm

hay ¿il^o que Ia contraíga de un modo o de otro. Por op osicj^


donde'no hay materia en este sentido, es im posible la plurali(jU(j
de la misma especie.
Pero tampoco es posible tal m ateria en las producciones cJjvíi
ñas; tal contrayente o determ inante sólo podría darse si es deter­
minado a cierta pluralidad y si, por consiguiente, tiene primera,
mente pluralidad de otra especie, y no puede ponerse ninguna
pluralidad de otra especie anterior a las producciones divinas. £n
este sentido aplicamos la intención del Filósofo a nuestra con­
clusión.
60. Pero, inquiriendo cómo y dónde es la conclusión ver­
dadera, según el Filósofo, éste diría, parece, que en lo divino
— o en un ser inm aterial cualquiera— no puede ponerse materia
ni en este segundo sentido. Por eso escribe 33: "L a quididad y el
sujeto son idénticos en algunos casos, com o en el caso de la sus­
tancia p rim era... Llamo sustancia 'prim era' a la que no existe en
otro como en materia por o tro ; la que es recibida en la materia
no es idéntica.”
61. N o quiere decir en este texto que en las cosas materiales
no es lo mismo la quididad (qu od qu id est) y el sujeto a que per­
tenece — aunque algunos lo exponen en este sentido contra su
intención, como puede demostrarse exponiendo el capítulo sép­
tim o (ahora no m e detengo en ello)— , sino que quiere decir que
en nada material, es decir, en nada que en algún modo es pluri-

rationis plurificari nisi sít aliquid contrahens hoc modo vel ilio; et, per
oppositum, ubi non est hoc modo materia, impossibilis est pluralitas
eiusdem rationis.
Sed nec talis materia est possibilis respectu productionum in divinis,
quia nihil tale contrahens vel determinans posset esse nisi determinamm
ad certam pluralitatem et, per consequens, nisi prius habens pluralitatem
alterius _ rationis, et nulla pluraiitas alterius rationis posset poní prior
productionibus talibus. Sic applicata est inrentio Philosophi ad conclusio-
nem hic intentam.
[2 1 ] 60. Sed inquirendo qualiter et ubi generaliter secundum Philo-
sophum habeat veritatem, videtur dicendum quod Philosophus diceret
quod nec taii modo poni posset in aliquo quod est in divinis, scilicet
materia secundo modo dicta, imo nec in aliquo immaterialí. Unde dicit
VWMetaphysicae cap.9 : "Quod quid erat esse et unumquodque est in
quibusdam ídem, ut in primis substantiis. Dico autem primara, qua non
per ahud m alio est, ut in materia, quaecumque vero accepta cum materia
non ídem . Haec ille.
'a ,lñj ’ ( , n T111 tbidem dicere quod in materialibus non est ídem
intentioripm ? et 1UC^ cuíus est > Iicet alíqui sic exponant, sed non ad
modo rranmnV^’ . Patere Potest exponendo tertium cap.7 (de quo
plurificabili Ár se^ . ln " u^ ° ( materiali, hoc est quocumque modo
, est omnino ídem 'quod quid est’ et ipsum; quia ipsufl)
” ARI8TOT'' MetapJi, vil c.9 (1037n34-1037b5).
A » . 2 . S o l K cM „ ,/t, u cueu.,n
. 773
. l)/i son totalmente idénticos la i
íL materia, es decir, un elem ento\ h ic c V' su'c l° : in
«está incluido en la razón formal de ésta Pn' ? la qUÍclid;Kl Y
sta ' ° r lo tanto, conve­
x o s con el Filósofo en que la f o r m a j e no ócn''’ Mnt° ' C° nVt"
«ejundo sentido no es plurificable Y bosta C matcrla cn cl
esto para nuestra con­
ilusión: 'La producción de la misma « D ecir „„ , .,. ,
,, '-specte no es plurificable.’
fon todo, no se concluye de ello q Ue 10 o í * D° C$ plurificable-’
parte real del compuesto no puede p arificarse l'™ ' mat" ¡a como
Filósofo: 'e l prim ero no tiene materia oorni L 8° 6 dlCh° del
debe entenderse de la m ateria e“ & (C “ “ *> P ur° " "
materia que contraiga su quididad a ser fste i N° ,,enc
por su quididad. eSte cnte es éste
62. La cuestión de si lo aue nn . .
.* ■ • , , Hue no tiene materia en el orimer
sentido la tiene en el segundo recihirn a- primer
t e filósofos y de los teólogos. Pero de esta f e s t ó n X S é t i
presente que el argumento de la M eta física - no tiene por medio
per se el no tener m ateria en el prim er sentido’ - c o m o lo en­
tienden quienes proponen la primera razón discutida en el ar­
ticulo primero , sino que tiene por medio per se ’ el no tener
materia en el segundo sentido’. Y en este sentido tanto la mayor
como la menor del argumento son verdaderas según los filósofos
y los teoiogos. Por consiguiente, porque la naturaleza divina no
puede plurificarse en diversos supósitos, son verdaderas ambas
premisas referentes a la producción de la misma especie, y, por lo
mismo, la conclusión es verdadera.

¡ndudit materiam, hoc est aliquid contrahens ipsam quiditatem, quod non
inciuditur in ratione formali quiditaris; convenímus ergo com Philosopho
jo hoc quod forma non habeos materiam secundo modo non est
plurificabilis, et hoc sufficit ad proposicum nostrum, quod scilicet productio
«usdem rationis non sit plurificabilis; sed non propter hoc conceditur
-f■noi3 habeos materiam, quae sit pars realis compositi, non potest
piunficari. Et tune illud Philosophi, quod "primum non habet materiam
est actus purus”, deber intelligi de materia secundo modo dicta, quia
n°?J habet eam ad contrahendum suam quiditatem ut sit haec, quia sua
^uiditate est hoc.
62. Utrura autem illud quod non habet materiam primo modo dic-
jam habeat secundo modo dictam, forte aliter diceretur secundum
.'/osophum et aliter secundum rheologos; de quo nihil ad praesens,
quod illa ratio de XII M e t a p h y s ic a e non habet pro per se
yiedio hoc quod est 'non habere materiam primo modo dictam’, sicut
‘ntelligum iXli quorum est prima ratio in I articulo, sed habet pro per
med¡o hoc quod est 'non habere materiam secundo modo dictam'. Et
Slc tam maior quam minor vera est secundum philosophos et theologos
Per consequens, quia natura divina non potest plurificari in diversis
^Ppositis, est ad propositum etiam utraque praemissa vera de productionc
115 em rationis ct, per consequens, conclusio est vera.
f>£
a, Y ' n .5 7 . „ „„
AiusTor., M ctap h . XII c.S (I07-Í¡133-3.*).
74 C.2. ¡*}»tJ¡übi,l i/f fjrmlMi i fntu f i n ÍJ/ot

A R T IC U L O 111

Objeciones y respuestas

63. En c! tercer Artículo se hacen ciertas objeciones co


lo dicho. En primer lugar se objeta contra la conclusión
gundo lugar, contra las premisas.
64. Doble objeción contra la conclusión. Primera.__Co
la conclusión se objeta doblemente. Primera o b je c ió n : ntr,i
Donde el principio es de la misma especie y el término form l
es también de la misma especie, la producción es de la mi. '
especie. Pero la esencia divina, que es de la misma especie e s ?
Dios el principio productivo y también el térm ino formal de tod
producción. Luego en D ios roda producción es de la misma especie
65. La mayor se prueba, a mi entender, por la Física M DUp<
la producción, parece, sólo se distingue por el principio formal
o por el termino. al
66 Prueba de la segunda parte de la menor referente al ter
mino fo rm a l:
, T°do ^ Producido recibe su esencia por la producción; como
H ijo según H ilario , nada tiene sino en cuanto nacido (es de
cir, nada tiene sino en cuanto lo recibe naciendo), así el Espíritu
hamo nada nene sino lo que recibe procediendo. Ahora bien no
recibe la esencia sino como térm ino formal. Ello se confirma por

ARTICULUS III

Obiecliones earumque solulio

« cc„2L 6L e ^ S e PraediCta’ “ Prim° “ ■

P " ’” * r a í i° . C o n tra

rationi’s fb¡ ra" °“is “ Krminus forma*« eiusdem

^ é , he í pn'ndpro **
mino form ali: ° m in0r*s’ Pf*mo quantum ad secundam partem de ter-

nihi? P 'o Ju cnone acdpit essentiam, quia sicut Filiu*


tendo accipit ira Snirir cunt*um Hilarium , hoc est nisi quod n^-
accipii; non autem arrín'?* sancfus ni^ ‘* haber nisi quod proceden^ 1
la m att,pir csstnt*am « ¡ « sicut terminum fo rm iltm < > -
» ÍÍ",S1ÜT- rU'W ' V c.l (2241^-8).
Hilaiuus, De Trin. VII c.2 6 : 1>L 10,222.
Arf. í. Obin iom x y rr\(>Hnhn
7^
u ,„ ín * : la * » “ < * « " « Padre ,1 , la esencia a|
; .,1 Espíritu Santo « la da su procesión de ambos." Ahora bien'
•, Air 0 com um eat solo puede entenderse del térm ino formal de
pr.ducción. y lo de q u e la esen cia se com unica por producción"
U puede entend erse del p rim er térm ino form al, no de aleo
consiguiente a o tro term in o form al, pues la esencia es el princi-
pío de todos.
67. Prueba de la segunda parte de la menor, que dice que
U esencia es p rin cip io form al de ambas prod ucciones: El término
formal no puede ser de n in g ú n m odo anterior al principio formal
de producción. L u eg o, si la esencia es el térm ino formal de la
producción, com o q u ed ó p ro b a d o :tft, y es la prim era entidad en lo
divino, com o qu ed o p robad o tam bién en la prim era cuestión
síguese que la esen cia en cu an to tal es el principio formal produc­
tivo en toda p rod u cción .
68. La m en or se p ru eb a tam b ién en sus dos Dartes por la ra­
zón sig u ie n te : A q u ello en que el productor es asimilado a lo
producido, sobre tod o cuando la producción es única, es el princi­
pio form al y el té rm in o form al. A h ora bien, la prim era asimila­
ción del p rod u ctor a lo prod ucido en D ios es la esencia en cuanto
tal. Luego ella es el térm in o form al y el prin cip io formal de la
producción.

firmatur illud per Augustinum XV De Trifiitate cap.2 6 : Sicut Filio


praestat essentiam de Parre generarlo, ira Spiritui sancto de urroque pro­
cedió". Non potest aurem illud inrelligi de praestando sive communicando
nisi sicut de termino formal! ptoductioiró; nec poiest mtelligi esseimam
communicari per productionem nisi sicut primos termmus formahs, qma
non sicut consequens alium terminum formalem, cum cssentia su pnn
cípium omnium. . . . .
67 .
Ex hac probatur alia país minoró, scilicet quod essei.ua su pnn-

noiU" t ^ u ^ o ase^ rw r {¡rin ri'tT form j“‘prSu «ñd !; si crgo


essenró est te?minus formahs P™d“C7 X t u m 'e « ^ r T a qua«Une.
est primum ens in divinis, ^ undumPse est principium fórmale produ-
sequitur quod ipsa essenua secun
cendi ¡n quacumque um ad UIromqUe pat.cm, per hoc
68. Minor etiam Probamr’ ? et rcrm¡nus fotmalis in quo produ-
quod illud est principium f o r m a . quan(io est productio univoca:
cens assimilatur producto,
prcxiui.^, ct p
r divmis esi
. a ¿d productum m aivinis
(js
_____ -.i™-a d«iITlilaUO
nunc autem, prima assimilauo pt prOdUCtñus - y ____ nm<
formalis terminus ptoductionis
essentía ipsa ut essentia; crgo ipsa est r
et fórmale principium producendi.
- A u g u s t ., De T 'i,, XV . « P t «..0D4-96.
91 C f. s u p ra n .6 0 .
■* Cf. Quodl. q.l n.5.
£■ i pjuTjltJjJ Je pr>kittn tutu í i n Dioi
76

69. Se au n Ja objeción contra la co n clu sió n .— Hn scgund


ij,ir, >c arguye contra I* conclusión: ^
ni que |V>scc un principio form.il perfecto de producción p,
producir con el. Pero el H ijo posee el principio formal p e ^ ^
de decir y de generar. Luego puede producir con el. 0(10
70. Prueba de la m ayor: La razón de por qué ei supóóto r>
de actuar es que posee el principio — y principio perftaísiny^
de acción.
Prueba de la m enor: La memoria perfecta es el principio
decir o de generar. Ahora bien, es evidente que el Hijo tiep
memoria como el Padre — cada persona se acuerda de sí__y m*'
moría perfecta. mt'
71. Objeciones contra la premisa.— En tercer lugar, se are-
ye doblemente contra la proposición — la premisa— que dice
la primera distinción finita es de entes de diversa especie. ‘
La distinción menor es más inmediata a la unidad que L
mayor. Pero la distinción de la misma especie es menor que la ¿f
distinta especie. Luego es más inmediata a la unidad.
Muchos seres, y de la misma especie, pueden ser inmediata­
mente creados por Dios. Luego es posible que la pluralidad de la
misma especie sea totalmente primera e inmediata a la unidad;
y, como se da en la causa y los causados, puede darse en el prin­
cipio y los principiados.
72. ^ Respuesta a la primera objeción contra la conclusión.—
A la primera objeción *° se responde de tres maneras :

[233 69. A lte r a v atio c o n tr a c o n c lu s io n e m .— Secundo, contra con*


ciusionem sic:
Princ^P,am fórmale producendi perfectum, potest illo produ-
cere; sed Filius haber principium fórmale dicendi et generandi perfecre;
ergo etc
^P~ Probarlo maioris; Quia ideo est suppositum potens agere quia
nabet principium agendi et máxime perfectum.
Probauo minoris: Memoria perfecta est primum principium dicendi
sive generandi; Filius autem haber memoriam sicut Pacer V De Trinan­
te cap.7 "quaelibec persona meminit sibi", et perfectam, patee.
71. In s ta n tia e c o n tr a p r a e m iis a m .— T e n i o , contra illam p ro p o s itio n e m
quod prima disunctio finita est aliquorum alterius rationis, instatur du-
pliciter:
9 uia uniiat¿ est immediatior distinctio minor quam maior;
Mtio eiusdem rationis est minor quam alterius rationis; ergo etc.
un o, quia a Deo possunt esse immedíate piura creara et in eaden1
speae; ergo possibile est quod pluraíitas eiusdem rationis esset omtuno
« sicut in causa et causatis, parí ratione in
principio et principiaos.

triple7«[7v¡a m p o ^ d l C0Mr‘ prio-u».


44 Cf. tupra n.64.

i
Art.1. Obimouct y rciputtlat
77
fn primer lugar ^ a w mayor del argumento: Aunque la
^nci* ÍUCSC e Pr!ncipi° clu¡ltm> scría principio distinto respecto
í producciones distintas y determinativo distinto respecto de re­
liciones distintas. Y , en tal caso, sena falsa la mayor, que dice que
¿onde hay principio elicitivo de la misma especie habría produc­
e n de la misma especie, a no ser que con él se diera un principio
Jeterminativo de la misma especie, lo que no se da en el caso.
73- Esta respuesta no vale. A lo que precede se o b je ta :
Si no basta el principio^ elicitivo sin principio determinativo, en
ano y otro caso la cuestión de por qué la esencia, que es principio
elicitivo indeterminado, es determinada a éste o a otro determi­
nativo es la misma. Pues si el principio de la misma especie no
puede ser principio p er se de varios seres de la misma especie,
no podrá la esencia, que es principio radical elicitivo, ser prin­
cipio inmediato de varios principios determinativos de otra es­
pecie, por la misma razón por la que algo de la misma especie es
el principio de varios de diversa especie, lo es de otros. O, si otros
preceden a aquéllos, habrá proceso al infinito. O, si ello es imposi­
ble, la determinación por relaciones, como por principios, no basta.
74. Además, tales relaciones son producciones. Ahora bien,
lo mismo no se determina a sí mismo. El decir que la esencia es
determinada a la generación activa por la relación, que no es
otra cosa que la generación activa, como se dirá después, es decir,

Primo, ad maiorem: Quod licet essentia esset principium elicitivum,


tamen respectu alterius et alterius productioms esset aliud principium
et aliud determinativum, puta alius et aiius respectus; et tune maior est
^ principium elicitivum eiusdem rationis esset producuo
raisa, quod uDi est pnncip Dr¡ncipium determinativum eiusdem
unius rauonis, msi cum noc esset printip
racionis, quod non est in proposito. . . . ■
73. H a e c r e s p o n s i o n o n « iu'TadeTqua^io
vum non suffkit sme principio elicitivum ¡ndeterminaium, de-
est per quid essentia, <f a e d£ er£mativum. Si enim principium
cerminatur ad hoc vel ad íllud de ¡um respectu plurium alte-
eiusdem rationis non potest esse per p P .¡ ¡um radicaíe elicitivum,
ñus rationis, non poterir essentia, qu determinativorum princi-
esse principium ¡mmediatum respe P aliquid eiusdem rationis est
piorum alterius rationis; quia q rationis, eadem ratione et
principium aliquorum plurium Drocessus in infinitum; vel si
aliorum; vel si illa praecedant ali , ( principia determi-
iUe est impossibilis. determinarlo per respectus, u pe f
nativa, non sufficit. Or0ductiones; nunc autem Ídem
74. Praeterea, illí respectus s gssetitiam determinar! ad genera-
non decerminat se ad se. Dicere en quam generatio activa
tionem activam per respectum, qu. nih.l almd q
. i i f SOI • Síimmn a-54 *1-3 mi 7 (I I I 897
41 Henmcus Gand-, IH Q* a *5 iu «irp- 21ÜJ*
98 n.75-78) ¡ Thomas, SunuM meo/. 1
( Via

’ . t , ,, |t, uriirnuM»» P °r ,il Kc’n‘‘Uim'» y, |B(r ,


i,nr o Jt-ti-f'1' 1»'ufl (,s*| prjvu ¡pió iktcrmnuiivu ,1,. M tnj ^
[|| uin •f , ,
unto.
i.umv o * ^ 11'* lut ' * j . í.
„ /r, la ,
*V
lie «M ilrM ar « l*| < ***,
^Milita n'tiiu
num'r'' ' . | |., («ni.¡a -cu *1
principio productivo.
|., mayor. Aiinq ^ ^ J¡vcrs., opciic, pues alguna nI„rj|/
'M i r v t r primi ta y 0 ,0 , 00.1 puede ser infinita en au„ n, „

r - l ' S » , plural itlatl de om. especie pie* *


ur 0 1 ! incuo. permaneciendo la primera plural,.
d T " r i ñ tpt'c en lo divino haya alguna plural idad al,„,
rímente primera c inmediata a la on.dad; as, puede adm„„,
l e esta pluralidad sea de producciones o de lo que sea. t.„e,„
en lo divino es falsa la mayor de que donde es idéntico el principa,
e Idéntico el término hay produccit'm de la misma. especie ts s¡„
embarco, verdadera en las criaturas de las que habla el h.lusolu,
en ellas o el principio formal productivo es de la misma espea
v en todo caso, es limitado a la producción de la misma espccif,
o es principio equívoco y, por lo mismo, productivo de vano,
efectos de dintima especie; y, en tal caso, el termino formal di-
éstos es limitado, es decir, no pueden ser idénticos el principa,,
el término de diversa especie. Ninguno de estos dos casos putilc
darse en Dios: En Dios, el principio es ilimitado, y lo es también
el término formal.
Ut diectur postea, est dicere quod dererminetur ad generationem per ge*
nerationcm, et ita quod idein est principium determinativum sui.
[251 75. A lite r a d p r im a m r a t io n e m .— Secundo modo diceretur, ne­
fando maiorem: Quia etsi sola cssentia sit principium productivum, ill*
tamen producriones possunt esse aherius rationis, quia aliqua pluran®
potcst esse primj, et nulla potest esse actu infinita nec etiam m potencia
infinita in divinis; nulla autem potest esse necessario finita msi quae
alterius rationis vcl praeexigens aliquam alterius rationis; ergo stand-'
prima pluralitate, necesse est quod ín divinis sit aliqua pluralitas prima
omnino et ¡inmediata unitari; et ita potest poní quod ista pluralitas
productionum, sicut quorumcumque. Falsa est ergo ista maior in divim4-
quod ubicumque est idem principium et ídem terminus ibi est produc»
eiusdem rarionis; vera est tamen in creaturis, ut loquitur Philosopn^'
quia ibi principium fórmale productivum vel est limitatum ad product^
ncm unius rationis, sicut ipsum est principium unius rationis, vel si °
principium aequivocum, et ita productivum plurium alterius rationis,
mínus formalis utriusque limitatus est, ita quod non potest esse 1
principium et terminus plurium alterius rationis; ncutrum potest esse
proposito, quia ibi principium est illimitatum et etiam terminus forma “■
41 Cí. tupra n.72.64,
A«.S. O b,u,„„tl , n¡pm, ¡ltt

74 £ ‘“ re‘pUT ' aU '-" ‘Polo - C ^ dh ,


<o*« * afpUyü |C" n , ¡ J i ' rr C' a CUt ,í,Ín : tn — o» h i r í !
rizón l » rí S “ = 1» P e rn e ra persona producida f u t„ Verbo m .
¡en que & P - < “ P - a que el ts p i n .u Sam o (aera E pi-
r¡n) Sanco mas bien q ue V erb o. *
77. Adem ás, el supósiro que tiene el m ism o priIKipK) form al
perfecto de varias p rod u ccion es puede causar por él con igual
prioridad una u o t r a ; y, p o r lo tan to , la prim era persona podría
pioducir el E sp íritu S an to co n igual prioridad que el H ijo, y ei
Espíritu Santo n o procedería necesariamente del H ijo .
78. Respuesta válida a la prim era o b j e c i ó n . —Tercera
manera
de contestar a la primera objeción *\ Se concede la menor, es de­
cir, que la esencia es el principio formal y el término formal de
ambas producciones. No lo es. sin embargo, tan totalmente que
nada sería incluido p er se ni en el principio formal ni en el tér­
mino. En el principio formal, que es la memoria perfecta y la
voluntad perfecta, se incluye la esencia; y en el término formal
que es el Verbo perfecto y el Espíritu Santo perfecto, incluye
también la esencia. Y acaso en ambos, tanto en el principio como
en el término, la esencia tiene rozón de principal respecto de lo
que concurre con ella, es decir, del entendimiento o del conocimien­
to, y de la voluntad o del amor. Luego, por la identidad de la
esencia, aquello por lo que el productor produce y el término for­
mal son lo mismo. Pero por la distinción de lo que concurre con la
~6 . Ñ e q u e b a e e r e s p o n f i o t a l e s ,— Sed contra arguitur. sicut argunun
est in prima quaestione: Quia tune prima persona producta nory mycis
ex productione sua reali esset Verbum quain Spmrus sanctus. n<x Spmms
sanctus magis esset Spiritus sanctus quam \erbum.
77 . Item, suppositum habeos ídem principium fórmale pertccrum
aliquarum próductionum, potest ita primo per illu pnncipmm in_
illanun «CU. in aliam. et ira prima persona arque pmno po*~ p ro v eer
Spirirum sanctum sicut et Ftlium. ec ita Spmtu> *
« i a Filio. ,
-O » ■ ,1 r jj/.iw c W .-T e n io medo, conceuirur
8. R esptíH S fü r e i * a fórmale et terminus tormalis utrius-
P
minor, quod essentia est Pnncr un^ n ¿¡quid includitur ^ r se ct
que productioms; non lamen , 7 ;„o n principio quidem formali. quod
m principio formal. et in L lu d in .. «semia. et in rerm.no
est memoria perfecta ct voluntas per • sanctus perfectus, includitur
formali, quod « t Verbun. perfecrum qUam in rernu-
enam «sentía, et forte rcspetiu “Ir‘“^ ' h<x respira illius quod concurrir
no, cssentia haber rationem principal - voluntaos vcl amorls. Proptcr
tum eadem, scilicet imelkctus ve « prt¿|ucens prodiu.it et ictmimu tor-
ttRo identitatein csscnuae, ídem e> q. I' m vU(n cssentia, utpote iiwtl*
'Mis. Propter autein disrinchoncm c nU((k¡, prtnupmm lux ct tlliid
loaus « voluntatis, in principio p * qmxUmmodo aherius ratuv
ad pruductíoncs altcrius rauotus ct
n Cf. Ibid.
80 C.2. Pluralidad de producciones en Dios

concia, o sea del enrend imiento y de la voluntad en cj .,rj


productivo, bastan este principio y el otro para producción^*'
especie diversa y términos en algún modo distintos en especie'^
tenemos en el principio esencia y entendimiento, esencia y vi)A*
tad; en el término tenemos esencia y conocimiento, esc ■ün‘
amor. Y. por razón de lo que es idéntico en el principio fa'3 *
comunicativo, es idéntico en el término formal lo comunicado^
por razón de lo que es distinto en el principio, es distinta Ja r
formal de la producción y distinto lo que concurre en el terminé?
9. Si preguntas si uno de estos principios que concurre *
el principio formal total es propiamente principio formal A",
otro sólo concomitante, de modo que, por razón del princiA
formal, d principio se diría formalmente idéntico o totalmc-A
distinto respondo: Los coprincipios que concurren en d pr¡nc'
pío, es decir, la esencia y el entendimiento en la memoria r>cr.
ecta y la voluntad y el objeto diligíble en la voluntad perfecta
no se hadan entre sí per accidens ni como principio remoto -i
próximo, s u » que el todo, 'el entendimiento infinito que tiene
un objeto infinito inteligible a él presente', es un principio per ft
e suerte que el uno sin el otro no es principio de producción
por eso es principio productivo único simplemente, no hay dos
principios productivos. Dígase otro tanto de la voluntad y dd
objeto respecto de la espiración, y de los términos en relación a
Jas producciones.
8° . Si preguntas por qué no puede .ser la esencia sola, en
cuanto distinta de la voluntad y del encendimiento, el principio

v&lúnratem- '?n w m -PI0 habemu* eucniiam et íntelJcctum, «senfian e


er amorcm *' « r2fl. ^abemiii euentíam cr notiriam, ««ntiam
caóvo sii ídem ,« r 7 ^ í^em wt ,n principio formali commum-
¿Síiiru m t t ín ^ rmm° " “i 1 cíjmmunícarum; et ratíone cius qut>¿
Híud quod concurrir I*n íl^10’ Slt f°rmaój ratio productionis dminera, «
m ttrm,no' Slt formal iter dístinctum.
forsr& l/tLtin* t,:orum Quorum concurrenrium ín principio
ergo ab ULo alrerr ínrJTr í>rt?c,j ).Ium formaje et relíquum concomitad,
omnino VtJvdlcttur Príncipium formalíter ídem «I
'' ^ ° 1? UaC ín principio, icilket
ta; ct obiecrum díííffiK'1#- ** ** ,ntcl l « rcu, et ín volúntate perfecta voiun
r c w / u m M l l r í blk P'?«ena, non se habenr per accidens nec iíw*
haben: ohicrrum “infín ^ foturn brx, 'íntcllectus infinito»

; ....... ■ Tuiumaic et onje


W. Si quaera, Qua„. rtí armjn)* « '('« fu produaionum.
/-» u «sentía tola, uf dntinguitur
(i f “WTuln- Pnnr.pium cornrnunicand, « , rop»*^
V" ' 0 7 ** ' " I í-'/V'ív 1 ’U n 270 ^ J 'UXJ-'IOl r||
A rt3 . O hice t o n e i y r e s p e t a s
81

■fornicación, respondo : No „ 1. esencia mcri,m

^ r ^ i ó r ^ C° n voluntad, e,

** si. R e > fu e " a a. l“ s e K « i’ d a o b je c ió n — R e i p u c M |¡, sc.


¿unJ» objeción \ pr.mero al contenido y después a la forma del
jumento.
‘ 82. A 1H contenido. Al contenido puede responderse de dos
plañeras;
La forma, que es en un suposito el principio productivo con
producción adecuada a ella, no puede ser el principio productivo
en otro supósito. Ahora bien, la memoria es en el Padre el prin­
cipio productivo con producción adecuada a él. Luego no puede
ser el principio productivo en otro suposito. Y , si se da en el Hijo,
no puede ser su principio productivo.
83. La mayor se prueba con un ejem plo: Si el calor fuera
para el fuego el principio de calentar el leño con calefacción ade­
cuada a tal calor, y el mismo calor fuese comunicado al leño, no
podría ser el principio por el que calentara el leño. Prueba: No
sería el principio por que el leño se calentara a sí mismo; de lo
contrario, sería el principio de calentar o de producir el calor en
el mismo supósito. N i sería el principio de calentar a otro; por
hipótesis, se trata de calefacción adecuada al calor. Esta prueba
procede de la adecuación omnímoda, en la que es imposible que
la acción exceda el principio formal de la acción. Y , según esta
noción, la menor es manifiesta, pues de tal manera tiene la memo-

Essentia mere intellectualis non est príncipíum alicuius productionis nísi


ut coincidir cum memoria et volúntate.
[27] 81. Ad secundam rationem contra conclusiones.-A d secun-
dum, et primo ad rem, secundo ad formam argumenu.

adaequata ilii principio; ergo; et si si


principium producendi. . , ¡gni principium calc-
83. Maior probatur exemplo si . ^ ¡ue idem ca]or com_
faciendi lignum calefactíone adaequa I • ■ ¡um calefaciendi. Probo:
raumearetur ligno, non posset esse g P •ncip¡um calefaciendi sive
quia nec calefaciendi se, quia tune c alterum, quia calefactio ista
producendi calorem in eodem supposi‘ > probatio de adaequatione
Poninir adaequata illi calori. Et Pr? excedere principium fórmale
omnímoda, ubi impossibile est acti m¡nor; quia memoria sic in
?gendi. Et secundum istum intellectu P d impossibile est princi-
Patre habet diaionem in Patre adaeq • t impossibile est in divinis
Pium dictivum excedere hanc diction . ex S0Iutione quaes-
d‘ctionem esse nisi hanc, quia de se est haec, P
il Cf. aujiru n.Cf).
Plttni/iJ'h/ </<’ fm hlm tiom i e» Dtw 1

tí a en el Padre dicción tuleauulu ti lil que es imposible


principio de dicción exceda a la dicción, como es imposible-
la dicción sea otra que ésta, pues es por sí ésta. 1: 11o aparece (.v|
dente de la solución de la cuestión : Todo lo que en lo divino n,(
preexi^e pluralidad de otra especie, es de sí esto, singular. pt7[j
la dicción en lo divino no preexige necesariamente pluralidad <|t
otra especie. Luego es por sí ésta; y, por consiguiente, su pr¡n
tip io tiene esta dicción totalmente adecuada a él. Luego no
puede darse tal principio en el H ijo lfi.
84. Este mismo argumento puede probarse por la siguiente I
proposición (que en última instancia se reduce a la anterior); J
El sopósito que recibe una forma por producción adecuada a ella
no puede producir por tal forma. El H ijo recibe la memoria por
producción adecuada a ella. Luego no puede producir por ella, |
La menor se declara como en la razón anterior.
S5. Prueba de la m ayor: Si produjera por ella, o se produ­
ciría a sí, o produciría a otro. N o se produciría a sí, ello es impo­
sible, según Agustín 18; tampoco produciría a o tr o ; tal produc­
ción se considera adecuada al principio productivo. Luego no es I
necesario buscar un determinativo que concurriera con el princi­
pio elicitivo para que se dé una dicción, ni como tal principio
form al puede tener alguna negación. Pero, aunque la esencia o
alguna entidad positiva meramente asumida sea en el Padre la |
razón form al de la dicción o de la generación, no puede serlo en

tionis, quía quidquid in divinis non praeexigit pluralitatem alterius ra-


tionis, illud de se est hoc; dictio in divinis non necessario praeexigit plu­
ral irarem alterius rationís; ergo de se est haec et, per consequens, prin-
cipium eius haber hanc dictionem omnino adaequatam síbi; non pocen
ergo esse principium in Filio.
84. Ad eandem rationem probandam accipienda est ísta proposítio,
et redit in eandem sententiam cum alia: suppositum accipiens formaw
per productionem adaequatam illi formae non potest per illam forman)
producere; Filius recipit memoriam per productionem adaequatam ill¡
memoriae; ergo etc. Minor declaratur sicut in ratione iam facta.
85. Probario m aioris: Quía si secundum illam produceret, aut etí®
se, aut aíterum ; non se, quia hoc est impossibile, secundum Augustinum.
De Trinitate c a p .l; nec alterum, quía illa productio illíus PoruIuf
adaequata principio productivo; sic ergo non oportet quaerere detero11'
nativum concurrens cum principio elicitivo ut sit una dictio, nec etiaflj
aliquam negationem potest habere sic ut tale principium fórmale-
esto quod essentia vel quodeumque positivum mere acceptum sit in
formalís ratío dicendi vel generandí, ramen non potest csse in Filio
tlícendi vel generandí; quia ipsum ut in Paire est principium production

, . 1/ Scorus, OnlimUio I d.3 n.401-553 (III 2-15-330); d.7 “•lJl


(IV 107-148).
H Segunda manera de responder al contenido; cf, ahjjjyi n.82.
A ecesr., De Trin. I c.l n.J : PL 42,820.
I Mijo, r ut‘s cn CUimr° SC t1il í ‘h d Piulrc ts pMiKipio tic pr„.
V t n>n jd « u .u U (p rim era razón), y por ella ,-n u m iim k .,,!.. al
¡£¡0 í - P - H i a razón) .
86. Rt'iP?*1 '1,1 l/ í^ r n u d e Li ug/nidit o h j e t i m i ,—lin uun-
, a l-i formA dcl a r ffim c m o - puede objetarse a la mayor y a la
^cnor. Puede decirse que algo es tenido de muchas maneras, como
consta de los postpredicamentos, aunque no se diga propiamente
que un ser tiene la forma cn abstracto, sino que la tiene como es
capaz de ser tenida, es decir, como forma. No se diría propiamente
ql)C tendría blancura quien la tuviera encerrada en la bolsa; por
ser la blancura apta por naturaleza para ser tenida como forma
informante, tal modo de tenerla no sería perfecto.
87. Ulteriormente, cl nombre abstracto, que significa el prin­
cipio de actuar construido con gerundio que significa alguna ac­
ción, puede ser tenido por el supósito de modo que sea su prin­
cipio activo con tal acción. Por ejemplo, cuando d ig o : Tengo la
potencia de ver ( videndi ), esta potencia no sólo es capaz de ser
tenida por mí como forma, sino también como mi principio de
actuar según tal forma. Y es esto lo que nota el gerundio ( videndi,
de ver) con el nom bre abstracto (potentia).
88. Sim ilarm ente, esta gramática aparece manifiesta por el
uso de hablar. Aunque es verdadera la proposición: 'el H ijo de
Dios sabe la generación del Padre’, no lo es la siguiente: 'e l H ijo
tiene la ciencia de generar — generando — ’. Parejamente, tampoco es
verdadera ésta: 'éste tiene voluntad de generar — generandi—

adaequatc, quantum ad primam ratíonein, et per ¡Ilam Filio communica-


tur, quantum ad secundam rationem.
P 81 86 A d form am .— Quanrnm ad secundum, videlicet ad formam
argumenti, potest fieri aliqua dificultas in maiori « minori, qu.a haber,
pótese aliquid dici muhipliciter ex postpraed.camenc.s, heet proprie non
dicatur aliquid formam habere in abstracto, ms. habeat eam s.cut forma
sic significara nata est haberi, hoc est tanquam formam. Non en.m pro-
prie diceretur habere albedinem qu.a haberet eam clausam in bursa, qu.a
L est ille modas perfectas, quia albedo nata est haber, ut forma m-

87 Ulterius nomen abstractum signif.cans pr.nc.p.um agend. con-


structum cum gerundivo significante aliquam act.onem natum est haben
a s u Z s ito utgsi Hli principium agendi illa acnone; verb. grana habeo
po,c& ^ z z : i x
sed enam ut prm cpm m mini operanu.
nout illa constructio gerundiví cum abstracto tan.
88. Similiter ista grammatica patet ex usu loquendi. Etsi en im vera
sit hace* 'Filius Dei scit generat.onem Patns, non tamen ista. tilias
haber ¿Íentíam generandi'; consimiliter, nec .sta: ’Jste habet volunta,em
generandi'; nec est aliqua ratío nisi ex construct.onc grammancali, qu.a
** C(. D u n s Scorus, Ordlnatío I d.7 n.l-91 (IV 107-148).
“ Cf, MUj/ra o.60.
#4 C.2. Pl»T,tlÍ¡hJ i/(’ pro,i tuc jorja en Oint

La única razón de ello es la construcción gramatical, ()lk.


que el sujeto tiene lo abstracto* no sólo como forma, lri(|^
principio de una operación determinada procedente de un ^
sito determinado. Similarmente, *Miguel sabe que Dios ^
mundo y es creador del mundo', pero no sabe crear el mund^ ^
S9. Luego si, en la mayor, ’ Jo que tiene principio t t
de decir (diievdi) puede decir por el’, el término 'tener' ^
tiende propiamente en el sentido en que se dice que lo a b * ^'
es tenido cuando se tiene como forma del supósito, y s¡
trucción con un nombre — 'principio perfecto'__ ( q U e 5jl COn"
principio activo seguido de un gerundio (dicetjdi) qUc Z Z
acción, se toma propiamente, de modo que indicara que la form^
en el supósito su principio de acción, concedo la mayor. Pues rí ”
jeto de ella incluye las notas requeridas para que el p re d icó
contenido en a Cuando un ser tiene una f e r i a c o Z l o ^ l
algo determinado y como principio de actuación determina
puede por ella ser principio de acción. Pero en este sentido b
premisa menor es falsa. Aunque el H ijo tenga de algún mol
memoria perfecta, no la tiene como forma. Y si la tiene como fe.
ma no la tiene como principio de acción, por la razón dada en
la respuesta al contenido de la objeción.
„ 90. Respecto de la prueba de la menor de la objeción"
puede decirse que la proposición 'l a memoria perfecta es pife
r ° r fT . d£ deC‘" f truncada- Sería necesario completarla
con^algun dativo que radican, a quién pertenece el principio ir

X o tUt T t i o r ^ é r? UmKhaberi ab iUo « f° ™ . prineipi»


sdt Dcum creaste mu A ** ab ISto ^uPI,os‘to ; consimiliier hic: ‘Midiael
m undm T d“ “ " crc“ ‘™ e“ “ undr, non tamen scit creare

diccndi ¡ P " ! Í,“ Ud T ‘° d hab« P ™ ^ 1*


sícut dicitur abstraenim ^ c*l<;ere > loquendo de 'habere’ propia
eriam de constructione Dronr‘ " qu.aiít* ° . habetur ut forma suppositi, tt
gerundivo significante artin ™ norninis si£n]ficantis principium acrus ^
supposito esse pr¡nc¡DÍum nem> ,?Uae construct*o notat iliam formam huií
includumur illa auae Km ■ a^en^1’ c°ncedo raaiorem; quia in subiec'0
caim m h V t r h S r r ; ad in * o - *
pocest per hoc esse Driné-m' ^orma huic et ut huic principium
Filius habet memoriam
Filius habet G e m i n a r agCn,! ’ . í se^
' l !s*c
¡í . "minor
!in.o r est íaUa-
falsa, qu^ *
formam; « si habet ut £ al!qu0 raodo l»bend¡. non tarnen 1
racionen] dictan» in responsTnr^’ n° f tamen ut principium agendi, prop cr
[29] 90 A A i . iunc reaii.
fecta est principium*perf«tum ¡J11110™ 1 propositio: ‘Memoria
trúncala; et oporteret^am s u n n l ^ ^ ' ’ ,posset d¡c‘ est Prop0íi‘tl.
cans cui sit principium dicend¡PefC per al‘9 uod dativum additum sUÍ0
** *-f. tupra n.70,
/ trf.l, O h ic c iu t u t y n f p Mí
tfji

91. O puede con ced erse, porque se t r .r . a . .


indiferente, que ab so lu tam en te - l a m em oria r a f e e n - ,P° ' K' ' ' n
.-pió de d e cir^ N l d ice mds la m en or sobre la m em oria. Q u é 'e l
Hijo tiene memoria perfecta es manifiesto
92. Concluyendo, la proposicrón el H ijo riene principio
a fe c to de d ecir, que fue la menor del primer silogismo de la
objeción - , resulta falacia de anfibología, o de figura* de dicción
0 de consiguiente.

Falacia de anfibología porque, en la mayor, la construcción


gramatical no determ ina que el acto significado por el gerundio
procede de un suposito determinado, no aparece como sujeto de
1, oraaon ningún suposito c ie rto ; sólo se indica que procede de
un principio form al que es el sujeto de la proposición. En la con­
clusión, sin embargo, se indica un supósito determinado y la
forma. Por eso la construcción de la conclusión no sólo relaciona el
acto al principio formal, sino también al supósito; lo pone como
procediendo de un supósito.
Es falacia de figura de dicción. Por la similitud de dicción del
acto significado por el gerundio en la premisa y en la conclusión
se cambia la relación del acto al principio formal en relación del
acto al supósito agente. Se cambia la forma (quale quid) en este
algo, en supósito.
Es también falacia de consiguiente. El acto significado en ge­
rundio universalmente no es comparado en la mayor a ningún

91. Vel quia est indifferens, potest concedí quod absolute esc prín-
cipium dicendi; nec plus ponit minor de memoria; quod Filius haber
memoriam perfectam, est manifestum.
92. Concludendo, ergo, ’Fiiius haber principium perfecrum dicendi!
quae fuit minor prími syllogismi, fit fallada amphibologiae vel figurae
dictionis vel consequentis-
Amphibologiae, quia in maiore construcrio non determinat actum
illum significatum per gerundivum procederé ab aliquo supposito deter­
mínalo, quia nullum suppositum cerrum ponebatur ibi in subieao ora-
úonis, sed tantum designabatur quod procederet ab aliquo principio for-
mali quia illud ponebatur in propositione pro subieao. In conclusión?
autem ponitur et suppositum determinatum et forma, et ideo ex vi con-
structionis notatur in condusione quod actus.non tantum comparatur ad
principium fórmale, sed euam ad suppositum ut egrediens ab aliquo.
Figurae dictionis, quia per similitudinem diaionis actus significan in
gerundivo in praemissa et in condusione, commuracur habimdo actus ad
fórmale principium in habitudinem aaus ad suppositum agens, et sic com-
mutatur quale quid ín hoc aíiquid.
Fallada est etiam consequentis, quia in maiori habetur actus signifi-
catus ¡n gerundivo in universal! ad nullum suppositum compararus; in

** C f. m p ta n .6 9 .
Síi c.J. Piar,ilutad de prnduet tonel et/ Dh>\

supósito. En la conclusión, sin embargo, es relacionado a t|ct


minado mi pósito. Y no se sigue; El acto es por este principio, J u ^
es de este su pósito.
95. Respuesta a la objeción contra ¡a premisa .— Respuesta -
la tercera objeción *1: La proposición "la primera pluralidad ne
cesariamente finita es de otra especie’ es verdadera. Toda p]ura
Iidad necesariamente finita, si no es de otra especie, preexige ne
cosariamente pluralidad de otra especie por la que es necesaria,
mente determinada, como aparece claro por el segundo artículo:,i
Ahora bien, la primera pluralidad en lo divino es primera y ne­
cesariamente finita. Que es primera es evidente. Que es necesaria*
mente finita es también evidente; en lo divino sólo es posible lo
que es actual; luego síguese la conclusión, es decir, que la primera
pluralidad en lo divino es necesariamente de especie distinta. Y es
por consiguiente, próxima a la unidad.
94. A la cuestión de cómo se enciende la mayor, 'es más
inmediata a la unidad la pluralidad menor que la mayor' K, res­
pondo : ' Mayor’ o ' menor’ puede entenderse intensiva o exten­
sivamente. Pluralidad o distinción menor 'intensivamente' lo en­
tiendo en el sentido de que el medio se distingue menos del ex­
tremo que un contrario de otro. Pluralidad o distinción menor
"extensivamente’ lo entiendo en el sentido de que la pluralidad
que contiene menos miembros es menor extensivamente, o me­
nor distinción, o menor pluralidad, como el número ternario es

conclusione autem determinatur ad certum suppositum, et non sequitur:


actos esc per hoc principium, ergo esc huíusmodi suppositi.
[30] 93. Ad instantiam contra praemissam.— Ad tertium: Dicítur
quod illa propositio esc vera, quod 'prima pluralitas necessario finita esi
alteráis rationis’ ; quia quaelibet necessario finita, si non esc alterius ra-
tionis, necessario praeexigit aliquam alterius rationis per quam necessario
determinetur, ut patee in secundo articulo. Prima autem pluralitas in
divinis est prima et necessario finita; quod prima, patet; quod etiam
necessario finita, patet quia nulla est ibi possibílitas nisi ad illud quod
est ín actu; sequitur ergo condusio quod prima pluralitas in divinis
necessario est alterius rationis et, per consequens, illa est próxima unitati.
94. Quando ergo accípít maiorem quod 'unitati immediatior es[
mínor pluralitas quam maior’, respondeo: potest intelligi ' maior’ vel
'minor’ intensive vel extensive; intelligendo sic intensive quantum ad
minorem rationem distinctionis, sicut minus distinguí tur médium ab ex­
tremo quam contrarium a contrario; minus extensive, sive minor d¡-
stinctio sive minor pluralitas, est quae est maior paucitas, sicut ternanus
est minor pluralitas quaternario. Hoc modo maior est vera, quia unitati
immediatior est binarius quam quaternarius vel ternarius; et tamet*
*' Cf. supra 0.71.
*4 Cf, supra n.56.90.55,
** Cf, supra o,71.
Art.3. Objeciones y respuestas gy

pluralidad m enor que el cuaternario. En este sentido, la mayor


es verdadera; el núm ero binario es más inmediato a la unidad
que el cuaternario o el ternario. Sin embargo, el número binario
no es intensivamente pluralidad menor que el térm ino; dos uni­
dades en el binario se distinguen intensivamente con tanta dis­
tinción como tres en el ternario. Extensivamente ello es verdad;
las pluralidades o las distinciones proceden ordenadamente de la
unidad, el numero que es menor extensivamente o numéricamen­
te es siempre más próxim o a la unidad, al principio. Concedo que
la distinción o pluralidad en Dios, aunque sea de especie distinta,
es extensivamente m ínim a, pues sólo se dan dos producciones y
no hay pluralidad menor que la dualidad.
95- Pero, si hablamos de mayor o menor distinción o plurali­
dad intensivamente, ello puede entenderse también doblemente:
O se entiende p er se de la razón formal de la distinción de los ex­
tremos, o per accidenta de la mayor o menor entidad y de la incom­
posibilidad de los que se distinguen. E jem p lo: Sócrates y Platón se
distinguen más en la realidad y en la incomposibilidad de los
extremos que las intenciones ' género’ y ' especie’ ; estas dos pueden
concurrir en lo mismo, como en el color, y es menor la entidad
de los extremos * género’ y Tespecie’ que la de Sócrates y Platón.
Pero, si se entiende la mayor de la distinción menor materialmen­
te, tal vez podía ser verdadera en algún caso; la distinción de
t^ ó n es más inmediata a algún primero que la real, y menor
que ella en cuanto a la entidad e incomposibilidad de los ex­
tremos. En la cuestión propuesta, sin embargo, no debemos

binarios non est mí ñor pluralítas intensive quarn ternarius, quia intensive
tanta distmctione distinguuntur duae unitates in binario quanta tres in
ternario. Extensive verum est, quia ab unitate procedunt plural itates sive
distinctiones ordinate, ita quod semper minor numerus extensive sive nu-
roeraliter est propinquior unitati, quae est principium. Et sic concedo quod
« a distinctio, esto quod esset altenus rationis, est tamen maximae
Paucitatis, quia non sunt nisi duae productiones, et non est pluralitas minor
dualitate.
[31] 95. Si tamen loquamur de maiori yel minori distinctione vel
pluralitate intensive adhuc potcst intelligí dupliciter: quia aut intcmgitur
Per se, quantum ad formalem rationem distinctionis extremorum, aut per
«cidens, quantum scilicet ad maiorem et minorem enmatan et incom-
Possibilitatem eorum quae distinguuntur. Exemplum: Sócrates et Plato
ma6is distinguuntur quantum ad realitarem et incompossibilitatem extre­
morum quam istae duae intenciones ’genus’ et speaes, quia istae duae
IXKsunt concurrerc in eodem, ut in colore; « minor est emitas istorum
extremorum ,genus' ct ' speaes*, quam istorum Socratis et Platonis. Si amem
‘«telligitur maior de minore disiiiutione nuterialiier, fone posset alituhi
babero veruatcin, quia alícui uní pruno intnrieiltatior est distinctio rationis
quam re, et minor est distinctio raiionis quantum ad entitatem extremorum
iftcompossibilitatem distinctorum quam distinctio realis; sed in propo-
$8 C.2. Pluralidad tle proa

preocuparnos de esta superioridad o inferioridad, p Ut.s


no v,
una distinción de razón inmediata a la entidad única
cede toda la multitud, es decir, a la esencia. a dc <

96. En segundo lugar, hay que decir que la may0r <


siderando la distinción intensivamente y p er se, es sim i tüc
falsa. Es necesario que una distinción de especie diversa
mediatísima a un primero del que procede alguna distinció** *
o de la razón; pues alguna distinción debe ser finita v ^ tc;
argüyó, la que es de especie diversa es primeramente fini^c,'*
es manifiesto. Según la opinión común, cuando a la unidad
sigue inmediatamente una distinción de razón, los que son T
tintos con distinción de razón tienen distinción de especie dv "
sa, no de la misma. Y tal distinción, en cuanto tai, es mayor ^
que sea menor de dos modos, menor en número y menor'en 1
realidad e incomposibiiidad de los extremos.

i 9 r j jD c ]° qUe antecede aParece clara la respuesta a lo de k


pluralidad que inmediatamente deriva de D io s 57. En las criatura
en las que las naturalezas son específicamente parificadas en
supositos, ninguna es necesariamente determinada. Sólo por k
vo untad del agente son tantas o cuantas, no repugna que las ni-
ezas se den en muchos individuos. Luego, aunque estos mu-
os m m duos de la misma especie procedan inmediatamente ít
. 10S’ sin embargo, finitos en a c to ; la voluntad divina le*
impone finitud. Pero no son necesariamente fin ito s; a nada ¡a

-*Sta- m.a70r‘rale seu mí ñor itace curare, quia non ponimí


scilicet inc' 10 r.atlonis irnraediata uní a quo procedit omnis mukituJa
scuicet ipsi essentiae.

quantum ^ ? Ufnrm f UtCm m° d° ’ de , lsta mai°ritate intensive et p« *


quia oponet onoH ^ ra!lonem distinctionis, maior est simpliciter
sjve rationis immerT1 ? fimo a . cluo procedit aliqua distinctio, sive s‘r *
aliqua finita’ et n .r ^ ' i f 1018 $1C a*íqua distinctio alrerius rationis, ^
argurum est.’ Er h rJ 3 ' 3 .^uae. est fllterius rationis est primo fu1*1,1,,
unitatem reálem seon n ^ ^ qUj3’ secundum communem opiniones,
s tin c ta h a S n ¿ T ' ™ imme,diare distinctio rationis ibi ista rano* £
mak£ ^terÍUS rationis> nos ciusdem: Ct t i
modo, r mí ” e,n, fat,0nem distinctionis, licet sit mino;
extremis. ^ C1 aiIS ct m ,norÍs realitatis et incompossibil*tJlli

quia in creatinas Píural*rate, quae est immediate ¿ ^


nulla est n e c e * ^ 1 ™ " ™ Speciíice sunt plurificatae in
mi, ita quod non rcDuuna quia a so*a vu*untate ageniis sunt ,
tiusdem rationis w il £ i " * " ' " essc ¡n P^uihus; si «*> uh* *eJ
voluntas divina imponit e‘ C(dialc 11 sum lamen liniia ín Jtí1, ^
.. mp° mt «s ímuatem ; >,d non Sl1nt h«‘a g
Cf. flild.
Art.3- Objeciones y respuestas 89

'pseco a ^as cr*aturas f eP uBna contradictoriam ente pluralidad


íf* or o in cn or; en cam bio, toda pluralidad posible en lo divino es
S i e n t e finita -
híl est intrinsccum crcaturis cuí contradictorio repugnat maior vel mínot
n!ufal¡tas; quaecunique enim pluralitas est possibilis in divinis, ipsa est
omnino finita.
No responde al argumento principal; ef. Duxs S c o t u s , O rd i natío 1 d.10
a 1-62 (IV 339-366); d.13 n.1-103 (V 65-124).
C U E S T I O N I I I

S í pu ede darse sim u ltán eam ente qu e la relación ,


cuanío com parada a su op u esto , sea cosa y, en cUQ'^
com parada a la esen cia , sea sólo razón 0

Resumen.— 'Ser' puede tomarse en tres sentidos: tomumV


mente, comúnmente y especialmente. Tomado comunísimam'nr
significa: 1 ) todo lo concebible, sea ser real o de razón; 2j t /
ser real o fuera del alma. Comúnmente, significa ser fuera dd ain,'1
opuesto a modo de ser, es decir, un ser absoluto (sustancia can
tidad, cualidad). Especialmente, significa ser por sí, o sustancia
La relación no es ser tomado comúnmente o especialmente. t\u
es tampoco ser tomado en la primera acepción de comunísima,
mente. Pero es ser en la segunda acepción de comúnisimamente
La relación es ser fuera del alma, porque sigue a los extremo
independientemente del acto del entendimiento. Y es ser ad diuj
La relación en cuanto comparada a la esencia, es decir, en cuan­
to es en la esencia, es también ser en este sentido. Ello se prueba
porque la relación y la esencia constituyen a la persona en cuanto
la relación es en la esencia. "Pero el decir que la relación es en
la esencia es decir que tiene comparación verídica a ella”, inde­
pendientemente del acto del entendimiento. Es decir, la relación
sólo constituye a la persona en cuanto es comparada a la esencia.
Pero sólo constituye a la persona como ser. Luego la relación en
cuanto comparada a la esencia es ser. Además, la comparación a
la esencia es totalmente la misma relación o es algo que la sobre­
viene. Si es totalmente la misma relación, es claro que es ser. Si
la comparación es algo que le sobreviene, es claro que ninguna
relación, real o de razón, que sobreviene a una entidad absoluta o
relativa, la destruye, sino que la presupone.
Considerando la proposición 'la relación en cuanto comparada a
la esencia es ser, desde el punto de vista lógico, hay que notar
^ ^ reduplicación en cuanto, en general, puede tener dos seti-
tidos* A veces indica la razón de por qué debe aceptarse lo detcf*
minado por ella. Otras no sólo indica esto, sino además la
de por qué el predicado inhiere en el sujeto. La proposición b
relación en cuanto comparada a la esencia es ser’, es verdadera en
el primer sentido, no en el segundo.
Concluyendo, la paternidad puede decirse razón
eni rnanm
cuanto es
« .modo
. . w w de a e laia esencia y en cuanto
tUHmo ses. compara
.. . a
esencia, porque en ninguno
.......... .. de estos casos es ser tomauo
tomado conmn
íllífOrp n pe mi _ __ .
mente o especialmente; pero, como queda probado, es ser,
. .
se ’ tn ambos cas0s- Sin embargo, comúnmente, la paterni^
“ Kr n cuam° « compara a su opueslo, y se dice racé" en
modo . compara , a h «encía, porque respecto de la esenoa o
”><X10. y no es modo respecto de su opuesto.

en L ™ n T a ,¡‘ U 'í" U U e L í , l e s M n - A r g u m e n t o s e n <««"•<’


• suelta la cuestión de las producciones, siguen las C'11"
C.i. LntidaJ (lt la filatiún i n Onn 91
Je l¿> relaciones. primero, de las relaciones de origen 1;
u de la* relaciones comunes
2. Las relaciones de origen se estudian, en primer lugar, en
t)íT1paf3ción a la esencia; en segundo lugar, en comparación a la
«y-pona1. )’ CÍ1 tcrccr lu8ar> cn cuanto a su perfección o ’canti-
propia *¡
i. Por lo tanto, la primera cuestión es si pueden darse si­
multáneamente estas dos cosas: que la relación, en cuanto com­
parada a su opuesto, sea cosa y, en cuanto comparada a la esencia,
sólo ente de razón \
Se arguye que no pueden darse:
Si la relación, en cuanto comparada a la esencia, es sólo ente
¿c razón, ello se debe a que, como tal, pasa a la esencia. Pero
la relación, en cuanto comparada a su opuesto, permanece el mis­
mo ente de razón, pues, en cuanto tal, es idéntica a la esencia;
por la simplicidad divina no puede no ser idéntica a ella. Luego
si, en cuanto comparada a la esencia, es ente de razón, en cuanto
comparada a su opuesto, será también necesariamente ente de
razón.
4. En contra de esta respuesta negativa se arguye:
La relación, en cuanto se compara a la esencia, es ente de

QUAESTIO 111
Utrtim ista d ú o p ossin t sim ul store, q u o d relatio ut co m ­
párala a d o p p o situ m sit res et ut co m p árala a d essentiam
stt ratio tantum
[1] 1. Quaestio. Argumenta pro et contra.— Viso de productionibus,
sequuntur quaest iones de relationibus; et primo, de relationibus originis,
secundo, de relationibus communíbus.
2. De relationibus originis primo quaeritur in comparatione ad essen-
tiam. Secundo, ín comparatione ad personam. Tertio, quantum ad per-
fectionem sive quantitatem propriam. . . .
3. Est ergo quaestio prima: Utrum ista dúo possint simul State
quod relatio ut comparata ad oppositum sit res, et ut comparata ad
^sentiam sit ratio tantum.
Arguítur quod n o n : . , ■
Quia, si ut comparaia ad csseociam s.t rano tantum, hoc est qu.a ut
S‘C transit in cssentiam; sed ut comparata ad oppositum, manct eadem
ra*¡o, quia ut sic ea(jem esscntiae, quia nullo modo potest esse non
“ dem propter simplicitatem divinam; ergo, si est ratio ut comparata ad
^sentiaro, necessario est ratio ut comparatur a oppositum.

ratio; ptobatut ptnptct simplicitatcm


) Cí-, además de is la , lus cuestiones siguientes IV V.
a itifra Q itu tü . q.6.
4 q.4.
\nfra O uih II.
4 V‘- infra Qttotll. q.5. . ._ . ufi\
Lf. D uns Sí : emm, O nlhu itío I d- l * ''
92 C..Í. Entidad de Ja relación en Dios

razón. Lo prueba la simplicidad divina. Pero, en cuanto se com


a su opuesto, no es ente de razón, sino cosa. D e lo c o n tr a r io ^
constituiría algo distinto. Luego ambas cosas pueden darse 00
multáneamcntc. S|*
5. Respuesta a la cuestión .— En esta cuestión hay nUe co
siderar, en prim er lugar, si la relación de origen en sí es s e /
en caso afirmativo, qué ser es; en segundo lugar, si la relación
comparada a la esencia es cosa y, si lo es, qué cosa es. De la res
puesta a estas cuestiones aparecerá la composibilidad o in co m /
sibilidad de aquellas dos cosas, a saber, si la relación, en cuanto
comparada a su opuesto, es cosa y, en cuanto comparada a Ja
esencia, razón. En tercer lugar, se resolverán ciertas dudas qUe
se suscitan contra la solución dada. ^

A RTICU LO 1
Si la relación de origen es ser y, en caso afirmativo, qué
ser es

6. Ser es término equívoco .— D iscu sió n del p rim er punto.


Tratándose de un termino equivoco no debe responderse sim­
plemente. El término s e r , como es obvio por la autoridad de los
que hablan de el , es equivoco. Es, pues, necesario, antes que nada,
hacer algunas distinciones respecto de él. Como se colige de lo que
dicen los autores, el nombre ser puede tomarse comúnísimamentc,
comunmente y estrictamente.

diyinam, ut autem com paratur ad oppositum, non cst ratio sed res,
aliter non constitueret realiter distinctum; ergo praedicta simul stant.
5. A d quaestionem. Hic sunt tria videnda: Primo, si relatio origí*
ms in se sit res et quae res. Secundo, si comparata ad essentiam sit tes
et quac res, Et ex hoc apparebit compossíbilitas vel incompossibilitas isto*
rum de quibus quaeritur. Tertio, círca dicta in solutione quaedam dubia
occurrenria solvcntur.

ARTICULUS I
Si rolatío origtnis in so sit res et quae res

12J 6 . N u m e n 'res' est a e q m v a c u m .— De primo;


■ aequivoco non est simplidtcr respondendum, et hoc nonien
a e o u i v ^ l PaJ Ct c x . a^ o n ta re Joquentium de isto nomine ‘ res’, ^
^ <liS[inRucndum cst de hoc nomine 'res', SicUt
iiissinu- <nmnUr tX ^lctls auctorum. hoc nomen 'res' potest sumí tomín11*
mniiiu, tommunuer et striaissime.

v |K-r vtVHrhb '■* Ot*3«7-22)¡ e.7 ( l(íiU23-l»lS)¡


ArtA. Ul ser J e la relación 93
' Ser ' tom ado com unísim amente. — Comunísimamentc, en
uanto se extiende a rodo lo que no es nada. ' Nada* puede enten-
jtrsc en dos sentido,s.
Es nada verísimamente lo que incluye contradicción, y sólo
ello, porque excluye todo ser fuera y dentro del entendimiento.
Lo que incluye contradicción ni puede darse fuera del alma ni
puede ser inteligible, o ser en el alm a; lo contradictorio nunca
constituye un concepto inteligible con otro contradictorio, ni
como objeto con otro ni como un modo con un objeto. En otro
sentido se dice nada lo que ni es ni puede ser fuera del alma.
8. Ente, en el prim er sentido, se toma, pues, comunísima­
mente, y se extiende a todo lo que no incluye contradicción,
sea ente de razón — es decir, algo que sólo tiene ser en el entendi­
miento considerante— , sea ente real — es decir, algo que tiene
entidad fuera de la consideración del entendimiento— . Este mismo
miembro de división se toma en otro sentido, menos común­
mente, por ente que tiene o puede tener entidad independien­
temente de la consideración del entendimiento.
9. El primero de los sentidos — ambos pertenecen al primer
miembro de la distinción— extiende, parece, mucho el término
'ser. Queda, sin embargo, suficientemente justificado por el uso
común. Decimos comúnmente que las intenciones lógicas y las
relaciones de razón son entes de razón, y, con todo, no pueden
ser fuera del entendimiento. Por lo tanto, según el uso de ha
blar, el término "ser' no es limitado al ser fuera del alma.

7. 'R e s c u m m u n is s im e . — Communissime, prout se exteadic ad quod-


cumque quod non est *nihil’ ; ct hoc potest intelligi dupliciter:
Verissime enim illud est nihil quod includtt contradict.onem et solam
itlud, quia illud excludit omne esse extra intellectum et m in'ellec^ qV _
enim « r «¡ir ineludens contradictionem, sicut non potest esse extra ani
ma£ Tú non pote* esse aliquid ¡melligibUe ut aUquocI enr
■ ’numquam Kcontradictonum rnm
qma cum contradictorio
comí aun. constituir unum
j íntei-
m
ligibile ñeque sicut obiectum cum obiecto, ñeque sicut modus cum
E o Z m l dicitur nihil quod ncc est nec esse potest al.quod

f^ L T e T a T v e l res isto primo modo accipitur omnino communissime,


O. cns ergo vei res f indudit contradictionem, sive sit
« extendit se ad quodcumque e”¡n ¡mellcau con5¡derante, sive
sh en T rS íé tadaen aíiquam entitatem extra considerationem ¡mellectus.
6 secundo e'acci^tur in isto membro minus commum.er pro eme quod
habet t! 3 habeT porest aliquam entitatem non ex cons.dera.tone .niel-
lectus. ■ 1
9. Et istorum duorum membrorum (quorum u.tumque penn»: ad
ptimum membrum dis.inc.ionis) primum v.delut valde exten.lete nomen
reí', et tamen, ex communi modo loqucndi, satis probatur, cummuntter
™¡m dicimus intemiones lógicas esse res taitón,s. ct relationes tat.on.s esse
res rationis, et tamen ista non possunt esse extra intellectum. Non ergo
nomen 'reí' sccundum usum loquendi, dctcrmmat se ad rcm extra ammam.
C J , lin t u U I d e l a r e l a j ó n en O to s
94
Puede decirse que el en te en este .sentido com u n ísim o, C|)
cuanto incluye todo lo concebible, todo lo que no incluye cont„.
j j a -K') n __sea mi comunidad de analogía o de uní vocación, ahora
no me ocupo de ello— es el objero prim ero del entendim iento'
Pues nada que no incluye la razón de ser de este modo puede \Cr
inteligible; como se dijo arriba, lo que incluye contradicción no
es inteligible. En este sentido, toda ciencia, no sólo la que ^
llama real, sino también la que se dice de razón, es de ente.
10 . En el segundo sentido de este prim er m iem bro se dice
ser lo que puede tener ser fuera del entendim iento. Avicena*
parece, habla del ente en este sentido. D ice que 'e n te ’ es lo co­
mún a todos los géneros; tal afirmación no debe entenderse de
los vocablos de un idioma determinado; en todo idioma hay un
concepto indiferente a todo lo que es fuera del alma (los concep­
tos son idénticos en todos) 9 y hay comúnmente un nombre que
lo expresa (trátese de comunidad de analogía o de univocación).
11. Tenemos, pues, el primer miembro, es decir, el ser to­
mado comunísimamente subdividido en dos subm iem bros; en lo
que no incluye contradicción, sea cualquiera el ser que tenga, y en
lo que tiene o puede tener ser propio fuera del entendimiento.
Avicena toma ente de ambos modos, o al menos del segun­
do modo.

Et isto tntellectu communissimo, prout res vel ens dicitur quodlibec con-
ccpubilc quod non mcludit contradictionem (sive illa communitas sit analo-
oblLrnm r : r ,0ms’ de q u a ™ n curo modo> Posset poní ens primum
3 u‘a n lh ‘1 T " “ se ¡«elligibile quod includit
Z Z Z J I^ u0; qu,a' . ut dictum esc P n a s ’ ¡ncludens contradic-
solum vocatur m 'r e ’ et ‘S‘° raodo' 1 uaecumquc scientia, quae non
“ “ vocatur real», sed etiam quae vocatur rationis, est de re sive de

habere potest^ntírarem^ , 1110'11^ '0 *sl‘us Pr,mi membri dicitur res quod
cenna & ¡*® modo videtur loqui Avi-
ribus sunt res et ens* n r ? Ca sunt communia ómnibus gene-
Imgua. qui ai „ F° ‘llud intelli* i de vocabulis i„ una
Otnnia illa quae sunt extra Unus concePtus indifíerens ad
omnes 1 P e r g e n i a , " .“ " “ P'm sunt iídem apud
imposítum rali c o n c e b í lin^ a est unum nomen
analo^iae sive univocationis m’ ^““bscumque sit illa communitas sive

me- biPanitum membrum .sic, scilicet communissi-


lumqut t-sse habeat, cr in illut^on |n?íV nC*Ut^t contradictionem quale-
' ’/ xtra ‘nitilettum; et isto mn í!, ^ , labeI vcl libere poicst propriiim
atcll>it Aviccnna 1run’ ti • ‘ ^ lltroqut‘ modo, vel saltem «-ain.lt»
1I n
(:t
j l*ni» l"
>11 diauin
'OCUlJ) est.
II
• ........ * - •.
• I llHaó-10 ).
Art,l, r.l ser de i,i relación 95

12 , 'Ser tom ado com únm ente ,— Boecio tom.i ‘ cosa’ de otro
Anido 0 comúnmente cuando distingue entre 'cosa* y su modo :
*Es manifiesto cuál es la diferencia de las predicaciones, pues
unas muestran cóm o es el s e r ; otras, cómo es su circunstancia;
aquellas, se predican de tal manera, que de sí muestran algún s e r ;
éstas, en cambio, se predican de tal manera, que no muestran el
ser, sino más bien algo extrínseco a é l ”. Quiere, pues, distinguir
c\ ser de sus circu n stan cias; sólo tres géneros: la sustancia, la
cualidad y la cuantidad muestran el ser; los demás muestran su
circunstancia. C onsiguientem ente, el término ‘ ser’, tomado en
este segundo sentido, es decir, comúnmente, dice un ser absoluto,
distinto de la circunstancia o del modo que dice relación.
13. ''Ser tom ado estrictísim am ente .— El Filósofo entiende
'ser de un tercer modo, es decir, estrictísima mente, cuando escri­
be n: " Se dicen accidentes los entes que son d e l "ente’ ”, y más abajo
añade12: "C om o del no-ente dicen algunos lógicamente que ’e s'...
00 simplemente, sino que ' es’ no-ente, así se dice de la cualidad
Más adelante a ñ a d e13: " Como decimos que lo no conocido es
conocido..., com o el térm ino "m edicinal’ lo usamos en relación
a una y misma cosa, no significando la misma cosa... , asi suce­
de con ’ ente’. Parece que repite la misma sentencia al principio
del libro cuarto u, es decir, que el ente se dice de muchas mane-
fas. como lo m edicinal y lo salubre. En tales textos, pues, el Filó-

12. 'R e s ' c o m m t t n i t e r .— Secundo modo, accipit Boethius disungoendo


'rem' contra modum reí, sicut loquitur libro De T n m t a t e ; P»Kb
quae sit differeotia praedicationum, quia aliñe qu.dcm quas. rem mons-
trant. aliae quasi circumstantiam reí; quia ista praedicantur sic quod se
^ d o m « rem íl.ql^m monstraot, illa vero ut non esse, sed polios
extrínsecos aliqoid apponunt"; volt ergo distinguere rem contra circum-
stantiamei sic secundum eum, sola tria genera, subsiant.a, qual.tas «
staotiam, et sic, sec circiiinstantias. Hoc ergo nomen íes,
quantitas rem monstrant, alia vero reí c ahsolutum, distinctum
in secundo ^ ^ u^ % o ^ r h“ birodi„em ónius ad al-
contra citcumstantiam sive moaum, 4
tenun. , , ...
13. 'Res' stricüssime.— Tertius modus habetur a Philosopho, qui di-
■ 1 ftt «a / - '* Arridentia dicuntur entia, qiua sunt enus . Et
ot Vil M e t a p b y í t c a e - logice quídam dicunt esse non ens,
infra cap 3 : ' Sicut de « qual¡tatem". Et infra:
«on quidem d e" quemadmodum medicínale, eo quod ad
Quemadmodum non scib v ^ e[ unum", sic de eme. Et videtur
ídem quidem ecunum, n0n *deI? :nc¡p¡0 IV, quod quemadmodum medici­
n e 10 sententiam d.cere <n prme ^ ^ ^ ^ ^ simpllclter
nale et salubre muliiplicucr - analogum si ve univocum, accipii
sive poussime dictum, et hoc sive su s l1
l* Bq e t h iu s , D e T r in . I c.4: PL
" Ajuütot .. M e t a p h . V II c.4 (I030ai.3—7).
11 Iliíd., V II c.4 Il030a25).
11 Ilíid., V II c.4 í 103Oa31-10301*4).
'* IIlid., IV c .2 <I0 0 3 a 3 2 - l 0 0 3 bfl).
% C'. ?. l'.tiíñhJ J e iti relación en Dtot

sofo toma 'ente' — dicho simple o positivamente, análog;


1 lí uní
vocamcntc— por el ente ni que conviene ser per ic y '
m ente; sola la sustancia es ente en este sentido.
M. Luego el prim er m iem bro — ser tomado comunísjf,,
mente— incluye el ente de razón y todo ser real. El .scfluni
miembro — ser tomado comúnmente— contiene el ser real y 4
soluto. El tercer miembro — ser tomado estr ice ís i mámente— S|^ni
tica el ser real absoluto y por sí.
15. Solución d el problem a .— Esta distinción de 'ser' eviden­
cia que la cuestión de si la relación es ser (res) no ofrece difi­
cultad si 'ser se toma en los sentidos tercero y segundo; la reja.
ción no es sustancia ni un ente absoluto. La dificultad se limita
pues, al prim er sentido. Pero tampoco hay problema si tomamos
*ser’ por ente de razón; obviamente, la relación es inteligible sin
contradicción. Es decir, el problema se lim ita a si la relación tiene
ser fuera del alma.
16. La relación es ser .— A esta cuestión respondo afirmativa­
mente : La relación es ser. El segundo problema será qué dase
de ser es. P rueba: La relación que sigue a extremos reales y real­
mente distintos de la naturaleza de la cosa es real; su entidad,
cualquiera que sea, no sólo existe en el alm a; por lo tanto, es
ser a su modo, según su entidad propia. Pero la relación del Pa­
dre al H ijo es tal, como aparece claro de la segunda cuestión ordi­
naria Vj. Luego es ser a su modo, según su entidad propia.
17. Es ser relativo .— D e lo que antecede aparece qué clase de
ser es la relación — que es el segundo problema— . SÍ la relación

ibi Philosophus pro ente cuí per se et primo convenir esse, quod est sub­
stancia sola.
14. Sic ergo sub primo membro, communissíme, continentur eos
rationis « ens quodeumque reale. Sub secundo, ens reale et absolutum-
Et sub tercio, ens reale et absolutum er per se ens. ,
15. Solvitur quaestio,— Ex ista dístinctione patee quod quaesiio S1
relatio sic res, nullam difficultatem habet de re tertio modo accipiefl“°
vel secundo modo, quia non est substancia ñeque ad se; tantum
dificultas est de primo membro; sed nec de ente rationis, quia P*1^1
quod relatio est intelligibilis sine contradictione. Est ergo hic sermo «
habeac csse sive sir res habens entitatem realem propriam extra anim-i’11,
16. Relatio est res.— Et de hoc dico quod est res; secundo, quur **•’
Quod autem relatio sic res, probo: habítudo consequens extrema rtJ 1
et realiter distincta, et hoc ex natura reí, est realis, quia entilas eiu*
qualem habet, non est praecise in anima et, per consequens, ¡psa
dum entitatem propriam est res suo modo; sed habítudo Patris ad
« t taiis, ut patee ex secunda quaestionc ordinaria. ¡
17. Est res ad alterum.— Ex hoc apparet quae res ipsa sil; Ml“a *
ti^ O rdín ati* íA
'*fl,n(¡“ dbUnción en el eumiiUuiiu al lll»ru I de ,é1*
mut iux, (1. urMnatiu d,2 n.191-439 <11 2-15-377).
I¿i riíitiifUi > ¡j i u mi.i

singular* es un ser absoluto o relativo. Es claro que O


t" l,nimcnte relativo U d alterum). Esta determinación a otro no
tLirin j j^r tomado en el sentido indicado, ser fuera del alma;
en este sentido no se distingue del modo, o de la rc-
■j*r tornan ” , • »i ■ , . i
■ . 0 j e la circunstancia del ser, sino que la incluye.
[jslOíl. u

A R T IC U L O 11

S¡ la relación, en cuanto comparada a la esencia, es ser


y, en caso afirmativo, qué clase de ser es
1S- Respuesta a la cuestión.— Respecto del segundo artículo
¡e dirá, en primer lugar, que la relación es real; en segundo lu-
^ se considerará lógicamente esta proposición: 'L a relación,
rti cuanto comparada a la esencia, es ser ; y, en tercer lugar, apa*
recerd la composibilidad o incomposibilidad de estas dos cosas,
que la relación, en cuanto comparada a su opuesto, sea ser y, en
cuanto comparada a la esencia, sea sólo razón, que es lo que se
investiga.

1. U RELACIÓN EN CUANTO COMPARADA A LA ESENCIA ES REAL

19. Prueba prim era .— Respecto de lo primero, digo que la


relación, en cuanto ' comparada 16 a la esencia en cuanto es en
b esencia— , es ser. Ello se prueba de la siguiente m anera.
Cuando entes de algún modo distintos constituyen un tercer

sít res singularis, vel est ad se vel ad alterum; ipsa formaliter est res ad
alterum; nec ista determinado ad alterum repugnar ei quod est res isto
modo loqueado, quia isto modo res non distingumir contra modum vel
habitudinem vel circumstantiam reí, sed includit eam.

ARTICULUS II
Si reía tío comparala ad emendara sil res el quae res
Í4] 18. A d q u a e s t i o n e m .— De secundo articulo, primo dicetur quod
*ud est reale. Secundo, quantum pertinet ad logicum considerarlo hums
Ptoposúioois * *retado ut comparatur ad essentiam est res . Temo, patebit
* ««.posibilita» « iocomposibilitate istontm de quibus quaerimr.

1. R e l a t io ut co m paratur ad e s s e n t i a m est res

19. P r im a r a t io .— De primo, díco quod relatio ut comparatur ad


^ntiam est res; quod probatur sic: ^
Quando aliqua quocumque modo distincta constitüüni lertium, non
, “ Escoto l l u ,.l ‘co m p arar*, ap licad o a la relación , en cln. sen ido*.
“ « c a l i d o MKnifka .e r e n ’ u-n U w m i a ) » se r e lu r e la mi c ip n c to ). h n
¡ J * cutido signitu-d propiamente un acto del entendimiento. IVng.ue en ciicn-
***** oWivación.

C. 4
9S <;. í. r.utiJa.i de U rclitt h'm tu Him

ser. sólo lo constituyen en cuanto m- relacionan nmtuanu tl((.


unen de alevín modo. Hilo aparece claro en las causas extrín^ '
que nunca causan si no concurren de alguna manera en |a tJ
sición, y aparece aún más claro en las causas intrínsecas, qi. ^
nr,
constituyen un supósito si no se unen a su modo. Ahora bit
en.
gún todos, la esencia y la relación constituyen la persona Cl¡,
quiera que sea la razón de principio que tengan. Luego ello **'
sucede sino en cuanto la relación y la esencia concurren; J0 1
sería imposible si la relación no fuese en la esencia. Tencmo'
pues, que la esencia y la relación sólo constituyen la persona cn
cuanto la relación es en la esencia. Pero el decir que la relación
es en la esencia es decir que tiene "comparación’ verísima a ^
y tal comparación la puede tener fuera de la consideración
del entendimiento. Luego la relación sólo constituye a la persona
en cuanto es comparada a la esencia. Pero sólo constituye la per.
sona como se r; de lo contrario, la persona, en cuanto constituida
formalmente, no sería ser. Luego la relación, en cuanto ‘compara­
da’ a la esencia, es ser.
20. Prueba segunda .— Segunda pru eba:
O la comparación a la esencia es totalmente la misma rela­
ción, o es algo que le sobreviene, algo real o nocional — no me
preocupo de ello al presente, no tiene importancia para la con­
clusión— . Si es totalmente la misma relación, aparece claro del
primer artículo 17 que es se r; y como es la relación misma su
comparación a la esencia, ella, en cuanto comparada a la esencia.

constituunt illud nisi ut aliquo modo se habent ad invicem vel aliqw


modo uniunuir; et hoc apparet de causis extrinsecis, quae numquam
causant nisi aliquo modo concurrant ad causandum, et magis de causis
intrinsecis, quae non constituunt suppositum nisi ut suo modo uniantur-
Essentia autem et relario, secundum omnes, constituunt personam, qualem-
cumque ratíonem habeant principü; ergo hoc est inquantum concurrunt.
quod non posset esse nisi ut relatio est in essentia. Ex hoc habeo quo*1
essentia et relatio constituunt personam, non nisi ut relatio est in essentu-
sed relationem esse in essentia est relationem h abere comparati onem
essentiam verissimam, quam potest habere citra considerationetn ¡n[e'
lectus; ergo relatio non constituir personam nisi ut comparata ad esse*1
tiam; sed non constituir personam nisi ut res, alioquin persona, ut cdn'
stituta formal iter, non essec res; ergo relatio ut comparara ad essentu11
est res.
[5J 20 . Secunda ratio.— Secundo sic:
Quia aut comparado ad essentiam est omníno ipsamet relai¡°»
aliquid supervenicns, si ve reí si ve rationis non curo quantum ad Prd^ et
tum. Si est omníno ipsamet, patet quod ipsa sit res ex primo articula ^
cum ipsamet sit sua comparatio ad essentiam, ergo ipsa ut coniparJtí .
essentiam est res. Si secundo modo, nulla habí tudo adven iens tuiu,,r,i
11 Cf. tuina 0.16*17.
,\rt ,2. ¡j í rt lamín y ¡a etetnia 99
Si ld comparación es a algo que le sobreviene, es sabido
C> * niflííuna relación, real o de razón, que sobreviene a una
* * absoluta 0 relativa la destruye, sino que la presupone;
^l!o aparece claro de las intenciones segundas, que no destruyen
li> razones de las intenciones primeras a las que advienen. Luego
¡j realidad de la relación no es destruida por la comparación in­
telectual adventicia. La conclusión es, pues, evidente.
2 1. Es ser ad alterum'.— De lo dicho aparece que tipo de
<r es la relación. Cualquiera que sea el ser al que se compara
otro ser, éste permanece el mismo. Según el Filósofo1-, "lo que
verdaderamente es no inhiere en n ad a"; y aunque la sustancia
del buey, comparada al hombre, no sea sustancia del hombre, es
.siempre ser. ¿Qué ser? Sustancia, y sustancia de buey, pues ella
es ella. Parejamente, esta relación que es esencialmente ad alte-
rum nunca es no-ser, siempre es el mismo ser ad alterum. Como
quedó dicho, la comparación intelectual nunca destruye la reali­
dad propia, sino que la presupone.
22. Otra opinión. — Sin embargo, hay qu ienes19 hablan de
otro modo de las relaciones divinas. La relación, dicen, importa
comparación a su opuesto y al fundamento. Por una de las com­
paraciones, es decir, por la comparación al fundamento, la relación
es simplemente re a l; por la otra comparación, es decir, por la
comparación a su opuesto, es distinta de las demas relaciones. Del

sive absoluto síve respectivo, sive edam illa habitudo sit realis sive radonis,
destruir illud cui advenit, sed potius praesupponit; patet de intentionibus
secundis, quae non destruunt radones ¡ntentionum prímarum quibus adve-
niunt; non ergo destruítur illa realitas relationis per hoc quod esc com­
parara; et per consequens patet propositum.
21. Est res ad alterum.— Ex hoc patet quae res sít; quia ad quod-
cumque compararur aliquid ipsum est ipsum; nam secundum Philoso-
phum I Physicorum: "Quod vere est nulli accidit ; et esto quod sub-
«antia bovis comparata ad hominera non sit substantia homims tamen
semper est res; et quae res est? substantia; et quae substanua? bov.s,
9uia ipsa est ¡psa; sic haec relatio quae essentialiter est ad alterum nun-
9uam est non res, numquam etiam ipsa est msi ipsamet res ad alterum ;
comparado autem, ut dictum est, numquam destruir realitatem propnam,
^ praesupponit.
16] 22. Alta opimo.— Hic tamen est alius modus dicendi de ístis
cdaiionibus, qui ralis est; Relatio comparationem importar et ad opposi-
lUfn et ad fundamentum. Ex alio autem ordine haber quod sit realis sim-
scilicct ex ordine ad fundamentum; ex alto, quod una sit di-

A----t
risiot ,, .Phytir.
mjnu k I c .3 (1861)4-5).
w
¡n , Sununti ttnut. I <|.2H i'! i ‘ „ .*7} *iu Vn*rii (Vc*^

VÍ",;;,7' V' “ 8I> Ir;' [JKSHK I’S C on.. J ' / i T ' C l ' i S | ^ 5i
|V *n forj). (1.2isy-ü); Hunimn >‘.>j ‘L ■* 111 " ”l’’ <IU " 11 * ‘ * *'
“ n J4); a.ÜÜ í| 1 (J076-7!) » VMii).
ZntiJjJ ii* !j rilado» en Dios
IDO
m ojo, ü ocncia divina es la realidad de todas las r(.|.Ul
_ _ rfii mente secun esta ^

Este modo de hablar no puede aceptarse.— V n ser tienc,


unidad correspondiente a su entidad como por fundamento J
simo por aquello por !o que tiene su entidad; es, consigu¡entc
mente, distinto de todo ser que no posee tal unidad. Luego U(ll
relación es realmente distinta de toda relación que no es ella 0 ^
es ser con entidad propia de ella, por aquello por lo que es c„
acto, fuera de su causa.
24. Confirmación de lo que antecede respecto de las reía-
cioncs divinas en especial. Toda relación, al menos personal, e<
por sí misma formalmente incomunicable. Pero un ser se distin­
gue formalmente de todo lo comunicable por aquello por lo que
es formalmente incomunicable. Luego la relación se distingue de
rodo lo comunicable por aquello por lo que tiene realidad, que h
hace formalmente incomunicable.
25. Además, si la esencia, como se dice, es la realidad de to­
das las relaciones, y éstas no difieren por su comparación a b
esencia, síguese que, en cuanto son en la esencia, no difieren
realmente. Luego, en cuanto son en la esencia, o no difieren de
ningún modo, lo que es totalmente irracional, o difieren sólo
racionalmente, y, en tal caso, los entes constituidos por ellas, en
cuanto son en la esencia, sólo difieren racionalmente. Pero las
personas son constituidas por ellas, por cuanto son en la esencia.

itincta ab alia, scilicec ex ordine ad oppositum. Primo modo, essentia divina


cst rcalilas omnium relationum divinarum; ideo secundum huius compa-
raríonem non differunt realiter, sed secundo modo; ergo etc.
23- Haec opimo non potest accipi.— Contra: illud quo aliquod eos
haber entitatem, eo, tanquam fundamento próximo uní taris, est
unitate correspondente tali entitati, et per consequens distinctutn a <tuí'
tumque ente non habente hanc unitatem; a quo ergo relatio c51 ^
in actu extra suam causam, ab eo est distíncta realiter a relatiooe ^
rumque quac non est ipsainet, sive quae non est ens entitate pf°PriJ
ipsius.
Art.2. La relación y la esencia 101

corno so dijo en la razón p rim era20. Luego sólo difieren racio­


nalmente 21.
26. Conclusión .— Por lo tanto, respecto de este punto, pa­
rece más razonable decir que la relación sea real y sea dis­
tinta de la relación opuesta, en el sentido que sea, depende
de lo mismo. Pues no es inteligible que la relación sea real si no
es una relación real a su opuesto y, por lo mismo, realmente dis­
tinta de é l; ni puede ser realmente distinta de su opuesto, sino
como relación real. Y así es ser del modo que le conviene ser.
Luego por sí misma es formalmente ser y por sí misma es for­
malmente distinta de su opuesto. Ahora bien, ambas propiedades
las tiene fundamental y radicalmente del fundamento.

2. C o n s id er a c ió n lógica d e la citada proposición

27. Desde el punto de vista lógico, hay que distinguir, pa­


rece, la proposición "la relación, en cuanto comparada a la esen­
cia, es ser’. Los términos 'en cuanto’, según qu é, como, se to
man en dos sentidos. A veces indican la razón de por que se
acepta lo determinado por ellos. A veces no so o m ica
sino que importan la causa de la inherencia e pre ic • ^
Ejem plo: E l movimiento es acto de ente e ^ ! razón
cuanto en potencia. Las palabras 'en cuanto importan la razOn,

au.en, constituuntur per ipsas, sunc in «senda, u, diemm est in prima


rauone; ergo etc. v¡detur rationabilius quod
26. Conclusto.— Quantum ergo distincta a relatione opposita,
ah eodem habeat quod sit realis et qu intelligibile quod su
et hoc intelligendo quomodocumque, . realiter distincta ab
realis, nisí sil realis habitudo W S a ab opposito, nisi ut habí-
opposito; nec ipsa potest esse rea ‘ ¡ki convenir esse res, seipsa
rudo reai;,; e r s i c e,t res, “ ‘1‘s" nc,a ?b í” ’1* * " 01 ‘
«go formaliter est res et sei^ fundamentaluer et radicalner.
fundamento autem habet utrumq
«ftiT IO N IS 'RELATIO COMPARATA AD
2. CONSIDERATIO U S'

, . m ¡,fa propositio, ’relatio compa-

aliquando etiam non solum • . •


«pectu inhaerentiae praedica». ¡n potcncia setundum quod n ^
Excmplum: motus f(.ir rjtionein seaindum quum nwus s
tentia; ly 'secundum quod imp
Cf. iiifira n. 19. , , . 1 1 1 „ M .',;) (V 5)-¿I)-
- O . Dunh Kam ni. O nlin"<i» I d.H « -•
102 C.3. Entidad de la relación en Dios

según la cual el movimiento es acto del móvil, dándose en el mó


vil dos razones — es en acto y es en potencia para otro acto—
el movimiento es acto suyo, en cuanto considerado en potencia I
Con todo, las palabras 'e n cuanto es en potencia' no expresan la
causa de la inherencia del predicado. Cuando tales palabras — 'en
cuanto’, etc.— expresan la causa de la inherencia del predicado
infieren, según el Filósofo22, lo universal. Si se d ice: l a justicia
es bien en cuanto bien, síguese, según él, que la justicia es todo
bien. Ello se ve todavía más claramente de la parte del sujeto. Si
se d ice: El hombre, en cuanto racional, entiende, síguese que
todo ser racional entiende. Otro tanto debe decirse siempre que
un concepto se repite como determinación de sí mismo mediante
la expresión 'en cuanto’.
, , ^or tant0> en el primer sentido se considera la razón
precisa de lo que es determinado; en el segundo sentido se
m ica que la relación22 de lo reduplicado es la razón de la in­
herencia del predicado en el sujeto. Del primer modo decimos
que e hombre considerado en cuanto hombre es considerado
precisamente’ ; del segundo modo decimos que el hombre en
cuanto hombre es racional; pues lo que sigue a la reduplicación
es la razón de la inherencia del predicado. Puede concederse
tam ien que el hombre en cuanto hombre es capaz de re ír; en
este caso es la causa de la inherencia del predicado según el se­
gundo modo de decir per se.
29- Haciendo la aplicación a nuestro caso, cuando digo que
a re ación en cuanto comparada a la esencia divina es ser, esta

« e s \ r PoíeU qaUÍH aT q SÍnt ¡n m° bUÍ duas est enim ¡n <


Nec tamen ibi hor n n J ’ ™°tus ^st actus eius ut considerad in poten
inhaerentiae praedkati quia ^ando™ ^ — ** potentia’’ notat caUÍ
cundum Philosonhnm T P v quando ?1C accipitur infert universalem
boñum ¿ q u r r “ ,ustítia tonum 'secundum q«
nius a parte subiecti ut ti /^ SUrn'. erSo tustitia est omne bonum; et ]
quitar quod omne 'rationale “ ki Í S T h S: mod ra<ÍOnale ÍIMC¡<
li*it¿
ponuur ^rm ioatio sui ipsius m e d i t e ^ C t e ^ ú a Z Í ’ “
determinatur; in alio consideratlir praecisa ratio ipsius q
inhaerenuae praedicati mm c ? ° tatUr «latió reduplican sit r
considera!us inquantum homo ■
m° d° dicimus quod ht
modo, homo secundum quod hnm praec“ ISSI*«e consideratus; secu
reduplicadonem est ratio inh CSt rat,0nal*s 1 quia quod consequ
quod homo secunTum quod i ™ ! 1' ' ' et etiam concedí pc
in secundo modo dicendi per se° ^ rislb^‘s; et est ibi causa inhaeren

tiam divinantes* r c ^ ^ ó it^ T n r ^ íf 0 *q i*°cl rt‘líui° ’ IU comparata ad <*■


,, Aius- ■ ,m ell,« l úupliciter. Primo modo, ut relat
¿ i w í " A W L >,rhHU ‘ A/Í!f((.j/(1 v ,..IN ( K i g a l i
Art.2. La relación y la esencia m
p r o p o s ic ió n puede entenderse de dos maneras. De una manera, en
el sentido de que a la relación considerada bajo tal comparación
conviene el predicado s e r . D e otra manera, en el sentido de que
Ja comparación es la razón de la inherencia del predicado ‘ser’.
E n este segundo sentido, la proposición es falsa; la comparación a
la esencia sólo es de razón entre extremos que no son realmente
distintos, o sea, entre la relación y la esencia, que, no obstante,
pueden ser comparadas por el entendimiento y, por lo mismo,
relacionadas entre sí.
30. No hablamos, pues, en este segundo sentido, sino en el
primero. El sentido es que la paternidad, no sólo tomada 'pre­
cisamente' en cuanto paternidad, sino también considerada en
cuanto es comparada a la esencia o en cuanto es en la esencia,
es ser; pues esta comparación no disminuye ni destruye que la
paternidad sea ser, sino que lo presupone, como lo muestra la
segunda razón en favor de la conclusión de este artículo segun­
do 24. Ejem plo: La proposición 'el hombre en cuanto capaz de
reír entiende’ no es verdadera en el sentido de que la capacidad
de reír sea la causa de la inherencia del predicado entiende ,
es verdadera en el sentido de que al hombre, considerado bajo la
capacidad de reír, no repugna, sino que le conviene el predicado
'entiende'. De este modo, ninguna determinación bajo la que se
considera el sujeto y que no excluye al predicado falsi ca a pro
posición en la que del sujeto así determinado se a irma e pre
dicado ’5.

consi deratae sub tal i comparatione conven iat hoc ^ praédica-


secundo modo, quod illa comparauo s‘l k ala comparado
ti quod esc 'res’ ; secundo modo propo- o extíemPa nún
ad essentiam est sola comparat.o ratioms, tamen potest in­
distinta realiter, relauonem sobcet et essen , q
teílectus comparare, et ira est inrer ea re ano.
30. Non ergo do in> .„ tcIlec.u l o q « quod
« t sensus quod pacérnicas, non « ' sub 1!Ia raIione uc cora-
paternuas, sed etiam secundum Su ¿ ■ esr res ; quia ista compararlo
paratur ad essentiam vel ut esr ín ’ refI) s’e ¿ praesupponit, sicut
non mmuit nec destruir paternitatem ’di arciculi. Exemplum:
praecedit secunda ratio ad conc*us'°"st vera sic quod risibilitas sit causa
homo ut ris ib ilis in t e llig it ’, haec non . homini conslderato sub
inhaerentiae praedicati, sed ste rae(j;catum intelligere, sed convenit,
auone nsibihs non repugna sub qua consideratur subiectum,
isto modo q u a e c u m q u e d falsificar proposítíonem in qua
qoae tamen non exciudic praedicacum, non raisme« r f 4
praedicatum dirimr de subiecto « c dererminaro.
Cf, supra a .20.
c £. D uns S cotus , Ortiinatio l l l c l.ll q.2 n.3-4 (ed. Vivt\s XIV 427-
; (1,6 q . 2 n.fi-4 (ibid., 31.J-316).
UM C.3. Entidad de la relación en Dios

3. Solución de la cuestió n principal


31. Sentido d e la prop osición 'la relación es razón'.—De j0
dicho aparece clara la solución de la cuestión si pueden darse
sim ultáneam ente estas dos cosas, etc. C onviene analizar, en prj.
m er lugar, el sentido de la proposición TIa relación es razón’,
que se afirm a en la cuestión.
E l que algo se diga razón’ puede entenderse de dos maneras.
D e una manera puede significar el ' m odo’ de aquello a que se
compara y no ser’ con la realidad del ente al que se compara;
en este sentido, B o e c io 26 llama 'circunstancias’, no seres, a las
relaciones, porque no tienen la realidad que tienen ios seres
cuyas circunstancias son — y en cuanto algo se aparte de la rea­
lidad perfecta, tanto más se acerca a la razón— . D e otra manera,
algo formalmente considerado puede decirse razón o ente de
razón en el sentido en que el hombre, por ejemplo, en cuanto
universal, se dice ser razón, pues la universalidad p er se es razón
Puede concederse que la relación en cuanto comparada a b
esencia es razón de estas dos maneras: Es modo’ de la esencia,
no tiene formalmente una entidad como la que tiene la esencia,
es como circunstancia’ de ella; por otra parte, la comparación
significada por las palabras 'en cuanto se compara a la esencia,
es, como se d i j o u n a relación de razón, y bajo ella se consi­
dera la paternidad; por eso, por ser ente tomado bajo la razón
de la comparación, la paternidad, en cuanto se compara a la esen­
cia, es ente de razón.

3. Q U A E S T IO N IS PRJNC1PALIS SO L U TIO

[9 ] 31- Sensus propoütionis 'relatio est ratio’.— Ex istis patere pot«


illud quod quaeritur. Sed oportet, primo, videre intellecmm huius Qu
dicirur quod 'relatio est ratio’. . ,
Nam quod aliquid dicatur ‘ ratio’, potest ad propositum intelligi ,
pliciter: Uno modo, quia est 'modus' illius cui comparatur, et noa
tali realitate; sicut Boethius vocat habitudines ’circumstantias' et non r ’
quia non habent talem realitatem qualem habent illae quarum sunt c
cumstantiae; et quanto aliquid recedit a realitate perfecta, tanto ,rn^ a.
accedit ad rationem. Alio modo, aliquid, ut accipitur sub ratione *or
liter, potest dici ratio vel ens rationis, sicut si homo ut universale dic
esse ratio pro quanto consideratur sub universalitate, quae est ^
ratio. n.
Istis duobus modis potest concedí quod relatio ut comparatur ad e
tiam esr ratio, quia est ' modus’ circa essentiam, et non haber talenn e
tem foimaliter qualem habet essentia, sed est quasi ’circumstantia resp ^
eius; et etiam cum dico, 'ut comparatur ad essentiam’, haec compararlo»
dictum est, importat respectum rationis et sub ea consideratur patero g
et pro tanto paternitas, ut comparatur ad essentiam, est ens rationis»
acceptum sub ratione.
2* Cf. suprn n.12.
st Cf. suprn n.27ss.
Art.2. La relación y la esencia 105

32. Sin embargo, aunque se diga que la paternidad, en cuan­


to se compara a la esencia, es razón de un modo o de otro, no
se niega que sea ser. D el primer modo es ser a su manera, es’ de­
cir, es ser ad aliud, aunque se diga que es razón respecto del ser
ad se. Del segundo modo, la paternidad, considerada bajo la ra­
zón de la comparación a la esencia, se dice razón, porque esta com­
paración no tiene entidad de sí. Es, sin embargo, ser, pues la
comparación, bajo la que se considera, no destruye su realidad,
sino que la presupone; la comparación de un ente a otro presu­
pone su entidad.
33. Conclusión.— D e lo que antecede aparece claro que se
dan simultáneamente estas dos cosas, es decir, que la relación,
en cuanto comparada a la esencia, es razón en el doble sentido
indicado, siendo al mismo tiempo ser, como se dijo , y que,
en cuanto comparada a su opuesto, es ser; pues ella misma es
comparación — relación— a su opuesto, es la misma cosa que
tal comparación. Se dice más comúnmente 'ser' en cuanto es
comparada a su opuesto, y 'razón en cuanto se compara a la esen
cia, porque, en cuanto se compara a su opuesto, es enti a igua
y similar al opuesto, no tiene razón de modo respecto de el, ni
viceversa; además, ella misma es su comparación al °Pues°> I”
eso, cuando se dice 'comparada, no es considerada ba,o una -
zón propiamente dicha; la paternidad, en * “2 Z -
a la filiación, no es algo distinto de la paternidad como compar
da a la filiación, y la paternidad como paternidad es en especia
■ dicatur quod paternitas ut comparatur
32. Sed sive sic sive sic,, si Daternicas sit res; quia, quantum
ad essentiam est ratio, non tolhcur q P ad ai¡u¿ ) i¡cet dicatur rano
ad primum, ipsa suo modo est res, s . considerata sub ratione
respecta rei ad se. Quantum ad secundum,^ ^ ¡Uud sub consl
quae est comparado ad essentiam, taroen est res, quia illud sub
deratur non habet entitatem ex se, M» sed ¡psam praesuppomt;
quo consíderatur non destruit r praesupponit entitatem secundum s
comparatio enim aiicuius ad a teru stant simul, quod ipsa
[10] 33. Conclusto.— E* hoc P ^ o qscilicet duplici modo Praedic^
relatio comparata ad essentiam essentiam, sit res, sicut ia
et tamen quod ipsa, ut compara^ £ f ppüSitum sit res, qu« ¡ P « " £
est; stat etiam quod ipsa com f \P ^ ^ quae est talts com;
est comparatio ad oppositum. P, ut comparara ad oppositu . ’
parado; et magis usitate dicitur > comparatur ad opposi 1
ut comparatur ad essentiam, q * » * ^ ‘respecta eius haber ratonem
aeque et similis entitas cum °P? f ’¡psa est comparatio su» * IP
modi, sicut nec e converso, s n consíderatur sus J uu,j
tum et ideo cum dicitur eompata a, aliuil paiern.tas, ut
quae proprie dicatur rac.o; »on at| H hanon en^ u* »
^d íiliationem, quam patern • s> s ,a[ ergo siinul quod p >
in speciali paternitas ut est pa
Cf. ««/ira n.29-30.
106 C.3. Entidad de la relación en D ios

esto. Por lo tanto, se dan simultáneamente estas cosas, que 1


paternidad en cuanto comparada a su opuesto sea ser no del morí'1
en que lo es en cuanto comparada a la esencia, sino de estos dn
modos — porque es similar a una entidad distinta— a su oduJ
to no modo de ella, y porque no es tomada o considerada fo r­
ma mente bajo razón— y que, en cuanto comparada a la esencia
sea razón - p o r q u e es modo* de la esencia y porque es consi
fm hm ba|0 a raZ0" de la comParación a e l l a - . Sin embargo, en
se comeara' T 60 CUant0 se comPara a su opuesto y en cuanto
se compara a la esenaa, es ser y el mismo ser; pues es 'compara-
cion real, como queda probado 39. ^

A R T IC U L O 111
Solución de algunas objeciiones

contra l o ^ c h o 0” ^ ' Í W “- E" “ a« - ' ° se arguye

En primer lugar se objeta; Si la relación en cuanto compa­


rada a la esencia es ser, o es ser absoluto - a d s e - o relativo -a d
altetum . El que la relación sea ser absoluto en algún sentido
incluye, parece, contradicción. Luego, en cuanto comparada a Ja
esencia, es ser relativo. Pero en cuanto comparada a la esencia es
i entica a la esenaa. Luego la relación en cuanto es idéntica a la

adme^enriam ° ? P° SÍtUm; sit res’ non ta™ n eo modo quo ut comparar


modis- ouia SC ,ut .corJ1Parata ad oppositum est res istis duobus
accepta sive mn<7 lpS enr,iTatls dlstmctae contra modum, et est res non
ad essentiam sir * rata orimbter sub ratione; et quod ipsa comparata
et quia accenta 10> ProPter duo opposita, quia scilicet modus essenttae,
utroane mnrl m 10ne* qUae esr *psa comParat'o ad essentiam; tamen
tiam e l r! ; fet U
A COmparatur ad oppositum et ut comparatur ad essen-
tum est ^ Cm rCS’ ^Uia ipsamet est comparado realis, ut proba-

ARTICULUS III

Dubia occurrentia solvunlur

34.
dicta. A nuitur primo. De temo articulo arguitur contra P ^ '

aut ad "ahemm. ^ u o d ^ 0! COmparata ad essentiam est res, aur ergo ad st-


dere contradictionem ■ ^ 0 ^° ^ ftS at* SC q^b'efcumque, videtvir
sed ut comparatur i l Ut coinParata ad essentiam est res ad alten1111,
P-™ Ur “J essentiam est Ídem qaud essemía; er8t. rclacio,
*J Cf. mprti ii.jy -2(j.
Ar,3, Solución de alguna objeciones l0?

esencia o en cuanto es esencia Cs ser relativo. Siendo dio así s


concluye ulteriormente: Luego la esencia es ser relativo. se
Esta consecuencia se prueba por una analogía: Si el hombre en
cuanto racional entiende, lo racional entiende. Se prueba también
por razón: A una cosa le conviene antes el predicado que le con­
viene por razón de alguna determinación.

Segunda,- Además, si la relación en cuanto compara­


da a otro es ser con realidad propia, parejamente la relación en
la criatura, en cuanto se compara al fundamento, es ser con rea­
lidad propia y no 'precisam ente por la realidad del fundamen­
to. Luego se da en el caso un accidente con accidentalidad pro­
pia, pues no hay sustancia. En tal caso se sigue que una es la acci­
dentalidad de la relación en la criatura y otra la accidentalidad
del absoluto en el que se funda. Y , por lo tanto, parece que hay
que admitir un proceso in fin ito ; pues la accidentalidad de la
relación tiene realidad propia y realidad accidental solamente. Lue­
go tiene accidentalidad propia, y de ella puede argüirse sim/lar-
mente, y así, sucesivamente, in infinttum.
%. Tercera. — Similarmente, si la relación en lo divino en
cuanto se compara a la esencia tiene realidad propia, o es .
cial o accidental. N o es accidental, pues en Dios no ay
dental- Luego es sustancial, tiene s u s t a n c i a d ftfo p ^ E n £
caso, ei Padre por la patermdad tendrá f * ^ f e f ¡g en
conveniente; por darse tres relaciones,


ídem est essentiae, vel ut est essentia, e,c res ad aiterum; et tune ultra,
«go essentia est res ad alcerum. . homo secundum quod
Ista consequenria probatur Pet tÜTufeic q et racione eiiam, quia prae-
«dónale imelligit, ergo rationale ¿¿<*¿«5, prius convenir re»,
dicatum, quod convemt alicui per comparara ad quodeum-
35. M sunur s e c u n d o . ^ , ^ ¡^ : ü0 entura, « . ■ £
que, sit tes ptopria «alicate, Pr3ec‘ff ““
tatúe ad fundamentura, est res ,p Ppr0pri3 actidejitalitate «i
lundamenti; ergo est ibi 5/ Ua est accidental.»*
,bl substanria; et tune sequu íundatur; ei sic opriam

s s : : in - * * * & s
36. Argnitur tertí0'T C^ l ^ ergo illa est substan^ ^ ^ Trifi(tate
ut comparatur ad esnUnuJn accidéntale est i ^ paternitaie ha-
taLs. Non accidemahs, q“ía « hstant¡alitatem. & tu" í .í ? ¡B divinis tria per
ergo haber proprwm ¡cns quia wnc icom per se esse,
kbn esse per se, quod est non su ib t « s i
se esse, quia tres relanones. c
in
Aucuüt ., De Trin. V <*.5: ph 42.9J3-M -
]0S C3. V.ntulcul de ¡a relación en Dios

lo divino. Pero sabemos que en D ios sólo hay un unico ser per se,
se aún A gu stín“ quien d ice: "L a sustanaa es aquello por lo que
el Pidre e s __ v por lo que el H ijo tiene simultáneamente scr^-,
t n q u e no sea^aquello por lo que el Padre e.s Padre';.
37. Respuesta al contenido d e la prim eva objeción. Res­
puesta a la primera objeción :
Esta respuesta aparece clara de la distinción hecha en el ar­
tículo segundo respecto de la proposición la relación en cuanto
comparada a la esencia es ser 'A Esta proposición es^ verdadera
si el término en cuanto, com o, denota determinación, o espe­
cificación o determinada acepción de la paternidad bajo la razón
de su comparación a la esencia. Pero no es verdadera en cuanto
denota la causalidad de la inherencia del predicado en el sujeto.
Por lo tanto, cuando se inquiere qué ser es en el primer sentido,
puede responderse que es ser relativo (ad alterum), pues la com­
paración de la paternidad a la esencia no hace que le repugne
su propia realidad, que es realidad ad alterum. Sin embargo, la
afirmación de que la paternidad comparada a la divinidad es ser
'a otro' {ad alterum) no debe entenderse en el sentido de que el
'otro’ sea la divinidad, en el sentido de que la paternidad es ser
'a la divinidad’. El sentido es : La paternidad comparada a la esen­
cia — por el entendimiento— es ente de razón y en sí es ser reja-
tivo {ad alterum), o sea, al H ijo. Quien compara la paternidad a
la divinidad excluyendo al H ijo o no incluyendo al H ijo, no com­
para la paternidad, a no ser que tenga dos nociones contradi

secundum beatum Augustinum, VII De T r mitafe cap.6, dicentem:


substancia est, quo Pater est, et quo Fílius similiter haber esse,
non sit quo Pater est Pater".
[12] 37. Ad primum. Ad rem.— Respondeo ad primum:
Patet in secundo articulo de disrinctione istius propositionis, relatio.
comparatur ad essentiam, est res’, quia vera est prout iy ’ut’ vel mq
tum’ denotat decerminationem vel specificacionem, sive determinatatn
tionem paternitacis sub ista ratione, quae est compararlo ad essentiam.
est autem vera prout denotat causalitatem inhaerentiae praedicati ad su
tum. In primo ergo intellectu, quando quaeritur quae res sit, dio P
quod est res ad alterum, quia comparatio ad essentiam non facit qttou
ternitati repugnat sua propria realitas, quae est realitas ad alien*111’. s
tamen est sic intelligendum quod paternitas comparata ad divinitatem s11 ^
ad alterum, ita quod alterum sit divinitas, ut sit sensus: paternitas «st
ad divinitatem ; sed est sensus: paternitas comparata ad essentiam est .
rarionis, et in se res ad alterum, scilicet ad Filium; quia qui com p ^ 1
termtatem ad divinitatem, excludendo Filium, vel non ¡neludendo t'11 ,p
non comparat paternitatem, nisi babear dúo contradictoria in intellectu
cum paternitas, secundum ilhid quod est, sit per se ad Filium. Et l|£í

» vn • * PL
JS Cf. «IIfjra 11.27-30.
Art3- Solución de algunas objeciones 109
torias en su entendim iento; pues la paternidad, según lo que es,
cS per se 'al H ijo como a su correlativo. Sin embargo, el enten­
dimiento puede comparar la paternidad incluyendo su ser 'al H ijo1
a la divinidad; el entendimiento por su acto puede comparar algo
a lo que no es per se su correlativo de la naturaleza de la cosa.
En este sentido puede decirse que la paternidad en cuanto compa­
rada a la esencia es ser ad alterum. -
38. Cuando se in fie r e : Luego en cuanto es esencia o idén­
tica a la esencia es ser ad alterum 3i, ello se concede en el sentido
indicado. A lo que ulteriormente dices: Luego la esencia es ser
d alterum 35, respondo: Ello puede entenderse de dos maneras,
por identidad o formalmente. En el primer sentido, por identi­
dad, puede concederse; y el sentido del dicho e s : La divinidad
es ser ad alterum porque es paternidad. Pero no puede conce­
derse en el segundo sentido, formalmente, que la divinidad, según
su forma, sea ad alterum. Si, porque en el antecedente hubo pre­
dicación formal, Ha paternidad en cuanto comparada a la esencia
es ser ad alterum, se infiere predicación similar en el consecuente,
es decir, que la divinidad es formalmente ad alterum, hay que ne
gar la consecuencia. No es necesario que el predicado convenga a
la determinación del modo en que conviene a algo enten i
bajo tal determinación si no se indica que tal eterminaci ■
la razón de la inherencia del predicado en el sujeto y, en e ca ,

" ° 5 9 " De lo dicho aparece clara la respuesra a la prueba de la

¡emitas non sit seipsa comparata ad d/vmuatem, potest in-


Jativum, tamen paternitatem ipsam, inclu^ .. otest aliquid comparare
tellectu$ comparare ad divinitatem, quia m correlativum ex natura
Per actum suum ad illud quod non est eius Daternitas, ut comparata
reí. Secundum hunc intellectum, potest
acl essentiam, est res ad alterum. ic]em essentiae est res
38. Et cum infertur, ergo ut est ess^Dp uitra cum dicis, ergo essentia
ad alterum, concedatur in similt íntellec ■ ¡ntell¡g¡ duphciter, per
J res ad alterum, [13] respondeo: hoc P ( concedit „ est sensus
^enchatem vel formaliter. Primo mo“0’, P m quia est patermtas; non
lctl. quod divinitas est res, quae est a divinitas secundum suam for-
"Ucem est concedendum formaliter, q u o d fu¡( prae(licatio formal^
? am sit ad alterum. Sed quia m ant iam est res ad aheruni, jd eo
‘«ncio 'paternitas ut comparatur a e qUOd divinitas est °
‘ V ^ a t u r similis praedicatio m « « « J noqn oportet quod Pra^ ‘cat^
* aberum, neganda est consequent.a^ nil aUcui intdl^ ° . ^ r e n -
í m°do convemat determinatiom nora[Ur essc rano inhaeren
^^m inatione, quando illa determinólo non
tlae Praedicati ad subiectum, sicut hic. miae: Homo secundum
39. Pt ad probationes conseq
¡U
Cf. í>U)>ra n,34.
c f. ¡I)iíl,
110 C.X L ululad da la relación en Dios

consecuencia36: Si el hombre en cuanto racional entiende, lo ra.


cional entiende. Esta consecuencia vale, porque el término 'en
cuanto’ denota la causalidad de la inherencia del predicado en el
sujeto. Pero en la cuestión no se toma así la expresión 'en cuanto
se compara a la esencia. Similarmente se contesta a la prueba si­
guiente 3‘ : Aunque el predicado inhiera más verdaderamente en
el ser que es la razón de la inherencia en otro, ello sólo es verdad
cuando el término ' en cuanto’ se toma reduplicativamente en sen­
tido propio. Pero en el caso no se toma así, como se dijo en la dis­
tinción lógica hecha en el segundo artículo 38.
40. Si se o b je ta : Lo que es formalmente en un ser puede
denominarlo; luego si la relación en cuanto comparada a la esen­
cia es en la esencia, puede denominarla; y, por consiguiente, la
esencia formalmente se refiere a otro, respondo: Algunos con­
ceptos denominativos o concretos se predican de algunos seres del
primer modo per se, otros del segundo modo per se o per accidens.
Tratándose de un compuesto de receptivo y de forma, el denomi­
nativo o lo concreto se predica de la forma del primer modo per se.
especialmente si el concepto del sujeto es uno per se, como el hom­
bre se dice racional o animado primeramente per se\ su cuerpo,
en cambio, que es la otra parte del compuesto, se dice animado
denominativamente del segundo modo per se o per accidens,
pues el cuerpo no es un todo que incluye la forma, sino un recepté0
que recibe la forma. Por lo tanto, donde hay forma hay que con-

quod rationalis etc. Ista consequentia tenet prout ly "secundum quod not
causalitatem inhaerentiae praedicati ad subiectum; sic autem non
in proposito hoc quod dicitur, ’ut comparatur ad essentiam’. Et simi i
ad probationem sequentem: esto quod praedicatum verius insit ilh <lu
est ratio inhaerentiae alii, hoc non habetur nisi secundum quo ^
'secundum quod’ tenetur proprie, reduplicative. Hic autem n°n
accipitur, ut dictum est in illa distinctione lógica in secundo articulo.
40. Sed, si obiciatur: quia illud quod est in aliquo formaliter P° .
illud denominare; ergo si relatio, ut comparata ad essentiam sit in esse ’
essentia potest denominari a relatione, et per consequens essentia form ^
refertur ad aliud, [14] respondeo: aliqua denominativa vel con c
praedicantur de aliquibus primo modo per se; aliqua de aliquo P (
secundo modo, sive per accidens; de composito quidem ex suscepu ^
forma pracdicatur denominativum sive concretum formae per se P t
modo, specialiter si subiectum est per se unum, quantum ad concep
sicut homo dicitur rationalis sive animatus per se primo; sed c * ¡f
quod est altera pars compositi, dicitur denominative animarum, Pr eit
tamen sive per se secundo modo sive per accidens; quia illud no f
totum includens formam, sed susceptivum recipiens formam. Ubtcu
ergo est aliqua forma, oportet daré praedicationem formalem de
84 Cf. ihitl.
87 Cf. ibid., al final.
88 Cf. tuina n.27-30.
Art.3. Solución de algunas obj ectones
111

ceder predicación form al del todo que es predicación del primer


modo p e r « ’■ Com unm ente en las criaturas puede darse incluso
predicación propiam ente denominativa de la forma respecto del
su¡eto. En lo d.vino no se mega la primera predicación; pues el
Padre genera y generando genera. El Padre es "como’ un com­
puesto que incluye, cuasi esencialmente, la forma que se predica
je El. Pero no conviene admitir en El una predicación denomi­
nativa de cuasi forma respecto de un cuasi receptivo.
41. Lo que precede se declara por autoridad y por razón.
La razón es e s ta . Lo que en Dios se entiende como receptivo
de forma es ilimitado respecto de formas o relaciones opuestas y,
sin embargo, no se distingue de ellas. Ahora bien, lo que se deno­
mina por una forma es declarado por ello como distinto de su
opuesto. Luego, porque aquí no hay receptivo propio de una for­
ma, sino algo común a éste y a su opuesto, y una forma tal sólo
podría denominar un receptivo propio, pues sólo podría deno­
minarlo como distinto de su opuesto, no hay predicación deno­
minativa de relaciones de un receptivo.
42. Ello se confirm a por la autoridad del Damasceno 3S, quien
dice que las relaciones determinan las hipóstasis, no la natura­
leza. Por lo tanto, se índica que determinan aquello de que se
predican en concreto, porque se indica que lo comparan a su
opuesto y lo distinguen de él.
43. Observación sobre la form a de la primera objeción.— Res­
pecto de la forma del argumento 10, hay que observar que la in-

quae est per se primo modo; etiam in creamos oportet daré communiter
praedicationem quae sit proprie denominativa formae susceptivo. In divinis
prima praedicario non negatur, nam Pacer generat, sive generans generar,
Pater est quasi composítum includens, quasi essentialiter, formam illam
quae de ipso praedicatur, sed denominativam praedicationem quasi formae
de quasi susceptivo non oportet daré ibi.
41. Hoc declaratur auctoritate et ratione. _
Ratione sic: quod intelligitur ibi quast susceptivum formae est illimi-
tatum ad opposicas formas vel relaciones, et tamen non distmguitur ab
eís; quod autem denominatur a forma aliqua, denotatur per hoc esse
distinctum ab opposito; quia ergo hic non est susceptivum propnum
formae, sed commune sibi et opposito, et forma ralis denominare non
posset nisí proprium susceptivum, quia nonnisi distinctum ab opposito,
*deo nuil a est praedicatio denominatioms relationum de suscep ivo.
42. Hoc confirmatur per Damascenum Iib.I cap.5, ubi vult quod
Cationes determinant hypostases, non naturam. Notan‘ e r g o ^ lu
determinare de quo praedicantur in concreto, quia notantur illud compa­
rare ad oppositum, et distinguere ab opposito.
43. A d f r i m u m . A d formam— h i formara er«o ««onu, qiundo
a«ipimr, Velar io est in essentia, ergo essentia potest denominan a re-
112 C 3 . V.ntidad d e la relación en Dios

ferencin 'la relación es en la esencia, luego la esencia puede ^


denominada por la relación, no corre. La razón ha sido dada'í
Cuando se dice: 'Toda forma puede denominar el sujeto en qu
se da', extendiendo la denominación a la predicación denomjnaC
tiva esencial en concreto, como 'e l hombre es animado’, y a ]a
denominación propiamente dicha, como el hombre es capaz
reír’ o 'e l leño es blanco’ o 'el hombre entiende', puede conce.
derse que toda forma denomina en alguno de estos modos el $er
en que se da; pues del compuesto se predica, al menos en con-
creto, aunque extendiendo la denominación. Pero, s¡ tú lo en.
tiendes en el sentido de que el predicado se dice con denomi-
nación propia del sujeto en que la forma se da como en recep.
tivo, hay que negarlo; a no ser que el receptivo sea limitado,
o la predicación denominativa implique que el sujeto es propio
y distinto de su opuesto.
44. Respuesta a la segunda objeción .— Respuesta a la se-
gunda objeción t í:
Aunque la dificultad sería grande respecto del ente per se. la
paso por alto en la cuestión. Sin embargo, concedo que la rela­
ción, que es accidente en las criaturas, tiene accidentalidad pro­
pia. Pues es per se ser y no el ser en que se funda, aunque no es
ser per se como la sustancia. Por lo tanto, es necesario conceder que
la relación per se es ser que tiene accidentalidad propia, que no
es accidentalidad del ente absoluto, sino del relativo. Como la
entidad absoluta y la entidad relativa no es la misma, la acciden-

latione', non sequitur. Et ratio dicta est. Et cum dicitur, 'omnis forma
potest denominare illud in quo est', extendendo denominationem aJ
praedicationem denominativam essentialem in concreto, sicut 'homo est
animatus', et ad denominationem proprie dictam, sicut 'homo est risibiüs.
vel ’lignum est álbum’, vel 'homo intelligit’, concedí potest quod omnis
forma aliquo istorum modorum denominat illud in quo est, quia ad minus
de composito praedicatur in concreto, licet illud sit extendendo denomina-
tionem; sed, si tu accipias de illo in quo est ut in susceptivo praedicatucn
praedicatur proprie denominative, negandum est; nisi illud susceptivo®
sit limitatum, vel nisi praedicatio illa denominativa importet subieren®
esse proprium et distinctum ab opposito.
[15] 44. Ad secundum.—Ad secundum:
Licet esset magna difficultas de per se, tamen in proposito
pertranseo; concedo tamen quod relatio, quae est accidens in crestón •
propnam habet accidentalitatem, quia illa est per se res et non est 1
res in qua fundatur, nec est res per se ens, sicut substantia; ita
daré quod ipsamet per se sit res habens propriam accidentalitatem, £
non su accidentalitas entis ad se, sed accidentalitas entis ad alterum- *
M Cf. óii/mi n.40.
4¿ Cí. atiera n.35.
A rt3 . Solución da algunas objeciones 113

jxd del accidente del ente absoluto (ad se) y del accidente del
tl1*' '^^tivo (ad alterum) no es tampoco la misma.
etlte^ yv la afirmación de que ello implica proceso al infini­
da reSpondo: Hay que detenerse en la relación, no se procede
^lterior mente. Por ejem p lo : La blancura funda la similitud de
dos seres; esta similitud tiene accidentalidad propia, distinta de
la accidentalidad de la blancura; la relación es género distinto
del género de cualidad. ^
46. A la pregunta de si la accidentalidad de la similitud es
distinta de la similitud, respondo negativamente. La similitud es
Su accidentalidad respecto del fundamento, y ella acontece al
fundamento en cuanto ella es a su opuesto. Umversalmente, lo
que conviene a algo de modo que sea contradicción omnímoda
el que sea sin él, es idéntico a é l ; y, por el contrario, si no hay
contradicción omnímoda en que sea sin él, no es necesario que
sea siquiera. Ahora bien, hay contradicción en que haya simili­
tud y que no 'sea al’ fundamento y no 'sea al’ término. Luego
su accidentalidad al fundamento es idéntica a ella en cuanto es si­
militud o relación a su opuesto.
47 Por lo tanto, hay que detenerse, no hay proceso al inti-
nito La accidentalidad de la similitud no es cosa distinta de a
similitud, peto la similitud es cosa distinta de la blancura, pues la
relación y también la accidentalidad de la blancura puede deci
distinta de la blancura ; la blancura es set absoluto y el acídente
absoluto puede darse sin contradicción sin su)eto. Por eso la blan-

enim non es. eadem emitas ad se e. ad alterum, sic nec eadem acciden.ali.as

M t 5nt^ r c ‘l 1 r r u . m r T u ^ responden: stan-


d J 5cs. u l-m s P ^ r

disrinctum a genere qualítatis.


. 46 Sed s. quaeras ^ o - ‘d; - al^ ir d o , eUs r s 7 a S:c S :„ r a ¡1. t ,aad
similitud me, d.co quod non ¿ A m e n to , sicut seipsa est ad oppositum.
fundamentum, et seipsa accidit fun omnimoda contradicho
Universaliter en.m h«“° d. ° d ^ é a t e r i U i ; e. per opposi.um, ubi
Sit illud esse sine hoc, h o c e ^ 1 ortet esse omnino. Nunc autem,
non est omnímoda contradicho ri ^ ad fundamentUm, et etiam
contradicuo est «nulitudinem eS5; dentalitas sua ad fundamentum est ídem
non esse ad terminum; ^ accid o ad opposimm.
sibi, sicut ipsamet est similitud® v ° idmxaiita& s¡miiitudinis non est
[16] 47. Status est ergo, j0 est quaetlam res alia ab albeJine,
alia res a similitud me, sed ,S1 .. a|beclinis potest pon i quaedam res
qu,a habitado « crium ucaden tul^ ^ H acciJc„s
aba ab aibedine, qma dict¿ nc sine subiecto. Et ideo non est
absolutum potest esse sine contrauicuuiw. =>

*s Cí. ibid.
1 1 4 e.'J. Vanidad de la velación en Dios

cura no es idéntica a su relación al sujeto ni ella acontece al «¡u.


jeto. Luego es falsa la proposición por la misma razón por la
la similitud accidental de la blancura tiene accidentalidad distinta
de la blancura, la accidentalidad de la similitud tendrá accidenta­
lidad distinta de la similitud'. Es también falsa la proposición 'p0f
la misma razón por la que la accidentalidad de la similitud es idén­
tica a ella, la accidentalidad de la blancura es idéntica a ella' ■
pues la blancura es ente absoluto, y la similitud es relación. ’
48. De lo que precede síguese que no hay contradicción en
que la blancura sea sin comparación a la superficie, pero hay con­
tradicción en que la similitud sea sin comparación al fundamento.
Por eso, la comparación a la superficie no es idéntica a la blancura,
pero la comparación ai fundamento es idéntica a la similitud. Pues
la similitud no es otra cosa que relación de un ser a otro. No quiero
decir, sin embargo, que siempre que la relación es comparada a
otra entidad es comparada ella m ism a; puede ser comparada con
relación de razón que no es ella y acaso también con relación real­
mente distinta de ella — la proporcionalidad, por ejemplo, se funda
en la proporción— ; lo que quiero decir es que, si la relación se
compara a algo sin el cual sería contradictorio que ella existiese, es
comparada por sí misma, no por otra comparación u.
49. Respuesta a la tercera objeción .— Respuesta a la tercera
o b jeció n 45. Cuando se arguye ulteriormente que en lo divino la
relación es sustancial, respondo: Aunque el Filósofo distinga en

ídem habitudini suae ad subiectum, nec seipsa accidit illí; falsa est ergo
illa, 'qua rarione simílítudo accidentalis albedínis habet aliam accidentalita-
rem ab albedine, parí ratione accidentaiitas similitudinis habebit aliam
accidentalitatem a similitudine’. Falsa est etiam, illa, 'qua ratione acd-
dentalitas similitudinis est eadem sibi, parí ratione accidentaiitas albedínis
est eadem sibi’ ; quia albedo est ens absolutum, et similitudo relatio.
48. Et ex hoc non est contradicho albedinem esse sine comparatione
ad superficiem, est autem contradicho similitudinem esse sine comparatione
ad fundamentum; et ideo illa comparaho non est eadem albedini, ista
autem est eadem similitudini; nihil autem aliud est similitudinem esse
quam habitudinem huíus ad hoc. Nec tamen dico quod relatio, ad
quodeumque comparetur, seipsa comparatur, quia potest comparan
relarione rationis quae non est ipsa, sed etiam forte potest comparan
relatione quae non est ipsamet sed quae est realiter alia a se, sicut
proportionabilitas fundatur in proporcione; sed hoc dico quod relatio
seipsa et non alia comparatione comparatur, si tamen comparetur ad
quodeumque sine quo est contradicho ipsam esse.
. cid tertium,— Et, cum arguitur ulterius de substantialitate
relatronis in divinis, dico quod licet Philosophus distinguat in Praedicawcti'
its substantiam primam a secunda, tamen ad propositum essentia habs[

.1 l<s\?7T S i T n'°ÍV-S) ? H,T Í Í ? IV tU 2 q-1 n.5 íed. VivtVa XVII 534); S;3
U<Uatn»¡ « I s e - n a ) : in d.8 q.un. ».17 (XIV 37Ó.
J Cf nS623"124 ; ‘ ,2 ÍJ’2 n'6"J 1 ÍXIV ]3 --143).
ArtX Soh,í¡<>" de algunas nbjecinuca 1 15

kw sustancia primera de la segunda, sin cm-


barí0- ,il cscnC,il dlvina tlene fazón de ambas sustancias; de sus­
tancia segunda en cuanto es común, aunque no universal — esto es,
divisible o plurificablc— , pues es común con comunidad real, se­
gún Damasceno 'A llí hay comunidad de sustancia, no sólo
de razón", como la hay en la naturaleza creada; de sustancia pri­
mera en cuanto es este ser, o singular — porque la esencia es de
sí ésta . N o digo en cuanto es ser incomunicable, pues ello
implica contradicción. En lo divino no hay que buscar otra razón
de sustancia fuera de la esencia si no es la incomunicabilidad.
Pero, según la opinión común, que seguimos generalmente en es­
tas cuestiones, la incomunicabilidad no puede ser per se la razón
de sustancia. — D e este punto no discutimos aquí, pues todo lo
que hay en Dios, no sólo la sustancia, sino también lo ad se, es
comunicable— . Por lo tanto, es manifiesto que la relación en Dios
no tiene razón de sustancialidad, pues sólo tiene razón de inco­
municabilidad, que ni es razón de sustancia segunda ni de sus­
tancia primera, en cuanto ésta implica perfección sustancial, que
consiste en ser individual; el que Dios sea ser individual depende
de su esencia como tal.
50. Objeciones contra esta respuesta a la tercera objeción .—
Si se arguye en contra diciendo: Todo lo que pertenece a la sus­
tancia primera tiene per se razón de sustancialidad; la incomuni-

rationem utriusque substantiae, quantum ad aliquid; substantiae quidem


secundae, quoad hoc quod ipsa esc communis, non tamen quoad hoc quod
ipsa sit universalis, hoc est divísibilis vel plurificabilis, est enim communis
communitate reali secundum Damascenum cap.4 ibi: Est communitas
substantiae, non solum rationis”; sicut est in natura creata; haber autem
rationem substantiae primae, quantum ad hoc quod est esse haec sive sin-
gulare, quia essentia de se est haec; non dico quoad hoc quod est esse in-
communicabile, quia hoc esset imperfectionis. Non restar autem alia ratio
substantiae qualitercumque acceptae in divinis quaerenda ultra rationem
essentiae nisi ratio incommunicabilitatis; ista autem in divinis non potest
esse per se ratio substantiae, quantum ad communem opinionem secundum
quam loquimur communiter in istis quaestionibus. Quoniam non movetur
de hoc quaestio ad hoc, quia quidquid est ibi, non tantum substantia, sed
etiam ad se communicabile est. Patet ergo quod relatio in divinis nullam
habet rationem substantialitatis, quia tantummodo haber rationem
incommunicabilitatis, quae nec est ratio substantiae secundae, nec primae,
quantum ad ilium quod pertinet ad perfectionem substantiae, quod est
esse hoc; illud enim convenir essentiae de se.
[18] 50. í m t a n t i a e a d te r tiu m et r e s p o u s io . —Si arguitur contra
hoc: quidquid pertinet ad substantiam primam, habet per se rationem
“ Am s t o t ., P r a ed ic. c .5 ( 2 a l2 -1 9 ).
* ’ D am aso ., D e fid e orth. I c . 8 : PC 94,827.
** Cf. D uns S c o ru s , O rdinatio II d.3 »j.l n.9 (ed. Viviis XII 54-.’»'í); q.G
“ •5 (iljid., 130).
11 r» C J . Utilidad de ia re Unión en Dina

cabilidad divina, que es sólo por la relación, es tal; (Ue


per se razón de sustancial idad.
sustancianciaa. ■'■ne
Respondo: Entendiendo por incomunicabilidad la prop^
sustancia primera, la incomunicabilidad de la singulari I* j C^
menor es verdadera en las criaturas, no en Dios, l a razón ^ ^
en las criaturas, lo que contrae últimamente la naturaie/ ^
singularidad o a la incomunicabilidad es del mismo 3^
que la naturaleza contraída; y, por consiguiente, pertenec^ 0
malmente al género de sustancia. En Dios, como se dijo / ^
no sucede otro tanto. Nada que pertenece al género de su ^ ’
o a cuasi género de sustancia puede contraer la naturaleza d' ^
a la incomunicabilidad. Todo lo sustancial en Dios pt 1Vln:l
nicable. ConilJ-
51- Pero podría argiiirse ulteriormente: Aquello por 10
en lo divino hay contradicción o determinación — cualquiera ^
sea— a la incomunicabilidad o a lo incomunicable, es, seeún^
razón formal, sustancia o accidente; entre estos dos no hay me/
Pero no es accidente — ello es claro— . Luego es sustancia i J l
tiene sustancial idad propia.
Respondo con Agustín 50, quien escribe que no todo lo que
hay en Dios se dice sustancia o accidente; hay en El algo —10 L
se dice ad altermn — que ni se dice sustancia ni accidente.
52. Podrás replicar por tercera v ez: Aquello por lo que el
suposito divino es formalmente incomunicable, o es algo a que

aliquam substantivaos; huimmodi est mcommunicabilitas, quae non «


ibi msi per relationem; ergo etc.
ad s^bsramiam ní¡™ ',ífnd0 min°r! m de bcommunicabiliraie perlina*
ra a « t T ¿ r £ n ' ^ S ‘ ‘"«>™™¡cabil¡tas singularice™, ípra
naturam síve ad s,c m P^0' ral'° est, quía ultimum cootrahens
est “ Sdem l l ‘? f s,,e ad ■"“ mmumcabilitatein in crea»
: L nT u í “ r S : ui mf0Is a “ V 1 1x1 t ^™ s ipss
non est sir ur rl¡rh,m pertmet ad gemís substantiae; in Dec
nicabilitatem concrahcrc non'míst"alkcidd1*’" ™ “ * ‘‘¡f®'".
vel auasi eeniK ♦- ? 0tejí ai!^ulc* pertmens ad genus substamiat
nicabile. ° me m ^ivin*s> Quia quodlibet tale est commii'

vel determinado^lqualiferrUr 1 U1'jd pCr <>"od ¡n d¡vin¡s fit coatM®


incommunicabile’ secundnmmC,Ua dlCta’ ad lncomrnun¡cabiliratem vel *
accidens, quia' L T w T n n ™ d " “ f 201 formal™ «« « * >
ergo s u b i d a ; ^ non autem acddaB’ * *
Responden; hic res„ndet f Substantialitaten’- , d
non orane quod in Deo est q-AuSustinus, V De Trtmtate, cap.6, qu
accrdens; dicirur enim aliquid ¡hi'^™ ! subtantiam dicitur vel secuo*\
nec seoindum accidens j Uüd nec secnndura substantiam dio
52. Si adbuc S i „ T • ad *><«™ dicitur- . .
6uc te« '° replica, „ c : m ud> qll0 (orma,iter sup^ ’
trf. supra n,49

" AüCÜST' üeT'fa V ^ ■din. 42,913.14.


Solución de algunas objeciones H7

formíllrnctlte com pete o puede com petir el inherir, o es algo


a quc repugna totalm ente el inherir. Si lo prim ero, es accidente. Si
lo segundo, com o el ente al que repugna inherir en otro es sus­
tancia — en cuanto sustancia se distingue de accidente— , tiene
razón propia de sustancia. Por lo tanto, tiene sustancialidad pro­
pia, lo que era de probar.
Respondo . Según A v i c e n n a e l no inherir y el no poder inhe­
rir no es la razón de la sustancia en cuanto género, ni el inherir
es la razón del accidente o de algún género de accidente, pues el
inherir es dar ser o acto secundum quid a algo anterior, que es
simplemente ente. La sustancia es el sustrato al que conviene no
inherir o al que repugna inherir, y el accidente, la cualidad o la
cantidad, es una naturaleza a la que conviene inherir. Por lo tan­
to, concédase en lo divino el miembro 'aquello por lo que la
persona es form alm ente incomunicable es tal que le repugna inhe­
rir', pues le repugna dar ser secundum quid a un ente simple­
mente an terior; y, por lo tanto, le repugna también según su ra­
zón formal el inherir. Pero no se sigue que, según su razón for­
mal, tenga sustancialidad propia; como se d ijo 12, el no inherir no
constituye la razón de la sustancia en cuanto distinta de los demás
géneros.
5$. Argüirás en cuarto lugar: A los entes a los que repugna
inherir les repugna por alguna razón única. Ahora bien, a la sus­
tancia o a algún ser del género de sustancia repugna el inherir

ín divinis incommunicabile cst, aut esc tale cui competic formaliter inhae-
rere aut convenire pocest, aut cui repugnat omnino; si primum, ergo esc
accidens; si secuodum, cum illud sit substantia, cui impugnat inhaerere
alteri, et hoc prout substantia distinguitur contra accidens, sequitur quod
habet rationem substantiae propriam, et ita propriam substantialitacem,
quod est propositum.
[19] Respondeo: secundum Avicennam 11 Metaphysicae non inhae­
rere ec non posse inhaerere, est ratio substantiae, ut substantia est
genus, nec inhaerere est ratio accidentis vel alicuius generis accidentis,
quia inhaerere est daré esse vel acrum secundum quid alicui priori
simpliciter enti; sed substantia est illud substratum cui convenit non
inhaerere vel cui repugnat inhaerere, et accidens, vel qualitas vel quantitas,
est natura cui convenit inhaerere. Detur ergo in divinis illud membrum,
quod illud quo persona in divinis est formaliter incommunicabilis est
tale cui repugnat inhaerere, repugnat enim illi daré csse secundum quid
alicui enti simpliciter priori, ergo et inhaerere, et hoc secundum rationem
suam formalem; nec lamen sequitur quod secundum suam rationem
formalem habeat propriam substantialitacem, quia, ut dictum est, hoc non
cornplet rationem substantiae ut distinguitur contra alia genera.
53. Si quarto replicetur: Quibuscumque repugnat inhaerere, repugnat
e*s per aliquam unam rationem; substantiae autem convenit vel alicui de
genere substantiae hoc, et per te proprietati incommunicabili in divinis;
*’ Avicenna, Metaph. II c.l (II 74v).
** Cf. unas lineas más arriba.
(c ,r .. ,, ii . iMliiltidi d¡ l e l<
i.nliilcH tut yyelución
eln a o n c
t un Dio
U / o tr

y, soyiin tú, repugna también a la propiedad inconiunicabl .


Ío divino. Luego les repugna por algo común. No les rcpu,tn
por su entidad — al ente no repugna el inherir— , ni por alg0 *
ferior al ente, sino por su sustancialidad. Ello aparece claro ^
inducción. Luego la propiedad incomunicable a la que repn^
per se el inherir incluye per se la razón propia de sustancia p 5
lo tanto, tiene sustancialidad propia, lo que era de probar. °T
Respondo : Una imperfección puede repugnar a un ente o por
que incluye una perfección simple o porque incluye otra imperfe
ción incomposible con aquélla; hay muchas imperfecciones qu
repugnan mutuamente. Por ejemplo, repugna a Dios y a lo negro
ser blanco. Pero a Dios le repugna el ser blanco porque induye
una perfección simple incompatible con todo género de color
con todo género de cualidad e incluso con todo género de ente
causado. A lo negro, por el contrario, le repugna lo blanco, porque
posee una perfección limitada bajo el género de color, y esta
perfección necesariamente limitada lleva una imperfección aneja
pero imperfección distinta y en grado distinto de la perfección
de lo blanco. Luego hay que negar la m ayor: A los seres a los
que repugna la misma imperfección — y es imperfección el inherir
o la dependencia de la sustancia— les repugna por algo idéntico
común. N o es necesario que los entes a los que repugna algo idén­
tico tengan un elemento de la misma naturaleza que sea la razón de
su repugnancia; la naturaleza propia de cada uno de ellos puede
ser la razón de la repugnancia respecto de algo idéntico.
Haciendo la aplicación al caso, el inherir o la dependencia de
la sustancia es una imperfección. Por eso, tal dependencia re-

ergo per aliquid commune eis; non per rationem entis, quia enti non
repugnar inhaerere; nec per rationem aiicuius ínferioris ente, nisí
substanuae; patet discurrendo; ergo illa proprietas incommunicabilis, cui
secundum se repugnat inhaerere, secundum se includit propriam rationem
substantiae, et íta habebit propriam substantialitatem, quod est propositum.
[20] Respondeo: imperfectio alíqua potest repugnare alicui, vel quia
includit perfectionem simpliciter vel quia includit imperfectionem illi
imperfectioni repugnantem; siquídem sunt multae imperfectiones repug­
nantes Ínter se, verbi gratia, repugnat Deo esse álbum, et nigro repugnat
esse álbum; Deo autem propter perfectionem simpliciter, quae repugna'
toti generi colorís, imo toti generi qualitatis, imo toti generi entis causad;
nigro autem repugnat álbum propter perfectionem suam limitatam sub
genere colorís, quae perfectio limitara necessario haber imperfectionem
annexam, aíiam tamen et in alio gradu a perfectione albi. Ergo illa maior
neganda est: Quibuscumque repugnat eadem imperfectio, cuiusmodi est
inhaerere vel dependenria ad subsrantiam, eis repugnat per aliquid ide^
m ipsis; quia non oportet quod eis, quibus repugnat aliquid Ídem, s*1
a iquid unius rationis quod a parte ipsorum sit ratio illius repugnantiae.
ahqukTid ^r°^ f,a un*usculustIue eorum potest esse ratio repugnantiae ^

Ad propositum, inhaerere sive dependere ad substantiam est im pe^'


Respuesta al arRNmf>iU .
iRNtnemo principa! , J(;
uíjn¡i a la sustancia; la sustancia es Cntv> ni
Lminuido, da ser simplemente o ser J HUC rcPu«na el ser
inherir. El inherir puede rcpugnartaX;'™ ™ ’, ‘1UC, 'C ° 1,onc' a
¡vino, la cual, aunque no dé ser sL p f c ‘ V ^ 0" «> '<>
sin embargo, una entidad a la que S ™ ° , el
un acto secundum quid. A la e s e n r i / ^ ■ Mr dlsm inuicl0 o ser
porque es perfección sim ple; a la r e l a c é ^ ínherir’
perfección simple, le repugna porque no ^ 7 n° CS
perfecta, y el inherir sólo puede comneri PUf de, Ser entldad lm’
¡mperfecto. P mpetlr * b dePendi™te, a lo

R E SP U E ST A AL A R G U M EN TO PRINCIPAL

54. Al argumento principal respondo


Cuando se arguye que la relación en cuanto comparada a la
esencia es razón y que la causa de ello es que, en cuanto tal, pasa
a la esencia, ambas asunciones pueden tener un sentido verdade­
ro y un sentido falso.
En la primera asunción, ' razón’ puede significar algo opues­
to a ente fuera del alm a; en este sentido es falsa, pues cualquiera
que sea el ente a que se compara, la relación es siempre ser fuera
del alma, con realidad propia, que es ad alterum. O ’ razón’ se en-

tio; ideo ista repugnat substantiae, cum ipsa ralis entiras sit quod sibi
repugnar esse entitatem dimínuram, quia dar esse simpliciter sive primum,
quod est oppositum eí quod est inhaerere. Cum hoc etiam repugnare
potest relationi in divinis, quae, licet non der esse simpliciter sive per se
esse, ramen ipsa ralis enritas est quod repugnat sibi esse entitatem
diminutam sive actum secundum quid; inhaerere autem repugnat essentiae
aivinae, quia est perfectio simpliciter; repugnat enim relationi divinae,
licet non sít perfectio simpliciter, quia Ípsa ex racione sua non potest esse
entitas imperfecta, et inhaerere non potest competeré nisi dependenti et
Per consequens imperfecto.

AD ARGUMENTUM PRINCIPALE

121) 54. Ad argumentum principale:


Cum arguitur quod relatio, ut comparata ad essentiam, est ratio, et
quod causa huius est quia ipsa ut comparata ad essentiam transir in
e«entiam, utrumque assumptum potest habere unum intellectum verum et
^ IUni falsum.
Potest enim intelligi 'ratio' ut ratio opponitur rei sive enti extra
animam, et hoc est falsum; quia ad quodeumque comparatur semper est
f65 extra animam, propria realitate, quae est ad alterum. Alio modo potest
’ntelligi 'ratio', idem quotl motlus sive circumstantia rei, secundum
^ Cf. supra i j .3.
120
C J . Entidad- de la relación en Dios

tiende en el sentido Boeciano M, como modo o circunstancia-


este sentido, la relación es razón respecto de la esencia. Ello’ ¿
embargo, no obsta a que, en cuanto comparada a ella, sea ser,
55. Similarmente, la segunda asunción: 'pasa a la esencia
puede entenderse doblemente. En un sentido puede significar qUe’
la relación no tiene entidad propia ad alterum ; en este sentido
la proposición es falsa. En otro sentido puede significar que Ia r ’
lación no permanece realmente distinta de la esencia. AunqUe
aquí no se trata de la identidad o distinción de la relación y ¿e
la esencia — tal cuestión es más difícil que la cuestión propues-
ta— , con todo puede concederse que la relación, en cuanto com­
parada a la esencia, es razón del segundo m odo; es decir, es
modo y pasa a e lla ; no es razón del primer modo, sino del se­
gundo ; y de este modo no permanece realmente distinta. Con
todo, es ser fuera del alma con realidad propia, relativa {ad alte­
rum), y en este sentido permanece en cuanto permanecer excluye
la desaparición o destrucción de la realidad propia.
56. D e modo análogo, si en la conclusión55 se infiere que la
relación, en cuanto comparada a su opuesto, es razón respecto
de la esencia, porque así se tomaba en la premisa, se concede la
inferencia. Pues no puede compararse a nada que le quite el ser
modo de la esencia. Sin embargo, no se sig u e: Luego, en cuanto
se compara a su opuesto, no es ser; pues el ser razón de esta
manera — en cuanto es modo— no impide que sea ser.
57. Si se arguye: Respecto de la esencia es ser, luego es otro
ser, y, por lo tanto, no pasa a la esencia con identidad real, res-

Boethium; sic, concedendum est quod relatio sit ratio respectu essentiae;
non tamen propter hoc tollitur quin comparata ad ipsam sit res.
55. Consimiliter, potest intelligi 'transiré in essentiam’ uno modo,
ita quod non habeat propriam entitatem ad alterum, et iste intellectus
est falsus; alio modo transite in essentiam, sic quod non remanet
distincta realiter ab essentia. Et licet non sit hic quaestio de identitate
vel distinctione relattonis et essentiae (imo illa est difficilior quaestione
proposita), tamen concedí potest quod relatio comparata ad essentiam esc
ratio secundo modo, hoc est modus et transit in ipsam, non primo modo,
sed secundo modo; et hoc modo non manet realiter distincta; et tamen
res extra animam propria realitate, quae est ad alterum, et sic maneti
prout manere excludit transitum destructivum propriae realitatis.
[ 2 2 ] 56. Consimiliter, si inferatur in conclusione quod ipsa, u[
comparata ad oppositum, est ratio, supple respectu essentiae, quia slC
accipiebatur in praemissa, conceditur. Ad nihil enim comparan pote#
quod tollac ab ipsa quin sit modus essentiae; tamen non sequitur, 'ergo
ut comparatur ad oppositum non est res', quia hoc modo esse racionen’
non repugnac c-i quod esc esse rem.
57. Si arguatur: Respectu essentiae est res; ergo esr alia res, c[
non transit in essentiam quantum ad identitatem realem; respondo •
54 Cí'. su pra n.12.
54 D el argumento principal; cf. su p m u.3.
k c s puesta (¡i arRu»n
\2\

pondo: U cuestión de la realidad de la relación es distinta .le


1» cues! '° n d , f íve,nidnd- ! a pnmera pertenece al problema
del accidente o del genero; la segunda, al problema definitivo
de lo idéntico y de lo diverso. Ello es evidente de los Tópicos " ■
aparece también claro de este ejemplo: El hombre, en cuanto
se compara a Sócrates, es ser, y Sócrates, en cuanto se compara
a Sócrates, es ser Ambas proposiciones se prueban porque la
identidad real es de ser a s e r; el hombre es realmente idéntico
a Sócrates, y Sócrates es idéntico a Sócrates — se entiende que
hablamos del mismo Sócrates— . Ello es claro. Sin embargo, ni
hombre ni Sócrates, en cuanto se comparan a Sócrates, son seres
reales distintos de Sócrates. Por lo tanto, en la cuestión propuesta
sigue firme que la relación en cuanto comparada a la esencia es
ser y, sin embargo, no es otro ser.
58. A la pregunta de si es el mismo ser que la esencia o
distinto de ella se contesta que es realmente el m ism o: sin em­
bargo, en la cuestión propuesta no es necesario llegar a tanto;
basta decir que la relación es ser ad alterum — relativo— . Pues,
cualquiera que sea el ser al que se compare, pasa a la esencia
y permanece como ser ad alterum.

quod quaestio de realitare relationis non est quaestio de alietate, imo prima
pertinet ad problema de accidente vel genere, secunda ad problema
defínitivum de eodem vel diverso. Patee ex I Topicorum\ m exemplo
etiam patet ídem : homo, ut comparatur ad Socratem est res, ímo Sócrates,
ut comparatur ad Socratem, est res. Et utrumque probacur, quia idemitas
realis non est nisi rei ad rem ; homo est Ídem xealiter Socrati, et Sócrates
est ídem Socrati, ut dicitur ídem Sócrates comparatur Socrati, patet de se ;
nec tamen homo vel Sócrates, ut comparatur ad Socratem, est alia res a
Socrate. Sic ergo in proposito srat quod relatio ut comparata ad essenuam
est res, et tamen non alia res. . , c.
58 Et si quaeratur, numquid est eadem res cuín esencia, vel alia? Si
detur quod eadem realiter, hoc tamen non °PMI«
propositan., sed suffidt dicere quod ipsa est res quae es. adjdterum. sic
ergo ad quodeumque comparetur, transit in
, , A ??)• ¡bid., c.5 (102a30-102b27).
56 Ar is t o t ., Topic. I c.4 (1 0 1 b l7 —<
C U E S T I O N I V

Si la prim era p erson a divin a, s e p a r a d a o abstraída dQ


la relación d e origen , p od ría p erm a n ecer constituíd<¡
y distinta

R e s u m e n .— Los supósitos de la misma naturaleza pueden ser si.


multáneos en naturaleza, pues no tienen entre sí prioridad esen­
cial. Por lo tanto, la primera persona puede ser constituida por
una relación de origen que sea simultánea en naturaleza con la
relación que — se supone— constituye a la segunda. Además, el
orden de origen puede darse con simultaneidad de naturaleza.
Luego la primera persona puede ser simultánea en naturaleza con
la segunda.
La primera persona es constituida por la relación opuesta a la
relación que, se supone, constituye a la segunda. Ello se prueba:
La primera propiedad incomunicable constituye a la primera per­
sona, y tal propiedad corresponde correlativamente a la segunda,
pues, en la suposición de que las personas son constituidas por
relaciones, sólo es incomunicable en la primera persona la propie­
dad que se refiere al primer origen.
Establecido lo que precede, siguen dos conclusiones de las que
se inferirá la solución a la cuestión. Primera conclusión: La rela­
ción de origen de la primera persona a la segunda es única antes
del acto del entendimiento. El origen perfecto de un ser de otro
es único. El mismo supósito no puede proceder del mismo ser
con dos orígenes perfectos. Además, es verdadera la proposición:
'la paternidad es generación activa’, y, por lo tanto, la paternidad
y la generación activa no difieren a p a r t e r e i, pues no se concede
esta otra proposición: 'la paternidad es espiración activa’; la
una no es formalmente la otra ni se identifica con ella, no siendo
ninguna de ellas infinita.
Segunda conclusión: La única relación de origen del Padre
puede considerarse de diversos modos por la razón sin que se
dé ninguna distinción real. Puede considerarse como capaz de
generar con tal generación, como generante, como habiendo ge­
nerado, como teniendo al generado coexistente. En la primera
consideración es imperfección la separación de la capacidad del
acto. En la segunda, es imperfección el que el acto no permanezca.
En la tercera, es imperfección el que la relación siga, por así de­
cirlo, al acto. En la cuarta, por el contrario, es perfección el que
permanezca el acto y tenga al generado coexistente. La generación
con la remoción de las imperfecciones, es decir, la generación P*°'
ductiva del término que permanece completa y tiene consigo si
término, es la paternidad e x p a r t e r e i. Las distinciones son mera*
mente de razón, resultado de la comparación de la generación
divina con las imperfecciones que se dan en la generación creada-
De estas consideraciones se infiere que la primera persona n°
puede permanecer, separada la relación de origen a la segunda
CA- R*1*™ » constitutiva del Padre
123

7 tz ■ A j ^ ' & r v B
como existiendo incomunicablemente abmavenHn ,Pf,¡ller SUF? S‘¡“
relativo o absoluto, no en la realidad', ^ *

1. Planteamiento de la cuestión. Argumentos en pro y en


contra.— A continuación se pregunta sobre la relación de origen
en comparación a la persona, y especialmente a la primera perso­
na. Se inquiere si la prim era persona, separada o abstraída de la
relación de origen, podría permanecer constituida y distinta \
Se arguye que s í :
Lo que adviene a la persona constituida no la constituye ni
la distingue con distinción primera. La relación de origen es tal,
es decir, adviene a la primera persona divina constituida. Luego
no la constituye ni la distingue con distinción primera.
Prueba de la m en o r: La relación de origen sigue a la acción
o a la pasión 2. La que conviene a la primera persona sólo puede
seguir a la acción, pues la primera persona no es por otro. Ahora
bien, la acción sólo puede ser de un supósito existente, es decir,
la razón de la acción presupone la razón del supósito. Luego la
primera persona es persona o supósito por algo anterior a la
relación.
2. Se arguye en co n tra:
Abstraída la relación, sólo permanece la esencia o susrancia co-

Q U A E S T I O IV
Utrum, separata vel abstracta relatione originis posset
manere prima persona divina constituía et dtshncta
m i Ouaestio Argumenta pro et contra. Deinde quaeritur de
1. Quaestio. Argumenta r ad personam
relatione^ ^ - - n o n e ad personam et speoaliter ad personam
latione originis in comparatione ad p reiatione originis, posset
imam: Utrum scilicet, separata vel abs
anere prima persona divina constituía e
Et arguitur quod s ic : . c0nstituit nec distinguir prima
Quod advenir personae c o n s u tui¿ jnod¡ respecta primae personae in
stinctione; relatio originis est n
Vinis; ergo etc. -e¡nis sequitur actionem vel passionem.
Probarlo m inons: Relatio o g ?mae pers0nae non potest sequi
V Metaphysicae; illa quae con est ^ ai¡qUo ; actio autem non
s¡ actionem, quia prima persona n ^ rarj0 actionis praesupponit
)test esse ni si suppositi exsistentis, persona vel suppositum per
tionem suppositi; ergo prima persona est P
iquid prius ipsa relatione.
2- Oppositum: • ¡ esscntia vel substantia commums,
Absuacu J a b o n e , non mane. » « « * ](rM, . ); „.M
' Cl. Duvs Scotus, Onllnalltl I *1.2» “
a oe«.30.1«2.»W-^.
124 C.4. Rehiriótt constitutiva de! Padre

mún, que, por no ser propia ni incomunicable, no puede constj.


tuir la persona. Luego, abstraída la relación, no permanece la
persona.
3. Respuesta a la cuestión .— Esta cuestión supone una opj.
nión común \ es decir, que la persona divina está constituida
por relación, opinión que no se discute aquí — pues versa sobre
una cuestión más difícil que la propuesta— , sino que se supone
como doctrina común en todas estas cuestiones. N o conviene du-
dar de todo, cuando la cuestión propuesta puede declararse, su­
puestas las opiniones comunes.
Esta cuestión no inquiere generalmente si la persona divina
puede ser constituida por una relación, sino que inquiere espe­
cialmente de la primera persona, pues existe, parece, dificultad
especial respecto de ella, por su prioridad respecto de las otras;
prioridad que parece repugnar a la naturaleza de los correlativos.
Luego, suponiendo la opinión común, hay que investigar, es­
pecialmente sobre la primera persona, cuatro puntos: Prime­
ro, suponiendo, como parece que la cuestión lo supone, que al­
guna persona divina es constituida por relación, se inquiere es­
pecialmente si ello repugna a la primera persona. Segundo, dado
que no le repugna, por qué relación podría la primera persona ser
constituida. Tercero, cómo se hallan mutuamente las relaciones
que, se concede comúnmente, se dan en la primera persona. Por
último, aparecerá claro, como en corolario, con qué abstracción o
separación puede coexistir la razón de la primera persona.

quae non potest esse ratio constituendi personam, quia non est propria nec
incommunicabilis; ergo etc.
[2] 3. Ad quaestionem: In hac quaestione, quae supponit quoddaro
dictum commune, scilicet quod persona divina constituitur per relationem;
quod dictum non discutiatur hic, quia est difficilius proposito, sed sit in
istis quaestionibus suppositum tanquam communiter concessum; non enim
oportet omnia in dubium revocare ubi suppositis dictis communibus pro-
positum potest deciarari.
Nam ista quaestio non quaerit generaliter si persona divina potest
constituí per relationem, sed specialiter de prima persona, quia de ea
videtur esse specialis difficultas, et hoc propter prioritatem eius ad alias,
quae videtur repugnare naturae correlativorum.
Ergo, supponendo communem opinionem, de eo quod quaeritut
specialiter de prima persona, sunt hic quatuor videnda: Primo, suppos*10
quod aliqua persona divina constituatur per relationem, ut videtur
quaestio supponere, an repugnet specialiter primac personae. Secundo, dato
quod non, qua relatione posset prima persona constituí. Tertio, qualúer
se habent istae relaciones ad invicem, quae communiter conceduniur inesse
primac* personae. Et ultimo, pacebir, quasi pro quodam corollario,
quali abstractione vel separatione possit stare ratio primac personae.
J C l. D u n s S c o t u s , O nlinutio I d ,2 G q.un. (V I - M .
A rt.l. Si le repugna la „ l
(tetón 125

a r t ic u l o I
S¡ repugna a la primera per.ona el ser constituida po,
relación

1 A la, s h Ü T , - d e la na,uraleza * ° ref “s ”“ <«<«■


propiedades bipostaticas simultáneas en naturaleza*-Respec-
ro del primer problem a establezco esta proposición: 'A los su-
pósitos de la misma naturaleza no repugna tener propiedades hi-
postaticas que son simultáneas en naturaleza’.
? rU j ' ,^os suP°sitos de la misma naturaleza no tienen en­
tre sí prioridad de naturaleza o prioridad esencial. Se confirma por
el Filósofo+, quien en este punto concuerda con Platón: "En los
seres que son de la misma especie no hay anterior y posterior.”
Ahora bien, por hipótesis, la segunda persona puede ser consti­
tuida por una relación de origen. Luego no repugna a la primera
persona el ser constituida por una propiedad que sea simultánea
en naturaleza con aquélla, es decir, con otra relación de origen.
6. Además, sí repugnase especialmente a la primera persona
el ser constituida por una relación de origen, no le repugnaría
por algo común a ella y a las otras personas, pues, por hipótesis,
no repugna a las otras. Luego le repugnaría por algo que le fuera
especial. Pero esta conclusión es falsa; la primera persona no
tiene nada especial, excepto la prioridad de origen, por la que
las otras personas son por ella y ella por ninguna. Y por esta

ARTICULUS I
An repugne! primee personee c.nstilui per relación,-,„
m A S u b b o s it is e iu s d e m n o ta n te n o n rep u g n o ! h a b e r e p r o p r ie lo le s
L3] 4. Supposms _ r > e pr¡m0j accipio hanc propo-
bypostatícas quae sunt stmul tía ■ Opugnar habere proprietares
sitíonem: ‘Suppositis emsdem naturae non repugn *
hypostaticas quae sunt simul natura • naturae non habent Ínter se
5. Probatur ista: qma supposi essent¡alem. Et confirmatur per
prioritatem naturae seu pnorita , jn ^oc cum Platone: "In
Philosophum III Metaphystcae con et posterius". Nunc autem,
Lis, quae sunt eiusdem speciei, non constitui per relationem aliquam
ex hypothesi, secunda persona P nersonae constitui per aliquam
originis; ergo non rejmgnat P cunTilla, cuiusmodi est alia relatio
proprietatem, quae sit simul natui
originis. . .txnarec nrimac personae constituí per
6 . Praeterea, si specialiter rep g ui(, COItimunc sibi « alus, quia
relationem originis, non esset p P rop[er aliquid quqd est spee iale
ex hypothesi non repugna! al n , ! f m Pqu¡a nihil est sibi speciale nisi
primae personae; sed hoc en uaclibe-c persona est ab ipsa el ‘P-^
prioritas originis, secundum qu repugnar sibi constituí per i J
nuil a ; sed propter hanc prioritatem non p fe

* Akimtot., M claf’h, Ifl e.3 ^


126 C.4. R elación constituí/va d el Padre

prioridad no le repugna el ser constituida por la relación a la


gunda persona. La repugnancia derivaría de la simultaneidad H
los dos extremos que la relación requ iere; simultaneidad
parece, repugna a la prioridad de la primera persona. ^ e’
Pero ello no es verdad por la razón sigu iente: Cuando ha
diversos órdenes de especie distinta y uno de ellos no inclu ^
al otro ni lo preexige ni lo coexige necesariamente, puede darse
sin el otro incluso con simultaneidad opuesta a él. Lo muestra con
suficiente claridad este ejem p lo : El orden de duración y de na
turaleza son tales, que el de naturaleza no incluye el de duración
ni lo preexige ni lo coexige necesariamente. Por lo tanto, puede
darse sin él. Es claro también por esta razó n : La separación sólo
es imposible porque un orden incluye o coexige necesariamente
al otro. Ahora bien, el orden de naturaleza o esencial y el orden
de origen se hallan de tal manera que el orden de origen no
siempre incluye el orden esencial ni lo pieexige ni lo coexige
necesariamente. Luego el orden de origen puede darse con simul­
taneidad opuesta al orden esencial. Pero la simultaneidad opuesta
al orden esencial basta para la simultaneidad de los correlativos.
Luego ciertos entes pueden ser simultáneos con simultaneidad de
los correlativos, que es simultaneidad esencial y, sin embargo, te­
ner entre sí orden de origen.
7. La menor, que tiene dos partes — 'n o incluye’ ni 'lo preexi­
ge ’— , se p ru eb a : El orden de naturaleza o esencial incluye nece­
sariamente im perfección en uno de los extremos, es decir, en el

tionem ad secundam personam, quia hoc non esset nisi propter simultatem
quam requirit relatio ínter dúo extrema, quae simultas videtur repugnare
illi prioritati in hac persona.
Sed hoc non est verum ; probo: quando sunt aliqui ordines alternas
rationis, quorum unus non includit alium nec praeexigit nec coexigit
necessario illum, potest iste esse sine illo, imo cum simultate opposita
illi ordini. Patet satis in exemplo: ordo durationis et naturae sunt tales
quod ille qui est naturae non includit illum qui est durationis, nec
necessario praeexigit sive coexigit; ideo potest esse sine illo. Patet etiam
ratione: quia nunquam est impossibilis separado, nisi per hoc quod
includit sive necessario coexigit illud; nunc autem, ordo naturae s>ve
essentialis et ordo originis sic se habent quod ordo originis non semp^
includit ordinem essentialem, nec ipsum necessario praeexigit nec coexigi1-
ergo potest stare simultas opposita ordini essentiali cum ordine originis-
sed simultas opposita ordini essentiali sufficit ad simultatem correlativorurn •
ergo possunt aliqua esse simul simultate correlativorum, quae est simún
essentialis, et tamen esse ordo originis inter ea.
7. Minor, quae esc bipartita, sdlicet de non incluJendo ordinfUj
vel non praecxigendo illum, probatur: quia ordo namme sive essem^
necessario includit imperfectionem in altero extremorum, sdlicet ¡n P
Que relación le constituye 127
poMcrior'. IU orden de origen, en cambio, sólo requiere que aleo
proceua
roceda de
ue otro. 1. ero el que aalflr,
l j» proceda de otro nu incluye ne-
ne­
imr>í*rfprr¡nn « « i , . __ >
fa ria m en te im perfección en lo que procede, pues no incluye
necesariamente que el que procede sea más imperfecto en natu-
nrlcza que el prrncipto de que procede. La procesión no implica
per se que es equívoca ni, por consiguiente, que la forma de lo
producido es más imperfecta que la del procedente.

ARTICULO II
Por qué relación podría ser constituida la primera persona

8. a) S e p r u e b a q u e e s c o n stitu id a por la rela c ió n


OPUESTA A LA RELACIÓN CONSTITUTIVA DE LA SEGUNDA PER­
SONA.— Según la suposición de este segundo artículo6 — la per­
sona es relación— , digo que la segunda persona es constituida
por una relación distinta, y la primera es constituida por una
relación opuesta a ella.
9. Se prueba de la siguiente manera: La primera propiedad
incomunicable positiva es la propiedad constitutiva de la primera
persona. Pero tal propiedad — la primera incomunicable positiva—
es la que corresponde correlativamente a la primera relación en
la persona producida. Luego la propiedad que corresponde corre-

teriori; ordo autem originis non requirirur nisi quod hoc sit ab hoc. Hoc
autem esse ab hoc non includit necessario imperfeciionem eius quod est ab
hoc, quia non includit necessario quod procedens sit imperfectius natura
illo a quo procedit; processio enim non includit de se quod sit aequivoca,
nec, per consequcns, quod forma imperfectior sit in producto quam in
prodúceme.

ARTICULUS II

Qua relatione possel prima persona conslilui

[4 ] 8. a) PROBATUR QUOD CONSTITU1TUR RELATIONE OPPOSITA


RELATIONI QUA CON STITUITUR SECUNDA PERSONA.— lu x ta illu d quod
supponitur, d e se cu n d o a rtic u lo , d ico quod a lia relacion e co n stitu itu r secu n ­
da persona, e t a lia s ib i o p p o s iu co n stitu itu r p rim a persona.
9. Probatur sic: Prima proprietas incommunicabilis positiva est
* Habla del orden esencial, cual es el que existe entre la causa equívoca y
su efecto. Fuera de tal orden lo po.tenor ^ natura cTa no , por ello mas nu-
t't Duns S cotus, nrttiti<
•fí.r^ Cf.
Perfecto. 1 tn> 1 <I.H n.liH <IV 24o»-*!?), 1\ u.4J q.-l
OnUnatio
íed. Vives XXI 98 ); OrüinuUo pro). n.265-266 (I 179- 180); cf. in/r«.
Oiiwl n i [ , r 0 4 6 -1 5 7 (IV 39 - 86 ); d.7 n.l-Hl <¡lml., 107- 148); d.l 2
n. 54 Í6 IMVV - gÍ)'; <b28 n.6-51 (VI 107- 137); II <1.1 q l (ed. Viví. XI 6 - 45 ).
Cf. su/iru n.3 .
128 C/i. Relación constituí ira del Padre

lativamentc a la primera relación en la persona producida es ,


constitutiva de la primera persona. ''
10. La mayor es clara: Como la persona incluye esencia
entidad incomunicable, lo que se supone en esta cuestión, SCgúí¡
Ricardo T, no es necesario que la propiedad de la primera pcrsori
importe algo per se, sino la primera entidad incomunicable.
1 1 . La menor es igualmente clara : Según la sentencia común,
supuesta en esta cuestión, en lo divino sólo puede ser incomuni.
cable la propiedad que pertenece al primer origen. Pues la qUe
pertenece al segundo origen es comunicable, es de dos personas
productivas. La que pertenece a la primera producción activa se
opone a la que pertenece a la primera pasiva; como el Hijo tiene
la primera propiedad que pertenece al ser generado o al ser dicho,
el Padre tiene la primera propiedad perteneciente al decir o al
generar, que es propio del Padre en cuanto tiene entendimiento
fecundo, que es en El la primera razón productiva.
12. b) O b je c i ó n c o n t r a l a p r e m is a m a y o r y r espu es ­
t a .— Argumento .— Se arguye contra ambas premisas de esta
razón 8.
Contra la mayor: Parece que 1 ser ingénito’ es la primera ra­
zón constitutiva de la primera persona; en tal caso, la mayor,
'la primera propiedad positiva es propiedad personal’, sería falsa.

proprietas constitutiva primae personas; talis est illa quae corresponde!


correlative primae relationi in persona producta; ergo etc.
10 . Maior patet: quía cum persona includat essentiam et entitatem
incommunicabilem, quae sunt in ista quaestione supposita, secundum
Richardum IV De Trinitate, proprietas primae personae non oponer quod
aliquid per se importet nisi primam entitatem incommunicabilem.
11. Minor patet: quia, secundum sententiam communem in ¡su
quaestione suppositam, nihil pocest esse ibi incommunicabile, nísi proprifi-
tas pertinens ad originem, et, per consequens, in prima persona non
incommunicabile nisi proprietas pertinens ad primam originem. Illa emm
quae pertinet ad secundara originem communicabilis est, quia est duaruffl
personarum producentium; illa autem quae pertinet ad primam produc-
tionem activam opponitur illi quae pertinet ad primam passivam; sioit
enim Filius primam propríetatem habet pertinentem ad generari sive dio.
ita Pater primam propríetatem incommunicabilem habet pertinentem a
dicere sive gignere, quia illa convenit Patri secundum quod habe
íntellectum foecundum, qui intellectus est prima ratio productiva in Patrí'
[5] 12. b) INSTANTJA CONTRA MAIOREM ET SOLUTIO. InstafíM-
Contra istam rationem ínstatur contra utramque istarum praemissaruim ^
Et primo, quantum ad maiorem; Vídetur enim quod 'ingenitum
prima ratio constitutiva primae personae; et tune maior est falsa, 011
prima proprietas positiva sit proprietas personalis’.
1 R i c h a r d u s a S. V i c t o h e , De Trin, IV c.21-24¡ PL 196,044-47.
8 Honav., Scní. I (1.27 [i.l a.un. q.2 (I 469ss); Ruounus Mahs i^ - *
ejnanut. (interna q.2 in eorp, (UPS VU 28-33.41.SS-SS).
Art,2. Que f elación le constituye
129
13. Se prueba por autoridad y por ra2Ón. La atuoridad es dei
Datnasceno . Todo lo que t.enc el Padre es del H ijo, fuera de

: 0r r i r ^ uc no * j u s *

14 CS ¿Sta: prindP‘° incomunicable es la pri­


o r a razón de la const.tuctón de la primera persona. Prueba
Como la esencia es la razón de ser simplemente de la persona lo
es también de la singularidad de cada persona. Luego L o se re­
quiere la incomunicabilidad para la razón de persona- por lo tan
to, por la incomunicabilidad - y dada cualquiera entidad p rim e ra ^
se tiene la persona. Pero ingénito* ~ F .
incomunicable. Luego el 'ser i n L k o ™ “ i pr,nCip‘°
15. Prueba de L a uieuur.
menor La entidad
emidar que es
ye por ** * pero,
‘ otro, " *■
a su vez, produce una tercera entidad, se refiere antes a aquéllo dé
que deriva que a su producto. Prueba: Tiene su ser primero por
aquel del que deriva. Y el orden a lo posterior supone su L .
De esta proposición, del orden positivo a lo anterior y a lo poste­
rior, se infiere este consiguiente: A un ente que no tiene orden a lo
anterior, sino solo a lo posterior, que deriva de él, le conviene la
negaaon del orden a lo anterior antes que el orden a lo posterior.
Ahora bien, la primera persona no tiene orden a lo anterior y
tiene orden a lo posterior. Luego le conviene antes la negación del
orden a su an terior; esto es lo que expresa ' ingénito’.
16. Que le compete antes la negación del orden a lo anterior
que el orden a lo posterior se prueba: Los contradictorios no sólo

13. H °c probatur auctoritate et ratione: Auctoritas est Damasceni


cap.9: "Omnia, inquit, quae haber Pater Filii sunt, praeter ingenerationem,
quae non significar differentiam substantiae, sed modum exsisrentiae”
Haec ille. '
14. Ratio autem talis est: Principium incommunicabile est prima
ratio constituendi primam personam; hoc probatur quia, cum essentia sit
ratio personae essendi simpliciter et cuilibet personae etiam essendi haec;
nihil ergo ultra requiritur ad rationem personae nisi incommunicabilitas,
et ita incommunicabili et quocumque primo habito habetur persona; sed
mgenitum’ videtur importare principium incommunicabile; ergo etc.
15- Probado minoris: Quod est ab aliquo et ab ipso aliud, príus re-
spicít illud a quo est quam illud quod est ab ipso; [ 6] hoc probatur, quia
Pep ipsum prius a quo ipsum est habet esse, ordo autem ad posterius
praesupponit eius esse; ex ista propositione de ordine positivo ad prius
et posterius infertur hoc consequens: quod si aliquid non habet ordinem
ad prius, sed tantum ad posterius quod est ab ipso, per prius sibi convenir
negat¡o ordinis ad prius quam ordo ad posterius; nunc autem, prima
Persona non habet ordinem ad priorem et habet ordinem ad posteriorem;
ergo sibi prius convenir illud quod negat ordinem ad suum prius; tale
est 'ingenitum'.
16. Quod autem prius sibi comperat negatio ordinis ad prius quam
°rdo ad posterius, probatur: Quia non tantum contradictoria referuntur ad
v Damakc., D e filie orth. I c .8 : PG 94,818.

G. ttuMlIUtetaJes
C.4. Relación constitutiva del Padre
130
se refieren al mismo instante de duración, sino — es lícito haL,
así— al mismo instante o signo de naturaleza. Ello aparece ¿fe
por inducción: Como la proposición el hombre es racional' 10
verdadera según el primer modo de decir per se, y la p r o p o ^
'e l hombre es capaz de reír’ es verdadera del segundo modo, y ?
proposición 'e l hombre es blanco’ es verdadera per acctdenj
respecto del orden de estas predicaciones podrían asignarse instan1
tes o signos de naturaleza; si se afirmara que el hombre es
cional per se en el primer signo de la naturaleza o del pr¡n,e¡
modo, y se negara que es racional del segundo modo o en el
segundo signo de la naturaleza, no habría contradicción, como
no hay contradicción en decir que el hombre es blanco en el
tercer signo y no es blanco en el signo primero o segundo. Es
claro, por lo tanto, que esta proposición no es contradictoria sino en
el mismo signo de naturaleza. Así, en los signos de origen, el ser
por otro y no ser por otro son contradictorios; ello es autoevidente
Luego en el mismo signo en que se le atribuiría a algo el ser por
otro si le competiera el ser por otro, se le atribuiría el no ser por
otro si le competiera el no ser por otro. Luego, como al ser que
es por otro le conviene el orden al ser por el que es antes que el
orden a lo posterior, así al ser que no es por otro le conviene la
negación del orden a lo anterior antes que el orden positivo a lo
posterior.
17. Si se les objeta contra lo que precede que la negación no
puede constituir a la persona, responden10 que basca que lo per­
sonal, que se entiende sobreañadido a la esencia, tenga la primera

idem instans durationis, sed, sicut licet loqui, ad ídem mine sive signan
naturae; hoc patet inducendo, quia cum haec sit vera in primo modo
dicendi per se 'homo est rationalis', haec autem vera in secundo modo
'homo est risibilis’, haec autem per accidens 'homo est albus’, et sic
possunt assignari instancia naturae sive signa naturae, quantum ad ordinero
istarum praedicationum; si affirmaretur hominem esse rationalem per s*
in primo signo naturae sive primo modo, et negetur ipsum esse ratiooaleffl
secundo modo sive in secundo signo naturae, non est contradicho, siCUt
non est contradicho si dicatur hominem esse álbum in tertio signo, et non
esse álbum in primo signo vel secundo; patet ergo quod ista non
contradicho nisi pro eodem signo naturae. Et ita in signis originis, es#
ab alio et non esse ab alio sunt contradictoria, patet de se. Ergo Pr0
quocumque signo attribueretur alicui esse ab alio, si hoc sibi compe^*’
pro eodem signo attribueretur sibi hoc quod est non esse ab alio, s¡
sibi competir. Sicut ergo ei quod est ab alio per prius convenir ordo f
illud a quo est quam ad posterius, sic ei quod non est ab alio PriUS
convenir negatio ordinis ad prius quam ordo positivus ad posterius.
17. Si arguatur contra hoc quod negatio non habet constituí*
personara, res ponderar quod ¡Uud persónate, quod iotelligitur supe*®
essentiae, suíficit quod babear primara racionera incommunicabili**11
10 Roceros Marston, D e v m a m t . a e tc r iw q.2 a<1 5.13 (BFS VII 35,37)*
Art.2. Qué relación le constituye

como ha sido probado tiene la primera razón de la incomuni-'


cabilidad. Luego basta para constituir la primera persona,
18. Réplica comra el argumento de esta objeción contra la
pretnisó vtctyor. Contra este modo de razonar se arguye: La pro­
piedad constitutiva de la persona divina es del todo incomunicable
formal y primeramente. N inguna negación es por sí misma
primera y formalmente incomunicable 12; e ' ingénito’, en cuanto
se distingue formalmente de la esencia y de la relación positiva
a lo producido, sólo dice formalmente negación; como escribe
AgustínM: "Cuando se dice ingénito no se indica qué es, sino
qué no es” ; cabría citar muchas autoridades confirmatorias. Lue­
go 'ingénito’ no es propiedad constitutiva.
19. La primera proposición es clara: Como la persona divi­
na es existencia form alm ente incomunicable, es necesario que
aquello por lo que es primeramente persona sea formalmente in­
comunicable.
i La segunda proposición es asimismo manifiesta: Una nega-
1 don propia exige entidad positiva propia a la que sigue; ninguna
negación es totalmente propia de una entidad, es decir, necesa-
f ñámente conveniente a ella sola sino porque a tal entidad re­
!; __
1 essentia enim personae tribuir et esse et hoc esse et quidquid positivum
^ esc. Sí ergo affirmatio vel negado possit habere rationem incommunicabi-
litatis in prima persona, sufficit ad consticuendum personam; illa autem
negado habec, ut probatum esr, primam rationem incommumcabiutatis,
ergo etc.
132 C.4. Relación constitutiva del Padre

pugna la afirmación opuesta. Ahora bien, a ningún ente repUe


una afirmación sino por algo positivo; si le repugnara por algu^
negación, habría que preguntar sí ésta sigue a algo positivo *
que repugna la afirmación, y así se tiene lo propuesto. O la ^
gación no sigue a algo positivo — y en tal caso es totalmente
primera en la unidad o distinción y, por consiguiente, en la en
tidad del ser, lo que es inconveniente— . O se tendrá necesariamen'
te que sigue a algo positivo, pero no a un positivo propio del
sujeto — y en tal caso la negación no será propia del sujeto, por
no ser propio de él aquello, lo positivo, por Jo que le conviene la
negación.
20 . A la menor de nuestra réplica se responde H: 'Ingénito'
no importa negación simplemente, sino algo que expresa dignidad
pues importa tener ser por sí. ’
A dicha menor se contesta también de este otro modo 15; 'l n.
génito’ importa plenitud fontal, lo que, según Agustín, importa
perfección simplemente en la primera persona 1C.
2 1 . Refutación de la primera 17: Cuando se dice tener ser por
sí, o se entiende que esta preposición, 'p o r, importa la circuns­
tancia de causa o de principio positivo; e inmediatamente salta a
la vista la contradicción, pues según A gustín18, "ninguna mente
capta que algo sea por sí ”; o se entiende sólo negativamente,

matio opposita. Affirmatio autem quaecumque nulli cnt¡ repugnar nisi


per aliquod positivum; quia si per negationem, quaero an illa negatio
conscquitur aliquod positivum cui re pugnar ¡lia alia affirmatio, ct sic
habetur propositum; aut conscquitur positivum, ct tune negatio omníno
prima cst in illa unítatc sive distinecione, ct cntitatc per conscquens, quod
cst inconvcnicns; aut ncccssario dabitur quod negatio conscquitur
positivum, sed non proprium isti, ct tune sequitur quod negatio non cric
propría isti, quia illud per quod negatio convenit non cst proprium isti.
[8] 20. Respondetur ad minorcm; quod ’ingenicum' non importar
negationem simpliciter, sed a)¡quid pertinens ad dignitaccm, quia hoc
quod cst ha bere esse a se.
i
Alio etiam modo: quod importar fontalcm plenitudinem, quod est
perfectionis simpliciter in prima persona, sccundum Augustinum IV De !
Trini tote, cap. 9.
21 . Contra primum: Cum dicitur 'a' se, aut imclligitur quod haec
praeposirio 'a', importar circumstantiam causac vel principii positivi, et
statim patet contradictio, quia sccundum Augustinum I De Trinitate cap.Ii
nulla mens capit quod aliquid sít a se” ; aut íncelligitur negative tantunii
11 .vw;»r« n.IfJ; Houkrus M,\hsto .\ D e cmanat. <ieterna q.2 in corp. ad
5.13-35 (BFS Vir 2S-29.35.87.41).
CliitP
.481
Mahs-
Suminti
rt>).
Ac o l st ., D c Tria. V i*.(¡-7 : IJL 42,014-910,
v r n . 20.
Aceus i i) t- Tiiu. I e. 1 ii. 1; 1JL 42.S20.
/Ir/.-. Qll¿ í'í'/f/t'/riw le coHífittiyv 133

■ , principa 0 CiluSil’ Y tiene lo que dice nuestra


HK' 110 C° w ir 4 llc ' inS™ ‘t0 cs formalmente negación.
de Ili segunda respuesta a la menor de nuestra
^ plenitud fontal, o dice negación, y vale lo que di-
rcpli^1 q ^ én ito ’ importa formalmente negación— ; o dice
jniu» “7 ^ y cn tal caso, o dice la esencia — y se sigue que, si
,ilg° PúSl- es’ propiedad personal, lo es también la esencia— ; o
' in^ nit° re¡¿lCión positiva que sólo puede ser relación a la persona,
dice j v ¿tesiSi o es relación a una persona o a muchas. No es
V! en ^ a |a persona prodúceme o a las personas producentcs. Luego
reilC|°n-5n a la persona producida o a las personas producidas. Si es
£í a muchas personas, no podrá ser principio formal consti-
■ro de la persona; si es relación a una persona singular, o será
T 'ió n a la primera persona producida o a la segunda. Y , cn tal
^so'no se tiene lo afirmado, es decir, que ‘ ingénito’, en cuanto
a distingue de la paternidad o de la espiración, constituye la
persona o una relación abstraída de la paternidad y de la espira­
ción Si semejante relación común puede ser abstraída de la pa­
ternidad y de la espiración, síguese que la primera persona no es
persona por una relación singular, ‘signada en existencia, sino
por relación en algún modo una, abstraída de dos relaciones — de
paternidad y espiración— de especie distinta, pues quedó pro­
bado en la cuestión precedente que en Dios no pueden darse dos
producciones activas de la misma especie20. Consiguientemente,
la primera persona no estaría constituida formalmente cuasi es­
pecíficamente por un constitutivo de una especie, sino por un

quia non haber aliquid pro principio vel causa, ct habetur propositum
de negatione. _
Contra secundum: Fontalis plenitudo aut dicit negationcm, et
habetur propositum; aut positivum, et tune vel essentiam, et sequttur
quod sí ’ingenitum’ sit proprietas personalis, ergo et essentia, au
"onem positivam, et patet quod non nisi ad personam, et tune, si
Personara, aut ad unam aut ad plures; non ad producentem
ten[« ergo ad produccam vel productas; si ad plures, ? ° “ P0®1'1
Unum fórmale principium constituuvum personae si t -ecun.
S'figularem, aut relationem ad personam primam pro u ’ >. ¡ ■
ec tunc non tenetur positum, scilicet quod mgem u , ■
^ Pacernitatem vel spirationem, consumar personam aut telauonem
Uílam abscractam ab isús scilicet paternitate et spirauone. fct tune si
talis , < L o ómmunis abs.rah¡ ab istis
persona non aliqua una rclatiomr, / 'nf r! S ¡0 X “d ú
£ - « a si, pCrsona, . i d abquo ^ “0“
^ T US rat,ün,S’ qU‘ n Püvn non possunt esse eiusdem ratiu-
nis, et1 tunt
nln pruttua,ünc;i
prima personaatt,vac in " fonnaliicr
non constituertuir lormaiuei uliquo
a i constitutivo
1J Cf
VI1 Xitlirti nt20.
tJl (Jundi.
134 C.4. Relación com titutira d el Patín

constitutivo abstraído de dos relaciones de cuasi especie distint


No es necesario detenerse a q u í; muchos maestros conceden j*"
propuesto en cuanto a la mayor, es decir, que la primera personé
de la que tratamos, está constituida por algo positivo incor^
nicable.
22. Respuesta a la autoridad aducida. L;^ respuesta a ¡
autoridad del Damasceno S1 en favor de la opinión de que 'j n^a
nito' constituye a la primera persona la hallamos en el mism0
Damasceno, quien, en el lugar citado, añade que solo conocen^
la diferencia en las propiedades de paternidad, filiación y proce
sió n ”. Luego, cuando dice primero, 'to d o lo que tiene el Padre
es del H ijo, menos la no-generación", etc., hay que entender qUe
bajo 'no-generación’ incluye la paternidad. Brevemente, como
aparece claro en diversos capítulos suyos, ya nombra una propic.
dad de la primera persona ya o tra ; y, por consiguiente, por una
de ellas entiende toda propiedad propia.
23. Respuesta a la razón del argumento. — Respecto de la
prueba de la menor de la razón que aducen para probar tai
opinión concedo que en algún ser el orden a lo anterior pre­
cede en cierto modo a su orden a lo posterior; máximamente
cuando lo ordenado es en sí absoluto 23. Concedo también que la
negación del orden a lo anterior precede en el absoluto a su
orden positivo a lo posterior Pero no lo concedo en la entidad
que es constituida formalmente por su orden a lo posterior; en

unías rationis quasi spccifice, sed uno abstracto a duobus quasi altetius
rationis. Nec oportet hic immorari, quia multi magistri hic concedunc pro-
positum quantum ad maiorcm, quod aliquo incommunicabili positivo con-
stituitur prima persona, de qua est hic sermo.
[9] 22. Ad auctoritatem.— Cum ergo arguitur pro ista opiníone pro
'ingénito’ per Damascenum, patee per eum responsio ibidem; subdit
enim, "in solis proprietatibus paternitatis er filiationis et processioms
differentiam cognoscimus” ; ergo, quando prius accepit "omnia praeter
ingenerationem” etc. intelligendum est quod sub ingeneratione compre*
hendit paternitatem. Et breviter, sicut patet in diversis capitulis eius, nun£
nominat unam proprietatem primae personae, nunc aliam, et per come*
quens per unamquamque intelügit quamcumque proprietatem propri^'
23. Ad rationem. — Ad rationem: concedo quod ordo ad PriUÍ
quodammodo praeccdit in aliquo ordinem ipsius ad posterius, m**lfl*
quando ordinatum est in se absolutum. Concedo etiam quod
ordinis ad prius in absoluto praeccdit ordinem positivum eiusdemj*
posterius, sed non sic in illo quod consrituitur formaliter per ordm
ad posterius, quia nullus ordo in illo potest esse prior, nec etiam íl^ J|
ordinis, quam sit ordo quo constituiiur. Si ergo esset suppositum ^
C f. M íf J I-ii 11 .1 3 .
" C l. . S ll /J íí / ii.l l ;
Homav., Sr„t. I t|.2í> ¡i.u». (|.í¡ jn nirp. (1
( ’l. . 1 ,■>,
x u it r t t n
Cf. .íiílint ii.Jfj,
/ir/.2. Que ve!avión le vonstituyi \^ 5

■ mui orden ni la negación del orden puede darse antes de


fU* el orden por el que es constituida. Por lo tanto, si el
qi,L' i*. • fuera supósito absoluto, podría concederse que en
^<\o sería antes que la paternidad. Sin embarco, cuando
* posición 'dos contradictorios se refieren al mismo ahor.1,
1* A
w* orden
" de(1,duración, sino también
*--- nn
*** /*! uiM Ltl M
V» J \.a ||(la
^níeza y de origen " se aplica generalmente a cualquier su-
,U’dto y al orden a l° P ° sterior ^ a la negación del orden a lo
^nterior, hay q ue contestar que sólo es verdadera si se entiende
1 contradictorios per se, como la afirmación comparada a la
secación. No es verdadera si se entiende de la afirmación y de la
pación en cuanto comparadas a un tercero del que se dicen.
24. Ejemplo. Blanco en el momento A y no blanco en el
momento B no se contradicen entre sí ni en relación a otro ser
fll que se comparan, sea que entendamos por A y B signos de
duración, o signos de naturaleza o de origen. Pero, sí blanco y
no-blanco se comparan a algo al que convienen o pueden con­
venir, no es necesario que, si lo blanco conviniera a C en el mo­
mento A, lo no-blanco le conviniera al mismo C en el momento A.
Pues no hay nada que no sea el mismo con prioridad absoluta,
como el hombre es h om bre; y, si el hombre fuese piedra, con
absoluta prioridad sería piedra, como la piedra es piedra; sin
embargo, no es no-piedra con absoluta prioridad, pues ninguna
negación podría ser idéntica a algo con la prioridad con la que es
lo que es. Luego concedo que ser por algo y no ser por algo deben
entenderse como refiriéndose al mismo instante o ahora, en
cualquier orden, para que sean contradictorios ; es decir, para que

tum, posset concedí quod ‘ingenítum* esset quodammodo prius paternitate;


sed cum probatur generaliter de quocumque supposito, et de ordine ad
posterius, et negatione ordinis ad prius, illa propositio qua dicitur quod
contradictoria referuntur ad ídem nunc, non solum in ordine durationis
sed etiam nacurae et originis, est vera intelligendo de per se contradictor!is>
prout aifirmarlo comparatur ad negationem; non est autem vera
intelligendo de affirmatione et negatione comparando ad tertium, de quo
oicuntur.
. 24. Exemplum: Album pro A, et non álbum pro B, non contradicunt
lntCr nec ad quodeumque comparantur, et hoc intelligendo per A et B
signa durationis sive signa naturae vel originis. Sed si ista
con^arantur ad aliquid cui conveniunt vel convenire possunt, non oportec
r * Sl album conveniret ipsi C pro A, quod non álbum convemret
sin u ^ro ^ Nihil enim est quod non omnino primo ipsum sit ipsum,
Drim ,m? ommno primo est homo, et si homo esset lapis esset omnino
u * *aP«, sicut lapis est lapis; tamen non omnino primo est non
et» \ ^u*a nulla negado pótese esse eadem alicui primo, sicut ipsum
aon £ um Primo. Concedo ergo quod intelligendum est esse ab al,quo et
" * * ab aliquo referri ad Ídem ¡nsrans sive nunc cu.oshbet ordm.s ad
Cf'
I.iíí CA. l'cl,hi<>n aw stit titira ,/t7 Padre

se diga t]uc en el mismo instante en que se ¡ifirm i


por mro se niega que es por otro. Pero no es n e c c s a r ^ a'fti
del que se afirma que es y no es por otro le convenga h ^ aJ l
otro con igual prioridad con la que le convendría
si le conviniese ser por o tr o ; y, por consiguiente, si a'SCr otnj
le conviene la negación de orden a un anterior con *
origen, no le convendría esta negación con la p riorid °i'^ ¿
que le convendría la afirmación del orden si tuviera tal C°n *»
c) O b je c io n e s co ntra la p r e m is a menor y r , ^
25.
TAS.— Primera ob jeció n — Contra la premisa menor d ESPl£s*
razón se o b je ta -3' : Aunque la relación de origen de la nUeitT'
persona a la segunda sea realmente una sola, sin embarco*11^
tingue según razón en cuanto es relación de la primera * ^
a la segunda. Pues tal relación puede entenderse bajo ]a
aptitud para generar, en cuanto el supósito se expresa ^
bre de generativo; bajo la razón de potencia, en cuanto d ^
sito se expresa por su capacidad de generar; bajo la razón de af
en cuanto el supósito se expresa por el nombre ’ generante’ ■
la razón de que tiene un generado coexistente, en cuanto se H
presa con el nombre de Padre. Por lo tanto, la relación de la pn.
mera persona a la segunda, que es realmente una, constituye i |j
primera persona bajo la razón bajo la que le da ser persona!.
Ahora bien, le da el ser personal según la primera de estas ra­
zones ; según cualquiera otra, parece que tal relación le compete

hoc quod s¡nt contradictoria, ut scilicet pro quo nunc affirmatur esie ab
alio, quod ponit pro eodem nunc non esse ab ipso, negec illud ¡efenj.
Sed non oportet quod illi, de quo ista dicuntur, conveniat aeque primo
non esse ab sicut illi conveniret esse ab, si esse ab sibi conveniret, et
per consequens supposito cui convenít negatio ordinis ad prius, prioriiatt
onginís, non aeque primo convenít ista negatio, sicut conveniret affinmatrt
ordinis, si illum ordinem haberet.
111] 25. c) Instantiae contra minorem et SOLUTIO. Primo-
AJiter respondetur adhuc ad rationem et nnne ad minorem sic: Quod liceI
personae primae ad secundam sit relatio originis sola una realiter, ta®eD
illa distinguitur secundum rationem, prout est habitudo primae personal
ad secundam. Porest enim intelligi sub ratione aptitudinis ad generaodum-
ut exprimitur sub nomine generativi, et sub ratione potentiae, ut suppo51'11®
exprimitur per hoc quod est potens generare; vel sub ratione
exprimitur per hoc nomen 'generaos*; vel sub ratione habentis Se0ltü
coexsistens, uc exprimitur sub nomine Patris. Illa ergo relatio
primae ad secundam, quae est realiter una, secundum illam r^tl°uLx
constituir primam personam, secundum quam dat ei esse personóle- ^
autem est secundum primam istarum rationum, quia secundum Qua(1
Cf. Du.vs S c o ru s , Orilinntio T d,28 n. 12-20.27-28 (VI I I I - 1
rl.36 n .S S -S a (ilntl., 29-1-29.1); t|.23 n .2 1 -2 3 (V 3 6 0 -3 6 3 ). 1
fiiíl
r i . J L II iínhicus G axd ., Qttttdl. IX q .J ¡n corp. (f. 3-11 1); U"3 in
ci'tl'
i n JS
Ju \ S¡ííí,W
i ^ss).— ,V . 1]?íi
C í. u.9,1 , q-:í iu c<,rl)- HHl n.17);' u.58 9 *1 iu

1
Art.2. Qué relación /,e cuhs(huye
137
):1persona y a constituida. Y la ra2ón p rim er¡1 absolu
¿c generativo- Luego la razón de generativo le da el set persoga
* Se declara esta m e n o r-; Es anterior la razón según la
o*I * ne rC'aC10n Z S r , " *“ ° P uesto- Pu« -sta distin­
ción de razones se c o n c h e en orden a lo opuesto. Ahora bien se
refiere mas m ediatam ente a su opuesto bajo la razón de Padre
y más inmediatamente ba,o la razón de generativo’. Ello se de­
clara también porque las otras razones se incluyen en la de gene­
rativo según cierto orden no al revés. N o todo generativo tiene
poder de generar, sino al reves; ni todo el que puede generar
genera^ sino al rev es; m todo generante es padre — si" muere
antes de la form ación del feto en el útero— , sino que, al revés
todo padre que tien e feto generado coexistente genera o generó
Se ve, pues, que la razón de 'generativo' es la primera razón^
como incluida en las demás y presupuesta por ellas. Por lo tanto*
cuando en la m enor de la razón principal de este artículo39 se
dice que 'generar* es la prim era propiedad incomunicable en la
primera persona, ello es verdad de la relación real en la entidad
que el verbo 'generando' o 'generar' importa, pero no es verdad
de dicha relación b ajo la razón de 'generar', sino bajo la razón
de 1generatividad', pues b ajo esta razón es anterior. Si a dicha
afirmación se añade que la segunda persona se constituye por ’ ser
generado en cuanto tal, la proposición 'la primera persona se
constituye por relación opuesta a la relación que constituye a la

aliam vídetur competeré personae íam constitutae; prima aucem omnino


est ratio generativi; ergo etc.
. 112] 26. Haec minor declaratur; Quia illa est prior secundum quam
immediatius habet ordinem ad oppositum, nam in ordine ad oppositum
attenditur *STa distinctio rationum. Mediatius autem respicit oppositum
. ratione ista, quae est pater, et immediatius sub ista ratione ’genera-
tivum. Hoc etiam declaratur, quia aliae rationes secundum quemdam
tamem se includunt, et non e converso; non enim omne generativum
^st P°tens generare, sed e converso; sicut nec omne potens generare
enerat, sed e converso; nec omne generans est pater, utpote si moriatur
e rormationem foetus in útero, sed e converso omnis pater, qui habet
^etum generatum coexsistens, generat vel generavit; videtur ergo gene-
QüiVum esse primum tanquam inclusum in caeteris vel eis praesuppositum.
parido ergo accipitur in minori rationis principalis in ísto articulo quod
estnerare’ est prima proprietas incommunicabilis in prima persona, hoc
VS e„n eVerLim
r > l°quendo ude
— e lista
ai » irelatione
c ia iiu iiv secundum *rem
--------------------- ------ quam importar
t — .................. t------------
std , vel generare’ sed non loquendo de ipsa sub ratione 'generare’,
qUQ(| SU ratione generativi taris’, quia sic est prior; et sí huic addatur
tst f seeunda persona constituitur per ‘generari ut generari, tune illa
aiSa> 'prima persona constituitur per relationem oppositum illi quae
Cf
S'OJI’ÍI 11.2 :5.
1
( #V Í, KvlifihUt lu m tiitttiitt tic! ¡\jtfrc
138

secunda persona', entendida no tic la relación real, ^


razón de la relación real, es falsa, 1 U
27. Otra objeción contra la misma menor .— Se rt*sp(,n{|
otro*"modo a la misma menor '10: El constitutivo de |a pr^ t!f
persona puede ser considerado doblemente: de un modo,
propiedad; de otro modo, como relación. Pero constituye co^
propiedad. Luego no constituye como relación correspondient^
la relación en la segunda persona. J
28. Respuesta a las dos objeciones conjuntamente.__(;0nf
estas objeciones 31 se arguye doblemente. Primero, contra las
conjuntamente; segundo, contra cada una en particular. ’
Contra las dos conjuntamente de esta m anera: La relación
sólo constituye la persona en cuanto es real de la naturaleza de
la cosa {ex natura re i) ; de otra suerte no constituiría una persona
real; lo real se constituye por lo que es en la realidad y de la natu­
raleza de la cosa. La relación de la primera persona sólo es real
de la naturaleza de la cosa bajo la razón actualísima a ella posible
Luego, aunque pueda ser considerada por el entendimiento bajo
la razón de aptitud o de actualidad, como sólo constituye a la
persona divina en cuanto es real de la naturaleza de la cosa, es
decir, bajo su razón actualísima, síguese que sólo la constituye
bajo su razón actualísima.
29. Se arguye similarmente contra la segunda respuestaü:
Aunque el entendimiento pueda considerar la paternidad bajo la

constituir secundam personam’, et hoc intelligendo non de relatione eadem


sccundum rem, sed de ratione eiusdem relationis realis.
27. Aliter centra minorem.— Aliter respondetur ad eamdem minoren):
Quod constitutivum primae personae pocest dupliciter consideran: uno
modo uu proprietas, alio modo ut relatio; constituir autem ut proprietas,
et per consequens non ut relatio correspondens relationi in secunda
persona.
[13] 28. Coniunctim ad duas ¡rutantías, primo,— Contra ista arguitur
dupliciter. Primo, contra ambas coniunctim: secundo, contra utramque
divisim.
Coniunctim sic: Relatio non constituir personam nisi secundum quod
cst in re cr ex natura rei, alioquin non constitueret personam realen),
quia reale non constítuitur nisi per illud quod est in re et ex natura reí;
ista relatio primae personae non est in re ex natura rei nisi in ratione
aaualíssima possibüi sibi; ergo quantumcumque possít consideran t*(
intellectum sub rarione aptitudinis vel actualitatis, cum non constituat
personam divinam nisi ut est in re ex natura rei, et hoc non est nisi
ratione actualissima, sequitur quod non constituir nisi sub ratione actúa-
líssima.
29 . Per Ídem contra secundan) responsionem: Quia etsi ¡ntcllt*11"
^ Tiiomas, Slutunti ti,cal, 1 q.-lO a, 1 (1 2Uj).—Q'. mil»(t n.ü.ll.
C.l. mí/ira n.2.5.27,
Cf. su ¡na u. 27,
/(,/..>. (Jar rilan,:,, , y)

ik. proi’i^ 1" 1 >' lw>‘’ I¡1 ¡a2,',n d<-' rcladón, sin nnh.,rW, la
■’ niJ.nl sól» " 1,1 1,1 " ' “.ll,liul hill‘> una única razón real, la.cw,
P ? " „ it.i » '» 1“ H«> « . « i » y bajo d ía no núcele; L
- absol"ta—j- relación y sólo la relación a.rrespon-
la sesunda persona consmuye a la primera persona Así
;[:‘jn,,erc- lo irn e n » *..
30. S esu d a *‘espítesta a las dos conjuntamente.— En segun-
, ju^ar se arguye contra tales objeciones33: Se pone la distin-
% del principio generativo en una vía, y de la propiedad y de
i! relación en la otra, para evitar que el constitutivo de la primera
persona sea del todo simultaneo con el constitutivo de la segunda
persona, pues parece que es en algún modo anterior. Pero no es
necesario evitar tal simultaneidad como inconveniente; como se
argüyó en el primer artículo , donde hay órdenes distintos y uno
de ellos no incluye al otro ni lo preexige necesariamente, puede
darse con simultaneidad opuesta al otro. Ello es verdad del orden
de origen, por el que uno es por otro, y del orden de naturaleza,
por el que el anterior puede ser sin el posterior; es decir, el orden
de origen ni incluye ni exige necesariamente el orden de natu­
raleza. Luego puede darse con simultaneidad opuesta a este or­
den; dicha simultaneidad consiste en que los extremos deben
existir simultáneamente. Esta simultaneidad es propia de los co­
rrelativos. Luego simultáneamente se dan el orden de origen entre
la primera y la segunda persona o entre el constitutivo de aquélla
y de ésta y la simultaneidad de correlación. Por lo tanto, no con­
viene, para evitar esta simultaneidad, poner la generatividad u otra

possit considerare circa paternítatem rationem proprietatis et rationem


relationis, non tamen ipsa est in re nisi sub única ratione reali; sub ista
ergo constituet, et sub illa non potest esse ad se; ergo relatio, et non
nisi relatio correspondens secundae personae, et ita sequitur propositum.
30. Coniunctim ad duas instantias, secundo. — Secundo sic: Ideo
ponicur ista distinctio, in una via princípii generativi et in alia proprietatis
et relationis, ut vitetur constitutivum primae personae esse omnino simul
cum constitutivo secundae personae, quia videtur aliquo modo esse prius;
sed non oportet hoc vitare tanquam inconveniens, quia, ut argutum est in
Primo articulo, ubi sunt ordines distincti, quorum alius alium non includit
°ec necessario praeexigit, potest unus ordo stare cum simultate opposita
al'eri ordini. Sic est de ordine onginis quo quid est ab abo, et ordine natu-
rae> quo prius potest esse sine posteriori, quod scilicet ordo origmis nec
15lu« indudit nec necessario praeexigit; ergo potest stare cum sxmultate
" u i T J U orígi-

s iU
-i>r et
: simultas
r r persor et non ergo, uc vnci
correlatioms;

M itra d .25,27.
Cf- suiira n.6.7.
i,',./, ¡¿tiadán constituí ir,/ ,1, /
110
propiedad, y no la paternidad, como ci constitutivo ([tI
cuanto a la primera vía*', ni conviene tampoco p()ru.r J( ‘>t|rr
tl;ul como propietlatl y no corno relación en cuanto a | ^ltí'fiv
vía®; la paternidad constituye totalmente a la prime/
bajo la razón real, y bajo ella está relacionada a la segun/^'
na. y, por lo mismo, se tía simultáneamente con ella. J rI*:.-..
31. Confirmación: Lo que necesariamente da ser
a otro ser es por ello necesariamente anterior en origt[/Me,,. rttCr
otro y simultáneo en naturaleza a él, no puede ser sin ¿1 j* 1
c‘- lite
cuando el origen es perfecto y completo, entre ser anterior e /'
gen y ser simultaneo en naturaleza no hay repugnancia, sjno Or..
ton.
co mi tanda necesaria.
32. Otra confirmación mediante un ejemplo que acaso pUt;
dar lugar a duda: Si Sócrates es padre de Platón, no sólo es /
crates anterior a Platón en origen, sino que Sócrates-padre es ^
terior en origen a Platón-hijo. Prueba: La paternidad es p^
causa de la prioridad de origen. Luego, por incluir todo lo i}ut t'
per se causa de una prioridad, no se supone tal prioridad. Lut®
Sócrates-padre en cuanto incluye paternidad, que es la causa i
prioridad, sería aún anterior en origen a Platón-hijo, que indure
la razón de la posterioridad de origen; y, sin embargo, Sócraio.
en cuanto padre, es simultáneo en naturaleza a Platón-hijo, como
un correlativo a otro.
33. Confirmación contra las dos conjuntamente.— La razón
principal37 puede confirmarse también arguyendo contra ambí?
poneré illam generativirarem constitutivum Patris vel aüam proprietiitn
et non paternitatem, quantum ad primam víam; nec etiam patermiatt-
ur proprietatem, non ut relationem, quantum ad secundam viam, yui
omnino sub rarione reali constituit, et sub illa est ad secundam persona*,
ec ita simui cum illa.
[14] 31. Confirmaiur: Quia quod necessario dar esse perfecte altee,
ex hoc necessario est prius origine illo et simuí natura cum eo, iu ^
non potest esse sine eo; non est ergo repugnantia ínter esse prius
et esse simui natura, sed necessaria concomí tanda, quando est
origo et completa. ,
32. Confirmatur illud exemplo, sed forsan includit aliquod
Si Sócrates est pater Placonis, non solum Sócrates est prior origine
sed Sócrates pater prior esc origine Platone filio; probo: quia Fitet;l,i,
est per se causa prioritads originis. Includendo ergo totum illud
per se causa alicuius prioritads, non per hoc tolhtur illa prioritas; t
crates pacer, prout includit paterniratem, quae est causa prioritads.
esset prior origine Platone filio, ubi induditur ratio posteriorimt‘s uf‘K
et tamen Sócrates, ut pater, est simui natura cum Platone filio, mcu<ct>‘
tivum cum correlativo. -
i . • ■ t c1;^
o 3. Cunfirmutio contra duas instan tías contundí»/■ —* P°sSt:

14 CI'. altura n .25.
J ® Cf. ait/m/ n.27.
Cf. au/ira u.9.

A
. Qut /<Lt, ion /,. ( uin/i/u y< MI

" •* l;l HK*nor de o t e m od o; En el con>titutivo de f.i


^'¿unJ'1 ¡x’rsona no se pone ninguna distinción ni según aptitud,
n¡ jccun actualidad, ni según la razón de propiedad y de relación ;
Mn embargo, se requiere una entidad positiva y una entidad re­
lativa para constituir la prim era persona, lo mismo que para cons­
tituir la segunda, pues ambas son igualmente incomunicables y
actuales- Y , según la vía común, sólo la relación de origen puede
>er entidad primera incomunicable.
5*1. Respuesta especial a la prim era cía u objeción. — Se argu­
ye especialmente contra la primera objeción o vía :l9.
En primer lugar, la aptitud no es primeramente incomunica­
ble; no se ve que la aptitud sea incomunicable sino o por su
fundamento o por su térm ino ad quem. Si la aptitud como aptitud
no es primera sino de algún ente al que conviene, tampoco su
unidad o incomunicabilidad será totalmente prim era; se reducirá
a alguna entidad; y, si ésta es comunicable, la aptitud consecuente
lo será también. Como la naturaleza humana es comunicable, así
la aptitud de reír, consiguientemente, es comunicable. V, en ge­
neral. las objeciones o respuestas por la aptitud parecen menos
dicaces si no se aduce aquello por lo que la aptitud es. De lo con­
trario, sería fácil resolver todos los problemas diciendo: Esto es
así porque se da tal aptitud. Pero ello no basta. Si se pregunta por
qué la piedra desciende, no basta responder: Porque por natu­
raleza tiene aptitud de caer. Hay que asignar la razón de tal

confirman ratio principalis contra utramque responsionem ad istam mi-


norem: Quia in secunda persona non ponitur distinctio aliqua in consti­
tutivo, nec etiam secundum aptitudinem, nec secundum actualitatcm nec
wrundum rationem proprietaús ec relationis; et tamen aequaliter requiritur
entitas positiva et entitas relativa ad constituendum primam personam sicut
Hxundam, quia utraque est aeque incommunicabilis et utraque est acque
¿ctualis; et secundum communem viam, nulla pocest esse prima cntitas
incommunicabilis nisi relatio originis.
[15] 34. Ditisim ad primam imtantiam. — Contra primam viam
^gujtur specialiter.
Primo, per hoc quod apútudo non est primo incommunicabilis; non
enim videtur aptitudo incommunicabilis, nisi vel per fundamentum cuius
vel per terminum ad quem. Si enim aptitudo ut aptitudo non est
pnmum, sed est alicuius entis cui aptitudo convente, nec eius unuas
S|V* mcommunicabilitas erit nmnino prima, sed rediiictur ad aliquam
entitatem, quae, si sit tommunicabilis, etiam aptitudo tonsequens est cotn-
municabdi$. Sicut enim natura humana communicabilis est, ua aptitudo
'istbilij consequens est communicabilis. I:t communuer rcsponsiones per
aPUtudinem videntur minus efficaces, nisi detur aliquid per quod sit día
*Ptitudo, alioquin íacile esset solvere ornnia, ditendo: h«x sit est quia
alu aptitudo est. Non sufficit lux. Si enim quaeratur qujrc lapis des-
*• f't
'*• • Mtftni j* ¿ >.27.
“ u. „ 2.->.
CA. Rtl-n tón co»stimtn'it <h‘i h u iré
142
aptitud, es decir, su pravedad: y la razdn de su pravedad cs ,|1|(.
l;i piedra está mezclada de tal manera que en ella domina la ,jc.rri
elemento grave; y la tierra es grave por alguna cualidad antcri()’
o por su quididad específica. Luego cuando se arguye: La reía,
ción constituye bajo la razón de generatividad, porque constituye
bajo la razón bajo la que da primeramente ser incomunicable y ],,
generatividad como tal, es decir, en cuanto se distingue de generar
es tal razón’, hay que contestar: La menor es falsa por dos ra z o ­
nes: 1 .a la generatividad como tal no da el ser actualísimo cual
sólo puede darse en lo d iv in o; 2 .a la generatividad como tal no da
ser incomunicable primeramente, lo que se requiere per se para
el ser personal.
35. La prueba de lo más mediato y más inmediato 40 concluye
también para nosotros. Pues, hablando de la relación de origen
de la pirmera persona a la segunda, tal relación es actualísima y
simplemente incomunicable sólo bajo la razón bajo la cual se
refiere inmediatamente a la segunda; más, abstraída dicha razón,
ninguna otra sería actualísima e incomunicable. A lo que se in­
dica en la prueba, es decir, algunas razones de la misma relación
son cuasi personas ya constituidas, se contestará en la respuesta
al primer argumento p rin cip al41. Lo de 'lo más inmediato’ puede
aducirse también de otro modo en apoyo de nuestra conclusión.
La segunda persona se constituye formalmente por relación, en
cuanto se refiere inmediatamente a la primera persona; no se

ccndit, non sufficit respondere quia aptus natus est, nisi assignetur quae
est ratio aptitudinis, quia, scilicet gravis, et hoc, quia sic mixtum est, quia
scilicet in eo dominatur térra, quod est elementum grave, et térra gravis,
quia talis secundum aliquam qualitatem priorem, vel quia talis secundum
quidiiatem specificam. Quando ergo arguitur per illam rationem, quod
'relatio constituit sub ratione generativitatis, quia sub ratione illa constituir
sub qua dat primo esse incommunicabile; generativitas, ut talis, scilicet
ut distinguitur a generare, est huiusmodí’ ; minor ista dupliciter est falsa:
et quia ut sic non dat esse actualissimum, quale solum potest esse in
divinis, et quia ut sic non dat esse incommunicabile primo, quod per se
requiritur ad esse personale.
35. Probatio etiam illa de mediatiori et immediatiori, concludit pro
nobis; quia, loquendo de rclatione originis primae personae ad secundan*,
ipsa solum sub illa ratione sub qua respicit ¡mmediate secundara est ib*
actualissime et simpliciter incommunicabilis; imo, cicumscripta illa ratione,
nulla alia esset ibi actualissime nec incommunícabiliter. Quod innuitur in
illa probatione, quod radones aliquae ciusdem relationis quasi sunt p^'
sonae iam constitutae, respondebitur in responsione ad primum principal1''
osset etiam illud de immediatiori aliter adduci pro conclusione nostra.
quia secunda persona formaliter constituitur relatione ut ¡mmediate resp*tlt
40 C f. su p ra n .2 6 .
41 C l. ¡nfrn n.(>7.
Art.2. Qué relación le constituye 143
, uc cs constituida por la generabilidad. Por igual razón se

irsuyé nuestra conclusióa .


1 Sin embargo, la confirm ación de dicha razón, es decir,
e el "generativo’ se incluye en toda otra razón, no al revés w, no
oncluye la prioridad de la constitución personal, pues no con­
cluye prioridad en la actualidad incomunicable, sino sólo en la
secuencia; y» en general, los que son anteriores en secuencia son
niás comunes y menos incomunicables.
37. Respuesta especial a la segunda vía u objeción .— Contra
la segunda v ía 43 se arguye especialm ente: Ninguna entidad que
es una, 'signada aquí y ahora, puede ser fuera del alma si no es
formalmente absoluta (ad se) o relativa {ad alterum). Aunque,
según algunos, fuera tal vez posible que un concepto se hallara
indiferentemente, es decir, no fuese por sí ni absoluto ni relativo,
ninguna cosa fuera del alma puede ser indiferente; tiene que ser
de sí absoluta o relativa. Por lo tanto, sea A lo que, como propie­
dad, constituye — según se dice— a la persona. ¿ Es su entidad
real* formalmente absoluta y relativa? Si es formalmente absoluta,
lo constituido per se por ella es formalmente absoluto, lo que
ellos niegan; si es formalmente relativa, dicha entidad, bajo la
razón formal bajo la que constituye, es relación; y tenemos lo
intentado. t ,
38. Además, cuando dices ‘paternidad como propiedad’, ¿que
entiendes por ello? ¿Reduplicas el constitutivo formal de la perso-

primam personan), non enim ponitur illa constituí generabilitate, et pan


ratione in proposito. . , i
[16] 36 Quando autem confirmatur illa rano per hoc quod gene-
rativum includitur in quolibet alio, non e converso "°n° “ “¿/haw
prioritatem constitutionis personalis, quia non p i nlurimum
incommunicabili, sed tantummodo in consequ n , ■ . j’
quaesunt priora in consequendo sunt commun.ora et mmus meommum

Cabl37.' DhUim ad secundan instantian. -


emitas una, hic signara, potest esse extra animam qu.n vel su
ad se, vel ad alterum; ücet "
conceptum indifferentem haben qui Peind¡fferenSi quin per se entitas
tamen milla res, exj r« ani^ am 2 ° ' f lllud ergo quod dicitur constituere ut
haec sit a se vel ad alterum, COnsequenter an entitas eius m re sit
propnetas, d.catur A ; g ■ formaliter ad se, constitutivum per
formahter ad se vel ad alterum si s¡ formal¡ter ad aiterum,
ipsum est formaliter ad se constituir est relatio, quod est pro-
ergo íllud sub ratione forman qua luí»
positum. ' paternitas ut proprietas', quaero quid ¡niel-
lifíis; v t ! ‘ redupíitatur ibi fórmale cons.iru.ivum persone, uu al.qmd

IJ Ct'. ¡mitra n.2G.


^ C i. m i n a a .2 7 .
C,4. R elación constitutiva del Padre
144

na o algo que en la cosa o en el entendim iento sigue a su cons­


titutivo" formal? Si lo segundo, debes conceder que el constitutivo
formal al que sigue no es sino la paternidad en cuanto paternj.
dad, pues tal modo no sigue sino a la realidad formal. Luego c|
constitutivo es per se una entidad relativa — ad alterum — . $\ j0
primero, como la propiedad importa ’ precisamente una relación
de razón, síguese que la primera persona se constituye por una
relación de razón, lo que es absurdo Que precisamente impor­
ta una relación de razón se p ru eb a: D ice relación de la paterni­
dad al Padre; y tal relación es sólo de razón; la paternidad y el
Padre no se distinguen.
39. Esta razón y la conclusión principal contra esta distin­
ción se declaran a s í: Aunque la paternidad sea una relación
real a un opuesto realmente distinto, el entendim iento puede com­
pararla al fundamento o al sujeto en que e s; y si no hay distin­
ción real entre ellos, sólo puede darse comparación por el enten­
dimiento, una comparación de mera razón. Ahora bien, el enten­
dimiento puede considerarla bajo la razón de esta comparación
o por relación de razón; tal consideración no cam bia en nada la
razón de lo que primeramente considera. E jem p lo: La capacidad
de reír se compara ai hombre bajo la razón y la relación de pro­
piedad, y lo racional se compara al hombre en cuanto es diferen­
cia específica, y la humanidad se le compara bajo la razón de
naturaleza o quididad suya. Todas estas comparaciones no varían
la esencia per se de lo que es comparado. Si se pregunta por qué

consequens in re vel in intellectu fórmale constitutivum eius, Si secundo


modo, da ergo illud fórmale constitutivum ad quod sequitur illud, quod
ipsum non est nisi pacérnicas uc paterniras, qnia modus ille non conse-
quitur nisi illam realitacem formalem; ergo constitütivum est per se
enmas ad alrerum. Si primo modo, cum proprietas praecise relacionan
rationis imponer, sequitor quod illa prima persona conscituicur relacione
racionis, quod esr absurdum, Quod autem praecise importe: relationem
racioms probarur: quia dicir habitudinem pacernicatis ad Patrem; pater-
dis^na^onem^ Patrem nL[llam haber habirudinem nisi rationis, quia nec

fsta ratio et principaiis conclusio contra istam distinctionem


S rí Um SlC: Q“ nt“mcuniq“ sic relatio realis ad oppositum realiter
sX ccn m ’- líltelIectus P °test comparare illam ad fundamentum vel
esse cornoáracm110 ?• ’ Ct S1.lb ,nn011 sít *stinctio realis, nulla potest ibi
i n c e l l S r pócese T 3 “ In* le5tumL et sol¡^ . «tionis. Nunc autem,
relacione rationis- oer ?r a r e i .*u^ su^ ratione istius comparationis vel
relatione illius núnd ■° C eniin. ,quod S1C considerat nihil variatur in
ad hominan sub illaPíid o n e °« ,eXemplum : risibile comparatur
raciónale ut est differentia h^itudine qua est proprietas eius, et
^ est diíterentia specifica, et humaniras comparatur ad hominem

72 ¡¿ f i; á S ¡ . W ü S ’ ° r d h ,a tfo 1 tl'2 * “-Sa-92 (VI 152-154); d.26 n.SO-


*“ supra a.38.
Att.2. Que ralaeró,, ¡e
- constituye
ln h capacidad de reír es dcm n^r.i i . ,
< ^ . A a de
Opacidad de reír
reír V n r W tal es^miV \dd
'como’ hombre, o
* \ ^.... " pür
,
L ,'efectivamente, la capacidad de nrír^romo^T' L • JC. SUIX,nc
Muestra del hombre,
. i ‘por, la , 1partícula
......- “*«■ 'como’
Lumo’ - 1^ 1 ’ ^ * '
Jls0 q u econstituye la razón de la capacidad de reír Ni en cuan,,,
la capaedad es c o m p a r s a con el hombre se denota cor la partía,-
b 'romo algo que se distingue de la razón de la canacid 1 1
Jande se ve que la capacidad de reír en cuanto tal es cuaiídid y
que, como pa-ston p er se demostrada del hombre, es también
cualidad. No es relación, aunque lo que expresa su modo, es decir
propiedad, diga relación. ’ ’
40. Sim ilarm ente, si lo racional en cuanto tal es sustancia a
su modo, lo racional, en cuanto diferencia específica del hombre,
es sustancia de modo sim ilar, aunque el ser diferencia importe una
relación de razón, pues importa segunda intención. En general, si
se dice que algo real que conviene a un ser y puede ser consi­
derado en si y según una relación de razón le compete en cuanto
tal, es decir, como propiedad o diferencia, no por ello se destruye
per se la razón de lo que subyace bajo tal relación, ni tal relación es
la razón form al de algún predicado que inhiera realmente, sino
que es sólo la razón b ajo la cual tal predicado conviene a lo que
subyace. Esta reduplicación de lo que se dice en cuanto tal aparece
clara en la cuestión precedente, artículo segundo
41. Haciendo la aplicación al caso, como la paternidad en

sub racione qua est natura sive quiditas eius. In ómnibus ¡seis comparatio-
nibus non variatur essentia per se eius quod comparatur. i enim quaeratur
qua ratione risibilitas est demonstrabüis de homine ve est per
eius risibile ’uf risibile, ita quod si verum est hoc ri^ lc..utcP ^ uens
demonstratur de homine, per illud ut denota ur am ut COmpa-
rationem risibilis, non autem dmrahen;^ ab ¿ 1US ^ r¡;ibile est qualitas,
ratur ad ipsum; unde si risibile sec“ n. . q eSt quailtas, non autem
mam ut per se passio demonstrara de h sdl¿ t proprietaSj dicat
est relatío, licet illud quod dicit modum -
reIatÍOnem- . . . T rationaíe sit substantia sao
[18] 40. Consímiliter, si *afJ?na~ “¡ ■ esc substantia simili modo,
modo, rationaíe, ut differentia specinta au’amdam relationem ratioms,
l<cet hoc quod est esse differentiam *mpor ¡jter quidquid reale convenir
^uia intencionen! secundam; et sic univ , aliquam habitudínem ratio-
^icuj considerabili secundum se et sec^¡i- ut proprietas vel differentia,
ms> si dicatur sibi competeré ut tale, s . iüi habitudim, nec illa
r . -ii^ U O d SUücsi In h íie re n tlS .
nona destruitur per se ratio ilhus qU^ r£Lej i Cati realiter ínhaeremis, sed
habicudo est formalis ratio af,c.uiusn-iPsubesc competir illud prae ica ■
Jantummodo est ratio sub qua ü« ule, | * « i" l'^ w la u c
Dc mu reduplicacíone c-ius quod J|U '
^uaestione, articulo secundo. ■ non habcutur i >i
ut proprietas, aun non
^1* Ad propos i tum t paterniias ut Pl 1
10 ^ . ¿upra, QuixtL q.3 U-27-30
146 (.'.4. Relación constitutiva tic/ Va,¡re

cuanto propiedad es sólo relación de razón, la razón f0rri]


entidad de la que se dice esta com paración permanece^ *
la misma y, tomada 'precisam ente', será la razón de
predicado, dicho del sujeto. Así, si la paternidad como T *'
relación, la paternidad com o propiedad será relación. Si sp * *
^ Wltf.
diera la partícula 'com o' — //f— propiam ente en cuanto npr
la causalidad de la inherencia real de un predicado real tn
sujeto, como es falsa la proposición 'la paternidad como propia
es relación al H ijo', sería también falsa esta otra: 'la paternidxj
como propiedad es relación re a l. Es, pues, relación de razón. £| <<r
propiedad no es la razón de la inherencia de un predicado ral
dice formalmente relación de razón. Especialmente respecto de fc
constitución real fuera del alma, la partícula como nada ayuiú
lo que constituye formalmente algo real es necesario que sea real
en cuanto real.
42. Otra objeción a ia menor d e nuestra razón principtú—
Aún se responde de otro modo a la menor de nuestra razón o prue­
ba 47, desarrollando la objeción segunda referente a la propiedad
la que dice que el constitutivo de la primera persona la constituye
en cuanto propiedad, no en cuanto relación iS. La esencia divina
constituye a la persona; pero no la esencia considerada absoluta­
mente como tal, sino en cuanto sólo se distingue racionalmente
de la relación.
Lo primero se prueba a s í: A la persona conviene subsistir
per se. Ahora bien, sólo la esencia es la razón de la subsistencia,
pues, según Agustín 4S, "es la sustancia por lo que el Padre es p<r

nisí quaedam rdano rationis, srabu semper eadem ratio formalií « uí de


quo d.u ur ista comparat.o, et illa praecise erit ratio cuiuscumque praedica-
dicti de subiecto: et na, si paternitas ut paternitas sit relatio, paterna
proprietas ent relatio. Si emm inteJligerctur [y 'ut' proprie ut causal»»
nhaerentiae praedicati realis ad subicctum, sitúe ista ese falsa, ’ patero*»
ut proprietas esc refació ad Fiiium’, ita ista esset falsa, 'pacérnica «J
proprjetas est relatio realis’ ; sed s,c ese relatio rationis, quia hoc v f
tst esse propnetatem non est rano inhaerentíae alicuius praedicati i**;
cum ipsiun dicat for/naliter relacionem racionis. SpeciaJiter autem *
constnutionc reah extra ammam, nihil iuvat tale ‘ ut’, quia quoJ cotf»,u"
rormaliter aliquod reale oporter esse reale et ut reale. 1 _
1193 42, Alitcr uliieitur ad minore m nustrae rationis
Aliter dicitur adhuc ad minorem, quasi exponendo illam rCS*>°Aflji
sccundam de proprietate, quod essentia divina consticuit
lamen absolute ui essentia sed ut sola raiione differens a
Priinum probatur sic: Quia personae convente per se y|l i
autem essentia est ratio subsistemli, quia secundum AutfUstm _
I n n i t a t i iup.í> vel 9; " Subsuntu est, qn.i per se 1’Jter est

Ct. MI,t,U fl.'.l.


Ct. sii/ini u.2'7.
4J A lc. u.s i ., ¡ J e T ria. VJ1 c.(j , , . H :
1*1. I2.0 1 J.
Art.?.. Qué n U u U , /,. (.ti¡¡
Uf l u y e
147
| 0 mismo dice antes, en el c.d 11 -:
sino inte , . .
v•
-„jnto in¡>;. n ¡n>;> " por
» ■ 1m 'Uiu.ion, cn tiMnl,k l ^> ™
rr,i, .•- * Ux*‘l COSil
( subsiste;
.s tnm.
i‘ ,r.ula •« *> opuesto.
K ^ e s l a „ «/ „ o i , « « ) „ . _ HstJ r •plit, „ m) .
accf*!,isc : ( akukIo se dice que la esencia, en cuanto difiere de la
relación por la sola t a a » , constituye la primera persona, o la
partícula ut co m o , en cuanto'— , dice ja nU(in tjc |
predicado o algo que constituye la razón formal. Si lo primen) como
lo que sólo dihere mentalmente de la relación sólo importa una re­
lación de razón, síguese que una relación mental es la razón formal
de la constitución de la peisona. Si lo segundo, ¿que es aquello
cuya razón consecuente es expresada por el ///? Sólo puede ser
la esencia cn si, pues dices: 'L a esencia divina constituye la per­
sona. no cn cuanto considerada absolutamente como esencia, sino
en cuanto sólo se distingue racionalmente de la relación.' Luego
Ja esencia según sí será la razón de la constitución de la persona
en la realidad, lo que tú niegas.
44. Además, la esencia en cuanto sólo difiere mentalmente
de la relación es comunicable o no. Si es comunicable, lo comuni­
cable constituye formalmente a lo incomunicable; sí es incomuni­
cable, y si toda la esencia como tal difiere sólo mentalmente de la
relación, será exclusivamente entidad absoluta, ad se, y, por lo
tanto, no será form alm ente ad alterum, como la relación; y, no
obstante, no será realmente distinta de la relación. Luego la
esencia como tal, en su totalidad, solo diferirá mentalmente de la
relación y — como se concluyó arriba *■— la esencia como tal

superius cap.4 : "Omnis res ad se subsistir, quanto magis Deus? Per


relationem autem compararur persona ad oppositum.
43. Cmitra.— Contra illud: Cum dicitur quod cssentia, ut sola racione
differens a relatione, constituir personam prímarn, aut ly ut ícit orma em
rationem respecto praedicati, aut quid consmuens formalem rationem. Si
primo modo, cum lioc quod est differre sola ratione relationem non im­
poner nisi relationem ratioms, seqmtur quod relatió :raí ^
formalís constituendi personam. Si secundo mo o, DOtest noni
ipecru cüius illud 'ut' dicit rationem consequentem hoc iion pot..st^po^
nisi cssentia secundum se, quia tu dicis quo ess n ’ '
^cundum se erit ratio constituendi, iri r * * ' ns a 'r d atione, aut est
44. Praeterea, essentia u t bilis erg0 communicabile formali-
commumcabilis aut non. Si con ._rommunicabilis et essentia oinm modo
ttr■ constituit incommumcabile;
. isi meo relatione ^ntiiminodo
tantummodo est est ad
aU se,
se,
et,am ur essentia sola ratione dlff®. relllt¡0( e't ramen non realiter di-
et ita non formaliter ad alterum s ' nt¡a est sola ratione diffe-
stmeta a relatione; ergo cssentia omn ’ essentia constitueret [ 20 !.
rens a relatione; ct tune, ut pnus, essenna ut e

ír’ Ibid., l .4 u.tí i PL 42,U42.


Cf. nupra n-42.
■ Cf, «itiira n.37ss.
J, C..J. K . U m J'¡

instituir i i I.» ixTMina. Sim il.mncnte p n cJc arí-iiír>r: Si la t-seM.


sólo d.ftcrc mentalmente de la re ««•>*. ««M 'tuw |,
,,1 ociR ia o es .*/ re (absoluta) o es ¿ J J t e r » » , (relativa».
Si es absoluta. el constitutivo formal sera absoluto. ■ i es rclativ,,
¡a esencia en cuanto esencia sera relativa pues, como quedo pr<).
bado. la esencia en cuanto esencia sólo difiere de la relación pc,r
la razón. ,
45 Además, en general, el constitutivo es la razón por U
que lo constituido difiere o conviene con otros. Pero el consti­
tutivo constituye según sí, no en cuanto conviene o di íere; como
lo racional según sí, no en cuanto conviene o difiere, constituye
al hombre, aunque el hombre constituido se distinga o convenga
formalmente por ¡o racional. Luego la distinción o la convenien­
cia pertenece a lo constituido por su razón formal constitutiva,
pero no está incluida en la misma razón constitutiva. Por lo tanto,
debes presentar en el caso alguna razón constitutiva que sea la
razón de la conveniencia o de la diferencia de lo constituido, pero
no una razón que, en cuanto es constitutiva, no incluya per se y pri­
meramente la diferencia ni la conveniencia.
46. Al argumento basado en la noción de subsistir 5:i, con
que se trata de probar esta vía, respondo: 'Subsistir' es término
equívoco. En un sentido significa ‘ ser en sí' (se esse), en cuanto
excluye el inherir en otro o ser en otro como una parte en el
todo; en este sentido, el subsistir es uno en Dios, como lo es el ser
en sí (se esse) ; y en este sentido hablan los textos de Agustín.
En otro sentido, 'subsistir’ significa ser per se incomunicablemen-

Consimiliter potest argüí: Si essentia ut sola raríone differens a rclationc


constituir, tune essentia aut esc ad se aut ad alterum; si est ad se, ergo
constitutum formalicer est ad se; si ad alterum, ergo essentia ut essentia
erit ad alterum, quia essentia ut essentia sola ratione differt a relatione,
sicut probatum est.
45. Praeterea, generaliter, constitutivum est constítuto ratio differendi
vcl conveniendí, non autem ipsum, ut conveniens vel differens, sed se-
cundum se constituir; sicut raciónale secundum se, non ut conveniens nec
ut differens, constituir hominem, ücet homo constitutus per rationale pee
ipsum disringuatur formaüter vel convenían Distínctio ergo vel conve­
niencia convenit constítuto per rationem formalem constitutivam, non
autem induditur in ipsa ratione constitutiva. Da ergo hic aliquam ratio-
nem constitutivam quac sít constítuto ratio convenientiae vel difiérenos
ita tainen quod in ipsa, ut est ratio constituendi, non includatur per se
primo conveniencia vel differentia.
, , .' , argunicntum autem pro ¡sta vía de 'subsistere’, dico quw
subsistere est aequivocum; Uno modo accipitur pro ‘ per se esse', p ^ at
cxdudit miiaerere et m al,o esse ut pars in loto; et hoc modo unum est
n i A U n ' ^ U,1T tst t\er » «*e . et sic loquumur auctoriiates A u ^ » '
■ o modo subsistere est inconimunicabilitcr per se esse, et h*
** Oí. sufim n.<12.
•-
’ciauon cu ¿¡
►M

., . U9
este sentido hay tres subsistente
1 cn
PÍOS;, pues hay tres subsistentes inrn tres Personas
b3y un ser
ser per se. Luego la mayor 'd c o n stV ^ ^ aUnqUe SÓ1°
2 subsistente o es la razón ¿ P ™ da el
«cundo sentido, pues es la razón de subsi J ^ .en.tendersc en el
^ e suosistencia incomunicable.

a r t ic u l o ni
cámo se hallan mutuamente las relaciones que se con
cede comunmente, ,e dan en la primera perlona

47. D ebe» im - a t ig m , d o , p „ ,u o ,.~ En cuanto al tercer ar-


,,-culo, parece que s. algo constituye bajo una razón anterior lo
constituido puede permanecer abstraído o separado mentalmente
de la razón posterior. Por lo tanto, quien dijera que la relación de
origen a la segunda persona constituye a la primera persona bajo
la razón de generativo, que es anterior a la razón de generación
en cuanto tal, parece decir consecuentemente que, separada o re­
movida la 'generación', podría permanecer la primera persona en
sí, o al menos en el entendimiento considerante, aunque no en
la cosa, por ser realmente idénticos.
Similarmente, s¡ 'generar' fuera anterior a la paternidad y
bajo su razón propia de 'generar' constituyera la primera persona,
ésta, parece, podría permanecer, abstraída la paternidad en
cuanto tal.

modo sunt tres subsistentes, sicut sunt tres iHirsonac, c|uía (res subsistentes
incommunkabilitcr, licet non sit msi uiium per se cns. Maior crgo ísta,
constitutivurn persunale dat esse subsistere vel est raiio subsistendi', debet
inidiigi secundo modo, quia est ratio ineonimunkahiliter subsistendi.

a r t ic u l a s lil

Uüliier se hubenl islae relatíunes atl invieem quae eommuniter con-


cetlunlur inesse priinae persmiae

[211 47 Dúo ¡un! , ¡deuda— De celtio articulo, yiderur quod si


■¡quid consumar sub rauonc- priori, ipso separara per rat.onem a rauone
«ceriori possit ren,anere consri.utum. Qu. ergo dtceret quod minué. or.-
nis ad secundam personam consticuat priman., sub rauonc generauv,
Me est prior racione generationis ut generado, viderur consequenter dice­
: quod A p a ra tó s.vf c.rcumscr.pto generare, posset prima persona
amanere vel in se vel sal.cm m intellecru considérame, sed .n re non
* * « íieri ciícunucriptio nnius sine alrero, qma sunt ídem realiter.
Consim.liter si generare’ esset prius pateen,tare et generare sub
done geuemrV comtituerct primam personam, videretur quod puma
art„ en erare coiuuiun k Daternitate ut patermtas est.
^rsona posset remunere, circunscripta p
no i •itiuiluln,i ,/,/ /*./,/»(

„ problt iii-1 hay ll u c ¡n v ^ ip a r d » ' pumos y,


l.u e s o t " ^ I " , i lU , , v Cs : S . hay alpuoa slis,mc„jn ^
m ero se refiere* a • cr4)iw , n o de pr«rM|
propiedades en •» l ^ j0 •ingén ito' y ele l.i espiración * .
Je s — * } " * ’ a ite n relación de o rig en entre U pr,mcU
iiv.1 — « sino de -s i secundo pu nto es : ;(-<m que remoción
y t ' ptxin.i
o abstracción S P
i s - n c c c r b p n m e . pt w ,n .,

1. Si hay d ist in c ió n d e p r o p ie d a d e s en LA PRIMERA PERSOs

48. Respecto del primer punto doy dos conclusiones;


I.a primera es: La relación de origen entre la primera persoru
y la segunda es única, y absolutamente única, de suerte que no cabe
distinción real en tal relación antes de la mera consideración dd
entendimiento.
La segunda conclusión e s : Tal relación, que es absolutamente
única en la realidad, puede distinguirse por razón o ser conside­
rada bajo diversas razones
A ). P r i m a r a c o n c l u s i ó n . N o h a y d i s t i n c i ó n r e a l e n l a relación
de o r ig e n e n t r e l a p r i m e r a y s e g u n d a p e r s o n a . P r u e b a . — La pri­
mera conclusión se prueba doblemente.
Primera prueba: El origen perfecto de uno de otro es único
y solo, tanto el origen activo de parte del originante como el ori­
gen pasivo de parte de lo originado, aunque aquél y éste sean en
cierto sentido dos. Ahora bien, la relación de origen entre la pri­
mera persona y la segunda dice razón perfecta de origen de la

Hic ergo dúo sunt videnda: Primo de re, si est aliqua distinctio pro-
prieratum in prima persona, non quarumcumque (quia de 'ingénito' ei
spiratione activa, non est Hic sermo) sed illarum quae dicunt relationem
originis ínter primam personam et secundam. Et secundo, ex hoc, curo
quali circumscriptione vel abstractione posset prima persona remanere.

1. Sí e s t aliqua d istin c tio pro prieta tlm in prima persona

48. De primo, dico duas conclusiones.


Prima est ista: Unica, sola et omnino única est relatio originis ínter
primam personam et secundam, ita quod nulla est distinctio taló w J-
tionis quaiitercumque in re ante meram considerationem inteDectus.
[2 2 ). Secundo dico; Quod illa relatio, quae omnino única est
in re, potest ratione distinguí sive diversis rationibus consideran.
49- Prima couc/usio: Ñutid est distinctio realis in relationc ongiH‘f
ínter primam personam et secundam. Prohatur.— Primum probatur dup 1
citer.
Primo sic: Unica et sola est unius ab uno perfecta origo, vi hoc m[C
ligendo originc-m activam unicarn a pane originantis et unicam paw,v
a parte originati, Jitet haec et illa sint quodam modo iluac; reUu° iU,f*
originis ínter primam personam et secundam dicit perfecta^ raúone
/frt..S. Cottia se bulla la relación cu él 151
l-i respecto de ía primera. Luego es sólo única, tanto consi-
activamente de parte del Padre — es única relación activa
dcr‘Y Padre— como considerada cuasi pasivamente de parte del
fíl..c única relación pasiva en el H ijo.
prueba de la m ayor: No seria originación perfecta del uno
j i otro si, abstraída ella, el uno fuese perfectamente originado del
tro Pero si hubiera muchas relaciones de origen — llamémos­
las A y ^ —’ en a^ n m o^ ° distintas ex parte rei, removida una
de eUaS’ P °r eíemP^° seS unda persona permanecería origi­
nada de la primera. Como A sería relación de origen y de origen
perfecto, B no sería originación perfecta o relación de origen
perfecto entre la prim era y segunda persona, Pero si fuera distin­
ta de A, sería relación perfecta y distinta de origen. Similarmente
se arguye de B, removida A ; y así, removida cualquiera de ellas,
la segunda persona se originaría de la primera — por la otra gene­
ración— y no se originaría — pues su originación perfecta sería
removida.
Si replicas: 1A no puede ser removida permaneciendo B, ni
al revés’, la objeción es inoperante. El mismo supósito no puede
originarse de lo mismo por dos orígenes, ambos perfectos, pues
tendría por uno de ellos todo el ser que podría recibir del produc­
tor, y sería imposible que recibiera algún ser por el otro origen,
permaneciera o no.
50. Segunda prueba, más lógica, de la primera conclusión:
Las relaciones en algún modo distintas ex parte rei, que no sean
formalmente una relación real única, no se predican mutuamente

originis secundae personae a prima; ergo est tantum única, et hoc


accipiendo active a parte Patris, et tune est única activa in Paire, et quasi
passive a parte Filii, et erit ibi etiam única passiva.
Probado maiorís: Illa non est perfecta originado umus ab alio, qua
circunscripta, nihil minus ipsum esset perfecte originatum ab íllo, sed si
sint plures relationes originis qualítercumque distinctae a parte reí, sint
A et B, una earum circumscripta, adhuc secunda persona esset origínala a
prima; quia altera ut A est relatio originis et non msi perfectae originis,
ergo B non esr perfecta originario sive relatio perfectae originis ínter i as,
sed si essent disdneta ad A, esset relatio originis ín ím 'rlrY m -
similiter arguitur de B circumscripta A ; et ita utrali 1 . .
cripta esset secunda persona a prima, quia per alteram originario, et non
«set, quia perfecta eius originado esset circumscripta.
. 123], Si dicas: non potest A circumscnb. m anenuB -
Istud non valet, quia duabus originibus, quarum t’omm
£ b e L ldem SUppOSÍtum oris¡narÍ ab e° l e nroduceníle etldeo impossibite
JJeret totum esse qutxl posset acc.pere a ” mque modo,
^ quod per alteram, sive inanentem cuín ta . 1
«piat aliquod esse. , ] m areumcnium magis logi-
^ 0c’ SCCUlldo’ arguitur Perr ^u® £ ;“" ¡tf re, sic quod non sint
0m ■ ^ uia relationes distinctac q u alttercií^ nm r de se invicem in abs-
nm° un¡ca forrnalíter realis, non praedicantur
C.4- Relación constitutiva d el Padre
152
en abstracto aunque se den en el mismo suposito. Es falsa la pfü
posición 'la paternidad o generación activa es espiración activa
o innascibilidad. Como dice Agustín : No es lo mismo decir
ingénito que Padre, pues, aunque no hubiese generado al Hijo
nada prohibiría que fuese ingénito.” Este texto debe interpre’
tarsc correctamente, pues en el artículo segundo se dijo que ]a
relación a la segunda persona es presupuesta por el ingénito “
Pero tenemos al menos que no es verdadera en abstracto esta pre­
dicación: 'la paternidad es innascibilidad’, y es en cambio, ver­
dadera esta o tra : ' la generación activa es paternidad', y al revés;
y la generatividad es generación activa, como la paternidad, y
al revés.
51. Objeciones .— Se objeta en contra: La relación que per­
tenece al segundo modo se funda sobre la acción y la pasiónM.
Y por lo que hace al caso, parece que se afirma allí que el Padre
se dice tal porque generó, como el H ijo se dice H ijo porque fue
generado. Por lo tanto, como el fundamento no es idéntico a la
relación, ni viceversa, la generación no es paternidad. Ello se con­
firma por H ilario 57, quien escribe: "La salida de Dios es la na-
tívidad absoluta, a la que sigue la perfección del nombre paterno. ”
Luego quiere decir que la paternidad sigue a la natividad o a la
generación, y ello se declara por cuanto el Padre no es Padre por­
que genera, sino precisamente’ porque tiene un generado coexis-

tracto, licet sint in eodem supposito. Haec enim est falsa, 'Paternitas sive
generado activa est spiratio activa sive innascibilitas’ ; secundum Augus-
tinum XV De Trinitate cap.ó: "Non est hoc idem dicere ingenitum,
quod est dicere Patrem, quia etsi Filium non genuisset, nihil prohiberet
ipsum esse ingenitum . Ista auctoritas haber suum intellectum, quia in
secundo artículo dictum est quod relatio ad secundam personam praesup-
ponitur ingénito, sed saltem tantum habemus quod non est haec vera
praedicatio in abstracto, 'paternitas est innascibilitas’ ; haec autem est vera,
generado activa est paternitas , et e converso; et generativitas est gene­
rarlo activa, sicut paternitas, et e converso.
£24] 51. Obicitur. Contra istud: Relatio pertinens ad secundum
modum fundacur super actionem et passionem, ex V Metaphysicae, et ad
proposirum vi ctur ibi dicere quod Pater dicitur quia genuit, sicut Filius
quia gemtus est; sicut ergo fundamentum non est idem relationi, nec
converso, sic generado et paternitas. Hoc confirmatur per Hilarium IX
e ri‘ Ut a C- C3p ^ autem a Deo est absoluta nativitas, quam
L Z i r ■ consecuta est perfectio". Vulc ergo dicere quod paternitas
P a ™ r R » ! í atemiS1Ve gen,erat¡onem> er h«c declaratur per hoc, quia
genitum cotxs.Vr ** ^ gencrat’ sed Precise per hoc quod habet
gemtum cocxs.srens secum; habere aiirem genitum coexsistcns videtur dií-
•' Au . l'.s i ., l)t. Tñu. XV i-.íi m.7 : n , .|2}J1,,
Ct. stifiru h .2-‘J . ’ '

ir n HI'S J ° T ’’ V c.i,5 (1(1201)30).


I1U.A.UUS, D e 7Vi„. IX n . 3 0 : 1>L 1 0 ,a 0 4 .
................................ h‘!^« tu velación en ¿¡
153
tente. Ahora bien, e tener un «enerado coexistentc difiere pa-
tcce, de general el animal quc emite ci semen de modo propio
Scl,cra * Sm embarg° ’ t'cnc todavín un «enerado coexistente-
por lo «»n«o, no es padre todavía; 10 será después. ’
52. Digo, sin embargo, que en Dios la generatividad, el gene-
» t V 1» P ^ n 'd a d es absolutamente la misma razón real, pues se­
gún Agustín •, es propio del Padre .solamente, no porque nació el
Hijo, sino porque genero al H ijo " ; y, según H ilario*1, "es propio
del Padre el ser siempre Padre, y es propio del Hijo .ser siempre
Hijo” 1 y el Maestro de las Sentencias cita diversas autoridadesM.
Ahora bien, sólo hay una propiedad personal de una persona.
Luego esta y aquella propiedad son idénticas.
Segunda conclusión. Una propiedad puede ser consi­
53-
derada bajo distintas razones.— Sin embargo, esta propiedad puede
ser considerada distintamente y, por lo mismo, puede tener dis­
tintas razones. Sea esta la segunda conclusión respecto del primer
punto 61. Ella ayudará a la solución de las objeciones. Podríamos
decir que la diferencia de la razón o de las razones bajo las cuales
puede considerarse esta relación es doble: La primera se refiere o
se basa en la diferencia, o indeterminación o abstracción en nues­
tra consideración; la segunda, en la posibilidad, o actualidad, o
completud o determinación.

ierre ab eo quod est generare, quia ín animalibus decidens semen haber


actum generationis, sicut sibi convenir actus, et ramen tune non haber
genitum secum coexsistens, et, per consequens, tune non est pater, sed
costea.
[25] 52 Dico tamen quod in Deo omnino eadem ratio reahs est
íenerativitas, generare, paternitas, quia secundum A^^tinum ^ f u l e

-d 2: « L -u m qx n £ S :1
¡ed quia Filium generavit , et sec^ % et Fiiio quod semper est
Filius" PretPtM Í t M ajsw r Sentendarum auctoritates, libro I disunctione
escPau;em n lí una proprietas personal, un.» personae; ergo

'St eadem haec cí lIIa‘ . htoürietas est potens babere distinctas


53- Secunda conclusto: U”a Pd^ iacK considerabilis, er sic est po-
]fattones.— Est tamen ista ProPr¡f rí¡J s¡t secunda conclusio hic proposita
tens habere distinctas rauones. nc dupliciter quidem posset assig-
;t íuvabit ad solutionem obiectorum. posset consideran ista
nab differentia rationis s‘v<; ratl°°.U ’s¡ve indeterminationem vel abstrac-
relatio: una, quantum ad differentiam noss¡bilitarem vel actualitatem
donem in considerando; alía, quan
Vel completionem sive determination •
M Aucust., D e f i d e a d fe t r iim ^ ^
18 II ilahius , D e T ria . XII n -2 ^ rí)I-92.
Lomiiardus, Sent. I d.26 v .2 : ^
11 Cf. sunra aAH.
C 4. lit'lih -ió » c o m t i t H t h u , i i c í W u ír e
I5d
,. ¡ F„ cuanto , I» prim en, cl.fcrcn c.a, pueden .liMi
por coasidcración: D el que produce natu alm enre; 2) >
' L u c e algo .semejante en naturaleza, y ) el que e * ,stc in ^
d a b le m e n te y produce este ser. Es claro que el tercer ^
m is determinado que el segundo, y el segundo mas d e te m ,^
que el primero.
55 En cuanto a la segunda d iferen cia puedo concebir a ev
ser como generativo con 'esta' generación, com o capaz de generé
con esta generación, como generante con esta generación, co^
que generó con esta generación, com o teniendo coexistente Un
generado con esta generación.
56. En las criaturas, la prim era d iferencia es de universa!,,
dad; se extiende a muchos. La segunda diferencia, que en Dios
es de razón, es real y con separación real en las criaturas, pues en
ellas implica p er se alguna im perfección que no importa en Dios.
57. Aunque en lo divino la prim era diferencia de razón puc.
de salvarse en algún modo en la consideración del entendimiento,
es decir, aunque puede perm anecer el concepto más indetermi­
nado sin que permanezca el concepto más determinado, no puede
salvarse en la realid ad ; en la realidad es completam ente idéntico
lo que subyace a ambos conceptos. La segunda diferencia salva en
lo divino la diversidad de conceptos o de los modos diversos de
concebir la misma realidad. Sin em bargo, cuando se hace la apli­
cación a la realidad, debe retenerse en cada concepto lo que dice
perfección y om itir lo que dice im perfección. Pues en la aptitud
y en la potencia es im perfección el que esté separada del acto; y en

5-4. Quantum ad primam, possunt ista considerar!: prodúceos na111'


raliter, et simile natura producens, et, tercio, incommunicabiliter exsisteos
et quoad hoc producens. Et patee quod tertius modus est indeterminatiof
secundo, et secundus primo.
55. Secundo autem modo, possum concipere hunc hac generarla
generanvum; hunc potentem hac generatione generare; hunc hac
ranone generancem; hunc quia hac generatione genuit; hunc quia h*
generanone habet genitum secum coexsistens.
rendir á pri™ differentia est universalitatis, sic qu*1
« e l s e lrí “ T da diífercntia> quae est hic rationis, est ib.
per se in unn rea V P ro eo Quod aliquid imperfectionis impo111*
per se m uno quod non m altero.
salvari prima éifferentia rationis possit aliqu° ^
determinatior, non remane^ intelicaus> ¡ra quod remaneat concep"^
iuvat, quia omninn '! n me ^oncePtu determinación, tamen m 1 *
lili [26J. Secunda diffa11 ^ re.’ .qyod substernitur istí conc^P1 ^
sive- divcfsorum modnr renlla ‘.n ^ivinis salva, diversiiatem conccí\u,v!
« i" ze. S t m ; ‘amen- W Ut- d0ilS
est imperfectionis- nam ~ acc.ipl q u°d est perfectionis et 0(TVf
P
paran ab actu- ¡ñ arfll m .a PtitUtline et potentiu imperfectÍon,s
■ 1,1 a« u est .mpcrfecitonis quod non sratim h -* * *
At'f.3. C óm o se halla (a relación en el 155
e\ acto es im perfección el que no tenga inmediatamente consigo
C1 término y que no permanezca, sino que p ase; y en lo que
cuasi sigue a su acto, como la paternidad, es imperfección que no
eSté siempre en suma actualidad de comunicación de naturaleza,
y es perfección que permanezca y tenga consigo un correlativo
coexistentc. Por lo tanto, suprimidas las imperfecciones y reteni­
das las perfecciones, la generación no sólo dispone al término,
sino que lo produce com pletam ente; tal generación perfecta y
completa, no transeúnte, sino siempre permanente, concluye todo
lo que se requiere. Parejam ente, la paternidad, que no sigue al
acto de generar como a dispositivo y como a algo previo y, por
lo mismo, transeúnte, y que permanece en su actualidad completa,
que se halla siempre en comunicación completa de naturaleza,
incluye todo lo que se requiere. Luego dicha generación completa
y eterna y esta paternidad completa y eterna y de actualidad com­
pleta y eterna se dicen totalmente idénticas en la realidad. Pero, res­
pecto de las criaturas, el término " generación’ importa una perfec­
ción que se da en ellas, que no expresa el término 'paternidad';
y, al revés, la paternidad expresa una perfección que no expresa
la generación.
58. Respuesta a las objeciones .— D e lo que precede se de­
duce la respuesta a las objeciones opuestas en este c a p í t u l o q u e
parecen probar que hay alguna distinción ex natura reí entre la
generación y la paternidad.
Primero se arguye que la paternidad se funda sobre la gene-

terminum et quod non manet sed transir; et in eo quod quasi conse-


quitur actum suum, sicut paternitas, est ¡mperfectionis quod non est sem-
per in summa actualitate communicationis naturae; perfectioms autem est
quod manet et habet secum correlativum coexsistens. Ablatis ergo imper-
fectionibus et retentis h¡s quae sint perfectioms, generatio non est tantum
dispositiva ad terminum, sed complete productiva termim, quae qui em
generado perfecta, et generado completa, et generarlo non transiens sed
semper manens concludit totum quod requintur. Paternitas etiam, quae
peí manens, eunu . j ¡ spos¡tivum et praevium et ira trans­
non sequicur actum quae semper est ¡n completa
euncem, et manet in sua actualitate compi , h rJ , 11;r:flir. «nerarin
communicatione naturae, ¡psa indud.c torum . , ^°fd ’aefernl ' e°
- - Pie“ r aC:r ¿ te T n a r r u a m a n s , o m n ^ d e m d.cunt' ex
paternitas illa complerae e nerfectionis quae est in creaturis, magis
parte reí; sed unam rationem pertectionis, q mnverso est de
importar hoc nomen 'generado’ quam patern ,
alia.
1-271 58 A d o k i e c t * i » ert/VWo— Es bis patet ad obieoa ¡n ¡su»
articulo^ quae vldeñtuí probare uliquam distincuoncm ex natura re» nucr
gt'neradonem et paternitatem. ,
n , , . ■ rilinj
guando primo arguiUir quOü paieim ** paternitas fundaiur super
i genenmonem

(él. nnfmi ij.ói.


156 RcLumn tumtituttv<i <¡v¡ Vtulrv

ración activaw. La respuesta adecuada a esta objeción rc<,Uc .


una explicación más prolija. Además, de ello se habló bastant/*'1
otra parte M. Sin embargo, digo al caso que si la generación ^ ?
algún modo anterior a la paternidad en las criaturas, no lo es Co d'
fundamento; el fundamento es la misma potencia generativa J ?
naturaleza que genera; es previa en cuanto dispositiva; es dec *
no existiendo ella, no existe la paternidad; la distinción es, p ^ '
como entre la disposición previa y el término completo. Luego '
claro que en lo divino no permanece esta razón de la distinción
pues en Dios sólo hay generación completa, que necesariamente
compone el termino en el ser, y la paternidad no es cons¡gu¡ent
a la comunicación.
59. A H ila rio 65 puede responderse: Cabe decir que el nom­
bre 'paternidad' sigue a la generación en cuanto paternidad y
generación en Dios se comparan a la generación y paternidad en
las criaturas. Según esta comparación, hay en Dios cierta secuencia
mental, como en las criaturas hay una secuencia real. Como se
dijo en otra p a rtecs, los que son distintos según razón tienen
orden de razón similar al orden que tendrían en la realidad si
fuesen realmente distintos.
60. Pero si alguien insistiera protervamente en las palabras
de este texto de Hilario, la respuesta es fá cil: La confesión del
nombre paterno ha seguido a la creación del mundo y acaso al
nombre paterno por obra del entendimiento creado. Pero la pa-

actívam, ex V Metaphysicae, illud requireret prolixiorem tractatum; et de


hoc satis dictum est alibi; tamen ad propositum dico quod si aliquo modo
generatio est prius paternitate in creaturis, non tamen est ut fundameotum,
sed ipsa potentia generativa sive natura quae generat est fundamencum;
sed est praevia ut dispositiva, sive qua non exsistente paternicas non inest:
ita quod ibi est distinctio, sicut est ínter dispositionem praeviam et ter-
minum completum. Patet ergo quod ista ratio distinaionis non manet in
divinis, quia ibi non est generatio nisi completa et necessario secum po­
neos terminum in esse, nec est paternitas consequens communicationetn.
59- Ad Hilarium potest responden quod nomen ’ paternitatis' potest
dici sequi generationem, secundum quod ista in Deo comparantur ad
generationem et paternitatem in creaturis; est quidem tune quaedam con;
secutio secundum rationem, sicut in creaturis est consecutio realis. L’bi
enim aliqua sunt distincta secundum rationem, similem habent ordin^rn
rationis qualem haberent realem si essent distincta realiter, sicut al»4*
dictum est.
60. Si quis aucem protervo insisteret ¡n verbis liuius auctontau»*
posset faciliter responden: quod confcssio nominis paterni consecuta &
creationem mundi et forte nomen parernum, et hoc loquendo de con o
sione et nomine a quocumque ¡ntellectu creato. Sed ipsa paternitas
'• A m s n n .. M ,1,11,1,. V ,-.2 <101;?a‘l 1).
’■1 ( ’í. su¡mi n.5á.
' Ci. suiirtt ii..*) L
b” Mi)»rat V íuhU. <j .| u.r,íj.r,7.
A rí-3- C óm o se baila I , .. i ■-
ua relav o» en él
ternidíid misma sólo ha seguido i u « ■ . . , ,
quiere afirm ar en el texto de H ilario íltiVItdíld dcl H iÍ°> a >™> se
con secuencia de razón, de la que ya ¿ h l * gcneración dcI Padrc
la respuesta a la otra objeción 57 de i P° f apareCc clara
de quien tiene consigo al generado v * patermdíld cs rclación
«ue de generación en ^ “ diSt¡"-
contrario, sólo se distingue de ella por' l a t t ó n " °’ ^ *'

2. C o n q u é a b s ™ a c c ió n o s epa r a c ió n p u e d e c o e x is t ir la
RAZON DE LA PRIMERA PERSONA

61.
. j .D e estas
, . , dos. conclusiones6 j„ „
«-‘ usiuncs 8, es decir, de < ■ en
que es única
realidad la relación de origen de la primera persona a la segunda
y es, sin embargo, distinta de algún modo según razón, puede apa­
recer claro com o la primera persona puede permanecer con abs­
tracción de su relación de origen a la segunda. Si se entiende de la
permanencia en el ser real, es claro que no lo puede; ni conviene
distinguir esta relación en cuanto considerada bajo un aspecto u
otro, pues en la realidad es única y, por lo tanto, si se separa o
abstrae la única relación real, no permanecerá lo constituido por
ella. Si se entiende de la permanencia según consideración del en­
tendimiento y sin contradicción, en el sentido de si por la considera­
ción del entendim iento pudiera permanecer la concepción de la
primera persona separada o abstraída la relación de origen entre

est consecuta nec nativitatem Filii, de qua intenditur m auctontate Hila-


rü nec etiam generationem Patris, nisi consecutione ratioms, de qua
dictum est. Per hoc patet ad aiiud quod dicitur de paiem.taie, quod es.
h á E o Lbencis secura genitum, et ideo d m .^ o u t a genera.,oue m
creaturis, et per opposi.um hic non d.s.inguitur ni .

s c „ .u

[2 8 ] 61. Ex ¡seis duab^ J ° ^ o n a é bad secundam, quodammodo


est in re relatio origmis prm otest qu0modo prima persona
tamen distincta secundum rationem, P secundam. Si intelligatur de
manere potest, separata relatione nec Op0rtet distinguere de ista
manere in esse real i, patet qu°. yei ai¡am acceptam, quia quantum
relatione, ut secundum unam ra i fC n0n mancr constitutum per
ad rem única est et ita única se^ jym considerationcm intellectus, et
ipsam. Si intelligatur de manerf- * is ut sir sensus an in consideratione
hoc absque implicatione contradi ’ r pr¡m£lm personan* et secundam,
intellectus, separata relatione ong* • iiec.tus prínrwe personae, distincuone
posset manere sine contradictione '

r’7 Cf. nupra n .S L


'** Cf. .sitjim n.'lWss.
158 C.4. Hcfatiriu iomtttutiva del Padre

la primera y la segunda persona, hay que valerse, parece, dt j


distinción antes indicada63, de tas diversas razones de Ja m is^
relación, pues, separada del supósito la relación de origen cntf
la primera y segunda persona según todas las razones, no perma­
nece en el entendimiento ningún supósito relacionado con ja
relación de origen; es contradictorio que el entendimiento con­
ciba que la relación de origen no existe en el supósito según nin­
guna razón y simultáneamente conciba el supósito relacionado
con tal relación. Sin embargo, no hay contradicción en que, se­
parada tal relación en el entendimiento según una razón poste­
rior, se conciba el supósito relacionado según la razón anterior.
Y estas razones tienen en nuestro entendimiento orden de con­
cebible anterior y posterior, en cuanto son aptas por naturaleza
para ser concebidas por objetos que mueven proporcionalmente
nuestro entendimiento.
62. Sin embargo, separada la relación de origen a la segunda
persona según toda razón suya, sea en cuanto a la indiferencia o
indeterminación, sea en cuanto a la actualidad, o la aptitud o la
preterición, acaso pudiera aún concebirse sin contradicción un
subsistente incomunicable.
63. Si se pregunta por qué se concibíría formalmente como
subsistente incomunicable, respondo: Del concepto relativo in­
comunicable y de la forma absoluta incomunicable podría acaso
abstraerse un concepto más indiferente; es decir, la forma o en*
tidad incomunicable, en su singularidad propia, podría concebirse

illa videtur ucendum quae prius posita est de diversis rationibus eiusdem
relationis; quía ipsa separata secundum omnes illas radones, et hoc intel-
lcctu sic circumscribente eam a supposito, non manet in intellectu aliquotl
supposftum relatum reladone ralis originis, quia quam cito intellectus
concipit relarionem talem originis secundum nullam radonem inesse sup­
posito, contradicrio est quod simul concipiatur suppositum relatum tali
relatione; separata tamen illa reladone apud intellectum secundum unam
radonem posteriorem, non est contradicrio quod manear in intellectu
suppositum relatum secundum radonem priorem. Istae autem rationes in
intellectu nostro habent radonem conceptibilis prioris ct posterioris, sicut
natae cssenr concipi ab obiectis proportionabiliter motivis nostri intellectus.
[29J 62. Separara tamen relatione originis ad secundam personan!
secundum quamcumque radonem eius, sive quantum ad indifferentiam,
5i've indeterminationcm, sive quantum ad actualitatem, sive aptitudinern,
sive praetc-ritionem, adliuc forte sinc contradíctione posset intelligi qulS
i ncommunicabili ter subsiscens.
(iy. Sed, si quacritur quo furmaliter inielügerctur csse incommuni;
cabíliter exsistens, respundeo: ab ipso conceptu relativa) intommunicabih
et ab illa forma absoluta incuiniminicabili tone posset ahstrahí quídam
tonceptus indifferentior, bacc scilicet forma vej entitas incomimmicabilisi
IJ O. iUftra u./jíJss.
Como xc balla ¡a relación en él 5 9

como la razón dc la Ín«m unicabilid ad de la persona, aunque no


sC la concibiera en ningún singular de un concepto inferior; así
¿oncibo a veces no sólo 'en te’, sino también 'este ente’ o 'esta
sustancia’, sin concebir determinadamente en mi entendimiento
un singular de concepto inferior, por ejemplo, este animal o esta
piedra; cuando veo de lejos, aprehendo que algo es cuerpo antes
¿c aprehender que es animal, y aprehendo que es animal antes de
aprehender que es este animal. Acaso concibió el concepto indi­
ferente de una form a incomunicable el que concibió el supósito
divino sijn determinar en su entendimiento si tal supósito era
absoluto o relativo. Es necesario afirmar esto de los filósofos, a
no ser que declaremos falsos todos sus conceptos de Dios ad extra ;
pues es claro que no concibieron que un supósito relativo mueve
el cielo ; y, sin embargo, afirmaron que un supósito singular — la
acción es del supósito— mueve el cielo, lu ego si no concibieron
[a razón de un supósito incomunicable, indiferente al supósito
absoluto y relativo, necesariamente concibieron que un supósito
absoluto mueve el cielo, lo que es falso. N i a lo que acaba de
decirse del concepto de algo indiferente a lo absoluto y a lo rela­
tivo y del concepto de un supósito incomunicable indiferente al
supósito absoluto o relativo repugna lo que se dijo arriba es
dKir que toda entidad 'signada' en la realidad es formalmente
absoluta o form alm ente relativa; es muy posible que alguie
ab S a ig a un concepto indiferente que ni es absoluto m telar»™s y.
sin embargo, todo lo 'signado' existente fuera del alma - t o d o

ec ¡liad in suo singulari


huius petsonae, licet non .m e U .g a ^ m ^ ^ ^
tus interioro ; sicut intell'S ,, rm;nate concipiendo in mtellectu meo
vel 'substantiam h an c, non an¡mal vel hunc lapidem; sicut,
singuiare alicuius mferioris, p h nj 0 quod est torpus quam animal
quando video a remous, prms apprete conqcepmm indifferentem formae
et animal quam hoc animal, COncepit suppositum in divims,
incommunicabilis forte inte exi ¡iiud suppositum esse absolutum vel
non determinando in intellec u j e philosophis, nisi ponatur quod
relativum; quomodo oportet s¡t falsus, quia planum est quod
omnis eorum de Deo conceptus re]ativum movere caelum, et tamen
non conceperunt hoc supposi vere caelum, quia acuo non est msi
aliquod hoc suppositum posu rationem suppositi incommunicabilis
suppositi. Si ergo non concep ec relativum, necessario concepe-
indifferentem ad suppositum m0vere caelum, quod est falsum, nec
nmt hoc suppositum absolutum ¡us ¡ndifferentis ad absolutum et
isti quod dictum est de con“ ? municabilís suppositi ad suppositum abso-
relativum et de conceptu meomm i d¡ctum est supra, quod quaecum-
lutum vel relativum, repugnar illud, f ^ absolüta vel formahter ad
que entitas signata in r<; , b aüquibus abstrahi conceptual mdif-
alterum; ’ quia bene possibile est JD ^ tamen quodCumque signamm
ferentem, nec absolutum nec r
Tu Cí. su p ra n.37-
C. í. Rt'fatió» (DHftilutir.i ilt’l Ptitirt
160

.vincular existente— es necesaria y determ inadam ente abso|u,


relativo; es decir, la indiferencia de un concepto, que pUCcje 0
abstraído de muchos objetos, no concluye que el singular Cs ¡nj r
ferente a lo absoluto o a lo relativo *'

R E SP U E ST A A l. A R G U M E N T O P R IN C IP A L

64. Respuesta al argum ento prin cipal " :


Aparece claro de la solución de la cuestión que hay qUc nc.
gar su prem isa menor. En cuanto a su prueba ‘3, se concede que
la relación que constituye a la prim era persona pertenece al orj.
gen, es originación activa.
65. A la asu n ción 7* de que la acción presupone el supósito,
respondo: La prim era entidad incom unicable no presupone ser
incom unicable ninguno ni, por consiguiente, presupone supósito,
que es ser incom unicable. Ahora bien, la prim era acción produc­
tiva, o la producción prim era, o la originación activa es la primera
entidad incom unicable en lo divino, pues sólo le precede la me­
m oria perfecta o la esencia, y tanto la una com o la otra es co­
municable. La prim era producción, en cam bio, no puede ser
com unicada; de lo contrario, lo producido por ella se produciría
a sí mismo, lo que es im p osible; com o dice A g u stín 7S, ninguna
m ente lo concibe. Por lo tanto, si la afirm ación de que la acción

exsistens extra animam necessario et determínate est hoc vel illud, ira quod
indiferencia conceptus abstrahibilis a pluribus non concludit índifferen-
tiam singulares cxsistentis ad hoc vel illud.

AD ARGUM ENTUM PR1NC1PALE

[3 0 ] 64. Ad argumentum principale:


Pacer in solutione quaestionis quod minor est neganda; et, ad pro-
bationem eius, conceditur quod illa relatio constituens primam personal
pertinet ad originem, imo ipsa est originado activa.
65. Et cum accipitur quod actio praesupponit suppositum, respon*
d c o : quod prima emitas incommunicabilis non praesupponit aliquod eos
incommunicabile, nec per consequens praesupponit suppositum, quia sop*
positum est cns incommunicabile; actio autem prima productiva sive prO"
ductio prima vel originado activa est prima entitas incommunicabilis
divinis, quia illa nihil praecedit nisi memoria perfecta vel essentia, et tocu®
hoc est communicabile. Sed primum producere non potest communicar*-
quia tune productum per illud produccret se, quod est impossibile;
emm mens hoc tapir secundum Augusdnum 1 D e Trinitate cap.l. Cum cr£°

I <l.2.r> (V 3 7 1- 3 7 0 ) ; lis n.t:)7-l'>0 dv


221-227)’ DLSS S< :0,,'S '
ti
Cf. wi/mi ii . I.
Cf. il>id.
r i O . íIjkI,
Aw u s i ., ¡ j , T r in . i t .l n.l : PL -12,820.
L
ím ifo w I<;1
,ilü puede ser del supósito existente se refiere ni .■
puede entenderse, o del supósito que existe con ? ,h‘postat,co>
[ |a acción, o del supósito que existe formal ¿ ‘dad. anterior
por ella. Puede pues, entenderse doblemente W ? ? ®
¡Tcr modo, es falsa; no hay en Dios en tid aA ^ ' - de pn'
tampoco hay nada incomunicable antes de i? j 11^ 3'!03’ como
del segundo modo, es verdadera; el ente ex iste'T °n‘ ,E.ntend,do
por la acción, por ella existe ¡ncomunicablementeh,P° Stat'Camente
66. Se arguye en contra: Todo 'hacer’ „ „ . ,
el hacer no puede ser la primera razón del ser H e f** *“ : lucg0
Respondo: El ‘ser' en lo divino nned age" te .
píamente o por ser incomunicable Simolem ° marsf . p° r ser slm'
L o en Dios, como se dijo r e ^ tiA ” ^ ’ ^ *“
al hablar de la esencia. Pero ¿i ser inmm “ "/i1'35 de. A«ustín
es vario en Dios- hav en Fl j,-„- comunicable o hipostático
e vario en uios nay en E distintas personas. Por lo tanto si en
el caso quieres decir que el 'hacer’ presupone 'ser' simp e L ite
que es ser ad re lo concedo. Pero si entiendes que W m e s ú
p e ser hipostático, que en el caso sólo es s e r L d t e r u j ^ .
ativo—, e o es falso; el hacer’ es el primer ser a d d t e r u m
como la acción productiva es la primera relación ad dterum. '
■ ' 0 ras arRÜir. El hacer no sólo presupone un 'ser'
““ ^U heoprf¡Up0ne u.n ser <1“ puede hacer, pues la nada nada
1 b,en>en el “ SO. el que puede hacer sólo es el supósito.
Luego el hacer presupone el supósito.
Respondo: En el caso, el poder hacer no es presupuesto de

n j ? h ( í ^ UOd aí tÍ0 n0n P ° test csse nisi suppositi exsistentis, si intelliga-


entitare í v ?6 hyp° stanco’ Potest 'ntelligi vel suppositi exsistentis aliqua
ne f o r m S n lpS? a“ I0I!e: vel suppositi exsistentis hypostatice ipsa actio-
n0n ese ¡ l/ * ’ et S1C auphciter potest incelligi; primo modo, est falsa, quia
blindo rn f ntItas hypostatica, quia nec incommunicabile ante actionem;
^unicabiliter ^ vera* qu' a *psa act‘one Kt ens hypostatice, quia incom-
erí!G^áe ^ ar* u‘tur contfa h oc: Quia omne ' agere’ praesupponit 'esse’ ;
Re; ^ non potest esse prima ratio essendi ipsius agentís.
pro . eo ■ Esse’ in divinis potest accipi vel pro esse simpliciter vel
sicut sa» lnc°nim unÍcabili; simpliciter non esr ibi nisi unicum esse,
mu(jicaL | dfctum est per Augustinum, ut essentiae; esse autem incom-
persoaa. * SlVe ^ypostat*eum est ibi aliud et aliud, sicut alia et alia
'S lic ite ? 1 Wgj accípias in proposito quod *agere’ praesupponit 'esse
est a<^ se> concedo. Si autem accipias quod ' agere’
afCenixn / Y esse hypostaticum’, quod in proposito non est nisi esse ad
Sicut ¡lia -111 e*t ; ipsum ' agere’ est primum esse ad alterum,
, 67, ■ « » Productiva est prim a habitudo ad alterum.
e**e’, sejCt 51 arguas quod non solum ‘agere’ praesupponit quodeumque
’^c n0n P,raesupp0n ¿t potens agere; si enim nihil est potens agere,
c. actio; sed potens agere nihil est in proposito nisi sup-
t 3 l ) ’ í f ° ut Prius agere praesupponit suppositum.
' Kespondeo: hic posse agere nullo modo a parte rei praesuppo-
’ C,lí,(lltbctaici 6
6
C .4 . R e l a c i ó n c o n s t it u t iv a d e ! P a d r e
162
ningún modo por el hacer ex parte rei — el W nte es primera­
mente capaz por el hacer mismo— , pero presupone aquello por lo
ouc como — por principio formal— el ente tiene poder de hacer.
Esto y todo lo dicho en la solución de este argumento puede apa­
recer claro si se concibe que entre la primera y segunda persona
hay una relación única de origen, pues es una producción activa
única y hay relación del prodúceme a lo producido. Sin embargo,
como comúnmente hablamos de la producción como de relación,
concebimos que aquélla —la producción activa tiene un fun­
damento ; cuando hablamos de ella la concebimos como teniendo
principio formal productivo. Por lo tanto, si alguien concibe sin
dificultad que la relación no presupone supósito, sino sólo esencia
—que es cuasi fundamento, como se concede comúnmente según
la vía común— , no tendrá dificultad en concebir que tal acción
no presupone supósito ni como agente ni como capaz de hacer,
sino sólo la esencia, que es como la razón formal de hacer.
68. Si contra ello se arguye: La acción en lo divino no es
puramente relación, sino algo absoluto, respondo: Aunque este di­
cho sería negado por algunos respecto de las criaturas — al menos
tratándose de la acción productiva, pues no parece que la razón
de la producción activa pueda entenderse como absoluta, sino
como relativa—, sin embargo, sea de ello lo que fuere 78, en lo
divino la acción productiva es meramente relación; como dice
Agustín ", todo lo que es en lo divino o se dice según sustancia
nitur ipsi agere, imo agens esc primo potens ipso agere, sed praesupponit
illud quo ut principio formaii aliquid esc potens agere. Isrud et oronia
dicta in solucione ¿stius argumenti patere possunt, si concipiatur hoc
quod aliqua habitudo realis única originis est inter primam personara
et secundam; illa enim única est productio activa, et est habitudo pro-
ducentis ad productora; sed ut comrauniter loquimur de producrione tan-
quam de habitudine vel relatione, concipimus ipsam habere aliquid ut
fundamentum; quando loquimur de ea actione, concipimus eam habere
principium fórmale productivum. Si ergo alicui non est difficile con-
oipore quod telado non praesupponit suppositum, sed tantum essentiaffl.
quae est quasi fundamentum, sicut concedítur communiter secundum cora­
raunem viam, non est ei difficile concipere quod actio non praesupponit
suppositum, ñeque ut agens ñeque ut potens agere, sed tantum praesup-
ponn essendam, quae est quasi ratio formalis agendi.
[32] 68. Si contra istud arguirur: 'Actio in divinis non est pu*
relajo, sed aliquid absoiutum’; hoc dictum, licet in creaturis a quibus-
ratio ü rS ret^r’ Sa^tem de 801,0116 productiva, quia non videtur quod
Ó Ldl.n^«;ft!|0n,u acVva*. P°?sít ¿ntelligi ad se sed ad alterum, taracé
secundum a 6 ln divinis actio productiva est mere habitudo; qu»*
«=cundum Augustmum V D e T r i n i t a t e cap. 5 et 10, omne quod « t

pUanwntü á*M3 q>1 “i?'11 íed- Vivt'> XVII 668-609) pnielm


veniente». «inmo« predicamento» »on reluciónos cxtrinsciamcnlt' a‘
” n ‘ T rln . V ,.5 PL 42.914.
R n p m esu * r g * m n u o /irtWi/W lM

O>ogun * ‘llK'l° n‘ y lo que se dice según sustancia, es común u las


[lV.s personas. l u r j » todo origen. llámesele acción o pasión, es
toi malmente relación. *
no. Si. por fin, se arguye lógicamente: Toda acción denomi-
tu algún agente y, en el caso, sólo denomina al supósito. Ahora
hien. lo que denomina presupone aquello que denomina. Luego
c>ta acción presupone al supósico; la respuesta aparece clara de
U contestación dada al primer argumento del tercer artículo de
h cuestión precedente" , Como se dijo allí, nada personal se pre­
dica en lo divino con denominación propia de un sujeto incomu­
nicable» de que ahora hablamos, aunque acaso podría decirse que
* predica denominativamente de un sujero que significa la esen­
cia común en concreto, como ' Dios es generante'. No es necesario
hablar aquí de tal denominación, pues se predica de algo contenido
bajo el sujeto. La causa de por qué no hay en Dios propiamente de­
nominación o predicación denominativa de sujeto no-trascendente
es que la predicación denominativa del sujeto sólo se da propia­
mente en concreto, y no es de lo que incluye la propiedad, sino
del sujeto receptivo de la propiedad. Pero, en lo divino, la propie­
dad personal no se predica de algo no-trascendente en concreto,
sino de la persona que es constituida por ella y que, por lo mismo,
la incluye. Luego no se predica de ella denominativamente; sólo

divinis aut secundum substantiam dicitur aut ad alterum, et quod secun-


^twn «¡uhstannam dicitur communc est; orino igitur quaecumque, sive
dicitur actio sive passto, formal leer est rclatio.
69. SÍ tándem arguitur logice; Omnís actio denominar aliquod
■ipens, sed in proposito non denominat nisi suppositum; denominaos
autem praesupponit illud quod per ipsum denominatur, crgo etc., ad
hoc. paW ex responsione ad primum argumenrom in tertio articulo quaes-
tionis praccedentís; ut dicrum est. quod nullum personale in divinis pro-
Prie pmedicirur denominat ¡ve de aliquo subiecto incommumcabili de
Quo « t modo sermo, licet forte posset dici praedican denommauve de
J* <íao significante essentiam communiter in concreto, ut Deus est ^ne-
De tali denominatione non oportet hic loqui. qu.a tal» P e lic a n o
dom ina:,va verificatur pro aliquo contento sub subiecto. Quarc autem
Slt ,b, proprie denominarlo sive praedicatio denominativa de subiecto
transcendente, causa cst quia proprie praedicano denominativa de
^b-ecto non est nisi in concreto et non de co quod uuludit propriuni,
^ de , ubuxto receptivo propro. Pruprieta. .nuem I g u a l o m d.vum
,;'ja prjt,Ji(jtur de aliquo in concreto non «ansiemiente, nisi de U*a
' ' rVjna conuituu r :r «psam. et .ta ..uludcim- i|*am crgo de , 11a non
r*ommativt‘ praeduatur, sola jutun ewnna o t ibi q«ao mbiiMum
ti <| ¡ ii IOm
C .4 . R e la c ió n c o n s titu tiv a d e l P a d r e

la esencia es en Dios cuasi sujeto receptivo de tal propiedad; pero


no se predica de ella en concreto, por la razón que se indicará al
fin del primer artículo de la cuestión siguiente79.

rcceptivum talis proprietatis, sed de essentia non praedicatur ¡n concreto


propter causam quae taogetur in fine primi articuli quaestionis setjuentis,
” Cf- in/rfl, Quotíl. q.5 n.13-15.
CUESTION V
Si I» relación de origen es formalmente infinita

Rt’fiw i ». La relación Je orinen nn m (nriH ,i > >• .


™ „ V , nü cs formalmente infinita.
A * ! qU° P° SCC loí a la entidad del modo en que
es pomWc. O es el ser que excede a todo ser finito más allá de
toda proporción asignable. De ello se infiere que la infinidad no
« Unaf tI3 " « Propiedad atributal del ente al que conviene,
sino un modo intrínseco. Circunscrita o abstraída toda propiedad
o cuasi propiedad, la infinidad permanece incluida en la entidad.
En la cuestión no se inquiere si la relación es idéntica al ser
infinito; se supone que es idéntica a la esencia. Se inquiere si cs
infinita según su propia entidad, en cuanto se distingue de la
esencia. Por lo tanto, no es correcta la respuesta: La relación cs
infinita, porque la esencia, con la que se identifica, es infinita.
Tal respuesta encierra una falacia: de la predicación idéntica in­
fiere predicación formal de la infinidad respecto de la relación.
La paternidad - y dígase lo mismo de las demás relaciones per­
sonales no es formalmente infinita. Se prueba por las siguientes
tazones. Prim era: no pueden darse muchos infinitos formales real­
mente distintos. Si comparamos dos infinitos entre sí, uno de ellos
posee toda la perfección simple posible en un ser ; ningún ser al
que falta alguna perfección es sumamente perfecto, y toda perfec­
ción simple es composible con otra perfección simple. Si compa­
ramos el infinito intensivo con los entes finitos en general, un
infinito termina la dependencia de todos los seres finitos. No
pueden terminar tal dependencia varios infinitos, pues ninguno de
ellos la terminaría suficientemente. Además, si se asciende en los
seres según orden esencial, se llega a un ser. Si comparamos el
infinito con el entendimiento y la voluntad de Dios, estas po­
tencias no pueden ser saciadas o beatificadas por varios objetos
infinitos. Un objeto infinito les es adecuado o primero con pri­
macía de adecuación, de virtud y de perfección.
Segunda razón: Toda perfección simple es comunicable; pues,
según San Anselmo, en cualquier supósito, la perfección simple es
mejor que lo incomposible con ella. La relación de origen es in­
comunicable. Por lo tanto, no es perfección simple; es incompo­
sible con otro; no es mejor tenerla que no tenerla. Síguese que
no es infinita. . . .
Tercera razón: Las relaciones divinas no son infinitas, porque
bt perfección simple puede predicarse en abstracto de cualquiera
composíble con ella en el mismo supósito, mientras la relación de
origen no se predica de este modo. Por ejemplo, la paternidad no
« predica de la espiración activa; de lo contrario, la procesión
*fel Hijo no se distinguiría de la procesión del Espíritu Santo.
En la prueba — amplia— de la mayor se explica cómo en
f^íos ciertas predicaciones son verdaderas en concreto y en
abstracto; por ejemplo, *Dios es Padre, la deidad es paternidad
y otras son verdaderas en concreto, no en abstracto; por ejemplo,
** verdadera la proposición VI «pirante « generante’, mientras
166 C .5 . I n fin id a d d e l a r e la c ió n d e o r ig e n

no lo es U proposición 'la espiración es generación’


esta diferencia es que en la última predicación ningún de
infinito, mientras en las otras, uno de los extremos es ' 7-en,° ^
se afirma la identidad por razón del supósito. Si se "ul*11’'0' o
él, no hay infinidad, y la predicación es falsa, como en i 'tfae de
dado. eI eiernpi0

1. Planteamiento de la cuestión y argumentos en * r


contra,— Consiguientemente, se inquiere sobre la relación d * €n
gen en lo divino, sobre su perfección intrínseca, y la cuestú^ ^
Si la relación de origen es formalmente in fin ita 1. n es*
Se arguye que no es infinita:
Todo lo que es formalmente infinito es perfección simple r»
no puede darse ser más perfecto que el formalmente infinito^?
relación de origen no es perfección simple. Luego no es infin¿
2. Prueba de la m enor: Una persona tiene relación de nri
gen que otra no tiene. Por lo tanto, si la relación de origen fum
perfección simple, una persona poseería alguna perfección sim.
p e de la que otra carecería, lo que es inconveniente.
3- En contra de esta tesis se arguye:

, E1 c“ tc Se divide en finit0 e infinito antes que en los diez


géneros. Luego todo ente, aunque no pertenezca a ningún género
sera finito o infinito. La relación de origen no es finita; de lo
contrario, no sería realmente idéntica a la esencia divina; lo finito

Q U A E S T I O V
Utrum relatio originis sit formaliter infinita
r e l a t í o n * aJ tímefíta * ro et onsequemer quaericur de
Et « t aUa«ffó 5 dmííi5 qUanruni ad Perfcctionem suam intrinsecam.
Et est quaestio. utrum relatio originis sit formaliter infinita.
CU. Arguitur quod non:
non^otPífUi«^ U1^ CSt ÍO' ? dÍK ' iníj nitum est perfectio símpliciter, quia
gjnis non « r Pf^ctum quam infinitum formaliter; relatio orí
gims non est perfectio símpliciter; ergo etc.
alia^noi^halví?- m*-n° n-s : l * 15011® Labet relationem originis, quaff
haberet aíiauam’ Sl illa esset perfectio símpliciter, una personi
conveniens ^ ectIOnem simPÜcirer qua alia careret, quod est in

3. Oppositum arguitur sic:


genera: ^rco* ouod^n^n1tum et Inf*nitum prius quara descendat in d«eI1

originis non est finita, quia tune non esset iJeíl


CfPnD ^ n JiaÜan en Wading.Vivés al fin de la
(HI 1-68). OTVS< Ordinatio l d.13 n.39 (V 84-85); d.3 n-l"10
A rt.l. Sentido de ¡a cuestión ]<$7

no puede ser realmente idéntico a lo infinito. Luego es formal­


mente infinita.
4. Respuesta a la cuestión,- E n esta cuestión hay que re­
solver tres puntos: Primero, se explicará el sentido de la cuestión;
segundo, se establecerá lo que debe sostenerse respecto de ella-
tercero, se excluirán las dudas contra la solución dada.

A RTICU LO I
Sentido de la cuestión
5. Noción de infinito .— En cuanto a lo primero, lo 'infinito',
según el Filosofo , es aquello en que, por mucho que se subs­
traiga de su cantidad, siempre queda algo que substraer”. La razón
es que el infinito en cantidad —de la que habla el Filósofo— sólo
puede tener ser en potencia, recibe siempre ser después de ser; por
eso, tómese de el cuanto se quiera, lo que se tome será finito, una
parte del todo infinito potencial, y, por lo tanto, quedará algo más
que substraer de éL De ello concluye que, como el infinito cuantita­
tivo tiene ser in fieri, en hacerse y en potencia, no tiene razón de
todo. Un ' todo’ es el ser fuera del cual no hay nada. Pero fuera del
ser del infinito cuantitativo hay siempre algo. Luego no es perfecto.
Es perfecto el ser al que no falta perfección. A este infinito cuan­
titativo siempre falta algo.
realiter essentiae divinae, finitum enim non potest esse ídem realiter in*
finito; igitur ipsa est formaliter infinita.
4. A d q u a e s l'to n e m .— Hic sunt tria videncia: Primo, de intellectu
quaestionis. Secundo, quid est tenendum de quaestione. Tertio, dubia
occurrentia excludentur.

ARTICULUS I
De intellectu quaestionis
[2] 5. N o t i o i n f i n i t i .— D e primo: 'Infinitum', secundum Philoso-
phum 111 P b y s ic o T u m , "est cuius quantitatem accipientibus, id est, quan-
tumcumque accipientibus, semper aliquid restat accipere” ; et rauo est:
quia infinitum in quantitate, sicut loquitur Philosophus, non potest habete
esse nisi in poteotia, accipiendo semper aiterum post aiterum, et ideo
quantumcumque accipiatur illud non esc nisi finitum et quaedam pars
lotius infiniti potentialis, et ideo restat aliquid aiterum ipsius tnfiniti
^cipieadum. Ex hoc coocludit quod, sicut infinitum habet esse in fien
« ¡o potencia in quantitate, ita non habet rauonem touus; quia *totum’
est cuius nihil est extra; sed extra illud infinitum, hoc est, extra illud
quod habet esse de ipso, semper est aliquid extra; nec est perfectum,
quia perfectum est cui nihil perfectíonís deest; si isti semper aliquid
deest.
5 Am stot ., P h y s ic . ni C.G (207a7-9).
^ ¡f,ji*.idad cU U ttloít'/n de oriyi r¡

(i.I3e lo que zxaceeáe ve arguye en favor de la coruja


intentada U am b íciW '. -i cabe. eJ concejxo de infinito c u a n ^
uro en y^xentia en concepto de infinito cuantitativo en acto $1
La cantidad del infinito creciera siempre necesariamente pcjr
cepción sucesiva de partes, pudiéramos imaginar que todas la-
partes recepfíblev fueran recibidas o permanecieran simultanee-
mente, y tendríamos una cantidad infinita en acto, pues sería tr
acto tanta cuanto sería en potencia. En esta hipótesis, todas E
partes, que en sucesión infinita serían reducidas a acto y tendrían
<r una después de otra, serían concebidas simultáneamente actua­
lizadas. Tal infinito en acto sería verdaderamente un todo y uz
todo verdaderamente perfecto; sería un todo, pues nada suvo
quedaría fuera, y sería perfecto, porque nada le fa la ría ; n ¿.
ninguna cantidad podría añadírsele; de lo contrarío, podría c:
excedido.
7. De lo que precede se arguye ulteriorm ente: Si en los
entes concebimos uno que es actualmente infinito en entidad
debemos concebirlo proporcionalmente a la ramíffcd ínfiníra ac­
tual imaginada, es decir, como ente infinito que no puede ser exce­
dido en entidad, y será verdaderamente un todo perfecto. Será us
todo ciertam ente; el infinito en cantidad no carecería de níngum
parte suya ní de parte de cantidad, pero toda parte suya estaría fue­
ra de otra y, por lo mismo, el todo constaría de elementos imper­
fectos. El infinito en ser, por el contrario, no tiene entidad fuer*
de entidad de ese modo; su totalidad no depende de elementos
entítarivamente imperfectos. Un todo en entidad es el que no tiene
ninguna parte extrínseca; de lo contrario, no seria un todo en

(>- Ex hoc ad proposinun: commutemus rarionem ínfinítí ¡n pe*-®;


na in quanrita^ ín rarionem infinití ín acru in quantítaie, sí posse:
ene m acru. Si emm ounc nceessano semper cresceret quantitas infin— '
P*1 atfí pr'i°ntTn P4™* post panem, síc er ímaginaremur omnes
accepuones esse símul acceptas vel simul remanere, haberemus i n f i c ^
quaíiacarem ín actu, quía tanta esset in acm, quanta esset in poteotia- *-
omaea ijlae parres, quae ín infinita successíone essen: reductae Ín accr-*
er haberent esse post alias, tune s.mul «sen : in acm coneeptae; ilí*i *■
fjnitum m acm vere «set totum, « vere perfecrum rotum, quia oibJ f r
«set extra; perfecrum «set, quía nihíl iíbi deesset, imo nihd posset
secundum ranoncm quantitaiis, quia tune posser excedí-
^ Uj r*.: In eo(íbus intelligamus alíquid infinité ^
¿inarae infinítat’ * ,nTeI11* ' , propomonabilíter quantí'aó
txxest ah al *,n aC-LI’ ÍíC UI ^ *^Uí^ dicatur infinimm qu<d
« T x r í t / T * , 10 *"5**“ ei<tdíI « ' > « n vere habebit rarionem te ­
rnilla Darte sai ne ^U1 tm ’ **U*a ^cci Iotuin infinnum acru in qu^n 1 ,
pan csset extra arín T *”' ^ «Juantium ralis careret, tamen
¡n entrare " “C entT « ¡mperfean. Sed ens *dU^ X :
' ’ ^uibus im ^ r f e a i^ í qUia
sic emm (otum tst quoi nU‘
A r/.l. Se til ido J 11 ¡a ¿ua li ó ti
169

sentido absoluto. Y será un todo p e rfe cto ': Sim ilar mente, aun­
que el infinito cuantitativo en acto fuera perfecto cuantitativam en­
te. porque, considerado en su totalidad, no carecería de cantidad
alguna; sin em bargo, cada parte suya carecería de la cantidad de
las otras; es decir, tal infinito no sería cuantitativamente perfecto
si sus partes no fuesen im perfectas. El ente infinito, por el con­
trario, es de tal modo perfecto que ni él ni parte alguna suya
carece de nada.
8, Por lo tanto, de la noción de infinito dada en la Vistea 1
aplicada im aginariam ente, si cabe, a la infinidad actual en cantidad
y ulteriormente a la infinidad actual en entidad — en Ja que cabe— ,
podemos concebir cóm o debe admitirse un ente intensivamente
infinito en perfección o en virtud,
9. Según lo dicho, podemos describir el 'in fin ito en entidad’
como el ser que posee toda entidad del modo en que un ser pue­
de poseerla. Se añade 'd el modo’, etc., porque un ser no puede
poseer por identidad real y formalmente toda entidad. Puede des­
cribirse tam bién por exceso, respecto de todo ser fin ito : El ente
infinito es 'e l que excede todo ente finito, no según alguna pro­
porción determinada, sino más allá de toda proporción determi­
nada o determinable’. Tómese, por ejemplo, la entidad ' blancura" ;
es excedida, supongamos, por otra entidad, ex. gr., por la ciencia,
tres veces; por el alma intelectiva, diez veces; por el ángel supre­
mo, cien veces. D e cualquier modo que se procediera en los entes,
siempre habría que indicar en qué proporción determinada el su-

habet partem extrinsecam, quia tune non esset totaliter totum, ita etiam
quamvis infinitum in actu esset perfectum in quantitare, quia sibi secun-
dum se totum nihil quantitatis ralis deesset, tamen cuilibet partí eius
deesset aliquid quantitatis, quae scilicet esset in altera, nec ipsum esset sic
perfectum, nisi quodlibet eius esset im perfectum. Sed ens infinitum sic
csi perfectum quod nec sibi nec alicui eius deest aliquid.
8. Sic ergo, ex ratione infiniti posita in III Pkysicorum, 1 . a p o ca n ­
do secundum imaginationem ad infinitatem actualem in quantitate, si
esset possi bilis, ulterius applicando ad infinitatem actualem in enmate,
ubi est possibilís, habemus aliqualem intellectum qual.ter concedendum
« t ens infinitum intensiva, sive in perfectione yel in yirtute.
[4] 9. Ex hoc, possumus ens infinitum in enmate, sic descnbert
quod 'ipsum est cui nihil eotitatis deest, eo modo quo possibile est dlud
haberi in aliquo uno'; et hoc pro tanto add.mr, quia non potcst.n .c
realíter et formaliter per identitatem omnem enmatem habere. Poiesi
etiam describi per excessum ad quodeumque ahud ens fimtum sic. Ens
'nfinitum est quod excedit quodeumque ens fimtum, non secundara ah-
quam detenmnatam proponionem, sed ultra omnem determinatam pro-
Portioncra vel detcrminabílcm*. Verbi grana, ucap.atur hace emitas albo
du; exteditur ab alia entitare, quae est suentia, m triplo; nerum
«cedimr ab anima ¡ntcllcttiva in decuplo; nerum a supremo angelo esto
quod in céntuplo; qualitercumque procedis m cntibus, scinpet esset darc

' Ai u m o i ., Vlttj\ii\ llf e.O (207a


ro t'.S luftmJthi i{*■ la ti !ifi hitt ./(■ origiu i

prcmo excedería al intimo. No omero Je t irse que haya t*n os


proporaon matemática en sentido propio; pues d ángel, s¡tnj
simple, no consta de una entidad inferior plus adiciones. Ello
entenderse según proporción de virtud y de perfección, corno ^
entiende el exceso en las especies. De este modo, por oposición
el infinito excede en entidad lo finito más allá de toda proporl
ción asignable.
10. Lj infinidad no es propiedad, sino modo intrínseco de¡
cute .— Síguese que la infinidad intensiva no es como una pasión
que adviene extrínsecamente al ente, ni es tampoco como la 'ver­
dad' y la 'bondad’, que se dicen pasiones o propiedad del ente
sino que es un modo intrínseco del ente infinito. De tal modo
es la infinidad intrínseca al ente infinito que, si abstraemos de
tai ser todas sus propiedades o cuas i-propiedades, la infinidad
no queda excluida, sigue incluida en la entidad única*. Por ello,
de la entidad considerada 'precisamente', es decir, sin propiedad al­
guna, cabe decir en verdad que posee magnitud intrínseca pro­
pia de virtud, y no magnitud finita — que le repugna— , sino in­
finita. El infinito tomado 'precisamente, no bajo alguna razón
de propiedad atributal, como, por ejemplo, de bondad o de sabi­
duría, puede ser comparado también según orden esencial a los se­
res que excede, y excede no según una proporción determinada,
sino más allá de toda proporción determinada o determinable,
pues, de lo contrario, sería finito. Luego el modo intrínseco del

in qua proportione determinara supremum excedit infimum; non quod


ibi sit proprie proponio ralis quali utuntur mathematici, quia non con­
star ángelus ex aliquo inferiori cum aliquo addito, cum sit simplicior, sw
inteíligendum est hoc secundum proportionem virtutis et perfectionis, sicut
est excessus in speciebus. Hoc modo, per oppositionem, infinitum excedit
in cnútate finitum ultra omnem proportionem assignabilem.
10. Infinitas non est proprietas sed modus intrínsecas entis. E*
hoc sequitur quod infinitas intensiva non sic se haber ad ens, qu^
dicitur infinitum, tanquam quaedam passio extrínseca adveniens ill¡ ent1’
nec etíam eo modo quo ’verum’ et ’ bonum' intelliguntur passiones y
proprictates emís, imo infinitas intensiva dicit modum intriosecum uli
entitatis, cuius est sic intrinsecum, quod circumscribendo quodübet qu
est proprietas vel quasi proprietas eius, adhuc infinitas eius non exduait ■
sed induditur in ipsa entilare, quae est única. Unde de ipsa cntl
praecisissime accepta, absque scilicet quacumque proprietatc, c.
dicerc quod aliquam magnitudinem propríam virtutis haber sibí
cam, er non magnitudinem finitam, quia ipsa repugnat sibi;
mtam. Ipsum etiam infinitum, praecisissime acceprum non sub * ^
raríone proprietaris attributalis ut bonitatis vel sapientiae, potest cofliPj unJ
setundum ordinem essentialem ad aliqua quac excedit, et non sCCUn.CvU,
aliquam proportionem determinatam, quia tune esset finitum;
etgo modus tuiuslilser infíniti intensivo est ipsa infinitas, quae mifl
* O . Ui s*. Si (m i m , íh ttiiu itlo I «I.K n.ll)M-IUH (IV *
II. )0 J ) (eti. Vívm .XVII tíb7 tib'Jf,

J
I

i Vi H t f j n ,/*■ /l( , M t l l i c u \f\

.. .rtKO^v'lrtKntr ¡ntínitv> es b misma infinidad que imrimct.i-


^ ex i lu^a cátese y extule todo set finito más
j je tvxb proporción dctcrminablc.
lt. t‘:*c corob rio se confirm a por el Damasetno \ t|ii¡cn
fscribc que b esencia es un piélago infinito y sin limites de sus-
¡jík U Lucg\ b sustancia, en cuanto es lo absolutamente primero
^ h> divino y es llamada piélago por él. es infinita y sin límites.
Ahora bien. U sustancia en este sentido no incluye ni la verdad ni
\¿ bondad ni .ilguna otra propiedad atributal. Luego la infinidad
o modo mas intrínseco de la esencia que cualquier atributo.
12 . L m n'U\iÓH no put\*e ser infinita .— Expuesta la noción
¿e infinito, abordemos la cuestión que se inquiere, es decir, si la
«Lición puede ser formalmente infinita. No se investiga si la
.-elación es realmente idéntica a algo infinito. Sobre este punto,
ii opinión común no duda; es realmente idéntica a la esencia *.
Tampoco se investiga si la relación es infinita por la esencia, sino
si la relación considerada formalmente, es decir, según su entidad
Propia, que es entidad j J alterum, es intensivamente infinita con
infinidad propia; en otras palabras, se inquiere si la infinidad in­
tensiva es un modo intrínseco per se de la entidad propia de la
paternidad en cuanto tal, y de tal manera intrínseco per se, que di­
cha entidad a otro , no sólo por razón de algo realmente idéntico
a ella, sino aun sin la inclusión de otra entidad fuera de la suya

didt ípcim esse cui mhil deest ct quod excedit omne finitum ultra omnem
propomonem determinabilem,
11. Et istud coro llar ium coofirmatur per Damascenum cap.7, ubi
ipse vult quod essentia dicit pelagus substantiae ínfinitum et intermina*
rum. Substancia ergo, secundum quod habet rationem ornnino primi in
¿ítiqís et vocarur ab eo pelagus. sic ipsa est infinita et ¡nterminata; sic
*m n non includitur ¡n ea nec veri tas, nec bonitas, nec aliqua propnetas
auibutalLt; ergo ipsa infinitas est unagis modus intnnsecus essenuae,
quam aliquod artributum.
[5] 12. Relaíio n o n potest esse in f i n it a .— Viso de infinito, de hoc
quod quaeritur videamus, scilicet si relatio formaliter posset esse infinita.
Hoc enim non est quaereie si relatio sit eadem realuer alian infinito,
« quo non est dubium communiter loquendo, quia realiter est eadem
^sentiae; nec etiam est quaerere si relatio sit per ídenutatem íllud mfi-
sed est quaerere si relatio formaliter, hoc est secundum suam
««hatetn propriam quae est emitas ad alterum, su infinita imensive ín­
s t a t e illius entitarls ; hoc est, si entitati propnae huius patermtatis, ut
5* emitas propria huius paternitatis, sit infinitas intensiva modus per se
^ ¡m ecu s; ita per se ¡núinsecus quod non tantum ratione alicums alte-
0111 qw>d sit re¿iter illi entitati ídem, sed non indudendo aliquam iden-

‘ a“ T - Dt , i d t “í 1 (II 362..). d.8 ..2)8-222

Scanned by CamScanner
, t \ ./. i.t I. Aí , fon ./<

\ u >n l.i .ibxtr.tcción de todo menos de sil entidad relativa, H.r¡


m mi\ma mu nvivatmnte infinita. A*n
1 ^ IV lo que antecede aparece inmediatamente
sirve la respuesta comunmente dada, es decir, que la r e la té
oricen es formalmente infinita porque es esencia, y l.i
¡nhnita Pues no se inquiere m cs una cosa formalmente infit,,"
por identidad, sino si ella, la relación, es del primer modo pvr
una entidad cuyo modo intrínseco per se cs la infinidad. Por c^o *
se arguye: 'La divinidad es infinita, la paternidad es divinijJ
lucilo es infinita, el argumento no concluye. La mayor os verd
dera de la predicación formal, mientras la menor sólo es verd
dera de la predicación por identidad. La paternidad cs deidid
según todos. Luego no puede inferirse una conclusión en la
hay predicación form al; los extremos no pueden tener en h
conclusión identidad mayor que la que tienen con el medio en
las premisas7. Por eso, de una premisa en materia necesaria y de
otra en materia contingente sólo se sigue una conclusión con­
tingente o una unión contingente de los extremos. Ahora bien, si
en la conclusión no se obtiene una predicación formal, es decir,
’ la paternidad es infinita’, no se tendrá la conclusión intentada!
como aparece claro del sentido antes expuesto *. Sólo se tendrá
que la paternidad es infinita por su identidad con otra entidad, con
la esencia.
14. Si se intenta concluir una predicación formal — no sólo
una predicación por identidad— , habrá cambio de predicación

titatem nisi istam, imo drcumscribendo quodlibet praeter istam ad


terum, adhuc esset enritas illa, quae est ad alterura, intensive infinita in
setpsa.
1). Ex hoc patet statim quod responsio illa, quae communiter darur.
non est ad quaesnonem, utpote dicendo quod relatio originis est infinita
orma iter, quia essentia est infinita, et illa relatio est essentia; non «íim
quaentur si sit per identitatem aüqua res quae sit formaliter infinita,
quaentur an ipsa per se primo modo s¡t illa res cuius modus per se imrm-
«ern sit infinitas; et ideo si sic arguitur, ’ divinitas est infinita, paternit*
■ 1 Jni 35 ’ etc; Pftet quod argumentum non concludir, (IulJ
dicatione „
diVarlnn. j “ w " lunc formali;
Prae<*icat,0ne rorman; minor autem autem non nisi
msi de
ae Prx’
r*-
non D o t e s ent‘tateí? ’ . Pat.ernitas cst deltas, secundum omnes; cf*
Dotest miírtp ^frÍ • Ct>IKlusio, in qua est praedicatio formalis, qut,i ^ ,
idemitas eorum *r? tltas,.conc/u^‘ »n condusione extremorum, .
a
altera hde ronrm»*
™ .•me dmm ,n praemissis. Unde ex altera de ñeco»**
tingens extremnr" n° ” ,sequ‘tur condusio nisi contingens vel ,
■■ 7 * ? ,S1 autem in condusione haberetur Prac^Kü(t,
sicut patet ner*’ ,*nr‘íiíCl’. *paternitas «est
;nt.iu infinita’, non haberetur rprop?1' *
I inrinita,
per intellectum pnus exnrkcimm — k..k»p#.fur rus* ^
P « id e»m £m T u aS'am CXp0SÍtu,n-. 1““ " ° " h“be" ,“'
16] 14 s; Suacdam« quae esr infinita. .
m Intendas condudere praedicationem formad
«¡¡¡r¡¡ j 2 ° V 0nlinaíit> I d.5 n.17-21 (IV 17-23).

Scanned by CamScanner
d r t .l, S t m itin ,ic ¡
>t c u c i l i o n
17*
por identidad en predicación formal • .
í figura de dicción en la ilación ^ “ h’ ^ ° 'T ' * * *
quididad) en bot d , quul (este .sujeto singular): es decir í in, '

te, por fuerza de la ilación dc i t , "


.nferir toe d , q« d , que de orro modo no * inferiría. Pero la otra
predicación, la otra premisa», sólo fue verdadera por identidad
Luego cambiando la predicación por identidad £ pre c a n
formal, se interpreta, parece, que ambas predicaciones en las
premisas fueron formales. Lo que no es cierto; la menor sólo se
puede verificar de la predicación por identidad.
15 . Cabe decir brevemente que, hablando con propiedad, esta
conclusión la paternidad es infinita’, no es verdadera; y la ra-
zón es el modo formal de significar del abjetivo. Como eJ abjetivo
significa la forma en cuanto es forma del ser del que se dice, sólo
puede predicarse con predicación formal. Y, en tal caso, como se
indicó10, la inferencia implica una falacia de figura de dicción.
Luego, si el infinito no se predica formalmente de la paternidad
simplemente, la conclusión es falsa. Por lo tanto, si la conclusión
se entiende de la identidad real de algo infinito con la pater­
nidad, sólo debe inferirse esta conclusión: 'la paternidad es algo

non tantum per identicatem, ibi esset commutacio praedicationis identi-


cae in praedicationem formalem, et ideo in illatione est fallada figurac
dictionis; commutatur enim 'quale quid’ in 'hoc aliquid’, id est, ínter-
pretatur médium, quod est 'quale quid', esse hoc aliquid, quia sicut Ule
qui ex medio dicente 'quale quid' infert médium dicens hoc aliquid, ita
hic, ex vi illationis talis praedicationis formalis, intendit in/erre, ac si
esset hoc aliquid ex vi illationis, quae aliter non teneretur; altera autem
non fuit vera, nisi per identitatem; ergo commutans praedicaoonem per
identitatem ¡o formalem, videtur ¡nterpretari utramque praed,caponen, m
praemissis fuisse formalem; sed non esc ¡bi praed.cauo formal,s, qma non
potest illa minor verifican nisi per praedicationem idenncam.
15. Potest autem brevirer dici quod conclusio isra, patero,tas es,
... lr , , ,0 nnn est «era ■ et ratio est ex modo sigmficandi
infinita, proprie loquendo n o n - t ve ^ « eius de quo dicitur.
formah adiect.v, ; qu.a s»«mficat form , _ ^ ^
ptopter istam propnetatem, « b « * iv £ J¡S er¡t fallacia figurac dic-
catione formali, et tune ,nferenj ° Pum Si ergo infinitum non dicitur
<*oms, sccundum modum pnus . .. • conclusio est falsa; sic
formali praedicatione de P ^ n^ d ^ (¡(P3ÍC rca’l¡ alicuius infiniti ad pa-
«go intelligendo conclusionem de scilicet quod pater-
'«mtatem, tantummodo deber infern tio habet spccialem diffi-
mus est aliquid quod est infinitum, sed quaesuo nai i
* E , decir ‘la paternidad « divinidad*; rf. ..U-ra n.13.
IMCf. tu itra n.14.
r-1 Í.'.V h tiin fi/.iíl dt itt n i t t i i ó n d e o t i l e n

que es infinito'. I-a cuestión ofrece especial dificultad si ja


clusión se entiende Je otro modo, es decir, de la infinida 0>n‘
fuera el modo formal intrínseco de la paternidad según su cnr j ^c

A R TIC U LO II

Solución de la cuestión: la paternidad no es infinita


16. Esta conclusión se prueba con tres razones.—En cuanto
al artículo segundo, mantengo, según lo ya expuesto n, esta con­
clusión: 'La paternidad no es formalmente infinita'. Hay tres
razones para probarla. La primera se basa en la unidad del ente
infinito; la segunda, en su comunicabilidad; la tercera, en su sim­
plicidad e incomposibilidad; pues el ser intensivamente infinito ;
es único e ímpluríficable, no es cerrado, sino comunicable, y es
incomposible con otro ser.

1. P r im er a p r u e b a p r in c ip a l

17. La primera razón se forma así:


No pueden darse varios seres realmente distintos y formal­
mente infinitos. Pero hay varias relaciones de origen realmente
distintas. Luego no son formalmente infinitas en intensidad. Ni,

cultatem secundum quod alio modo intelligitur, scilicet de infinítate, quae


sit formalis modus intrinsecus paternitatís secundum suam entitatem.

ARTICULUS II
Quaestionís solu tio; paternitas non esl infinita

[7] 16. Conc/usio tripliciter probatur.— De secundo articulo, u'noJ


anc condusionem, secundum quod expositum est: 'Paternitas non **t
íormauter infinita. Et ad hoc sunt tres radones: Prima ratio sumitur ci
tim n líd íl?'*1 UnitatC' ex eius communicabilitate. Tenia, ex e>^
* ^OHiposs.büaate; siquidem ens infinitum ¡ntensive est «»>■
mc™mSle ” n0n 3rCtatUm’ sed communicabile, et oiicuiM*

L Prima ratio prjncipalis


17- Prima ratio $ic formatur:
su m re a l*t c *‘ d is tin c ra et fo r m a lit e r i n f in |,A; F|j(
„ fCiatJOncs r e a lite r d is tm e t a e ; e r g o n o n m n t l o r ^ ,eí
11 Ct. tuina 0.12-15.

\
Art.2. Solución de ¡a cuestión 175

c-onsi£u*cntc' es >n^*n*ta una de ellas; de lo contrario, por


P°r , MZón. lo serían también las otras.
L L J
18. ww)'0f se Prue"a * base de tres medios.— La mayor se
rucha* Primero, comparando los distintos seres infinitos entre
¡j- segundo, comparando el infinito intensivo con los entes finí­
ais en general; y tercero, comparando el infinito con el enten­
dimiento y la voluntad en especial.
19. Primera prueba a base del primer medio.— Primera prue­
ba de la mayor por comparación de los distintos seres infini­
tos entre sí: Ninguna entidad, tal como ésta puede darse en un
ser, perfecciona al infinito. Pero es posible que toda perfección
simple se dé realmente y por identidad en un ser sumamente
perfecto. Luego el infinito posee en sí realmente y por identidad
toda perfección simple. Pero no posee en sí realmente y por iden­
tidad lo que es realmente distinto de él. Luego ninguna perfec­
ción simple o ningún ser simplemente perfecto puede ser real­
mente distinto del infinito. Ahora bien, si hubiera otro infinito
realmente distinto, sería perfección simple realmente distinta. Por
lo tanto, tenemos la mayor; es decir, no pueden darse muchos in­
finitos realmente distintos.
20. Pero parece que en esta prueba de la mayor debe pro­
barse la segunda proposición1S, o sea, que toda perfección simple
puede darse por identidad en el ser sumamente perfecto. He
aquí la prueba: El ser al que falta alguna perfección simple no
es sumamente perfecto, pues ninguna perfección simple es in­
composible con otra. Si en el ser sumamente perfecto no pudieran

iütcnsive infinitae; nec per consequens aliqua illarum, quia qua racione
uoa et quaelibet alia.
18. Mator probatur triplici vía.— Maior probatur: Primo, compa­
rando ista plura ínter se; secundo, comparando infinitum intensive ad
entia f¡n¡ta generaliter; et tertio, ad intellectum et voluntatem specialiter.
19. Prima via arguitur primo.— Primo síc: Infinito nihil déficit en-
'*rati$ eo modo quo possibile est illud haberi in uno, sed omnem perfec-
íioücm simpliciter possibile est realiter et per identitatem haberi in uno
sununc perfecto; infinitum ergo habet in se realiter et per identitatem
°ranem perfectionem simpliciter; sed non habet in se realiter et per
‘«eotitarem ¡Hud quod realiter est distincrum ab eo; ergo ab infinito
nulla perfectio simpliciter, sive nullum perfectum simpliciter, pótese esse
^ « « r distinctum; esset autem perfectio simpliciter distincta realiter, si
o S aI,u<* in“ ni<um realiter distinctum [8J. Habemus ergo maiorem,
q °« non possunt esse infinita plura realiter distincta.
1‘tob *° ptobatione illa maioris, secunda propositio videtur esse
antra* scilicct quod possibile est omnem perfectionem simpliciter per
haberi in summe perfecto. Probatur ergo sit: Quia nihil est
e Perfectum, cu i déficit aliqua perfectio simplicircr; quod probatur,
i; /v
''J. Aun,,, „ lo
j -(l (.'.V I n fin i d a d J e ¡a u t a c i ó n dv >)rtgíf)

darse rodas las perfecciones simples, ello se debería a ]a


sibilidad mutua de ellas u. Lo asumido, es decir, qUe nin/0^
fección simple es incomposible con otra, se prueba por ¡ *r.
de perfección simple. Perfección simple es, según Ansel,//* * * 1
lia que en cualquier ser es mejor "ella que no-clla", CS d ? ^
lo incomposible con ella, como se explicará en la segundé ^
principal de este artículo H. Por lo tanto, si se dieran do/ ^
ciones simples incomposibles entre sí — llamémoslas A y
sería en cualquier ser mejor ella que no-ella, es decir qu ’ ^
lo incomposible con ella, y, por lo tanto, sería mejor que B ^
se dice incomposible con ella. Por igual razón, si B fuera rJ
ción simple, sería mejor que A. Semejante círculo es imposible*- a'
lo contrario, alguna entidad sería más imperfecta que sí misr/
21. Segunda prueba a base del prim er medio.—Por la Com
paración de varios entes infinitos distintos entre sí puede probarse
la premisa mayor de este otro modo: Varios bienes exceden en
bondad a uno cuando hay igual bondad en cada uno de ellos
Ahora bien, si se dieran varios infinitos, habría tanta bondad en
uno de ellos como en cada uno de los otros. Luego juntos exce­
derían en bondad a uno y ninguno sería infinito.
22. Si objetas que, siguiendo esta línea de razonamiento,
podría argüirse que Dios y la criatura exceden a Dios, la objeción
es inválida: Uno de ellos —la criatura— no es igualmente bueno
que el orro —Dios— „ De ahí que la bondad de uno de ellos,
quia nulla perfectio simpliciter est íncommpossibilis alteri perfectioní íitn-
pliciter; er si non posset quaelibec haberi in summe perfecto, hoc ess«
propter aliquam incompossibilitatem earum. Assumptum, scilicet, quod nuÜJ
sit incompossibilis alteri, probatur per rationem perfectionis simpliciter.
quia enim ipsa est melíor in quolibet quam non-ipsa, hoc est qoiif
quodübet incompossibile sibi, sicut exponitur dicrum Anselmi, ¡n racione
secunda princípali huíus articuJi; si sint ergo duae prefectiones simpliciter
incoro possibiles Ínter se, dicantur A et B ; A erit in quolibet melius ip^
quam non-ipsum, hoc est, quam quodlibet incompossibile sibi, et i[1 efl!
roelius B, quod ponitur incompossibile sibi; et pari ratione B, si est F*1
fectio simpliciter, erit melius quam A ; ralis circulatio est impossiO'11 -
quia tune ídem esset imperfectius seipso.
2 1. Prima n a arguitur secundo.— Secundo, comparando ill** p|J|(1
ínter se, probari potest illa maior, per hoc quod plura bona « c w un^
bomtatc ídem bonum unum, ct hoc quando in quolibet istorum rlut‘
est aequahs bonitas, sicut in uno illorum; nunc autem, sí sint
infinita, m quolibet eorum est aequalis bonitas, sicut in uno Qu ^
eorum ergo illa plura bona excedunt in bonitate illud unurn bonu
ita uluu unum non est infinitum. |^r
22. Er si tinas quod sic argueretur quod Deus et ircaiur-1
, In' non valct; turo quia quodlibet illurum plurium non o '... ^
Iwnum curu uno illorum; « ¡míe est quod bonitas ammumq** >

'* & í)rttÍHa,ia 1 , l 1 ■>-JT7-1«7 <11 J H-3 ll».


Art.2. Solución J v /„ íUíitl6n
177
(il triatura, distinto del otro, de Dios, se contiene cminente-
¿ n tc cn cl o tra Por CS0 ta ser " la criatura— añadido a éste
% i o s - . n0 10 aumema ni c°n « itu y c algo mayor que El. En la
hipótesis cl cas0 es ° P uest0 i uno de los bienes no se contiene
"¿1 y eminentemente en el o tr o ; CU0 iría contra la noción de
infinito-
i 3. Primera prueba a base del segundo medio.— Prueba de
la mayor' P °r Ia comparación del infinito con los seres finitos
en general: Un infinito termina suficientemente la dependencia
¿c todos los seres finitos, especialmente el primero del que de­
penden. Pero es imposible que varios seres puedan terminar su­
ficientemente la dependencia del mismo ser en el mismo orden
de dependencia. Luego no pueden darse varios seres infinitos 1S.
Prueba de esta m ayor: Como toda dependencia se debe a una
imperfección, el terminar la dependencia — no de cualquier modo,
sino primeramente— conviene a un ser por su perfección. Pero
la suma perfección no puede ser excedida, y se da en un ser que
es intensivamente infinito.
La premisa mayor se muestra también porque una única esen­
cia termina suficientemente toda la dependencia de cualquier ser;
pues termina tanto la dependencia respecto de la primera causa
eficiente como la dependencia respecto de la causa ejemplar y
final.
Prueba de la menor de esta prueba, de que no pueden darse
varios seres que terminen primeramente la misma dependencia.

alteráis ab illo uno eminenter continetur in illo uno, et ideo ipsum cum
¡lio bono acceptum non auget ñeque excessum facit super illud bonum
¡d se; oppositum esc in hypothesi, quia ibi unum bonum non continetur
totaliter eminenter in altero, quia hoc est contra rationem infiniti.
[9] 23. Secunda via arguitur primo.— Ex comparatione autem infi­
niti ad alia finita generaliter, arguitur sic: Unum infinitum sufficienter
terminar dependentiam omniura finitorum, et specialiter primum a quo
dependen!; sed non possunt plura sufficienter terminare dependentiam
¡n eodem ordine dependentiae eiusdem dependentis; ergo nec plura esse
infinita.
Probado maioris: Sicut dependencia quaecumque est ratione ¡mperfec-
tionis, sic terminare dependentiam, non qualitercumque sed primo, conve-
nit alicui ratione perfectionis; summa autem perfectio, quam tmposstbile
** excedí, est in uno infinito intensive.
Apparet ctiam illa maior de facto, quia única csscntia terminat sufrí-
^nter omnem dependentiam cuiuscumque dependentis, quia tam illam
^ est ad primara causara efficientem, quam illam quae est ad causara
c*empUfem et ad primam finalem. .
M ioor au tem s c ilic e t q u o d n o n p o ssu n t esse p lu ra p rim o te rm in a n tia
í3mdcm d ep e n d e n tia m , p r o b a t u r : Q u ia illu d n o n te rm in a r s u ffic ie n te r

di Scotu.h, O rdinalio III ‘1.1 q.2 n.3-5 íwl. Vivt*s XIV 59-66); II
q-4 n.S (X li 93); IV (1-6 tj.2 u.2-3 <XVI 543-541); I <1.2 n.70-73 (II
, ¡n fw hU i Jv riLhión de origen
I s

Fl set suv.t obstaría 11 qU1; Ia tlcPt'nt|cncia


terminad.» no termina suficientemente tal dependencia; <)«. ,,^'1
erario, un ser dependería de otro, cuya supresión no o b s j ’'1
que siguiese suficientemente dependiente y permaneció* t 4
ser Pero, si dos seres pudieran term inar suficientemente la j ” ^
dencia en el mismo orden, removido uno de ellos, la depende*"'
que es relación a otro, seguiría completamente terminada. f J j J
tal .ser, el removido, no terminaría la dependencia. Se arguye
la misma manera del otro ser. Por lo tanto, ninguno o ambos \n
minarían.
Luego, como la primera prueba de la mayo: se basa en qUc e|
infinito contiene en sí eminentemente toda perfección limitada, y
por ello puede terminar suficientemente toda dependencia dd
ente limitado, estas dos pruebas se basan en lo dicho en el ¡j.
ticulo primero sobre el infinito “ que incluye toda entidad dd
modo en que puede darse en un único s e r: por identidad, si se
trata de perfecciones simples; eminentemente, si se trata de per­
fecciones limitadas.
24. Segunda prueba a base del segundo m edio .— Por esta
comparación del infinito con los seres finitos en general puede
argüirse brevemente de la siguiente m anera: Si en los entes se
asciende según el orden esencial, siempre se llega a la unidad;
es, pues, necesario que tal orden termine en un ser. Ahora bien, el

dependentiam, quo circumscripto sufíicienter terminatur illa dependencia;


quia tune aliquid dependeret ab aliquo, quo circumscripto nihil minus
haberet a quo sufíicienter dependeret, et per consequens quo circunscripto
adhuc posset remanere in suo esse. Sed si plura in eodem ordine posseot
sufíicienter terminare dependentiam, uno eorum circumscripto, adhuc ter-
minaretur dependentia complete, quae est ad alterum; et ita illud non
terminat; et pari ratione de altero arguerctur; et sic neutruni vel ucruni-
que terminat.
Sicut eigo prima probatio maioris procedit ex hoc quod inniurom
habet realiter et unitive omnem perfectionem simpliciter, quia omnis t*h*
potest hoc modo haberi in eodem, sic ista probatio procedit ex hoc qu
innnitum habet ín se eminenter et contentive omnem perfectionem h®1
tatam. et ex hoc omnem dependentiam entis limitati sufficieniet «t®1'
narc pótese, « s i c utae duae procedunt ex hoc quod dictum est in
amcuio de mímico, quod habet omnem rationem encitatis sive o®**1
entiutem eo modo quo possibile est haberi ab único, quod esc vel ¿
““ pro pcrfcctl0íllbus s,mphciter vel eminenter pro petfeciionibus 1‘®

IlOJ 24. Secunda vía

lluin üf|fincm Maium hahere in aliquo uno.


Cl. wi/iru ii.
Arf.2. Soiuoón (¡c h 1 7 ';

Infinito intensivo es absolutamente sumo en el orden esencial.


lut.\en Cs absolutamente uno
2V Prueba a base riel tercer m edio .— En tercer lugar se pruc-
^ la mayor por la comparación del infinito con el entendimiento
y la voluntad en especial: El ente infinito es el objeto primero
y beatifico del entendimiento infinito. Pero el mismo entendi­
miento no puede tener varios objetos primeros y beatíficos.
Luego, etc. ..................
Podría argüirse similarmente del primer objeto beatífico de la
voluntad
26. La primera proposición — o la premisa mayor de esta
prueba— puede entenderse de la triple primacía del objeto, y es
verdad de cualquiera de ellas. Por lo tanto, tal proposición contiene
tres miembros.
Una de las primacías del objeto se dice de adecuación; se da
cuando la potencia no excede al o b je to ; así lo colorado o lumino­
so se dice el primer objeto de la vista.
Otra de las primacías puede llamarse de virtud; se da cuando,
mediante tal objeto, el entendimiento entiende todo otro objeto;
así la luz es el prim er objeto de la vista.
La tercera de las primacías puede llamarse de perfección; se
da cuando el objeto contiene en sí, como en el ser sumo, la per­
fección de todos los objetos y la virtud de perfeccionar la poten­
cia; el objeto en que el entendimiento se perfecciona y descan­
sa y se sacia sumamente es el objeto beatífico.

nitum autem intensive est omnino summum, et hoc secundum ordinem


«sentialem; ergo est omnino unum.
25. Tertia vía arguitur.— Tertio, probatur maior specialiter ex ordi-
ne infioiti ad intellectum et voiuntatem, et hoc sic: Ens infinitum est
obiectum primum intellectus infiniti, et obiectum eius etiam beatificum,
sed non possunt esse eiusdem intellectus infiniti plura obiecta prima et
beatifica.
Consimiliter etiam posset argui de obiecto primo beatifico voluntatis.
26. Prima propositio potest intelligi de primitate triplici, et de qua-
iiber est vera, et secundum hoc prima propositio continet tria membra.
Una primitas obiecti dícitur esse primitas adaequationis, quando scili-
«t potentia non excedit illud obiectum, quomodo coloratum vel lumi-
nosum dicitur esse primum obiectum visus.
Alio modo, primum potest dici virtute, cuius omne aliud intelligitur
cognoscitur a tali intellectu, quomodo lux est primum obiectum visus.
. Í11J. Tertio modo, primum potest dici perfectionis, quod in se con-
,1QW taoquam in summo perfectionera omnium obiectorum, et virtutem
^dicieodi potentiam; obiectum autem beatificum est illud in quo summe
P^dicitur et quietatur et satiatur intellectus.
23fl’’ Cf. Duns Scotus , O r d in a t io I d.S n.G4-73.165-181 (II 167-173.226-

Cf. Doms Scotus , O r d in a t io I d.3 □.171-174 (III 105-107).


, V ¡tiiittl.l.t,! tic h r t h t iñ u tic t,r/f*í „

IV otas tres primacías se pueden formar



mayores: trts I * o.
I ( mismo entendimiento no tiene ob jetos adecuad,
tos: no tiene otro objeto distinto de su o b jeto adecuad! <Jl,'lr>-
contrario, el mismo objeto sería adecuado y no adecuado'1 ^ ^
tcncia lo excedería al actuar sobre otro o b jeto distinto ’ y lj P*
El entendimiento no puede tener tam poco varios t k-
meros con primacía de virtu d ; no es posible que por v¡ ^ pr¡.
entienda todo lo que entiende y, por lo tanto, B, y qu t A
rud de B entienda todo lo que entiende y, por I0 ta n to ^ Vlí'
que A sea la razón de entender B, y viceversa ^ ti
círculo imposible. ' ’ ClrcuJo> u*
Tampoco puede tener el entendim ieno varios objeto
ros en perfección; no puede descansar sumamente en
jetos igualmente distintos, pues no puede tener por obiern k
tífico, saciativo y quietativo un ob jeto, rem ovido el cual - í
igualmente .saciado y beatificado. Pero, rem ovido uno de ¡
jetos, sena saciado, aquietado y perfeccionado por el otro I

e T X feCC,0nad0 el °bieto ni p°> s ;


r . Son’ pUe"’ claras *as tt€s m ayores; es decir, que el mismo m. ,
c p ^ d a T Í ' te"Cr VarÍ°S °bÍetOS ¡Sua*ment<: di*ú» 1
prirnaa-rd é ^ f " 0 0 " ’ m , COn p rim a c k de virtud. "¡ «
prunaca de perfeccton o con la prim acía del objeto beatífica
menor, es decir, que lo in fin ito form al e intensiva-

Nan, El hiS tr,n“ POSSUm ,res -"alores:


P°>«. ¡n aliad 'oWroúm dbtincnS dist,Dcta “daequata obiecca, quia no>
quia tune idem obiectum t“Jn comra suum obieaum adaequacum.
porentia excederet illnH adaequacum et non adaequacum, et tune
* etiam
Et « i - nec
nec note ^ ° c 31111(1 CX aetluo distinctum.
5, qui est secundus l¡níeílm,,haber^ pIura obiecta Prima Primitace 71f‘
incelJi^at quidquid ¡ntelJev^ríf „ - n° n P°test « « quod vinute A
inteJJexeht, et ita A ■ auia ? ’ e t.ex virtufe B intelligat quidquid
wt circulado. et ista 'circularía ■ SU fatio intelligendi B, et e conven*
.
Nec Dot«r f C
pótese etiam intellrv-nic
St imPOss¡biI¡s. ,
stinctis, quia
metis, quia
imtrr.K,,,
non
..
habet nm u- Sum*ne ?uietan
P*o Obiecto
quietan ¿n
...__
in duobus ex a eq u
aequo
......................cif-
o *
di
cumscnpto, nihii minus Du¡«qICtt° beatifico et quietativo illud, quüCIÍ‘
uno, adhuc esset in alio summ^* Ct ^dicaretur; sed circumscnp“
1 ° non fosset tase perfectus m *atiatus, quietatus ct perfectos; fr£° 1
Patent ieím i- ,___
igitur _ ’* pari ratJone
tres maí« rat^0ne nec in
*n alio.
nriC
m ,fÍeCU- Cx d ¡«ÍS.qñ? eiusóetn. ¡ntellectus non possunt ^
ti/icümV,r,utls' nec prima nnm^3 pr'm‘tate adaequationis, nec P1'
Uhcüm 651 Pnmum. Pr*mitate perfectionis, sicut obiectum ^

28‘ M Í,W ’ ,UOd form .ii.ee e, intensiv. es.


A rt? ' '!<• L, t i t á n , ; , , ]h i

i^ncc es el p rim er o b je to del en ten d im ien to divino de cualquiera


Je e ^ 1s míXk>s sc p r u e ..t . 1) respecto de la secunda p rim acía:
l a razón de ser es la razón de conocer. Luego el iníinito, que
contiene en si em in en tem e n te toda entidad, contiene tam bién en
d em inentemente toda cognoscibilidad . A hora bien, lo que así
,-antiene v irtu alm cnte algo es tam bién el m otivo de su co n o cí'
miento. Luego el infinito intensivo tien e razón de ob jeto prim ero
—con prim acía de virtu d respecto del entendim iento divino.
2) Síguese qu e es tam b ién el ob jeto prim ero con prim acía
Je adecuación. C om o se m ostro en otro lu g a r 19, el entendim iento
Jivino no tien e un o b je to adecuado com ún por abstracción de to­
jos los objetos, sino com ún, con comunidad de virtud, a todos los
objetos p e r se\ de lo con trario, el entendim iento divino se envile­
cería, podría ser inm utado por el o b jeto finito. Luego lo que en el
entendimiento divino es p rim ero virtualm ente es tam bién prim ero
adecuadamente.
3) D e ello aparece tam bién claro que el infinito es el objeto
primero con la tercera p rim acía o de perfección, que es la prim a­
cía del objeto b e a t ífic o ; la poten cia se aquieta, perfecciona y sa­
cia y, por lo m ism o, se beatifica en el objeto perfectísim o, que
contiene sum am ente toda la perfección de todos los objetos.
29- Se co n firm an la m ayor y la m enor de esta razón: Su­
pónganse dos in fin ito s distintos, A y B. E l entendim iento divino
podrá entender am bos — de lo contrario, uno de ellos no sería

obiectum intellectus divini quolibet istorum modorum, probatur, et primo


de secunda primitate: . . . .
Quia quod est ratio essendi, est ratio cognoscendi; infinitum ergo
cum eminenter contineat in se quodlibet secundum omnem entitatem,
etiam eminenter continet in se omnem cognoscibiütatem, sic autem con-
tinens viitualiter aliquid, est etiam motivum ad eius cognitionem, sic
ergo infinitum intensive quodeumque habet ratíonem obiecti primi re-
spectu intellectus divini, et hoc primitate virtutis-
[12]. Ex hoc sequitur quod ípsum est obiectum pnmum primitate
adaequationis quia, skut ostensum est alibi in materia de mtellectu divino,
intellectus divinus non habet obiectum adaequatum commune per abstrae-
tionem ab ómnibus obiectis, sed commune commumtate virtutis ad omma
per se obiecta; alias vilesceret eius intellectus, quia posset ímmutari ab
obiecto finito; quod ergo est sibi primum virtual»», est etiam pnmum
adaequatum. . , . - .
Ex hoc etiam pata tertia primitas, scilicet pcrfecuon.s, b ín en te
obiecti beatifici: quia in perfectissimo ob.ecco et summe continente
omnem perfectionem omnium obiectorum, summe qmetatur et perf.cmit
w satiatur ipsa potencia, et ita beatificatur. ■
. 29. Confirmarur ista rat.o quantum ad maiorem et ^
smt plura infinita distincta, A et B ; intellectus divinus
u'nimque, alioquin alterum non haberet ratíonem entis, neutrum autem
" Cf, Duns Scotub, Ordinatio prol. n. 197-201 (I 133-136).

I
IR.? (7. í. I nii hufad <ir i a rt fanón de arfar n

cnte„ y podría entenderlos con un acto comprehensivo; sj


• uno de
cada i ellos
II_ formalmente
Imnrttjt infinito,
¡nfíní^n sólo
cnln podrían
rv'lrl rính ser
_ ^.
dos con un acto comprehensivo. Ahora bien, dos objetos
que poseyeran infinidad propia, no podrían ser entendidos
un acto comprehensivo ú n ico; un único objeto intensivam/^
infinito se adecuaría a una única comprehensión. Luego el tnr^c
dimiento divino entendería A y B con dos actos comprehensiva
Luego o tendría simultáneamente dos actos, lo que es imposib]f
pues una única comprehensión infinita del ser infinito se adecúa
a un entendimiento in fin ito ; o no los tendría simultáneamente
y, por lo tanto, se daría sucesión o cambio en é l ; o no los tendría
nunca, por ser ambos objetos intensivamente infinitos.

2. S egunda p r u e b a p r in c ip a l

30. La segunda razón p rin cip al20, por la comunicabilidad,


en prueba de la conclusión, es ésta:
Toda perfección simple es comunicable. Pero todo lo intensi­
vamente infinito es perfección simple. Luego es comunicable.
Pero ninguna propiedad personal, que es la razón formal de k in­
comunicabilidad, es comunicable. Luego ninguna propiedad per­
sonal es intensivamente infinita La primera menor es manifiesta;
nada puede ser más perfecto que lo intensivamente infinito.

potest íntelligi nisi actu comprehensivo, cum sit formaliter ¡nfinicum;


único autem actu comprehensivo non possunt intelligi dúo distincta
habentia propriam infinitatem, quia unicum obiectum intensive ¡nfinicum
adaequatur unicae comprehensioni; ergo intellectus divinus duobus attibus
comprehensivis intelligeret A et B ; ergo secundum illas haberet simul
dúos actus, quod est impossibile, quia única comprehensio infinita ct
infíniti adaequarur uni intellecnii infinito; vel non simui, et ita dabítur
successio, vel mutatio, vel nunquam, cum utrumque sit infinitum inteosi^2

2. Secunda ratio principalis

[13] 30. Secunda ratio principalis, de communicabilitace, sic í°f


matur:
Omnis perfectio simpliciter est communicabilis; omne infin‘tu®
intensive est perfectio simpliciter; ergo etc. Nulla autem pr0Pr‘c' f
personaiis est communicabilis, quia est formalis ratio incommunicabjlt^
exsistendi; ergo nulla proprietas personaiis est infinita intensive. ^
est manifesta, quia nihil potest esse magis perfectum, quam quod
infinitum intensive.
lb Cf. mura n.16.
(II
3 4 6 -3 4 8 )* DUNS S c o ,u b * °rd in a tio I <1.2 n .3 8 2 -3 8 4 y el "textu s
<n

Art.2. Solución de U auM én Vil

31- Prucba <*« 13 : ^ « ú n * deduce de la m cencióa de


^iDtlaio p erfección sim ple es la que en codo ser que la
ucne es m ejor ella que no-clla, E s u descripción requiere doble
aplicación.
No quiere d ecir m ejor ella que su negación, ooacadicso-
t¡ámente opuesta ; en tal sencido, codo lo positivo, p o r ser sim­
plemente m ejor que su negación contradictoriam ente opuesta,
sería perfección sim ple. N o-elJa debe entenderse de ú»r~a
perfección que es p ositivam ente incomposible con El <*****irff»
es éste: La p erfección sim ple es en cualquier ser m ejor que toda
perfección incom posible con ella
En segundo lugar, ‘ en cualquier ser' no quiere decir en cual­
quier naturaleza, sino en cualquier supósito, e*if«>ndido no en
cuanto es de tal o cual oaturaleza, sino tom ado absolutamente en
cuanto es tal supósito, prescindiendo de la naturaleza cuyo su­
pósito es. Ello es c la r o ; p ara el oro, considerado en cuanto
naturaleza de o ro , o p ara el supósito considerado com o subsis­
tente en naturaleza de oro, no es m ejor no-oro que o r o ; lo in­
composible, com o incom posible, no es m ejor para algo, des­
truye su en tid ad ; p ero es m ejor para el o ro ser o ro que ser cual­
quiera ocra cosa incom posible con la naturaleza de oro. Luego
el sentido de la p roposición es é s te ; La perfección simple es aque­
lla que en cualquier supósito, considerado absolutamente según
su razón de supósito, independientem ente de la naruraleza en

31. Probatio maioris primae: Quia secundum quod colligitur ex in-


tentiooe Anselmi, Monologio 13, perfectio simpliciter est quae ia quolibet
babeóte ipsam melius est ipsam habere, quam non-ipsam habere. Hace
autem regula indiget duplici exposiciooc.
Non enim intelligitur sic: 'melius est ipsum, quam sua oegatio
cootradictorie opposita', quia sic quodlibet positivum esset perfectio sim-
pJiciter, quia quodlibet positivum est simpliciter melius sua negaciooe
contradiaorie opposita; sed intelligitur ibi 'non-ipsum’ pro quocumque
sibi incompossibiii etiam positive, ut sic sensus: perfectio simpliciter est
¡o quolibet melior quocumque sibi incompossibiii-
Secundo, intelligitur 'io quocumque', non pro quacumque natura, sed
pro quocumque supposito, oon intelligendo ut est talis naturae vel ralis,
sed absolute accepto, ut est tale suppositum praesciodendo rationem
naturae, cuius est suppositum. Hoc patet, quia auro sic considérate», uc
haber naturam auri, vel supposito considéralo, ut subsistens io natura
»ui, non est melius non-aurum quam aurum; quia incompossibile, ut
mcompossibile, non est alicui melius; destruir enim entiracem ipsius; imo
melius sic est auro esse aurum. quam quodeumque incompossibile naturae
auri. { 14 } £jt a gQ ¿nteiiectus propositionis iste: perfeaio simpliciter esc
lalis quae, io quocumque supposito absolute considéralo secunJum rationem
suPposit¡, non determinando naturam in qua vel cuius sit suppositum,
51 Ax s k u i u k . ¿fenol. 13: PL 158,162-163.
18-1 C..5. ¡nfinitljii J e ¿a relatión J e origen

la o de la que es supósito, es m ejor ella que no-clla, es decir


cualquiera perfección incomposible con ella. '^
32. De ello se sigue la proposición intentada; es decir
ninguna perfección simple es formalmente incomunicable. ' ^
Prueba del consiguiente: Lo que es formalmente incomun'
cable es formalmente incomposible con cualquier ser, considerado
también bajo la razón de supósito, independientemente de la na
turaleza cuyo supósito es. La razón es que, como lo que repugna
a un ser lo destruye en cuanto tal, no le es m ejor ello que no-
ello. Ahora bien, lo que es de sí incomunicable repugna a cual­
quier ser, incluso bajo la razón de supósito. Luego, incluso si 10
consideramos bajo la razón de supósito, no le es mejor ello qUe
no-ello. Tenem os, pues, esta m ayor: Ninguna perfección simple
es form alm ente incomunicable.

3. T ercera pr u eba principal

33. La conclusión se prueba en tercer lu g ar23 por la in-


com p osibilidad :
La perfección simple es por necesidad realmente idéntica
a toda perfección composible con ella en el mismo supósito, en
el senrido de que, si tomamos ambas perfecciones abstracta­
m ente, es verdad decir 'ésta es aquélla. Pero la relación de orí-

melíus est ipsum quam non-ipsum, hoc est, quam quodeumque incom-
possibile ipsí.
32. Ex hoc sequitur propositum, quod nulla perfectío simpliciter sit
formaliter incommunicabiiis.
Probatio consequentiae: Quia quod est formaliter incommunicabile,
est formaliter íncompossibile cuilibet alteri, considerando etiam illud sub
racione supposití, non includendo naturam cuius est illud; probatur, quia
quod repugnar alicui, cum ut sibi repugnat destruat ipsum, ut sic non
est meüus ipsum quam non-tale. Quod autem est de se incommunicabile
repugnat cuilibet, etiam sub ratione suppositi. Ergo non est melius illi»
etiam ut consíderatur sub ratione suppositi, quam non-ipsum. Habenws
ergo istam maiorem, quod nulla perfectío simpliciter est formaliter in-
communícabilis.3

3. TERTIA RATIO PRINCIPALIS

T D ] 33. le rd o , argüí tur ex incompossibilítatc sic:


Perfectío simpliciter cuicumque compossibiü sibi in eodem supposi10
ncccssarío est cudcm reajiier, sic íntelligendo quod, in abstracto accipicndo
lioc et illud, verum est dicere hoc est illud; sed relario originis non e*1
Cf. nui>ra n.lC,
Art.2. Solución di- ta cuctíión IH5

0 00 CS idéntica de este modo a toda perfección componible


g » ella en el mismo sU,cto. Luego no es perfección srmple. La
menor es manifiesta^ pues no es verdadera esta proposición la
generación aaiva es la espiración activa'.
‘ 34. La mayor se prueba inductivamente y por razón
Inductivamente, de la manera siguiente: Nada hay en lo di­
vino que no sea idéntico a la esencia divina y a rodo lo esencial
de suerte que considerando ambas entidades en abstracto, es sim­
plemente verdad decir; 'Esto es esto*. Luego, tratándose de la
esencia y de toda entidad esencial, que son infinitas formalmente,
aparece clara la mayor: Cada una de ellas es idéntica a cualquiera
perfección que le es composible en el mismo sujeto'.
35. La mayor se prueba también por esta razón: El infi­
nito no sólo no es compuesto, sino completamente incomposible
con cualquier otro ser; pues rodo lo composible puede ser parte
y, por lo tanto, excedido. Ahora bien, el infinito no puede ser
excedido de ningún modo. Luego es totalmente simple, incom­
puesto e incomposible. Pero, si algo composible con él en el mis­
mo sujeto no fuese totalmente idéntico a él, no sería completa­
mente incomposible; habría en él alguna composición de acto y
potencia. Luego tenemos la primera parte de la mayor; es decir,
que lo infinito es realmente idéntico a lo que es composible con
él en el mismo suposito.
36. La segunda parte de la mayor, es decir, que es idéntico
en el sentido de que es verdadera la predicación en abstracto,
'esto es esto', se prueba: Como la predicación afirmativa es ver-

cuilibet compossibili sibi in eodem supposito sic eadem; ergo etc. Minor
esc manifesta, quia ista non est vera, 'generado aaiva est spiratio aaiva'.
34. Maior probatur induaive et racione.
Induaíve sic: Nihil est in divioís quod non sit idem essenríae
divinae, imo etíam et cuilibet essentiali, ita quod, considerando utrumque
in abstraao, simpliciter verum est, hoc est hoc. De essentia ergo et de
essentialjbus, de quibus communiter apparet quod quodlibet sit infinitum
íormaliter, pacer maior: quod quodlibet eorum est idem cuilibet sibi
compossibili in eodem supposito. .
35. Probatur eriam eadem maior racione sic: Quia infimtum non
»lum non est compositum, sed etíam ommno incompombile cuilibet
•teri; omne enim componible ¿otest esse pars « per consequens excedí,
totum est maius sua pane. Infinimm autem nulJo modo potest excedí;
est omnino simplex et ¡ncompositum « mcompombile. Si autem
*9«¡d incompossibik sibi in eodem supposito non esset ommno ídem
“b‘. tune ipsum non esset omnino incompombile; quia ninc ibi «set
compositio saltem aliquo modo acrus « potent.ae. Habemus ergo
prunani partem maioris, scilicet quod infmitum « t ídem realiter ci quod
1 Jibi compossibile in eodem supposito.
,. Secunda pars maioris, scilicet quod sic sit ídem q^od sit vera prue­
b o in abstracto, ut puta dicendo hoc est hoc, probatur. Qu.a cum
P'aedicatio affirmativa sit vera ratione identitans, omms illa eru vera
O . Ittfinitfad tic la rtia c ió n tic o rig (tl
186
ciadcr.1 por razón de la identidad, toda predicación de 10 ;)bs(r
respecto de lo abstracto, en que la abstracción no destruye la
de la identidad, será verdadera. a/í,n
Ejem plo: Es verdadera la proposición 'la blancura es Coj0 .
aunque los extremos son abstractos, sólo se abstrae del sujeto V
otra naturaleza, y tal sujeto no fue la razón 'precisa' de la
dad de los extremos. Luego, excluido el sujeto, permanece la ra^
de identidad de la naturaleza con la naturaleza. Sin embargo
la blancura y la música sólo tienen identidad por accidente, pof
razón del sujeto. Luego, aunque sea verdadera la proposición ’c|
blanco es músico’, porque el mismo sujeto se denomina por ambos
accidentes, con todo, si, abstrayendo del sujeto que es la razón
de la identidad de los accidentes, decimos 'la blancura es música’
la proposición es falsa.
Luego es claro que la predicación en abstracto es verdadera
cuando la identidad de los extremos es tal, que la abstracción no
destruye la razón de la identidad. Ahora bien, cuando un extre­
mo es infinito, su abstracción del supósito no destruye la razón
de su identidad con cualquiera perfección que le es composible
en el mismo supósito. Por eso, por razón de la infinidad, sólo puede
darse algo composible en el mismo sujeto con verdadera y perfecta
identidad real, como se argüyó arriba “ Luego, siempre que en
el extremo abstraído del supósito permanezca formalmente la ra­
zón de su infinidad, permanece la razón de su identidad con el

abstracti de abstracto, ubi per abstractionem non tollitur ratio identitatis;


ubi autem per abstractionem tollitur ratio identitatis, non est vera.
[16] Exemplum: haec est vera 'albedo est color’, quia licet extremí
sint abstracta, non tamen fit abstractio nisi a subiecto alteríus narurae,«
illud subíectum non fuit praecisa ratio identitatis eorum extrernorum.
manet ergo ratio identitatis naturae ad naturam, ¡lio subiecto excluso,
albedo autem et música non habent ídentitatem nisi per accidens rau
subiecti; licet ergo haec sít vera ‘álbum est musícum’, pro tanto q
ídem subíectum denominatur ab utroque accidente, tamen, abstrao^
facta ab illo subiecto quod fuit ratio identitatis eorum, haec est
'albedo est música’.
Patet ergo quod praedicatio ín abstracto vera est guando exíje^°(jW
est calis identitas quod per abstractionem non tollitur ratio . ^
eorum. Modo, quando unum extremum est infinitum, per abstrae* ^
a supposito non tollitur ratio identitatis ad ipsum, et hoc culUSC¿ 1 ni
compossibílis sibi ¡n eodem supposito; et ideo propter infi°lia,.io'D„i
iam argutum est, non pocest esse incompossibilis in eodem supp0*_ '(a
vera et perfeaa identitate reali; ergo abstractione facta a s¿ um <iu<
quamdiu manet ratio extremí infiniti formal ¡ter sempet ¡n
24
Cf. m p ra n, 12-15,19-20,
Ari i SoIuítón
maltón 18/

* 0 '>ucnv'' y' |K,,|l'V an'° 1 la ^ en a b « ,* t„, t,


1(t) i permanece verdadera ' r,,<> c*
' ,7 Corolario robra la praduaribn ¡« d n i „ o . - l , u ,*U m
0 * « n rn ÍCnCral ' |U<' C? 0 d i™ " “'« u n a , p r d K a o n n n , , Ur no
- * dc ° l’ U<' ' tm V>n V trd ad cra' ’ « lo en c o n u c o , ,a m .
blin c n a b c-ra cto ; o < m son verdaderas en c o n c r c o , pero no en
abv(raao- No hablamos de las que de ninguno de Jos modos son
u.rdadcras; es decir de aquellas cuyos extremos y,n opuestos;
pues ni cN adre es el H ijo ni la paternidad es filiación. Pero en
las proposiciones cuyos extremos no son opuestos, sino composi-
bles en el mismo supósito, hay siempre predicación verdadera aj
menos en concreto, como el Padre es espirante1, 'el Padre es in­
génito , aunque no hay predicación verdadera en abstracto, como
la paternidad es espiración. Con todo, son verdaderas estas pro­
posiciones: *La deidad es paternidad’, “la deidad es espiración’.
La razón es que la divinidad es formalmente infinita, mientras Ja
paternidad y la espiración no lo son. Por eso, como en la deidad
abstraída del supósito, permanece la razón de infinidad, perma­
nece también la razón de su identidad simple a la paternidad y
a la espiración; y permanece la verdad de ¿a predicación afirma­
tiva en abstracto. Pero no permanece la razón de identidad de la
paternidad —que, si se abstrae del supósito, no es formalmente in­
finita— con la espiración activa, que tampoco es infinita; pues
ninguno de los dos extremos posee infinidad, según su propia ra­
zón. Por ello, aunque sea verdadera la proposición 'el Padre espi­
ra’, porque ambos extremos convienen al mismo supósito, no es
absrractione, manet ratio identiratis extremí ad extremum, et per con-
sequens vera pracdicatío in abstracto ’hoc est hoc’.
Í17J 37. Corollarium de praedicalione in divinis.— Ex ista ratione
patet geoeraliter quod quaedam praedicatíones in divinis sunt verae, non
solum in concreto sed etiam in abstracto, quae non sunt oppositi de
opposito; quaedam verae in concreto, licct non in abstracto; quia non
loquimur de illis quae neutro modo sunt verae, ubi scilicet extrema sunt
opposita, quia nec Pater est Filius, nec paternitas est fihatio. Ubi autem
«trema non sunt opposita, sed compossib.iia m eodem supposuo. ib.
semper ad minus est praedicatio vera in concreto, sicut Pater est spirans,
Paw est ingénitas'; non autem in abstracto s.cpatern.tas est sp»rat¡o ;
« tamen haec est vera Deltas est paternitas, deitas est spiratio. Hoc
non est nisi quia divinitas est formaliter infinita, non autem paternitas nec
spirati0 ; et ideo, abstrahendo a supposito deitatem, cum semper manear in
*psa ratio infinitad». semper manet rano identitat.s simpi.c.tcr ad pater-
nitatem ct ad spiratioaem, « ideo manet rauo vcrnat.s aífirmativjc
Praedicationis ín abstracto; sed patcrn.tatcm, quae non « t lormal.tcr
'«finita, abstrahendo a supposito, non manet ratio idenutati» eius ad
^rationem quac ¿iam non est infinita, quia neutrum extremum
**undum propriam rationcm sui habee inf.n.tatem; et ideo, licet hace
*" vcf3 'patet spirat' quia cidem suppos.to tonvenit utrumque. umen
(. 5 l nf„,t,U i Je U ri lMWtt Je vrtxtu
m
. rJwJc[il U r r « lK « u ó n en «Kstram». I« pacernklacl , ,
ve hr*.
' ; t, s, Abstrayendo del xupwm ». m ngm > de vm*
«.ion
mos es infinito ■ ,
U| Puede darse una razón sim ilar p or o p o sició n : s,
que |o esencial se predica de la esencia, o lo personal de 1„ ^
üUC lu 0(11'-““ "v i , , • *'
. . de
cial o lo esencial i i lo* __r.isAol
pc-rsonal líi
la nrnmsicion
proposición —
- c ocomo
m o, —
p,,t ^
pío ‘ la sabiduría es p atern id ad , la sabiduría es espir.ic,ón
‘ v¿s— es verdadera. Pues, abstrayendo del suposito, uno d(. k
e x tre m o s es decir, la sabiduría, perm anece aun infinito. P„r tyi
hecha tal abstracción, la razón de la identidad de un extremo
el otro permanece y, por lo mismo, permanece también la v«.
dad de la predicación afirmativa.
39. Luego aparece manifiesta en general esta mayor;
lo divino sólo debe negarse la predicación por identidad de |0
abstracto respecto de lo abstracto, porque ninguno de los extremos
es formalmente infinito. Por esta razón debe negarse la propo*
sición 'la paternidad es espiración’.
40. Sin embargo, en relación a esta mayor, la cuestión de
por qué en lo divino se niegan ciertas predicaciones en abstracto,
o tros26 la resuelven de otra manera: Aunque la paternidad y la
espiración sean realmente idénticas, dicen, difieren en razón.
Y ello basta para invalidar tales predicaciones. Cuando se fe
prueba que tal distinción no basta, pues la proposición 'la sabi­
duría es bondad’ es verdadera, responden: Como el atributo de k

abstractíonc ab ¡lio supposito facta, quia neutrum eorum est infimtum,


non esc vera praedícatio in abstracto paternitas est spiratio.
38. Per oppositum consimilis ratio est: Quandocumque al‘<tu'
essentiale praedicatur de aliquo essentiali, vcl personale de essentia -
essentiale de personali, utpote haec, est vera: 'sapientia est Pate ■
‘sapientia est spiratio’, et e contrario; quia, abstrayendo a suppos»10->
maner alterum extremum ¡nfinítum, scilicet sapientia; et ideo ^
adhuc ratio identitatís extrerai ad extremum facta rali abstracción .
per consequens ratio veritatis in praedicatione affirmativa. ^
39. Patee ergo generaliter ista maior: quod nunquam est mí'
praedícatio in divinis per identitatem abstracti de abstracto, nl^
neutrum extremum est formaliter infinítum, sícut haec est
'paternitas est spiratio’. . a
[18] 40. Circa tamen maiorem istam, quare praedicatio ^ |;tf(
abstracto in divinis negatur, dupliciter ab alíquibus dicitur: M ^
paternitas ct spiratio sint ídem realiter, (amen differunt rationc. ^
sufficit ad impediendum taiem pruedícationem. Quando auteni P^ pi
quod talis differentia non sufficir, quoniam isla est vera ^ rl
........ U-
i I el. 13 (V H.V121); W ílii "
l<‘d. Vive» XIV 777-77N), , iV
i*';
' íHOMAvS, S u m m a t h c o L I q.j} i i t a ,l(i i (i im . a.3 iltl J
ííX ,‘í.i 1‘iii ...- s”'"
Ar/.2. Sol ní i tin de ¡a iunliütt 189

no es el atributo de la sabiduría, así, en el caso, la pa-


Cida^í no es espiración.
rC y pcro ello no parece probable. El atributo como atributo
intención segunda o relación de razón respecto del sujeto del
x predica. Por eso se numeran los atributos, y es verdad de-
Í q ue bondad y la sabiduría son dos atributos. Luego, según
¡^numeración que es de razón, no es verdad decir 'esto es esto!
s^in embargo, no por ello se niega la proposición ' la sabiduría es
¿ondad', en la que no se incluye el elemento de razón que se
numera en ellas. Luego a simili, incluyendo sólo lo que es de la
cosa, la paternidad y la espiración serían idénticas en la realidad;
la proposición ' la paternidad es espiración sería verdadera aunque
la proposición ’ la noción o propiedad de la paternidad es la no­
ción o propiedad de la espiración no lo sería. La razón es que to­
dos los 'elementos que en Dios son simple y realmente idénticos,
incluso cuando son expresados en abstracto y por nombres de pri­
mera imposición, o que significan cosas de primera intención, se
predican mutuamente en abstracto, aunque, cuando son expre­
sados por términos de segunda imposición o son considerados se­
gún términos de segunda intención, no se predican mutuamente.
Ello aparece claro en las criaturas; aunque sea verdadera la pro­
posición 'Sócrates es hombre’, la razón de Sócrates, que es sin­
gularidad, no es la razón del hombre, que es universalidad.
42. Otro au tor27 dice al caso, y, al parecer, más razonable­
mente, que las propiedades en la misma persona difieren de la

bonitas', respondetur quod sicut attributum potemiae non est attributum


sapiencíae, sic nec in proposito.
41 Sed hoc non videtur probabile; quia attributum ut «tribu um
dteit . 1
, . intentionem
; ____ . _ V_1
secundam vei relationem
reiationcm aliquam ratioms cuca , . íllud

de quo dicitur; unde etiam numeratur, et verum est dicerc quod bonitas
«. sapieiitia'^unt dúo atributa; ergo, secundam «
oumen.no, non est vetum d.cere hoc » , ubj nQn !Dclud¡nir ülud
ooo propter hoc negóme esta n0n ¡ndudendo nisi ¡llud
ratioms quod numeratur in eis, ergo, a si > ■ - fh vera
quod rei est, si omnino ídem esset in re Pat.ern‘T nroD^ietas ’paternitatis est
patemitas est spiratio', licet non ista nono « r¿ £ ' “ «
nono vel proprietas spirationis. Quaecumq ¡ nominibus
simpliciter in Deo ¡osa signifícala etiam in abstracto et in nominiDus
puurer in u e o , ips<* m Dr¡mae intentioms, praedican-
WfflK impositmnis siw s ig n if i^ ib iB ^ e nominibus secundac
ur de se wvicem m abstrac o^ hce # secundae intentionis;
mposmonis Slve accepta s^undm n al <1 ‘Socrates ^ homQ.( (10tl
ilcut Patet in creaturis. Unde licet ista si hmnink uuae esi
tamen ratio Socracis, quae vst singularnas, est rano hoiniim. quae im
universal itas. ., . .
42. Alicer dicte elu». e. eo.ionalius, u. v.Je.ue, et ad
tf«*i propríetates in eadem persona differunt ex natura rd praeur

'f G u j „ i»; W ahií, Sm l. 1 < 1- *J’b


|y(j t. fn ltn iaaJ áa la r < ' « t o o ¿ e J/ n t * r)

naturaleza de la c w j más allá de La consideración dO


miento Pues para ello ba-ta que «can d iv eru :. s 'jn q ^ ^
opuc.-tas. Por t -o la predicación abstracta d t una re petro dt v. ^ '
no es verdadera Es que la distinción ex natura reí *e f .ndi *
no-infinidad de las propiedades; si fueran infinitas, rwt y
distinción ni se impediría la predicación. **

ARTICULO III
Objeciones y respuestas

43, Cuatro objeciones. Primera .— En el tercer artículo ,


arguye contra lo dicho de cuarro maneras.
Primera o b jeció n : Lo que sólo es comprensible por e¡ en­
tendimiento infinito es formalmente infinito. La generación k :
cuanto generación sólo es formalmente comprensible por el en­
tendimiento infinito. Luego es formalmente infinita. La menor
se prueba por Isaías2*: ; Quién narrará su generación ? Jeróni­
mo exponiendo este texto en relación a la generación eterna
del H ijo, escribe: "Lo que dice el profeta es imposible de ser
narrado", etc. Abora bien, lo inefable es incomprensible para el
entendimiento finito. Ello se confirma con las palabras de Am­
brosio **; "T e preguntas cómo piensas que el H ijo sea generado';

consideraiioncm ínteliectus; quia ad hoc suffícit disparario, licet non un:


opposítae; et propter hoc praedícatio unius de alía in abstracto non te
vera. Et hoc ideo quia illa dístínctio ex natura reí cst propter aoc
íníínífatem huius et íllius, quia sí hoc vel íllud esset ínfíninim, az:
csset talis dístínctio, nec ímpedíretur talís praedícatio.

ARTICULUS ÍII
Dubía exeladuntur

[I9 J 43- Obicitur quadrupliciter. Primo.— Circa tertíum articula


contra praedícta arguítur quadrupliciter.
Primo síc: Quod non est comprehensíbíle nisi ab intellectu ínfio-:o
cst formalíter infinítum; generado ÍUa ut generaxío est formón
incomprcheroibílis nisi ab intellectu infinito; ergo etc. Mínor proba---'
per illud ¡saiae 53: Ceneraríonem eius quis enarraba'", quod expooeci
Híeronymus, Homilía 1 super Mathaeum, de gencratione aeterna Fib¡*
Quod, inquú, ímpossibíle Propheta dixít ef/atu", etc. Sed qu**l r "
jmpossibilc ef/atu est ¡ncomprehcnsibilc ab intellectu litiíto. Confirió*'
etiam per illud Ambrosü cap.5: "Quaero a te quuinodo puu>, ioq^
nj'u/n «se germum"; ei sequitur; “Mihí imptmibile est g e n e r é '1
I» r,%a.
ltff:Kif>i mlh, C .om m r.n t, in lii Mntíii. I t . : IM. 2h,2l.
tfr fítllj mi Cutí. { t.W uhi .
i’L
Ohjtiioitts ) respuestas 191

•A mí me es imposible saber el secreto de la generación;


í N; ^ f ilia, la w * enmudece, no sólo la mía, sino también la
incales: está sobre el querubín y el serafín y sobre todo
¿ lo prueba por las palabras de la epístola a los Filipen-
^ pjz de Cristo, que sobrepasa todo sentido , de las que
° ,ví 'Sobrepasando la paz de Cristo todo sentido, ¿cómo tan
cineración no sobrepasara todo sentido?
“ ^ Segunda objeción .— Segunda ob jeción ; Toda acción ade-
¿í Áí a un pf*nc*P*° >* termino infinitos es formalmente infinita.
‘ B ^ ^ ¡ 0 0 en lo divino es acción adecuada a un principio for-
í infinito y a un término in fin ito; el principio es la esencia
~n memoria in fin ita; el primer término es el H ijo, que es infi-
v el término formal es la esencia comunicada o el conocí-
-ienrá declarativo, ambos infinitos. Que la acción es adecuada
r - jjnbos es manifiesto, pues sólo puede darse una única acción de
3 ^ principio a tal término. Luego es formalmente infinita.
|
-ó. Tercera objeción .— Tercera objeción: La razón de sub-
icsdr es la razón de ser perfectísimamente. La relación de origen de
t
i primera persona es razón de subsistir. Luego es razón de ser
perfectísimamente; y, por consiguiente, es infinita; el ser en lo
chino es formalmente infinito.
46. Cuarta objeción .— Cuarta ob jeción : El entendimiento di­
vino es formalmente in fin ito ; de lo contrario, no comprendería
a infinita esencia divina; pero en la cuestión primera, artículo

sciíc secretum, mens déficit, vos silet, non mea tantum sed ^Angelorum,
e sepra Cherubim et Seraphim, et supra omnem sensum est . Et probat
quia scripmm est: "Paz Christi quae eiuperat omnem sensum", ad
?cúlpenles 4. Ex hoc arguit Ambrosius: Ex quo pax Christi est supra
-^oeai sensum, quomodo non supra omnem sensum est tanta generado. .
44. Obicitur secundo.— Praeterea secundo argüí tur síc. ^ Omnis actío
xiaequata principio et termino infinito est formaliter infinita; generado
citmis est acrio adaequata principio formali infinito et termino infinito,
prtndpitim est essentía vel memoria infinita et primus terminus est
i1 F±us. qui est infinitus; terminus etiam formalis est essentía communicata,
; >e oo'Jtia declarativa, quorum utrumque est infinitum; et patet quod
«* aaio est utrique adaequata, quia non potest esse nist única huius
ptiocjpu ad hunc terminum; ergo etc.
45. Obkiíkr tertio.— Praeterea tercio: Ratio subsistendi est ratio
^ ^ s s im e essendi; relatio originis primac persona? est ratio subsís-
ergo est ratio pcrfectissime essendi; et per consequens infinita,
^ *** m dívinis est formaliter infinimm.
Obicitur quino. __ Praeterea, ¡ntellectus divinus est formaliter
aljoquiQ non comprehenderet infinitan* essentiam divinam, de
^crum cst( quaestionc prima articulo primo* quod ¡ntellecxus ui
” ^ i-.
(.'.V Infinida,¡ </c la nlatión tic origen
192

primero", probó que la comprende. Ahora bien, el entendí,


miento divino sólo es infinito porque es idéntico a la esencia d,.
vina, que es primeramente infinita. Y la paternidad es también
idéntica a ella. Luego, por la misma razón, la paternidad es formal,
mente infinita.
47. Respuesta a las objeciones. A la pristiera.— Respuesta a
la primera objeción13.
Cuando un entendimiento tiene un objeto primero con prj.
macía de virtud, entiende todo otro objeto según su orden al
objeto primero. Lo evidencia la razón dada en esta cuestión, artícu­
lo segundo M, al hablar del entendimiento y de la voluntad. Ejem­
plo : Cuando un entendimiento tiene un objeto primero con pri­
macía de virtud, entiende más inmediatamente lo que es idén­
tico per se a tal objeto que lo que le es idéntico per accidens.
Ahora bien, el entendimiento divino tiene un objeto —con pri­
macía de virtud y de adecuación— completamente idéntico; es,
como se dijo la esencia divina bajo la razón de esencia. Luego
nada personal es objeto primero suyo de este modo; sin embargo,
lo personal es más próximo al objeto primero que un objeto crea­
do ; siendo idéntico a él, le es obviamente más próximo en enti­
dad y, por consiguiente, en cognoscibilidad.
48. Respecto de la forma del argumento es necesario notar:
La mayor, entendida en el sentido de que, si el objeto es incom-
¡nteJIectus cam comprchcndit; non cst autem infinitus nisi quia est ídem
essentiae divinae, quac cst primo infinita; sed paternitas est cadem ilii;
crgo paternitas propter eamdem rationem est formaliter infinita.
[20] 47. A t l primam rationem.— Ad primum istorum:
Quando alicuius intcllectus cst aliquod primum obicctum primita»
virtutís, per illud quodlibet aliud obicctum intelligitur secundum ordinem
quem unumquodquc obicctum habet ad illud primum. Ista patet ex racione
illa quac facta cst in ista quacstione articulo secundo de intellectu et vo­
lúntate. Exemplum: quando alicuius intcllectus cst aliquod primum obiec*
tum primitatc virtutis, immediatius intelligit virtute eius illud quod est per
se idem illi, quam illud quod est per accidens ídem illi. Nunc autem.
intcllectus divini cst omnino idem obicctum primum primitatc virtutis et
adaequationis, sicut tactum cst, essentiascilicctsubratione essentiae; nullurn
crgo perionalc est illi intcllcctui hoc modo obiectum primum; propinquíu*
tamen cst primo obiccto quam aliquod crcatum, pro quanto quod est
idem obiccto primo, et ideo propinquius in entitate, ct per conscqucns in
cognoscibilitatc.
48. Ad íormam argumenti: Maior cst vera sic intelligendo quod.
obicctum cst incomprchcnsibiJc propria incomprchcnsibilitate, est c11'*01
** C t . » u p rt¡, Q u n t ll. ij.i
“ Cf. *u¡na
" CA. »uf„u n.2ü-2H.
** Ct. tu p r a o.2H .
/Ir/.í. O b n ' t io H a y r a p fíC J h if 193

1Njhlc con incom prensibilidad propia, es también infinito con


■'ifinids^ pn’p*il' cs verdadera. Pero, en tal caso, la menor, es de-
'ir quc ^ll Kcncrac*on cn cuanto tal es incomprensible, es falsa.
\vinqoc esta menor puede tener un sentido verdadero per acá-
¡U’iis, o según algo concom itante a la generación, o tam bién — y
(tiás al propósito— según la razón o el medio por el que se en­
tiende la generación. La generación es apta por naturaleza para
entendida prim eram ente en la esencia, como en el primer
objeto, tanto por el entendim iento divino como por el entendi­
miento del bienaventurado; la esencia en cuanto esencia es el
primer objeto de ambos entendimientos. Ahora bien, esta razón
o medio en que entiende la generación — la esencia— es incom­
prensible. Luego la generación podría decirse incomprensible prin*
cipiativa o causalmente. La generación podría decirse también in­
comprensible concom itantem ente o en cuanto a lo que incluye, o
sea, la comunicación de la esencia de persona a persona, que se hace
por la misma esencia o naturaleza. D icha comunicación presuposi­
tivamente incluye infinidad de esencia; si la esencia no fuera
infinita, no podría comunicarse de este modo a muchos supósitos.
Luego la generación es incomprensible en cuanto a lo que pre­
supone, es decir, la comunicación de la esencia, que requiere ser
infinito.
49. O bjeción contra esta respuesta y solución .— Contra estas
respuestas36 se argu ye: Siempre queda en contra la fuerza de la
razón propia de la generación en cuanto generación. Cualquiera
que sea el principio por el que se la entiende y cualquiera que sea

infinimm propria infinítate; sed sic minor est falsa, scilicet quod generatio
illa, ut generado, est incomprehensibilis; licet illa minor posset habere
verum intellectum per accidens, vel secundum aliquod concomitans. vel
adhuc, et magis ad propositum, secundum illud quod est ratio intelligendL
ipsam; ipsa enim nata est primo intelligi per essentiam tanquam per
Pdmum obieemm. tam ab intellectu divino quam beato.qu.a^essentia ut
tssentia est primum obiectum tam illius quam istius.
intelligendi genetationem est ¡ncomprehenslb.l.s, et tta *
incomprehensibilis principiatlve sive causahter. Poaet enam d.c. meom-
ptehensibll.s concomitanter, sive quantum ad .ilud quCKl^ mcludit, quia
generarlo includit communicationem essentiae, q pe P
«sentlam, v S T r naruram personae ad persónate sta autem commumca ,o
praesupposltlve includit infinitatem essentiae, qu.a ipsa non posset sic
communTar plur.bus supposi.is, nisi esset infinita; et .den generat.o e*
incomprehensibilis quantum ad praesuppos.tum, sc.ltce, commun.cat.onem
«sentiae, quae requirit esse infinítum.
49. I m t m t u et Sed contra istas .esponsiones argu.tur: Qu.a
ttmper restat vis de propria ratione generación.* ut generat.o es., per
?uodcumque ptincipium intelligendi in.ell.gamt e. qunlquid praeea.gu
"> intelligendo et com u n ican d o, semper ,ps. .n propr.a .n.ell.g.b.l.t.,.e

** Cf. mpra n.47-48,


194 5. h l h t l i J t t J til ftJ rt/iUtrtfí J t ttftgt //

Lt prccxigcncia de *u conocimiento y de la comunicación si


según las autoridades aducidas ,1\ la generación parece ineoír/^’
mWc en su inteligibilidad propia. Y todo inteligible cuya
gibilidad propia es incomprensible, es infinito. ,fUcJ|*
50. Puede responderse que lo comprensible al entendim
to finito es necesariamente finito, y que lo incomprensible
no es finito. Así se concede la menor; es decir, que la generar'/*
en cuanto generación es incomprensible al entendimiento cread/
y que, por lo tanto, no es finita según su propia entidad y co
prensibilidad. Pero de ello no se sigue que sea infinita_de es/
se hablará en la respuesta al argumento principal— * Luego *°
gún esto, si incomprensible’ se toma negativamente por lo qU
no puede ser comprendido, la mayor del argumento debe ncL!
se. Para que fuese verdadera, habría que entender 'incompfen
sible cuasi contrariamente, es decir, por lo que tiene cantidad vin
tual que se extiende más allá o excede todo lo comprensible En
el caso no se entiende así.
51. A l a s e g u n d a , — R e s p u e s t a a la objeción segunda19:
La adecuación dice propiamente igualdad de dos seres en la
cantidad; hay, pues, adecuación en el caso. De otro modo la
adecuación se entiende, no según cantidad, sino según propor-
cion, en este sentido, algo se dice adecuado a otro que le es
sumamente proporcionado si de hecho hay adecuación entre ellos,
como el efecto que es proporcionado en razón de efecto es adecua-
sua vídetur incomprehensibilis per auctoritates adductas; « cuiuscumque I
intclligibihtas propria est incomprehensibilis illud est intelligibilt
infinmim.
[ 2 2 ] 50. Respondeo: posset dici quod comprehensibile intellecmí
imito est necesario fmitum, et incomprehensibile illi intellectui non est
Jinitum, et sic conceditur mínor, quod generado, ut generado, est
incomprehensibilis intellectui creato, et ita secundum propriam entitatetr
et comprehensibilitatem non est finita; sed ex hoc non sequitur quod
sit infinita, de quo tangetur in responsione ad principale argumentum.
secundum hoc ergo maior huius argumenti est neganda, accipiendo *incom-
prehensibile negative pro non possibili comprehendi; quia ad hoc quod
esset vera, oporteret illud íntelligere quasi contrarié, scilícet pro haberte
quantitatem virtualem extendentem se ultra omne comprehensibile vcl
omne comprehensibile excedentcm, quod non est in proposito.
51. Ad secundam cutioítem,—Ad secundum:
Adaequatio dicir proprie aequalitatem duorum in eadem quanútate, e<
sic non est adaequatio in proposito; alio modo adaequatio diutur non
secundum quanutatem sed secundum proportionem, et sic dicitur
adaequatum alten quod est summe proportionatum sibi, si ib.
aequatio, utpote e/fectus adaequatus tausae, qui est propon ionios
ir Cf, m\na n.43,
Ja Cf. ittfra n..)7.
Jl'J
(A. t>Uf>rti n.14,
.lrí-3- O b Jt'iíuWtf ) r t'jp m fía t

t -¿usi aunque no sea simplemente adecuado a ella con


cantidad; de este modo, la máxima iluminación po*
dina adecuada al sol, aunque la luz, por ser efecto equí-
*?< nunca sería igual al sol según perfección de cantidad.
A sp ecto de la forma de la objeción hay que notar lo >i*
~ La mayor es verdadera de la adecuación entendida del
modo si existe. Pero, en tal caso, la menor es falsa. Li
^ :Iíer e> verdadera 'precisamente* de la adecuación entendida
M ir a n d o modo, no de la adecuación según intensidad, sino
Extensión, en cuanto el principio generativo no puede ex-
< r ¡ ^ a otra generación fuera de ésta. Luego no hay en el caso
l i c i ó n de cantidad, ni propiamente adecuación de propor-
^ e n intensidad, sino sólo en extensión. Por lo tanto, de nin-
t n modo incluye la infinidad del ser al que se adecúa.
? SS A la te r c e r a .—
Respuesta a la tercera objeción "■
Como se dijo en la cuestión precedente, al fin del articulo se-
ifxk5r. ej término 'subsistir* es equívoco. De u n jn o d o s e toma
l r >7- en este sentido habla A g u s tín - 'T od a cosa
£ , * -L d subsiste; cuánto más D io s'. D e otro modo
t e , íe incomunicablemente, en cuanto meomu-
álable significa, no lo que sub^ e' d^ ° X 1 a ‘^ T p r i m e 't
¡ £ £ ¿ . * 5 X 5 formalmente set petfectisimo

a ja r s e
esie OM1 posset, licet lumen nunq aequivocus. .
íeaiooera quantitaas ipsi solí, qu ¿e adaequatione primo
[23] 52. Ad formam: Tune a n ^ e * ^ de adaequa.
oodo, si illa esset; sed sic mino . -jj0 modo, quae scüicet est
iooe secundo, nec adhuc de ^ e q extensionem, quia scilicet unum
secundum íntensionem, sed secu ^ generationem quam
principíum generandí non P°te* , quantitativa, nec est proprie
ad istam. Non est ergo hic iantum ad íntensionem, sed rantum
adaequatío secundum proporcione q ¡ndudít infinítatem, quanta
quantum ad extensionem, et ita n
cst ¡n illo cui adaequatur.
55. Ad tertiam rationem^AÁ te” 'u“ n jculo ]¡ ¡n fine, ‘ subsis-
Sicut tactum est in praeccdenti qu pro per se esse* e t.slí: ^oqultur
est aequívocum. Uno modo ■ íes atJ se subsistit, quanto
Aiigusrinus Vil De Trit/itate ca.p' ’ mun¡cabiJitcr per se esse, síquidem
«■-ajíis Deus". Alio modo pro meo ubsistcns. sed quasi inhaerens
'-f>mmunítahilé inielligimr non q . haben*. Primo modo. concedo
í'jbusttnri et quasi modum inhac-rc tf non dicit msi
M-aí 'subíistert’ formalircr ditu 1*' , Subsisten-* praesuppoiui
‘■^ni,afn secundum Augustinum ; secundo mou ,

1 Cf, %m>fa u.'I j.


('A. iitfjfM, QuotU. <1-4 o. Ui- .i (j,i2.
- .U u 'i., í l Tn„. VII «vi !>■»= , L
C . 5 . I r f t n t J d J d t l a t t U i i o n J t on/>>. n
196

y. vcpin Agu>tín, m5Io dice la esencia. Del segundo modo •


sisti/ presupone ser perfecto, pero no lo incluye formalmente ^
que solo añade incomunicabilidad al ser per je tomado del r> 'ln°
modo; es decir, la razón de subsistir en el sentido de ser ¿ tf
incomunicablemente; y tal es la relación. Ahora bien. Ia 'f
ser incomunicablemente no es la razón de ser perfectísimanien
54 A la última.—Respuesta a la última objeción lt
Concedo que el entendimiento es infinito con infinidad r¡
pía, que es modo intrínseco de su propia entidad, o sea de la
tclectualidad en cuanto tal. La paternidad, sin embargo, no es jn
finita de ese modo, aunque es en algún modo realmente idéntica,
como el entendimiento, a la esencia.
55. A lo que se añade es decir, que la infinidad del enten­
dimiento se debe a su identidad con la esencia, respondo: Como
se dijo en la primera cuestión lo absolutamente primero en lo
divino es la esencia en cuanto tal, que, según el Damasceno * es
piélago porque contiene todas las perfecciones divinas. La esencia ti
infinita en sí, no sólo intensivamente, sino también en cuanto con­
tiene per je virtual y primeramente todo lo intrínseco. Ahora bien,
toda otra entidad contiene por identidad las demás entidades, pero
no todas primeramente; pues no es per se, sino por la eseocia,
de la que tiene también su infinidad. Luego la esencia, parece,
tiene formalmente infinidad propia y primera, porque la tiene
perfecte «se, sed non formalíter índudit sed tancum addit incommunica-
bílitatcm supra per se esse, primo modo acceptum, et illud sic estuario
subsistendi, quod cst raiio incommunicabiiiter per se «sendi, et ralis «t
relatio; ratio autem essendi incommunicabiiiter non est ratio perfectissime
«sendi.
[24J 54. Ad ultimam rationem.— Ad ultimum:
Concedo quod intellecrus « t formalíter infinitus propria infioitaie,
quae « t modus intrinsecus suae propriae entitatis, scilicet inteUectualuaw
ut incellectualitatis; et tamen paternitas non sic est infinita, cuín noí
ramen paternitas « t cadem realiier «sentiae aliquo modo, sicut inteliectuJ-
55. Et cum additur quod infinitas intellectus « t propter identítateffl
cius ad essenriam, [25] respondeo: primum omnino in divinis,
« t in prima qua«tione, « t essentía ut «sentía, quae, secundum Da®*
ccnum, « t pclagus propter comprehensionem omniura perfectionum divt
rum; ista « t infinita non tantum intensive in se, sed ctiam vinu^|'|Uj
primo ct per se continens omnia intrínseca; quodeutnque autem
continct per ídentitatcm alia, sed non primo omnia, quia ncc a sc> ^
vi/tute «sentiae a qua etiam habet suam infínitatem. Videtur ergo <1^
«sentía habet infinitatcm ct formalíter ct propriam et primam qu*J 3jnc[
quia res|>e((u omntum dicirur pclagus, quia omnem perfectissime
* tuf/ru n,|0.
11 <A. íl.l<l,
* ' CI. m ilit a , ( J u w ll. ( ¡A
C f . m if/tu u A l .

A
Art,.i, Objeciones y resfwvitai 19 V

Se dice piélago de todas las perfecciones, porque contiene


t¡ j ÍCj intrínseca perfectísimamente, en cuanto puede ser
^vla formalmente. Ahora bien, de esta primera entidad
^ ^ Ííc ir o hablar así— emanan todas las demás ordenadamente.
^ [as entidades esenciales intrínsecas, que no dicen reía-
segundo, las entidades nocionales; tercero, y por
c'°n |os seres creados o extrínsecos. Y todo lo que emana re*
t e de ella la perfección de que es capaz, que no le repugna. Y
f l causa cuasi eficiente y primaria de lo recibido es la infinidad
? Cja esencia, aunque la causa o razón formal sea la entidad pro­
. del emanante. Luego lo esencial recibe de la esencia la infini­
dad formal, porque la esencia, en razón de principio y fundamen­
to basta para darle cantidad, y tal cantidad virtual no repugna
a lo esencial, como tampoco le repugna la comunicabilidad. Ahora
bien, a la relación personal compete por esencia el ser ad dterum
v no le compete infinidad intensiva propia, por no ser capaz
de tal cantidad, como tampoco de la comunicabilidad. Hay que
detenerse en el género de principio formal. Esta entidad recibe
infinidad y aquello no, porque ésta es ésta y aquélla es aquélla;
pues la repugnancia y no-repugnancia formal se reduce primera
V formalmente a la naturaleza de la entidad respecto de la cual
se dice que hay repugnancia. Por último, las criaturas reciben de
la esencia entidad finita, la única que les compete.
56. Por lo tanto, respecto de la forma del argumento, digo
que la identidad con la esencia no es la sola razón de que algo
tenga formalmente infinidad, pero es la razón suficiente para

entitatem imrinsecam, ur possibile est cam contíneri in uno j o r n r ijic r .


Ab hac autem prima, sicut licet loqui, emanant omma ordinate, prim o
quidem intrínseca essentialía, quae non dicunt respeemm ad « u r a , ® 1 ’
do, notionalia; tertio et ultimo, creara sive extrmseca, et quodlibet
emanans recipit illud perfectionis ab ea cuius est capax, si sibi non
repugnar et P¡llius recepti causa quasi effecuva et primaria est lo f iu n s
essetuiae,'causa autem « « cario formal,t « r ip a a e n u ^ p r o p r .a cmushber
Esseuriale ergo « c ¡l * * “ t n d T n ri d aL u ^ rdem
essentia suffíctt in rauone principa et lunoamemi a

c l T m u S i l L . I p s i T m e m ^ re u S ‘"perTonab competir per «sentían.

z r^ “Í T S E STS
genere principii formalis est status, hoc emm acopie infinitaran illud
non. quia hoc accipit commumcabilitatem, illud mcommumcabilitatem,
quia hoc est hoc et illud est illu d ; repugnante en.m formalis et non
repugnancia primo reducitur formahter ad rationem cius cui dicitur csse
repugnantia. Tándem, ab essentia crcaturae recipiunt entitatem finitam,
quia talís sola eis competir. , , .. . .
56. Ad formam igitur argumenti ti ico q uod sola ulenmas essenuac
non esc sola ratio habendi infinitatem formaliter, sed est rano sufnaens
omni ci cui fonnaliicr non repugnar in fin itas; formaliter autem repugnar
5 . Infinidad de ia relación de origen
198
q üe toda entidad a la que no repugna formalmente i
Como quedó probado \ la infinidad repugna fo rm al* * %
relación personal y no repugna a lo esencial. Si preguntas ,v a t
la infinidad es composible con este — con lo esencial/.°r ^
con aquélla — con la relación personal— , puede contrap^T y
se por qué, como conceden todos, la incomunicabilidad ^ Uritaf-
a lo esencial y no repugna a la relación personal. Y la
es la m ism a: Ello depende de la naturaleza del principio
es decir, de que formalmente lo esencial es esencial y Ja / [^ J.
es relación. Por ser la esencia, como principio fúndame^
principio limitado del que muchos seres proceden natural ^
y en orden, todo ser, en el prim er instante en que cuasi ^
o procede, tiene su entidad ; éste tal entidad, aquél tal 0^ ^
enti-
dad; y la razón de por qué algo repugna a un ser es su enu
entidad.
y la razón de por qué lo mismo no repugna a otro es también
entidad.

R E SP U E ST A AL A R G U M E N T O PRIN CIPA L

57. Respondo al argumento principal


Como se declaró en el prim er artículo " la infinidad en enti­
dad dice totalidad en entidad, y, por oposición, la finitud dice
a su modo entidad parcial, pues todo ser finito en cuanto tai
es menor que el infinito en cuanto tal. Como dice Éuclides50:

relationi personali, ut probatum est, nulli essentiali. Et si quaeras <iuare


compossibilis est infinitas huic, et non huic, potest quaeri in oppositum
quare huic repugnar incommunícabilitas et huic non, quod orones
concedunt, et est eadem responsio, quia in racione princípíi forroalis,
quia scilicet formaliter hoc est hoc, et iüud est illud fo rm a lite r. Quia
In fat¡one Ptincipii fundamental is ipsa essentia est unum principiufl
iliimjtatum, a quo multa sunt ordinate nata procederé, et quodlibet, in
primo instanti in quo quasi emanar vel procedit in esse, suam habei
entitarem, hoc talem et illud talem, et huic sua entitas est ratio repuí'
nantiae alicuius, cuius tamen illi non est ratio repugnantiae entilas sua.

A U ARGUMENTUM PRINC1PALE

Í26J 57. Ad argumentum principale: .


rotaí¡rarem^i‘n ^ r^ Um CSt 10 art*cuio, infinitas in entit^ Í
tnfitatis- omnf Cr-P?r °PPositum suo modo finitas dicir partía1 _
u n u/n S ; C: imv ,in,tUm m minus est infinito ut « 1*: . ,
uumium I.uclidcm, Vil co n clu sió n H : "Omnis numerus m i n o r é 0
t: /ii .
fll. .vHjfjrtf n .l7,ss,
f-7. *H))ra n.;J,
f ’f, \uf>ru n.y,

Vil .1,1. -1 | | [Ul,si.„ 1»»>I


R i tf>tn fta a l atg u rt/ tn ftt p r it m p a l \ty)

■¡,^0 número menor es parte o partes del número mayor", E^to


JeN-' entenderse en el sentido de que un número binario sea
Tltf de un tenario nada parejo se da en lo divino— . sino
n el sentido de que, en relación a todas las proporciones que
¿ebet* considerarse en las cantidades, un número binario se halla
.^pocto de un ternario como una parte o como diversas partes
^ hallan respecto del to d o ; pues un binario es excedido por un
[c-marjo de modo similar al modo en que es excedido otro
binario por otro ternario cuya parte es. Análogamente d ig o :
siendo Dios sim plicísim o, ningún ser creado es parte suya. Pero
rodo ser finito, que es menor que el infinito, puede llamarse parte,
¿unque no lo sea según una proporción determinada, porque es
excedida al infinito. D e este modo, todo ser distinto del infinito se
dice por participación, porque participa de la entidad que en el
infinito se da total y perfectamente.
Luego — quiero retener esta conclusión— todo finito, que es
menor que el infinito, es parte. Luego al ser al que repugna ser
parte o ser excedido realmente por otro, le repugna ser finito.
Ahora bien, a la paternidad repugna ser parte de la divinidad de
ese modo o ser excedida por la divinidad; pues la paternidad,
por la infinidad de la divinidad con la que es composible en el
mismo supósito, es simplemente idéntica a ella. Por consiguiente,
no puede ser excedida realmente ni puede ser parte ni puede tener
razón de parte. Luego, como fue probado an tesJl, ni es finita ni
infinita; pues, como lo finito tiene razón de parte del modo
predicho, así el infinito tiene razón de todo del mismo modo ;

numerí pars est, vel partes". Hoc non sic intejligendum est quod iste
binarius sil pars íllius ternarii, quía nihií est sic in di vi oís, sed quantum
ad proponiones omnes attendendas ín quantitatibus, ille binarios se habet
ad íllum ternaríum sícut pars vel partes ad totum ; quia simíli modo
eicedítur ab /lio ternario, sícut excedítur alius binarius ab alio ternario
cuius est pars. Ita díco h ic : Nullum creatum est pars Dei, cum Deus sít
iimplícissimus, sed omne finitum, cum sit minus illa entitate infinita,
conformiter potest dící pars, ücet non sít secundum ajiqoam proportionem
¿«ernunatam, quía excedítur in infinítum; et hoc modo omne aliud
tos ab ente infinito dicitur ens per participationem, quia capit partem
dJjus cntitatís, quae est íbí totaliter et perfecte.
Hoc ergo volo habere, quod omne finitum, cum sit minus infinito,
«t pars; cuí ergo repugnar esse pars, vel excedí realiter ab aliquo. e¡
repugnar esse finitum; nunc aurem paternitati huic repugnar esse pars
divíníranj í|]0 modo, vel txcedi a dívinitate, quia propter infinitatem
djvini raris patero itas, cum sil compossibilis sibi in eodem supposito, est
s,fnpliciter ídem sibi; et, per consequcns, realiter excedí non porest, nec
pars, nec ratíoncm partís habere potest. Non ergo est finita net
‘^finita, sícut príus probatum est, quia sícut finitum habet ratíoncm partís
"Mo praedicto, ita ínfínitum habet ratíoncm totius h(x modo, stilicet ex
" \u ftrn n 6-7.
<. v In fin u l'k l ili Ui r t liU 'tth t tic o r ix * u

CS decir, el infinito. |X>r la plenitud de su cantuiiul virtimi ^


todo otro ser o rn o mayor si se aproxima a e l; y como m(f/
si se aleja de el. Pero la paternidad no tiene razón de tota|jj J
pues la medida, en cualquier grado de perfección, dice rcl*^ 1
a un primero en el orden de medida, y lo primero es Ja c\cntjil
absoluta. Por lo tanto, digo brevemente que la paternidad ni ^
formalmente finita ni formalmente infinita.
58. Cuando arguyes M que el ente se divide inmediatamente
en finito c infinito, antes de descender a los diez géneros, concedo
de grado que lo finito e infinito no dividen el ente en cuanto
está ya contraído a un género. Todo género y el ente en cuanto
inmediatamente indiferente a los diez géneros es 'precisamente
ente finito. Sin embargo, lo finito e infinito no dividen el ser,
sino el ser cuanto; como, según el F iló so fo 53, lo finito c infinito
pertenecen a la cantidad — lo que es verdad de lo finito e infinito
y de la cantidad, tomados propiamente— , así también, hablando
extensivamente, lo finito e infinito, en cuanto son propiedades del
ente, convienen 'precisamente' al ente cuanto, que tiene en sí al­
guna cantidad de perfección, pero tal cantidad sólo conviene a la
entidad que puede ser parcial o total entre las esencias; pues es
necesario que la cantidad, comparada a otra, inmediatamente la
exceda o sea excedida por ella, y sea parcial o total en el sentido
en que aquí hablamos de parcial y total. Ahora bien, la pater­
nidad, en cuanto paternidad, no puede ser total ni parcial éntre­
las entidades.

plcnitudine quantitatis virtualis suac mensurans omne aliud ut maius per


accessum ad ipsum, et minus per recessum; sed ncc pacérnicas habet
racionen! tocalitatis, quía mensura secundum gradum qucmdam perfección»
star ad aliquod primum in Oídme mensurandi, quod esc csscnciu absoluta-
Dico ergo breviter quod paternitas nec formalicer esc finita, nec formaliter
infinita.
58. Et cum argüís ex divisione immediata cntis in ista, etiam ante-
quam dcscendat in dccem genera, concedo bene quod ista non dividunt
ens ut iam concractum cst ad aliquod genus; imo quodlibee genus ct
ut immediacc ¿ndifferens ad deccm genera, cst praccisc ens fínitum.
finicum tamen ct infinitum non dividunt ens, nisi ens quantum;
sicut secundum Philosophum I Pbysicorum, finitum et infinitum quant»,jn
congruunt, quod est verum de finito ct infinito ct quantitatc proPflC
acceptis, ita etiam, extensive loquendo, finitum ct infinitum ut sunt
siones cntis, convcniunt praccisc cnti quanto in se habenti quantitatc ^
aJiquam perfectionalem; calis autem quantitas non convcnit cntiwn. nl*
quae potest esse partialis vel totalis ínter cssemias; quantitatem c0‘
comparatam ad aliam statim oportet exccderc vel excedí et esse Pafl1 .
vel totale, sicut hic loquimur de partiali ct totali; palomita* au*1’*11
paternitas non potest esse ínter enmates totalis nec partialis.
biCí. t u ft r a o.3.
“ Aiiintot., P I ii / i Ic . I ,- .2 MflriníKWrt).
K ii/iu n la al a,
2 01

n Pudría responderse también « ,,* ], e,nrid ,d sé,lo convic-


,k •' '* cm , considerada, es decir. en cuanto
jjstinpue de a entidad hipostática; , m„ consúm em e. la finí-
fiid y la pertenecen también a la entidad quiditativamen-
te considerada.^ ero esta entidad, la paternidad, aunque en algún
modo sea en sí quiditativa, en cuanto paternidad sólo es entidad
hipostática.
60. D e un tercer modo puede responderse que Ja cantidad
virtual sólo conviene a la entidad absolutamente considerada. Sin
embargo, estas dos ultimas respuestas conceden respecto de la en­
tidad hipostática y de la entidad relativa algo que es dudoso, es
decir, que no tienen cantidad virtual.

59. Posset ctiam díci quod quantitas vírtualíter non convenir nói
cntítati quiditatíve, ut scílícet distinguítur ab emítate hypostatica, ci, per
consequens, ncc finitas ncc infinitas, Ista autem entitas, licct sí c in se
quodammodo quiditativa, tamen, ut est talís, est tantum hypostatica.
60. Tertio modo, dici potest quod quantitas virtualís non convenir
nisi entitati absoluto. Sed ístac duac responsiones ultimae concedunt aliqua
dubia de cntitatc hypostatica et emítate relativa, quod scílícet non habeant
quamitatcm virtualem.
"1

C U E S T I O N VI
S i la igu aldad en lo divino es relación real

Resumen.— Como dice San Agustín, el fundamento de la iguaj.


dad en Dios es la magnitud, la eternidad y el poder. La magnitud
que debe ponerse en Dios es la magnitud de virtud y perfección
Lo realmente existente en Dios a que puede convenir y de hechc
conviene tal magnitud, de la naturaleza de la cosa, es la esencia,
que es infinita y, por lo mismo, es también grande. Una vez es­
tablecido que se da magnitud a parte reí, se prueba que se da igual,
dad real según magnitud, porque la magnitud es numérica o sin­
gular y existente, por la autoridad del Damasceno y porque tal
magnitud no es varias magnitudes de diversa o idéntica especie,
En cuanto a la igualdad según la eternidad, hay que distinguir
dos modos de hablar de la eternidad. El primero dice que la eter­
nidad es un modo intrínseco de la existencia y, por lo tanto, se
da positivamente en Dios, de la naturaleza de la cosa. El segundo
modo dice que la eternidad connota algo positivo, la esencia, pero
que formalmente consiste en triple negación: en negación de ce­
sación, de sucesión y de dependencia, o en la relación potencial
de coexistir simultáneamente con toda duración, sin cambio y sin
dependencia. La unidad de la eternidad es real del modo en que
es real la eternidad — formalmente según el primer modo, funda­
mental y connotativamente según el segundo modo— . Y la igual­
dad según eternidad es real del modo en que lo es la unidad de
la eternidad, pues es la unidad la que funda próximamente la
igualdad.
En cuanto a la igualdad según poder, si se toma 'poder' propia­
mente, en cuanto dice relación a lo posible, cal poder no se da en
Dios a parle rei. Por lo tanto, la igualdad según el poder tomado
propiamente no es relación real en las personas. Pero si se toma
‘poder’ por el fundamento, es decir, por la voluntad absolutamente
considerada, según su magnitud intrínseca, las personas son iguales.
En este caso, sin embargo, la igualdad se refiere al primer fun­
damento asignado por Agustín, o sea a la magnitud, no al tercer
fundamento, o al poder.
Por otra parte, la igualdad requiere y preexige que los extremos
sean realmente distintos. Ahora bien, los extremos de la igualdad
en Dios, las personas, son realmente distintas.
Por último, la igualdad en Dios es una relación real, porque
inhiere en los extremos según fundamento real. Ello se prueba
por el Evangelio, San Pablo y dos razones. Primera, las relaciones
fundadas en la cantidad — o magnitud— , no en cuanto es una en
número, sino en cuanto es una en especie o en género, son reales'
Luego son reales las relaciones fundadas en la cantidad en cuanto
es una en número; el fundamento en este caso es más
Segunda razón, la desigualdad es una relación real. Luego lo a
también la igualdad. Si el opuesto más imperfecto es real, * f°r
tiori lo es el opuesto más perfecto; entre estos dos opuestos, ¡£ua1'
dad y desigualdad, la igualdad es el opuesto más perfecto.
c.rt. R e l i a d de U huM í¡d D¡0¡
2Ó3

g ú Ü V IZ c n d P m m ú n , T L l i U n reaf s¿? ‘‘ CUe!‘ÍÓn: S¡’ se‘


elementos: 1 , que el f u n d a m e n m s e a Í , res
sean reales y realmente distintos- si „ i 2 , q“? 0S “ "(« n o s
los extremos de la naturaleza de la 3 r<dac,on ^ *la¡!e en
mente de toda consideración d e l c n e n S deC'r’ lndep* nd,en,e-
convienen a la igualdad en lo diviñn ¡ eS‘° S d e” en,0!
a cualouíera ieimlHíid i ° divin0 Por J£ ual ° mayor razón que
a cualquiera igualdad en los seres. Síguese que esta igualdad es
una relación ran real o más real nu* l i n - igualdad es
luab reai <lue cualquiera otra relación real.

1. Planteam iento d e la cuestión y argumentos en pro y en


contra.— V isto lo referente a la relación de origen en lo divino,
sigue la cuestión única sobre las relaciones comunes. Se pregunta
si la igualdad en lo divino es relación real \
Se arguye que es relación real:
La relación, que tiene fundamento real y extremos realmente
distintos, es real. La igualdad en lo divino es tal. Luego es real.
Prueba de la m en o r: En lo divino hay magnitud real, es decir,
la de la esencia y las personas que se dicen mutuamente iguales
son realmente distintas.
2. Se arguye en contra:
Toda relación real se funda sobre acción y pasión o sobre can*
tidad s. En D ios ninguna relación real se funda sobre la cantidad;
como dice A g u stín :|, " D ios es grande sin cantidad Luego en
Dios sólo es real la relación fundada sobre la acción y la pasión.

Q U A E S T I O VI

U tru m a e q u a l it a s in d iv in ís sit re la tio realis


1- Q uaesth et argum enta pro et contra— Viso de relatione originis
in divinís, sequimr quaestío de relarionibus commumbus, et est única.
Quaeritur utrum aequalitas ín divinis sit relatio realis.
[1] Arguitur quod sic:
lila relatio esc realis quae habet fundamentum r^ ^ e ; eKt[ f f a
dtad"Ctai r
mtudo realis, h“ “essentiae,
scilicet sm0di;e et personae relucí d i s t e n qufe
nícuntur ad invicem aequales.
2* Contra: . ,
Omnis relatio realis fundatur super actionem et passionem vel supra
^ "■ n atem In Dao nulla r a n o ™

TuPer
u ™ actionem
f nus Slne et
qnanma.e , erftaus
“,¡s autc«
antem ,bi cst sola relatio originis;
passionem,
i Pc, . . . „ „ encuentran en la edición de Wading-Vivés al
te ¡‘ £ U S ,""S o S V ~ C ° ¿ I n” Seo-rus. Onlinatlo I <1.19 n.1-28 (V 265-
d-3l (VI 2 0 3 -2 2 2 ).
* Ar is t o t ., M etaph. V c-15 (l020fo25-33).
a Augusc ., D c Trin. V c . l n .2 : FL 42,912.
2(M C.6. Redi/dad d( id igualdad cu Dios

Pero tal relación solo es la relación de origen, y la igualdad,


es de la misma razón en ambos extrem os, no es relación de origen.
3. Además, la magnitud, como la esencia, es idéntica en las
tres personas. Luego los extremos no son realmente distintos;
ni, por consiguiente, es real la relación.
4. Respuesta a la cuestión .— En esta cuestión hay que estu­
diar tres subcuestiones: Primera, si hay algún fundamento real
de la igualdad en lo d iv in o ; segunda, si hay distinción real entre
los extrem os; tercera, si se da la igualdad en los extremos según
fundamento ex natura rei.

A RTICU LO 1 ■
Si en lo divino hay fundamento real de la igualdad
5. Tres puntos .— El prim er artículo contiene tres puntos.
Hay que investigar primero el fundamento de la igualdad en
com ún; segundo, qué puede asignarse como fundamento de la
igualdad en lo divino y, si hay varios fundamentos, cuáles y cuán­
tos son ; tercero, si cada uno de ellos es real.

1. F un d a m en to de la igualdad en general

6. En cuanto al primer punto, parece que, según el Filósofo,


el fundamento de la igualdad es la cantidad; pues d ice1 que Mes

aequalitas autem non est relatio originis, quia eiusdem rationis in utroque
extremo.
3. Item, eadem est magnitudo in tribus personis sicut eadem essentia;
ergo extrema non sunt realiter distincta, nec per consequens relatio reaüs-
4. Ad quaestionetn.— Hic sunt tria videnda: Primo, si aequalitads
in divinis sit aliquod fundamentum reale. Secundo, si sit realis distinciio
extremorum. Tertio, si illa aequalitas ex natura rei insit extremis secundum
fundamentum.

ARTICULUS I -

Sí aequalitatis in divinis sil aliquod fundamentum reale

12] 5. Tria videnda.— Primus articulus habet tria: Primo, videndum


de fundamento aequalitatis in communi. Secundo, quid posset assignan
fundamentum aequalitatis in divinis, et, sí sint plura fundamenta,
quae et quot. Et tertio, de quoeumque eorum, si sit ibi reale.

1. D e fundamento a eq u a lita tis in communi


6. Primum: Videtur accipi a Philosopho quod fundamento^
aequalitatis sit quantitas; ait enim in Praedicamentis quod "proprium c
* A iu st o t ., PrneiH c. e,6 (fla 2 7 - 35 ).
Arl.l. Realidad del fundamento 205

propio de la cantidad el que algo se diga, según ella, igual o des­


igual”; con eStas Palat>ras indica el fundamento de la relación de
igualdad, como en el capítulo de la cualidad al decir: "Es propio
de ia cualidad el que algo se diga similar o disimilar según ella",
indica el fundamento de la similitud. Estas afirmaciones referen­
tes al fundamento de la igualdad o similitud las explica más, pa­
rece, en la Metafísica, en el capítulo de la relación5: "Igual, seme­
jante, idéntico, todos estos conceptos se dicen según uno; igua­
les se dicen aquellos cuya cantidad es una; semejantes, aquellos
cuya cualidad es una; idénticos, aquellos cuya sustancia es una".
En este texto sugiere, parece, que el fundamento de la igualdad
no es sola la cantidad, sino que se requiere unidad de cantidad.
Y de ello surgen dos cuestiones mas generales que la cuestión
propuesta: La primera es si la unidad es lo formal en el funda­
mento ; y, suponiendo que lo sea, si es más inmediata que la can­
tidad cuya unidad es, o viceversa. La segunda cuesrión es si la
unidad perteneciente al fundamento de la igualdad importa por
sí algo positivo o sólo privación o negación. Si se dijera que sólo
importa negación, como se trata del fundamento próximo o re­
moto de la igualdad, seguiríase que, en general, la igualdad no
sería relación real.
No es necesario discutir aquí esta conclusión general y sus
dos premisas; trascienden la cuestión propuesta. Los que con­
ceden que la igualdad es relación real- en otros seres niegan que
lo sea en Dios. Por lo tanto, aunque en general la igualdad sea

quantitati secundum eam aequale vel inaequale dici”. Istud secundum


n°tat fundamentum illius relatioais, sicat ipse ioquinir, capjre de qualttate,
quod "proprium sibi est, quod aliquid secundum eam dicamr simile vel
Istud dictum de fundamento aequahtatu
videcur magis explicare V Metaphystcae capite de ad altqutd. Aequale,
ídem, secundum unum dicuntur omnia; aequaha,
* una; similia, quorum qualitas est una; eadem, quorum
esc una”. Hic ipse videtur innuere quod non sola quantitas est funda
mentum aequalitatis, sed requirirur umtas quantitatis. »
Et tune est ouaestio eeneralior quaestione proposita, dúplex. Una, an
fundamento a^ualitatis, et, * * % * ? £ £

privationom vel
S * “ diceretur solam negationem . m p ° ™ e ~ rePmota,

u Vconclt^tonem
team 0 0 feneralÍKrgenera
aeq“t e,„
n « a d =x quibus
quaestionem pro-
i S ! ' r " °S0tta h‘C S i t a t e m “ sse alibi relationem realem,
< ^eg“ X e r er a e q X a t e divina; esto igitur que^ aequalitas
^ ¡* 5 « ífis wl positiva necess.no swe non, adhuc m-
* \msTOT., M e t a p /I . V c.15 (10aial0-15).
206 C.6. Realidad de la igualdad en Díoí

relación real o positiva necesariamente o no, aún se inquiriría •


los elementos necesarios para la relación real pueden salva ^
en la igualdad divina lo mismo que en la igualdad creada ^

2. F u n d a m en t o d e la igualdad en l o divino

7. Respecto del segundo punto a tratar en este artículo, es


decir, cual es el fundamento de la igualdad en lo divino en es­
pecial, parece que Agustín c lo señala. Hablando de las tres divi.
ñas personas, d ice: "N inguna precede a otra en eternidad, ni la
excede en magnitud ni la supera en poder; pues el Padre no es
anterior al H ijo ni mayor”, ni, podría añadirse, más poderoso.
Este texto de Agustín se prueba con los dichos del Filósofo:
Si la igualdad es según cantidad, como la cantidad se divide pri­
meramente en continua y discreta, en lo divino no puede darse
igualdad según cantidad discreta; sólo se da la trinidad, que no
es número o, si es pluralidad, la parte menor es en cierto modo
de la mayor y, por lo mismo, desigual a ella. Ahora bien, la can­
tidad continua se divide en permanente y sucesiva. En Dios no
hay cantidad sucesiva, aunque hay una correspondiente a ella, es
decir, la cantidad de duración, que propiamente se dice eternidad.
La cantidad permanente en las criaturas se dice comunmente
magnitud de mole, y lo correspondiente a ella en lo divino se

quiretur si, quantum est ex parte eorum quae requiruntur ad relationem


realem, possunt etiam aeque salvari in aequalítate divina sicut in aequ
tate creara.2

2. D e fundamento aequalitatis in divinis

[3] 7. De secundo in isto articulo, scilicet, de aequalítate in


in speciali quid sit eius fundamentum, illud videtur Augustinus as^ ul]ai
I De fide ad Retrum, ubi loquens de tribus personis divinis dicit.
inquit, alteram praecedit aeternitate, aut excedit magnitudine, aut^ .r aUc
potestate, quia nec Filio Pater anterior aut maior est”, et potest ’
etiam potentior. ■ $1
Illud dictum Augustini probatur ex dictis Philosoph*, .^ tur ¡n
aequalitas est secundum quantitatem, cura quantitas primo drv
continuam et discretam, in divinis non potest esse aequalitas est
. .. . «i . . . . . /ii lile 1,v ;..i
quantitatem discretam, quia nulla est ibi nisi trinitas, f¡S) ct 1¡tí
,*‘
numerus, vel si est pluralitas, mi ñor pars est quodammodo^mai (t
inaequalis sibi. Quantitas autem continua dividitur in Perm. Uqua ‘l11^
successivam; in Deo non est quantitas successiva, est tamen a ^ did'1^
est sibi correspondens, quae est quantitas durationis, et i
aetermtas; quantitas permanens in creatuns dicitur communi v¡rniti>
molis, et omnis sibi corres pondens in divinis dicitur magnitu
s A u g u s t ., D e filie tul l ’et. c .I n .4 : PL 40,754.
Art.U Ksalidad del, fundamento
2 0 7

dice magnitud de "irm i Luego del dicho del Filósofo se sigue


d 'i,ch° , de ÁgUStln’ “ df i r> 1 * I» ¡ g ^ en lo divino e Z n
magnitud o según eternidad. g n
8. Exponemos, en segundo lugar, el dicho de Agustín De
lo que antecede parece que la tercera parte de su texto "ni lo
supera en poder esta de sobra. He aquí la explicación: La iguaL
dad de algunos seres se considera propiamente según lo que les
es intrínseco y absoluto, ad re. Sin embargo, la igualdad puede
considerarse, ex consequenti, por comparación a seres extrínsecos.
Por lo tanto, de que algunos seres tengan forma en grado igual
se sigue ex consequenti que pueden actuar igualmente, según
ella, sobre seres extrínsecos. Luego la igualdad del poder propia­
mente no es distinta — igualmente (ex aequo) distinta— de la
igualdad de magnitud, de la magnitud de la forma activa; así,
en las criaturas, las que tienen igual magnitud de calor tienen
igual poder de calentar. Por lo tanto, numerando la igualdad que
deriva de la comparación a seres extrínsecos junto a la igualdad
basada en el ser intrínseco, hay tres igualdades. Sin embargo, pro­
piamente y en el mismo plano — ex aequo — hay sólo dos igual­
dades, que son ad se y ad intra, según las cuales se considera la
cantidad, es decir, la magnitud y la eternidad. Acaso por ello,
Agustín en su réplica sólo menciona estas dos, no menciona el
poder; "N o es el Padre, dice, anterior o mayor que el H ijo” ; no
dice "más poderoso”.
9- Existe otra duda acerca del dicho de Agustín, ¿Por qué
no se considera la igualdad según más razones? El Padre y el

sequ¡tur ergo ex dicto Philosophí dictum Augustini, quod, ad hoc quod


aequalís sit ¡n divinis, aut est secundum magnitudínem aut secundum
aeteriutatem, .
[4] 8. Secundo, dictum Augustini exponitur; quia tune ex dictis
Vlaetur superfluere tertium, quod addit "secundum potestatem. Sed est
^sponsio quod aequalitas aliquorum attenditur proprie secundum aliquid
eis intrmsecum et ad se; ex consequenti tamen aequalitas attendi potest
V1 comparatione ad extrínseca. Unde ex consequenti, ex hoc quod aliqua
foonam aliquam habent ín aequali gradu, sequmir quod secundum eam
Possunt aequaliter agere, in comparatione ad extrínseca; aequalitas ergo
J°testatis proprie non est alia ab aequalitate magmtudinis, et hoc ex aequo
f in e ta , sed est quasi explicans quamdam aequalitatem ma^nir^ ' " is’
quae scilicer magnitudo est formae activae; sicut in creaturis, quae haben
m a g n X n em caloris, habeot potan,iam ^qual™

; s s k “ I í ü 3E

„ ^ ° PK,r ,S[a' “ non « Pater Filio anterior aut maior",


í(J “ cat. non potentiam, cum ait non “
“etiaraíiu d 'iu b iu m circo illud dictum Angustio,: quarts non
1

2Ug C.6. Realidad de le igualdad en D ios

Hijo son iguales según sabiduría, bondad, justicia y otros «riba.


tos similares. # ,
10 Respondo: Sólo son iguales según sabiduría en cuaoto
tienen una magnitud. Por eso, si son iguales según alguna per.
fección esencial, la razón próxim a de la igualdad es siempre la
magnitud de tal perfección. C onsiguientem ente, A gustín entiende
por magnitud toda la perfección esencial, es decir, la magnitud
en cuanto es el fundamento de la igualdad, pues toda perfección
se funda en la magnitud 7. '

3. ¿E s CADA UNO DE LOS FUNDAMENTOS REAL?

11. Tres problem as .— En cuanto al tercer punto a investigar


en este artículo, o sea, si cada uno de los fundamentos es real, hay
que dilucidar tres problem as: 1) si la magnitud se da en Dios
de la naturaleza de la co sa ; 2 ) si la eternidad se da de la natura­
leza de la co sa ; 3) si el poder se da de la naturaleza de la cosa.

1) Prim er p roblem a
12. Contiene tres subproblem as .— Respecto del primer pro­
blema, hay que estudiar tres subproblem as: a) Primero, en que
sentido puede ponerse magnitud en lo d iv in o ; b) segundo, cómo
por pertenecer la magnitud a un ser, es necesario que este ser se
dé de la naturaleza de la cosa para que la magnitud sea, a su vez,

secundum plura actenditur aequalitas? Sunt enim Pater et Filius aequaies


secundum sapienti^m, secundum bonitatem, secundum iustitiam, et cerera
talia.
LO. Respondeo: Non sunt aequaies secundum sapientiam, nisi ut
habentes unam magnitudinem, et ideo si secundum quamcumque perfec-
tionem essentialem sunt aequaies, semper próxima ratio aequalitatis esr
magnitudo illius perfectionis; et ideo per solam magnitudinem intelligij
ipse quamcumque perfectionem essentialem, quantum, scilicet, ad illud
quod est fundamentum aequalitatis, quia nulla fundar nisi sub ratione mag*
nitudinis.

3. De quocumque eorum si sit ibi reale

[5 ] 11. Tres quaestiones.— De tertio in isto articulo, patet quod ad


illud yidendum oportet tria videre. Primo, an magnitudo sit ibi ex natura
rei. Secundo, an aeternitas. Tertio, an potestas.

1) Prima quaestio
12 , Contmet tria quaesita minora.— De primo oportet tria videre'
Pruno, qualiter magnitudo poni posset in divinis. Secundo, quia magnitudo
est aíicuius magnitudo, ideo, ad hoc quod habeamus magnitudinem &

(VI 2 0 5 .iO 8 )fS SCO,“ S' n .s .ilí {V 2 0 7 -2 6 8 .2 7 0 );


Art.l. Realidad del fundamento
209
¿e la naturaleza de la cosa; c) tercero, si tal magnitud se da en
jo divino de la naturaleza de la cosa. La solución completa del
primer problema, del referente a la magnitud, exige, pues, la so­
lución de tres subproblemas.
13. a) Primer subproblema.— En cuanto al primer subpro­
blema, el Filósofo8 escribe: "Grande y pequeño, mayor y menor,
dichos en sí y mutuamente, son pasiones de lo cuanto en s í;
pero estos términos se transfieren también a otros entes. ” Quiere
decir que ' grande’ y 'pequeño’, considerados, sea absolutamente
o en sí, sea relativamente, pertenecen de sí a la cantidad propia­
mente dicha, pero traslaticiamente pertenecen también a otras
entidades. Ello aparece suficientemente claro por la razón; el
Filósofo no negaría que la igualdad pertenece a los individuos de
la misma especie en cualquier género, y la desigualdad a las es­
pecies; luego, aunque 'grande y 'pequeño1 sean, según él, pa­
siones propias del ser cuantitativo, sin embargo, tomados trasla­
ticiamente, son trascendentes y pasiones de todo ente. Pero
Agustín * dice que esta magnitud, llamada tal traslaticiamente
por el Filósofo, no es magnitud de mole, sino de bondad y de
perfección: "E n aquellas cosas que no son grandes en mole, es lo
mismo ser grande que ser m ejor.” Luego es claro que grande
del primer modo o propiamente dicho, según Aristóteles, y gran­
de’ en mole, según Agustín, no se da en Dios ni en ser espiritual

natura rei, oportet primo habere aliquid ex natura reí cuius sit magnitudo.
Et tertio, an illa magnitudo eius sit ibi ex natura rei. Ut sic primum
Jstorum, quod scilicet tst de magnitudine, requirat tria ad habendum
complete proposirum.
13. a) D e p r i m o q u a e s tto in p r im a q u a estio n e. — De primo, Philo­
sophus V M e ta p h y s ic a e cap. d e q u a n tita te dicit: ''Sunt autem magnum et
Parvum, et maius et minus, et secundum se et ad invicem dicta, quanti
passiones secundum se; transíeruntur etiam et ad alia, baec nomina” :
dicere, quod ' magnum et parvum’, sive accipiantur absolute et se-
Omdum se sive respective, secundum se conveniunt quantitati proprie
dlctae, translative autem aliis. Et hoc apparet satis per rationem, quia non
ne#»ret Philosophus aequaiitatem esse individuorum eiusdem speciei in
luolibet genere et inaequalitatem specierum; et per consequens, cum
secundum ipsum aequale et ¡naequale non dicantur nisi secundum quan-
tlc«em, quantitas aliquo modo convenir omni enti cutuscumque generis,
er’ Per consequens iicet magnum et parvum’ secundum eum sint passiones
pr°Pf¡ae quantitatis tamen translative accepta sunt transcendente et
P io n es totius entis Augustinus autem VI D e T n m t a t e cap.8 istam
^«nitudinem, quam Philosophus dicit translative dictarn, dicit esse
^«nitudinem non moiís sed bonitatis et per/ectioms: In his. inquir,
?Uae non mole magna sunt, Ídem est maius esse quod mel.us esse . Patet
rfi0 quod 'magnum' primo modo secundum Anstotelem proprie dictum
t1 secundum Augusti’nuin 'magnum' mole, non est in Dco ncc in aliquo
AristOTi> M ctuph. V e l 3 <l020u23-26).
Aucufcij.,H e 7Vi„. VI c.d n-9: PL 42,92‘J .
210 C .ó . Realidad de la igualdad en Dios

alguno. Pero "grande traslaticiamente, según el Filósofo y '


de en bondad y virtud o perfección, según Agustín, por ser
cendente y convenir a su modo a todo ente, puede ponerse en El
14. b) Segundo subproblem a.— En cuanto al segundo suh.
problema, para no afirmar algo cierto de lo dudoso, decimos que
como fue declarado en el artículo primero de la cuestión pr¡.’
m e ra 10, es cierto que la esencia de Dios es de la naturaleza de
la cosa.

15 Tercer subproblema. Respuesta y pruebas. Prueba


c)
por autoridad.— De lo que precede se infiere inmediatamente la
respuesta al tercer subproblema: La esencia divina, en cuanto
esencia, tiene magnitud propia de la naturaleza de la cosa. Ello
se prueba por autoridad y doble razón.
La autoridad es del Damasceno n, quien dice que la esencia
divina es un piélago infinito y sin límites de sustancia; como se
ha explicado muchas veces12, llama piélago a la esencia divina
porque tiene cuasi primacía y contiene primeramente todas las
perfecciones, por lo que, según él, es infinita y sin límites. Lue­
go la esencia divina, en cuanto esencia, es infinita. De ello se
arguye : Como consta de este texto del Damasceno, la esencia es
infinita de la naturaleza de la cosa; pues, en cuanto es piélago,
es infinita, y se dice piélago en cuanto es absolutamente primera
de la naturaleza de la cosa. Pero la infinidad de la esencia es su
magnitud propia. Luego la esencia tiene magnitud propia de la

spirituali; sed ’magnum’, translative secundum Philosophum et 'magnutf


bonitate et virtute vel perfectione secundum Augustinum, potest poní
quia illud est transcendens, conveniens suo modo omni entí.
[ó] 14. b) De secundo quaesito in prima quaestione.—Quantum
ad secundum, ne de dubiis asseratur certum, certum est quod est ibi essentia
ex natura rei, quod etiam declaratum est in primo articulo priinae
quaestionis.
15. c) De tertio quaesito in prima quaestione. Responsio et pro
ñones. Auctoritate.— Et statim ex hoc infertur tertium: scilicet quod ip^
essentia ut essentia habet ex natura rei propriam magnitudinem; ct
probatur auctoritate et ratione duplici. . s
Auctoritas est Damasceni cap.9, ubi vult quod essentia est
quoddam substantiae infinitum et interminatum; essentia, ut saepe dic _
est, dicitur ab eo pelagus quoddam quasi prioritatem et pnmam ^
prehensiónem habens omnium, et ut sic, secundum ipsum, est ini‘«‘ ^
interminata; sic ergo est infinitas essenhae ut essentia. Ex his, 5 -taie
guitur: Essentia est infinita ex natura rei, ut accipitur ex aucl
Damasceni, quia, ut est pelagus, est infinita, et, ut est omnino Pri .
natura rei dicitur pelagus; infinitas autem cssentiae dicitur
eius propria; ergo habet propriam magnitudinem ex natura reí-
111 Cf. .viqtm, Q u oíil. (j.l
11 D amasc ., D u (¡ele urth. J l'.9 : l'C; 91,H35,
1J Cf., i3x, Q u u íU, ii.5 n.55.
Att.l. Realidad del fundamento 211

naturaleza de la cosa. La menor, en cuanto a un aspecto, aparece


suficientemente clara; pues, como la infinidad cuantitativa dice
propiamente magnitud y extensivamente ilimitación de la can­
tidad propia, la infinidad intensiva, en perfección, dice suma
perfección o magnitud de perfección.
ló. Primera prueba de razón .— Primera prueba de razón:
La infinidad intensiva conviene a la esencia divina de la naturale­
za de la cosa. Pero tal infinidad es la magnitud propia de dicha
esencia. Luego la magnitud conviene a la esencia divina ex na­
tura rei.
Prueba de la m ayor: Como fue declarado en la cuestión pre­
cedente n, la infinidad intensiva no dice propiedad o pasión del
ser al que pertenece, sino su modo intrínseco, que subsiste aun­
que se abstraigan de él todas las propiedades. Luego sólo puede
convenir de la naturaleza de la cosa al ser al que le conviene
intrínsecamente.
Prueba de la m en or: A un ser de quididad absoluta, apto por
naturaleza a ser medida o medible, le conviene la infinidad o la
finitud. Luego a la entidad a la que repugna la finitud le conviene
la infinidad. Tal es la esencia divina.
En consecuencia, en prueba de la mayor podría argüirse tam­
bién de este m odo: Porque la infinidad intensiva no puede com­
peter a una relación de razón — de lo contrario, la relación de razón
sería perfección simple— , tampoco puede competer a un ser por
una relación de razón, sino sólo de la naturaleza de la cosa.

quantum ad aliquid satis patet, quia sicut quanmanva infinitas propne


magnitudinem, imo extensive illimitationem quantitatis Pr°Pri“ >
infinitas intensiva et in perfectione dicit summam perfect.onem vel magni-
tudinem perfectionis. .
16. Probatur ratione, primo.— Per rationem arguitur sic: InhniMS
intensiva conveñít eísent/ae ex natura rei; illa est propm tnagnrmdo
essentiae; ergo etc. . , f
. Maior probatur: Quia, sicut declaratum est m qUff “ “ ° I^ uf ^
lnfinitas intensiva non dicit propnetatem ve Pass|‘ que pr0prieta-
^ um iMrinsecum eius, ^ n a m r a rei intrinsece convenir.
) nulli ergo potest convenire, nisi cui e
m¡.o n v «a. * ^ £ * g ¡ ¿ % s : s
- -
ssem'a divina. j i • *
Posset eren areui ad probandum maiorem per hoc quod relatiom
rat¡onic
°nis enon
x erg0 arguI 3x1 p infinitas
infinitas intensiva,
* quia tune
, * ¡ relauo ratioms
potest competeré in ’ rfxmnetere ex
S et.P«fectio simpliciter; ergo nec infinitas potest al.on competeré ex
atlone rationis, sed tantum ex natura reí.
i-i
Cf* M)>ra, Quotil. n.5 n.10.
212 (7,6. Realidad de la igualdad cu Dios

17. Segunda prueba de razón.— Segunda prueba de razón-


El modo del o b jeto beatífico en cuanto tal se da en él de su natu
raleza. La infinidad es tal modo en la esencia divina. Luego la
infinidad y, por consiguiente, la m agnitud se da en ella de la
naturaleza de la cosa.
18.Prueba de la mayor, distinguiendo la intelección abstrac­
tiva e intuitiva.— La mayor se prueba por la perfección del acto
beatífico. Para captar m ejor esta perfección del acto beatífico hay
que distinguir en el entendim iento dos a c to s : de simple aprehen­
sión o de intelección de un objeto simple. U no de los actos se halla
indiferentem ente respecto del o b jeto existente y no-existente, y del
objeto realm ente presente y no-presente. Este acto lo experimenta­
mos frecuentem ente en nosotros; los universales o las quididades de
las cosas los entendemos igualmente, tengan o no ser en un supósito
fuera del entendim iento de la naturaleza de la cosa, estén presentes
o ausentes. Ello se prueba también a posteriori. La ciencia de la
conclusión o el entendim iento del principio permanece igualmente
en el entendim iento, exista o no la cosa, esté presente o ausente.
D ígase otro tanto del conocim iento de la conclusión y de la inte­
lección del principio. Luego puede darse igualmente la intelec­
ción de los extrem os — sujeto y predicado— , de la que depende la
intelección com pleja de la conclusión o del principio. Esta inte­
lección de los extremos, que puede llamarse científica, porque es
previa y requerida para el conocimiento de la conclusión y la in­
telección del principio, puede llamarse abstractiva con bastante

17] 17. P r o b a t u r r a t io n e , s e c u n d o . — Secundo, arguitur sic per ratio-


nem: Modus obiecti beatifici, ut obiectum beatificum est, est in re et ex
natura rei. Infinitas intensiva est taiis modus in essentia divina; ergo est
íbí ex natura rei et per consequens magnitudo.
18. P r o b a t u r h a e c m o t o r d is t in g u e n d o d e i n t e ll e c t i o n e abstractiv a tt
in t u it iv a .— Maior probatur ex perfectione actus beatifici, qui, ut melius
capiatur, distinguitur de duplici actu intellectus, et hoc loquendo de
simplici apprehensione sive intellectione obiecti simplicis; unus indif-
• je-iíef p0lest. esse rest*« u obiecti exsistentis et non exsistentis, et
mdifferenter etiam respectu obiecti non realiter praesentis sicut et realiter
praesentis; istum actum frequenter experimur in nobis, quia universaha
sive quiditates rerum intelligimus aeque, sive habeant ex natura rei esse
extra in ahquo supposito sive non, et ita de praesentia et absentia. Et
euam hoc probatur a posteriori, quia scientia condusionis vel intellectus
prmcjpii aeque in mtellectu manet re exsisrente et non exsistente, praesente
vei absente; et aeque potest haberi actus sciendi conclusionem et in«l'
P ^ P t u m .e r g o aeque potest haberi intellectio extremi ¡H»^ *
actus V Ud ‘.nted‘Sere complexum condusionis vel principié lite
s c ík qU‘ SC‘entificu$ dici quia praevius et requisitas ad

L
i nts et ad intelligere principii, potest satis proprie di
Realidad del jimdawcvto
213
piopied^’ pues abstrae de la existencia y no-existencia, de la pre­
sencia y ausencia del objeto. 1
19. Pero hay otro acto de simple aprehensión. Aunque no lo
experimentemos en nosotros tan ciertamente, es, sin embargo,
posible. Es el acto preciso del objeto presente en cuanto presente
y del objeto existente en cuanto existente. Prueba: Toda perfec­
ción del conocimiento que puede pertenecer a la potencia cognos­
citiva sensitiva, puede com peter eminentemente a la potencia cog-
nitiva intelectiva. Ahora bien, el captar perfectamente el pri­
mer objeto conocido — y sólo es captado perfectamente cuando lo
es en sí mismo, no en una similitud suya minimizada y derivada—
es perfección del acto de conocer en cuanto ta l; por otra parte,
el conocimiento de la potencia sensitiva posee tal perfección;
puede captar el objeto en cuanto existente y en cuanto presente
en su existencia real, no sólo en una perfección disminuida. Luego
tal perfección compete al acto de conocer de la potencia intelec­
tiva. Pero no puede pertenecerle si no conoce lo existente en
cuanto presente en su existencia propia — o en algún objeto
inteligible que lo contiene em inentem ente; no nos ocupamos de
ello ahora— . Luego la potencia intelectiva conoce lo existente
como presente.
Este conocimiento de lo existente en cuanto existente y pre­
sente lo posee el ángel de s í ; Miguel no sólo se conoce como
conocería a Gabriel si G abriel fuese aniquilado — es decir, con
intelección abstractiva— , sino que se conoce también en cuanto

abstractiva, quia abstrahit obiectum ab exsistentia et non exsistentia,


ptaesentia et absentia.
[8] 19. Alius autem actus intellígendi est, quem tamen non ita
terTitudinaliter experimur in nobis; possibilis tamen cst¡ talis qui, scilicet,
praecise sit obiectí práeseneis ut praesentís et exsistentis ut exsiscentis. Hoc
Ptobatur: quia omnis perfectio cognitionis absolute, quae potest competeré
potentiae cognicivae sensitívae, potest eminenter competeré potentiae
cognitivae inteilectivae; nunc autem perfectionis est in actu congoscendi,
m cognitio est, perfecte attingere primum cognitum; non autem perfecte
att*ng¡tür, quando non in se attingitur, sed tantummodo in aliqua di­
minuta vel derivata similitudine ab ipso; sensitiva autem haber hanc
Pwfeaionem m cognitione sua, quia potest obiectum atc.ngere in se, ut
exsistens et ut praesens est in exsistentia reali, et non tantum duninute
actlngendo ipsum in quadam perfectione diminuta; ergo ista pend ió
tompetit inteilectivae in cognoscendo; sed non posset sibi compelere, nm
«Snosceret exsistens et ut in exsistentia propria praesens est, vel in aliquo
^biecto ituelligibili eminenter ipsum continente, de quo non curamus ad
Praesens. -
h . Talem autem actum cognitionis de exsistente ut exsistens et praesens est,
S * «ngelus ^ se; non tantum enim intelligit M.chael se eo modo quo
‘nktelbeeret Gabnelem si Gabriel annihilaretur, intellecnone scilicet
t a c t i v a , sed intelligit se ut exsístentem, et ut exsistemem eumdem sibi;
2 i4 C.6. Realidad de ¡a -igualdad en Dios

existente, en cuanto existente idéntico a sí. Entiende del •


modo su propia intelección si reflexiona sobre ella- no
conoce como un objeto abstraído de la existencia —<omc> ^
dería la intelección inexistente de otro ángel si éste n o Y ^ '
ninguna intelección— , sino que entiende que entiende e s T ^
entiende su propia intelección existente. Luego esta i’n telecci?
posible al ángel es simplemente posible a nuestra potencia int
lectiva, pues seremos, se nos promete, iguales a los ángeles.
intelección puede llamarse propiamente intuitiva, es intuición de
la cosa en cuanto existente y presente 1+.
20.Aplicación de la distinción precedente al caso: El acto
beatifico del entendimiento no puede ser conocimiento abstractivo
na de ser necesariamente intuitivo; de lo contrario, siendo el
conocimiento abstractivo tanto de lo existente como de lo no-exis­
tente puede darse, aunque el objeto no sea captado en sí, sino
en su similitud— , la bienaventuranza podría consistir en un ob­
jeto no-existente, lo que es imposible. La bienaventuranza nunca
se logra si no se capta inmediatamente el objeto beatífico; y tal
captación es intelección intuitiva, que algunos llaman con acieno
visión racial, basándose en las palabras del A póstol15: "Ahora lo
vemos en espejo y en enigma, pero entonces Jo veremos cara a
cara.
2 1 . De lo dicho aparece manifiesta la m ayor10: Si el acto
beatifico es necesariamente conocimiento intuitivo del objeto, es

sic etiam intellign suam intellectionem si reflectatur super eam, non


solum considerando intellectionem sicut quoddam obiectum abstractum ab
exsistentia et non exsistentia, quia sic intelligit intellectionem alterius an­
gelí, si nulla intellectio eius esset, sed intelligit se intelligere, hoc est, intei-
lectíonem sibi inexsistentem; ergo ista intellectio possibilis angelo est
possibilis simpliciter intellectivae nostrae, quia promittitur nobis quod
erimus aequales angelis; ista, inquam, intellectio potest proprie dici
intuitiva, quia ipsa est intuitio rei ut exsistentis et praesentis.
20. Ex ista distinctione ad propositum: Actus beatificus intellectus
non potest esse cognitio abstractiva, sed necessario intuitiva, quia abstrae*
uva est aeque exsistentis et non exsistentis, et sic beatitudo potest esse 'n
obiecto non exsistente, quod est impossíbile; abstractiva etiam Possf
haben, iicet obiectum non attingatur in se, sed in sirailitudine; beatjw®
autem numquam habetur nisi ipsum obiectum beatificum immediate w *
attingatur, et hoc est quod aliqui vocant, et bene, ipsam intellectio^ /1
intumvam visionem facialera; et accipitur ab Apostolo, 1 ad Cor. 13'.
facieiTTUS nUnC ^er sPeculum ot in aenigmate, tune autem facie

19] 21. Ex his patet maior: Quia si actus beatificus est necessar

*U »Cíi-?2'7u,H °'oU
7á v™'"''íí¡ '» ,‘!-3 3 a "■6-7 VM. X»
1.5™ (XVII 285s, M j i V x í ¡7 lS,<‘ ,XIV 52JSS)i '
,s 2 Cor 1,13. '
18 Cf ,<¡n/ira n.17.
A rtl- Realidad del furnia/»en*o 21 5
conocimiento del objeto en cuanto existente y presente en su
existencia propia. Luego todo conocimiento del objeto por sí bea­
tífico es del objeto en sí en cuanto existe con existencia real y en
cuanto está presente en su existencia real. Queda, pues, probada
la mayor.
22. Prueba d e la m enor .— Prueba de la m enorir, es decir, que
la infinidad es per se condición del objeto beatífico: Ningún
entendimiento ni voluntad se aquieta perfectamente en un obje­
to si éste no contiene toda la plenitud del objeto primero, es
decir, la plenitud composible con e l objeto primero. La plenitud
del objeto primero del entendimiento o de la voluntad sólo puede
ser la infinidad. Luego ninguna potencia beadficable puede aquie­
tarse en un objeto no in fin ito; consiguientemente, la infinidad
es per se condición del objeto saciativo, del objeto beatífico.
Esta mayor se pru eba: Como la potencia está naturalmente
indinada a su objeto primero, no se aquieta en un objeto que no
posee la plenitud del prim ero..., tiende ulteriormente al objeto
primero.
Prueba de la m en or: Sí el objeto ai que no repugna la infini­
dad no es infinito, no posee toda la plenitud de que es capaz. Ello
es evidente; sola la infinidad es la plenitud suma del objeto con
el que es composible. Ahora bien, la infinidad no es incomposible
con el primer objeto del entendimiento y de la voluntad; sea tal
objeto ente’ o 'verdad' o algún otro objeto abstraído de los se-

iflfuirivus ipsius obiecti, ergo eius ut e x s is te m is et in exsistentja propna


praesentis; ergo omnis conditio, quae est obiecti per se beatifici, est eius
Per se ut in exsistentia reali, imo, ut in ipsa reali exsistentta praesentis; ex
<?uo fiabsmus maiorem.
22. Probatur minor.— Probado minoris, quod scilicet infinitas sit per
se conditio obiecti beadfici: Nullus intellectus, nec eria/n voluntas, ¿n
aúquo obiecto perfecte quietatur, nísi sit in eo tora plenicudo primi
°biecti, quanta, scilicet, compossibiiis est primo obiecto; calis plenimdo
primi obiecti intellectus vel voluntatis non potest esse nisi infinitas; ergo
nulla potentia beatificabas potest quietan in aliquo nisi sit infioitum; et
P» consequens infinitas est per se conditio obiecti quierativi, et ita
beatifiej.
Maior probatur: Primo, quia cum potentia natural.ter inclinatur ad
Primum obiectum suum, ubi non est plenimdo obiecti primi, sed defectos
Pjenitudinis, ibi non est quiemdo, imo potencia ulter.us mclinatur, ubi
Aterios est ratio primi obiecti.
, Abatió minoris: Cui non repugnat infinitas, illud non habet totalem
plenitudinem sibi poss.bílem nisi s it m f m n u m - , hoc patee, qu,a sola
■nfi"itas est summa plenimdo eius cu» est composs.b.I.s, nunc autem,
Pr'*o obiecto tam intellectus quam voluntaos infinitas non est incom-
POMibilit, quia Sive sit ens síve verum, vel al/quod tale absrracmm ab
I
Cí. ibid.
C.6. Realidad de la igualdad en Dtus
216

res, sea * primer ente’ o 'p rim era verdad’, que virtualm ente con*
tiene todos los otros entes o verdades, es claro que no le repugna
La infinidad. Luego, si no es infinito, no posee su plenitud total.
23. Por lo tanto, respecto de la m agnitud hemos concluido
en este artículo que en D ios se da de la naturaleza de la cosa
algo, la esencia, a la que pertenece la m agnitu d ; y que esta magni­
tud es también de la naturaleza de la cosa. Sabemos también cómo
es tal magnitud: Según el Filósofo, no es magnitud en sentido
propio, sino en sentido traslaticio; y, según Agustín, no es mag­
nitud de mole, sino de p erfecció n 1S.
24. Objeciones y respuestas ,— Contra todo lo dicho se arguye
con las palabras de A gu stín 19: " Es idéntico en El el ser y el ser
grande." Luego la magnitud pasa a la esencia y, por consiguiente,
no permanece según su propia razón. Pero la magnitud no funda
la igualdad sino bajo su razón propia de magnitud, no digo de
mole, sino de virtud. Luego, etc.
25. Respondo: La esencia divina, aunque por posible o por
imposible se abstraiga de ella toda propiedad, conserva su mag­
nitud propia, es decir, su infinidad propia, pues posee grado infi­
nito, lo mismo que el ser finito conserva su finitud propia aunque
se abstraiga de sus propiedades; el hombre, por ejemplo, con­
serva su finitud propia en el orden de los seres, aunque se
abstraigan de él todas sus propiedades. Concedo que en este sen­
tido ser y ser grande es idéntico en D io s; hasta cabe decir que,

ómnibus, sive primum ens vel primum verum, quod virtualiter continet
alia, patet quod infinitas non repugnar sibi; ergo non habet totalem
plenitudinem suam nisi habeat infinítatem.
23. Sic ergo, quantum ad istum articulum de magnitudine, habemus
quod ibi sit aliquid ex natura rei, cuius sit magnitudo, ut essentia, et
quod eius sit magnitudo ex natura rei, et qualis magnitudo, quia non
proprie secundum Philosophum, sed transumptive, et non molis, secundum
Augustinum, sed perfectionís.
[10] 24. Qbiectiones et responsiones.— Contra ista arguimr sic ^
De Trinitate cap. 10: "Idem, inquit Augustinus, est illi esse et magnum
esse ergo magnitudo transir in essentiam, et per consequens non manee
ibi magnitudo secundum propriam rationem magnitudinis; non autetn
fundar aequalitatem, nisi sub ratione magnitudinis, non dico molis,
virtutís.
Respondeo: dico quod omni proprietace per impossibile vel p®*'
sibile circumscripta ab essencia divina, ipsa habet propriam magnitud*-
nem sahcet propriam infinítatem; habet enim gradum intrinsecum, s*cu
res finita habet propriam finitatem; imo magis sicut si circumscribas at>
%™ncm PmPriecatem, adhuc habet propriam finitatem in ordme
“ conc^ ,.° est Ídem Deo esse quod rnagnum esse,
o o, sicut hcet dicere, magis intrinsecc quam Deo ios111
• uuxs & Offlhuitío JII 1
ti.31 n.8 (VI 205-: tl.U <i.l n, I (ni Vives XIV
AucuaT., D< V e.10 n . l l :
Avt.l. Realidad deI fundamento 217

cierto modo, el ser grande es más intrínseco a Dios que el ser


eC1 o o sabio; pues ' grande’ no dice una propiedad o atributo
como lo dicen 'ju sto ’ o 'sabio’. Luego la magnitud, por su plena
identidad con la esencia, pasa al ser de Dios. Pero la inferencia:
"Luego no permanece según razón propia de magnitud", debe ne­
garse. Incluso en las criaturas, la magnitud de la perfección de tal
manera pasa a su ser, que no es realmente distinta de é l ; sin em­
bargo, permanece según su razón propia, en cuanto es fundamento
propio de la igualdad o desigualdad. Hay una especie inmaterial
de entes que, según perfección, es igual o desigual a otra especie
inmaterial; permanece, pues, en ella la magnitud de perfección
en cuanto fundamento de la igualdad, a pesar de que pasa por
identidad a la esencia. Como dice Agustín * de esta magnitud,
"es lo mismo ser mayor que ser mejor ; la bonda cscncl P ,
la que una especie inmaterial es mejor que otra no es cosa añadid.
a su esencia. .
26. Por lo tanto, ni en Dios ni en las criaturas se oponen
el pasar’ y el 'perm anecer’, ^ su quididad
identidad real’ y por permanecer p d manece, luego
propia1. No se sigue tam poco. ^ com£ permanece una
permanece realmente distintaV / es destruida por corrupción,
cosa cuando su propia quidida terminación. Del pri-
por resolución en potencia sepa P° Del segundo
mer modo, por corrupción, pasa el fuego ai g ^

esse vel sapientem esse, quia non transir ergo in ipsum Pr° P ^
atiributum, sicut ‘iustum* vel SaP' d essentiam. Cum infers: ergo non
summam identitatem magnitud mis inj(j¡n¡Sf neganda est conseq
manet secundum propriam ration -tuj 0 perfectionis, quo .
da; imo in creaturis sic tranS1 eQ manet secundum propriam
aliud realiter ab eo cuius est, et , m aequalitaus vel m eq
magnitud inis, ut proprium un mcurnqUe immaterialis, a ® manet
Est enim una species entium, qu secun¿ um perfectionem; * tenl( et
¡mmateriali aequaüs vel inaequ_ . em ut fundans istaI? qu;a ait
In ea magnitudo secundum per essentiam Per 1^entj¡ . '"ídem est
tamen transit ista magnitudo m « s magn.tudm^ M
Augustinus XVI De T n m ^ e enim essentiahs, qua una P
maius esse quod melius esse, essentiae. . „ transire
est melior alia, non est res a Hivinis, imo nec m crea, ¡ ’ tem et
26. Non sunt ergo opP0^ ta tranSire propter rea. ^ ngti ergo manet
« manere, si tecle ¡n«Ul* * S Í « £ n : nec «<!“■'“' Totopriaduiditas
gañere propter P^P**8^ * ¿¡quid manet, quan resolu?oneni jn sePa-
reabter distinctum, sed sic ' ^pdonem sive P rr¡msit ignis in
?0tl est destructa, sive per c°ncIusionem. Prir? ° reSolveretur igms m
ratam ipotentíam
^ u icm u L n i lsive
a*»» *per. Dnotentiam
n r e n iiaM divina „ „

, Ta^
aquam. Secundo modo, si P
u Au c u st ., ™’á\P»
0
De Tnn.
i d-26 n.80-82 (VI 3 6 -3 7 );
v» , g n .l s t v "
í,ia
sa < «
Uuns Seo™ .

-i J).
218 C.6. Realidad de ¡a igualdad en Dios

modo pasaría el fuego a la materia prima, que permanecería en sí


si por poder divino fuese reducido a ella. D el tercer modo pasa'
rían el fuego y el agua a un compuesto mixto sin que permane­
ciera la actualidad de ninguno de ellos. De ninguno de estos mo­
dos pasa nada a la esencia divina; y sólo lo que pasa de alguno
de dichos modos no permanece. Luego no se sigue, por oposición •
Permanece en su propia, perfecta y plena actualidad; luego per-
manece realmente distinta. Esto lo podríamos declarar si la cues­
tión versara sobre la distinción real21.
27. Pero de lo que antecede surge otra duda: Como se halla
la magnitud respecto de la esencia, así parece se halla la igualdad
respecto de la identidad. Luego, si la magnitud pasa a la esencia,
la igualdad pasará a la identidad, y no habrá en Dios tres relacio­
nes comunes, o sea las relaciones de igualdad, similitud e identidad.
28. Puede concederse que la igualdad no se distingue de la
identidad y de la similitud como éstas dos se distinguen entre sí;
la igualdad dice un modo propio de las relaciones de identidad y
similitud que las hace perfectas. Si, por imposible, el Padre po­
seyera mayor divinidad que el H ijo, habría alguna identidad
entre ellos; pero, como el fundamento no tendría la misma mag­
nitud, por falta de igualdad, su identidad no sería perfecta. Aná­
logamente, dos personas que poseen ciencia mayor y menor son
en algún modo similares, pero no perfectamente, porque la ciencia

materiam primam, secundum se manentem. Tertio modo, si ex eo et aqua


generaretur mi