Está en la página 1de 12

Una marca es una identificación, que, cuando se habla de aspectos comerciales, es la

que representa una identidad simbólica de una empresa, producto o servicio. ¡Conoce
sobre su creación! Continúa la lectura:

Si quieres, puedes escuchar el post completo abajo o descargar el audio para escuchar
después:

Han pasado cientos de años desde que se infundió el temor en nuestras mentes de ser
invadidos por cierta especie capaz de dominar nuestros sentidos y voluntad. Seres con el
talento de invadir la Tierra con sus gigantescas flotas y enormes ejércitos con
superpoderes de control.

Cientos de historias hemos escuchado y nos han hecho creer que son realidad. Cuentos,
relatos, curiosidades y vivencias de invasiones tan ciertas como falsas, ¿quién puede
determinar la última verdad?

No obstante, y para sorpresa de todos nosotros, sí existe una especie capaz de invadir
nuestras existencias, o por lo menos así sucede en occidente. Si bien no tienen naves, sí
rodean y recorren nuestro mundo tan rápido como la luz.

En gran medida, son producto de nuestra mente, pues, son tan fuertes en tanto
decidamos creer en ellas. Dependen de nuestro pensamiento y de la voluntad que le
entreguemos.

Una creación del hombre, tangible en cierto sentido y que hoy por hoy, desde hace
décadas enteras, hacen parte de nuestro desarrollo cultural y personal.

Hablo de las marcas.

Powered by Rock Convert

De la ficción a la realidad

No, lo anterior no fue el guion de una película próxima a estrenar, es la realidad.

Nuestro mundo, nuestra actualidad y nuestro pensamiento, queramos o no, están


expuestos a una gran cantidad de marcas. Coexistimos con ellas, las encontramos en
todas partes y siempre están presentándose ante nosotros mediante diversos medios.

Se ha llegado al punto de que nosotros mismos somos el medio de divulgación, somos


los que portamos las marcas a los demás.
Una invasión de marcas. Eso es lo que estamos viviendo. Inmersos en la costumbre de
vivir entre ellas con cierta aceptación; acostumbrados a escuchar diariamente miles de
mensajes impartidos por ellas, y es ahí cuando surge la pregunta: ¿a cuál de todas
escuchar?

Y dentro de la invasión, las marcas también se preguntan: ¿qué podemos hacer para
sobrevivir y sobresalir frente a la abundancia?

La respuesta no es más que generar valor agregado. Siendo diferente a las demás.

No tenemos cuando prescindir de las marcas a pesar de la gran cantidad existente.


Mucho menos podemos deshacernos de ellas cuando nos introducimos en el tema de la
generación de negocios, sin importar si se trata de uno pequeño o de uno ya fuertemente
establecido.

Es de hecho, un tema indispensable y esencial para un negocio pero que muchos aún no
saben su razón de ser y la tratan como una acción cualquiera, sin mayor gracia y sin
explicación.
Qué es una marca
Erróneamente, una marca es asociada directamente al concepto de logo. Si bien es cierto
que debe contener uno obligatoriamente dentro de su sistema comercial, no debe
limitarse solo allí.

Por su parte, un logo, es el principal identificador de una marca en conjunto a otros


signos como el nombre, el eslogan, el tono de la comunicación, entre otros.

Una marca tampoco debe ser vista como la que facilita la diferenciación entre el costo
de un producto con respecto a otros precios de venta, sino más bien, como la que
representa la suma de todas las cualidades valiosas de un producto para el consumidor.

Ahora bien, una marca es la que está compuesta por elementos sicológicos, por
distintivos verbales y gráficos que portan en sí, vínculos emocionales y mezclas de
valores intangibles y culturales que finalmente son compartidos con los clientes.

En palabras más, palabras menos, marcas son lo que consumimos diariamente.


Consumir una marca no es tan solo decidir la etiqueta que acompañará las camisas o los
zapatos que usamos.

Tampoco es tan solo el nombre de la gaseosa que tomamos al almuerzo sino que es
también el estar inscrito en una universidad, contratar los servicios de luz o de
acueducto, como así mismo, elegir un canal de televisión en lugar de otro.

Consumir una marca es tan simple como tomar un bus específico para asistir cada día a
nuestro lugar de trabajo.

Vivimos entre las marcas, cada mañana despertamos encima de una marca, comemos
marcas, olemos como marcas, caminamos a través de las marcas.

¿Ves que es imposible prescindir de ellas?

Para terminar, una marca es aquella que tiene la fuerza de hacernos asociar momentos
de nuestras vidas con productos o servicios. Hacen parte de nuestra cultura y de nuestro
cotidiano.

Es una filosofía de vida, es la huella diferencial, es una forma de pensar que va de


acuerdo a una promesa otorgada por un algo que consumimos.

Y las marcas son recursos muy importantes en una estrategia de Marketing de cualquier
empresa. Por hablar del tema, te presentamos nuestra guía completa de Marketing.
¡Descárgala gratis!

¡Guía Completa de Marketing!

Descárgala gratis para aprender a crear tu estrategia

Email

¡Que comience la invasión!


Paso 1: Tener una marca

Explicar qué es una marca y cómo se crea en tan solo uno, dos o tres artículos, es
realmente muy difícil. Por algo existen estudios enteros dedicados al tema y pe

rsonas que pasan largos años investigando, experimentando y hallando métodos nuevos
para llevar a cabo tal profesión.

Sin embargo, soy partidaria de que debemos seguir promoviendo el conocimiento sobre
conceptos como este, y más cuando hay gran cantidad de personas que aman el tema de
los negocios y del mercadeo como yo.

Además, es que informarnos sobre el tema, también nos ayuda a todos a construir
marcas según las expectativas del mundo actual.
Eso sí,

*Advertencia: de ser posible, siempre será importante contar con un profesional en el


tema para proceder con éxito.

Para crear una marca se necesita:

Ahora bien, crear una marca es un proceso exhaustivo, ¿estás listo?

1. Calentamiento

Requiere de un calentamiento previo, el cual puede comenzar respondiendo las


siguientes preguntas:

 ¿Por qué debe existir tu marca?


 ¿Qué proyecto tienes para ella?
 ¿Cuáles son sus valores y su misión?
 ¿Qué territorios geográficos abarcará?
 ¿En qué categoría del mercado se ubicaría?
 ¿A quién se va a dirigir la marca?
 ¿Qué imagen quieres dejar al público?

Estas son algunas pocas por las que puedes comenzar.

2. Investigación

De igual modo, es importante realizar, a la par de las preguntas, investigaciones


profundas acerca de la cultura en la que estarás inmerso y de las promesas que las
personas estarían esperando recibir de tu parte.

Convierte las preguntas del calentamiento en objetivos a investigar.

 Definir tu diferencial con respecto a las otras marcas existentes.


 Construir alternativas del proyecto.
 Analizar los valores del espacio y del público en que te moverás.
 Trazar las ventajas y desventajas del territorio geográfico.
 Definir los gustos, costumbres, comportamientos de tus clientes.
 Conocer las leyes y políticas asociadas a tu sector del mercado.
 Entre muchos otros.

Son tan solo ejemplos, de ahí las investigaciones pueden ser tan profundas a como tu
necesidad de conocimiento lo requiera.

3. Mentes creativas

En este punto, la idea es comenzar a definir una plataforma de conceptos que te serviría
de base para la creación de la identidad de tu marca a largo plazo, además de ser la
fuente de inspiración y energía.

Es decir, se establecerán los conceptos, las emociones y las asociaciones con las que
quieres atraer, comunicar tus ideas y ser recordado.

En el despliegue creativo es en donde surgen asuntos como el Naming: nombre de tu


marca, como también la arquitectura: el conjunto de estrategias y tácticas que se
requieren para construir portafolio, identificar relaciones, definir jerarquías y descubrir
oportunidades.

De igual modo, este aquí es el momento para forjar la personalidad que te definirá, la
identidad verbal, visual, y la promesa por la que tu marca luchará.

Y recuerda, en este proceso debes procurar por que tu marca sea:

 Breve
 Sencilla
 De fácil lecturabilidad y de pronunciación
 Eufónica
 Vistosa
 Asociable
 Original
 Distinta
 Evoque memorización

Consejos para la creación de una marca

Recibe consejos y llegarás a viejo

1. Define tu marca

La sintonía es la clave del éxito en toda marca. Ten siempre presente que tu marca tiene
una razón de ser y es aportarle momentos significativos a tu público, por ello,
investígalo a profundidad y constrúyete de acuerdo al resultado que te arroje.

Una vez elegido tu carácter, procura mantenerte en él, sé siempre fiel a tu promesa de
marca y gira entorno al tono de comunicación que ya te habías planteado seguir.

2. Piensa tu marca como una persona

La personalidad, en nosotros los humanos, es la que determina nuestro comportamiento


en las diferentes situaciones de la vida. En este mismo sentido, una marca con
personalidad debe corresponder a este principio humano.

Las personas sienten mayor identificación y sentido de pertenencia con aquello que se
muestre humano, más que en algo sin vida y que se asemeje a una máquina.

Por otro lado, la personalidad ayuda a las marcas a ser fieles a quienes son y esto es su
principal diferencial con respecto a otras marcas. Pasa como en las personas: ninguna
es igual a la otra, por tanto, con las marcas debería suceder lo mismo.

¿Te interesa el tema sobre las personas? Te presento, a continuación, una guía genial
que podrás descargar para aprender sobre el concepto de Personas:

Guía Buyer Personas

¡Deja tu email y obtén la guía gratuita para aprender a hablar con tus Personas!

Email

3. Elige un buen nombre

Para comenzar, cabe decir que el nombre de una marca no es más que la palabra
mágica. Es aquella enunciación con la que serás conocido, así que debes tener mucho
cuidado al elegir el nombre de tu marca.

El nombre de marca es el activo más importante de toda empresa y negocio. Como se


mencionó en puntos anteriores, un nombre de marca efectivo es aquel fácil de
pronunciar, de escribir y de recordar.
Evita malas asociaciones y sé estratégico con el nombre. Pregúntate qué significaría en
otros idiomas; no vaya a ser que hieras susceptibilidades o te conviertas en el chiste de
tus consumidores. Evita las malas interpretaciones.

4. Crea un logotipo

El logotipo será la síntesis de la promesa, del tono de comunicación, del valor y del
nombre. Por lo tanto, procura que sea atractivo y preciso con lo que quieres dar a
conocer de tu marca.

Al igual que el nombre, el logotipo debe ser sencillo, atractivo, comprensible,


memorable, adaptable pero con la capacidad de permanecer en el tiempo.

Debe funcionar en las diferentes escalas de tamaño, es decir, que sea comprensible
independiente si se ubica en enormes vallas o en pequeñas tarjetas de presentación.
Igualmente, un buen logotipo es el que funciona tanto a color como a escala de grises.

Algunos expertos en el tema dicen que un logotipo exitoso, es también aquel que
fácilmente puede ser dibujado por los clientes tan solo utilizando un lápiz y un papel.

Para conocer más al respecto, te invito a leer el siguiente artículo: cómo crear un
logotipo.

5. El eslogan

Crea una frase cuyo éxito esté en su sonoridad. Haz que sea pegadizo, contagioso y de
fácil recordación. El propósito del eslogan es el de complementar la identidad de la
marca y hacer que las personas logren recordarla sin necesidad de ver el nombre o el
logo.

6. Plantear un diferencial

Todo es cuestión de creatividad.

Identifica las características y los beneficios que hagan de tu marca algo diferente de las
demás. ¡Ah! Por cierto, que sean características y beneficios reales y creíbles. Lo ideal
es que constantemente estés dando a conocer a tu público, ambos factores.

7. Define tu público

Es de vital importancia definir un público objetivo, pues, a este será a quién le dirigirás
toda la comunicación de tu marca. Como un consejo dentro de este: vale la pena
segmentar a este público objetivo para así llegarle de forma más apropiada y de manera
más directa.

8. Más que ventas, genera experiencias

Diseña y lleva a cabo experiencias que enriquezcan la sensación de bienestar en el


cliente. Esto ayuda a forjar la confianza y los fuertes lazos con ellos. Crea redes de
contacto por los cuales puedas estar constantemente al tanto de la opinión y sensación
de tus clientes.

Estos contenidos también te pueden interesar 😉:


👉 Quiénes son los embajadores de marca y por qué pueden ayudarte a vender más
👉 Descubre cómo ejecutar una estrategia de Field Marketing
👉 Network Marketing: cómo funciona esta estrategia de marca

9. Relacionamiento a largo plazo

Este es uno de los puntos más importantes a tener en cuenta. Sé auténtico con tu marca
y sé fiel a ella misma, de esta forma las personas encontrarán en ella confianza y por
ende, una relación que pueda continuar a lo largo del tiempo.

10. Coherencia

Todos los mensajes que envíes a tu público, procura que vayan movidos por una misma
línea de comunicación y que siempre apele por la verdad y el cumplimiento de tu
propuesta, pues así mantendrás la fidelidad de tu marca y los clientes siempre verán una
correspondencia clara entre lo que dices y haces.

11. Transmite valores

La marca, en conjunto a sus empleados, comunicación, entre otros, deben ser capaces de
aportar, reflejar y promover en conjunto, valores acordes a las expectativas de tu
público.

12. Sé auténtico

No trates de imitar el aspecto ni la comunicación de las grandes marcas; mejor sé tú


mismo. Si estás iniciando, puedes aprovechar tu posición para atraer clientes que estén
buscando originalidad.

Independiente de estos 12 consejos o más que puedas encontrar, lo más importante es


que seas innovador. Atrévete a ser tú.

Como ejercicio, piensa en una marca que para ti sea bastante conocida y construye una
respuesta acerca de la marca según los 12 consejos. Esto te ayudará a ir comprendiendo
la dinámica en la que se basa la construcción de las marcas.

Objetivos de la creación de una marca

 Crear el entorno ideal para así apoyar a los productos o servicios que
comercializamos.
 Ofrecer un valor adicional a nuestros clientes, mejorando, de este modo, la
relación y la fidelización.
 Crear una comunidad de clientes que generen sentimiento de pertenencia.
 Aumentar el interés por nuestra oferta
 Aumentar el valor de nuestra oferta
 Reforzar la imagen de la empresa o negocio
 Construir el posicionamiento
 Mejorar la reputación
 Ahorra presupuesto en medios tradicionales

Para tener una marca exitosa

Como sucede con todo en la vida, el éxito solo se logra con la perseverancia y el trabajo
arduo. No obstante, para efectos de ese trabajo constante en nuestras marcas, y en
resumen, es fundamental tener presentes asuntos como:

 Visibilidad: Atraer con colores, formas, texturas.


 Estática: Despertar emoción, seducir.
 Asociativa: Vincular a significados positivos.
 Recordable: Imponerse en la memoria emocional.
 Comunicativa: Ser simpático con la gente al momento de comunicar
 Designativa: Nombrar y señalar correctamente
 Significativamente: Representar valores acordes a las expectativas
 Identificativa: Diferenciarse en los aspectos que rodean a tu marca y negocio.

Y nunca dejes de:

1. Segmentar:

Es difícil ser una marca multitarget, es decir, que se dirija a muchísimos públicos a la
vez, así que lo ideal es escoger uno y enfocarnos a darle lo mejor de nuestra propuesta.

Entre más cerrado esté el segmento de público, más fácil será encontrar elementos
comunes en ellos, por tanto, más fácil será la comunicación y más fácil podrás
encontrarlos. El que mucho abarca, poco aprieta, entonces mejor abarca con éxito un
nicho de acuerdo a tus verdaderas capacidades de atención.

2. Investigar:

Hay que indagar constantemente, incluso si la marca ya está elaborada. Busca


información constantemente sobre tu consumidor y entiende siempre sus necesidades.

Investiga el mercado, tu categoría y competencia directa e indirecta, productos


complementarios, suplementarios, entre otros. Qué se está vendiendo, qué precios tiene
el mercado para tu producto, servicio o idea. Qué gusta, qué motiva, entre otros.

3. Enfocarte:

Trata de que tu marca ofrezca una sola idea y no muchas a la vez; pues, es difícil, como
en una persona, ser exclusivo, seguro, práctico, cómodo, económico, sorprendente entre
otros, a la vez.
Muchas de las formas de ser ni siquiera son compatibles, por tanto, continúa revisando
contantemente quién eres como marca y esfuérzate por potencializar esa característica
demostrándolo no solo en lo que ofreces sino también en cómo lo ofreces.

4. Identificarte:

Dale personalidad a tu marca, eso sí, no significa que no puedas redefinirte. ¡Por el
contrario! Evalúate constantemente, al igual que como humanos lo hacemos con
nosotros mismos.

Según vaya transcurriendo el tiempo, verás que el interés de tu público, del entorno y de
ti mismo, irán cambiando sin siquiera planearlo. No obstante, la clave es siempre
revisarte para poder dar el paso al cambio en el momento adecuado.

5. Hacerte físico:

Llegó la hora de hacer todos nuestros distintivos, es decir, todos aquellos objetos que
entregaremos a nuestros clientes para forjar su recuerdo hacia nosotros. Hablo del
manual de marca, de cómo se verá visualmente nuestra comunicación, nuestra tarjeta de
presentación, bolsas, membretes entre otros.

6. Comunicarte:

Bebé que no llora, no toma tetero. La comunicación es la clave del éxito en todos los
ámbitos de la vida. Sin comunicación, no podemos dar a conocer lo que tenemos para
ofrecer, por tanto, ¡que comience la divulgación y que no se detenga!

Hay diversos métodos para comunicar: está la forma tradicional, basada en la


Publicidad y el Mercadeo Clásico, como también existen otros métodos tales como el
Inbound Marketing y dentro de este el Marketing de Contenidos.

¿Cuál elegir? Te recomiendo revisar nuevamente tus objetivos, tus alcances, incluso tu
presupuestos e intenciones como marca; pues allí siempre estarán las respuestas para
elegir los métodos de comunicación que más te benefician.

Powered by Rock Convert

Hora de la invasión: ¡del dicho al hecho!


Paso 2:

¿Listo para iniciar la siguiente conquista del mundo con tu marca?

Existen muchos métodos para llevar a cabo la creación de una marca y dependen
siempre de muchos factores tales como tu presupuesto, disponibilidad, tamaño de tu
negocio y por supuesto, de la persona a la que te acerques para que te ayude a coordinar
todo lo que requiere.
Una vez esté tu marca creada, no podrás parar de sostenerla, atenderla y seguir a su lado
durante mucho tiempo. Le has dado vida a un ser, si es que así puede llamársele, por
tanto, ¡del dicho al hecho! Y que prospere con los debidos cuidados que requiere.

Conoce, para complementar la creación de tu marca, sobre la escritura persuasiva. ¿Qué


es esto? ¡No es más que la forma predilecta que tiene una marca para comunicarse! Y
aprenderás sobre descargando y leyendo nuestro ebook gratuito sobre el Copywriting.

Si tienes alguna duda, no dudes en dejárnosla en los comentarios que nosotros la


solucionaremos de inmediato. Al igual que si tienes algún aporte o algún comentario,
sabes que siempre serás bienvenido.

Recuerda compartir el artículo en tus redes sociales, de este modo podrás ayudar a
alguien más a comenzar a construir su marca.

¡Nos vemos en un próximo contenido!

100.000 personas no podrían estar equivocadas


Deja su email y recibe contenidos antes que todo el mundo