Está en la página 1de 2

Contaminación a los sentidos

El efecto de la contaminación ambiental sobre los sentidos (vista, olfato,


gusto, tacto y oído) está directamente ligado al grado de exposición a los
agentes contaminantes que, en primer lugar, afecta al ambiente y
posteriormente a los humanos.
Se trata de un deterioro progresivo, es decir, a medida que aumenta el
índice de contaminación ambiental, aumentan los riesgos para cualquier
forma de vida. El efecto se puede apreciar en el aumento de niños-as que
nacen con mal formaciones o que mueren prematuramente, en el
incremento de las enfermedades respiratorias y diagnósticos de cáncer,
en la pérdida gradual de las funciones de cada uno de los sentidos,
personas que pierden la visión debido a la exposición de partículas,
quienes pierden la audición por exceso de ruido, etc.
Contaminación visual:
la definición de contaminación visual puede ser que se produce un impacto
visual grave, el cual perturba i que incluso afecta gravemente a la
visualización del paisaje o entorno y, por tanto, al estado de nuestro cerebro,
como del resto de animales de la zona afectada, porque el cerebro recibo
demasiada información a cada momento.
Algunos ejemplos de contaminación visual son los carteles publicitarios en
gran cantidad en algunas grandes ciudades, como Londres o Tokio, cables
eléctricos, antenas, postes, etcétera. Todos estos elementos podrían no
contaminar por sí mismos, ya que no expulsan residuos, pero su uso excesivo,
su ubicación y su tamaño,

Contaminación auditiva:
La contaminación acústica también llamada sónica o auditiva
representa un gran daño tanto para el ambiente como para el ser
humano, trayendo consecuencias tanto a corto como a largo plazo.
Este tipo de contaminación acústica o auditiva es definida como
aquella que se provoca directamente por el exceso de sonido en
determinada región.
Se sabe que el ruido no se acumula, ni tampoco se traslada o se
mantiene a través del tiempo como lo hacen las demás, simplemente
es una contaminación inmediata que deja grandes consecuencias en
la calidad de vida de todas las personas y de todos los ambientes
sino se llega a controlar como es debido.
Contaminación del olfato:
Los malos olores causados por actividades tales como explotaciones de
ganado, actividades industriales, depuradoras, vertederos, etc, se entienden
como un tipo de contaminación ambiental debido a que aunque los olores no
lleguen a ser tóxicos, pueden llegar a provocar malestar, molestias
respiratorias, alteraciones psicológicas, etc. Al ser los olores un factor para la
aceptación o rechazo, la población puede llegar a percibir los olores como un
peligro para su salud, ocasionando niveles de descontento tan negativas como
cualquier otro problema ambiental. Esto es lo que se denomina contaminación
odorífera o por olores.
Contaminación del tacto:

Por los virus y bacterias que causa dicha contaminacion, como lo es la


basura,estiercol,tierra,productos toxicos entre otros.Estos son
ifecciones que pueden afectar a la piel.
Contaminación del gusto:
La exposición a olores desagradables, se constituye un tipo de contaminación
atmosférica proveniente del desarrollo de actividades industriales y humanas
que liberan moléculas odoríferas al medio ambiente, que se caracterizan por
ser volátiles, lo cual resulta en una calidad del aire no óptimo para el ser
humano, afectando en algunas ocasiones su salud; el artículo presenta una
revisión bibliográfica acerca de las causas de la contaminación odorífera, sus
efectos y sus posibles soluciones; así como las técnicas de análisis, legislación,
control y uso, abordado desde el ámbito internacional y nacional.

También podría gustarte