Está en la página 1de 5

PROBLEMA PROTOTÍPICO

UNIDAD No. 1
Evaluación de riesgo laboral
Maestra: María Lucía Inés Vargas Luna

Problema prototípico
Falta de revisión, actualización y adaptación de medidas preventivas, de seguridad y
protección en el ambiente de un laboratorio que garantice la optimización de actividades
del ingeniero en tecnología ambiental Lugar en donde se ubica El laboratorio en estudio
se encuentra dentro de un centro de investigación ubicado en la Universidad del Estado
de Morelos.
Este laboratorio se dedica a investigaciones ambientales, y tiene como líneas de
investigación la biorremediación de ambientes contaminados y tratamiento de residuos, y
la actividad biológica de compuestos naturales y antropogénicos.
Actividades del laboratorio
El área de estudio se incluye dentro de diferentes aspectos de la biotecnología ambiental.
Se aborda la restauración de suelos contaminados con compuestos xenobióticos,
especialmente con plaguicidas, con los que se tienen varios años de experiencia. Para
ello se utilizan plantas, microorganismos o productos derivados de ellos; asimismo, se
contempla el tratamiento biológico para la disposición final de residuos tanto peligrosos
como no peligrosos.
Complementariamente se desarrollan estudios encaminados a conocer los efectos tóxicos
de compuestos xenobióticos o de los productos de su degradación sobre organismos
indicadores y/o estructuras específicas. Por otro lado, se trabaja ampliamente en
alternativas para gestión integral de residuos (sólidos, peligrosos y no peligrosos), que
incluye el manejo integral de los residuos sólidos urbanos, los de manejo especial y los
peligrosos, articulando acciones de tipo normativo, operativo, financiero, de planeación,
administrativo, social, educativo, de investigación y de desarrollo tecnológico, generando
propuestas para el manejo de residuos, desde su generación hasta la disposición final.
Descripción general del lugar
Actualmente, el laboratorio cuenta con dos mesas grandes, en las cuales se encuentran
trabajando los diferentes alumnos de licenciatura, maestría y doctorado; en promedio, 10
alumnos. Dada la falta de espacio y presupuesto interno del laboratorio, se han realizado
reparaciones simples. Asimismo, no cuenta con gran equipo y material de laboratorio, el
cual se tiene que estar reutilizando frecuentemente.
El laboratorio solo cuenta con una puerta de acceso, una ventana que no permite la
ventilación y las lámparas regularmente fallan debido a que existe una gran cantidad de
descargas eléctricas. No se tiene botiquín de primeros auxilios y sólo hay un extintor
ubicado en la parte trasera del laboratorio.
Al alcance de todos, se encuentran los reactivos que se emplean; algunos tienen su
respectiva etiqueta de identificación y otros no. Los residuos que se generan se entregan
a un área encargada de almacenarlos temporalmente; se tiene una bitácora de
generación y se entregan frecuentemente. Los alumnos adscritos a este laboratorio no
utilizan bata, así como tampoco el zapato adecuado para laborar dentro, además de que
no se tienen definidos manuales de procedimientos de los equipos para la operación
adecuada de los mismos para evitar accidentes o fallas. Experiencias adquiridas dentro
del laboratorio.
Este laboratorio carece de muchas medidas de seguridad, protocolos ante emergencias,
presupuesto para inversión, etc. Dentro de las experiencias que se tienen derivado de
todo esto figuran las siguientes:
1. Mezcla de reactivos que han generado reacciones explosivas, dado que las etiquetas
colocadas en cada recipiente de reactivos no han sido las correctas.
2. Explosión de materiales de vidrio cuando se utilizan bombas de vacío.
3. Contacto con sustancias corrosivas en manos, debido a que no se emplearon guantes
de nitrilo para el manejo de las sustancias.
4. Caerse o resbalarse dentro del laboratorio, ya que no se cuenta con un área de libre
paso, es decir, se tiene material de laboratorio en el suelo, botellas y garrafones de
reactivos, se cuenta con sillas y no con bancos para laboratorio.
5. Los equipos electrónicos se han descompuesto debido a que frecuentemente se tienen
descargas de energía y dejan los equipos conectados.
6. Cuando se emplean solventes volátiles, no se utiliza la campana de extracción de
gases. Como se puede observar, en todas estas experiencias adquiridas se pueden
identificar los conceptos de peligro y riesgo. Por ejemplo, en el caso de la experiencia 1,
se identifica al peligro como el hecho de que los recipientes de los reactivos no estén
etiquetados correctamente y al mezclarlos equivocadamente genera el riesgo de sufrir
quemaduras en la piel, provocar algún incendio, derramar los reactivos y provocar
explosiones.
En el caso de la experiencia 4, se identifica como peligro la falta de orden dentro del lugar
de trabajo, el cual puede ocasionar el incidente mencionado, y se puede tener el riesgo de
dañar la salud de los estudiantes, ya que con una caída se puede lastimar cualquier parte
del cuerpo, cortarse o exponerse a reactivos que se encuentren en el suelo. Para prevenir
estos incidentes se requiere el diseño e implementación inmediata de medidas
preventivas, las cuales ayudarán a evitar daños a la infraestructura, salud y medio
ambiente.
Equipos que se utilizan Dentro de los equipos principales que se utilizan en este
laboratorio se encuentran los siguientes:
•Microscopios
•Campanas de extracción
•Balanzas analíticas
•Sonicadores
•Bombas de vacío
•Cromatógrafo de líquidos (HLPC)
•Autoclave
•Equipo de filtrado de solventes
•Incubadoras
De forma general, se indicará el funcionamiento de uno de ellos, el cual requiere de
atención al momento de estar operándolo. Sin embargo, no se cuenta con ningún tipo de
permiso y/o licencia para las actividades y equipos que se utilizan.
Autoclave
Este es un equipo metálico de paredes gruesas con cierre hermético que permite trabajar
con vapor de agua a alta presión y alta temperatura para esterilizar instrumental (material
médico, de laboratorio, etc.) o alimentos. En este laboratorio el autoclave que se utiliza es
de tipo industrial, ya que se usa para esterilizar material a gran escala.
Debe operarse a condiciones establecidas, temperatura 120ºC y presiones de 1.5 Pa.
Antes de usar el autoclave, debe comprobarse el interior de la cámara del autoclave por si
pudiera haber algún artículo dejado por la última persona que lo usó, y que pueda ser un
peligro.
Comprobar que el colador de escurrimiento esté limpio. Comprobar que las gomas de
sellar de la puerta no estén deterioradas, sino que no presentan defectos visibles y son
flexibles.
Al momento de cargar el equipo se debe considerar no cargar en exceso las bandejas,
gradillas o cestos, procurando dejar siempre un espacio entre ellos de al menos 1 o 2 cm.
Utilizar recipientes preparados para soportar la temperatura de esterilización y asegurarse
de que son compatibles con el proceso de esterilización autoclave. Los recipientes con
líquidos deben estar en una bandeja de plástico resistente al calor con 2,5 cm. de agua.
Los recipientes no deben llenarse a más de 2/3 de su capacidad. Mantener entre 2 y 4
cm. de espacio libre entre los recipientes. Para prevenir que las botellas exploten durante
la presurización, las tapas de los envases con líquidos deben aflojarse antes de cargarlos
en la autoclave. Las piezas individuales de vidrio deben estar en una bandeja de plástico
resistente al calor, en una rejilla o estante; nunca deben colocarse directamente en la
superficie inferior de la cámara de la autoclave.
Comprobar que la puerta del autoclave esté completamente cerrada y con el pasador, ya
que se corre un riesgo mayor de explosión por las altas presiones que se manejan. Nunca
debe sobrepasarse la presión máxima del equipo. También, se debe comprobar, antes de
comenzar el ciclo, que se ha seleccionado el ciclo correcto para los artículos que van a
ser esterilizados.
No esterilizar o usar el autoclave con artículos que contengan materiales corrosivos,
solventes, volátiles o radioactivos. No abrir el equipo después de la esterilización hasta
que el manómetro esté a cero y la válvula de vapor abierta.
Usar el equipo de protección personal adecuado (guantes de protección contra contactos
térmicos para coger el material si se encuentra a elevadas temperaturas, bata de
laboratorio, protección para los ojos y zapatos cerrados) cuando abra la puerta del
autoclave después de un ciclo. Si hay peligro de pinchazos o cortes con artículos
punzocortantes usar guantes resistentes al calor y de protección contra riesgos
mecánicos.
Cuando el ciclo esté terminado, abrir la puerta lentamente y mantener la cabeza, la cara y
las manos alejadas de la puerta. Una vez finalizada la esterilización, hay que tener en
cuenta las siguientes consideraciones en función del material que se esterilice: Sólidos
(instrumental). Podrá́ desvaporizarse rápidamente abriendo la válvula de vapor y vaciando
el agua de la cubeta mediante la apertura de la manecilla de desagüe. Liq ́ uidos (medios
de cultivo, etc.).
Esperar a que se enfríen por sí mismos o, en un caso extremo, abriendo muy ligeramente
la válvula de vapor. Recuerda que la descompresión rápida de líquidos provoca la rotura
de frascos o el derrame de líquidos. Para este caso particular del uso de una autoclave de
tipo industrial, el centro de investigación no ha determinado un estudio de riesgo, ni
establecido en qué tipo de nivel de riesgo se encuentra, ya que no se han dado cuenta de
la importancia de contar con planes de emergencia para prevenir accidentes o en caso de
contingencia.
Para poner en orden a este laboratorio será necesario realizar una evaluación del riesgo
considerando esta propuesta de tren de análisis.
Accidentes graves ocurridos
Uno de los accidentes graves ocurridos dentro del laboratorio se dio con una alumna de
servicio social, a quien le solicitaron preparar una solución de ácido sulfúrico.
En principio no contó con ningún tipo de asesoría ni se aseguró de tener claro el
procedimiento para realizar esta solución.
No tenía idea del material a utilizar, por lo que empleó un matraz y realizó la solución
dentro de la campana de extracción por los vapores que pudiera desprender la solución.
Uno de los errores que tuvo la alumna fue el hecho de no haber buscado el tapón del
matraz que empleó para agitar correctamente la solución y decidió usar parafilm (plástico)
para taparlo.
Al momento de comenzar a agitar la solución, volteó el matraz y, como era de esperarse,
el ácido se llevó el plástico del parafilm y la solución se vació encima de su cuerpo. Por
fortuna, en ese momento usaba bata, zapatos cerrados, guantes y lentes, y solo tuvo
salpicaduras de ácido en cuello. Las acciones inmediatas que se tomaron en este caso
fueron quitarle la ropa y meterla a una regadera para quitarle los residuos de ácido del
cuerpo. Posteriormente, fue trasladada a un hospital en donde el diagnóstico fue
quemadura química de segundo grado.
Cabe mencionar que se le levantó la piel en los lugares en donde le salpico ácido. Este
accidente pudo haberse prevenido al indicarle correctamente cómo realizar la solución y
asegurarse de darle una capacitación adecuada, además de contar con la asesoría de un
encargado o experimentado en la realización de sustancias.
Futuro a corto plazo para el laboratorio
Las carencias del centro de investigación fueron expuestas ante la máxima autoridad de
la Universidad del Estado de Morelos y para solucionarlas se destinó la utilización de un
edificio ya construido pero con mejores características que las del actual Centro de
Investigación. Se llevarán a cabo remodelaciones para adecuarlo a las necesidades de
cada laboratorio con los que se cuentan. Los laboratorios quedarán listos para inicios del
próximo año.

También podría gustarte