Está en la página 1de 28

LA RESPIRACIÓN

HOLOTRÓPICA
Un nuevo enfoque a la
autoexploración y la terapia

STANISLAV GROF
Y CHRISTINA GROF

Prefacio de Jack Kornfield


Título Original
Holotropic Breathwork

Primera edición
Abril 2011

© 2010 Stanislav & Christina Grof

© 2011 para la edición en castellano


La Liebre de Marzo, S.L.

Traducción
Rosanna Zanarini

Diseño gráfico
Bárbara Pardo

Impresión y encuadernación
Puresa, S. A.

Impreso en España

Depósito Legal
B-10.160-2011

ISBN
978-84-92470-18-1

La Liebre de Marzo, S.L.


Apartado de Correos 2215 E-08080 Barcelona
Fax. 93 449 80 70
espejo@liebremarzo.com
www.liebremarzo.com

Cualquier forma de reproducción, distribución, comunicación pública o transformación de esta obra


solo puede ser realizada con la autorización de sus titulares, salvo excepción prevista por la ley.
Diríjase a CEDRO (Centro Español de Derechos Reprográficos, www.cedro.org) si necesita
fotocopiar o escanear algún fragmento de esta obra.
ÍNDICE

PREFACIO ix
PRÓLOGO xiii
AGRADECIMIENTOS xxi

CAPÍTULO 1
Raíces históricas de la respiración holotrópica 1
1. Sigmund Freud y el inicio de la psicología profunda 1
2. La psicología humanista y las terapias experienciales 2
3. La llegada de la terapia psiquedélica 4
4. Abraham Maslow, Anthony Sutich y el nacimiento de la
psicología transpersonal 5

CAPÍTULO 2
Los fundamentos teóricos de la respiración holotrópica 7
1. Estados holotrópicos de consciencia 8
2. Dimensiones de la psique humana 13
3. La naturaleza, función y arquitectura de los trastornos emocionales
y psicosomáticos 16
4. Mecanismos terapéuticos eficaces 18
5. Estrategia de psicoterapia y autoexploración 19
6. El papel de la espiritualidad en la vida humana 23
7. La naturaleza de la realidad: psique, cosmos y consciencia 30
CAPÍTULO 3
Componentes básicos de la respiración holotrópica 35
1. El poder curativo de la respiración 36
2. El potencial terapéutico de la música 39
3. La utilización del trabajo corporal liberador 45
4. Contacto físico sustentador y de apoyo 49
5. El dibujo de mandalas: el poder expresivo del arte 53

CAPÍTULO 4
La práctica de la respiración holotrópica 57
1. La utilización de la respiración holotrópica en sesiones individuales
y grupos 57
2. Entorno y sistema de apoyo interpersonal 60
3. Preparación teórica de los participantes 64
4. Seleccionando las contraindicaciones físicas y emocionales 67
5. Instrucciones prácticas para las sesiones de respiración 74
6. Preparación para la sesión y el ejercicio de relajación 77
7. Dirigir sesiones de respiración holotrópica 81
8. La gama de experiencias holotrópicas 82
9. El papel de los facilitadores 104
10. El dibujo del mandala y los grupos de procesamiento 109

CAPÍTULO 5
Integración de la experiencia de respiración y el trabajo posterior 119
1. Crear condiciones para una integración óptima 119
2. Facilitar la transición a la vida cotidiana 120
3. Dirigir entrevistas de seguimiento 123
4. Utilizar varios métodos complementarios a la respiración holotrópica 125

CAPÍTULO 6
Pruebas y tribulaciones de los facilitadores de respiración holotrópica 131
1. Encuentro con la Junta Militar en Buenos Aires 131
2. Competir con la exhibición de doberman pinscher 136
3. Desafíos a los límites culturales para los facilitadores de
respiración holotrópica 137
4. Ordalías tecnológicas en las sesiones de respiración holotrópica 141
5. El orinal, los gruñidos de los cerditos y los kleenexes incandescentes 145
6. Suprema ordalía: respiración holotrópica en un centro de Australia 147
7. Llevando a cabo la respiración holotrópica en escenarios de confrontación 148

CAPÍTULO 7
Potencial terapéutico de la respiración holotrópica 151
1. Curación de trastornos emocionales y psicosomáticos 151
2. Efectos favorables en las enfermedades físicas 153
3. Efecto sobre la personalidad, visión del mundo, estrategia vital
y jerarquía de valores 155
4. Potencial para la curación de heridas culturales y resolución
de conflictos históricos 162

CAPÍTULO 8
Mecanismos terapéuticos que operan en la respiración holotrópica 177
1. Intensificación de los mecanismos terapéuticos convencionales 178
2. Cambios dinámicos en los sistemas gobernadores de la psique 183
3. El potencial terapéutico del proceso de muerte-renacimiento 185
4. Los mecanismos terapéuticos del nivel transpersonal 187
5. La sanación como movimiento hacia la totalidad 190

CAPÍTULO 9
Mecanismos fisiológicos que intervienen en la respiración holotrópica 195
1. Cambios bioquímicos y fisiológicos 195
2. La respiración holotrópica y el «síndrome de hiperventilación» 198
3. Psicodinámica de los trastornos psicosomáticos 205

CAPÍTULO 10
Pasado, presente y futuro de la respiración holotrópica 215
1. La formación de facilitadores de respiración holotrópica 215
2. La respiración holotrópica y la comunidad académica 217
3. Beneficios de la perspectiva holotrópica 220
4. Los estados holotrópicos de consciencia y la actual crisis global 222
APÉNDICE 1
Situaciones especiales e intervenciones en las sesiones de respiración holotrópica 223
1. La experiencia de atragantarse y la presión en el pecho 223
2. La experiencia de tensiones musculares y espasmos 225
3. Problemas relacionados con bloqueos del área genital, el sexo
y la desnudez 227
4. Comportamiento hiperactivo, imprevisible y agresivo 232
5. Trabajar con la energía demoníaca 234
6. El excesivo autocontrol y la incapacidad de soltar 236
7. Trabajar con la nausea y la tendencia a vomitar 237
8. Ponerse de pie y bailar en las sesiones 238
9. Revivir el recuerdo del nacimiento biológico 238

APÉNDICE 2
La respiración holotrópica y otras técnicas de respiración 241

BIBLIOGRAFÍA 245
SOBRE LA FORMACIÓN TRANSPERSONAL DE GROF 257
PREFACIO

Tienes en tus manos un libro visionario que ofrece una nueva comprensión de
la sanación, la salud mental y el potencial humano, junto a poderosas técnicas
para conseguir estas transformaciones. El desarrollo de esta comprensión inte-
grada, que combina ciencia, experiencia y espíritu, es algo crítico para el siglo XXI.
La actual cultura materialista ha credo un mundo dividido en el que lo sa-
grado se ha relegado a las iglesias y los templos, el cuerpo al gimnasio y la salud
mental a las pastillas de la farmacia. El crecimiento económico se persigue
como si no tuviera nada que ver con el medio ambiente, y la ignorancia, el racismo
y la guerra siguen separando a la gente y a las naciones. Estas divisiones y el gran
sufrimiento que producen son el resultado de una consciencia humana limitada.
A lo largo de décadas de trabajo, Christina y Stan han desarrollado una psi-
cología que reintegra la consciencia fracturada del mundo. Ofrecen una
psicología del futuro, que amplia nuestra posibilidad humana y nos reconecta
con los demás y el cosmos. Al forjar este nuevo paradigma, ejemplifican el va-
liente y profético espíritu de los pioneros y se unen a un grupo de notables fi-
guras que han ayudado a que el campo de la psicología crezca mediante nuevas
y revolucionarias formas.
Este libro es una notable y detallada guía a la práctica y experiencia de la
respiración holotrópica, pero es también mucho más. Esboza la visión radical
de esta nueva psicología. De entrada, incluye uno de los mapas más amplios de
la psique humana que se haya visto nunca. En su seno se valora e integra la
totalidad de la experiencia humana. El simple conocimiento de este mapa, que
presentan al principio de sus talleres Stan y Christina, posee un efecto bene-
ficioso en todos los que están presentes. Incluye, valora e integra una gama
tan amplia de experiencias que la sanación tiene lugar en el corazón de quien
simplemente oye este mapa.

ix
x LA RESPIRACIÓN HOLOTRÓPICA

El mapa holotrópico de la experiencia humana no es solamente teórico, nace


de una amplia experiencia clínica y vivencial. El observar a un gran grupo prac-
ticando respiración holotrópica, es contemplar la notable gama de experiencias,
con los practicantes reviviendo cualquier fase de su propia historia o entrando
en los ámbitos de los arquetipos, el mundo animal, el nacimiento y la muerte.
Estar presente en una sesión de grupo de respiración holotrópica es como en-
trar en la Divina Comedia de Dante, en la que se despliegan los ámbitos del
Paraíso, Purgatorio e Infierno a medida que los respiradores pasan por el pro-
fundo proceso de la respiración, la sanación y el despertar.
En la respiración holotrópica se amplia el campo de la terapia y la salud
mental. La mayoría de los modelos médicos de la psicología occidental se han
limitado al estudio de la patología. A medida que se descubren nuevas com-
prensiones de la psicopatología en este trabajo, los Grof ofrecen una visión
amplia de la salud mental y del crecimiento humano que amplia la gama de
la psicología a dimensiones de lo perinatal, lo transpersonal, lo transcultural
y lo místico. Su trabajo incorpora orgánicamente la visión indígena del cha-
manismo y el mundo natural, la base histórica y cultural de la consciencia
y la amplia y vanguardista visión de la física moderna y la teoría de sistemas.
En ésta, se valoran en igual medida lo personal y lo universal, y se incluyen
las dimensiones físicas, biográficas, culturales, evolutivas y espirituales de la
humanidad.
La visión que hay tras la respiración holotrópica también redefine radical-
mente el papel del sanador, pasando del «sanador como experto», el doctor
que sabe cómo tratar mejor al ignorante paciente, al «sanador como coma-
drona». En este papel, el sanador salvaguarda, facilita y apoya el profundo
proceso sanador natural del propio paciente. En esta revisión no es el terapeuta,
el psiquiatra o el sanador quien es más sabio, sino la psique del individuo cuya
sabiduría es alentada y a la que se hace florecer.
Los beneficios terapéuticos de la respiración holotrópica son notables, como
confirman los casos presentados. La sanación de la enfermedad, la ansiedad,
la depresión y el conflicto, la liberación y sanación del trauma y el abuso, la
reintegración con la familia y la comunidad, la apertura de la compasión, el
perdón, el valor y el amor, el reclamar los propósitos, el encontrar nuestra per-
dida alma y las visiones superiores de la comprensión espiritual, aparecen es-
pontáneamente a partir del despliegue de este poderoso proceso.
PREFACIO xi

Aunque visionario, es también una guía para las personas que experimentan
y practican la respiración holotrópica. De un modo práctico, Stan y Christina
explican cómo preparar a los participantes, cómo protegerlos, cómo manejar
los problemas inesperados y cómo integrar dichas experiencias en la vida co-
tidiana. Articulan la importancia de soltar y sanar mediante el trabajo corporal
complementario y ofrecen detalles sobre el papel de la música, el arte creativo
y las narraciones que son fundamentales para la respiración holotrópica.
A lo largo de treinta y cinco años he tenido el privilegio de aprender de,
y colaborar con, Stan y Christina. Mi propia formación como monje budista
en Birmania, Tailandia e India me introdujeron por primera vez a prácticas
de respiración muy poderosas y ámbitos visionarios de la consciencia. Me
siento agradecido por haber encontrado en su trabajo una equivalencia para
dichas prácticas en el mundo occidental. He sabido valorar el haber participado
en el crecimiento de la respiración holotrópica, desde sus inicios hasta su forma
actual, y he llegado a respetar profundamente a la comunidad internacional
de practicantes que ha crecido con ella.
Con la respiración holotrópica, Stan y Christina han unido la comprensión
científica con la intelectual, lo masculino y lo femenino, así como la sabiduría
antigua y postmoderna, y han puesto su trabajo y formación al alcance de per-
sonas de todos los continentes. Tengo la creencia de que con el tiempo su con-
tribución será considerada un gran regalo para el campo de la psicología y para
la sanación del mundo.

–Jack Kornfield
Spirit Rock Meditation Center
Woodacre, CA
2010
PRÓLOGO

Este libro describe la teoría y práctica de la respiración holotrópica, un nuevo


enfoque a la autoexploración y a la psicoterapia desarrollado por nosotros
dos desde mediados hasta finales de los años setenta. La respiración holotró-
pica une e integra elementos de varias áreas de la psicología profunda –la teoría
y práctica de las escuelas freudiana, reichiana, rankiana y junguiana– añadiendo
visiones profundas de la investigación moderna de la consciencia, la antropo-
logía, las prácticas espirituales orientales y la tradiciones místicas de todo el
mundo (para una explicación de la palabra holotrópica véase pag. 7 ss.). Aun-
que hemos estado practicando la respiración holotrópica durante más de
treinta años en el contexto de nuestros talleres, conferencias internacionales
y la formación de facilitadores a lo largo de todo el mundo, este volumen
es nuestro primer texto completo y amplio sobre la teoría y práctica de esta
nueva estrategia de psicoterapia y autoexploración.
El libro se inicia con un breve repaso de las raíces históricas de la respiración
holotrópica. En el capítulo1, reconocemos la influencia del trabajo seminal de
Sigmund Freud, el fundador de la psicología profunda, y de sus seguidores,
que llevaron posteriormente más lejos la comprensión de la psique humana.
La respiración holotrópica también comparte algunos elementos con las tera-
pias experienciales o vivenciales que aparecieron en escena en la década de los
años sesenta en el contexto de la psicología humanista. El descubrimiento de
los potentes efectos psicoactivos de la LSD-25 y nuestra experiencia con la
terapia psiquedélica nos permitió hacer un mapa de los profundos rincones de
la psique y apreciar el notable potencial terapéutico de los estados no-ordina-
rios de consciencia. Este capítulo se cierra con la descripción de los orígenes
de la psicología transpersonal, la disciplina que proporciona las bases teóricas de
la respiración holotrópica.

xiii
xiv LA RESPIRACIÓN HOLOTRÓPICA

El capítulo 2 analiza los cambios que el trabajo con estados no-ordinarios


de consciencia introduce en nuestra comprensión de la naturaleza de la cons-
ciencia y de la psique humana, tanto en la salud como en la enfermedad. Esta
«psicología del futuro» (Grof 2000), necesaria para la práctica de la respiración
holotrópica, muestra un mapa mucho más amplio de la psique que no se limita
a la biografía postnatal y al inconsciente freudiano individual como en el mo-
delo de la psicología académica. Incluye otros dos importantes ámbitos –el
perinatal (relacionado con el recuerdo del nacimiento biológico), y el trans-
personal (el histórico y arquetípico inconsciente colectivo). Según la nueva
comprensión de la «arquitectura de la psicopatología», las raíces de los tras-
tornos emocionales y psicosomáticos no están únicamente en la infancia, sino
que se hunden en estos dos dominios del inconsciente anteriormente no re-
conocidos. Este descubrimiento, que de entrada puede parecernos descora-
zonador, se ve superado por el descubrimiento de nuevos y poderosos
mecanismos terapéuticos que están a nuestra disposición en los niveles peri-
natal y transpersonal de la psique en los estados no-ordinarios de consciencia.
Las nuevas intuiciones relacionadas con la estrategia de la autoexploración
y la terapia representan, con toda probabilidad, la innovación más radical de
la nueva psicología. La rica gama de escuelas psicoterapéuticas y la sorpren-
dente falta de acuerdo entre ellas, en relación a los aspectos más básicos de la
teoría y la práctica, reflejan la errónea estrategia que todas ellas comparten (ex-
ceptuando el análisis junguiano). Intentan conseguir una comprensión inte-
lectual del modo en que funciona la psique y desarrollar a partir de ella una
técnica que permite corregir dicho funcionamiento. El trabajo con estados no-
ordinarios de consciencia ofrece una alternativa radical que simplifica en gran
medida el proceso terapéutico. Dichos estados movilizan un «radar interno»
que encuentra automáticamente el material con fuerte carga emocional y lo
lleva a la consciencia para ser procesado. El terapeuta no es un agente activo
en este proceso, sino un «co-aventurero» que apoya inteligentemente lo que
está sucediendo.
Una parte importante del capítulo 2 considera el problema de la espiritua-
lidad y la religión. Mientras que los psiquiatras y psicólogos tradicionales ads-
critos a una cosmovisión monística y materialista no tienen un espacio para la
espiritualidad o la religión de ningún tipo, los facilitadores de respiración ho-
lotrópica utilizan en su trabajo la psicología transpersonal, una disciplina que
PRÓLOGO xv

considera la espiritualidad basada en la experiencia personal como una dimen-


sión legítima e importante de la psique y vida humanas. Muchas observaciones
hechas a partir de la respiración holotrópica y otros enfoques que utilizan
los estados no-ordinarios de consciencia son tan radicales que socavan no sólo
el marco conceptual de la psicología y psiquiatría tradicional, sino también los
supuestos fundamentos metafísicos de la ciencia occidental en lo que concierne
a la naturaleza del universo y la relación entre consciencia y materia.
El capítulo 3 analiza los elementos básicos de la respiración holotrópica
y sigue sus trazas hasta sus raíces en la vida ritual de las culturas indígenas
y en las prácticas espirituales de las grandes religiones mundiales y las dis-
tintas tradiciones místicas. Ahí exploramos el papel básico que la respiración
y la música han tenido a lo largo de la historia de la humanidad como elemen-
tos importantes en las diversas «tecnologías de lo sagrado» y las ceremonias
de sanación. De modo semejante, el trabajo corporal y el contacto físico con-
fortante que se emplea en la respiración holotrópica tienen antecedentes en
distintos rituales nativos. El acto de pintar mandalas que utilizamos para ayu-
dar al proceso de integración de las experiencias holotrópicas tiene también
una larga historia en la vida ritual de las culturas nativas, la vida espiritual de
las civilizaciones antiguas y las tradiciones religiosas de Oriente.
El capítulo 4 relata con detalle la práctica de la respiración holotrópica,
como crear un entorno físico seguro y un sistema interpersonal de apoyo para
los participantes, cómo prepararlos teóricamente y prácticamente para la se-
sión, y cómo detectar las contraindicaciones emocionales y físicas. Discute los
principios básicos de la dirección de las sesiones de respiración, el papel de
acompañantes y facilitadores, y la naturaleza de las experiencias de la respira-
ción holotrópica. Otro tema importante de esta sección es el trabajo con el di-
bujo de mandalas y la estrategia de dirigir el proceso grupal.
El resultado de las sesiones de respiración holotrópica depende mucho de
la buena integración de la experiencia. El capítulo 5 describe aspectos impor-
tantes de este proceso; cómo crear las mejores condiciones posibles para una
exitosa integración, qué hacer para facilitar la transición a la vida cotidiana,
cómo manejar con éxito la relación con la cultura en su sentido amplio y cómo
dirigir las subsiguientes entrevistas. Prestamos una atención especial a los dis-
tintos enfoques terapéuticos que representan un buen complemento a la res-
piración y pueden facilitar la integración de la experiencia holotrópica, como
xvi LA RESPIRACIÓN HOLOTRÓPICA

la práctica gestalt, el buen trabajo corporal, la danza y la pintura expresiva, el


psicodrama de Jacob Moreno, el juego de arena de Dora Kalff, el EMDR
(desensibilización y retroproceso por el movimiento de los ojos) de Francine
Shapiro y las constelaciones familiares de Bert Hellinger entre otros.
La respiración holotrópica constituye una innovación radical de psicoterapia
que difiere de muchas maneras de los enfoques convencionales. Posee ciertos
rasgos –la inducción de estados no-ordinarios de consciencia, el uso de música
poco común a gran volumen, la expresión de fuertes emociones, manifesta-
ciones físicas intensas y el contacto físico íntimo– que tienen la tendencia a
producir fuertes reacciones en las personas que no están familiarizadas con
ello. El capítulo 6, titulado «Las pruebas y tribulaciones de los facilitadores de
respiración holotrópica», recoge una colección de historias que describen dis-
tintas aventuras que hemos vivido y los desafíos que nos hemos encontrado
mientras dirigíamos talleres de respiración holotrópica en distintas partes del
mundo y en varios contextos culturales.
El capítulo 7 está dedicado al potencial terapéutico de la respiración holo-
trópica y a los mecanismos de sanación y transformación que tenemos a nues-
tra disposición en los estados no-ordinarios de consciencia. Analizamos los
efectos positivos que este enfoque puede tener en una gran variedad de tras-
tornos emocionales y psicosomáticos, e incluso en algunas enfermedades que
la teoría médica actual considera orgánicas. Otro aspecto importante de la ac-
ción de la respiración holotrópica es su efecto en la personalidad, estrategia
vital y jerarquía de valores. Utilizando como ejemplos las experiencias de in-
dividuos con herencias nativo-americanas y aborígenes australianas, mostra-
mos el potencial que puede tener la respiración holotrópica para sanar heridas
culturales y la resolución de conflictos históricos.
El capítulo 8 explora los mecanismos terapéuticos que operan en la respi-
ración holotrópica. Este enfoque intensifica en gran medida todos los meca-
nismos conocidos de las terapias verbales tradicionales: el suavizar los
mecanismos psicológicos de defensa, el recuerdo de acontecimientos traumá-
ticos olvidados o reprimidos, la reconstrucción del pasado a partir de los sueños
o los síntomas neuróticos, el logro de intuiciones emocionales e intelectuales,
y el análisis de la transferencia. Además pone a nuestra disposición un gran
número de procesos de un extraordinario poder sanador y transformador to-
davía no reconocidos por los círculos académicos: el revivir real en plena re-
PRÓLOGO xvii

gresión de recuerdos traumáticos, revivir el nacimiento biológico y los traumas


prenatales, la experiencia de la muerte y el renacimiento psicoespiritual, el re-
cuerdo de vidas pasadas, el encuentro con figuras arquetípicas, la sensación de
unidad cósmica, etc.
Según los manuales médicos de fisiología respiratoria, la respiración rápida
tiende a desembocar en el «síndrome de la hiperventilación» que se caracteriza
por la tetania de las manos y de los pies («espasmos carpopedales»), ansiedad
y varias formas de incomodidad física. Dichos síntomas por regla general se
consideran reacciones fisiológicas obligatorias a los cambios químicos indu-
cidos por la hiperventilación. En el capítulo 9, que describe los cambios fi-
siológicos que se producen durante la respiración holotrópica, demostramos
que se trata de un mito que ha sido eliminado por las observaciones en las se-
siones de respiración. Dichas observaciones muestran que la reacción a la res-
piración rápida refleja la historia psicosomática del respirador y cubre una
amplia gama de manifestaciones –incluyendo la aislada ausencia de síntomas
físicos– en lugar de ser un estereotipo rígido. Además, el síntoma inducido
por el ritmo de respiración acelerada representa una oportunidad terapéutica
en lugar de una patología. Son también de especial interés las nuevas intui-
ciones que el trabajo con estados holotrópicos aporta a la comprensión de los
trastornos psicosomáticos, actualmente plagada de múltiples desacuerdos entre
teorías contradictorias.
La sección con la que finaliza el libro (capítulo 10) se centra en el pasado,
presente y futuro de la respiración holotrópica. Remonta su historia hasta sus
orígenes en el Instituto Esalen de Big Sur, California, y a los tempranos días
cuando ambos la ofrecíamos en talleres en distintos lugares del mundo. Luego
pasamos a describir el desarrollo de la formación para los facilitadores de res-
piración holotrópica desde su formulación inicial a la situación actual en la
que el número de practicantes formados en todo el mundo suma más de mil,
con el añadido de cientos de personas que actualmente están en formación.
Puesto que el creciente interés en la respiración holotrópica en los círculos pa-
raprofesionales y el público en general no casa con una recepción igual de cálida
en las instituciones académicas y los practicantes de formación clínica, discu-
timos con alguna amplitud los motivos de dicha resistencia.
Pasamos luego a esbozar las ventajas y beneficios que esperan a aquellos
practicantes que sean capaces de aceptar la transformación radical en el pen-
xviii LA RESPIRACIÓN HOLOTRÓPICA

samiento y en la práctica terapéutica que aporta la perspectiva holotrópica.


Entre ellos, una mayor comprensión de los trastornos emocionales y psicoso-
máticos, mejores y más rápidos resultados terapéuticos, la capacidad de llegar
a muchos pacientes que no responden a formas de terapia tradicionales e in-
tuiciones esclarecedoras sobre la religión, la política y las artes. Los efectos be-
neficiosos de la respiración holotrópica y del trabajo responsable con los
estados de consciencia holotrópica aporta, por regla general, más que un alivio
o resolución de los síntomas. Se ven acompañados por la apertura espiritual,
el desarrollo de la compasión, la tolerancia, la sensibilidad ecológica y cambios
radicales en la jerarquía de valores. Dichos cambios no sólo son beneficiosos
para los individuos implicados, sino también para la sociedad humana en su
conjunto. Si pudieran producirse a una escala lo suficientemente grande, po-
drían aumentar las posibilidades de que la humanidad sobrerviviera a la rápida
escalada de la crisis global.
Este libro tiene dos apéndices. El primero de ellos: «Situaciones especiales
e intervenciones en las sesiones de respiración holotrópica», describe con cierto
detalle los desafíos que los facilitadores pueden encontrarse al asistir a los res-
piradores y los métodos más eficaces de manejarlos. El segundo apéndice se
centra en las semejanzas y diferencias entre la respiración holotrópica y otras
formas de terapia experiencial que utilizan técnicas de respiración, como los
distintos enfoques neo-reichianos, el rebirthing de Leonard Orr y la Radiance
Breathwork de Gay y Kathleen Hendrick.
Como hemos comprobado, este libro ofrece una amplia y detallada descrip-
ción de la teoría y práctica de la respiración holotrópica. Lo que trae consigo
un gran peligro potencial: puede ser confundido fácilmente con un manual de
instrucciones que proporciona, por sí mismo, información adecuada para que
los lectores se embarquen en su propia autoexploración o –algo incluso peor–
empiecen a dirigir sesiones de respiración holotrópica con otras personas. Es
muy fácil inducir un estado no-ordinario de consciencia; sin embargo, manejar
todas las situaciones que pueden surgir y llevar la sesión a un cierre adecuado
exige una gran experiencia con los estados no-ordinarios de consciencia, los
propios y los de los demás.
Por consiguiente, exhortamos a quienes deseen experimentar la respiración
holotrópica a que lo hagan en el contexto de los talleres ofrecidos por facilita-
dores formados. Aquellos que planeen dirigir sesiones con otros deben pasar
PRÓLOGO xix

primero por una formación adecuada, que les proporcionará una amplia opor-
tunidad de alternar en el papel de respirador, «cuidador» (asistente personal
de los respiradores), y «flotante o suplente» (facilitadores disponibles para todo el
grupo) bajo una supervisión experta. Las personas que se están formando en
respiración holotrópica o han finalizado dicha formación, pueden ganar
experiencia práctica asistiendo (siendo aprendices) en los talleres de facilita-
dores veteranos experimentados. La información necesaria puede encontrarse
en nuestras páginas web: holotropic.com o stanislavgrof.com.
CAPÍTULO 1

Raíces históricas de
la respiración holotrópica

1. Sigmund Freud y el inicio de la psicología profunda

a respiración holotrópica es una de las contribuciones más recientes a la


L psicología profunda, una disciplina que se inició a principios del siglo XX
a través del neurólogo austríaco Sigmund Freud. Desde que Freud puso por sí
solo las bases de este nuevo campo, la psicología profunda ha tenido una his-
toria compleja y controvertida. Las contribuciones de Freud a la psicología
y la psiquiatría fueron realmente revolucionarias. Demostró la existencia del
inconsciente y describió su dinámica, desarrolló la técnica de interpretación
de los sueños, identificó los mecanismos psicológicos implicados en la génesis de
las psiconeurosis y los trastornos psicosomáticos, descubrió la sexualidad in-
fantil, reconoció el fenómeno de la transferencia, inventó el método de libre
asociación y esbozó los principios básicos de la psicoterapia (Freud y Breuer
1936, Freud 1953, 1962).
Aunque el interés inicial de Freud era básicamente clínico –explicar la etio-
logía de las psiconeurosis y encontrar un modo de tratarlas– en el curso de sus
exploraciones su horizonte se expandió enormemente. La gama de fenómenos
que estudió incluían, además del contenido de los sueños y la psicodinámica
de los síntomas neuróticos, temas como los chistes o los lapsus linguae y gran
cantidad de fenómenos culturales y sociopolíticos; problemas de la civilización
humana, la historia, las guerras y la revolución, la religión y el arte (Freud 1955
ab, 1957 ab, 1960 ab, 1964 ab).
Freud se rodeó de un grupo de pensadores inusualmente talentosos e ima-
ginativos (el «círculo vienés»), algunos de los cuales tenían sus propias pers-
pectivas particulares y desarrollaron escuelas apóstatas de psicoterapia.

1
2 LA RESPIRACIÓN HOLOTRÓPICA

Mientras que el psicoanálisis freudiano se convirtió en una parte importante del


pensamiento de la psicología y la psiquiatría convencionales, las conocidas como
«escuelas apóstatas» –alderiana, rankiana, reichiana y junguiana– nunca han sido
aceptadas por los círculos académicos oficiales. Sin embargo, como veremos más
delante, en las últimas décadas algunas de ellas se han vuelto muy populares e
influyentes como enfoques alternativos a la psicoterapia y muchas ideas de sus
fundadores se han integrado en la teoría y práctica de la respiración holotrópica.

2. La psicología humanista y las terapias experienciales

A mediados del siglo XX, la psicología americana está dominada por dos es-
cuelas principales: el conductismo y el psicoanálisis freudiano. El aumento de
la insatisfacción con estas dos orientaciones como enfoques adecuados a la
comprensión de la psique humana condujeron al desarrollo de la psicología
humanista. El principal portavoz y el representante más elocuente de este
nuevo campo fue el conocido psicólogo americano Abraham Maslow. Planteó
una crítica penetrante a las limitaciones del conductismo y del psicoanálisis, o
la Primera y Segunda Fuerza de la psicología, tal como las denominó, y for-
muló los principios de una nueva perspectiva en psicología (Maslow 1962,
1964, y 1969).
La principal objeción de Maslow contra el conductismo fue que el estudio
de los animales, como ratas y palomas, sólo podía clarificar aquellos aspectos
del funcionamiento humano que compartimos con dichos animales. Por lo
tanto no tenía importancia para la comprensión de cualidades humanas supe-
riores específicas, que son propias de la vida humana, como el amor, la auto-
consciencia, la autodeterminación, la libertad personal, la moral, el arte, la
filosofía, la religión y la ciencia. Tampoco tiene prácticamente ninguna utilidad
en relación a algunas características negativas específicamente humanas, como
la codicia, las ansias de poder, la crueldad y la tendencia a la «agresividad ma-
ligna». También criticó su desprecio de la consciencia y la introspección y su
atención puesta en exclusiva en el estudio del comportamiento.
Por el contrario, el interés básico de la psicología humanista, la Tercera
Fuerza de Maslow, estaba en los sujetos humanos, y dicha disciplina satisfacía
el interés por la consciencia y la introspección como complementos importan-
RAÍCES HISTÓRICAS DE LA RESPIRACIÓN HOLOTRÓPICA 3

tes al enfoque objetivo a la investigación. El acento exclusivo de los conduc-


tistas en la determinación forzada por el entorno, el estímulo/respuesta y el
castigo/recompensa se sustituyó por el énfasis en la capacidad de los seres hu-
manos de ser dirigidos y motivados internamente para alcanzar la autorreali-
zación y satisfacer su potencial humano.
En su crítica del psicoanálisis, Maslow señaló que Freud y sus seguidores
dedujeron conclusiones sobre la psique humana principalmente a partir del
estudio de la psicopatología y no estaba de acuerdo con su reduccionismo bio-
lógico y su tendencia a explicar todos los procesos psicológicos en términos
de instintos básicos. En comparación, la psicología humanista se centraba en
poblaciones sanas, o incluso en individuos que mostraban un funcionamiento
supranormal en distintas áreas («la punta de población en crecimiento» de
Maslow), en el crecimiento y el potencial humano, y en las funciones superiores
de la psique. También acentuaba que era importante para los psicólogos ser
sensibles a las necesidades humanas prácticas y servir a intereses importantes
y objetivos de la sociedad humana.
Pocos años después de que Abraham Maslow y Anthony Sutich pusieran
en marcha la Association for Humanistic Psychology (AHP) (Asociación para
la Psicología Humanista) y su revista, el nuevo movimiento se hizo muy po-
pular entre los profesionales americanos de la salud mental e incluso entre el
público en general. La perspectiva multidimensional de la psicología huma-
nista y su acento en la persona completa proporcionó un amplio paraguas para
el desarrollo de un vasto espectro de nuevos y eficaces enfoques terapéuticos
que ampliaron en gran medida la gama de posibilidades a la hora de afrontar
los problemas emocionales, psicosomáticos, interpersonales y psicosociales.
Entre las características más importantes de estos nuevos enfoques estaba
el cambio decisivo desde las estrategias exclusivamente verbales de la psicote-
rapia tradicional («terapias habladas») a la expresión directa de las emociones.
La estrategia terapéutica también se trasladó desde la exploración de la historia
individual y de la motivación inconsciente a los sentimientos y procesos de
pensamiento de los pacientes en el aquí y ahora. Otro aspecto importante
de esta revolución terapéutica fue el acento en la interconexión entre la
psique y el cuerpo y en la superación del tabú sobre el acto de tocar, que antes
había dominado el campo de la psicoterapia. Diversas formas de trabajo cor-
poral pasaron a formar una parte integral de las nuevas estrategias de trata-
4 LA RESPIRACIÓN HOLOTRÓPICA

miento; la terapia Gestalt de Fritz Perls, la bioenergética de Alexander Lowen


y otro enfoques neoreichianos, los grupos de encuentro y las sesiones de maratón
pueden mencionarse como ejemplos destacados de las terapias humanistas.

3. La llegada de la terapia psiquedélica

Un descubrimiento al azar de Albert Hofmann, un químico suizo que realizaba


investigaciones sobre los alcaloides del ergot en los laboratorios Sandoz de Ba-
silea, introdujo en el mundo de la psiquiatría, la psicología y la psicoterapia
un elemento radicalmente nuevo: el potencial heurístico y sanador de los es-
tados no-ordinarios de consciencia. En abril de 1942, Hofmann descubrió los
efectos psiquedélicos de la LSD-25, o dietilamida del ácido lisérgico, cuando
de forma accidental se intoxicó a sí mismo mientras sintetizaba dicha sustancia.
Tras la publicación del primer artículo clínico sobre la LSD a cargo del
psiquiatra de Zürich Walter A. Stoll a finales de los años cuarenta (Stoll 1947),
este nuevo alcaloide del ergot semisintético, activo en cantidades increí-
blemente ínfimas de microgramos o gammas (millonésimas de gramo), se
convirtió de la noche a la mañana en una sensación en el mundo científico.
Mediante la investigación clínica y la autoexperimentación con la LSD,
muchos profesionales descubrieron que el modelo actual de la psique, limitado
a la biografía postnatal y al inconsciente individual freudiano, era superficial
e inadecuado. El nuevo mapa de la psique que surgió de estas investiga-
ciones (Grof 1975) añadía al modelo corriente de la psique dos amplios
dominios transbiográficos: el nivel perinatal, estrechamente relacionado a
los recuerdos del nacimiento biológico, y el nivel transpersonal, que contiene
entre otros los ámbitos históricos y arquetípicos del inconsciente colectivo tal
como lo imaginó C. G. Jung ( Jung 1959). Los primeros experimentos con la
LSD mostraban también que las fuentes de los trastornos emocionales y psi-
cosomáticos no se limitaban a los recuerdos traumáticos de la infancia, como
supinían tradicionalmente los psiquiatras, sino que sus raíces llegaban mucho
más lejos en el seno de la psique, en las regiones perinatales y transpersonales
(Grof 2000). Esta sorprendente revelación se veía acompañada por el descu-
brimiento de nuevos y poderosos mecanismos terapéuticos que operaban en
estos profundos niveles de la psique.
RAÍCES HISTÓRICAS DE LA RESPIRACIÓN HOLOTRÓPICA 5

Utilizando la LSD como catálisis, se hizo posible ampliar el rango de apli-


cación de la psicoterapia a categorías de pacientes que anteriormente había
sido difícil alcanzar, como los alcohólicos y los adictos a los narcóticos, e in-
cluso tener una influencia positiva sobre el comportamiento de los perverti-
dos sexuales y los criminales reincidentes (Grof 2006c). Particularmente
valiosos y prometedores fueron los tempranos esfuerzos por usar la psicoterapia
con LSD en el trabajo con los pacientes terminales de cáncer. La investigación con
esta población mostró que la LSD era capaz de aliviar el dolor agudo,
a veces incluso en pacientes que no habían respondido a la medicación con
narcóticos. En un gran porcentaje de dichos pacientes, fue también posible
hacer más llevadero o incluso eliminar difíciles síntomas emocionales y psico-
somáticos, como la depresión, la tensión general y el insomnio, aliviar el miedo
a la muerte, aumentar la calidad de vida en sus últimos días y transformar de
forma positiva la experiencia de la muerte (Cohen 1965, Kast y Collins 1966,
Grof 2006b).

4. Abraham Maslow, Anthony Sutich


y el nacimiento de la psicología transpersonal

En la década de los sesenta, las observaciones a partir de las investigaciones


de los estados no-ordinarios de consciencia –los análisis de las experiencias de
las sesiones psiquedélicas y el estudio a cargo de Maslow de las experiencias
místicas espontáneas («experiencias cumbre»)– revolucionaron la imagen de
la psique humana e inspiraron una nueva y radical orientación psicológica.
A pesar de la popularidad de la psicología humanista, sus fundadores, Abra-
ham Maslow y Anthony Sutich, se sentían cada vez más insatisfechos con la
disciplina que ellos mismos habían apadrinado. Se volvieron cada vez más
conscientes de que se habían dejado fuera un elemento de la mayor importan-
cia: la dimensión espiritual de la psique humana (Sutich 1976).
La propia investigación de Maslow de las «experiencias cumbre», el uso te-
rapéutico de los psiquedélicos, la amplia experimentación psiquedélica por
parte de los jóvenes en los tormentosos años sesenta y el renacimiento del in-
terés por las filosofías espirituales de corte oriental, así como de las distintas
tradiciones místicas, la meditación y la sabiduría antigua y aborigen, hicieron
6 LA RESPIRACIÓN HOLOTRÓPICA

que el marco tradicional de la psicología fuera insostenible. Se hizo evidente que


una psicología amplia y intercultural válida necesitaba incluir observacio-
nes de áreas como los estados místicos, la consciencia cósmica, las experiencias
psiquedélicas, el fenómeno del trance, la creatividad y la inspiración religiosa,
artística y científica.
En el año 1967, un pequeño grupo de trabajo, que incluía a Abraham Mas-
low, Anthony Sutich, Stanislav Grof, James Fadiman, Miles Vich y Sonya
Margulies, se encontró repetidas veces en Menlo Park, California, con el pro-
pósito de crear una nueva psicología que honrara toda la gama de la experiencia
humana, incluyendo los diversos estados no-ordinarios de consciencia. A lo
largo de estos debates, Maslow y Sutich aceptaron la sugerencia de Grof y de-
nominaron a la nueva disciplina «psicología transpersonal». Dicho término
sustituyó su nombre original de «transhumanística» , o «ir más allá de las pre-
ocupaciones humanas». Poco después, empezaron la Association of Transper-
sonal Psychology (ATP) (Asociación de Psicología Transpersonal), y pusieron
en marcha la revista Journal of Transpersonal Psychology. Algunos años más
tarde, en 1975, Roger Frager fundó el (California) Institute of Transpersonal
Psychology en Palo Alto, que ha sido la vanguardia de la educación, investi-
gación y terapia transpersonal a lo largo de más de tres décadas.
1. Cuatro pinturas que describen experiencias de respiración holotrópica
en un seminario de un mes en Esalen (a-d).

a. Muerte y renacimiento psicoespiritual que muestra a un cisne, un poderoso espíritu


de ave que tiene un importante papel en el chamanismo siberiano.

b. La Gran Diosa Madre, personificación de la energía divina que es fuente de toda creación.
c. Shiva Nataraja, Señor de la Danza Cósmica.

d. Unidad con el océano y la puesta de sol en la espectacular costa de Big Sur experi-
mentada hacia el final de una sesión.
d. «Cabalgando por el aire». Experiencia que sigue a una gran crisis: «sentimientos de
ser como un bebé en brazos de la Gran Madre del Vacío, completamente segura y amada
por lo que soy y cabalgando con ella a través del aire hacia la eternidad» (Anne Høivik).
j. Muerte y renacimiento psicoespiritual en la que la visión de la cola del pavo real
(como la famosa cauda pavonis del proceso alquímico) aparece como símbolo de
transformación y transfiguración (Anne Høivik).
6. Cinco pinturas de sesiones de respiración holotrópica que describen experiencias
de emociones intensas (a-e).

a. «Agresión encarcelada.» Ira reprimida intentando encontrar liberación y expresión


(Albrecht Mahr).

b. «Rabia.» Estallido de furia violenta experimentada mediante la identificación con un


felino depredador arquetípico (Albrecht Mahr).