Está en la página 1de 10

La escritura es una prueba natural, espontánea

y muy rica en significados en la cual se proyecta la personalidad del


escribiente.

La observación de los grafismos en los niños es uno de los medios más eficientes para
profundizar el estudio sobre ellos. Sus vivencias inconscientes, a veces, pueden
reflejarse en problemas conductuales, emocionales, de salud y hasta revelarnos algún
tipo de patología.

La grafología ofrece una importante colaboración con la pedagogía, para conocer el carácter
infantil. Si fuera necesario, permite su reeducacion, ya que con la grafo terapia sea han obtenido
resultados eficientes en el tratamiento de niños que presentan dificultades (disléxicos,
tartamudos, nerviosos, etc.

“AL REALIZAR ES ESTUDIO DE LA ESCRITURA DE UN NIÑO, DEBERA TENERSE EN


CUENTA QUE ES UNA PERSONALIDAD PSÍQUICA EN EVOLUCION CONSTANTE, EN VIAS
DE FORMACIÓN.”

El análisis GRAFOPSICOLOGICO de la escritura y de los dibujos infantiles puede informarnos


sobre:

 APTITUDES INTELECTUALES DEL NIÑO: memoria, atención, imaginación, juicio, valor


moral.
 ELEMENTOS DE SU PERSONALIDAD: tendencias, voluntad, autodominio.
 EVOLUCION DEL CARÁCTER INFANTIL: tendencias instintivas (fuerzas motoras,
nutrición, conservación), aptitudes.

El garabato: su evolución
El niño toma el lápiz, lo siente como una prolongación de la mano, como parte de sí
mismo..., sujeta fuertemente con sus deditos, y lo mueve contra el papel... observa
asombrado: “sus primeros trazos...”.

Ese garabato es un desahogo, un proceso de ejercitación, de movimiento, es actividad,


descarga, perfeccionamiento motor.

Según Lowenfeld, “... su primer registro permanente en forma de garabato es alrededor de los
18 meses. Es un paso fundamental en el comienzo de la expresión, que lo conducirá, no
solamente al dibujo y a la pintura, sino a la palabra escrita. Aparecen en sus garabatos líneas
que son de tal variedad que enriquecen su garabateo...”
Así como cada niño tiene su propia voz, también tiene su propia expresión grafica, la cual
evolucionara con el contacto con la realidad que lo rodea. El que escribe es el cerebro, no la
mano...
Podemos distinguir, según G. Rouma, diferentes etapas en la evolución del dibujo:

1. el niño adapta su mano al instrumento


2. da nombre definido a las líneas incoherentes que trazo
3. anuncia anticipadamente lo que intenta representar
4. advierte semejanzas entre ciertos objetos y las líneas que obtuvo por casualidad

ADAPTACIÓN DE LA MANO AL INSTRUMENTO:


Hay tres tipos de garabatos:

o GARABATO DESORDENADO: no hay control de los movimientos. En algunos


casos la hoja en blanco no puede contener el ansia de expansión
o GARABATO LONGITUDINAL CONTROLADO: el niño empieza a repetir
movimientos varias veces; se da una regulación visual de ellos. Traza
movimientos hacia arriba y hacia abajo, a la izquierda y a la derecha
o GARABATO CIRCULAR: la satisfacción que obtiene con los anteriores. Como
resultado, surgen las líneas circulares, con movimiento de todo el brazo.

La manera en que el niño utiliza el espacio grafico de que dispone puede indicar no solo la
distribución adecuada y la organización de sus movimientos, sino también el mayor o menor
desarrollo estético y creador.
Podemos encontrar:

 GARABATOS QUE SE MUEVEN CON CIERTA IMPRESICION SOBRE UN EJE


DIAGONAL;
 GARABATOS HECHOS A SACUDIDAS, que hablan de inhibiciones, inseguridad,
temor, falta de concentración;
 GARABATOS PEQUEÑOS, que ocupan una porción limitada de la hoja.

DA NOMBRE DEFINIDO A LAS LINEAS INCOHERENTES QUE TRAZO: al llegar a los 3 años
de edad, el niño otorga nombre a sus grafismos, puede ser: nene, nena, mama, papa, etc. En
ese momento se ha cumplido una etapa y comienza otra. De una expresión motora, se llega a
un perfeccionamiento en la comunicación con el medio. Demuestra que el dibujo no significa por
su representación visual, sino que su apreciación es afectiva.

ADVIERTE SEMEJANZAS ENTRE CIERTOR OBJETOS Y LAS LINEAS QUE OBTUVO POR
CASUALIDAD: al mirar los trazos diversos de sus garabatos, descubre en los conjuntos o en las
partes similitudes con las cosas. Es un gran momento en la evolución de la inteligencia infantil.
La creación consciente de la forma se inicia a medida que el niño va creciendo (entre los 3 años
y ½ y 4) habitualmente, el primer símbolo logrado es una persona. Casi siempre pertenece a su
entorno familiar.
El niño dibuja lo que para él tiene mas valor emocional y afectivo.
La escritura infantil: etapas y personalidad

La escritura infantil se halla sometida a la influencia del modelo caligráfico de la


escuela. Podemos deducir, por medio de ella, el grado de inteligencia y su posterior
desarrollo, así como las aptitudes, instintos, fuerza de voluntad y vitalidad.

“HAY QUE TENER EN CUENTA QUE SU TRAZADO ES VOLUNTARIO Y CARENTE DE


ESPONTANEIDAD”.

Conviene compararlo con sus dibujos, ya que en ellos se encontraran las mismas características
graficas que en la escritura, con la ventaja de ser más naturales, espontáneas y libres.

El maestro tiende a considerar como mejor alumno al que reproduce más fielmente el modelo
caligráfico escolar. Casi siempre, esta clase de escritura se da en niños dóciles, tranquilos,
atentos, cuidadosos, prolijos, aplicados y disciplinados.

Cuanto más, son índice de escasa actividad corporal, hábitos de orden y una mayor dosis de
buena disposición para el trabajo escolar. Si son, al mismo tiempo, buenos alumnos, es porque
están habituados a aplicarse.

Etapas de escritura:

 7 a 8 años, signos de indisciplina y dificultad automotriz;


 9 a 10 años, es mas autentica y espontánea;
 10 a 13 años, el grafismo se va despersonalizando y se anuncian las perturbaciones de
la pubertad;
 En la adolescencia, se producen desigualdades en la disposición, el orden, la expansión y
la inclinación.
 Entre los 20 y 30 años, se exhibe madurez psicológica y seguridad en sí mismo.
 El plano grafológico
 La plana manuscrita ofrece dos elementos a considerar el análisis grafológicos:
la escritura y el espacio sobre el que ella ha sido dispuesta.

El borde opuesto del escribiente, es la “zona alta”, y el borde próximo al escribiente, la


“zona baja”. Los bordes laterales, son a la “derecha” y a la “izquierda”.

Desde el punto de vista del simbolismo espacial, la hoja de papel representa el medio
ambiente en que actúa la persona que en ella escribe. Los espacios en blanco que deja,
dan la pauta de su actividad personal en ese medio que le circunda.
Para analizar este aspecto conviene comparar los cuadernos de clase, con los borradores
y aun los dibujos libres hechos en hojas sueltas.
Los cuadernos de clase serán utilísimos para determinar que niños/jóvenes siguen,
naturalmente, la disciplina escolar, cuales se someten a ella penosamente, y cuales, en
fin, llegan a trasgredirla por rebeldía o insuficiencia de atención.

Zona izquierda: timidez, apego a su madre, emotivo pero poco expresivo.


Zona centro: espíritu de empresa, curiosidad por el mundo.
Zona superior: sensibilidad intelectual, riqueza imaginativa-
Zona inferior: interés por el aspecto instintivo y sexual de la vida.

Los niños cuya imaginación y fantasía están ampliamente desarrolladas, dan a la zona
superior una amplitud mucho mayor. Quienes amplían la zona inferior, dan muestras de
una mayor actividad corporal, que puede llegar a la agitación si no hay signos de
autocontrol.
Las escrituras con predominio de la zona media, son propias de los emotivos.
 La vitalidad infantil en la escritura
 La vitalidad reflejada en los rasgos de la escritura infantil, es nerviosa y
psíquica. A esta fuerza la llaman “Libido”.

Escritura leve que apenas alcanza a notarse, su trazo es imperceptible, muestra una
Insuficiencia Vital.

Cuando los trazos son gruesos, firmes y desenvueltos, identifica a un niño de una fuerza
psíquica intensa y desbordante
 Ordenamiento: disposición, distribución y dimensión
DISPOSICION:
El niño cuando comienza a escribir, tiende a hacerlo sin dejar margen superior.
A medida que adquiere hábitos de respeto y cortesía, este margen se ensancha.
Si encontramos una amplitud superior excesiva, con letras pequeñas y apretadas, el
conjunto revela timidez y cortedad, respetuoso, apocado, inadaptado a causa de
observancia de normas demasiado exigentes en el medio familiar. (Padres muy severos,
intransigentes, etc..
Si ya mayor, su escritura sigue manteniendo un estrecho margen superior y su letra no
es cuidada, sino inarmónica, será evidente que carece de buenos modales y que su
lenguaje será vulgar y su trato descortés.
El margen izquierdo va ensanchándose, revela imaginación impulsiva y entusiasta,
tendiente a la acción inmediata. Actividad alegre.
El margen izquierdo ensanchándose, la escritura pequeña y reposada, muestra
entusiasmo más imaginativo que real.
El margen izquierdo ausente, muestra una actitud inconsciente de repliegue, que indica
inseguridad, inquietud y falta de confianza para enfrentarse con las dificultades.
El desorden en todo el plano, el margen izquierdo es irregular, evidencia que ni la
actividad ni la voluntad son constantes, es inteligente, pero le falta capacidad para
concentrarse. La vitalidad es intensa y su desarrollo físico superior al normal para su
edad.
DISTRIBUCION:
La distribución armónica de las palabras, los espacios y los párrafos; la escritura clara y
legible, muestra aptitudes para asimilar, inteligencia clara, aplicación sostenida, buena
disposición para el trabajo. Inteligencia disciplinada que se ajusta a un hábito.
Deficiente distribución de los espacios, largas letras que se molestan entre ellas y con las
otras, falta de espacio interlineal, revela a niños propensos a las exageraciones
imaginativas, y quizás a la mentira. Son inquietos y movedizos.
La escritura grande, pero el espacio entre palabras escaso, la concentración y la
asimilación se hace penosamente, ya que este niño es precipitado. Lo que aprende lo
hace de memoria.
El espacio entre palabras es mayor que el normal, el aprendizaje de esta persona es por
razonamiento.
El exagerado espacio entre sus palabras, indica un esfuerzo conciente.
PUNTUACIÓN Y SEÑALIZACIÓN:

Precisión Cuidado, consideración, respeto, equilibrio,


obediencia
Sin exactitud Confusión, desorganización, agitación anímica
Dextrógira Tesón, constancia e interés.
Sinistro gira Incertidumbre, titubeos
Omitido Desidia, descuido, cansancio, desinterés
Muy altos y sutiles Atención, suavidad, espiritualidad, consideración
Baja Observación
Mas bajo que la letra Agotamiento, languidez, desaliento
Ligados Personalidad espontánea, rápida asimilación
Gruesos, empastados Fatiga, dudas, incertidumbres, agotamiento
Puntos dispersos Olvidos, distracciones

 DIMENSION:
La altura muestra la autoestima, y el ancho, las facultades dinámicas y la
expansión.

Altura Letras cortas 2.5 mm


Letras largas 7 mm
Mayúsculas 11 mm

Anchura Letras cortas 2 mm


Letras largas 5.5 mm
mayúsculas 8.8 mm
 Por la dimensión de la escritura, se puede averiguar el impulso vital y la opinión que de
sí tienen un niño ante sí mismo y ante los demás.
Desplazamiento a lo alto, a lo ancho, escritura amplia, dilata y movida, es un niño
alegre, entusiasta, activo y comunicativo.
Las letras se aprietan en la palabra, disminuye de altura y ancho, se oprimen como
deseando ocupar el menor espacio posible. Las mayúsculas juntan sus rasgos, dando la
sensación de que fueran a caerse por falta de base, significa falta de seguridad en sí
mismo. Sentimiento de minusvalía, de timidez, el tremendo complejo de inferioridad,
que no es mas que un orgullo maltratado.

Escritura pequeña, rasgos desmesurados o mayúsculas grandes y exageradas,


revelan un orgullo o vanidad intima que compensa el sentimiento de
inferioridad.

Escritura redondeada, con barras de t cortas y ritmo reposado, muestran a niños


pacientes, trato amable, actitud ingenua y candorosa. Sus padres contribuyen en un alto
grado a fomentar este enrarecimiento, por la continua contemplación de sus
virtuosismos. Seguros de sí mismos, arrogantes y dominantes.
 Amplitud de la letra
La amplitud es el espacio entre dos plenos de las letras m, n o u.

Amplitud ancha Manifiesta seguridad, es natural en su


desenvoltura.
Amplitud estrecha Cortedad, reparo, perturbación, mantenerse
apartado
Trazo superpuesto Máxima inhibición

Voluntad: tipo, alcance y utilidad

TIPO:
Las barras mas bien corta, colocada en la mitad inferior, indica una voluntad que sabe plegarse
a la del otro, dócilmente.

La barra tiene tendencia a quedarse a la izquierda del palote, sigue un trayecto dextrógiro,
muestra una voluntad vacilante y temerosa.

ALCANCE:
La voluntad puede aplicarse a sí mismo y a los demás. El niño aplica la voluntad a sí
mismo, cuando se esfuerza por realizar un deber, etc. La aplica a los demás, cuando desea
hacer prevalecer sus ideas o salirse con la suya.

Se determina por el apoyo y barras.


Barras flojas, indican timidez y pereza.
Barras largas y apoyadas, voluntad impulsiva y perseverante. Rica vitalidad.

UTILIDAD:
La iniciativa, la decisión, el pesimismo, el buen humos, es espíritu de contradicción y la
actitud defensiva imprimen diferentes direcciones a las barras de las t.

Barras apoyadas y proyectadas a la derecha y ondulantes, muestran a quien no teme


lanzarse a la acción, porque esta seguro de sus propias fuerzas y, sobre que, su sentido del
humor le ayudara haber el lado bueno de situaciones.

Barras cortas que se yerguen levemente en un gesto de protesta, la voluntad que las guía
es batalladoras y difícilmente acepte una orden sin discutirla.

Las barras caen en un gesto de desaliento, flojo y leve, voluntad de lucha, pero que no se
sostiene

Presión en la escritura infantil-juvenil

La presión en la escritura de un niño normal, tiende a acentuarse en los palotes y en los


finales.

La presión es un exponente de la potencia y regularidad de la libido, de fuerza nerviosa y


psíquica.
En el palote, la presión revela el grado en que se afirma él yo. En el trazo final horizontal se
traduce la actividad, la fuerza dinámica de ese yo. Ambos se complementan para poner en
evidencia el estado vital y la energía de la actividad interior ante las dificultades.
La presión superior a lo normal, trazo casi constante muestra a un niño sugestionable y
caprichoso. Sabe lo que quiere y tratara de lograrlo. Dinámico.

Apoya mas el lápiz al trazar los rasgos verticales, personalidad que trata de afirmarse, es
tranquilo, disperso, dócil e imaginativo.
Presión leve, débil, dirección descendente, es índice de energía débil, tímida, sensibilidad
delicada y actividad poco sostenida por fatiga o falta de entusiasmo.

presión apoyada, energía y firmeza seguiras. Trazos cuidados y letras bien formadas,
grandes y legibles. Promete futuros éxitos.clara inteligencia y tamnbien autovaloración.

Presión pastosa e irregular, de modo que algunas curvas y lazos pequeños ofrecen
empastamientos, otorgando un aspecto desprolijo al conjunto. Revela impericia, descuido, falto
de prolijidad.
&-Los óvalos llenos de tinta, indican perturbaciones en los sistemas circulatorio o respiratorio-
Están diferenciados los palotes, evidencia vitalidad, optimismo, temperamento sanguíneo.

Normal y sin presión Signos de energía anímica,


fuerza de reacción acorde con el
temperamento
Normal Sin variar el grosor Fuerza, seguridad, potencia
Sin presión Trazo descuidado Receptitud, estabilidad,
endebles, emotividad

Forma, continuidad, coligamiento e inflaciones


Nos muestra la atención, la memoria y el esfuerzo que realiza para alcanzarla.
Las mayúsculas sintetizan su ideal.
“Todo cuanto supone copia al modelo caligráfico, no tiene significación”.
Escritura regular y lenta, clara y legible, son índice de veracidad, sencillez, orden, prolijidad,
aplicación, esfuerzo sostenido, perseverancia y disciplina.

Escritura redondeada, buena presión y tamaño, muestran euforia, optimismo, expansión y


sociabilidad.
Escrito ampuloso en la zona inferior, desproporciones en dimensión, presión y forma, refleja un
medio ambiente familiar vulgar. Tener cuidado con la moral de este niño. Desequilibrio latente
de la zona de los instintos.

Escritura armónica, redondeada, presión nutrida y constante, mayúsculas proporcionadas,


rasgos finales cortos y barras de t constantes, evidencia disciplina, aplicación, perseverancia,
prolijidad.
Anomalía, son las torsiones impresas hechas a las hampas. Este se da en púberes, con
trastornos glandulares propios de la edad.
Cuando se analiza la forma, es importante tener en cuenta cual es el gesto tipo de la
misma.

Ritmo, velocidad y regularidad en el escrito

La velocidad depende del habito, la edad, el estado


de salud, el estado emotivo, o sencillamente
por factores ocasionales.

La escritura infantil lenta oscila entre las 30 y las 100 letras por minuto; la moderada entre 100
y 130; y la rápida entre 130 y 200.

ESCRITURA LENTA: vacilación y temblor del rasgo, inclinación rígida, puntuación a la


izquierda, formas mas bien angulosas, letras finales de mayor tamaño que al principio de la
palabra, frecuentes interrupciones, retoques, letras apretadas entre sí, presión apoyada o
pastosa.

ESCRITURA RAPIDA: presion leve, inclinación dextrogira, formas simplificadas, puntos en


forma de acento y a la derecha, barraas de t largas y hacia la deracha, rasgos curvos, no tan
clara.

ESCITURA MODERADA: mezcla de las dos anteriores.


Los niños que poseen lenta, necesitan ser estimulados, ya que tienen pereza mental.
Los de escritura rápida, necesitan ser vigilados en cuanto atención y memorización que suelen
correr pareja en cuanto a inestabilidad.
Si una escritura rápida halla signos de lentitud, el niño esta pasando por un momento extraño:
inhibición psicológica, fatiga, preocupación, desequilibrio físico, etc.
En la escritura lenta, los signos de precipitación también indican crisis nerviosa, desequilibrio
emotivo, febrilidad e inquietud. Si aparecen con mayor frecuencia, revelan aumento de interés
por tareas, iniciativa, diligencia y laboriosidad.

Refleja la energía, el valor, su manera de ser,


Ímpetu y actividad psicomotriz ductilidad, ingenio, entusiasmo o desgano,
apatía e inacción.
rápida de trazos seguros (inclinación Dinamismo, acción, esmero.
creciente)
Lenta, trazos inseguros (inclinación Lentitud en la elaboración de ideas, apatía
uniforme) mental, indecisión, indeterminación.

Líneas rectas Atención, concentración, aplicación y orden


Líneas ascendentes Vehemencia, animación y alegría
Líneas descendentes Desaliento, fatiga mental, tristeza
Líneas serpentinas Incertidumbre, agitación, consternación
Líneas descendentes aisladas Dispersión, disgregación, agotamiento
Líneas mas arriba o más abajo del renglón Esfuerzo contra en cansancio mental o físico
Escritura pegada al renglón Retracción, empeño por dominar su excitación,
preocupación por su proyección en el espacio,

Inclinación de los escritos

Dextrógira Afectuosidad, sensibilidad, se desenvuelve


naturalmente
Vertical Autocontrol, dominio
Sinistro gira Repliegue hacia sí mismo, desconexión,
decaimiento físico, timidez.

A medida que la escritura se hace corriente, el grado de inclinación se acentúa hacia la


derecha o a la izquierda, o se endereza hasta ser vertical. Mediante esto se analiza la
sensibilidad individual.
Si se alterna la escritura dextrógira con la sinistro gira, revela el conflicto emotivo de la
pubertad, la fluctuación entre las actitudes extra e intro vertidas, el deseo de comunicar a otras
sus inquietudes y la inhibición que hace imposible toda confidencia, se da especialmente entre
los 13 y 14 años.

También podría gustarte