Está en la página 1de 2

Emigración Libanesa a México

Los libaneses empezaron a llegar a México desde las últimas décadas del siglo XIX y se integraron a la nueva

sociedad desde la primera generación. Hoy los mexicanos conocen a los libaneses como amigos de la infancia,

como vecinos o compañeros de la escuela o en la profesión. En breve, se encuentran presentes en todos los

ámbitos de la vida nacional mexicana.

El fenómeno de la emigración libanesa forma parte fundamental de la historia moderna y de la cultura de este

país ya que el Monte Líbano comenzó a vivir una época marcada por la escasez de recursos después de aislarse

de su entorno con el régimen de Mutasarifiya en 1861, las tierras eran infértiles y la agricultura fue y siempre

ha sido un sector difícil de aprovechar.

Para finales del siglo XIX y principios del XX los libaneses comenzaron a buscar una mejor forma de vida para

sus familias y futuros descendientes en otras regiones del mundo, y aunque haya sido una necesidad

dolorosa, la emigración ha traído consigo beneficios muy positivos para Líbano y para los países donde se han

establecido los libaneses. Con su participación activa y constructiva en el comercio, la industria, la política,

cultura y la economía de cada una de las sociedades a las que se integraron.

Un gran número de los primeros libaneses que llegaron a México se dedicó al comercio ambulante,

deambulando por los distintos pueblos del país y barrios de las ciudades, vendiendo una gran variedad de

mercancías que exhibían en cajones colgados de sus cuellos o carretas.

La gran mayoría era gente originaria de aldeas montañosas y pertenecía a familias de agricultores o granjeros.

La emigración fue muy difícil, matizada por la pobreza y la dificultad para realizar estudios medios y

superiores. Asimismo, su integración a la sociedad no fue fácil en un principio, por muchos factores cómo el

desconocimiento del idioma y las diferencias culturales. Los primeros libaneses se establecieron en sociedades

que los mantuvieran unidos, dedicando catorce o quince horas al trabajo.

Recurrían al abono para que su mercancía pudiera ser adquirida por gente humilde o de muy limitados

recursos. En sus labores como ambulantes, muchos crecieron y ascendieron rápidamente, forjando así muchas

empresas que se convirtieron en fuentes de trabajo para miles de individuos y familias. Su adaptación se

facilitó al adoptar los valores de una sociedad a la que terminarían integrándose completamente.

Durante la presidencia de don Porfirio Díaz, donde la norma era alentar la inversión extranjera y el comercio

estaba restringido a unas cuantas sucursales, refinerías de azúcar y otras factorías, el trabajo de los inmigrantes

libaneses contribuyó de manera fundamental para que la economía mexicana siguiera creciendo. Razón por la
que el gobierno mexicano alentó la llegada de emigrantes libaneses.
En está época, se firmaron acuerdos en los estados de la república mexicana para tratar de concentrar a los

extranjeros en ciertas áreas. Afortunadamente, los libaneses no fueron incluidos y se dispersaron al azar hacia

lugares donde hubiera gente de sus mismos pueblos o grupo religioso. Aunque es raro ver hoy pueblos sin al

menos un descendiente libanés, casi todos preferían los grandes centros urbanos.

De igual manera, cuando inició la Revolución Mexicana, los libaneses actuaron como proveedores de bienes de

diversas clases. Del abono callejero pasaron a la tienda, luego a los pequeños almacenes con todo tipo de

mercancías, principalmente telas y vestido.

En 1921, terminada la Primera Gran Guerra, los Estados Unidos decretaron leyes migratorias muy restrictivas

hacia los inmigrantes, y sobre todo a los que venían de Medio Oriente y Europa del Este, es decir a ciudadanos

del extinto Imperio Otomano. Como respuesta los emigrados cambiaron su ruta hacia América Latina, mirando

esencialmente hacia Brasil y Argentina. México fue el cuarto país receptor de la ola libanesa en América Latina.

Las primeras oleadas llegaron a Veracruz, Tampico y Progreso, fin de la ruta Beirut, Marsella, Estados Unidos o

Cuba. Al pisar tierra, una nueva vida empezaba. El ejemplo que dieron los libaneses frente a situaciones

extremas determinó a sus descendientes a ser buenos ciudadanos.

Los inmigrantes provenientes de Líbano, han contribuido de forma indispensable a crear un México

multiétnico y plural. Sin duda alguna, la habilidad de los inmigrantes provenientes del Medio Oriente ha

ayudado a la nación mexicana a industrializarse y capitalizarse de excelente forma. Lo cual ha posicionado

positivamente a la economía de México en la escena internacional

A lo largo del tiempo, los emigrantes libaneses han pasado a formar parte importante de la vida social,

intelectual, económica y cultural del país, además de que sus aportaciones han sido muy positivas y

contractivas. Líbano se siente orgulloso del lugar que hoy ocupan sus descendientes en México y en el mundo.

Como libaneses estamos orgullosos de nuestros emigrantes y descendientes por sus logros en sus países

adoptivos, por su integración en su sociedad y por sus contribuciones constructivas en diferentes naciones.

México es un buen ejemplo de la presencia brillante de los libaneses en el mundo.

Fragmentos del Libro de Antonio Trabulse Kaim “Yo soy Líbano”y del artículo “Immigrant Positioning in

Twentieth Century Mexico: Middle Easterners, Foreign Citizens and Multiculturalism”