Está en la página 1de 10

1

EMCALI: VIABILIDAD JURÍDICA DE LA POLÍTICA PÚBLICA DE CESE DE


LA INTERVENCION

Erney Rojas Arenas

El actual Alcalde de Cali, Jorge Iván Ospina (2008-2011) dentro de su programa de


Gobierno siendo candidato en el año 2007, prometió a los caleños que si ganaba la
elección a la Alcaldía reclamaría ante el Gobierno Central (Superintendencia de Servicios
Públicos Domiciliarios) la devolución de la administración y la gobernabilidad de Emcali
para el Municipio1.

El presente trabajo se propone adelantar el estudio de la viabilidad jurídica de esa política


pública, en el marco de la actual Constitución y de las normas vigentes.

1. LOS ANTECEDENTES DE LA INTERVENCIÓN

Si nos remontamos a la historia reciente de Emcali, sus problemas financieros y de


gobernabilidad están ubicados en los años 90 del siglo XX, pues en décadas anteriores de
los 60, 70 u 80 la empresa era floreciente con base en un mercado monopolizado en el área
“empresarial e industrial de Cali y su entorno” con más de 450 mil clientes cautivos y
ventas de US $ 470 millones anuales (Varela Edgar -2008:105).

Según el texto Gestión y Gobernabilidad en Emcali (Edgar Varela Barrios-2008), las


causas de la intervención fueron los errores de la política empresarial desarrollada en la
década de los 90 del siglo anterior, entre los cuales se pueden citar la construcción de la
PTAR (Planta de tratamiento de aguas residuales) entre 1998 y 1999, a costos
incontrolables y con préstamos onerosos con el BID. Esta obra que por sus objetivos - la
descontaminación del Río Cauca- tenía alcance Nacional, fue asumida irresponsablemente
por la dirigencia política local para controlar la contratación y obtener prebendas
económicas y sólo al advertir el crecimiento de la deuda que se hizo impagable se reclamó
el apoyo del Gobierno Nacional.

De igual forma se promovió la construcción de otra obra inconveniente, conocida como


Planta Térmica TERMOEMCALI, supuestamente para sustituir la energía hidráulica por
energía a base de gas a un costo de US $ 4 millones mensuales para EMCALI a partir de
1995, valor que en pesos ascendía a $ 10.000 millones mensuales aproximadamente.

Pero la causa más influyente en la crisis de la Empresa, según el Profesor Varela, se debe a
la errática conducción de la Empresa desde las Administraciones municipales, a partir del
Alcalde Mauricio Guzmán Cuevas, quien llegó al poder (1995-1997) luego de una derrota
electoral de su movimiento Nuevo liberalismo pero que por los tejemanejes de la política
local y regional resultó beneficiado con una fórmula política conocida como “La Clave”,
1
Periódico El País de Cali de septiembre 18 de 2007: Entrevista con los Candidatos a la Alcaldía, en la cual
Ospina dijo: “A partir del 28 de octubre adelantaré todas las gestiones para que Emcali vuelva a ser de los
caleños, adelantaremos un plan de gestión empresarial alejado de la politiquería, para que la empresa a
mediano plazo sea un músculo financiero que posibilite proyectos de inversión.
Revisaremos el convenio de desempeño que privilegie más el fortalecimiento de Cali y menos a los bancos.
Gestionaré un plan de reducción de pérdidas técnicas y no técnicas, involucrando a los trabajadores en la
solución de los problemas. Haremos una revisión de todos aquellos contratos de externalización que hoy
significan una fuga de dineros y que no fortalecen la empresa”.
2

que le entregó al liberalismo la Alcaldía de la Ciudad en cabeza de Guzmán y la


Gobernación al partido Conservador en cabeza de Germán Villegas Villegas, con unos
grandes compromisos de cuotas y prebendas entre los grupos y grupúsculos de los partidos
de la coalición. Era tal la debilidad política del movimiento del candidato a la Alcaldía
Mauricio Guzmán, que su lista al Cabildo encabezada por el hoy Congresista Roy Barreras
no alcanzó los votos necesarios para elegir un concejal. Esos compromisos políticos
hicieron necesario el traslado de $ 280.000 millones de pesos en el año 2006 de las cuentas
bancarias de Emcali al Municipio y contribuyeron a la descapitalización de la empresa y a
la profundización de su crisis2. Prácticas de corrupción que salieron a flote en varias
publicaciones del Periódico El País de Cali de los días 18 y 23 de septiembre de 1998,
luego de una toma de las instalaciones de la Empresa realizada por cerca de 500
trabajadores pertenecientes al Sindicato el 16 de septiembre de 1998.

Un cuarto elemento dentro de las causas de la crisis es la política del apaciguamiento del
Sindicato por parte de la clase política que periódicamente gobernaba Emcali, dándole a la
organización gremial exageradas concesiones en las convenciones colectivas pactadas. Si
bien en la historia del sindicalismo colombiano, Sintraemcali es considerada como una
agremiación obrera combativa y consecuente con los ideales de la clase trabajadora, sus
logros convencionales originaron muchas veces críticas severas de la opinión pública de la
Ciudad cuando se conocían las costosas y onerosas cláusulas convencionales obtenidas
muy lejanas de lo que se pactaba en otras empresas de la Ciudad y el Departamento,
rompiéndose la ecuanimidad y el equilibrio y afectándose la estabilidad financiera de la
Empresa. Especialmente era cuestionado el régimen especial de jubilación que permitía a
un trabajador jubilarse a cualquier edad y con sólo 15 años de labores. Lo cual llevó en el
2003 a un pasivo pensional cercano a $ 1,2 billones cuando el patrimonio de la Empresa
era de sólo $ 4 billones3.

Coincide con esta apreciación del profesor Varela, un estudio publicado en la Serie
Archivos de Economía de la Dirección Nacional de Planeación de Colombia. En el informe
se dice que entre los factores que originaron el deterioro de la situación financiera y de
gobierno en Emcali se destacan: i) pérdidas en el suministro de servicios, ii) rezagos
tarifarios, iii) inversiones costosas que generaron capacidad no utilizada, iv) firma de
convenciones colectivas que elevaron los costos laborales y las contingencias pensionales
v) inversiones en activos no productivos como la Planta de Tratamiento de Aguas
Residuales de Cañaveralejo (PTAR) y la Planta de Generación Eléctrica –Termoemcali-, y
vi) no pago de la totalidad de los subsidios de los servicios de acueducto y alcantarillado
por parte del Municipio. Para los autores del estudio “los déficit crecientes que se
generaron se tradujeron en niveles de endeudamiento insostenibles e incumplimiento por
parte de la empresa de sus compromisos”, especialmente a partir del gobierno local en el
período 1995-1998. Según el estudio la deuda interna en 1997 superó los 600.000 millones
de pesos y la externa pasó de U$ 129 millones en 1995 a U$ 242 millones en el año 2000.4

2
Información de Rubén Olarte, exintegrante del Nuevo Liberalismo dirigido por Mauricio Guzmán y
cercano al Alcalde, quien es citado en el libro del Profesor Edgar Varela en entrevista fechada en agosto 12
de 2005)
3
Informe de Gestión de Emcali- 2004, citado por el Autor Edgar Varela Barrios, página 111
4
El Estudio apareció publicado en la revista “Archivos de Economía” de la Dirección Nacional de
Planeación, documento 201 del 6 de agosto de 2002, suscrito por los investigadores Mauricio Santa,
Francisco Bernal, Carlos David Beltrán y David Villaba y su titulo es el de “Viabilidad de la prestación de los
servicios públicos domiciliarios en la Ciudad de Santiago de Cali”.
3

Esta problemática originó un reiterado incumplimiento de Emcali en el pago de sus


obligaciones con los proveedores y acreedores, lo cual obligó a la Superintendencia de
Servicios Públicos Domiciliarios (SSPD) el 3 de abril del año 2000 a la toma de posesión
para la administración de sus negocios, bienes y haberes. Posteriormente, el 23 de enero de
2003, la Superintendencia cambió la razón de la intervención por la de liquidación,
dejando no obstante seis condiciones para evitar su liquidación y proceder a su
recuperación luego de lograr su viabilidad financiera5.

Esas seis condiciones eran: Reestructuración de los términos y condiciones del contrato de
venta de capacidad y energía con Termoemcali, acordar una nueva convención colectiva de
trabajo teniendo en cuenta las recomendaciones de los estudios adelantados,
reestructuración de los términos y condiciones de la deuda con la banca nacional y los
proveedores nacionales e internacionales, celebración de un acuerdo con el Municipio para
el pago de sus acreencias y constitución del Fondo de Capitalización Social. En la parte
resolutiva del Acto quedó claro que una vez realizados los seis pasos anteriores la SSPD
evaluaría si las negociaciones señaladas se adelantaron satisfactoriamente y sirvieron
razonablemente para lograr la recuperación y viabilidad de EMCALI EICE ESP.

2. EL ACUERDO DE “TODOS PONEN” EMPRENDIDO POR LA SSPD

Este acuerdo que fue promovido por el Gobierno Central (SSPD) y firmado por los
interesados en mayo de 2004 sirvió de base para darle cumplimiento a la Resolución 141
de 2003. Según el informe de gestión de 2004 (Emcali) se garantizaron por ese medio
inversiones por $ 2.8 billones y el pago del pasivo pensional durante los siguientes veinte
años. La Nación se comprometió al aporte de un billón de pesos destinados al pago de los
créditos de Emcali con el BID y el J-BIC (pago PTAR). Los Bancos aportaron $ 360.000
millones, por descuentos equivalentes al 35% de las acreencias. Termoemcali aportó $
360.000 millones por descuento del 36% de la acreencia inicial. Los usuarios aportaremos
400.000 millones en 20 años vía factura de servicios, el equivalente al 2% del recaudo
como inversión reembolsable en el largo plazo, los trabajadores $ 64.000 millones por
renuncias a beneficios durante la vigencia de la convención colectiva, más la disminución
en el pasivo pensional. (Edgar Varela: 120).

Según un informe de la SSPD de enero de 2007 denominado Actuaciones y logros, a esa


fecha se había logrado cristalizar los convenios de ajuste financiero, operativo y laboral
para la reestructuración de acreencias de Emcali6. Ello permitió ahorros totales del orden
de $ 3.187.005 millones así:

• Ahorro por terminación del PPA con Termoemcali: $ 2.453.945 millones (Emcali
además asumió el control de la Térmica)
• Reducción del costo de la convención colectiva de trabajo: $ 64.655 millones hasta
el 2008
• Reducción del pasivo pensional : $ 246.041 millones (valor inicial pasivo $
1.073.224)

5
Mediante Resolución SSPD002536 del 3 de abril de 2000, la cual fue modificada parcialmente por la
resolución SSPD 002651 del mismo año, el Gobierno Central intervino a Emcali, amparándose en la ley 142
de 1994.
6
Informe bajado de la Página Web de la SSPD
4

• Reestructuración de la deuda local y extranjera: $ 448.226 millones (período


muerto de intereses y refinanciación)
• Viabilización de un programa de inversión por $ 150.000 millones/año durante 20
años
• Constitución del Fondo de Capitalización Social cuyo resultado comprende:
1. Facturación a la fecha: $ 20.862 millones de los cuales se han recaudado
$18.639 es decir el 0.8934%
2. Permitirá financiar inversión social de los recursos en el Distrito de
Aguablanca en proyectos de canalización de aguas lluvias con plazoleta,
paseos y cicloruta por valor de $ 24.000 millones

• Acuerdo de pago de la deuda del Municipio con Emcali por $ 245.171 millones
• Acuerdo de Gobernabilidad de la Empresa, nombramiento profesional de la Junta
Directiva y definición de un Plan de Gestión actualmente en ejecución.
• Fortalecimiento de la Gestión de Emcali para su devolución al Municipio.7

3. LA FIGURA HÍBRIDA DE LA INTERVENCIÓN Y SU INCONVENIENCIA:


ANÁLISIS JURÍDICO

Como bien se analiza en el texto citado (Varela: 139-145), la figura de la intervención tiene
inconvenientes en el largo plazo por la dualidad del Interventor como juez y parte, que
coloca al Gobierno a través de la Superintendencia en una encrucijada de pedir cuentas
para justificar su papel y tener que rendirlas a la ciudadanía para explicar los frutos de la
intervención.

En la dualidad, se podría pensar que quienes observan y esperan la salvación de la empresa


con la Intervención, no entenderían que se fracase en la misión y se tenga que liquidar. En
dicho caso, le adjudicarían la responsabilidad al Gobierno Central de no haber sido capaz
de lograr el objetivo de la recuperación. Esta apreciación no sería gratuita por el marcado
intervencionismo de la SSPD a lo largo del proceso, lo cual ha generado la renuncia o
cambio de los Gerentes de Emcali, llegándose a la cifra récord hasta el momento de siete

7
Los primeros en ingresar al “todos ponen” fueron los empleados de Emcali, quienes cedieron en parte a sus pretensiones y
dejaron plasmado su compromiso en ocho puntos a saber: 1 - Los preacuerdos finales de las comisiones negociadoras de Emcali y
Sintraemcali dejaron en firme que las partes ratifican todos los acuerdos revisados el 10 de mayo de 2003 de la convención
colectiva de trabajo, exceptuando la prima de mayo - que seguirá vigente - y no afectará la prima extra de diciembre.2 - No
constituirá factor de salario la prima de vacaciones y se continuará pagando 30 días, es decir, cuatro días menos que en la
actualidad. Esta prima se liquidará con promedio de otros pagos legales y extralegales.3- A partir de enero 1 de 2008 todas las
pensiones de jubilación de Emcali se regirán por los términos establecidos por la ley general de pensiones.Parágrafo 1: Los cargos
de liniero I y II, linieros de emergencia, supervisores de linieros de red aérea, obreros de sondeo, supervisores de sondeo,
electricista montador I, y operador de sistema de bombeo de aguas residuales, serán clasificados como cargos de alto riesgo y se
asimilarán a la ley. La clasificación será acordada entre el sindicato y el Ministro de Protección Social. La norma legal se aplicará a
partir de enero 1 de 2008.Parágrafo 2: Todas las personas que entren a laborar a Emcali a partir de julio 1 de 2003 se regirán por la
ley general de pensiones.4- La prima de antigüedad no constituirá factor de salario y se reducirá en dos días hasta el rango de los
11 años y tres días para los rangos siguientes. Se liquidará promediada con los otros pagos legales y extralegales. Esta prima se
congelará a los 20 años debiendo reconocerse en adelante los días equivalentes al rango de los 20 años.5- La cláusula de
estabilidad de los trabajadores continuará vigente. 6- Todo lo relacionado con permisos sindicales será acordado por las
comisiones de revisión al redactar el pre acuerdo sobre la convención colectiva, el cual recogerá todos los acuerdos a que se ha
llegado y se perfeccionará cuando estén listos y firmados todos los pre acuerdos de los agentes involucrados en el proceso de
recuperación económica y financiera de la empresa.7- las comisiones de revisión de la convención colectiva de trabajo de Emcali y
Sintraemcali identificarán los mecanismos de cómo los trabajadores y jubilados participen en el fondo de capitalización social con
sus aportes.8- Los acuerdos económicos a que se llegó en la revisión de la convención colectiva de trabajo, solamente comenzarán
a regir cuando se suscriban los acuerdos con los acreedores y proveedores que afectan la viabilidad económica y financiera de
Emcali, incluidas las negociaciones sobre el PPA (Power Purchase Agreement) la PTAR (Planta de Tratamiento de Aguas
Residuales) y demás contratos relacionados con tal viabilidad.
5

Gerentes, generalmente sustituidos por desacuerdos con las decisiones e injerencias de la


SSPD en los asuntos netamente administrativos8.

Precisamente sobre el particular, el último Gerente, Eduardo José Victoria Ruiz, elevó
recientemente una consulta a la SSPD sobre la autonomía actual del Alcalde de Cali para
solicitar autorización del Concejo Municipal respecto de una propuesta de escisión del
componente de comunicaciones. El tema tenía relación con el interés del Señor Alcalde de
la Ciudad de involucrarse en las soluciones de Emcali al problema del mercado cada vez
más competido del sector de las comunicaciones. Precisamente en el mes de Junio de este
año se supo de una reunión que sostuvo el Señor Alcalde Jorge Iván Ospina, con los
Alcaldes de Bogotá y Medellín para unir esfuerzos de las tres Capitales en materia de
empresas de comunicaciones y de esa forma poder enfrentar la dura competencia del sector
privado.

Al respecto de la consulta elevada, la SSPD publicó el siguiente concepto el 16 de julio de


2007: “La Superintendencia de Servicios Públicos en ejercicio de sus funciones de toma de
posesión es la encargada de liderar y coordinar el proceso de solución empresarial que se
estructure para garantizar en el largo plazo la prestación del servicio a cargo de la empresa
intervenida, así mismo le corresponde efectuar el seguimiento y monitoreo de las gestión
del Agente especial sin coadministrar con el mismo (rayas y negrillas fuera de texto), de
conformidad con lo dispuesto en la ley 142 de 1994, el Estatuto Orgánico del Sistema
Financiero y sus disposiciones y el artículo 121 de la ley 142 de 1994. La
Superintendencia de Servicios Públicos como autoridad de intervención no tiene facultad
legal para autorizar o no la escisión o fusión de empresas objeto de toma de posesión. No
obstante lo anterior, es conveniente recordar la necesidad de mantener la coordinación
entre el Municipio, EMCALI y la Superintendencia en las acciones que se adelanten
respecto de la citada empresa en pro de continuar con su proceso de reestructuración”.
Como se desprende de la respuesta, el Gobierno no admite la coadministración en derecho,
pero de todas maneras por la experiencia vivida la ejerce de hecho.

4. FUNDAMENTOS JURÍDICOS DE LA INTERVENCIÓN

La intervención está fundada en la ley 142 de 1994 artículo 59 que dispone: “causales,
modalidad y duración. El Superintendente de Servicios Públicos podrá tomar posesión de
una empresa, en los siguientes casos:
59.1. Cuando la empresa no quiera o no pueda prestar el servicio público con la
continuidad y calidad debidas, y la prestación sea indispensable para preservar el orden
público o el orden económico, o para evitar perjuicios graves e indebidos a los usuarios o a
terceros.

59.2. Cuando sus administradores persistan en violar en forma grave las normas a las que
deben estar sujetos, o en incumplir sus contratos.
59.3. Cuando sus administradores hayan rehusado dar información veraz, completa y
oportuna a una comisión reguladora o a la Superintendencia, o a las personas a quienes
éstas hayan confiado la responsabilidad de obtenerla.
8
El proceso de las Empresas Municipales de Cali ha involucrado dos Presidentes de la República: Andrés Pastrana y Álvaro Uribe; tres
Superintendentes de Servicios Públicos Domiciliarios: Enrique Ramírez Yañez, Diego Humberto Caicedo y Eva María Uribe; siete Gerentes
Interventores: Blanca Doris García, Javier López, Juan Manuel Pulido, Oscar Jalil Reveiz, Rodrigo Caicedo, Carlos Alfonso Potes y Eduardo José
Victoria Ruiz, y cuatro alcaldes: John Maro Rodríguez , Apolinar Salcedo, Ramiro Tafur Reyes y Jorge Iván Ospina.
6

59.4. Cuando se declare la caducidad de uno de los permisos, licencias o concesiones que
la empresa de servicios públicos haya obtenido para adelantar sus actividades, si ello
constituye indicio serio de que no está en capacidad o en ánimo de cumplir los demás y de
acatar las leyes y normas aplicables.
59.5. En casos de calamidad o de perturbación del orden público.
59.6. Cuando, sin razones técnicas, legales o económicas de consideración sus
administradores no quisieren colaborar para evitar a los usuarios graves problemas
derivados de la imposibilidad de otra empresa de servicios públicos para desempeñarse
normalmente.
59.7. Si, en forma grave, la empresa ha suspendido o se teme que pueda suspender el pago
de sus obligaciones mercantiles.
59.8. Cuando la empresa entre en proceso de liquidación”.

Las razones que tuvo la SSPD para la intervención están supremamente claros, el
incumplimiento de los contratos (59.2), la suspensión en forma grave del pago de las
obligaciones mercantiles (59.7), lo que motivó a la SSPD inicialmente a la toma de
posesión para administración, la cual fue cambiada por la intervención para iniciar el
proceso de liquidación previo el agotamiento de la reestructuración propuesta.

Pero de debe tener presente que aunque la SSPD en sus últimos informes de gestión ha
anunciado que el propósito de la intervención en recuperar a la Empresa para devolverla en
situación viable al Municipio, hasta el momento no ha definido una fecha precisa para la
transición ni las condiciones para que se restablezca la plena gobernabilidad territorial de
Emcali al nuevo Alcalde nombrado en octubre de 2007. Por eso es importante detenerse un
poco en el análisis del artículo 60 de la ley que soporta la intervención, artículo que señala
lo siguiente:

Artículo 60. Efectos de la toma de posesión. Artículo modificado por el artículo 8o de la


Ley 689 de 2001. El nuevo texto es el siguiente: Como consecuencia de la toma de
posesión se producirán los siguientes efectos:
1. El Superintendente al tomar posesión podrá celebrar un contrato de fiducia, en virtud del
cual se encargue a una entidad fiduciaria la administración de la empresa en forma
temporal.
2. Cuando la toma de posesión tenga como causa circunstancias imputables a los
administradores o accionistas de la empresa, el Superintendente definirá un tiempo
prudencial para que se superen los problemas que dieron origen a la medida. Si
transcurrido ese lapso no se ha solucionado la situación, el Superintendente ordenará la
liquidación de la empresa.
3. Si se encuentra que la empresa ha perdido cualquier parte de su capital, previo concepto
de la Comisión de Regulación respectiva, el Superintendente podrá ordenar la reducción
simplemente nominal del capital social, la cual se hará sin necesidad de recurrir a su
asamblea o a la aceptación de los acreedores.
PARÁGRAFO. El Superintendente, al tomar posesión, podrá designar o contratar una
persona a la cual se le encargue la administración de la empresa en forma temporal.
Como se puede leer en el numeral 2, cuando la toma de posesión tenga como causa
circunstancias imputables a los administradores el Superintendente definirá un tiempo
prudencial para que se superen los problemas que dieron origen a la medida. Si
transcurrido ese lapso no se ha solucionado la situación, El Superintendente ordenará la
liquidación de la empresa.
7

Precisamente es lo que, en nuestro parecer, hay que solicitarle por los medios jurídicos que
sean idóneos a la Superintendente Eva María Uribe. Que en primer término fije una fecha
prudencial del traslado de la administración de la Intervenida al Municipio, si tenemos en
cuenta que en el informe de enero de 2007 citado se dijo que los problemas iban en franca
superación. Aclarando que el retorno de la administración a la municipalidad no quiere
decir que la SSPD pierda el control sobre Emcali, puesto que la ley 142 precisamente creó
una camisa de fuerza para las empresas de servicios públicos con normas rígidas de mayor
control y vigilancia que las existentes en otros sectores de la economía.

De otro lado, la SSPD puede establecer unas condiciones de entrega que recojan las
experiencias acumuladas en el conocimiento de la empresa y en la aplicación de las
fórmulas de salvación durante los prolongados ocho años de intervención, de los cuales
existen multitud de documentos, informes, actas de encuentros y foros, cartas de intención,
ect., experiencias y saberes que deben servir de carta de navegación en la nueva etapa.

5. VIABILIDAD JURÍDICA DEL CESE DE LA INTERVENCIÓN

No obstante que como se señaló antes, la propia ley 142 de 1994 que facilita la
intervención le pone un límite temporal al proceso al exigirle a la SSPD la definición del
tiempo prudencial límite en su artículo 60 numeral 2 modificado por el artículo 8º de la ley
689 de 2001, existen otras disposiciones constitucionales y legales que afirman esa
aspiración del Municipio de Santiago de Cali de recuperar la soberanía de su empresa de
servicios públicos domiciliarios y con las cuales se debe concordar la norma.

En primer lugar está el artículo 1 de la Carta Magna que impone al Presidente de la


República y a los Organismos que dependen de El como a los Ministerios,
Superintendencias y Departamentos Administrativos, el mandato de que el nuestro es un
Estado Social de Derecho, organizado en forma de República Unitaria, descentralizada,
con autonomía de sus entidades territoriales, democrática, participativa y pluralista,
fundada en el respeto de la dignidad humana, en el trabajo y la solidaridad de las personas
que la integran y en la prevalencia del interés general.

Aquí vale la pena subrayar que es mandato Constitucional de obligatorio cumplimiento


para cualquier autoridad Nacional, el respeto de la autonomía territorial lo cual incluye a
sus organismos descentralizados. Es en acatamiento de esa expresa reglamentación que la
ley 142 prevé un límite temporal de intervención. Decir lo contrario la haría
inconstitucional.

En el mismo sentido el artículo 287 dispone que las entidades territoriales gozan de
autonomía para la gestión de sus intereses dentro de los límites de la Constitución y la ley
y en virtud de ello tienen entre otros derechos, el de ejercer las competencias que les
corresponden y gobernarse por autoridades propias. Así también el 311 sobre Régimen
Municipal define que al Municipio como entidad fundamental de la división político
administrativa del Estado le corresponde prestar los servicios públicos que determine la
ley, construir las obras que demande el progreso local, ordenar el desarrollo de su
territorio, promover la participación comunitaria, el mejoramiento social y cultural de sus
habitantes y cumplir las demás funciones que le asignen la Constitución y la ley. Sin
desconocer las competencias de los concejos municipales a los que el artículo 313 les
8

asigna la facultad de reglamentar las funciones y la eficiente prestación de los servicios a


cargo del Municipio.

De otro lado, la misma Constitución en el artículo 259 creó el voto programático, el cual
impone a los Candidatos locales elegidos, el programa de gobierno que presentó al
inscribirse y en caso de que no cumplan con él, están sujetos a las acciones populares entre
ellas la de la revocatoria directa del mandato.

Pues bien, el Sr. Jorge Iván Ospina, actual Alcalde de Cali, incluyó en su programa inscrito
ante la Registraduría denominado “Para que Cali vuelva a ser Cali” en el punto 2 literal
d, lo siguiente: “Defensa del Patrimonio Público. Nuestras acciones estarán regidas a
partir del interés supremo de proteger el patrimonio público como medio para el desarrollo
integral y la equidad. Por eso se buscará que las grandes empresas públicas de Cali
retornen a sus ciudadanos en condiciones de transparencia, eficacia y eficiencia
administrativa”.

Este compromiso fue ratificado por el Candidato en entrevista con el diario El País de Cali,
un mes antes de su elección, el 18 de septiembre de 2007 en los siguientes términos: “A
partir del 28 de octubre adelantaré todas las gestiones para que Emcali vuelva a ser de los
caleños, adelantaremos un plan de gestión empresarial alejado de la politiquería, para que
la empresa a mediano plazo sea un músculo financiero que posibilite proyectos de
inversión”.

De conformidad con esa realidad, valdría la pena preguntarse si el Gobierno Nacional no


está dificultando con su accionar indefinido e indebido sobre Emcali el despegue de una
nueva etapa en la gobernabilidad de la Ciudad con lo cual se ha comprometido el actual
Alcalde Jorge Iván Ospina y su equipo de gobierno. Al respecto hay que abonarle al
burgomaestre que haya remozado completamente la Administración Municipal sin tener en
cuenta los acostumbrados acuerdos políticos de cuotas que caracterizaron las
administraciones de Cali en los últimos 20 años, caldo de cultivo de la corrupción y el mal
gobierno. Así lo hace notar el Profesor Varela: “La SSPD, como organismo institucional de
control en Colombia ha fallado, dado que los organismos de inspección y vigilancia, no
tienen por sí solos, la capacidad de ejercer, adicionalmente a la intervención y a la toma de
posesión de las compañías intervenidas, un modo de gestión profesional y técnico que les
permita administrar las mismas.” (Gestión y Gobernabilidad: 143)

De lo visto hasta ahora se colige que existen razones jurídicas constitucionales y legales
para dar por terminada la intervención de la SSPD sobre Emcali, sin que desaparezca la
facultad de la Superintendencia de vigilancia y control, y partiendo del compromiso del
Señor Alcalde Jorge Iván Ospina contraído en su programa de gobierno de administrarla
en condiciones de transparencia, eficacia y eficiencia administrativa. También cuenta el
hecho de haberse cumplido por parte de los actores de la Reestructuración todos los
compromisos contraídos en el acuerdo de “todos ponen”.

Revisando también los resultados de la Auditoría, informe AGEI a EMCALI EICE ESP,
modalidad regular, vigencias 2007-2008 en el punto 3 se dice que en el seguimiento a los
planes de mejoramiento Emcali había presentado 56 actividades como acciones de mejora
a los hallazgos encontrados en la AGEI a la Cuenta Anual Consolidada vigencia 2006 y la
9

evaluación certifica que se cumplieron en un 100% cincuenta y una (51) de ellas y cinco
(5) se cumplieron parcialmente.

De acuerdo al cumplimiento en las acciones de mejora, la entidad obtuvo un total de 107


puntos, los cuales se dividen por la cantidad de acciones de mejora propuestas que fue de
56, obteniendo un promedio de evaluación de 1.91, que equivale al 95.5% de
cumplimiento del plan de mejoramiento suscrito por la entidad a 31 de diciembre de 2007.
Otro componente del informe ejecutivo de evaluación que mejoró fue el sistema de control
interno permitiendo evidenciar el aumento del grado de madurez en relación con cada uno
de los componentes que conforman la estructura del nuevo modelo estándar de control
MECI. Son todas razones que sirven para insistir en la necesidad de plantearse una política
pública de cesación de la intervención de Emcali.

Así las cosas está claro que la indebida e indefinida posesión de Emcali por parte de la
SSPD debe concluir antes de que finalice el año 2008 y se debe permitir asumir sus riendas
al nuevo gobierno elegido con la más alta votación en la historia de Cali, el gobierno del
Alcalde Jorge Iván Ospina.

Cali, julio 26 de 2008


10

BIBLIOGRAFÍA

A. Fuentes Primarias y documentales

Resoluciones SSPD002536 del 3 de abril de 2000, y SSPD 002651 del mismo año.
Resolución SSPD 141 de 2003
Boletín de la Presidencia de la República del 20 de abril de 2004 titulado “Balance de la
reestructuración de Emcali”
Casa de Nariño- Presidencia de la República de Colombia: Palabras del presidente de la
República Alvaro Uribe Vélez el 10 de mayo de 2006 en el Encuentro Regional de
Empresarios de FENALCO.
Concepto de la SSPD en respuesta a consulta elevada por el Gerente EDUARDO JOSÉ
VICTORIA RUIZ sobre autorización de la escisión de Emcali
Informe de la Contraloría de Cali, basado en el Informe AGEI a Emcali modalidad regular
de vigencias 2007-2008.

b. LIBROS:

VARELA BARRIOS, Edgar. Gestión y Gobernabilidad en Emcali, Liberalización de los


Servicios Públicos y vulnerabilidad de las burocracias, 2008, Universidad del Valle, Cali.
CONSTITUCIÓN POLÍTICA DE COLOMBIA, Editorial Temis, Bogotá D.C. 2005.
LOS SERVICIOS PÚBLICOS EN COLOMBIA, ley 142 de 1994.
NARANJO MESA Vladimiro, Teoría Constitucional e Instituciones Políticas, Editorial
Temis, Bogotá, D.C. 2003.