Está en la página 1de 13

LICENCIATURA: Psicología

MODALIDAD: Sabatina

ALUMNA: Araceli Camacho Rojas

Docente: Marcia Josefina Taylor Busch

Materia: lectura y Redacción

Fecha de Elaboración: 5-02-2020


ENSAYO SOBRE LA IMPORTANCIA DE LA LECTURA.
INTRODUCCION.
La lectura es tan antigua como el hombre mismo, la necesidad de comprender y
conocer su entorno da origen al entendimiento cognoscitivo a través de la lectura y
la escritura. Es una práctica social que ha acompañado el desarrollo de las
comunidades humanas desde que abandonamos las frondas, la caza y los registros
puramente orales de cantos, imprecaciones y rezos a los dioses que crecieron con
nosotros.

“Señales de humo, nudos, registros y dibujos primitivos; signos apenas dibujados,


intrigantes jeroglíficos, complicados caracteres, caligrafías incluyentes o
excluyentes (dependiendo a quiénes se dirijan) serían elementos culturales
muertos si no contaran con ese alguien “el sujeto lector” capaz de reconocer no
sólo el signo y su forma, sino, y fundamentalmente, su significado, su contenido
cultural cifrado. Contenido susceptible de incorporar a la vida individual y colectiva
como un saber patrimonial compartido, como un significado que es bien común o
puede serlo.
De este lector capaz de ir más allá del mero desciframiento de un signo y de
realizar el acto cultural por excelencia: la comprensión, detección y/o construcción
de los significados que enlazan entre sí a los miembros de una comunidad ha
dependido y depende la supervivencia de nuestra vida cultural y comunitaria, de
ahí su importancia.” (Cantón, 2009)
Los primeros jeroglíficos fueron diseñados hace 5.000 años y los alfabetos
fonéticos más antiguos tienen unos 3.500 años. En la antigüedad la lectura estaba
reservada a las clases privilegiadas y a los monasterios, incluso en épocas
relativamente recientes como la revolución industrial, las personas alfabetizadas
se limitaban a un pequeño porcentaje de la población. En la sociedad actual el
lenguaje escrito es el medio principal de transmisión de la información. Las
personas iletradas tienen grandes dificultades para moverse con soltura en
nuestra sociedad y es casi inconcebible pensar que alguien no sabe leer en una
sociedad donde la imagen y el texto se transmiten a velocidades vertiginosas. La
lectura es un ingenioso ejemplo de conectividad intelectual y neuronal, estas dos
dimensiones que podríamos llamar filosófica y fisiológica. (Lopez, 2009)

Desarrollo.
La evolución de la lectura la palabra lectura proviene del vocablo latín lectura que
a su vez deriva del verbo legere qué significa ser del mismo modo, la lectura es la
interpretación que se hace de un texto. La lectura en sí es un proceso de
naturaleza cognitivo donde intervienen funciones sensoriales psíquicas y
cerebrales que se conjugan para realizar la decodificación comprensión e
interpretación de un conjunto de signos o de un lenguaje que podrían ser visuales
o gráficos como letras ideogramas o signos táctiles como el sistema o sonoro como
el código morse. La lectura brinda la capacidad para establecer nuevas
conexiones entre estructuras preexistentes la capacidad para crear áreas
especializadas exquisitamente precisas de reconocimiento de patrones de
información y la habilidad de aprender a recoger y relacionar la información. Todas
las culturas han realizado un esfuerzo continuo y sistemático para comunicar y
codificar es decir hacer transmisibles los asuntos y eventos que dan cuenta tanto
de su vida cotidiana como de la necesidad vital de descubrir y comprender sus
orígenes y de conocer las historias sagas leyendas y luchas por su supervivencia
tales fuerzas de comunicación y codificación es la base de la más grande
producción cultural la escritura y su ineludible acompañante la lectura.
Existe evidencias que informa que los griegos practicaban la lectura silenciosa y
que en la época de la guerra del Peloponeso es decir entre el 431 y el 404 a.c, ya
era algo familiar esta práctica para los públicos de los poetas dramáticos hasta los
siglos II III d.c. Leer un libro era leer un rollo la práctica resultaba incómoda por las
dimensiones del papiro, los cuales fueron reemplazados por los códices. La
lectura estuvo muy ligada a la religión. El invento de Gutenberg permitió el
aumento del material escrito y su circulación a una velocidad sorprendente este
avances tecnológicos simplifico la producción de libros convirtiéndolos en objetos
relativamente fáciles de confeccionar y más accesibles a una parte considerable
de la población la lectura se convirtió en una actividad de muchas personas en el
siglo XVIII gracias a la Revolución industrial, la introducción de prensa para
imprimir utilizando vapor así como los nuevos molinos de papel funcionando
también a vapor hicieron bajar notablemente los precios de los libros a la vez que
aumentaban su tiraje adelante en el tiempo entre los obreros la novela por
entregas siguió leyendo en voz alta hasta la primera Guerra mundial.

Si bien la invención de la imprenta ha marcado un hito en la historia del libro se leía


antes de ese avance tecnológico y seguiremos leyendo después de la explosión de
lo digital.

Leer y lectura, verbo y sustantivo, en la dimensión conceptual o en la


fenomenológica, pueden entenderse de una manera simplificada o compleja, no sin
consecuencias. Universalizar concepciones sobre la lectura, basadas en el acto de
decodificación y comprensión, implica reducirla a un solo aspecto y soslayar su
complejidad, pues al sustraerla de las condiciones subjetivas, culturales, sociales e
históricas contenidas en las representaciones y prácticas sociales de lectura de los
diversos objetos escritos, no se favorece el análisis cabal que fundamente y
explique el fenómeno y con ello, se limita la construcción o innovación de
conocimiento al respecto. Así, se impide también el avance epistemológico de las
disciplinas vinculadas con el estudio teórico metodológico de la lectura y la
formación de lectores y, por consecuencia, poco se aporta a la renovación de las
instancias que producen, organizan y distribuyen los objetos escritos, así como de
las que pretenden estudiar y evaluar las capacidades y los comportamientos
lectores. (Ramírez Leyva, 2009)
Chartier (1993, 1999) concibe la lectura como una práctica cultural realizada en un
espacio intersubjetivo, conformado históricamente, en el cual los lectores comparten
dispositivos, comportamientos, actitudes y significados culturales en torno al acto
de leer. Si nos acercamos al uso de los libros escolares desde esta perspectiva, se
abre la mirada hacia interrogantes distintos del abordaje tradicional centrado en los
contenidos pedagógicos e ideológicos de los textos. (Rockwell, 2001)

Weber ha planteado tres definiciones para la lectura:

Saber pronunciar las palabras escritas.

Saber identificar las palabras y el significado de cada una de ellas.

Saber extraer y comprender el significado de un texto.

Maryanne Wolf en su libro Cómo aprendemos a leer menciona que el camino


neuronal para el reconocimiento de las letras, los patrones de letras y las palabras
se automatiza gracias a la organización retino tópica, a la capacidad de
reconocimiento de los objetos y a otra dimensión de extrema importancia en la
organización cerebral: nuestra capacidad para “representar” patrones aprendidos
de información en nuestras regiones especializadas. Por ejemplo, cuando las redes
celulares responsables del reconocimiento de las letras y de los patrones de letras
aprenden a “activarse juntas”, crean representaciones de su información visual que
son recuperadas con bastante más rapidez.

La lectura es estudiada por la psicología cognitiva que uno de su principal objeto de


estudio es el cerebro, así como la relación de este con los sentidos y cada uno de
los órganos sensoriales.

El cerebro está constituido a nivel microanatómico por neuronas y células gliales.


Las neuronas, dependiendo de su especialización, tienen diferentes formas y
tamaños, y cada uno de estas células se encargan de diversas funciones, hablar de
anatomías es muy amplio por lo que respecto al lectura podemos decir que la
comprensión de las estructuras y funciones cerebrales a nivel microestructural
posibilitan la comprensión de cómo se adquiere la lectura en nuestro cerebro. El
proceso de adquisición de la lectura probablemente depende de los cómputos
llevados a cabo por una colección de neuronas individuales e implica cambios
específicos en las conexiones neuronales del cerebro del aprendiz. Actualmente
sabemos que las neuronas crean diferentes grupos y conexiones entre ellas cada
vez que adquirimos una habilidad nueva. Los científicos de la computación utilizan
el término arquitectura abierta para describir un sistema que es versátil y capaz de
cambiar y transformarse para acomodarse a las demandas específicas que recaen
sobre él. Dentro de las limitaciones de nuestro legado genético, nuestro cerebro
presenta un extraordinario ejemplo de arquitectura abierta. La lectura puede ser
aprendida gracias al diseño plástico del cerebro humano, cuando un individuo
aprende a leer, su cerebro se transforma para siempre, tanto fisiológicamente como
intelectualmente (Wolf, 2007). (Lopez, 2009)

Existen varios tipos de lectura Marc Soriano, en su libro, Guide de Litterature pour
la jeunesse, señala los diferentes tipos de lectura posibles y sus alcances, de las
que seleccionamos algunas y aportamos otras que aquí se enumeran y explican:

a) La lectura informativa: que se remite a dar información pero jamás conlleva placer
y menos la necesaria identificación del lector con el texto. (Se entiende por
identificación, la incorporación de las cualidades de un objeto externo, generalmente
los de otra persona, a la propia personalidad.

b) La lectura “rápida” que por sus características de brevedad en el tiempo, ligereza


y facilidad en la comprensión, permiten la identificación, una información superficial,
pero lo que no se puede lograr es que el lector experimente “placer de leer el texto”.

c) Agregamos, la lectura detenida y comprensiva y dentro de ésta la lectura


simbólica (específicamente en el campo artístico) que depende del código que el
autor utilice para elaborarla, y requiere además un progresivo y lineal
enfrentamiento con el mensaje que permita al lector recibir y elaborar, y también
transformar el mensaje para sí, ya que la lectura simbólica es aquella cuyo código
traslativo en la significación y metafórico o fuertemente connotativo en la forma,
trasmite una verdad que trasciende el sentido literal del texto.
Para Carlos Pereda en su libro “tipos de lectura y tipos de texto” nos dice las que
existen dos tipos de lectura; “lecturas informativas" y las "lecturas apropiadoras".
La lectura informativa tiende a borrar al texto en pos de su referencia, aunque
nunca lo borre totalmente: así como hay “condiciones normales de percepción”,
hay también "condiciones normales de lectura" y el lector de una lectura
informativa tiene que juzgar, al menos, si se encuentra en tales condiciones. En la
lectura expropiadora esta solo interesa acceder a los referentes cuando, atender al
texto mismo e indagar como el texto se aproxima a sus sentidos ya sus
referencias, o por qué y para que lo hace; en la lectura apropiadora se confronta
al texto con el propio discurso del lector para que este rescate elementos que
le sean, en algún aspecto, valiosos. Desde la lectura apropiadora se toma al texto
que han de leer como materia prima que debe elaborarse: el texto se convierte
en un candidato a ser alimentado, y directamente la propia voz, en segundo lugar,
podemos distinguir las lecturas apropiadoras en "explicativas”, “argumentadas" e
"itinerantes".

La lectura depende de tres aspectos fundamentales proceso lector, técnicas de


lectura y comprensión lectora. Estas características van a influir en el aporte para el
desarrollo del pensamiento crítico a través de la lectura.

La comprensión lectora en la literatura sobre la lectura aparece como productos


de la actividad lectora la decodificación y la comprensión (González 1996). La
decodificación es el desciframiento de la letra impresa, es decir la puesta en
correspondencia operacional de la pauta grafèmica de la palabra con la pauta
fonológica, en un proceso a nivel de significante. Puede ser de dos tipos por
recodificación en la que se tantea la pronunciación para acceder al patrón sonoro
de la palabra idea y su significado o bien a un mejor nivel de competencia coma
puede ser por emparejamiento directo en la que el patrón visualiza activa
directamente el significado sintético semántico de la palabra en la mayoría a largo
plazo.
La comprensión es entender el significado o contenido proporcional de los
enunciados de un texto punto puede ser literal e inferencial punto en la comprensión
literaria se accede estrictamente a la información contenida explícitamente en el
texto, en cambio la comprensión inferencial es un nivel superior de la comprensión
lectora el pensamiento proporcional se apoya en la comprensión literal pero la
desborda.
Niveles de comprensión lectora Alliende y Condemarín (1986) clasifican en los
siguientes niveles los distintos procesos de comprensión que intervienen en la
lectura.

Se considera un orden gradual, desde los aspectos más básicos de la comprensión


hasta los más complejos:

Comprensión literal: el lector hace valer dos capacidades fundamentales: reconocer


y recordar. Se consignarán es este nivel preguntas dirigidas al:

• Reconocimiento, la localización y la identificación de elementos.

• Reconocimiento de detalles: nombres, personajes, tiempo, entre otros. •


Reconocimiento de las ideas principales y secundarias.

• Reconocimiento de las relaciones causa-efecto.

• Reconocimiento de los rasgos de los personajes.

• Recuerdo de hechos, épocas y lugares.

• Recuerdo de detalles.

• Recuerdo de las ideas principales y secundarias.

• Recuerdo de las relaciones causa-efecto.

• Recuerdo de los rasgos de los personajes

Reorganización de la información: una nueva ordenación de las ideas e


informaciones mediante procesos de clasificación y síntesis. Se requiere del lector
la capacidad de realizar:
• Clasificaciones: categorizar personas, objetos, lugares, etc.

• Bosquejos: reproducir de manera esquemática el texto.

• Resúmenes: condensar el texto.

• Síntesis: refundir diversas ideas, hechos, etc.

Comprensión inferencial: el tercer nivel implica que el lector ha de unir al texto su


experiencia personal y realizar conjeturas e hipótesis:

• La inferencia de detalles adicionales que el lector podría haber añadido.

• La inferencia de las ideas principales, por ejemplo, la inducción de un significado


o enseñanza moral a partir de la idea principal.

• La inferencia de las ideas secundarias que permita determinar el orden en que


deben estar si en el texto no aparecen ordenadas

• La inferencia de los rasgos de los personajes o de características que no se


formulan en el texto.

Lectura crítica o juicio valorativo: con lleva un:

• Juicio sobre la realidad o sobre la fantasía.

• Juicio de valores.

Apreciación lectora: en el quinto nivel se hace referencia al impacto psicológico y


estético del texto en el lector. En este, el lector realiza:

• Inferencias sobre relaciones lógicas: motivos, posibilidades, causas psicológicas y


causas físicas.

• Inferencias restringidas al texto sobre: relaciones espaciales y temporales,


referencias pronominales, ambigüedades léxicas y relaciones entre los elementos
de la oración.

La razón de la variedad de clasificaciones se debe a que la competencia lectora es


un tema que atañe no solo a la sociedad chilena, sino que está presente en todo el
mundo a través de diversos autores e Nivel de comprensión lectora de los primeros
medios de colegios particulares subvencionados , ya que leer permite desarrollarse
íntegramente en la sociedad (Cassany, Luna y Zans, 1994).

La lectura es, pues, en sentido estricto, una acción política democratizadora,


puesto que constituye una vía privilegiada para la transformación de los sujetos
lectores en actores participativos (capaces de apropiarse de las necesidades,
sentimientos y búsquedas de sus congéneres) dispuestos a reconocerse en su
cultura e incorporarse a su humanidad.
CONCLUSION
Es necesario desarrollar en nosotros mismos una disciplina lectora ya que a través
de la lectura nos da un sentido de comprensión de al pensamiento crítico y
analítico, el cual nos aporta más herramientas para la vida globalizada actual.
“La lectura es la puerta al conocimiento” es en este punto donde radica su
importancia.
La lectura va tan unida al hombre ya que desde sus primeros inicios de alguna
manera se necesitaba crear un vestigio de su existencia y fue a través de la lectura
y la escritura que hasta el día de hoy conocemos, información de hace millones de
años. Es también una percepción que desarrolla la cognición, que se enriquece a
través de conocimientos previos y que asociados con los adquiridos se articula un
conocimiento ampliado y renovado.
Desarrollar habilidades lectoras para la búsqueda de la información no es difícil
hoy en día, ya que con la incursión de la computadora nos facilita esta actividad y
nos economiza.
Las conceptualizaciones sobre la lectura por los diversos autores convergen en
que la lectura es la información adquirida estimulando el crecimiento intelectual y
favorece el pensamiento, interpretando el significado con un estilo propio teniendo
la libertad para comunicar su acervo.
Existen tres tipos de lecturas, pero cuya finalidad es la misma aportar conocimiento
solo depende de la necesidad de cada individuo, la selección de su preferencia es
decir dependiendo del momento en el que se encuentre en la vida.
La lectura está compuesta por tres elementos importantes; proceso lector, técnicas
de lectura y comprensión lectora en cada uno de estos puntos se destacan
características específicas, pero que por ser cada individuo un ser único desarrolla
de manera distinta su aprendizaje a pesar de tener la misma información la
interpretación lectora no puede ser la misma debido al proceso cognitivo individual,
no todos entienden de manera igual debido a nuestra concepción, vivenciasy
experiencias.
De igual manera la selección para la estrategia del aprendizaje es desarrollada por
cada individuo.
Es bien conocida la frase que la información es el cuarto poder y para la obtención
de la información la base es la lectura, por lo que concluyo con una frase de un
literato nicaragüense representante del modernismo literario Rubén Dario “El libro
es fuerza es valor, es fuerza, es alimento; antorcha del pensamiento y manantial
del amor”.

Bibliografía
Cantón, A. (30 de Noviembre de 2009). Historia de la lectura en México. Obtenido de
https://www.correodelmaestro.com/anteriores/2009/noviembre/incert162.htm:
https://www.correodelmaestro.com/anteriores/2009/noviembre/incert162.htm

Herrera, L., Hernàndez, G., ValdésÉrica, & Nicoll, V. (2015). Dialnet-


NivelDeComprensionLectoraDeLosPrimerosMediosDeCole-6429438.pdf. Obtenido de
file:///C:/Users/Pc%20lenovo/Downloads/Dialnet-
NivelDeComprensionLectoraDeLosPrimerosMediosDeCole-6429438.pdf:
file:///C:/Users/Pc%20lenovo/Downloads/Dialnet-
NivelDeComprensionLectoraDeLosPrimerosMediosDeCole-6429438.pdf

Lopez, E. (15 de Marzo de 2009). Aportaciones de la Neurociencia al Aprendizaje Y Tratamiento


Educativo De La Lectura. Obtenido de
https://www.researchgate.net/profile/Carmen_Lopez-
Escribano/publication/257997462_Aportaciones_de_la_neurociencia_al_aprendizaje_y_tr
atamiento_educativo_de_la_lectura/links/00b4952a309a352ebc000000/Aportaciones-de-
la-neurociencia-al-aprendizaje-y-tratamie:
https://www.researchgate.net/profile/Carmen_Lopez-
Escribano/publication/257997462_Aportaciones_de_la_neurociencia_al_aprendizaje_y_tr
atamiento_educativo_de_la_lectura/links/00b4952a309a352ebc000000/Aportaciones-de-
la-neurociencia-al-aprendizaje-y-tratamie

Ramírez Leyva, E. M. (abril de 2009). Investigación bibliotecológica. Obtenido de


http://www.scielo.org.mx/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0187-
358X2009000100007&lng=es&tlng=en.:
http://www.scielo.org.mx/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0187-
358X2009000100007&lng=es&tlng=en.

Rockwell, E. (11-26 de junio de 2001). La lectura como práctica cultural: conceptos para el estudio.
Obtenido de http://www.scielo.br/pdf/ep/v27n1/a02v27n1.pdf:
http://www.scielo.br/pdf/ep/v27n1/a02v27n1.pdf