Está en la página 1de 4

1

Ingeniería química, retos e integración de conocimiento con objetivos


claros en el desarrollo y mejoramiento de competitividad en Colombia.

Sánchez C., Andrés F.1


Departamento de Ingeniería Química Y Ambiental, Facultad de Ingeniería. Universidad Nacional de Colombia. Bogotá D.C. Colombia.
_________________________________________________________________________________________________

Ineludiblemente en la agenda internacional y nacional actual y de vanguardia, la competitividad y la


búsqueda de progreso en un país cubren con gran importancia el panorama integral en función de obtener
resultados a corto plazo, a pesar de que existen problemáticas con un poder de impacto desde años pasados
que en Colombia aún son sombra de las decisiones públicas; se debe tener en cuenta que la sociedad y la
economía presentan un dinamismo basado en los continuos cambios extraterritoriales pero con mayor
repercusión como consecuencia de la falta de oportunidades como Estado. La ingeniería química desde el
siglo pasado se ha abierto campo en base a oportunidades y desarrollo, imprimiendo un fuerte impulso en
términos de economía comercial que dispone un complejo y tenso momento para el final de la segunda
década del nuevo siglo, con raíces en realidades ambientales, de salud pública, de verdades sociales y
gubernamentales, etc. Sin duda las transformaciones que se han dado con adoptación de conciencia
espacio-tiempo, las oportunidades de desarrollo y el avance tecnológico trae consigo una mayor fluidez en
los resultados con evidencia tangible. Pero ¿será la ingeniería química la que aportará integralmente en
función de posicionar el país en un marco de competitividad pesar de la vulnerabilidad como país en vía
de desarrollo y de producción primaria? Incógnita con integralidad de respuestas a las necesidades centrales
de la nueva era, enmarcada por exigencias de la población y el ajetreo en términos de intercambio por la
misma apertura global, la búsqueda de plataformas y organizaciones con estándares de calificación; que
impulsan aún más el escalamiento del gremio de ingenieros químicos y la variedad de campos de aplicación
para mejorar oportunidades y ser uno de los principales sectores de aporte en educación y mercado laboral
en la década de 2020.

Para entender la raíz de la complejidad y el amplio espectro de trabajo de la ingeniería química es necesario
desglosar de manera escalada desde un concepto macro hasta una acción más central y directa de cambio,
es por esto por lo que la industria es la reunión del concepto general y que concentra todas las fuerzas de
trabajo para generar competitividad no solo de manera interna, si no con cualidades calificables a nivel
internacional. La industria se puede enmarcar como el paso cúlmine de la cadena productiva que edifica la
fuerza social, pero así mismo da la pauta de como se puede afectar y ver con mayor cambio la
vulnerabilidad en el mercado, sus implicaciones directas de otros países y el trabajo primario del sector
rural colombiano que se rige de manera estacionaria. Desde esta perspectiva muy macro, se puede abarcar
diferentes puntos del concepto de competitividad, puesto que no solo se presenta un desarrollo continuo
en función de mejoramiento y acercamiento a sostenibilidad como industria, sino que se genera el mayor
campo de oportunidades de mercado laboral en la que se pueden incluir todos y todas en participación
gruesa de la fuerza laboral activa del país.

A pesar de que el sector industrial se ha visto alterado por las condiciones de intercambio entre el país y
aliados, surge una clara necesidad de recuperación, que como luz y fuente de oportunidad el trabajo se
puede generar desde el sector químico, que ya no solo aborda la parte de centralización en hidrocarburos
y alimentos y bebidas, sino que trae consigo nuevas tendencias, aprovechando el potencial nacional para
desarrollo de nuevos procesos y productos de alto impacto desde la base primaria de la cadena
beneficiando al sector rural articulado con conocimiento de investigación y desarrollo desde la ciudad, con
punto álgido de trabajo; descentralizando las oportunidades a sabios del sector, y que abre las puertas para
las nuevas generaciones inmersas en un proceso de cambio de ideales. Identificar pues las fortalezas y

1
Estudiante de Pregrado en Ingeniería Química. Universidad Nacional de Colombia. Bogotá D.C. e-mail: anfsanchezca@unal.edu.co
2

debilidades se vuelve clave para poder iniciar la transformación y es que, “cada país tiene su propio perfil
de necesidades y sus posibilidades. Hay negocios en los que los ingenieros químicos no se deben meter
porque están lejos de la capacidad de volverlos exitosos, sin embargo, hay negocios en los que sí lo pueden
hacer, basados en los recursos naturales y los costos de la energía en los mercados presentes” (López, F.
2013)

El área con mayor participación laboral (industria) es desde donde se debe articular los objetivos
específicos de trabajo y servir como columna vertebral de un proyecto de país. La gran oferta de temas
que relacionan un tejido social, cultural, político y económico permiten favorecer otros en auge y de gran
preocupación como lo son el campo medioambiental y la relación que se tiene con el entorno. Como se
mencionó previamente, la industria química en donde los ingenieros químicos participan activamente se
ha reinventado, subsectores en crecimiento muestran el dinamismo del sector; los plásticos y sus
consecuencias directas en la sociedad han creado una revolución desde hace una década, y son éstos los
que dominan la agenda social y ambiental en el país desde una discusión cultural hasta el entorno de
sostenibilidad. Una participación concreta como ejemplo desde este campo se puede dar desde la
transformación de los procesos de producción de plásticos, hasta la misma formación de los demás
ciudadanos, importante para no solo reducir gastos por consecuencia del uso desmedido derivados
poliméricos sino conseguir implicaciones educativas importantes entorno al reciclaje y sus beneficios
varios.

El trabajo de la industria no debe ser ajeno con la academia, “las Ciencias Básicas se constituyen en la base
fundamental de los procesos de desarrollo científico y tecnológico, sin los cuales es impensable la inserción
del país en las dinámicas globales de desarrollo” (Colciencias, 2018). Es por esto que como factor
importante se debe reconocer la necesidad de crear una articulación entre una transición en la ejecución
de la educación y la productividad desde la fuerza laboral; es así como “se debe enfocar y dar una nueva
visión a los ingenieros químicos para que conozcan las alternativas con las cuales pueden aportar al
mejoramiento de la competitividad en el país y a generar empresa dentro de su ejercicio profesional”
(Martínez, L. 2013) El hecho de que muchas veces no se tenga un conocimiento cercano acerca de un
aterrizaje seguro en el sector laboral es un punto clave por el cual el objetivo de mejoramiento de
oportunidades y posicionamiento como país se ve limitado, puesto que se vive de forma idealizada una
realidad compleja y llena de sorpresas que trascienden en el camino, y que desvían el compromiso por
mejorar Colombia y acercarse más a prestar un servicio en otro lado del mundo. Lo anterior no solo es
importante para crear material productivo en el país, el tema de informalidad laboral tiene entre sus
complejas y numerosas causas, la falta de acceso al mercado y aplicabilidad del conocimiento.

Ante el tema de informalidad laboral es indispensable que la ingeniería química cree puentes de
acercamiento a la eficiencia y calidad en el trabajo desde aplicaciones prácticas aplicando la teoría
(laboratorio) hasta el desarrollo y ejecución de nuevas ideas en temas de innovación y emprendimiento,
bases fundamentales para una consolidación de la ejecución de los objetivos de desarrollo sostenible que
se han tomado como estandarte y referencia ante las preocupaciones actuales. “El mundo actual, desde
los alimentos que consumimos hasta la forma en que viajamos, la ropa que usamos y la tecnología que
aprovechamos, depende de los productos de la industria química. A través de la producción, el uso y la
gestión responsables de los productos químicos, el sector químico y la ingeniería química pueden apoyar
a los ODS, con productos y prácticas innovadoras que minimicen los impactos negativos, protejan el
medio ambiente, promuevan el progreso social y apoyen el crecimiento” (Congreso de IQ, 2019)

Como se presenta en los informes anuales de la ONU sobre las situación económica global y sus
perspectivas en el ámbito nacional, se tiene que el crecimiento de la economía presente un crecimiento
hasta alcanzar el tope en alrededor del 3% para el año 2020 en donde se empieza a marcar un periodo del
estancamiento; factores asociados a la guerra comercial y las políticas implementadas por los cambios en
los manejos regionales son los que mayor generan incertidumbre sin dejar de lado las verdades que se
3

presentan en Colombia luego de que el cambio climático se haya posicionado como una tendencia para el
estudio integral por sus efectos devastadores no solo para la salud y la calidad de vida, si no para las carteras
de los ministerios por los gastos que se generan en los cambios estacionales. Aplicaciones de políticas
públicas y de transformación social, son importantes desarrollarlas en conjunto con los conocedores de la
ingeniería química, aprovechando varias de las tantas ramas de la carrera; es importante unir conocimientos
de eficiencia energética, reducción e integración en los procesos y llevar los conceptos hasta las bases de
las materias primas, aporte y equilibrio al sustento de todos los días, los recursos naturales.

Reuniendo las anteriores capacidades se puede resumir las aptitudes de un ingeniero químico para la
aplicación y conversión en el posicionamiento del país en términos de competitividad, en una palabra,
liderazgo. La ingeniería química debe ser líder en no solo tópicos actuales y de cambio, sino en el manejo
de los requerimientos de inversionistas, de quienes aportan capital y con esto poder transformar desde el
primer momento de un proyecto, hasta la operación final. Las cifras respaldan esta capacidad, que se puede
presentar en el panorama industrial por medio de producción a nivel Bogotá en donde a pesar de que todo
el sector presentó en 2015 disminución del 2,8% en términos productivos, en el mismo año los químicos
presentaron crecimiento de 11%; el panorama es similar en cada una de las grandes ciudades regionales
del país en el mismo rubro y en ventas, reduciendo el crecimiento de las importaciones y potenciando la
capacidad exportadora desde el país, con tendencia constante desde ese entonces hasta la fecha.

Actualmente se tienen diferentes necesidades como país, el progreso y desarrollo son fundamentales para
que la estabilidad dentro del Estado se mantenga a expensas de la llegada de una época que propone una
dinámica distinta a años anteriores debido a un posible estancamiento de la economía. La ingeniería
química como una carrera integral y participativa impone retos grandes con el fin de consolidar el
conocimiento en aspectos prácticos, resultados tangibles y oportunidades para todos los individuos que
luchan por mejorar sus condiciones, las condiciones de vida de los demás y en beneficio de una
colectividad. El hecho de abarcar de algo tan macro como es la industria en donde confluye la teoría, la
práctica, la reinvención, el desarrollo, la innovación, la calidad y la rigurosidad que se acoge a políticas
públicas, hace que desde el primer momento en que una persona tiene acercamiento a la profesión se
apropie de un concepto clave “articulación”, puesto que la academia no se debe separar de la práctica y
productividad laboral; aspecto que implica responsabilidad social, económica y ambiental que permita
acceder al mercado laboral no solo como fuerza productiva sino desde la creación de empleo y utilizar las
nuevas tecnologías y el cambio en ideas (innovación) hacía la sostenibilidad de procesos y servicios. Lo
anterior muestra que la ingeniería permite enlazar cada una de las actitudes y capacidades de las personas
y con esto lograr un posicionamiento del país en términos de competitividad en todos los campos, a pesar
de la realidad de la economía colombiana que entra en un periodo de estancamiento, y así mismo reforzar
la necesidad de vencer y transformar aspectos no tan positivos como el mencionado en oportunidades de
progreso en esta nueva década.

Bibliografía

Colciencias. (2018). Recuperado el 02 de 2018, de


http://www.colciencias.gov.co/portafolio/colombia-bio/objetivo

Devia J. (2005) La ingeniería de procesos contribuye a mejorar la competitividad en la industria


colombiana. Artículo. Medellín, Colombia. Recuperado de
http://publicaciones.eafit.edu.co/index.php/revista-universidad-eafit/article/download/1119/1010/
4

Gomez, J. mario, & Alvarez, O. A. (2017). El pasado, el presente y las perspectivas para la industria
química de Colombia. Colombia. Recuperado de
https://www.aiche.org/resources/publications/cep/2017/november/past-present-andprospects-
colombias-chemicals-industry

López, F. Martínez L. (2013) Ingenieros Químicos ampliaran su campo de acción. Agencia de


Noticias UNAL. Artículo. Universia Colombia. Recuperado de
https://noticias.universia.net.co/empleo/noticia/2013/11/29/1066937/ingenieros-quimicos-ampliaran-
campo-accion.html

Revista PQ. (2019) Análisis del papel de la ingeniería química en el desarrollo sostenible. Tercer
congreso internacional de ingeniería química. Recuperado de
http://www.revistapq.com/es/notices/2019/06/ingenieria-quimica-innovacion-futuro-y-objetivos-de-
desarrollo-sostenible-65030.php#.XjfdaWhKhPY

También podría gustarte