Está en la página 1de 20

Efesios 1

RV 1960 RVC BTX NTV LBLA KADOSH VIN2011 TLA

1 Queridos
hermanos de
Éfeso: A
ustedes, que
1 Yo, Pablo, 1 Yahshúa, por 1 Shaúl,
pertenecen al
1 Yo, Pablo, elegido por la la voluntad de Enviado de
1 Pablo, apóstol 1 Pablo, apóstol pueblo especial
apóstol de 1 Pablo, un voluntad de Dios YAHWEH. A: Yahoshúa el
de Jesucristo por de Cristo Jesús de Dios, y que
Jesucristo por la apóstol de Cristo para ser apóstol El pueblo Mashíaj por la
la voluntad de por la voluntad siguen creyendo
voluntad de Jesús por de Cristo Jesús, Kadosh de voluntad de
Dios, a los de Dios: A los en Jesucristo y
Dios, saludo a voluntad de escribo esta YAHWEH que Elohim; a los
santos y fieles santos que están viven muy
los santos y Dios, a los carta al pueblo vive en Efeso, consagrados y
en Cristo Jesús en Efeso y que unidos a él, les
fieles en Cristo santos y fieles santo de Dios en esto es, los que fieles en el
que están en son fieles en envío mis
Jesús que están en Cristo Jesús: Éfeso, fieles están confiando Mashíaj
Efeso: Cristo Jesús: saludos. Yo,
en Éfeso. seguidores de en el Mashíaj Yahoshúa que
Pablo, soy
Cristo Jesús. Yahshúa: están en Efeso:
apóstol de
Jesucristo
porque Dios así
lo quiso.

2 Que la gracia y 2 Misericordia a 2 Disfruten del


2 Gracia a 2 Les pido a
2 Gracia y paz a la paz de nuestro 2 Gracia y paz a 2 Que Dios ustedes y favor y la paz de
vosotros y paz nuestro Padre
vosotros, de Dios y Padre, y vosotros de Dios nuestro Padre y Shalom de Yahweh nuestro
de parte de Dios Dios y al Señor
Dios nuestro del Señor nuestro Padre y el Señor Elohim el Padre Padre y del
nuestro Padre y Jesucristo que
Padre y del Jesucristo, sean del Señor Jesucristo les y del Adón Maestro
del Señor los amen mucho
Señor Jesucristo. con todos Jesucristo. den gracia y paz. Yahshúa Ha Yahoshúa el
Jesucristo. y les den su paz.
ustedes. Mashíaj. Mashíaj.

3 Bendito sea el 3 Bendito sea el 3 Bendito el 3 Toda la 3 Bendito sea el 3 Alabado sea 3 Bendito sea el 3 Demos gracias
Dios y Padre de Dios y Padre de Dios y Padre de alabanza sea Dios y Padre de YAHWEH, Elohim y Padre al Dios y Padre
nuestro Señor nuestro Señor nuestro Señor para Dios, el nuestro Señor Padre de nuestro de nuestro de nuestro Señor
Jesucristo, que Jesucristo, que Jesucristo, quien Padre de nuestro Jesucristo, que Adón Yahshúa Maestro Jesucristo por
nos bendijo con en Cristo nos ha nos bendijo con Señor Jesucristo, nos ha Ha Mashíaj, Yahoshúa el las bendiciones
toda bendición bendecido con toda bendición quien nos ha bendecido con quien en el Mashíaj, quien espirituales que
espiritual en los toda bendición espiritual en los bendecido con toda bendición Mashíaj nos ha nos ha Cristo nos trajo
lugares espiritual en los celestiales en toda clase de espiritual en los bendecido con bendecido en el del cielo.
celestiales en lugares Cristo, bendiciones lugares toda bendición Mashíaj con
Cristo, celestiales. espirituales en celestiales en en el ruaj en el toda bendición
los lugares Cristo, cielo. espiritual en los
celestiales, lugares
porque estamos celestiales.
unidos a Cristo.

4 Desde antes de
4 En él, Dios 4 Incluso antes 4 según nos 4 Asimismo, nos
4 según nos 4 según nos 4 En el Mashíaj crear el mundo
nos escogió de haber hecho escogió en El escogió en él
escogió en él escogió en Él Él nos escogió Dios nos eligió,
antes de la el mundo, Dios antes de la desde antes de la
antes de la antes de la en amor antes de por medio de
fundación del nos amó y nos fundación del fundación del
fundación del fundación del la creación del Cristo, para que
mundo, para que eligió en Cristo mundo, para que mundo, para que
mundo, para que mundo, para que universo, para fuéramos sólo de
en su presencia para que seamos fuéramos santos fuéramos
fuésemos santos fuéramos santos ser Kadoshim y él y viviéramos
seamos santos e santos e y sin mancha consagrados y
y sin mancha y sin mancha sin defectos en sin pecado. Dios
intachables. Por intachables a sus delante de Él. En sin mancha
delante de él, delante de Él; Su presencia. nos amó tanto
amor ojos. amor delante de él.
que

5 Dios decidió
de antemano
5 en amor 5 nos predestinó adoptarnos 5 El determinó 5 En amor nos
5 habiéndonos
habiéndonos para que por como miembros 5 nos predestinó de antemano predestinó por 5 decidió enviar
predestinado en
predestinado medio de de su familia al para adopción que, por medio medio de a Jesucristo para
amor para ser
para ser Jesucristo acercarnos a sí como hijos para de Yahshúa Ha Yahoshúa el adoptarnos
adoptados hijos
adoptados hijos fuéramos mismo por sí mediante Mashíaj, Mashíaj para como hijos
suyos por medio
suyos por medio adoptados como medio de Jesucristo, nosotros adopción como suyos, pues así
de Jesucristo,
de Jesucristo, hijos suyos, Jesucristo. Eso conforme al fuéramos sus hijos suyos, había pensado
según la
según el puro según el es precisamente beneplácito de hijos de acuerdo según el hacerlo desde un
complacencia de
afecto de su beneplácito de lo que él quería su voluntad, con Su voluntad beneplácito de principio.
su voluntad,
voluntad, su voluntad, hacer, y le dio y propósito, su voluntad,
gran gusto
hacerlo.

6 para alabanza 6 para alabanza 6 para alabanza 6 De manera que 6 para alabanza 6 para que le 6 para que 6 Dios hizo todo
de la gloria de su de la gloria de su de la gloria de su alabamos a Dios de la gloria de su alabáramos alabemos el eso para que lo
gracia, con la gracia, con la gracia, que nos por la abundante gracia que como glorioso favor alabemos por su
cual nos hizo cual nos hizo concedió gracia que gratuitamente ha corresponde a la que nos dio grande y
aceptos en el aceptos en el gratuitamente en derramó sobre impartido sobre gloria de la gratuitamente en maravilloso
Amado, Amado. el Amado, nosotros, los que nosotros en el misericordia que el Amado. amor. Gracias a
pertenecemos a Amado. nos dio por su amor, nos dio
su Hijo amado. medio de El la salvación por
Amado. medio de su
amado Hijo.

7 En unión con
7 En él tenemos
7 en quien 7 Dios es tan 7 En El tenemos El, por medio
7 en quien 7 En él tenemos redención por
tenemos la rico en gracia y redención del
tenemos la redención por medio de su
redención por su bondad que mediante su derramamiento
redención por su medio de su sangre, el
7 Por la muerte
sangre, el compró nuestra sangre, el de su sangre,
sangre, el sangre, el perdón dede Cristo en la
perdón de los libertad con la perdón de somos libres;
perdón de perdón de los nuestras cruz, Dios
pecados, sangre de su nuestros pecados nuestros pecados
pecados según pecados según transgresiones, perdonó
conforme a las Hijo y perdonó según las son perdonados
las riquezas de las riquezas de según lasnuestros pecados
riquezas de su nuestros riquezas de su de acuerdo a la
su gracia, su gracia, riquezas de su y nos liberó de
gracia, pecados. gracia riqueza de la
gracia toda culpa. Esto
misericordia
lo hizo por su
inmenso amor.
8 que hizo
8 que hizo 8 que hizo 8 Él desbordó su 8 que hizo Por su gran
8 la cual 8 que ha hecho sobreabundar sabiduría y
sobreabundar sobreabundar bondad sobre sobreabundar
desbordó sobre abundar para para con
para con para con nosotros junto para con conocimiento,
nosotros en toda con nosotros. En nosotros. En
nosotros en toda nosotros en toda con toda la nosotros en toda
sabiduría y toda sabiduría y toda Su
sabiduría e sabiduría e sabiduría y el sabiduría y
entendimiento, discernimiento sabiduría y
inteligencia, inteligencia, entendimiento. entendimiento.
discernimiento

9 Ahora Dios
9 dándonos a 9 y nos dio a 9 dándonos a 9 nos ha dado a 9 Dios nos
nos ha dado a 9 nos dio a 9 Él nos ha dado
conocer el conocer el conocer el conocer su plan mostró el plan
conocer su conocer el a conocer el
misterio de su misterio de su misterio de su secreto, el cual, que había
misterioso plan misterio de su misterio de su
voluntad, según voluntad, según voluntad, según por su propia mantenido en
acerca de Cristo, voluntad, según voluntad, según
su beneplácito, su beneplácito, su voluntad, diseñó secreto, y que
un plan ideado el beneplácito el beneplácito
el cual se había el cual se había complacencia, de antemano con había decidido
para cumplir el que se propuso que se propuso
propuesto en sí propuesto en sí que se propuso relación al realizar por
buen propósito en El, en el Mashíaj,
mismo, mismo, en Sí mismo, Mashíaj, medio de Cristo.
de Dios.
10 con miras a 10 a manera de 10 Cuando
10 Y el plan es
una buena 10 y lo pondrá plan para el llegue el
10 de reunir 10 para que 10 en la el siguiente: a su
administración en efecto cuando cumplimiento de momento
todas las cosas cuando llegara el dispensación del debido tiempo,
en el el tiempo esté los tiempos: que preciso, Dios
en Cristo, en la tiempo señalado cumplimiento de Dios reunirá
cumplimiento de maduro; su plan en el Mashíaj completará su
dispensación del reuniera todas los tiempos: de todas las cosas y
los tiempos, es de reunir y sean reunidas plan y reunirá
cumplimiento de las cosas en reunir todas las las pondrá bajo
decir, de reunir poner bajo el bajo una cabeza todas las cosas,
los tiempos, así Cristo, tanto las cosas en Cristo, la autoridad de
todas las cosas control del todas las cosas, tanto en el cielo
las que están en que están en los las que están en Cristo, todas las
en Cristo, tanto Mashíaj todo lo tanto las que como en la
los cielos, como cielos, como las los cielos y las cosas que están
las que están en que está en el están en los tierra, y al frente
las que están en que están en la que están en la en el cielo y
los cielos, como cielo y en la cielos como las de ellas pondrá
la tierra. tierra. tierra; también las que
las que están en tierra. que están en la como jefe a
están en la tierra.
la tierra. En El tierra. Cristo.

11 También en 11 Por medio de


11 Es más, dado
11 En él 11 En él 11 en quien 11 también unión con Él nos 11 En él también Cristo, Dios nos
que estamos
asimismo asimismo también fuimos hemos obtenido fue dada una recibimos eligió desde un
unidos a Cristo,
tuvimos participamos de hechos herencia, herencia; herencia, principio, para
hemos recibido
herencia, la herencia, pues herederos, habiendo sido nosotros, que habiendo sido que fuéramos
una herencia de
habiendo sido fuimos habiendo sido predestinados fuimos predestinados suyos y
parte de Dios,
predestinados predestinados predestinados según el escogidos de según el recibiéramos
porque él nos
conforme al conforme a los conforme al propósito de antemano de propósito de todo lo que él
eligió de
propósito del planes del que propósito del aquel que obra acuerdo con el aquel que realiza había prometido.
antemano y hace
que hace todas todo lo hace que hace todas todas las cosas propósito del todas las cosas Así lo había
que todas las
las cosas según según el las cosas según conforme al Único que conforme al decidido Dios,
cosas resulten de
el designio de su designio de su el designio de su consejo de su realiza todo en consejo de su quien siempre
acuerdo con su
voluntad, voluntad, voluntad, voluntad, cumplimiento de voluntad, lleva a cabo sus
plan.
Su voluntad, planes.

12 a fin de que 12 a fin de que 12 El propósito 12 a fin de que 12 para que 12 Dios quiso
12 para que
seamos para 12 a fin de que seamos para de Dios fue que nosotros, que nosotros, que que los judíos
nosotros, que
alabanza de su nosotros, los alabanza de su nosotros, los fuimos los anteriormente fuéramos los
primero hemos
gloria, nosotros primeros en gloria, nosotros, judíos —que primeros en pusimos nuestra esperado en el primeros en
los que esperar en los que fuimos los esperar en confianza en el poner nuestra
Mashíaj,
primeramente Cristo, alabemos primeramente primeros en Cristo, seamos Mashíaj, le esperanza en
vivamos para
esperábamos en su gloria. esperábamos en confiar en para alabanza de alabáramos Cristo, para que
alabar su gloria.
Cristo. el Mesías; Cristo—, su gloria. como lo alabemos por
diéramos gloria corresponde con su gran poder.
y alabanza a su Gloria.
Dios.

13 Y ahora 13 Ustedes
13 En El 13 Además,
13 También ustedes, los oyeron y
13 En él también 13 en Él también también ustedes que 13 En él también
ustedes, luego gentiles, también creyeron la
vosotros, vosotros, vosotros, oyeron el ustedes,
de haber oído la han oído la buena noticia de
habiendo oído la habiendo oído la después de mensaje de la habiendo oído el
palabra de verdad, la Buena su salvación,
palabra de palabra de la escuchar el verdad, las mensaje de
verdad, que es el Noticia de que que es un
verdad, el verdad, el mensaje de la Buenas Noticias verdad, la Buena
evangelio que Dios los salva. mensaje
evangelio de Evangelio de verdad, el que ofrecen Noticia de su
los lleva a la Además, cuando verdadero, y
vuestra vuestra evangelio de salvación, y salvación, y
salvación, y creyeron en gracias a Cristo
salvación, y salvación, y vuestra ponen su habiendo creído
luego de haber Cristo, Dios los pasaron a formar
habiendo creído habiendo creído salvación, y confianza en el en él, fueron
creído en él, identificó como parte del pueblo
en él, fuisteis en él, fuisteis habiendo creído, Mashíaj, fueron sellados con el
fueron sellados suyos al darles de Dios y
sellados con el sellados con el fuisteis sellados sellados por El espíritu de
con el Espíritu el Espíritu recibieron el
Espíritu Santo Espíritu Santo en El con el con la promesa santidad que se
Santo de la Santo, el cual Espíritu Santo,
de la promesa, prometido, Espíritu Santo del Ruaj había prometido,
promesa, había prometido que nos había
de la promesa, HaKodesh,
tiempo atrás. prometido.

14 El Espíritu es
la garantía que
tenemos de parte 14 Ustedes lo
14 que es las 14 que nos es
de Dios de que recibieron como
arras de nuestra 14 que es la dado como 14 quién
nos dará la 14 que es la prueba de que
herencia hasta la garantía de 14 que es arras garantía de garantiza nuestra
herencia que nos garantía de Dios cumplirá su
redención de la nuestra herencia de nuestra nuestra herencia, herencia, hasta
prometió y de nuestra herencia promesa, cuando
posesión hasta la herencia hasta la con miras a la que tengamos
que nos ha para la haya liberado
adquirida, para redención de la redención de la redención de la posesión de ella,
comprado para redención de lo totalmente a los
alabanza de su posesión posesión, para posesión y así darle la
que seamos su adquirido, para que formamos
gloria. El adquirida, para alabanza de su adquirida de alabanza que
pueblo. Dios la alabanza de su su pueblo. Por
espíritu de alabanza de su gloria. Dios , para corresponda con
hizo todo esto gloria. eso, alabamos la
sabiduría y de gloria. alabanza de su su Gloria.
para que grandeza de
revelación gloria.
nosotros le Dios.
diéramos gloria
y alabanza.
15 Por esta
15 Por esta 15 Por esta 15 Me he
15 Por esta 15 Por esta razón, yo
causa también 15 Por esto yo 15 Desde que razón, desde que enterado de que
causa también razón también también,
yo, desde que también, me enteré de su supe de la ustedes confían
yo, habiendo yo, habiendo habiendo oído
supe de la fe de habiendo oído profunda fe en el confianza de mucho en el
oído de vuestra oído de la fe en de la fe que
ustedes en el de vuestra fe en Señor Jesús y ustedes en el Señor Jesús y
fe en el Señor el Señor Jesús tienen ustedes en
Señor Jesús y el Señor Jesús, y del amor que Adón Yahshúa y aman a todos los
Jesús, y de que hay entre el Maestro
del amor que del amor para tienen por el el amor que del pueblo de
vuestro amor vosotros, y de Yahoshúa y de
ustedes tienen con todos los pueblo de Dios tienen por todo Dios. Por eso, y
para con todos vuestro amor por su amor para
para con todos santos, en todas partes, el pueblo de por lo que antes
los santos, todos los santos, con todos los
los santos, YAHWEH, dije,
santos,

16 no ceso de 16 no he dejado 16 no ceso de 16 me acuerdo


16 no ceso de 16 no he cesado 16 no ceso de
dar gracias por 16 no ceso de de dar gracias a dar gracias por de ustedes
dar gracias por de dar gracias dar gracias por
vosotros, dar gracias por Dios por vosotros, cuando estoy
vosotros, por ustedes. En ustedes,
haciendo ustedes al ustedes. Los haciendo orando, y le doy
haciendo mis oraciones recordándolos
memoria de recordarlos en recuerdo mención de gracias a Dios
mención en mis permanezco en mis
vosotros en mis mis oraciones, constantemente vosotros en mis por la confianza
oraciones, pidiendo oraciones.
oraciones, en mis oraciones oraciones; que en él tienen.

17 Pido que el
17 al Elohim de
17 y le pido a 17 pidiendo que Elohim de 17 Le pido al
17 para que el 17 para que el 17 para que el nuestro Adón
Dios, el glorioso el Dios de nuestro Maestro Dios de nuestro
Dios de nuestro Dios de nuestro Dios de nuestro Yahshúa, el
Padre de nuestro nuestro Señor Yahoshúa el Señor Jesucristo,
Señor Jesucristo, Señor Jesucristo, Señor Jesucristo, Padre glorioso,
Señor Jesucristo, Jesucristo, el Mashíaj, el es decir, al Padre
el Padre de el Padre de el Padre de la que les dé el
que les dé Padre de gloria, Padre de la maravilloso, que
gloria, os dé gloria, les dé gloria, os dé Ruaj de
sabiduría os dé espíritu de gloria, les dé les dé su
espíritu de espíritu de espíritu de sabiduría y
espiritual* y sabiduría y de espíritu de Espíritu, para
sabiduría y de sabiduría y de sabiduría y de revelación, para
percepción, para revelación en un sabiduría y de que sean sabios
revelación en el revelación en el revelación en el que así puedan
que crezcan en mejor revelación en el y puedan
conocimiento de conocimiento de conocimiento tener pleno
el conocimiento conocimiento de pleno entender cómo
él, él. pleno de Él; conocimiento de
de Dios. Él. conocimiento de es Dios.
Él.
él;

18 alumbrando 18 Pido también 18 iluminados 18 Pido que les 18 Mi oración es 18 Yo oro que 18 ya que se les 18 También le
los ojos de que Dios les dé los ojos del inunde de luz el que los ojos de El les dé luz a han iluminado pido a Dios que
vuestro la luz necesaria corazón para corazón, para vuestro corazón los ojos de sus los ojos de su les haga
entendimiento, para que sepan saber cuál es la que puedan sean iluminados, corazones, para entendimiento, comprender con
para que sepáis cuál es la esperanza de su entender la para que sepáis que entiendan la para que claridad el gran
cuál es la esperanza a la llamamiento y esperanza segura cuál es la esperanza a la conozcan cuál es valor de la
esperanza a que cual los ha cuál la riqueza que él ha dado a esperanza de su cual los ha la esperanza a la esperanza a la
él os ha llamado, llamado, cuáles de la gloria de su los que llamó — llamamiento, llamado; cuáles que los ha que han sido
y cuáles las son las riquezas herencia con los es decir, su cuáles son las son Sus riquezas llamado, cuán llamados, y de la
riquezas de la de la gloria de su santos, pueblo santo—, riquezas de la en Gloria que abundante la salvación que él
gloria de su herencia en los quienes son su gloria de su hay en la gloria de la ha dado a los
herencia en los santos, rica y gloriosa herencia en los herencia que El herencia que él que son suyos.
santos, herencia. santos, ha prometido a da a los
Su pueblo; consagrados,

19 También pido
19 y cuál es la 19 y qué 19 y cuál es la 19 Pido también
19 y cuál la en oración que
19 y cuál la 19 y cuál la extraordinaria supereminente inmensurable que entiendan
supereminente entiendan la
supereminente inmensurable grandeza de su grandioso es Su grandeza de su bien el gran
grandeza de su increíble
grandeza de su grandeza de su poder para con poder obrando poder para con poder con que
poder para con grandeza del
poder para con poder para con nosotros los que en nosotros, los nosotros los que Dios nos ayuda
nosotros los que poder de Dios
nosotros, los que nosotros los que creemos, que confiamos creemos, en todo. El
creemos, según para nosotros,
creemos, según creemos, por la conforme a la en El. Actúa con conforme a la poder de Dios
la operación del los que creemos
la acción de su acción soberana eficacia de la la misma fuerza operación del no tiene límites;
poder de su en él. Es el
fuerza poderosa, de su fuerza, fuerza de su poderosa que El dominio de su con ese mismo
fuerza, mismo gran
poder, usó fuerza. poder
poder

20 Elohim la
20 el cual obró
20 la cual operó 20 la cual operó 20 que levantó a ejerció en el
20 la cual operó en Cristo cuando 20 cuando
en Cristo, en Cristo, y lo Cristo de los Mashíaj cuando 20 Dios resucitó
en Cristo, le resucitó de levantó a
resucitándole de resucitó de entre muertos y lo lo resucitó de a Cristo y le dio
resucitándolo de entre los Yahshúa de los
los muertos y los muertos y lo sentó en el lugar entre los un lugar en el
los muertos y muertos y le muertos y lo
sentándole a su sentó a su de honor, a la muertos y lo cielo, a la
sentándolo a su sentó a su sentó a Su mano
diestra en los derecha en los derecha de Dios, hizo sentar a su derecha de su
diestra en los diestra en los derecha en el
lugares lugares en los lugares diestra en los trono;
celestiales, lugares cielo,
celestiales, celestiales, celestiales. lugares
celestiales,
celestiales,

21 sobre todo 21 muy por 21 sobre todo 21 Ahora Cristo 21 muy por 21 por encima 21 por encima 21 con ese
principado y encima de todo principado y está muy por encima de todo de todo de todo mismo poder,
autoridad y principado, autoridad y encima de todo, principado, gobernador, principado, Dios le dio a
poder y señorío, autoridad, poder poder y señorío, sean autoridad, poder, autoridad, poder, autoridad, poder, Cristo dominio
y sobre todo y señorío, y por y sobre todo gobernantes o dominio y de dominio o dominio y todo sobre todos los
nombre que se encima de todo nombre que se autoridades o todo nombre que cualquier otro nombre que se espíritus que
nombra, no sólo nombre que se nombra, no sólo poderes o se nombra, no nombre que se menciona, no tienen poder y
en este siglo, nombra, no sólo en esta edad, dominios o sólo en este pueda sólo en esta era autoridad, y
sino también en en este tiempo, sino también en cualquier otra siglo sino mencionar en el sino también en sobre todo lo
el venidero; sino también en la venidera; cosa, no sólo en también en el olam hazeh o en la venidera. que existe en
el venidero. este mundo sino venidero. el olam habah. este mundo y en
también en el el nuevo mundo
mundo que que vendrá.
vendrá.

22 También El 22 Aun todas las


22 Dios ha
22 y sometió 22 y sometió 22 Y todo ha puesto todas cosas las
22 Dios sometió puesto todo bajo
todas las cosas todas las cosas sometió bajo sus las cosas bajo sometió Elohim
todas las cosas la autoridad de
bajo sus pies, y debajo de sus pies, y a El lo sus pies ° y se bajo sus pies y 22 Dios puso
bajo sus pies, y Cristo, a quien
lo dio por pies, y lo dio por dio por cabeza hizo la cabeza lo puso a él por todas las cosas
lo dio a la hizo cabeza de
cabeza sobre cabeza sobre sobre todas las sobre todas las cabeza sobre bajo el poder de
iglesia, como todas las cosas
todas las cosas a todas las cosas a cosas a la cosas para la todas las cosas Cristo, y lo
cabeza de todo, para beneficio
la iglesia, la Iglesia, iglesia, Asamblea para la nombró jefe de
de la iglesia.
Mesiánica, comunidad, la iglesia. Cristo
es, para la
23 Y la iglesia iglesia, lo que la
es el cuerpo de cabeza es para el
23 pues la cuerpo. Con
Cristo; él la 23 la cual es su 23 que es Su
23 la cual es su iglesia es su 23 la cual es su 23 la cual es su Cristo, que todo
completa y la cuerpo, la cuerpo, la
cuerpo, la cuerpo, la Cuerpo, la cuerpo, la lo llena, la
llena, y también plenitud de expresión
plenitud de plenitud de plenitud del que plenitud de iglesia queda
es quien da aquel que lo máxima de El,
Aquel que todo Aquel que todo todo lo llena en aquel que todo completa.
plenitud a todas llena todo en quién llena toda
lo llena en todo. lo llena a todo. lo llena en todo.
las cosas en todo. la creación.
plenitud.
todas partes con
su presencia.
Efesios 1:1-23
El pensamiento clave en este capítulo es la riqueza de las bendiciones que tenemos como cristianos, bendiciones espirituales que son nuestras
debido a que estamos en Cristo (1:3). Pablo nos informa que cada Persona de la deidad nos ha bendecido (versículos 1-14).

I. Bendiciones del Padre (1:1-6)


A. Él nos ha escogido (versículos 3-4). Esta es la maravillosa doctrina de la elección, una doctrina que no podemos explicar por completo, pero que
la podemos disfrutar a plenitud. No trate de descartar con explicaciones el misterio de la gracia. Dios no nos escogió por nosotros mismos; nos
escogió en Cristo, por gracia. Nótese 1 Corintios 1:26-29; 2 Tesalonicenses 2:13-14; y Juan 6:37.
B. Nos ha adoptado (versículo 5). La «elección» se refiere a personas; la predestinación a los propósitos para esas personas. Dios nos elige para ser
santos (los apartados), luego predestina a que ciertos propósitos en nuestras vidas ocurran (véase Romanos 8:28 ss). La «adopción» en el Nuevo
Testamento, se refiere al acto oficial de un padre que otorga el status de adulto al hijo menor de edad. No es recibir a un extraño; es colocar a un
miembro de la familia en posición de gozar de los privilegios y bendiciones del adulto. Esto significa que incluso el cristiano más joven tiene todo
lo que Cristo tiene y es rico en gracia.
C. Nos ha aceptado (versículo 6). En nosotros mismos no somos aceptables a Dios, pero en Cristo «nos hizo aceptos». Lea en la epístola a Filemón
una hermosa ilustración de esta verdad. Pablo escribió: «Recibe a tu esclavo Onésimo como me recibirías a mi» (Filemón 1:17). Aun cuando
hemos pecado Cristo le dice al Padre: «Recibe a este santo como me recibirías a mí». Siga el rastro de la maravillosa frase «en Cristo» por las
cartas de Pablo; ¡quedara encantado!

II. Bendiciones del Hijo (1:7-12)


A. Nos ha redimido (versículo 7a). Al dar su vida en la cruz, Cristo nos compró de la esclavitud del pecado. Tenemos una redención presente en
que Él nos ha librado de la pena y del poder del pecado; tendremos una redención futura (versículo 14) cuando Cristo nos liberte de la presencia
del pecado en su venida.
B. Nos ha perdonado (versículo 7b). La palabra «perdonar» literalmente significa «enviar lejos». El pecado es una carga terrible que Cristo le
quita al pecador que se vuelve a Él. Cristo llevo la carga en la cruz (1 Pedro 2:24). Se ilustra como el macho cabrío expiatorio que se soltaba en el
desierto en el Día de la Expiación (Levítico 16:20-22).
C. Nos ha revelado la voluntad de Dios (versículos 8-10). Un «misterio» es una verdad divina que solo conoce el pueblo de Dios mediante
revelación. En Cristo somos parte del eterno propósito de Dios «de reunir todas las cosas en Cristo» (versículo 10). Este mundo presente está
destrozándose con guerras, contiendas y pecado. Pero un día Dios introducirá una nueva creación, con todas las cosas unidas en Cristo.
D. Nos ha hecho una herencia (versículos 11-12). Dios no solamente nos ha dado una herencia en Cristo (1 Pedro 1:3-4), sino que nos ha hecho
herencia para Cristo. La Iglesia es su cuerpo, templo y esposa; un día participaremos de su gloria.
III. Bendiciones del Espíritu (1:13-14)
A. Nos ha sellado (versículo 13). Este importante versículo bosqueja el camino de la salvación. El pecador oye la Palabra de Verdad, confía en
Cristo, recibe el Espíritu Santo y es sellado para siempre. «Habiendo creído en El» también se podría traducir como «cuando creísteis en El»,
porque el Espíritu entra en el corazón en el instante en que el pecador confía en Cristo. Este sello quiere decir que Dios nos posee y nos guardara.
«Nadie puede romper el sello de Dios».
B. Nos ha dado la garantía (versículo 14). «Garantía» en los negocios significa el dinero que se entrega como señal por la posesión que se compra.
Cristo ha adquirido nuestro futuro para nosotros, pero todavía no hemos entrado en todas las bendiciones. Dios nos ha dado su Espíritu como la
«garantía» que nos asegura que experimentaremos la redención total y recibiremos en gloria las bendiciones que Dios nos prometió. Por favor,
note que al final de cada una de estas tres secciones Pablo nos dice por que el Padre, el Hijo y el Espíritu nos han dado estas bendiciones: «Para
alabanza de su gloria» (versículos 6, 12, 14b). La salvación es por la gracia de Dios y para la gloria de Dios. Dios no tiene que salvar a nadie;
cuando salva al pecador lo hace para su gloria.

Efesios 1:1-14
1. Pablo, apóstol… por la voluntad de Dios— Más bien, “a través de la voluntad de Dios”; llamado al apostolado a través de la misma
“voluntad” que dio origen a la iglesia (versículos 5, 9, 11; véase Gálatas 1:4). a los santos y fieles— Se refiere a las mismas personas bajo los dos
términos, como lo prueba el griego: “A los que son santos y fieles en Cristo Jesús”. La santificación por Dios está puesta aquí antes que la fe del hombre.
Se presenta así el doble aspecto de la salvación: la gracia de Dios nos santifica en la primera instancia (es decir, poniéndonos aparte en sus propósitos
eternos como santos apartados para sí); y nuestra fe echa mano de la salvación que es el don de Dios (2 Tesalonicenses 2:13; 1 Pedro 1:2): que están en
Efeso.
2. (Romanos 1:7; 1 Corintios 1:3; 2 Corintios 1:2; Gálatas 1:3).
3. Las doxologías que se hallan en casi todas las Epístolas, dan a entender el verdadero sentido de la gracia experimentada por los escritores y sus
lectores (1 Pedro 1:3). Los versículos 3 a 14 presentan sumariamente el evangelio de la gracia de Dios: la obra de amor del Padre, versículo 3
(eligiéndonos para la santidad, versículo 4; la filiación, versículo 5; la aceptación, versículo 6); la obra (de amor) del Hijo, versículo 7 (redención,
versículo 7; el conocimiento del misterio de su voluntad, versículo 9; una herencia, versículo 11); la (obra de amor) del Espíritu Santo, versículo 13
(selladura, versículo 13; dándonos las arras de la herencia, versículo 14). Bendito el Dios y Padre del Señor… Jesucristo— quien es también el Dios y
Padre de nosotros que estamos en él (Juan 20:17). Dios es “el Dios” del hombre Jesús, y “el Padre” del Verbo Divino. El griego, así como nuestra
versión española, dice: “el cual nos bendijo”; no “el cual nos ha bendecido”, como traducen algunos; refiriéndose al consejo original ya pasado de Dios.
Así como en la creación (Génesis 1:22) también en la redención (Génesis 12:3; Mateo 5:3-11, 25:34) Dios “bendice” a sus hijos; y eso no en meras
palabras, sino en hechos. el cual nos bendijo— a todos los cristianos. con toda bendición espiritual— Es decir, “toda bendición posible en el tiempo y
para la eternidad, que proviene del Espíritu (esto significa el término “espiritual”; no como se usa el término ahora, como opuesto a corporal)”. en
lugares celestiales— Frase hallada cinco veces en esta Epístola, y no en otra parte (versículo 20; capítulo 2:6; 3:10; 6:12); griego, “en los lugares
celestiales”. La ascensión de Cristo es el medio de introducirnos a nosotros en los lugares celestiales, los cuales a causa de nuestros pecados nos estaban
cerrados. Nótese el cambio hecho por Cristo, Colosenses 1:20; capítulo 1:20. Mientras Cristo estaba en la carne en la forma de siervo, los hijos de Dios
no podían darse cuenta de sus privilegios celestiales como hijos. Ahora, “nuestra ciudadanía (griego) está en los cielos” (Efesios 3:20), donde nuestro
Sumo Sacerdote “nos está bendiciendo” constantemente. Nuestros “tesoros” están allí (Mateo 6:20-21); nuestras miras y afectos (Colosenses 3:1-2);
nuestra esperanza (Colosenses 1:5; Tito 2:13); nuestra herencia (1 Pedro 1:4). El mismo don del Espíritu, la fuente de la “bendición espiritual”, se debe al
hecho de que Jesús ha ascendido allá (capítulo 4:8). en Cristo— el centro y fuente de toda bendición para nosotros.
4. nos escogió— griego, “nos escogió para sí de entre” (es decir, de entre el mundo, Gálatas 1:4); refiriéndose a su elección original, mencionada
como ya pasada. en él— La repetición de la idea, “en Cristo” (versículo 3), da a entender la suma importancia de la verdad de que es en él —por virtud
de la unión con él, el Segundo Adam, el Restaurador ordenado para nosotros desde la eternidad, la Cabeza de la humanidad redimida— que los creyentes
gozamos de tantas bendiciones (capítulo 3:11). antes de la fundación del mundo— Esto presupone la eternidad del Hijo de Dios (Juan 17:5, 17:24), así
como lo eterno de la elección de los creyentes en él (2 Timoteo 1:9; 2 Tesalonicenses 2:13). para que fuésemos santos— Positivamente (Deuteronomio
14:2). y sin mancha— Negativamente (capítulo 5:27; 1 Tesalonicenses 3:13). delante de él— Es a él a quien mira el creyente, caminando en su
presencia, delante de quien busca ser aceptado en el juicio (Colosenses 1:22; véase Apocalipsis 7:15). en amor— Bengel, y otros, unen esta expresión
con el versículo 5; “en amor habiéndonos predestinado”, etc. Pero nuestra versión da una mejor interpretación. Las palabras “en amor” califican toda la
cláusula, “para que fuésemos santos… delante de él”. El amor, que perdió el hombre por la caída, pero que fue restaurado por la redención, es la raíz y el
fruto y la suma de toda santidad (capítulo 5:2; 1 Tesalonicenses 3:12-13).
5. Habiéndonos predestinado— Este término es más exacto al referirse al fin y a los medios precisos; que los términos “escogió” o “eligió”.
Somos “escogidos” de entre el resto del mundo: “predestinados” a todas las cosas que nos aseguran la herencia (versículo 11; Romanos 8:29). para ser
adoptados hijos por Jesucristo— Griego, “a través de Jesucristo”. a sí mismo— al Padre (Colosenses 1:20). Alford explica que el ser “adoptados… a sí
mismo”, significa el poder ser participantes de la naturaleza divina (2 Pedro 1:4). Lachmann lee: “a él”. Pero el contexto favorece la explicación de
Calvino y otros: Que Dios tiene consideración de sí mismo y la gloria de su gracia (versículos 6, 12, 14) la meta final de Dios. Él tuvo un Hijo unigénito
y para su propia gloria le plació escoger de entre un mundo perdido muchos para que viniesen a ser sus hijos adoptivos. según el puro afecto de su
voluntad— Así el griego (Mateo 11:26; Lucas 10:21). No podemos pensar que sea algo más, sino “su buena voluntad”, la causa de nuestra salvación o de
alguna de sus obras (versículo 9). (Job 33:13). ¿Por qué necesitas tú filosofar acerca de un mundo imaginario de optimismo? Tu preocupación debe ser el
no cometer el mal. No había nada en nosotros que mereciera su amor (versículos 1, 9, 11). [Bengel].
6. Para alabanza de la gloria de su gracia— (versículos 7, 17-18). El fin indicado (Salmos 50:23), es decir: que sea alabada la gloria de su
gracia por todas sus criaturas, hombres y ángeles. con la cual— Más bien, “en la cual”. Algunos de los manuscritos más antiguos leen, “que”. Entonces
tendríamos que traducir, “que nos concedió en el Amado”. Pero nuestra versión está apoyada por buenos manuscritos y las versiones más antiguas. nos
hizo aceptos— El verbo griego está emparentado con “gracia”. Tradúzcase, “graciosamente nos aceptó”; o “nos hizo objeto de su gracia”; “nos abrazó
en sus brazos de gracia” (Romanos 3:24, 5:15). en el Amado— preeminentemente así llamado (Mateo 3:17, 17:5; Juan 3:35; Colosenses 1:13). Griego,
“Hijo de su amor”. Es solamente “en su Amado” que nos ama a nosotros. (Versículo 3; 1 Juan 4:9-10).
7. En el cual— “el Amado” (versículo 6; Romanos 3:24). tenemos— como posesión presente. redención— lit., “la redención”, la nuestra; la
redención que es el gran tema de toda la revelación, y especialmente del Nuevo Testamento (Romanos 3:24), es decir, redención del poder, la culpa y las
consecuencias penales del pecado (Mateo 1:21). Si algún hombre fuera incapaz de redimirse a sí mismo siendo esclavo, su pariente podría redimirlo
(Levítico 25:48). Es por esto que el Hijo de Dios vino a ser el Hijo del hombre, para que nuestro pariente pudiera redimirnos a nosotros (Mateo 20:28).
Otra “redención” se efectuará al final, es decir, la “de la posesión adquirida” (versículo 14). por su sangre— (capítulo 2:13), como el instrumento; la
propiciación, es decir, la consideración (ideada por su propio amor) por la cual, Dios, que con justicia estaba enojado (Isaías 12:1), fue propicio a
nosotros: es decir, el precio pagado a la justicia divina por nuestro pecado (Hechos 20:28; Romanos 3:25; 1 Corintios 6:20; Colosenses 1:20; 1 Pedro
1:18-19). la remisión de pecados— Griego, “la remisión de nuestras transgresiones”; no meramente la “pretermisión” (u omisión), de ellas como el
griego (Romanos 3:25) debe ser traducido. Siendo esta “remisión” la explicación del término “redención”, incluye no sólo la liberación de la pena del
pecado, sino de su contaminación y su poder esclavizador, negativamente; y positivamente, la reconciliación con un Dios ofendido, y la satisfacción a un
Dios justo. por las riquezas de su gracia— Capítulo 2:7: “para mostrar las abundantes riquezas de su gracia”. Véanse versículo 18 y capítulo 3:16,
“conforme a las riquezas de su gloria”; de modo que “la gracia” es su “gloria”.
8. sobreabundó en nosotros— Más bien, “Que hizo él abundar hasta llegar a nosotros”. en toda sabiduría e inteligencia— “Sabiduría” en idear
el plan de redimir la humanidad; “inteligencia”, o prudencia, en poner los medios para ejecutarlo y en hacer todos los arreglos necesarios en su
providencia, para realizar aquel propósito. Pablo atribuye al evangelio de la gracia de Dios “toda” la “sabiduría e inteligencia” posibles, en oposición a la
jactancia de los judíos incrédulos, los filósofos paganos y los apóstoles falsos, quienes atribuían sabiduría e inteligencia a sus enseñanzas. Cristo
crucificado, considerado “locura” por el mundo, es “la sabiduría de Dios” (1 Corintios 1:18-30). Véase capítulo 3:10, “la multiforme sabiduría de Dios”.
9. Descubriéndonos— “El hizo que la gracia abundara para nosotros” (versículo 8), “descubriéndonos”, experimentalmente, en nuestro
corazón. el misterio— Es decir, el propósito de Dios de redención, hasta entonces escondido en sus consejos, pero que ahora era revelado (capítulo 6:19;
Romanos 16:25; Colosenses 1:26-27). Este “misterio” no es como los misterios paganos que son descubiertos sólo a los pocos iniciados. Todos los
cristianos son iniciados. Sólo los incrédulos no lo son. según su beneplácito— Esta es la causa por la cual “él nos ha descubierto el misterio”, es decir, su
propio “beneplácito” para con nosotros. que se había propuesto— (versículo 11). en sí mismo— Dios el Padre. Bengel entiende que “en él” quiere decir
en Cristo, como los versículos 3-4. Pero el nombre propio, “En Cristo”, versículo 10, que sigue inmediatamente después, es inconsecuente con el hecho
de que él sea el indicado aquí por el pronombre.
10. De reunir todas las cosas en Cristo, en la dispensación, etc.— Tradúzcase: “Hasta la dispensación del cumplimiento de los tiempos”, es
decir, “que se había propuesto en sí mismo” (versículo 9) teniendo en cuenta la dispensación correspondiente (o la administración de gracia
perteneciente) al cumplimiento de los tiempos (griego, “tiempos debidos”, o “sazones”), siendo estos términos más claros que “el cumplimiento del
tiempo” (Gálatas 4:4). Aquí se quiere decir todos los tiempos (plural) evangélicos, con los beneficios dispensados a la iglesia en esta época, separada y
sucesivamente. Véase “siglos venideros” (capítulo 2:7). “Los fines de los siglos” (1 Corintios 10:11); “los tiempos (la misma palabra griega como aquí,
“las sazones”, o “tiempos debidamente señalados”) de los gentiles” (Lucas 21:24); “las sazones que el Padre puso en su sola potestad” (Hechos 1:7);
“los tiempos de la restauración de todas las cosas, que habló Dios por boca de sus santos profetas que han sido desde el siglo” (Hechos 3:20-21). La
venida de Jesús en el primer advenimiento, “en el cumplimiento del tiempo”, fue uno de estos “tiempos”. Cuando descendió el Espíritu Santo, “como se
cumplieron los días de Pentecostés” (Hechos 2:1), fue otro. El testimonio dado por los apóstoles “en sus tiempos” (1 Timoteo 2:6), fue otro. La
conversión de los judíos cuando “los tiempos de los gentiles sean cumplidos”, la segunda venida de Cristo, la “restauración de todas las cosas”, el reino
milenial, los nuevos cielos y nueva tierra, serán casos separados de “la dispensación del cumplimiento de los tiempos”, es decir, “la dispensación de los
acontecimientos y beneficios evangélicos pertenecientes a sus respectivos “tiempos”, cuando sean cumplidos o consumados”. Dios el Padre, según su
beneplácito y propósito, es el Dispensador tanto de los beneficios evangélicos como de sus diferentes tiempos adecuados (Hechos 1:7). De reunir todas
las cosas en Cristo— Griego, “sumar bajo una cabeza”; “recapitular”. El “beneplácito que se propuso”, fue “sumar todas las cosas en Cristo” (griego,
“el Cristo”, es decir, Su Cristo). [Alford]. El propósito de Dios es sumar toda la creación en Cristo, la Cabeza de los ángeles, con quienes está unido por
su naturaleza invisible, y de los hombres con quienes está vinculado por su humanidad; de judíos y de gentiles; de los vivos y de los muertos (capítulo
3:15); de la creación animada y de la inanimada. El pecado ha deshecho la relación entre el hombre y Dios, como una criatura subordinada a él. Dios se
propone juntar todas las cosas en Cristo; o como dice Colosenses 1:20: “Por él (Cristo) reconciliar todas las cosas así, tanto lo que está en la tierra como
lo que está en los cielos”. Bien dice Alford: “La iglesia de la cual el apóstol aquí trata principalmente, está subordinada a él en el grado más alto de
unión consciente y gozosa; aquellos que no son de él espiritualmente, mas subordinados en mera sujeción consciente; y las tribus inferiores de la
creación están subordinadas objetiva aunque inconscientemente; pero todos son sumados en él”.
11. en quien— Por virtud de la unión con quien. asimismo tuvimos suerte— lit., “Se nos hizo heredar”. [Wahl]. Compárese el versículo 18
donde se dice: “su herencia en los santos”. Así como en el versículo 18 se asienta que la herencia de él está en ellos, así en este versículo se dice que la
de ellos está en él (Hechos 26:18). Sin embargo, el versículo 12 que dice: “Para que seamos (nosotros) para alabanza de su gloria” (no “para que
tengamos” la gloria, favorece la traducción de Bengel, Ellicott, etc., “Fuimos hechos una herencia”. Así el Israel literal (Deuteronomio 4:20; 9:29, 32:9).
La palabra “asimismo” no quiere decir “asimismo nosotros”, ni “en quien asimismo”; sino que significa que además de habernos “descubierto el misterio
de su voluntad”, también “fuimos hechos su herencia”, o “también tuvimos suerte”. habiendo sido predestinados— (versículo 5). La preordinación de
Israel como la nación electa, corresponde a la de los israelitas espirituales, los creyentes, a una herencia eterna, que es lo que aquí se indica. El “nosotros”
sobreentendido aquí y en el versículo 12, quiere decir los creyentes judíos (de donde surge nacionalmente la elección de Israel), en contraste con
“vosotros” (versículo 13) los creyentes gentiles. conforme al propósito— Repetición de “propuesto” (versículo 9; capítulo 3:11). La iglesia existió en la
mente de Dios eternalmente, antes de que existiera en la creación. del que hace todas las cosas según el consejo de su voluntad— versículo 5, “el puro
afecto de su voluntad”. No un capricho arbitrario, sino una sabiduría infinita (“consejo”) unida con una voluntad soberana. Véase el discurso de Pablo
dirigido a estos mismos efesios (Hechos 20:27): “Todo el consejo de Dios” (Isaías 28:29). Así en la creación natural como en la espiritual, Dios no es un
agente constreñido por la necesidad. “Dondequiera que haya consejo, allí hay elección, de otra manera el consejo es vano; donde hay una voluntad, allí
tiene que haber libertad, pues si no la hay, la voluntad es débil”. [Pearson].
12. (versículos 6, 14). Para que seamos para alabanza… nosotros que antes esperamos en Cristo— más bien, nosotros, los cristianos judíos,
quienes antes que viniera Cristo buscábamos su venida, esperando la consolación de Israel. Compárese con Hechos 26:6-7: “Por la esperanza de la
promesa que hizo Dios a nuestros padres, soy llamado en juicio; a la cual promesa nuestras doce tribus, sirviendo constantemente de día y de noche,
esperan que han de llegar”. Hechos 28:20, “la esperanza de Israel”. [Alford]. Compárese con el versículo 18; capítulo 2:12; 4:4.
13. En el cual esperasteis también vosotros— Vosotros gentiles. La prioridad de nosotros los judíos, no os excluye a vosotros los gentiles de
tener parte en Cristo (compárese con Hechos 13:46). en oyendo la palabra de verdad— el instrumento de la santificación, y del nuevo nacimiento (Juan
17:17; 2 Timoteo 2:15; Juan 1:18). Compárese con Colosenses 1:5, donde también, como aquí, “la palabra de verdad” se une con “esperanza”. También
capítulo 4:21. fuisteis sellados— por el Espíritu Santo como hijos de Dios (Hechos 19:1-6; Romanos 8:16, 23; Nota, 2 Corintios 1:22; 1 Juan 3:24). Así
como un sello impreso en algún documento da una validez cierta al contrato asentado en él (Juan 3:33, 6:27; véase 2 Corintios 3:3), así el “amor de Dios
derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo” (Romanos 5:5) y la adopción otorgada por el Espíritu en la regeneración (Romanos 8:15-16),
aseguran a los creyentes la buena voluntad de Dios para con ellos. El Espíritu, como un sello, imprime en el alma, en el acto de la regeneración, la imagen
de nuestro Padre. El acto de haber sido sellados por el Espíritu Santo se menciona como un hecho que ya ha pasado. El testimonio a nuestro corazón de
que somos hijos de Dios y sus herederos (versículo 11), es el testimonio presente del Espíritu, “las arras de la herencia venidera” (versículo 11),
(Romanos 8:16-18). con el Espíritu Santo de la promesa— Más bien, como el griego, “El Espíritu de la promesa, el Santo Espíritu”; el Espíritu
prometido tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento (Joel 2:28; Zacarías 12:10; Juan 7:38-39). “La palabra de verdad” prometió el Espíritu
Santo. Aquellos que “creyeron la palabra de verdad” fueron sellados por el Espíritu según la promesa.
14. Que es las arras de nuestra herencia— La primera cuota pagada como garantía de que el resto será pagado (Romanos 8:23; 2 Corintios
1:22). para la redención— La preposición griega también tiene la idea de “hasta”; y debe unirse así: “fuisteis sellados (versículo 13) para” (es decir,
para el propósito y hasta) la realización de “la redención”. No la redención en su primera etapa, hecha por la sangre de Cristo, la cual nos asegura nuestro
título o derecho, sino en su cumplimiento final, cuando la misma posesión será nuestra, la “plena redención del cuerpo” (Romanos 8:23) así como
también del alma, de toda flaqueza (capítulo 4:30). Entonces la criatura (el cuerpo, y toda la creación visible) será librada de la servidumbre de la
corrupción, y del príncipe usurpador de este mundo, y gozará de la libertad gloriosa de los hijos de Dios (Romanos 8:21-23; 2 Pedro 3:13). de la posesión
adquirida— el pueblo de Dios comprado (griego, “adquirido”) como suyo propio por la sangre de Cristo (Hechos 20:28). Consideramos de valor aquello
por lo cual hemos pagado un alto precio; así Dios tiene en alta estima a su iglesia (capítulo 5:25-26; 1 Pedro 1:18, 2:9; Malaquías 3:17, Margen, “mi
tesoro especial”).

Efesios 1:3
Resumen: Después de la salutación (1:1,2), este capítulo trata de los propósitos eternos de Dios: escogernos (1:4); adoptarnos (1:5); redimirnos
(1:7); darnos herencia (1:11); y sellarnos con el Espíritu Santo (1:13). Nos bendice con “toda bendición espiritual” en Cristo (1:3). En 1:15-23 Pablo
alaba a Dios por la conversión de los gentiles y le suplica por el crecimiento espiritual de ellos, para que tengan comprensión más amplia del plan de
redención (1:15-19). Termina esta sección con la exaltación de Cristo (1:20-23).
-- “toda bendición espiritual”. Estas incluyen todas las provisiones del evangelio expresadas por las palabras “salvación”, “perdón”,
“redención”, “reconciliación”, “justificación”, etc. Otras bendiciones espirituales son: (1) Dios mora en nosotros; (2) la membresía en el cuerpo de
Cristo (su iglesia, 1:22-23); (3) la esperanza de la vida eterna (1 Juan 2:24); (4) todo lo necesario para establecernos y hacernos fructíferos; (5) todo lo
necesario para darnos gozo y paz; (6) el privilegio de orar; y (7) la comunión con hermanos en Cristo. Desde luego, todas estas bendiciones están bien
relacionadas entre sí; por ejemplo, si somos salvos, es porque Cristo nos redimió, y es porque Dios nos perdonó. Dios no puede justificarnos y
reconciliarnos sin perdonarnos. El morar Dios (Padre, Hijo, Espíritu Santo) en nosotros significa que recibimos todas estas bendiciones y también la
fuerza espiritual para poder participar en cosas espirituales y llevar a cabo la obra de Dios aquí en la tierra.
-- “lugares espirituales”, o con respecto a cosas o asuntos (de naturaleza celestial). La palabra “lugares” no aparece en el griego. En 1:20 cabe
mejor. Pablo usa esta expresión otras dos veces (2:6, 3:10), y siempre en forma elíptica. “Nuestra ciudadanía está en los cielos”, (Filipenses 3:10; Gálatas
4:26, en la “Jerusalén de arriba”; 1 Pedro 2:11, somos “extranjeros y peregrinos” aquí en este mundo).

Efesios 1:4-5
-- “según nos escogió... predestinado...”. Lo que Dios hace es lo que Él siempre pensaba hacer. Dios no hace nada por casualidad. Este texto y
muchos otros indican claramente que el plan de Dios es más antiguo que el mundo. No fue cosa originada paso por paso en el primer siglo. Todo detalle
era y es parte de su plan original. Aun antes de Abraham y Moisés Dios pensaba salvar tanto a los gentiles como a los judíos, y a ambos desligados de la
ley de Moisés y de la circuncisión.
-- “antes de la fundación del mundo”. La Biblia afirma que antes de la fundación del mundo:
a. Cristo fue “destinado” a ofrecerse a sí mismo como cordero de Dios (1 Pedro 1:20; Hechos 2:23, 4:28).
b. Dios “predestino” su sabiduría (el evangelio), (1 Corintios 2:7); y su “propósito eterno” (Efesios 3:10-11).
c. “Nos escogió para que fuésemos santos y sin mancha” (Efesios 1:4), “para que fuesen hechos conformes a la imagen de su Hijo” (Romanos
8:29); nos ha “escogido desde el principio para salvación, mediante la santificación por el Espíritu y la fe en la verdad” (2 Tesalonicenses 2:13).
d. “preparo de antemano” las “buenas obras” en que debemos andar (Efesios 2:10).
El “escogimiento” del versículo 4 y la “predestinación” de los versículos 5 y 11 no tienen que ver absolutamente nada con la “predestinación
individual e incondicional” ensenada por Juan Calvino (fundador de la Iglesia Presbiteriana). La elección es mencionada por Pablo en muchos textos para
hacer notorio el hecho de que ahora en la iglesia todos los obedientes, tanto los gentiles como los judíos, tienen bendiciones y herencia. En Deuteronomio
7:6 Dios le recordó a su pueblo que a ellos (los israelitas) y solamente a ellos perteneció el nombre de “pueblo especial”: “Porque tú eres pueblo santo
para Jehová tu Dios:. Jehová tu Dios te ha escogido para serle un pueblo especial, más que todos los pueblos que están sobre la tierra”. Pero ahora los
escogidos o elegidos son los cristianos, tanto gentiles como judíos. Pablo emplea estos términos frecuentemente en sus cartas (véanse Romanos 8:33;
Colosenses 3:12; 1 Timoteo 5:21; 2 Timoteo 2:10; 1:1-16; Tesalonicenses 1:4). Pedro también: 1 Pedro 1:2; 2 Pedro 1:10.
La predestinación calvinista se basa en la supuesta depravación total del hombre desde su nacimiento (véase 2:1-5, notas). El punto clave que
Pablo enfatiza es que todos los obedientes son los “escogidos”, según el plan eterno de Dios, y esto no tiene nada que ver con alguna supuesta selección
arbitraria de individuos, hecha incondicionalmente. Dios predestino a cierta clase de gente, a la gente dispuesta para aceptar su divina invitación a través
del evangelio, “para ser adoptados hijos suyos”, para que “fuésemos santos y sin mancha”, y “conformes a la imagen de su Hijo”. A esta disposición de
mente o voluntad, Jesús se refiere en Juan 10:16, “También tengo otras ovejas que no son de este redil; aquellas también debo traer, y oirán mi voz; y
habrá un rebano, y un pastor”. En verdad, uno de los propósitos principales de esta carta a los efesios es desarrollar e ilustrar el tema de juntar a los
cristianos gentiles (“otras ovejas”) en el mismo rebano con los cristianos judíos.
Dice Hechos 18:9-10 que “el Señor dijo a Pablo en visión de noche: No temas, sino habla, y no calles; porque yo estoy contigo, y ninguno
pondrá sobre ti la mano para hacerte mal, porque yo tengo mucho pueblo en esta ciudad”. Esto lo dijo no con referencia a conversos, sino con respecto a
los dispuestos a oír y a obedecer. A estos y a todos los que tengan esta actitud Dios antes conoció (favoreció), y los predestino para que fuesen hechos
conforme a la imagen de su Hijo, y a estos llamo por medio del evangelio (2 Tesalonicenses 2:14), y a estos justifico (perdono), y los glorifico (Romanos
8:29-30). La recompensa para este pueblo es el reino celestial. “Cuando el Hijo del Hombre venga en su gloria... dirá a los de su derecha: Venid,
benditos de mi Padre, heredad el reino preparado para vosotros desde la fundación del mundo” (Mateo 25:31-34).
-- “adoptados hijos”, para ser herederos legales con todos los derechos y privilegios de un hijo. Cuando un hombre adopta a un hijo, le da su
nombre y lo trata en todas las cosas como si fuera su hijo natural. Pablo emplea este término para ensenar que no somos hijos de Dios por generación,
sino por la regeneración. Somos hijos de Dios por medio de una relación espiritual, habiendo sido redimidos por Cristo (Gálatas 3:26-29, 4:1-7). El
Espíritu Santo nos ayuda a través de su Palabra a desarrollar la mente filial (Romanos 8:12-14). El plan de Dios, antes de la fundación del mundo, tenía el
diseño y propósito de juntar un pueblo especial que estuviera con El para siempre en el cielo. Este plan incluyo a los hombres de todas las naciones. Este
pueblo, la iglesia de Cristo, seria adoptado por Dios para ser sus hijos, herederos de todas las bendiciones espirituales en Cristo.

Efesios 1:6
-- “para alabanza”. La iglesia, que es el cumplimiento del plan eterno de Dios (3:11), existe para la alabanza de Dios (3:21). El nombre de Dios
es magnificado y alabado por su pueblo.

Efesios 1:7
-- “redención”, perdón, justificación; redención como resultado de la expiación; liberación de la culpa y de la pena de los pecados (véase 1 Pedro
1:18).
-- “sangre”, el precio de la redención (Mateo 26:28; Romanos 3:24-26; Hechos 20:28; Colosenses 1:14; 1 Pedro 1:18-20). “La sangre es la vida”
(Deuteronomio 12:23); Cristo dio su vida (Juan 10:15). El vio al hombre bajo la esclavitud de Satanás y estaba dispuesto a sufrir, derramar su sangre
(morir), para redimirnos o rescatarnos de esa esclavitud. El hombre aprovecha este rescate al creer en Cristo y aceptar las condiciones o requisitos
revelados por la divina voluntad, obedeciendo al evangelio (Marcos 16:16; Hechos 2:38). Solamente los creyentes obedientes son los beneficiados por
este gran sacrificio de Cristo (Hebreos 5:8-9). Solamente los que están “en Cristo” son los redimidos (comprados) o rescatados. El cantico de los 144,000
es el cantico de los redimidos. Dice Apocalipsis 14:3 que “nadie podía aprender el cantico sino aquellos ciento cuarenta y cuatro mil que fueron
redimidos de entre los de la tierra”. Los 144,000 son los redimidos. Los no redimidos no pueden cantar el cantico de la redención.
-- “riquezas”. Pablo habla mucho de las “riquezas” espirituales: 1:18, “las riquezas de la gloria de su herencia”; 2:7, “las abundantes riquezas de
su gracia”; 3:8, “el evangelios de las inescrutables riquezas de Cristo”; 3:16, “las riquezas de su gloria” (Colosenses 1:27; Filipenses 4:19); “las
riquezas de pleno entendimiento” (Colosenses 2:2); “¿O menosprecias las riquezas de su benignidad...?” (Romanos 2:4). Verdaderamente, somos “ricos
en fe” (Santiago 2:5).

Efesios 1:8
-- “sabiduría e inteligencia”. La palabra “inteligencia” significa “prudencia”; es decir, es sabiduría práctica, la sabiduría en acción 1:17, “os de
espíritu de sabiduría y de revelación”, la fuente de toda sabiduría divina. Leemos de “sabiduría e inteligencia espiritual” en Colosenses 1:9; es decir, la
sabiduría en juicio; y en Colosenses 2:3, “todos los tesoros de la sabiduría de del conocimiento”; es decir, sabiduría en la percepción. Es interesante notar
estas distintas combinaciones que Pablo hace con la sabiduría que es cosa básica.

Efesios 1:9
-- “el misterio”, lo que es conocido por el “iniciado en los misterios”. Tal vez Pablo emplea algunos términos de los gnósticos para exponer lo
necio de esa herejía en contraste con las verdades sublimes del evangelio. La palabra griega es misterio; “En el Nuevo Testamento, denota no lo que es
misterioso, como sucede con el termino castellano, sino aquello que, estando más allá de la posibilidad de ser conocido por medios naturales, solo puede
ser dado a saber por revelación divina, y se hace saber de una manera y en un tiempo señalados por Dios, y solo a aquellos que están iluminados por Su
Espíritu” (Vine). Pablo emplea este término varias veces en esta carta. En 1:9-10 se refiere al plan de Dios; en 3:4-6 se refiere a la salvación de los
gentiles. En Colosenses 1:27 se refiere a Cristo. Abarca, pues, todo el esquema de redención. Y lo muy importante es que ahora todo cristiano que lee las
cartas de Pablo (como los demás libros del Nuevo Testamento) puede entender “el misterio” (3:1-5). Este misterio es la “multiforme sabiduría de Dios”
que es “ahora dada a conocer por medio de la iglesia a los principados y potestades en los lugares celestiales” (3:10). En 6:19-20 Pablo pide las
oraciones de los hermanos “al fin de que al abrir mi boca me sea dada palabra para dar a conocer con denuedo el misterio del evangelio”.
Indiscutiblemente, esta palabra (misterio) es la sabiduría de Dios que excede todo entendimiento (3:4-5; 1 Corintios 2:6-9).

Efesios 1:10
-- “de reunir todas las cosas en Cristo”, la cabeza, 1:21-23; Colosenses 1:15-20.
-- “dispensación”, administración, mayordomía, 3:9; 1 Corintios 9:17. El plan usado por algún mayordomo para administrar ciertos negocios.
Esta palabra significa aquí el plan o la economía por la cual Dios administra su voluntad en los “últimos días”, la época o el periodo del evangelio de
Cristo. Frecuentemente se usa la expresión, “dispensación cristiana”, para distinguirla de la “dispensación mosaica”; esta última iba a durar hasta el
“tiempo de reformar las cosas” (Hebreos 9:10).
-- “cumplimiento de los tiempos”, el tiempo escogido por Dios (“el tiempo señalado por el padre”, Gálatas 4:2), el tiempo más oportuno y
apropiado para enviar a su Hijo. “El tiempo se ha cumplido”, dijo Juan, Marcos 1:15. No habrá otra época o dispensación; vivimos (desde el día de
Pentecostés) en los “postreros” o “últimos” días (Hechos 2:16-17; Hebreos 1:1-2; 1 Pedro 1:20; 1 Juan 2:18).
-- “en los cielos... en la tierra”, Filipenses 2:9-10; Mateo 28:18. Dominio universal.

Efesios 1:11
-- “en el tuvimos herencia”. Pablo habla mucho de esta herencia en esta carta (1:14, 18, 5:5), y en su carta a los colosenses (1:12, 3:24). “Y si
hijos, también herederos” (Romanos 8:17). Tenemos “una herencia incorruptible, incontaminada e inmarcesible, reservada en los cielos” (1 Pedro 1:4).
La nota en el margen de La Biblia de las Américas dice, “O, fuimos hechos una herencia”; “fuimos escogidos como porción de Dios” (Ver. H-A). La
Versión American Standard concuerda con esta traducción. Según esta traducción, los cristianos son la herencia de Dios. Este pensamiento (que los hijos
de Dios son su herencia) se expresa varias veces en el Antiguo Testamento; por ejemplo, en Deuteronomio 4:20 y 9:29, “el pueblo de su heredad”; y
32:9, “Porque la porción de Jehová es su pueblo”.

Efesios 1:12
-- “los que primeramente esperábamos”, aludiendo a los judíos piadosos que por muchos anos esperaban a Cristo (tales como Simeón y Ana,
Lucas 2:25-38).

Efesios 1:13
-- “fuisteis sellados con el Espíritu Santo”. El sello se usa para indicar que algo (como un documento) es genuino, autentico, confirmado y, por
lo tanto, aprobado oficialmente. También el sello significa la posesión; sirve para identificar a los siervos de Dios (Apocalipsis 3:12, 7:3, 22:4) y para
protegerlos de los castigos que vendrían sobre los demás. La interpretación más común de esta frase es que se refiere a la morada del Espíritu Santo en el
cristiano. Esta enseñanza se encuentra en Romanos 8:9-11; 1 Corintios 3:16; 6:19, etc. Otros textos dicen que Dios habita en nosotros (2 Corintios 6:16),
y permanece en nosotros (1 Juan 3:24); Efesios 3:17 dice, “para que habite Cristo por la fe en nuestros corazones”.
Esta gran bendición significa la comunión con el Espíritu Santo. 2 Corintios 13:14, “la comunión del Espíritu Santo”; Hebreos 6:4, “hechos
participes del Espíritu Santo”. Ahora nuestra comunión es con Dios y no con el mundo. 2 Corintios 6:14-16, “No os unáis en yugo desigual con los
incrédulos; porque ¿que compañerismo tiene la justicia con la injusticia? ¿Y que comunión la luz con las tinieblas? ¿Y qué concordia Cristo con Belial?
¿O que parte el creyente con el incrédulo? ¿Y qué acuerdo hay entre el templo de Dios y los ídolos? Porque vosotros sois el templo del Dios viviente,
como Dios dijo: Habitare y andaré entre ellos, y seré su Dios, y ellos serán mi pueblo. Por lo cual, Salid de en medio de ellos, y apartaos, dice el Señor,
y no toquéis lo inmundo; y yo os recibiré, y seré para vosotros por Padre, y vosotros me seréis hijos e hijas, dice el Señor Todopoderoso”.
Por lo tanto, si Dios nos acepta, y si mantenemos la santidad, El sigue habitando en nosotros. Si seguimos andando en luz, seguimos disfrutando
de esta comunión con Dios; El sigue permaneciendo en nosotros (1 Juan 1:7, 2:24, 3:24, etc.). Cuando la Biblia habla de “morar” el Espíritu Santo en
nosotros, esto significa que somos guiados por El (Romanos 8:14), que nuestra vida está bajo su control; por ejemplo, en Romanos 7:20 Pablo describe su
vida bajo la ley de Moisés (y la vida de los judíos inconversos que todavía querían vivir bajo la ley de Moisés). Dice Pablo que en tal vida el pecado
“mora”; es decir, que el pecado tiene control de esa vida. Pero ahora el cristiano no está bajo el control del pecado (Romanos 6:6-14), porque está bajo el
control y la dirección del Espíritu Santo. Cristo dijo a la iglesia de Pergamo que “Antipas mi testigo fiel fue muerto entre vosotros, donde mora Satanás
(donde Satanás tenia control), “donde está el trono de Satanás”) (Apocalipsis 2:13). Algunos (hasta hermanos) creen que en este versículo Pablo se
refiere a los dones espirituales que demostraban que Dios estaba con los apóstoles y otros cristianos en el primer siglo, para revelar y confirmar la palabra
(Juan 16:14:26; 16:13; Marcos 16:20; Hebreos 2:3-4, etc.), pero no se puede probar que Efesios 1:13-14 se limita a los dones milagrosos. Apocalipsis
7:2-3 indica que todos los redimidos son sellados.

Efesios 1:14
-- “que es las arras de nuestra herencia”, 2 Corintios 1:22; 5:5. arrabon, “originalmente una prenda en dinero depositada por el comprador, y
que se perdía si la compra no se efectuaba... en el Nuevo Testamento se usa solo de aquello que Dios asegura a los creyentes; se dice del Espíritu Santo
como la prenda divina de toda su futura bendición, 2 Corintios 1:22, 5:5; en Efesios 1:14, en particular de su herencia eterna. En la LXX (La
Septuaginta, versión griega del Antiguo Testamento), Génesis 38:17-18, 20. En griego moderno, arrabona es un anillo de compromiso” (Vine). Dice
Larousse que la palabra “arras” significa “lo que se da por prenda y señal de algún contrato. Monedas que, al celebrarse el matrimonio, entrega el
desposado a la desposada”.
Por lo tanto, como en el comercio la palabra significa la prenda (o el primer pago) que se recibe por lo que se vende, un pago parcial de la
obligación o promesa, así también Pablo emplea esta palabra para hacernos ver la asociación y relación entre la morada del Espíritu Santo en nosotros y
la herencia eterna. Si el Espíritu Santo mora en nosotros, entonces ya estamos disfrutando de las bendiciones espirituales, que en verdad son celestiales.
Los que han obedecido al evangelio de Cristo ya “gustaron del don celestial, y fueron hechos participes del Espíritu Santo, y asimismo gustaron de la
buena palabra de Dios y los poderes del siglo venidero” (Hebreos 6:4-5). (Los “poderes” de este texto no se limitan a los poderes milagrosos. Es
necesario tomar muy en serio los poderes o fuerzas espirituales). Es importante observar que en muchos textos el efecto se pone en lugar de la causa; por
ejemplo, “Yo soy la resurrección y la vida”. Jesús no dice “Yo soy la causa de la resurrección y la vida”, sino simplemente “Yo soy la resurrección y la
vida”; pero todos entienden que Él es la causa, El que hace posible, estas bendiciones. Pero el efecto se pone en lugar de la causa.
Simeón vio a Jesús y dijo, “porque han visto mis ojos tu salvación”. ¿Que vio? ¿La salvación o al Autor de la salvación (Hebreos 5:8-9)? Así
también en muchos textos la Biblia dice “Espíritu Santo” (la causa) cuando se refiere al efecto (las bendiciones, la influencia, la dirección y ayuda) que Él
produce en nuestras vidas. Esto se ilustra en 1 Corintios 14:12, “pues que anheláis dones espirituales”. El griego dice “anheláis espíritus”; es decir,
anhelaban los efectos, las manifestaciones, los dones del Espíritu (versículo 1). ¿Qué significa 1 Tesalonicenses 5:19? “No apaguéis al Espíritu”. ¿Quién
puede “apagar” (literalmente) al Espíritu Santo? Obviamente Pablo se refiere a los dones del Espíritu (los efectos), pero pone la causa (el Espíritu) en
lugar de los efectos. Este verso se explica en el siguiente verso: “No menospreciéis las profecías”, que son una manifestación del Espíritu. ¿Qué pasa
cuando somos llenos del Espíritu Santo (Efesios 5:18)? ¿Llenos de su persona o llenos de su poder y del fruto que El lleva en nuestra vida (Gálatas 5:22-
23)?
¿Cómo resistimos al Espíritu Santo? (Hechos 7:51). ¿Resistimos a su persona o resistimos su palabra y su voluntad? Que paso cuando los
apóstoles fueron bautizados con el Espíritu Santo? Recibieron poder (Lucas 24:49; Hechos 1:8). Hechos 10:45-46, “se quedaron atónitos de que también
sobre los gentiles se derramase el don del Espíritu Santo. Porque los oían que hablaban en lenguas”. Se derramo el don del Espíritu Santo. ¿Que se
derramo? ¿Puede el Espíritu ser literalmente derramado? Se derramo el poder de hablar en lenguas, como dice el siguiente verso. Efesios 4:7-8, “Pero a
cada uno de nosotros fue dada la gracia conforme a la medida del don de Cristo... dio dones a los hombres”. ¿De qué don habla Pablo en el versículo 7,
de Cristo Mismo, o de los oficios (dones, versículo 8) que El dio (versículo 11)? El don de Cristo se refiere a los dones (facultades, oficios, poderes) dado
por Cristo. Así también los dones del Espíritu Santo dados a los apóstoles y otros en el primer siglo eran las manifestaciones (los poderes y ayudas) del
Espíritu Santo.
Cuando Cristo es “formado en” nosotros, ¿Es literal y personalmente formado en nosotros, o es formado en nosotros el carácter espiritual (la
madurez) que sus enseñanzas producen? La Biblia pone la “causa” por el “efecto”. Esta figura es muy común en la Biblia. Hay muchísimos ejemplos de
su uso. De la misma manera, la expresión “don del Espíritu Santo” que es dado a todo obediente (Hechos 2:38) se refiere a todos los beneficios de la
salvación que el Espíritu nos da. Esta expresión significa la misma cosa que “la comunión (participación) del Espíritu Santo” (2 Corintios 13:14; Hebreos
6:4). Significa que Él influye fuertemente en nosotros, nos dirige, nos ayuda, nos da fortaleza espiritual, y gran capacidad espiritual para servir a Dios,
para resistir la tentación, y para soportar pruebas, y lo hace todo a través de su palabra inspirada. El Espíritu Santo no obra directamente sobre el corazón
del inconverso, sino obra a través de su instrumento, su palabra inspirada (Efesios 6:17). Tampoco obra directamente sobre el corazón del cristiano.
Recibir el don del Espíritu Santo significa, pues, recibir las bendiciones, influencias y operaciones (los efectos) del Espíritu Santo en nuestra
vida. La Biblia habla de la causa (el Espíritu Santo) cuando en realidad quiere decir los efectos, los resultados de nuestra relación con el Espíritu Santo.
Dios es uno. Hay tres personas en la deidad: Dios el Padre, Dios el Hijo, y Dios el Espíritu Santo, pero son uno en sus operaciones. Dios mora en su
pueblo: El Padre mora en nosotros, el Hijo mora en nosotros, y el Espíritu Santo mora en nosotros. No es relación mística e incomprensible, sino se trata
de la comunión con Dios, o sea, que Dios permite que sus hijos participen de las cosas divinas y celestiales, y de esta comunión resultan grandes
beneficios y poderes espirituales.
-- “hasta la redención de la posesión adquirida”, se refiere a la resurrección de nuestro cuerpo, (Romanos 8:13-23), que es una posesión
adquirida (1 Corintios 6:19-20; 1 Pedro 2:9).